Pequeños momentos de Lily Evans y James Potter - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

-¿Amor a primera vista?-

"El que no cree en la magia nunca la encontrará, nuncapodrá ver lo que a simple vista no se ve"

Lapequeña pelirroja se apresuró por los largos pasillos del expreso de Hogwarts,sus ojos color verde esmeralda levemente enrojecidos y restos de finas lágrimasen sus blancas mejillas bañadas de diminutas pecas. Se llevó una mano al rostroy se quitó las lágrimas, no quería llorar, no en ese momento.

Recorriólos compartimientos con la mirada, buscando uno que estuviera libre, en esemomento no se encontraba de humor para hacer amistadas. Solo quería estar solay pensar, pensar en todo lo que le estaba pasando en ese momento, en todo loque le pasaría en esos años que vendrían, aunque nunca se podría haber llegadoa imaginar todo lo que pasaría.

 

Poniéndoseen puntitas de pie miró hacia un compartimiento donde se hallaban dos chicoshablando animadamente, Lily soltó un suspiro y notando que ambos se encontrabansumidos en su propio mundo abrió la puerta.

Dospares de ojos se fijaron en ella por apenas unos segundos, la pelirroja frunciólevemente el ceño ante la mirada chocolate del chico que tenía los cabellosdesordenados, por un momento creyó sentir algo
pero luego el chico apartó lamirada volviendo a su charla con el otro y ella tomó asiento contra la ventana,acurrucándose mientras pegaba su cara al vidrio, tratando de que no vieran laspequeña lágrimas que surcaban sus mejillas una vez más.

Soltóun pequeño suspiro, contemplando los árboles que se deslizaban frente a susojos con rapidez. Tomó aire con lentitud y se limpió las lágrimas de los ojos,ya no iba a llorar más.

Lapuerta del compartimiento se abrió y un chico de su misma edad, luciendo latúnica del colegio, y con los cabellos negros grasos y ojos del mismo colortomó asiento frente a ella.

Lily loobservó por unos instantes y luego volvió la vista hacia la ventana.

- Noquiero hablar contigo-Dijo con la voz contraída.

- ¿Porqué no?-

- Tuneym-me odia. Por ver la carta que Dumbledore le envió-

- ¿Yeso qué?-

Lily lelanzó una mirada de profundo desprecio.

- ¡Quees mi hermana!-

- Ellaes sólo una
- Severus se contuvo rápidamente, pero Lily, demasiado ocupada ensecarse las lágrimas sin que nadie se diera cuenta, no lo escuchó.

- ¡Peronosotros vamos! - Dijo él, sin poder contener la emoción en su voz - ¡Este esel gran momento! ¡Nos vamos a Hogwarts!

Ellaasintió, restregándose los ojos, pero muy a su pesar, sonrió ligeramente.

- Máste vale estar en Slytherin - Dijo Severus, envalentonado por el hecho de que sehubiese alegrado un poco.

-¿Slytherin?-

Uno delos chicos con los que compartían el vagón, que no había demostrado el menorinterés en Lily o Severus hasta ese momento, miró a su alrededor al escucharesa palabra.

- ¿Quiénquiere estar en Slytherin? Creo que mejor me voy, ¿acaso tú no? - PreguntóJames al chico tendido en los asientos al frente de él.

- Todami familia ha estado en Slytherin - Dijo.

- Rayos- dijo James - Y a mí que me parecías normal-

Siriussonrió.

- Talvez rompa la tradición. ¿A dónde te irías, si tuvieras que elegir?-

Jameslevantó una espada invisible.

-¡Gryffindor, donde habitan los valientes de corazón! Igual que mi papá-

 

Snapehizo un ruidito de disgusto. James se giró hacia él

-¿Tienes algún problema con eso?-

- No -dijo Snape, aunque el desprecio en su voz daba a entender otra cosa - Siprefieres ser un musculoso a un cerebrito...-

- ¿Adónde esperas ir, viendo que no eres ninguna de las dos cosas? - InterrumpióSirius.

Jamesse echó a reír. Lily se puso de pie, un tanto sonrojada, mirando a James y aSirius con desagrado.

-Vamos, Severus, busquemos otro compartimiento-

-Oohhhhh
-

James ySirius imitaron su voz arrogante. James trató de empujar a Severus mientraspasaba.

- ¡Teveo luego, Quejicus! - Gritó una voz, mientras la puerta del compartimiento secerraba de un portazo.

Yafuera del compartimiento Lily soltó un bufido, esos chicos habían logradoponerla de mal humor y algo le decía que esa no sería la primera vez
sino todolo contrario.


¡Holis!

Bueno, quizás esto sea una locura ya que estoy un poco sobrepasada de fics pero bueno... necesitaba publicar este, además lo tenía escrito hace bastante.

Mejor me presento, ¿si?, quizás algunos ya me conocen xD pero para los que no soy Lily Paz Potter pero díganme solo Paz que sino es muy largo (:

Soy fanática de los James y Lily (Por si no lo habían notado) y eh escrito más de ellos de lo que eh escrito de otro, pero en fin...es es lo que tienen que saber de mi, creo (?

Por cierto, soy uruguaya, no se a que viene pero tenía que decirlo xD

No quiero aburrirlos, ¡No en el primer capítulo!

En fin, me despido, ojala les guste esta idea *0*

Besos

Paz

P.D: Hay parte del capítulo que es sacada textual del libro siete, es el único que tiene algo así ya que quise mantener lo cannon.

-La primera pelea
-

"Cuándo amamos hacemos todo por llamar la atención delotro
"

La salacomún de Gryffindor permanecía en una apacible tranquilidad, colmada de alumnospero cada uno de ellos sumidos en sus propios problemas, estudiando, charlandocon algún amigo o realizando deberes.

Acurrucadaen un rincón de la sala y sobre su sillón favorito, el más grande y bonito de un terciopelo colorrojo y pequeños labrados en dorado, se hallaba la prefecta de esa casa,completamente sumida en la lectura de su libro favorito y el que había leído almenos cuatro veces. Frunció el ceño levemente al llegar a una parte que no legustaba, frunciendo los labios también. Rebuscó en su regazo hasta hallar unpaquete con galletitas de chocolate, sus preferidas, tomó una y le dio unmordisco sin apartar la vista de su libro.

Elretrato se corrió y por el pasaron cuatro chicos hablando animadamente, a ladelantera iban los dos morenos, uno de cabellos rebeldes y ojos avellanas, elotro con cabellos negros casi azules que le caían con gracia sobre el rostro yunos penetrantes ojos grises, detrás de ellos venía un chico de aspectoenfermizo, cabellos castaños claros casi rubios y ojos color miel que llevabaun pesado libro en sus brazos y miraba a sus dos amigos con una media sonrisacurvada en sus labios; y por último venía un chico regordete y de bajaestatura, cabello rubio arenoso y ojos de un celeste acuoso, cara redondita ycachetes prominentes, cargaba grandes cantidades de comida y miraba a los dosprimeros con un brillo en los ojos.

 

-Canuto-Llamó el de cabellos desordenados alque estaba a su lado que le sonrió, captando la mirada significativa que estele había mandado, sin dudas había llegado la hora de fastidiar a la nuevaprefecta.

Lily,ajena a los malévolos planes que se estaban formulando a su alrededor, seguíacompletamente concentrada en su libro, saboreando sus galletas de chocolate.

Siriusle guiñó un ojo a James dejando entrever una bomba fétida que descansabaplácidamente en el bolsillo de su túnica. Este le sonrió ampliamente,levantando su dedo pulgar en muestra desu asentimiento.

Con unmovimiento casual Sirius dejó que la bomba callera sobre el piso de la salacomún, estallando al instante.

Amboschicos se unieron en una sonora carcajada mientras todas las personas del lugarcomenzaban a chillar incontrolablemente, corriendo de un lado hacia otro ychocando entre ellas en el proceso.

Laantes apacible sala se llenó no solo de un espantoso olor y humo colorgrisáceo, sino que también de estridentes gritos.

-¡BASTA!-Ungritó se hizo oír por encima del barullo de la multitud que permaneció encompleto silencio, incluso los dos bromistas.

Con unligero movimiento de varita la sala quedó completamente limpia y todos pudieronver a la persona que los había hecho callar.

Paradaen medio de la sala con la varita en alto y el rostro más rojo que sus cabellosse hallaba Lily Evans, hecha una completa furia.

-¡Ustedes!-Gritócon más fuerza aún, señalando con su dedo índice a los dos chicos que sehallaban en una esquina de la sala, sonriendo con fingida inocencia.

Lapelirroja los fulminó con la mirada mientras se acercaba a paso firme,provocando que sus rojos cabellos bailaran a su alrededor.

-¿Quépasa con nosotros?-Preguntó James poniendo cara inocente y con la voz calma.

-¡Seque fueron ustedes!-Chilló la chica apuntándolos con la varita.

-Evans,Evans, ¡No hace falta violencia!-Dijo Sirius de forma tranquilizadora,colocando uno de sus brazos sobre los hombros de la chica y sonriéndole con susonrisa de galán, esa que derretía a todas pero que solo logró un mueca dedesagrado en Lily.

-O teapartas o te olvidas de tu bonito cabello, Black-Murmuró la chica con losdientes apretados a causa del enojo.

Siriusabrió desmesuradamente los ojos y, al notar que la amenaza de la chica no erauna broma, se alejó considerablemente, dedicándole una inocente sonrisa queella nunca devolvió.

-¿Quiénde ustedes fue?-Indagó la pelirroja, un poco más calmada.

-Yabonita, podemos arreglar esto de otra forma-Respondió James guiñándole un ojoseductoramente.

Lilyalzó una ceja y lo fulminó con la mirada.

-Cierrala boca, Potter-Soltó con desprecio.

Jamesla observó ofendido pero fascinado, por primera vez en su vida una chica ledecía que no y eso le fascinaba, además de que acaba de notar lo bella que lucíaella cunado se enojaba, con sus ojos verde chispeando y sus cabellos del colordel fuego flotando a su alrededor.

-Voy allamar a la profesora McGongall y ella les dará su
-Comenzó Lily con sumonólogo de prefecta perfecta.

 

-¿Saldríasconmigo, Evans?-Preguntó James de golpe, desordenándose los cabellos ysonriéndole seductoramente.

-¿Qué?-Soltóella confundida.

-¿Saldríasconmigo?-Repitió él.

Ellaabrió la boca una y otra vez, como un pez fuera del agua, completamentedesorientada por la pregunta del chico.

-¡No!-Soltófinalmente mientras sus mejillas se tornaban de un rojo intenso, pero esta veza causa de la vergüenza.

Losmurmullos se extendieron por su alrededor y la pelirroja, cada vez más rojasalió disparada hacia su habitación, al parecer olvidando su castigo.

Lagente reanudó sus charlas y quehaceres, mientras los cuatro chicos que sehacían llamar "Los Merodeadores"permanecían callados, tres de ellos mirando atónitos al de lentes y este con lamirada perdida hacia la escalera que conducía al cuarto de las chicas y pordónde se había perdido la pelirroja.

Jamessonrió de lado y apoyándose sobre el hombro de su perruno amigo soltó unsuspiro soñador.

-Esachica va a ser mi esposa, Canuto-Le dijo seriamente, obteniendo una carcajadapor parte del aludido.

-Si túdices, Cornamenta, si tú dices
-Murmuró Sirius entre risas y ante la fulminantemirada de su amigo.


¡Holaaaaaa!

Y volví, incluso antes de lo previsto (:

Además...ya tengo escrito los capítulos (Menos los últimos tres)

Pero en fin, espero le haya gustado, a mi me gusta muuuucho más que el primero ^-^

Nunca se me dio por escribir como James se fijó en Lily pero esta idea me gustó, fue muy él (:

Bueeeeno, nos leemos.

Besos,

Paz

-¿Amigos?-

"No siempre todo es lo que parece
"

Lapelirroja más deseada y temida de todo Hogwarts caminaba con rapidez por loslargos pasillos del castillo, sus ojos verde esmeralda iban perdidos en elsuelo, sus manos jugueteaban inquietamente con un mechón de su pelirrojocabello, arrollándolo para luego dejarlo caer repetidas veces; un débil suspirose escapó de los labios de la chica.

Laausencia de Alice le empezaba a pesar mucho más de lo que alguna vez podríahaber llegado a imaginarse, no es que no se llevara bien con Mary, ella era unagran chica
pero no era Alice, no era esa loca chica de cabellos negros cortos yojos azules profundos con una sonrisa contagiosa.

Lilysonrió de lado, la extrañaba tanto, pero debía aceptarlo de una vez por todas,Alice se había ido del colegio y ella debía seguir adelante, además le quedabatan solo un año
solo un año más.

Soltandoel aire contenido en sus pulmones pesadamente entró en la gran biblioteca.Siempre le había gustado ese lugar, a pesar del acostumbrado malhumor de labibliotecaria, ella siempre podía encontrar un atrapante libro con el que pasarhoras entretenida, sumida en el silencio que se expandía por el lugar, perdidaen las inmensidades de las maravillosas historias que leía, soltó un suspiromelancólico

Lo quela llevaba hasta la biblioteca esa tarde de sábado no era el puro placer deleer un buen libro, sino la tortura de estudiar para los EXASIS que parecíancada día más cerca, y eso le ponía los pelos de punta, y como si no fuerasuficiente la tortura los profesores se lo recordaban cada vez que podían.

 

<<¡Cómo si fuera a olvidarlo!>>, pensó con ironía.

Labibliotecaria levantó su mirada del libro que leía con intensidad al sentir lospasos de la chica, soltó un pequeño resoplido y chasqueo la lengua antes depasar a la página siguiente y volver a sumirse en el libro.

Lilyahogó una pequeña risita, <<¿Será queFilch anda desaparecido?>>, pensó divertida.

Seacercó a uno de los colmados estantes del lugar donde millones de librosparecían descansar a la espera de alguien que se mostrase deseoso de leerlos.

Lapelirroja los observó críticamente, recorriendo los lomos con su dedo índice,buscando el libro adecuado. Frunció levemente el ceño ante los complejos ylargos títulos que se podían leer, no es que no le gustase la artimancia, soloque ese sábado a la tarde no le apetecía pasarlo encerrada leyendo un libro,simplemente, aburrido. Tomó entre sus manos , un libro gordo y pesado que permanecía lleno de polvo.

<>, pensó la pelirroja con pesadez, observando sin ganasel libro frente a sus ojos.

Soltandoun casi inaudible bufido lo dejó sobre la gran mesa y se sentó frente a él,examinándolo con los ojos entrecerrados. Contuvo una carcajada al notar loestúpida que resultaba aquella escena.

Sintiócomo la silla que se hallaba enfrente de ella se movía para luego volver a sercolocada en su lugar, alguien había tomado asiento. Sin prestarle atención,abrió el gran libro y examinó el índice.

Unperfume que estaba segura había sentido antes le llegó con intensidad. Hierbaseca mezclada con mar, había sentido ese olor en clase de pociones cuandoprepararon Amortentia.

Muertade la curiosidad levantó la mirada. Tuvo que ahogar un grito al ver quienestaba frente a ella, con las gafas desarregladas, los cabellos revueltos y elentrecejo fruncido estaba James Potter, leyendo un pesado libro sobre pocionesavanzadas.

Losojos de la chica se abrieron de par en par, no entendía nada. ¿Cómo era posibleque su Amortentia tuviera el mismo olor que Potter?

Eso erauna completa y total locura.

Volvióla vista al libro, aunque no sin antes darle una fugaz mirada al chico.Resultaba sexy verlo concentrado, movió la cabeza negativamente, horrorizadacon sus pensamientos, ¡No podía pensar en Potter y mucho menos de esa forma!

Uncarraspeo le atrajo la atención, levantó la mirada para encontrarse con losprofundos ojos color chocolate de James, tragó saliva grueso, debía admitir quea pesar de todo el chico era condenadamente guapo.

-Evans,¿Podrías explicarme como se realiza la poción Amortentia?-Preguntó él,extendiendo el libro frente a la chica. Su voz sonaba temblorosa, como sitemiera que ella pudiera hacerle daño.

Lilyabrió la boca para responder con una sarta de maldiciones y demás cosas perolos ojos suplicantes de él la detuvieron, provocando que se atragantara con suspropias palabras antes que tan solo pudiera pronunciar algo.

-Claro-Larespuesta salió inconscientemente, perdida en los ojos de él como estaba poconotó lo que acababa de hacer.

Encuanto James bajó la mirada, tras una breve sonrisa, Lily comprendió su errorpero ya era tarde. Aunque si lo pensaba bien, quizás Potter mereciera unaoportunidad de demostrarle que en verdad había cambiado.

 

Lapelirroja se levantó y tomó asiento junto al merodeador que la observabaatónito. Tomó el libro entre sus manos y comenzó una larga explicación sobrecosas que para él poco importantes resultaban.

Queríaprestarle atención, en verdad que quería. Pero tenerla así de cerca, elmovimiento de sus labios con cada palabra pronunciada, la forma en que serecogía los mechones de cabello detrás de la oreja cuando estos caían sobre surostro, el perfume a lirios que emanaba, su suave voz.

Jamestuvo que contener un suspiro, no había caso, ella sería su perdición por todala eternidad.


¡Hola!

Bueno, por si me extrañaban acá estoy, actualizando rápido (:

En verdad, creo que lo voy a terminar pronto...es que es un mini-fic

Tan solo ocho capítulos y bueno...ya tengo escritos la mayoría.

Mmm...este en especial me gustó, es un poco diferente, pero bueno...no sé tiene algo que me gusta.

Lily tan ella, y James ¡bah!, James es James y es condenadamente lindo *0*

Creo que es es todo.

Besos,

Paz

-El primer beso-

"¿Será que el amor se encuentra en algún punto entrelejos y cerca?"

El granlago de Hogwarts teñido de un rojo intenso a causa del inminente atardecer seextendía frente a sus ojos, lanzó la piedra que sostenía entre sus manos confuerza, deseando descargar todo el dolor que sentía en el pecho, ese dolorinsoportable que parecía expandirse de a poco, como un veneno mortal.

Contuvoun sollozo, un grito ahogado, se dejó caer pesadamente sobre el pasto quepermanecía húmedo debido a la reciente lluvia, como si el clima se hubierapuesto de acuerdo con él.

Sumente parecía en un completo vacío, en un completo estado de shock, recuerdos,memorias
todo parecía recorrer por su mente, todo y nada.

Dolía,dolía todo, cada parte de su ser, cada parte de su alma. Solo quería morir,morir para dejar de sentir, morir para volver a verlos a ellos.

Ellos,tan solo ese pensamiento lo estremecía, pensar en ellos como parte del pasado,pensar en ellos como dos personas que estaban muertas. Esa idea no cabía en lacabeza de James, no en ese momento al menos.

Unsollozo que no pudo contener se escapó de sus labios, arrancó el pasto con susmano, lo lanzó lejos con rabia, pero el dolor no se iba
el dolor permanecíaallí, inmutable.

Queríagritar, quería llorar, quería que ellos estuvieran allí, con él, diciéndole quetodo estaría bien como siempre lo hicieron. Solo los quería a ellos, tenerlosuna vez más, abrazarlos, decirles todas las cosas que nunca pudo, decirles laspalabras que se atragantaban en su garganta.

Labrisa otoñal le acarició el rostro, recordándole las caricias de su madre, y ledespeinó los cabellos como lo haría su padre. Soltó otro sollozo mezclado conun pequeña sonrisa, quizás ellos no se habían ido, no del todo al menos.

Dosmanos suaves y temblorosas se posaron sobre sus hombros, dos manos demasiadosuaves para ser las de Sirius o Remus. Pero James no se movió, no tenía fuerzaspara hacerlo.

 

Lachica se sentó a su lado y recostó la cabeza en el hombro de él, dejando que superfume a lirios lo invadiera.

Élsonrió apenas al notar que se trataba de ella, podría reconocer ese perfume encualquier momento.

Unamano fría se aferró a la suya, apretándola con suavidad, dándole fuerzas, diciendosilenciosamente que todo estaría bien.

Jamesrodeo el cuerpo de la chica con sus brazos, sentirla así de cerca, sentir sucalor; era como una suave bocanada de aire para alguien que se esta ahogando,como un vaso de agua para un muerto de sed.

Suspiróy más lágrimas cayeron por sus ojos. Podía sentir los sollozos casi silenciososde la chica, la apretujó más contra su cuerpo. La necesitaba y solo Merlínsabía cuanto la necesitaba.

-Quieromorir, Lily-Susurró contra los cabellos de ella, aspirando el olor que estosdesprendían.

Lapelirroja se tensó en su lugar, sus sollozos se frenaron y se separó conbrusquedad de él, lo tomó por los hombros y lo sacudió con fuerza, con toda lafuerza que era posible tuviera.

Susojos estaban enrojecidos al igual que sus mejillas, su pelo enmarañado y suropa completamente desarreglada, pero esto no parecía molestarle.

-Novuelvas a decir algo así-Protestó, casi gritando, sacudiendo con más fuerzas alchico-¡No se te ocurra decir algo así nunca más!-

Jamesestaba helado, no comprendía que estaba pasando con ella, no comprendía esaextraña reacción y por sobre todo su cabeza parecía a punto de explotar.

-¡¿Yque se supone que haga?!-Protestó, alejándose de ella, descargando la furiacontenida en esas palabras.

-¡Luchar,no dejarte rendir!-Lo fulminó con la mirada, con una mirada que era mezcla detristeza y ternura, de dolor y desesperación.

-¡¿Yporque voy a luchar?!-Insistió, tironeándose los cabellos con fuerza, laslágrimas rodaban por sus ojos sin control.

Ellacontuvo el aliento, se acercó con paso lento y lo tomó por los bordes de lacamisa, apretándolos con rabia.

-Por elfuturo, por tu futuro-Tomó aire-Por mi, por nuestro futuro-Susurró con los ojosentrecerrados.

Él laacercó, sin dejar de soltar sollozos ahogados, sin dejar de sentir esa opresiónen el pecho.

-¿Y quefuturo nos espera?-Preguntó casi en un murmullo inaudible, con los ojoscerrados y los labios a centímetros de los de ella.

-No losé, pero allí fuera se desata una guerra y estoy dispuesta a luchar enella-Sonrió apenas-A tu lado, porque nada valdría la pena si no te tuviera-

Jamesla apretujó más contra su cuerpo, deseaba sentirla cerca, que el calor queemanaba lo quemara por completo, que lo hiciera olvidar de todo.

-Teamo, James-Susurró contra sus labios mientras acariciaba la piel del cuello deél, provocándole pequeños escalofríos.

Suslabios se encontraron en un beso desesperado, un beso ansiado. Los labios deJames recorrían los de ella con ansias, deseando que estos curaran el dolor quesentía, que los cálidos labios de la pelirroja sanaran la herida que crecíacada vez más en su pecho.

Lily lobesaba con pasión, disfrutando de sentirlo así de cerca, de poder acariciar suscabellos entre sus dedos, de poder recorrer la boca de él, de poder sentir superfume así de cerca.

-Prometémeque siempre vas a estar a mi lado, pase lo que pase-Pidió él entre besosagitados, aún con la respiración entrecortada.

 

-Siempre-Susurróella aún con los ojos cerrados, aferrada al cuerpo frío de él como si se lefuese la vida en ello.

-Teamo, Lily-Murmuró James antes de volver a besarla.


¡Hola!

En los comentarios dije que iba a actualizar hoy y acá me tienen, sin falta (:

Mmm...el capítulo me gusta, es una escena (Que aunque nunca llegué a escribir para allí) estaba pensada para uno de mis fics (Los merodeadores y las Flower Power) hoy decidí borrar dicho fic...pero en fin...esta escena era de ese y como me gustó tanto, la escribí para este...

Creo que desde ese momento mi subconsciente sabía que nunca la iba a escribir para el otro...

Ya, me estoy alargando, es que estoy un poco sentimental... :(

¡Mejor no los aburro más que no estoy para eso!

Ojalá les guste *-*

Besos,

Paz

-Lily, ¿Serías mi novia?-

"Lo que nos puede conducir al corazón del otro es algoinsospechado, misterioso"

Tresmeses, tres meses habían pasado desde que se besaron bajo esa fría noche. Tresmeses habían pasado desde que los padres de James fallecieran a manos de losmortífagos, luchando para el ministerio como buenos aurores que habían sido.

Parecíaimposible que el tiempo hubiera transcurrido tan pronto, o al menos eso leparecía a James.

Unasonrisa ladeada rodeó sus labios mientras sentía el viento sobre su rostro.Había tenido una idea, una brillante idea.

Sabíaque solo había logrado sobrellevar el dolor que perforaba su corazón gracias auna persona, una persona que amaba con cada parte de su ser, una persona quesiempre supo le perteneció aunque ella se negase a aceptarlo.

Dio unavuelta en el aire, sin perder su vista panorámica. La snitch todavía noaparecía, soltó un bufido, la necesitaba en ese momento, necesitaba encontraresa pelotita dorada lo antes posible si quería poner en práctica su brillanteplan.

Lasimágenes de Lily volvieron a su mente una vez más, la sensación perfecta de suslabios sobre los cálidos de ella lo llenó de dicha.

Amabaesos encuentros que tenían, lejos de las miradas curiosas de todos, lejos delos indiscretos comentarios.

Pero yahabía llegado la hora de que todos supieran lo que pasaba entre ellos, y esoestaba claro para James. Tan claro como que si cometía un error podía llegar aperderla para siempre.

Pero noestaba dispuesto a equivocarse, como tampoco estaba dispuesto a seguir así. Unavez su padre le había dicho que quien no arriesga no gana y él estaba seguro deque esa frase tenía mucha razón.

Tomóaire lentamente, sus ojos se entrecerraron en la búsqueda de la pequeña snitch,pero esta se negaba a aparecer.

Desvióla mirada hacia las gradas, allí estaba ella, con una sonrisa implacable einfundada en los color de su casa, tan bella como siempre.

Jamessintió como sus piernas se aflojaban y una sonrisa de bobo enamorado aflorabapor sus labios al notar como la sonrisa de ella crecía al ver que la observaba,al ver que él la observaba.

Undestello color oro distrajo la atención del gryffindor, durante su distracciónla snitch había aparecido y Regulus Black, ni lento ni perezoso había ido en subúsqueda, dejándolo atrás por unos cuántos metros.

 

A todavelocidad y maldiciéndose por ser tan estúpido se acercó al rival que estirabala mano, a punto de tocar la pelotita.

CuandoJames pensó que Regulus había tomado posesión de la snitch, esta, como si noquisiera interrumpir el destino dio un brusco giro, quedando a pocos metros delmorocho. Este, aprovechando su oportunidad y mientras los gritos le perforabanlos oídos tomó una larga carrera y cerró su puño con fuerza. La había atrapado.

Levantóla mano en alto, lleno de felicidad.

Pudodivisar a sus compañeros acercándose a toda velocidad pero eso no le importaba,no en ese momento.

Susojos del color del chocolate se fijaron en unos verde esmeralda que loobservaban con intensidad, como si quieran decir algo con una mirada. Se acercóa la gran grada dónde estaba Lily, sonriéndole con felicidad.

-Felicitaciones-Murmuróella, mordiéndose el labio inferior inconscientemente mientras lo hacía, comocada vez que él estaba inconvenientemente cerca.

Élsonrió y completamente consciente de que todas las miradas se hallaban sobreellos se acercó más, tomando el rostro de ella entre sus manos.

Lily noopuso resistencia al beso que él le plantó, quizás demasiado sorprendida,quizás demasiado eufórica, o quizás ella también quisiese que todos supieran laverdad.

Todo elestadio permaneció en un completo silencio, completamente sorprendido.

Los doschicos que eran el centro de la atención se separaron con los labiosenrojecidos y, en el caso de ella, con el rostro en el mismo tono.

-Lily,¿serías mi novia?-Preguntó James, sonriendo de oreja a oreja, con esa sonrisaladeada que era capaz de poner el mundo de ella completamente patas paraarriba.

-Si-Murmuróella, sin siquiera tener que pensarlo.

Hastaese momento había tenido miedo de lo que las personas pensaran sobre surelación, pero en ese momento comprendió que James era todo lo que necesitabapara ser feliz y deseaba que todos, absolutamente todos, supieran lo quesentían.

Élsonrió y la tomó de la cintura, depositándola sobre la escoba para luego darleun profundo beso.

-¡Potter!¡Evans!-Gritó a viva voz la profesora McGongall, completamente enfurecida.

Jamesle sonrió, demasiado feliz como para poder hacer otra cosa y Lily le siguió lasonrisa, acomodándose en el pecho de su novio.


¡Hola!

Sí, sé que los tenía abandonados pero es que estaba terminando una de mis historias y tenía toda la inspiración para ella, pero ahora ya la terminé....y bueno....medio que después vino el bajón o algo así...

En fin, lo que importa es que volví (:

Espero les guste el capítulo ^.^

Ya era hora de que Lily aceptara lo que siente, ¿no creen?

Por cierto, ya decidí que voy actualizar una vez por semana, cada martes, y la historia va a tener nueve capítulos.

Eso es todo.

Muchos besos,

Paz

-La primera vez-

"La esperanza esta hecha de futuro"

El otoñosiempre había sido su estación preferida, si alguien alguna vez le hubierapreguntado por qué quizás no lo supiera con certeza, pero si sabía que algo deesa estación le resultaba atractivo. Quizás el hecho de ver las hojas de losárboles caer con gracia, acurrucada en su cama de la torre Gryffindor, quizásel agradable clima, o quizás solamente le gustaba.

 

Unasonrisa se formó en sus labios mientras cepillaba sus largos cabellos color rojointenso, sentada frente al espejo de su habitación. Tomó un pequeño broche enforma de corazón que su abuela le había regalado cuando era niña, ese brocheque contenía una preciosa piedrita color verde esmeralda, como sus ojos. Colocó el broche en su cabello,sujetando un pequeño mechón hacia un lado, sabía que James amaba cuando llevabael cabello de esa forma, de hecho solía decírselo muy a menudo, más de lo queella deseaba.

Observósu rostro con lentitud, repasando cada detalle, para luego sonreír con calma ydejar a un lado el cepillo. Su mirada se desvió hacia afuera, el otoño habíallegado ese día y eso le encantaba.

Alisóel vestido color beige que llevaba, ese vestido que le había regalado Alicehacía al menos dos años pero que nunca había tenido la oportunidad adecuadapara utilizar.

<>,le había dicho Alice cuando se lo entregó, con una sonrisa pícara en el rostro,como si hubiera sabido la historia que ese vestido viviría años después.

Sonrióde lado, divertida, quizás al final su amiga tuviera razón.

Tomó lapequeña cartera de mano que descansaba sobre la cama, y echándole una últimamirada a la desierta habitación cerró la puerta.

Sialguien tiempo atrás le hubiese contado de su futuro, seguramente se hubieraechado a reír para luego decir que eso era completamente imposible. Pero allíestaba, demostrando que hasta lo imposible puede ser posible.

Porque,¿Cómo fue que ella, Lily Evans, terminósiendo la novia de James Potter?

Unacompleta locura para muchos, un hecho de esperarse para otros tantos, unmilagro para James, un sueño inesperado para Lily.

Peroeso poco le importaba en ese momento, mientras caminaba hacia el séptimo pisodonde debía encontrarse con su novio para celebrar sus seis meses de noviazgo. <>, lainformación parecía sonar extraña en su mente, todavía recordaba a laperfección cuando aceptó ser la novia oficial de James, todavía recordaba a laperfección la completa sorpresa en el rostro de todos.

Sonrió,a pesar de que al principio le resultaba aterrador que todos hablasen de ella,diciendo que al final solo sería un más en la larga lista de James Potter, alfinal terminó por mandar a todos al demonio, al fin y al cabo ella sabía lo queél sentía, de otra forma nunca lo hubiese aceptado. El Portal de los Acrósticos imaginativos

Observóa ambos lados del pasillo, parecía desierto. Extrañada comenzó a acercarse a ungran tapiz de Barnabás el Chiflado dónde una pequeña lechuza color chocolateque le resultaba extrañamente conocida se movía de un lado para otro, como siesperase a alguien.

Seacercó más y pudo reconocer a Peggy, la lechuza de James, el animal al verlavoló a toda prisa hasta apoyarse sobre su hombro y extenderle la pata dondellevaba atado un pergamino amarillento sujetado con una cinta color rojo.

 

, esas simples palabras que contenía la nota dejaronperpleja a la chica, sin saber a que hacía referencia.

Peroantes de que tan solo pudiera decir algo una gran puerta de madera antigua se materializófrente a sus ojos. Parpadeó un par de veces, como para asegurarse de lo queveía.

Aúnalgo confundida apoyó su mano sobre el picaporte y lo giró con lentitud hastaabrir la gran puerta y encontrarse con un inmenso prado lleno de árboles conhojas amarillentas, tal y como a ella le gustaba.

-Llegaste-Murmuróuna cálida voz en su oído mientras dos brazos fuertes la abrazaban por lacintura.

Jamesdepositó un beso en su mejilla para luego hundir el rostro en su cuello,inhalando su perfume a lirios, ese que tanto amaba sentir.

Lily leacarició los cabellos, desordenándolos más que de costumbre, como al finalhabía terminado por admitir que adoraba.

Semantuvieron en silencio por unos minutos, abrazados, solo disfrutando delpaisaje y de sentirse así de cerca, inhalando el perfume del otro, disfrutandodel contacto.

-Noconocía este lugar-Murmuró la pelirroja sin separarse de él.

Jamessonrió de lado antes de responder.

-Nadielo conoce, Ly-

Ella sevolteó extrañada, con la curiosidad en cada una de sus facciones, como siempreque no lograba comprender algo.

-Estaes la sala de los menesteres, también conocida como la sala que va y viene o lasala de los requerimientos-Movió la cabeza, señalando a su alrededor, ellaparecía confundida, nunca había escuchado ni leído nada de dicho lugar-Solopocos, por no decir casi nadie, la conocen, son muchos los que a lo largo de lahistoria se han encontrado con la sala, quizás incluso la mayoría de los quehabitaron el castillo solo que nadie nota sus cualidades, o casi nadie almenos-

-¿Ycuáles serían dichas cualidades?-

-Estasala, pelirroja, pude ser lo que quieras si tan solo sabes como pedírselo-

Ellaabrió los ojos como platos, parecía una completa locura lo que él decía,incluso para una bruja.

-¿Loque quiera?-Indagó, dudosa.

-Lo quequieras-Afirmó él-Claro a excepción la comida-

Lilydesvió la mirada hacia la gran mesa blanca que rebosaba de comida y levantó unaceja, sin comprender. Él se sonrojó levemente.

-Bueno,los elfos me ayudaron-Sonrió con inocencia mientras se despeinaba los cabellos,ella puso los ojos en blanco.

-Almenos sé que no voy a morir intoxicada-Bromeó mientras tomaba asiento.

-¡Oye!-ProtestóJames mientras la seguía.

La cenatranscurrió en total normalidad, o al menos en la normalidad que puedetranscurrir una cena en la que participan Lily Evans y James Potter.

Lapelirroja lo miró de reojo, mordiéndose el labio inferior mientras lo hacía, él levantó la mirada y lesonrió, con esa sonrisa que solo tenía para ella, con esa sonrisa que era capazde dar vuelta el mundo de ella.

Jamesdejó los cubiertos sobre el borde del plato y se levantó, cubrió a su novia consus brazos protectoramente y le dio un beso en la mejilla, inhalando su aroma.

-Noquiero que pienses que te estoy presionando-Murmuró casi en un susurro,provocando que ella se estremeciese.

-No eslo que pienso-Aseguró aunque su voz no parecía para nada segura.

- Lily,sé que todo parece estar planeado para terminar así, pero no vamos a hacer nadeque no quieras-La cortó él, firme pero sin quitar ese todo dulce, como siacariciara cada palabra.

 

Ella semordió el labio inferior, como cada vez que estaba nerviosa, como cada vez quelo tenía demasiado cerca.

-Solo
dejemosque las cosas fluyan, ¿si?-

Losojos de la pelirroja estaban bañados de una luz especial, una luz que Jamesnunca antes había notado, pero una luz que le resultaba completamentefascinante.

-Teamo-Murmuró, tomando a la chica de la cintura y acercando sus labios a losrosados de ella.

-Y yo avoz, mi merodeador-Respondió Lily, acariciándole la mejilla con la yema de susdedos.

De apoco, con calma, como si fuese en un vuelo lento se fundieron en un beso dulce,un beso tierno.

Lilypodía notar como le temblaban las piernas, como las mariposas revoloteaban sinparar en su pansa. Pero estaba segura de lo que haría, estaba segura de quequería ser completa y totalmente de él, y que él lo fuese de ella.

Másbesos se sucedieron, él la recostó sobre la blanca cama con delicadeza, como sitemiera romperla con un solo movimiento inadecuado.

-Confíoen vos-Le susurró Lily al oído mientras él le retiraba el vestido condelicadeza.

Jamessonrió apenas y posó sus labios sobre los de ella, sin saber que decir.

Esanoche estrellada fue testigo de su mágico amor, fue testigo de la primera nochede pasión de las que más adelante vería muchas.


¡Hola!

Bueno, les dije que iba a actualizar cada martes y acá estoy...a pesar de que tendría que estudiar para una prueba de biología pero a decir verdad odio la biología xD

En fin, ¿Qué les pareció el capítulo?

Les iba a dar más detalles, a hacer la cosa un poco más fuerte pero me puse a pensar y me pareció que no daba para el fic, no sé, pero viene todo tan tierno y dulce que poner una escena fuerte me pareció un poco desubicado...

Igual, si quieren una escena de ellos más fuerte, tengo un one que capaz les gusta (: es "Solo para ti"

Y...no me acuerdo si escribí otra escena de ellos así pero bueno xD

En fiiiiiiiiiin, me voy despidiendo ¡Hasta el martes que viene! (:

Besos,

Paz

-Evans, ¿Te casarías conmigo?-

"Una palabra puede ser más potente que una lluvia demisiles. Porque una palabra, dicha o no dicha, gritada o susurrada, puededesatar una revolución"

El largovestido color blanco le cubría el cuerpo, marcando sus curvas delicadamente,dejando ver las pequeñas pecas que recorrían sus hombros, esas que James amabacon locura.

Unasonrisa traviesa se formó en sus labios ante el recuerdo del merodeador, de su merodeador.

Todavíapodía recordar con exactitud el momento en que le pidió fuese su esposa, esanoche cuando ambos escaparon a la muerte por los pelos.

Las maldiciones volaban de un lado para el otro, losgritos de dolor era aturdidores, las explosiones no cesaban. Todo era uncompleto caos, y allí, en medio de este, se hallaba Lily con el rostro cubiertode heridas y los cabellos pelirrojos completamente enmarañados.

Varita en alto lanzaba maldiciones a diestra ysiniestra, protegiendo a algunos y atacando a otros. El corazón le latía confuerza, el pulso le temblaba, la adrenalina la recorría en grandes oleadas.

 

Podía ver mortífagos por doquier, magos que tratabande ayudar, personas heridas, miembros de la orden, aurores. Pero no lo veía aél y eso la preocupaba.

¿Dónde estaba?, su corazón se había vuelto un manojode nervios desde el momento en que lo perdió de vista. Tras darle un beso fugazél se había esfumado dejándola con el corazón en la boca.

Esquivó una maldición y lanzó otra, evitando que unmortífago atacara a una bruja de cabellos negros y mirada penetrante que lesonrió agradecida, Lily movió la mano indicando que estaba todo bien yentrecerró los ojos, buscando a James con la mirada. Pero él no aparecía.

Más maldiciones se sucedieron, lanzó muchos hechizos,el tiempo pasaba y cada vez su preocupación era mayor
hasta que algo sucedió.

De entre las personas, corriendo a toda velocidad ymedio malherido apareció James Potter, Lily soltó un suspiro de alivio y seacercó corriendo a su novio que acababa de esquivar una maldición asesina pormuy poco.

-¡Potter!-Chilló alterada, señalándolo acusadoramentecon el dedo-¡¿Dónde diablos te había metido?!-Exigió al tiempo que su rostro setornaba del mismo tono que sus cabellos-¡¿Piensas que es bonito desaparecer asícomo así?! ¡¿Cómo crees que me sentía?!-Los sermones de la chica seguían, peroel merodeador le sonrió con inocencia.

-Evans, ¿Te casarías conmigo?-Preguntó, cortando sumonólogo.

-¡En cuanto vuelvas a hacer algo como
!-Se cortó enseco, pestañando un par de veces, lo miró de lado y abrió la boca para luegovolver a cerrarla-¿Qué dijiste?-Preguntó al final.

-Te pregunté si queres ser mi esposa-Respondió él conuna sonrisa traviesa, una de esas que ella adoraba.

- Si-Respondió, atontada.

James la tomó de la cintura y, mientras conjuraba unprotego a su alrededor le dio un dulce beso en los labios, ignorando la batallaque seguía a su alrededor.

Losojos color verde esmeralda de Lily destellaban felicidad cada vez que recordabaese mágico momento.

-Llegóel momento, Pelirroja-Murmuró una voz a su lado, levemente burlona.

Lilypuso los ojos en blanco, Sirius no iba a cambiar jamás.

-Nuncapensé que viviría un momento así-Comentó mientras tomaba al hombre del brazo,este rio.

-Niyo-Aseguró-Nunca le tuve fe a Cornamenta, ¡Pero mira!-Señaló a la chica con susbrazo-Se va a casar con vos
¡Increíble!-

Lilyasintió, nerviosa, había llegado el momento.

-¿Vamos?-Preguntóen un hilo de voz, apretando el brazo de Sirius.

Comenzarona caminar con dirección al altar y por un momento la melancolía cruzó por elrostro de ella, extrañaba a su padre, hubiera querido hacer ese recorrido juntoa él. No es que Sirius fuese una mala compañía, ¡Adoraba a ese perro pulgoso!,pero siempre había soñado con su papá en ese momento
desde niña.

Soltóun suspiro, apartando esos pensamientos de su mente, formó una sonrisa en suslabios y levantó la mirada de a poco, disfrutando del tan ansiado momento,saboreándolo con lentitud, queriendo grabar cada insignificante detalle en su memoriapor siempre.

 

Susojos, inevitablemente, se cruzaron con unos del color del chocolate, con unosojos que a pesar de que tardó en notarlo siempre había amado con locura. Susonrisa se ensanchó sin que ella lo notase, como siempre le pasaba cuando Jamesestaba cerca.

Uncálido y suave rubor inundó sus mejillas al notar la sonrisa que adornaba elrostro de James, al notar todas las miradas sobre ella. Nunca le había gustadoser el centro de atención, pero en ese momento parecía solo tener ojos para ély para nadie más.

¡Quiéndiría!, parecía imposible que estuviesen allí, a punto de casarse, pero comodice el dicho "Del odio al amor hay unsolo paso". Y eso, Lily Evans lo podía asegurar, sin ninguna duda.

-¡Ypensar que yo nunca te creí, Cornamenta!-Dijo Sirius, soltando una risa a lavez que se frenaban frente a él, James sonrió, perdido en los ojos color verdeesmeralda de Lily.

-¡Oye!-Protestó,cuando las palabras hubieron llegado a su cerebro-Siempre me dijiste que teníasuna fe absoluta en mi-Siguió, al parecer consternado.

Siriusrodó los ojos, como si se tratase de algo más que obvio.

-Ya eshora de que aprendas a mentir-Se acercó a James, como un niño pequeño que va acontar un gran secreto-Y más si pensas casarte con la pelirroja-Susurró.

-¡Escuchéeso!-Protestó Lily, pegándole un leve manotazo al mejor amigo de su futuromarido.

Elseñor vestido con una túnica blanca que estaba parado tras una pequeña tarimacarraspeó ligeramente, dando por terminada la charla de los amigos.

Siriusles guiñó un ojo antes de colocarse a un lado de James, tomando su lugar comopadrino.

-Damasy caballeros-Comenzó el hombre, mientras James y Lily intercambiaban miradasnerviosas-Estamos aquí reunidos para celebrar la unión de dos personasmaravillosas
-

Lilyestuvo a punto de bufar ante lo último, <<¿Desdecuándo nos conoce?>>, tuvo que contenerse para no hacer esa preguntaen voz alta. Si por ella y James fuese, se hubieran casado en medio de uncampo, los dos solos.

Pero,había ciertas tradiciones que Dorea Potter quería respetar y Lily, como buenanuera que debía ser, aceptó todas y cada una sin rechistar, con una sonrisa enel rostro.

No esque no le gustase la boda, es solo que hubiera preferido algo más íntimo.Tampoco era que Dorea fuese una mala suegra, de hecho era todo un encanto demujer y trataba a la Lily como si fuese su propia hija, solo que había ciertastradiciones que ella consideraba algo anticuadas.

-Entonces,James Potter, ¿Aceptas por esposa a Lily Evans?-

Lilyapenas pudo reaccionar ante la pregunta, ¿Cuánto se había perdido?, por la carade James pudo notar que él estaba tan ido como ella.

Dedicándoleuna sonrisa tranquilizadora y un leve guiño de ojos apretó levemente su mano,indicándole que ambos estaban igual.

-Si,acepto-Murmuró James atropelladamente, aunque por fortuna su distracción pasópor puro nerviosismo.

Elmorocho depositó el anillo en la mano de ella, dedicándole una sonrisaencantadora.

-Y tú,Lily Evans, ¿Aceptas por esposo a James Potter?-

-Si,acepto-La pelirroja sonrió, depositando el anillo en la mano de él.

-Entonceslos declaro unidos de por vida-Finalizó el señor, sonriéndole a los reciéncasados.

 

Susojos se encontraron, diciendo todas esas cosas que no sabían como decir. Jamestomó a Lily por la cintura y le dio un beso en la punta de la nariz, para luegoacercar sus labios hasta su oído.

-Felicidades,señora Potter-Susurró, provocando un estremecimiento en ella.

-Teamo, Potter-Respondió Lily antes de plantarle un beso en los labios.

-Y yo avos, Evans-Susurró él.


¡Hola!

Sí, debía actualizar ayer pero esta semana estoy con pruebas y ¡Es estresante!

Además ayer me levanté muuuy temprano y estaba cansada así que les dejo el capítulo hoy (:

Ufff...hay algo que les tengo que decir, y no es muy lindo :S

No, no se preocupen que no es que valla a dejar la historia ni nada así.

Es que hace unos días potterjyj (A quién le agradezco un MONTÓN) me dejó un comentario con el link a una historia que se parece mucho a esta...

Si, es posible que me estén plagiando.

Dejé un comentario en dicha historia y voy a esperar a que la autora/o me contesté y bueno...espero podamos solucionarlo así porque no quiero tener que llamar a los moderadores...

¿Ustedes tienen algún consejo para darme al respecto?

Porque en verdad no se que hacer :S

Me siento mal, es decir, sabemos que estas cosas pasan ¡Pero nunca pensé que me iba a pasar a mi!

Y en todo caso no estoy COMPLETAMENTE segura de que sea plagio.

Es eso todo por hoy (:

Muuuuchos besos,

Paz

-Harry James Potter Evans-

"No creo que la vida sea absurda. Creo que todosestamos aquí para un gran fin"

Sentíaque las piernas le temblaban, dio un paso, luego otro. Tomó aire y luego cerró los ojos, <>.

Tomó elpequeño test de embarazo muggle entre sus manos, abrió los ojos con lentitud,como si le costase hacerlo. No quería, no podía.

Sellevó las manos a la boca mientras pequeños gemidos se le escapaban, el pisofrío hacía contacto con su cuerpo. Tomó aire lentamente, debía ser fuerte.

Se pusoen pie, aún tambaleante y observó su reflejo en el espejo del baño. Suscabellos tan rojos como siempre, sus ojos verdes aguados, sus rasgos cargadosde dolor.

La vidaera injusta, muy injusta. Ella siempre había querido ser madre, podía recordartodas esas veces que hablaron con James al respecto.

Perouna vez desatada la guerra no hubo necesidad de decirlo, ninguno teníaintenciones de traer un hijo a ese mundo que se caía a pedazos.

Y aun así, sabía que James no le reprocharíanada, sabía que él la recibiría con los brazos abiertos y estaría más que felizcon la noticia.

Pero noella, ella no era como James. Ella era realista, ella sabía que un paso enfalso y todos estrían muertos. Y no podía permitirse perder a un hijo, sabíaque eso sería algo que nunca lograría superar.

[
]

Serevolvió incómoda en la silla que estaba sentada, sus ojos fueron a parar a laespalda de James que daba vueltas por la cocina revolviendo en la humeante ollay cortando diferentes alimentos.

 

Losaromas a la comida llegaron a ella y cerró los ojos con fuerza mientras unamueca se formaba en sus labios. Sentía nauseas.

Sellevó la mano a la boca para detener el inminente impulso de vomitar y se alejóprecipitadamente hacia el baño, apoyó las manos en el lava manos y respiró hondo,tratando de calmare. Pero no lo logró.

Sintiócomo la comida subía por su garganta y las arcadas volvían.

-¿Lily?-Lellegó desde el otro lado de la puerta que se había asegurado de trabar.

Y fueentonces cuando no lo pudo soportar más, todas esas excusas, todas esasbarreras
todo se calló como una torre de naipes que lleva tiempooscilando. Las lágrimas comenzaron a descenderpor sus mejillas y no puedo reprimir en gemido ahogado.

-¡Lily!-GritóJames golpeando la puerta con fuerza, su voz denotaba la preocupación quesentía.

Y ellano pudo más, abrió la puerta y se lanzó a sus brazos, esos brazos en los que sesintió protegida una vez más. Y entonces soltó todo lo que sentía, todo esedolor que llevaba dos largas semanas en su interior.

Él laconsoló en silencio, aterrado por el llanto de ella, aterrado porque sabía quealgo no andaba bien. Y la sola idea de que a su Lily le estuviese pasando algolo petrificaba del miedo.

-Teamo-Susurró la pelirroja contra sus labios, tomando el rostro de él entre sustemblorosas manos.

-Yotambién, mi amor-Respondió el hombre, aferrándose al cuerpo de su esposa.

Ellasoltó un nuevo sollozo y luego tomó aire lentamente.

-Estoyembarazada, James-Dijo casi en un susurro.

Jamesrespiró hondo, y luego le sonrió espléndidamente.

-¿Voy aser padre?-Preguntó, algo atontado, ella asintió con timidez-¡Voy a serpadre!-Gritó tomando el rostro de ella entre sus manos y plantándole un beso enlos labios.

Lilysoltó una risita nerviosa y luego se mordió el labio inferior, envidiaba aJames, envidiaba esa alegría innata que tenía, envidiaba que él no estuviesepreocupado por la guerra. Pero ella no era como él.

-Pero
-Susfacciones se tensaron por un momento y sus ojos se clavaron en los esmeraldasde ella-¿Por qué estás llorando?-Preguntó casi en un susurro.

Ella lomiró a los ojos y soltó un largo suspiro.

-Tengomiedo-Confesó-Tengo miedo de que pueda pasar algo, yo
-Su voz se quebró porunos segundos-Yo no podría soportarlo, James-

Losfuertes brazos de él la rodearon al instante, de forma protectora.

-Todova a estar bien, estamos juntos pelirroja-Le susurró al oído.

-¿Loprometes?-Murmuró ella con sus ojos sobre los de él.

-Loprometo-Aseguró él antes de darle un dulce beso en los labios.

Seseparó de ella y se agachó a la altura de su abdomen que aún permanecía plano,acercó el rostro a este y luego lo acarició lentamente.

-Loprometo, pase lo que pase siempre vamos a estar juntos-Dijo para luego besar elvientre de su esposa.

[
]

-¡JAMES!-Elgrito resonó por toda la casa y él pudo jurar que hasta las paredes temblaron.

Dejó larevista que leía a un lado y se levantó del sillón, acomodándose le chaquetanegra que llevaba.

-¡James!-Volvióa chillar la mujer desde la planta de arriba, ahora con menos intensidad.

Siriusfrunció el entrecejo ante el grito y soltó un largo suspiro, su amigo era undominado.

 

Comenzóa subir la escalera tranquilamente, queriendo retrasar el momento de ver a lapelirroja todo lo posible. Esa mujer cuando estaba enojada era un fiera y másaún en esas etapas del embarazo.

-¿Quépasa pelirroja?-Preguntó tímidamente, asomando la cabeza por la puerta.

Lily lofulminó con la mirada, y Sirius pudo jurar que sus ojos desprendían fuego.

-¡¿Quéque me pasa?!-Chilló roja como su cabello-¡¿Es que no ves que el bebé va anacer?!-

Losojos del hombre se abrieron de par en par ante esto, <>

-Peropelirroja, James no está-Dijo con total seriedad, solo logrando que ella sepusiese más roja.

-¡¿Yvos pretendes que yo le diga a mi bebé que no puede nacer porque el idiota delpadre no está y el padrino es un inútil de primera?!-

Siriusabrió la boca para responder pero al ver la expresión de ella prefiriócallarse.

-¿Teayudo?-Preguntó en un hilo de voz, Lily asintió tomando aire lentamente.

Él seacercó a ella y le pasó una mano por la cintura y luego dejó que sujetara laotra entre las de ella. Pero eso fue una mala idea.

Ante elprimer movimiento más contracciones llegaron a la mujer que apretó la mano delhombre con fuerza.

-¡Ahhhhh!-Gritaronlos dos a la vez, ella por la contracciones, él por el dolor ejercido en sumano.

[
]

Loprimero que vio al entrar en la sala precipitadamente fueron los ojos grises deSirius que lo fulminaban sin descanso.

Unasonrisa nerviosa brotó de sus labios y se llevó una mano a los cabellos paradesordenarlos, otra muestra de sus nervios.

-¿Cómoestá?-Preguntó, expectante, su amigo se encogió de hombros y volvió sus ojos asu adolorida mano que no dejaba de masajear.

Jamescomenzó a tamborilear con sus dedos sobre la pared pero se detuvo ante lamirada de su amigo.

-Y
¿Cómo llegaron hasta acá?-Soltó, demasiado impaciente como para soportar esesilencio.

Siriussoltó un largo suspiro.

-Eso,Cornamenta, es una larga historia-

[
]

Caminópor el largo pasillo una vez más, volviendo a desordenar sus cabellos. Miró elreloj de mano, media hora, ¡Iba a morir!, si esa maldita puerta no se abríapronto iba a morir.

-¿SeñorPotter?-Le llegó desde la espalda, se volteó sobresaltado y pudo ver a unamujer que le sonreía.

-¿Nació?-Nopudo evitar hacer esa pregunta que lo había estado carcomiendo.

-Así es, felicidades-Respondió ella.

Jamesle sonrío con nerviosismo y la siguió al interior de la sala. Asomó la cabezapor la puerta y pudo ver a la cabellera pelirroja y despeinada de su Lily, ellalevantó la cabeza y le sonrió, indicándole que se acercara.

Mirócon miedo el pequeño bulto que ella sostenía en sus manos, parecía tan pequeño.

Losojos color verde esmeralda de Lily se cruzaron con los chocolates de él y supolo que le pasaba al instante. Tenía miedo.

Y ellalo comprendía mejor que nadie, porque ella había tenido miedo cuando supo queestaba embarazada, pero él recién había caído en la cuenta en ese momento.

-Tiene el sello Potter-Comentó la mujer conuna sonrisa de lado, mirando al pequeño bebé que dormía entre sus brazos.

Jamesle sonrió con nerviosismo y se pasó las manos por el pantalón, soltó un largosuspiro y se acercó con paso lento hacia su esposa.

 

-¿Sabes?,sentí envidia cuando te tomaste tan bien lo del embarazo-Lily lo miró de lado yél se vio confundido con sus palabras-Pero ahora comprendo que seguimos siendolos mismos de siempre, y eso es bueno, cuando uno tiene miedo el otro está allípara ayudar-

Ellasonrió y él comprendió lo que quería decir.

-Y poreso te amo, pelirroja-

Lily lehizo señas de que hiciera silencio ya que el pequeño bebé acababa de moverse,él se acercó lentamente, quedando por detrás de ella y pudiendo ver el rostrode su hijo por primera vez.

Unasonrisa brotó de sus labios al instante, su hijo era el bebé más lindo quehabía visto en su vida, y era mucho más que eso, ¡Era su hijo! ¡Suyo y de Lily!

Tomóasiento junto a la mujer y le acarició los cabellos con suavidad para luego llevarsu mano a una de las del bebé que aún tenía los ojos cerrados. Ante el contactocon él el pequeño Harry abrió sus ojos lentamente, y su padre pudo ver maravilladoque había heredado los ojos de la pelirroja.

-Hola,Harry-Susurró ella mientras se acurrucaba junto a James y el bebé.

-Tienetus ojos, Ly-Murmuró el hombre, aún perdido en esos ojos.

Ella seencogió de hombros y acarició la mejilla de su hijo con la yema de sus dedos.

-Eshermoso-Dijo con una mirada llena de amor.

-Comosu madre-Agregó James y ella puso los ojos en blanco.

-¿YSirius?-Preguntó de repente, volviendo la vista a su esposo que hizo una mueca.

-Sobreeso
¿Qué fue lo que pasó?-Indagó con el entrecejo levemente fruncido alrecordar a su amigo que aún seguía en el pasillo.

Lilysoltó una pequeña risita y se volvió a su hijo.

-Creoque ya está aprobado como el padrino de Harry-Soltó divertida- ¿A vos que teparece, mi amor?-Agregó mirando al bebé.


¡Hola!

Perdón por desaparecer pero me trabé mucho, fue como una racha de total des-inspiración ¡Y fue horrible!

No me salía nada, pero bueno...al final mi mente quiso funcionar y no solo terminé este capítulo ¡También el otro!

Si, ya escribí el final T.T

Pero bueno, ¡Todo tiene su final!

Y este es el ante-último capítulo de la historia.

Espero les haya gustado, no quise hacerlo todo tan "feliz" porque en verdad me puse a pensar y...¿Cómo habrán tomado ellos la noticia del embarazo?

Y bueno, yo creo que Lily es realista y estar embarazada en medio de una guerra no es bueno. James en cambio es mucho más "relajado" y "optimista" y yo creo que él no se dio cuenta de lo que pasaba realmente hasta que lo vio a Harry.

Y después Sirius xD amo escribir de él y más con Lily, son una dupla que me puede ^^

Y yaaa, me alargué mucho (:

Besos,

Paz

-Esto no es un adiós, sino un hasta siempre -

"Los finales son posibilidades de nuevoscomienzos"

Las cosas no estaban bien y ella podía sentirlo, más allá de James y sufiesta con Harry ella podía sentir que algo malo estaba por pasar. Pero noquería creerlo, no podía creerlo.

Y aun así las palabras de Dumbledore le llegaban a cada momento, sindescanso. Podía aparentar que todo estaba bien, podía ser la madre perfectapara Harry, la esposa perfecta para James, incluso la amiga de Remus, o hastala hermana de Sirius. Pero sabía que nada estaba bien para ella, en el fondosabía que todo era una perfecta mentira que podía desmoronarse en cualquiermomento.

 

Pero ella era feliz, aun así había momentos en los que lograba sercompletamente feliz. En esos besos fugaces con James, en las sonrisa de Harry,en las charlas con Remus, e incluso en las peleas con Sirius. Cada uno de esosmomento la hacían feliz, cada uno de esos momento la hacían tener fuerzas paraluchar cuando ya pensaba que las había perdido por completo.

Observó por la ventana, la noche acababa de caer y aun así las callesestaban llenas de gente, sintió como un escalofrío le recorría la columnavertebral y se concentró en las verduras que estaba cortando. Tomó airelentamente y se dejó llevar por las risas de James y Harry que jugaban en elliving. Tenía que ser fuerte, por ellos. Porque ellos lo eran todo para ella,sin ellos no podría vivir.

Se preguntó porque había tanta gente en las calles si ya había caído lanoche y entonces lo recordó, era Halloween.

Sus ojos se perdieron en una fotografía que había colgada en la puertade la heladera, una en la que aparecía el pequeño Harry con James y Sirius, lostres haciendo caras raras. Una sonrisa brotó del rostro de la mujer al ver esafoto y deseó que Sirius se presentara allí esa noche, extrañaba a ese perropulgoso. Extrañaba pelear con él, extrañaba las carcajadas que le arrancabancon James, a ella y a Harry.

Soltó un largo suspiro cuando sus ojos color esmeralda se despegaron deesa fotografía y llegaron a la que había debajo, en ella se podía ver a ella misma con Harry y Remus.Sintió un nudo en el estómago al ver a su amigo.

<<¿Qué pasó Remus?>>, se preguntó mentalmente. Y dolía, dolíasaber que Remus era el infiltrado. Pero aun así ella lo seguía queriendo, aunasí para ella seguía siendo su mejor amigo y sabía que pasara lo que pasarasiempre lo sería.

Dejó a un lado lo que estaba por cocinar y asomó la cabeza por laabertura que daba hacia el living, sonrió al ver a James sentado en el piso conHarry sobre las piernas, como si estuvieran teniendo una charla de sumaimportancia.

-Escucháme, hijo-Habló el hombre, con tono serio y Lily tuvo quereprimir una carcajada-Va a llegar un día en el que te enamores, ¡No me miresasí!, sé que suena estúpido y horrible, pero cuando la conozcas a ella vas aver que todo va a cambiar-El niño lo miró de lado, sin comprender lo quedecía-Pero vas a tener que andar con cuidado, las pelirrojas son muypeligrosas-

-¿Pelioja?-Murmuró Harry, frunciendo el entrecejo.

-Así es-Asintió James con seriedad-Todos saben que los Potter siempreterminan con las pelirrojas, Harry-

Lily puso los ojos en blanco y entró en la escena con una sonrisa en loslabios.

-No le llenes la cabeza todavía, James-Protestó tomando al niño en susbrazos-Por ahora es solo de esta pelirroja, ¿verdad Harry?-

-¡Mami!-Respondió el niño mientras jugueteaba con un mechón del largocabello de su madre.

-¡Yo solo le decía!-Se atajó el de cabellos negros mientras tomaba aLily de la cintura, ella se volteó dejando a Harry entre ambos y entrelazó unade sus manos con las de él.

-Te amo, Potter-Susurró mirándolo a los ojos.

-Y yo a vos, Evans-Respondió él antes de darle un beso en los labios.

Un estruendo resonó por toda la casa y ambos se miraron a los ojoshorrorizados.

-¡Toma a Harry y vete, Lily!-Chilló él, parándose de forma protectoradelante de su cuerpo.

-¡No, James!-Sollozó la mujer.

-¡Lily escúchame!, vamos a estar juntos para siempre, lo prometo-

-Te amo, James-Dijo antes de darle un fugaz beso en los labios.

Y sabía que así sería, pasara lo que pasara ellos iban a estar juntospara siempre, porque lo que había entre ellos era algo que nunca nadie podríaromper.


¡Hola!

Ufff llegamos al final y parece increíble...

A decir verdad fue uno de los capítulos que más me costó escribir, por todo...es que...¡Son ellos!

Me da tanta tristeza saber que van a morir es tan aaaaagh ¡Odio a la serpiente sin nariz de Voldemort!

Y bueno, quise hacerlo más por Lily porque amo a esa pelirroja y de alguna forma logro meterme más con su personaje que con él de James, es como que la comprendo mejor. A su vez también quise poner como se sentía ella con respecto a Remus, ¡Porque nunca nos dicen que le pasaba a ella con eso!

Y yo creo que estaba mezclada, no podía odiar a Remus porque es su mejor amigo pero a su vez...para mi ella lo creía aunque no del todo, pero bueno es es solo mi teoría :)

Supongo que me tengo que ir despidiendo, ¿no? :(

¡Uffffffff!

Les quiero dar las gracias por acompañarme en este viaje, por comentar, por leer, por dejar en favoritos: ¡SIMPLEMENTE GRACIAS!

Los quiero mucho mucho, ¡De verdad!

Espero volvernos a encontrar y créanme que van a tener de mi para rato xD....¡Muajajaja!

No sé van a librar así de fácil :P

¡Muchísimos besos!

Paz

Pequeños momentos de Lily Evans y James Potter - Fanfics de Harry Potter

Pequeños momentos de Lily Evans y James Potter - Fanfics de Harry Potter

'El que no cree en la magia nunca la encontrará, nuncapodrá ver lo que a simple vista no se ve' -¿Amor a primera vista?- -¿Amor a primera vista?-

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-pequenos-momentos-de-lily-evans-y-james-potter-fanfics-de-harry-potter-1521-0.jpg

2023-02-27

 

Pequeños momentos de Lily Evans y James Potter - Fanfics de Harry Potter
Pequeños momentos de Lily Evans y James Potter - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/114868
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20