Persecución - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Hola a todos... encontré esto escarbando entre mis archivos, es algo que escribí una vez, basándome en un sueño que tuve. Espero les guste...

Persecución.

Juan despertó temprano aquella mañana, sintiendo en su cara los primeros rayos del sol y la particular tibieza de la temporada.
Se sentó en la cama viendo a través de la ventana el hermoso día que le daba la bienvenida; el día prometía estar lleno de aventuras para él y para Carlos, su amigo y vecino de toda la vida.
Cuando los ojos de Juan se acostumbraron definitivamente a la luz del sol, se levantó y de un salto salió de la cama y corrió al baño a darse una ducha para luego vestirse en su habitación. Una vez listo, salió rumbo a la cocina donde sabía ya estaba su madre preparando la comida para las actividades de ese día.
Una vez al año, las personas de la localidad se reunían con la única intención de compartir y hacer uno que otro negocio. Había juegos para los niños y los adultos, puestos de comida y el infaltable escenario con la banda musical de moda.
Juan, a sus doce años, aún no podía participar en las competencias de los adultos, pero tenía la esperanza de este año, al menos lograr entrar a la cancha mientras los adultos competían. Su papá le había prometido aquello para que Juan se hiciera cargo de Almendra, la yegua color miel que su padre poseía.
Llegó a la cocina y en la mesa distinguió su habitual taza de humeante leche, su madre lo recibió con una sonrisa mientras ponía junto a la taza un plato con pan recién salido del horno untado con una aromática mantequilla.
Cuando terminó su desayuno, ayudó a su mamá a trasladar algunas cosas hacia el patio, donde la familia y algunos amigos se reunirían para el almuerzo.
Minutos después llegó Carlos, el joven también de doce años estaba impaciente por la jornada de competencias y juegos. Ambos dejaron la casa rumbo al sector en que comenzaban ya las primeras actividades. Se reunieron con otros niños y disfrutaron de la primera parte del espectáculo participando amenamente de los juegos preparados exclusivamente para ellos.
La hora del almuerzo llegó y Juan se reuniría con su papá en la casa, luego irían juntos a la competencia para adultos. El pequeño estaba ansioso y apenas se despidió de sus amigos corrió veloz a su casa, al llegar, notó a su mamá silenciosa y con la mirada triste; su padre, tenía la mirada distante y se veía notoriamente preocupado, cuando quiso saber si ocurría algo, ambos negaron dedicándole una insulsa sonrisa y lo animaron a comer para que tuviese fuerza para sostener luego a Almendra, eso pareció animar un poco al joven, quien aún miraba preocupado los semblantes contraídos de sus progenitores.
La comida transcurrió prácticamente en silencio, sólo se vio interrumpida por algunos comentarios de algunos trabajadores o amigos que compartían la mesa con ellos en aquel momento, sus padres apenas participaron y revolvían de un lado a otro la comida sin probar bocado alguno.
La hora de la competencia finalmente estaba llegando y Juan apenas vio a su padre ponerse de pie, siguió su ejemplo y corrió a alistarse para salir tan pronto como fuese posible, cuando llegó nuevamente junto a sus padres, ellos estaban abrazados; su padre consolaba a su madre que lloraba y respiraba trabajosamente y le repetía en murmullos "Estaré bien vieja, todos estaremos bien". Juan no sabía que significaba aquello, creyó que su madre temía algún accidente durante la competencia, como la que había ocurrido el año anterior, cuando el hermano mayor de Carlos había caído y se había roto la pierna izquierda. Su madre estaba exagerando, su papá era el mejor jinete que él conocía y jamás lo había visto caer de un caballo ni mucho menos perder el control del animal; su papá siempre ganaba esta competencia y esta no sería la excepción, el premio era una gran suma de dinero que su padre ocupaba año a año para las siembras y para realizar un pequeño viaje en familia, él adoraba esos viajes.
Su padre lo miró y lo llamó a que se uniera al abrazo, se sintió enteramente protegido entre los brazos de sus padres, pero algo le resultó extraño, el abrazo le supo a despedida, debían ser ideas suyas, desechó ese sentimiento y sonrió a sus padres dándoles a entender que estaba ya listo y dispuesto para salir.
Sus padres se separaron y salieron juntos hacia el patio, donde ya uno de los trabajadores sostenía a Almendra, la yegua relinchó y pateó fuertemente el suelo cuando vio a su dueño y luego inclinó la cabeza hacia Juan, el niño caminó hacia ella y la acarició lentamente en el lomo, tomó las riendas de manos del peón y siguió a su silencioso padre a través del camino.
Cuando llegaron al lugar, un hombre a quien Juan no conocía se acercó a su padre y le dijo algo que el pequeño no alcanzó a escuchar, pero su padre se tensó y asintió lentamente y luego entró a la medialuna.
La competencia comenzó y su padre se notaba visiblemente distraído, pero aún así logró clasificar a la final. Cuando Juan vio quién sería el contrincante de su padre, sintió miedo, era el mismo hombre que había hablado a su padre antes y la simple presencia del tipo ponía nerviosos a los caballos y a los demás concursantes que permanecían ahí para ver la competencia.
Juan detuvo la mirada en el desconocido, observó su imponente presencia, su gran altura sin duda contribuía a aquello, pero lo que más asustaba de aquel hombre, eran sus fuertes brazos, su ancha espalda y su impertérrito rostro que parecía ser que la única emoción y/o sentimiento que conocía era el odio; el tipo daba miedo tan sólo de mirarlo y Juan tuvo miedo por su papá, no sabía por qué, pero tenía un mal presentimiento.
El desconocido entró a la cancha y tuvo un desempeño perfecto, ahora el turno de su padre, quien debía hacer un trabajo igual o mejor que el de su contrincante. Lo vio caminar hacia la cancha, con la mirada baja tiraba de las riendas de Almendra quien lo seguía con paso nervioso. Juan gritó una exclamación de ánimo a su padre, esperando que eso mejorase su humor, creyendo fervientemente que la preocupación de su padre era sólo debido a que veía la competencia perdida frente a aquel hombre.
Juan vio como su papá subía al caballo y comenzaba su faena, se equivocó una y otra vez en cosas que eran realmente sencillas, Juan conocía a su papá y supo que él se estaba dejando perder, no sabía por qué, pero su instinto le decía que aquel hombre, lo había amenazado. Juan miró fijamente a su padre hasta que éste le respondió la mirada, el niño vio como el semblante de su padre cambiaba y comenzaba nuevamente su trabajo ahora sin errores, para cuando terminó y dieron sus puntajes, estaban casi igualados los dos contendores, salvo que el papá de Juan, ganó por unos pocos puntos. El niño corrió alegre a recibir a su padre y notó que él no sonreía, ni siquiera lo miraba a los ojos, la multitud aplaudía fervientemente y su padre parecía sentir
nada.
Juan lo ayudó a bajar del caballo sin hacer preguntas, lo ayudó a sentarse en un lugar tranquilo y sombreado y, a petición de su padre, fue a dejar a Almendra a las caballerizas donde se encontró con Carlos, juntos regresaron y lo que vieron los hizo gritar de terror, el desconocido había golpeado fuertemente al padre de Juan y ahora, estaba retirando una navaja del pecho del pobre hombre, Juan tuvo el impulso de correr hasta su padre, golpear al hombre y pedir ayuda, pero bajo su último aliento su padre le pidió que corriera.
Carlos tiró de él y salió casi arrastrándolo del lugar. Juan no sentía prácticamente nada, había visto como mataban a su padre y él no había sido capaz de nada, ahora él debía proteger a su familia, ahora él era el hombre de la casa y era lo único que quedaba a su madre; entonces lo entendió todo, sus padres sabían que algo así ocurriría, eso explicaba sus actitudes nerviosas y melancólicas durante el almuerzo, la actitud de su padre en la competencia, ahora entendía que ese hombre tenía todo que ver, pero no sabía por qué. Se prometió correr, asegurar su vida y la de su madre y algún día cobrar venganza. De pronto, ya no fue capaz de sentir a Carlos a su lado, miró hacia atrás y lo vio caer en manos del desconocido, quien de una sola puñalada lo dejó fuera de carrera, ahora no sólo debía correr por su padre, debía hacerlo por su amigo, por su hermano. Corrió lo más rápido que pudo, de vez en cuando miraba hacia atrás para asegurarse de que ya no veía al hombre, lo perdió de vista pero aún no se sentía seguro y corrió hasta llegar a la casa de uno los trabajadores de su papá, golpeó en la puerta pero nadie salió, desesperado vio a lo lejos una pequeña bodega y corrió hasta ella para esconderse, entró a la lóbrega y húmeda habitación y se escondió tras la puerta oculto entre la pared y un enorme barril, trató de regular su respiración, pero los recuerdos comenzaron a invadir su mente, las lágrimas lucharon por salir pero él no lo permitió, luchó por contener el dolor pero el saber muerto a su padre era algo que partía su corazón y ya no pudo luchar más.
Entre el ruido de sus propios sollozos escuchó voces, tuvo la esperanza de que fuese el peón de su padre, pero desconoció las voces, se obligó a mantenerse sereno y quieto. Cerró los ojos y sintió los pasos dentro de la habitación. Juan se abrazó a sus rodillas sabiendo que ya no tenía escapatoria.
Sintió los pasos más cerca y apenas abrió los ojos, sintió el frío y pesado metal de un revólver en su sien izquierda y luego ya no pudo sentir más, salvo el estruendo de la bala al abandonar su contenedor y enterrarse profunda, cálida y dolorosamente en su cabeza


Marcela despertó llorando, el punzante dolor en su sien izquierda no era más recuerdo de aquella vívida pesadilla. Ella en el cuerpo de un chico era algo imposible, pero sentía el fuerte dolor en su cabeza y en sus oídos el zumbante tronar del disparo. Había sido real, todo aquello había sido real, en otra época quizás, pero era real y ella lo sabía y no pudo más que llorar, por el dolor físico y emocional.

 


Espero sus sinceros comentarios; gracias por leer.

Persecución - Fanfics de Harry Potter

Persecución - Fanfics de Harry Potter

Hola a todos... encontré esto escarbando entre mis archivos, es algo que escribí una vez, basándome en un sueño que tuve. Espero les guste... Persecución

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-persecucion-fanfics-de-harry-potter-4580-0.jpg

2023-02-27

 

Persecución - Fanfics de Harry Potter
Persecución - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/52900
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences