Masacre de las Bananeras - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Es curioso como alguien puede hacer algo solo por el hechode que sea ilegal, antes de que sacaran esa ley de que era ilegal hacer exigenciasa los empleadores los únicos que se dedicaban a reclamar eran esos seis payasosque habíamos escogido como representantes. Ahora estábamos todos aquí, debenser casi tres mil personas las que nos amontonamos para hacer los reclamos ¡Justicia!Gritan pero nadie nos hace caso, solo se hacen de oídos sordos. La gente lanzapiedras contra el letrero que dice "UnitedFruit Company" pero el latón no siente y no es el latón el que nos va a darcompensaciones y salarios decentes. Creo que solo perdemos el tiempo, lospatrones nos tienen bajo el zapato y no les interesa en lo más mínimo siestamos inconformes. Entonces vimos al vocero, el gringo ese que apenas sabía hablarespañol y comienza "Señores trabajadores, in vista que ustedes está haciendoperder tiempo valioso para el compañía eso será descontado de su sueldo. Asíque volver al trabajo ahora"

 

No podíamos creersemejante descaro, entre piedras y silbidos hicimos que el vocero salieracorriendo hasta su oficina. La gente ya no lo toleraría más, querían la cabezadel patrón y la querían ya. No soporté más el hacinamiento, el sol pegaba fuertey podía sentir como esos cuerpos sudados y olorosos me estaban mojando más delo que mi propio sudor ya lo había hecho. Me fui a alejar de la multitud quegritaba y me refugié bajo la sombra de un bananero. Había de donde escoger,bananeros hasta donde la vista llegara, eso era lo que hacíamos en lasbananeras. Nos levantábamos con el sol y nos dormíamos con él, todo eso paraganar una miseria y vivir en unas chozas miserables. Si no tuviera una esposaembarazada creo que me iría de aquí, a Barranquilla o a Santa Marta; ambas estáncerca y dicen que ahí si se trabaja bien. Y ahí estaba viendo a la multitud quese asoleaba y ponía negra con el sol, como los bananos sin cosechar que se poníannegros del mismo modo. El cuadro me era cansado así que decidí dar una vueltahasta que se calmaran las cosas, total nadie se daría cuenta.

Caminé las lomas,todo el terreno me era conocido y no despertaba mi curiosidad. Todo era terrenocomprado por la United, la mamita Yunai como le dicen por ahí. Eso pasa cuandovotas por un conservador, le da lo que sea a los gringos y nosotros ni un pesoporque somos unos comunistas. Que cosa con los malditos comunistas, yo soyliberal como lo era mi abuelo y mi bisabuelo; que nadie diga que los Serrano nohemos sido liberales como Dios manda. Y yo sigo caminando pensando enconservadores y liberales cuando veo algo que la mamita Yunai no tenía en sustierras antes. Un campamento ¿Y eso? Pues habría que investigar, me acerqué conmucho cuidado que eran hombres armados y no quería meterme en un lío. Por losuniformes tenían que ser por fuerza del ejercito, estaban hablando de laprotesta.

-Mi general Vargas -dijouno que parecía hasta un niño-, me informan que hay un barco estadounidense cercade la costa. Dicen que si los manifestantes siguen aquí enviarán tropas aatacar; que tienen que proteger a sus compatriotas y a los intereses de sucompañía.

-Gracias porinformarme soldado -respondió el otro-, si así están las cosas tendremos quepelear. Por ninguna razón será violada la soberanía de la república.

Yo me quedé tiesounos segundos, pero de inmediato me di cuenta, si los gringos llegaban aquí yel ejercito los combatía podría ser una situación peligrosa. Yo se que mas dela mitad de los manifestantes no tendrán problemas en ir contra loscompatriotas de mamita Yunai pero no puedo dejar que mi mujer corra peligro. Asíque salí de ahí tan rápido como pude a buscar a mi señora, me la llevaría a dondefuera para que no le pasara nada. Los montes que tanto tiempo me tomó caminarahora desaparecían a mis pasos, llegué a zancadas muy agotado. La busqué "¡Virginia!"Le grité, pero no la lograba ver. Tenía que sacarla de aquí antes de que el ejércitose pusiera a pelear con los gringos, tenía que, tenía que, mil veces tenía que. Relatos Cortos

 

Y cuando por fin la encontrécon clara insolación sentada en una piedra vi a la gente que señalaba. Dedujeque ya estaban llegando los gringos pero no fue así, levanté la vista y todo loque logré divisar fueron los mismos uniformados que había visto discutir antes.No entendía que estaba pasando ¿Por qué estaban ahí? ¿Por qué no fueron a lacosta si desde ahí se podrían defender mejor? Entonces me contestaron, mecontestaron fuerte y claro. Levantaron sus fusiles y los apuntaron, entendí queera lo que pretendían, iban a proteger la soberanía.

Escuché el plomovolar y de repente toda la multitud cesó sus cánticos por justicia. Todo lo quesonaba era esa orquesta compuesta solo por metales, que resonaban con estruendomusical para el deleite de la parca. Como debía sonarle de divina, como debía regocijarseel demonio cuando vio como los mercenarios le interpretaban una pieza solo parasu deleite. Veía la gente caer, el sol seguía en lo alto tostándolos, lossoldados solo nos cosechaban antes de que nos pusiéramos negros. Hombres,mujeres y niños, todos en ese atestado espacio a la espera de la cosecha. Algunosse quedaban para pelear con los soldados, yo no, yo tomé a mi mujer en brazos. Virginiagritaba y lloraba yo traté de que se calmara; le dije que saldríamos de ahí yentonces lo sentí, sentí como la bala me impactaba de lleno en la pierna. Seguírepitiéndole que todo iba a salir bien, que todo iba a pasar, seguí haciéndolohasta que el dolor me hizo desmallar.

Me desperté en micasa con una venda en la pierna, a mi lado estaba mi cuñado que lloraba, nadabueno indicaba eso.

-¡¿Qué pasó?! -le grité-¿La protesta?

-La disolvieron -me respondió-,acordamos que ahora los salarios se van a reducir a la mitad.

-¿Y
? -sabía que esono era lo que lo hacía llorar, pero no me atrevía a preguntarle- Dime
¿Virginia?

-Lo siento Felipe -dijomientras me abrazaba-, perdió al bebe, la gente que corría le piso la barriga ylo perdió.

El reporte de la mamitaYunai fue de siete muertos, siete muertos que llenaron tres vagones de trenpara ser arrojados al río. No fuimos dignos ni de una fosa común, pero por lomenos a mi mujer si la pude enterrar en una tumba. Cinco días después de perderal bebé las heridas la mataron, me deshice ese día, desde entonces no he vueltoa sonreír un solo momento de mi vida. Ya tomé la decisión, nada queda aquí paramí, me iré, me iré a Santa Marta. Llevó mi acordeón, ahora pueden llamarmejuglar porque eso soy. Después de ir a Santa Marta me iré a Barranquilla y acualquier pueblo que este en el medio. Por ahora necesito canciones para elrepertorio, solo tengo cuatro versos de la primera.

Mamita Yunai tecanto a ti

porque yo ahorahe quedado viuo.

Pues sin mujereres para mí,

la única familiade este mundo

Masacre de las Bananeras - Fanfics de Harry Potter

Masacre de las Bananeras - Fanfics de Harry Potter

Es curioso como alguien puede hacer algo solo por el hechode que sea ilegal, antes de que sacaran esa ley de que era ilegal hacer exigenciasa los empleadores l

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-masacre-de-las-bananeras-fanfics-de-harry-potter-4217-0.jpg

2023-02-27

 

Masacre de las Bananeras - Fanfics de Harry Potter
Masacre de las Bananeras - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/48794
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences