Las crónicas de Durmstrang - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Primera Toma


Una fría oscuridad cubría los extensos valles alrededor del alcázar, el cual pasaba casi imperceptible ante los colosales pinos y abetos rojos que vestían la superficie. El castillo, de apenas 4 plantas permanecía oculto al mundo, como siempre lo había querido.
Fuera de él, muchas leyendas se contaban acerca de lo que ocurría en sus adentros; y era perseguido por el celo con el que guardaba su ubicación, y por su fama en las Artes Oscuras.

Murmuraciones, simples susurros de la sombría realidad en que aquella simple escuela habitaba. Un mundo de tinieblas creado por la más sublime penumbra debajo de toda razón.

Su estilo de vida era salvaje, tal como la humanidad misma lo había sido hace mil años, simplemente eran prácticos. No tenían maestría en modales o etiqueta, y vivían como querían, sin restricciones y en la más pura libertad.

Un golpe irrumpió la adormecida tranquilidad, y ardillas, conejos, zorros y cervatillos corrieron a su escondite mientras varias aves emprendían el vuelo. Y entre esta confusión de sonidos, ligeras figuras colocaron escaleras mágicas a los balcones, y treparon por ellas con facilidad; tal vez esa era una experiencia en la que sí tenían destreza.

-¡Marishka! - se escuchó una temblorosa voz en forma de susurro. -¡Marishka!- llamó nuevamente con más urgencia, a la par que una chica aparecía sobre el balcón, y se adentraba a él con presteza. -¡Tardaste una eternidad! -exclamó jadeante el joven.
-Lo siento, Slava. - Dijo ella con una voz que reflejaba que en lo más mínimo sentía lo que decía, ya que sonreía. -Algo me entretuvo. Y se adentró a las habitaciones mientras el joven la seguía, semi-perplejo, y aún pálido por la preocupación. Ahí dentro, se encontraron con varios rostros más, todos sofocados por haber estado corriendo durante largos minutos.

-La cuerda, Svyatoslav, ¡la cuerda! - exclamó Marishka mientras salía nuevamente al balcón, y el chico que antes había respondido al nombre de Slava la seguía. -No eres de mucha ayuda, Slava. - Y el chico se sonrojó un poco, sacó la varita y antes de que ella hiciera algo al respecto, la cuerda se enrollaba con rapidez. Mishka terminó con los brazos cruzados, una ligera sonrisa dibujada en el rostro.

-¡Vamos, Slava! ¡Ten algo de dignidad! - se escuchó el grito provenir desde dentro de la habitación.

Slava subió por las escaleras al balcón donde Marishka se encontraba, y la buscó en la oscuridad de la habitación.

-¡Marishka! - dijo Slava - no es que no tenga dignidad, es que estoy algo nervioso, sabes que esto no esta bien.

-Calla, Slava. - contestó Marishka - Y apúrate, no hagas ruido, hay que preparar la broma.

En silencio, los dos comenzaron a llenar de diferentes artefactos la habitación donde se encontraban, pero algo detuvo a Slava; observo a Marishka, la cual estaba hermosa, era el tipo de mujer que le gustaba, se estaba poniendo colorado cuando Marishka volteó y lo vio.

-¿Qué demonios haces? - dijo Marishka- Eres un estorbo, no sabes hacer nada más que perder el tiempo.

-Cállate, sabelotodo. - dijo Slava - Deberías ponerte a insultar a ese desnaturalizado y pobretón de Meretov.

-Ponte a trabajar- dijo Marishka un poco sacada de sus casillas.

Ambos terminaron, y con las mismas que entraron, salieron por el balcón. Marishka le dirigió una mirada de repulsión a Slava, y lo dejó solo; cuando Slava terminó de recoger la escalera tomó por otro camino.

Slava se fue a su habitación, siempre le pasaba lo mismo con Marishka, no sabia como podía soportarla, siempre lo insultaba, pero ella era su amiga o ¿no? No lo sabia, pero ella a veces lo trataba bien, eso significaba que al menos le tenía algo de aprecio.
Llego a su habitación y se acostó no había podido dormir nada y mas con los nervios que tenia, ¿y si los cachaban en la broma? No, eso ni pensarlo, por que si los atrapaban, no quería imaginarse que pasaría.

Marishka, mientras iba a la biblioteca a buscar el hechizo que le faltaba, esa broma iba a ser estupenda, ¿pero quien más podría ayudarle? ¿Slava? No, el era muy cobarde y miedoso, pero ¿entonces quien?

-Sylmphore, sí, el podrá ayudarme.

-Srita. Moscolovish, ¿que hace aquí tan tarde?

-Profesora Tanhovescky, ah, yo buscaba un libro de.. de.. - no se me ocurre nada, ¿que le digo? - de las artes oscuras, que se llama La historia de las artes oscuras de Dimitri Davaneshko.

-Srita. Moscolovish, ¿no podía esperarse a que todos se levantaran?

-Bueno, sí, pero es que necesito mucho ese libro, por que me parece muy interesante, y por lo que sé es un libro muy solicitado, y pues me encantaría leerlo.

-Srita. Si busca ese libro, ¿qué hace en la sección de hechizos?

-ahm, es que, estaba buscando también el libro donde venga el hechizo que nos dejó investigar, cuales eran sus cualidades y las desventajas de utilizar dicho hechizo.

-Muy bien señorita, esta vez la perdonaré de un castigo, pero recuerde que es la primera y la última vez que la encuentro aquí.

- Sí, profesora.

Segundos después, ella también salió, iba a buscar a Sylmphore.


Slava no podía dormir, siguió pensando a donde habría ido Marishka, se levanto, y fue a dar una vuelta. En eso se encontró o más bien chocó con Marishka que venía corriendo

-Marishka, perdón no te vi - la ayudó a levantarse.

-Esta bien Slava, tengo prisa, ¿no has visto a Sylmphore?

-Sylmphore sigue dormido, y ¿que paso? ¿ya encontraste el libro del hechizo que buscamos?

-No, todavía no. pero va a haber unos cambios en el plan, y en el que por cierto tu no participaras.

-Pero, ¿por que?

-Vamos Slava, casi nos descubren por tu culpa, ¿imagínate si nos hubieran agarrado con los ingredientes?

- Está bien, lo admito. Pero no es necesario que me excluyan, sabes que yo les hago falta para el plan; sin mi, no podrán realizar la mayor parte del hechizo y lo sabes muy bien, pero si no quieres que esté, está bien. Espero que encuentres a alguien que pueda hacer el hechizo- dijo esto y se marchó.

-¡diablos, tiene razón! ¿Ahora que haré? Bueno primero que nada, encontrar a Sylmphore, bueno, esperar a que despierte. Ya encontraré a alguien que pueda hacer el hechizo, Slava no es el único que puede hacerlo - y se marchó hacia su dormitorio a esperar que Sylmphore despertara, pero se quedó profundamente dormida.

Marishka soñó algo muy raro, no podía asegurar que dormitara tan sólo unos segundos o durmiera horas seguidas.

Sólo recordaba que cuando despertó tenia el cuerpo bañado en sudor y los puños cerrados.

-Mnñ... No puedo recordar lo que soñé... solo recuerdo que... que... tenia mucho miedo y corría con todas mis fuerzas, bah... Tonterías, solo era una pesadilla. Como no me espabile no encontraré a Sylmphore, seguro que ya se ha despertado y ha ido al "salón de los Manjares" para desayunar...-

Marishka se duchó rápido con agua fría, y se cambió la ropa, se arregló el pelo lacio y oscuro que le cubría la cara, y salió disparada hacia el salón de los Manjares.

Le encantaba esta escuela, sólo aquí podía liberarse de la tortura de estar con sus padres. Siempre le pedían perfección en todo... y ella no era perfecta.

Aquí había echo lazos, y no quería dejar su amada escuela por nada del mundo: Sus bosques, sus aulas iluminadas por murciélagos de cera, sus pasillos invisibles.

Durante un tiempo estuvo pensando en hacerse profesora de Artes Oscuras, e intentar trabajar en esta escuela, pero desechó la idea en cuanto le dijeron lo bajo que era el sueldo. Marishka era una persona ambiciosa, inteligente y valiente,... el timón seleccionador lo había tenido difícil con ella.

Por fin llegó al "salón de los Manjares", había cogido uno de tantos atajos desconocidos por los pasillos invisibles, y allí estaba Sylmphore, por fin podría proponerle de participar en la broma.

-Con que aquí estabas, ¿eh? - Preguntó con una sonrisa conquistadora.

-Sí, ¿deseabas algo? - El seguía molesto con ella por un suceso de meses atrás, en el Campeonato de Quidditch, pero ésa era otra historia.

-Me estaba preguntando
si quisieras unirte a nosotros en
- Pero no la dejó terminar, el chico se había puesto rojo de la furia y se levantó de su asiento.

-No pienso unirme a ustedes para nada, siempre buscándose problemas. -Dijo exasperado.

-¿Porqué te pones así? Si apenas te he dicho lo que tenemos planeado - Se defendió.

-Me alegro no tener que hablar contigo, ya es hora de clases - Se largó dejando a Marishka sola y muy, pero muy resentida.

¿Ahora que haría? Se preguntó, mientras caminaba hacia la clase de Pociones donde seguro el profesor Josht había empezado la clase.

 

Segunda toma

-Señorita Moscolovish-dijo el Profesor Josht- llega tarde, me puede dar una explicación.

-Profesor lo siento mucho-dijo Marishka- me distraje, en el camino.

-Muy mal señorita siéntese-dijo el Profesor- Estaba a punto de decir, antes de que usted me interrumpiera, que tenían que preparar la poción multijugos, claro como sabrán necesita una cocción de una fase de luna completa, por ello no sabremos si saldrá bien, hasta dentro de un poco mas de un mes, cuando la probaremos, los ingredientes están en la pizarra, comiesen a prepararla.

Marishka se sentó, cerca de Slava, trato de entablar conversación con el pero este estaba muy concentrado en preparar su poción, por ende Marishka tubo que desertar y comenzar a preparar la suya, esta era su materia preferida, siempre salía muy bien, al igual que su amor secreto Meretov, de repente se le ocurrió algo.

-Como no lo había pensado Slava-dijo Marishka- Meretov, nos puede ayudar, como Sylmphore, no nos ha perdonado todavía, que te parece Slava.

-has lo que te plazca-dijo Slava-pero no pienses que yo voy a trabajar, con ese pobretón, cara dura.

-Que significa eso?-dijo Marishka.

-Uno, tu dijiste que yo estaba a fuera-dijo Slava-dos sabes muy bien que no soporto a tu noviecito.

-El no es nada mío-dijo Marishka- pero como quieras

Al, terminar clase de pociones- Marishka, se fue a su siguiente clase, Artes Oscuras, todo el camino estuvo pensando, como hacer para que Sylmphore la perdonara, y como hacer para que Meretov los ayudara, era una tare difícil, pero lo lograría.

Volteó por el corredor,¿porqué Slava la trataba así?Como si estuviera....¿celoso? No,no podía ser, él era su amigo,su amigo fiel,no podía sentir algo más por ella que no fuera amistad.

Caminó hasta llegar al Gran Comedor donde las lechuzas comenzaban a repartir el correo a todo el estudiantado,y con una sonrisa recibió a Trish.Una lechuza dorada con puntas escarlatas en sus alas.

-¿Qué me traes mi niña?-Le preguntó juguetonamente,debía consentirla.

Sacó de sus pequeñas garras cuatro cartas,familiares,familiares,ministerio, familiares. ¿¡Una carta del Ministerio?!Se preguntó sorprendida mientras la abría con delicadeza recordando sus últimos crímenes.

Asustar al director,tirarle cucarachas al carcelero, escaparse con su escoba por la noche,reflexionar encima de la torre.No,no había hecho nada fuera de lo normal.

Pero cuando abrió la carta se asustó,nunca pensó que le llegaría a pasar eso a ella.Se llevó sus manos a la boca para evitar cierta expresión de horror.No podía ser....era...era....

Era una invitación a la cena del primer milenio del Ministerio de Educación!! Mierda!! era justo lo que le hacia falta, asistir a una cena con todos esos magos pomposos, creyéndose superiores a ella...

Un momento, la carta decía más...



Algo más? pensó Marishka....



Porque pensaría....

Si no asistía sería expulsada de su magnífica escuela.... es no.... todo menos eso....
Así que tendría que asistir a la cena,.. primero tendría que buscar algo k ponerse...
Por que todo se complicaba tanto??

Primero de todo tenía que dirigirse al despacho de la directora, para que le diera los pasajes, y de paso, descubrir cuales eran los cuatro cerebritos restantes, que ella supiera, ella era la única...

En el camino, se encontró con Slava, quien también se dirigía a donde la directora, decidió aprovechar para convencerlo y terminar la broma antes de marcharse.

-Slava-dijo Marishka- Debemos terminar, algo lo sabes.

-Que te pasa a ti-dijo Slava- tu dijiste que ya no querías mi ayuda.

-Pero Slava-dijo Marishka- tu sabes que yo, no quise decir eso, estaba molesta, por que lo que paso.

-Ha pero...-Slava la vio y pensó que hermosa como negarme- esta bien te ayudo, pero es la ultima vez, y mas si prefieres a Mere....

Tubo que detenerse, ya que justo delante de ellos se encontraba Meretov y Sylmphore, no podía ser ellos también irían.

-Tu-dijo Slava mirando con asco a Meretov- que demonios haces aquí.

-Eso no te incumbe-dijo Meretov- Marica egocéntrica.

-Pobretón de mierda-dijo Slava- deberías irte de esta escuela.

-Con tal de no verte-dijo Meretov- seria mucho mejor, pero no mis Padres prefieren que estudie aquí.

-Basta-dijo un Chico Rubio de Ojos Verdes- Ustedes dos lo único que saben es pelear, cada vez que me los encuentro están en esto.

-Mastrolovich-dijo Sylmphore- tu también.

-Creías que llevarían cabezas huecas como ustedes y a mi no-dijo Mastrolovich- nadie están genio como yo.

-Yo soy mejor que tu-dijo Marishka- y por largo.

-Vasta-dijo una Mujer Alta Blanca, y de ojos Rojos- pasen debo hablar con los Cinco.

-Como ordene directora Martelech-dijeron los cinco jóvenes.

El despacho de la Directora, estaba lleno de retratos ex-directores de Durmstrang, estaba pintado de negro y habían muchos detectores de tenebrismo, al frente había un gran escritorio de caoba, y detras una silla alta y roja, la directora se sentón en su Silla y alzo la varita, pronto 5 sillas normales de madera, volaron y se pusieron delante del escritorio.

-Siéntense.

-Ahora ustedes y yo tenemos cosas que hablar.

-¿Cómo qué?-Preguntó la chica asustada.

-¿Me puede explicar qué hacían peleándose entre ustedes mismos en los alrededores de la escuela?-Dijo manteniendo el control.

-No.-Contestó Slava.

-¿Disculpe?-Parecía incrédula.

-No estabamos peleando,solamente discutiendo.-Defendió Meretov.

-Ustedes deberían reconsiderar la forma en como hablan con las autoridades como yo,me están faltando el respeto.

-Usted se está faltando el respeto sola,nosotros estabamos discutiendo de lo más bien hasta que usted llegó.-Se levantó Marishka y girando la perilla de la puerta de salida escuchó una voz.

-Está abusando de sus derechos como prefecta señorita.-Era el director.

-Y ella de los suyos como esposa de usted,aprenda a controlarla,andando chicos.-Todos salieron detrás de ella en una filita india.

Respondiendo Reviews:
Lauris:Holas!Espero k te hayas orientado mejor y de veritas no te culpamos si te pierdes mas de dos o tres veces,XDD.Ashi k muchas graxias por habernos dejado review y ojalá te siga gustando!.

Att,
Kacho,Durmstrang
Tercera Toma

Una voz la despertó de sus pensamientos.

-Marishka,Marishka-Levantó su mirada,ahora estaba consciente.Estaba con sus amigos en el despacho de la directora,y apenas entendía la pregunta que le estaba haciendo.-Que bueno que regresastes a la Tierra,te necesitamos aquí. ¿Me puedes explicar porqué estaban peleando allá afuera?

Menos mal que todo eso había sido una especie de "sueño".No se visualizaba como el tipo de chica que ofendiera a las demás autoridades y ésa no era ninguna excepción.

-Por nada señora,es solamente que queríamos saber acerca de nuestros pasajes.

-Si,nos llegamos a enterar todos-Añadió Slava mientras miraba a Marishka de una forma extraña,¿en qué estaría pensando?¿en él?

-Los pasajes no serán fáciles de conseguir chicos,necesitan ganárselos.

-¿Cómo?-Preguntaron todos con caras de santos.

La respuesta fue aguardaba por todos,mientras la directora sonreía hacia sí misma,mientras su esposo,por su parte,aparecía por la ranura de la puerta privada donde nadie nunca había entrado....

Bueno señores-Intervino el Director- Como dijo mi Esposa, se tienen que ganar los pasajes, me prestan las invitaciones.

-Como guste Director Martelech- dijo Mastrolovich.

Todos extrajeron de sus túnicas, las invitaciones y se las entregaron al director, el las leyó detenidamente, y luego alzo, la vista y los vio directo a los ojos.

-Bueno-dijo el Director- según el ministerio ya se los ganaron aquí los tienen, espero que no nos defrauden, vallan hacer sus maletas, ha parten mañana un carruaje los llevara al puerto, a las 5:30 am., espero que estén despiertos.

-Claro Director-respondieron los cinco al unísono.

Al salir, del despacho, Slava y Marishka se fueron hablando de la broma, cuando llegaron a las habitaciones se separaron, todo había quedado listo.

Una vez Marishka entró en su habitación, empezó a pensar en la conversación con Salva, hacía a penas unos minutos antes.

- Vaaa Salvaaa no te enfades. Venga ayudame en la broma ok?-Dijo en forma bromista Marishka,los dos solos en una misma habitación.

- Porque ahora si y antes no? A caso ya no tienes más monos de feria?

- Eso fue duro Salva... Muy bien, me voy a mi habitación. Buenas noches. - Dijo Marishka enfadada y ligeramente ofendida.

- Vale vale, Te ayudaré, pero de verdad encuentras tan importante la broma? Piensa que nos vamos esta noche y no volvemos hasta dentro de unos días. No tienes porque preocuparte ahora, disfruta del viaje.

- Si, tal vez tengas razón.... De acuerdo, te prometo que no pensaré más en la broma durante esta semana ok?-Buscó alguna expresión en su rostro pero lo encontró blanco.

- Bien dicho! Ahora sí, buenas noches Mar.-Dijo Slava.

- Buenas noches "Mono de feria"!!! Ahhh no no no no!! Cosquillas no!! Bueno vale!! Salva, Salva!!! .- Y entonces Marishka cerró la puerta de su habitación, contenta de haber aclarado las cosas.

Mientras, Salva en su habitación, se dormía pensando en ella, si por el fuera, seguiría siendo su "mono de feria" eternamente, aunque solo fuera por estar junto a ella.*

Al día siguiente el sol brillaba fuerte, y el viento traía aroma de lavanda y pino.
Ambos se despertaron rápidamente, porque aunque no lo pareciera, ansiaban el viaje.

Luego de haberse alistados fueron rápido adonde el carruaje esperaba ya que se les había hecho un poco tarde, al llegar Slava le pregunto al conductor-¿A qué hora cree que salgamos? El conductor enseguida le grito-Callate y siéntate que saldremos a la hora que halla que salir.

Cuando el carruaje por fin salio Marishka le dijo a Slava- ¿al llegar continuaremos la broma verdad?

Cuando Slava escucho esto le dijo- acuérdate que quedamos en no pensar en esto y disfrutar el viaje.

Marishka sin pensarlo le dijo- tienes razón disfrutemos el viaje.

Al fin hemos llegado dijo Meretov con un voz de alegría. Los cinco jóvenes entraron al crucero y miraron a su alrededor viendo lo lujoso que era pero de pronto un voz grave los interrumpió diciendo:

-Vamos diríjanse a sus habitaciones antes de que suene la tercera campanada o van a sufrir un grave peligro.

Al escuchar esto sin pensarlo dos veces se dispersaron a sus habitaciones.

Marishka se despertó a media noche, no entendía porque todavía estaba en el castillo, cuando vio la Hora, se paro de su cama y salio corriendo, se suponía que desde hace media hora estaría con Slava, en la habitación, salio corriendo por todo el castillo, cuando llego a lugar las escaleras ya estaban puestas.

-Slava-dijo Marishka-Slava estas allí?.

-Tardaste-dijo Slava-pensé que se te había olvidado.

-Por supuesto que no-dijo Marishka mientras subía por la escalera-me quede dormida.

-Seguro estabas soñando con ese pobretón-dijo Slava-bueno apurate, no quiero que nos apañen.

-No estaba soñando con ese-dijo Marishka-si no contigo, soñé que me decías que dejáramos esto para después del crucero.

-En serio-dijo Slava-buen vale, ha hora trajiste lo que nos hacia falta, para terminar de arreglarla.

-Si claro-dijo Marishka-no soy tan inútil como tu.

Slava la vio con cara de odio, luego se apresuraron y terminaron de colocar las cosas que faltaban, y este salio al balcón.

-Marishka-dijo Slava-ya me puedes dejar solo, el resto lo puedo hacer sin compañía.

-Como quieras-dijo Marishka-solo Espero que esos estúpidos Partalov, se acuerden del día en que nacieron.

Marishka bajo por las escaleras, dejando a Slava solo el cual alzo su Varita preparado para hacer el hechizo.

Al levantar su varita escucho un ruido acercarse, Slava se asusto, en la oscuridad se formo un sombría imagen que pregunto- Slava que se supone que haces aquí?

Slava todo asustado dijo- nada simplemente no podía dormir por la emoción profesor Balovic.

Enseguida el profesor Balovic dijo- bueno muchacho vete a dormir de un vez

Slava nervioso respondió- de acuerdo profesor.

Luego de que el profesor se fuera Slava se volvió a preparar para realizar el hechizo pero no sin antes ubicarse en la parte mas alta de la habitación y realizo el hechizo diciendo
Apestus magnificus.

Cuando por fin termino Slava salió de la habitación riéndose y pensando- me gustaría verles las caras a esos Partalov jajaja

Marishka por su parte,se recostó en su cama con la cabeza llena de pensamientos sobre la actitud tan cambiante de Slava.El, ahora andaba haciendo la broma, pero ella seguía pensando en cómo él la trataba.

¿Es posible que tenga algún sentimiento por mí?¿Más allá de la amistad? Retomó esos pensamientos que anteriormente había analizado.Y ahora que se iban de viaje, ¿qué pasaría entre ellos?

Decidió alejar esos deseos,¿deseos? ¿Realmente quería algo con él? Estaba dudando mucho, y la única forma de certificar aquel temible presentimiento era con su libro.

El libro de magia negra regalado por su tía Alma la navidad pasada. Con unas cuántas direcciones y podría conocer lo que sucedía en su interior.¿Sería lo suficientemente valiente para enfrentarlo?

Era una Durmstrang,eso no lo tenía que cuestionar,pero
¿hasta qué punto?Abrió las páginas del libro pesado pero sus oídos comenzaron a percatar unos sonidos raros.

-¿Estás segura de eso?-Una voz muy dulce,de seguro Milleya, comenzó a murmurar.

-Si, ¿no los has visto?-Dijo otra,pero no pudo indentificarla.

-No, ¿porqué lo dices?Son amigos y nada más.-Cuestionó.

-Los he visto,además, Slava ha hecho ciertos comentarios


-¿Qué clase de comentarios?-Inquirió,bajando ahora un poco más su voz.

-Comentarios,acerca de su relación


-¿Puedes ser más específica?-Dijo ya alterada de tanto secreteo, queriendo saber la respuesta para así acostarse a dormir esa noche y por la mañanar armar el escándalo.

-Slava y Marishka


-Aja!!!-Subió la voz


-Son novios!-Marishka casi se desmayó ante tal confesión.Esa chica las iría a pagar muy caro,nada de eso era cierto!Pero eso,ella y Slava solamente lo sabían.
Toma Cuatro

Esa noche Marishka no pudo dormir nada bien. No era justo. Por que la gente opinaba sin saber nada? No se daban cuenta de que lo único que conseguían era perjudicarla, mientras intentaba retomar sus pensamientos? No, nunca nadie era consciente de nada... Ni siquiera Salva podía poner en orden sus pensamientos. Solo ella podía hacerlo.

Lanzó un hechizo insonorus, y las niñas de su habitación enmudecieron de golpe. Ya estaba bien.... necesitaba descansar de una vez por todas. El día iba a ser agotador.
Pero antes de dormir, lo último que le pasó por la cabeza fue Salva. Habría conseguido realizar la broma a lo Portalov? Ojalá que así fuera, había oído pasos en los pasillos.
Los Portalov se lo tenían bien merecido. Eran los ricachones del Colegio, y como no, unos creídos por eso.

Eran completamente ineptos, y en la anterior clase de transformaciones habían transformado la libreta de Marishka en una rana. Perdió sus queridos apuntes.
Ahora la broma ya había sido realizada, y los Portalov no podrían salir de su sala común en una semana, ya que olearían a Mofeta. Les estaba bien empleado, asqueroso ricachones....

Entonces miró hacia la ventana, ya estaba amaneciendo. Así que hoy era el gran día. Iba a ser la primera vez que subía en barco, y esperaba que no fuera tan horroroso como en sus pesadillas.

A las seis en punto de la mañana Marishka, se levanto y al darse cuenta de la hora, tuvo que salir corriendo, con las emociones del día anterior ni equipaje había preparado, estuvo lista a las 6:30, ella no era de esas mujeres que duraban una eternidad arreglándose, salio del cuarto y corriendo por los Pasillo se choco de frente con Mertov.

-Hola Mer-dijo Marishka- vas tarde como Yo, eso es raro en ti.

-Si-dijo Meretov-que demonios te traes entre manos, Malandrina.

-Nada-dijo Marishka-Slava tiene razón eres un pobretón desgraciado.

Los dos siguieron, sin dirigirse a la palabra, bajaron corriendo, hasta la puerta del Castillo, donde un gran carruaje los esperaba.

-Que demonios los retardo-dijo el Director Martelech- era a las 6 en punto, no a las 7.

-Disculpe director-dijo Marishka-se me hizo tarde.

-Suban y no den explicaciones-dijo el Director.

El director los llevó hacia el puerto, donde un gran catamarán estaab esperando.
Marishka estaba nerviosa e irritable, y Salva lo sabía. Ella siempre se ponía así cuando algo la emocionaba, así que decidió no molestarla durante todo el trayecto.

Mientras subían al barco, unos hombres les subían las maletas. Una vez en la proa del barco, el director les entregó las respectivas llaves:

- Marishka y Salva, van a tener que dormir en la misma habitación. No se contarón bien las habitaciónes así que tendrán que acomodarse como puedan. Y no me replique señorita
Marishka! - Dijo el director con un tono intimidatorio.

Marishka y Salva tenían la habitación numero 666, muy sugerente... Pensó Marishka, mi número favorito.

La habitación era grande, las dos camas entraban a la perfección y dejaban gran libertad de movimientos. Una vez acomodados en la espaciosa habitación decidieron ir a dar una vuelta por el barco, buscando quizá soledad, quizá compañía.

-Slava-Dijo Marishka- sabes anoche, escuche una conversación de las compañeras de mi cuarto.

-Si-dijo Slava- que dicen esas Brujas engreídas.

-Algo muy gracioso-dijo Marishka- que tu y yo somos novios.

Slava se puso colorado, nunca en su vida se había estado tan apenado, no sabia que decirle a Marishka con respecto al comentario.

-Si-dijo al fin Slava después de varios minutos- muy gracioso.

-Tu y yo Sabemos que es mentira-dijo Marishka- esas brujas no saben lo que dicen.

-No saben lo que dicen-dijo Slava, mientras pensaba a mi me gustaría que así fuera- y tu que opinas de eso?.

-Que puedo opinar-dijo Marishka- ¿Por qué estas rojo como un tomate?.

Slava se puso mas rojo todavía, no sabia donde meterse, ni que hacer en eso vio a Meretov y aprovecho la oportunidad para deshacerse de las preguntas de Marishka.

-Marishka-dijo Slava- no se por que te preocupas por los comentarios de esas chicas si a ti el que te gusta es ese pobretón desgraciado que viene allí.

Esta vez fue Marishka, la que se puso roja como un tomate, y Slava se enojo mucho al ver la.

-Vez no se por que demonios te preocupas-dijo Slava-si igual a ti el que te gusta es ese imbécil, y además tu eres tan brujo y engreída como ellas.

-Si a mi me gusta Meretov-dijo Marishka- y a ti desnaturalizado por que demonios te molesta eso.

Pero Slava no le respondió se había dado la vuelta y desaparecido, cuando se acercaba Meretov.

-Marishka-dijo Meretov- con quien demonios hablas.

-Hablaba con Slava-dijo Marishka- pero como que me dejo hablando sola.

-Eso te pasa por andar con sifrinos egocéntricos como el-dijo Meretov- pero bueno no se de que hablo si tu eres igualita.

-No te preocupes con quien ando-dijo Marishka- por que prefiero andar con sifrinos egocéntricos, que con tarados pobretones como tu.

Marishka se fue dejando a Meretov con la palabra en la boca, y pensaba en la reacción de Slava con respecto a la conversación de sus compañeras de cuarto en el colegio, y a la aparición de Meretov, seria que Slava estaba enamorado de ella.

-Que cosas pienso-dijo Marishka, dando se golpes en la cara- eso no puede ser, Slava es solo mi amigo, no puede estar enamorado de mi.

En eso el barco, comienza a moverse habían zarpado, Marishka lo único que se preguntaba a donde demonios se había ido Slava, tenia que encontrarlo y hablar con el, tenia que saber por que demonios había reaccionado así.

Marishka fue, a la piscina, al comedor, al bar, al camarote y en ningún lado encontraba a Slava, no sabia donde mas buscar, cuando de repente una voz desde atrás le pregunta.

-A quien buscas-dijo Mastrolovich-es que siempre te voy a encontrar en peleas o comportamientos extraños.

-Eso a ti no te incumbe-dijo Marishka- y yo nunca estoy peleando ni haciendo cosas extrañas, lo que pasa es que tu tienes una mente sucia y asquerosa, que siempre consideras eso antes de preguntar.

-Se distinguir una pelea Marishka-dijo Mastrolovich- y se cuando las personas están en cosas raras, no por nada soy Prefecto y tu no, a quien buscas.

-Te recuerdo que no estamos en el colegio-dijo Marishka- y tu insignia no significa nada aquí, así que con permiso.

Marishka siguió en su camino, y durante un buen rato no encontró a mas nadie, pero donde demonios se había podido meter Slava que no lo encontraba, y había vuelto a recorrer todo el barco.

-Será que bajo antes de que zarpara el barco-se pregunto Marishka- no lo creo el no es así.

-¿Quién no es así?-dijo Sylmphore- estas hablando solo Marishka.
-No te importa-dijo Marishka- y tu no andabas molesto conmigo.

-Todavía lo ando-dijo Sylmphore- pero no están grave como para no dirigirte la palabra, a quien buscas.

-Ya te dije, que no te importa-dijo Marishka-y tu que haces por aquí.

-Vine a decirte, que tendrás camarote sola-dijo Sylmphore- pero como no te importa, me voy.

-Eso no es así-dijo Marishka- Slava la comparte conmigo.

-Pues ya no-dijo Sylmphore- no la tendrás que compartir con nadie.

-Por que?-pregunto Marishka- y como lo sabes tu?

. -Eso no te interesa-dijo Sylmphore- así que me largo y te dejo sola con tus locuras.

-Ven acá y termina de explicarme-dijo Marishka un poco molesta- por que si me interesa, y yo no estoy loca.

-Averigua lo con Slava-dijo Sylmphore- ha es cierto, el no te quiere ver ni en pintura.

-Eso es mentira-dijo Marishka- solo esta molesto por una tontería.

-Ha!!-dijo Sylmphore- entonces es a el a quien buscas, bien te recomiendo que no lo busques mas, el no quiere verte, y me mando a decirte, que te dejaría el cuarto para ti.

-Pero por que?-dijo Marishka- donde esta?, tengo que hablar con el.

-No se por que-dijo Sylmphore- donde esta, no te lo puedo decir, el desea que no lo sepas, y no quiere hablar contigo.

-Eso es mentira-dijo Marishka- tu desgraciado inepto estas inventándolo todo.

-Sabes que yo no invento nada-dijo Sylmphore- y sabes una cosa pareciera, que estuvieras enamorada de el, no es que te gustaba Meretov.

-Es que a mi me gusta Meretov-dijo Marishka- solo quiero saber por que se molesto tanto Slava.

-Te recomiendo-dijo Sylmphore- que esperes que se le pase la rabia, y decida hablar contigo.
Después de eso, Sylmphore se fue, y dejo a Marishka mas preocupada, que antes, y pensando donde esta Slava y por que demonios no quiere hablar con ella, cual seria sus razones, seria que el gusta de ella, y lo que dijo Sylmphore será que ella esta enamorada de Slava.

Marishka se fue a su habitación, muy lentamente y meditando todo lo que había pasado ese día y lo rápido que había pasado, cuando llego a su camarote, abrió la puerta y vio que la cama de Slava no estaba, tenia una inmensa habitación para ella sola y se sentía sola, nunca le había gustado la soledad, era una de las cosas que mas aborrecía y temía, seguramente esa noche, las peores pesadillas que en su vida había tenido, le pasarían en sueños una tras otra durante toda la noche, y lo mas seguro es que no la dejaran dormir tranquila, y mañana en la primera fiesta del viaje tendría unas ojeras gigantescas y un sueño agotador.

Al día siguiente despertó tal y como había predicho. Ojerosa y triste.
Se había pasado la noche oyendo ruidos raros y incómoda porque extrañaba oír el compás de la respiración de Salva.

Se vistió con una túnica verde oscura y se dirigió al comedor, esperando, rezando por poder encontrarse con Salva y preguntarle que diantres pasaba con el.

Desayunó sola, sintiendo las miradas de los demás como agujas pinchantes y dañinas. Pero le dio igual. Estaba totalmente resignada... no tendría que haber aceptado el viaje.

De pronto le pareció ver a Salva. Si fue su pelo. Lo vio salir por la puerta secundaria del comedor y se dirigió a toda prisa.

- Salva, Salva!!- Gritó, y este empezó a correr.

"Así que estas tenemos eh?" Entonces ella empezó a correr detrás de él, hasta llegar a una callecita sin salida.

Allí lo rodeo contra la pared, con una mano a cada lado de sus hombros. Respiraba con agitación.

- Tu,...tu!! Eres tonto de remate sabes?? Porque huyes de mi, eh?? que te he hecho?? snif..- empezó a llorar- Dime que demonios te he hecho...snif.. no creo que merezca eso...snif... tu eres mi único amigo y de repente dejas de hablarme...snif.-

Entonces Salva se sintió culpable por haber hecho llorar a Marishka.

- Yo...yo...- Acercó la cara a la de ella y le besó.

No podía hacer otra cosa. Simplemente quería reconfortarla con ese beso y que ella entendiera el porque de su enfado.

En ese momento solo valió el beso. Sus labios y sus manos.

Las de Marishka flojearon y quedaron medio muertas al lado de su cadera, las de Salva, temblorosas, limpiando sus lágrimas.

Los dos, siguieron con su apasionado beso, hasta que alguien llego la puerta, era una mujer hermosa, de pelo morado, ojos grandes y verdes.

- ¡SLAVA!- exclamo la chica, mientras se echaba a llorar, y se iba bastante lejos de la escena

- ¿Quién era ella?- pregunto desconcertada Marishka, la cual ya se había despegado de Slava.

- La hija del director, se llama Slivnitsa- contesto sin darle importancia Slava.

- ¿Cómo la conoces?

- He
. Recuerdas ayer que no estaba contigo, pues me la encontré, platicamos, y al parecer le gusto.- dijo este mientras caminaba hacia la puerta, y detrás de él Marishka.

Caminaron, sin darle importancia. Seguían platicando. Hasta que encontraron, una puerta abierta la 999, (que se trataba del numero que menos le gustaba a Marishka) Slava y Marishka, se acercaron y escucharon voces que pertenecían a las siguientes personas: Los Partalov y a Slivnitsa. Los dos chicos se asomaron, ahí se encontraba los cabezotas de los Partalov, y una muchacha de pelo castaño y ojos azules.

- ¿Qué, diablos, hubiera jurado que la que pertenecía es a voz era a eso maldita de Slivnitsa?- susurro Marishka a Slava.

- Es por que Slivnitsa es una metamorfomaga- la apaciguó el chico. Los dos pusieron ahora su atención, en la platica de las tres personas a las que menos querían:

- Y bien me ayudaran?- pregunto la chica, llevándose la mano a la cintura.

- ¿En que quieres que te ayudemos, pedazo de alimaña ponzoñosa?- pregunto un Partalov.

- Pongan atención...

-Slava-dijo Marishka- que hacen los Partalov en el Crucero, esto no esta bien, ellos deberían.

-Estar oliendo a muerto-dijo Slava-en algún lugar de Durmstrang, lo se, pero por alguna razón están aquí en el crucero, y Slivnitsa lo va aprovechar a hora dejame escuchar.

-Partalov-dijo Slivnitsa- los he traído aquí, por que ustedes quieren vengarse, de esos dos que les apestaron el cuarto y yo, quiero al rubio Slava en mis pies y quitárselo a la asquerosa de Marishka, así que este es el plan.

-Un momento Asquerosa patotera-dijo un Partalov- como sabes tu quien nos apesto el cuarto si nosotros no lo sabemos.

-Por que se lo he sacado-dijo Slivnitsa- ha mi querido rubiecito, fueron ellos dos quien los odia tanto en Durmstrang.

-Slava-dijo Marishka- como pudiste decirle que fuimos nosotros..

-Fácil-dijo Slava- y no le dije que fuimos nosotros, le dije que fuiste tu, estaba molesto contigo y tenia que desquitármelas, pero ella por lo visto me conoce muy bien.

-Este es el Plan-dijo Slivnitsa, viendo las caras de aceptación y ira de los Partalov- Bien yo los voy a enfrentar, y me le voy a guindar a mi rubiecito, mientras yo lo distraigo ustedes se llevan a la perra esa, por las greñas o como sea y la tiran por la borda, para que se ahogue en el mar, y así yo me quedo con mi rubiecito.
-Pero Despreciable Carroñera-dijo un Partalov- eso es asesinato, ni hablar de esto.

-Pero Ralf-dijo otro Partalov- nos la quitaríamos de encima, y todo puede verse como un accidente, además nadie, mas que Slivnitsa sabe que estamos abordo.

-Tienes razón Arcnos-dijo Ralf- y es la mejor venganza que tenemos, y al fin Durmstrang estará a nuestro favor, pero mejor si nos libramos también de los otros.

-De quienes-dijo Slivnitsa- de Sylmphore, Meretov y Mastrolovich, genial ya era hora de librarnos de ellos, jajaja.

-Así será-dijeron al unísono los Partalov.

-Marishka-dijo Slava-esto responde nuestras, preguntas, creo que es hora del mayor complot que ha visto Durmstrang.

-A que te refieres-dijo Marishka- no, eso no sabes muy bien que la ultima vez que los 5 trabajamos juntos, termino todo mal.

-y tu crees que tengo ganas de trabajar con Meretov-dijo Slava- o con Mastrolovich, pues no, pero o nos unimos o morimos en el intento.

-Entonces-dijo Marishka- es hora de convocar, a la peor alianza que puede existir en Durmstrang, las mentes mas brillantes y perversas.

-Excelente-dijo Slava-los Partalov y la Bruja esa no pensaran ni que les paso.

Slava y Marishka, salieron por todo el barco reuniendo, ha varios de sus peores enemigos, pero sin duda el peor enemigo de todos siempre son los Partalov, y al escuchar que los asquerosos tipitos esos, estaban abordo, todos tenían el interés de averiguar por que, entonces a media noche en el camarote 666, se reunieron 5 personas brillantes, malévolas y muy diferentes.

-Bien-dijo Marishka- esta tarde, escuchamos a la asquerosa Slivnitsa, hija del director.

-La señorita Slivnitsa-dijo Mastrolovich- esa señorita es muy desagradable, no puedo creer que sea hija del director.

-Entonces la conoces-dijo Marishka- ella ha hecho un trato con los Partalov, que por alguna extraña razón los trajo a abordo.

-No me extrañaría-dijo Meretov- Esa bruja, tiene tres años detrás de Slava, cosa que me viene sin cuidado, pero estoy seguro que haría cualquier cosa para tenerlo con ella, como lo se, por que me quiso hacer una propuesta un poco como decirlo, desagradable, para que ella cumpliera su objetivo.

-Bien eso explica por que te odia a ti-dijo Marishka- y parte del plan.

-Y por que no la ayudaste Pobretón-dijo Slava.

-Por que la parte que me correspondía a mi-dijo Meretov- era conquistar a Marishka, y disculpa que lo diga eres muy fea.

Slava no se aguanto, y se le fue encima a Meretov, podía permitir que se le insultara, que digiera cosas despectivas a Marishka, pero que la llamara fea, ni hablar, pero Mastrolovich logro separarlos a tiempo.

-Señores cálmense-dijo Mastrolovich- ya sabemos, por que esta mujer odia a uno, y a mi me odia por que siempre hemos sido enemigos, ella es peor que los Partalov, solo queda saber, por que quiere ver muerto a Sylmphore y a ti Marishka.

-Bien-dijo Slava- a Marishka la quiere sacar del medio-Slava vio a Marishka- por que la cree su competencia, entienden.

-Por supuesto-dijo Sylmphore con una risita- a mi, esa arpía me quiere sacar de la faz de la tierra, bueno es que le he hecho muchas bromas desagradables, entienden.

-Ya-dijo Marishka- los motivos son los de menos, el punto es que los Partalov junto a ella, quieren matarnos, dejar que nos ha ahoguemos en el mar, uno de los mares mas fríos que existe les recuerdo, en una hora estaremos congelados, y van ha hacer pasar todo por un accidente, claro el único que va a quedar vivo seria Slava y ya sabemos por que.

-Pero yo no puedo permitir que le haga nada a Marishka-dijo Slava, poniéndose rojo como un toma te al igual que la aludida-bien tenemos que llegar a un acuerdo, que de una buena vez nos saque de encima a los Partalov y a la perra esa.

Hablaron durante horas y horas, pero los pleitos no se hacían esperar, pero lograba sofocarlos a tiempo, y seguían hablando, hasta que por fin a un acuerdo llegaron, se fueron cada uno a sus camarotes, el fin de los Partalov y la hija del director se ha cercaba, su plan era el mas perverso que Durmstrang allá visto, pero eso acabaría por fin con la guerra de los Partalov.

La mañana llego, los Partalov y Slivnitsa, estaban listos para llevar acabo su plan, pero no sabían que todo su plan había sido descubierto, y los dervnovish, como se hicieron llamar esa noche tenían ya en marcha el suyo, que empezaba por hacerles creer que el otro plan estaba funcionando.

Marishka y Slava paseaban por el barco, cuando una mujer de pelo Azul y ojos grises, se les ha cercaba lentamente, se planto frente a Slava con un sonrisa increíblemente blanca, lo miro a sus ojos azules, giro su cabellera y...

-Hola Slava-dijo la Mujer- crees que me puedes acompañar.

-Este-dijo Slava dubitativo- Slivnitsa, ha horita estoy hablando con Marishka, pudiera ser mas tarde.

-No mi vida-dijo Slivnitsa-tiene que ser ha hora, y no te hagas de rogar.

-Primero Slivnitsa-dijo Slava- quitame ese asqueroso adjetivo, por que no soy tu vida ni nada por el estilo.

-Tranquilo Slava-dijo Marishka algo furiosa- ve tranquilo, con tu noviecita, pero eso si no me vuelvas a besar en tu vida.

-Pe pero Marishka-dijo Slava- esperame.

-Dejala tranquila, corazón-dijo Slivnitsa-esa idota, se pierde de este rico manjar.

-Que te dije de esos adjetivos-dijo Slava, furioso- vamos de una vez, a donde quieras si.

Slivnitsa cogió del brazo a Slava, y lo guió por un corredor, pero justo en ese momento, Marishka caía por un golpe en la cabeza, y los Partalov se la llevaban, en otro lado del barco, Mastrolovich, Meretov y Sylmphore pasaban exactamente por lo mismo que Marishka, cuando despertaron se encontraban, frente a la barra del barco, por donde los iban a lanzar.

-Bien-dijo Ralf- miren, la venganza es dulce, lastima que nuestro trato, hace que dejemos que el 5to de ustedes quede vivo.

-Jaja-dijo Arcnos-ustedes tres, ayuden a subirlos a la tabla que hemos puesto para arrojarlos.

-De acuerdo-dijeron otros tres Partalov al unísono.

En eso, apareció Slava con una mujer de cabello Rojo y ojos Verdes amarrada, y con una sonrisa triunfal.

-A ver Partalov-dijo Slava apuntándolos con la varita- donde y como fallo su plan.

-Slivnitsa-dijo Ralf- por que esta libre, deberías tenerlo encerrado.Las Crónicas de Durmstrnag 6ª toma:


Slivnitsa sonrió. Su cabello rojizo comenzó a oscurecerse, para dar pasao a una alrga y ondulada cabellera negra. Sus ojos verdes, se volvieron celestes. Creció un par de centímetros en su altura, y su cuerpo pasó a ser el de una chica de dos años más. Ella ya no era Slivnitsa, era Maritza, su hermana mayor.


- Eso es... porque yo no soy Slivnitsa.


- ¿Maritza?- preguntó Ralf, incrédulo.


- Claro. ¿O acaso creyeron que mi hermana iba a estar aquí, y yo no? Idiotas.


- Pero... ¿cómo? ¿dónde está Slivnitsa?- preguntó uno de los Partalov.


Maritza sacó su varita, exclamó un "Accio", y su hermana llegó desde una de las habitaciones, amarrada y amordazada.


- Yo los estuve vigilando todo el tiempo. A ustedes- señaló a los Partalov- y a ustedes.- señaló a Mrishka y los demás.- Nunca hubieran llevado acabo su broma si yo no hubiera mantenido con mi astucia a todos los profesores lejos.


- Traidora.- exclamó Arcnos.


- ¿Traidora yo? Nunca he pactado con ustedes, así que no me encuentro traidora de nada.


- Bien...- dijo Ralf.- Tú lo pediste.


Acto seguido, empujó a Marishka al agua helada. Slava se lanzó para salvarla, mientras en el barco se libraba una batalla entre los Partalov y Slivnitsa, y Maritza, Mastrolovich, Meretov y Sylmphore.


De repente, de no se sabe donde, Aparicio un mago que caminaba directo hacia ellos, y con la cara mas enojada que se pudiera esperar, se detuvo y observo la pelea por unos minutos, y profirió el mas agudo de los gritos Deténganse, en el acto todos se detuvieron y observaron al recién llegado que resulto ser el Director Martelech.


-Que sucede aquí?-pregunto el Director- y Ustedes Partalov que hacen a bordo del crucero?.

-Este...-dijo un Partalov- Slivnitsa se lo puede Explicar.


-Como es eso Hija?-Pregunto el Director.


-Yo los traje con el Helicóptero Privado-dijo Slivnitsa.


-y Con que motivo?-Pregunto el Director.


-Padre-Intervino Maritza- con el Único de deshacerse de Marishka, para quedarse con el Amor de Slava.


-Eso eso cierto?-Pregunto el Director- no lo puedo creer, mi hijo metida en el peor de los crímenes, de todas formas que mi Hija los haya traído no quita que hayan abandonado la escuela sin permiso de los directores, además de que hayan tratado de deshacerse de una compañera.


-Compañeros-interrumpió Maritza- Mi Hermana solo quería deshacerse de Marishka , pero ellos querían deshacerse de estos 3 también.


-Ya veo-dijo el Director- Bien supongo que saben cual es el castigo en estos casos, Regresaran a Durmstrang esta tarde, donde recibirán su sanción, Por otra Parte.... Donde están Marishka y Slava?


-En el Agua-Dijo Meretov.


-Y Por que demonios no me avisaron-dijo el Director, se asomo por la borda y cuando los vio movió su Varita y los trajo a cubierta- Bien Tu Slivnitsa serás castigada también abandonaras el barco y te enviare a estudiar en Hogwarts.


-No-dijo la aludida- todo menos ir a estudiar a Hogwarts.


-Lo siento-dijo el Director- te lo advertí desde hace años, En cuanto a ustedes 6 deberán abandonar el barco en el próximo puerto y regresar al Colegio, por que han faltado a la disciplina poniéndose a pelear en el barco.


-Si Profesor-dijo Slava.


-Recibiremos algún otro castigo-pregunto Marishka.

-No lo Creo Señorita-dijo el director- que yo sepa no han hecho mas que defenderse.


-Y Que pasara con los Partalov-Pregunto Sylmphore, estos últimos ya se habían ido.


-Serán expulsados-dijo el Director- y debido al reglamento de Internacional, no podrán estudiar en ninguna de las otras escuelas mágicas del Mundo, y sus Varitas serán rotas.



Pero Arcnos logro escuchar esto y observo al resto de los Partalov, los llamo con señas y se dirigieron a una habitación, después de eso no se sabe que ocurrió con ellos, lo que si no regresaron a Durmstrang esa noche, y sus varitas nunca fueron rotas, mientras tanto nuestros amigos continuaron en el crucero.



- Bueno director-dijo Mastrolovich- debemos ir a preparar nuestro equipaje, el próximo puerto esta cerca, y debemos estar listos.


-Por supuesto retírense-dijo el Director- debo comunicarme, con el encargado en Durmstrang, para informarle las malas nuevas.


En Lo que el Director se fue, y Maritza los dejo solos, los cinco se miraron la cara con alegría al fin después de tantos años en Durmstrang soportando a los Partalov, no los volverían a ver, o eso creían ellos.


-Por Fin-dijo Marishka- no los veremos mas.


-Eso Parece-dijo Slava- pero supongo que nuestra amistad termina aquí.


-Supones bien-dijo Meretov- no pienso trabajar con Maricas como tu, otra vez.


-Ni que yo quisiera trabajar con pobretones como tu-dijo Slava.


-Pueden dejar de Paliar-dijo Marishka- hemos hecho un buen equipo, a pesar de que nos salieron mal algunas cosas gracias a la gafa de Maritza.


-No te metas con Maritza-dijo Mastrolovich- ella es la mas sabia de todas las mujeres que conozco, aunque no se puede comparar conmigo.


-Ya suficiente-dijo Sylmphore- no pienso trabajar con idiotas como ustedes en el resto de mi vida, todo resulta bien cuando no se pelean, pero como es lo único que saben hacer

Dicho esto, Sylmphore, se separo de ellos rumbo a su dormitorio, así los dervnovish quedaron disueltos, por largo tiempo pero no definitivamente.


-Bien-dijo Slava- no pienso estar ni un segundo mas al lado de este pobretón, Marishka nos vamos.


-Este-dijo Marishka y vio a Slava- por supuesto, nos vemos luego sabandijas.


-Ya se fueron-dijo Meretov- y yo tomare mi camino, las malas compañías corrompen a las personas.


-Dudo que alguien te pueda corromper-dijo Mastrolovich- ya estas demasiado podrido para que algo te afecte.


Así cada quien tomo rumbo a sus camarotes, mientras que Slava y Marishka caminaban por cubierta con el mas hermoso atardecer, que se puede presenciar en el mar Ártico, y hablando y a clarando su situación.


-Lastima-dijo Marishka- los dervnovish, hubiesen controlado Durmstrang como nunca.


-Y Convertirnos en los nuevos Partalov-dijo Slava- no gracias, sabes bien que eso fue lo que inicio la lucha contra esos seres, el que ellos querían controlar el colegio a su antojo, pero no supieron nunca que se iban a tomar con las mentes mas diabólicas de todo el mundo.


-Si gracias a dios todo termino-dijo Marishka- a hora podemos ser felices, aunque siempre es bueno hacer alguna bromita pesada, y Mastrolovich se merece varias, al igual que Sylmphore.


-Y Meretov no se queda atrás-dijo Slava- pero olvidando eso, por que no continuamos con lo que dejamos cuando Slivnitsa nos ininterrumpió ayer.

-Excelente idea-dijo Marishka.

Así se fundieron en un largo y profundo beso, pensando que la larga batalla había terminado, pero no muy lejos de allí en un camarote del barco, los Partalov y Slivnitsa planeaban la venganza, que tardaría mucho en llevarse acabo.


FIN

Las crónicas de Durmstrang - Fanfics de Harry Potter

Las crónicas de Durmstrang - Fanfics de Harry Potter

Una fría oscuridad cubría los extensos valles alrededor del alcázar, el cual pasaba casi imperceptible ante los colosales pinos y abetos rojos que vestían

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-las-cronicas-de-durmstrang-fanfics-de-harry-potter-1715-0.jpg

2023-02-27

 

Las crónicas de Durmstrang - Fanfics de Harry Potter
Las crónicas de Durmstrang - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/13773
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20