LOS GEMELOS SEMIVAMPIROS - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

.1.

EL PEQUEÑO COMIENZO

(POV ATHENADORA)

Hacia unos días, me enteré por Alice, lo que más me había temido desde hacía diez años: Me enteré de la llegada de ellos, de los Vulturi.

Al parecer, un vampiro que tenía rencor hacia los Cullen, mi familia, había estado espiándonos, hasta encontrarse con mis pequeños niños de diez años, que, aunque lucían como unos adultos, eran más especiales que los semivampiros normales, así que fue con los Vulturi a avisarles que los Cullen tenían ahora más poder del que habían tenido hacia años, así que ahora vienen, sin prepararse lo suficiente, solo para que no podamos obtener algo de tiempo para hacer algo.

 

De todas maneras, no me importaba lo que me pudiera pasar en esos momentos, me importaba lo que le pudiera pasar a Shadow y Brice, mis gemelos semivampiros.

Te preguntarás como sobreviví, y de quien son estos pequeños.

Pues bien, Shadow y Brice son los hijos de Cayo Vulturi y míos
Aunque él no lo sepa aún.

Al separarme de Cayo, que era malvado y diabólico, sobreviví de las garras de los Vulturi, gracias a que los Cullen me aceptaron en su familia, me iban a transformar inmediatamente, pero después de eso
me enteré de la llegada de Brice y Shadow.

Aquello fue demasiado doloroso, por lo que puedo recordar, cuando Edward pudo escuchar la mente de mis pequeños, los sacaron de inmediato, sin el mismo drama que me habían dicho que había tenido Bella.

Carlisle me convirtió justo después de que pude ver a mis pequeños, eran tan pequeños y hermosos

Los Cullen nos aceptaron en su familia, y ahora soy Athenadora Cullen, y mis pequeños Brice y Shadow Cullen. Ellos conviven mucho con Renesmee Cullen, su prima. Ella como también es una Semivampira, les ha ayudado mucho a mis niños, pues Nessie - Como le decimos a Renesmee - y ellos son muy pocos semivampiros que existen.

Una vez, recuerdo que Huilen, una vampiresa de Brasil, trajo a su sobrino, Nahuel, que es un semivampiro, al igual que ellos, él también había traído a una de sus hermanas menores, Penélope, que ha vivido con él desde que los Vulturi comenzaron a mandar a personas contra su padre, un tal Joham, que es un científico-vampiro. Ellos se llevaron muy bien con Nessie, Shadow y Brice, mis niños, aunque apenas fueran unos pequeños de seis años, que lucían como unos adolescentes.

Ellos se llevaron muy bien ese día, incluso, Nahuel y Penélope invitaron a Shadow y Brice especialmente a que fueran a visitarlos a Brasil. Algo que aceptaron inmediatamente, en cuanto pasara lo de los Vulturi los tendría que llevar

Brice tenía ponzoña, algo que Shadow no tenía, al parecer, Edward y Carlisle habían llegado a la conclusión de que las Semivampiras no tenían ponzoña, mientras que los Semivampiros si la tenían.

- Mamá - Llegó Shadow, con su espectacular sonrisa y sus ojos grises que, cuando había estado con los Vulturi, Aro me había dicho que los ojos de Cayo eran grises. De lo demás, mis gemelos también tenían las mismas facciones que Cayo, solo el color de cabello lo habían heredado de mí, y eso era algo que me alegraba, puesto que todavía le tenía mucho cariño a Cayo- ¿Qué es lo que ocurre? - Preguntó al ver mi rostro, lo más seguro era que se hubiera puesto serio, con sentimientos encontrados, y muy triste. ¿Qué ocurriría cuando Aro sepa que los niños son de Cayo? ¿Me los quitará por sus maravillosos dones?

 

- Nada cariño - Ellos todavía no sabían aquello, y no veía porque se deberían de enterar, Alice y Nessie propusieron que mis niños se fueran a La Push, la reserva en donde se encontraba el novio metamorfo de Nessie, Jacob Black, los licántropos tenían un tratado de que los Vampiros no podían pasar a La Push, pero sería algo especial, también tomando en cuenta de que no son Vampiros, si no semi. Esperaba que eso fuera la solución. Sabía que podrían pasar por ahí, pero los licántropos nos ayudarían con ello, de eso estaba segura.

- Bueno, solo he venido para decirte que me tengo que ir ya. Seth y Ana nos han invitado a jugar un poco - Sonrió. Seth era un licántropo muy
especial, era el que más me caía bien de ellos. Él se había improntado de Ana, una chica que iba en la misma escuela que nosotros, era la mejor amiga de Shadow.

Sí, aquel día era el día en el que los Vulturi llegarían, había estado matándome de remordimiento a mí misma desde que supe aquello, pues no le ocultaba casi nada a mis hijos, y este, como el tema de su padre, era un caso especial, para protegerlos

- Claro - Contesté con una fingida voz - Si quieres puedes tardarte toda la tarde - Hasta que termine todo

- Gracias ma
¡Brice! ¡Vámonos! - Apresuró Shadow

Vi como se marchaban en el carro de Brice, mientras Shadow lo abrazaba y el siempre se molestaba

No me gustaría pensar que esa sería la última vez que los veo, puesto que sé que no me matarán, pero quizá me hagan algo, quizá encuentran a mis niños
Nadie sabía eso
Ni siquiera Alice, pues Jacob no quería alejarse de Nessie, y ambos estarían ahí, esperando a los Vulturi, y con eso, Alice esta ciega.

Tendría que esperar

.2.

LA VERDAD

(POV ATHENADORA)

Y ahí estábamos, en el lugar donde jugábamos Baseball, esperando la llegada de los Vulturi.

Escuchamos el susurro de varias capas, adivinamos que ya estaban llegando.

Y sí, al ver que alguien se acercaba, me di cuenta de que era Aro, que estaba llegando como si fuera el autentico líder. Detrás de él, se encontraron Marco y Cayo, éste último ni siquiera me dirigió la vista

- ¡Carlisle! Mi viejo amigo - Comenzó Aro, una vez que toda su guardia estuvo ahí

- Aro - Saludó Carlisle con una voz seca

- Verás, hemos viajado desde muy lejos, y quiero ir al grano: Tenemos que ver cómo es que Nessie ha crecido

- Han pasado quince años - Edward intervino - ¿Por qué no vinieron cuando Nessie tenía siete?

 

- Porque

- No digas cosas que no son, Aro - Edward parecía tenerle cierto odio a Aro - vienes porque tenemos más poder que ustedes, él - Dijo señalando a un vampiro, que ahora estaba formado con la guardia - te ha dicho aquello

- Sí, es verdad - Aro admitió aquello - Athenadora, que bien te ha tratado la inmortalidad - Dijo acercándose a nuestro lado, pero sin pasar la mitad del campo, estiró la mano, en señal de que quería ver qué era lo que estaba pasando

No había otra alternativa, así que me acerqué rápidamente a él, y me tomó la mano.

Por una fracción de segundo, mis ojos se encontraron con los de Cayo, y supe la verdad
No había dejado de amar a Cayo Vulturi.

En eso, escuché algo, como cuando Brice
Oh, no

(POV SHADOW)

- ¿Quién es mi hermanito favorito? - Le preguntaba a Brice, mientras lo abrazaba y él me intentaba quitar

- ¡Shadow! - Se quejaba Brice

"Vamos, no seas un bebé" Le dije telepáticamente, un don que compartíamos, aunque la conexión solo fuera de nosotros dos.

"Eres tú la que abrazas a las personas como si fueras un bebé"

Reí entre dientes, mientras nos dirigíamos a la casa de los Clearwater

Al llegar a la casa, Ana y Seth, nos recibieron, un poco nerviosos. No le di importancia, pues esos tortolos siempre andaban raros, así que mejor nos pusimos a jugar en una consola, Brice y yo casi ignorándolos.

- Y
¿Por qué nos invitaron a los dos a jugar xbox? - Preguntaba mi hermano

- Porque
es de cuatro jugadores - Contestaba Seth, que aunque se llevaba bien con Brice, había sido novio de Ana, por lo que no eran los mejores amigos, que digamos. - Y
Los demás no querían

- Aja - Dijo mi hermano sin creerlo - ¿Qué tal Paul?

- Con Rachel

- ¿Jared?

- Con Kim

- ¿Sam?

- Ese nunca juega

- ¿Nessie?

- Esta ocupada tratando de ayudar a los Cullen con los Vul

- ¿Qué dices? - Pregunté. Había escuchado anteriormente que los Vulturi - que era lo más seguro que me iba a decir - eran una familia, la realeza de los vampiros. Intentaron matar a Nessie.

- Nada

- Seth - Le dije mirándolo a los ojos, algo que le ponía nervioso. El juego no me importaba - Ana - La miré, estaba segura de que ella no me mentiría, nunca nos contábamos ninguna mentira, estaba segura de que si Seth no me lo decía, Ana si me lo diría

- Con los Vulturi, porque quieren tenerlos a ustedes porque sus dones son interesantes y poderosos, así que quieren atacar a los Cullen

- ¿Qué? - Saltamos mi hermano y yo, corriendo en velocidad vampírica hacia el auto de Brice

- Esperen - Seth se había puesto en la puerta. Como estaba enorme, no lo pudimos esquivar, y los hombres lobo eran muy difíciles de derrumbar - Su madre nos dijo que quería que estuvieran aquí, así que aquí se quedan

 

- No - Le reté - Tengo que ir para allá

Al ver que Seth no se movía, llamé a mi hermano, que me tomó la mano, y nos teletransportamos. Mas bien, el se teletransportó, yo solo lo acompañé.

Nos encontramos a las afueras del campo en el que jugábamos Baseball, según Carlisle, ahí había sido el último lugar que habían visitado los Vulturi cuando querían matar a Nessie.

Los Cullen y los Vulturi se encontraban en extremos opuestos, pero mi madre, y otro, que no reconocía, estaban en el centro.

- Brice
Shadow
- Nos llamó nuestra madre cuando el que estaba tomando su mano se la dejó, parecía sorprendido

Miré a Brice, que me devolvió la mirada con sus grises ojos, y le tomé la mano.

En otro momento, me habría soltado de inmediato, pero esto no nos daba gracia a ninguno de los dos, así que seguimos caminando, con las manos entrelazadas, hacia nuestra madre.

"¿Por qué venimos?" Me preguntaba mi hermano

"¿Para ayudar a nuestra familia?" Le respondí, no muy segura

"Creo que lo hemos echo mal, nos ven preocupados"

"Vamos es solo porque querías hacer una entrada más triunfal, te conozco"

"Lo sé, creo que merecía una entrada más triunfal"

"Nunca cambias"

"Lo sé"

Reí ante aquel pensamiento, y Edward tampoco oculto una pequeña sonrisa, de la que todos le miraron confundidos.

- Digamos que Brice sigue siendo
Gracioso - Explicó con apenas un susurro Edward

Al llegar a la mitad del campo, mi hermano y yo seguíamos tomados de la mano.

Mi madre nos veía preocupada, su mirada pasaba por nosotros, por los dos.

Miré a la persona que estaba enfrente de ella.

Tenía el cabello negro como la noche, y sus ojos eran rojos, lo que significaba que bebía sangre de humano, por lo que me había dicho Carlisle. Su piel parecía papel cebolla, y en su cara había una expresión de profunda sorpresa.

- ¿Qué ocurre aquí? - Preguntó Brice a mi madre

"Que tacto hermanito"

- Vamos, tu también te lo preguntas - Me respondió verbalmente mi hermano

- Sí, pero soy más linda y tierna

- ¿Eso que tiene que ver?

- No sé
Pero lo soy

- Eres rara

- ¿Sabías que rareza es sinónimo de feo? Y eso que eres mi hermano gemelo

- ¿Te estás diciendo fea?

- No, solo estoy diciendo que soy la rara y tu el feo

- Pero

- ¡Niños! - Nos regañó mi madre - Compórtense

- Si, mamá - Contestamos al mismo tiempo. Le enseñé mi lengua a Brice, mientras él hacía lo mismo

- Brice
Shadow

- Está bien - Contestamos de nuevo al unísono

- ¿Ellos son? - Preguntó aquella persona - ¿Los hijos de Cayo?

 

- Sí, Aro, si lo son.

"¿Nuestro padre se llama Cayo?"

"Eso creo"

"Que nombre más
raro"

"¿Raro o feo?"

"Ambos"

Escuché la risa de Edward

"Sigue siendo molesto"

"Sí, preferiría que nuestras conversaciones fueran privadas"

Los Cullen veían a Edward, mientras que él solo se reía muy poco. Normalmente nunca puede aguantarse

- ¿Tenemos padre? - Pregunté al final

- Sí - Contestó nuestra madre

- ¿Quién es? - Preguntó Brice, impaciente

- Niños
- Comenzó nuestra madre, pero Aro habló

- Cayo

Una persona, con el rostro lleno de sorpresa, más que la que había tenido Aro, se acercó a nosotros.

Tenía la piel del mismo modo que el tal Aro, como papel cebolla. Su pelo era rubio, casi blanco, y sus ojos, al igual que Aro, eran rojos.

¿Era él?

¿Ese era nuestro padre?

Miré hacia atrás, hacia donde había estado antes, y me encontré con más ojos rojos.

"La tercera de la derecha no está mal"

"¡Brice!"

Miré rápidamente hacia donde me había dicho, y me encontré con un rostro angelical que nos miraba. Su pelo era rubio, muy corto, y sus ojos - ahora sin sorpresa - eran rojos, su sonrisa era maliciosa

"Si me dices eso, entonces el cuarto de la derecha no está mal" Miré hacia allá, y me encontré con el que pudo haber sido el hermano gemelo de aquella vampira. Su cabello era unos tonos más oscuros, y sus labios menos carnosos, pero seguía siendo hermoso, el chico más hermoso que había visto en mi vida

"Creí que te gustaba Nahuel"

"Y yo creí que te gustaba Penélope"

"Touche"

- ¿están teniendo una enorme conversación? - Preguntó Mamá

- Sí - contestó Brice

- ¿Es acerca de Nahuel y Penélope?

- Sí - contesté ahora

- Tienen diez años
Deberían de pensar en cosas de su edad

- Tenemos la mentalidad de una persona de
muchos años - contestó Brice

- Bien, que
emotiva escena familiar - Habló el que parecía que era nuestro padre, Cayo. - Aro ¿Qué se supone que vengo a ser de aquí?

- Cayo
Sé que dirás que es imposible, pero ellos
Son tus hijos

- ¿Qué? - Preguntó, y se quedó en estado de shock

- ¿Es nuestro padre? - Preguntó Brice. Ahora no bromeaba, y su tono era serio.

- Sí - Admitió nuestra madre

- ¿Por qué nunca nos lo habías dicho? - Comenzaba a enojarme con ella - Se suponía que no nos ocultábamos nada

- Shad
Yo

- ¿Nos mentiste? - Que lento era Brice, a veces podía ser molesto

 

- Yo

- No puedes decirnos ninguna explicación, ¿Por qué lo hiciste?

- No puedo explicarles en qué condiciones

Le dejé que hablara, mientras me marchaba corriendo, ¿Cómo fue posible aquello?

- Brice, ve por ella, por favor

- ¿Quieres que vaya por ella y luego la traiga para que nos echen mentiras? No madre... Me iré con ella

- Son tan consentidos
- Se quejó mi madre, yo solo le gruñí, ya que estaba completamente segura de que me oiría.

- ¿Qué les ocurre? - Preguntó otra voz que no conocí, mientras esperaba a mi hermano, vi entre los árboles y el que era nuestro padre, Cayo, era el que había hablado. Su voz era hermosa, como mi madre

- Son
bipolares - Contestó mi madre

- ¿Semivampiros bipolares? - Preguntó Aro, un poco divertido

Mi madre le miró ceñudo, y después su mirada cruzó el bosque, hasta reparar en nosotros.

- Shadow, Brice, por favor

Tomé la mano de Brice, esperando que nos marcháramos por medio de teletransportación, pero no me izo caso por primera vez en la vida, parecía atento a nuestros padres

"Parecen tan unidos" Me explicó "Se mueven como si estuvieran unidos, él o ella se mueve y el otro se mueve, según como el otro lo izo
Parecen ser almas gemelas"

"Sí" Me detuve por unos instantes, mientras ambos nos veíamos "Ya me voy"

Me marché corriendo con elegancia, mientras mi hermano corría con la mirada hacia atrás.

Escuché un pequeño murmullo, que sonó como: "Jane, Alec, vayan por ellos"

No nos atraparían. Digo, si nos quieren atrapar
Les dolerá.

Empleé uno de mis dos dones, - algo que hacía que mi hermano se enojara, pues el solo tenía uno, aunque creía que ese valía por dos - que era atravesar las cosas, atravesé los árboles, pensando en jugar un poco y recorrer el perímetro. Nunca me podrían atrapar.

Mi hermano me seguía, supuse que con cara de enojado por aquello.

Corrí más fuerte, todo lo que mis piernas me dejaban, y de pronto, sentí como si dos sombras muy rápidas nos persiguieran.

Corrí aún más rápido, atravesando todo lo que se encontraba en mi camino. Hasta que no supe nada más
Todo se volvía oscuro y sin vida

.3.

¿VOLTERRA?

(POV SHADOW)

Desperté en medio de varias voces que hablaban al mismo tiempo

- ¿Está bien? - Preguntaba una voz, que se me hacía un poco familiar

"¿Estás bien?" Mi hermano parecía preocupado

"¡Fuera de mi cabeza!" Le contesté

- Está bien - Contestaba mi hermano, riendo entre dientes. Gruñí, algo que izo que se riera con más fuerza.

- ¿Qué me ocurrió? - Espeté a Brice

- Tranquila
Fue mi don - Aquella voz era tan dulce, que sentía como mi corazón se derretía ante aquella voz. Miré a ver donde se encontraba la persona que había hablado, y me encontré con un chico hermoso, de cara angelical. Era el chico que había dicho mentalmente a Brice que estaba guapo solo porque él había dicho que la chica que estaba al lado era guapa
En realidad era guapo
Más que Nahuel. Me sonrojé al pensar aquello. Lo que estaba sintiendo por este chico era algo más fuerte de lo que había sentido por Nahuel.

 

- Oh - Fue lo único que le pude decir
¡Que grandioso!

- ¿Me permites? - Preguntó Aro, extendiendo la mano. Sin pensar en el porqué, se la di, pensando que debería ser más rápida.

- Grandioso - Dijo muy sorprendido, mientras me dejaba de tomar la mano - Tus dones son muy útiles, como el de tu hermano

- ¿Tus? - Preguntó Cayo, mi
padre.

- Tiene dos - Adelantó mi madre - Atravesar cualquier cosa y puede curar cualquier herida

- ¿Cualquiera? - Preguntó el otro, que parecía ser también un jefe o algo así, pues su tono era autoritario, con su cara de aburrido

- Cualquiera - Afirmé sin inmutarme, mientras me levantaba y me sentaba en un sillón

"¿Y luego?" Pregunté a mi hermano, mientras me acurrucaba en el sillón

"No lo sé" Contestó, haciendo lo mismo en el sillón de al lado

"¿Sabes? Tengo sueño" Dije bostezando

- Yo igual - Me contestó mi hermano, sorpresivamente - sarcasmo - bostezando al mismo tiempo que yo

- Niños
No se acomoden mucho
Nos vamos a Volterra

- ¿Qué? - Despertamos de un salto

- Sí, su
padre quiere que se vayan un tiempo para allá, y no los dejaré ir solos

- Pero mamá - Protesté - Creía que íbamos a ir a ver a Nahuel
y Penélope - Añadí rápidamente, viendo que mi hermano se echaba a reír, junto con Nessie, que también sabía que mi corazón latía por Nahuel
o lo había echo antes

- Sí, quiero ver a Pe - Dijo mi hermano, solidarizándose conmigo

- No discutan - El tono de mamá izo que nos calláramos de inmediato, y cambié de tema

- Entonces
¿Papá? - Pregunté a Cayo, que a la mención de "Papá" Se puso en estado de shock, no se movía o hablaba - ¿Está bien? - Pregunté a Aro

- Solo está
conmocionado - Contestó, mirando a Cayo sin siquiera sorprenderse en lo más mínimo - Tendrá que acostumbrarse a ello, y me temo que no será pronto

La tarde la pasé de malhumor, puesto que no me agradaba mucho la idea de ir con mis padres a Italia
Serían más kilómetros de lejanía a lo que tengo con Nahuel.

Aquel muchacho, que me enteré que se llamaba Alec, no dejaba de mirarme, lo que me causaba más malhumor.

Después de las seis de la tarde, tuve una muy buena noticia.

- Shad

- ¿Qué pasa? - Pregunté a tía Alice

 

- Digamos que Nahuel te va a hablar en unos cinco minutos

Grité de emoción, al igual que Nessie, que me tomaba de las manos, no me importó la cara que puso mi padre.

Esperé con impaciencia, mientras tenía mi celular en mis manos.

Cuando sonó, mi respiración se entrecortó, y contesté

- ¿Nahuel?

- Déjame adivinar
¿Alice?

- Sí, Alice - Confirme, mientras comenzaba a pasear entre la sala entera, nerviosa

- ¿Cuándo vendrás? Pe quiere ver a Brice. Yo quiero verte a ti.

Mi corazón palpitaba más que antes, pero no me importaba, quería verlo.

- No lo sé - Miré a mi madre - Al parecer soy hija de Cayo Vulturi, así que me marcharé a Volterra. Pero yo quería verte.

- Yo también - Cuando dijo eso, me tumbé en el sillón y miré a la pared, mientras mi hermano ponía los ojos en blanco

- ¿Puedo hablar con Pe? - Preguntó desesperado

- Espera - Murmuré, mientras Nahuel y yo hablábamos

A los diez minutos se hartó y me quitó el teléfono

- ¡Hey! - Escuché que decía Nahuel cuando escuchó la voz de mi hermano

- Sí, se que mueres por Shad
Ahora ¿Podrías pasarme a Pe?

Le di un pequeño golpe a mi hermano, mientras se ponía a platicar con Penélope. Me acerqué a mi padre, que veía el teléfono raro.

- ¿Qué pasa? - Pregunté sin entender el porqué de su mirada hacia el pobre celular que no tenía la culpa de nada

- Nada - Contestó rápidamente - Shadow, ¿Cierto?

- Cierto

- Bien. ¿Por qué no me cuentas un poco más de ti y de tu hermano? - Miró a Brice, que en esos momentos reía, supuse que hablaba con Pe.

- No sé exactamente qué es lo que quieres saber de mí.

- Todo, me gustaría saber todo. He perdido ¿Qué? ¿Dieciséis años?

- Sí, dieciséis años

- Dime más acerca de ti

- Bueno, Brice y yo tuvimos la mayoría de edad cuando cumplimos los siete años. Él tiene el don de teletransportarse y yo de atravesar cualquier cosa y curar todo. Ambos tenemos el don de la telepatía mutua. No sé que más te puedo decir

- Bueno, podrías decirme acerca de tus amigos, tu personalidad

- Mira, sé que es difícil no haberte visto hasta cuando cumplí los dieciséis años, pero créeme, el tiempo no lo podrás recuperar ni aunque supieras todo sobre mí. - Dije cortando la conversación. Me caía bien, pero temía encariñarme con él. No quería abandonar a mi madre, y tampoco quería quedarme con él, ya que no lo conocía, y no me apetecía en lo más mínimo conocerlo.

- Shadow
Dame una oportunidad - Suplicó mi padre

- Lo intentaré - Dije tratando de convencerme a mi misma de que intentaría hacerlo, solo por él.

"Sé que es difícil, pero inténtalo de verdad" Mi hermano parecía haber terminado de hablar con Pe.

 

"Lo intentaré" Prometí no muy segura de ello.

Le sonreí a mi padre, que me correspondió con otra sonrisa igual de ancha

Tal vez no tendría que ser malo, ¿Cierto?

.4.

EL VIAJE A VOLTERRA

(POV SHADOW)

No había sentido muy bien el viaje en el Jet privado de los Vulturi, ya que mi hermano y yo nos habíamos dormido más de la mitad del viaje, mientras los demás hacían cosas normales
para Vampiros.

Había despertado con una esperanza en mi mente: "Tener a un padre" Eso parecía imposible, ya que no lo había tenido nunca, pero estaba segura de que me podría ganar el cariño de él
Y de toda mi demás familia.

Al abrir los ojos, supe que algo andaba mal, ya que mi padre veía con ojos asesinos al ángel de nombre Alec. Mi madre parecía mirarlo dulcemente, como si le dijera por medio de la vista que se calmara un poco.

- ¿Qué ocurre? - Pregunté al ver que no me habían hecho caso

- Nada, cielo, no te preocupes - Dijo mi madre, acercándose a mí y a Brice, que todavía roncaba levemente - Es una
diferencia de opiniones

- ¿Acerca de qué? - Pregunté, al ver que en la cara de mi padre se formaba una expresión que decía claramente: "Es más que una simple diferencia de opiniones"

- Nada importante - Murmuró, al mismo tiempo que me abrazaba.

Aro estaba ahí, parecía muy pensativo.

- Alec, discutiremos aquello en cuanto lleguemos

- ¿Discutir? - Pregunté extrañada

- Cariño, relájate. No es nada grave

- Sí tu lo dices - Miré a Alec, que me miraba a mí. Parecía un poco dolido.

Eso me dolió a mí también. Intenté animarlo, ya que siempre que a mí me regañaban, lo que me hacía falta, era una sonrisa de comprensión, de parte de Brice, Anna o de Nessie. Así que le sonreí a Alec, que pareció atónito, pero me devolvió la sonrisa.

- Alec - Advirtió mi padre. Lo miré, y parecía furioso. Su mirada era igual que cuando miró el teléfono. Justo cuando Pe y Nahuel hablaron
¿Será que está celoso?

"Lo más seguro, hermanita"

"Despertaste"

"Desde hace rato
¿Ya mero llegamos?"

- Mamá
Brice pregunta que si ya mero llegamos

- Creo que sí
No entiendo porque te haces siempre el dormido, Brice

"Porque estoy descansando"

- Dice que porque está descansando

- Oh, sí. Creo que necesitas un descanso, sobre todo después de haber reprobado - La mirada de mi madre en esos momentos era severa

Brice pareció haberla sentido, puesto que al mismo instante se levantó de un sopetón y miró a mi madre con inocencia fingida

- ¿Cómo te has enterado?

- Nessie me ha dicho

- Me las pagará - Murmuró, al mismo tiempo que se recostaba, con una sonrisa en los labios. Mamá nunca le castigaba

 

- Bien. ¿Por qué has reprobado?

- Porque
Falté a los exámenes

- ¿Por
?

- Porque me desgastaban por completo
Además, pasaré los extraordinarios sin ningún esfuerzo, y lo sabes bien

- Deberías de ser un poco más como Shadow

- El punto no es ser un matadito

- ¡Hey!

- ¿Acaso no te pasas las horas en la biblioteca?

- Sí - Respondí

- ¿Es que acaso no has leído un millón de libros ahí?

- Emmm
¡Que linda vista! - Dije, ignorándolo

- Shadow
¿En realidad pasas horas en la biblioteca?

- No - Admití

- ¿Entonces donde?

- Emm
¿Recuerdas que después del entrenamiento de porristas hay entrenamiento de Fútbol?

- Oh, sí, lo olvidaba - Imitó mi tono de voz, solo que más chillón - ¡Dave!

- Shadow - Mi madre parecía divertida. Ella confiaba en nosotros. - ¿Quién es?

- Es el jugador estrella - Anunció mi hermano

- Creí que te gustaba Nahuel

- Solo lo he visto un par de veces en mi vida - Le recordé - Me agrada, pero no quiere decir que esté enamorada de él. A Dave lo veo todos los días

- Creo que le tendré que golpear

- Y yo pelearme con - Intenté imitar su tono de voz - Eli

- ¿Eli? ¿Dave? ¿Por qué ninguno de los dos me había contado que tenía novio y novia?

- De hecho no es mi novia - Dijo mi hermano - Por eso acompaño a mi hermana a los entrenamientos de porristas

Los Vulturi parecían mirarnos como si habláramos en un idioma desconocido para ellos.

- ¿Y qué tal Dave?

- ¡Me había olvidado decirles! - Recordé - ¡Dave me invitó al Baile de Primavera! ¿Crees que podamos llegar después de las vacaciones?

- Creo que si - dijo mi madre - ¿Sabes que Alice te comprará el vestido además de sus accesorios?

- Sí, lo sé
Ella tiene tan buen gusto

- ¿Con quién irás, Brice? - Preguntó mamá

- Emmm
Aún no lo sé
¿Crees que ando pensando en ello todo el día?

- Si piensas en Eli, claro que sí - Contesté, al tiempo que Brice tomaba un libro y me lo arrojaba en la cabeza. Yo solo reí a carcajadas cuando eso ocurrió.

- Todo eso de Eli y Dave es mentira, ¿Cierto? - Preguntó nuestra madre con una sonrisa

- Sí - Contestamos los dos al unísono

- Excepto porque Dave SI la invitó al baile - Dijo mi hermano, haciendo mucho énfasis en el si.

Todos nos miraban como si estuviéramos locos, pero eso no me importaba en lo más mínimo.

.5.

CELOS

 

(POV BRICE)

Llegar al castillo fue más rápido de lo que había imaginado. El jet parecía moverse como rayo.

- ¿Se encuentran bien? - Preguntó nuestro padre, con un poco de nerviosismo, me pregunto porque

"Quizá porque estamos locos, hermanito" Decía mi hermana, mientras le contestaba a mi padre

- ¿Vamos? - Preguntó la Vampiresa que se llamaba
¿Jane?

- Claro - Contesté mientras la veía fijamente. Era hermosa.

- Brice - Me apresuró mi hermana, mientras se bajaba de un salto y caminaba junto con nuestra madre

- Ya voy - Dije, tratando de despegar mi mirada de Jane

"Te gusta" Me dijo mi hermana. Mi molesta hermana "Admítelo"

"Lo admitiré hasta que admitas que Alec te gusta"

"Bien
No lo admitiré"

"Tampoco yo"

- Niños - Nos reprendió mi madre al ver que nos retrasábamos - Se siguen peleando, ¿No es cierto?

- Digo que tienes toda la razón

Los vampiros nos dirigieron hacia un gran hoyo, supuse que era la entrada a la casa de mi padre y tíos.

- ¿Lista? - Preguntó Alec por abajo, mientras veía como extendía los brazos para agarrar a Shadow

- Ya voy - Gritó y cayó en sus brazos.

Por un momento, mientras veía la forma en que ambos se miraban, me sentí extraño. Como si no deseara que mi pequeña hermana estuviera con un chico, ya que le podría romper el corazón en cualquier segundo.

Un ruido extraño brotó por mi garganta, transformándose en un gran gruñido. Incluso yo sentí algo de miedo.

Mi padre siguió aquél gruñido, y mi madre nos veía con los ojos en blanco. Parecía como si a ella no le importara en lo absoluto que Shadow estuviera en los brazos de Alec.

- Alec - Susurró Aro, en tono preventivo.

Éste pareció salir de su ensoñación, y, con mucho cuidado, deposito a Shadow en el suelo.

Mi hermana parecía taladrarme con la mirada, pero yo no le hice caso.

"¿Qué pasó?" Y comenzaban las preguntas

"Nada" Mentí, con un mental tono seco

"Humm
Ambos sabemos que no te creo"

"Y ambos sabemos que no te diré nada"

"Eres odioso"

"Dirás sobreprotector, hermanita"

"Lo que sea"

(POV SHADOW)

¿Por qué se habían comportado así?

Yo no veía a Alec más que como un amigo, incluso aunque no le conociera perfectamente bien.

Además. ¿Cómo era posible que mi hermano hubiera reaccionado de aquél modo?

Él siempre me había entendido, él siempre me había apoyado. En estos momentos realmente extrañaba a Ana, estaba segura de que ella si me entendería. Además de mi madre, claro.

Al llegar al castillo, (Vaya, era un castillo subterráneo), mi tío Aro nos regaló dos habitaciones para mi hermano y yo, además de una habitación (Por lo que ya había dicho, era de ella), a mi madre.

 

Estando en mi habitación con mi madre, comencé a preguntarle todo lo que tenía en mente sobre aquello.

- ¿Qué es lo que ha pasado? - Pregunté - ¿Por qué papá y Brice se comportaron de ese modo? ¿Por qué
?

- Tranquila Shadow, que me vas a sacar de quicio - El tono de mi madre era algo seco - Lo que le ocurre a tu padre y hermano, es que están celosos

- ¿Celosos? ¿De qué? Digo, Alec para mí no es más que un amigo y

- Pero quizá el no te ve solo como una amiga - Me interrumpió mi madre

Me quedé seca ante aquello. Nunca había sabido de otro chico que tuviera algo de interés por mí más que
bueno, Nahuel.

Mi madre rió entre dientes, y se marchó de la habitación, dejándome sola con mis pensamientos.

.6.

NUNCA TE DEJÉ DE AMAR

(POV ATHENADORA)

Shadow
Creo que esa niña tiene que aprender mucho sobre la vida.

Alec no era un chico malo, a decir verdad siempre había estado encantada con él, y lo sentía como un hijo. Desde la primera vez que lo vi.

Es verdad, no era que una madre no quisiera que su hija estuviera con alguien grande, pero
Todos sabemos que esto era una excepción. Cayo me llevaba miles de años, y aún así, todavía lo amaba.

Caminé por los pasillos, mientras pensaba en aquello, y me topé con Cayo.

- Lo siento - Murmuré, algo incómoda, mientras intentaba pasar. Cayo no me dejó hacerlo - ¿Qué ocurre? ¿Quieres hablar sobre Brice y Shadow? ¿Quieres hablar sobre Alec, quizá?

- No es eso Athe - Sonrió al usar mi diminutivo - Tenemos que hablar. Han pasado años

- Desde que me marché, lo recuerdo muy bien - Asentí - No sé de qué quieres que hablemos, Cayo

- Escucha - Dijo, aún sin dejarme pasar - Tengo que decirte algo importante, pero no sé qué es lo que podrías decir.

- ¿Qué es lo que me quieres decir? - Pregunté. Estaba a unos centímetros de él.

- Te amo - Murmuró. No podía creerlo. ¿Me decía que me amaba? - Sabes que los sentimientos de un vampiro son permanentes en cuanto cambian

Me quedé en silencio, contemplando sus bellos y algo escalofriantes ojos

- ¿Qué dices? - Parecía nervioso, algo que me casi me izo reír

- Digo que yo nunca te dejé de amar - Contesté mientras me acercaba más a él.

Nuestros labios se estaban rozando hasta que
digamos que en esos momentos deseé no haber tenido a un niño demasiado dependiente.

- Mamá. ¿Has visto mi
? - Brice miró como nos separábamos de repente y sonrió - ¿Han vuelto?

- Vamos a volver a intentarlo - La voz de Cayo parecía jovial

- Y ahora que los tres estamos aquí - Recordé - Tenemos que hablar

 

- ¿Sobre? - Preguntó Brice, que se acercaba a nosotros

- Sobre Shadow. ¿Por qué ustedes la celan tanto?

- Vamos Athe - Cayo me miró - ¿Crees que estoy muy feliz cuando habla sobre ese tal Nahuel?

- Sé que no lo estas, pero no entiendo como ustedes dos sienten ganas de matarle

- A Nahuel no lo quiero matar - Susurró Brice - Es a Alec

- ¿Por qué?

- Porque al parecer es
¿Enserio no lo has visto? - Preguntó Brice, incrédulo

- ¿Ver qué?

- El mira a Shadow como si tuviera sed todo el tiempo. Ella lo ve con dulzura. No quiero que termine
muerta

- Eso no lo sabemos

- Es cierto. ¿Por qué no dejamos este tema para otra ocasión y de decimos a Shad lo que ha ocurrido?

- Vamos - Contestó Cayo. Todo por librarse de mis sermones.

Le di un pequeño codazo juguetón, a lo cual él me sonrió.

Probablemente mi eternidad se vería completamente feliz de ahora en adelante
O eso era lo que esperaba yo.

.7.

EL FAVOR DE MARCO

(POV SHADOW)

Al enterarme de la nueva noticia, incluso me olvidé de Alec y del comportamiento de lo más infantil de mi padre y hermano. Todo lucía muy feliz.

- He de decir que estoy contento - Dijo tío Aro, sonriendo a mis padres - No habría soportado a Cayo sin Athenadora por mucho más tiempo. Parecía zombi.

El que si parecía zombi era tío Marco, que no se había inmutado, a pesar de que la noticia fue bien recibida por todos. Al final abandonó la estancia. Fulares Portabebes

Como mis padres y todos los demás estaban ocupados, hablando sobre la reconciliación de éstos, no se dieron cuenta en cuanto me marché hacía donde estaba mi tío Marco.

"Quizá quiere estar solo" Pensó mi odioso hermano, que si se había dado cuenta de que me había marchado

"Quizá sí, pero lucía un poco
Deprimido"

"Bien. Solo no lo desesperes. ¿Quieres?"

"Claro" Acepté mientras le alcanzaba con facilidad.

- Shadow Vulturi - Mencionó en cuanto me vio. Vaya, no había escuchado nunca mi nombre con mi nuevo apellido

- Tío Marco - Sonreí. Parecía necesitar una sonrisa. Él no sonrió

- ¿De verdad puedes curar cualquier herida?

- De verdad - Asentí mientras me sentaba en una banca que se encontraba cerca de aquél lugar

- Sé que no
deberías saberlo. Probablemente, Aro me regañaría al decírtelo, pero me parece que tienes que saber mi historia.

- ¿Tú historia? - Pregunté, un poco confundida

- Sí. Necesito que me hagas un favor, pero no lo podrás hacer hasta que entiendas la razón.

"Verás, cuando Aro, Cayo y yo nos reunimos por primera vez oficialmente, después de convertirnos en vampiros y de que los tres supimos que teníamos los mismos objetivos, nos convertimos en los Vulturi. Éramos cuatro"

 

Marco habló muy rápido en esa parte, antes de que pudiera abrir mi boca

- Dídima, era la hermosa hermana de Aro. Ella tenía un grandioso don, que consistía en una clase peculiar de escudo. Su protección era la alegría. Ella irradiaba con esa alegría a todas las personas que se encontraban cerca de ella. Muchos hombres la pretendían debido a su belleza y aura de felicidad. Todos se enamoraron de ella. Y yo no era la excepción.

"Había una gran diferencia entre aquellos hombres y yo: Dídima se había enamorado de mí, así como yo de ella".

"Pasado el tiempo, Aro aceptó nuestra relación. Le compartimos nuestros planes de marcharnos a hacer nuestras vidas, ya que, después de conocerla, ya no sentía la mínima ilusión de seguir con los Vulturi. Queríamos vivir solos, sin nada que nos detenga".

"Pero algo horrible pasó la noche que Dídima y yo nos íbamos a ir. Ella fue asesinada. Así fue como quedé en este estado".

Marco pareció volver a la realidad, mientras yo seguía imaginándome como habría sido la historia de amor de tío Marco y tía Dídima. Era triste y romántica a la vez.

- Lo que te quiero pedir, Shadow, es que intentes curar aquellas heridas que son tan profundas, y volver a vivir la eternidad como un regalo, no como una condena

- Lo intentaré tío - Contesté - Pero no creo que sea fácil. La mente es algo más complicada que lo físico. Así que no te podría asegurar

- Tranquila. Esperaré pacientemente - Dijo tristemente - Siempre lo he hecho

En esos momentos pude haberlo hecho, sin embargo, no me sentía con la capacidad de hacerlo. No en esos momentos.

.8.

BESO

(POV SHADOW)

- Hola Alec - Saludé al vampiro, encontrándolo absorto en una lectura

- Hola Shad - Contestó, mirándome. Sus ojos bordo eran hermosos aunque sabía que él sentía lo que yo por Nahuel, no podía resistirme a ellos. Parecía como si Alec fuera algo más que Nahuel, aunque no supiera exactamente qué. Por eso solía evitarlo lo más posible. No me quería enamorar de verdad. Era demasiado temprano para ello - Estás linda

- Gracias - Respondí mientras me ruborizaba un poco

Alec me sonrió y se acercó a mí.

Retrocedí hasta llegar a una pared, donde él me acorraló.

- Linda - Repitió Alec mientras se acercaba a mi cara

Nunca había besado a nadie, ni siquiera a Nahuel, y eso me hacía sentir extraña, puesto que no sabía cómo moverme.

Los labios de Alec se encontraban a un milímetro de los míos, y se detuvieron. Gruñí, involuntariamente para mis adentros. No quería que parara.

Sin pensarlo acerqué mis labios a los suyos, acortando aquel pequeño espacio.

Alec me guiaba, besándome tiernamente, aunque yo no deseaba eso.

Con el mismo movimiento de labios, comencé a moverme deprisa, haciendo que Alec me abrazara con fuerza. Yo solo puse mis manos en su nuca.

 

El beso era ya desesperado, y a duras penas pude respirar.

- ¡ALEC! ¡SHADOW! - Oh, no. Era mi padre

Me separé de Alec en un instante. No quería meterle en más problemas.

Mi padre lucía furioso, como si estuviera a punto de estrangular a Alec. Y lo decía literalmente.

- ¡¿Qué se supone que le estabas haciendo a MI pequeña?! - Gritó mi padre, furioso.

- Papá, ya no soy tan
- Comencé, pero la mirada severa de mi padre me izo callar al instante.

- Shadow, tu apenas eres una pequeña adolescente de
¿16? Alec es demasiado mayor para ti

- ¿Cuántos años tienes? ¿Cuántos años tiene mamá? - Pregunté. Era algo que nunca había sabido.

- Eso no tiene nada que ver - Contestó, pero noté que se ponía más nervioso - Alec tú

- Cayo - Se escuchó la voz de mi madre - No seas tan duro con ellos

- Pero
Pero

- Cayo - Mi madre le miró con una expresión que indicaba algo, aunque no comprendía que. Alec desvió la vista a otro lado, con una pequeña sonrisa en su rostro. ¿Acaso era demasiado inocente?

- Tengan
Más cuidado - Susurró mi padre - Si algún día vuelvo a ver a Alec besándote - Me advirtió - Lo mataré enseguida - Parecía serio, por lo que asentí.

En cuanto mis padres se fueron, cogidos de la mano, me relajé.

- Cerca, ¿Cierto? - Preguntó Alec, volviéndome a acorralar - ¿En que estábamos?

Yo solo me dejé llevar, aunque sabía que en algún momento le tendría que romper el corazón. En realidad disfrutaba aquello.

.9.

SORPRESA

(POV SHADOW)

Habían pasado dos meses desde el día que habíamos llegado. Alec se había convertido en mi novio, aunque no era oficial.

Brice solía hacerme bromas con respecto a ello, y yo terminaba por golpearle, aunque no le hiciera daño
por lo menos no mucho.

Mi padre se relajó un poco, pero aquello se debía a que mi madre le tranquilizaba.

Alec me besaba en aquellos momentos.

- ¿Shadow? - Preguntó mi hermano, entrando sin previo aviso a mi habitación, sin siquiera tocar - Lo siento. Alec ¿Podría hablar con mi hermana?

- Claro - Contestó Alec, al mismo tiempo que se alejaba de mí. Se encontraba extrañado, debido a que Brice parecía no haberle hecho mucho caso. Y normalmente le habría gritado por haberme besado, ya que, aunque supiera que éramos novios, no parecía ser más tranquilo que mi padre.

- ¿Qué quieres, Brice? - Pregunté molesta

- Hice algo estúpido - Me afirmó

- ¿Ahora qué hiciste? - Pregunté - ¿Has ido a la ciudad y has asesinado a alguien?

- No
por el momento - Sonrió mi hermano, pero después se puso muy serio - Nahuel y Pe vendrán para acá

 

- ¡¿Qué?! - Exclamé - ¿Por qué?

- Porque los invité - Me respondió mi hermano - Papá me dio permiso

- ¿Por qué invitaste a Nahuel? - Le pregunté

- No lo invité a él - Me respondió - Lo que ocurre es que el muy metiche me dijo que si podía venir, después, cuando le iba a decir que no, Pe le dijo que sí

- Y no le dices nada a Penélope - Le reclamé

- Lo siento hermanita, pero me parece que tendrás que elegir entre Alec o Nahuel

- ¿Crees que es tan fácil?

- ¿Acaso te has enamorado de Alec? - Mi hermano arqueó las cejas - Creí que solo te gustaba porque era el primer chico que besabas

- No me he enamorado - Le afirmé, pero mi voz no sonaba muy convincente, algo que a mi hermano no le pasó desapercibido

- Lo siento por darte una mala sorpresa Shad, pero te hará bien. Madurarás al elegir a uno.

- Crees que no elegiré a Nahuel - Le dije sin pensar, mientras mi hermano asentía

- Eso me parece. Y está bien que no lo elijas - Me sonrió - Alec me comienza a caer bastante bien

- ¿Es por eso que no le golpeaste en cuanto nos viste besar? - Quise saber

- Exactamente - Me respondió él - Harás bien tu decisión

"Eso espero" Le dije mentalmente, mientras me acomodaba en la cama. Quizá Alec hubiera escuchado todo lo que mi hermano y yo hablamos. Y estaba bien, ya que sabía que él creía que en cualquier momento le podría dejar botado. Era una esperanza para él.

El problema era que no sabía si lo que sentía por Nahuel era más fuerte que lo que sentía por Alec. Y eso me irritaba.

.10.

DESICIÓN

(POV ALEC)

Había escuchado todo lo que Brice le decía a su hermana. Era muy extraño cuando ellos comenzaban a hablar en voz alta. Casi nunca lo hacían.

Bien. Por lo menos tenía una esperanza, y eso era algo bueno, ¿Cierto?

Shadow. La amaba, aunque supiera que ella no siente lo mismo que yo. Había intentado conquistarla, y de algo me había servido, puesto que no se decidía entre Nahuel o yo.

(POV SHADOW)

Tenía que tomar una decisión en aquel momento, para mantener mi firmeza sobre ella.

Nahuel. Sabía que solo lo había visto muy poco como para enamorarme de verdad. Pero no podía negar que sentía algo por él.

Alec. Este chico realmente me había besado. Era dulce, tierno, lindo
¿En qué estoy pensando? ¿Me estoy enamorando?

La puerta se abrió. Esperaba encontrarme con mi madre para que me ayudara en esta difícil decisión. Pero no era ella.

- Alec - Saludé

- Shad - Comenzó él, dulcemente - De verdad. Si no me amas, creo que podré soportarlo - El dolor en su rostro me izo saber la verdad. Estaba enamorada de él - Tomarás la mejor decisión

Sonreí y me acerqué a él. Le besé dulcemente.

 

- Ya la he tomado - Le susurré, mientras le besaba

Alec me sonrió. Parecía feliz con ello.

Sí, me dolería lo que tenía que decirle a Nahuel.

Disfruté estar en los brazos de Alec.

.11.

INCÓMODO ENCUENTRO

(POV SHADOW)

Aquél día llegaría Nahuel, por lo que todos mis nervios se encontraban a flor de piel. ¿Qué debía de hacer?

"Tranquila" Pensaba mi hermano, cada vez que intentaba morderme las uñas, ya que solo hacía aquello cuando me encontraba demasiado nerviosa.

"¿Cómo me pides que esté tranquila?" Pregunté mentalmente, mientras me recargaba en Alec, que también había notado mi estado de nerviosismo. Parecía muy pensativo, pero yo creía que no había más que pensar: Alec era el indicado ¿Cierto?

"Es cierto" Reconoció Brice "Tu nunca estás tranquila"

"Cállate" Le rezongue

"Técnicamente no estoy hablando" Me replicó con una sonrisa en los labios

- Mamá
¿Puedo matar a Brice?

- No

- ¿Por lo menos causarle algún daño irreversible?

- No

"Ganaste" Le dije "Por ahora"

"Hermanita, con tal de que no desfigures mi hermosa cara
"

- ¿Hermosa? - Pregunté divertida, en voz alta - ¿Hablas enserio o solo en broma?

- ¿Te parece que bromeo? - Preguntó él

- ¿A quién le tengo que preguntar? ¿A Pe?

Brice pareció callarse al fin.

Cuando Pe y Nahuel llegaron, éste último me abrazó con mucha fuerza, por lo que el aire de mis pulmones se esfumó.

- Vaya que has crecido - Murmuró él, mientras me depositaba en el suelo

- Es porque la última vez que me viste fue a los seis años, donde todavía podía crecer - Le recordé - Tengo éste aspecto desde los siete

Después de ello el silencio fue algo incómodo. Seguramente Nahuel había notado que algo en mi tono de voz había cambiado. Ya no me sentía enamorada de él.

- ¿Quieren ir a
pasear? - Preguntó Brice a nosotros, mientras yo negaba con la cabeza y Nahuel también.

Alec pasó un brazo por mi hombro, mientras me sentía cada vez más incómoda. Mi padre parecía a punto de cortarle la mano, pero se resistió.

Y ambos sabíamos la razón por la cual se resistía: Entre Nahuel y Alec (Que era lo mismo que entre un conocido y un desconocido) El prefería a Alec.

.12.

INSISTENCIA

(POV SHADOW)

Aquél primer incómodo encuentro, me pareció eterno, ya que la mayoría de la tarde, Nahuel y yo nos habíamos quedado en un silencio casi insoportable, mientras Alec nos veía. Parecía feliz de haberle elegido a él, aunque veía con una mirada petulante al pobre de Nahuel, que parecía completamente contrariado.

 

Cuando Alec nos dejó solos, Nahuel comenzó a hablar:

- Algo ocurrió, ¿Cierto? - Preguntó con aquél tono de voz triste que a mí no me gustaba para nada - ¿Lo amas?

- Sí - Le contesté ¿Para qué mentirle?

- ¿Por qué? - Inquirió, más para él mismo que para mí - ¿Por qué Shadow?

- Nahuel
- Intenté decirle, pero él me acallaba con una mano

- Está bien - Me aseguró - Solo
¿No pudiste haberme avisado antes de venir?

- Eso debió decírtelo Brice - Le dije, algo incómoda, ya que se había acercado a mí demasiado. Parecía querer besarme.

- Shadow
Por favor, ¿Qué he hecho para que me trates así? - Preguntó él - ¿Por qué no mejor lo intentamos?

- No, Nahuel - Le dije, alejándome de él lo más posible.

Nahuel parecía ser un completo terco, ya que estaba insistiendo demasiado, pero no iba a ceder, ya que sabía que amaba a Alec.

- ¿Podrías alejarte de mi novia? - Preguntó una voz aterciopelada. Mi héroe.

- Alec - Dije mientras saltaba a sus brazos. Sí que él sabía cuando estaba en aprietos.

- Shadow - Me dijo, cuando me besó. Aquello pareció enfurecer a Nahuel, puesto que se había marchado entre gruñidos. Abracé con fuerza a Alec, ya que no me quería echar a llorar. Me sentía demasiado confusa.

(POV NAHUEL)

Aquello me había salido demasiado mal, pero no podía evitarlo. Tenía que separarlos a como dé lugar.

Caminé por los pasillos del castillo, hasta que me encontré con mi hermana.

- ¿Y Brice? - Pregunté

- Se ha ido con Jane - Dijo, haciendo una mueca

- ¿Me podrías hacer un favor? - Pregunté, mientras ella asentía - Aleja a Shadow de Alec - Musité en voz baja, esperaba que ningún Vampiro me escuchara

- Tengo un par de ideas en mente - Me contestó después de unos segundos - Créeme que podría terminar por irse contigo a Brasil

- Es lo que necesito - Le confirmé, mientras ella ensanchaba su sonrisa

- Ahora lo que necesito es alejar a Brice de Jane. Ella ha sido una completa arrastrada con él - Izo un puchero adorable, aunque ella no me engañaba, sabía que Jane no podría ser igual de arrastrada que ella.

- Hermanita, no sé lo que quieres exactamente, pero creo que deberías de alejarlos.

- El punto es cómo, idiota - Me dijo mientras se sentaba en el suelo - Pero creo que puedo pensarlo bien.

Celos - Le dije, mientras ella parecía pensar lo mismo

.13.

ENGAÑO

(POV SHADOW)

La verdad era que no me encontraba completamente feliz con la idea de tener a Nahuel ahí, sufriendo por mí.

Caminaba por los pasillos del castillo, sin nada que me preocupara, puesto que me sentía mejor pensando en chácharas que en otras cosas.

 

De pronto, escuché un par de ruidos demasiado
Raros.

Abrí la puerta que se encontraba cerca de mí, donde había escuchado los ruidos. Se suponía que era una biblioteca pequeña, demasiado pequeña, a comparación de otra que se encontraba un poco más lejos.

Me encontré con algo demasiado horrible

Alec y Pe se besaban. ¡Se besaban!

Me quedé boquiabierta, sin nada más que decir o hacer. Simplemente miraba.

Pe me miró, y se separó de Alec, como si éste la hubiera besado.

- Shad - Dijo mientras me abrazaba - ¿Por qué tu novio no se resiste?

Bien, aquello había sido una apuñalada en mi corazón, casi como si me hubieran matado. Aunque todavía respiraba, y aquello me hacía enojar.

- ¿Cómo pudiste, Alec? - Preguntó Brice. Qué raro, yo no lo había visto llegar.

"¿Hermana?" La voz de Brice en mi cabeza sonaba ansiosa, como si esperara que no me hubiera quedado en shock.

- ¿Qué ha ocurrido aquí? - Preguntó papá, que llegó en unos segundos - ¿Shadow?

Alec me miraba preocupado.

Yo suspiré, algo que me izo sentir aliviada, puesto que en aquellos momentos, había creído que perdería la movilidad por completo.

Suspiré y me marché. Le di la espalda a Alec, que me llamaba, aunque su voz sonaba distante. Muy distante.

Corrí hacia el lugar en el que estaba segura que se encontraba Nahuel. Éste me miró, con aquellos hermosos ojos que tenía. Curvó sus labios hacia arriba.

- Shadow
Que gusto verte

- Lo mismo digo - Le dije - Nahuel ¿Me podrías hacer un favor?

- Claro. Haré lo que quieras

- Llévame a Brasil

Aquellos ojos se tornaron serios y asintieron, al mismo tiempo que me rodeaba con los brazos y me echaba a llorar como una tonta.

.14.

CURA

(POV SHADOW)

Estaba decidida a que me iría a Brasil con Nahuel, pero antes deseaba hacer algo..

- ¿Tío Marco? - Pregunté, tocando la puerta

- Adelante, Shadow - Respondió él, con una voz demasiado deprimida

Abrí la puerta y entré.

El cuarto de tío Marco se encontraba casi vacío, a pesar de que había vivido demasiado tiempo como para tener miles de cosas.

- He venido para decirle que intentaré curarle - Le avisé, mirando a mí tío, que se encontraba sentado en una silla

Él sonrió sin ganas.

- Gracias

Yo me acerqué a él, y le toqué la cabeza. Intenté utilizar el don no para hacerle olvidar a tía Dídima, sino para hacerle olvidar el dolor que había sufrido por la pérdida de ésta.

Al final, cuando un extraño violeta apareció en mis manos, supe que mi don había hecho su trabajo.

- ¿Está bien?

Mi tío me sonrió como nunca. Parecía radiante.

 

- Me has curado el dolor que había sufrido durante muchos años, Shadow Vulturi. Te estoy eternamente agradecido

- No es para nada - Le dije, sonriendo tristemente - De todas maneras, me iré hoy

- ¿A dónde? - Preguntó, extrañado

- A Brasil, con Nahuel

- ¿Por lo de Alec?

Asentí, pensando que no podía haber ni un solo secreto en aquél pequeño lugar.

- Cariño, sé que Alec no tuvo la culpa - Me dijo con tono paternal - Sé que él no habría hecho aquello, porque te ama. Sé aquello porque le he visto desde hace siglos, y jamás ha parecido tan feliz como ahora que te ha encontrado

- Desearía creer aquello - Le dije - Pero de todas maneras, quizá sea lo mejor.

Dije aquello simplemente para intentar creerlo por mí misma, pero la verdad era que jamás podría estar feliz sin Alec. Pero no era una idiota, por lo que no caería en su trampa.

Me despedí de la mayoría del castillo, aunque no de todos, puesto que no tenía demasiados ánimos. Mis padres no se habían enterado que me marcharía con Nahuel, ya que estaba segura de que no lo habrían aceptado.

"Sería la primera vez lejos" Mi hermano parecía triste

"No le digas a mis padres hasta que
"

"
Te vayas, lo sé"

Sonreí mientras le abrazaba.

Después me marche, solo con Nahuel, puesto que Pe había decidido quedarse con Brice.

Sabía que mis padres pegarían un grito en el cielo después de enterarse, pero yo no tenía planeado quedarme más tiempo en aquél lugar, en el que se encontraba Alec.

.15.

"VERDAD"

(POV BRICE)

Después de que mi hermana se marchara, todo lo que tenía que hacer era decirle a mis padres, pero creía que los podrían alcanzar, por lo que decidí decírselo después de un par de horas, cuando ellos se encontraran lejos de todos, a ellos no les dio mucha gracia, pero aceptaron y respetaron la libertad de Shadow.

Pe intentaba no acercarse a Aro, cosa que me extrañaba un poco, aunque sabía que no podía huir para siempre, puesto que algún día tendría que darle la mano. Mientras tanto, pensaba en lo que ella podría estar escondiendo.

- Pe, ¿Por qué no quieres ver a Aro? - Se me salió preguntarle

- ¿De qué hablas? - Inquirió Pe, a su vez, sonriéndome

- Lo evitas

- No, no lo hago - Repuso ella, besándome

Jane se encontraba pasando en aquellos momentos, y me miró ceñuda. Después simplemente se marchó. Parecía sentida conmigo desde que Pe había llegado a Volterra. Me sentía extrañado, puesto que aquello me dolía, y no sabía por qué. Quizá si Shadow se encontrara aquí me explicaría todo acerca de las chicas y los sentimientos, y quizá podría entender todo a la perfección.

Al final, hice un pequeño plan para que Pe se encontrara con Aro. Éste, como siempre, le tomó la mano, y después frunció la boca. Parecía demasiado contrariado.

 

- Tú
¿Cómo pudiste?

- ¿Qué ha ocurrido? - Preguntó Marco, que pasaba por ahí

- Ella ha
Ella ha
- Aro parecía demasiado confuso

- ¿¡Que ha hecho!? - Quise saber, porque la cara de Pe me miraba suplicante

- Digamos que no fue Alec quien la besó, sino ella - Respondió Aro

- ¡Penélope! - Grité sin poder creérmelo - ¿Cómo has podido? ¡¿Acaso sabes el daño que has provocado?!

- Lo hice por él - Respondió ella - Lo hice por mi hermano

- Pero
¡Te detesto! - Grité en cuanto me marché

- ¡BRICE! - Ella me seguía, pero yo ni siquiera le hice nada de cas

- Aléjate de él - La voz de Jane denotaba alivio

- Jane, hazlo - Aro denotaba todo su desprecio

- Brice - Simplemente susurró Pe

Me fui de ahí rápidamente, pero no pude evitar escuchar los gritos de Pe.

Tomé el teléfono para marcarle a mi hermana. Todo se debía de solucionar.

.16.

ARRUINADO

(POV ALEC)

Después de que todos hubieron conocido la verdad, incluso Cayo me dio permiso de ir a buscar a Shadow.

La verdad era que me sentía extrañamente feliz con la idea de ir con Shadow, puesto que la extrañaba de verdad.

- Te acompañaría, hermano, pero
- Decía Jane, mientras miraba como Pe parecía demacrada debido a que Jane la torturaba tres veces al día, cosa que a ella le agradaba demasiado. Ahora yo sabía la razón: Amaba a Brice, por lo que detestaba cuando él se acercaba a otras chicas y comenzaba a coquetearles - Cosa que hacía muy a menudo, no simplemente con Penélope - Y aquello no le gustaba a Ella, pero parecía como si lo soportara. Pero claro, lo que había colmado el vaso era que Jane veía a Brice besar a Penélope, algo que no le hacía mucha gracia, y en aquellos momentos ahí se encontraba, torturándola. El sueño de toda mujer despechada.

- Lo sé, tienes deberes - Le sonreí - De todas maneras, dudo que

- Tres son multitud - Susurró simplemente mi hermana, con una sonrisa en la boca.

No sabía cómo lo iba a tomar todo Shadow, creo que Athenadora hablaría con su hija en cuanto me marchara. Le explicaría todo.

Al llegar a Brasil, comencé a rastrear el olor de Shadow, cosa que no me costó demasiado trabajo, ya que nunca podría olvidar aquel hermoso aroma que adoraba con todo el alma.

Al final llegué a una casa pequeña, muy sencilla.

Afuera se encontraba mi ángel con Nahuel. Intenté acercarme a ellos, pero lo que vi me izo quedarme parado, como un idiota.

¡La besaba! ¡Besaba a MI Shadow! ¡Y ella no hacía nada!

Me quedé mirando como todo se había arruinado, como mi corazón se rompía en millones de pedazos. Mi pequeño y muerto corazón.

Nunca, jamás había sentido aquellas ganas de matar como en aquellos momentos.

Los gemelos semivampiros 1

(beso de Shadow y Nahuel)

.17.

LO QUE OCURRIÓ

(POV SHADOW)

 

Los días en los que me encontré en Brasil no fueron nada lindos, sobre todo porque quería pasar la mayor parte del día en la casa, encerrada. No deseaba salir a ningún lugar.

Ya, días después, recibí una llamada de Volterra. Estaba a punto de no contestar, pero suponía que se trataba de algo importante, puesto que sabían lo que me había ocurrido como para andarme molestando con tonterías.

- ¿Quién? - Pregunté con voz desanimada

- Soy yo, cariño - La voz de mi madre me izo alegrarme un poco, aunque no demasiado. Seguía muy herida

- ¿Qué ocurre?

- Te tengo grandes y fabulosas noticias

- ¿Enserio? - Desearía haber podido conocer el significado para mi madre de "Fabulosas"

- ¡Alec no la besó! - Dijo - Todo fue idea de Penélope

Al oír aquello - Porque Nahuel también tenía, al igual que yo, un sentido muy agudo del oído - Pareció ponerse ansioso y nervioso. Parecía pensar en algo que no le agradaba para nada.

- ¿Qué dices? ¿Qué Alec jamás me engañó?

- Claro que no. El irá. Seguramente ya se encuentra por ahí

- ¿¡Enserio!? ¡Aquello será estupendo! - Grité feliz

Colgué el teléfono, despidiéndome de mi madre, que sonaba igual de feliz que yo.

- ¿A dónde vas? - Preguntó Nahuel

- Con Alec - Respondí con una sonrisa

- ¡Shadow!

Gritó porque ya me encontraba corriendo hacia la puerta. Deseaba ver a Alec. Deseaba verlo en aquellos momentos, y nadie me lo iba a impedir, ni a retrasar.

Nahuel me alcanzó y me detuvo.

- ¡Vamos! Suéltame, quiero verlo
- Dije, forcejeando con él

- No te soltaré - Su voz tenía un tono brusco

En vez de soltarme, me besó.

Me besó dulcemente en los labios, cosa que me izo olvidarme de todo lo demás. Siempre había deseado aquello, aunque no en aquellos momentos.

Cuando me di cuenta de lo que había hecho, empujé a Nahuel.

- ¿Se podría saber qué es lo que ocurre aquí? - Su voz me izo sentir realmente mal. Nos había visto besarnos.

- Alec, te o puedo explicar

- No, Shadow, no hay nada que explicar.

Después se marchó. Quizá lo tenía bien merecido por haber dudado de Alec, quizá no.

Miré con rabia a Nahuel, al tiempo que corría para alcanzar a Alec. Tenía que explicarle todo.

.18.

"ACEPTACION"

(POV ALEC)

Detestaba no hacerle caso a Shadow, pero me sentía demasiado triste y decepcionado
Aunque pudo haber pasado lo mismo que yo con Penélope. Paré en seco, con una sonrisa en mi rostro ¿Cómo pude haber creído que ella me hubo traicionado?

- Alec, por favor - Suplicó Shadow - Déjame explicarte

Me giré

- El me ha besado. Supongo que te ha visto venir y por ello ha hecho tal cosa, pero te juro que yo jamás lo habría hecho
Mi madre me ha dicho que venías, además, me lo ha explicado todo, y le he creído. Alec - Terminó mirándome con súplica.

 

- Te creo, Shadow - Dije - Conociendo a Penélope, creo que la alimaña de su hermano es completamente igual

Miré feo a Nahuel, aunque Shadow me miró con reproche.

- Es mi mejor amigo - Simplemente dijo

- Está bien - Suspiré al tiempo que la abrazaba - Gracias por cuidar de ella - Le agradecí y después me marché con Shadow, esperando que todo ocurriera rápidamente, antes de que me arrepintiera y diera media vuelta para asesinarle.

Caminé junto con ella, que no miró hacia atrás. Parecía pensativa, pero a la vez feliz

- ¿Quieres irte con él? - Aquella idea me izo sentir dolor, aunque no podía conocer el motivo

- No realmente - Contestó ella - Simplemente quiero estar bien con él. Es mi mejor amigo, como te lo he dicho, por lo que no le deseo ningún mal. Quiero estar con él, aunque no de la manera que él quiere.

- No importa - Le dije - Tenemos toda la eternidad para que él se olvide de aquel sentimiento que aferra hacia ti. Supongo que después podrían volver a ser amigos como siempre.

- Supongo - Coincidió ella, sonriéndome con sus brillantes ojos llenos de felicidad.

.19.

"¡VAMPIRAS!"

(POV BRICE)

Penélope había sido liberada con la condición de que no se acercara a nuestra familia nunca más. Aquello parecía ser demasiado bueno como para creerlo, puesto que sentía un hoyo en el corazón cada vez que escuchaba sus alaridos de dolor cuando Jane la torturaba.

Realmente me había dado cuenta, en los últimos días, que en realidad no quería a Penélope, además de que era mi culpa todo lo que había ocurrido - En primera que los hermanos hubieran llegado de Brasil - Pero aquello también me ponía a pensar que les debía mucho, puesto que mi hermana y yo finalmente supimos a quien amábamos, aunque sabía que Shadow la tenía muy fácil, yo era todo lo contrario, puesto que ella tenía a Alec y yo tenía a

- ¡¿Podrías quitarte de mi camino?! - Si, a la "dulce" de Jane

La dejé pasar, aunque sabía que no entendía completamente su reacción. Normalmente nos llevábamos bien.

- ¿Jane? - Dije al comprender que se marchaba sin siquiera decirme algo

- ¿Qué quieres? - Preguntó bruscamente

- Podría preg

- ¡Déjame en paz! Tengo miles de cosas que hacer - Y se marchó, sin que me hiciera caso o me torturara. Simplemente se marchó, con su cabeza en alto.

Quizá le habría hecho algo malo, aunque sabía que lo recordaría. Lo único extraño que había hecho era besarme con Penélope, a la vista de todos.

"Cosa que, si tu comprendes bien, no le gustaría a ninguna chica"

"¡Shadow!"

"¿Me extrañaste?"

 

Ella caminaba de la mano de Alec, aunque, al verme dejó a Alec y corrió hacia mí para abrazarme.

"No
puedo
respirar
"

"Vamos ¿Me extrañaste?"

"No realmente"

"Mentiroso"

"Te diré que te extraño
Solo si me ayudas con Jane"

Ella puso los ojos en blanco, pero asintió.

¡Vampiras! ¿Quién las entendía? Según lo que me decía Shadow era por haberme visto besarme con Penélope, pero dudaba que Jane me hiciera tanto caso como para sentir celos ¿Cierto?

.20.

"REUNIÓN"

(POV SHADOW)

Creía que mi hermanito podría hacerlo solo con Jane, aunque también podría echarle una mano. Mi madre decía que el solo debía hacerlo, pero creía que podría, ya que Brice solía arruinar las cosas.

"Shadow. Eres la mejor hermana en el mundo"

"Sé que lo soy"

"Estaba siendo sarcástico"

"Bla bla"

Me encontraba un poco enfurruñada, puesto que mis padres habían organizado una "Pequeña" reunión, en la que seguramente estaría ahogada por cientos de vampiros. A razón era algo
extraña: "Mi regreso"

Si, era demasiado drama para poder soportarlo, ya que estaría ahí, como toda una pequeña rebelde. Y los Vampiros también se encontrarían felices de que yo hubiera vuelto, a pesar de que solamente estuve ausente unos días.

"Vamos, no será tan malo"

"Eso es lo que tú crees"

"Es lo que será"

Suspiré, vencida y me arreglé para aquella pequeña reunión en la que seguramente se encontrarían cientos de vampiros, por lo que me había contado Jane.

¡Pero vaya sorpresa! Era una pequeña reunión, literalmente.

Simplemente habían ido los Cullen además de Seth y Anna.

- Ana - Al decir su nombre ella se volvió y ambas corrimos a abrazarnos

- Vaya susto me has pegado, amiga - Sonrió ella, mirando a Alec - Supongo que él es el famoso Alec

- ¿¡Brice!? - Mi hermano era todo un chismoso

- Si, Brice me lo ha contado - Rió ella, al tiempo que mi demás familia - Los Cullen - Se acercaban para saludarme. Había extrañado mucho a Nessie, además de Bella y Alice. Aunque claro, también adoraba a los demás.

Aquel día me la pase muy contenta, puesto que me encontraba con toda mi familia. Nada más podía ser tan perfecto como aquello. Me encontraba feliz y al lado de las personas que amaba.

.21.

"EPÍLOGO"

(POV SHADOW)

Después de varios años de intentar convencer a Jane, mi hermano logró que ella le perdonara el haberse besado con Penélope en su presencia.

Ellos se habían separado y vuelto a juntarse cada mes, por lo que los demás teníamos que soportar los humores de ambos cuando se encontraban separados. Ahora era menor frecuente, por lo que mi madre solía decirnos que pronto se casarían.

 

Alec y yo nos encontrábamos más felices que nunca, y estábamos a punto de casarnos. Simplemente faltaban los últimos detalles.

Nahuel y Penélope
. A ellos no los he visto más, y, aunque me pese decirlo, me encantaría verlos, pero seguramente ellos nos odiarían, y nada volvería a ser como era antes o
como realmente desearía que fuera.

Tío Marco se encontraba mucho mejor de lo que jamás parecía haber estado. Suponía que todavía se encontraba algo triste por la partida de tía Dídima, pero sabía que, aunque mi poder no era infalible, por lo menos le dolía algo menos.

Mamá y Papá parecían radiantes siempre que los veía. Mi madre jamás se había visto así cuando nos encontrábamos en la casa de los Cullen, pero ahora lo comprendía perfectamente, ya que veía a Alec y sentía que si me separaba de él, mi vida terminaría.

A los Cullen, además de Seth y Ana les veía no muy a menudo, aunque jamás perdíamos el contacto. Ana solía bromearme por teléfono que no le agradaría verme, puesto que yo me quedaría estancada en mis dieciocho años, al igual que Nessie, y que ella envejecía. Seth dejaría de convertirse en cuanto Ana le alcanzara de edad en apariencia, ya que Seth tenía muchos más años que Ana.

Toda mi vida era perfecta, o por lo menos era lo que yo consideraba perfecto, puesto que no me faltaba nada más. Tenía cerca a las personas que amaba, además de mi alma gemela ¿Se necesitaba más para vivir?

No, yo lo dudaba demasiado

FIN

AGRADECIMIENTOS:

Gracias por las 2383 lecturas, los 107 comentarios y las 49 personas que me tuvieron en sus comentarios:

Andrea_Twilight

Blaki

debbie2394

Javii Pee

laila_101_89

Marikarmen_cullen

mestiza

Nuria Diez

Patri Weasley

renesmee_cullen

taylor_alice_cullen

vampirita ili

Alice Stewart

Armony sky

Crystal_Vulturi

Heidi Volturi

L4iiiiL4

marchu_m_95

Meri

nessie_cullen

Pao_Cullen

punchi

Taykerou

Vampirezza Alice

alele22

anny_cullen

Churchy_Twilight

Gloriiax

judy_cullen

Maqqi

mayurahatake

nahomi_vulturi

paolafancarlisle

perla_hale

sundachi

vampiralunatica06


albuslovegoodgranger

angelito

blasi_love

Fly_Luna

jen_lily

luna_bella

marjhon

MissWilliamsVulturi

our song

patricia otero

Rocealice Cullen

tsunnuny

vjerih

¡GRACIAS A TODOS!

LOS GEMELOS SEMIVAMPIROS - Fanfics de Harry Potter

Hacia unos días, me enteré por Alice, lo que más me había temido desde hacía diez años: Me enteré de la llegada de ellos, de los Vulturi. (POV ATHEN

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-los-gemelos-semivampiros-fanfics-de-harry-potter-4228-0.jpg

2023-02-27

 

Los gemelos semivampiros 1
Los gemelos semivampiros 1

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/48959
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences