Odioso Black. - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Un chico de cabello negro azulado, unos enormes ojos grises, un cuerpo que te dejaba sin respiración y aun más si lo veías con su camisa abrochada desde la mitad, lo cual te dejaba ver su bien formado torso y esos pantalones ajustados, que te dejaban ver su perfecto trasero; estaba caminando por los jardines de Hogwarts solo, algo que era raro en él, estaba a punto de comenzar a llover, pero era algo que no le preocupaba.

- Maldición - escucho el chico, buscando con la mirada encontró de donde había salido aquella palabra.

No muy lejos de allí, una chica de cabello castaño, lacio natural, una buena cintura y un trasero bien formado, trataba de recoger sus libros, ya que su mochila se había roto, el ojigris que era todo un caballero no podía dejar de ayudar a una dama en peligro, así que se acerco y la ayudo a recoger sus cuadernos y libros.

 

- Aquí tienes preciosa - comento con una sonrisa de medio lado.

- Gracias - contesto la chica con desagrado, sus grandes ojos avellana lo veían con cierto resentimiento.

- ¿Swan? - dijo el chico sorprendido y observando aquel rostro, sus ojos combinaban perfectamente con su cabello y además los hacia resaltar más el flequillo, su nariz pequeña y afilada y su boca pequeña, pero de labios carnoso, que te invitaban a probarlos.

- ¿Por qué te sorprende? - pregunto la chica con una leve sonrisa.

- Es que estás diferente - contesto el ojigris sin dejar su tono de sorpresa.

- Solo me corte el cabello - repuso la chica con una sonrisa más grande.

- ¿Te puedo decir Gabrielle? - pregunto con ese tono coqueto que cualquier chica se moriría por escuchar de aquel chico.

- No vas a cambiar - resoplo Gabrielle quitándole los libros y comenzando a caminar - pensé que solo te llevas a la cama a las descerebradas.

- ¿Es momento de que cambie no? - mientras caminaba a su lado.

- Has lo que quieras - contesto la castaña sin girar a verlo - ¡ah! por cierto este año te quiero lo más alejado de mi.

- No creo que soportes tanto tiempo sin mi - le susurro al oído.

- Sirius Black - dijo Gabrielle girando para quedar de frente - si quieres terminar el año con vida será mejor que te mantengas lo más alejado posible de mí.

Y antes de que Sirius hiciera algo la castaña retomo su camino, el ojigris sonrió ante aquellas palabras, ya que antes de terminar su sexto año esa chica lo iba a amar y eso era su meta de ese año llevarse a la cama a Gabrielle Swan. Dejo que se alejará un poco, y después él también siguió su camino y antes de que llegará al lado de la chica, un chico de cabello negro azabache, ojos avellana que se escondían detrás de unos lentes, unos cuantos centímetros más alto que Gabrielle, y un poco más bajo que Sirius.

- Gab - dijo el azabache mientras la abrazaba - pensé que no te encontraría.

- ¿Qué necesitas James? - pregunto la chica mientras se separaba de él.

- Necesito que Evans se fije en mí - contesto James en un susurro y con su cara de perro triste.

- Entonces es momento de que hagas lo que dije - repuso Gab sonriendo y tomando a James del brazo.

- Cornamenta - llamo el ojigris a James.

- Hola - contesto el chico, mientras veía como Gab trataba de no poner los ojos en blanco.

- ¿Qué van hacer? - pregunto Sirius con una media sonrisa.

- Nada que te importe Black - contesto Gab sin girar a verlo - ¿nos vamos?

 

- Claro - respondió James - nos vemos después canuto.

Los 2 chicos entraron al castillo dejando a un Sirius confundido, sabía que Gab y James se llevaban bastante bien, ya que los 2 habían crecido juntos, y eso lo había descubierto hacia 2 años cuando había ido a la casa de su mejor amigo, que se encontraba frente a la de Gab.

- Hola - saludo una voz a su espalda, cuando giró se encontró con una chica de cabello negro y lacio, la altura de Gab y unos ojos azules, el ojigris hizo un movimiento con la cabeza - sabes ¿Dónde está James?

- Entró con Swan - contesto Sirius con indiferencia.

- Veo que aun se llevan mal -comento la chica con una mueca de disgusto.

- Es por ella - replico el ojigris girando a verla.

- Como querías que te tratará después de que casi la matas en la escoba - le reprocho la ojiazul.

- Amy sabes que eso no fue mi culpa - repuso el chico.

- Bueno sea como sea, ella está realmente molesta, ya que le hiciste perder la cita que había esperado por mucho con Thomas - comento con una débil sonrisa.

- Así que Thomas le gusta - susurro con una sonrisa ladina.

- No se te ocurra hacer nada - comento Amy, maldiciéndose por haber dicho aquello.

Sirius no contesto sino que entro al castillo, se dirigió al Gran Comedor seguido por Amy que se iba reprendiendo mentalmente por haber hablado de las cosas personales de su amiga, cuando llegaron Gab y un chico de cabello castaño y ojos miel, un poco más alto que Sirius, aunque su aspecto enfermizo era notable, ya que estaba pálido y con algunos rasguños, hablaban

- Hola - saludó Amy, sentándose junto a Gab.

- Tu hermano estuvo preguntando por ti - comento el ojimiel.

- Por cierto hablando de mi hermano ¿Dónde está? - pregunto Amy sonriendo.

- Por allá - contesto una chica pelirroja, bastante guapa, pero lo que más llamaba la atención eran sus enormes ojos verde esmeralda, trato de sonar indiferente cuando señalaba al azabache, que en ese momento hablaba con una chica de Ravenclaw.

- Por fin te ha dejado de acosar - comento Amy tomando un poco de jugo.

- Thomas - susurro Gab, al ver que un chico de cabello color caramelo y quebrado, tenía unos hermosos ojos aceitunados y la estatura de Sirius.

- Respira - le susurro Amy con una leve sonrisa, mientras observa como Sirius también sonreía, pero no veía a Gab, sino que veía al tal Thomas con suma atención.

- Hola - saludo Thomas a Gab.

- Ho
hola - tartamudeo un poco al contestar el saludo.

- Me gustaría hablar contigo después - repuso el chico, antes de dirigirse a su mesa le sonrió, haciendo que la chica se ruborizara un poco.

- Vaya Swan veo que le gustas - se burló Sirius, haciendo que la chica le mandará una mirada asesina.

- Cómprate una vida - le espetó Gab ácidamente.

- Ya tengo una - contesto el ojigris guiñándole un ojo a una rubia de Hufflepuff - pero ver una vida como la tuya, también es sumamente interesante - girando su vista a la castaña que estaba a punto de golpearlo.

- Tenemos que hacer el trabajo de Transformaciones - dijo Amy, antes de que su amiga golpeará a Sirius - ¿No vienes Lily?

- Si - contesto la pelirroja levantándose, cuando las 3 chicas salieron.

- ¿Jamás la vas a dejar en paz? - pregunto el ojimiel.

 

- No - contesto con una media sonrisa el ojigris, observando como la castaña salía del Gran Comedor.

- Jamás te hará caso - repuso James que acaba de llegar viendo como veía a Gab.

- ¿Cómo estás tan seguro? - pregunto el ojigris girando su mirada hacia su amigo realmente interesado.

- Primero, saliste con Amy - contesto el azabache con una mirada de reproche hacia su amigo, por haber salido con su hermana - segundo, le caes mal desde que tengo memoria, tercero que si sales con ella y le haces lo mismo que haces con las demás te mato.

- Con Amy no te pusiste tan exigente - comento un tanto sorprendido el ojigris.

- Con Amy saliste en 3º año, y en ese entonces no tenías la fama de ahora - contesto James con indiferencia - además Gab no tiene los mismos malos gustos que mi hermanita.

- Te apuesto lo que quieras que a Gabrielle le gusto - repuso Sirius con una leve sonrisa - y que antes de Navidad al menos ya me beso.

- Estas loco -le espeto James - jamás apostaría contigo, tratándose de llevarte a la cama a una de mis 2 hermanitas.

- Gab no es tu hermana - comento Sirius un tanto desesperado.

- Pero es como si lo fuera, no hay diferencia entre Amy y Gab - contesto James seriamente - y no pienso a
.

- Yo acepto la apuesta - comento Remus pasivamente.

- ¿Qué te pasa lunático? - pregunto James observando a su amigo como si estuviera loco.

- Estoy seguro que antes de que Gab se fije en este - señalando a Sirius.

- A este lo quisieran muchas en su cama - le espeto Sirius ofendido.

- Sale con el calamar - terminó Remus como si no hubiera escuchado el reclamo de su amigo.

- No me hagas reír lunático - repuso Sirius sonriendo - como ya dije ¿Qué apuestan?

- El que pierda hará las tareas del otro durante 2 meses y tenderá su cama, en otras palabras será su esclavo -contesto Remus sin inmutarse.

- ¿Es un trato? - Sirius extendió su mano y Remus se la estrechó, así cerrando el trato -aun puedes entrar cornamenta - al ver como el azabache observaba su trato con interés.

- Sería 2 contra uno - repuso con una media sonrisa - pero si lo que quieres es perder - James extendió su mano y así los 3 cerraron el trato.

espero ke les guste y xfa dejen comentarios

bueno estoy actualizando, xq estoy feliz, ya estoy dentro de la uni, así ke espero les guste n_n y dejen comentarios

Sirius estaba decidido a ganar esa apuesta, fuera como fuera, llevaba una semana observando como se comportaba el tal Thomas, para actuar igual con Gab, esa tarde les tocaba pociones, así que sin esperar a nadie se dirigió al aula de pociones, donde encontró al profesor, con la lista, parecía que estaba haciendo grupos, esa era su oportunidad.

- Buenas Tardes profesor - saludo el ojigris educadamente.

- Señor Black - contesto un hombre regordete que lo que más llamaba la atención era su bigote de morsa.

- Si no es intromisión ¿Qué está haciendo? - pregunto pasivamente.

- Estoy tratando de hacer parejas - contesto el profesor.

- Parejas - susurro casi inaudible.

- ¿Dijo algo? - pregunto el profesor.

- No nada - contesto el ojigris sentándose en su lugar - disculpe profesor - el mencionado levanto la vista - si se pudiera me gustaría que me pusiera con Gabrielle Swan.

- ¿Por qué? - pregunto sin poder ocultar su interés.

 

- Por que es una de los mejores en está clase - contesto con sencillez - y quisiera subir mis notas.

- Me parece bien - repuso el profesor volviendo a la lista y escribiendo algunas cosas.

Sirius sonrió triunfante, ya que pasaría tiempo con Gab y así podría ganar más fácil, se puso los brazos en la cabeza y se recargo en la silla, pocos minutos después llegaron el resto de sus compañeros, James se sentó a su lado, Remus con Gab detrás de ellos, Lily y Amy aun acostado del ojimiel y la castaña, cuando el resto de los alumnos entraron.

- Buenas Tardes - saludo el profesor, espero a que ellos contestarán - bueno a partir de hoy trabajaran por parejas - vio como sus alumnos estaban tratando de hacer sus parejas - pero ustedes no las harán - hubo exclamaciones de molestia pero no le importo.

- ¿Por qué sonríes? - pregunto James a Sirius, ya que el chico aun no dejaba de sonreír.

- Por nada -contesto con una media sonrisa.

- Silencio - ordeno Slughorn un poco molesto - las parejas quedarán de la siguiente manera - tomo su lista - Potter Amy con Lupin - la ojiazul sonrió levemente, siguió nombrando.

Gab estaba leyendo un poco sobre las pociones que harían, así que no escuchaba muy bien a quien le tocaba con quien, hasta que.

- No - escucho decir a la pelirroja y apretar los puños.

- ¿Qué pasa? - le pregunto al ojimiel.

- Le toco con James - contesto Remus girando a verla - ¿En donde estás?

- Lo siento - se disculpo Gab - pero es que estaba leyendo.

- Black y Swan - dijo Slughorn.

- Dime que hay otro Black - le suplico Gab.

- No - contesto Sirius girando a verla - así que tu y yo seremos pareja.

Gab no dijo nada sino que se dio la vuelta sin hacer caso al comentario del chico cuando todos comenzaron a cambiar de lugar, la castaña no se movió de su lugar, así que Sirius tuvo que cambiar de lugar.

- Te juro que si saco una mala nota por tu culpa te mato - lo amenazo la chica, en cuanto Sirius tomo asiento.

- No te preocupes - contesto Sirius con indiferencia.

Gab no dijo nada, siguieron con su trabajo, después de que Slughorn les pusiera las instrucciones de la poción, Sirius se levanto por los ingredientes, después de que entre los 2 chicos pusieran la poción a fuego lento, como decían las instrucciones, Gab se puso a leer, mientras Sirius trataba de buscar un tema con el cual hacer un poco de plática.

- Bonito día ¿no? - pregunto Sirius, recibiendo como respuesta un levantamiento de hombros de Gab - ¿Qué equipo es tu favorito en el quidditch?

- Los Tornados - contesto sin levantar la mirada del libro.

- Que coincidencia también es el mío - repuso Sirius con una hermosa sonrisa.

- Hmmph - fue la contestación que recibió de parte de la chica.

- ¿No sabes mantener una conversación? - pregunto el ojigris un tanto molesto, por la poca atención que recibía.

- Cuando la conversación me importa - contesto Gab con indiferencia.

- ¿Por qué no te caigo bien? - pregunto con seriedad.

- Por que eres odioso, presumido, egocéntrico y simplemente no te soporto - contesto aun sin girar a verlo.

- Lo mismo creía de ti - repuso el chico, tratando de no decirle todo lo que pasaba por su mente - pero no lo eres, así que dame una oportunidad, para que veas que no soy como piensas.

 

- ¿Por qué tanta necesidad de que me caigas bien? - pregunto Gab viéndolo fijamente.

- Por que tu a mi si me caes bien y quisiera que fuéramos amigos - contesto con una débil sonrisa.

[
.]

- Odio esa sonrisa - susurro Remus, ya que estaba viendo como Gab estaba a punto de decir que sí.

- No creo que Gab caiga con esa estúpida
- se quedo callado, ya que lo que estaba viendo no era posible, la castaña le estaba sonriendo y estrechándole la mano a Sirius, mientras este le devolvía la sonrisa.

- Que sean amigos no quiere decir que pueda llegar a besarla - repuso Remus tratando de que alguien le dijera que tenía razón, James asintió, mientras Amy no entendía por que les preocupaba tanto que esos 2 por fin se llevaran bien.

- No veo el problema - repuso Amy, que no había escuchado nada de lo que habían estado hablando - por fin se llevan bien.

- No digas tonterías - le espeto James un tanto molesto.

Amy decidió no decir nada, sino que se dio la vuelta maldiciendo a James internamente, no volvieron a mencionar lo ocurrido con Sirius y Gab, pero los 2 chicos no dejaban de observar la mesa de estos 2 y cada vez que lo hacían no podían creerlo, ya que el ojigris se comportaba como todo un caballero, eso tenía que ser una broma, después de que pusiera un poco de su poción cada pareja lo llevaron a la mesa de Slughorn, para que lo calificará, después de que Sirius la llevará regreso a su mesa, donde Gab no dejaba de observar a Thomas.

- ¿Qué tiene ese idiota? - se pregunto mientras observaba como Gab soltaba una risita nerviosa.

- Cerebro -contesto Amy a su espalda.

- Muy graciosa - le espeto el chico con enojo.

- No te lo tomes tan enserio - repuso la chica sonriendo - veo que ya han hecho las pases.

- Es lo que trato - contesto con una media sonrisa - ¿Sabes? Deberíamos volver a salir.

- Ni en tus sueños - contesto Amy sonriendo, observo como Gab ya tomaba su mochila y salía con Thomas con el cual hablaba muy animada - no se, pero tu nueva amiga ya se va.

Sirius no dijo nada ya que echo a correr tras Gab y cuando llego al pasillo.

- Hola - saludo a la castaña que no pudo evitar sonreír por la actitud del ojigris - ¿Me permites acompañarte?

- Dios ¿Quién eres? y ¿Qué hiciste con Sirius? - pregunto la castaña sorprendida.

- Solo estoy siendo educado - contestó Sirius con una sonrisa ladina - así que ¿Me dejas acompañarte?

- Muy bien - contesto Gab comenzando a caminar.

Mientras otros 2chicos veían como la parejita comenzaba a caminar, a pesar de que no querían que ganará Sirius, no pudieron evitar observar que hacían una linda pareja, pero no podían dejar que ese casanova ganará, no lo iban a permitir, así que antes de que dieran la vuelta al siguiente pasillo, los 2 chicos corrieron tras la castaña y el ojigris.

Sirius estaba en los jardines pensando en la mejor manera de tratar de pasar a la siguiente base con Gab, al menos ahora ya lo trataba como un amigo, claro que no como a James o a Remus, pero al menos ya llevaba un avance, estaba tan metido en sus pensamientos que no vio que Amy y su querida próxima conquista se acercaban.

- ¿En que piensas? - pregunto Amy que se sentó frente a él.

- Wow - se burlo la castaña que se sentó al lado del ojigris - ¿Sirius Black piensa? Eso es nuevo.

 

- Siempre tan graciosa - le espeto Sirius.

- Bueno ¿Qué hacías? - pregunto Amy con una débil sonrisa.

- Nada - contesto con indiferencia.

Se quedaron en silencio, hasta que la castaña observo al tal Thomas regresando del campo de quidditch, así que de un brinco se levanto.

- Recuerda que nos vemos en la biblioteca antes de la cena - repuso la castaña antes de salir corriendo hacia al campo.

- ¿Sigue tratando de salir con el idiota de Ravenclaw? - pregunto con curiosidad.

- No es algo que te importe - contesto Amy con indiferencia, pero Sirius la miró con esa mirada tierna que nadie resiste y ella no sería la excepción - un poco.

- Nos vemos después - se despidió en un susurro antes de salir tras la castaña.

El ojigris pensó que la chica se dirigiría a Thomas, pero no fue así, la castaña se dirigió hacia el campo de quidditch, cuando llego vio que Remus estaba de pie junto al campo, el ojimiel solo observaba a Gab, así que no se fijo en el ojigris que la verlo se había escondido detrás de un árbol.

- ¿Ya me vas a decir por que vine? - pregunto Gab con cierta preocupación.

- Sabes que después de los chicos tu eres la única que sabe mi secreto - Gab seguía confundida - a lo que me refiero es que no le has dicho a nadie mi secreto ¿verdad?

- ¿Qué clase de persona crees que soy? - pregunto la chica enojada.

- Solo quería estar seguro - contesto con una débil sonrisa, que muy a su pesar Gab le regreso - ¿Crees que alguna de las chicas este cerca de averiguarlo?

- Lo dudo - repuso Gab pasivamente - ni siquiera han relacionado un poco de tu "enfermedad"

- Bueno la gente normal, no hace conclusiones como tú - comento en forma burlona - mira que con 12 años y estar investigando sobre licántropos.

- Déjame en paz - le espeto ácidamente.

- Sabes que es broma - mientras le daba un pequeño empujón como juego.

- Bueno ahora yo pregunto ¿Qué me darás para que no diga nada de tu secreto peludo?

- Interesante - susurró Sirius a su espalda, solo eso último había escuchado.

- ¿No te han dicho que seguir a la gente es de mala educación? - le reprocho Gab ásperamente.

- ¿Desde cuando lo sabes? - pregunto de manera agresiva, Gab lo miró confundida - y más te vale que no le digas a nadie.

- ¿Qué no tengo que decir? - pregunto Gab de manera inocente - ¿Qué Remus es un
.

- No te atrevas a decirlo - Sirius la había tomado de los brazos.

- ¿Qué no diga que? - comenzaba a sentir un pequeño hormigueo en sus brazos, debido a la rudeza con que el ojigris la sostenía.

- Sirius suéltala - ordeno Remus.

- No la voy a soltar hasta que diga que de su boca no va a salir una sola palabra de tu problema - contesto Sirius que la miraba fijamente, de no ser por el miedo que sentía de que el secreto de su amigo fuera descubierto la hubiera besado.

- Black me estás lastimando - su voz sonaba baja y algo temblorosa.

- Dime que no vas a decir nada - repuso Sirius que cada vez apretaba más sus brazos.

- No va a decir nada - tercio Remus bastante irritado - además esto es mi problema así que suéltala - Sirius la soltó y Gab comenzó a masajearse los brazos, tratando de que el dolor se fuera - ¿Estás bien?

- Si - contesto tratando de controlar las lágrimas - no me vuelvas a hablar - le espeto a Sirius - no quiero ser tu amiga.

 

- Gab - llamó Remus en voz baja - Sirius solo estaba defendiendo mi secreto.

- Muy bien, si crees que yo soy un peligro, tampoco quiero que tu me vuelvas a dirigir la palabra - después de decir esto se dirigió al castillo.

- Eres la persona más estúpida que conozco - Remus ahora no estaba enojado, estaba triste - si Gabrielle no me vuelve a hablar también termina nuestra amistad.

- Solo estaba tratando de que no dijera tu secreto - se defendió con total frustración.

- Gab conoce mi secreto mucho antes de que tú o James lo supieran - le espeto ácidamente - y si te dedicarás a conocerla, en vez de tratártela de llevar a la cama, te darías cuenta que ella es la persona más confiable que pueda existir.

Después de decir esto se dirigió al castillo sin dirigirle la palabra, Sirius se quedo de pie, tratando de entender que había hecho mal, después de cómo cinco minutos entendió que había lastimado a Gab, así que sabía que la chica merecía una disculpa, así que un tanto cabizbajo se dirigió hacia el castillo. Cuando llego, Remus abrazaba a la, mejor dicho a su castaña y le susurraba algunas cosas, sin saber por que algo muy dentro, quería ser Remus en ese momento.

- Ya te dije que yo me comporte de manera infantil - susurro Gab con una débil sonrisa.

- Eres extraña - repuso Remus - y es por eso que eres mi mejor amiga.

- Gracias - contesto la castaña con la nariz levemente arrugada - ya que me pediste disculpas, ¿me puedes dejar ir a la biblioteca?

Remus sonrió y se separo de la chica, Gab espero que el ojimiel subiera, y después ella hizo lo mismo, pero lo hizo lentamente para que Sirius la alcanzara, el ojigris la alcanzo antes de que terminara de subir las últimas escaleras.

- En verdad
.

No pudo terminar, por que Gab se había quedado de pie, mirando fijamente hacia una esquina, donde estaban Thomas y una chica a la cual solo pudo ver que era rubia, fueron segundos en los que la chica no pudo hacer nada, pero cuando Sirius la tomo de la mano y la llevó a un aula vacía, ella se derrumbo por completo, ¿Cuándo había sido que se había enamorado de Thomas? Claro que no estaba enamorada de Thomas, más bien el chico ya le había pedido que ella fuera con él a Hogsmade y ahora se estaba besando con otra, eso le había dado en su orgullo.

Sus lágrimas no eran de dolor eran de coraje de resentimiento, había pisoteado su orgullo, Sirius solo la abrazo sin decir nada, esto fue de más ayuda que palabras que para ella no iban tener sentido.

comenten xfavor n_n

y gracias x tomarse la molestia de leer

- ¿Segura que estás bien? - pregunto Sirius, cuando la castaña dejo de llorar y le aseguro que estaba bien.

- Segura - contesto con una débil sonrisa para tratar de convencerlo - y un favor - el ojigris giró a verla - no se lo digas a nadie.

- Con una condición - repuso con una sonrisa de lado -mejor dicho dos.

- ¿Cuáles? - pregunto algo desconfiada.

- Primera me tienes que decir que seguimos siendo amigos.

- Pero primero tú me prometerás que antes de acusarme de algo, me escucharás - contesto Gab seriamente.

- Hecho - contesto Sirius sonriendo - ahora segunda condición, irás conmigo a Hogsmade (así se escribe???) este sábado.

- Está bien - acepto la castaña con una débil sonrisa - pero tú pagarás todo - saliendo del aula.

 

- Eso no es justo - se quejo el ojigris saliendo tras ella - que cada quien pague sus gastos.

- No entiendo, por que tantas chicas están tras de ti - repuso con un fingido enfado - si eres tan tacaño.

- Muy bien - aceptó a regañadientes - yo invitó, pero la próxima será tu turno.

- Si es que hay otra - contesto Gab antes de echar a correr hacia el Gran Comedor.

Sirius salió tras ella, para hacerle prometer que la próxima salida también iría con él, pero fue un poco tarde, ya que la chica ya había llegado al Gran Comedor y no podía decirle todo aquello frente al resto de los chicos.

- Hola chicos - saludo Gab que llego al centro de la mesa donde estaban.

- ¿Dónde estabas? - pregunto Lily observando a su amiga fijamente.

- En los jardines - contesto la castaña con indiferencia.

- Canuto - llamó James a su amigo que estaba detrás de Gab - después de comer hay entrenamiento, así que muévete.

- ¿Por qué tan de buen humor? - pregunto Sirius de manera sarcástica.

- Lily lo volvió a rechazar - susurro Amy, cuando el chico se sentó a su lado.

- Ya debería estar acostumbrado - repuso Sirius sirviéndose un poco de pollo.

Amy decidió no contestar, así que siguieron comiendo, habían pasado como quince minutos cuando Lily se levanto y salio del Gran comedor, segundos después James hizo lo mismo, Sirius todavía no terminaba, así que ni siquiera levanto la vista hacia su amigo, pero el azabache lo tomo del brazo y se lo llevo arrastras.

- Pero aun no termino de comer - se quejo el ojigris, mientras trataba de regresar hacia su plato que aun tenía pollo.

- Tenemos entrenamiento - fue lo único que dijo James antes de que llevara a Sirius fuera del Gran Comedor.

- Si que no está de humor - repuso Gab terminando de un sorbo su jugo.

- Parece ser que si le afecto lo de Lily - comento Amy.

- ¿Pero ahora que le hizo Lily? - pregunto Gab.

- Pues que cuando la invitó a Hogsmade le dijo que saldría con Daniel - contesto Remus.

- Hubieras visto la cara que puso cornamenta - comento Peter en voz baja.

- Bueno y también en la forma en que se lo dijo - repuso Amy con cierta irritación.

- ¿Cómo se lo dijo? - pregunto Gab, ya que ella por estar con Sirius no se había enterado de nada.

- Le dijo que era la persona más idiota que conocía - repuso Peter con cierta molestia.

- Que prefería salir con un troll, por que tendría temas de conversaciones más interesantes que las suyas - continuo Remus de manera seria - y que además iría con un verdadero hombre.

- Y eso no fue todo - repuso Amy con el entrecejo levemente arrugado - se lo dijo delante de Snape, Malfoy y la bolita de la muerte de Slytherin.

- ¿Y supongo que le dijiste algo? - dijo Gab con la nariz arrugada.

- Es mi amiga - contesto Amy.

- Si pero James es tu hermano - le espeto la castaña - yo entendía cuando James se portaba como un orangután con ella, pero desde que regresamos se a portado como un caballero.

Amy se quedo en silencio, ya que sabía que James se había portado muy bien con la pelirroja, ya no le estaba pidiendo citas cada cinco minutos o portándose como idiota como se comportaba siempre.

- Bueno a Lily no le gusta cornamenta - comento Peter en un susurro.

 

- Tal vez no le guste, pero hay formas civilizadas de rechazar a una persona - replico Gab que estaba realmente enojada, Lily era su amiga, pero James era su hermano y no iba a permitir que la pelirroja lo tratara como cucaracha.

Así que se levanto de la mesa, dispuesta a ponerle un alto a su querida amiga, esto de que tratara a James como rata se iba a acabar en ese momento, los otros tres chicos se quedaron confusos, nadie trato de detenerla, así que la chica llego a la biblioteca, en donde la pelirroja estaba terminando el trabajo de pociones.

- ¿Lilian podemos hablar? - pregunto Gab seriamente.

- Claro - contesto la pelirroja algo sorprendida, ya que Gab ni aunque estuviera muy enojada decía su nombre completo.

- Supe que James te
.

- Así que ya fue y lloró contigo - la interrumpió con cierto fastidio - Gab eres mi amiga, pero esto es algo entre él y yo.

- Claro que no me metería - replico con una mirada asesina - si no me hubiera enterado de cómo lo trataste.

- Gabrielle no siempre lo que James te diga es cierto - comento Lily un tanto irritada.

- Es que esta vez James no me ha dicho nada - le espeto, cada vez estaba más enojada - y ya se que vas a decir que no te gusta - repuso antes de que la pelirroja pudiera decir algo - y de verdad lo entiendo - dio un largo respiro, tratando de que su enojo disminuyera - pero para decirle que no, no tenías que insultarlo y menos delante de los imbéciles de Slytherin.

- Yo no dije nada que no se mereciera - replico la pelirroja con las mejillas levemente sonrosadas por el enojo.

- Lilian me vas a perdonar, pero esta vez James no se merecía nada de lo que le dijiste - Gab trataba de que su voz no demostrara que estaba furiosa - ya que está vez no te ha faltado el respeto.

- Ahora te vas a poner de su lado - la pelirroja se sentía realmente desplazada por James, así que por eso lo trataba así - pues si tanto quieres a Potter te puedes quedar con él.

- Fíjate que no sería una mala idea - Gab ya no trataba de sonar relajada, ya en estos momentos le estaba diciendo todo esto de forma acida.

- Entonces vete con Potter, Swan y que te vaya muy bien con su amistad - le espeto ásperamente tomando sus libros y saliendo de la biblioteca.

Gab estaba tan enojada, como para ver que su mejor amiga la había llamado por su apellido, la castaña también salió de la biblioteca, necesitaba sacar todo ese coraje que en ese momento sentía, iba tratando de no hechizar al primer alumno que se le cruzará en el camino, que no se había fijado que se dirigía a las mazmorras.

- Swan - llamo una voz fría y que arrastraba las palabras - ¿y tu querida amiguita la sangre sucia?

- No le digas así imbécil - contesto Gab girando su vista hacia aquella voz, encontrándose frente a un chico rubio, alto y delgado y ojos grises.

- Dulcifica tu tono - le dijo un chico gordo que estaba al lado del rubio, era unos cuantos centímetros más bajo que ella.

- ¿Y si no lo hago? - pregunto de manera sarcástica - ¿Qué me van a hacer?

- Es mejor que te comportes - repuso una voz a su espalda, así que giro y quedo frente a un chico de cabello negro y grasiento que le llegaba a la altura de los hombros y unos profundos ojos negros - si no quieres salir lastimada.

- ¿Ustedes tres me van a atacar? - mientras los veía con cierta irritación.

 

- Si eso el lo que quieres - contesto el rubio.

- De verdad me encantaría pelear con ustedes, pero ahora no tengo tiempo - y después de decir esto empujo al ojinegro.

no es muy buen nombre, pero no tenía mucha imaginación, espero ke les guste el capitulo y dejen comentarios n_n

Después de salir de las mazmorras se dirigió a su sala común, no podría hacer otra cosa, en estos momentos lo único que quería hacer era tirarse en su cama y pensar todo lo que había pasado.

- Gab - llamó Remus que se encontraba recargado en la pared.

- Hmmph - fue lo que recibió de respuesta.

- Lily está llorando y no quiere que se mencione tu nombre - repuso el ojimiel que se acercó a ella - ¿quisieras decirme que paso?

- Después de que le pidiera una explicación de por que había tratado así a James - suspiro un tanto deprimida - me dijo que podía quedarme con él y en pocas palabras dijo que no quería seguir siendo mi amiga.

Remus la tomo de los hombros sin decir una palabra y la saco del castillo, cuando llegaron a los jardines, cuando llegaron junto al lago, el ojimiel hizo que se sentara, la castaña lo hizo sin ser conciente de lo que estaba haciendo, esto era injusto Lily le había retirado su amistad, por defender a James, esto era la dificultad de tener como amigos a dos personas que no se soportaban.

- Remus - llamó en un susurro, el ojimiel la miró con atención haciéndole entender que la escuchaba - ¿Cómo le haces cuando Sirius y yo nos peleamos?

- Sirius es un cabeza dura, pero cuando se pelea contigo no habla - contesto Remus - así que como no habla, solo espero a que tu humor pase y lo perdones y todo resuelto.

- Entonces la pregunta sería ¿Cómo le hacías cuando no nos soportábamos? - corrigió su pregunta.

- Bueno - suspiro - tanto Sirius como tú entendían mi amistad el uno con el otro, y cuando veía que alguno de los dos se había excedido con el otro, solo se los hacía ver.

- No me ayuda - susurro bastante deprimida - tu y yo jamás nos peleamos por Sirius y supongo que tampoco al revés - el chico asintió, la verdad es que jamás había estado en una situación como la de la castaña, ya que Sirius y Gab jamás se tomaban las cosas tan enserio, y tal vez se enojaban, pero en menos de cinco minutos ya estaban sonriendo y Lily era lo opuesto a ellos, ella era como Amy cuando se enojaban les duraba el coraje por días inclusive meses.

- Debes hablar con ella - opinó Remus abrazando a su amiga - y explicarle calmadamente que tú no estás de lado de ninguno, que solo no te gusto como trato a James y que no importa lo que pase entre ellos, ella es tu amiga.

- La conoces - susurro - no me va a escuchar, al menos no hoy ni mañana, si bien me va, tal vez el sábado ya se le haya pasado el coraje.

- Nada pierdes con intentar - repuso Remus sonriendo, para darle un poco de valor.

- Lo haré - contesto con pesimismo - pero antes quiero estar aquí por un largo rato.

Remus no dijo nada solo se tiró sobre el pasto y Gab hizo lo mismo, al principio se pusieron a buscarle formas a las nubes y cuando el cielo se obscureció comenzaron a hacer figuras con las estrellas, pero Remus decidió que era mejor regresar al castillo. Estaban comenzando a caminar, cuando vieron a dos chicos que venían del campo de quidditch.

- Cornamenta - repuso Sirius un tanto frustrado - deja de pensar en Evans, si ella no quiere salir contigo, hay más chicas.

 

- No lo entiendes - le espeto el azabache totalmente deprimido - por primera vez estoy enamorado y ella no me soporta.

- Es mejor que te tranquilices - suspiro - si no quieres que Gab y Amy se de cuenta de que de verdad estás mal.

- Tienes razón - suspiro con resignación, tratando de que su rostro mejorara - ¿Qué tal?

- Pésimo - contesto Gab a su espalda, que ya se podía imaginar su fingida sonrisa.

- Gab - susurro James que giró su vista a ella - ¿Qué haces aquí?

- Pensaba - contesto con una débil sonrisa y con su vista en el suelo.

- ¿Qué paso? - pregunto James levantándole el rostro.

- Nada - susurro, pero Sirius que acaba de conocerla sabía que estaba mintiendo, así que James también lo supo.

- Jamás has sido buena mintiendo - repuso James - así que dime que paso.

- Problemas con Daniel - contesto viéndolo fijamente a los ojos, para que le creyera.

- Es mejor entrar - susurro Sirius y Remus concordó con él.

Así que los cuatro chicos entraron al castillo, Sirius trataba de hacer reír a los dos chicos, cuando llegaron a la sala común Lily, Amy y Peter estaban en una mesa en la esquina, Remus le puso su mano sobre su hombro, transmitiéndole así su apoyo, Gab suspiro y después de que se armara de valor se acercó.

- ¿Lil podemos hablar? - pregunto la castaña, pero la pelirroja paso por su lado sin ni siquiera mirarla.

- Buenas noches Remus - se despidió del ojimiel.

- Buenas noches - contesto Remus observando la reacción de Gab.

- ¿Qué paso? - pregunto James en un susurro, que también observaba a Gab, que seguía sin moverse.

- Gab - susurro Amy que la tomo del brazo.

- Estoy bien - contesto soltándose del agarre de Amy y después sin decir más salió de la sala común.

- ¿Alguien quisiera explicarme que paso? - replico James observando a Amy y a Remus.

- Pues lo que viste Gab y Lily se pelearon - contesto Amy viendo el hueco del retrato por donde Gab acaba de irse.

- Ya lo se - le espeto algo molesto - lo que quiero saber es ¿Por qué? Si ellas no importa lo que pase nunca se han dejado de hablar.

- Que te lo explique Remus - repuso Amy levantándose y caminando hacia la salida - es mejor que vaya a ver que no haga ninguna tontería.

- Vamos - comento Sirius que estaba preocupado.

- Es mejor que te quedes - repuso Amy con una ceja levantada - no creo que quiera
.

- Es mejor que entre los dos la busquemos - repuso Sirius empujando a la chica fuera del retrato.

Los dos chicos sin decir nada comenzaron a caminar por todo el colegio en busca de la castaña, ¿en donde se podría meter la chica? Eso era lo que pensaba Sirius, mientras Amy caminaba hacia la puerta principal, estaba casi segura donde estaba su amiga.

- ¿A dónde vamos? - pregunto Sirius al ver que la morena abría la puerta para salir.

- A donde esta Gab - contesto Amy caminado hacia los jardines.

Sirius decidió no preguntar más, así que siguió a la ojiazul por los jardines, vio que se dirigían hacia el campo de quidditch, cuando llegaron a la entrada del campo.

- Iré a los vestidores - repuso Amy con calma - mientras tú la buscas en el campo.

- Muy bien - acepto Sirius corriendo hacia el campo, mientras Amy se dirigía a los vestidores.

 

Cuando llego al campo todo estaba realmente obscuro, así que tuvo que usar su varita para poder ver algo, comenzó a recorrer todo el campo con la mirada, en la esquina del campo, vio una sombra, así que camino hacia aquella sombra, cuando estaba a escasos centímetros escucho los pequeños sollozos.

- ¿Me puedo sentar? - le pregunto con delicadeza.

- ¿Te molesta? necesito estar sola - contesto Gab sin levantar su vista.

- Es mejor si hablas - repuso Sirius que se quedo de pie frente a ella.

- De que me sirve a hablar si con la que quiero hablar ni siquiera me ve - le espeto ásperamente.

- Evans es un tanto rara - comento Sirius en voz baja - pero se que tarde o temprano ustedes se van a arreglar y van a estar como siempre.

- ¿Cómo supiste que estaba aquí? - pregunto para cambiar de tema.

- Lo intuí - contesto con una sonrisa de lado - el destino quiere que estemos juntos.

- Amy te dijo ¿Cierto? - repuso Gab que no pudo evitar sonreír.

- Eso también se podría llamar destino.

- Si claro - contesto Gab irónicamente.

- Tienes unos hermosos ojos ¿te lo han dicho? - pregunto, esto no era tratar de ser galante, de verdad ahora que los veía bajo la luz de su varita y de la luna, tenía unos ojos que parecían chocolate derretido, en los cuales era fácil perderse y en los cuales quería perderse y no regresar, sin saber como ya estaba hincado frente a ella y a escasos centímetros de su rostro.

- Es la primera vez -susurró ya que ver aquellos ojos grises que parecía que la luna sentía envidia de ellos, se sentía orgullosa de no haber perdido el habla ante aquellos ojos.

- Mientes - repuso Sirius que aun no quitaba la vista de esos hermosos ojos cafés - alguien tuvo que haberte dicho que tenías unos ojos hermosos, ya que es imposible no ver el chocolate derretido que son tus ojos.

Así que sin pensarlo, le tomo el mentón y poco a poco fue acercando su rostro al de ella, Gab de manera instintiva cerró los ojos al sentir que su aliento se mezclaba con el de Sirius, él también había cerrado los ojos, sus narices rozaban, el ojigris había olvidado por completo su apuesta, de haberse acordado, ya la hubiera estado besando, pero en ese momento su cerebro lo único que le importaba era ese momento, quería grabar con fuego su olor a fresas, su tibio aliento, quería recordar todo.

- Sirius - se escucho el gritó de Amy, haciendo que los dos chicos se separaran al instante.

- Es mejor irnos -comento Gab un tanto sonrojada que se incorporo y Sirius hizo lo mismo.

al principio algo raro, pero al final interesante, espero ke sea de su agrado y dejen comentarios xfavor n_n

Por fin era sábado, Lily estaba tratando de arreglarse para su cita con Daniel, mientras Amy y Gab hablaban sobre lo que comprarían en Hogsmade, la pelirroja aun seguía enojada con la castaña y aun seguía sin hablarle, así que ahora se estaba arreglando sola, ya que Gab estaba ayudándole escoger la mejor ropa a Amy que quería impresionar a cierto ojimiel.

- Hace frío - repuso Amy cuando la castaña le saco una minifalda de mezclilla y una blusa blanca de tirantes - y además no me lo pienso poner.

- ¿Qué tal esto? - pregunto entregándole un pantalón negro que era ajustado y hacia resaltar tanto las piernas como el trasero de la ojiazul y un blusón rosa, Amy le quito la ropa de las manos y entro al baño.

 

Gab veía que la pelirroja estaba buscando con que se vería bien, así que busco en su baúl, donde tenía un pantalón de mezclilla que a la pelirroja siempre le había gustado y una blusa de manga corta negra con estrellas.

- Te verás bien con esto - le dijo, mientras le ponía en su cama la ropa - y la chamarra negra que te dieron en navidad.

- Gracias - repuso Lily sonriendo.

- ¿Por qué seguimos actuando como niñas? - pregunto Gab seriamente.

- Aquí la única niña eres tú - contesto Lily aventándole una almohada.

Así que Gab le contesto el almohadazo y así comenzaron una guerra de almohadas, hasta que sus otras dos compañeras de habitación entraron y les mandaron una mirada asesina, ellas solo sonrieron y dejaron las almohadas donde estaban, después de acomodar un poco las camas, Lily entro al baño a cambiarse.

- Solo muévanse - les espeto Gab a ambas chicas, ya que Amy había salido por lo primero que se había probado - por que me estoy muriendo de hambre.

Ninguna de las dos chicas dijo algo, así que entraron al baño, para poder cambiarse, mientras Gab trataba de sacarse de la cabeza su casi beso con Sirius, que iba a pasar esa tarde, aunque el ojigris se había portado como siempre, no había hecho el intento de besarla de nuevo, de hecho parecía que para él lo del beso no había pasado.

[
..]

- Canuto - llamó James, ya que su amigo no le prestaba atención.

- ¿Qué pasa? - pregunto girando su vista hacia el azabache.

- Es lo mismo que pregunto - le espeto James - no has escuchado nada de lo que te estoy diciendo.

- Hasta parece que estas enamorado - se burló Peter con una sonrisita.

- Eso sería un milagro - repuso James y Remus asintió - es como si dijeras que Malfoy algún día tendrá cerebro o que Quejicus tendrá novia - tanto Remus, James como Peter soltaron la carcajada

- ¿Ya terminaron de burlarse? - pregunto un Sirius bastante molesto, haciendo que los tres chico cortaran su risa al instante - ahora si no les molesta quisiera ir a desayunar - y después de decir esto salió de la habitación.

- ¿Qué mosca le pico? - repuso James confundido.

Los otros dos chicos levantaron los hombros como respuesta, después decidieron seguir a su amigo, cuando llegaron a la sala común, se encontraron con las tres chicas que al parecer Lily y Gab ya habían hecho las paces, ya que sonreían como siempre, pero como James seguía incomodando a la pelirroja, cada grupito se fue por su lado. Cuando las chicas llegaron, ya que los chicos tuvieron que animar al azabache, así que llegaron primero al Gran Comedor, Lily y Gab se quedaron saludando a cierto rubio, que era la cita de Lily, pero la pelirroja no dejo que su amiga se fuera, ya que el amigo de Daniel venía con él, así que Amy que no hizo caso a las suplicas de la castaña entro, encontrando al ojigris desayunando solo.

- Hola - saludo Amy que se sentó junto a él, pero el chico ni siquiera levanto la mirada - ¿te pasa algo?

- Estoy bien -contesto aun con su vista en su comida.

- ¿Seguro? - Amy no estaba muy convencida.

- Si - contesto con una débil sonrisa.

Amy no quedo muy convencida, pero decidió no seguir preguntando, así que Sirius siguió comiendo y Amy tomo un poco de jugo, la castaña entro como dos minutos después que la ojiazul y le mando una mirada asesina a la morena.

 

- No te costaba nada decir que me necesitabas para algo - le reprocho la castaña sentándose frente a ellos - pero me dejaste morir con él - un chico demasiado alto y flacucho la saludaba y ella le respondió con una fingida sonrisa.

- No sabía que no quisieras quedarte a hablar con él - se defendió Amy sonriendo.

- Mejor quédate callada - repuso Gab sirviéndose un poco de jugo y una tostada, hasta ese momento fijo su vista en el ojigris - ¿estás bien?

- Si - contesto, seguía sin apartar la mirada de su comida.

- Prometo que no gastaras mucho - le sonrió para animarlo.

- A menos que la lleves a comer - tercio Amy dándole un pequeño golpe en el brazo.

- Comemos lo mismo - le espeto la castaña con cara de pocos amigos.

- Es por eso que se lo digo - a Gab no le quedo de otra más que sonreír, pero Sirius seguía igual.

- ¿Enserio estás bien? - pregunto la castaña con la nariz levemente arrugada.

- Muy bien se los diré -suspiro resignando y levantando la vista a las dos chicas - ¿Qué sientes cuando estás enamorado?

- ¿Estás enamorado? - pregunto Gab con una débil sonrisa.

- Cuando Sirius esté enamorado le haré un altar a la chica - repuso Amy sonriendo.

- ¿Me van a decir que se siente? - pregunto molesto.

- Bueno cuando estás enamorado no dejas de pensar en la otra persona -contesto Amy con un suspiro - amas tanto sus defectos como sus virtudes.

- Eso fue tan tierno - dijo Gab sonriendo - y además debes saber que cuando te enamoras, para ti es perfecto, es por eso que dicen que el amor es ciego y también perdona.

Sirius asintió y después siguió comiendo, poco tiempo después el resto de los chicos llegaron.

[
.]

- ¿Adonde quieren ir primero? - pregunto Remus, a las dos chicas.

- ¿Que tal un paseo? - opinó Amy sonriendo - y podríamos ir a la casa de los gritos.

- Esta bien - contesto Gab, y los demás asintieron, la castaña pensó que el paseo por Hogsmade solo serían Sirius y ella, pero agradecía que no hubiera sido así, ya que no se creía capaz de mantener una conversación con el ojigris después de lo que paso.

Así que los seis chicos comenzaron su paseo, pero cuando pasaron por Zonko, perdieron a James y a Peter, de hecho Sirius se hubiera quedado, de no haber sido que parecía un zombi, ya que solo caminaba por inercia, de hecho no veía nada, así que los cuatro chicos siguieron con su paseo, pero Gab dejaría que sus dos amigos siguieran el paseo solos.

- Ya me canse - dijo cuando llegaron a "Las Tres Escobas", al ver que Amy ya iba entrar con ella al local - Sirius se quedara conmigo, así que ustedes sigan su paseo.

- ¿Estás segura? - pregunto Amy un tanto nerviosa.

- Claro - contesto tomando del brazo a Sirius - ustedes sigan su paseo.

Y después de decir esto jalo al ojigris y los dos entraron a "Las Tres Escobas" Gab busco una mesa y encontró una al fondo, así que aun sin soltar a Sirius se dirigió a la mesa, el moreno llevaba levemente el entrecejo fruncido, giró su vista hacia la castaña que buscaba con la mirada a madame Rosmerta.

- ¿Por qué no quisiste seguir el paseo? - pregunto con la voz un poco ronca.

- ¿Promete que no te burlaras? - le pidió con seriedad - ¿y no le harás burla ni Amy ni a Remus?

 

- Lo prometo.

- Bueno supuse que sabrías que a Amy le gusta Remus - repuso Gab suspirando.

- ¿Enserio? - totalmente sorprendido.

- No eres nada observador - le espeto Gab con cierta frustración.

- ¿Entonces quieres que ellos estén juntos? - pregunto aun más desconcertado.

- Hacen bonita pareja - contesto levantando los hombros - ¿o no te parece?

- Supongo - con indiferencia.

- ¿Aun sigues sintiendo algo por Amy? - pregunto al escuchar la respuesta.

- No - contesto con una débil sonrisa - pero ¿crees que lunático salga con Amy?

- Por eso te necesito -contesto sonriendo - se que a Remus también le gusta, pero con eso de su problema, no cree merecer a nadie - el ojigris asintió - así que tú que eres muy persuasivo, harás que mi querido lobito acepté lo que siente por Amy y que se lo diga.

- Es su vida y no pienso meterme - le dijo con molestia.

- Vamos Sirius - le suplico - se que tú quieres que ellos terminen juntos al igual que yo.

- Pero a cambio de algo - repuso seriamente.

- ¿Por qué siempre me pones condiciones? - pregunto con la nariz arrugada.

- Será fácil - contesto sonriendo.

- ¿A cambio de que?

- Un beso - susurro acercando su rostro al de ella - solo eso un beso.

- Estás loco - Gab se levanto de la silla.

- Gab solo quiero saber algo - repuso con esa mirada tan suya que siempre acabas haciendo lo que él quería.

- ¿Qué quieres saber? - pregunto con un hilo de voz, esos ojos grises ya la habían hipnotizado.

- Quiero saber que se siente besar a alguien a quien quieres - contesto de forma dulce y posicionándose a su lado, que Gab sintió que sus piernas fallarían y haría que cayera al suelo.

- No soy igual a todas tus conquis....

- Lo se - la interrumpió - es por eso que te lo pido - mientras le acariciaba la mejilla, Gab por más que su cerebro le decía que corriera, su cuerpo solamente no se movía - solo uno - le susurro, la castaña cerró los ojos.

Esta fue la señal de que la chica había aceptado, así que con una tierna sonrisa le quito el cabello de su rostro, acerco su rostro lentamente, y antes de que su castaña se arrepintiera sus labios se rozaron, pero eso era poco, así que aprisiono su labio inferior, haciendo que Gab entreabriera sus labios, cosa que el ojigris aprovecho para entrar, en poco tiempo sus lenguas danzaban, era el mejor beso que había tenido, su sabor a menta, todo de ella le encantaba. Pero lo bueno no siempre dura, así que la castaña se separo lentamente, su respiración era un poco agitada.

- ¿Uno más? - le pidio con una sonrisa ladina.

- Ni en tus sueños Black - le espeto Gab.

- No te enojes - le susurro - y como dije te ayudare, pero dime Sirius, que de tus labios no se escucha muy bien Black.

[
.]

- Lo odio - susurro James que estaba en la entrada de "Las Tres Escobas"

- Jamás pensé que se fueran a llevar tan bien - comento Amy, habían decidido regresar, ya que hacía demasiado frío y los cuatro chicos se habían encontrado a la entrada y también habían visto el beso.

- Es increíble - repuso Remus que aun no creía lo que había visto - Gab besó a Sirius.

- De que se sorprenden Canuto siempre termina besando a sus prospectos - repuso Peter que era el único que no estaba sorprendido.

 

mal nombre, pero bueno aki esta la conti, y kiero dedicarle el cap a snow white (gracias x el apoyo en mis dos fics n_n), Perenelle, Black Victoria, julietablack y wizgirl, gracias x leer el fic ^^ y bueno espero ke disfruten el fic

- Besas bien ¿te lo han dicho? - repuso Sirius, haciendo que Gab se sonrojará.

- Cállate - contesto sin verlo -promete que nadie sabrá esto

- Creo que es demasiado tarde - le susurro al ver quien se dirigía a ellos.

- EN QUE ESTABAS PENSANDO - grito James en cuanto llego a la mesa.

- James tranquilo - le susurro Amy, al ver que la mayoría de los chicos los observaban - puedes hablar más bajo.

- Se supone que lo odiabas - le espeto Remus, que hablaba bajo, pero que estaba furioso - y ahora resulta que te besas con él.

- Fue mi culpa - repuso Sirius (tan lindo como siempre n_n) - yo la besé, ella no quería besarme.

- ¿Enserio? - dijeron los cuatro chicos al unísono.

Sirius asintió y Gab estaba tan sorprendida como el resto que no pudo decir nada, su cerebro trataba de procesar todo eso, así que se sentía mareada, pero esa explicación tanto a James como a Remus les hizo sentirse más tranquilos.

[
..]

- Que la besaras a la fuerza, hace que la apuesta aun no se cumpla - repuso James que estaba recostado en su cama.

- ¿Qué apuesta? - pregunto Sirius desconcertado, ya que no entendía que tenía que ver su beso con Gab con una apuesta que el no recordaba.

- No te hagas - le espeto James aventándole una almohada - de que no te acuerdas que apostaste que lograrías besarla antes de Navidad.

Los ojos de Sirius se abrieron totalmente por la sorpresa, estaba agradecido que ninguno de sus dos amigos lo estaban observando, ya que él cuando beso a Gab ni siquiera recordaba lo de la apuesta.

[

]

- ¿Te gusto? - pregunto Amy, que estaba viendo por la ventana el atardecer, habían decidido regresar después del beso, mientras la castaña estaba recostada.

- ¿Qué? - mientras se incorporaba para ver mejor a su amiga.

- ¿Te gusto el beso? - repuso con cierta molestia.

- ¿Te molesto?

- ¿Vas a seguir contestándome con preguntas? - Amy tenían la frente ligeramente arrugada.

- Si - susurró, al ver el rostro de su amiga - pero no saldré con él.

- ¿Por qué?

- Por que primera salió contigo y segunda es Sirius - contesto con cierto pesar.

- Gab lo siento - susurro la morena.

- ¿Por qué? - pregunto confundida.

- Se que te gusta Sirius - Gab abrió los ojos sorprendida - y se que no es desde ahora, se que te gusta desde que lo viste en el tren.

- No exactamente - repuso la castaña un tanto sonrojada.

- Claro que sí - le espeto la morena.

Flash Back

Se encontraban tres niños de no más de 11 años, una de cabello castaño y unos enormes ojos avellana era la más pequeña y menuda del grupo y la otra de cabello negro y ojos azules y el niño de cabello negro azabache y despeinado, se encontraban despidiéndose cada uno de sus padres, aunque los dos morenos eran hermanos, este sería su primer año en Hogwarts.

- ¿Prométeme James que te vas a comportar? - decía una señora que tenía el cabello negro y ojos azules.

- Tratare - repuso el chico con una sonrisa de lado.

- Mamá déjalo - repuso la niña que ahora abrazaba a la señora - sabes que no lo hará.

 

- Bueno entonces tú prométeme que trataras que no se meta en problemas - mientras le besaba la frente a la pequeña.

- Haré todo lo posible - contesto la niña sonriendo.

- Gab dime que la ayudarás - repuso la señora, observando a la castaña.

- Trataré -contesto la niña con una débil sonrisa - mamá basta - repuso la pequeña, ya que su madre una mujer rubia y de ojos aceitunados no dejaba de besarla y abrazarla.

- No te voy a ver por tres meses - se defendió la rubia.

- Lyssandra nosotros también queremos despedirnos - repuso un señor de cabello negro azabache ojos avellana y que utilizaba lentes.

- Charlus deja que se despida de su hija - repuso Dorea.

Después de que Lyssandra siguiera besando a su pequeña, el padre de la castaña tuvo que salir a su rescate diciendo que tenían que subir al tren, así que lo hicieron, pero la rubia corrió hacia su pequeña y le beso la frente, así que subió al último.

- Vaya la niñita de mamá - repuso una voz a su espalda, así que giró para insultarlo, pero ese insulto se quedo atorado en su garganta al ver esos hermosos ojos grises que la observaban con cierta molestia, era el niño más guapo que hubiera visto, su cabello negro algo largo y quebrado, su nariz perfectamente recta y sus labios, todo él era perfecto.

- Gab - llamó Amy, haciendo que la castaña saliera de su hipnosis, pero la ojiazul se había fijado también en el ojigris.

El ojigris paso al lado de las dos chicas, mientras Amy y Gab veían por donde se había ido, cuando lo vieron desaparecer.

- Es guapo - repuso la ojiazul - ¿no lo crees?

- Si - susurro Gab.

Fin flash back

- ¿Yo dije eso? - pregunto desconcertada.

- Si -contesto Amy sonriendo - así que si te gusta y se que sí, yo no me voy a oponer.

- Pero sigue siendo Sirius - repuso Gab que bajo la mirada.

- No que tú puedes cambiar a quien sea - le espeto.

- Yo jamás dije eso - contesto levantando la mirada.

- Bueno entonces Sirius será tu proyecto - repuso Amy.

- Estás loca - Gab la veía con la nariz totalmente arrugada.

- ¿Tienes miedo de no hacer que Sirius Black deje de ser un Don Juan? - pregunto de manera retante.

- Odio que me retes - dijo Gab con cierto enojo.

- Gabrielle es una gallina - Amy estaba burlándose de la castaña - gallina

Gab trataba de soportar los gritos de gallina de su amiga, llevaban así como media hora, ¿Qué jamás se cansa?

- Está bien - le espeto Gab - te demostraré que Sirius deja de ser mujeriego, pero ya cállate.

- Muy bien, pero si no lo logras me darás el pescador azul - repuso sonriendo.

- ¿Y tú me darás la sudadera blanca con la mariposa si ganó?

- Hecho - contesto Amy con una media sonrisa - ya tengo nuevo pantalón - susurro sin que su amiga escuchara.

¿Cómo demonios había dejado que su amiga la metiera en semejante problema? Claro su estúpido orgullo no podía ser pisoteado, ¿Cómo iba lograr que Sirius Orion Black el mujeriego número uno de Hogwarts dejara de serlo? Pero la próxima vez no iba a caer tan fácil, claro que no, la próxima mandaría por un tubo a su amiga, ¿Por qué no lo hacía de una vez?"si te arrepientes no solo me darás tu pescador sino me darás diez cosas de tu guardarropa que yo escoja"ya lo recordaba.

 

- ¿Me esperabas? - pregunto una voz a su espalda, la persona que ahora menos quería ver"recuerda tiene que ser tu novio antes del partido"maldita voz y maldito reto de quitarle lo mujeriego a Sirius.

- Si - repuso con la sonrisa más inocente que pudo sacar en ese momento.

- Entonces vamos - repuso el ojigris con una media sonrisa.

- Claro - bajo la mirada, para que pareciera nerviosa, aunque en esos momentos lo único que tenía en mente era saber cual sería el siguiente paso para que Sirius le pidiera que fuera su novia - eso funcionara - lo dijo en voz alta.

- ¿Qué funcionara? - pregunto Sirius.

- La poción para la clase de está tarde - contesto, reprendiéndose mentalmente por pensar en voz alta, tenía que pedirle ayuda a Peter ya que era el único que no se la negaría, o eso esperaba.

- ¿Qué poción? - él no recordaba ninguna poción.

- Hermosos ojos - estaba haciendo que pensaba en voz alta, y después de decir esto bajo la mirada.

Sirius sonrió y no dijo nada, para no avergonzar más a la chica, de hecho le susurro"los tuyos lo son más" Gab soltó una risita nerviosa, había logrado su objetivo distraerlo de la primera plática. Así que los dos chicos llegaron al Gran Comedor en silencio, sus demás amigos ya estaban sentados, saludaron y comenzaron a desayunar, Peter se levanto antes que el resto, la castaña al ver esto hizo lo mismo, diciendo que tenía que ir a la biblioteca.

- Peter - lo llamó, a lo que el chico se detuvo antes de subir las escaleras y se acerco a ella.

- ¿Pasa algo? - pregunto un tanto nervioso.

- Necesito tu ayuda - repuso con una débil sonrisa, el chico la vio sorprendido, ya que nunca pedían su ayuda - ¿me puedes ayudar?

- Tratare de hacerlo - contesto en voz baja - pero dime que tengo que hacer.

- Quisiera salir con Sirius - repuso fingiendo nervios - y quiero que tu me ayudes.

- ¿Cómo? - pregunto con nerviosismo.

- ¿Promete que nadie lo sabrá? - el chico asintió - bueno haré algo de lo cual no debes estar enterado, pero después de eso llorare a mares y Sirius se sentirá confundido, entonces tu le dirás que para revertir su error tiene que pedirme que sea su novia.

- ¿Qué gano? - repuso el chico.

- Pensé que lo harías por que soy tu amiga -le espeto la castaña - pero esta bien, ¿Qué quieres a cambio?

- Quiero que hagas mis tareas por un mes - contesto Peter sonriendo.

- Te estas pasando - comento Gab con cierta irritación, el chico levanto los hombros y comenzó a caminar - esta bien, pero solo por un mes.

- Muy bien - repuso Peter sonriendo - es un placer hacer negocios contigo.

- Si no funciona te mato - comento antes de caminar hacia el aula de Transformaciones.

Tenía que funcionar, tenía que salir bien sino mataría a Amy por meterla en esto y a Sirius por no hacer lo correcto, así siguió caminando hacia Transformaciones, cuando sintió unas manos rodearla de la cintura, primero se enojo a todo lo que su ser podía, pero al pensar que era Sirius respiro profundo, sabiendo que tal vez su plan no tendría que tardar tanto.

- Te ves hermosa ¿sabes? - esa voz no era de quien esperaba.

- Suéltame - le espeto, mientras con intentos fallidos trataba de soltarse de aquel agarre.

- Hueles delicioso - mientras pasaba su nariz entre su cabello - sería hermoso que pudieras llevar mi apellido.

 

- ¿No ese lo va a llevar Narcisa? - le espeto mientras le arañaba las manos para que la soltara - además Gabrielle no suena bien con Malfoy, así que suéltame.

- Yo creo que sí, Gabrielle Malfoy suena bien - repuso besándole el cuello.

- SUELTAME - grito Gab haciendo que Malfoy solo sonriera más, así que no la soltaría por las buenas, estaba bien, conocería Gabrielle enojada, así que saco su varita

- Malfoy suéltala - esa voz, así que Malfoy la ayudaría, guardo su varita y trato pensar cosas tristes.

- No te metas Black - le espeto el rubio girando junto con Gab, la cual tenía los ojos acuosos, ni ella misma sabía como había podido hacer que sus lagrimas salieran tan rápido - dile Swan que te encanta que te toque - bajo su mano hacia su pierna,"si no haces algo rápido Black te mato" pensaba mientras las lagrimas comenzaban a salir y sus intentos de soltarse eran fallidos, Gab solo vio un destello que le dio en la cara al imbécil de Malfoy, él cual la soltó y salió corriendo como buen Slytherin.

- ¿Estás bien? -pregunto en voz baja.

- S-si - contesto con un hilo de voz - no se que habría hecho si tú no hubiera
- comenzó a llorar y se abalanzó sobre el ojigris que un tanto sorprendido le acarició el cabello.

No llevaban mucho así, Gab sabía que esto era bajo, pero todo lo que haces por una sudadera, se había vendido por una sudadera, esto era patético, pero esa sudadera la había querido desde que la había visto en el escaparate, pero Amy tenía que entrar primero.

- ¿Qué hacen? - pregunto un James algo irritado.

- Bueno es que Sirius me libro del idiota de Malfoy - contesto Gab con algo de vergüenza y llorosa.

- ¿Estás bien? - pregunto James preocupado y revisando a la chica con la mirada.

- Si -contesto en un susurro -pero es gracias a Sirius.

- Bueno es mejor ir a clases - repuso Remus comenzando a caminar.

Los demás chicos lo siguieron, mientras James tomaba el lugar de Sirius de consolar a Gab, la cual debería de estudiar actuación, de hecho ella misma lo estaba pensando, jamás pensó que podría hacer algo así, pero lo había logrado y sentía cierta satisfacción de haber podido engañar a sus amigos, bueno a la mayoría los había engañado, ya que a Amy no, así que cuando llegaron a sus respectivos lugares que desde que Lily había ido a Hogsmade con Daniel ahora se sentaban juntos, de hecho todo lo hacían juntos, así que Gab y Amy se sentaban juntas.

- Que bien que Malfoy te ataco ante Sirius - repuso Amy con cierto recelo.

- Creo que antes de mañana ya soy su novia - contesto Gab con arrogancia.

- Lo dudo - comento Amy sonriendo - pero si así lo crees te apuesto las tareas de un mes.

- Hecho - contesto Gab sonriendo, aunque cuando llego a su mente lo que acaba de hacer, debía mantenerse callada, debía hacerlo, ahora no solo tendría que hacer la tarea de Peter sino también la de Amy"por que eres tan negativa" se reprocho"sabes que si vas a poder, solo tienes que adelantar un poco los planes"

Así siguió pensando en como lo iba a hacer, así que apenas si entendió la clase de ese día, después de que terminó la clase, McGonagall salió de hecho todos los alumnos salieron, pero Gab se quedo "recogiendo" sus cosas, así que Sirius que vio aquello se acerco.

 

- ¿Necesitas ayuda? - pregunto en un susurro.

- Por favor -contesto con una tierna sonrisa.

"Vamos Gab, tu puedes"se decía mentalmente, tratando de que pareciera accidental acercó su rostro al del ojigris.

- ¿Te parezco bonita? - pregunto, esto si era rebajarse, Sirius se quedo en silencio - no quiero que pienses que soy

No pudo terminar, ya que Sirius la estaba besando, dejo que este jugara con su lengua, pero después de cómo veinte segundos se separo totalmente avergonzada.

- Yo no soy igual que todas las estúpidas que te llevas a la cama - repuso tratando de parecer que en cualquier momento rompería en llanto - yo no soy como ellas que con un beso de Sirius Black se sienten completas - y después de decir esto tomo su mochila y salió corriendo del lugar.

Escucho como la llamaba, pero sabía que tenía que hacer que se sintiera culpable, y esperaba que Sirius tuviera conciencia, así que dejaría que pasaran algunas horas antes de hablar con él y esperaba que el idiota de Peter hiciera su parte, necesitaba a alguien más que la ayudara con su plan, pero debía encontrar a alguien que no le reprochara que utilizara al ojigris para conseguir una sudadera y las tareas de un mes, iba tan metida en sus pensamientos que no vio al castaño, haciendo que chocara contra él y aparte que cayera.

- ¿Estás bien? - pregunto el ojimiel extendiéndole la mano para que se incorporara.

- Eso creo - contesto aceptando la ayuda de Remus para levantarse - ¿no se supone que ya deberías estar en clase?

- Quería saber por que te tardabas tanto - contesto con seriedad.

- Rem sabes que te quiero y mucho - repuso Gab tranquilamente - pero ya no tengo tres años, para que estés detrás de mí todo el tiempo.

- ¿Qué tienes que ver con Sirius? - pregunto ásperamente.

- ¿Promete que no te enojaras?

- Tratare -contesto en voz baja y tratando de relajarse.

- Muy bien - suspiro y comenzó a decirle todo lo que había hablado con Amy tanto lo del sábado como lo de ese día -y ahora tengo que ser su novia antes de mañana - espero la respuesta, pero al no recibirla - no lo pensé, mi boca hablo por si sola y ahora necesito ayuda.

- Gab - repuso Remus - eres tan inmadura.

- No necesito que me lo digas - le espeto - ya lo se, así que por último te pido que nadie se entere.

- Lo prometo - suspiro - y también te voy a ayudar.

- ¿Enserio? - Gab estaba totalmente desconcertada.

- Eres inmadura, pero eres mi amiga, así que te ayudare a que Sirius sea tu novio está noche.

- Te quiero - y lo abrazo.

Sabía que James se iba a morir cuando se enterara de que Gab y Sirius eran novios y que el ojigris iba a estar insoportable diciendo que era lo máximo y que ninguna chica se le resistía, pero sabía que Gabrielle Swan tampoco era como todas las fans de su amigo, la castaña le haría ver su suerte y con eso se conformaba, aunque tuviera que ser el esclavo de Sirius por un mes.

[Horas después]

- Me siento patética - repuso Gab tratando de que se viera totalmente destrozada, frente al espejo de los baños del tercer piso - esto de llorar jamás a sido lo mío y menos por un chico.

- Te quedaras sin pescador y tendrás que hacer tarea doble por un mes - repuso Remus sonriendo, estaba allí ya que esos baños jamás eran usados debido a Myrtle la llorona (así se escribe???), o eso creían.

 

- ¿Dónde está Myrtle cuando se le necesita?

- Vamos Gab se que puedes llorar - la animo el ojimiel.

- Si claro - le espeto con sarcasmo, mandándole una mirada asesina.

- LARGUENSE - grito Myrtle comenzando a aventar pedazos de tuberías, una que le dio a Gab en el abrazo, haciendo que llorara debido al dolor.

- Ves lo lograste - dijo mientras salían del baño y Gab tenía los ojos llorosos debido al golpe.

Gab decidió no decir nada, ya que estaba concentrada en que esas lagrimas salieran a todo su resplandor, Remus la tomo de los hombros, para empezar la actuación, caminaron hacia el Gran Comedor, cuando estaban a punto de llegar, el ojimiel vio a Sirius.

- No llores - repuso Remus acariciándole el cabello -nadie merece que tú llores.

- Gracias - susurro Gab levantando la mirada y viendo que el ojigris se les acercaba, así que la castaña se giró decidida a salir de allí - no tengo hambre, nos vemos después - y se fue corriendo.

- ¿Está bien? - pregunto Sirius en un susurro.

- Tú dímelo - le espeto Remus con irritación - agradece que eres mi amigo, por que si no ya estarías en la enfermería.

- No quiero verla llorar - susurro y era verdad, no quería verla llorar - dime que hago.

- Deberías de hacer que su relación se formalice - contesto Remus con seriedad.

- ¿Estás hablando de que sea su novio? - pregunto sorprendido.

- Eso es lo que dije - respondió mirándolo con severidad - así que ve y habla con ella sino quieres verla llorar.

- Está bien - suspiro y después camino hacia la sala común, ya que ya no tenía hambre y además tenía que pensar en lo que acaba de decirle Remus.

Camino tratando de pensar si eso era la mejor manera, si de verdad debía hacer algo así por Gabrielle, sabía que no era igual a todas, además que si era su novia, tanto Remus como James tendrían que pagar su apuesta.

[


]

Esperaba que de verdad esto de llorar hubiera funcionado, por que no estaba dispuesta a hacer su tarea y la de Amy por un mes, tenía que pensar como hacer que estaba mal y que Sirius la viera realmente mal, decidió entrar a los baños.

- Si no funciona tendré que olvidarme de ganar algo - dijo en voz alta, sin darse cuenta que también se encontraba una chica de cabello color caramelo, un poco más baja que ella y unos hermosos ojos aceitunados - salir con Sirius si claro iba a ser tan sencillo.

- ¿Enserio quieres salir con Sirius? - pregunto la chica observándola atentamente - ¿por que lo que escuche hace rato con tu amigo es por una sudadera y tus tareas?

- Claro que quiero salir con

- No mientas - contesto la chica que le regalo una débil sonrisa - y yo te voy a ayudar si se trata de hacerle pagar a Sirius Black su forma de tratar a las chicas.

- ¿Enserio? - un tanto desconcertada.

- Claro - contesto acercándose a Gab - mi nombre es Rose y soy de Ravenclaw.

- Mucho gusto - contesto Gab con una débil sonrisa - mi nombre es Gabrielle y como te das cuenta soy de Gryffindor.

- Bueno Gabrielle ya que nos conocemos, yo te ayudare a que Sirius sea tu novio - repuso sonriendo y sacando su varita - esto te va a doler un poco, pero vale la pena.

Gab cerró los ojos esperando a que la chica hiciera lo que tenía que hacer, sintió un pequeño ardor en sus ojos y en su nariz, pero no era algo que no pudiera soportar, pero aun así salio un pequeño grito de su garganta, debido a la sorpresa.

 

- Lista - repuso la chica con una sonrisa de satisfacción.

- Dios, debes enseñarme ese hechizo - repuso Gab que se estaba observando en el espejo, se veía pálida, los ojos rojizos e hinchados, tenía un aspecto terrible, parecía que en realidad estuviera sufriendo por Sirius.

- ¿Quién está ahí? - pregunto Sirius fuera del baño.

- Es hora de demostrarle a Black como se trata a una dama - repuso Rose empujando a Gab fuera del baño.

Gab salió haciendo que se limpiaba sus lagrimas, Sirius al verla se sintió más culpable, pero la castaña paso por su lado sin ni siquiera mirarlo.

- Gab - la llamo - por favor tenemos que hablar.

- ¿De que? -le espeto - ¿de que no soy lo suficientemente buena, para salir con Sirius Black?

- Yo no he dicho eso - susurro Sirius.

- Pero lo piensas - sin saber por que ya estaba llorando - así que no quiero hablar más de es

- Gab ¿quieres ser mi novia? - la interrumpió y lo dijo tan rápido que Gab tuvo que contener la risa.

- ¿Hablas enserio? - tuvo que concentrarse en la sudadera y en las tareas.

- Claro - contesto con aquella sonrisa de lado - ¿así que cual es tú respuesta?

- Si - contesto abalanzándosele y besándolo.

gracias x sus comentarios, amy_malfoy , snow white, julietablack, wizgirl, Celtapotter y Black Victoria, muchas gracias n_n, y gracias a tod@s l@s que se molestan en leerlo

Esto de tener novia no era tan malo como lo había pensado, además de que ahora James y Remus hacían sus tareas y su cama, se sentía bien saber que tenías a alguien esperando antes de bajar a desayunar y que además tenía la sonrisa más hermosa que se puede imaginar además de sus hermosos ojos "quien lo diría te estás enamorando" le dijo una voz en su cabeza "¿enamorado yo? Por favor solo digo que Gab es guapa"

- ¿No tienes que ir por Gab? - pregunto James sacando a Sirius de su lucha interna.

- Dijo que no quería distraerme antes del partido - contesto Sirius con indiferencia, aunque si le molesto que la castaña no quisiera verlo antes del partido.

- Al menos ella si piensa en el equipo - repuso James saliendo de la habitación.

- ¿Qué le pasa? - pregunto el ojigris, observando la puerta por donde acaba de salir James.

- Estás saliendo con Gabrielle - contesto Remus pasivamente.

- ¿Está enojado por que gane la apuesta?

- No - contesto Remus en voz baja - está molesto por que siente miedo de que la puedas lastimar.

[


]

- Rose tengo miedo - repuso la castaña observando a la chica que estaba sentada a su lado junto al lago.

- ¿Enamorarte de Sirius?

- No - contesto en voz baja - tengo miedo de que no pueda lograr que Sirius deje de ser el de siempre.

- La primera vez que te vi - suspiro - supe que no eras igual al resto de las chicas que hemos estado en su vida, tú tienes carácter y no te dejas llevar por su estúpida sonrisa o por sus estúpidos ojos, y eso te hace diferente ante sus ojos y eso se vio el lunes, ya que tú eres la primera novia de Sirius.

 

- ¿Qué fue lo que te hizo? - pregunto en voz baja - claro si no es intromisión.

- Bueno Sirius me dijo que era la chica más hermosa que había conocido, que además era inteligente y no se que más, pero después de que - se quedo callada - bueno tú entiendes, me dejo una rosa creyendo que con eso iba recompensar lo que había hecho, lo busqué pero ya estaba con otra.

- Es una basura - susurro con enojo - pero prometo que me pagara todo lo que te hizo.

- Gracias - contesto Rose con una débil sonrisa.

[


]

Los cuatro chicos llegaban al Gran Comedor, Amy y Lily desayunaban, la ojiazul aun seguía molesta, ya que jamás creyó que Sirius Black pudiera pedirle a alguien que fuera su novia, ni siquiera a ella se lo pidió, solo después de que la besó habían salido.

- ¿Dónde está Gab? - pregunto Sirius al llegar a la mesa.

- Debe de estar con su nueva amiga - contesto Amy con indiferencia.

- ¿Nueva amiga?

- ¿Qué nunca sabes nada? - repuso de manera burlona la morena - Remus necesito que me ayudes en pociones - le pidió al chico, antes de que el ojigris pudiera replicar algo.

- Claro - contesto el ojimiel sonriendo.

Así que decidieron desayunar en silencio, Rose y Gab entraban al Gran Comedor hablando animadamente, la castaña al ver a Sirius tuvo que respirar profundo varias veces para no golpearlo en ese mismo momento por lo que le había hecho a Rose.

- Hola - saludo a los chicos que se encontraban devorando todo, no hubo respuesta, de hecho ni la esperaba, solo era un modo de ser educada ya que siempre que estaban comiendo nadie hablaba - ¿Lily y Amy después podemos hablar? - ya no podía mantenérselo oculto a sus dos mejores amigas.

- Si quieres ahora -contesto Lily sonriendo.

- Si vamos - repuso Amy levantándose - nos vemos en el partido.

- Suerte - les deseo Gab besando a Sirius en la mejilla y despeinando a James.

Y después de hacer esto, las tres chicas salieron del Gran Comedor y se dirigieron al campo de quidditch, el cual estaba vacío y por eso iban allí.

- ¿De que querías hablar? - pregunto Amy cuando llegaron a las gradas.

- Sirius es peor de lo que pensaba - contesto en voz baja.

- No es la forma en que pensé que hablarías de tu novio - comento Lily confundida.

- Sabes perfectamente que solo estoy con Sirius por que Amy me reto - repuso Gab con indiferencia - y aparte por que cierta chica me pidió una pequeña venganza.

- No lo vas a hacer ¿verdad? - repuso Amy con cierta preocupación, al no obtener respuesta - Gab, lo del reto solo era para que te acercaras a él, pero yo no quiero que Sirius salga lastimado ni tú tampoco.

- Sirius se ha metido con demasiadas chicas sin pensar en si van a salir lastimadas - repuso Gab con enojo - y yo solo le voy a hacer pagar un poco de lo que él les a hecho a ellas.

- Esa no es tu obligación - le espeto Amy con cierta frustración - tú no tienes por que vengarte de Sirius, si él no te ha hecho nada.

- Gab, Amy tiene razón - repuso Lily con seriedad - no puedes vengarte de alguien que no te ha hecho nada y menos por las zorras y descerebradas con quien Black se acuesta.

- No todas son zorras - repuso una voz a su espalda - y descerebradas.

- Rose - susurro Gab, las otras dos chicas giraron a ver de quien se trataba.

 

- ¿Qué haces aquí? - pregunto Amy de manera agresiva.

- Solo vine a decirles que no todas las que Black se llevo a la cama son zorras y descerebradas - contesto Rose seriamente.

- Sino fueran zorras no se acostarían con Sirius con una vez que les haya dicho que bonita eres - le espeto Amy - y por supuesto que son descerebradas, por que si tuvieran cerebro no caerían con el cuento de tú eres diferente y te lo voy a demostrar en mi sala común.

- Tal vez - susurro Rose tranquilamente - pero al menos a mí me impacto su forma de ser y de cómo era todo un caballero.

- Eso es otra, si tuvieran cerebro no se dejarían llevar por su aspecto - replico Amy.

- Tienes razón - contesto Rose en un susurro - pero a veces puedes ser un tanto ingenua.

- ¿Black se metió contigo? - pregunto Lily con gentileza.

- Si - dijo con la voz quebrada.

- Es un desgraciado - susurro Lily, Gab ya no estaba tan segura, ya que ahora que lo veía desde la perspectiva de Amy, siempre dicen que el hombre llega hasta donde la mujer quiere.

- Por favor - repuso Amy con fastidio.

- Black es un verdadero patán y Gab le hará saber como se trata a una mujer - repuso Lily seriamente.

Amy soltó un bufido y subió a la última grada, mientras Lily y Rose hablaban pestes del ojigris, y Gab ya no sabía que pensar o que decir, Amy tenía razón, pero sentía que Rose no era una mala persona, no pudo estar pensando más en eso, ya que el resto de los alumnos comenzaron a llegar.

Así empezó el partido, James de buscador y capitán del equipo y Sirius de golpeador, el partido era contra Hufflepuff, el partido termino cuando el azabache atrapo la snitch, dejando el marcador 70-240 favor por supuesto Gryffindor, Gab se levanto antes que sus dos amigas, ya que estás comenzaban una pelea por saber si Sirius era inocente o era un patán, estaba harta de escuchar su discusión.

Camino hacia el vestidor a esperar a su "novio" y hablar más con él, estaba demasiado confundida, ya que a ella mientras eran amigos jamás trato de propasarse, solo fueron besos, ¿por que tenía que sentir miedo de no hacer lo correcto con Sirius? algo dentro de ella le decía que se lo merecía pero la otra decía que tenía que conocerlo más, antes de tomar una decisión, estaba tan metida en sus pensamientos, que no lo vio salir.

- ¿Pasa algo? - pregunto Sirius que ahora estaba frente a ella.

- Nada - contesto con una débil sonrisa.

- ¿Segura?

- Completamente - repuso sonriendo más - jugaste muy bien.

- Gracias - contesto besándole la nariz - ¿te parece si damos un paseo?

Gab asintió con una débil sonrisa y los dos comenzaron su paseo por los jardines de Hogwarts, tenía que conocerlo y saber como era en realidad.

espero actualizar antes de año nuevo, pero si no es así, les deseo un

MUY PROSPERO AÑO NUEVO

y xfa dejen comentarios n_n

¿Si Sirius Black no era como aquella chica se lo ponía? El mes que llevaban de novios (3 de noviembre se había hecho novios) se había comportado como esperaba de un novio suyo, sabía igual que el resto que tenía un hermano Regulus que era un año menor y que además era Slytherin, jamás hablaba de su familia, era algo que la intrigaba, pero él le había dicho que no era tan importante como para hablar de aquello, aunque también le habían llegado noticias de que esa noche en la cual no lo había visto, había estado con cierta rubia de Slytherin en los jardines, según un chico de Hufflepuff los había visto salir juntos.

 

Esto la estaba matando, por que si de verdad había estado o estaba con esa rubia su plan se venía abajo, además de que algo dentro le dolía, sentía como su pecho se oprimía al pensar que aquello podría ser cierto. En ese mismo momento que se venía aquello en su mente sentía que las lágrimas estaban a punto de traicionarla.

- Te odio Black - susurro mordiendo la almohada para no llorar - si de verdad estuviste con alguien más te juro que te vas a arrepentir.

[


]

Después de vestirse y decidir regresar al castillo, esos malditos ojos avellana no dejaban de ser su tormento, siempre había sido así, estar con una y con otra y jamás se había sentido culpable ni siquiera cuando se besaba con otras estando con Amy, aunque tal vez fueran por que solo habían sido besos, su maldito corazón lo hacia sentir culpable, ya que su mente le decía que no tenía por que sentirse culpable, ya que Gabrielle solo era una apuesta, pero eso hacía que su corazón se encogiera.

- ¿Mañana otra vez? - la voz de la chica rubia hizo que saliera de su pelea interna.

- Lo dudo -contesto Sirius sin siquiera verla - y nada de contar esto - le advirtió.

- No soy una chismosa Black - repuso la rubia abrazando a Sirius por la espalda - y siento envidia de Swan mira que tener a semejante hombre en su cama la noche que quiera.

Maldito apellido, ahora sentía que le quemaba de solo escucharlo, sin decir nada se soltó del agarre de la rubia y comenzó su camino hacia el castillo, sabía que era tarde, pero también sabía que mañana tendría que darle una buena excusa a la castaña, pero un gruñido de su estomago hizo que dejara de pensar en la excusa para su novia y comenzara a caminar hacia las cocinas para ver que le daban los elfos de comer.

Después de que los elfos le dieran los suficientes pastelillos para quitarle el hambre, siguió su camino hacia su sala común, tuvo que pasar por algunos atajos, para que Filch y su estúpida gata no lo descubrieran, cuando llego frente al retrato de la señora Gorda.

- Dulces envinados - susurro Sirius.

- Querido tus novias deberías atenderlas en la mañana - repuso la señora Gorda con voz somnolienta y dejándolo pasar.

Entro sin hacer caso al comentario de la señora Gorda.

- Por fin llegas - repuso una voz en la esquina.

- ¿Qué haces despierta? - pregunto tratando de que su voz no lo traicionara.

- No podía dormir -contesto la castaña que estaba con las piernas sobre la mesa y que se las estaba abrazando, llevaba una pijama de estrellas que era pantalón y de playera de manga larga y que está tenía una estrella enorme al frente y llevaba el cabello recogido en dos trenzas - Remus me dijo que te habías tenido que quedar por que McGonagall te castigo.

- Algo así - contesto aliviado de que su ojimiel amigo hubiera inventado aquella excusa, aunque lo que no sabía es que Gab lo había dicho para saber si era cierto que había estado con la rubia - lamento no haber podido estar contigo está noche.

- No te preocupes, tenías que cumplir con el castigo - repuso con una media sonrisa, sabía que mentía sus ojos se lo gritaban, pero esto se lo iba a pagar caro. Se acerco a abrazarlo - hules diferente - susurro con su rostro escondido en el hueco de su cuello.

 

- Debe de ser por el polvo de las cajas que McGonagall me hizo a acomodar - contesto con cierto nerviosismo.

- Supongo - murmuro la castaña besándole el cuello - Sirius quiero que seas el primero - repuso besándole la barbilla.

- ¿Qué? - dijo en voz baja y sintiendo como las manos de la chica acariciaban su torso.

- Quiero que me enseñes a demostrarte lo mucho que te quiero con mi cuerpo - contesto Gab comenzando a desabrochar la camisa del chico - quiero que me enseñes a ser mujer - mientras le daba pequeños besos al torso del chico.

Sirius sintió como su amiguito reaccionaba ante las caricias de su castaña, así que comenzó a besarle el delicado cuello, lamerlo y dar pequeños mordiscos que dejaban marcas rojas en el cuello de Gab, la cual soltó un pequeño gemido, sus manos bajaron hacia el bien formado trasero de la castaña, la cual soltó un gritito debido a la sorpresa, pero dejo que Sirius siguiera con su trabajo y ella seguía con el suyo, sin saber como él ya estaba solo en boxers y eso no podía ser, así que comenzó a subir la blusa de la pijama, mientras la guiaba al sillón, de un movimiento Gab dejo a Sirius bajo ella y como él había hecho con su cuello dejando marcas rojizas que sabía que después se volverían púrpuras sacando un ronco gemido del ojigris, sabía que ya estaba bastante caliente, así que le dio un casto beso en los labios.

- Hasta mañana - y después de decir esto se levanto y corrió hacia los dormitorios de las chicas, dejando al ojigris con un problema entre sus piernas.

- Me las pagaras - susurro levantándose para ir a darse una ducha de agua fría y así solucionar su problema.

Gab llego a su cama y se tiro sobre está, lo que había hecho no le había quitado para nada aquella opresión, más bien la había hecho mayor, sabía que si había estado con otra chica ya que cuando le descubrió el torso tenía una marca púrpura en el costado izquierdo, sus lagrimas ya estaban recorriendo sus mejillas, sentía asco por seducirlo sabiendo que había estado con otra, pero también se sentía dolida y traicionada, al saber que las manos que hacia minutos atrás la estaban acariciando a ella habían estado sobre otra, lo odiaba y lo quería al mismo tiempo.

- ¿Por qué? - susurro escondiendo su rostro en la almohada para que no se escucharan sus sollozos.

Mientras pensaba en cual sería la venganza para ese idiota que estaba haciendo que su corazón y su mente tuvieran una lucha para hacerle pagar aquella traición y además la venganza que le había prometido a Rose y al resto de las chicas que al enterase de que alguien le haría pagar a Black se habían unido a ayudarla. Se quedo dormida mientras sus lagrimas seguían saliendo de sus ojos ya cerrados.

- Gab - escucho una voz lejana, sus parpados pesaban - vamos Gab se hace tarde.

- Solo cinco minutos - repuso la castaña escondiendo su cabeza debajo de la almohada.

- Gabrielle vamos a llegar tarde - replico la pelirroja que le quito las sabanas - así que levántate ya.

Gab abrió los ojos muy a su pesar y se incorporo perezosamente con un terrible dolor de cabeza, debido al llanto de la noche anterior y después se dirigió al baño a paso demasiado lento que hizo que la morena la llevara a empujones hacia el baño, se desvistió aun con pereza, mientras el agua de la ducha se templaba, después dejo que el agua comenzara a destensar sus músculos. Cuando salio su uniforme ya estaba sobre su cama, así que en menos de cinco minutos ya estaba vestida la ducha había hecho que se despertara totalmente y se pusiera activa.

 

[



]

- Canuto muévete - le espeto James fuera de la puerta del baño - me estoy muriendo de hambre.

- Adelántense - le espeto el ojigris que estaba tratando de que la marca de su cuello desapareciera, ya que no recordaba si esa marca se la había hecho su novia o la rubia - si Gab no la hizo me va a matar cuando la vea.

- Sirius todos nos morimos de hambre - repuso Remus - así que mueve tu estúpido trasero.

El ojigris molesto y al ver que no había solución tuvo que abotonarse la camisa al último botón para que no se viera la estúpida marca, cosa que al salir hizo que sus tres amigos lo vieran con extrañeza y que minutos después soltaran la carcajada debido a que Sirius Black con la camisa bien abrochada debía ser una broma, antes de salir de la habitación les mando una mirada asesina, la cual no surtió ningún efecto en los chicos, así maldiciendo a sus amigos y la marca de su cuello bajo; cuando llego a la sala común vio a Amy y Lily que estaban esperando a Gab.

- Hola - saludo el ojigris sin muchas ganas.

- Hola -contesto Amy y Lily solo hizo un movimiento con la cabeza - ¿Dónde te metiste anoche?

- Castigo con McGonagall - contesto con indiferencia.

- ¿En los jardines? - cuestiono la pelirroja.

- ¿Jardines? - repitió confundido.

- Hola - saludo Gab abrazando a su novio y robándole un beso - ¿Qué tal dormiste?

- Perfectamente - contesto Sirius sorprendido, ya que Gab jamás era así de cariñosa, las dos chicas habían decidido dejar a la pareja.

- Está bien que mi bebé duerma perfecto - sonrió y le beso la barbilla -por que si no lo hicieras es por que tu hermosa conciencia no está tranquila - golpe bajo Sirius sintió esa culpabilidad de nuevo y ahora mayor - ¿Por qué llevas así la camisa? -pregunto con inocencia comenzando a desabrochar los botones de la camisa.

- Creo que así se ve mejor - repuso tomando las manos de la chica, pero había sido un poco tarde.

- Si que me pase anoche - le susurro la castaña besándole aquella marca - ¿quieres que la quite?

- Es tuya - susurro agradeciendo que si hubiera sido ella - así que no me importa mostrarla.

- ¿Entonces por que tratabas de ocultarla? - pregunto con la nariz levemente arrugada.

Sin saber que contestar solo la beso, tratando que así se le olvidara el tema de la marca, pero Gab no era estúpida, sabía lo que el ojigris deseaba, pero decidió seguirle el juego, después se la pagaría.

[



]

Ese día tenía entrenamiento, así que después de comer siguió a James, no antes de que su novia lo besara en medio del Gran Comedor, lo cual le sorprendió ya que Gab jamás hacia una muestra de cariño delante de tantas personas, pero lo dejo pasar, creía que la castaña comenzaba a dejar de ser tímida.

Después de llegar al campo de quidditch, sintiendo esa culpa aun más grande después de ese beso, de hecho cualquier muestra que su novia le daba, hacía que su culpa creciera y hacia sentirse más despreciable, pero el quidditch haría que se sintiera menos culpable o eso esperaba.

 

En cuanto termino de cambiarse tomo su escoba y salió hacia el campo, antes que el resto para dar una vuelta antes del entrenamiento, cuando dio la patada al suelo y su escoba se elevo supo que algo estaba mal, ya que su escoba no lo obedecía de hecho esta daba vueltas como loca, tratando de que este cayera, pero ninguna escoba iba a poder con Sirius Black.

- Gab esto no está bien - repuso Remus que observaba a su amiga con cierto miedo - si Sirius se llega a caer se puede matar.

- Rem solo haré que se rompa un par de huesos - contesto la castaña que tenía una sonrisa maligna - además se merece más que esto.

- ¿Por qué no solo le dices que sabes lo que hizo? - pregunto el ojimiel con cierta preocupación.

- Por que entonces perdería la estúpida sudadera - contesto con irritación.

Remus se dio cuenta que esto ya estaba sobrepasando el reto, su amiga se estaba enamorando de Sirius Black, esto le iba a doler y sabía que también a Sirius, ya que aunque el ojigris tratara de negarlo empezaba a enamorarse de la castaña y sabía que esto de haber estado con otra lo estaba matando ya que sabía que había engañado a su castaña, pero sobre todo había engañado a su corazón, haciéndole creer que Gab era una más, pero su corazón al igual que Gab se habían dado cuenta y ahora uno quería que lo reconociera y la otra quería venganza por el engaño.

- SIRIUS - se escucho el grito de James y así fue como el ojimiel salió de sus pensamientos encontrando a una Gab bastante tranquila, que parecía que no había hecho nada.

- ¿No crees que se te paso la mano? - repuso Remus al ver que el ojigris no se levantaba.

- Solo esta inconciente - contesto con una lucha interna, por que por un lado quería ir a ver si de verdad estaba bien y por otro aun seguía furiosa y no dejaría que el lado de querer saber si estaba bien ganara - mañana estará como si nada - comenzando a caminar - es mejor irnos, antes de que ellos decidan llevarlo a la enfermería.

Remus no dijo nada, así que camino hacia el castillo detrás de ella, sabía que este supuesto noviazgo iba a hacer que ambos terminaran sufriendo, en ese momento se odiaba, ya que gran parte de esa situación era su culpa.

no hubo mucha imaginación, pero espero ke les guste y el cap esta dedicado a: andrea black, julietablack, Na-12Black, Black Victoria, wizgirl, amy_malfoy, snow white y lunatikroh

y les deseo un

FELIZ Y PROSPERO AÑO NUEVO

Solo faltaba una semana para que salieran de vacaciones, Gab no fue a ver a Sirius los dos días que estuvo en la enfermería, algo que el ojigris tomo mal, así que en estos momentos estaban peleados, así que con trabajos hablaban, así que solo por eso no habían terminado.

Esa tarde Gab y Amy estaban sentadas en la esquina de la sala común, la ojiazul trataba de entender por que la actitud de su castaña amiga con Sirius, ya que solo lo veía y le mandaba una mirada asesina, que era eso tan malo que había hecho el ojigris, para que Gab lo tratara así.

- Dime que te hizo - dijo la ojiazul por tercera vez en la tarde.

- Ya dije que nada - contesto por tercera vez la castaña un tanto irritada por la insistencia de la morena.

 

- Por nada, no te comportas como hasta ahora lo has hecho con él - repuso Amy ya también molesta por la terquedad de Gab de no querer decirle que tenía - de hecho me pregunto ¿siguen siendo novios?

- Claro que somos novios - contesto Gab seriamente, aunque ella también se preguntaba lo mismo - solo estamos en una etapa normal en el noviazgo.

- Eso ni tú te la crees - le espeto Amy con los ojos entrecerrados.

- Por que no mejor me dices, por que aun no le dices a Rem lo que sientes por él - replico Gab ásperamente, dejando a la ojiazul callada - si tú no me dices nada yo tampoco tengo por que decirte de mi noviazgo con Sirius.

- Es totalmente diferente - le espeto, Gab la miro confundida - tú y Sirius ya tienen algo, sabemos que el casanova Black siente algo por ti, en cambio yo estoy sin nada, no se si Remus le gust

- Amy - susurro Gab al ver quien estaba detrás de la ojiazul.

- Querías que te dijera por que no le decía nada a Remus - replico haciendo callar los pequeños intentos de que dejara de hablar - Remus es tan lindo, perfecto que no se si yo podría a hacerlo feliz, pero tu crees que es tan fácil llegar a decirle Remus desde hace dos años estoy enamorada de ti, ¿Qué crees que me diría?

- ¿Por qué no se lo preguntas? - le susurro Gab señalando al ojimiel que estaba detrás de Amy.

- Remus - susurro Amy totalmente roja, el ojimiel estaba tan sorprendido ante aquellas palabras que no supo que responder, así que al no obtener respuesta echo a correr hacia las habitaciones, dejando al ojimiel en el mismo sitio.

La chica con la cual había soñado por años, sentía lo mismo que él, estaba enamorada de él, era algo que no podía creer, debía estar soñando, pero en sus sueños nunca sintió dolor en su brazo, así que giro hacia lo que había ocasionado su dolor y allí estaba Gabrielle observándolo seriamente.

- ¿No pudiste haberle dicho yo siento lo mismo? - le reprocho, mientras le daba otro golpe en el brazo - eres igual al idiota de Sirius.

- Yo jamás la engañaría - contesto sin pensar en las palabras, haciendo que Gab bajara la mirada - no quise decir eso.

- No, tienes razón - repuso Gab con una débil sonrisa - yo se lo mucho que la quieres y se que jamás la lastimarías de esa manera.

- Habla con Sirius - susurro besándole la frente - te extraña aunque no lo diga y te quiere.

- Hablo si tu hablas con Amy - le espeto.

- Muy bien - suspiro - Sirius está en los jardines.

- Gracias -contesto con una media sonrisa.

Gab salió de la sala común, tratando de pensar en lo que hablaría con Sirius, desde hacía dos semanas apenas si se saludaban, trataban por todos los medios de estar lejos, pero ella no podía mentirse, extrañaba hablar con él, escuchar sus galanterías, sentir sus labios en su nariz como despedida antes de que subiera a dormir, o que la tomara de la mano para ir a desayunar o para ir a clases; no podía creer cuanto extrañaba a Sirius, no podía creer que eso que antes veía un tanto cursi ahora le hiciera falta. Llego a los jardines sin darse cuenta, camino hasta el lago donde lo encontró sentado en un tronco, se quedo observando, ya que parecía que mantenía una conversación.

- Gab no se que hice - repuso, pero después se dio un golpe en la frente - claro que sabes lo que hiciste - suspiro - pero ella no lo sabe - suspiro de nuevo - te quiero y odio no poder estar contigo, odio no poder besarte, no poder abrazarte o no poder hablar contigo, ya que aunque no te cuente mis problemas, tú con una de tus hermosas sonrisas haces que los olvide o se hagan pequeños y me sea más fácil solucionarlos.

 

- Si me contaras tus problemas sería más fácil ayudarte - comento Gab que se sentó a su lado - siento no haberte ido a ver a la enfermería, y no es por que tuviera mejores cosas que hacer pero simplemente me dio miedo.

- ¿Miedo? - repitió Sirius observándola con confusión - ¿miedo a que?

- A quererte mas de lo debido y a que me lastimes - contesto seriamente.

- Gab tu eres diferente - le susurro acariciándole la mejilla - conoces mi secreto, y es por eso que te quiero.

- Pero yo no quiero conocer tu secreto, yo quiero conocer a Sirius - repuso observando los ojos grises - quiero saber que es lo que hay detrás de esa persona que siempre me dice las cosas más hermosas, quiero saber que te gusta, que odias, que te lastima, quiero ser parte de tu vida - "esto es bajo Gabrielle" se reprocho mentalmente "lo único que espero es que al final de esto no te arrepientas de lo que vas a ocasionar" esa maldita voz le decía lo mismo, siempre que trataba de hacer algo en contra de Sirius, al no escuchar respuesta - veo que jamás tendré tú confianza - se levanto y comenzó a caminar.

- Me encantan las motocicletas - repuso Sirius al ver que la chica estaba a punto de irse.

- ¿Motocicletas? - repitió Gab un tanto confundida.

- Es un transporte muggle - contesto Sirius a la confusión de la chica - que tiene dos

- Si se lo que son - lo interrumpió - lo que pasa es que no creí que alguien como tú tuviera gustos por las cosas muggles.

- Bueno tampoco yo creí que tu supieras lo que son - replico algo irritado.

- Esto lo se por Daniel, ya que esta obsesionado con ellas - contesto sentándose a su lado de nuevo.

- ¿Así que a mi cuñado también le gustan las motocicletas?

- Algo por el estilo - contesto Gab con una débil sonrisa - y es horrible.

- ¿Por qué? - pregunto con una ceja levantada.

- Por que cuando eres dos años menor a Daniel y a parte eres niña, sufres las consecuencias de que le gusten las motocicletas, haciendo que te subas con él con trece años y te fractures el brazo y la nariz - repuso con seriedad.

Sirius solo rió ante aquel comentario, Gab al ver aquello le mando una mirada asesina.

- No le veo lo gracioso de que mi hermano casi me matara en una motocicleta - repuso la castaña ácidamente.

- Ya - susurro de manera pacifista - pero me es más fácil si me preguntas - repuso sonriendo - pero después será mi turno.

- Muy bien - acepto con una débil sonrisa - ¿a parte de las motocicletas que más te gusta?

- Me gusta el quidditch, no estoy tan obsesionado como cornamenta, pero si soy un fanático del deporte me gustan las cosas dulces, aunque tampoco estoy como lunático que al ver un chocolate es capaz de matar - Gab soltó un débil risita - molestar a Quejicus es bastante divertido.

- ¿Molestas a Snape solo por diversión? - pregunto fingiendo enojo.

- Algo por el estilo - contesto con naturalidad.

- Eres increíble - repuso con una media sonrisa.

[





]

 

- Amy tenemos que hablar - repuso Remus en la puerta de la habitación de las chicas (pequeño secreto merodeador) no obtuvo respuesta - muy bien si no quieres hablar, hablaré yo - suspiro antes de continuar - se que va a sonar estúpido, pero a mi también me gustas, mejor dicho Te Amo, se que suena tonto, pero desde que te vi en el tren junto a Gab y James me gustaste, al ver tus hermosos ojos azules sentí que estaba en el cielo, pero a pesar de todo no podemos estar juntos, ya que soy peligroso, no puedo decirte en que forma, pero lo más conveniente es que estemos sepa

- Déjame decidir a mí - lo interrumpió Amy que abrió la puerta - si quiero estar separada de ti - antes de rodear su cuello con sus brazos.

- Soy peligroso - dijo Remus con un hilo de voz.

- Siempre me ha gustado lo peligroso - susurro Amy besándole la nariz - así que ya que tú no me vas a pedi

- Si estás segura - la interrumpió con una leve sonrisa que apenas si se notaba - ¿quieres ser mi novia?

- Si - dijo antes de besarlo.

[




]

- Se acabo el tiempo - repuso Sirius al ver que la castaña iba a hacer otra pregunta.

- Jamás hablamos de que habría tiempo - le reprocho la castaña, que estaba a punto de preguntar por la familia Black.

- Bueno quiero ir a cenar - repuso el ojigris levantándose del tronco y ofreciéndole su mano para que se levantara - así que después seguimos con el interrogatorio, pero antes quiero que me digas algo ¿Qué es lo que te gusta?

- Escuchar música, leer y sobre todo comer pizza - contesto con una media sonrisa.

- Ahora entiendo por que tú y Amy son tan buenas amigas - susurro besándole la mejilla.

Gab decidió no responder, así que caminaron hacia el castillo, como desde que eran novios iban tomados de las manos, era algo extraño, los dos habían extrañado aquel contacto, sin darse cuenta los dos iban sonriendo, sin darse cuenta se estaban enamorando.

Cuando llegaron al Gran Comedor, solo estaban Remus Y Amy un tanto acaramelados, Sirius y Gab giraron a verse antes de entrar, no podían creer que sus dos amigos ahora tuvieran una relación, pero la castaña al ver que sus dos amigos estaban tomados de la mano casi corrió hacia sus amigos, Amy al ver el rostro de Gab que preguntaba a gritos si ya andaban, asintió levemente.

- Los quiero - repuso abrazando a ambos.

- Ya sabía que terminarían juntos - repuso Sirius detrás de la castaña - y sobre todo después de lo que Gab hizo para que terminaran juntos.

Remus y Amy sonrieron y abrazaron a Gab agradeciendo que les diera el valor de confesarse, la castaña solo sonrió y Sirius sintió un calor en su pecho y en su estómago, algo que jamás había sentido con nadie, ese sentimiento del cual siempre se burlaba estaba floreciendo en él por aquella chica que solo debía ser una apuesta.

no tenía mucha imaginación u_u pero espero ke el cap haya sido de sus agrado y kiero agradecer a: choganger, Celtapotter, lunatikroh, Na-12Black, Black Victoria, wizgirl y snow white

ya ke sin ustedes, este fic no sería lo mismo, kise actualizar, ya ke mañana entro a la uni y solo el señor sabe cuando voy a actualizar, pero prometo ke tratare de actualizar lo más pronto ke me sea posible

n_n

 

les mando muchos besos y ke su año este lleno de felicidad

- James deja de gritar - se quejo Sirius que comenzaba a incorporarse - hay personas que quieren dormir.

- Son las 11:00 de la mañana, dentro de dos horas sale el tren, para regresar a casa para Navidad - repuso James que estaba bastante contento, ya que su linda pelirroja había aceptado ir a la fiesta que daría dos días después de Navidad - deberíamos de estar desayunando.

- No todos pasamos una muy feliz Navidad - se quejo el ojigris que comenzaba a caminar hacia el baño.

- Te dije que podías pasar Navidad en casa con nosotros - le espeto James que ahora estaba serio, ya que conocía los problemas con la familia de su amigo.

- Mi madre quiere que conozca a "gente importante" - dijo con cierto pesar - pero el día de la fiesta festejare lo doble.

- Ese es mi canuto - repuso James dándole una palmada en la espalda.

Después de esto el ojigris entro al baño, mientras James salía de la habitación, cuando llego a la sala común, Amy y Gab tenían una pequeña pelea.

- Amy yo ya gane - decía Gab con la nariz ligeramente arrugada - quedamos que solo sería un mes lo que andaría con Sirius y en esté mes no se ha metido con nadie.

- Eso es lo que te dice - repuso Amy ásperamente - no estamos seguras, pero hagamos esto si Sirius no trata de coquetear con nadie el día de la fiesta, tú ganas y podrás terminar con él.

- Eso no era parte del trato - susurro con cierta irritación - pero está bien, solo hasta el día de la fiesta.

- Jamás creí decir esto, pero son de lo peor - repuso James viendo a las dos chicas con cierto resentimiento - están jugando con los sentimientos de mi mejor amigo.

- James - susurro Amy con cierto nerviosismo, y como siempre lo hacía cuando veía a su hermano enojado, salió del lugar casi corriendo.

- Ni se te ocurra decirle algo - le espeto Gab seriamente.

- ¿Ahora me amenazas?

- No te estoy amenazando, pero si Sirius se entera de esto, ¿Cómo crees que se lo tome?

- Mal - contesto enojado.

- Exactamente, y a pesar de que no lo creas lo quiero y no quiero lastimarlo, es por eso que quería dejar esto ya - comento con cierto pesar.

- Y también por que no quieres enamorarte - susurro James pasivamente abrazando a la chica.

- Un poco tarde - repuso con una débil sonrisa dejando que el azabache la abrazara.

- Gab - suspiro mientras le besaba la frente - algo me dice que él también está enamorado, así que ¿por que no continuas con su relación?

- Sirius por un motivo u otro siempre termina lastimando a las mujeres que pasan por su vida - dijo recargando su cabeza en su pecho.

- Tú eres diferente - repuso sonriendo - ya que enamorar a canuto, no lo hace cualquiera - respiro profundo - Sirius te quiere, así que no termines con él, por el bien de ambos.

Gab le sonrió antes de besarle la mejilla y salir ambos al Gran Comedor, esperaba por el bien de su pequeña amiga y su mejor amigo que los dos estuvieran enamorados, por que sino alguno de los dos iba a terminar sufriendo.

[




]

- Te quiero - le susurro antes de besarla por última vez en la estación - nos vemos en la fiesta - repuso besándole la nariz - te voy a extrañar.

 

- Sirius solo será una semana la que no nos veremos - repuso Gab besándole la barbilla - así que no seas tan dramático.

- ¿Eso quiere decir que tú no me vas a extrañar?

- Prometo que te extrañare la semana que no te vea - comento con una débil sonrisa - ahora es momento de que me vaya, antes de que a James le salga lo protector.

- Muy bien, te quiero no lo olvides - dijo besando su frente, para dejarla ir.

Ahora a sufrir su tormento con su madre, pero esperaba que fuera corto, para ver a Gab y al pensar en ella una sonrisa estúpida se le formo.

- Estoy enamorado - susurro aun sonriendo - ya no te quiero Gabrielle, Te Amo.

Esta chica si lo había vuelto cursi y a pesar de que al principio se burlaba de James, ahora estaba igual o peor que él, pero aun así se sentía bastante bien, así que aun con el pensamiento en la castaña comenzó su camino hacia donde en ese momento se encontraba su madre y hermano. Al ver el rostro de ambos, sabía que sería la peor semana de su vida.

[




]

- En la fiesta se lo diremos ¿cierto? - pregunto Amy, que ahora se despedía de su novio.

- Si - contesto Remus besándole la frente - esperemos que este de buen humor.

- ¿Por que tanta preocupación? - repuso Gab a su espalda - James confía en ti - observando a Remus - así que no creo que haya problema en que ustedes estén juntos.

- Lo mismo espero - susurro Amy.

- Ambos son demasiado pesimistas - comento mientras negaba con la cabeza - ahora entiendo por que son novios.

- Eres horrible - le espeto Amy, a lo que la castaña sonrió, antes de dejarlos solos para que tuvieran una despedida correcta - gracias que por dos semanas no tendré que dormir con ella.

- Aun así la quieres - susurro Remus besándole la mejilla.

- Bueno es imposible no quererla cuando la conoces - contesto rodeando el cuello de su novio con sus brazos, el ojimiel sonrió y asintió levemente, antes de besarla.

[Horas después]

Gab, Amy y James estaban en la cocina, tratando de prepararse algo de comer, los padres de los tres habían ido a una reunión al Ministerio, así que los tres estaban en casa de los Potter.

- Esto seria más fácil si se lo pidiéramos a Louba - repuso James con la frente arrugada.

- ¿Entonces donde quedaría la diversión? - repuso Amy sonriendo.

- Además de que fue tu idea darle el día libre - comento Gab pasivamente.

Así que James dejo de quejarse y comenzó a ayudar con la mezcla que su hermana estaba haciendo, debía pasar de las 8:00pm, esa noche los tres chicos se quedarían en la misma casa, ya que sus padres después de la reunión en el Ministerio, tomarían una noche como pareja, así que regresarían hasta el día siguiente al medio día, Amy agarro un poco de esa mezcla y le mancho la mejilla a Gab, así que la castaña le regreso la mancha a la ojiazul.

- Chicas por fa

- James trato de traer paz, pero lo único que logro fue que sus lentes terminaran llenos de mezcla - así que quieren guerra.

Tomó de la mezcla y comenzó a aventarla a las dos chicas, así que ahora se aventaban lo que había en la cocina, solo se escuchaban risas, los tres estaban tan entretenidos en su guerra que nadie se dio cuenta que llamaban a la puerta, de hecho hubieran acabado con la alacena y el refrigerador, sino hubiera sido por el grito de una pequeña elfina doméstica que llevaba una toga.

 

- Por los magos - repuso la pequeña elfina, observando a los tres chicos con severidad - miren como han dejado la cocina.

- Vamos Louba, nosotros la recogemos - dijo Amy con una débil sonrisa y los otros dos asintieron.

- Me dijeron que solo harían de comer - le espeto la elfina - y véanse y vean la cocina - soltó un pequeño bufido - así que dejen la cocina y vayan a darse una ducha.

- No te enojes - le pidió Gab con esa sonrisa de niña buena - ya que no te ves como mi elfina favorita.

- Si Louba, si te enojas pensaremos que ya no nos quieres - continuó James poniendo su mejor cara de cachorrito.

- Mejor vayan a recibir al joven Black que está en la sala - suspiro la elfina, que cambio su semblante de enojo a cierta pena.

- ¿Sirius está aquí? - expresó Amy, a la pregunta que los tres tenían.

- Si quiere hablar con usted joven James - contesto inclinando su cabeza, a pesar de quererlos jamás perdía ese respeto que tienen los elfos a los magos.

- Gracias - dijo, mientras salía a la sala.

Las dos chicas salieron detrás de él, al llegar a la sala, encontraron al ojigris de pie de espalda a ellos, pero cuando sintió que ya no estaba solo giró a ver a los tres chicos, Amy soltó un pequeño gritó al ver el aspecto del chico, de hecho Gab hubiera hecho lo mismo, si su voz le hubiera respondido; y no era para menos, su ojo derecho estaba cerrado debido a lo hinchado que estaba, en sus mejillas se veían varios cortes y estaban manchadas de sangre seca, su labio inferior se veía hinchado y también sangre seca, y el tabique de la nariz estaba desviado, así que los tres llegaron a la conclusión de que la tenía rota.

- ¿Qué paso? - fue lo único que salió de la boca del azabache.

- Un pequeño accidente - contesto con un hilo de voz.

- ¿Pequeño? - repitió Amy desconcertada - ¿ya te viste el rostro? Casi te matan y ¿dices que fue un pequeño accidente?

- Fue tu madre ¿cierto? - repuso James seriamente.

- Algo así - el ojigris apenas si podía hablar.

- ¿Ahora por que? - James estaba frente a su amigo ayudándolo a sentarse, de manera instintiva giró a ver a Gab, lo cual entendió perfecto, que estuviera así era su culpa.

- Walburga y sus ideas locas de la sangre - contesto con una mueca de dolor - y lo de la responsabilidad de ser un Black.

- No entiendo - repuso el azabache observando a su amigo con una ceja levantada.

- ¿Recuerdas que dije que conocería "gente importante"? - el chico asintió - pues la "gente importante" era Malfoy y Narcisa que iban a cenar a decirnos lo de su compromiso - su mirada se clavo en la avellana que no había dejado de observarle.

- ¿Qué dijo de Gabrielle? - pregunto Amy furiosa.

- Toda la cena me estuvo provocando - respondió con molestia - no precisamente de Gabrielle, sino de todo lo que había hecho para deshonrar a la familia.

- Estúpido - susurro Gab acercándose al chico - Amy me traes alcohol y algodón por favor - la ojiazul asintió y salió corriendo escaleras arriba - James arregla la recamara en donde Sirius se va a quedar.

- Claro - dijo antes de seguir el camino de su hermana.

- Aparte de golpearte hasta casi matarte, ¿te hizo algo más? - pregunto Gab que revisaba con total detenimiento el rostro del ojigris.

 

- Pequeños encantamientos - contesto pasivamente, la mirada avellana se clavo en la suya - cruciatus - susurro al ver la mirada de la castaña.

Gab soltó un bufido, pero decidió no decir nada, a los pocos minutos Amy bajo y le entrego lo que le había pedido.

- Esto te ayudara está noche - le susurro la castaña - mañana que lleguen mis padres o los señores Potter podrán hacer algo mejor por ti.

- No importa - Sirius le dio una sonrisa de lado, ahora que la veía, sabía que de verdad la amaba - lo importante es que estás preocupada.

- Y como no voy a estar preocupada - le espeto - si ve tú cara, apenas si se si estás riendo.

Solo sonrió, algo le decía que ella sentía lo mismo por él, Gab siguió con su trabajo, se preguntaba como era posible que Walburga le hubiera hecho algo así a su hijo, mientras en la cabeza de él pasaba una pregunta ¿Cómo había apostado por salir con ella? Y la que mas le preocupaba ¿Qué reacción tendría cuando supiera la razón de por que se había acercado a ella?

- Gab Te Amo - ni siquiera supo cuando fue que sus labios decidieron hablar, la castaña lo observo sorprendida.

- ¿Hablas enserio? - pregunto con cierta desconfianza.

- Jamás hable más enserio en mi vida - susurro con su vista fija en la avellana que tenía cierto brillo - Te Amo.

Sin importarle que tan mal se veía Sirius lo besó, sin pensar en las consecuencias, solo dejándose llevar por lo que su corazón le estaba dictando, sabía que ella también lo amaba, con el pequeño roce Sirius hizo una pequeña mueca, pero ahogo el quejido que estuvo a punto de salir al sentir el roce, después del roce todo lo demás fue dulce y tierno, Amy y James decidieron darles su privacidad, así que los dejaron solos en la sala, mejor dicho la ojiazul tuvo que llevarse arrastras a su hermano escaleras arriba.

- Te Amo - le susurro de nuevo al separarse del beso.

- Y yo a ti - contesto la castaña besándole la nariz.

Pido una disculpa, ya ke se supone ke este cap debió de haber kedado más grande y más interesante, pero como apenas tego tiempo para dormir y comer (pero medicina tenías ke estudiar @_@) pero espero ke les guste n_n y si no es así, haganmelo saber, y tratare de mejorar el siguiente cap.

capitulo dedicado a:

Chefi

lunatikroh

Black Victoria

wizgirl

Celtapotter

julietablack

snow white

Frans021

amy_malfoy

roberta black

- Muy bien Rem respira - le susurro Gab que estaba a su lado, ambos chicos entraban del jardín a la casa donde estaba la fiesta a todo resplandor - solo tienes que ir y decirle; James, Amy y yo tenemos una relación.

- No es tan fácil - le espeto - necesito algo para darme valor.

- ¿Qué tal chocolate? - dijo sonriendo y mostrándole una barra de su chocolate favorito.

- Algo más fuerte - mientras negaba con la cabeza.

- Whisky de fuego - el ojigris le entrego un vaso con aquella bebida.

- Gracias - susurro Remus, antes de tomarse de un trago el contenido.

- No va a pasar nada lunático - repuso Sirius dándole una palmada en la espalda - cornamenta va a tomar muy bien esto de tu relación con Amy.

 

- Los dos lo dicen tan fácil - se quejo, mientras trataba de buscar valor para acercarse a su amigo y decirle que salía con su hermana.

- No le veo lo difícil de ir y decirle Cornamenta salgo con tu hermana - comento Sirius con indiferencia.

- No lo ayudes - le susurro Gab al oído - mira Rem, si quieres yo puedo estar ahí y darte valor.

- Por favor - el ojimiel apenas si podía hablar.

- Ve y tranquiliza a Amy - le susurro a su novio.

- Ok - contesto dándole un casto beso en los labios.

Así que Gab camino junto con Remus hacia donde estaba James, él cual buscaba con la mirada a su pelirroja, pero la chica estaba con Rose tratando de buscar novio para la última, así que cuando llegaron a su lado le dieron un pequeño susto.

- ¿James podemos hablar? - le pidió el ojimiel.

- Claro lunático - mientras se despeinaba el cabello con su mano derecha.

- No se como vas a tomar esto - suspiro y Gab le apretó el brazo dándole así un poco de valor - me gusta Amy y quiero decirte

- Claro que puedes salir con mi hermana - respondió James tranquilamente - ¿Por qué eso era lo que querías decirme?

- Si - contesto en un susurro - gracias.

- Mejor ve y búscala, antes de que le de un ataque de nervios - dijo sonriendo y dándole un golpe en el brazo. El ojimiel desapareció entre la gente, así que quedaron solo ellos dos.

- ¿Cuánto tiempo lo vas a mantener vigilado? - pregunto Gab serenamente.

- Un mes.

- Si Amy se entera te matará - le recordó.

- No lo sabrá - contesto con indiferencia - además ve esto por el lado amable - dijo al ver que iba a replicar - si la mantengo vigilada, a ti te dejaré en paz.

- Eres un hermano demasiado celoso - le espeto.

- Yo llamaría protector.

Gab puso los ojos en blanco, y dio media vuelta, para ir a buscar a su pelirroja amiga y tratar de que saliera con James, ya que tal vez así dejaría en paz a Amy y por que no a ella también, era imposible caminar por la casa, ¿como era posible que el azabache hubiera invitado a tantas personas? Era casi imposible caminar por la sala, además de que al señor se le ocurrió poner un escenario ¿para que? Se suponía que para que cuando ya estuviera más arriba el ambiente se subieran a cantar, de hecho ya empezaban a ser sus malos intentos.

- Gab - la castaña giro a su derecha, que fue de donde había escuchado que la llamaban y así fue su pelirroja amiga, trataba de que un grupo de chicos la dejaran salir, cuando por fin pudo salir y llegar a su lado - ¿has visto a Rose?

- No - contesto con aburrimiento - pero ¿pasa algo malo?

- Creo que ya se paso de copas y pensaba decir al

No pudo terminar la frase, ya que en el escenario estaba la chica con una sonrisa que te decía que de verdad estaba ebria.

- Quiero que todo mundo ponga atención, pero sobre todo Sirius Black y Gabrielle Swan - la castaña giró a ver a su amiga y al imaginarse lo que iba a decir sintió como sus piernas parecían gelatinas, no sería capaz de decir nada sobre el reto - el casanova de Hogwarts y la chica que jamás le hizo el menor caso - Gab sentía que le costaba respirar - quien diría que iban a terminar juntos -cuando escucho aquello sintió un alivio enorme - pero no fue por que se gustaran.

 

Remus y Amy se giraron a ver, esto estaba mal, pero el escenario estaba muy lejos, tanto Lily como Gab estaban sorprendidas, que no podían moverse y James y Sirius estaban igual, así que solo veían a la chica arriba del escenario.

- Sirius Black hizo una apuesta a que se podría llevar a la cama a Gabrielle antes de terminar el curso - Sirius sintió que algo demasiado pesado caía sobre su espalda, mientras el resto giraba a verlo a él y a Gab, la chica sentía que su corazón se oprimía - y hay que darle un aplauso, ya que nuestro querido casanova ganó la apuesta.

Se comenzaron a escuchar murmullos entre los presentes, mientras Gab no sabía que hacer o como reaccionar.

- Pero aun falta, Gabrielle apostó a que podría quitarle lo mujeriego y que después de un mes terminaría con él - Amy estaba a escasos centímetros del escenario - pero nuestra querida castaña perdió, ya que además de que Sirius le fue infiel dos veces con otras chicas, él se ha estado metiendo conmigo desde que comenzaron hacer novios.

- Gracias Rose - le susurro la ojiazul, mientras le quitaba el micrófono - a veces está chica puede tener tanta imaginación, pero mejor sigamos con la fiesta, así que música - le dijo aun elfo que estaba sobre el escenario.

Gab sentía que las lagrimas se estaban apoderando de ella, solo había sido eso una apuesta, pero sabía que ella había tenido la culpa por aceptar el estúpido reto de Amy, se sentía idiota, Sirius Black solo había jugado con ella y ella de tonta que se sentía culpable por creer que jugaba con sus sentimientos.

- Gab - susurro Lily, que veía la reacción de la castaña.

- No pasa nada Lil - contesto la castaña con una sonrisa que la pelirroja que sabía que era falsa - voy al baño - le informo, mientras caminaba hacia el.

Lily se quedo de pie, sabía que le dolía y más de lo que lo pensaba, como temía su amiga se había terminado enamorando de Sirius y ahora pagaba las consecuencias.

- Cuando vea a esa víbora la matare - repuso Amy que llegaba junto con Remus, James y Sirius, este ultimo parecía en shock.

- Por tu bien más te vale que haya sido una broma lo de la apuesta - le espeto Lily empujando a Sirius furiosa.

Sirius ni siquiera la observo, quien había lastimado más a quien era lo que se preguntaba James y Remus, sabía que después de esto la relación de ambos iba a sufrir cierta modificación, la parte que veían casi inexistente es que los dos se confesaran y se dijeran la razón de la por que habían salido juntos, pero que después se habían enamorado y terminaran juntos o que terminaran odiándose y diciendo que habían sido lo peor que les había pasado; esa era la que creían más probable con el carácter de ambos.

Gab estaba en una de las habitaciones, tratando de no llorar, por primera vez se había enamorado y para él solo había sido una apuesta, pero y si él como ella había terminado enamorado.

- Tonta - se espeto con una sonrisa amarga - Sirius no ama y jamás lo hará.

Se quedo en silencio observando la pequeña luz de luna que entraba por la ventana, ahora lo que pasaba por su cabeza es con quien había apostado aquello, ya que James y Remus no serían capaz de hecho no creía ni capaz de hacer eso a Peter.

- ¿Con quien demonios apostaste? - se pregunto en voz alta.

- Black apostó contra Potter y Lupin - contesto una voz de hombre que acaba de salir de la puerta del baño que estaba dentro de la recamara.

 

- Ellos no son capaz de hacerme esto - repuso pasivamente.

- Sabes que jamás te mentiría - contesto el chico que se puso frente a ella - y yo mismo los escuche cuando estaban tramando esto, es por eso que no te quería cerca de Black.

- No es cierto - no podía ser cierto - ellos son mis amigos, jamás apostarían algo así.

- Pues lo hicieron - la luz de la luna ilumino su rostro su cabello era rubio cobrizo y rizado, ojos verdes, era realmente guapo - Gab sino me crees enfréntalos y veras que te digo la verdad.

- Te voy a demostrar que eso no es más que mentiras - la castaña estaba fastidiada de que le dijera que sus amigos habían apostado a que Sirius no se la llevaba a la cama.

El chico salió detrás de ella, los cinco chicos habían decidido salir al jardín, así que Gab camino hacia ellos tratando de controlar las ganas de llorar que habían aparecido de nuevo al ver a Sirius.

- ¿Con quien apostaste? - le pregunto con fingida indiferencia al ojigris, los otros dos chicos se quedaron helados.

- Lo mismo podría preguntar yo - le espeto, mientras clavaba su mirada gris en la avellana - me hiciste enamorarme de

- No me vengas con clases de moralidad que no te quedan - lo interrumpió de manera agresiva - solo dime con que idiotas o idiota apostaste.

- Vamos Lupin, Potter díganle con quien apostó - terció Robert que observaba a los dos chicos con seriedad.

- Vaya así que he sido la burla de los tres - las lágrimas ya recorrían sus mejillas.

- Gab puedo, mejor dicho podemos explicarlo - repuso James bastante nervioso.

- Pensé que eran mis amigos - le espeto la castaña.

- No malinterpretes las cosas - comento Remus que observaba a su amiga avergonzado - tal vez apostamos, pero Sirius se enamoro de ti y yo jamás habría dejado que te lastimara.

- Tarde - replico - demasiado tarde, y no solo él me lastimo, sino ustedes también, creí que eran mis amigos, pensé que te concia, pero ya veo que solo conozco tu pequeño secreto.

- Por favor Gabrielle escucha - la amaba y no dejaría que se fuera no tan fácil - me equivoque y lo reconozco, pero sabes algo no me arrepiento de haber apostado con ellos, por que te conocí y supe lo que es estar enamorado, lo que es amar a alguien.

- Aun falta que te lleve a la cama - le susurro Robert, al ver que estaba a punto de dar su brazo a torcer - no creas lo que te dice, él solo lo dice, por que aun no esta completa su apuesta.

- Buen intento Black - Gab se limpio las lagrimas - pero no caeré de nuevo - suspiro - y no quiero que me hables, te quiero lo más alejado posible de mí, al igual que ustedes - después de decir esto camino hacia su casa.

- Te gane Black - le susurro Robert con una sonrisa burlona - ahora ella es mía, te diré que tan buena es en la cama.

- Tu la tocas y te mato - Remus impidió que se le fuera encima al ojiverde - suéltame lunático - le espeto, mientras forcejeaba por soltarse.

- Hay Black, debe ser bastante buena para que te pongas así - mientras se mordía el labio inferior - y dentro de poco será toda mía.

- Ponle un dedo encima y será lo único que quedará de ti - repuso James observando al ojiverde con odio.

Solo sonrió, y después caminó hacia fuera del jardín y de la casa, mientras Sirius seguía forcejeando por poder golpearlo.

 

se ke kedo triste, y a lo mejor muy corto y horrible, pero traten de comprenderme u_u mi semana a sido demasiada larga y apenas he tenido tiempo de comer y unas cuantas horas para dormir, asi ke xfavor no me maten, tal vez dicen xq no espero, pero no creo ke mi inspiracion hubiera mejorado, asi ke mejor ke sea rapido (ok tal vez no muy rapido¬¬)

bueno cap dedicado a:

claire_black

Melissa Black

Celtapotter

Frans021

choganger

amy_malfoy

julietablack

Na-12Black

BlackAngel

snow white

lunatikroh

Black Victoria

Rose bellatrix

de vdd ke se aceptan sugerencias, de hecho les dejo mi msn, x si sus almas piadosas kisieran ayudarme: [email protected]

Sirius estaba bastante deprimido por lo ocurrido con Gab, así que apenas si hablaba, ahora estaban en su habitación, llevaban un mes así, ni siquiera volteaba a verlo, de hecho Remus y James tampoco tenían mejoras.

En esos momentos el ojigris se encontraba sentado en una de las ventanas de la habitación de los chicos, su mirada veía hacia el lago, en estos momentos sabía que lo que le había hecho a su castaña si era mucho peor que lo que ella le había hecho, pero ¿Qué no se daba cuenta que la amaba?

- Ella no te perdonara, si solo te sientas y piensas en lo imbécil que fuiste al apostar - repuso Amy con seriedad.

- ¿Tampoco quiere escucharte? - giró su vista a la chica que negó con la cabeza - ¿cómo hago que me crea si ni siquiera me da la oportunidad de que hablé?

- Ella te ama - él suspiro con cierto fastidio - solo demuéstrale que tú también la amas.

- No quiere hablar conmigo - le recordó.

- Puedes hacer muchas cosas para hacerle saber que la amas - le espeto.

- Dame una idea.

- No soy buena para esto, pero puedes protegerla del imbécil de Robert - sugirió pasivamente.

- Ahora confía más en él que en mí.

Amy observo al ojigris con cierta lastima, no le gustaba ver a sus amigos sufrir y ahora dos de ellos sufrían y todo por la culpa de una idiota borracha que no sabía mantener la boca cerrada, pero nada más se la encontraba sola y a la tarada no le iba a quedar una parte del cuerpo sin un moretón.

[




]

- No es por que disculpe a Potter ni a Remus, pero creo que ya fue mucho el de no dirigirles la palabra - repuso Lily fuera del baño en donde su castaña amiga trataba que sus ojeras se notaran menos.

- Esta tarde volveré a hablar con ellos - suspiró, aunque su amiga dijera que seguía sin importarle James era mentira, ya que después de la fiesta se habían hecho algo así como amigos, bueno al menos ya podían estar en el mismo lugar sin que la pelirroja insultara o tratara de matar al chico - ¿Qué tal? - pregunto dejando ver su pálido rostro, las ojeras ahora apenas si se notaban.

- Mejor - contesto la pelirroja con una débil sonrisa, la castaña le devolvió la sonrisa y camino hacia la puerta, para ir a desayunar - espera - Gab se detuvo y giró a ver a su amiga - Remus te dejo esto y Potter esto - le entrego dos pequeñas cajas.

 

- Si me comiera todos los dulces que me han mandado en este mes - suspiro dejando una caja de rana de chocolates y otra de grajeas - estaría como una vaca.

Lily rió y Gab solo sonrió, sabía que ya los había hecho sufrir bastante, así que ya les quitaría el castigo de no hablarles. Llegaron al Gran Comedor, donde ya estaban James y Remus desayunando.

- Hola - saludo Gab sonriendo - ¿Qué tal su día?

- Gab ha decidido hablarnos - repuso James abrazando a la chica - sentí morir este mes.

- No es para tanto - comento Gab con una media sonrisa - sabían que tarde o temprano iba a terminar hablándoles.

- Comenzaba a dudarlo - susurro Remus también abrazando a la chica.

- Y yo, ya que siempre tú enojo lo mucho que dura son dos semanas y esta vez fue un mes - James era a veces tan dramático - comenzaba a creer que había perdido a mi hermanita.

- Ustedes si son dramáticos - repuso Gab tratando de no poner los ojos en blanco.

[







]

El ojigris caminaba con dirección a las mazmorras, ya que su última clase ese día era pociones, se veía bastante desmejorado, estaba mucho más delgado y un poco más pálido, aunque aun así se veía bastante guapo, la mayoría de las chicas (por no poder llamarlas de otra forma ¬¬) seguían resbalándose, pero el chico se había propuesto a que Gab regresará con él y para eso tenía que ser la persona más fiel que todo Hogwarts conociera.

- ¿Sabes algo? - pregunto una voz a su espalda, así que giró a ver que idiota lo interrumpía y claro tenía que ser el idiota de Robert - creo que Gab está a punto de aceptar ser mi novia.

- Si ella sale contigo - repuso Sirius tomándolo del cuello de la camisa y lanzándolo contra la pared - y tú la lástimas, te prometo que no tendrás vida para arrepentirte.

- No soy igual de idiota que tú - le espeto el ojiverde - todo lo que te digo es para provocarte y hacerte sufrir a ti, pero a ella la amo.

- Eso se notó - de manera irónica - el día de la fiesta - su respiración era agitada debido al enojo - "ahora ella es mía, te diré que tan buena es en la cama" - le recordó, hasta con el mismo tono que él lo había dicho - si eso es lo que piensas, tú no la amas porque Gabrielle no es un objeto que se pueda tener, es la mujer más extraordinaria que pueda existir y si solo la quieres para demostrarme que eres mejor que yo, no lo hagas.

- Vaya Black, Gabrielle si te cambio - repuso Robert un tanto sorprendido - pensé que solo había sido solo una más de tus conquistas.

- Gabrielle no es como todas las que te has llevado a la cama o las que yo me he llevado a la cama - contesto aflojando el agarre de la camisa - y esto es enserio si solo estas cerca de ella para demostrarme que eres mejor que yo, no lo hagas, porque si la lastimas serás mucho peor que yo.

Después de decir esto caminó hacia el aula de pociones dejando a un Robert bastante sorprendido y no solo a él, sino también a una pelirroja que después de escuchar esto, ya no estaba segura de que fuera el patán que creía y ahora comenzaba a concordar con su ojiazul amiga de que el Casanova de Hogwarts merecía una oportunidad.

 

bueno ya se ke me tarde bastante, y ke el cap es muy corto, pero como dije mi inspiración se va muy rápido y si llega me salen otras historias y no la continuación de esta u_u, de vdd ke x mas ke trato de continuarla nada mas no me llega la inspiración, además de ke me la paso estudiando todo el día (si claro ¬¬) bueno tal vez no todo el día, pero si paso todo el tiempo en la uni, así ke no puedo escribir cuando llega la inspiración. Pero espero ke les guste y me den algunas ideas de ke kieren ke pase

bueno ya no les kito más el tiempo y kiero dedeicar el cap a:

BlackAngel

shadowcat

snow white

Melissa Black

lunatikroh

barbara_lovegood

roberta black

julietablack

Black Victoria

amy_malfoy

Celtapotter

Na-12Black

Rose bellatrix

wizgirl

bueno y si kieren leer mas de mis historias, mientras actualizo está, tengo otra de Sirius y Gab ke es "Amor Verdadero"

una de Harry "Un pequeño nos une"

y una de crepusculo (Jake) "Luna Llena"

se les agradeceran sus comentarios y gracias x tomarse la molestia de leer ^^

- Vamos Gab solo tienes que escucharlo - decía Amy mientras la castaña terminaba su trabajo de pociones - no te cuesta nada darle unos cuantos minutos de tu tiempo.

- Tú no me estas pidiendo algunos minutos - le espeto, sin quitar la mirada del pergamino, donde seguía escribiendo - tú quieres que yo vaya con él a Hogsmade el 14 de febrero y si no recuerdas yo iré con Robert.

- Ese imbécil, no merece que le dediques un día - replico con irritación.

- Amy - suspiro Gab, levantando la mirada de su trabajo - te parezca o no, ahora con quien salgo es con él.

- Ni siquiera Lily esta de acuerdo con que salgas con él.

- Lily ya no es la misma - repuso Gab levantando los hombros - desde que comenzó a sentir esa extraña atracción por James, ya solo le caen bien las personas que le caen bien a los merodeadores, y Robert no es de su agrado porque ellos al igual que tú, están tercos de que yo regrese con Black y eso no va a pasar.

- Gabrielle, solo dale la oportunidad de que te explique sus razones - Amy no podía creer que su amiga fuera tan cabeza dura.

- No - contesto ya un tanto fastidiada por la insistencia de la ojiazul.

- Sirius no merece que lo trates así - le espeto.

- ¡¡Ahh!! Ahora resulta que yo soy la mala - se levanto rápidamente tirando la tinta sobre el pergamino - vaya, Sirius apuesta con llevarme a la cama y yo decido no volver a salir con él, para no ser otra idiota enamorada y que él solo juegue conmigo y resulta que él es la victima y yo la que le hago daño.

- Yo no dije eso - trataba de no gritar - solo que deberías escucharlo.

- Tú no puedes darme consejos - le espeto con sus ojos avellana brillando debido al enojo - ya que jamás te han hecho algo parecido, y si te lo hubieran hecho, conociéndote jamás lo perdonarías, ni siquiera a Remus que se supone amas tanto, así que deja de meterte en mi vida.

 

Después de decir esto tomo su pergamino y el libro y salió de la sala común, Amy se quedo de pie tratando de tranquilizar su enojo, de verdad que Gab era la persona más terca que conocía.

[





]

- Cornamenta - llamó Sirius que estaba fuera del aula de Transformaciones, el cual esperaba al azabache ya que había entrado con Lily a inspeccionar algo, o eso era lo que le habían dicho - Cornamenta ya me

- la última palabra quedo atorada en su garganta, ya que la abrir lo que pudo ver lo había dejado anonadado.

James Potter y Lily Evans se estaban besando a la mitad del aula de Transformaciones, los dos chicos no parecían notar la presencia de Sirius, ya que seguían besándose sin importarles el mundo, el ojigris escuchó pasos, así que salió para darles tiempo a los chicos de terminar su beso, aunque tenía dudas de si en algún momento terminarían de besarse.

- Sirius no merece que le hagas esto - escucho una muy mala imitación de Amy - claro, ahora él es el bueno y yo soy la mala, maldita en la hora en que me enamoré del idiota de Black - sintió que miles de mariposas revoloteaban en su estómago, ya que había dicho que estaba enamorada.

En menos de cinco segundos, ya estaban frente a frente, pero Gab pasó a su lado sin ni siquiera dirigirle una mirada, pero Sirius sabía que la chica era bastante orgullosa y le iba a ser difícil regresar con ella, pero aun podía mantener la esperanza, ya que ella estaba enamorada ella lo amaba.

[







]

Después de la cena, los cinco chicos estaban en la sala común, Amy veía como su pelirroja amiga y su hermano no dejaban de reír de cosas que ella en verdad no entendía.

- ¿Desde cuando se llevan tan bien? - esa pregunta salió sin darse cuenta.

- Desde la fiesta - contesto Lily un poco avergonzada.

- No me digan que

- su pregunta quedo contestada cuando James tomo la mano de la pelirroja - eres mi cuñada - repuso Amy sonriendo y abrazando a Lily.

Después de que hicieron un exhausto interrogatorio a la nueva pareja, Gab entró a la sala común, al observar a los chicos solo les dio unas "buenas noches" y subió a la habitación de las chicas, Lily observo que el ojigris había bajado la mirada.

- A Lily se le ocurrió una idea, para que Gab deje que te le vuelvas a acercar - repuso James sonriendo.

- ¿Cuál? - pregunto Amy.

- Bueno podemos hacer que olvide que conoce a Sirius - contesto la pelirroja pasivamente - y así Sirius podrá volverla a conquistar sin ningún tipo de apuesta dentro.

- No creo que sea muy buena idea - repuso Remus seriamente - aun no sabes hacer muy bien ese encantamiento.

- Pero pronto podre hacerlo - contesto la pelirroja con indiferencia.

- Hagamos esto con democracia - comento James al ver que su amigo iba a replicar - los que estén de acuerdo en que se le borré a Sirius de la cabeza que levante la mano - el único que no levanto la mano fue Remus.

- En el amor todo se vale - se defendió el ojigris al ver la mirada acusativa de su amigo.

- Si algo malo pasa, no quiero que después digan que no se los adverti- dijo de forma seca, antes de levantarse y salir de la sala común.

se ke es corto y falto de imaginación u_u

 

pero traten de comprender no he tenido una muy buena semana, además de ke mañana tengo examen y decidí ponerselos de una vez, ya ke siento ke mi inspiración se va a tardar mucho en llegar, así ke no kiero ke se la pasen esperando mucho tiempo.

El capitulo es dedicado a:

BlackAngel

Arianna Black

julietablack

barbara_lovegood

lunatikroh

amy_malfoy

shadowcat

snow white

Celtapotter

Chefi

Era el peor día de la semana, además de que tenía que pasar todo el día con Sirius, sus amigas no dejaban de insistir que debía darle un oportunidad, y con esto de que Lily ya salía con James, era una aliada hacia el ojigris, ahora ese preguntaba si no era más fácil conseguir nuevas amigas.

- Gab - llamó la pelirroja seriamente - de verdad Sirius se merece una oportunidad.

- Primero decías que no debía volver a hablar con él y ahora resulta que te salió apreció por el imbécil y me pides que le dé una oportunidad - le espeto la castaña - pero como le dije a Amy, no y no, así que deja de insistir, porque la respuesta seguirá siendo la misma.

- Gabrielle solo unos minutos - rogó Amy con cara de cachorrito - hazlo por si nos consideras tus amigas.

- Ahora me van a chantajear con eso de la amistad - replico Gab viéndolas fríamente - pero no voy a caer, porque si fueran mis amigas en vez de apoyar al idiota de Black, me apoyarían a mí, así que eso no va a funcionar.

- Gabrielle - repuso Lily tranquilamente - solo tres minutos sin que le grites o lo insultes, solo eso te pedimos, no te estamos pidiendo que regreses con él.

- Si Gab - continuo Amy - si después de lo que te diga, no quieres saber nada de él, lo entenderemos y te dejaremos en paz.

- Ya dije que no - repitió irritada y tomando sus cosas para salir de la biblioteca - y si quieren seguir siendo mis amigas dejaran ese tema por la paz.

- Gabrielle Margaret Swan eres la persona más terca que conozco - gritó Amy, haciendo que el resto de los alumnos que estaban allí giraran a verlas.

- Señorita Potter - repuso la bibliotecaria fulminando con la mirada a Amy - quiero que salga de mi biblioteca a hora mismo.

La chica salió lo más rápido que pudo, ya que la señora Prince (ese el nombre de la bibliotecaria ¿¿cierto?? y si no es así sáquenme de mi ignorancia) era un ogro cuando se trataba de romper las reglas de la biblioteca, así que en la biblioteca solo quedaron Gab y Lily, la castaña se había quedado a la mitad del camino hacia la salida, un tanto sorprendida, debido a la reacción de la señora Prince, así que ahora estaban las dos chicas.

- Gab - llamo la pelirroja - de verdad que esto lo siento, pero es necesario.

- ¿De que demonios hablas? - pregunto con el entrecejo ligeramente fruncido.

- Memorium olvidorus (que original ¿¿no?? ¬¬) - repuso la pelirroja apuntando con su varita a la castaña.

La castaña en cuanto el hechizo le dio cayo inconsciente, la pelirroja corrió hacia su amiga, mientras que todos los alumnos hacían lo mismo, la señora Prince mando a un alumno de segundo a buscar a un profesor a Filch.

- Gab reacciona - susurró Lily, que estaba llorando, ya que su amiga estaba sí por su culpa y su ignorancia de no saber usar bien el hechizo - por favor Gab abre los ojos.

 

Como cinco minutos después llego McGonagall, empujo a algunos alumnos, para poder llegar a las dos chicas.

- Señorita Evans - susurró McGoonagall - es mejor llevarla a la enfermería - la pelirroja asintió levemente, hizo a aparecer una camilla - necesito que me diga que paso.

Pero la pelirroja se puso a llorar, ahora solo se escuchaban sollozos por toda la biblioteca.

- Profesora - repuso Amy, que había regresado, después de ver que había mucho movimiento en la biblioteca - creo que es mejor que dejemos que se tranquilice.

- Muy bien - concedió, mientras llevaba a Gab hacia la enfermería - pero la quiero ver mañana en mi despacho - después de decir esto salió de la biblioteca.

- Lil - susurró Amy abrazando a su amiga por los hombros - ¿Qué paso?

- Soy una tonta - decía una y otra vez - Remus tenía razón, no debí hacer el hechizo.

Amy se quedo en silencio, caminó con la pelirroja hacia la sala común, ya que tenían que decirle a sus amigos lo que acaba de pasar, aunque la morena no quería imaginarse la reacción de su novio. El camino hacia la sala común se le hizo eterno, pero cuando por fin llegaron los tres chicos terminaban su trabajo de pociones.

- Soy una tonta - repuso Lily dejándose caer en uno de los sillones.

- ¿Qué pasa? - pregunto James que corrió a consolar a su novia.

- ¿Dónde está Gab? - pregunto Remus, haciendo que Lily soltara un sollozo más fuerte. Korean Beauty

- En la enfermería - contesto Amy en un susurro.

- ¿Qué? - dijeron Remus y Sirius al unísono.

- Bueno el hechizo de Lil salió un poco mal - repuso en voz baja y con la mirada en el suelo.

- Les dije que eso del hechizo era mala idea - Remus trataba de no gritar, pero su mejor amiga estaba en la enfermería por un mal hechizo.

- Rem tranquilízate - pidió Amy caminando a abrazar a su novio.

- ¿Cómo quieres que me tranquilice, si por su culpa Gab está en la enfermería?

Después de decir esto salió de la sala común, necesitaba saber que la castaña estaba bien, llego a la enfermería en menos de lo que esperaba, cuando estuvo frente a la enfermería, Madame Pomfrey lo retuvo.

- La señorita Swan ahora duerme - repuso autoritariamente - así que mañana podrá verla.

- Pero está bien ¿verdad?

- Claro - contesto pasivamente - solo esta un poco confundida, pero mañana estará como si nada.

[














]

Tenía que verla, según lo que Remus le había dicho estaba bien, pero aun así necesitaba verla y que sus ojos avellana lo vieran aunque fuera con odio, pero que lo vieran, así que se levantó "temprano" pero cuando llego a la enfermería James, Lily, Amy y Remus ya estaban, así que ahora entendía porque Madame Pomfrey no le había negado la entrada, la castaña comenzaba a despertar, así que de manera instintiva se escondió detrás de James.

- Gab - susurró Lily que se lanzó a abrazarla - me sentía tan culpable, pero estas bien.

- Me diste un susto de muerte - le espeto Amy con una leve sonrisa.

- ¿Quiénes son? - pregunto Gab observando a los cinco chicos.

 

- ¿No nos recuerdas? - Lily la observo con mayor culpabilidad.

- Lo dudo - contesto observándolos a todos con detenimiento, vio la mirada miel y sonrió - al único que recuerdo haber visto es a él - señalo al ojimiel.

- Mi nombre es Remus - repuso el castaño sonriendo.

- Remus Lupin ¿cierto? - el castaño asintió - eres el niño raro que se sienta delante de mí en Defensa Contra las Artes Obscuras.

- Me recuerda en su primer año - susurró observando a Lily con cierta molestia - nos dejan solos - les pido al resto de los chicos, todos salieron excepto Sirius.

- No me voy a ir - contesto ante la mirada acusativa de su amigo - además lo que tienes que preguntar ya lo se.

- ¿Qué pasa? - pregunto Gab observando a ambos chicos.

- El es Sirius Black - presento Remus pasivamente - ¿lo recuerdas?

- En realidad no - su mirada trataba de recordarlo - ¿tiene que ver conmigo?

- Es tu novio - repuso una voz a su espalda.

- ¿Novio? - repitió Gab un tanto sorprendida.

- Llevan dos meses de relación - contesto Robert sonriendo a la chica, Sirius no creía lo que escuchaba - de hecho son la envidia de todo Hogwarts.

- Remus - susurró la castaña, sabía lo que esa mirada significaba, ahora él era en quien confiaba y si él decía que si eran novios, ella lo creería.

- Bueno este

- ¿Por qué su mirada ahora lo ponía nervioso?

- Tu y yo nos llevábamos muy bien - repuso Robert viéndola con cierta tristeza - confiabas en mí.

- ¿Enserio? - su mirada iba a de Robert a Remus.

- Creo que eso ahora no importa - susurro Sirius, observando a Gab con una tierna sonrisa - es mejor si descansas y comprendes todo lo que paso.

Gab solo asintió débilmente, mientras le regresaba la sonrisa, mientras en su estomago millones de mariposas revoloteaban, ¿Quién era ese chico que a pesar de no recordarlo, le hacía querer que la abrazara y que no la dejara?

- Sirius tiene razón - repuso Remus acercándose a la chica y besándole la frente - tienes que dormir y tratar de estar tranquila.

- Lo que digan - comento Robert sonriendo a la castaña como despedida - espero que mañana ya estés mejor.

- Gracias - contesto Gab sonriendo a los tres chicos.

- Duerme bonita - dijo el ojigris, mientras le besaba el cabello - y recuerda que te quiero.

Remus lo vio con el entrecejo ligeramente fruncido, Gab se había sonrojado un tanto por lo dicho, sabía lo que Sirius iba a hacer y esperaba que se diera cuenta que era la idea más estúpida que se le podía ocurrir, ya que si Gabrielle recuperaba la memoria lo odiaría más por haberle mentido.

bueno espero ke les guste ^^

me parece un tanto telenovelesco u_u pero espero ke aun así me dejen comentarios n_n

el capitulo va dedicado a:

Arianna Black

Chefi

julietablack

Black Victoria

Geli Black

amy_malfoy

snow white

wizgirl

barbara_lovegood

BlackAngel

lunatikroh

¿Por qué no recordaba nada? Se tensaba al pensar que todos los que la consideraban su amiga, a ninguno conocía, solo tal vez a Remus que era el chico raro de Defensa Contra Las Artes Oscuras, pero al resto no creía a verlos visto en su vida. Ahora se encontraba sentada en la sala común, tratando de recordar a todos los chicos que se hacían pasar por sus amigos.

 

- Gab - giró a ver quien le había llamado y a la única persona que recordaba estaba frente a ella - ¿Qué tal te sientes? - pregunto sentándose a su lado.

- Me siento horrible - repuso cubriéndose el rostro con las manos - no puedo recordar a nadie, ni siquiera sé que eres tú de mí.

- Gaby - solo le había llamado tres veces así y habían sido cuando ella estaba a punto del suicidio, Gab levantó la mirada y lo observó con los ojos cristalinos debido a las lágrimas que deseaban salir - no te presiones con querer recordar a todos, debes relajarte y con esto todos apareceremos.

- ¿Y si jamás los recuerdo? - pregunto con voz temblorosa.

- Si jamás nos recuerdas es que no fuimos importantes para ti - dijo con una débil sonrisa, pero al ver que Gab comenzaba a llorar - nos vas a recordar, solo es cuestión de que te tranquilices y dejes de pensar en que jamás nos vas a recordar y ese será el momento en que volveremos a tu mente.

- Ayúdame a recordarte - le susurro abalanzándose sobre él - ayúdame a recordar todo sobre mí.

- Primero deja de llorar, que me mata que llores - repuso besándole el cabello como siempre que la castaña lloraba por cualquier tontería - recuerda que cada lágrima que derramas es una mía - ante la mirada sorprendida de Gab, el ojimiel sonrió y le besó la frente - tienes que tener claro que siempre has sido mi hermanita y que no dejaré que nadie te haga llorar o te toque.

- Gracias - contesto con una ligera sonrisa.

- No tienes porque agradecérmelo, ya te dije que no eres como mi hermana, eres mi pequeña y distraída hermanita - le susurró despeinándola.

Gab solo sonrió y dejo que Remus la siguiera abrazando, ya que al estar con él la tranquilizaba y se sentía muy a gusto, así que el ojimiel conociéndola se acomodo en el sillón dejando que ella quedara recostada y con su cabeza en sus piernas, la castaña sonrió ante aquello y dejo que Remus siguiera acariciándole el cabello.

[





















]

- Amy - repuso Lily al ver que su amiga venía que echaba chispas, ya que su querido novio no había ido a cenar - Remus debe de tener una buena razón para no haber ido a cenar.

- Pues más vale que la tenga si quiere seguir con vida - contesto la ojiazul furiosa.

- Lunático solo tiene ojos para ti - comento Sirius que venía detrás de las chicas - así que podría apostar mi escoba a que en estos momentos está en la biblioteca terminando su trabajo de pociones.

- Eso espero o sino lo mataré - susurro de manera amenazante, mientras llegaba frente al retrato de la señora Gorda.

Los tres entraron a la sala común en silencio, James se había quedado a algo del quidditch y Sirius lo había abandonado, ya que en esos momento lo que quería era ir a ver a su castaña, así que cuando entraron, vieron que la sala estaba en silencio y que los pocos alumnos que estaban hablaban en silencio, en pocos segundos vieron la razón, en uno de los sillones estaba Remus sentado con la cabeza hacia atrás completamente dormido y Gab con su cabeza en el regazo del ojimiel igual que el primero dormía plácidamente.

 

Amy estaba a punto de gritar, su casi hermana estaba dormida en el regazo de su novio, esto de que su amiga no recordara a nadie más que su ojimiel no le estaba gustando.

- Es Gab - susurro Lily al ver el rostro de su amiga - jamás andaría con Remus, ya que ellos son como hermanos.

- Ella no es la Gabrielle que conocemos - le espeto la morena que estaba al punto de las lágrimas - ella ni siquiera nos recuerda, así que ¿Quién me dice que no termina enamorándose de él?

- Amy - repuso Sirius tranquilamente, ya que confiaba en Remus ciegamente - aunque no te recuerde jamás tendría nada con lunático ya que ella siempre lo ha visto como su hermano y aunque no lo recuerde con la cabeza lo recuerda con el corazón.

- Eso es lo más estúpido que he escuchado - replico Amy acercándose a la pareja que dormía sin ser conscientes de que lo veían mal - Remus - llamo secamente, el ojimiel se removió, haciendo que la que despertara fuera Gab.

- Gab es mejor que subamos a dormir - comento Lily, al ver que el rostro de su morena amiga se tornaba rojo al ver que la castaña solo había abierto los ojos por unos segundos y los había vuelto a cerrar sin darle importancia al rostro enfurecido de la ojiazul.

La castaña con cierta pereza se incorporó y solo con un débil "Buenas Noches" siguió a la pelirroja hacia la recama de las chicas, Sirius hizo lo mismo solo que él a la habitación de los chicos, Remus seguía sin despertar, hasta que levantó la mano tratando de acariciar el cabello de

- Mmm ¿Gab? - dijo mientras lentamente abría los ojos - Amy ¿Dónde está Gab?

- Ya subió a dormir - contesto secamente.

- ¿Qué pasa? - pregunto el ojimiel bostezando y estirándose para desperezarse.

- ¿Qué pasa? - repitió de manera irritada - me pasa que estás más tiempo con Gabrielle que conmigo que soy tu novia.

- Gab es como mi hermana, en estos momentos me necesita - trato de explicar Remus.

- Ese es el maldito problema que si Gabrielle te necesita ahí estás sin importar lo que tu novia necesite - replico observándolo con demasiado enojo en su rostro.

- No entiendo tu enojo - comento el ojimiel realmente desconcertado.

- Te lo explicaré con manzanas - repuso acidamente - odio que estés con Gabrielle, odio que la prefieras a ella antes que a mí, así que esto lo diré solo una vez - Remus la veía sin creer lo que escuchaba - no quiero que vuelvas a estar con ella, al menos no hasta que recuerde quien eres.

- No lo voy a hacer - contesto de manera tajantemente.

- Entonces esto ¿quiere decir que la prefieres a ella?

- No es que la prefiera a ella - Remus trataba de ocultar su enfado.

- Sabía que no la ibas a preferir a ella - a Amy se le ilumino la mirada - entonces ya no vas a estar con ella.

- Sabes que con esto que me acabas de decir, si la prefiero a ella - contesto ya sin poder contener su enojo - no me voy a alejar de Gab, y sino te parece, lo lamento - después de decir aquello se dirigió a la habitación de los chicos.

Cuando llego a la habitación Gab estaba poniéndose la pijama, así que sin ser consciente de lo que hacía y sin darle tiempo a nada a la castaña le soltó un puñetazo haciendo que la chica cayera.

 

- Amy - gritó la pelirroja desde su cama.

- Solo te voy a decir una cosa Gabrielle - le espeto la morena y la castaña la observo realmente sorprendida - te quiero alejada de Remus, lo más alejada de él, porque si te veo a su lado te juro que te vas a arrepentir.

- ¿Qué tiene de malo que esté con Remus? - pregunto limpiando el hilo de sangre que salía de su labio inferior.

- Que él tiene novia y esa novia soy yo - contesto de manera agresiva - y odio que uses tu falta de memoria para estar a su lado.

- ¿Qué demonios te pasa? - pregunto Lily ayudando a levantar a Gab.

- Me pasa que estoy harta que Gabrielle se haga de que no recuerda nada más que a mi novio.

- Si Remus no me dice que me quiere lejos - repuso Gab secamente - no me voy a alejar, le guste a quien le guste.

- Te acabas de ganar a una enemiga, que te hará la vida imposible - contesto antes de salir de la habitación.

[


















]

- Robert de verdad que esto me lo tienes que pagar muy bien - susurro una chica de cabello color caramelo, un poco más baja que Gab y unos hermosos ojos aceitunados - mira que darle esa poción a la tarada de Amy merece un buen premio.

- Rose sabes que te pagare como siempre - contesto el chico besándola.

primero kiero pedir disculpas x la tardanza, pero con esto de la uni hasta hoy pude actualizar, además de ke la inspiración no esta de mi lado, asi ke de nuevo pido disculoas x el horrible cap u_u pero aun asi les pido ke se apiaden de mi y me dejen comentarios xfavor, xfavor, xfavor, xfavor.

capitulo dedicado a:

choganger

Arianna Black

BlackAngel

shadowcat

Black Victoria

wizgirl

barbara_lovegood

Na-12Black

julietablack

azumi

snow white

amy_malfoy

Brisa

¿Cómo era posible que me tratara así? Solo estaba tratando de ayudar a mi mejor amiga y ella me trataba como si la estuviera engañando, pero es que no se daba cuenta que Gab era mi hermana y jamás la vería como otra cosa.

- Rem - me susurro Gab, así que levante la mirada y vi que sonreía débilmente - debería alejarme de ti.

- ¿Por qué? - pregunte, mientras le señalaba la silla que estaba delante de mí para que se sentara.

- Porque solo estoy arruinando tu relación con Amy - contesto, sabía que a pesar de no recordarme le dolía tener que separase de mí.

- Vamos Gab - susurre tomando su mano que temblaba ligeramente - tú no hiciste nada para que mi relación con Amy se fuera a la basura.

- Pero

- Nada de peros ok - repuse sonriendo - tu eres mi amiga, así que deja de preocuparte por si arruinas mi relación con Amy y mejor preocuparte por como nos vas a recordar.

- Bueno si no te negabas a dejarme de hablar te iba a decir que recuerdo algo sobre el chico de ojos grises - contesto con una débil sonrisa.

- ¿Qué recuerdas de Sirius? - pregunte mientras trataba de no sonreír.

- Pues recuerdo algo así como que siempre me estaba molestando, pero también que una noche hice que su cabello tomara un rosa chillón

- Que no pudo quitarse en una semana - termine y vi que volvía sonreír - ¿sabes cuánto te reproche por aquello?

 

- Vamos Rem - comento quitándole importancia - sé que tú también te divertiste.

- Solo no se los digas a Sirius ok - conteste sonriendo, su mirada se ensombreció un poco - ¿recordaste algo más?

- Recordar no - susurro con cierto temblor - pero escuche a Robert y a otra chica de Ravenclaw, que Sirius en algún momento jugó conmigo.

- ¿Crees que él jugaría contigo?

- Ese es el problema, porque una parte de mí lo duda, pero la otra está segura de que si lo haría, así que no se en quien confiar - ¿Qué estaba tratando de hacer Robert?

- Sé que muy dentro de ti, sabes en quien debes confiar, así que piensa en quien debes confiar y sé que lo vas a descubrir - le sonreí débilmente y ella con cierta dificultad me regreso la sonrisa.

[












]

¿Qué debía hacer para que ella confiara en mí? Al único que recordaba era a lunático y ni siquiera bien, solo recordaba que era raro y eso no era necesario de recordar, con el simple hecho de verlo, lo sabías, pero a mí ni siquiera me recordaba como al que siempre molestaba o ¿era al revés? Bueno como fuera no me recordaba y eso me tenía un tanto frustrado.

Escuche su débil risita, que para mí era como si lo hiciera un ángel, me acerque hacia donde provenía la risa y allí estaba sentada con lunático sonriendo dulcemente como solo ella podía hacerlo. Sino me recordaba, tal vez era mejor porque así podría mostrarle una nueva imagen de mí, me dirigí hacia la mesa donde ellos estaban.

- Hola - salude con una media sonrisa - espero no molestar.

- Para nada - contesto lunático tranquilamente - de hecho Gab tiene hambre, pero yo aun no acabo mis deberes, así que

- Si a Gab no le molesta, para mí sería un placer acompañarla al Gran Comedor - dije de manera educada.

- Ve - susurro Remus y Gab se levanto con cierta desconfianza.

Deje que saliera primero de la biblioteca, camine a su lado sin saber de que hablar, fue un largo rato sin que ninguno de los dos dijera algo, en su mano llevaba una pulsera que si no mal recordaba se la había comprado James, pero yo la había elegido, así que se podría decir que era como si yo se la hubiera dado.

- ¿Cómo te conocí? - esa pregunta me tomo por sorpresa, así que me quede en silencio por algunos segundos.

- En el tren - conteste.

- Eso lo suponía - repuso en voz baja - pero dime como fue.

Flash Back

Por fin podría estar lejos de Walburga y sus ideas locas sobre la sangre, por fin podría ser yo mismo en Hogwarts, observe todo aquel lugar, tratando de guardar en mi memoria todo aquel lugar que significaba mi libertad.

- Gab - escuche una voz que parecía tan maternal, así que busque con la mirada a la persona que le pertenecía aquella voz y allí estaba una mujer de cabello rubio y ojos aceitunados, no podía ver que abrazaba, ya que los brazos de la mujer ocultaban por completo a la chica, suponía que por el nombre era niña - por favor prométeme ¿que te portaras bien y no harás nada de lo que pueda sentirme mal?

- Te lo prometo - escuche una suave voz - mamá basta - empujo suavemente a la mujer y por fin pude verla era demasiado pequeña y muy menuda, el cabello castaño estaba algo desordenado por el abrazo de su madre, eso hizo que sonriera, con el simple hecho de verla, sabías que era demasiado frágil.

 

- Gab vamos - dijo una chica que era más alta que ella, el cabello negro perfectamente peinado y los ojos azules que brillaban de emoción, se llevo a la pequeña castaña hacia el tren, todo mundo podría decir que la morena era guapa, pero la castaña tenía algo que me gustaba y que además me divertía, pero sobre todo deseaba protegerla.

Al ver que ambas chicas habían subido al tren, yo hice lo mismo, cuando subí ella estaba de pie sin saber qué hacer, si seguía con ese carácter todo mundo iba a manipularla a su antojo.

- Vaya la nenita de mamá - le espete ácidamente, por una extraña razón deseaba hacerla con carácter y así ella terminara odiándome, iba a terminar insultando a todo aquel que se atreviera a molestarla, pero esa vez solo bajo la mirada y yo pase a su lado sin siquiera mirarla.

Fin Flash Back

- Eres realmente extraño - susurro deteniéndose y bajando la mirada.

- ¿No te gusta lo extraño? - pregunte observándola detenidamente.

- No lo sé - contesto con una débil sonrisa.

- Gab - le susurre al oído haciendo que se estremeciera un poco - dame la oportunidad de que veas que lo extraño es lo mejor.

- Sir

No deje que terminara, ya que mis labios estaban sobre los de ella, como había extrañado ese delirante y adictivo sabor, mi lengua delineaba su labio inferior pidiéndole permiso para entrar, pero sus labios no se movieron, así que con cierto pesar me separe de ella y al hacerlo note que sus ojos estaban cerrados, eso quería decir que estaba disfrutando el besó, entonces ¿Por qué no lo había respondido?

- ¿No te gustó? - pregunte suavemente y acariciando su mejilla, sus mejillas sonrosadas contestaron mi pregunta - entones ¿Por qué no lo respondiste?

- Es que te reirás si te lo digo - contesto en voz baja y ocultando su mirada de la mía.

- Te prometo que no lo haré - le dije tiernamente, mientras sonreía débilmente.

- No recuerdo como se hace - pensé que había escuchado mal, pero al ver que sus mejillas ardían me di cuenta que no lo hacía.

- ¿Lo dices enserio? - esto no me causo gracia, más bien fue una sorpresa, ya que de los mejores besos que había tenido ella estaba en el primer lugar.

- Es vergonzoso - su voz apenas fue audible.

- Yo te enseño o mejor dicho yo te recuerdo como se hace - le susurre sensualmente al oído - claro si aceptas ser mi novia.

- ¿Te aprovechas de mi falta de memoria? - pregunto en voz baja y con una débil sonrisa.

- Tal vez - conteste besando el lóbulo de su oreja - pero deseas ¿Qué te enseñe?

- ¿Puedo encontrar un mejor maestro? - esto de que me estuviera siguiendo el juego era realmente excitante y no me creía capaz de soportar mucho sin besarla.

- Soy el mejor de Hogwarts - conteste acorralándola en la pared - te prometo que no encontraras uno mejor en todo el colegio.

- Entonces creo que aceptare tu ayuda - repuso con una débil sonrisa.

- Siendo así - acerque mi rostro al de ella hasta que nuestras narices rozaron - el primer punto es que no te preocupe el equivocarte, ya que estaré aquí para corregirte, debes seguir mi beso sin preocuparte por nada ¿entendido? - ella asintió levemente - ahora veamos si has entendido ese punto.

 

Uní nuestros labios y mordí levemente su labio inferior haciendo que abriera sus labios y así me dejara entrar a su delirante boca, su lengua estaba sin moverse, pero esto no sería por mucho tiempo, acaricie su lengua con la mía, tratando de incitarla a que comenzara a danzar junto a la mía, en pocos segundos comenzó a jugar con la mía eran un poco torpes sus movimientos pero sabía que con el tiempo mejorarían, de hecho a pesar de no recordar estaba entre los seis mejores besos.

La separe de mí para que ambos tomaramos un respiro, sus ojos avellana me miraban con ese brillo que me gritaba que me amaba a pesar de no recordarme era un tanto raro, pero sabía que me amaba como yo lo hacía con ella, sonreí de lado y bese su nariz.

- A pesar de no recordarlo lo haces muy bien - dije, mientras unía nuestras frentes.

- Gracias - contesto con una media sonrisa, que por poco me deja sin voz.

- Es mejor que vayamos a que cenes - comente tratando de que mi cerebro dejara de pensar en sus labios.

- Con tus labios me es más que suficiente - susurro, ahora siendo ella la que apresaba mis labios.

creo ke esta vez no tarde tanto ¿¿cierto?? ^^

bueno si tarde pido una disculpa, ya ke mi semana estuvo llena de examenes T_T y no pude actualizar, pero aki esta n_n'

como ven ahora la historia esta en primera persona espero ke no les moleste, ya ke me es más fácil así ^^

para todos los ke pidieron mas Gab-Sirius espero ke sea de su agrado ^^

el capitulo va dedicado a:

diana_liz

Black Victoria

BlackAngel

julietablack

wizgirl

Brisa

amy_malfoy

snow white

barbara_lovegood

Luzy_Lunatica

Hoy por fin era 14 de Febrero, estaba tan nervioso que parecía mi primera cita, de hecho ni en mi primera cita estuve así, está era la tercera vez que me veía en el espejo, parecía peor que una chica que iba a salir con el chico de sus sueños.

- Gab saldrá contigo sin importar que lleves - comento Peter un tanto desesperado por entrar al baño - al fin y al cabo al final del dí

- No digas tonterías Colagusano - escuche la voz de James y el golpe que le había dado al idiota de Peter - Gab no es igual que todas las que salen con Sirius - decidí que era mejor salir, hasta que escuche una voz.

- Remus - era la voz de Lily, además de que Amy seguía enojada con lunático y con Gab.

- ¿Qué pasa? - pregunto lunático.

- Es Gab - contesto en un susurro, ante aquello abrí la puerta.

- ¿Qué tiene? - pregunte por los tres.

- No sé - contesto bajando la mirada - pero quiere verte Remus.

Vi como los dos salían de la recamara, pero cuando yo quise hacer lo mismo el brazo de James me lo impidió.

- Deja que hable con lunático y si después quiere hablar contigo vas - repuso James seriamente, para que mi amigo dijera eso de forma seria era algo grave.

POV Remus

Seguí a Lily hasta la habitación de las chicas, cuando entramos Gab estaba sentada en su cama con la pijama aun puesta y los ojos rojos e hinchados debido al llanto y temblaba ligeramente.

 

- Rem - susurro hincándose en la cama y abrazandome como si su vida dependiera de ello.

- ¿Qué paso? - pregunte mientras le acariciaba el cabello.

- ¿Quién es Helen?

Me sonaba el nombre pero no recordaba de quien se trataba, comenzó a llorar de nuevo y seguía sin saber quien era Helen "Van a tener un hijo" susurro y así recordé quien era.

- ¿No la recuerdas? - pregunte, mientras ella negaba con la cabeza - es
¡Dios! Gab ¿Cómo te lo explico?

- Solo dime quien es - replico con un hilo de voz.

- Es la esposa de tu padre - dije en un susurro sintiendo como salían más lágrimas.

- ¿Cuándo se separaron mis padres? - se separo de mí y giro a ver que Lily y el resto de las chicas nos observaban - ¿pueden salir? Por favor - pidió observando como todas salían, cuándo nos quedamos solos - ¿Cuánto he perdido de mi vida?

- La mayoría de las cosas, solo recuerdas a tus padres en un matrimonio feliz, a tu mejor amigo como el raro de Defensa, a tu novio como el chico que te molestaba y al resto nada - conteste observándola atentamente, sus ojos se llenaron de lágrimas.

- Lo siento - susurro mientras me volvía abrazar - pero por más que trato solo estás tú, Sirius y un poco de James en mi recuerdo.

- ¿Qué recuerdas?

- De ti que siempre que lloro estás ahí, siempre estás tratando de hacer que no cometa estupideces, pero si no lo logras, estás ahí observando que nada salga de control - sonreí mientras besaba su cabello - de James al igual que tú ahí está para secar mis lágrimas, mejor dicho para cambiarlas por risas, siempre lo recuerdo sobreprotegiéndome y haciendo que haga estupideces - soltó un largo suspiro - y de Sirius recuerdo peleas, bromas, arruinando mis citas y un gran dolor, pero también algo dentro desea estar con él sin importar si me lastima.

- Estas enamorada - le susurre besando su frente - y él lo está de ti.

La abrace por largo rato, mientras su llanto cesaba, la quería tanto que sus lágrimas me dolían más de lo que en algún momento llegue a imaginar, cuando estuvo un poco más tranquila se separo un poco de mí, para verme directo a los ojos.

- ¿Cuándo acabo el matrimonio de mis padres? - pregunto en un susurro.

- Desde que tú tenías como nueve años, pero siempre mantuvieron las apariencias por ti y por Daniel, cuando entraste a Hogwarts comenzaron a pelear más de lo normal, hasta que en el tercer curso

Flash Back

Gab estaba en la sala común esperando como todos los días a Remus para que ambos bajaran a desayunar, pero el castaño estaba en la habitación de los chico con un chico de cabello castaño y ojos aceitunados, se notaba un tanto preocupado.

- ¿Qué pasa? - pregunto el ojimiel al ver que el castaño no dejaba de dar vueltas por toda la habitación.

- Lupin, sé que tú eres el mejor amigo de mi hermana - contesto el chico tratando de sonar tranquilo - y que has sido por mucho tiempo su paño de lágrimas, es por eso que necesito tu ayuda.

- Me estás asustando - contesto Remus con el semblante serio - ya dime que es lo que pasa y no le des tantas vueltas.

- Bueno está mañana mis padres me han enviado una carta cada uno - repuso un tanto angustiado - la de mi padre dice que se va a Irlanda para pensar y tratar de ver si su matrimonio puede tener otra oportunidad, pero la de mi madre me dice que necesita nuestro apoyo para el divorcio.

 

- ¿Tus padres? ¿Divorcio? - esto sería un golpe duro para Gab que confiaba ciegamente en que el amor de sus padres solucionarían las asperezas - ¿Cómo se lo vas a decir a Gab?

- Ese es el problema no tengo la menor idea de cómo decirle que nuestros padres han decidido que es mejor estar separados - dijo de manera desesperada.

- Mis padres - cuando escucharon aquella voz giraron a ver hacia la puerta, donde una castaña de ojos avellana los observaba con cierto miedo - Daniel es broma ¿cierto?

- Gab nuestros padres llevan años tratando de que su matrimonio salga a flote, pero desde que entramos a Hogwarts sus peleas han sido más seguidas, así que decidieron que lo mejor para nosotros y para ellos es la separación - contesto su hermana abrazándola al ver como las lágrimas comenzaban a salir por esos hermosos ojos avellana - lo hacen por nuestro bien.

- Quiero estar sola - repuso Gab separándose de Daniel y saliendo de la habitación.

- ¿Crees que va a estar bien? - pregunto en un susurro Daniel.

- Solo necesita pensar las cosas y saber que todo lo que dijiste es cierto - contesto Remus caminando hacia la puerta y después sin decir nada salió.

- Te necesita - escucho el susurro de Daniel - te necesita más que a cualquiera.

Después de escuchar esto subió a la recamara de las chicas, como agradecía que Sirius hubiera encontrado la manera de subir a la habitación, escucho los pequeños sollozos antes de abrir la puerta, lo sabía le había dolido y ahora estaba tratando de sanar su dolor con las lágrimas, abrió lentamente la puerta y la encontró sentada con las piernas abrazadas y su rostro escondido en las rodillas junto a la ventana.

- Gab - llamo en un susurro el ojimiel.

- ¿Por qué? - pregunto su voz era amortiguada por sus piernas.

- Ellos ya no eran un matrimonio - contesto en voz baja y cerrando la puerta - esto fue lo mejor para ellos y para ustedes.

- Siempre creí que mis padres podrían contra todo - su voz se escuchaba entrecortada - y resulta que ahora tendré que ver a cada uno por su lado - escucho el sollozo.

- Ellos te aman - Remus podía hablar de forma tan madura que muchas veces Gab se sorprendía que tuviera su misma edad - y los dos quieren lo mejor para ti.

- Soy egoísta - susurro Gab - pero yo los quiero juntos.

- No los puedes obligar a que sigan viviendo una vida en la cual ninguno es feliz - replico a escasos dos pasos de ella - solo por tu propia felicidad.

- Lo sé - contesto levantando su vista hacia la ventana - pero no puedo evitar desearlo - sus ojos avellana estaban cristalinos debido a las lágrimas - soy demasiado egoísta.

- Gab no lo eres - la contradijo, mientras veía los jardines - es normal que los quieras juntos, pero yo se que tú no harás nada para que ellos estén juntos, dejarás que ellos hagan su vida según lo que les conviene.

Se abalanzo sobre él y comenzó a llorar, Remus acarició su cabello castaño, era su hermanita y lo sería por siempre, como quería a esa castaña, la quería tanto que nadie haría que ellos dos se separaran al menos por él siempre sería así.

- Gracias - dijo con un hilo de voz - Rem de verdad gracias para estar conmigo en momentos como este.

 

- Tú has hecho más por mi - fue lo único que contesto besándole el cabello.

Fin Flash Back

Gab me observo con los ojos avellana igual que esa vez cristalinos, la abrace con un poco más de fuerza y deje que llorara todo lo que su alma necesitara.

- ¿Quieres ir a Hogsmade? - pregunte cuando sentí que sus lágrimas dejaban de salir.

- No - contesto negando con su cabeza y abrazándome más fuerte.

- Bueno entonces voy a decirles a los chicos que no vamos - besé su frente.

Después salí para decirle a James, Lily y Sirius que me quedaría con Gab y que ellos fueran y disfrutaran, claro que sabía que Canuto no iba a dejar a su novia, cuando llegue a la sala común solo estaban ellos tres, James y Lily como siempre tomados de las manos y sonriendo de las cosas que decía el uno del otro, ¿Quién iba a decir que esos dos iban a terminar así? Sirius estaba en un sillón en la esquina esperando a la chica que sería su cita, pero que en esos momentos se encontraba en su cama con pijama y los ojos rojos e hinchados sin querer salir.

- ¿Y Gab? - pregunto James levantándose y caminado hacia mi sin soltar la mano de Lily.

- Se siente mal - conteste tranquilamente - y no podrá ir a Hogsmade.

- Entonces nosot

- No te preocupes James - lo interrumpí con una media sonrisa - yo me quedare con ella y ustedes pueden ir y traerle unos cuantos dulces, para que se sienta mejor.

- ¿Pudo verla? - pegunto Sirius.

- Supongo - conteste serenamente.

POV Sirius

Subí hacia la habitación, respire profundo antes de llamar a la puerta, ¿Por qué me ponía tan nervioso al pensar en que la iba a ver? Si James me viera en este momento no dejaría de reír, después de hacer que mis pulmones se llenaran de aire abrí la puerta, estaba sentada en su cama, llevaba una pijama de pantalón y de blusa de manga corta, era tan hermosa que en ese momento todo el aire que había acumulado antes de entrar se fue.

- ¿Sirius? - pregunto con un hilo de voz, me acerque a ella lentamente.

- ¿Qué pasa preciosa? - me senté a su lado y acaricie sus mejillas.

Sin contestar nada se abalanzo sobre mí y sus sollozos fueron amortiguados por mi pecho, yo solo acaricie su cabello por largo rato, de hecho me recosté con ella en su cama, su olor a durazno fue lo que me relajo, pero en menos de lo pensado tanto ella como yo caímos en brazos de Morfeo.

- Vamos bello durmiente - escuche una pequeña risita que reconocí como la de lunático, por instinto apreté más al cuerpo que

- ¿Y Gab? - pregunte levantándome de golpe al no sentir su cuerpo junto al mío.

- Se está duchando - contesto sonriendo - parece ser que tu presencia la tranquiliza más que cualquier otra.

- ¿Qué paso? - pregunte omitiendo su comentario.

- No recordaba que sus padres se habían separado - contesto cambiando su semblante a uno serio - y le llego una carta donde su padre le dice que Helen espera un hijo suyo.

- ¿Va a tener un hermanito? - esto era un poco raro, ya que ella era la pequeña de su padre, era su consentida y jamás imagine que otro bebé vendría a ocupar el lugar de la princesita.

- Eso es lo que parece - repuso secamente - ahora entiendo porque su padre no le había escrito.

- ¿Me explicas?

- Gab era la pequeña de su padre, siempre la consintió en todo capricho, por más que Helen peleara con él, para que no lo hiciera siempre terminaba dándole lo que Gab pedía, y ahora que esta embarazada, no sabía como decírselo sin que se sintiera mal.

 

- Yo opino que no le escribió porque esa mujer no quería que lo hiciera y lo embauco con su hijo - repuse, para nadie era secreto que Helen odiaba a Gab.

- Lo mismo pensaba, pero no quería pensar que el señor Swan olvidara a su hija por mucho bebé nuevo que tenga - susurro con cierto recelo.

creo ke esta vez no tarde tanto como la otra vez o si???

bueno si es si lo siento u.u pero mi inspiracion huye de mi T.T

este cap aun le falta ñ.ñ pero como dice mejor poco ke nada o.o

capitulo dedicado a:

Luzy_Lunatica

snow white

Black Victoria

Brisa

anuskha_black

julietablack

barbara_lovegood

wizgirl

Rose bellatrix

amy_malfoy

Enserio de verdad me encantaria seguirla

pero con esto de la universidad y la maldita influenza que esta en México,

mis examenes se han atrasado (mejor dicho gracias a la influenza ^^)

bueno y estoy en finales u.u sino muero en estos

que de verdad espero que no ¬¬

espero actualizar a principios de junio cuando los malditos examenes hayan pasado

espero que me entiendan, porque ahora estoy vuelta loca tratando de estudiar (bueno eso es lo que intento ^^)

ademas de que la inspiracion nada mas no llega ¬¬

pero les prometo que si voy a actualizar, solo denme tiempo y por favor sean pacientes

que la paciencia es recompenzada o al menos eso espero Un.n

bueno como siempre les agradezco a todos los que se toman la molestia de leer mi fic y pedir una disculpa por no poder actualizar más rapido T.T

pero principalemente a:

barbara_lovegood

Brisa

Black Victoria

wizgirl

snow white

julietablack

prometo que si la seguire, pero en verdad comprendan mi situación y por favor sean pacientes, ya se que ha sido casi un mes, bueno sera un mes y medio n.n pero prometo que en vacaciones de verano tratare de recompenzarlas si hay chicos tmb los recompenzare

bueno agredeciendo su atención y su paciencia tengo que ir a estudiar n.n

los quiero

Atte: Gaby Black

POV Sirius

Gab salió con un pantalón de mezclilla y una blusa de manga larga color blanca, lucía simplemente hermosa, aunque su sonrisa era amarga, su cabello castaño iba en una coleta que la hacía lucir aun más hermosa.

- ¿Les parece si vamos a dar una vuelta? - pregunto lunático.

- Claro - contesto Gab - además de que sirve para que ustedes me cuenten un poco más sobre todo lo que olvide.

- La princesa ordena - comente al ver que me observaban, esperando mi respuesta.

 

Ambos sonrieron ante mi respuesta y salimos de la habitación, en la sala común solo había niños de primero y segundo, ya que los demás se habían ido a Hogsmade. Caminamos por los jardines, Remus no dejaba de hacer reír a Gab, aunque yo no entendía muy bien sus chistes, pero mientras ella sonriera era suficiente.

- Vamos Gab - repuso lunático guiándola cerca del sauce boxeador - dime que te recuerda este lugar.

- A ti - contesto observando al chico - y a James y a Sirius, pero más a ti.

- Vamos progresando - susurro besando su frente.

- Gabrielle - al escuchar aquella voz, casi le da un ataque a Remus.

- Amy - y sin esperar nada corrió hacia ella y la abrazo, mientras el resto la observábamos con sorpresa - como pude olvidarme de ti.

- ¿Me recuerdas? - pregunto con una débil sonrisa, mientras respondía el abrazo de mi castaña.

- Claro - contesto con una media sonrisa - ¡oh! Te he extrañado tanto - mientras algunas lágrimas comenzaban a salir por sus hermosos ojos - he extrañado a mi confidente, a mi caja de bromas.

- Gab perdóname - susurro Amy, mientras ella también lloraba - he sido la amiga más horrible que pueda existir, cuando más me necesitabas he estado lejos.

Volvía a recordar a Amy, eso era bueno, sonreí y Remus hizo lo mismo, pero su mirada tenía un brillo, la amaba y lo sabía, pero era orgulloso para aceptar que la había extrañado. Aunque solo hubieran sido dos semanas.

- Bienvenida - repuse al ver que caminaban hacía nosotros.

- Gracias - contesto con una débil sonrisa.

El silencio era un poco incómodo, Amy solo veía sus pies y Lunático veía el sauce, mientras yo jugaba con la mano de Gab, escuche un suspiro y observe a ambos chicos, eran tan miedosos como para hablarse, tenía que hacer algo.

- Tengo hambre - dijo Gab con una débil sonrisa.

- Bueno James y Lily nos esperan en el lago - comento Amy serenamente.

- ¿Entonces que esperamos? - esa chica se parecía más a la castaña de la que me había enamorado.

- Yo voy por algo a la sala común y luego los alcanzo - comento lunático que salió huyendo de ese lugar.

Ninguno dijo nada, seguimos el camino hacia el lago, Amy estaba un tanto deprimida y suponía la razón, Lunático la estaba evitando.

- Amy - llamo Gab, la ojiazul camino a su lado - de verdad lamento que hayas malinterpretado las cosas entre Rem y yo.

- Gab la que debería decir lo siento soy yo - replico la morena sonriendo - sé que tú jamás intentarías algo con Remus.

- Bueno si hubiera sido al revés - repuso Gab tomando mi mano - creo que hubiera hecho lo mismo.

- ¿Recuerdas todo lo que paso? - pregunto Amy.

- No - contesto con una débil sonrisa - pero te recuerdo a ti y lo que sientes por Rem y lo que él siente por ti, y los dos son personas demasiado importantes en mi vida, y deseo que sus problemas se solucionen.

- Comienzas a ser la Gab que es mi mejor amiga - contesto Amy abrazándola.

Mi castaña solo sonrió y camino junto con Amy, hablaban de cosas que realmente no entendía, pero me encantaba que todo volviera a la normalidad al menos con ellas. Llegamos junto al lago y James y Lily, bueno no sabíamos quien era quien, porque estaban comiéndose.

Amy carraspeo, ellos se separaron, pero al ver quien era, Cornamenta siguió besando a la pelirroja, la ojiazul observo furiosa a su hermano por no haberle importado aquello. Gab se acerco con una débil sonrisa.

 

- Lamento interrumpir - susurro, mientras se seguían besando - pero me muero de hambre - a ninguno pareció importarle - solo dime donde esta la comida.

- Por allá - repuso entre besos e hizo una seña con su mano.

- Eres muy amable - comento Gab y después camino hacia el lugar indicado.

Nosotros la seguimos y observamos una canasta, Amy fue la que corrió hacía ella y comenzó a sacar pollo y otras cosas, pero cuando saco

- ¿Eso es tarta de melasa? - pregunte con cierto temblor en la voz.

- Si - contesto, mientras la colocaba sobre un mantel que suponía los tortolitos habían colocado.

- Pastel de chocolate - casi grito Gab, ahora entendía porque lunático y ella eran tan amigos, si los dos tenían obsesión por los chocolates - damelo - le urgió.

- Tranquila - comento Amy, entregándole el pastel - nadie te lo va a quitar.

- Podría venir Rem - replico con cierto temor a que se cumpliera.

- Eres hermosa - susurre mientras besaba su nariz.

Amy soltó un gruñido y tomo un poco de pollo y se alejo de lo que según ella era demasiada miel, que las hormigas no tardarían en venir, sólo sonreí y mi castaña hizo lo mismo mientras rozaba mis labios. Sus labios eran mi adicción, la tome de la cintura para poder hacer más profundo el beso.

- Estás haciendo que me dé más hambre - susurro en un momento que nos separamos.

- Ok - comente dejando un casto beso en los labios - pero solo porque yo también tengo hambre.

Solo sonrió y los dos nos sentamos en el césped y comenzamos a comer, después de comer un poco de pollo comenzó a comer el pastel de chocolate, sonreí al ver como degustaba el pastel, como si su vida dependiera de ello.

- Huelo chocolate - se escucho a lo lejos.

- Remus - dijo en voz baja, mientras trataba de esconder el pastel de chocolate - no mi pastel.

Había sido demasiado rápido y ahora lunático comía el pastel de mi novia.

- ¬¬ Se supone que ese era mi pastel - le espetó Gab.

- Has escuchado ese dicho que "todo lo que es tuyo es mío y viceversa" - contesto tomando una cucharada del pastel.

- Eso es solo con un matrimonio - comento Lily que llegaba del brazo de James.

- Veo que ya estas mejor - repuso James al ver a mi castaña.

- ¿Qué observador? ¬¬ - dijo de manera irónica Amy - pudiste habérselo dicho cuando te pidió la comida.

- ¿Qué fue lo que paso? - pregunto Lily antes de que el tarado de mia amigo pudiera replicar.

- Solo recordé que mis padres ya no están juntos - contesto con una débil sonrisa - pero ya paso el trago amargo.

- Gab - Cornamenta ya la tenía abrazada - sabes que cuentas conmigo.

- Lo sé - susurro respondiendo el abrazo - es por eso que te quiero Jamie.

- Odio que me digas así - replico James separándose de mi novia con el entrecejo ligeramente arrugado.

Ella solo sonrió y Amy también, al ver que lo de su padre ya había pasado me sentía tranquilo y en paz al saber que el dolor a había pasado y Cornamenta también parecía feliz de que su hermana ya no estuviera triste por una mala noticia.

ya se ke tarde más de lo ke había dicho u.u y además de todo es corto T.T

pero de nuevo estoy en la escuela (no pregunten el xq T.T)

 

y solo espero ke aun siga teniendo personas ke sigan el fic

y aprovechando esto kiero recomendarles "Atacando un Casanova"

es muy bueno, y prometo Black Victoria ke pronto lo leere y ahi estara mi comentario ^^

capitulo dedicado a:

barbara_lovegood

Brisa

Black Victoria

wizgirl

snow white

julietablack

Celtapotter

POV Remus

Era demasiado temprano, pero no podía dormir, malditos sueños con Amy ¿Qué jamás iba a olvidarla? Me levante enojado conmigo mismo por no poder pensar en otra cosa que no fuera Amy Potter. El resto de mis amigos seguían dormidos, me levante tratando de hacer el menor ruido porque si llegaba a despertar a James o a Sirius sería hombre muerto a menos que Lily y Gab vinieran a mi ayuda y dudaba que ellos me permitieran gritar por su ayuda.

Entre al baño y deje que el agua caliente me ayudara a tranquilizar mi mente y destensara mis músculos, después me puse unos pants y baje a la sala común, suponía que todos debían seguir dormidos, pero cuál fue mi sorpresa que mi mejor amiga también estaba despierta y sentada en uno de los sillones frente a la chimenea.

- ¿Estás bien? - pregunte, porque para que ella estuviera despierta a esa hora era porque algo muy malo le estaba carcomiendo la conciencia.

- Recuerdo todo - fue lo único que salió de sus labios, eso de todo no debía ser muy buena noticia y mucho menos para Sirius.

- ¿Qué es todo? - mi voz tembló un poco.

- Recuerdo tu problema, los merodeadores, el mapa, el porqué termine con Sirius lo recuerdo todo - fijo su vista en mí había dolor en su mirada - dejaste que me volviera a enamorar de Sirius.

- Él te ama - me senté a su lado - jamás pensé decir esto, pero Sirius merecía la oportunidad que le diste hasta que perdiste la memoria.

- Lo amo - sus ojos brillaban por las lágrimas que estaban a punto de salir - pero no estoy segura de si podré soportar una traición y más si es de él.

- No te va a traicionar - le acaricie la mejilla - en estos meses te ha tratado como siempre deseaste que alguien te tratara, solo di su nombre y él estará ahí sin importar donde sea o como sea, pídele lo que quieras y a pesar de que sea estúpido él tratara de buscar la manera de dártelo.

- Muy bien - sonrió débilmente - le daré una oportunidad, pero él no tiene que saber que yo sé que ya recuerdo todo, es más nadie debe saberlo.

- Será nuestro secreto - bese su frente.

- Pero tú tienes que darle una oportunidad a Amy - ¿Por qué siempre tenía que haber un pero? Su mirada avellana era decidida - te ama y cometió un error y si Sirius merece una oportunidad ella también.

- Muy bien - acepte con desgana.

- Tengo hambre - repuso

Era increíble hacía unos momentos estaba a punto de llorar y ahora estaba que se moría de hambre, eso era lo que me gustaba de ella que a pesar de todo nunca le daba mucha importancia a las cosas y eso me ayudaba a mí a no perder la cabeza por algo.

Salimos de la sala común, cuando llegamos al Gran Comedor, había muy pocos alumnos y suponía la razón, era sábado y faltaban quince minutos para las 7, de hecho aun no entendía ¿cómo podía haber personas que estuvieran despiertas a esa hora?

 

La mesa que más alumnos tenía era la mesa de Raveclaw, de hecho era la única que tenía personas ya desayunando, en cambio la mesa de Gryffindor éramos los únicos dos desayunando.

- Pensé que estaría vacio - repuso Gab tomando una tostada con mermelada.

- Ya ves que no somos los único locos que se levantan temprano - comente dando un sorbo a mi jugo de naranja.

Sonrió y siguió desayunando, debería de ser siempre así, un desayuno tranquilo sin ver a James y a Sirius pelear por la última tostada o lo ultimo comible que quedara o los reproches de Amy por como come su hermano, pero mis plegarias de que esto quedara así sin nadie que me interrumpa mientras comía no dura mucho.

- Hola chicos - al escuchar aquella voz gire y me encontré a una chica rubia de ojos verdes, una de las chicas más populares de todo Hogwarts de hecho Sirius tuvo algo que ver con ella, ¿pero mi peludo amigo con quien no ha tenido que ver?

- Hola Hannah - contesta el saludo Gab con una media sonrisa, piensa que es torpe y un tanto despistada, pero aun así le cae muy bien - pareces emocionada ¿pasa algo?

- Hoy es mi cumpleaños - dijo con una sonrisa que contagiaba - y hoy en la sala común de Hufflepuff habrá una fiesta y ustedes y el resto de los chicos están invitados, pero solo ustedes, ya que no deben haber muchas personas en la sala común.

- Ahí estaremos Hannah - repuso Gab - y Feliz Cumpleaños.

- Gracias - susurro recibiendo el abrazo de mi castaña amiga.

Yo seguí el ejemplo de mi amiga y después de eso la rubia se alejo con una enorme sonrisa, fije mi vista en Gab y vi que aparecía un extraño brillo en su mirada eso no era nada bueno y lo sabía, suspire antes de preguntar.

- ¿Qué se te ha venido a la cabeza?

- Conociendo a Hannah habrá whisky de fuego - arque un poco la ceja sin entender a que se refería y ella lo entendió así que sonrió débilmente - probare hoy si de verdad Sirius me ama como tanto dices.

- ¿Te piensas emborrachar? - esto no tenía sentido.

- Corrección - comento tranquilamente - haré como que estoy ebria.

- ¿Para qué quieres hacerlo?

- Bueno si tanto me ama no me llevara así a su cama y si lo hace es que no me ama - contesto simplemente.

- ¿Me estás diciendo que vas a seducir a Sirius, haciéndole creer que estas ebria? - ella asintió con orgullo como si fuera la idea más increíble que se le hubiera podido ocurrir - déjame entender - respire profundo - ¿si él te ama no tendrá sexo contigo en tú estado? - volvió a asentir - ¿y si no lo hace no te ama? - otra vez asintió - ¿Vas a tener relaciones con él para saber que no te ama?

- No - respondió serenamente - si veo que no se detiene tendré un as bajo la manga.

- Piensas vomitar - la conocía perfecto así que ya conocía el fin del plan - Gabrielle como amigo tengo que decirte que estás loca.

- Pero me vas ayudar - repuso tranquilamente.

- Debo buscar amigos con menos planes estúpidos - ella solo sonrió y por más que trate no puedo evitar regresársela.

[
















]

 

POV Sirius

Escuche los gritos de James, no entendía que decía pero el muy desgraciado había interrumpido mi hermoso sueño ¬¬ tome lo primero que encontré sobre la mesa de noche y lo avente de donde provenía la voz del idiota de Cornamenta.

- No puedes callarte - le espete y lo que le había lanzado choco contra la pared haciéndose pedazos.

- ¿Quieres matarme? - me reprocho con la nariz levemente arrugada - pero esto lo sabrá Gab.

- Me ama y dudo que te crea - conteste entrando al baño a terminar de despertar.

- Es mi hermana y claro que me creerá - escuche que gritaba y después como cerraba la puerta.

Cerré los ojos para no salir y matar al idiota de Cornamenta, deje que el agua se llevara mi enojo contra el imbécil de mi amigo. Después de un largo rato de estar bajo el chorro de agua, decidí que ya era suficiente, después de estar vestido baje al Gran Comedor, Amy al verme entrar negó con la cabeza, así que supuse que James ya había ido a decirle el incidente de la mañana.

- Se lo merecía - conteste levantando los hombros.

- Pero Gab te golpeara - mientras me mandaba una mirada asesina.

Sonreí con altivez y comencé a comer, sin importarme las miradas asesinas de mi mejor amigo, la mayoría de los alumnos dejaban el Gran Comedor, pero eso a mí no me importaba.

- Hola - al escuchar aquella voz gire rápido lastimándome el cuello y tuve que agarrarlo con ambas manos pensando que así pasaría rápido - Sir ¿estás bien? - me pregunto mientras sus manos eran remplazadas por las mías.

- Ahora sí - conteste con una media sonrisa, mientras ella masajeaba mi cuello.

- ¿Dónde estabas? - pregunto Cornamenta un tanto enojado - tenía que quejarme del trato de tu novio.

- ¿Qué hizo?

- No creas nada de lo que te diga - repuse tomándola de la cintura y sentándola en mis piernas - soy inocente de cualquier atrocidad que te diga.

- ¿Qué le hiciste Sirius? - pregunto clavando su mirada en la mía.

- ¿Vas a creer en él y no en mí? - fingí decepción.

- ¿Qué te hizo? - giro a ver a James.

- Me lanzo un vaso, una jarra, de hecho me lanzó todo lo que encontró en su mesa de noche - se quejo amargamente, y el resto trataba de no reír - tu novio es un salvaje.

- Solo te lance el vaso - replique molesto.

- ¿No que no le habías hecho nada? - su mirada avellana era seria, pensé que algo malo venía después de eso, cerré los ojos esperando su regaño, pero en cambio de eso sentí sus labios en mi frente.

- ¿Qué clase de castigo es ese? - se quejo el idiota de mi amigo - yo lo habría hecho mejor.

- Algo debiste hacer - contesto con simpleza y acariciando mi cabello - Sirius no actúa así por nada.

- ¿Quién se supone que es tu hermano? - y le mando una mirada asesina.

- James - dijo tranquilamente - si me dices que no hiciste nada para molestarlo, prometo que haré algo para reprenderlo.

- No hice nada - contesto secamente.

- Estabas gritando como loco y Canuto aun dormía - repuso Colagusano en voz baja.

Mi castaña sonrió débilmente y beso mi nariz, mientras Cornamenta buscaba la manera de matar a Colagusano por su intromisión, pero claro que Sirius Black sabe pagar los favores y Pete estaría bien al menos mientras Gab no estuviera muy cerca.

 

- Hannah nos invito a una fiesta hoy en la noche - repuso Remus - ¿van a ir?

- No tengo nada mejor que hacer - contesto Amy lo cual significaba sí.

- No puedo dejar que mi hermana se vaya sola - repuso James y Lily contesto abrazando a su novio.

- Tengo que terminar mi trabajo de DCO - dijo Colagusano en voz baja.

- ¿Quieres ir? - le pregunte a mi novia besando el lóbulo de su oreja.

- Suena interesante - contesto con una leve sonrisa.

- ¿Y qué dices tú lunático? - pregunto James girando a verlo.

- Pues que si ustedes terminan con copas de más, alguien tendrá que cuidar a las chicas - casi me empiezo a reír ¿Quién le iba a creer que iba a cuidar a las chicas? Tal vez solo una, y por esa nuestras novias podían terminar mal.

[

















]

Eran casi las 8 y las chicas aun no terminaban de arreglarse o se habían quedado dormidas, que conociendo a nuestras chicas lo más probable era lo segundo, porque no eran de las que se tardaran años en arreglarse, además de que no les hacía falta.

Faltaban cinco minutos y ellas seguían sin bajar, estaba a punto de subir y ver qué pasaba, cuando escuche sus risas, como lo supuse las tres venían como siempre, pero aun así sabía que serían las más acosadas por los chicos.

Cuando la vi, entendí porque la amaba, su mirada avellana brillaba lo que jamás vi en los ojos de mis demás conquistas, su cabello era suave y sedoso, antes era un patito feo o al menos eso era para todo aquel que no veía detrás de su mirada, para mí siempre había sido un hermoso cisne y ahora todos lo veían. Algo que no me hacía mucha gracia, pero al ver su sonrisa que llenaba la habitación de luz, mi mente se puso en blanco.

- ¿Nos vamos? - me pregunto suavemente y tomando mi mano.

- Claro preciosa - susurre besando su nariz y tomando su mano.

Los seis salimos y caminamos hacia las cocinas donde estaba la sala común de Hufflepuff al llegar se escuchaba demasiado ruido, un chico rubio ojos miel y un poco bajo de estatura estaba como guardia en el marco de la sala común.

Sin hacernos ninguna pregunta se hizo a un lado, para que pudiéramos pasar, como lo supuse la sala estaba a reventar, James en cuanto llegamos busco la mesa donde estaban los bocadillos.

- ¿Me prestas a tu novio para un baile? - le pregunto Amy a Gab, mientras me tomaba del brazo.

- Pregúntaselo a él - contesto con una débil sonrisa - pero iré con Rem a bailar esa canción.

Después de eso desapareció con lunático por la multitud y Amy me tomo del brazo, no recordaba esa canción, pero la ojiazul parecía fascinada con ella.

- ¿No la recuerdas? - me pregunto, solo negué suavemente - fue la canción que Gab bailo contigo - comencé a escucharla.

- La de su cumpleaños - susurre, dejando que la música inundara mis oídos.

- Exacto - contesto con una débil sonrisa.

Solo sonreí y deje que mis pies se movieran, pensando en que era Gab la que en ese momento bailaba conmigo. Así pasaron como tres horas y no había rastro de Gab ni de lunático, parecía que se los había tragado la tierra.

La sala común no era muy grande para que dos personas se perdieran durante TRES HORAS, mi paciencia no era mucha y ahora menos que mi novia y mi amigo habían desaparecido, el resto de mis amigos parecían no haberlo notado, camine hacia el marco, para salir de la fiesta y ver si estaban en la sala común.

 

- Sirius - frente a mi estaba el idiota de mi amigo que había desaparecido con mi novia.

- ¿Dónde está Gabrielle? - pregunte secamente.

- Ven - fue lo único que dijo.

Después camino hacia la salida, yo lo seguí tratando de tranquilizarme, la música ya no se escuchaba, nos habíamos alejado bastante de la fiesta.

- Gab - llamo Remus, caminando hacia las escaleras e inclinándose - se le pasaron un poco las copas.

- ¿Un poco? - repetí observando como mi novia no podía ni mantenerse en pie.

- Sirius - se abalanzo sobre mí y comenzó a besar mi cuello - eres tan sexy.

- Trate de llevarla a dormir - trato de disculparse - pero dijo que no iría a ningún lado sin ti.

- Gracias lunático - susurre casi cargando a Gab - regresa a la fiesta y dile a los demás que nos vemos en la sala común.

Solo asintió y camino hacia el otro lado, mi castaña seguía besando mi cuello, y sus brazos trataban de que me inclinara para que me pudiera besar.

- Gab - llame suavemente - ¿puedes mantenerte quieta unos minutos?

- Si eso es lo que tú quieres - su voz se escuchaba un tanto aguda e hipeaba ligeramente - pero ¿sabes que Te Amo?

- Y yo a ti - conteste, di unos cuantos pasos, pero ella estuvo a punto de caer - te cargare.

- Lo que tú digas - me dio una débil pero hermosa sonrisa.

"Controla tus hormonas Sirius" me ordene, tomándola en brazos, pero ella no me facilitaba las cosas, con sus besos en mi cuello y la forma en que acariciaba mi cabello, no me creía muy capaz de resistir, pero no era buena idea que me aprovechara de su estado.

Por fin después de lo que a mí me pareció eterno llegamos a la sala común, debía subirla a su habitación, pero recordé a las cotillas de sus compañeras, si me veían llegar con ella en brazos, no iba a poder salir hasta que por lo menos les respondiera como era posible que hubiera logrado subir. Fue por eso que subí a la habitación de los chicos.

- Hazme el amor - me susurro besándome el lóbulo de mi oreja.

- Gab - mi voz se escucho un tanto ronca - no estás totalmente consciente, no eres tú la que habla sino el alcohol.

- Por favor - me suplico con su mirada de cachorro que nunca podía negarle nada.

- Preciosa - bese suavemente su frente - quiero que nuestra primera vez sea especial y sobre todo que estés consciente y lo disfrutes tanto como yo.

Me beso dulcemente, y yo la recosté en mi cama y la arrope como si de una niña pequeña se tratara, pensé en dormir en la cama de James, porque estaba casi seguro de que esa noche no iba a llegar, me incorpore para hacerlo, pero su mano me detuvo.

- Duerme conmigo - me pidió con una débil sonrisa.

- Pero solo dormir - repuse recostándome a su lado.

Solo sonrió y se acurruco en mis brazos, bese su cabello e hice mi abrazo un poco más fuerte, en poco tiempo me quede dormido con su olor a durazno golpeando mi nariz.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------esta vez no tarde tanto ^^ o al menos eso espero n.nU

 

la vdd no me gusto mucho el cap u.u pero mi inspiración a tomado vakciones de verano (las ke yo no pude T.T) y la vdd la idea ke espero se note en el cap me encantaba, pero no kedo como había imaginado T.T

otra cosa, al fic le keda como 5 caps mas, puede ser uno más o uno menos o dos más ^^ no lo se muy bien, pero no son más de 8 caps y un epilogo.

espero ke me dejen comentarios xq eso no les cuesta nada y hacen feliz a una "escritora" frustrada ^^

capitulo dedicado a:

Annie_Black

choganger

barbara_lovegood

snow white

_grace_lovegood_

Black Victoria

Rose bellatrix

wizgirl

Celtapotter

POV Gab

No podía creer que en verdad todos hubieran creído eso de la falta de memoria, tenía amigos que no eran muy inteligentes, pero aun así los adoraba. Mi cabeza dolía un poco, suponía que era parte del hechizo que Remus me había hecho la noche anterior, ahora estaba completamente segura de que Sirius me amaba.

Si ya sé, todos me lo habían dicho, pero la terquedad de un Swan es muy grande y necesita darse cuenta por uno mismo que todos dicen la verdad y yo lo había descubierto anoche cuando me dijo las cosas más hermosas que había escuchado.

Me giré para verlo dormir, se veía tan hermoso con su rostro totalmente pasible, quien lo viera así no creería que es un merodeador es como siempre soñé tener a Sirius Black para mí. A quien voy a engañar, desde que lo conocí me enamore de él, pero cuando comenzó a salir con chicas y a mí a tratarme mal a comparación de sus demás conquistas con las cuales era todo un caballero y a mí siempre se la pasaba diciéndome gusano, lombriz, fideo y no recuerdo que más apodos me puso; trate de odiarlo y aparentar ante todos que no lo soportaba, y más cuando comenzó a salir con la chica que siempre considere mi hermana.

Mi vida se volvió un infierno al verla besarla, abrazarla y todo lo que yo deseaba que hiciera conmigo, pero quien iba a preferirme teniendo a Amy Potter a lado, fue por eso que en vacaciones de verano para empezar mi quinto curso viaje a Nueva York con mi abuela paterna y me quite los lentes y los brackets, y también comencé a hacer ejercicio y a comer un poco más, para tener mejor cuerpo y así fue como llegue a Hogwarts, una nueva Gab, pero él no lo notó, y tuve un nuevo apodo ni siquiera recuerdo cual había sido.

Lo maldije por no notar que había cambiado para él, si aunque parezca patético deje de ser la chica menuda e insignificante para gustarle, de hecho hice que mis largas faldas del colegio que antes me llegaban a la pantorrilla me llegaran a arriba de la rodilla, pero simplemente no paso nada. Él único que sabía que había cambiado para Sirius Black me sonrió y me dijo que siempre había alguien mejor que Black para conquistar a la hermosa ardilla castaña como solía llamarme, no era un muy lindo apodo, pero al menos era de cariño.

En vacaciones de Navidad estando en mi casa decidí que si el Casanova Black no se daba cuenta de mi existencia alguien más si lo haría y ahí apareció mi primer novio Frederick un chico de Ravenclaw que era realmente lindo, pero algo sucedió que se alejo de mí de la noche a la mañana, el ratón de mi amigo me dijo que había sido por los merodeadores y supuse que había sido James o Remus, porque Peter hacer algo así era como si dijeras que Sirius Black me consideraba bonita.

 

Por fin estaba tratando de olvidarlo, ya ni siquiera notaba si Sirius Black me veía o no, porque él me había dicho Te Amo, como olvidar cuando sus labios rozaron los míos y sus ojos verdes se clavaron en los míos, mi mejor amigo me estaba diciendo que me amaba, pensé que estaba soñando y más siendo él, que al igual que Black era uno de lo más codiciados de Hogwarts.

"Pero no soy bonita" dije un tanto sorprendida, él acaricio mis mejillas y se inclino rozando sus labios con los míos "Puede que para todos seas el patito feo, pero para mí siempre serás el más hermoso cisne que pueda existir" como olvidar que me enamore de él y salimos sin que nadie lo supiera, si amaba a mi mejor amigo y estaba haciendo que olvidara a Sirius Black, pero después de pasar las vacaciones de verano para nuestro sexto curso juntos, las cosas no terminaron muy bien.

Regrese a Hogwarts con un corte que mi prima loca de Nueva York dijo que estaba de moda, y sin ni siquiera preguntarme me lo hizo. La segunda semana de haber regresado, desee hablar con él, pero ni siquiera me busco, con mi corazón destrozado regresaba al castillo y para mi desgracia mi maldita mochila se rompió, fue cuando Sirius Black por fin me noto, por fin supo que yo existía.

Y al ver sus ojos grises me perdí en ellos, a pesar de amar a mi mejor amigo, también lo amaba a él, aunque no hubiera hecho nada para merecer aquello, y lo demás ya lo saben o tal vez no muy bien, pero ahora estoy entre los brazos de Sirius Black, mi primer amor y creo que también el amor de mi vida.

Sus hermosos ojos grises se han abierto y me observan con un extraño brillo que detecto que es el mismo que yo tengo cuando lo veo, acaricio mi cabello con su mano, mientras su otro brazo lo coloco detrás de su cabeza.

- Buenos días preciosa - su voz aun en la mañana se escucha realmente sexy - ¿Qué tal dormiste?

- Bien - conteste recargándome en mi brazo para poder besarlo - ¿y tú?

- Perfectamente - repuso con esa sonrisa perruna que me desarmaba - y más contigo a mi lado.

Sonreí y bese su barbilla, pero él rodo sobre mí y apreso mis labios con los suyos, mis brazos rodearon su cuello para hacer más profundo el beso.

- Canuto - al escuchar aquella voz mi novio se separo de mí un tanto frustrado y saco la cabeza por entre las cortinas.

- ¿Qué pasa? - pregunto con cierta irritación.

- ¿Vas a bajar a desayunar? - James sonaba indiferente.

- Adelántense ya los alcanzo - repuso tratando de sonar tranquilo.

Escuche como la puerta de la habitación se abría y los pasos de los que supuse serían James, Peter y Remus salían de la habitación.

- Amy trajo un poco de ropa para Gab - susurro Remus - está sobre mi cama y por favor no tarden.

Después se escucho como la puerta se cerraba, Sirius soltó un leve suspiro y beso mi frente, sabía que no había pasado nada anoche, pero él creía que yo no lo sabía.

- A pesar de que estemos en la misma cama - susurro tomando mi mano, haciendo que me hincara en la cama - no paso nada entre nosotros anoche.

 

- Lo supuse - conteste con una débil sonrisa - porque si hubiera pasado algo, creo que la ropa hubiera estado de más.

- Si claro - se paso la mano por el cabello despeinándolo más, deje un casto beso en sus labios.

- Gracias - susurre - por dormir conmigo sin nada de sexo.

- Te Amo - respondió con una débil sonrisa - y esperare a que estés lista, pero sin alcohol encima.

- Eres encantador - murmure besando su mejilla - creo que comienzo a entender porque me enamore de ti.

- Mejor dúchate - repuso y sabía el porqué, no se creía capaz de estar mucho tiempo así.

- Ok - sonreí y me levante de la cama - pero iré a mi habitación, para que tú también te arregles.

Solo asintió y yo salí de la habitación, camine hacia la recamara de las chicas, me duche lo más rápido que pude ya que moría de hambre, me puse lo primero que encontré y después de que cepille mi cabello baje a la sala común, esperando que mi novio ya estuviera esperándome, pero lamentablemente mi novio tenía que ser Sirius Black, suspiré con resignación y me senté a esperar al Casanova.

- Hola - tenía al menos una semana que no hablaba con él - parece que tú plan funcionó.

- Gracias a ti - conteste con una media sonrisa - y además fue nuestro plan si no mal recuerdo.

- Pero la idea fue tuya - replico sentándose a mi lado - yo siempre como el buen amigo que soy te apoye.

- Eres mi mejor amigo ¿lo sabes?

- Si ardilla, siempre me lo estás diciendo - repuso jugando con mi cabello - pero yo no te he dicho que por fin me gusta alguien más.

- ¿Enserio? - pregunte entusiasmada - ¿Quién es?

- ¿Jamás dejaras de ser tan curiosa? - negué con la cabeza - solo porque eres mi mejor amiga - clave mi mirada en la de él - es una chica de Ravenclaw es muy inteligente, bonita y simpática.

- Dime como se llama - le espete.

- Siempre tan desesperada - se quejo con una media sonrisa - Rose.

- No - casi grite - Robert por favor dime que es una broma - le suplique y él simplemente negó - ella fue la que le dio esa extraña poción a Amy e hizo que terminara golp

- Eso fue mi idea - susurro con cierta culpabilidad - pero antes de que te enojes, tienes que saber que era para que esto tomara más vivacidad.

- No sé porque te pedí ayuda - replique mirándolo con irritación.

- Porque de tus amigos soy el único que no se lleva con Black - respondió con simplicidad - y el único que no lo apoyaba.

- Me estuviste hablando de lo arrepentido que se notaba por tres semanas - replique tratando de sonar tranquila - y de que todos merecemos una segunda oportunidad.

- Ok - aceptó con desgana - pero merecía la oportunidad.

- Gab - al escuchar aquella voz, se levanto de golpe y corrió hacia el marco de la puerta, ellos no se llevaban nada bien y menos después de todo lo que Robert le dijo a Sirius sobre mí, pero todo tenía una explicación - ¿hablabas con alguien?

- No - sonreí suavemente.

- ¿Segura? - arrugo un poco la nariz.

- Si - conteste levantándome y tomando su mano - ahora nos podemos ir, porque muero de hambre.

Pero antes de que saliéramos, una lechuza golpeteo la ventana de la sala común, Sirius se soltó de mi mano y camino a abrirle la ventana en cuanto estuvo abierta el ave se dirigió a mí, con sumo cuidado desate la carta.

 

Querida Gabrielle:

Hola pequeña, solo te envió la carta para saber cómo estás y saber que tan bien has tomado la noticia de tu hermano. Y también porque Helen desea pasar vacaciones de Pascua en la cabaña de tu abuelo y pensé porque no pasarlas también con mi princesita, James y Amy también pueden venir, de hecho para la princesita puedes invitar a quien quieras, pero deseo que vengas y pases vacaciones con tu padre y recuerda que Helen no acepta un NO por respuesta, así que te espero aquí el próximo 3 de abril.

Te ama papá

Richard Swan

Claro Helen quería verme para restregarme en la cara que mi padre iba a tener otra nenita que ocuparía mi lugar, suspiré tratando de alejar cualquier pensamiento homicida en contra de la esposa de mi padre y sin ser consciente arrugue la hoja que tenía en mi mano.

- ¿Tan malo es? - la voz de Sirius hizo que saliera de mis pensamientos.

- Solo es una invitación de mi padre para que pase vacaciones de pascua con él y Helen - conteste con una falsa sonrisa.

Le extendí la carta arrugada y él la leyó demasiado rápido, en cuanto termino levanto su mirada y me sonrió dulcemente y acaricio mis mejillas.

- Iré contigo - susurro besando mi frente.

- Gracias - conteste con una débil sonrisa - contigo será más fácil soportar a Helen.

POV Sirius

Me incline a besarla, era lo que ella necesitaba, tener a alguien que la ayudara a enfrentar a Helen y yo iba a estar con ella en eso y más, la tome de la mano y la guie al Gran Comedor, donde a un seguían comiendo el resto de nuestros amigos, nos sentamos para desayunar.

- Chicos - llamo mi novia con una débil sonrisa, todos giraron a verla - mi padre me ha pedido que pase vacaciones con él y siendo ustedes mis amigos no me dejarán morir sola con Helen.

- ¿En donde serán las vacaciones? - pregunto James tranquilamente.

- En la cabaña de mi abuelo.

- Cuenta conmigo - respondió de inmediato - tiene años que no voy a ese lugar.

- No te puedo dejar sola con esa bruja - repuso Amy con una media sonrisa.

- ¿No puedo decir que no o sí? - comento Remus tratando de sonar irritado, mi castaña movió la cabeza negativamente - entonces qué más da.

- Lil - la pelirroja soltó un leve suspiro.

- Ya conoces la respuesta.

- Son los mejores amigos - dijo con una enorme sonrisa.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

cinco dias en actualiar, nuevo record ^^

bueno espero ke es guste el cap y si no es asi diganmelo y tratare de mejorarlo

y bueno ya sé ke odian a Robert, pero espero ke en los proximos dos caps kede aclarado n.n y no se si ya dije ke solo faltan menos de ocho caps y el epilogo

capitulo dedicado:

lili_alice_wolfe

Annie_Black

Black Victoria

barbara_lovegood

Gabriela Black

 

wizgirl

Na-12Black

bueno un comentario me dio la idea sobre Bellatrix y Sirius como pareja, de vdd jamás los pense juntos, pero leí un fic de la misma ke me pido el fic (https://www.potterfics.com/historias/36258/) y bueno en sí no es de la pareja sino de Bella y me hizo ver ke tenía un lado bueno ke pensé como se comportaría la mortifaga con una hija y bueno ya no les digo más, se llama "¿Por que ser una Black es tan dificil?"

no es exactamente de la pareja sino de su hija y bueno se ke la mayoria odia a Bellatrix ^^ pero si le dan una oportunidad aki esta el link https://www.potterfics.com/historias/36861

POV Remus

¿Por qué Gabrielle tiene que levantarme a mí? Teniendo tantos amigos y el perjudicado siempre soy yo, pero claro tenías que ser el mejor amigo de una castaña no muy cuerda, llegue al lugar que Gab me había dicho, el aula de transformaciones, eran las 6 de la mañana y en cinco horas estaríamos tomando el tren para ir de vacaciones con su padre y el camino no era corto. Pero me había dicho que tenía que decirme algo importante, en el aula no había nadie, me dejé caer en una de las bancas esperando que Gab no tardara mucho en llegar.

Mis ojos se sentían pesados, se comenzaban a cerrar cuando escuche como la puerta se abría, trate de enfocar quien estaba ahí y vi que era el idiota de Robert, me levante de un brinco.

- ¿Qué haces aquí? - pregunte con irritación.

- Rem - detrás de él estaba Gab, mis ojos se abren debido a la sorpresa - antes de que digas algo te presento a Robert

- Ya lo conozco - le espete, ¿su memoria estaba volviendo a fallar?

- Mi mejor amigo - al escuchar aquello mi boca se abrió debido a la sorpresa - al igual que tú.

- ¿Estás loca? - esto debía ser una broma y una de muy mal gusto.

- No lo creo - su sonrisa demostraba cierta culpabilidad - antes de que grites o me reproches algo, tienes que saber que Robert es mi amigo desde que entramos a Hogwarts.

- ¿Es broma? - ella negó - ¿Por qué jamás supe nada?

- Black no me soporta desde que entramos y si ella te decía que era mi amiga, tú podrías pensar mal de ella o alejarte y Gab no deseaba eso - contesto Robert tranquilamente.

- Rem muchas veces quise decirte - comento Gab un tanto nerviosa - pero siempre que sacaba el tema de Robert tú decías algo malo en su contra y yo los quiero mucho a ambos y no deseaba separarme de ninguno.

- Quería llevarte a la cama - no podía creer que lo considerara su amigo cuando él había dicho que la iba a tener en sus manos.

- Eso era solo para picar a Black - respondió serenamente Robert - supe lo de su apuesta y quise matar al idiota de Sirius y también a Potter y a ti, por apostar con algo tan importante como es Gabrielle para mí.

- Rob me dijo todo lo que planeaban hacer, me dijo que no debía confiar en Sirius - susurro Gab - pero siempre me ha gustado y pensé que él solo lo hacía por miedo a que terminara lastimándome como a las demás, por eso decidí aceptar el reto de Amy, para que creyera que solo lo hacía por eso, pero desde que sus ojos grises me observaron en el tren, quede rendida ante él.

- ¿Siempre te ha gustado? - ok esto comenzaba a preocuparme, eso quería decir que no la conocía tan bien como pensaba - pero siempre peleabas con él.

 

- No querías que le estuviera sonriendo, cuando me llamaba gusano, fideo, lombriz, avestruz y cuantos más apodos se le venían a la mente - tenía razón, Sirius se la pasaba molestándola con todo tipo de sobrenombres - estaba enamorada, pero aun tenía orgullo y no iba a dejar que lo pisotearan, esa fue la razón de porque le pinte el cabello rosa, le puse picapica a su ropa interior o de todas las demás estupideces que hice.

- ¿Tus cambios fueron por él? - pregunte en voz baja.

- Si - contesto suavemente - comencé a verme mejor, tratando de llamar su atención, pero él simplemente no lo hacía, hasta que la tarada de mi prima me hizo según ella el corte de moda.

- ¿Amy sabía que a ti te gustaba?

- Tenía sospechas - susurro - pero jamás le afirme nada, fue por eso que en nuestro tercer curso me dijo que le gustaba Sirius y que si no me molestaba que saliera con él.

- Por eso llorabas - ahora todo tomaba sentido - no era porque tus padres se divorciaran.

- Si me dolió que mis padres se separaran - arrugo la nariz a forma de disgusto - pero si no hubiera pasado lo de Sirius y Amy creo que no habría llorado, al igual que si mis padres no se hubieran separado, pero en ese año las dos cosas se juntaron y me dejaron más sensible de lo que yo deseaba.

- Matare a Sirius - murmure apretando los puños, había hecho sufrir más de lo que esperaba a mi pequeña castaña - jamás se dio cuenta de la hermosa chica que tenía enfrente.

- Exacto - concordó conmigo Robert - todos los días le decía lo mismo que ella era hermosa y Black no la merecía.

- Era un patito feo - repuso con una débil sonrisa - nadie se fijaba en mí.

- No lo eras - dijimos los dos al unísono.

- Que esos idiotas estuvieran ciegos no era tu culpa - comente un poco más tranquilo - siempre fuiste hermosa.

- Y linda - corroboró Robert.

- Bueno eso ya no importa, ya que estoy siendo completamente sincera contigo, tengo que decirte una cosa más.

- Soy todo oídos - comente pasivamente.

[



















]

POV Sirius

Ya solo faltaban Remus y Gab para subir al tren, ¿Dónde demonios se habían metido? No los había visto en el desayuno ni en la sala común, pasaban más tiempo desaparecidos que con nosotros. Por fin después de un largo rato, los dos decidían aparecer.

- ¿Dónde demonios estaban? - pregunte un tanto irritado.

- Que te importa - contesto lunático que parecía enojado, pero él era el que había desaparecido con mi novia y después mandándome una mirada asesina entro al tren.

- ¿Qué le pasa?

- No lo sé - repuso mi novia con una débil sonrisa y ella también entró al tren.

Este mundo estaba loco, quien debía estar enojado era yo y sin embargo lunático parecía furioso. El camino hacia la estación fue bastante tenso, bueno para los cuatro que prestábamos atención o mejor dicho tres, ya que Lily y Cornamenta venían haciéndose cariñitos y no se daban cuenta de lo que pasaba frente a sus narices. Lunático mantenía su vista fija en la ventana, mientras Amy lo observaba preocupada, en cambio Gab lo veía con cierta culpabilidad.

 

Me estaba volviendo loco al no entender que era lo que estaba pasando, mi cerebro trabajaba demasiado rápido tratando de entender la actitud de Remus, pero simplemente no llegaba. En cuanto llegamos a la estación fue el primero en bajar, Gab giro a verme y entendí lo que había en su mirada, así que la abrace y le bese la frente.

- No sé que haya pasado, pero sé que todo estará bien - repuse con una débil sonrisa - y ahora sonríe, porque si mi suegro te ve así te preguntara el porque.

- Gracias - susurro besando mi barbilla.

Solo sonreí y bajamos del tren, Gab se soltó de mi agarre y corrió hacia un hombre como de unos 38 años, cabello castaño y quebrado y los mismos ojos de Gab, el hombre la recibió con un enorme abrazo. El señor Swan se veía feliz de tener a su hija de nuevo en sus brazos, ya que al menos tenía un año y medio que no se veían.

Después de que nos saludara a todos, nos guió a un coche que estaba fuera de la estación, donde se encontraba una mujer de cabello negro y ojos aceitunados, como de unos 30 años, la conocía perfecto y como olvidarla si había ido a la fiesta de cumpleaños de Gab a sacar a su "marido".

- Hola Helen - saludo Gab amablemente - estas gorda, pero supongo debe ser el embarazo, aunque mamá solo le creció el vientre, pero no todas las mujeres son iguales, tú pareces un globo.

Todos tratamos de no reír, el señor Swan estaba tan entretenido acomodando los baúles en la cajuela del auto que no había escuchado, la mujer solo le mando una marida asesina, a lo que ella le respondió con una sonrisa inocente.

El viaje hacia la cabaña fue un tanto cansado, no entendía porque no había sido con un traslador o por la chimenea, pero en cuanto vi los rostros de James, Amy y Gab entendí la razón, los tres veían emocionados el paisaje.

Por fin, después de lo que a mí me parecieron años, habíamos llegado, la cabaña era bastante grande, pero estábamos en medio de la nada, entendieron la NADA, solo estaba la cabaña y no había otra casa al menos en un radio de diez kilómetros.

- La habitación de las chicas es la que está al fondo del pasillo y la de los chicos esta justo enfrente de la de ellas - repuso el señor Swan que bajaba los baúles.

- Vamos - dijo Amy emocionada y las otras dos la siguieron.

- ¿Y sus cosas? - pregunto James, pero ya había sido demasiado tarde las tres ya habían entrado a la cabaña.

- Tendrán que subirlas ustedes - comento el señor Swan con una media sonrisa.

- Se aprovechan de nuestra nobleza - susurro James con irritación.

- Mujeres - murmure tomando mi baúl y el de Gab.

- No se quejen - nos espeto Remus - siempre han presumido de su súper condición, ahora es momento de que lo demuestren.

James le mando una mirada asesina, él sonrió y entro con los dos baúles como si no fueran nada, eso dio en mi orgullo, tome ambos baúles, pero ¡Por Dios! ¿Qué demonios llevaba Gabrielle en su baúl? Estaba seguro de que su baúl pesaba más que los tres juntos, llegue a las escaleras con mi respiración entrecortada, me detuve y vi que James estaba en las mismas condiciones, él se recargo en la pared y yo en el barandal, ¿Por qué nuestras novias no cargaban menos cosas como Amy? Porque esa era la razón de que Remus hubiera entrado como si nada.

- Traigan eso acá - nos espeto Remus que bajaba las escaleras como si nada y tomo los baúles de las chicas - como es posible que jueguen quidditch y no puedan con dos simples baúles - repuso subiendo ambos como si no pesarán.

 

- ¿Qué demonios es lo que comes? - le espeto James - seguro has hecho una poción.

- No digas tonterías - replico Remus al final de la escalera.

- Debes tomar algo - dijo irritado, lunático sin hacerle caso camino hacia la habitación - no me dejes hablando solo, y dime qué demonios tomas.

- Cornamenta - llame, al ver que iba a la mitad de la escalera.

- ¿Qué quieres?

- Que yo no pienso subir tú baúl - conteste con simpleza y comencé a subir con el mío - lunático dime qué fue lo que tomaste - grite subiendo las escaleras - yo no quiero ser igual de débil que Cornamenta.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

bueno creo ke solo kedan cuatro caps y el epilogo, pero como siempre me llegaron dos finales ke pienso poner ambos ^^

espero ke les guste el cap y dejen comentarios

capitulo dedicado a:

barbara_lovegood

Annie_Black

snow white

Black Victoria

Rose bellatrix (y contestando a tu comentario de mi otro fic, claro ke puedes promocionarme con tus amigos y tambien me gustaría ke me dieras el link de lo ke dijo Rowling de los merodeadores ^^)

_grace_lovegood_

andrea black

Na-12Black

Brisa

Celtapotter

POV Gab

Tenía que decirles todo esa tarde, Remus me lo había ordenado. Tenía pensado decírselo primero a mis amigos y al final a Sirius, y para eso Rem tenía que distraer a Sir por un rato, no tenía la menor idea de cómo lo iban a tomar.

- El desayuno está listo - grito mi padre desde la cocina.

Deje el cepillo en el tocador y vi que mi reflejo sonreía fue en ese momento supe que mis nervios estaban controlados y que al menos podría desayunar tranquila o al menos eso esperaba. Cuando llegue al comedor el único lugar que quedaba libre era junto a Helen.

Maldita la hora en que me había tardado al bajar a desayunar, vi que una sonrisa casi imperceptible aparecía en su frío rostro, me odiaba por ser hija de la mujer del amor de la vida de mi padre, porque aunque lo duden, mi madre fue el amor de la vida de papá, pero el amor se tiene que alimentar y fue ahí donde falló papá y dejo que la costumbre entrara a sus vidas y mamá comenzará a tomar como su compañera la soledad y ahí termino su matrimonio, porque Lyssandra termino queriendo más a la soledad que a Richard y cuando él trato de arreglar el problema había sido tarde, ya que los dos eran completos extraños y a parte de nosotros ya no tenían nada en común.

Fue ahí cuando apareció Helen que era nueva en el Ministerio y termino envolviendo a papá en un momento de depresión y fue por eso que terminaron juntos y próximamente padres. Desde que la conocí jamás me cayó bien, pero tenía que llevarme con ella porque era la nueva esposa de mi padre.

 

Pero después de mi fiesta de cumpleaños número 15 y ella llego con su desplante de grandeza por ser la esposa de mi padre, fue el día más horrible de mi vida, desde ese día supe que esa mujer me odiaba y yo no iba a hacer nada para que cambiara de opinión, mejor dicho fomente más su odio.

Escuche murmuraciones, pero no le hice el menor caso, ya que sabía que lo que deseaba era hacerme quedar mal delante de mi padre y no lo iba a lograr, después de un desayuno que me pareció eterno.

James fue el que decidió dar un paseo por el bosque, sabía a donde nos iba a llevar, ya que ese lugar era el favorito de los tres, estaba decidida a decirle a todos lo ocurrido y luego hablaría con Sirius en privado, pero primero la verdad a todos.

Pronto llegamos a un pequeño río que siempre me ha llenado de paz desde que tenía memoria, escuche a James decirle algo a Lily y vi a Remus y Amy hablar cerca de un enorme roble, Sirius tomo mi mano y supe que deseaba pasar el resto de mi vida a su lado, porque lo amaba más que a nada en este mundo.

- ¿Pasa algo? - pregunto entrelazando sus manos con las mías.

- Necesito decirles algo - conteste obteniendo la atención de todos.

- Adelante - repuso Remus, que de los presentes era el único que sabía lo que diría.

La mano de Sirius apretó más fuerte la mía, dándome un poco de valor que había perdido al ver el rostro de mis amigos, trague dificultosamente el nudo de mi garganta.

- Primero recuerdo todo - todos sonrieron felices, excepto Sirius que bajo la mirada - mejor dicho jamás olvide nada.

- ¿Qué? - dijeron Lily y Amy al unísono.

- Vamos esto no es una de esas películas o novelas muggles en donde por un accidente la protagonista pierde la memoria - comente tranquilamente - de verdad sigo sin creer que hayan creído que había perdido la memoria.

- Temí porque jamás nos fueras a recordar - me reprocho Lily - y resulta que todo este tiempo has estado mintiendo.

- Ustedes me obligaron a hacerlo - solté la mano de Sirius.

- ¿Nosotros? - Amy estaba furiosa.

- Los escuche hablar de su plan de borrarme a Sirius - conteste con indiferencia - y vi que Lily leía un libro sobre ese hechizo, un día en la biblioteca lo leí y vi que no funcionaba, así que pensé pagarles con la misma moneda, quite esa parte del libro, le hice creer que funcionaba.

<< Los estuve vigilando durante una semana, pensando en que cambiarían de opinión, pero no lo hicieron, el hechizo en sí era para dormir, antes de que ustedes llegaran entro un amigo y me explico que ustedes creían que si me habían hecho el hechizo, así que la primera parte del plan estaba completa, y la segunda que corría por mi cuenta era hacerles creer a ustedes que los había olvidado.

- ¿Cómo es posible que ambos jugaran con nosotros? - pregunto James con el entrecejo fruncido observándonos a Remus y a mí.

- Remus también creyó lo de la amnesia, el amigo que me ayudo en todo esto, es un amigo que ustedes odian, pero eso ahora no importa - repuse observando a cada uno con firmeza - y antes de que se enojen, la que debería estar enojada soy yo - las miradas de James, Lily y Amy me miraban como si estuviera loca, no entendían porque yo debía estar enojada - pensaban quitarme una parte de mi vida. Pensaban quitarme como conocí a Sirius, todo lo que viví con él, eso no me parece justo, porque no importa cuanto sufrimiento hubiera en lo que me iban a borrar, es parte de mí.

 

- No deseabas verlo - se defendió James.

- Me conoces - dije exasperada - sabías que tarde o temprano iba a terminar escuchando sus explicaciones, pero prefirieron ir por el camino fácil y en verdad pensé que tú - observe a Sirius - no los ibas a dejar, se supone que me amabas y cuando una persona ama desea el bienestar de la persona.

- Soy egoísta - susurro tomando mi mano - no pensé en lo que iba a pesar si te borraban lo que yo había sido en tu vida, deseaba que conocieras al nuevo Sirius.

- Seguiste siendo el mismo - comente pasivamente - solo que ahora no te acostaste con ninguna, mientras estuviste conmigo y aprendiste a respetar mis decisiones.

- ¿Quién te ayudo? - pregunto Amy - no recuerdo que tuvieras tan buenos amigos para que te ayudaran con algo así que no fuéramos nosotros.

- Eso es una larga historia - dije en voz baja.

- Tenemos mucho tiempo - repuso Lily que se sentó en el suelo - además ya que sabemos que mentiste sobre tu amnesia y tú supiste nuestro plan, creo que ya no debe haber más secretos.

- Ok - suspire y me senté en un pequeño tronco que estaba frente a mis amigos - el primer día que llegue a Hogwarts, mejor dicho en el tren.

Flash Back

Tomé mi baúl, después de que el ojigris me hubiera llamado la "nenita de mamá" y junto con Amy buscamos a James, que se suponía había ido a buscar un compartimiento para los tres, mi amiga deslizo la puerta del quinto compartimiento, entro y cuando yo iba a ser lo mismo.

- Está lleno - exclamo aquella voz y sus ojos grises de nuevo me observaron con esa frialdad -así que ve a buscar otro compartimiento.

- Con tu enorme trasero cualquier lugar se llena - le espeto un chico a mi espalda, que tenía los ojos verdes, cabello rubio y la misma estatura que el ojigris.

- Nadie está hablando contigo - replico molesto - y ahora gusano ve a buscar otro compartimiento.

- Y-yo m-mis a-a-amigos - maldito tartamudeo.

- A parte de tartamudear, ¿no tienes cerebro? - dijo fastidiado - te he dicho que ya no hay lugar.

- A una niña se le respeta - exclamo enojado el chico de ojos verdes.

- Yo no veo a ninguna niña aquí - y una sonrisa ladina apareció cuando su mirada se clavo en la mía - solo veo a un gusano con lentes y a un imbécil - después de decir eso cerró la puerta.

- Maldito - susurro apretando los puños.

- G-gracias - repuse en voz baja - p-por de-defenderme.

- Soy Robert - me dedico una sonrisa amable.

- Ga-Gabrielle - y respondí su sonrisa pero la mía fue tímida como yo - pe-pero m-mis a-a-amigos me di-dicen Gab.

- ¿Te parece si compartimos compartimento? - pregunto tomando mi baúl, solo asentí levemente.

Fin Flash Back

- Eres un imbécil - le espeto James golpeando a Sirius - ¿Por qué jamás supe que esté te había tratado así?

- Cuando bajamos del tren, tú reías con él y pensé que para que arruinar tu nuevo amigo por mis debilidades - conteste con simpleza - después de eso Robert se volvió mi mejor amigo, junto con Remus claro, pero había un problema Sirius lo odiaba, porque siempre que me molestaba quien me defendía era Robert y como el ojigris engreído pertenecía - al ver la mirada asesina de mi novio - quise decir Sirius pertenecía a los merodeadores, el resto sin conocerlo comenzó a odiarlo y por miedo a perder a James, Remus y a Robert, decidí mantener mi amistad en secreto con él.

 

- ¿Pero quería llevarte a la cama? - replico Amy, que siempre defendería a Sirius, lo consideraba un hermano más.

- Claro que no - conteste con la nariz arrugada - se lo dijo para confirmar si me amaba y como lo descubrió, comenzó a molestarlo con eso, reía mucho después de enfurecerlo.

- ¿Te reías a mi espalda? - pregunto con una ceja levantada Sirius.

- Después de que descubrí tu apuesta lo menos que hacía era reír - replique secamente.

- Gab - se escucho a lo lejos.

- Me esperan un momento - susurre.

Me levante y camine hacia la voz que como supuse pertenecía a Robert, lo abrace y él respondió mi abrazo, después de eso le tome la mano y lo guié al resto de mis amigos, Sirius bufo molesto y Amy le mando una mirada asesina.

- Antes que nada quiero pedirte una disculpa Black - y después sin previo aviso le dio un puñetazo que hizo que mi novio comenzara a sangrar.

- SIRIUS - gritamos al unísono Amy y yo.

- Ahora si estamos a mano - una media sonrisa apareció en su rostro.

- Imbécil - le espeto Sirius que se iba a abalanzar sobre él, pero ahora fue Remus el que le dio otro puñetazo.

- Te mereces muchos más, pero le prometí a Gab que solo sería uno - su voz sonaba irritada.

- ¿Alguien más me va a golpear? - pregunto con sarcasmo y fue mala idea.

Porque James le dio otro puñetazo y Lily a pesar de ser más pequeña que yo, también le dio otro y con mayor fuerza que los otros.

- Basta - ordene al ver que James le iba dar otro.

- ¿Qué demonios les pasa? - replico molesta Amy y observándonos a todos con irritación y luego vio las heridas de Sirius - es su amigo, no pueden golpearlo.

- ¿Escuchaste? - le espeto James - trato a mi hermanita como basura.

- Lo merezco - repuso Sirius clavando su mirada en la mía - y merezco al menos 10 tuyos.

- Tu cabello rosa, los polvos picapica, el secuestro de tu escoba en el partido, tu trabajo de Transformaciones perdida, que tu poción de sueño haya hecho explosión y sobre todo que cayeras de la escoba y estuvieras en la enfermería son unas de las tantas cosas con las que me cobre - dije tranquilamente.

- Soy un imbécil - susurro, sus ojos grises me hipnotizaban y podían pasar más cosas a mi alrededor y yo no las vería por sus ojos - cuando te vi en el tren, te vi tan inocente que pensé que te iban a despedazar en el Colegio, fue por eso que te puse apodos, te molestaba y te insultaba; pero si te diste cuenta solo yo lo hacía.

- ¿Qué quieres decir? - eso era cierto, solo él me molestaba, ni siquiera los de Slytherin, ellos ya fueron cuando defendí a Lily.

- Eras mi gatito - repuso caminando hacia mí y dejando ver sus golpes recién hechos - todos te vieron como un gatito callejero, pero para mí eras hermosa más que cualquiera de mis conquistas, pero eras intocable, yo solo te daba carácter, pero no iba a dejar que otra persona te molestara siempre hubo amenazas a cualquiera que se quisiera meter contigo - sonrió débilmente -cuando pintaste mi cabello de rosa en vez de enojarme sonreí en el baño y supe que ya había hecho mi trabajo, pero en vez de dejarte seguí molestándote, porque era una forma de estar en tu mundo.

 

<

- Sirius - susurre sintiendo el nudo en la garganta y las lágrimas bajar por mis mejillas - es lo más tierno que alguien me ha dicho.

- ¿Con que clase de patanes has salido? - pero no conteste solo me abalance sobre él y lo bese.

- Te Amo - susurre al separarnos.

- Y yo a ti gatito - reí por lo bajo - ¿Qué es lo gracioso?

- Que soy un gatito y salgo con un enorme perro.

- Tengo que decir que no me gustan los gatos, pero cuando te vi, no pude pensar en otra cosa que no fuera en un tierno y lindo gatito y bueno desde ese día solo he querido un gato y has sido tú.

- Estoy lista - él me miro sin entender - y no estoy ebria, así que estoy lista para ser tuya.

- Todo a su tiempo preciosa, todo a su tiempo - y me beso tiernamente.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

espero ke les guste ^^

ya solo faltan tres o dos caps (maldita indesición de la escritora ¬¬)

bueno como dije tengo dos finales que espero les gusten.

Capitulo dedicado a:

Annie_Black

barbara_lovegood

celes

mariel_prh

X_Mary_Cullen_xD_X

Black Victoria

snow white

_grace_lovegood_

Na-12Black

POV Remus

Después de que Gab me contara ese día en el tren, desee matar a Sirius, pero ahora, sabía que a pesar de todo lo amaba y él a ella, así que esperaba que todo se solucionará, porque a ambos los quería y los dos eran mis amigos y no deseaba que ninguno terminara sufriendo.

- ¿Entonces tú eres amigo de Gab? - pregunto James dudoso.

- Así es - contesto Robert tranquilamente.

- Entonces considera a los merodeadores tus amigos - extendiendo su mano con una media sonrisa.

- Gracias - repuso estrechando la mano de James.

- Bienvenido a la familia - dijo Lily sonriéndole amablemente - puedes contar con nosotros para lo que necesites.

Robert hizo un movimiento con la cabeza en forma de agradecimiento, Amy parecía distante del grupo, pero sabía la razón le disgustaba el nuevo miembro, me recargue en un árbol a esperar que Gab y Sirius regresaran y cerré los ojos tratando de no pensar en nada más.

- ¿Crees que Robert sea un buen amigo?

- Si Gab lo eligió como amigo, estoy seguro de que podemos confiar en él ciegamente - conteste abriendo mis ojos y encontrándome los azules de Amy.

- Quiero mucho a Gab, pero a pesar de eso no puedo evitar sentir celos de ella contigo - bajo la mirada ante aquella confesión - tal vez pienses que soy una niña insegura y caprichosa, pero Te Amo y no puedo evitar sentir eso.

- Amy Potter - susurre abrazándola - solo quiero que algo te quede claro, Gab es mi hermanita y jamás habrá nada entre ella y yo, porque para mí solo existes tú, como para ella solo existe Sirius.

 

Bese su frente y ella solo sonrió escondiendo su rostro en mi pecho, parecía que esto volvía a la normalidad.

- Sirius bájame - escuche la voz de Gab, así que nos separamos y caminamos hacia donde se escuchaba.

- No puedes caminar - repuso Sirius.

- Claro que puedo - le espeto Gab - ahora bájame.

- Si lo hago, lo único que podrás hacer será arrastrarte - contesto tranquilamente - no me golpees o los dos terminaremos en el suelo.

- Pues bájame - Gab era tan necia que podía llegar a hartar a la persona con más paciencia y Sirius no era muy paciente.

- Muy bien - la voz de Sirius se escucho ronca - si quieres lastimarte más el tobillo es tu problema.

Se escucho un pequeño gemido de dolor, los cinco casi corrimos hacía el lugar que estaba oculto por árboles.

- Te lo dije - replico Sirius suavemente.

Cuando por fin los encontramos, Sirius revisaba el tobillo de Gab que parecía tener una naranja dentro, estaba sumamente hinchado.

- No lo aprietes mucho - susurro Gab que había puesto su mano en el brazo de Sirius.

- Es mejor que te lleve con tu padre - repuso tomándola suavemente en brazos - ese tobillo cada vez se ve peor.

- ¿Qué paso? - pregunto James.

- B-bueno y
yo - esto del tartamudeo y el sonrojo hizo que James pensara lo peor.

- ¿QUE LE HICISTE? - grito James, que estaba fuera de sí - O MEJOR DICHO QUE LE IBAS A HACER.

- Nada de lo que te estás imaginando - contesto Sirius tranquilamente - veníamos hacía acá y bueno estábamos jugando - el sonrojo de Gab aumento - y cuando venía brincando cayó mal y el tobillo le quedo así.

- ¿Te duele mucho? - pregunto Lily.

- No ha dejado de quejarse desde que se cayo - contesto Sirius con una débil sonrisa.

- Eres un mentiroso Black - le espeto Gab con una mirada de reproche.

- Ok solo se queja cuando está en el suelo - rectifico comenzando a caminar con ella en brazos - y ahora si nos permiten, tenemos que llegar a casa, porque no es tan ligera como parece.

- Bájame Black - replico Gab pataleando.

- Deja de moverte - le advirtió Sirius.

- Pues bájame imbécil - Canuto soltó un suspiro.

- ¿Ahora que dije? - pregunto cansado.

- Eres idiota - susurraron Lily y Amy al unísono.

- Olvídalo - dijo secamente Gab - solo bájame.

- No puedes caminar - le recordó.

- Si tanto te canso prefiero que me lleve Remus o Robert - lo estaba picando y lo vi en su casi invisible sonrisa.

Ni siquiera contestó, la puso en el suelo y con una mirada seca observo a Robert y luego enseguida a mí, vi que le susurro algo y ella lo miro aun más furiosa que antes.

- Remus - me llamo con la furia contenida en su voz - ¿me puedes llevar a la cabaña?

- Claro - conteste y me acerque a ella.

- Nosotros nos adelantamos para informarle al señor Swan - comento Lily.

Tanto James, Robert y Amy la siguieron, dejándonos solo a nosotros tres, Sirius la mantenía tomada de la cintura, esto de que su carácter fuera similar no era nada bueno.

- Camina - le ordeno y sin previo aviso la jalo recibiendo un gemido de respuesta.

- Sirius - le reproche al ver que la había lastimado.

- Adelántate lunático - repuso Sirius que al igual que Gab estaba enojado y no sería bueno dejarlos solos - Swan y yo llegaremos un poco más tarde.

 

- No puede caminar - le espete, al ver como Gab mantenía los ojos cerrados para no llorar ni gritar - si la llevas hasta la cabaña así, además de que tardarán al menos una hora, se lastimara más el tobillo.

- Nadie pidió tú opinión - replico y siguió arrastrando a mi castaña amiga que ahora si bajaban las lágrimas por sus mejillas - ahora Swan querías caminar, así que no te quejes.

- Su tobillo empeorara si camina - repetí, a pesar de que Sirius llevaba casi todo su peso, el tobillo seguía tocando el suelo haciendo que el dolor para Gab fuera mayor.

- ¿Te duele al caminar? - le pregunto con irritación.

- Si, idiota - contesto Gab con un hilo de voz.

- Muy bien - susurro y siguió caminando.

- Si no la vas a cargar, entonces deja que yo lo haga - repuse parándome frente a él.

- Quítate Lunático - me espeto.

- Yo la llevo - dije tercamente.

- No hace falta, ella quiere caminar - camino hacia la derecha para pasar.

- ¡Aghh! - gruño Gab y ambos giramos a verla.

- Sangre - susurre y Sirius entró en pánico.

- Gab preciosa - la levanto en brazos, con la angustia reflejada en su rostro - yo

- tartamudeo - lo siento - dijo al fin.

- Arde - susurro y escondió su rostro en el pecho de Sirius - y duele más.

- Se cortó - comente y vi que un poco más arriba del tobillo salía sangre.

- Bonita en verdad lo siento - decía una y otra vez, mientras caminábamos hacía la cabaña.

Ella solo gruño y Sirius camino más rápido, aunque con el peso de Gab no era muy rápido. Por fin después de cómo veinte minutos llegamos a la cabaña, el padre de Gab ya nos esperaba en la puerta.

- ¿Cómo estás princesa? - pregunto su padre, quitándosela a Sirius.

- Me duele - susurro.

- Si lo sé - repuso el señor Swan y entró con su hija a la cabaña.

- Siempre la lastimo - murmuro Sirius recargándose en la puerta de la cabaña.

- Fue un accidente - comente tranquilamente - aunque deberías tratar de controlar tu mal carácter.

Ni siquiera me miro, solo se levanto y camino hacia atrás de la cabaña, supuse que necesitaría tiempo solo, así que entre y camine hacia la sala, donde se encontraba el resto, parecía que esto sería un día un tanto largo y más para Sirius y Gab.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

se supone ke este seria un cap largo u.u pero como mi inspiracion esta x los suelos, no kise hacerlos esperar mas de lo ke ya lo había hecho, así ke pido un millon de disculpas x la tardanza y el mal cap.

pero sean buenos conmigo y mas hoy ke es mi cumpleaños y dejen un comentario como regalo ^^

capitulo dedicado a:

Brisa

snow white

Black Victoria

Na-12Black

_grace_lovegood_

mariel_prh

celes

 

wizgirl

lunatikroh

Annie_Black

Celtapotter

De nuevo vengo con mis Justificaciones ^^Upero en verdad no tengo imaginación y buenoya prometo ke antes de Navidad, este ficestara terminado, xq con mi poca imaginaciónsolo le keda un cap mas o 2, todo dependera demi inspiración, de nuevo les pido miles de disculpasy bueno si kieren pasarse x mis otros fics
De Nuevo mil disculpas, pero prometo ke pronto actualizare

- ¿Estás bien? - pregunte cuando tiro elvaso de jugo de Ithan.

- Si - susurro.

Nodije nada, pero la verdad era que desde que nuestro hijo había nacido, noestaba bien, pero en esos últimos meses, apenas si convivía con nosotros, seiba más temprano de lo necesario al trabajo y regresaba muy noche.

Mivida había cambiado mucho, después del viaje a la cabaña de mi abuelo, Sirius yyo habíamos decidido que saliendo de Hogwarts nos iríamos a vivir juntos y esohicimos, pero una mala cuenta y bueno Ithan llego a nuestras vidas.

Siriusdesde ese momento comenzó a cambiar conmigo, pero imagine que era por lo quenos esperaba con un bebé siendo aun muyjóvenes, creí que cuando Ithan naciera todo iba a ser como antes, pero estabatan equivocada; el Sirius del que me enamore jamás regreso.

- Debo irme - repuso entregándome a Ithan -no me esperes.

Ydespués sin ni siquiera darme un beso en la mejilla, salió de la casa; suspirey puse en el suelo a mi pequeño de un año seis meses. Me sonrió, era tanhermoso, que con solo que sus hermosos ojos azules se clavaran en los míosolvidaba mis problemas con su padre.

- Te Amo cariño - repuse revolviendo sucastaño cabello.

[



















]

Mesentía miserable, no podía creer que teniendo a Gabrielle, fuera capaz de estarcon otra mujer, pero simplemente no podía explicarlo necesitaba a esa mujer;además mi vida de pareja se había venido abajo cuando Ithan llego a nuestrasvidas.

Lleguefrente a la casa, que ya era costumbre visitar todos los días después delMinisterio, sabía quien me estaría esperando dentro y no logre sentirme denuevo culpable y traidor, pero simplemente mi adicción por ella era mayor quemi culpabilidad.

Comosiempre la puerta estaba abierta, así que solo la empuje, camine hacia la sala,que no era muy grande, de hecho la casa era muy pequeña, pero para lo que lautilizaba, era perfecta.

- Pensé que tu traidora no te dejaría venir- esa voz hacía que los vellos se me erizaran.

- No le llames así - replique roncamente, nodijo nada - pensé que te había quedado claro que no nos volveríamos a ver.

- No te llame para rogarte que te quedarasconmigo - gruño - recuerda que Bellatrix Lestrange jamás ruega y menos poralguien como tú.

- ¿Entonces? - no tenía ganas de discutircon ella.

- Estoy embarazada - ante aquellacontestación me quede helado.

- Pues felicita a Rodolphus - fueron escasossegundos los que me tarde en hablar.

- Si le digo que estoy embarazada, matará alparasito - respondió como si nada - pero si quieres que tu bastardo muera enmanos de Rodolphus por mi no hay problema.

Meeche a reír no podía creer que Bellatrix Lestrange y yo fuéramos a ser papás,era como una broma o un chiste; pero en cuanto vi su rostro, entendí que eracierto y enseguida deje de reír.

 

- Pensé que te cuidabas - replique.

- Yo no soy la única que ha tenidorelaciones aquí - me espeto.

- Dijiste que no deseabas un hijo de untraidor - mi voz tembló ligeramente, vi su media sonrisa - idiota.

- No es una broma imbécil - me miro de formaasesina - fue una mala cuenta y ahora espero un maldito hijo tuyo.

- Si claro - por un momento estuve a puntode creerle - bueno cuando nazca me lo presentas.

Despuésde decir eso salí de la casa, en verdad que como era posible que había estado apunto de creerle, esa mujer, sabía que cartas mover, para que yo le creyera.

[






















]

Ithanpor fin se había quedado dormido, en esos momentos preparaba la cena paraSirius, que no debía tardar en llegar. Mi vida se había vuelto una costumbre.

Todaslas noches Sirius llegaba como a las 8:00 si es que llegaba temprano, cenaba,después si estaba de humor, nos poníamos a ver un poco de televisión y como aeso de las once de la noche, subíamos a dormir. En eso se había convertido mivida en unas simples palabras con él, dehecho a penas si sabía de su vida.

- Hola - escuche su saludo desde la sala.

- ¿Quieres cenar? - pregunte asomando lacabeza por la puerta de la cocina.

- No - por primera vez en seis meses mesonrió sinceramente - mejor veamos un poco de televisión juntos.

Arrugueun poco la nariz, pero no me negué, camine hacia la sala, en donde él ya estabasentado, en cuanto me vio, extendió uno de sus brazos y me hizo una seña paraque me sentara en su regazo.

- ¿Qué pasa? - pregunte en voz baja.

- Nada - susurro y beso mi cuello - tequiero.

- Y yo a ti - conteste - Sir ¿seguro quetodo esta bien?

- Sí.

Antesde que pudiera replicar llamaron a la puerta, así que deje un beso en su frenteantes de levantarme y caminar hacia la puerta y ver quien tocaba la puerta tantarde. Cuando abrí la puerta no puede evitar abrir la boca debido a lasorpresa, frente a mí estaba Bellatrix Lestrange.

- Quiero ver a Sirius - me ordeno.

- ¿Para que demonios lo quieres? - leespete.

- Son cosas que no te importan Swan.

- Es mi mar...

- Jamás se casaron - me recordó - así que noes ni tu marido y mucho menos te interesa para que quiero verlo.

- Estás en mi casa - replique - y si no medices para que...

- ¿Qué pasa? - pregunto Sirius que se colocodetrás de mí.

- Vine a hablar sobre nuestro hijo - anteaquellas dos últimas palabras me quede congelada.

- Tu y yo no tenemos un hijo - repuso Siriusmolesto.

- Pero lo vamos a tener, me creas o no.

Enesa plática yo ya no estaba, me había quedado con la de nuestro hijo en esemomento mi cerebro dejo de funcionar, Sirius no era capaz de engañarme y muchomenos con Bellatrix o eso era lo que deseaba creer.

- Lárgate Bellatrix - gruño Sirius - sabesque jamás te creeré.

- No vine a que me creas - contesto conindiferencia - solo vine a decirte que me iré de Londres y bueno no verás denuevo a tu parásito.

 

Dirigími mirada hacia ella y noté un pequeño bulto en su vientre, eso quería decirque si estaba embarazada, pero de eso a que en verdad fuera de Sirius estabamuy lejos.

- Ni siquiera estás embarazada - dijo Siriusirritado.

- Si esta embarazada - susurre.

- Hasta Swan se dio cuenta que tengo tresmeses de embarazo - le espeto - y tú que me has visto desnuda los dos últimosmeses no lo habías notado.

- ¿Estás segura? - me pregunto.

- Sí - arrugue un poco la nariz, al escucharcierto temblor en su voz - pero que esté embarazada no quiere decir que seatuyo.

Sumirada gris me dijo que estaba equivocada y sentí la opresión en mi pecho, nopodía ser cierto que me hubiera engañado y más con Lestrange, sentí laslágrimas bajar por mis mejillas.

- Sirius - mi voz suplico para que me dijeraque ella estaba loca - dile que no es tuyo.

- Vamos Black dime que jamás me tocaste - seburlo Lestrange.

- Cállate - le espeto - Gab yo... - tenía todala esperanza de que dijera que no era cierto - lo siento.

- No - me solté de su agarre - ¿cómopudiste?

- En verdad lo lamento.

- A mí de que me sirve que lo sientas - lereproche - si vas a tener un hijo con ella.

- No sabemos si en verdad sea mío - trato desuavizar el asunto.

- ¿Y? - mi voz se elevo - que importa si eso no tuyo - trato de acercarse, pero yo di un paso hacia atrás - me engañaste,te estuviste revolcando con ella, mientras yo estaba aquí esperándote comoestúpida.

- Lo siento - repitió.

- Vete - dije antes de entrar a la casa -asegúrate de que sea tu hijo y si lo es, no lo dejes en sus manos.

Despuésde decir eso cerré la puerta, en cuanto estuve a dentro, me puse a llorar comouna niña, me sentía usada, como siempre Sirius Black había logrado herirme.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Ya se muchos van a odiar el fic ^^U y en vdd lo siento, pero es lo único ke se me vino a la mente, espero ke les guste y le agradezco Black Victoria x darme la idea de ke este sea la parte antes de "¿Por qué ser una Black es tan dificil?" espero ke les guste y dejen comentarios y se pasen al otro fic ^^

Y de nuevo les pido una disculpa x la tardanza u.u y tal vez muchos hayan dejado de leer, en verdad lo lamento.

Tambien kiero agradecerles ke a pesar del tiempo en ke me tardo en actualizar sigan comentando y ke a pesar de ya haber pasado un año ke lo sigan, en verdad MUCHAS GRACIAS ^^

y tambien les kiero decir ke ya solo le keda un cap más T.T


Capitulo dedicado a:

Isis Elisabeth Black

Gabriela Black

wizgirl

snow white

_grace_lovegood_

Brisa

Laura_Lovegood

Black Victoria

 

Na-12Black

lunatikroh

barbara_lovegood

Celtapotter

Marlene Black

- Recuerda que solo nos casamos por el parásito - me espeto - en cuanto nazca, te puedes largar con tu traidora.

- Gab no quiere verme - le recordé - además el parásito es mi hijo.

- Hace dos meses no estabas tan seguro - dijo irónicamente - aun no entiendo ¿Por qué hacemos todo esto?

- Para salvar a mi hijo - conteste secamente - se supone que no puedes estar cerca de Voldemort porque eres una traidora.

- Imbécil.

Yo solo sonreí, me encantaba molestarla, nuestro matrimonio no iba a ser como el del resto, el nuestro solo era para salvar al bebé que pronto nacería, ¿en qué momento se me había ido de las manos esto? No tenía una respuesta, solo sabía que Bellatrix tenía cinco meses de embarazo y bueno hoy era nuestra boda.

La verdad es que el embarazo le sentaba bien, se vía hermosa con el vientre abultado, al menos se veía más humana y eso era lo que importaba, aunque me pregunte ¿Cómo había dejado que la madre de uno de mis hijos fuera ella?

Siempre imagine mi vida junto a Gabrielle, con dos o tres hijos, pero cuando yo tuviera 28 años o más, no 19; mi vida se había vuelto un error, sería padre de nuevo con apenas 20 años. Camine hacia el altar donde sería la ceremonia, observe a mi familia que por poco tiempo creí que no iba a volver a verlos, pero ahí estaba mi madre.

Con su rostro de superioridad y de orgullo, después de todo había hecho lo que todo Black hacía y bueno estaba por casarme con Bellatrix Black, eso era un orgullo ya que estaba manteniendo la sangre pura, para mi madre sus únicos nietos serían los que tuviera con mi prima.

Ithan quedaba fuera de la familia, como yo debí haber quedado, pero claro Sirius Black siempre tenía que meter la pata y esta vez había sido lo más grande del mundo, pero todo era por el bien del bebé que venía en camino y no merecía tener una madre como Bellatrix.

Observe a mis amigos, James iba de la mano de Lily que parecía que estaba a punto de reventar, me sonrió con cierta lástima, Remus me miraba como tenías que hacer algo así, ni siquiera pude mandarle una mirada asesina, ya que no tenía ni fuerza para estar ahí de pie, Peter, bueno él simplemente, estaba esperando que se acabara la ceremonia para poder comer.

Solo unas cuantas horas y esto terminaría o al menos eso esperaba, giré hacia la entrada de la pequeña capilla, y la vi entrar del brazo de su padre, mi vida había dado un giro de 180º y Gab no estaría ahí para decirme lo lograremos.

[




























]

No podía creer que se fueran a casar, él nunca quiso hacerlo conmigo, ni aun cuando Ithan nació, simplemente decía que para amarnos no necesitábamos un papel; y ahora resultaba que se casaba con ella, de nuevo me sentí estúpida al creer que él tal vez regresaría.

 

Después de saber que Bellatrix Lestrange que en unos momentos sería Black, estaba embarazada, en cuanto me tranquilice, pensé en que tal vez podríamos formar una familia con el bebé que venía, ya que él no tenía la culpa de los errores de sus padres.

Yo lo iba a querer como si de mi propio hijo se tratase, porque amaba a Sirius y lo íbamos a superar o al menos eso creí, pero cuando lo vi con el traje negro, dentro de la capilla esperando por ella, mis ilusiones se fueron a la basura.

Estaba viendo al amor de mi vida casarse con otra y simplemente no podía hacer nada, porque él lo había decidido así, no sé en que momento mis lágrimas ganaron y bajaron por mis mejillas, pero no quise ni pude detenerlas, así que deje que fluyeran, tal vez eso ayudaría a mi corazón a sanar.

(4 meses después)

- Tranquilo - susurre al verlo que no paraba de caminar de un lado a otro - pronto saldrán a informarte como están.

- Gracias Gab - me sonrió un tanto nervioso - en verdad te agradezco que estés conmigo en un momento así.

Sí, me había hecho su amiga y ahora estaba a su lado, esperando que le dieran noticias de su hija y de su esposa, parecía que después de todo, se estaba enamorando de Bellatrix, aunque me pregunto ¿Qué podía tener ella, que alguien pudiera amar?

Sus ojos grises se clavaron en los míos y de pronto sentí que nada más existía, más que él y yo, pero al ver sus ojos entendí que para él no era lo mismo, sentí ganas de llorar, pero las trague completamente.

- ¿Y mi ahijada? - la voz de James me saco de mis pensamientos.

- Bella sigue en trabajo de parto o eso fue lo último que nos dijeron - repuso Sirius un tanto desesperado.

- Todo saldrá bien - comento Remus sonriendo débilmente, había dolor en su mirada.

- ¿Recibiste algo de Amy?

- Me mando una carta, me dice que les manda saludos a todos y que espera venir a conocer a su sobrino - sabía que amaba a esa mujer, como yo amaba a Sirius.

- Esa mala hermana que tengo - se quejo James - debería escribirle a su hermano.

Sonreí ante aquel comentario, era cierto Amy se había ido poco después de que nació Ithan y bueno de eso ya hacía dos años y simplemente no teníamos información de ella, solamente la poca que le enviaba a Remus.

- Quiero decirles algo importante - repuso Remus de pronto.

- ¿Qué pasa lunático? - Sirius clavo su mirada en él.

- Me iré de viaje y tal vez no regrese - contesto secamente.

- ¿No piensas ver crecer a tus sobrinos? - lo reprendió James - porque Harry, Ithan y la hija de Sirius necesitarán a alguien que les de chocolate.

- No puedes irte sin conocer a Alexa - le espeto Sirius - es más si te quedas puedes ser su padrino.

- Oye - replico James.

- Es para que se quede - repuso Sirius tranquilamente.

- Gracias, Sirius - Remus no puedo evitar sonreír - pero en verdad tengo que irme, después de ver a Alex está noche me iré y bueno solo quería despedirme de ustedes.

- Te voy a extrañar - susurre abrazándolo con fuerza.

- Y yo a ti - me beso la frente - recuerda decirle a Ithan que tal vez algún día su padrino regrese.

Asentí levemente, después se abrazaron James y Sirius, después de todo, cada uno comenzaba a tomar su camino, aunque para mí parecía que no había un camino claro, la puerta de la sala de espera se abrió y el sanador salió con un pequeño bulto.

 

- Señor Black - Sirius corrió hacia el sanador - es una hermosa niña.

- Hola Alex - saludo Sirius tomándola en brazos - ¿Cómo está la muñequita de papá?

James y Remus rodearon a Sirius, observando a la pequeña cosa que el ojigris sostenía en brazos, los tres hombres parecían fascinados con ella, cuando Sirius había conocido Ithan no se había puesto así y entendí que después de todo Bellatrix había ganado, había logrado que Canuto se enamorara de la pequeña que llevaba en brazos.

- Gab tienes que verla - camino hacia mí - ¿dime si no es lo más hermoso que has visto?

- Sí - susurre con una media sonrisa, su poco cabello era negro, su piel tenía el color rosado de la mayoría de los bebés recién nacidos - parece un ángel.

- Eso es - dijo suavemente - mi pequeña es un ángel, al igual que Ithan.

Me separe y me despedí, al recordar que tenía que ir por Ithan a casa de mi madre, en ese momento supe que Bellatrix no me lo había quitado, sino Alexa esa pequeña se había ganado el corazón de Sirius Black.

- Dime su nombre completo - escuche la voz de James.

- Es Alexa Druella Black.

- Solo te diré Alex - le prometió a la pequeña - tus padres no pensaban cuando escogieron el Druella.

Sonreí con nostalgia, esa pequeña era realmente lo que Sirius necesitaba para poner los pies en la Tierra, cuando estaba por salir de San Mungo.

- Adiós Sirius - susurre.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

muchas gracias a todos y como siempre les digo, este fic no es mio sino de todos ustedes ke lo agregaron a favoritos.

Adara_Blackaegoafrokdandrea black
Anneryaanuskha_blackaudrey_potterAustenGirl
azumibarbara_lovegoodbitha_grangerBlack Victoria
brendaBrisacanuto-cornamentaCeltapotter
chogangerclaire_blackcletuscris_cullen
day-Blackdiana_lizDiane BlackGabriela Black
gre potterIsis Elisabeth BlackJamily PotterJemenar
kimmy potterknimzayknotty3131laura_black
Laura_Lovegoodlili_alice_wolfeLirioXBlackLuiisita
LunaticoBlacklunatikrohLuzy_Lunaticamajogama
Mar30maria potter weasleymariel_prhMarlene Black
maru lovegoodmayilefa grangermery_blackMIHA HIDALGO_TONKS
morgana evansNa-12BlackNia Evansno es nada personal
pink_moonpzxashRaastaaroberta black
Rose bellatrixRosie_Weasley_Sara14shadowcat
ShuuLupiinsnow whitesolblackvjerih
wizgirlX_Mary_Cullen_xD_X_grace_lovegood_

este fic es dedicado a todos ustedes, pero principalmente a:

 

Gabriela Black

Isis Elisabeth Black

Black Victoria

snow white

barbara_lovegood

Marlene Black

Na-12Black

Brisa

lunatikroh

mariel_prh

Bueno después de leer de nuevo los caps, me di cuentake si estaba un tanto raro, así ke les propongo esto,tengo un nuevo fic ke se llama "Mi Gran Error" y buenocomo siempre tendra ke aparecer Sirius Black, les pondreuna breve explicación de ke paso después del día de la casa de campo.
Bueno en la nueva historia a parece una mujer ke se llama Marietta y Sirius como todo buen casanova, (claro antes de ke comenzara a salir con Gab) y entonces, pues como lo ke es Sirius tiene algo con ellapero pues cuando la conoce dejan de verse, pero unos días antesde ke se casen, tienen una pelea, bastante fuerte ke ponen en riesgotoda su relación, y bueno esa noche se vuelve a encontrar con Mariettay pues pasa lo ke tiene ke pasar, pero despues de eso no se vuelven a ver.
En el fic ya les explicare mejor, espero sus respuestas ^^bueno ya que lo aceptaron, les dejo el link de "Mi gran error" https://www.potterfics.com/historias/48221 aunque estaba pensando cambiarle el nombre y en si el fic no sera ni de Gab ni de Marietta, sera de las hijas de esta, bueno espero que les guste y también quiero decirles que el protagonista es Draco, espero que aun así comenten por favor, bueno les agradezco la respuesta a:
vampiralunatica06snow whiteGabriela BlackBlack Victoria Na-12BlackBueno antes de empezar, quiero decirles que lamento el final que tuvo el fic, pero espero que este nuevo final, pueda mejorar un poco lo horrible del otro, quiero decirles que lo empece ayer a las doce y lo termine a las tres y media de la mañana, así que si tiente faltas de ortografía lo siento, pero recuerden que lo hice en la madrugada, después de leer un correo y bueno parece que la inspiración llego ^^ espero les guste. Espero disfruten su lectura


Sentíuna débil punzada en el tobillo, me desperté agitada, noté que estaba en lacabaña, mi pie estaba vendado, me levante y camine hacia el tocador, me toqueel rostro y noté que seguía teniendo diecisiete años, respire aliviada, esoquería decir que todo lo que había soñado, no había sido más que una pesadilloo al menos eso quería creer.

 

Perotenía que cerciorarme de que solo había sido un sueño, sin importarme el dolordel tobillo, corrí escaleras abajo, para ver que todo seguía como antes, a laprimera que vi fue a Amy, la abrace con fuerza, eso quería decir que ella no sehabía ido.

- ¿Te sientesbien? - pregunto un tanto sorprendida - deberías de estar recostada por lo detu tobillo.

- ¿Qué día eshoy?

- Cuatro deAbril.

- ¿Qué año?

- 1978 - la miradaazul de Amy en verdad era de confusión - ¿Qué pasa contigo?

- ¿Dónde estáSirius?

- Gab,preciosa - esa era su voz, me abrace a él como si mi vida dependiera de ello -¿te sientes bien?

- Es que tuveun sueño horrible - susurre y sentí las lágrimas rodar por mis mejillas - soñé quetenías una hija con Bellatrix y que te casabas con ella.

- ¿Con la locade mi prima? - sus cejas se elevaron - creo que si tienes sueños muy raros,pero con esa loca jamás, imagínate una hija de Bellatrix, creo que nacería traumada.

- Promete quejamás me vas a dejar - le suplique.

- Te Amo -susurro - jamás te dejaré.

[






















..]

- SeñoritaSwan - ante aquella voz, salí de mi ensoñación - puede pasar a verlo.

Me levante de la silla y seguí alauror que si no mal recordaba era Kingsley, el lugar me daba escalofríos, jamáshabía estado en esa parte del Ministerio, pero me ponía los pelos de punta, medolía todo, parecía que está noche sería de no dormir.

No tenía ni dos días que me habíandicho que James y Lily Potter mi hermano y mi mejor amiga habían muerto y ahorame decían que Sirius Black, el amor de mi vida y con el hombre que en un messeríamos marido y mujer estaba detenido, por traidor y asesino.

 

Eso debía ser una mentira, Sirius nopodía ser capaz de semejante atrocidad, eran sus amigos, no podía haberlosentregado a Voldemort, no me era lógico, me detuve, ya que el hombre que meguiaba también lo hizo, abrió una enorme puerta de acero.

- Tienequince minutos - repuso suavemente.

- Gracias- dije con un hilo de voz.

La habitación era mucho peor quetodo el camino, sentí nauseas, pero las soporte, necesitaba verlo y que medijera que todo eso que se rumoraban eran mentiras, que él era inocente, que nohabía hecho nada de lo que se le acusaba.

La luz de la luna era lo quealumbraba aquel sucio lugar, escuche la puerta cerrarse detrás de mí, observeque en medio de la habitación había una mesa y una silla, en donde Siriusestaba sentado sin ver nada, camine despacio hacia él.

- Hola- salude lo más segura que pude.

- Lárgate- fue su respuesta.

- Sir
.

- Noquiero verte - se levanto de la silla y se paro frente a mí - de hecho noquiero ver a nadie.

- Per

- Nolo entiendes - me tomo de los brazos - yo los mate - sentí las lágrimasacumularse en mis ojos - soy culpable de que James y Lily estén muertos.

- Noes cierto - mi voz sonó aguda - Sirius, por favor dime que no es así.

- Yolo hice - sus ojos grises se clavaron en los míos - yo los asesine, dime ¿Quépiensas de que tu futuro marido sea un asesino?

- Miénteme- le suplique - dime que no fuiste tú y te creeré, solo dímelo.

Mis lágrimas de nuevo salían, losojos grises estaban apagados y una sonrisa aterradora apareció, deformando suhermoso rostro, su mirada gris mostraba locura.

- Yolo hice - me tomo la barbilla - yo los asesine.

Mi cuerpo se estremeció anteaquello, mi cerebro me pedía que me alejara de aquel hombre, pero mi corazón noaceptaba que él fuera el asesino, a pesar de que sus labios me lo estabandiciendo, no lo creía, no podía.

- Yahora largo - su agarre en mi barbilla se hizo fuerte, causándome dolor, gemí -no quiero volver a verte, largo, fuera de mi vida.

- TeAmo - susurre - no me alejare de ti.

- Yono - su voz fue seca - ¿Quién te amaría? Nadie Gabrielle, no mientras Amyestuviera a tu lado, nadie te haría el menor caso, para mí no eres nadie.

Me soltó, solloce con fuerza, nopodía ser cierto todo eso, sabía que estaba mintiendo para que no lo viera en Azkaban,sabía que no deseaba que lo viera débil, o eso era lo que mi corazón seaferraba a creer.

Lo tome del brazo, y lo hice girar,lo tome del cuello y lo obligue a inclinarse y sin más lo besé con fuerza ydesesperación, se tardó unos segundos en responder pero lo hizo, sus lágrimasse unieron a las mías, poco a poco el beso se torno suave y tierno, sus manosse aferraron a mi cintura.

- TeAmo - dije en cuanto nos separamos del beso.

- Séfeliz - me suplico - prométeme que serás feliz, por los dos.

- No- me negaba a estar sin él.

- Gabrielle- me tomo el rostro suavemente - yo no saldré de aquí - estaba por replicar,pero me calló con un beso - aunque fuera inocente, ni siquiera habrá un juicio,así que yo me pudriré en Azkaban, y no deseo que tú te quedes a mi lado.

- No- eleve la voz - no, no.

 

- Escúchame- me ordeno - lo harás por los dos, te irás de Londres, conocerás a alguien másy te enamoraras- unió su frente con la mía - quiero que te cases, que formes lafamilia que soñamos, que le pongas a tus hijos los nombres que ya habíamos pensado.

- No- las lágrimas me impedían verlo claramente.

- Loharás - su voz era suave como siempre - no quiero que eches a perder tu vidapor mí, promételo.

- No- repetí.

- Gabrielle- me reprocho - hazlo por los dos.

- No- era lo único que mis labios podían decir.

- Silo haces, es como si yo también lo hiciera - seco mis lágrimas con sus dedos -vive por mí, por favor.

- No- mi voz iba siendo débil.

- Hazlopor el amor que me tienes - acaricio mi mejilla - mi estancia aquí será mejor,si sé que tú eres feliz, promételo - sus labios se unieron a los míos, antes deque pudiera contestar - tú me pedirías lo mismo - sé que así sería - por favor,hazlo.

Asentí levemente, sentí de nuevo suslabios sobre los míos, en ese momento se escucho la puerta, era el auror.

- Setermino el tiempo - se quedo en la puerta.

- Nolo olvides - me susurro al oído - vive por los dos.

- Loharé - bese por última vez sus labios.

Fije mi vista en la habitación, un par de ojosazules y otro par cafés me observaban con atención, sonreí suavemente.

- ¿Yluego mami? - pregunto Rachel, que me observaba con sus enormes ojos cafés emocionados,su cabello negro estaba un tanto desordenado.

- Simamá - repuso Ithan sus ojos azules brillaban esperando el resto - ¿ella secaso con otro?

- Puesella cumplió su promesa - despeine el cabello castaño de mi hijo de nueve años -encontró un buen hombre, y tuvo dos hermosos hijos.

- Quétriste - repuso Rach que tenía cinco años - pobre de Sirius.

- Peroella fue feliz - comento Ithan.

- Buenoya les conté la historia que me pidieron - comente con una media sonrisa - así queahora a dormir.

Camine hacia ellos y los arrope, besé su frente,apague la luz y cuando estaba por salir.

- Mami- llamo Rach.

- ¿Quépasa cielo? - pregunte suavemente.

- ¿Porqué utilizaste el nombre de papá y el tuyo para la historia? - pregunto dandoun pequeño bostezo.

- Nolo sé - besé su frente - fueron los primeros nombres que se me ocurrieron, lapróxima vez utilizare el tuyo ¿te parece?

- ¿Lapróxima historia durara tanto como está? - se tallo sus ojitos.

- Nocreo, que dos semanas - susurre - pero ¿Qué tal tres días?

- Sí- dijo emocionada.

- Buenoahora duérmete, porque mañana hay escuela - bese su frente.

- Hastamañana, mami.

- Hastamañana, cielo.

Cerré la puerta de la habitación y camine hacia elcomedor en donde mi marido estaba, con la laptop, terminando su trabajo.

- ¿Yacasi? - pregunte abrazándolo por la espalda.

- Estosería más fácil con varita - replico irritado.

- Sirius- comencé a darle masajes en los hombros - sabes que renunciamos a ella,Dumbledore dijo que en el mundo muggle nunca nos encontrarían.

- Yasé - gruño - pero no soporto no poder utilizar la varita.

- Jamesse acoplo muy rápido - susurre besando su mejilla.

- Nome hables de Cornamenta - me espeto - no sabes lo mal que la pase creyendo queen verdad había muerto.

- Amor- suspire - eso fue hace doce años, ya debes superarlo.

- Nolo hubiera recordado, si no les hubieras contado la historia - replico.

Sonreí acariciando su cabello, en verdad que detodos los que habíamos desaparecido del mundo mágico a quien más le afectaba lafalta de magia era a él, pero lo iba superando poco a poco, con la supuestamuerte de los Potter, y después de Harry.

Que fue seguida por la "desaparición" de Amy ydespués la muerte de Sirius y enseguida la de Remus y la mía, fue para escondera Harry de Voldemort, y con esto también fueron destruidos los Horrocrux. Ya nohabía peligro en el mundo mágico, bueno aun no había renacido Lord Voldemort,sabíamos que una parte de él seguía viva, por Harry, era por eso que seguíamos viviendocomo muggles.

- Mañanavienen a cenar - dije tranquilamente - espero que no te moleste.

- Estábien - gruño.

- ¡Oh,vamos! - exclame un tanto irritada - todos son felices, James y Lily lo son conHarry y Melanie. Remus y Amy también lo son con Isabella, y ¿tú no puedes serfeliz conmigo y tus hijos?

Sentí mis lágrimas bajar por mis mejillas,odiaba sentirme vulnerable, pero sentía que Sirius hubiera sido más felizencerrado pero con su magia, que aquí con su familia. Camine hacia el vestidorpara sacar mi pijama, mis lágrimas no parecía que pararan en un buen rato.

- Gab- se acerco a mí y me abrazo de la cintura - lo siento - se disculpo - sé quécrees que no soy feliz con ustedes, pero jamás en mi vida imagine ser tan felizcomo ahora, solo que me cuesta un poco de trabajo acostumbrarme, pero tenme paciencia,poco a poco me acoplare a nuestro nuevo estilo de vida.

- Estoyembarazada - susurre.

- Denuevo voy a ser papá - dijo emocionado - gracias, en verdad gracias.

- Soloespero que te acostumbres rápido - sonreí suavemente.

- PorAlex lo haré - lo observe con la nariz arrugada - es que será niña y se llamaraAlexa.

- Creoque a Rach le molestará dejar de ser la nenita de papá - lo abrace del cuello,ya que Sirius siempre sabía que serían nuestros hijos.

- Hayespacio suficiente para dos princesas - me beso castamente.

Sabía que aun nos faltaba mucho que recorrer,pero esperaba que siempre estuviéramos juntos, siempre dicen que cuando algotermina es porque viene algo mejor y en nuestro caso así fue.

Terminamos nuestra vida mágica, para formar unamejor vida muggle, al menos estaba junto a mi Odioso Black y eso era loimportante, no importaba lo que pasara solo quería estar a su lado.




Capitulo dedicado a:


Gabriela Black

barbara_lovegood

Na-12Black

Black Victoria

snow white

chaganger

azumi

_grace_lovegood_

jany_osea

Rose Bellatrix

vampiritagirl

jocy (gracias x el correo ^^)


Odioso Black. - Potterfics, tu versión de la historia

Odioso Black. - Potterfics, tu versión de la historia

Un chico de cabello negro azulado, unos enormes ojos grises, un cuerpo que te dejaba sin respiración y aun más si lo veías con su camisa abrochada desde la

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-odioso-black-2852-0.jpg

2023-02-27

 

Odioso Black. - Potterfics, tu versión de la historia
Odioso Black. - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/31346
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences