¿Por qué ser una Black es tan díficil? - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

¿Cómo comenzar mi historia? Creo que empezare presentando a mis padres. Mamá es una mujer con el carácter más fuerte y en ocasiones déspota que conozco, pero aun así es muy hermosa, su cabello negro y rizado, al igual que sus ojos, parpados pesados pero aun así es muy bella. Mi padre tiene el cabello negro azulado y quebrado, altivez y unos hermosos ojos grises, su carácter también es fuerte, pero tiene otras ideas que se pelean mucho con las de mamá.

Él cree que la sangre pura no es más que una estupidez que un idiota que no tenía nada que hacer inventó, mientras que mi madre es por lo que siempre ha luchado, los de sangre "pura" son los únicos que se merecen llamar magos, mientras que los hijos de muggles y los que los defienden "traidores a la sangre" deben ser torturados y después asesinados.

 

¿Cómo es que llegaron a estar juntos? Pues es algo muy común entre los magos y más si son de familia pura casarse entre primos (porque eso es lo que son) aunque mi padre ya había sido borrado del árbol genealógico como traidor, por meterse con una traidora a la sangre y mi madre estaba casada con Rodulphus Lestrange.

Creo que entre más digo más improbable suena que hayan quedado juntos. Bueno Sirius Black que es el nombre de mi padre vivía con Gabrielle Swan y su pequeño hijo Ithan de un año y medio en ese entonces. Una tarde lluviosa si sé que suena muy romántico, pero realmente no lo fue, mi padre pertenecía a la Orden y mi madre a los mortífagos.

Se encontraban en medio de una enorme batalla, todo estaba a favor de los mortífagos, pero papá que se caracteriza por impulsivo, secuestro a lo que él consideraba el más fuerte y bueno él resulto ser ella y una noche fría lleva a otras cosas que no quiero saber ni imaginar, pero quedaron que eso quedaría entre ellos y bueno eso comenzó a gustarles y se frecuentaron.

Hasta que una noche, mientras mi padre se vestía, Bellatrix que es el nombre de mi madre le dijo simplemente estoy embarazada. Papá no lo creía, así que solo sonrió y la dejo en la habitación. Pero el destino deseaban que estuvieran juntos, porque Bella que es una mujer orgullosa, tuvo que tragárselo cuando Rodolphus la corrió de su casa al saber el "regalo" que Sirius le había dejado.

Con el orgullo por los suelos y completamente decidida a que ese bebé naciera, suena raro saber que mi madre lucho por ese bebé y más siendo del idiota de Black, pero en lo que iba, llego a la casa en que ese momento ocupaban Gabrielle y Sirius y con la arrogancia que le caracteriza le dijo que esperaba un hijo suyo lo creyera o no. Y esa noche se iría de la ciudad y jamás lo iba a volver a ver, sí lo amaba, pero no se lo iba a decir y que mejor que el bebé para chantajearlo.

Sirius sabía que un bebé en las manos de alguien como su prima o terminaría muerto u odiando al mundo y no podía permitir que eso pasara con un hijo suyo, por eso dejo a Gabrielle y se fue con Bellatrix, claro que le explico que no podía dejar a algo tan indefenso en las manos de su prima, pero en cuanto el bebé naciera, él iba a regresar.

Cosa que jamás paso, la razón la ama aunque se la pasen peleando la mayor parte del tiempo ellos se aman, de una forma un tanto masoquista y enferma pero uno no podría vivir sin el otro. Pero siguiendo con la historia un 29 de octubre de 1980 nació una pequeña, mi tío Regulus dice que esa fue la razón de porque no se fue, por el pequeño bulto que le entregaron en San Mungo como prueba de que el cielo existe, para tío Regulus ese bebé era un ángel que había venido a traer un poco de paz a su matrimonio.

 

Y lo fue durante sus primeros dos años de vida, Bella dejo a los mortífagos con ayuda de Dumbledore aunque aun se rehúsa a aceptar que fue por él que sigue viva y papá se hizo responsable y comenzó a actuar como padre tanto con Ithan como con la pequeña Alexa, pero cuando cumplió dos años, llego la "hermosa" hermanita, Isabella o Bella para sus "amigos" si es que en verdad tiene, bueno creo que ya descubrieron quien es Alexa, pues sí soy yo y la insoportable de mi hermana es Isabella.

Describiré a la tarada de mi hermana, cabello negro y rizado como mi madre y los ojos igual, de hecho son muy parecidas hasta en el carácter, solo tiene la nariz y boca de papá, mientras yo soy como la viva imagen de papá solo que en mujer, ojos grises, cabello negro azulado y lacio, un poco más alta que mamá y mi carácter es muy noble suele decir tío Regulus que dejo que mi madre maneje mi vida a su antojo y tal vez tengan razón.

Ahora describiré al tarado de mi hermano mayor, si porque Ithan lamentablemente tiene mi sangre, la verdad es mentira adoro que sea mi hermano aunque este un tanto loco y en ocasiones me haga hacer cosas tontas, daría cualquier cosa para que solo él fuera mi hermano, pero lamentablemente no era así, pero les diré como es, es castaño al igual que su madre, solo que heredo los ojos azules de su abuela materna, es un poco más alto que papá y tiene la misma atracción hacia los problemas.

Seguiré con tío Regulus que es el que sabe todo de mí, sin que yo le diga nada, él sabe cuando estoy triste o algo me estresa, es muy parecido a papá solo que es un poco más bajo y tiene más barba que papá, pero por lo demás son muy parecidos, en el carácter es donde chocan un poco, porque mi tío siempre esta discutiendo con mi madre y eso solo tiene derecho a hacerlo Sirius Black.

Mis amigos que en verdad son pocos y todo por mi madre, solo escuchan de quien soy hija y huyen, bueno está mi primo Harry que en realidad no lo es, pero sus padres son como mis tíos, Luna esta un tanto loca, pero la adoro y siempre logra que salga una sonrisa no importa que tan triste este, Ginny por lo regular ella siempre me está metiendo en problemas, Hermione la voz de mi conciencia y se lo ha ganado a pulso, jamás me deja hacer algo que no deba, aunque mi pelirroja amiga por lo regular logra callarla. Cedric el chico que todas mueren por él y ahora más después de que gano el premio de los Tres Magos, amigo de mi hermano y mi mejor amigo, si aunque suene raro y me lleve tres años, es él que conoce todos mis secretos y yo conozco los de él como que muere por la chica que sus amigos llaman ratón de biblioteca, su nombre es Grace es una chica castaña y sus ojos color avellana no está fea, pero la verdad nadie lo creería ya que la chica es igual que Hermione de la biblioteca no sale y bueno siempre se habían imaginado que el sexy Diggory saldría con alguien con más vida. Y por último y no por eso menos importante Ronald el mejor amigo de Harry y un gran amigo para mí, la verdad desde tercer año siento otro tipo de cosas por él pero no puedo decírselo, primero porque mi madre lo vería mal, ya que es considerado un traidor a la sangre y segunda y más importante él no siente más haya que una buena amistad.

 

Bueno es el principio de mi vida, bueno y falta el idiota de mi primo Draco, aunque no lo crean es mi primo, al cielo no le basto con mi hermana, también tenía que enviarme a otro insoportable que me recordara que mi vida no es tan buena como todos imaginan.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero ke les guste el primer capitulo, si no es asi haganmelo saber para kitarla OK

espero sus comentarios ^^

- Cariño - escucho una voz, pero se oye demasiado lejos - vamos Alex - la escucho más claramente - el desayuno está listo.

- Mamá déjala dormir un poco más - repuso la voz de lo que reconocí como Harry.

- Ayer Sirius la dejo bastante noche puede que ni siquiera haya cenado - mi tía Lily siempre tan preocupada por mí.

- Si tuviera hambre ya se habría levantado - al escuchar aquella voz desee que me tragara la tierra, era la voz de Ron y yo no estaba muy presentable que digamos.

- Son las 10 de la mañana Alexa - me espeto Hermione quitándome las sábanas - ya deberías de estar estudiando.

- Entraremos a Hogwarts hasta dentro de un mes - me queje, mientras me incorporaba y me tallaba los ojos.

- Vístete que el desayuno te espera - repuso mi tía Lily sonriendo y saliendo de la habitación.

- Gracias - conteste tranquilamente.

- ¿A qué hora llegaste anoche? - pregunto Harry, mientras Hermione me ponía ropa sobre la cama, también me trataba como niña chiquita.

- Como a las 2 de la mañana - repuse tomando la ropa y entrando al pequeño baño de la recamara - papá dijo que era mejor que me quedara aquí hasta que mamá regresara - mejor dicho hasta que la hubiera tranquilizado sobre el asunto de mis amigos.

- ¿Pero no llego anoche? - comento Ron un tanto confundido - se supone que por eso te saliste de la fiesta.

- Bueno fue falsa alarma - respondí mientras me desvestía - llega mañana en la mañana según lo que me dijo papá - si había llegado la noche anterior, pero cuando me fueron a buscar a la fiesta que había sido en casa de Ithan, Ginny llevaba una blusa mía y para el carácter de mi madre era más de lo que podía soportar.

- Alex - ese fue el gritó de mi tío James - Regulus está aquí.

Termine de vestirme lo más rápido de lo que fui capaz y amarre mi cabello en una coleta, antes de bajar corriendo las escaleras para recibir a mi tío, en cuanto llegue a la sala me sonrió como siempre lo hacía y me abrió los brazos para que fuera abrazarlo, ya sé que tenía 15 años, pero era mi tío.

- Tu padre me dijo lo de anoche - me susurro, fingiendo besar mi mejilla - ¿quieres dar una vuelta?

- No ha desayunado - repuso tía Lily enseguida.

- ¿La podría llevar a desayunar? - al ver el rostro de mi tía - y la traigo a que coma tus deliciosos platillos y es más me invitas.

- Ok - siempre que su comida era elogiada se le bajaba el enojo - pero que coma bien.

- ¿Qué clase de tío crees que soy? - pregunto fingiendo enojo - hare que coma verduras.

 

- Nos vemos - me despedí de mis tres amigos y los tres solo hicieron un leve movimiento con la cabeza.

Desaparecimos en cuanto estuvimos fuera de la casa, llegamos al Caldero Chorreante, me guió hacia el callejón Diagon sin decir una palabra, después me guió hacia un pequeño restaurante.

- Bienvenidos - repuso una mujer como de unos 26 años cabello color caramelo y ojos miel - les dejo el menú y en un minuto les tomo la orden.

- No hace falta - comento tío Regulus regalándole una sonrisa estilo Black - me traes una malteada de fresa y tarta de melasa y un café.

- En un momento se lo traigo - susurro un tanto sonrojada.

- Bellatrix está furiosa - comento serenamente - tu padre no encuentra la forma en que se tranquilice y en que deje de despotricar en contra de Ginny, no quisiera ser ella si algún día se la llega a encontrar.

- Pero fue mi culpa - repuse en voz baja - yo le ofrecí la blusa.

- Alex será mejor si la culpas a ella - al ver que iba a replicar - Ginny no vive con ella y tú sí.

- ¿Qué fue lo que hice mal? - pregunte cubriéndome el rostro - para no quedar en Slytherin como ella deseaba, si hubiera quedado en esa casa en vez de Gryffindor, todo estaría perfecto, porque sería amiga de Parkinson, Blaise, Crabbe y Goyle y de Malfoy.

- Los odias a todos - me recordó y le mande una mirada asesina, mientras la mujer nos entregaba la orden - gracias - y de nuevo le dio otra sonrisa Black.

- Pero si fuera en Slytherin sería como Isabella, solo pensando en que me voy a poner mañana para que todos me miren - comente imitando de manera pésima la voz de mi hermana.

- Te sale pésimo la imitación de Bella - repuso tratando de no reír - pero supongamos - dijo de inmediato al ver mi mirada asesina - que hubieras quedado en Slytherin, tus amigos son todos los que mencionaste y eres igual de frívola que Bella y ella eres tú, la que quedo en Gryffindor ganando un tanto la indiferencia de su madre, pero que su padre a pesar de ocultarlo se siente orgulloso de que su muñeca terminara en la misma casa que él, tiene más amigos que la princesa serpiente y hablo de amigos de verdad, porque Blaise, Parkinson, Goyle, Crabbe y Malfoy le darán la espalada cuando más los necesite.

>> En cambio la leona tiene amigos que a pesar de esconder sus problemas, saben que es mentirá, pero la quieren tanto que son capaces de consolarla sin saber que pasa cuando sus ojos se llenan de lágrimas o se llenaban los primeros dos años de Colegio cuando su madre no iba por ella - me tomo la mano y me regalo una sonrisa cálida - si quieres mi opinión me quedaba con la de Gryffindor.

- Tal vez - acepté con una media sonrisa - pero estoy fastidiada de que no le gusten mis amigos, que para todos tenga un pero - respire profundo - Hermione por ser hija de muggles, Luna por ser hija del dueño del quisquilloso, Harry por ser mestizo, Ginny y Ron por ser traidores y Cedric bueno a él lo pasa más, pero el resto simplemente son imperfectos para un Black "¿Por qué no eres más como Bella? Ella si tiene gusto al escoger sus amigos"

- La conoces - comento tranquilamente - aunque no lo creas ella te quiere y desea todo lo mejor para ti.

- Pero lo mejor para mí son mis amigos y sería aun mejor si los aceptara.

- Tu madre es así - acaricio mi mejilla - porque así le enseñaron tus abuelos de que la pureza de la sangre es lo único importante.

 

- Pero yo no lo creo - me sonrió débilmente y acaricio mi cabello.

- Ron aun no lo sabe ¿verdad? - siempre hacía lo mismo y me cambiaba de tema.

- ¿Saber qué? - pregunte arrugando un poco la nariz.

- Que te gusta - contesto con simpleza, sentí como el calor subía a mi rostro - no creo que te rechace.

- No digas eso - le espete, mientras daba un sorbo a la malteada, esperando a que así se bajara mi sonrojo - Ron es solo un amigo.

- Alex - dijo suavemente - no soy tu padre y es por eso que sé que te gusta ese Weasley.

- ¿Tan obvia soy? - pregunte un tanto asustada.

- No - y sonrió de medio lado - pero soy tu tío y te conozco.

- Claro que no - casi grite al recordar que había dejado una carta en mi recamara - leíste la carta.

- Una acusación muy fuerte para tu casi padre - fingió dolor, pero claro que había leído mi carta.

- Regulus Black - me levante de la mesa furiosa, primero mi madre me prohibía tener amigos y luego mi tío leía mis cartas - como fuiste capaz.

- Bueno vi el nombre de Ronald en una esquina y no creí que fuera malo - contesto con cierta culpabilidad - pero pudo haber sido tu hermana o peor tu madre.

- ¿Eso debe alegrarme? - pregunte de manera irónica.

- Al menos sigue vivo - contesto con indiferencia.

- Volvamos con los Potter - repuse secamente.

- Alexa - repuso serenamente - no lo volveré a hacer, pero cambia tu rostro, me gusta más cuando sonríes.

- Muy bien - acepté con desgana y mostrando una forzada sonrisa.

Negó con la cabeza y después de dejar dinero para la cuenta y la propina de la chica salimos del restaurante y tenía razón, no sabía cómo hubiera reaccionado mi madre si ella la hubiera leído. Porque Ron era lo que mi madre llamaba la escoria de la magia.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

espero ke les guste el cap ^^

precio del papel 20 pesos

precio del lapiz 10 pesos

un comentario para la inspiración no tiene precio

Capitulo dedicado a:

Alexa longbottom

Alitas

- Mamá - dije en voz baja, mi madre se encontraba leyendo, sabía que sería una negativa, pero tal vez si mentía un poco y si podría ir a la casa de Ron y Ginny, pero apenas acababa de regresar de casa de los Potter.

- ¿Qué pasa? - pregunto sin apartar la vista del libro, pero sabía que no leía.

- Ced me invitó a pasar unos días a su casa y yo quería ver si

- No - dijo de forma tajante.

- Pero y

- Acabas de regresar de casa de Potter y ahora te quieres ir a casa de Cedric - comento levantando su mirada y clavándola en la mía - ¿no te gusta vivir aquí?

- No es eso - susurre, si me molestaba tener que vivir bajo la sombra de Isabella, que si Bella tiene buenos amigos y tú no.

- Mamá - la tarada de mi hermana llegaba - vienen a pasar unos días Amelia, Vanessa y Margaret.

 

- Está bien - contesto tranquilamente, esa era su forma de alegrarse, ella no era de las que sonreía o algo parecido - y Alex - sentí raro que ella me llamara así, ya que para ella siempre era o Alexa o Druella nombre de mi abuela materna, pero al menos era más bonito que el de Isabella Walburga - puedes ir a casa de Cedric.

- Gracias - mi boca se había abierto debido a la sorpresa de que mi madre me había dejado ir.

Salí del salón antes de que se diera cuenta de que me había dejado ir, mi padre estaba en la sala leyendo el Profeta como siempre, pero al escuchar como caminaba con dirección a mi habitación.

- Alex - llamo suavemente camine hacia él - ¿crees que está bien mentirle a tu madre sobre dónde vas a pasar el resto de las vacaciones?

- ¿Crees que me dejaría ir si supiera con quien voy? - le regrese la pregunta.

- Ok muñeca - me sonrió cariñosamente - pero espero que a mí no me mientas.

- Jamás - susurre abrazándolo.

- Oye Dru- si mi hermana me llamaba así porque sabía que lo odiaba - espero que tus amiguitos tengan que darte de comer.

- Claro que tendrán Walbu, la pregunta aquí sería si tus amigas tendrán la paciencia para soportarte - le mande una mirada asesina.

- Niñas - nos reprendió papá - por favor no comiencen a pelear y hagan que su madre pierda su buen humor - ambas nos callamos al instante - así está mejor, y ahora suban y arreglen todo.

Las dos subimos en total silencio, recuerdo buenos momentos de mi infancia, bueno con mi hermana siempre me la pasaba peleando, pero con mis padres recuerdo viajes a varios países, su amor era más "demostrable" debido a que mamá no estaba tan cerrada ante esa idea de que demostrar un sentimiento te muestra débil ante los demás.

Arregle mi equipaje lo más rápido de lo que fui capaz y observe la lechuza negro con blanco que estaba sobre mi mesita de noche, mi recamara era bastante amplia.

La recamara fue remodelada según mis gustos, aunque si hubiera sido con mis gustos habría sido totalmente diferente

Si adoraba los perros y así habría sido mi recamara, pero lamentablemente era demasiado infantil para una Black.

Pero volviendo con mi lechuza su nombre Momo (¿¿Qué original nombre no lo creen?? ¬¬) pero tío Regulus me la había regalado con todo y nombre, mamá odiaba las lechuzas, pero después de una batalla campal entre mi padre y mi tío contra mamá lograron ganar y que Momo se quedara.

- ¿Lista? - pregunto papá abriendo la puerta de mi recamara - ¿te llevaras a Momo?

- No voy a regresar a casa - conteste tomando la jaula.

- Yo te la envió, pero déjala - sus ojos brillaban de una forma extraña, como con tristeza e ilusión, lo mire confundida - te vas un mes, necesito algún recuerdo tuyo.

- Muy bien -acepte con una débil sonrisa - pero me la envías, porque sino como te escribiré.

- Lo prometo - beso mi frente y tomo mi baúl - pero ahora vamos antes de que alguien se arrepienta.

Solo sonreí y lo seguí fuera de la casa, mi madre estaba en la sala y solo me hizo una leve inclinación, que era su forma de despedirse de mí, le respondí de la misma forma. Desaparecimos frente la casa mi padre tuvo que ayudarme, ya que como aun no era mayor de edad no podía hacerlo. Llegamos frente a la casa de Gabrielle o sea de mi hermano, llamo tranquilamente, salió una mujer castaña y sus ojos avellana, su aspecto era afable, de hecho me caía muy bien.

 

- Hola Sirius - saludo Gab con una media sonrisa, después de que mis padres se casaron se hicieron muy amigos por el bien de Ithan - Alex.

- Hola Gab - salude con una débil sonrisa.

- Ithan está en su habitación - comento haciéndose a un lado para que yo pudiera pasar.

- Gracias - repuse antes de subir las escaleras.

POV Sirius

- Cada vez se parece más a ti - susurro Gab con una débil sonrisa.

- ¿Es un halago? - pregunte con una sonrisa de lado.

- Es muy bonita - comento tranquilamente - lastima de la madre que le toco.

- Bella hace lo mejor que puede - replique un tanto irritado - no es fácil ver crecer a alguien a quien tanto amas y dejarlo ir como ella tiene que hacerlo con Alex.

- Es por eso que se aleja para que ese amor muera y no le duela cuando se vaya - me espeto con cara de pocos amigos.

- Sabes que adora a Alex muy a pesar de que no lo diga - mi respiración se agitó un poco por el enojo.

- ¿Qué es lo que le molesta de Alex? - pregunto con la mirada firme - ¿Qué no haya sido una Slytherin como ella deseaba o que no desprecie a los sangre sucia y a los traidores a la sangre?

- No es nada de eso - aunque desde que Alex había entrado a Hogwarts y no precisamente a Slytherin había empezado el distanciamiento.

- Hola pa - saludo Ithan interrumpiendo nuestra conversación.

- Hola Ithan - conteste con una media sonrisa - espero que cuides a tu hermana en casa de los Weasley y mándale mis saludos.

- Claro - contesto con esa sonrisa que solo un Black puede tener.

- Me voy - comente con una débil sonrisa - háblale a tu hermana.

- Enana - grito Ithan sin ni siquiera moverse de la puerta - papá ya se va.

Mi hija llego dos minutos después abrazada de Cedric Diggory, el cual sonrió amablemente y se despidió educadamente, después de besar la frente de mi hija como diez veces regrese a casa.

¿Creo que se preguntan cómo termine casado con Bellatrix? Es una pregunta fácil de responder, cuando supe que esperaba a Alex, decidí irme a vivir con ella, pensando que en cualquier momento iba a querer terminar con el embarazo.

Pero simplemente cuando ella creía que no la veía o pensaba que iba a llegar tarde, la encontraba en el salón escuchando un poco de música clásica y cantándole al bebé, se separo de los mortífagos cuando supo que Rodulphus estaba tramando algo para que ella perdiera al bebé.

Bellatrix era una mujer compleja, pero que cuando se trataba de sus hijas que nadie se atreviera a tocarlas, porque era capaz de despedazar a quien se atreviera a siquiera insultarlas, pero también deseaba hacerlas con carácter, esa era la razón de porque se ensañaba más con Alex, porque era la de carácter "débil" ante los ojos de mi esposa.

Eso fue lo que me enamoro y esa es la razón de porque nuestro matrimonio ha durado tanto, porque a pesar de nuestro pasado no puedo imaginarme un futuro sin Bella o mis hijas, es algo que jamás me he puesto a pensar que habría pasado si no hubiera quedado embarazada, tal vez no sea mi alma gemela, pero era lo más cercano que había.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Mal nombre y lo sé u.u pero no tenía imaginación para el nombre

espero ke les agrade el capitulo y si no es así haganmelo saber y como soy mala con la descripción les puse imagines, asi sera en la mayor parte ke tenga ke describir, xq no soy mala soy lo ke le sigue ^^U espero ke no les moleste y si es así haganmelo saber y yo tratare de describir.

Otra cosa si tengo 10 comentarios actualizo el martes, si tengo 15 actualizo el mismo día, pero dos capitulos, si tengo menos de 10 actualizare hasta el 21 de julio, no les estoy pidiendo nada del otro mundo (o eso creo ^^U)

Capitulo dedicado a:

sandra_bellatrix22

vampireprincess_14

Alitas

Polgara

labrujita4ever

Rose bellatrix

espero ke les guste y preguntare con kien les gustaría ke Alex hiciera pareja, aunke ya hice mi propia elección n.nU pero aki el público manda, así ke diganme con kien les gustaría y tal vez estemos en la misma idea

-----------------------------------------------------------------------------------

- Enana - si como siempre el tarado de mi hermano - el señor Weasley ya está aquí.

Me acomode lo mejor que pude el cabello, era la primera vez que lo vería, jamás había estado en La Madriguera, pero siempre había escuchado a mi hermano, a Ced, Hermione y Luna que se disfrutaba estar ahí, que la señora Weasley era muy amable y que hacía la mejor tarta de melasa. Observe por última vez mi reflejo en el espejo y me regreso una sonrisa cálida; baje las escaleras lo más educadamente posible como mi madre me había enseñado y sentado en la sala estaba un hombre alto y delgado, cabello pelirrojo, aunque comenzaba a notársele la coronilla y detrás de unas gafas se escondían los mismos ojos azules que me hacían perder el habla si se clavaban en los míos.

- Buenos días - salude educadamente y haciendo una leve inclinación, escuche la risita de Ginny que estaba a un lado del señor Weasley - Ginevra - dije con una sonrisa burlona, sabía como odiaba que la llamaran por su nombre completo.

- Alex - llamo Gab antes de que la pelirroja dijera algo - él es Arthur Weasley.

- Un placer - comente educadamente - soy Alexa Black.

- No olvides el Druella - repuso Ginny con una sonrisa ladina.

- Ginny - la reprendió su padre y después dirigió su vista a mí - el placer es mío.

- ¿Nos vamos? - pregunto Ithan que venía con mi baúl y el suyo.

- Claro - contesto el señor Weasley e hizo una leve inclinación a Gab y tomo mi equipaje - fue un placer verte de nuevo Gabrielle.

- Igualmente - contesto Gab que besaba las mejillas de su hijo - dale mis saludos a Molly.

- Con todo gusto - mientras con una seña le decía a Ginny que entrara a la chimenea.

- Ithan no hagas nada malo - parecía que tenía cuatro años en vez de 17 - y por favor escríbeme.

- Si mamá - dijo un tanto agobiado, mientras Ced y yo tratábamos de no reír - hay personas que nos ven.

- Lo siento - susurro con una débil sonrisa.

- Alex - llamo Ced que ya estaba en la chimenea, estaba a punto de caminar hacia él.

 

- Cuídate - y beso mi frente - si tienes cualquier problema, sabes que estaré aquí para ayudarte.

- Gracias - conteste con una media sonrisa, era increíble como Gab era más cariñosa que mi madre.

Ella solo sonrió y yo camine hacia la chimenea, donde el señor Weasley me esperaba con polvos Flu y Ced con mi equipaje, pronuncie La Madriguera como el señor Weasley me dijo y a los pocos segundos que abrí los ojos observé unos ojos verde penetrantes.

- Alex ha llegado - gritó mientras me extendía la mano para ayudarme a salir - ¿Qué tal el viaje?

- Prefiero las escobas - comente sacudiéndome la ropa.

- ALEX - ese grito era de Luna y antes de que pasara algo ya estaba entre sus brazos - no sabes cómo te extrañe.

- Y yo a ti Luna - comente un tanto asfixiada por tanto abrazo - pero te pediría que me dejes respirar.

- Si, lo siento - dijo un tanto apenada.

- Pensé que no venías - dijo una voz a mi espalda y antes de que contestara algo el dueño de la voz me había abrazado por la espalda y me había levantado - no sabes cómo estuve rogando porque vinieras.

- Fred no seas dramático - le espeto Ced que acababa de salir de la chimenea.

- Y suelta a mi hermana - le espeto Ithan que lo veía con cara de pocos amigos.

- Cuñado tranquilízate - repuso Fred que me puso en el suelo y beso mi mejilla - solo estaba recibiendo como se merece a mi futura novia.

- ¿Futura? - repetí enarcando una ceja.

- Cuando Alice termine conmigo, te pediré una cita - contesto con simpleza.

- Ya madre - se escucho en la cocina - mi cabello ya está perfectamente.

- Es Ron - contesto Fred a mi pregunta interna - mamá cree que eres la novia oficial.

- ¿N-novia? - repetí con la voz un tanto entrecortada.

- Es que hoy también llega Lavander, pero mi madre ni siquiera le dio tiempo al tarado de Ron para que le dijera el nombre - comento Ginny que entraba al salón, escuche como mi pequeño corazón se rompía en mil pedacitos - y como Harry gritó tu nombre con tanta emoción - levanto los hombros - pero ahora te mostrare tu habitación que compartirás con todas las chicas.

Ginny me tomó del brazo y note la mirada que Ced me mandaba, una de preocupación, yo solo le sonreí débilmente dándole a entender que estaba bien, aunque era una vil mentira. Ni siquiera me fije de la casa como lo habría hecho Isabella, me di cuenta de que habíamos llegado cuando escuche un bufido molesto y a quien le pertenecía era a Hermione y se debía a que habíamos interrumpido su lectura.

- ¿Y qué te parece? - me pregunto Ginny tranquilamente - ya sé que no es nada en comparación con la tuya, per
.

- Es perfecta - la interrumpí con una débil sonrisa, era simple nada del otro mundo una recamara de una adolescente normal.

- La tuya debe ser mejor - comento pasivamente.

- Para nada - dije con una media sonrisa - si pudiera haría mi recamara igual a la tuya.

- Ginny - aquel grito no le permitió replicar.

- Mi madre quiere conocerte - comento tranquilamente.

Asentí levemente y las dos salimos de la habitación dejando a Hermione con su lectura, me guió a la cocina y allí estaba una mujer bajita y llenita, cabello pelirrojo y los ojos marrón como los de Ginny.

- Madre - llamo Gin suavemente - ella es Alexa.

- Molly Weasley querida - me dedico una sonrisa cálida y sin previo aviso me abrazo - es un gusto que esta vez no hayas salido de vacaciones y pudieras pasar vacaciones aquí.

 

- El gusto es todo mío - respondí de inmediato - y gracias por aceptarme en su casa.

- Querida no hay nada que agradecer - me dedico otra sonrisa - pero no sé mucho de ti - observe a Ginny que solo levanto los hombros - cuéntame de tus padres.

- Bueno papá se dedica a un negocio de escobas junto con mis tíos y mamá trabaja en el Ministerio - repuse tranquilamente.

- ¿Los conozco? - mientras me servía un poco de jugo.

- No lo sé - la verdad no tenía la menor idea - mi padre es Sirius Black y mi madre es Bellatrix.

Me imagine todo menos aquella reacción, al escuchar el nombre de mi madre escupió el poco jugo que había tomado y su rostro se ensombreció, sabía que mamá lograba una reacción un tanto preocupante pero no lo que había hecho la señora Weasley que después de mandarme una mirada fría salió de la cocina.

- No pensé que fuera a incomodarle tanto el nombre - repuse en voz baja.

- Mi madre está un tanto rara con los Black - comento palmeándome la espalda - pero no te preocupes que tú le caerás muy bien, solo es cuestión de que te conozca.

En verdad no creía que eso fuera verdad, pero no pensaba decírselo a mi amiga, Ginny limpio lo que su madre había hecho, mientras yo mantenía mi vista en un punto fijo en la ventana que daba al jardín.

- ¿Qué pasa? - aquella pregunta hizo que saliera de mis pensamientos - ¿Qué le hiciste Ginny?

- Nada - conteste - ¿Qué te paso en el cabello? - pregunte enarcando una ceja, ya que su cabello estaba completamente hacia atrás dándole un aspecto elegante, aunque a mí me gustaba más el look despeinado.

- Mi madre - repuso secamente.

- Ven - se acerco en la silla en donde estaba - eres demasiado alto - me queje y para mi 1.65 si era alto.

- Ya - susurro mientras se inclinaba con mis manos empecé a desordenárselo como siempre.

- No quedo como siempre - comente con una media sonrisa - pero al menos ya te ves más como tú.

- De hecho te ves mejor - comento Ginny, mientras él veía su reflejo en una cuchara.

- Gracias - y me dedico su más hermosa sonrisa - a Lavander no le hubiera gustado verme con ese horrible peinado.

Sonreí lo mejor que pude, pero la verdad por dentro lloraba, como olvidar a su novia, a la rubia y engreída Lavander Brown, en estos momentos deseaba estar en casa y no tener que compartir el resto de mis vacaciones con Ron y su novia.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

aki esta el siguiente cap^^

espero ke les guste y preguntare con kien les gustaría ke Alex hiciera pareja, aunke ya hice mi propia elección n.nU pero aki el público manda, así ke diganme con kien les gustaría y tal vez estemos en la misma línea

Capitulo dedicado a:

labrujita4ever

Alitas

flash

mariel_prh

Rose bellatrix (claro ke puedes promocionarme con tus amigos y tambien me gustaría ke me dieras el link de lo ke dijo Rowling de los merodeadores ^^)

 

sammy_diggoy_cullen

Freakshow

Estaba en el jardín de La Madriguera, después de que observara una muestra de "amor" entre Ron y Lavander, era un día horrible, apenas si había podido dormir por los ronquidos de Brown y Luna con sus ideas locas de que los duendecillos del sueño o algo raro rondaban esa noche en la recamara y me estuvo despertando cada quince minutos para ver que siguiera con vida.

Después en la mañana cuando Fred y George "educadamente" nos fueron a despertar (con una bomba de humo) al menos no había sido igual que a Harry y a Ron con una bomba fétida, el baño fue ganado por miss Lavander y no salió hasta una hora después y a nosotras cuatro solo nos quedaron diez minutos.

Cuando baje a desayunar, la señora Weasley había servido a todos menos a mí, el señor Weasley me dio el suyo cuando su mujer dijo que la comida se había acabado. Fred y George trataron de animar el desayuno, pero simplemente fue imposible con el rostro fúnebre de su madre. Y para acabar mi "hermoso" día, después de hacer un torneo de ajedrez el cual nos llevo la mitad del día y en el cual fui sacada enseguida por Luna, Ron resulto ser ganador y como premio recibió un profundo y largo y porque no asqueroso beso.

Ahora estaba sentada en el jardín de la Madriguera escuchando las risas de todos, ni siquiera habían notado que faltaba, esto si era grandioso, mis amigos preferían a la tarada de Lavander que a mí, y sin saber como o porque estaba completamente empapada.

- Lo siento - repuso la señora Weasley aunque en su rostro no había ni rastro de culpabilidad - pero no te vi.

Regresaría a mi casa y estaba decidido, en ese lugar era tratada peor que por Isabella y el idiota de Draco en Hogwarts, sentí como el enojo comenzaba a correr por mis venas, jamás me había sentido tan humillada, rechazada y dolida en mi vida. Pensé que comenzaría a llorar, pero lo que paso es que apreté los puños y apreté la mandíbula tratando de no gritarle aquella mujer.

- No se preocupe - conteste, me pareció increíble que mi voz se escuchara, ya que mi garganta estaba seca - iré a cambiarme.

Y a preparar mi equipaje, porque tal vez si era noble, pero por más que lo fuera no iba a dejar que me humillaran porque antes de ser Alexa era una Black a la cual nadie sin importar de quien se tratara podía pisotearla, la razón nadie es mejor que un Black, en ese momento entendí el carácter de mi madre y de mi hermana, lo usaban para que nadie pasara por encima de ellas como lo habían hecho conmigo.

Entre a la sala y todas las miradas se posaron en mí, esto era definitivo sería una Black en toda la palabra sin importarme a quien tuviera que llevarme por delante "¿Aunque sea Ron?" ahora hasta mi mente me molestaba, "También" sin ver a nadie subí a la recamara de Ginny.

Tome mi baúl con fuerza y lo avente a la cama, si se rompía tenía para comprarle 20 más, metí las pocas cosas que había sacado, quería golpear a Molly Weasley, sentía la necesidad de desquitar mi enojo o por lo menos a Lavander. Respiré profundo tratando de sacar esas ideas de mi mente.

- ¿Te vas? - pregunto Hermione con la nariz arrugada.

 

- Pensé que tú eras la lista - mi boca se movía por sí sola, pero mi cerebro no hacía nada por detenerla - pero sí, me voy.

Pase por su lado, la garganta cada vez se me sacaba más, de nuevo tuve que pasar por la sala para llegar a la puerta, todos estaban atónitos al verme bajar furiosa, creo que solo Ithan me había visto así, sin mirar a nadie o decir algo camine hacia la puerta.

- ¿Te vas querida? - al escuchar aquella falsedad en su voz me hizo recordar a alguien, pero no sabía a quién, eso hizo que mi enojo aumentara.

- No creo que le importe - le espete - pero le contestaré, porque mi padre me enseño que no importa de quien se trate siempre debo contestar y la respuesta es sí - clave mi mirada en la de ella - y no sé que le haya hecho mi madre y no me importa.

- Alex - Harry parecía tan sorprendido.

- Soy Alexa - le espete - y ahora me voy, porque en mi vida me habían tratado tan mal.

- ¿Qué demonios te pasa? - repuso Ithan tomándome del brazo.

- Pasa que debí de haber quedado en Slytherin y jamás haber sido su amiga si es que lo fui - y de un tirón me solté de la mano de mi hermano - y ahora me voy para que continúen con su reunión.

Me giré con la mirada en alto como una Black y salí de la casa. Camine sin rumbo durante una hora, en la cual mi enojo se había esfumado y ahora me sentía culpable por como los había tratado, por fin había encontrado una avenida, todas las personas que caminaban por la acera me veían como rara y era de suponerse, mi cabello estaba totalmente despeinado mi ropa ya no estaba tan mojada, pero aun así caminaba raro y luego iba jalando un baúl, eso no se veía todos los días. Y ahora también estaba perdida, el karma por mis acciones, ¿Dónde estaba tío Regulus en estos momentos?

- ¿Disculpa? - giré mi vista hacia aquella voz - eres Alexa Black ¿cierto?

- Si - conteste observando de pies a cabeza al chico que estaba frente a mí, cabello rubio, la estatura de Ron (1.80) ojos azules y bastante guapo si piden mi opinión - ¿Por qué me conoces?

- Vamos a Hogwarts juntos - contesto despeinándose con su mano derecha - soy de Ravenclaw.

- Perdona pero no te recuerdo - debía estar ciega para no ver a ese chico.

- Mi nombre es Richard Moseley - me extendió la mano - supongo que no me recuerdas por ser hijo de muggles - le estreche la mano con la nariz arrugada.

- Mi mejor amiga es hija de muggles - me defendí.

- Ok - repuso con una media sonrisa - parece ¿Qué estás perdida?

- No lo parece - susurre - lo estoy - escuche una pequeña risa.

- Lo siento - se apresuro a decir al ver mi mirada asesina - pero es que no todos los días se ve a alguien tan despampanante perdida.

- Eres malo dando halagos.

- Lo sé - acepto - pero mi casa queda a unas calles de aquí, y de ahí puedes hacer que alguien venga por ti.

- Eres muy amable - dije con una media sonrisa - regresando al colegio tengo que presentarte a mis
- al pensar decir amigos recordé como los había tratado y no sabía si me iban a volver a hablar - bueno regresando a Hogwarts o de una vez puedes considerarme una amiga.

- Eres increíble - comento tomando mi baúl - y es por eso que encantado acepto tu amistad.

Sonreí y me guió a su casa, la cual no era muy grande, pero era bastante cálida, en cuanto entramos una mujer que tenía los mismos ojos de Richard salió con un delantal, jamás había estado en una casa de Muggles y pareció notarlo.

 

- Es un poco más difícil, pero se vive bien - me susurro, mientras me empujaba hacia la mujer - mamá ella es Alexa una amiga del Colegio.

- Es un placer conocerte - la mujer parecía feliz de que estuviera ahí - nunca había venido alguien como tú.

- Bruja - me susurro Richard al ver mi rostro de confusión.

- Debes estar acostumbrada a tantas cosas - decía para sí la mujer - como a que la comida esté más rápido o arreglar las cosas sin necesidad de llamar a un especialista.

- Tiene una obsesión sobre los magos - comento un tanto avergonzado.

- ¿Deseas algo especial para comer? - me pregunto con una sonrisa amable, no pude decir que solo había venido a su casa a hablar con tía Lily que era la única que tenía ese aparato extraño que ella llamaba teléfono.

- Lo que sea está bien señora - conteste educadamente.

- Pero estás empapada - apenas había notado que titiritaba un poco - Richard muéstrale el baño para que se cambie.

- Gracias.

- No hay nada que agradecer - y después de decir eso camino a la cocina.

- Vístete y después le hablas a quien desees - me ordenó, mientras me llevaba a rastras hacia el baño.

Me cambie y sujete mi cabello en una coleta antes de salir, en la sala estaba él con el extraño aparato con números por donde las personas se comunicaban, lo había aprendido a usar por tía Lily la razón para que Harry no olvidara su otra parte.

- ¿Lo sabes usar? - me pregunto extendiéndome lo que ella me dijo se llamaba auricular.

- Claro - conteste con orgullo y él sonrió y se hizo a un lado para que me sentará y marcara, el único número que me sabía era el de los Potter además de que eran los únicos que tenían, espere a que alguien contestara.

- ¿Lily? - se escucho del otro lado.

- No - conteste tranquilamente.

- Alex - su voz me decía que sonreía - ¿a qué debo el honor de tu llamada?

- Estoy en Londres en casa de un amigo.

- ¿No estabas con los Weasley? - su voz se notaba preocupada.

- Es una larga historia - conteste tranquilamente - ahora necesito que alguien venga por mí.

- Dime exactamente dónde estás

- Te paso a Richard para que te de la dirección - y le pase el auricular.

Él le explico de manera rápida y concreta la dirección, después de nuevo me paso el auricular.

- En un momento estoy ahí.

- Gracias tío - dije suavemente.

- Nos vemos.

Colgué y observé el rostro de Richard, realmente era muy guapo, sonreí al pensar en ¿cómo era posible que jamás lo hubiera visto? Alguien así era imposible que no lo notarás. Él me sonrió abiertamente y comenzó a hablarme, pero la plática no duro mucho, ya que el timbre de la casa sonó, Richard se levanto a abrir y ahí estaba tío James y otro hombre que no conocía, era más alto que él, el cabello castaño entrecano, parecía tener la edad de mi padre y tío, pero se notaba cansado y enfermo.

- Buenas tardes - saludaron los dos y Richard se hizo a un lado dejándolos entrar.

- Alex - mi tío corrió hacia mí como si tuviera meses sin verlo, tía Lily tenía razón era demasiado dramático - ¿Cómo se te ocurrió salir sola?

 

- Te lo explico en casa - mi mirada estaba en aquel hombre que me sonreía débilmente y mi tío lo notó.

- Es Remus Lupin - me presento - es un viejo amigo de tu padre y mío.

- Mucho gusto - hice una leve inclinación.

- Veo que Belltrix te educo bien - comento tranquilamente - pero a mí me puedes tratar como si fuera James.

Asentí levemente, él me sonrió y se la devolví sin esfuerzo. Después de la insistencia de la madre de Richard nos quedamos a comer, pero en cuanto terminamos nos fuimos, el viaje fue en auto, así que ahí fue mi explicación sobre todo lo que había pasado en dos días, omitiendo lo de Ron. Remus parecía irritado ante el trato que la señora Weasley me había dado.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

espero ke les guste el cap ^^

y bueno muy pronto sabrán con kien se puede kedar Alex n.n

capitulo dedicado a:

sammy_diggoy_cullen

Alitas

labrujita4ever

flash

Freakshow

Polgara

VickyPotter

Rose bellatrix

POV Sirius

La llamada de James no me tenía muy tranquilo, parecía enojado y dijo algo sobre Alex, eso era lo que más intranquilo me tenía ¿Qué había pasado con mi hija?

Llegue a su casa a la hora que él me lo había pedido, llame a la puerta y quien me abrió fue Lily, también parecía enojada, me guió al comedor donde James y otro hombre que al girarse.

- Lunático - dije con una sonrisa - pensé que seguías en Irlanda.

- ¿Qué tal Sirius? - hasta él estaba enojado.

- ¿Qué hice mal? - pregunte enarcando una ceja.

- Ayer Alex salió de la casa de los Weasley - repuso serenamente James - ¿Y sabes la razón?

- Si la supiera creo que esto no sería necesario - replique molesto, primero al saber que Alex se había salido de la casa de los Weasley me había entrado miedo, pero con la voz de James sabía que estaba bien.

- Es que Molly la trato como Bellatrix trata a todos los "traidores a la sangre" y a los "sangre sucia" - contesto Lily con irritación, eso me hizo sentir un escalofrío.

- Bueno de hecho fue mucho más decente - comento James - pero ese no es el punto.

- Mi hija fue tratada mal ¿y ese no es el punto? - replique furioso - ya sé la razón - dije de manera irónica - esto se trata de porque es hija de Bella ella merece ser tratada así.

- Nadie está diciendo eso - me espeto Remus.

- O tal vez porque Harry es tratado como un rey en esa casa, ese no es el punto, pero si fuera al revés ya estarías pidiendo explicaciones ¿no es cierto Potter?

- Alex es como mi hija - repuso furioso - es por eso que te llame, si no me importara no habría ido por ella, pero no puedes decirme que Bellatrix no se merece que la traten así.

- Mi esposa tal vez lo merezca - acepté con indiferencia - pero estamos hablando de que a quien trataron mal fue a Alex

 

- Bellatrix es lo que ha logrado con su trato a los que no son "sangre pura" - comento Lily tratando de tranquilizar el ambiente - Sirius debes hablar con Alex y explicarle el porqué fue tratada así.

- Decirle ¿qué hay gente idiota que cree que su madre está mandando matar a los "traidores a la sangre"? o mejor ¿qué creen que está loca y está buscando la manera de seguir el camino de Voldemort?

- No te ciegues - me espeto James - sabes que Bellatrix es capaz de eso y mucho más.

- No la conoces - lo mire furioso - ella no es la misma que conociste hace 17 años, Bella es capaz de hacer que si no es sangre pura lo corran del Ministerio pero de eso a matar está muy lejos - ella luchaba contra esa necesidad, porque sabía que aun muy dentro de su ser ella deseaba regresar a ese mundo, pero veía a sus hijas y sabía que desear eso era malo.

- Mamá no es una asesina - gire hacia las escaleras, mi hija estaba en pijama y con sus ojos clavados en mí.

- Claro que no cariño - susurre acercándome a abrazarla - lo único que desea es un mejor mundo para ustedes.

- Mentiroso - salió de sus labios - pero te creeré porque es más fácil creer que mamá es buena y los demás están locos.

- Alex - llamo Lily, mi hija se separo de mí - tu madre a pesar de todo te quiere.

- Es lo que deseo creer - comento con una media sonrisa.

- Ella te ama - dije con firmeza - solo que la conoces y no es fácil para ella demostrártelo.

POV Bellatrix

Después de que Sirius me había dicho que tenía que ir a ver algo sobre escobas, lo cual no me dejo muy convencida, así que decidí venir a ver al imbécil de Potter y exigirle que me explicara que pasaba con mi marido, pero lo que escuche me dejo helada.

Esa asquerosa traidora se había atrevido a tratar a mi hija como basura, cuando la basura era ella, de solo saberlo me hervía la sangre y yo que había decidido dejar a su inútil marido seguir trabajando para que pudiera alimentar a sus bastardos.

Pero esa perra me iba a escuchar e iba a conocer quién era Bellatrix y sobre todo que no se podía meter con su hija y salirse con la suya, la mataría o primero mataría a una de sus ratas para que entendiera que si de mis hijas se trataban morirían antes de siquiera tocarlas y Molly Weasley lo había hecho, así que su muerte sería más dolorosa.

- ¿Podemos ir a La Madriguera? - pregunto Alexa esto de que le gustara ser maltratada era herencia del idiota de mi marido - necesito hablar con mis amigos.

- Muy bien - era por eso que Sirius era débil, ante nuestras hijas se doblaba sin poner resistencia.

- Pero antes - llamo mi hija serenamente - que mamá no se enteré de esto.

- ¿Por qué?

- No quiero que el señor Weasley se quede sin trabajo - susurro con esa sonrisa tan parecida a la de él, a la cual sin ser consciente no le podía negar nada, si también era débil ante mis hijas, pero ellas no tenían que saberlo - no lo merece.

Decidí no escuchar nada, regrese a casa antes de que no pudiera soportar la idea de no vengarme de la familia Weasley si es que a eso se le podía llamar familia.

POV Alex

Subí a vestirme, ya que papá había prometido llevarme a La Madriguera y disculparme por mi comportamiento del día anterior, en cuanto llegue papá me ofreció su brazo el cual tome y ambos salimos de casa de mis tíos, esperaba que pronto pasara el enojo de todos.

 

En cuanto llegamos a La Madriguera desee no haber hablado, pero una Black jamás debe ser cobarde, camine lentamente hacia la casa, llame suavemente a la puerta, el señor Weasley me abrió y me dio una leve sonrisa y me indico que todos estaban en la sala.

Como dijo todos estaban en la sala, Lavander me mando una mirada acida y el resto parecían enojados y no los culpaba, respire profundo antes de hablar.

- Ayer me comporte horrible - clave mi mirada en un punto fijo en la pared - y entenderé si ninguno de ustedes me quiere hablar, solo venía a ofrecerles una disculpa.

- Disculpa rechazada - contesto Lavander por todos.

Me gire cubriéndome el rostro para no llorar, mi padre me esperaba en el marco de la puerta y me abrazo por los hombros y beso mi cabello.

- Se arrepentirán - me susurro el señor Weasley.

- Gracias Arthur - repuso mi padre.

En cuanto llegue a mi casa sin saludar a nadie o ver a las tontas de las amigas de mi hermana subí a mi recamara, esto era increíble mis amigos no deseaban volver a hablarme.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

espero ke les guste el cap ^^ y ke Bellatrix no me haya salido tan buena u.uU

capitulo dedicado a:

VickyPotter

Alitas

Miley Potter Black

sammy_diggoy_cullen

labrujita4ever

mariel_prh

flash

Rose Bellatrix

- Bella - llamo mi padre - el tren las dejaras si no bajas ya.

¿Por qué no podíamos dejarla? Me pregunte mientras comía una tostada con mantequilla, pero creo que era mejor perder el tren, Hogwarts no iba a ser lo mismo sin ellos. Por fin después de diez minutos la princesita bajo. Salimos de la casa, papá rento un auto para llevarnos a la estación y que fuera más fácil el transporte.

El viaje fue bastante aburrido, escuchando a Isabella pedirle cosas estúpidas a papá para navidad, cuando llegamos a la estación, estaba pidiendo un piano.

- ¿Para qué demonios quieres un piano? - pregunte con la nariz arrugada - hay uno en casa y además jamás aprendiste a hacerlo.

- Luciría increíble en mi recamara - ¿no les dije que era tonta? Deseaba un piano para que su recamara luciera bien.

- Loca - le espete antes de tomar mi baúl y comenzar a caminar hacia el andén.

Escuche sus tantas tontas palabras que conocía de memoria, como "te molesta porque soy más bonita" o "no es estúpido, la estúpida eres tú que no lo entiende" papá solo nos veía pelear o mejor dicho la veía pelear, ya que yo no contestaba sus insultos.

Pase la pared que separa el expreso de Hogwarts del resto, y observe que la mayoría de los alumnos se despedían de sus padres y subían al tren, pero mi vista viajo hacia ellos, que estaban a un lado y todos parecían felices sin mí.

 

- Primita - el cielo me odiaba, porque de todas las personas que podía encontrar el primero era Malfoy - te extrañe tanto durante estos dos meses.

- ¿Extrañaste que te golpeará todos los días? - pregunte con una sonrisa ladina - o ¿Qué practicara mis hechizos en ti?

- Siempre tan simpática - susurro despeinándome como si nos lleváramos bien - pero esté año cambiarán las cosas, porque supe lo de tus amiguitos - mi sonrisa se borró al recordarlos - después nos vemos.

Maldito Malfoy, pero tenía razón mis amigos me habían abandonado por una estúpida pelea, ¿Quién necesitaba esa clase de amigos? La respuesta yo, a pesar de que ante todos hice ver que no me importaba era una mentirá, pase por su lado y ellos ni siquiera me miraron, mi baúl pesaba mucho para subirlo, pero sentí como alguien lo cargaba por mí, me giré con una media sonrisa pensando que había sido alguno de mis amigos, pero me encontré con Richard.

- Parece que pesa - comento haciéndome una seña para que entrara - ¿tienes con quien ir? - negué suavemente - genial - después de decir eso paso a un lado y con la mirada me dijo que lo siguiera.

Eso hice y me guió a un compartimiento justo en medio del tren, abrió la puerta y me dejo pasar dejándome frente a una chica de cabello castaño que en ese momento se encontraba leyendo.

- Grace - llamo Richard con una débil sonrisa, la chica levanto el rostro y dejo ver unos bellos ojos avellana - ella es Alexa.

- Mucho gusto Grace - dije con una media sonrisa, tenía que contárselo a Ce
pero recordé que no me hablaba.

Ella solo sonrió y después siguió con su lectura, fije mi vista en la ventanilla y vi a mi padre.

- Ahora regreso - y después de decir eso salí del compartimiento, llegue frente a mi padre y lo abrace - te voy a extrañar.

- Y yo a ti - contesto débilmente, me separe de él y observe que no me veía a mí sino a "ellos" - si no te vuelven a hablar, habrá más chicos que estarán encantados de ser tus amigos, pero conociendo a Ithan los obligará a que te hablen de nuevo.

- Él tampoco me habla - le recordé.

- Son hermanos - repuso besando mi frente - a pesar de odiarse o de no llevarse bien, siempre estarán para cuando los necesites.

Lo observé con la nariz arrugada, estaba diciéndome ¿Qué Isabella la chica "soy lo mejor del mundo" en algún momento iba a ayudarme? Papá si estaba mal, pero antes de que pudiera replicar se escucho el silbido del tren de que estaba listo para partir, mi padre beso mi frente y me empujo hacia el tren, ya solo muy pocos alumnos subían al tren y ellos ya no estaban, cuando subí los dos primeros peldaños sentí como unas manos rodeaban mis brazos, gire hacia ambos lados y encontré a George y a Fred.

- Casi tuvimos que parar el tren para que pudieras subir - comento George con una media sonrisa.

- ¿No están enojados conmigo? - esto si era una sorpresa.

- Novia mía - suspiro Fred y toco mi nariz con su dedo - nadie puede estar enojado con esa mirada de luz que tienes.

- Siempre tan dramático - le espeto Ced.

- Cedric - casi grite y me abalance sobre él - te extrañe tanto.

- Estar cerca de Fred te afecto - susurro respondiendo mi abrazo - pero yo también te extrañe.

- ¿Por qué abrazan a mi hermana? - pregunto Ithan seriamente - mejor dicho ¿Por qué abrazas a estos vagos y no a tu hermano?

 

- Ithan - me eche a sus brazos como si de una niña pequeña se tratara.

- Lamentamos no haberte dicho antes que no hay nada que perdonar - repuso Ginny.

- Fue por eso que la disculpa fue rechazada - comento Luna.

- Porque no importa que tan mal te comportes con nosotros o nosotros contigo - dijo tranquilamente Hermione - el cariño que nos tenemos nada lo podrá hacer cambiar.

- Chicas - susurre abrazándolas a las tres.

- ¿Para mí no hay abrazo? - pregunto Harry con una enorme sonrisa.

- Claro - contestamos las cuatro al unísono y lo hicimos sándwich.

- Por favor están obstruyendo el pasillo - se quejo una voz que reconocí de inmediato y me separe del abrazo grupal.

- Ron - susurre y me abrace a él como si mi vida dependiera de ello - no hagas que crea de nuevo que no son mis amigos.

- Tonta - murmuro abrazándome con fuerza - no sé si ellos serán tus amigos por siempre, pero que te quede algo claro, yo estaré para ti por siempre - levante mi mirada y la clave en la azul, como siempre que lo hacía me perdí en aquel azul.

- Gracias - dije suavemente.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Actualizare cada vez ke tenga minimo 7 comentarios

capitulo dedicado a:

Alitas

VickyPotter

flash

Polgara

mariel_prh

sammy_diggoy_cullen

Freakshow

Madame Lestrange

Rose bellatrix

- ¿Se lo piensas decir? - me pregunto Harry.

- No puedo - conteste en voz baja - si se lo digo es capaz de matarme.

- Es Lavander - me espeto.

- Esa es la razón - repuse un tanto nervioso - ella habla de cómo serán nuestros hijos.

- Es por eso que debes decirle que ya no deseas nada con ella - me espeto, y levanto la mano y saludo a alguien a mi espalda.

- ¿A quién saludas? - giré y ahí estaba la razón de que en estos últimos meses no durmiera bien.

- A Alex - contesto.

- ¿Por qué se la pasa todo el día con él? - pregunte con irritación al ver que estaba sentada junto con ese tal Richard.

- Tiene problemas con pociones y él es bueno con ellas - contesto mientras escribía el trabajo de Transformaciones.

- Hermione también lo es - replique tratando de retomar mi trabajo - o pudo pedírselo a su hermano o a Cedric.

- Él se ofreció a explicarle - clavo sus ojos verdes en los míos - ¿Por qué tanta preocupación por Alex?

- ¿Preocupación? - repetí con irritación - solo quería saber porque estaba con él - me defendí - simple curiosidad.

- La curiosidad mato al gato - repuso Luna que se sentó a mi lado - o eso dicen - me miro con sus ojos azules soñadores y luego se fijo en Harry - alguno de ustedes podría decirme donde esta Hermy.

- Estaba ayudando a Ginny - contesto Harry señalando unas mesas al fondo - con Encantamientos.

 

- Gracias - susurro, ya que cerca de nosotros estaba la bibliotecaria la señora Prince - nos vemos en la cena.

Observe como se iba, trate de seguir con mi trabajo pero no podía, al escuchar las débiles risitas de Alex, giré para verificar que no eran imaginaciones mías y lo que vi no era para nada agradable, sus rostros estaban extremadamente cerca, parecía que iban a besarse. Me levante de golpe y casi corrí hacia la mesa en donde se encontraban.

- Alex - llame tratando de sonar tranquilo, al escuchar mi voz se separaron de golpe.

- ¿Pasa algo? - pregunto sonriéndome débilmente.

- Escuche que le estabas enseñando pociones - repuse observando al tal Richard - y si no es mucha molestia desearía que si también podrías hacerlo conmigo.

- Claro - contesto tranquilamente, me senté frente a ellos - estábamos en la poción multijugos.

Escuche su explicación, que para mi sorpresa la sabía perfectamente y después de tener como mejor amiga a Hermione o aprendías o aprendías, así que seguí escuchando la explicación, Alex anotaba algunas cosas que Snape no decía, me recosté en la silla fingiendo que escuchaba, pero después de la segunda poción supe que yo no necesitaba clases, pero no pensaba dejar a ese idiota cerca de Alex.

POV Sirius

Había sido un día duro, Bella estaba diferente, no daba órdenes como siempre, necesitaba salir de aquel silencio que tenía mi esposa, parecía meditar algo, pero no comprendía que.

- ¿Mi cuñada de nuevo de mal humor? - me pregunto el imbécil de Regulus - hermanito ya deberías de estar acostumbrado al amargo carácter de tu esposa.

- ¿No has pensado en buscar esposa? - le espete - o ¿trabajar un poco más en la compañía de escobas?

- Trabajo todo el día - replico - de hecho que tengas esta casa es por mi trabajo, ya que tú solo vas a ver que todo vaya bien y después te vas a cumplir los caprichos de tu hija y tu mujer.

- Eso lo hace James - le recordé - tú solo te presentas el día que te tienen que pagar.

Camine hacia el garaje y el imbécil de Regulus iba detrás de mí, observe al cuarto amor de mi vida, primero estaban mis hijos y mi esposa y después esa preciosidad, que me ayudaba a tranquilizarme cuando algo estaba mal en casa, ella también había ayudado a que mi matrimonio siguiera.

- Deberías de cambiar de modelo - opino Regulus.

- No le hagas caso preciosa - le susurre, mientras la acariciaba - tu siempre serás mi bebé.

- Es una motocicleta - replico el idiota de mi hermano.

- Él no quiso decir eso - y le mande una mirada asesina - no es solo una motocicleta, es la chica que está incondicionalmente conmigo.

- Estás loco - comento secamente - ahora entiendo la locura de Bella, si tú se la heredaste, pero gracias al cielo Alex saco mi cordura.

- Tú estás más loco que yo - le espete - además Alex le habla a su piano.

- Estoy rodeado de locos - dijo angustiado.

- Cállate - comente tranquilamente - y vete necesito estar a solas con ella.

- Alex está loca por tu culpa - repuso antes de salir del garaje - pobre de mi sobrina, tiene una madre amargada, un padre loco, una hermana engreída, un hermano que se parece a su padre, pero el cielo le envió un tío guapo y perfecto.

- Egocéntrico - escuche la voz de James - eso fue lo que le envió a Alex un tío egocéntrico, pero por eso me envió a mí a su apuesto y simpático tío James.

 

- Si claro - contesto sarcásticamente Regulus.

- Hola Canuto - me saludo James que acaba de entrar al garaje - parece que Bellatrix amaneció de peor humor que otros días.

- Está tratando de entender las amistades de Alex - conteste subiendo a mi motocicleta - no le es fácil después de que toda su vida ha vivido con la pureza a la sangre y ahora tenga que aceptar que su primogénita no crea en ellas.

- Y te culpa por la rebeldía de Alex - comento tranquilamente - y por eso huyes en Castaña - si estúpido nombre para una motocicleta, pero en ese momento amaba a Gabrielle y la compre color café para recordar tanto su cabello como sus ojos y opte por ponerle castaña como le decía a Gab.

- No digas estupideces - repuse con indiferencia - pensaba viajar en Castaña para olvidar un poco la presión sobre ser un Black.

- ¿Por qué regresaste a ser un Black? - la pregunta me sorprendió - porque cuando decidiste estar con Gab era porque odiabas el apellido y la amabas y por eso renunciabas a los privilegios y a las reglas de los Black.

- Bella llego a mi vida - conteste con simpleza.

- Pero odiabas a toda la familia - me recordó - explícame como terminaste con ella.

- ¿Jamás te lo he dicho? - él negó con la cabeza - yo era joven y deseaba vivir la vida y lo deseaba hacer con Gabrielle, pero a nuestras vidas llego Ithan. De los tres yo era el más inmaduro y todos lo sabían, pero era el primero en ser padre, yo no estaba listo para esa responsabilidad, sin embargo me quede junto a ella, pensando que tal vez el embarazo y el nacimiento me iban a ser madurar. Pero desde que lo sentí por primera vez tuve miedo y no de ser un mal padre, sino de perder mí libertad.

>> De perder lo que yo creía importante, Ithan llego a este mundo con una madre que lo adoraba y estaba dispuesta a todo por él, sin embargo su padre era un chico miedoso que no deseaba tener una responsabilidad así. Pero fingí que lo aceptaba y que estaba feliz de que él hubiera llegado a mi vida, como lo supuse nuestra relación cambio, todo giraba en torno a Ithan y fue cuando Bella llego a mi vida, yo era estúpido y joven y creía que todo estaba bien, acostándome con ella, mientras llegaba a casa con una sonrisa que Gabrielle creía era de amor, pero no lo era, era de placer de haber estado con Bellatrix Lestrange. Llego el día que ella me dijo que estaba embarazada, fue la primera vez que sentí miedo por perder a Ithan y al bebé que esperaba con Bella, pensé que lo mejor era ir a vivir con ella pensando que sería capaz de acabar con el embarazo, el miedo a perder algo que en ese momento si considere mío fue lo que me hizo madurar, Gabrielle jamás me hizo temer por perder a Ithan, en cambio Bella me hizo pensarlo tanto que cuando tuve a Alex en mis brazos, supe que mi vida de ahora en adelante sería por ellos, trabajaría por Alex e Ithan.

>> En cuanto la tuve en mis brazos pensé en quitársela a Bella y regresar con Gabrielle y criar a los dos juntos, pero fue en ese momento que descubrí que al igual que yo amaba a esa pequeña. En silencio me pidió que los dos la criáramos y al ver que la mirada de Alex y de ella son idénticas a pesar de no tener los mismos ojos. En las dos puedes leer su alma, aunque Bella lo oculte.

 

- Gab me dijo algo parecido - susurro un tanto sorprendido - me dijo que el día que Alex nació ella entro a la habitación en donde Bellatrix y la pequeña se encontraban, la vio arrullándola y algunas lágrimas sobre sus mejillas, claro que tu esposa jamás se dio cuenta y fue por eso que te dejo con ella, porque según Gab, Bellatrix es débil como para cuidar a sus hijas sola.

Sonreí, ya que Gab tenía razón Bella podía aparentar ser fuerte frente a todos, pero la verdad es que, con Alex y Bella era tan débil que no podría sola con ellas, todos tienen su punto débil y para Bella serían sus hijas, al igual que para cualquier madre, porque tal vez no fuera igual al resto de las mujeres, pero con las demás madres tenía en común que siempre estarían sus hijos antes que nadie.

POV Alex

Las pruebas eran esa noche y Ron estaba sumamente nervioso, observaba como Lavander trataba de tranquilizarlo en el extremo contrario donde nos encontrábamos nosotros. Desde que lo conocí ese había sido uno de sus sueños, poder entrar al equipo de quidditch como guardián y ahora que Oliver se había ido era su oportunidad de entrar al equipo, claro si Angelina lo creía y estaba segura de que se quedaría.

- ¿Vas a ir a las pruebas? - me pregunto Harry.

- Soy peor que Hermione en la escoba - recibí una mirada asesina por parte de mi amiga.

- Si como no - ironizó - vuelas mejor que cualquiera que conozco.

- El quidditch no es lo mío - de hecho lo tenía prohibido, porque no era algo digno de una Black estar en un juego tan "rudo" aunque puedes matar y torturar, pero no pelearte por una quaffle.

- Ve hacer la prueba - repuso Ithan, gire a verlo - ella no se enterara - mi hermano también sabía que clase de madre tenía.

- Te recuerdo que tu pequeña hermanita esta en el Colegio - replique dando un sorbo a mi jugo - y en verdad el quidditch no es lo mío.

La verdad jamás había tocado una quaffle, una snitch o un bate para golpear una bludger, y no lo iba a ser ahora con casi 15 años, eso era para personas como Ginny que toda su vida habían practicado el deporte a escondidas.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

como prometí aki esta el siguiente cap y como dije en el anterior, si tengo 7 comentarios actualizo ^^

capitulo dedicado a:

VickyPotter

Alitas

sammy_diggoy_cullen

mariel_prh

labrujita4ever

Freakshow

flash

- Se lo dices o se lo digo yo - me espeto Cedric, mientras yo buscaba un libro de Transformaciones.

- Acaba de terminar con Lavander - repuse leyendo el título de los libros - no puedo decirle Ron se que acabas de terminar con tu novia, pero desde hace tiempo tu me gustas - tome el libro - no suena bien.

- Vamos Alex no puedes seguir fingiendo que no te gusta y dejarle el camino a otra persona - comento siguiéndome a la mesa de la biblioteca.

- Supongamos que se lo digo - replique clavando mi mirada en la de él - ¿Cuál crees que sería su reacción?

 

- Te besará en cuanto se lo digas - contesto con una media sonrisa - y te dirá que él también te ama.

- ¿Tu madre te puso todo el verano a ver novelas de nuevo?

- Tuve mucho tiempo libre - levanto los hombros - pero vamos Alex tienes que sacar el valor Black y decírselo.

- No - dije tajantemente - además no me diste nada en mi cumpleaños.

- Bueno tu regalo es para esta noche - contesto con una débil sonrisa - supuse que no habrías comprado disfraz para esta noche.

- No voy a ir - repuse con firmeza - antes de que digas algo, ¿recuerdas el baile de Navidad del año pasado? - él asintió levemente - aun tengo algunos moretones de tus fans, mi túnica de gala tuve que tirarla después de que la tarada de Parkinson me tirara el ponche como diez veces, mis pies aun no perdonan los pisotones de Neville y de Harry.

- No exageres - me espeto - solo fue un mal baile y a todos les pasa.

- Además no tengo pareja - conteste de inmediato, no pensaba ir a ese baile y menos sabiendo que la tarada de mi hermana iba a ir porque Blaise la invito.

- ¿Y que soy yo? - pregunto indignado - no invite a nadie por ti y ahora me sales con que no vas a ir.

- Eso se soluciona - repuse tranquilamente - de regreso a tu sala común, puedes pedirle a cualquier chica que vaya contigo - fije mi vista en una mesa al fondo - o mejor - me levante y camine hacia Grace - hola - salude con una débil sonrisa - ¿Me preguntaba si ya tenías pareja de baile?

- No soy
. bueno tú entiendes - dijo un tanto nerviosa.

- ¡Oh no! - comente con una débil sonrisa - no te voy a invitar, pero mi amigo - señale a Cedric - se pregunta si quieres ir al baile con él.

- Cedric Diggory - exclamo sorprendida.

- Antes de que digas algo, tengo que decirte que ha estado esperando por ti, pero no tiene el valor de verte a los ojos y pedírtelo - sabía que ya había aceptado, al ver ese brillo en su mirada.

- Pero no tengo disfraz - susurro bajando la mirada.

- Ese no es problema - sonreí al saber que había aceptado - yo tengo un disfraz de más, que te va a quedar excelente, a la hora de la comida te lo doy.

- Gracias - le quite importancia con mi mano y camine hacia Cedric.

- Listo - dije sentándome frente a él - ya tienes pareja, y espero que mi disfraz sea sexy, porque el que lo disfrutara serás tú.

- ¿Dijo que sí? - estaba confundido, pero cuando su mente lo entendió - eres la mejor, te adoro.

Después de decir eso salió de la biblioteca, sonreí y comencé a hacer mi trabajo de Transformaciones, no llevaba mucho cuando alguien se sentó a mi lado.

- Lamento interrumpirte - levante mi mirada de mi trabajo y observe a mi hermano - pero no sé como pedírselo.

- Solo dile Hermione ¿quieres ir al baile conmigo? - Ithan le gustaba Hermione desde hacia al menos un año, pero al igual que yo se acobardaba cuando tenía que decírselo.

- Como si fuera tan fácil - me espeto.

- Entonces no se cómo se lo digas - conteste volviendo a mi trabajo.

Se levanto sin decirme nada, esperaba que el Casanova que decía mi padre que todos los hombres Black tenían saliera y le pidiera a Hermy que fuera su pareja esa noche. Tenía que terminar ese trabajo esa noche, ya que aun no hacía el de pociones y ese lo haría el fin de semana, pero para eso necesitaba terminar el trabajo de McGonagall.

 

- Hola - levante la mirada y me encontré con unos ojos azules y una media sonrisa.

- Hola - conteste regresándole la sonrisa - pensé que tenías clase.

- Acaba de terminar - contesto sentándose a mi lado, tomo mi trabajo sobre Transformaciones.

- ¿Qué tal? - pregunte clavando mi mirada en él.

- Si fueras así con pociones tendrías un 20 - repuso regresándome mi trabajo - eres muy buena en Transformaciones.

- No podía ser mala en todo - dije tranquilamente.

- Alex - aquel tono serio me preocupo un poco - ¿tienes pareja para esta noche?

- No soy una chica de bailes - respondí guardando mis cosas - además tengo que terminar mi trabajo de Pociones y de Encantamientos.

POV Ron

¿Por qué no la había invitado? Llevaba al menos una semana practicando y ahora ese imbécil ya lo había hecho, solté un gruñido al verla sonreírle a él y no a mí. Pero tenía que dejarlo para el último momento.

- ¿Quieres ir al baile conmigo? - dije en voz alta, que dificultad tenía eso.

- Claro Ro-ro - dijo una voz un tanto melosa que reconocí enseguida - sabía que no podías vivir sin mí.

- Pero y
.

- Nos vemos a las 8:00 en la sala común - y antes de que dijera algo se levanto de puntitas y me beso.

- Debes pensar en voz baja - comento Luna tranquilamente - o pedírselo a Alex antes de que Lavander lo escuche.

- Me habría dicho que no - susurre observando como ese idiota la ayudaba con su mochila - se ve tan feliz y tan bien a su lado.

- Se vería mucho mejor contigo - dijo con firmeza - ustedes harían una hermosa pareja.

- ¿Qué? - apenas notaba que estaba aceptando que me gustaba y frente a Luna - nadie dijo que me gustará - sentí mi rostro arder.

- Como digas - comento con simpleza - pero en verdad se verían muy bien juntos.

Después de eso camino hacia Alex y el perfecto Richard, que tenía yo que hacer contra él, era listo, guapo y caballeroso, teniendo a él ¿Quién iba a fijarse en alguien como yo?

POV Alex

Mi habitación era un desorden en este momento, Hermione, Parvati, Lavander, Ginny y hasta Luna se estaban arreglando para el baile de disfraces, yo solo las veía correr de un lado a otro, poniéndose quitándose, me encantaba ver a Luna emocionada y más porque Dean Thomas la había invitado al baile.

Nunca imagine que un baile pusiera así a mis amigas, entendía a la tarada de Parvarti y la descerebrada de Lavander, pero mis amigas tenían cerebro, pero parecía que en ese momento lo habían perdido. Pero tal vez si Ron me hubiera invitado al baile, estaría igual que ellas, ya que cada una iba con el chico de sus sueños, Ginny iría con Harry, después de que a mi amigo lo rechazara la tarada de Cho, pero eso no lo sabía mi pelirroja amiga y no tenía porque enterarse. Luna como dije iría con Dean un chico de Gryffindor y Hermione iría con mi hermano y esperaba que esa noche terminaran juntos, la verdad de todas las chicas que a Ithan le gustaban Hermy era la mejor y por mucho.

De verdad no era muy buena mi paciencia y era de suponerse viniendo de la familia Black, mi cabeza comenzaba a palpitar, debía salir de aquel lugar antes de que terminara gritando que salieran todas de la habitación y así lo hice, ninguna se dio cuenta de que había salido y supuse que la habitación de los chicos sería más silenciosa y necesitaba dormir.

 

Llegue a la habitación de los de quinto curso y no escuche ruidos, eso a mi cerebro le alegro, llame a la puerta para no tomar a nadie por sorpresa, escuche el delante de Ithan.

- Pensé que solo las chicas necesitaban ayuda con su disfraz - comente al ver a todos los chicos, Harry trataba de colocar bien la espada de su traje de pirata, en lo cual lo ayude.

- Gracias - susurro con una débil sonrisa.

- Alex - llamo mi hermano - ¿Por qué no tienes disfraz?

- ¿Enserio? - pregunte fingiendo sorpresa, pero ante la mirada asesina de Ithan - no tengo pareja y además yo y los bailes no nos llevamos.

- ¿Te piensas quedar sola?

- No creo que venga el lobo feroz y me coma - repuse tranquilamente - además de que tu hermanita Bella va a ir y no olvidemos a tu primito.

Solo bufo molesto, pero no sigo cuestionándome, note que Ron tenía dificultades con el moño de su traje, me acerque a él con una débil sonrisa, lucía tan bien que tuve que recordarme respirar.

- Gracias - y me dio una débil sonrisa.

- No fue nada - conteste tranquilamente.

- ¿Cómo están las chicas? - me pregunto Dean que acaba de salir del baño.

- Hermosas -respondí con una media sonrisa - serán el centro de atención de esta noche - ya todos estaban listos y elegantes - bueno bajen y no las hagan esperar.

Ninguno contesto y todos salieron de la habitación, Ron giro a verme y le sonreí débilmente, aunque en cuanto ellos salieran me tiraría en alguna de las camas a llorar, porque había regresado con Lavander. Y así lo hice, en cuanto ellos salieron me tire en la cama de Harry y comencé a llorar, nada de lo que deseaba me salía bien, él amaba a Lavander y yo lo amaba a él.

Después del llanto las ganas de dormir se fueron, debían de ser como las 11:00, baje a la sala común a leer un poco, y así regresara de nuevo el sueño, pensé que la sala estaría vacía, pero estaba Cedric.

- ¿Qué demonios haces aquí? - pregunte con la nariz arrugada, ni siquiera era su sala común.

- Pensé que merecías un baile - contesto simplemente y con un movimiento de su varita puso música.

- Creo que no estoy en las mejores condiciones - comente con una débil sonrisa.

- Estás perfecta - y me ofreció su mano - ¿me permites esta pieza?

- Claro - pero antes de que tomara su mano me vendo los ojos - quítame esto - le ordene cuando me tomo las manos.

Hoy como otros días me levanto

y sé que tu estas esperando el momento de mirarme y de pedirme que contigo este amándote.

- Es más divertido si no ves lo que haces - y puso mis manos alrededor de su cuello - solo disfruta la canción y déjate llevar - sentí sus manos en mi cintura - imagina que soy el chico de tus sueños.

Busco entre mis cosas una falda unos zapatos algo que yo sienta que te pone de cabeza y a temblar al pasar.

- Ya lo eres - bromee y el tomo mi mano y me giro.

- Esto es serio Alex - replico - dime como es.

Y no sé como explicarte que si tengo miedo de mirarte y acercarme de que no pueda ni hablarte al querer decirte que también me muero yo por ti.

- Ya lo sabes - le espete.

Y estarás en cada uno de mis sueños

 

y tendrás sí cada uno de mis besos.

- Repítelo - me susurro, ahora mi mano estaba entre la suya y la otra en su hombro y la suya en mi cintura.

Me darás lo que necesite de tu tiempo para sonreír.

- Tiene ojos azules, unos hermosos ojos azules - sonreí como tonta - unas cuantas pecas en la nariz, más alto que Harry, para ser específicos la estatura de Ithan, una sonrisa que ilumina la habitación y sobre todo el cabello pelirrojo.

Hoy fue diferente te acercaste y sin permiso me besaste tiernamente y lentamente fui perdiendo la razón

por tu amor.

- ¿Describes a Ronald Weasley? - me dio otro giro, pero esta vez soltó mi mano.

No hay en este mundo algo que pueda separarnos. Y nos fuimos juntos caminando de la mano y sin hablar al pasar [al pasar].

- Sabes perfectamente que sí - su mano tomo de nuevo la mía, y me pegó a él.

Y no sé como explicarte que si tengo miedo de mirarte y acercarme de que no pueda ni hablarte al querer decirte que también me muero yo por ti.

- ¿Crees que lo aceptarías - esa voz no era de Cedric - si te dijera que es un imbécil por aceptar salir con Lavander por miedo a que lo rechazaras?

Y estarás en cada uno de mis sueños

y tendrás sí cada uno de mis besos.

- ¿Ron? - mis piernas temblaron ante esa voz.

Me darás lo que necesite de tu tiempo para sonreír.

Se detuvo y me quito la venda, sus ojos azules se clavaron en los míos, mataría a Cedric en cuanto mis piernas obedecieran.

Yo estaré en cada uno de tus sueños

Y tendré sí cada uno de tus besos.

- ¿Aceptas a esté idiota que desde hace mucho te ama, pero por miedo a perderte, salió con otra sin pensar en que te lastimaba? - se inclino uniendo nuestras frentes.

No sé cómo explicarte quiero acercarme

no sé cómo hablarte como besarte

lo sabes bien [quiero acercarme]

y yo también [como besarte].

- ¿Enserio?

Y estarás en cada uno de mis sueños

y tendrás sí cada uno de mis besos.

- Jamás bromearía con algo así - susurro con una débil sonrisa.

Me darás lo que necesite de tu tiempo para sonreír.

- Ronald Weasley - rodee su cuello con mis brazos - te acepto como mi idiota y como mi novio.

Los sabes bien, y yo también.

Sonrió aun más y después unió nuestros labios en un perfecto y adictivo beso, ni siquiera en mis sueños pude imaginar lo bien que sería poder besar a Ron, sus manos se ciñeron a mi cintura y mi agarre sobre su cuello se hizo más fuerte.

No sé cómo explicarte quiero acercarme

no sé cómo hablarte como besarte [Y yo también].

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

como saben ni los personajes (a excepción) ni la canción es mía u.u. Los personajes son de Rowling y la canción es de kabah con Ha-ash, y se llama Estaré

capitulo dedicado a:

Alitas

sammy_diggoy_cullen

flash

Rose bellatrix

labrujita4ever

snow white

VickyPotter

Mi sonrisa aun estaba a pesar de que ya era de día, seguía sin creer que Ronald Weasley fuera mi novio, tenía que contárselo a alguien, pero Hermione seguía dormida, estaba tan emocionada que era capaz de ponerme a brincar en su cama gritando que Ron Weasley era mi novio, pero no creía que se levantara de muy buen humor.

Me duche lo más rápido que pude y me vestí para ver a Cedric y después de abrazarlo y agradecerle, le contaría todo lo que había pasado después de que me dejara con Ron, aunque dudaba si después de la fiesta estaría despierto, si era así, tendría que dar una vuelta por el castillo.

Cuando baje a la sala común estaba Harry leyendo, el mundo se acababa Harry Potter estaba leyendo, y no precisamente algo sobre quidditch, parecía una novela, supuse que Hermione se la había prestado o tía Lily, porque como dije él no era una persona que leyera y menos novelas.

- Hola - salude sentándome a su lado.

- Ron no me dejo dormir por tu culpa - me espeto con cara de pocos amigos, sin levantar la mirada del libro.

- ¿Mi culpa? - replique con la nariz arrugada.

- ¿Quien le dio el sí? - repuso secamente, ¿estaba enojado porque había aceptado a Ron? Esto era raro, ya que me imaginaba que le agradaría la idea - y no es que no me guste la idea de que estén juntos - levanto la vista del libro y me regalo una media sonrisa - pero podrías decirle que la próxima vez con una sola vez que lo diga lo entenderé y además no es necesario que grite y brinque en mi cama.

- Se lo diré - susurre y luego me abalance sobre él - Harry soy su novia, soy tan feliz que podría cantar y gritar al mismo tiempo.

- Mejor solo canta - comento respondiendo mi abrazo - espera, tu canto es peor que tus gritos.

- Tarado - replique golpeando su brazo y separándome de él - canto mejor que Lavander.

- Bueno mejor que ella canta cualquiera - comento sonriendo abiertamente - pero en verdad no tienes muy bonita voz.

- Se supone que soy casi tu hermana - dije fingiendo dolor.

- Por eso te lo digo, sino fuera así, dejaría que hicieras el ridículo y todos te dijeran que te callaras - respondió despeinándome - tengo hambre, ¿me acompañas a desayunar? - todos en mi familia y amigos cambiaban el tema demasiado rápido.

- No tengo nada mejor que hacer - se levanto y me extendió la mano para ayudarme a levantarme.

Los dos llegamos al Gran Comedor, la mayoría de los alumnos ya desayunaban, y para mi desgracia también estaba la tarada de Isabella y el imbécil de Draco y todas las rarezas de sus amigos. De hecho Blaise estaba demasiado cariñoso con ella y estaba bien que me caía mal, pero a pesar de eso era mi hermana y ese imbécil tenía la fama de llevarse a todas a la cama y mi hermana era tarada, así que era seguro de que ese imbécil se la llevaría a la cama, pero a pesar de todo seguía siendo una niña, tenía 13 en Diciembre cumplía a los 14, pero no iba a dejar que alguien como Blaise se metiera con mi hermana.

 

Harry comía tranquilamente, mientras yo no apartaba la vista de la mesa de Slytherin, sentí como alguien se sentó a mi lado, pero ni siquiera me fije en quien era.

- ¿Qué ves? - pregunto Cedric recargándose en mi hombro.

- Al imbécil de Blaise - conteste en un susurro - tiene 13 años, no puede pensar en hacer con ella lo que hace con sus zorras.

- Hermanita sobre protectora - se burlo y me revolvió el cabello.

- No lo soy - le espete dirigiendo mi mirada a él.

- Si lo eres - comento Harry dando un sorbo a su jugo.

- Ni siquiera Ithan se pondría así - repuso Cedric dando un sorbo a mi jugo - ¿te comerás la fruta?

- ¿Cómo no me pondría? - pregunto Ithan que se sentó al otro lado de Cedric - Alex la mesa de Slytherin no se irá si la dejas de ver.

- Ni siquiera te has dado cuenta - le espeté, mientras veía los tantos besos en la mejilla que le daba ese idiota.

- Ver q
- se quedo a la mitad, al ver a lo que me refería - si la toca lo mato.

- Los dos son hermanos celosos - comento Cedric quitándome la tostada.

- Eso lo dices porque no tienes hermanas - replico Ithan.

- Oye eso era mío - me queje cuando mi estomago gruño debido al hambre y deje de ver a Isabella y dirigí mi vista hacia mi plato de fruta y mi tostada, pero ambas estaban siendo comidas por Cedric.

- Ya - y me metió la tostada.

- Hola - saludo Ron que se sentó a mi lado y beso mi mejilla - ¿Qué tal dormiste?

Trate de sonreír, ya que el imbécil de Ced me había llenado la boca con tostada y por obvias razones no podía hablar.

- Eso quiere decir que muy bien - contesto Ced cortando un poco de fruta - y pregunta ¿Qué tu qué tal dormiste? - al ver la mirada asesina que le enviaba.

- Bien - respondió con una ceja levantada.

- ¿Y las chicas? - pregunto Harry.

- Siguen vistiéndose - contesto Ithan, parecía que no había pasado una buena noche.

- ¿Qué tal estuvo su noche? - pregunte dando un sorbo a mi jugo, que después paso a manos de Ced.

- Podría haber estado mejor - repuso mi hermano secamente.

- No se lo dijiste - le espete.

- Después te explico - replico al ver que todas las miradas estaban sobre él.

- ¿Y qué tal tú cita? - observe a Cedric que sonrió de lado.

- Me dejo plantado - contesto como si nada - fue por eso que estaba en la sala común - ¿Yo era la única que había tenido una buena noche? - sí, ustedes dos tuvieron la mejor noche - debía de alejarme de Cedric.

- ¿Por qué lo dices? - pregunto Ithan observándonos a los dos - ¿es más porque la saludaste de beso en la mejilla? - ahora su mirada se dirigió a Ron que casi se ahoga con la tostada.

- Son novios - contesto Cedric con indiferencia, lo patee por debajo de la mesa - oye no me golpees solo digo la verdad.

- ¿Están saliendo? - si mi hermano era celoso por naturaleza como mi padre o peor, ya que a Sirius Black lo tenía lejos en cambio a Ithan tenerlo en la misma casa no era muy bueno - ¿desde cuándo? - la mayoría de la mesa de Gryffindor giró a vernos.

- Ithan tranquilo - le susurre de forma amenazante, pero no servía mucho cuando le salía el hermano sobre protector.

 

- Anoche le pedí que fuera mi novia - repuso Ron firmemente.

- Alex tiene 15 años, aunque tenga mentalidad de cuatro - Cedric y su forma de ayudarme no era para nada buena - ya está bastante grandecita para que escoja a sus novios, además es Ron, lo conoces desde que entró a Hogwarts, en cambio a Roger er

- ¿Quién demonios es Roger? - ahora no solo la mirada de Ithan estaba sobre mí, sino también la de Ron.

- ¿Roger? - repetí con inocencia - ¡Oh pero que tarde es! - dije al fingir ver mi reloj - tengo que hacer mi trabajo de pociones - me levante, mientras Cedric y Harry reían por lo bajo y Ron e Ithan esperaban una explicación sobre Roger - nos vemos en la comida - bese la mejilla de Ron y salí del Gran Comedor.

Mataría a Cedric, por haber mencionado al maldito búho traidor, ¿creían que iba a esperar a Ron? Bueno tal vez todos creyeron que era la clase de chica que estaba enamorada de uno de sus amigos y no había tenido novio esperando por él, pero yo había tenido varios novios esperando poder olvidar a Ronald y el último había sido Roger, un chico bastante guapo, ojos aceitunados, cabello negro y un cuerpo por el cual suspirar, pero el muy imbécil trato de propasarse y lo mande por un tubo.

Y otras cosas que Cedric me ayudo a hacerle, los únicos que sabían sobre esa relación, eran Ginny, Luna, Harry y Cedric por supuesto. No había podido decírselo a Hermione porque siempre estaba encerrada en sus libros, Ron porque no era un tema de conversación entre nosotros, nuestras relaciones e Ithan porque siendo tan celoso solo iba a estar vigilándome cada segundo del día y no estaba dispuesta a soportar al idiota de mi hermano todo el día.

Pero ahora gracias al imbécil de mi mejor amigo, mi hermano y mi ahora novio sabían mi relación con Roger, pero Cedric Diggory me iba a pagar esto, y muy, muy caro.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno como prometí, cada vez ke tenga 7 comentarios actualizare ^^

capitulo dedicado a:

Alitas

mariel_prh

VickyPotter

labrujita4ever

sammy_diggoy_cullen

snow white

flash

- Alex - llamo Hermione y quitándome las sabanas - se hace tarde para nuestra clase de Encantamientos.

- Cinco minutos más - susurre escondiendo mi cabeza debajo de la almohada.

- Son las 7:30 - me espeto, ante eso me levante de golpe.

Corrí al baño, porque mi clase empezaba a las 8:00, así que tenía 15 minutos para ducharme y vestirme y otros 15 minutos para llegar al aula de Encantamientos, cuando salí del baño con una bata y mi cabello enredado en una toalla mi uniforme ya estaba puesto en mi cama y Hermione había dejado una nota de que nos veíamos en el aula, que ella iría por un poco de comida.

Me vestí lo más rápido de lo que fui capaz, baje corriendo al ver que faltaban diez minutos para que comenzara mi clase, mi cabello aun goteaba, mojando así mi suéter, pero en ese momento no me importaba, la sala común estaba vacía, mal indicio porque Ron y Harry eran los últimos en llegar a clase.

 

Baje las escaleras corriendo, para llegar más rápido, pero me olvide de los escalenos falsos y tropecé, estuve a punto de caer, pero alguien me sostuvo por la cintura, cuando levante la mirada me di cuenta que era Fred.

- Novia, debes levantarte más temprano, para que esto no te pase - comento de forma burlona - y además porque mi hermano a estado odioso por no verte en el desayuno.

- Sabes que me encanta hablar contigo cuñadito - le dije soltándome de sus brazos - pero sino llego Flitwick me dejara tarea doble.

- Dile a Ron que te cuide - susurro dándome una sonrisa pícara - o tu cuñadito terminará siendo tu novio.

Hice un movimiento con la mano y seguí corriendo, cinco minutos después con la respiración agitada al igual que los latidos de mi corazón, estaba frente al aula de Encantamientos y para mi fortuna el profesor aun no abría la puerta.

- ¿Estás bien? - pregunto Ron caminando hacia mi, no podía ni hablar, así que solo asentí.

- Debes levantarte más temprano - repuso el imbécil de Draco - espera a que mi tía se enteré que su querida hijita no es puntual como todos los Black.

- Déjala en paz Malfoy - le espetó Ron que se puso entre mí y Draco.

- Weasley esto es cosa de familia - replico con una media sonrisa - además en vez de preocuparte por defender a mi primita deberías entrenar para el partido de este sábado, porque no eres un muy buen guardián.

- Cállate idiota - mi respiración ya era más normal y al menos ahora salía mi voz - o te va a ir mal.

- ¿Qué me piensas hacer? - pregunto divertido.

- He leído nuevos hechizos que necesito probar en alguien - conteste con una media sonrisa - y quien mejor que el hurón de mi primo.

- Jóvenes - llamo el profesor Flitwick evitando que Draco hablara - pasen.

Draco entró primero, noté que las orejas de mi novio estaban rojas y sabía la razón estaba furioso, antes de entrar me pare de puntitas y bese su barbilla y ahora fueron sus mejillas las que se tornaron rojas, le sonreí levemente y tome su mano para entrar a clase.

En cuanto llegamos dentro, camine hacia Hermione que estaba en la primera mesa y él se quedo con Harry en la penúltima. La clase se fue demasiado rápido y en poco tiempo ya estábamos en Pociones.

Severus Snape un ex mortífago, mi madre lo odiaba, creo que eso era algo que tenían en común mis padres, ya que ninguno de los dos lo soportaba, pero para mi suerte estaba Harry en la misma clase y el odio del profesor era más grande por él que por mí, aunque la mayoría del tiempo se la pasaba hablando de lo mal que los padres se debían de sentir porque sus hijos no fueran en la mejor casa.

Era un hombre frío y siempre vestía de negro, mi padre decía que lo hacía para que no notaran lo grasiento de su cabello; antes de que entrara a Hogwarts me advirtieron que debía alejarme de él, no importaba si quedaba en Slytherin, no debía pasar mucho tiempo con él, cosa que Isabella si tomaba en cuenta, ya que casi nunca iba a hablar con él. Bueno esas fueron las recomendaciones de mis padres y de tío James, en cambio tía Lily y tío Regulus me dijeron que era una gran persona, solo tenía que ver debajo de esa fachada de malo.

 

Pero decidí hacerle caso a mis padres cuando el primer día de clase me castigo por no responder bien una pregunta, desde ese día decidí que lo mejor era mantenerme alejada de Severus Snape.

- Black - escuche la fría voz del profesor - dígame los ingredientes de una poción matalobos.

- No lo sé - conteste con la nariz ligeramente arrugada, ya que eso ni siquiera estaba en el libro.

- Vaya - susurro con una mirada severa - cinco puntos menos para Gryffindor.

- Eso ni siquiera está en el libro - le espeto Harry.

- Diez puntos menos para Gryffindor - repuso con arrogancia - ¿quiere que su casa pierda más puntos? - al ver que iba a replicar - hoy veremos la poción del sueño.

- ¿Para qué demonios pregunto entonces los ingredientes de una poción matalobos? - susurre observando a Hermione, solo levanto los hombros como respuesta.

Después de lo que a mi me parecieron años, mi poción tenía un color azul muy parecido al de Hermione, en cambio el e Harry era amarillo y el de Ron era verde, al menos ese día no recibiría un regaño por lo descuidado de mi poción.

- Coloquen un poco de su poción en un frasco y tráiganla a mi escritorio.

Pero para mi desgracia mi frasquito se cayó y no lo encontraba por ningún lado, después de cómo cinco minutos Ron me entrego el frasquito con una media sonrisa, lo tomé un tanto sonrojada y metí un poco de la poción. Harry, Ron y Hermione me esperaban en el marco de la puerta, les hice una seña para que se adelantaran. En el aula solo quedaba yo, maldita la hora en que había perdido el frasquito y en que mi mochila era un desorden.

- Black - llamo el profesor, me giré lentamente y estaba a escasos cinco pasos de mí.

- ¿Pasa algo profesor?

- Quería saber quien le ha estado dando clases particulares - repuso con una imperceptible sonrisa, que pensé que soñaba.

- Richard Moseley - conteste pasivamente.

- Bueno dígale al señor Moseley que ya no son necesarias sus clases - arrugue la nariz ante aquello - porque ahora yo le daré las clases.

- Pero no es necesa

- Si quiere sacar un Extraordinario en mi materia y cumplir su sueño de ser Sanadora es necesario - dijo secamente - mañana a las 6:00 en mi despacho.

- Gracias - susurre tomando mi mochila y saliendo del lugar.

- Y no se lo comente a sus amigos - me ordeno cuando estaba en el marco de la puerta.

Solo asentí, caminé lo más rápido posible hacia los jardines, ya que ahora tenía clase libre, el mundo se estaba volviendo loco, Severus Snape me iba a dar clases particulares, y no podía decírselo a nadie, bueno al menos a Harry, Ron y Hermione no, ni nadie de Gryffindor.

- Hola Lex - solo alguien me llamaba así.

- Cedric - dije sin verlo.

- ¿Qué pasa? - pregunto quitándome la mochila y comenzando a caminar hacia el lago.

- Pero no puedes decirle a nadie - lo mire fijamente.

- Lo prometo.

- Snape me va a dar clases particulares - susurre.

- ¿Pociones? - estaba más sorprendido que yo - ¿estás segura que era él?

- Claro - conteste con la nariz arrugada - no creo que alguien tomara poción multijugos y me dijera que me va a dar clases particulares.

- Ok - aceptó - pero no me digas que no podría ser posible.

- Estás loco - repuse en voz baja.

- Pero soy un loco que te adora - comento despeinándome - y que muchas mueren por él.

 

- Porque no conseguí un amigo menos engreído - replique con cierta irritación, eso era lo que odiaba de Cedric, que se creyera todo un galán y otras cosas, pero lo bueno de él dejaba muy por debajo sus defectos.

- Me adoras así reconócelo.

- Lamentablemente - susurre y él me abrazo.

- No sé qué haría sin ti, sin mi chica - me beso el cabello - no podría vivir con todas las chicas admirándome, pero por eso te mandaron para que no todas me admiraran.

- Volvemos chico engreído - replique en voz baja sin separarme de él - además como si no te gustara que todas te admiraran - le espete.

Escuche su risita y observe hacia el lago y vi a la chica más odiada por mi y por Ginny, Cho Chang, la pequeña pseudomodelo de Hogwarts, desde que había entrado a Hogwarts esa chica había querido con mi amigo y bueno él como decía mi tía Lily, "a quien le dan pan que llore" era un dicho muggle y a Cedric le quedaba muy bien, ya que jamás negaba nada a una linda sonrisa.

- Ni se te ocurra mirarla - replique abrazándolo con más fuerza.

- Lex tu eres mi chica - comento besando de nuevo mi cabello - y no importa cuántas novias tenga, y cuantos novios tengas tú, nadie estará sobre ti.

- Lo sé - dije en voz baja - pero Chang jamás podrá pertenecer a alguna de tus novias.

- ¿Por qué? - pregunto - si es bastante bonita, buen cuerpo, cabello sedoso y parece que es buena be

- Entonces quédate con ella - me levante furiosa - y olvídate de que somos amigos si sales con Chang.

- Podría ponerme igual - me espeto tomándome del brazo - podría decirte que termines a Ron porque no lo soporto. Pero no lo hago porque te veo feliz.

- Jamás te ha caído mal - murmuré clavando mi mirada en la de él.

- Olvídalo - susurro soltándome y dándome la espalda - vete.

- Cedric - llame en voz baja - ¿Ron te cae mal?

- Dije que lo olvidarás - parecía enojado y era mejor dejarlo, pero no podía.

- Contéstame - replique tomándolo del brazo - ¿te cae mal?

- Sí - contesto sus ojos verdes se clavaron en los míos.

- ¿Por qué?

- Es mejor que dejemos esto - su voz sonaba ronca.

- Dímelo - le espete.

- Puedes arrepentirte si te lo digo, es mej

- Quiero saberlo - lo interrumpí - tengo derecho a saber que no te cae bien de mi novio.

- Eso - casi grito, lo mire sin entender - que sea tu novio, odio que él te pueda besar, que te abrace y te pueda acariciar delante de todos, odio no ser él.

Mi boca se abrió debido a la sorpresa, no podía estarme diciendo que yo le gustaba, eso era imposible no era cierto, era un juego de mi mente eso debía ser, pero antes de que reaccionará, sus labios se posaron en los míos, lo empuje y corrí hacia el castillo, en verdad eso no era cierto.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

espero ke les guste y volvere a subir cuando tenga 7 comentarios (de diferentes personas ^^)

capitulo dedicado a:

mariel_prh

 

Alitas

sammy_diggoy_cullen

VickyPotter

snow white

KiKaDiGgoRy

- Alex - llamo Harry.

- ¿Pasa algo? - pregunte sin apartar la vista de mi desayuno.

- Es lo que yo quiero saber - me espeto, levante la mirada pero fue un error, ya que vi a Cedric sentándose en la mesa de Hufflepuff - ¿Por qué lloras? - ni siquiera me había dado cuenta de que mis lágrimas rodaban por mis mejillas.

- Es que se me metió algo al ojo - repuse parpadeando para que supuestamente se me saliera.

- Buenos días - saludo Ron que se inclino para besarme, pero me gire y dejo su beso en mi mejilla - ¿sucede algo?

- No - conteste tratando de sonreír.

Escuche un bufido y gire mi vista y vi a Lavander rabiando, porque Ron había tomado mi mano y con la yema de sus dedos limpiaba los rastros de lágrimas.

- ¿Por qué llorabas? - me pregunto suavemente, mis ganas de llorar volvieron, pero a pesar de eso sonreí falsamente.

- Algo se me metió al ojo - susurre y aleje mi rostro de sus manos, me quemaba que él me tocará.

¿Qué demonios pasaba conmigo? Se suponía que lo amaba, pero después del beso de Cedric estaba llena de confusión, cada vez que sus ojos me veían, deseaba ver los ojos de mi mejor amigo y para empeorar esto, Ced me estaba evitando al igual que yo lo hacía con Ron. Lo bueno de esto es que ese viernes me podría alejar de los dos y pensar un poco

[
































]

- ¿Te pasa algo? - pregunto la voz de mi padre.

- No - susurre tomando un poco de chocolate que Kinky era uno de los elfos de la casa me había traído.

- Alex - llamo de forma severa - aunque no lo creas te conozco y note que Cedric no te ha enviado ni una sola carta y no has contestado las miles que Ron te ha enviado - eso me dolió y sentí las lágrimas volver a acumularse en mis ojos - ¿dime qué pasa?

- ¿Puedes amar a dos personas? - pregunte con un hilo de voz.

- ¿En forma como pareja? - asentí levemente - sí - contesto serenamente - pero siempre se ama con más fuerza a alguna.

- Papá - murmure sintiendo las lágrimas bajar por mis mejillas - los necesito a los dos.

- Es lo que crees - me abrazo y beso mi cabello - pero cuando te decidas por uno, el otro solo será un buen amigo y los tendrás a ambos como yo.

- ¿Tú amabas a Gabrielle?

- Creí que era el amor de mi vida - respondió tranquilamente - por ella deje todo esto, el apellido y los lujos; era joven y creí que el amor todo lo podía, pero después apareció tu madre y poco a poco me fui enamorando de ella, pero había un problema seguía amando a Gab y bueno los primeros meses en esta casa fueron horribles porque la extrañaba, pero después llegaste tú y ese vacío se fue llenando cuando comencé a cambiar ese amor de pareja por el de una hermana.

- Ced siempre ha sido mi amigo, jamás lo vi como otra cosa, tal vez porque siempre estaba para mí, pero cuando me be

- No quiero saber tantos detalles muñeca - susurro secamente - así que omite besos o cosas de ese tipo.

 

- Cuando me dijo que le gustaba, sentí un mar de confusiones, quiero mucho a Ron, pero Cedric es el que me conoce a fondo, el que me ama por como soy y Ron solo ama a la chica que el resto del mundo conoce.

- Creo que Cedric está ganando esto - murmuro pasivamente - te diré que a quien decidas será el correcto.

- Eso no me ayuda - le espete.

- Bueno no quieras que me ponga contigo a hacer una lista de las virtudes de los dos y defectos - comento con la nariz ligeramente arrugada - además venía por ti, porque James ya esta haya fuera y tenemos que irnos al quidditch en donde festejaremos el cumpleaños de Bella.

- No creo que le agrade festejar su cumpleaños en una tienda y viendo un partido de quidditch.

- Pero su regalo le recompensara eso - susurro tomando mi mochila y saliendo de mí recamara.

Me levante más porque tenía que hacerlo a que de verdad quisiera. Iríamos a ver un partido de quidditch a Irlanda si mi padre y mi tío estaban locos, pero era su equipo favorito "Los Tornados" cuando llegue al jardín estaban las dos personas que menos deseaba ver.

Ron hablaba o mejor dicho discutía con Hermione, Cedric hablaba con mi hermano y Harry solo observaba la discusión, camine hacía tío Regulus que era el más alejados de ambos chicos.

- Luces hermosa - repuso al verme llegar - tengo que tomarte una foto.

- Odio las fotos - le reproche, mientras él sacaba una y otra.

- Pero si sales hermosa en ellas - replico acomodándome la chamarra - una sonrisa preciosa.

- Papá - llame al ver que no me lo iba a quitar sola.

- Reg deja ya las fotos - le espeto, mientras me tomaba de los hombros.

- A mí puedes tomarme fotos tío - repuso Isabella.

- Claro Bell - mi tío me dejo en paz y comenzó a sacar fotografías a su otra sobrina - eres una hermosa cumpleañera.

Después de un largo camino llegamos a un paraguas un tanto viejo, lo rodeamos y cuando papá termino la cuenta estábamos frente a un hermoso bosque había miles de tiendas y de personas mejor ni hablamos, era el partido más importante, claro después de los mundiales.

Comenzamos a caminar hacia el lugar donde nos correspondería poner la tienda, Ron y Hermione caminaron delante de mí, de hecho todos iban adelante, pero Cedric camino a mi lado.

- Necesitamos hablar - me susurro.

- Tío - tanto James como Regulus giraron - iré a dar una vuelta, Cedric me acompañara.

- Muy bien - aceptaron los dos - pero no se tarden.

Asentí y después comenzamos a caminar por las tiendas, pero antes de que él dijera algo.

- ¿Sabes que hay entre Ron y Hermione?

- Hermione le gusta Ron y bueno tú no has contestado sus cartas - repuso pasivamente - y desde hacía al menos un mes que te comportas diferente con él y paso que descubrió que también le gustaba Hermione.

- ¿Por qué no me escribiste? - eso era lo que más me importaba.

- No pensé que quisieras leer cartas mías - susurro deteniéndose.

- Jamás pensé extrañar a alguien como lo hice contigo - lo abrace como si mi vida dependiera de ello - soy tan tonta porque hasta que no te tuve supe lo que eres para mí.

- Te Amo Lex - murmuro uniendo nuestras frentes.

- Y a pesar de que seas engreído, indiscreto y a veces digas mis secretos, yo también Te Amo.

- Lo sabía - repuso con una media sonrisa.

 

- No me hagas que te golpee por creído - lo amenace.

- Lo que la princesa desee - me beso suavemente, sus labios eran simplemente perfectos, se separo de mí - ¿Qué piensas hacer con Ron?

- Supongo que va a terminar conmigo por Hermione - espera Hermione era la chica que le gustaba a mi hermano - ¿Ithan?

- ¿Qué pasa con él?

- Hermione - replique y él me observo con una media sonrisa - no le veo nada de gracia.

- Ithan supo desde el baile que no tendría nada con ella cuando salió del baile para buscar a Ron, y bueno yo siendo un buen amigo dejé plantada a mi cita y le dije a tu hermano que la invitara a bailar y una cosa lleva a otra y terminaron juntos.

- ¿En verdad hiciste eso? - estaba sorprendida, ya que Ced podía dejar todo menos a una chica.

- Cuando la vi con tú disfraz, supe que a quien quería conmigo eras tú - contesto acariciando mi mejilla - por eso fui a la torre de Gryffindor, te iba a decir todo, pero encontré a Ron practicando un muy mal dialogo para ti y fue por eso que decidí que él te merecía más que yo.

- ¿Quién demonios eres y que hiciste con Cedric?

- Fue lo mismo que me pregunte, pero cuando te vi, supe que tú eras la razón de mi cambio, que por ver tu sonrisa haría cualquier cosa - beso mis mejillas, mi nariz y por último mi frente.

- Enserio no te conozco - susurre sorprendida - jamás le has dicho algo así a una chica.

- Tú no eres cualquier chica - comento con una media sonrisa.

- Mejor regresemos - susurre.

Él me tomo de la mano y caminamos de regreso a la tienda, donde mi hermana estaba de pie esperando no sé que, pero parecía ansiosa.

- ¿Esperas a alguien Walbu? - pregunte con una media sonrisa.

- Nadie que te importe Druella - contesto con una mirada asesina, Isabella no era de las personas con paciencia, pero parecía que ahora tenía menos paciencia que otros días.

- Bella - al escuchar aquella voz, desee golpear al imbécil dueño - lamento tardar, pero Draco no me soltaba.

- No importa Blaise - susurro mi hermana con un extraño brillo en su mirada - voy a dar una vuelta.

Sin ni siquiera esperar respuesta tomo la mano de ese imbécil, Cedric me apretó la mano y respire profundo tratando de no salir a vigilar a esos dos, creo que estar cerca de Ithan había dejado estragos, pero es que era mi hermanita, no importaba que odiosa fuera conmigo o yo con ella, la quería si increíble quería a Isabella.

- Entra - me ordeno con voz fría.

- ¿Qué pasa? - pregunte observando lo que él veía, y vi que varía gente corría.

- Vamos entra - me empujo dentro de la tienda y él entro después de mí - Ithan - mi hermano llego en dos segundos.

- ¿Qué pasa? - ahora en la sala de la tienda estaban Harry, Ron que abrazaba a Hermione, mis tíos y mi padre.

Pero la respuesta fue contestada cuando se comenzaron a escuchar gritos.

- Isabella - dije en un susurro, estaba a punto de salir a buscar a mi hermana, pero Ced me tomo del brazo - Bella esta allá fuera.

- Son mortífagos - repuso mi tío Regulus que observaba por la abertura de la tienda - tenemos que salir.

- Ithan y Cedric están a cargo de los demás - comento tío James - busquen un lugar seguro.

- Vamos a buscar a Bella - dijo mi padre al ver la mirada de Ithan y la mía - ella estará bien.

 

- En cuanto la encontremos nos vemos a las afueras del bosque - replico tío Regulus - y por nada se separen.

- Vamos - me susurro Ced tomando mi mano - por nada te sueltes.

Afuera era un mar de gente, todos gritaban, mientras algunas tiendas estaban en llamas, y a lo lejos los vi, con sus largas capas y sus mascaras, Cedric me arrastraba hacia el otro lado, pero cuando gire hacia atrás ya nadie nos seguía.

- No están - Ced se detuvo de golpee y me guió hacia los árboles.

- Voy por ellos, pero por nada te muevas de aquí - asentí levemente - regresaré por ti.

Lo vi alejarse, y metí mi mano en mi sudadera tomando con fuerza mi varita, esperando que él llegara pronto. La gente pasaba como loca, los gritos cada vez eran más fuertes, porque siempre me tenía que quedar sola cuando algo así pasaba; no sabía cuánto tiempo llevaba esperando, pero sentí como alguien me abrazaba por la espalda.

- ¿Te asustaste? - me pregunto la voz que reconocí como Cedric.

- ¿Tú qué crees? - le espete, pero al no ver a los demás - ¿Dónde están los demás?

- Están en un lugar seguro - susurro girándome y tomándome la mano - a donde en este momento iremos.

Sin soltarme la mano me guió hacia el bosque, esto no me estaba gustando, ya que se suponía que debíamos quedarnos en los límites no adentrarnos.

- ¿A dónde vamos? - pregunte en voz baja.

- Ya te dije que a un lugar seguro - contesto secamente - ahora muévete si quieres llegar.

- No - me detuve, Cedric jamás me diría muévete, sin importar que tan enojado estuviera - ¿Quién eres?

- No digas tonterías Alexa - otra cosa Ced jamás me llamaba por mi nombre completo a menos que fuera para hacerme enojar - camina o te dejo aquí.

- ¿Dónde está Cedric? - pregunte soltándome de su agarre.

- Soy yo - contesto simplemente.

- No - le espete - tú no eres Cedric.

Lo vi acercarse a mí y lo primero que hice fue correr hacia el bosque, gran idea Alex, pero estaba aterrada, ¿Dónde estaba Cedric y los demás? Y sobre todo ¿Quién demonios era ese tipo que me seguía? Me adentre demasiado al bosque, la luz apenas si pasaba a través de los árboles, mi pecho dolía, pero ese hombre estaba demasiado cerca, escuchaba sus pasos muy cerca de mí.

- Vamos Alex - gritaba - tarde o temprano te voy a encontrar.

Mis piernas se rehusaban a correr más, me deje caer cerca de un enorme árbol, esperando que no me encontrara, pero la suerte no estaba de mi lado, lo vi frente a mí con una sonrisa vil, sus ojos verdes como amarronados se clavaron en los míos.

- Levántate - me ordeno, su mirada era fría - tienes esa belleza digna de una Black - me susurro tomándome de los brazos y levantándome de golpe - tu madre debe estar orgullosa de ti.

- ¿Quién eres? - pregunte tratando de que mi voz no flaqueara.

- Tu madre o tu padre debieron hablarte de mí - dijo con cierta diversión en su voz - pero te refrescare la memoria soy Rodolphus Lestrange - ante aquel nombre sentí un escalofrío - Bella debe apreciarte mucho y que mejor venganza que desaparecer a su preciosa primogénita.

- Desmaius - murmure y aquel hombre cayo inconsciente.

Salí corriendo de aquel lugar, antes de que el hechizo terminara, pero algo tomo mi tobillo e hizo que cayera, me giré para ver con que había tropezado y ese hombre reía divertido, sin pensarlo mucho con mi pie libre le golpee el rostro y cuando mi tobillo estuvo libre me levante y de nuevo eche a correr, escuchaba maldiciones pasarme por los lados.

 

- Será una muerte rápida - mientras mandaba más maldiciones - te prometo que no habrá Crucios aunque me encante escuchar a la gente gritar.

Mi garganta estaba seca, mi pecho ardía y mis piernas dolían, no creía poder aguantar más, solo deseaba encontrar a mi padre rápido o al menos más gente para poder huir más rápido.

- Alex - aquel gritó hizo que sintiera tranquilidad - Alex.

- Aquí - trate de gritar, pero mi voz simplemente no salía.

- Creo que se ha terminado el juego - susurro Rodolphus con una media sonrisa - si fueras más como tu madre, hubiera sido más divertido.

- Este juego aun no termina - dije con un hilo de voz - scorpus magnus (mal nombre para un hechizo u.u) - se tomo el rostro y comenzó a gritar debido al dolor, al menos había aprendido un buen hechizo de los tantos libros que Hermione me obligaba a leer.

- Alex - volví a escuchar el grito y antes de que el dolor lo dejara verme, me levante y con el último aliento corrí hacía aquella voz.

- Ithan - susurre al ver a mi hermano de pie buscándome con la mirada a su alrededor.

- Alex - fue lo último que escuche antes de que todo se volviera negro.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

fue una sorpresa ke al llegar a mi casa ya estuvieran los 7 comentarios ^^

sinceramente siempre me habia gustado la pareja Ced-Alex, espero ke no les moleste n.nU aunke tal vez mi loca mente decida otra cosa

bueno el capiyulo es dedicado especialmente a Rose Bellatrix y su extraña Fascinación x Rody n.n espero ke no te descepcione al igual ke a ninguno de ustedes

capitulo dedicado a:

KiKaDiGgoRy

Alitas

lady edwin potter

VickyPotter

labrujita4ever

mariel_prh

sammy_diggoy_cullen

Freakshow

Cuando mi madre supo quien me había hecho correr durante casi tres horas, se encerró en el despacho, no había dejado entrar a papá, de hecho el único que había entrado había sido Lucius Malfoy. Papá dijo que estaba furiosa por lo ocurrido en el quidditch y que era mejor no hablar con ella, Navidad decidí pasarla en casa de Ithan, Cedric prometió estar ahí.

Mi madre ni siquiera puso objeción a que no pasara navidad en casa con ellos y con mis tíos Malfoy, llegue a casa de Gabrielle dos días antes de Navidad, de hecho ahora estábamos ayudando con la cena.

- No quiero que hagan magia - les advirtió a Cedric y a Ithan que eran los mayores de edad - eso sería una desventaja para Alex.

- Pero podríamos terminar más rápido - se quejo Ithan.

- Está cena será totalmente muggle - le espetó su madre - a nuestro invitado le tiene que gustar la cena.

- ¿Pretendiente? - pregunte, mientras Ithan se ahogaba con un pedazo de manzana que había estado comiendo minutos antes.

 

- Un amigo - pero vi que había un leve sonrojo en sus mejillas.

Después de decir eso salió de la cocina dejándonos a nosotros tres haciendo el postre, ya que ella se había levantado temprano para preparar el pavo y no sé que más cosas, así que a nosotros solo nos había dejado el postre, que sería pastel de melaza que como para mi padre, para Ithan y para mí era nuestro postre favorito.

- ¿Ya hablaste con Ron? - me susurro Cedric que mezclaba no se que cosas.

- Después del partido no lo he visto - conteste besando su mejilla, mi hermano estaba tan metido escribiendo una carta que no se fijaba en nosotros - pero prometo que regresando a Hogwarts hablare con él y lo tuyo y lo mío se hará público.

- Eso espero - me lleno la nariz con aquella mezcla y la boca también - porque no podré estar mucho sin besarte delante de todos - y me beso la nariz y los labios para quitarme la mezcla.

- La mayor parte del tiempo solo estamos nosotros - susurre un tanto sonrojada.

- Pero no en el desayuno, ni en la comida y sobre todo en la cena - contesto con una media sonrisa.

- ¿Qué tanto cuchichean? - pregunto Ithan del otro lado de la cocina.

- Nos preguntábamos a quien le escribías con tanta emoción - conteste con indiferencia.

- Y yo le decía que tal vez fuera a Grace - repuso Cedric con una sonrisa de lado - porque supongo que debes extrañarla y más en Navidad.

- A ninguno de los dos les interesa - nos espeto.

- A mí me interesa porque se podría decir que es mi cuñada - respondí tranquilamente.

- Y a mí porque eres casi mi hermano y me interesa saber que chica te está robando el sueño.

- Cuando tú me digas con quien sueñas todas las noches o mejor dicho la que te no te deja dormir, te contestare si esa carta es para Grace - repuso mi hermano secamente.

- Acabas de corroborar que la carta si es para Grace - le espete dándome la vuelta para seguir con la tarta.

Escuche el gruñido de mi hermano y después salió de la cocina, esto era maravilloso, por su enojo nos había dejado con el resto de la tarta, después de que terminamos la mezcla, la metimos al horno y esperamos el tiempo que Gab nos había dicho, mientras esperábamos, arreglamos, mejor dicho Ced arreglo la cocina con la varita.

- Mis padres vendrán está noche - me susurro besando mi mejilla - y desearía presentarte como lo que eres, pero supongo que a tu hermano le dará un ataque si lo hago.

- Ya conozco a tus padres - le recordé - al menos me los has presentado diez veces.

- ¿Enserio? - pregunto jugando con mi mano, sonreí y asentí levemente - bueno a mi padre siempre le encanta que te esté presentando, dice que tú eres la chica perfecta para mí.

- Solo yo soporto tu tan crecido ego - comente con una media sonrisa.

- Sabes que no tengo el ego grande, solo lo hago contigo para molestarte - beso suavemente mi mano - mi defecto y el cual eres la única que conoce e Ithan cuando me quedo en su casa es el desorden.

- Además de olvidadizo y distraído - complete con una media sonrisa.

- Pero me amas así - murmuro inclinándose para besarme.

- Chic
- ante aquello nos separamos de golpe, pero había sido un poco tarde, por la mirada seria de Gab - ¿Qué pasa entre ustedes?

 

- Se podría decir que somos novios - contesto Cedric apretando más mi mano.

- Eso de se podría decir
no entiendo - comento Gab severamente.

- Bueno es que es difícil de explicar - repuse con una débil sonrisa.

- Pues empiecen a hacerlo - nos ordeno.

- Lo primero que debes saber es que nos amamos - explico Cedric, Gab era como otra madre para él - pero Alex se podría decir que aun no termina a Ron y es por eso que se podría decir que somos novios porque ella aun tiene el título de novia de Ronald, aunque él ya salga con Hermione y yo con Alex.

- A tu padre le dará un ataque - me susurro - pero hacen una hermosa pareja.

- Gracias - susurre abrazándola.

Ella había sido como mi madre, no es que no quisiera a Bellatrix, pero Gab me había enseñado que eran los dulces, ya que para mi madre esos no eran dignos de un Black, me había enseñado a cocinar, y cosas que mis amigas habían aprendido con sus madres y junto con tía Lily, me habían dado una infancia feliz. Ella solo sonrió y beso mi frente, Cedric se unió a nuestro abrazo.

- ¿Por qué se están abrazando? - pregunto Ithan que acababa de entrar a la cocina.

- Porque somos una familia - contesto Gab extendiendo su brazo, para que mi hermano también entrara al abrazo.

Mi hermano se unió y en pocos segundos los cuatro estábamos fundidos en un abrazo cálido y cariñoso, algo que en mi familia jamás vería, pero ahora era feliz con mi hermano, su madre y mi mejor amigo.

Después de separarnos, Gab nos mando a ducharnos y cambiarnos, ya me estaba terminando de arreglar el cabello, cuando alguien llamo a la puerta.

- Adelante - repuse, observando mi reflejo en el espejo.

- Te ves muy bien - comento mi hermano sentándose en la cama - ¿acaso Ron va a venir a cenar?

- Ya no pienso salir con él - conteste recargándome en el tocador - pero ¿necesitas algo?

- Sé que Ron y Hermione ahora salen juntos - susurro, estaba tratando de que no sonora muy fuerte - y bueno yo quería saber que ta

- Estoy bien - lo interrumpí con una media sonrisa - sé que te preocupas porque eres mi hermano, pero Ron es cosa del pasado.

- ¿Sales con alguien? - pregunto con una ceja levantada.

- En Hogwarts lo sabrás - conteste girándome para que no viera mi sonrojo.

- ¿Sales con Ced? - pensé que mi hermano era tonto y distraído como Harry - porque eso explicaría la fotografía que tiene debajo de su almohada.

- ¿Fotografía? - repetí con la nariz arrugada.

- Hace como tres semanas encontré una fotografía tuya, debajo de su almohada - explico simplemente - pero ese no es el punto, que en ocasiones te haga creer que no me doy cuenta de las cosas, no quiere decir que en verdad no lo haga, recuerda que tengo la perspicacia de un Black y bueno en las últimas semanas tú y Cedric no actúan como siempre.

- Te lo dijo - le espeté - mataré a Cedric, jamás puede guardar nada.

- Encontró tu fotografía - se defendió Ced que entraba a mi recamara - y bueno Ithan tiene su forma de persuadir a las personas para que confiesen.

- Entonces eso de sé que Hermione y Ron salen juntos fue una trampa para que yo te lo dijera - le reproche, cruzándome de brazos.

- Soy pésimo para hacer conjeturas y más si son de mi hermana - comento pasivamente - y bueno cuando vi tu fotografía pensé que se había caído de su marco, pero Cedric se sintió presionado y soltó todo, algo que en verdad ni siquiera imaginaba y bueno vine aquí para saber si era cierto y lo es.

 

- Bueno y ¿ahora qué? - pregunte en voz baja.

- Sé que Cedric no te lastimara, porque si lo hace, le romperé todos los huesos del cuerpo y bueno quien mejor que cuidar a mi hermanita si no es su mejor amigo - dijo con resignación - pero nada de demostraciones públicas, porque soy un hermano comprensivo, pero educado a la antigua y no deseo ver a mi hermana besándose con mi mejor amigo.

- Es un hecho - contesto Cedric golpeando el brazo de mi hermano.

- ¿Y tú no piensas decir nada? - pregunto al verme congelada en mi lugar - al menos merezco un gracias hermanito eres el mejor.

- Gracias - susurre con una media sonrisa - eres único - y lo abrace.

Después de nuestro abrazo fraternal, el timbre de la puerta se escucho y los tres bajamos, pensando que serían los padres de Cedric, pero cual fue la sorpresa de ver al profesor de pociones, sonreír débilmente abrazando a Gab. Ithan no pareció sorprenderle, ya que bajo y saludo educadamente al profesor.

- Buenas Noches - saludo al vernos a Ced y a mí de pie a la mitad de la escalera.

- Buenas Noches - contestamos al unísono.

- Sev es un viejo amigo - comento Gab con un extraño brillo en su mirada, de hecho en los dos había ese brillo cuando se miraban - y pasara Navidad con nosotros.

- Fantástico - dije con una media sonrisa.

Casi enseguida llegaron los padres de Cedric, la cena estuvo bastante tranquila, Gab no dejaba de reír de las cosas que el profesor Snape decía, pero no sabía de que hablaban, ya que el señor Diggory no dejaba de preguntar sobre mis relaciones personales.

- ¿Y qué tal han estado tus padres? - me pregunto el señor Diggory con una sonrisa bonachona - Porqué en el ministerio he visto a tu madre de un muy mal humor, no deja de preguntar por Rodolphus.

- Bueno el carácter de Bellatrix jamás ha sido muy bueno - comento Snape tranquilamente - pero ahora que lo menciona, ha tenido reuniones con el director.

- ¿Reuniones? - repetí desconcertada, mi madre ¿para qué demonios hablaría con el profesor Dumbledore?

Pero antes de que Snape contestara, llamaron a la puerta, Gab se levanto a abrir y escuche que discutía con alguien, pero no reconocía la voz, el profesor se levanto y camino hacia la puerta para ver que pasaba, mientras tanto el resto nos observábamos sin entender que pasaba.

- Alexa - al escuchar aquella voz sentí un escalofrío - ve y prepara tu equipaje - me ordeno mi madre.

- Buenas Noches - saludo mi padre, pero todos estaban tan sorprendidos con la actitud de mi madre que nadie pudo contestar.

- ¿Estás sorda? - me espeto tomándome de los hombros para levantarme de la mesa - te he dicho que vayas a preparar tu equipaje nos vamos.

- No puedes entrar a mi casa y ordenar - replico Gab que se coloco frente a mí - como si fueras la dueña.

- Es mi hija y ella me obedece así estemos en la casa de una traidora - dijo mi madre secamente - y ahora Alexa no me hagas que lo repita, sube y has tu equipaje que nos vamos.

- Si - susurre, antes de subir por mis cosas.

Llegue a la recamara que ocupaba y comencé a hacer mi equipaje, enseguida Cedric llego y me ayudo a terminar de meter mis cosas.

 

- En cuanto sepas que pasa, me envías una carta - me susurro besando mi frente - quiero saber que pasa.

- Lo prometo - conteste abrazándome a él - te extrañare.

- Y yo a ti - apenas si rozo mis labios - pero ya solo queda una semana para regresar a Hogwarts.

Asentí y él beso mis mejillas y después tomo mi equipaje, cuando llegamos a la sala, mi padre tomo el baúl y mi madre me tomo del brazo y sin ni siquiera despedirme salimos de la casa.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

como prometo 7 comentarios y nuevo capitulo ^^

capitulo dedicado a:

KiKaDiGgoRy

Polgara

Alitas

sammy_diggoy_cullen

mariel_prh

labrujita4ever

Andromeda Black95

Freakshow

Después de aquella escena los padres de Cedric decidieron irse y Ced y mi hijo dijeron que pasarían la última semana en casa de los Diggory, así que solo quedamos Sev y yo. ¿Qué había pasado, para que Bellatrix fuera a sacar a Alex de mi casa?

Me preocupaba mucho que algo le pudiera ocurrir a Alex, la veía como mi hija, la había visto crecer, había pasado al menos dos semanas al año en mi casa, Regulus no podía creer que yo aceptara a la razón de porque no había seguido con Sirius, tal vez era porque de alguna manera ver sus ojos era como verlo a él y escuchar su risa, llenaba un poco ese vacío que había dejado.

Muchas veces James me pregunto si no odiaba a Bellatrix, no podía odiarla, porque a pesar de ser fría y engreída amaba tanto como yo a Sirius, y no podía odiar a alguien que amara a mi perrito. Y sé que ella a mí tampoco me odiaba por la misma razón, fue por eso que dejo que Alex visitara a Ithan y que conviviera conmigo, porque era lo más que me podía dar de Sirius.

Alex era él, su misma sonrisa, su brillo al ver los dulces o al hacer una travesura, fue por eso que me encariñe con ella, porque cuando la abrazaba o le hacia cualquier cariño, era como si indirectamente se la estuviera haciendo a él. A pesar de que Bellatrix no lo creyera tenía el carácter de Sirius, pero como Alex a pesar de tener una madre que solo la llenaba de reglas sobre la sangre, nos tenía a Lily y a mí que le enseñábamos cosas que a cualquier niña de su edad, fue por eso que la inconformidad de esa vida aun no salía, pero estaba segura que algún día lo haría y haría lo mismo que su padre. Huiría de esas reglas que simplemente le lastimaban.

- ¿En qué piensas? - me pregunto Sev sentándose junto a mí.

- En Alex - conteste tranquilamente.

- A esa niña la has hecho con ciertos rasgos de tu carácter - susurro sirviendo un poco de whisky de fuego - de hecho a pesar de ser hija de Black y Bellatrix me es tolerable.

- Es imposible no sentir simpatía por ella - comente con una media sonrisa y recibiendo el vaso.

- En cambio Isabella es la viva imagen de su madre - arrugo un poco la nariz y yo reí suavemente - no le veo la gracia Gabrielle.

 

- Es que es una Slytherin debería caerte bien.

- Tú eres Gryffindor y te soportó - comento con indiferencia.

- Ya enojón - susurre besando su mejilla - a Bella jamás pude tratarla, porque Bellatrix dijo que no dejaría que también la volviera débil.

- Jamás comprenderé que le viste a Black - repuso con enojo - es un imbécil, ególatra, caprichoso, vani

- No te conocía - murmure inclinándome para poder besarlo - siempre pensé que el imbécil eras tú y no Sirius, si hubiera sabido eso antes, me habría quedado contigo.

- Gab - sus ojos negros se clavaron en los míos - ¿ya no lo amas?

- ¿Tú la amas a ella?

- Cuando tu llegaste a mi vida, Lily dejo de estar en mi mente - contesto con cierta vergüenza - y con el paso del tiempo me enamoré de ti y me encariñe con Ithan, aunque suene raro viniendo de mí.

- Snape - él arqueo una ceja al escuchar que lo llamaba por su apellido - cuando tus labios se posaron sobre los míos, Sirius dejo de existir para dejar paso a Severus Snape.

Se formo una torcida sonrisa y me beso. Fue una forma rara en que los dos terminamos juntos, pero tratare de explicar un poco.

Cuando íbamos a Hogwarts sabía que él y Lily tenían una amistad que a James no le gustaba y en ocasiones me obligaba a no separarme de ella, era por eso que ganaba las miradas de odio de parte de Snape, jamás fuimos amigos o algo parecido, de hecho cuando estaba enojada, por lo regular me desquitaba con él y jamás me ataco a pesar de que lo tratara tan mal. En nuestro quinto curso Lily se alejo de él y si antes de eso no salía de la Biblioteca, después de eso menos lo hizo.

Después de que salimos de Hogwarts no supe de él, hasta que se supo lo de la profecía, jamás olvidare ese día que Dumbledore llego con él.

Flash Back

Su pequeño hijo se acaba de dormir, después de dos horas que estuvo llorando, sabía que sentía la ausencia de su padre, pero no podía hacer nada por más que lo deseará. Suspiro cansada y decidió bajar a prepararse un café, que en ese momento era lo que más le hacía falta para seguir con el papeleo del Ministerio.

Se sentó en la mesa del comedor, donde se escuchaban las gotas chocar contra la ventana, eso en vez de despertarla, la arrullaba, pero debía terminar el trabajo, al menos si quería seguir manteniendo su trabajo y no era por el dinero, ya que Sirius le daba todo lo necesario tanto para ella como para su hijo, pero no deseaba sentirse inútil. Así que con desgana comenzó su trabajo, sus ojos comenzaban a picarle, cuando escucho que llamaban a la puerta, observo el reloj y vio que marcaban las dos de la mañana, ¿Quién en su sano juicio iba ir a esa hora a su casa?

Paso por su mente que tal vez fueran mortífagos, pero no creyó que un mortífago se tomaría la molestia de tocar, con varita en mano camino hacia la puerta y la abrió solo un poco, para ver si identificaba quien era.

- Lo siento Gabrielle - repuso la voz de Dumbledore - sé que no son horas adecuadas para hacerte una visita.

- No se preocupe - contesto Gab abriendo la puerta para dejarlo entrar, detrás de él entro un hombre que estaba totalmente empapado, haciendo que su largo cabello negro se pegara a su rostro.

- Creo que ya se conocen - comento Dumbledore tranquilamente - es Severus Snape y ella es Gabrielle Swan.

 

- ¿Qué hacemos aquí? - pregunto Snape secamente.

- Te quedaras, claro si a Gabrielle no le molesta - contesto amablemente.

- Está bien - respondió Gab, aunque de verdad si le molestaba.

- Severus te explicara todo, si quieres matarlo recuerda que la vida de Harry está en peligro y Severus nos será de ayuda - y después de eso salió de la casa.

- ¿Cómo es eso que la vida de Harry está en peligro? - observo seriamente al hombre que se había quedado inmóvil en el lumbral.

- El señor tenebroso conoce una profecía sobre él y el hijo de Potter - contesto oscamente.

- ¿Qué profecía?

- Dumbledore te lo explicara - le espeto, se giro y clavo sus ojos negros en los de ella - eres amiga de Lily ¿cierto? - ella asintió levemente - no la dejes morir - después de decir aquello salió de la casa

Dejando a la castaña sin comprender nada, ¿Cómo era eso que no dejara morir a su amiga? Y para el colmo, el muy desgraciado se había ido sin explicarle nada, pero Dumbledore tendría que aclararle todo.

Fin Flash Back

Después de que Dumbledore me explicará lo de Harry y la profecía, entendí lo que me había dicho esa noche, no deseaba que muriera porque aun la amaba y a pesar de que nadie confiaba en él yo lo hice, porque sabía que amaba a Lily y cuando uno ama es capaz de cualquier cosa. Vivimos juntos cerca de ocho meses, en donde aprendí a conocer sus gestos y su silencio. Nos hicimos amigos a pesar de que Sirius y James lo odiaban. Y una noche cuando Ithan estaba en casa de los Potter en vacaciones de verano para entrar a su sexto curso, Sev llego a mi casa y sin decir nada me besó, desde ese día mantuvimos una relación más allá de una simple amistad.

- Te Amo - susurro al separarnos del beso - cásate conmigo - abrí los ojos y vi que sostenía una hermosa sortija de compromiso.

- Severus - dije con un hilo de voz.

- Gabrielle Swan déjame ser el hombre que te haga feliz, que despierte a tu lado todas las mañanas y pueda besarte cada minuto de su vida - ¿Quién pensaría que detrás de esa fachada de hombre frío se escondía un hombre tan romántico?

Lo observe sorprendida, cuando era joven soñé con ese día, solo que era totalmente diferente, porque yo era una mujer de unos 22 años, no tenía un hijo de casi 18 años y no me lo pedía alguien tan especial como él.

- Tengo 36 años, un hijo de 17 - repuse con un nudo en la garganta - deberías buscar una mujer un tanto más joven y sobre todo sin hijos.

- Gabrielle - llamo suavemente y tomo mi rostro con delicadeza - tu eres la mujer que quiero tener todos los días a mi lado, tu risa es la que quiero escuchar cuando despierte y cuando me vaya a la cama y tus ojos son lo primero que quiero ver al despertar, así que lo pediré de nuevo Cásate Conmigo.

- Encantada - susurre con las lágrimas bajando por mis mejillas.

Sonrió casi imperceptiblemente y coloco el anillo en mi dedo anular y después con sumo cuidado limpio mis lágrimas y me beso suavemente.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

de todos los capitulos ke llevo este fue el ke mas ame (es ke Snape es tan lindo ^^) bueno espero ke les guste n.n

 

capitulo dedicado a:

KiKaDiGgoRy

Polgara

VickyPotter

Alitas

sammy_diggoy_cullen

Freakshow

labrujita4ever

¿Por qué no había una carta o algo que me dijera que todo estaba bien? Tenía cuatro días que no sabía nada de ella y eso no era normal, no podía dejar de pensar que tal vez algo malo le había pasado.

- Mi hermana debe estar en perfecto estado - me espeto Ithan que estaba sentado en el borde de la cama.

- ¿Por qué no me ha escrito entonces? - replique abriendo la ventana por si alguna lechuza llegaba, mejor dicho por si Momo venía.

- Porque debe estar castigada por alguna razón que su madre solo cree correcta - repuso tratando de sonar tranquilo.

- No estoy tan seguro - susurre observando el horizonte, esperando ver a su lechuza acercarse, pero no había nada.

Después de cómo quince minutos mi madre nos llamo, para que bajáramos a comer, con desgana deje de observar la ventana y baje junto con Ithan.

POV Alex

- Papá - trate de suplicar, mi padre no me veía a los ojos - solo una carta.

- Ya escuchaste a tu madre, pueden interceptar a la lechuza - contesto tratando de sonar tranquilo.

- Papá - llamo Isabella en voz baja - no nos puedes mantener incomunicadas.

- Puedo y lo hare - repuso secamente - además solo les quedan tres días para regresar a Hogwarts.

- Entonces explícanos porque lo haces - replico Bella con irritación.

- Pregúntaselo a tu madre, si ella desea decírtelo lo sabrás - después de aquello salió del salón.

- ¿Por qué nos tratan como criminales? - pregunto Bella dejándose caer en un sillón frente a mí.

- No tengo la menor idea - conteste con un suspiro.

- Alex - esto del encierro y la poca comunicación le estaba afectando a mi hermana - ¿crees que estemos en peligro?

- Es lo que parece con la actitud de papá - vaya en ese momento vi que mi hermana tenía cerebro, no podía decirle que Rodolphus Lestrange casi me mata en el partido de quidditch.

- Lo bueno es que solo nos quedan tres días con sus paranoias - repuso volviendo a tener su sonrisa engreída y también salió del salón.

Observe el salón y la chimenea, deseaba mandarle una carta y decirle que estaba bien, que mi madre solo tenía miedo de que Lestrange nos encontrara, pero sabía que no podía hacerlo, suspire derrotada y camine hacia la sala.

Y me senté en el banquillo del piano, solo pase los dedos por las teclas, esperando que los tres días pasaran rápido, porque lo que más deseaba era verlo.

POV Cedric

- Ella va a estar feliz y tú te pasaste la semana muriendo de nervios - me espeto Ithan, comenzando a caminar hacia el castillo.

- Tú no estuviste muy calmado que digamos - le recordé tratando de sonar tranquilo.

Solo gruño, pero ya no dijo nada, el resto del camino fue en silencio, nos separamos en las escaleras, él tendría que ir a la torre de Gryffindor y yo a las cocinas. Solo deje el baúl y regrese al Gran Comedor porque moría de hambre.

En la mesa de Gryffindor trate de buscar a Alex, pero parecía que aun no había llegado, pero después dirigí mi vista a la mesa de Slytherin y lo que jamás imagine ver, Malfoy le estaba susurrando algo a Alex, el mundo debía estar loco y mucho.

 

El rostro de Malfoy notaba nerviosismo y el de Alex era de irritación y preocupación, pero escuchaba atentamente lo que Draco le decía, después llego Blaise y se sentó junto a Isabella y ante eso se levanto y tomo la mano de Draco y lo arrastro fuera del Gran Comedor.

Antes de salir giró su vista a la mesa de Gryffindor y después hacia la mía y cuando sus ojos se clavaron en los míos me sonrió débilmente, eso quería decir que en cuanto terminara de hablar me lo diría, pero que ahora me mantuviera alejado, suspire antes de dejarme caer en el banco.

POV Alex

- ¿Estás completamente seguro? - le pregunte cuando llegamos a las mazmorras.

- Te digo que mi padre se ha estado comunicando con el ministro de Irlanda, tratando de encontrar a Rodolphus - contesto pasivamente - tu madre pensó en enviarlas a Nueva York, pero tanto tu padre como mis padres le dijeron que era una locura.

- Si lo escuche - susurre sentándome en las escaleras - Draco - él se sentó a mi lado - ¿Qué tan peligroso es Rodolphus?

- Mi padre dice que después de su estancia en Azkaban es más peligroso, ya que está convencido en que matándote tía Bellatrix regresara con él.

- Jamás he confiado en ti - suspire - pero ahora no me queda de otra, así que no se lo digas a Bella, si se llega enterar es capaz de hacer todo un escándalo y creo que ni a la familia Black ni a la Malfoy nos convendría tener una loca en el Colegio.

- Muy bien - acepto con una media sonrisa - pero aléjate de Weasley, ya que tampoco nos conviene que nuestra familia se vea mezclada con esos traidores a la sangre.

- No te preocupes - susurre levantándome y caminando hacia la puerta - Ron es solo un amigo.

Y antes de que pudiera decir algo salí de las mazmorras y camine hacia la torre de Gryffindor, el hambre se me había ido, no entendía muy bien eso de que Rodolphus me quisiera muerta, tampoco entendía porque quisiera regresar con mi madre.

- Alex - giré mi vista y estaba Ron.

- ¿Pasa algo? - pregunte tratando de sonreír.

- Necesitamos hablar - parecía nervioso.

- ¿Quieres terminar conmigo? - ya no estaba de humor para escuchar su plática, de hecho en ese momento que sus ojos estaban clavados en los míos, no quería tener esa plática - te haré esto mucho más fácil - al ver que no respondía - supongo que en una de todas esas cartas que me enviaste me decías lo de Hermione y está perfecto, solo no hay que perder nuestra amistad.

- Claro - susurro, sonreí débilmente.

- Bueno nos vemos, Hermy debe esperarte - repuse antes de seguir mi camino hacia la sala común.

Pero sin ni siquiera ver el camino llegue frente a un cuadro de paisaje cerca de las cocinas.

- Hola - me saludo la ninfa del cuadro (Ok no tengo la menor idea de cómo entran pero supongo que es como Gryffindor y Slytherin) - la contraseña.

- Pastel de jengibre - dijo una voz a mi espalda.

- Adelante - dijo la ninfa.

- Vamos pasa - la voz me empujo dentro de la sala común.

- Gracias - susurre, no es que jamás hubiera estado ahí, pero siempre que iba estaba con Cedric.

 

- Diggory debe estar en su habitación - por fin pude ver al dueño de la voz, era un chico como de sexto, cabello negro y piel apiñonada.

- Gracias - dije de nuevo antes de caminar por los túneles que llevaban a los dormitorios.

Sabía que puerta era, así que sin llamar abrí y lo que vi fue a un amigo de Cedric totalmente desnudo, supuse que ese grito fue mío, y antes de que pudiera hacer algo alguien me tapaba los ojos.

- ¿Cuántas veces te he dicho que te desvistas y vistas en el baño? - le espeto la voz de Cedric que se escuchaba sumamente irritada.

- Mejor dile a Alex que toque antes de entrar - escuche una risita divertida de parte de Owen que era un chico unos tres centímetros por debajo de la estatura de Ced, cabello color caramelo y ojos aceitunados - aunque parece que disfruto la vista.

- No digas idioteces - gruño Ced que me tomo de la cintura - y ahora vístete o lárgate al baño.

Solo escuche la risa de Owen y después como una puerta se cerraba, ante eso, su mano se quito de mis ojos que se tardaron un poco en acostumbrarse a la luz, cuando giré a ver a Cedric, estaba en bóxers.

- ¿Qué está habitación todos andan en bóxers o desnudos? - replique girándome sintiendo como el calor se acumulaba en mi rostro.

- No seas niña - repuso tratando de fingir enojo, pero a pesar de eso se escuchaba la diversión en su voz - pero estaba a punto de ducharme cuando escuche tu grito.

- Pues vístete - le ordene sentándome en su cama y dándole la espalda.

Escuche su risita y como cinco minutos después, sentí como se hincaba en la cama y en segundos su beso en mi cuello.

- Ya puedes mirar - susurro.

- Eso no es estar totalmente vestido - le espeté, ya que solo se había puesto un pants.

- Ya - suspiro y se coloco una playera sin mangas - bueno ahora ¿si me vas a decir que haces aquí?

- Rodolphus - dije en voz baja y clavando mi mirada en la de él.

- ¿Qué pasa con él? - pregunto en un susurro y cerrando las cortinas de su cama y sentándose frente a mí.

- En el partido de quidditch él se transformó en ti - eso era algo que nadie sabía - pero después en su forma de actuar me di cuenta que no eras tú, pero ya estaba demasiado dentro del bosque, así que corrí al menos durante dos horas, hasta que encontré a Ithan.

- ¿Por qué no dijiste que se había transformado en mí? - su mirada era seria.

- No lo creí conveniente - al ver que iba a replicar - Draco o mejor dicho Lucius cree que me quiere muerta para que mi madre regrese con él.

- ¿Muerta? - repitió con cierto temblor en la voz.

- Bueno en el bosque estuvo a punto de hacerlo - susurre sin apartar mi mirada de la de él - pero eso no importa, mi madre nos quiso enviar a Nueva York para alejarnos de él.

- Lex - murmuro sin apartar su mirada - ¿fue por eso que tu madre te saco de la casa de Gabrielle así? - asentí levemente.

- Y tampoco nos dejo mandar cartas a nadie por miedo a que fueran interceptadas.

- Tenemos que tener una palabra clave que solo nosotros sepamos - si tenía un amigo o mejor dicho novio un tanto sobre protector, bajo la mirada, tratando de pensar en la palabra.

- Te Amo - comente con una media sonrisa.

- No, sería muy fácil de descubrir - repuso sin verme.

- Ced no es la palabra - murmure inclinándome y besando el lóbulo de su oreja - Te Amo.

 

- Y yo a ti - me dio una media sonrisa - pero ahora hay que buscar una palabra.

- Morita.

- ¿Morita? - repitió desconcertado.

- Sí, que esa sea la palabra - comente con una media sonrisa - es tonta, y es por eso que es perfecta, porque nadie puede estar diciéndola todo el tiempo además de que me la debes susurrar.

- Morita - me susurro haciendo que sonriera débilmente - pero solo nuestra.

- Claro - conteste rodeando su cuello y separándolo de mí para verlo directo a los ojos - pero ahora me voy, para que te duches y descanses y mañana estés preparado para tus clases.

- Espera - unió nuestras frentes - ¿Ya hablaste con Ron?

- Quedamos como amigos - conteste besando sus labios castamente.

- Quédate cinco minutos más - me pidió besándome la comisura de los labios.

- Me gustaría, pero debo arreglar mi trabajo de pociones - me deshice de sus brazos lo más rápido que puede - Te Amo.

- Y yo a ti más - dijo con una media sonrisa - sueña conmigo.

- Y tú conmigo.

- Como siempre - contesto y después de eso salí de la habitación.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

capitulo dedicado a:

Alitas

KiKaDiGgoRy

Polgara

Freakshow

labrujita4ever

sammy_diggoy_cullen

snow white

mariel_prh

- Hermione - comente tranquilamente - ya dije que no hay problema, la que debería disculparse soy yo.

- ¿Y tú porque? - pregunto confundida.

- Porque si hubiera sido buena amiga, me habría dado cuenta que a ti te gustaba - conteste tomando mi mochila para dirigirme al Gran Comedor.

- Además sale con Cedric - repuso Ginny tranquilamente - que teniéndolo junto a mi hermano, ¿no entiendo porque saliste con Ron?

- Ginevra - llamo Hermione irritada - recuerda que a quien te refieres es mi novio.

- Ron es muy simpático y caballeroso - dije tratando de que se tranquilizara el ambiente, pero al ver la mirada de Hermione - pero mi estilo es más engreído y guapo.

- ¿Estás tratando de decir que Ron no es guapo? - maldita boca que tengo.

- No, es muy guapo - la mirada asesina de Hermione no me ayudaba a pensar - pero mi estilo es más deportista.

- Ron también juega quidditch - dijo roncamente.

- Se hace tarde - comente saliendo lo más rápido que mis piernas dieron.

Era la última vez que trataba de ayudar a relajar el ambiente, la próxima me mantendría callada y lo prometía, cuando llegue a la sala común estaba Harry y Ron, ambos esperaban a Hermione, que esperaba se tardara demasiado en bajar.

- Alexa - escuche el grito de Hermione.

- ¿Qué paso? - pregunto Harry con el entrecejo fruncido.

- Novia mía - susurro Fred que estaba sentado en el sofá - debes de dejar de hacer enojar a Hermione.

- Después les explico - conteste y salí de la sala común antes de que Hermione bajara.

Sin esperar nada, casi corrí hacia el Gran Comedor, pero antes de llegar vi como Blaise caminaba hacia las mazmorras y mi hermana lo seguía, parecía que lloraba, baje tratando de hacer el menor ruido para que no me vieran, los seguí lo más silenciosamente que pude.

 

- Lo nuestro ya no puede seguir - repuso la voz de Blaise con irritación - ya no te soporto.

- ¿Qué fue lo que hice mal? - pregunto la voz de Bella que se escuchaba temblorosa - yo Te Amo.

- Ya te dije Black, me da asco tocarte o tener que besarte - escuche un golpe seco - en tu vida me vuelvas a tocar idiota - escuche un golpe mucho más fuerte.

Abrí la puerta de las mazmorras y lo que vi hizo que sintiera como la sangre me hervía de coraje, el muy imbécil estaba golpeando a mi hermana.

- Idiota - le espete y me abalance sobre él, olvidándome de la varita - en tu vida vuelvas a tocar a mi hermana, estúpido (bueno y cosas más altisonantes) porque te mato imbécil.

- Quítate idiota - me tomo del brazo y me aventó contra la pared - esto es algo entre Isabella y yo.

- Ni se te ocurra imbécil - sin importarme el dolor de la espalda me lance sobre él y logre tirarlo - te matare si la vuelves a tocar.

Pero tomo mi tobillo y tiro de el, haciendo que cayera de espaldas y me golpeara la cabeza, sentí como algo comenzaba a salir de mi cabeza, el grito de Bella me asusto aun más que la sangre que estaba llenando mi cabello.

- Ahora idiota - la voz de Blaise me hizo estremecer - esto es para que recuerdes que jamás debes tocarme.

Escuche otro golpe y soportando el dolor de cabeza me levante y tome una de sus piernas para que dejara a Bella, pero lo que recibí fue una patada y sentí un dolor horrible en el brazo.

- Imbécil - escuche la voz de alguien que conocía - ¿te crees muy hombre?

Enfoque la mirada, pero en esos momentos comenzaba a marearme, pude ver el cabello rubio de alguien que estaba segura conocía, pero mi vista comenzaba a nublarse, escuche la voz de Isabella, pero en verdad mis sentidos iban disminuyendo.

A mí me parecieron segundos, pero comencé a abrir los ojos con un dolor de cabeza horrible, observe a mi alrededor y vi que estaba en la enfermería, ¿Cuánto tiempo llevaría ahí?

- Veo que has despertado - ante aquella voz gire hacia ella.

- Richard - susurre tratando de incorporarme, pero el dolor hizo que mejor siguiera recostada y que tomara mi cabeza.

- Es mejor que te quedes quieta - repuso con una media sonrisa.

- ¿Y Bella? - pregunte al recordar al imbécil de Blaise y me incorpore sin importarme el dolor de cabeza.

- Tu hermana duerme - y señalo una cama al fondo.

- Supongo que tú entraste a las mazmorras - él asintió un tanto irritado - gracias.

- No hay nada que agradecer, lo único malo es que no llegue antes - dijo con cierta culpabilidad.

- No te preocupes - comente con una débil sonrisa - lo bueno es que llegaste.

- ¿Por qué no usaste tu varita?

- ¿Tienes hermanos? - negó suavemente.

- Cuando ves a un imbécil golpeando a tu hermana pequeña, no piensas en las cosas solo lo haces y bueno cuando vi a ese idiota golpeando a mi hermana lo único que pensé fue en quitárselo de encima.

- Quisiera decirte que lo van a expulsar, pero tu hermana no afirmo ni negó nada, así que solo estará castigado durante el resto del curso - comento con irritación.

 

- ¿Y tú? - pregunte serenamente.

- Un mes de castigo - contesto tranquilamente - pero solo fue, porque cuando McGonagall llego apenas le había dado un puñetazo.

- Lex - escuche la voz de Cedric - preciosa - y sin hacer caso a Richard beso mi frente - estuve tan preocupado.

- Tu siempre estás preocupado - me burle y él solo sonrió.

- Bueno yo los dejo - comento Richard con una media sonrisa.

- Moseley - llamo Cedric - Gracias.

- No fue nada - susurro y después de eso salió.

- ¿Qué le hicieron a Blaise? - pregunte observándolo fijamente.

- Aun nada - contesto acariciando mi cabello - pero Ithan está furioso, al igual que Harry, Ron y los gemelos; te juró que lo despedazare.

- Eso lo haré yo - tomando su mano - esto no se queda así.

- Lo sé - susurro besando mi mano - pero lo haremos juntos.

- Claro - conteste con una media sonrisa - jamás podría hacerlo sin mi mejor amigo.

- Y no olvides que también soy tu novio - repuso besando mi nariz.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

es un poco telenovelesco n.nU pero espero ke les guste ^^

capitulo dedicado a:

KiKaDiGgoRy

VickyPotter

Alitas

Rose bellatrix

Andromeda Black95

labrujita4ever

sammy_diggoy_cullen

Freakshow

- Te diré esto solo una vez - le susurre a Blaise que estaba atado y lleno de pequeñas heridas, pero que eran profundas - hablas y te prometo que esto no será nada con lo que te pasará si se te ocurre hablar.

En estos momentos, me sentía una verdadera Black y sabía que si mi madre me viera haciendo esto, se sentiría orgullosa, esto no era venganza o bueno si lo era, pero era un ser humano despreciable que no solo me había golpeado a mí, sino también a mi hermana.

- ¿Lista? - me susurro Cedric.

- Completamente - conteste acercándome a Blaise - además si comentas algo nadie lo va a creer y yo podría decir que fue por ti que estuve en la enfermería y créeme que entre tú y yo a mí me creerán más.

Su mirada negra se clavo en la mía, le quite la mordaza, y antes de que hablara le hice un hechizo que le lastimara las cuerdas vocales, tardarían tres semanas en sanar y no había una poción contra ese hechizo, además de que era sumamente doloroso y lo vi en su rostro.

- En estos momentos me pregunto si no debí de estar en Slytherin - repuse con una sonrisa ladina.

- Tú no lo haces por diversión - comento Cedric tranquilamente - aunque tal vez los dos debimos ir a Slytherin porque esto es sumamente divertido.

- Eres maravilloso - dije besando su mejilla - pero ahora, querido Blaise no creo que te congeles, alguien no debe tardar en llegar en venir y te sacara de aquí.

- Fue un placer torturarte - señaló Ced con una media sonrisa - aunque vuélvete a meter con ella y como Alex te dijo esto no será nada con lo que yo solo te haré.

Tome su mano y salimos de la torre de astronomía, antes de que terminara de amanecer y algún alumno llegara, en las escaleras nos separamos, ya que deberíamos de estar en nuestras habitaciones por si al imbécil se le ocurría hablar.

 

Cuando llegue a mi habitación, el resto de mis compañeras seguían durmiendo, me quite la capa y la doble cuidadosamente para que Hermione no sospechara y además para facilitar las cosas, llevaba la pijama puesta, me acosté aun sonriendo. En verdad que entendía que a pesar de luchar contra esto, siempre sería una Black que tal vez no había torturado a Blaise por gusto, pero lo había hecho para hacerse respetar.

Mis ojos se cerraron después de mucho pensar en aquello, tenía que pensar que yo no lo había hecho por diversión, lo había hecho por
. Venganza, ¿eso era peor? ¿Me estaba rebajando al nivel de una víbora como lo era Blaise? "Eres humana" dijo una voz en mi cabeza que era muy parecida a la de tío Reg "Sentiste coraje y deseaste hacerte justicia, no venganza"

- Alex - llamo Hermione, parecía que apenas hacia dos segundos que había cerrado los ojos - vamos despierta.

- Ya voy - susurre tallándome los ojos e incorporándome lentamente y bostezando.

- Entra al baño, antes de que lo haga Lavander - repuso jalándome del brazo.

Con cierta molestia camine al baño, antes de que miss Lavander lo hiciera, el agua caliente solo sirvió para que me diera más sueño, después de colocarme el uniforme y que Hermione me ayudara a colocarme bien los zapatos bajamos a desayunar.

Mi amiga venía hablando sobre algo de Transformaciones y algo también sobre el partido de quidditch de Ron y Harry, pero sinceramente apenas si escuchaba lo que decía, cuando llegamos al Gran Comedor.

- ¿Te la puedo robar? - repuso Cedric tomándome del brazo.

- Adelante - contesto Hermione tranquilamente y camino hacia la mesa de Gryffindor y Ced me llevo hacia la mesa de Hufflepuff.

- ¿Cómo puedes estar tan despierto? - pregunte recargándome en la mesa y viendo la sonrisa que siempre tenía.

- Ten - me dio un vaso de jugo.

- No quiero - susurre empujando el vaso - ahora me serviría más un café.

- Vamos - me pidió tomando el vaso y llevándolo a mis labios - solo un trago - sin responder le quite el vaso y di un sorbo, en cuanto el jugo llego a mi estómago, comencé a sentir que la energía volvía - ¿Qué tal?

- Mejor.

- Bébelo todo y te sentirás mucho mejor - y eso hice - la prepare anoche, supuse que la necesitaríamos.

- Eres increíble - susurre con una sonrisa de lado y despeinándolo un poco - siempre piensas en todo.

Solo sonrió y me dejo un beso en la comisura de los labios, después de eso desayunamos en la mesa de Hufflepuff. Como supuse Blaise no había dicho nada sobre nuestra pequeña aventura nocturna, Cedric se levanto de la mesa y tomo mi mochila y después tomo mi mano, mi mirada viajo a la mesa de Ravenclaw y vi que Chang me miraba con cierto enojo.

Pero que más daba Ced era mi mejor amigo y ahora mi novio, y ella no era importante para él, y por lo que me dijo jamás sería especial para mi chico.

- ¿En qué tanto piensas? - me pregunto cuando llegamos al aula de Encantamientos.

- ¿Cho jamás ha sido de tu gusto?

- Lex - susurro inclinándose y casi rozando nuestros labios - tú eres hermosa y ninguna otra chica por más que se arregle podrá llamar mi atención.

 

- Eso no contesta mi pregunta - susurre y él desvió la mirada - Cedric contéstame ¿tuviste algo que ver con ella?

- Eso ya no importa - comento besando mi frente - lo que importa es que ahora Te Amo.

- ¿Saliste con ella sí o no? - aunque su mirada me lo estaba diciendo - ¿Por qué jamás lo supe?

- No tuve nada que ver con ella - me espeto con cierta irritación - deja de meterte locas ideas.

- Mientes - replique quitándole mi mochila - pero está bien si no me tienes la suficiente confianza olvida que algún día paso algo entre nosotros.

- No comiences con estupideces.

- ¿Yo soy la de las estupideces? - sentía como mi garganta comenzaba a secarse por el enojo - no entiendo porque no puedes decirme la verdad, antes de ser novios somos amigos y creí que jamás hubo secretos, pero como siempre me equivoque.

Antes de que dijera algo, llegaron Hermione, Ron y Harry, así que soltó un bufido y camino hacia su clase, vi el rostro de mis tres amigos de confusión, pero no tenía ganas de hablar, así que en cuanto el profesor Flitwick abrió la puerta entre sin ni siquiera verlos.

Apenas si escuche la clase y así paso con el resto de las clases, cuando llegue al Gran Comedor junto con Hermione, ya que Ron y Harry se habían perdido, después de Transformaciones y eso había sido hacia al menos tres horas atrás.

Mi castaña amiga se notaba nerviosa, pero no entendía la razón, y sinceramente en ese momento no me importaba, ni siquiera me fije en la mesa de Hufflepuff cuando me senté en la mesa de Gryffindor. Como a los diez minutos de que nosotros nos sentamos, vi que Angelina entraba furiosa y enseguida entraron Harry y Ron.

- Alex - la voz de Harry se escuchaba sumamente temblorosa.

- ¿Qué pasa? - pregunte un tanto asustada.

- No podre jugar el partido de este sábado - enarque una ceja, ¿Qué tenía que ver eso conmigo? - y necesito conseguir un buscador.

- ¿Quieres que te ayude a buscarlo?

- No - contesto - quiero que tú seas la buscadora.

- ¿QUE? - la mayoría de los alumnos giraron a verme - yo jamás he tocado una snitch - lo otro lo dije solo para que ellos tres escucharan.

- Pero tienes buen equilibrio, eres liviana y eso te ayudara a tener más rapidez y agilidad que la mayoría de los que conocemos, solo necesitamos practicar contigo atrapar la snitch.

- Si no lo haces, Angelina nos matará - repuso Ron con cierta suplica.

- ¿Qué hicieron? - pregunto Hermione.

- Atacamos a Draco, pero Harry fue el último en salir del baño - contesto Ron con una media sonrisa.

- ¿Me vas a hacer ese favor? - esa maldita mirada de cachorro que yo le había enseñado para que consiguiera lo que quisiera y ahora la usaba conmigo.

- Muy bien - acepté - pero me debes un favor enorme.

Solo sonrió y me hizo comer rápido para empezar el entrenamiento, esperaba que en verdad no me fuera arrepentir de esto. En cuanto el término de comer me tomo del brazo y junto con Ron y Hermione salimos y nos dirigimos al campo de quidditch.

Cuando llegamos al campo, estaba Ginny y los gemelos, sin dejarme preguntar nada, mi pelirroja amiga me tomo del brazo y me hizo entrar a los vestidores, donde me dio el uniforme de quidditch.

En diez minutos ya estaba con el uniforme, y Ginny me tomo del brazo y de nuevo me llevo al campo, donde Harry ya me esperaba con su escoba, al igual que los gemelos y Ron.

 

- Toma - repuso Harry entregándome su Saeta de Fuego - primero darás unas cuantas vueltas, para que te acostumbres.

- ¿Y después?

- Después te digo - contesto con una débil sonrisa - ahora sube a la escoba.

Sin replicar subí y sin mucho esfuerzo di como diez vueltas, mi padre junto con mis dos tíos me enseñaron a estar sobre una escoba, y durante los días que estaba en casa de Gabrielle utilizaba la escoba de Ithan.

- Aterriza - me ordeno Harry, cuando lo hice - ahora vamos a probar tu destreza con una pequeña recordadora, que Fred lanzara, tú la tienes que atrapar antes de que desaparezca de tu vista.

- ¿No podemos empezar con algo más fácil? - repuse un tanto angustiada - ¿Cómo limpiar la escoba?

- No - negó tajantemente - ahora sube a la escoba.

- Vamos novia - repuso Fred que subió a mi lado - no la lanzare muy fuerte - sonreí como agradecimiento, pero eso lo uso para lanzar la recordadora - tienes que ir por ella, porque sino la encuentras le deberás una a Neville.

Me lance lo más rápido que pude por la estúpida recordadora, tenía que recordarme en no confiar en Fred, pero antes de siquiera tocarla una escoba se puso delante de mí.

- No puedes dejar que te gane - gritó la voz de Ron.

Pero por más rápido que lo hiciera, el que iba delante era mucho mejor, en segundos tuve que frenar, porque estuve a punto de chocar con la espalda de Harry.

- Eso no era parte del entrenamiento - le espeté.

- Pensé que no la ibas a atrapar y la necesitamos para más ejercicios - repuso tranquilamente y volando hacia Fred, lo seguí de cerca y cuando paso a Fred se giro - ahora ve por ella - y la lanzo con menos fuerza que lo había hecho el primero.

Esta vez me lance aun más rápido por ella y la alcance en diez segundos, esto era por la escoba que usaba, escuche los gritos de emoción de los gemelos que fueron acompañados por Ron y Ginny.

- Estuvo perfecto - repuso Harry con una enorme sonrisa, alguien se acerco a mí y me quito la recordara - pero debes estar en todo.

- Ve por ella - ahora fue George la que la lanzo y fue con mucho más fuerza que los otros dos.

Me giré lo más rápido de lo que fui capaz e hice que la Saeta diera su mayor velocidad y la atrape sin mucho esfuerzo, de nuevo el vitoreó de los Weasley y Hermione se unió a ellos.

- Creo que naciste para esto - comento Harry - pero ahora veamos que tan bien están tus reflejos para el aterrizaje - no entendí a lo que se refería - tienes que atraparla antes de que toque el piso y no morir en el intento - arque una ceja, ¿debía estar bromeando? - ¿lista?

Ni siquiera tuve tiempo a contestar, cuando ya había soltado la recordadora, me lance en picada y a menos de cinco metros la atrape, alce el palo de la escoba y no aterrice muy bien que digamos, ya que caí de la escoba y me raspe todo el brazo, de hecho me disloque el hombro, por lo que el entrenamiento tuvo que terminar.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hoy fue mi ultimo dia de vacaiones T.T

 

ahora tendran ke esperar un poco mas para las actualizaciones, pero tratare ke no sean tan tardadas.

capitulo dedicado a:

Alitas

sammy_diggoy_cullen

KiKaDiGgoRy

Riginny

Andromeda Black95

snow white

labrujita4ever

- Bueno ahora si comenzaremos con la snitch - repuso Harry la tercera vez de nuestro supuesto entrenamiento.

- Esperemos que esta vez caigas bien - comento Hermione que llevaba un libro sobre como componer huesos y todo tipo de heridas.

- Por eso te traje - le espete - por si me rompo un brazo lo repares - teníamos que entrenar durante las clases libres, porque Harry tenía que cumplir su castigo después de la cena.

Hermione solo soltó un bufido y se fue a las gradas junto con Ron, los gemelos y Harry se quedaron en el campo, Ginny no había podido estar, ya que tenía clase de Cuidado de Criaturas Mágicas, pero la siguiente hora ella llegaría.

- Haremos lo mismo que con la recordadora - explico, enseñándome la pequeña pelotita dorado - pero esta vez la snitch no será lanzada, ya que como sab
.

- Está bien que no haya jugado, pero he visto los partidos - me queje.

Él sonrió como disculpa y soltó la pequeña snitch, era sumamente rápida, pero no por nada mi tío Reg había sido buscador en sus tiempos de Colegio, y había heredado su vista.

- ¿La ves? - me pregunto Harry observando directamente la diminuta pelota.

- Por supuesto - conteste, lanzándome por ella.

Pero la muy desgraciada se escapaba de mi mano cuando estaba por cerrarla atrapándola, me tarde como una hora y media y por fin después de eso la pude atrapar, Harry sonrió complacido.

- Muchos se tardan al menos tres horas en atraparla - comento tranquilamente.

- Aunque Harry la primera vez se tardo diez minutos - replico George.

- Gracias por romper mi autoestima - le espete caminando hacia los vestidores.

- Muñeca - llamo Fred que paso su brazo por mis hombros - no le hagas caso, estuviste increíble, yo jamás podría atraparla, al menos no en una hora y media.

- De verdad tienes que terminar a Katie y salir conmigo - repuse con una media sonrisa - eres encantador.

- Gracias muñeca, pero lamentablemente aun no puedo terminarla - y beso mi frente entrando a los vestidores.

Entre después de él aun sonriendo, si no amara a Cedric estaría segura que me enamoraría de Fred Weasley. Después de que termine de vestirme camine junto con Ron, Harry y Hermione hacia el castillo para nuestra clase de Transformaciones.

Hermione y Ron venían haciéndose cariñitos como siempre que estaban juntos y Harry y yo veníamos un poco más adelante para no verlos, mi querido primito adoptivo venía diciéndome que ya estaba casi perfecta para el partido, cuando entramos al castillo en las escaleras estaba el que se suponía seguía siendo mi novio con la tarada de Chang y parecía realmente divertido.

- Veo que te la pasas increíble sin mí - le espete cuando pase por su lado, él solo cerró los ojos, pero no contesto nada - espero que lo disfrutes Chang.

Tome del brazo a Harry para subir más rápido las escaleras hacia el aula de Transformaciones, era cierto que desde que nos habíamos peleado aquella vez no nos hablábamos, pero pensé que se solucionaría, pero como siempre me equivoque y él no pensaba como yo. De hecho en ese momento llego a mi mente si solo me había utilizado para encelar a la idiota de Cho.

 

Era tan estúpida que había creído en esa tontería de que me amaba, solo me había utilizado para conseguir una cita con Chang, sentí como mi pecho dolía, había dejado a Ron, por creer que él me amaba, era la persona más estúpida que conocía, pero esto no se quedaría así, claro que no.

Mi cerebro en Transformaciones solo pensaba en lo tonta que había sido en creer en ese maldito Diggory, pero me iba a escuchar y lo despedazaría con mis manos, por utilizarme para conquistar a esa pseudomodelo. En cuanto termino la clase salí casi corriendo, tenía que golpearlo y después pensaría en lo que haría para olvidarlo.

Llegue en menos de lo que imagine a su sala común, ni siquiera supe en que momento di la contraseña, pero eso no me importo camine hacia su habitación y lo encontré recostado en su cama con toda la calma del mundo, eso hizo que mi enojo creciera aun más y antes de pensar algo me abalance sobre él y comencé a darle puñetazos en el pecho y estomago, mientras sentía como las lágrimas comenzaban a bajar.

- ¿Qué demonios te pasa? - pregunto tomándome de las muñecas.

- ¿Por qué? - mi voz sonó temblorosa y eso era lo que no deseaba.

- ¿Porque qué? - se giro y me dejo debajo de él.

- No te hagas el imbécil - le espete luchando por soltarme.

- No me hago el imbécil Alex - susurro respirando en mi cuello - no entiendo qué te pasa.

- Me pasa que descubrí que solo me utilizabas para que esa tarada de Chang te hiciera caso - se separo de mi cuello y clavo su mirada en la mía.

- ¿Llegaste a esa conclusión tú sola? - su mirada no tenía emoción alguna.

- Primero de la noche a la mañana, resulta que me amas y después cuando te pregunto si tuviste algo con ella no me contestas - replique sintiendo las lágrimas bajar por mis mejillas - no se necesita mucho cerebro para saber que me utilizabas para que ella se fijara en ti.

- Escúchate - replico irritado - Cho siempre se ha sentido atraída por mí, si a quien quisiera fuera ella, te juro que no te necesitaría, solo hubiera bastado decirle que si quería salir conmigo.

- Mentiroso -dije mientras él besaba mi cuello.

- ¿Por no haberte dicho que en la noche del baile la bese? - pregunto besando mi barbilla.

- ¿La besaste?

- Después de verte llorar por Ronald, salí del Gran Comedor furioso - beso mis mejillas - ella me siguió y sabía que lo que sentía por ti no era correspondido, y la bese pensando en que así podría olvidarte, pero no sirvió - besaba cada parte de mi rostro y cuello, excepto los labios - porque cuando vi tú sonrisa, olvide el beso que le había dado y en vez de ir a Hogsmade con ella fui contigo -su mano viajo a mi cabello - así que a quien utilice fue a ella para olvidarte.

- Tonto - murmure con una débil sonrisa.

- Tonta - contesto acortando con el espacio de nuestros labios.

- Tarado - replique cerrando los ojos al sentir como su aliento se mezclaba con el mío.

- Preciosa - y después de eso sus labios se unieron a los míos.

Mis manos rodearon su cuello, y las suyas evitaban que estuviera todo su peso sobre mí, pero de pronto su manos se posaron en mi cintura y giro dejándome a mí de nuevo sobre él, era un experto en besar, me encantaban su besos, pero teníamos que respirar, así que me separe y besé su barbilla.

 

- Deberías enojarte más seguido - comento acariciando mi cabello - besas mejor en las reconciliaciones.

- Pues tú besas terrible - repuse mordiendo su labio inferior.

- ¿Enserio? - pude ver su sonrisa ladina - pues todas las chicas que me han besado opinan diferente - y mordió mi labio superior - y debo decir que han sido bas
.

- Cállate - replique con cierta molestia - no tienes que recalcarme que tienes mayor experiencia que yo.

- Pues no se nota que no tengas mucha experiencia - susurro - porque besas mejor que cualquiera de las que pasaron por mis labios.

- Te Amo - y escondí mi rostro en el hueco de su cuello y su clavícula.

- Y yo a ti más de lo que tú lo hagas - beso mi cabello y me abrazo con fuerza - morita - me susurro.

- ¿Qué? - levante mi cabeza para verlo.

- Morita - repitió con una sonrisa divertida, arrugue el entrecejo - podría no ser tu novio.

- Tonto - dije con una leve sonrisa y volví a esconder mi rostro en su cuello.

Su olor como a menta y yerbabuena me atontaba y me tranquilizaba, y en su cuello el olor era mayor, sentía sus manos jugar con mi cabello, eso estaba haciendo que comenzara a sentir somnolencia.

- ¿Qué tal vas con la snitch? - ante aquella pregunta mis ojos se abrieron, pero no conteste enseguida, ya que mi cerebro procesaba la pregunta.

- Podría estar mejor - acepte con desgana - pero yo no estoy hecha para esto del quidditch.

- Claro que estás hecha para el quidditch - me contradijo besando mi cabello - lo que te hace falta es práctica y estoy seguro de que harás que ganen el partido.

- ¿Contra quién es el partido? - ya que con esto de los entrenamientos y eso del quidditch había olvidado contra que buscador tenía que competir por la snitch.

- Ravenclaw - contesto con cierta diversión - no puedo creer que vayas a jugar y no sepas ni contra quien.

- ¿Ravenclaw? - repetí, me tendría que enfrentar a la tarada de Chang.

- Así es preciosa - respondió parecía realmente tranquilo - y si pides mi opinión lo harás excelente.

- ¿Estás loco? - me levante preocupada - contra Slytherin hubiera sido más fácil, porque mi primo tiene menos destreza de buscador que un troll en ballet - rió levemente - contra Hufflepuff el buscador no buscaría tirarme de la escoba.

- Yo creo que te protegería de las bludgers en vez de jugar - comento quitándome un mechón de cabello.

- Exacto - corrobore y lo observe seriamente - en cambio la de Ravenclaw no estará feliz hasta que no esté en la escoba.

- Te he visto volar y lo haces excelente - repuso con una media sonrisa - eres mucho más rápida que Cho y tu tamaño te hace mucho más ágil.

- ¿Me estás diciendo enana?

- Aceptémoslo - respondió acariciando mi mejilla - eres más baja que Cho.

- Aun me falta crecimiento - replique dejándome caer a un lado de él.

- Para mi estás perfecta como estás, no te hace falta nada.

Me acurruque entre sus brazos olvidándome de todo, de hecho me olvide de que aun me quedaba otra clase, pero su olor en verdad me tranquilizaba y sus manos en mi cabello y en mi espalda, hicieron que poco a poco cayera en los brazos de Morfeo.

 

POV Cedric

Su respiración se volvió calmada y como supuse se había quedado dormida y era de suponerse, después de un entrenamiento. Era hermosa y era mi novia, yo era el que tenía el privilegio de besarla, y de tenerla como ahora, aunque siendo su amigo ya tenía ese privilegio.

Era una digna Black no había duda de eso, era hermosa como su madre, de hecho lo era aun más, tenía esa altivez que había intimidado a varios, su mirada era fría con las personas que la subestimaban o las que ella subestimaba, porque claro que subestimaba a las personas como lo hacía con Cho.

Pero era cálida con las personas que quería como con sus amigos y conmigo, a pesar de decir que jamás mataría a nadie, lo haría si era necesario para defender a las personas que quería. Era hipnotizante verla, se me iba el tiempo cuando la miraba, no sabía si llevaba dos minutos o dos horas viéndola, pero su rostro era simplemente perfecto.

- ¿Dónde demonios te metiste? - pregunto Owen, haciendo que Lex se removiera en mis brazos.

- Habla más bajo - le pedí, mientras me incorporaba lentamente para no despertarla - y he estado aquí todo el tiempo.

- Tuve que mentirle a McGonagall y le dije que estabas enfermo - me espeto, pero después sonrió al ver quien estaba a mi lado - pero supongo que vale la pena cualquier castigo con la belleza que tienes de novia.

- Idiota - gruñí y le avente lo primero que encontré en la mesa de noche, pero el ruido del vaso al estrellarse con la pared hizo que Lex abriera los ojos - no pasa nada - le susurre y acaricie su cabello.

- ¿Qué hora es? - pregunto tallándose los ojos.

- Acaba de pasar la comida - contesto Owen con indiferencia, pero una sonrisa burlona adornaba su rostro.

- ¿QUE? - grito mi novia y se levanto de golpe de la cama - Hermione me matara - repuso tomando su mochila - o peor aun me matara Angelina.

- Tranquila - susurre tomándola del brazo - no pasa nada.

- ¿No pasa nada? - repitió un tanto irritada - tengo que estar ya en el campo de quidditch, sino quiero que Angelina me haga entrenar más tiempo que al resto.

Después de decir eso se soltó de mi mano y corrió hacia el campo de quidditch.

[




















]

El sábado por la mañana, Lex apenas si se pudo tomar jugo, pero Ron estaba peor, ya que según lo que me habían dicho Ginny y los gemelos es que no había estado muy bien en los entrenamientos. Pero supuse que lo haría bien al igual que lo haría Alex.

Angelina se levanto y Fred tuvo que tomar del brazo a Alex para que se levantara, pero antes de que se fuera la abrace.

- Atraparas la snitch - le susurre y bese su frente.

Ella solo sonrió débilmente y Fred la jalo hacia el resto del equipo, como veinte minutos después los demás alumnos comenzaban a dejar el Gran Comedor para ir al campo de quidditch.

Por fin después de quince minutos ya en las gradas se escucho la voz de Lee que era el comentarista.

- Aquí salen los cazadores Angelina, Ginny y Katie, ahora salen los golpeadores, esperemos que está vez sepan usar sus bates - bromeo, pero la mirada asesina de McGonagall - solo es una broma profesora, ahora sale el guardián, sabían que hay cuatro integrantes de la familia Weasley en el equipo.

 

- Lee has tu trabajo - le espeto McGonagall.

- A eso voy profesora - repuso y en ese momento vi como Alex entraba al campo - y hoy en su primer partido reemplazando a Potter llega nuestra adora Alexa Black.

Tanto Luna como Hermione, Ithan y Dean comenzaron a gritar como locos animando a Alex y de hecho yo mismo hacia lo mismo.

- Angelina tiene la quaffle se la pasa a Ginny, va a hacer anotación y el punto es para Grffindor, esa bludger le va a dar directo a la buscadora de Gryffindor - ante aquellas palabras todos giraron a ver a Alex que volaba por los alrededores buscando la snitch - pero que fue eso el golpeador lo ha evitado, pero ¿quien fue George o Fred? Bueno no importa, nuestra buscadora le debe algo a su salvador.

- Sigue narrando - ordeno McGonagall.

- Parece que Moseley está solo contra nuestro guardián, tiene que pararla vamos tienes que pararla - el campo se quedo callado, esperando a que Moseley hiciera su anotación - pero que es eso Chang a detenido la quaffle al pasar detrás de Alex parece que han encontrado la snitch, parece que la buscadora de Gryffindor es mucho más rápida y a dejo muy por atrás a la de Ravenclaw, eso debió doler - una bludger le había dado en el costado, haciendo que perdiera el equilibrio - Chang a usado eso para adelantarse, parece que Black tiene problemas para mantenerse en su escoba.

- VAMOS ALEX - ese grito no fue mío y mucho menos de alguno de los que estábamos en las gradas, había sido de Moseley.

- Parece ser que el cazador apoya a la buscadora de Gryffindor, pero ese grito ha hecho que vuelva a su escoba y vuele mucho más rápido que antes, en segundos está junto con Chang tratando de atrapar la snitch.

Cho y Alex iban sumamente juntas, de hecho se veía como se peleaban por adelantarse, el tamaño de Lex era ideal para ganarle a Chang, en un abrir y cerrar de ojos, mi novia se detuvo, parecía que se había dado por vencida, pero elevo su mano derecha y mostro la snitch.

- GRYFFINDOR GANA - grito Lee, haciendo que todo Gryffindor comenzara a gritar emocionado.

En vez de quedarme a festejar, baje lo más rápido que pude a los vestidores, pero antes de llegar vi que Moseley le sonreía y ella se la regresaba.

- Estuviste increíble - repuso Moseley sonriendo.

- Tú también - contesto con una media sonrisa.

- ¿Quieres ir a Hogsmade conmigo? - claro que no, esa debía ser su respuesta - necesito hablar contigo de algo importante.

- No puedo ir contigo - dijo con cierta culpabilidad - pero te parece si nos vemos en Las tres escobas y hablamos de eso.

- Claro - contesto con una media sonrisa - Diggory no debe enterarse.

- Es mi mejor amigo - le espeto - no puedo ocultarle algo así.

- ¿Me quieres?

- Eso es chantaje - replico arrugando un poco la nariz.

- Se enterara, pero hasta que llegue el momento - la despeino - te prometo que pronto se lo podrás decir, pero dame tiempo.

- Muy bien - acepto con desgana - pero si después de Hogsmade aun no te decides se lo diré y terminaremos con todo esto.

- Trato hecho - y después de besar su frente se alejo.

¿Qué demonios había sido esa plática? ¿Me iba a terminar por Moseley? Por primera vez tuve miedo de perderla, no estaba listo para que ella se fuera, y no creía que a pesar del tiempo fuera a estarlo.

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

bueno para todos los ke no sepan estudio medicina (kien lo va a creer????) bueno ni yo misma lo creo, pero eso estudio ^^U y bueno comence mi segundo semestre y ahora deberia estar estudiando T.T pero vi la computadora prendia y después de horas estudiar decidi subir XD dejando mi vida, espero ke les guste el cap

capitulo dedicado a:

Alitas

VickyPotter

sammy_diggoy_cullen

snow white

KiKaDiGgoRy

Freakshow

mariel_prh

Riginny

labrujita4ever

Lupin_Tonks

Rose bellatrix (espero ver los fics ^^)

Estaba agotada con esto del trabajo en el Ministerio y tratando de arreglar la boda para Mayo, estaba vuelta loca, pero me iba a casar con Severus Snape que más podía pedir. Una sonrisa aparecía cada vez que pensaba en él, además Ithan lo aceptaba y eso era sumamente importante para mí.

Baje a la cocina a preparar un poco de café, para seguir con mi trabajo, pero cuando bajaba las escaleras llamaron a la puerta, camine hacia ella y frente a mí estaba un hombre de cabello castaño entrecano, aspecto cansado y unos hermosos y brillantes ojos miel.

- Rem - dije con una débil sonrisa y me hice a un lado para que pasara - ¿A que debo tu visita?

- ¿No puedo visitarte sin que venga por algo? - repuso fingiendo irritación.

- No importa - comente emocionada y casi estrellándole mi mano en su rostro, para que viera mi anillo de compromiso.

- ¿Quién fue el valiente que decidió casarse contigo? - parecía que regresábamos a la época de escuela.

- Severus - conteste sonriendo ilusionada.

- ¿Severus Snape? - su rostro no mostraba alegría - pensé que solo eran amigos.

- De la amistad al amor solo hay un paso - repuse pasivamente - pensé que te alegraría que tu amiga solterona después de 15 años encontrara de nuevo el amor.

- Y me agrada - ahora sonreía y me despeinaba como cuando teníamos 15 - solo que me sorprende que te cases con el hombre que en el Colegio hechizabas cuando te enojabas con Sirius.

- El tiempo te hace madurar - conteste con una media sonrisa - y Sev estuvo en los momentos que más necesitaba apoyo.

- Lamento no haber estado cuando Sirius te dejo por Bellatrix - susurro abrazándome y besando mi cabello - pero tenía que irme y olvidarla.

- Lo sé lobito - sentía mis lágrimas bajar por mis mejillas.

- Me aleje de ella y me aleje de ti y en los momentos que más me necesitabas.

- Rem yo también te deje cuando tú me necesitabas.

- Eras feliz con Sirius - me tardo en sanar cinco años, para que su nombre no me doliera y los buenos momentos los recordara con una sonrisa y no con lágrimas - yo no tenía derecho a romperlo.

 

- De todas formas se rompió - dije con una débil sonrisa - pero eso no importa, ya que estás aquí tienes que ser el padrino de mi boda.

- ¿Snape no se enojará? - pregunto limpiando mis mejillas.

- Gab debes poner seguro a la pu
- se quedo a la mitad - hola Lupin.

- Hola Snape - contesto separándose de mí.

- Sev - dije sonriendo débilmente y besando su mejilla - te pensaba mandar una carta.

- ¿Para qué? - pregunto suavemente acariciando mi cabello.

- Sirius me dijo sobre Rodolphus - conteste tomándolo de la mano y haciéndole una seña a Remus para que se sentará y después nosotros nos sentamos frente a él - ¿Qué tan peligroso es para Alex y Bella?

- Demasiado - repuso Remus - Sirius está sumamente nervioso, no deja de mandarles cartas.

- Bellatrix me exigió que no quitara la vista de ellas mientras estuvieran fuera del Colegio - comento Severus.

- Hoy salen a Hogsmade - replique observándolo seriamente - deberías estar ahí en vez de aquí.

- Tranquila - una imperceptible sonrisa apareció - Dumbledore las vigila.

- ¿Has tenido contacto con él? - pregunto Remus.

- Jamás fui de su agrado - respondió serenamente - así que no.

Llamaron a la puerta, estaba a punto de levantarme, pero Sev tomo mi mano y con un movimiento me hizo entender que él iría.

- Parece que él también ha madurado - comento Remus tranquilamente - ¿Qué dijo Sirius al saberlo?

- Casi le da un ataque, dijo algo así de que me arrepentiría y que mi cama terminaría grasienta por el cabello de Snivellus, lo que me diría Sirius - termine con un suspiro.

- Parece que te buscan Lupin - ante aquello los dos giramos hacía el umbral y estaba una chica pálida, su rostro tenía forma de corazón, ojos oscuros y centellantes y el cabello a los hombros y color rosa.

- Nymphadora - susurro mi amigo.

- Hola - salude levantándome y observando a la chica que debía tener como 25 años - soy Gabrielle Swan.

- Nymphadora Tonks - contesto extendiendo su mano.

- ¿Eres hija de Andrómeda? - la prima mayor de Sirius.

- Si - pero para nada se parecía a una Black - ¿la conoces?

- Por supuesto - conteste - tu madre me trato como ser humano el día del testamento de su tío Alphard.

- Gab - llamo Sev al ver que tanto Nymphadora como Remus necesitaban hablar.

- Porque no se ponen a gusto, mientras Sev y yo vamos por pastelillos de chocolate y té.

Y antes de que contestaran Severus tomo mi mano y los dos les dimos la privacidad que necesitaban, me deje caer en una de las sillas de la cocina y Snape se sentó a mi lado.

- ¿Cómo has estado?

- Bien - conteste con una débil sonrisa - un poco ajetreada con lo del Ministerio y la boda.

- Pensé en hacerla junto al lago - repuso pasivamente - solo tú, yo y el juez.

- ¿Y los padrinos y mi hijo?

- Muy bien - trato de no poner los ojos en blanco - Ithan puede hacer como padrino y Alexa como dama de honor.

- No suena mal - susurre - pero quiero que nuestro padrino sea Remus.

- ¿Pero la boda junto al lago te gusta?

- Me encanta.

- Entonces hablare con Dumbledore y será una boda sencilla, muy pocos invitados - me observo tiernamente - por favor.

- Te parece solo Remus, Ithan, Ced y Alex y bueno creo que también irá Tonks - él sonrió rozando sus labios con los míos - pensaba también en Lily.

 

- Que no pasen de diez y todo estará bien - comento con nuestras frentes unidas.

- Lo prometo - susurre - pero si será en el lago, nuestra boda será
.

- El 21 de julio.

- Ya lo tenías planeado ¿cierto?

- Desde que te di el anillo - aceptó besándome castamente - me conoces no soy un hombre que haga las cosas si no están perfectas y bueno pedirle matrimonio a la mejor mujer es lo que mejor debía estar planeado.

- Te Amo - dije simplemente.

- Y yo a ti.

- Lamento interrumpir - se escucho la voz de Nymphadora - pero pensé que necesitarían ayuda.

- No te preocupes - repuse separándome de Sev y sacando los pastelillos del refrigerador - en un momento llevamos todo.

- Ok - después de decir eso salió de la cocina.

[
























]

POV Cedric

- Tengo que verme con Ithan en las Tres escobas - repuso después de que salimos de Zonko.

- Vamos - repuse tranquilamente, no había hablado con ella de lo que había escuchado.

- Sabes cómo se pone Ithan, porque no mejor tu me esperas en el té de Madame Pudipié - ella odiaba ese lugar al igual que yo.

- ¿Por qué no puedo ir contigo? - pregunte inocentemente.

- Porque si no llego contigo, podré deshacerme más rápido de él - era buena mintiendo, pero la conocía desde que tenía ocho años - y podré pasar el resto del día contigo.

- ¿Me amas? - si parecía un niño pequeño pidiéndole a su madre un abrazo.

- Con toda mi alma - contesto con una sonrisa sincera y acariciando mi mejilla - preferiría morir a estar sin ti.

- ¿Si hubiera alguien más me lo dirías?

- Por supuesto, pero dudo que llegue alguien que pueda ocupar tu lugar - su mirada gris me gritaba que era verdad, pero mi cerebro no lo creía - ahora bésame, antes de que tenga que ir con mi hermano.

Me incline y la bese lentamente, queriendo recordar todo sobre sus labios, sobre su sabor, todo lo que tenía que ver con ella, por si lo que creía era cierto. En cuanto nos separamos ella beso mi barbilla y camino hacia Las Tres Escobas, mientras la veía irse, me debatía entre seguirla o ir al salón de té. Pero la respuesta llego rápido, así que la seguí, cuando llegué ella estaba sentada con Moseley en una mesa al rincón.

Vi que llevaba una flor de color azul y una carta, ella tomo la carta y vi como comenzaba a leerla, me quede observando la escena, pero no vi ni besos, solo había sonrisas entre ellos, de pronto se levanto dejando las cosas en sus manos.

- Diggory - dijo una voz a mi espalda - ¿Dónde está Alexa?

- Solo vine por cervezas de mantequilla, tu hermana me espera en la mesa - conteste rápidamente, ya que Lex venía hacia ese lugar.

- Isabella - llamo la voz que menos deseaba escuchar - ¿Cedric?

- Hola hermosa - salude con una sonrisa inocente.

- Pensé que ibas esperarme en el salón de té - comento con la nariz ligeramente arrugada.

- Me encontré a los gemelos y me invitaron una cerveza - conteste de inmediato.

- ¿Me necesitabas para algo? - pregunto Isabella, quitando la atención de Lex de mí.

 

- ¿Recuerdas a Richard? - las mejillas de Isabella se tornaron rojas, lo cual le pareció gracioso a mi novia, pero no se lo dio a notar - bueno me pidió que viniéramos a hablar aquí con él y bueno ya que Cedric está aquí podemos hacer una cita doble.

- ¿Estás loca? - le espeto su hermana - si no recuerdas es hijo de muggles.

- Mi madre no tiene porque saberlo - susurro con una débil sonrisa - además un Black sigue sus impulsos y sus ideales.

- Sí mi madre se entera será toda tu culpa - eso era un clarísimo sí.

- Aceptare las consecuencias si mi hermanita es feliz.

- Los golpes que Blaise te dio, te dañaron el cerebro ¿cierto? - la mirada negra de Isabella se clavo en la de Alex.

- Tal vez - aceptó con indiferencia - pero podría sanar pronto, así que disfruta a tu buena hermana.

[

























]

POV Gab

- Me voy - repuso Severus después de un par de horas hablando con Remus, lo que me impresiono - espero volver a verte Lupin, Tonks - la chica hizo un leve movimiento con la cabeza - nos vemos Gab.

- Te acompaño a la puerta - deje a mi amigo y a Tonks en la sala y llegamos a la puerta.

- Te Amo - repuso besando mi frente, al ver mi mirada - ella va a estar bien, te lo prometo.

- Gracias - le di una débil sonrisa y me pare de puntitas para besarlo, al ver mi esfuerzo se inclino con superioridad y facilito las cosas.

- Nos vemos - dijo después de besarme y paso el jardín para llegar a la acera y ahí desapareció.

Cerré la puerta y regrese a la sala, donde Tonks parecía llorosa y Remus enojado, ¿Qué me había perdido? Tonks se levanto cuando me vio llegar.

- Lo siento - susurro y después salió de la casa, me fije en Remus.

- ¿Qué paso? - pregunte observándolo seriamente.

- Soy peligroso y viejo - contesto sin verme.

- No eres ni peligroso ni viejo - me senté a su lado - ella te ama y por lo que vi tu a ella.

- Yo no nací para que alguien me ame.

- Mírame - le ordene, él levanto su mirada miel y la clavo en la mía - Amy se fue porque tenía miedo de no ser lo suficiente buena para ti o por tonta.

- ¿Nunca te lo dijo?

- ¿Decirme qué? - arrugue un poco la nariz.

- Ella seguía amando a Sirius - susurro - se fue el día que supo que ustedes serían padres, me dijo que lamentaba que su amor por mí no fuera tan fuerte como el tuyo era por Sirius. La vi hacer su maleta sin decir nada para detenerla, no podía decirle nada, ya que yo no era Sirius, así que la dejé irse. Y después regreso cuando Ithan tenía tres meses, jamás lo supiste porque tanto Sirius como yo decidimos que lo mejor era que no supieras que vino solo a rogarle a Canuto que se fuera con ella.

- ¿Tan obsesionada por Sirius estaba?

- Se cegó - repuso con una media sonrisa - y ella lo reconoció al verte con Ithan en brazos y Sirius a tu lado, supo que no podía separarlos y decidió irse de nuevo a olvidarlo y a los pocos meses me escribió diciendo que la distancia y la soledad ayudaban a olvidar, así que seguí su consejo y me aleje de todo lo que me recordaba a ella.

 

- Y volviste 16 años después - replique - encontrando a un Ithan de 17, James y Lily con Harry de 15, Sirius y Bellatrix con dos hijas y yo a punto de casarme con Severus Snape. ¿Y sigues diciendo que el amor no es para ti?

- ¿Eso que tiene que ver?

- ¿Recuerdas lo que Sirius decía de Snavillus como solía llamar a Severus? - me miro confundido - que nadie se fijaría en alguien como él y terminaría solo en un asilo.

- Y ahora se casa con una hermosa mujer - repuso tomando mi mano - pero sigo sin comprender.

- Que si Snavillus pudo conseguir a alguien tú también - apreté su mano - de hecho ya la encontraste, así que hazme un enorme favor, no la pierdas.

- Lo prometo - susurro besando mi frente - pero ahora te dejo, antes de que no la encuentre.

Solo sonreí y lo vi salir de la casa, esperaba que todos encontraran a su persona especial como yo lo había hecho con Snape.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

bueno espero ke no me haya tardado mucho n.n

capitulo dedicado a:

snow white

KiKaDiGgoRy

mariel_prh

labrujita4ever

Riginny

sammy_diggoy_cullen

Freakshow

Rose bellatrix

taylor_alice_cullen

- Vamos princesa vístete - decía tío Reg desde fuera de mi recamara - que tenemos que ir a comer.

- Papá dijo que no podíamos salir - repuso la voz de Isabella.

- ¿Quién es el adulto a cargo?

- Tú - contesto mi hermana.

- Bueno así que vístanse que tienen que conocer a alguien - mi tío estaba muy mal, pero que podíamos hacer si no era quererlo.

Me levante de mi cama y entre al baño, en cuanto estuve lista baje a la sala donde mi tío estaba, llevaba un pantalón de vestir, una playera blanca y un saco, debo decir que lucía extremadamente guapo.

- ¿Veremos a una chica linda? - pregunte sentándome a su lado.

- Ya la estoy viendo - contesto despeinándome.

- Tío - llame severamente - me refiero ¿a que nos presentaras a tu novia?

- Tienes el cerebro de tu madre - dijo con una media sonrisa - y es por eso que tienes razón.

- Debe ser serio, ya que jamás nos has presentado a alguna novia.

- Deja de ser curiosa y sube por tu hermana - repuso dándome un pequeño golpe con los dedos en la frente.

- Duele - me queje.

Pero él sonrió divertido, siempre lo hacía desde que tenía memoria, siempre golpeaba mi frente con sus dedos, era como un cariño que nos hacía a los tres, subí hacia la recamara de mi hermana que era la que estaba al principio de las escaleras.

- Isabella - llame tocando su puerta - ¿Qué tanto haces?

Y al abrir la puerta, vi a mi hermana terminando de escribir una carta y atarla a Momo, esto del amor en mi hermana había hecho que su carácter mejorara notablemente.

- Solo envió una carta - contesto tranquilamente y después de dejar que Momo saliera por la ventana paso por mi lado - vámonos.

 

Esto de que Richard estuviera saliendo con mi hermana era sumamente extraño, pero me agradaba la idea de que fuera mi cuñado y mucho más que le tranquilizara el horrible carácter que tenía. En cuanto llegamos a la sala mi tío ya estaba de pie, nos hizo una seña para que camináramos hacia la puerta.

Cuando salimos, frente a la casa estaba una limosina, mi tío solía ser un poco exagerado con ese tipo de cosas y más si era para quedar bien delante de alguna chica. Sabía que esto de presumir era parte de ser un Black.

La mansión Black era más grande que la Malfoy, algo que utilizaba para molestar al tarado de mi primo, y que mi madre utilizaba para burlarse de tío Lucius, pero al final de cuentas éramos familia a pesar de que deseara que no.

Después de un largo camino llegamos a un elegante Restaurante muggle, no podía creer que Regulus Black tuviera algo que ver con una muggle y no era que me molestara, pero mi tío a pesar de no ser tan obsesivo como mi madre, también prefería brujas.

El lugar era simplemente perfecto, ahora entendía la ropa que nos había comprado para ese día, un hombre que según recuerdo Hermione dijo que se llamaban "moserses" a algo así, nos guió a una mesa, donde una mujer bastante atractiva, el cabello negro azabache le llegaba a la mitad de la espalda, tenía unos bellos ojos azules, pero sus rasgos me recordaban a alguien y al parecer yo le recordaba a alguien.

- Hola - saludo mi tío besando su mano - ellas son mis hijas - tanto Bella como yo giramos a verlo - bueno ya sabes que son mis sobrinas, pero las quiero como hijas - arrugue un poco la nariz - vamos niñas saluden, ella es Amy y ellas son Alexa e Isabella.

- Mucho gusto - repusimos al unísono Bella y yo.

- Su tío me ha dicho maravillas de ustedes - contesto sonriendo débilmente.

- Quisiéramos decir lo mismo - murmuro Bella, pero paso desapercibido para el resto.

- Me dijo que sus padres están de vacaciones y ahora se están quedando en su casa - comento Amy amablemente.

- Bueno en realidad yo me quedo en la suya - replico mi tío tranquilamente - ya que pensé que era mejor que ellas estuvieran tranquilas.

La plática siguió, pero tanto Bella como yo solo asentíamos o negábamos cuando ellos nos preguntaban directamente, si mi madre o papá se llegaban a enterar que mi tío nos había sacado de la casa cuando ellos habían estado afuera por asuntos de la empresa, era hombre muerto.

Pero parecía sumamente entretenido con Amy, que decidí dejarlo, cuando llego lo que mi tío había pedido para nosotros, comimos como mi madre siempre había dicho, corte pequeño, mastica lentamente y limpia, era un horror, pero ya lo hacíamos por inercia.

- Señor no puede entrar así - escuche que decía el hombre que nos había llevado a la mesa.

- MIS HIJAS ESTAN HAYA DENTRO - ante aquella voz, tanto mi tío, como Bella y yo dimos un pequeño brinco - CON UN HOMBRE QUE SI MIS HIJAS NO ESTAN BIEN ES HOMBRE MUERTO.

- El baño - le susurre a Bella, ella asintió levemente.

Ambas nos levantamos sin hacer el menor ruido, caminábamos hacia el baño cuando.

- ¿A dónde van señoritas? - la voz de mi padre no se escuchaba muy feliz.

- Nosotras pensábamos ir y tratar de comunicarnos con tío James, para que viniera por nosotras, para no desobedecerlos - dije con mi mejor tono de inocencia.

 

- No les creo nada - nos espeto con una mirada acida - su madre no sabe nada de que no la obedecieron.

- ¿Sirius? - la voz de Amy hizo que mi padre girara a verla.

- Lamento esto - repuso en tono de disculpa - pero no sé quien sea, así que si me disculpa, estaba dando una reprimenda a las irresponsables de mis hijas.

- Pero fue culpa de tío Regulus - se quejo Bella.

- Por eso no eres mi sobrina favorita - replico tío Regulus - antes de que te pongas como energúmeno, tienes que saber que no estaban en peligro.

- Si lo hubieran estado, ya no tendrías dientes - le espeto con irritación - ahora ustedes, vienen conmigo.

- Claro - contestamos al unísono.

Salimos tratando de no hablar, para no enfurecerlo más, mi padre era una persona paciente y que por lo regular no se enojaba, era por eso que cuando se enojaba era mejor no hacer ni decir nada que fuera a empeorarlo. El camino a casa fue en silencio, pero cuando llegamos a la sala.

- ¿En qué demonios estaban pensando?

- No pensamos - susurro Isabella.

- Ese es el maldito problema, que ni siquiera tuvieron la delicadeza de pensar en que sería peligroso salir sin su madre o sin mí.

- Lo sentimos - dije en voz baja - pero no creí que correríamos peligro estando con tío Regulus.

- Son las personas más importantes en mi vida - se sentó en el sillón y nos hizo una seña para que nos sentáramos a sus lados - de hecho junto con Ithan son mi vida, si algo les pasara me moriría, ¿así que prometan que no volverán a seguir a su tío en alguna locura como está?

- Lo prometemos - dijimos al unísono.

- Muy bien - beso nuestras frentes - suban y olvidemos que todo esto paso y ni una sola palabra a su madre.

[





















]

POV Gab

- ¿Qué te parece esté? - pregunto Lily mostrándome un vestido de novia.

- Tengo 36 años - me queje al ver que estaba ampón - busca algo decente para mí edad.

- Te verías hermosa en el - repuso cambiando de hoja - pero ok.

- Gracias - susurre tomando su mano - por ayudarme con esto.

- Eres mi mejor amiga - contesto con indiferencia - es un placer que me hayas pedido que te ayudara con la boda.

- Aunque James no esté de acuerdo.

- Piensa que eres demasiado para Severus - levanto los hombros - pero cuando te vea feliz a su lado lo entenderá.

- Es importante para mí que lo acepté, porque es como mi hermano - comente pasivamente.

- Y lo hará - sonrió de lado - porque tú eres su hermanita.

Pero antes de que contestará llamaron a la puerta y frente a mí estaba una mujer de mi estatura, cabello negro y lacio, y unos enormes ojos azules, que me observaban detalladamente.

- Amy - susurre.

- ¿Pensaste que no me volverías a ver?

- Pasa - repuse con una media sonrisa - pero ¿Dónde has estado? Te ves muy bien.

- La vida con Sirius te ha hecho bien - comento con una débil sonrisa.

- Sirius no vive conmigo desde hace 16 años - respondí aun sonriendo - Lily tienes que venir y ver que nos trajo la marea.

- ¿Cómo es eso de que no vives con

- AMY - grito mi pelirroja amiga abalanzándose sobre la recién llegada - tiene años que no te veo, tienes tantas cosas que decirnos.

 

- Pero primero ustedes - se separo de Lily y yo le indique que se sentara - ¿Cómo es eso que Sirius no vive contigo? Si lo vi hoy con dos niñas, que dijo eran sus hijas.

- Isabella y Alexa - contesto Lily que se sentó frente a ella.

- Son hijas de Sirius - sonreí al ver la expresión de Amy.

- Así que el muy desgraciado te dejo con tres hijos - parecía irritada.

- Para nada - replique - son hijas de Sirius, pero no mías, él y yo solo tenemos a Ithan.

- ¿Cómo?

- Pues cuando Ithan tenía como un año y medio, Bellatrix Lestrange vino aquí y me dijo que esperaba un hijo de Sirius, claro que no le creí y la corrí de mi casa, pero una semana después, cuando estábamos a punto de ir a dormir, llego de nuevo y esta vez nos lo dijo a ambos, que esperaba un hijo suyo y que se iría lejos, solo le informaba que un doblemente Black crecía en su vientre.

- Pero fue una mentira ¿cierto? - Lily negó suavemente - y ¿Cómo están seguros de que es suyo?

- ¿Viste a Alex? - ella asintió levemente - no puedes negar que es su hija, es como verlo en mujer.

- Si - murmuro - me sorprendió su parecido.

- Bueno yo lo amaba como imbécil, así que él prometió que en cuanto el bebé naciera se lo quitaría a Bellatrix lo criaríamos como si fuera de ambos, pero cuando Alex nació, se robó a Sirius, lo engancho como yo desee que Ithan lo hiciera, pero fue hasta que ese bebé nació que Sirius comprendió lo que era ser padre y Bellatrix amo a ese bebé más que a nada en el mundo - ella me miro incrédula - una madre siempre ama a sus hijos y yo supe que Lestrange era madre cuando la vi con la pequeña en brazos, sabía que ella no la dejaría y yo no podía quitarle a Sirius la posibilidad de ser un buen padre, así que lo deje y seguí con mi vida.

- Supongo que no dejaste que Ithan creciera cerca de esas niñas - parecía horrorizada ante la idea de las hijas de Bellatrix.

- Alex es una excelente persona - replico Lily con irritación - y Bella bueno es un tanto engreída, pero no es mala.

- Ithan adora a sus hermanas - comente pasivamente - Alex es una digna Gryffindor como su padre y bueno Isabella es una Slytherin, pero es muy parecida a Regulus, sigue los ideales de la familia por miedo y como te dije Alex es igual a Sirius en todo.

- Debí estar aquí para jalarle las orejas a Sirius Black - bromeo y luego fijo su vista en mí - ¿lo amas?

- Después de 16 años, sería extraño - respondí con la nariz ligeramente arrugada - cada quien encontró a quien pertenecía.

- Siempre dijeron que eran el uno para el otro - parecía sorprendida por mis palabras.

- Eso era cuando teníamos 17 años, éramos jóvenes e ilusos - sonreí al recordarlo - después llegan los golpes de la vida que te hacen madurar y entender que tal vez él fuera el amor de mi vida, pero siempre hay alguien más que llega a tu mundo y te da a entender que no es necesario que sea el amor de tu vida para entender que lo necesitas en tu vida.

- Lo lamento - susurro.

- No tienes porque hacerlo - comente con una media sonrisa - lo bueno es que estás aquí y podrás asistir a mi boda.

[




























]

 

POV Alex

- Luce hermosa señorita - repuso la voz de Ranky otro elfo domestico.

- Gracias - susurre, llevaba una túnica de gala negra el color de los Black.

¿Por qué demonios tenía que llevar una túnica de gala y porque tenía que arreglarme un viernes por la noche? Bueno no tenía ni la más remota idea, pero mi madre había llegado tres horas atrás y había dejado la túnica nueva y a Ranky para que me ayudara a arreglarme.

- Muñeca - llamo mi padre que estaba en el marco de la puerta - luces bellísima.

- Gracias - y sonreí débilmente.

- Ya que estás lista, tenemos que bajar - repuso ofreciéndome su brazo, él también llevaba una túnica de gala nueva.

Pero decidí no preguntar, ya que se escuchaban voces que provenían del salón y la sala, comenzamos a bajar las escaleras y pude observar a varias personas, todas iban sumamente elegantes y los elfos pasaban con bandejas llenas de aperitivos y vasos de whisky de fuego.

- Atención - la voz de mi madre se escucho a orden, todos giraron hacia las escaleras donde estábamos - como ustedes saben, está reunión es por el compromiso de nuestra hija Alexa Druella Black.

- ¿Qué? - esto era increíble, tenía 15 años y estaba comprometida, debía ser una broma.

- Tranquila - me susurro papá, tomando mi mano con fuerza.

- Con el joven Cedric Amos Diggory - ante aquello lo busque con la mirada y estaba tan sorprendido como yo.

- ¿De qué me perdí? - le pregunte en un susurro a papá, que aun sostenía mi mano.

- Tu madre te comprometió con Cedric cuando entraste a Hogwarts, es algo que se hace con todos los Black - me acaricio el cabello - era él o Blaise.

- ¿Debo sentirme feliz porque no me comprometieron con el idiota de Blaise? - y no era que no me gustará Cedric, pero de eso a compromiso estaba relativamente lejos.

- ¿No lo amas? - mi padre, me había tomado de la cintura y se movía suavemente, eso quería decir que había decidido bailar, para que pudiéramos hablar.

- ¿Qué habría pasado si no hubiera sido así?

- Tu madre lo eligió porque sabía que sentías aprecio por él - definitivamente comenzaba a no gustarme esto de ser Black.

- Es una cosa estúpida - susurre escondiendo mi rostro en su pecho - ¿con quién comprometieron a Isabella?

- Solo se compromete al primogénito - repuso pasivamente - al menos que los padres vean que los otros hijos no encuentran con quien tener una vida digna.

Estaba enojada con esto de las normas de ser un Black, me separe de mi padre y tratando de sonreír le dije que iría a tomar un poco de aire, era estúpido que tuviera que casarme por un compromiso que mis padres o mejor dicho mi madre había hecho, trate de tranquilizar el temblor de mis manos. Planes con niños en Valencia

- Todo va a estar bien - susurro una voz que me abrazo y coloco su barbilla en mi hombro - además sé que terminaríamos juntos.

- Es estúpido - replique sin separarme - de todo lo que había escuchado de un Black, esto es lo más estúpido e inhumano que tienen sus reglas.

- Lex - hizo más fuerte su agarre en mi cintura - si no quieres que nos casemos, yo mismo rompo esté compromiso.

- Ced - me giré y rodee su cuello con mis brazos - tengo 15 años, te juro que lo que menos pienso es en matrimonio, así que dejemos esto del compromiso y sí dentro de cinco años o más si es posible, aun queremos casarnos lo haremos o si no, cada quien seguirá su vida.

 

- Perfecto - y dejo un casto beso en mis labios - ahora que hemos firmado nuestro propio compromiso, vamos a bailar y a sonreír y demostrarles a todos que somos felices.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ya se ke parece un poco telenovelezco y ademas me tarde demasiado en actualizar, pero xfavor no me maten T.T

y les pido que se pasen x mi nuevo fic

https://www.potterfics.com/historias/40666

Capitulo dedicado a:

Alitas

KiKaDiGgoRy

mariel_prh

Polgara

sammy_diggoy_cullen

snow white

Rose bellatrix

sunbathe

mayilefa granger

- Señorita Black - repuso la voz del profesor Snape - raíz de ajenjo no va en la poción de sueño.

- Lo siento - susurre, pero mis ojos estaban a punto de cerrarse y como no iban a hacerlo si ya había pasado de la medianoche y seguíamos en su despacho haciendo pociones.

- Creo que por hoy es suficiente - al ver que por cuarta vez agregaba la raíz - mañana a la misma hora.

- Hasta mañana profesor - me despedí, cuando ya estaba en la puerta.

- Hasta mañana Black.

Después cerré la puerta y comencé a caminar hacia mi sala común, mis ojos picaban debido al cansancio, solo esperaba llegar a mi cama y recostarme y dormir, hasta que Hermione me despertara. Como es de suponerse los pasillos estaban vacíos y obscuros, era algo que me gustaba, algo debí sacar de mi madre y era el gusto por la oscuridad y el silencio.

Mis sentidos estaban alerta, por si escuchaba a Filch o su estúpida gata, esperaba que al día siguiente Snape me dejara salir más temprano, cuando estaba por subir las escaleras para llegar a la torre, alguien me tomo del brazo, desee gritar, pero una mano fría me lo impidió. Sentí la fría pared contra mi espalda y después unos ojos grises se clavaron en los míos, al ver que era el imbécil de Draco sentí alivio.

- ¿Qué quieres? - le espete en un susurro.

- Primita - siseo con nerviosismo - tenemos que hablar.

- ¿No puede esperar a mañana? - replique con cierta irritación - si no te has dado cuenta pasa de la medianoche y mañana tengo clases a las 7

- Es importante - contesto y me jalo de nuevo a las mazmorras - pero no podemos hablar aquí.

- No me piensas llevar a la sala de Slytherin ¿cierto?

- Es el lugar seguro para lo que te tengo que decir - respondió sin soltarme del brazo.

- ¿Entiendes que me queda lo doble de lejos que del lugar de donde me encontraste?

- Dormirás en mi cama - repuso - ya que si Filch te encuentra te irá mal.

- ¿Dormiré contigo? - esto estaba sumamente mal.

- Claro que no - parecía que le daba escalofrío al igual que a mí - tu dormirás en mi cama y yo en la de Blaise, pero ya cállate.

 

Decidí no contestar, como a los quince minutos por fin llegamos a la sala común de Slytherin, lo único que quedaba eran los rastros del fuego en la chimenea, en cuanto estuvimos dentro me soltó y me hizo una seña para que me sentará, mientras él comenzaba a caminar de un lado a otro de la sala.

- ¿Qué pasa? - pregunte enarcando una ceja.

- Toma - me aventó el Profeta - esto estará en boca de todos mañana.

Amos Diggory pierde el juicio

Según informes de personas cercanas de Lucius y Bellatrix, nos informan que Amos Diggory entro a la oficina de Bellatrix Black y sin aparente razón les hizo la maldición Cruciatus a ambos e hirió gravemente a Lucius, llamándole traidor.

Según informes Bellatrix y Lucius mantenían una relación, pero resulta que ellos son cuñados, ¿la señora Black sería capaz de traicionar a su propia hermana?

Pero lo que más nos intriga es porque razón Amos Diggory ataco a ambos, aunque dicen que el señor Diggory también era amante de Bellatrix Black. Pero lo más importante es que pasara con el supuesto compromiso de sus hijos Alexa Black y Cedric Diggory.

"En estos momentos lo que más quiero es que mi hija se mantenga alejada de Diggory"nos infirmo Sirius Black esposo de Bellatrix y padre de Alexa al salir de San Mungo"Mi esposo solo mantiene relaciones de trabajo con mi hermana Bellatrix esa es la razón de porque se les ve tan juntos últimamente" respondió Narcisa Malfoy al preguntarle sobre la supuesta relación.

- Esto es una broma ¿cierto?

- Por supuesto que no - replico irritado - y eso no es lo peor.

- ¿Qué puede ser peor a que mi madre sea tachada de adultera y que el padre de mi novio haya sido enviado a Azkaban? - pregunte con sarcasmo.

- Que tu madre está segura que Rodolphus Lestrange, embauco a Amos Diggory y el idiota de su hijo está a tu lado para hacerte daño - contesto tratando de sonar tranquilo - y eso no es todo, ten - ahora me entrego una carta.

Querido Draco:

Entre tu padre, tíos y yo hemos decidido que lo mejor para Alexa y para ti es que en sus vacaciones se casen, ya sé que pensarás que eres muy joven para hacerlo, pero eso ha estado en las reglas Black desde siempre. Si no hay otra persona con la cual comprometer a los primogénitos de la familia Black antes de los 16 años, se deberá hacer entre primos y con esto se deberán casar enseguida sin importar si son menores de edad.

Así que dese hoy tu eres el prometido de Alexa, no debes permitir que ese tal Cedric se le acerque y créeme Draco lo sabremos si no haces lo que decimos, por tu bien y el de Alexa, deben comportarse como lo que son prometidos.

Te quiere

Narcisa Malfoy

- ¿Qué? - esto debía ser una mentira, yo no podía estar comprometida con el imbécil de Draco.

- Lo que leíste - me espeto - tu y yo nos casaremos terminando este curso.

- Tengo 15 años - replique - mejor dicho tenemos, no pueden obligarnos a casarnos.

- Mi padre fue muy claro antes de que viniéramos - repuso dejándose caer a un lado de mí - si no acepto todas sus órdenes, la pasare mal.

- Nuestros padres están totalmente locos.

 

- Lo sé - aceptó y paso su brazo por mis hombros - pero tendremos que fingir que nos amamos y que no podemos vivir el uno sin el otro.

- No - me negué tajantemente.

- Si no lo haces, tu madre se puede enterar de lo de Bella - me susurro - y yo no te estoy chantajeando, sino el imbécil que nos vigila.

- ¿Sabes quién es?

- Son varios - contesto con cierta desesperación - si tú o yo no hacemos que parezcamos pareja, comenzaran a sacar nuestras cosas, como que yo salgo con Katherine Smith.

- ¿Sales con una hija de muggles? - el mundo se acababa.

- Tú salías con un traidor - replico molesto - y bueno Bellita sale también con un hijo de muggles.

- Estamos atados - susurre con frustración.

- Así es primita - su voz estaba angustiada - tendremos que fingir por las tres semanas que nos quedan aquí que nos amamos y estaremos a salvo.

- Solo hasta que hablemos con ellos frente a frente - repuse levantándome con la carta y el Profeta y caminando hacia la salida.

- ¿A dónde vas? - pregunto sin ni siquiera moverse.

- Tengo que aceptar que seré tu prometida por tres semanas - conteste con indiferencia - nos vemos mañana cariño.

- Que duermas bien princesa - se despidió.

Al menos no éramos tan malos fingiendo, pero teníamos que mejorar, si queríamos que nuestros cuellos estuvieran a salvo. En la mañana esto sería un desastre, sabía a quien tenía que ver, cuando llegue frente al cuadro de la ninfa, la cual me vio horrible cuando dije la contraseña, pero a pesar de eso me dejo entrar.

Llegue a la habitación de los chicos de séptimo año y haciendo el menor ruido camine hacia su cama, me hinque en el colchón y cerré las cortinas, para que nadie se diera cuenta de que estaba ahí.

- Ced - llame en un susurro - Cedric - y empecé a moverlo.

- Cinco minutos más.

- Vamos despierta - sus ojos poco a poco se fueron abriendo.

- ¿Lex? - se tallo los ojos para verme mejor - ¿Qué haces aquí?

- Necesito decirte algo.

- Son las dos de la mañana - se quejo al observar su reloj y encender su varita - ¿no puede esperar?

- Léela - y le extendí la carta.

La tomo con el entrecejo fruncido, pero comenzó a leerla, la termino en poco tiempo y su mirada verde se clavo en la mía.

- ¿Es broma?

- ¿Crees que si lo fuera vendría a despertarte a las dos de la mañana?

- Pero tu y yo
- me miro con confusión - se suponía que yo era tu prometido.

- Eso era hasta lo que ocurrió esta mañana - su nariz se arrugo - todo a su tiempo - comente - pero esto del compromiso con Draco, tenemos que actuar, si queremos mantener a salvo algunos secretitos y bueno solo serán por tres semanas, pero no importa lo que veas, que prometo no serán besos es que Te Amo.

- ¿Actuarán como novios?

- Es lo mejor al menos durante las tres semanas, después todo esto acabará.

- Confiare - acepto con una débil sonrisa.

- Es por eso que Te Amo - susurre besándolo castamente - ahora te toca saber que paso está mañana y es raro que aun no lo sepas.

- Ya Lex, dime que paso - me urgió.

Le extendí el Profeta y antes de que comenzara a leerlo, me coloque detrás de él y recargue mi cabeza en su espalda y esperé a que terminara de leer, sabía que estaba tenso y tan sorprendido como yo lo había estado.

 

- ¿Mi padre está en Azkaban?

- Eso es lo que parece - susurre abrazándolo - siento que Rodolphus Lestrange está detrás de esto.

- ¿Qué quieres decir? - tomó la mano que estaba en su pecho.

- Bueno mi madre cree que embauco a tu padre - sentí la tensión de su parte - yo no lo creo por supuesto, pero tal vez no sea que el señor Diggory haya sido cómplice de Rodolphus, tal vez estaba bajo la maldición Imperius.

- Mi padre jamás usaría una maldición imperdonable.

- Lo sé - conteste besando su cuello - pero Rodolphus si lo haría y necesitaba a alguien cercano a mi madre y que tuviera acceso al Ministerio y supongo que leyó en El Profeta sobre nuestro compromiso y eligió a tu padre.

Se quedo en silencio, mientras yo acariciaba su cabello, ¿Qué tan obsesionado estaba Rodolphus por mi madre? Que era capaz de utilizar a Amos Diggory para lastimarla, en verdad que estaba loco ese hombre y de solo imaginarlo cerca de mi familia me daba miedo, no deseaba que algo pasara.

- ¿Por qué me contaste todo?

- Eres mi mejor amigo, además de que eres la persona más importante para mí - hice que recargara su cabeza en mi regazo.

- Mañana dejare de ser el chico popular y mis amigos me darán la espalda y no me importa - tomo la mano con la que acariciaba su cabello - sin contar que perderé a mi novia y club de fans.

- Tú novia solo será por tres semanas y ese club de fans las ibas perdiendo poco a poco - beso mi mano con delicadeza.

- Gracias por estar aquí y no dejarme.

- Y estaré aquí hasta que tú quieras - susurre besando su cabello.

- Ven - me llamo levantándose y extendiendo sus brazos, me acurruque en su pecho y él comenzó a acariciar mi cabello.

- ¿No estás enojado porque tu padre esté en Azkaban? - ya que esperaba al menos gritos o golpes a la cama o que aventara cosas, pero lo había tomado relativamente bien.

- Estoy decepcionado y dolido - sentí su beso en mi cabello - me siento impotente por no poder hacer nada.

- Porque no gritas o haces algo para sacar eso - susurre comencé a sentir pesado mis parpados - no entiendo porque no me has gritado que soy hija de la culpable de que tu padre esté en Azkaban.

- Tú deberías odiarme por ser hijo del que le hizo la maldición Crucio a tu madre e hirió a tu tío.

POV Cedric

No escuche respuesta, pensé que se había dado cuenta de eso, me incorpore un poco y note que se había quedado dormida, me volví a recostar y me puse a pensar que en los últimos meses mi padre había actuado extraño, eso de que hubiera permitido mi compromiso era extraño, ya que él jamás me hubiera obligado a casarme con alguien que no deseará.

Y no es que no amará a Lex, pero a pesar de eso mi padre no hubiera actuado así, ¿Cómo estaría mi madre? Eso era lo que más me preocupaba, como había tomado la noticia. Toda la noche me la pase pensando en eso, no dormí nada pensando en ello, supe que había amanecido cuando escuche a Owen levantarse.

- Lex - susurre, pero ella solo se pego más a mi pecho - hermosa, ya es de día.

- ¿Qué hora es? - pregunto sin abrir los ojos.

- 6:15 - conteste besando su frente - es mejor que vayas a cambiarte.

Ella solo se incorporó, mientras yo asomaba la cabeza, para ver que nadie la fuera a ver, cuando estuve seguro la tome de la mano y la acompañe hasta la sala común, cuando estuvo a punto de salir giro y clavo su mirada en mí.

 

- ¿Estarás bien?

- Si - susurre besando su frente - ahora vete, antes de que alguien te vea.

- Nos vemos en la noche - se despidió.

Después de eso la vi salir y yo regrese a vestirme para mi primera clase.

POV Alex

- Hola princesa - saludo Draco cuando salíamos de la sala común de Gryffindor y él estaba recargado en la pared de enfrente - ¿Qué tal dormiste?

- ¿Qué demonios haces aquí Malfoy? - le espeto Harry.

- Bien cariño y ¿tú que tal? - repuse antes de que Draco se le ocurriera replicar.

- Pues soñé con un ángel - pensé que iba a vomitar cuando tomo mi mano - pero ahora lo tengo frente a mí - agradecí que ninguno de mis amigos vieran mi escalofrío - así que vamos a desayunar.

- Nos vemos en clase - me despedí de mis amigos con una fingida sonrisa - no te pases - le susurre cuando me tomo de la cintura.

- Solo hago bien mi trabajo - me espeto - cosa que tú debes mejorar.

- Qué lindo eres cariño - dije en voz alta y entregándole mi mochila - no pude encontrar a una persona más cariñosa que a mi Dragoncito.

Draco me mando una mirada asesina, pero no le quedo más que cargar mi mochila, esto sería sumamente divertido, iba poder molestar a mi querido primito con lindos sobrenombre tan melosos. Pero ante la mirada de Draco, sabía que también yo sufriría las consecuencias, aunque sería divertido ver quien se cansaría primero y estaba segura de que sería él.

Entramos al Gran Comedor y observe como todos nos observaban, Draco no le dio importancia y disimuladamente me jalo hacía la mesa de Slytherin, todos cuchicheaban sobre nosotros y Cedric lo sabía, pero no podía hacer nada, lo vi desde la mesa de Hufflepuff y me sonrió haciéndome entender que todo estaría bien, solo debía fingir. Pero como hacerlo, si parecía que tenía peste, ya que nadie se acercaba a él, solo estaba Owen a su lado.

- ¿Qué demonios haces aquí - me espeto Isabella - y no estás con Diggory?

- Primita lee el Profeta - comento Draco extendiéndole lo dicho.

No sabía si aceptaría estar lejos de él y más en este momento, además de mis amigos, "Solo tres semanas"me recordé, "solo eso y después dejaras de hacerlo"

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Si es un poco telenovelezco lo se u.u pero en vdd a mi me gusto bastante, y espero ke a ustedes tambien ^^

y tambien akellos ke les guste crepusculo pasen x mi fic de "La miel no siempre es dulce" https://www.potterfics.com/historias/41775 o x mi fic de Snape "Negro + Azul es igual a Amor" https://www.potterfics.com/historias/40666

capitulo dedicado a:

KiKaDiGgoRy

VickyPotter

sammy_diggoy_cullen

snow white

Riginny

 

labrujita4ever

Solo llevaba una semana y media y ya nosoportaba esto de fingir que amaba a Draco, mi mente me decía que solo seríauna semana y media más y después hablaría con mis padres y esperaba que loentendieran que no deseaba casarme con el imbécil de mi primo.

Entré al Gran Comedor sin el idiota deDraco que tenía que hacer su trabajo de Pociones, así que podía estar sola ycomer en la mesa de Gryffindor sin el lastre que se suponía era mi prometido.Lo vi como siempre sentado en una esquina en la mesa de Hufflepuff, eraincreíble como seguían sin dirigirle la palabra, de hecho parecía que ahoraempeoraba.

- Dile a tu padre que le envíe mis saludos a losdementores - se burlo un asqueroso Slytherin.

- Deberían de venir por el hijo de ese loco -repuso un gordo de su misma casa.

- ¡Qué horror! - escuche la voz de Lavander -imagínate tener algo que ver con alguien que es hijo de un monstruo, debe serrealmente asqueroso, además de vergonzoso.

- Es una vergüenza tenerlo en nuestra casa -susurro una chica engreída de Hufflepuff.

- Ves Cho - comento una de las amigas de la antipáticade Chang - te dije que Diggory no era un buen partido, que bueno que no salistecon él, sino ahora serías la burla del Colegio.

- No deberían dejar que terminara el Colegio -repuso otra idiota amiga de Cho - dicenque de tal palo tal astilla y bueno quien sabe si ya lo traiga en la sangre yen una de esas nos ataque a alguna de nosotras.

Más murmullos, gire a verlo y vi que solocerraba los ojos con cierto pesar, pero no decía absolutamente nada, mis puñosse cerraron sin pensar, me levante y observe a todos con resentimiento y enojo.

- Todos son unos imbéciles - lo dije en voz alta,pero sin gritar - Cómo es posible que juzguen a una persona por lo que suspadres hayan hecho - la mirada de todos se clavo en mí - los que no deberían deestar en este Colegio son gente tan ignorante como ustedes.

- Black, atacó a tu madre - replico un chico deSlytherin.

- Pensé que no sabías hablar - dije irónicamente- y como dije si ataco a mi madre es cosa de ellos, no puedo atacar a su hijopor algo que no es culpable, pero si ustedes lo hacen los que me dan asco sonustedes - camine hacia él - y ninguno de ustedes se merece como amigo a CedricDiggory.

- ¿Qué haces? - pregunto en un susurro.

- Vámonos - comente tomándolo del brazo - antesde que vomite de ver tan porquería junta.

- Tu madre está furiosa - repuso tío Reguluscuando fue por nosotras a la estación - se entero sobre tú relación con RonaldWeasley, además del pequeño escándalo que hiciste en Hogwarts.

- ¿Y papá?

- No puede creer que hayas puesto primero a Cedricantes que a la familia - contesto tratando de sonar tranquilo.

- No quisiera ser tú - murmuro Isabella que veníaen el asiento trasero.

- También hay para ti - comento mi tío - quierenuna explicación sobre tu noviazgo con Richard Moseley.

El resto del viaje fue en silencio, estabamuerta y lo sabía, pero esperaba que papá hubiera logrado tranquilizar aunquefuera un poco a mi madre, se me hizo súper corto el viaje, en menos de lo queimagine ya estábamos frente a la casa.

Cuando baje sentí un hueco en el estómago,esperaba que no estuvieran en casa, que hubieran tenido que ir de viaje o algoasí, baje mi baúl y camine hacia la entrada, cuando llegué estaba uno de lostantos elfos de la casa.

 

- Buenas tardes señorita - saludo el elfo y tomómi baúl - sus padres la esperan en el despacho.

- Gracias - dije con un hilo de voz, al ver lamirada de Isabella - no te preocupes, ellos no sabrán nada de Richard.

Solo hizo un movimiento con la cabeza y sedirigió a su recamara, mi tío poso su mano sobre mi hombro como apoyo y después beso mi frente comodespedida, sentía cada vez más grande el hoyo en el estómago y entre más meacercaba al despacho mis manos comenzaban a sudar, cuando estuve frente a lapuerta, respire profundo antes de llamar.

- Adelante - fue la fría voz de mi padre.

Cuando abrí la puerta, lo primero que sentífue la bofetada de mi madre, jamás durante mis 15 años de vida, ella se habíaatrevido a golpearme, pero en ese momento fue lo primero que recibí. Mis ojosse abrieron debido a la sorpresa, observe a mi padre y no vi nada solofrialdad.

- ¿En qué pensabas cuando decidiste defender a eseimbécil? - la voz de mi madre era seca.

- No era jus
. - de nuevo otra bofetada.

- No hables de justicia - parecía fuera de sí - elpadre de quien decidiste defender entro a mi oficina, y me ataco.

- Pero pudo haberlo hecho bajo la maldiciónImperius - mi voz apenas si se escuchaba.

- ¿Dime qué fue lo que hice mal en tú educación? -y me tomo del cabello y me arrastro hacia el escritorio - esto será doloroso -le informo a mi padre - así que es momento de que salgas - ¿Qué demoniospensaba hacerme? Pero vi a mi padre salir sin ni siquiera mirarme.

- Papá - mi voz suplicaba.

- Lo siento es por tu bien - después de decir esocerró la puerta.

- Explícame que fue lo que hice mal al educarte -sentí un corte en mi brazo - te hice ver que la sangre pura es mejor quecualquiera y ¿Qué hiciste tú? - otrabofetada - salir con un asqueroso traidor.

- Yo n

- No hables - sentí un corte en mi mejilla - ehiciste que tu hermana comenzara a salir con un asqueroso sangre sucia, peroespera eso se lo cobraremos a ella.

- Yo salí con Richard Moseley - maldita nobleza.

- Eres peor que basura - me tomo del brazo y mearrojo al suelo - ahora entiendo porque Amos Diggory deseo romper el compromiso.

- ¿Qué? - levante mi rostro a esa mujer que ya nopodía reconocer como madre.

- Lo que oíste - me espeto y se inclino y tomo mirostro con dureza, sentía sus largas uñas clavarse en mi barbilla y mejillas -ese idiota decidió que lo mejor era cancelar el compromiso, no podía aceptarlo,así que le hice la maldición Imperius e hice que nos atacara y luego lo mande aAzkaban.

No podía creerlo, mi madre había mandado aAmos Diggory a Azkaban por su orgullo, esto no era cierto, me negaba a creerque mi madre fuera capaz de hacer algo así.

- Debí impedir que vivieras, no eres una dignaBlack - mi cerebro estaba tratando de procesar lo primero, debía estar dentrode una ilusión o algo así - Crucio - rugió, sentí como me elevaba y mordí milabio para no gritar - no sé cuanto tenga que usar esto, para que comiences aser una digna Black - de pronto todo comenzaba a encajar.

- Sabes - dije incorporándome y observando conodio a esa mujer - jamás desee ser una Black.

- Pues lo eres, a pesar de que ni yo misma lodesee - su mirada negra me observo con cierta burla.

- Y mucho menos ser hija de alguien tan asquerosocomo tú - sentí otra bofetada.

 

- Soy tu madre.

- Valiente madre tengo - le espete y limpie lasangre de mi mejilla - no sabes como desearía ser hija de Gabrielle.

- Cállate - y clavo la daga en mi mano.

- No me callo - repuse furiosa y asqueada de seruna Black - me hubieras matado - la fulmine con la mirada - pero sabes porqueno lo hiciste, porque era el trofeo de que Sirius Black era tuyo - sus ojosnegros no me quitaban la vista - quisiera decirte que lamento no ser la Blackque deseaste.

- Aun puedes serlo.

- ¿Estás loca? - casi grite - no quiero nisiquiera llevar el asqueroso apellido Black, por mi te puedes quedar con todoesto, con todo tu maldito dinero y tu castillito de oro, porque no lo necesito.

- Te casarás con Draco la próxima semana - parecíaque no me escuchaba.

- Aparte de loca, sorda - jamás pensé que lehablaría así a mi madre, pero esa mujer que tenia frente a mí era un monstruo yno mi madre - no has escuchado, te puedes quedar con todo, porque detesto todoesto, no quiero volver a verte y si quieres puedes pedir que me quiten elestúpido apellido, porque me da asco tener que decir que soy una Black.

- Si sales por esa puerta dejas de ser mi hija -me dijo cuando estaba con la mano en la perilla de la puerta.

- Eso es lo que deseo Bellatrix, dejar de ser tuhija, pero a pesar de que salga de esta habitación, tu despreciable sangreseguirá corriendo en mis venas - no escuche palabra alguna - no sabes cómo meavergüenzo de tener que ser tu hija - sentía mi garganta seca - y espero quecumplas eso de que cuando salga dejarás de llamarme hija, porque para mí soloestá la ex mortífaga Bellatrix.

Sentía como la sangre llegaba a mi boca,abrí la puerta sin ni siquiera mirarla y lo vi sentado en el sillón, en cuantome vio casi corrió hacia mí, en ese momento las ganas de llorar llegaron.

- Muñe

- Ni se te ocurra hablarme Black - le espeté -pensé que de todas las personas del mundo en ti podía confiar, pero que hicisteme dejaste en sus manos.

- Ranky - llamo Sirius al ver mis heridas, estabaangustiado.

- No te molestes - replique apartando su mano deforma brusca al ver que me iba a tocar - no necesito nada de ti o de tu esposa,y por tu bien no quiero volver a verte.

- Al

- Te he dicho que ni si te ocurra hablarme - lerecordé con irritación - ahora como le dije a Bellatrix, te puedes quedar contodo, y en verdad que me da repugnancia tener que llevar el mismo apellido quetú al igual que tu sangre.

- No era mi in

- Ahórrate tus palabras para alguien que deseeescucharlas - y después de eso salí de esa maldita casa.

Sentí mis lágrimas rodar por mis mejillas ymezclarse con mi sangre ¿A dónde demonios iría?

POVIsabella

Alex estaba decidida a irse, ¿Qué clase demadre teníamos? Corrí hacia la puerta de la casa y la vi de pie llorando, nopodía irse así al menos no sin dinero o sin un poco de ropa.

- Alex - llame, pero ella ni siquiera giro.

- Entra - me espeto - no quiero que Bellatrix seenfurezca porque su pequeña niña salió detrás de la traidora.

- Regresa - susurre al ver que se alejaba.

- Vamos Bella - llamo mi padre, sus ojos grisesestaban cristalinos, debido a las lágrimas - entra y busca tu abrigo nos vamos.

 

- ¿A dónde?

- No importa - repuso y beso mi cabello -perdóname Alex - murmuro y después entro a la casa de nuevo.

- ¿Te vas? - pregunto mi madre que parecía a puntode llorar.

- ¿Tú que crees? - le espeto papá - casi matas ami hija a golpees y no pienso permitir que lo hagas con Bella.

- Eres un imbécil - replico mi madre mirándolofuriosa - pero lárgate y llévatela, no necesito tener a otra basura como hija.

- Mamá - susurre.

- Isabella sube por tu abrigo - ordeno de nuevopapá.

Eso hice y baje como en cinco minutos y mipadre me esperaba en el umbral, mientras mamá estaba sentada frente al piano deAlex, me empujo a la puerta y escuche un muy leve "No debiste dejar que lareprendiera como se hace a un Black"


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


primero perdon x la tardanza, pero estaba esperando los 7 comentarios ke jamas llegaron T.T y segundo por lo malo del cap, bueno para mi no es tan malo, pero creo ke Bellatrix no me sale como en vdd es.

bueno aun así espero ke se apiaden de esta pseudoescritora y dejen comentarios (minimo 6 para ke actualice)

Capitulo dedicado a:

Riginny

sammy_diggoy_cullen

snow white

KiKaDiGgoRy

labrujita4ever

Freakshow

- Ithan ya pon la mesa para la cena - repuse, mientras terminaba la tarta de melaza - Remus no te comas el chocolate - dije al ver como mi amigo se acercaba al estante donde estaban mis chocolates.

- Solo uno - me pidió con esa voz que jamás pude negarle nada.

- Pero solo uno -le espete - y los tengo contados Remus Lupin.

- Oye está cena de reunión de ex alumnos es mala - se quejo Amy - solo estamos tres y si no te contamos a ti, solo quedamos dos.

- Bueno Sirius dijo que no podía venir por asuntos familiares, tu hermano y Lily dijeron que buscarían un buen regalo para Harry.

- Esto de que mi sobrino sea hijo único, me lo mala acostumbraran - comento con cierto reproche.

- Mira que a ti y a James a pesar de no ser hijos únicos los mala acostumbraron - pero antes de que replicara, llamaron a la puerta - Ithan abre.

- Todo Ithan - me reprocho mi hijo.

Pero a pesar de eso abrió la puerta, pensé que serían James y Lily que después de todo si habían podido venir, pero no escuche voces, además de que llovía y se seguían escuchando las gotas de agua. A los pocos segundos entro Ithan y parecía preocupado y comenzó a buscar algo en la alacena.

- ¿Qué buscas? - pregunte suavemente.

- ¿Dónde está el dinero muggle?

- En ese cajón - lo abrió y saco el frasco - ¿Qué vas a hacer con él?

- Pagar el taxi.

¿Taxi? Arrugue la nariz y camine hacia la entrada donde estaba Alex totalmente mojada y con varios cortes que aun sangraban y en silencio lloraba, sentí un escalofrío al verla y parecía que Amy también al escuchar el pequeño grito que dio, los ojos grises de Alex se clavaron en nosotros y a pesar de todo trato de sonreír.

 

- Lamento llegar así - dijo en voz baja - pero pensé que no te molestaría que me quedará aquí solo por unos días.

- ¿Qué te paso? - pregunto Amy que se acerco a ella y comenzó a revisar su rostro.

- Estar jugando quidditch con lluvia no es muy bueno - contesto con simpleza y alejándose de Amy, no le gustaba que gente que no conocía la tocará, creo que eso yo se lo había pegado.

- Esto no son por una caída - murmuro Remus que había tomado el rostro de Alex y lo observaba detalladamente.

- Pues eso fue lo que paso - replico tratando de soltarse de Remus, era como Sirius escondía lo que la avergonzaba.

Sin preguntar nada la tome de los hombros y la lleve al comedor, ella no se negó a que yo me acercará, ya que de todos los que estábamos ahí la conocía desde que era una bebé, y me dolía verla herida y mucho más de su corazón, porque esos ojos grises estaban llenos de dolor.

- ¿Quieres comer? - le pregunte suavemente.

- Por favor - acepto con una media sonrisa.

- Yo le sirvo - se ofreció Amy - mientras tú le curas esas heridas.

- Gracias - susurro Alex sonriéndole débilmente.

Yo solo saque mi varita y comencé a cerrar los cortes, después de eso limpie su rostro, ya que aun había rastros de sangre, después de cómo diez minutos ya estaban sanadas sus heridas. En ese momento Amy le entrego un plato con pollo y ensalada.

- Gracias - repuso con un movimiento de la cabeza.

- De nada - contesto Amy y se sentó a su lado, pero antes de que llegara a preguntar algo llamaron a la puerta.

Remus que observaba la escena desde el marco del comedor se dirigió a abrir, mientras Ithan trataba de hacer reír a su hermana, lo cual lograba con suma facilidad.

- Alex - ante la voz de Sirius su risa se esfumo - necesitamos hablar.

- Yo no tengo nada que hablar con usted señor Black - su forma fría me hizo arrugar la nariz y observar a Sirius, ya que Alex en cuanto escuchaba su voz se lanzaba a sus brazos.

- Vamos muñe

- Ya le dije que no tengo nada que hablar con usted - se levanto de la mesa - se me ha ido el hambre.

- Ithan llévala a su recamara - mi hijo se puso en pie de inmediato.

- Buenas noches - se despidió de todos con una media sonrisa, pero cuando vio a Sirius - espero que deje de tratar de hablar conmigo.

- Alex soy tu padre - repuso tomándola del brazo.

- No lo es - le espeto - un padre protege, no deja como lo hizo usted.

Después se soltó del brazo de Sirius y siguió a Ithan, cuando estuvimos solos, lo observe con irritación, todo encajaba, los cortes, los golpes las lágrimas.

- ¿Cómo pudiste? - le espete, mientras sentía la mirada de Amy y Remus de confusión.

- No hice nada - susurro con culpabilidad.

- ¿Dejaste que la golpeará y la lastimara? - esa no fue mi voz, sino la de Remus, al no haber respuesta - eres un imbécil un completo idiota, como lo permitiste.

- Sirius no dejaría que Bell
-pero al ver la mirada de Black - eres un idiota que no merece que ella sea tu hija estúpido.

- Hablemos a solas - comente haciéndole una seña para que me siguiera a mi recamara, ya que era el lugar más seguro en donde mis curiosos amigos no irían, se sentó al borde de la cama y lo primero que hice fue darle un puñetazo con todas mis fuerzas - jamás pensé decir esto, ¿pero que clase de monstruo eres?

 

- Gab yo n
- le dio otro puñetazo.

- No me digas que tú no querías porque te prometo que te golpeare hasta que me canse - trate de tranquilizarme.

Pero antes de que pudiera seguir, la puerta de mi recamara se abrió y lo único que sentí fue como alguien me empujo y a los pocos segundos puede ver a Regulus golpeando a su hermano.

- ¿Cómo permitiste que le hiciera eso a Alex? - estaba sobre él y no medía los puñetazos - eres un completo idiota que no la merece como hija, eres un hijo de pu

- Tío - llamo Alex abrazándolo por la espalda - basta - pidió con un hilo de voz.

- Todo está bien preciosa - repuso Reg que se quito de encima de Sirius y abrazo a Alex con fuerza y beso su cabello - pediré un permiso y vivirás conmigo y nos iremos de Inglaterra.

- Perdóname Alex - apenas si se escuchaba la voz de Sirius, debido a la sangre que se acumulaba en su boca - no quise hacerte vivir lo mismo que yo.

- No te atrevas a siquiera a mirarla - le espeto Reg que lo miraba con odio.

- Los padres cometen errores - se incorporó con una mano en su boca y nariz, se veía salir la sangre - pero son tan pequeños que no puedo decirte que solo fue un error, porque lo mío ha sido la mayor estupidez que he hecho en mi vida, que jamás me perdonare por haberte hecho vivir lo que yo viví.

Alex lo observaba con las lágrimas rodando por sus mejillas, mientras yo lo veía con cierta lástima, sabía lo que estaba sintiendo, se sentía miserable por haber dejado que Bellatrix la hubiera tratado de educar como los Black, mientras Regulus seguía abrazando a su sobrina.

- Soy el peor padre del mundo, no supe en qué momento perdí el control de la familia y Bellatrix comenzó a llevarlo, siempre prometí cuidarte, de hecho se lo prometí a las dos personas que están presentes, les dije que te cuidaría con mi vida y ¿Qué hice? Te deje en manos de alguien como Bellatrix para que te hiciera lo que ella creyera conveniente - camino hacia la puerta - Regulus tiene razón no merezco que alguien tan noble y hermosa como tú me diga papá - se recargo en la puerta y supuse que su hermano no solamente le había roto la nariz sino también algunas costillas - espero que alguna vez me perdones, nos vemos muñeca.

- No te vayas - la voz de Alex se escucho a suplica - papá no me dejes, no esta vez.

Sirius se detuvo en la puerta y recibió con gusto el abrazo de su hija, mientras yo trataba de tranquilizar a Regulus, aunque cuando vio las lágrimas de su hermano y los de su sobrina solo suspiro antes de salir de la recamara.

- Antes de que los deje solos, te compondré esa nariz y en cuanto llegue Sev le digo que te repare las costillas - con un movimiento de la varita repare su nariz - bueno ahora los dejo para que platiquen.

POV Alex

Vi salir a Gab de la recamara, y en cuanto estuvimos solos, me tomo del brazo con fuerza, sentí miedo en ese momento, los ojos de mi padre se volvieron fríos y me vieron con odio.

- Alexa eres simplemente predecible - susurro con una media sonrisa - unas cuantas lágrimas y haría que confiarás en mí.

 

- ¿Qué pasa? - pregunte con un hilo de voz.

- Vamos preciosa - me abrazo con fuerza a su cuerpo - que esté no es nuestro lugar.

- Tú no eres mi padre - le espete con un hilo de voz.

- Eres más lista que tu hermana - repuso saltando por la ventana, pero sin soltarme, sentí algunos vidrios incrustándose en mi piel - ahora vayamos a donde está tu pequeña hermanita.

Antes de que pudiera decir algo, habíamos aparecido en un bosque que no reconocí y me jalo hacia una pequeña cabaña, a la cual pude ver como Bella corría hacia nosotros.

- CORRE - grite, pero él tapo mi boca, pero la mordí - ÉL NO ES PAPÁ - pero ahora recibí un empujón y una patada.

- ¿Qué pasa? - pregunto asustada.

- Huye - dije con un hilo de voz debido a la patada.

- Vamos muñeca, no espantes a tu hermanita - se burlo y observo a Bella que no se había movido - creerá que has perdido la razón.

- Tú hiciste todo eso de la reprimenda - ¿Cómo pude ser tan estúpida?

- Lista preciosa, muy lista - en ese momento se fijo en Isabella - pero prefiero a tu hermanita que es idéntica a tu madre, solo que tú heredaste su cerebro.

- VETE - grite de nuevo y me abalance sobre él al ver que caminaba hacia mi hermana - ¿Dónde están mis padres?

- Hay tiempo para hablar de eso - apunto con la varita a Bella que por fin había comenzado a correr - Desmaius - y mi hermana cayo inconsciente, sentí que alguien me tomaba por la espalda - esto será realmente divertido Desmaius - después de eso todo se volvió negro.


--


espero les guste el cap y bueno ya se ke a lo mejor les parecera un tanto no creo ke telenovelezco, pero si raro, bueno 7 cometarios y actualizo


Capitulo dedicado:

franccesca black

KiKaDiGgoRy

snow white

VickyPotter

taylor_alice_cullen

Isis Elisabeth Black

laura mcgonagall

vjerih



Escuche como algo en el piso superior se rompía, así que subimos a ver que pasaba, tanto Remus como Amy y yo nos quedamos viendo como la ventana de mi recamara estaba hecha pedazos y vimos a Sirius salir corriendo con Alex en brazos.

- Yo voy por él - comento Regulus que salió corriendo tras él.

- ¿Qué demonios pasa aquí? - pregunto Amy que al igual que nosotros estaba confundida.

- No lo sé - estaba angustiada, Alex había sido "secuestrada" por su propio padre.

Pero esto no era lógico, Sirius jamás saltaría por una ventana y menos con una de sus hijas en brazos, ¿Qué era lo que estaba pasando? De pronto una angustia terrible comenzó a crecer en mi pecho.

- ¿Por qué dejan la puerta abierta? - esa voz hizo que mi angustia creciera aun más - ¿te peleaste con Snavillus y lo aventaste por la ventana? - bromeo.

- Sirius - Remus al igual que yo estaba sorprendido, de hecho Amy también lo estaba - ¿Qué haces aquí?

- Vine por mis hijas - contesto tranquilamente - le envié una carta a Alex, de que debían venir con Ithan a tu casa, mientras nosotros regresábamos de un viaje a Los Angeles.

 

- ¿Qué? - eso debía ser una broma y una muy mala si pedían mi opinión.

- Lo que escuchaste, le envié una carta a Alex, una diciéndole que nos íbamos a Los Angeles por cinco semanas por cosas de la empresa y hoy en la mañana le envié otra para que vinieran aquí - esa sonrisa hizo que mi horror creciera.

- Rodolphus - lo dije sintiendo mis ojos llenarse de lágrimas.

- ¿Rodolphus? - repitió Amy sin entender, pero los rostros de Sirius y Remus comprendieron enseguida.

- Mis hijas - la voz de Sirius estaba llena de miedo.

- Pensemos - repuso Remus - Sirius ve y habla con Bellatrix y ella moverá a todo el Ministerio, mientras nosotros vamos a buscar a Regulus.

- ¿Regulus? - repitió Sirius - el idiota de mi hermano se fue a Irlanda esta mañana.

- No - mi voz se quebró en ese momento - no está solo.

- Entre más seamos mejor - repuso Amy y camino hacia la puerta - hablare con James y Lily y sé que a mi hermano se le ocurrirá algo más, mientras tú Sirius ve y habla con tu esposa.

Vi salir a Sirius, ¿Cómo había sido tan estúpida? Debí de haberme dado cuenta que ese hombre no era Sirius, y ahora por mi culpa Alex estaba con ese hombre, al igual que lo estaba Bella, Ithan estaba sentado en la sala con sus manos en su rostro, mientras Remus había salido a buscar alguna cosa que hubiera dejado el falso Regulus, me sentía inservible.

- ¿Qué pasa? - pregunto la voz de Severus.

- Deje que secuestraran a Alex - y me abrace a él como si mi vida dependiera de ello - por mi culpa ella está en peligro.

- Tranquila - susurro acariciando mi cabello - no fue tu culpa.

- Si yo no hubiera sido tan estúpida, me habría dado cuenta que él no era Sirius - mis lagrimas salían sin miramiento.

POV Sirius

¿Dónde podían estar? Sentía un hueco en el estomago al pensar lo que estarían viviendo, Bella había mandado a todos los aurores a investigar, ahora solo nos quedaba esperar, pero paciencia era lo que menos teníamos Bella y yo y más si se trataba de nuestras hijas. Camine hacia el despacho y la vi sentada en el sofá con la vista distante.

- Vamos - susurre tomándola de los hombros.

- Encontré sangre - susurro señalando el centro de la habitación - ese imbécil debió herirla y hacerle creer que había sido yo - su voz no mostraba emoción alguna.

- Conociendo a Alex ya lo comprendió - comente acariciando su largo cabello - y ahora debe estar buscando la manera de salir de ahí.

- ¿Crees que soy una mala madre? - la observe sin entender, ella no era de las mujeres que preguntaran eso - sé que solo les he enseñado que me interesa la pureza de la sangre, pero pensé que ellas sabían que a mi manera las quería

- En el fondo lo sabe, al igual que Bella.

- Ella va a estar bien - murmuro tomando mis manos - Alexa es capaz de dejar que la maten, antes de que toquen a su hermanita.

- Al igual que tú - y acaricie sus brazos, en donde aun se sentían sus cicatrices por defender a Cissy cuando sus padres comenzaban con eso de las reglas.

- Ella eres tú - comento secamente - cuando la tuve por primera vez en brazos y vi sus ojos perlados, supe que serían iguales a los tuyos y fue en ese momento que esa mirada me convirtió en débil, cuando esos ojos me miran por más que lo trate no soy capaz de negarle nada, Alexa es tu viva imagen, puede pedirme que la deje salir con un Weasley y por más que me odie lo aceptare, en cambio Bella es como yo orgullosa y frívola y bueno si ella me pidiera salir con un Weasley me daría un ataque de risa y después vendría Alex con esa sonrisa que es igual a la tuya y me diría que es cierto y entonces aceptaría a un asqueroso Weasley en esta familia.

 

- Estás haciéndote vieja - mientras besaba su mejilla - a mi si me dicen que salen con un Weasley lo mato y bueno ya después vería.

- Idiota - me espeto y tomo el Profeta - mi hermana casi me mata cuando supo que Alexa estaba comprometida con Cedric Diggory y no la había invitado.

- ¿Mi Alex comprometida? - mi voz sonó temblorosa - ¿Cuándo fue eso?

- Hace como tres meses - contesto enseñándome el Profeta.

- ¿No estuvimos en la India en ese entonces?

- Exacto - repuso con cierta molestia - tú regresaste solo un día y después de haberlas visto sanas y salvas regresaste - esto era confuso - ahora ve esto - me enseño el Profeta en donde Amos Diggory era detenido por atacar a mi esposa y concuño.

- Estuvimos en Los Angeles - comente mientras leía la nota - ¿tú con Lucius? Esto lo dicen porque no los han visto en las cenas de Navidad.

- Cissy y el idiota de Lucius también salieron a comprar algo para Draco - comento sin hacer caso a mi comentario - no estuvieron en Inglaterra durante dos semanas.

- ¿Quieres decir que nos suplantaron?

- Eso quiere decir que Rodolphus es más listo de lo que pensé y desea jugar conmigo - susurro con resentimiento - mejor dicho con Alex.

- ¿Cómo?

- Se dio cuenta que Alex saco mi inteligencia, mientras Bella saco mi belleza - tenía que ser Black, todos somos guapos - y el cerebro de Regulus.

- Ya sé que mi hija es torpe, pero no la humilles tanto - replique.

- Bueno desea saber cuándo se dará cuenta Alexa de que con quien convivieron durante vacaciones fueron ellos y no nosotros - repuso levantándose y caminando hacia el escritorio - y conociendo el cerebro de mi hija
.

- No lo hará porque jamás recibió las cartas - la interrumpí.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ya saben a los 7 comentarios actualizo

Capitulo dedicado a:

vjerih

VickyPotter

sammy_diggoy_cullen

KiKaDiGgoRy

snow white

taylor_alice_cullen

Raastaa

POV Alex

Mi cabeza dolía horriblemente, cuando abrí los ojos, tuve que dejar que se acostumbraran a la poca luz, parpadee un poco para que fuera más rápido y escrute la habitación, estaba bastante descuidada y a penas si entraba la luz en la cabaña, trate de incorporarme, pero noté que mis muñecas estaban atadas junto a otras.

- ¿Alexa? - susurro la voz de Bella.

- Si - conteste en el mismo tono.

 

- ¿Dónde estamos?

- No lo sé - trate de encontrar una puerta, pero no creo que sirviera de mucho como estábamos - ¿te puedes levantar?

Pero antes de que contestara la puerta que estaba en una esquina se abrió y me dejo ver a un hombre de cabello castaño algo largo, sus ojos se clavaron en los míos, tenía aspecto de desquiciado, tenía enormes ojeras, poco a poco se acerco y me dejo ver unos ojos verdes amarronados iguales a los de Rodolphus, sentí un hueco en el estómago.

- Rabastan - dijo esa voz que a pesar del tiempo aun recordaba, tan claramente que sentí un escalofrío recorrer mi columna - te dije que no molestarás a nuestras invitadas.

- Y no lo hacía - su voz sonaba ansiosa, con un toque de histeria - solo quiero ser cortés con ellas.

- ¿Mis padres? - le espeté a Rodolphus, dejando de ver a ese tal Rabastan.

- ¿Qué pasa con ellos? - pregunto acercándose a mí y empujando al otro hombre, mi mirada se clavo en él - veo que aun no has logrado descifrar donde están tus padres - se burlo y despeino mi cabello -pensé que eras un poco más lista.

- ¿Dónde están? - le espeto Bella - ¿Qué has hecho con nuestros padres?

- Jugaremos - repuso de la nada - si logran ganar, les daré una pista.

- ¿Qué juego? - pregunte antes de que mi hermana pudiera decir algo.

- Adivinanzas - susurro tomando una silla y sentándose delante de nosotras - pero haremos esto más interesante - hizo una seña y Rabastan corto las cuerdas y tomó a Bella - cada vez que te equivoques ella sufrirá.

- Estás loco - le espete - dijiste que esté era un juego para las dos.

- Error - repuso y apunto a Bella - ¡Crucio! - mi hermana se elevo y soltó el grito más horrible que había escuchado - el juguemos no es plural de tú y tu hermana, era tú y yo - dijo después de que Isabella dejara de gritar - sigamos - mi cerebro dolía y no me dejaba pensar muy claramente y menos sabiendo que mi hermana iba a sufrir si me equivocaba - ¿Cómo tomó tu noviecito el encierro de su padre?

- ¿Qué tiene que ver eso con es
.

- Mala respuesta - susurro con una sonrisa macabra - ¡Crucio! - cerré los ojos para no verla ¿Qué demonios tenía que ver el padre de Cedric en todo esto? - espero tu respuesta.

Mi cerebro trabajaba lo más rápido de lo que era capaz, pero no encontraba algo que incluyera al señor Diggory, y el dolor no era de mucha ayuda, con un demonio Alexa piensa.

- ¡Crucio! - de nuevo el grito de mi hermana.

- NO HE CONTESTADO NADA- grite con un nudo en la garganta.

- Si tardas más de treinta segundos, tu hermana sufrirá - contesto burlonamente - así que pon a tu cerebro a trabajar.

- Tú enviaste a Amos Diggory a Azkaban - lo dije sin pensar.

- Correcto - abrí los ojos y lo encontré a escasos centímetros de mí - por eso ya no habrá Crucios para tu hermana, ahora comenzaremos con cortes, pero equivócate dos veces o no respondas en el tiempo y volveremos con los Crucios.

Solo lo observe con resentimiento y él me tomo el rostro con fuerza, sonreía con altivez.

- Igual al idiota de tu padre - su voz se escucho ronca - pero no puedo negar que eres hermosa, es por eso que te mostrare un poco de tu madre, además de que contestaste bien - sin soltar mi barbilla me puso en pie.

Caminamos fuera de la habitación, dejando a Rabastan y a Bella, esta parecía una pequeña sala, había una mesa al centro con un objeto de piedra que me recordaba al que había en la oficina de Dumbledore, puso su varita en su sien y un hilo color plata se desprendió, aun sin soltarme me coloco frente a esa cosa de piedra y dejo el hilo. Sin previo aviso empujo mi cabeza y sentí como caía en una enorme casa que reconocí como la mansión Malfoy.

 

Vi una mujer de cabello negro y largo, llevaba una enorme capa negra, detrás de ella iba un hombre alto, cabello negro y al igual llevaba una capa negra y larga.

- Bella - llamo el hombre que reconocí como Rodolphus - ¿estás segura?

- Completamente - contesto con enfado la voz de mi madre.

Después de decir eso entro a la Mansión y Rodolphus detrás de ella, la casa seguía como yo la recordaba, camine detrás de ellos para no perder continuidad, vi a Lucius de pie mucho más joven que ahora, su cabello rubio le llegaba a los hombros, a su lado estaba Rabastan y descubrí que siempre había tenido esa mirada de loco.

- Llegas tarde - le espeto Lucius, mi madre le envió una mirada asesina - El Señor Tenebroso está furioso.

Mi madre paso por su lado sin ni siquiera responder, y entro al despacho, donde un hombre alto y sumamente delgado estaba observando la ventana con detenimiento, mi madre se hinco y bajo la cabeza, cosa que jamás pensé ver.

- Mi señor - dijo en un susurro.

- Pensé que en tú estado te quedarías en casa - siseo el hombre que se giro y me dejo ver un pálido rostro, me hizo recordar a una serpiente, sus facciones a pesar de ser finas, me daban terror, sus ojos tenían un extraño toque rojizo que solo hizo que los vellos de mis brazos se erizaran.

- Jamás podría fallarle mi señor - contesto mi madre sin levantar la vista.

El hombre se acercó a ella y poso su mano en su cabeza y una fría y macabra sonrisa apareció en su rostro, Rodolphus lo observo que estaba en la misma posición que mi madre.

- Vayan entonces - susurro sin quitar esa horrible sonrisa.

Rodolphus se levanto y trato de ayudar a mi madre que aventó su mano y con esto hizo que su capa se abriera un poco y dejará ver su crecido vientre, arrugue un poco la nariz, jamás supe que mi madre hubiera estado embarazada, antes de mí.

- Bonita ¿no lo crees? - siseo el Rodolphus de mi tiempo a mi oído - siempre lució hermosa, no importa su estado.

- ¿Qué paso? - pregunte girando a verlo y encontrándome en la cabaña.

- Te daré otro recuerdo, para que tu mente comience a comprender todo.

Ahora estaba en una sala sumamente obscura, vi a Rodolphus de pie en el umbral, observando un sillón, con paso silencioso se acercó a el y pude ver a mi madre sentada sin expresión alguna, pero en sus manos estaba una pequeña cobija que a pesar de la poca luz, pude ver que era blanca.

- Bell - llamo Rodolphus, pero mi madre seguía igual, con la vista un tanto perdida - deberías abrir las cortinas - camino hacia ellas, pero cuando iba a abrirlas.

- NO - grito mi madre levantándose de un brinco y tomando las cortinas - me duele la cabeza.

- Bella eso ya tiene casi dos meses - repuso tomándola de los hombros - no puedes seguir aferrada a algo que ya no será.

- Sirius - susurro con odio - ese maldito es el único culpable de esto.

- Lo sé - aceptó acariciando el cabello de mi madre, pero ella se separo hastiada - la Bellatrix que yo conozco estaría buscando venganza.

 

- Y la tendré - y una sonrisa siniestra apareció en su rostro - ese malnacido tendrá su merecido, le pagaré con la misma moneda.

- ¿Qué quieres decir? - pregunto enarcando una ceja.

- Le quitaré a su hijo como él lo hizo conmigo.

- ¿Matarás a ese bastardo que tiene con la traidora? - pero ella no parecía escucharlo.

- Mejor - dijo para sí - torturare a su hijo frente a sus narices.

Después de eso de nuevo estaba en la cabaña, ¿Qué quería decir eso? ¿Qué tenía que ver mi padre con eso? Observe los ojos verde amarronados de Rodolphus, pidiendo una explicación.

- No lo entiendes - una sonrisa fría apareció - está es la segunda fase del juego, adivina que tiene que ver tu nacimiento con todo esto.

Las imágenes antes vistas se acumularon en mi cerebro, su embarazo, la cobija, su sonrisa, mi padre y la maldición hacia él, lo mire fijamente y obtuve la respuesta enseguida, sentí las lágrimas acumularse.

- Soy la venganza - susurre y él acarició mi mejilla.

- Perfecto primor - lo dijo con simpleza - Bellatrix hizo su plan contra Sirius, estuve de acuerdo en que se embarazara y después cuando naciera, lo llevaríamos a esta cabaña y frente a sus ojos, comenzaríamos a cortarle un brazo, a su pequeño bastardo y cuando no quedara nada, seguiríamos con su siguiente rata, era una venganza un tanto infantil, pero Bella la deseaba por haberle quitado a su hijo, y yo era capaz de complacer todo capricho de esa mujer.

- ¿Matar a su propio hijo? - era horrible, sentí el picor en mis ojos.

- Ella no consideraría hijo al hijo de ese perro, al menos no la Bellatrix con la que me casé - me espeto y me empujo haciendo que cayera - pero con el paso de los meses comencé a ver que había un extraño brillo en su mirada y entendí que ese engendro que llevaba en las entrañas la estaba cambiando, fue cuando decidí que lo mejor era interrumpir el plan, pero lo que conseguí fue que ella me echara de su vida.

- MIENTES - grité, aunque en el fondo algo me gritaba que era cierto - mi madre no lo haría.

- Primor - susurro con burla - la Bellatrix que se casó conmigo era capaz de eso y mucho más, pero lamentablemente llego el imbécil de tu padre y arruino todo, llego al fondo del inconsciente de Bella, donde se guardaba esa mujer que jamás le gusto, la mujer débil.

Mis lágrimas bajaban por mis mejillas y sentía el dolor más horrible en el pecho, ¿Qué clase de monstruo era Bellatrix? Lo vi reírse, sentí como algo quemaba mis entrañas.

POV Escritora

Sin darse cuenta una sonrisa vil y fría apareció en su perfecto rostro, levanto su mirada gris y la clavo en la verde de él, Rodolphus al ver el rostro de la chica hizo que su sonrisa flaqueara, pero casi enseguida volvió esa sonrisa burlona.

- ¿Piensas matarme? - pregunto con un toque de sensualidad, que saco de sentido a Rodolphus, hace tan solo dos segundos lloraba y ahora mostraba frialdad y sensualidad, al igual que Bellatrix - vamos Rodolphus.

- Primor, te gusta jugar - siseo y se acerco a ella con una sonrisa seductora.

- Solo hago lo mismo que tú - le susurro con fingida inocencia.

- Me encantas - repuso el hombre tomándola de la cintura.

- Podría ser su hija - dijo con tono mordaz que enloqueció aun más a Rodolphus.

 

- Pero no lo eres - sintió como ella tomaba sus manos, sonrió con malicia al pensar en lo que la chica pensaba, pero sintió como le quitaba la varita.

- Imbécil - le espeto y lo separó de ella - juguemos - esa sonrisa igual a la de Bellatrix hizo que un escalofrío lo recorriera - ¡Crucio! - él se elevo y sintió un dolor aun más horrible del que había sentido en su vida - es divertido jugar, te parece unos pequeños cortes - de la nada apareció una daga - Inmovilitus - Rodolphus se quedo estático, sus ojos mostraban miedo y la vio acercarse.

POV Remus

- ¿Estás segura? - pregunte cuando llegamos al bosque.

- Según lo que Bellatrix dijo es que en este bosque tenía una cabaña - contesto Tonks tranquilamente.

Decidí no cuestionar más, como a los cincos minutos, pude ver una cabaña que parecía abandonada, pero a Tonks pareció alegrarle, caminamos aun más en silencio, pero no había indicios de nada, entré yo primero y enseguida Tonks, lo que vi me dejo helado, Alex estaba sentada en una esquina con la ropa manchada de sangre y veía fijamente el cuerpo inerte de Rodolphus y junto a él estaba el de Rabastan. Tonks corrió hacia ellos.

- Siguen vivos - repuso al tomar su pulso - Alexa - llamo, pero ella solo se hizo ovillo - ¿Dónde está tu hermana? - pero ella siguió sin contestar.

- Busca en la otra habitación - repuse acercándome más a Alex que escondió su rostro entre sus rodillas - ya todo paso - le susurre y acaricie su cabello - ya estás a salvo.

- Rodolphus - murmuro sin levantar la mirada - venganza - eran palabras que no entendía, pero era lo único que repetía.

Tonks apareció con Bella por delante de ella estaba inconsciente, tome a Alex del brazo y ni siquiera se inmuto, la cargue, era bastante ligera, así que salimos de la cabaña, dos aurores más se quedaron con Rodolphus y Rabastan.

Mande un patronus a la casa de Sirius, diciéndole que nos veríamos en San Mungo y que ya habíamos encontrado a sus hijas, cuando llegamos un sanador tomó a Alex y a su hermana la llevaron a camilla a entenderlas.

Camine hacia Tonks que se había dejado caer en los sillones que estaban en la sala de espera y me senté a su lado, ella sonrió levemente y beso mi mejilla, eso hizo que un poco del temor sobre las hijas de mi mejor amigo se fuera. A los pocos minutos aparecieron Sirius y Bellatrix.

- ¿Dónde están? - pregunto Sirius angustiado.

- Las revisan - conteste pasivamente.

- ¿Cómo están? - pregunto Bellatrix con indiferencia.

- Alexa estaba consciente cuando llegamos, pero Isabella estaba inconsciente - repuso Tonks.

El sanador que había entrado con Alex e Isabella se acerco a nosotros, evitando que Sirius o Bellatrix dijeran algo.

- La chica no deja de preguntar por su padre - repuso el sanador.

- Soy yo - replico Sirius observando al sanador.

- Sígame - fue lo único que dijo

POV Sirius

Seguí al sanador dejando a Remus, Tonks y a Bella fuera, llegamos a una habitación pequeña en donde estaba mi hija sentada con sus piernas abrazadas y su ropa estaba llena de sangre.

- Pequeña - llamo el sanador, pero ella ni siquiera lo miró - tu padre está aquí - al escuchar aquello giró hacia mí y sus ojos se llenaron de de lágrimas.

 

- Muñeca - susurre y camine hacia la cama - todo está bien.

- No - negó y las lágrimas comenzaron a salir - lo torture - dijo con un hilo de voz - tome la daga y comencé a herirlo, sentía placer al hacerlo, me sentía viva, y él en vez de decirme algo solo sonrió y dijo que era una digna hija de Bellatrix, y fue cuando note lo que hacía, me dio asco el ser que era o que soy, soy un monstruo.

Me quede en silencio, observándola odiándose por haber disfrutado herir a una persona tan miserable como Rodolphus, se odiaba por disfrutar el dolor de las demás personas, mis lágrimas también luchaban por salir, mi pequeña, mi nenita en el fondo era una maldita Black en todo lo que conlleva.

- ¿Me odias como yo lo hago? - pregunto al ver que no decía nada.

- ¿Odiarte? - la mire fijamente, sus ojos grises estaban llenos de miedo, y entonces entendí que lo antes pensado era una estupidez, ella tenía mi carácter, jamás heriría a una persona solo por placer, lo había hecho porque estaban en peligro - jamás lo haría muñeca, y lo que paso con Rodolphus es lógico, él trataba de matarte a ti y a tu hermana.

- Tú jamás hiciste algo así - me espeto.

- De hecho casi mato a Severus Snape - repuse acariciando su cabello - pero eso ahora no importa y jamás se lo digas a Gabrielle.

- Gracias - susurro con una débil sonrisa.

- Muñeca - y besé su frente - soy tu padre y siempre te hare ver mejor las cosas - su sonrisa se ensancho - tu madre querrá verte.

- No - y me tomó del brazo - no quiero que Bellatrix entre.

- Es tu madre - replique un tanto irritado.

- Después de lo que me entere a dejado de ser mi madre - eso era grave ¿Qué había descubierto?

- ¿Qué descubriste?

- Olvídalo - repuso dirigiendo su vista a la ventana.

- Dímelo Alexa Black - le ordene.

- Alexa - llamo mi esposa desde el marco de la puerta - tu hermana ha despertado y quiere verte.

- Gracias - dijo sin ni siquiera mirarla - no quiero sonar grosera pero necesito hablar con mi padre.

- Lo puede escuchar tu madre, de hecho creo que nos confiere a los dos - replique tratando de sonar tranquilo.

- Si eso quieres - comento con indiferencia, pero aun así no dirigió su vista a nosotros - no quiero ser una Black - ante aquello mis ojos se abrieron.

- Lo llevas en la sangre - repuso Bellatrix fríamente.

- Pero eso no quiere decir que tenga que llevar las reglas y ese estúpido lema "Toujours pur" (siempre puro) - sus manos apretaron las sabanas - porque no soy como usted - clavo su mirada en Bella - y no quiero serlo.

- Siempre has hecho lo que has querido - le espeto su madre, yo solo observaba y esperaba el momento en que tuviera que intervenir - tus amigos han sido todo lo contrario a lo que un Black requiere.

- Es por eso que dejaré su casa, para no molestarla más con mis amistades - su voz sonaba fría y Bellatrix lo notó - se puede quedar con toda la ropa si lo desea, solo necesito mis libros, mi uniforme y mi lechuza.

- ¿Por qué? - pregunto mi esposa clavando su mirada en la de ella.

- ¿Por qué? - repitió Alex con cierto dolor - supe lo de su venganza.

Esperé a que Bella dijera algo, pero solo la observaba sin dejar ver el dolor que se escondía en su mirada, supuse que buscaba algo con tal de retenerla en casa, Alex la veía firmemente sin dejar ese orgullo.

 

- Si eso es lo que deseas - ¿se había dado por vencida? El mundo se estaba acabando - tus cosas serán enviadas a casa de los Potter.

- Puede borrarme del árbol - le espeto Alex - de hecho me haría un favor, al saber que Bellatrix me ha sacado de su vida.

- Eso haré - se había girado para salir - en este momento dejas de ser una Black.

- ¿Qué? - esto era ilógico - no puedes irte y tú no puedes permitirle que se vaya.

- Siempre ha sido la vergüenza de la familia - contesto Bellatrix sin girarse - qué más da que ahora sea borrada de los Black, si nunca lo ha sido.

- Quisiera decir que me duele - susurro Alex - pero no puedo, me alegra que deje de ser mi madre.

- Y a mí me alegra que solo tenga una hija - después de decir eso salió de la habitación.

- Si dejas la casa, dejo de ser tu padre - le advertí, ella me miro sin expresión alguna.

- Esto si me duele - repuso serenamente - pero si es lo que desea - esto no salía como yo deseaba - le pido que salga de mi habitación señor Black y le diga a Remus que si puede entrar.

- Alexa no hagas tonterías - replique furioso.

- Le pedí que saliera de mi habitación - repitió volviendo a observar la ventana - no necesito más trato con la familia Black.

- ¿Piensas quitarte el apellido? - le espete sin moverme de mi lugar, ella no respondió - ¿te piensas poner Potter, Swan o Lupin?

- El Swan se sentiría mejor que el Black - contesto con voz temblorosa.

Al ver que no hubo diferencia camine hacia la puerta y antes de cerrar, escuche claramente.

- Al menos Gabrielle jamás me hubiera usado como venganza - en ese momento su voz se quebró.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

espero ke les guste el capitulo ya saben a los 7 comentarios actualizo.

Capitulo dedicado a:

sammy_diggoy_cullen

KiKaDiGgoRy

laura mcgonagall

snow white

Raastaa

Polgara

taylor_alice_cullen

y x si no actualizo antes del 31, les deseo unPROSPERO AÑO NUEVO y ke todos sus deseos se hagan realidad

- Alex tienes que comer - repuso Amy que parecía más mi madre que tía Lily - si no comes no irás mañana a la boda de Gab.

- Eso no es justo - replique observándola seriamente.

- Claro que lo es - contesto con una media sonrisa - ahora come o no dejare que vayas.

Le mande una mirada asesina a lo que ella respondió con una pequeña risita, tenía que hablar con tío Regulus para que hablara con ella y me dejara en paz, porque era peor que vivir con tía Lily observando que comes y que no, ya que a mi pelirroja tía, podía distraerla con sus plantas o su cocina y darle la comida al gato, en cambio Amy no se levantaba de la silla frente a mí, hasta que no hubiera nada en mi plato.

 

- Amy - llamo Harry, a pesar de que era su tía la llamaba por su nombre, la razón era de que hacía apenas unos meses había regresado a Inglaterra - ¿has visto a mi papá?

- Salió con tu madre por las túnicas para mañana - contesto sin apartar la vista de mí.

- Pensé que el profesor Snape no quería mucha gente en su boda - comente dando un sorbo a mi jugo.

- Solo iremos Lily, tú y yo - respondió amablemente - James no soporta a Snape desde que entramos a Hogwarts y veo que Harry tampoco.

- No es mala persona, solo un poco amargado - dije sonriendo, al fin y al cabo, Amy no me caía mal, a excepción de cuando se ponía como mi nana a cuidar que comiera todo.

- De hecho te cae bien cuando lo tratas - concordó con una media sonrisa al ver que había terminado - creo que hará feliz a Gab.

- Al igual que a ti tío Reg - repuse y ella sonrió tontamente, como lo hacía Gab al pensar en Snape.

- Es único - parecía que fantaseaba, sin darse cuenta que Harry y yo seguíamos frente a ella.

- Vámonos - me susurro Harry tomándome del brazo - antes de que empiece a contarnos sobre cómo serán sus hijos.

[



























]

- Madre me mareas - se quejo Ithan.

- Estoy nerviosa - repuso Gab que no dejaba de caminar de un lado a otro en el aula de Transformaciones.

- Harás un hoyo en el aula - bromee, lucía hermosa, su cabello castaño la mitad estaba en una media coleta y el resto caía en perfectos rizos, su vestido era bastante sencillo pero lucía perfecto en ella - además no creo que Snape te deje, sería un idiota si lo hiciera.

- Alexa ese vocabulario - me reprendió.

- Tiene razón - corroboró Ithan - ¿Quién dejaría a una hermosa mujer como tú en el altar?

- Chicos - susurro y sus ojos avellana amenazaban en llorar.

- Gab no llores - dije en tono de suplica - si lo haces se te correrá el maquillaje y luces hermosa.

- Gracias - repuso abrazándonos a los dos - no sé qué haría sin ustedes.

- Arruinar tu boda - contesto el idiota de mi hermano.

- Cállate tarado - le espeté dándole un codazo.

POV Gabrielle

Los observe pelearse y supe que a pesar de que Alex no llevara mi sangre era mi hija, porque mi corazón lo había decidido, desde que la vi llegar en brazos de Sirius.

Flash Back

- Tengo que ducharte Ithan - replique saliendo al jardín por él.

- No quielo - me espeto mi pequeño de tres años - yo quielo jugal.

- Después de ducharte puedes seguir jugando - mientras veía como inflaba sus mejillas.

- No - se negó de nuevo.

- O te duchas o te quito tu pato - esto de las amenazas servían.

- Al igual que mi papi - ante aquello sentí un nudo en la garganta - ¿polque mi papi she fue?

¿Qué contestarle? Sus ojos azules me observaban suplicantes y dolidos, eso hizo que mis ganas de llorar llegaran.

- Se fue porque tu hermanita lo necesita - conteste con una fingida sonrisa - pero si te portas bien, él vendrá.

- Shiemple me dishes lo mishmo - se quejo y se cruzo de brazos - y sholo viene a dejal dinelo y deshpuesh she va.

 

No pude contestar, ya que llamaron a la puerta, cosa que agradecí casi corrí, para dejar el interrogatorio de mi hijo, cuando abrí la puerta, sentí un hueco en el estomago, frente a mí estaba el hombre al cual seguía amando a pesar del tiempo, su sonrisa me idiotizo por unos momentos.

- Hola Gab - saludo alegremente como siempre - dile hola Alex - fue en ese momento que me fije que llevaba en brazos a una pequeña de un año, su poco cabello negro azulado estaba alborotado y sus enormes ojos grises me observaban detalladamente.

- ¿Pued

- Adelante - y me entrego a esa pequeña, en cuanto estuvo en mis brazos me sonrió tan abiertamente que me hizo que yo hiciera lo mismo - le caíste bien.

- Hola bonita - salude tomando sus pequeñas manitas que eran tan blancas como la nieve - te pareces a tu padre.

- James dice lo mismo - repuso Sirius rascándose la parte de atrás de la cabeza - dice que será una digna Gryffindor.

- PAPI - grito Ithan que corrió a los brazos de su padre.

- Hola campeón - saludo Sirius alborotándole el cabello castaño y tomándolo en brazos - siento no haberte visto en estos últimos cuatro meses, pero tuve mucho trabajo.

- ¿Cuidando a mi helmanita? - pregunto con ciertos celos.

- En realidad ni con tu hermana he estado - contesto con una sonrisa culpable.

- Mira Ithan - mi hijo giro a verme - ella es Alex tu hermana.

- Odiosha - replico girándose y dándome la espalda - esh fea.

Ella balbuceo y con su manita trato de tocar la espalda de mi hijo, me acerque a ellos y Alex con risas comenzó a manotear, pidiendo la atención de su hermano, él giro y cuando los ojos azules y los grises se clavaron, ella sonrió feliz e Ithan también.

- Parece que se llevarán bien - repuso Sirius pasivamente,

Hasta que Alex hizo un movimiento con la mano más brusco y con más fuerza y le pego en el brazo a Ithan y él le regreso el golpe, haciendo que la sala se llenara de llantos de ambos.

- Tranquila - arrulle a Alex, mientras Sirius trataba de tranquilizar a Ithan - ya cariño, ya paso.

Sus ojos grises me habían enganchado como los de su padre en algún momento, pero los de ella fueron de una forma tan diferente, fue como la primera vez que sentí a Ithan en mi vientre, mi corazón la acepto como una hija, como la pequeña que nunca iba a tener con él, besé su frente y ella me observo y tomo mi rostro y lo inspecciono, ella quería conocerme.

Fin Flash Back

- Niños basta - les ordene y ellos enseguida se callaron.

- Alex - llamo la voz de Lily, no solo mi ojigris giró, sino yo también - Severus te quiere ver.

- ¿A mí? - arrugo un poco la nariz.

- ¿Hay otra Alex en esta habitación? - ironizó mi pelirroja amiga.

- No tienes que ser tan sarcástica - se quejo antes de salir del aula.

- ¿Para que la quiere? - le pregunte a Lily antes de que ella saliera.

- Dijo algo así de que quería que ella lo llevará al altar o eso fue lo que entendí en sus tantas murmuraciones de hijos, esposa y no sé que más - me sonrió débilmente y salió del aula.

Ithan solo observaba la ventana, parecía que Alex era la que daba un poco de tranquilidad, y ahora que se había ido él también se notaba nervioso.

POV Alex

Cuando llegue al despacho de Snape lo que jamás pensé ver, el profesor de pociones estaba peor que Gab, no dejaba de caminar de un lado a otro de la habitación, no pude evitar una débil risita, haciendo que Remus girará a verme, ya que el profesor parecía no haberse dado cuenta de mi llegada.

 

- Alex - dijo alegremente.

- Black - Snape se detuvo y giró a verme - le agradezco que haya venido.

- No es nada - comente caminando hacia una silla - profe
.

- Llámame Severus - repuso tratando de sonar tranquilo.

- Severus - replique y clave mi mirada en él - luce muy elegante.

- ¿Elegante? - repitió Remus con el entrecejo fruncido.

- Lo que quise decir es que se ve muy bien.

- Gracias - comento con una débil sonrisa.

- ¿Pero porque me llamo? - se puso más pálido de lo que estaba.

- Quiere que lo acompañes al altar - contesto Remus al ver que Severus no hablaba.

- Claro que si le mol

- Será un placer - lo interrumpí y sonreí abiertamente.

- Es hora - dijo la voz de Amy.

Remus me empujo hacia Severus que parecía sumamente nervioso, tome su brazo y trate de tranquilizarlo con una débil sonrisa, él solo suspiro antes de salir del despacho. Caminamos hacia el lago, donde estaba el arco de flores y un juez bastante regordete y un poco por debajo de la estatura de Snape, había dos filas a cada lado de un pequeño camino que habían dejado, después de dejar a Severus y a Remus junto al arco me coloque del lado derecho donde estaban Amy y mi tía Lily, del lado izquierdo estaban el profesor Dumbledore, la profesora McGonagall y el profesor Flitwick

A los pocos minutos Gab caminaba del brazo de Ithan, lucía hermosa, la vi y supe que a pesar de llevar la sangre de Bellatrix, mi corazón elegía a Gabrielle Swan como madre, ella giro a verme y me sonrió maternalmente como siempre lo hacía. Ithan se sentó a mi lado y ambos observamos la boda. Apenas si escuchaba lo que el mago decía, supe que eran marido y mujer cuando escuche que todos aplaudían.

Observe como todos los abrazaban y felicitaban, hacían una bella pareja a pesar de todo, extrañaba a mis padres, a pesar de que para Bellatrix solo había sido parte de su venganza, extrañaba a la tarada de Bella, con Ithan no era lo mismo o con Harry para pelearme.

- Felicidades - repuse cuando llego mi turno de felicitar a los novios, Snape solo hizo un movimiento con la cabeza, después me toco el turno de abrazar a Gab - te mereces lo mejor - susurre tratando de no llorar.

- Gracias cariño - beso mi cabello y luego mi frente.

- Bueno no es que los interrumpa - comento Dumbledore, haciendo que todos giráramos a verlo - pero creo que es hora de que el matrimonio Snape se vaya a su luna de miel.

Gab y Severus asintieron. No iba a haber una comida, ya que eran muy pocos y decidieron que terminando la boda se irían de luna de miel y regresarían en tres semanas para que Snape estuviera a tiempo para sus clases, se despidieron de todos rápidamente. Iban como a diez metros de distancia de donde Ithan y yo estábamos, cuando Gab se soltó de la mano de Snape y corrió hacia los dos.

- Se quedaran en casa, Lily irá a vigilarlos al igual que Amy y Remus - nos susurro mientras nos abrazaba a los dos - nada de salidas en la noche o de novios en la casa, Ithan recuerda que en cuanto tengas tus notas los llevas a la escuela de aurores, Alex recuérdale y por favor me informas de tus TIMOS y por favor cuídense.

 

- Lo haremos - contesto Ithan besando la mejilla de su madre - ahora vete antes de que Severus se vaya sin ti.

- Te prometo que lo mantendré vigilado - susurre con una débil sonrisa.

- Solo cuídense y no hagan cosas malas.

Asentimos y ella beso nuestras frentes y camino hacia Severus que la esperaba comprensivo, entendía porque Snape la merecía, él la amaba y comprendía su preocupación por su familia, una familia a la cual ya pertenecía.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SI no es muy bueno, deben disculpar, lo termine un día a las dos de la mañana y se los dejo como regalo de Año Nuevo

Capitulo dedicado a:

Polgara

VickyPotter

Raastaa

sammy_diggoy_cullen

snow white

KiKaDiGgoRy

Isis Elisabeth Black

FELIZ AÑO NUEVO

- Mi padre está libre - repuso Cedric, que estaba en el umbral y sonreía abiertamente.

- A Alex le encantará la noticia - comento Ithan palmeando la espalda de Ced - está en su habi

- El señor Diggory libre - baje corriendo las escaleras y me abalance sobre mi novio - es magnífico.

Mi hermano carraspeo, ya que mis piernas rodeaban la cintura de Ced y él me tenía tomada de la cintura y estábamos a punto de besarnos. Mi novio me dejo en el suelo con una media sonrisa y besando mi frente.

- Recuerden las condiciones - replico con irritación.

- Me disculpo - dijo Ced sonriendo débilmente.

- Ya dejen eso - les espete - esto tenemos que festejarlo.

- Mi madre dijo que nada de fiestas - me reprocho Ithan.

- Y no haremos una fiesta - repuse tranquilamente y camine hacia la cocina - solo haremos un brindis de que el señor Diggory ya esté fuera de Azkaban y lo haremos con leche hermanito.

- Es lo único que hay - escuche el susurro de Ithan.

Supuse que Cedric le pregunto la razón y mi hermano solo contesto que Amy al igual que Remus y tía Lily era lo único que nos dejaban tomar, además de agua, pero era mejor la leche.

[




















]

POV Sirius

- Debes comer - susurre observando a Bella que desde el día en que Alex se había ido, no había dejado la habitación de nuestra hija.

- No tengo hambre - repuso con indiferencia.

- Ella no va a regresar si te encierras en su habitación - le espete - debes hablar con ella.

- ¿Y decirle qué? - replico con irritación - Alexa tiene orgullo y yo también y si ella decidió irse, yo no soy nadie para impedírselo.

- ¿Me vas a decir porque dejaste que se fuera?

- Cosas que pasaron antes de que ella naciera - repuso dirigiendo su mirada a la ventana.

 

- ¿Qué cosas? - ella me había dicho lo mismo.

- Descubrió la primera razón de porque había nacido.

Me quede callado, me lo había confesado en cuanto Alex había nacido y me había hecho jurarle que no importaba lo que tuviera que hacer, jamás dejaría que la lastimara, y ahora Alex sufría por el idiota de Rodolphus y más después de lo que yo le había dicho.

- No te alejes de ella - me pidió en voz baja.

[























]

POV Alex

- Sube al tren - me susurro Ced que me besaba por última vez - te escribiré y quiero saber todo.

- Te extrañare - repuse colgándome a su cuello - no sé que voy a hacer sin ti, sin mi confidente, amigo y novio.

- Al igual que yo - me acorralo contra un muro y beso mi cuello - pero para eso serán las cartas, para compensar la distancia y el tiempo y en tus salidas a Hogsmade iré a visitarte.

- No me serás infiel ¿cierto? - dije con cierta angustia.

- Bonita - puso mi cabello detrás de mi oreja - si te fuera infiel tendría que estar idiota y traicionar a mi corazón - beso mi nariz y luego clavo su mirada en la mía - ¿si encuentras a alguien más me lo dirás?

- Lo dudo - repuse con una débil sonrisa - pero si lo hago te lo diré.

Beso mi frente y me llevo hacia el tren, donde ya estaban Harry, Ron, Ginny, Luna y Hermione, escuche el silbido del tren lo que me decía que era hora de dejarlo, él beso mi frente y solo rozo mis labios por el estúpido de mi hermano. Después de eso subí al tren, entramos al último compartimiento, donde estaba Dean y Luna al verlo se echo a sus brazos, mientras el resto saludábamos a Seamus y a Neville.

- ¿Qué tal las vacaciones? - pregunto Dean cuando se separo de Luna.

- Pues han sido vacaciones - contesto Ron sentándose junto a la ventana.

- No me puedo quejar - repuso Ginny sentándose junto a mí y Harry junto a ella.

- Llena de sorpresas - comente con indiferencia - pero mejor hablemos de por ejemplo ¿Qué tal van sus relaciones? - en verdad no quería recordar el principio de mis vacaciones.

Eso pareció entusiasmar a Luna y a Hermione, así que comenzaron a hablar de lo enamoradas que estaban de sus respectivos novios, y después de eso comenzaron con sus cariñitos.

- ¿Sabían que el profesor de DCAO renunció? - comento Seamus - Dumbledore ha estado como loco buscando un nuevo profesor.

- ¿Y lo encontró? - pregunto Ginny.

- No lo sé - contesto Seamus.

- Pero si no lo encontró, Dolores Umbridge tomaría el lugar de profesora - la voz de Neville se escucho angustiada.

- ¿Por qué? - dijimos Harry y yo al unísono, había escuchado hablar de esa bruja, no le gustaban las personas que ella no consideraba "normales"

- Porque si Dumbledore no encuentra un profesor, el Ministerio se hace cargo y bueno Fudge dijo que Umbridge sería la mejor para el trabajo - repuso Seamus pasivamente.

- Es una tontería - se quejo Ginny - esa bruja es odiosa.

- Conociendo a Dumbledore si consiguió al profesor - comente tratando de no pensar que pasaría si el sapo ese era nuestra nueva profesora.

 

[


























]

McGonagall estaba como loca en la mesa de Gryffindor, observando los horarios de los de sexto curso y viendo que pudieran ir por las calificaciones de los TIMOS, a Neville le habían quitado Transformaciones debido a que no obtuvo la nota requerida, Hermione ayudaba a su novio a ordenar mejor su horario, ya que después de todo no tomaría pociones y Harry por un extraordinario milagro que tenía nombre y era mi castaña amiga había logrado estar en pociones.

- Señorita Granger, veo que podrá tomar todas las materias - repuso McGonagall con orgullo.

- Nueve Extraordinarios - murmure con cierta apatía - y los diez TIMOS

- No te quejes que solo te gano uno - me espeto Harry - y bueno si hubieras dejado adivinación como ella y te hubieras centrado más en Runas nada de esto habría pasado.

- Hieres mis sentimientos - dije con fingido dolor - pero reprobar Adivinación no afecta mi inteligencia ¿cierto?

- Yo creo que te ayudara el no tener que ver a través de esferas - repuso tranquilamente.

- Señorita Black - dijo McGonagall y me entrego mi horario - tiene las mismas clases que la señorita Granger, exceptuando Runas Antiguas.

- Gracias.

- Las materias exactas para Auror - repuso y le entrego su horario a Harry.

- Gracias - después de eso se alejo y solo quedamos los cuatro, Hermione revisaba su horario.

- ¿Tienes clase? - me pregunto Ron.

- No - dije revisando que clase seguía - tengo hora libre y después Aritmancia.

- Nos vemos después - se despidió Hermione.

- ¿Qué tienes después de Aritmancia? - y sin nada me quito mi horario.

- ¿Mis tíos no te enseñaron educación? - le espete.

- Claro que sí - repuso levantando los hombros - pero es más fácil si veo tu horario.

No conteste, solo deje que viera mi horario, la hora libre se me fue rapidísimo, me despedí de los chicos y dijeron que nos veríamos en Encantamientos, llegue al aula de Aritmancia y Hermione llego unos dos minutos después con la respiración un poco agitada.

- ¿Qué tal Runas? - pregunte al ver que el profesor no llegaba.

- Muy interesante - contesto con una media sonrisa - debiste haberla tomado.

- Quiero tener un año tranquilo y además para lo que estudiare no necesito Runas.

- ¿Sabías que cambiaron al profesor? - repuso la tarada de Lavander a Parvati.

- ¿Por qué Dumbledore no lo presento en la cena?

- Al igual que no presento al profesor de Defensa - dijo una chica de Hufflepuff.

- Buenos días - saludo una voz que reconocí enseguida - tomen sus lugares.

- Remus - dijimos al unísono Hermione y yo.

- Soy Remus Jhon Lupin y seré su nuevo profesor en Aritmancia.

Después de su presentación, puso los objetivos de la clase, nos hizo leer un capítulo del libro y cinco minutos antes de que terminara nos dejo salir.

- Señorita Black - me llamo cuando ya estaba en la puerta.

- Adelántate - le susurre a Hermione, antes de girarme a ver a mi nuevo profesor - ¿sí profesor?

- Solo quería desearte suerte en tu primer día - sonrió amablemente como siempre - y decirte que espero que te lleves bien con el profesor de Defensa.

 

- ¿Sabe quién es?

- Te llevaras una sorpresa - fue lo único que dijo - bueno ahora ve a tu clase, antes de que el profesor Fitwick te regañe.

Salí de aula no muy convencida, ¿Quién demonios podía ser el Profesor de Defensa? Bueno solo Encantamientos y después sabría quien sería el profesor. La clase se me hizo eterna, pero por fin después de siglos el profesor Flitwick la dio por terminada, estaba ansiosa por saber quien era el profesor, me senté junto a Harry en una de las últimas mesas y Hermione y Ron una mesa adelante.

- ¿Cómo crees que sea? - escuche la pregunta de Harry, ya que al igual que en Aritmancia aun no había llegado.

- Me conformo con que no sea igual de estricto que McGonagall - contesto Ron, mientras Hermione leía.

- Lamento la tardanza - sentí como una cubetada de agua fría me caía encima - soy su nuevo profesor de DCAO.

- Dime que es una pesadilla - le suplique a Harry.

- No - dijo en voz baja.

- Mi nombre es Sirius Orión Black - ante aquello me levante - señorita - me detuve y gire a verlo, tenía el descaro de tomar la lista - Black ¿cierto?

- Como si no lo supiera - le espete.

- ¿A dónde va?

- Me voy, no pienso tomar está clase - replique furiosa - esto debe ser una broma.

- No lo es - parecía irritado - ahora le pido que tome asiento.

- Y yo ya le dije que no tomare está clase - Harry me tomo del brazo - suéltame - le dije en un susurro.

- Por favor - me suplico - esto lo necesitas para tu futuro.

Suspire antes de volver a sentarme y fulminar con la mirada al profesor Black.

- Ahora que ha decidido quedarse, la espero en mi oficina a las 6:00 - se giró y comenzó a poner los objetivos de la clase.

No podía creer que las taraditas de Hufflepuff le sonrieran de esa manera al profesor, y ese hombre que les regresaba las sonrisas coquetas, respire más veces de las necesarias para seguir con vida y no matar a las taradas que casi se lanzaban a los brazos de Sirius Black, entre ellas la tarada de Lavander.

- Muy bien señorita Brown - felicito cuando pudo bloquear a Neville - señorita Black - solo levante mi mirada del libro - quisiera hacernos el favor de hacer un Expelliermus.

- ¿A quién? - pregunte - ¿a usted profesor?

- Quiero ver si lo

- Expelliermus - y su varita salió volando, de hecho cayo de sentón, a lo que todas las chicas a excepción de Hermione giraron a verme furiosas - jamás debe distraerse, es lo primero que debe aprender.

- Vayan a su siguiente clase - repuso incorporándose y buscando su varita - señorita Black, espere un momento.

- Tengo clase de Pociones - replique.

- Solo será un momento - todos salieron a excepción de mí, que me quede en la mesa donde segundos antes había estado sentada - cambia esa actitud conmigo.

- ¿Qué actitud Profesor? - recalcando la última palabra.

- Soy tu padre - me espeto.

- No - negué con irritación - no lo es - al ver que iba a replicar - solo es el profesor Black que coquetea con sus alumnas.

- No digas idioteces.

- Ese no es un vocabulario que un profesor deba usar con sus alumnos - dije empujándolo y caminando hacia la puerta - y le pediré un favor, manténgase alejado de mí.

- Está castigada.

- Le pediré al profesor Lupin que esté en el castigo - después de decir eso salí del salón.

 

[




























]

- Es muy amable de su parte aceptar estar conmigo en mi castigo - le dije cuando estábamos a punto de llegar.

- Todo para molestar a Black - contesto y una débil sonrisa apareció.

Solo sonreí, no pensé que se odiarán tanto, pero eso a mí no me importaba, mientras no me dejara con el profesor Black, todo estaba bien, llegamos al despacho, llame a la puerta tranquilamente, tardo como dos minutos en abrir.

- ¿Qué haces aquí Snape? - le espeto Sirius.

- Su tutora no cree conveniente que este contigo a solas - contesto amablemente y me hizo una seña para que entrara.

- ¿Tutora? - repitió.

- No creías que Gabrielle iba a dejar desprotegida a Alexa ¿cierto? - se sentó en uno de los sillones que había en el despacho - y bueno en las vacaciones estuvo moviendo todo el Ministerio y bueno - le entrego una hoja - ahora ella es la tutora de Alexa hasta que cumpla la mayoría de edad.

- Lamento interrumpir - repuse dejando mi mochila junto al sillón donde estaba Snape - ¿Cuál es mi castigo profesor?

- ¿Tú sabías esto? - replico furioso y mostrándome la hoja.

- Por supuesto - conteste tranquilamente - pero con todo respeto mi vida no es de su incumbencia.

- Soy tu pa

- Mis padres me dieron la espalda hace más o menos dos meses, así que ya le dije no es de su incumbencia mi vida ni quien sea mi tutor - lo observe fríamente - ahora dígame cual es mi castigo o me voy y le pediré a McGonagall que me lo de.

- Acomode esto - y me enseño unas enormes cajas - cuando termine puede irse.

Sin contestar nada camine hacia las cajas y comencé a acomodar, vi que eran fotografías de la "familia" Black y dibujos que supuse eran míos y de Isabella, Sirius Black me menospreciaba, creía que con un par de fotos, dibujos y cartas yo iba a volver a caer, después de tres horas los dibujos ya estaban en su primer cajón, las fotografías en un álbum y las cartas en el segundo cajón.

- ¿Puedo retirarme? - pregunte secamente.

- Buenas noches - dijo con indiferencia.

- Profesor - ambos giraron - ¿se quedara? - le pregunte a Snape.

- Aun nos queda tiempo para una hora de clase - contesto levantándose y caminando hacia la puerta.

- ¿Enserio? - era tarde y además por venir no había cenado.

- Son las nueve de la noche - le espeto Sirius - no ha cenado, y además no son horas para que le des clase.

- Black decide - replico Snape sin hacerle caso al comentario.

- Vamos a la clase - susurre con abatimiento, sabía que tenía que estar mejor preparada para los EXTASIS y quien mejor que Snape.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

espero les guste ^^

Capitulo dedicado a:

 

VickyPotter

vjerih

KiKaDiGgoRy

taylor_alice_cullen

polgara

sammy_diggory_cullen

Freakshow

snow white

- Aburrido - susurro Ron.

- Cállate - le espeto Hermione que observaba los números como Remus nos había dicho - puedo cometer un error por tu culpa.

- ¿Por qué debemos estar aquí? - pregunto Harry recargándose en el sillón.

- Porque necesitamos saber si estarán juntos - repuse hojeando el libro de Aritmancia - es un trabajo que nos dejo el profesor Lupin.

- Deja de quejarte - le espeto Hermione a su novio.

- Entre más nos distraigan, más nos tardaremos.

Solo escuche el bufido de Ron, eso facilito las cosas, después solo se escuchaba el pasar de las hojas y el rasgueo de la pluma en el papel, como una hora después cerré el libro y me incorpore, para estirar mis piernas.

- Alex - me llamo Harry y me estiro su mano.

- Se supone que tu tendrías que haberme ayudado - me queje, mientras lo jalaba para que se pusiera de pie.

- Eres muy amable - dijo sin hacer caso a mi comentario - bueno ¿podemos ir a comer?

- Vamos - repuse al ver que los tortolitos comenzaban a besarse.

Los dos salimos sin hacer ruido para que la parejita no se diera cuenta, llegamos al Gran Comedor en el camino apenas si nos dirigimos la palabra, nos sentamos en el centro de la mesa.

- El sábado es el partido - me susurro al ver a Cho.

- ¿Te sigue gustando? - pregunte enarcando una ceja.

- No es fea - se defendió.

- Hay mujeres más bonitas que mueren por ti - le espete, dando un sorbo a mi jugo.

- ¿Cómo quién? - sentí su mirada y ¿Qué decirle? ¿Qué Ginny moría por él desde la primera vez que lo vio? - vamos Alex, tu y yo sabemos que no hay muchas chicas que anden tras de mí.

- Eso lo dices porque esos anteojos que traes ya necesitan un nuevo aumento - repuse sonriendo débilmente - solo ve más allá de tus narices.

- No lo sé - observo su plato como si fuera interesantísimo - pero Cho me gusta.

- ¿Qué tiene? - pregunte irritada - ¿Qué ninguna otra tenga?

- Su cabello es sedoso, su piel es muy blanca y parece de porcelana - vi apenas una imperceptible sonrisa - sus ojos son hermosos.

- Y tiene unas manos hermosas que parecen de ángel - dijo una voz que no reconocí, levante la mirada y frente a mí estaba un chico como de unos 16 años, medía como 1.80, cabello castaño y unos hermosos ojos verdes.

- ¿Quién eres? - le espete al ver que se había entrometido en nuestra plática.

- Lo siento - se disculpo y tomo mi mano - soy Kellan Rathbone - y beso mi mano.

- Jamás te había visto - comente alejando mi mano de él.

- Bueno soy de Slytherin - y se sentó a mi lado como si nada.

- ¿Quién te invito a sentarte y a entrar en nuestra conversación? - pregunte enarcando una ceja, mientras Harry solo lo observaba con confusión.

- Nadie - contesto con cinismo - pero escuche que hablaban de la belleza de Cho, y no puede evitar intervenir.

- ¿Qué todos mueren por ella? - replique con irritación.

- Todos suspiran por ella - contesto comiendo un poco de pollo - o por sus amigas o por Isabella.

- Pero Isabella tiene novio - él solo sonrió.

 

- ¿No te dirán nada tus amigos por estar aquí? - por fin a Harry se le ocurría hablar.

- No tengo - lo dijo con indiferencia - todos los de Slytherin son unos imbéciles y los de las demás casas no me hablan por estar ahí.

- Soy Harry - se presento mi casi primo - y ella es Alexa.

- Harry Potter y Alexa Black ¿cierto?

- Así es - dije sonriendo débilmente.

- De ahora en adelante puedes considerarnos tus amigos - y yo asentí como confirmación - solo no hables de Cho en su presencia.

- Claro - acepto con una media sonrisa.

Yo les mande una mirada asesina a ambos y seguí con mi comida, era un Slytherin y a pesar de eso me había caído bien, aun cuando se hubiera metido en nuestra conversación y se hubiera sentado sin invitación, pero era realmente agradable.

POV Gab

- ¿Te sientes bien? - pregunto Amy que se había hincado a mi lado y me tocaba la frente.

- Me siento mareada y tengo nauseas - conteste cerrando los ojos, ya que todo me daba vueltas.

- Algo te hizo mal - repuso Lily - ¿quieres que te llevemos a San Mungo?

- No - me incorpore, pero al hacerlo, las ganas de vomitar se hicieron mayores.

Corrí hacia el baño de la casa de Lily y apenas pude llegar al retrete a dejar todo mi desayuno y comida, que no habían sido demasiado debido a mi falta de apetito, después de que mi estomago quedara vacío, me levante y camine hacia el lavabo, me moje el rostro y me enjuague con agua la boca, para que el sabor se fuera, después de eso me fije en mi reflejo, estaba pálida.

- Sino fuera porque Snape es tu marido estaría segura que estás embarazada - bromeo Amy desde el marco de la puerta del baño.

- ¿Cuándo fue tú última menstruación? - me pregunto Lily seriamente.

- Hace un mes y unos tres días - conteste caminando hacia ellas, al ver su mirada - no, eso no es posible.

- ¿Por qué no? - me espeto Lily - no pasas de los 40, estás sana y joven, ¿Por qué no podrías estar embarazada?

- Porque es ridículo - fue lo único que salió de mis labios.

La mirada verde de mi amiga se clavo en mí, en verdad yo no podía estar embarazada, no estaba dentro de mis planes tener un hijo, y no era porque no amara a Severus, porque lo amaba y mucho.

- Vamos a San Mungo - me espeto tomándome del brazo.

No me negué, de hecho no dije nada, cuando llegamos a San Mungo fue ella la que pidió la revisión de un sanador, la mujer que estaba como recepcionista nos hizo pasar a una pequeña habitación, fue en ese momento en que me di cuenta que Amy no venía, me senté en una silla que estaba frente al escritorio. A los pocos minutos una mujer como de unos 30 años entro a la habitación.

- ¿Qué les trae por aquí? - pregunto amablemente.

- Tenemos sospecha de embarazo - contesto Lily señalándome.

- ¿Cuánto tiempo lleva de retraso?

- Tres días - dije sin mirarla.

- ¿Algún otro síntoma?

- Poco apetito, nauseas, vómitos y mareos - enumere automáticamente.

- Recuéstese en la cama por favor - me pidió.

Me levante con las manos un tanto temblorosas y me recosté, ella se acerco a mí y paso su varita por mi vientre, me parecieron eternos esos segundos, pero por fin me dijo que me levantara, volví a tomar asiento frente al escritorio.

- Bueno está embarazada y parece que todo está perfecto - ante aquellas palabras, sentí un hueco en el estomago.

 

- Gracias - susurro Lily.

Después de eso salimos y nos dirigimos a mi casa, fue en ese momento que rompí en llanto, Lily me paso el brazo por los hombros y me ayudo a sentarme en el sillón.

- Todo está bien - me susurro.

- Nada está bien - le espete - Severus me dijo que no deseaba tener familia y ahora esto.

- ¿No le agradara la idea?

- No lo sé, pero él me dijo que no deseaba tener hijos - murmure escondiendo mi rostro entre mis manos.

- Necesitas hablar con él - me dijo pasivamente - de hecho creo que enviarle una carta sería buena idea.

Pero antes de eso, llamaron a la puerta, Lily se levanto y se dirigió a la puerta, no escuche que alguien regresara, pero la verdad no me importaba.

- Lily me dijo que tenías algo que decirme - al escuchar aquella voz, mis lágrimas aumentaron - ¿Qué pasa? - se sentó a mi lado y acaricio mi cabello, ante eso me abrace a él con fuerza.

- ¿Me amas? - pregunte con un hilo de voz.

- Nos casamos - repuso como obvio, ante eso me estremecí - pero sí, Te Amo.

- ¿No me dejaras sin importar lo que pase? - sentí la tensión de su cuerpo.

- ¿Qué pasa? - su voz fue más ronca y me separo suavemente de él y clavo sus ojos negros en los míos.

- Estoy embarazada - apenas si fue audible mi voz, al no ver reacción, de nuevo las lágrimas salieron - dime algo.

- ¿Es mío? - enarque una ceja ¿Qué estaba tratando de decir?

- No - dije sarcásticamente - solo te lo estaba diciendo, para que me ayudaras a decírselo al padre - ahora sentí como la sangre hervía y sin pensarlo lo abofetee - y no pienso perde
.

- Gracias - susurro y observe la sonrisa más hermosa que le había visto.

- ¿Qué? - arrugue la nariz.

- Gracias por hacerme padre - y antes de que reaccionara ya me estaba besando.

- Pero pen

- No arruines el momento - susurro volviendo a besarme.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

este cap es uno de los ke mas me gusta y espero ke a ustedes tambien les guste ^^

Capitulo dedicado a:

snow white

KiKaDiGgoRy

Alanna

VickyPotter

Polgara

sammy_diggoy_cullen

Antes de comenzar, ya ke no todos leen el final, aunke me pregunto si leeran esto ó.ò bueno no importa, estoy escribiendo una historia que no tiene nada ke ver ni con Harry Potter ni con Crepúsculo ni con ningun otro libro, o sea ke es original y pues keria ver si la subía alguno de ustedes la leeria, espero sus respuestas y ahora si los dejo leer ^^

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

- Tres cervezas de mantequilla - pidió Kellan, llevábamos dos meses como amigos y realmente era increíble, no entendía porque estaba en Slytherin.

 

- ¿Vendrá Cedric? - pregunto Harry observando todo el local.

- Eso me dijo - conteste encontrando lo que él deseaba - en la mesa de la esquina, pero si fuera tú no voltearía.

- ¿Por qu
- se quedo a la mitad al ver a mi pelirroja amiga besando a un chico de Ravenclaw.

- Tú tienes la culpa - repuso Kellan - te tardas demasiado en decirle lo que sientes por ella.

- Sigues con la misma maña de meterte en las conversaciones - replique observándolo severamente.

Solo sonrió como siempre y me paso su mano por mi cabello despeinándome, maldita maña que todos tenían de despeinarme, solté un leve gruñido como desaprobación, pero eso en vez de hacer que dejara de hacerlo, lo alentó a seguir.

- Alex - ante aquella voz, Kellan dejo de despeinarme y yo gire a ver al dueño de la voz.

- ¿Ithan? - arque una ceja ¿Qué demonios hacía mi hermano ahí?

- Vino a ver a Grace - contesto una voz detrás de mi hermano.

- Ced - casi grite y me levante y sin ser consciente empuje a Ithan y me abalance sobre mi novio - te extrañe - escondí mi rostro en su pecho.

- No demostraciones públicas - gruño Ithan.

- Tiene dos meses que no la veo - se quejo Ced que beso mi cabello.

- Ve y busca a tu novia - le espete.

- Vamos a tener un hermano - dijo con indiferencia.

- ¿Qué? - me separe de Ced y observe a mi hermano abriendo los ojos de más.

- Vamos a tener un hermano - repitió con desgana, al ver que seguía sin entender - mi madre me dijo que te diera la noticia de que está embarazada.

Sin esperar nada camino hacia la salida, Ced apretó mi mano y me sonrió, pero no pude responderla, ya que en mi mente seguía la noticia de que Gabrielle esperaba un hijo, cuando por fin lo entendí que fueron segundos después sonreí.

- Tendremos un nuevo bebé - lo abrace de nuevo y él me tomo de la cintura y me separo suavemente de él.

- Mi beso - susurro inclinándose y rozando mis labios con los suyos.

Solo sonreí y oprimí mis labios contra los suyos, me mordió ligeramente el labio inferior, para poder entrar cosa que no negué y ante eso su lengua entro a mi cavidad bucal con fiereza, mientras mis brazos rodeaban su cuello y los de él se ceñían más a mi cintura.

- Lamento interrumpir - repuso la voz de Harry.

- Pues no lo hagas - replique sin dejar de rozar los labios de mi novio.

- Por favor es un lugar público - comento Kellan con indiferencia.

- ¿Quién eres? - pregunto Ced observándolo con una ceja levantada.

- Es Kellan Rathbone un amigo - presente con una media sonrisa - y él es Cedric Diggory.

- Mucho gusto - repuso Kellan con un leve asentimiento.

- Igual - contesto Ced con su sonrisa característica.

- ¿Qué tal la escuela de aurores? - pregunto Harry cuando nos sentamos.

- Pues realmente muy cansado - contesto pasivamente - las clases pueden ser en la tarde, en el día, incluso en la noche.

Escuche como los tres hombres hablaban sobre el quidditch, me pregunte si no tendrían otro tema de conversación, pero como no me interesaba, mi mente comenzó a divagar, eso no era bueno, porque me perdía en mi propio mundo de reflexión, en algunos momentos me llegaban partes de la conversación.

- Juega increíble - escuche que decía Kellan - es una lástima que en verdad no le interese el quidditch como profesión.

 

- ¿Seguro que no escucha? - pregunto Harry en voz baja.

- En estos momentos piensa en la inmortalidad del cangrejo y podía pasar una banda de mortífagos y ella no se daría cuenta - contesto Ced, ante aquello supuse que yo era parte de su conversación.

- Es cazadora - repuso Harry, fingí que seguía pensando en otra cosa, fue por eso que no gire a verlos - solo que ella aun no lo sabe.

- El próximo sábado es el partido - comento Kellan - no creo que sea bueno que se lo sigas ocultando.

- Mañana le diré que mi cazador se lastimo y que necesito su ayuda - dijo con indiferencia.

- No hizo las pruebas y está en el equipo - Cedric parecía pensar - te matará cuando se entere.

- Bueno yo no pensaba hacerlo, pero todos eran malos - escuche su respiración un poco más fuerte - los únicos buenos eran Ginny y Dean.

- Aun así te matara - repuso Cedric tranquilamente.

Entonces todo tomo sentido, ya que a pesar de que fingí que reflexionaba, en algunos momentos mi mente si divagaba, pero pronto todo encajo, ese traidor de Harry James Potter me había enlistado en el equipo de quidditch sin ni siquiera preguntarme, era hombre muerto.

- No pienso jugar - dije secamente.

- Lo tienes que hacer por tu primo - me suplico Harry - no puedes dejarme morir solo.

- Lo hubieras pensado, antes de

- Lex - susurro Cedric tiernamente, como odiaba esa voz, la razón era porque siempre rompía mis defensas y jamás negaba nada, aun cuando éramos amigos - no puedes hacerle eso a Harry.

- Si puedo y lo haré - aunque ya no fue tan convincente como al principio.

- ¿Lo dejarás perder? - su mano tomo la mía, sabía que no debía mirarlo a los ojos, asentí con mi mirada en la cerveza de mantequilla - ¿también a tu mejor amiga?

- No uses a Ginny - replique irritada y levante la mirada, error y lo supe cuando mi mente se quedo en blanco al ver sus ojos.

- Hazlo por mi y por tus amigos - eso malditos ojos verdes.

- Muy bien - acepte con resignación.

Ced sonrió y beso mi mejilla, mientras yo trataba de asimilar que ahora era cazadora del equipo de Gryffindor, Kellan me sonrió con entusiasmo y sin pensar se la regrese.

- Hola - saludo la voz de Richard, me gire y venía de la mano de Bella- ¿nos podemos sentar?

- Claro - contesto Cedric sonriendo amablemente - ¿Cómo han estado?

- Bien - repuso Richard y observe como jalaba del brazo a Isabella para que se sentara.

- No quiero estar aquí - dijo observándome con recelo - no necesito estar con una traidora.

- No soy una traidora - replique suavemente.

- Hablas de tu hermana - replico Richard severamente.

- Ella no es mi hermana, es una asquerosa traidora - su voz sonó fría - y no pienso compartir la mesa con ella.

- Pues lárgate Black - me dolió el rechazo de Bella, más que cualquier otro.

- Eres una cobarde - me susurro con irritación - no mereces llevar el apellido Black.

- Es suficiente engreída - me levante furiosa - quédate con la estúpida mesa, no pienso soportar tus tontos comentarios.

Salí de las tres escobas con la garganta seca, mis ojos picaban y sabía la razón, las lágrimas deseaban salir y demostrarme débil ante todos los que pasaban, camine sin ningún rumbo, sentía la opresión en el pecho y las lágrimas luchando por salir. Estúpido apellido, estúpida familia y sobre todo estúpida yo, por sentirme mal por las palabras de Isabella.

 

- Alex - ante aquella voz, mis pasos se hicieron más rápidos - necesitamos hablar.

Pero no me detuve, pero por más que apresure mis pasos, él me tomo del hombro e hizo que me detuviera, sus ojos grises me observaron con cierta suplica.

- Solo unos minutos - me pidió.

- ¿Qué pasa? - dije vencida.

- ¿Te parece si damos una vuelta? - solo asentí y él comenzó a caminar y yo lo seguí - Bellatrix me dijo la razón de porque te fuiste - hizo una pausa, esperando una respuesta que nunca llego - entiendo que estés molesta, que n
.

- ¿Molesta? - repetí con indiferencia - no me molesto, me lastimo.

- Lo sé - susurro y me sonrió como siempre que estaba triste - yo pase por lo mismo, claro que Walburga era otra cosa - sonrió amargamente - Gab siempre está diciendo que eres como yo y tiene razón, eres obstinada y difícil de hacer que cambies de opinión, pero lo intentare.

<< Como dije pase por lo mismo, claro que fue de diferente manera, Walburga se caso con Orión porque así eran las normas de los Black, siendo yo el primogénito, tenía que ser el modelo a seguir de Reg, pero desde muy pequeño, entendí que era una estupidez lo de la sangre, desde ese momento Walburga siempre me estuvo dando tundas para que entendiera que la pureza era lo principal. Pero a pesar de eso no lo entendí y seguí siendo lo que ella llamaba "la oveja negra" jamás me importo ser un digno Black, para ser sincero odiaba ser considerado uno.

<< Con el paso del tiempo, comencé a salir con hijas de muggles y se las pasaba por las narices a Walburga y a Orión, me encantaba ver la mirada de mis padres, al verme mezclándome con la escoria según ellos, Regulus jamás hizo algo así, tenía miedo a ser rechazado, cosa que a mí nunca me importo. Una noche cuando fui a casa para Navidad fue el idiota de Lucius y Narcisa a anunciar su compromiso forzado; en ese momento salía con Gab y el imbécil de Malfoy le encantaba, y que mejor manera de divertirme que restregándole que salía con Gabrielle Swan.

- Las cosas se salieron de control - habíamos llegado frente a la casa de los gritos y me había hecho una seña para que me sentara en un pequeño tronco - me dijo que Gab no era más que un rato de diversión, sin pensar me lance contra él y bueno Walburga no le agrado la idea y en cuanto ellos se fueron, me dio la peor tunda que me había dado en mi vida, usando hasta Crucios para hacerme entender. Fue en ese momento que entendí que ella no sentía ni el más mínimo aprecio por mí y escape de casa.

Lo observe sin expresión alguna, él se sentó a mi lado esperando a que dijera algo, no estaba sorprendida, tío James me había contado algunas cosas al igual que Gab, tenía algunas ideas de cómo se había escapado de la casa de los Black.

- Cuando sentí su bofetada, me dolió más de lo que el día que por escalar el árbol me rompí el brazo o por correr tras Ithan termine con vidrios incrustados en brazos y piernas - él me observo tranquilamente - Bellatrix se había transformado en lo que siempre temí o Rodolphus me hizo verla, cuando clavo la daga en mi brazo, desee morir, no podía aceptar que a la persona que yo llamaba madre me estuviera haciendo aquello.

<< Pero ni los golpes, los cortes o los Crucios de Rodolphus dolió tanto como el enterarme de que yo solo era parte de una venganza, que yo era parte de un plan para hacerle daño a una persona que yo amaba, conocer la parte que siempre me escondieron de una mujer que me importaba, fue el peor dolor que yo pude recibir. Ella no me amaba a mí, amaba a mi padre, si eso no hubiera pasado me habría asesinado como un insecto, sin importar que llevara su sangre.

 

- Error - susurro y clavo su mirada en la casa de los gritos - Bella no me amaba a mí, en cuanto supo que estaba embarazada decidió cambiar el plan, entendió que no importaba que fuera mi hijo, también era suyo. Decidió que era mejor matarme, antes de tocar un pelo al bebé que tenía en el vientre, cuando Lestrange se dio cuenta y quiso terminar el embarazo fue cuando busco la ayuda de Narcisa y ella le sugirió que lo mejor era alejarse de él y bueno dejo a los mortífagos por defenderte, se enfrento a la furia de Voldemort para que no te lastimaran y con el amor que sentía por ti, poco a poco fue haciendo que me amara a mí.

- Es mentira - lo observe seriamente - solo lo haces para que me sienta mejor.

- Cuando nos casamos ella me soltó un puñetazo y sus ojos negros me observaban con repulsión, me dijo que solo lo hacía por su hijo y que en cuanto lo tuviera, quería que me largara de su vida, pero cuando tú naciste, tus ojos perla le hicieron ver que si te amaba a ti, tendría que amar a la persona que le había dado tan hermoso regalo y bueno fue por eso que no nos separamos.

- No voy a regresar - repuse secamente - pero dile que si quiere hablar conmigo estoy disponible.

- ¿Seré de nuevo tu padre?

- Eres mi profesor de DCAO - dije sin verlo - no puedes ser mi padre.

- Alexa Druella Black - replico severamente.

- Ok - acepte girando hacia él y sonriendo débilmente - pero nada de Druella por favor.

- ¿Qué dijiste Drue

- Papá por favor - suplique al ver que varias personas pasaban y giraban a ver a Sirius Black gritando mi segundo nombre.

- Ok muñeca - aceptó y me abrazo con una enorme sonrisa.

POV Escritora

Caminaba por los fríos y obscuros pasillos de Azkaban, sabía donde estaba, lo sabía desde que lo habían encerrado, pero no había ido porque no estaba segura de si se podría controlar, llevaba cuatro meses encerrado y esa era la primera vez que lo visitaría, ese lugar le daba escalofríos, a pesar de que aparentara que estaba tranquila era una mentira, estar con todos esos asquerosos dementores, le erizaban la piel, pensando en que ella podría haber terminado en aquel lugar.

Por fin después de un camino que a ella le pareció eterno, llego a la última celda, donde pudo ver a un hombre de pie en la esquina de la celda, al sentir que alguien estaba ahí levanto la mirada y sus ojos verdes se clavaron en los negros de ella.

- Tardaste - fue lo que salió de sus labios.

- Siempre me sorprendió tu cerebro - susurro ella sentándose en el borde la cama, sin quitar la vista de él - pero me sorprendió más el de Alexa.

- Tu hija es realmente interesante - y una sonrisa burlona apareció - se dio cuenta de tantas cosas en horas, que a cualquier otra persona de su edad le hubiera costado años.

Ella lo miro sin decir nada, solo observaba cada uno de sus movimientos, lo vio acercarse a ella, pero ni siquiera se movió, siguió con su mirada fija en sus ojos.

 

- Tuve esa pequeña esperanza de que fuera mi hija - repuso parándose frente a ella - que después de todo fuera mía y no del imbécil de Black - ella ni siquiera se inmuto cuando se hinco y coloco sus manos en sus piernas - pero cuando la vi en el bosque, supe que era su hija.

Bellatrix no contesto, solo se levanto y las manos de Rodolphus cayeron, se alejo de él sin ningún sentimiento o reacción, de la bolsa de su capa saco una pequeña botellita, se hinco a su lado y tomo su rostro.

- Bébelo - en su voz no había nada que lo hiciera temer - es un poco de whisky - al ver que los ojos verdes lo veían con confusión - con esto de los dementores, es mejor estar ebrio.

- ¿Por qué? - pregunto tomando la mano con la que sostenía la botella.

- A pesar del tiempo, jamás dejé de pensar en ti - ante aquellas palabras pensó que soñaba - debería de estar furiosa porque atacaste a mi hija, pero Alexa se lo merecía.

Esos ojos negros brillaban con malicia como a él le gustaban, con una media sonrisa dio un sorbo a la botella, y en cuanto el líquido paso por su garganta la sintió quemarse.

- Eres tan imbécil - le susurro Bellatrix poniéndose de pie y dejándole la botella - ¿creías que te dejaría vivir después de que casi matas a mi hija? - emitió un grito verdaderamente doloroso - te di una poción que Snape me dijo que mataba a las personas con un inmenso dolor, me explico que tus órganos se van deshaciendo poco a poco, dejando al último a los pulmones y al corazón, para que sientas el dolor - se giro dejando al hombre revolcándose en el suelo - es más doloroso que los Crucios.

Después de decir eso salió del lugar, se había deshecho de él, jamás y nunca tendría que preocuparse por él o por el estúpido de Rabastan, ahora los dos estaban muertos y sus hijas a salvo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo dedicado a:

josefinaharry

sammy_diggoy_cullen

VickyPotter

Polgara

snow white

KiKaDiGgoRy

Raastaa

POVGabrielle

Estode estar de nuevo embarazada no era muy agradable, había olvidado todas lasveces en la noche que tenía que levantarme al baño, además de con la agitaciónde que Ithan en dos semanas se iba con los estudiantes aurores a una prueba conRegulus, además del regreso de Alex de la casa de los Potter, me traía un tantoalocada, además tenía que ayudar a una Amy loca y desesperada por su boda, peropor lo demás todo estaba normal, sin contar mi abultado vientre de nueve meses.

Melave la cara y camine hacia la recamara, donde Sev estaba sentado, a pesar dela obscuridad pude ver cierta preocupación en su rostro, esperaba que novolviéramos con los miedos estúpidos de ser un mal padre, porque mi pocapaciencia con el embarazo lo iba a mandar a dormir al sillón hasta que sequitara esa estúpida idea.

 

- ¿Tepasa algo? - pregunte, sentándome del lado de mi cama y observando su espalda.

- Tuveuna pesadilla - susurro.

Su espaldadescubierta tenía un brillo hipnotizador, no era muy musculoso, pero no era elmismo flacucho que en sus tiempos de estudiante, tenía los hombros levantados,sus brazos eran delgados, pero se marcaban perfectos sus músculos, el abdomenno estaba totalmente marcado, pero ejercitado si estaba, amaba tanto su cuerpocomo su alma, los dos eran hermosos. Me hinque en la cama y bese su hombro yacaricie su cabello.

- ¿Quéclase de pesadilla? - pregunte recargando mi cabeza en su hombro y mi vientredaba con su espalda.

- Estabasolo - contesto y sentí su cuerpo estremecerse - tú seguías con el imbécil deBlack, y esperabas tu tercer hijo y ni siquiera formaba parte de tu vida yluego despierto y tu no estabas a mi lado.

- Amor- susurre suavemente - eres el ser humano más hermoso que conozco y te diréalgo si la vida me diera la oportunidad de estar contigo desde el principio, latomaría sin pensar o si me dijera que tengo que sufrir mil veces, pero al finalestarías tú, lo aceptaría con gusto, porque sabría que al final del sufrimientoestaría mi Severus Snape con los brazos abiertos para recibirme.

- Dimeque viste en mí - entrelazo nuestras manos, me quede en silencio sorprendidapor la pregunta - porque yo vi en ti, una mujer que a pesar de que el padre desu hijo la abandono, quiso a la hija de esté como propia, sin guardarle ningúnrencor como cualquier otra mujer lo hubiera hecho, también acepto a unexmortífago y le tendió la mano cuando nadie más confiaba en él, ella lo hizo ycomenzó a curar las heridas de su corazón con sonrisas, palabras de aliento ycon un cariño que él no creía merecer.

<

Meeche a llorar como una niña, pero estaba feliz, más que feliz, no había palabraspara describir lo que ese mensaje me hizo, él giro preocupado y me tomo elrostro suavemente.

- ¿Dijealgo malo? - pregunto un tanto angustiado y limpiando mis mejillas.

- Todolo contrario - conteste sonriendo débilmente - ¿quieres saber como te ame? - élasintió levemente - todas la noches que llore como tonta por Sirius, túestuviste ahí limpiando mis lágrimas, tal vez no te acercabas y las limpiabascomo ahora, pero tus palabras secas me hicieron ver que actuaba como una idiotallorando por algo que no podía ser.

<

- ¿Meamabas desde ese entonces? - pregunto clavando su mirada en la mía.

 

- No -negué suavemente - te quería mucho, como quería a Remus, un amigo más, pero sitenía que buscar a un hombre deseaba que fuera como tú. Entonces me cansé debuscar y decidí que era más fácil que tú encontraras una pareja.

- Porquéno me sorprende que hubieras sido tú la de la idea de las citas - repuso conuna torcida sonrisa.

- Buenono deseaba que estuvieras solo, pero Lily tenía que escogerlas, porque para míninguna mujer era perfecta para ti y cuando llegabas a casa y me decías lohorrible de tus citas, me alegraba - unió nuestras frentes - entonces ese díaque Ithan iba para su cuarto año, Lily nos hizo una cita a ciegas - su risitarozo mis labios y mi nariz.

<

- ¿Yote besé? - replico con una falsa incredulidad - no recuerdo que yo hiciera algoasí señora Snape.

- Pueslo hizo - conteste rodeando su cuello, aunque con el embarazo no era muy fácilpoder besarnos - y después me siguió besando hasta la habitación.

- Dondetermine desvistiéndola y recorrí cada parte de su cuerpo - beso mis mejillas ydespués mis labios - ¿crees que podamos hacerlo?

- Ithany Alex no deben tardar en llegar, además de que no tengo ganas - susurrerecostándome y él se recostó a mi lado.

Severusno era un hombre que se molestara por eso, de hecho era el hombre máscomprensible con eso, poso su mano en elabultado vientre y sentí como se movía, se incorporo y clavo su mirada en lamía.

- ¿Quénombre llevara?

- ¿Quénombre te gusta? - mientras entrelazaba la mano que tenía en mi vientre.

Sequedo callado, sabía que le gustaba el nombre de su madre, era un nombre bonitoy además él había estado encantado al enterarse de que sería una niña. Así quedecidí que él debía elegir el nombre. Pero al ver que no decía nada supuse darideas.

- Eileenes un nombre bonito - comente observando su reacción.

- Podríaser Gabrielle - parecía que no me había escuchado.

- EileenGabrielle suena bastante bien ¿no lo crees?

- Bonitonombre - acepto y se inclino para besar mi frente.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

espero les guste el cap ^^

 

Capitulo dedicado a:

Alanna

Polgara

VickyPotter

sammy_diggory_cullen

KiKaDiGgoRy

snow white

Raastaa

laura mcgonagall




tengo una historia original ke se llama "La pareja casi perfecta" https://www.potterfics.com/historias/47165 ke me encantaria ke leyeran y comentaran ^^

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Misojos se abrieron y me encontré en la obscuridad de la habitación de la recamarade la casa de Gabrielle, sentí una opresión en el pecho que hizo que mirespiración aumentara al igual que los latidos de mi corazón. Observe el relojque estaba en la mesita y marcaban las 4:00 de la mañana, eran vacaciones deverano, en un mes entraba a mi último año a Hogwarts.

Escucheun pequeño llanto en la habitación siguiente, me levante aun con mi respiraciónagitada y con cierto temblor en las manos, en la habitación de Gab y Severus seescuchaba un poco más fuerte el llanto y Gab tenía en brazos a la pequeñaEileen.

- Losiento cariño - repuso al verme en el marco de la puerta - no creí que sullanto te fuera a despertar.

- No tepreocupes - conteste observando a Severus que se había sentado en el borde de la cama y observaba a Gab y asu pequeña.

- Ve adormir - comento Severus secamente - no necesitamos ser tres desvelados.

- Siclaro - conteste con una débil sonrisa.

Caminehacia a mi habitación pensando en que Ced y mi hermano tendría que llegar endos días de su prueba como Aurores, pero algo me hacía sentir angustiada y quesintiera una opresión en el pecho. Me recosté tratando de pensar que todoestaba bien, pero antes de que el sueño lograra regresar, escuche como llamabana la puerta, me levante y camine hacia la puerta, desde las escaleras observecomo Severus abría y dejaba entrar a tío Regulus.

- ¿Regulus?- se mostraba confusión en su voz - pensé que regresabas hasta dentro de dosdías junto con tu grupo de pseudoaurores.

- Eseera el plan - al escuchar la preocupación en su voz, sentí un hueco en elestómago.

- ¿Pasaalgo?

- Necesitohablar con Gabrielle - repuso en voz baja.

Depronto recordé que mi tío se había metido como guía de los estudiantes Auroresque habían ido a su prueba a Francia, en la cual estaban mi hermano y Ced; Severustenía razón, ellos debían llegar en dos días y no ahora.

- ¿Lepaso algo a Ithan? - en la voz de Severus se escucho cierta desesperación.

- Estáen San Mungo - fue su respuesta.

- ¿Porqué? - esa no fue la voz de Severus sino la mía que ya había llegado al pie dela escalera - ¿Qué le paso a mi hermano?

- Necesitoexplicárselo a Gabrielle - mi tío rehuyó a mi mirada.

- ¿Quétienes que explicarme? - Gab bajaba las escaleras con Eileen en brazos que porfin había dejado de llorar.

- No sécomo vas a tomar esto - comenzó, pero no dirigió su mirada a ella - mejor dichono sé como lo tomarán - mis manos temblaron ante aquello - en la prueba en elgrupo de Ithan los ataco Greyback - escuche el grito de Gabrielle - junto conotros exmortífagos y bueno Ithan y otro compañero recibieron daños, pero misobrino ya está fuera de peligro - pero su voz no mostro la felicidad que debíatener.

 

- ¿Seguroque está bien? - la voz de Gab temblaba ligeramente.

- Siriuste lo explicara mejor - eso estaba mal, mi tío no era de las personas que ledieran tantas vueltas al asunto.

- ¿Dóndeestá?

- EnSan Mungo.

Despuésde eso puso en brazos de Severus a la pequeña Eileen y antes de que ella dijeraalgo, subí por una capa para ella y una para mí. No pensaba a esperarrespuestas desde casa, necesitaba saber que era eso que ocultaba tío Regulus,aunque Severus parecía haberlo entendido. Gab fue la primera en entrar a lachimenea, cuando yo iba a hacer lo mismo.

- Sefuerte, Gab te necesitara - repuso Severus dándome la espalda.

- Claro- conteste con el entrecejo fruncido, pero entre a la chimenea.

Encuanto llegue, vislumbre a mi padre, tía Lily, tío James, Amy y a los señores Diggory, ante aquello sentíuna punzada en el pecho ¿Por qué estaban ahí? O mejor dicho ¿Dónde estaba Ced?Vi que Gabrielle caminaba directamente hacia mi padre.

- ¿Dóndeestá Ithan? - fue lo primero que salió de sus labios.

- Estáen una habitación - contesto mi padre con el semblante serio y con auradepresiva.

- Regulusno quiso decirme que paso - clavo su mirada avellana en la gris de papá.

- Lomordió - ante aquello sentí un nudo en mi garganta y vi como Gab comenzó aperder fuerzas, pero tío James la tomo de los hombros.

- Ithanestá bien - susurro - recuerda a Remus, lleva una vida normal.

Seabrazo a tío James y comenzó a llorar, mientras yo observaba aquello, tratandode comprender que mi hermano había sido atacado por un Licántropo y ahora nosería normal, ahora también sería un hombre lobo.

- ¿Puedoverlo? - pedí al ver que se rehusaban a estar con él.

- Noquiere ver a nadie - repuso mi padre tratando de sonreírme.

- Soloquiero ver que tal está - redundé con tranquilidad, aunque el nudo en migarganta se hacía mayor.

- Muybien - acepto y tomo mi mano como cuando era niña y le temía a la obscuridad -pero si no quiere verte, no te enojes ni nada - solo asentí.

Caminamospor un amplio pasillo que daba a tres puertas, abrimos la primera de la derechay esta daba a un pasillo mucho más angosto que el primero y me hizo entrar a lapuerta de fondo, en la habitación muy bien iluminada solo había dos camasocupadas, la de la esquina del lado izquierdo era la de Ithan, estaba recostadoobservando el techo con la mirada ausente.

- Hola- salude tratando de sonar feliz, pero ni siquiera dirigió la mirada a mí -debes ver a Eileen, ha crecido bastante en esta semana que no la has visto.

Denuevo no hubo respuesta, mi padre me dio una pequeña palmada en la espalda comoapoyo.

- Creoque no le disgusta tu visita - gire a verlo como si estuviera loco - al menos ati aun no te grita que te vayas - me dio un empujoncito hacia la cama y despuésél salió.

¿Quédecir? Me senté en una silla que había a un lado de la cama y me quedeobservando a la nada, tratando de pensar que decirle, de manera inconscientetome su mano y él no lo evito, al sentir eso lo observe y su expresión seguíaigual.

 

- Tequiero - fue lo primero que salió - jamás te cambiaría como hermano - norespondió nada - y a pesar de lo que pase siempre estaré ahí para ayudarte opara molestarte - solté una débil risita.

- Losiento - su voz apenas fue audible.

- ¿Porqué? - pregunte apretando un poco más sumano.

- Aunno te lo han dicho - murmuro como para que yo no escuchara, cuando estuve apunto de preguntar - el compañero que trato de salvarme la vida, recibió unhechizo que lo dejo casi muerto, tío Regulus dijo que había sido una suerte queAmy supiera un poco de sanación, porque si no hubiera muerto - no entendíaporque decía lo siento - y él estaría bien, si no me hubiera enojado y hubierasalido del campamento solo.

- Solo fueun accidente - dije tranquilamente - tu compañero se va a poner bie

- FueCedric - me interrumpió, al escuchar aquel nombre, mis manos temblaron - apesar de que lo maldije y lo golpee, pensando que Grace quería con él, Ced fueel único que salió a buscarme y es por mí que no despierta y que tal vez nodespierte.

- Mientes- susurre y solté su mano - es mentira, Ced está bien.

- Alex- llamo suavemente - lo siento.

- NO -grite y lo observe con recelo - Cedric está bien y pronto vendrá a verte.

- NoAlex - negó con cierto temblor en su voz - Ced está en una habitación prohibidaa las visitas, no saben que es lo que tiene.

Susojos azules estaban cristalinos debido a las lágrimas, eso hizo que mi corazónaceptara que Cedric Diggory, mi mejor amigo, la persona que mas amaba estabainconsciente y no sabían que tenía.

- Perdóname- su voz fue trémula.

- Ithan- susurre y me eche a sus brazos como cuando era una niña y le temía a lasmiradas severas de Bellatrix.

- Lolamento tanto duende.

Y enpocos segundos la habitación se lleno de sollozos, tanto míos como de mihermano, Ithan acariciaba mi cabello, me separé cuando las lágrimas cesaron y lededique una débil sonrisa.

- Todoestará bien - trate de convencerme a mi misma - es mejor que descanses.

- Te quiero - me acerque a él y bese su frente.

- Y yoa ti - le dije y salí de la habitación.

Caminehacia la sala de espera, pero antes de llegar encontré a un sanador de edadavanzada, pero su rostro se mostraba dulce, necesitaba verlo y saber que estababien, solo eso.

- Disculpe- comente amablemente - ¿podría ver a Cedric Diggory?

- Estágrave y no se permite la entrada a nadie que no esté autorizado.

- Soloserá un momento por favor - mi voz suplico.

- Perosolo unos minutos - asentí levemente y me guió a una pequeña habitación en eltercer piso.

Meabrió la puerta de la habitación del fondo, mi corazón se estrujo al ver a Ceden una cama pálido y con unos cuantos rasguños, sus ojos cerrados parecía quedormía y así era, él iba a despertar y me iba a sonreír y decir que no debíapreocuparme, me acerque lentamente a él y acaricie su cabello y unas cuantaslágrimas rodaron por mis mejillas.

- Hola- salude con la voz temblorosa - no sé si pueda besarte, pero supongo que nodebo hacerlo, pero me conoces y jamás he seguido las reglas, además de estahabitación no saldrá ¿cierto?

Sonreíamargamente ¿quién me iba a contestar? Al menos no el hombre que estabarecostado en la cama, me incline y primero bese su frente y después susmejillas y por último sus labios, mis lágrimas cayeron en sus labios tratandode hidratarlos o al menos de que despertara y con sus manos las secara, pero alver que ni siquiera se movió lo abrace y deje que las lágrimas volvieran ymojaran su pecho.

 


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Capitulo dedicado a:

snow white

laura mcgonagall

Raastaa

KiKaDiGgoRy

sammy_diggory_cullen

barbara_lovegood

Polgara

- Lesencantara mi hermana - repuso Ithan, mientras caminábamos hacia el GranComedor.

- Tiene9 años Ithan - le espeto Owen - además es niña, entiendes que entre los 11 y 13años, niños y niñas cada quien está con su grupito y no congeniamos.

- ConAlex será diferente, ella es casi un niño - dijo con una enorme sonrisa - legusta hacer más cosas de niño que de niña y bueno como ya dije estoy seguro quese llevaran increíble con ella.

Soloobserve como Fred y George comenzaban a hablar en susurros y supuse quepensaban hacer una broma a algún alumno mayor, ya que al ser de primer año,todos nos molestaban y bueno los gemelos siempre encontraban la manera devengarse de ellos, Ithan y los gemelos se fueron a su mesa de Gryffindor y Oweny yo a la de Hufflepuff.

- ¿Cómocrees que sea su hermana? - pregunto Owen de la nada.

- Porcomo la describe debe ser encantadora - conteste tranquilamente.

- Diggory- levante mi vista y vi que me observaba con sorpresa.

- ¿Dijealgo malo?

- ¿Cuántosaños se supone que tienes?

- Cumplí12 el 24 de Septiembre - conteste sinentender - ¿Qué tiene que ver mi edad?

- Sacascada palabra que solo había escuchado utilizarla a mis padres - repuso concierta repulsión.

Solosonreí al pensar en eso y seguí comiendo sin contestar, tome un poco de jugo,mientras Owen se atragantaba con todo lo que había frente a él, quién lo viera,¿Quién iba a pensar que de los cinco era el más inteligente? Al menos no yo, pero así era, Owen era el másinteligente, Fred y George eran los bromistas, Ithan era el tranquilo y buenoyo era el normal de los cinco.

- HolaCed - saludo una chica de Gryffindor que no recordaba, sus mejillas estabanrojas.

- Hola- conteste con una débil sonrisa, mientras mi cerebro trabajaba al doble pararecordar su nombre.

- ¿PasarasNavidad en Hogwarts? - sus mejillas ya de por sí rojas aumentaron.

- No -conteste amablemente - pasare Navidad en casa de Ithan.

- ¡Oh!- bajo la mirada.

Despuésde eso camino hacia la mesa de Gryffindor, y yo regrese a mi comida, Ithan yOwen decían que llamaba la atención de las niñas de nuestra edad y bueno coneso decían que yo era el Casanova del grupo, pero por favor teníamos 11 y 12años para que nos gustarán las niñas o al menos para ser amigos de ellas.

[























.]

 

- Porfin - susurro Ithan cuando subimos al tren y ocupábamos el últimocompartimiento - volveré a ver a duende.

- ¿Quiéndemonios es duende? - pregunto George.

- Suhermana - contesto Fred - ¿Dónde demonios estabas cuando lo dijo esta mañana?

- Comía- contesto con indiferencia.

El restoreímos, era imposible no reír cuando tenías como amigos a Fred y GeorgeWeasley. El camino hacia la estación estuvo llena de risas y chistes estúpidosde Owen, pero aun así reíamos, cuando por fin llegamos y bajamos del tren, unamujer con el cabello castaño a la altura de los hombros, nos esperaba y de lamano llevaba a una niña como de 8 años, cabello negro azulado un poco másarriba de los hombros, era como unos diez centímetros más baja que nosotros,pero en cuanto sus ojos grises identificaron a Ithan se soltó del agarre de lamujer y corrió hacia él.

- ITHAN- grito y se abalanzo sobre él - te extrañe mucho.

- Bonita- susurro Fred que estaba a mi lado y que escuche perfecto.

- Holaduende - saludo con una enorme sonrisa y respondiendo el abrazo de su hermana -te presento a Fred y George Weasley - los dos pelirrojos hicieron un movimientocon la cabeza - Owen Thompson y Cedric Diggory.

- Muchogusto - repuso la ojigris y nos sonrió abiertamente - soy Alexa Black, perotodos me dicen Alex.

Solohicimos un movimiento con la cabeza, poco tiempo después la mujer de cabellocastaño se acerco a nosotros, tomo de nuevo la mano de Alex y nos sonrió atodos. Nos dijo que se llamaba Gabrielle, pero que podíamos decirle Gab.

[





















]

Debíanser las dos de la mañana, pero maldita la hora en que le hice caso a George detomarme un litro de jugo y bueno tuve que levantarme y caminar al baño,tratando de no despertar al resto de mis compañeros y de no pisarlos, cuandopor fin salí, camine al baño que estaba frente a la habitación de Alex, era unaniña increíble, me era muy fácil reír con ella, de hecho durante las vacacioneshabía pasado más tiempo con ella que con mis amigos.

Despuésde que salí, escuche un sollozo, camine lentamente hacia la recamara de Alex,abrí lentamente la puerta y la vi sentada en su cama con las rodillasabrazadas, debía dejarla apenas llevaba una semana de conocerla y no podíaentrar y pedirle que me dijera que tenía.

- ¿Cedric?- su voz se escucho temblorosa.

- ¿Estásbien? - pregunte acercándome a su cama.

- No -su voz apenas fue audible.

- Puedesdecirme lo que te pasa, claro si quieres - ella clavo su mirada gris en mí.

- MurióQueso - susurro señalándome con la cabeza una mesita donde estaba una jaula conlo que parecía un hámster.

- Todova a estar bien - comente acariciando su cabello - eso suele pasar, es el ciclode la vida.

- Peroera mi amigo - me abrazo como si su vida dependiera de ello - de hecho era miúnico amigo, claro después de mi hermano y mi primo.

- Yopuedo ocupar ese lugar - dije con una media sonrisa - claro si

- Claroque quiero - y me sonrió - Gracias.

Laabrace y bese su frente, nos quedamos así un tiempo, me quede pensando yentendí que era la primera amiga niña que tenía, y para ser sincero se sentíabastante bien, saber que Alex era mi amiga.

 

- Lex -susurre - así te diré de ahora en adelante.

- ¿Lex?- repitió desconcertada.

- Buenotodos te dicen Alex y pensé que debía tener mi propio nombre para mi mejoramiga - ella sonrió y asintió.

[

















]

POVAlex

- ¿Novas a despertar? - pregunte - ya va a ser Navidad y tú sigues igual.

- Va adespertar - susurro una voz a mi espalda.

- Kellan¿Cuántas veces tengo que decirte que debes de dejar de meterte en lasconversaciones?

- Puestu acompañante no habla mucho - bromeo y a pesar de todo sonreí - así me gusta,que sonrías.

- Perdónalo- repuse observando a mi novio - no sabe lo que dice, a veces dice cadatontería.

- Solocuando estoy contigo - comento y se puso detrás de mí y observo a Cedric -quisiera decirte que voy a respetar que estés en coma, pero sería una mentira,te lo diré frente a frente, tal vez no me escuches pero amo a Alex y bueno ellasufre porque estás aquí y en verdad tratare de buscar algo que te saque de eseestado y después cuando ya estés bien luchare por ella.

- Kellan- susurre, los ojos se me llenaron de lágrimas, lo quería como amigo pero nadamás - sabes que y
.

- Shh -y me sonrió abiertamente - no digas nada ok.

Mequede en silencio y volví mi rostro hacia Ced, escuche la puerta cerrarse y meincorpore y acaricie su cabello, que estaba un poco más largo y le había salidobarba que de vez en cuando yo le ayudaba a afeitar.

- Estaes la segunda Navidad que pasare sin ti - mis lágrimas de nuevo volvían a rodarpor mis mejillas - no estuviste en mi salida de Hogwarts y tampoco cuando meaceptaron en la escuela de Sanadores. Vamos Ced no puedes dejarme, Te Amo tantoque me duele el corazón verte así.

Nadieentendía, como pudiera esperarlo durante dos años, y tenía la esperanza que éliba a despertar, pero simplemente lo sabía, sabía que él iba a despertar y meiba a decir como siempre Lex Te Amo, o Hermosa. Pero iba a despertar y yo iba aestar a su lado sin importar cuando fuera yo iba a estar ahí.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Capitulo dedicado a:

Andromeda Black95

VickyPotter

Polgara

sammy_diggory_cullen

snow white

KiKaDiGgoRy

Raastaa

- ¿Estásseguro que entraras? - pregunto, se noto el temblor en su voz.

- Conocesla respuesta - conteste tranquilamente.

- Noquiero - susurro y se abrazo a mí - eres casi mi hermano - me dolieron aquellaspalabras - ¿Qué hare si algo malo te pasa?

- Nopasara nada y lo sabes - bese su frente.

- Tequiero Cedric Diggory - susurro escondiendo su rostro en mi pecho - y en verdadmoriría si algo te pasará.

 

- Dejade ser negativa - le reproche y ella solo soltó una débil risita.

- Muybien - acepto pasivamente - pero cualquier prueba yo seré la primera ensaberlo.

- Clarolinda - ella me observo con la nariz arrugada - ¿Qué no lo eres?

- Jamásme lo habías dicho - replico serenamente.

- ¿Temolesta?

- No -negó suavemente - pero es raro escucharlo de ti.

- Vamos- susurre - eres mi chica y no veo porque se vea mal decirte linda.

- Loco- fue lo único que dijo antes de caminar hacia la sala de mi casa.

Laseguí y en la sala ya estaba tanto mi padre como Ithan con los tres baúles,tome el mío y el de Lex. Cuando llegamos a la estación, estaba mi pesadilla quetenía cabello rojo y pecas y además nombre propio que de los labios de Lexsonaba tan diferente y se me hacía tan insoportable.

Encuanto lo vio se separo de nosotros y casi corrió hacia él, ella moría porRonald Weasley y él simplemente ni cuenta se daba de su existencia yo CedricDiggory que podría tener a cualquier chica estaba enamorado de la única quesolo lo veía como amigo.

- Debesdecírselo - le susurre cuando el muy imbécil se había ido detrás de Lavander -él no se dará cuenta si tú no se lo dices.

- Nopuedo - contesto con esa mirada gris triste, lo que más odiaba es que esoshermosos ojos no brillaran y que no estuviera esa sonrisa que iluminaba mi día.

- ¿Dóndeestá tu Gryffindor interno? - pregunte pasándole el brazo por los hombros.

Sonriódébilmente y ambos subimos al tren, no deje que se fuera con su grupo deamigos, sabía que no le haría bien ver al idiota de Ron con Lavander. Llegamosal último compartimiento donde estaban los gemelos, Ithan, Owen, Angelina, Katela cual empezaba a salir con Fred, una chica de nombre Tiffany si no malrecordaba la nueva novia de Owen.

- HolaBlack - saludo con resentimiento la chica rubia que recordaba como Tiffany deRavenclaw.

- HolaKudrow - respondió ella amablemente - Owen ¿Qué demonios lees? - le pregunto yse sentó al lado de él y le quito la revista - ¡Oh! - susurro y se puso roja yle entrego la revista.

- ¿Quédemonios veías? - le espeto Ithan al ver el rostro de su hermana.

- Cosassin importancia - contesto un tanto nervioso - ¿no es así Alex?

- Si -susurro, pero aun seguía el sonrojo.

[















.]

- Tengomiedo - me confesó el día que se elegirían "Los Tres Campeones"

- ¿Porqué? - pregunte, mientras entrabamos al Gran Comedor y nos sentábamos en lamesa de Hufflepuff.

- Noquiero que salgas como campeón - susurro y se aferro a mi mano - no quieroperderte.

- Y nolo harás - sentí el revoloteo en mi estomago, ella me quería con vida y a sulado - todo saldrá bien.

Escondiósu rostro en mi pecho, su olor me hacía apenas perceptible la voz y lapresencia del resto, la voz de Dumbledore era la que más lejana se escuchaba,en ese momento no me importaría no ser el campeón de Hogwarts, mientras Lexestuviera así por siempre.

- Elcampeón de Hogwarts Cedric Diggory.

Anteaquello sentí como los brazos de Lex temblaron ligeramente, me levanté con ellaque no se había soltado de mí, sabía que trataba de tranquilizar su respiraciónpara no notarse cobarde ante los demás.

 

- Soycampeón - le susurre.

- Ya losé torpe - me espetó regalándome una débil sonrisa - anda ve - y me dio unligero empujón.

[




















.]

POVEscritora

- Felizcumpleaños - le susurro - muchos quisieron venir a verte, pero tuvieron cosasque hacer - se sentó en la silla junto a su cama - Harry tuvo que hacer suprueba como Auror al igual que Ron, Hermione está tratando de negociar con mipadre y con el tuyo lo de los Elfos - soltó una leve carcajada - Ginny seprepara para su próximo partido, Owen está de viaje en Irlanda, Luna prepara suboda y los gemelos ven la posibilidad de poner una tienda de sus Artículos enNueva York.

Sehizo un largo silencio, desde que su amigo había llegado ahí esa era la primeravez que lo visitaba, observo que en la mesa de noche estaba una rosa blanca.

- Veoque Alex te dejo algo para que no la olvidarás - repuso tomando la rosa - dehecho ella me obligo a venir, no quería que estuvieras solo este día, tuspadres están buscando tantas cosas para sacarte de ese estado - sintió un nudoen la garganta - de hecho Alex también lo hace, viajo a México para hablar conuno de los mejores sanadores del mundo y es por eso que no está aquí.

<

- Me hadicho que es bueno hablarte - susurro - así que eso haré - respiro profundoantes de continuar - Eileen cumplió tres años hace casi cuatro meses, saco losojos negros del padre, aunque se parece más a mi abuela, si no algo hubierapasado, imagínate que mi hermanita se pareciera a mi profesor de pociones. Alexle habla tanto de ti que se ha encariñado contigo, le ha contado tu aventura enel Torneo de Los Tres Magos y le emociona tanto que es el que siempre le pide.

<

- Bellatrixle ha dado su apoyo económico a Alex, ahora que la veo mejor tu futura suegrano es tan mala como aparentaba. Ha dado todo su apoyo en que salgas de esto.Bella sigue odiosa y bueno se fue a trabajar a Nueva York debido a que elimbécil de Moseley le ofrecieron el puesto de guardián en ese equipo. TambiénAlex está por terminar la escuela de Sanadores. Y yo termine la escuela deaurores, aunque no encuentro un buen trabajo con mi condición - apretó lospuños al pensar en aquella noche - por mi culpa estás aquí, yo soy el únicoculpable de que mi hermana sufra porque no estés a su lado.

 

- Noeres culpable - dijo una voz a su espalada - y lo sabe.

- Gracepor mis estúpidos celos nos atacaron - le espeto - así que de que mi mejoramigo esté aquí es mi culpa y de mi estúpida baja autoestima.

- Cariño- lo abrazo por los hombros y recargo su cabeza en su hombro - fue unaccidente, deja de culparte que te haces daño y a mí también.

- Creoque ya pague - murmuro y entrelazo sus manos - si no lo sabes Ced, Greyback memordió y bueno ahora soy un licántropo.

- Milicántropo - le informo Grace suavemente - sé que jamás hablamos mucho, peroeres importante para Ithan y por tal para mí, Alex se nota agotada de verteasí, no duerme por vigilar que despiertes, apenas si come debido a que no deseasepararse de ti ni un solo instante - sonrió - anoche se despidió como veinteveces y te propuso que la esperaras para que despertaras, quiere ser ella laprimera que tus ojos vean.

[



















.]

POVKellan

Sepaseaba de un lado a otro en la habitación, estaba angustiada, su rostro me lodecía, esta podía ser la respuesta para que Cedric despertara, yo solo laobservaba sentado desde el sillón.

- Tranquilízate- repuse al ver que no dejaba de moverse - o dejaras un hoyo en el suelo.

- Esque él podría despertar a Ced - se escuchaba la ansiedad en su voz - podríavolver a verme en sus ojos.

Queríadecirle que no se hiciera muchas ilusiones, porque sino lo lograba, el golpesería más fuerte, pero después de mucho tiempo ella volvía a sonreír, así queno pude hacerlo, amaba esa sonrisa y lo que conllevaba. A los pocos minutosapareció una mujer que no pasaba de los 30 años, su rostro era serio y eso hizoque la sonrisa de Alex flaqueara un poco.

- Elsanador Cami falleció hace unas horas - dijo roncamente y después se fue dellugar.

- Alex- llame suavemente, ella giro y me abrazo con fuerza - encontraremos otra formatranquila.

- No -negó y sentí como sus manos tomaban mi playera con fuerza.

- Laencontraremos - repetí y bese su cabello.

Ellasoltó un leve sollozo y decidí que lo mejor era regresar al hotel, en dondecuriosamente estaba su lechuza, se acerco a ella y tomo un trozo demasiadopequeño, pero sus enormes ojos grises brillaron.

- Despertó- susurro y la sonrisa más hermosa que recordaba haberle visto apareció -Cedric por fin despertó.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ç

En mis locas ideas se me ocurrio hacer un fic en donde Draco Malfoy sea el protagonista o bueno eso fue hasta ke volvi a ver Harry Potter 4 y vi a Ced, y bueno no sé si ustedes leerían mi locura y tmb saber kien sería el protaginista. Espero me contesten.

 

Capitulo dedicado a:

KiKaDiGgoRy

Andromeda Black95

Polgara

sammy_diggory_cullen

snow white

barbara_lovegood

Estabafrente a su habitación y mi mano temblaba, no podía girar la perilla, Kellan alverme así sonrió débilmente y fue él quien abrió, la habitación estaba comosiempre, mi hermano y Grace me sonreían sentados desde el sillón, en la camaestaba Cedric pero dormía.

Caminelentamente, acaricie su cabello cuando estuve frente a él, en ese momento sentíque me habían mentido, pero en segundos mi mirada estaba reflejada en unoshermosos ojos verdes, me quede helada, en verdad había despertado.

- Alex- dijo con la voz ronca y con su rostro serio.

- Ced -mis ojos se llenaron de lágrimas al verlo despierto - pensé que no volvería aver tus ojos.

- Nollores - repuso secamente - sabes que nunca me ha gustado verte llorar.

- Siclaro - sonreí débilmente y seque mis lágrimas - es increíble que estés aquí denuevo.

- Nuncame fui - se quejo pasivamente y fijo su vista en Kellan - ¿Quién eres?

- SoyKellan Rathbone - se presento amablemente - amigo de Alex.

Cedricme observo con la nariz ligeramente arrugada, pero no dijo nada solo hizo unmovimiento con la cabeza como aceptándolo, besé su mejilla y él sonrió y pasosu mano por mi cabello como siempre.

- ¿Dóndeestá Taylor? - pregunto tranquilamente.

- ¿Taylor?- repetí desconcertada.

- Sí -contesto como si fuera obvio - supongo que mi novia debe venir a verme.

Debíaser una broma, lo observe esperando a que sonriera y me dijera que era unchiste, pero no sucedió su mirada verde seguía igual, esperaba ver a su noviade hacía seis años.

- Terminaron- repuso Ithan - hace seis años.

- ¿Enserio?- su mirada mostro confusión.

- ¿Merecuerdas? - pregunte con un hilo de voz.

- Claro- contesto roncamente - eres mi hermanita.

- ¿Solosoy tu amiga? - mi voz tembló levemente.

- Eresmi mejor amiga - me sonrió cálidamente - Lex por favor no llores o si lo hacesdime porque.

- Losiento - susurre abrazándome a él - pero estoy feliz de que hayas despertado.Te quiero tanto.

- Y yoa ti - comento respondiendo mi abrazo.

- Creoque tienen de mucho de que hablar - repuso mi hermano y los tres salieron de lahabitación.

- Dimeque ha pasado en todo este tiempo que he dormido - lo observe tratando desonreír.

- Muchascosas - conteste serenamente.

- ¿Yaeres novia de Ron? - creía que seguía amando a Ron.

- No -sonreí al ver como arrugaba el entrecejo - sale con Hermione e Ithan sale conGrace.

- Estodo un enredo - replico acomodándose en la cama - ¿y tú con quien sales?

- Yo
-me puse nerviosa, no creía que fuera bueno decirle que era su novia cuando élno lo recordaba - estoy solterita como siempre.

- Pareceque ese tal Kellan le gustas - su voz se escucho ronca, eso hizo que sonriera,aunque no recordara nuestra relación me amaba - aunque no me agrada.

- Celoso- susurre.

- ¿Qué?- pregunto.

- Nada- conteste enseguida - podría besarte - su rostro mostro sorpresa - por estaraquí, pero sería como besar a mi hermano.

- Soymás guapo que Ithan - bromeo.

- Teextrañe tanto - repuse acariciando su mejilla.

 

- Nocreo que estuviera tanto tiempo dormido - replico y yo solo sonreí.

- Paramí fue toda una vida - dije sinceramente.

[


























]

- ¿Qué?- había pasado un mes desde que había salido de San Mungo y ahora tenía susmaletas para irse.

- Lextengo que irme - contesto besando mi frente - te quiero y mucho, pero estoyconfundido y necesito que mi mente se aclare.

- ¿Yqué pasa conmigo? - le espete tomando su brazo.

- Tútienes a Kellan o al menos lo tendrás pronto - sonrió débilmente - tus ojos medicen que lo amas y los de él a ti.

Mequede callada, mis ojos decían que lo amaban a él, pero Cedric Diggory noquería darse cuenta de ello, estaba a punto de aferrarme a él y no dejarlo ir,pero Harry que me había dado la noticia y que me había acompañado me tomo delos hombros.

- Entoncesespero que seas feliz - sentí mi garganta seca y mis lágrimas tratar de salir -escríbeme.

- Claro- contesto tranquilamente, mientras yo moría por dentro.

Sindecir nada más salí de aquel lugar, antes de que no pudiera ocultar que loamaba, pero los estúpidos sanadores dijeron que era mejor no decirle todo loque había olvidado, él tenía que recordarlo, sabía que eso era lo correcto,pero no por eso dejaba de doler.

- Seacordará de su noviazgo y regresará - comento Harry cuando íbamos hacia casa deGabrielle - ahora tienes que estar tranquila.

- Tranquila- repetí con dolor - imagina que Ginny olvida que salía contigo y que te amabay solo recuerda la época en que eran amigos; dime ¿Cómo te sentirías?

- Mal -aceptó.

Despuésde eso el camino fue en silencio, él se iba sin ni siquiera decirme a donde,esto no era para nada lo que pensaba vivir a los 20, yo lo amaba y él no merecordaba, ¿había algo peor que eso? Dudabasobre eso.

- Alex- aquella voz hizo que el dolor disminuyera un poco - te extlañe.

- Y yoa ti Eileen - conteste tomando en brazos a la pequeña morocha.

Eramenuda y pequeña para su edad, sus enormes ojos negros eran como los deGabrielle solo que negros y la nariz también era herencia de la madre, de hechose parecía mucho a la abuela de Ithan, era una niña bonita o al menos para mílo era. Ella siempre con una de sus sonrisas me sacaba de mi depresión, todoera perfecto para ella, tenía dos padres que la adoraban, un hermano sobreprotector que compartíamos, unos tíos consentidores al igual que la hermana yun padrino que su padre deseaba ver muerto, pero aun así le compraba de todo.

Jugarcon ella me llevaba a su mundo perfecto sin problemas de amor. En ese momentojugábamos en el jardín, me enseñaba a como una dama de sociedad tomaba el té, pensar que si mi madre me lohubiera enseñado así, hubiera sido más fácil y menos tedioso aprender.

- Elmeñique - me regaño cuando tome la taza sin levantar el meñique.

- Losiento - conteste con una débil sonrisa.

- Hola- saludo la voz que reconocí como

- TíoShilius - Eileen corrió hacia mi padre que la recibió con una media sonrisa.

- ¿Cómoestás princesa? - era increíble como mi padre a pesar de odiar a Severus sellevaba increíble con la hija de este.

 

- Bien- contesto con una enorme sonrisa - jugaba con Alex.

- Eileen- llamo Gabrielle, mi padre la puso en el suelo y ella corrió hacia su madre -tengo que ducharte.

- Simami.

Observea ambas y recordé que Gabrielle siempre me había tratado como Eileen, jamáshubo diferencia entre Ithan y yo y ahora tampoco con Eileen. Mi padre se sentóa mi lado y observo la misma dirección que yo.

- Ithanme lo dijo - repuso en cuanto Gabrielle y Eileen desaparecieron - supuse quequerrías hablarlo.

- Medejo - susurre - sin ni siquiera decirme te voy a extrañar.

- Lo vaa hacer - comento tomando una de las tazas de Eileen -has escuchado el dicho "Solose sabe lo que se tiene hasta que se ve perdido"

- ¿Qué tiene que ver? - clave mi mirada en él.

- Sedará cuenta que te ama y regresará por ti - contesto con una media sonrisa.

- Novoy a esperar a que él se dé cuenta de que me ama y regrese - ya estaba fastidiadade esperar - soy una Black y ellos jamás esperan.

- ¿Lovas a ir a buscar?

- No -fije mi vista en el horizonte - pero es momento que haga lo que siempre quise.

- LosTornados te esperan - susurro levantándose, arrugue la nariz confundida - tumadre te vio en el último partido de Hogwarts y vio que te gustaba y cuandosupo lo de Cedric, dijo que lo mejor era que te distrajeras con lo que más tegustaba y hablo con el dueño de los Tornados y te espera para hacerte laprueba.

- ¿Enserio?- para mi madre jugar quidditch era algo bajo.

- Bellate adora y dijo que si eso te iba a mantener sonriendo lo iba a aceptar - melevante y abalance sobre él.

- Gracias- repuse escondiendo mi rostro en su pecho - y dile a mamá que la quiero y quele agradezco esto.

- Díselotú - susurro y se separo de mí y recargada en la pared estaba Bellatrix.

- Mamá- murmure sin creer que estuviera ahí.

- Penséque habías renunciado al apellido Black - comento con indiferencia.

- Y yopensé que jamás volverías hacer algo por mí - replique pasivamente - y me hasdado la oportunidad de probarme con Los Tornados.

- Lascosas cambian - su voz sonó más suave - y bueno un Black jamás deja de ser unBlack por más que lo quiera.

- Gracias- dije con una media sonrisa - por esto - sabía que no debía abrazarla, esaseran sus normas, así que le extendí la mano - de verdad gracias mamá.

Ellasolo asintió y estrecho mi mano, volvíamos a ser una familia, mi padre me tomode los hombros y beso mi cabello, después de eso mi vida no estaba tan mal,Cedric se había ido, pero Bellatrix volvía a ser mi madre.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Les invito a leer mi nuevo fic "Mi Gran Error" creo ke es un mal nombre T.T pero no tenía mucha imaginacion https://www.potterfics.com/historias/48221
Capitulo dedicado a:snow whiteAndromeda Black95barbara_lovegoodBella Marie Cullenlauramcgonagallsammy_diggory_cullentaylor_alice_cullenRaastaa

- Holapreciosa - aquella voz me hizo sonreír débilmente.

 

- Kellan- susurre y gire hacia él - pensé que planeabas una boda.

- Y esohago - contesto deteniéndose frente a mí - pero no podía hacerlo sino eras mipadrino.

- ¿Qué?- pregunte arrugando un poco la nariz.

- Choestuvo de acuerdo en que podías ser una de sus damas - contesto con una mediasonrisa - pero como supuse que querrías algo más serás su dama principal.

- Estásloco - le espete - una cosa es que acepté que te cases con la descerebrada deChang y otra que este todo el día con ella.

- Soytu amigo, no puedes negarte a mi petición - me reprocho.

- Sabesque a pesar de que no me caiga bien Chang, aceptaría ser su dama de honor, perorecuerda que pronto será mi boda - le recordé enseñándole mi anillo decompromiso.

- Eseidiota de Mark tuvo más suerte que yo - se quejo - pero no recordaba que tefueras a casar tan pronto.

- Mecaso en tres meses, o sea dos semanas después que tú - contesté pasivamente.

- Aunno entiendo como ese imbécil logro terminar como tu prometido - replicosecamente.

Loobserve y sonreí débilmente, ni yo misma sabía como termine siendo la prometidade Mark Reed, era el buscador en Los Tornados, llevábamos tres años saliendo yuno más de conocernos, Cedric jamás me había escrito y bueno Mark tiene porte,es caballeroso aunque engreído hasta los huesos. Pero acababa de cumplir 24, elamor de mi vida ni siquiera me recordaba, Ginny y Harry ya tenían al pequeño Jamesde un año; Ron y Hermione se acababan de casar; Ithan y Grace tenían a unpequeño de dos; Luna y Dean esperaban a su primer hijo y Kellan y Chang estabana punto de casarse.

Mivida no estaba como la había soñado, Mark no era el chico que soñaba paracasarme, pero era lo que más se le acercaba, además de que lo amaba, claro queno como había amado a Cedric, pero ahora él era mi futuro y Ced era mi pasado,uno que jamás volví a ver, solo recibía pocas cartas de él informándome en queciudad estaba y lo que hacía.

Poreso decidí seguir con mi vida, salí con Mark y en verdad me enamore, seguíapensando en Cedric pero no con la misma intensidad o con la misma regularidad.No podía seguir amando a Ced después de cuatro años, era estúpido que losiguiera haciendo, era algo ilógico que yo lo amara, yo amaba a Mark Reed y poreso me casaba con él.

- Hola- saludo la ronca voz de mi futuro marido, era un hombre de la altura de Kellancabello negro, bastante musculoso y ojos negros.

- Hola- conteste con una débil sonrisa - pensé que seguirías en el entrenamiento.

- Mimujercita también necesita atención - eso era algo que odiaba, que me dijera"mujercita" - y yo como buen hombre, tengo que atender sus caprichos.

- Alexestaba en perfecto estado sin ti - le espeto Kellan.

- Mimujer no puede estar bien sino tiene a su hombre a su lado - me tomo de lacintura y me acerco a él - ¿no es así?

- Siclaro - dije con un toque de sarcasmo que para él paso desapercibido, pero paraKellan no y tuvo que reprimir una carcajada - Kellan me estaba diciendo de suboda.

- Lanuestra será maravillosa - me aseguro besándome bruscamente - y más porque lanovia será la envidia de todas.

 

- Esonadie lo niega - susurro Kellan, Mark tenía mal oído y no logro escucharlo,pero yo le mande una mirada asesina - bueno yo solo vine a ver a mi amiga y yaque la vi me voy.

- Adiós- replico Mark oscamente.

- Salúdamea Chang - dije con una media sonrisa.

- Seráun placer - bromeo.

Despuésde decir eso se fue, dejándonos solos, su olor no me era desagradable, pero noera el de Cedric, de nuevo venían las comparaciones, moví la cabeza suavementetratando de sacarme eso de la cabeza.

- ¿Quéte parece si comenzamos a ensayar nuestra luna de miel? - me giro hacia él ycomenzó a besar mi cuello.

- Mejorestá noche - lo separe suavemente de mí y sonreí con inocencia - ahora tengoque ir a ver algunas cosas para la boda.

- Teesperare - susurro roncamente y mordió mi barbilla.

[
























..]

- Meveo gorda con esté vestido - replico furiosa Chang.

- No esmi culpa que te hayas embarazado antes de tu boda - le espeto su amiga.

Hermioney yo solo las veíamos pelear, Kellan nos había obligado a ayudar a su queridanoviecita el día de la boda, pero yo no veía que necesitara ayuda, bueno solocon el vestido que no le subía por el vientre levemente hinchado por sus tresmeses de embarazo.

Despuésde cómo veinte minutos por fin la novia estaba de acuerdo con el vestido,Hermione me dijo que era mejor salir y estuve completamente de acuerdo, así quenos dirigimos hacia nuestro lugar, gracias al cielo Mark tenía que entrenar yno había podido acompañarme.

Podríapasar toda la fiesta con mis amigos y bailar con quien se me diera la gana, notendría a mi lastre celoso que no me dejaba bailar con nadie y como a él no legustaba bailar, tenía que quedarme a escuchar sus malos chistes.

Mesenté entre la familia Potter y la Weasley, de hecho le quite a James a Ginny,me encantaban los niños y parecía que yo a ellos, porque el querido Jamesestaba muy tranquilo en mis brazos, de hecho se quedo dormido durante laceremonia.

Encuanto termino todos se levantaron a felicitar a los novios, cuando todosterminamos de felicitarlos nos dirigimos a una mesa al fondo del jardín, donde no había mucho ruido para James yMarco que era el nombre del hijo de mi hermano.

Harrydejo una silla entre nosotros, no entendí la razón, pero no pregunte el porque,observe todo el jardín, observando a cada uno de los invitados, era bastantegente.

- ¿Mepuedo sentar? - pregunto aquella voz con la cual soñaba a diario.

- Cedric- fue lo único que salió de mis labios.

- Si tepuedes sentar - contesto Ginny.

Y esohizo se sentó, estaba más guapo de lo que recordaba, tenía el cabello un pocomás corto y se había dejado la barba de candado que simplemente lo hacía lucirperfecto.

- Lex -dijo con una media sonrisa - te extrañe.

- Y yoa ti - estuve a punto de abalanzarme sobre él, pero mi cerebro me lo impidió.

- Estáshermosa - comento colocándome un mechón de cabello detrás de la oreja - haytantas cosas que quiero decirte.

Mequede embobada observando su perfecto rostro, sus ojos verdes brillaban tanexquisitamente que me atontaban, su olor seguía intacto, me tomo de la mano ysin pensarlo lo seguí.

 


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Capitulo dedicado a:

AndromedaBlack95

sammy_diggory_cullen

VickyPotter

snowwhite

Raastaa

Polgara

barbara_lovegood

taylor_alice_cullen

Hablamos por largo rato, sus comentarios me seguíanhaciendo reír y sonrojar, seguía siendo la misma persona de la que yo me habíaenamorado, se inclino y beso mis mejillas suavemente.

- Te Amo Lex - sentí de nuevo aquel revoloteo quesiempre sentía cuando escuchaba aquellas palabras - sé que fui un imbécil, peronecesitaba estar seguro de que en verdad te amaba y que tú sentías lo mismo.

- ¿Recordaste todo? - pregunte tranquilamente.

- Cada cosa que hicimos - ante aquello sentí como elcalor se acumulaba en mis mejillas - me gusta más tu sonrojo en la intimidad.

Arrugue un poco la nariz, era cierto que él habíasido el primero, antes de que se fuera a su prueba de aurores, pero no queríadecir que por eso podía burlarse de mi sonrojo, él rió suavemente.

- No es gracioso - le espeté.

- Sigues siendo la misma - me beso la frente - Te Amo.

- ¿Por qué tedas cuenta de eso cuatro años después de que despertaras?

- Me di cuenta hace tres, pero no estaba seguro si túsentías lo mismo - contesto como si nada.

- Me voy a casar - repuse secamente, su rostro mostróconfusión - te esperé tres años esperando a que despertaras, después dos añosesperando a que me recordaras y ahora después de cuatro años que te fuistevienes y me dices que me amas y ¿Qué tengo que hacer yo?

- ¿Lo amas? - su mirada verde se clavo en la mía.

- Eso no viene al caso - replique con irritación.

- Claro que viene - repuso roncamente - si lo amas mehare a un lado, te dejare vivir tu cuento de hadas, pero si no es así, nopermitiré que te cases.

- Esto no es una telenovela que el protagonista ledice a la dama en peligro que la ama y ella lo acepta gustosa - lo mirefríamente - esto es la vida real y cada uno tiene su propia vida.

- No lo amas - dijo con una media sonrisa - me amas amí.

- Engreído ególatra estúpido - le escupí - ¿crees quedespués de cuatro años te sigo amando? Eso es estú

 

Pero antes de que terminara me beso, fue un besodulce y salvaje, uno que solo él sabía darme, ante aquello mi juicio se nublo yrespondí el beso con ansias, tenía al menos seis años que no lo besaba, sulengua era experta en hacerme estremecer.

- Me amas - se burlo mordiendo mi labio - como yo ati.

- Cállate y bésame - le ordene y él sonrió de lado yseguimos besándonos.

Yahora estaba frente al espejo con un horrible vestido de novia, sin querersalir y observar al que tendría que llamar marido si decía acepto, pero nopodía escapar de algo que yo misma había aceptado.

- Vámonos a Nueva York juntos - sugirió besando mihombro desnudo - deja esto.

- Esto fue un error - comente levantándome de la cama- no debió pasar.

- ¿No me amas? - pregunto tomando de la cintura ygirándome hacia él - porque solo así aceptare que no estés conmigo.

- Sigamos como estos cuatro años - conteste soltándomede su agarre - cada quien con su vida.

- Muy bien Alexa - acepto con irritación - cada quiencon su vida.

Malditala hora en que no había aceptado irme con él y ahora tenía que salir a seguircon ese estúpido futuro que no estaba con Cedric, respire profundo antes de verde nuevo mi reflejo.

- Eshora - susurro la voz de mi hermana.

- Unminuto más pedí - las lágrimas estaban a punto de salir.

- Losigues amando - afirmo y se sentó en el pequeño sillón de la habitación.

Laobserve, su mirada negra se clavo en lamía, para que mentir y ocultar que lo seguía amando.

- ¿Recuerdasel día en que mi madre se entero de mi relación con Richard? - asentílevemente.

- Estuvoa punto de golpearlo - repuse pasivamente.

Esedía que Richard había tomado la decisión de formalizar su relación con Bella,me llevo para que le diera el valor que le faltaría al ver a mi madre y buenosi no es por mi padre, el pobre hubiera pasado una buena temporada en SanMungo.

- Perotanto mi padre como tú estuvieron ahí para impedirlo - contesto con una débilsonrisa.

- Creoque llego el momento - susurre sin hacer caso a lo último.

Caminehacia la puerta, pero el brazo de mi hermana me lo impidió, gire a verla y ellatenía una sonrisa sincera que muy pocas veces le había visto.

- Jamáshe sido una buena hermana - comento tranquilamente - pero creo que es bueno queahora lo sea.

- ¿Dequé hablas? - arrugue un poco la nariz.

- Novoy a permitir que cometas la estupidez de casarte con ese idiota - me espeto -antes de que digas algo, Cedric está en Nueva York.

- ¿NuevaYork? - repetí clavando mi mirada en ella.

- Asíes, mi cuñadito vive ahí desde hace tres años - contesto tomándome del brazo ysacándome de la habitación.

Corríamosdel lado contrario de donde se suponía sería la boda, estuve a punto de caervarias veces por el estúpido vestido, después de cómo diez minutos, pudevisualizar a varias personas, cuando estuvimos más cerca puede ver que eran misamigos.

- Porfin - repuso la voz de mi hermano.

- ¿Quéhacen aquí? - pregunte tratando de normalizar mi respiración.

 

- Esperándote- contesto Harry como si fuera lo más obvio.

- Ten -Ron me entrego una lata.

- Es untraslador - replico Fred antes de que pudiera preguntar.

Antesde que pudiera decir algo todo dio vueltas y me encontré en un callejón. Ahoraestaba en Nueva York y sin saber a dónde dirigirme, salí de aquel lugar y meencontré en una avenida llena de gente, donde todas las personas se me quedabanviendo y como no lo iban a hacer si llevaba un vestido de novia.

Comencéa caminar, esperando encontrar un teléfono para gritarle a los idiotas de misamigos que ni siquiera me habían dicho a donde debía ir, escuche como algosonaba y por fin me percate de que en laparte de la liga Bella me había puesto un celular, sin importarme que iban apensar me saque el móvil.

- ¿Diga?

- Alex -esa voz fue de Harry - antes de quecomiences a gritar en el listón del vestido esta la dirección de Cedric.

- ¿Nohubiera sido más fácil que antes de mandarme a Nueva York me hubieran dicho adonde ir? - pregunte, mientras sacaba el papel del listón del vestido.

- Hubiera sido menos divertido - comento y supuse que sonreía.

- Torpe- le espete - quiero informarles que me dieron todo menos mi varita.

- Errores de cálculo - se escucho la voz de Fred - antes de que te pongas a gritar, ve con Ced, además no creo que te hagafalta la varita.

- Notengo un centavo, además de que sin mi varita no puedo aparecerme - repliquecomenzando a caminar - además de que no tengo la menor idea de donde iré.

- Cosas que se le pasan a los mejores - de verdad Fred debía agradecer que no podía verloporque sino ya estaría muerto - ademáscaminar no te hará mal.

- Soloespera el día que te vea y te prometo que serás hombre muerto - susurre deforma amenazadora.

- No seas quejumbrosa y ve por tu hombre - después de decir eso me colgó.

Enverdad que los mataría cuando regresará a Inglaterra, comencé mi camino hacíael departamento de Cedric, esperaba que no estuviera demasiado lejos, además delos malditos zapatos, después de cómo veinte minutos y viendo como comenzaba allover se me ocurrió que podría tomar un taxi y pagarle con algo que tuviera yle llamara la atención, así que con eso en mente detuve uno.

- Hola- salude entrando al taxi - ¿me puede llevar a esta dirección?

- Claroseñorita - contesto amablemente.

- Quierodecirle que no traigo dinero - susurre - pero le puedo dar lo que le guste dela joyería que llevo.

- ¿Secasará? - me pregunto sin darme importancia a que no llevaba dinero.

- No -negué con una débil sonrisa - voy por el amor de mi vida.

Elhombre solo sonrió, vi como la lluvia seguía cayendo con mayor intensidad,quince minutos después estábamos frente a un edificio como de 20 pisos, y ahoraera una tormenta.

- Aquíes - repuso sonriéndome abiertamente.

- ¿Quées lo que va a querer? - pregunte suavemente

- Estova por mi cuenta - contesto sin quitar su sonrisa.

Peroal recordar de quien era el collar que llevaba, me lo quite y con una mediasonrisa se lo extendí, vi que iba a replicar.

- No lonecesito - repuse - además supongo que esto hará mucho más feliz a cualquierotra que a mí.

Despuésde entregárselo baje, en pocos segundos estaba empapada y más cuando me quedeobservando el edificio, él vivía en el piso 12, suspire antes de entrar, encuanto entre sentí el calor chocar contra mi cuerpo húmedo y frío, camine haciael elevador y no tardo nada en abrir sus puertas ante mí.

 

Subícon el corazón latiendo más rápido que antes de un partido de quidditch, puseel piso al que iba y espere pacientemente antes de que volvieran a abrirse, dosminutos después ya estaba en el piso deseado. Salí del elevador y frente a míhabía un espejo, mi cabello que hacía unas horas estaba en un perfecto moño,ahora solo unos cuantos se mantenían atados y otros caían desordenadamentesobre mis hombros, el maquillaje totalmente corrido por la lluvia.

Elvestido que era blanco ahora estaba un tanto sucio, no era como esperaba llegarante sus ojos, pero los tarados de mis amigos no me habían dado la varita y loúnico que pude hacer fue atarme el cabello en una coleta y con el listón delvestido que rompí me limpie el rostro.

Almenos ya no parecía que me había revolcado en el lodo, suspire antes de caminarhacia la puerta de su departamento, respire profundo antes de llamar a lapuerta, una mujer de cabello castaño y rizado me abrió la puerta, en esemomento sentí mi corazón partirse.

- ¿Aquién buscas? - pregunto amablemente.

- ¿Quiénes? - pregunto una voz a su espalada - Amy - dijo sorprendido.

- Creoque llego en mal momento - susurre, tratando de que las lágrimas no salieran.

- Estásempapada - repuso tomándome del brazo y obligándome a entrar.

- Creoque es mejor que me vaya - comento la mujer.

- No esnec

- Entraen esa habitación y quítate el vestido - me interrumpió Ced y me empujo haciala puerta que estaba al fondo.

Entrea la recamara y sin ser consciente me puse a llorar, por idiota lo habíaperdido, me senté en el rincón de la habitación y me abrace las rodillas,tratando de controlar mi llanto.

- Tehará daño si te quedas con ese vestido - susurro tomándome de los brazos.

- Esmejor ir

- Yabasta - me ordeno con voz ronca, levante mi mirada y vi como sus ojos verdes memiraban con irritación - quítate el vestido.

- Túnovia - me miro sin entender - la mujer que estaba aquí no se

Seecho a reír y yo arrugue la nariz confundida y molesta porque se estababurlando de mí.

- ¿Dequé demonios te ríes?

- Lex -su voz sonó tan excitante - ella no es mi novia.

- Quéalivio - repuse y lo abrace feliz - pensé que te había perdido.

- Niñacaprichosa - me espeto, pero me tomó de la cintura - ahora que está aclarado,¿quisiera explicarme que hace aquí?

- Vinepor ti - susurre rodeando su cuello.

Mesonrió de lado y me beso quitándome el aliento, como siempre.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno kiero decirles ke solo kedan como tres caps mas para ke este fic se acabe T.T

Capitulo dedicado a:

barbara_lovegood

vampiritagirl

laura mcgonagall

Raastaa

 

sammy_diggory_cullen

snow white

VickyPotter

nessa malfoy

Polgara

taylor_alice_cullen

KiKaDiGgoRy

No creía que esa boda fuera lo mejor para Alex, pero como era testaruda hasta lo más hondo de su ser, igual a Bella, dudaba que fuera a oír a alguien de que estaba a punto de arruinar su vida, con esa cosa, que mi hija aseguraba que era un hombre, aunque para mí me quedaban muchas dudas.

Pero esperaba que Alex no se arrepintiera de este matrimonio. Odiaba a ese tal Mark, se le notaba que era un patán, pero como ya dije mi hija era obstinada y en este momento el único que tal vez hubiera hecho que cambiara de idea, era Cedric, pero por lo que sabía, solo había venido a la boda y se había ido de nuevo.

Ese hombre era un idiota, como era posible que no se hubiera dado cuenta de la perfecta mujer que era mi Alex, pero a pesar de eso, sabía que era el hombre que más le convenía a mi pequeña, pero en ese momento estaba dolida y cuando trate de hacerla recapacitar me salió con una frase bastante tonta y que jamás pensé escuchar de ella.

"Hice una promesa y un Black siempre las cumple, aunque eso duela"

Suspire, Alex solía ser tan impulsiva, pero en este momento se estaba comportando como una Black, y eso me preocupaba, porque ese no era el momento en que le brotara el temperamento de la familia.

- Deja de pensar - esa voz fue de mi esposa - Alexa sabe lo que hace.

- Mark no es el hombre para nuestra hija - replique - no puede casarse con él.

- Debemos dejar que Alexa, tomes sus propias decisiones y se haga responsable de ellas y acepte sus errores.

No podía creer que ella me estuviera diciendo eso, cuando la noche anterior, había hablado pestes de Mark y de hecho había jurado que si lastimaba a Alex lo mataría, pero antes lo torturaría y ahora estaba muy tranquila, algo andaba mal con mi esposa.

- Es mejor que vayas por ella, es hora - repuso tranquilamente y camino hacia el jardín.

En ese momento desee gritar, pero lo trague con fuerza, camine hacia la habitación, en donde se suponía mi hija, uno de mis más grandes tesoros estaba, esperando por mí, para llevarla al altar con ese idiota que no se merecía a mi hija, claro que no se la merecía.

- Muñeca es hora - dije abriendo la puerta y para mi sorpresa estaba vacía - Alex - llame - Bella - mi otra hija debía estar con ella, pero parecía que la habitación estaba vacía - chicas basta - ordene - su padre no es muy joven y no le gusta mucho jugar a las escondidas.

Pero no hubo respuesta, camine por toda la habitación, pero en verdad no había nada, camine hacia la mesa en donde estaba el ramo y vi una nota, la tome y note que era la letra de Bella.

Lo siento papá, pero no iba a dejar que mi hermanita cometiera una estupidez, dile a mi madre que su Alex está en camino a Nueva York para encontrarse con Ced y que gracias por conseguir la dirección; y bueno en unos minutos regreso, para decirle en su cara al idiota de Mark que mi hermana lo ha dejado plantado.

Tome la nota y la leí varias veces para entender que Alex, mi muñeca, se había ido y había dejado a Mark plantado, en cuanto termine de entenderlo no evite sonreír, después de todo ese idiota no iba a terminar siendo de mi familia y lo agradecía eternamente.

 

Aunque la forma en que se había ido no era digno de un Black, pero eso no importaba, lo único que me interesaba era que mi muñeca fuera feliz y sabía que con el imbécil de Diggory lo sería.

Camine hacia el jardín para decirle a Bella que nuestra hija había huido, pero antes de llegar a donde se celebraría la boda estaba mi esposa, observando las sillas y a los invitados y bueno el novio no se veía muy bien.

- Se fue - dije suavemente.

- Lo supuse - fue su respuesta y una imperceptible sonrisa apareció - mi hija no es estúpida para casarse con un hombre como ese.

- Por eso estabas tan tranquila - le reproche - porque en el fondo sabías que no se casaría.

- Alex es complicada de entender - explico pasivamente - pero conozco a mis hijas, y sé lo que van a hacer, antes de que siquiera les llegue esa idea a la cabeza.

- Así que eres una mamá que lee las mentes de sus hijas y además ve el futuro - me burle.

- No digas idioteces - me espeto.

Antes de que dijera algo, Bella, Ithan, Harry, Ginny, Ron, Hermione, los gemelos, Luna, Dean y Grace caminaban hacia la ceremonia; mi esposa al ver aquello camino hacia ellos y yo hice lo mismo.

Tomaron asiento como si esperaran que comenzara, pero Bella e Ithan se quedaron de pie y se acercaron en donde estaba Mark y el mago que llevaría a cabo la ceremonia. Isabella se giro hacia los invitados y se aclaro la garganta.

- Lamento informarles que no habrá boda.

- ¡¿QUÉ?! - grito Mark - ¡¿DÓNDE ESTA ALEXA?!

- Mi hermana se dio cuenta de que su matrimonio, sería su peor error y se fue - contesto Ithan con una media sonrisa - lastima, ya no serás parte de la familia Black.

- No pudo irse - gruño - no puede humillarme de esta manera.

- Pues ya lo hizo - se burlo Bella.

- Nadie se burla de mí y menos alguien como Alexa - estaba furiosa - la haré pedazos, la encontrare y después la matare con mis propias manos.

- Tú tócale un pelo a mi hija - Bella se me había adelantado y ya lo amenazaba con la varita - y conocerás a Bellatrix Black.

- No le tengo miedo - replico - y le juro que su hija se va a arre

- Mira idiota - la mirada de mi esposa era fría y amenazante - supongo que tus padres te contaron sobre el Señor Tenebroso - soltó una risita que hasta a mi me helo la sangre - pues que te quede bien claro esto, antes de tener a Alexa, era conocida por ser la mejor mortífaga de ese hombre. Y créeme que nada me haría más feliz que escuchar los gritos de un asqueroso animal como tú.

El pobre trago saliva, no puede evitar sonreír, me encantaba ver a mi esposa en esa fase, de hecho eso había sido lo que más me excitaba de ella. Y como supuse el muy cobarde huyo sin decir una palabra, me acerque a ella y la abrace por la espalda.

- Me encantas, cuando eres fría y diabólica - le susurre al oído - ya había olvidado que tan sexy te veías así.

- Black hay muchas personas - me reprocho.

- Claro - le mordí el lóbulo de la oreja - pero me debes algo en la casa, Bellatrix.

[






















]

Me acababa de duchar, el agua caliente me había ayudado bastante, había hecho que mi cuerpo entrara en calor, aunque aun así estornude.

 

- Por no quitarte el vestido a tiempo - me reprendió Ced - ten - me extendió una playera y un pants - es lo más chico que encontré.

- Gracias - le sonreí débilmente, pero de nuevo otro estornudo.

- Iré a prepararte un poco de té - me beso la frente.

- Pero tengo hambre - repuse antes de que saliera de la habitación.

- ¿Algo más?

- Te Amo.

- Y yo a ti - respondió - pero ahora vístete, mientras yo te hago de comer.

Lo vi salir de la recamara, en ese momento me vestí, la verdad es que la playera me quedaba un tanto grande y bueno el pants mejor ni hablábamos, en cuanto estuve vestida, camine hacia la cocina, en donde Ced preparaba un poco de pasta.

- ¿En qué te ayudo? - pregunte.

- En sentarte y observar - respondió besándome castamente - ahora tu eres mi invitada y yo debo atenderte.

- Creo que podre acostumbrarme a esto - comente sentándome en un banco del desayunador.

- Si creo que es fácil - sonrió débilmente - porque ahora si no te dejare ir, siempre estaremos juntos.

- Siempre - corrobore.

Ya se ke es un poco corto y bueno solo kiero decirles ke este fic ya solo le kedan 2 o 3 caps y llega a su final, les agradezco ke le hayan dado un poco de su tiempo el fic y bueno si les gusta mis locuras, les agradecería ke se pasaran al resto


Capitulo dedicado a:

Alanna

Polgara

snow white

Andromeda Black95

Raastaa

nessa malfoy

barbara_lovegood

vampiritagirl

sammy_diggory_cullen

bitha_granger

- Mami- se escucho en la otra habitación.

Abrílos ojos lentamente, sabía que tenía que levantarme, pero debían de ser lastres de la mañana, porque no podía dormir toda la noche, gire a ver a Cedricque parecía no haber escuchado el grito, me levante y me coloque la bata ycamine hacía la recamara que estaba justo al lado de la nuestra.

- ¿Quépasa cariño? - pregunte encendiendo la luz de la recamara.

- Tuveuna peshadilla - contesto levantándose de la cama y corriendo a abrazarme.

- Mamádile que no grite - los ojos grises del mayor se clavaron en los verdes de mipequeño.

Nohice caso al comentario del mayor de mis hijos y tome en brazos a Matthew queera el nombre del más pequeño, llevaba más de seis años viviendo en Nueva Yorky bueno habíamos hecho una ceremonia bastante sencilla en donde solo habían idolos pocos amigos que Cedric había hecho en Nueva York y nosotros, ni siquieranuestros padres conocían a sus nietos en persona, solo por fotografía.

- ¿Quéclase de pesadilla tuviste? - lo senté en mi regazo y comencé a acariciar sucabello castaño obscuro.

- Shoñeque tú y papá ya no eshtaban - escondió su rostro en el hueco de mi cuello.

- Jamáste dejaremos - le susurre y besé su cabello - ¿Qué te parece si te cuento unahistoria?

- Si -esa voz fue de Patrick el mayor, que al igual que Matthew su cabello era castañoobscuro, solo que sus ojos eran grises.

 

- Buenopero primero se acostaran y luego les ha

- Ven -repuso Pat que hizo un espacio en su cama - acuéstate con nosotros.

Sonreíy sin soltar a Mat, caminamos a la cama de Pat, me recosté en medio de ambos ycomencé mi historia, ellos escuchaban fascinados las hazañas de su padre en eltorneo de los Tres Magos, claro que ellos no sabían que el guerrero valiente yguapo era su padre. Pat a pesar de quererse hacer el muy grande, contaba con 6años de edad y Mat tenía 3, y los dos eran iguales a su padre, solo que Pathabía heredado los ojos de los Black.

POVCedric

- Lex -susurre girando, para esconder mi rostro en el hueco de su cuello y rodear sucintura, pero no encontré nada.

Meincorpore, pero no había rastros de mi esposa, me levante y la busque en elbaño de la recamara, después en el pasillo, y después abrí la puerta que estabajusto al lado de nuestra recamara, en la cama individual de Pat, estaban lostres perdidamente dormidos, mis dos hijos estaban acurrucados entre los brazosde su madre.

Observeel reloj del buro y vi que marcaba las 8:30 am, sabía que al menos les quedabamedia hora más de sueño, claro si Mat podía mantenerse más tiempo así, sinoterminaría en el suelo y despertaría a los otros dos.

Sonreíante eso y más ante la escena, era realmente de fotografía, no había podidoescoger mejor esposa que Alex, adoraba a esos niños más que a su propia vida,decidí que lo mejor era bajar y prepararles el desayuno.

Lleguea la cocina y saque los waffles que eran la comida favorita de Pat y de Mat yeso se debía a su madre, les hice jugo y un poco de café para la madre quedespertaría un tanto adolorida por la forma en que había dormido.

- Huelowaffles - escuche la voz de mi esposa en la sala.

- SHI -fue el grito de Mat - yo quielo waffles.

- No esnecesario que grites - repuso Pat que como siempre se quería hacer el grande.

- Yoglito cuando quiela - le espeto.

- Niños- la voz de Lex sonaba severa, así que como supuse se callaron - bueno busquenlos waffles y el primero que los encuentre se ganará un premio.

Sonreíy escuche los pasos apresurados de mis hijos tratando de encontrar los waffles,era mejor salir.

- Losencontré - repuse poniéndolos en la mesa - así que ¿Qué gane?

- Eshoesh tlampa - se quejo Mat que se cruzo de brazos.

- Si,no es justo - concordó Pat.

- Fueun juego justo - levante los hombros con indiferencia - nunca dijeron que yo nopodía jugar.

- Creoque hay que hacer esto democrático - repuso Alex - ¿Quién cree que su padremerece el premio?

Ningunode mis hijos levanto las manos, esos malos hijos, los miré con un fingido enojoy desilusión, mi esposa solo sonrió y observo a sus pequeños diablillos.

- ¿Entoncesquien merece el premio? - pregunto suavemente.

- Mami- dijeron los dos al unísono.

- Peroella no hizo nada - replique cruzándome de brazos.

- Claroque sí - Patrick me observo seriamente - anoche cuando Matthew lloraba fue aconsolarlo y nos contó una historia, así que mamá merece el premio.

- Muybien - acepté - ¿Qué premio le daremos?

Lostres hicimos un círculo para saber que darle de regalo a su madre, mientras ella se había sentado en lamesa y nos observaba con curiosidad, mis hijos hablaban bastante fuerte, asíque entramos a la sala para que ella no escuchara.

 

- Mamihabla mucho shoble un tal Haly y unKellan y también shoble un tal Fled y Geolge y Ginny y Luna - comenzó aenumerar Mat.

- Creoque mamá extraña a sus amigos y a los abuelos - comento Pat - deberíamosllevarla a Inglaterra como premio y como regalo de cumpleaños.

- Creoque eso suena bien - su cumpleaños era en una semana - ¿Cuánto tienen ahorrado?- cuestione.

Losdos subieron corriendo a su recamara, mientras yo solo observaba a la mujer máshermosa comenzar a comer waffles, simplemente era perfecta, creo que la vida medio más de lo que merecía con ella y con el par de diablillos que me habíamandado.

- Aquíesta - Pat puso sobre la mesa de la sala todo el dinero.

- Y elmío - Mat hizo lo mismo que su hermano.

Mesenté en uno de los sofás y comencé a contar el dinero, Pat tenía 30 dólares yMat 15, en total eran 45, sonreí no podía creer que si tuvieran dineroahorrado.

- Conesto pueden comprarle algo hermoso a su madre y yo me encargo del viaje - misdos hijos asintieron - pero ahora no le diremos nada a mamá.

Losdos asintieron, después de eso regresamos al comedor, en donde Lex ya llevabael segundo waffle.

- Eshoesh tlampa mami - le reprocho Mat que se cruzo de brazos.

- Buenose tardaron mucho en regresar y comenzó a darme hambre - se disculpo con unamedia sonrisa.

Eldesayuno estuvo lleno de gritos por parte de mis hijos como siempre, mientrasLex y yo tratábamos de poner un poco deorden, bueno de hecho quien terminaba poniéndolos en orden era mi esposa, algoque le agradecía, ya que yo era un poco débil ante la mirada de mis hijos queaunque Mat tenía mis ojos y Pat los de su madre, ambas me recordaban a la de lamujer de mi vida y simplemente olvidaba el porqué del regaño.

Despuésdel desayuno los mando a duchar y ella subió a verificar que lo estuvieranhaciendo, mientras yo me duchaba, en cuanto salí me dejo a cargo de vestir aMatthew lo cual fue casi una batalla campal, ya que mi hijo no dejaba que lovistiera, por fin después de casi media hora logre vestirlo.

- ¿Listos?- pregunto Lex desde el marco de la puerta.

- Sí -conteste tomando a Mat en brazos.

- ¿Adónde ilemos? - pregunto el pequeño.

- Puesdonde siempre vamos los fines de semana - contesto Pat como si fuera obvio - alparque.

- No -su madre sonrió débilmente - ahora iremos a patinar.

- ¿Qué?- yo y el patinaje simplemente no nos llevábamos - no iremos a patinar.

- ¡Oh,por favor! - esos ojos grises eran mi perdición - solo un rato.

- Papásabes que iremos - repuso Patrick y Mat asintió.

- Esoes una injusticia - replique - sabes que jamás puedo negar nada a esa mi
-malditos ojos de cachorro que ahora tenían los tres - muy bien, ustedes ganan.

Miesposa me beso la mejilla y tomo la mano de Pat antes de salir de la habitación,esos tres eran mi perdición, por cualquiera de ellos daría mi vida sin pensarlo, después de todo tenía a la familia quesiempre desee.


acabo de ver la pelicula de Remember me y bueno me fascino, aunke el final fue un poco inesperado al menos para mi y triste T.T bueno dejando atras el drama se las recomiendo, al igual ke mi nuevo fic de crepusculo, pero todos son humanos, espero ke se pasen x ella, se llama "¿Qué fui para ti?" https://www.potterfics.com/historias/49882

 

Capitulo dedicado a:

sammy_diggory_cullen

snow white

Alanna

Polgara

vampiritagirl

bitha_granger

nessa malfoy

- Felizcumpleaños, preciosa - me susurro al oído.

Abrílentamente los ojos y frente a mí estaban mis tres hombres, sonreí un tantoadormilada, me incorpore un poco y abrí los brazos para recibir el abrazo demis pequeños diablillos.

- Felizcumpleaños, mamá - dijeron al unísono.

- Gracias- susurre besando las cabezas de ambos - ¿y qué me darán de regalo? - bromee,ya que jamás recibía nada.

- Nicolenos ayudo a escogerlo - repuso Pat, Nicole era la mujer que los cuidaba en lasmañanas, me enseño una cajita.

- Eshpelote gushte mami - le sonreí y me incorpore.

Abríla caja y había una pulsera de plata con una mariposa, mi sonrisa se ensancho,era hermosa, le extendí mi mano a Pat y con una mirada le pedí que me lapusiera, mi pequeño la coloco después de que le costó un poco de trabajo, perolo logró.

- Gracias- les agradecí a mis dos monstruos - es hermosa y sobre todo me agrada quehayan ahorrado.

- Peloeshe no esh todo nueshtlo legalo - comento orgulloso Mat - le dimosh a mi papála idea de

- Esees el regalo de papá - lo interrumpió su hermano.

- ¿Quées? - pregunte emocionada y observando a mi marido, que simplemente me sonrió-

- Te lodaré hasta que estos monstruos se vayan - bromeo, a lo que recibió las miradasasesinas de mis dos pequeños - muy bien - acepto con un fingido miedo - ya selo doy.

Seinclino y me beso y como supuse mis hijos comenzaron a protestar cosas, comoque eso era asqueroso o que deberíamos esperar hasta que ellos salieran, lo quehicieron enseguida. En cuanto escucho la puerta cerrarse se separo de mí.

- Eresun tramposo - le espete con una débil sonrisa.

- FelizCumpleaños.

Dijomostrándome una fotografía de una casa mucho más grande que en la que vivíamosy era hermosa, tenía un jardín enorme y me imagine a mis hijos, corriendo en elcésped.

- Esbellísima - susurre, pero no entendía porque me la mostraba.

- Estuya - tome la fotografía un poco confundida.

Latome aun sin entender y note que detrás de la foto, había una llave pegada concinta adhesiva, voltee la foto y arrugue aun más mi nariz.

- Es lallave de nuestra casa en Londres - me susurro besándome la frente.

- ¿Qué?- me sonrió.

- Estanoche nos iremos - me beso castamente - el resto de tu regalo esta allá.

- ¿Haymás? - dije sorprendida.

- Eresla mujer de mi vida - me beso con más pasión - claro que hay más.

El viajeen avión había sido agotador, pero claro Ced quería experimentar lostransportes muggles, salimos de Nueva York a las 2 de la mañana, eran docehoras de viaje y mas el cambio de 6 horas, en ese momento eran casi las 9 enLondres.

Matse había quedado dormido, así que lo llevaba en brazos, mientras Ced llevaba aPatrick, que también venía dormido, ni siquiera nos detuvimos a tomar lasmaletas, porque eso si lo habíamos mandado con magia.

Tomamosun taxi, mi Pat abrió los ojos grises adormilados, pregunto un suave dóndeestamos y después de que su padre contestara se volvió a quedar dormido, enverdad en ese momento lo único que quería era darme un ducha y dormir.

 

Observea mi marido sacar su móvil, pero hablo tan bajo que no entendí nada de lo quedijo, suspire creo que en cuanto llegáramos a la nueva casa le daría lanoticia.

Fije mivista en la ventanilla del auto, tenía casi siete años que había dejado Londresy ahora de nuevo regresaba, claro con el amor de mi vida y dos pequeñosmonstruos que adoraba y daría mi vida por ellos.

De prontoel auto se detuvo, Ced me dijo que era hora de bajar y eso hice con un Matthewque abría sus ojos verdes.

- ¿Yallegamos mami? - pregunto acurrucándose en mi cuello.

- Si cariño- conteste acariciando su cabello - estamos en casa.

- Quierodolmil - repuso.

- Ya tedejaré en tu cama - le asegure.

No huborespuesta, simplemente camine hacia la casa que era realmente hermosa, Ced ibadetrás de mí.

- Vamoscampeón debes despertar - le decía mi marido a Pat.

Abrí lapuerta con la llave que me había dado de regalo, la puerta quedo completamenteabierta, en la cual con la suave luz de luna se notaban los muebles, entre enla casa y enseguida quede cegada porque alguien encendió la luz.

- ¡SORPRESA¡- gritaron varias voces

Cuandomis ojos se adaptaron a la luz, observe a todas las personas que habíaextrañado, mi padre fue el primero en abrazarme.

- Muñecate extrañe tanto - sonreí mientras lo abrazaba.

- Y yoa ti papá - sentí la tensión de Mat, así que me separe de mi padre y observe ami hijo - Matthew, él es tu abuelo.

- Soy tío- repuso el idiota de mi hermano.

- Y doble- comento Ced que estaba detrás de mí, tomando a Pat de la mano.

- Son iguala Cedric - comento Hermione - están enormes.

- Los añostambién pasan en Nueva York - sonreí débilmente - no saben como los extrañe.

- Mami -escuche una vocecita que no era de mis hijos - ¿ella es mi tía?

- Sí,Elladora - esa voz fue de mi hermana.

Baje mivista y una niña como de unos cinco años, el cabello negro como mi hermana,pero los ojos azules se escondía detrás de Bella, sonreí levemente, ya que comencéa ver pequeños rostros llenos de sorpresa, había cuatro pelirrojos, uno sepegaba a Angelina así que supuse sería su hijo y de George, otros dos sepegaban a Katie, y bueno estos eran de ella y Fred, y el último que tendría laedad de Matthew estaba detrás de Hermione, a su lado estaba una pequeña castañarojiza con los ojos marrón de mi amiga, y al igual que mi sobrina parecía tener5, al igual que los otros pelirrojos.

Seguírecorriendo a los pequeños, los ojos azules de mi sobrino Marco que tendría 7,lo reconocí enseguida porque era igual a mi hermano, a excepción del cabello,levante la mirada y mi cuñada mostraba un abultado vientre, enseguida pose mimirada en mi pelirrojo amiga, que llevaba en brazos a una niña de la edad deMat, cabello pelirrojo y ojos verdes como los de Harry, a su lado estaba mimorocho amigo y ahí estaba una copia exacta de él y del otro lado estaba unJames con la mirada en alto, lo recordaba por los ojos iguales a los de tíoJames y sus gafas.

- Creo queme he perdido mucho - comente tranquilamente - pero me sé el nombre de todoslos descendientes.

- Y nosotrosde los tuyos - comento Remus desde atrás.

 

- Mami -esa voz si fue de Mat - ¿Quién es mi abuelita?

- Hmmph- mi madre camino hacia nosotros - soy Bellatrix.

- Cariño- le sonreí levemente - ella es mi madre y por tanto tu abue.

- Hola -saludo Mat con una enorme sonrisa.

- Hola -contesto mi madre y Mat se abalanzo sobre ella, la sala se sorprendió, pero mimadre sonrió - Matthew Sirius Diggory ¿no es así?

- Si -contesto con orgullo.

- ¿Y túhermano? - le pregunto con un media sonrisa.

- Ahí -y señalo a Pat que observaba a todos extrañado.

- ¿Nopiensas saludarme Patrick Cedric Diggory? - mi madre solía decir el nombrecompleto para ocasionar cierto miedo.

Mi pobrehijo camino temeroso hasta ella, lo inspecciono y sin más poso su mano en sucabello.

- Veo quetú solo sacaste los ojos de tu abuelo y tu madre - dijo con indiferencia - veo quetu padre dejo su marca en ustedes - sonreí ante aquello - esperemos que elsiguiente si tenga más Black.

- Creo queasí estamos bien - aseguro Ced - aun no conoce a estos dos monstruos.

- CréemeDiggory, aun te falta - sonrió de lado y me observo - ¿no crees Alexa? - en esemomento me sonroje.

- Supongo- susurre nerviosa.

El restode la velada paso sin relevancia, claro que no me agradaba que mi madre supieralo que ocultaba, como a la medianoche se fueron, debido a que todos lospequeños se habían quedado dormidos.

En cuantose fueron tome a Mat que de nuevo se había quedado dormido, y bueno eracomprensible, después de que jugara por tres horas con todos los pequeños y mimarido tomo a Pat, los recostamos en su nueva habitación, bueno esa nochedurmieron en la misma, debido a que estaban acostumbrados.

En cuantolos tapamos y les dimos su beso de buenas noches, salimos de la recamara,observe que eran tres recamaras y un estudio suspire y Ced al notarlo meobservo.

- ¿Qué pasa?- me pregunto tomándome de la cintura.

- Creo quehace falta una recamara - susurre.

- Pero -me giró - es una para Mat, otra para Pat y la última para nosotros, no sé por quécrees que haga falta una habitación.

- Recuerdas la noche de nuestro aniversario -asintió levemente - pues tuvo consecuencias - tome su mano y la coloque en mivientre - estamos embarazados por tercera vez.

- ¿Estássegura?

- Pues las4 pruebas caseras y el del hospital dice que sí - recargue mi cabeza en supecho - además de mi madre.

- ¿Tumadre? - repitió desconcertado.

- Cuandome fui a Nueva York, dijo algo que esperaba que los tres fuéramos felices -respondí - y bueno recuerdas que a la semana comencé con nauseas y mareos.

- Sí -acepto - pero no ent

- A lasemana fui al hospital y me dijeron que estaba embarazada de Patrick - rodee sucuello con mis brazos - creo que mi madre tiene un poder para saber quien desus hijas está embarazada.

- Lex -sus manos se apretaron más a mi cintura - ¿Cuántos meses?

- Has cuentas- comente tranquilamente.

- Tresmeses - asentí contra su pecho - ¿Por qué no me lo habías dicho?

- Porquete ibas tan agotado, pensé que no querrías un bebé más - sentí las lágrimasbajar por mis mejillas.

- Amor -me separo suavemente de él - Te Amo y todos los bebés que vengan de ti, los voya desear y amar, porque cada uno de nuestros hijos son prueba del amor y todolo que tuvimos que pasar para estar juntos.

- TeAmo - sonreí débilmente - será niña.

- Por fin- me pego contra la pared - mi princesa nacerá.

- Esperoque no seas muy celoso - sentí su aliento chocar contra mi nariz.

- Yo creoque sí.

Sonreí,mientras sentía sus labios unirse a los míos.

Siempreme pregunte ¿Por qué ser una Black es tan difícil? Pero ahora sabía que todoese tormento de llevar el apellido Black había quedado en el pasado, ahoratenía al hombre de mi vida que resultó que no era el pelirrojo por el cual suspiraba,sino que era mi mejor amigo. Mi hermana resulto ser quien me ayudo a estar conél, y mi madre me apoyo en esto.

Bellatrixno era la mujer fría que aparentaba, amaba a su familia y por eso era tanestricta, cuando tuve a Patrick en mis brazos comprendí porque mi madre actuabaasí conmigo y lo entendí aun más cuando Matthew llego a mi vida, solo queríaque tuviera el suficiente valor para enfrentarme a la vida. Y ahora se loagradecía.



bueno ahora si este fic llego al final, muchas gracias a todos akellos ke me colocaron en favoritos ke fueron 88, y también a todos akellos ke se tomaron la molestia de dejar un comentario gracias a ustedes, este fic se realizo, de nuevo gracias x tomarse unos minutos de su preciado tiempo y usarlo en leer esta locura que todo empezo con una petición.
no sé como kedo el final pero espero les guste, xq me tarde al menos un mes pensando en él, y creo ke no salio como esperaba, pero espero ke no los defraude con el final ^^
y de nuevo GRACIAS por leerlo ^^
Capitulo dedicado a:
snow whitwVickyPotterbitha_grangerPolgaraKiKaDiGgoRyvampiritagirlrose_riddle_blacksammy_diggory_cullen

¿Por qué ser una Black es tan díficil? - Potterfics, tu versión de la historia

¿Por qué ser una Black es tan díficil? - Potterfics, tu versión de la historia

¿Cómo comenzar mi historia? Creo que empezare presentando a mis padres. Mamá es una mujer con el carácter más fuerte y en ocasiones déspota que conozco,

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-por-que-ser-una-black-es-tan-dificilja-potterfics-3292-0.jpg

2023-02-27

 

¿Por qué ser una Black es tan díficil? - Potterfics, tu versión de la historia
¿Por qué ser una Black es tan díficil? - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/36861
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20