Moonlight - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Moonlight

Dos figuras perfilan en el horizonte, una levemente más alta que la otra. Ambas se encuentran dentro del lago, con el agua llegándole a las rodillas. El sol pronto se ocultaría, haciendo que fuera imposible ver el rostro de las sombras.

Una extendió la mano lentamente hacia la mejilla de la más baja. Ella reaccionó bajando la cabeza, pero sin romper el contacto con la suave palma del otro.

Bajo, acariciando delicadamente con la punta de los dedos hasta su barbilla, levantándole el rostro. Se miraron fijamente unos segundos, hasta que la más alta se agachó para unir levemente sus labios. Se separó y observó como la más pequeña desviaba la vista.

Unas nubes de tormenta flotaban sobre sus cabezas. Pronto el agua comenzaría a caer. El viento comenzó a soplar. Era aquel viento helado característico de otoño, que, combinándose con las gotas de lluvia, hacían que hubiera un frío insoportable fuera. Y más si ambas personas se encontraban completamente mojadas.

La sombra pequeña se cubrió instintivamente el pecho con las manos, al sentir una oleada de aire frió. La otra la observó atentamente, dio unos pasos hacia ella y la abrazó protectora mente entre sus brazos. Y ella, al sentirse protegida, se acurrucó en su pecho, aspirando su aroma. La otra, mientras tanto, acariciaba lentamente su cabello.

Se quedaron así, abrazados, aspirando el aroma del otro. Uno, aspirando el sabor de la menta. La otra, de la vainilla.

El sol, para entonces, había desaparecido tras el horizonte. Ahora era la luna que brillaba sobre sus nucas. La brillante luna llena. Una luz blanca cubría a las figuras hasta que, finalmente, sus rasgos quedaron a la vista.

La sombra alta tenía el cabello negro. Negro con reflejos azulados. Un cuerpo fornido, que se notaba gracias a la lluvia: había hecho que su túnica se pegara contra su cuerpo. La otra también tenía cabello negro, solo que esta era azabache.

Delante de sus ojos, unas gafas arreglaban su visión. Era pequeña, si, pero esto no impedía que tuviera lo suyo.

Sirius Black y James Potter estaban abrazados dentro del lago.

-----------

-¿James?- el chico miró a su compañero, que lo observaba atentamente- ¿No creer que deberías ir a la enfermería?- preguntó cuando este estornudó por décima vez en los cinco minutos que llevaban despiertos.

-Pero...-tosió - estoy bien... -protestó James.

-No, claro que no lo estás- insistió Remus, compañero de James. Este lo miraba con sus penetrantes ojos miel y su cabello castaño aún goteaba por la ducha dada unos minutos antes. Llevaba el pecho desnudo, por el que caían algunas gotas rebeldes y solo llevaba encima unos boxers negros- Anda, vístete para ir donde Madame Pomfrey...

-No quiero ir- contestó James, terco- No me gusta la enfermería.

-Vístete...

-No quiero...

-Vístete, James.

-¡No quiero!

-Vístete... ¡Ahora!- Con ese tono, nadie se atrevía a protestar. James se levanto perezosamente de la cama, tomó una túnica cualquiera y entró a las duchas. Pronto me lo agradecerás escuchó decir a Moony antes de cerrar la puerta. No se dio cuenta de que ya estaban ocupadas. Tampoco de dio cuenta de que su ocupante se acercaba sigilosamente hacia el, con intenciones desconocidas.

-¡Prongs!- gritó a su oído y Remus alcanzó a escuchar, desde el dormitorio, como James caía pesadamente al suelo.

-¡Padfoot! ¿¡Quieres matarme?!- murmuró este, levantándose, con una mano sobre el pecho, justo donde se encontraba un corazón que latía furiosamente.

-Oh, no, yo nunca- Sirius sonrió inocentemente.

-Si claro, y Peter va a ser Premio Anual el siguiente año.- dijo, resentido.

-¡Noo! ¿¡Wortmail?! ¿¡Enserio?! ¡Siempre pensé que sería Moony! ¡Esto si que es extraño! - Padfoot parecía realmente sorprendido ante todo esto.

-Sirius...

-¿Si?

-¿No crees que estás demasiado cerca?

-No, yo creo que así estamos bien.- Sirius había colocado ambas manos al lado del rostro de James que, sin gafas, veía borroso el rostro de su amigo. Pero Padfoot si que notaba el rostro sonrosado de James. Quizá era por el vapor de los baños. Quizá porque el otro se acercaba a besarlo.

-Ahora no...- James rompió el beso, empujando levemente al otro. Si no paraban ahora no se detendrían. El roce de la suave piel mojada de Sirius confundía sus sentidos. En ese momento, observaba hipnotizado sus ojos grises.

-¿Por qué no?- dijo Sirius, haciendo un puchero.

-Vamos a llegar tarde a clase- mintió el otro.

-James... ¡Es sábado! ¡Sábado! ¡Ni siquiera Remus va a clases los sábados!

-Ah, claro... lo que pasa es que.. yo... tengo que...

-¿Te cohíbo?- cortó Padfoot, sonriente.

James suspiró.

-Si. Y si no paramos justo ahora, no nos vamos a detener.

-¿Y no quieres que pase? - Murmuró Sirius en su oído, haciendo que James se estremeciera al sentir el cálido aliento del chico en su cuello.

-Si, si quiero- Respondió el otro sin pensar. Se sonrojo al darse cuenta de lo que había dicho.

-¿Entonces? - había tomado ambas muñecas de James, colocándolas a la altura de sus ojos y pegada contra la pared.

-¿Qué tal si Remus entra? - musitó débilmente el otro.

-No lo hará...- susurró Sirius con la nariz rozando la de su compañero.

-¿Cómo estás tan seguro?

-Lo sé...

Sirius lo besó. Y James, en menos de veinticuatro horas, había probado dos veces el sabor vainilla. La mano izquierda de Padfoot bajó a su cintura, aunque James no se movió, aún con el dorso de ambas manos en la pared. Entrecerró los ojos, disfrutando del beso (n/a escena sacada de una imagen de Gravitation... si alguien quiere la foto, díganme y se las mando n.n personalmente, esa foto me encanta... ). La regadera inexplicablemente se había abierto y el agua caía libremente sobre su cabello. La camisa de James pronto cayó pesadamente al suelo, debido al agua. Gimió cuando el chico comenzó a besar su cuello.

-¿Estás seguro? Puedo esperar...- Preguntó Sirius, separándose un poco del apetecible cuello.

James cerró los ojos, con las mejillas ardiendo.

-Ni pienses que me vas a dejar así...- susurró tan bajo, que Sirius tuvo problemas para escucharlo. Pero lo hizo, y sonrió felizmente.

-No te vas a arrepentir...

-De eso no me queda duda...- Prongs sonrió, con los ojos aún cerrados y con un adorable rubor en sus mejillas.

Nadie entró a los baños aquella mañana. Y si lo hubieran hecho, encontrarían una escena bastante curiosa: Dos chicos sentados en el suelo de las duchas, abrazados y profundamente dormidos. El agua aún caía, mojándolos. Parecían realmente cansados.

James estornudó entre sueños. Y Sirius... tenía una sonrisa de satisfacción en el rostro. ¿La razón? Nunca la sabremos.

Aparatos de masajes

 

Moonlight - Fanfics de Harry Potter

Moonlight - Fanfics de Harry Potter

MoonlightDos figuras perfilan en el horizonte, una levemente más alta que la otra. Ambas se encuentran dentro del lago, con el agua llegándole a las rodillas

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-moonlight-fanfics-de-harry-potter-1474-0.jpg

2023-02-27

 

Moonlight - Fanfics de Harry Potter
Moonlight - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/11025
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20