Otra semi-vampira (2ª parte) [Último Capitulo] - Fanfics de Harry Potter

 

 

 



Gin lloraba silenciosamente, su madre sin embargo escandalosamente. No podían contener el llanto. Aquello era inaguantable, pero sin embargo su padre, estaba serio pero triste, muy triste. Hacía tres días nada mas que habían encontrado el cádaver de su hijo en la carretera. Kellan había muerto tras al ir con su caballo. Un coche se salió de la carretera porque aquello estaba muy resbaladizo. Se salió justo en el momento en el que su hijo pasaba por ahí delante y los arrolló a los dos, a él y al caballo. Los bomberos necesitaron varias horas para sacar al chico y al caballo de allí. Cuando quisieron darse cuenta, su hijo ya había muerto. Recordaba perfectamente el momento en el que le habían dado tal noticia.

(Flash Back)

Simon miró a su alrededor, estaban el , su mujer Daniela y su hija Gin en el comedor, delante de la chimenea mirando la televisión. Faltaba su hijo mayor, Kellan. Había salido con su caballo a dar una vuelta, lo que siempre lo relajaba. Simon acababa de discutir con el por interrumpirle en una llamada importante que ya había finalizado. Kellan había salido a por su caballo.
- Kellan, no salgas cielo, esta todo lleno de hielo.- le dijo Daniela a su hijo.
- Tranquila mamá, sera solo un momento, hasta luego- le contestó despdiendose.- Hasta luego pequeñaja- añadió al ver que su hermana lo miraba.
- Adios.- le respodieron las dos a la vez.
Kellan salió por la puerta, y ya no volvió... Cinco horas mas tarde, Daniela estaba algo preocupada por Kellan.
- ¿Y si le ha pasado algo?
- Daniela tranquila, a veces ha estado mas tiempo fuera, además, ya es mayorcito.
- Si, peero¿ y si le ha pasado algo Simon?- insistió su mujer.
- No ha pasado nada mujer.
Media hora mas tarde, sonaron unos golpes en la puerta, Gin fue a abrir. Luego volvio al comedor.
- Mami, son unos policias, quieren hablar con papi y con tigo-dijo Gin
Simon y Daniela recibieron a los policias.
- ¿Podemos hablar con ustedes? -preguntó el que parecía el jefe- A solas si es posible- añadió al mirar a Gin.
- Por su puesto, pasen por aqui- Simon los condució a su despacho- Gin, sube a tu cuarto- luego se encerró en el despacho.
Gin se acercó a la puerta y pegó la oreja a la fría madera.
- Veran... es sobre su hijo, Kellan- empezó el jefe de policia.
- ¿Kellan? ¿Que pasa con Kellan?- preguntó rapidamente Daniela- ¿No lo habrán detenidi verdad?
- No señora, vera...- ese era otro policia.- Su hijo salio... salió a montar a caballo por la carrertera. Iba por el borde, y todo bien...
- ¿Que le ha pasado?- saltó Simon.
- Vera... pues un coche se salió de la carretera y...
Daniela gimió ya temiendose lo peor.
- ...y los arrolló a el, a Kellan y al caballo.
Daniela rompió a llorar a mas no poder. Chillaba mucho.
- ¡No!-exclamó Simon.
- Lo sentimos, no hemos podido hacer nada.
Simon ya no oía nada, ni siquiera los sollozos de su mujer. Su hijo, Kellan, muerto, no. No podía ser, aquello era imposible, no podía ser. Eso debía ser una broma pesada. No podía ser.
Al otro lado de la puerta, Gin se cayó al suelo y echó a llorar al igual que su madre. Kellan no podía estar muerto, no.

(Fin Flash Back)

El fúneral terminó en seguida. Todos los familiares abrazaban y daban su pesame a la familia que estaba desconsolada. La perdida era muy grande. La pena era muy grande. El hijo mayor, Kellan había fallecido. Dejando a unos padres muy tristes y a una hermanita pequeña con la que jamás volvería a jugar.


__________________________

Mañana el proximo capitulo. Espero que os haya gustado!!
Comentaad ;)


Tras el fúneral, todos quedaron muy mal. El padre el que menos, y la madre pasaba, pero la que mas sufrió, fue Gin. No paraba de llorar silenciosamente por toda la casa. Estaba muy triste por la muerte de su hermano.
El día de cumpleaños de Kellan, todos estuvieron muy serios. Gin todavía no se había levantado, o por lo menos no se había dignado a aparecer por la planta de abajo de la casa.
-Simon, ¿no será mejor que la despertemos?- preguntó Daniela.
- Si, ya es un poco tarde.
Daniela se levantó de la butaca y dejó allí su tila(no paraba de tomarlas desde el accidente). Subió arriba y se dirigió al cuarto de Gin. Abrió la puerta. La cama estaba echa y Gin no estaba. Salió y se fue al baño. Tampoco estaba. Miró en su habitacion, tampoco. A veces ella entraba allí y se iba a su armario. Luego se dirigió al cuarto de Kellan. Kellan. No habían entrado en el desde que su hijo salió por la puerta para no volver. Miró dentro, y allí la encontró, tirada en el suelo y llorando.
- ¡Gin! - Daniela se tiró al suelo a por su hija.
- Mamáa... Ke-Kell-Kellan... Noo...
- Shh cariño, shh, ya esta ya- la consolo Daniela besandola y abrazandola.
- Nooo
Despues de eso Gin se desmayó. Llamaron al médico que les dijo que era por el cansacio y por la tristeza y que ahora necesitaba descansar. Había sido una perdida muy grande. Y despues les dijo que si seguía igual, quizas necesitaria un psicologo para ayudarla.
- Esta bien, doctor, adios.- le dijo Simon despidiendose- Y gracias.
Al día siguiente. Le compraron a Gin un libro para distraerla. Era de vampiros. Vampiros que chupan sangre y que se queman al sol. Vampiros que duermen en castillos y a los que no le gustan los ajos. Gin ni lo miró. No le interesaba todo aquello. Le gustaba leer, pero ahora no tenía fuerzas suficientes. Sus padres no llamaron al psicologo. Su hija estaría bien en unas semanas.
Y tuvieron razón. Al cabo de unas semanas, Gin se recuperó. Estaba algo triste pero no se le notaba. Sus padres ya mas tranquilos, recuperaron su vida. Iban a trabajar y Gin iba al colegio, aunque a veces se tenía que quedar sola en casa porque sus padres viajaban, asi que trajer0n a la casa a una niñera y a su abuela para que estuvieran con ella.
Una mañana, Gin se aburría mucho. Sus padres no estaban y se quedó ella con la abuela Norberta y la niñera Sara que era francesa.
- Sara, ¿jugamos al escondite?- preguntó Gin.
- Bueno, esta bien.- dijo con su apenas imperceptible acento francés.
- La llevas tu, cuenta hasta 50.
Sara empezó a contar y Gin se escondió debajo de la mesa. Y entonces le vino a la cabeza un recuerdo...

 

(Flash Back)

Gin corrió a esconderse rápidamente. Tenía 8 años y estaba jugano con Kellan al escondite. Siempre lo hacían. Se lo pasaban muy bien. Kellan empezaba a contar.
- Uno... dos... trees... escondete bien pequeñaja, que seguro que te encuentro- gritó desde el comedor.
- No me pillaraaas, no me pillaraas- decía Gin riendose.
Se escondió en una mesita que parecía un mini-armario. Estaba vacía, gracias a Dios. Gin todavía oía a Kellan.
- Diez... Oncee... Veinticuatro... Treintaa... Cuarentaa... Cincuenta- Kellan hacía trampas.-¡Voooy!
Se oyeron pasos que corrían. Entonces la mesita tembló.
- ¡Mierda! ¿Quien ha puesto esta mesita aquí?- maldició Kellan.
- Yo no -contestó Gin, e inmediatamente se tapó la boca.
- Mmm... ¿Donde estará Giin?
La puerta se abrió, Gin chilló y salió corriendo riendose a la vez. Su hermano la siguió y salieron a fuera donde al final Kellan atrapó a Gin cayendose los dos al suelo.
- Te he pillado-le dijo Kellan dandole un beso en la mejilla.

(Fin Flash Back)

Gin se puso a llorar tras aquel recuerdo. Se tumbó en el suelo y lloró, y no supo cuanto tiempo estuvo allí, pero al final su abuela se asomó por debajo de la mesa.
- Cariñoo, ¿que te pasa? Ven aquí cieloo- la abuela le alargó la mano.
Gin se la cogió y abrazó a su abuela.
- ¿Cuando volverán papa y mama?
- Dentro de tres días cielo.
Gin siguió abrazada a su abuela. Seguía llorando, y así algunas lágrimas caían en el abrigo de su abuela. No le importó, alemenos asi se limpiaria un poco. Ante ese pensamiento se rio.
- Venga cielo, ves a jugar con Sara que te esta buscando.- le dijo su abuela.
Gin salió en busca de Sara. Dejó de pensar en Kellan porque le dolía mucho. Se disculpó ante Sara de que no quería jugar mas. Luego subió a su habitación y se tumbó en la cama. Cogió el primer libro que vio y se puso a leerlo. Era uno de vampiros. Aquel que le habían regalado sus padres. Empezó a leerlo, y así se quedó dormida.

 



________________________________________

Fin del capitulo. Algo corto, pero asi tenía que terminar. El titulo del capitulo es Cap. 2 xk no sabía que titulo ponerle al capitulo. XD
Los proximos ya seran algo mas interesantes, lo prometo
Graciaas a todos!


3 Años depuees...

Los padres de Gin, trabajaban de empresarios en una empresa muy rara y por lo tanto tenían que viajar mucho. Casi nunca estaban en casa, y el día que lo estaban, era porque tenían que coger mas ropa o dejar ropa o era fiesta o tenían vacaciones. Gin por eso se quedaba con la niñera y con su abuela.
Una mañana, sus padres vinieron a buscar ropa porque a donde se iban, era un lugar muy frío y humedo.
- ¿A donde os vais esta vez?- preguntó Gin mirando a sus padres.
- Cogemos el jet privado y nos vamos a Forks, en Seattle en Estados Unidos.- le iba diciendo su padre al ver que su hija no comprendía.
- Es un lugar muy frío y humedo y por eso tenemos que coger ropa de abrigo.- conestó su madre con la cabeza metida en el armario.
-¿Cuanto estareis allí?- inquirió Gin
- Nada, dos días, vamos allí y firmamos unos papeles y luego nos vamos a Jacsonville a firmar otros papeles- le respondió su padre algo ajetreado en vaciar unos bolsillos- Y ahora dejanos un momento Gin, cielo. Ves a jugar con Sara.
Gin sin embargo no lo hizo, se fue a su habitación y se tumbó en la cama. Estaba harta de sus padres, todo el día se iban de viaje y nunca estaban en casa. Se le ocurrió una idea muy buena, mas que buena, era genial. Se iba a ir de viaje con sus padres, aunque ellos no lo sabrían. Gin sonrió para sus adentros. Se dirigió a su armario y cogio una chaqueta gruesa ya que como le habñian dicho, allí haría frío.
- ¡¡Mamáá!! ¿Donde cogereis el jet privado? - gritó Gin desde su habitación.
- ¡Donde siempre Gin!- le contestó su madre.
Gin rompió su hucha y sacó 50 € aunque luego penso que eso no le serviria en Estados Unidos, asi que sacó un bote de dolares americanos que le había regalado una vez su padre. Contó las monedas y los billetes. En total 22 dólares y 38 centavos. Aquel dinero era por si acaso, porque no podía perder la oportunidad de ir al Estados Unidos sin comprar nada.
Salió de la habitación y bajó la escaleras. Antes de salir por la puerta, se despidió de sus padres.
- Me voy a dar una vuelta por el parque, que os vaya bien el viaje- y salió sin esperar respuesta.
Salió y pidió un taxi. Le dió la dirección de mini aeropuerto privado de la empresa de sus padres y el coche arrancó. Tardaron quince minutos en llegar. Gin pagó al taxista con un poquito de dinero que había cogido para eso y entro en el areropuerto. El jet estaba preparado ya para sus padres que todavía no habían llegado. Sin que nadie la viera su subió a el y se escondió debajo de un asiento. Allí seguro que no la verían.
Vió como sus padres subían y se sentaban, y luego vió como despegaban y luego sintió como se quedó dormida.

10 horas mas tarde, notó el aterrizaje. Se sobresaltó y deseó no haber echo ningun tipo de ruido. No lo había echo. Sus padres bajaron y ella bajo detrás. Nadie la vio, gracias a Dios. Aquel aeropuerto estaba rodeado de árboles. Se metió entre ellos intentando llegar a la carretera por la que sus padres saldrían pero... se perdió.
- Mierda- murmuró.
Intentó buscar la carretera, pero noada de nada. Vagó por entre los árboles durante no supo cuanto. De repente empezó a llover.
-Mas mieda.
Y luego a tronar y a hacer relampagos que parecían flashes de camaras.
- Mucha mas mieda.
Estaba todo rodeado de pinos. Muchos mas truenos, entonces vió algo. Gente, gente jugando a beisbol. Los miró. Pensó en muchas cosas y todos se reunieron y mas tarde desaparecieron entre los árboles.
Llovió mucho mas fuerte, y mientras pensaba en todo lo que había visto, encontró una luz entre los arboles. Una casa. Se dirigó corriendo hacía allí y llamó a la puerta. Por fin estba bajo techo y no se mojaría.

___________________________

Lo demás ya lo sabeis... Jajajaja
Continuare escribiendo mañana. Espero que os haya gustadoo!!


Aquel chico grandote la dejó en la habitación y la encerró. Gin se tiró a la puerta y pegó patadas y gritos. Intentó abrir la puerta, pero estaba cerrada.
- ¡Abridmee! -gritaba a pleno pulmón.- ¡Socorroo! ¡Que alguien me ayudee!
Gin seguía pegando patadas a la puerta y chillaba, pero nadie acudía en su ayuda. Abajo no se oía nada. Estaban todos en silencio escuchando a Gin.
- Socorro...- murmuró Gin ya sin fuerza.
Se sentó en el suelo y se puso a llorar. ¿Porque había pasado eso? ¿Porque no se había quedado en casa? ¿Porque? No tenía respuestas, bueno, si las tenía pero no quería pensar en eso.
En ese momento, si todo lo que le habían dicho era cierto, estaba encerrada en una habitación en una casa llena de vampiros. Y no tenía escapatoria. Solo había una ventana pero estaba cerrada y no se podía abrir, ya lo había intentado, además calculaba que la distancia entre aquella ventana y el suelo era de un par de metros.
Se cogió las rodillas con los brazos. Se las abrazó y enterró su cabeza entre ellas. Lloró silenciosamente. Tenía hambre y frío, y en aquella habitación no había nada. Estaba totalmente vacía, aunque era muy grande. Y las paredes y el suelo blancos le hacía pensar que estaba en un manicomio. Lo parecía la verdad.
Se quedó mirando al vacío mientras pensaba en sus cosas. Y al cabo cuatro o cinco horas según calculó ella, la puerta se abrió. En ella entraron el chico grandote que la había dejado allí y la mujer que se llamaba Esme. Entre los dos, miraban de pasar una cama por la ancha puerta. La entraron y la pusieron en una esquina. Luego entro Carlisle con la chica rubia sujetando un pequeño armario y una silla. Lo colocaron allí, y salieron todos otra vez. Se durmió enseguida.


______________________

Dios miio, que corto [[MUY CORTO]], pero es que no tengo tiempo y no se me vienen las ideas ahora mismo. Además mañana tengo un examen de Sociales y tengo que estudiar. No os enfadeis. Actualizare mañana, lo prometo, y sera un capitulo largo.
Graciaas por leer!!

 

 


Gin ya es semi-vampira desde hace 4 meses aproximadamente y este es un día normal en casa de los Cullen.

__________________________________


Gin bajó a desayunar. Se había despertado por el ruido que hacía alguien al correr por la casa y recoger trastos. Eran pisadas grandes y no eran de vampiro. <> pensó Gin. Bajó las escaleras y entró en la cocina donde estaba Esme haciendole unos huevos fritos.
- Buenos dí-díaass... - bostezó Gin.
- Buenos días Gin- le contestó Esme con una sonrisa.
- ¿Huevos fritos?-preguntó Gin.- Creía que hoy iba a salir de caza con Renesmee.
- No ha podido ser, Jacob se la ha llevado de excursión y los demás ya tenían planes y no podían salir de caza.- le contestó Esme
- Amss...
Gin volvió al comedor y miró en el sofá. Allí estaban Rosalie y Emmett que se besaban muy románticamente. << Si, estan muy ocupados, jejeje>> pensó Gin riendose en sus adentros. Volvió a la cocina. Esme ya había terminado los huevos y se los había puesto en la mesa.
- Gracias- murmuró Gin.
Esme le dio un beso en la mejilla, le revolvió el pelo y salió de la cocina mientras Gin devoraba sus huevos fritos. Prefería la sangre, pero ya que Esme tenía comida humana para Jacob ella tambien comía. Terminó de comer y salió de la cocina.
Emmett y Rose no estaban en el sofá y Gin ya se imaginó donde estarían. Se volvió a reir en su interior y se fue en busca de algo que hacer.
No quería leer porque ya se pasaba todo el día haciendolo aparte de hacer deberes. Se fue a buscar a Jasper. Alomejor el querría jugar a algo. Pero ¿a qué? Solían jugar a bésibol, pero solo cuando llovía y tronaba y ese día parecía que el cielo solo quería estar nublado.
- Maldición...- musitó la muchacha.
- ¿Que maldices Gin?- la voz provenía de detrás suya.
Se giró y vió allí a Carlisle. Pálido, rubio, guapo, alto y con ojeras.
- Nada, nada ¿Donde estan todos?
- Rose y Em por ahí, Jazz y Alice estan por fuera pero creo que Alice se ha ido de compras. Edward y Bella estan en su cabaña... y Esme acaba de ir a comprar porque Jacob le ha vaciado la nevera entera.
- Ah vale¿ y que estas haciendo tu?- le preguntó Gin.
- Pues ahora me iba al hospital, he recibido un aviso de que ha habido un accidente grande en la carretera y necesitan mi ayuda.- le respondió Carlisle distraido
- Ah, vale... pues... salva muchas vidas- le dijo Gin tambien muy distraida.
No espero a que Carlisle le dijera nada y se fue hacía el jardín. No había nadie. Inspiró fuertemente. Olió el bosque, las flores, las plantas, la tierra humeda, el musgo y despúes otros aromas el de canela, menta... también el del rocío... y depuees olio a... perro.
- ¡Buff! ¡Que peste! - se tapó la nariz.
El rastro se dirigía hacia el bosque, aunque hacía tiempo que había pasado por ahi, quiza una hora. Pero el olor era insoportable. Olía a calcetines sudados, a caca de perro y a alguien que no se había duchado en mas de un mes. Todo eso junto. Insoportable.
Miró alrededor y escuchó. Se oía a Rose y Emmett en el piso de arriba y después se oía a Edward y a Bella muy flojamente. Se estaban riendo. Después intentó escuchar a Jacob y a Renesmee haber si los oía, pero nada.
Entró en la casa. Se aburría mucho. Jacob y Renesmee podían haber contado con ella para ir de excursión, o Alice podía haberla llamado para ir de compras, pero no, todos estaban ocupados. Tan ocupados que ni si quiera podían llevar a Gin con ellos.
Se sentó en el sofá y se puso a mirar la tele. No podía jugar a la wii, poque Emmett había roto ya el séptimo mando que habían comprado, y el segundo que todavía estaba intacto, no tenía pilas, y no habían mas. En la tele no hacían mas que un programa de esos de corazón.
- Vaya chorrada, ¡y a estas horas!- exclamó Gin para si sola.
Se oyó un ruido de algo que se había caído en el piso de arriba. Emmett y Rosalie se rieron. Gin sonrió al pensar lo que estarían haciendo. Luego rompió a reir en carcajadas. Bueno, era algo normal en las parejas normales. Pero ellos no eran tan normales. Gin se preocupó por la cama de la habitación de Emmett y Rosalie. Seguro que no duraria nada.
Fuera oyó a un perro ladrar. <> Gin se levantó del sofá y salió a la puerta principal. En la carretera hbía un perró vagabundo. Estaba muy sucio.
- Hola pequeñin, ven aquí- Gin lo llamó y silbó para que el perro viniera, pero lo único que hizo este fue salir corriendo.
- Pues adios.
Cerró la puerta y se fue a la cocina. Abrió la nevera. Estaba vacía.
- ¡Maldito Jacob! -exclamó.
- ¡Eeehh! ¿Y ahora que ha echo el perro?
Gin cerró la nevera de un portazo y ante su vista apareció Emmett
- Hola Em, pensaba que estabas ocupado...- Gin se rió.
- Estaba, ¿pero que ha echo el perro?
- Se ha terminado la comida.
- ¡Chucho malo!- Emmett dijo eso y luego estalló en carcajadas.
- ¿Y Rose?- inquirió Gin
- Visitendose.- le contestó Emmett.- ¿Donde estan los demás?
- Por ahí. Antes he oído que algo se caía¿ que era?
- He tirado a Rose de la cama.- dijo Emmett.
Gin se tiró al suelo de la risa. Le salían lagrimas de los ojos y todo.
- ¡Oh cállate!- le eespetó Emmett algo cabreado.
Al final el día no acabó tan aburrido. Gin le estuvo dando la lata a Emmett todo el día. Ella se lo paso bien al final.
Aquel día no había estado tan mal.


_______________________________

Bueno, este capitulo 955 palabras solamente el texto, esta bien ¿no?
Actualizo mañana¿ok?
Graciaaas!!


¿Recordais cuando los Cullen tuvieron que poner un cádaver falso con el ADN de Gin para hacer creer a sus padres que ésta había muerto? Ella dijo que sentia pena por sus padres y es un poquito después del principio del capitulo "¡Oh, oh"!
Esto son 4 días despues...

___________________________


- ¡No Alice!
- Gin porfavor...
- ¡No!
- Cálmate...
- ¡No quiero! ¡JASPER NI LO INTENTES!
- Gin...
- ¡QUIERO IR A VER A MIS PADRES!- bramó Gin.
- No puede ser.
- ¡Si que puede ser!
- No
- Si que puede ser y voy a ir a verlos
- No
- ¡Quiero ir a verlos... YA!
- Ginevra por favor, entiendelo...
- ¡NO ME LLAMES GINEVRA, CARLISLE!
- Gin...
- ¡JASPEEER! ¡PARA!
El comedor se quedó en silencio. Estaban todos menos Bella y Renesmee. Bella se había llevado a Renesmee para evitar que oyera eso, pero seguro que lo oiria con los gritos que pegaba Gin.
- Escuchame, ¿sabes el daño que le harías a tus padres?- Alice se arrodillo en frente de Gin
- ¿Sabes el daño que ya les hemos provocado?- le preguntó Gin llena de rabia.
- Si, lo se.
- No, no lo sabes. ¡Ellos perdieron a Kellan, y ahora me pierden a mi! ¡Y encima de esa manera!
- Yo tambien he perdido a mi familia, ¿sabes?
- No de la misma manera.- mumuró Gin
- Pero...
- Nada de peros,Alice ¡QUIERO IR A VER A MIS PADRES!
- No
- ¡SI!
- No
- ¡EDWARD CULLEN, QUIERO IR A VER A MIS PADREES!
- No- murmuró el.
Gin se lanzó a por Edward, pero este fue mas rápido. La cogio de las muñecas y la tuvo apartada de su cuerpo, porque Gin empezaba a dar patadas y mordiscos.
- ¡SUELTAMEE!
- Jazz...
- No puedo... parece que... se resiste...
- ¡Soltádme ya!
- Tu te vas a quedar aquí en casa y te vas a tranquilizar.- le susurró Edward al oído a Gin.
- No.- esta vez fue ella la que dijo que no.
- No digas eso...
- Entonces no me dejais otro remedio.
Justo tras eso, Gin le pegó una patada muy fuerte y rápida a Edward en la espinilla.
- ¡Detenedla!

Gin salió escopetada hacia la puerta, oyó a Edward decir que la detuvieran, pero no lo harían. Ella corrió y corrió y llegó al bosque. Atravesó los árboles. Pero justo cuando hacía un momento que había entrado en el bosque, algo pequeño le saltó encima.
- ¡La tengo!
Mierda, Alice. Se ve que se había subido a un árbol y había saltado encima suyo. Alice la aplastaba contra el suelo.
Entonces entre ella y alguien mas, la llevaron a casa.
- ¡Sueltame Alice!
Alice no dijo nada hasta llegar a la casa. La cogieron de los brazos y la pusieron en frente de Carlisle.
- Gin... hagamos que esto no ha ocurrid0 ¿vale?
Gin gruñó y miró al suelo. Empezó a llorar silenciosamente.
- Escucha...
- ¿Porque? ¿Porque me retuvisteis?
- Estabamos hartos de huir, y teníamos que arrglar todavía unas cosas aquí como para irnos de repente. Además el más minimo rumor podría hacer que sospecharan aún mas de los Cullen- le explicó Carlisle.- Tienes que entender...
- Ya, pero yo lo único que os pido...
- Gin, ¿que crees que pasaría si tus padres te vieran? Se alegrarían vale, pero mira lo que eres...
- Culpa de Emmett.
- ¡Eh!
- Primero, ellos piensan que estas muerta asi que... y segunda, no nos podemos arriesgar a que nos descubran. Los Vulturis vendrían a por ti al saber que lo habrías revelado...
- ¿Entiendes ahora cielo?- esa era Esme
Gin no contestó. Pero entendía lo que le quería decir Carlisle.
Alzó la mirada y los miró. Miró a Carlisle, y luego a Esme, Rosalie, Emmett, Jasper, y por último a Edward. Ella sabía que se tenía que quedar allí.
Sus brazos se aflojaron. Y Alice que la sujetaba la soltó.
- Me voy a mi habitación...
- Que duermas bien, cielo-Esme le dió un beso en la mejilla.
- ¿Gin?
Gin se giró. La llamaba Carlisle, como no. Su rostro estaba tranquilo.
- Si quieres... podemos hacer como que esto no ha ocurrido ¿vale? - mirí a Gin que asintió.- Asi nos evitamos situaciones incomodas.
- Vale, buenas noches.
- Buenas noches.- dijeron Alice, Esme y Caslisle.
Cuando se aseguraron de que Gin dormía, se pusieron a hablar.
- No querrá intentar volver a visitarlos, ¿verdad?- inquirió Carlisle.
- No.- dijo Edward.
- No, no veo nada.- murmuró Alice.
En ese momento llegaron Bella y Renesmee. Renesmee seguía despierta pero con cara de sueño en brazos de su madre.
- ¡Nessie! ¿Todavía estas despierta?- le preguntó Alice.
- Lo ha oído todo.- les dijo Bella.- No quería dormirse. Y quería fugarse con Gin cuando ha visto que se marchaba.
- Renesmee... ¡eso no se hace! - le dijo su padre. Edward la cogió en brazos y le dió un beso.- Y ahora te vas a dormir.
- No quiero papi.
- Renesmee...
- Quiero jugar con tío Jazz.
Jasper sonrió.
- No pasa nada. Ven Rensemee- estiró los brazos para recoger a sus sobrina que lo aceptó encantada.
A los pocos minutos, Renesmee se quedó dormida en brazos de Jasper. Rosalie hizo una foto de aquella magnifica imagen.
- Dame Jasper, que la llevo a la cabaña.- le dijo Bella extendiendo los brazos.
- Tranquila Bella, deja que duerma en mis brazos.- le pidió Jasper.
-Esta bien... Edward y yo nos vamos a la cabaña...
Miró a su marido y lo besó.
- No molesteis.- murmuró Edward cogiendo a su mujer en brazos. Los dos se fueron a la cabaña dejando a todos con una cara de sorpresa y diversión. Y dejando tambien a Emmett aguantandose la risa.

 

 

 

 


____________________________

Espero que os haya gustado. Ha sido una discusión muy fuerte. Y como ha dicho Carlisle, es mejor que quede olvidada. Y así se ha quedado y se quedó.


Esto es antes de la Navidad nº 100 de Gin con los Cullen. No es Navidad, pero es el año 47 que Gin esta con los Cullen.
_________________________

Gin miraba a Seth que hacía el idiota con Jacob en el jardín. A su vez, este mismo, intentaba que Renesmee le prestara algo de atención. Renesmee como era obvio, no le prestaba la mas minima atención. Estaba hablando con Gin aunque parecía que hablaba sola.
- Gin, ¿me has oído? - le preguntó Renesmee chascando los dedos delante de ella.
- Eeh... si, algo de que alomejor te vas de marcha con tu tía Alice y tu tio Emmett- le dijo Gin mirandole.
- ¡No! He dicho que quizas me voy de caza con tia Rose y tío Jazz
- Pues eso, lo que yo he dicho... - Gin volvió a mirar a los chicos y luego suspiró.
- ¿Se puede saber que te pasa?- inquirió Renesmee.
- Eeh... nada, esque no me encuentro bien, me voy a... a leer- Gin se levantó corriendo.
- Pues si no me lo dices tu, lo hará papá.- Renesmee a veces era una puñetera.
- No te lo dirá
- ¿Que nos jugamos? - Renesmee se lavantó de la mecedora en la que estaban dispuesta a partir en busca de su padre.
- ¡Edward, no le digas nada!- gritó Gin
- ¡Papaaaaá! ¡Ya me lo estas contandooo!
- ¡Dejad de hacer ruidoooooo! - exclamó Emmett desde una ventana de la casa imitandolas.
Gin y Renesmee se rieron y se sentaron otra vez en la mecedora. A Gin le quedaba bien, pero a Renesmee que tenía cuerpo de adulta, bueno, igual que Carlisle, le quedaba un poco pequeña.
- ¿Jugamos a algo? - preguntó de pronto Jacob.
Renesmee se rió y le tocó la mejilla a Gin con la mano. Lo que Gin vió la hizo escandalizarse y reirse a la vez. Renesmee le acababa de mostrar a ellos cuatro jugando a la botella.
- ¡Que guarra eres, Nessie! - le protestó Gin riendose.
- ¡Eh! Que no pasa nada - Nessie se reia tambien. Aunque tuviera el cuerpo de adulta, la edad de una persona de 20 años y la mentalidad de una persona sabia, Renesmee estaba en la parra como una adolescente. Para ella aquel periodo todavía no había pasado.
- ¿Bueno que? ¿Que hacemos? - inquirió Jacob.
- Vete a dar volteretas por ahí, chucho.- le dijo Gin. Ella seguía llamandole así aunque fueran amigos y lo bueno era que el no podía replicarle, porque si se metía con ella por lo que era, tambien tenía que meterse con Renesmee, y eso no lo haría por nada del mundo.
- ¿Venís de caza?
- Lo siento Jake, vamos a ir Rose, Jazz y yo.
- No pasa nada Ness.- Jake se acercó a Renesmee y le dió un beso en la frente.- Me voy a casa a cuidar de Billy-Jake, que es lo que tendría que estar haciendo, pero como estaba dormido...

[[ Billy-Jake {se pronuncia "Bili jeic" XD} es el hijo de Rachel y Paul, la herma de Jacob y el otro de la manada. Yo hago que Paul ha querido crecer con Rachel y han tenido a este bebe]]

- Es un terremoto, ¿verdad? - le preguntó Gin con una sonrisa.
- Ni te lo imaginas- bufó Jake.
- ¿Pero te tienes que ir? - Renesmee se abrazó a Jake
- Si tu quieres que me quedé me quedo- le respondió Jacob respondiendole a su abrazo.
- Emm... bueno, si los tortolitos quieren estar solos...- carraspeó Gin.
Nadie le contestó ni dijo nada, asi que Gin se levantó y se dirigió a la cocina. Allí estaba Esme leyendo el periodico.
- Hola Esme
- Hola cielo, ¿estan Nessie y Jake juntos?.- preguntó con una sonrisa.
- Ajá...
Abrio la nevera y no encontré nada mas que un bote de esparragos y una alcachofa.
- ¿No hay nada de comer?- le preguntó Gin a Esme
- Esta mañana estaba lleno de comida... que raro...
- ¡Seth! ¡Jake! - exclamó Gin.
Oyeron un "glups..." y luego pasos. En un minuto Gin tuvo a Seth y a Jake delante.
- ¿Que es esto? - inquirió la muchacha señalando la nevera.
- Eehh... es una nevera, Gin- le contestó Jake
Se oyeron unas risas provinientes del piso de arriba, seguramente de Jasper, Edward y Bella. Se partían de risa cuando Gin preguntaba cosas como esas y Jacob respondía eso mismo.
- ¡Ya se que es una nevera, cabeza de chorlito! -exclamó- Lo que te digo es que ¿porque esta vacía?
- Pues porque Seth y yo nos hemos comido toda la comida, es de lógica Gin.- le respondió Jacob como si nada. Desde arriba se oyeron aun mas risas.
- ¡Idiota! ¡Era mi comida! ¡Y ahora tendré que...
No llegaron a saber lo que tendría que hacer Gin, porque unas voces llegaron desde fuera llamado a Jake.
Los licantropos , Gin y Esme salieron a fuera. Y allí encontraron a un chico moreno que iba en pantalon corto y con cara de preocupación, era joven, de unos catorce o quince años, como Seth. Estaba claro que tambien era un hombrelobo
- ¡Oh, Jake! Buff...- le faltaba el aliento- La que te... la que te va a caer... en casa...
- ¿Que es lo que ha pasado Cal?- preguntó Seth.
- Jake tenía que... tenía que estar cuidando de Billy-Jake y... y el niño se ha despertado y... y no se como se ha pegado un mamporrazo desde la cuna al... al suelo.
- ¡Oh porras!- exclamó Jacob.- ¿Lo saben Paul o Rachel?
- Por eso he venido.- Cal ya había recuperado el aliento.- Paul dice que te va a matar, y Rachel dice que no ha sido nada porque Billy-Jake se ha curado pronto pero...
- No digas mas, ahora voy para allá.
- Esta bien.
- Vamonos Seth. Adios Nessie.- le dió un beso a Renesmee en la mejilla y se fue al lado de Cal.- Adios- se despidió de Gin y los demás.
- Adios Jackie- Renesmee llamaba a veces así a Jacob.
- Adios Seth, adios Jacob.- se despidió tambien Esme.
Los licantropos de acercaron a los lindares del bosque y alli se transformaron. Gin se tocó la mejilla, estaba ardiendo. Entró en la casa antes de que se le notara, pero fue demasiado tarde. Renesmee se acercó a ella y le susurró al oído:
- He visto como mirabas a ese Cal, si quieres le pido a Jake que te lo presente. Ha llegado nuevo a la manada...
- ¡Cálla! Y para que lo sepas, no le miraba a él- le contestó Gin poniendose roja y entrando en el comedor para ir a su habitación.
- Nooo, claroooo...
Gin se encerró en su habitación y se sentó en su cama. Todo lo que le había dicho Renesmee era verdad. No había dejado de mirar a Cal. Era muy guapo, y musculoso. Y su voz era muy dulce. Seguramente Cal sería de Caleb o de algo parecido. A Gin le gustaba. Se quedó pensando en el durante un rato, y luego recordó: ¡pensamientos! . << Edward Cullen, como te oiga decir algo, te las tendras que ver conmigo>> pensó Gin, solo le faltaba que alguien mas aparte de Edward supiera que Gin estaba "enamorada" de Cal
Una hora mas tarde, salió del cuarto y se fue al comedor donde encontró a Edward y a Bella jugando al ajedrez. Edward miró a Gin, sonrió y asintió. Gin se sintió mas tranquila. Se fue a buscar a Alice. Quería ir de compras. Alice se le presentó justo cuando fue a llamarla.
- ¿Preparada? Pagas tu ¿eeh?
- No, me gasté el dinero que tenía ahorrado en el sexto e-book.
- ¿Otra vez?
- Si.
- Pues a mi no me pidas dinero.
- ¡Jaaaspeeeer! - Gin llamó a Jasper con una voz angelical.
- Ni hablar- la voz le llegó de un piso arriba.
- Porfaaaa
Al final Gin acabó convenciendo a Jasper y le sacó ciento cinquenta dolares de la cartera.
- ¡Graciaaas! ¡Te los devolveré, tranquilo!- le dió un beso en la mejilla de lo feliz que estaba y se fue corriendo al porsche de Alice.


________________________

El proximo capitulo mañana.
Sera mas interesante, lo prometo!

 

 



Jacob no volvió mas por la casa de los Cullen. Y sabían por un sms que le había mandado a Renesmee, que lo habían "castigado" a vigilar a Billy-Jake día y noche mientras Rachel y Paul estaban fuera, asi que no se pasaba mucho por allí. Pero el que si volvió fue Seth que solía visitar a Bella y contarle cosas sobre Billy y Sue y sobre los quileute. A veces lo acompañaba Cal y cuando ocurría eso, Gin se sentía un poco indispuesta y subía a su habitación donde en realidad espiaba por la ventana. Edward por supuesto lo sabía, pero respetando a Gin, no se lo había ni contado a Bella. Y Jasper notaba sus cambios de humor repentinamente y empezaba a sospechar algo.
Una mañana, Seth vino acompañado de Cal, y como no, antes de que entraran en la casa y se presentaran, Gin empezó a moverse y a subir a su habitación.
- ¿A donde vas Gin?¿A tu habitación?- le preguntó Renesmee.
- Si, con esta peste no se puede leer- le contestó Gin
- ¡Pero si huele todo el día!- murmuró Renesmee para si mimsa cuando Gin desapareció en las escaleras.
Gin cerró la puerta, dejó el libro en la cama y se asomó a la ventana. Allí estaba Cal, con su piel morena igual que la de los otros quileute con sus grandes musculos a pesar de su edad. Tenía el pelo castaño oscuro, un color muy bonito, y mas bonitos eran aun sus ojos, del color de la miel. Miel dulce, dulce como el, como había podido observar Gin.
- ¡Ey Gin! ¡Baja!
¡Mierda! Seth la había pillado mirandolos desde la ventana. Ella no hizo mas que saludar y sonreir asintiendo con la cabeza. No tenía mas remedio que bajar. Salió de la habitación y bajó las escaleras. Salió al jardín y miró al cielo. Estaba nublado, como casi siempre en aquel lugar.
- ¿Que hacias allí arriba en la ventana? ¿Nos espiabas?.- Seth le pegó un puñetazo flojito en el hombro.
- No, solo miraba... el cielo...
- ¡Si ya!- le gritó Renesmee desde la mecedora- Y el cielo es Cal ¿verdad?
- Nessie, cierra el pico.
- Hablo si quie...
- ¿Donde estan hoy los demás?- preguntó de repente Seth para calmar las cosas.
- Carlilse en el hospital, Esme ha ido a visitar a una amiga, Emmett, Rosalie y Alice en Denali, Jasper por ahí y Edward y Bella tambien por ahí.- le contestó Gin
- ¡Oh bien! Tengo que contarle a Bella la ultima que montaron Billy, Charlie y mi madre en la residencia.

[[Tengo que decir que como este es el 47º año de Gin con los Cullen. Charlie, Sue y Billy estan muy viejos, sobre los 80 mas o menos, y hago que estan en una residencia en la reserva quileute( A Charlie tambien lo he metido alli)]]

Seth entró en la casa y Renesmee se fue detrás de él. Gin se fue a sentar a la mecedora justo al mismo momento que Cal.
- ¡Oh! Sientate tu.- le dijo Gin poniendose roja.
Se miraron a los ojos. Ella vió los de Cal, de color miel y Cal vio los de Gin, marrón chocolate algo fuerte. Cal dió un respingo y sonrió. Gin re ruborizó y sonrió tambien.
- ¡Giiiin! ¡Mamá dice que vayaas, que tiene que decirte algooo!- Renesmee salió al jardín y vio a los dos chicos que estaban... cogidos de la mano.
Gin miró a Cal, luego a Renesmee y luego sus manos. Soltó rápidamente a Cal y se puso roja como un tomate.
- Ups... interrumpo, perdón- se dió rapidamente la vuelta.
- Ehh no, no interrumpes, ¡ahora voy Bella! - Gin se apartó de Cal y entró en la casa mas rápidamente que Renesmee.
Se fue a buscar a Bella, pero no la encontró, así que volvió a salir a fuera. Renesmee ya no estaba gracias a Dios, pero Cal... ¡tampoco! ¡No estaba! Gin lo buscó alrededor de la casa. Ya echaba de menos sus manos calientes. Se sentó en la mecedora y justo despues alguien se sentó al lado suya. Cal
- Gin... yo...-empezó Cal mirandola a los ojos
- Shhh... - Gin le tapo la boca con el dedo y... lo besó.
Cal respondió a ese beso. Los labios de Cal ardían, y Gin entera ardía ya a pesar de su fría temperatura. Sus labios estuvieron entre los de Cal, luego al revés. Aquello era magnifico, precioso, hermoso. Gin nunca olvidaría aquello.
Los dos se miraron a los ojos y volvieron a besarse.

_________________

Fin de capitulo!!
Mañana maas! Espero que os haya gustadoo!
Coments pliis!

 



Era de noche, estaban todos en casa mirando un partido de fútbol que Jasper y Emmett no querían perderse. Gin no paraba de pensar en lo que había pasado con Cal, una y otra vez. Había sido tan bonito... su primer beso en realidad. Siguió pensando en eso hasta que Edward gruñó:
- Perdón. Bella, ¿me pones ese escudo tan bonito que haces ya que mis pensamientos molestan a Edward?
- ¿Y que es lo que piensas?- preguntó Renesmee
- Cosas mias...
Gin se notó mas segura, y pudo pensar con tranquilidad. Era muy bonito recordar aquello, pero mas bonito aun había sido vivirlo. Recordaba su beso, su beso caliente, sus labios calientees. Sus ojos, su sonrisa... Todo era bonito.
Jasper y Emmett interrumpieron sus pensamientos pegando un salto super rápido de su asiento y alegrandose porque el equipo con el que iban en ese momento, el Florida Gators, acababa de ganar el partido.
- ¡SI!
- ¡Bravo por los Gators!
- ¿Vosotos cambiais de equipo cada vez que nos mudamos?- preguntó Gin
- No, pero lo que pasa es que preferimos a los Gatos que a los otros.- le dijo Jasper.- Por cierto, hoy estas muy contenta y excitada ¿no?
- ¿Yo? ¡Que va! Bueno, si , porque ahora los Gators han ganado.- mintió Gin, aunque nadie la creyó.- Bueno... ¡me voy a la cama!
Salió disparada y se metió en su habitación, pero volvió a salir y bajó a velocidad normal a coger sus zapatillas.
- Me las había dejado.- musitó
Volvió a subir y se dejó caer en un sueño profundo. Soñó en cosas muy bonitas, mas que sueños, eran deseos, algunos posibles de cumplir y otros ya imposibles. Estar a solas con Cal, irse a un lugar muy lejano con el... esos eran sueños capaces de cumplirse, pero ver a sus padres otra vez, o a Kellan, sueños imposibles que ya nunca se cumplirian.

A la mañana siguiente, Gin se despertó muy tarde. Tenía sueño p0rque despues de dormise, al cabo de unas horas, Emmett y Jasper la habían despertado mientras celebraban todavía la victoria de los Gators, eso era la excusa que le habían dado ellos, pero Gin sabía que la habían despertado a proposito, asi que fueron las 5 de la mañana cuando Gin pudo volver a dormirse de nuevo.
Abajo Esme le había dejado un vaso de leche con colacao. Gin encontró a Renesmee terminandose el suyo.
- Buenos días.
- Buenos días, Ness.- Gin dió un bostezo.
- Dentro de un rato va a venir Jacob, lo digo para que no te vea con esas pintas- le dijo Renesmee
- ¿Que pintas?
- Tu pijama, que ya esta mas viejo...
- ¡Pero si me lo compré hace dos meses!
- Pues por eso...
- Has salido a Alice con la ropa Renesmee
- Ya
Gin subió a vestirse y se puso un vestido de esos que llevan los leggins debajo de color verde. Y lo complementó con una diadema y unos zapatos de tacon del mismo color. Se miró en el espejo y cuando iba a salir por la puerta, oyó los tacos de Jacob. Bajo corriendo esperando encontrar con el a Cal. Seguro que soltaba tacos porque sabía que se habían besado, aunque por eso no pasaba nada. Y la verdad es que estaba en lo cierto.
- ¡Y no nos lo contó! ¡Nos enteramos despues!- gritaba Jake
- ¿De que Jake?- preguntó Renesme sin saber.
- ¡Preguntale a ella que lo sabe mejor!- le respondió Jacob señalando con la cabeza a Gin.
- ¿Yo? ¿Que se yo? Yo no se nada.- le contestó Gin haciendose la inocente
En ese momento entró Rosalie.
- Hola chucho, ¿porque chillas?
- Gin lo sabe.- dijo Renesmee
- ¡Que yo no se nada!
- ¿A no? ¿Y que me dices de lo tuyo con Cal?
-¿Que pasa con Cal?.- inquirió Renesmee
- ¡Se besaron! ¡Él la imprimó!
Esa noticia dejó mas boquiabierta a Gin que a los demás.
- ¿Qué se qué? ¿¿Se besaron??
- ¿Quien?¿Gin?
- ¡Claro!
- ¡Ey Gin, eso no me lo contastee!
- ¿Como te puede gustar un chucho?
En ese mometno tambien llegaron los otros, todos menos Carlisle, que no estaba, como casi siempre.
- ¿Que es lo que he oído?- preguntó Alice
- ¡Que se han besado!- dijo Renesmee
- Ekks... besar a un perro... Nessie querida, dime que tu nunca harás eso con Jake...- dijo Emmett
- ¿Y que pasa si te digo que ya lo he echo?- le respondió Renesmee.
Todos la miraron con los ojos super abiertos, incluso Jake. Los unicos que no estaban sorprendidos eran Edward y Gin, que estaba en su mundo pensando en lo que había dicho Jake
- ¿Quéééé? ¡DIME QUE ES MENITRAA!.- exlcamó Emmett.- ¡Que asco!
- Es mentira, tranquilo tio Em. - Renesmee se reía a carcajadas.
- ¿Pero es verdad?- preguntó Esme.- ¿El la ha imprimado? ¿Y se besaron?
Gin se puso muy roja. Cerró las manos convirtiendolas en puños y se puso muy roja. En su interior pero, bailaba de alegría. Y se decía:<< Te quiero, te quiero, te quiero Cal>>. Se puso mas roja aún y miró a los demás.
- ¿Tan raro es?- preguntó
- ¡Noo, que va! - dijo Bella.-¡Es magnifico!
- ¡Pues claro!
- ¿Pero porque no me lo habías dicho?
- ¿Y donde esta Cal ahora, Jake?
- Es magnifico
- ¡Pero no me lo dijo!
- ¿Quereis parar?- estalló Gin. Luego se puso roja otra vez.- ¿Donde...?
- Ahora vendrá- le contestó Jake.
Gin asintió y todos riendose en su cabeza, se alejaron. Solo quedaor allí Jake, Renesmee y Gin.
- Sigo queriendo saber porque no me lo has dicho.- le dijo Renesmee
- Porque te reirias de mi, además, no era algo que se tuviera que ir gritando a los cuatro vientos
- ¡Pero sabías que te había imprimado!
- No, no lo sabía.
- ¿Como que no? ¿Como no vas a saber que Cal te había imprimado?
- Oye, ¡que tu tampoco supiste que Jake te había imprimado cunado lo hizo!
- Yo era un bebé.
- ¡Chicas, chicas! ¿Quereis dejar de discutir? - Jake intervino
- Valee
- Echo
- Y ahora, ¿Renesmee, vienes al cine? Me han dicho que han sacado la 5 pelicula de REC
- ¡Genial! ¡Quiero verla!
- Pues vamonos
- ¡¡Adiós familia!! Vuelvo luegoo
- Adios
Jake y Renesmee salieron por la puerta, y Gin los siguió para esperar a Cal. No tuvo que esperar mucho, solo 4 ó 5 minutos. Al cabo de ese tiempo, Cal apareció en la puerta, semi-desnudo, solamente con unos pantalones cortos, tal y como solían ir los licántropos.
- Hola- le saludó el.
- Hola. -Gin se acercó a él, posó su mano en uno de sus pectorales y le besó.
- Estas muy guapa.- dijo Cal.
- Gracias.
- ¿Quieres que vayamos a algun lado? ¿A La Push quizá?
- ¿A la playa?
- Perfecto
- Bien, pues... espera que me transformo y nos vamos pitando.
- Bien, te espero
Cal corrió a los arboles y se transformó. Al momento salió de allí un lobo con el pelaje de color canela.
- ¡Que guapo!- exclamó Gin.
Cal esbozó lo que parecía una sonrisa.
- ¿Vamos?
Cal asinitió y los dos juntos, salieron corriendo hacia La Push. Ahora estaban un poco lejos de allí, y tendrían que correr una media hora, pero ir allí valía la pena.
Tras pasar muchos arboles y un par de carreteras desiertas, llegaron al territorio de La Push, y Gin lo reconoció porque a partir de allí, el olor apestoso a lobo se hizo mas fuerte. Se dirigieron a la playa.
Cal se fue a los árboles y se transformó otra vez en hombre. Salió de los árboles convertido otra vez en hombre mientras Gin se peinaba ya quel el viajecito la había dejado con unos pelos muy alocados.
Cal se acercó a ella y le cogió de la mano. Junto se fueron a las rocas y se sentaron allí mirando las rocas.
- Imprimada....- susurró Gin
- Si...- le respondió Cal.
Miraron como las olas rompían en las rocas y tambien en el acantilado, donde por una vez, segun le había contado Renesmee, Bella se tiró y Jacob la salvó. Se imaginó a Cal salvandola a ella.
-¿En que piensas?- le preguntó Gin a Cal.
- En ti
Gin sonrió y lo besó. Sus labios estaban calientes, todo su cuerpo lo estaba.
- Te quiero- murmuró Gin
- Yo tambien te quiero...- dijo Cal, pero luego vacilo.- Menitra- miró a Gin que se quedó con una cara de sorpresa en su rostro.- Te amo
Los dos chocaron, chocaron entre ellos como las olas chocan con las rocas. Se besaron hasta quedarse sin aire. Cogieron mas aire y se pasaron el día besandose y diciendose cosas bonitas sentados en las rocas.


___________________

Fin del capi!! Actualizaré el domingo si puedo, porque mañana estoy ocupada.
Espero que os haya gustadoo!! Calefactor electrico

 

 

 



Hacía ya bastante que Gin y Cal estaban juntos. Los dos irradiaban amor por todas partes. Iban cogidos de la mano, se abrazaban y luego se besaban. A esas alturas, Gin y lo sabía todo de Cal, y Cal lo sabía todo de Gin. Cal le había contado de su nombre, Cal, venía de Calvin, y no de Caleb como ella había pensado.
- Bueno, pues me gusta que te llames Calvin.- le dijo Gin
- A mi tambien.- le susurró Cal al oído
- Por cierto... tengo que decirte una cosa... mi nombre... no es Gin, es Ginevra- Gin y Cal se miraron a los ojos y estuvieron riendose asi durante mucho rato.
Los dos paseaban su amor tanto por la casa de los Cullen como por la Push. Allí en la Push ya estaban acostumbrados a que uno andara siempre con su novia por ahí. Pero en la casa de los Cullen... no todo era así. Renesmee ya estaba empezando a mosquearse, y un día, no pudo mas y estalló.
- ¿Pero que te pasa? - le gritó a Gin
- ¿Pero que me pasa de que?
- ¿Que es que no existo o que?
- ¡Claro que existes! Eres Renesmee Carlie Cullen, semi-vampira, hija de Isabella...
- Eso ya lo se. Pero digo que para ti ya no existo. Desde que estas con Cal, me dejas siempre de lado.
-¡Eso no es verdad!- la interrumpió Gin
- Pues si, pareceis inseparables, estais todo el día juntos.
- Pues por lo que me han contado, Jake y tu erais inseparables tambien.
- ¡Eso es distinto!- saltó Renesmee- Además, ahora ya va cada uno por su lado.
- Pues ya llegará la hora en la que Cal y yo nos separemos mas, pero ahora dejame vivir mi vida ¡en paz!
Renesmee le fue a replicar, pero Alice le pisó el pie. Y como Gin no se dio cuenta y vio que Renesmee no decía nada mas, dió por zanjada la discusión. Se dió la vuelta y salió en busca de algo que hacer, ya que ese día no podía estar con Cal porque tenía que hacer una guardia.
Se dirigió a la ventana y se sentó en el alféizar con la espalda reposada en el marco de la ventana. Observó el paisaje. Arboles y bosques, matorrales y plantas, mas árboles y todo bosques. Aquello era ya aburrido, siempre el mismo paisaje. Aburrido.
- ¿Te encuentras bien?
Gin se giró y se topó con Rosalie allí de pie.
- S... no - no podía fingir que algo le pasaba.
- ¿Y que es lo que te pasa?
<> le hubiese gustado gritar aquello a los cuatro vientos, pero se contuvo y simplemente lo pensó.
- Nada, Rose nada, estoy muy aburrida.
- Eso es mentira
- Esque... nada, no es nada Rose de verdad.
- Pues ¿te vienes a dar una vuelta conmigo?
- ¿Y adonde vamos?
- Nose, a hacer el tonto por el centro comercial y ser la envidia de las chicas que estan sentadas en un banco, ¡ah! y a ligar con algun chico.- Rosalie se rió de eso esperando la reacción de Emmett que no llegó.- ¿Vienes?
- Bueno... si no hay mas remedio...
Rosalie la cogió del brazo y la arrastró a su coche. Entraron y se dirigieron al centro comecial. Allí pasaron una tarde divertida que hizo que todas las penas de Gin desaparecieran durante un momento.

Al volver a casa, Gin se dirigió al cuarto que ella y Renesmee compartían. Renesmee estaba sentada en su cama leyendo un libro, pero se notaba que no lo hacía de verdad porque el libro estaba del revés.
- Nessie
- ¿Que?
- Nessie.- repititó Gin, ella quería que la mirara a los ojos.
- ¿Que quieres?
- Que me perdones.
Renesmee alzo la vista y dejó su libro a un lado.
- Quiero que me perdones y que volvamos a ser amigas.
Nessie se lanzó a los brazos de Gin.
- ¡Oh, Gin! Tu si que me tienes que perdonar, perdoname por haber sido tan brusca antes. A partir de ahora, podeis estar Cal y tu el tiempo que querais juntos, que yo no os molestaré.
Las dos se abrazaron. Su amistad no podía romperse tan facilmente por una discusión pequeñita de nada. Su amistad era fuerte, duradera y sincera.


Esme espiaba a Gin y a Cal. Los dos estaban en el sofá abrazados viendo una película de vampiros. Se reían los dos de esos vampiros que no tenían nada que ver con los de verdad.
- ¡Y mira ese! ¡Menudo ataúd! ¡Si los vampiros ni siquiera duermen!
- ¡Ja! Y mira, le clava una estaca al corazon. ¿Tu no te mueres así, verdad Gin?
- Ombre, yo no lo se, pero intenta clavarle una estaca de madera a cualquier otro y veras como sigue vivo.
- Bueno, algun día ya lo intentaré.- dijo riendose.
- ¡Mira, mira! Todavía se convierten en murcielágoos!
- Son peliculas tontas y falsas Gin, que quieres...
- Y miralos a todos, ¡son super feos! Tienen la cara arrugada y parece que no han cagado en su vida.
Cal empezó a reirse a carcajadas y Gin lo acompañó. Algunos tambien se rieron de aquel comentario, que aunque estaban en otras habitaciones, lo oyeron perfectamente.
- Algo que os diferencia, esos son horrendos, y tu eres... hermosa, mas que eso.
Empezaron a besarse y allí Esme cerró la puerta. Quería darles intimidad, aunque sabía que nunca llegarían a hacer la cosa que ella pensaba, tenía que darles su intimidad.
Los dos se besaron y se besaron. Los labios de Gin ardían ahora tambien y tambien su cuerpo que se rozaba con el de Cal.
- Te quiero...- susurró él.
- Yo mas
- Imposible.- Gin le mordió el labió a Cal y siguió besandolo.



____________________

Vale, fin del capitulo aquí. En este en realidad no ha pasado mucho, pero para mí es importante para cosas que vendran.
El fin de esta historia se acerca ya por fin, y aviso de que no hare ninguna tercera parte ni nada por el estilo.
El próximo capitulo será muchisimo mas interesante, y por eso os digo que no os lo perdais por nada. Y no quiero que os enfadeis ni nada por lo que yo ponga. Ya que es MI historia.


Siento no actualizar, pero no me da tiempo, y ahora mismo tenía un capitulo casi terminado, me he ido un momento y cuando he vuelto mi madre me lo había cerrado sin querer. ¡Vaya chasco! Actualizo mañana seguro!

 

 


- ¿Qué pasa?- preguntó Gin.
- ¡Otros, hay otros! - exclamó Jacob.
- ¿Otros qué?- preguntó Renesmee asomada a la ventana.
- Licántropos.- dijo Cal
- ¿Quéé?
Edward y Carlisle salieron de la casa con semblante serio.
- ¿Que es lo que ha pasado?- inquirió Carlisle.
- Estabamos de guardia por los bosques, algo lejos de la Push, y de repente oímos otras voces. Otros licantropos, dos exactamente.
- ¿Y que querían?
- Vernos.- dijo Cal- Hemos quedado dentro de media hora en la Push.
- No han visto otros seres como nosotros desde hace un porrón de años.- aclaró Jacob al ver la cara de de incomprensión de los vampiros.
- ¿Y solo quieren eso?- bufó Renesmee.- ¿Que hay de malo en ello?
- Eso, ¿que hay de malo en eso?- preguntó tambien Gin mirando a Cal.
- Nada en realidad, pero queríamos que lo supierais, porque estan rondando la zona este, osea, por aquí.
- ¿Pero como puede ser que os hayais oído entre vosotros si ellos son de distinta manada?- Edward habló por primera vez.- Eso es lo que no entiendo.
- Eeh... nosotros tampoco- admitió Cal.
<> pensó Gin.
- ¿Qué has dicho?- preguntó Edward
- ¿Quien yo?
- No, tu no, Gin
- No he dicho nada
- ¿Que has pensado?
- Nada.
- Digo ahora, hace un momento cuando Cal ha dicho que ellos tampoco entienden eso.
- Eehh... ¿que quizá si que son una manada de la Push que se perdió hace años?
- ¡Eso no es posible!- saltó Jacob.
- No lo sabes.
- Pero...
- ¡Eh, chicos!- los llamó Renesmee.- ¿No teneis una cita?
- ¡Mierda! ¡Que llegamos tarde!
- ¡Corre Cal! ¡Y a vosotros ya os diremos algo dentro de nada!- gritó Jacob desde lejos dirigiendose a los Cullen.
Y así los dejaron.
- Genial, mas perritos.- musitó alguien en un piso superior.


Dos horas y media despuees, los Cullen estaban sentados en el salón esperando alguna noticia sobre los licántropos. Algunos estaban sentados en el sofá y en las escaleras y otros como Rosalie y Emmett, no estaban presentes.
- Edward, ¿crees que les ha pasado algo?- preguntó Bella algo preocupada.
- No lo se amor, no oigo nada.
- Ni yo conseguiré ver nada, ¡maldito punto ciego!- murmuró Alice nerviosa.
- Tengo hambre...- susurró Gin
- ¿A que viene que tengas hambre ahora?- le preguntó Renesmee.
- A nada pero, tengo hambre.
- Pues ves a la nevera ¿no?
- Esta vacía.
- ¿Otra vez?- preguntó Jasper desde las escaleras.
- Esos chicos comen por tres humanos- dijo Esme.
- Pues imaginate como debe estar Emily en su...
- ¡Ya vienen, y traen un herido con ellos!- gritó de repente Edward sobresaltandolos a todos.
- ¿Quéé?
- ¡Jacob y los otros, que ya están aquí!
Hubo un pequeño revuelo en el que todos intentaron salir por la puerta del jardín. Tras salir al exterior, observaron. A lo lejos, se veían dos figuras con un bulto encima.
- ¡Son ellos!- exclamó Gin.
Los vampiros corrieron al encuentro de los licantropos y a medida que se acercaron, vieron que dos de ellos, traían al herido en su lomo. Eran uno rojizo y otro gris que sujetaban a un chico moreno. Renesmee suspiró al ver que Jacob no era el herido, pero Gin dió un grito de espanto y se lanzó a los licantropos.
- ¡CAL!- bramó.
Los licantropos se echaron al suelo dejando Cal inconsciente en el suelo, empapado sangre roja y pegajosa.
- ¿Que ha ocurrido? - preguntó Carlisle tirandose al suelo junto al lobo herido.
- Carlisle, llevemoslo a la casa, por favor.- suplicó Edward.
No hizo falta que los lobos cogieran a Cal. Esme y Jasper cogieron al lobo delicadamente y lo llevaron a la casa, mientras Gin derramaba lágrimas y lágrimas.
- Cal, Cal, Cal- murmuraba
- Shh... Gin... - la consoló Renesmee
- ¿Que es lo que le ha pasado?- preguntó Bella a Edward.
- Uno de ellos lo ha atacado porque ha defendido a Leah.
- ¿A Leah?
- Si. Eran dos, uno de ellos, estaba obsesionado con Leah porque no había visto a una licantropa nunca, y sus instintos no pudieron con el y se tiró a por Leah, entonces Cal, que era el que estaba mas cerca de todos, se interpuso entre los dos al ver lo que el otro licantropo quería hacer. Inmediatamente el otro licantropo reaccióno y se le lanzó a la yugular.
- Dios mío, pobrecito...
- Si
Los lobos se dirigieron a los árboles a transformarse, pero al momento estaban junto a los Cullen.
- ¿Ha sucedido así , Jacob?- preguntó Alice.
- Si- Jake solo fue capaz de decir eso. Se notaba que estaba muy triste por el accidente de su amigo. Seth no podía controlar su tristeza y lloraba silenciosamente.
- Se va a recuperar, ¿verdad?- preguntó
Nadie contestó a la pregunta que hizo Seth. Simplemente entraron en la casa, donde Carlisle se había encerrado en una habitación e intentaba curar a Cal.


__________________________________

Fin del Capi!! Siento no continuar hoy, pero tengo que irme.
Mañana mas, lo prometoo!



Gin daba vueltas delante de la puerta a la espera de que saliera Carlisle acompañando a Cal y este segundo con una gran sonrisa en la boca como si nada hubiera ocurrido. Pero algo había ocurrido. Cal había defendido a Leah de un licantropo que pensaba cosas repugnantes y éroticas que hacer con Leah. Cal se puso a la defensiva dispuesto a atacar al licantropo malpensante, pero el otro lobo que acompañaba al mal pensante, le atacó lanzandose a la yugular. Los otros lobos se lo quitaron de encima inmediatamente y echaron a los otros, pero durante todo aquello, Cal ya se estaba desangrando. Jacob y Seth lo habían llevado inmediatamente a los Cullen, y enseguida Carlisle se metió con Cal en una habitación, donde nadie pasó a ayudarlo por miedo a la sangre. Gin hubiera estado dispuesta a entrar, pero a ella no la dejaron. La situación era muy grave, aunque todos aguardaban esperanzas de que Cal sobreviviera.
- Gin, ¿puedes estarte quieta?- preguntó Alice.
Los paseos de Gin irritaban a todos los presentes en aquella habitación contigua a la de Cal.
- No
- Como quieras- bufó Alice.
- Se va a poner bien, no te preocupes.- la tranquilizó Jasper.
Gin se tranquilizó, aunque siguió dando vueltas por la sala sin parar. Todos oían sus pasos, aunque también oían a Carlisle trabajando, y a Cal respirando. Aquello tranquilizó aún mas a Gin. La puerta se abrió y salió Carlisle.
- Se va a recuperar, reacciona favorablemente aunque necesita mucho descanso.- mumruró con una sonrisa para Gin.
Gin suspiró e inmediatamente preguntó:
- ¿Puedo verle?
- Ahora no Gin. Esta inconsciente y necesita descansar. Cuando despierte podras ir a verlo.- le prometió Carlisle.
La situación estuvo mas calmada, y aunque Carlisle le prohibió a Gin ir a visitar a Cal, esta lo intentó en cuando el doctor no estuvo presente, pero como es obvio, la pillaron al instante.
- ¿A donde vas señorita?- le preguntó Jasper.
Gin se quedó parada con la mano en el pomo de la puerta y maldiciendo a Jasper.
- ¿A ver a Cal?
- Carlisle te ha dicho que no puedes verlo aun, deja que descanse y espera un poco.
Y la espera duró un poco, como había dicho Jasper. Un poco para todos, una enternidad para Gin. Tras cuatro horas de espera, Cal despertó, y todos lo supieron porqué oyeron murmurar a alguien que tenía hambre.
- ¡Cal!- exclamó Gin al oírlo hablar.
Salió disparada a la sala en la que Cal reposaba. Antes de entrar en la habitación se detuvo un momento, bueno, mas bien la detuvieron.
- Gin, ¿me dejas pasar primero para ver como se encuentra y si puede recibir visitas?
- Pero Carlisle... tu me has dicho que cuando despertara podría ir a verlo- se quejó Gin.
- Solo te pido que esperes unos segundos.- suplicó Carlisle.
- Esta bien
Carlisle entró en la habitación cerrando la puerta justo detrás de si, por lo que Gin solo alcanzó a ver unas piernas morenas extendidas en una camilla. Pegó la oreja a la puerta y escuchó.
- ¿Que tal te encuentras Calvin?- preguntó Carlisle con su voz tranquila.
- Bien, hambiento.- contestó Cal.
- Bien, bien, eso es bueno, quiere decir que te estás recuperando.- le dijo Carlilse riendose.
- ¿Donde está Gin?- preguntó Cal, Gin al oir su nombre se sobresaltó.
- Esta fuera, ¿quieres que pase?
No se oyó respuesta alguna, por lo que Carlisle volvió a hablar.
- Bien, pues haré que te traigan comida y si te encuentras mejor, mañana podrás irte.
Nada mas decir eso, Carlisle salió por la puerta cerrando tras de sí rapidamente. Esta vez Gin no alcanzó a ver ninguna de las piernas de Cal.
- ¿Y bien? ¿Que ha dicho? ¿Puedo pasar ya? -preguntó Gin.
- Eeeh.. Gin, Cal no... eeh... no se encuentra bien para recibirte en estos momentos- dijo Carlisle.
- ¿Quéé? - exclamó Gin.- ¿Como que no se encuentra bien para recibirme? Tu puedes pasar, y yo no, ¿que pasa aquí?
- Pues que no quiere verte en estos momentos Gin, ¿no lo entiendes?- le espetó Jacob.
- Tu te callas Jacob.
- No quiero.
- Cierra tu bocota
- ¿Podeis dejar de discutir?- inquirió Edward desde detrás.
Gin se alejó gritando algo sobre que Jacob no tenía nada que ver allí y sobre algo que nadie pudo entender. Se encerró en su habitación y no salió de allí para nada en ningun momento. Y nadie fue a ver como estaba. Todos decidieron dejarla así para no sufrir una de sus rabietas.

 

 

 

* * *

Dos días después, en la casa de los Cullen reinaba el silencio total. Ya no olía a sangre de Cal, ni a olor de perro. Y tampoco se oían los ruiditos de las máquinas que estaba enchufadas a Cal. Al final Carlisle le hizo quedar un poco de tiempo mas, porque se encontró algo indispuesto al salir. Cal no recibió mas visitas que la de Carlisle, Jacob y Sam, que había venido una mañana a ver como estaba.
Cal no había querido hablar con Gin hasta el momento de su partida, en la que pidió a Gin si podía a bajar un momento. Pidió también estar a solas con ella. Cuando la sala quedó vacía, Cal empezó a hablar.
- Gin yo... - hizo una pausa, y eso que acababa de empezar.- siento no haber querido verte hasta hoy- le dijo Cal.- No se porqué lo hize... no...- no pudo continuar mas.
- No pasa nada...- abrazó a Cal, lo besó y lo estrechó entre sus brazos, sin querer soltarlo jamás.

_____________________________

Buenoooo
Siento haber estado tanto tiempo sin actualizar, pero esque no tenía tiempoooo :(
He tenido que cambiar un monton de cosas de la historia, y creo que estoy por cambiar mas aún. Y encima necesito tomar varias decisiones respeto a la historia.
El capi de hoy se acaba aquí, pero prometo que en cuanto pueda subiré el próximo!!
Espero que os haya gustado y que os haya gustado que Cal se haya recuperado!!

Al final he decidido actualizar antes, y tambien he decidido, que será el proximo capitulo el mas impactante, así la cosa será mas interesante y habrán mas capitulos y cosas de estas... xD.



__________________________


- No pasa nada...- abrazó a Cal, lo besó y lo estrechó entre sus brazos, sin querer soltarlo jamás.


- ¿No estas enfadada?- preguntó Cal.
- No, ¿poque iba a estarlo? Te entiendo perfectamente.- le contestó Gin mirandole.
- Te quiero, mi amor- le susurró Cal.
- No mas que yo a ti.
- No sabes lo que dices.
- Lo sé perfectamente.- Gin le mordió la oreja y lo besó, Cal gimió.
- Ais, ais... me duele...- se tocó el cuello, donde llevaba unos vendajes.
Cal no se habia curado tan rapido de aquella gran mordedura, asi que Carlisle le había obligado a llevar vendajes. Carlisle había sido algo estricto.Y hablando de Carlisle...
- Bien, ahora ya que no quieres permanecer mas aquí, será mejor que te vayas ya y te eches una buena siesta.- dijo entrando por la puerta.
- ¿Se tiene que ir?- preguntó Gin.
- Tiene que recuperarse Gin...
Gin gruñó, pero dejó que Cal se fuera. Jacob se lo llevaría en su coche a la casa de Emily y Sam, ya que no podían transformarse, o por lo menos Cal, por prohibición de Carlisle.

A la hora de haberse ido Cal, Gin ya estaba aburrida en el sofá. Miraba en la tele Los Simpson, pero no le prestaba mucha atencion porque era un capitulo que ya tenía muy visto. Se cogió su nuevo iPod regalado por Esme en su ultimo cumpleaños y se puso la primera cancion que encontró, que resultó ser la mas vieja que tenía, la de Barbie Girl, de Aqua.
- ¡Por dios! ¡Tengo esa canción hasta el gorro!- exclamó Rosalie desde su cuarto.
- Pero Rose cielo, si no llevas gorro...- le contestó Emmett también desde su cuarto. Emmett recibió una colleja.
- ¿Y que quieres que escuche? ¿Canciones de los 50?- inquirió Gin.
- Pues no estaban nada mal- dijo Jasper desde algun lugar de la casa.
- Viejetes... - murmuró Gin.
Renesmee se rió en el jardín.
- Nessieee.... ¿nos vamos de compras?- preguntó Gin.
- ¿Y quien conduce? ¿Tú?- le preguntó ella entrando en el salón.
- Vale, idea descartada.
- Si supiera conduciir...
-Que te enseñe Edward o Bella.
- Le prometí a Jake que sería el el que me enseñaría...- se quejó Renesmee
- Vamos Nessie, le mientes y ya esta, es muy facil- le dijo Gin.
- ¿Le mentirias tu a Cal?
- No- contestó inmediatamente Gin.
- Pues ya esta.
- ¡Pues yo quiero aprender a conducir!- exclamó de repente Gin.
Renesmee la miró con una cara de sorpresa, quedandose en silencio.
- ¿Qué?- le preguntó Gin al ver su cara.
- Pero tu... tu eres... osea...
- Tengo la edad suficiente, soy incluso mayor que tu.- le espetó Gin.
- Pero, ¿como vas a ir por ahí a conducir? Si te ven te detendrán, tienes el aspecto de una niña- a Renesmee se le escapó eso, y unos segundos despues, deseó no haberlo dicho.
Gin se giró y se fue a su habitación enfadada.
- ¡Gin! ¡Gin! Lo siento, no quería decir eso.- la llamó Renesmee.
- Renesmee, la has cagado- dijo Emmett asomado a la puerta de su habitación.
- ¡Tu te callas!
Gin se encerró en la habitación, puso la llave y se tumbó en su cama. Pero luego se levantó, volvió a abrir y salió de la casa con Renesmee pisandole los talones.
- Gin, lo siento, ¡perdoname porfavor!- le suplicó Renesmee.
- Esque me jode, y perdón por el taco, pero es la verdad- dijo Gin- Yo tengo mas edad que tu, y me tengo que quedar así, y tienes menos edad que yo, y puedes crecer, y encima somos de la misma especie, las dos semi-vampiras, no lo comprendo.
- Tampoco es que mole mucho crecer tan rapido ¿sabes?
- Pero puedes conducir, y puedes actuar como una adulta y todo eso, yo sin embargo tengo que ser una adulta en el cuerpo de una chica adolescente.
- ¿Dejamos ya de discutir?- preguntó de pronto Renesmee,- esque no me encuentro enfadada, y creo que tu tampoco.
- Es Jasper.
- Lo sé, ¿dejamos de discutir?.- preguntó de nuevo Renesmee
- Si, perdona.
- Perdona tu.

Horas mas tarde, Gin y Renesmee dormían y roncaban suavemente juntas en el sofá del salón. Se habían quedado dormidas mientras miraban una pelicula en la televisión. Rosalie les sacó una foto, ya que quedaban muy graciosas así dormidas en el sofá. Alice y Jasper se habían ido a su habitación para no molestarlas, Carlisle estaba en su estudio, y Esme con él. Edward y Bella estaban abrazados viendo a las chicas dormidas, y Emmett jugaba con una pelota intentado despertarlas, pero cuando rompió accidentalmente un jarrón de Esme, tuvo que parar.
- Emmett, este jarrón me lo pagas.- le dijo Esme.

__________________________________________

Oléé, fin del capi, quizá un poco corto, nose. Y me parece que no tendría que haberlo echo, pero tenía que hacerlo, y como las ideas no han fluido mucho en eeste capitulo, que ha quedado un poco mierda ¿verdad?
No pasa nada, podeis decir la verdad, no me ofendere!
Mañana o pasado el proximo capitulo, lo prometoo!

Bien, vale: Matadme, Cortadme el cuello, Hacedme pedacitos, lo que querais, pero antes de todo, LO SIENTO.
Siento no haber actualizado durante todo este tiempo, pero esque tenía muchos deberes, examenes y un pequeño problemilla con el ordenador: ¡No me dejaba subir a potterfics!

Siento mucho de corazón no haber podido actualizar, y se que alomejor estareis enfadados conmigo, y no me quejare si no recibo ningún comentario por vuestra parte. Sabré que ese es el castigo.

Tengo que terminar esta historia, y se que el siguiente capitulo será el ultimo, será bastante largo y extraño y un monton de adjetivos mas y que casi no tendrá ya nada que ver con el anterior, pero eso tiene que ser asi, la historia tiene que terminar. Y he de terminarla ya, porque si no se me acumulará y se me acumulará y no podré escribir mas historias. Ahora tengo dos entre manos, esta y otra a la que tambien hace un millon de años que no actualizo.

Espero que me perdoneis y que podais leer el proximo capitulo cuanto antes. :(

 

 



_________________________________

POV Gin (siempre lo habia echo en 3º persona, pero ahora tengo que hacerlo de este modo)


Oí como en el piso inferior cuchicheaban sobre algo, pero no quise prestar atención. Nada me importaba de lo que hablaran ahí abajo. No pude identificar las voces, y tampoco me esforcé en identificarlas, como he dicho, no me importaba.
Me levanté de la cama y me acerqué al armario. Abrí la puerta y miré las fotos colgadas, en una salíamos Renesmee y yo, en la otra todos nosotros juntos, en una grande salía Emmett haciendo de las suyas, y en la mediana salía Cal. Rapidamente me llevé las manos al pecho, donde ahora un dolor profundo se extendía por todo. Entonces me arrepentí de haber pensado en él. No podía pensar en Cal. Me dolia. Me dolia el no tenerlo a mi lado.
- Esta bien- escuché que alguien decía, creo que era Carlisle.
Cerré la puerta de mi armario rapidamente en el mismo instante en el que la puerta se abría y entraba por ella el mismo Carlisle.
- Gin- me llamó.
No le hice caso y le di la espalda. ¿Porque tenía que venir a molestarme ahora? Sabía de lo que venía a hablar y no pensaba hablar con él del tema.
- Gin, se que no quieres hablar, pero esto no puede seguir así...- hizo una pausa y continuó- Ha pasado un mes Gin, tres desde lo de los lobos y ya no puedes seguir mas así.
Me llevé otra vez las manos al pecho y puse mala cara. Me giré y le enseñé los dientes con un pequeño gruñido, aquello fue una gran sensación de dejá vu.


Salí del garaje y entré en el salón. Me sorprendí muchisimo de verlos ahí a todos. Renesmee salió de detrás de mi con las bolsas de las compras que acababamos de hacer y se quedó completamente quieta, al parecer ella tambien se había sorprendido de verlos ahí a todos, porque enseguida me tocó la mejilla "¿Qué es lo que pasa?".

 

- No sé- le conteste en un susurró.
- Renesmee, ven y salgamos fuera.- dijo Edward con un semblante serio, detrás de él, Bella parecía tambien muy seria.
- ¿Que pasa, papá?- preguntó Renesmee
- Nada Ness, pero deja que Carlisle hablé con Gin.- le respondió Bella alzandole la mano para salir.
- ¿Conmigo? - pregunté con una nota de histéria en mi voz, y al parecer Jasper lo notó, porque enseguida me calmé.
Nadie contestó, pero todos menos Carlisle, Jasper y Renesmee empezaron a salir por la puerta.
- Nessie, ¡vamos!.- le dijo Rosalie al ver que Renesmee no se movía y se quedaba mirandonos. En ese momento deseé que se fuera.
Con una ultima mirada, Renesmee salió por la puerta dejandonos a nosotros tres ahí de pie, yo me giré
- ¿Para que está Jasper aquí? - pregunté.
- Por si las moscas.- musitó el.
-¿Por si las moscas, porqué? - inquirí mas histérica, luego me sentí algo mas calmada.
- Gin, tienes que dejar que te explique antes...
- ¿El que Carlisle? ¿Puedes ir al grano directamente?
- Ehh... Gin... e-es sobre... Cal- dudó al decir su nombre.
- ¿Qué pasa? - me giré enseguida y enseñandole los dientes con un gruñido le dije aquello.
- Hoy, como sabrás, tenía guardia... solo, y bueno, pues estaba en el bosque y no sabemos porque, pero... estaba en forma de humano cosa que no tendría que haber echo segun Sam... entonces- se paró y yo me impacienté con mi corazón desbocado latiendo a un con mas rapidez, y yo creí que si segía así, taladraría mi pecho en un plis- aquellos lobos... los que le atacaron, ¿recuerdas? Sam y los otros solo pudieron acabar con uno... y el otro quiso venganza. Le saltó por detrás y a Cal no le dio tiempo a nada. Lo mató.
Carlisle se calló, y yo tardé en reaccionar a aquello que me había dicho. ¿Que era lo que acababa de decir? Algo sobre los lobos que atacaron a Cal, y sobre venganza y sobre que le salto encima y que ahora Cal esta... muerto.
-¿Qué...? No-susurré, después le gruñí y me desmayé.


Yo no lo podía creer, no podía creer aquello que me había dicho Carlisle. En cuanto recuperé la conciencia, volví a recordar y me dió un ataque de pánico. Me puse a llorar, el dolor era demasiado fuerte. Casi le arranco la cara a la pobre Esme cuando puso su mano en mi para consolarme, cosa que no acabó por hacer y que no habia logrado todavía.
Desde aquel momento, había estado en mi habitación, donde pase una semana entera sin hablar con nadie. No podía creerme que mi Cal hubiera muerto, que hubiera dejado de estar conmigo, pero la cosa era así. Me lamentaba cada día en mi cuarto hasta que la sed me venció. Tuve que salir con ese dolor en el pecho y salir a cazar.
Después de aquello, vagué por toda la casa como un zombie sin hablar con nadie. El dolor era demasiado. Me acordé de Bella en cuando Edward la abandonó en Forks. Estuvo como un zombie al igual que yo durante varios meses. La diferencia entre ella y yo, era que ella hablaba con la gente y yo no; ella iba al colegio, y yo no; ella hacia todas su tareas y todo, y yo no; ella se esforzaba en parecer bien, pero no lo estaba, y aquello era lo único en lo que nos asemejabamos.
Volví a la realidad cuando el dolor volvió, aunque en verdad, no habia remitido nunca en aquellos cuatro meses.
- ¿Gin? -preguntó Carlisle. Detrás de él pude ver a Jasper asomandose por su hombro y a Alice tras su codo.
- ¿Qué? -respondí con una voz ronca.
- Sabes que no puedes seguir así.
- ¿Como?
- Como un zombie.
Suspiré.
- Lo sé.- dije.
Los tres me miraron con los ojos abiertos muy sorprendidos de lo que acababa de decir.
- Pero es que... no puedo.- dije terminando en un susurro.- No sabeis lo que se hace perder al ser mas querido de tu vida.
Se quedaron en silencio, como había supuesto.
- ¿Podeis dejarme un rato sola?
- Claro.- dijo Carlisle saliendo por la puerta.
Me sorprendí de que accediera tan rapido a marcharse. Cuando cerró la puerta, me sumí en mis pensamientos no seguros. Solo podía pensar en Cal, en su cara, en sus besos...
El dolor volvió a mi, y sin darme cuenta me tiré al suelo echa un ovillo esperando a que las frías baldosas me refrescaran un poco.


POV Esme

Carlisle, Alice y Jasper bajaron por las escaleras lentamente y con una mala cara.
- ¿Nada?- pregunté a pesar de que lo había oído perfectamente.
- Nada.- dijo Carlilse.
- Hay que hacer algo- dije calmadamente.- Esa niña no puede seguir asi, ¡ya lleva así cuatro meses!
- Necesita ayuda Esme.- me dijo Rosalie.
- Pero se niega a aceptarla.- murmuró Emmett. Me daba mucha pena verlo ahí de pie tan destrozado.
La verdad era que todos estabamos igual. Ver así a Gin nos dejaba muy mal, además el haber perdido a Cal, también era una perdida para nosotros. Nos sentíamos mal y no sabiamos como ayudar a Gin. "Mi niña..." pensé.
- ¿Que podemos hacer?- se preguntaba Carlisle a si mismo.
- Yo puedo inentar hablar con ella.- habló Renesmee. En aquellos meses, casi ni se la había oído. Se pasaba la mayor parte del tiempo en La Push con Jacob y la manada, donde el sufrimiento era tan grande como aquí o peor.- No me habies dejado hablar con ella.
- Nessie...- empezó Bella.
- Dejala que hable con ella Bella ¿porqué no?- le dijo Emmett mirandola casi regañandola.
- Demasiado tarde- dijo Alice de pronto- Se acaba de fugar por la ventana.
- ¿Qué? - exclamó Carlisle.
- Luego volverá- dijo Edward con una sonrisa.- Ha ido a... a pensar.
Suspiré de alivio. No quería que mi niña se fuera sin decir nada y que luego le pasara algo.
- ¿A donde vas, Nessie?- preguntó Rosalie cinco minutos mas tarde.
- A ver a Gin
- Ten cuidado.- le dijo Edward
- Papá, ya no soy un bebé.- dijo con una sonrisa saliendo por la puerta.
- Sigues siendo mi bebé.- murmuró él mas tarde.



____________________________________________

Vale, fin de este capi.
Algo confuso??
Lo sientoo!! He tenido que matar a CAL! wueno, yo no,o pro han sido los lobos! no es mi culpa! LO SIENTO, pro tienen que ser asii! :( (creedme, me da mas pena ami que a vosotr@s)
Quizas dije que sería el último, pero no quiero que Giovy me corte en pedacitos, asi que lo alargaré uno o dos capitulos mas, y este ha sido largo, asi que no podeis quejaros...
El proximo capi mañana o pasado!!

P.D.: Como habreis visto, esta vez lo he narrado en 1º persona. Era porque tenía que expresar los sentimientos de Gin y no podía hacerlo en 3º persona. Seguiré haciendolo así hasta el ultimo momento en el que lo volveré a cambiar a 3º persona. Se que en los libros no se hace asi, pero esto es una historia, y es MIA...




POV Gin (me estoy aficionando a los POVs XD)

Cuando Carslilse salió, me aovillé en el suelo para refrescarme un poco. Oí como bajaban por las escaleras a paso humano y luego oí como hablaban.

 

 

- Necesita ayuda Esme.- dijo Rosalie.
- Pero se niega a aceptarla.- murmuró Emmett

Las palabras de Rose y Emmett me dieron rabia. Yo no necesitaba ayuda, no estaba loca. Lo unico que necesitaba era mi Cal.
Me levanté del suelo y me acerqué a la ventana. "Voy a... a pensar y a cazar" pensé para que Edward lo oyera. No quería que se pensaran que me fugaba.
Me acerqué mas a la ventana, me asomé y salté. El impacto fue limpio y silencioso, gracias a Dios. Entonces empecé a correr y a correr unos cuantos quilometros durante un par de minutos. Le había dicho a Edward que iba a cazar, aunque la verdad todavía me lo estaba replantenando. No me apetecía cazar, y podría aguantar una semana mas solo comiendo comida humana. Pero pensé que por un alce o dos que me comiera, no pasaría nada.
Puse mis instintos de caza al maximo y en menos de cinco minutos ya tenía un alce pequeño entre mis brazos, que tras un buen mordisco seguia intentando librarse de mi, aunque no pudo, pero lo que si pudo fue dejarme perdida de sangre. "Genial, gracias pequeñajo" Seguro que Alice me mataba.
Tras dejar ese alce mas seco que la piel de mi abuela, me marché un par de quilometros mas lejos. Encontré un árbol bastante alto, y con un par de saltos me subí a él. Parecía mas un mono que otra cosa. Llegué a una rama bastante alta y aquello me recordó a un día en el bosque con Cal, en el que los dos empezamos a subir por los árboles, pero luego me tiré sobre el y casi le hago caer.
Pero esta vez no había nadie con quien jugar. Estaba sola. Muy sola, y no entendía porque todo me pasaba a mi.
Primero, Kellan, mi querido hermano. Segundo, mi estupidez de meterme en el jet de mis padres. Tercero, ser secuestrada por unos vampiros. Cuarto, mi conversion en un vampiro anormal, bueno, en una semi-vampira. Y muchas mas que ahora no me apetecia recordar. Pero es que la verdad, todo me pasaba a mi.
- ¡Ei, hombre-mono! ¿O quizas chica-mono?- sonó una voz con repiques de campana por debajo de mi.
En un instante la tenía junto a mi. Renesmee me había seguido hasta allí.
- No ha sido facil seguirte.- dijo como si me hubiera leído el pensamiento. A veces aquella chica parecía que había heredado el don de su padre- Pero en cuanto he visto como has dejado a ese pobre alce he sabido en seguida por donde ir. ¿Que diablos le has echo? ¡Lo has dejado mas seco que las arrugas del abuelo Charlie!
Me reí ante su comentario. Las dos habiamos pensado que ese alce que habia quedado mas seco que un vejete.
- Tenia sed- le contesté.- Por cierto, ¿que hacias tu siguiendome?
- Seguirte
- ¿Para que?
- Para hablar.
Me callé. Como no. Seguro que la habrian mandado Carlisle y Esme para que hablaran conmigo, y seguro que Edward y Bella se hubieran opuesto a que su hija andara sola po ahí...
- Gin...- Renesmee interrumpió mis pensamientos.- Tienes que dejar de ser una zombie.
- No soy una zombie, soy un vampiro, bueno, semi-vampiro -le contesté con una mueca en la cara.
- Carlisle tiene razón, ya han pasado cuatro meses y no puedes seguir así...
- ¡Me duele! - exclamé.
- Ya, pero juntas podemos....podemos... superarlo. Juntas podemos volver a convertirte en semi-vampira- bromeó Renesmee cogiendome de la mano.- Porfavor...-susurró.
No le contesté y miré al suelo. Abajo, un pequeño conejo se escondía en su madriguera muy rápidamente.
- No quiero que estés asi, todos estamos sufirendo ¿sabes?- musitó, yo lo sabía.- ¿Podrás ser normal durante... nose, toda tu vida?
- No se si aguantaré tanto- le dije con una mueca que intenté convertir en una sonrisa, si exito.- Pero lo in-intentaré, por ti, por Esme, por todos y por... por Cal.
- Gracias- dijo Renesmee abrazandome
- No, gracias a ti Nessie.- le contesté devolviendole el abrazo.
En aquel momento en el que separé mi espalda del tronco del arbol, Nessie y yo casi nos caemos, y digo casi, porque pudimos agarranos otra vez y subirnos de nuevo. Nos miramos y nos pusimos a reir. Una voz acompañó nuestras risas.
- Menos mal que sois tan rapidas, que si no os espachurrais en el suelo- Emmett apareció por debajo nuestra mirando hacia arriba.
Me avergoncé al pensar lo que habría oído.
- ¿Porque nos has seguido?- le preguntó Renesmee adelantandoseme
- Porque tardabais mucho- nos respondió con una sonrisa.
Su sonrisa. Aquella sonrisa que se parecía tanto a la de Kellan. No pude evitar sonreir también. Aunque nadie lo vió, porque Renesmee se tiró en ese momento al suelo encima de su tió que tampoco vió nada.
- ¿Bajas Gin? - me preguntó Nessie.
- Si, en un momento, id tirando.
Emmett y Renesmee empezaron a correr y no mucho después oí las fuertes risotadas de Emmett. Luego nada mas. El viento empezaba a azotar las ramas haciendo que estas me invitaran a dejarlas y a posarme sobre el suelo. Bajé. Empecé a andar lentamente, pero mi paso lento me impacientó, asi que empecé a correr a una velocida de de vértigo.
No tarde mucho en llegar a casa. Uno o dos minutos mas de lo que me había costado partir. Entre por la puerta de la cocina y me dirigí al salon. Allí estaban todos. Nessie y Emmett pegandose cariñosamente, y todos los demás, tal y como los había dejado antes de subir a mi habitación.
"Ehh... y ¿ahora que digo?" me pregunté.
- Puedes empezar diciendo hola.- contestó Edward con una sonrisa.
- Hola- le respondí.
Esme vino a mi y me abrazó. Un abrazo que echaba de menos, pero no tanto como el de... bueno, lo echaba de menos.
- ¿Quien mas me abraza?- pregunté inocentemente y con los brazos abiertos.
Alice fue la primera en venir y su abrazo me encantó aunque me miró con una mala cara tras observarme, supuse que por la sangre de la caza de antes. Luego siguió el gran abrazo de oso de Emmett que, como no, me dejó sin respiración
- Bienvenida de nuevo.- me dijo en cuanto me soltó mirnandome de arriba a abajo.
- Siempre he estado aquí.- le contesté.
- No del todo, eras una zo...
- Bueno, bueno, ese estado ya ha pasado, dejen paso a... ¡la nueva Gin! - Renesmee abrió los brazos en modo ¡tacháán!
Yo le tiré un cojín que alcanzaba muy avergonzada. Luego Emmett me volvió a abrazar.
- Emmett... no puedo... respirar.


____________________________________

Et Voilà!
Aquí teneis este capitulo, que siento decir que ya es el... PENULTIMO!
Jejeje, en serio. Es el penultimo, y ya el ultimo, sera el ultimo de verdad, xk pa eso se llama ultimo.
Espero que os haya gustado, aunque en el fondo haya sido triste.
El proximo

 

 



Parecía imposible que las cosas hubiesen vuelto a ser como antes del accidente. Gin había cambiado. Ya no era una zombie, habia vuelto a la normalidad. No había vuelto al colegio, porque este se terminaba en un mes, y Gin no había asistido durante mas de cuatro meses, asi que asistir un mes para nada era una tontería.

Se quedaba en casa con Esme y Renesmee. Renesmee y Gin se quedaban leyendo un libro o jugando a algo, y Esme solía limpiar la casa. Los demás seguían en el instituto, y Carlisle en el hospital, donde se preparaba para despedirse, ya que los Cullen tenían que volver a mudarse.
Como esta vez se mudaban bastante lejos de Forks y de la Push, Jacob no podía dejar sola a Renesmee, asi que se vino a vivir con los Cullen. Para ellos ya no era una tortura, porque se habían acostumbrado a la peste de Jacob y viceversa. La unica que a veces todavía se quejaba era Rosalie. Se trasladaron a Alaska, cerca del clan de Denali

Un mes después de que los Cullen se mudaran a Alaska, las cosas volvieron a ponerse otra vez bien. Gin empezó a ir al colegio en ese nuevo instituto como estudiante de primer curso. Alice, Bella, Nessie y Rose de tercero, y Jasper, Edward, Jacob y Emmett de cuarto.
Una mañana de un sabado Jasper, Rose, Alice y Bella se fueron de caza. Los demás se quedaron en casa, menos Esme que había encontrado una trabajo como diseñadora de interiores. Carlisle, que empezaría de nuevo en un hospital al dia siguiente, pero esta vez estaría de pediatra, estaba en su despacho.
Edward y Renesmee competían en el piano y miraban a ver quien tocaba mejor, Jacob seguía dormido en la cama de su cuarto y Emmett y Gin jugaban a pegarse tortazos flojos. El que menos tortazos llevara ganaba, y de momento estaba ganando Gin, proque estaba claro que Emmett se dejaba ganar.
- Venga gallina, ¡que te estas dejando ganar por una chica noventa años menor que tu!- le retaba Gin.
- ¿En serio? ¿Quieres que te gane?- le preguntaba Emmett
- Claro
- Bien pues preparate, enana, porque te vas a llevar el palizón mas grande de tu vida.- y entonces Emmett empezó a moverse rapidamente por todo el jardín dejando muy distraida a Gin.
Gin le pegó un golpe en el codo o en el hombro a Emmett, pero no fue tan rápida como para esquivar el golpe que le atestó Emmett. Su puño salió volando en dirección a la nariz de Gin. Está salió volando para atras para caer luego en un montón de tierra.
- ¡AAAAAY!
Gin se sujetaba fuertemente la nariz.
- ¿Que pasa? - Edward y Renesmee salieron de la casa acompañados de Carlisle, que venía tras ellos.
- ¡Ay, ay, ay, ay! - Gin seguía sujetandose la nariz con fuerza mientras Emmett se retorcía las manos y maledecía por lo bajinis.
- ¿Que ha pasado? - preguntó Carlisle.

POV Gin


- ¿Que ha pasado? - preguntó Carlisle.
Yo segía sujetandome la nariz que me dolía horrores. Empezaba a notar el líquido caliente que salía de ella.
- Creo que Emmett me ha roto la nariz.- pude contestar.
- ¿Cómo? -preguntó Renesmee
- Me ha pegado un puñetazo fuerte de los suyos.
- ¡Ha sido sin querer! ¡No quería hacerte daño! Además, se supone que tienes la piel super dura. - habló Emmett desperado.
- ¡Ya! Pero si es un vampiro el que abofetea a otro vampiro...
- Es verdad, y si contamos con tu fuerza y que ella es semi-humana.... - Carlisle hizo una pausa para mirar mi nariz, de la qual había conseguido despegar mis manos.- ¡Caray! Se la has roto de verdad-
Renesmee me miraba con la boca abierta y con unos ojos como platos, y lo mismo con Edward y Emmett.
- ¿Qué? ¿Qué pasa? - pregunté- ¿Tengo monos en la cara? Seguro que no es para tanto, es solo un poco de sangre...
- No, no es la sangre, Gin, es tu nariz.- respondió Edward.
- ¿Que le pasa a mi nariz?
- Nada, no le pasa nada.- dijo Carlisle.- Ahora vamos arreglartela.

POV narrador

Carlisle le arregló la nariz a Gin en unos minutos, pero todavía quedaban los restos de sangre bajo la nariz y el moraton que le había salido. Gin miraba a Emmett con cara de odio. Le había roto la nariz, y ahora había echo que le quedara un gran moraton azul en la nariz.
- No es para tanto, se te irá en un periquete....- Emmett se calló al ver la mirada de Gin.

Cuando los demás llegaron, no cabieron en si del asombro. Jasper se rió, pero calló inmediatamente al ver que Emmett le negaba con la cabeza de detrás de Gin y se pasaba el dedo por la garganta a modo de muerte.


Los días pasaron, y también los meses. Y llegó una fecha a la que los Cullen temían en cierta parte. Se acercaba ya la fecha de la muerte de Cal, y no sabían como reaccionaría Gin. Pero la muchacha lo hizo bastante bien.
Ese día, cuando despertó, los saludó a todos muy contenta, desayunó, se vistió y se dijo que se iba a dar una vuelta por ahí.
- ¿De verdad esta tan contenta?- preguntó Rosalie en cuanto Gin hubo desaparecido - ¿No se acuerda de que hoy hace un año que murió Cal?
- Si, si se acuerda.- le contestó Edward.- Ahora se ha ido a la Push.
- ¿A la Push?- preguntó Renesmee
- A la tumba de Cal.- Edward hizo un pausa.- Se va a quedar todo el día allí.

También pasaron los años. Hacía por lo menos medio siglo que Gin vivía con los Cullen, aunque parecía que llevara toda una vida. Ella seguía con su apariencia de treceañera, y no le importaba, o casi. Porque muchas veces quería irse a algún lado y siempre tenía que pedir que la llevaran, porque ella no tenía permiso para conducir, y aunque lo tuviera, no podría hacerlo. Aparte de que porque no llegaba a los pedales, porque si la policia la veía, se metería en un buen aprieto...
- Alice, ¿y no bastaría con que me maquillara y me pusiera unos tacones de infarto para poder aparentar la edad permitida?- le preguntó una vez Gin a Alice.
- Mmm... según tenía entendido, los tacones no eran lo tuyo...

___________________________________

Bueno, esto se termina así, y tengo que decir que no pienso hacer mas partes, ni nada por el estilo. Se que quizás a muchos os ha defraudado este capitulo :( pero lo siento, no tenía nada mas.
Quiero que veais el ultimo capitulo de Otra semi-vampira (1ª parte) y veais lo ultimo que hay escrito.
Y antes de que lo leais, ¿os preguntareis? ¿Ya se termina? ¿Y se termina así?
Pues tengo que deciros que si a la primera y si a la segunda.
Lo siiento pero esto es así.
Al final Gin a duras penas se recupera de lo de Cal, y sigue con su vida FELIZ. ¿Y quereis que os cuente como termina?
Gin vive una una vida inmortal con los Cullen, sin tener a su amor, vale, pero vive una vida FELIZ :)

Se que muchos no queríais que terminara, pero tenía que ser así. Esta historia ya me tenía frita, además ahora tengo dos entremanos. Las dos sobre los Cullen. Una que hace un montonazo que no actualizo, y otra que empecé ayer. Asi que... todavía me vereis bastante por aquí.
Un saludo a todos. Gracias por seguir la historia y gracias de corazón a los que la siguen desde el principio de todo.

¡Esta historia es para todos vosotros!

 

Otra semi-vampira (2ª parte) [Último Capitulo] - Fanfics de Harry Potter

Otra semi-vampira (2ª parte) [Último Capitulo] - Fanfics de Harry Potter

Gin lloraba silenciosamente, su madre sin embargo escandalosamente. No podían contener el llanto. Aquello era inaguantable, pero sin embargo su padre, estaba

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-otra-semi-vampira-2-parte-ultimo-capitulo-fanfics-de-harry-potter-3530-0.jpg

2023-02-27

 

Otra semi-vampira (2ª parte) [Último Capitulo] - Fanfics de Harry Potter
Otra semi-vampira (2ª parte) [Último Capitulo] - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/40579
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20