Mi Gran Error - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

La tensión se sentía en el ambiente, era unanoche desolada, no había aire, no había estrellas, no había nada, la calleestaba desolada, esto no era una casa, estaba demasiado vieja y sucia, era muygrande para una familia de cinco personas, no había luz, apenas si estabaalumbrada por un par de velas, mala noche para morir, hacía calor y sentía comoel cabello se me pegaba al rostro, debido al sudor y a las lágrimas.

Era una mala noche, estaba sentada frente altocador, mis ojos azules estaban cristalinos de tantas lágrimas que deseabansalir, mi cabello castaño era un desorden y más siendo quebrado, baje la miradahacia la hoja sucia que había encontrado, para despedirme de mi madre.

No había palabras, ya que no tenía, solo queríasalir de esa casa de locos, quería largarme de ahí, de ese lugar que solo habíarecibido maltratos y humillaciones, pero no encontraba la forma de dejarla omejor dicho de dejarlas, tome de nuevo la pluma, esperando que las palabrasllegaran.

 

Madre, lamento esta forma tancobarde de dejarte, pero no quiero seguir viviendo con Will, ese hombre solo telastimaba y nos lastimaba a nosotras, pero tu amor o tu miedo, no has queridodejarlo y en verdad la lamento, pero ya no quiero seguir siendo cómplice de susmaltratos, es por eso que me
.

Pero antes de terminar de escribir, escuche ungolpe seco, me levante de la silla y salí corriendo de mi recamara, el pasilloera realmente largo, escuchaba las suplicas de mamá, en ese momento me detuve,la estaba golpeando de nuevo.

- Mihija no puede ser una anormal como esa basura - la voz ronca de Will queríadecir que estaba furioso - mi Keira no puede ser igual a ella.

- Peroella también es una bruja - la voz de mi madre era débil.

- Esuna mentira - otro golpe - sabía que no debía casarme con una mujerzuela comotú, que ya traía a un maldito bastardo en sus brazos - otro golpe - es por esoque el padre de esa rata te abandono, por conocerte bien, por saber la clase deescoria que eras - otro golpe.

- Willpor favor - mi madre le estaba suplicando.

- Debídeshacerme de esa porquería en cuanto tuve oportunidad - mi respiración se hizojadeo - no debí dejar que regresara cuando entro a esa escuela de alimañas,pero claro fui benevolente y la deje regresar a esta casa y que es lo que hace,primero hace que Maddison sea una anormal al igual que ella y después enseñarlea mi princesa ser un fenómeno al igual que ella.

- Darla no tiene la culpa de que Keira tambiénsea bru

- Cállate- rugió Will callándola con otro golpe.

En ese momento mis piernas volvieron areaccionar, corrí hacia la habitación, tome la perilla, pero la maldita puertaestaba cerrada, se escuchaban los golpes, comencé a golpear la puerta confuerza para que abriera, pero nada.

Maldita la hora en que ese imbécil me habíaquitado mi varita, sentía las lágrimas bajar por mis mejillas y ese hombreseguía golpeándola, debía encontrar mi varita, corrí hacia la habitación que élusaba como estudio, por mi suerte estaba abierta, y la encontré en el primercajón, regresé a la habitación cinco minutos después.

Abrí la puerta con un movimiento de la varita,lo que encontré me dio náuseas, el cuerpo de mi madre estaba a un costado de lacama y a su alrededor había un charco de sangre y él estaba de pieobservándola, me hinque al lado de mamá, su rostro estaba irreconocible.

 

- Mamá- llame con un hilo de voz, tome su muñeca y trate de encontrarle el pulso.

- ¿Quiénte dio permiso de entrar a mi habitación? - gruño.

- Norespira - susurre - no respira.

- Largode aquí - me tomo del brazo para sacarme de la habitación.

- Necesitamosllamar una ambulancia - le pedí.

- Ellava a estar bien - me espeto - y ahora sal de aquí y no hagas ruido, no quieroque Keira se despierte.

- Peromam

- Tehe dicho que te largues - y sin más me empujo fuera de la habitación, haciendoque cayera de sentón.

Me levante y camine hacia la sala donde estabael teléfono, marque el número de urgencias, no sé muy bien lo que dije, caminea la recamara de mi pequeña hermana de siete años, yo tenía diez más que ella,entre y ella dormía plácidamente.

Me senté en el borde, esperando no despertarla,sentía un opresión en el pecho, su cabello negro y rizado, le caía sobre elrostro graciosamente, acaricie su cabello, era una niña demasiado frágil.

Escuche el sonido de la ambulancia me levante,pero antes de salir de la recamara se escucho una explosión, Keira despertó alinstante, sus ojos casi negros se clavaron en los míos.

- Nopasa nada - mentí - vuelve a dormir.

- Note creo - se levanto de la cama y camino hacía mi.

- Notengo porque mentirte - replique - ahora vuelve a la cama que yo iré por unsándwich.

- ¿Quéfue ese ruido? - esa voz fue de Maddison, mi hermana de quince años.

- Nosé - trate de sonar tranquila.

Llamaron a la puerta, así que sin esperar nadabaje a abrir, sabía que algo malo había pasado, pero no podía demostrarme nerviosaante Keira y Maddison, en cuanto abrí le indique al policía la habitación,tuvieron que derribar la puerta y bueno el espectáculo ahora era másnauseabundo, el cuerpo de Will estaba al lado de mi madre con un tiro en lacabeza.

- Mamá- esa voz era de Keira - papá - giré a verla y vi como su pequeño cuerpocomenzaba a temblar - ¿Lala que paso?

- VenKeira - no tenía una respuesta, tome su mano y dejamos a los policías y a losparamédicos hacer su trabajo.

- Darla- Maddison tenía los ojos cafés abiertos - ¿Están muertos?

No conteste, pero algo me decía que lo queMaddison decía era cierto, camine hacia mi recamara si así se le podía llamar,en cuanto estuvimos ahí, tome a Keira y la abrace con fuerza y me puse a llorary ella hizo lo mismo, trate de controlar mi llanto, para poder consolar a mipequeña niña, escuche como la puerta se abría.

- Señorita- llamo uno de los policías - necesito hablar con usted.

- Esperenaquí - les ordene a ambas, salimos de la recamara y me observo seriamente.

- Losdos están muertos - sus ojos negros se clavaron en los míos - lo siento mucho.

En ese momento mi vida había dado un giro de 180grados, sentí las lágrimas salir con más fuerza que antes, escuche el pequeñogrito de Keira, la tome en brazos, la verdad era bastante ligera, observe aMaddy que lloraba en el marco de la puerta, camine hacia ella y la abrace,nuestra madre estaba muerta, eso quería decir que las tres estábamos solas.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 


Por favor dejen comentarios, que hacen feliz a una pseudo escritora, pueden ponerme lo ke kieras, acepto de todo ^^

El funeral no había sido nada fácil, ya quenadie fue, no teníamos amigos, debido a que Will no nos dejaba salir y buenomis amigos no quise informarlos sobre esto, la casa estaba embargada, así queen menos de una semana teníamos que desalojarla.

Nuestras vidas no parecían mejorar, al contrarioparecía que cada día empeoraban, estábamos en Francia sin saber a dónde ir, encuanto nos quitarán la casa, además estaba el problema de que deseaban queKeira se fuera a un orfanato y eso si ni de chiste iba a dejar que sucediera,pero no teníamos familiares que se hicieran cargo de nosotros.

En el closet de mamá no había nada que meayudara a saber qué hacer con mi vida y con la vida de mis hermanas, en muy malmomento decidió dejarnos, tenía diecisiete años y tenía que hacerme cargo de mihermanas de quince y siete, esto no era algo que yo hubiera soñado.

Al fondo del closet había una caja de madera, latome y estaba llena de polvo, eso me hizo pensar que llevaba mucho tiempo sinque mi madre la sacara, la coloque en la cama y me hinque para ver de que setrataba.

Lo primero que saque fueron unas fotografíasmágicas, el cabello de mamá era rizado y negro como el de Keira, de hecho separecían mucho, a excepción de los ojos, ya que los de mi madre eran azules comolos míos, mientras los de mi hermana eran cafés. Llevaba gafas que ocultabansus ojos, y usaba ropa enorme, un chico a su lado, la nariz ganchuda, elcabello negro al igual que sus ojos; parecían amigos, gire la foto.

Nunca dejes de sonreír, decía detrás de esta, no era la letra de mamá.

Las de más fotos salían solo ellos, una me llamola atención, ya que solo salía un chico de cabello negro y quebrado, ojosgrises y pose relajada, parecía que se la habían tomado desprevenido, el chicoera realmente guapo, observe su nariz, perfectamente recta y afilada, de hechose parecía a la mía, al igual que sus labios, pequeños y carnosos.

Lo observe más detalladamente, mis ojos a pesarde no ser del mismo color que los de él, tenían la misma forma, su rostro mostrabaaltivez, al reverso tenía un corazón y el nombre Sirius Black, esa si era lacaligrafía de mi madre.

Seguí revisando las demás fotografías y en lamayoría estaba él, al final de todas las fotos, había un par de cartas, era laletra de mi madre y todas iban dirigidas a Sirius Black, todas eran carta deamor, no las quise leer, ya que con la primera entendí que no eracorrespondida.

Pero al final solo había un pedazo de pergaminoque no era de mi madre, era una caligrafía que me costó un poco entender.

Marietta Prewett, te espero está noche frenteal sauce boxeador, espero que estés ahí a las 9. Te mando un beso.

Sirius Black

¿Quién diablos era Sirius Black? Pero parecíaque mi madre había estado enamorada de él, tendría que regresar a Londres e investigarquién demonios eran las de las fotografías y descubrir quién era mi padre.

Tendría que conseguir dinero, para poderencontrar un lugar en donde vivir cuando llegáramos allá y después buscar unlugar donde trabajar para mantener a Keira y a Maddy, mi sueño de ser auror, seveía imposible en estos momentos.

 

- Lala- llamo Keira.

- ¿Quépasa duende? - pregunte caminando hacia su recamara.

- Tengohambre - contesto con una sonrisa culpable - y no hay nada.

- Puesdéjame ver que consigo con los vecinos - repuse tranquilamente - mientras túpreparas una maleta con la ropa más necesaria.

- ¿Nosvamos? - pregunto Maddy que entraba a la recamara de Keira.

- Estácasa deja de ser nuestra en menos de cuatro días - conteste tranquilamente.

- ¿Ya dónde iremos?

- Londres,es el único lugar en donde podemos conseguir un poco de ayuda - repuse.

- ¿Porqué no aquí?

- Porqueen Londres mamá tenía amigos, que supongo deben de ayudarnos - Maddy se colocoel cabello casi rubio detrás de la oreja.

- ¿Yla escuela? - sus ojos chocolate me observo seriamente.

- Irása Hogwarts - dije tranquilamente - le mande una carta a la directora y nosespera mañana para tu entrevista.

- ¿Yno pensabas consultarnos? - el carácter de Maddy era un tanto agresivo.

- Madno me hagas esto más difícil - le suplique - ya no nos queda nada aquí.

- Yoapoyo a Lala - repuso Keira con una media sonrisa

- Nopuedo hacerlo sin ti - le sonreí débilmente.

- Muybien - acepto - pero si no funciona te culpare.

- Gracias.

Estábamos frente a un Pub que llevaba el nombrede Caldero Chorreante, la mano de Keira temblaba ligeramente sobre la mía,suspire y entre sin pensarlo más, no era un lugar muy agradable, pero al menosno estaba tan mal como la casa en Francia, camine hacia el hombre que estabadetrás de la barra.

- Buenastardes - salude lo más educada posible - afuera decía que necesitaba una mesera- el hombre solo me observaba - y bueno yo quería ver si podía darme eltrabajo.

- Noacepto a menores - dijo secamente.

- Tengodiecisiete - conteste - y en verdad necesito el trabajo.

- Nopago mucho - seguía siendo un tanto descortés.

- Solonecesito una recamara para mis hermanas y para mí y comida - le asegure.

- ¿Tengocara de ser de la caridad? - escupió.

- Tom- gire la vista y otro hombre caminaba hacia él - no debes ser descortés conuna dama - observe los ojos azules del hombre - pero si no quieres darletrabajo, tendré que dárselo yo.

Arrugue la nariz, debía medir como 1.90, cabellopelirrojo y unas cuantas pecas en su rostro, sentía la tensión de Maddy detrásde mí, me sonrió como saludo y me extendió la mano.

- SoyGeorge Weasley - estreche su mano un poco contrariada.

- DarlaPrewett - me presente - y ellas son mis hermanas Maddison y Keira.

- Muchogusto - le sonrió a las dos - pero síganme que las llevare hacia su nuevoempleo.

Asentí torpemente y lo seguí, Keira apretó másmi mano, mientras Maddy lo observa con la nariz arrugada, nos quito las dosvalijas que llevábamos y caminamos por lo que era el callejón Diagon o al menoseso recordaba que mi madre me había dicho.

Pronto nos detuvimos frente a un local que decía"Artilugios Weasley" nos hizo entrar y enseguida nos guió a una pequeña bodega,en la cual con un simple movimiento de la varita, hizo a parecer tres camas, unpequeño closet y otra puerta.

- Noes muy grande - repuso rascándose la nuca - pero al menos les servirá por unrato.

- Nodebes mol

- Noes molestia - me sonrió de lado - ahora pueden sentirse en su casa, acomódensey bueno yo me voy.

 

Salió de la bodega dejándonos a las tres solas, Maddyobservaba la habitación con una ceja elevada, ya sabía que no era mucho, peroera mientras conseguía otro trabajo y algo con que darles algo mejor, ahora loúnico importante era pasar está noche, mañana ya veríamos que hacer para saliradelante.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero les guste ^^ y xfavor comenten, recuerden ke un comentario es una sonrisa, y cada sonrisa te da un segundo más de vida ^^

Capitulo dedicado a:

vampiralunatica06

barbara_lovegood

Black Victoria

Mi vida no era lo que imaginaba, podía tenertodo, o al menos eso creí antes de ver lo que en verdad era mi vida. Es ciertoque estaba llena de lujos, que con solo extender la mano, yo tenía lo quepedía, pero era una vida superflua, en la cual solo tenía amigos por interés.

Y mejor ni hablar de mi novia, Pansy Parkinson,era la mujer más hueca y superficial que conocía, pero también era buena en lacama, creo que solo por eso seguía con ella, simples deseos carnales, aunquetambién es cierto que me he acostado con varias mujeres, a pesar de apenastener dieciocho años.

Pero ninguna era lo que necesitaba, no habíaalguien que pueda decir que tal vez si pudiera llegar a amar, todas eranparecidas a Pansy, era tontas y solo les interesaba saber quien tenía másdinero, y un buen marido para que las mantuviera.

No pensaban en nadie más que no fueran ellas. Elespejo mostraba a alguien altivo y orgulloso, mis ojos grises no verían a nadiehacia arriba, ellos siempre tendrían que levantar la mirada para verme, eraDraco Malfoy, nadie podía humillarme.

Me acomode la capa, ningún Malfoy debía versedesarreglado no importaba lo que pasará, siempre debíamos estar elegantes yarrogantes, mi cabello estaba perfectamente peinado, gire mi rostro paraverificar que todo estuviera en orden, pero como siempre tenían queinterrumpirme, suspire y camine hacia la puerta de mi recamara.

- Estarde - repuso mi madre.

- Notengo dos años - le reproche.

- Recuerdaque las visitas a Azkaban terminan temprano - me espeto - y todavía tenemos quepasar al callejón Diagon.

No conteste, solo camine detrás de ella, laverdad era horrible tener que pelear con Narcissa Malfoy, ya que ella siempreterminaba ganando, sin importar si estaba equivocada, en cuanto llegamos alcallejón, mi madre comenzó a andar con esa pose altiva de todo Malfoy.

Escuchaba varias murmuraciones de las mujeres alverme pasar, fije mi vista al frente, no deseaba ver a ninguna. Iba detrás demi madre, mientras ella observaba los escaparates, tratando de encontrar algoque llevarle a mi padre en Azkaban.

- Minerva- repuso mi madre, giré la vista a la dirección en donde mi madre veía.

Y frente a mí estaba la directora de Hogwarts,una mujer de estatura media, el cabello castaño entrecano, estaba en unperfecto moño y sus ojos marrón escondidos detrás de unas gafas y como siemprellevaba una capa de cuadros escoceses.

 

- Narcissa- saludo la directora seriamente.

- ¿Quéhace aquí la directora de Hogwarts? - escuche la diversión en la voz de mimadre.

- Cosasdel colegio - contesto secamente - bueno Narcissa, Draco, tengo cosas quehacer.

Y sin más desapareció, mi madre no dijo nada yyo ni siquiera abrí la boca, seguimos el camino por todo el callejón Diagon,pero parecía que nada convencía a mi madre, comenzaba a aburrirme y aun noteníamos nada.

- Sonlas tres - repuso sorprendida - iré a ver a tu padre y tú te quedarás ycomprarás lo que te falte para Hogwarts.

Esa mujer seguía tratándome como a un niño dedos años, asentí y ella desapareció, camine hacia la tienda de Madame Malkin,ya que necesitaba túnicas nuevas para mi último año, y tenía que regresar aHogwarts, debido a que después de la guerra, tendríamos que repetir el año.

Así que tendría que volver a verle la cara aPotter, Granger, los Weasley y Black, esto era una broma de muy mal gusto y lopeor de todo es que solo me quedaba un día para volver a verlos, lo único queesperaba, era que en ese momento no verlos.

Comprar las túnicas fue bastante rápido, debidoa que soy un Malfoy, a pesar de que en estos momentos mi apellido no esté muybien que digamos, pero aun le quedaba un poco de valor. Los libros los habíacomprado dos días atrás, así que no me faltaba nada, decidí ir al CalderoChorreante a descansar un poco y después irme a mi casa.

- Keira- escuche una voz un tanto aguda - deja de correr.

- Quieroun helado - esa voz era infantil.

- Lalaya te dijo que ahora no.

Entonces en segundos estuve en el suelo, con unaniña como de siete años sobre mí, su cabello negro y rizado escondía su rostro,estaba por gritar, cuando la pequeña se quito el cabello y mis ojos grisesquedaron reflejados en unos café obscuro y me sonrió con culpabilidad.

- Losiento.

- Keira- los brazos de una chica como de 1.64 de estatura, los ojos iguales a los dela pequeña, solo que su cabello rubio y lacio - te dije que no corrieras - lareprendió, después dirigió su vista a mí - ¿te encuentras bien?

- Si- conteste poniéndome de pie y sacudiéndome el pantalón.

- Lolamento - se disculpó la chica - pero se me soltó de la mano.

- Note preocupes - conteste secamente - solo vigílala mejor.

- Hagolo que puedo - me contesto con enfado.

- Puesno lo haces muy bien - le espete.

- Nadiepidió tu opinión - gruño.

- Tonta- dije y me di la vuelta.

- Nadieme llama tonta, pseudo galán - me giré irritado.

- Miraniña, no sabes con quien te metes - la mire de forma ácida.

- Puestú no sabes con quien te metes, si les haces algo - desvíe mi mirada detrás dela rubia y una chica de cabello castaño y quebrado, unos tres centímetros másalta que la otra y unos hermosos ojos azules, me veía de forma ácida - a algunade ellas.

- Mepresentaré, porque veo que no me reconocen - sisee - soy Draco Malfoy - ningunode los dos rostros cambio.

- Puesyo soy Darla Prewett y eso no cambia que molestes a mis hermanas - contestoirónica - así que hazme un favor, Dragón déjalas en paz

- Idiota- dije furioso.

- Vamos- empujo a la rubia que llevaba del brazo a la pequeña - no pienso discutir conalguien tan prepotente como el señor.

Y sin más comenzó a caminar hacia el lado contrariodel Caldero Chorreante, las observe irse, sin saber que decir, la pequeña segiró y me sonrió a modo de disculpa, no pude más que sonreír, pero en esemomento note, que era una real, no una falsa como las que solía dar.

 


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo dedicado a:

Black Victoria

barbara_lovegood

snow white

Abrí los ojos, ya que el sol me pegaba directo,me incorpore un tanto molesta, ya que no había dormido lo deseado, observe mihabitación y era un verdadero cochinero, mi madre me mataría si lo viera así,pero tenía flojera de arreglarlo.

- Rach- fue el grito de mi madre - es hora de desayunar.

- Yavoy - conteste, me puse las pantuflas y baje.

En el comedor, estaba mi padre un hombre como de1.80 cabello negro azulado como el mío, y sus ojos grises que también habíaheredado de él, pero me parecía más a mi madre, una mujer de cabello castaño ylacio que combinaban con sus ojos avellana y también estaba mi primo Harry, unchico un poco más alto que yo, cabello negro azabache y unos bellos ojos verdesque se escondían detrás de sus gafas.

- Buenosdías - salude tranquilamente.

- Holamuñeca - contesto mi padre.

- ¿Quétal dormiste? - pregunto Harry con una sonrisa ladina.

- Bastantebien - respondí tranquilamente.

- Freddijo que vendría en un rato, para que nos acompañara al callejón Diagon - dijocon una media sonrisa.

- ¿Esazanahoria vendrá? - mi padre clavo su mirada en mí.

- Esmi novio - le recordé - y por favor deja de decirle zanahoria.

Escuche su gruñido de desacuerdo, no conteste,solo seguí desayunando, mientras sentía la mirada de Harry en mí y podría jurarque se estaba riendo.

[

























]

- Nopuedes dejar la escuela - gruñí - solo te falta un año.

- ¿Quiéncuidara a Keira? - fue su simple respuesta.

- Podríamoshablar con Minerva y pedirle ayuda con esto - replique - no pienso dejar quedejes de estudiar por nosotras.

- ¿Cómonos alimentaremos? - sabía que en este momento Lala, había tenido que dejar deserlo, para ser Darla, quien tenía que mantener a sus dos hermanas - ¿Cómocrees que me siento? - sus ojos azules brillaron - hoy apenas si han comido, notenemos ni siquiera un lugar donde vivir.

- Podemostrabajar en Hogwarts - opine - no creo que la directora nos lo niegue, si leexplicamos lo que paso, tal vez ella pueda ayudarnos.

- Nopuedo decirle que mi madre murió al igual que mi padrastro y me quede a cargode mis dos hermanas - su voz tembló - que no tengo más de diecisiete años, queno tiene ni idea de cómo seguir, pero que debe hacerlo por sus hermanas.

- SeñoritaPrewett - esa voz era de McGonagall la directora - debió decirme de esospequeños problemas - le reprocho - y su hermana tiene razón, no puede quedarsesin educación.

 

- ¿Yqué pasa con Keira? - pregunto - no puedo dejar que vaya a un orfanato.

- Podemosacomodarla con una familia de magos- respondió seriamente - y lo del dinero tampocoes problema.

- Novoy a dejar que mi hermanita se vaya con una familia de magos que no conoce -Darla tenía la nariz arrugada - y el dinero si es problema, porque mi madre nonos dejo nada.

- Ustedno conoce a la familia de su madre ¿cierto? - ahora yo arrugue la nariz, ¿mamátenía familia? - pues el apellido Prewett es de suma importancia en el mundomágico.

- ¿Enserio?- interrumpí.

- Asíes señorita Prewett, su abuela, ha buscado a Marietta por años - comentotranquilamente - y bueno supongo que saber que tiene tres nietas le alegrara.

- No- se negó Darla.

- ¿Mamáte hablo de su madre? - pregunte fijando mi vista en ella, no contesto - ¿Porqué no lo dijiste?

- Porquemamá no quería que la conociéramos - gruño - decía que no era buena.

- ¿Yle creíste? - eleve la voz - por si no te diste cuenta mamá, no sabíadiferenciar muy bien entre buenos y malos - sentía las lágrimas acumularse -Will termino matándola, así que no veo por qué tenemos que hacerle caso, de nobuscar a su madre.

- Maddy- camino hacia mí, pero yo di un paso hacia atrás.

- Necesitamosa esa mujer - replique - no comiences con tu estúpido orgullo que no nosllevara a nada.

- Muybien - aceptó - iremos con Julia.

- Mañanael tren las espera - repuso tranquilamente McGonagall.

Sin más salió de la bodega de la tienda dondenos quedábamos, en cuanto nos quedamos solas, suspiro y entendí que esosignificaba que era momento de que comenzara a preparar las maletas, y esohice, en menos de diez minutos nuestra poca ropa ya estaban listas.

- Keira- llamo en cuanto llegamos a la tienda, mi pequeña hermana llego en menos dediez segundos - nos vamos.

- ¿Porqué tan rápido? - pregunto el pelirrojo.

- George,muchas gracias por todo lo que hiciste por nosotras - le sonrió débilmente -pero iremos a buscar a mi abuela.

- Quétriste que se vayan - repuso - pero saben que aquí tienen un amigo.

- Gracias- dijimos al unísono.

- AdiósGeorge - se despidió Keira.

Sin decir nada, las tres salimos del local, encuanto llegamos a un callejón, Darla nos pidió que la tomáramos del brazo, comoodiaba aparecerme, me sentí un tanto mareada, mientras Keira reía, esa niña sique estaba loca.

Fije mi vista al frente, no era una casa muygrande y mucho menos lujosa, me imagine otra cosa, parecía bastante vieja ydescuidada, no era lo que imaginaba, Darla camino lentamente hacia la puertaque parecía a punto de caerse y toco.

Después de unos segundos también camine haciaahí, Keira miraba la casa con la nariz arrugada, como tres minutos después, seescucharon pasos, en un momento frente a nosotras estaba una mujer como de unos80 años, sus ojos azules se fijaron en cada una.

- ¿Quiénesson? - su voz se escuchaba ronca.

- Somoshijas de Marietta - contesto Darla secamente.

- ¿Dóndeestá ella? - pregunto emocionada.

- Ellamurió - susurro Darla.

- No- la voz de la mujer se quebró - necesitaba pedirle perdón.

- Ellala perdonó - le asegure, mientras tomaba su hombro - ahora queremos saber siusted puede dejarnos vivir con usted.

- Porsupuesto - sus ojos azules se llenaron de lágrimas - pero pasen, mis niñas.

 

Keira fue la primera en correr hacia la mujer,que la recibió con una enorme sonrisa, Darla parecía indecisa, observe como laabuela y la pequeña entraban, no parecía tan mala.

- Pareceque mamá se equivoco - susurre.

- Esoparece - aceptó.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Capitulo dedicado a:

snow white

Black Victoria

barabara_lovegood

Me observe en el espejo, mi cabello negroazulado estaba en una coleta, mis ojos grises se notaba un tanto tristes, claroque nadie lo notaba, ¿Cómo diablos lo iban a hacer? si siempre sonreía cuandoestaba con mis amigos.

Salía con Fred desde hacía al menos cuatromeses, pero antes de él, había existido otro chico que me había robado elcorazón, claro que nuestra relación fue secreta, debido a que nuestras casas seodiaban y mejor ni hablar de nuestros padres.

Draco Malfoy, estaba enamorada de él y ahorasalía con Pansy Parkinson, cuando me enteré de eso decidí aceptar a Fred,simplemente para ver si así recapacitaba, pero fue imposible, ya que el huróncomo lo llamaban Ron y Harry no parecía cambiar.

- Raches hora - esa voz fue de mi madre.

- Voy- conteste.

Me limpie la pequeña lágrima que había logradosalir, respire profundo y le di al espejo la mejor sonrisa que pude, después deaceptar que los engañaría camine hacia el comedor, en donde mis padres y miprimo ya tenían los baúles.

Hoy regresábamos a Hogwarts, a pesar de quetenía 18 años recién cumplidos el 10 de agosto, pero por la batalla deVoldemort, todos los alumnos tuvieron que repetir su último año, así queentraría a séptimo, al igual que Ron, Harry y Hermione.

Mi vida no había sido nada fácil, mis padres secasaron cuando yo cumplí el año, antes vivieron en unión libre, pero cuandonací, entendieron que no podían seguir así, se casaron, pero a los dos meses deeso, metieron a papá a Azkaban, así que viví sin mi padre los primeros doceaños, ya que le quitamos el primero que si estuvo conmigo.

Después de que lo declararon inocente, hacíacasi tres años, volvimos a ser la familia de antes, claro que mi padre erademasiado sobre protector y más siendo hija única, aunque no me quejaba, ya quejamás me falto nada.

[























]

- Darla- llame, al ver que su mirada seguía perdida - la abuela la cuidara bien.

Solo asintió, pero no dejo de ver a la nada, sumirada azul se notaba preocupada, sabía que no confiaba en la abuela, pero nosrecibió amablemente, aunque solo fuera un día lo que hubiéramos convivido conella, también sabía que no le agradaba la idea de haber dejado a Keira conella.

Pero tampoco iba a permitir que dejara deestudiar por nosotras, Darla no había tenido una vida fácil, de hecho de lastres, era quien la había tenido más complicada, Marietta se fue de Londres concuatro meses de embarazo a Francia, en donde comenzó a trabajar como mesera yahí conoció a Will Hugh, un escritor muggle que parecía que en verdad la amabay la ayudaría con su pequeña de un año.

 

Se casaron y bueno mi padre apenas si trato conDarla, jamás se acerco a ella, de hecho siempre que se dirigía a ella era comoinútil, idiota y cosas similares, mi hermana tenía 17, cumplidos el 13 de mayo,bueno Will no fue el padre ejemplar y mucho menos para Lala, ella soportóhumillaciones y golpes.

Lamento decir que cuando nací un 20 de julio,para Will fui su adoración, entonces con eso me volví muy caprichosa, así quepor cualquier cosa que Lala me hiciera lloraba y ella pagaba caro mi llanto,cuando cumplí seis años lo entendí, así que deje de hacerlo, y bueno mi madresufría los maltratos verbales y físicos de papá.

No entiendo como es que pudo aguantar tanto yademás volver a quedar embarazada de ese hombre, si ya sé que es mi padre, peroen cuanto supo que era bruja, fui un cero a la izquierda al igual que Lala,claro a mi jamás me golpeo, en cuanto nació Keira fue su princesa y esa nocheque se entero que también era bruja, mato a mamá y después se suicido.

Nuestras vidas no habían sido nada fáciles ymenos con un papá como escritor que se encerraba a sacar sus ideas en papel,importándole un bledo si habíamos comido o no, y luego sus novelas eran unfiasco, así que mamá tuvo que vender pan y no sé que más cosas, para podermantenernos relativamente bien, al menos jamás nos falto de comer, aunque laropa la teníamos que compartir y más cuando mi ropa y la de Darla se volvieronde la misma talla.

Nunca tuvimos muñecas, bueno Keira si las tuvo,pero al menos mi infancia fue feliz, gracias a Lala como le llamábamos debido aque yo a los dos años al no poder pronunciar su nombre así le llamaba. Llegamosa la estación del tren demasiado rápido a mi parecer.

- Vamos- susurre, empujando mi baúl hacia el interior de la estación.

- Madespera - replico Darla, ya que cuando salió de su trance yo ya iba diez metrosadelante.

- Muévetetortuga - le espete con una media sonrisa.

- Entrasa quinto año - me reprocho - no puedes comportarte como una niña de cuatro.

- ¡Oh,vamos! - exclame - tengo quince, aun puedo divertirme, molestándote.

Suspiro y comenzó a caminar sin decir nada,pasar al andén 9¾ no fue tan difícil, ya que para ir a Beauxbatons, era muy similar, encuanto traspasamos la barrera, pude ver un enorme tren color escarlata, aquícomenzaba nuestra nueva vida.

- Busquemoslugar - repuso Darla suavemente.

Asentí y caminamos hacia el tren, seguí a Lala,hasta el final del pasillo, el compartimiento estaba vació, acomodamos elequipaje arriba, después nos sentamos frente a frente, fije mi vista en laventanilla y observe a los padres despedirse de sus hijos.

Suspire al recordar como hacía un año mi madrehabía estado en la estación despidiéndonos, la extrañaba y mucho, me mordí ellabio para no llorar, sentí la mano de Lala en mi hombro, levante mi rostro yme sonrió cálidamente, era como la sonrisa de mamá.

- Yotambién la extraño - susurro - pero por eso estamos juntas, para superarlo.

Le sonreí de lado, me beso la frente y regreso asu asiento, en un momento el compartimiento de nuevo se quedo en silencio,observe mi reloj y faltaban cinco minutos, para que el tren saliera.

 

- Hola- las dos giramos hacia la puerta, una chica de mi estatura, el cabello castañoun tanto alborotado que combinaba con sus ojos marrones - el tren va lleno,¿les molesta que estemos aquí?

- Adelante- contesto Darla educadamente, muchas veces me peguntaba de dónde sacaba esosmodales.

- Gracias- sonrió la castaña - soy Hermione Granger, y ellos son - señalo a un pelirrojoque me recordó a George - Ronald Weasley -después señalo a un chico de cabellonegro y unos bellos ojos verdes escondidos detrás de unas gafas - y HarryPotter.

- ¿Weasley?- repitió Lala con una media sonrisa, el pelirrojo asintió - ¿eres hermano deGeorge Weasley?

- Lamentablemente- comento con pesadez.

- SoyMaddison Prewett y ella es mi hermana Darla - nos presente.

- ¿Sonnuevas? - pregunto el morocho.

- Venimosde Francia - contesto Darla tranquilamente.

- Porfin los encuentro - en ese momento una chica más o menos de la estatura deDarla entro, su cabello negro azulado le llegaba a la mitad de la espalda, ysus ojos grises escudriñaban todo el lugar - lamento mi falta de educación - sedisculpo - soy Rachel Black.

- DarlaPrewett - contesto mi hermana - y ella es Maddison mi hermana.

- Muchogusto - respondió la chica.

- Vienende Francia - repuso Harry.

- Asíque es su primer año en Hogwarts - nos sonrió amablemente.

- Disculpa- Lala observo seriamente a la chica - ¿conoces a Sirius Black?

- Porsupuesto - su sonrisa se ensancho - es mi papá.

Lala solo sonrió, después de eso dirigió sumirada hacia la ventana, los chicos eran bastante amables, mi hermana nointervino en la plática, antes de llegar, la castaña, dijo que era momento deque nos pusiéramos el uniforme.

En cuanto llegamos a la estación, un hombrebastante alto, de hecho yo creo que media casi cuatro metros, la barba negraque se confundía con su largo y enmarañado cabello, sobresalía por mucho detoda la masa de jóvenes que caminaban, sus ojos negros se clavaron en mí yenseguida camino hacia nosotras.

- ¿Ustedesson Darla y Maddison Prewett? - ambas asentimos - te pareces a tu madre - mesonrió amablemente.

- ¿Laconoció? - pregunte sorprendida.

- Háblamede tú - a pesar de que se veía enorme, parecía ser muy amable - y claro queconocí a Marietta, se parecía mucho a ti, a excepción de sus ojos y su cabello.Era una de las mejores estudiantes de su tiempo.

- ¿Yconociste a Sirius Black? - Darla lo observaba fijamente.

- Quienno conozca a Sirius Black, es porque nunca estuvo en Hogwarts - observe a Darla¿Por qué demonios preguntaba por Sirius Black? - pero ahora es mejor que vayanen los carruajes, la profesora McGonagall les pide que la esperen en laentrada, que no entren con el resto.

- Gracias
.

- Hagrid- respondió el hombre - recuérdenlo, porque yo estaré para ayudarlas.

- Gracias,Hagrid - respondió Darla con una media sonrisa.

Él se alejo de nosotros y bueno Lala, me tomo dela mano y caminamos hacia los carruajes, cuando llegamos, la mayoría ya sehabían ido, solo quedaba uno, fije mi vista en los chicos que estaban en el ypara mi suerte era el rubio engreído del callejón Diagon.

Y no estaba solo, una chica un poco más baja queyo, cabello negro estaba con él, tanto los ojos grises como los negros secalvaron en nosotras, Lala ni siquiera pareció importarle, ya que subió alcarruaje sin preguntar.

 

- Estáocupado - gruño la chica.

- Lamentamosincomodarlos - mi hermana sonrió a modo de disculpa - pero este era el último -observe la mirada asesina de la chica - hacen una hermosa pareja - el rostro dela morena se relajo, Darla si que sabía usar las palabras - ambos son guapos yque mejor combinación.

- ¿VesDraco? - la chica se acurruco en el hombro del rubio - somos la parejaperfecta.

- ¿Sonnuevas? - ese rubio era un idiota.

- Sí- mi hermana le sonrió suavemente - venimos de Francia, soy Darla y ella esMaddison.

- Dracoy Pansy - se presento la chica feliz - si quedan en Slytherin les prometo quenos llevaremos increíble.

Esperaba que no quedara en esa casa y muchomenos con esa parejita que tenía enfrente, sonreí forzadamente, aunque lamirada del rubio estaba sobre Lala, ese torpe que ni se imaginara que iba atener una oportunidad con mi hermana y menos con el trato del callejón Diagon.

Gracias al cielo el viaje fue corto, en cuantollegamos, baje casi corriendo de ahí, Lala me mando esa mirada de entrereproche y diversión, no dije nada, ya que la directora ya nos esperaba, nosdijo que primero seleccionaría a los de primer año y después nosotrosentraríamos, asentimos y ella entro.

Quería preguntarle muchas cosas, como ¿Quiéndemonios era Sirius Black y porque tanta importancia? Pero Darla en verdadestaba rara, ya que en cuanto nos quedamos solas, su vista de nuevo se perdióen la nada, mientras yo golpeaba el piso con mi pie ansiosa por entrar.

- Eshora - susurro.

No dije nada, solo la seguí, en cuanto entramos,observe el techo que tenía la apariencia del cielo nocturno, enseguida noté quehabía cuatro mesas, la de la izquierda tenía adornos en verde y plateado, laque seguía eran rojo y dorado, la siguiente era azul y bronce y la última eraamarillo y negro.

- DarlaPrewett - mi hermana camino hacia un hombre bastante bajito y con su pococabello blanco.

Se sentó realmente tranquila y el hombre lecoloco un sombrero bastante viejo, observe fijamente cada movimiento, pero mihermana no hacía nada, pasaron como tres minutos, antes de que gritará.

- ¡¡Gryffindor!!

La mesa con los decorados rojo y doradocomenzaron a vitorear, trate de tranquilizar mi corazón, que parecía querersesalir del pecho.

- MaddisonPrewett - tome todo el aire necesario, para llegar al banquillo, en cuanto mecoloco el sombrero.

- Interesante- el sombrero me estaba hablando - tienes valor, pero no como tu hermana - meestaba comparando - pero eres mucho más astuta que ella y eso le gana al valor,y eres muy inteligente, harás grandes cosas - mi corazón se estaba desbocando -¡¡Slytherin!!

Me levante temblorosa, mientras escuchaba variosmurmullos, la mesa de verde y plateado gritaron emocionados, busque con lamirada a Lala que me sonrió suavemente, camine hacia mi mesa y el idiota deDraco me hizo un espacio, pensé en dejarlo, pero no quería estar más tiempo depie, sabiendo que las murmuraciones eran por mí.

- Bienvenida,cuñadita - susurro en tono mordaz.

- Nien tus mejores sueños Malfoy - le espete.

- Yalo veremos - contesto con una media sonrisa y note que su mirada estaba enDarla y la de ella en mí, ese Malfoy no sabía en que se metía.



Capitulo deddicado a:

 

snow white

Black Victoria

barbara_lovegood

Apenas si había dormido, no podía creer queMaddy y yo hubiéramos quedado en diferentes casas, me levante de la cama ycamine hacia el baño, para darme una larga ducha y después bajar a desayunar,sin despertar a ninguna de esas chicas.

En cuanto termine, me vestí, me observe en elespejo y acomode mi cabello lo mejor que pude, la verdad es que parecía león,suspire y decidí que lo mejor era atármelo y eso hice. La mayoría de las vecesme ataba el cabello, ya que así era mejor, no me estorbaba para nada.

Camine hacia el Gran Comedor, con una mochilaque había tenido que arreglar noches antes en la casa de la abuela, erabastante vieja, pero no podía quejarme; suspire y seguí mi camino.

- Buenosdías - giré mi vista y ahí estaba Draco Malfoy con una sonrisa ladina - ¿Adónde vas?

- Adesayunar - conteste elevando una ceja.

- Vamos- me extendió su brazo.

- Eresmuy raro - repuse comenzando a caminar sin tomar su brazo - primero me insultasy ahora me tratas amablemente.

- Buenolo del callejón Diagon - me tomo la mano y me detuvo - no había tenido un buendía.

- Malfoyeres sumamente extraño - le sonreí débilmente - y eso me agrada.

- Prewett- de nuevo me ofreció su brazo.

- Tienesnovia - repuse tranquilamente caminando lentamente, para que se colocara a milado - y por lo que vi muy celosa, así que mejor de lejos.

- Muybien - acepto y se puso a mi lado - es una lástima que quedarás en Gryffindor;alguien con porte y elegancia debe quedar en Slytherin.

- Puescreo que el sombrero no pensó lo mismo - sonreí débilmente - pero tal vez sehaya equivocado y debí quedar con Maddy.

- Tuhermana estará bien - me aseguro - la tendré vigilada.

- Nocreo que eso le agrade - comente - no te soporta.

- Deeso me di cuenta ayer - giré mi vista y sonreía - pero tampoco te caía bien ati y míranos ahora.

- Mades un tanto obstinada - dije tranquilamente - y la imagen que le diste en elcallejón Diagon, no se le irá tan rápido como a mí.

- Puesun Malfoy no se da por vencido - se acerco demasiado a mí, podía sentir sualiento mezclarse con el mío - y pronto te darás cuenta - se alejo de mí -ahora entremos.

Asentí torpemente, ¿Qué había querido decir coneso? Camine hacia la mesa de Gryffindor y él hacia la de Slytherin, me sentépensando en sus palabras, estaba en mi mundo, tome un poco de cereal, escuchecomo alguien se sentaba frente a mí.

- Malfoyno es alguien con quien debas andar - levante mi vista y estaba Rachel y buenosus palabras no sonaron a consejo, más bien a amenaza.

- Secuidarme sola - conteste fríamente - y si quiero acercarme a Draco lo haré - ycomo supuse su rostro se torno amenazador.

- Sololo digo por tu bien - gruño - Malfoy solo busca idiotas con quien acostarse.

- Puesyo no soy idiota - mi voz sonaba tranquila - así que no te preocupes por mí.

Apretó los dientes, pero no dijo nada, se notabaque esa Black estaba enamorada de Draco Malfoy, sentí cierta lastima por ella,giré a la mesa de Slytherin, sentía una mirada bastante penetrante sobre mí, ylos ojos grises chocaron con los míos, fue algo inexplicable, jamás nadie habíalogrado bajar mi mirada.

Pero él lo hizo, baje la mirada, pero él tambiénlo hizo, volví a levantar la mirada con una débil sonrisa y podía jurar que mismejillas estaban sonrojadas, él me regreso la sonrisa enseguida.

 

- ¿Quéves? - esa voz me hizo pegar un pequeño brinquito - no quise asustarte - sedisculpo Harry.

- Note preocupes - le sonreí débilmente.

- ¿Puedencreer que nuestra primera clase sea con Snape? - gruño Ron que se sentó frentea mí.

- Vamos,no te quejes - le reprocho Hermione - te levantaste muy temprano - me sonrió.

- Teníacosas que hacer - conteste tranquilamente.

- Darla- llamo Ron - no, nos has contado el porqué viniste a Inglaterra.

La sonrisa que estaba en mis labios se borró alrecordar, el porqué de nuestra huída de Francia.

- Ron- Hermione le dio un golpe en el brazo - no hagas ese tipo de preguntas.

- Nopasa nada - le asegure con una falsasonrisa - mi abuela vive aquí, así que decidimos venir a visitarla y buenoterminar el colegio aquí.

Nadie dijo nada, le di una mordida a la tostada,aun no podía creer que mi vida en menos de un mes hubiera cambiado tanto, mimadre había sido asesinada por su marido y el muy desgraciado se habíasuicidado.

No entendía como alguien como Marietta Prewetthabía terminado casándose con alguien como William Hugh.

Mi madre siempre que preguntaba por papá decíaque era un hombre realmente bueno y hermoso, que siempre creyó que era un ángel,en mi corta edad creí que él había muerto y que por eso mamá con su doloracepto casarse con Will.

De hecho antes de que muriera lo seguí creyendo,pero ahora ya no estaba tan segura, ansiaba saber la verdad del pasado de mamá,pero al mismo tiempo estaba aterrada de que eso me lastimara, que encontraracosas que no me agradaran.

- Darla- llamo Hermione - tenemos clase.

Asentí torpemente y tome mi mochila, tenía dosnombres de quien podía ser mi padre, aunque estaba más con el segundo y si esoera cierto, tenía que hablar con él y preguntarle porque abandonarla.

Suspire y camine hacia una mesa al centro, en lacual se sentó un chico con cara redonda, ojos negros al igual que su cabelloque era de mi casa, si mal no recordaba su nombre era Neville, le sonreísuavemente y me senté.

- Buenosdías - dirigí mi vista al frente y ese hombre era el de la fotografía de mamá,nadie contesto - en esta clase comenzaremos con repasar los hechizos noverbales.

Su mirada negra se poso en mí, se abrieron unpoco de más, pero fue tan rápido, que no sé si fue cierto o solo fue parte demi imaginación, pero después de eso no volvió a mirarme durante toda la clase,estaba confundida no sabía donde, pero estaba segura de haberlo visto.

Estar pensando de donde lo había conocido, hizoque apenas si notara la clase, en menos de lo que imagino nos mando a nuestrasiguiente clase, metí todo en mi mochila, pero cuando termine ya estábamossolos.

- SeñoritaPrewett - di un pequeño brinco debido a la sorpresa - ¿puede venir a mi oficinadespués de la cena?

- Claro,profesor - conteste lo más educada posible.

- Buenovaya a su siguiente clase - asentí torpemente.

Salí del salón y comencé mi camino hacia misiguiente clase que era Transformaciones, pero seguía pensando en donde habíavisto al profesor de DCAO.


Creo ke me kedo un poco corto u.u pero espero les guste

 

y bueno l@s invito a leer mi nuevo fic ke lleva x nombre "¿Qué fui para ti?" (aunque el nombre no va mucho con la historia^^U) https://www.potterfics.com/historias/49882

es de Jacob (ya dije ke lo adoro ó.ò) bueno pero no es de vampiros es de todos humanos

escuchando y viendo una película se me vino la idea ^^, pero xfavor pasense y si no les gusta

haganmelo saber y lo kito

Capitulo dedicado a:

vampiralunatica06

sammy_diggory_cullen

bitha_granger

snow white

Cafiabelle

Las clases apenas si las había sentido, aunqueRon se quejaba de toda la tarea que nos habían dejado y bueno para mí no eratanta o tal vez porque ni siquiera había puesto atención.

Entramos al aula de Encantamientos, Harry yRachel se sentaron juntos en una banca al final y Ron y Hermione delante deellos, camine hacia la que estaba en la esquina, no quería mucha atención delprofesor y menos con lo mucho que tenía que pensar de donde había visto al profesorSnape.

- ¿Mepuedo sentar? - levante la vista y era Malfoy.

- ¿Tunovia no viene contigo? - revise toda el aula y la encontré en el otro extremoy parecía llorar.

- Terminamos- fue su simple respuesta y sin más se sentó.

- Aunno te respondía si no me molestaba - replique.

- ¿Nome harás levantarme? - pregunto con un fingido miedo.

- Debería- dije seriamente - pero está bien puedes quedarte.

- Esmuy amable de su parte - bromeo.

- Losé - sonreí débilmente - ¿pero a qué debo que el señor Malfoy, quiera sentarseconmigo?

- Unahermosa señorita no debe estar sin su caballero - arrugue ligeramente la nariz.

- ¿Quéfue eso? - para mí había sido casi una declaración.

- Megustas Darla - sus ojos grises se clavaron en los míos - por eso deje a Pansy.

- Sique eres directo - repuse desviando la mirada para que no notará mi sorpresa -pero han dicho que solo me buscas porque soy la novedad.

- Blacksolo lo dice porque terminamos hace seis meses - comento con indiferencia.

- Nadie dijo que ella fuera - levante la vista y vique no me veía a mí.

- Nonos ha dejado de ver - de nuevo clavo sus ojos en mí - así que desmiénteme sino fue ella.

- Lerompiste el corazón - le espete - así que es razonable que hable así.

- ¿Creesen ella? - por Dios esos ojos grises.

- Noes que crea o no - fije mi vista en un punto sobre su cabeza - a ninguno de losdos, lo conozco lo suficiente para hacerme una idea de cómo son.

- Entoncesno puedes calificarme como una persona que solo te busca por ser la novedad -replico - al menos no hasta tratarme enserio.

- Nadiete califico de nada - repuse suavemente - pero tú eres demasiado directo -argumente - dame tiempo para conocerte, y tal vez después pueda haber algo más,- le sonreí levemente - pero ahora solo amigos.

- Muybien - acepto con una media sonrisa - pero estoy seguro de que pronto sentiráslo mismo que yo.

No conteste, ya que el profesor me observo condemasiada seriedad y bueno no solo él, sino todo el salón. En cuanto dejamos dehablar el profesor Flitwick siguió con su clase.

 

En cuanto termino camine hacia los jardines, talvez podría ponerme a estudiar un pocoantes de la cena, o simplemente relajarme y olvidar un poco quien era enrealidad, simplemente alejar mi mente de este mundo.

- Hola- abrí los ojos al percibir la voz de Maddy - ¿Por qué aquí tan sola?

- Pienso- conteste tranquilamente - ¿Qué tal te fue?

- Nome quejo - se sentó a mi lado - lo único que no soporto es a ese Malfoy, perosi no lo soporto a él, menos a ese estúpido Blaise que parece su sombra.

- Nopuede ser tan malo - comente tranquilamente - Draco no es tan malo.

- ¿Draco?- repitió ácidamente - ¿desde cuándo esa víbora es Draco?

- Amí no me cae mal - repuse suavemente - de hecho si lo tratas verás que no esuna mala persona.

- Creoque la perspectiva de las personas de mi madre y la tuya es muy similar - lamire seriamente - bueno no puedo creer que creas buena persona a ese Malfoy.

- Nolo has tratado - no tenía ganas de discutir con ella - pero está bien, notratare que cambies de opinión sobre él.

Soltó un gruñido, pero no dijo más, saque ellibro de pociones y comencé a leer un poco, pero poco tiempo después la luz delsol se fue y bueno me levante para entrar al castillo y cenar, antes de mi citacon el profesor Snape.

Sabía que ese hombre era el de la fotografía,pero recordaba haberlo visto después, no sé donde, pero estaba casi segurahaberlo visto alguna vez, comí en silencio y sin ver a nadie, en cuanto terminedirigí mi vista hacía la mesa de profesores y note que no estaba.

Me levante de la mesa y camine hacia lasmazmorras, en cuanto llegue al despacho, llame suavemente a la puerta, escucheel suave adelante del profesor, la habitación no era muy acogedora que digamos.

- BuenasNoches, señorita Prewett - me saludo.

- BuenasNoches, profesor - conteste, fijando mi vista en él.

- Tomeasiento, por favor.

Me senté frente a él, su mirada negra meobservaba con detenimiento, parecía que quería saber todo lo que pasaba por mimente.

- ¿Conocióa mi madre? - pregunte en voz baja.

- Mariettafue una gran amiga mía - contesto secamente - y también sé que ella murió, lolamento mucho.

- Nomás que yo, créame - susurre.

- Supongo- su voz era distante - pero quiero decirle que usted y su hermana puedencontar conmigo.

- Gracias- fue mi simple respuesta.

- Buenasnoches - me levante de la silla.

- Buenasnoches.

Ese hombre sí que era de pocas palabras, estabapor cerrar la puerta cuando escuche.

- Esigual a él - después de eso cerré la puerta.

Ahora tenía más preguntas ¿a quién era igual? Pero parecía que ninguna de mis preguntas ibaa ser contestada, o al menos no en ese momento.


si ya se ke es un poco corto, solo quiero decirles ke no creo ke sea un fic muy largo, yo creo que solo 15 caps

Capitulo dedicado a:

snow white

bitha_granger

Cafiabelle

Un mes tratando de conquistara a Darla, erademasiado tiempo, pero claro, esa chica no se iba a ir, sin tenerla en mi cama,me dejaba de llamar Draco Malfoy.

- Creoque Prewett no la tendrás - comento el idiota de Nott.

- Lachica no es tan idiota como el resto - completo Blaise.

- Ningunachica se me ha ido viva y Darla no será la excepción - replique secamente.

 

- Meencantara ver cuando Prewett te deje con las ganas - se burlo Nott.

Salí de la recamara, ya no tenía la pacienciapara soportar a esos dos idiotas, estuve a punto de azotar la puerta, perorespire profundamente, en verdad que al primer idiota que viera me iba adesquitar.

Salí furioso de la sala común, camine hacia elGran Comedor, tal vez ahí podía tranquilizarme de los comentarios idiotas demis "amigos", antes de entrar, escuche una voz sumamente familiar.

- Esalgo que no te interesa - le espeto Darla.

- Dracosolo está contigo, porque quiere llevarte a la cama - camine hacia dondeprovenían las voces.

- Nosoy idiota - le espeto a Black - sé hasta dónde llegar con él.

- Lomismo dije yo y
- se quedo callada.

- ¿Teenamoraste? - pregunto en un susurro.

- Sí- contesto secamente - le entregue todo a él y en cuanto obtuvo lo deseado meabandono.

- Shh
tranquila - camino hacia ella y la abrazo - Malfoy no merece tus lágrimas, esun idiota, un maldito patán.

- Explícalea mi corazón que no debo amarlo - su voz era temblorosa.

- Elamor es doloroso - acepto - créeme que lo sé, pero como mi madre solía decir,no hay herida que el tiempo no sane, aunque en estos momentos no puedo decirque eso sea muy cierto en mi caso.

- ¿Unchico te rompió el corazón? - se separó suavemente de ella.

- Esosería más fácil de sanar - le sonrió débilmente - mi vida no fue como la tuya ocomo la del resto, creo que solo Harry podría entender un poco.

- Mipadre dice que el dolor es menor cuando se comparte - le aseguro - además tú yame escuchaste llorar por Malfoy, cosa que nadie más sabe.

- Creoque hablar de ello me hará bien - le hizo una seña y caminaban hacia mí.

Me escondí detrás de una armadura y observe quesalían hacía los jardines, espere a que estuvieran una distancia considerable,antes de seguirlas; caminaron hacia el lago y Darla se sentó y le hizo una señapara que Black hiciera lo mismo.

- Mivida es complicada - sonrió débilmente - mi madre murió hace dos meses,asesinada por mi padrastro, el cual se suicido; me quede sola con mis doshermanas, ya conoces a Maddy que es dos años menor a mí y mi pequeña Keira desiete, por eso dejamos Francia, porque ya no había nada ahí para nosotros, solodolor y malos momentos.

<< Llegue a Inglaterra tratando de conocerla verdad sobre el pasado de mamá y por tanto conocer a mi padre, duele Rach,en verdad duele saber después de tanto tiempo que tu padre está vivo y que nisiquiera le intereso conocerte, o tal vez en verdad está muerto, no tengo lamenor idea.

- ¿Tienessospechas de quién podría ser? - pregunto en un susurro.

- Haydos posibilidades, pero estoy más con una - contesto suavemente.

- ¿Puedoconocer las opciones?

- Esoaun no puedo decirlo - tomo su mano - pero promete que esto nadie lo sabrá,nadie lo sabe, ni siquiera Mad sabe esto, así que por favor tienes que mantenerel secreto.

- Creoque si tú mantienes el mío, yo debo mantener el tuyo.

Me sentí mal, Darla no era igual al resto de laschicas con las que me había metido o tal vez ni siquiera me tome el tiempo desaberlo, pero casi todas vivían con sus padres cómodamente, eran caprichosas ysuperficiales.

Regrese al Gran Comedor, pensando en lasemociones que en esos momentos aparecieron, no podía creer que sintiera eldeseo de proteger a Darla, jamás había sentido algo así por nadie, y buenoseguramente solo era por lo que acaba de saber de ella, en la tarde esesentimiento se habría ido.

 

Las observe entrar al Gran Comedor, ahoraparecían viejas amigas, cuando hacía dos días no se soportaban, gruñí por lobajo y escuche una débil risita, levante la mirada furioso y observe que eraMaddison que tenía una media sonrisa.

- Veoque mi hermanita es complicada - se burlo - pero te lo dije Malfoy, mi hermanano se fija en cualquiera.

- Puescomo ya te dije no soy cualquiera - le espete - y te prometo que tu hermanitaserá mi novia o dejo de llamarme Draco.

- ¿Yqué nombre te gustaría llevar? - esa maldita sonrisa - para ver si queda con tucara.

Apreté los dientes para no contestar, gire mivista de nuevo a mi plato para no gritarle a esa tonta, Darla Prewett iba aterminar saliendo conmigo aunque fuera lo último que hiciera.

- Veoque Thomas no pierde el tiempo - comento Blaise.

Levante la vista y eseidiota Gryffindor, estaba coqueteando con Darla, ese imbécil debía entender queella ya tenía el nombre de Draco Malfoy en la frente y nadie que no fuera yo,tenía el derecho de acercarse a Prewett y menos con las intensiones que susojos decían.


Espero ke esta vez haya kedado mas grande ^^U bueno ya Darla descubrio un poco de Rach y ella de Darla espero les guste ^^
Capitulo dedicado a:
sammy_diggory_cullenvampiralunatica06bitha_grangersow whiteBlack VictoriaCafiabelle

¿Por qué diablos cada cosa que hacía Rach se mehacía familiar? Arrugue un poco la nariz, si veía su nariz se parecía un poco ala mía, su carácter no era como el mío, pero al igual que Maddi la quería ysentía cierto apego hacia ella. Aun no entendía la razón.

- Buenosdías - saludo Malfoy a mi lado.

- Nome hables - le espete - mantén la distancia conmigo.

- Veoque por fin Black te convenció - me cerró el paso - creí que me darías laoportunidad de que me conocieras. Anime en Español

- Nonecesito conocer más de ti - replique - así que déjame en paz.

- Darla- cerré los ojos para no caer ante su voz - tal vez si haya sido un patán conBlack, pero tú eres diferente a las demás.

- ¿Porqué? - lo mire ácidamente - ¿Por qué no he caído como el resto, enseguida antelos encantos de un Malfoy?

- Damela oportunidad de demostrarte que soy diferente, que cambie para ti - susurro -que para ti seré lo que necesites.

Antes de que pudiera reaccionar, ya me estababesando, no podía creer lo que este maldito patán se creía, me separe de él ylo mire despectivamente.

- Leemis labios Malfoy - le espete - no quiero nada contigo ¿te quedo claro?

- Perocon ese idiota de Thomas si quieres ¿no? - su mirada gris me dio miedo, eracomo volver a tener a Will enfrente de mí.

- Loque haga con mi vida es cosa que a ti no te importa - mi voz tembló un poco.

- Eresmía Darla - me tomo de los brazos - que te quede claro, que en la frente yatienes que eres propiedad de Draco Malfoy.

- Nosoy un objeto - trate de zafarme, pero hizo más fuerte el agarre - y yo notengo nada en la frente y menos de alguien tan estúpido y arrogante como tú.

 

- Sabesque te gusto - sus ojos grises volvían a ser iguales, que cuando me miraba - nosé porque dejar que algo así se vaya, sin ni siquiera intentarlo.

- Malfoy- susurre, pero él unió su frente con la mía.

- Shh- coloco sus dedos en mis labios - dame la oportunidad de demostrarte que enverdad me interesas.

- Noquiero salir lastimada - confesé - cada cosa que han dicho de ti, es que deboalejarme de ti, que tú solo dañas.

- Mírame- tomo mi barbilla - prometo que no te dañaré, solo dame una, solo unaoportunidad, para hacerte ver que no eres como el resto.

- Solome gustas - acepte - no siento nada que no sea atracción por ti.

- Talvez los dos podemos enamorarnos con el paso del tiempo - me acaricio la mejilla- además los noviazgos empiezan, porque simplemente sienten atracción, noporque haya sentimientos.

Sin más unió sus labios con los míos, cerré losojos dejándome llevar por las sensaciones que me estaba ocasionando el beso, sesentía realmente bien, pero algo dentro me decía que esto estaba mal, que nodebía aceptarlo.

Pero yo no me enamoraría, solo sería un rato ydespués adiós Draco Malfoy, y mi vida seguiría como antes.

- Sí,claro - me espete irónica en el espejo - no me enamoraría - me recargue en ellavamanos - y vete ahora Darla, no sabes vivir sin él, te dejo de interesarsaber quién era tu padre, simplemente por la mirada de Draco, Rachel te hahecho a un lado, porque descubrió que sales a escondidas con él, tus pocosamigos aquí se han apartado de ti, por el hurón.

<< Tu propia hermana no te reconoce, nopuede creer que estés enamorada de Draco Malfoy, solo han sido seis meses, perose ha ganado ese corazón que creíste que ni siquiera lo vería - suspire - no sési me ama, pero supongo que como es, solo espera poder llevarme a la cama.

Sí, seguramente eso era lo único que estabaesperando, poder llevarme a la cama, y eso me aterraba, porque en verdad loamaba y no podía soportar saber que solo era un juego para él, no podía, niquería ser solo un juego.

[





















]

Seis meses habían pasado desde que comenzamos asalir, y en los cuales también comencé investigar quien podría ser su padre, tal vez por esta informaciónpodría llevármela a la cama, aunque en ese momento ya ni siquiera me importaba.

- Debesdejarla ir - escuche la voz de Blaise - ella no merece que la hagas sufrir.

- Esoes lo que hago con todas - le espete - no veo por qué no disfrutar de ella.

- Maddyme hablo sobre su pasado - odiaba que saliera con la hermana - Darla no tuvo un pasado bonito como tú o comoyo, no merece que la uses de esa manera.

- ¿Quiénpidió tu opinión? - gruñí - Darla no es más que un trofeo que voy a tenerpronto.

- Tevas a arrepentir - susurro - pero está bien, si no quieres dejarla, espero queal final no seas tú quien salga sufriendo.

Me levante y salí de la habitación, necesitabasacarme estos malditos sentimientos por ella, no podía amarla, no debíahacerlo, ella solo era un juego, no debía interesarme su dolor, pero eso erauna mentira, no quería verla sufrir, suspire y salí de la sala común, debíaacercarse la medianoche.

 

Pero necesitaba aire fresco, todo estabaobscuro, camine lentamente tratando de tardarme, ya que no quería ver lo que mivida se había convertido, me había enamorado y sabía lo que tenía que hacer, yono servía para amar, yo no era esa clase de hombre que se desvive por la mujeramada y nunca lo sería.

- Draco- al escuchar su voz, giré rápidamente.

La poca luz que nos otorgaba la luna, se veíahermosa, no había otra palabra, su cabello caía con gracia sobre sus hombros, ybueno no veía muy bien sus ojos, pero ya me imaginaba sus ojos azules fijos enmí.

- Debemoshablar - dije roncamente, no hubo respuesta, así que continúe - aléjate de mí -me imaginaba su rostro confundido - hazlo antes de que te mienta - sentía quemis palabras perdían fuerza - escapa, note mantengas cerca de mí, huye, en verdad no debo verte.

- ¿Dequé hablas? - susurro.

- Queno puedes estar cerca de mí, que yo no soy bueno para ti - replique - sabesperfectamente que no te merezco - la tome de los brazos - siempre lo supiste,por eso no querías estar cerca de mí. Entiende que soy realmente bueno enengañar y hacer sufrir a toda persona que me quiere, no quiero que eso pasecontigo, es por eso que debes alejarte, sé que aun estás a tiempo.

- Draco- poso su mirada en mí - ya es tarde.

- Claroque no - le espete - aun puedes librarte de mí, no quiero lastimarte, noquiero, pero sé que si te tengo cerca termine hacerlo, es por eso que tesuplico que te alejes de mí, yo no soy bueno.

- Losé - acepto - pero Te Amo, no quiero estar sin ti.

- Debeshacerlo - bese su frente - poco a poco me irás olvidando, yo no te merezco.

Bese sus labios por última vez, y comencé acaminar hacia mi sala común, pero sentí como me retenía del brazo.

- Esotambién lo sé - gire mi vista y su mirada era firme - pero no me pidas que tedeje, no puedo, y sé que tú tampoco puedes.

- Darla,olvidemos que algo paso entre nosotros - le pedí - es lo mejor.

- Dimeque no sientes nada por mí - sus ojos se clavaron en los míos - te necesito -poso su mano en mi mejilla - necesito que me ayudes a encontrar al hombre queenamoro a mamá, sin ti no podre soportar lo doloroso que sea el encuentro.

- Tequiero - tome su mano de mi mejilla - es por eso que debo dejarte ir, no quierolastimarte.

- Loharás - sonrió sutilmente - si me dejas lo harás.

- Siempretan obstinada - dije con resignación.

- Espor eso que te enamoraste de mí - elevo los hombros.

- Nojuegues con tu suerte, Darla - le reproche.

- ¡¿Oh,dime que no estás enamorado de mí?!

La hale hacia mí y la abrace, creo que teníarazón, me había enamorado de ella, haría hasta lo imposible por no lastimarla,aunque creo que desde hacía mucho que todo lo que hacía era para su bienestar.

- Mesiento ridículo - le confesé - no puedo creer que en seis meses no haya tenidonada de sexo.

- Draco- me reprocho.

- Bueno- me defendí - nunca he estado enamorado, y mucho menos serle fiel a una mujer,me resulta absurdo y ridículo - se separo de mí y elevo una ceja - pero essencillamente magnífico.

- Esmejor que vayamos a dormir - después de que sonriera - mañana tenemos clases.

No dije nada, solo la tome de la mano ycomenzamos a caminar hacia su sala común, en verdad no podía creer, que yoestuviera haciendo esto por una de mis conquistas, muy bien no era unaconquista, era mi novia, además se sentía bien estar a su lado, en cuantollegamos frente al retrato de la señora Gorda:

 

- Muybien - me detuve - hasta mañana.

- Hastamañana - y antes de que entrara rozo sus labios con los míos - descansa.


espero les guste el cap, el cap fue inspirado en la canción Alejate de mi de Camila

Capitulo dedicado a:

Cafiabelle

snow white

bitha_granger

vampiralunatica06

- Vamos- susurro, tomándome la mano - debemos buscar más información.

- Tengomiedo - me abrace a él - no quiero saber la verdad de porque dejo a mamá.

- ¡Oh,la gran Darla! ¿Tiene miedo? - le di un golpe - bueno, sé que debes estaraterrada, pero por eso estoy yo aquí.

- Perono creo estar lista - escondí mi rostro en su pecho.

- Darla- me separo suavemente de él - creo que nunca estarás lista para ello, pero nodicen que es mejor darle prisa al mal rato.

Lo observe sin entender, él simplemente mesonrió y dejo un beso en mi frente, esto iba hacer más complicado de lo que lohabía pensado, sabía que tarde o temprano iba a tener que enfrentar mi pasado,pero estos últimos días había estado alargando.

El diario que había encontrado en casa de miabuela en vacaciones, era lo que me iba a decir quien era mi padre, y todoaquello que sabía en el fondo me iba a lastimar, pero también tenía curiosidadpor saber el nombre y el rostro del hombre con él que soñaba sin conocerlo,darle un cuerpo y una personalidad.

- ¿Lopuedes leer? - le pedí ya que no e creía capaz de hacerlo yo misma.

- ¿Segura?- asentí levemente - muy bien - acepto - ¿te parece si vamos a la sala común deSlytherin?

De nuevo asentí, comenzamos el camino hacia lasala común, iba detrás de él, no íbamos tomados de las manos, era algo que casino hacíamos, no es que fuéramos poco románticos o tal vez sí no lo éramos, peroninguno era de estar demostrando su amor en público, de hecho me pregunto cómoes que mi hermana lo descubrió.

Pero seguramente fue en uno de los arranques decelos de Draco, ya que si no había dicho Malfoy era sumamente celoso y cada vezque tenía uno, me besaba, según él para despejar su mente, pero sabía que erapara saber que era suya, claro que con el tiempo eso ha ido disminuyendo.

Draco era un tanto complejo, sentía que todoaquel que se acercaba a él era simplemente para lastimarlo y era por eso quehabía puesto una barrera, pero que con el tiempo me había dejado entrar, ybueno yo por más que dije que no me enamoraría de él, había caído sin nisiquiera darme cuenta.

Llegamos más rápido de lo que imagine a la salacomún de Slytherin, en cuanto la entrada estuvo abierta, me dejo pasar, mealegraba que la sala estuviera vacía, así no habría nadie que me viera feo porestar ahí. En cuanto entro, me hizo una seña, para que me sentará.

Eso hice y él se sentó a mi lado, abrió eldiario y comenzó a hojear, me observo.

- TúS y la de tu madre son iguales - me señalo el nombre de Sirius.

- Draco- replique - lee, no te pongas a ver si mi S y la de mi madre son iguales.

- Yavoy, - puso los ojos en blanco - creo que debí conseguir una novia menosdesesperada - entrecerré los ojos ante lo antes dicho.

 

<< Hoy es uno de los días más felices demi vida, Sirius Black, si el chico más guapo y popular de Hogwarts, me hainvitado a salir. Sev no lo ve bien, pero es lo que he deseado desde tercer añoy hoy por fin la suerte me sonríe. Mi mejor amigo es un tanto sobre protector,dice que Black solo quiere salir conmigo, porque quiere tener en la lista a la"Nerd Prewett" pero yo sé que Sirius no es así, bueno es hora de ir a dormir ysoñar con mi hermoso Sirius. - levanto la mirada - ¿quieres que siga leyendo?

La respuesta era obvia, pero mi voz no salía,hice una afirmación con la cabeza, de nuevo dirigió su vista al diario. Comenzóa hojear el diario, supuse que quería buscar lo que diera a conocer quién erami padre.

- Haceuna semana me creí la mujer más feliz del mundo, pero ahora todo lo que meimagine se fue a la basura, Severus tenía razón, Sirius Black solo queríaacostarse conmigo y ahora después de que lo consiguió, ni siquiera me saluda oal menos me mira. A comenzado a salir con Gabrielle Swan una chica deGryffindor y bueno lo entiendo, ella es lo que yo nunca seré, es bonita ysegura de sí, en cambio yo no soy nada, soy la chica invisible de Slytherin -sentí un nudo en la garganta - no sé porque creí que alguien como yo, podríainteresarle a alguien como Sirius, él simplemente es perfecto y bueno yo ahoratendré que aceptar que él no siente nada por mí.

No sabía porque mi madre se menospreciaba de esaforma, y además ese Sirius Black era un maldito patán que no merecía el amor demamá. Draco siguió hojeando, no leyó en voz alta, pero su rostro, cada vez seiba haciendo más duro.

- ¿Quépasa? - pregunte - ¿Por qué no lo lees en voz alta?

- Note agradara - respondió roncamente - pero ya sé quien es tu padre.

- ¿Quiénes? - lo mire expectante.

- SiriusBlack

- ¡¿Qué?!- exclame - es una broma ¿cierto?

- No- sus ojos grises mostraban cierta compasión - tu madre se reencontró con él,dos años y medio después de salir de Hogwarts y parece ser que de nuevo cayó enlas palabras de Black y cuando despertó, ya no estaba y bueno dos meses despuésse entero que estaba embarazada, trato de buscarlo y hablar con él; pero cuandoiba a hacerlo, Gabrielle Swan la futura esposa de Sirius le cerró la perta enla cara sin ni siquiera dejarla hablar y cuando iba por el sexto mes degestación descubrió que se había casado.

- SiriusBlack - sentí como las lágrimas rodaban por mis mejillas - no puede ser.

- Puesaquí dice que sí - su voz trataba de sonar tranquila.

Eso quería decir que Marietta había sido laúnica enamorada, y para Sirius Black solo había sido un juego, una conquistamás, no había sido importante en su vida, no lo había sido.

Me levante del sillón y sin decir una palabrasalí de la sala, sentía el nudo cada vez más apretado, me costaba respirar,además de que sentía una opresión en el pecho, esto debía ser una pesadilla, dela cual debía despertar pronto o me iba a volver loca.

Necesita hablar con el profesor Snape y quenegara todo aquello, que lo negara, que me dijera que eso era una broma y quemi padre después de todo si había muerto, que si lo había hecho, y que SiriusBlack no había significado nada en la vida de Marietta Prewett.

Solo necesitaba una negativa, para que mi vidavolviera a la normalidad, en donde le lloraba a un padre muerto y no odiaba al quehabía dañado a mi madre.

 

En ese momento me detuve, cuando llego algo degolpe a mi mente, si Sirius Black era mi padre, eso quería decir que Rachel erami media hermana y además mayor, eso no podía ser posible, no nos parecíamos.


Capitulo dedicado a:

snow white

vampiralunatica06

Cafiabelle

bitha_granger

No entendía que hacía mi padre en Hogwarts ymenos que hacíamos en el despacho de Snape, pero parecía que mis problemas conPociones habían llegado más lejos de lo deseado.

Estaba sentada en una de las sillas frente alprofesor Snape, a mi lado estaba papá, que se fulminaba con la mirada con elprofesor, llevábamos diez minutos ahí y ninguno decía nada, ya que cuando Snapeiba a decir algo, papá siempre lo interrumpía diciendo alguna replica.

Y bueno lo de pociones era uno de mis problemas,pero no era el que más me importaba, me interesaba más el de la relación deDarla con Draco, no es que me gustará, bueno tal vez un poco Malfoy, pero aunno podía creer que el príncipe serpiente, se hubiera hecho un caballero de lanoche a la mañana.

Eso no me sonaba lógico, pero parecía que ahoraasí se comportaba con su "princesita" tal vez esté un poco celosa, muy bien nosoporto a Darla, ya que ni siquiera tuvo el valor de decirme que le gustaba,bueno no es que yo quisiera que me lo dijera, pero pensé que había confianza entrenosotras.

Mis pensamientos se vieron interrumpidos por lapuerta.

- Dimeque es mentira que soy hija de Sirius Black - dirigí mi vista a la puerta.

Y ahí estaba Darla con los ojos rojos e hincadosy sus mejillas mojadas, pero eso no me interesaba, sino lo que acaba de decir.

- SeñoritaPrewett - el profesor Snape sonaba un tanto ¿ansioso?

- ¿Hasdicho que eres mi hija? - papá se escuchaba realmente sorprendido - pero eso nopuede ser cierto.

- Losiento - se disculpo - regreso más tarde.

- No- replico Snape - aclararemos esto y ahora Black, explícale a Darla quesignifico Marietta en tu vida.

- ¿Marietta?- mi padre no parecía conocerla - no recu

- Mariettaera mi madre - lo interrumpió Darla - y supongo que un patán como tú norecuerda a todas sus conquistas.

- Novoy a perm

- Laque decide que permitir y que no soy yo - los ojos azules mostraban odio yresentimiento.

- No- la voz de papá se escucho temerosa - Marietta, me lo habría dicho, me habríainformado que estaba embarazada.

- Lerompiste el corazón - el profesor Snape lo miraba fríamente - ella creyó en tipor segunda ocasión y ¿Qué hiciste tú? - no entendía de que hablaban - despuésde acostarte con ella, para sacar tú enojo con Swan, la dejaste sin unaexplicación.

- Merehusó a creer que él sea el que me engendro - señalo a papá con ciertarepulsión - no quiero creerlo, no quiero.

- Darla- la voz de Snape trataba de tranquilizarla - tu madre se enamoró, cometió unerror, lo sé, pero ella amaba a Black - parecía costarle trabajo decir aquello- y a pesar de que no te agrade la idea, eres su hija.

- Porfavor - suplico, observando al profesor - dime que no es cierto, que es mentiraque mi madre jamás sintió nada por él, por favor.

- Dileque no te acostaste con su madre por despecho - Snape observaba ácidamente apapá, mientras mi cerebro trabajaba a mil para entender - dile a Darla quejamás te intereso conocerla, que ni siquiera te preocupo, romper los sueños deuna joven de 17 años, de robar algo que solo le correspondía al hombre que enverdad la valorara, vamos explícale como te atreviste a deshonrar a su madre.

 

- Tepareces a ella - susurro papá, sin hacer caso a Snape - bueno tus ojos soniguales a los de ella, pero creo que

- Portodos los cielos Black - gruño Snape - Darla se parece más a ti que a su madre,así que niégale que es tú hija.

- Losiento - se disculpo con Darla - no sabía de tu existencia.

- Vaya- los ojos azules mostraban enfado - toda mi vida creí, que mi padre era unapersona respetable, pero resulto que soy hija de un desgraciado, bastardo; quelo único que hizo fue jugar con los sentimientos de mi madre.

- Nofue así - replico papá.

- ¿¡Ah,no!? - la voz fue seca - entonces explícame ¿Cómo se le llama a que se acuestencon una mujer enamorada sin ni siquiera estarlo de ella?

No hubo respuesta, mi padre en verdad se veíadolido por el trato de Darla, pero si mi cerebro estaba en lo correcto, esachica era mi media hermana, y eso no podía ser cierto, me rehusaba a creer queeso fuera real, no podía

- Dileque no es tu hija - le ordene a papá - asegúrale que jamás tuviste nada que vercon su madre.

- Olvidemosesto - repuso Darla - no quiero saber de un bastardo, que embarazo a mi madre.

- Debemoshablar - papá la tomó del brazo - es necesario que te explique.

- ¿Explicarmequé? - la mirada de Darla era vacía - ¿Qué mi madre, solo fue un capricho? -papá no contesto - no te molestes, mamá me lo dijo en su diario.

- Yono lo sabía - los ojos grises suplicaban que lo escuchara - de haberlo sabido,no habría dejado a tu madre.

- Nosolo me arruinaste la vida a mi madre, sino también a mí y de paso a mishermanas - su voz se quebró - no sabes como te aborrezco, no quiero saber absolutamentenada de ti, olvida que esto paso.

- Túno puedes ser mi hermana - dije al fin - no una arpía como tú.

No contesto, simplemente salió del despacho sindecir una palabra, mi padre en ese momento observo a Snape, fríamente.

- ¿Porqué no me dijiste de su existencia?

- Trate- repuso secamente - al igual que Marietta, pero Gabrielle nos hecho sin dejarque habláramos.


ya se ke es bastante corto u.u lo siento, pero notenia mucha idea de como continuar, espero les guste y bueno los invito a leermi nuevo fic, ke es de crepusculo, Alice-Jasper, se llama "Te quiseolvidar" https://www.potterfics.com/historias/51729espero ke se pasen y dejen comentarios ^^

Capitulo dedicado a:

snow white

Cafiabelle

Black Victoria

Cuando abrí los ojos sentí algo cálido sobre mipecho, abrí los ojos y observe el cabello alborotado de Darla, se veía tan bienasí, la noche anterior había llegado hecha un mar de lágrimas, trate detranquilizarla y creo que nos habíamos quedado dormidos. Mi estómago gruño,observe el reloj y bueno eran las 11:15 era lógico que tuviera hambre.

Me levante tratando de no despertarla, en cuantosintió que me movía, se dio la vuelta y se abrazo a la almohada, me dio unvuelco al corazón, era como una niña pequeña, estaba tan desprotegida, que medolió verla.

 

- TeAmo - le susurre besando su frente - y sé que no me escuchas, es por eso que tedigo, que eres lo más importante que tengo, que jamás voy a dejarte, porque sinti ya no podría vivir - acaricie su mejilla - eres mi vida, eres mi todo Darla,sin ti no hay Draco.

El gruñido de mi estómago me trajo de nuevo a larealidad, seguramente cuando ella despertara también tendría hambre, bese sufrente y abandone la habitación, camine hacia el Gran Comedor, pero cuando ibaa cruzar el cuadro, entro Maddison y Blaise con comida.

- Ten- la rubia me lo dio con cierto enfado - mi hermana ya debe de estar despierta.

- Séque crees que salgo con tu

- Noimporta porque crea que sales con ella - me fulmino con la mirada - pero hazledaño y será lo único que harás Malfoy.

Estaba por responder, pero una voz no me lopermitió.

- Buenosdías - saludo Darla felizmente - ¿Qué tal durmieron?

- Puesmejor que t

Blaise se calló debido al golpe que Maddison ledio, en ese momento los ojos azules de nuevo perdieron el brillo.

- Eresun genio Blaise - susurre - ¿no tienes hambre?

- Unpoco - admitió con una débil sonrisa.

- Ven- le extendí la mano.

Ella la tomo y la guie a uno de los sillones, lahice sentarse y yo me senté a su lado, le pase una tostada que enseguida sellevo a la boca, Maddi y Blaise se sentaron frente a nosotros, el rostro de larubia era de preocupación.

- Lala- llamo su hermana - ¿Qué paso anoche?

Ante eso mi novia se puso rígida y dejo el vasode jugo en la mesa, cerró los ojos y después volvió a abrirlos y los clavo ensu hermana.

- Yasé quién es el hombre que me engendro - fue su respuesta.

- Penséque estarías feliz - repuso Maddi.

- Tengouna media hermana - a su hermana no pareció sorprenderle.

- Buenono creerías que el hombre siguiera esperando por mamá - comento Maddisonpasivamente - el hombre debió de seguir con su vida.

- EsRachel - ante eso, Maddison se levanto del sillón.

- ¿RachelBlack? - mi novia asintió - eso quiere decir que se metió con mamá cuando yaestaba casado - Blaise se levanto y tomo a su novia de los hombros - por esomamá se caso con Will, se fue decepcionada.

- Sí- suspiro - él ni siquiera la amaba, solo se acostó con ella porque se habíaenojado con su esposa.

- Esun desgraciado - la mirada café de la chica se cristalizo rápidamente - comopudo jugar con mamá de esa manera.

- Tranquila- Darla se levanto y abrazo a su hermana - debemos pensar que mamá a su modofue feliz.

- Mientes- le espeto - nadie puede ser feliz con una vida como la de Marietta.

- Créemeella lo fue, al igual que nosotras - beso su frente - recuerda todos esosmomentos con mamá, fueron felices y sé que no solo para nostras, sino tambiénpara ella, para Marietta fuimos un poco de luz en su vida de obscuridad, por nosotrassoporto todo, para poder mantener una familia.

- Seequivoco - las lágrimas apenas si la dejaban hablar - solo nos lastimo más, nosdejo sin ella.

- Ellacreyó que era lo mejor - el rostro de Darla era como el de una madrecomprensiva que trata de tranquilizar a su pequeña - tal vez en su deseo dedarnos lo mejor, cometió errores, tal vez muy graves, pero ella trato de hacerlo mejor para nosotras.

 

- Nofue suficiente - gruño Maddison - termino hiriéndonos más.

- Nola culpes - le pidió - piensa solo en los momentos en los que ella nos regalabasonrisas, o en las noches cuando nos contaba esas historias, tan mágicas que tequitaban el miedo de ver llegar a Will ebrio.

Los sollozos inundo la habitación, Blaise y yonos observamos, en esa escena estábamos de más, le hice una seña, para que lasdejáramos, subimos a la habitación, en donde me tire en la cama, me dolía ver aDarla así, no quería que sufriera.

Blaise igual que yo, se tiro en su cama, sabíaque también le preocupaba el bienestar de Maddison. Jamás imagine que mi mejoramigo y yo termináramos enamorados de dos hermanas, pero así había sido, y enese momento odiaba a Sirius Black, como había sido capaz de hacer algo así.

No sabía cómo ayudar a Darla con esto, era muycomplicado por lo que estaban pasando las Prewett, cerré los ojos para tratarde pensar en cómo ayudar a mi novia con esto, pero no fue por mucho, ya queescuche como alguien golpeaba la ventana.

- Tellego carta - repuso Blaise - es de tu madre.

Me levante y le extendí la mano para que me ladiera, la abrí sin muchas ganas, observe con cuidado la letra.

Querido Draco:

Tu padre, ha decididoque es momento que el apellido Malfoy crezca, es por eso que este viernes, quecomiencen tus vacaciones de verano, y que termines Hogwarts, hará una cena, endonde conocerás a Astoria Greengrass.

Tanto tu padre como yo,estamos emocionados con este compromiso, estoy ansiosa porque conozcas aAstoria que es un encanto, y bueno espero el vieres, para verte de nuevo.

Con Cariño

Narcissa Malfoy

Esto debía ser una broma, no podíancomprometerme con una desconocida, era estúpido, además yo amaba a Darla, nopodían hacerme casar con otra persona que no fuera ella, Blaise me observabacon una ceja levantada.

- Quierenque me case con una tal Astoria - dije secamente.

- ¿Casarte?- la voz de Darla, me hizo girar hacia la puerta.

Sus ojos azules de nuevo se llenaron de lágrimas,camine hacia ella, pero salió de la habitación, esto era como una novela que ami madre le encantaba leer, en donde los protagonistas, siempre tiene que sufrir, la seguí y antes de que salierade la sala común la tome del brazo.

- Nome voy a casar con nadie - le tome el rostro entre mis manos - porque Te Amo,eres lo mejor que me ha pasado y se los diré a mis padres, sino aceptan, puesserá su problema.

- ¿Porqué todo se complica? - se abrazo a mí con fuerza - no quiero perderte.

- Yno lo harás - le susurre al oído - porque soy tuyo, mi corazón te ha elegido ati, para amarte.

- Bésame- me pidió - hazme saber así que no me dejarás.

Me incline y la bese despacio y suavemente, nola iba dejar por nada ni por nadie, mi vida era suya y no iba a permitir quealgo nos separara.


Lamento tanto la tardanza, pero no se me venía nada a la mente, espero ke no haya kedado tan horrible como lo vi u.u

Capitulo dedicado a:

Black Victoria

snow white

Cafiabelle

bitha_granger

Me había caído como una tonelada de plomo, elsaber que Darla Prewett era mi media hermana, jamás habíamos sido las grandesamigas, de hecho lo poco que nos habíamos acercado, termino, al saber que semetía con Malfoy.

 

Le había abierto mi corazón y ella lo habíautilizado para acercarse a Draco, creo que después de todo el que debería estarasqueado de tener una hija como ella era mi padre, aunque hablando de él, comose atrevió a engañar a mamá.

No quería saber nada, quería seguir como si esode que Darla era mi hermana, era una mentira, no quería reconocer que teníamosla misma sangre, no quería.

- Rach- esa voz era de mamá - ¿puedo pasar?

- Sí- fue mi seca respuesta.

- Séque estás enojada con tu padre - comento sentándose a mi lado - tu padre y yo,cuando estabas recién nacida, tuvimos roces, así que lo eche de nuestras vidas,estaba enojada, cegada por celos que no tenían bases.

- Tieneotra hija - le espete - y ¿eran celos injustificados?

- Esopaso en los meses que estuvimos separados - me acaricio el cabello - tu padreestaba sufriendo sin nosotras, no lo justifico, pero lo entiendo, ya que yo nodeje que me explicara los malos entendidos, le cerré las puertas de mi vida ydecidí salir con alguien más, fue en ese momento que tu padre busco a Marietta.

- Lauso - gemí - es un monstruo.

- Nolo es - me contradijo seriamente - ella fue la que accedió a acostarse con él,te he dicho que el hom

- Porfavor - me levante de la cama y clave mi mirada en ella - ella lo amaba, y élla utilizo, Marietta se dejo llevar porel amor que sentía por él, creyó en sus palabras.

- Esofue su culpa - por Dios mi madre estaba ciega de amor.

- Nolo es - mis lágrimas bajaban por mis mejillas con fuerza - ¿Por qué lodefiendes? Entiendo que tal vez no hubo engaño para ti, pero con Marietta fuediferente, ponte en su lugar.

- Noes lo mismo.

- Claroque lo es, imagina por un minuto, que papá hubiera estado casado con Marietta yque una noche porque estaba peleado con ella, se metió contigo - el pecho medolía, claro que comprendía a Marietta, sabía lo que era amar sin sercorrespondida - y te dejo embarazada, ¿Qué sentirías?

Mi madre se quedo callada, las lágrimas no medaban descanso, en ese momento entendí un poco del dolor de Darla, debía serhorrible, enterarte que utilizaron a tu madre y tu padre fue el bastardo que lohizo.

- Tienesrazón - acepto - pero no debes juzgar a tu padre.

- Ladejo - le espete - no le importo que estuviera esperando un hijo suyo.

- Élno lo supo hasta hace unos días - se levanto y tomo mi rostro - ahí yo fui laculpable, no creí en ella, pero es que es difícil creer en mujeres que hanestado enamoradas de Sirius, creí que solo fingía.

- ¿Telo dijo? - mis ojos se clavaron en los de mi madre.

- No- respondió sin apartar su mirada - pero vi su vientre, entonces le dije que sicreía que a mi marido le iba a encasquetar un hijo, que era mejor que selargara y siempre que venía la echaba.

- Hicistemucho daño - le reproche.

- Losé - sus ojos se cristalizaron - y en verdad sé que le debo pedir perdón aDarla por separarla de Sirius, pero era joven, no supe cómo manejar eso.

[






















.]

 

- Lala- al escuchar esa vocecita sonreí.

- Keira- la tome en brazos - ¿Cómo estás?

- Bien- me sonrió, eso me hizo sentir una opresión en el pecho, era igual a mamá - miabuelita me enseño a hacer galletas y a utilizar mejor mi magia.

- Enana- Maddi llego y me la quito de brazos - no sabes cómo te extrañe, pero tengomuchas que contarte.

Ambas subieron hacia las habitaciones, en esemomento pude suspirar, estaba cansada, me dolía no tener a mamá, no sabíacuando iba a superar eso, pero bueno era natural, no llevaba ni un año demuerta.

- Darla- ante la voz de mi abuela gire hacia ella - Sirius te envió esto - me mostró unacarta.

- ¿Losabías? - pregunte sin recibir la carta.

- ¿QuéSirius es tu padre? - asentí levemente - lo supe, cuando me trajo esto, que fueestá mañana, tu madre nunca quiso decirme nada, me moleste con ella porque medijo que no necesitaba de mi ayuda para tenerte, me cegué por el enojo y laeche, pero en cuanto paso, la busque, pero ya no hubo rastro.

- Notienes que explicarme - repuse sin acercarme a ella - las cosas debieron serdifíciles.

- Ylo fueron - tomo mis manos - Marietta jamás quiso hablar sobre tu padre, peroentiende algo - sus ojos se clavaron en los míos - Sirius cometió un error, quesé que para ti es difícil de perdonar, pero creo que debes escucharlo.

- Lautilizo - le espete - no puedo perdonar algo así.

- Ahíestás mal cariño - me sonrió levemente - eso tú no debes de perdonarlo, porquefue a tu madre, que lo perdono desde que lo hizo, a ti solo te queda conocerlo.

- Arruinosu vida.

- Esolo hizo ella sola - paso su mano por mis mejillas - cada quien decide sucamino, Sirius no es culpable de lo que tu madre decidiera después, ella sabíaque yo la iba a recibir con los brazos abiertos, pero prefirió su orgullo, queolvido con Will.

- Sugran error - sonreí con amargura.

- Sí- me beso la mejilla - pero fue su error no el tuyo, así que empieza a vivir tuvida sin tener miedo de si te va a pasar lo mismo que a tu madre, deja queSirius se acerque a ti, que te ayude y te guie.

- Ok- acepte - creo que tienes razón debo aceptarlo, después de todo es el hombreque me engendro.

- Permiteque deje de ser eso - en ese momento me abrace a ella - deja que sea tu padre.

Pero antes de que respondiera, llamaron a lapuerta, mi abuela se separo de mí, y camino hacia la puerta para abrir, yo laseguí para ver quién era.

- BuenasTardes - saludo Draco, arrugue la nariz ¿Qué diablos hacia aquí? - mi nombre esDraco Malfoy y vengo a ver a Darla.

- ¿Malfoy?- mi abuela giró a verme contrariada - pase.

- Gracias- sonrió levemente - esto es para usted - le entrego unas flores.

- Queamable - comento cerrando la puerta - creo que iré a ponerlas en agua.

Y después de eso camino hacia la cocina, noaparte mi mirada de él y en menos de lo que imagine me había robado un beso,pero fue rápido que apenas si lo sentí.

- ¿Quéhaces aquí? - pregunte unos segundos después.

- Vinea ver a mi novia - me sonrió de lado - ¡¿Oh, no puedo hacerlo?!

- Penséque estarías atareado con la cena de esta noche - mi voz tembló al saber paraque era la cena.

- Dehecho a eso vine - entrelazo su mano con la mía.

- ¿Deseasalgo de tomar? - pregunto mi abuela.

- No,gracias - se aclaro la garganta - solo venia a invitarlas a una cena, que habráesta noche en mi casa - acaricio el dorso de mi mano - me encantaría queestuvieran ahí.

 

- Ahíestaremos - le aseguro mi abuela.

- Buenocreo que ahora me voy - con su mano libre tomo la de mi abuela y dejo un besoen ella - fue un placer conocerla.

- Elplacer fue mío - fue tranquila su voz - acompáñalo a la puerta.

Asentí y lo guíe a la puerta, en ese momentotomo mis dos manos y clavo sus ojos en los míos, acaricio mi mejilla.

- Hoyse lo diremos a todos - me sonrió - mis padres lo aceptarán y si no es así, yaveremos que hacemos, pero no me casare con nadie más, que no seas tú.

- ¿Loprometes? - suplique.

- Anochehicimos la promesa - sentí mi rostro enrojecer ante ese hecho - en tu vida fuiel primero y también el único.

- TeAmo - mis manos tomaron sus mejillas.

- Nomás que yo - me beso suavemente.



Espero les guste ^^

Capitulo dedicado a:

bitha_granger

snow white

Black Victoria

Cafiabelle


Sentía que me estaba asfixiando con la túnica, pero sabía que no era por ella, después de todo me quedaba perfecta, los nervios de llegar a la mansión de los Malfoy me aterraba.

- Te ves hermosa - repuso mi abuela que bajaba de las habitaciones.

- Nadie te quitara la vista de encima - repuso Maddie, que bajaba con una tunica de color dorado que le lucía muy bien.

- Claro si no te ven a ti - le sonreí suavemente.

Su vestido le llegaba a la rodilla, era strapple, como con un cinturón debajo del busto con piedras y bueno no podía decir más que con le lucía perfecta, mientras el mío era verde esmeralda que había sido enviado por mi novio, era arriba de la rodilla, con un escote bastante pronunciado o al menos para mi lo era.

- Bueno, es mejor que nos vayamos - comento mi abuela.

Me mordí el labio ya que no deseaba dejar a Keira, pero ya era tarde para echarme para atrás, además de que no se iba a quedar, se quedaría con una niñera, pero no me gustaba, suspire, antes de salir de la casa.

En verdad, me aterraba tener que llegar a la mansión Malfoy, pero mi abuela se rehusó a ir en auto, así que aparecimos, lo que me quito el tiempo que usaría para tranquilizarme; en menos de un minuto la enorme casa se desplegaba frente a mis ojos.

- Vamos - mi abuela me tomo del brazo.

Caminamos hacia las enormes puertas de la casa, mi abuela fue la que llamo, en tres minutos un diminuto elfo apareció frente a nosotros, llevaba una sabana vieja como toga.

- Buenas noches - saludo el elfo haciendo una reverencia - el nombre de las señoritas.

- Somos Julia, Maddison y Darla Prewett - respondí suavemente.

- ¡Oh! - exclamo el elfo un tanto nervioso - el joven Draco, me ordeno que la señorita Darla lo acompañara.

- ¿Pero podemos pasar? - replico Maddie.

- Que grosero - se reprendió el elfo que se golpeo con la puerta - pasen.

Se hizo a un lado y, Maddi y yo lo observamos un tanto asustadas, mientras mi abuela nos empujo dentro.

- Así son los elfos - susurro mi abuela - se auto castigan cuando hacen algo mal.

- ¡Qué, horrible! - repuso Maddie y no pude estar más de acuerdo.

 

- Señorita Darla - me llamo el elfo - ¿podría acompañarme?

Asentí y seguí a la pequeña criatura, que me guío por el enorme salón, en donde había varias personas, de hecho el lugar estaba lleno y se escuchaban las voces de las brujas y magos que estaban ahí, ni siquiera se fijaron en nosotros.

En cuanto atravesamos el salón, llegamos a un enorme jardín, estaba realmente hermoso, en el centro había una fuente con un unicornio como decoración, en ese momento pude verlo, estaba hablando con una joven de cabello rubio.

- Amo - llamo el elfo temeroso.

- ¿Qué? - fue seco y en ese momento me pregunte que le había visto.

- La señorita Darla - me sentía enojada por el miedo que el pobre le tenía a Draco.

- Gracias - le susurro, el elfo abrió los ojos por la sorpresa.

- Con su permiso - no pudo más que decir y salir corriendo del lugar.

- Hola, amor - eleve una ceja al escuchar aquello - mira te presentó a Astoria.

- Mucho gusto - dije educadamente a la chica, que para que mentir era guapa, el cabello rubio le caía sobre los hombros, los ojos verdes brillaban.

- Así que tú eres Darla - sonrió de lado - debo decir, que eres más guapa de lo que imagine, y pues creo que mi plan de conquistar a Draco queda descartado.

- Veo que se llevan increíble - comente un tanto desconcertada - bueno llevan menos de dos horas de con

- Bueno es que quería decirle a Astoria, que mi corazón ya estaba ocupado - me beso la mejilla y paso su brazo por mi cintura.

- Y no te preocupes, - Astoria me dedico una sonrisa engreída - no me agradan los hombres que no son libres.

Solo moví la cabeza en forma de afirmación, no entendía nada, pero decidí no preguntar, Astoria se despidió y desapareció del jardín, en ese momento Draco me abrazo como si su vida dependiera de ello, respondí su abrazo más confundida, sus padres no podían ser tan malos ¿cierto?

Minutos después se separo, y me beso suavemente, y tomo mi mano, me guió dentro, antes de llegar, un elfo pasaba con una bandeja de copas, de la cual tomo dos, una me la ofreció y la otra se la tomo de un trago, creo que lo de sus padres le angustiaba más de lo que dejaba ver.

- Draco - susurre - son tus padres, no son monstruos.

Simplemente me sonrió, y me dio una mirada como de "eres tan inocente". Pero no hice caso, en cuanto llegamos al centro del salón se aclaro la garganta, y como si eso fuera la señal, todos giraron a vernos, sentí mi sangre subir a mi rostro y los latidos de mi corazón aumentar al igual que mi respiración.

- Buenas noches - saludo tomando mi mano - les agradezco que nos acompañen esta noche, sé que todos saben para que es está cena y bueno antes que nada, quiero pedirle una disculpa a la familia Greengrass.

En ese momento noté la mirada gris y una azul sobre nosotros, ambos rubios, solo que la mujer lo tenía más obscuro y más corto que el hombre, el rostro altanero me hizo sentir un escalofrío, mientras el hombre con el rostro contraído, me hizo acercarme más a Draco. El murmullo general no se hizo esperar.

- Sé que esperaban, que hoy me comprometiera con Astoria - la rubia simplemente elevo los hombros - pero a decir verdad, este compromiso se llevaba acabo porque mis padres creían que siga soltero, pero quiero utilizar esta cena, para presentarles a Darla Prewett - en ese momento las dos miradas que me tensaban, se clavaron por completo en mí - y aquí frente a todos - en ese momento se hincó y tomo mi mano - quiero pedirte que me dejes estar por siempre en tu vida, que me dejes despertar todos los días a tu lado, me regales esa sonrisa que amo y tus ojos me vean con ese brillo que me hizo enamorarme de ti - fije mi vista en él, sus ojos grises eran mi perdición - cásate conmigo.

 

Como siempre con Draco no fue una pregunta, fue más una orden, pero sabía que él iba a respetar mi decisión fuera la que fuera, del bolsillo de su pantalón saco un anillo bastante sencillo, me sonrió esperando mi respuesta.

- Sí - conteste.

Se levanto sin soltar mi mano, me coloco el anillo y después me beso, fue un simple roce, pero estuvo lleno de amor, pero en cuanto dirigí mi vista a los que supuse padres de Draco, la felicidad se me esfumo en un abrir y cerrar de ojos.

Draco pareció notarlo, porque me tomo de la cintura y me pego más a él, me sentía diminuta ante la mirada de los Malfoy.

- Vas a estar bien - me susurro - no dejaré que te hagan nada.


Espero ke les guste, ya se acerca el final, aun no se cuantos caps falten, pero ya estamos en la recta final, espero les guste ^^

Capitulo dedicado a:

bitha_granger

Black Victoria

snow white

En cuanto termino de decir aquella palabras, el hombre de cabello rubio y largo se acerco a nosotros, Draco se tensó, pero no se separo de mí, el hombre se veía furioso.

- Esto es imperdonable - le espeto - y lo vamos a hablar en privado, ve al estudio.

Su mirada gris se clavo en mí de manera despectiva, esta noche sería larga, muy larga, Draco me tomo la mano y me guió al estudio. En cuanto entramos entendí que la situación era más complicada de lo que pensaba.

- No va a pasar nada - me tomo la barbilla, para que lo viera - además un Malfoy, siempre consigue lo que quiere - me sonrió, aunque esta vez, sabía que era más complicado de lo que él dejaba ver.

Pero simplemente se la regrese, fingiendo que estaba bien, cuando en verdad estaba muriendo de nervios, los padres de Draco no iban a aceptar lo nuestro, y lo sabía.

En ese momento se escucho la puerta cerrarse con fuerza, ambos giramos y el señor Malfoy, estaba furioso, sus ojos grises se clavaron en Draco, y en menos de lo que imagine con el bastón que llevaba en sus manos golpeo a mi novio.

- Eres un imbécil - de labio de Draco comenzó a salir sangre - acabas de arruinar, tu futuro.

- No arruine nada - replico limpiándose la sangre - amo a Darla.

- No tiene un apellido - parecía que yo no estaba ahí - no es nadie, manchara el apellido Malfoy.

- Solo te importa el apellido - gruño.

- Siempre ha sido así - la mujer por primera vez habló - los matrimonios, han sido arreglados para mantener la pureza de la sangre, y tú no puedes venir a decir que amas a este despojo de bruja.

- No te voy a permitir que le hables así - replico Draco - es la mujer que amo, y si no lo entienden es su problema.

- No voy a dejar que el apellido Malfoy se mezcle con el de esa porquería - mi novio se puso delante de su padre.

- No hagas que te pierda el poco respeto que me queda por ti, - sus ojos estaban furiosos - y Darla no es nada de lo que ustedes dicen, de hecho ella es mucho mejor que cualquiera de nosotros, deberían estar agradecidos de que me haya aceptado y con que eso a ustedes.

 

El hombre soltó una larga carcajada, note que Draco cerraba los puños, en un movimiento lo abrace por la espalda, sabía que si golpeaba a su padre se iba a arrepentir.

- Los Malfoy - la mirada azul de la mujer se clavo secamente en mí - son una familia, que jamás ha roto la tradición de los matrimonios, y tú no lo harás con ella. Porque antes la mato, antes de que te haga salir de esta casa, de darle la espalda a tu familia.

- No hace falta - ante aquella voz, abrí los ojos sorprendida - porque la sangre de un Black, jamás se mezclara con la de un Malfoy.

- ¿Quién diablos te crees para entrar a mi casa? - gruño Lucius.

- Me creo el padre de la chica, que prohíbes tener una relación con tu hijo - contesto Sirius secamente - y pensé que eso de las bodas arregladas ya habían pasado.

- Largo - la voz de Lucius era amenazante.

- Solo vine por mi hija, - me tomo de los hombros - vamos.

- No - susurre, no quería separarme de Draco.

- Él va a estar bien - me aseguro - ¿no es así?

- Claro - me sonrió, me tomo la mano y en ella metió un papel - vete.

Sin más deje que Sirius, me guiará fuera de la mansión Malfoy, ya sabía que esto no era buena idea, en cuanto sentí el aire en mi rostro, deje que las lágrimas comenzarán a salir.

- Tranquila - sentí sus brazos rodeándome - todo va a salir bien.

- ¿Qué haces aquí? - pregunte sin separarme de él.

- Tu abuela, creyó que me necesitarías - sus manos acariciaron mi cabello.

En verdad necesitaba que alguien me ayudara a tranquilizar mi dolor, y sus brazos parecían tener ese efecto en mí, tantas veces había soñado con mi padre y ahora se hacía realidad.

- Lamento todo lo que te haya hecho pasar, - me susurro - sé que no debí utilizar a Marietta, pero no me arrepiento de esa noche y sé que ella tampoco - me separo suavemente de él - porque esa noche te concebimos y sé que para ella fuiste su mayor tesoro - me beso la frente - déjame conocerte, déjame ser tu padre.

- Lo intentaré - respondí - pero ahora quiero ir a casa.

- Claro - me sonrió - te acompañaré.

De nuevo me abrazo y la sensación de que había dejado mi estómago en otro lado se hizo presenté, en ese momento noté que habíamos llegado a casa de la abuela. En ese momento de nuevo beso mi frente.

- Mañana, vengo a ver que tal estás - asentí levemente - descansa.

Y sin más entre a la casa, en ese momento recordé la hoja, abrí la mano y desdoble el papel.

Te amo, prometo que pronto vamos a estar juntos, solo ten paciencia.

Una débil sonrisa apareció en mi rostro, después de todo él iba a luchar por esto y yo debía tener paciencia, porque si lo quería a mi lado, así que sería paciente.

- ¿Qué tal te fue? - la voz de mi abuela me saco de mis pensamientos.

- Horrible - confesé.

- Los Malfoy lo son - me sonrió, mientras me tomaba de la mano y me guiaba a la sala - pero dime, ¿Qué dijo Draco?

- Que va a luchar por esto - suspire.

- Vaya ese chico, si que en verdad te ama - me vio directo a los ojos - no cualquiera, deja a su familia, por la chica que le gusta.

Pero antes de que dijera algo, se escucho que llamaban a la puerta, mi abuela fue la que se levantó a abrir la puerta, no me agradaba que los padres de Draco no lo aceptarán, pero ya no había vuelta atrás.

 

- Darla - llamo mi abuela, gire la vista y ahí estaba Draco - los dejo solos.

- Gracias - repuse, mientras me levantaba - ¿Qué paso? - pregunte, en cuanto mi abuela se fue.

- Me borraron de la familia - contesto abrazándome - dijeron que en ese momento estaba muerto para ellos.

- Lo siento - lo abracé más fuerte - soy un problema en tu vida.

- No lo vuelvas a decir - me miró seriamente - eres lo mejor que me ha pasado en la vida, y por nada ni nadie te voy a dejar - me beso suavemente - nos casaremos y formaremos una familia - me acaricio la mejilla - porque lo único que me interesa es pasar el resto de mi vida a tu lado.

- Te Amo - mi voz fue temblorosa.

- No más que yo - sus palabras fueron tan sinceras, que sentí una corriente recorrer mi columna.

De nuevo unió sus labios con los míos, solo que esta vez el significado de ese beso fue mucho más importante que el resto, esta vez era la promesa de que estaríamos juntos por siempre.


Lamento la tardanza, pero en verdad no tenía la menor idea de que escribir, el capitulo esta hecho sin el menor gramo de inspiración, espero que no sea tan horrible como lo imagino T.T , y ps ya solo falta un cap más y el fic termina, xq enserio mi inspiracion para esta historia huyo.

Capitulo dedicado a:

bitha_granger

Black Victoria

Cafiabelle

snow white

Habían pasado casi siete años, desde la noche en que Draco fue borrado de la familia Malfoy, aun me sentía un poco culpable, pero claro que él no dejaba de decirme que elegirme a mí, y que yo lo aceptara había sido lo mejor que le había pasado en la vida.

Llevábamos tres años de casados, claro que no fue nada del otro mundo, solo fue una ceremonia pequeña con mi abuela, mis hermanas, Sirius y su familia, algunos amigos de Draco, y bueno algunos míos. No fue la boda que se espera que tuviera el único hijo de Lucius y Narcissa Malfoy, pero fue lo que nosotros deseábamos.

- Vamos Darla - la voz de Rach sonaba a reproche - te ves perfecta, y tu hermanita esta a punto de casarse, quisieras moverte o no llegaremos.

- ¿Quién rayos escogió algo así para mí? - replique.

Saliendo con una túnica rosa que me llegaba unos cinco centímetros por debajo de la rodilla, me apretaba un poco de los pechos, que de por sí me habían crecido por el embarazo y ahora con esto se me veían aun más, el vientre abultado se ocultaba un poco por lo holgado del vestido, pero no era que no me gustara, sino que el rosa no era mi color.

- Te ves bien, - me consoló - además en mi boda llevaste un vestido más feo.

- Si, pero no tenía que ocultar un embarazo de ocho meses - suspire, mientras me acomodaba el cabello.

- Nadie te dijo que te embarazaras - me espeto, a lo que le mande una mirada asesina - además, yo creo que a Draco le vas a fascinar.

En verdad no sé en que momento Rachel y yo nos comenzamos a llevar bien, pero supongo que fue por Sirius, que casi siempre nos obligaba a estar juntas, y bueno poco a poco Rach, fue olvidando a Draco, de hecho cuando nos casamos, mi hermana se veía feliz del brazo de Fred Weasley, hacían una linda pareja.

 

Aunque Sirius no parecía pensar lo mismo, pero eso a ellos no les intereso, ya que se casaron y bueno ahora tenían una pequeña de seis meses, con el cabello rojo de su padre y los ojos miel de la abuela de Rach. Creo que todo estaba bien o al menos eso quería pensar.

Rachel me tomo del brazo y me saco de la casa a rastras, pero ya conocía el carácter de mi hermanita, claro que Maddi solía decir que era igual al mío, que por eso la mayoría de las veces chocábamos, pero que en menos de cinco minutos ya volvíamos a estar como si nada hubiera pasado.

Draco tuvo que aprender a soportar a los Weasley, después de todo venían siendo familia, y más cuando Rach se caso, además de que a Harry, Ron y Hermione no les quedo más que aceptarlo, y bueno ahora éramos una enorme familia, cosa que le agradaba a mi marido.

En cuanto llegamos al jardín de la Mansión Zabbini donde se llevaría acabo la ceremonia, ya que Maddison se iba a casar con ni más ni menos que Blaise, cosa que me alegraba ya que los dos se veían perdidamente enamorados.

Me senté junto al resto de las damas de honor, que solo constaba de Ginny, que bueno con su cabello y el rosa, no era mucho y menos con el vientre, cosa que agradecía no ser la única embarazada luciendo ese ridículo vestido, Keira que acaba de cumplir catorce, Rachel y yo; ya que Hermione se había negado por completo a unirse a ser la tercera embarazada con ese vestido.

Me senté, ya que con esto del embarazo, me cansaba muy rápido y más porque mis pies se hinchaban, pero claro todo por formar una familia, pero no llevaba mucho así cuando observe que todos se ponían de pie, hice lo mismo, pero en cuanto lo hice, sentí una pequeña punzada en el vientre.

No quise tomarle atención, después de todo hoy era el día más esperado para Maddi y de ninguna manera se lo iba a echar a perder. La ceremonia comenzó, mi hermana se veía hermosa con su vestido de novia, lucía perfectamente feliz, supuse que mamá estaría feliz por esto.

Sus tres hijas tenían una vida feliz, las dos mayores habían formado su familia y la menor, estaba en Hogwarts con buenas notas y viviendo una vida feliz, después de todo la abuela era una increíble persona, que esperaba que durará muchos años más.

Pero unos quince minutos después de que comenzará sentí de nuevo una punzada, un poco más fuerte que la primera, pero de nuevo no le puse atención, así paso el resto, cuando me levante a felicitar al nuevo matrimonio, sentí como algo me mojaba, cuando baje la mirada, note que era un líquido como amarillento transparentoso y un poco espeso.

Busque con la mirada a Draco que lo vi caminar hacía mí, creo que el momento había llegado, en cuanto llego, lo tome del brazo y lo aleje de los invitados que no parecían haberse dado cuenta de lo que estaba pasando, antes de que hablara.

- Creo que debemos ir a San Mungo - su pálido rostro se volvió más - se me rompió la fuente.

El pobre no sabía ni que hacer, le sonreí débilmente haciéndole ver que estaba bien, que nada iba a pasar que todo estaría bien, con las manos un tanto temblorosas, me llevo fuera de la casa para poder aparecer.

En cuanto llegamos a San Mungo me atendieron, me dieron una habitación, en la cual se quedo Draco, después de todo parecía que hoy nacería nuestro primogénito. Cada hora que pasaba las contracciones comenzaban a hacer más fuertes y más rápidas.

 

Cuatro horas después ya estaba en la sala de expulsión, con Draco a mi lado y la sanadora diciéndome que era momento de pujar, no supe cuantas veces lo hice, pero cuando escuche el pequeño llanto, supe que todo había valido la pena, absolutamente todo.

- Es niño - susurro Draco.

- Scorpius Malfoy - dije con una sonrisa apenas visible.

Me mostraron a mi bebé, al cuál su poco cabello era rubio, creo que lo había heredado de su padre, sonreí al ver que sus pequeños ojos eran como perlados.

- Es un digno Malfoy - comente con una media sonrisa.

- Yo creo que es un Black - mientras besaba mi cabello - pero solo lo veo con ojos de amor.

- Torpe - replique.

- Creo que es mejor que descanse - repuso la enfermera, quitándome a mi bebé, supuse que mi rostro mostró tristeza - en cuanto lo limpie, y lo cambié se lo llevare.

No pude negarme, así que me guiaron hacia mi habitación, en la cuál en cuanto llegue, el cansancio me gano y me quede dormida. La verdad no supe cuánto tiempo estuve dormida, pero un llanto, me hizo abrir los ojos y me encontré en la habitación sola, observe la habitación y vi de donde provenía el llanto.

Me levante con cuidado, ya que me dolía la cadera, camine hacia el pequeño cunero, en donde estaba mi bebé, le sonreí, mientras lo tomaba en brazos, era idéntico a Draco, aunque siempre dicen que un recién nacido no se parece a nadie, pero a mí me parecía que los genes Malfoy habían ganado.

- ¿Tienes hambre? - pregunte suavemente, mientras caminaba hacia la cama.

Claro que no obtuve respuesta, y por instinto, más que por saberlo, me descubrí el pecho y él enseguida encontró mi pezón, y empezó a succionar, su pequeña boquita me encantaba verla moverse, era un bebé hermoso, no había duda de ello, era precioso.

Estaba tan encantada observando a mi pequeño Scorpius, que para mí no había nada más, que no fuera el bebé en mis brazos, era simplemente cautivador.

- Buenas tardes - levante la vista y observe a Narcissa Malfoy, cubrí a Scorpius por impulso - solo vine a disculparme por lo mal, que me porte contigo cuando nos conocimos - arrugue la nariz confundida - Lucius y yo, en verdad no queremos perder a Draco y ahora tampoco a Scorpius, es por eso que tengo que decirte que te agradezco que ames a mi hijo, y que me equivoque contigo - no entendía nada - ahora que eres madre, tal vez puedes entender, que para uno como madre, jamás nadie va a estar al nivel de un hijo, pero tú, Darla en verdad te acercas demasiado.

- Gracias - sonreí levemente - ¿quiere cargar a su nieto?

Ella me regreso la sonrisa y camino hacía mí, le extendí a mi pequeño bebé, al cuál tomo encantada, ya veía que yo no era la única a la que Scorpius le había robado el corazón, se sentó en un pequeño sofá de la habitación, acariciando a su nieto.

En es momento entró Draco, que observo a su madre sorprendido, pero le hice una seña, para que no hablara, así que camino hacía mí y se sentó a mi lado.

- Creo que Scorpius, vino a unirte con tus padres - le susurre.

- Eso me hace ver que se parece a ti - lo mire confundida - pues logran que la gente los adore.

- Tonto - sonreí levemente.

- ¿Sabes? - clave mi mirada en él - fuiste mi gran error, pero jamás me voy a arrepentir de haberte amado, porque mi error ahora, fue el mejor de mis aciertos.

- Te Amo - acerque mi rostro al de él.

- No más que yo - y terminó con la distancia de nuestros labios.

Sabía que la vida aun tenía mucho para nosotros, pero estábamos juntos, y teníamos al pequeño Scorpius en nuestra vida.


Bueno este fic ya llego a su final, y en verdad se agradece a todos aquellos que se tomaron la molestia de leerlo, y bueno espero ke les haya gustado, xq esta hecho para ustedes, y también lamento la tardanza n.nU

Y si les gusto y kieren leer más pueden leer mis demás historias.

Capitulo dedicado a:

Black Victoria

bitha_granger

snow white

Mi Gran Error - Potterfics, tu versión de la historia

Mi Gran Error - Potterfics, tu versión de la historia

La tensión se sentía en el ambiente, era unanoche desolada, no había aire, no había estrellas, no había nada, la calleestaba desolada, esto no era una cas

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-mi-gran-error-potterfics-4174-0.jpg

2023-02-27

 

Mi Gran Error - Potterfics, tu versión de la historia
Mi Gran Error - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/48221
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20