La verdad escondida - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

LA VERDAD ESCONDIDA


-¡No me parece buena idea!
-Vamos Harry, por favor, ¡solo para despistarle a él, sabes que tiene su vista sobre los Weasley y sobre todo en Ron porque es tu amigo y te importa! Demuéstrale lo contrario y salvaras a un amigo.
-Tu lo has dicho Hermione, es mi amigo, ¡mi mejor amigo!¡No puedo hacerle eso! Además así te pondría en peligro a ti y tu también eres mi amiga, y si algo te pasara Ron no me lo perdonaría nunca, y yo tampoco.
Era un 2 de enero. Harry y Hermione discutían en una habitación de la Madriguera. Era ya tarde, todos los demás Weasley dormían, todos menos los mayores; el señor y la señora Weasley con Bill y Charlie, los integrantes de la Orden.
-Harry, piénsalo, medítalo esta noche y mañana me das tu respuesta.
-No sabes lo que haces, Hermione hazme caso, no es buena idea.
-Buenas noches Harry, hasta mañana.
Los dos chicos se dieron las buenas noches y se fueron a la cama. Harry no se podía creer lo que Hermione le había pedido y menos que lo hubiera dejado pensarlo y que lo estuviera haciendo, sabia de sobra lo que le iba a responder.
Ala mañana siguiente nada más salir por la puerta de la habitación Hermione lo volvió a meter en ella de un empujón. Ron no se lo podía creer, ¿qué tramaban esos dos?
-¿Qué has decidido Harry?
-Hola, buenos días, ¿cómo estas? Bien gracias, ¿qué tal has pasado la noche? Espero que bien porque yo me comí la cabeza hasta tarde porque mi mejor amiga me ha pedido algo imposible, ¡que engañe a Ron! Hermione, no puedo hacerlo, es más, ¡no quiero hacerlo!
Hermione no dijo nada solo bajó a desayunar.
-¡¡Buenos días!!-Hermione bajaba sonriente.
Harry bajaba detrás. Tenia cara de sueño, como todos.
-Buenos días Harry, ¿qué te pongo para desayunar?
-Ya me sirvo yo señora Weasley, gracias.
-Toma, la leche sin azúcar ^^-Hermione le extendió una taza a Harry. Éste no lo entendía, sabia lo que la chica se proponía pero no de esa manera.
-Gracias.
Ron los miró extrañados, no quería pensar mal, lo había hecho muchas veces y se había equivocado en todas.
-Harry ¿vienes a jugar al quidditch después de recoger esto?
-No puede, tiene que venir conmigo al Callejón Diagon
-¿A si?-respondieron a unísono los dos chicos.
-Sí, y date prisa que hay para toda la mañana.
Harry no se lo podía creer, Hermione había empezado con su plan sin contar con la opinión de él. Ron miraba a Harry, ¿cómo era posible? Esta vez no, esta vez no sospecharía, lo tenia claro. Cuando Hermione salió de la cocina Ron atacó a Harry.
-¿Quiénes vais?
-No lo sé, ¡¿no has visto que me acabo de enterar?!
-Ya... ¿Y que tenéis que comprar?
-Ron, ¡no lo sé! Voy a vestirme, cuanto antes vayamos antes volveremos.-Dicho esto , Harry salió de la cocina y fue a vestirse. Ron no lo entendía y en su interior batallaban el mal pensar y la confianza en Harry. Cuando terminó de desayunar cogió su escoba y salió a volar un poco.
A los pocos minutos Harry y Hermione ya estaban en el Callejón Diagon.
-Hermione, ¿a que hemos venido?
-Ya lo verás.
Los chicos se dirigieron a El caldero Chorreante y salieron a las calles de Londres.
-Hermy, estamos en Londres, ¿qué hacemos aquí?
-Ya lo verás-La chica sonreía eufórica.-Harry, ¡es Navidad! En dos meses será el cumpleaños de Ron y quiero regalarle algo muggle que le haga ilusión.
-¿Y a que vino lo de anoche?
-xD, ya te lo contaré.
Harry y Hermione paseaban por Londres mientras Ron en la Madriguera desgnomizaba el jardín con los gemelos.
-¿Qué te pasa Ron?¿A que viene esa cara?
-Si Ronnie, ¿por qué ese mal humor?
Ron no contestaba, estaba muy metido en sus pensamientos; bueno, mejor dicho, en la mañana de Harry y Hermione.
-¡Vaya Ron!
-¡Has tirado el gnomo más lejos que nunca!
-¡A COMEEEEEEEEER!-Gritó la señora Weasley.
En ese momento llegó Hedwig.
-Mamá faltan Harry y Hermione.
-Ya lo sé George, Ginny coge la carta.
-Voy.-Ginny se acercó a la lechuza y cogió la carta.-Mamá, son Harry y Hermione, no vienen, se quedaran a comer en Londres, en el Caldero Chorreante.
-Mamá, voy a ducharme y a descansar, los gnomos tenian ganas de juego y estoy hecho polvo.-Ron se levantó
-¡¿Pero que dices?!-exclamo George
-¡Ron come antes algo!
-No mamá, no tengo hambre, estoy cansado.-Ron subió las escaleras hacia su habitación.
-Yo... voy a ver que le pasa.
-¡De eso nada jovencita, tu te quedas aquí!
Ginny ignoró esas palabras, subió detrás de Ron y se metió en la habitación del chico. Se tiró en la cama de Harry y los dos hermanos empezaron a hablar sobre la escapada de sus amigos. Ninguno de los dos daba crédito.

// En Londres //

-Hermy, ¡no puedo más! ¿Podemos volver?
-¡Te lo prometo, esta es la última de veras!
-¡La última!
-¡Gracias!-La chica le abrazó y entró en la tienda. Harry entró tras ella.
-Hermione, ¿sabes lo que buscamos?
-¡No! Pero cuando lo vea, sabré que es eso.
Sobre las 5 de la tarde volvieron a la Madriguera.
-¡Buff, al fin!
-¡Chicos, ya habéis vuelto!
-No habría aguantado una tienda más señora Weasley. ¿Dónde esta Ron?
-Arriba, en su habitación.
Hermione se iba quitando las cenizas de encima.
-¿Ha sido un día provechoso Hermione?
-No mucho señora Weasley.
-Que pena, Hermione, lo sabrás, al verlo lo sabrás.
Harry subió a la habitación de Ron y se encontró a Ginny tirada en su cama. Harry solo la miró y salió de la habitación dejándola dormir. Ron llegó cuando él salía.
-¿Ya habéis vuelto?
-Ahora mismo, estoy hacho polvo, no volara en escoba pero al andar es más rápida que la Saeta...
-Ya...¿Qué habéis comprado?
-Nada, eso es lo que más me fastidia, ¡que no hemos comprado nada!
-¿Se puede saber que habéis hecho?
Ron había estallado y Harry se había dado cuenta. ¿Pero que podía hacer él? Sabia que lo de Hermione le había molestado. En ese instante llegó Hermione y se sentó al lado de Harry. Ron no dijo nada, solo se fue.
-Harry, mañana tenemos que volver a Londres.
-Hermy no puedo, Ron esta muy mosqueado.
-¿Si?-Hermione preguntó con una alegre sorpresa.-Bueno eso ya lo sabíamos, mañana a la misma hora.
-Hermy n quiero ir.
-Por favor Harry, ¡te necesito!
-Hermy...
-¿Hermy?-Ginny acababa de abrir la puerta de la habitación de los chicos.-¿Qué esta pasando aquí?-En ese instante apareció Ron por el pasillo.
-¡Ginny! Ven, mamá te busca.
-Dile que enseguida bajo-dijo la chica mirando a Harry y Hermione.
-¡Ginny que bajes!-La chica miró a Ron y enseguida comprendió lo que quería.
-Ron, espera, te estas volviendo a equivocar.
-Harry, aquí el único que se equivoca eres tu, hace mucho que supere mis paranoias.-dicho esto Ron bajó con Ginny.
-Ron, ¿qué estaba pasando ahí arriba?
-Ginny, no le des más leña a mi fuego, ahí arriba no pasaba nada.
-¡Ya! Ron yo en...
-¡Ginny, para ya! Ahí arriba no pasa nada y punto.

Habían pasado 5 días desde la primera salida de Harry y Hermione a Londres. Aún faltaba para el cumpleaños de Ron pero Hermione no encontraba nada. En sus salidas solo había conseguido comprar unas telas y botones, y ni ella sabia para que las querría.
-Hermy, esto ya es costumbre, tu no sabes lo que comprarle, ¿para que me haces venir a mi? Díselo a Ginny y os vais las dos, seguro que ella te sirve mucho más que yo.
-Desde que nos vio en la puerta no me habla...
-Buff, ¡pues estamos bien!
-Harry, ¿ves el burguer de detrás de mi?
-Sí.
-Fíjate bien en él, encontraras algo anormal.
-Pues no, pero hay un tío que se las trae... un momento, ¡es Ron!
-Sí, nos esta siguiendo desde que salimos.
-¿Pero que hace aquí?
-Harry , quiero volver.
-De acuerdo, volvamos. Hermy, que sea la última vez que me pides esto ¡¡eh!!
De camino al Caldero Chorreante, los chicos pasaron por una tienda. En esta, Harry se quedó fuera. Hermione entró sola y salió con un paquete contentísima. Al parecer lo había encontrado. Ron no daba crédito a lo que veían sus ojos, era demasiado para él.
Esa noche prepararon sus baúles, al día siguiente volvían a Hogwarts. Con esa mala onda entre el trío y Ginny las cosas estaban complicadas. Así como pasaban los días Hermione estaba más nerviosa y pasaba más tiempo con Harry. Ron y Ginny querían unir sus fuerzas contra ellos pero no podían, sería demasiado evidente, así que solo observaban y a ratos quedaban para comentar y lamentarse.
-¿Cómo se lo doy?
-Hermione, ¡cántale!¡Y yo que sé! Utiliza tu ingenio, quiza te sirva.
-¡Harry, apenas faltan 2 días!
-Hermione, recuerdas lo que te dijo la señora Weasley, lo sabrás.
Hermione no dijo nada. Harry la dejo sola, pensando junto al lago. Ella se sentó y empezó a nombrar posibles maneras de hacerlo.
-¿Cómo lo hago?¿Por la noche?¿Ala mañana?¿Finjo que no lo sé?¡Ay, voy a morirme detanto pensar!
-Relajate, así no volveremos a sufrir.-Ron llegó y se tumbó al lado de la chica.
-Hola Ron, ¿Qué te trae por aquí?
-El gran resplandor que emanas respondió el lago al sol cuando le hizo esa misma pregunta.-Hermione se había sonrojado.-¿Puedo ayudarte en algo?¿Qué es lo que tienes quehacer?
-A hacer la luna más brillante para que no haya más oscuridad respondió el sol al lago cuando le hizo esa misma pregunta.
Habían empezado una conversación cósmica y extraña. Con tanto hablar no se dieron cuenta que era hora de ir a clase. Así pasó un día. Era el día 29 de febrero, era un año bisiesto, al día siguiente era el gran día.
Ese día Harry y Ron solo veían a Hermione en clase, en los ratos libres Hermione iba a su habitación; solo Harry se imaginaba lo que hacia.
Ron se sentía enfadado. Durante las clases Hermione le había evitado y cada vez que le preguntaba a Harry, éste le contestaba con evasivas. Estaba por explotar pero sabia que si les decía algo podía cagarla otra vez.
Media hora antes de la cena, Hermione bajó de las habitaciones con una bolsa. Harry y Ron estaban jugando al ajedrez en la Sala Común.
-Harry, necesito que vengas un momento arriba.
-¿Ahora?¡Estamos en plena partida!
-¡Es urgente, por favor!
-Harry, sube, te guardo la partida.-Harry miró a Ron, su amigo le miraba con la misma mirada que le ponía cuando hablaban de Ginny. No le pareció bien, sabia lo que pensaba Ron y se equivocaba, pero con Hermione en ese plan era normal que lo pensara. Harry se levantó y siguió a Hermione a la habitación de los chicos.
-Mira, esto es mi regalo. Cuando la vi me acordé de la vez en que Colin trajo una...
-¿Ya sabes como se lo vas a dar?
-No, por eso te he hecho venir. Tu le veras por la mañana y por la noche, ¡¿podrías dárselo a primera hora por mi?!
-¿Cómo? No, te lo has currado mucho y es de tu parte. Daselo tu, le hará más ilusión.-dicho esto Harry salió de la habitación y se fue a cenar. Hermione bajó detrás de él, la Sala Común estaba vacía. Subió a su habitación a dejar el paquete y bajó a cenar.
En el Gran Salón Ron se sentaba lejos de Harry, podía entender porque, sería difícil hablar con él.
Después de cenar, Hermione, se acercó a Ginny y le pidió que le acompañara. Las dos chicas salieron del Gran Salón hacia las habitaciones.
-¿Para que me has hecho salir?
-Quiero enseñarte algo y que me des tu opinión.
Al llegar a la habitación de la castaña, ésta sacó una cajita y un muñeco.
-¿Qué es?
-Una peonza, ¿te gusta?
-¿Esto no es lo que trajo Colin?
-Exacto.
-¿Para quién es?.-Hermione miró la peonza y se sonrojó, entonces Ginny paró atención a muñeco.
Llevaba un jersey de lana como el que les regalaba su madre cada navidad, pero en miniatura. Era morado y tenia una R, aquellos regalos eran para su hermano.-¿Es para Ron? Hermione, ¿cómo puedes hacerle eso?
-¿Hacerle qué?.-Hermione no lo entendía.
-Hermione dime la verdad, ¿qué te traes con Harry?-a Ginny se le había endurecido el rostro.
-¿Con Harry?¡Nada! Por favor Ginny, ¡es Harry!¿qué creías?
-Entonces, ¿todas las salidas y las conversaciones a solas en voz baja?
-¡Me estaba ayudando con el regalo!
Ginny agachó su cara avergonzada, ¿cómo podía haber pensado que Harry traicionaría a Ron, que la traicionaría a ella?
-Ginny, no le digas nada a Ron, por favor, quiero darle una sorpresa.
Las dos chicas bajaron a la Sala Común. Ya había bastante gente. Al rato entraron Ron y Harry por el retrato. Cuando vieron a Hermione y Ginny juntas, Harry se alegró pero Ron no lo entendía y se fue con Nevile y Dean.
Pasadas unas horas no quedaba nadie en la Sala Común, solo Harry con Hermione y Ginny y Ron en el otro extremo leyendo un libro de quidditch.
Ron subió a su habitación a dormir y los otros tres hicieron lo mismo. El pelirrojo se metió directamente en la cama. Fingía estar dormido para así no tener que hablar con nadie de nada.
Faltaban 5 minutos para la media noche. Hermione salió de su habitación con una caja de zapatos dirigiéndose a la habitación de los chicos. Todo estaba oscuro, ¿cómo sabría cual era la cama de Ron con tanta oscuridad? Eso dejó de preocuparle cuando estuvo dentro, sabia perfectamente cual era su cama.
Faltaba un minuto para la media noche.
-¡Aug!
-¿Quién es?
Hermione se acababa de tropezar con el baúl de Ron y estaba metida en él.
-¡Hermione! ¿Qué haces ahí metida?-Hermione solo sonrió, estaba muerta de vergüenza.-Creo que te has equivocado de cama.
Cuando Ron se giró el reloj marcó las doce. Ron se dio media vuelta para parar los pitidos y se encontró a Hermione aún en el baúl pero con una caja de zapatos en las manos.
-¡Feliz cumpleaños Ron! Quería ser la primera...-susurró Hermione para no despertar a los demás.
Ron no entendía nada, miró el calendario y efectivamente era su cumpleaños, pasaban 30 segundos de media noche, ya estaban en marzo, 1 de marzo, era su día. Ron cogió la caja
-Hermione ¿qué es esto?
-¿Es un muñeco hecho por mi y... eso es una peonza.
-¿Una peonza?¿Lo de Colin?
-Sí.
-Wow, gracias.
Ron bajó corriendo a la Sala Común a probar su nueva peonza. Hermione tuvo que enseñarle a usarla. Al final le salía más o menos bien.
A eso de las 2 de la madrugada a Ron le dio por preguntar.
-Hermione, ¿qué hacías con Harry en Londres?
-Me ayudaba con tu regalo.
-Entonces...¿no tenéis nada?
-¡Claro que no! ¿Cómo crees?
-¡Gracias!-Ron suspiró y después abrazó a Hermione muy fuerte
-Ron ¡¿por qué crees que estaré con Harry cuando desde siempre he estado por ti?!
-No lo sé, miedo...
Hermine sabía de sobra porque lo había pensado, ella misma lo pensaba muchas veces al ver a Ron con otras chicas.
La chica no le dejó decir nada más a Ron.
Le miró a los ojos y los segundos después se fundieron en su primer beso como pareja.

 

La verdad escondida - Fanfics de Harry Potter

La verdad escondida - Fanfics de Harry Potter

LA VERDAD ESCONDIDA -¡No me parece buena idea! -Vamos Harry, por favor, ¡solo para despistarle a él, sabes que tiene su vista sobre los Weasley y sobre todo

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-la-verdad-escondida-fanfics-de-harry-potter-2334-0.jpg

2023-02-27

 

La verdad escondida - Fanfics de Harry Potter
La verdad escondida - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/24988
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences