Mis palabras favoritas - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Me revuelvo en la cama. No puedo dormir. Miro el techo de mi camarote, en el Argo II. Hace tiempo que Buford, con su holograma del entrenador Hedge, se fue, suponiendo que todos dormimos.Miro el reloj digital en mi mesilla de noche. Las 3:32 de la madrugada. Suspiro y cierro fuertemente los ojos. Algunas imágenes de mi estancia en el tártaro me asaltan tras los párpados.Percy muriendo por las maldiciones de las arais.Percy al borde del caos, ahogando a Acsilis con su propio veneno.Percy con apariencia de muerto, caminando junto a mi.Percy abrazándome fuertemente al salir del castillo de la noche.Abro los ojos. No puedo soportarlo.Las paredes de mi camarote parecen cerrarse, oprimiéndome. Oigo la voz de tártaro, riendo a carcajadas desde la oscuridad. Imagino su cara, un vórtice de oscuridad que lo consume todo. Veo a Bob y a Diámasen luchar contra él. A Percy, luchar contra todos esos monstruos, gravemente herido.Me siento sobre la cama, jadeando y sudando frío. Hago esfuerzos horribles por no llorar, pero un sollozo escapa de mis labios. Me abrazo las piernas, y me balanceo suavemente. Entierro la cara en las rodillas. Necesito a Percy. Lo necesito junto a mi, abrazándome y diciéndome que todo va a estar bien. Lo necesito más de lo que me es posible describir.Me levanto temblorosa de mi cama. Mis piernas parecen de gelatina, pero consigo salir de mi camarote y dirigirme al de Percy. Entro silenciosamente en la habitación. Como supuse, Percy está dormido. Al verlo, todos mis miedos parecen tonterías. Me siento inmediatamente mejor. Su cabello cae todo desordenado sobre su frente. Un pequeño hilo de baba cae por la comisura de su labio. Sonrío. Mi sesos de algas nunca va a cambiar.Me acerco lentamente. Lleva el torso al descubierto, y está tapado con una fina sábana. Duerme apaciblemente, y por lo que parece, sin pesadillas. Lo envidio, pero me alegra que él pueda estar tranquilo. Se lo merece. Le acaricio su sedoso cabello negro, mientras el corazón me baila de alegría y de ternura. Sigo acariciándole el cabello, acomodándole pequeños mechones. Es tarea difícil. Su cabello es indomable, como él. Me siento en la silla que hay junto a la cama y lo observo dormir. Su pecho sube y baja suavemente. Abre ligeramente los labios y murmura entre sueños: AnnabethSuspiro temblorosamente, mientras resisto unas locas ganas de abrazarlo y comérmelo a besos. Sonríe, como si estuviera teniendo un sueño agradable. Dos hoyuelos se forman en sus mejillas. Me muero, literalmente, de ternura y amor, pero me obligo a no moverme y hacer una locura, como por ejemplo, tirarme sobre él y no soltarlo jamás, o, ponerme calenturienta y hacer cosas que harían infartar a una monja con él.Me conformo con seguir acariciando su cabello, que es suave como la espuma del mar. Tampoco es tan malo.Ahora que lo he visto, me siento más tranquila. Pero estoy segura de que, en cuanto salga, los recuerdos estarán ahí para acecharme. Un escalofrío me sube por la espalda. No quiero irme de aquí. No quiero irme de su lado.Tomo suavemente su mano, que descansa al lado de su mejilla. Es cálida y algo áspera, pero a la vez, suave. Juego con sus dedos unos minutos, siempre asegurándome de que no se despierte. Considero pasarme aquí la noche, sentada en la silla viéndolo dormir. Sin lugar a dudas, este se acaba de convertir en mi pasatiempo favorito. Me acerco un poco más, y siento su calor, que me recibe tentativamente. Los ojos se me van cerrando de cansancio. No podré mantenerme despierta mucho rato. Me restriego los ojos y suspiro. Esta silla se está volviendo incómoda. Miro la cama de Percy. Él está en el centro, pero aún así hay suficiente espacio para otra persona a su lado. Tal vez yo pueda... Niego con la cabeza. No. Debería regresar a mi camarote, y dejar a Percy tranquilo. Pueden descubrirnos y tendremos que aguantar la bronca del holograma de Hedge, además de las miradas de todos los demás. Y si mi madre se entera de que dormimos juntos puede hacer suposiciones y mandarle algo a Percy. No quiero que nada le pase.Estoy a punto de levantarme e irme cuando Percy susurra: Te amo Annabeth.Estoy tentada a gritarle al mundo ¡Yo también, Percy! ¡Con todo mi corazón!, pero por algún tipo de milagro, me contengo. Ya no hay dudas. Me quedaré a pasar la noche aquí, pase lo que pase.Afortunadamente, nos quitaron de las guardias para que pudiéramos recuperarnos. Por supuesto que protestamos, pero ellos no nos dieron opción. Ahora les agradezco a todos. Desde el fondo de mi alma.Me paro lentamente de la silla, y me siento en la cama, procurando no despertarlo. Nunca he dormido con él, a parte de la vez que nos quedamos juntos en los establos, aquí en el barco, así que estoy algo nerviosa, pero también emocionada. Me acurruco contra su cálido pecho. Él me rodea con sus brazos. Miro hacia arriba, y me encuentro con sus brillantes ojos verde mar sonriéndome cálidamente.
-Hola -murmura, después de un rato de vernos a los ojos, embelesados.
-Hola -le susurro de vuelta. Espero que me pregunte por que estoy ahí, o por que me acosté con él, pero sólo me estrecha más fuerte.
-¿Pesadillas? -pregunta simplemente. Asiento contra su pecho. Me siento tan a salvo, tan bien, tan... Completa junto a él, que no puedo evitar besarlo suavemente en el pecho, y abrazarlo.Él me da un pequeño beso en la coronilla y comienza a hacer círculos en mi espalda. Nos quedamos así un tiempo indefinido. Es todo tan perfecto que no quiero que pare. Quiero que el tiempo se detenga.
-Te amo -susurra Percy, suponiendo que estoy dormida. Esas palabras, acaban de convertiste en mis palabras favoritas.
-Yo también te amo Percy. -tengo que decírselo. Quiero que lo sepa- Te amo con todo mi corazón. Con toda mi alma. Y no se que haría sin ti. Ya no se lo que es vivir sin que estés a mi lado. Eres una parte de mi, sin la cual no puedo vivir. No quiero que te pase nada y tengo tanto miedo... -algunas lágrimas caen por mis mejillas, pero no me importa llorar frente a él- de que salgas herido. De que tu... De que... Mueras -me cuesta mucho decir esa palabra, y se me quiebra la voz- de que no pueda volver a verte, que no pueda volver a ver tu sonrisa o tus ojos. Tengo miedo, Percy. Miedo de no tenerte más junto a mi. Y sé que es egoísta, pero nunca quiero que te apartes de mí. Eres lo mejor que me pudo haber pasado jamás y yo... Yo... -no puedo continuar, se me quiebra la voz y empiezo a sollozar- Te amo Percy.
Con los dedos, él me levanta la barbilla. Tiene los ojos aguados, pero sonríe. Los ojos le brillan, aunque ya no se si es por las lágrimas o de felicidad. Acerca lentamente nuestros rostros y me besa. Me besa con amor, con pasión y con miedo. Miedo de no podernos volver a besar. De no volver a vernos. De que algo, ya sea Dios, monstruo o lo que sea, nos separe de nuevo. De que esta sea nuestra última noche juntos. Pero eso sólo hace que nos besemos con todavía más amor. Un beso más fogoso, más lleno de ternura.Pone las manos en mi cintura y yo pongo las mías alrededor de su cuello. Nos besamos, y me parece que es eterno, y no quiero que nunca se acabe.El corazón me late desenfrenado. Las manos de Percy se dirigen un poco más arriba, al borde de la blusa de mi pijama. Me mira interrogante, pero separo nuestros labios, y le doy un corto y casto beso el la comisura de sus labios. Le sonrío, y el parece entenderlo, porque baja de nuevo las manos a mi cintura.Suspiro y me acurruco de nuevo en su pecho. Inhalo su olor a mar, y oyendo sus suaves respiraciones y los latidos de su corazón, que me parecen el sonido más hermoso que haya oído jamás. Cierro los ojos, y él comienza a hacer de nuevo círculos en mi espalda. Sé que no hay necesidad de añadir nada más. Las palabras sobran entre nosotros.Me abrazo a su pecho, pensando por todo lo que hemos pasado. Nuestras primeras misiones, la batalla contra Cronos en Manhattan, nuestros meses de novios, su desaparición, nuestro reencuentro en Roma, y el viaje en el Argo II. Nuestra experiencia en el tártaro... Y pienso, que todo eso, perdernos tantas veces, sólo hace que volvamos a reencontrarnos. Porque el siempre vuelve a mi lado. Pase lo que pase. Y tengo la certeza de que siempre será así. Sonrío y, mientras me voy durmiendo, no dejan de sonar en mi mente sus palabras.
Te amo, Annabeth
Sin duda, mis palabras favoritas.

______________________________________________________________________________
HolaaaaHe decidido escribir este pequeño One-shoot, porque ninguna de mis historias favoritas actualizaba, así que escribí algo de Percabeth, porque me estaba muriendo sin él.Es un poco corto, pero me ha gustado, espero que a ustedes también.
Para los que leen mi otra historia, (Fue casualidad) lamento no haber actualizado hoy. Me faltaba algo de inspiración, pero prometo que actualizaré mañana. Sin falta. Pinkie promise. :)
Bueno, espero ver sus comentarios por ahí.Nos leemos!!!!! Nicotine Pouch Guide - Everything About Nicotine Pouches

 

Mis palabras favoritas - Potterfics, tu versión de la historia

Mis palabras favoritas - Potterfics, tu versión de la historia

Me revuelvo en la cama. No puedo dormir. Miro el techo de mi camarote, en el Argo II. Hace tiempo que Buford, con su holograma del entrenador Hedge, se fue, su

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-mis-palabras-favoritas-potterfics-2014-0.jpg

2023-02-27

 

Mis palabras favoritas - Potterfics, tu versión de la historia
Mis palabras favoritas - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/184747
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20