Me perteneces - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Aquí, esta de nuevo en el anden 9 ¾ sola, sus padres la acompañaron temprano porque tenían que trabajar, pero ella podía dar un repaso a sus libros de el ultimo curso, si que mas decir después de la guerra, todo era tranquilo, cambio, si vaya que cambio, quiso dedicarse tiempo durante las vacaciones y vestía un poco mejor, no era exagerado pero se veía mucho mejor , unos rizos mas definidos y largos, un tono de piel mas bronceado, y ropa a su medida, el uniforme un poco ajustado, solo lo necesario la falda unos cuantos dedos mas arriba, por el momento lucia sencilla pero hermosa, adecuado al clima fresco del día, una linda blusa blanca [remera, polera, etc.] un jeans, azul unos lindos zapatos negros que le había regalado Ginny hacia tiempo un dije en forma de búho y una hermoso y pequeño anillo plateado, que su madre le regalo en navidad, https://www.polyvore.com/herm/set?id=21741483

 

se encontraba parada frente al tren, aun sin subir, un moreno se puso a su lado -Hola Granger- saludo el chico sin mirarla, dando un sorbo a una taza de café -Que tal, Zabini- saludo la chica, volteando a ver al joven, volvió a mirar el tren, entonces el joven se dedico a observarla con detenimiento. -Si que Granger a cambiado, ya no parece una vieja amargada, si que valdría la pena acostarse con ella aunque sea una sangre sucia, después de todo, se han terminado los prejuicios de la sociedad, pero vaya que Hermione, esta para hacerla mía aquí mismo, estoy seguro que aun es virgen- aseguraba el chico quien se mordía el labio, para mantenerse cuerdo y no hacer algo indebido, la castaña se comenzó a poner nerviosa con la mirada del chico y volteo a mirarle -¿Pasa algo Blaise?- pregunto la chica, -No, lo siento Granger, es solo que luces muy linda esta mañana- le halagó el joven, logrando que Hermione, sonriera -Grac..- la chica no termino porque una voz, muy conocida para ella, resonó en el anden -Vaya que andas perdido, Blaise, eso de estar piropeando a Granger, quiere decir que estas mal- decía el rubio que aparecía en la escena, sin mirar a la joven castaña aún, -¿Qué tal Granger?- saludo el rubio escupiendo las palabras y mirándola por primera vez -Por Merlín, ¿esa es Granger? Se ve, se ve PERFECTA"- pensaba el rubio, sin quitarle la mirada de encima ala castaña, que comenzaba de nuevo a ponerse nerviosa -¿Qué te ha hecho el pobretón Granger? ¿Acaso te da seguido?- pregunto el rubio, pensando -Porque yo si lo haría- la chica se sonrojo, -"Eres un idiota Malfoy"- afirmo la chica, y camino a buscar un lugar en el tren, Malfoy embozo una sonrisa, su corazón estaba desbocado, las mejillas de la castaña lo habían enloquecido, porque nunca había visto esa belleza que escondía Granger, talvez por los malos prejuicios y estupidas creencias que tenia, pero ahora era diferente, Granger seria para el, y no solo por un día. Blaise se encamino para seguir a la castaña, Draco lo detuvo -"Tú la tocas y yo te mato"- le amenazo el rubio con el dedo índice y después subió al tren.

Hermione, se encontraba, en un compartimiento, abochornada por la escena de unos minutos atrás, la mirada del rubio la estremecía, lo suficiente como para sentir su vellos erizarse y su corazón arrancar en una carrera incontrolable, aun no podía averiguar el motivo por el cual lo salvo en la guerra, todas las vacaciones lo estuvo pensando y nunca supo cual era su respuesta, hasta ahora no lo sabia.

 

Sus amigos llegaron después de un rato, -Herms, ¿cómo estas? Si que cambiaste, luces preciosa- le decía Ginny, mientras se abalanzaba para abrazarla, seguida de Harry, Ron, y Luna, después de un rato se entero que Ron y Luna estaban de novios, Hermione se sentía muy ya que, amaba a Ron pero como amigo, como hermano pero no como Hombre, ella les contó que era premio anual y ellos que eran prefectos y así continuaron su platica por un rato. Las parejas comenzaron a platicar y Hermione decidió ir a cambiarse, así que camino lentamente hacia los vestidores.

Al llegar estaban repletos de gente, así que busco un compartimiento vacío, mientras caminaba no se dio cuenta que una brillante mirada platinada la seguía, encontró un lugar al final del tren, jamás lo había visto, talvez porque nunca estuvo en esa parte del tren hasta ahora, al abrirlo era mas espacioso de lo normal, los asientos eran enormes que podría dormir ahí placidamente si lo deseaba, no lo observo mas, entro corrió la cortina de la puerta y de la ventana y cerro la portezuela con seguro, comenzó a desvestirse, la puerta se abrió y Hermione se tomo los botones que había desabrochado para taparse de nuevo, miro hacia atrás y ahí estaba, Draco Malfoy, con una amplia sonrisa, un a mirada brillante, y ese olor, ese olor mentolado, sumamente fresco, el lanzo un hechizo silenciador y otro para cerrar la puerta, verlo la hizo estremecerse, de pronto reacciono -¿Qué demonios te pasa Malfoy?- pregunto la castaña furiosa, -¿Sabes, que me pasa?- pregunto el rubio, en forma de respuesta, la chica se estremeció al ver al rubio caminar hacia ella, Hermione retrocedió en autodefensa, y aunque el compartimiento fuera mas espacioso no le quedaba, mucho como para huir, su corazón se aceleraba, su respiración se agitaba, el rubio estaba realmente cerca, y sus ojos brillaban, su mirada había cambiado, no mostraba coraje, ni dolor, ni miedo, ni rabia, mostraba, mostraba ¿a ella?, Hermione choco, con el asiento, y apunto de caer sentada, Draco paso su mano por la espalda de la chica, y la sostuvo en el aire, la acomodo dejándola de frente, Hermione se agarro de los hombros del rubio, el chico sonrío, acaricio su cabello, y con un dedo rozo su mejilla izquierda, Hermione se estremeció al contacto y cerro los ojos, el rubio se acerco a su oído, ella sintió su respiración, agitada como la de ella -¿Sabes que me pasa?- volvió a repetir, el rubio en el oído de la chica -Me pasas tú- respondió el chico, besándole la oreja a la castaña, esta entreabrió los labios y tenso el cuerpo al sentir al rubio, besarle el cuello, y acariciar su cabello, quiso detenerlo, pero no pudo, ya no tenia control ni de ella ni de nada, el era el dueño de la situación del momento, todo era lento, tranquilo, como debería ser la primera vez, el rozo sus labios, y al sentir que ella rompía la distancia, sonrío de lado al ver a la castaña ceder sin reproche, estaba seguro que Hermione era virgen, y vaya que la aria estallar en todos los sentidos, sin piedad, pero primero tenia que, hacerla sentir cómoda, y demostrarle que lo tenia loco, pero no hoy, no era el momento, ha pero el quería algo mas, por lo menos escuchar un gemido de la castaña solo uno, así que desabrocho el botón del pantalón de la joven, mientras el beso se intensificaba, y el bajaba delicadamente un poco el pantalón de la chica, solo para lograr su objetivo, pero antes estremeció su mano, por dentro de la blusa de la joven y delineo su cuerpo con un dedo, Hermione tembló en sus manos, pero no mas que eso, entonces continuo con su tarea, resbalo su fría mano por el vientre de la chica, a la que ahora le besaba el cuello, entonces regreso a su boca antes de hacer su trabajo, y lo hizo toco la feminidad de la chica, dándole suaves masajes con los dedos, un sonido, salio de la boca de la castaña, pero mas bien fue un medio gemido, no, el rubio quería uno completo así que, aumento la intensidad, fue un poco mas rápido, el rubio temía, de ser el primero en gemir ya que le resultaba tan placentero el tenerla entres sus brazos, tan entregada, fue entonces cuando introdujo lentamente uno de sus dedos, la castaña suspiro -Oh" Merlín- le escucho decir a la castaña entre sus labios, y el sonrío complacido. Había logrado su objetivo, sin darle mucho a la castaña, y para fortuna aun era virgen, se separo de ella, Hermione quedo confusa, y completamente acalorada -Eso, solo es una prueba Granger, sabes, ahora me pertenecerás- respondió el chico, tomo la mano izquierda de la joven un con la varita hizo aparecer un anillo en forma de serpiente, en el dedo anular le sonrío -No podrás quitártelo, así que no lo intentes, aquel que te toque con malas intensiones, se quemara- dicho esto salio del compartimiento, dejando a una castaña confundida, y totalmente ruborizada mirando el anillo.

 

 

Dos semanas habían pasado en Hogwarts, Draco no daba señales de vida muy seguido, solo en clases y en el comedor, era premio anual, y el igual, además de Padma Patil de Revenclaw y Justin Finch

de Hufflepuff .

Hermione entraba a la torre de premios anuales y corría a su habitación, los chicos normalmente, se quedaban en sus casas, pero Hermione no, ella prefería la soledad, estudiar en la comodidad de su habitación, además que sus queridos amigos, se la pasaban dándose demostraciones de amor a todas horas y nunca quería intervenir.

Vacaciones, habían llegado ya, todos se habían marchado por la tarde, ella se quedaría, por varios motivos, sus padres estaban de 4ta luna de miel, los adoraba y ya no era una chiquilla como para ir a querer estar con ellos, sus amigos se habían ido a la madriguera, ella no quería importunar en sus expresiones amorosas y poco éticas, Neville se había quedado, esa tarde salieron a pasear el platicaba alegremente sobre Susan Bones, vaya suerte otro enamorado, pero después fue ala biblioteca a seguir investigando como arrancarse el maldito anillo, buscaba en la biblioteca, preguntaba a los alumnos y quitárselo, para ver de que manera poder quitárselo, tantos hombre se le habían acercado ese año, y ella los quemaba cuando la tocaban, por culpa del maldito anillo, y ahí estaba en la sala de premios anuales, sola, desesperada, con las rodillas enzima del sillón cubiertas por su suéter, y el pantalón de la pijama, hacia frío, era navidad, el reloj marcaba las 12:00am del 25 de diciembre, escucho las campanadas -Feliz Navidad, Herms- se dijo a si misma y se acurruco mas entre sus piernas, no tenia sueño, la ultima campanada dio y la puerta se abrió, Hermione dio se levanto sorprendida, con la varita en mano, la chimenea se apago por el aire que aquella persona había dejado entrar. -Feliz Navidad, Granger- aquella voz la estremeció, seguida por su olor-Por Merlín que delicioso olía- era él, la persona de la que había huido medio año, estaba ahí en la obscuridad, y vaya que lucia perfecto sin mirarle, sus ojos platinados fueron descubiertos por la luna -Draco- La castaña trago saliva -Feliz Navidad-, dijo esto guardo la varita y camino a su habitación, embriagada de su aroma, deseando que la volviera a besar, sentir sus manos en sus rostro, sentirlo cerca. Decidió darse una larga ducha de agua caliente, y así fue, salio alrededor de las 12:40am, su habitación en penumbras y cubierta con una bata de baño y debajo su pijama. Se detuvo de golpe, alguien estaba en la habitación, lo presentía, la miraban, miraba para todos lados tenia miedo de moverse, cerro los ojos para que su vista se enfocara un poco mas y después respiro, era el, inconfundible, elegante, orgulloso, altanero, fuerte, único, dulce, engreído, maldito huron. Blog sopper tappers

 

Caminaba hacia ella, por sus espalda, respiraba su aroma, tan perfecto, tan dulce, tan de ella, sonreía, ella estaba asustada, estaba marcada por el, y pensar que todas las noches, la soñaba de mil maneras de cómo hacerle el amor, si eso era lo que haría, le aria el amor a su Hermione, a su ratoncita, a su sangre sucia, a la come libros, a su marca. A ella. Y que todas esas noches tenia que terminar solo por aquellos sueños. Pero esta noche no seria así, no lo soñaría mas, haría real cada uno de sus sueños. Pero ella daría guerra, vaya que la daría, eso de quitarle la oportunidad de estar con alguien mas no se lo perdonaría tan fácil, que le importaba tenia todo lo que restaba de noche o medio amanecer. Como lo esperaba ella se roto a darle cara -¿Qué quieres en mi habitación, Malfoy?- pregunto la castaña, algo molesta, el le sonrío descaradamente -¿Otra pregunta, a la cual ya tienes respuesta, Granger?- pregunto el rubio mientras caminaba alrededor de la chica -¿Qué quieres decir?-pregunto la castaña algo confundida y temblorosa, Draco mordió su labio inferior, acorto la distancia y puso tras la castaña, tomándola por la cintura, esta se estremeció ante el toque, el rubio se acerco a su oído y susurro -Si quieres que me vaya solo dilo- el rubio bajo sus manos por las caderas de la castaña, esta se trago un suspiro -Pero, recuerda que tienes el anillo- afirmo el rubio, como dejándola sin opciones -Contare hasta tres- amenazo el rubio -Uno,- beso su nuca, se estremecion y comenzó a deslizar la bata de baño -Dos-, dejo la bata caer al suelo, y subió su manos hasta los pechos de la castaña, quien recargo cabeza en el pecho del rubio, con los ojos cerrados -Tres- la roto hacia el, y la miro, con una sonrisa embozada en el rostro, lleno de triunfo -Señorita, me permitía marcarla, de por vida- pregunto, el rubio con voz elegante, mas de lo acostumbrado, la castaña solo sonrío -Lo tomare como un si- afirmo el rubio y la beso, despacio, sin prisa, con cariño, con ternura, con amor, la castaña deslizo la bata del chico, y noto que este no tenia camisa, acaricio su pecho, temblorosa, pero con amor, después su espalda, el besaba su oreja, su cuello, sus hombros, deslizo el tirante del camisón de la castaña, era muy grande, así que cayo rápidamente al suelo dejando a la chica solo con sostén y el pantalón de la pijama, la deposito suavemente en la cama, y quedo sobre ella, la miro unos momentos y ella acomodo uno de sus rubios cabellos, que tapaban sus hermosos ojos platinados, le sonrío, Draco se volvió loco, beso su cuello, su vientre, entonces llego al lugar deseado, el pantalón de la castaña, lo recorrió con los dedos, haciendo cosquillas en el cuerpo de Hermione, lo bajo por sus bien formadas piernas, pero aun no era el momento, paso una de sus manos por la espalda de la chica, y se deshizo del sostén de la joven, que por un momento, se sintió expuesta, Draco la observo, y le acaricio el rostro, para que se tranquilizara -se acercó a su oído -Eres la mujer mas hermosa que allá visto en mi vida, prometo que no te dañare, solo te amare, en el momento que quieras que me detenga solo dilo- le había susurrado al oído, ahora estaba mas segura, era el hombre indicado, su peor enemigo, la estaba amando. Le regalo una sonrisa, y el la entendió perfectamente, quería continuar, besos sus labios, como amaba ese sabor a miel, esa lugar tan calido, tan único, tan suave, toda cosa que hubiera tenido antes de esta noche, había quedado estupidamente, en la nada, ella, era el paraíso, bajo lentamente a los pechos de la chica los beso suavemente, los masajeaba, y Hermione estaba encantada, jugando con el cabello del rubio, de pronto, ella sintió su ausencia, y abrió los ojos, con temor, ahí estaba el de rodillas en la cama, mirándola sonriente, Hermione se acomodo igual frente a el de rodillas en la cama, aun le quedaba la prenda mas importante, y al rubio la parte baja de la pijama, Hermione lo beso, lo necesitaba, entonces la castaña se torno irreconocible, beso el cuello del rubio, mordió levemente su oreja, el comenzó a excitarse mas por la reacción de la castaña, cayo debajo de ella, los rizos de la misma cubrían su rostro y el se embriagaba del olor, la chica besaba lentamente el cuello, el pecho, el abdomen, se detuvo en la pijama, Draco sintió que se detenía, pero ella le sonrío, y con manos hábiles pero temblorosas, bajo el pantalón al chico, era tiempo de jugar, el chico dio una vuelta y dejo a la castaña en su posición anterior, la besaba sin piedad, con amor y necesidad, desde la frente hasta la punta de los pies, pero aun no lograba sacar aquel cántico que necesitaba, entonces fue recorriéndola de arriba abajo, se detuvo en la entre pierna, le deposito un pequeño beso, la castaña se agarro de la sabanas, gimiendo en un susurro -Maldición- el rubio sonrío, se acercaba el momento, beso el otro lado de la entrepierna, la castaña doblo las rodillas, el chico necesitaba mas, coloco las manos en las caderas de la chica, y así deslizo las bragas, dejando en descubierto, el tesoro entre las piernas de la castaña, el joven se poso sobre ella, y haciendo movimientos sobre la chica, ella se retorcía cada vez mas pero aun no era el momento, el no estaba listo, la joven, estaba sedienta, al igual que el joven rodó, dejándolo bajo ella u ahora esta comenzó ha hacer un baile de caderas, por encima de su masculinidad, Draco dejo salir un susurro en que se escuchaba un "Hermione, no seas cruel", la chica sonreía, vaya que era placentero escucharlo decir su nombre, beso el vientre del chico, lo sintió estremecerse entre sus piernas, mordió la orilla del boxer del chico, que ya dejaba ver una increíble erección, lo bajo con boca y manos, sin perdón de Merlín, Draco gemía de placer, la castaña beso su masculinidad, y el rubio sentía morir -¿Cómo es posible sobrevivir a placer, sin sufrir un paro cardiaco?- se preguntaba una y otra vez y ahora se vengaría, en un impulso recobro el mando, y ahora bajaba lentamente besando a la castaña con fiereza, las piernas, muslos, vientre, cuello, espalda, todo había sido recorrido por el rubio, estaba todo marcado pero faltaba algo, aquel tesoro que latía, para ser marcado, y el rubio lo marcaría de mil maneras, beso la entre pierna por segunda vez, después el otro lado, después lamió levemente, la castaña se retorcía el sonreía -Oh", demonios, por Merlín y sus apóstoles- decía la castaña, agarrada de las sabanas, pero el rubio quería algo mas que eso su lengua rozo el tesoro, lo esperaba con ansias, lo volvió a rozar -Merlín" Oh Merlín"- exclamaba la castaña, con la voz entrecortada -Vamos, Granger dilo- decía el chico en susurro, enarco una ceja y sonrío, vaya que lo dirás, lamió sin piedad, beso, mordió, acaricio,su feminidad estaba por estallar -Oh" Draco, mi Draco- dijo la castaña y el rubio se sintió, explotar, se acerco a besarla, y a jugar de nuevo con los movimientos por encima de las caderas de la castaña que estaba enloquecida Hermione bajo una mano, y comenzó a masajear al rubio sin piedad, y con la otra acaricio su espalda, ambos ahogaban gemidos en sus labios, de pronto la miro, como pidiéndole permiso, ella sonrío, -te pertenezco- le contesto la castaña, el le dedico una sonrisa, hizo lugar entre las piernas de la chica, y la penetro, ella apretó las sabanas al primer contacto, cerro los ojos, el lo hizo mas lento, después ella se acostumbro al contacto, y lo siguió en aquel maravilloso baile, lleno de cánticos, bailes, y amor -Me perteneces- dijo el rubio cuando yacía a su lado, ella sonrío. -¿Me podré quitar el anillo?- pregunto la castaña -¿Solo si no te quieres casar conmigo?- Hermione, brinco encima del rubio -Claro que quiero- afirmo la castaña besándolo -Sabes amor me gusta tu posición- afirmo el rubio y la castaña, sonriendo de forma malévola, bajaba lentamente y besaba la masculinidad de su ahora prometido.

 

----------------------------------------------------------------

Espero que les guste, no habia podido escribir un one shot nunca y creo que es muy largo :S pero bueno comenten porfavor si tienen alguna historia que recomendar digalo, prometo checarlas....

Las adoro lectoras...

Me perteneces - Fanfics de Harry Potter

Me perteneces - Fanfics de Harry Potter

Aquí, esta de nuevo en el anden 9 ¾ sola, sus padres la acompañaron temprano porque tenían que trabajar, pero ella podía dar un repaso a sus libros de el

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-me-perteneces-fanfics-de-harry-potter-4769-0.jpg

2023-02-27

 

Me perteneces - Fanfics de Harry Potter
Me perteneces - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/57325
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20