No sólo estoy en el mundo muggle, estoy contigo. - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

POV Hermione.

Ahí estabayo, apuntándole con mi varita, roja de furia, creo que era la primera vezademás del tercer año que llegué a enojarme tanto con Draco Malfoy y entoncesmi cuerpo sólo actuó, como si yo estuviese viendo todo desde arriba.

-¡CRUCIO!-Grité, pero no fui la única que lo hizo, él gritó el mismo maleficio al mismotiempo que yo, me retorcí de dolor unos dos segundos pero como el mío tambiénle había dado paramos al instante.

-Vayan a laenfermería, luego de eso a la oficina de Dumbledore por favor.- Dijo laprofesora Minerva McGonagall que nos miraba enojada.

Yo caminabacon la cabeza gacha hacia la enfermería, estaba llorando, era la primera vezque hacía una maldición imperdonable y me sentía realmente asustada.

 

-Ya Granger,tampoco te hice sufrir tanto, no seas idiota.- Comentó el rubio, sonabaarrepentido y asustado.

Preferí hacercaso omiso y seguí caminando, cuando llegamos la enfermera nos vio y nos hizoalgunas pruebas para decir que gracias a Merlín no había pasado nada puesfueron unos segundos, salimos de ahí, yo con mucha más vergüenza que él y entramosa la oficina de Dumbledore.

-Paseseñorita Granger, señor Malfoy, siéntense.- Dijo el anciano de barba larga. Enel lugar estaban además la profesora McGonagall y el profesor Snape.

-Bueno,tendrán que saber que el ministerio ya sabe de su pequeño inconveniente, ytienen una audiencia para mañana a las tres de la tarde, así que por favor, alas dos estén aquí en mi oficina, no quiero escuchar explicaciones, los doscometieron ese error, así que por favor retírense y les recomiendo
que hagansu equipaje.- Dijo Dumbledore muy serio.

Me fui a micuarto y rompí a llorar, bajé a contarle a Harry y a Ron.

-¿CRUCIATUS?¡HERMIONE!- Me reprendió Ron.

-¿Crees quete manden a Azkaban?- Dijo Harry mientras me abrazaba.

-No lo sépero lo que más me asusta es que me expulsen Harry.- En realidad si era lo quemás me asustaba.

POV Draco

-No lo séZabini, no sé por qué actué así en contra de la sangre sucia.- Dije mientrasmetía la cabeza entre mis manos.

-Pues teexpulsarán y debo decir que lo gracioso de todo esto es que también laexpulsarán a ella.- Dijo Zabini arrogante como siempre.

-Idiota,ella promete ¿sabes? Pensé que sería el premio anual y ahora le arruiné eso
vaya mierda. Tomaré un baño.- Por alguna razón me sentía realmente mal, decidídirigirme al baño de prefectos a relajarme para mañana, pero cuando llegué, eselugar no estaba solo, la sangre sucia estaba ahí.

-No memolestes Malfoy.- Dijo con su toalla puesta.

-No temolestaré ¿Crees que nos expulsen?- Aproveché la oportunidad para tener unaconversación civilizada con ella.

-Es lo másprobable, no quiero eso, tengo miedo.- Dijo ella comenzando a llorar, y enseguida como un reflejo mi necesidad de protegerla se encendió, siempre habíaestado ahí pero nunca tanto como esta vez, pensé que sería porque fue mi culpatodo esto, por provocarla, e hice lo peor que se me ocurrió hacer
la abracé.

-TranquilaGranger, ya verás que Dumbledore encuentra alguna salida para toda esta mierda.-Dije mientras la tenía entre mis brazos.

-Me estás abrazando¿Por qué?- Dijo ella escondiendo su cara en mi pecho.

-No lo sésangre sucia pero si te hace sentir mejor quédate así un momento.- Lo dije sinpensar, era como si mi cuerpo pensara por mí, luego la solté, besé su frentecomo por inercia y me fui, me fui dando zancadas, me fui confundido y me duchéen la torre de Slytherin, me fui a dormir esperando lo peor

 

Narra la escritora.

Draco yHermione se vistieron para ir al ministerio y a las dos estaban en la oficinade Dumbledore, se fueron por red flu y cuando llegaron esperaron a las 3.

Entraron ala sala donde le habían hecho a Harry la audiencia por haber hecho el patronus unaño antes y se sentaron, con ese montón de ojos mirándolos, Hermione no supo sifue por miedo o por esa necesidad de protección pero cuidadosamente tomó lamano de Draco y este se la apretó.

Después demucho hablar, contar, juzgar y pelear el ministro tenía su condena.

-La condenaes la siguiente: Pasarán 24 meses en el mundo muggle, juntos, conviviendo, sialgo le pasa al otro y sabemos que fue culpa de su compañero, este irá directoa Azkaban, no podrán llevar varitas ni ningún artefacto mágico, si lo deseansus deberes de Hogwarts se le enviarán y los harán para no perder este año,esto dado que la señorita Hermione Granger nunca había tenido inconvenientes enla escuela ni fuera de ella.-

Ellossalieron como los condenados que eran de la sala y se miraron, él la miró conun poco de odio y ella a él con el desprecio de siempre, convivir dos años y enel mundo muggle no iba a ser tarea fácil.

Narra laescritora.

Al díasiguiente Hermione se despidió de sus amigos y les pidió que como pudieran lavisitaran, Draco sólo se fue sin decir nada.

-Bueno, aquítienen su dinero muggle, no les durará mucho así que tienen que trabajar, aquíestán sus documentos muggles, trabajarán aquí, les daremos un auto por comodidady esta es su casa, llaves, en fin espero que estén bien.- Dijo un representantedel ministerio entregándole a Hermione un montón de papeles mientras Dracomiraba la casa ajeno a todo, era linda, de dos pisos, grande pero no tanto comopara Malfoy. El representante desapareció.

-BuenoMalfoy, creo que tendremos que trabajar juntos en esto.- Dijo Hermione.

-Claro
¿Ylos elfos domésticos?- Dijo Draco entrando a la cocina.

-No hay deesos en el mundo muggle tonto, tenemos que valernos por nosotros mismos.-Respondió ella.

-Claro
-Draco sonaba sarcástico, subió su maleta y tomó el cuarto más grande.

Hermioneintentaba subir su maleta con gran dificultad, cuando hubo llegado arribadesempacó y ordenó todo muy bien, luego de eso bajó a hacer algo de comer peronotó que no había nada en la cocina.

-Tendremosque ir al súper.- Dijo ella dirigiéndosea Draco.

-¿Al qué?-Preguntó él.

-Al supermercadoMalfoy, a comprar comida.- Dijo ella.

-Ok, ve queyo te espero aquí.- Dijo él.

-Ah no, irásconmigo.- Respondió ella, después de una larga discusión Draco aceptó,lamentablemente ninguno de los dos sabía conducir así que tuvieron que ir entaxi.

Ya en el supermercadoDraco llevaba el carrito y lo miraba con gran fascinación.

Hermionemetía cosas en él y Draco preguntaba "¿Qué es esto?" "¿Y esto?" y Hermione notenía de otra sino responder a las preguntas tontas del rubio.

-Qué bonitapareja.- Dijo la cajera cuando estaban pagando.

-Oh
no, él
-Balbuceaba Hermione pero él no la dejó terminar, la tomó por la cintura y dijo.

 

-Sí, bueno,ella es tan hermosa que teníamos que ser una bonita pareja.- Con su sonrisa mássincera, Hermione puso los ojos en blanco, en el taxi de regreso lo golpeó enel brazo.

-¿Qué fueeso?- Preguntó.

-Ella queríaque tú respondieras: Oh, no, él es sólo mi amigo. Luego me ofrecería salir.-Dijo pagándole al chofer.

-¿Cómo losabes?- Preguntó ella ingenua.

-Es obvioGranger.- Sonrió él que sabía más de relaciones que ella.

-Se meantoja algo muggle.- Dijo Draco -Vamos a comer.- ya habían llegado a casa.

-Eres
si tupagas está bien.- Dijo ella a sabiendas que él no haría eso.

-Grangereres una tonta, mi madre me dio mucho dinero muggle cuando supo que vendría.-Dijo él tomando su abrigo, ella hizo lo mismo y fueron a una pizzería cercana,comían y reían (extrañamente no habían peleado
demasiado) cuando de lejos losmiró un chico y se acercó.

-Hola mellamo Rupert, soy su nuevo vecino.- Dijo el chico mirando a Hermione.

-Hola.-Respondió Draco.

-Que bien¿Comes con nosotros?- Invitó Hermione.

-No amor, losiento pero estamos celebrando nuestro segundo aniversario.- Dijo Draco.

El chico pidiódisculpas y se fue, cuando salieron Hermione comenzó a gritarle a Draco.

-Quierefollarte Granger, te hice un favor.- Reía Draco.

-Te odio.-Dijo ella.

Cuandollegaron a casa se fueron a dormir, Draco besó la mejilla de Hermione quienestaba leyendo información sobre donde trabajarían.

-Buenasnoches.- Dijo él, ella se quedó atónita ante eso.

-Buenas
noches Malfoy.- Respondió ella, y se quedó ahí pensando toda lo noche la razónpor la cual Draco había besado su mejilla o había fingido ser su novio, o lehabía tomado la mano en la audiencia
o la había abrazado en el baño deprefectos y no encontraba una razón lógica para tal comportamiento de su parte,pero si sabía
que le encantaba.

POV Draco

A la mañana siguienteme levanté con un grito de Hermione y por instinto bajé corriendo a ver que lepasaba.

-¿Quésucede?- Pregunté cuando la vi subida a una mesa.

-Unacucaracha
enorme, ahí.- Dijo ella señalando un pequeño animal.

La pisé ysubí a mi habitación a arreglarme con un poco de fastidio, hoy empezaría clasesde manejo gracias a Granger que no sabe conducir ese cachivache muggle.

Hermio
Granger me acompañó a clases, verla ahí sentada observándome fue ciertamenteincómodo.

-Que sexy estu novia.- Dijo mi profesor de manejo que tendría unos 35 años.

-Demasiado
-Dije mirando al frente con expresión neutral, no sabía la razón pero me poníaceloso.

Pasaron losdías y después de varias clases obtuve mi licencia, Hermione comenzó a trabajarde
profesora de niños pequeños o algo así y yo en un banco, se me daba bientrabajar con dinero muggle, cuando Granger salía yo pasaba a buscarla e íbamos acomer, peleábamos de vez en cuando y más de una vez me golpeo pero me gustabaverla enojada, pasado un mes de estar en ese asqueroso lugar Granger me comentóque Rupert el vecino la había invitado a salir.

-¿Y TÚACEPTASTE GRANGER?- Grité con enojo.

-Pues si
¿Por qué no iba a hacerlo?- Dijo ella muy tranquila, la tomé por los hombros yla miré muy fijamente, luego me perdí en esos hermosos ojos miel
de nuevo micuerpo hacía lo que quería.

 

-Vas abesarme Malfoy.- Dijo ella mirándome como si fuese el mismo Señor Tenebroso.

-Iba ahacerlo pero no lo haré porque lo dijiste.- Le dije soltándola, no sabía porqué había dicho eso, fue sin pensarlo.

Al díasiguiente ella llegó a mi trabajo.

-Cariño, tebusca tu novia.- Dijo mi asistente entrando a mi oficina.

-¿Mi novia?Seguro es Granger
- Dije para mí mismo y efectivamente, ahí estaba ella,hermosa como siempre. ¿Hermosa? Draco estás enloqueciendo.

-Hola.- Medijo mirando hacia el suelo.

-Pasa.-Respondí abriendo la puerta de mi oficina.

-No penséque tuvieras oficina.- Dijo ella

-En estemundo somos mayores de edad Granger, el ministerio piensa en todo
- Respondí.

-Claro.-Dijo ella. -Lo lamento por lo de ayer y por haber aceptado salir con Rupert.-Soltó sin previo aviso.

-¿Lo lamentas?No entiendo la razón, tienes tu vida yo la mía y me acosté con mi asistente.-Respondí tranquilo pero en realidad me acosté con ella con mucho asco pues erasexy pero era muggle.

-¿Tú qué?-Dijo ella y rompió a llorar, cosa que no esperaba. Salió de mi oficina y cerrócon fuerza.

POV Hermione

No podíacreerlo, me había planteado la opción de gustarle a Malfoy, fui a pedirledisculpas y me sale con que se acostó con su asistente
perfecto, además lloré,que patética eres Hermione.

Llegué acasa y me quité los zapatos, me acosté en el sofá y comencé a ver latelevisión, pero sólo pensaba en lo idiota que había sido.

En eso entróDraco y llevaba
¿flores?

-Llegastemprano ¿Vendrá alguien?- Dije extrañada.

-No Granger,no seas idiota. Son para ti.- Dijo dándome los tulipanes rosa que llevaba en lamano.

-¿Por qué?¿Cómo sabes que me gustan estos?- No lo podía creer.

-No lo sé,lloraste, no me gustó, acéptalas, también traje esto
vino, y unos chocolates.-Dijo él poniendo todo sobre la mesa.

Se acercó amí lentamente y puso mi cabello detrás de mi oreja, me acarició y me besófugazmente.

-Lo lamentopor haberme acostado con mi secretaria.- Se notaba que arrastraba las palabras,que nunca había pedido disculpas y menos a una sangre sucia.

-No tienesnada que lamentar.- Dije fríamente.

Pero antesde que yo pudiera decir algo a mi favor mi cuerpo actuó por mí y lo besé,rodeando sus caderas con mis piernas.

-¿Qué estamoshaciendo Granger?- Preguntó él con cara de espanto.

Yo me alejé pensándolobien.

-Tienesrazón
- Dije aterrorizada.

-Me gustasGranger, eso no es un secreto, pero si mi padre se entera
te matará.- Dijo muyserio.

-Lo sé,también me gustas pero lo sé.- Dije llevándome las manos a mi cara.

-Ven acá.-Dijo, se había sentado en el sofá con los chocolates, me acosté en su pecho yél me daba los chocolates en la boca y me acariciaba el cabello, de repentesentí que no era Malfoy y luego caí dormida en sus brazos
en los brazos de mipeor enemigo.

A la mañanasiguiente Hermione despertó y Malfoy había preparado el desayuno, los tulipanesestaban en un hermoso jarrón en el comedor y él la miraba sonriente mientrasposaba su espalda en la pared, esa sonrisa que Hermione jamás había visto
noera una burlona, no era de malicia, era una auténtica sonrisa.

 

-Buenosdías, pensé que no despertarías. ¡Ve a arreglarte, se te hará tarde! Te esperopara desayunar
Hermione.- Dijo Draco aún sonriente pero de espaldas a ella,nunca la había llamado por su nombre, sonaba tan dulce cuando él lo decía.

-Claro,buenos días.- Dijo ella sonriente y subió las escaleras, tardó más de lohabitual, por alguna razón esperaba un elogio de parte de Malfoy.

Cuando bajóél estaba sentado en la mesa leyendo un libro y terminando algunos deberes,cuando Hermione llegó apartó todo y se dispusieron a comer los waffles quepreparó Draco con mucho, mucho esfuerzo.

Salieron de sucasa, subieron al auto y a ambos se les veía feliz, cuando llegaron al pequeño kínderdonde trabajaba Hermione ella le dijo "Adiós" con una sonrisa y él la mirabaadmirándola.

-¿No medarás un beso de despedida Granger?- Dijo Malfoy con una sonrisa pícara.

Ella seacercó y besó los labios del rubio como quien tiene un gran tesoro en frente.

Pasó el día,Draco estaba exhausto y pasó a buscar a Hermione para el almuerzo, ella teníados turnos por lo que salía a la misma hora que él siempre, fueron a almorzar,rieron y ocurrió un incidente parecido al del chico de la Pizzería pero con unachica, cuando ella le preguntó a Draco su número de teléfono aprovechando queél no sabía que responder Hermione abrió sus labios para decir algo pero Malfoyse adelantó.

-Si ves a unchico con una hermosa chica en una mesa riendo ¿Piensas que son sólo amigos?-Respondió él muy serio. -Pues te equivocas, además, eres una niñata ingenua, losiento.- Y siguió hablando con Hermione quien lo miraba atónita, la chica se diomedia vuelta y volvió con sus amigas, ellas salieron del local no sin antesdecirle a Hermione cosas como "Perra suertuda" o "Flaca sin curvas e insípida"y a Draco algunas como "No sabes lo que te pierdes" o "Es rubio falsoseguramente".

Él que noestaba acostumbrado a estas cosas en su contra se levantó y las detuvo.

-Disculpenseñoritas pero creo que el suertudo soy yo al tener a una belleza como ellaconmigo, y definitivamente no la miraron bien pues puedo apostar que su cuerpoes mucho más satisfactorio a la vista que el de cualquiera de ustedes niñasengreídas, no sé lo que me pierdo y no creo perderme nada, y soy rubionatural.- Y entró al local dejando a las chicas boquiabiertas, volvió a salir yles dijo. -Por cierto, le vuelven a decir perra y haré que sus familias caiganen quiebra.- sonrió y volvió a entrar.

Al contarlea Hermione ella enrojeció y río a más no poder, él aún era el Malfoy orgulloso queno soportaba insultos de parte de nadie.

La llevo denuevo al kínder, él fue a trabajar, la buscó y estaban cenando mientrasHermione leía el periódico.

-Escuchaesto: "Ola de crímenes en Londres, al parecer hay una secta causando estragosen la ciudad, han entrado en cuatro casas en el centro de la ciudad y matado asus habitantes, nadie sabe como pues no tienen marcas en su cuerpo, ni venenoen su sangre, además dejan en la pared el dibujo de un símbolo, una calaveracon una serpiente saliendo de su boca, por eso las autoridades recomiendan tenercuidado pues ni siquiera fuerzan las puertas de las casas o roban nada."- Enese momento el plato que Draco se disponía a levantar de la mesa cayó al piso yse hizo añicos.

 

Él subiócorriendo y entró al baño, Hermione subió detrás de él, lo encontró vomitando yse acercó pero cuando Draco oyó sus pasos sólo cerró la puerta con su pie.Hermione no volvió a ver al rubio pues este se encerró a su habitación, hastael día siguiente cuando la esperaba en el auto.

Draco seveía más pálido de lo común, algo desaliñado y con ojeras enormes, tenía lasdos manos en el volante y una expresión en su cara de enojo, Hermione puso sumano sobre una de las de él y lo miró con preocupación, pero Draco sólo laquitó con mucha brusquedad y la miró
con odio, con el mismo odio con el que lamiraba en el colegio pero algo le decía que ese odio no era hacia ella, susojos se aguaron y sin importarle Draco comenzó a llorar.

-Llegaste,bájate.- Le dijo el rubio deteniéndose, ella bajó y antes de cerrar la puertael rubio la llamó. -Granger, no confíes en nadie.- Ahí Hermione lo notó, esosasesinatos tan extraños
como mataban, como entraban, era magia, no sólo magia,eran mortífagos, por eso Draco estaba así con ella.

Lo esperó enel almuerzo pero no llegó, comió sola en el local del día anterior, llegó alkínder de nuevo, dio su clase y Draco la buscó, no hablaron en el auto.

Llegó lacena, comieron en silencio, nada pasó, así pasaron los días hasta el domingo,Draco bajó y se sentó en el sofá junto a ella mientras veían la televisión,eran cerca de las tres de la tarde y hubo un apagón.

Hermionegritó en cuanto el televisor se apagó repentinamente y Draco como por purainercia la abrazó, ella lo miró confundida.

-Lo siento.-Dijo él sin dejar de abrazarla.

-¿Por qué?-Preguntó ella cerrando los ojos y sintiendo la piel del pecho desnudo de Dracojunto a su mejilla.

-Portratarte así, es por ellos, lo sabes. Seamos sinceros entre nosotros nunca nadava a funcionar, no estoy acostumbrado a esto, a ser cariñoso con alguien, nopuedo hacerlo y no debo hacerlo, menos contigo.- Dijo él cuando sintió que laslágrimas de Hermione caían en su abdomen desnudo. -No lo entiendes, no te odié,nunca te odié, o quizá sí pero te odié por el simple hecho de que despertasteen mí algo que nunca había sentido.-

¿Qué pude despertar en él? Pensó Hermione.

-Esas ganasfrenéticas de verte todos los días aunque fuese sólo para que miraras con odio,hacía lo que fuera por verte pero nadie lo notaba.- Decía él mirando al frente.

¿Locura?

-Desesperación,quería que pensaras que yo era perfecto, sabía que no podía enamorarte, hastaese día, que me besaste.- Hermione lo miró pero antes de que pudiera hablar éllo hizo.

-Si losmortífagos están matando gente en Londres no es casualidad y lo sabes, es pormí, por la estupidez que hizo mi padre que lo llevó a Azkaban.- Draco casisusurraba. -No puedo estar contigo Granger, eres demasiado cariñosa, teaferrarás a mí y aunque sé que eres valiente para enfrentar cualquier cosatambién sé que me buscarás, te pondrás en peligro y si te matan juro quecargará en mi conciencia por el resto de mi vida.- Draco estaba a punto dellorar.

-¿Entoncesqué? ¿Prefieres a Pansy? ¿Esa perra que no haría nada por ti?- Dijo ella entresollozos.

-Si me ponena escoger entre tú y Pansy, la escogería a ella sin pensarlo.- Al decir esto elcorazón de Hermione se partió en mil pedazos, lloró y se levantó para irse cuandoél la tomó por la muñeca. -Ella no pregunta cosas, no es valiente, no es tanhermosa como tú, pero sabe mi manera de querer, ha estado conmigo siempre apesar de lo cruel que soy con ella, no me buscaría, y si lo llegara a hacer, preferiríaque muriera antes que tú.- Hermione no dejó que terminara pues entre sollozos ylágrimas lo besó, con tanta dulzura como Draco jamás había besado.

 

Él la tomóentre sus brazos y ella preguntó suavemente.

-¿Me amas?-

-Más que ala vida misma, lamentablemente
pero al estilo Malfoy.- Dijo él besando suscabellos.

Así pasaronlos días, entre días malos y días buenos, entre días donde Draco era el mismoSlytherin de la escuela, no le hablaba, días donde peleaban hasta terminarbesándose y días en los que él era tan tierno que no parecía el mismo, esoseran los días favoritos de Hermione, incluso llegaron a dormir juntos pero élnunca intentaba nada y a veces Draco despertaba llorando y gritaba el nombre dela castaña muy fuerte, ella corría a verlo y él le contaba sus pesadillas dondela perdía o él moría sin haber sido feliz con ella, Hermione amaba lo que élsentía por ella.

Entre altosy bajos llegó el invierno, Harry y Ron pasarían Nochebuena en la madriguera y añonuevo con Hermione pero llegarían un día antes, uno de los días de navidadHermione estaba leyendo en el sofá, esperando a Draco.

Cuando llegóno estaba solo, colgando de su cuello la mismísima Pansy Parkinson, sonriente yhermosa como siempre.

-HolaGranger.- Dijo él con una cara que no sabía identificar, el corazón de Hermionese arrugó, ellos subieron y Hermione hizo lo mismo, se encerró es su cuarto allorar y no tardó en escuchar los gemidos ahogados de Pansy, gritaba y Hermionesabía que sólo era para enojarla, ella lloraba, se maldecía por caer en las redesdel idiota de Malfoy, cayó dormida entre sollozos.

Cuandoterminaron Malfoy miró a Pansy que se acurrucaba sonriente a su lado, pero élno estaba sonriente.

-Te amoPansy- Dijo muy serio y nada sincero.

-Lo séDraquito.- Dijo ella acomodándose, Draco recordó las veces que le dijo a Hermioneque la amaba y como respondía ella, sonreía enrojecida y besaba su nariz,musitando un dulce "También de amo Draco", ella le decía Draco de vez en cuandoy cuando lo hacía Draco sentía que su nombre nunca había sonado más especial.

Con eserecuerdo las lágrimas invadieron los ojos del rubio y comenzaron a caer por susmejillas, Pansy lo notó.

-¿Estás llorando?-Dijo y soltó una carcajada. -¿Se te está pegando la estupidez de la sangresucia mi amor?- Pansy reía fuertemente. Draco volvió a recordar a Hermione,cuando él se levantaba llorando por las noches con pesadillas horribles ellacorría a su habitación y secaba sus lágrimas, tomaba su cabeza entre sus manosy le decía que haría lo que fuera por hacerlo feliz, lo besaba tiernamente y seacostaba con él acariciándole el cabello y diciéndole las razones por lascuales lo amaba haciendo que Draco riera o hiciera un comentario ególatra hastaque caía dormido como un niño.

-Vete de micasa por favor.- Le dijo Draco a Pansy.

-¿Seguirásllorando?- Dijo ella sonriente, él asintió. -Entonces Adiós.- Pansy se vistió yse fue.

 

Draco esperoque ella se fuera, se puso el pantalón de su pijama y fue al cuarto deHermione, al verla ahí dormida llorando se sintió horrible y se acostó a sulado, arropándose y cubriéndola a ella también, comenzó a acariciar su cabelloy sus lágrimas caían en la almohada hasta que quedó dormido.

De nuevoempezó una pesadilla, él corría con Hermione de su mano, ella cayó y él lalevantó varias veces hasta que un Avada le llegó a ella directo por la espalda,él cayó sobre ella gritando que no se alejara, gritaba su nombre.

Hermionedespertó pues él se movía bruscamente y gritaba su nombre, lo miró extrañada.

-Despierta,Draco, es una pesadilla, estoy aquí.- Dijo ella medio dormida y muy confundida.

Dracodespertó y abrazó fuertemente. -No quiero perderte, no quiero Hermione, no tealejes de mí, perdóname.- Draco no paraba de llorar, Hermione sólo acariciabasu cabello y también lloraba.

-Nunca mealejaré Draco, nunca lo haré, Pero
¿Por qué rayos te tiraste a Pansy en nuestracasa?- Hermione se escuchaba enojada, él subió la mirada y respondió con másllanto.

-Yo queríaolvidarte
pensé que si me acostaba con ella tú te molestarías y me odiaríaspero eres siempre tan tierna y tan hermosa, luego de haber tenido sexo con ellasólo la comparaba contigo, no podía evitar pensar que eras mejor que ella,cuando le dije te amo sólo para ver que respondía, no lo hizo como tú, cuandobesas mi nariz y me dices que también me amas me siento especial Hermione,cuando comencé a llorar por desear que fueses tú la que estaba en mi cama ellase burló, no fue como tú que me abrazas y me dices las razones por las que meamas, eres el amor de mi vida Granger, y odio decirlo, odio aceptarlo, memaldigo día a día porque te pongo el peligro pero te amo, Te amo ardientemente.-Dijo él y luego lloró más, Hermione también lloró no sabía si de alegría otristeza o confusión.

-Eres unidiota Draco, el idiota más perfecto que he conocido.- Le dijo tomando su pálidorostro entre sus pequeñas manos y besándolo para luego caer dormida en supecho, ese día supo que Malfoy era capaz de amar y que no sólo la amaba a lamanera Malfoy sino a la manera Draco y a todas las maneras que existían.

A los díasllegó el momento de adornar el árbol, Draco compró uno de no más de dos metrosy entre los dos lo adornaban, se reían y comían galletas, se besaban hasta queHermione quedó dormida, él la llevó a su cuarto y se acostó a su lado,durmiendo junto a la sangre sucia que (¿quién lo creería?)
él amaba.

Ahí estabaDraco, en el centro de Londres buscando un regalo para Hermione, no sabía si sehabía vuelto loco pero estaba seguro de que ella no era un capricho, y llevaruna vida de pareja por obligación del ministerio le encantaba.

Después decomprar muchos regalos que consideraba perfectos volvió a casa y los puso bajoel árbol donde ya estaban los de Hermione, tenían más días buenos últimamente,él no volvió a acostarse con nadie, la respetaba y la amaba, aunque no sabíaque eran.

-¿Estáslisto? Son las ocho vamos saliendo.- Dijo Hermione bajando las escaleras.

-Estoy listocariño.- Respondió Draco apagando la chimenea.

Cuandovolteo a mirar a Hermione quedó atónito, no había rastro de la niña come librosdel colegio, eso era una mujer con todas las de la ley, tenía un vestido azulturquesa de tirantes, a la rodilla, el cabello suelto pero liso, y estabamaquillada muy al natural y en los pies unas zapatillas mostaza, sus accesoriosle hacían juego, salieron de la casa y fueron a la fiesta a la que habíaninvitado a Draco los compañeros de su trabajo, llegaron a una enorme casa, nomás grande que la mansión Malfoy, Hermione salió del auto e iba de la mano deDraco, él se sentía afortunado con esa belleza a su lado y ella se sentíahermosa porque él, el hombre más hermoso del lugar la amaba. Prodotti top

 

Estuvierontoda la noche ahí, llenaron de elogios a Draco y a su pareja, sus compañeros detrabajo decían "Si no es tu novia hago los honores" y Draco les respondía conmiradas asesinas.

Estuvieronahí hasta que el reloj dio las 11:30 y volvieron a casa a abrir los regalos queel otro le había comprado, llegaron y se sentaron al pie del árbol.

-¿Abres unotu y luego uno yo y así hasta abrirlos todos?- Dijo Draco.

-Deacuerdo.- Respondió Hermione.

Ellacomenzó, en el primer regalo había un hermoso collar con una D de oro que teníauna pequeña esmeralda a un lado, muy hermosa. El siguiente fue Draco, habíaadentro un hermoso reloj, Draco agradeció con su mejor sonrisa, realmente legustaba. Luego Hermione quien encontró una bonita cartera verde botella.

-Me estásregalando cosas de Slytherin
- Dijo riendo.

-Lo siento,me gusta cómo te ves de verde.- Sonrió él.

Draco abrióel siguiente regalo, era un maletín de ejecutivo, con 16 años ya estabatrabajando en un banco, no lo podía creer, pero en ese mundo tenían 22 los dos,y ahora tenía un maletín, río por pensar eso como un niño.

-Piensas entodo.- Le dijo a Hermione.

-No
-Respondió ella abriendo el siguiente regalo.

Había unhermoso cuaderno con detalles dorados, era un diario y una lapicera conpequeñas esmeraldas y rubíes incrustados, a Hermione le encantó pues era comoellos, rojo y verde, fuego y hielo, razón y corazón, una serpiente y un león.El siguiente regalo de Draco era una corbata de rayas rojas y doradas.

-Esapropósito ¿no?- Sonrió él.

-¿No tegusta?- Dijo ella y soltó una risa.

-Digamos queme gustas tú
- Respondió el chico, ella puso los ojos en blanco, él soltó unacarcajada y besó su frente.

El siguienteregalo de Hermione no era de Draco, era de los Weasley, lo abrió, una bufandaque la señora Weasley tejió para ella, roja y verde

-Me la hubiesepodido poner en los partidos Slytherin - Gryffindor.- Dijo ella riendo.

-No, en esospartidos hubieses tenido que gritar ¡DRACO! ¡DRACO! Como una buena novia.- Ríoél.

-Mira, otroregalo para ti.- Dijo ella sonriente.

-Es de mimadre.- Dijo él

Al abrirlohabía un vestido
un vestido negro muy hermoso.

-No, no espara mí Herms.- Dijo él asustado.

-¿Entonces?-Preguntó, Draco leyó la nota y abrió los ojos como platos.

-Es para ti
-Dijo él en un susurro.

Hermionetomó la carta que decía:

"Querido Draco, sé de lo tuyo con la
castaña de Gryffindor, dale esto de mi parte, en son de paz.

Narcissa Malfoy"

Hermione nolo pudo creer y no quiso saber como ella se había enterado o si alguien mássabía, estaba asustada.

También habíaun regalo de Harry para ella, un CD muggle, de su banda favorita: The Beatles.Hermione sonrió al ver que su amigo se acordó de eso.

 

-Me puseceloso ¿sabes?- Dijo Draco muy serio.

-¿Por qué? PorqueHarry me conoce
- Dijo ella riendo.

-No, porquete conoce más que yo.- Dijo él.

Ella lobesó, como diciéndole que tenían toda la vida para conocerse, entonces ella selevantó y extendió su mano, como invitándolo y comenzó a subir las escaleras,al llegar al cuarto de deshizo de sus zapatos y le quitó a Draco el saco.

-Hermi
notenemos que hacerlo si no quieres.- Dijo él mirándola serio, ella se puso enlas puntas de los pies y con sus labios cerca de su oído dijo dulcemente.

-Ese es elproblema Draco
que si quiero.- Y comenzó a besarlo, el chico no lo pensó dosveces antes de irse a la cama, estaba esperando eso desde que ella lo besó, latocó dulcemente, como nunca había tocado a nadie y besó cada parte de su cuerpohaciendo que Hermione soltara pequeños gemidos, cuando ella estuvo desnuda nopudo evitar mirarla.

-Ereshermosa Hermione Jean Granger.- Le dijo suavemente, ella enrojeció ligeramentey en esa cama la hizo suya, desde ese momento y para siempre.

Cuandoacabaron Hermione se recostó en el pecho del rubio.

-Desde hoy,prometo
no, juro estar contigo toda mi vida Hermione.- Dijo él besando sucabeza.

-No prometascosas que no sabes si podrás cumplir, ahí está, en tu muñeca izquierda
laprueba de que no puedes estar conmigo.- Dijo ella.

-¿La viste?-Preguntó él.

-Sí, pero nole di importancia.- Dijo ella. -Te amo, sé que eres mi enemigo pero te amo.-

-Pueslucharé contra esta marca y contra todos los que la llevan, incluso contra mipadre, sólo por estar contigo
porque nunca ninguna mujer me dejó hacerle elamor con tanta dulzura Hermione.- Dijo él y la besó, como pidiéndole que noarruinara por lo único por lo que lucharía en su vida.

Después deese día las cosas fueron más que satisfactorias para los dos, se levantaban concariños y besos y pasaban su día enviándose mensajes de textos al móvil el cualDraco aprendió a usar, se veían para almorzar, se amaban, y por las nocheshacían dulcemente el amor hasta quedar exhaustos.

-¡Harry!¡Ron!- Abrió la puerta Hermione y encontró a sus dos amigos que habían ido apasar año nuevo con ella.

-¿Cómo teva? ¿Malfoy no te hecho nada malo?- Dijo Harry abrazándola mientras ellatrataba de esconder su rubor pues se acordó de las escenas de las nochespasadas.

-No, todo vamuy bien
incluso
- Trató de decirle a Harry lo que pasaba pero no pudo en esemomento, prefería esperar hasta después de año nuevo. -Nos llevamos bien.-Culminó.

-Me alegra.-Dijo él con una auténtica sonrisa.

-Potter,Weasley.- Saludó Draco con las manos en la espalda. -Hermi iré por algunascosas que faltan, te amo.- Dijo Draco besando la mejilla de la castaña quienabrió mucho los ojos, no le había dicho a Draco que hablaría con Harry y Rondespués de año nuevo, la expresión de Harry era de confusión y la de Ron defuria, pura furia.

Draco salióde la casa dejando a una asustada Hermione, un Harry confundido y un Ron muyenojado atrás.

-Deberíasexplicarnos.- Dijo Harry.

Hermionecomenzó a jugar con sus manos.

-Iremos apasar año nuevo con mis padres, viven algo cerca, sólo tendremos que ir en auto.-Dijo ella desviando el tema.

 

-HermioneJean Granger ¿Puedes decirme que demonios hacía Draco Malfoy llamándote "Hermi",diciéndote que te ama y besándote en la mejilla?- Preguntó Ron poniéndose delcolor de su cabellera.

-Es unalarga historia, luego les comento.- Dijo ella con una sonrisa nerviosa ycaminando hacia la cocina pero Harry la tomó por la muñeca y después deinsistencias ella comenzó a contarles.

Les contótodo, desde su llegada hasta ese día, lo que consiguió fue una miradaconfundida de Harry y un grito de Ron.

-¡NOPUEDES!-

-¿Cómo dicesRonald? Por supuesto que puedo, yo nada te dije cuando anduviste de novio conla superficial de Lavender Brown.-

-Esto es muydiferente Hermione, él es Malfoy, Draco Malfoy.- Ron estaba realmente enojado.

-¿Te hacefeliz?- Preguntó Harry mirando por la ventana.

-MuchísimoHarry.- Respondió Hermione casi llorando.

-¿Y eso quéimporta? ¿Sabes lo que es Draco Malfoy?- En eso la puerta se cerró sonoramente.

-¿Qué soy?-Dijo Draco entrando tranquilamente.

-Un
unsucio mortífago. ¡UN SUCIO Y DESPRECIABLE MORTÍFAGO!- Gritó Ron.

Draco río. -Aycomadreja, me haces reír.- Dijo.

-No te metasconmigo hurón.- bufó Ron.

-Cállenselos dos, son un par de idiotas, Ron, si Draco hace feliz a Hermione entonces loaceptaremos, Malfoy es de mala educación hablarle así a los amigos de tu
novia, y te advierto, le haces algo a ella y querrás nunca haber nacido.Hermione creo que pudiste contarnos en una carta pero
lo acepto.- Dijo Harry yacto seguido abrazó a Hermione quien pronunció unas gracias suplicantes.

-No, yo nolo acepto.- Dijo Ron.

Nadierespondió nada, el resto del día fue muy neutro, Hermione y Harry intentandoexplicarle a Ron cómo funcionaba el televisor, luego Hermione salió a lapeluquería para peinarse, Draco sólo se encerró en la habitación y Harry y Ronjugaban con una pequeña consola que tenían Draco y Hermione en casa.

-¡Vamoschicos!- Gritó Hermione desde abajo poniéndose los aretes.

Todosbajaron, Draco tenía un traje completamente negro, incluso su corbata y camisa,Ron uno negro con camisa blanca y corbata roja y Harry un pantalón negro concamisa negra y chaleco y corbata blanca, Hermione tenía puesto el vestido quele había regalado Narcissa, negro con unos zapatos verdes botella de gamuza yunas perlas negras con el cabello suelto y muy liso.

-Estáshermosa mi amor.- Dijo Draco besando su mejilla.

-Parece unaSlytherin.- Susurró Ron y Harry le dio un codazo.

-Estáspreciosa Herms.- Dijo Harry sonriente.

Se subieronen el auto y llegaron a la casa de los padres de Hermione después de 45 minutosde intolerante silencio.

-¡Mamá!-Hermione abrazó a la mujer que abrió la puerta.

-Hola SeñoraGranger.- Saludó Harry con un beso en la mejilla a la mujer quien respondió elgesto y Ron sólo saludó con su mano, no estaba muy cómodo.

-Mamá él esDraco es
- Dijo Hermione sin saber cómo presentar al rubio.

-Su novioSeñora Granger. Draco Malfoy, a su servicio.- Dijo él besando galantemente lamano de la mujer.

-Que buenmozo
- Dijo esta con una enorme sonrisa.

Draco entróy Hermione iba a hacer lo mismo pero su madre la detuvo.

-¿Ese chicono es el Malfoy que
?- Pero Hermione no la dejó terminar.

 

-Largahistoria madre.- Dijo y entraron a comer

En la mesa estabael papá de Hermione, a su lado el hermano de este con su esposa y sus doshijos, los estirados primos de Hermione, incluso más presumidos que Malfoy,Jeremy y Lancelot. Seguidos de ellos la hermana de la madre de Hermione con sushijas Marielle y Victorie, hijas de un francés, y su hijo Luca. El hermano dela madre con el pequeño Lucky y la niña Cindy, sería una larga noche

La señoraGranger sirvió pavo en la mesa, papas cocidas con salsa bechamel, ensalada yalgunas verduras, todos se sirvieron, Ron se veía de lo más a gusto comiendo,Harry absorto en sus pensamientos, las pequeñas primas de Hermione hablaban divertidasy los tíos y tías conversaban con sus padres, Draco miraba fijamente el platocon un muslo de pavo y se preguntaba varias veces por qué sólo tenía un tenedor
pensó pedir un cuchillo con la esperanza de parecer elegante para todos lospresentes pero entonces Jeremy habló.

-Tía, seríamaravilloso si pudieras darme un cuchillo, realmente me molesta comer pavo conlas manos.- Dijo el chico de cabellos castaños y acento rayando en lo ridículo.

Draco lomiró como si fuese su competencia.

-¿Draco note gustaría a ti también un cuchillo?- Dijo la señora Granger notando la incomodidaddel rubio, pero él no le iba a dejar todo el crédito al castaño de lentes primode Hermione.

-No señoraGranger muchas gracias pero todos saben que si se come pollo o pavo con lasmanos no se pierde la etiqueta pues es completamente aceptable.- Dijo él conuna sonrisa, Jeremy lo fulminó con la mirada y Hermione observaba divertida laescena.

La cenacontinuó con normalidad, luego el padre de Hermione y sus tíos salieron al jardíncon Whisky, la señora Granger, su hermana y su cuñada fueron a tomar té en lacocina, los niños jugaban en el patio y Harry, Ron, Hermione, Draco yobviamente Jeremy se sentaron en la sala de estar a conversar.

Harry,Hermione y Ron mantenían una furtiva conversación y el primo de la chica noquiso perder esa oportunidad y habló.

-Y bien
¿Dónde estudia señor Malfoy?- Dijo Jeremy.

-Un costosointernado en Gran Bretaña, igual que tú prima.- Dijo Draco con aire desuperioridad.

-Pues yoestudio en uno francés, Sant Clemence, es maravilloso, jugamos criquet losdomingos y tenemos muchas áreas verdes.-

-Pues Hogwarts,y sé que es un nombre extraño- Draco hizo un paréntesis. -Está completamentealejado de todo, era un castillo de duques, es maravilloso, pocos conocen suparadero.- Draco no medía sus palabras, quería parecer más sofisticado.

-Maravilloso
¿desde cuándo salen mi prima y tú?- Comentó el chico viéndose derrotado.

-Cerca de unmes.- Respondió el rubio.

-¿No teparece
insípida? No es que quiera ofenderla pero sinceramente veo que tienetanta clase como un asno.- Draco se veía reflejado en esa figura castaña conacné, y se odiaba por ello.

-Pues a mírealmente me encanta, me parece hermosa, elegante, simpática, graciosa,divertida y no es para nada presumida, además ella llena por completo minecesidad sexual, eso sin contar que sabe controlarme y darme libertades con elequilibrio perfecto. Es toda una princesa esa mujer.- Draco estaba tanconcentrado en defender a Hermione y en escoger bien las palabras que no notóque ella y sus amigos habían dejado de hablar para mirarlo boquiabiertos, pueshabía dejado su tono relajado y había subido un poco el volumen.

 

-De acuerdo
no lo puedo cuestionar.- Dijo el primo de Hermione igual de impresionado, selevantó y se fue cabizbajo.

-En serio teama
- Dijo Harry.

-Eso creo.-Respondió Hermione sonrojada, los tres miraban a Draco mientras este selevantaba con un color en su rostro muy cercano al del cabello de Ron y poníasus manos detrás de la espalda al tiempo que miraba por el gran ventanal.Hermione se levantó y fue hasta él.

-Te amoDraco Malfoy, aunque seas completamente ajeno a todo lo que vivo.- Dijo ellatomando el rostro pálido del chico entre sus manos y depositando un tierno besoen sus labios.

-También teamo, pero tu primo es un idiota.- Dijo él, ella río tiernamente, asintió yabrazó al chico, depositando su cabeza en el pecho del rubio, en eso sonó eltimbre.

-¡Demonios!Ya decía yo que faltaba alguien
- murmuró Hermione.

-¿Quién es?-Dijo Draco extrañado.

-Pues
verás, tengo un tío, otro hermano de mi padre que tiene mucho, mucho dinero, seha divorciado unas tres veces y pues
esta vez se casó con una mujer que tienedos hijos, una chica llamada Carla y un chico llamado Louis, la chica es
unacompleta zorra y él, digamos que está algo interesado en mí.- Respondió ellaaún hundida en su pecho.

En eso cincofiguras entraron a la sala, la madre de Hermione, un hombre gordo con un traje,una mujer de unos treinta años con un vestido verde oliva muy apretado yenormes pechos que parecían tener vida propia, una chica de más o menos quinceaños y que medía menos de un metro con sesenta y con una falda de cuero corta yun top de animal print de leopardo, zapatos que a pesar de ser bastante altosdejaban a la vista su corta estatura y el cabello rubio cenizo recogido en unacola de caballo y junto a ella un chico notoriamente más alto, de unosdiecisiete años, rubio igualmente y con los ojos azules, con un traje muyparecido al de Ron pero su corbata era azul celeste.

-¡Prima!-Chilló la pequeña y corrió a abrazar a Hermione. -vaya ¿estos son tus amigos? Deberíaspresentarme al rubito.- le dijo al oído.

-Hola Carla
-Respondió Hermione como esperándose ese comentario.

-HolaHermione.- Dijo su primo mientras se agachaba para besar la mejilla de lacastaña, rápidamente Draco se puso en medio y extendió su mano.

-DracoMalfoy, novio de Hermione.- Dijo sonriente.

El chicoapretó la mano de Malfoy y luego su tía rompió la corta capa de incomodidad.

-Los dejaréaquí para que se conozcan, Clarisse ven a la cocina estamos tomando el té yJhon, mi esposo está afuera, ve con ellos.- Decía la madre de Hermione.

Y la nocheapenas empezaba.

-¿Entonces
Hermione? ¿Qué tal la escuela?- Sonrió su primo.

-Bastante bien,muchas gracias.- Dijo ella con una sonrisa forzada.

-Te tenías aeste bombón escondidito.- Dijo su prima con una voz chillona apretando lasmejillas de Draco cosa que él odiaba.

-Herms
-Suplicó el rubio.

-Eh, bueno,le mostraré la casa a Draco si no les molesta
permiso, Carla, ellos son Harryy Ron, conócelos, ellos son mis primos chicos.- Dijo ella entendiendo losruegos de Draco y levantándose.

Selevantaron y subieron las escaleras, cuando entraron al cuarto de HermioneDraco estaba pálido.

 

-Tu familiaes realmente extraña Granger.- Dijo mirándola fijamente.

-Bastante
-Susurró la muchacha.

-¿Esta es tuhabitación?- Dijo mirando el cuarto rosa y blanco, tan femenino y ordenado(aunque un poco vacío).

-Pues sí,lamento el desorden es que
no he venido desde comienzos del curso.- Dijo ellacon la mano en la frente.

-¿Desorden?-Dijo Draco y se echó una carcajada. -Eres muy perfeccionista cariño.- dijo acercándosea ella y abrazando su cintura.

Cuandoestuvieron a punto de juntar sus curvados labios la puerta se abrió.

-¿Interrumpo?-Dijo el chico que se acaba de incorporar, Louis.

-Si.- DijoDraco entre dientes, Hermione sólo río nerviosa y salió de la habitacióndejando a los rubios solos
error.

-¿Qué tetraes con ella?- Louis fue al grano.

-Es mi novia
troll.- Dijo él sonriente y dispuesto a irse cuando Louis lo tomó por elhombro.

-Pues no pormucho, escucha, sinceramente es mejor que ella esté conmigo, algún día su madredirá que lo haga, somos primos pero no de sangre así que ¿qué mejor unión queentre familia?- Dijo él muy serio como si se tratara del siglo XIX.

-¿Tú quésabes de eso? Si supieras el linaje tan puro que tengo y la manera de la queestoy arriesgando todo por esa chica
no la mirarías.- Dijo serio y sin medirsus palabras, salió de la habitación, pero él no sabía que Hermione escuchó esoy se sintió sumamente culpable.

Pasó lanoche entre miradas crudas y tragos gruesos de partede Hermione, ella sentíaque exponía a Draco y además que lo llevaría a morir.

Cuandollegaron a casa Harry y Ron estaban exhaustos pero a Draco no le pasódesapercibida la actitud de Herms.

-¿Qué pasa?-Dijo cuando ella se estaba desvistiendo en el cuarto que ahora compartían.

-¿A qué terefieres?- Dijo ella desde el baño.

-Lo sabes.-Respondió él sereno.

-¿Arriesgasmucho estando conmigo?- Para cuando dijo eso Hermione ya estaba con su cabezaescondida en el pecho del rubio y llorando desgarradoramente.

-Mi vida, novoy a mentir
arriesgo todo.- Dijo él acariciando su cabello.

-Entoncesdéjame por favor, si te pasa algo no me lo perdonaría.- Lloraba ella.

-¿A estasalturas me lo pides Herms? ¿Cuándo ya no puedo separarme de ti? Es un pocotarde princesa
- Dijo el sonriente, luego tomó el rostro mojado de Hermioneentre sus manos y la beso en los labios.

No mentíacuando decía que arriesgaba todo, no faltaba mucho para que se empezara a darcuenta.


Está algo corto lo siento.

Lo siento, hasta yo misma me decepcioné con este final, pero esperen el epílogo, disculpen que escribiera tan mal ♥ Los quiero mucho a todos!



Pasaron losmeses. Ese día Hermione estaba leyendo el periódico en la hora del recesocuando vio que el auto de Draco estacionaba bruscamente y él se bajabaasustado.

-¡AMOR!¡HERMS!- Gritó pegándose a la reja.

-¿Qué pasacariño?- Dijo ella algo asustada.

-Unosmortífagos llegaron al banco a buscarme, salgamos de aquí ya mismo.- Dijoagitado.

-¿Cómo? Sinvaritas ni contacto con el mundo mágico.- Dijo ella casi llorando.

-Sal deaquí, nos vamos, lejos.- Respondió él

 

Eso hizoHermione pero cuando llegaron a la casa ya era algo tarde
él, Lord Voldemortestaba ahí, esperándolos.

-Draco
teenamoraste de la sangre sucia.- Dijo sereno cuando la vio entrar.

-Señor
-Respondió Draco abriendo los ojos como platos.

-¿Señor?Acostándote con una impura me llamas señor
que falta de respeto.- RespondióVoldemort sonriendo.

-No le harádaño.- Dijo Draco sorpresivamente levantando la mirada.

-Porsupuesto que si Draco ¿Qué rayos pensabas?- Dijo su padre serio.

-No. Antesmátame que matarla a ella.- Dijo

-¡NO! ¡DRACONO!- Lloró Hermione quien no había hablado por el susto.

-Cállatesangre sucia.- Dijo Bellatrix que había estado extrañamente callada.

-Bellacálmate, seamos cilvilizados. Ella nos ayudará y nosotros la dejaremos en paz,nos llevarnos a Draco y se acabó todo este
embrollo.- Dijo Voldemort.

-Nunca losayudaré.- Gritó Hermione, lo único que pudo hacer Draco fue correr a abrazarla.

-TranquilaHerms, no pasará nada.- Dijo en un susurro.

La madre deDraco miraba todo con los ojos brillosos, nunca había visto a su hijo así, yella era su propia madre, amaba a esa chica.

-A ver
señorita
¿Granger? Si nos ayuda no la mataremos. Lo dejé bastante claro ¿no?-Dijo El Señor Tenebroso.

-No les dirénada, antes muerta.- Dijo ella soltánse de Draco.

-Eso searregla.- Dijo Bellatriz apuntándola con la varita, le lanzó una mirada alseñor tenebroso quien asintió
-Crucio.- Dijo suavemente y Hermione cayó alsuelo retorciéndose de dolor.

-¡DÉJALA!-Gritó Draco y Bella paró. -¿Qué quieres saber?- Preguntó.

-¿Qué planeaPotter?- Dijo Voldemort.

-Draco
-Dijo Hermione en el suelo.

-Te amoHerms, no pasará nada.- Dijo él. -Lo sé todo, se lo saqué, pero no la maten, selos diré.- Dijo ahora mirando a Voldemort.

-De acuerdoDraco
- Y en ese momento todos desaparecieron, incluso Draco, pero Hermioneyacía inerte en el suelo.

-No
- LloróHermione, se levantó con dificultad y en ese momento llegó Harry.

-¡HERMS! Lovi
entré en su mente.- Dijo casi llorando.

-¿Qué? ¡YVINISTE SOLO!-

-Si
elministerio me matará por aparecerme.- Dijo preocupado.

-Se llevarona Draco, llévame a la Mansión Malfoy.- Pidió, Harry asintió, lo siguiente fueque aparecieron en la puerta de la mansión.

-Herms
no.-Fue lo único que dijo Harry.

Pero eratarde, Hermione tocó el timbre y salió Bella, al ver que estaba Hermione abrióy la tomó de la muñeca.

-Draco nonos dijo nada, que bueno que aparecieras.-

En esemomento Hermione vio la estupidez que había hecho, ir sin varita a la mansiónMalfoy
era una idiota, luego escuchó un susurro.

-Estoycontigo.- Dijo Harry con la capa puesta.

-Te amoHarry Potter.- Respondió ella asustada.

-También yohermana.- Dijo el moreno.

-Mira quienvino.- Dijo Bellatrix mirando a Draco y tirando a Hermione al piso, Dracoestaba en una silla en frente de Lord Voldemort, moribundo y desmayado

-¡DRACO!-Gritó Hermione desgarradora.

-Hermscálmate.- Le dijo Harry al oído.

-Vete.- Lepidió Hermione -Eres la esperanza del mundo mágico, te matarán, vete, te amoHary, gracias por todo.-

 

-No tedejaré.- Las voces de ellos apenas eran audibles.

-HarryPotter, vete de aquí.-

-Te amoHermione eres la mejor mujer que he conocido, eres como mi hermana.- Dijo Harrypara luego desaparecer.

Cuando Harryapareció en la oficina de Dumbledore le contó lo ocurrido, llorando, sabía queella moriría, estaba allá sola y le pidió a Dumbledore que la ayudara.

En laMansión Malfoy todos fueron a comer cuando Draco volvió en sí y Hermione corrióhasta encontrarse con esos ojos grises que amaba.

-¿Por quémierda viniste?- Dijo Draco en un tono apenas audible.

-Asalvarte.- Dijo ella llorosa.

-¿Me amasHermione?- Preguntó él.

-Más que ala vida mismo Draco, más que a nada.- Dijo ella tomando sus manos y besándolas.

-Entonces yame salvaste mi amor.- Respondió él.

-Bien,Draco, ¿nos dirás lo que sabes o tenemos que torturarla para saberlo?- PreguntóVoldemort entrando a la sala.

-Mátenme.-Pidió él.

-¡Crucio!-Gritó Bella. Y Draco comenzó a retorcerse de nuevo, pero ese era el Crucio quefaltaba para que Draco muriera.

-Herms
teamo.- Dijo y cayó sin vida.

-¡NOOOOO!-Grito ella -¡LO MATASTE! ¡Hija de
!- Pero antes de que Hermione terminaraaparecieron los de la orden y Voldemort desapareció, comenzó la batalla, Tonksse la llevó y llegaron al cuartel.

No me maten si no les gusta:( Lo siento, las quiero♥


Cuandollegaron al cuartel Hermione no podía estar tranquila.

-¡ESA PERRA!¡LO MATÓ TONKS! ¡Mató al amor de mi vida! ¡Dame tu varita! ¡Iré a matar a esapsicópata hija de su sucia madre!- Gritaba desesperada mientras se lanzabaencima de Tonks para quitarle la varita, cuando logró hacerlo
-Accio Escoba.-Dijo y una escoba llegó a sus manos, se subió y volvió a la Mansión.

Cuando llegósólo veía maldiciones por doquier y Draco, su Draco aún en aquella silla dondemurió.

-¡Bellatrix!-Gritó cuando entró.

-¿Sangresucia? ¿Quieres pelear?- Dijo Bella y soltó una macabra carcajada.

-¡CRUCIO!-Gritó Hermione
ni ella misma podía creerlo, todos los presentes se quedaronatónitos, no era la primera vez que hacía un crucio pero esta vez
lo hacía contoda la intención del mundo, Harry la detuvo.

-¡Esta noeres tu Hermione!- Le gritó

-¡Ella matóa Draco Harry! ¡LO MATÓ Y YO LO AMABA!- Gritó Hermione.

En ese momentolos mortífagos desaparecieron, incluyendo a Bellatrix, excepto Narcissa.

-¡La dejasteir! ¡MALDITA SEA HARRY!- Gritó Hermione enojada.

-Narcissa.-Dijo Lupin acercándose a la rubia.

-Mi hijoLupin
ella lo mató.- Dijo y cayó de rodillas al lado del cuerpo inerte delchico, llorando desesperadamente.

-Draco porfavor, no puedes morir, si tu mueres yo muero mi amor, por favor, eres lo únicoque tengo.- Hermione también lloraba junto al cuerpo inerte de su amado, luegode que los dos lloraran mucho llevaron el cuerpo de Draco a enterrarlo,Hermione volvió a Hogwarts pero no era la misma.

-¿Herms?¿Dónde estás?- Harry buscaba a Hermione por todo el castillo, cuando la encontróen la torre de astronomía, donde ella le había lanzado el crucio a Dracoaquella vez

-Aquí fuedonde todo empezó Harry.- Dijo ella llorosa. -Aquí también terminará todo.-

-¿Qué? ¿Dequé hablas?- Preguntó Harry, ella no respondió, sólo le enseñó una botella deveneno. -¿QUÉ HICISTE? ¡NO DEBISTE HERMIONE!- Gritó Harry enojado.

En esoapareció él, Draco Malfoy
o bueno, su fantasma.

-Yo tambiénle dije que no lo hiciera.- Dijo serio.

-¿Morirás?¡MALDITA SEA ES TU CULPA! ¡ES TU CULPA POR APARECERTE!- Gritó Harry alfantasma.

-Ehm, no.Cuando aparecí ella ya estaba tomando el veneno, mi plan era sólo observarla
por eso no me fui a ningún lado.- Dijo el transparente chico, en eso Hermionecayó al suelo.

-¡HERMS!-Gritó Harry sobre su cuerpo.

-TranquiloHarry, ahora soy feliz, él me hace feliz.- Se escuchó la voz de Hermione.

Desde esedía dos nuevos fantasmas se unieron a los de Hogwarts, los llaman "Losenamorados de la torre de Astronomía" aún veinticinco años después todos sabensu historia, de cómo pasaron de odiarse a amarse tanto como para dar la vidapor el otro.

No sólo estoy en el mundo muggle, estoy contigo. - Fanfics de Harry Potter

No sólo estoy en el mundo muggle, estoy contigo. - Fanfics de Harry Potter

Ahí estabayo, apuntándole con mi varita, roja de furia, creo que era la primera vezademás del tercer año que llegué a enojarme tanto con Draco Malfoy y en

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-no-solo-estoy-en-el-mundo-muggle-1575-0.jpg

2024-05-21

 

No sólo estoy en el mundo muggle, estoy contigo. - Fanfics de Harry Potter
No sólo estoy en el mundo muggle, estoy contigo. - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/120364
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente