Mi primera vez con tigo - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Mi Primera Vez contigo

Hermione suspiró mientras esperaba que aquel cacharrito le dijera su respuesta.

Inner Hermione: Venga Herm
ánimo, no tienes por qué asustarte aún...

(N/A: Para quién no sepa lo que es el Inner, es la vocecilla interna que tiene una persona J )

Una palabra apareció y debajo dos números:

Embarazada

4-5 semanas.

Con un suspiro escondió el maldito test de embarazo antes de que alguna mejores amigas entraran a su cuarto, Ginny y Lavender tenían llaves de esa casa ya que habían estado viviendo en ella, solo que al empezar a salir con sus respectivos novios se habían ido de allí. Ginny vivía con Harry, mientras que Lavender se había mudado con Zabini

 

Hermione: Hay Dios
¿Y ahora qué hacemos?

Inner Hermione: Pues
deberíamos decírselo a él. ¿No?

Suspiró por cuarta vez en un minuto y saliendo de su cuarto se fue en busca de Él, el que la había dejado embarazada.

Mientras se dirigía al campo de entrenamiento, donde se suponía que debería de estar, se acordó de cómo fue su primera vez

Una joven castaña de pelo rizado discutía acaloradamente con un joven de su misma edad, unos diecisiete años, en la puerta de la casa de ella.

De un momento a otro, él la besaba apasionadamente en los labios robándole suspiros.

Entraron a trompicones y subieron las escaleras como pudieron sin dejar de besarse y comerse los labios mutuamente.

Entraron en la habitación de ella mientras que él descendía suavemente por el níveo cuello de ella, dejando pequeñas marcas y chupetones.

La camiseta comenzaba a molestar y a sobrar.

Se la quitó y observó sin disimular sus pechos aún dentro del sujetador.

Ella se sonrojo pero no se quedó atrás arrebatándole su camisa azul que voló de igual manera al suelo. Ella descendió dejándole chupetones y marcas rojas por todo el pecho de él.

-Herm
Hermione-gemía suavemente él al notar a la chica bajar por su cuerpo muy bien marcado hasta el botón de los pantalones. De un tirón lo dejo con unos sexys bóxers de color negro y azul eléctrico.

Él hizo lo propio con ella, bajado sutilmente la faldita elástica de ella dejándola en las mismas condiciones. Ella llevaba un conjunto de ropa interior rosa y negra de encaje.

Aunque poco le duraron a ambos puestos puesto que los besos se hicieron mucho más intensos y se extendieron por más sitios, él comenzó a lamer y succionar uno de los pezones de ella mientras que con la otra mano pellizcaba suavemente el otro. Ella gemía intensamente el nombre de él, su nombre.

Las manos de él resultaron muy inquietas, juguetonas y rápidas porque no tardaron en introducirse dentro de ella arrancándole gemidos más profundos y más sonoros. Aumentó el ritmo hasta que ella llegó al primer orgasmo de la noche. Ella hizo lo propio con el miembro de él, lo acarició y chupó sacando sonidos fortísimos de él.

 

Poco a poco se introdujo en ella y se llevó con él en su primera estocada, lo que quedaba de pureza en ella. El ritmo aumentaba hasta que con un sonorísimo gemido por parte de ambos, él se corrió en lo más profundo de ella.

A la mañana siguiente cuando despertó, él no estaba allí y seguramente no había dormido allí tampoco.

Se entristeció al acordarse de esto último, desde entonces su relación con él era bastante diferente, se acostaba con ella y siempre se iba. Hacia ya unas cinco semanas desde su primer encuentro
y ahora debía decirle que ella estaba embarazada y luego a sus padres, amigos

Entre tanto pensamiento, no se había dado cuenta de que había llegado donde entrenaban.

-¡Ey! ¡Hermione! ¡Llegas muy tarde!-regañó Harry mientras corría hacia ella y la abrazaba.

-¡Me asfixias! Necesito hablar con una persona y pensé en saludaros.

Draco prestó atención a la indirecta que le acababa de tirar. ¿Qué tendría ella que decirle a él?

-¡Hmp! Me voy
me agotáis.-comentó una dura y pétrea voz.

Desde hacía tiempo Draco iba en el grupo de amigos con Harry, Ron, Ginny, Lavender y por supuesto Hermione. Esa mañana habían quedado para mirar unas cosas sobre el colegio, pero ella no había aparecido.

Hermione y él se fueron casi a la vez y cuando ella pasó delante de un callejón oscuro él tiró de ella abrazándola y escondiéndola.

-¿De qué tenías que hablar con migo?

-Draco, estoy embarazada.

El chico rubio se quedó blanco como el papel y suspiró.

-¿Y? ¿Qué quieres decir con eso?

Hermione se sorprendió y se enfadó. ¿Cómo que qué quería decir con eso? ¿Acaso no se daba cuenta de que él era el padre?

-Bien, lo he captado, me voy, no es bueno que te vean con migo o la gente comentará que eres el puto padre del bebé.

-Joder Hermione
es que no sé que quieres que haga yo.

-No, nada, ha sido una gilipollez contártelo
déjalo.- con esas mismas, se soltó del agarre del pelirrubio y se fue tranquilamente al paseo central.

Se dirigió a la clínica dentista que tenían sus padres y allí hizo su turno de siempre limpiando algunos objetos o ayudando a sus padres. Su madre se dio cuenta de que estaba demasiado despistada y la llamó a la trastienda para hablar con ella.

-Herm, ¿se puede saber qué te pasa?

-Nada.-contestó rápidamente y con una sonrisa muy falsa

-No te creo.

Las lágrimas salieron de sus jades ojos.

-Estoy embarazada.

Su madre se sorprendió, pero luego la entendió, hacía tiempo que sabía que su "pequeña" hija estaba saliendo con alguien o por lo menos se habían acostado. Hermione parecía muy feliz desde hacía unas cuantas semanas.

-¿Quién es el padre?

-No puedo decirlo.

-¿No quiere hacerse cargo del bebé?

-No

La señora Granger suspiró cansinamente.

-¿Abortarás?

¿Abortar? ¡Jamás se le había pasado por la cabeza eso! Era su bebé después de todo y merecía por lo menos conocer la luz y la vida.

 

Su cara de desconcierto fue un libro abierto para su madre, que le sonrió ampliamente. Se acercó a la castaña y la abrazó con fuerza pero maternalmente.

-Mi niña es ahora una mujer y una además muy valiente.-susurró en el oído de la castaña.

Ella le sonrió, la que la había educado y cuidado en tantos sentidos, su madre.

Suspiró, sería fuerte, lo sería por los dos.

-Gracias mamá.-le besó una mejilla y salió corriendo.

Unos meses más tarde, concretamente un 5 de Junio

La doctora que le atendió realizaba una cesárea a la joven. Ella estaba bastante nerviosa. Casi le da algo cuando vio lo que se le echaba encima.

Estaba embarazada de trillizos, dos varones y una niña.

Una gota de sudor corrió por la frente de la doctora y al poco el llanto de uno de los varones sonó en el cuarto. Al poco sonó el llanto de otro niño y después la nena.

Fue una operación bastante fácil pero con muchos nervios. Afuera estaban esperando ansiosamente Lavender moviéndose de lado a lado esperando a que sus dos amigas salieran de parto y acariciando su muy abultada tripa, a ella le quedaban sólo dos semanas para cumplir el plazo.

Su relación con Zabini se fue al traste cuando se enteró de que él se veía con Pansy a escondidas y le dejó. Empezó a salir con Ron y ahora iban a ser papás
ambos estaban muy ilusionados y se iban a casar.

Hermione cuando despertó vio tres cunitas a los pies de su cama y a sus tres amigos inconfundibles allí junto a ella. Sólo faltaba
pero él no aparecería y ella lo sabía.

-Herm
¿cómo te sientes? - preguntó Harry sonriéndole a su amiga.

-Bien, feliz.

-Toma, coge a tus pequeños.

Los tres eran rubios platinos, solo que el primer niño y la niña tenían los ojos azules mientras que el segundo niño tenía los ojos marrones.

Sin embargo no había que ser muy genio para ver de quién eran hijos los tres.

-Herm
el padre es

Hermione tragó saliva fuertemente y se humedeció sus labios con la lengua.

-¿Quién es el padre? - Preguntó Harry desconcertando a todos los presentes

-¡Imbécil, el padre es Draco!-gritó a pleno pulmón Lavender.

Hermione se sonrojó violentamente al nombrar al pelinegro.

-¿No ves que son sus mini copias?

Harry se acercó y besó a su esposa en los labios para huir de la mirada de Lavender.

Ginny compartía habitación con Hermione tras dar a luz a su primer hijo. Era un bebé muy guapo con el pelo negro del padre y los ojos de la madre.

De un momento a otro la puerta se abrió dejando ver George a y su esposa Dafne con el pequeño Richard Weasly en brazos. El pequeñín tenía cerca de tres meses y era una calca de su padre. Al cual se le caía la baba observando cada gesto de su primer hijo.

Dafne era una muchacha de veintiún años, uno menos que los gemelos, pelo negro, liso y unos ojos grandes expresivos de color verde. Era muy buena persona, pero tenía su carácter y de vez en cuándo lo sacaba para mantener a raya a su querido esposo y el tremendo de su cuñadito Fred

-¡Harry! ¿Cómo te encuentras Ginny?

-Bien, bien.

-¿Y tú Herm?-preguntó preocupada por ambas chicas Dafne.

-Bien, casi ni me enteré.

-Ya veo
-dijo sonriente. En realidad Dafne no se refería físicamente sino en relación al padre de los bebés. Cuando ella conoció a George y se casó con él, ya estaba enterada de todo lo que pasaba en relación al grupo de amigos de su esposo y se había encargado de entablar buena relación con las chicas del grupo.

-¿Puedo?-preguntó la de ojos verdes acercándose a las cuatro cunitas.

-Sí, claro-asintieron ambas madres.

Dafne dejó a Richard en brazos de Ginny y cogió al pequeño James.

-Se parece bastante a Harry-comentó riéndose por lo bajini.-esperemos que no salga tan hiperactivo como él.

-¡Eeeeh!-Se quejó Harry- que estoy delante.

Puso un mohín muy gracioso y todos comenzaron a reír.

Lavender tomó en brazos al primer hijo de Hermione.

-¿Cómo los llamaste?

-Pues pensé en ponerle al mayor Elián, al segundo Oriol y a la nena Astrid

-Me gustan.

Todo el mundo se quedó callado.

-Hermione
¿quién es el padre?

Dafne cubrió a los pequeños en sus cunitas y suspiró.

-¿Qué más da? Son mis hijos y con eso basta y sobra ¿no?

-Supongo.

Al momento llegó Ron con unos refrescos y besó a su chica, tras unos minutos llegó una enfermera echando a todos puesto que eran demasiados y hacían demasiado ruido.

-Ginny.-llamó la doctora.-te cambian de habitación, Hermione necesita un poco más de espacio y tú más privacidad.

Se llevaron a Ginny.

Una vez que fue de noche, una sombra entró al hospital a hurtadillas, leyó en un ordenador la habitación de la castaña y entró.

La vio allí, tumbada en la cama durmiendo.

Observó las tres cunitas.

Dios, son preciosos, dos niños y una niña.

Estaba feliz, se acercó a Hermione y la besó.

Pronto sintió que era correspondido.

-Lo siento Herm
no quería dejarte abandonada
tenía miedo.- reconoció en un susurro y casi llorando.

Draco se disculpó y esa noche le confesó cuanto la amaba, unos meses después se casaron.

Dos años después.

-La primera vez de una mujer no se olvida nunca
pero usad protección.-aconsejó Hermione a unas chicas de instituto donde tenía que impartir clases de sexología y relacionado.

Hermione estaba embarazada otra vez y recordó su primera vez

Después de esas le siguieron muchas y las que aún vendrán
pero fue su primera vez con él
la persona que siempre amó en secreto.

Mi primera vez con tigo - Fanfics de Harry Potter

Mi primera vez con tigo - Fanfics de Harry Potter

Hermione suspiró mientras esperaba que aquel cacharrito le dijera su respuesta. Mi Primera Vez contigo Mi Primera Vez contigo

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-mi-primera-vez-con-tigo-fanfics-de-harry-potter-4976-0.jpg

2023-02-27

 

Mi primera vez con tigo - Fanfics de Harry Potter
Mi primera vez con tigo - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/63931
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20