Niña mimada - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Scorpius termina de leer la carta que su mejor amigo Albus Potter le envió y sale de su habitación para ir a buscar a su padre. Malfoy Manor es muy grande, demasiado para sólo tres personas, así que el niño tarda mucho en poder encontrar a su padre, por mucho que estuviera corriendo.
Finalmente, lo encuentra en la sala gigante donde él y Scorpius practican esgrima de vez en cuando. Draco Malfoy está guardando su espada en su lugar cuando su hijo entra, con la sonrisa que avisa a sus padres que va a pedir algo que ellos no van a querer rotundamente. Pero vaya a saber cómo, Scorpius obtiene siempre lo que quiere.
Entonces, ¿qué es lo que quieres? pregunta directamente, antes de que su hijo empieza a nombrar cada cosa buena que hizo en su vida.
Pues, bueno.... Scorpius vacila.
En la carta que Albus le había enviado le decía que toda su familia había aceptado que pase unos días en la Madriguera, tal vez sus tíos amenazados por sus mujeres, pero en cualquier caso, habían aceptado. Incluso, Albus había escrito que compartirían una habitación junto con James Potter, el hermano mayor de Albus, y Hugo Weasley, el hermano menor de su mejor amiga, Rose Weasley.
Claro que ahora falta que su padre acepte, algo totalmente difícil, porque aún no ha aceptado que Scorpius es un Weasley honorario.
¿Scorpius?
Albus me ha invitado a la Madriguera dice rápidamente, jugando con sus manos. Su padre no logró entenderlo.
¿Disculpa?
Scorpius suspira.
Albus me invitó a la Madriguera, la casa de sus abuelos, para pasar unos días murmura despacio. Ahora sus zapatillas parecen ser muy interesantes.
Puede escuchar el bufido de su padre y ruega para que su madre, Astoria Malfoy, aparezca para ayudarlo. Pero ella está en la casa de su hermana y parece que va a tener que poner todo su esfuerzo por ganar.
Sólo son tres días. Ya debes aceptar que Albus y Rose son mis mejores amigos.
Hubiera preferido que seas amigo de un Longbotton masculla su padre.
Scorpius abre la boca para recordarle que también es amigo de Frank Longbottom, pero su padre habla antes de que pudiera decirlo.
Bien se resigna. Puedes ir a la Madriguera.
¡Gracias!
Scorpius lo abraza y su padre sonríe un poco, aunque sigue sin estar de acuerdo de que su único heredero se junte con los Weasley. Scorpius sale de la sala para ir a la biblioteca para buscar un pergamino y una pluma para mandarle la respuesta a Albus.

"Hasta a mí me sorprende, pero papá me dejó ir a la Madriguera. Seguro que me lleva mañana, estaré por ahí como a las diez de la mañana. ¡Y obviamente llevaré mi escoba para jugar contigo y tus primos!
Nos vemos mañana, Albus.
Posdata: No le digas nada que voy a la niña mimada."
Astoria Malfoy no pone reparos en que su hijo fuera a la Madriguera, al contrario, está encantada de que Scorpius haya hecho muy buenos amigos. Draco bufa al escuchar eso, murmurando que es el único cuerdo de la familia.
Mañana tu padre y yo te acompañaremos a la casa de los Weasley. Esa rivalidad que tenías con ellos, Draco, me parecía absurda.
Scorpius ríe. Su madre es la única que puede hacer lo que quiere a su padre.
Sólo tres días, Scorpius le recuerda seriamente, a lo que su hijo asiente despacio. Entonces, vamos a celebrar tu cumpleaños el 21....
¡No!
Hace dos semanas, Rose le había enviado con su lechuza la invitación a su cumpleaños. Y ella ya le había dejado claro hace unos meses que él no podía festejar su cumpleaños el mismo día que ella, a pesar que ambos cumplían en Agosto 21. Y realmente, Scorpius no quiere desatar la furia de su amiga.
Podemos hacerlo otro día por nada en el mundo, revelaría el porqué no quería festejar su cumpleaños el mismo día.
Como quieras. Invitaremos a los Nott, los Zabini, los Burker.....
¿Y mis amigos? ¿Los Potter, los Weasley, los Longbottom y los demás?
Draco bufa, pero Scorpius sabe que ellos serán invitados, pero no sabe si ellos aceptarán venir. Tiene claro que Albus y Rose vendrán, pero no sabe si los demás también.
Al menos quedarse en Slytherin eso dice su padre siempre que Scorpius menciona a sus amigos. Astoria rueda los ojos.
Scorpius jugar con su cubo de rubik, el único objeto muggle que su padre le permite tener, mientras mira el césped del jardín. El lugar es tan grande que incluso hay una cancha de Quidditch y todavía hay espacio de sobra para que cien personas estén sin sentirse apretadas. Frunce el ceño pensativo, sabe que algo pasó entre el señor Potter y su padre, pero no sabe qué. También sabe que el señor Potter, como el señor Weasley y la señora Weasley, los padres de Rose, son héroes del mundo mágico, mientras que su padre sería "el malo de la historia". Pero sigue sin saber bien lo que ocurrió en la adolescencia de su padre.
¿Por qué odias al señor Potter?
No lo odio contesta su padre, con sinceridad. Y eso hace que Scorpius se confunda más. ¿Entonces qué sucede realmente con él y con los señores Weasley? ¿Qué pasó hace veinte años que hizo que las cosas fueran así?
Scorpius es un Malfoy y como tal, siempre tiene lo que quiere. Y él quiere sabe que sucedió para que su familia tenga mala reputación y sea como sea, lo averiguará. Pero, sabe bien, qué para eso necesitará ayuda de Albus y de la niña mimada.Ya es de noche y Scorpius no puede dormir, ya sea por la emoción o por los nervios. En menos de doce horas estaría en la Madriguera, y a pesar de que los primos Weasley son sus amigos, no puede evitar sentirse así. Al fin de cuentas, los señores Weasley y el señor Potter no parecen querer que sus hijos se junten con él, por ser un Malfoy.
Scorpius necesita una taza de leche fría, éso siempre le ayuda a tranquilizarse.
Sus padres seguro duermen. Él sale despacio de su habitación, procurando no hacer ruido; aunque sus padres saben del extraño remedio que él usa para tranquilizarse, los regalaran por no estar durmiendo a esas horas. Podría llamar a uno de sus elfos domésticos, pero Scorpius odia hacer que le sirvan, al menos que sea un caso desesperado, que normalmente no ocurre. Scorpius definitivamente no salió igual a su padre.
En la cocina, saca con cuidado una taza de la alacena y quita la leche de la heladera. Sus manos tiemblan mientras lo hace, los pensamientos de qué puede suceder mañana lo pone nervioso. Corre una silla de la mesa y se sienta, disfrutando su leche y de la poca luz que entra en la cocina.
Cuando vuelve a subir las escaleras, escucha un sonido proveniente de la habitación de sus padres. Sollozos ahogados y susurros reconfortantes. Scorpius se preocupa, sus padres habían arreglado sus problemas en febrero, no quiere pensar en la posibilidad de que quieran separarse de nuevo. Preocupado, camina a la habitación.
Ya han pasado más de veinte años.
Eso no me alivia.
Scorpius asoma la cabeza. Sus padres están sentados en la cama, con la sábana hasta la cintura. Los dos tienen su piyama puesta y el cabello desordenado. Scorpius se da cuenta que los ojos de su padre están rojos e hinchados, como si hubiera estado llorando hace un momento, incluso puede ver lágrimas secas en sus mejillas.
Draco...
No, Astoria. Ésto me va a matar de por vida.
Eras un niño.
Pero yo lo elegí.
Scorpius frunce el ceño confundido. Mira en dirección al lugar que sus padres están viendo. Arruga la frente al ver el antebrazo izquierdo de su padre. Es como una especie de tatuaje lo que tiene, aunque Scorpius está seguro que no lo es. Se trata de una calavera, a la que parece le sale una serpiente por la boca. No tiene ni menor idea de lo que significa o por qué su padre parece angustiado de tenerla.
Vuelve a su habitación, más confundido que antes. Esa marca no le gusta, le da mala espina, pero no sabe por qué. Tiene que averiguar qué es, alguien debe saberlo, y tal vez lo sepa la chica más inteligente que conoce: la niña mimada.Cuando el reloj marca las diez de la mañana, Scorpius se tensa. Dentro de un rato lo llevarían a la Madriguera vía red flu, donde pasaría tres días con sus amigos de Hogwarts. Su madre ordena algunas cosas en la sala y su padre está con el ceño fruncido, claramente no convencido todavía de ésto. Scorpius aún no olvida que vio anoche, planea preguntarle a Rose que significa la marca que tiene su padre.
Finalmente, Draco Malfoy se pone de pie de mala gana y camina hasta la chimenea con su hijo. Él tiene una mochila en su espalda con las cosas necesarias para los pocos días que estaría con los Weasley. Su madre se acerca para darle un beso en el cabello, luego le da una advertencia a su marido sobre que si se comporta como idiota con los Weasley, dormiría una semana en el jardín. Scorpius intenta no reírse.
¡A la Madriguera! grita, ya adentro de la chimenea, dejando caer unos polvos flu.
No le gusta viajar en red flu y ésta no es la excepción.
Después, las cosas se empiezan a poner más nítidas, hasta que ve completamente la sala de la Madriguera. Encuentra a James Potter y Fred Weasley sentados en el piso, jugando con un pelota negro pequeña. Lucy Weasley está leyendo un libro en el sofá y Louis Weasley está pintando en un Block de hojas. Todos los primos están reunidos y una niña de cabello rojos y ojos marrones es la primera en verla. Ladea la cabeza confundida.
¿Quién eres?
¡Scorpius! gritan Rose y Albus. Los primos de ellos le sonríen y él se encamina hasta ellos, pero antes de que de otro paso, sus dos mejores amigos se lanzaron a él y los tres cayeron al piso entre risas.
Niños, por favor, lo van a lastimar.
Scorpius reconoce a la mujer por una foto que Victoire Weasley la mostró. Molly Weasley, la abuela de sus amigos. Le sonríe calidamente y ayuda a los tres a pararse.
Buenos días, señora.
Buenos días, querido. ¡Pero mira eso! ¡Estás tan pálido y delgado! Tienes que comer más, te servirá triple ración de comida en el almuerzo, por supuesto. Y tendrás un gran pedazo de postre de chocolate.
¡Yo también quiero! se queja Rose, haciendo puchero. Su abuela levanta una mano y le acaricia la mejilla.
Claro, mi niña. Comerás cuanto quieras.
La señora Weasley ya se ha ganado un lugar en el corazón de Scorpius.
Definitivamente su padre y señores Weasley y el señor Potter no congenian bien. Se hace un silencio tensó e incómodo cuando su padre aparece. Luego de un largo momento, él se va, después de hacerle prometer a todos que cuidarán a su hijo.
Vamos a la habitación de mi papá dice Rose.
Albus y Scorpius siguen a la niña mimadaNaranja. Ésa es la primera palabra que se le viene a la mente a Scorpius al entrar a la antigua habitación de Ron Weasley. Un gran horno naranja.
Rose se sienta en una cama que tiene sabanas de los Chudley Cannons, que le informa que pertenecía al padre de ella. Scorpius y Albus se sienta en la otra cama. Sus amigos de inmediato la cuentan como fueron sus vacaciones ese mes y que hace una semana están en la Madriguera, también le hablan sobre el río que visitaron ayer. Scorpius no puede evitar sentir celos, no hace faltar volver a contar sus vacaciones para saber que la de Rose y Albus es mejor que la suya. Mientras que él estuvo encerrado en Malfoy Manor haciendo sus deberes y paseándose por el gran lugar aburrido, sus amigos se habían ido a nadar al río, a pescar, quedarse hasta tarde mirando las estrellas y comiendo helado.
Entonces, ¡dentro de un mes es la Copa Mundial de Quidditch! dice Rose, queriendo cambiar de tema.
Francia contra Rumanía silba Albus. Tía Fleur ya nos ha amenazado que si no apoyamos a su país, nos maldicería.
¿De verdad? ríe Scorpius.
¡Incluso le dijo a tío Bill que si no alentaba a Francia, dormiría en el sofá! recuerda Rose. Papá dice que le va apostar a Rumanía igualmente.
Yo he ahorrado, también quiero apostar.
Scorpius sonríe divertido y siguen hablando sobre la Copa Mundial, luego pasan a cómo será su segundo año en Hogwarts, y por mucho que Rose trata de que ellos presten atención a lo que dice sobre el estudio, Albus y Scorpius hablan sobre las pruebas de Quidditch.
¡Oh! exclama Scorpius, recordando. Tengo que preguntarte algo, Rosie. Tal vez tú lo sepas, porque yo lo he buscado entre los libros de mi biblioteca pero no he encontrado nada. Y tampoco le puedo preguntar a mi padre ni a mi madre agrega serio, sé que eso no le gusta a ninguno de los dos, pero me da mucha curiosidad.
Bien dice su amiga con una sonrisa. Pregunta lo que quieras.
Scorpius abre la boca, pero antes de que emita cualquier sonido, la puerta de la habitación se abre. La niña pelirroja y de ojos marrones, quien fue presentada como Lily Potter, la hermana menor de Albus, entra y mira con curiosidad a Scorpius, poniéndolo nervioso, luego ella voltea hacia su hermano y prima.
Tío George organizó un partido de Quidditch antes de comer. Dijo que los venga a buscar. Tú tienes que ser de mi equipo, Rosie.
Ya vamos, Lils. Espera un momento.
Lily asiente y sale corriendo de la habitación. Rose mira a Scorpius.
¿Qué pregunta, Scorp?
Él le cuenta lo que pasó anoche y trata de describir perfectamente como es la marca que su padre tiene en el antebrazo izquierdo. Al termina, se da cuenta de las miraras incómodas de sus primos. Se da cuenta que la respuesta no es buena cuando lo mira la niña mimada.¡Nos están esperando!
Antes de que Scorpius pudiera decir algo, Albus y Rose salen con rapidez de la habitación. Él frunce el ceño confundido, ladeando la cabeza, mientras piensa que tan mal puede ser la respuesta para que su amiga no le responda la pregunta. Se encoge de hombros, decidiendo dejarlo pasar. Podría preguntarle nuevamente a la noche. Se levanta y sigue a sus amigos hasta el jardín donde los Weasley los esperan.
Rose se une al equipo de Lily, Dominique, Louis, Fred, Hugo y Victoire. Scorpius, Albus, James, Roxanne, Lucy, Molly y el señor George. Los señores Weasley y el señor Potter están en una distancia segura para ver el partido tranquilamente, las señora Weasley y la señora Potter están en la cocina terminando de preparar el almuerzo.
Si Teddy estuviera aquí, ganaríamos más rápido dice James.
¿Teddy juega bien al Quidditch? pregunta Scorpius. Lucy niega sonriendo.
No, pero hace el ridículo en la escoba, distrayendo a todos.
Nuestro seguro se burla Albus. Bien, Scorpius, ahora jugarás al Quidditch estilo Weasley....., que no es diferente al original, pero nosotros jugamos más.... bruto.
¿Qué tan bruto? pregunta el niño desconfiado.
Roxanne se encoge de hombros.
Los cazadores pueden agarrar el bate y tirar la Bludger, los guardianes te lanzan la Quaffle a la cabeza cuando la atrapan y los golpeadores adoran lanzar las Bludger a las espaldas o a las cabezas. ¡Ah! Los buscadores hacen cualquier estrategia para conseguir la snitch dorada.
Bien, me arrepiento de haber aceptado jugar.
Los primos ríen y suben a su escoba, Scorpius los imita; el jugará con cazador. Él mira a Rose, quien conversa alegremente con Lily mientras se elevan en el aire, ambas niñas también juegan como cazadoras. No hace falta convivir con ellas un día completo para saber que son mejores amigas.
Scorp lo llama Albus, un consejo: mantente alejado de Louis y Fred, son los más salvajes.
Lo tomaré en cuenta.
Harry Potter se acerca al medio de la cancha de Quidditch improvisada y lanza al aire la Quaffle, que es atrapada con rapidez por Rose y de paso con la cola de su escoba, golpea la de James haciéndolo desequilibrar. Scorpius no tiene más dudas de que los Weasley juegan bruto cuando juegan entre ellos.
Ya para los cinco minutos, hay varios lastimados levemente, incluso Roxanne se cayó de la escoba, pero ellos siguen jugando como si nada sucediera. Scorpius asume que juegan así cuando sus madres no pueden verlos. El equipo de Rose va ganando por ventaja, ella y Lily acertaron la mayoría de los tiros.
¡Piensan rápido, Malfoy! grita James, pisándole la Quaffle. Scorpius la toma con habilidad y vuela hasta el arco, donde está Hugo. Para tener nueve años, es bastante bueno como guardián; Scorpius está impresionada.
¡Oh, no lo harás, Scorpius! exclama Rose, persiguiendolo.
Él ríe y trata de alejarse de la niña mimada.El equipo de Rose ganó el partido.
Scorpius y Albus siguen aguantando sus burlas incluso mientras almuerzan. A pesar de que Rose no le gusta jugar mucho al Quidditch, si adora apoyarlo. Scorpius sigue pensando que su amiga es complicada, sobre todo al recordar su caso de fastidio con la oscuridad. Porque, realmente, ¿quién puede sentir enojo al estar oscuros? Una cosa es miedo, pero otra muy diferente es sentir enfado. Aunque, claro, se está hablando de Rose Weasley.
Cacería de Tesoros.
Todo el mundo giran hacia la persona que habló. Teddy Lupin ingresa al jardín, con las manos en los bolsillos y una sonrisa ladeada en su rostro, ahora, moreno. Victoire se sonroja al verlo y una tímida sonrisa aparece en su cara. El señor Bill frunce el ceño y rueda los ojos. La pequeña Lily se levanta y corre hacia Teddy, quien la atrapa y le da vueltas en el aire.
Entonces, chicos retoma la palabra el joven Lupin, caminando hacia la mesa improvisada con Lily. He escondido anoche y hace un rato bastantes cosas. Hoy a la noche les daré una hoja que tiene lo que tienen que buscar y para hacerlo fácil (o no tanto), habrá acertijos que resolver. Grupos de tres.
¡Eso suena fantástico! exclama James.
Ey, está mi primito acá dice Teddy, mientras se estira para sacudirse el cabello a Scorpius. No me escuchaste cuando te dije que corras, ahora sufrirás por ellos. Un consejo: nunca, jamas, juegues al Quidditch con ellos a la tarde. Son peores que maniáticos.
¡Cállate! le espetan los primos Weasley, riendo. Scorpius sonríe, sirviéndose jugo.
De cualquier manera, continuemos con la Cacería de Tesoros. El grupo ganador recibiría ésto Teddy saca algo de su bolsillo y lo levanta para que lo vean. Un cheque de cinco mil libras para que se compren todo lo que quieras en la tienda muggle Funkyn.
¡Oh, por los calzones bombachos de Merlín! grita Louis, notablemente emocionada. Los niños Weasley exclama también lo feliz que se sienten con el premio.
¿Qué es Funkyn? pregunta Scorpius confundido. Albus y Rose lo miran como si le hubiera salido un tercer ojo.
¡¿Cómo es que no conoces Funkyn?! le espeta Roxanne.
Yo..... Er, no sé.
¿Pero cómo es que conseguiste eso, Teddy? pregunta Ginny Potter.
Hace unos días ayuda a la dueña del local, la señora Betty Scorpius nota como las miraras soñadoras aparecen en el rostro de sus amigos y se pasan la lengua por los labios, un hombre le robó su perro, y ustedes ya saben como está obsesionado con ese perro, así que corrí como diez cuadras para atraparlo, pero igual conseguí recuperar el perro.....
Hubieras dejado que se lo lleve... murmura Rose. Odia los perros.
Y bueno, la señora Betty me dio esto como regalo. Pero yo estoy muy ocupado en la Academia para utilizarlo, así que..... ¡Cacería de Tesoros hoy a la noche!
Scorpius sonríe a Albus y a la niña mimada.Scorpius está en el grupo de Louis y Lily. Rose está con James y Fred. Albus con Molly y Roxanne. Dominique, Hugo y Lucy forman el último equipo. Victoire no quiso participar, ayudará a Teddy con el juego. Cuando la noche llega, los adultos se meten dentro de la casa para tomar un buen café mientras los niños juegan en el jardín. Teddy y Victoire se encargaron de darle a casa equipo una linterna (tardaron diez minutos en convencer a Scorpius que no mordía) y una hoja con los acertijos para encontrar los objetos. Hay veinte escondidos, el primer equipo en conseguir cinco y mostrárselos a Teddy gana.
Que gane el mejor grupole dice Albus a Scorpius, estrechando su mano.
Y obviamente es el mío asegura Rose acercándose a ellos, con una sonrisa presumida. James y Fred no serán los más listos, pero pondrán todo de si para ganar ese cheque.
Molly es inteligente dice Albus. Resolverá muy bien los acertijos.
Realmente ustedes tienen que llevarme a esa tienda dice Scorpius. Rose sonríe.
Sea cual sea el equipo que gane, mañana a la tarde iremos a Funkyn.
Los objetos están esparcidos en el profundo bosque, que ahora en la noche parece terrorífico, pero Scorpius es el único en pensarlo, al parecer los niños Weasley están acostumbrados a entrar al bosque en la oscuridad.
¡No vale usar magia! advierte Teddy.
Dominique enarca una ceja.
Somos menores de edad.
Y algunos no tienen varitas le recuerda Hugo, señalando a Lily y a él.
Oh, cierto murmura Teddy, sonrojada y con el cabello rosa. Victoire ríe suavemente a su lado. Entonces, no vale hacer trampa, eso significa nada de Sortilegios Weasley.
Aguafiestas mascullan James y Fred.
En si, no hay tiempo limitado, pero seguro que a ninguna de sus madres les hará gracia que se queden hasta tarde buscando cosas, así que traten de terminar rápido, ¿bien?
Ellos asienten con energía y luego de un par de instrucciones de Teddy y advertencias de Victoire, los grupos se internan en el bosque. Louis va al frente, sosteniendo la linterna, mientras murmura sobre cada cosa que ve. Lily lee los acertijos, adivinando con rapidez la mayoría, según su primo es gracia a esas revistas que compra. Scorpius la ayuda a su lado, tiene que agacharse un poco para poder estar a su altura.
Me sorprendió mucho cuando me enteré que tú y Rose son amigos admite Lily. La primera cosa que están buscando en una piedra en forma de delfín cerca del lago. Albus se haría amigo incluso de troles, en cambio Rose es algo reservada.
La verdad es que tardamos bastante en hacernos amigos.
Cierto, vivían discutiendo.... Y lo siguen haciendo comenta Louis.
Rose es mi mejor amiga continúa Lily. Fija sus ojos marrones en él, así que yo te mataré si haces algo para lastimarla, cualquier cosa.
Tranquila. Nunca me pasaría por la cabeza hacer llorar a la niña mimada.Funkyn es una cadena de tienda multipropositos en todo el continente. Son establecimientos bastantes grandes para todo lo que tiene y muy famosa. Hay desde salas con máquinas de juegos hasta una un lugar con piscina. Se dice que los niños que no conocen Funkyn no tiene infancia.
Los primos Weasley adoran ese lugar. Han ido ahí más veces de la que pudieran contar, acompañados ocasionalmente por sus amigos, siempre con bastante dinero para pasar toda la tarde adentro de la tienda. Es normal ver las caras de frustración de sus madres por no poder sacarlos de ahí.
A medida que ellos hablan de sus anécdotas en Funkyn, Scorpius quiere llegar ya a la tienda. El Ford Anglia Azul del señor Weasley fue hechizado hace tiempo para que todos sus nietos entren, así que los doce primos, Scorpius, Teddy y los señores Weasley están adentro del auto, con dirección a la tienda Funkyn. A Scorpius todavía le cuesta creer que dieciséis personas estén cómodamente en un año. Adora la magia.
Así que Molly no quiso jugar más concluye Rose, riendo. Su prima frunce el ceño, pero no dice nada. ¡Esto será tan divertido!
Espero que no se metan en un lío dice Teddy. Aunque si estamos hablando de ustedes, es lo más probable.
Las risas no tardan en llegar. Él y su novia Victoire no irán a Funkyn, sino que tendrían una cita para ellos solos. Louis no ha dejado de ver de forma asesina al joven Lupin desde que se enteró.
Nosotros estaremos en la plaza que está al frente le recuerda la señora Molly. Si necesitan algo, vengan a buscarnos.
Llegaron a Funkyn alrededor de las dos de la tarde. Albus baja primero y tira de su amigo y prima para ir rápido al interior de la tienda. Scorpius ha estado muy pocas veces en el mundo muggle, sólo para acompañar a su madre a hacer las compras, pero está seguro que ése es el mejor lugar de la vida.
Como nosotros hemos ganado dice Fred, tendrán que darnos el treinta y cinco por ciento de los tickets que ganen.
Apenas sabes sumar uno más uno, ¿y quieres sacar el veinte por ciento? se burla Roxanne.
Fred rueda los ojos y abre las puertas, permitiendole el paso. El paraíso, piensa Scorpius al ver la tienda. Sólo que no logra concentrarse de todo, anoche había tratado que Rose le diga que significa el tatuaje que su padre tiene en el antebrazo, pero no tuvo éxito.
Pero él necesita la respuesta.
Toma a Rose de la mano y la lleva a un sitio donde no haya nadie, algo realmente complicado debido al lugar donde se hallan. Rose lo ve con fastidio cuando paran.
¿Qué? ¡Quiero jugar a tiro al blanco!
¿Qué pasa con el tatuaje de mi padre?
Rose se pone nerviosa. Scorpius sabe que va a decir algo malo la niña mimada.
¿Y bien?
Scorpius la mira fijamente, a medida que los segundos pasan, se va poniendo más nervioso. Está seguro que la respuesta no le gustará para nada. Rose mira sobre la cabeza de su amigo, buscando con la vista a Albus, pero el niño no se encuentra por ninguna parte.
Suspira pesadamente.
Ese tatuaje, esa marca... empieza dudando. Rose se retuerce la pulsera que tiene en la muñeca, por eso Scorpius nota que está neeviosa. Realmente creo que tus padres deben decírtelo..... No creo que debas saberlo por mí. Tal vez deberías dejarlo.
Rose, ¿es muy malo? pregunta triste.
Yo... Mira, habla con tu padre. Sólo te digo que ha pasado mucho tiempo, seguro tu padre cambió y se aleja rápidamente, antes de que él pudiera decir algo.
Scorpius frunce el ceño. Las ganas de saber lo que significa la marca en el antebrazo de su padre se están evaporando, sea lo que sea no es bueno. Quizá debería hacerle caso a Rose y dejar de lado la búsqueda. Su padre no se va a decir y está seguro que tampoco sus amigos. Pero él lo necesita, tiene que saber lo que ocurre con esa marca que tortura a sus padres. De una manera u otra, lo tiene que descubrir.
Cabizbajo, camina por el establecimiento en busca de Albus. Lo encuentra jugando a un juego en el que parece que maneja un auto de carrera. Scorpius sonríe al ver lo loco que está su amigo moviendo de un lado a otro ese círculo redondo que vagamente recuerda que se llama volante.
Espero que no te den un carnet de conducir dice Scorpius, llegando hasta él.
¡Muere! grita Albus, haciendo que el auto en la pantalla choque a un hombre.
Si, que no te den el carnet.
¡Oh, por favor! se queja. ¡Juega, Scorp! ¡Es maravilloso!
La dueña del lugar conocía a los niños Weasley desde hace años, así que no tuvo problemas en hacer una tarjeta para cada uno, repartiendo las cinco mil libras.
No, gracias. Buscare un juego en el que no maté a nadie.
Tú te lo pierdes.
Scorpius avanza por la tienda. Puede ver a James y Fred arriba de unas motocicletas, en un juego parecido al de Albus; Dominique juega a uno en el que hay que golpear a un topo; Louis y Lucy están en una mini pista de baile, el chico Veela va ganando. Scorpius se acerca a un juego en el que se leía en la placa: "Súper Mario Bros".
¿Vas a jugar a éste? pregunta Lily, acercándose a él. Yo he conseguido el mejor puntaje.
Veamos como me va a mí.
Hablé con Rose, creo que deberías pedirle repuestas a tu padre.
Y sin más se aleja hacia donde está la niña mimada.Scorpius está en la antigua habitación de Charlie Weasley, guardando todas sus cosas en su mochila. Los tres días que ha pasado con los Weasley fueron increíble, pero es hora de volver a Malfoy Manor. Su padre vendrá a buscarlo en cualquier momento. Albus está sentado en la cama, hablándole sobre la Copa Mundial de Quidditch, mientras Rose ayuda a Scorpius.
Iré a buscar algo para comer anuncia Albus, incorporándose. Sale de la habitación y cierra la puerta con cuidado detrás de él, sin notar como el ambiente se pone tenso. Rose y Scorpius no han hablado mucho desde Funkyn y normalmente la mayoría de veces que están solos se ponen incómodos.
Esto no puede seguir así suspira Rose. Yo entiendo que te sientas molesto porque no te lo dije, pero te estoy haciendo un favor. No creo que sea bueno que lo sepas.
No te preocupes, Rosie me sonríe levemente. Está todo bien.
Ella le sonríe y se acerca a él para abrazarlo. Scorpius está acostumbrado a las muestras de afecto de su amiga, pues las recibe seguida; a Rose le gusta demostrar cuanto quiere a alguien con simples gestos como abrazos o besos en la mejilla. Pero incluso así, no puedo evitar ponerse tenso al principio, su familia no es de demostrar mucho contacto físico. Cuando se separan, Rose le sonríe mientra juega con el collar de mariposa que Scorpius le regaló en curso anterior. Éso y el libro de poesías, son los mejores regalos que recibió de parte de él.
¿Cómo sigue tu brazos? le pregunta Scorpius suavemente.
Anoche, mientras estaban haciendo una hoguera con el señor Harry, Rose había tropezado y cayó al piso, fracturandose el brazo. Ella sonríe un poco.
Bien. Es una suerte que Victoire y Lucy sepan algo sobre esto. Serán grandiosas medimagas.
Ya lo creo murmura, cerrando la mochila con la cremallera. Albus entra en la habitación con una bandeja con tres platos con una torta de chocolate cada una.
¡Miren lo que conseguí!
Scorpius sonríe y se sienta en la cama, al lado de la niña mimada.Scorpius está sentado en las escaleras de la entrada de la Malfoy Manor. Mira atentamente a los pavos reales que hay en el jardín delantero, su abuelo Lucius, quien ahora está alimentando a las aves, tiene gustos muy raros; ¿qué persona sin juicio tendría, en vez de un perro o un gato, pavos reales en su casa? Niega con la cabeza, su abuelo no está bien de la cabeza.
Llegó a su casa hace unos horas y está esperando que su madre venga a buscarlo para almorzar, mientras tanto ayudaba a su abuelo a alimentar a las aves, pero éste al ver que su único nieto no lo hacía bien, le dijo que vaya a sentarse y que preste atención a como se hace para la próxima vez. Scorpius duda de que haya una próxima vez.
Sigo sin entender porque fuiste a la casa de las comadrejas.
Abuelo.
Bien. De los Weasley se corrige con asco en la voz. ¿Por qué?
Albus y Rose fueron mis primeros amigos, y su familia me aceptó con los brazos abiertos. Tú sabes lo difícil que es para mí conseguir amigos, no entiendo porque los niños no quieren juntarse conmigo por ser un Malfoy. ¿Qué pasó en el pasado para que todos quieran alejarse de mí?
Muy pocas veces Lucius Malfoy se comporta como una persona normal. Las únicas veces que se permite sentir vergüenza por el lado en el que estuvo en la guerra es cuando habla con Scorpius. El niño no tiene la culpa de los errores de su abuelo y su padre, y aun así, las personas lo repudian. Internamente, aunque nunca lo vaya a admitir, está feliz de que Scorpius haya hecho tantos amigos, incluso cuando éstos sean los Weasley.
Sabes que no me gusta hablar del pasado, Scorp.
Abuelo, ¿qué significa esa marca en el brazo de papá?
Y tal como sucedió con Albus y Rose, su abuelo se tensa, se pone nervioso e incómodo. Scorpius sabe que su padre no le va a decir y tampoco quiere sacar el tema a relucir con él, no quiere verlo triste, pero esa parece ser la única solución para saber la respuesta. Nadie más parece querer ayudarlo.
Lo siento, pero no puedo decírtelo su abuelo suspira. Y si algún día te llegas a enterar, recuerda que la culpa fue mía, no la de tu padre.
Y eso hace que las ganas de saber crezcan. Entra a la casa, en busca de su padre; no piensa esperar más. Uno de sus elfos domésticos, Sally, le dice que su padre está en su despacho, revisando algunas cosas de su trabajo. Con paso firme, pero nervioso por dentro, se encamina hasta la habitación.
Draco Malfoy le sonríe al verlo.
¿La comida ya está lista?
¿Qué significa la marca en tu brazo?
Lo único que puede pensar es que quizá tuvo que hacerle caso a la niña mimada.Ahora vamos a comer, Astoria. Espera un momento.
La señora Malfoy nota el ambiente tenso que hay en el despacho de su marido y se pregunta la razón de aquello. Scorpius está sentado, con las manos juntas, nervioso pero firme, en la silla que hay frente del escritorio. Mira a su padre fijamente, esperando algo, mientras que Draco no aparte la mirara de él tampoco, asustado pero firme. Astoria Malfoy sale de la habitación, cerrando la puerta con cuidado.
¿Cómo sabes sobre.... la marca?
Scorpius repasa con la mirara todo el despacho, antes de contestar.
Yo tenía sed, quería un poco de leche. Cuando estaba volviendo a mi habitación, te escuche llorar.... por esa marca. Yo sólo quiero saber que significa para que tu te pongas mal se despeina el cabello rubio mientras toma una bocanada de aire. Le pregunté a Rose y Albus, ellos lo saben, pero no me lo dijeron, dicen que es mejor que yo no sepa. El abuelo Lucius dice lo mismo. Dijo que si yo me llegará a enterar que significa, no te culpe a ti, sino a él. Yo no entiendo lo que ocurre.
Su padre respira profundamente y junta sus manos sobre el escritorio. Al ser un medimago, está acostumbrado a dar noticias malas y estar serio en esos días, debe de aparentar estar tranquilo, pero ésto lo pone muy nervioso como para pensar con claridad. Tuvo que decírselo antes, quizá antes de que comience las clases. Pero no puedo. Y ahora no sabe cómo hablarle.
¿Papá?
Scorpius, hace veinte años hubo una Guerra Mágica.
Eso no es novedad. En su libro Una Historia de la Magia, la nueva versión, están los acontecimientos de lo ocurrido en la Primera y Segunda Guerra Mágica, incluida la Batalla Final en Hogwarts. Pero eso sólo lo sabe de oídos, nunca leyó el libro.
Voldemort tenía seguidores a los que llamaba Mortifagos continúa, tratando de no sonar intranquilo como se siente. Scorpius asiente.
No tenían imaginación para los nombres, porque mira también llamarse Voldemort.
Draco se permite sonreír un momento.
El punto es que estos Mortifagos eran personas malas, la mayoría en cierta forma, algunos sólo lo hacían bajo amenazas o estando con la maldición Imperius inhala y exhala. Todo Mortifago tiene la marca de una serpiente saliendo de la boca de una calavera. La marca tenebrosa.
Scorpius tarda unos segundos en procesar todo y darse cuenta de la realidad. Incocientemente su mirara se posa en el brazo de su padre, que está bajo la manga de la túnica.
Yo era un Mortifago, Scorpius.
Y si, definitivamente la próxima vez le haría caso a su abuelo y a la niña mimada.El típico buen humor se filtra en todos estando en el Andén 9 y ¾, aquel primero de septiembre. El problema es que la buena vibra no entra en Scorpius, desde que se enteró la verdad su rutina había sido sonreír forzadamente y fingir que no cambió nada en su vida. No le echa la culpa a su padre, no le echa la culpa a su abuelo, ni siquiera le echa la culpa a Voldemort. Sucedió y ahora ya no más. Fin de la historia. Pero aún así no se siente de todo bien.
¡Scorpius! ¡Aquí!
Se permiten sonreír verdaderamente al ver a su mejor amigo. Draco y Astoria se miran un momento y caminan hacia donde los Potter están. James Potter lo saluda con una sacudida de cabello y se va en busca de sus amigos, Lily le sonríe dulcemente, pero Scorpius nota que tiene los ojos rojos; todavía falta un año para que ella comience Hogwarts y eso la pone triste. Scorpius saluda al señor Potter con un apretón de manos y a la señora Potter con un beso en la mejilla. Finalmente, él y Albus se van a buscar a Rose entre toda la gente, dejando a sus padres hablando.
Oye, Scorp, con Rose estamos preocupados: las otras veces que nos vimos en las vacaciones Parecías distraído, ¿ocurre algo? pregunta Albus, mirándolo con sus destellantes ojos verdes.
Les cuento en el tren.
Minutos después, tienen que subirse al Expreso Hogwarts, sin haber hallado a Rose. Unas despedidas de parte de su familia y parten en busca de su amiga para buscar un compartimiento.
Ni siquiera fuiste a la Copa, y tú estabas muy emocionado por ir.
Será en otra ocasión, supongo.
Algo realmente malo pasó para que decidas no ir. Francia perdió, por si no sabías; tía Fleur estaba muy enojada, empezó a insultar a diestra y siniestra en francés. Incluso James y Fred estaban escandalizados al oírla hablar.
¿Y la entendieron? pregunta Scorpius.
No, pero anotaron algunas cosas y las traducieron al inglés. No eran muy buenas palabras.
Scorpius ríe. Albus y Rose supieron como levantar su ánimo, incluso sin darse cuenta. Acepta que tuvieron razón y que él no debió investigar sobre esa marca, pero la cosa ya estaba hecha. Ahora sólo queda afrontarlo. Scorpius ruega para que todo el lamento se le vaya del cuerpo.
Albus frunce el ceño.
Que raro. ¿Dónde estará, Rose? Yo la vi cuando llegó, también hablamos y luego se fue con los tíos y Hugo para saludar a algunas personas.
Debe de estar por aquí...
Pero calla al oír unas risas, claramente una de ellas es la de Rose. Albus abre la puerta del compartimiento y luego abre la boca. Scorpius no le sorprende que parezca estupefacto. Nunca creyó que vería a Lorcan Scamander besando a la niña mimada.¡Ya! ¡Camina!
Scorpius nunca había visto esa faceta en Albus Potter. Normalmente, el niño es tranquilo, de buen carácter y siempre con una sonrisa pegada en su rostro. Y ahora que lo ve así, con el ceño fruncido, las mejillas enrojecidas de furia y echando humo por las orejas, no lo reconoce. Si no fuera porque él se interpuso, Albus le hubiera dado un buen puñetazo en la boca a Lorcan Scamander.
Scorpius se mantiene a una distancia segura. Rose avanza adelante, cabizbaja y sonrojada hasta la raíz del cabello. Albus procura no elevar la voz, algo que se le complica por lo enojado que está. Scorpius trata de entenderlo, imaginar a su prima Heather besándose con un tipo. Si, definitivamente se comportaría como Albus.
No es que yo quisiera besarlo murmura Rose, pero Albus la ignora.
¡Tú y Lorcan...! ¡Tienes doce años! ¿En qué estabas pensando? ¡Es mayor que tú!..... ¡Jodido Scamander, ¿quién se cree que es para.....?! ¡Rosebud!
¿Y si ya escogemos un compartimiento? pregunta Scorpius. Albus le lanza una mirara de molestia, mientras que Rose le mira agradecida.
La tensión en palpable apenas salen del pasillo del Expreso Hogwarts. Rose toma asiento junto a Scorpius y Albus se sienta adelante, mirando todavía de forma molesta a Rose
Le diré a James anuncia.
¡No! Él es capaz de matarlo por eso pide Rose. Te contaré lo que pasó, ¿bien? Los estuve buscando en la Plataforma, pero como no los encontré, me quede con Lorcan, Lysander y Frank. Ellos dos se fueron a buscar a James y Fred y yo me subí al tren con Lorcan. Yo..... Estuvimos hablando..... Y el me besó.
Maldito pervertido masculla Albus.
Sólo olvidenlo, por favor, ¿si?
Rose suspira y apoya su rostro pecoso en la ventanilla del comportamiento. Albus bufa y saca un libro de Quidditch de su baúl para pasar el tiempo. Scorpius todavía nota la tensión que hay en el lugar, que se puede cortar con un cuchillo de cocina. Quiere hallar una manera para que los dos primos se olviden de lo vivido hace apenas unos minutos, pero no sabe cómo.
Finalmente suspira, sabe que decir para que Rose y Albus se olviden de lo que pasó con Lorcan Scamander.
Ya sé que significa la marca de mi padre. Es la Marca Tenebrosa. Sé que fue un Mortifago de Lord Voldemort.
De inmediato, Rose y Albus enfocan sus ojos en él, mirándolo de forma inexpresiva. Ella le sonríe tristemente y se vuelve hacia él para abrazarlo.
Y Scorpius se permite derramar algunas lágrimas entre los brazos de la niña mimada.Lo mejor que le había pasado en Hogwarts a Scorpius es haber hecho tan grandes amigos como Albus Potter y Rose Weasley. Los dos se encargan de dejar su disputa de lado y empezar a bromear para que dejará de llorar. Para su suerte, nadie los interrumpe, él odiaría que alguien lo vea en ese estado.
Bien, así, sonríe le dice Rose suavemente, limpiando con su pulgar una lágrima.
Gracias, chicos.
Para eso estamos los amigos responde Albus, sonriéndole compasivamente.
Y sobre esto...
No diremos nada prometen ellos, llevándose una mano al pecho.
Yo iré a buscar comida. Seguro la señora del carrito ya debe de estar pasando dice Albus, saliendo del compartimiento.
Rose se gira hacia él y le acaricia suavemente sus cabellos rubios. No es la primera vez que lo hace, pero Scorpius se sonroja, que se nota bastante por su tez pálida. No sabe porque esta vez le siente diferente.
No tienes porque preocuparte, Scorp. Sigamos con nuestras vidas, ¿si?
Si. Ahora hay que concentrarse en este año. El segundo curso será peor que el primero.
Obviamente. Pero yo he estado leyendo mucho éste verano...
¡Que novedad!
... y estoy segura que puede aprobar cada asignatura tranquilamente. Y mi madre también me estuvo dando algunos consejos.
Scorpius rueda los ojos.
Y también vamos a unirnos a los equipo de Quidditch.
Scorpius no comprende a Rose. Algunas veces actúa como si el Quidditch no fuera gran cosa, un deporte más al que no se le debe dar tanta admiración. Otras, se obsesionar con ese tema, hablando de todos los equipos que hay y te puede nombrar cada regla de aquel deporte.
Seré cazadora dice Rose, con ojos brillosos. Sé que puedo serlo. Tía Ginny y tía Angelina me enseñaron varias estrategias para anotar puntos con la Quaffle.
Yo postularé para guardián, así que vete sacándose esas ideas de que podrás anotar puntos.
Rose sonríe con aires competitivos y sus ojos brillan co desafío. Pasa sus brazos alrededor del cuello de él y Scorpius se tensa, preguntándose porque simples toques lo hacen sentir nervioso. No es como si fuera la primera vez que su amiga se acerca mucho a él, normalmente lo hace cuando discuten.
Yo anotaré cada punto, Malfoy.
En tus sueños, Weasley dice, tratando de ignorar como los cabellos rojos de ella acarician de forma distraída sus mejillas.
¿Qué le está pasando?
Rose ríe y se separa de él para mirar por la ventana, todavía falta muchas horas para llegar a Hogwarts y ella prefiere pasarlas durmiendo. Apoya su cabeza en el brazo de su amigo y se queda dormido.
Albus entra y le entrega uno de los pedazos de tarta de melaza que tiene a Scorpius. Se sienta frente a él.
Al, creo que será mejor olvidar todo los de hace unas horas: lo de mi padre y el beso de la niña mimada.Los tres amigos bajan del tren y caminan por la estación de Hogsmeade, siguiendo a sus compañeros para ir hasta donde están los carruajes. Saludan a Hagrid en el camino, quien está buscando a los del primer año, pero aun así les sonríe amablemente a los niños. Cuando llegan con los demás magos, buscan un carruaje para subirse, pero antes de que partan rumbo a Hogwarts, James, Lorcan y Lysander se suben con ellos.
¡Enanos! saluda alegremente James. Ninguno se lo devuelve. Rose mira incomoda a los otros carruajes, Albus está rojo de rabia y Scorpius juega nervioso con sus manos. Lorcan se ruboriza, pero no aparta la mirara de Rose. James y Lysander no se dan cuenta de nada.
¿Y Fred y Frank? pregunta Scorpius, tratando de aliviar el ambiente.
Se fueron con Charlie, Lindy, Dominique y Lucy.
Vuelven a caer un silencio tenso. Ahora si James y Lysander notan que pasó algo, pero no sabe con quién y por qué. Ambos se miran y se encogen de hombros, mirando hacia el castillo Hogwarts, que se encuentra a varios kilómetros de ellos.
Me gustan los Thestrales comenta Lorcan. Albus gruñe.
¿Y qué estupidez es ella? le espeta. James arquea una ceja y mira a Scorpius como preguntándole: "¿Qué le ocurre a Albus?". Él sólo suspira.
Son caballos alados, dicen que no tienen carne y sólo tienen piel con huesos murmura Rose, sin mirar a nadie. Son invisibles para los ojos de quienes no vieron la muerte.
Entonces si vemos a alguien morir, ¿vemos esas criaturas? pregunta James.
También hay que comprender la muerte agrega Rose. Es por eso que algunas personas los consideran augurios del mal.
Y dicen que la Varita de Saúco, ¿ésta del Cuento de los Tres Hermanos?, tiene un núcleo que es uno de los pelos de un Thestral tercia Lorcan, sonriendo.
Y a nadie le interesa gruñe Albus.
Rose suspira y mira hacia otro lado. James parece más confundido que Lysander. Scorpius se remueve incómodo y Lorcan bufa. Scorpius mira como unos metros más, sus primos gemelos, Mark y Nico, están con sus respectivas novias y dos chicos más que no conoce. Se pregunta cuánto tiempo falta para que lleguen a Hogwarts y pase ese silencio incómodo.
¿Saben, chicos? dice James, en un intento de tratar aliviar la tensión. Acá, nuestro amigo Lorcan, parece que gusta de una chica.
Perfecto.
Albus aprieta los puños. Rose se sonroja violentamente. Scorpius sólo vuelve a suspirar. James se rinde y conversa con los gemelos Scamander. Scorpius está seguro que cuando se vayan a acostar, Albus va a insultar a diestra y siniestra a Lorcan Scamander por besar a la niña mimada.Ese año Hufflpeuff es la casa que consiguió más alumnos nuevos. Dieciséis para ellos. En cambio, Slytherin tuvo muy pocos, sólo cuatro. De cualquier forma, Scorpius no lo entristece. Siguen siendo la casa con más alumnos que hay, espera que esto sea un seguro para ganar la Copa de las Casas ése año.
Albus a su lado juega con su comida, bostezando. Al parecer, el regañar a su prima y consolar a su amigo le quitó todas las fuerzas que tenía. Scorpius no lo culpa, él también siente los párpados cerrarse. Rogaba a Merlín porque la profesora termine rápido su discurso de bienvenida a otro año e irse a dormir a su calentita cama en la habitación de chicos de segundo año en las mazmorras de Slytherin.
¿Es verdad lo que dicen, Potter? pregunta una niña al frente de ellos. Sería fácil confundirla con una Weasley por su cabello rojo y sus pecas en la cara. Eso de que tu tía es la nueva Ministra.
¿Ah? Ah, si. Tía Hermione fue ascendida.
Mi papá trabajó con ella en el Departamento de Leyes Mágicas informa. Dice que tu tía es muy responsable y buena persona. Apropósito, soy Megan Solace se presenta, estirando su mano. Albus se la estrecha y Scorpius repite el mismo gesto.
Supongo que ya sabes quienes somos.
Si, Albus Potter, el niño que le gusta meterse en problema, y Scorpius Malfoy, el que siempre está discutiendo con Rose Weasley.
Vaya, ya sabes la mitad de nuestra vida sonríe Scorpius.
Las pruebas serán el miércoles que viene para los Slytherin. ¿Participarán? pregunta Megan.
Quiero se guardián y Al quiere ser buscador.
Interesante. Espero que los tres quedemos en los equipos. Me presentaré como cazadora.
Albus asiente y comienza a hablar de ella sobre estrategias para Quidditch. Parece que consiguieron la primera amiga de Slytherin en sus vidas. Normalmente, Scorpius y Albus se juntan con alumnos de Hufflepuff, Ravenclaw y sobre todo Gryffindor, pero con ninguno de Slytherin, excluyendo a los dos primos de Scorpius y las dos primas de Albus. Las serpientes no quieren juntarse con Albus por ser un Potter y Scorpius ahora sabe porque tampoco lo hacen con él: porque su padre fue un Mortifago. Tiene la ligera sospecha que ese pensamiento lo seguiría por el resto de curso. Al menos cuenta con la ayuda de Albus y Rose.
Scorpius la busca con la mirara, mientras Albus y Megan ahora hablan sobre la Copa Mundial. Rose está sentada al lado de James, discutiendo como siempre, Fred frente a ellos intenta no reírse. Lorcan está a su lado, mirando fijamente a Rose, pero la niña o no se da cuenta o lo ignora.
Scorpius se pregunta que vio Lorcan Scamander para gustar de la niña mimada.Scorpius se encuentra con Rose en uno de los pasillos de Hogwarts, cuando están de camino al Gran Comedor. Albus sigue durmiendo en su cama en la Sala Común de Slytherin y duda que se despierte rápido, anoche él había tardado en subir a los dormitorios por estar hablando con Megan Solace hasta tarde.
Rose está colorada hasta la raiz de su cabello rojo como el fuego. Scorpius arquea las cejas, preguntándole silenciosamente qué sucede. Ella mira hacia todos lados, asegurándose que no haya nadie y lo toma de la mano para llevarlo a un pasillo donde puedan hablar sin interrupciones.
Tú sabes..... Lorcan, uh, me besó susurra tan bajo que a Scorpius de le dificulta bastante escucharla. Rose se pone más roja si es posible. Y creo que él..... se me confesó hace diez minutos.
¿Cómo que crees? pregunta él extrañado. Rose ahora juega con su pulsera de dije con una mano y con la otra juega con su collar de mariposa. Digo, ¿qué te dijo?
Algo así que soy muy linda, buena, divertida y un montón de alagos. Después me recordó nuestro beso y dijo que yo le gusto.
¿Y el problema?
¡Que es Lorcan! ¡Y tengo doce años para tener novio!
Bueno, creo que uno de mis compañeros de cuarto tiene una novia desde el año pasado.
¡Hyperion!
¡No me llames así!
Rose se cruza de brazos y se apoya en la pared más cercana. Scorpius bufa, su abuela es la única que lo llama así y a veces su madre cuando está muy enojada. Desordena un poco su cabello rubio, mientras piensa que decirle para ¿animarla? ¿Consolarla? ¿Ambas cosas? Rose tiene doce años y ya es bastante complicada. No quiere imaginarse como será dentro de algunos años. Imposible, tal vez.
Si tú estuvieras en mi posición, no estarías tan tranquilo como yo se queja Rose.
Sigo sin entender cuál es el problema. Sólo dile a Lorcan que no estás lista para relaciones amorosas.
Que no quiero lastimarlo, ni tampoco sé cómo rechazar a alguien, ¡no he visto suficiente películas para saber cómo hacerlo! Después esta el tema que Lorcan es el amigo de James y Fred, ¡¿te imaginas que pasará si se entera que me besó?! ¡Lo matan! Si te hicieron una broma como esa el año pasado sólo por regalarme el collar, ¿qué crees que le harán por besarme? ¡Las paredes tienen oídos, se pueden enterar en cualquier momento!
Primero que nada, tranquilízate. Tienes doce años para preocuparte tanto.
Rose gimotea y apoya la cabeza en el pecho de Scorpius, bufando. Él ríe, a veces puede ser muy histérica la niña mimada.Cuando Albus los encuentra, Scorpius y Rose han cambiado de tema. El niño Potter le cuenta entusiasmado a su prima la amiga que hizo anoche, y cómo no, Rose no pierde tiempo en insinuar que le está enamorado de ella como cualquier buen familiar. Scorpius sonríe al darse cuenta que todo el lío con Scamander se olvidó de la mente de Albus.
¡La conocí ayer! grita Albus, por completo rojo. Rose gira su cabeza hacia Scorpius y le guiña un ojo antes de volver a ver a su primo.
¡Mucho mejor! Amor a primera vista. Aww, tan encantador.
¡Cállate! ¡Scorpius, defiéndeme!
Rosie deja de molestar a tu primo dice Scorpius, imitando la voz de un adulto serio. El pobre ya tiene suficiente por no saber si la señorita Solace gusta de él.
¡Váyanse al demonio! les espeta, molesto. Scorpius y Rose estallan en carcajadas y luego de un momento, Albus se une a las risas. Los dos son unos inmaduros.
Scorpius rueda los ojos mientras Rose sólo sonríe algo divertida. Albus se desordena su ya de por si cabello azabache despeinado, murmurando algunos insultos más en contra de sus amigos. Los tren entran al Gran Comedor y se despiden para ir a sus mesas. Scorpius se queda mirando como Rose se sienta junto a James y Fred, quienes la saludan con una sacudida de cabello.
Vuelve a la realidad cuando Albus lo comienza a llamar a varios pasos de él. Scorpius se apresura a alcanzarlo. Mientras buscan un lugar para sentarse, Scorpius se encuentra con la mirara de Tom Carrow, el hijo de Amycus Carrow. Él había investigado, ahora sabe quienes fueron Mortifagos en el tiempo de Lord Voldemort, incluyendo a Severus Snape, el padrino de su padre y el tocayo de Albus. Scorpius aparta la mirara de él como si quemara.
Detesta pensar en esas cosas. Por mucho que trata de olvidar la conversación que tuvo con su padre hace dos semanas, no puede conseguirlo. Ése recuerdo le sigue como polillas a la luz. Y el hecho que esté en una casa que tiene a varios hijos de antiguos Mortifagos no ayuda para nada. Scorpius trata de concentrarse en otra cosa, como por ejemplo en su desayuno, antes que Albus decida comérselo.
¿Te ocurre algo? pregunta su amigo.
Sólo estoy cansado. No dormí bien.
Apenas yo toque la almohada anoche, me quede dormido. Estaba muy cansado, como sigo estandolo ahora.
Tú siempre estás cansado, Albus réplica Scorpius.
Tienes razón.
Melanie Chillton, la Jefa de la Casa Slytherin, se pasea por la mesa, repartiendo los horarios de clases. Albus toma el suyo con las manos manchadas de mermelada, haciendo que la profesora lo mire mal. Scorpius toma el suyo y lo lee.
Sonríe al ver que su primera clase es compartida con la casa de la niña mimada.Este año, los de Slytherin y los de Gryffindor comparten las clases de Herbología, Pociones y Astronomía. Scorpius se levanta de su mesa con Albus para su primera clase del curso. En el trayecto, se reúnen con Rose, quien les comenta sobre su horario y de paso hace amenazas para que estudien con ella en la biblioteca.
Rose la llama su primo. Al final, ¿qué ocurrió con Scamander?
¿Es en serio? ¿Scamander? ¡Albus, por favor! ¡Ha sido sólo un beso! exclama Rose, aunque lo suficientemente bajo para que los demás alumnos no la escuchen. Scorpius se pregunta cuánto tardará que los alumnos se enteren de lo ocurrido en el tren. Al fin y al cabo, los secretos son a voces en Hogwarts.
Por el bien de Lorcan, que James no se entere o en definitiva lo matará.
Scorpius guarda esos pensamientos para él, sabe que Rose se enojará y que Albus puede ir a contárselo a su hermano. Y en verdad Scorpius no quiere ser parte del asesinato de Lorcan Scamander.
¿No podemos olvidarnos de esto? por una extraña razón, aquel tema le resultaba incómodo y molesto.
Bien, sólo si Rose promete que no se volverá a besar con Lorcan.
Pero si fue él el que... ¡Ah, olvidenlo! Esta bien, Albus, no volveré a besarme nunca, jamas con Lorcan asegura, rodando los ojos. Albus parece conforme. Scorpius también se siente un poco bien al oír eso.
Celos de hermano, piensa como única repuesta.
Hable con tu prima, Heather comenta Rose. Ella es muy divertida, le ha agradado mucho a los chicos. ¿Ves, Scorp? Tenemos a tu prima con nosotros.
Realmente pensé que ella quedaría en Ravenclaw admite Scorpius. Heather y Seth están en Gryffindor, Mark, Nico y yo en Slytherin, y Dylan está en Hufflpeuff.
Primero quieren copiarse en cantidad, ¿y ahora quieren copiarse de tener a toda la familia en diferentes casas? dice Albus, tratando de parecer molesto. Rose y Scorpius sonríen.
Si, lo único que falta es que jueguen bruto al Quidditch agrega Rose, riendo.
No, ustedes son los únicos bárbaros que juegan de esa manera afirma Scorpius.
Albus y Rose ríen. Llegan a los jardines y se reúnen con sus compañeros, esperando al profesor Longbottom, quien cuando llega les I forma que aquel curso trabajaran en el Invernadero Tres.
Puede que esté un poco sucio anuncia el profesor Longbottom. Anoche no termine de limpiarlo del todo. Yo que ustedes, tendría cuidado por donde piso, el piso está con tierra.
Scorpius se sitúa junto con Albus, cuando entran, mirando hacia al frente donde le regala una sonrisa la niña mimada.Confusión. Eso es lo que siente Scorpius. No entiende porque la sonrisa que Rose le dedica le hace sentir extraño y que corra una especie de electricidad en su piel. Frunce el ceño contrariado, no le gusta estás sensaciones, le hace sentir incómodo. Suficiente fue cuando se sonrojó en el tren sólo porque ella le acarició sus cabellos.
Presta atención Albus le golpea ligeramente las costillas. Tío Nevi..... El profesor Longbottom ya te vio dos veces, nos quitará puntos.
Lo siento murmura, jugando con sus dedos. Estaba distraído.
¿Pensando en qué? ¿Las pruebas de Quidditch?
Emm, si miente, sin mirarle.
No creo poder esperar hasta el miércoles comenta Albus. Luego vuelve la atención hacia el profesor Longbottom.
Como dijo la señorita Weasley, las Mandrágoras jóvenes no pueden causar muerte, pero los pueden dejar inconscientes unas cuantas horas dice. Señala con una mano las orejeras que hay frente cada alumno. Tomen las orejeras y pónganselas, no queremos que se desmayes como yo la primera vez que me mostraron estás criaturas.
Riendo, los alumnos toman las ojeras rosas y azules respectivamente. Para nadie es un secreto que el profesor Neville Longbottom es el mejor profesor que tienen en Hogwarts.
¿Cambiamos? súplica Scorpius. No quiere usar unas ojeras rosas. Albus sonríe.
Ni lo pienses.
¡Quedarás tan tierno! asegura Rose, sonriendo alegremente. Scorpius siente sus mejillas arder. La niña le guiña un ojo, colocando sus orejeras rosas sobre sus orejas. Scorpius se sonroja más de lo que ya estaba.
A eso es lo que se refiere. Detesta sentirse así por simples gestos que antes nunca lo habían hecho comportarse así. No le gusta, odia sentirse extraño por eso. Sobre todo, sonrojarse. Los Malfoy no se sonrojan. Rose no puede llegar y hacerle eso, esta mal.
Bufa y se pone las orejeras bruscamente. Se siente un poco mejor al ver que no es el único varón en tener orejeras rosas en sus orejas.
El profesor Longbottom hace una cuenta regresiva con sus dedos del tres al uno. Cuando termina, saca a la Mandrágora de la maceta y ésta empieza a chillar de inmediato. Scorpius se da cuenta que Albus exclama un "¡Woow!", aunque no lo escucha. Rose abre los ojos y da un paso hacia atrás, chocando con su compañero de clases, si Scorpius no se equivoca, su nombre es Nathan Will. Ella le sonríe tímidamente mientras se sonroja y él sólo ladea una sonrisa para ella.
Scorpius detesta la sensación de molestia que le causó eso. Algo le ocurre y tiene que averiguarlo. ¿Qué le pasa con la niña mimada?Octubre llega a Hogwarts con una fuerte lluvia. Gran comienzo de mes, piensa con sarcasmo Scorpius. Él, detesta, detesta, detesta la lluvia. En serio, la odia. ¡Cuántas cosas podría estar haciendo en ese instante si no estuviera lloviendo! Podría relajarse bajo un árbol, por supuesto no bajo el Sauce Boxeador, o podría jugar al snap explosivo con Albus en las bancas, con el sol brillando en el cielo. ¡Incluso sería capaz de hacer la tarea en los jardines mientras que no llueva! Y lo peor de todo, la lluvia lo pone de mal humor. ¡Tonta lluvia!
¡Que lindo día! es lo primero que dice Rose cuando la encuentra en un pasillo.
Está lloviendo anuncia Scorpius, con el ceño fruncido.
Lo sé. El día es perfecto. Adoro que llueva.
Y eso en defintiva no mejora su humor, mucho menos cuando Rose le empieza de hablar de todas las teorías de cómo se creó la lluvia. Ella dice que el sonido de las gotas chocando contra una superficie dura es bonito para escuchar o mejor aún, para dormir. También dice que esos días es muy reconfortante pasarlos con una taza de café y un buen libro para leer.
Odio la lluvia avisa Scorpius, antes de que Rose pueda seguir dando más aportes del tema.
¿Cómo alguien puede odiar la lluvia? pregunta confundida.
¿Cómo alguien puede odiar la oscuridad? réplica, alzando las cejas.
Buen jugado acepta, sonriendo. Cada uno odia lo que quiere, ¿no?
Supongo.
Rose ríe suavemente y entrelaza sus dedos alrededor del brazo de Scorpius, tirando de él para que vaya más rápido y llegar antes al Gran Comedor. Scorpius se sonroja por la cercanía. Ella no lo suelta hasta que llegan a la mesa de Slytherin dónde ambos se sientan al lado de Albus, que tiene una cara de sueño.
Entre el entrenamiento y los relámpagos de anoche, estoy totalmente cansado que creo que me voy a dormir en clases dice como saludo. Al frente suyo, Megan Solace ríe.
Albus, Scorpius y Megan quedaron en el equipo de Slytherin, algo que los pone muy contentos a ellos y enorgullece a sus padres. Mientras, Rose ha sido seleccionada como cazadora en el equipo de Gryffindor, recibiendo una gran canasta de golosinas de parte de sus tías Ginny y Angelina.
Falta exactamente un mes y medio para el primer partido de la temporada de Quidditch, donde jugarían Gryffindor contra Slytherin, y los niños no pueden estar más ansiosos de que eso ocurra.
¿Puedes creerlo, Albus? ¡A Scorp no le gusta la lluvia! exclama Rose, como si fuera un pecado.
Tú eres la única loca que le gusta el ruido de la lluvia dice él, haciendo que su amigo vea con burla a la niña pelirroja, que le saca la lengua de forma infantil.
Scorpius mira hacia las ventanas. En serio, ¿qué le gusta de la lluvia a la niña mimada?Albus y Megan van a adelante de ellos, hablando sobre Quidditch. Scorpius juega con su corbata verde y plata mientras Rose a su lado le comenta que estuvo jugando con sus primos James y Fred anoche al ajedrez y les ganó todas las partidas.
Así que ellos no saben nada sobre lo tuyo con Lorcan dice Scorpius, cuando ella termina su relato. El rostro de Rose se ensombrece.
No. Y mejor que nunca lo sepan. Puede que sea un beso, pero ellos son muy sobre protectores con todas las chicas de la familia. Y hablando de eso, Lorcan no me ha vuelto a hablar desde que creo que lo rechace.
¿Y eso está mal? pregunta. Desde su punto de vista, a Scorpius le parece genial que el chico de catorce años se haya alejado de Rose. Ella se detiene y lo mira enojada.
¡Pues claro que está mal! Lorcan es mi mejor amigo desde que eramos niños.
Bueno, su culpa por besarte.
Eres un idiota, Scorpius.
Rose se sujeta con fuerza su mochila y camina más rápido, pasando a Albus y Megan que notan que el humor de la niña no es nada bueno. Albus alza las cejas hacia Scorpius, en busca de una explicación. Éste simplemente se encoge de hombros, no cree que haya dicho nada malo para que Rose se enoje. Sólo está exagerando.
Cuando llega a Defensas Contra las Artes Oscuras, se sienta al lado de Albus y Megan se sitúa atrás de ellos. Rose está en su clase de Historia de la Magia, naturalmente. Scorpius apenas presta atención a lo que el profesor Edward Guintusgelp sobre lo que harán ese día. Está distraído pensando en Rose, no le gusta estar peleado con ella, ¡pero ella exageró! ¿Para qué Scamander la besa? ¡Nadie lo obligó! Su culpa por hacerlo, que ahora no se enoje porque Rose no lo quiere. Porque, vamos, ¡ella tiene doce años! No puede tener novio a esa edad, Lorcan no tiene excepción porque la conoce desde niños. Claro que no.
Oye, amigo, ¿te encuentras bien? pregunta Albus amablemente, señalando con su cabeza los puños apretados de Scorpius. También estás rojo.
Estoy bien.
¿Es por lo de Rose? inquiere. No te preocupes. Ustedes discuten todo el tiempo y vuelven a estar bien al finalizar el día. Venga, mañana van a estar hablando de comida juntos.
Si, pero eso no significa que me gusta estar en discusión con ella.
A Rose tampoco. Pero ella y tú son demasiado orgullosos para arreglarse en seguida. De cualquier manera, prestemos atención a la clase, el profesor ya nos ha mirado.
Scorpius suspira y apoya su mentón en sus manos, mirando aburrido el movimiento que hace Guintusgelp con la varita. Aun así, otra vez se pierde pensando en la niña mimada.Scorpius encuentra a Rose al final de las clases en el Lago Negro. Está sentada en la roca más alta, tirandole comida al calamar gigante. Se acerca a ella en silencio, no quiere darle oportunidad de escaparse. Pero Rose se da cuenta y lo mira sobre su hombro con el ceño fruncido. Scorpius se pregunta si le va a lanzar el resto del pan a su cara.
¿Sigues enojada?
Imbécil.
Sip. Estás enojada.
Rose pone los ojos en blanco y mira hacia el Lago Negro, ignorando por completo al niño. Scorpius suspira y toma asiento a su lado en silencio. Él rebusca en sus bolsillo hasta dar con dos ranas de chocolate que sacó de la canasta con golosinas que sus padres le enviaron. Le entrega uno sin decir palabra y ella lo acepta sin hablar. Siguen mirando al frente.
Scorpius se pregunta cuánto tiempo ha pasado desde que llegó al Lago Negro. No tiene reloj de muñeca para fijarse. El único sonido que se escucha es cuando Rose le lanza trozos de pan al calamar gigante y éste comiendolo. La niña no le ha dado ni una sola mirara desde que terminó su chocolate. Scorpius ya empieza a impacientarse.
¿Vamos a seguir enojados con el otro? pregunta, mirando como la criatura nada en el lago.
Yo no estoy enojada contigo.
¿No lo parece?
¿Por qué?
No me hablas.
¿Tú estás enojado conmigo? dice en cambio Rose, todavía sin mirarlo.
No.
¿Seguro?
Que si.
¿Y por qué no me hablas? con una sonrisa triunfal, gira su rostro hacia el suyo, mirándolo fijamente con sus ojos azules. Scorpius eleva las comisuras de sus labios y niega con la cabeza, esa chica es más complicada que el propio Quidditch.
Entonces ninguno está enojado.
Así parece.
Scorpius le desordena el cabello rojo para molestarla y ella trata de alejarlo, riendo dulcemente. Finalmente, ambos se acuestan en la roca boca arriba y recién se dan cuenta que las estrellas y la luna están en el cielo. ¿Cuánto tiempo estuvieron ahí en puro silencio?
Espero que no nos hayamos perdido la cena ruega Scorpius.
De cualquier manera, podríamos ir a la cocina a buscar algo para comer.
Los elfos hacen rica comida.
Mi papá hace rica comida asegura Rose.
Tú abuela es una experta chef.
Lo sé. Y eso que no fuiste a casa un domingo. Ése día se juntan todos y también amigos de la familia, abuela Molly prepara tanta comida como un régimen. Tienes que venir para la próxima, en serio, hace la mejor comida que haya.
Scorpius sonríe y asiente. Se levanta y ayuda a Rose a pararse para ir al Gran Comedor. Albus tenía razón, de una forma u otra, siempre consigue arreglarse con la niña mimada.¡Por los calzones bombachos de Merlín!
¿En serio dijiste eso?
Albus deja escapar un grito de enojo y empieza a darse cabezazos contra la mesa de la Sala de Slytherin. Scorpius rueda los ojos y sigue escribiendo en su pergamino, o al menos lo poco que recuerda de la clase de Pociones. Al parecer, Albus no recuerda nada de nada.
Fíjate en tu libro recomienda, mordiendo la pluma.
¡Pero está arriba en la habitación! se queja. No quiero subir.
¿Tienes miedo que un monstruo te coma? Scorpius se burla. Su amigo masculla algo que no logra entender y él simplemente rueda los ojos. Por favor, no es que el entrenamiento ye haya matado.
Albus le saca la lengua y literalmente se tira en el sillón más cercano. Las dos chica de quinto año que están al lado lo miran mal y se van de ahí. Albus saca las gominolas que su hermano le compró en Hogsmeade y comienza a comerlas lentamente, con los ojos cerrados.
Mañana hay que entregarlo le recuerda Scorpius.
Odio la tarea.
¿Y quién no? Pero más vas a odiar que te castiguen por no hacer los deberes. Así que lleva tu trasero a tu habitación, busca tu libro y vuelve aquí para hacer tu tarea.
Uff, estás pasando mucho tiempo con Rose se queja Albus, levantándose del sillón. Scorpius rueda los ojos y mira un momento el fuego de la chimenea, pensando que más debería poner en el pergamino. Tal vez algo importante se le olvido escribir. Definitivamente, Pociones no es su clase favorita, prefiere Historia de la Magia, aunque sólo es porque puede dormir sin que nadie lo moleste.
¡Scorp! grita Nico Nott, acercándose a él.
Hey.
Oye, primo, ¿es verdad lo que dicen? pregunta curioso, sentándose frente de él. Su gemelo Mark de acerca también y tiene una sonrisa divertida en su rostro.
Por supuesto que no, Nico dice él. No creo que Scorpius sea capaz de hacerlo. Su padre se enojaría mucho.
¿Hacer qué? pregunta él niño rubio confuso, ladeando la cabeza. No entiende nada de lo que sus primos le están hablando. Los gemelos se miran.
Ya sabes, lo que todo el mundo está comentando dice Nico.
Uh, ¿qué?
Serás tonto, Malfoy ríe Mark. Dile a Nico que obviamente tú no estás saliendo con Rose Weasley.
Scorpius se pone rojo y lo malo de ser pálido es que se le nota mucho. Se atraganta con su saliva y empieza a toser, haciendo que Nico se le acerque más y le de golpes en la espalda para intentar calmarlo. Los gemelos Nott arquean una ceja.
¿Y bien?
¡No! ¡Yo no estoy saliendo con Rose! prácticamente grita y varios se giran hacia él. Es sólo mi amiga.
Mejor, porque tío Draco puede aceptar que eres su amigo, pero nunca aceptará que seas su novio. Vamos, Nico.
Cuando Albus llega, Scorpius todavía está rojo y se niega a mirarle. Sigue sin entender porque las personas piensan que sale con la niña mimada.¿Se puede saber qué pasa contigo?
Scorpius levanta la vista de un libro de Defensas Contra las Artes Oscuras para encontrarse con una Rose con mejillas rojas y puños apretados, totalmente enojada. Él intenta hacerle una sonrisa amistosa, pensando que cuando Albus se entere, le dirá el famoso: "Te lo dije". Rose se sienta a su lado, luego de saludar levemente con la mano a la bibliotecaria. Enarca una ceja hacia él cuando la mira.
¿Y bien, Malfoy?
¿Ahora nos llamamos por nuestro apellido, Weasley? trata de bromear, pero por la mirara enojada de su amiga, se traga los intentos. Suspira y cierra el libro. Lo siento.
¿Lo sientes? chilla en voz baja. No me has hablado por dos semanas, ni siquiera te has dignado a mirarme. Cada vez que me acercaba a ti para hablar, te alejabas. ¡Y yo no recuerdo haberte dicho o hecho algo malo para que me evitarás todo este tiempo, Scorpius Hyperion Malfoy!
Señorita Weasley, no grite la riñe Irma Pince severamente.
Discúlpeme vuelve a girarse hacia Scorpius, esta vez mirándolo triste. ¿Hice algo mal para que no quieras volver a hablarme? Eres mi mejor amigo, Scorpius.
Él se siente mal de haberla puesto en ese estado. La verdad que al enterarse que hay personas en Hogwarts que rumorean que él y ella son novios, le dio tanta vergüenza que apenas si podía verla a la cara y no sonrojarse. Albus tuvo que esperar media hora para que Scorpius le cuente lo que le ocurría, entre balbuceos incomprendidos y miraras tímidas.
¡Ya ni siquiera puedo verla! le había dicho, mientras ambos estaban lanzando piedras al Sauce Boxeador, que las golpeaba todas con sus ramas.
Sólo son simples rumores, tú no sales con ella Albus se quedó quieto y lo miró. ¿Tú no sales con ella, verdad?
¡Por supuesto que no, idiota! le había gritado. Sólo me da vergüenza, ¿si? Y peor será si llega a oídos de tu hermano, bastante le molesta que le regale un collar, si escucha esos rumores, literalmente me mata.
No seas exagerado, Scorp. A lo sumo te deja en el San Mungo.
Gracias por hacer que me relaje había dicho de forma sarcástica. Tomaré distancia de ella por un tiempo, tal vez así los rumores se callen.
Y Rose te matará si le haces eso. Se enojará contigo. Conozco a mi prima, por ahí será ella quien te mande al San Mungo.
De vuelta al presente, Scorpius se siente culpable. Le susurra otro lo siento a Rose mientras la acerca a él para abrazarla. Puede sentir pequeñas lágrimas de ella mojar su remera y se siente peor. Sabe que Rose puede llegar a ser sentimental e igual le hizo eso.
Perdón, mi niña mimada.Scorpius le hace un gesto para que no haga ruido y sigue tirando de ella para que se apresure. Rose Weasley lo ve con curiosidad y confusión, aun así con emoción, normalmente no rompía las reglas y el hecho de estar por los pasillo de Hogwarts cuando el toque de queda ya empezó, le entusiasma. Scorpius no le dijo a dónde irían, simplemente le dijo que se quedará con él en la biblioteca hasta que todos los alumnos se fueran a sus Salas Comunes a descansar. Una vez que eso ocurrió, Scorpius la tomó de la mano para arrastrarla a pisos más arriba.
Ya llegamos le informa en un murmullo. Rose asiente, ahogando una risa. Aprieta su mano y Scorpius sonríe. Sé que te gustará.
Si tú lo dices, entonces lo creo.
Scorpius voltea la cabeza y le sonríe, luego acelera al paso cuando están a punto de llegar. Rose juguetea con su corbata escarlata y dorada mientras tanto, Scorpius se detiene en un pasillo que ella no nota nada diferente con los otros. Él le guiña un ojo y se acerca al extremo de la pared de la derecha, desde ahí cuenta ocho ladrillos grises hacia la izquierda y seis hacia arriba, una vez hace eso murmura unas palabras que ella no entiende y después el se aleja. Scorpius se acerca a ella y la toma del brazo, acercandola a la puerta que apareció de la nada donde antes sólo había una pared de ladrillos grises.
Éste lugar paso de generación a generación. Los Greengrass le revelan sobre esto a sus hijos cuando ingresan a Hogwarts, pero con todo eso que pasó con lo del supuesto engaño de parte de mi padre... Scorpius hace una mueca. En fin, mamá lo dijo en el Anden, vine unas cuantas veces y es asombroso.
Suena genial. ¡Enseñamelo!
Cuando entran, Rose queda fascina. Hay una mesa redonda de color roble en el centro, de tamaño mediano, a su alrededor, hay un sillón negro en forma "L", dos sillines individuales blancos y un cómodo puf verde con toques plateados. A pesar de que no hay lámparas, el lugar está bien iluminado. En un rincón, hay una chimenea, sobre ella hay un montón de juegos de mesas mágicos y también se ve estantes con libros.
Me encanta atina a decir encantada.
Me he dado vuelta; te has quedado con la boca abierta.
Rose se sonroja y Scorpius la lleva al sillón negro, luego él se va en busca del ajedrez mágico. Ella mientras observa más el lugar, quedándose a cada segundo mucho más fascinada.
No le digas a nadie. Normalmente, los Greengrass sólo pueden mostrarle este lugar a sus familiares, pero yo te considero una hermana se encoge de hombros. Mañana traemos a Albus.
Suena bien. Este lugar es relajante
Pero Scorpius no puede estar relajado al ver que no le sentó bien llamar "Hermana" a la niña mimada.Albus gira sobre si mismo para ver los alrededores de la Cueva Greengrass adentro de las paredes de Hogwarts. Rose, sentada en el alféizar de la ventana que puede mostrar el paisaje que se quisiera (ahora muestra un día lluvioso) y un vaso de zumo de naranja en su mano derecha, ríe al ver la cara de su primo y más cuando éste abre la boca enormemente, como si quisiera meter adentro su puño.
Guaa silba fascinado. Asiente varias veces y se vuelve hacia Scorpius, quien se encuentra acostado en el sillón blanco, con un viejo libro de Quidditch de su abuelo en su regazo, viendo con diversión a su amigo. ¿Sabes? Acá se podría hacer buenas fiestas.
Ya te lo dije, Al le recuerda el niño rubio. Éste lugar sólo es para familiares de los Greengrass, ustedes son la excepción porque son hermanos para mí.
Eres tan tierno suspira Rose, tomando un trago de su vaso. Scorpius se ruboriza ligeramente.
En fin, en dos días empieza la temporada de Quidditch comenta Albus, tirándose literalmente en el sofá en forma de "L", lo que significa que jugarán Slytherin contra Gryffindor. Y Rose, mi prima querida, ustedes comerán polvo.
Rose sonríe mientras niega la cabeza. Sacando su varita con una mano, usa el hechizo Accio para que un libro, un pergamino, una pluma y un tintero llegarán hasta ella, con la otra mano deja la el vaso vacío sobre el estante más cercano. Scorpius pone los ojos en blanco.
¿Vas a hacer ahora el trabajo de Transformaciones? ¡Hay que entregarlo en un mes, Rose!
¡No es el trabajo! chilla sonrojada. Poniendo un mechón detrás de su oreja, agrega en voz baja. Es el..... borrador del trabajo.
Scorpius y Albus se miran antes de reír a carcajadas, incluso se sujetan su panza y están perdiendo el aire en los pulmones. Rose los mira molesta como avergonzada y decide ignorarlos, mascullando insultos hacia sus dos amigos en voz baja para que ella sola los escuche.
Cielos, Rosie, serás una Prefecta perfecta en quinto años se burla Albus, mencionando el apodo que James y Fred inventaron para molestar a Victoire, Molly, Lucy y ahora Louis.
Cállate le contesta con el ceño fruncido y haciendo un pequeño puchero. A Scorpius esa reacción le parece tierna.
Igual te queremos afirma él. Albus asiente de acuerdo y se acomoda mejor en el sofá, por lo tanto no nota que su amigo se sonroja al decir eso. Rose sonríe, pero no levanta la cabeza.
Y yo también los quiero les dice. Ahora si lo hace y clava sus ojos azules en los grises de Scorpius. Los quiero mucho.
Eres maravillosa, niña mimada.Scorpius camina tranquilamente por los pasillos de Hogwarts, tratando de relajar sus nervios con éxito. Slytherin contra Gryffindor se enfrentarán al mediodía y recién son las seis de la mañana, el niño duda que alguien se encuentre levantado a esa hora, seguramente al ser un domingo, todos despertarían a las once, tendrían suficiente tiempo para bañarse, cambiarse y desayunar algo antes de ver el partido.
Sus padres le habían enviado una carta anoche mediante su lechuza gris perlada, en donde le deseaban suerte para aquel día y que lastimosamente no podrían ir a verlo en su primer partido porque ambos tienen que ir a un lugar importante. Internamente, Scorpius agradece eso, se hubiera sentido más nervioso si sus padres se encontraban presentes en el juego.
Pensé que todo estaba bien entre nosotros.
Scorpius se sobresalta al escuchar la voz de su mejor amiga. Le parece extraño que Rose se haya despertado temprano, la chica como cualquier Weasley es de los que se quedan dormidos hasta la tarde. Y ni siquiera la nervios del partido la hubieran despertado.
Scorpius se da cuenta que la voz salió de un salón vacío, Rose debe de estar adentro, con alguien y por su tono de voz, debería de estar discutiendo con alguna persona, pero a la vez eso le entristecía.
Todo está bien entre nosotros, Rose Scorpius frunce el ceño al no reconocer la voz.
¿Ah, si? ¿Y se puede saber por qué me evitas frecuentemente y las pocas veces que me hablar, ni siquiera me miras?
¡Es difícil hablar con alguien que te ha rechazado porque no siente lo mismo que ti!
Scorpius pone los ojos en blanco. Lorcan Scamander.
Tengo doce años, no puedo enamorarme a esta edad. ¡Es imposible!
Para el amor no hay edades, Rose.
Escucha, realmente aprecio el gesto tierno que tuviste al renunciar al puesto de cazador para dejarmelo a mí; en serio, eso fue muy dulce. Y yo pondría las manos en el fuego por ti, sé que eres un chico amable, sincero y cariñoso, pero yo en estos momentos no estoy enamorada porque soy demasiado joven para saber que es el amor de verdad. Pero si tú me esperas, no sé, dos años más... Quizá pueda ser tu novia.
Éso a Scorpius le cae como un balde de agua fría. No entiende el repentino enojo que se empieza a formar en su interior y el deseo de entrar y darle un buen golpe a Scamander.
Furioso, Scorpius se da vuelta y se aleja cada vez más del lugar donde ha escuchado a escondidas a Lorcan Scamander y a la niña mimada.¿Se puede saber qué te ocurre? le susurra Albus a Scorpius, en voz baja para que el resto del equipo nos los escuche.
En los vestidores del equipo de Quidditch de Slytherin, el capitán y cazador Jason Wood, novio de Dominique Weasley, da una charla de motivación a sus compañeros, aunque en realidad éstos, incluyendo a su pareja, tratan de no cerrar los ojos por el sueño. Dominique y Megan Solace, también cazadoras, asienten a cada palabra del muchacho, por mucho que bostezan disimuladamente. Damien Walteby ignora a su capitán y mira fijamente a Lucy, los dos son golpeadores, quien finge que no se dan cuenta; para la desgracia de Walteby, el corazón de la castaña le pertenece a Darren Bloom. Y por último, Scorpius y Albus, guardián y buscador respectivamente, susurran por lo bajo.
Estás enojado asegura el niño azabache. Scorpius frunce el ceño.
Estoy nervioso miente. Al parecer, todo su enojo mató sus nervios.
Dime qué ocurre, Scorp.
Ambos echan una ojeada a Jason, quien parece conmovido por sus propias palabras, después en susurros Scorpius le cuenta lo que escuchó de la conversación de Lorcan Scamander y Rose. Albus escucha sin interrumpir, aunque se puede ver que él también está enojado: prácticamente su prima aceptó ser la novia de Lorcan en cuarto. Él estuvo tentado a acercarse a James y contarle sobre el beso y esa conversación.
Tu prima no puede tener novia dice Scorpius fríamente, apretando su Saeta de Fuego Suprema con fuerza. Él, Albus y Jason son los únicos que poseen ese modelo de escoba.
Lo sé. Ninguna de mis primas, mucho menos mi hermana, deberían tener novios. Hay que meterlas en una escuela para monjas.
Scorpius lo mira con confusión. Riendo, Albus le explica lo más detallado posible lo que es una escuela para monjas y su amigo de inmediato dice que hay que meter a Rose ahí adentro.
James debe de comerse sus palabrasasegura Albus entre risas.
¿De qué hablas? pregunta Scorpius curioso.
James. Él dijo un día antes de que vengas a la Madriguera que tú estabas enamorado de Rose, obviamente nada de eso es verdad Albus se pone de pie al igual que el resto del equipo, excepto Scorpius, para ir al campo de Quidditch. Después de todo, tú solo quieres que Rose se aleje de Lorcan por celos fraternales que sentimos todos los primos Weasley, ¿no?
Cl-claro tartamudea, con sus mejillas rojas. James se había golpeado la cabeza cuando dijo eso.
¡Es lo que yo pienso! ríe Albus.
Dominique se acerca a los dos y pone sus brazos alrededor de los hombros de los dos niños, exclamando que le patearán el trasero a los leones, sus compañeros gritan de acuerdo. Únicamente Scorpius parece distraído, preguntándose internamente por qué últimamente su vida gira alrededor de la niña mimada.Y en el equipo de Gryffindor tenemos a Charles Wood, capitán y guardián. Los primos Potter y Weasley's, James, Fred y Rose, como cazadores. A Adrian Thomas y Lindy Kill (vieron que ahora si es mi novia) como golpeadores. Y por último, pero no menos importante, Leslie Nothan.
Mientras que Lysander informa quienes son los integrantes de Gryffindor, éstos caminan con sus escobas en sus hombres, con dirección hacia el centro del campo. Los de Slytherin también se van acercando, con sonrisas arrogantes.
En el equipo de Slytherin tenemos a Jason Wood, como capitán y también como cazador, junto con Dominique Weasley y Megan Solace. Los mejores golpeadores son Lucy Weasley y Damien Walteby. El pequeño Scorpius Malfoy juega de guardián, mientras Albus Potter está en posición de buscador.
Los alumnos de aquella casa aplauden fuertemente, mientras que otros silban animados. Alicia Julies, la nueva instructora de vuelo y árbitro en los partidos, mira sonriente a ambos equipos, caminando hacia ellos con la Quaffle entre su cintura y su brazo.
Que sea un juego limpio pide. Capitanes, estrechen sus manos.
Charles y Jason Wood podrían ser gemelos perfectamente, porque a pesar que se lleven un año de diferencia, tienen la misma altura, el cabello negro corto y ojos color miel. Los dos hermanos sonríen al estrecharse las manos, pero sus ojos brillan de desafío.
¡Jugadores, arriba! grita madame Julies, lanzando la Quaffle al aire.
Y el partido comienza relata Lysander. Dominique Weasley se adueña de la Quaffle y esquiva a Fred Weasley con la jugada 104. ¡Muy bien hecho, Dom!
La chica sonríe, pero eso consigue distaerla y Rose logra quitarle la Quaffle de forma rápida. Antes que cualquiera se de cuenta, la niña anota un punto. James y Fred gritan orgullosos y los Gryffindor aplauden entusiasmados. Lysander aúlla en el micrófono.
¡E ahí la primera anotación de Rose Weasley, la nueva cazadora del equipo! ¡Chicos, ella está soltera!
James, Fred y Albus paran para fulminar a Lysander con la mirara y desde las gradas, Louis lanza abucheos e insultos para el gemelo Scamander.
Okey, olviden lo que dije dice, levantando las manos. Scorpius, nuevo guardián del equipo de Slytherin, le pasa la Quaffle a Jason..... Logra esquivar la Quaffle de parte de Lindy, pero no tiene suerte con la de Adrian..... James Potter toma la Quaffle y se dirige al aro..... ¡Uh, Malfoy la intercepta! ¡El niño es bueno, eh!
Scorpius le sonríe con arrogancia a James, que solo rueda los ojos y vuelve a su posición. Le lanza a Quaffle a Megan y se sobresalta al sentir dos suaves labios en su mejillas.
Buen trabajo. Aun así ganaremos.
Y Scorpius ve como se aleja en dirección a Megan la niña mimada.Slytherin pierde por treinta puntos. Mientras los de Gryffindor celebran en el aire, los vestidos con uniformes verdes descienden al pasto con cara de molestia. Los leones únicamente ganaron porque Leslie Nothan atrapó la Snitch antes que Albus.
No se desanimen, chicos les dice Jason ya en los vestuarios, mientras retira el brazo de alrededor de la cintura de Dominique por la mirara asesina que le dedica el primo de ésta. Es el primer partido de la temporada, seguimos teniendo oportunidad de ganar. Ya lo verán.
Luego de asearse y ponerse su uniforme escolar, el equipo de Slytherin salen de los vestuarios para ir al Gran Comedor para la cena. Albus y Scorpius vienen hablando del partido, recordando como sus compañeros de equipo admitieron que al principio creían que jugarían horrible por su corta edad, pero que terminaron dejándolos con la boca abierta.
La próxima ganaremos afirma Albus. Ellos tuvieron solo suerte.
Vamos a tener que aguantar a Rose haciendo una mueca. Y ella nos va a repetir que su casa ganó hasta que se termine el mes.
Si, eso es seguro.
Cuando llegan al Gran Comedor, riendo Rose los intercepta y los lleva a su mesa. James y Fred les sonríen con arrogancia cuando ellos se sientan al frente suyo. El resto del equipo de Gryffindor les sonríen amablemente.
Juegan muy bien, entiendo porque Jason hizo que se unan al equipo dice Charles, estirándose para tomar una rebanada de pan.
Pero igual los hicimos comer polvo se burla Lindy. De cualquier forma, juegan muy bien.
Gracias dice Scorpius educadamente. Pero aún tenemos oportunidad de ganar la Copa.
Ya lo veremos Rose le sonríe.
Albus bufa y le lanza papas a su hermano y primos, haciendo que los demás rieran a carcajadas. En ese momento, Lorcan Scamander llega a la mesa y se sienta al lado de su gemelos Lysander, sonriendo amablemente a todos. Scorpius frunce el ceño al verlo, no ha olvidado lo que ha escuchado a la mañana. Albus aprieta los puños bajo la mesa y Rose se sonroja ligeramente.
Jugaste muy bien, Rosie la alaga él. Eres una excelente cazadora.
Gracias le dice de manera tímida.
Es nuestra prima, por supuesto que es una gran cazadora dicen James y Fred, con obviedad.
Eh... Scorpius, ¿puede hablar contigo un momento? le pregunta Lorcan Scamander. El niño lo ve entre sorprendido y cauteloso, Albus frunce el ceño.
Habla.
A solas agrega.
Tras una mirara hacia Albus, Lorcan y Scorpius abandonan el Gran Comedor, siendo seguidos por los ojos azules de la niña mimada.
Scorpius no tiene ganas de hablar con Lorcan, la verdad que ahora le apetece irse a dormir. Pero Albus lo había mirado de una forma que decía claramente: "¡Ve! Tienes que averiguar lo que ese desgraciado quiere". Scorpius ya se ha empezado a asustar por cuanto conoce a Albus, y está seguro que él lo conoce igual de bien. Duda que aquella noche duerma temprano, puede jurar que Albus querrá que le cuente todo y fijarse qué hacer para alejarlo de Rose (porque seguramente la conversación será sobre Rose).
Lorcan Scamander se queda al frente de él cuando Scorpius se apoya en una pared, con los brazos cruzados y mirándolo con una ceja alzada, esperando que comience a hablar. Lorcan suspira, pasando una mano por su cabello rubio (el suyo es más oscuro que el de Scorpius). Scorpius hace un ademán para animarlo a decir algo, se está aburriendo rápidamente de estar con él.
Me gusta Rose suelta.
Lo sé.
Lorcan asiente.
Y creo que a ti te gusta.
Scorpius abre los ojos enormemente. Si tuviera algo líquido en su boca, se lo hubiera escupido encima, pero si hubiera tenido algo sólido, se hubiera ahogado. Pero como no tiene nada de eso, solo se sonroja y niega con la cabeza, no puede hablar.
Estas confundido se las arregla para decir. Rose es mi mejor amiga, por no decir mi hermana del alma. Vaya a saber de dónde sacaste..... ¿Los rumores, no? Lorcan asiente. Esos rumores son solo eso: rumores. Nunca podría estar con Rose.
Entiendo dice, pareciendo aliviado al oír la repuesta del Slytherin. ¿Entonces puedo estar con Rose cuando ella esté lista para tener novio?
Scorpius resopla, rodando los ojos.
Como dije, Rose es una hermana para mí, así que vas a tener que demostrarme que eres digno de ella, también vas a tener que hacerlo con los primos de ella y dudo que el señor Weasley te la haga fácil a pesar que te conozca. Y lo más importante, primero vas a tener que esperar que Rose se enamore de ti, ¿no lo crees?
Scorpius se dirige a las mazmorras de Hogwarts antes que Lorcan pudiese agregar algo. Ya en su Sala Común, cuando se da cuenta que no hay nadie, deja salir un grito de frustración. Estúpido Scamander por decir que él gusta de Rose. Y que idiota es por creer que eso pudiera pasar. ¡Tiene doce años, Merlín! Él ni siquiera sabe con certeza lo que significa la palabra gustar.
Con un nuevo grito de rabia, se dirige a la habitación de chicos de segundo año a espera que su mejor amigo aparezca, así contarle la corta conversación que tuvo con Lorcan Scamander sobre la niña mimada.El tiempo pasó y Scorpius ya encuentra en la mañana del 25 de diciembre, sentado al lado de su árbol -apenas si decorado- de Navidad. A su lado, sus primos y sus tíos Theodore y Daphne pasaron la Navidad con ellos y se quedaron a dormir en Malfoy Manor. Heather chilla y señala algo que viene por una ventana.
Scorpius reconoce las lechuzas de Albus y Rose, mientras que a las otras no, pero supone que deben de ser de los demás Weasley. Diez lechuzas en total entran a la sala y dejan paquetes de regalos cerca del niño rubio, luego se van por donde vinieron.
Vaya, que amigos te conseguiste, Scorp lo felicita el primogénito de los Nott, Dylan.
Él sonríe de acuerdo y se aproxima al regalo más cercano. El paquete tiene una nota que dice: "Lo que todo Weasley debe de tener". Cuando lo abre, ve un jersey verde con una gran "S" grabada en el centro con forma de serpiente. Scorpius sonríe emocionado, había escuchado hablar de los Jerseys Weasley que la señora Weasley hacía para su familia en Navidad y también para amigos cercanos a estos. Sin esperar un segundo más, se lo pone orgulloso.
Te queda muy bien, Scorpius lo alaga Astoria Malfoy. Su esposo parece resignado al verlo.
Acuérdate de enviar una carta de agradecimiento a todos los que te enviaron regalos le recuerda su abuela Narcissa, Lucius por otro lado frunce el ceño al ver llegar más lechuzas.
¿Cuántos amigos te hiciste?
Scorpius ríe. Tiene regalos de parte de los Weasley, los Potter, los Scamander, los Longbottom, los Wood, prácticamente todos los Weasley honorarios. Incluso tiene un regalo de parte de Ted Lupin y su abuela Andrómeda Tonks.
Interiormente agradece haber comprado regalos para todos o hubiera quedado mal que él no les haya dado nada en Navidad.
Merlín, que les has caído bien exclama el segundo hijo de los Nott, Seth.
Espero que les gusten mis regalos dice Scorpius abriendo el regalo de Louis Weasley. Una poción de Felix Felicies.
Solo tú te haces amigo de ellos Mike niega con la cabeza y Nico le da un golpe en la cabeza.
No lo escuches, Scorp. Está celoso porque no tiene tantos regalos como tú.
¡Claro que no!
Scorpius rueda los ojos y toma su espejo doble para hablarle a Rose. Ésta le contesta de inmediato y le sonríe, cuando está a punto de hablar, la interrumpen.
¡Con las galletas, no! ¡No se metan con las galletas!
¡Tío Charlie ya está borracho de nuevo!
¡Lanza las papas! ¡Directo a la boca!
¡¿Alguien vio mi remera?!
¡Tengo un nuevo juego para la consola!
Rose suelta una risita mientras en Malfoy Manor se preguntan como los Weasley pueden convivir así. Scorpius sonríe.
De nuevo, feliz Navidad, niña mimada.Albus Potter y Rose Weasley están en Malfoy Manor.
Scorpius sigue sin creer que la tarde del 25 de diciembre, sus dos mejores amigos se encuentren en su casa, sobre todo que los señores Potter y los señores Weasley estén conversando con sus padres en la sala. Eso es lo más anormal que ha visto en años. Silenciosamente, agradece que sus abuelos hayan salido y vayan a venir a la noche.
Al parecer su madre anoche decidió enviarles una carta a Harry y Ginny Potter y a Ron y Hermione Weasley para invitarlos a almorzar a Malfoy Manor. Scorpius está seguro que a las mujeres esa idea les encanta, mientras que los hombres únicamente se resignaron.
Albus y Rose siguen a Scorpius hasta la habitación de éste por las escaleras. Los tres comparten la misma idea de que ver a sus padres juntos sin atacarse entre si es lo más raro que verán. Los dos primos se quedan con la boca abierta al ver la habitación del chico, es totalmente grande y está llena de cosas. Ambos acuerdan que es mucho más grande que el granero de la Madriguera.
Sigues con tu Jersey Weasley observa Rose, sonriente. Ella está usando un Jersey Weasley rojo con una gran "R" hecha por rosas blancas.
Su abuela es una gran tejedora admite Scorpius. Los primos sonríen orgullosos.
Lo es coincide Albus. Él tiene un Jersey Weasley de color azul con una gran "A" amarillo, las líneas de la letra están hechas de escobas.
¡Ay, Scorpius, tu cama es tan cómoda! chilla Rose, tirándose sobre ella. Los dos niños ríen. ¿Y cuenta, Scorp, qué te han regalado para Navidad?
Él les cuenta emocionado los regalos que recibió de parte de su familia y sus nuevos amigos. Y él que pensó que había obtenido más obsequios que nadie, tiene que retratarse cuando Albus y Rose le hablan de sus regalos. Scorpius se da cuenta que los dos siempre van a tener más regalos que nadie por la cantidad de familiares que tienen como amigos. Scorpius está seguro que incluso ellos tienen amigos muggles.
¡Tengo una idea! grita Albus. ¿Por qué no vienen tu familia a la Madriguera para Año Nuevo? ¡Será divertido!
Rose arquea una ceja y Scorpius ríe. Duda que sus padres acepten ir a la casa de los abuelos de sus amigos y tampoco cree que los tíos de ellos le haga gracia que los Malfoy festejen las fiestas junto a ellos.
Puede que sea divertido dice Rose, tomando la mano de Scorpius y tirandole para que caiga a la cama a su lado. Intenta convencer a tus padres, nosotros haremos lo mismo con los abuelos, aunque dudo que no acepten.
Scorpius asiente y Albus aplaude como niño, haciendo que él ría, mientras apoya la cabeza en su hombro la niña mimada.Scorpius le costó, puede afirmar que fue lo más difícil que hizo, pero al final logró convencer a sus padres para que vayan a la Madriguera a celebrar Año Nuevo con la familia Weasley. Aunque hay que agregar que Albus y Rose tuvieron sus problemas para hacer que sus tíos y sus padres acepten celebrar algo con los Malfoy.
El 31 de diciembre, el último día del año, Draco y Astoria Malfoy se aparecen en una colina cerca de la Madriguera con su hijo. Scorpius se encuentra emocionado y la sonrisa en su rostro lo demuestra, sus padres sonríen al verlo tan feliz. Ellos tienen en sus cabezas los gruñidos de Lucius Malfoy al enterarse que irían a pasar las fiestas con los Weasley, algo que realmente les causó gracia, aunque el hombre se calmó cuando Scorpius lo miró enojado.
¡Será divertido! chilla Scorpius.
Esperemos pide su padre.
Los dos mejores amigos del niño le explicaron anoche cómo debía de ir si querían llegar a la Madriguera. A medida que se acercan, empiezan a escuchar voces de la gran familia. Incluso Scorpius está seguro que escuchó gritar a Lucy Weasley. Cuando llegan, se dan cuenta del por qué. Lucy corre detrás de sus primos, entre ellos Albus, y el señor Percy Weasley, que están persiguiendo a Darren Bloom, si Scorpius recuerda bien.
Lucy tuvo la fantástica idea de presentar a su reciente novio ahora, cuando toda la familia está reunida.
Scorpius se gira y de inmediato queda envuelto por los brazos de Rose, ella le da un beso en la mejilla y saluda después con un apretón de manos a los señores Malfoy, que ven la persecución con confusión.
¿Cada vez que alguien de ustedes trae a su pareja ocurre esto? le pregunta Astoria.
Sip. Ahora es el turno de Lucy agrega Rose, riendo. Si hubieran visto cómo reaccionó tío Bill al enterarse que Vicky se va a mudar con Teddy...
¡Muerte a Bloom! grita Percy Weasley.
¡Papá, por favor! chilla Lucy.
¡Percival y niños, dejen al chico en paz! los regaña Molly, con las manos en las caderas. Si continúan así, ningún chico se va a acercar a las niñas.
Pues mucho mejor responden Ron y Charlie. ¡Muerte a Bloom!
Rose se encoge de hombros al ver todo, Scorpius se da cuenta que no es la primera vez que presencia algo así. Ella lleva a los Malfoy a la mesa donde el resto de los Weasley ven tranquilos la carrera que los hombres están haciendo. Ginny los saluda alegremente.
¿Creen que lo mandarán al San Mungo? pregunta Rose como si nada. Se gira hacia Scorpius, quien la ve sonriente. ¿Qué?
Adoro a tu familia por ser así de extraña, niña mimada.Draco Malfoy es abordado a la hora del almuerzo por Victoire y Lucy, quienes anhelan ser medimagas, la primera inclusive ya empezó en agosto su primer año en la Escuela Mágica de Sanadores para comenzar a trabajar dentro de un par de años. El padre de Scorpius parece feliz de explicar a las primas sobre como debe de ser un medimago.
Astoria, por otro lado, habla animadamente con Dominique, Molly y Lily sobre moda y comesticos, Ginny y Hermione agregan también sus comentarios. La madre de Scorpius está contenta de hablar sobre eso con chicas que la escuchen, ni a su hermana ni a su sobrina le interesan.
Scorpius mientras conversan con el resto de los primos sobre el trauma que Darren Bloom debe de tener. Lucy, después de gritarles unos cuantos insultos a su padre y primos, acompañó vía red flu a su novio a su casa, disculpándose con él a cada momento. Ahora, la chica está discutiendo con su padre, mientras su madre intenta calmar la situación.
Oh, por favor, a Teddy le hicimos cosas peores, y mira que el chico es parte de la familia dice Albus. El joven Lupin que se encuentra cerca hace una mueca al recordar aquello. Scorpius sonríe divertido.
La comida está riquísima, abuela la alaga James. La mujer le sonríe cariñosamente. ¿Por qué Lucy se queja tanto? continúa. No es como si su novio fuera el primer chico al que le hacemos algo.
Y o azenos or potenciun agrega Fred con comida en la boca. Scorpius, Albus y Rose ponen cara de confusión.
Dice que lo hacemos por protección traduce hábilmente James. Y tiene razón, si se quedan después de pasar por nosotros, entonces son buenos para ellas.
Nunca serán lo suficiente buenos para ellas, pero Teddy y Simon fueron aceptados por nosotros para salir con Vicky y Molly tercia Louis.
Como si yo necesitará tu aprobación para salir con Teddy bufa Victoire, para después seguir hablando sobre los pacientes del San Mungo con Draco y Lucy.
Me compadezco de esos chicos dice Scorpius. Tener que enfrentarse a ustedes...
Aunque no estoy de acuerdo con que les pegue comienza Rose, me gusta esa idea de que si vuelven a pesar de la familia que tenemos, entonces son buenos para nosotras.
Si, pero nada de que vayas teniendo novio, Rose apunta James. Mira un momento hacia Scorpius. Y tú no serías tan estúpido, ¿verdad, Scorp?, para involucrarte con una chica Weasley.
Él se salva de contestar, ya que en ese momento Molly Weasley I desaparece la comida, dejando el helado como postre y todos se centran en eso. Scorpius mira a su amiga, preguntándose internamente si James escuchó los rumores sobre él y la niña mimada.
Mira esto le susurra Rose a Scorpius en el oído. Éste levanta la cabeza y arquea sus cejas en su dirección, su amiga asiente hacia su tío George, quien ya va por el vaso número doce de cerveza muggle.
¿El tío borracho que tú y Al mencionaron el año pasado? pregunta divertido.
Sip. Parece que este año será tío George el tío borracho.
¡Acerquense, niños! ¡Tengo tantas cosas para contar! exclama felizmente George. Su madre y su mujer lo ven molestas, mientras sus hijos y sus sobrinos sonríen radiantes. ¿Sabes algo? ¡La semana pasada atrape a Charlie haciéndose una ceja con fibrón negro! ¡Fíjense!
Charlie Weasley traga saliva cuando todos los ojos se posan en él. Ron sonríe y Bill se inclina para pasar su dedo con saliva arriba del ojo azul de su hermano. Él lo aparta, pero una parte ya se ha borrado, lo que lo hace ver totalmente gracioso.
¡Por Merlín, tío Charlie! ríe Roxanne. ¿Cómo pasó?
Pregúntenle a Ron masculla.
Su hermano se lleva su mano al pecho, fingiendo inocencia. Draco ríe mientras Harry niega con la cabeza. Antes de que él pudiera decir algo, George empieza a hablar de algo bochorno que Ginny hizo de niña.
Si, entonces cuando ella... ¡Hip! Ella, tomó su almohada y gritó: "Harry Potter -¡hip!- tu serás mi futuro -¡hip!- esposo y yo te amo mucho, mucho, mucho". Y luego besó su almohada.
James, Albus y Lily parecen encantados con esa información. Su madre por otro lado fulmina con la mirara a su risueño hermano y su cara se torna roja, Harry ríe y le da un beso en la mejilla a su esposa.
Voy a matarlo promete, haciendo que Hermione y Astoria la vieran divertidas.
¡George! lo regaña su madre, poniendo las manos en sus caderas. ¡Tened algo de respeto, hay invitados!
¡Que va, se acostumbraran a nosotros! ¡Hip!
Los Malfoy le sonríen con tranquilidad a la señora Weasley, diciéndole en silencio que no tiene nada de malo ver lo que hace George. Victoire pone los ojos en blanco y aprieta la mano de Teddy, quien le guiña un ojo.
Abuela, ¿quieres más ensalada? le pregunta a Andrómeda Tonks. Ella niega con la cabeza suavemente.
No creo que pueda comer más.
¡Y entonces tuve que escuchar como Ron intentaba dejar embarazada a Hermione cuando estaba en la tienda! grita George a todo pulmón.
Scorpius ríe por la cara que Rose y Hugo ponen, sus padres están por completos rojos y el hecho que Ginny y Harry rieran fuertemente no los ayuda. Draco y Astoria también ríen, pareciendo felices de compartir esa fiesta con los Weasley. Scorpius sonríe y se burla de la niña mimada.Rose Weasley usa un vestido celeste con un cinturón negro que en el medio tiene un moño blanco. Tiene un hermoso peinado hecho por su madre que la hace ver como una princesa y para hacerla ver más ella misma, tiene una zapatillas gastadas; Rose se opuso firmemente en usar alguna sandalia, mucho menos tacones. A Scorpius le gusta como está vestida.
Ella y sus primos se cambiaron en la Madriguera, algo que hizo a sus madres enfadar, pero por lo menos a dos horas del Año Nuevo ellos lucen bien para la ocasión. Aunque según Arthur Weasley, ellos estarán sucios antes que acabe un año.
Éste chaleco me da comezón se queja Albus con Scorpius, quien mira atentamente como Rose gira sobre si para hacer menear su vestido. James y Fred aplauden animados. Y mamá se queja que no puede controlar mi cabello, ni el de James, ¡pero no es nuestra culpa, sino la de papá!
Al menos no te vez como un vagabundo como siempre.
Que gracioso, Scorp. Que gracioso.
Scorpius sonríe y mira a su amigo. Albus lleva una remera blanca que tiene una cara de dragón verde que tiene un cuchillo en la frente, que de paso le sale sangre -a su madre no le gustó que se hubiera puesto eso- y unos pantalones negros completan su atuendo. Ah, cierto, también tiene un chaleco que parece de siglos pasados.
¡Menos de cien minutos para Año Nuevo! ¡2019 ya está llegando! grita Rose, acercándose a ellos. Atrae a Albus y a Scorpius hacia ella y los abraza fuertemente. ¡Ya llega, ya llega!
Oh, Merlín, ¿has tomado algo que te dieron James y Fred? pregunta Albus. Rose sonríe enormemente.
Si, tome algo rojo. ¡No sé que era, pero era sabroso! chilla, saltando varias veces. ¡Quiero más, necesito más!
Si, será mejor que tus padres no te vean dice Scorpius, tratando de calmar a su amiga, quien parece muy emocionada por el simple hecho de tener dedos en las manos.
¡James! ¡Fred! los llama Albus. Su hermano y su primo aparecen con las manos atrás de su espalda y con sonrisas traviesas.
¿Ocurre algo? preguntan con inocencia.
¿Qué le dieron a Rosie? pregunta Scorpius.
Ella quería animarse más. Le dimos un lindo energizante.
¡James! ¡Fred! lo regañan los niños. Los dos primos ríen y se van de ahí. Albus y Scorpius suspiran y la toman de las manos para llevarla a las bancas para sentarse, en el transcurso saludan a los padres de ellos como si nada hubiera pasado.
Piensa en algo para que no maten a tu hermano y a tu primo dice Scorpius.
Que va, si lo matan mejor.
Bien, ahora piensa cómo sacar de algún problema a la niña mimada.Teddy tuvo que traer de su departamento una Poción para que a Rose se le baje su emoción. La niña parece avergonzada de haberse comportado de esa manera, a pesar de que no haya hecho algo humillante, lo cual agradece infinitamente.
Ahora ella está corriendo a James y Fred, quienes están asustados y divertidos; solo Scorpius, Albus y Teddy saben la razón por la cual los está persiguiendo.
Es agradable estar aquí confiesa Draco sinceramente. Scorpius sonríe radiante. Hicimos bien en aceptar la oferta.
Seguro concuerda Astoria, acariciando los cabellos de su hijo. Es lindo pasar el Año Nuevo así.
Me alegro que se estén llevando bien con los Weasley y los Potter, son personas fabulosas asegura Scorpius. Sus padres le sonrieron. Aunque creo que están un poco loco agrega, señalando a Louis y Hugo, que están haciendo un supuesto baile irlandés.
¡Cáncer a los ojos! grita Molly.
¿En dónde aprendieron a bailar así? pregunta riendo Lucy.
¡Viendo Los Simpson! contestaron los dos.
Rose y Albus ríen mientras se acercan a su amigo. Queda solo media hora para que empiece el siguiente año y los Weasley, los Potter y los Malfoy están llenos de felicidad. Scorpius les sonríe y los tres entran a la Madriguera en busca de la sidra para niños y para adultos. Albus bromea diciendo que hay que alejar a Rose de la bebida, lo que hace que ella se sonroje y le de un golpe en la parte posterior de la cabeza.
Oh, falta tan poco para que sea 1 de enero dice Albus contento.
2019 murmura Scorpius. Lindo número.
No alcanzo masculla Rose, alargando la mano para obtener las copas. Scorp, sujetame para que no me caiga de la silla.
Ella acerca una silla y se sube, mientras Albus se disculpa para ir a buscar algo al salón. Scorpius, sonrojado y algo incómodo, rodea la cintura de su amiga para ponerla en equilibrio. Rose tiene gesto de concentrado con la lengua afuera, que hace que Scorpius tía levemente. Ella agarra las tres cajas de copas que su abuela compró hace semanas y con ayuda de Scorpius, se baja. Claro que éste olvida el detalle de soltarla.
Hay una docena en cada caja murmura Rose ruborizada. Serán suficientes para todos, ¿no?
Si, por supuesto.
Escuchan un carraspeo y ambos se alejan como si quemaran. Albus los ve con una ceja alzada y con los brazos cruzados. Rose le da una caja a Scorpius y otra a su primo para salir como si nada hubiera pasado. Pese a la insistente mirara de Albus, Scorpius sigue a la niña mimada.23:40
Scorpius y Albus miran atentamente como George, sin estar ebrio pero con un terrible dolor de cabeza, y Percy sirven las copas con sidra para adultos, mientras Bill y Ron sirven a los niños. En ésa categoría, a pesar de tener 18 años, siendo ya mayor de edad tanto en el mundo mágico como en el muggle, Victoire Weasley está colocada. Su padre no quiere saber nada sobre que su primogénita beba una pizca de alcohol; el pobre sigue creyendo que su hija es un ángel, Dominique estuvo a punto de contarle que su hija dejó de ser virgen.
23:45
¿Quién llora esta vez? pregunta Rose, acercándose a ellos por detrás. Scorpius la ve confundido, pero Albus sonríe.
Yo digo que mi madre, las tías Fleur y Audrey, y cómo no, la abuela.
¿De qué hablan?
En esta familia siempre alguien o algunos lloran, nosotros hacemos apuestas sobre quién o quienes son le explica Rose. Yo digo que llora Lucy, Victoire, tía Andrómeda y..... Scorpius.
¿Yo? ¿Me crees sentimental, Weasley? pregunta divertido.
Teniendo en cuenta que cuando te quedaste en verano y vimos Titanic lloraste, si. Si lo creo.
Albus ríe.
Cualquiera llora en el Titanic afirma, quien no lo hace es un monstruo sin corazón.
23:50
Molly Weasley I llama a todos a reunirse cerca del gigante árbol que está en el centro del jardín. Bill, Percy, George y Ron se encargan de repartir las copas a la familia y a los invitados con una sonrisa. Mientras tanto, Arthur saca la radio para saber cuándo exactamente es Año Nuevo, no quiere que sea como el año pasado y que hayan brindado dos minutos tarde porque se habían confundido con la hora.
¡Oh, Celestina! chilla la señora Weasley al escuchar a la bruja cantar para la previa del fin del años. Fleur rueda los ojos.
23:55
Scorpius mira atentamente como Teddy usando sus manos como megáfono lidera a James, Albus, Fred, Louis y Hugo a organizar los cohetes, como si fueran soldados. Mientras que Victoire, Dominique, Molly, Lucy, Rose, Roxanne y Lily se encargan de tener a manos los fósforos para prenderles fuego.
Espero que esta vez no la lancen hacia la casa ruega Audrey. Los Malfoy la miran. Hace cuatro años apuntaron mal y por poco prenden fuego todo.
¡Prometieron no hablar de eso! chillan los primos, a la vez que Teddy reía.
Y miren que yo les dije a mi derecha, no a su derecha.
Cállate, Lupin.
00:00
Las chicas Weasley habían prendido los cohetes unos cinco segundos antes de Año Nuevo. Ahora todos se abrían, riendo y felicitándose, escuchando a los cohetes explotar en el aire, junto con muchos otros; por supuesto que solo los suyo logran hacer que se formen criaturas mágicas al explotarse.
Scorpius le regala una sonrisa a Lily luego de abrazarla y al momento siente los brazos de Rose en su espalda. Se da vuelta, pero se arrepiente al rozar los labios de la niña mimada.El 6 de enero, Scorpius se levanta desanimado. Las vacaciones terminan ese día y debe volver a Hogwarts para comenzar el segundo trimestre. Las dos semanas y media que pasó en Malfoy Manor y en la Madriguera fueron las mejores de su vida y no quiere que todo se acabe así nomas. Su abuela trata de animarlo en el desayuno diciéndole que se volverán a ver pronto, pero Scorpius sabe que tiene que esperar cinco meses para eso.
Vamos, campeón, ya volverás a casa de nuevo le dice su padre, revolviendo su cabello.
¡Pero falta mucho para eso!
En Hogwarts tendrás a Albus y Rose contigo le recuerda Astoria. Scorpius se sonroja y mira al suelo avergonzado. Luego del casi beso con su amiga, apenas si se hablan y se ruborizan al verse. Por fortuna, nadie reparó esa noche en el roce de sus labios.
Y nosotros te escribiremos cartas seguido agrega Draco.
Scorpius les sonríe a su padre y aprieta con fuerza su carrito. Él le teme a la entrada del Anden 9 y ¾, vive con la idea de que algún día no pueda pasar y se choque contra la pared, muriendo en el acto. Si, una idea estúpida, pero igualmente le teme. Y su miedo aumentó cuando el señor Potter le contó que una vez no pudo pasar con el señor Weasley y se dieron contra la pared de ladrillos grises.
¿Listo?
Su madre le sonríe y con él atraviesan el Anden 9 y ¾. Faltan diez minutos para que el Expreso Hogwarts arranque hacia la escuela mágica y Scorpius se los pasa saludando a sus amigos como a los adultos amigos de sus padres. En un momento dado, Sforpius se acerca a Dominique Weasley a preguntarle dónde están los Potter y los Weasley-Granger.
Ni la menor idea contesta la chica. Papá intentó llamarlos, pero no contestan.
Deben de estar llegando supone Victoire, quien acompaña a sus hermanos junto con su novio.
Scorpius asiente, no tranquilo. Vuelve con sus padres y se apoya en su madre a esperar a sus amigos, mirando a cada momento a la entrada del Anden. Pero cuando faltan solo un minuto y medio, Draco Malfoy lo alienta al subir, asegurando que si Albus y Rose no entran al tren igualmente llegarán a Hogwarts. Suspirando, Scorpius va a un compartimiento y mira resignado a sus padres.
Ya vien.....
¡Si no suben a ese tren, los asesino!
Scorpius gira la cabeza para ver a dos familias correr como poseídos por el Anden, con las miraras de todos en sus espaldas. Scorpius sonríen al ver como adelante de la carrera se encuentran Albus y la niña mimada.Los Potter y los Weasley-Granger tienen las caras rojas y gotas de sudor en su frente, por la corrida que están haciendo y por empujar a la vez su equipaje. George Weasley suelta una profunda carcajada al verlos. Alumnos se inclinan sobre sus ventanas para ver y sus padres ven a las familias con los ojos abiertos.
Bueno, ahí vienen comenta Astoria, su marido suelta una risita.
Scorpius se apoya sobre su mentón y mira divertido a sus dos mejores amigos, quienes son amenazados por sus madres.
¡La próxima vez se van a levantar a las cinco de la mañana!
James, Albus y Rose jadean, apoyándose en el tren, pero no tienen tanto tiempo para hacerlo, porque Ginny Potter y Hermione Weasley los empujan adentro del Expreso Hogwarts, mientras que sus esposos meten sus baúles. Hugo y Lily ríen agotados, apoyándose en sus tíos Bill y Percy.
¿Haciendo ejercicio? les pregunta Scorpius cuando los tres se reúnen con él. Albus cae bruscamente en los asientos, buscando aire como un perro.
Salimos tarde..... y los coches.... descompuestos.... dos cuadras... correr...
Ustedes también tuvieron que fijarse que los autos estuvieran bien les reprocha Ginny a Harry y Ron.
Pudieron haber aparecido dice Draco.
No, no pudimos, porque ellas quieren llegar al Anden como muggles explica Ron, cansado.
Se escucha el silbido del tren, anunciando su partida hacia el colegio Hogwarts y los padres de los amigos de Scorpius se despiden rápidamente de ellos. Scorpius se sienta al lado de Rose, quien ahora con el aliento recuperado, lo ve y se sonroja. Ni Albus ni James notan las expresiones de los dos.
¿Cuándo pasa... la señora del carrito? pregunta débilmente James. Necesito agua.
Yo tengo agua. Ahí te doy.
Scorpius se para, feliz de tener algo que hacer que la aleje un poco de Rose, y se pone a registrar su baúl en busca de su botella de agua. Cuando la encuentra, se la pasa al primogénito de los Potter, que la bebe como si su vida dependiera de aquello. Después toma Albus y por último Rose.
Recuerdo que en mi primer año también llegue tarde murmura James, pero yo si perdí el tren.
¿Y cómo llegaste a Hogwarts? pregunta Scorpius interesado.
Mamá le envió una carta a Minnie y ella hizo que el tren volviera a buscarme, claro que yo tuve que ser seleccionado para Gryffindor como a las dos de la mañana mientras todo el mundo dormía.
Los niños ríen y James se despide de ellos para ir con su primo Fred. Albus también sale del compartimiento para ir al baño y Rose y Scorpius se quedan solos en un silencio incómodo. Finalmente, él suspira.
¿Hablamos, niña mimada?Puede que Scorpius haya insistido en hablar, pero no quiere empezar primero con la conversación, él creía que sería Rose la que abriera la boca antes. Pero la chica lo sigue mirando con las cejas alzadas, esperando pacientemente que él comience. Scorpius finalmente suspira, listo para hablar.
Bueno él carraspeo. Nosotros..... No deberíamos sentirnos incómodos con el otro, digo, ni siquiera nos besamos..... No realmente.
Scorpius frunce el ceño, mientras una pregunta se forma en su cabeza. Rose le hace un ademán de manos para que se la haga.
¿Hay que poner los labios sobre otros para besarse? pregunta inocentemente. Rose lo mira como si se hubiera vuelto loco. Porque... ¿eso es lo que hace un beso de verdad? Porque no es un beso si los labios se rozan, ¿no?
Rose está sonrojada y lo sigue mirando como si él hubiera perdido el juicio por completo. Scorpius se da cuenta de lo que dijo y sus mejillas se tornan a color escarlata. Vale, no debió de decir eso.
Yo, eh, no sé susurra Rose, mirando al suelo, como él. Ninguno de los se digna a mirarse a los ojos. No he besado a nadie.
A Lorcan, si dice Scorpius. Quizá demasiado brusco. Tal vez muy enojado.
Rose bufa.
Yo no lo besé, él me besó corrige, rodando los ojos. Y ni siquiera sé si se puede llamar beso, duro dos segundos. Tú y Albus nos interrumpieron.
Scorpius levanta la cabeza, sigue con las mejillas rojas, pero ya no por vergüenza. La mira molesto.
Oh, disculpa, tú querías seguir besandolo, ¿verdad? Lamento que hayamos arruinado tu primer beso.
¡No me hables en ese tono, Malfoy! Yo no estaba diciendo lo que tú insinuabas.
Scorpius resopla y se queda callado, mirando por la ventanilla, tal y como lo hace Rose. Los dos están con él ceño fruncido y los brazos cruzados, enojados con ellos mismos y con el otro. Cuando Albus regresa al comportamiento, se da cuenta de la tensión en el aire, pero no dice nada y se siente con Scorpius.
Emm, bueno, me lave las manos en el baño comenta, ya que es lo que primero que le viene a la cabeza. Scorpius y Rose gruñen como repuesta.
Albus suspira y se medio acuesta en su asiento, preguntándose qué pudo haber pasado para que se dejen de hablar. Solo estuvo en el baño cinco minutos, ¿qué cosa tan grave hicieron? Después de un momento de reflexión, se encoge de hombros y decide esperar que solos se arreglen, como normalmente pasa.
Maldito hurón le espeta Rose.
Scorpius la fulmina con la mirara, aunque se sorprende de oír el apodo que ella le puso, hace más de seis meses que no lo usa. Aun así, no deja que la sorpresa le inunde la cara.
Niña mimada.Un mes, dos semanas y cinco días. Albus Potter ha contado los días que Scorpius Malfoy y Rose Weasley no se hablaron con impaciencia y tal vez con un poco de obsesión. También está preocupado y puede que irritado. Normalmente sus dos mejores amigos cuando pelean vuelven a hacer amigos a las pocas horas o máximo al día siguiente. Su amigo le había dicho sobre la conversación que él y su prima tuvieron en el Expreso Hogwarts, lo que los llevó a enojarse con el otro, y sinceramente Albus cree que ellos exageran. ¡Ni siquiera se insultaron! ¿Cómo pueden estar todavía enojados? Pasaron un mes, dos semanas y cinco días. Albus no quiere esperar más por su reconciliación.
¡Es que me cansé de ir a un lado a otro! se queja con Scorpius, quien no hace más cosa que jugar al ajedrez mágico solo.
Pues quedate conmigo.
¡No puedo! No tengo que elegir y no debo hacerlo; tú eres mi mejor amigo y Rose es mi prima favorita. ¡Yo no puedo elegir entre ustedes!
Scorpius rueda los ojos, él no sería el primero en pedir perdón. No cree que tenga la culpa de la pelea, él estuvo en lo cierto en decir que Rose besó a Lorcan, tal vez el chico de cuarto año lo inició y puede que haya durado dos segundos, pero igualmente Rose lo besó y punto final. Y quizá luego haya insinuado que ella quería seguir besándolo, tal vez de manera sarcástica, pero tampoco mentía, ¿verdad? Rose es una histérica y exagerada por reaccionar de esa manera. Él no el culpable, sino ella.
¡Deja tu maldito orgulloso y pídele perdón! chilla Albus.
Apuesto que le dijiste lo mismo a Rose.
Scorpius se niega a hacerlo y solo para no seguir con esa absurda conversación, se va de la habitación para irse de la Sala de Slytherin. Es de noche y el toque de queda ya se ha puesto en Hogwarts, pero aun así Scorpius se encamina a la Torre de Astronomía para estar solo un momento. Pero él ya sabe que su suerte no es especialmente buena, así que casi no se sorprende al encontrar a Rose Weasley en la torre más alta del castillo mágico.
Lo último que quería era encontrarte le espeta molesto. Se arrepienta al segundo, cuando escucha a la niña soltar un sollozo. Scorpius no cree que su comentario la haya afectado, pero preocupado se acerca a ella para saber qué ocurre, descubriendo que sus ojos están hinchados y su labio inferior tiembla, aparte que las lágrimas recorren sus mejillas. Rosie. ¿Qué pasa?
Mi abuela Jean susurra y lo abraza fuertemente. Mi abuela murió..... Ella murió, Scorpius.
Él solo quiere traer de nuevo la sonrisa a su niña mimada.Scorpius no sabe tratar con una chica que llora. Nunca se le dio bien, no sabe qué decir o que hacer, y en ciertas ocasiones él puede ponerse a llorar. Cuando su madre había oído el rumor de que su padre la estaba engañando, se ponía a llorar frecuentemente, Scorpius quería consolarla, pero no sabía cómo y terminaba marchándose a su habitación para no oírla. Así que Scorpius no tiene ni menor idea de qué hacer para mejorar el estado de Rose.
En la familia de Scorpius no había muerto nadie desde que el nació, lo que hace que no sepa cómo se siente la niña. Sus abuelos maternos como paternos siguen con vida, al igual que sus padres, como sus tíos y primos. Él tampoco conocía a nadie al que se le haya muerto a un familia, hasta ahora.
Actúa por impulso y le devuelve el abrazo, permitiendole llorar sobre su hombros, pese a las lágrimas que humedecen su remera y a los mocos que seguro se le quedan pegados. Con su dedo, dibuja círculos deformes en su espalda, mientras con la otra maño le aparta el cabello de la cara.
¿Estás bien?
Scorpius se maldice así mismo. ¡No seas idiota!, se dice así mismo, acaba de perder a su abuela. Rose para de llorar, pero no levanta su rostro hasta minutos después.
Mamá... mi mamá me mandó una carta... No pensé que era importante..... La leí hace unas horas... Estoy aquí desde entonces...
Yo estoy aquí para ti, si me necesitas.
Rose asiente y apoya si cabeza en el pecho de Scorpius, quien no opone resistencia y aprieta más fuerte el agarre a su cintura. Scorpius esperaba reconciliarse con Rose en otras circunstancias, no de esta manera. Apoya su cabeza contra la suya y se quedan un buen rato en silencio.
Hoy el lunes susurra Rose, con la voz amortiguada. El funeral es el viernes, me quedaré en casa entonces y volveré a Hogwarts el lunes siguiente.
Te guardaré los apuntes dice Scorpius, pues es lo primero que le viene a la cabeza. Rose lo mira con una ceja alzada.
¿Tú, Scorpius Malfoy? ¿Tomando apuntes es clase?
Solo para ti, considérate honrada.
Y Rose suelta una carcajada. De esas carcajadas reales, con la cabeza hacia atrás y con la boca abierta, a pasar de la mala noticia, ella ríe. Y Scorpius piensa que Rose tiene la risa más linda del mundo. Y se promete a sí mismo que intentará hacerla reír el resto de sus vidas, porque él no podrá seguir viviendo sin escuchar la risa de la niña mimada.Scorpius jadea al llegar al salón de Pociones. Anoche apenas si había dormido, se había quedado hasta tarde tratando de animar a Rose y cuando volvió a su habitación, se quedó pensando en ella, buscando formas para mantener la sonrisa en su cara. Un familiar de ella había muerto, y puede que sonara egoísta, pero Scorpius quiere verla sonriendo y feliz, no soporta verla triste.
Para la fortuna de él, la profesora Melanie Chillton todavía no ha llegado. Tratando de arreglarse bien la corbata, se encamina hacia la mesa que está al lado de la que Albus y Megan comparten, que lo mira esperando una repuesta por llegar tarde. Scorpius se sienta hacia él y murmura que tuvo una mala noche.
Pues no eres el único murmura Albus, mirando sobre su hombro. Ella tampoco parece haber dormido bien.
Scorpius y Megan giran la cabeza para ver entrar a Rose Weasley. Scorpius se siente terrible al verla con los ojos hinchados, el cabello desordenado y la piel demasiado pálida, como si estuviera enferma. Él se da cuenta que nadie debe lo que pasó con su familia, por la forma en la que la ven. Rose desganada se acerca hacia Scorpius y se sienta a su lado.
¿Qué ocurre, Rosie? pregunta Albus preocupado y de manera dulce. Scorpius le da la mano bajo la mesa y se la aprieta.
Yo...
Pero la profesora entra y Rose guarda silencio, le hace una señal a Albus y a Megan de que luego se lo contaría y trata de verse lo más decente posible. Puede que los alumnos no saben nada del asunto, pero al parecer si el profesorado de Hogwarts, ya que la profesora Chillton cuando pasa por su lado, pone su mano sobre el hombro de Rose en señal de apoyo. Rose le sonríe levemente y se apoya en Scorpius.
Todo estará bien le susurra.
Y se arrepiente de hacerlo al instante.
Tal vez esa fue la gota que colmo al vaso, tal vez no había llorado lo suficiente anoche, pero Scorpius ve como los ojos de Rose se le llenan de lágrimas y rompe a llorar lo bastante alto y fuerte para que todos giren asustado hacia ella. Albus, Megan y los demás Slytherin y Gryffindor ven a la niña preocupados y confundidos. Scorpius es el primero en reaccionar y abraza a Rose con protección y cariño, el verle llorar es la peor condena que podría tener.
Señor Malfoy, ¿por qué no lleva un momento a la señorita Weasley afuera? le dice la profesora, en un intento de aguardar la calma.
Scorpius asiente y ayuda a Rose a levantarse con dificultad, ya que ella no para de sollozar terriblemente. Albus susurra que le llevará las cosas luego. Scorpius asiente y se lleva a la Guarida Greengrass a la niña mimada.Scorpius acuesta a Rose en uno de los sofá y va en busca de alguna manta para taparla, también puede que necesite servilletas para sonarse la nariz. Ayer él estuvo con ella, apartando toda su tristeza mediante chistes para hacerla reír, debe de ser por eso que se rompió en clases. Cuando encuentra lo que buscaba, vuelve al lado de Rose, quien sigue derramando lágrimas.
Aquí estoy, Rosie le susurra, echando la manta sobre ella. La niña asiente suavemente y acepta la servilleta que él le pasa. Ya... Ya, Rosie... Estoy aquí.
Scorpius le seca los ojos, mirándola con compasión y preocupación, teme que tenga otro ataque igual y que nadie sepa que hacer. Rose lo mira fijamente, con los ojos cristalizados, pero sin dejar derramar nada. Ella alarga la mano y toma la suya para entrelazar sus dedos y jugar con ellos.
Ella y el abuelo..... vinieron a pasar la Navidad en la Madriguera Rose toma un poco de aire y Scorpius le aprieta la mano. La abuela parecía tan bien..... Tan llena de vida..... Y luego, nada. Solo murió.
Scorpius se inclina y le da un beso en la frente, lo que hace pese a todo que Rose se sonroje. Le sonríe tímidamente, tal vez avergonzada de que la vea en ese estado, y cierra los ojos, dispuesta a dormir lo que no pudo anoche. Scorpius no deja de tomar su mano hasta que queda profundamente dormida en los brazos de Morfeo.
Él se levanta y se va hacia la mesa para escribirle una carta a su madre que tanto debe. Saca un pergamino de su mochila y una pluma como tinta.

"Mamá:
Te juro que ya me he olvidado lo de la Marca de papá. En serio. Bueno, quizá no del todo, pero no me molesta, papá cometió un error en el pasado y él está arrepentido por eso. No hay nada más que decir. Yo sigo estando orgulloso de ser su hijo. No debes preocuparte.
Y, mamá, por favor, si te he contado eso era para que me aconsejarás, ¡no que te burlaras! Además, ni siquiera fue un beso, solo un roce de labios, así que no puede llamarse para tal, no empieces con tus cuentos. Lo hablé con Rose y te sorprendería saber que fui yo quien comenzó con la conversación, ¿ves que si puedo tomar la iniciativa primero? Y nos arreglamos, pero después empezamos a discutir por... otras cosas. Pero ya estamos bien de nuevo, aunque no por la mejor manera.
Rose está mal. Acaba de perder a su abuela y yo no sé que hacer. ¿Tienes una alguna idea?
Te quiere,Scorp
Posdata: Deja de decirle a papá que gusto de la niña mimada"
Scorpius sabe que Rose lo matará pese a lo que está viviendo por no levantarla de su siesta, ya que la niña no quiere perderse ninguna sola clase, por mucho que falten meses para los exámenes finales y que apenas haya alguna posibilidad que justamente lo que sea que hayan enseñado a los Gryffindor hoy salga en los exámenes, ella quiere tener apuntes de todo. Scorpius ruega que los compañeros de Rose hayan tomado nota para dárselo.
Scorpius en si no quiso despertarla porque cree que a Rose le hace bien dormir, olvidar un poco el dolor que siente al perder a su abuela materna. Y también le parece muy linda verla tan relajada, con una mano bajo su mejilla y el dedo gordo entre sus labios, parece un dulce y frágil bebé. A Scorpius le gusta verla en ese estado.
Pero igualmente sabe que ninguna de esas excusas servirán cuando le diga que faltó a clases por su culpa.
Ella real y literalmente lo matará.
Bueno, he tenido una linda vida dice para si, viendo como Rose se mueve bajo la sábana que le dio, señal de que está a punto de despertarse. Aunque lamento profundamente nunca haberme llevado bien con los pavos reales del abuelo.
¿Con quién.... hablas, Scorp? pregunta Rose adormilada, apenas si abriendo un ojo.
Estoy recordando la buena vida que tuve. Una vez fui a Boston con mis tíos, ¿sabes? Fue divertido.
Estás loco murmura sonriente.
Scorpius sonríe y se levanta del suelo, dejando uno de los libros que agarró en el estante con los demás. Camina hacia ella y se arrodilla a su lado, inspeccionandola con la mirara. Tiene los ojos menos hinchados y rojos, pero sigue estando pálida y todavía tiene las ojeras bajo sus párpados. Carraspea y espera que no lo destroce en seguida.
Así que, como que te has perdido todas las clases por estar durmiendo Rose tarda unos segundos en entender lo que dice y cuando lo hace, se sienta de golpe.
¡¿Qué?!
Bueno, considere que no habías dormido anoche y necesitabas una buena siesta, por eso decidí no despertarte y junta sus manos en señal de súplica y ruega con los ojos cerrados. No me mates, soy muy joven.
¡Scorpius Hyperion Malfoy!
Ya te pareces a mi mamá.
Cuando tiempo después Albus Potter aparece en la Guarida Greengrass, uno de los lugares que pensó que podría estar su prima favorita y su mejor amigo, se encuentra con una escena muy divertida. Rose está persiguiendo a Scorpius por todo el lugar, tirando cosas de paso, y extrañamente con una sábana sobre su cabeza, mientras el niño chilla de terror y ella le grita insultos.
¡Ayúdame! le grita Scorpius a Albus cuando lo ve. ¡Me quiere matar! ¡Rescatame de la niña mimada!
Los unicornios bebés no tienen problemas en acercarse a cualquiera, pero los adultos no le apetece estar cerca de hombres, solo de mujeres, por eso Scorpius se encuentra a una distancia prudente mientras acaricia la coronilla de Dowly. La madre del pequeño semental los mira fijamente, dispuesta en causarle daño al niño rubio si lastima a su hijo.
Scorpius mira sobre su hombro como Albus ayuda a Hagrid a buscar lo necesario para sus clases de Cuidado de Criaturas Mágicas. Suspira una vez más y trata de regalarle una sonrisa a unicornio cuando éste lo mira, Rose se fue a su casa hace dos días y sigue extrañandola. Se siente egoísta al quererla de vuelta al castillo cuando su familia la necesita allá. Aunque no puede evitar sentirse un poco feliz al saber que Rose Weasley regresará mañana a primera hora.
Habló mucho con ella por el espejo doble y se ha quedado hasta tarde haciéndola reír para que deje de llorar. Scorpius en serio no soporta verla llorar. Y de tantas horas despierto a la noche, ojeras negras habitan bajo sus párpados y se mantiene a cada momento cansado.
Estoy bien, Dowly le asegura al semental, quien lo mira con el ceño levemente fruncido, como si pudiera intuir la preocupación que él siente por su amiga. Pero Rosie no está bien. Cuando ella venga, te la traeré para que la hagas feliz.
El unicornio bebé hace un sonido parecido a una risa.
¡Scorp! lo llama Albus, sin elevar tanto la voz para no asustar a la manada. Ya vamos.
Adiós, Dowly.
Le da una ultima caricia en su cabello y se levanta para ir hasta donde están Albus y Hagrid. El guardabosques les cuenta que a sus alumnos de quinto año les está enseñando sobre Thestrales mientras que con los de séptimo están viendo a los ashwinderes
Yo pienso tomar tus clases afirma Albus, sonriendo.
Yo también, al igual que Estudios Muggles y Runas Antiguas comenta Scorpius. Por supuesto que primero tendré que pasar por un largo sermón de parte de mi padre.
Hagrid ríe y le da golpesitos en su espalda, que por poco hace que se caiga al suelo, algo que le parece divertido a Albus. Los tres caminan conversando sobre las clases hasta llegar a la cabaña de Hagrid, donde se despiden de ellos y los dos amigos regresan al castillo.
Scorpius, ¿puedo decirte algo? pregunta Albus con una sonrisa algo divertida.
Por supuesto, Al.
Pero promete que no te enojaras.
Lo prometo.
Bien Albus se frota las manos. ¿Te gusta Rose?
Scorpius se detiene en seco y se atraganta con su propia saliva, consiguiendo que empiece a toser como loco y que Albus tenga que darle palmadas en la espalda.
¡No sé cuántas veces debo decirlo! se queja. ¡Yo no gusto de la niña mimada!
Scorpius tiene que hacer esfuerzo para no ir a abrazar a Rose cuando ésta entra al Gran Comedor. James es el primero en acercarse a ella, seguida por Dominique y Molly. Albus le pregunta si va a ir con él, pero Scorpius niega con la cabeza, entendiendo que es momento que los primos de Rose la consuelen. Él podrá hacerlo más tarde. Pero aun así, no aparta la mirara de su pequeña figura.
Scorpius ve atentamente como ellos se sientan en la mesa de Gryffindor y empiezan a hablar en voz baja, para que los curiosos que se acercaron a averiguar que ocurre, no los escuchen. Rose, pese a su sonrisa por ver a su familia, tiene los ojos hinchados y ojeras bajo sus párpados. Scorpius se siente terrible por no estar ahí cuando lo necesitaba.
¿Qué le habrá pasado? pregunta Megan, sentándose a su lado. Scorpius mira como Marcie Fields le da golpesitos en la espalda a su amiga Rose y como se aleja para darle espacio con sus primos.
Problemas familiares responde. No va a decir que la abuela de Rose murió sin su autorización. Una parte de él se pregunta cómo estará Hugo, le tomó mucho cariño al niño cuando estuvo en la Madriguera.
¿Crees que vaya a clases?
Scorpius se encoge de hombros, aunque sabe la respuesta. Rose le dijo ayer a la noche por el espejo doble que llegaría a Hogwarts para la hora del desayuno, pero que no retomará las clases hasta el día siguiente.
¿Por qué no vas a saludarla? Ni siquiera dejas de mirarala pregunta Megan, untando queso en su pan.
Que esté un momento con su familia, yo iré después.
Megan lo mira sin entender, pero no dice nada más. Scorpius mira a Rose unos segundos más y luego baja su vista hacia la mesa para servirse su desayuno, rogando internamente que ella esté al menos un poco bien. Con una galleta en la boca, Scorpius agarra su mochila y saca un pergamino para ponerlo sobre la mesa. Lo dobla con cuidado y sigue disfrutando de su desayuno, levantando la mirara algunas veces para asegurarse que Rose no estuviera llorando.
Cuando es momento de ir a Herbología, toma el pergamino y camina con rapidez hacia fuera del Gran Comedor, así poder ir a hablar con Rose antes de que ella vaya a su habitación.
¿Por qué no viniste? Estaba esperando que vinieras se queja Rose. Scorpius no pierde tiempo y la abraza.
Lo siento, creí que necesitabas tiempo con tus primos. Ten dice, pasándole el pergamino. Hable con todos tus compañeros para saber que hicieron el viernes y ahí tienes los apuntes de las clases.
¡Gracias! chilla feliz, volviendo a poner sus brazos alrededor de su cuello.
Scorpius sonríe, enterrando su cabeza en el cuellos de Rose, aspirando disimuladamente su aroma. A flores frescas y pan fresco huele la niña mimada.Señor Malfoy, preste atención.
Albus le dirige una mirara de burla, Megan y Marcie Fields, la amiga de Rose de Gryffindor, lo miran severamente, ya que no es la primera vez que el profesor le llama la atención. Scorpius Malfoy rueda los ojos y trata de concentrarse en Longbottom, lo cual se le hace extremadamente difícil porque su mente únicamente está en Rose Weasley.
Sabe que ella está bien, se lo juró antes de que él entre a clases, pero aun así. Scorpius no quiere ni imaginarse que Rose esté llorando en ese momento cuando él tiene que estar en clases. Claro, solo estar en clases, porque ni siquiera puede prestar atención. Arruga su frente y apoya su mentón en sus manos, dejando sus codos sobre la mesa, pensando en mil maneras diferentes para alegrarle el día a su amiga.
Cinco puntos menos para Slytherin anuncia el profesor de Herbología. Los de esa casa se quejan y miran de mal modo a Scorpius, que sigue en estado pensativo. Señorita Solace, traiga a la tierra a su compañero.
Megan pone los ojos en blanco y con molestia tira del brazo de Scorpius para alejarlo de sus pensamientos. Tiene que hacerlo seis veces para que vuelva a la realidad. Con una mirara y una sonrisa, se disculpa de lo que hizo.
No se preocupe, señor Malfoy dice Longbottom con una sonrisa, podrá ver a la señorita Weasley en el receso.
Mierda.
Albus es el primero en romper en carcajadas, para nada molesto por la insinuación de su padrino. Sus compañeros lo siguen al instante, aunque hay uno que otro Slytherin que se niega a aceptar que un Malfoy y una Weasley estén juntos. Scorpius simplemente le manda una mirara asesina a su profesor y frunce el ceño molesto. Primero Albus y ahora su profesor, ¡su profesor!
Scorpius ni se da cuenta cuando la clase lega a su fin, de nuevo estuvo distraído; afortunadamente, o el profesor Longbottom no lo notó, o simplemente decidió ignorarlo. Albus, después de molestarlo con su prima, le aconseja que si no va a prestar atención a ninguna de las clases de ese día, que se vaya a ver a Rose, pero el niega. Le había prometido a Rose que también le conseguiría los apuntes de aquel día y no le faltaría. Por supuesto que como no pudo concentrarse en Herbología hoy, tiene que ir a hablar con alguien que si lo haya hecho. Albus queda totalmente descartado.
Camina hacia Megan, quien se encuentra hablando con una amiga suya. Ésta se despida de Megan al ver que Scorpius quiere hablar con ella.
¿Me podrías decir todo lo que sucedió en Herbología?
Megan sonríe.
Si. Pero con una condición.
Dime.
Sal conmigo en una cita.
A Scorpius se le calientan las mejillas y lo único que puede pensar es que se siente como si estuviera traicionando a la niña mimada.Albus rompe a reír tan fuerte que los que estaban durmiendo anteriormente, dan un brinco y lo miran enfadado. El profesor fantasma Cuthbert Binns, en cambio, ni siquiera se da cuenta y sigue con su explicación sobre la Asamblea Medieval de Magos de Europa como si nada, ni siquiera voltea a ver al alumno de Slytherin. Aunque, claro, si no nota que la mayoría no le está prestando atención, tampoco se va a percatar de la risa del señor Potter.
Scorpius se arrepiente al instante de haberle contado a su amigo sobre su corta conversación con Megan Solace, la cual lo mira cada dos por tres. Sinceramente, él nunca notó el amor platónico que ella siente por su persona. Fue tan sorprendente como enterarse sobre la Marca de su padre. Por supuesto que una revelación fue más horrible que la otra.
¡Cállate! Esto es incómodo le susurra, tirando de su brazo.
Al menos la que te sigue no es nada fea.
Scorpius tiene que estar de acuerdo con su amigo. Los dos miran con disimuló a Megan. La niña tiene el cabello rojo, más aclarado que el de Rose, algunas pecas en su nariz y unos bonitos ojos dorados a la luz del sol. Si, es bonita, pero es lo último que le importa. Él verdaderamente no quiere otra cosa de ella que su amistad, aunque tampoco está tan seguro de que quiere seguir siendo su amigo.
Continuando, me aleje de ella tan rápido como pude, ¡hombre, no sabes el miedo que me dio! exclama en voz baja. Hace una pausa para anotar un poco de lo que dice el profesor Binns para Rose. Albus ríe. Entonces fui con Marcie, me dejó copiar sus apuntes cuando le dije que era para Rose, también la convencí de que luego le pasará los apuntes de la clase de hoy a Rose.
Retrocede. ¿En serio Megan quiere salir contigo?
Scorpius pone los ojos en blanco y decide ignorarla. Albus simplemente ríe y se apoya en su brazo para podría dormir, su amigo quiere hacer lo mismo, pero una parte de él quiere copiar las cosas que dicta el profesor para Rose. Levanta la vista al sentirse observado y se encuentra con la mirara de Megan, quien le guiña un ojo coqueta. Con la cara tan roja como un tomate, agacha la cabeza. ¿Tiene que hacer eso? ¡Por Merlín, solo tiene doce años!
Como que ella quiere violarte, ¿no lo cree? pregunta Albus, de forma casual. Scorpius pone los ojos en blanco, en ese momento solo tiene ganas de ir a ver a la niña mimada.Esto es sorprendente viniendo de ti.
Scorpius la ve con el ceño fruncido, algo ofendido.
¿Sabes? Se supone que cuando alguien hace algo lindo por ti, le agradeces, no lo ofendes.
Rose le sonríe dulcemente y se inclina para darle un beso en la mejilla, algo que sinceramente él niño no esperaba, por lo tanto ahora está sonrojado. Ella guarda con sumo cuidado los apuntes que Scorpius consiguió y anotó en su mochila, para después pasar a sus pergaminos. Realmente está agradecida por lo que Scorpius hizo por ella.
Entonces, muchas gracias, Scorp. Eres un gran amigo dice sinceramente. Él sonríe y ladea la cabeza, clavando sus ojos grises en el collar de mariposa que él le dio el curso pasado. Es increíble que aún lo tenga. ¿Me perdí de algo hoy?
Uhhh...
Albus le dijo, por algún motivo que el desconoce, que no le dijera nada a Rose sobre lo que pasó con Megan Solace cuando fuera a verla a la Torre de Astronomía. Scorpius está a punto de romper su promesa, pero decide negar con la cabeza y confiar en el poco juicio de Albus.
¿Quieres hablar sobre cómo fueron tus días en casa? pregunta Scorpius suavemente, cambiando de tema. Rose niega con la cabeza sin mirarlo. ¿Necesitas un abrazo?
Rose le sonríe y poco a poco va acercándose a él hasta recostarse en su cuerpo. Scorpius rodea su menuda cintura con sus brazos y apoya su mentón sobre la cabeza de ella. Ambos miran hacia más de la baranda, justo al cielo nocturno, sin una sola estrella. Rose chasquea la lengua.
Odio la oscuridad.
Scorpius sonríe y la aprieta contra él.
Lo sé.
Rose se cruza de brazos sobre los de él y empieza a explicar los motivos por el cual no le gusta, haciendo que Scorpius apriete los labios para no reír, a la vez que su dedo meñique acaricia la palma de su mano.
Es simplemente detestable.
Aja. La oscuridad es asquerosa.
¡Exacto!
Scorpius ríe en el cuello de Rose, haciendo que ésta se sonroje y tosa nerviosamente. Y por supuesto, al ver como están, aumenta su sonrojo, no es la primera vez que se encuentra en una posición comprometida. Scorpius es ajeno a los pensamientos que pasan por la cabeza de Rose.
¿Sabes que estaré ahí contigo si lo necesitas, no? le pregunta Scorpius suavemente. Rose gira la cabeza para mirarlo.
Si, lo sé. Lo has demostrado.
Cuando necesites hablar, aquí me tienes.
Eres muy bueno, Scorpius.
Siempre lo seré contigo.
Rose, más animada, vuelve a apoyar su espalda en el pecho de Scorpius, quien cabsllerosamente se saca su cazadora para ponerla sobre ella así no siente frío. Scorpius sonríe al ver que las mejillas escarlatas de la niña mimada.Se sigue matando la cabeza, buscando el error que hizo para que Rose decidiera dejar de ser su amiga. Han pasado por lo menos tres meses y ella continúa ignorandolo como si no existiera, ni siquiera le habló cuando preparaban la fiesta de cumpleaños de Albus. Al principio Scorpius pensó que se trataba de que necesitaba estar un tiempo sola por todo lo que pasó con su abuela, pero ya cuando iniciaba la tercera semana sin hablarle, si empezó a preocupar.
Tiene problemas le había dicho Molly una vez en voz baja. Ya sabes..., problemas de mujer.
Scorpius no entendió y Albus se encargó de saber que significaba eso, tardó dos días en saberlo. Rose se había convertido en una señorita. Por la llegada de su periodo. Scorpius no fue el único en enterarse por Albus, todo Hogwarts se enteró cuando éste lo gritó a todo pulmón en el Gran Comedor. Recibió un puñetazo en la boca de parte de Rose. Scorpius, impaciente, esperó unos días hasta que Andres se fuera. Pero cuando pasó, ella seguía sin hablarle.
No era por sus problemas de mujer que había estado ignorandolo.
Scorpius se siente mal, él sabe que no hizo nada para molestarla. Albus intenta ayudarlo, pero no puede averiguar tan rápido como lo hizo cuando quería saber que significa "problemas de mujer". Scorpius ha preguntado a todos sus amigos, pero ellos tampoco saben por qué Rose de un día para otro dejó de hablarle.
Bueno, papá dice que cuando las niñas se están convirtiendo en adolescente son bipolares dice Albus.
Rose tiene doce años.
¿No empieza la preadolescencia a los tres? pregunta su amigo, ladeando la cabeza interesado.
Scorpius se encoge de hombros y decide dar por finalizada la conversación. Queda un poco más de un mes para los exámenes finales y él tiene que empezar a estudiar. Al menos tiene Astronomía y Pociones, gracias a Albus, ganadas. Aun así, todavía le falta cinco asignaturas más por aprenderse.
Detesto Historia de la Magia murmura Albus, bajando el libro sobre brujas antiguas que tiene. ¿A quién le importa lo que hicieron los gigantes hace un siglo o como era anteriormente el Ministerio? ¡Son cosas del pasado! ¡Y nosotros vivimos en el presente!
Scorpius lo ve divertido y sigue anotando todo lo que sabe sobre las clases de Encantamientos. Escucha distraídamente como Albus habla, más para la mesa que para él, como en el siguiente curso estudiarán sobre la Segunda Guerra Mágica, algo que parece fascinarle.
Quisiera saber que le pasa conmigo dice Scorpius, viendo como Rose entra a la biblioteca y se va a sentar con Marcie.
Ve y pregúntale resuelve Albus. No pierdes nada por intentarlo.
Scorpius juega con su prima, pensando en su decisión. Es un Malfoy y como tal, muestra orgullo y torques. Pero la extraña demasiado para quedarse ahí sentado. Suspirando, se levanta y camina hacia la niña mimada.No te metas donde no te llaman.
Es también mi asunto.
¡Esto no te incumbe!
¡Me incumbe si mi supuesta mejor amiga me deja de hablar un día para otro!
Rose se queda callada, sin tener algún argumento sólido con el cual replicar lo dicho por Scorpius, quien se encuentra frente ella con los brazos cruzados, impidiéndole que se aleje de los estantes con libros. Están en un área donde mayormente los alumnos no van a buscar libros y ambos saben que no van a hacer interrumpidos por nadie.
Albus y Marcie los ven desde lejos, pero sin llegar a entender que están hablando, y los dos están preocupados por como termina la conversación. Ninguno de ellos quiere ver como sus mejores amigos dejan de hablarse para siempre.
Rose se aparta un mechón rebelde de su frente y mira con el ceño fruncido a Scorpius, como si él tuviera toda la culpa de las desgracias humanas. El niño intenta parecer serio, pero una vez que ella empieza a patalear como una bebé, tiene dificultades para continuar en ese estado.
Escúchame, Rose. No pongas esa cara, Rosebud. Deja de mirarme así. Bien Scorpius se pasa una mano por su cabello, con cansado. Rose únicamente mantiene los ojos en él y tiene los labios fruncidos. Tú simplemente no puedes irte. No así. No de la nada. Yo estuve contigo en la Torre de Astronomía cuando te enteraste que tu abuela murió. Yo estuve contigo cuando tuviste un ataque y me quede a tu lado hasta que te tranquilizaste. Yo fui quien te llamo los tres días que estuviste fuera para asegurarme que estuvieras bien. Y como si fuera poco, estuve concentrado en todas las clases, aunque odio hacerlo, solo porque tú querías los apuntes. ¡Eres una egoísta, Rose!
Rose abre la boca para decir algo, pero baja la cabeza al darse cuenta que Scorpius tiene toda la razón del mundo al pensar que ella es una egoísta. Tira con insistencia su pulsera, mientras mira atentamente el movimiento que hace su collar cuando su cuello se mueve. Siente la mirara penetrante de Scorpius en ella, lo que la hace sentirse más nerviosa y avergonzada.
Entonces, después de ser un buen modelo de mejor amigo, ¿tú decides que tienes que dejarme hablar? ¿Esa es tu manera de agradecerme? pregunta Scorpius, dando golpesitos en la clavícula de ella. Rose traga saliva.
Tengo miedo susurra tan bajo que él pone expresión de confusión.
¿Qué has dicho?
¡Que tengo miedo, idiota!
Rose chilla de rabia y empieza a pegarle el pecho con sus pequeños puños. Scorpius, a la vez que intenta alejarla, le hace una seña a sus amigos para que no se acerquen.
¿Miedo de qué?
¡Miedo de seguir sintiendo lo que siento por ti, maldito hurón!
Scorpius se queda quieto mientras Rose rompe a llorar sobre su pecho. Distraído, le caricia el cabello, dando vueltas a las palabras que le dijo la niña mimada.Mira con nerviosismo el reloj de arena mágico que hay sobre el escritorio de Encantamientos. Scorpius sabe que queda cuarenta y dos minutos solamente para concluir el tercer examen final del curso y hay que contestar treinta y cinco preguntas, pero él no puede escribir ni siquiera su nombre. Mira a su alrededor, cada Slytherin de segundo año está sentado en un pupitre singular para que no se copien, aunque le hayan dado plumas anti-copias. Suspira pesadamente y entierra su cabeza en sus brazos frustrado.
¿Se encuentra bien, señor Malfoy? pregunta el profesor Flitwick.
Scorpius levanta la cabeza y asiente distraído.
Las últimas semanas únicamente se la pasó pensando en la declaración de Rose. Ninguno de los mencionó sobre lo que pasó en la biblioteca, ni a Albus Potter ni a Marcie Fields. Ellos siguen hablando, como si no hubiera pasado nada, y Scorpius se siente más histérico por eso. Rose gusta de él. Ella gusta de él. Scorpius. Rose gusta de Scorpius Malfoy. Y eso es algo que él nunca pensó que iba a vivir. Era más fácil aceptar que Megan Solace gusta de él que aceptar que Rose tiene sentimientos por él. Sinceramente, Scorpius no tiene ni idea de que hacer.
Siente como un codo le pega a sus costilla y s gira hacia Albus, quien sigue mirado su examen para disimular.
Queda media hora, Scorp. Ponte a hacer el maldito examen.
Él asiente y empieza a escribir aún cuando tiene a Rose Weasley en su cabeza, esperado que al menos pueda aprobar con un 7 el examen, aunque lo duda. Su mente divaga en las virtudes de Rose: ella es alegre, le gusta el Quidditch, está ahí cuando la necesitan, tiene la sonrisa más bonita que existe, sus ojos azules son simplemente cautivantes, sus pecas le dan mucha ternura y su cabello rojo...
Scorpius se pone rojo ante sus pensamientos y recién se da cuenta que ha finalizado con su examen, lo revisa atentamente para asegurarse que esta bien y tras poner su nombre, se lo entrega al profesor, quien le permite salir del salón como a seis Slytherin que también han acabado. Scorpius camina hacia la salida, le aprieta el hombro a Albus en señal de apoyo al pasar por su lado.
Él decide ir al jardín a esperar que Albus termine con su examen y de paso estudiar sus apuntes de Defensa Contra las Artes Oscuras. Pero sus planes quedan en el olvido al ver que en la banca blanca, Rose se encuentra sentada, cantando para un pajarito que se situó en su dedo. Ella canta maravillosamente.
Hey saluda acercándose.
Rose se sobresalta.
Hey contesta tímidamente.
Scorpius traga saliva y mira al piso.
Yo estaba pensando que... quizá... tú y yo, podríamos ir al cine cuando acabemos este curso.
¿De verdad?
Si. Iremos juntos. Como una cita.
A Rose le brillan los ojos y en su rostro aparece una bella sonrisa. Scorpius también sonríe, mirando embobadamente a la niña mimada.El último día de Hogwarts llega y la casa de Slytherin rebosa de emoción al ganar la Copa de las Casas, aunque Gryffindor tampoco debe molestarse tanto, al menos ellos ganaron la Copa de Quidditch, mientras que Ravenclaw y Hufflepuff no ganaron nada. Scorpius y Albus agitan los brazos felices como sus demás compañeros, a la vez que los demás alumnos, la mayoría a regañadientes, aplaude.
¡Silencio, por favor! pide la directora McGonagall, golpeando su copa una cuchara. El festejo termina al son con los aplausos. Vuelvo a felicitar una vez a la Casa Slytherin Melanie Chillton aplaude ruidosamente y los alumnos de su casa la siguen, pero ellos se quedan quietos al ver la mirara de McGonagall. Bien. Un nuevo curso termina, nuevos magos llegarán y viejos alumnos se irán ella le sonríe tiernamente a algunos que se gradúan, incluyendo a Molly Weasley. El que también se va por jubilación es el profesor es la profesora de Transformaciones Karla Williams.
James Potter y Lucy Weasley son los que aplauden más fuerte a la profesora que se levanta de su silla para hacer una reverencia. Sus colegas de trabajo también aplauden, pero de una forma más reservada que los alumnos, quienes parecen tenerle mucho afecto a la señorita Williams. Medio minuto después, vuelven a calmarse y la directora les da el permiso para comer tranquilo en la última noche en Hogwarts.
Albus Potter toma una papa y se la lleva a la boca mientras mira atentamente a Scorpius. El chico no dejó de sonreír desde hace días y Albus empieza a preocuparse.
¿Es que acaso ha soplado el viento mientras sonreías?
¿De qué hablas? pregunta Scorpius, sirviéndose un poco de jugo en su vaso.
Has estado sonriendo por días. ¿Qué pasó para que estés tan alegre?
Scorpius se encoge de hombros, con una sonrisa pintada en su rostro, y a pesar que intenta no hacerlo, mira hacia la mesa de Gryffindor, justo hacia Rose. Albus se da cuenta y pone los ojos en blanco.
Veo que sea lo que sea que te dijo ella, te mantiene feliz supone, uniendo su tenedor en el pollo asado. ¿Pueden saber qué es lo que te dijo?
Scorpius niega con la cabeza, sin apartar la vista de Rose, quien parece darse cuenta de eso y voltea solo para ver quien la está observando. Albus y Marcie, sentada al lado de Rose, se miran para saber si el otro sabe porque sus amigos se sonroja y se sonríen como timidez.
Scorpius, alejado de lo que piensan su mejor amigo, sigue mirando a los ojos azules de Rose, esperando impaciente el poder irse a su casa, así ir a una cita con la niña mimada.¡El capítulo más esperados para todos los seguidores de Niña mimada! Y el último capítulo de la segunda historia de Un Escorpión Entre Rosas. Y está principalmente dedicado para Romah_Scorose, quien cumple hoy los años. ¡Feliz cumpleaños, chica!
Diets, plans and health

 



Deja de mirarnos de esa forma, Albus.
Él niño ignora el comentario de su prima y los sigue viendo de mala manera. Scorpius empieza a sentirse asustado, teme que en cualquier momento su amigo le de un golpe en el ojo. Él y Rose habían estado hablando sobre la cita en el cine mientras que Albus había ido al baño, pero éste regresó sin que ellos se dieran cuenta y al final, terminó descubriendo que los dos tendrán una cita.
¿No fue suficiente con Scamander? pregunta Albus. Él nunca va a dejar de odiar a Lorcan por besar a su prima. Ustedes discuten todo el tiempo, ¿por qué demonios tienen una cita?
Es solo una salida al cine murmura Rose sin mirarlo y con las mejillas de color escarlata.
No lo entiendo determina. No sé que diablos estén haciendo, pero no quiero que ninguno de los dos salga lastimado.
Es solo ir al cine dice Scorpius. Albus niega con la cabeza.
No estoy hablando de eso y sale del compartimento.
Rose suspira profundamente y apoya su espalda sobre la ventanilla, mirando a Scorpius con tristeza en sus ojos azules. Él le toma la mano para que se tranquilice y paso hacerlo él, sinceramente Scorpius no quería que Albus se enojará con ellos.
Todo estará bien, Rosie. Ya verás afirma. Ella le sonríe.
¿Qué veremos? pregunta, volviendo a tener su voz emocionada.
Elegiremos cuando estemos allá decide Scorpius. Rose asiente satisfecha.
Sus dedos jugan y mantienen sus ojos en ellos, con sonrisas iguales de felices. Scorpius la ve de reojo, volviendo a decirse lo bella que es. Adora su largo cabello rojo y espera que no sea verdad lo que Louis le dijo, sobre que ella piensa teñirse la mitad de color morado. Le gustan sus ojos azules transparentes, que con solo verlos puede saber lo que ella está pensando y lo que siente. Le encantan sus pecas, a otras chicas les queda horrible, como si tuvieran sarpullido, pero a ella no, le hace ver tierna y encantadora. A Scorpius se siente atraído a cada cosa de ella.
Rose se sonroja, dándose cuenta de que Scorpius la está mirando, y demostrando la Gryffindor que es, se levanta para sentarse a su lado, sin soltarle la mano. Scorpius sonríe nervio al tenerla tan cerca. Su padre le dijo que sintió mariposas en el estómago a los dieciocho años, ¿está mal sentirlas a un mes de sus trece años?
Rosie dice, mirándola atentamente.
Scorp...
Ella ve por la ventanilla, falta menos de veinte minutos para llegar al Anden, lo que significa que no lo iba a ver en más de dos semanas, hasta que vayan al cine juntos. Y ambos necesitan algo si se van a separar por ese tiempo, ¿no?
Scorpius sonríe más y por fin besa en los labios a la niña mimada.¡Enhorabuena! ¡Y la segunda historia de Un Escorpión Entre Rosas ya ha llegado a su fin! Me siento melancolica y eso que terminé ayer la novela, pero, bueno, cosas de escritores, ¿no? Muchas gracias a todos los Potterheads de este sitio que se tomaron un poco de su tiempo y leyeron la historia, como la anterior a ésta. Pero sobretodo, le agradezco a mi amiga Iris por ayudarme a continuar con la escritura.
Primero fue Maldito hurón, luego Niña mimada y ahora será: Extraño sentimiento. La nueva historia de Un Escorpión Entre Rosas se tratará sobre el tercer año de Rose Weasley y Scorpius Malfoy, hay que agregar que de nuevo va a hacer desde el punto de vista en tercera persona de Rose Weasley. No puedo prometer que actualizaré todos los días, pero intentaré subir los capítulos lo más que pueda. Extraño sentimiento se estrenerá el 23 de enero de 2017. Les dejo el sinpsis de la tercera parte de esta saga.

No sabiendo más que los finales felices que había en los cuentos de hadas, Rose Weasley cree que tener una relación amorosa es la cosa más fácil que pueda existir. Pero pronto descubrirá que tener una pareja no es solamente besos, abrazos y palabras bonitas, también hay que enfrentarse a las peleas, desacuerdos y falta de tiempo
Al parecer, mantener una relación no es tan fácil como los padres de Rose Weasley lo hacen ver. Y la cosa se complica aún más si su pareja es justamente Scorpius Malfoy

Así que ahora pongan en sus calendarios que Extraño sentimiento será publicado el 23 de enero de 2017.
Los quiere, Always_Potterica

Niña mimada - Potterfics, tu versión de la historia

Niña mimada - Potterfics, tu versión de la historia

Scorpius termina de leer la carta que su mejor amigo Albus Potter le envió y sale de su habitación para ir a buscar a su padre. Malfoy Manor es muy grande, d

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-nina-mimada-potterfics-2088-0.jpg

2023-02-27

 

Niña mimada - Potterfics, tu versión de la historia
Niña mimada - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/190732
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20