Lunática - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Es una locura
No lo puedo creer
Tantos pensamientos
Diferentes a los de ayer


Muchos me llaman Lunática y hasta ayer no estuve de acuerdo. Soy demasiado inocente, pero nunca había tenido esta sensación que ahora tengo. Se lo platiqué a mi amiga Ginny para ver si sabía de lo que se trataba, pero ella opina que tal vez sea algo pasajero.
Obviamente no le dije quien era la fuente de esta confusión
y creo que nunca se lo diré. Si no, me considerará más loca de lo que ya estoy.


Tantas situaciones
Me están volviendo loca


Nunca tuve muchos amigos. Todo el mundo me cree, por no decir otra palabra, muy extravagante. Yo creo en cosas que la gente normal no cree. Yo he visto cosas que otras personas fácilmente dirían que no existen. Pero en cuanto a sentimientos
en verdad no sirvo para eso. Puedo decir en 10 segundos los tipos de nargles que existen en el mundo, pero nunca estoy satisfecha en cuanto a decir lo que en verdad siento. Se lo cursi que esto se escucha. Pero si hay una persona que me ha hecho cambiar en cuanto a esto
ese es él.

 


De repente siento
Que con todo estoy en paz
Y de repente siento
Como algo va cambiando en mí


Apenas ayer lo conocí. Estábamos en el expreso de Hogwarts para regresar al castillo. Al principio estaba 'platicando' con Harry Potter, Ginny y un chico raro llamado Neville. Después de un rato me porte como soy yo y como siempre todos me miraron como si fuera un insecto. ¡Yo no soy la que llevé una planta con una asquerosa defensa! Sin embargo yo era la que recibía esas miradas de incredulidad a cada palabra que decía. Decidí ignorarlos por un rato y me puse a leer la revista que me había dado mi padre esa misma mañana.

La puerta corrediza se deslizó dando paso a una niña con pinta de ser la prefecta perfecta
y después de ella entro Ronald Weasley. El primer chico que me robo un suspiro a primera vista.


Yo me siento lunática
No te veo igual que ayer
Y me siento lunática
El cariño que antes sentí
Se convirtió en obsesión


Ese cabello rojo como el fuego, esas pecas en su piel me vuelven loca ¡Y ahora si se lo que esa palabra en verdad significa! Locura
el es mi locura. Nunca lo hubiera sabido de no ser por el. Ahora por cada persona que me llama Lunática asiento con la cabeza, una gran sonrisa dibuja mi cara y continuo con mi camino mientras sigo pensando en el. En mi pelirrojo.

En el compartimiento en el expreso, el bromeaba con sus amigos insinuando que iba a aprovecharse de su cargo de prefecto. Esa chica Granger le reprochó que no podía hacer eso, pero el siguió tan sonriente como siempre sin dejar que una aguafiestas le arruine el momento. Cuando concluyó con su broma pensé que debía lucirme ante el
pero nunca pensé que me reiría tanto. Mis esperanzas con el se esfumaron al observar que Ron también me miraba como si estuviera loca de verdad. Nadie lo notó, pero me entristecí y decidí cambiar.


Mi deseo de tenerte en mis brazos
Crece a cada paso que doy


Ya quiero que veas lo que siento por ti. Al principio fue un suspiro, pero ahora es la razón lo que me has robado cuando me miras con tus ojos azules. Primero quise hacer un desesperado intento por ser normal, pero nunca me viste por que estabas muy ocupado cumpliendo tu deber. Intente llamar tu atención pero siempre te dedicaste a tus amigos.

 

Al final se presentó la oportunidad perfecta: una reunión secreta en contra de la arpía que teníamos de maestra de defensa. Quería demostrarte que soy valiente como Harry y Granger. Pero caí, y supe que en verdad ellos son buenos en lo que hacen. Mi propósito inicial fue poner en ridículo a Granger y demostrarte que soy buena guerrera, pero después de muchas sesiones comprendí que ella era excelente y cuando luchabas con ella, ella intentaba no lastimarte demasiado. Creo que nadie mas que yo se dio cuenta y entendí que ella es mejor para ti que yo.


Ya quiero perder la cordura
Con la dulzura de tu piel


¿Quién soñó que la belleza pasa como un sueño? Yo lo hice. Lo idealicé y lo encontré en el momento más inesperado, me sonrió y me atrapó con una red invisible. Las cosas que se escriben cuando una está enamorada son hermosas, pero el realismo es lo que hace que una persona descubra la verdad. Yo descubrí que el amor primero es hermoso pero también supe que en el amor primero se sufre también. Lo mucho o poco que se sufre por amor una persona lo decide la persona enamorada. Tal vez la única razón por la que lloro por las noches al saber que no estoy en tus brazos es por que yo quiero sentir esto.

A pesar de que hay una espina clavada en mi corazón, nunca me voy a perdonar el día que desee que esto nunca hubiera pasado.


Y me muero por sentir tu aroma
Y me muero por gritar
Que aunque mi mente no lo acepte
Te amo con todo mí ser


Llegó el día en que decidí olvidarte. Yo estoy ahora en mi quinto año en clase de encantamientos, o al menos eso creía. Todos estábamos practicando el hechizo que nos enseño el maestro la clase pasada por que nos dijo que habría un examen. La mayoría practicaba en pareja pero como sucede usualmente yo me encontraba sola. El profesor Dumbledore abrió la puerta y todos se quedaron petrificados como si estuvieran haciendo algo malo. El sonrió paternalmente y dijo 'No se asusten, no vengo a regañarlos. El profesor Flitwick tuvo que salir de la escuela, no es nada serio. La clase se ha cancelado'. Los murmullos de júbilo no se hicieron esperar. Los alumnos guardaban las cosas que habían sacado para practicar y como si se los hubieran ordenado todos salieron sin esperar a nadie. Parecía como si todos ya estuvieran hartos de las clases y buscaron algo que hacer con sus amigos.

Esa no era mi situación. Yo no tenía nada que hacer y no tenía amigos con quiénes pasar el tiempo. Me quedé sentada y el director me observó. Yo no me había dado cuenta, yo pensaba que el se había ido. Pero de un momento a otro sentí una mirada puesta sobre mí y supe que el maestro estaba dando uso de su habilidad de Legermancia.

-¿Te pasa algo malo, Luna?- preguntó, pero yo comprendí que el ya sabía todo

-Usted lo sabe. Se cuando alguien lee mi mente. Mi papá publico un artículo sobre eso.

-Entonces no me andaré con rodeos. ¿Desde cuando sientes esto?

-Desde el año pasado, cuando volvíamos a Hogwarts- le contesté mirándolo a sus profundos ojos celestes y me sentí más en confianza.

-¿Fue cuando lo conociste?- preguntó con sabiduría. Yo no supe que contestar

 

-En parte. Yo ya lo había visto caminar por los pasillos con Harry y Hermione. Parece como si ellos fueran todo para él

-Lo sé. Pero tal vez tengas oportunidad. El que no arriesga no gana. ¿Por que quieres quedarte con la duda para siempre?

-No para siempre. Tal vez se lo diga mucho tiempo después. Creo que soy la única que desea que el ED regrese. ¿Sabe algo? Casi siempre que estoy aburrida saco mi galeón falso con la esperanza de que Harry decida convocarnos a otra reunión.

-No creo que seas la única. De hecho no lo eres. Desde que supe del ejército deseo encontrarlos en acción. A menudo voy a la sala de los Menesteres y abro la puerta pensando que ahí están todos practicando hechizos y Harry corrigiéndolos con el deseo que mejoren por su propio bien. Armario escobero

-Si, el fue el mejor maestro de Defensa que yo jamás haya tenido. Después de el esta el profesor Lupin por supuesto- Luna se había sorprendido con esa declaración y supo lo humilde que su director era- ¿Puedo hacerle una pregunta profesor?- dijo Luna disimulando que se había horrorizado al ver la mano del director.

-Creo que ya lo has hecho- dijo guiñándole un ojo, pero sospechando lo que la rubia le iba a preguntar- pero te daré permiso de formular otra

-¿Que le pasó en la mano?

-No estoy listo para confesarlo. Nadie lo sabe. Creo que me llevaré el secreto a la tumba

-Para eso pasará mucho tiempo, profesor. Nos ayudará de mucho en la guerra que se nos viene encima

-Trataré de ayudar en lo que pueda. Mientras tanto tú puedes ayudarme con algo si me prometes que no vas a sufrir por amor sin haberte esforzado en saber lo que ese simpático pelirrojo siente por ti.

-Lo prometo, profesor- dijo una sonriente Luna- ¿en que puedo ayudarlo?

-Necesito que lleves este mensaje a Harry Potter. Ahora debe estar junto al señor Weasley ya que ambos están en la enfermería. Creo que ya los darán de alta- comentó ante la felicidad de Luna de que por fin saldría de la enfermería

-Lo haré. Muchas gracias por todo.

-No es nada. Por cierto- dijo antes de que Luna se fuera- hiciste un excelente trabajo como comentarista en el pasado partido de quidditch

La chica se rió al recordar que el director era la primera (y tal vez única) persona en alabar su trabajo con el micrófono. Fue corriendo al pasillo donde estaba la oficina de la señora Pomfrey para preguntarle sobre el estado de Ron y si este tenía visitas. Entró corriendo sin tocar la puerta tan rápido que se resbaló unos cuántos centímetros, la enfermera pareció molesta, pero se ablandó al ver que la chica en verdad estaba preocupada. Le contestó con ternura que Weasley y Potter habían sido dados de alta y que ahora debían estar camino al Gran Comedor. Luna le dio las gracias y se guardó el pergamino que el director le había dado en la mochila.

Echó una carrera hacia el Gran Comedor, se cansó un poco y a regañadientes se convenció a caminar. Después de unos cuantos pasillos y escaleras escuchó unas voces hablando. ¿Cómo no ser tan obvia? Tal vez si le hablaba a Harry primero

-¡Harry!

-¡Hola, Luna!- dijo el ojiverde dándole la espalda a Hermione con una expresión en la cara como diciendo 'me has salvado'

-He ido a verte a la enfermería- dijo Luna mientras rebuscaba en su mochila-, pero me han dicho que ya habías salido
- Le fue pasando una serie de extraños objetos a Ron. Claro que ella solo lo hacía para hacer tiempo y estar unos cuantos minutos cerca de él. Sacó un rollo de pergamino bastante sucio y maltratado y se lo tendió a Harry- Me han pedido que te dé esto

 

Harry miró al pergamino y sus ojos se iluminaron. Luna no sabía de lo que se trataba

-Será esta noche- informó a sus amigos cuando lo hubo leído. Luna se quedó más confusa antes pero eso no era importante. Miró a Ron y se sorprendió al ver que el también la miraba con algo de cariño.

-¡Te felicito por tu comentario del partido!- le dijo Ron a Luna mientras ella recuperaba sus objetos personales. A Luna le pareció captar una mirada un poco nerviosa. Ella sonrió, pero decidió disimular

-Te burlas de mí, ¿verdad? Todos dicen que lo hice muy mal

-¡No, lo digo en serio! ¡No recuerdo haberlo pasado tan bien con ningún otro comentarista! ¿Que es eso, por cierto?- añadió, tomando aquella especie de cebolla. Se la acercó a los ojos con curiosidad. Harry y Hermione se miraban confusos ¿Que les pasaba a los dos? ¿Por tan pronto se muestra interesado a Luna?

-Es un gurdirraíz- contestó Luna, y se guardó sus cosas en la mochila. No había estado tan feliz nunca en su vida en Hogwarts- Quédatelo si quieres, tengo algunos más. Son excelentes para protegerse contra los plimpys tragones.

Y se marchó. Ron sonrió de oreja a oreja con el gurdirraíz en la mano. Luna se escondió cerca del trío para escuchar si Ron hacía algún comentario. Aun le temblaban las rodillas y estaba sonrojada ¡Había logrado una conversación con Ron!

-¿Saben que les digo? Que Luna empieza a gustarme- dijo mientras los tres echaban a andar hacia el Gran Comedor- Ya sé que está loca, pero la suya es una locura

Luna no cabía en su felicidad. ¿Quién hubiera dicho que era verdad que tenía que arriesgarse? Abrazó su mochila imaginando que era el. Ya los había perdido de vista. ¿Que importa que estuviera con Lavender? El gustaba de ella, de la lunática que nadie había querido. Ni siquiera le molestó el comentario que hizo de que ella estaba loca, como si no lo supiera.

Tampoco le molestó verlo con Lavender, ya que los vio discutiendo. Ella miraba con asco la cebolla que Ron tenía en las manos y el la aferraba cada vez más contra sí. No pensaba deshacerse de esa cebolla nunca. Se la había dado Luna.


Quiero verte sufrir
Deseando a cada movimiento
Que yo sea sólo para ti

Pasó un tiempo. Ginny le contó a Luna que su hermano le había dicho que no gustaba de Hermione. Pues la consideraba más que una amiga, una hermana más. Luna lo comprendió, no sabía por que alguna vez había sentido celos por ella que es tan buena y nunca desea el mal para nadie.

-¿Y entonces quien le gusta?

-Creo que tu- dijo como si fuera un comentario casual, acto seguido, gritaba de emoción junto a su amiga.

-¡Que emoción! ¡Ahhhh! ¡Soy feliz!- se calmó después de unos minutos. Aun parecía que Ginny ocultaba algo- Te veo misteriosa.

-No es nada. Oye, debo irme. No he empacado. ¡Que tengas un buen verano! Nos veremos el próximo año, si es que abren la escuela. Tal vez nos veamos más pronto de lo que crees
- Ginny le guiñó un ojo a Luna

Ella recordó ese guiño en otra persona. Ahora esa persona debe estar observándola feliz de que por fin la niña rara y rubia haya cumplido su deseo.

-Profesor Dumbledore. Muchas gracias por todo. Esto no hubiera pasado de no ser por usted. En serio, se lo agradezco- dijo Luna mirando al cielo soleado pensando que nada podía ser mejor.

-¿Luna?- era Ron quien se acercaba a la chica, que estaba sentada en el pasto cerca del lago.

-Ho
hola Ron- dijo Luna ruborizándose y poniéndose nerviosa- ¿Gustas sentarte?

-Claro. He venido a decirte algo- dijo el chico, mientras su cara se ponía tan roja como su cabello

-¿Que pasa? ¿Es algo malo?

-No, no lo creo. Solo quiero decirte que
no me había dado cuenta hasta que salí de la enfermería y me obsequiaste el gurdirraíz. No me di cuenta de que
en verdad me gustas mucho y no me perdonaría nunca haberme arriesgado a decírtelo.

Luna se quedó sin habla. Parece que las cosas si podían ser mejor. Nada la haría más feliz ahora. Sin previo aviso la rubia se acercó al pelirrojo y le dio un beso. Uno muy inocente pero que explicaba lo que había sentido desde que lo vio. El cayó en la red y la abrazó estrechándola contra su cuerpo y descubrió el tiempo que había perdido. Las voces de los alumnos que se despedían en toda la escuela iban desapareciendo, al igual que el tiempo y el espacio. Solo había dos personas en el mundo entero. Ron y Luna.


Yo me siento lunática
No te veo igual que ayer
Y me siento lunática
El cariño que antes sentí
Se convirtió en obsesión
********

Lunática - Fanfics de Harry Potter

Lunática - Fanfics de Harry Potter

Muchos me llaman Lunática y hasta ayer no estuve de acuerdo. Soy demasiado inocente, pero nunca había tenido esta sensación que ahora tengo. Se lo platiqué

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-lunatica-fanfics-de-harry-potter-2840-0.jpg

2023-02-27

 

Lunática - Fanfics de Harry Potter
Lunática - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/30987
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20