LOS MERODEADORES...libro1:el misterio del linaje real - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

JAMES POTTER

James Potter no es un chico que uno pueda olvidar fácilmente
extremadamente malcriado pero de gran corazón tiene las características suficientes para nunca pasar desapercibido. Es el único hijo de Charlus Potter y Dorea Black, dos magos extremadamente adinerados y muy viejos aún entre la comunidad mágica, lo cual explica que tengan a su hijo tan consentido.

Es un chico delgado, de mediana estatura, con nariz un poco larga, ojos café claro y un cabello negro azabache que parece tener vida propia y es un rasgo de todos los Potter; el problema de James es que cree que el mundo está a sus pies, a eso lo acostumbraron sus padres, y por eso no sabe comportarse con mucha prudencia
afortunadamente su estancia en Hogwarts y la situación por la que atraviesa el mundo mágico le harán madurar.

 

El próximo verano entrará a la escuela de Magia y Hechicería y todos sus profesores lo recordarán como "el mayor alborotador que ha tenido Hogwarts"

SIRIUS BLACK

Si alguna vez me preguntan por el tan solo diré "Sirius era indomable, del mismo modo en que los lugares se hacen inmarcables, Sirius Black era indomable"
rebelde por naturaleza siempre estuvo bien dispuesto a sacarles canas de todos los colores a sus padres Orión y Walburga Black. Sirius procede de una familia aristócrata, amante de la pureza de la sangre y con ínfulas de la realeza, y es por eso que siempre ha buscado desesperadamente ser diferente a ellos, por alguna extraña razón el jamás se ha sentido parte de esa familia.

Físicamente aunque sólo tiene once años es muy apuesto: tiene un espeso cabello negro azulado que siempre está bien peinado, lo que no le quita su aspecto de eterna rebeldía, ojos grises, es alto y en cuanto crezca será bastante fornido.

Es mucho más maduro que James, pero le encanta el riesgo, la diversión y las bromas, una excelente razón para que se conviertan en los grandes amigos que serán. Tanto con sus amigos como sus enemigos es firme y es muy difícil que cambien un concepto en el que realmente cree.

REMUS LUPIN

Les presento al mas serio de los merodeadores
una persona excepcional, de un corazón enorme y muy buenos modales, solo tiene un pequeño problema, es un licantropo. Pero no se asusten por eso, Remus es un gran amigo y su condición no afecta en absoluto su modo de ser.

Tiene cabello castaño y ojos dorados, de una belleza extraña algo opacada por su constante aspecto enfermizo. Le encantaría tener amigos, pero la verdad es que su condición de hombre lobo le genera muchas inseguridades que Hogwarts le ayudará a superar. Amigo leal, cuyo mas grande problema es la imposibilidad que tiene de enfrentarse a la gente que ama aún cuando ellos cometen grandes errores.

PETER PETIGREW

(Nota personal: sé que para muchos este personaje es repudiable, pero esta es la vida de los chicos en Hogwarts y pienso que si James, Sirius y Remus le aceptaron fue porque al principio fue bueno)

Este es un chico muy inseguro de si mismo pero cuando cree que una causa es buena la defiende y tiene una gran habilidad para defenderse a si mismo
aunque su aspecto no lo denote mucho tiene un gran valor, digno de griffindor.

Tiene cara redonda, cabello rubio y ojos azules de aspecto lechoso, bajito y rechoncho, le gusta conocer gente divertida con la cual divertirse. En Hogwarts aprenderá muchas cosas, tristemente lo único que no llegará a comprender es el valor de una verdadera amistad.

 

Estos son nuestros protagonistas, cuatro chicos que a lo largo de este escrito nos harán divertirnos demasiado

ME HARÍAN MUUUUUY FELIZ SI ME DEJAN SUS COMENTARIOS...

La mañana del 1 de Septiembre de 1971 fue un día memorable para los Potter: Dorea estaba realmente preocupada porque su amado hijo viviera sólo

-Mamá prometo que te escribiré a diario, pero por favor deja de llorar- intentaba tranquilizarla James- a demás Hogwarts será de lujo, ¿no te gusta que tu hijo vaya a convertirse en el mejor mago de la historia?

-Hijo no seas pretencioso- contestó Charlus Potter muy divertido- tienes talento, pero no creo que haya un solo mago con mas poder que Albus Dumbledore.

-¿Ni siquiera Quien tú sabes, papá?

-Hijo mío, Albus Dumbledore no solo tiene un extraordinario talento mágico sino un gran corazón, y eso vale más que cualquier poder.

James no estaba muy convencido de eso pero sus padres se habían esforzado siempre por inculcarle que las artes oscuras eran malas y que todos los magos eran iguales aunque fueran hijos de muggles, a demás para James no había nadie mejor que su papá y por eso tomaba sus palabras al pie de la letra.

- ¡Ya son las 10:30! Debemos irnos- saltó el chico al mirar el reloj. Y los tres Potter salieron de su casa a King Cross.

Un ambiente muy diferente se vivía en la noble y ancestral casa de los Black

-Apresúrate muchacho que se hará tarde- gritaba la señora Black a su hijo mayor desde las 8:00 de la mañana.

Arto de sus gritos el niño bajó a eso de las 10:00 a desayunar.

-¿Sabes mamá?, sé que estás ansiosa porque me vaya pero creo que podrías disimularlo un poco.

-Nadie está ansioso porque te vayas, es solo que el tren parte a las 11 en punto y no queremos que lo pierdas.

-¡Claro!- contestó en un frío tono de sarcasmo- de aquí a King Cross hay 15 minutos pero tu tenías que molestarme desde las 8 de la mañana!!!- en ese momento el elfo doméstico, Kreacher, le sirvió el desayuno: un tocino diminuto con unos huevos revueltos algo quemados y pan sin rastro de mantequilla.

- ¡Kreacher!, dame ahora mismo un desayuno decente!!- bramó Sirius, ya era suficiente que su madre no lo quisiera como para que ahora el elfo lo matara de hambre.

-¡No le grites!-exclamo Walburga indignada- seguro que el buen Kreacher solo tuvo un accidente, ¿verdad?

-Si ama- y con chasquear los dedos le dio a Sirius un buen desayuno que devoró en 5 minutos, sin importar la horrible actitud de su madre estaba muy feliz, la perspectiva de no tener que verla por lo menos hasta navidad era muy reconfortante.

-Espero que quedes en Slytherin, Sirius-le dijo a modo de saludo su padre que entraba a la cocina.

El chico no contestó, eso le preocupaba mucho, todos los Black habían sido Slytherins, él por supuesto quería ser la excepción, pero le preocupaba que fuera de familia.

A las 10:35 se fuero a la estación y durante el camino los señores Black seguían fastidiando a su hijo sobre las mil prohibiciones que tenía por ser un Black (no le hables a los sangre sucia, no te juntes con algún Weasly, ni se te ocurra quedar el otra casa que no sea Slytherin
)

Remus no había podido dormir en toda la noche, estaba demasiado emocionado ante la perspectiva de ir a Hogwarts y conseguir nuevos amigos, a demás estaba muy preocupado porque alguien lo descubriera y lo rechazaran pero sobre todo le aterraba pensar en que podía lastimar a alguien. Albus Dumbledore le había ayudado a entrar al colegio y había prometido hacerse cargo de su problema.

 

Se levantó a eso de las 8:30 y estuvo listo a las 9:00, consiente de que saldrían de su casa solo hasta dentro de media hora decidió hacer el desayuno. Su madre, Katie Lupin, era muggle y estaba muy feliz de que su hijo pudiera tener la educación mágica que merecía, al ver todo listo en la cocina se llevó una grata sorpresa.

-Cariño, ¿es mi impresión o alguien no durmió mucho?

-Quiero estar en el colegio ya mamá!!!

-Bueno hijo pues solo debemos desayunar e irnos-le contestó John Lupin, su padre. John siempre se había sentido culpable por la condición de su hijo, por eso era muy amable y cariñoso con él.

Remus terminó su plato en dos minutos y apremió a sus padres para que terminaran lo mas pronto posible, así que a las 9:20 ya partían a Londres.

Los Pettigrew corrían desesperadamente por toda la casa

-Peter, ¿estás seguro de que llevas todo?-preguntó Alice Pettigrew gritando sobre el sonido de la tetera.

-No te preocupes por ello querida-le contesto Frank a su esposa- si algo se le olvida se lo enviaremos por correo.

-De acuerdo, pero es que me enoja muchísimo su pereza, ¡ayer le dije 1000 veces que alistara su baúl!

-No fueron mil, mamá-dijo el chico-a demás papá ya dijo que si algo se me queda me lo enviará.

-OH está bien, desayuna.

Salieron de la casa a las 10:40, bastante tarde por cierto, y tuvieron que volar (literalmente) para no perder el tren.

James estaba muy impaciente, llevaban al menos 10 minutos esperando a su tía Lucy que traería a Valery, su prima. James no solía ser muy tierno, pero con Valery era toda una excepción, la quería muchísimo y de haber tenido una hermana le habría encantado que fuera ella. Por fin atravesó la barrera que dividía al mundo mágico y al mundo muggle y corrió hacia James.

Después de un rápido abrazo empezaron a hablar como locos de lo que sería Hogwarts y antes de subirse al tren recibieron las últimas recomendaciones de sus padres:

-Jura que me escribirás a diario- le exigió Dorea a su hijo.

James levantó su mano derecha y juró.

- Y por favor cuida a tu prima - dijo Lucy.

-Mamá yo no necesito que James me cuide-dijo la niña indignada- puedo hacerlo yo sola.

-Lo sé cariño, pero ya que van juntos es mejor que se cuiden el uno al otro.

-Está bien-dijeron los niños al unísono.

-Estudien, diviértanse y recuerden que Griffindor es la mejor casa- les dijo Charlus.

-¡Si!- gritaron los dos y se subieron al tren cuando lograron liberarse de sus madres.

-¿qué te parece si doy una vuelta por ahí mientras encuentras un compartimento?- le dijo Val a su primo.

-¿y a donde irás?

-A conocer gente, la gracia de ir a Hogwarts es esa, ¿no?, sino me quedaría con mamá aprendiendo en casa.

-Como quieras, ya nos veremos.

James abrió la puerta de uno de los compartimento y vio allí sentado a Sirius. Muchas veces pasa que con tan sólo ver a una persona nos cae muy bien, pues bueno, eso pasó en el momento en que los chicos se vieron, en cinco minutos a Sirius se le había olvidado la horrible despedida de sus padres y se había puesto a hablar de quidditch con James.

 

De repente entró una niña pelirroja llorando y les preguntó si le guardaban sitio a alguien, ellos le dijeron que no y ella siguió al rincón donde siguió llorando. La niña se llamaba Lily Evans.

Cinco minutos después de Lily entró en el compartimento un chico pálido de cabello negro grasoso llamado Severus Snape que se puso a hablar con la niña.

- No quiero hablar contigo - dijo con la voz contraída.

- ¿Por qué no?

- Tuney m-me odia. Por ver la carta que Dumbledore le envió.

- ¿Y eso qué?

Lily le lanzó una mirada de profundo desprecio.

- ¡Que es mi hermana!

- Ella es sólo una
- Snape se contuvo rápidamente, pero Lily, demasiado ocupada en secarse las lágrimas sin que nadie se diera cuenta, no lo escuchó.

- ¡Pero nosotros vamos! - dijo él, sin poder contener la emoción en su voz - ¡Este es el gran momento! ¡Nos vamos a Hogwarts!

Ella asintió, restregándose los ojos, pero muy a su pesar, sonrió ligeramente.

- Más te vale estar en Slytherin - dijo Snape, envalentonado por el hecho de que se hubiese alegrado un poco.

- ¿Slytherin?- James, que no había demostrado el menor interés en Lily o Snape hasta ese momento, miró a su alrededor al escuchar esa palabra- ¿Quién quiere estar en Slytherin? Creo que mejor me voy, ¿acaso tú no?- le preguntó a Sirius, a quien se le borró la sonrisa en el acto.

- Toda mi familia ha estado en Slytherin - dijo.

- Rayos - dijo James - Y a mí que me parecías normal.

Sirius sonrió.

- Tal vez rompa la tradición. ¿A dónde te irías, si tuvieras que elegir?

James levantó una espada invisible.

- ¡Griffindor, donde habitan los valientes de corazón! Igual que mi papá-Snape hizo un ruidito de disgusto. James se giró hacia él- ¿Tienes algún problema con eso?

- No - dijo Snape, aunque el desprecio en su voz daba a entender otra cosa - Si prefieres ser un musculoso a un cerebrito...

- ¿A dónde esperas ir, viendo que no eres ninguna de las dos cosas? - interrumpió Sirius.

James se echó a reír. Lily se puso de pie, un tanto sonrojada, mirando a James y a Sirius con desagrado.

- Vamos, Severus, busquemos otro compartimiento.

- Oohhhhh
James y Sirius imitaron su voz arrogante. James trató de empujar a Snape mientras pasaba.- ¡Te veo luego, Quejicus! - gritó una voz, mientras la puerta del compartimiento se cerraba de un portazo.

Un segundo después Val entró al compartimento algo sorprendida:

-Francamente James no puedo creer que no lleves ni veinte minutos en el tren y ya estés fastidiando a los demás- dijo en un tono que pretendía ser de reproche, pero la verdad es que se moría de ganas por saber que había pasado.

- Él empezó-se defendió James.

-Aja y exactamente ¿Qué te hizo?

-Bueno pues
¡Quería ir a Slytherin!!

-¿Y eso a ti en que te afecta?

-Sencillamente nadie que quiera ir a Slytherin está bien de la cabeza.

-James por favor!!, las cuatro casas han dado magos excelentes, a demás, estoy segura de que no todos los Slytherins son desagradables.

-Todos en mi familia son Slytherin, y te aseguro que ninguno es agradable-apuntó Sirius por tener algo que decir.

 

-Eso no es algo que uno espera que una persona diga sobre su familia- le dijo Val sorprendida- a demás estoy segura de que alguno debe ser agradable.

Sirius se sorprendió mucho por la mirada de Valery, tal vez era cosa de magia, pero el hecho es que los ojos de la niña siempre irradiaban energía, como si sólo necesitara mirar a la gente para darle a entender lo que pensaba y convencerla de que tenía la razón.

-Pues
está mi prima Andrómeda, ella es Slytherin y es genial (** según los libros el único Black que no fue Slytherin fue Sirius, por eso se deduce que aunque Andrómeda se casó con un hijo de muggles fue a dicha casa**)

-¿Ves?-le dijo Val con una sonrisa a James- tu amigo conoce a una Slytherin agradable, lo que quiere decir que no todos son malos.

-Como quieras, pero yo digo que eso son sólo excepciones, el resto apestan.

-¡James!, tu amigo acaba de decir que sus familiares estuvieron en esa casa!!!

-¡Sí!, y también acaba de decir que no son agradables.

-Bueno-dijo Sirius intentando terminar con la pelea- tal vez en Hogwarts se den cuenta de quien tiene la razón.

-Si, tienes toda la razón
por cierto, creo que mi querido primo estaba muy ocupado diciendo tonterías y olvidó presentarnos- antes de que James la interrumpiera dispuesto a pelear de nuevo añadió- yo soy Valery Prewett.

-Yo soy Sirius Black-le tendió la mano- es un placer conocerte.

Después de darle la mano Val puso su baúl en la parte de arriba del compartimento, lo que le recordó a James que se había ido a conocer gente.

-¿no habías ido a buscar nuevos amigos?

-Pues esa era la idea, pero andar con el baúl a cuestas es muy fastidioso, te estaba buscando para dejarlo cuando escuché tu armónica voz gritando algo como "Quejicus"

-Si-le respondió su primo en tono ensoñador- siempre he sido bueno con los sobrenombres.

-En fin-contestó Val divertida- ahora si iré a buscar amigos, nos vemos en un rato.

Salió del compartimento y se fue a ver a que otros alumnos de primer año podía encontrar, unas dos puertas después entró y vio a tres chicos hablando sobre Hogwarts.

-Hola-saludó tímidamente- ¿les molesta si entro?

-No, claro que no- le contestó uno de los chicos- yo soy Remus Lupin, el Peter Pettigrew y ella es Melinda Hanks.

-Es un placer, yo soy Valery Prewett.

-¿y dónde está tu baúl?-le preguntó Melinda.

-Bueno lo deje en el compartimento de mi primo, es que quería conocer mas gente de primer año

-Esa es una gran idea- le dijo Mel- ¿a que casa te gustaría ir?, de eso estábamos hablando antes de que llegaras.

-Pues Griffindor me gustaría muchísimo, aunque creo que Ravenclaw está muy bien.

-Genial- le dijo Melinda con una sonrisa- pensamos igual.

- A mí también me gustaría mucho Griffindor, aunque creo que lo mejor de Hogwarts es lo que vamos a aprender sin importar la casa-declaró Remus.

-Si, pero la casa es importante, es allí donde dormirás y tendrás a tus amigos- le dijo Peter, y luego agregó algo desanimado- yo creo que iré a Hufflepuff.

-Yo no le veo nada de malo a Hufflepuff- le dijo Val.

-Yo tampoco, dicen que los de Hufflepuff siempre son excelentes personas y buenos trabajadores- le dijo Remus.

 

Como los cuatro eran de familias mágicas tenían mucho temas de que hablar; la guerra había estallado el año pasado y todo el mundo mágico estaba en alerta pues ese Lord Voldemort era terrible y estaba dispuesto a todo con tal de obtener el poder, a demás podían hablar de quidditch, de animales mágicos, en fin, pasaron al varias horas hablando de cosas por el estilo.

Remus estaba dichoso, las cosas estaban saliendo mejor de lo que esperaba, no solo ya tenía cuatro amigos, sino que a demás Valery había prometido presentarlos con su primo James y un chico llamado Sirius que parecían ser geniales, según lo que Val les había dicho.

Peter también estaba feliz, no pensaba que era tan fácil hacer amigos y sin embargo esos tres chicos se estaban portando estupendamente con él y ninguno lo estaba molestando, esperaba que estuvieran en la misma casa porque no quería estar sólo, si bien era cierto que ellos eran agradables no estaba seguro de que todos los demás alumnos de primero fueran así, y como dice el dicho era mejor malos conocidos que buenos por conocer.

Pasadas varias horas Val les dijo que sería excelente ir al compartimento de James para poderlos presentar y los chicos asintieron emocionados. Llegaron y Val saludó de nuevo.

-¿Qué tal ha estado el viaje?

-Bien, aunque muero de hambre-le contestó James mirando con curiosidad a los acompañantes de su prima.

-Bueno, yo vengo a presentarte a mis nuevos amigos: el es Peter Pettigrew, Remus Lupin y Melinda Hanks, chicos el es mi primo James Potter y el es Sirius Black.

-Y tú decididamente tienes una gran memoria para los nombres- dijo James y todos se rieron del comentario.

-Es un gusto conocerlos-dijo Peter emocionado, esos chicos daban la impresión a primera vista de ser muy divertidos.

-Igualmente -contestó Sirius-, ¿Por qué no pasan?

-Bien, ahora invítales a un café- comenzó a molestarlo James.

-Oh, lo siento -dijo Sirius divertido siguiéndole el hilo a su amigo- ¡que modales los míos!, ¿lo querrán con o sin crema?

-Con crema y dos de azúcar, por favor- le contestó Remus.

Todos rieron de nuevo y los chicos entraron a sentarse, volvieron a hablar de las casas y de Hogwarts mientras llegaba el carrito de la comida. Cuando al fin llegó compraron comida para un batallón y continuaron contando chistes y hablando de trivialidades mientras llegaban a Hogsmeade.

Cuando el tren comenzó a detenerse se dieron cuenta de que aún no se habían cambiado y a la carrera se acomodaron la ropa de Hogwarts, luego bajaron a la estación.

-¡Los de primer año por aquí!-gritó una estridente voz- ¡Por aquí primer año!

Todos los alumnos de primero se llevaron una gran sorpresa al ver quien los estaba llamando: 3 veces más alto que un hombre normal y al menos 5 veces mas ancho, Rubeus Hagrid destacaba entre la agitada multitud.

-¡Vamos!-les dijo el semigigante- por tradición los de primer año llegan en bote a Hogwarts

Comenzaron a caminar por un estrecho, oscuro y resbaladizo sendero siguiendo a Hagrid; nadie hablaba mucho, el siniestro sendero no daba muchas ganas de platicar.

En un segundo, tendréis la primera visión de Hogwarts exclamó Hagrid por encima del hombro, justo al doblar esta curva.

Se produjo un fuerte ¡ooooooh!

El sendero estrecho se abría súbitamente al borde de un gran lago negro. En la punta de una alta montaña, al otro lado, con sus ventanas brillando bajo el cielo estrellado, había un impresionante castillo con muchas torres y torrecillas.

 

¡No más de cuatro por bote! gritó Hagrid, señalando a una flota de botecitos alineados en el agua, al lado de la orilla.

James, Sirius, Val y Peter tomaron un bote mientras que Melinda y Remus se subían a otro, en el que ya estaban Lily y Severus.

-Nos veremos en Hogwarts-les dijo Val a sus amigos.

¿Todos habéis subido? continuó Hagrid, que tenía un bote para él solo. ¡Venga! ¡ADELANTE!

Y la pequeña flota de botes se movió al mismo tiempo, deslizándose por el lago, que era tan liso como el cristal. Todos estaban en silencio, contemplando el gran castillo que se elevaba sobre sus cabezas mientras se acercaban cada vez más al risco donde se erigía.

¡Bajad las cabezas! exclamó Hagrid, mientras los primeros botes alcanzaban el peñasco.

Todos agacharon la cabeza y los botecitos los llevaron a través de una cortina de hiedra, que escondía una ancha abertura en la parte delantera del peñasco. Fueron por un túnel oscuro que parecía conducirlos justo por debajo del castillo, hasta que llegaron a una especie de muelle subterráneo, donde treparon por entre las rocas y los guijarros.

Subieron por un pasadizo en la roca, detrás de la lámpara de Hagrid, saliendo finalmente a un césped suave y húmedo, a la sombra del castillo. Subieron por unos escalones de piedra y se reunieron ante la gran puerta de roble.

¿Estáis todos aquí? -preguntó Hagrid y sin esperar respuesta levantó un gigantesco puño y llamó tres veces a la puerta del castillo.

La puerta se abrió de inmediato. Una bruja alta, de cabello negro y túnica verde esmeralda, esperaba allí. Tenía un rostro muy severo, y el primer pensamiento de Peter fue que se trataba de alguien con quien era mejor no tener problemas.

Los de primer año, profesora McGonagall dijo Hagrid.

Muchas gracias, Hagrid. Yo los llevaré desde aquí.

Abrió bien la puerta. El vestíbulo de entrada era tan grande que una casa cabría perfectamente en el. Las paredes de piedra estaban iluminadas con resplandecientes antorchas, el techo era tan alto que no se veía y una magnífica escalera de mármol, frente a ellos, conducía a los pisos superiores.

Siguieron a la profesora McGonagall a través de un camino señalado en el suelo de piedra. Los chicos podían oír el ruido de cientos de voces, que salían de un portal situado a la derecha (el resto del colegio debía de estar allí), pero la profesora McGonagall llevó a los de primer año a una pequeña habitación vacía, fuera del vestíbulo. Se reunieron allí, más cerca unos de otros de lo que estaban acostumbrados, mirando con nerviosismo a su alrededor.

Bienvenidos a Hogwarts dijo la profesora McGonagall. El banquete de comienzo de año se celebrará dentro de poco, pero antes de que ocupéis vuestros lugares en el Gran Comedor deberéis ser seleccionados para vuestras casas. La Selección es una ceremonia muy importante porque, mientras estéis aquí, vuestras casas serán como vuestra familia en Hogwarts. Tendréis clases con el resto de la casa que os toque, dormiréis en los dormitorios de vuestras casas y pasaréis el tiempo libre en la sala común de la casa.

»Las cuatro casas se llaman Griffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin. Cada casa tiene su propia noble historia y cada una ha producido notables brujas y magos. Mientras estéis en Hogwarts, vuestros triunfos conseguirán que las casas ganen puntos, mientras que cualquier infracción de las reglas hará que los pierdan. Al finalizar el año, la casa que obtenga más puntos será premiada con la copa de la casa, un gran honor. Espero que todos vosotros seáis un orgullo para la casa que os toque.

 

»La Ceremonia de Selección tendrá lugar dentro de pocos minutos, frente al resto del colegio. Os sugiero que, mientras esperáis, os arregléis lo mejor posible.

Volveré cuando lo tengamos todo listo para la ceremonia dijo la profesora McGonagall. Por favor, esperad tranquilos.

Salió de la habitación.

¿Cómo se las arreglan exactamente para seleccionarnos? preguntó Peter

Creo que es una especie de prueba que duele mucho-dijo James, sabiendo que era mentira, lo único que quería era gastarle una broma a Peter.

.

El corazón de Peter dio un terrible salto. ¿Una prueba? ¿Delante de todo el colegio? Pero él no sabía nada de magia todavía... ¿Qué haría? No esperaba algo así, justo en el momento en que acababan de llegar. Miró temblando a su alrededor y vio que los demás también parecían aterrorizados. Nadie hablaba mucho. Mantuvo los ojos fijos en la puerta. En cualquier momento, la profesora McGonagall regresaría y lo llevaría a su juicio final.

En marcha dijo una voz aguda. La Ceremonia de Selección va a comenzar.

La profesora McGonagall había vuelto. Uno a uno, los fantasmas flotaron a través de la pared opuesta.

Ahora formad una hilera dijo la profesora a los de primer año y seguidme.

Con la extraña sensación de que sus piernas eran de plomo, los alumnos de primero se pusieron en fila. Salieron de la habitación, volvieron a cruzar el vestíbulo, pasaron por unas puertas dobles y entraron en el Gran Comedor.

Remus nunca habría imaginado un lugar tan extraño y espléndido. Estaba iluminado por miles y miles de velas, que flotaban en el aire sobre cuatro grandes mesas, donde los demás estudiantes ya estaban sentados. En las mesas había platos, cubiertos y copas de oro. En una tarima, en la cabecera del comedor, había otra gran mesa, donde se sentaban los profesores. La profesora McGonagall condujo allí a los alumnos de primer año y los hizo detener y formar una fila delante de los otros alumnos, con los profesores a sus espaldas. Los cientos de rostros que los miraban parecían pálidas linternas bajo la luz brillante de las velas. Situados entre los estudiantes, los fantasmas tenían un neblinoso brillo plateado. Para controlar los nervios Remus miró hacia el techo lleno de estrellas en tanto que Melinda le susurraba "mi madre me contó que es un encantamiento para simular el cielo". Era difícil creer que allí hubiera techo y que el Gran Comedor no se abriera directamente a los cielos.

Remus bajó la vista rápidamente, mientras la profesora McGonagall ponía en silencio un taburete de cuatro patas frente a los de primer año. Encima del taburete puso un sombrero puntiagudo de mago. El sombrero estaba remendado, raído y muy sucio. Walburga Black jamás lo habría admitido en su casa.

Sirius tenía su atención fija en el sombrero pues todos en la enorme habitación lo hacían. Durante unos pocos segundos, se hizo un silencio completo. Entonces el sombrero se movió. Una rasgadura cerca del borde se abrió, ancha como una boca, y el sombrero comenzó a cantar:

 

Puedo estar viejo y ajado

y como una pasa arrugado,

pero ni el más fino de los sombreros

podría realizar la tarea que yo tengo:

Analizando vuestra cabecitas

os diré cual de Hogwarts es tu casita,

así que empecemos a buscar

a que fundador de Hogwarts le agradarías mas.

Si eres valiente y fuerte

Para entrar a Griffindor no necesitarás suerte.

Ahora, si no le temes al trabajo pesado

En Hufflepuff estarás bien plantado.

Si lo tuyo es la erudición

Ravenclaw será tu mansión.

O bien si tu mente tiene astucia sin fin

No dudare ni un segundo en mandarte a Slytherin.

Así pues no perdamos ni un minuto más,

¡Alumnos de primero empiecen a pasar!

Todo el comedor estalló en aplausos cuando el sombrero terminó su canción. Éste se inclinó hacia las cuatro mesas y luego se quedó rígido otra vez.

¡Entonces sólo hay que probarse el sombrero! Susurró Peter. Debería matarte James.

James rió por lo bajo. La selección comenzó

La profesora McGonagall se adelantaba con un gran rollo de pergamino.

Cuando yo os llame, deberéis poneros el sombrero y sentaros en el taburete para que os seleccionen dijo- Anniston Michael.

Un chico alto y de cabello rubio se sentó en el taburete.

-RAVENCLAW- dijo el sombrero.

La segunda mesa a la izquierda estalló en aplausos.

- Amat, Susan.

- HUFFLEPUFF

La mesa más alejada a la derecha comenzó a aplaudir mientras la niña se sentaba.

- Bernard, Charles

-SLYTHERIN

Mientras la segunda mesa a la derecha aplaudía a su nuevo integrante James y Sirius se pusieron a gritar "buuu", procurando que la profesora no los viera. Siguieron los hermanos Berrington que fueron a Hufflepuff y luego

-Black, Sirius

Sirius caminó hacia la profesora muerto de nervios rogando con todo el corazón no quedar el Slytherin. McGonagall le puso el sombrero, al cual le basto rozar su cabeza para gritar:

-GRIFFINDOR- pasarían los años y Sirius siempre recordaría ese como uno de los mejores momentos de su vida.

La mesa más alejada a la izquierda comenzó a gritar y aplaudir. Mientras Sirius, sintiéndose el chico mas feliz del mundo se iba a su nueva casa.

Siguieron así seleccionando a unos diez chicos más y luego le tocó el turno a Evans Lily. La niña fue hacia el taburete con las piernas temblorosas rogando quedar en Slytherin, pero el destino le tenía preparado algo diferente y cuando el sombrero gritó GRYFFINDOR sintió una enorme punzada de dolor, no solo no había quedado en Slytherin, sino que a demás había quedado en la casa que Severus más odiaba.

Se quitó el sombrero, se lo devolvió a la profesora McGonagall, y luego se apresuró en ir a la alegre mesa de los Griffindors, pero mientras se encaminaba hacia allá miró a Snape con una sonrisa triste en su rostro. Sirius se acomodó en la banca para hacerle espacio. Ella le lanzó una mirada, pareció reconocerlo del tren, cruzó los brazos y firmemente le dio la espalda, luego fue a otro sitio de la mesa y se sentó sola.

Varios chicos después fue el turno de Hanks Melinda. El sombrero se demoró unos minutos en decidirse y luego gritó GRIFFINDOR, y la chica muy feliz fue a sentarse con Sirius.

 

Aunque al principio Remus había dicho que la casa no era importante ahora realmente deseaba quedar en Griffindor con Melinda, y se puso muy nervioso cuando la profesora le llamó.

-Pero ¿Qué tenemos aquí?- le susurró la voz del sombreo al oído- serías un excelente Hufflepuff amigo, eres un trabajador incansable

-Por favor- pensó Remus- envíame a Griffindor.

-¿Te gusta Griffindor?, ¡ya veo! Lo que te gusta es la compañía que vas a tener
de acuerdo, si eso es lo que quieres
GRIFFINDOR.

Remus se fue muy feliz a la mesa junto a Sirius y Mel. Después llegó el turno de Peter, a quien le temblaban las piernas tanto que parecían de mantequilla. En cuanto tubo el sombrero en la cabeza le rogó que lo enviara a Griffindor y aunque tuvo muchas dudas al fin la voz gritó:

-GRIFFINDOR.

Peter estaba tan feliz que salió corriendo con sombrero y todo y tuvo que volver a entregárselo a la profesora mientras los demás reían. Luego fue a sentarse con sus amigos.

-Potter, James- llamó McGonagall.

El sombrero no necesitó pensarlo, en cuanto lo tocó gritó GRIFFINDOR y James se fue bastante satisfecho a sentarse junto a Sirius.

-Prewett, Valery.

James cruzó los dedos debajo de la mesa, nada le daría más gusto que estar en la misma casa con su prima; el sombrero tardó medio minuto en complacer a James y de nuevo gritó GRIFFINDOR.

Val iba a sentarse con sus amigos, pero reparó en Lily que estaba sola y triste a un lado de la mesa, así que cortésmente le dijo a James que hablarían luego en la sala común y se fue con la pelirroja.

-¿te molesta si me siento?-le preguntó.

-NO, claro que no- le contestó Lily con una tímida sonrisa.

-Te ves triste, ¿te pasa algo?

Lily le contó sus problemas mientras llegaba el turno de Snape. Cuando lo llamaron Severus se sentía muy contrariado: por una parte siempre había anhelado estar en Slytherin, pero por la otra valía la pena estar en Griffindor solo para estar con Lily. Sin embargo el sombrero gritó SLYTHERIN y el se fue a su mesa sin mirar a su amiga. Val intentó animarla y le dijo que para una amistad verdadera las casas no importaban y Lily hizo su mayor esfuerzo para estar contenta.

La selección terminó con Zabini, Rose que fue a Slytherin y la profesora McGonagall enrolló el pergamino y se llevó el sombrero y el taburete.

Albus Dumbledore se había puesto de pie. Miraba con expresión radiante a los alumnos, con los brazos muy abiertos, como si nada pudiera gustarle más que verlos allí.

¡Bienvenidos! dijo. ¡Bienvenidos a un año nuevo en Hogwarts!, como todos morimos de hambre solo tengo dos palabras ¡a comer!

Los alumnos vitorearon mientras las fuentes se llenaban de comida: carne asada, pollo asado, chuletas de cerdo y de ternera, salchichas, tocino y filetes, patatas cocidas, asadas y fritas, pudín, guisantes, zanahorias, salsa de carne, salsa de tomate
en fin todo un festín para cientos de chicos que realmente querían comer.

En el otro extremo de la mesa James, Sirius, Remus, Peter y Mel hablaban animadamente:

-Mis padres querrán matarme - decía Sirius- no sólo no quedé en Slytherin, sino que a demás quedé en Griffindor.

-No creo que se enojen mucho solo por una casa- le dijo Melinda- a los míos eso casi no les importaba, lo que más les interesa son mis notas.

 

-Créeme Mel, podría ser el mejor alumno que Hogwarts haya tenido en toda su historia y ellos jamás se sentirán felices porque no quedé en Slytherin.

Melinda hizo una mueca de incredulidad pero rápidamente cambiaron de tema.

- Me gustaría que las clases comenzaran pronto - dijo Mel- quiero aprender todo lo que más pueda.

-Oh vamos!!- resopló James- no me dirás que sólo vienes a Hogwarts para enterrarte en la biblioteca!!, lo más importante es divertirse, hacer amigos y pasarla bien.

-Bueno, creo que tal vez te informaron mal James, esto es una escuela, no un parque de diversiones-le contesto con un ligero tono de exasperación. La verdad Melinda no estaba muy segura de que tanto le agradaban James y Sirius y si seguía con ellos era porque Remus y Peter le parecían excelentes personas y ellos no daban señal alguna de querer irse.

-Estoy más que seguro de que aquí podrán hacer las dos cosas -dijo Remus buscando poner fin a la discusión- a demás, estamos en Griffindor, eso es genial, ¿no?

-Si tienes toda la razón -le dijo James entusiasmado- estamos en la mejor casa de todas.

-¡Brindemos por eso! - exclamo Sirius muy animado.

La charla se tornó mucho mas animada después del brindis, y luego de que todos comieron cuanto desearon aparecieron los postres, igual de diversos y deliciosos que los platos fuertes.

Por último, también desaparecieron los postres, y el profesor Dumbledore se puso nuevamente de pie. Todo el salón permaneció en silencio.

Ejem... sólo unas pocas palabras más, ahora que todos hemos comido y bebido. Tengo unos pocos anuncios que haceros para el comienzo del año.

»Los de primer año debéis tener en cuenta que los bosques del área del castillo están prohibidos para todos los alumnos.

»El señor Filch, el celador, me ha pedido que os recuerde que no debéis hacer magia en los recreos ni en los pasillos.

»Las pruebas de quidditch tendrán lugar en la segunda semana del curso. Los que estén interesados en jugar para los equipos de sus casas, deben ponerse en contacto con la señora Hooch.

Y ahora, es hora de ir a la cama. ¡Salid al trote!

Los alumnos de Griffindor siguieron a los prefectos de su casa, Amy Thompson y Louis Stevens, quienes los guiaron por varios pasillos, escaleras y hasta pasaron por dos puertas corredizas que a simple vista parecía que no estaban allí.

De pronto James se paró en seco, tenía los pies firmemente pegados al suelo, al igual que al meno otros 15 Griffindors que trataban de soltarse.

-¡Qué demo
!- dijo Amy y luego susurro- Peeves.

. Es un duende, lo que en las películas llaman poltergeist. dijo Louis- ¡Peeves, no me hagas llamar al barón sanguinario!

Se produjo un chasquido y un hombrecito, con ojos oscuros y perversos y una boca ancha, apareció, flotando en el aire con las piernas cruzadas.

¡Oooooh! Dijo, con un maligno cacareo. ¡Los horribles novatos! ¡Qué divertido!

-Peeves, o los sueltas ahora mismo o me voy ahora a buscar al barón -exclamó Amy.

-Bueno, pues ya que así lo quieres
-chasqueó los dedos y los que se habían quedado pegados volaron por los aires como si alguien los hubiera empujado. Acto seguido se fue.

Aunque algo confuso y adolorido James tuvo que aceptar que la broma fue excelente y se propuso firmemente devolverla

 

Por fin llegaron frente al retrato de una dama gorda vestida con un traje de muselina rosada quien les pidió una contraseña para entrar.

- ¡Bombón de Caramelo!- dijo Amy y el cuadro se hizo a un lado para dejarlos entrar a sala común de Griffindor; una habitación redonda y acogedora, llena de cómodos sillones.

Amy condujo a las niñas a través de una puerta, hacia sus dormitorios, y Louis a los niños por otra puerta. Al final de una escalera de caracol (era evidente que estaban en una de las torres) encontraron, por fin sus nombres en una placa metálica que colgaba de una de las puertas.

-¡Que suerte!- exclamó Sirius- ¡Somos compañeros de cuarto!- dijo mirando a James, Remus y Peter, quienes se alegraron bastante al leer por encima del hombro de Sirius.

Entraron a su habitación y vieron en ella sus camas, cuatro camas con cuatro postes cada una y cortinas de terciopelo rojo oscuro. Sus baúles ya estaban allí. Demasiado cansados para conversar, se pusieron sus pijamas y se metieron en la cama.

Preguntándose como estaría Val y quienes eran sus compañeras de cuarto, James se durmió planeando conversar con su prima por la mañana.

BIEN, POR FIN TERMINÉ EL SEGUNDO CAPÍTULO, LOS PRÓXIMOS (si los hay) NO SERÁN TAN LARGOS
ESPEROS SUS COMENTARIOS Y SUGERENCIAS, SERÍAN MUY VALIOSOS PARA MÍ.

A la mañana siguiente james y sus amigos se despertaron temprano para desayunar e ir a clases. James tenía la idea fija de ir a hablar con Val antes de ir al gran comedor, así que salió primero de la habitación dejando allí a Sirius, Remus y Peter.

-¡Nos veremos abajo!-les dijo y se fue.

-¿A dónde vas?-preguntó Peter sin obtener respuesta.

-Supongo que a ver a Valery-le dijo Sirius- ¿por qué no habrá cenado con nosotros anoche?

-Pues yo la vi irse con Lily Evans- le contestó Remus.

-¿y quien es esa?

-La chica con la que tomamos el bote Mel y yo.

-¡Ah!, ¿te refieres a la tonta arrogante y regañona con la que nos peleamos James y yo en el tren?

-No tengo idea de quien me estás hablando, pero Lily me pareció muy agradable.

-Si tú lo dices

Mientras ellos hablaban James ya había bajado a la sala común y miraba hacia el dormitorio de las chicas esperando impaciente a su prima, que bajo luego de cinco minutos acompañada por Mel y otras dos niñas. Las cuatro se veían muy contentas e iban riendo.

-¿Cómo está la chica más guay del mundo y sus alrededores?- le preguntó a Valery en modo de saludo.

-¡Hola!- le contestó ella- muy bien, ¿y tú?

-Bien, hola, Melinda-dijo con un poco menos de entusiasmo en la voz.

-Hola James- le contestó la chica en el mismo tono.

-Déjame presentarte a mis otras dos compañeras de cuarto- le dijo Val a su primo- ella es Patricia Belucci- y señaló a una chica rubia de ojos azules, bastante bonita, James le sonrió- y ella es Lily Evans.

Se miraron durante un par de segundos y luego Lily dejo en un tono helado:

-Ya nos conocemos.

-¿Cómo va tu amigo Quéjicus?- le preguntó James en un tono bastante provocador- Bueno su sueño se hizo realidad, quedó en Slytherin, ¿qué pasó contigo, no eres ya lo suficientemente odiosa para estar allá?

Valery le dirigió una mirada llena de rabia en tanto que Lily le contestaba:

 

-En primer lugar- hablaba en un tono helado y lleno de desprecio- su nombre es Severus, en segundo lugar si en Hogwarts existiera una casa para gente odiosa y horrible el sombrero no habría dudado ni un segundo para enviarte allá de cabeza y tercero lo que pase conmigo o con mi amigo no es mi problema, así que no metas tu enorme cabeza en lo que no te incumbe.- y luego añadió en un tono más suave- Val yo voy a adelantarme, nos vemos en el comedor.

-Iremos contigo- le dijo Melinda y arrastró a Patricia consigo.

-Fue un placer conocerte- le dijo James a Patty antes de que se fuera con sus amigas. Luego miró a Valery, que lo miraba de una manera tan severa que parecía un lobo dispuesto a atacarlo en cualquier momento.

-Muchas veces he visto lo desagradable que puedes ser, pero la verdad es que ahora te pasaste de odioso. James-le dijo con una frialdad que en nada envidiaba el tono de Lily.

-¡No puedes enojarte conmigo por esa pesada!

- Claro que puedo y de hecho lo haré.-acto seguido se encaminó hacia la salida.

James la detuvo, algo confuso, e intentando arreglar la situación le dijo:

-Venga Val, no seas mala conmigo, no te enojes por lo que le pase a otras personas, a ti no te he hecho nada

Una de las cualidades que mas tarde le haría acreedor de una gran fama entre las chicas era la mirada de falso arrepentimiento que sabía hacer perfectamente y, aunque Valery no solía caer, decidió olvidar lo de Lily y hablar con su primo.

-De acuerdo-le dijo e un tono mucho más afable- ¿Quiénes son tus compañeros de cuarto?

-Bueno pues justamente vienen bajando- le dijo mirando a la escalera.

Remus, Peter y Sirius venían hablando de quidditch:

-Es obvio- decía Sirius en un tono de elegante arrogancia- que el más importante es el buscador, Remus, 150 puntos más resuelven cualquier partido.

-No lo niego- le dijo su amigo en un tono mil veces más humilde- sin embargo en muchos partidos, como el de los Tornados contra los Cannons, aunque el buscador atrapa la Snitch el equipo pierde por los puntos en desventaja.

-Ya, pero eso son sólo excepciones, muy pocas veces he visto partidos como los que tú dices.

-Sabes que eso no es del todo cierto, en equipos como los Cannons, que tiene un buscador excelente pero pésimos cazadores esa historia siempre se repite.

Sirius iba a discutir de nuevo cuando se dio cuenta de que James y Val los estaban observando, tropezó y casi se va escaleras abajo, por lo cual James soltó una estruendosa carcajada.

-¿Estás bien?- le preguntó Valery.

-Si, es sólo que iba hablando con Remus y me distraje.

-Bueno Val, ¿irás con nosotros a desayunar?-le preguntó Remus.

-No, lo siento, pero desayunaré con mis amigas.

-¿Sabes quien es la nueva gran amiga de mi prima?- Le dijo James a Sirius.

-¿Quién?

-La chica del tren.

-¿La novia de Quéjicus?

-¡ESE NO ES SU NOMBRE!- dijo Val de nuevo enojada, y mirando a James agregó- nos veremos luego.- y se fue con paso firme hacia el gran comedor.

-No sabía que ella y Quéjicus fueran amigos.-le dijo Sirius a James.

-Ni siquiera lo conoce, pero mi prima es así, le encanta defender a los tontos
ya buscaré la manera de contentarla, vamos, no te preocupes por ella.

 

Llegaron al gran comedor para desayunar, y luego de comer todas las salchichas que pudieron vieron a la profesora McGonagall repartir los horarios de los estudiantes, ella era la jefa de la casa Griffindor.

-Hoy tenemos dobles de encantamientos, luego dobles de transformaciones, dobles de herbología y por último dobles de Defensa contra las artes oscuras-les informó Peter.

-Suena
interesante- repuso Sirius.

-En fin, creo que deberíamos irnos ya, las clases empiezan en media hora y aún tenemos que recoger las mochilas y encontrar las aulas-dijo Remus.

-De acuerdo, vamos-dijo James y se levantó.

Encontrar las mazmorras donde se impartían pociones fue toda una proeza: en Hogwarts había 142 escaleras, algunas amplias y despejadas, otras estrechas y destartaladas. Algunas llevaban a un lugar diferente los viernes. Otras tenían un escalón que desaparecía a mitad de camino y había que recordarlo para saltar. Después, había puertas que no se abrían, a menos que uno lo pidiera con amabilidad o les hiciera cosquillas en el lugar exacto, y puertas que, en realidad, no eran sino sólidas paredes que fingían ser puertas. También era muy difícil recordar dónde estaba todo, ya que parecía que las cosas cambiaban de lugar continuamente. Finalmente Sir Nicholas de Mimsy-Porpington, el fantasma de Griffindor les ayudó a encontrar el camino.

-¡Muchas gracias Sir Nick!- le dijo Sirius y el fantasma se fue.

El profesor Slughorn, jefe de Slytherin y profesor de pociones, era un hombre bajo y regordete con ademanes muy pomposos y un carácter un poco pretencioso, quien sin embargo les dio una clase entretenida y agradable.

Estuvieron todo el primer día en la escuela buscando aulas e intentando a toda costa evitar a Peeves quien se encargaba de poner puertas cerradas y escaleras con trampas en el camino de los que llegaban tarde a clase. También les tiraba papeleras a la cabeza, corría las alfombras debajo de los pies del que pasaba, les tiraba tizas o, invisible, se deslizaba por detrás, cogía la nariz de alguno y gritaba: ¡TENGO TU NARIZ!

Durante las primeras semanas de clase fueron varios los descubrimientos que hicieron sobre la vida en Hogwarts: en primer lugar se dieron cuenta de que aún peor que Peeves, si eso era posible, era el celador, Argus Filch. Quien a demás tenía una gata llamada Señora Norris, una criatura flacucha y de color polvoriento, con ojos saltones como linternas, iguales a los de Filch. Patrullaba sola por los pasillos. Si uno infringía una regla delante de ella, o ponía un pie fuera de la línea permitida, se escabullía para buscar a Filch, el cual aparecía dos segundos más tarde. Filch conocía todos los pasadizos secretos del colegio mejor que nadie, y podía aparecer tan súbitamente como cualquiera de los fantasmas. Todos los estudiantes lo detestaban, y la más soñada ambición de muchos era darle una buena patada a la Señora Norris.

Y después, cuando por fin habían encontrado las aulas, estaban las clases. Había mucho más que magia, como los chicos descubrieron muy pronto, mucho más que agitar la varita y decir unas palabras graciosas.
Tenían que estudiar los cielos nocturnos con sus telescopios, cada miércoles a medianoche, y aprender los nombres de las diferentes estrellas y los movimientos de los planetas. Tres veces por semana iban a los invernaderos de detrás del castillo a estudiar Herbología, con una bruja pequeña y regordeta llamada profesora Sprout, que a demás era la jefa de Hufflepuff, y aprendían a cuidar de todas las plantas extrañas y hongos y a descubrir para qué debían utilizarlas. El profesor de Defensa contra las artes oscuras, Anderson Grant, era un joven alegre que siempre estaba dispuesto a ayudar a sus estudiantes y les ensañaba cosas muy interesantes.

 

Pero la asignatura más aburrida era Historia de la Magia, la única clase dictada por un fantasma. El profesor Binns ya era muy viejo cuando se quedó dormido frente a la chimenea del cuarto de profesores y se levantó a la mañana siguiente para dar clase, dejando atrás su cuerpo. Binns hablaba monótonamente, mientras escribía nombres y fechas, y hacia que Elmerico el Malvado y Ulrico el Chiflado se confundieran.

El profesor Flitwick, el de la clase de Encantamientos y jefe de Ravenclaw, era un brujo diminuto que tenía que subirse a unos cuantos libros para ver por encima de su escritorio. Sin embargo con el notaron que era excepcionalmente amable y condescendiente con los que se esforzaban en su clase.

La profesora McGonagall era siempre diferente. James había tenido razón al pensar que no era una profesora con quien se pudiera tener problemas. Estricta e inteligente, les habló en el primer momento en que se sentaron, el día de su primera clase.

Transformaciones es una de las magias más complejas y peligrosas que aprenderéis en Hogwarts dijo. Cualquiera que pierda el tiempo en mi clase tendrá que irse y no podrá volver. Ya estáis prevenidos.

Entonces transformó un escritorio en un cerdo y luego le devolvió su forma original. Todos estaban muy impresionados y no aguantaban las ganas de empezar, pero muy pronto se dieron cuenta de que pasaría mucho tiempo antes de que pudieran transformar muebles en animales. Después de hacer una cantidad de complicadas anotaciones, les dio a cada uno una cerilla para que intentaran convertirla en una aguja. Al final de la clase, sólo Sirius había hecho algún cambio en la cerilla. La profesora McGonagall mostró a todos cómo se había vuelto plateada y puntiaguda, y dedicó una excepcional sonrisa, a demás de otorgarle 10 puntos a Griffindor.

De pronto Remus comenzó a verse muy pálido y algo enfermizo, lo que sus amigos notaron rápidamente.

-No es nada, lo que ocurre es que tengo una enfermedad bastante extraña, los sanadores aún no saben que es, y cada mes debo ir a San Mungo una semana para recibir tratamiento.

-¿Qué harás con las clases?- le preguntó Peter.

-El profesor Dumbledore dice que los demás profesores no tienen problema en ayudarme a ponerme al corriente.

El pobre Remus andaba atormentadísimo rogando porque nadie sospechara, y el 11 de septiembre por la tarde la señora Pomfrey, la sanadora de Hogwarts, se lo llevó ante el director quien le explicó lo que iban a hacer:

-¿Ya has visto el sauce boxeador que hay cerca de la entrada del colegio, Remus?- le preguntó el director.

-Si señor.

-Muy bien, ese árbol se plantó en la entrada de un túnel que lleva a una casa en el pueblo de Hogsmeade, la señora Pomfrey te llevará allí para que te transformes y allí te quedarás toda la semana. No te preocupes por la comida o los deberes escolares, yo mismo me encargaré de llevarte de comer y de ayudarte con las clases que pierdas.

 

-Muchas gracias profesor, no tiene idea de lo importante que es para mí todo lo que hace.

-No es justo que tu condición te limite para aprender, Remus, es por eso que no tengo problema con ayudarte para que estés aquí.

Esa misma noche la señora Pomfrey lo llevó a la casa y durante una semana estuvo allí soportando sus transformaciones de noche mientras en el día estudiaba con Dumbledore. Los habitantes del pueblo de Hogsmeade se sorprendieron mucho al escuchar los golpes y alaridos que salían de la casa y, a partir de ese año la gente comenzó a llamarla "la casa de los gritos".

En la mañana del 19 de septiembre Remus volvió con sus amigos, a quienes no se les escapó el mal aspecto que el chico presentaba, pero decidieron no molestarlo con eso ya que estaban seguros que la enfermedad ya era una molestia lo suficientemente grande. Decidieron alegrarlo contándole una broma excepcionalmente buena realizada por James.

-Bueno, resulta que estábamos en pociones-comenzó a contarle el chico- y Slughorn nos estaba hablando sobre la poción reductora; entonces el idiota de Quejicus- durante las tres semanas que llevaban de clases el odio que sentían James y Snape iba en aumento- estaba intentando ser el centro de atención, así que le dije a Peter que le preguntara a Slughorn que pasaría si se le ponía mucha pimienta a la poción (ya sabes, si Peter le preguntaba Snape no sospecharía nada) y Slughorn le contestó que haría explosión salpicando y encogiendo todo lo que encontrara
-James no pudo continuar, pues empezó a reír incontrolablemente.

-Entonces-continuó Sirius- James me comentó su plan y para darle tiempo yo pasé y le tiré un poco de jugo de salamandra a Quejicus, que tuvo que levantarse a limpiarse
entonces, mientras el idiota se limpiaba James cambió su polvo de escarabajo (del que había que agregar dos cucharadas) por pimienta (de la que sólo se necesitaba una pizca), no sé como lo hizo, pero el hecho es que nadie se dio cuanta de que lo hizo- ahora quien se ahogaba de la risa era Sirius, que no pudo continuar.

-Lu-luego-continuó Peter- Quejicus volvió a su silla, y agregó las cosas y en cuanto puso la pimienta
¡PATAPLAM! La poción explotó manchando a todos los Slytherins que habían a su alrededor

-Y a la tonta de Evans- añadió James. (**Severus y Lily hablaron el primer día de clases y se dieron cuenta de que no valía la pena enemistarse por una casa, así que aprovechaban las clases que tomaban Griffindor y Slytherin para sentarse juntos**)

-¡Te perdiste de algo fenomenal amigo!, por primera vez Snape supo que era tener una nariz pequeña, que luego se convirtió en el tamaño de la cabeza de un alfiler
Mulciber chillaba como niña porque su mano se encogió tanto que parecía una canica, Crabe, Goyle, todos gritaban y chillaban por la habitación por cortesía de mi buen amigo James!!!

Remus se puso a reír con su amigos muy contento de volver a estar con ellos, y con tanta felicidad olvidó que el próximo mes estaría en la misma situación...

La vida de los cuatro amigos era muy llevadera, excepto por una sola cosa, o mejor dicho, una persona: Snape. De algún modo había descubierto lo de la poción y, junto con los otros Slytherins afectados, no paraban de hechizarlos mientras caminaban a clases. Afortunadamente James y Sirius no se quedaban atrás y un día en clase de historia de la magia, buscando una forma de no dormirse, Sirius le mostró a su amigo un libro de bromas magicas que su prima Andrómeda le había regalado.

 

-¡Excelente!-le dijo James-¿Por qué no me lo mostraste antes?

-Bueno, es que me lo envió hoy

-Oh, está bien
¡Mira esto!, de lujo, ¡Un encantamiento de hidrocefalia!

-Perfecto, me encantaría ver a Goyle con la cabeza mas grande que su enorme trasero

Ambos amigos rieron por lo bajo llamando la atención de Peter y Remus que estaban jugando ahorcado.

-¿Qué tienen ahí, chicos?- preguntó Peter.

-Es un libro de bromas-contestó James-estamos viendo encantamientos para fastidiar Slytherins.

-¡Genial!- dijo Pettegrew muy emocionado.

Remus se mordió el labio, no estaba muy seguro de que hacer mas bromas fuera lo correcto pero no quería pelear con sus amigos.

-Este pinta bien- les dijo Peter- "Piernas de Mantequilla"
podríamos hacérselo a Quejicus frente a toda la clase
será muy embarazoso.

Cinco días antes James estaba hablando con Val y Snape le lanzó sustancia pegajosa del doctor Malbico, que no se podía quitar y olía terrible
James había durado tres días intentando quitarse el horrible olor; no quería hacerle algo tan simple como "piernas de Mantequilla", quería algo mucho peor que eso

-¿Saben?- les dijo mirando una de las páginas del libro- tengo una excelente idea

Unos minutos después James les había contado todo el plan y, por más que quiso resistirse, Remus también reía a carcajadas con sus amigos.

-Sí, ya sé que la anécdota de Wuandulfo el Perdido es muy graciosa, pero por favor, moderen sus risas señores- les dijo el profesor Binns.

Avergonzados y con toda la clase mirándolos, los chicos se callaron. Al día siguiente, en el desayuno pusieron en marcha su plan

Primero Sirius con un encantamiento que salía en el libro envió la mochila de Snape a la mesa de los profesores, o sea, al frente de todos los alumnos de Hogwarts. Cuando Snape fue por ella, bastante confundido, James le apuntó con su varita y murmuró "hipnotus totalus" y Severus se paró en seco; luego James, sin dejar de apuntarle con la varita le ordenó "ve por tu mochila y pide atención".

Snape se encaminó por su mochila y una vez la tubo se aclaró la garganta y gritó "SILENCIO"
todas las mesas quedaron calladas y cada estudiante lo miró. James murmuró "actúa como gallina"

>Severus comenzó a cacarear frente a todos y los alumnos de Hogwarts empezaron a reír sin control, todos menos Lily, que corrió hacia su amigo para ayudarlo.

-Sev, basta!!, ¿Qué te pasa?-intentó cogerlo para que parara, pero al hacerlo Snape revoloteó y le pegó en la nariz.

La profesora McGonagall corrió hacia los chicos con un movimiento de varita terminó con el encantamiento, luego tomó a los niños y se los llevó a enfermería.

La gente aún reía encantada cuando salía del comedor, los cuatro amigos con más ganas que todo el mundo hasta que entraron en un solitario atajo hacia el aula de encantamientos. Antes de que pudieran decir o hacer nada, Valery los alcanzó y agarró a James mirándolo con tanto desprecio que el chico casi no reconoció a su prima.

-¡Eres un cerdo asqueroso!-vociferó-¿Cómo te atreves a hacer algo como eso?

 

-¡No sé de que hablas, Val!-intentó defenderse.

-¡Ah!, ¿No lo sabes?, me refiero al encantamiento que acabas de hacerle a Snape.

-Yo no

-¡No lo niegues!, yo te vi apuntándole con la varita y murmurando algo.

-Val, por favor

-¡Por tu culpa le rompió la nariz a Lily!, ¿fue muy divertido ordenárselo?

-NO, yo no le ordene que

-Mira James, no te acuso porque McGonagall se veía dispuesta a expulsar al culpable, pero de ahora en adelante toda relación entre nosotros se acabó
¡Me avergüenza ser la prima se un cerdo!-Y sin dejarlo decir una palabra se fue, empujando a Sirius para apartarlo de su camino.

James se quedó helado, pero no fue tras ella, no estaba dispuesto a rogarle de nuevo.

-Si quiere estar enojada me da igual, de todos modos ella parece no acordarse de todos los encantamientos que los Slytherins nos han lanzado.

-Pero eso fue por lo que tú hiciste con la poción de Snape- le recordó Remus.

-¿Estás con nosotros o en contra nuestra, Remus?-le preguntó Sirius bastante enojado.

-Tranquilízate, yo sólo decía

-Ya no importa, chicos. Tenemos que planear los próximos ataques contra los idiotas de Slytherin-dijo Peter envalentonado por la actitud de James y Sirius.

-Así se habla, amigo-dijo Sirius mirando con reproche a Remus.

Planearon los siguientes días planeando las bromas para los Slytherins, pero Remus comenzó a sentirse muy mal de nuevo y la semana del nueve de octubre tuvo que irse, dejando los ataques en manos de James, Sirius y Peter.

El tiempo en que Remus estuvo "incapacitado" fue memorable para los profesores de Hogwarts: cinco alumnos de Slytherin fueron blanco de toda clase de bromas bastante pesadas: Mulciber pasó toda la tarde del lunes en enfermería con unos dientes de más de un metro de longitud; el martes Goyle tenía la cabeza enorme
Yaxley asustó a todos el miércoles pues parecía un Wendigo con la cantidad de pelo que le había salido en la cara; el jueves en clase de pociones Crabbe se puso a gritar cosas ininteligibles en todos los idiomas y Snape pasó todo el fin de semana bailando Tap mientras la señora Pomfrey encontraba el contraembrujo.

Para cuando Remus volvió, el 16 de octubre, los profesores estaban cardiacos y los Slytherin aterrados y, aunque todos tenían sus sospechas, no había forma de inculpar como autores de las bromas a los tres amigos, quienes estaban a la mar de contentos y se desternillaban de risa contándole a licántropo todos los detalles. Pero la dicha no les duraría tanto.

Mientras iban a pociones los Slytherins los acorralaron y les lanzaron encantamientos lo suficientemente potentes como para enviarlos a enfermería, pero la cosa no quedó en eso: de alguna manera Snape averiguó el hechizo que lo había hecho actuar como gallina y lo utilizó para que James fuera con McGonagall, le confesara lo de las bromas y le dijera que lo que los envió a la enfermería fue un encantamiento que experimentaron y salió mal.

La profesora se puso furiosa:

-¿Cómo pudieron hacer algo como eso?-gritaba-pero el castigo será ejemplar, no tengan la menor duda.

Y si que lo fue
aunque el que James confesara bajó un poco su intensidad el castigo fue horrible: Remus, que no tuvo participación física en los hechos, tuvo que copiar 500 veces la frase "solo un tonto utiliza la magia en bromas vergonzosas"; Peter tuvo que pasar toda la semana destripando 200 sapos con el profesor Slughorn; Sirius fue obligado a sacar brillo a todo objeto brillante en el castillo con la grata compañía de Filch; y James, por ser el autor de las bromas tuvo que lavar los aseos de el segundo, tercer y cuarto piso y la enfermería.

 

Cuando por fin terminaron sus castigos Potter les habló:

-Esto no se puede quedar así, quieren guerra, guerra van a tener.

-James, ¿para que meternos en más problemas por una estupidez?-le dijo Remus en un tono conciliador.

-¿Bromeas?, debemos vengarnos
¿estas con nosotros o no?

-Yo
- Remus pensaba en toda la confianza que Dumbledore había depositado en el y se sentía incapaz de seguir evadiendo las reglas, pues lo veía como una traición- lo siento chicos pero no esta vez.

-Venga, Remus-le dijo Sirius- Ni siquiera tienes que participar directamente, ayúdanos a planearlo y a tener una buena coartada y ya.

-Oh está bien.

-¿Bien!, ya solucionado eso pongámonos a trabajar-dijo James entusiasmado. En media hora tuvieron el plan perfecto:

En Halloween, según Charlus le contó a James, había una gran celebración que sería el camuflaje perfecto; en el libro de Sirius decía que si se tomaba una pizca de cola de dragón con medio baso de sidra como resultado se obtendría un poco de fiebre para despistar. James y Sirius tomarían la infusión e irían a enfermería mientras Remus y Peter estaban en el banquete para no levantar sospechas.

Fingirían dormir para que madame Pomfrey se fuera y luego con una capa de invisibilidad que James recibió de su padre se cubrirían para bajar a las mazmorras, donde quedaba la sala común de Slytherin. Con el hechizo hipnótico averiguarían la contraseña y una vez allí irían a las habitaciones de Snape, Mulciber, Yaxley, Crabbe y Goyle y colocarían en sus camas polvo de ajenjo y veneno de escorpión que, según el libro, les provocarían unas ronchas tan horribles que los enviarían a San Mungo antes de que se dieran cuenta de que solo necesitaban jugo de mango.

Tal vez tenía una que otra falla, pero el plan era bueno, el problema fue que al realizarlo las cosas no salieron al pie de la letra.

Hasta el momento en que James y Sirius escapaban de la enfermería con la capa y la contraseña averiguada por la mañana todo iba bien, pero cuando iban llegando a las mazmorras vieron algo que los dejó helados: Albus Dumbledore y Minerva McGonagall, quienes también iban en esa dirección, pero al llegar a un tapiz de una bella mujer jugando con un bebe de brazos, Dumbledore dio un pase con la varita y el cuadro se abrió a modo de puerta. En un loco e imprudente impulso los chicos se metieron por el pasadizo detrás de Dumbledore, que por cortesía dejó entrar a McGonagall primero.

Caminaron al menos 15 minutos hasta que llegaron al final del corredor, que para estar en la pared era muy amplio, y el director murmuró algo ininteligible. Acto seguido apareció de la nada una puerta que según pudo ver James, solo se habría por fuera. Los cuatro esperaron y del otro lado sonó la voz de un hombre que recitó:

"Sangre real escondida durante varios siglos

Es hora de que empieces un nuevo siclo

Pero antes de que te entregue al director, deberá contestarme

 

¿Quién es el rey del Atbash?"

Dumbledore pensó un minuto y contestó "ERL". Escucharon el chasquido de una cerradura y la puerta se abrió. Entraron dos magos y una bruja y saludaron a Minerva y a Albus con mucho cariño y familiaridad, luego el director dijo:

-Me alegra mucho que hayan llegado bien, amigos mios.

- A nosotros nos da mucho gusto volver a verlos- dijo la mujer- pero debemos acogernos al plan, les entregamos el objeto y nos vamos.

-Es una lástima que no se puedan quedar, Meg- dijo la profesora McGonagall- pero es lo mejor
ahora Hogwarts será el hogar del objeto mágico más poderoso de toda la historia y es mejor no generar sospechas.

Sirius y James se miraron atónitos con la misma pregunta en la cabeza ¿Qué gran objeto podía ser?

-¿Estás segurote que la escuela lo protegerá bien?- preguntó el mago que parecía ser el líder.

-Amigos, les aseguro que no encontraran un lugar mas seguro que este.

-De acuerdo-le contestó el mago y con su varita trazó un círculo en el aire y murmuró "Portus", del círculo se desprendió una brillante luz y luego salió una caja del tamaño de una caja grande de zapatos, hecha de una madera muy bonita y que en la tapa tenía grabado un extraño símbolo. El mago se la entregó a Albus quen abrió otro círculo y la guardó.

-Ahora debemos irnos-dijo la bruja. Los cinco magos se despidieron y los visitantes se fueron.

-Ahora mi querida Minerva, debo ir a guardar esto
es una lástima que los portales no puedan ser utilizados para guardar cosas mucho tiempo
en fin, tú volverás al banquete, el show de Warlock el charlatán ya debe estar por acabar.

-No te demores mucho Albus, nadie debe sospechar.

Albus asintió y empezaron el camino de regreso. Al llegar al cuadro James pateó una piedra intencionalmente para desviar la atención de los profesores mientras él y Sirius salían

Sin mirar por donde se había ido Dumbledore ni hacer la broma a Slytherin (ya no había tiempo) volvieron a la enfermería y se metieron a las camas. Luego empezaron a hablar:

-¿Qué crees que sea el objeto?-Preguntó James.

-No lo sé, pero si es tan poderoso, sería de lujo tenerlo.

-Mañana podemos investigar
¡Debimos haber seguido a Dumbledore!

-Ya no había tiempo, James-dijo Sirius razonablemente- ¿Cómo podríamos averiguar qué es?

-Pues no sé, mañana lo hablaremos con Remus y Peter.

-No creo que Remus quiera participar

-Yo creo que sí
a él sólo hay que saberle hablar

-¡Oh!, ¿y tú le hablas muy bonito?-preguntó Sirius con sorna.

-No me refería a eso, yo

-Shhh-le interrumpió su amigo, por el corredor se oían pasos. Cinco minutos después entró la señora Pomfrey, y los chicos al no poder hablar, se quedaron dormidos.

SUS COMENTARIOS SON MUY IMPORTANTES PARA MI... ESPERO SUGERENCIAS Y OPINIONES

Al día siguiente Remus y Peter estaban sorprendidos y algo enojados mientras desayunaban en el gran comedor: habían pasado toda la noche ideando formas de ver a Snape y a su banda para poder burlarse de ellos, y sin embargo estaban desayunando tranquilamente en la mesa de Slytherin sin una sola roncha.

Cuando llegaron a encantamientos fueron directo con James y Sirius exigiendo una explicación, pero el profesor Flitwick había empezado a llamar lista y no pudieron hablar.

 

-Hoy vamos a ver el encantamiento levitador- les dijo en cuanto hubo terminado; en cinco minutos les explicó lo que debían hacer- ahora formen parejas.

Los cuatro amigos aprovecharon que todo el mundo se había puesto a practicar y en cinco minutos James y Sirius ya habían contado toda la historia.

-¿Qué creen que es el objeto?-Preguntó Peter.

-Pues por eso les contamos, debemos investigar los cuatro-le contestó Sirius.

-¿Sus palabras textuales fueron "el objeto mágico mas poderoso de la historia?-preguntó Remus

-Sí, ¿alguna idea?

-De que podría ser, no, pero si de donde buscar

-Creí que eras el chico bueno del grupo, Rem-le dijo Sirius con malicia.

-No hay nada de malo en investigar-contestó; la verdad desde que escuchó la historia pensó " si es un objeto mágico tan poderoso tal vez me pueda convertir en hombre de nuevo y asi seré normal y no tendré que salir de nuevo de Hogwarts" y ese era su real interés en el artefacto.

-Bien, y en donde buscaremos?

Verán, mientras estaba haciendo mi tarea de DCAO sobre los athames leí una cita que decía "para mayor información buscar en OBJETOS MÁGICOS QUE DOMINAN EL MUNDO tomo 2" asi que fui con Madame Pince y me dijo que estaba en la sección prohibida y que hablaba de objetos de un poder mágico extraordinario. Podríamos ir con la capa de James e investigar.

-¡excelente!-dijo James emocionado.

-Chicos-dijo Peter-¿Cómo sabremos que objeto es?, digo, ni siquiera sabemos cuantos tomos tiene el libro, ¿cómo sabremos si lo encontramos?

Sirius y James se miraron
lo único que habían visto era la caja con ese extraño símbolo

-¡El símbolo!-exclamaron los dos al tiempo.

Peter y Remus los miraron extrañados.

-La caja tenía en la caja un símbolo muy extraño-les explico James-con el símbolo será más fácil saber qué buscamos.

-¿y como era el símbolo?

-Pues

En ese momento se acercó el profesor y les dijo "quiero ver lo que tienen, señores". Los chicos se miraron, llevaban al menos 15 minutos hablando y no se habían percatado de las asesinas miradas que les lanzaba Flitwick por no practicar.

-Bueno pues-se aventuró James- "WINGARDIUM LEVIOSA"-dijo haciendo el movimiento de varita que habían practicado la clase pasada. La pluma que tenía al frente se levantó unos cinco cm y luego volvió a caer.

-Muy bien, Potter, si dejaras de hablar, ya lo habrías logrado. Ahora, quiero verlos a ustedes-les dijo a los otros 3.

Sirius y Remus también lograron levantarla pero Peter golpeó la pluma y la incendió.

-¿Ven lo que pasa por no practicar?-les dijo el brujo- tal vez a ustedes se les facilite, pero el señor Pettigrew necesita que lo ayuden, no que lo distraigan.

-Lo sentimos profesor-dijo Remus avergonzado.

-No volverá a pasar-dijo Sirius fingiendo vergüenza.

Flitwick se volvió a ir a la mesa de Ashley Simona y Dany Grez, que no estaban teniendo ni pizca de suerte con el encantamiento.

-Wow chicos!!! Casi me hace llorar
pero de la risa-les dijo James animado.

-Bueno, fingir vergüenza siempre funciona- rió Sirius dándole una palmadita en la espalda a Remus.

¡Yo no fingía!-dijo Remus indignado-la verdad es que podemos hablar de esto en el receso
ven Peter, te ayudaré.

 

-¡Y volvió el decente y correcto Remus!-dijo Black con sarcasmo-venga, amigo, no te sientas mal por lo que dijo el enano, ¿o que?, me vas a negar que te interesa el objeto?

-No lo niego Sirius, pero hablaremos de eso mas tarde.

Sirius iba a seguir molestando a Remus, pero James le dijo:

-Venga, ya déjale, ¿Cuánto a que logro hacer el encantamiento más rápido y mejor que tú?

-Eso lo veremos

Al final de la clase Flitwick le había dado 10 puntos a Griffindor porque James y Sirius habían hecho volar las plumas por toda la habitación, habrían sido 20, pero no se los había dado por su indisciplina.

-Deberes: practicar el encantamiento levitador, menos Potter y Black, la próxima clase evaluaremos.

Camino a clase de transformaciones se pusieron a hablar de nuevo sobre el objeto y el misterioso símbolo
"en cuanto McGonagall comience a llamar lista les mostraremos", les dijo Sirius.

-¡James! -escucharon que alguien gritaba a sus espaldas-¡ey, James!

-¿De nuevo me hablas, primita?

-Carta de tía Dorea- le dijo Val en tono helado-como estabas en enfermería la lechuza me la dejo a mi-y le extendió el sobre blanco en el que se leía James Charlus Potter.

-Gracias-recibió el sobre pero no dejó que Val se fuera- ¿Vas a seguir enojada?

-A ti eso no te importa.

-Claro queme importa, por eso te pregunto.

-Pues para ser honesta me haces muchísima falta, pero lo que le hiciste a Snape y a los otros Slytherins ( y no lo niegues pq se que fuiste tú) no tiene nombre.

-¿Claro que lo tiene!-le dijo James- mira lo de Snape se llama "hipnotus totalus", lo de Crabbe

-Vete al diablo, nunca tomas nada en serio.

- es que me gusta verte reír, Val

Valery vio a Sirius y a Peter desternillándose de risa por la respuesta de James y lo miró con mucha tristeza:

-No, James, desde que llegamos aquí lo único que te interesa es impresionarlos a ellos.

Al ver la tristeza en los ojos de su prima James se sintió mal y le dijo:

-Val, eres mi mejor amiga, mi hermana, y te quiero muchísimo
a mi no me gusta que hables con Evans ni con la tontada Melinda, pero no me meto porque sé que es tu vida y que yo no decido tusa amistades, ¿no te parece injusto que peleemos por algo que no te afecta?

-Pues

-Val, no seas mala, si yo te hago falta, tu a mi mas
¿amigos?-y le tendió la mano.

La chica dudó un segundo, pero como también veía a James como a su hermano apretó la mano y lo abrazó.

-Te quiero muchísimo-le susurró el chico al oído para quesos amigos no lo oyeran.

-Yo también- le dijo igual de bajito comprendiendo la intensión y cuando se soltaron dijo en voz alta- bueno, la carta venía con unas meigas fritas, pero me las quedo por servirte de mensajera-y se fue rápidamente con sus amigas.

-¡No me parece!-gritó James riendo-en fin, ya le quitaré yo alguna golosina.

Sirius, Peter y Remus también reían.

-Bueno, al menos tu prima te quiere de nuevo-le dijo jovialmente el licántropo.

-Sí, ya no quería pelear más con ella.

Legaron al aula de transformaciones y se sentaron, mientras la profesora llamaba lista Sirius y James se pusieron a dibujar el símbolo y se lo pasaron a sus amigos.

 

****LA IMAGEN ES LA QUE ESTÁ EN LA PORTADA DE LA HISTORIA!!!****

-No es nada que yo conozca-declaró Remus.

-Yo jamás la había visto-dijo Peter.

-Bueno, lo que debemos hacer es ir esta noche y buscar en el libro- dijo James, y como sabían que en clase de transformaciones era mejor no distraerse ya no hablaron mas.

James y Sirius seguían demostrando enorme talento mágico en las clases: no sólo habían sido los únicos que había hecho el encantamiento levitador a la perfección, sino a demás parecía que se aprendían los libros de memoria con sólo ojearlos y en cada clase sacaban como mínimo 20puntos para Griffindor (debían ser más, pero lo que tenían de brillantes lo tenían de alborotadores). Transformaciones se les daba a las mil maravillas y ya se habían empezado a hacer de varios admiradores de Ravenclaw y hufflepuff, pero sobretodo de Griffindor. La clase comenzó con algunas preguntas de la profesora McGonagall.

-¿Cuál es el movimiento de varita que se debe utilizar para transformar objetos inanimados?

-Suave a la derecha, suave a la izquierda y contundente apuntando al objeto-contestó James en tono bastante arrogante que molestó a Lily y a Melinda, quienes estaban al lado.

-Bien, Potter, 5 puntos para Griffindor-dijo la profesora q por mas que quiso no pudo evitar darle una mirada de aprobación- continuemos, ¿Qué pasaría si utilizo este movimiento con un ser vivo?

-Bueno algo como ¡CABUM!- dijo Sirius provocando muchas risas por toda la sala, pero al ver la mirada de la profesora agregó en tono de niño bueno- en las transformaciones el movimiento de varita es imprescindible y al usar un movimiento de varita inadecuado los resultados pueden ser desastrosos.

-Bien, Black, pero serán sólo 2 puntos por tu primera respuesta.

-El chiste lo vale-le murmuró Remus a su amigo provocándole una sonrisa.

Así la profesora hizo otras preguntas que en su mayoría contestaron James y Sirius, aunque Lily y Melinda lograron agarrar algunas, al igual que Henry Joice, de Ravenclaw. Al final de la clase McGonagall llamó a parte a los cabecillas de la banda.

-Potter, Black, quiero hablar con ustedes cosas muy serias.

Los chicos se miraron helados, ¿los habría descubierto?

-Claro profesora-dijo James fingiendo aplomo

-Bueno, tomen una galleta- les extendió una caja llena de tritones de jengibre, cada chico tomó una- verán, como jefa de Griffindor es mi deber hablar con todos los profesores de los estudiantes de mi casa, y todos me han estado hablando de ustedes.

Los chicos respiraron aliviados, no tenía nada que ver con Halloween.

-¿Qué le han dicho?-preguntó Sirius.

-Todos coincidimos en que son brillantes y tiene un gran talento, son por mucho los mejores del curso-los chicos se miraron llenos de orgullo- pero su indisciplina molesta a los docentes y a demás arrastra a sus amigos: Lupin y Pettigrew-antes de que replicaran continuó- Lupin también tiene mucho talento y por su semana de incapacidad todos los maestros le ayudamos, pero Pettigrew no es exactamente el mejor de los estudiantes y lo mínimo que necesita es que sus amigos, los mejores de su clase, le ayuden y no lo distraigan.

-Profesora, a nosotros sólo nos gusta hacer bromas

-Con respecto a eso quiero felicitarlos porque después del castigo no volvieron a haber bromas contra los Slytherins.

 

"No por falta de ganas", pensó Sirius.

-Sí, bueno, pero lo que quiero decir-continuó James- es que son pequeños chistes, prometemos ayudarle a Peter.

-¿Y comportarse mejor?

-Profesora, nosotros nos comportamos bien y a demás hacemos un servicio social.

-¿A qué te refieres, Black?

-Le alegramos la vida a profesores y estudiantes-dijo solemnemente.

--Y en estos tiempos-agregó James- una sonrisa nunca sobra.

La profesora los miró y, en contra de todos los pronósticos, sonrió.

-Tienes razón Potter
sólo ayuden a Pettigrew y nada de bromas pesadas.

-Si profesora, dijeron al unísono.

-Bien, pues vayan a almorzar y no lleguen tarde a clase.

-Gracias por la galleta-le dijo Sirius alegremente y ambos amigos salieron.

-¿Qué les dijo?-preguntó Peter al verlos llegar.

-Que debemos comportarnos mejor y ayudarte mas.

-¿Ayudarme?

-Ya sabes, quiere que te vaya mejor, y nosotros somos los indicados para ayudarte, como somos los mejores del curso-dijo James con arrogancia.

-Wow-exclamó Pet mirándolos con admiración- ¿McGonagall les dijo que son los mejores del curso?

-Aja- dijo Sirius con el mismo tono de James.

-Bueno, ya que son tan buenos deberían ayudarme con mis deberes- les dijo Remus con sorna.

-No solo somos buenos estudiantes, sino también buenos amigos y al hacerte tarea te estaríamos haciendo un gran mal-le dijo Sirius entono moralista.

Todos rieron del comentario y se fueron al gran comedor.

-Oigan, el símbolo
-empezó a decir Pet.

-Shhh-le cayó Sirius-eso lo discutiremos cuando no oiga todo el mundo, Pet.

-perdón- murmuro Peter.

-No importa-dijo James- lo encontraremos en menos de lo que digo Quidditch
¿Qué tenemos ahora?

-Herbología con Hufflepuff.

Bueno esa clase es chupada-dijo Sirius alegre- espero que anochezca rápido para buscar lo que sabemos- los cuatro sonrieron.

Luego de herbología tuvieron historia de la magia; el día terminó, los chicos cenaron y comenzaron con sus deberes. Luego de las redacciones de transformaciones e historia de la magia se pusieron a practicar el encantamiento levitador.

-Es que haces el movimiento al revés, Pet- le dijo James- comienzas por la izquierda y no por la derecha, como debería ser.

A eso de las 10 por fin Peter había hecho el encantamiento y Sirius se veía satisfecho "Nadie negará que somos buenos maestros, mañana te ayudaremos con transformaciones".

En la sala común habían muy pocos alumnos, así que decidieron que era hora de ir por la capa. Sabían que uno de los deberes de los prefectos era ir a patrullar los pasillos a las 10:30, cuando todo el mundo debía estar en el dormitorio, así que cuando Amy y Louis salieran sería el momento preciso.

A las 10:30 James salió sólo con la capa detrás de Louis y esperó a que se fueran, luego llamó a sus amigos y se metieron los cuatro bajo el manto, que afortunadamente era muy grande. Caminaron hasta la biblioteca y se metieron a la sección prohibida con una lámpara de aceite.

-¿Cómo se llamaba el libro, Rem?-preguntó Sirius.

-"Objetos mágicos que dominan el mundo"

-¡Aquí está!-dijo James- ¡Que suerte!, sólo son cuatro tomos.

Cada uno tomó un libro y se sentaron en el suelo a leer. Terminaron la búsqueda a eso de las 12:15 y ninguno había encontrado ni rastro del símbolo.

 

-¿están seguros de que el símbolo si era así?-preguntó Remus.

-Sí, vimos muy bien la caja-dijo James.

-Bueno pues Aquino hay absolutamente nada-replicó el licántropo.

-Perdimos el tiempo-dijo Sirius enojado- ¿Dónde más podríamos buscar?

-Es mejor volver mañana-dijo Peter.

-Sí, volvamos mañana, de todos modos ya tengo sueño-dijo James.

Se fueron a la sala común, que ya estaba desierta, y de ahí derecho a dormir.

Y AQUI TERMINA EL CUARTO CAPÍTULO, AGRADEZCO A SOBREMANERA LOS COMENTARIOS...

-¡Demonios!, es tarde-Gritó Sirius levantándose de un brinco-, venga, chicos, ¡ARRIBA!

-¿Qué pasa?-dijo James fastidiado en sueños.

-Que tenemos media hora para vestirnos, desayunar e ir a clase.

-¡Oh, no!

Los chicos empezaron a correr por la habitación como desesperados.

-Pet, ese zapato es del otro pie-dejo Remus.

-Oh, sí
James tienes la túnica al revés

-¡Maldición!...

-¿Alguien sabe donde demonios está mi mochila?-preguntó Sirius.

-Detrás de la puerta-le dijo Remus- ¿Vamos?

Balaron corriendo al gran comedor donde tomaron unas tostadas y empezaron el camino al salón.

-¿Dónde está tu corbata?-le preguntó Peter a Sirius.

-En da mochida- contestó él con la boca llena, tragó y añadió- ya me la pongo.

Con todo y la gran prisa que se dieron llegaron cinco minutos tarde a Defensa contra las Artes Oscuras.

-Perdón, profesor-dijo James-nos quedamos dormidos.

-De acuerdo chicos, no importa, pases-les dijo en tono muy afable el profesor Grant- Bien, ahora que ya estamos todos, comencemos. ¿Alguien puede recordarme qué hemos visto hasta el momento?

-Hemos visto que es la magia oscura, los procedimientos para darle mas poder mágico a un objeto, los objetos oscuros menos poderosos, cómo se diferencia un objeto oscuro de uno blanco y los athames.-recitó Snape con suficiencia.

-Muy bien, cinco puntos para Slytherin; ¿cómo se diferencia un objeto oscuro de uno blanco?

-Los objetos oscuros tienen marcas y símbolos que los identifican como magia negra-contestó Remus.

-5 para griffindor; ¿Quién podría mencionarme dos objetos oscuros?

-la mano de la gloria y las calaveras peruanas-dijo James.

-5 mas para Griffindor. Un athame es utilizado para robarles poderes a las brujas, entonces ¿Por qué podemos clasificarlos como objetos de defensa?

-Porque a diferencia de la gran mayoría de objetos, el athame no distingue bien del mal, así que puede ser usado por cualquier bando-dijo Snape

-5 para Slytherin y se acabó la ronda de preguntas de la clase pasada. Hoy continuaremos con una planta muy importante en la defensa contra las artes oscuras
la llaman también la planta de cupido, ¿alguien la conoce?

-Lupercalia-contestó Melinda.

-Muy bien, ¿sabes para qué se utiliza en Defensa contra las Artes Oscuras?-la chica negó con la cabeza-¿nadie?- el salón estaba en silencio, el profesor ya se lo esperaba, unos niños tan pequeños no
de pronto una mano se levantó tímidamente-¿si?

-Bueno pues la lupercalia se utiliza para combatir las maldiciones imperdonables-dijo Valery.

A Vale no le gustaba llamar la atención en clases, prefería simplemente escuchar y contestar sólo a lo que se le preguntaba, pero eso no fue lo que sorprendió a sus compañeros, sino la mención de las maldiciones imperdonables.

 

-Muy bien señorita Prewett, no imaginé que alguien lo supiera, serán diez puntos para Griffindor. En la guerra en que estamos estas maldiciones se han puesto de moda, ¿todos saben que son?- algunos, los hijos de muggles que por ser su primer año aún no estaban muy familiarizados, negaron con la cabeza-señorita Prewett, ¿podría explicarlas?

-Pues
son tres y se llaman así porque su uso en un ser humano tienen como castigo cadena perpetua en Azkaban, la prisión de los magos
la primera y mas "leve"-en este punto hizo unas enormes comillas con sus dedos- es Imperio, que supone el control total de la mente de una persona y que según dicen, El Señor Tenebroso la utiliza para hacerse mas adeptos. Luego está Crucio, que sirve para torturar y es horrible: no se necesitan máquinas de tortura si se hace esta maldición. Y por último está Avada Kedavra, la maldición asesina, si te toca no hay solución, te mueres y ya.

-Yo no lo habría dicho mejor, serán otros diez para Griffindor. En circunstancias normales ustedes sólo hablaría de esto hasta cuarto grado, pero debido a los sucesos actuales, creo que es mejor que sepan qué ocurre afuera.

>> Continuando con la Lupercalia, ¿Cómo se combaten las maldiciones imperdonables con ella?

-Pues verá-comenzó Val- Avada Kedavra no se puede combatir ya que mata en el acto, pero la lupercalia sirve para mitigar el dolor causado por crucio o para eliminar el control mental obtenido por imperio.

-¡Excelente!, diez mas para griffindor-dijo el profesor muy sorprendido- ¿Cómo sabes todo esto?

-Mi papá es auror y mi mamá es sanadora, les gusta enseñarme-dijo la niña encogiéndose de hombros.

-Prewett
¿Gideon Prewett es tu padre?- Val asintió orgullosamente- Wow, tengo a la hija de uno de los mejores aurores del ministerio en mi clase. Deberías participar mas, cariño.

Antes de que Valery contestara Snape dijo:

-Bueno, es que a diferencia de su primo ella no es un fastidio insufrible.

-¡Cállate, pelota empalagoso!-le dijo Sirius.

-¿Ahora tu leal novia te defiende, Potter?, ¿Sigues dormido o aturdido por los encantamientos que tu mismo te echaste?

James sacó la varita, pero el profesor Grant gritó algo como "Expelliarmus" y se la quitó.

-Basta, eso serán 5 menos para Slytherin y no quiero mas provocaciones.

Jame sonrió con suficiencia mientras miraba a Snape, que estaba enojadísimo, y le prestó atención al profesor, quien siguió la clase normalmente.

Luego de eso tuvieron Herbología con los Hufflepuff, y la clase pasó sin ningún contratiempo.

-¿Saben?-les dijo Peter mientras iban al gran comedor a almorzar- sería excelente poner un poco de polvo de draconaria en la ropa al idiota de Snape.

-Tienes razón, Pet-le dijo Sirius- un poco de draconaria y tendrá tanta comezón que se quedará sin uñas

-Bueno, pues conseguir el polvo no es difícil
-dijo James.

-¿No le prometieron a la profesora McGonagall que se portarían bien?-les dijo Remus irónicamente.

-Verás, el bien y el mal son relativos, amigo-dijo Sirius en tono de filósofo medieval- lo que para ti es malo para nosotros es bueno, por lo tanto nos estaríamos portando terrible si no molestamos a Quejicus.

 

-Hazle caso a la planta de la sabiduría-dijo James riendo- a demás, no olvides que ese idiota nos debe una, porque en halloween se salvó.

Remus sonrió, "como quieran", les dijo y se sentó a comer.

Luego de un buen almuerzo, los amigos salieron hablando de cómo encontrar la draconaria

-bueno, pues ahora tenemos pociones con los idiotas de slytherin de nuevo-dijo James- y estoy seguro de que en el armario personal de Slughorn debe haber.

-Magnífico-dijo Sirius-sólo debemos distraer al viejo y tomarla.

-Eso no será difícil-dijo Peter animado- podemos volver a hacer lo de la poción.

-Bueno y porque no simplemente toman una bengala del doctor Filibuster de las que tienen en la reserva y la arrojan al caldero de Snape?-dijo Remus despreocupadamente.

Todos lo miraron asombrados.

-Wow, Rem, contra todos los pronósticos tienes una mente criminal-le dijo Sirius riendo.

-Sí, pero no se va a poder- dijo James.

-Venga, tenemos al menos unas diez de esas-le dijo Sirius.

-No es por eso, es porque Evans se sienta al lado de Snape.-Todos lo miraron incrédulos-no me mal interpreten, no me importa lo que le pase a Evans, pero a Val sí, y no quiero pelear con ella de nuevo.

-Pues si es por eso, fácil, lanzamos la bengala al caldero de Mulciber y ya-le dijo Sirius.

-Eso está mucho mejor.

Llegaron al aula de pociones y se pusieron a trabajar en la infusión de la rosa de luna nueva que Slughorn les pidió hacer. En el momento en que la clase estaba más callada y concentrada Sirius lanzó la bengala, que cayó directo en el caldero de Mulciber y la clase se volvió un pandemonium.

La infusión servía para cambiar el estado de ánimo de las personas, los alegres rompieron a llorar, los tranquilos agarraron las mesas a patadas
y mientras el profesor intentaba calmar la situación, Peter llegó al armario y tomó una bolsita de polvos de draconaria.

El profesor Slughorn tomó los restos de la bengala y miró a la clase furioso.

-¿Quién es el responsable de esto?

Todos estaban callados.

-Muy bien, si no me lo dicen, ambas casas perderán 50 puntos y todos ustedes estarán castigados una semana, tendrán que copiar líneas toda la tarde.

Los cuatro amigos se miraron, no era justo que castigaran así a sus compañeros por eso. "Yo me acusaré", les dijo James, "luego nos desquitaremos con los polvos, chicos, no hay problema" y levantó la mano.

-¿Si?

-Fue mi culpa, profesor, yo llevaba la bengala en la mochila y como se encienden con la humedad se me escapó.

-Bueno, Potter, al menos asumiste tu responsabilidad-dijo Slughorn afablemente, James era uno de los mejores de su clase y lo quería en su club de eminencias el próximo año- sin embargo esos objetos son prohibidos, así que tendrás que ir con la profesora McGonagall.

El profesor escribió una nota y se la entregó a James, quien se fue al despacho de la jefa de griffindor.

Al llegar la puerta estaba entreabierta y escuchó a dos personas hablando.

-No lo puedo creer, Albus-decía la profesora McGonagall- ¿Quién habría querido robarlo?

-Mi querida Minerva, mucho lo anhelan, la pregunta es ¿Cómo sabían que La Triquetra estaba aquí, en Hogwarts, y mas exactamente en mi despacho?

 

-Es muy extraño, ¿crees que deberíamos devolvérsela a la logia?

-No, contamos con muchas herramientas para esconder bien el sagrado objeto, sólo debemos sentarnos esta noche con los otros profesores y planear bien el escondite.

-¿Crees que podemos confiar en ellos?

-Son nuestros colegas, Minerva, creo que debemos confiar.

James escuchó que se levantaban y decidió golpear y fingir que no había escuchado ni una palabra.

-¿Qué ocurre Potter?-le preguntó la profesora al verlo.

-Pues

-¿Alguna broma?

-No, mas bien un accidente-le tendió la nota del profesor de pociones.

En este momento estoy algo ocupada, Potter-le dijo mirando al director- dejémoslo así por esta vez, pero no quiero que vuelvas a andar con esos objetos por los pasillos, ¿está claro?

-Claro, profesora-y se fue a paso rápido antes de que se arrepintiera.

En cinco minutos les contó a sus amigos lo de la Triquetra y la logia y todo lo demás que escuchó en la habitación.

-Genial, no hubo castigo y ahora sabemos que buscamos-dijo Remus muy alegre.

-¡Y todo por cortesía de Slytherin!-exclamó Sirius contento.

ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO... LA HISTORIA SE VA A PONER MUY INTERESANTE DE AQUI EN A DELANTE, ESPERO SUS OPINIONES...

por cierto, la triquetra es una runa celta de una historia muy interesante, y es uno de los símbolos más importantes del fic, aunque no es el que James y Sirius vieron en la caja, pero si desean busquen "Triquetra" en internet, en mi humilde opinión es un símbolo muy bonito... (***una pequeña sugerencia: busquen su significado, lo explicaré en capítulos posteriores pero les ayudará a hacerce una idea de lo que viene***)

Sin embargo tener el nombre no les sirvió tanto como ellos creían: llevaban una semana escapándose por las noches bajo la capa sin conseguir nada. Y a demás de eso Remus volvía a ponerse pálido y enfermo

-Lo siento chicos-les dijo el 8 de noviembre- mañana debo irme de nuevo

-No importa, amigo- le dijo Sirius- es sólo una semana y en cuanto vuelvas tal vez ya hallamos encontrado algo.

-Eso espero-le dijo tristemente.

Durante la semana de transformación de Remus los chicos continuaron buscando alguno de los símbolos, pero fu inútil, aunque devoraron libros no encontraron nada. Sin embargo la semana no se fue en vano
las bromas a Slytherin continuaron cada vez más pesadas:

En clase de DCAO, James decidió utilizar la draconaria y en medio de la explicación sobre la infusión de Lupercalia Snape y Crabbe comenzaron a rascarse desesperados mientras todos los Griffindor se partían de la risa, pero lo mejor no fue eso, para quitar la draconaria la victima debía bañarse en jugo de tomate, así que los dos Slytherin pasaron dos días apestando a tomates

Luego de eso, en clase de pociones, mientras Slughorn preguntaba el nombre de la piedra sacada del estomago de una cabra que cura la gran mayoría de venenos, Sirius le lanzó un encantamiento de confusión a Yaxley, que comenzó a gritar incoherencias y a reír sin control.

Pero no sólo fueron los Slytherins los afectados por el ingenio de los tres amigos, James recordó que el primer día había decidido vengarse de Peeves por la broma de los zapatos, y, ya que no habían muchos deberes, les dijo a sus amigos que era el momento.

 

Encontraron en un libro ("Las plagas del hogar") cómo deshacerse de los poltergeist, pero ellos no querían hecharlo, así que idearon un buen plan con ese hechizo:

El viernes lo tomaron desprevenido y James gritó "congelat spirit" con lo que Peeves quedó como una estatua. El libro aconsejaba llevarlo lo mas lejos posible para que no pudiera volver, pero ellos tan solo petrificaron a la señora Norris y en la mañana todos los alumnos de Hogwarts vieron a Peeves con la gata entre los brazos besándola, en una parodia de una madre con su bebe.

La broma causo mucho revuelo, los estudiantes ya no se dejaban molestar, y cada vez que el duende los molestaban le gritaban cosas como "ve y cuida a tu gata, mami". Peeves ya no se comportaba como antes y nunca, en los siguientes años, volvió a molestar a nuestros protagonistas
excepto por una que otra canción que a ellos no les molestaba, pero las cosas no quedaron hasta ahí, a demás Peeves ahora ayudaba a los chicos en sus fechorías

El sábado el poltergeist les ayudó a llenar de bombas fétidas, que Sirius pedía por catálogo pues estaba afiliado a Zonco, la sala común de Slytherin, y ese día todos los estudiantes de dicha casa tuvieron que andar por la biblioteca y los demás pasillos de Hogwarts haciendo sus deberes, pues el olor era insoportable.

Remus volvió el 16 de Noviembre, y encontró a sus amigos riendo a carcajadas por la excelente broma hecha con Peeves y al verlo llegar se alegraron aún más pues ya estaban completos para celebrar.

-Debemos ir por comida-declaró James

-¿Sabes donde están las cocinas?-le preguntó Pet.

-No, pero creo saber cómo llegar.

-Te acompaño-le dijo Sirius.

Los chicos se metieron bajo la capa y se fueron; bajaron seis pisos y liego se encaminaron por la escalinata de mármol que daba al vestíbulo.

-¿Sabes lo que haces?-le preguntó Sirius a su amigo.

-Mi padre me dijo que las cocinas están cerca de la sala común de Hufflepuff, y he visto a Annie Wilkes tomar por aquí.

-¿Quién es Annie Wilkies?

-Una chica de Hufflepuff que estaba en la enfermería mientras yo lavaba los baños-hizo una mueca al recordar el castigo-
sólo necesitamos saber como entrar.

En ese momento apareció al final del pasillo el Fraile Gordo, tarareando una bonita melodía. Sirius sonrió y salió de la capa ante la mirada atónita de James y el fantasma.

-¿No deberías estar ya en tu dormitorio, muchacho?-le dijo el Fraile en tono bondadoso.

-Si, fraile, pero la profesora McGonagall me envió a la cocina por un chocolate, el problema es que me perdí y no encuentro la entrada.

-Oh, es muy fácil, déjame enseñarte
- siguieron el Fraile por otro tramo de escaleras que, en lugar de dar a un sombrío pasaje subterráneo como el que llevaba a la mazmorra de pociones, desembocaba en un amplio corredor de piedra, brillantemente iluminado con antorchas y decorado con alegres pinturas, la mayoría bodegones. Llegaron al cuadro de un enorme frutero de plata, el fantasma le dijo- estira el índice y hazle cosquillas a la pera.

Sirius le obedeció y la fruta se convirtió en un pomo verde.

-Muchas Gracias!

-No hay de que, siempre me gusta estudiar a los estudiantes, dale a la profesora un saludo de mi parte-dicho esto se fue por una pared.

 

-Te has preguntado que pasaría si habla con McGonagall?-le preguntó James saliendo de la capa.

-Le diré que tenía una terrible migraña y que no pude ir a cenar-dijo el chico encogiéndose de hombros.

Entraron a las cocinas y cientos de elfos los recibieron como si no hubiera nada en el mundo mejor que servirles.

-¿Qué desean los señores?-les dijo el que parecía ser el jefe de la cocina

-No preguntábamos si podían darnos algo de comida
-comenzó Sirius.

En menos de lo que me demoré escribiendo esto los elfos llegaron con toda clase de cosas: sándwiches de pollo y jamón, tartas de manzana, tarros de jugo de calabaza, pasteles de crema
los chicos agarraron todo lo que pudieron y salieron entre las reverencias de los pequeños elfos.

-Son mil veces más amables que el imbécil de Kreacher-le dijo Sirius a su amigo.

James se encogió de hombros y ambos subieron a la sala común, donde Peter y Remus los esperaban.

Despertaron a la mañana siguiente muy felices, era el día de la clase de vuelo, y para hacer las cosas aún mejores, la clase sería con Slytherin, así que podrían reírse de Snape y su banda.

-¡Deben ser pésimos!- se reía James- Apuesto mil galones a que en cuanto la escoba de Goyle se eleve un solo centímetro se partirá por su enorme trasero!!!

Sirius y Remus rieron, pero Peter se veía preocupado.

-¿Qué ocurre, Pet?-le preguntó remus.

-No creo que lo vaya a hacer muy bien-dijo el chico avergonzado- le temo a las alturas

-Bueno, no importa-dijo James y Peter lo miró incrédulo- en serio. Pet, no importa, que Snape no pueda hacerlo importa porque es un pelota empalagoso que sólo le cae bien a la tonta de Evans, pero el que tú no lo hagas no importa porque eres genial.

Peter sonrió mas tranquilo, le hacía muy feliz tener el apoyo de sus amigos.

Remus estuvo listo antes que sus amigos, así que bajó a la sala común a esperarlos, allí vio sentada a Melinda, también sola y fue a hablarle:

-¡Hola, Mel!

-Hola-dijo ella secamente- ¿me hablas de nuevo?

-¿a que te refieres?

-A que desde que te juntas con Potter y Black no volviste a dirigirme la palabra- la chica tenía razón, pero Remus no le hablaba por su amistad con James y Sirius, sino porque casi no tenía tiempo libre, con las transformaciones debía estudiar mas que los otros chicos.

-No tiene que ver nada con James y Sirius- le empezó a decir.

-¿ah, no?, bueno, mejor así- le dijo enojada, era obvio que lo había interpretado como que simplemente no quería hablar con ella.

-Espera, no entiendes
-pero la chica no lo dejó decir una palabra más, se fue de la sala común sin escucharlo.

Cuando llegaron sus tres amigos se fue con ellos algo cabizbajo y bajaron los cuatro al parque a recibir la clase de vuelo que sería la primera de un día claro y ventoso. La hierba se agitaba bajo sus pies mientras marchaban por el terreno inclinado en dirección a un prado que estaba al otro lado del bosque prohibido, cuyos árboles se agitaban tenebrosamente en la distancia.

Los Slytherins ya estaban allí, y también las veinte escobas, cuidadosamente alineadas en el suelo. James sonrió, desde que tenía memoria jugaba al quidditch, montado en su propia escoba, con Val, quien también volaba muy bien. Sirius también sonreía, aunque debía hacerlo sólo, pues se llevaba muy mal con su hermano menor, el también volaba bastante bien.

 

Entonces llegó la profesora, la señora Hooch. Era baja, de pelo canoso y ojos amarillos como los de un halcón.

Bueno ¿qué estáis esperando? bramó. Cada uno al lado de una escoba. Vamos, rápido.-esperó un minuto y continúo­ Extended la mano derecha sobre la escoba y decid «arriba».

¡ARRIBA! gritaron todos.

Las escobas de James y Sirius saltaron de inmediato a sus manos, pero fueron de los pocos que lo consiguieron: la de Remus por ejemplo solo se elevo un poco y volvió a caer, y la de Peter ni siquiera se movió. James miró a su prima, quien también sostenía su escoba y Lugo miró a las chicas que la acompañaban: la escoba de Evans sólo había rodado por el piso, la de Melinda no se movió, pero Patty, con quien James y Sirius se llevaban muy bien, también la había logrado convocar con éxito. Potter sonrió.

-¡Vamos, volvedlo a intentar!- les dijo la profesora- ¡con mas energía!

James miró a Snape en el momento en que este llamaba a su escoba, esta saltó, pero no a su mano, sino a su cara, rompiéndole la nariz. James no podía de la risa, de hecho la gran mayoría reía a carcajadas mientras Madame Hooch reparaba la nariz del chico.

Luego de eso, aprendieron a montarse en la escoba sin deslizarse hasta la punta, y la profesora miró satisfecha a Valery y a Patty, quienes no solo tenían una buena postura, sino que a demás eran de las pocas que no se habían reído de Snape, aunque sólo se habían contenido por Lily.

Ahora, cuando haga sonar mi silbato, dais una fuerte patada continuó la señora Hooch. Mantened las escobas firmes, elevaos un metro o dos y luego bajad inclinándoos suavemente. Preparados... tres... dos...uno

Todos dieron la patada y se elevaron, pero Sirius y James se elevaron bastante, sólo por llamar la atención, el problema fue que Peter se fue detrás de ellos, y como no podía controlar muy bien la escoba se resbaló y comenzó a caer. Afortunadamente, Melinda volaba muy cerca y logró frenar la caída, pero faltando un metro para aterrizar el chico se volvió a resbalar y se rompió la muñeca.

-Potter, Black-gritó Madame Hooch histérica- vayan ahora mismo con la profesora McGonagall y cuéntele lo que hicieron, yo llevaré a Pettigrew a enfermería y los veré con Minerva luego. En cuanto al resto, pueden irse.

Sirius y James se fueron muy avergonzados rumbo al despacho de McGonagall, se sentían muy mal por Peter.

-Ojala no hubiera ido con nosotros-se lamentó James.

-Va a estar bien-dijo Sirius, mas para sí mismo que para James.

Remus se fue a clase de encantamientos bastante preocupado por sus tres amigos y se sentó con Edward Everd y Francis Walt, dos chicos de griffindor con los que se llevaba muy bien. Pero no estuvo concentrado en la clase, en parte por sus amigos, pero principalmente por la conversación que había tenido con Melinda. Cuando el profesor Flitwick por fin los dejó salir, se adelantó y agarró a Mel por el brazo.

-¿Qué te pasa?-le dijo Mel enojada.

-Necesito hablar contigo- le dijo Remus pero en un tono suave y cariñoso.

-¿De qué?-le contestó la chica, pero ya no estaba enojada, sino mas bien prevenida- esta mañana dijiste que ya no te gustaba hablar conmigo- Remus se sorprendió de la pésima manera en que Mel lo había interpretado.

 

-Yo no dije eso, Mel, es que tú me dijiste que yo ya no te hablaba por James y Sirius, y las cosas no son así

-¿Entonces?

-Pues, verás, estoy enfermo, y debo ir una vez al mes a San Mungo

-Eso ya lo sabía

-Sí, pero a lo que me refiero es que por esa semana debo estudiar mas que los demás y por eso casi no me queda tiempo

-Pero para hacerle bromas a los Slytherins si lo tienes.

-No es cierto, Mel, yo no participo en las bromas, mis amigos me cuentan lo que hacen, pero yo no he hecho nada-Remus decía la verdad, tal vez había ayudado a planear una que otra, pero físicamente jamás había estado-
todas las bromas, bueno, la gran mayoría han sido hechas en mi semana de incapacidad.

-Eso es cierto-dijo Melinda sintiéndose muy mal-lo siento, que tonta he sido

-Tú no eres tonta!!!

La chica le sonrió.

-Mel, vas a venir, o podemos irnos?-le preguntó Lily desde la puerta del aula.

Mel miró dubitativamente a Remus, quien le sonrió y le contestó "Vayan sin mí".

Luego de eso los chicos se fueron a dar un paseo, charlando agradablemente

Luego de la hora de almuerzo llegaron a historia de la magia, donde James, Sirius y Peter ya estaban esperando a remus, quien le dio un beso en la mejilla a Mel y le prometió continuar la charla en la noche y se fue a sentar.

-No me digas que ahora eres novio de la loca!!!-le dijo James.

-Uno no le digas así, y dos sólo somos amigos-le contestó remus sonriente.

-Pues la chica no está tan mal- le dijo Sirius con una sonrisa cómplice- yo no le veo nada de malo.

-Ya desdije que no es mi novia, mejor díganme, ¿Qué les dijo Mcgonagall?

-Castigo de aquí al viernes-dijo James.

-Debemos copiar "debo obedecer a mis maestros".

Remus rió por lo bajo- ¿y cómo va tu muñeca, Pet?

-La señora Pomfrey la arregló, pero le pedí que no me hiciera entrar a encantamiento y me dejó dormir un rato en la enfermería.

-¡Que bonito!-le dijo Sirius-duermes a costa nuestra
¡aprendes rápido!-agregó en tono festivo despeinando al chico, quien sonrió orgulloso.

En la noche Remus estuvo al menos una hora hablando con Melinda bajo la mirada de desaprobación de James.

-¡Te los vas a comer con los ojos, amigo!-le dijo Sirius riendo.

-Es que no puedo creer que hable con ella, Patty es mucho mejor, sólo le falta ser el mejor amigo de Evans y la habrá hecho completa.

-¿Y eso que?, a demás, tanto Melinda como Evans son amigas de Val.

James lo miró, la verdad el argumento era muy bueno.

-Está bien, tienes razón, pero que quede claro que no me hace gracia que Remus o Val se relacionen con ese par de regañonas mandonas-y dicho esto dejo e mirar y sacó el ajedrez mágico- ¿una partida?

-No tengo problema en ganarte de nuevo.

-Eso lo veremos.

-Soy mucho mejor que tú

-¡Claro que no!

-Pet, ¿Cómo va nuestro marcador?

-Sirius ha ganado 15 partidas, James 10 y Remus 8, pero Remus está en desventaja porque casi no juega,

-Bueno, pero a tu juicio ¿Quién juega mejor?

-Pues tú, obviamente.

-Te lo dije-dijo Sirius mirando a James con petulancia.

-De acuerdo, empecemos a jugar y verás

A eso de las diez, cuando Sirius ya había ganado 5 partidas seguidas Remus se sentó con ellos.

 

-¿Qué tal tu cita?-le dijo Sirius bromeando.

-¡No fue una cita!

-Hablaron por horas

-Porque me estaba ayudando a estudiar
¡Solo somos amigos!

-Si claro, como digas- le contestó su amigo socarronamente.

-¿Iremos hoya a la biblioteca?

-¡Claro!, por eso te esperábamos-le dijo James- en media hora salen Amy y Louis.

Fueron de nuevo a la biblioteca y el resultado fue el mismo: absolutamente nada. Cuando salieron a la sala común se encontraron de frente con Filch, cosa que jamás les había pasado, y quedaron sin aire. Peter se resbaló por los nervios, halando la capa y poniéndolos a todos al descubierto. Filch no cabía en sí de contento:

-¡Todos ahora mismo con al profesora McGonagall!-con suerte esta vez si los expulsan...

La profesora no era tan exagerada para expulsarlos, pero estaba bastante enojada:

-¡Potter, Black!, ¿Qué he hecho yo para merecerlos en mi casa?, ¿no se cansan de romper las reglas? En años de trabajo ningún estudiante había fastidiado tanto como ustedes dos!!!, y tú Remus, ¿no te parece injusto que con tantos esfuerzos que hacemos para que estés aquí, tú tan solo rompas y rompas las reglas siguiendo a tus amigos?- remus bajó la cabeza avergonzado- y en cuanto a ti, Pettigrew, DEJA DE SEGUIR ESTE PAR!!! Si no te aceptan siendo una persona disciplinada entonces no son realmente tus amigos.

>>Ahora, se puede saber ¿Qué demonios hacían merodeando por los pasillos a estas horas?

Los chicos se miraron, ninguno había pensado en eso.

-Estábamos camino a las cocinas, profesora-respondió Peter; sus amigos lo miraron, pero se callaron para no hacerlo caer- verá, como usted les dijo a James y a Sirius que me ayudaran, nos quedamos practicando el encantamiento de transmutación hasta tarde y olvidamos bajar a cenar
teníamos hambre y decidimos bajar.

El gesto de la mujer se suavizó un poco, pero Filch intervino.

-¡Yo no los atrapé en las cocinas!

-¡Claro, porque no conocíamos el camino y estábamos buscando!-le dijo Sirius.

-Bien, no creo que deban dejar de comer por estudiar, chicos-dijo la profesora- pero de todos modos, no se justifican que rompan de esa manera las reglas
no le quitaré puntos a Griffindor.

-¡Pero debe castigarlos!-dijo Filch indignado- así sea algo leve, pero debe hacerlo.

-Bueno
creo que el corredor del séptimo piso necesita aseo
Lupin tu barres, Pettigrew tu refriegas, Black tu secas y Potter, tu brillaras el suelo
el señor Filch cuidará que lo hagan bien
mañana por la tarde.

-Si profesora-dijo James.

Cuando los chicos se iban a ir, la profesora hizo un movimiento de varita y con el apareció una bandeja llena de sándwiches de pollo y una jarra de sumo de calabaza, que le dio a los chicos con gesto maternal.

Ya en la habitación, comiendo, los cuatro amigos estaban sorprendidos de su buena suerte.

-Nos dio de comer y no nos quitó puntos!!!-dijo Sirius contento.

-Y si el imbécil de Filch no se hubiera metido, no habría castigo-dijo Pet.

-Ya nos vengaremos

El castigo, si bien fue leve, también fue horrible, el conserje los hizo limpiar durante dos horas hasta que el piso quedó reluciente, pero eso no se iba a quedar así

 

Peter era muy talentoso dibujando, así que hizo una caricatura de Filch con un vestido rosa chillón (de mujer) y una escoba diciendo "soy un squib tan feo que sólo mi gata me pone atención"
luego, mediante magia James, Remus y Sirius tomaron la caricatura e hicieron varios carteles del tamaño de una puerta y en la noche, con cuidado de no chocar con el dibujado ni la Sra Norris los pegaron en las zonas de mas afluencia de gente: el gran comedor, la salida al patio, etc

A la mañana siguiente todos en Hogwarts se burlaban del hombre histérico que recorría todo el castillo quitando las caricaturas.

En noche en su cuarto, los chicos celebraban lo bien que había salido la broma, tomando jugo de calabaza y unas cervezas de mantequilla que los elfos les habían dado en las cocinas, y de pronto James les dijo:

-¿Saben que sería de lujo?

-Una guerra de comida mañana en el gran comedor- dijo Sirius.

-Buena opción, pero no
estaba pensando que sería genial que el grupo tuviera un nombre.

-Es una gran idea, James-dijo Peter emocionado- pero ¿cómo?

Todos se quedaron callados pensando; al cabo de cinco minutos:

-¿Qué les parece, "Los merodeadores"?- dijo Remus.

-¿Los Merodeadores?

-Si, James
piénsalo, McGonagall nos dijo que no debíamos "merodear" por el colegio, y eso es lo que hacemos casi todo el tiempo
para buscar la triquetra, para hacer bromas, para robar comida

-¡Tienes razón!-dijo Sirius contento- a mi me gusta LOS MERODEADORES.

-Excelente, entonces desde ahora seremos Los Merodeadores, el grupo mas genial de Hogwarts!!!-dijo James

-Todos nos cuidaremos las espaldas y nos divertiremos como nunca nadie se ha divertido en la escuela-dijo Peter.

-Genial, entonces ¡POR LOS NUEVOS REYES DE HOGWARTS: JAMES POTTER, SIRIUS BLACK, REMUS LUPIN Y PETER PETTTIGREW
LOS MERODEADORES!!!-dijo James levantando su botella de cerveza de mantequilla.

-SALUD!!!!-gritaron los otros tres al unísono chocando sus botellas.

RECUERDEN QUE VALORO MUCHO SUS OPINIONES... ESPERO COMENTARIOS...

ESTE CAPÍTULO ES UNO DE LOS MAS LARGOS... PIDO PACIENCIA PARA TERMINARLO...

Los Merodeadores iban muy felices caminado a clases, la noche anterior había sido estupenda y a demás todos en el colegio hablaban muy bien de la broma contra Filch.

-Hola, primito!!-dijo Val alegremente, iba acompañada por Patty.

-Hola, linda!!-le dijo James con una sonrisa-o, perdón, LINDASS-agregó mirando a Patty quien le sonrió.

-¿Cómo están, chicos?-dijo Val mirando a Sirius, Remus y Pet.

-Muy bien, gracias-dijo Remus educadamente.

-¡Excelente!-dijo Sirius animadamente.

-Bien-dijo Pet, tímidamente.

-Me alegra
por cierto, felicitaciones por lo de Filch, estuvo estupendo.

-¿Cómo es que sabes
-empezó James.

-No lo sabía, sólo lo sospechaba y tú lo acabas de confirmar-dijo la chica encogiéndose de hombros.

James sonrió, no podía negar que su prima tenía talento.

--También lo de Peeves fue genial-les dijo Patty sonriendo.

--¿en serio te gustó?-preguntó James.

-SIII, ya era hora de que alguien le diera su merecido a ese idiota

-¿y que tal las bromas a Slytherin?-dijo Sirius con una sonrisa.

-Estupendas
sobre todo si van contra el tonto de Snape-dijo Patt.

 

Los cuatro amigos sonrieron mientras Val la miraba con reproche

-Te recuerdo que es el mejor amigo de Lily.

-Ya, pero el que su mejor amiga sea muy agradable no lo hace a él una buena persona.

-¡BRAVO!-dijo James contento-por fin veo una amiga tuya que me cae bien
-y agregó sonriéndole a Patty- Non serons bon amis (***seremos buenos amigos en francés***)

-Soy tu, mon Garçon?, chela netoit pas i vete
(***sabes, querido?, eso no suena muy tonto en francés***)-
le contestó la bella rubia guiñándole un ojo.

-Wow, a demás hablas francés
-a James le gustaban los idiomas y su padre le había enseñado que nada derretía mas a una chica que lindas palabras recién sacadas de París.

-Bueno, mis abuelos son italianos, pero mi padre se crió en Francia.

-Sei molto bella, una bella dona
(eres muy bella, una muchacha hermosa en italiano)-
dijo James.

-Gratzie

-¿Podrían parar?, ¡Que fastidio!-dijo Val con cara de pocos amigos.

-No te pongas celosa, Val, siempre seré tu primito

-No son celos, son ganas de vomitar

Remus, Sirius y Pet rieron del comentario.

-Francamente, James, si quisiera una clase de idiomas habría contratado un profesor-continuó Val-yo sólo quería saludar.

-De acuerdo-la abrazó y le dio un beso- ¿Cómo has estado?

-Muy bien, oye, ¿me ayudarías esta tarde con la redacción de transformaciones?

-Sabía que el saludo no era gratis
de acuerdo, nos veremos en la sala común.

-Gratzie, merci, thanks, o como lo entiendas-le dijo con una sonrisa y le besó en la mejilla.

Luego de eso le dio un beso a cada amigo de su primo y esperó a que Patt se despidiera, la rubia hizo lo mismo, solo que a James le dedicó una gran sonrisa. Luego ambas se fueron.

-Le gustas a Patty-dijo Sirius socarronamente.

-Pues es bastante bonita
y si Remus puede con melinda

-Yo no tengo nada con Mel!!!

-Si, pero no por falta de ganas-aclaró Sirius.

Todos sonrieron y siguieron caminando.

-¿A qué te refieres?

-A que se te nota que te mueres por salir con ella.

-Claro que no!!!

-Cómo digas.

Pudieron haber seguido peleando por horas, pero en ese momento pasó algo que llamó su atención: Snape venía hablando con un chico de cabello lacio y plateado, el prefecto de Slytherin, Lucius Malfoy, y lo estaba mirando con tanta admiración que los chicos comenzaron a reír.

Malfoy se fue por un pasillo y Snape cruzó al pasillo en el que estaban los merodeadores.

-¿Qué pasa Quéjicus, ahora no sólo lambes las suelas de los profesores sino también las de el idiota de Malfoy?-le dijo Sirius, quien conocía bastante bien a Lucius, ya que el y su familia siempre habían sido invitados de honor en la casa Black.

-Te cuidado, Black, si te fijas mucho en lo que hago tal vez tu noviecita Potter se ponga celosa
-le contestó Severus en tono venenoso.

-¿Y que pasó con tu querida Evans, ya la cambiaste por Malfoy?-replicó James.

-Con ella no te metas, Potter.

-¿Por qué no?, ella es igual de odiosa a ti, sólo que por algún extraño motivo no quedó en el antro que ustedes se esfuerzan por llamar casa.

 

Eso extralimitó la paciencia de Snape, que sacó la varita y gritó Tarantalegra, con lo que James se puso a bailar descontroladamente. Pero Sirius no se quedó atrás, gritó piernas de mantequilla y Snape cayó al suelo, luego dijo Finite Incantatem y james paró de bailar. Peter sonreía y animaba a sus amigos, mientras Remus se mordía los labios, pues consideraba vergonzosa la actitud de los chicos: dos contra uno era un duelo injusto.

Mientras Sirius ayudaba a levantar a James, Snape gritó desde el suelo Petrificus Totalus y dejó a Sirius paralizado, pero en cuanto James iba a responder, una chica gritó: confundo, y James le lanzó el hechizo a Peter, quien se puso a bailar en el acto.

-¿Estás bien, Sev?-dijo Lily mientras terminaba el encantamiento.

-Si, gracias.

Pero cuando los miraron Sirius y james tenían sus varitas en altos dispuestos a atacar de nuevo. De pronto alguien gritó "Expelliarmus" y las varitas de los cuatro (James, Sirius, Snape y Lily) salieron a volar, hasta que Valery las atrapó en el aire.

-¿Qué demonios les pasa?, ¿Cuántos puntos quieren perder para Griffindor hoy?

-Fue culpa de ellos, Val-le dijo Lily- estaban atacando a Severus.

-Los cuatro contra el sólo?

-No, Potter y Black, aunque ni Peter ni Remus hacían nada para detenerlos.

-¿Y por qué nos iban a detener?, sólo a ti te importa este idiota, Evans
-le dijo Sirius.

Lily parecía dispuesta a darle una bofetada pero Val la detuvo.

-¿no pueden atacarlo de a uno?, ¿tanto miedo les da que les gane?-gritó la pelirroja enojada.

-¿Qué nos gane él?, permíteme reírme-dijo James con arrogancia.

-Te ganaría con los ojos cerrados, Potter, sólo que tu novia no me dejaría acercarme-dijo Snape en tono venenoso.

-Ya basta-exclamó Val enojada- ustedes dos-dijo mirando a James y Sirius- ya tienes los suficientes castigos como para que continúen fastidiando, en cuanto a ustedes dos-mirando a Severus y a Lily- no se dejen provocar, no vale la pena.

Dicho esto les devolvió la varita, agarró a Lily con una mano, y esta agarró a Snape y se fueron los tres.

-Sólo porque llegó Valery, porque si no
-comenzó Sirius.

-Tu prima es muy buena duelista-dijo Remus intentando cambiar de tema-ese hechizo sólo se ve hasta el próximo año.

-Pues es que a mi tío Gideon le gusta enseñarle, y ella aprende rápido
ya encontraremos la forma de vengarnos de Snape, por ahora debemos pensar en Evans

-¿Qué quieres decir?-preguntó Remus nervioso.

-Simple, se metió con nosotros, y por más amiga que sea de Val, no podemos dejar eso así.

-Pero es una chica-dijo el licántropo.

-Si, y la broma que le haremos no será tan pesada, pero será muy buena-dijo Sirius con malicia.

Y sin decir más se encaminaron al invernadero.

La ocasión de molestar a Lily les llegó en medio de herbología: estaban viendo los cuidados que había que darle a los palo de rosa carnívoros, una especie de planta muy temperamental que necesitaba que le hablaran y le dieran carne fresca, pero de res, y uno que otro insecto, pues detestaba la carne humana. La profesora Sprout puso a cada alumno a alimentar a una rama de la planta, no antes sin asegurarse que todos tenían sus guantes de piel de dragón, y en cuanto James vio a Lily, se le ocurrió una idea genial.

 

Sacó la varita y encantó a una mosca para que se posara en el hombro de la chica, en cuanto la planta sintió el olor del insecto, se abalanzó contra Lily, quien dio un grito de la impresión y empezó a correr por todo el invernadero
varios reían de la imagen, James y Sirius mas que los demás, pero Mel, Patt y Valery corrían detrás de la pelirroja intentando tranquilizarla, eso obviamente aumentó las risas.

Cuando al fin Lily se calmó, la profesora le dijo que debía fijarse más en que las moscas no se le acercaran, ya que ese era el platillo favorito del palo de rosa carnívoro. Nadie notó que todo había sido culpa de James.

Salieron riendo del invernadero, bueno, de hecho sólo reían James y Sirius, Remus iba algo enojado y Peter, a quien Lily ayudaba en pociones, se sentía mal por la broma. Subieron por una escalera algo estrecha y comenzaron a caminar al aula de DCAO.

El profesor Grant los recibió sonriente comenzó a llamar lista, cuando hubo verificado que todos estuvieran presentes les habló:

-Bien, chicos, hoy tendremos una clase dinámica para ver que tan familiarizados están con la materia
la mecánica es la siguiente: yo empezaré diciendo un hechizo cualquiera y le lanzaré la pelota a alguien, quien la reciba debe decirme como funciona el hechizo y que clase de magia es (blanca o negra), luego, si responde bien recibirá un caramelo de premio- en este punto sacó una enorme bolsa de caramelos- y si lo hace mal tendrá una penitencia
-el interés del grupo iba en aumento- por cierto, a quien le caiga la pelota y conteste bien debe decir el siguiente hechizo, así que deben estar pendientes porque el que repita o no sepa que hechizo poner también paga penitencia y recuerden que la idea es que el hechizo haya sido visto en clases del primer año. ¿Listos?-todos asintieron emocionados-, empecemos.

El profesor Grant tomó la pelota y dijo "Lumos", y le lanzó la pelota a Henry McDOnald quien la agarró fácilmente y dijo "magia blanca y sirve para alumbrar".

-Bien-dijo Grant- un punto para Slytherin y un caramelo.

Henry tomó su caramelo y dijo "protego", luego le lanzó la pelota a Harriet Conway, de Griffindor, quien dijo "es un escudo de magia blanca", el profesor le dio su punto y su caramelo. La chica dijo "wingardem leviosa" y se la lanzó a Snape, quien dijo "encantamiento levitatorio, magia blanca". Después de tomar su caramelo sonrió malévolamente y dijo "sectumsempra" y le lanzó la pelota a James, con tanta fuerza que parecía que quería lanzarle el hechizo como tal. James no tenía ni idea de que era ese hechizo, pero Val se levantó indignada:

-No sabía que en primer año se aprenden encantamientos de mortífagos, Snape.-dijo fríamente lanzándole una mirada asesina.

El profesor Grant también miraba a Severus con mucha sorpresa.

-Son muy pocos los alumnos que aún estando en séptimo saben que esa maldición existe.

-Y si no se le considera imperdonable es porque tiene un contraembrujo-dijo Val- pero ha matado a mucha gente inocente, ¿sabes?

Snape la miraba algo avergonzado, aunque era la prima de James, Vale era muy agradable, y nunca le había hablado de ese modo.

-Basta-dijo el profesor, que quería evitar una discusión- Severus, no valdremos ese hechizo porque no se ve en primer año.

 

-Debería quitarle puntos-dijo Sirius- esto es Defensa contra las Artes Oscuras, no Clases para Futuros Mortífagos.

-Ese no es tu problema, Black-dijo Snape.

-Pues la verdad es que a nadie le gusta estudiar con un empalagoso y grasiento mago oscuro-dijo James mirándolo con asco.

Snape sacó su varita y apuntó a James tirándolo de la silla. Este no se quedó atrás y agitando la suya grito HIdrocefalus, poniendo la cabeza de Snape como una pelota de playa.

-Expelliarmus-gritó el profesor Grant, muy enojado.- 10 menos para Slytherin y 10 menos para griffindor. Y ambos están castigados esta tarde. Y ni una réplica Black, Prewett, o ustedes también quedarán castigados y Griffindor perderá mas puntos.

-¿profesor?-exclamó una voz

-¿Sí, Belucci?

-Verá, usted dijo que el que no diera un hechizo bueno, o sea el que repitiera o no dijera algo correcto al lanzar la pelota, debería pagar penitencia, ¿no?-dijo Patty.

-Si

-Pues, ¿no debería pagar recompensa Snape, ya que su hechizo no es válido?

-Si
tienes toda la razón Belucci
Snape, baila la macarena!!!

Los merodeadores salieron sonrientes de clase, Snape había hecho todo un papel bailando y a demás patty demostraba que por más amiga de Lily que fuera no iba a aceptar a Severus porque si.

Ya por la tarde James iba a irse a cumplir su castigo, cuando Sirius lo detuvo:

-Verás, esto es algo muy útil para estas situaciones, amigo
-Black abrió un paquete y sacó de el dos espejos- es un espejo de doble vía, por el podrás vernos mientras cumples el castigo
te daremos ánimos sin que Grant lo note.

-Genial
¿de dónde lo sacaste?

-Es un regalo de mi tío Alphard, pero había olvidado que lo tenía hasta que ayer, buscando unos calcetines, lo encontré.

James tomó el espejo y se fue.

Cuando llegó al salón de DCAO Snape ya ocupaba su lugar y el profesor Grant estaba sentado en su mesa.

-Bueno, tomen una hoja, una pluma y quiero que escriban "No debo pelearme en clase"
veamos, son las cinco, nos quedaremos aquí hasta las siete, y para ese tiempo espero que ya hayan hecho al menos doscientas líneas, o no podrán irse
.-vio la cara de los chicos y añadió- siento ser tan duro, pero sólo así van a aprender.-dicho esto sacó unas redacciones y se puso a calificarlas mientras sus alumnos escribían.

James sacó el espejo con disimulo y lo puso sobre su escritorio, luego se recostó y empezó a escribir mientras veía aparecer no su reflejo, sino el de Sirius, Remus y Peter que lo observaban. Potter se las arregló para hablar con ellos sin que Snape o Grant lo notaran, y cada cinco minutos soltaba risitas que camuflaba con bostezos, toses o estornudos.

A eso de las 6:30 una lechuza entró por la ventana y le dio al profesor un pergamino enrollado atado con una cinta verde. El profesor lo leyó con el ceño fruncido y luego se puso muy nervioso

-Eeeee, chicos
verán
debo irme y creo que tardaré, así que dejemos el castigo así, vayan a sus dormitorios.

-¿Debemos volver mañana, profesor?-preguntó Snape mientras James lo miraba con ganas de matarlo.

-NO, el castigo terminó, sólo váyanse

No se hicieron de rogar, empacaron sus cosas y sin mirarse cada uno tomó un camino diferente hacia su sala común.

 

Desde ahí hasta principios de diciembre no hay muchas cosas de relevancia para contarles; llevaban muchas horas en la biblioteca devorando y devorando libros en vano, pues la Triquetra no salía en ningún lado, y los libros mencionaban muchas Logias, pero ellos no sabían el nombre de la de Dumbledore. Peter había mejorado bastante gracias al esfuerzo de sus amigos, McGonagall ya no lo regañaba tanto y ya hasta había ganado varios puntos para Griffindor.

El 11 de diciembre Remus tuvo que irse de nuevo, y se sentía muy triste, era bastante frustrante ver que sus amigos se quedaban buscando y bromeando mientras el se iba a aullar en la casa de los gritos, que por cierto en Hogsmeade estaba comenzando el rumor de que esa casa estaba habitada por espíritus especialmente violentos. Para cuando nuestro querido Licántropo volvió a la escuela, el 18, no eran muchas las novedades que tenían, pues habían pasado la semana encerrados en la biblioteca leyendo todo lo que se estuviera quieto el suficiente tiempo.

El viernes, día en que Remus volvió, los chicos iban saliendo de la biblioteca, e iban pasados por cinco minutos de la hora límite de llegar a la sala común, en el pasillo se encontraron con la señora Norris, que iba a ir corriendo a buscar a Filch, pero fue detenida por una buena patada que le dio James, descargando la frustración de llevar horas buscando y no encontrar nada.

-James!!!-dijo Peter aterrado.

-Bien!!!-dijo Sirius- que dices, ¿un partido de "putboll"?

-Es fútbol, si te refieres al juego muggle-le dijo Remus- y no creo que sea muy sensato utilizar a una gata de balón.

-A esta maldita gata podría patearla toda mi vida-dijo James, pero en ese momento escucharon pasos cerca-CORRAN!!!

Y no pararon de correr hasta que estuvieron a salvo en su habitación

Como ya se acercaban las vacaciones de navidad al día siguiente los chicos comenzaron a hacer su equipaje, pues todos volvían a casa, los cual parecía deprimir a Sirius

-Vamos Sir, anímate- le decía Pet mientras empacaba sus cosas.

-Mis padres no me han escrito desde que quedé en Griffindor
seguro me tienen una calurosa bienvenida

-Tranquilo, amigo
mi madre me ha enviado tantas cartas que podría empapelar toda la habitación, no se de que te quejas.-le dijo James.

-A demás, es mejor que no te hayan enviado nada, preferible el silencio a un vociferador-razonó Remus.

-Si, tal vez tengan razón
yo quería quedarme, pero ya saben, la familia debe mantener las apariencias.

-Bueno, pues no les pongas atención, has como si no estuvieran ahí-le dijo Peter.

-Si conocieras a mi madre, es más fácil ignorar a un gigante que a ella.

-¿Tan terrible es?

-Terrible es un cumplido
lo que más me molesta es que en vacaciones no podremos buscar nada.

-Podemos preguntarle a nuestros padres-dijo Pet.

-NO!!!-dijeron los otros tres al unísono.

-Pet, McGonagall dijo que era un objeto muy poderoso, tal vez sea prohibido que nosotros sepamos que existe.

-Oh, está bien

Los cuatro continuaron empacando en silencio, luego James cerró su baúl y se sentó al borde de la cama.

-¿Creen que alguna vez sepamos que es la triquetra?

-No lo sé, tal vez-dijo Sirius.

-Hemos buscado demasiado, tal vez McGonagall y Dumbledore estaban hablando en clave- dijo Remus algo desanimado.

 

-No lo creo, términos como Triquetra y Logia son muy específicos-dijo James intentando convencerse.

-¿Qué saben ustedes de la Triquetra y la Logia?-dijo una voz detrás de ellos que los hizo brincar.

Valery había entrado hace cinco minutos buscando a James y había escuchado a la perfección las últimas palabras.

-Hasta donde sé, primero se toca-dijo James a la defensiva.

-No me cambies de tema, ¿Qué saben sobre la Triquetra y la Logia?

-Hablas como si tú supieras algo-dijo Sirius.

-Sé todo sobre la Triquetra
tío Fabián pertenece a la Logia, y él quiere que cuando crezca yo también pertenezca a la sociedad
se todo sobre ese objeto.

Los chicos la miraron estupefactos, llevaban dos meses buscando sin cesar y habían tenido a una experta en el tema al frente todo el tiempo.

-Nos puedes contar?-preguntó James aún en Shock.

-La triquetra es el objeto mágico mas poderoso de la historia, sostiene el equilibrio mágico en la tierra y tiene la sangre de Merlín. La logia es la sociedad dedicada a cuidar que no caiga en malas manos.

-¿Eso es todo?-preguntó remus, mirándola con los ojos como platos.

-No, claro que no
si eso es lo que encontrarán en un libro muuuuy especializado, hay cosas mil veces más importantes, pero les hice una pregunta y quiero que me la contesten
¿Qué sabes ustedes de la Triquetra y de la Logia?

Los Merodeadores se miraron
¿Qué hacer?, por un lado Valery parecía la salida a tanto tiempo de búsqueda, pero por otro, ¿debían contarle? James fue el primero en hablar:

-Yo confío en val, si ustedes quieren que le cuente lo haré.

-Pues si, yo creo que es lo mejor, pero Val, ¡prometes contarnos todo lo que sabes?-dijo Sirius. Trucos y guías de videojuegos

-Si ustedes me cuentan toda la verdad, si lo prometo.

Entonces entre los cuatro le contaron toda la historia, lo que James y Sirius había escuchado en Halloween, lo que habían escuchado por cortesía de Slytherin y todo el tiempo que llevaban buscando.

-Entonces ahora está en Hogwarts
-dijo Val pensativa.

-SI, pero ahora te toca tu parte, Val-dijo James-cuéntanos lo que sabes.

-OK, solo déjame ver el símbolo que vieron en la caja para estar segura.

James le tendió el papel con "la espada", como ellos la llamaban dibujada, Valery sonrió.

-Esto no es una espada, chicos, es la flor de lis, y es el símbolo de la Logia.- los amigos la miraron.

-Vamos, Val, ¿Quién escoge una flor para simbolizar a una Logia?-dijo Sirius.

-Alguien que conoce tonto machistas como tú que no entienden los matices-le dijo Valery secamente- como ustedes mismos ya lo notaron parece una espada, lo que muestra que la triquetra será defendida aunque haya que usar la fuerza, pero a demás la flor de lis representa a la realeza de Francia y a la casa Lancaster, de Inglaterra.

-Los Lancaster son una dinastía de caballeros, ¿verdad?-dijo remus.

-Aja-dijo Val con una sonrisa- la flor de lis también representa el norte y por muchos muggles es la representación de la santa trinidad, por los tres pétalos, esa parte de la trinidad es la razón por la que la flor de lis es utilizada por la Logia
a demás, el lazo que ven representa hermandad.

-Wow-dijo James- y ¿Qué es la triquetra?

 

-Bueno, a eso voy, primito. Verán, hace miles de años nació el primer mago sobre la faz de la tierra, en los tiempos de Mesopotamia
ese fue el comienzo de la magia como tal, no de los rituales, que existían mucho antes, sino de la magia que nosotros conocemos y practicamos. Este mago no es identificado en la historia de la magia, ya que con todas las guerras, tanto mágicas como muggles los registros se perdieron, pero si se sabe que fabricó un medallón con tres puntas entrelazadas entre si, que mas tarde se conoció como triquetra; para el mago cada punta era uno de los siclos del espíritu: vida, muerte y resurrección, y a demás la interacción del agua, el aire y el fuego en comunión con la tierra- Val tomó una pluma y les dibujó la Triquetra (ver la imagen en la portada) y se las enseñó. A los cuatro les pareció un símbolo muy bonito y su significado les impactó un poco- y este medallón no era solo un objeto con un lindo significado, sino un artefacto destinado a mantener el equilibrio del mundo de la magia.

-Disculpa, no lo entiendo, ¿Qué tiene que ver?-dijo Remus.

-Verás, al haber nacido un verdadero mago el mundo como tal se desequilibró y el mago decidió crear un objeto cuyo poder fuese suficiente para que magos y muggles vivieran en el mismo planeta
ese medallón es el responsable de que chicos de padres muggles tengan sangre mágica.- los chicos la miraron impresionados- la historia exacta del medallón es imposible de seguir, pero el hecho es que lo volvemos a encontrar en los tiempos de Merlín, quien de algún modo lo encontró y decidió protegerlo.

>>Pasaron muchos años y Merlín conoció al hada Vivian y se enamoró profundamente de ella

-Espera un momento-dijo Remus- ¿es el hada que crió a Lanzarote?

-Veo que te gustan las historias de caballería, Remus-dijo Val con una enorme sonrisa- si, es esa hada, y antes de que me interrumpas te diré que la historia que estoy contando es muy secreta y se ha suprimido de casi todos los libros, ya verás por qué

>>Como les iba diciendo, Merlín se enamoró profundamente del hada Vivian y tuvieron una hija: Aghata
pasaron los años y un día, un rey de la provincia de Falltown, en la antigua britania, se enteró de la historia del medallón, y cómo el también era un brujo muuy poderoso decidió secuestrar a la familia de Merlín. Para devolver a Aghata y a Vivian sanas y salvas le exigió que le diera la triquetra y que a demás la hiciera más poderosa de lo que ya era. Merlín no tenía opción y le dijo a Alastor, el rey, que si quería que la triquetra fuera más poderosa necesitaba una gota de sangre de su hija y otra de su mujer. El rey le entregó lo que pedía y mediante un potente embrujo Merlín le dio la magia que iba en su sangre.

>>Lo que siguió después de que Alastor tubo la Triquetra fue horrible: al ser tan poderoso nadie se oponía a sus designios y la situación del mundo mágico iba cada día peor; una noche mientras dormía Vivian se presentó en el cuerpo de una hermosa muchacha y lo sedujo-James y Sirius empezaron a hacer tontos ruiditos mientras Peter se reía, sólo remus prestaba atención-¿pueden madurar?- les dijo Val fastidiada y los tres se callaron- bien, como les decía Vivian se presentó y lo mató con un athame pare recuperar la Triquetra, devolviéndosela a Merlín.

 

>> El destruir el medallón suponía destruir el equilibrio del mundo, así que el mago decidió crear una asociación, conocida como La Logia, o la hermandad de la flor de lis, para protegerlo y no permitir que su poder cayera en malas manos. A partir de ese momento los hermanos y hermanas de la Logia han protegido a la triquetra hasta hoy, yaque si cayera en malas manos el mundo viviría de nuevo los horrores a los que Alastor lo sometió.

Los merodeadores estaban maravillados con la historia y Val estaba cansada de hablar.

-Es fenomenal, tener la Triquetra es tener un increíble poder mágico!!!-dijo James emocionado.

-Si, pero es algo que debe ser tratado con mucho cuidado, se imaginan lo que pasaría si quien ustedes saben la toma??-preguntó Pet algo acobardado.

-¡Claro!-dijo Sirius- ¡es por eso que la guardan aquí, en Hogwarts!, dicen que Dumbledore es el único a quien ustedes saben le teme. Jamás atacaría la escuela y jamás podrá tener la Triquetra.

-Creo que tienes razón, Sirius-dijo val pensativa- si Albus hace parte de la Logia es imposible que alguien pueda robar el medallón

-Nada es imposible, primita-dijo James.

-Mira, James, la Logia es una sociedad manejada en el mas hermético secretismo, si no quieren que la encuentren no la encontrarán
en fin, me voy, no se metan en problemas
-se levantó de la silla en que estaba y se fue hacia la puerta- Ah, James, carta de tía Dorea.

-¿Otra?

-Ya sabes, mami debe cuidar a su bebe- y se fue entre la mirada colérica de james y las estruendosas risas de los otros merodeadores.

POR FIN TERMINE!!!!!....ESPERO SUS OPINIONES Y COMENTARIOS... cualquier sugerencia es bienvenida...

ADVIERTO: ESTE CAPÍTULO NO TIENE NADA QUE VER CON LA HISTORIA SOLO LO USO PARA MOSTRAR UN POCO LA VIDA DE LOS CHICOS

Volvieron a Londres en el expreso de Hogwarts, bromeando, jugando ajedrez mágico y a veces, cuando no había moros en la costa, hablando de la Triquetra. Cuando llegaron a King Cross vieron a sus padres y se fueron a saludar.

-Jeimy, mi vida!!!- decía Dorea Potter a todo pulmón mientras abrazaba, besaba, mimaba y saludaba a su bebe

-Tranquila mamá-protestaba el chico- me estás ahogando
-se liberó y fue a saludar a su papá-hola!!!

-Hola, campeón- dijo Chales Potter despeinando a su hijo-¿Qué tal Hogwarts?

-De lujo

Dios!!!, que diferente era la bienvenida de los Black.

-¿Cómo estás, Sirius?-preguntó Walburga Black en tono displicente mirando a su hijo como si fuera una mosca especialmente fea.

-Bien, madre-dijo el chico fríamente.

-Al menos por respeto a tu casa y a tu familia deberías quitarte eso, muchacho-dijo Orión Black señalando la bufanda de Griffindor.

-No lo haré!!!... si tanto les disgusta verme ¿para que me hicieron venir?, en Hogwarts habría estado genial.

-Por el gusto de verte hijito-dijo Walburga sarcástica con los ojos como un par de glaciares- ¿Qué dirá el resto de la familia si tu no pasas la navidad en tu casa?

-Nada que a mi me importe.

-Tal vez a ti no, pero para nosotros eso es lo más importante, ahora deja de discutir y toma tus cosas- le dijo Orión secamente y le dio la espalda.

Mientras tanto, a unos dos metros

-Hijo, ¿Cómo has estado?-preguntaba Jhon Lupin mirando a Remus- te ves bastante bien

 

-He estado muy bien papá-aseguró Remus abrazando a su padre, luego fue a abrazar a su mamá.

-MI vida-le dijo ella- no sabes la falta tan enorme queme has hecho
gracias por escribir con frecuencia-terminó con una dulce sonrisa.

-No es nada, mami, yo también les agradezco las cartas, tango mil cosas que contarles

-¡PAPÁ, MAMÁ!-gritaba contento el último de los Merodeadores mientras abrazaba a sus padres- Me han hecho mucha falta, pero Hogwarts es genial
¿Cómo han estado?

-Muy bien. Cariño-dijo feliz Alice Pettigrew- hemos leído todas tus cartas, y morimos de ganas por conocer a tus amigos

-Si!!!- Dijo el chico feliz- vengan
ey, James, Sirius, Remus, vengan!!!

Los chicos lo miraron y fueron hacia él sonriendo.

-Papá, Mamá, el es James Potter, el Sirius Black y el Remus Lupin-dijo Pet alegremente.

-Mucho gusto-dijo Remus educadamente.

-Un placer-dijo Sirius demostrando los modales de un Black, pues su madre estaba con el.

-¿Qué tal?-dijo James con una sonrisa y mirando a sus amigos como un par de bichos raros.

-Peter no ha escrito mucho de ustedes-dijo Frank Pettigrew alegremente- gracias por ayudarlo en las clases.

-No es nada-dijo Sirius.

-¿y de que familia son ustedes?- dijo la señora Black en tono altivo y petulante. Los otros padres y los amigos la miraron.- supongo que todos son magos.

-Bueno, yo no- dijo Katie Lupin tranquilamente, no había imaginado que eso fuera importante. Entonces la señora Black miró a Sirius con rabia y a la sra Lupin con asco:

-¿Cómo te atreviste a relacionarte con un mestizo, Sirius?, ¿no te cansas de mancillar nuestro apellido?

-Medre, basta-le dijo Sirius indignado- a mi no importan esas ridiculeces de la pureza de la sangre, y para que lo sepas Remus es genial.

- ¡Que vergüenza!, gracias a Dios tengo a Regulus, si tu fuera mi único hijo, yo sería la mujer mas desdichada en la faz de la tierra-dicho esto miró a todos los presentes con asco y se fue.

-Yo
lo siento mucho-dijo Sirius avergonzado y enojado mirando al suelo.

-No te preocupes, amigo-le dijo James dándole una palmada en las espalda, estupefacto de que una madre pudiera ser tan desagradable.

-Si, muchacho, tranquilo-dijo Charlus mirándolo afablemente-no es tu culpa.- por alguna extraña razón al ver la mirada de Charlus, Sirius sintió por primera vez como se sentía que lo mirara un padre y sonrió.

-¿Pasa algo?-preguntó Val detrás de ellos, venía de la mano de su padre y sonreía como si no hubiera nada mejor en el mundo que estar allí.

-Nada, cariño-le dijo Dorea para desviar la atención de Sirius.- creo que nuestros hijos son malos con las presentaciones
-todos los padres rieron del comentario.

Después de conocerse y de varios apretones de manos, cada familia se fue a pasar las vacaciones. Antes de irse los Merodeadores prometieron escribirse y se despidieron dándose un caluroso abrazo.

Los Potter y los Prewett iban caminando juntos para llegar a sus casas, que estaban bastante cerca

-¿Cómo está tío Fabian?-preguntó Val.

-Muy bien, cariño-le dijo Luci- y el bebe de tu tía Molly es hermoso.

-¿se llama Billy, verdad?

-Si cariño, iremos a visitarlos antes de navidad- contestó Gideon- según cuenta Val, te la has pasado haciendo bromas, No james?

 

-Pues
-dijo James sonriendo- todas han sido bastante buenas, tío Gideon

-No lo dudo-dijo Charlus con una sonrisa- aunque la profesora Mcgonagall nos ha enviando lechuzas suficientes para poner nuestra oficina de correo

-Seguro que la única intención de mi querido Jeimy era divertirse un poco-dijo Dorea embelesada mirando a James.

-Claro, mami
y de paso divertir a mis compañeros

-Que generoso!!!-dijo Val con una sonrisa irónica- sobretodo Snape y los otros Slytherin se han divertido demasiado

Ambos primos rieron mientras sus padres los miraban algo confusos

En el número doce de Grinmauld Place se estaba desarrollando una batalla campal:

-¡Además de griffindor un traidor a la sangre!-gritaba Walburga-¿Qué hicimos mal con él, Orión?

-NO has tenido la mano dura que yo esperaba que tuvieras con mis hijos, Walburga
a demás te recuerdo que tu tío Phineas Black II fue borrado del árbol familiar por apoyar los derechos de los muggles, debe venir de tu familia.

-Y yo te recuerdo que Phineas Black II también fue tu tío- dijo la mujer fríamente- a demás, ¿Cómo puedes decir que no he tenido mano dura?, he hecho de todo.

-Te dije que lo mandáramos a Dumstrang, pero tu no quisiste-en ese punto Sirius respiró aliviado, daba infinitas gracias de que no lo hubieran enviado allí.

-Por tradición familiar!!!... todos los Black hemos ido a Hogwarts.

-Y todos fuimos Slytherin hasta este chico
¿estás segura de que es mi hijo?

"Di que no", rogó Sirius.

-¿Cómo te atreves?, ¡claro que es tu hijo!... tal vez lo cambiaron en el hospital

"Sería el daño mas grande que alguien me haya hecho" pensó Sirius, "¿Qué hice yo para estar en esta familia de locos?"

-Basta de tonterías-dijo Orión- ¿ese muchacho no te dijo que era mestizo?

-A mi no me importa su familia, nunca se lo pregunté- dijo Sirius mirando a su padre con rabia.

-Eso es!!!-dijo Walburga- supo que Sirius es un Black y quería ganar una mejor pocisión haciéndose su amigo.

-¿pero es que están locos?, aunque no lo crean son muy pocos a los que le importan esas ridiculeces
ya déjenme en paz!!!- y sin escuchar ni una palabra más se largó a su cuarto mientras su madre gritaba cosas como "¡Deshonra!" y "Vergüenza" entre sollozos.

Remus y sus padres llegaron a su casa muy felices de estar juntos, el merodeador había pasado todo el viaje contándoles cómo Albus se las arreglara para que el se pudiera transformar y seguir asistiendo a clases, a demás les contó todo sobre las bromas y lo bien que se la pasaba en Hogwarts.

Luego de desempacar y hablar otro rato la familia Lupin salió a almorzar en un bonito restaurante para festejar la bonita y llevadera vida que llevaba Remus en Hogwarts y que pasarían las vacaciones juntos.

-Tus amigos son un terremoto, cariño-reía Katie- ya veo porque las cartas de la profesora McGonagall

-Si, pero yo casi nunca participo en las bromas
solo ayudo a planearlas

-Jajaja, eso no te lo crees ni tu, hijo-le dijo su padre.

-Es en serio
yo solo las planeo y ellos las hacen mientras me transformo.

-Hijo, ¿no sospechan de que te vayas una vez al mes?

 

-No, papá, les dije que debía irme a San Mungo porque los sanadores no saben que tengo.

-No sabes como siento que
-empezó Jhon.

-No importa, papá-lo interrumpió el chico- la paso de lujo en Hogwarts y no importa, ya lo que pasó, pasó

Katie sonrió y abrazó a su hijo, la familia terminó el almuerzo y salieron a divertirse al estilo muggle
serían unas vacaciones grandiosas.

Los Pettigrew llegaron a su casa felices, su Peter ahora era un poco mas seguro de si mismo y a demás se llevaba muy bien con muchas personas
le iba bien en el colegio, no lo que uno dice espectacular pero si le iba bastante bien. Y no sólo eso, el chico se veía muy feliz, como si fuera un chico muy diferente al tímido pequeño que se fue en el expreso de Hogwarts.

-Y entonces James le dijo ¿sabes cual es la mayor diferencia entre tu y yo, crabbe? Y Crabbe le dio ¿Cuál? Y James le contesta "que para mí un trol sería una mascota, para ti un trol sería una forma de vida mucho mas inteligente que tú" y debieron haber visto la cara de idito que ponía Crabbe intentando entender lo que James había querido decirle

-Veo que tus amigos son bastante ocurrente, hijo-le dijo Alice sonriente.

-Si que lo son, y son geniales
todo los chicos del curso nos habla, porque dicen que somos geniales
-sus padres sonrieron- a demás están la prima de James y sus amigas, la prima de James, Val, es la chica que habló con nosotros en la estación.

-La hija de Gideon Prewett-preguntó Frank, algo impresionado.

-SI!!, todo el mundo la conoce.

-Bueno, es que el es un gran Auror
bueno y que pasa con ella, hijo.

-Que también es genial
su amiga Patty, es muy bonita y le gusta a James, y Melinda parece estar saliendo con remus.

-¿No son un poco jóvenes?

-Mamá!!!, no somos ningunos bebes-dijo el Pet niño indignado.

-Y quien sale contigo, hijo- dijo Frank con una sonrisa- Val?

-No, ella es la prima de James-dijo Peter- y yo no salgo con ninguna, son chicas algo locas, ¿saben?, aunque Lily Evans, una chica con la que James pelea todo el tiempo por Quéjicus (ya les cuento quien es Quéjicus) me ayuda en pociones y es muy buena persona

Podría quedarme toda la tarde escribiendo la conversación porque Peter le contó a sus padres todo sobre Hogwarts, y fue un milagro que a Triquetra quedara en secreto

Así pasaron los días y llegó navidad
normalmente las personas son muy felices en esta fecha, pero no había en el mundo nadie mas deprimido que Sirius Black. Desde que volvió a su casa la vida era un infierno: sus padres no paraban de regañarlo y decirle que era una vergüenza, a demás su estúpido hermano Regulus no paraba de fastidiarlo siguiendo el ejemplo de Orión y Walburga, y por si fuera poco el elfo doméstico también lo molestaba, no tanto como los otros pues Sirius seguía siendo su amo, pero si dentro de sus límites.

Pero como ya dije, Sirius era indomable, y desde que había llegado se esforzó en mostrar cuan diferente era: pegó en el centro de su habitación un estandarte de Griffindor y andaba todo el día con la bufanda de Griffindor puesta, a demás enviaba cartas a diario a sus amigos usando a Horus, la lechuza que su tío Alphard le había regalado.

Pero no solo era rebelde, no crean que no buscaba la forma de divertirse en su encierro: en una visita de su tía Druela y sus primas Bellatrix, Narcisa y Andrómeda, quienes iban a pasar navidad en su casa, decidió poner en práctica sus cientos de revoltosas ideas

 

-¿Así que quedaste en Griffindor, Sirius?, siempre lo supe-le dijo su tía Druela.

-Si, he sido genial desde pequeño, ¿verdad?-le contestó el chico con sorna.

-Insolente-le reprochó su madre- no sólo quedó en Griffindor, Druela, ¿puedes creer que se junta con un mestizo?

-No solo con un mestizo, tía, también se junta con otros dos chicos que son un desastre- dijo Narcisa, quien también estaba en Hogwarts y curaba quinto año.

-Wow, primita, veo que me pones más atención que a tu querido Lucius

-Yo sólo digo las cosas de lasque me entero-dijo Narcisa a la defensiva.

-Tranquila, Cissy-dijo Bellatrix con una voz llena de veneno- Sirius se cree noble y caballeroso por traicionar a la sangre y a su familia, no deberías prestarle tención a tanta estupidez.

-Yo no le veo nada de malo-dijo Andrómeda, intentando defender a Sirius- sus amistades son su problema.

-Ustedes dos siempre han sido una vergüenza-dijo Druela enojada- nadie debería perder el tiempo intentando hacerlos reflexionar.

-No, querida tía-dijo Sirius fingiendo educación- quienes no deberíamos perder el tiempo escuchando tanta basura somos nosotros-y sin más salió de la habitación. Andrómeda se fue con él.

-Todos son una partida de maniacos estúpidos-iba diciendo Sirius enojado.

-Sólo finge que no los escuchas- le dijo Andrómeda.

-Eso es difícil
gracias por el libro, me ha servido mucho.

-Jajaja, sabía que lo disfrutarías
Narcisa nos ha contado todas las bromas.

-Tonta, entrometida.

-Si, tienes razón
-entraron a la habitación de Sirius- Por cierto, ¿sabías que nos comprometieron?

-¿Qué quieres decir con "nos comprometieron"?

-Pues verás
Bella hará un bonito matrimonio con Rodolphus Lestrange, y a mi recomprometieron con Rabastan (advierto, esto lo acabo de inventar, no tengo ninguna fuente fidedigna)...

-¿Qué?-dijo Sirius indignado-¿aceptaste?

-Todos creen que si
verás hoy no iba a venir, detesto a tu madre- Sir sonrió- pero recordé que estabas aquí y quise saludarte y contarte mi plan
estoy enamorada de un hijo de muggles, Sirius.-Sirius abrió mucho los ojos pero no dijo nada- y por nada en el mundo me casaría con Lestrange, me voy a fugar con mi novio.

-Wow!!!, eso es tener espíritu primita
me alegra mucho por ti, espero que seas muy feliz.

-Si
se llama Ted Tonks

-Pues mucho gusto, futura señora Tonks-dijo el chico haciendo una exagerada reverencia

- Que gracioso
sigue fastidiando y tendrás que ser mi dama de honor

-De horror, querrás decir
hablando de horror, tengo una broma genial para nuestra querida familia

-Sirius

-Vamos, Andru
piensa en que ya no volverás a esta casa, será una broma de despedida

Andrómeda sonrió, ya tenía 18, pero le hacía muy feliz complacer a su primo

-Está bien, ¿de que se trata?

La cena de navidad fue, en pocas palabras, memorable: los primos pusieron pegamento en 3 de las nueve sillas que habían en la mesa "hay que dejarle algo al azar", dijo Sirius. Luego Andrómeda distrajo a Kreacher mientras Sirius cambiaba los bombones de menta por caramelos super picantes y disolvía en el agua otro caramelo
en los budines sorpresa colocaron pedazos de carbón y, en cada cuarto pusieron un balde lleno de melaza en las puertas, si entraban no se iban a salvar de quedar completamente pegajosos. Pero no pararon ahí, Sirius disolvió en el tanque de agua que proveía las duchas polvos pica-pica, se quitaban el pegante y se añadían una horrible comezón.

 

La familia Black estaba desesperada: Bellatrix gritaba por toda la casa lamentándose por su cabello, Narcisa, Walburga y Cygnus chillaban intentando despegarse de las sillas, Orión gritaba en la cocina por el picante mientras Duela se hacía el aguamenti en la cara para lavarse la lengua. Y Regulus
dios!!!, pobre Regulus
había corrido al baño para tomar agua del lavamanos, pero le salió agua del tanque y ahora le picaba desde la punta de la lengua hasta la boca del estómago

Andrómeda y Sirius reían a carcajadas viendo a sus aristócratas parientes semitorturados chillando y maldiciendo por la casa.

-Esta es la mejor navidad de todas!!!-decía Sirius.

-Mañana nos matarán-dijo Andrómeda entre risas.

-Bueno, moriremos felices.

Y mientras la noble y ancestral casa de los Black se estremecía por los gritos de sus ocupantes, Peter, Remus y James cenaban alegremente en el agradable calor de una bella familia
creo que no es necesario que describa la cena de los otros tres merodeadores, pues les aseguro que fue mil veces mas tranquila y bonita que la de Sirius.

Al día siguiente cada chico habría su regalo

-¡Ostras, Val!-decía James impresionado, su prima le había regalado una bonita navaja suiza con 16 usos muggles y 15 mágicos
siguió desenvolviendo regalos: su padre le había regalado una bonita baraja de Snap explosivo. Su madre diez galeones,,. Remus un libro de quidditch, Peter una maqueta de una escoba muy bien elaborada, Sirius le había enviado un paquete de objetos de broma de Zonco (uno de los regalos que mas le gusto) y así siguió destapando y destapando
de tía Luci, tío Gideon, tía Fabián, tíos Molly y Arthur

Mientras en casa de Remus

-Me gusta muchísimo, papá, gracias- decía el licántropo que no cabía en si de la dicha mirando la bonita cámara que su padre le había dado.- le tomaré fotos a todo y se las traeré a mamá
-luego abrió el paquete que James enviaba: un bonito chivatoscopio, Val le había enviado una bonita postal de navidad, Peter le regaló una hermosa pluma de águila y Sirius le envió un bonito planificador de deberes, pero en cuanto lo abrió una nube de pimienta lo hizo estornudar al menos diez minutos, cuando al fin pudo leer vio la nota que decía "para el responsable del grupo, jajaja, con cariño, Sirius Black" - Sirius!!!-dijo Remus y empezó a reír sin control.

Peter estaba sentado en el borde de su cama viendo sus paquetes y decidiendo cual destapar primero. Finalmente se decidió por los mas grandes y encontró una bonita capa de su padre, un broche de su abuela que jamás utilizaría, un reloj de su mamá y una postal navideña de Valery. Los regalos merodeadores fueron mil veces mas interesantes: James le había enviado un juego de ajedrez mágico muy bonito, Remus una canasta llena de dulces de Money Duckes, Sirius le había enviado un bonito y brillante rubick que si no lo armabas en 30 minutos, explotaba y tenías que buscarlo pieza por pieza.

 

-Tengo a los mejores amigos del mundo!!!-dijo el chico contento.

Sirius tenía pocos paquetes, pero todos con un sustancioso contenido

Andrómeda le había regalado un pequeño morral agrandado mágicamente donde cabía todo lo que el quisiera meter, James le envió un paquete contra gente indeseable (perfecto para usar contra mi estúpida familia, pensó Sir), Remus le envió una bolsa de los mejores polvos picapica "espero que no los uses conmigo", decía la nota de Rem, y Peter le envió un libro con las selección de los 100 mejores chistes mágicos. Sin embargo, aunque los regalos eran geniales, lo que a Sir más le gustó fue el mensaje de la tarjeta de Val:

"Todos tenemos algo desagradable, lo tuyo es tu familia, no te dejes desanimar, de todo corazón FELIZ NAVIDAD!!!"

Sirius sonrió, era cierto, su familia era lo pero, pero el se las iba a arreglar para mantenerlos a raya

Así terminaron las vacaciones, se encontraron en King Cross y volvieron a Hogwarts

AQUI TERMINA EL CAPÍTULO...GRACIAS POR SUS COMENTARIOS Y ESPERO QUE SIGAN LEYENDO...

Lo Merodeadores llegaron a su habitación muy felices de volver a estar juntos
Sirius no cabía en si de la felicidad que le daba haber salido de su casa, sólo en Hogwarts se sentía con su verdadera familia.

Las clases comenzaron al día siguiente trayendo consigo más bromas y peleas de Griffindor y Slytherin, o en términos más específicos de los Merodeadores contra la banda de "Futuros Mortífagos" como ya comenzaban a llamarlos los otros chicos del curso.

En una de las clases de pociones, James utilizó uno de los artículos de bromas que Sirius le había regalado y esparció una sustancia especialmente resbaladiza en el piso
cuando iban entrando Crabbe y Mulciber se resbalaron y cayeron de cabeza en sus calderos, Slughorn tuvo que sacar a los alumnos al parque mientras los elfos se encargaban de asear la mazmorra.

-Nada me gusta más que una buena broma que a demás nos saque de clase-declaró Sirius sonriendo.

-¿Vieron a Slughorn intentando sacar a Crabbe del caldero?-reía Peter.

-Fue excelente
hasta me dio lástima-dijo Remus- de Slughorn intentando sacar ese tonel!!!

Los cuatro amigos rieron, pero James vio a Val acercarse y se le borró la sonrisa de inmediato, seguro el regaño iba a ser horrible.

-Buena broma, Jeimy-le dijo la chica- no había hecho los deberes de pociones y esperaba algo como eso-su primo la miró atónito- no me mires así, ¿crees que no tengo nada mejor que hacer en vacaciones que una tonta redacción?

-Bueno, eso es lo que uno se espera de ti, Val
hasta yo la hice

-Si bueno, tú no tienes padres tan interesantes como los míos.

-Mis padres son geniales!!!

-Bueno, si hiciste tu redacción la verdad es que dudo mucho que hayas tenido algo mejor que hacer.

-Es que mamá me obligo a

-¿Ves?, mi mamá no me revisa los deberes
en fin, -bajó la voz a un susurro-¿Qué han sabido de lo que ya sabemos?

-¿Si ya lo sabemos para que sabríamos más?-le preguntó Sir con una sonrisa.

 

-Que gracioso-le dijo Val correspondiendo la sonrisa- es en serio, ¿han sabido algo?

-No-le dijo Remus- la verdad yo no indagué nada al respecto.

-Yo tampoco-dijo Peter- los cuatro quedamos en no mencionarlo a nuestro padres, Val.

-SI, lo sé, pero de todos modos creí que habían vuelto a escuchar algo.

-En dos días, no primita, el espionaje toma tiempo.

-No me creas tonta, James, sé que anoche saliste a dar un paseo con la capa de tío Charlus.

-¿Cómo es que sabes que

-No lo sabía, quería confirmar.

-Siempre me engañas igual!!!

-Aja, y tú nunca aprendes- tanto ella como los merodeadores rieron.-¿saben? He estado pensando, creo que es mejor dejar eso así, igual, a nosotros la triquetra no nos serviría de nada y es un objeto muy poderoso.

-Yo pienso igual-dijo remus, había reflexionado, y por más poder que tuviera el medallón, no podía convertirlo en un hombre normal.

-Es una gran aventura-dijo Sirius mirándolos incrédulo- sería excelente encontrarlo.

-¿y en qué lo utilizarías?-le preguntó Peter.

-Pues
en acabar con quien tu sabes y sus estúpidos mortífagos-declaró desafiante.

-Sirius, honestamente ¿no crees que si eso fuera viable Dumbledore ya habría acabado con él hace mucho?-preguntó remus.

-Remus tiene toda la razón, Sir- le dijo Val- según muchos la triquetra vuelve muy peligroso a todo aquel que la usa, hay quienes dicen que Alastor era buena persona hasta que Merlín le entregó el medallón con la sangre real.

Sirius se quedó callado, la verdad no tenía ningún interés de poder, pero le parecía genial esa nueva aventura. Después de cinco minutos, James habló:

-Pues no sé
supongo que lo que nos dijiste la última vez es cierto, si Dumbledore y la Logia no quieren que el medallón sea encontrado, nadie lo hará
es mejor dejar las cosas así.

Sirius lo miró incrédulo pero luego sintió

-Pues si eso deciden, de acuerdo
por ahora hay alguien especialmente molesta a quien quiero hacerle una buena broma.

-No será alguien que yo conozca, ¿verdad?-le dijo Val frunciendo el ceño.

-NO, créeme, alguien como tú jamás sería amiga de esa bicho desagradable.

-De acuerdo, sólo aléjense de mis amigas y no tendremos problemas-sonrió y después de darle un beso a cada chico se fue.

-¿De quien hablas entonces, Sir?-preguntó Remus interesado.

-De la chica mas desagradable del mundo, mi prima, Narcisa Black.

-¿Qué no es prefecta de Slytherin?-dijo Pet.

-Si, y eso la hace aún mas desagradable.

-De acuerdo, amigo, dinos que planeas-le dijo James con una sonrisa maliciosa.

Llegó la hora de ir a encantamientos y los cuatro amigos aún reían de la broma que Sirius había planeado contra Cissy
luego de la clase debían buscar a Peeves y poner en marcha el plan.

Cuando iban al gran comedor se presentó la ocasión perfecta: Narcisa iba hablando con otras dos compañeras y todas reían por algo, así que los Merodeadores se escondieron tras un muro y en cuanto ella cruzó Sirius murmuró "Despenalegra", que le dio de lleno en la cabella poniendo su rubio y lacio cabello de punta, todos los que iban en el pasillo comenzaron a reír, pero la cosa no paró ahí
James le dijo a Peeves "ahora" y el poltergeist se abalanzó hacia la chica con una tinta de todos los colores y la derramó toda en ella, dejándola como un arco iris especialmente despeinado. La gente reía a carcajadas mientras las amigas de Narcisa intentaban alejar a Peeves que le estaba lanzando papeles, y en ese momento llegó la profesora McGonagall.

 

-PEEVES!!!, deja a esa chica en paz ahora mismo.- el fantasma sonrió y le sacó la lengua a la profesora, luego chasqueó los dedos y le lanzó un cubo de agua a Narcisa con el que se cayó la tinta y se le aplacó el cabello.

-Como nueva, profesora-sonrió malévolamente y desapareció.

Los Merodeadores se partían de risa mientras Narcisa chillaba y tiritaba.

-Llévenla a su dormitorio-les dijo McGonagall a las amigas de Cissy- y en cuanto al resto ¿no piensan almorzar?

Toda la gente salió de prisa al gran comedor aún riendo de la broma "de Peeves"

-¡Excelente!-reía James- ¿en serio es tan desagradable como dices, Sir?

-Y hasta más
es la bruja más desagradable del mundo y sus alrededores, tal vez sólo le gana su hermana, Bellatrix, pero ella ya no estudia en Hogwarts..

-Pues entonces lo tenía merecido-dijo Peter sonriendo.

Remus también sonreía, sabía de buena tinta cuan desagradable era Narcisa Black.

Ese mismo día, en la tarde y con la ayuda de Peeves, los chicos pusieron bombas fétidas en las salas comunes de Ravenclaw, Hufflepuff y Slytherin, tan sólo por la diversión de ver a los otros estudiantes vagando por los pasillos mientras ellos volvían a su sala calientita, cómoda y sobre todo sin ningún olor

A eso de las 10, todos tenían hambre pero estaban ocupados ayudando a Peter con el encantamiento lumínico, así que Remus dijo:

-James, préstame tu capa, iré a las cocinas.

-Wow, Rem, si tu dices eso, ya lo he oído todo-se burló Sirius.

-Tengo hambre-le dijo el licántropo con una sonrisa- James

James sacó su capa de la mochila y se la entregó.

-Tráenos algo, amigo.

-Seguro- dijo el chico y salió de la sala sin que nadie lo notara.

Remus comenzó a recorrer los pasillos hacia las cocinas pensando en lo agradable que era volver a estar en Hogwarts, cuando de repente vio al fraile gordo y Sir Nick hablando:

-Pero creo que es una medida innecesaria, Fraile-decía Sir Nick.

-Yo no, piénselo, las bombas fétidas fueron puestas en las salas de Ravenclaw, Hufflepuff y Slytherin, mientras la sala de Griffindor no fue tocada, eso deja mucho que pensar.

-Si, bueno, pero de ahí a que la profesora McGonagall decida hacer una requisa sorpresa en todos los dormitorios es excesivo.- remus se quedó sin aire, ¿requisa sorpresa?, por su mente pasó el inventario de la gran cantidad de artículos de broma que había en la habitación de los merodeadores
parecía una sucursal de Zonco- me parece excesivo.

-Bueno, supongo que tal vez tenga usted razón, Sir Nicolas, sin embargo, mañana, mientras la profesora esté haciendo la requisa sabremos quien, o quienes son los bromitas.

Remus no se quedó a escuchar más, había perdido el apetito, debía avisarles a sus amigos porque si no sacaban las cosas pronto el castigo sería monumental. Entró corriendo a la sala común, por suerte Amy y Louis acababan de salir y se sentó.

-¡Que egoísta!, te comiste todo y no nos trajiste ni las sobras, Rem-dijo Sirius fingiendo seriedad. James reparó en el estado de su amigo.

 

-¿Qué ocurrió, Rem?- el licántropo les contó lo que había escuchado y los tres palidecieron.

-Maldición, debemos sacar las cosas de aquí como sea-dijo James.

-Iremos al bosque prohibido, y las dejaremos allí-dijo Sirius y se levantó.

-No pienso ir al bosque de noche, Sirius-dijo Peter acobardado- dicen que allí habitan toda clase de seres.

-¿te piensas safar de la responsabilidad, peter?-le dijo James indignado.

-¡Claro que no!, solo digo que podemos ir mañana temprano.

-Estoy de acuerdo con Peter-dijo Remus- mañana a las 6 saldremos a esconder las cosas.

-Está bien-dijo James- si vamos a madrugar, debemos dormir-se levantó y se fue a su cuarto.

Al día siguiente, soñolientos, los cuatro amigos se levantaron, se vistieron y juntaron todas las bromas en una enorme caja que cubrieron con la capa invisible y encantaron para que flotara. Sin hacer ruido salieron del castillo y se encaminaron al bosque prohibido.

Después de media hora caminando y buscando encontraron una cueva perfecta: escondida por la maleza estaba muy bien camuflada y la encontraron por accidente, ya que Peter tropezó y cayó de bruces en la entrada.

-¡Es perfecta!-dijo Sirius entusiasmado.

Los chicos dejaron la caja escondida en la cueva y salieron para poner algunos encantamientos alrededor, para esconderla más.

-Perfecto, ahora a demás tenemos un cuartel general-rió James.

Los chicos ya volvían al castillo cundo se encontraron con la única persona que podía estropear el plan: medía cinco veces mas que un hombre normal y era al menos tres veces mas ancho, los chicos creyeron que era un montículo de tierra y se dieron cuenta de que era el guardián de las llaves de Hogwarts demasiado tarde.

-No deberían estar aquí, chicos- les dijo el semigigante con voz amable.

-No
lo sentimos-dijo Sirius nervioso.

-Este bosque es muy peligroso para quienes no lo conocen

-¿Nos acusará?-le preguntó Remus.

-Tu eres Remus Lupin, ¿verdad?-le dijo Hagrid y el chico asintió- entonces ustedes deben ser Black,- señalando a James- Potter -señalando a Peter- y Pettigrew-señalando a Sirius.

-C reo que nos confunde-dijo Sirius riendo- yo soy Black, el Potter y el Pettigrew

-Veo que si-dijo Hagrid con una sonrisa- los profesores hablan mucho de ustedes, dicen que son unos terribles alborotadores
si los acuso la profesora McGonagall los degollará
no, no los acusaré, parecen buenas personas, vamos, los llevaré a mi cabaña a tomar té

Los Merodeadores se fueron con Hagrid riendo y contando chistes, en la cabaña del guardián tomaron té con bocadillos de comadreja (que casi los hace vomitar) y tuvieron una charla muy alegre y divertida
en media hora se hicieron grandes amigos.

-Bueno, chicos, creo que es hora de que vayan a clases, apresúrense y no se metan en problemas.

-Nosotros no nos metemos en problemas, Hagrid, sólo los generamos
-le dijo Sirius descaradamente.

-Gracias por el té, Hagrid-le dijo Remus.

-Y por no acusarnos-completó James.

-Volveremos a visitarte-prometió Peter y los cuatro amigos se fueron a clases.

En la tarde la profesora McGonagall realizó la minuciosa requisa y no encontró absolutamente nada, lo que la sorprendió mucho.

 

-Bueno, chicos, parece que por ahora se están portando bien
espero que sigan así- dijo mirando directamente a los Merodeadores y se fue.

Los amigos sonrieron, la profesora podría buscar cuanto quisiera y jamás encontraría el cuartel general

Al día siguiente los chicos se levantaron sonrientes a clase de DCAO

-James!!! Levántate ya!!!-gritaba Remus mientras zarandeaba a su amigo.

-¿Pero que es todo lo que te haces Peter?- gritaba Sirius enojado golpeando la puerta del baño.

-¡No fastidies, Sir, hay otro baño!- le contestó Pet.

-Si, pero mis cosas están en este.

-Vamos James!!!, levántate
-Remus tomó el vaso de agua de la mesita de noche y lo derramó sobre James.

-¡Que demonios!... Remus, déjame en paz, pienso saltarme DCAO!!!

-¿Por qué?

-Porque quiero dormir.

-Si no te hubieras quedado anoche hablando con Patty hasta quien sabe que horas

-Por Dios, Rem, pareces mi mamá.

-Lo siento, James, pero tú mismo lo dijiste: "no importa lo que haga ni cuanto pelee, no me dejes saltarme DCAO"

-Bueno, ignóralo!!!- Remus tomó otro vaso de agua y James levantó las manos-de acuerdo, ya me baño

-MALDICIÓN!!! PETER O SALES O ENTRO A SACARTE!!!

-Tendrás que esperar, es tu culpa no levantarte temprano.

-¿Qué pasa?-preguntó James confundido.

-QUE PETER NO SALE Y YO MEQUIERO BAÑAR.

-¿y Por que no te bañas en el otro
.

-Porque mis cosas están en este.

-No es cierto, Sirius, siempre te bañas en el de la derecha-le dijo James.

-Tienes razón-empujo a James a un lado y se encerró.

-¿Qué demo
SIRIUS, TU ESTABAS PELEANDO CON PETER
SAL AHORA MISMO!!!

-Mejor tú convence a Pet de que salga

De acuerdo, no estaban precisamente sonrientes, pero al menos se levantaron
Remus se cansó de escuchar las peleas y bajó a la sala común, donde Mel y Lily estaban sentadas.

-Hola chicas-les dijo el licántropo alegremente.

-Hola, Remus-contestaron en el mismo tono.

-¿Cómo han estado?

-Super
y ¿Dónde están tus espectaculares amigos?-le dijo Lily con una sonrisa.

-Peleando por el baño.

-Pero si hay dos, ¿por que

-Verás, Mel, primero Sirius esperaba a que Peter saliera del baño de la izquierda pq sus cosas estaban allí, luego James se levantó y le recordó a Sirius que el se bañaba en el baño de la derecha, así que Sirius lo quitó de en medio y entró al baño, dejando a James viendo un chispero mientras Peter se acicala.

-Wow, ¡Que manera de empezar el día!-dijo Melinda con una sonrisa irónica.

-Y sus amigas, ¿Dónde están?

-Bueno, Patty se arregla como si el mundo se acabara hoy y Val se duerme en la ducha
-le dijo Lily sonriendo.

Peter iba bajando por las escaleras y se fue hacia Remus.

-Hola Mel, hola Lily.

-Hola, Pet!!!-le dijo con la misma sonrisa Lily-¿ya mejoraste con los usos del ópalo?

-Si, gracias a ti

-¿En que terminó la pelea, Pet?-le dijo Remus.

-Bueno, salí del baño y James casi me tira para entrar, se le está haciendo tarde

Los cuatro rieron mientras Val bajaba por las escaleras con cara y movimientos de zombi.

 

-BU-buenos días-dijo bostezando.

-Hola-le dijeron los otros cuatro al unísono y luego rieron por el coro.

-Quiero dormir
-dijo y se recostó en el hombro de Mel.

En ese momento bajaron Sirius y James riendo a carcajadas por las escaleras, llamando la atención de media sala común.

-Buenos Días a todos!!!-dijo James sonriendo a todos los que lo miraban.

Varios le contestaron, mientras Remus y Peter sonreían, Mel y Lily torcían el gesto, Patty bajaba y Val suspiraba en sueños.

-Vamos, chicos?-les dijo Sirius.

-Si- dijo Peter levantándose.

-Nos veremos después, chicas-les dijo Remus con una sonrisa y le dio un beso en la mejilla a cada una, Val abrió los ojos.

-No quiero ir a clases!!!-Se quejó- quiero dormir!!!

-Pues sáltate DCAO, Val, de todos modos tú ya sabes mucho de eso-le dijo Patty sentándose, James le sonrió.

-No le des ideas, y mejor vamos-le dijo Lily seriamente y salió de la sala.

Las cuatro chicas se fueron y con ellas los Merodeadores detrás.

En la clase de DCAO pasó algo que le dio mucho gusto a los primos, Val y James, pero que levantó muchas sospechas entre los demás merodeadores: el profesor Grant recibió otra carta, idéntica a la que había recibido durante el castigo de James y Snape.

-Bueno, chicos, esto es un asunto urgente
-les dijo el profesor algo nervioso-pueden irse y tomar estas dos horas libres
-sin decir mas salió del aula.

Val y James iban contentos, soñando con sus cómodas camas, mientras Sirius y Remus se los llevaron a parte para hablar:

-¿No les parece que esas cartas están muy sospechosas?-les dijo Sirius.

- NO, todo lo que quiero es dormir
lo siento Sir, pero ya me voy a caer del sueño.-dicho esto Val se fue a la sala común.

-Yo estoy igual, amigos-y sin esperar respuesta también se fue.

Después de dos buenas horas de sueño James ya estaba listo para planear una excelente broma en la sala común:

-La profesora McGonagall sospecha de nosotros porque no hemos hecho bromas en Griffindor- les dijo a los otros merodeadores- así que se me ocurrió una excelente broma
.

-¿Se te ocurrió o te la soñaste?-preguntó remus con una sonrisa.

-Eso no importa-le dijo James divertido- lo importante es que tengo la broma perfecta: no es tan pesada y desviará la atención de Griffindor. Tan solo necesitamos que la sala común este despejada.

-Bueno, en la hora del almuerzo debe estar lo suficientemente despejada-dijo Sirius.

-Genial, entonces en la hora del almuerzo haremos la broma
debemos hacerlo rápido porque no pienso quedarme sin comer

Mas tarde en la sala común el panorama era simplemente increíble: no había un solo estudiante de Griffindor que no estuviera rojo echando humo por la boca y orejas, al mejor estilo del expreso de Hogwarts: los cuatro amigos habían dejado caramelos pimienta por toda la sala, estos caramelos tenía un excelente sabor, y solo hacían efecto una hora después de ingeridos, por lo que nadie se había dado cuenta de que era una trampa hasta que varias chicas de cuarto empezaron a lanzar humo
los Griffindor pasaron toda la tarde como locomotoras mientras las demás casas se partían de la risa y los profesores miraban desconcertados. Los Merodeadores partieron un caramelo en cuatro pedazos y pasaron frente a Minerva echando humo para eliminar cualquier sospecha, y como sólo habían comido un cuarto de caramelo el efecto sólo duró quince minutos.

 

Al día siguiente, el 11 de enero, Remus tuvo que irse, pero se sentía satisfecho de haber ayudado a planear el itinerario de bromas de la semana

De nuevo los chicos hechizaron a Snape, cambiando su cabello a un tono rosa chillón del que todos, incluido uno que otro profesor, se burlaba alegremente; en clase de astrología Sirius y Peter se encargaron de pintar los lentes de los telescopios, imposibilitando el avistamiento de los planetas y obligando a la profesora Sinistra a cancelar la clase; en defensa contra las artes oscuras colocaron tachuelas en las sillas de Mulciber y Yaxley, quienes corrieron por toda la sala aullando de dolor.

A demás capturaron una gran cantidad de escarabajos que luego soltaron en la sala común de Hufflepuff, las pobres chicas que les temían a los insectos gritaban asustadas corriendo por todos los pasillos. Y en la sala común de Ravenclaw colocaron un encantamiento de lluvia sorpresiva (llovía cuando había mucha gente en la sala. En cuanto a Slytherin
colocaron tres escarbatos a hacer de las suyas!!!, la pobre sala quedó en un terrible estado y los Slytherin tuvieron que hacer largas filas para que los profesores arreglaran sus pertenencias

Remus volvió el 18 de enero y recibió feliz la noticia de que las bromas habían causado mucho revuelo y nadie los había podido inculpar. Luego de actualizar a Remus los chicos visitaron de nuevo a Hagrid:

-Díganme la verdad chicos, esas bromas
-empezó Hagrid con una sonrisa.

-Nos crees capaces de hacer cosas como esas Hagrid?-le dijo James con carita de niño bueno.

-Nosotros solo estudiamos y estudiamos, Hagrid, jamás planeamos bromas ni las hacemos
-le dijo Sirius con una sonrisa.

-O sea que si lo hicieron!!!- les dijo Hagrid entre la desaprobación y la diversión- ¿de donde sacaron los escarbatos?

-Bueno, amigo, vimos que el profesor de cuidado de criaturas mágicas se los enseñaba a los de quinto y nos pareció buena idea

-No tienen remedio, aunque debo aceptar que las bromas fueron muy buenas
-les dijo Hagrid sirviéndoles té- los profesores están al borde de un ataque

-Hacemos nuestro mejor esfuerzo- le dijo Remus con descaro.

En ese momento tocaron la puerta de la cabaña con desespero.

-Hagrid!, es urgente!-dijo la profesora McGonagall.

El guardián se levantó y corrió hacia la puerta.

-¿Qué ocurre, profesora?

-Verás
¿Qué hacen ustedes aquí?-dijo mirando a los Merodeadores.

-Vinimos a visitar a Hagrid, profesora-le contestó Peter.

-No pueden estar solos, no en esta situación.

-¿Qué ocurrió?-preguntó de nuevo Hagrid muy nervioso.

-Atacaron al profesor Flitwick y a la profesora Sprout cerca al invernadero, Hagrid
no están muy graves, pero no recuerdan a su atacante. Y a demás, según parece aplicaron la maldición cruciatus.

Los chicos se miraron sorprendidos.

-¿Estarán bien, profesora?- atinó a preguntar Remus.

-Si, Lupin, lo estarán, pero nos preocupa y en este momento todos los estudiantes deben estar en sus salas comunes mientras los profesores tenemos un consejo de seguridad con el director y con Hagrid
y creo que con Filch
vamos, los acompañaré a la torre de Griffindor, Hagrid nos veremos en el despacho de Dumbledore.

 

Los chicos se fueron con la profesora y llegaron a la torre de Griffindor.

-Escúchenme bien, sé que no son muy buenos respetando las reglas, chicos, pero esta vez se trata de su seguridad y necesito que prometan que no van a salir a hacer tonterías.

-Lo prometemos, profesora-contestaron los Merodeadores, ya se enterarían de los detalles, pero por ahora era mejor obedecer.

A profesora asintió satisfecha y se fue en cuanto los cuatro amigos pasaron por el retrato.

Los siguientes días fueron muy agitados en Hogwarts: los profesores patrullaban los pasillos y los estudiantes iban en grupos, bastante desconfiados, pues si había alguien capaz de atacar a dos profesores y huir sin que nadie supiera quien fue, era mejor andar prevenidos. Los merodeadores dejaron las bromas a un lado mientras intentaban averiguar los detalles de los ataques, pero todo lo que habían podido escuchar era que alguien torturó a los profesores Sprout y flitwick y luego les hechizo para que no recordaran a su atacante.

Los días pasaron sin nuevas noticias y poco a poco la escuela volvió a la normalidad, entonces el 29 de enero Val habló muy seriamente con los chicos:

-Mañana es el cumpleaños de Lily, y mis amigas y yo le organizamos una pequeña fiesta en la sala común, invitamos a Snape porque es su mejor amigo
mira James, no me importa si el te cae mal, pero si llegas a fastidiarlo y a arruinar la fiesta de Lily yo haré cien pósters con esa hermosa foto de cuando eras bebe que tanto te avergüenza y la pegaré por toda la escuela.

-No te atreverías

-Solo rétame y lo haré, no voy a dejar que arruines el cumpleaños de mi amiga. En cuanto a ustedes dos, Remus y Peter, estoy segura de que ambos aprecian lo suficiente a Lily como para no arruinar la fiesta- ambos asintieron- y en lo que concierne a ti, Sirius, tu prima Cissy me dio otra bonita foto que puedo utilizar como amenaza.

-¿Qué foto?

-la de tu cumpleaños numero 8-le dijo secamente y al ver la expresión de Sirius sonrió.

-Bien, ya hable con todos, están advertidos, chicos, si se meten con Severus, no respondo-dicho esto se fue.

Increíblemente los Merodeadores se portaron de maravilla en la fiesta de la pelirroja, y es que la verdad las fotos eran tan embarazosas que ni siquiera las mencionaré

Sin embargo al día siguiente el panorama en Hogwarts volvió a oscurecer terriblemente: los Merodeadores iban directo a la biblioteca para buscar material para la redacción de historia de la magia cuando vieron en el suelo a la profesora sinistra, con un hilillo de sangre saliendo de su boca. James y Sirius corrieron a ayudarla mientras Remus corría a buscar a un profesor, Peter había quedado paralizado por el susto.

Cuando llegó Remus en compañía de McGonagall los chicos se sintieron aliviados. Le explicaron como habían encontrado a la profesora en cinco minutos.

-Solo el poder de tres os hará libres-dijo la profesora McGonagall.

-Disculpe, ¿Qué?-le dijo Sirius confundido.

-Lee lo que está detrás de ti, Black.-le dijo la profesora enojada por los modales del chico.

Ni Sirius, ni James, ni Remus, ni mucho menos Peter habían notado el letrero que estaba escrito en la pared, justo arriba de la profesora Sinistra: "Sólo el poder de tres os hará libres".

 

-¿que quiere decir

-No tengo idea, Lupin
vuelvan a su sala común, yo llevaré a la profesora a la enfermería-hizo aparecer una camilla y se fue.

Es misma noche todos los Griffindor hablaban de los oscuros sucesos que se desarrollaban en Hogwarts.

-Es horrible-decía Louis apenado.

En ese momento entró la profesora McGonagall aterrada.

-Prefecto y Premios Anuales, necesito que me ayuden a llevar a todos los estudiantes al gran comedor
PRONTO.

Todos los Griffindor salieron rápidamente de la sala común y se encaminaron al gran comedor en donde ya empezaban a llegar las otras casas.

Los demás profesores y yo tenemos que llevar a cabo un rastreo por todo el castillo explicó el profesor Dumbledore, mientras McGonagall y Flitwick cerraban todas las puertas del Gran Comedor. Me temo que, por vuestra propia seguridad, tendréis que pasar aquí la noche. Quiero que los prefectos monten guardia en las puertas del Gran Comedor y dejo de encargados a los dos Premios Anuales. Comunicadme cualquier novedad, avisadme por medio de algún fantasma. El profesor Dumbledore se detuvo antes de salir del Gran Comedor y añadió: Bueno, necesitareis...-- Con un movimiento de la varita, envió volando las largas mesas hacia las paredes del Gran Comedor. Con otro movimiento, el suelo quedó cubierto con cientos de mullidos sacos de dormir rojos. Felices sueños dijo el profesor Dumbledore, cerrando la puerta.

El gran comedor bullía de excitación, todos los alumnos intercambiaban opiniones y contaban lo que creían que estaba ocurriendo.

¡Todos a los sacos! Gritó Lucius. ¡Ahora mismo, se acabó la charla! ¡Apagaré las luces dentro de diez minutos!

-Vamos-dijo James. Los Merodeadores tomaron cuatro sacos y se fueron a un rincón, James sacó una cosa mullida de su mochila- gracias a Dios siempre ando con la capa, voy a ver que ocurrió.

-Ten cuidado-le dijo Remus mientras veía a James desaparecer bajo la capa.

James salió de la sala aprovechando el descuido de Clara Samuels, la premio anual de Ravenclaw y comenzó a andar por los pasillos mientras profesores y fantasmas patrullaban. Escuchó voces en un aula y se encaminó hacia ella:

-Eso es terrible, Albus-decía la profesora McGonagall.

-Pero es la verdad, Minerva, "Sólo el poder de tres os hará libres", es claramente una amenaza, o entregamos la Triquetra o continuarán los ataques.

-Casi destruyeron la torre este.

-Claramente estaban buscando el medallón, afortunadamente está muy bien protegido, pero me temo que si los ataques no cesan tendremos que devolverlo a la Logia, no puedo arriesgar la seguridad de los estudiantes y profesores.

James volvió al gran salón, ya había escuchado suficiente, si no hubiera ido tan concentrado en sus meditaciones habría notado que alguien más acababa de escuchar la conversación del director y la profesora.

AQUI TERMINA ESTE CAPÍTULO, ESPERO SUS COMENTARIOS...

Al día siguiente los Merodeadores estaban hablando con Val en un aula vacía.

-Todo tiene sentido
"el poder de tres"
-decía Val pensativa.

Los chicos se miraban, estaban algo tensos y cada uno estaba concentrado pensando en quien podría haber atacado Hogwarts.

 

-¿saben?, se me acaba de ocurrir algo bastante feo
-les dijo Val, los amigos la miraron, era tanta la tensión que ni James ni Sirius bromearon.- creo que hay un mortífago en Hogwarts.

-¿Qué?-preguntaron los cuatro al unísono.

-Creo que hay un mortífago en Hogwarts
miren, contra los profesores utilizaron Crucio, una maldición de mortífagos por excelencia, a demás, Quien ustedes saben está buscando el poder del mundo mágico, ¿Qué mejor para ganar que el objeto mágico mas poderoso de la historia?

-Tiene mucho sentido
Tal vez lo mejor sea que Dumbledore devolviera el medallón a la Logia- dijo Remus.

-¿Creen que lo hará?-preguntó James.

-Bueno, eso no podríamos saberlo, pero sé de alguien que de seguro lo sabe-dijo Sirius con una sonrisa.

-¿De quien hablas?-le dijo Pet sorprendido.

-Hagrid-dijo Sir simplemente- el es el guardián de las llaves de Hogwarts, debe saberlo.

-Bueno, eso tiene sentido-dijo Val- mi papá dice que Dumbledore pondría su vida en las manos de Hagrid.

-Yo pondría una casa en las manos de Hagrid
-dijo James con una sonrisa.

-James!!!-le dijo su prima divertida- bueno, tienes razón
el problema es que si sabe algo, jamás lo contará.

-Bueno, no voluntariamente, pero ¿y si le sacamos las cosas con amabilidad?

-Define amabilidad, Sirius.

-Es simple, Val, sólo es hacerle una amable charla y el mismo desembuchará
déjalo todo en nuestras manos.

Como era sábado y no tenían muchos deberes los chicos salieron del aula directo a la cabaña de Hagrid, quien se encontraba desgranando arbejas.

-Hola Hagrid!!!- dijo James sonriendo.

-Hola, chicos, ¿Cómo han estado?

-Muy bien Hagrid
¿y tú?-contestó Sirius.

-Bien, aunque un poco mas atareado por lo que ocurrió anoche.

-¿Siguen patrullando el colegio?, pero yo no he visto a ningún profesor en los pasillos- le dijo Peter, ahora que lo pensaba, no había visto a ningún profesor en todo el día.

-No, es por lo que ocurrió en la tor
no debí decir eso, olviden que lo dije!!!-le dijo Hagrid nervioso.

-¿Qué torre, Hagrid?-dijo James con una sonrisa, Sirius tenía razón- ¿Qué pasó?

-No pasó nada, chicos-dijo Hagrid enfurruñado- y no tiene nada que ver con ninguna torre.

-Ah, ¿no?-le dijo Sirius maliciosamente- ¿tiene que ver con la Triquetra?

-SHHHH-le calló Hagrid, aterrado- ¿Qué saben ustedes de eso?...

-Bueno, no mucho, sólo que es un objeto muuuy poderoso y que está aquí, en Hogwarts
-le dijo Remus midiendo cada palabra, por el rostro de Hagrid supo que había conseguido lo que quería.

-¿Cómo saben que está en Hogwarts?

-Tenemos nuestras fuentes, amigo-le dijo Sirius con una sonrisa descarada.

-También sabemos, Hagrid, que quien atacó a los profesores quería el medallón, y que anoche nos sacaron de la sala común porque atacaron las escuela buscándolo.-le dijo James rotundamente.

-Lo que realmente queremos saber es ¿se lo lograron llevar?-le dijo remus.

-Bueno, yo no
-comenzó Hagrid.

-Si vas a decir que no lo sabes, no te creeremos Hagrid
todo el mundo sabe que Dumbledore confía mucho en ti, estamos seguros de que sabes mucho.-le dijo Peter en tono adulador.

-Bueno pues-dijo Hagrid, quien empezó a sonreír mientras su pecho se inflaba de orgullo- supongo que no haré ningún mal si se los cuento
de todos modos ya saben mucho
anoche destrozaron la torre norte, los profesores debieron trabajar mucho para que no se notara, pero no se llevaron lo que querían, el profesor Dumbledore escondió el medallón lo mejor posible, y no estaba en la torre cuando atacaron.

 

-¿Y Dumbledore le va a devolver el medallón a la Logia?- preguntó James.

-No, por ahora no, pero si vuelve a haber un ataque lo hará.

Los chicos se miraron felices, la Triquetra estaba a salvo, ya sin ese peso la charla con Hagrid se tornó mucho mas amigable; pasaron al menos dos horas hablando hasta que los chicos se fueron a almorzar. Pasaron lo que quedaba del fin de semana haciendo los deberes que les quedaban, jugando ajedrez y patinando en el lago congelado.

Llegó el lunes y los chicos entraron a Historia de la Magia. Llevaban una hora escuchando la monótona charla de Binns, jugando ahorcado, adivinanzas y hasta triqui (ti tac toe) cuando alguien les arrojó cuatro bolas de papel que golpearon a cada uno exactamente en la mitad de la frente. Buscaron quien había sido el gracioso y Valery los estaba mirando.

-¿Qué demonios te pasa?-le susurró James enojado.

-Escuchen lo que Binns dice-les dijo ella, estaba sentada con Patty (que estaba durmiendo) a dos mesas de James y Sirius.

-Si queremos estudiar o no, es nuestro problema-le dijo James que estaba muy enojado.

-Cállate y escucha, idiota-dijo la chica y le dio la espalda.

-Las sociedades secretas no sólo abundan en el mundo muggle, como todos sabemos,-decía el profesor Binns con un tono terriblemente aburrido- una de las más legendarias entre los magos es la reconocida Hermandad de la Flor de Lis, que reúne a cientos de magos con un talento mágico impresionante, su finalidad ha sido desconocida durante siglos, pues la Logia, como también la llaman, maneja con un secretismo hermético al punto que sus secretos pasan solo de padres a hijos y entrar a la asociación hoy en día es prácticamente imposible. Lo único que sabemos a ciencia cierta de los hermanos de La Flor de Lis es que su mayor distintivo es un pequeño medallón que tiene un dije de esta flor hecho en plata. Pasando a otra sociedad secreta de suma importancia

Los cuatro amigos se miraron, ¿el profesor Binns hablando de la Logia?, bueno, de todos modos la clase no había sido muy instructiva, sabían mucho mas de lo que el fantasma había dicho, y eso Val parecía haberlo notado también, pues estaba recostada al lado de Patty con la cabeza apoyada en los brazos y los ojos cerrados.

Salieron de la clase muy aburridos y soñolientos, y de ahí entraron a transformaciones con McGonagall, quien les dio una clase mil veces mas interesante que Binns y unos deberes mil veces mas enormes que cualquier otro profesor.

Llegaron al gran comedor y Sirius se veía bastante aburrido

-¿Recuerdan que alguna vez hablamos de una guerra de comida?

-No-le dijo Remus.

-Claro que si
cuando estábamos buscando un nombre para el grupo.

-Ya lo recuerdo-dijo James-dijimos que sería una idea genial.

-Bueno, no se ustedes, pero yo muero de aburrimiento.

Jame y Sirius sonrieron, Remus los miraba dubitativo y Peter emocionado, de pronto Sirius tomó su plato de pudín de Yorshkire y se lo lanzó a Snape dándole de lleno en la cara, luego gritó ¡GUERRA DE COMIDA! Y tomó otro trozo de pudín y se lo lanzó a Mulciber. El gran comedor se volvió un caos: los estudiantes de todas las casa arrojaban comida a diestra y siniestra y varios profesores, Slughorn, flitwick y Sinistra, estaban cubiertos de trozos del almuerzo

 

-Basta!!!-gritaron Lucius Malfoy y Narcisa Black intentando detener a los Slytherins, James y Sirius les lanzaron dos tartas de crema que les dieron en la cara.

Amy y Louis estaban también llenos de comida, mientras Helena Kearner y John Parker, prefectosde Ravenclaw estaban escondidos bajo la mesa. Los prefectos de Hufflepuff Catherine Woods y Kenan Brown se defendían con la varita de todo lo que les lanzaban mientras gritaban ¡ALTO!

El profesor Dumbledore y la profesora McGonagall entraron a la sala para detener la batalla campal:

-¡BASTA!!-gritó el profesor Dumbledore-¡QUIETOS!- todos se miraron y luego lo miraron a él, acto seguido todo el mundo se sentó y dejó la comida al lado.

-¿Quién es el responsable de esto?-dijo la profesora McGonagall pálida como un pergamino por la gran ira que sentía.

-Yo, profesora-dijo Sirius valientemente desde su puesto.

-De hecho, fuimos nosotros-dijo James levantándose.

-Nosotros cuatro-aclaró Remus quien también se levantó.

Peter los miró aterrado, no quería meterse en problemas, pero era incapaz de enfrentar a sus amigos, finalmente se levantó el también.

-Los cuatro a mi despacho, ahora-dijo la profesora McGonagall histérica.

-El resto, creo que deben ir a cambiarse y luego a clases-dijo el profesor Dumbledore y se le dibujó una pequeña sonrisa al ver el estado de sus profesores.

-¡VERGONZOSO!-gritaba la profesora McGonagall mientras los chicos la seguían- ¿Cómo se han atrevido?, nada sirve con ustedes, ni castigos, ni regaños, ¡NADA!-entraron a la oficina- ¿Qué debo hacer con ustedes?

-Lo sentimos, profesora-dijo Remus.

-Eso no arregla el desastre que hicieron, Lupin. Antes que nada Griffindor perderá 50 puntos, y ustedes estarán castigados toda la semana. Ahora, fuera de mi vista antes de que los castigue todo lo que queda de año!!!

Los chicos no se hicieron de rogar y salieron de la oficina lo más rápido que pudieron.

-Creí que nos iba a quitar más puntos-dijo Sirius

-Bueno, 50 no es que sean pocos-dijo Remus razonablemente.

-Y una semana de castigo - dijo Peter apesadumbrado.

-Daría lo que fuera por repetirlo-dijo James con descaro.

-Confórmate con las fotos que saque-dijo remus con una sonrisa.

-¿A que horas sacaste fotos, Rem?

-Mientras hacías que Malfoy comiera pastel, Sir.

-Genial, tendremos un gran recuerdo-dijo James feliz.

El incidente de la guerra de comida fue comentado toda la tarde, muchas chicas estaban enojadas, pero en general varios palmearon la espalda de los chicos diciendo cosas como "genial" o "de lujo", la verdad parecía que a casi nadie le importaban los 50 puntos perdidos.

Al día siguiente los Merodeadores recibieron cuatro notas iguales:

Vuestro castigo tendrá lugar a las once de la noche. El señor Filch os espera en el vestíbulo de entrada.

Prof M. McGonagall

Los chicos se miraron y luego sonrieron, no podía ser tan malo
¡Que equivocados estuvieron!... a las once de la noche salieron de la sala común y llegaron al vestíbulo donde ya estaba Filch esperándolos.

 

Seguidme dijo Filch, encendiendo un farol y conduciéndolos hacia fuera. Seguro que os lo pensaréis dos veces antes de faltar a otra regla de la escuela, ¿verdad? dijo, mirándolos con aire burlón. Oh, sí... trabajo duro y dolor son los mejores maestros, si queréis mi opinión... es una lástima que hayan abandonado los viejos castigos... colgaros de las muñecas, del techo, unos pocos días. Yo todavía tengo las cadenas en mi oficina, las mantengo engrasadas por si alguna vez se necesitan...Bien, allá vamos, y no penséis en escapar, porque será peor para vosotros si lo hacéis.

Los chicos se miraron, las sonrisas de Sirius y James habían desaparecido, se preguntaban que tendrían que hacer, debía ser horrible sino Filch no estaría tan contento. La noche era bastante oscura, estaban en cuarto menguante, a demás hacía un frío terrible.

¿Eres tú, Filch? Date prisa, quiero empezar de una vez.

El corazón de Remus se animó: si iban a estar con Hagrid, no podía ser tan malo. Su alivio debió aparecer en su cara, porque Filch dijo:

Supongo que crees que vas a divertirte con ese papa-natas, ¿no? Bueno, piénsalo mejor, muchacho... es al bosque adonde iréis y mucho me habré equivocado si volvéis todos enteros.

Al oír aquello, Peter dejó escapar un gemido y Sirius se detuvo de golpe.

¿El bosque? repitió, y no parecía tan indiferente como de costumbre. Hay toda clase de cosas allí... dicen que hay hombres lobo.

Peter se aferró de la manga de la túnica de James y dejó escapar un ruido ahogado, Remus miró a Sirius y a Peter y se sintió mas mal de lo que ya se sentía.

Eso es problema vuestro, ¿no? dijo Filch, con voz radiante. Tendríais que haber pensado en los hombres lobo antes de meteros en líos.

Hagrid se acercó hacia ellos, con Fang, su perro, pegado a los talones. Llevaba una gran ballesta y un carcaj con flechas en la espalda.

Menos mal dijo. Estoy esperando hace media hora. ¿Todo bien, chicos?

Yo no sería tan amistoso con ellos, Hagrid dijo con frialdad Filch. Después de todo, están aquí por un castigo.

Por eso llegáis tarde, ¿no? dijo Hagrid, mirando con rostro ceñudo a Filch. ¿Has estado dándoles sermones? Eso no es lo que tienes que hacer. A partir de ahora, me hago cargo yo.

Volveré al amanecer dijo Filch para recoger lo que quede de ellos añadió con malignidad. Se dio la vuelta y se encaminó hacia el castillo, agitando el farol en la oscuridad.

- Bien, entonces dijo Hagrid. Escuchad con cuidado, porque lo que vamos a hacer esta noche es peligroso y no quiero que ninguno se arriesgue. Seguidme por aquí, un momento.

Los condujo hasta el límite del bosque. Levantando su farol, señaló hacia un estrecho sendero de tierra, que desaparecía entre los espesos árboles negros. Una suave brisa les levantó el cabello, mientras miraban en dirección al bosque.

-Alguien ha estado atacando a las criaturas del bosque, he encontrado ya a dos centauros mal heridos; el fauno que habita en el centro del bosque fue torturado y asesinaron a una de sus ninfas
los centauros me dijeron esta mañana que Neso, uno de los mas sabios de la manada, desapareció, esta noche buscaremos rastro de él. Nos dividiremos en grupos
James, Remus venid conmigo, Peter, Sirius, vayan con Fang.

 

Cada grupo se fue y comenzó a buscar.

-¿Es cierto lo de los hombres lobos, Sirius?-preguntó Remus.

-Eso dicen
estás asustado, Pet-le dijo con una sonrisa.

-¡Claro que no!-no mentía, no estaba asustado
estaba aterrado!!!.

Sirius lo iba a molestar pero escucharon un ruido detrás de los arbustos.

-SHH-le dijo a Peter y le hizo señas para que lo siguiera, Fang iba al lado de Sirius. Avanzaron despacio y vieron un bulto tirado al lado de un árbol. En un imprudente impulso se acercaron y vieron a un centauro de cabello negro y muy mal aspecto, tenía un athame clavado el la costilla derecha. Sirius corrió a ayudarlo mientras Peter lanzaba chispas verdes.

-Chico-le dijo Neso en un débil susurro a Sirius- ten esto- le entregó una pequeña libreta del tamaño y forma de un minicd (lo siento es el mejor ejemplo que se me ocurre) y un pequeño medallón con una flor de lis de plata como dije- guárdalo y llévalo con tu Dumbledore. Dile que lo están traicionando

-Sirius- gritaron James y Remus acercándose al centauro y al chico mientras llegaba Hagrid.

-Shhh-los cayó el chico y miró al centauro- ¿Quién?- pero ya no contestó, Neso estaba muerto.- Maldición, me iba a decir quien lo atacó!!!

En ese momento llegó Hagrid.

-¿están bien?

-Nosotros si, Hagrid, él ha muerto.

AQUI SE ACABA EL CAPÍTULO, ESPERO COMENTARIOS...

ANTES DE COMENZAR QUIERO ENVIARLES UN BESO ENORME A HEILY LILY POTTER Y A HUSKY, DOS PERSONAS Q VEN A LOS CHICOS JUSTO COMO YO...

Al día siguiente los chicos hablaron con Val de lo del centauro y ella les explicó que cualquier ser mágico podía pertenecer a la Logia desde que quisiera proteger la Triquetra, en cuanto la libreta, era un libro de códigos:

-Verán-les dijo val- parte del éxito de la Logia es su gran capacidad para codificar las cosas
esta libreta contiene muchas formas de codificación muy antiguas: este por ejemplo se llama Atbash: consiste en reemplazar cada letra por su equivalente:

A=N B=O C=P D=Q E=R F=S G=T H=U

I=V J=W K=X L=Y M=Z

-Sé que he escuchado eso de Atbash, ¿donde?-se preguntaba Sirius.

-La noche de Halloween-le dijo James- el brujo preguntó ¿Quién es el rey del Atbash? Y Dumbledore contestó Er

-No, James, no contestó Er, tuvo que contestar ERL, mira el código:

R= E

E= R

Y= L

-Wow-dijo James sorprendido.

-Si- dijo Remus, es fantástico.

-Si, es una de las razones por las que los secretos de la Logia están tan bien escondidos, hay códices muy difíciles-les dijo Val- en fin, chicos, atacan profesores y criaturas del bosque, y si el centauro le dio a Sirius un medallón con la flor de Lis, es obvio que todos los ataques están relacionados con la Triquetra
¿Quién estará traicionando a Dumbledore?

-Si no hubieran gritado ya lo sabríamos-dijo Sirius enojado, aún no podía creer que por culpa de James y Remus el centauro no hubiera podido denunciar a su atacante.

-Queríamos saber si estabas bien-dijo remus enojado.

-NO peleen por tonterías, chicos- les dijo Val- peleando no se repara nada. Creo que lo mejor es dejar las cosas en manos de Dumbledore, nosotros no debemos meternos más en esto, de todos modos no es mucho lo que podemos hacer.

 

La chica salió de la habitación en tanto que los Merodeadores quedaban enfrascados en una discusión sobre si continuar investigando o no.

Así pasó Febrero sin ningún suceso digno de mención; Remus se transformó la semana del 9 al 16, volvió para enterarse que Andrómeda, la prima de Sirius, se había escapado con un hijo de muggles y que los Black estaban mas insoportables que nunca. El 28, último día del mes Sirius recibió una caja enorme en su habitación, era tan grande que la llevaban cuatro lechuzas bastante grandes.

-¿Qué es eso, Sir?-preguntó Pet con mucha curiosidad.

-Ya lo verás, Pet-dijo Sirius con una sonrisa maliciosa mientras abría la caja, cuando al fin lo hizo sus tres amigos lo miraron sorprendidos.

-Wow-logró articular Peter.

-Increíble-dijo Remus, debatiéndose entre la aventura y el recuerdo de los horribles castigos por la guerra de comida.

-¡De lujo!-dijo James extasiado y emocionado.

Sirius sonrió ante las miradas de sus amigos.

-Ser afiliado platino de ZOnco es una ventaja, ¿verdad?-la caja contenía un arsenal de artículos de broma, era como si la tienda hubiera montado una sucursal en el cuarto de los Merodeadores.-Marzo será un gran mes, nos vamos a divertir mucho

Marzo de 1971 fue un mes inolvidable para los profesores de Hogwarts

Docenas de alumnos ibas por todos los pasillos echando humo, víctimas de los caramelos pimienta
muchísimas chicas estaban encerradas en sus cuartos o en los aseos llorando y maldiciendo por el aspecto de su cabello. La sala común de Slytherin amaneció inundada, destrozada por escarbatos o llena de bombas fétidas al menos tres veces.

Las otras casas no se salvaban: Los Ravenclaws estaban desesperados porque Peeves se había apostado en la entrada de su torre y le arrojaba tinteros con tinta especial que solo quitaba tres días después de aplicada a todos los que llegaban
a demás en la lavandería "alguien" le había echo encantamientos agrandadotes o encojedores a sus túnicas y no tenían que ponerse. Los Hufflepuff pasaban mucho tiempo en la enfermería pues por alguna "extraña razón" (chocolates de broma) sus orejas, narices y párpados crecían y se encogían alarmantemente

Los Griffindor no se salvaban, aunque las bromas eran mucho menos pesadas, a ellos también los molestaban: en la noche "alguien" puso polvos de colores en las almohadas de todos los estudiantes de la casa, y al día siguiente no había un solo Griffindor que no tuviera el cabello pintado de Rojo y Dorado
afortunadamente ese mismo día había un partido de Quidditch (que Griffindor ganó) y la casa pudo disimular su estrambótico cabello.

El 10 de Marzo los chicos organizaron una fiesta para celebrar el cumpleaños de Remus, James y Sirius se las ingeniaron para proveerse de comida y bebida, mientras Pet consiguió un reproductor mágico de música y música excelente
la fiesta estuvo muy animada, sobre todo porque Sirius le dio píldoras de sueño a los prefectos, dejándolos totalmente dormidos hasta el día siguiente.

Remus y Mel bailaron y hablaron durante toda la noche, mientras que Patty y James se divertían por montones y Sirius era perseguido por cinco chicas que no le quitaban la vista de encima. Peter pasó casi toda la fiesta en compañía de Lily y Val, pero no crean que él no llamaba la atención de otras chicas, a unos metros de donde los tres estaban, un grupito de chicas de Hufflepuff (los Merodeadores invitaron a todos los de el curso, exceptuando a Slytherin, por supuesto) miraban a el chico y se sonrojaban cada vez que el las volteaba a mirar

 

La fiesta fue genial, pero al día siguiente Remus tuvo que irse para su transformación. Durante la semana de ausencia de Rem, los chicos siguieron haciendo de las suyas: Snape y Goyle se pusieron a bailar vals en medio del aula de DCAO, el profesor Flitwick llevaba un letrero en la espalda que decía "Si puedes verme, no tienes lentes sino microscopio", el invernadero amaneció con las plantas enojadas dispuestas a atacar a todo el mundo porque les había puesto un caramelo de pimienta en el agua y Yaxley pasó todo el día en la enfermería intentando librarse del horrible color naranja chillón que tenía su cabello.

Remus volvió el 18 de Marzo para ser testigo de la batalla que se desarrollaba en la sala común de Griffindor: resulta que James estaba mirando a Lily, y cuando la chica si iba a sentar con un movimiento de varita le quitó la silla, haciendo que la pelirroja quedara en el suelo mientras los demás morían de risa. Para mala suerte de James Melinda lo vio, y Lily estaba dispuesta a ahorcarlo:

-¡Eres un animal, un cerdo asqueroso, Potter!

-Fue una simple broma, no seas amargada, Evans.

-¿Sabes que es una broma?, que un animal como tú se crea importante solo porque con sus estúpidas bromas intenta llamar la atención que seguramente no le prestan en su casa!!!

-Mira, mis padres me prestan toda la atención del mundo y

-Ah, y veo, entonces vienes a Hogwarts a portarte mal cuando no estás bajo la enagua de tu madre- James sacó la varita pero Lily fue mas rápida y le lanzó un encantamiento de cosquillas.

-Basta!!!-dijo Louis mientras paraba el encantamiento y les quitaba las varitas- ambos perderán cinco puntos, tú Potter perderás 10 por mal educado y mañana mismo hablaré con McGonagall.

James encontró la manera de desquitarse al día siguiente en clase de pociones
logró tomar las varitas de Lily y Snape para hacer el mismo encantamiento corresillas contra los otros Slytherin y contra Slughorn y luego devolvió las varitas a las mochilas de sus dueños. Cuando el profesor hizo Prior Incantatem a todas las varitas de los alumnos y descubrió las que habían hecho el maleficio envió a la pelirroja con Minerva y a Snape le puso castigo de una semana.

Llegó el 27, y con el otra enorme fiesta para celebrar el cumpleaños de James, la fiesta estuvo mejor que la de Remus porque a Potter lo conocía aún más gente y lo admiraban más, a demás James no se veía tan enfermo como Rem el día de su fiesta.

Así llegó el 31 de marzo y por fin se acabó el arsenal de bromas, para celebrar un excelente mes los chicos encendieron decenas de cohetes que volaban por todo el castillo divirtiendo tanto a estudiantes y a profesores, y docenas de bengalas que iluminaron la escuela todo el día. Al final del espectáculo, en el gran comedor, los chicos lanzaron un cohete especialmente grande que Sirius logró que al explotar escribiera:

TODAS LAS BROMAS DEL MES, CORTESÍA DE LOS MERODEADORES!!!

AQUÍ TERMINA ESTE CAPÍTULO... ESPERO SUS COMENTARIOS, YA SABEN QUE SON MUY IMPORTANTES PARA MÍ (especialmente los de Angelo, que según veo ya no volvió a comentar... :(.

 

Abril comenzó con todos los profesores a la expectativa y todos los estudiantes de Hogwarts preguntándose quienes eran los Merodeadores, ese era el tema de conversación de moda por toda la escuela: varis chicas juraban que los matarían por haber fastidiado su cabello y su ropa, mientras docenas de chicos decían que eran geniales y que sus bromas se pasaban de buenas.

Nuestros cuatro protagonistas no podían estar mas contentos, las bromas habían sido geniales y ahora eran un grupo incógnito y famoso, muchos tenían sospechas de que ellos eran los Merodeadores, pero nadie se atrevía a afirmarlo, bueno, solo una persona que conocía a James como nadie mas en el mundo

-¿Así que es culpa de ustedes que mi cabello halla quedado rojo?-les decía Val con una sonrisa divertida.

-No puedes afirmar que seamos los Merodeadores.-se intentaba defender James.

-Si puedo, primito, te conozco muy bien.

-A mi sí, pero no a los cuatro.

-¿En qué momento dije que eran los cuatro?-le dijo Val con una sonrisa de triunfo.

-Ya caíste, amigo- le dijo Sirius con una sonrisa.

-Siempre me engañas de alguna manera para que te cuente las cosas

-NO me mires así, primito, es que, ya sabes, me encanta engañarte- los chicos rieron del comentario.- ¿saben? Debería matarlos por lo que le hicieron a mi cabello, o bueno, tan solo sería acusarlos con McGonagall y

-NO!!!-gritaron los cuatro al unísono.

-Preferimos mil veces que nos mates tú a que nos mate McGonagall- le dijo Sirius.

-Créeme, amigo, McGonagall es un ángel al lado de Valery-le dijo James mirando a su prima, quien le sonrió.

- En fin, no los mataré sólo porque la broma que le hicieron a Mulciber fue genial
-los chicos rieron recordando la broma de Mulciber, luego Val los miró muy seria- ¿van a seguir haciendo mas bromas?

-Pues
-comenzó Remus.

-Claro que si!!!- dijo James, y al ver la cara de su prima añadió- serán menos pesadas

- Solo espero que no se le vuelvan a acercar a mi cabello.

-Ese día nosotros también nos pusimos los polvos de colores, Val- le dijo peter con una sonrisa.

-Es que sería muy sospechosos si éramos los únicos Griffindors sin tinte
-le dijo Remus con picardía.

-Muy inteligentes- les dijo Val sonriente- en fin, vamos, se hará tarde para DCAO.

Los cinco chicos se fueron al aula del profesor Grant y Val se fue con sus amigas.

La clase era muy interesante, estaban hablando de los vampiros y el profesor les explicaba que no todos tomaban sangre humana por el acuerdo 1711 de la ley mágica según el cual los vampiros se comprometían a no tomar de los humanos nada que no fuera estrictamente necesario

-No se tú que opines- le decía Sirius a Pet en un susurro- pero yo creo que la comida es algo necesario
-Peter reía nerviosamente mientras el profesor continuaba su clase.

De repente entró una lechuza al salón y se dirigió a Grant, quien tomó el rollo de pergamino (igual al de las veces anteriores), lo leyó rápidamente y les dijo a los chicos.

-Los siento clase pero esto es un asunto urgente, pueden retirarse
aprovechen bien el tiempo libre

Los chicos salieron del aula pero ahora fue Val quien los interceptó:

 

-¿De qué creen que sean las cartas que recibe Grant?

-No lo sé, pero es muy sospechoso- dijo Sirius- eso les iba a decir el otro día, pero como sólo pensaban en dormir

-¿Creen que el sea uno de los mortífagos que está en Hogwarts?- se aventuró a preguntar Peter.

-No lo creo, Pet, verás, mi papá es auror, y el trabaja contra el Señor Tenebroso y sus secuaces, y me ha contado muchas cosas sobre ellos
cuando el jefe quiere comunicarles algo no utiliza una lechuza que puede ser interceptada, utiliza otros métodos, la gran mayoría de magia oscura- le dijo Val y el chico se estremeció.

-¿Entonces no crees que tenga que ver con
lo que ya sabemos?- le dijo Remus bajando mucho la voz en las últimas palabras.

-No, honestamente no, pero creo que es sospechoso.

-Tal vez podríamos robarle una carta- dijo James planeando mentalmente una nueva aventura.

-Me parece una excelente idea-dijo Sirius emocionado.

-Con la capa de tío Charlus, será pan comido

-Exactamente primita

-Val, te estamos esperando!!!-dijo Mel enojada.

-Ya voy
chicos, debo irme, ya estaremos hablando

-Tu prima es genial, amigo-le dijo Sirius a James.

-Si, pero si te le acercas te echaré un embrujo como el que le hicimos a Quejicus

-¿Cuál de todos?

-El del Vals
y bailarás con Goyle

-Tranquilízate amigo, jamás me acercaré a tu prima!!!- dijo Sirius con una sonrisa, mientras Peter reía de imaginarse a Black bailando con Goyle y Remus se burlaba de James por sobre protector

Entraron a transformaciones donde la profesora McGonagall entregó las redacciones de la clase y les miró con una sonrisa satisfecha:

-Veo que han mejorado mucho, espero que mantengan ese ritmo.

Comenzó a enseñarles un encantamiento para cambiar el color de las cosas, y luego de media hora de anotaciones los puso a practicar con una caja de fósforos.

A mitad de la clase Sirius se sentó al lado de Peter para ayudarle, pues no había logrado ponerle ni un punto de otro color a la caja. Peter estaba muy nervioso y cuando su amigo le enseño a hacer el movimiento correcto de varita, se equivocó le apuntó a Sirius, volviéndolo de color verde esmeralda. James y Remus se partían de la risa mientras la profesor regañaba a Peter y le ponía deberes extra, al final le devolvió su color natural a Sirius que también reía.

La semana pasó entre acontecimientos bastante graciosos como ese, y luego volvieron a DCAO, en donde Grant recibió otra carta, pero esta vez no los despidió

-Verán, chicos, he estado recibiendo muchas cartas porque se me ocurrió una gran idea para ustedes
decidí organizar un concurso de habilidades para los alumnos de primero a tercer grado de todas las casas.- varios chicos se emocionaron al escuchar eso- quienes lo deseen pueden inscribirse conmigo en el transcurso de la semana en grupos de cinco personas
sobra decir que esto no es nota y que el ganador tendrá un premio.

-Profesor, ¿Qué habilidades mide el concurso?-pregunto Rose Star, de Hufflepuff.

-Sus habilidades con acertijos, conocimientos del medioevo y autodeterminación.

Al salir de clase Valery alcanzó a los Merodeadores:

-Chicos, ¿van a participar?

 

-Nos falta uno, pero claro que lo haremos- dijo Peter emocionado.

-¿Puedo estar en su grupo?- los cuatro chicos la miraron impresionados- es que a ninguna de mis amigas les interesa participar en el concurso

-Genial, Val, entonces nos inscribiremos los cinco- le dijo Remus feliz.

A la semana siguiente los chicos se reunieron con el profesor Grant en el patio, en el que había mas de cincuenta estudiantes mas.

-No me esperaba que tantos quisieran participar, chicos-dijo Grant feliz- bueno, las pruebas serán realizadas durante las próximas tres semanas, de tal modo que a principios de mayo ya tendremos un grupo ganador. Habrá una prueba por semana y el concurso está diseñado para que en cada prueba cuatro grupos sean eliminados. Esta primera semana cada grupo recibirá una pista con la que empezará a buscar, luego esa pista los llevará a la boleta de clasificación
los ocho primero grupos que me entreguen la boleta pasarán a la siguiente ronda.

Los Merodeadores y Val recibieron un rollo de pergamino que contenía su pista y se fueron.

-Son doce grupos-dijo Val- vamos a hacerlo, chicos- agrego emocionada.

-Si, pero antes - le dijo Sirius con una sonrisa- hay algo que debemos decirte.

-Verás, Val-le dijo Remus- hemos estado hablando y llegamos a una conclusión muy importante

- Si primita, anoche lo discutimos y decidimos que ya no puedes ser simplemente Val.

-Disculpa, James, no te entiendo.-les dijo la chica mirándolos muy confundida.

-Es simple. Val, anoche hablamos y decidimos que de ahora en adelante tu eres una Merodeadora- le dijo Peter emocionado.

-¿Una Merodeadora?, wow

-Es un título muy importante, primita, debes honrarlo.

-Lo haré
chicos, gracias, eso es muy lindo de su parte
-les sonrió y les dio un beso a todos- ahora, pongámonos a trabajar en esto- abrió el royo de papel y leyó:

"En los países del mundo deben buscar,

Pues solo ahí el camino van a encontrar

Y si quieren una pista mejor

Vayan al lugar donde harían una redacción.

Cuando el viaje hayan comenzado

Verán muchos países que quieren ser visitados,

Mas no se dejen confundir,

Solo al que cumple esta pista deben ir:

Busquen a un santo muggle, pero no se vayan a desesperar,

Tan sólo díganme, ¿en donde lo podrían canonizar?"

Los cinco chicos se miraron bastante desconcertados.

-¿Debemos viajar a algún país?-dijo Peter.

-Un santo, ¡hay miles de Santos!, los muggles son fanáticos de canonizar personas-dijo Sirius.

-¡Eso es Sir!, ¡eres un genio!-dijo Val emocionada mientras sus amigos la miraran como si estuviera loca- ¿no lo ven?, no pregunta por ningún santo en especial, solo pregunta en donde lo canonizan, y todos los santos muggles son canonizados en el Vaticano, que es un país del mundo!!!

-O sea que debemos buscar en el Vaticano-dijo James- pero ¿Qué debemos buscar?

Los chicos pasaron dos días pensando en la pista, pero nada se les ocurría, hasta que una tarde, en un momento de inspiración Remus gritó LO TENGO, asustando a media sala común.

- Es simple, nos dice que vayamos al lugar donde hacemos la redacción, ¿Qué mejor lugar que la biblioteca?, y si dice que busquemos en los países del mundo, se refiere a un atlas!!!

 

Los merodeadores corriendo al la biblioteca y le pidieron a madame Pince que les prestara un atlas, la mujer los envió a la sección de Geografía y los cinco se pusieron a buscar en todos los Atlas. Por fin James dijo ¡Aquí está!, y todos leyeron la siguiente pista:

MUY BIEN, AHORA DEBEN PENSAR

¿QUÉ HAY AQUÍ FUERA DE LUGAR?... 353

Después de pensar un segundo, Peter tomó de los estantes un libro de Aritmancia y les dijo:

-Chicos, esta es la sección de Historia y geografía, este no debería estar aquí

Los Merodeadores abrieron el libro en la página 353 y encontraron un bonito pentáculo elaborado en papel dorado que tenía escrito en el círculo ROWENA RAVENCLAW.

-.Debemos ir a buscar en la sala común de Ravenclaw-dijo Sirius animado.

Como ya habían estado allí gracias a Peeves (que les había mostrado todo el colegio) los chicos no tardaron en llegar a la puerta de la sala, en donde había un águila en el picaporte. Los chicos le enseñaron el pentáculo y el ave les dijo:

"Tres caballeros de la tabal redonda

Me deben mencionar

Y cuando entren a la sala

Busquen el Grial"

-Galahad, Lanzarote y Gawain- dijo Remus con una gran sonrisa y el águila abrió la puerta para dejarlos buscar.- Tenemos que encontrar el Grial.

-¿que es un Grial?- preguntó Pet.

-Bueno, según las novelas de caballería es la copa donde Cristo bebió en la última cena, aunque según alguno muggles el Grial es la descendencia de Jesús y María Magdalena.-le dijo Val.

-Bueno, entonces buscamos o una copa o un bebe-dijo James.

Los chicos se dividieron y comenzaron a buscar, después de una hora James gritó AQUI ESTÁ, llamando la atención de varios Ravenclaws que los miraban buscar.

James tenía en la mano una hermosa copa de oro labrada que decía Sangre de Cristo, en la otra mano tenía una boleta que decía:

Han clasificado, entréguenme tan pronto como puedan o alguien más les quitará el cupo.

Salieron corriendo de la sala al aula de DCAO donde el profesor Grant estaba calificando unas redacciones.

-Profesor!!!, tenemos la boleta- dijo James jadeando.

-Wow, chicos, solo se tardaron tres día en encontrarla, me sorprende, son los primeros clasificados de la semana.-les dijo el profesor mirándolos con los ojos como platos- para la próxima prueba les aconsejo estudiar todo lo que mas puedan sobre la edad media, tanto mágica como muggle, y sobre las novelas de caballería. Me pondré en contacto con ustedes para decirles de que se trata.

Los cinco amigos salieron de la sala gritando y festejando, hablando de los libros que leerían para la siguiente prueba.

AQUI TERMINA EL CAPÍTULO, ESPERO SUS COMENTARIOS...

Remus tuvo que irse justo al día siguiente, se sentía la persona mas triste del mundo

-No te preocupes, compañero-le animaba James- hablaremos con Grant para que posponga la prueba, sólo te vas una semana

-Si amigo, no hay problema, no es tu culpa estar enfermo-le dijo Sirius palmeándole la espalda.

Val y Peter hablaron con el profesor Grant, quien les explicó que la siguiente prueba consistía en un concurso de preguntas, como esos shows muggles de contestar cosas para ganar puntos, así que como era de un solo día, no tenía problema en que el concurso fuera el día siguiente de la llegada de Remus a Hogwarts. Así el chico se fue más tranquilo y volvió a la semana siguiente, se veía cansado y adolorido, pero feliz de poder concursar con sus amigos.

 

El viernes de esa semana los ocho grupos clasificados estaban en un aula enorme preparada por el profesor para la siguiente prueba de clasificación:

-Bueno, chicos, como ya les comenté esta prueba es una especie de examen de conocimientos sobre la edad media, ya que para alcanzar el gran premio los van necesitar mucho. Tendremos tres rondas de preguntas, en las dos primeras serán eliminados dos grupos y en la tercera saldrán dos más para que así queden cuatro.

Habían tres grupos de Ravenclaw, dos Slytherin, dos Griffindor y un Hufflepuff, todos a la expectativa mirando al profesor.

-Bueno- continuó Grant- la mecánica es la siguiente, cada grupo debe escoger un representante por pregunta, yo haré una pregunta y el representante me dará un papel con su respuesta, cada respuesta la calificaré de uno a cinco. Al final el grupo que tenga menos puntos será eliminado. Comencemos, cada grupo envíeme a su representante.

-Deberías ir tú, Pet-le dijo Val al chico.

-¿Yo?, ¿de primero?, ¿estás loca?

-Vamos Pet, confiamos en ti-le dijo James- es la primera, no creo que sea difícil

Luego de discutir un minuto los chicos empujaron a Peter al frente.

-Muy bien-dijo Grant- ¿Qué hecho Muggle dio principio a la edad media (muggle, obviamente?

Peter estaba muy nervioso, pero eso lo había estudiado con Val, escribió:

"Con la caída del imperio romano de occidente en el 476 d.c"

Y le entregó el papel a Grant, que luego de leer les dio 5 puntos. Luego le tocó el turno a Sirius, y la pregunta fue ¿Como se llamaba el caballero de la carreta?, Sirius sonrió y escribió:

Se llamaba Lancelot. Lancelot, el caballero de la carreta es un roman (novela) escrito entre 1176 y 1181 por el autor francés Chrétien de Troyes, a petición de Marie de Champagne.

Grant les dio los cinco puntos de nuevo y llegó el turno de Remus.

-¿Cómo se llamaba la espada del Rey Arturo y que significa su nombre?

Remus se sentía en su elemento y sin vacilar escribió:

Excalibur, Existen varías teorías respecto al origen de su nombre. Una de la más aceptadas es que proviene del latín Ex Calce liberatus , Liberada de la piedra. Aun así, en muchos escritos ha sido llamada de diferentes formas y es posible que su nombre actual derive de uno de estos: Caliburn, en los escritos de Geoffrey de Monmouth probablemente derivada de la palabra latina Chalybs, acero; en la antigua narración galesa Culhwch and Olwen se la nombra como Caledfwlch que deriva del gaélico antiguo caladbolg, Espada centelleante.

Grant estaba impresionado por las respuestas tan completas del grupo y les dio de nuevo los 5 puntos. Luego, en el turno de Val preguntó ¿Cómo se llama la reina de Lacelot?, Valery sonrió, era una pregunta engañosa:

Lancelot no tenía reina, se enamoró de Ginebra, la reina de Arturo, pero como tal, ella era la esposa de Arturo, no de Lancelot.

Cinco puntos mas para los chicos y luego llegó el turno de James para responder ¿Qué era Camelot?

 

Camelot es el nombre de la fortaleza del legendario Rey Arturo, desde donde libró muchas de las batallas que jalonaron su vida. Su situación concreta se desconoce actualmente y podría ser una provincia romano-británica ficticia de la Bretaña postromana.

Con 25 de 25 puntos posibles, los Merodeadores pasaron a la siguiente ronda sin ningún problema.

Pasaron las siguientes cinco preguntas con el mismo resultado, Grant estaba completamente impresionado de los enormes conocimientos de los Merodeadores y los otros grupos los miraban como si fueran irreales.

Así llegó la tercera ronda, en la que saldrían dos grupos para que así cuatro pasaran a la tercera prueba.

-Bien chicos, estas preguntas serán mas complicadas-les dijo Grant- comencemos.-Peter se levantó y tomó su trozo de pergamino y su pluma preparado para contestar a la pregunta.- ¿Cuál era el sistema económico muggle en la edad media?

Peter los miró confundido, no tenía idea
luego empezó a pensar, el sistema se basaba en la propiedad de la tierra, de los feudos
feudos
feudal

Feudalismo!!!

Grant les dio cuatro puntos y los cuatro chicos palmearon la espalda de Peter contentos.

-Creímos que no lo sabías, amigo-le dijo James.

-Nos diste un buen susto- le dijo remus que se levantó porque era su turno.

-¿Qué bruja quemada en 1313 predijo que su estirpe se fortalecería hasta llegar a tres hermanas que unidas serían invencibles?

Remus sonrió:

Melinda Warren, predijo el nacimiento de las Encantadas, Prudence, Piper y Phoebe Halliwel, tres brujas que se enfrentaron a varios demonios y liberaron al mundo de la fuente de todo mal. ( se que las fechas no coinciden, pero es que me encantaba Charmed y no podía dejar de meterla
)

Remus ganó cinco puntos mas para los Merodeadores y llegó el turno de Sirius:

- ¿A que dinastía perteneció Felipe el Hermoso?

A la dinastía Capeto. Esta dinastía fue fundada por Hugo Capetoy gobernó Francia entre los años 987 y 1328.

-Genial-dijo James después de escuchar a Grant- diez puntos mas.

-Fueron cinco, primito.

-Cariño, lo digo porque ahora voy yo- la miro y se fue hacia el profesor con muchísima arrogancia.

-¿Qué caballero era a demás el principal arquero de Arturo?

James sonrió:

Bors
Según las novelas de caballería podía lanzar hasta diez flechas de un solo tiro y siempre daba en el blanco

Cinco mas para los merodeadores que iban a la delantera, solo faltaba la pregunta de Val, pero ya era demasiado probable que clasificaran.

- ¿Qué dinastía de magos fue reconocida como el clan de magia personal de los Lancaster?

Los Castelos, eran descendientes de Joan Castel y su misión ancestral era proteger a la casa Lancaster.

Con esos cinco puntos los Merodeadores se aseguraron su paso a la prueba final. A demas clasificaron dos grupos de Ravenclaw y el de Hufflepuff.

-Somos geniales-decía James feliz, media hora mas tarde en la sala común.

-Los mejores!!!- decía Peter contento.

-Este concurso es todo nuestro- decía Sirius.

-Brindemos por eso- dijo Remus levantando su cerveza de mantequilla.

 

-Solo recuerden que no debemos confiarnos, chicos- les dijo Val sabiamente-no sabemos lo que nos espera.- los chicos la miraban como si estuviera loca; de haber sabido por lo que tendrían que pasar, jamás habrían celebrado la victoria.

Llegó la ultima prueba de la semana y Grant los llamó el lunes muy temprano.

-Bien chicos, quiero advertirles que la siguiente prueba es bastante difícil
pedí permiso para una semana porque ese es el tiempo de duración, y es por eso que les pedí que trajeran equipaje. Debo decirles que el haber llegado hasta caqui es un gran logro, pero solo irán a la prueba dos grupos, habrá un examen sorpresa para eliminar a dos mas
-todos se miraron muy sorprendidos, luego miraron al profesor.- los siento chicos, pero esta prueba está diseñada solo para dos grupos.

>> La prueba de eliminación es este pergamino, los dos primeros grupos en darme la respuesta se irán conmigo a la prueba final.

"Un oso camina 10 Km. hacia el sur, 10 hacia el este y 10 hacia el norte, volviendo al punto del que partió. ¿De que color es el oso?"

Los Merodeadores se miraron sencillamente confundidos, ¿Qué demonios tenía que ver el color del oso?

-Estamos perdidos- dijo Peter desanimado

-No, no nos vamos a rendir!!!-dijo Sirius- lee de nuevo, Rem.

Después de escucharla dos veces Valery tomó en pergamino y la pluma y escribió la respuesta completamente segura de lo que hacia, luego se la entregó a Grant, que sonrió y dijo "Ya tenemos un clasificado, señores". Cuando volvió con sus amigos se sentó feliz y antes de que hablaran les dijo:

-El color del oso es blanco, por ser un oso polar
.Los únicos lugares donde se cumple la condición de regresar al punto de partida son el Polo Norte y cualquier punto situado a 10 km al norte de los paralelos que midan 10 km de circunferencia, puesto que al hacer los 10 km al este volveremos al punto de partida. En cualquiera de estos casos estaremos en uno de los Polos, por lo que el oso será blanco.- los chicos la miraron como si fuera el bicho mas raro del mundo, luego como si fuera una genio, finalmente Sirius pudo decir:

-Wow.

El grupo de chicas de tercero de Ravenclaw fue el segundo clasificado, así estuvieron listos los diez participantes de la última prueba, que tomaron sus cosas y salieron del castillo con el profesor. Cuando ya estuvieron lejos de los terrenos de Hogwarts, el profesor se desapareció llevando consigo a todos los chicos y se los llevó a un sendero.

-Muy bien, chicos, esta es la tercera prueba
al final del sendero estaré yo para recibir al grupo ganador. Ahora debo advertirles, para llegar al final deben pasar por dos castillos, ambos bastante difíciles y tenebrosos, si en algún momento quieren salir, solo deben decir "salida" tres veces, obviamente quedarán descalificados y el otro grupo ganará. Tendrán cuatro días exactos para salir, si en esos cuatro días no salen, ninguno de los dos equipos podrá llevarse el Gran Premio, pues ninguno será digno de él.

>> Empieza la prueba-sin nada mas, desapareció.

Ambos grupos se miraron, el sendero se bifurcaba, pero un letrero decía "ambos llevamos al mismo lugar", así que Los Merodeadores se fueron por la derecha siguiendo a James.

-Debemos darnos prisa, vamos a ganar- les dijo Potter.

-¿De qué creen que sean las pruebas en los castillos?-dijo Peter acobardado.

 

-Pueden ser de cualquier cosa, Pet- le dijo Val- debemos prepararnos para todo

Después de caminar un rato pararon en un riachuelo para tomar agua y comer, luego siguieron andando hasta que llegaron a la puerta de un hermoso castillo construido totalmente de mármol blanco. Sin dudar ni un minuto los chicos entraron.

Después de atravesar la puerta los chicos llegaron a una hermosa fuente en la que estaban sentadas dos ardillas que conversaban, en cuanto repararon en la presencia de los chicos los miraron con una sonrisa y una de ellas les habló:

-¿Qué hacen aquí, niños?

-No sabía que las ardillas hablaran- le dijo Sirius mirándola muy sorprendido.

-Lo hacemos todo el tiempo, chico, lo que pasa es que ustedes los humanos nunca escuchan
este es el castillo del Silencio, se llama así porque aquí todos los ruidos mundanos se suprimen, y sólo se puede escuchar lo que realmente es importante. Aquí los esperan pruebas difíciles de realizar, porque sólo es posible que lo logren si trabajan en grupo

-¿Qué debemos hacer?- le preguntó Remus cortésmente.

-Lo más importante es que abran muy bien los ojos porque aquí nada es lo que parece, ese es el mejor consejo que puedo darles; deben seguir por aquella puerta dorada, allí encontrarán su primera prueba.- los chicos le agradecieron a la ardilla y entraron por la puerta dorada. Llegaron a una habitación completamente oscura, tan oscura que no podían distinguir absolutamente nada.

-Debemos tomarnos todos de las manos-dijo Sirius, extendiendo los brazos los cinco se tomaron de las manos y continuaron caminando. En el momento en que todos se sintieron seguros por estar entre amigos apareció una antorcha que iluminó por completo el lugar.

-Genial- dijo James tomando la antorcha- sigamos caminando.

Llegaron al fin ante un enorme espejo, que no los reflejaba, solo mostraba la habitación vacía, como si nadie estuviera allí.

-Este espejo perteneció a la Doncella de Turim-les dijo un viejo que salió de la nada- y solo el que es reflejado tiene derecho a salir de esta habitación.

-Disculpe, no lo entendemos-le dijo Val.

-Es simple, muchacha, este espejo es la puerta de salida de la habitación, pero solo podrás pasar por el si tu reflejo te ayuda, por lo tanto si el espejo note refleja no saldrás.

-¿Qué hacemos para pasar?-dijo Sirius.

-Eso deben descubrirlo ustedes mismos- dijo el viejo y se desvaneció.

Los chicos se pusieron a mirar el espejo, pasaron horas observándolo pero no llegaban a nada, hasta que Peter, desesperado le dijo "¿Qué debemos hacer?", en el espejo apareció una hermosa Doncella que le dijo:

-No hay nada de malo en preguntar de vez en cuando- los miró con una sonrisa divertida y añadió- para pasar por este espejo deben traerme algo que yo realmente desee, si me traen algo que yo agradezca toda mi vida, los dejaré pasar.

-¿Cómo sabremos
-empezó Sirius.

-Usa tu imaginación, amigo. -Al ver la cara de los chicos añadió- "Si te la digo, te lo estoy revelando, porque si te la digo ya sabrás qué estás buscando"- le sonrió a Sirius y se fue.

-¿Y si le damos a Sirius?, se nota que quiere compañía- dijo Val con un tono burlón.

-No me celes, Val, tú eres mas linda que ella- le contestó él con una sonrisa maliciosa.

 

-Cállense los dos- les dijo James, cuidando a su primita- debemos pensar, ¿Qué será lo que ella mas quiere?

-¿Cómo dijo? Si te lo digo te lo estoy revelando
-empezó Peter.

-No, Pet- le dijo Val- es "Si te la digo, te lo estoy revelando, porque si te la digo ya sabrás que estás buscando"

Todos repitieron las palabras sin encontrarle sentido, unos diez minutos después Remus al fin dio con la respuesta:

-TELA!!!

-¿Qué?-dijeron los otros cuatro al unísono.

-Si TELA digo, te lo estoy revelando, porque si TELA digo ya sabrás qué estás buscando
quiere Tela.

-Wow Rem, tienes razón- le dijo James y corrió hacia la cómoda que había en un rincón de la habitación, abrió uno de los cajones y sacó un hermoso paño bordado con oro y plata, con el nombre "Ana María, Doncella de Turim".

Los cinco chicos muy emocionados le dieron la tela a la doncella que se hizo a un lado para que en el espejo aparecieran los reflejos. Cada reflejo le ofreció la mano a su dueño y con un fuerte tirón los sacaron de la habitación.

-Eso fue increíble-dijo Peter

-Si, son buenos en esto, chicos-les dijo la ardilla que los esperaba al otro lado de la puerta- su siguiente prueba es simple, deben escoger una de estas tres puertas, una los llevará por un sendero fácil y tranquilo a la salida del castillo, otra los llevará por otro difícil y tortuoso y la otra los devolverá al cuarto del espejo, en donde deberán realizar otra prueba para la Doncella.

-¿No hay ninguna pista?- preguntó Val.

-Mi niña, no todo necesita la fría lógica, sólo pon un poco de sentido común y dime, ¿Qué puerta escogería un noble caballero de Arturo?-dicho esto desapareció.

-Vamos por la puerta dorada- dijo Sirius entusiasmado.

-Si- dijo James- a los caballeros les gustaban las tierras y el oro.

Peter iba a ir tras ellos, pero Remus y Val los detuvieron.

-Un caballero no busca riquezas, Sirius, busca honor

-Val tiene razón, Sir, la ardilla habló de un caballero de Arturo, y los caballeros de la tabla redonda buscaban honor.

-¿Entonces, Que hacemos?-les dijo James algo confundido

-Debemos ir por la de acero-le dijo Val- las espadas están hechas de acero, y la espada representa el honor.

Los cinco amigos se fueron por la puerta de acero, y tal como Remus y Val habían pensado, esta los llevó por una hermosa senda hasta la salida del castillo.

Caminaron toda la tarde, y al anochecer se sentaron a descansar, hasta que James vislumbró la torre del segundo castillo y los hizo caminar hacia él. Cuando estuvieron al frente de la fortaleza se tendieron en el suelo y durmieron hasta el siguiente día. Al despertar llegaron por fin a las puertas del castillo y vieron que tenía dos puertas y dos ogros. Arriba de las puertas había un letrero que decía:

"Uno de nosotros siempre dice la verdad, y el otro siempre miente. Una de estas puertas los lleva al interior del castillo y otra los lleva de vuelta a la entrada del sendero. Sólo pueden hacernos una pregunta a cada uno y al terminar tendrán que decidir entre alguna de las puertas"

Los chicos se miraron y luego miraron a los ogros.

-Bueno, la verdad ambos parecen mentirosos-dijo Peter.

-Se la respuesta!!!-dijo Sirius emocionado- tío Alphard me planteó este acertijo una vez
lo que debemos preguntar es ¿Qué puerta dirá tu compañero que es la correcta?- sus amigos lo miraron confundidos- solo esperen- dicho esto se dirigió hacia el ogro de la derecha.- ¿Qué puerta dirá tu compañero que es la correcta?.

 

-Te dirá que es la Azul-le dijo el ogro. Sirius se fue con el ogro de al derecha.

-¿Qué puerta dirá tu compañero que es la correcta?

-Te dirá que es la azul.

-Perfecto chicos, la puerta correcta es la roja, vamos- sus amigos lo miraron como si estuviera loco- confíen en mí, Vamos!!!

Siguieron a Sirius y al pasar por la puerta llegaron al interior del castillo.

-Wow Sir, ¿Cómo sabías
-le dijo James.

-Es fácil, mira si le pregunto al mentiroso ¿Qué puerta dirá tu compañero que es la correcta?, el va a saber que como el otro siempre dice la verdad me dirá la puerta correcta, pero como el ogro al que le pregunte dice mentiras de todos modos me dirá la incorrecta. Luego le pregunto al honesto ¿Qué puerta dirá tu compañero que es la correcta? Y como sabe que el mentiroso me engañará también me dirá la incorrecta, dejándome así el camino que debo tomar

-Genial- le dijo Val emocionada.

-Bueno, no lo es tanto, tío Alphard me lo enseño- de haber sido otra chica, Sirius habría presumido a mas no poder, pero por alguna extraña razón, no le gustaba portarse arrogante con Val si no era en broma.

-Vamos- dijo Remus emocionado.

Llegaron a una sala en donde encontraron a una bonita joven que los miró aterrada:

-Deben irse, en este castillo vive un dragón terrible, los matará.

-Si quieres que nos vayamos enséñanos la salida-le dijo James.

-Vuelvan por donde entraron.

-No, necesitamos la salida que da al final del sendero.

-Esa puerta siempre está cerrada con llave, y la llave la carga el dragón en el cuello, es imposible.

-No es imposible, nos enfrentaremos al dragón.

-¿Estás loco, James?-le dijo Pet aterrado-no quiero morir por un premio.

-No seas cobarde Pet, no podemos irnos sin intentarlo- le dijo Sirius.

En ese momento escucharon unos pasos y apareció en la habitación un dragón.

-¿Quiénes son y qué quieren?

-La llave para salir de aquí- le dijo James valientemente.

-Para eso tendrán que vencerme.-dicho esto les lanzó un chorro de fuego que lograron esquivar.

Los chicos lo miraron aterrados, el dragón era enorme y horrible, a demás su piel parecía tan dura que sus varitas parecían simples palitos sin ninguna utilidad, sin embargo no estaban dispuestos a rendirse tan fácil, al menos James, Sirius y Remus no.

-¿Qué pasa con ustedes?-grito James mirando a Peter y a Val que estaban en un rincón paralizados del susto.

-E-es e-nor-me-dijo Val aterrada.

-N-no quiero morir-dijo Peter.

-Vamos, chicos, podemos hacerlo-les dijo Sirius- Juntos lo haremos- les extendió sus manos para ayudarlos a levantarse. Val lo miró y se levantó, diez segundos después Peter hizo lo mismo.

-¡Qué conmovedor!- se mofó el dragón- quieren morir juntos.

-No, de hecho te queremos matar juntos- le dijo Remus.

Los cinco amigos sacaron sus varitas y le apuntaron al dragón, luego James les susurró.

-He leído que la parte débil de los dragones son los ojos, debemos lanzarle un hechizo de conjuntivitis, con cinco no podrá ver nada.

 

"KUNJUCKTIVÁIRUS" gritaron los chicos al unísono dándole de lleno a los ojos del dragón que empezó a lanzar fuego a todas partes, James transformó una escoba en una espada, pero antes de usarla se la dio a Peter y le dijo "Confío en ti, amigo". Peter miró a James y se sintió como jamás se había sentido antes, lleno de confianza, pues el más genial de sus amigos lo veía como su igual, tomó fuerza y valor de lo mas profundo de su ser y clavó la espada en el corazón del dragón, que murió al instante.

Sirius tomó la llave y los Merodeadores salieron por la puerta del castillo.

-Eso fue simplemente genial- decía Remus muy contento.

-Me impresionaste mucho, Pet- le dijo Sirius despeinándolo.

-Si, estuviste grandioso- le dijo James con una sonrisa.

-Fue estupendo- añadió Val, Peter se sentía increíblemente bien y sonreía dichoso- bueno, ¿Qué esperamos? A CORRER QUE YA GANAMOS!!!!!

Salieron a correr como si estuvieran en un maratón y en quince minutos estuvieron frente a Grant, quien los recibió con una enorme sonrisa.

-Lo hicieron de maravilla, chicos, acaban de ganar.

Sacaron a las Ravenclaw que tuvieron que volver al principio del sendero porque escogieron mal la puerta y volvieron al castillo.

AQUI TERMINA EL CAPÍTULO, YA SABESN QUE AGRADEZCO MUHCO LOS COMENTARIOS...

Los Merodeadores no cabían en sí de la dicha, habían ganado, eran los mejores y ahora recibirían su premio, sin embargo las cosas no salieron como ellos lo esperaban. El profesor Grant despidió a las chicas de Ravenclaw y se fueron bastante cabizbajas, luego se dirigió a los cinco amigos:

-Muy bien, chicos, ahora viene el gran premio, pero deberán seguir algunas pistas para encontrarlo.

-Disculpe, ¿Qué?-le dijo Val enojada.

-Esto es un concurso de habilidad, Prewett, deben encontrar su premio.

-Bueno, yo no buscaré mas- dijo la chica enojada mientras recogía sus cosas- casi nos mata un dragón, y llevamos tres semanas siguiendo pistas y todo eso para que ahora usted nos diga que debemos buscar el premio que supuestamente ganamos. No lo haré.

-Si profesor- dijo James- usted no nos dijo que debíamos encontrar algo que nos ganamos justamente.

-Oh, vamos chicos
son 250 galeones en metálico, y será divertido
son muy buenos en esto, ¿no le agradaría sólo una prueba mas?

-Dénos un minuto- le dijo Sirius. Los chicos se fueron a parte y empezaron a hablar- el dinero no me hace falta, pero sería interesante un juego mas, ¿no creen?

-Bueno, no lo niego, pero creo que debió decirnos que esa era la condición para llegar al premio- dijo Val.

-Bueno, juguemos, solo una vez más y tendremos 250 galeones por divertirnos un rato- dijo James. Regresaron con el profesor, que les sonrió y se fue, diciéndoles que les avisaría cuando debían buscar y cuál sería la pista.

Al llegar a la sala común fueron recibidos por varios chicos que también habían participado en el concurso y querían saber en qué terminó. Hubo un pequeño festejo por la victoria Griffindor y se enteraron que Dumbledore estaba en una convención mágica internacional y que McGonagall estaba a cargo.

Dos días después de la tercera prueba Grant los buscó y les dijo:

- Muy bien, chicos, hablé con la profesor McGonagall sobre el final del concurso y le expliqué que tendrían que buscar por todo el castillo, así que accedió a firmar estos permisos especiales para que ningún prefecto les ponga problema- les entregó una carta firmada por McGonagall y continuó- bien, el primer lugar en el que deben buscar es las mazmorras, si miran con atención, encontrarán la primera pista. En cuanto la hallan hallado, búsquenme.- dicho esto se fue.

 

-¿Qué clase tenemos?- preguntó Sirius

-Dobles de historia de la magia- contestó Remus.

-Deberíamos saltarla e ir a buscar- dijo James.

-NI de riesgo, James- le dijo Val- ya la buscaremos.

En la tarde después de clases los cinco amigos bajaron a las mazmorras, buscaron bastante hasta que Remus dijo:

-Chicos, esto debe ser algo.

-¿Qué viste, amigo?- preguntó Sirius intrigado.

-Bueno, ¿Por qué hay un pentáculo en una mazmorra?- Val se acerco y miró de cerca el pentáculo.

-Lo tallaron hace poco. Se nota porque las marcas no se ven desgastadas, tal vez la pista tenga que ver con esto.

James y Peter también miraron el pentáculo y Peter tocó la estrella, en el momento en que su palma rozó la pared un escalofrío recorrió su cuerpo.

-Ay!!

-¿Qué ocurre, Pet?-dijo James mirándolo.

-Toca la pared.

A James le ocurrió lo mismo y a Val se le ocurrió utilizar un sencillo encantamiento que su padre le había enseñado.

-Revelo- dijo la chica y en ese momento una inscripción apareció en el centro del pentáculo.

1,1,2,3,5,8,13 Fabionacci siendo un muggle

esta secuencia descubrió.

Si ahora quieres la clave

debes descubrir la divina proporción

¡¡¡AMA DAL DORGA!!!

-A este tipo le encantan las rimas- dijo Val algo fastidiada.

-¿La clave de qué?-preguntó Peter.

-No lo sé, ¿Qué demonios será "ama dal dorga"?-dijo Sirius mirando la inscripción.

-La pregunta es ¿Quién es el ama dal dorga?, Sir- dijo Remus.

-¿Cómo sabes qué es una persona?-le preguntó James.

-Porque Dorga es una provincia al norte de Noruega, en donde habitan elfos de la montaña, seguramente eso de Ama dal Dorga está en élfico, y traduce Ama del Dorga.

-Oye, ¿un elfo doméstico habla el mismo idioma que los elfos de la montaña?-dijo Pet- porque si es así podríamos pedirle a uno que nos diga quien es el ama del Dorga.

-¡Tienes razón!- dijo Sirius emocionado- ¡Kreacher!- en ese momento un elfo doméstico muy feo y con cara de pocos amigos apareció en la mazmorra.

-¿Sí, amo?

-¿Sabes quién es el Ama del Dorga?, quiero que me digas la verdad completa.-le dijo Sirius en tono muy áspero.

-El Dorga no tiene ama, señor
el Dorga es una provincia de elfos de la montaña, que se precian de ser libres y de no tener amo- Kreacher dijo esto con disgusto, pues creía que todos los elfos, de cualquier especie, debían tener un amo.

-Está bien, Kreacher, gracias-le dijo Sirius enojado- no le digas a mi madre que viniste a verme ni le cuentes nada de lo que acabamos de hablar, es una orden- el elfo lo miró con desprecio y se fue.

-Te llevas bastante mal con él- dijo Val.

-Es uno de los seres más despreciables que conozco
no importa, ahora sabemos que el Dorga no tiene ama, entonces ¿Qué estamos buscando?

Los amigos se miraron algo cansados, cada uno empezó a meditar
"Ama del Dorga"
"Ama dal Dorga"
¿y si no era un ama como tal que debían buscar?

 

-¿Una líder?- dijo James mirándolos- ¿tal ves una especie de matriarca?

-No, James- le dijo Remus- los elfos de la montaña son muy machistas.

Sirius no los escuchaba, seguía absorto en las palabras, por algún motivo le resultaban familiares
"Ama dal Dorga"

-LA DAMA GORDA!!!-gritó y miró a sus amigos, quienes también lo estaban mirando algo asustados- ¿no lo ven?, Ama dal Dorga, La Dama Gorda, es un anagrama.

-Wow Sirius, tiene toda la razón, debemos ir con la Dama gorda- dijo Val muy impresionada.

Los amigos corrieron hasta llegar al retrato y le dijeron la rima que habían leído en el pentáculo, la dama los miró y les dijo:

-¿Y bien?, ¿cuál es la clave?

-Pues buscarla a usted, ¿no?- dijo James confuso.

-No niño, yo debo entregarles algo en cuanto ustedes me digan la clave, la respuesta a la rima.

-Genial- dijo Remus desanimado.

- 1,1,2,3,5,8,13 Fabionacci siendo un muggle esta secuencia descubrió. Si ahora quieres la clave debes descubrir la divina proporción
- empezó a decir Sirius.

-Es Fi!!!- dijo Remus emocionado- 1.618, el número mas bello del mundo, ¡el número de la divina proporción!

-¿De que hablas, Remus?- dijo Val.

-Mi madre es muggle, y me ha hablado del número más bello en el arte, 1.618, la divina proporción, mira, si te mides de la cabeza a los pies, y luego del ombligo a los pies en resultado será 1.618 aproximadamente. Lo mismo pasará si te mides desde el hombro hasta la punta de los dedos y del codo hasta la punta de los dedos. Pero no se detiene ahí, en la secuencia de Fabionacci, si tomamos cualquier número al asar y lo dividimos por el anterior, tendremos números muy parecidos a Fi, digamos 13 dividido 8 es 1.615- dicho esto se dirigió al retrato- la clave es 1.618.

-Muy bien chico, a mi derecha hay un cajón camuflado en el marco, ábrelo y toma lo que hay allí.- Remus hizo eso y sacó un pequeño dije de plata que tenía forma de media luna. A demás había otro pequeño papel.

-¿Qué dice?- preguntó Val muriendo de curiosidad.

-Algo suena en mi interior tan fuerte que me confunde pero se alza y se difunde hasta ser más que un clamor. Cuando lo logres adivinar, ven a buscarnos con tesón.- leyó Remus.

-Y otra rima- dijo Sirius riendo.

-Muchas gracias, Dama Gorda- le dijo Peter al retrato y los chicos se fueron.

- Algo suena en mi interior tan fuerte que me confunde pero se alza y se difunde hasta ser más que un clamor. Cuando lo logres adivinar, ven a buscarnos con tesón.- repitió Remus cuando se sentaron en un aula vacía.

-Bueno eso es fácil- dijo James- es una campana.- todos lo miraron- si, es una campana, y lo que debemos hacer es ir a la campana que anuncia el cambio del clase y ver que encontramos.

Los Merodeadores salieron hacia la campana y al llegar se pusieron a revisarla.

-Saben, ya me estoy hartando de esto- dijo Val.

-Si, pero luego de esto tendremos 250 galeones y puntos para la casa- dijo James.

-Chicos, Aquí hay algo- dijo Peter- "Aunque soy superficial, pertenezco a lo profundo. Soy la prueba terrenal de que estuviste en el mundo, sígueme"- estaba leyendo una inscripción en el metal de la campana.

-Una huella- dijo Remus.

-¿Dónde?- dijo Peter buscando a su alrededor.

-La respuesta al acertijo es "HUELLA", Pet
debemos buscar huellas.

-Revelo-dijo Val apuntando al piso, acto seguido aparecieron unas huellas de zapato que los conducían a un oscuro corredor que nunca habían transitado.-esto comienza a darme miedo.

-NO te preocupes- le dijo James- vamos- se enfilaron por el corredor y llegaron a una puerta. James la abrió y los chicos entraron, casi se desmayan al ver lo que había adentro: un hipogrifo mucho más grande de lo normal los miraba amenazadoramente.

-No se asusten- les dijo Val y miró directamente a los ojos al animal, luego le hizo una profunda reverencia y lo miró. El hipogrifo parecía evaluarla y luego de un tenso minuto se inclinó también. La chica le acarició el pico y el hipogrifo le mostró una bonita cadena que tenía en el cuello, el dije era de una media luna.

-Genial, casa perfectamente con el dije del retrato- dijo Sirius emocionado.

-Entonces deberíamos llamar a Grant- dijo Val.

-¿Por qué?

-Porque no sabemos que nos espere después de ponerle el dije al hipogrifo y, teniendo en cuanta que tuvimos que enfrentar a un dragón, no pienso hacerlo sin él aquí.

Peter salió del corredor y volvió luego de diez minutos con Grant.

-Genial chicos- les dijo el profesor impresionado- han llegado muy lejos, ponle la otra parte del dije, Val.- la chica le hizo caso y el animal, al ver el dije completo abrió una puerta con el pico y entró por ella, luego los miró para que lo siguieran.

Los guió hasta un pedestal que vació que sólo tenía la inscripción:

Si el sagrado objeto quieres encontrar

Está mítica frase debes completar:

EL PODER DE TRES OS HARÁ___________

-¿Qué demonios es eso?- dijo James mirando a sus amigos.

-Profesor, nunca habíamos visto esos símbolos.

-Vamos chicos, sé que pueden.- Grant los miraba como si de ellos dependiera su vida.

-Un momento!!!-dijo Sirius- si los he visto- sacó una pequeña libreta de apuntes que sus amigos reconocieron como la que les dio el centauro y el ella buscó el código, luego tradujo la frase- "EL PODER DE TRES OS HARÁ____"

-¡Libres!- dijo James emocionado, recordando la inscripción el la pared.

Sirius tomó su varita y talló en la piedra la palabra Libres, pero no sucedió nada, entonces la talló con el código que aparecía en la libreta:

LIBRES

En ese momento el pedestal se iluminó y de él emergió una hermosa caja de roble, con una flor de lis tallada en la tapa.

-Muy bien, chicos- dijo Grant emocionado, encaminándose a la caja y sacando una pesada bolsa de su túnica- aquí está su dinero, esa caja es mía.

-Un momento- dijo Val- eso no es suyo, es la caja que los magos de la Logia le dieron a Dumbledore para que guardara en Hogwarts.

-¿Cómo es que sabes
- empezó Grant

-No lo sabía, profesor, usted acaba de confirmármelo- dijo la chica mirándolo con odio.

- Todo era un engaño!!!- dijo Sirius sacando la varita, igual que James, Remus y Peter.- todo fue para que buscáramos la caja por usted.

-Si, la idea era esa, aquí tengo 250 galeones en metálico, tómenlos y denme la caja.

-¡No lo haremos!-dijo Remus, que tomó la caja y la metió en su túnica.

-Mira mocoso, he pasado toda mi vida buscando La Triquetra, y no me detendré por una bola de mocosos inexpertos que no podrán conmigo.

 

-¡Fue usted quien torturó a los profesores y mató al centauro!-dijo James mirándolo con desprecio.

-¡Claro que fui yo!, debía encontrar la Triquetra y sabía que estaba en Hogwarts, pero no sabía como obtenerla, al final el centauro me dijo por donde empezar a buscar, pero nunca he sido bueno con los acertijos, no logré seguir la pista.

-Y organizó un concurso para encontrar quien buscara por usted- dijo Peter.

-Exacto, debía hacerlo, cuando maté a Neso vi que le entregó la libreta a Black, sin ella no podría encontrar nada, y no podía dejar de buscarla sólo porque no se me daban los acertijos, ese medallón ha sido la obseción de toda mi vida, así que organicé el concurso para que la encontraran por mí.

-Por eso era de alumnos de primero a tercero, sabía que de los 14 años en adelante las personas pueden unirse a la Logia y no se quiso arriesgar- dijo Val enojadísima.

-Exacto, ahora Lupin, sé bueno y dame esa caja.-dijo Grant sacando la varita y apuntándole a Remus.

-¡NO!

-¡Crucio!

Sirius cayó al suelo destorciéndose y gritando de dolor, luego Grant levantó la varita y miró a Remus.

-Podremos quedarnos aquí toda la tarde, niño
Expelliarmus-dijo y les quitó las varitas.- no tienen como defenderse, y la siguiente puede ser tu amiguita.

-¡NO!-gritó James y se paró en frente de Val.

-¡Qué conmovedor, Potter!, bueno si eso quieres, Cru
- Sirius le lanzó una piedra desde el suelo y desvió el hechizo que dio en la pared.-Maldición-dijo el profesor frotándose la cabeza.

-Entrégale la caja, Remus- dijo Peter aterrado- nos matará.

-¿Estás loco?, recuerda lo que pasó cuando Alastor obtuvo la Triquetra el mundo era un lugar horrible, con Grant será lo mismo- le dijo James a Peter mirándolo como si no pudiera creer que estuviera sugiriendo rendirse así de fácil.

-Bueno, la idea de Pettigrew es buena, si los mato solo tomo la caja y gano 250 galeones
Avada- comenzó apuntando a Sirius.

-¡No!-dijo James y se lanzó hacia el profesor que le dio un puño y lo lanzó al suelo inconciente.

-¡James!-gritó Val y corrió hacia su primo.

En un impulso de desesperación Remus sacó la triquetra de la caja y se la puso, de pronto cayó un rayo de luz sobre el chico, cuyos ojos se pusieron en blanco y miró directamente a Grant. Entonces Remus extendió el brazo derecho y abrió la palma de la mano, salió un rayo de luz deslumbrante que le dio de lleno en el pecho al profesor y lo mató en el acto.

-Remus, quítate esa cosa!!!- le dijo Sirius que se estaba levantando del suelo.

-No, Sirius, ahora tengo todo el poder que puedas imaginar, no lo desperdiciaré.

-Remus, por favor- le dijo Val desesperada.

-Cállate-ordeno Remus- de ahora en adelante el mundo será como yo lo desee.

-Re-remus, no- nos hagas d-daño-dijo Peter temblando.

-jajaja- rió Lupin despiadadamente- das lástima, amigo.

Entonces ocurrió algo que ni Sirius, Ni Peter ni menos Remus esperaban, en un veloz movimiento Valery sacó un athame de su mochila y se lo clavó a Remus en la espalda.

-¿Qué hiciste?- preguntó Sirius aterrado.

-Solo espera.- Val le quitó el medallón a Remus y lo puso sobre la herida de la daga, la Triquetra emitió una fuerte luz que curó al chico al instante. Sin dudar un segundo Val hizo lo mismo con James que despertó algo aturdido.

 

-Wow, rem, ¿no sabía que querías dominar el mundo- dijo James diez minutos después cuando Val le contó los últimos acontecimientos.

-Lo siento- dijo el licántropo muy avergonzado.

-Ya no importa amigo, todo acabó- dijo James y le dio una palmada en la espalda.

Los siguientes días fueron memorables en Hogwarts, después de todo lo ocurrido los chicos fueron en busca de Minerva, quien había estado bajo el efecto de la maldición Imperio, y salió del trance después de la muerte de Grant. Envió de inmediato una lechuza a Dumbledore, que estuvo en el colegio en el acto.

Como los acontecimientos en el corredor eran secretos, todo el cuerpo estudiantil se enteró de lo que había pasado y los magos integrantes de la Logia estuvieron el la escuela al día siguiente.

-Lo que hicieron fue muy valeroso, chicos- les dijo Megara, la bruja que había estado en Hogwarts la noche de Halloween.

-No fue nada- dijo Val sonrojada- conocíamos la leyenda

-Salvaron el objeto mágico mas poderoso de la historia- les dijo Arthur, el Líder de la organización- y es por eso que queremos darles esto.- Ricardo, el otro brujo que también había estado en Halloween le acercó a Arthur una caja, de la que sacó cinco hermosos medallones de plata con la forma de la flor de lis- serán miembros vitalicios de la Logia, si así lo desean.

Los Merodeadores aceptaron muy emocionados y salieron del despacho de Dumbledore contentos y bromeando.

-Bueno chicos, tenemos 250 galeones (***obviamente tomaron el dinero, se lo merecían, ¿no?***), somos miembros de una Logia genial y fue una excelente aventura
creo que este fue un año escolar muy productivo- dijo James con una sonrisa.

-Solo imaginen como serán los próximos- dijo Sirius.

-Geniales- dijo Remus.

Los cuatro miraron a Peter que también sonreía, pero se veía algo triste.

-Pet, anímate, lo que dijiste en el corredor no importa, todos teníamos miedo- le dijo Val.

-Si, amigo- dijo James- a demás, tú mataste al dragón, ¿recuerdas?

Peter sonrió y se puso a bromear con sus amigos.

Lo que quedaba de curso fue genial, sus compañeros los trataban como a dioses y pasaron los exámenes con excelentes resultados, a demás tenían mucho tiempo libre, pues no había profesor de DCAO. Por si fuera poco Griffindor ganó la copa de las casas.

Llegó la hora de irse de Hogwarts, tuvieron un agradable viaje lleno de mucha diversión. Los cuatro amigos viajaron como reyes en su compartimiento (Val estaba con sus amigas) y empezaron a planear la aventura del próximo año. Al llegar a King Cross James los invitó a todos a pasar el verano en su casa y los amigos se separaron para irse con sus padres.

Aunque Walburga estaba insoportable Sirius iba sonriente, ahora que estaba en Hogwarts por fin se sentía parte de una hermosa familia.

AQUI TERMIAN EL FIC... QUIERO AGRADECERLES MUCHISIMO POR LOS COMENTARIOS Y POR HABERLO LEIDO COMPLETO... ME TOMARÉ UNA SEMANA DE VACACIONES Y COMENZARÉ A ESCRIBIR EL SEGUNDO FIC, QUE RELATA EL TERCER AÑO DE LOS MERODEDORES EN HOGWARTS, ESPERO QUE ESE TAMBIEN LO LEAN...

UN BESO ENORME Y ESPERO LOS COMENTARIOS DEL FINAL DE LA HISTORIA...

DESDE UN HERMOSO LUGAR DONDE LA FANTASÍA SE HACE REALIDAD...

AGHATA POTTER

PARA EL SEGUNDO FIC, SIGAN ESTE ENLACE...

https://www.potterfics.com/historias/32718/capitulo-1

LOS MERODEADORES...libro1:el misterio del linaje real - Fanfics de Harry Potter

LOS MERODEADORES...libro1:el misterio del linaje real - Fanfics de Harry Potter

James Potter no es un chico que uno pueda olvidar fácilmente extremadamente malcriado pero de gran corazón tiene las características suficientes para nunca

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-los-merodeadores-2894-0.jpg

2023-02-27

 

LOS MERODEADORES...libro1:el misterio del linaje real - Fanfics de Harry Potter
LOS MERODEADORES...libro1:el misterio del linaje real - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/32110
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente