Parejas...Bizarras - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Un día típico para el escuadrón de Dumbledore. Cho seguía llorando ya que Cedric la dejo.
Estaba Cho mirando el espejo con la foto de Cedric.
Ron no podía evitar no voltear a ver de dónde provenía aquel sonido que representaba tristeza para él.

--¿Por qué me habrá dejado?...- se preguntaba la chica mientras dejaba caer una lagrima
Ron camino hacia Cho. Ella al ver el rostro de Ron se apeno y se quito las lágrimas; se dio media vuelta para ver al pelirrojo.

--Hola, Ron
--

--Hola, ChoDecía mientras ella se dio la vuelta completa y se alejaron del espejoSe que esto es raro viniendo de mi para ti pero
. ¿Qué te pasa?

--Bueno
No quiero que sientas lastima por mi ni nada por el estilo pero
Estoy algo triste porque Cedric me dejo hace poco

Ron decidió no hablar, no sabía que decir, solamente hizo una simple cara para que Cho comprendiera que él la entendía perfectamente.

--No te sientas mal, todos tenemos momentos difíciles a veces--

--, Supongo--

Cho sonrió patéticamente. Hace menos de cinco minutos estaba llorando y nada más. Ahora sonriendo patéticamente. Raro ¿No?

Ron intento no dejarla sola sonriendo y llorando al mismo tiempo. El sonrió igual. Sin motivo alguno ellos sonrieron por unos minutos.

Despues volvieron a la normalidad después de parpadear rápidamente dos veces.
--
Nunca pensé que tu y yo seguiríamos una conversación
-- susurro Cho

--Yo tampoco lo imagine
-- dijo sonriendo un poco el chico

--
¿Te gustaría que tu y yo fuéramos afuera a tomar aire fresco?--

--Claro, pero tienes que prometer que en eso vas a olvidar lo de Cedric
--

--Sisusurro Cho

Ambos salieron afuera mientras Cho olvidaba lentamente a Cedric. Al llegar a una banca cerca del lago negro ella olvido incluso el nombre Cedric.

Ja, al parecer no decían ni hacían nada más que ver enfrente de ellos el lago negro mientras niños de primer curso corrían de un lado a otro.


Duraron haciendo nada por una hora. En ese tiempo, Cho estaría maquillándose en su cuarto con sus fieles amigas. Ron estaría con sus dos amigos comiendo en el gran comedor.
Pero en vez de eso, estaban asiendo nada; Primera vez que lo hacían.

Muertos de aburrimiento se levantaron de la banca, casi dormida, Cho trotaba hasta el castillo, Ron igual.

--Bueno
No fue lo más divertido del mundo
- susurro Cho

--Ya lo creo--

Ellos se voltearon a ver y rieron. No sabían porque
Solamente reían como si no pudieran hacer más.

 

Ellos dejaron de reír y verse.

--Bueno
Voy con mis
- dijo Cho. Se le olvido la palabra que diría al final

--¿Amigas?--

--Si, amigas, Si--

--Bueno yo tengo que ir con mis amigos Harry y
-- La confusión de contagio. A Ron se le olvido el nombre Hermione.

--Hermione
--

--Si, Bueno
Adiós--

--Te veo más tarde
--

--Claro--

Ambos se alejaron, Ron al gran comedor y Cho se dirigió hasta las habitaciones.

Al llegar Cho a la habitación de su amiga, Sara, Sara y otra chica rubia con ojos verdes estaban de brazos cruzados con cara de molestas.

--¿Donde estabas?, hace media hora te estábamos esperando, Cho--

--Lamento la demora
Estaba con Ron--

-- Pensé que llegarías con un elegante retraso pero no tan grande como llegar casi una hora tarde--

--Lo sientoExclamo Cho molesta

--Bien, haremos de cuenta que no te atrasaste
--

Comenzaron a hablar en un tema fijo. El bendito Maquillaje. Al hablar de eso, las llevo a varios puntos.
Cho se sentía incomoda de la conversación. Fue como si supiera que dirían cada segundo. Era de lo único que hablaban desde hace dos semanas.

--Aguanta, Cho, recuerda que es como si no tuvieras derecho a decir nada distinto al maquillaje
-- Pensó Cho mientras se alejaba un poco hasta llegar a una esquina de la cama.

Mientras, Ron estaba comiendo en el gran comedor como si fuera lo último que comería en toda su vida.

--¿Saben? Estoy aburrido
-- dijo Ron

--me sorprendecomento Harry

--lo sé, iré afuera del comedor por un segundo, ¿Si?--

Sin esperar a sus amigos y sin ninguna respuesta o comentario, se retiro de la mesa dejando la servilleta mientras caminaba con la boca casi llena de comida.

Llego hasta la puerta donde al llegar afuera se sentó en la silla más cercana. A un lado de la puerta, una banca blanca y ancha, Con dos gárgolas a los lados.

Con las manos en el bolsillo de los pantalones negros azabache que tenia, el miraba el cielo y a los estudiantes pasar enfrente y a los lados de el.

Mientas Cho no aguantaba más con sus amigas. Aquella conversación la incomodaba. ¿Cómo se hubiera sentido Cho si es más de la segunda semana hablando de lo mismo y nunca cambiar de tema?

--Oigan, ya basta- dijo gritando Cho en un momento desesperado



--
¿Qué?...se atrevió a decir la rubia

--lo que oyeron, ya basta. Me canse de hablar de lo mismo todos los días durante dos semanas--

--Pero
--


--Pero nada. ¿Cómo se sentirían estar atrapada por más de dos horas al día hablando de un tema de algo que no les gusta, con dos personas muy diferentes a ustedes, Y que estuvieran así por dos semanas?--

Las dos amigas de Cho no tenían habla. No se atrevían a hablar después de pensar lo que dijo Cho.
Ella sin más que decir y con su mente diciéndole cada segundo: Lo lograste, Cho se fue tomando su bolsa azul mientras las dos chicas la veían con confusión.

Ella cerró la puerta con un ruido enorme. Feliz y molesta al mismo tiempo, se fue de la alcoba, dejando solas a las dos chicas que había dentro sin habla.

Salió afuera corriendo por las escaleras. Se sentó en la misma banca donde estaba Ron sin notarlo.

--Hola, Cho--

--Oh, Hola Ron, No te vi
--

Ron rio y la volteo a ver, ella a él.

Ambos sin decir nada, se pararon y caminaron hasta la puerta.

Vieron que parecía que nevaba. Eran pequeñas chispas. Miraron arriba, era muérdago.

--¿Acaso es muérdago?pregunto con la cabeza arriba el pelirrojo

Cho tenía la cabeza enfrente de Ron mientras sonreía.

--Creo que si
--

Ron la volteo a ver. Ella sonrió y planto en él un beso mientras el tomaba su cabeza.

Hermione miro aquella escena mientras bajaba las escaleras sola hacia abajo. Frustrada dejo de bajar los escalones y casi llorando subió corriendo con lagrimas en los ojos.
Ron y Cho parecían no escuchar el tremendo ruido que hacia Hermione subiendo las escaleras.

 

 

Muy corto el capitulo, pero espero que les guste. No olviden dejar sus comentarios, críticas, y/o sugerencias.
_______________

Hermione llego hasta su habitación azotando la puerta y cerrándola con seguro. Estaba triste y furiosa. Se acostó en su cama mirando el techo. Por primera vez no le importo que se estuviera pasando clases, y que en ese segundo el profesor debe estar diciendo el tema.

--No me importa esa maldita clase
-- Susurro a las cuatro paredes que la rodeaban mientras lloraba-no es justo

Ella miraba el techo como si no hubiera mas que hacer. Se quedo en silencio todo el día. No pensó en nada más que se quedo grabada aquella imagen de Ron besando a Cho. No hablo ni pensó nada. Se quedo dormida con el uniforme, no sentía nada. Al despertar ella tenía las lágrimas secas por toda la cara. Sus ojos se veían rojos e hinchados. Se despertó de golpe al ver la hora. No tenía tiempo de desayunar. Se despertó, se baño, se puso el limpio y poco arrugado uniforme con la corbata de gryffindor y corrió por las escaleras después de salir de los dormitorios.

Corría a toda prisa con sus libros en la mano y su enorme mochila en un hombro.

Al llegar a Transformaciones lo primero que hicieron fue preguntaron por qué su aspecto tan
Horrible. Ella no respondió mientras inventaba una escusa que darle al profesor. Cuando el de repente se acerco enfrente de la mesa de Hermione, ella nerviosa le dijo que estaba enferma. El profesor se alejo con una cara como la de siempre.
Ella al salir de la clase intento alejarse lo más posible de Ron. ¿Acaso rompería una Amistad de siete años juntos por un desamor? No. Solamente por uno, dos días
O hasta que olvide eso.





Era viernes, solo era esa clase.

--Resiste, Hermione, solo esta clase y ya
-- Se susurro a si misma Hermione

Resiste, esa palabra la tenia harta. Tener que resistir las ansias de golpear a Cho, resistir las ansías de besar a Ron. Estaba harta y tenía un dolor de cabeza tremendo. Pero en vez de salir de clases con la excusa perfecta, decidió quedarse, en el ruido del salón de clases, con millones de personas mirando su horrible aspecto físico. Al oír la campana ella fue la primera en salir. Fuera de lo usual, ella siempre era la última por que se quedaba a repasar el tema. Ni siquiera lo recordaba esta vez.


Ella llego a su habitación, arrogo la mochila haciendo que la tinta manchara la mochila. Solamente se recostó en su cama, con los ojos cerrados pero no dormida.

Sin pensar en nada ni hacer ningún sonido. Calma total, al fin. Pero abrió bruscamente los ojos rojos al oír aquel sonido que la gente hacia al tocar la puerta, molesta, se acerco a la perilla de la puerta para abrir.

No era una persona muy amiga de ella. Obviamente era todo lo contrario, Draco Malfoy.

-- ¿qué quieres, Malfoy?--

--Te traje la tarea que nos encargaron ayer
--

Hermione perpleja de aquel acto tan amable de Draco, sonrió por menos de un segundo tomando el libro.

--¿Por qué te ves tan

-- dijo Draco
--¿Horrible?dijo la chica completando la frase
--si--

--es una razón un tanto penosa
--

-- De acuerdo
No es necesario que me lo digas
.--

Hermione y Draco se quedaron viendo unos minutos hasta que Hermione tuvo que decir la razón de su horrible aspecto.

--lloraba por qué Ron tiene novia
--

 

--¿Brown?--

--No--

--¿Quién?--

--Cho Chang--

--Oh
Nunca me lo imagine
--

--Ni yo--

--Ya oíste el dicho que dice lo del agua al agua, olvida eso, no estés triste a mi me ha pasado millones de veces--

Hermione lo comprendió al fin. Si Ron amaba a Cho, ¿Qué se le podía hacer?

--¿Te gustaría pasar?--

--Bueno
Claro, ¿Por qué no?--

Draco al aceptar aquella invitación entro hacia la enorme habitación de Hermione. Simplemente se sentaron en la cama. Sin hacer ni decir nada.

--Creo que no deberías estar triste por lo de Weasley, digo eso le pasa a casi todos--

--No estoy tan triste ahora
--


Cuando Draco rompió el silencio no paraban de hablar. Ni siquiera sabían de qué tema hablaban.

-- Nunca pensé que cruzaríamos palabras y que ninguna sea un insultodijo el rubio

--Yo tampoco lo pensé, creo que estuvimos todo el tiempo criticando antes de conocernos mejor, ahora sé que no eres tan mala persona--


--Lo sé--

Incluso con la charla tan amigable a Hermione su rostro se lo torno normal.

Ambos hablaron y hablaron sin hacer nada mas hasta que Draco regreso a la normalidad. El salió y Hermione detrás de el.

Salieron donde caía nieve, era extraño el clima esos días. No se sabía si usar chamarra o lentes de sol.

--¿Esto significa que ahora somos
amigos?pregunto la castaña

--No lo sé, si tu quieres
--

--Claro--

--Yo igualdijo sonriendo Hermione

Ambos pensaron detenidamente si era amistad o no. Se lo preguntaron por todo el transcurso hasta que casi entraban al bosque prohibido.

--Oh, creo que me distraje mientras caminaba--

--igual yodijo riendo Hermione

Ambos se voltearon a ver detenidamente por unos segundos.
--Espero que Hermione ya haya olvidado lo de Weasley
- pensó el rubio

Pero como si nada, volvieron a caminar. Tan distraídos estaban que no se dieron cuenta que se adentraban al bosque prohibido.

Caminaron un poco
Hasta que Draco se dio cuenta al no ver a nadie ni nada. Únicamente los arboles y las babosas carnívoras arrastrándose por el suelo encima de un animal muerto.

--Creo que se nos olvido el bosque, será mejor que regresemos
-- dijo Draco haciendo que Hermione lo mirara confundida. Ella con confusión dentro volteo detrás de ella, Lo que le dijo Draco era cierto, habían llegado a las entrañas del bosque, donde no había casi nada de luz del sol.

--Si, será mejor que volvamos--

Ambos se dieron una vuelta y siguieron caminando hasta la salida del oscuro bosque.
Hermione paró en seco, al parecer quería decirle algo a Draco.

--Se me olvido agradecerte haberme ayudado a sentirme mejor--

--No importa, no me gusta ver gente llorando--

Hermione sonrió y Draco comenzó a reír.
Ella sin pensar en nada, se paró de puntitas y le dio un largo pero dulce beso. El profesor Filtch les gritaba para que caminaran hasta los terrenos de Hogwarts. Ellos hicieron como si no lo escucharan. De hecho, para eso no necesitaban fingir, no escuchaban nada, estaban hundidos en sus pensamientos.


 

Al día siguiente Harry con su uniforme y el cabello despeinado iba caminando cerca de la cabaña de Hagrid. Parecía molesto, no como lo normal, todos los días con una sonrisa tatuada en la cara

El se arrepintió de salir y corrió hasta su cuarto. Al llegar todos los veían con no admiración sino con confusión. El azoto la puerta y golpeo la pared. Se preguntaba cómo fue que su relación con Ginny acabara tan pronto.
Miro a Hedging, su querida mascota. A veces él pensaba que era el único Animal que lo comprendía.

Pinto en su cara una sonrisa.

--Olvida lo de Ginny, HarryPensó el chicoImagina que nada de eso paso

Ja, el pobre de Harry no lograba olvidarlo. Cuando sonreía dejaba de hacerlo, pues el recordaba cada vez mas aquellos gritos que le dio su amiga o novia, como quieran llamarle. Se sentó a un lado de la ventana con los ojos cerrados. La ventana estaba cubierta por las persianas. El solamente oía el ruido de las risas de los estudiantes que estaban afuera, disfrutando el sábado.

Todos pasándola bien con sus amigos, parejas
Todos menos el. Pero aun que estuviera de un humor espantoso, decidió volver afuera, solo para ver aquel hermoso paisaje que estaba en su escuela. Sin hacer mas el salió afuera, molesto, si. Pero quería hacer algo aparte de recordar aquellos molestos y ruidosos gritos que quedaron grabados en su mente.

Al salir afuera, con el césped lleno de nieve igual que los arboles, se veía hermoso. Todos estaban alegres menos él. Con las manos en el bolsillo de sus pantalones negros, se fue caminando hacia llegar a una banca blanca con las dos típicas gárgolas que Harry veía día a día.

Estaba sentado, viendo a todo mundo reír. El y una chica rubia a su lado con el uniforme de Hufflepuff, Hannah Abbott. La típica chica de Hufflepuff que era paranoica, contagiaba alegría y según los demás, la mayoría del tiempo estaba triste.

--¿que te paso a ti?susurro Hannah

--Ginny termino conmigo, ¿a ti que te paso?--

-- mi equipo de Quidditch está molesto conmigo, me insultaban cada cinco segundos durante media hora en la práctica, mi mejor amiga y yo estamos un poco molestas y el chico a quien admiro está molesto conmigo--


--te comprendo--

--No lo creo, tu vida no es tan mala como la mía--

--si, un poco, yo admiro a Oliver Wood y el me trata como si yo fuera un estúpido--

--lo sé, todos a quienes amas, te quieren igual, algunos te odian
--

--Si, exacto, eso es lo que me pasa--

--a mi igual--

Ambos confundidos se miraron a ver y soltaron una carcajada. Harry y Hannah no podían evitar no sonreír al menos.

--¿Sabes? Creo que somos más similares de lo que parecedijo la rubia

--estoy de acuerdo--

--si, pero hay que contarnos más de los otros, para ver si somos tan parecidos--

--Claro, pero tu empiezas--

--Bien, bueno mi vida comenzó bien, con muchos amigos que a un sigo viendo, después me separaron de ellos, me vine aquí y ellos también, me pusieron en Hufflepuff y a ellos la mayoría en Ravenclaw, no hice muchos amigos, más bien conocí personas que me insultaban mucho. Toda mi vida fue buena aquí, al menos hasta que llegamos a quinto curso, donde hice dos nuevas amigas que quiero mucho, pero hemos tenido peleas y más cosas así
--

Harry escuchaba con atención a Hannah con la cabeza volteada llegando a ver el perfil de Hannah que tenía la cabeza abajo.
Todo llego hasta que Harry tuvo que hablar. Todo era perfecto hasta que llego a la parte del quinto curso. No se sabía que vida era peor. En realidad la vida de Harry era casi perfecta pero con obstáculos. La de Hannah cualquiera la consideraría la peor vida del mundo. En toda la escuela la mayoría la insulta, solo confía en tres personas.

Comenzó a llover de repente, todos los niños corrían hacia dentro del castillo.

--oye ¿te gustaría venir a mi habitación? Podríamos hablar--
--
Claro--


Sonriendo los dos caminaron hasta el castillo. Llegando fueron hasta un camino que Hannah por ser perteneciente de Hufflepuff, no conocía, pues era cerca de la sala común de Gryffindor.

Al llegar lo primero que hicieron fue sentarse en una silla y comenzar a hablar de nuevo. Lo raro para ambos fue que no hablaban solamente de sus vidas, hablaban de relaciones pasadas, amores imposibles, de varios temas. Eran muy iguales, no solo en sus vidas sino que pensaban casi lo mismo.

Cuando dejaron de hablar por que no sabían que decir, se fueron afuera cuando vieron que la lluvia se fue.

Los demás días juntos hablando fueron divertidos, no había ningún momento en que se aburrían. Era un Viernes por la tarde, después de sus clases.

Harry y Hannah estaban en la misma banca blanca.

--Harry
quería preguntarte algo--

--¿Que es?--

--¿Cuando me ves
que miras?--


--Una linda chica que emocionalmente es igual a mi
- dijo sonriendo Harry

Hannah se acerco a Harry y le dio un fuerte abrazo.

--¿Sabes que? Mi vida siempre ha sido infeliz
Hasta que llegaste tú--

Harry sonrió. Aquello significaba que él y Hannah eran buenos amigos. Ella convirtió aquellos días que solo tenía en la mente esos gritos y el hiso que por primera vez en su vida se sintiera más que feliz.

-- En estos días no recuerdo esas peleas y gritos
Gracias--

--La que debe decir gracias soy yo, mi vida con solamente dos amigos y que los demás me insultaran cambio, la convertiste en algo mejor--

Eran muy amigos desde aquel día que se conocieron mejor.
Pero se hacía de noche en los terrenos de Hogwarts, Harry y Hannah se levantaron de la banca.

--te veré mañanadijo el chico
Hannah asintió, y sin pensar en nada más que en su felicidad, lo beso.
Fue confuso para Harry, su amiga lo besaba de la nada. ¿Quién no se confundiría si su amigo/a lo besara en un segundo inesperado?

Cedric estaba en su cuarto encerrado como siempre. Veía el estante lleno de libros que nunca leía. Blog sobre salud

 

 

Recordó aquella vez que casi por su culpa perdían. Ahora se sentía un tanto deprimido. Solamente, cuando no lo recordaba, se preguntaba: ¿Por qué me sentiré tan deprimido?

--Tal vez sea por Cho, tal vez por aquel juego en que todos se molestaron conmigo,
Increíble, no sé porque estoy deprimidosusurro Cedric

Era obvio que no estaría triste por Cho, el termino con ella. Aquel juego
Pensó que no era su problema si lo odiaban por eso. En verdad, no era su problema. No, no encontraba ninguna razón por qué estar molesto. El se levanto de la silla, casi empujando la mesa que estaba enfrente. Se acerco a la puerta, respiro profundamente y abrió la puerta. Con una simple mueca de aburrimiento salió hasta llegar a la sala común.

--- ¿Todos están molestos?---Se pregunto así mismo--- ¿conmigo?

Despues de la nada. Una canción pasando por su mente. Raro ¿No?

Alejándose de sus pensamientos, Cedric camino hasta el sofá negro. Solamente sentado con su uniforme normal, aburrido, lejos que malos pensamientos
También de los buenos.


Miro a la ventana a un metro de distancia de el. Veia a una chica rubia, con ojos azules que se notaban con facilidad, aun que estuviera a mas de dos metros de distancia. Parada debajo de un enorme árbol. Parecía confundida, solamente parada con un uniforme que no era de la escuela. Completamente azul.

Un pensamiento inundo la cabeza de Cedric. Lo recordó, las estudiantes de Beauxbatons se quedaron en Hogwarts dos semanas. Ese sería su último día en Hogwarts.

Decidido, salió afuera tomando aire muy profundo. Salió afuera y se paró a un lado de Fleur. Ella volteo a verlo, confundida aun.

--
Hola
--
--Hola, espero que no te moleste que este aquí
--
--No, no me molesta--
--Eres Fleur, ¿cierto?--
Ella sonriente asintió.


De a comenzó a nevar, que extraño. O al menos lo era para ambos. La nieve caía lentamente. Fleur se puso su abrigo azul cielo. Cedric comenzó a intentar conversar con Fleur. Olvido todo lo que sentía de enojo y depresión. Cedric fue el primer chico que conocía que no la invitaba a salir, el gusto eso de él. Duraron mucho tiempo hablando parados bajo la nieve. Ni siquiera se dieron cuenta que era muy tarde. Aquel día fue extraño, en la mañana parecía que a un era muy tarde, cuando era tarde parecía que era de noche. Se veía la nieve y estrellas. Se fueron unos minutos después de ver aquel cielo tan oscuro y con estrellas pintadas por todas partes.

Por la mañana las estudiantes de Beauxbatons estaban afuera, esperando a que su directora bajara para irse. Lo que les dijo después de que bajo las sorprendió. Se quedarían hay por más tiempo.
Cedric y Fleur comenzaron a verse a diario.

Un sábado por la tarde, el equipo de quidditch estaba alegre con Cedric. El seguía molesto con ellos y decidió simplemente no hablarles. Se fue con Fleur, que esperaba sentada en las gradas a su nuevo amigo.

Caminaron lejos del campo.

--Gracias por esperarme
--

--De nada, Cedgic--

Comenzaron a charlar. De todos los temas. Incluso Fleur le comento su corto romance con un estudiante, Cedric al oírlo se puso pálido, ¿Enojo quizás? Pero casi grita de alegría al escuchar que a ella no le agradaba. El conto lo de él y Cho. Ella se deprimió, dignamente bajo la cabeza mientras él le contaba aquellos gritos que él y Cho tuvieron.

Dos días transcurrieron. Se hacia el esfuerzo por parte de la directora de Beauxbatons para que se fueran.

Fleur y Cedric estaban en la habitación de Cedric. Que amistad tan grande se inicio desde un simple Hola.

 

Tantos días juntos. Ni siquiera recordaban que faltaba muy poco para que Fleur se vaya.
Lo único que hacían juntos era: Caminar, hablar, reír sin razón alguna, sonreír. Solamente de esos simples puntos de basaba su amistad. No importaba que casi no se conocieran, lo único que sabían era que eran amigos. Siempre leales y fantásticos entre sí.

Un lunes por la tarde, se encontraron sentados juntos en clase. Las estudiantes no podían quedarse en Hogwarts encerradas sin hacer nada. No quedaba de otra manera más que estudiar por un tiempo ahí.
Cedric escogió a Fleur como pareja de trabajo.

Detrás de ellos, estaba un amigo de Cedric. Reía con la mano en la boca, intentando callar aquella risa tan aguda que tenia. Cedric volteo y molesto le pregunto que tenía.
La razón sorprendió a Cedric, intento no decirle eso a Fleur. Su amigo le dijo que parecían una pareja de perfectos. No se podía negar que tenían vidas casi perfectas.

Entrenador del equipo de quidditch de Hufflepuff, apuesto, a mayoría de las chicas lo aman. Inteligente y gracioso.

Una chica perfecta de físico. Ningún chico que la veía se le resistía. Se puede considerar que en el fondo es muy inteligente. Y además nació siendo graciosa.

Era muy obvio que si fueran pareja se titularía: Pareja de perfectos. Porque eso eran, dos personas perfectas.

Los días eran iguales, simplemente verse. Todos esos días llegaron hasta que Fleur comenzara a amar a Cedric.

Raro según ella. El aun no sentía nada por ella, amistad, tal vez lo único. Además de respeto, claro.
Todos esos días se minimizaron hasta llegar al día de despedida.

Todas las estudiantes de Beauxbatons estaban cerca del bosque.

Cedric molesto y deprimido le dio un fuerte abrazo a su amiga.

--no te olvidage, te lo jugo--

--Yo tampoco a ti, Fleur, me gustaría que te quedaras mas tiempo--

En ese momento, despues de varios parpadeos, Cedric se dio cuenta que de verdad, de verdad, extrañaría a Fleur. La única persona que le comprendía y sentía lo mismo que el. Según el, tienen un mismo cerebro.

Cedric le decía a Fleur lo mucho que la extrañaría. Acordaron enviarse muchas cartas todo el tiempo. No era suficiente para Cedric. De que servían las cartas si no podías ver a la persona y decírselo frente a frente.

La directora de Beauxbatons se acerco detrás poniendo la mano en el hombro izquierdo de Fleur. Cedric se sentó antes de que ella volteara a ver a su directora. Estaba sentado en una banca demasiado cerca de Fleur, seguían a la misma altura.

Fleur triste y con lágrimas en los ojos se alejo lentamente. Cedric se entristeció aun más. Ella estaba cerca del carruaje. Sus amigas le esperaban adentro. Miro al cielo, parpadeo dos veces. Dejo las maletas caer al suelo y corrió enfrente de Cedric.

--¿Qué paso?pregunto el chico parándose de la banca, se oía preocupado.

Ella sonrío y tomo la cara de Cedric y planto un beso en el. Sin más que hacer se alejo despidiéndose con la mano. El sonrío. Ella tomo sus maletas al llegar a un lado del carruaje. Entro y sin más demora, se fueron. Cedric perseguía con la mirada el carruaje hasta que no se lograba ver más.

 

Meses más tarde. Ron, Cho, Hermione, Hannah y Harry estaban contentos en la sala común. Pero
Se podía notar aquellos asientos vacios. El de Draco y Ginny. ¿Dónde podían estar aquellos dos? Claro, Draco estaba caminando bajo la lluvia como siempre. Ginny
Tal vez seguía deprimida.

Draco estaba caminando por los pasillos, Típico de él. Ginny
Curioso, no estaba caminando, estaba sentada en el suelo, las gotas de agua caían en su cabello rojo intenso, largo y lacio. Lo que más le gustaba de la lluvia a Ginny cuando estaba deprimida, era que no se notaba que lloraba.

Sus ojos color azul parecían inyectados de sangre, rojos de tanto llorar de seguro.

Ahí ella escucho aquellos pasos tan secos que se oian de adentro, eran los pasos de Draco, acercándose. Ella con la mente en blanco se quito toda el agua y lagrimas en sus ojos.

--¿Weasley? ¿Qué haces aquí?--

--que curioso, lo mismo te iba a preguntar--

El se sentó a un lado de Ginny. Raro viniendo de él.

--¿estas triste?pregunto el rubio

--No, ¿Por qué lo crees?--

--bueno
Tienes lagrimas en los ojos--

Ginny se puso la mano en la mejilla. ¿Se notaba tanto que estaba triste? La respuesta es Sí.


--No es cierto--

--Claro que lo es, estas triste--

--No es cierto--

-vamos dilo, ¿Qué te va a pasar si lo dices? Nada ¿Cierto?--

--No lo sé, te burlarías
Tal vez--

--¿Por qué he de burlarme de una persona deprimida? A un que no lo parezca yo tengo sentimientos también--


Ginny se puso a pensar. ¿Sería posible que Draco Malfoy Black por primera vez no se burlara de alguien? Posiblemente- pensó Ginny.

--Bien te lo diré, pero con una condición--

--Bien, ¿Cuál?--

--No risas, ni insultos, ni golpes, o algo similar o ofensivo--

Draco asintió.

--Vamos, ¿No me tienes confianza?--

--La verdad
No--

--Bien, supongo que eso me gano, perder tu confianza (que nunca tuvo), pero ya dímelo--

--Bueno, me deprimí un poco por lo de Harry, ¿Estas contento?--

--No debería estar contento con una noticia tan triste--

Ginny se sonrojo, era muy extraño que Draco Malfoy sintiera lastima por alguien.

--Te dije que tengo sentimientos--

Draco logro robarle una sonrisa a Ginny. De la nada ambos sonrieron. La lluvia de una rara manera tenía cambios repentinos. Paraba y a veces llovía aun más que hasta cuando caía una gota en el rostro dolía.

Todo fue rápido, la conversación de sentimientos dio un giro hasta llegar a que hablaran de su vida. Draco tenía no mucho de qué hablar. Rico, popular, inteligente, gracioso y amado, también caprichoso.

Ginny tenía una larga y bizarra vida que contar: La única chica Weasley en generaciones, divertida, atrevida, inteligente, con una innumerable familia, la mitad problemática así que había mucho de qué hablar.

Con vidas opuestas según ellos. El caprichoso hijo único, y la reservada hija menor. El fanático del mal, y la obsesionada con ser como un ángel.

--Bueno tu y yo somos polos opuestos
-- comento sonriente el chico
--concuerdo contigo en esodijo con la misma alegría que el

Guardaron silencio por un minuto.

--creo que logro animar a las personas--

--¿por?--

--hace como veinte minutos estabas llorando y ahora estas riendo--

--supongo que si logras animar a las personas--

Ambos soltaron una carcajada de la nada. Se sentían cómodos en aquella conversación de solamente dos. Tanto que ni siquiera notaron la alta hora que era.

Draco al parpadear mientras veía fijamente los ojos azules de Ginny, volvió a la normalidad. Vio al cielo azul oscuro, casi negro. Se levanto pero Ginny igual.

--Bueno
. Fue linda la conversación pero tengo que ir
.--

Ginny interrumpió con un beso mientras la lluvia aun caía bajo ambos.

--No hay que decirle esto a nadie
-- Dijo Draco al alejarse de Ginny , ella solamente asintió con ojos como platos mientras el parecía tomate.

Se volvieron a ver y se dieron un abrazo. Se alejaron y fueron por lados contrarios.

Parejas...Bizarras - Fanfics de Harry Potter

Parejas...Bizarras - Fanfics de Harry Potter

Un día típico para el escuadrón de Dumbledore. Cho seguía llorando ya que Cedric la dejo. Estaba Cho mirando el espejo con la foto de Cedric.Ron no podía

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-parejas-4186-0.jpg

2023-02-27

 

Parejas...Bizarras - Fanfics de Harry Potter
Parejas...Bizarras - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/48408
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences