Otro Hombrelobo en Hogwarts - Fanfics de Harry Potter

 

 

 



En la estación de King's Cross reinaba el caos total, lechuzas, gatos y un sapo hacían todo el ruido posible por que sus amos les dedicaran algo de atención. Estos, evidentemente, no lo hacían ya que estaban muy ocupados saludando a sus amigos que no habían visto en todo el verano.
Una chica, Abie Grey, llegaba con su lechuza rojiza Mey a la estación. Era una chica bajita morena y con ojos marrón chocolate. Llevaba una camiseta con una carita feliz y unos vaqueros con unas Converse blancas. A su lado, un baúl enorme con la jaula de la lechuza con la lechuza dentro, claro. Miró su reloj, eran las 10: 55 , faltaban 5 minutos para que el tren partiera, asi que llevó el baúl hacia el vagón mas próximo que tenía que parecía el más vacío. Quiso levantar el baúl pero pesaba mucho. Miró a su alrededor y vió a un chico rubio y bastante robusto.
- Estoo... eh, perdona, ¿me puedes ayudar a subir el baúl? - le preguntó Abie al chico rubio.- Esque pesa mucho.
El chico se giró y la miro, después sonrio y asintió con la cabeza. Le subió el baúl, y la chica tenía razón, pesaba mucho, al final logró entrarlo y Abie le condujo a un compartimiento que estaba vacío. El chico dejo el baúl en el portaequipajes y bajó del asiento.
- Si que pesaba, el baúl - dijo mientras soplaba - Por cierto, me llamo Ernie, Ernie Mcmillan y soy prefecto de Hufflepuff.- y le estrechó la mano. Abie notó que Ernie tenía la mano cálida, eso la reconfortó.
- Yo soy Abie Gray- dijo Abie con una pequeña sonrisa.
- No me suenas- dijo Ernie frunciendo el ceño- ¿En que casa estás?
- Esto... no lo sé, soy nueva de este año.-le contestó Abie algo avergonzada. - Mi tía y yo nos hemos trasladado a vivir aquí desde España, y allí la carta de Hogwarts no me llegó.
- A vale- dijo Erine comprendiendo- ¿ y que curso harás? ¿Tercero, no?
-Ajá...
Desde fuera, una voz llamó a Ernie y este se giró un momento la cabeza y luego la volió a Abie para despedirse.
- Bueno, pues... me llaman, un placer conocerte Abie- le estrechó otra vez la mano y salió.
- Adios - dijo Abie para nadie.
El tren arrancó y Abie se sentó en el compartimento. Lo cerró y soltó a Mey, que había estado mucho rato encerrada. La lechuza empezó a dar vueltas por el compartimiento mientras Abie la miraba y se reía. De repente, la puerta se abrió.
- ¡Cuidado!- Abie se llevantó y cogió a Mey de una pata y la metió en la jaula otra vez.
En la puerta habían dos chicos y una chica. El chico con el pelo azabache y los ojos verdes fue el primero que habló:
- Lo siento, ¿podemos sentarnos aquí? - preguntó mientras miraba a la lechuza, que no parecía muy contenta de volver a su jaula.
- Si, claro- dijo Abie.
Entraron los tres, el chico de pelo azabache se sentó enfrente suya, a lado de el, una chica rubia y con los ojos azules que llevaba su varita detrás de la oreja se sentó a leer una revista llamada " El Quisquilloso" y al lado de Abie, se sentó un chico moreno y con un sapo en las manos. La chica dejó la revista y se presentó.
- Me llamo Luna Lovegood - dijo con una voz aguda y risueña.
- Yo soy Abie Gray- le respodió Abie a Luna.
Al chico del pelo marrón se le cayó el sapo al suelo, y cuando lo recuperó se presentó:
- Neville Longbottom- dijo el chico con una sonrisa- Y este es mi sapo Trevor, siempre se escapa.
- Eeh... Harry Potter- murmuró el chico de ojos verdes.
- Encantados de conoceros a todos- les dijo Abie.
El chico que se llamaba Harry, quedó algo sorprendido, aunque Abie no sabía porque. Neville guardaba a su sapo en el bolsillo y este parecía querer escapar otra vez. Y a Luna, Abie la miró y Luna hizo lo mismo.
- Tu... no me suenas ¿ en que casa estas? - preguntó repitiendo las mismas palabras que había dicho Ernie.
- No estoy en ninguna casa- le respondió Abie sin ningún tipo de vergüenza esa vez.- Empiezo tercero en Hogwarts y no hice primero y segundo allí - le respondió algo distinto a Ernie, ahorrandose así algunos detalles.
- Aah , muy bien, pues bienvenida- Luna dijo eso casi sin darse cuenta y volvió a leer su revista.
Al cabo de poco, los chicos se pusieron a hablar de quidditch, Abie había oído esa palabra antes, pero no sabía lo que era. Al parecer, era un deporte que se montaba sobre escobas. Escuchó a los chicos hasta que a la una llegó una señora gordita que vendía chucherías, chocolates y unas empanadas que tenían muy buen aspecto. Abie compró una empanada ya que tenía hambre y Harry compró un monton de chucherías que luego compartió con todos ellos y con dos muchachos que legaron mas tarde. Se llamaban Ron, y Hermione. El chico era pelirrojo, muy alto y fornido y pecoso, a Abie le pareció bastante guapo, y la chica era también bastante guapa, con un pelo castaño largo y con unos incisivos un poco largos. Llegaron más tarde porque eran prefectos, igual que Ernie y tenían su propio vagón. Al final acabaron llevandose muy bien con Abie. Y pasaron todo el rato que quedaba con ellos.

 

rn rn

Cuando llegaron, nadie llamó a Abie ni nada, así que Abie se fue con sus nuevos amigos menos con Luna, que había encontrado otra amiga. Subieron a unos carruajes que los llevaron al gran vestíbulo de Hogwarts, Abie se quedó embobada mirando todo aquello. ¡era enorme!. Una señor mayor con sombrero y gafas, que según le dijo Hermione era la profesora McGonagall los hizo entrar y cuando vió a Abie enmedio de todos ellos, la hizo venir.
- Señorita Gray, venga ,venga- le dijo- Usted será la primera en seleccionar, y despues iran los de primero, cuando la seleccionen, ira a su mesa correspondiente, y después a su Sala Común, y mañana le daré su horario de tercero,¿entendido?
- Si, profesora.
La profesora McGonagall la llevó al Gran Comdor ¡aquello era aún mas grande!. Sintió algo de vergüenza, pero luego vio que todos lo alumnos de primero estaban detras de ella, y sintió menos vergüenza, ya que aparentaba ser uno de ellos.
- Ahora la Selección, silencio por favor- dijo la profesora McGonagall colocándo un taburete con un sombrero allí enmedio. Carraspeó un poco y empezó: ¡Gray, Abie!
Abie se sonrojó un montón y se fue a sentar al taburete, se colocó el sombrero y esperó. Se sobresaltó un poco cuando el sobrero le habló, pero lo escucho.
- Mmm... muy buena mente- le decía el sobrero.- La inteligencia no es mala, Ravenclaw estaría bien...- el sobrero tenía una voz suave, y a Abie la tranquilizaba, pero pensó no estar en Slytherin, porque según le había contado Ron, no era muy buena casa- Slytherin ya veo que no, pero tampoco quería colocarte allí. Hufflepuff parece muy buena para tí, sí... Hufflepuff, ¿ que te parece? - ella pensó que sus nuevos amigos estaban en Gryffindor, y pensó en ir allí - ¿Gryffindor? La valentía esta en ti, y tambien, eres muy orgullosa... Ya se donde te voy a mandar... a ¡GRYFFINDOR!
La mesa que estaba mas cerca de la puera aplaudió con fuerza, y Abie se alegró mucho. Se fue a sentar junto a sus amigos y se lamentó de que Luna no estuviera con ella, pero almenos estaban los demás.
La Seleccion continuó con Anderson , Joana en Hufflepuff y termino con Wells, Jerry en Ravenclaw. Después, Abie comió, bebió y habló y luego se dirigió con Harry, porque Hermione y Ron tenían que dirigir a los de primero, a la Sala Común. A Abie le asignaron la misma habitación de Hermione, porque todas las demás estaban llenas y en la de Hermione había una cama libre. Entró y encontró allí sus cosas, y de lo cansada que estaba se quedó dormida con lo puesto.


______________________________________________________

 

rn rn

Por fin!! X) Prometo actualizar pronto, si no es esta noche, mañanaa.
Comentaad :)


A la mañana siguiente, McGonagall pasaba por la mesa de Gryffindor repartiendo los horarios y también haciendo algún comentario a algún alumno.
- Longbottom, tiene clase a primera hora conmigo, y si no quiere sufrir un gran castigo, será mejor que se termine el desayuno ya- le dijo la profesora a Neville cuando vio que este todavía estaba empezando.
La profesora llegó hasta donde estaban Abie, Harry, Ron y Hermione y les dio a cada uno su horario.
- Weasley, ¡tres cuartos de lo mismo que a Longbottom! - le dijo McGongall a Ron, que con las prisas de contestarle, se atragantó.
McGongall siguió repartiendo los horarios por toda la mesa de Gryffindor. Algunos ya habían terminado y se iban, y otros que acababan de llegar, era reprendidos por la profesora.
- ¿Abie, tu que tienes ahora? - le preguntó Hermione a Abie mientras miraba a Harry que le estaba dando golpes con el libro a Ron en la espalda para ayudarlo.
- Eeeh... Defensa Contra las Artes Oscuras- le respondió Abie mirando su horario.- Con el profesor Stinhoney.
- Ese debe ser el pelirrojo del bigote- dijo Hermione pensando en la noche anterior.- A Dumbledore se le olvidó presentarnoslo.
- Normal en Dumbledore, Hermione - dijo Ron que ya se había tragado lo que tenía y le daba las gracias a Harry- Ya tiene sus años el pobre.
- Mmm... bueno, pues chicos, yo me voy que no quiero llegar tarde a mi clase- les dijo a Harry y Ron que seguían comiendo.
- Y tambien me voy- dijo Hermione.- No quiero llegar tarde como seguro que hareis vosotros dos si no os dais prisa.
Y las dos se fueron cada una por un lado a sus clases. Abie a Defensa Contra las Artes Oscuras, y Hermione a Transformaciones.
El profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras, era bajito, pelirrojo y con bigote, mucho pelo no tenía, se parecía un poco al sr. Weasley salvo que el profesor era mas bajito y viejo. Pero por todo eso no queria decir que fuera malo, todo lo contrario, a Abie le pareció un profesor muy simpático. Después de Defensa, Abie tenía Transformaciones, Herbología,Encantamientos, despues la comida, y por la tarde Artimancia y Doble hora de Pociones en las mazmorras.

Durante la comida, Abie se fue a sentar con sus amigos que ya estaban allí, Harry con muy mala cara, Ron hablando con el y Hermione con un libro en las manos.
- Hola, ¿que tal os ha ido el día? - preguntó Abie sentandose al lado de Hermione- ¿Que le ha pasado a Harry?
- Pues, que Snape le ha quitado 20 puntos y lo ha castigado esta tarde solo porque se le ha roto el caldero y ha derramado la poción por el suelo- respodió Hermione sin levantar la cabeza del libro.- ¿ Y a ti? ¿Que tal?
- Oh, pues muy bien - dijo la chica alegrandose- 5 puntos en Defensa y 10 en Encantamientos, en resumen, genial. Y en profesor de Defensa era muy simpático.
- Genial- dijo Ron en ese momento. Abie se pensaba que se alegraba por ella, pero cuando vio que miraba detrás suyo y con mala cara, se giró.
Allí había un muchacho pálido y rubio con dos amigotes que parecían mas bien unos gorlilas. Y por la cara que ponían Harry y Ron, supuso que aquel sería Draco Malfoy y sus amigos Vincent Crabbe y Gregory Goyle.
- ¿Que quieres Malfoy? - preguntó Harry.
- Hablar con Weasley- contestó Malfoy mirando a Ron con su cara palida.
- Pues yo no quiero, asi que, ¡vete!- le dijo a Draco mientras se comía una patata.
- Esos modales Weasley,- dijo Draco mientras se reía- Me parece que hoy he visto a un pariente tuyo, ¿sabes Weasley? El profesor ese torpe pelirrojo, se parece mucho a ti.
Hermione murmuríó alo ininteligible y cambió de página. Draco se penso que le estaba contestando y habló:
- ¿Que dices Granger? ¿También te gusta el torpe pelirrojo?- dijo arrastrando las sílabas.
- Cierra el pico, Malfoy- esta vez, fue Abie la que habló.
Malfoy fue a contestarle, pero en ese momento pasó por desgracia por ahí el profesor Snape, que se acercó a ver que hacían los Slytherins en la mesa de Gryffindor.
- ¿Que hace aquí, señor Malfoy?- preguntó mirandolos a todos.
- Eeh...
- Malfoy a venido a decirnos lo torpe que es el profesor Stinhoney, señor- le contestó Ron.
- No se lo he pedido a usted señor Weasley, 5 puntos menos para Gryffindor, y usted señor Malfoy, vallase a su mesa y que no lo vuelva a ver acercandose a la mesa de Gryffindor.- dijo eso y se marchó.
- Pues vaya profesor - dijo Abie- ¿siempre es así?
- No, creeme, siempre es peor- le contestó Harry.
- Aaah, porcierto Ron,- dijo- ¿habies llegado tarde a clase hoy?
Ron no contestó y siguió comiendo.

Aquel día terminó bastante bien, y el martes también estuvo muy bien solo porque habían anunciado una salida a Hogsmeade para ese sábado (<< ¡Que pronto!>> dijo Hermione) y todo el mundo estaba muy contento, todos menos Abie. Abie tenía un secreto, uno muy grande. Era un hombrelobo, mas bien, una mujerlobo y justamente la luna llena caía en sábado, asi que no podría ir a Hogsmeade, ya que su tía la vendría a buscar el viernes por la noche. Dumbledore ya lo sabía, y al parecer ya todos los profesores, porque la profesora McGongall después de una clase, le dijo donde estaba el despacho de Dumbledore y la contraseña para entrar.
Como Abie no podría ir a Hogsmeade, estab algo triste, y Hermione se daba cuenta, y se lo decía a Harry y a Ron.
El viernes estaban todos en la sala común,era de noche y los chicos con un montón de deberes que les habían puesto los profesores, ya que ese año tenían los TIMOS y tenian que prepararse bien, y Abie leyendo un libro. Miró la hora, las 21:20. Había quedado con Dumbledore y con su tía para irse a las 21:30. Tenía que darse prisa. Se levantó de la butaca.
- ¿A donde vas? - le preguntó Ron.
- A la enfermería. No me encuentro muy bien,-le contesto Abie.
- ¿Quieres que te acompañemos? -le preguntó Hermione dejando sus deberes.
- No, gracias, puedo ir sola, además, alomejor la señora Pomfrey me dice que me quede a dormir, ya sabeis como es...
- Bueno, pues adiós, -dijo Hermione.
- Adiós
Abie salió de la sala Común y se dirigió al despacho de Dumbledore. Algunos profesores la veían y la saludaban, y ella hacía lo mismo. Cuando llegó a la estatua del águila, dijo la contraseña: "Batido de melocotón" y subió por las escaleras hacia el despacho de Dumbledore.
El despacho estaba lleno de instrumentos metálicos que hacían ruiditos, también habian muchos cuadros, y Abie supuso que de antiguos directores.
En una percha, había un pájaro grande con plumas rojas y doradas. Era muy hermoso. Y enmedio del despacho, allí estaba Dumbledore, detrás de su mesa. Y su tía no estaba allí.
- Profesor, ¿y mi tía?- preguntó Abie mirando alrededor- ¿todavía no ha llegado?
- No va a venir - dijo Dumbledore con una sonrisa.- Tu tía y yo, hemos llegado a una conclusión. No hace falta que te vallas del castillo, osea, si hace falta, pero no de la manera que quería hacer tu tía.
- ¿Entonces, que haré profesor? - preguntó Abie algo nerviosa.
- Escucha Abie, hace muchos años, tuvimos a un niño que tenía lo mismo que tu. Plantamos el sauce boxeador por el, porque debajo del mismo sauce, hay una entrada secreta que conduce a la Casa de los Gritos. Cada mes, sacabamos a este niño del castillo y lo llevabamos allí donde el se transformaba y chillaba. La gente del pueblo se pensaba que habían fantasmas. Era muy divertido.
Luego, el profesor, volvió para ser profesor cuando fue adulto. Cada mes, Snape le preparaba la poción matalobos, porque cuando el era pequeño, no existía y se la dabamos ahora para que no tuviera que volver a la Casa de los Gritos. Se volvía un lobo inofensivo en su despacho, ¿entiendes?
- Si, profesor, entonces, ¿a mi tambien me daran la poción? - preguntó Abie, se estaba dando cuenta de que hacía muchas preguntas.
- Esta noche no, la poción solo funciona una semana antes de la transformación. Y la tuya es mañana- dijo Dumbledore poniendose a su lado.- Mañana al mediodía, te llevaremos a la Casa de los Gritos.
-Esta bien profesor- dijo Abie. Entonces pensó en Harrym Ron y Hermione, ¿que les diria? - Profesor, ¿que pasa con mis amigos? ¿que les digo?
- Esta noche, creo que les has dicho que ibas a la enfermería ¿verdad?- Abie asintió.- Diles que te ha dejado volver, y mañana diles que te has puesto peor y que te acompañen a la enfermería. Allí te atenderá la señora Pomfrey, que te llevará al sauce boxeador, y como no habrá nadie en el castillo salvo los de primero que estaran dentro, nadie te verá.
- Esta bien profesor, gracias por dejarme quedar en Hogwarts señor.- dijo Abie.
- De nada Abie.

 

 

* * *

- ¿Te encuentras bien?- preguntó Harry viendo como Abie se ponia pálida.
- No, creo que tengo que ir a la enfermería- dijo Abie- Acompañadme, porfavor.
- Claro, venga vamos- dijo Hermione
Cuando llegaron a la enfermería la señora Pomfrey se alarmó.
- Uuhh, esta niña esta muy maal.- todo era comedia- Dejadmela aqui, e iros a Hogsmeade. Creo que se tendra que quedar a dormir aqui y que podrá salir mañana por la noche.
- Esta bien- dijo Hermione mirando a Abie que se había puesto a toser. Todo era comedia aunque Hermione no lo sabía. - Hasta luego Abie.
-Adiós.
Cuando la puerta se cerró, se puso bien y le pregunto a la señora Pomfrey:
- ¿Cuando me llevará al sauce?
- Dentro de una hora- dijo la señora Pomfrey.



____________________________________________________

Y aqui se termina el segundo capítulo.
En el tercero ya habra pasado la "enfermedad" de Abie y volvera a las clases.
Espero que os haya gustadoo!
Gracias por leero ;)

 


El día que lelvaron a Abie a la Casa de los Gritos, por la tarde, Harry, Ron y Hermione fueron a visitarla a la enfermería, pero la señora Pomfrey se lo prohibió diciendo que estaba muy enferma y que les podía contagiar si no lo había echo ya. Ellos se preocuparon un poco y se entristecieron por no poder ver a su amiga. Tendrían que esperar al día siguiente por la noche.
Aquella noche se oyeron muchos ruidos extraños en la Casa de los Gritos. En Howgarts no lo oyeron, pero en Hogsmeade si. La gente pensó que los fantasmas que habitaron aquel lugar hace muchos años habían vuelto. Y asi era, mas o menos.


* * *

El domingo por la noche, Harry, Ron y Hermione estaban en la sala Común. Ya no había nadie, pero ellos decicieron esperar a que Abie llegara. Abie llegó a la una de la mañana, justo cuando Ron dijo que no iba a venir tan tarde. Hermione le había traído unas ropas esa mañana a la enfermería. La señora Pomfrey había venido ese mediodía a la Casa de los Gritos para traerle la ropa que había traído Hermione, y algo de comida, ya que se había pasado toda la noche y la mañana sin comer.
- Sal dentro de un rato que no habrá nadie ya que todos estaran comiendo- le dijo la señora Pomfrey mirando la casa que estaba muy destrozada.- Ven a la enfremería.
Abie así lo hizo. Al cabo de 5 minutos salió y se dirigió a la entrada del sauce. Se fue a la enfermería, y como había dicho la señora Pomfrey, no había nadie por los pasillos ni por el patio. En la enfermería se había quedado desde entonces para que nadie la viera.
Cuando entró en la Sala Común, no se esperaba ver a sus tres amigos esperandola despiertos.
- ¿Que hacias aqui a estas horas?- preguntó mientras miraba si quedaba alguien mas en la sala.
- Pues esperarte , claro- dijo Harry levantandose.
- Ah, vale, muchas gracias- dijo mientras avanzaba hacia ellos.
- ¿Que te ha pasado?- preguntó Hermione examinandola de arriba a abajo.- Pareces más débil.
- Eeeh... Fiebre muy alta, y toses- mintió.- He estado en la cama todo el día con mucha fiebre.Y la señora Pomfrey me ha dado el alta a las diez, pero me he entretenido a hablar con ella y...
-¿ Fiebre alta y toses? -Harry estaba muy extrañado.
- ¡La señora Pomfrey dijo que era contagioso!- exclamó Ron
- Ya, pero se equivocó- se excusó Abie.- La gente se equivoca, ¿sabeis?
- Ya, bueno, pero¿ te encuentras mejor? - le preguntó Hermione
- Si, solo quiero dormir un poco, no he dormido en toda la noche que he pasado en la enfermería- y era razón, aunque la noche no la hubiera pasado en la enfermería, no había pegado ojo en toda la noche.
Abie subió a su habitación, las demás dormían. Lavender y Parvati roncaban levemente. Abie se desvistió, se puso su pijama y se quedó dormida al instante.

En las dos semanas siguientes, no ocurrió nada inesperado ni raro, salvo que al día siguiente de que Abie regresara de la Casa de los Gritos, muchos alumnos le estuvieron preguntando que le había pasado, y como pasó por muchas bocas, todo el mundo creía que Abie tenía una enfermedad contagiosa. Y así toda la semana. Hasta que se harto de las preguntas y dijo:
- ¡No es cierto, solo tuve fiebre y estuve una noche en la enfermería!- les dijo a unos alumnos de primero de Hufflepuff que se alejaban de ella rapidamente.
- Mira la parte buena,- dijo Ron mientras miraba a los chavales que se alejaban- almenos así no te molestan.
Eso le provoco a Ron un collejón, pero no se quejó. Después de eso, fueron a visitar a Hagrid. Abie no lo conocía, y Harry, Ron y Hermione se lo presentaron.
- Encantado de conocerte Abie- dijo Hagrid estrechandole su enorme mano, la manita de Abie se perdía entre esa manaza.
- Igualmente Ha-Hagrid- dijo Abie
Hagrid empezó a hablar de si mismo cuando era pequeño, y le contaba las historias que Harry, Ron y Hermione habían averiguado en cursos anteriores.
- Hagrid, tengo una preguna- Harry acababa de acordarse de una cosa que le ahbía dicho Tom Riddle en la Cámara de los Secretos hacía tres años- Tom Riddle, el del diario, me dijo que criabas cachorros de hombrelobo- se ahorró lo de debajo de la cama. Ante esa mención Abie se revolvió un poco en su asiento.
- ¿Cachorros de hombrelobo? ¿Yo? - Hagrid estalló en carcajadas- Pero Harry, ¿me crees capaz de criar cachorros de una bestia como el hombrelobo?
Harry, Ron y Hermione, y ahora también Abie, sabían que Hagrid tenía un aprecio a las Criaturas Peligrosas, y pensaban que Hagrid podría haber sido capaz, pero mintieron, dijeron que Hagrid no sería capaz de cuidar cachorritos. Mas tarde, Hagrid les ofreció caramelos de cafe, que se les pegaron a los dientes. Cosa que hizo que no pudieran decirle a Hagrid que ya era demasiado tarde y que tenía que irse, por eso, Hagrid les estuvo contanto toda su vida hasta ese momento. Ron no lo aguantó y se quedó dormido con la cabeza apollada en la mesa de Hagrid.
Cuando Hagrid terminó, era algo tarde para estar fuera, y los chicos temían que Filch los pillara y los riñera por estar por los jardines a esas horas, ya que era hora de cenar.
Harry se puso nervioso cuando vio que Angelina se dirigía hacía el en la Sala Común. La chica lo había estado siguiendo por todo para que estuviera bien en el partido del día siguiente., como hizo Wood en tiempos anteriores. Harry intentó escabullirse por detrás de Dean que estaba cerca de los dormitorios de los chicos, pero Angelina llegó antes.
- Harry, espero que...
- Si Angelina, mira, ahora mismo me voy a dormir- dijo Harry empezando a subir por las escaleras.
- ¿Sin cenar?- se extrañó Angelina.
- Eeh, sí- le contesto subiendo las escaleras.
- ¿Pero que le pasa? - preguntó Angelina dirigiendose a Ron, Hermione y Abie.
- Creo que el hablar con Hagrid lo ha aburrido tanto, que tiene sueño y todo- dijo Ron disimulando.
En ese momento se acercó un chaval de primero.
- ¿Eeres Abie?- dijo dirigiendose a la muchacha.
- Si- contestó ella.
- Tengo un mensaje de Snape, solamente dice que quiere que vayas mañana por la tarde a su despacho, a las 4, aunque no me ha dicho para que.
- Emm, vale, gracias.- dijo Abie
- ¿Para que quiere verte Snape?- preguntó Ron con curiosidad
- No se, supongo que para alguna cosa de los deberes- dijo Abie sin darle importancia.

 

 

________________________________

Fin del capitulo, espero que os haya gustado!
El proximo capitulo esta noche o mañana por la mañana.
Comentaad! Gracias;)


Por cierto, eso de que Hagrid criaba cachorros de hombrelobo es mentira, vamos que Hagrid dice la verdad y Tom Riddle mintió. Esto lo afirma J.K. Rowling, no yo.


Durante el desayuno, todo el mundo estaba bastante nervioso, bueno, los nerviosos era los de la mesa de Gryffindor y los de la mesa de Slytherin que era contra quienes jugaban. .
Todo el mundo tenía las esperanzas puestas en Gryffindor, ya que no habían perdido ningun partido, y si lo habían echo, había sido extraña la ocasión.
En la mesa de Gryffindor, reinaba el silencio, y solo se oían algunas palabras de ánimo a Ron que jugaba como guardián por primera vez. Había pasado las pruebas donde se habían prestentado él y otros tres alumnos que eran muy malos comparados con Ron, así que a Angelina no le quedo otro remedio que cogerlo a él. En ese momento Ron estaba pálido, había comido algo, pero Seamus, Dean y Neville le insistían en darle algo más.
- Venga Ron, lo vas a hacer de maravilla.- le animó Abie- Además, seguro que yo lo haría más bien que tu.
- Que te crees tu eso- dijo Ron cogiendo el tenedor y metiendose en la boca una salchicha.
El partido se jugaba por la mañana, como era obvio, pero aquello parecía por la tarde. Estaba muy nublado, era octubre y era época de lluvias. Aunque el cielo estuviera gris, no parecía tener ganas de soltar agua. Como mucho unas gotitas.
El castillo entero se dirigió a las gradas del campo de quidditch. Todos querían ver el cambio en el equipo de Gryffindor, que no era mucho, solo habían puesto a Ron como guardián.
El partido empezó, y solo se oía la voz de Lee Jordan por el megáfono.
- Y ahí va, Angelina coge la quaffle, la pasa a Bell, que se le cae- Lee comentaba muy bien los partidos, salvo por las veces que se despistaba y hablaba de la e scoba de Harry o de los buenas que estaban las jugadoras.- Slytherin en posesión de la quaffle, se le cae, la coge Spinet, se dirige al poste de Slytherin yy... ¡MARCA!, 10 a 0 a favor de Gryffindor.
Abie y Hermione pegaban salititos en su asiento muy contentas. Las dos llevaban una pancarta que decía : ¡Los leones podemos!. Miraban a Harry que daba vueltas por el campo.
Harry todavía no había visto nada. Tampoco esperaba verlo en los cinco minutos de partido. Lee Jordan continuaba con los comentarios.
- Y Slytherin en posesión de la quaffle, es raro que haya un partido tan pronto ya que normalmente se hacen en Noviembre y estamos en Octubre...
- Jordan, comenta el partido porfavor- le dijo la profesora McGongall. Era normal que la profesora riñera siempre a Lee ya que este se desvíaba del partido enseguida.
- Si, profesora. - dijo Lee- Y... Montague se dirige a los postes de Gryffindor. ¡Una bludger le golpea en el brazo! Bien Fred Weasley, aunque eso no ha servido para tirar a Montague de la escoba, que sin la ayuda de nadie, se dirige a los postes de Gryffindor, ¡Vamos Ron, que tu puedees! ¡Oh, no , Slytherin marca! Un pequeño empate de 10 a 10. No pasa nada Ron.
Ron al fallar el tiro, se enfadó tanto que le pegó un puñetazo a uno de los postes, pero pronto se arrpintió, porque la mano le dolía mucho.
- Y mientras la cazadora de Gryffindor Alicia Spinet esta en posesión de la quaffle, el buscador Potter sigue sin encontrar a la pequeñaja snitch... Pero bueno, sigamos, Spinet la pasa a Johnson que la pasa a Bell que la pasa a Spinet que tira, y ... no marca. Ánimo Alicia, que los leones podemos, como dice esa bonita pancarta echa por las señoritas Granger y Gray.
En ese momento, Harry notó un algo que le daba aire cerca de su oreja. Miró y allí estaba la pequeña snitch, que cuando Harry intentó cogerla con la mano bajó en picado, y Harry hizo lo mismo. El buscador de Slytherin, Draco hizo lo mismo cuando vió que Harry se dirigia hacia abajo en busca de algo que el n alcanzaba a aver.
- ¡Y parece que Potter ha visto la snitch! ¡Si, si, la ha visto!- dijo Jordan pegando saltos igual que Abie y Hermione en unas gradas mas apartadas.
- ¡Venga, Harry, mas rapido!- girtaba Abie
- Venga, estira la mano y la tienes- chillaba Hermione.
Harry aunque no las escucho, estiró la mano, y en un segundo la snitch estaba en su mano, y aunque Harry se enderezó justo a tiempo, estaba muy cerca del suelo y se tropezó y cayó a suelo, aunque no se hizo nada. Todos se lanzaron sobre el. Habían ganado, estaba claro por 170 a 10 ya que Katie Bell había conseguido marcar otro tanto mierntas Harry caía en picado.

Durante la comida se celebró muy bien, y después todos se retiraron a descansar un rato, para luego seguir la celebración en la Sala Común.
Abie miró su reloj, eran las 15:30, todavía le quedaba media hora, aunque no quería seguir allí durante mas rato aguantando las felicitaciones a Harry, eso la agobiaba. Todos venían en grupo y dejaban a Ron, a Hermione y a ella fuera.
Decició ir a dar una vuelta antes de pasarse por el despacho de Snape. Vagó por los pasillos y se encontró al profesor Dumbledore haciendole cosquillas a una pera de un retrato. Abie sabía que eso era la cocina, porque Ron y Harry se lo habían dicho.
- ¿Todavía tiene hambre, profesor? - dijo Abie sonriendo.
- No, no Abie, lo que pasa esque voy a pedir que me den algo para el estónago- dijo el profesor tocandose la barriga- No me encuentro muy bien.
- Aaah- dijo Abie.
- Por cierto señorita Gray, ¿no tenía usted una cita con el profesor Snape?- preguntó Dumbledore alzando las cejas.
Abie miró su reloj, cierto, las 15:55 , tenía 5 miuntos. ¿Porque siempre le quedan cinco minutos para todo?, pensó mientras corria hacia las mazmorras. Alomejor no le daba tiempo llegar, alomejor si...
Cuando llegó a la puerta, se alisó el pelo y la tunica que estaba un poco arrugara y tocó la puerta dos veces.
- Adelante- respodió una voz desde dentro.
Abie abrió la puerta y se encontro en una mazmorra donde había un monton de estantes con bichos raros metidos en un bote como si fueran pepinillos en vinagre. En medio, estaba la mesa, y en ella Snape, con una taza humeante en las manos.
- Veo que llega justo a tiempo, señorita Gray- dijo Snape.
- Lo siento profesor, me he entretenido- dijo Abie acercandose a la mesa.
- Eso he visto- le respodió el profesor pasandole la copa- Bebáse esto.
Abie cogió la copa y la olió. No olía a nada. Pegó un sorbo, ¡estaba asqueroso!
- Ecsss... Esta malísimo- murmuró mirando con la cara arrugada a Snape.
- ¿ Que esperaba, señorita Gray? ¿ Cerveza de mantequilla?- le contesto Snape con una sonrisa- Pues eso es lo que hay, bebaselo y salga de mi despacho. El díade la transdormación, tendrá que venir aquí. La meteremos en una de las mazmorras que esta vacía donde no podrá hacer nada. Ni morder a nadie. Porque aunque sea inofensiva, hay que tomar pregauciones. Digale a sus amigos que la he castigado a limpiar los tarros de mi despacho.
-Si profesor- dijo Abie tragandose lo que quedaba en la copa y dejandola encima de la mesa.
Salió del despacho, ¿que se creía el narizotas ese? ¡La iban a meter en una mazmorra! Como si fuera un bicho asqueroso. << Seguro que ha sido idea suya>> pensó Abie mientras subía las escaleras para irse a la Sala Común.


______________________________

Espero que os haya gustado.
Ha esta historia le doy otros tres capítulos como mucho.
Cometaad plis ;) Fanfics de Harry Potter en Español

 

 


El de su transformación, Abie hizo lo que le dijo el profesor Snape le había dicho. Se dirigió a su despacho. No sin antes, ser interrogada por Harry, Ron y Hermione.
- ¿Pero porque te vas?- preguntó Ron.
- Ya te lo he dicho, Ron- dijo Abie suspirando- Snape me ha castigado.
-¿ Pero que hiciste? - preguntó Hermione.
- Pues lo mismo que hizo Harry, se me rompió el caldero y la poción se derramó por el suelo- mintió Abie.
- ¿ Y te tenía que castigar a tanto? - preguntó Harry.
Los tres les hacían preguntas preguntas y Abie tenía que contestarlas a todas y llegaría tarde aunque Snape no le hubiera dicho una hora. Abie había esperado lo máximo para poder estar todo el rato con sus amigos y tambien poder terminar los deberes, ya que era martes y al día siguiente tendría deberes.
- Si, dijo que el estaba muy ocupado para hacerlo el y que ya así eso me podia servir a mi de castigo.- le dolía mucho menitrles, pero no tenía otro remedio.
- ¿ Ocupado? Seguro que ocupado en lavarse el pelo, no - dijo Ron, eso provocó la risa de Abie.
- No se, Ron, pero tengo que marcharme- dijo Abie mirando la puerta del retrato
- Esta bien, pero dile al guarro ese, que no te deje hasta las tantas- dio un gran bostezo y siguió con sus deberes.
Abie salió por la puerta dirigiendose al despacho de Snape. Cuando Hermione vió que Abie ya había salido. Se acercó a sus compañeros.
- ¿No lo encontrais un poco raro? - preguntño mientras miraba a sus lados para comprobar que no hubiera nadie alrededor.
- ¿El que Hermione?¿ Que McGongall nos haya puesto muy pocos deberes? - el y Harry se rieron, mientras que Hermione no les hizo caso.
- No, idiota, el que a Abie la castiguen sin razón, el que este muy rara estos dias, y el que la semana pasada, despues del partido de quidditch, tuviera que ir a hablar otra vez sin razón con Snape.
- ¿Que estas diciendo Hermione?- dijo Harry levantando una ceja y mirando a Hermione sin comprender.
- Que creo que Abie nos oculta algo.Algo muy grande

Abie llegó al despacho de Snape. Cuando entró lo vio allí hablando con la señora Pomfrey. No se había lavado el pelo. Lo llevaba sucio y grasiento, como de costumbre.
- No llega muy puntual, señortia Gray- dijo con una sonrisa maliciosa.
- No me dijo la hora profesor Snape- le respodió Abie tambien con una sonrisa.
- Bien señorita Gray, ¿esta preparada?- preguntó la señora Pomfrey
- Mmm... pues claro- Abie se sentía algo incómoda.
-Bien, pues vallamos.- Snape se levantó y se acercó a la puerta- Señorita Gray, si tiene el placer de seguirme.- Señaló la puerta y salió.
Abie miró a la señora Pomfrey y luego salió. Madame Pomfrey la siguió. Snape las condujo por unas escaleras mas abajo, donde había una puerta de madera muy grande. Snape la abrió con un toque de la varita. Entraron y dentro Abie vio que habian otras 4 puertas. Snape abrió la primera y la hizo entrar. Estaba muy sucia. Abie lo encontraba antihigiénico, pero como luego no estaría en condiciones de deicr si era higiénico o no, le dio igual. Era una mazmorra pequeñita sin ventanas y con unas cadenas con unos grilletes en la pared.
- Venga- dijo Snape cogiendo uno de los grilletes.
- ¿M- me- me van a a-atar? - tartamudeó Abie acercandose a Snape.- ¿No es un poco excesivo? Ya sere un lobo inocente asi que...
- Es cierto Severus- dijo la señora Pomfrey- ¿No encuentras que con encerrarla aquí basta?
- No quiero correr riesgos, Poppy. Si la señorita Gray,por cualquier cosa que pase logra salir de aquí y muerde a algun estudiante, ¿quien tendra la culpa? Así que, señorita, porfavor.
Abie le hizo caso, le dio la mano y Snape le puso los grilletes. Y no solo en las manos, tambien en los pies.
- Esta sala tambien esta insonorizada, asi que si le da por aullar... nadie la oira- dijo riendose silenciosamente.
Snape se acercó a la puerta y le hizo una indicación a la señora Pomfrey para que saliera. Esta miro a Abie y le dijo:
- Mañana te traeré ropa limpia y algo del desayuno.
Los dos salieron y Snape cerró la puerta. Abie oyó que decía firmenente: " Fermaportus". Ahora si que no podría salir. Encontraba aquello muy excesivo, pero le dió igual.
La luna salió, y aunque no le daba a ella, la sintió. Lentamente se transformó en un lobo grande de mandibulas enormes y morro alargado. La ropa se le desizo, y los zapatos se le rompieron. Aulló fuerte, aunque nadie la oyó.

A la mañana siguiente, cuando volvió a su estado normal, se encontró ya libre y con ropalimpia y un plato de comida en el suelo. Se ve que la señora Pomfrey ya había venido. Se puso la ropa y se comió el plato. Se quedó con hambre. Salió de la mazmorra que estaba abierta. Subió hasta el vestíbulo. No había nadie. Entró en el Gran Comedor justo cuando algunas personas empezaban a salir.
Abie entró en el comedor y se dirigió a la mesa de Gryffindor. Desde la mesa de profesores, vio como todos los profesores la miraban. Sintió vergüenza, pero no dijo nada. Se sentó con sus amigos que la miraron sorprendidos. Miro el plato. Aquello no era el desayuno. ¡Era la comida! Se había quedado durante mucho rato en la mazmorra. Eso podría haber echo que sus amigos sospecharan. Y si era la comida, quería decir que tambien había perdido clase.
- Esto... Buenos días.- empezó a comer rapidamente.
- ¿Porque no viniste a dormir?- preguntó Hermione mirando como se zampaba un buen plato de carne asada con patatas.
- Si que vine Hermione, lo que pasa es que estabas dormida cuando llegué- dijo cogiendo un poco de pan- Ron, ¿me pasas la salsa? Tengo un hambre atroz.
- Pues ¿porque no has venido al desayuno?- insitió Hermione.
- Pues porque no tenía hambre, me he levantado y he ido a dar una vuelta.- dijo Abie terminando a su plato.
- Y tampoco has ido a clase- Hermione era muy pesada cuando quería.
- Se me olvidó-dijo Abie levantandose de la mesa.- Adiós, nos vemos luego.
- ¿Se le olvidó?- Ron estaba átonito- ¿Como puede olvidarse uno de que tiene clases?
- Nose, pero ya os digo yo que nos oculta algo- dijo Hermione mirando el sitio por el que la chica se había ido.
- ¿ Y habeis visto lo pálida y demacrada que esta?- dijo Harry algo preocupado- Me recuerda algo a Lupin...

_____________________________

Aquí se temina, comentad pliis!!
Actualizo mañana si no estoy muy ocupada
Gracias por leer ;)

 

 


Llegó Diciembre. Abie se quedó en Hogwarts con sus amigos, aunque su tía hubiera insistido en llevarsela. Aunque sabía que sería más fácil irse con su tía, se quedó en Hogwarts. En Hogwarts, la noche que hubiera luna llena, lo tendría mas dificil para escabullirse de sus amigos, pero le dio igual. Pasó la luna llena. Ellos no hicieron preguntas, y Abie se fue a las mazmorras donde ya solo estaba la señora Pomfrey.

Pasó Diciembre, Enero,Febrero, y Marzo. Estaban en Abril. Era domingo, no había luna llena, y Harry, Hermione, Ron y Abie estaban sentados en la hierba cerca del lago. Muchos alumnos hacían lo mismo y tomaban el poco sol que hacía, otros jugaban a la pelota al lado del lago y el resto se había ido a su casa para pasar la vacaciones de pascua alli.El sol les saba calorcito, y por eso se quedaban allí y no se movian hasta que empezaba a oscurecer.
Harry,Ron y Hermione descansaban un rato. En junio tendrian los TIMOS y se pasaban todo el día estudiando, bueno, es Hermione, porque Ron y Harry solo pasaban el tiempo en la bilioteca aburriendose. Abie sin embargo, tambien estudiaba, pero para sus examenes. Aunque le fuera muy bien el curso, había faltado algunos dias a clase, y tenía que recuperarlos. A esto, Harry, Ron y Hermione, no le decían nada, pero entre ellos hablaban.
Algo golpeó en la nuca a Ron con fuerza. Este se giró y vió una pequeña pelota de futbol.
- ¿Quien ha sido?- preguntó mirando alrededor. Abie, Harry y Hermione hacían lo mismo.
- ¡Eeh! ¡Aquí!- era Ernie Mcmillan. Venía corriendo a buscar la pelota
- ¡ Hola Ernie! - dijo Abie saludando al chico.
- Eeh, esto hola - Ernie no parecía acordarse de ella, simplemente se dirgió a Ron y le preguntó- ¿Me devuelves la pelota?
- Si, toma y ten mas cuidado- dijo Ron lanzandosela y frotandose la cabeza,.A
Ernie se alejó corriendo mirando de vez en cuando para atrás. Abie se quedó sorpredida. No se acordaba de su nombre, ya era que habían pasado meses, pero almenos podría haber echo algo por acordarse.
- ¿Lo conocías? -preguntó Hermione
- Si.-afirmó la chica- Me ayudó a subir el baúl al tren. Me dijo que era prefecto y no se que más.
- Pues al parecer ya no se acuerda de ti- dijo Harry.
- Ya, pero da igual- dijo Abie- Me voy a dentro, a ver si puedo comer algo, tengo mucha hambre.- Abie se levantó, tenía hambre si, pero no se dirgió a la cocina. Tenía que ir a tomar la poción, la maldita pocion.
- ¡Esa chica todo el rato tiene hambre, incluso mas que Ron!- exclamó Hermione.
- Esta en edad de crecimiento Hermione, dejala y no te preocupes- Ron se tumbó en la hierba dispuesto a echar un sueñecito.
- Pues yo sigo creyendo que oculta algo.- Hermione se levantó- Voy a ver que es.
- Si, Hermione, solamente oculta el hambre que tiene. Se va a la cocina- dijo Ron riendose y hartandose a la vez de que Hermione insistiera en que Abie les ocultaba algo.
- Da igual, ahora vuelvo- y se fue.
Tuvo suerte, porque cuando entró en el castillo, Abie desaparecía por la puerta de las mazmorras. Hermione la siguió. Se fue al despacho de Snape. Hermione se escondió en una esquina y espero. Al cabo de 5 minutos salió Abie poniendose la mano en la garganta.
- Odio esa poción matalobos- dijo.
¡Poción matalabos! Eso era lo que había dicho. Hermione subió corriendo a la Sala Comun de Gryffindor, entró en us habitación y miró en un cuaderno que tenía debajo de la almhoada. Miró las fechas que Abie había faltado. Después abrió su baúl y sacó un mapa lunar. Comrobó los dias que había faltado Abie con los días de luna llena. ¡Concidían! Podía ser casualidad, pero si no era pura casualidad, ¡Abie era un hombre lobo!

- ¡ Un hombre lobo! ¿Por dios Hermione, ¿de donde diablos has sacado eso?
-¡Sshhh! ¡Calláte Ron!
Estaban en la Sala Común, era de noche. Hermione les contaba a Harry y Ron lo que había averiguado sobre Abie, aunque todavía no sabía si aquello era cierto o no.
- ¿De donde has sacado eso? - preguntó Ron bajando la voz.
- Cuando ha entrado en el castillo, no ha ido a la cocina, si no que se ha ido al despacho de Snape. Al cabo de cinco minutos ha salido y a dicho: ¡Odio esa poción matalobos!
- ¿Estas segura de que ha dicho eso? -preguntó Harry. No creía todavía del todo ha su amiga.
- Totalmente. Después he subido a mi habitación y he comprobado que todas las ausencias de Abie concidian en luna llena. ¡Todas! ¿Que quiere decir eso? ¿Que es casualidad? ¡No! No lo es, yo creo que es verdad, que Abie es un hombrelobo. Por eso esta tan palida y tiene tanta hambre, como Lupin. Todo coincide
- Mira, vale Hermione, imaginemos que todo eso es cierto. ¿Por que no nos lo ha dicho Abie? Nos lo cuenta todo. ¡Incluso el chico que le gusta! El John Wiles ese de cuarto.
Hermione no dijo nada, aunque encontraba normal que Abie no les hubiera contado aquel secreto. En ese momento se preguntó donde estaria, seguro que en la ducha, se pasaba una hora entera en ella.
- Alomejor por lo mismo que el profesor Lupin no se los dijo a mi padre y a sus amigos.- dijo Harry con las manos juntas y mirando al fuego- Para no perdernos.
- Mirad, yo sigo sin creerlo. - dijo Ron mirando a sus amigos.- Cuando venga Abie se lo preguntamos y saldremos de la duda.
- ¿Que es lo que no crees y lo que me teneis que preguntar?- Abie estaba detrás de Ron.
- Justo en el momento perfecto- Ron sonreia- Venga Hermione, diselo.
- ¿ Que me teneis que decir?- preguntó Abie mirando a Hermione y despues a Ron. Aquella escena le recordaba un monton a una escena de una serie de television que había visto en España con su tía.
- Eeh, Abie, sientate- Hermione esperó a que se sentara- El caso es que sabemos que... sabemos... sabemos tu secreto.
- ¿Que secreto?- preguntó- ¿El que John Wiles me ha pedido para salir? Ese ya lo sabe todo el colegio. Le he dicho que no.- Ron se quedó con la boca abierta.
- ¿Te ha pedido para salir? ¿Él? ¿John Wiles? - estaba atónito.
- Si
- ¡Guaoo! ¿ Y porque les has dicho que no?- se sentó a escucharla, pero Hermione le interrumpió.
- Ron, calla. - se giró hacia Abie- Abie, ese secreto no, el... el otro.- dijo intentadole hacer comprender con una simple mirada.
- ¿Que otro?- Abie se preguntaba que otro secreto podrían saber. Solo tenía otro, y ese seguro que no lo sabía nadie salvo Dumbledore y los profesores.
- Sabemos lo que eres- dijo Harry- Sabemos que eres un hombrelobo
- ¿¿Qué?? ¿Un-un hombrelobo? ¿ Yo?- mierda, lo sabían. Todo se habñia arruinado. Lo único que tenía que hacer era mentir.- ¿De donde has sacado eso? Harry, creo que has leído muchos cómics de licantropos. Será mejor que dejes de leerlos, te afectan a la...
- ¡No, Abie! Lo sabemos, y nos da igual lo que seas, lo que queremos saber es porque no nos lo has contado- Hermione la miraba algo enfadada, pero su mirada tambien decia algo, la verdad.
- ¿ Os da igual?- preguntó- ¿En serio?
-Si- dijeron los tres a la vez.
-Gracias- dijo sonriendo.
Les daba igual, a sus amigos les daba igual lo que ella fuera. Eso la hizo feliz. Ahora si que ya no tendría secretos para ellos.

___________________________________________


El proximo capitulo ya es el ultimoo!!
Espero que este os haya gustado.
Comentad pliis!

 

 


Abie estaba contenta. Sus amigos sabían su secreto y les daba igual. Y eso a Abie la alegraba. Abie le había dicho al profesor Dumbledore que sus amigos se habían enterado accidentalmente. Dubmledore había sonreido y les habia dicho que no se lo dijeran a nadie, y tambien que no se hicieran animagos solo por Abie. Ellos se rieron, pero Abie no entendió la borma aquella.
- Y teneis que ayudarla a encubirlo para que nadie mas se entere ¿entendido?.
Ellos asientieron, y así lo hicieron. La noche de luna llena. Abie salió del retrato, y ellos digeron que se iba a la enfermeria porque se encontraba mal. Antes de que Abie se fuera, les había contado que es lo que hacían con ella.
- ¿Y en serio que te atan?- pregunto Hermione preocupada.
- Si, incluso me hace un poco de daño, ya que cuando soy licantropa mis manos son mas grandes, y los grilletes me aprietan, incluso me dejan marca- dijo mientras le enseñaba a sus amigos unas marcas rojas que tenía alrededor de las muñecas.
- ¡Pero eso es maltrato!- exclamó Ron al ver las rojeces de las manos.
- Si, Ron, maltrato a animales.-dijo Abie riendose- ¿A Snape que mas le da? Además, esta noche tengo una idea. Me traere la varita, y luego me liberaré las manos. Sere un lobo inocente, asi que no podre hacer nada- cuando vió la mirada asustada de Hemione dijo- Pero tranquila, que no abriré la puerta.
- Bien, pues vete ya- dijo Harry.

Abie llegó a la mazmorra. Allí estaba la señora Pomfrey, como de costumbre. La ató, y cuando salió, Abie se sacó la varita del cuello de la camisa. La había puesto alli para poder cogerla. Se liberó, se fregó las manos y esperó a que la luna estuviese en lo alto. Se transformó, aulló y dio unas cuantas vueltas por la mazmorra. Entonces volvió a ser humana.
- ¿Pero que ha pasado?- se miró. Llevaba la ropa, aunqe muy rasgada, le tapaba lo que tenia que tapar, pero le dejaba los brazos y las piernas al descubierto.- No puede haber pasado tan rapido.
Esperó a volver a transformarse. No lo hizo. Se preocupó. ¿Que pasaba? Cogió la varita y salió fuera de las mazmorras. Corrió por los pasillos. Estaba todo oscuro. Entonces sonó una voz amplificada.
- Os ruego a todos los alumnos que os levanteis de la cama- era el profesor Dumbledore- y espereis todos en la sala común hasta que venga vuestro jefe de la casa para llevaros al Gran Comedor. Hay un hombre lobo suelto por el castillo. Daros prisa.
El mensaje se repitió dos veces más. Abie corrió. Se dirigió al Gran Comedor. ¡No! ¡Allí no! Corrió por los pasillos, no sabía que hacer. Se tenía que alejar del Gran Comedor porque si se transformaba podría ir allí a atacarlos. Subió hasta la sexta planta. Justo entonces ocurrió lo que menos esperaba. Se transformó. La ropa le sigúió igual. No se le desgarró. Le tapaba lo que tenía que tapar.
Olisqueó. Olió un aroma dulzón. Sangre, humanos. No, ella era un lobo bueno, era inocente, no hacía nada, pero el olor pudo con ella, empezó a bajar escaleras hacía el Gran Comedor.

En el Gran Comedor

- Como os he dicho, hay un hombrelobo suelto por el castillo- dijo Dumbledore a los pocos alumnos que habían.- No teneis que preocuparos. Esta noche este lobo es peligroso. Aunque tomó la poción matalobos, esta noche la extraña alineación de los planetas y el que haya muchas nubes, alterna la transformación del licantropo. Es peligroso, se transforma y destransforma cada poco. Permanerereis aqui esta noche hasta que se capture al licantropo.
Se oyeron muchos mutmullos. Por ahí Harry, Ron y Hermione intuian lo que había pasado. Abie se había soltado. De repente, se oyó una voz. Los que quedaban de Slytherin se habían puesto a hablar entre ellos, y uno atrevido preguntó:
- ¿Y se puede saber quien es ese hombrelobo? ¿Es un profesor? - Harry reconoció la voz como la de Blaise Zabini.
- No es de su incumbencia , señor Zabini- le dijo McGonagall alzando la voz.
- Esto llegará a oídos de mi padre- ese fue Malfoy.
- Y del mío
- Del mío también
- Mi padre pondrá una dencuncia.
Uno a uno todos los alumnos se pusieron a hablar en voz alta y a quejarse. Pero se pararon cuando oyeron un ruido en la puerta del Comedor. Alguien o algo intentaba entrar. Los que estaban mas cerca de la puerta, se apartaron rápidamente. Acabaron todos los alumnos en el fondo de la Sala con los profesores delante.
- Recordad, solo aturdidlo- les recordó el profesor Dumbledore.
El licantropo arañaba y empujaba la puerta. Al final la consiguió abrir. La puerta se abrió y ante ella apareció un gran monstruo. Los profesores lanzaron hechizos, fallaron por muy poco. El lobo salió despavorido a esconderse. Algunos de los profesores salieron tras el.

ABIE
Cuando abrió la puerta, un monton de hechizos se lanzaron contra el licantrpo. Ella salió corriendo y subió y corrió mas aún por los pasillos. Se transformó otra vez. Era ella de nuevo. La ropa de tapaba lo que era necesario. Detrás de ella oyó pisadas, la seguían. Se escondió detrás de una armadura. Si la pillaban, seguro que le hacian algo raro. Ella no quería. Los profesores pasaron corriendo por delante de ella. Se paraban en cada esquina para vigilar que el mosntruo no estuviera allí.
Salió de su escondite.¿ A done podía ir? Tenía que salir del castillo. Al bosque prohibido, ¡si! Allí no la encontrarían. Miró a su alrededor. Estaba al lado de la bilioteca. Eso quería decir que estaba en la cuarta planta. Oyó mas pasos. Corrió. Bajo por unas escaleras y se escondió detrás de una estatua de una bruja jorobada. Por delante de ella pasó el profesor Snape. No la vió. Salió del escondite y se encontró directamente con Harry, Ron y Hermione, los 3 alzaban la varita. Harry y Hermione apuntaron con sus varitas a Abie y Ron la cogió de los brazos. La immovilizó.
- No, Ron, sueltame, sueltame- gritaba Abie.
-No, estate quieta, si te transformas le haras daño a alguien- Ron intentaba agarrar a Abie que se retorcía mucho entre sus brazos. Parecía que Ron la estaba abrazando.
- ¡SI ME TRANSFORMO TE ROMPERÉ EN DOS PEDACITOS, ASI QUE SUELTAME WEASLEY!- gritó Abie
-No- dijo Ron.
En ese momento aparecieron el profesor Dumbledore seguido de McGonagall, Snape y la señora Pomfrey.
- Señor Weasley, sueltela- dijo Dumbledore apuntandola con la varita.
Ron hizo lo que el profesor le mandó. La soltó,ella intentó correr, pero Dumbledore feu mas rápido.
- ¡Desmaius!

 

 


* * *

Estaba en la enfermería. Acababa de despertarse. Era de día. Estaba rodeada de sus amigos, de sus verdaderos amigos. Harry,Ron y Hemione no se habían apartado de Abie en ningún momento. Cuando la muchacha despertó, lo priemero que preguntó fue si había herido a alguien, luego se puso a llorar diciendo que la iban a expulsar y que no podria volver jamás. A eso le contestó Dumbledore.
- No vas a ser expulsada, ni sancionada.- dijo mientras sonreía y se sentaba en la cama.-Anoche debido a la extraña alineación de los planetas, y a que había muchas nubes y la luna no se veía, tu transformación se alternó, y el efecto de la poción se desvaneció.
- ¿Y que pasa con los demás estudiantes? Saben que soy un hombrelobo, sus padres no querran que este aqui.
- Ya no se acuerdan. Los he desmemorizado para darte otra oportunidad.
Aquel mismo día le dieron el alta a Abie. Ella salío y con sus amigos, se fue a dar una vuelta por los lindares de bosque pohibido, donde aquella noche Abie había decidido ir para no herir a sus amigos. Y luego, observó como sus otros amigos la saludaban. Era verdad, Dumbledore los había desmemorizado.
Aquella tarde, Ernie McMillan se la acercó y le pidió disculpas por haberla tratado de aquella manera cuando lo de la pelota.
- Tranquilo Ernie, no pasa nada.
- Gracias. ¿jugais con nosotros?
- No gracias.- le contestó Abie.- nos quedaremos por aquí un rato.
- Como querais.
Erine se fue con sus amigos, y Abie se quedó con los suyos.


______________________

Fin del capitulo, aqui se temina la historia, ahora si, comentaad.
Espero que os haya gustado!

Otro Hombrelobo en Hogwarts - Fanfics de Harry Potter

Otro Hombrelobo en Hogwarts - Fanfics de Harry Potter

En la estación de King's Cross reinaba el caos total, lechuzas, gatos y un sapo hacían todo el ruido posible por que sus amos les dedicaran algo de atención

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-otro-hombrelobo-en-hogwarts-fanfics-de-harry-potter-3455-0.jpg

2023-02-27

 

Otro Hombrelobo en Hogwarts - Fanfics de Harry Potter
Otro Hombrelobo en Hogwarts - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/39419
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20