Locuras de Verano al Estilo Merodeador - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Bueno esta es mi primer historia aqui , espero que les gusste y porfa dejen comentarios. no voy a describir a los personajes principales por que ya todo el mundo sabe como son.

disclaimer: ninguno de los personaje me pertenecen


15 de julio de 1977

Lily Evans se encontraba mirando a los carros pasar por su ventana, mientras se preguntaba como hacían las personas para manejar con el volante del lado izquierdo, habían aterrizado en Costa Rica hace una hora y media y todavía no podía a acomodarse al calor que hacia, ella estaba tan acostumbrada al oscuro clima de Inglaterra mientras que aquí todo era tan soleado que se sentía derretir.

Sus padres hablaban emocionados sobre lo que harían en las vacaciones, y su hermana dormía acurrucada en las llantas de su gordo novio era una imagen realmente desagradable y Lily no entendía como era que sus padres habían accedido en traer a el cara de chancho.

 

Estaba desesperada por llegar al hotel, sus padres habían reservado una suite en un hotel llamado hotel de playa llamado "Puerto Pirata", según las fotos que Lily habia visto el hotel estaba compuesto de dos playas, una discoteca, tres restaurantes, un bar, 2 canchas de tenis, 2 canchas de fútbol soccer, 3 piscinas, un anfiteatro y un mini golf. Así que era un poco improbable que te aburrieras estando ahí.

Mientras tanto al otro lado del mundo..................

James Potter y Sirius Black se encontraban en un estado de aburrimiento mortal.

-James.......- dijo Sirius

-¿Que?- pregunto el otro. Ambos se hallaban tirados en sus camas.

-Me aburro- le dijo. James suspiro cansinamente, era la quinta ves en la hora que le decía eso.

-Y tu crees que yo no, te juro que ya no siento mi culo- le respondió con cara de "voy a colgarte con las sabanas si no te callas"

-No enserio, hagamos algo, no quiero pasarme el verano entero en la cama- dijo Sirius sonriendo al captar el doble sentido que tenían sus palabras.

-Estoy abierto a sugerencias canuto- le comento James, a el tampoco le hacia gracia el estar de vago todas las vacaciones, quería salir y divertirse pero en Godric's Hollow no habían lugares para ir de fiesta, en ese momento alguien toco la puerta del cuarto, era Gigi la diminuta elfa domestica de los Potter quien le traía el correo la semana. Sirius se levanto y empezó a hojear el correo por sí habia algo para él.

-oye James, ¿que es Puerto Pirata?- le pregunto el ojigris.

-es el hotel de playa de mis padres, es semi mágico ya que tan bien esta abierto a los muggles, queda en Costa Rica, si hay alguna carta de ahí dejala en la mesa para que Gigi..- empezó a decir James pero fue interrumpido por su amigo.

-no sabia que tus padres tuvieran un hotel en Costa Rica-le dijo Sirius

-si bueno fue una de sus locas inversiones de jóvenes, si es que eres joven a los sesenta- pero Sirius lo volvió interrumpir.

-¿sabes lo que esto significa?.

-¿que mis padres están completamente chiflados?- le pregunto James no entendiendo a donde se dirigía esta conversación.

-no so bobo, significa que ya se que podemos hacer, haz tu maleta Corny por que nos vamos a la playa!!- le aclaro Sirius con su sonrisa de yo todopoderoso.


dejen comentarios porfa

Duraron diez minutos exactos en hacer las maletas, escribir una carta a los padres de James, y en hechizar un viejo libro de historia de la magia para que les sirviera de traslador; fue todo un record según Sirius que seguía alabándose por su espléndida idea.

 

El traslador los llevo hacia el Rent a Car más cercano l hotel debido a que este estaba protegido para que nadie entrara ni saliera por medios mágicos.

En la entrada del Hotel club les esperaba un hombre alto y que tenia la piel roja debida al sol.

-¿Tienen reservación?- les pregunto con su remarcado acento latino.

-no creo que yo necesita una- le respondió James con arrogancia.

-ah Señor Potter, perdone no sabia que era usted, enseguida les abro el portón, que tengan un buen día- les dijo

mientras tanto en otra parte el hotel......

Lily miraba asombrada la suite, era increíble el hecho de que realmente tenia el aspecto de un barco pirata; la suite poseía dos habitaciones, dos baños, una cocina, una sala de estar y una terraza donde se encontraba el comedor junto as dos hamacas de tela.

Dursley iba tener que dormir en el sillón de sala y la imagen de su casi cuñado intentando acomodar su enorme trasero en el diminuto sillón la hizo reír; pero al ver a su hermana besando al mastodonte su sonrisa se convirtió en una mueca de asco y sintió la necesidad de salir corriendo.

-mama, voy a ir a dar una vuelta, vuelvo en un rato- le aviso Lily.

-de acuerdo Lily, que tal si mejor nos vemos a las siete en el anfiteatro, para que veamos el show de esta noche- le sugirió su madre.
-esta bien, nos vemos entonces- le dijo y sin más salió.

Con cada paso que daba Lily se maravillaba con la belleza del lugar, le hubiera encantado traer a su amiga Alice, pero ella iba a pasar el verano en Paris con la familia de su novio Frank.

Lily iba tan concentrada en sus pensamientos que no se dio cuenta de cuando cruzo la calle o de que por poco la atropella un convertible gris que freno justo a tiempo.

-OYE FIJATE POR DONDE CONDUCES IDIOTA- le grito Lily.

-¿perdón?, Acaso fui yo él cruzo la calle sin fijarse- le respondió con tranquilidad el chico que conducía mientras que se quitaba las gafas de sol.

Lily estuvo a punto de mandarlo a meterse en donde solo ella sabe cuando de repente vio la cara del chico y sintió como se le iba el alma a los pies.

-Po...Po...Potter?- pregunto Lily-¿qué rayos...?, ¿Cómo es que...?, ¿Pero tu...?- en eso el chico que iba a la par de Potter también se quito las gafas y sonrió.

-¡¡¡Pelirroja!!! ¡Que alegría!¿Has venido a pasar el verano con Jimmy?- le reto Sirius mientras que James no podía creer que estuvo a punto de atropellar a Lily quien los veía como quien ve a Snape lavarse el pelo.

En ese momento un carro pito y se dieron cuenta de que habían ocasionado una gran presa con su ocasional charla.

-sube al carro, pelirroja, a menos que quieras morir atropellada-le propuso Sirius ya que James no conseguía reproducir ningún sonido.

Lily por su parte se hallaba tan sorprendida que no discutió y se subió al coche, después de todo tenia preguntas y queria respuestas.

-así que Evans, ¿Qué te trae por aquí?- le pregunto James al salir e su estado de shock.

-pues ¿no es obvio? Vine de vacaciones- le respondió con sorna-la pregunta es ¿Qué hacen ustedes aquí? ¿Acaso me estas siguiendo Potter?- les pregunto viéndolos de repente como si fueran acosadores dementes.

 

-claro que no Evans, tú si que sales con varas raras-se burlo James.

-en realidad hacemos lo mismo que tu peliredi- le dijo Sirius- lo que pasa es que estábamos muy aburridos allá en Inglaterra y a mi se me ocurrió la grandiosa idea de venir aquí, aunque esta claro que hubiéramos llegado antes si James me hubiera dicho que sus padres poseían este fabuloso hotel de playa... - pero Lily ya no oía mas y por suerte corto el aburrido monologo de Sirius.

-espera, acaso estas diciendo que los Potter son los dueños de este hotel?- pregunto incrédula Lily

-¡eh siii! ¿Qué acaso no me oíste Evans? Derias lavarte las orejas Evans por que seguro que tienes un puñal de arena dentro-le dijo Sirius que se acerco a Lily y empezó a soplarle en el oído hasta Lily lo golpeo en la cabeza con su mochila- ayyy ayy Evans ¿qué carajos llevas ahí? ¿Piedras acaso?.

-no, libros-le dijo riéndose

-transformación ¿verdad?

-acertaste Black.

-si bueno eso fue lo que sentí, culpo a McGonagall por escoger un libro tan duro en todos los sentidos- indico mientras que se seguía masajeando la cabeza cuando entonces James se empezó a reír.

-¿Qué te pasa Corny? ¿Te parece gracioso que tu pelirroja me quiebre la cabeza?- le pregunto haciéndose el ofendido pero Lily estaba que lo mataba a librazos.

-No lo que me parece gracioso es que alguien traiga un libro de transformación a la playa- explico James con malicia.

-eso se debe Potter a que tu cerebro, que es tan pequeño como un snitch, no entiende temas básicos, como la importancia de los éxtasis- le dijo Lily con la cara tan roja como su pelo.

Sirius se echo a reír pero se callo al ver que su amigo lo fulminaba con la mirada.

-no Evans, lo que pasa es soy tan inteligente que estoy por encima de esos temas básicos con los que tu luchas día a día.

-¿acaso me estas llamando estúpida?- le pregunto furiosa.

-no recuerdo haber utilizado esa palabra, tal vez Sirius tiene razon, de seguro que tienes arena en tus orejas Evans.

-Uyy!! Para el auto ya Potter!- le ordeno Lily

-yo creo que no Evans- respondió este con calma- podría pasarte algo malo.

-créeme Potter, nada pude ser tan malo como estar en un carro con ustedes dos, además ni siquiera sé a donde me llevan- les dijo con tono preocupado.

-no te preocupes pelirroja, no es como si te estuviéramos raptando ni nada por el estilo, aunque pensándolo bien yo tampoco sé a donde vamos- dijo Sirius frunciendo las cejas- vas a matarnos ¿verdad cornamenta? No lo hagas por favor, soy muy guapo para morir! Y todavía soy virgen! Ok esta bien eso no es cierto pero tengo muchas novias que me extrañaran y muchos niños que criar! Ok ok eso tampoco es cierto, pero eso es lo que dice la gente en las pleicuas muggles cuando ruegan por sus vidas...

-vale ya no seas payaso canuto, es lógico que vamos hacia mi casa, además se dice películas no pleicuas- le dijo James que intentaba contener la risa mientras que Lily miraba a Sirius como si este tuviera un enfermedad mental muy grave- bueno ya llegamos, esta es mi casa de playa.

Y cuando Lily volvió a ver casi se le salen los ojos.


comentarios please : )

La casa de los Potter se encontraba situada en la colina mas alta de territorio de Puerto Pirata, todas las habitaciones tenian vista al mar y la playa Bella Sirena que era la playa principal y la mas boniata del lugar, la casa era la mas grande Lily hubiera visto en su vida.

 

-¿esta es tu casa?-pregunto Lily con la boca abierta.

-una de ellas- le respondio James- y puede ser tuya si sales comigo Evans.

¡¡ya esta!! penso Lily y eso que ella creia que Potter habia cambiado aunque fuera un poco pero era demasiado bueno para ser verdad, lastima que no se trajo el libro de posiones que era mas grueso....

-¿que acaso no sabes decir otras cosas Potter?- le pregunto harta de su tipica frase.

- si pero estoy ceguro de que tampoco queras escucharlas Lily- le bacilo James.

-EVANS!!, SOY EVANS.

-mucho gusto Evans, yo soy James pero basta de presentaciones, dejame mostrarte mi hermosa casa- le dijo indicandole la puerta para que ella entrara primero.

-linda casa James, grande com todas...- le comento sirius.

-si bueno ya conoces los extraños gustos de mis padres y eso que solo tiene un hijo.

Lily estaba fasinada con la casa, James les habia dado un rocorrido mostrandoles todas las habitaciones, como si fuera de lo mas normal el tener una alcoba del tamaño de una cancha de baloncesto. Pero lo que mas impresiono a Lily fue la vista al mar abierto asi que ella se quedo ahi observando el oceano mientras que Sirius y James acomodaban sus cosas.

-linda vista verdad-le dijo una vos que no podia ser ni la de Black ni la de Potter, asi que se voltio para encontrarse a una mujer alta de grandes ojos azules y pelo negro, esta al ver la sorpresa de Lily le sonrio y se presento-mi nombres Jennifer Potter, soy prima de James.

Lily no sabia que decir, la bella mujer no se parecia en nada a james, excepto quizas por el pelo negro- soy Lily Evans, ecantada de conocerte Jennifer.

-¿tu eres la famosa Lily Evans? -le pregunto alzando las cejas- wow no puedo creer que al fin te conosca, eres bastante conocida en mi familia, despues de todo eres de lo unico que mi primo habla.

-¿enserio ?-pregunto Lily bastante sorprendida.

-si, James a estado enamorado de ti como desde que tiene 11 años pero veo que al fin te ha llegado-le confirmo sonriendo-bueno me alegro por el, es un buen muchacho, tiene un corazon noble y tu debes de ser muy buena para habertelo robado.

Lily no sabia si sentirce avergonzada o sorprendidad, por una parte ella no podia creer todo lo que Jennifer le habia dichopor que no podia ser verdad!! Pero y si si era verdad? y si Potter en realidad la queria? de donde sacaria la cara Lily para decirle a esta misteriosa mujer que ella en realidad no estaba con James, si no que se habia pasado insultandole y tratandole mal los pasados 6 años.

-bueno la verdad es que no vine con James, vine con mis padres , y el encontrarnos fue una sorpresa- bueno no e mentido pero tampoco e dicho toda la verdad penso Lily.

-ah ya, bueno de seguro se puso muy feliz de verte- le dijo Jennifer.

-si de seguro , asi que jennifer ¿tu vives aqui?

-si se podria decir, digamos que no paso mucho tiempo en Gran Bretaña desde que me sali de Hogwarts.

-Y ¿por que te saliste? si es que esta bien que pregunte.

-me sali por que mis padres murieron cuando yo cursaba primer año, despues de eso quede a cargo de mi tio Charlus y mi tia Dorea quienes me enseñaron en casa ya que yo no queria volver al colegio veniamos mucho aqui cuando James y yo eramos crios yo mas que james ya que el si iba al colegio pero cuando cumpli 17 me vine a vivir aqui permanentement, este es mi lugar favorito en todo el mundo y siempre que veo el mar recuerdo las historias que el tio Charly solia contarnos a Jimmy y a mi.

 

-¿que tipo de historias?- pregunto Lily que cada ves estaba mas interesada en lo que Jennifer decia.

-historias de pirats que sucedieron aqui, de ellas viene el nombre de Puerto Pirata- le dijo jennifer.

En ese momento aparecieron James y Sirius.

-Jenn!!, que alegria verte- le dijo James que la abrazaba.

-Tambien me alegro de verte aqui Jimmy- le dijo respondiendole el abrazo- hola Sirius- dijo sonrojandosae al verlo.

-hola Fefy, me alegro de verte de nuevo, iba a ir a buscarte para que fueramos a cenar al club.

Cenar??!! fue en ese momento que Lily se dio cuenta de que era de noche.

-¿que hora es?- pregunto

-son la s 6:50- le dijo James-¿por que?

-por que se supone que tengo que estar a las 7:00 en el anfiteatro- le dijo Lily.

-bueno no te preocupes yo te voy a dejar- le dijo James con tono amable pero Lily ya se estaba despidiendo de los demas para irse con el, pero cuando llegaron al garaje, James no se monto al garaje si no que se monte encima un cuadraciclo, pues el estaba loco si pensaba que ella se montaria en esa cosa, le gustaba su cuerpo y queria conservarlo vivo...- que acaso crees que voy a gastar gasolina de mi carro solo para ir a dejarte!! toma pontelo- le dijo ofreciendole un casco, bueno por lo menos conservaria la cabeza intacta si algo sucedia-vienes o que?

llegaron al club a las 6.59 y de ahi corrieron esta hasta el anfiteatro pero...

-los siento señorita pero no se pude pasar un vez que la funcion a empezado- le informo el guarda.

-Pero mis padres estan adentro y se van a preocupar si no llego -le dijo casi rogando.

-lo siento- dijo el guarda.

-deja que yo me encargue- le susurro James al oido mientras se le ponian los pelos de punta con su sola voz.

-Donald que placer verte por aqui, no sabia que mi padre te habia puesto a cuidar el anfiteatro.

-Señor Potter, que sorpresa tan honorable, en que le puedo servir?-le dijo donal tan asustado como si huviera visto un fantasma.

-vera es que mi novia y yo estabamos deseando ver el show de esta noche pero usted le nego la entrada .

El pobre Donald parecia que se iba a desmayar- mis mil disculpas señorita, no tenia idea de quien era usted, por favor pasen y le ruego disculpe mi ingnoracia-les dijo abriendoles la puerta.

-gracias- le dijo Lily a James cuando huvieron entrado.

-lo que sea por usted mi lady- le dijo haciendo una ridicula cortesia-en realidad pense que te enojarias con migo por haberte llamado mi novia.

-si yo tambien lo pense, pero no fue enojo lo que senti- le confeso sonrojandose.

-entonces¿que fue?.

- no lo se la verdad- le dijo mientras miraba sus enormes ojos almendrados del color del chocolate, y en ese momento Lily se dio cuenta de que habia sido una tonta todos estos años.


diganme si les gusta la historia o si la odian, les e dicho que me gustan los comentarios

ok aqui esta el sieguiente capitulo pero lo mas seguro es que no pueda actualizar hasta despues del fin de semana por que voy para la playa jeje a lo mejor y me inspiro mas alla, bueno espero que me disculpen : )

 


Lily y James estaban seguros de lo que pasaría en cualquier momento, se fijaban fijamente a los ojos mientras esperaban lo inevitable
justo en el momento en que sus labios se tocaría alguien agarro a Lily de hombro.

-¿Que rayos crees que haces Lilian?- Pregunto Petunia con cara de pocos amigos.

James miro a la extremadamente delgada mujer, o a lo que a el le pareció que era el resultado de mezclar una jirafa y un caballo, y respondió con tono petulante- pues ¿tu que crees fideito?

-no te metas con migo muchacho- le respondió Petunia

-uyy mira como tiemblo! Lily ayúdame que el esqueleto me quiere golpear- le dijo con sorna imitando la voz de Myrtle la llorona.

-¡YA BASTA!- pero no fue la cara de yegua quien grito, si no Lily que estaba roja de la furia- se están comportando como crios.

- ¿Quién es ella Lily?- pregunto james que no entendía nada.

-ella es Petunia, mi hermana- le dijo Lily sin sonreír.

-bueno vamos ya que mama te estaba buscando, pero tu seguro andabas haciendo tus presentaciones de fenómeno- le dijo petunia despectivamente y Lily la siguió sin mas que un gracias y un adiós para James.

James por su parte no podía creer que fueran hermanas, por un lado Lily era la mujer más hermosa que él conociera y por otro lado Petunia parecía vomito de perro, simplemente no era posible que estuvieran relacionadas de algún modo biológico.

Mientras tanto en el muy calmado y refinado restaurante Carabela
.

-¡¡¡¡¡FIESTA!!!!!- grito un muy alegra Sirius Black que llevaba puestos solo unos boxers y bailaba encima de las mesas del restaurante sin dar se cuenta que ya no se encontraba en la casa de los Potter donde si se encontraba la verdadera fiesta.

Jennifer Potter se reía sin parar al ver el ridículo que Sirius estaba haciendo, realmente se estaba volviendo buena en el encantamiento confudus. Pero el mejor momento se acercaba estaba ansiosa por ver la cara de Black cuando despertara.

En el fondo de la muy extraña y distante mente de Sirius, el sabia que algo andaba muy mal, por que todos los mini Sirius con gabardinas blancas, como el les decía, corrían de un lado a otro por su cabeza gritándole: Idiota, tarado, imbecil de 4 patas y cosas por el estilo cuando normalmente le decían cosas como papi, sexy o eres el tío con mejor culo de todo Hogwarts. Si definitivamente algo andaba mal con Sirius pero de aquí a que el se diera cuenta de ello pasaría muuucho tiempo, al menos podría disfrutar de la fiesta un rato más pensó el.

Mientras que en el teatro Lily había dejado de prestar atención desde que el show había empezado, ella solo podía pensar en cierto moreno y en el beso que casi comparten, pero el ruido del publico al aplaudir la saco de sus pensamientos, al fin había terminado ahora podía ir en busca James pensaba Lily pero por mas que lo buscara no lo encontró por ningún lado, al final se rindió y empezó a caminar en dirección a su suite.

En eso Lily empezó a oír lo que la gente decía:

-estuvo genial mama, pero lo que más me intriga es lo que dijo el pirata al final sobre la leyenda del tesoro infinito, me encantaría encontrarlo..... -le decía un niño pequeño a su madre

 

-wow deberás creen que ese barco fantasma sigue ahí... - decía una voz por detrás de Lily

-pues quien encuentre ese tesoro se hará rico... -decía un adolescente a su izquierda.

-no seas tonto Phinn, fijo no existe, debe de ser una historia inventada para asustar a los turistas.- le respondía otro.

Y entre mas Lily oía se daba cuenta que todos hablaban de lo mismo, desde que había hablado con Jennifer esa tarde se había quedado intrigada sobre los piratas que una ves habitaron en estas tierras y ahora se había perdido de bastante información por estar pensando en James.

Lily llego a la suite donde ya todos dormían, y en eso oyó ese horrible sonido que probablemente se oía a millas de donde estaban, era imposible que alguien normal roncara de semejante manera, pero pensándolo bien Vernon Dursley era todo menos normal aunque él dijera lo contrario.

Esa noche Lily tuvo que usar el encantamiento mufliatus para que se oyeran los ronquidos del elefante.

Estaba ya acostada en su cama cuando decidió que la única forma de averiguar lo de los piratas seria preguntándole a Jennifer, después de todo ella creció aquí, así que debe de saber algo, en la mañana le preguntare pensó.

Y cuando se disponía a dormir su preciosa hermana empezó a roncar como Olivia la de Popeye y Lily tuvo que aguantarse las ganas de ahogar a su Petunia con la almohada.


si dejan coments me hacen muy feliz : )



ok ya se que habia dicho que no podria actulizar hasta despues pero es que me llego la inspiracion jeje


Sirius se hallaba maravillado con su fabuloso plan, nunca había tenido una idea tan genial, excepto quizás la de crear su propia marca de condones pero eso duraría mas tiempo en lograrlo, pero esto en cambio ha estado increíble.

Sirius había ido hasta la habitación de Fefy y la había sacado con todo y cama para luego ir a ponerla en él parqueo de playa bella sirena. Donde todo el mundo la vería desnuda y así pagaría por la terrible noche que le hizo pasar a el como bailarín nudista de señoras mayores.

Las personas pasaban a la par de la cama con caras burlistas, ja y eso que todavía no habían visto quien estaba debajo de las cobijas y como al despertarse activaría el encantamiento que la pondría de cabeza.

-hola Sirius,¿que estas haciendo aquí?- le pregunto Jennifer que comía un helado.

-estoy esperando que se despierte para que cuelgue de cabeza- le explico Sirius sin prestar atención de quien le hablaba.

-pero ¿por qué?, ¿qué te a hecho James?- le dijo Jenn disfrutando cada ves mas.

-¿James?, no quien esta ahí es Jennif...- la cara Sirius puso al verla no tiene precio - pero tu no puedes estar aquí, tu estas allá - dijo señalando la cama. Como si fuera lo mas lógico del mundo.

-a mi me parece que te equivocaste de cuarto, vaya que soy buena con los confundus- le dijo con una sonrisa tan grande que parecía que iba a terminar como el Guasón de Batman. Pero en eso momento Sirius no tuvo tiempo de responderle por que el despertador que estaba en la cama de James empezó a sonar en el mismo instante que el se lanzo en sima de su amigo.

Resultado: Sirius y James (este desnudo) colgaban de los tobillos abrazados mientras que James gritaba como niña del susto que se llevo y con una mano intentaba estrangular a Sirius y con la otra se intentaba tapar sus partecitas.

 

Mientras tanto todos los huéspedes se morían de la risa viéndolos, entre ellos se encontraba cierta pelirroja que si alguna ves se imagino ver a James desnudo, definitiva no era en esta situación.

Jennifer, al contrario de los demás, no reía pero si tenia una sonrisa malévola en su boca, las cosas siempre salían como ella quería, y ahora no solo se había vengado doblemente de Sirius por haberle hecho quedar en ridículo la ultima vez que se vieron si no que también había hecho a James pagar por la ves que le dio ese chocolate de espinillas instantáneas cuando eran niños.


Una hora después a Sirius todavía le dolía el cuello gracias a la muy apreciada estrangulación departe de James cuando el pobre lo único que había hecho era intentar salvarlo del terrible ridículo en el que lo había puesto sin querer, ¿era quizás que nadie lo entendía?

Pero a Sirius lo que mas le dolía era su ego masculino que una vez mas había sido aplastado por cierta muchachita que en realidad lo volvía loco, pero eso era algo que nunca iba admitir, prefería salir con vestido y maquillaje a la calle que admitirlo de eso estaba seguro, pero no tuvo tiempo de pensar mucho en ello por que James le pego muy fuerte en la cabeza.

-¡Ayyyy!, ¿por que tenias que hacer eso?- le dijo pasándose la mano por donde le pego.

-pues no tendría que hacerlo si tu dejaras de pensar en como atrapar tu cola con tu hocico y te pusieras a ayudarme a desmemorizar a los muggles que faltan- le dijo James que ahora con ropa seguía enojado con Sirius, y que se estaba encargando de limpiar el desastre de este antes de que les cayera el Ministerio.

Mientras tanto en la en la playa...

Lily se encontraba caminando hacia lo arrecifes de coral que se encontraban en la punta de la Bella Sirena donde Jenn le dijo que la esperara.

Estaba emocionada por que al fin iba poder averiguar de qué se trataba todo eso de los piratas y el tesoro, Lily no sabía por que pero ella estaba segura de que era un misterio que necesitaba resolver.

Cuando al fin llego se sentó en una de las piedras y se dedico a observar a ver como el sol se escondía en el mar que tenia por delante, realmente era hermoso y Lily pensó que le encantaría recorrerlo, posiblemente con cierto chico de gafas

En ese momento que el sol toco el mar en este apareció una sombra enorme que se acercaba hacia Lily quien su primer impulso fue correr hacia la playa pero cuando vio lo que era se quedo petrificada sin poder moverse.

Un enorme barco se acercaba hacia Lily, pero no era cualquier barco, era un barco pirata, de eso Lily estaba segura por que se le podía ver la típica bandera negra de piratas que era igual al de la del hotel.

Conforme el barco se acercaba, Lily se dio cuenta de que no había nadie en el y que parecía muy viejo, tenia velas de un blanco casi amarillo debido al mar, y algunas partes estaban cubiertas de conchas, el barco en si tenia un aspecto abandonado y espeluznante, pero este desapareció en el momento en el que sol se escondió y dejo a la pobre Lily pensando que se había vuelto totalmente loca.

No se lo había imaginado estaba segura, pero tampoco podría llegar a decirle a nadie por que no habría persona que le creyera, pero entre mas lo pensaba se dio cuenta de que si había alguien que le creería, y ese alguien estaba a punto de llegar.

 


porfis dejen coments : )



muchas gracias por los comentarios, lamento no haber actualizado pero es que tambien yo nesecitaba ir a la playa jeje bueno aqui esta el capitulo 7 espero que lo disfruten


Jennifer Potter caminaba por playa Navíos hacia las rocas arrecife, que unían ambas playas, donde Lily la esperaba.

Le había dicho a la pelirroja que la esperara allá a la hora del crepúsculo por que quería que Lily viera el barco pirata, ya que de otra forma ella jamás le creería la historia que le iba a contar.

Cuando llego, Lily se hallaba entada en una roca y con la cara e quien ha visto a un perro volar.

-supongo que has visto el barco-le dijo sonriendo-me alegro.

-entonces ¿fue real?, No fue parte de mí muy desarrollada imaginación?-le pregunto Lily volviendo a verla.

-¿eso era lo que creías?-le dijo probándola.

-no, pero necesitaba estar segura-dijo Lily.

-perfecto, bueno supongo que tenias ciertas preguntas que hacerme, será mejor que empieces si queremos bajar después a la disco, donde están Sirius y James.

Lily se sobresalto ala oír el nombre del moreno pero intento componerse, no era el momento para pensar en él.

-de acuerdo ¿por qué no comienzas por explicarme que en el nombre de Merlín fue lo que vi?-le pregunto intentando contener la calma.

-lo que viste fue el barco del pirata Radien el maldito- le explico Jennifer.

-pe.. Pero como es que lo vi?- le dijo Lily cada vez mas confundida-el debe de estar muerto.

-y lo esta-afirmo Jenn-supongo que primero debería contarte la leyenda para que entiendas.

Lily se limito a asentir con la cabeza.

-su historia comienza en el año 1520 cuando Rayden y sus hombres se dirigían hacia Panamá, que recientemente había sido sacada por el pirata Morgan, pero en una noche de tormenta ola enorme los volcó, hundiendo el barco, cuando se despertaron a la mañana siguiente se hallaban tirados en la arena de playa Navíos junto a su barco que milagrosamente se hallaba intacto.

"ellos se encontraban en una playa desconocida el Capitán Rayden envió a dos de sus mejores hombres a explorar el territorio, pero los hombres no regresaron en la tarde si no hasta en la noche cuando el barco estaba listo para partir, y cuando llegaron hasta el Capitán le contaron que habían visto un enorme tesoro escondido en la montaña"

"el Capitán entusiasmado se fue en busca del tesoro pero al llegar al lugar no encontraron nada mas que una pequeña cueva a la que se le veía el fondo, los marineros buscaron durante 30 días sin éxito hasta que se rindieron y se prepararon para zarpar a la hora del crepúsculo del día 31"

"al zarpar Rayden se dedico a observar la playa por ultima ves, hasta que el capitán observo algo brillante en la montaña y ordeno al barco a dirigirse hacia estas roca, resulto ser el misterioso tesoro que tanto buscaron"

"era el paraíso de un pirata, pero en cuanto Rayden cogió la primera moneda de oro la montaña empezó a temblar dejándolos encerrados, los piratas sin entender intentaron escapar pero el espíritu de la montaña les hablo antas de que pudieran hacer nada"

 

"-aun estando muertos han irrespetado nuestro tesoro y usurpado nuestro templo y por ello os condenare a pasar la eternidad merodeando en estas tierras sin poder descansar-les dijo."

"En eso los piratas se dieron cuenta de que en la tormenta e habían ahogado con su barco y que ellos no eran as que una sombra de lo que fueron, una sombra maldita y con una condena por la eternidad"- termino de recitar Jenny a una Lily con ojos grandes como platos.

-entonces ¿estaban muertos?- pregunto la pelirroja.

-siempre lo estuvieron- se limito a decir la otra.

Lily entonces se dio cuenta de que no podría encontrar el tesoro sola, iba a necesitar la ayuda de ciertas personas.


porfis pofis dejen coments =D

grcaias por los comets =D aqui esta el capitulo 8


La discoteca de Puerto Pirata estaba tan llena que apenas se podía caminar, pero por fortuna de Sirius el 85% de la población eran mujeres.

-sabes tengo el presentimiento de que voy a conocer una linda chica hoy- le dijo Sirius a James quien estaba comprando bebidas para los dos.

-y yo tengo el presentimiento de que alguno de estos días te va a dar alguna enfermedad sexual-le respondió James con sarcasmo.

-suenas como Remus hermano y yo por lo menos tengo acción, de seguro que tu ya ni te acuerdas de cómo se hace-dijo Sirius.

-eso es debido a que tengo cosas más importantes en las que pensar- explico James.

-si como en cierta pelirroja, que ni te vuelve a ver, y cuando lo hace es para llamarte tarado come caca.

-pues fíjate que ayer casi me besa canuto.

-¿en serio? Pues después de lo que vio hoy en la tarde no creo que quiera volver siquiera a tocarte.

-Sí ¡gracias a ti! Un aplauso damas y caballeros para el idiota más grande del mundo- se burlo James.

-si bueno tengo ciertas partes más grandes que otras, mínimo mas grandes que las tuyas... - empezó a decir pero en eso alguien lo interrumpió.

-si claro si es que las ves con una lupa- se mujo Jennifer que acababa de llegar con Lily.

-ya desearas vos tener la lupa Potter- le respondió Sirius con su típica sonrisa seductora a la Jennifer ignoró sin problema alguno fastidiándolo aun más.

-¿quieres bailar Lily?- le pregunto James a la pelirroja.

-Sí por que no.

Esa noche James y Lily bailaron toda la noche hasta que el primero le ofreció a la chica el ir caminar por la playa. Hablaron de muchas cosas pero ninguno se atrevió a sacar el tema de lo que paso la otra noche, según el dicho el amor es como una droga, una droga que idiotiza.

-Lily ¿por qué es que tu nunca aceptaste a salir con migo?- preguntó James agarrando coraje.

-en el momento tenia un montón de excusas pero ahora ninguna tiene sentido, la verdad es que creía que solo jugabas con migo, creía que yo solo era un trofeo mas para tu colección- le explicó Lily tan sonrojada como su pelo.

James por su parte no podía creer lo que había oído, ¿era por eso que ella nunca había aceptado?, ¿Cómo era posible que ella creyera que no era mas que un trofeo?, ¿Acaso nunca le había demostrado como se sentía? Y en eso James se dio cuenta de que no lo había hecho, en realidad lo único que hizo durantes los últimos 6 años fue portarse como un idiota a quien le gustaba burlarse de la gente.

-lo siento- fue lo primero que le vino a la mente.

 

-no tienes por que disculparte James...

-claro que si, me disculpo por comportarme como un idiota, por burlarme de los de mas con el propósito de atraer tu atención, y mas que todo me disculpo por no haberte enseñado lo importante que eras para mi o el hecho de que nunca fuiste un trofeo si no el aire que necesito para vivir... - pero no pudo terminar por que en eso Lily se lazo encime de el y lo beso con tanta pasión que ninguno de los dos podía creerlo, el mundo no existía, solo existían ellos dos y su amor.

Cuando se separaron para tomar aire, se miraron a los ojos y fue algo todavía mas intimo que un beso, pero como todo en la vida, la realidad nos cae encima en los momentos más felices.

Por mas que Lily lo amara seguía estando insegura de que pasaría si tomaban el siguiente paso, eran tan solo adolescentes y ella tenia miedo de que el se cansara y se buscara otra, tenia miedo de que él la hiriera y pensó que quizás lo mejor seria alejarse antes de que las cosas tomaran un rumbo mas serio.

-lo siento mucho James, no debí hacer eso- y salió corriendo sin que James la pudiera detener.

James no entendía nada, pensó en ir tras de ella a preguntarle que fue lo que paso, ¿acaso le apestaba la boca? No imposible, y tampoco era posible que besara mal.

El no sabia por que cuando las cosas mejoraban algo malo tenia que pasar derrumbándole su felicidad, Lily ya se había perdido entre las sombras y James seguía parado ahí en la playa, completamente solo, pensando en por que se había tenido que enamorar de esa pelirroja que siempre destruía su ilusión.


porfis decime que opinanas de la historia =)

Bueno aqui aqui esta el capitulo 9, este lo hice un poquito mas largo por la sugerencia que me dio barbara_lovegood =) gracias por ello y gracias a todos por los comentaris.


James se hallaba acostado en su cama pensando en su amada pelirroja que no parecía entender lo importante que era para el.

Había pasado todo el día en la cama sin ánimos para hacer nada, ni siquiera se levanto cuando Sirius lo amenazo con tirarle un balde con agua de mar encima, por lo qué ahora no solo se hallaba sin ánimos si no que también estaba empapado de pies a cabeza y apestaba pez podrido.

El seguía sin comprender por que Lily no lo quería si el la amaba mas que a nadie en el mundo, James estaba con los ánimos por el suelo pero no podía dejar de pensar que cuando ella lo beso lo hizo como si en realidad también lo amara, ¿seria posible que así fuera?

De todas formas James sabia que no podía rendirse, él lograría conquistar el corazón de la pelirroja aunque tuviera que bajarle las estrellas, así que se levanto de la cama y se fue directo a la puerta en busca de Lily pero en eso se dio cuenta de que aunque hiciera lo imposible, Lily nunca estaría con él si llegaba apestando pez, tendría que bañarse primero y luego cuando oliera rico como siempre iría en busca de Lily.

Mientras tanto en la playa de Bella Sirena Sirius se hallaba cavando un hueco en la arena con una palita de plástico que se había encontrado, esta vez pagaras Fefy, pensaba el chico mientras sudaba como un puerquito, a el se le había ocurrido otra de sus maravillosas ideas, iba a cavar un hueco en la arena y lo cubriría con hojas de palmera y dentro pondría la caca de perro que había encontrado en la calle.

 

Esta ves el estaba seguro de que Jennifer no se saldría con la suya por que los mini Sirius aplaudían su brillante idea.

Jennifer en cambio se encontraba acostada en la arena disfrutando el ver a Sirius cavando por dos razones:
La primera por que se tenía un cuerpazo, pero eso jamás lo aceptaría en vos alta.
Y la segunda por que no podía creer que Sirius de verdad pensara que ella era tan estúpida como para caer en una trampa tan vieja y mala y más que ella sabia donde estaba.

Realmente le daba lastima el pobre tonto que cayera en la estupida trampa pero por lo menos no seria ella.

Mientras tanto no muy lejos de ahí Lily caminaba por la playa pensando en todo lo que había pasado en los últimos días, los piratas, el tesoro y lo más importante James Potter, le había dolido mucho haberlo dejado solo anoche pero ella sabia que era lo mejor, aunque ahora no estaba tan segura, ese beso fue como una droga y ahora sentía la necesidad de volver a probar sus labios.

Ella iba tan concentrada en sus pensamientos que no prestaba atención por donde caminaba, ni al hecho de que por una extraña razón en él había hojas de palmeras.

Cuando Sirius hubo terminado de cavar el hoyo, echar la pupu de perro y cubrirlo con palmeras, se fue a tomar agua sin tener en cuenta de que alguien mas podría caer en su trampa y cuando regreso vio que en efecto así había ocurrido para su desgracia.

Todo el mundo se estaba riendo mientras que otros como Jennifer intentaban sacar a ese alguien que ahora e seguro apestaba a caca.

Sirius se dirigió hacia el hueco molesto por que no había funcionado pero todo el enojo se le fue al ver el pelo rojo que salía por el hoyo y que solo podía pertenecer a alguien.

Diez minutos después Lily corria llena de caca por toda la playa y con una piedra en la mano con la que intentaba golpear a Sirius que también corría como Jack Sparrow
(N/A: o.0'), este había llegado hasta las piedras arrecifes y tenía el plan de lanzarse al mar, prefería los tiburones a la pelirroja, por lo menos estos tendrían piedad y lo ahogarían antes de desmiembrarlo.

Pero en cuento estuvo a punto de saltar se quedo quieto como piedra viendo el enorme barco del pirata Rayden que acababa de aparecer de la nada.

Lily estuvo a punto de tirarsele encima pero noto que algo raro sucedía por que Black no estaba corriendo como gallina si no que miraba como idiota hacia el mar, así que Lily volvio la cabeza esperando encontrase con una hermosa sirena sin ropa, que sin duda lo distraería, pero lo que vio fue el mismo barco pirata que ya había observado ayer.

-¿que rayos fue eso?-pregunto Sirius cuando se hubo recuperado.

Lily entonces le contó la historia que había oído de Jennifer, olvidándose del por que se hallaban ahí en primer lugar.

-¿pero tu crees que sea verdad?- Sirius quien su cerebro que no funcionaba de forma correcta seguía sin poder comprender.

-obvio, ¿cómo explicarías el barco de otra forma?- le dijo la pelirroja.

-no lo sé, pero igual es un poco extraño que los padres de James no hubieran buscado el tesoro cuando compraron el lugar ¿no crees?

-si yo también lo pensé, tal ves deberíamos de preguntarle a Jennifer-dijo Lily.

-si tal ves-dijo Sirius volviendo a mirar la piedra que ella traía en la mano y acordándose de nuevo de su delicada situación.

 

Lily pareció recordar todo de nuevo por que le tiro la piedra a Sirius que la esquivo y salió corriendo con su queridísima amiga siguiéndole.

Mientras tanto James había ido a buscar a Lily por todo el club sin éxito alguno, se encontraba sentado en una de las sillas de la piscina principal cuando oyó una vos chillona que gritaba de emoción.

-¡o mi dios! ¡James Potter! ¡James Potter! ¡¿Que haces aquí?!- Elizabeth Diggory, una de sus más terribles y ruidosas fans, se encontraba parada en vestido de baño a la par de la piscina mientras sostenía las gafas de sol que se acababa de quitar en la mano.

Elizabeth era una típica muchacha rubia teñida de ojos celestes, no era fea pero tan poco era algo sin igual.

James había salido varias veces con ella pero siempre se alejaba antes de que las cosas se pusieran mas serias.

-ah hola Lizy, no esperaba encontrarte aquí- le respondió James un poco sorprendido.

-vine de vacaciones con mis amigas del colegio- genial ahora todo su club de fans estaba aquí esto no facilitaría las cosas con Lily pensó el chico con amargura.

-ah ya, bueno me tengo que ir- le dijo intentando safarse del enredo.

-pero ¿por qué?- le dijo la chica con desilusión.

-es que tengo ir a buscar a alguien- explico como quien no quiere la cosa.

-bueno que te parece si nos vemos en la noche y salimos a celebrar nuestro encuentro.

-no sé si sea buena idea...

-claro que lo es- insistió ella.

-no veras es que en realidad estoy ocupado por que... eh... mi prima quiere que la ayude con ciertas cosas de la casa- mintió James.

-¿tu prima vive aquí?.

-eh si es que el hotel es de mis padres en realidad- le respondió sin pensar en lo que dijo.

-¿de verdad? Eso es genial James por que no me invitas a tu casa uno de estos días- le dijo intentando seducirlo con su sonrisa.

-eh... si bueno... nos vemos luego- se despidió y salió casi corriendo del lugar.

Había buscado a Lily en todos lados y ella seguía si aparecer a sí que se subió al coche y se dirigió a su casa, con las esperanzas de que tal ves Sirius o Jennifer la hubieran visto.
Pero cuando llego, ninguno de los dos se hallaba en la ahí así que se fue a su habitación y se puso a oír música mientras esperaba a que alguno llegara.

Jennifer fue la primera en llegar y al entrar a la casa se fue directo a la habitación del chico.

-¿estuviste metido toda la tarde aquí verdad?- le pregunto sin tacto alguno.

-no, en realidad hace poco que llegue, estuvo busca a Lily pero no la encontré, inclusive fui a su suite pero su hermana me cerro la puerta en la cara, casi me la rompe- le contesto James.
-Lily estuvo toda el día en playa so bobo, ¿qué no se te ocurrió buscar allí?

-ahora que lo dices suena muy tonto.

-suena como algo que tu harías James- le dijo con Jenn con franqueza.

-y ¿sabes donde esta ahora?- le pregunto ignorando su comentario.

-probablemente este rapando al perrito en este momento- dijo riéndose.

-¿por qué haría eso?

-es una larga historia, bueno me voy a duchar, por que no te esperas a que la masacre termine y la vas buscar.

-de acuerdo.

Una hora después James se encontraba caminando hacia la suite de Lily, realmente necesitaba hablar con ella, necesitaba decirle que la amaba, y mas que nada necesitaba hacerle entender que ellos estaban hechos el uno para el otro.

 


dejen comentarios y diganme que opinan, acepto sugerencias si alguno tiene una idea de como la historia pude ser mejor no teman en decirme grax =D

Bueno aqui les presento el capitulo 10, todo un record para mi que nunca e escrito una historia tan larga jeje pero eso se debe a que los comentarios que me dejan me animan bastante =D a si que muchas gracias a todos, es muy probable que hable de los piratas hasta en el proximo capitulo pero no se preocupen que no me e olvidado de ello.


Lily estaba meciéndose en una de las hamacas de la terraza, había tomado una ducha recientemente y ahora se encontraba pensando en la agotada tarde que había soportado, el perseguir a Sirius realmente te pude poner en forma, hasta debería de venir con video de instrucciones sobre que tácticas te hacen perder mas peso.

Al final sé había cansado de perseguirlo por toda la playa así que opto por una estrategia más sencilla, lanzarle piedras resulto mas divertido.

5 puntos si le das en él estomago.

10 puntos si le das en la cabeza.

357 puntos si le das en sus partes nobles.

Total de puntos conseguidos: 357.

Numero de piedras acertadas: 1

Todo un record para Lily que sé tenia una excelente puntería.

Seguía reposando cundo oyó que alguien tocaba el timbre de la suite y como su madre abría la puerta.

-buenas, ¿en qué le pudo ayudar?- pregunto su mama.

En eso escucho la vos del chico que la traía loca desde el día que llegaron y rogó a la tierra que la tragara.

-busco a Lily Señora Evans, soy amigo de su hija- le respondió James con su encantadora sonrisa.

-claro pasa por favor voy a ir a buscarla- le respondió la Señora Evans un poco deslumbrada por el encanto del chico.

Lily tenia las ganas de huir pero no podría a menos que se tirara del balcón, lo cual le podría costarle varios huesos de su cuerpo, o también podía hacerse a dormida pero no serviría de nada porque su mama la despertaría de todas formas, parece que no hay forma de escapar de esto supongo que tendré que hablar con él pensó Lily.

-Lily cariño te busca un chico muy apuesto- le informo su madre con una sonrisa picara.

-si ya voy- dijo Lily con amargura y resignándose a caminar hacia a sala donde de seguro ocurriría la tercera guerra mundial.

James se encontraba sentado en uno de los sillones como si se encontrara en su propia casa, no se había dado cuenta de que Lily estaba de pie justo atrás de el hasta que la misma le hablo.

-supongo que querías hablar con migo- le dijo la chica. Jame se volvió de inmediato al oír su vos.

No le respondió al momento, había estando ensayando lo que le iba a decir durante todo el rato pero ahora que se encontraba justo delante de ella, no tenia ni idea de cómo empezar.

-eh... sí... bueno... yo quería saber.. hablar... con tigo... - siempre hago el estúpido delante de ella pensó James.

Lily le miro esperando que dijera de que se trataba todo esto pero el chico se había puesto tan nervioso que hasta temblaba.

-¿estas bien James?

Ok tienes que controlarte Cornamenta, de alguna parte de la cabeza del moreno había salido la vos de Sirius, hablale como todo un macho merodeador hermano y ella caerá a tus pies, le dijo guiñándole un ojo por que ahora no era solo una vos sino una cabeza flotante.

 

Justo cuando James pensaba que iba a necesitar terapia para locos, la vos de Lily lo interrumpió.

-te pregunte ¿qué si estabas bien?- le dijo, ahora preocupada por la salud mental del chico.

-eh si es solo que estaba pensando, ¿um de que hablábamos?- se apresuro a decir James.

-de nada, tu ibas a decirme algo pero entraste como en trance...

-bueno... - suspiro agarrando coraje- vine hablar de lo de ayer, quiero saber por que me dejaste solo después de besarme como nunca me han besado.

-eh... yo... no... - ahora era Lily la que no sabia que decir, ¿qué se hace en estos momentos? Se preguntaba la pelirroja, por fortuna James empezó hablar de nuevo.

-Lily yo te amo de veras que si, te amo mas que a nadie en el mundo, eres la alegría en mi vida, amo todo de ti, la forma en que sonríes, el cómo tus ojos brillan cuando algo te alegra, inclusive amo la forma en la que te enojas con migo, soy completamente tuyo y no voy a poder dejar de amarte ni ahora ni nunca, ¿ que es que no puedes entenderlo?

La pelirroja se había quedado sin palabras, la verdad era que ni ella misma se entendía, si él la amaba de verdad entonces ¿cual era el problema en estar juntos? Pero tenia que estar segura, no podía equivocarse en esta decisión.

-James quiero que me mires a los ojos y me digas me digas lo que sientes de nuevo, necesitó saber si es cierto.

James se acerco hasta que su cara estuvo a cinco centímetros de la de Lily y le respondió.

-te amo Lily Evans con toda mi alma y corazón, quiero pasar contigo el resto de mis días- apenas y fue un susurro pero Lily pudo ver en sus ojos y en sus palabras que estaba siendo completamente sincero, había tomado su decisión y sabia que no se iba a arrepentir.

-yo también te amo James, lamento no habértelo dicho antes pero tenia miedo, pero ya no lo tengo- le dijo acercándose mas y besándolo, fue un beso lleno de amor y ternura, un beso que ellos recordarían por el resto sus vidas.

No supieron cuanto tiempo estuvieron besándose, y cuando terminaron James fue el primero en hablar.

-¿quieres salir conmigo Evans?- le pregunto jugando.

-si Potter, si quiero-le respondió la chica sonriendo tanto como James.

Mientras tanto en la casa de los Potter, Sirius estaba tomando una ducha y Jennifer abría silenciosamente la caja de interruptores del lugar, dirigiendo su mano directamente al que decía agua caliente.

Jeje que divertido pensó la chica mientras apagaba el interruptor, 5, 4 3, 2, 1, entonces desde el piso de arriba se produjo un sonido parecido al de una perrita que esta pariendo muchas crías.

Jennifer sé reía mientras movía el interruptor de un lado a otro y oía los gritos de Sirius cuando el agua cambiaba de helada a hirviendo, parecía que estaban matando a alguien.

Cinco minutos después Sirius salió del baño muy enojado y con una toalla amarrada a la cintura, tenia varias partes del cuerpo rojas debido al agua caliente.

-esa maldita ducha no sirve, me estuvo cambiando el agua de fría a caliente- se quejo sin saber quien estaba detrás de todo.

Jenny apenas y pudo contener a risa para contestarle- ¿qué raro eh?

 

-si demasiado, será mejor que llames al promelo para que lo arregle-dijo yéndose enojado hacia su cuarto.

Jennifer ni siquiera tuvo la fuerza para corregirle lo del promelo de la risa que tenia y es que era tan fácil y divertido jugarle una broma a Black.

En eso la puerta de la casa sé abrió de un golpe y por ella entro el hombre mas estúpidamente feliz del mundo.

-¡Tengo novia! ¡Tengo novia! ¡Tengo novia! ¡Tengo novia!.

-ayy ya cállate James, pareces una lora embarrada de caca.

Pero James estaba tan feliz que ni la oyó y siguió caminando embobado hacia su cuarto.

No hacia falta ser un genio para darse cuenta de lo que había pasado, era obvio que Lily al fin había dicho que si y Jennifer se alegraba de ello, James de verdad la quería y ellos tenían mucha química, harán una linda pareja pensó la morena.

En eso Sirius salio de su cuarto y entro en el de James.

-oye cornamenta, hay un problema con la ducha...

En ese momento Jennifer se dio cuenta que lo mejor seria huir y esperar la venganza del chico que de seguro no tardaría en venir.


¿malo? ¿bueno? opinen please es muy importante para mi.

ok este es el segundo capitulo que subo en el dia pero supongo que es que estaba muy inspirada por dicha =D, en este capit. volvi a utilizar una de las ideas de barbara_ lovegood que siempre tiene unas sugerencias geniales asi que muchas gracais = ) y sin mas los dejo para que lean...


Bueno se dice que a la tercera es la vencida, pensaba Sirius Black que se encontraba realizando su venganza Nº tres a una Jennifer muy dormida.

Esta ves se había asegurado de que fuera el cuarto correcto y de que nadie mas pudiera caer en su trampa.

El cuarto se halla rodeado de una cuerda que si se jalaba le tiraba encima un balde con una masa gelatinosa, que ni la autora sabe de donde la saco, para luego encender el abanico que estaba cubierto de plumas de algún animal no identificado.

Jennifer estaba acostada en su cama con un montón de miel en su pelo mientras que Sirius que estaba encima de ella se dedicaba a dibujarle unos bigotes y barba falsos y pensaba que este si era el mejor plan malvado de su vida.

Pero el pobre de Sirius no contaba con que James, que dormía en el cuarto de a la par, se levantara a esta hora y que lo primero que hiciera fuera poner I Feel Good a todo volumen.

Jennifer abrió los ojos de repente para encontrarse con la cara de un espécimen masculino encima de ella así que hizo lo que cualquier persona que todavía sé encuentra en un estado de adormecido haría: Gritar.

El tarado de Sirius también empezó a gritar y sin darse cuenta sé cayo de la cama justo encima de la cuerda que ponía en marcha su estúpido plan y cuando vio el balde con mocos de troll caerle tuvo unas inmensas ganas de estrangular a James hasta que se le salieran los ojos.

James había ido al cuarto de Sirius para preguntarle si quería ir con él al club pero al no encontrarlo ahí se dirigió hacia la habitación de su prima.

-Jenn ¿has visto a Siri... - pero no pudo seguir por que la imagen que tenia enfrente era como de película, Jennifer estaba sentada en la cama con todo el pelo lleno de miel y con un bigote y una barba pintada en su cara, pero eso no fue lo que más gracia le dio sino fue la curiosa figura que se encontraba en el suelo, parecía una fea especie de gallina azul y por la posición en la que estaba parecía a punto de poner huevos.

 

Esa gallina fea, a la que sin duda alguna a Hagrid le hubiera parecido fascinante, debía de ser Sirius, ante esta realización James se puso a reír pero se callo inmediatamente al ver que la gallinita o mejor dicho gallo había sacado su varita, cubierta de moco, y apuntaba con ella hacia James quien después de murmurar un oh oh salió corriendo posiblemente para tirarse del guindo.

Mientras tanto Lily Evans se encontraba muy feliz acostada en la arena tomando el sol, no le importaba el hecho de que su hermana y su horrible novio, que se veía espectacular en traje de baño, se encontraran a la par de ella por que no había nada que pudiera cambiar su buen humor, no después de lo que había pasado ayer en la tarde.

Casi se había olvidado de lo del tesoro, sin embargo todavía pensaba en una forma de convencer a James y a Sirius de que la ayudaran a encontrarlo, en realidad el problema estaba con el segundo por que de seguro su novio estaría mas que encantado en hacerle cualquier favor.

Había decidido que en la tarde cuando fueran a cenar los cuatro hablaría con ellos de eso, no seria tan difícil convencerlo si Jennifer le ayudaba.

En eso alguien que caminaba muy cerca de ella estaba le tiro arena con los pies.

-ups, lo siento- le dijo la chica sin convicción.

Lily la reconoció como Elizabeth Diggory, la chica más popular de Hogwarts y miembro del club "amamos a James trasero sexy Potter", por desgracia de la pelirroja andaba con las demás cabezas huecas del mismo club.

Esperaba que la chica no hubiera visto pero en eso una de sus seguidoras la reconoció y le informo de inmediato a la abeja reina, quien cuando la vio se le inundaron los ojos con malicia.

-Evans ¿qué estas haciendo aquí?- pregunto con una vos que pretendía ser agradable.

Pero Lily no pudo responderle por que en ese momento apareció James que venia corriendo seguido de... algún tipo de ave rara o por lo menos eso era lo que a la pelirroja le pareció.

-Lily ayúdame, Sirius me quiere matar- le dijo casi suplicándole.

Todo los que veían al pobre de Sirius pasar se morían de la risa, y Lily no era la excepción por que en cuanto se dio cuenta de quien era el pavo real no pudo hacer mas que burlarse del pobre chico que ahora se encontraba estrangulando a James, Sirius era un hombre de palabra y siempre cumplía sus promesas.

-.Sirius Black ¿eres tu?-le pregunto la rubia con vos incrédula pero fue James quien le contesto.

-no es el pato Lucas pero a color- se burlo mientras intentaba quitarse a su amigo de encima.

-basta ya Sirius, lo vas a matar- dijo una preocupada Lily por que su novio se estaba poniendo morado.

-¿Cuál crees que es mi intención?- le pregunto el emplumado con sarcasmo- pero no te preocupes cuando ya se le hayan salido los ojos lo suelto ¿vale?

-No, no vale- le dijo la chica ahora enojada- si no lo sueltas te echo a mi cuñado, el se come lo que le pongas enfrente, y tu seguro sabes a pollo frito.

Cuando Sirius vio al mastodonte en panta de baño casi se vomita del asco, lo peor del caso es que si tenía el tamaño como para comerse al chico-ave de un mordisco.

James aprovechando que Sirius se había distraído se safo de sus manos para ir a meterse detrás de Lily.

 

-ya veras cuando te atrape Potter- le dijo poniéndose serio, pero es que nadie podría tomarse enserio a un hombre vestido de gallina.

-claro Sirius, por que no te vas a cacarear o a poner huevos- se burlo James que, aunque no le gustaba que lo persiguieran con intenciones homicidas, encontraba el asunto muy divertido ( N/A: vale, James tiene un humor muy negro, al pobre lo intentan estrangular y a el le da gracia)

Todas las estúpidas se rieron con el comentario de James y tenían en sus caras una expresión bastante boba.

-cállate cuatro ojos, ¿no me vas a dejar matarlo verdad?- dijo dirigiéndose a Lily

-nop.

-ah bueno ya te las arreglaras con migo cuando llegues a casa Corny- y se fue caminando intentando ignorar todas las miradas curiosas y divertidas que le dirigían pero el también se rió al recordar que Jennifer todavía tenia que quitarse la miel del pelo, casi podía considéralo como una media victoria aunque la peor parte se la hubiera llevado el.

En la playa...

-gracias Lils, me salvaste de esta- dijo dándole un beso apasionado y olvidándose de su club de fans que miraban la escena con la boca abierta.

-¿qué significa esto?- Diggory fue la primera en hablar, interrumpiendo el beso.

-¿tu que crees que significa? Vamos Diggory seguro que tu cabeza te da para averiguar algo tan sencillo- le respondió Lily con sarcasmo y bastante molesta por la interrupción.

-¿acaso estas saliendo con esta simplona?- le dijo a James mientras señalaba a la chica con desprecio.

-no la llames simplona por que Lily es todo menos eso, ¿qué no te has visto en un espejo?- le respondió James quien no podía soportar que alguien se burlara de su amada.

-que le has hecho Evans, fijo le diste un filtro de amor, con lo verde que eres...

-ya basta Elizabeth no voy a tolerar que la insultes en mi presencia, será mejor que nos vayamos Lily, por que no vamos a mi casa donde es mucho mas privado y no tenemos que lidiar con gente sin cerebro- le dijo James a su novia y juntos se fueron, dejando a Elizabeth bastante molesta y con ganas de vengarse.

-Gracias James, fue muy lindo de tu parte el defenderme- le agradeció la chica dándole un fugas beso en los labios cuando estuvieron lo bastante lejos de ellas.

-tu lo vales mi princesa- le dijo James que no creía haber sido nunca tan feliz.

Esa noche los cuatro chicos se dirigieron al restaurante carabelas donde cenarían.

Jennifer y Sirius apenas y se hablaban, la primera todavía tenía el pelo pegajoso y Sirius todavía tenía plumas pegadas en ciertas partes de su cuerpo, las cuales no pienso mencionar,

James y Lily en cambio eran todo lo contrario, solo tenían ojos para ellos mismos y no paraban de hablar de cosas que solo ellos entendían.

Después de que se sentaran en la mesa y de que la mesera les tomara la orden Lily empezó hablar.

-bueno hay algo que quería pedirles-empezó la chica y todos le prestaron su atención-verán, me e enterado de que una ves habitaron los piratas en estas tierras
- pero James la corto.

-Lily, nadie sabe si esas historias son reales, mis padres han buscado el tesoro y nunca lo han encontrado.

-tu prima piensa que son reales- le aclaro Lily.

-si por que lo son- afirmo la otra chica- James el hecho de que tus padres no hallan encontrado el tesoro, no significa que no exista, se debe a otra cosa que e estado investigando.

 

-si claro- se burlaba el chico.

Sirius veía la escena como si fuera un partido de tenis, tenia que hacer algo antes de que la pelota pasara a ser de palabras a puños.

-oigan, oigan cálmense chicos, mira james se que es difícil de creer pero Lily y yo vimos el barco el otro día y te juro que era tan real como nosotros, tal ves deberíamos de oír lo que Jennifer tiene que decir, estoy seguro de que será satisfactorio- Sirius dijo esto can tanta madures que todo el mundo se le quedo viendo con carita de 0.0

Jennifer que se compuso rápido de la impresión entonces empezó a relatar sus investigaciones.

-Bueno, como ya había dicho, estuve investigando el otro día en la biblioteca del tío Charly y encontré ciertos papeles que hablaban sobre la desaparición de hombres que habían ido en busca del tesoro, según parece la cueva solo se abre una ves al mes a la hora del crepúsculo y se cierra al caer la noche, atrapándote y condenándote para siempre, el problema es que no tengo idea de que día es que sucede

-pero que pasaría si quedáramos como Radien y sus hombres que encontraron el tesoro
- le pregunto James que al parecer estaba al tanto de la historia.

- ¿dey tú que crees que sucedería?- le respondió la pelinegra con sarcasmo- pero no creo que nos suceda eso, ellos fueron condenados por que estaban llenos de avaricia y por que ese tesoro no les pertenecía, se supone que solo una persona de alma pura e inocente, alguien virgen, podrá sacar el tesoro sin ser maldecida.

-¿y que te hace pensar que nosotros somos vírgenes?- le pregunto Sirius señalándose junto a James

-no me refería a ustedes, si no a Lily, ella es la única que pude hacerlo, lo e visto en sus ojos- le dijo señalando a la chica que se había puesto tan roja como un tomate.

Así que por eso Jennifer se mostraba tan interesada en Lily pensaba James, mientras que la pelirroja se moría de la vergüenza.

Lo único que les faltaba era averiguar como entrar a la caverna y eso seria lo mas fácil de aquí en adelante.


bueno espero que les haya gustado este capitulo y ya se que soy muy necia pero please dejen comentario estos de verdad me ayudan con la historia mas cuando tienen sugerencias, y tambien me ayudan a tener animos de continuarla =) asi que please si les gusta o si no les gusta haganme saber.

perdon por la tardanza pero es que tenia un monton de cosas que hacer y no pude escribir en estos dias jeje espero que me disculpen bueno aqui les dejo el capitulo 12


Al final los cuatro muchachos llegaron al acuerdo de que irían a buscar el tesoro en cuanto supieran como hacerlo.

Mientras eso sucedía intentaban levar unas vacaciones de lo más normales... pero sin mucho éxito, Sirius se encontraba muy frustrado por que hasta el momento no había hecho a Jennifer pagar lo suficiente, esta misma se pasaba la mayoría del tiempo leyendo libros sobre tesoros y Lily y James se encontraban demasiado interesados el uno en el otro como para notar cualquier cosa fuera de su relación.

Habían pasado ya 7 días desde que llegaron al hotel y Lily todavía se sorprendía con el montón de actividades que se podían realizar en la zona, los cuales eran mucho más interesantes si James la acompañaba.

 

Hasta el momento habían hecho canopy, rapel, y habían ido a dar un romántico paseo en el yate del chico.

A Sirius sin embargo, se le había secado el cerebro de tanto pensar en una broma que hacerle Fefy, ya no le quedaba ninguna idea y había aprendido que aunque la tuviera, la chica siempre se salía con la suya, ella era realmente merecedora del titulo de merodeadora, pero eso era otra cosa que el jamás admitiría.

El ojigris se encontraba sentado en una de las sillas del beach bar que quedaba a la par de la piscina principal, era un día demasiado soleado para el gusto de chico y tenia rato de estar observando a unas chicas muggles que tomaban el sol en las sillas-cama de la alberca.

En eso apareció Jennifer que se sentó a la par de el y le dijo:

-sabes, empiezo a creer que tienes un problema con tus hormonas.

-y ¿por crees eso?- le respondió el chico.

-por que si algo lleva puesto falda tu tienes que volverlo a ver- le respondió con un tono que Sirius no reconocía.

-eso no es cierto, a ti no te vuelvo a ver- era una mentira enorme, ya que lo único que el hacia era mirarla de arriba abajo cada ves que pasaba.

La chica al oír esto se puso tan colorada como si acabara de tomarse una botella de chile picante, parecía que estaba... celosa pensaba el chico que no lo podía creer.

-no es como que lo quisiera- le espeto la chica cuando se compuso.

-¿en serio? Que raro y eso que yo siempre pensé que yo te gustaba- le dijo Sirius probándola.

-¿me podrías explicar que significa eso?- le dijo Jennifer no creyendo que el chico tuviera el descaro de decir eso.

-¿tu que crees que significa? Vamos, no me vas a negar que yo te gustaba.

Jennifer no sabia que decir, a ella no le gustaba mentir pero tampoco podía decirle la verdad, Sirius jamás dejaría de molestarla sí lo hacia.

-es irrevelante-le dijo titubeando- además yo creó que estas confundido Black, eras tu el que estaba fascinado conmigo.

-jaja, tal ves- dijo Sirius sin darse cuanta de lo que acababa de decir.

La pelinegra se le quedo viendo como si el acabara de anunciar que se iba a casar con Snape y que iban a tener muchos hijos, realmente ella no esperaba esa respuesta, ¿era acaso que si le gustaba a Sirius?

Sirius al ver la cara de la chica se dio cuenta de lo que acababa de decir y entonces fue su turno para ponerse rojo.

-eh... yo... bueno... n... n... no quise decir eso jeje-dijo demasiado nervioso para decir algo muy coherente- es que yo... yo no me refería que me gustabas en realidad es que pensaba que dijiste otra cosa.

-oh ya veo- dijo Jennifer que tampoco sabia que decir.

La tensión después de eso era casi palpable, pero ninguno de los dos se atrevía a romperla, hasta que entonces llegaron James y Lily a preguntarles si querían ir a esquiar en agua con ellos.

15 minutos después James observaba como un muy nervioso Sirius intentaba abrocharse bien el salvavidas si mucho éxito, era el turno de su amigo y este estaba tan pálido como un muerto.

-agarrante muy bien Sirius, no te sueltes por nada del mundo a menos que quieras tener una muerte dolorosa-le dijo bromeando James, a quien le divertía la cara que tenia su casi hermano.

Sirius le volvió a ver con cara de pocos amigos pero era demasiado el miedo que este tenia.

 

El moreno se hallaba casi listo, así que James se dirigió hasta el asiento del conductor y arranco tan rápido que el pobre de Sirius por poco y se suelta, no tocaba el agua con los esquíes, si no que iba gritando como loco mientras volaba agarrado de su única salvación, James lo estaba haciendo a propósito para así vengarse de las cosa que le había hecho a el y a Lily.

-¡¡¡AHHHHHHH, BADITA EA AMES!!! ¡¡¡ BADA BAAAAAAA!!!- gritaba Sirius que en ese momento llevaba un pez en la boca.

-¿QUÉ COSA DIJISTE?-le pregunto James.

-¡PARA! ¡PARA! ¡PARA YAAAA!.

-DE ACUERDO-le dijo James parando de inmediato haciendo que Sirius saliera volando por encima de ellos mientras gritaba como Goofy.

-ups- fu lo único que dijo antes de tirarse a reír con las chicas que habían visto todo desde la cubierta de la lancha.

-¡Emergencia! ¡Emergencia! ¡Emergencia!- gritaban los mini Sirius en su cabeza mientras que este mismo volaba por los aires.

-¡Activen las alas! ¡Activen las alas!- les decaí el Sirius grande.

-¡tu no tienes alas idiota!- le gritaban a los minis a un Sirius que acababa de estrellarse contra el agua con un panzazo merecedor de un premio.

Cuando el chico entro a las profundidades del mar caribe, sé acordó de que el no nadaba muy bien que digamos, así que empezó a patalear como perrito, hasta que se acordó de que traía la varita en su bolsillo, el podía ser bastante estupidin para ciertas cosas pero la magia o era una de ellas, así que realizo un encantamiento burbuja y empezó a hacer movimientos que difícilmente podrían considerarse dentro de la natación.

Mientras tanto en la lancha, los chicos habían parado de reír al notar que su amigo no salía del agua, así que se habían ido a buscarlo utilizando el mismo encantamiento que el chico había usado para salvarse, era la hora del crepúsculo y lo mejor era no nadar en el mar cuando anochece por que a esa hora todas las criaturas el océano salen de sus escondites, pero a ellos no les importaba, tenia que encontrar a Sirius que por su culpa podría estar ahogándose. Mejores Páginas de Contactos | Opiniones y Análisis 2023

Mientras tanto Sirius sentía que habían pasado horas desde que empezó a nadar, en eso vio unas manchas enormes a lo lejos pero al acercarse mas se dio cuenta de que eran las rocas arrecife de la montaña, feliz con la idea de que ya iba a llegar a tierra firme empezó a nadar hasta las piedras pero se detuvo al oír una risa, ¿cómo es posible reírse en el agua? Se pregunto el moreno (N/A: ok Sirius es tonto pero no tanto)

Sirius empezó a buscar la fuente de aquella melodiosa vos por todos lados.

Pero cuando encontró de donde provenía supo que nada pudo haberlo preparado mentalmente para encontrarse con la extraña y muy hermosa criatura que nadaba a su alrededor mirándolo de forma bastante curiosa y riendo con mucha armornia.


porfis decime que tal les ha paracido la historia hasta ahora y que les gustaria que pasara =D sean buenos y dejn comentarios =D

hola! ya volvi jeje bueno creo que de ahora en adelante solo voy a poder actualizar cada tres dias debido a ciertos trabajos que etngo en mi casa asi que espero que me perdonen =) quiero agradecer a todos por sus comentarios y por leer mi historia, espero que les guste el siguiente capi.


¡SIRENAS! Intento gritar Sirius pero dudando que alguien pudiera oírlo estando bajo el agua, la bella criatura mitad pez mitad mujer le miro sonriendo con sus perfectos labios.

 

Sirius no cabía en su sorpresa, el había visto las sirenas del lago de Hogwarts y apostaba su virilidad a que estas no se parecían en nada a esas horribles y espantosas cosas.

La sirena le miro y le hizo señas con las manos para que le siguiera.

Nadaron juntos dentro de un túnel que había en los arrecifes hasta llegar a un claro al que Sirius suponía se encontraba dentro de la montaña, pero al llegar, lo que vio era simplemente imposible por lo menos eso era lo que el chico pensaba.

Mientras tanto Jennifer había visto como Sirius se había ido con la sirenita esa, estaba hecha una fiera y tuvo que hacer un esfuerzo enorme para no matarlos a ambos a lo que se contuvo y decidió que lo mejor seria seguirlos, había algo que no encajaba era como si la sirena lo estuviera esperando.

Lily y James en cambio se encontraban de vuelta en la lancha, muy preocupados por que ahora no solo Sirius había desaparecido bajo el agua sino que Jennifer también, Lily había llegado a dos conclusiones:

O estaban juntos en alguna parte e los siete mares o se los había comido una ballena gigante (N/A: o.O? creo que a Lily le falta un tornillo en la cabeza, o tal vez es a mí a la que me falta uno jeje)

La pelirroja realmente esperaba que fuera la primera conclusión, pero si así era entonces ¿donde en el nombre de merlín estaban?

James por su parte también pensaba en las mismas cosas que su novia, pero este no estaba tan preocupado aunque todo hubiera sido su culpa, el sabia que Sirius estaba bien, probablemente se habia encontrado un pez gato y lo estaba persiguiendo.

Mientras tanto Sirius veía asombrado su alrededor, en el lugar donde debería de estar el espantoso techo de la cueva se encontraba un bellísimo cielo azul zafiro lleno de estrellas y arco iris platinados.

El chico estaba feliz de poderse quitar el encantamiento burbuja y de sentir de nuevo la arena ajo sus pies aunque esta fuera...... ¿de color blanco perla? Y no era lo único extraño ya que el agua era de un color rojo sangre.

-¿dónde estamos?- le pregunto a la sirena que lo habia llevado hasta pero antes e que le respondiera vio otra cola de sirena moverse en el agua extraña, pero cuando la criatura salió no era otra mujer pez sino una humana, una humana tan hermosa que se le abrió la boca e un solo.

-bienvenido- le dijo con su cantarina vos- este es nuestro hogar.

-pe... pero ¿cómo es posible?- le pregunto Sirius que intentaba recuperarse de su shock.

-esta montaña esconde muchas maravillas y tesoros y esta es una de ellas, puedes considerarte muy afortunado ya que pocos pueden observar estas bellezas- le respondió sonriendo de una forma que Jennifer, que se encintraba escondida tras una piedra, reconoció como maldad.

-espera ¿dijiste tesoros?- le inquirió el chico que habia comenzado a ver como otras mujeres salían el agua-¿acaso usted sabe donde queda la entrada a la cueva del tesoro infinito?

La mujer se le quedo viendo como si no estuviera segura de si contarle o no pero al final llego ala conclusión de que no habría mucha diferencia- el tesoro infinito se esconde entre nuestra montaña y su entrada solo es vista por quien no la busca, el tesoro solo podrá ser tomado por un alma pura.

 

Jennifer había escuchado todo, así que por lo menos habían descubierto algo sobre el tesoro.

-¿y la entrada siempre se abre en el mismo lugar?- le pregunto Sirius que lo comía la curiosidad.

-no la entrada aparece donde le parezca mejor, pero siempre a la hora del crepúsculo que es la hora donde empieza a aparecer la luna nueva que cubre los cielos de Morfeo.

En eso a Jennifer le pareció muy raro que la mujer le estuviera contando esto a Sirius, según lo que ella había escuchado de las leyendas las criaturas mágicas que habitaban en las cuevas tenían prohibido revelar los secretos de la misma, fue en ese momento que la chica se fijo de donde había salido las sirenas y lo comprendió todo, el agua no era agua
era sangre y ellas no eran cualquier tipo de sirenas
eran sirenas lamia, la pesadilla de los marineros que seducidos por su belleza dejaban que se alimentaran de su sangre y su carne.

Esa era la razon por la cual le habían contado los secretos de la montaña, por que era obvio para ellas que el muchacho no viviría para contarlo.

Jennifer tenia que hacer algo, debían de escapar pero ¿como? Ellas los perseguirían hasta desgarrarlos con sus dientes.

Sirius por otro lado no se había dado cuenta de que en ese momento se encontraba totalmente rodeado de las monstruosas sirenas, el se encontraba dentro de un trance, había visto los ojos de la reina por mucho tiempo y ahora era demasiado tarde para darse cuenta del peligro en el que estaba.

La sirena reina había sacado una copa de oro llena de sangre del mar, y se la ofrecía a Sirius quien hipnotizado la agarro dirigiéndola hacia su boca.

Piensa Jennifer piensa se decía la morena pero no tuvo que pensar mucho por que cuando vio lo que Sirius estaba apunto de hacer saco de su varita del bolsillo y no dudo.

-expeledor- grito haciendo que la copa que tenia el chico en las manos saliera volando hacia el mar de sangre.

Todas la volvieron a ver enseñando sus muy afilados dientes y las alas de demonio que les acababan de salir, pero ella no les dio tiempo de que hicieran nada.

-immobulus- grito haciendo que todas se quedaron quietas en la posición que se encontraban- vamos tenemos solo unos minutos antes de que se puedan volver a mover-agarro el brazo del chico que acababa de salir de su trance y que ahora miraba con sorpresa a la chica que acababa de salvarle el trasero.

- ¿como es que llegaste hasta aquí?

-te seguí, ahora muévete- le dijo la chica un que empezaba a desesperarse por que no sabia por donde salir, la entrada ya no estaba- y ahora ¿por donde salimos?

Sirius que al ver como empezaban a moverse las sirenas saco su varita y apunto hacia la pared.

-Bombarda- ¡PUFFF! Los pedazos de roca salieron volando en todas direcciones y golpeaban a las sirenas lamia que acaban de desimovilisarse.

Los muchachos salieron corriendo por el hueco para ser encandilados por la centellante luz del sol, se encontraban encima de las rocas arrecifé, a solo unos metros de la playa a la cual ahora entendían por que le llamaban bella sirena.

Justo cunando vieron como la sirena líder se acercaba hacia ellos, el hueco en la montaña que habían hecho empezó a cerrarse solo mientras que ellos al verla salieron corriendo hacia la playa como alma que lleva al diablo.

 

-¡eres un idiota! ¡¿Cómo se te ocurre irte con la sirena?! ¡Tienes suerte de que te seguí sino ellas estarían haciendo perrito a la parrilla en este momento
!- le gritaba Jennifer cuando ya se encontraban en la arena de la playa.

Sirius se había quedado sin palabras no solo por que sabia que la chica tenia razón sino por que ella se había preocupado por el.

-
ah pero tu tenias que irte con la zorrita esa! ¡¿Que no puedes controlar tus hormonas Black?!- ¿acaso Jennifer estaba celosa? Pensaba el chico.

Estaba a punto de responderle cuando alguien lo agarro del cuello, intentado estrangularlo.

-¡¿Dónde rayos se habían metido?!- Lily y James habían aparecido corriendo hacia ellos con expresiones preocupadas y enojadas a la vez, la pelirroja que sostenía el cuello del moreno parecía una de esas horribles sirenas cuando se enojan.

-suéltalo Lils no quiero que vayas a Azkaban por haber hecho algo bueno para la humanidad- le decía James con expresión divertida, el después de todo sabia que no le había pasado nada grave o por lo menos eso era lo que pensaba.

Lily lo soltó y dirigió su furia hacia la chica ojiazul.

-¡¿Por qué no regresaste?!- le pregunto todavía muy enojada.

-es que tuvimos un inconveniente con ciertas criaturas mitológicas-le respondió con calma aunque ella también estaba muy enojada con Sirius, pero sabia que ya tendría su momento de venganza

-¿Qué? ¿Qué?-pregunto la pareja al mismo tiempo

-saben no vuelvo a ver la sirenita, solo dice mentiras- respondió Sirius con tono de niño chiquito mientras se masajeaba el cuello.

Todos se le quedaron viendo como si el pobre hubiera dicho que es gay, por suerte para el chico Jennifer interrumpió el silencio contándoles todo lo que había pasado desde que encontró a Sirius, claro eludiendo la parte en la que se moría de celos por ver al chico con la sirena.

-bueno por lo menos logramos algo positivo de todo esto- dijo James que se sentía culpable por todo lo que les paso.

-¿y que puede ser?- le respondió su prima con sarcasmo.

-¿que no es obvio? Lograron averiguar como entrar a la cueva del tesoro.

Todos se volvieron a ver, sabían que James tenía razón y eso era algo bueno, bastante bueno.


bueno espero que les este agradando la historia, diganme sus opiniones porfis =D

Bueno les presento el capitulo 14, espero que lo disfruten tambien me gustaria decir feliz cumpleaños a Lily Evans Potter quien nacio un dia como hoy y murio para salvar al famoso Harry Potter


Eran las dos y media de la madrugada y Sirius Black caminaba hacia su habitación después de esa increíble noche que había pasado en la disco aunque hubiera ido solo, ya que Lily y James se habían ido a cenar a algún restaurante y Jennifer se había quedado en la casa con la excusa de que estaba muy cansada pero Sirius sabia que en realidad era por que seguía molesta con el por lo de las sirenas, y eso que ya había pasado todo un día desde el incidente.

La casa estaba en completo silencio y lo más probable era que todos estuvieran durmiendo ya.

Llego a su cuarto tan cansado que ni se molesto en prender la luz sino que se quito la ropa y se hizo tirado encima de donde se suponía estaba la cama, pero en lugar de ser recibido por el suave y esponjoso colchón se dio de bruces contra el duro piso de cerámica.

 

-¿qué rayos...?- dijo molesto a la nada mientras se levantaba a prender la luz.

Cuando Sirius miro la habitación ahora iluminada no supo si reír o llorar, absolutamente todos los muebles de la habitación estaban pegados en el techo lo que causaba la impresión de no saber si se estaba parado cielorraso o en el suelo.

Jennifer se encontraba acostada en su habitación, había escuchado como Sirius entraba a la casa y como se dirigía hacia su cuarto, solo era cuestión de segundos para oír el sonido de victoria.

-¡JENNIFER!- ah que dulce es la venganza pensaba la chica mientras se acomodaba entre sus cobijas, feliz de la vida.

A la mañana siguiente James se despertó y bajo a preparase el desayuno, hoy irían a andar en canopy y quería estar bien alimentado.

Después de haber comido y de haberse duchado decidió que lo mejor era ir a despertar a Sirius que era el ultimo que faltaba por que Jenny ya había bajado al club para recoger a Lily.

Hacia que se dirigió al cuarto de su amigo y abrió la puerta diciendo:

-levántate Sirius que vamos a llegar tar.... ah jajajajajaja...- Sirius se encontraba pegado al techo por las manos y no solo el ya que era como entrar a una habitación al revez.

-....jajajajajaja... - Sirius lo veía con cara de pocos amigos, no era justo, el se había guindado de una de las sillas para intentar bajarla así que había puesto una mano en el tacho par intentar apoyarse pero cuando intento quitarla no pudo así que puso la otra mano en el techo para hacer fuerza pero resulto que tampoco pudo quitarla, se había quedado toda la noche guindando del techo y sin poder dormir hasta había gritado llamando a James pero este tenia el sueño tan pesado que no se hubiera despertado ni aunque Voldemort se pusiera a cantar villancicos con un sonorus a la par.

-¿te quieres callar? Por que no haces algo útil me ayudas a bajar de aquí- dijo Sirius.

-jejeje no estoy seguro de sí preguntar como llegaste ahí- le respondió el chico todavía con una gran sonrisa en sus labios

-entonces no preguntes y ayúdame a bajar-exclamo Sirius desesperándose.

10 minutos después los dos chicos se encontraban de camino al canopy mientras que la gente se les quedaba viendo raro gracias a que Sirius tenia los brazos arriba como diciendo admiren mis hermosas axilas.

-no se que tanto ven- dijo Sirius aunque bien sabia que estaban viendo y eso le molestaba.

-ya deja de decir eso canuto- habían llegado al canopy donde les esperaban las chicas que al ver a Sirius se murieron de la risa ya que Jenn le había contado Lily lo de la broma.

-Hola Sirius, soñaste con las sirenitas o tuviste algún inconveniente para dormir- le dijo la morena como quien no quiere la cosa.

-no, dormí excelente Tefy- le respondió el chico con arrogancia no queriendo darle el placer a la chica.

Jennifer se rió aun mas al oír esto por que sabia, y sus brazos eran la prueba de ello, que Sirius había hecho todo menos dormir.

-bueno quien va primero?- pregunto el encargado del lugar, todos miraron a Sirius.

-ah no, ya vieron lo que paso la otra ves, ¡yo no me monto y nada de lo que digan podrá cambiar mi opinión!

3 minutos después Sirius se estaba abrochando bien las correas de seguridad.

-James alguna ves te he dicho cuanto te detesto hermano?

 

-no Sirius, pero no te preocupes, tu sabes que el odio es mutuo- le dijo burlándose.

Después de esa entretenida mañana los chicos se fueron a almorzar pizza en el beach snack, atrayendo mas miradas ya que ahora el pobre chico llamado Sirius contaba con un enorme moretón que cubría la mitad de su cara y que se había hecho al pegar contra un árbol que había aparecido de repente en el camino del canopy, cortesía de Jennifer Potter SA todos los derechos reservados.

-¿que van a pedir?- pregunto la mesera.

-tráiganos una pizza familiar, 4 coca colas y una kilo de hielo por favor- dijo James conteniendo la risa mirando a Sirius.

Esa noche Sirius encontró un hechizo que le ayudo a bajar los brazos y a quitar el moretón gracias a la lista que la señora Pomfrey siempre le daba a final de año quien aparentemente no creía que el pobre e Sirius pudiera mantenerse entero durante las vacaciones.

Pero Sirius no podía dejar de pensar en alguna forma nueva de vengarse de su chica, ¿esperen acaso dijo SU chica? Definitivamente debía dejar de juntarse con James, se le estaba pegando lo cursi.

En eso Jennifer apareció en la terraza donde se encontraba el chico viendo el mar que tenia por delante.

-los siento-dijo ella-no sabia que estabas aquí-empezó a volver a su habitación pero Sirius la detuvo con su vos.

-no te preocupes, solo estaba pensando en alguna forma de vengarme de ti, ¿alguna sugerencia?- le pregunto sonriendo, la verdad era que disfrutaba la compañía de la chica.

-ja ja no creo que funcione mucho si te la doy yo, ¿no crees?-le dijo también sonriendo por que aunque a veces quería matarlo con la mirada, ella no podía negar que el chico la divertía mucho.

-si supongo que tienes razón, tal vez James me ayude- después de eso se quedaron en silencio viendo las estrellas que se reflejaban en las aguas del mar.

Sirius la volvió a ver, ella era la mujer más hermosa que jamás hubiera conocido, siempre jugaron desde niños pero el nunca había notado lo bella que era, tenia unos ojos azules que hacían que el chico se quisiera sumergir en ellos, su pelo era tan negro como la noche y su piel de porcelana brillaban como las estrellas que los abrazaban en la oscuridad.

Jennifer vio como el muchacho la miraba, asi que lo volvió a, ver no dejándose intimidar, pero se perdió en los grises ojos del chico que la observaban con admiración y en eso ella se olvido de los pasados días o de cómo el chico le rompió el corazón unos años atrás, lo único que supo fue cuanto lo quería, había estado enamorada de el desde que lo conoció pero nunca se lo dijo.

Sin darse cuenta ambos se fueron acercando poco a poco, hasta que podían sentir sus respiraciones contra sus caras, no les importo que James o Lily los vieran, no les importo lo que la gente pensara de ellos ni lo que podría pasar si sus labios se encontraban, lo único que les importaba era sentir el calor de sus bocas y el probar el sabor de ambos.

Sus bocas se encontraron y se besaron, se besaron hasta que necesitaron del aire, pasaron toda la noche besándose hasta que una cosa llevo a la otra y en lo que se dieron cuenta se encontraron en la cama del chico, a estas alturas no había nada que los pudiera parar, y ellos no querían que nada les parara.


bueno que pasara a la mañana siguiente? bueno tendran que esperar para saber =D dejen comentarios porfis

 

tatatanta (redoble de tambores) damas y cabelleros, magos y muggles aqui les presente el capitulo 16 =) jeje espero que lo disfruten


Los rayos del sol se reflejaban en el mar y en las ventanas de la casa de los Potter, despertando a cierto chico de pelo negro que dormía abrasado de cierta chica de ojos azules.

El primer pensamiento de Sirius Black fue el de que de seguro encontraba en Hogwarts y de que muy posiblemente se había emborrachado en alguna fiesta en la noche, terminando acostándose con alguna de sus fans, así que pueden imaginarse el susto que se dio cuando descubrió que ninguna de sus suposiciones era correcta.

El tener a Jennifer Potter en sus brazos al amanecer siempre fue uno de sus mayores sueños pero jamás pensó que se haría realidad, para ser sinceros el chico estaba un poco asustado, realmente le gustaba la chica pero no creía estar psicológicamente preparado para una relación seria (N/A: Yo tampoco lo creo -.- ), además a el le gustaba la libertad... pero también le gustaba Jenny.

¿Por qué la vida tenia que ser tan complicada? ¿Por qué tenia que existir el matrimonio? Bueno tal ves eso es exagerar un poco, pero es que ¿por que tengo que escoger entre Jennifer y la libertad? Pensaba el chico sin saber que él es quien complica las cosas.

Lentamente se fue levantando de la cama para no despertar a la muchacha quien parecía tener el sueño tan pesado como el de su primo, de seguro era una cosa familia.

Después levantarse se puso la ropa y salió del cuarto, necesitaba pensar un poco, habían pasado muchas cosas en los pasados días y lo mejor seria ir a la playa, como dice el dicho el mar lo cura todo.

Mientras tanto Lily se encontraba sentada comiendo en la terraza, estaba pensando en lo maravillosa que estaban resultando vacaciones, James era el mejor novio del mundo para ella, realmente se preguntaba como era que no había aceptado salir con el en el pasado, habrían disfrutado de muchos años juntos si ella no hubiera sido tan necia.

El señor Evans sé sentó en la mesa en ese momento, interrumpiendo los pensamientos de su hija.

-así que casi no te he visto en estos días Lily- le dijo intentando quitarle importancia.

-si bueno es que me encontré con unos amigos del colegio- le respondió teniendo la sospecha de a lo que quería llegar su padre con la conversación.

-mmm... entonces el muchacho ese que vino a dejarte anoche es compañero tuyo, ¿él es como... como tu?- aunque el señor Evans estuviera fascinado de que su hija fuera una bruja no captaba muy bien el hecho de que la comunidad mágica fuera tan grande.

-sipi, él es un mago.

-ah ya, bueno y entonces no se... ¿tu mmm... ya sabes... el y tu...?- ya sabia Lily que estaba en lo cierto con sus suposiciones, mago o no, su padre tenia una de esas necesidades protectoras que surgen en esos momentos tan extraños.

-¿te refieres a sí estamos saliendo?- le pregunto directamente por que por lo visto su pobre padre se le hacia muy difícil hablar de estas cosas.

-si si a eso me refería- dijo con una pobre imitación de tono serio.

-entonces si, si estamos saliendo.

-ah bueno entonces talvez debería de conocerlo, ya sabes es mi deber- o mejor dicho tu curiosidad pensó Lily que no se imaginaba a su padre en la misma habitación que James Potter.

 

Lily estuvo a punto de responder cuando de pronto sonó el timbre de la suite y rogó que fuera la mucama.

-buenas señora Evans, ¿se encuentra Lily?- realmente debo de tener un hechizo de mala suerte pensó la pelirroja.

Al oír esas palabras Lily salió corriendo hacia James antes que su padre se les acercara, pero como ya dijo Lily, definitivamente debía de tener un hechizo de mala suerte.

-vamonos vamonos- le susurro Lily.

-en realidad venia a hablar contigo, es que... -pero en eso el señor Evans lo llamo.

-buenas, creo que talvez debería de presentarse señor...?

-Potter- dijo James poniendo su mejor sonrisa.

-señor Potter, si no le importa creo que usted y yo deberíamos de sentarnos hablar un momento-dijo señalando los sillones de la sala de estar.

-claro, por que no- respondió James con la vos que usaba para tratar a McGonnagall.

Los tres se sentaron, James y Lily en el sillón grande, y el señor Evans el otro.

-mi hija, me menciono que usted es su pretendiente- ¿pretendiente? ¿Quién habla así en los setentas? Se preguntaba la chica.

-ehh si... supongo que podemos decir eso- dijo James con una sonrisa por que también le hizo gracia como hablo su casi suegro.

-y dígame ¿cuales son sus intenciones con mi hija?- la típica charla, pensaba Lily a quien realmente le estresaba todo este asunto.

James sonrió ampliamente antes de contestar-señor Evans, yo amo a su hija como nadie, la he amado desde el primer momento en que la vi y la seguiré amando hasta el resto de mis días.

-entonces ¿insinúa usted que se casara con ella?

-¡Papa!- Lily no pudo mas que interrumpir.

-tranquila Lils, es normal y aceptable que tu padre tenga esas dudas- Lily se le quedo viendo extrañada, ¿ de cuando acá James era tan maduro? Acaso se había vuelto el mundo loco, si eso debía ser, lo más probable es que cuando salieran se encontrarían a Voldemort en bañador y con una camiseta de "amo a los muggles"-en realidad señor Evans ese seria un privilegio que ni en mis sueños podría poseer, sin embargo no creo imaginarme mi vida con ninguna otra mujer, por supuesto estamos hablando del futuro, ya que tanto Lily como yo no hemos ni terminado el colegio, y nos falta mucho por madurar.

La expresión de asombro de Lily cambio por una de amor ternura, realmente estaba enamorada de James y por algún milagro él correspondía a ese amor, pero en ese momento su padre dijo algo de lo que Lily no podía creer que tuviera agallas para decir.

-y bueno ¿ustedes están teniendo relaciones sexuales?- la cara de insuficiencia de James se puso de un color tan rojo como la misma sangre, toda mascara de madures se le cayo, y que ni hablar de Lily quien parecía que le hubieran pegado una bofetada.

El señor Evans se quedo esperando la respuesta, pero los muchachos se encontraban como en estado vegetal, ¿a quien se le ocurre preguntar semejante cosa? Pensó Lily mientras que su cuerpo no daba señal de vida alguna solo veía a su padre con una cara de 0.0, James por su lado parecía que lo habían petrificado, no respiraba, ni parpadea en realidad parecía solo un adorno de la sala.

-¡Robert Evans! ¡Esas cosas no se preguntan!- por suerte para los individuos involucrados en tan penosa situación, ósea Lily y James, la señora Evans había salido de la cocina para ofrecerles algo de comer en cuanto oyó lo que dijo su marido el insensato (N/A: el es como Ron) dijo.

 

Lily y James brincaron al oír la exclamación de la señora Evans- ¡discúlpate ahora mismo!- ah las madres siempre aparecen en el mejor momento, cuando tu padre dice alguna de sus ridículas observaciones, pensaba Lily.

-pero Miriam... - pero al ver la cara que puso su esposa decidió que si quería conservar sus extremidades lo mejor seria no discutir (N/A: ya vemos de donde saco Lily el carácter homicida) - mmmm... perdón no debí entrometerme en vuestros asuntos-empezó a caminar hacia el cuarto pero sé detuvo-y los condones...

-¡ROBERT!.

-bueno, bueno, ya no le dejan decir nada a uno... - se fue refunfuñando hacia el cuarto.

-ay a veces no se que hacer con el, bueno perdón por eso chicos, quieren algo de comer o beber?

-no gracias señora Evans, en realidad o ya me iba, solo venia a decirle algo a Lily- dijo James que acababa e recuperarse e su shock en el momento que Lily pensó que su novio iba a necesitar terapia intensiva si quería volver a hablar.

-como quieras cariño- dijo y se fue dejándolos solos.

-wow ehh no sé que decir, solo que mi padre de veras se lucio- dijo Lily como intentando excusarse.

-vale ya, mi padre de seguro hubiera hecho lo mismo por mis hermanas.

-¿tienes hermanas?- pregunto la chica sorprendida.

-no- dijo él sonriendo, no se cansaba de molestarla.

Lily lo miro molesta cuando descubrió que era una broma.

-bueno, cambiando tema, vine para decirte que por desgracia no creo que podamos salir hoy.

-¿por qué no?- pregunto ella.

James puso cara disgusto y aburrimiento-mi padre me envió una lechuza diciéndome que ya que estaba aquí talvez le podía hacer el favor de representarlo en la junta directiva de este trimestre, después de todo él es el dueño, en fin no creo que podamos ir hoy a ningún lado por que esas cosas van terminando como hasta en la tarde-realmente se veía deprimido por ello.

-bueno no te preocupes, saldremos en la noche entonces, talvez podamos ir a bailar-dijo intentando no sonar desilusionada de que el chico no iba a estar.

-eso suena espectacular-le dijo con esa sonrisa que tanto le gustaba Lily - nos vemos luego entonces-le dio un beso y se fue dejando a una Lily que se tocaba los labios como una tonta enamorada.

Lily se dio cuenta de que no iba a pasarse todo el día encerrada solo por que James no estuviera.

-mama voy a salir a caminar, nos vemos luego.

-Ok Lily, cuidate.

Y así Lily salió de la habitación, sin saber que el día que le esperaba le mostraría los secretos que tanto quería averiguar.


bueno si la historia ya esta llegando a su fin pero todavia pueden dejar sus bellisimos comentarios =D diganme que opinan please

muchisimas grax por los comentarios! espero que les guste el capitulo =D


Jennifer se despertó en una cama vacía y sintiéndose confusa por lo que paso la noche anterior, no entendía dónde sé había metido Sirius, ¿acaso había huido? ¿Acaso no le importo nada lo de anoche?

Jenny no podía dejar de hacerse esas preguntas, pero sabia que no iba a conseguir respuestas de la nada, lo mejor seria ir a buscar al chico.

La morena lo busco por toda la casa y al no encontrarlo pensó que seria mejor bajar a la la playa y al club, talvez él estuviera ahí.

 

Cuando llego a la playa lo vio ahí sentando en el beach snack, mirando hacia océano como pensativamente, la chica se acerco silenciosamente par que el no se diera cuenta de su presencia.

-hola... - le dijo Jennifer.

Sirius volvió a ver sorprendido, no esperaba verla aquí y realmente no sabia que decirle.

-ho... hola... - respondió sentándose en la mesa.

¿Bien y ahora que le digo? Se pregunto a chica, y sin pensar dijo lo primero que le vino a la mente.

-¿por qué me dejaste sola?

Ahora si que Sirius se había quedado sin palabras, realmente el no sabia por que la había dejado, si es cierto que necesitaba pensar, ¿pero era eso razón suficiente? ¿Si necesitaba pensar entonces por que se acostó con ella desde el principio?

Los dos se miraron por muchos segundos hasta que Sirius hablo.

-no lo sé la verdad, estoy confundido- ¿confundido? Jennifer no podía creer lo que oía.

-¿que significa eso exactamente? ¡¿Acaso no te importan mis sentimientos, acaso solo fui otra de tus estúpidas conquistas, otro de tus trofeos?!- dijo Jennifer alzando la vas cada ves mas, provocando con ello las miradas de la demás gente, pero a ella no le importaba eso, estaba demasiado enojada.

-no es eso, tu no entiendes, lo de anoche fue genial, pero o estoy preparado para el compromiso me gusta mi libertad...

-¡¿compromiso?!¡¿De que rayos estas hablando?! ¡¿Acaso crees que yo quiero comprometerme?! ¡Además ¿de cuando acá comprometerse significa perder la libertad?! - Jennifer estaba tan roja como el cabello de Lily de la ira.

-¡claro que sí! ¡En el momento que te comprometes pierdes tu libertad, no puedes volver a salir con nadie, ni hacer nada, estas atado de por vida a otra persona!-Sirius estaba gritando también, ambos se habían parado y absolutamente todos en el snack miraban la escena como si fuera un partido de tenis.

-¡ERES UN IDIOTA!-dijo la chica largándose e ahí con lagrimas en los ojos.

Mientras tanto en una muy aburrida junta directiva.....

James Potter se encontraba sentado en una silla de la oficina más deprimidas qué existían en el Hotel Club, esta era su primera y definitivamente su ultima reunión, James no sabia como hacia su padre para lidiar con estas cosas, era aburrido, no, aburrido es quedarse cortos, era una tortura china.

-bueno hablemos de otro tema- dijo un hombre pequeño que tenia un horroroso bigote tipo Hitler, su nombre era Rafael Torres, era uno de los socios de su padre y el encargado de dirigir las reuniones de la junta y por supuesto no olvidemos su cualidad más importante: Era un gran fisgón-este año hemos por suerte tenido muchos menos eh... incidentes con los adolescentes que en los años anteriores- en eso todos volvieron a ver a James.

-"por suerte nuestra no hemos recibido llamadas de los huéspedes el hotel quejándose de que el agua supuestamente potable salía de un color azul brillante- continuo entre tanto miraba a James que simplemente le observaba con la cara llena de maldad-ni tampoco hemos tenido que cerrar el establo debido a que ciertas personas metieron un caballo en la piscina principal"

James no pudo mas que sonreír, todavía se acordaba de cuando Jennifer y el se fueron a los tanques del hotel y los llenaron con polvo pica pica azul o de cuando robaron el caballo para meterlo en la piscina en la madrugada, o de cuando enjabonaron el baño de la playa para según ellos hacerlo una pista de patinaje, claro no contaban con que la loca presumida el club se cayera al entrar quebrándose así una pierna, pero sin contar ese pequeño accidente sin importancia, sus travesuras de niños habían sido muy divertidas.

 

-¿tiene algo que quiera compartir con nosotros señor Potter?- dijo Torres con una vos muy parecida a la de Slughorn.

-nop-se limito responder el chico, mientras intentaba ocultar su sonrisa.

-bueno, entonces sigamos con la reunión-James suspiro, iba a ser un día muy largo aburrido.

Devuelta en la playa...

Sirius caminaba por la arena sin dirección alguna, estaba bastante preocupado por que sabia que había metido la pata con Jennifer, pero es que en realidad le asustaba perder u libertad... pero y ¿si Jenny tenia razón con lo de que comprometerse no necesariamente significa dejar de ser libres? Si ese era el caso entonces había metido la pata muy muy pero muy hondo.

Había llegado hasta la montaña donde estaban las piedras arrecife, la vista que se tenia del mar desde ese punto era espectacular.

Sirius se sentó en una de las rocas grandes y se quedo ahí pensando por muchas horas, ya se podía ver como el sol descendía poco a poco del cielo ara consumirse en el mar cuando de repente oyó una conocida vos que lo llamaba a sus espaldas.

-¿Sirius?- el chico se volvió ara encontrase con Lily Evans-¿qué haces aquí solo?

-yo solo pensaba...

-en Jennifer- no era una pregunta sino una afirmación Sirius la miro asombrado.

-¿cómo sabes?

-es un sexto sentido que tenemos las mujeres- le dijo con orgullo mientras se sentaba a la par del chico.

-jaja si tú lo dices- le respondió Sirius riendo, pero luego su cara puso una expresión seria- la verdad no sé que hacer con ella.

Lily lo miro como invitándolo a continuar.

-veras, yo la quiero mucho, siempre lo he hecho pero... no quiero perder mi libertad, ya sabes como me llaman en el colegio: Sirius Alma Libre Black.

-¿enserio? Yo pensé que era Sirius Cama Libre Black- Sirius la miro con falso aire de ofendido- pero volviendo al tema yo sinceramente no veo él por vayas a perder tu libertad por estar con ella, somos muy jóvenes Sirius, no es como que te vayas a casar con ella ¿sabes? Vos podes seguir saliendo con tus amigos y hacer todas las estúpidas bromas que siempre hacéis, en realidad de seguro a Jenn le encantaría participar en ellas, pero si de veras la quieres entonces ni tu mismo querrás salir con ninguna otra por que sabes que ella es especial y única.

Sirius había puesto mucha atención a lo que la pelirroja le había dicho, tenia razón en todo, el simplemente no podía dejar botada Jennifer por salir con ese montón de estúpidas artificiales que siempre le babeaban en cima, Jenny era muy especial, ella era inteligente, súper buena gente, hermosísima y además como sino fuera suficiente compartían el mismo torcido gusto por las bromas.

-tienes razón Lily, Jennifer lo vale todo, gracias por ayudarme, ahora sé por que el tarado de mi amigo te tenia el ojo puesto- le dijo sonriendo.

-para eso están los amigos- amigos, si eso era lo que ahora eran, al principio de las vacaciones se odiaban a muerte y ahora sé habían acercado bastante, ambos estaban seguros de que este seria el comienzo de una increíble amistad.

 

El sol seguía bajando por las nubes y Sirius y Lily se habían levantado para irse cuando de repente apareció James que tenia cara haber estado corriendo mucho, traía los lentes torcidos y el pelo mas despeinado lo normal.

-rayos Cornamenta ¿qué te paso?-le pregunto Sirius.

-es que me escape de la reunión-respondió sonriendo-era como para morirse del aburrimiento, era pero que oír a Bins hablando sobre la revolución de los duendes.

-wow y ¿cómo es que estas vivo si dijiste que era para morirse?-bromeo Sirius sonriendo también.

-muy gracioso canuto, es un decir- le respondió acomodándose las gafas que se le estaban cayendo-y ¿qué hacían aquí?

Lily le contó a James de lo que había pasado desde que lo vio en la habitación.

-enhorabuena Canutin ¡pido el puesto de madrina... eh digo padrino!- Lily y Sirius rieron.

Juntos empezaron a caminar devuelta hacia la playa bella sirena cuando de repente oyeron como alguien gritaba al otro lado de la montaña, corrieron hacia de donde provenían los gritos con sus varitas en la mano y esperando lo peor pero o que vieron no se puede comparar a lo peor.

El sol que se acostaba en el mar todavía daba para alumbrar el enorme barco pirata del capitán Rayden que siempre aparecía a la hora del crepúsculo, este e encontraba demasiado cerca de las rocas pero lo que los asusto el navío no se encontraba vació como de costumbre, en el se podían observar las figuras fantasmales de los piratas.

Rayden estaba parado en la borda y se encontraba acompaño de otra persona, de una persona de carne hueso, de alguien con vida...

-Jennifer... - dijeron los tres muchachos a la misma ves al observar como la chica gritaba mientras Rayden sostenía un cuchillo contra su cuello.

Era extraño que esos fantasmas se vieran mucho mas sólidos que los de Hogwarts, estos parecían poder agarrar cosas, pero los chicos no tuvieron mucho tiempo de pensar en ello por el barco empezó a moverse en dirección a la montaña y los chicos vieron como la atravesó y desapareció llevándose con ellos a la morena muchacha.

-tenemos que hacer algo-les dijo Sirius pero James no le prestaba atención, el chico se encontraba observando el punto en la montaña en el que había desaparecido el barco.

-¿James que miras? ¡No hay tiempo! ¡Tenemos que hacer algo..!-pero en eso se dio cuenta de que no solo James parecía distraído sino que Lily también, así que volvió a cabeza y lo que vio casi hace que se le pare corazón.

Ahí estaba la entrada que tanto habían buscado en los pasados días, era la entrada al tesoro infinito, pero a Sirius lo que le importaba era que ahí estaba la entrada ara ir a buscar a su amada.

Los tres se acercaron poco a poco y pudieron ver como a lo lejos algo dorado destellaba sin parar, el túnel sin embargo se veía bastante largo y oscuro.

-tenemos que entrar- esta vez fue James quien hablo-es la única forma de rescatar mi prima.

-si- dijo Lily.

-yo lo haré-dijo Sirius.

-no seas tonto, yo voy contigo, estamos juntos en las buenas y en las malas hermano- le respondió James sonriéndole y luego se dirigió hacia Lily- pero quiero que tu te quedes aquí.

-ni hablar, yo también voy, no me van a dejar aquí solita preocupándome por ustedes, además ya oyeron lo que las sirenas y Jennifer dijeron, solo yo soy la dueña del tesoro, no es que me importe mucho el oro pero si soy la única capas de coger el tesoro entonces talvez voy la nuca que puede hacer a los espíritus obedecer, puedo ser útil para salvar a Jenny- explico la pelirroja.

 

-tiene razón James.

-bueno bueno, puedes venir pero no te separes de mi lado- acepto el chico de gafas.

Y así juntos entraron a la cueva que sé cerro detrás de ellos, dejándoles en la oscuridad con el único destello dorado como luz.


porfis porfis dejen comentarios para que me den animos de seguir la historia =)

Bueno creo que este sera el ante penultimo capitulo, y bueno aqui se le spresento =D


Todo era oscuridad, Lily, James y Sirius llevaban caminando mas de media hora y todavía les faltaba bastante.

¿Llegarían a tiempo para salvar a Jennifer? Todos se hacían la misma pregunta pero nadie podría responderla.

Ninguna hablaba, el temor que tenían por la morena les había hecho perder la voz hasta que...

-ayy Sirius no me pises los pies- dijo Lily de repente.

-yo no te pise, si voy delante tuyo-dijo deteniéndose.

-entonces ¿fuiste tu James?- pero nadie contesto.

-¿James?- volvió a preguntar la chica y de nuevo nadie contesto.

-cornamenta hermano ¿donde estas?- pregunto el otro chico pero tampoco se oyó la voz de James por ningún lado.

¿Dónde esta?- pregunto Lily empezando a preocuparse- iba a la par mía pero ya no lo veo, bueno en realidad no veo nada...

-talvez se quedo atr... - pero en ese momento sé calló.

-¿qué?- pregunto la chica que no entendió el por que dejo de hablar, pero no hubo respuesta alguna.

-¿Sirius?- Lily empezó a asustarse mucho- ¿estas ahí?

Nada se oyó, era como ser sorda y ciega, pero por mas asustada que Lily estuviera sabia que no podía quedarse ahí sentada, tenia que seguir adelante, tenia que llegar hasta la luz y mas que nada tenia que encontrar y salvar a Jennifer, después de todo era su culpa que la hubieran secuestrado los piratas, si tan solo no se hubieran puesto a investigar...

¿Pero y James y Sirius? ¿Y si algo malo les paso? Bueno era lógico que no podía ir a buscarlos por que la pobre chica no tenia ni la mas remota idea de donde estaban.

Tendría que rogarle al cielo que aparecieran al final del túnel, esa era su ultima esperanza.

Mientras tanto en algún lugar en la montaña...

Sirius se despertó y lo primero que pensó fue que sé hallaba en el sol, todo era encandilante y dorado, tanto que no podía ver bien, en eso alguien lo llamo.

-Sirius ¿Estas despierto?- era la voz de James y el pobre de Sirius nunca había estado tan feliz de oírlo-¿sabes que paso con Lily?

-no, la ultima ves que la vi o mejor dicho la oí fue en el túnel oscuro, después de que desapareciste, ¿sabes donde estamos?- le respondió el chico.

-si... estamos donde el tesoro.

Así que eso era lo que tanto brillaba pensó Sirius y cuando su vista fue mejorado se dio cuenta de que no solo había oro en donde estaban, ahí en la laguna, que probablemente daba al mar, se encontraba el barco pirata que tantos problemas les había causado.

-¿dónde esta Jennifer?- fue lo primero que le vino a la mente.

 

James pareció molesto por la pregunta pero respondió de todas formas- ahí esta- dijo señalándola.

Jennifer se hallaba sentada en el suelo mirando el barco y al contrario de ellos no llevaba cuerdas ni en las manos ni en los pies, eso era muy raro.

-¡Jennifer!- grito el chico pero ella y apenas les dirigió una mirada rápida, así que se dirigió a James - ¿qué le pasa?

-no lo sé, no sé por que tenia que hacer esto, ya no se nada de ella- James parecía realmente enojado y Sirius no entendida por que.

En eso ambos vieron como del barco salió un hombre, era Rayden pero esta ves se veía mas sólido que nunca, el pirata se dirigió hasta donde estaba Jennifer, la muchacha ni siquiera le miro cuando se detuvo a la par de ella.

-no a llegado la chica todavía, prometiste que vendría por ti-le dijo a Jennifer mientras que Sirius no podía creer lo que oía.

-vendrá- se limito a decir Jennifer, estaba muy distante.

-eso espero, por que ya sabes lo que pasara si no es así- le dijo Rayden con tono de amenaza.

-¿es eso una amenaza?- le respondió la chica volviéndolo a ver desafiantemente.

-no, es un hecho.

-no te tengo miedo- le respondió Jennifer.

-talvez tu no lo tengas pero no sabes que puedan opinar tus amigos de mí- en eso los ojos de Jennifer empezaron a mostrar miedo, mucho miedo.

-no... dijiste que no les harías daño... lo prometiste.

-soy un pirata ¿qué te hace pensar que cumplo mis promesas niña?-le dijo sonriendo con maldad y enseñando sus sucios dientes- además, tu también prometiste que me entregarías a la chica ¿recuerdas? ¿Si tu no cumples entonces por que debería de hacerlo yo?

-¡ella vendrá!- le grito la morena, pero Sirius ya no oía mas, es que no era posible, simplemente no podía ser, Jennifer jamás los hubiera engañado de esa forma... y si lo hizo entonces ¿por qué razón? O mejor dicho ¿ por qué precio?

James murmuro algo que sonó como traidora, pero siguió mirando al suelo, como si no hubiera oído nada de la conversación y es que el no podía creer que su querida prima hubiera vendido a Lily ¿cómo pudo hacer semejante cosa?

En eso algo los golpeo en la cabeza y al volver a ver vieron a uno de los piratas que traía una espada en el cinturón.

-el capitán quiere verlos- les dijo escupiendo las palabras mientras los levantaba de las camisas.

Sirius y James caminaron hasta donde estaban Jennifer y Rayden, la chica entonces dirigió su mirada al suelo, como si fuera lo más interesante del mundo pero Rayden los miro con sus penetrantes ojos azules, parecía que les examinaba el alma y entonces les hablo.

-saben por que están aquí ¿verdad?

-no- respondieron los chicos con sinceridad pero sus ojos denotaban odio.

Rayden suspiro antes de responder- cuándo venga su amiguita, ustedes se quedaran ahí sentados gritando ayuda y no le dirán que es una trampa.

-¿qué te hace pensar que haremos lo que tu dices?- le pregunto James como todo buen Gryffindor, ante esto Rayden soltó una estridente carcajada que podía ponerle la piel de gallina a cualquiera.

-si no lo hacen-dijo cuando paro de reír- matare a alguno de los dos enfrente del otro al que dejare vivo para que sufra con su perdida, sintiéndose culpable, esta belleza de aquí me a contado lo unidos que son ustedes dos-continuo mientras agarraba la barbilla de la chica quien apenas y se inmuto con el roce.

 

Sirius y James la miraron enojados, era inaceptable lo que ella había hecho ¿acaso también le había contado el color de los calzoncillos de ambos?

Jennifer se safo del agarre del pirata y se fue a sentar a la orilla del lago, parecía muy arrepentida, pero lo hecho, hecho esta.

En eso los chicos vieron que ella tenia las varitas de ambos, era como si lo hubiera planeado todo con los piratas desde hace mucho tiempo, en ese momento uno de los piratas le grito a Rayden.

-¡ahí viene la chica capitán!.

-¡todos a sus posiciones! ¡Si alguien le hace daño os arrancare la cabeza con mis propias manos!- grito el capitán para luego dirigirse hacia los chicos- ustedes vayan sentarse con la chica y ya están advertidos, vigílalos Pert, ya sabes que hacer si alguno habla.

El pirata llamado Pert los empujo haciendo que cayeran al duro suelo de piedra.

-¡levántense! ¡Ahora!- les grito, ambos chicos se levantaron y caminaron hacia donde se encontraba Jennifer quien había puesto sus manos en la espalda para aparentar que las llevaba amarradas, detrás de ellos iba Pert que había desenvainado su espada y los apuntaba con ella.

Al sentarse vieron como Jennifer los volvía a ver por primera ves desde que se encontraron en la cueva, sus ojos azules estaban llenos de arrepentimiento y sufrimiento, parecía pedirles perdón con la mirada y sin embargo siguió callada como una piedra.

Ambos la miraron hasta que vieron como una pequeñita persona pelirroja aparecía en la entradada de la cueva, y entonces ocurrió algo que nadie se esperaba.


me odian o no? lamento mucho haber tenido que poner a jennifer de media mala pero era necesario si me dejan comentarios les explicare por que en el proximo capitulo y tambien explicare el por que lily es tan importante para los piratas, gracias por leer y please dejen coments =)

bueno termine el capitulo antes de lo previsto asi que lo he subido por que para que esperar =)


Jennifer se había levantado y les había dado las varitas a los dos chicos para luego atacar al pirata llamado Pert.

-¡corre Lils, es una trampa!- James le grito mientras atacaba a los piratas que habían sacado sus espadas para empezar la lucha contra
cuatro adolescentes (N/A: sip ellos tienen ideas un poco suicidas)

Sirius se había lanzado hacia el pirata que mas cerca tenía y empezó a jalarle del pelo... (N/A: O.o')

Lily por su parte se había quedado como una piedra durante la pelea, la pobre chica no se esperaba esto, y no tenia ni idea, los hombres corrían por toda la cueva mientras luchaban con los otros tres muchachos, solo se veía como los hechizos de estos venían de lado hacia otro pero no todos parecían afectarles a los piratas, en eso alguien le agarro los brazos con una mano y con la otra le tapo la poca.

-¡¡LILY!!- eso fue lo un ultimo que oyó la chica antes de desmayarse en los brazos del temible capitán.

James había corrido hacia Lily en cuanto vio como Rayden la agarraba con sus brazos pero en eso alguien le golpeo en la cabeza dejándolo inconsciente.

Al despertar lo primero que James vio fue el piso de madera en el que se hallaba acostado.

Al principio no sabia muy bien el por que ese hallaba ahí pero luego poco a poco fue recordando los sucesos de ese día, el túnel, la traición de Jennifer, la batalla y Lily
¡LILY! , ¿Estaría bien? Pensaba el chico, necesitaba encontrar a su novio a si que se levanto pero se topo con una verjas de metal que ele cerraban el paso.

 

-no se que intentas hacer hermano pero no creo que puedas atravesarlas así no mas- James se volvió para encontrarse con Sirius que se hallaba sentado en el piso de madera, aparentemente se hallaban en una especie de cárcel, Jennifer se hallaba sentada en el piso totalmente alejada de Sirius.

-¿Dónde estamos? ¿Dónde esta Lily? ¿Que paso? ¿Y los piratas?...

-cálmate cornamenta, una pregunta a la ves- dijo Sirius suspirando- estamos en el barco pirata, a Lily se la llevo Rayden, perdimos la lucha
en el momento en que quedaste inconsciente fui de tras de ti pero alguien me quito la varita y bueno ella- señalo con la cabeza a la morena- intento ayudarme pero la golpeando dejándola inconsciente también, después de eso nos metieron en esta jaula y zarpamos, por lo que se podríamos estar en Europa- intento sonreír pero lo que le salio fue una mueca rara.

-Tenemos que ir por Lily- dijo James.

-estoy de acuerdo pero no se como lo haremos si estamos aquí encerrados sin varitas
-le respondió el ojigris a quien James nunca lo había visto tan deprimido.

Se quedaron en silencio durante varios minutos hasta que la persona menos esperada hablo.

-lo siento- dijo tímidamente- entiendo si jamás me perdonaran pero es que yo no sab
lo siento.

James la volvió a ver antes de preguntar-¿Por qué lo hiciste Jennifer? ¿Por qué nos traicionaste? ¿Desde hace cuanto que esta hablando con los piratas?

Sirius la volvió a ver también, esperando la respuesta.

-todo empezó el día que llegaron, cunado vi a Lily en la terraza sola supe que
supe que ella era la indicada para sacar el oro, siempre e estado obsesionada con el tesoro infinito

-no entiendo por que le dicen infinito- la interrumpió Sirius pero fue James quien le contesto.

-por que nunca se acaba, es infinito para el dueño y el sueño de todo pirata y caza recompensas.

-¿me van a dejar explicarme o no?- dijo Jennifer un poco fastidiada con la interrupción.

-bueno sigue- dijo James.

-bueno la cosa es que cuando vi a Lily sentí como miles de oportunidades se presentarían en mi camino, si encontraba el tesoro seria capas de de comprarme un barco e irme a navegar en los siete mares, que siempre a sido mi gran sueño.

"de seguro se preguntan como es que los piratas son mas sólidos que cualquier fantasma- ambos chicos asintieron- en mis investigaciones averigüe que con forme un alma pura, no solo tiene que ser virgen, se acerca demasiado al tesoro, los espíritus de los piratas se hacen cada ves mas fuertes y consistentes...

-¿y por que es eso?- esta ves fue James el que pregunto.

-"por que esa alma pura no solo es capas de poseer el tesoro si no que también es la única que puede liberar a los piratas de su condena, por que es obvio que ninguna persona inocente y buena liberaría a esos despiadados hombres para que causaran terror sobre la gente- se detuvo un momento, sus ojos denotaban culpabilidad- es misma noche, después de que le hice a Sirius un confundo me fui para la playa y ahí fue cuando las voz de Rayden me hablo, me ofreció gran parte del botín a cambio de una chica a la que apenas y la conocía, ¿Cómo iba a negarme? En ese momento me pareció una gran idea
-

 

Los muchachos la miraban con atención.

-"ese día les prometí ayudarles a conseguir a la chica, no iba a ser fácil ya que no sabia como entrar a la cueva y a ellos no les estaba permitido decirme y fue entonces que decidí que lo mejor seria hacer que Lily se interesara en encontrar el tesoro, luego paso lo de las sirenas y descubrí como se entraba a la cueva y me encargue de que Lily lo supiera, pero las cosas empezaron a complicarse, descubrí que Lily era una gran persona y cada vez lamentaba mas el haber hecho el trato, pero no ya no podía safarme, no tenia las agallas para hacerlo".

-"la noche después del Canopo fui hacia donde los piratas que ya se habían empezado a materializar y ideamos el plan de que me capturaran, yo les dije que ustedes también vendrían por mi pero lo único que dijeron es que no les harían daño

-pero eso es imposible, esa noche estabas conmigo
- dijo Sirius recordando.

-fue entes de eso- Jennifer se había ruborizado al responder.

-¿quieres decir
que tu
después de hacer el plan para capturar a Lily
viniste y sin decir nada
tu
no te importo
¿verdad?.. De todas formas te acostaste conmigo como si nada hubiera ocurrido- Sirius estaba que se vomitaba y James se les había quedado viendo asombrado, después de todo el no estaba enterado de lo que habían hecho su prima y su mejor amigo esa noche.

-lo
lo siento Sirius
no quise pero no soy tan fuerte
siempre he estado enamorada de ti
no que
lo siento- dijo y se hecho a llorar, Sirius la miro durante un segundo y después se acerco a abrazarla- nunca quise que ninguno les pasara nada, y tampoco quiero que a Lily le pase nada.

-entonces ayúdanos a salvarla- dijo James.

-¿pero como vamos a salir de aquí?- le pregunto la chica.

James empezó a caminar por toda la celda en busca de alguna forma, no parecía haber nada pero luego
ahí del otro lado de los barrotes estaba un perrito con las llaves.

-¿encontraste algo James?- le pregunto Sirius al ver que su amigo se había detenido y observaba las rejas, Sirius se movió hacia donde estaba su amigo y se dio cuenta de que no eran las rejas lo que observaba-ohhh.

-si- dijo James.

Ambos chicos se volvieron a ver de forma significativa.

-¿Qué encontrais
- pero antes de que Jennifer pudiera terminar la pregunta, Sirius se convirtió en canuto y empezó a ladrarle al otro perro.

En menos de diez segundos el perito guardián se había acercado y le había entregado las llaves a canuto quien después de cogerlas se volvió a transformar y abrió la celda con ellas.

-brillante- dijo Jennifer asombrada.

-y también guapo- aclaro Sirius con una sonrisa, parecía haber recuperado el sentido del humor.

-bueno que esperamos, Lily nos necesita- dijo James saliendo de la celda cuando Sirius se puso a acariciar al perro.

-bueno vamos- dijo Jennifer y los tres empezaron a caminar por el pasadizo en dirección a la escaleras.

-esperen- dijo Jennifer deteniéndose en un estante que parecía poseer todas las espadas de la tripulación- necesitamos armas- agarro tres espadas grandes y les entrego dos a los chicos.

 

-wow siempre he querido una de estas-dijo Sirius como si fuera un niñito en navidad- así podría cortarle la cabeza a Kreacher que tanto lo desea.

Jennifer se le quedo viendo extrañada pensado que Sirius era un psicópata homicida.

-¿Qué? Es un elfo domestico siempre anda como si hubiera comido caca, no pongas esa cara- se explico Sirius.

-bueno ya, Lily podría estar sufriendo y ustedes hablan de elfos que comen caca
- dijo James sacudiendo la cabeza con obstinación y empezó a subir las escaleras- traten de que no nos vean.

-esto va a ser difícil- dijo Jennifer y juntos empezaron a subir.


bueno dos capitulos en undia eh? como recompeza me pueden dejar unos lindos comentarios =D

Bueno quiero agradecer a todos pór leer mi historia en especial a:

Lily Ginny Evans Pizzimichurry

ellie cullen kenneth

Kiwi Potter Lils Evansss

agussh Hermione_95

Perenelle Arianna Black

milupotty bren

Adri Potter aniali123

barbara_lovegood Marissa Potter

Mercedes aioria

Mery Granger i love federico

Mr Betancourt Waaiity

prongs8888 polypaula

Lily Luna9 Mizhelitaxhp

por dejar sus comentarios, sin ustedes terminar esta historia nunca hubiera sido posible =D bueno ya aqui les dejo el ultimo capitulo de Locuars de Verano al Estilo Merodeador he disfrutado mucho escribiendolo y espero que ustedes disfruten leyendolo.


Cuando Lily se despertó vio que ya no se hallaba en la cueva sino en una habitación bastante lujosa, con un escritorio hecho de madera de roble y una cama grande y antigua en la que ella se hallaba acostada.

-buenas noches, veo que has despertado-dijo una vos con fingida amabilidad, Rayden sé hallaba de pie a la par del escritorio y la miraba con sus intensos ojos.

-¿Dónde estoy?- fue lo que primero le vino la mente a la pelirroja.

-en mi alcoba del barco-le respondió-estoy seguro de que sabes él por que estas aquí.

Lily se quedo callada, la verdad es que no tenia ni idea de por que estaba ahí.

-¿no?- pregunto el hombre con sorna-¿qué acaso tu amiguita la traidora no te lo dijo?

-¿trai... traidora?-pregunto la chica sin entender.

-si, traidora-el pirata parecía disfrutar con malicia cada palabra-tu amiga Jennifer te vendió a mí a cambio de cierta suma de oro, ¿qué no es divertido?

Lily no podía creerle, ella había visto como la morena había luchado contra los piratas... pero también vio como ninguno de los tripulantes se esperaba el que ella los atacara.

-bueno, si no lo sabes te diré, necesito que nos liberes ¿entiendes? Nos liberaras de la maldición y dejaras que nos llevemos el oro.

Lily no sabia que decir, ¿cómo rayos iba a hacer semejante cosa? Y aunque supiera como liberarlos ella no lo haría ni aunque estuviera loca, pero eso era algo que no podía decirle al pirata del frente.

 

-yo... yo no sé... no se como liberarlos... - dijo la muchacha buscando las palabras correctas.

-¡¿Cómo que no sabes?!- dijo Rayden empezando a alarmarse- ¡tienes que saberlo! ¡Eres el alma pura!

-yo no sé- volvió a decir Lily para luego arrepentirse de haberlo dicho.

-¡MIENTES!-Rayden se había salido de sus casillas y había agarrado a Lily de los hombros sacudiéndola como a una muñeca de trapo-¡LIBERANOS O TUS AMIGOS LO PAGARAN!

-suélteme... le juro que no se pero aunque los supiera jamás lo haría, preferiría morir antes de que tipos como usted anden sueltos- le respondió Lily mordazmente pero eso también fue un error.

¡Plaf! Rayden le dio tal cachetada que la tiro al suelo dejándole un hilo de sangre que corría por su boca.

-¡Lily!- James había gritado al entrar la habitación, Rayden se volvió para encararlo con una sonrisa burlona pero no contaba con que James lo noqueara de un solo puñetazo.

-¿estas bien Lily?-pregunto acercándose.

-si si, tenemos que salir de aquí- respondió ella mirando hacia la puerta.

Sirius y Jennifer venían detrás del otro chico, habían logrado llegar hasta ahí sin que nadie los viera pero en el momento en que entraron la habitación el loro del capitán lo arruino todo.

-¡Intrusos!¡Intrusos!- empezó a gritar mientras salía volando por la ventana hacia la cubierta del barco.

-maldito loro de cochinada- maldijo Sirius que se fue a perseguir al loro por la puerta pero al llegar al balcón de la habitación se quedo con cara de 0.0

-oh oh- fue lo único que pudo decir al ver a todos los piratas parados en la cubierta mirándolo con ojos asesinos y con las espadas desenvainadas y listas para rebanarlo en pedacitos, siempre le gusto el que hubieran muchos Sirius en el mundo pero ahora eso no parecía tan buena idea.

-ahhhhhh- gritaron todos los hombres en son de guerra cuando se abalanzaron hacia donde estaba Sirius quien por un momento pensó en tirarse del barco pero sin embargó opto por correr hacia el camarote de nuevo al estilo Jack Sparrow (N/A: jejeje que mala que soy)

Jennifer, Lily, James y un inconsciente capitán se encontraban en el camarote cuando un objeto no identificado corrió o mejor dicho voló hasta meterse debajo del escritorio.

-¿qué ray... - empezó a preguntar James pero se callo al ver como los marineros entraron por la puerta en un abrir y cerrar de ojos.

De un momento otro los muchachos se encontraron de nuevo peleando contra los piratas mientras se iban dispersando por todo el barco.

Sirius corría de una lado para otro perseguido por el loro que le mordía la cabeza, James peleaba contra cuatro hombres de un solo, Jennifer no se encontraba en mejor posición que su primo y Lily se había escabullido de la pelea para ir a buscar sus varitas, las busco por todo el camarote de Rayden, que seguía inconsciente en le suelo, pero no había tenido éxito hasta quese distrajo mirando a Sirius al que todavía lo perseguía el loro loco, noto que el animal las llevaba agarradas en sus patas ¡Bingo!

Lentamente se fue acercando al animal y a Sirius, que se había detenido y había optado por sacudir sus brazos por encima de su cabeza como si intentara ahuyentar a las moscas, y sin pensarlo dos veces se lanzo llevándose en banda no solo al pajarraco sino que al chico también.

 

-ayy- le grito Sirius pero Lily se hallaba muy ocupada forcejeando con el feo pájaro para que le entregara las varitas, al final había ganado pero no sin antes conseguir unos buenos picotazos y arañazos.

Despues de entregarle la su correspondiente varita a Sirius se marcho en busca de los otros, mientras que Sirius tuvo una de sus brillantes ideas (N/A: ejem ejem) se fue directo hacia él timón y empezo a darle vueltas hasta que el barco giraro bruscamente tirando a todos sus pasajeros hacia un lado pero a Sirius no le importaba en realidad estaba feliz por que al parece no se hallaban en Europa por que todavía se podía observar a lo lejos la montaña de Puerto Pirata.

-¡SIRIUS!- grito James se intentaba de quitar de encima un pirata enorme que le había caído cuando el barco casi se vuelca-¡NO TOQUES EL TIMON!

-bueno bueno ya lo dejo ahhhh
.- uno de los piratas por poco y le corta la cabeza en dos.

Por mientras, Lily corría por todo el barco buscando a Jennifer hasta que lo vio
. Ahí justo detrás del camarote de Radien se encontraba todo el tesoro que seguramente habían podido sacar gracias a que la pelirroja iba con ellos.

Lily no había notado el montón de oro en que consistía el tesoro, pero no había tiempo, tenía que seguir buscandoa la morena.

No muy lejos de ahí, Jennifer luchaba con tres tipos grandes, era una suerte que el tío Charlus les hubiera enseñado esgrima a James y a ella de pequeños por que sino ya no servirían ni para repuesto de loco.

Tenían que salir con vida de aquí pero ella no sabia como, la única forma de librarse de los piratas era destruyendo el tesoro y ella todavía quería el oro... pero ¿valía la pena?

No, no lo valía, tenían que destruirlo, solo así podrían escapar, en eso Lily apareció.

-¡JENNIFER! ¡AQUÍ TENGO TU VARITA!- grito para que la chica la pudiera oír entre tanto bullicio pero uno de los piratas la tiro al suelo haciendo que botara las varitas.

-jajajajaja- se reía macabramente el pirata de Lily, quien yacía a los pies de este, buscando una manera de salir del peligro.

Y ahí estaba justo entra las piernas del pirata su salvación
. ¡pah! La chica le pego un solo patadon haciendo que este gritara del dolo.

-¡Ahhhh! Maldita zorra, vas a pagar por eso- pero no pudo hacerla pagar por que Jennifer que se encontraba atrás del hombre le reventó una silla en la cabeza.

-¡¿que esperas Lily?! ¡Levántate!- le dijo extendiéndole la mano-no tenemos todo el día, nesecito que hagas algo ¿sabes donde esta el tesoro verdad?- la otra chica asintió-bueno quiero que vallas hasta ahí y hechices esto-le entrego una pata de palo que seguro se la quito a alguno de los piratas- para que explote y la pongas a la par del tesoro, es la única forma de que podamos escapar ¿entendiste?

-si-respondió, le entrego la varita y salio corriendo en dirección al tesoro pero se topo con James- ¡JAMES!

-¡LILY! ¡¿ESTAS BIEN?!- el chico dijo todo esto mientras ágilmente batía dos espadas contra dos piratas.

-SI SI, TOMA ENCONTRE TU VARIATA- se la entrego- CUANDO SALGA CORRIENDO QUIERO QUE TU, SIRIUS Y JENNIFER SALTEN AL AGUA, YO LOS SEGUIRE- empezó a irse pero la voz de James la detuvo.

-¿ADONDE VAS?

-A DESTRUIR EL TESORO-los piratas estaban tan concentrados en la batalla que ni se dieron cuenta de lo que dijo la chica que después de eso se fue corriendo hacia el tesoro.

 

Al llegar se arrodillo, saco la pata de palo y dijo sosteniendo su varita contra esta- explodu num.

Y la puso junto al tesoro, solo tenían un minuto antes de que esta explotara así que salio corriendo mientras les gritaba a sus amigos-¡YA SABEN QUE HACER!

James al verla, burlo a los piratas y salio corriendo junto a ella seguidos de Jennifer.

Sirius que seguía corriendo como loco por el barco, con un pirata persiguiéndolo, no se dio cuenta que James, Lily y Jennifer lo agarraron por los brazos y juntos saltaron del barco justo en el momento en que este volaba en mil pedazos.

Lo último que vieron fue como las llamas salían del barco.

Que duro era su colchón pensaba Lily, se sentía como un montón de piedras chiquitinas, poco a poco fue abriendo sus ojos y se dio cuenta de que no se hallaba en una cama sino que estaba tirada en la arena.

Se levanto y recordó el barco explotando ¿habían salido los cuatro vivos? Volvió a ver a su alrededor y vio a James a Sirius y a Jennifer tirados en la arena, su corazón se calmo al ver que respiraban.

Poco a poco James y Sirius se fueron levantando también pero la morena no se movía.

-ay me duelo la cabeza-dijo Sirius.

-¿solo la cabeza?- pregunto James- a mi me duele todo ¿estas bien Lily?

-si yo si pero no se si Jennifer estará bien.

-¡Jennifer!- grito Sirius mientras se acercaba a la joven seguido de James y Lily.

Sirius acomodo la cabeza de la joven en su regazo y le quito el pelo mojado de la cara.

-ay no, no puede ser, no puede ser, no pude ser
.- empezó el chico a lloriquear pero una vos le hizo sobresaltar.

-alguna ves te han dicho lo melodramático que eres- Sirius volvió su cabeza para abajo y vio que Jennifer lo miraba con una sonrisa torcida.

-¿Jenny?- pregunto recuperándose.

-no vieras que soy John Lennon (cantante famoso de los sesentas y setentas)- dijo la chica con sarcasmo- quieres que te firme un autógrafo.

-jaja muy graciosa, mira que me asustaste- le respondió Sirius y luego la beso suavemente en los labios.

-ejem ejem- Lily y James dijeron al unísono pero ambos también se habían besado.

-ya no jodan ¿quieren?-dijo Sirius y todos sonrieron.

-Lily, te debo una explicación- dijo Jennifer y empezó a explicarle todo, cuando termino Lily le sonrió.

-tranquila, ya paso- no parecía molesta y así ambas se abrasaron ahora también eran amigas.

-bueno-empezó James- que verano el que hemos tenido ¿no creen?

-si-respondió Sirius- espera que le contemos a Colagusano, se va a orinar de la emoción.

Todos rieron ante el comentario y empezaron a caminar por la playa.

-saben estaba pensando- dijo James- he oído que Disney World esconde muchos secretos.

-mm ¿Disney World eh?- dijo Lily sonriendo- si puede ser.

-si pero hay que llevar a Remus y a Peter- dijo Sirius.

-¿y yo que?-dijo Jennifer

-claro que tu vas, que seria un verano sin ti- le dijo James pero les susurro a Lily y a Sirius algo que sonó como paz y tranquilidad.

-hey ya te oí- le respondió la morena sacándole la lengua y a así los cuatro amigos caminaron por la playa, mojados pero contentos con el entretenido verano que habían tenido hasta ahora.

FIN


bueno de nuevo gracias y porfis diganme que tal les parecio la historia =D

Locuras de Verano al Estilo Merodeador - Fanfics de Harry Potter

Locuras de Verano al Estilo Merodeador - Fanfics de Harry Potter

Bueno esta es mi primer historia aqui , espero que les gusste y porfa dejen comentarios. no voy a describir a los personajes principales por que ya todo el mun

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-locuras-de-verano-al-estilo-merodeador-fanfics-de-harry-potter-2911-0.jpg

2023-02-27

 

Locuras de Verano al Estilo Merodeador - Fanfics de Harry Potter
Locuras de Verano al Estilo Merodeador - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/32474
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences