Obsesión - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Autoclave de vapor Blog y>

Hacia varias horas que la noche había caído. Kala caminaba por las oscuras y húmedas callejuelas aledañas a su edificio.
Su día había sido como cualquier otro: cansado. Deseaba que terminara cuanto antes.
De vez en cuando ella volteaba la cabeza para ver si alguien venia detrás, pero nunca había alguien
O al menos eso creía.

Justamente despues de una de esas veces en que ella volteaba su cabeza, su pie cayo en un pequeño peor profundo charco haciendo que ella cayese. A penas una fracción de segundo despues de que tocara el suelo alguien se acerco con rapidez.

Aquella persona se abalanzó sobre Kala para inmovilizarla; saco una jeringa del bolsillo de su negra gabardina e introdujo el contenido de esta a través del brazo de la joven. Casi al instante ella se desvaneció en medio de la solitaria y fría callejuela.


Apenas 16 minutos despues ambos se encontraban en la comodidad de un auto rojo; él conduciendo, ella dormitando en la parte trasera.
La lluvia había caía con ferocidad golpeando el auto mientras se desplazaba con lentitud por amplias calles.

Aquel sujeto que había atacado a Kala era un hombre joven, no debía tener más de 23 años, era alto y delgaducho. Y a la par que manejaba sonreía y miraba por el espejo retrovisor a la mujer que había raptado.

Pronto llegaron a un lugar alejado de la ciudad; a una vieja y descuidada casa que desde el exterior se mostraba pequeña y acogedora, libre de cualquier sospecha o mal imaginable.
El automóvil paro allí. El hombre bajó, abrió la puerta de la casa y regreso por Kala. La llevo en brazos hasta una habitación que en su interior tenía solo una mohosa cama situada junto a un ventanal con grises y polvosas cortinas. Aquella ventana tenía una vista privilegiada, o la hubiera tenido de haberse encontrado en buen estado el espacioso jardín que mostraba.

Él joven la posó en la cama y la miro por largo rato. Miles de recuerdos llegaron a su mente haciendo que dentro de el creciera la ferviente necesidad de estar con ella, de poseerla, de llenarse de su aroma y de su presencia; esos lejanos, pero vividos recuerdos engendraban en él amor, cariño, necesidad, obsesión.

Dejándose llevar por aquellos arrebatadores sentimientos que le abrazaban el cuerpo y la mente, se abalanzo sobre ella aprovechando su aun carencia de sentido.
Afuera seguía lloviendo con ferocidad pero eso no impidió que se desvaneciera siquiera un poco el calor que su cuerpo emanaba, haciendo que comenzara a despojarse de sus propias ropas y a quitar las de su ausente compañera.

Todos los deseos, las fantasías, ilusiones y sentimientos que ella generaba en su interior brotaron de él en ese momento; besos, caricias, palabras, roces, interacciones que no eran reciprocas, pero que para el eran mas que suficiente. Aquella fue la noche que el siempre deseó, la que siempre quiso.
La mañana siguiente lo despertó un insistente y radiante Sol. Ella seguía dormitando. Seguramente el sedante dejo de funcionar durante la noche, peor el cansancio la mantuvo rendida.
Él la miró sonriente. Se vistió, y decidió salir a comprar algo para sorprenderla cuando al fin despertara.

Mientras estaba fuera de casa recordó aquel tiempo en el que vivía a las afueras de la ciudad, justamente en aquella casa. Le vino a la mente el día en que, siendo un niño, se hallaba perdido en medio de los enormes prados con una lluvia torrencial y un frió descomunal. También recordó como aquel día una niña pocos años mayor que él fue en su ayuda.
Aquel acto de preocupación y solidaridad lo llevo a una obsesión por aquella muchacha, a tal grado que muchos años despues de aquello esa misma muchacha se encontraba drogada y desnuda en la que alguna vez había sido su casa.

Compro un poco de comida y se dirigio de nuevo al que solia ser su hogar. Estaba apunto de llegar. Llevaba el semblante alto y orgulloso, pero hubo algo que hizo que la preocupación lo invadiera. Afuera de la casa había varios automóviles y la puerta se encontraba abierta. Él entró con preocupación y se dio cuenta de que al menos cinco personas estaban allí, al parecer, buscando algo.
-Aquí tenemos a nuestro Don Juan. ¡Llévenselo!-dijo uno de los hombres que se encontraban allí. Inmediatamente los demás obedecieron y lo arrastraron hasta uno de los automóviles.
-¡¿Por qué?!-comenzó a gritar el joven con desesperación. Como respuesta a su pregunta recibió un golpe en la cabeza que lo dejo inconciente.

Cuando despertó miro a su alrededor. Se encontraba en una habitación completamente blanca. Había dos hombres con él.
-¿Ya has despertado, Bella Durmiente?-dijo uno de ellos, con sorna
- Abel Willow ¿Cierto?-pregunto el otro hombre
El muchacho asintió. Hubo una ligera pausa.
-hagamos las cosas fáciles-volvió a intervenir el primero- ¿Por qué la mataste?
-¡¿matar?! ¿Qué? ¡Yo no he hecho eso! ¡Yo no he matado a nadie!
Inesperadamente el primer hombre abofeteo a Abel.
-Claro que lo hiciste. Murió de una sobredosis. ¿Qué le diste? ¿Por qué?
-¡Yo no la mate!
-¡No mientas!
Abel miro al policía de manera desafiante.
-Los forenses determinaron que ella murió a las 8:50. -Intervino el otro hombre- 5 minutos despues de que te vieron atacándola
-¿Qué? ¡No puede ser! ¡Es un error! ¡Yo estuve con ella, hicimos el amor! ¡Estaba viva!
Los policías lo miraron con una mezcla de pena y lastima.
-Estaba muerta
Abel los miro con desesperación. Aquellas palabras retumbaron en su mente
¿Muerta? ¡¿MUERTA?!

Se sintió podrido. Soltó un grito desgarrador.
Podía imaginar el cuerpo inerte de Kala pudriéndose lentamente, despidiendo hedores, atrayendo animales carroñeros. También pudo vislumbrar como aquellos gases putrefactos con olor a muerte flotaban a su alrededor mientras hacia de Kala lo que siempre había querido. Justo ahora mismo estaba seguro de que podía ver como el, en medio de la blanca habitación, desprendía los mismos gases, el mismo olor.

Maldijo a la joven por morir. No lamento el hecho de caer preso o de haberla matado. En su alma solo pesaba el que Kala se atreviese a morir haciendo que él se pudriera junto con ella.

Obsesión - Fanfics de Harry Potter

Obsesión - Fanfics de Harry Potter

Hacia varias horas que la noche había caído. Kala caminaba por las oscuras y húmedas callejuelas aledañas a su edificio.Su día había sido como cualquier

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-obsesion-fanfics-de-harry-potter-2818-0.jpg

2023-02-27

 

Obsesión - Fanfics de Harry Potter
Obsesión - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/30462
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20