Prefacio 2:Memorias de Merodeadores - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

En el transcurso de las vacaciones, Sirius no puedo comprender porque su prima había abandonado a los Merodeadores, él no creía lo que ella había dicho ese día, no podía ser verdad, algo no estaba bien. Pero era más que obvio que algo no andaba bien entre ellos, pues en todas las vacaciones , que ya estaban por terminar, no se habían dirigido la palabra más que para cosas muy rutinarias, no era lo mismo de antes, definitivamente faltaba algo. De vez en cuando Sirius tenía el valor para mencionar el asunto, pero siempre terminaban discutiendo y Úrsula se encerraba a en su habitación a llorar. Ahora que lo pensaba bien, hace mucho que no entraba a la habitación de Úrsula, desde que eran muy pequeños, tal vez la respuesta a lo que él quería saber estaba hay

 

Una mañana de mucho frio, como de costumbre, Úrsula salió a caminar por la ciudad, lo cual no le agradaba mucho a la madre de Sirius, pero ya tenía diecisiete años, habían cosa que ya tenían que dejarle hacer. Sirius aprovechó eso para poder entrar a la habitación, salió de la suya y fue a la puerta de la derecha, era una antigua puerta que parecía ser de un lugar importante, aunque Sirius sabia que solo era el cuarto de su prima, en una parte de la puerta decía con unas letras grabadas en la puerta, aunque un tanto mal hechas decía "Úrsula", Sirius entro y rápidamente cerró la puerta tras de él para que nadie lo viera y así comenzó su búsqueda

Comenzó viendo las paredes, tenía muchos papeles pegados en ellas, también había fotografías, había una de su tía, la madre de Úrsula, un afiche de su equipo favorito de Quidditch femenino y recortes de periódico que hablaban de Hogwarts, siguió recorriendo la habitación y se dirigió al escritorio

Mientras tanto, Úrsula caminaba por un frio u húmedo parque, parecía que había llovido hace poco pues el piso estaba resbaloso, se sentó en una banca y comenzó a pensar en Hogwarts, ya faltaba poco para el comienzo de clases y de alguna manera pensar en eso la hizo recordar los hechizos, comenzó a murmurarlos, cuando un pequeño niño paso frente a ella y por causa del piso húmedo, resbalo y dejo caer una paleta de dulce de su bolsillo y se puso a llorar

-Wingardium levio
-

-yo no haría eso si fuera tú-interrumpió una voz extraña que venía de atrás de la banca

-¿Quién eres?-Dijo Úrsula al voltear a ver al sujeto que le hablaba, al mismo tiempo la madre del pequeño vino a su rescate.

Úrsula vio a un hombre algo bajo, pálido, castaño y de ojos azules, se le veía algo maltratado por los años pero no tan viejo, el extraño hombre que llevaba una gabardina y un bastón, se sentó al lado de Úrsula y siguió la conversación

-creo que la pregunta correcta querida seria, ¿Quién eres tú? Y
¿tienes edad suficiente para utilizar magia fuera de la escuela?-

-¿Cómo es que usted
?-

-Alastor Moody-dijo el hombre dándole la mano a Úrsula-trabajo en el ministerio, me encargo del uso innecesario o indebido de la magia, también fui a Hogwarts, soy un Gryffindor al igual que tu-

-Soy Úrsula Black, mucho gusto
. ¿cómo sabe que soy de Gryffindor?-

-tienes puesta la bufanda de la escuela-

-¡oh!, es verdad-dijo Úrsula sintiéndose torpe

-Bueno
y ¿qué se supone que hacías?-

-¡¿Yo?! ¡Nada!, lo juro, no iba a usa magia-Úrsula se puso algo nerviosa

 

Alastor hecho a reír al verla desesperarse, Úrsula se sonrojó y él se acomodó en la banca y comenzaron a hablar

En el escritorio de Úrsula habían muchas cartas, casi todas eran de las mismas personas, Sirius las tomo y empezó a leer los sobres

-Lily, Lily, ¡Snape!....¡qué asco!, Lily, Nicol, Zamantha
.hay una de Remus y una de James
pero-a Sirius se le hacía muy extraño, aunque ya no pertenecía al grupo, Remus y James le enviaban cartas de vez en cuando, no tan seguido como antes, pero lo hacían, era muy sospechoso que no hubiera ni una sola carta de Peter

Al ver esto Sirius dejo las cartas y volvió a la pared donde vio algo que no había visto la primera vez

-No puede ser
.entonces
eso hacen en el ministerio-decía Úrsula asombrada

-¡sí!-dijo Alastor-¿sabes?, tú te ves con mucha madera de aurora, tal vez nos veamos en el trabajo-le guiño el ojo

En ese momento llego un joven alto de pelo castaño y ojos azules muy parecido a Alastor, pero más joven

-Al-dijo el chico-ya nos vamos...-quedo mirando a Úrsula-¿Quién es ella?- aquel chico parecía muy interesado en Úrsula, ella se sonrojó mucho al darse cuenta que la observaba

-Artur ella es mi nueva amiga Úrsula-dijo Alastor, poniéndose de pie, miro hacia Úrsula- Úrsula, él es mi primo Arthur, que no tiene ni idea de lo que hablamos-

-¡¿qué?!-dijo ella en voz baja, Alastor se acercó a ella y le dijo algo al oído, algo que Arthur no llego a escuchar

-No puede ser-dijo Úrsula a Alastor- pero como es que
.-

-Luego hablaremos de eso
¿de acuerdo?-dijo Alastor, Úrsula asintió con la cabeza, Alastor fue hacia un puesto de salchichas que estaba más adelante, dejando a Arthur y a Úrsula solos

-y
. ¿estudias algo?-dijo Arthur

-¿yo?-dijo Úrsula-
no, yo aun estoy en la escuela-

-en serio-dijo Arthur sorprendido

-¡sí!, termino este año-

-que coincidencia, debemos tener casi la misma edad, yo acabe hace un año-

-¿y que estudia tú?-

-medicina-

-¡woow!, apuesto que serás un gran doctor-

El reloj del parque marco las cinco y Úrsula se puso de pie rápidamente

-tengo que irme-dijo ella

-bueno-dijo Arthur poniéndose algo triste-supongo que nos veremos-

-si-dijo ella-supongo-Úrsula se alejaba, cuando escucho la voz de Arthur

-¡Úrsula!-grito él y luego corrió hasta ella

-¿sí?-

-¿quieres
? no se
yo estaba pensando, que tal vez-

-¿quieres salir conmigo?-dijo Úrsula sintiéndose mal por lo nervioso que se veía Arthur

-¿tú quieres?-dijo él

-claro
¡por qué no!-

-entonces
nos vemos aquí, mañana, a las siete
¿te parece?-

-¡es una cita!-dijo guiñándole el ojo para seguir caminando hasta Alastor, despedirse y continuar con su camino

Sirius se acerco a la pared lentamente y vio una fotografías en la que aparecían James riéndose mientras abrazaba a Úrsula, al otro lado salía Peter riéndose con ella, atrás salia Remus y él jugando como siempre, en la parte de debajo de la fotografía habían escritas las iniciales M.A.P.S que significaba "mejores amigos para siempre", pero en la fotografía la cara de Peter estaba tachada con un marcador rojo y al lado tenia la frase "no él", Sirius se extraño mucho al ver esto, a la vez se dio cuenta que eras otro indicio para encontrar la respuesta al comportamiento de Úrsula

 

-¡eso es!-dijo Sirius para él mismo-Peter le hizo algo a Úrsula-dijo en voz de una deducción brillante-por eso ella no le hablaba desde antes de salirse del
-hizo una pausa para relacionar ideas-¡Peter!-repitió con ira-¡todo es su culpa! Y él había culpado a Remus, es un
.-

-¡Tía Walburga, ya llegue!- Sirius se dio cuenta de que esa era la voz de Úrsula y salió de la habitación lo más rápido posible

Úrsula abrió la puerta de su habitación con su varita y lanzo su bolso hacia su cama, se dirigió hacia la habitación de Sirius y toco lentamente la puerta, Sirius se sentó en su cama y tomo una de sus revistas de motocicletas y la empezó a leer como si estuviera estado hay hace horas

-¡esta abierto!-dijo él

Úrsula entro temerosa a la habitación, se sentó en una banca que había por él escritorio, miro a Sirius que aun tenía los ojos puestos en su revista, tomo aire y comenzó

-se que desde que deje él grupo no quieres hablarme
y sé que no merezco que me ayudes pero
-

-Úrs-dijo Sirius poniéndose de pie y dejando la revista a un lado-tu eres mi prima, casi como mi hermana, jamás y repito jamás dejaría que una estupidez como salirte de los Merodeadores arruine los casi quince años que tenemos juntos, dime
¿qué pasa?-

-bueno
.necesito que me ayudes a salir mañana-

-¿qué?-

-necesito que le digas a tu madre que me llevaras a algún lado para que yo pueda salir con Arthur-

-espera, espera, espera, más despacio
¿Quién es Arthur?-

-es un chico que conoció hoy-dijo poniéndose roja- y es tan lindo
¡necesito que me ayudes!-

-pero
.porque no le dices a mi mamá, dudo que no te deje salir con un chico-

-es que no lo entiendes
no es de la clase de chicos con quien le gusta salga-

-te refieres a que
.-

-¡es un skib!-

-o por dios, te alejan de todos los muggles, sales con un hombre lobo
. y te vienes a enamorar de un skib-dijo Sirius burlonamente

-¡no seas bobo!, solo necesito que salgas conmigo y listo
¿me ayudaras?-

-no lo sé
-

-¡vamos hare lo que tú quieras!-

-¿lo que sea?-

-sí, lo juro-

-¡regresa al grupo!-

-¡no!, no puedo-

-bueno
entonces dime porque te saliste-

-está bien-dijo suspirando-¡pero después de que me ayudes!-

-trato hecho-

Úrsula abrazo a Sirius y le dio un beso en la mejilla, Sirius estaba feliz, al fin descubriría la verdad, y por nada del mundo se perdería conocer al reemplazo de Remus.

Al día siguiente Úrsula se despertó muy contenta y llena de energía, saludo a todos en la casa con un beso, incluso al horrible e insoportable de Kreacher que al sentir los labios de Úrsula en su rasposa mejilla empezó a gritar como si lo hubieran envenenado, todo el día estuvo charlando con todos y tarareando por ahí, estaba hablando con Regulus hasta que fueron las seis y media, luego fue a su cuarto y comenzó a alistarse, cuando faltaban quince minutos para las siete en punto Úrsula estaba en su habitación arreglándose, cuando Sirius llego y se apoyo en el marco de la puerta

 

-que linda-dijo haciendo sonrojar a du prima-¿ya estás lista?-

-sí-dijo Úrsula emocionada-¡vamos!-

Al salir de la casa le dijeron a Orión y Walburga que irían a la biblioteca y que no se demorarían más de dos horas, ellos accedieron y los primos Black, felices por salir victoriosos se dirigieron al parque

-¡Bien!, ya estamos aquí, ¡Hora y media, ni más ni menos!-dijo Sirius-¿entendido?-

-sí PAPÁ, ya entendí-dijo Úrsula riéndose del tono autoritario de su primo, ella se acercó a él y le dio un beso en la mejilla

-diviértete-dijo Sirius sonriendo pues nunca se había podido resistir al encanto de su prima, desde pequeños ella lo hacía sentir mejor siempre con un beso en la mejilla

-eres el mejor-dijo ella

-dime algo que yo no sepa-dijo Sirius alardeando

Úrsula puedo ver que detrás de Sirius se acercaba un joven alto y de cabello castaño, era Arthur, Úrsula le hizo señales a Sirius y él se fue

-¿quién era él?-dijo Arthur acercándose para saludarla con un beso en la mejilla

-es mi primo, casi como mi hermano mayor, sólo que tenemos la misma edad-dijo ella con una sonrisa

-genial
.oye
¿vamos a tomar un café?-

-claro
me parece bien-

Arthur llevo a Úrsula a la cafetería, tomaron asiento y mientras el mesero les traía su orden comenzaron a hablar

-bueno
-comenzó Úrsula-soy huérfana, nunca vi a ni a mi padre ni a mi madre, sólo sé que me dejaron con mis tíos antes de morir y ahora vivo con ellos, claro y con Sirius y su hermano menor Regulus, que es como un hermanito para mí también a claro también está Kreacher, pero él es insoportable-

-¿quién es Kreacher?-

-es
este
¡nuestro sirviente!, sí, nuestro
. ¡mayordomo! Es como les dicen verdad, si lo que pasa es que es muy
"apegado a las normas de la casa"-

-ya veo
y ¿vas a la misma escuela que Sirius y
.?-

-Regulus-

-ha es verdad, me había olvidado de su nombre-

-sí, vamos a la misma escuela, sólo que Regulus va en un "grupo" diferente-

-te refieres
a un ¿grado?-

-sí, un grado
.claro un grado diferente-

-y
. ¿cómo son tus amigos?-

-si los conociera te encantarían, esta James, es un bromista y
.Lily, tienen mucho en común, y bueno Remus
-Úrsula puso un gesto de incomodidad

-¿Qué ocurre?-

-nada
es que
bueno
Remus es mi
ex novio-

-ya veo
.y ¿por qué terminaron?-él mozo trajo dos tazas de café

-bueno-dijo Úrsula dándole un sorbo al suyo-no me gusta hablar de eso
lo único que te puedo decir es que somos algo así como amigos, otra vez
pero ya no hablemos de mi
¿Qué hay de ti?-

-bueno, es curioso
yo también soy huérfano
y pues también vivo con mis tíos y mi primo, bueno, ya conoces a Alastor, pero
-

-¿qué?-

-por alguna razón, me siento diferente a ellos, como si hubiera algo que no me quisieran decir-

-bueno
-Úrsula estaba aguantándose con todas sus fuerzas las ganas de decirle que era un Squib, es decir, un hijo de magos que no puede hacer magia-tal vez, te sientes diferente porque
.eres especial-

 

-¿tú piensas eso?-

-claro, eres inteligente y
gracioso
claro que eres especial-

-pues yo quería decirte algo importante Úrsula-

-¿qué pasa?-

-bueno yo
.-

En ese momento se escucharon unos pasos que entraban a toda velocidad y que cada vez que se propasaban con un mesero les decía "muévase", Úrsula volteo a mirar y pudo ver a Sirius meterse entre la gente con un periódico en el brazo para llegar muy agitado hasta la mesa en la que se encontraban

-tenemos que irnos-dijo él

-¡al menos saluda!-le dijo haciendo señas con su cabeza

-hola-dijo Sirius dándole la mano a Arthur-yo soy Sirius, el primo de Úrsula, un placer-

-ahhhh
tú eres Sirius, he oído mucho de ti-

-bueno
si
lamento que no podamos hablar, pero
lamentablemente, tenemos que irnos-

-¿qué?... ¿por qué?-dijo Úrsula

-porque
.-dijo Sirius-te explico a fuera-le dijo entre dientes

-discúlpame un segundo-dijo Úrsula mientras se ponía de pie y salía del lugar con Sirius

A fuera estaba muy frió había comenzado a llover, Úrsula y Sirius se pusieron debajo de un pequeño toldo

-¡ahora explícame!, me quedaba media hora y
-

-¡mira!-dijo Sirius mostrándole el periódico que llevaba en el brazo, era una copia del diario el profeta que decía:

Ataques oscuros en Londres

Aparentemente a emergido de las sombras un grupo de magos oscuros con un aparente odio por las brujas y magos hijos de personas no mágicas (muggles) y todos aquellos que los protejan, al igual que a los squib. Hace unas horas fue encontrada muerta la Sra. Amanda Prince, la embajadora de los tratados entre el ministro de magia y el muggle, su cuerpo fue encontrado intacto por lo que el miembro del consejo, el Sr. Cornelius Fudge dijo que fue un maleficio imperdonable y dio la siguiente declaración: es obvio lo que acabamos de presenciar, esto es una advertencia, esta especie de secta no quiere a los muggles en nuestro mundo, ¡pero no teman!, el ministerio no retrocederá, daremos protección a todos los muggles, defensores de ellos y squibs, en especial se pondrá fuerte seguridad en los colegios, así que se les avisa desde ahora que habrá un toque de queda para todos los menores de edad que será a partir de las seis de la tarde desde hoy (continua Pág.10 columna 2)

-no es posible-dijo Úrsula

-lo sé, debemos iros, antes de que alguien del ministerio nos vea-

-pero
.-

-anda despídete de él-

Úrsula entro al café y Sirius podía ver a través del aparador como hablaban, ella lo abrazaba y salía del establecimiento mientras Arthur pagaba la cuenta, Sirius se extraño mucho al ver pasar delante de él a un hombre encapuchado de negro, el joven de la capucha lo miro con unos ojos penetrantes lo que lo hizo que Sirius temblara, el misterioso hombre se alejo y Úrsula salió.

-ya nos podemos ir-dijo Úrsula

-claro-dijo Sirius algo nerviosos y comenzaron a caminar.

Sirius y Úrsula empezaron a caminar y detrás de ellos venia el hombre de la capucha, Sirius se puso nervioso, siguieron caminando, giraron a la derecha y el hombre los seguía de cerca, Úrsula se dio cuenta y quería hablar, pero Sirius no la dejó, solo siguieron caminando, Úrsula señalo una esquina y giraron en ella , pero resulto ser un callejón sin salida, estaban aterrados, Sirius se asomo para ver si aun los seguían pero felizmente no era así, o eso creían, al voltear se encontraron con el misterioso hombre solo que si la capucha, era pálido y rubio, de ojos grises y muy alto Úrsula y Sirius empezaron a retroceder, pero al ver que llevaba una varita se detuvieron

 

-no estábamos incumpliendo las normas, ¡lo juramos!-dijo Sirius

-no se asusten niños-dijo el joven-no los lastimare
si me dicen lo que quiero saber-

-y eso es
.-dijo Úrsula

-¿estudian con algún muggle?-

-¿usted trabaja en el ministerio?-

-podría decirse que sí, pero
no en el ministerio que ustedes conocen, digamos que trabajamos en un "ministerio" que quiere hacer el bien, un bien que nos ayudara a todos, a todos los magos y brujas
..-Úrsula y Sirius se asustaron pues el joven se les acercaba cada vez más con su varita peligrosamente cerca-¡la desaparición de todos los sangre sucia!-

-¡¿qué, de qué está hablando?!-dijo Sirius

-¡no puede hacer eso!-dijo Úrsula

-claro que puede, y junto con mis compañeros y mi gran señor ¡lo lograremos!-dijo el misterioso joven acorralándolos contra una pared

-¡no pueden, los muggles son una parte importante del mundo mágico!-dijo Sirius

-¡son lo que nos hace especiales!-dijo Úrsula

-¡son inferiores!-dijo el joven apuntándoles con su varita-y no merecen compartir el mundo con nosotros-

En ese momento una pequeña pelota llego a los pies del misterioso joven que miro hacia la calle y pudo ver a dos pequeños niños que venían hacia el callejón

-¡perfecto!, ahora verán de lo que soy capaz-dijo con una voz siniestra, se alejo de Sirius y Úrsula y empezó a caminar hacia los niños, en ese momento Úrsula saco su varita y grito "Expeliermus" y el misterioso joven salió volando hasta estrellarse en la pared de al lado, Úrsula quedo atónita por lo que había hecho, pero reacciono al grito de su primo

-¡corre!-grito Sirius y ambos corrieron sin detenerse, corrieron hasta no poder más. Cuando menos se dieron cuenta ya se encontraban en Grimmauld place 12, cuando entraron lo más rápido que pudieron se encontraron en el vestíbulo con el mismo joven que los perseguía, gritaron tan fuerte que de seguro despertaron a sus ancestros

-¿qué demonios pasa?-dijo Walburga Black mientras llegaba al vestíbulo

-¿qué hace él aquí?-dijo Úrsula

-él es nuestro invitado-dijo Walburga

-¡él intento matarnos dijo Sirius!-

-eso es totalmente falso-

-¿qué?-dijo Sirius-acabos de verte, como puedes ser tan cínico-

-niños-dijo el joven-¿Quién puede con el descontrol adolescente de estos tiempos?, los chicos alucinan-dijo mirando a Sirius-y las chicas se escapan con los que creen "el amor de sus vidas" y luego arruinan su vida-

-tienes toda la razón-dijo Walburga-pero a ti y a tu mujer no les paso eso ¿verdad?-

-desde luego que no Walburga querida, nosotros somos una pareja joven, pero seria y muy parametrada en nuestros fines-

-me da tanto gusto-dijo Walburga para luego mirar con desprecio a Úrsula y a Sirius que seguían parados atónitos-ya quisiera que así fueran estos dos-los miro tratando de que se fueran pero ellos no se movían-¿Qué están esperando?.... ¡largo de aquí!, es una conversación de adultos-

 

Los primos Black se fueron a la habitación de Sirius muy molestos ya que estaban compartiendo la casa con un sujeto que quería matarlos, en la habitación, Sirius puso música de Rock para calmarse y pensar en otra cosa, pero Úrsula no podía quedarse con la curiosidad, así que cuando Sirius fue al baño ella bajo a la sala a ver si podía escuchar de que hablaban.

En la sala Walburga y el chico misterioso hablaban muy tranquilamente, mientras Úrsula los observaba desde el marco de una puerta

-conversación de adultos-susurro Úrsula-veamos de que hablan los "adultos"-

En ese momento se pusieron de pie y se dirigieron al vestíbulo, mientras Úrsula aun los observaban

-y recuerda-le dijo Walburga al joven-no te les acerques o le diré al señor oscuro que Narcisa esta
-

-no es necesario hablar de eso, no volveré a acercarme a ellos lo prometo-

Úrsula espero que Walburga se alejara de la puerta y que el misterioso joven saliera de la casa para luego seguirlo, salió tras de él hasta alcanzarlo

-¡oye!, ¿Quién eres?-dijo Úrsula

-mi nombre.....yo soy Lucius Malfoy
y no será la última vez que escuches de mi querida-

-¿Por qué quieren matar a los muggles?-

-no yo, sino él, el señor oscuro, él sabe que es mejor para nosotros, algún día lo sabrás-

-¿y si no?-

-bueno
te arrepentirás mucho el día en que te niegues al poder que tu propia familia te ofrece-

-eso quiere decir que ellos saben sobre esto-

-bueno
pregúntales a ellos ¿no te parece lo más lógico?-

Lucius desapareció en una nube de humo gris y Úrsula, después de mirar el cielo por un rato, entro a la casa.

Como nada se habían pasado aquellas largas y aburridas semanas, aburridas pues gracias al toque de queda no se podía salir a ningún lado, ni siquiera pudieron ir a comprar a l callejón Diagon, los Black mandaron a un sirviente a comprar lo necesario para Úrsula, Sirius y Regulus. Sirius ya quería que empezaran las clases para no tener que hacerles caso a sus padres. Úrsula se escribía con Arthur mediante la lechuza de Alastor, él le enviaba a Úrsula lo que Arthur le escribía y ella le enviaba lo que quería decirle. Para que no la fuera a buscar, ella tuvo que decirle que iba a estudiar al extranjero y que volvería en un año.

El día llego, Sirius y Úrsula se sentaron juntos en un vagón hasta que llego Lily y él se fue con los Merodeadores, al llegar a Hogwarts Lily se detuvo a hablar con dos de sus amigos Gryffindor Zamantha y su novio Robertt, Úrsula quedo sola y pudo ver de lejos a sus amigos reír y reencontrarse, extrañaba mucho a James y a Remus, pero su vista fue rápidamente interceptada por la preocupada mirada de Dumbledore, ella se asusto y bajo la mirada, fue por Lily y se dirigieron hacia el gran banquete.

Al día siguiente la primera clase fue pociones con el profesor Slughorn

-¡Me alegra verlos a todos!-dijo Slughorn, mientras se acercaba a la mesa de Lily y Úrsula-¿las vemos más tarde chicas?-dijo insinuando que había otra reunión de su club al que Úrsula se había rehusado a ir desde tercer año.

La clase estaba en silencio y en ese momento sonó la puerta de la mazmorra y entro el profesor Dumbledore

-¡Albus!, que agradable sorpresa-

 

-Buen día Orase, debo vergonzosamente interrumpir tu clase-dijo Dumbledore aun con su mirada de preocupación

-¿de qué se trata Albus?-

-Black, Potter, Lupin
.-Úrsula miraba hacia su libro para no tener que ver a los Merodeadores-y Black-Úrsula reacciono al oír su nombre y volteo a ver a su primo-síganme, por favor-

Los cuatro se pararon de sus asientos y salieron en dirección hacia la oficina de Dumbledore, al llegar, tomaron asiento y cómenos la charla

-Bueno creo que es obvio porque estamos aquí-dijo Dumbledore y todos se miraron demostrando lo contrario

-¿es por lo de Peter?-dijo James

-Precisamente señor Potter-dijo Dumbledore

-¿qué paso con Peter?-dijo Úrsula

-nadie sabe donde esta-dijo Remus

-en efecto-dijo Dumbledore- nadie sabe el paradero ni de Peter, ni de el señor o la señora Pettigrew, lamentablemente los buscamos por todas partes y parece que no quieren ser encontrados, así que debo darles la terrible noticia de que su amigo, el señor Peter Pettigrew no volverá a Hogwarts por lo que no terminara sus estudios, y si es encontrado se le quitara su varita-

Todos quedaron atónitos, pero sabían que no podían hacer nada, salieron de la oficina de Dumbledore y se dirigieron al patio, la clase de Slughorn ya había terminado.

Cuando los chicos estaban por irse, Úrsula los detuvo

-¡Chicos!, debo decirles algo importante-los Merodeadores voltearon a verla, ella se sonrojó, suspiró y comenzó...

-las cosas que les dije el año pasado
.no son verdad-dijo Úrsula-alguien me obligo a decirlas

Todos quedaron muy sorprendidos y Sirius había recordad que nunca le exigió a su prima que cumpliera su parte del trato

-¿quién?-dijo James

-bueno
-comenzó ella-no me atrevo a decirlo, pero
debo admitir que su ausencia me dio la valentía de decirles la verdad-

-¡lo sabia!-dijo James-¡Lily te estuvo presionando!-

-James-dijo Sirius-sería mejor si cerraras la boca, Úrs
¿Por qué no nos dijiste que Peter te había obligado?-Remus y James quedaron sorprendidos ante tan tranquila respuesta

-Bueno
la verdad él me estaba chantajeando, si les decía, él pudo decirles que
-

-¿qué?-dijo Remus-¿Qué podría ser tan malo que no puedes decirlo?-

-bueno
.-milagrosamente, en ese momento como caída del cielo Lily llego e interrumpió la incómoda conversación

-Úrsula, tenemos que
.-miro a todos con una mezcla de ira y miedo en los ojos

-Lily-dijo Úrsula-¿puedes esperarme allá?-

-está bien-dijo con disgusto, pero no demores-Lily se alejo y se sentó en una banca

-¿bueno y que fue lo que hiciste?-dijo Sirius

-saben
no me gustaría hablar de eso, solo quiero que sepan que todo lo que dije fue mentira, los quiero mucho a todos y nunca los cambiaría por nada
aunque si son un poco inmaduros-rieron-bueno, no tengo más que decir-Úrsula se dio la vuelta pero James la detuvo

-¿A dónde crees que vas?-

-¿a qué te refieres?-dijo Úrsula

-ya nos dijiste la verdad-dijo Remus

-eso significa que somos un grupo otra vez-dijo Sirius guiñándole el ojo

-¡¿en serio?!-dijo Úrsula-son los mejores, de verdad lo siento-

-no-dijo James-nosotros lo sentimos-

-no debimos dudar de tu amistad-dijo Sirius

 

-si hablabas así de nosotros era obvio que alguien te obligaba-dijo Remus

-si-dijo James-y prometemos no hacerte sentir menos por ser la única chica del grupo-

-¡sí!-dijo Sirius-trataremos de ser más comprensivos-

-y
¿Qué haría una chica en un momento así?-dijo James

-mmmm-dijo Úrsula-bueno creo que un ¿abrazo de grupo?-

-¡puajjj!-dijo James-yo no los voy a abrazar a ellos-todos comenzaron a reír

-¡es verdad!-dijo Úrsula

-¿qué?-dijo Remus

-esperen aquí-Úrsula fue hacia Lily y la llevo hasta el grupo, la empujo hacia James y se puso en medio de ellos

-James-dijo Úrsula-ella es Lily Evans, le gusta el Quidditch, la historia de la magia y las criaturas mágicas-James la miraba con un rostro de "¿qué demonios haces?", pero le impresionó mucho lo que escucho de Lily-Lily-continuo Úrsula-él es James Potter, es jugador del equipo de Quidditch de Gryffindor, le gustan las criaturas mágicas, "Dragones de Rumania", sus favoritos, y le interesa mucho la vida muggle-

-¿de verdad?-dijo Lily muy impresionada

-bueno-James se puso rojo-si la verdad es que si-

-bueno
yo podría hablarte de eso-

-¿en serio?-

-claro, pero si tú me hablas de los dragones de Rumania-

-seria un placer-

Ante la vista atónita de todos los Gryffindors, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin presentes, Lily y James se fueron caminando muy felices hacia la sala común para hablar más tranquilos, Remus y Sirius no podían creer lo que Úrsula acababa de hacer reunió a los peores enemigos que se podía a ver visto en esa clase y parecía que todo iba por bueno camino

-¿Qué fue eso?-dijo Sirius

-Reivindicación-dijo Úrsula tranquilamente-¿vamos por algo de beber?, muero de sed-

-¡sí!, yo sé como entrar a donde cocinan los elfos-

-ojala haya jugo de calabaza-dijo Remus

-si es delicioso-dijo Úrsula

En el dormitorio de las chicas Gryffindor 7º año-1978

Querido diario

En el último año han pasado cosas muy locas y otras muy interesantes, me amiste con los merodeadores, Remus y yo nos hicimos muy buenos amigos otra vez, aunque no me he atrevido a decirle nada sobre Arthur, no creo que o tomo bien, ¡a si!, el mes pasado Sirius y Nicol Williams terminaron, así es, salieron por unos meses, tres para ser exactos, pero Nicol lo descubrió intentando entrar al baño de las niñas y termino con él, bueno, sabía que esa relación no iba a durar, hablando de relaciones ¿recuerdas cuando presente a James y Lily?, bueno, desde ese día no se han separado, se ven tan lindos juntos, y James está tomando esto muy en serio, hablando de eso, él dijo que quería decirme algo sobre Lily
¿qué será?, bueno apenas me entere te lo diré
bueno ¡Hoy es el día!, no puedo creerlo, el ultimo día de clases, el ultimo día que estaré en Hogwarts, increíble pensar que hayan pasado siete años tan rápido, parece ayer cuando James y yo nos conocimos, o cuando aun le hacía bromas a Lily o aun más atrás, cuando llegue a la casa de mis tíos, era tan pequeña, pero recuerdo muy claro ver a Sirius y a Regulus de bebes, eran tan adorables, bueno Regulus se está portando muy extraño, esta parando con chicos muy raros, aunque todos los Slytherins son raros, hablando de Slytherins, Snape desapareció, al igual que Peter, eso es muy raro, me pregunto a donde fue
hablo por Severus, porque Peter ¡que se quede donde esta!...Bueno
todo está cambiando, pero me alegra que me haya reconciliado con mis amigos, me pregunto
¿ahora que acabo la escuela?...¿seguirá siendo igual?, ya veremos

 

Noviembre de 1979

Queridos Canuto y Colmillo

Sé que nos hemos reunido hace poco y que todos están ocupados, pero lo que les quiero decir es muy importante, nos vemos en Hogsmade el 26 de noviembre a las siete en punto en las tres escobas, Lunático también ira, no falten

Cornamenta

Úrsula y Sirius recibieron aquella carta a altas horas de la noche ¿Qué querrá decirles James? Y ¿por qué con tanta urgencia?, veintiséis era al día siguiente, pero la verdad no les inquietaba tanto, pues iban a ver a sus amigos y eso era lo importante.

Había pasado un año desde que terminaros Hogwarts, pero aun así, los Merodeadores se seguían viendo, los padres de James los invitaron a quedarse durante el verano y la pasaron muy bien, luego de eso se reunían ocasionalmente, Remus estaba estudiando Transformaciones y Úrsula estaba estudiando para poder entrar al Ministerio de magia como aurora, Sirius no estaba muy preocupado por sus estudios, no le importaba en realidad, al igual que James, él decía que tenía suficiente dinero como para no hacer nada, mientras todo eso pasaba, Úrsula recibió una carta de Arthur diciendo que se iba a Rumania a investigar unas enfermedades nuevas que se habían descubierto, no se verían en un buen tiempo, lo cual la deprimió mucho, pues, mientras él estaba en Rumania cumplían un año de novios

Al día siguiente Sirius y Úrsula se alistaron para salir al encuentro, Walburga Black, más vieja y más regañona que antes los hostigaba una y otra vez para saber a dónde iban, Sirius, como siempre, discutió con ella y no le respondió, salieron de la casa y tomaron un taxi hacia la carretera, cerca de ahí había un viejo molino, en el había una chimenea, un buen escondite para ir a alguna parte con la ayuda de los polvos Flu, Sirius entro en ella y saco un poco de polco de su bolsillo

-¡Llévame a las tres escobas!-dijo Sirius y desapareció en una nube de humos verdes, Úrsula hizo lo mismo y al disiparse el humo pudo ver a sus amigos reunidos en una vieja mesa

-¡Colmillo!-dijo James muy emocionado, la abrazo y la invito a sentarse

-como estas-dijo Úrsula-¡Remus!, hace tiempo que no nos vemos, ¿Por qué no fuiste a la casa de James en el verano?-

-bueno
es que tuve que
-

-¡estudiar!-dijo Úrsula suponiendo lo que era obvio-¡por qué siempre tienes que ser tan responsable!-todos echaron a reirá con este comentario, entonces escucharon una voz que se acercaba, voltearon y vieron a un mujer, no tan mayor que ellos, tal vez unos cuatro o cinco años

-¿les sirvo algo muchachos?-dijo la mujer

-disculpe-dijo Úrsula-no quiero ser grosera, pero
¿Dónde está el señor Flush?-

-no para nada, no lo eres-dijo la mujer-el Señor Flush, es mi tío, ya se retiro del negocio y me lo dejo a cargo a mí, yo soy Madame Rosmerta, bienvenidos a "Las tres escobas", nuevamente, supongo ya que conocen a mi tío-

-si-dijo James-veníamos aquí muy seguido-

 

-somos ex alumnos de Hogwarts-dijo Remus

-ya veo-dijo Madame Rosmerta-bueno
y ¿qué les sirvo?-

-bueno
-dijo James-yo quiero una cerveza de mantequilla-

-yo también-dijo Sirius-y una para Remus también-

-pero yo no tomo-

-¡pues hoy lo harás!-dijo James-una ocasión especial merece una bebida especial-

-bueno-dijo Madame Rosmerta escribiendo en su libreta-entonces
tres cervezas de mantequilla y
¿tú linda?-

-¿¡yo!?...bueno, yo quiero un jarabe de cereza-

-muy bien-dijo Madame Rosmerta-se los traeré en uno segundo-

Madame Rosmerta se alejo hacia la barra y todos quedaron mirando a James, como si estuvieran esperando que abriera la boca, pero él no decía nada

-y bien-dijo Sirius

-¿qué?-dijo James

-"tengo algo importante que decirles"-dijo Úrsula imitando a James

-¿ocasión especial?-dijo Remus

-¡ah no!-dijo James-no les diré nada hasta que llegue la
-

-¡cerveza!-dijo Madame Rosmerta llegando con tres enormes jarras de cerveza de mantequilla y un largo vaso de vidrio transparente con un líquido color rojo sangre que humeaba y se veía muy densa-y un jarabe de cereza-

-gracias-dijo Úrsula recibiendo su vaso mientras todos recogían el suyo, luego se dio cuenta que Rosmerta los quedo mirando muy extrañamente

-¿ocurre algo Madame Rosmerta?-dijo Úrsula

-bueno
-dijo ella-es que ustedes dos tiene un aire tan parecido
¡disculpen mi intromisión!, pero
¿son hermanos?-dijo refiriéndose a Úrsula y Sirius

-no para nada, no es ninguna intromisión-dijo Úrsula educadamente

-somos primos-dijo Sirius-yo soy Sirius y ella es Úrsula, ellos son nuestros mejores amigos-

-soy James-

-y yo Remus-

-son muy lindos todos-dijo Madame Rosmerta-espero verlos por aquí más seguido-al decir eso Rosmerta se alejo y todos nuevamente volvieron a ver a James esperando que por fin dijera la razón de reuniros tan repentina y apresuradamente

Empezaron a beber y cuando empezaron yo no pudieron detenerse, hasta Remus, que siempre era el más responsable comenzó a beber, Úrsula también pidió cerveza y empezaron a hablar de toso menos de lo que habían venido a hablar, pero cuando ya estaban algo mareados Úrsula se acomodo en un asiento y dijo

-oye
.Cornamenta
.nunca nos dijiste
para
.¡para qué demonios vinimos aquí!-

-es verdad-dijo James que ya estaba prácticamente borracho-¡ME VOY A CASRA!-en ese momento a todos se les quito el mareo y se pusieron de pie en un sobresalto

-¡QUE TÚ ¿QUÉ?!-dijeron todos al unisonó, lo dijeron tan fuerte que todos en el bar voltearon a verlos

-¿cómo es eso de que vas a casarte?, ¿con quién?, ¿Por qué no nos habías dicho?-dijo Úrsula

-no es obvio de con quién-dijo Sirius-James, ¿Cómo es que se lo preguntaste a Lily?-Úrsula se había aturdido tanto que se había olvidado que James y Lily seguían juntos

-bueno-dijo James,-aun mareado-aun no se lo pregunto, ¡pero lo haré!, ¡muy pronto! Y sé que ella me dirá que si-Sirius echo a reirá y cojeo 2 jarras de cerveza y le dio una a James

-¡brindemos por eso!-dijo Sirius-¡salud!-y los dos se tomaron la cerveza de un solo trago

En eso Remus se acerco a Úrsula, la tomo de la mano y la llevo hasta la entrada del bar

 

-¿qué pasa Remus?-

-¿podemos hablar?-

-claro-Úrsula y Remus salieron de "las tres escobas" mientras Sirius y James seguían emborrachándose.

Sirius y James estaban en un estado totalmente vergonzoso, Úrsula uso "Accio" para traer la motocicleta de Sirius, que era una motocicleta muggles que él había modificado para que volara, cuando la moto llego, Remus dijo que dejaría a James en su casa y ella subió a su primo a la moto, ella definitivamente tendría que conducir, cuando se elevaron Sirius se quedo dormido en la espalda se Úrsula, pero en sus intentos por hablar musito una pequeña conversación con Úrsula antes de quedarse dormido

-te fuiste con Remus-

-si-

-¿qué quería?-

-me conto que se iba a estudiar a otro país-

-¿y
cu
cuando vuelve?-

-no me lo dijo-Sirius asomo su cara al lado de la de Úrsula

-¿estás
.¡HIP!!!...triste?-

-no
por que tendría que estarlo, él tiene derecho a hacer lo que él quiera, no es mi novio ni nada-

-bueno, me da gusto que pienses así-

-¿por qué?-

-porque
imagínate que pensaría Arthur si te gustar tu ex novio aun-y diciendo esta incomoda frase comenzó a roncar nuevamente

Úrsula no pudo dejar de pensar en esa incomoda frase hasta que descendieron, ya era algo así como las doce de la noche, hasta más, lo que le preocupaba ahora era, ¿Cómo explicarle a tía Walburga el estado de Sirius?

Toso estaba oscuro, Sirius corría por un largo pasillo, escuchaba un pequeño serpenteo, al llegar al final del pasillo pudo ver una habitación, dentro de ella había dos canastas, con un bebe en cada una, pudo distinguir, por los llantos, que eran un niño y una niña, al mirar más allá quedo absolutamente paralizado y no podía creer lo que veía, James, Lily y Úrsula estaban inmóviles en el piso, al acercarse a ellos, pudo comprobar lo que temía, estaban con los ojos abiertos y con sus varitas en el mano, pero al parecer
Descargar Imagenes Top gratis

-¡Sirius!, ¡Sirius!-Úrsula movía a Sirius que hablaba dormido mientras se enredaba con sus propias sabanas

-¡no, no, no!-repetía Sirius inconscientemente

-¡DESPIERTA!-grito Úrsula y Sirius dio un sobresalto y casi cae de la cama

-¿qué ocurrió?-

-parecía que tenias una pesadilla
¿conque soñabas?-

-nada
-dijo Sirius muy agitado

-de acuerdo
¡te traje el desayuno!-dijo Úrsula dándole una bandeja con una taza de café unas tostadas

-¡que buena noticia!-dijo Sirius

-¡y te tengo una mejor!...estamos castigados-

-¡que!-

-si, tu pequeña diversión de anoche nos esta costando do semanas sin salir
muchas gracias-

-anoche
-decía Sirius rascándose la cabeza y tomando un trago de café al mismo tiempo-no recuerdo mucho de anoche, ¿qué paso con Remus?-

-Bueno
¿no lo recuerdas?-Sirius negó con la cabeza mientras engullía una tostada-esta bien
te lo contare-

Úrsula comenzó a contarle lo que paso cuando ella y Remus salieron de "Las tres escobas"

Estaba frió y nevado, corrió un aire congelante y Remus invito a Úrsula a sentarle en una escalinata

-bueno
-dijo Úrsula-¿Qué pasa?-

-yo
me entere de
-suspiró-Arthur-

 

-¡¿qué?!-dijo Úrsula-¿Quién te lo dijo?-

-Sirius-dijeron al unísono

-¡ese borracho!, no lo puedo dejar solo por un segundo-

-no, por favor, no te molestes-dijo Remus

-no, al contrario
tú deberías estarlo-dijo Úrsula bajando la cabeza

-la verdad, no lo estoy-

-¿no?-

-no, pero si me decepciona
¿no confías en mí?-

-No es eso, sino que
es complicado-

-tratare de entender-

-es que
voy a ser sincera contigo, al comienzo, Arthur no me gustaba, sólo me agradaba, estaba tan triste por terminar contigo, que creí poder tener una especie de "satisfacción" si salía con alguien sin que tu lo supieras, pero, me di cuenta que yo le gustaba enserio y él me empezó a gustar también y mucho y pues
aunque no es tú, también lo amo-

-¿también?, ¿tú me amas?-

-bueno, fuiste el primer niño que me gusto y pues, sabes que eres muy importante para mi-

-si
y tú para mi también lo eres, quiero que sepas que estoy muy feliz por ti y que nunca deje de quererte tú también fuiste la primera persona que me gusto y hasta ahora
-

-¿hasta ahora que?-

-lo sigues siendo-

-Remus
-

-bueno-dijo interrumpiendo la pregunta-de eso no era de lo que te quería hablar-

-¿de qué entonces?-

-me voy-

-¡¿qué?!-

-voy a viajar-

-¿a donde?-

-no lo se, voy a estudiar, a investigar sobre los hombres lobo, sobre mi linaje-

-¿y cuando regresas?-

-ocasionalmente, pero me volveré a ir, regresare completamente cuando este listo, debo
pensar-

-entiendo-dijo Úrsula poniéndose de pie-¿entramos?-Remus se puso de pie y la siguió

Sirius ya había acabado de desayunar y escuchaba atentamente todo el relato de lo que paso con Remus, como lo saco del bar y como regresaron a casa, y lo que les dijo Walburga cuando los castigo por dos semanas por llegar a las cuatro de la mañana.

-No puedo creer que todo eso halla pasado-dijo Sirius

-Si
-Úrsula estaba por hablar cuando escucho un grito que sonó por toda la casa, era Walburga Black que llamaba a Úrsula con su estridente voz-vuelvo en seguida-

Úrsula bajo las escaleras encontrando a Walburga en el vestíbulo con una carta en la mano

-¿qué pasa tía?-

-llego esto para ti-dijo con un tono frió y de repulsión

Úrsula tomo la carta y la leyó
.

Querida Úrsula:

Te extraño mucho y les he hablado mucho a mis papas de ti, ¡quieren conocerte!, crees que puedas venir a visitarme, envíame un lechuza para responderme

Lily

Úrsula salio disparada hacia su habitación, tiro todo del escritorio para poder dejarlo limpio, tomo su pluma y un pergamino

Querida Lily:

Estaría encantada de ir a visitarte, lamentablemente unos Merodeadores se pasaron de copas y yo la estoy pagando (ja ja ja ja), bueno ¿estaría bien en dos semanas?, iré de todas manera, estaremos en contacto

Úrsula

Úrsula regreso al cuarto de Sirius y conversaron por un buen rato

Pasaron así las dos semanas, fueron largas y tediosas pero, al fin pasaron, Lily estuvo mandándose cartas con Úrsula y quedaron en que Úrsula iría después de las dos semanas, y el día había llegado

 

Eran algo como las siete de la noche, Sirius dormía mientras ella entraba a su cuarto para sacar las llaves de la motocicleta, salió de puntas para que no se despertara, pero antes de salir dejo caer un libro y Sirius se despertó

-¿Qué estás haciendo?-dijo Sirius poniendo sede pie, solo tenía puesto unos pantalones no traía camiseta y estaba medio dormido, Úrsula salió corriendo hasta la puerta principal, Sirius salió corriendo detrás de ella pero no pudo alcanzarla, cuando llego a la puerta ella salía a toda velocidad elevándose en el aire perdiéndose en la oscuridad de la noche

-¡lo siento!-dijo Úrsula gritando para que lo escuche-¡te la devolveré en una sola pieza lo prometo!-

Sirius estaba molesto, pero después de un rato y sin ninguna razón una sonrisa se dibujo en su rostro, como si estuviera orgulloso de Úrsula o algo así, se quedo en la puerta por un rato hasta que Walburga lo obligo a entrar porque estaba "medio desnudo"

Aunque se tardo algo en ubicarse en las calles muggle, Úrsula dio con la casa de Lily, descendió unas cuadras antes para no levantar sospechas, llego a la casa y se estaciono, bajo de la motocicleta y fue hasta la puerta, al tocar el timbre le abrió Lily que la esperaba con ansias

-¡que bueno que viniste!-dijo Lily abrazándola

-gracias por invitarme-de tras de ellas aprecio una pareja, el hombre llevaba anteojos, su cabello era oscuro y la mujer era igual a Lily

-ellos deben ser tus padres-dijo Úrsula

-mucho gusto-dijo el padre de Lily

-igualmente dijo su madre-

-el gusto es todo mío-dijo Úrsula

-se ve que eres una bru
.digo una señorita muy bien educada-dijo la señora Evans

-no se preocupe, no tenemos conflictos con la palabra bruja, o hechicera, aunque es mejor llamarme como debe de ser-

-y eso es
-dijo el señor Evans

-Úrsula-dijo Úrsula con una tierna sonrisa, parecía que le había caído muy bien a los padres de Lily y ella se sentía muy feliz por ello

Salieron del vestíbulo y se dirigieron a la sala de estar, era muy normal, para un muggle, pero para Úrsula que nunca había visto unos vaso que no servían limonada por si solos, o cuadros y fotos totalmente estáticas, en la casa de los Evans los muebles no se movían solos y mucho menos había un Kreacher rondando por todas partes, ¡le fascinaba!

-tu casa es muy hermosa-dijo Úrsula

-muchas gra
.-pero la señora Evans no pudo terminar ya que se escucho un agudo alarido que pudo haber destrozado las orejas de Wendy, el gato de Úrsula, felizmente ella estaba en casa muy tranquila, seguro durmiendo sobre la ropa de Regulus, le fascinaba hacer eso.

-¡Madre!-dijo la estrepitosa voz, que estaba acompañada por una joven flacucha y alta, de nariz muy respingada y cabello ligeramente crespo, lo llevaba amarrado en una cola de caballo y llevaba una chaqueta de lana y una falda, en lo que respectaba a Úrsula era todo lo contrario a Lily-¿Quién es ella?-y el estrepitoso ruido no se iba

-ella es Úrsula Black-dijo el señor Evans

-es la amiga de tu hermana-dijo la señora Evans

¿Hermana?, entonces ella debía ser Petunia, Úrsula pensaba, por lo que le había contado Lily, que lo más sensato sería tratarla con mucho tacto y muy amablemente, se puso de pie y se acerco a Petunia para saludarla

 

-Hola-dijo muy cortésmente-mi nombre es Úrsula, tú debes ser Petunia, es un gusto-

-Puedo asegurarte que el gusto es todo tuyo- dijo Petunia arrogantemente

-Petunia-dijo la señora Evans alzando la voz-compórtate con la visita-

-¡pero por que hoy!-decía Petunia nuevamente con su incesante voz-¡porqué tenía que traer a una de sus amigas raras el día que viene "Verny"!-

-¡oye si tenemos que hablar de raros!-dijo Lily poniéndose de pie- Vernon se lleva el premio, ¡ese sujeto no para de comer!-

-¡Estas celosa!-dijo Petunia-sabes que Vernon será un triunfador, y tú
¡Tú ni siquiera tienes un novio decente!-

-¡lo siento!-dijo Úrsula poniéndose de pie-¡pero no voy a dejar que insulten a los míos, en especial a mis amigos!, ¡James Potter es hijo de unos de los magos más ricos e importantes y no voy a permitir que hables de él así-

-defiendes a los de tu especie-dijo Petunia entre dientes-que tierna-

-¡Bueno se acabo la discusión!-dijo el señor Evans-vamos a pasar un rato agradable y no quiero que sus ridículas discusiones infantiles lo arruinen, ¿entendido niñas?-

-si papá-dijeron Lily y Petunia

-Úrsula te pido disculpas a nombre de Petunia-dijo el señor Evans-ella no quiso decir ninguna de esas barbaridades, sólo es que, está nerviosa-

-descuide señor Evans-dijo Úrsula

-bueno-dijo la señora Evans-voy a terminar de hacer la cena-

-yo volveré en seguida, deje el diario en alguna parte-dijo el señor Evans

Los padres de Lily y Petunia salieron de la sala dejándolas solas con Úrsula, en ese momento sonó el timbre que rompió con la fuerte tensión del ambiente

-¡es "Verny"!-dijo Petunia que llego a la puerta prácticamente de un brinco

Úrsula pudo escuchar la voz de un joven, era muy grave y por el comentario de Lily ya podía imaginárselo en su cabeza, curiosamente, era muy parecido a como se lo imagino, y hasta peor. Un joven alto y rechoncho entro de la mano de petunia, tenía el pelo castaño y lacio, llevaba una camisa a cuadros y unos pantalones negros.

-vamos al comedor-le dijo Petunia al joven que estaba por seguirla cuando notó la presencia de Úrsula

-¿quién es tu amiga?-dijo Vernon

-¡AMIGA!, debes estar bromeando amor, es amiga de Lily, ya sabes, es "como ella"-

-ya veo-dijo Vernon- H-O-L-A -comenzó a decir muy despacio como si pensara que Úrsula no fuera a entenderlo- T-Ú M-E E-N-T-I-E-N-D-E-S -

-entiendo perfectamente-dijo Úrsula algo disgustada-¿Por qué no habría de hacerlo?-

-no lo sé
tal vez te
¡desaparecieron el cerebro!-dijo en tono de burla y Petunia comenzó a reír a carcajadas al igual que él, Úrsula creía que explotaría y sacaría su varita y los convertiría a ambos en un bonito par de platos para luego romperlos.

-Hola "Lily lerda"-dijo Vernon

-púdrete Vernon-dijo Lily

-y si no ¿qué?, me conviertes en sapo-nuevamente comenzó a reír

-vamos "Verny"-dijo Petunia y ambos se retiraron de la habitación

-lamento decírtelo
¡es un idiota!-dijo Úrsula

-créeme lo sé-dijo Lily-hasta ahora no entiendo porque le conto a ese tipo que soy bruja-

-bueno, yo creo que
-en ese momento sonó el timbre nuevamente, Úrsula se ofreció a ir, se dirigió al vestíbulo y al abrir la puerta no creía quien estaba del otro lado, aunque no le sorprendía del todo

 

Hola, disculpe se encontrara Lil
. ¡Úrsula!-

James Potter se encontraba del otro lado de la puerta con la cara algo sucia y el cabello muy desarreglado

-¿qué haces aquí?-dijo James

-Lily me invito
¿qué haces tú aquí?-dijo Úrsula

-Bueno
yo-dijo James y al no saber que decir saco de su bolsillo una caja que parecía ser de un anillo

-¡no me digas que!-dijo Úrsula muy emocionada

-me pareció un buen momento-

-bueno, el novio de su hermana esta aquí
pero
¡no importa!, siempre quise estar presente cuando se lo pidieras-

-no-dijo James-no me parece una buena idea-

-vas a entrar y vas a hablar con ella ¡escuchaste!-

-¡bueno!-dijo entrando a la casa-¿Qué te pasa?, estas más enojada que una mandrágora en etapa de adolescencia-

-no tienes idea-dijo Úrsula suspirando-sólo tú puedes hacer que esta noche valga la pena-

En ese momento apareció Lily que se quedo boquiabierta al ver James en el vestíbulo

-¡James!-dijo ella y corrió para darle un beso muy amoroso en la boca-¿Qué haces aquí?-

-bueno
yo
-

-¿Quién tocaba la puerta querida?-el seño Evans había llegado en un pésimo momento-¿James?... ¿Lily?-

-yo no lo invite, lo juro-

-¡el pasaba por aquí!-dijo Úrsula ingeniosamente-decidió pasar a saludar y yo le abrí la puerta, penosamente descubrió que teníamos una pequeña reunión y no pude negarle la entrada-James y Lily quedaron impresionados con la forma tan diplomática de habar de Úrsula, aunque James no tanto, desde niños, Úrsula siempre había tenido el don de la palabra, lo usaban para confundir a los maestros o cosas así

-Ya veo-dijo el señor Evans-bueno
en ese caso, pasa muchacho-

Desde ese momento comenzó lo que sería la noche más insoportable que hayan tenido, los cometarios de parte de Petunia y Vernon no cesaban y eran muy repetitivos, en varias ocasiones Lily le tomaba la mano a James bajo la mesa para tranquilizarlo y pateaba a Úrsula en el tobillo con el mismo fin, no lo aguantaban más, tenían que hacer algo y como buen bromista James siempre tenía una venganza en la mente, uno no sabe cuándo se ha de necesitar, o eso es lo que siempre decía él.

Cuando la Señora Evans lavaba los platos de la cena con ayuda de Petunia, Lily le mostraba su habitación, o al menos su lado de la habitación, pues la compartía con petunia, el señor Evans aprovecho para tener una de las cosas que más asustan a los novios, las tenebrosas "charlas de hombre a hombre"

-bueno-comenzó el señor Evans sentándose en un cómodo sillón frente a los chicos-se mucho de ambos y sé que son buenos chicos, aunque James, tu futuro es un poco incierto hasta donde me has platicado-Vernon soltó una ligera risa, casi sonó como una tos-¿dime hijo que piensas hacer con tu vida?-

-bueno señor Evans-comenzó James algo nervioso pues sentía que estaba en una competencia contra Vernon-hoy pienso dar un gran paso-

-me parece bien, y dime algo
¿tú conoces a Úrsula?-

-¡conocerla!-dijo soltando una risa-la conozco mejor que nadie en este mundo-ese comentario dejo sorprendido al señor Evans y no de una manera muy positiva-¡no!, no es lo que quise decir, la conozco porque somos amigos desde el primer año de escuela-el señor Evans parecía regresar a su color y las chicas bajan por las escaleras y se sentaron en la sala con ellos

 

Úrsula se sentó entre James y Lily como siempre solía hacerlo, era una costumbre desde la escuela pero al señor Evans le extrañaba mucho, a la señora Evans no le importaba, pero parecía que el señor Evans había dejado de ver a Úrsula con los mismos ojos, no le parecía correcto la cercanía de Úrsula y James, reían mucho de lo mismo, a veces él la abrazaba, aunque luego le daba un beso a Lily, por alguna razón le parecía que fueran tan íntimos.

El señor Evans llamo a Lily a la otra habitación para hablar por un rato, nunca nadie se entero de que, pero mientras ellos estaban en la otra habitación Vernon regreso al ataque, a molestar a James y Úrsula sin fin alguno, sólo para hacer feliz a Petunia, llego un momento en que James no aguantó más, estaba a punto de golpear a Vernon en su sonrosada nariz de patata, pero justo antes de que lo hiciera Úrsula lo levanto en el aire con su varita que saco de su bolsillo, Petunia quedo horrorizada

-¡Verny!-decía ella nuevamente con su irritante voz

-¡bájalo!-dijo James-le voy a dar una buena paliza-

-¡no!, la violencia no resuelve nada-decía Úrsula mientras Vernon flotaba por el aire y gritaba muy asustado- aunque
esto es muy divertido-comenzó a mover su varita por el aire y Vernon comenzó a flotar por toda la sala, gritaba muy asustado, parecía que iba a vomitar

Petunia chillaba horrorizada mientras James y Úrsula carcajeaban hasta más no poder, en ese momento el señor Evans y Lily entraron a la habitación, Lily quedo boquiabierta y el señor Evans hizo un gran ruido de sorpresa, al escucharlo Úrsula volteó y se distrajo y soltó a Vernon que cayó sobre un sillón que se rompió pues no soporto tremenda caída.

-¡qué significa esto!-dijo furioso el señor Evans

-¡hay papi fue horrible!-dijo Petunia lanzándose sobre él-están locos, mira lo que hicieron-

El señor Evans se acerco muy enojado a James y Úrsula, parecía que su cabeza iba a estallar

-Úrsula no imaginaba esto de ti, tal vez de James, pero no de ti, se que Vernon se propaso, pero no permitiré esta clase de conducta en mi casa-

-entendemos-dijo Úrsula, tomo su abrigo y jalo a James del brazo, aunque Lily intento detenerlos ellos salieron de la casa, al cerrar la puerta se pudo escuchar a Lily gritándole a sus padres, pero no hicieron nada

Se dirigieron a la entrada y Úrsula trajo la moto de Sirius

-¿quieres que te lleve?-dijo Úrsula

-no gracia colmillo-dijo James-voy a caminar por ahí, aun tengo plazo para llegar a casa
.creo que hoy no era la noche indicada-

-¡te equivocas!-Úrsula y James voltearon y vieron a Lily en la puerta de la casa corriendo hacia ellos

-bueno-dijo Úrsula subiendo a la moto-creo que ya me voy-

-pero pensé que dijiste-dijo James-que querías estar cuando
-

-¡olvídalo!, ya me contaras luego-arranco la moto-suerte-se despidió y salió por la calle hasta elevarse en el cielo-

-y bien
-dijo Lily mirando a James-¿Qué ibas a decirme?-

James se puso nervioso, Úrsula lo había notado, por eso prefirió dejarlos solos, pero se dio cuenta que todo había salido bien la semana siguiente cuando una lechuza llego ululando por la ventana hasta su escritorio con un sobre blanco en el pico, estaba dirigido al "Señor Sirius Black y la Señorita Úrsula Black", al abrirlo grito tan fuerte que se debió escuchar en Hogsmade

 

-¿qué paso?-dijo Sirius entrando a la habitación muy alterado

-¡mira!-dijo Úrsula muy emocionada entregándole un pergamino-léelo en voz alta-

-"La familia Potter y la familia Evans"-leía Sirius con algo de aburrimiento-
.bla bla bla
.."Usted y su prima"
bla bla bla
"estan"
bla bla bla
."cordialmente invitados a la ceremonia"
blablabla
."la boda de sus hijos

.."¡JAMES Y LILY!, no puede ser, ¡se van a casar!, ¡POR FIN SE VAN A CASAR!-Sirius estaba muy emocionado, abrazo a Úrsula de la cintura y la cargo, no paraba de repetir "¡se van a casar!" estaban realmente felices

Habían pasado ya tres meses, dos semanas y cuatro días y por fin había llegado el momento de la verdad

-¡como que no tienes corbata!-dijo Úrsula pegando un grito

-bueno
lo siento-dijo Sirius-no sabía que tendría que ponerme mi traje-

-¡es una boda!, ¿Qué creías que ibas a usar? ¿Un traje de baño?-

-bueno no te molestes-dijo Sirius poniendo una encantadora sonrisa que sabía que hacia derretirse a Úrsula, con esa sonrisa nunca le decía que no

-bueno, voy a comprarte una-dijo saliendo de la habitación hacia su cuarto para coger su bolso, le dio un beso en la mejilla a Sirius que se acomodaba la camisa medio abierta-y te quiero encontrar listo cuando vuelva-

Úrsula de dirigió al bazar era una calle totalmente pavimentada en la que no pasaban autos y habían tienda por todas partes, muy parecido al callejón Diagon, a lo lejos pudo ver la tienda de ropa elegante, se dirigía a ella cuando se estrello con un hombre de gabardina, muy parecida a la de Lucius Malfoy, el misterioso mago que quiso acecinarlos, por un momento pensó que era él, pero al escuchar la voz del hombre la reconoció de inmediato

-disculpe, yo no quise
-

-¿Severus?-

-¿si
quien eres tú?-

-no puedo creerlo, ¡soy Úrsula, Úrsula Black!-

-¡Úrsula!, increíble que seas tú-dijo Snape abrazándola fuertemente- ha pasado tanto tiempo-

-digo lo mismo... ¿qué te trae por aquí?-dijo Úrsula mientras se separaban

-te diría que nada, pero te estaba buscando-dijo Snape poniéndose más serio

-¿a mí?, ¿para qué?-dijo Úrsula extrañada

-te parece si entramos al café a conversar un rato-

-bueno
.pero no mucho porque tengo algo de prisa-

Entraron al elegante café todos charlaban y se miraban, a Úrsula le parecía algo terrorífico, pero se había encontrado con un amigo de tanto tiempo, no perdería la oportunidad de hablar con él

-Severus-comenzó Úrsula-no tienes idea de la cantidad de veces que he tratado de comunicarme contigo, es decir

-tengo que hacerte una propuesta-dijo Snape

-¿qué?, ¿de qué se trata?-

-un trabajo donde no necesitas estudios superiores, sólo tus habilidades mágicas-

-¿y qué tendría que hacer?-

-lo que te pidan-

-no te entiendo-

-escucha, me mandaron a observarte ¿sí?, porque yo les dije que eras la indicada, que podías hacerlo-

 

-¿y a quien se lo dijiste?-

-a un mago, un mago muy poderoso, un mago cuya fuerza se expande aun más rápido que su ira y él requiere de tus servicios-

-¿a qué te refieres?-

-mira, las elecciones para nuevo ministro se acercan, y Fudge va a la cabeza, el está del lado de los muggles, no podemos permitir que llegue a ese puesto, lo que mi señor que que hagas es que lo elimines-

-¡te volviste loco!-

-serás muy bien remunerada por esto, he incluso habrán más trabajos para ti-

-¡más trabajos!, ¿qué te paso Severus? Tuno eras así, desde que desapareciste
¿qué paso con el niño tímido que odiaba que lo molestaran?, ¿qué paso con mi amigo?-

-¿tú amigo?, ¡a tu amigo nadie lo respetaba!, ahora soy importante y puedo hacer lo que yo quiera-

-bueno-dijo Úrsula poniéndose de pie-haz lo que quiera, yo no voy a ser parte de esto, lamento no poder decir que fue n gusto volver a verte
Snape-

-¡¡¡Vas a arrepentirte de no aceptar!!!-decía Snape gritándole desde la puerta del café mientras ella se alejaba-¡¡¡no solo tú te arrepentirás, sino tu familia, tu hijos y todos!!!-

Úrsula se alejo lo más rápido que pudo y trato de borrar ese incomodo encuentro de su mente, sin mirar atrás, siguió con su camino, regreso a casa y al llegar Sirius por fin estaba listo para la boda.

Era en un bosque lleno de colinas y flores, era muy hermoso, había cerca de un lago un toldo color blanco en donde se encontraba el altar, James estaba de pie caminando de un lado a otro, los primos Black caminaban hacia él

-¡No puedo creer que me hallas traído en la motocicleta!-dijo Úrsula muy enojada

-Relájate, ¿llegamos no?-dijo Sirius mientras se acercaban hasta James-¡Cornamenta!-dijo Sirius estirando los brazos-¡Felicidades!-abrazo a James como si no lo hubiera visto en años, igualmente Úrsula lo abrazo y llego una mujer algo regordeta y comenzó a gritar "hay viene, hay viene la novia"

James comenzó a ahogarse en su propio sudor, Sirius y Úrsula fueron a sus asientos, se escucho la marcha nupcial y llego el señor Evans con Lily del brazo, avanzaron lentamente hacia el altar, cuando llego miro a James con una sonrisa enamorada, James también le sonrió y voltearon a ver al sacerdote

Mientras la boda proseguía muchas personas se emocionaban, Sirius por poco se queda dormido pero Úrsula lo pateo en el tobillo y lo despertó, por un momento a Úrsula también le dio algo de sueño, pero no pudo evitar voltear a ver las caras de Vernon y Petunia cuando vino la parte final

-James
-dijo el sacerdote-¿aceptas a Lily como tu futuro esposa para amarla y respetarla?-

-Acepto-dijo James

-y tú Lily, ¿aceptas a James como tu futuro esposo para amarlo y respetarlo?-

-Si
Acepto-Lily se ruborizo y antes de que el sacerdote dijera "los declaro marido y mujer" James agarro a Lily de la cintura y la beso, todos aplaudieron y se emocionaron, Sirius comenzó a gritar como un loco, tanto que Úrsula sentía vergüenza.

Luego de la recepción los novios bailaron y luego sacaron a bailar a los padrinos de la boda, Úrsula y Sirius, mientras bailaban James y Úrsula se pusieron a hablar

-¿invitaste a todos?-pregunto Úrsula

-no-dijo James notando un suspiro de alivio de parte de Úrsula-sólo a los que me caen bien-dijo guiñando el ojo

 

-muy gracioso-dijo Úrsula-, luego poniéndose algo nerviosa, al momento de girar y regresar hacia James continuo-lo que yo quería saber es que si, ya sabes...TODOS asistieron-

-creo que ya se a lo que te refieres
¿Lunático, verdad?-Úrsula solo asintió con la cabeza-¡claro que esta aquí!-

-¡Remus está aquí!-dijo algo asustada

-¡claro que si-dijo James!-lo mataría si no hubiera venido-

-esto no es posible-dijo poniéndose aun más nerviosa-pensé que estaba de viaje.....bueno....al menos no invitaste a Peter....-

-bueno...si.....hay algo muy gracioso acerca de eso.....-

-¡¿lo invitaste?!-

-tenía que hacerlo, era amigo nuestro, además lo que te hizo quedo en el pasado, son cosas que niños, no sabíamos lo que hacíamos-

-¿eso piensas?, pues déjame decirte que él sabía perfectamente lo que hacía-

-relájate ¿quieres?, de todas formas no vino-

-bueno eso es un alivio-

-termino la pieza-dijo James soltándola de la cintura-te veo más tarde, hay mucha gente que saludar aun, y a algunas ni las conozco-dijo riéndose

-claro-dijo Úrsula-luego te veo-

Entonces Úrsula pudo ver entre la gente a Remus que hablaba con una señora, al terminar la charla volteo justo hacia ella y le sonrió, ella se sonrojó y miro hacia otro lado, luego cuando la gente se comenzó a dispersar, él se acerco hacia ella

-¡Úrs!, ¿como estas?-dijo abrazándola

-bien, muy bien-dijo ella mientras lo miraba de arriba abajo, no lo podía creer, Remus se veía muy bien en traje-¿Cuándo volviste?-

-hace poco-respondió-apenas me entere de la boda vine lo más rápido que pude

Quedaron un rato en silencio y Úrsula se percato de que Remus la miraba de arriba abajo, pero no era una mirada inquisitiva, como la de Petunia, ni una mirada de "amiga te queda bien ese vestido" que era como la miraba James, era un mirada diferente, no tan diferente, más bien familiar, ella extrañaba esa mirada, seria cierto, esos eran los ojos, los mismos ojos con los que la miraba Remus cuando eran novios, incluso antes, eran esos ojos brillantes y alegres del pequeño niño de cabello color café que se disculpo con porque su mejor amigo había rociado tinta sobre ella, Úrsula se alegro de que esa mirada volviera, la extrañaba tanto, Remus se había vuelto tan serio y frio, esa persona que le dijo que no podían estar juntos, o la que le dijo que debía viajar, no eran el chico estudioso, callado, pero alegre y tierno del que ella se había enamorado
¿enamorado?, seguía enamorada de él, no se había dado cuenta en tanto tiempo, pero a pesar de todo ella seguía enamorada de Remus

-¿te pasa algo?-dijo Remus

-¿quién?, ¡¿a mí?!-dijo Úrsula-No, no me pasa nada, ¿qué te pasa a ti?-

-¡¿a mí?!-

-si, ¿Qué tanto me vez?-

-no
nada
, es sólo que
bueno
te vez
.-

-¿sí?-

-estas muy linda-

-gracias, tú tampoco te vez nada mal-

Ambos se quedaron sonriéndose uno al otro hasta que una grave y odiosa voz interrumpió tan perfecto momento

-¡Hola brujita!-era Vernon que no podía pasar ni un solo día sin fastidiar a Úrsula

-hola Vernon-dijo ella entre dientes

-¿quién es él?-dijo Remus

 

-bueno él es
.-

-Vernon Dursley, novio de la hermana de la novia e intimo de la damita aquí presente-decía refiriéndose a Úrsula y sintiéndose superior frente a Remus

-mucho gusto Vernon-dijo Remus con mucha amabilidad-yo soy Remus Lupin, mejor amigo del novio y de la "damita" aquí presente desde el primer año de escuela-

Vernon se quedo callado y Remus y Úrsula soltaron unas pequeñas risas, se miraron, para Vernon esa fue el indicio perfecto para "atacar" nuevamente

-¿ustedes son novios?-pregunto a toda voz-porque si no deberían se ven con unos ojitos-soltó una risa escandalosa-que ni los novios-volvió a soltar su ruidosa risa y eso llamo la atención

James, que estaba por ahí se dio cuenta de lo que pasaba y se acerco hacia ellos

-oye Vernon-dijo James poniéndole la mano en la espalda-Petunia te está buscando
-

-¿en serio?-dijo el despistado muggle

-¡claro!, dijo algo de un pastel o algo
. ¡claro!, ya lo recordé, estamos por partir el pastel y ella te estaba buscando-

En ese momento fue como si a Vernon le hubieran dado un hechizo de súper velocidad o algo así por que desapareció en el acto

-era de esperarse-dijo James

-Gracias-dijo Úrsula-es un fastidio-

-¡JA!-rio exageradamente James-dímelo a mí, ¡yo voy a tener que verlo en reuniones familiares por el resto de mi vida!-

Rieron un rato y luego James se fue, tenía que cumplir con su deber cortando el pastel, antes de que Vernon, después de arrasar con los bocadillos, se comiera a los invitados

-¡vamos!-dijo Úrsula jalando a Remus del brazo

-¿a dónde?-dijo Remus

-yo también quiero pastel-dijo sonriendo

Cuando intento jalarlo él se puso firme, Úrsula volteo a ver qué ocurría

-¿te importa si porta si hablamos un segundo?-

-no
.desde luego que no-

Remus llevo a Úrsula a un lugar algo alejado de los demás, se sentaron y apreciaron el paisaje por unos minutos, Remus veía a Úrsula fijamente mientras ella veía las verdes praderas, le hizo acordar a aquella vez que se hicieron novio, cuando ella veía la luna y esta reflejaba en sus ojos verdes, no podía ser verdad, todo lo que el había echo había sido en vano, no importa cuanto viajara, ni cuanto se alejara, Úrsula siempre regresaba de alguna manera, al parecer no podía hacer nada

-Úrs-dijo Remus

-¿Qué ocurre?-

-bueno yo quería decirte algo
-

-¿qué cosa?-

Remus trato de hablar pero no pudo se fue hacia Úrsula y la beso, la tomo de los brazos con temor a que ella se alejara, pero no lo hizo, bueno al menos por unos cuantos segundos, luego Remus sintió que Úrsula estaba llorando ella lo empujó y salio corriendo, Remus fue hacia ella y la detuvo

-¡que te ocurre!-dijo Remus

-¡suéltame!-dijo ella

-no hasta que me digas que te pasa-

-ya no podemos seguir así-

-¿a que te refieres?-

-¡a eso!, lo que acaba de pasar, no lo entiendes Remus, lo nuestro acabo hace mucho, lo único que hacemos es sufrir y yo hago sufrir a Arthur-

-¡no lo has visto en meses!-

-¡y eso que!, a ti tampoco, y la diferencia es que yo soy su novia-

-y
yo-

-tú
.tú eres mi mejor amigo y sólo eso-

-bueno
.lamento haber
-

-no, ni lo menciones-dijo Úrsula estirando su mano para que Remus la estreche-sólo quiero saber que quedamos cómo amigos-

 

Remus mostró una cara algo inconforme, pero luego la cambio por una sonrisa y le estrecho la mano

-amigos-

-los mejores-

-siempre-

Se fueron juntos hacia la recepción de la boda y al llegar vieron a Vernon atragantándose de pastel y dirigiéndose hacia ellos, Úrsula vio de reojo a James sacando su varita y con un movimiento hizo un agujero en el piso, pequeño, sólo se le atoró el tobillo, pero Úrsula saco la suya he hizo el agujero más grande, la guardo rápidamente y nadie se dio cuenta, Vernon se atasco hasta la cintura y todos fueron a ver lo que ocurría, excepto James, Lily, Remus y Úrsula, Por razones obvias.

Y así paso el tiempo, desde el día de la boda, los Merodeadores no se habían vuelto a ver, al menos no tan seguido, de vez en cuando se reunían con Dumbledore en Hogwarts, pues, la famosa secta de magos oscuros que se había formado hace poco se volvió muy peligrosa, pasaron dos años y ya habían muerto muchos muggles y magos defensores de ellos, para la tranquilidad de Úrsula, la propuesta que le hizo Snape nunca se cumplió y Cornelius Fudge no sufrió ningún ataque he incluso salio electo para ministro de magia, en su primera reunión con el ministro muggle, por seguridad, fue escoltado por un grupo de aurores experto en todo ataque defensivo de las artes oscuras, obviamente Úrsula le había comentado a Dumbledore la charla que tuvo con Snape aquel día

-¡Lloricus!-dijo James golpeando el escritorio de Dumbledore, mientras todos lo miraban

-increíble-dijo Lily-Nunca lo creí capas de algo así-

-ni yo-dijo Úrsula-no lo creería si lo no lo estuviera contando yo-

-su decisión fue arriesgada señorita Black-dijo Dumbledore acomodándose sus lentes de media luna-encubrir a un amigo, a la costa de la vida de alguien tan influyente, he incluso de cualquier persona, es un paso muy delicado que casi nunca se debe dar-

-lo sé director Dumbledore-dijo Úrsula apenada-y lamento habérselo dicho después de las elecciones, pero temía por Severus, no creo que haya estado en toda su capacidad mental-

-¡y qué crees tú!-dijo Sirius algo exaltado-¿Qué lo controlan con una especie de magia extraña?.... ¡eso no es posible!-

Dumbledore hizo un ruido con su garganta y todos quedaron en silencio, él se puso de pie y saco de su estante un gran libro color escarlata, lo abrió sobre su escritorio y todos se acercaron

-en realidad-comenzó mientras sacaba su barba ligeramente larga y gris del libro-si es posible, hay una serie de hechizos que pueden hacer ciertas cosas-

-¿hechizos?-dijo Lily

-¿qué hechizos?-dijo Úrsula muy intrigada

-estos hechizos fueron creados hace mucho tiempo, por magos oscuros y diabólicos, el fin de cada uno de estos hechizos es crear un beneficio para el mago, lamentablemente haciendo sufrir a todo el que este a su alrededor-dijo Dumbledore mientras ojeaba el libro y se detenía en una página determinada-

-entonces
-dijo James-¿están prohibidos? O algo así-

-aun peor-dijo Dumbledore-estos maleficios son absolutamente inutilizables
son
imperdonables-

Todos quedaron fríos, conocían tantos hechizos y embrujos, nunca pensaron encontrarse con algo así

- "Cruciatus"-comenzó a leer Dumbledore- El maleficio torturador, cuanto más disfrute de la tortura el mago que esté usando la maldición, más efectiva será-todos se ponían más y más nerviosos mientras Dumbledore proseguía- "Imperius"; El maleficio controlador-dijo mirando a Sirius-el mago que esté bajo esta maldición es controlado por el dueño de ésta, será como un muñeco
.y Finalmente, la más oscura e imperdonable de todas-Úrsula trago saliva- "Avada Kedavra"
.el maléfico
..asesino-Lily se tapo la boca de la impresión-causa la muerte instantáneamente sin lugar a usar magia para revertirla-

 

-es
horrible-dijo Lily

-más de lo que cree señorita Evans
perdón Potter-dijo Dumbledore para alzar los ánimos-pero deben tener mucho cuidado-

Y así Fue, esa misma noche mientras charlaba un mago misterioso apareció en el lugar, dijo llamarse Lord Voldemort y explico que él era el responsable de todo lo que había pasado con los muggles y los "sangre sucia", su objetivo principal era Dumbledore pero todos se enfrentaron a él en especial Lily y James. Úrsula defendió a Dumbledore mientras ellos lo enfrentaban, pero era muy poderoso, afortunadamente Dumbledore logro debilitarlo lo suficiente como para que se fuera pero ese fue un día que nunca olvidaron.

Unas semanas después de eso, Úrsula recibió una incómoda visita, algo que nunca pensó que pasara, Peter había vuelto y ella estaba dispuesta a evitarlo totalmente

-¡ya te dije que no!, por favor no insistas-decía ella mientras una vez más trataba de cerrarle la puerta en la cara

-dame una segunda oportunidad, por los viejos tiempos-dijo Peter

-¡jamás!-dijo ella-me costaste demasiado-

-vamos-insistió-no pienses que lo haces por mi...sino por James, Sirius y....-

-¡no te atrevas!-dijo ella furiosa-no vas a lograr convencerme con eso-

-por favor-Peter llego al punto de ponerse de rodillas-soy una vil rata y lo siento de verdad-

Úrsula lo miro de reojo, respiro profundo, no creía lo que iba a hacer, tal vez era la madurez, o tal vez estaba bajo el Imperius, pero de alguna manera ya no estaba tan enojada

-Peter-comenzó ella suspirando-ponte de pie

-¿sí?-dijo él mostrando sus desagradables dientes similares a los de una rata de verdad

-voy
a darte una segunda oportunidad-

-¿enserio?-

-bueno
no lo sé, pero algo me dice que debo hacerlo, tal vez sólo fueron cosas de niños-

-¿volvemos a ser mejores amigos?-

-mira-dijo ella-dejemos esto bien en claro, nunca y repito, nunca fuimos mejores amigos, tú no me agradabas, y por lo que paso era obvio que yo no te agravaba, así que comencemos bien esta vez
sólo amigos
¿de acuerdo?-

-bueno
se comienza por algo ¿no?-se dieron la mano y ese día los cinco Merodeadores se reunieron para celebrar su nueva alianza

Pero la alegría no duraría mucho
.Pasó así un año y las cosas se ponían cada vez peor, los toques de queda aumentaron y casi nada se podía hacer, los servidores del "Señor oscuro" como se le conocía ahora eran llamados "Los Mortífagos" y eran reconocidos por una marca que llevaban en el brazo, la familia Black estaba del lado de esta oscura secta lo cual no era bueno para los primos Black, Regulus integro los Mortifagos por un tiempo, hasta que trágicamente murió, para Úrsula y Sirius fue un duro golpe, al parecer para el resto de la familia no, fue como perder un soldado o algo así, uno más uno menos, no importaba, sólo importaba que los más fieles y los mejores seguían con vida.

Los merodeadores y Dumbledore siguieron su lucha contra los Mortifagos, pero solos no podían hacerlo, así que reunieron a un grupo de ex estudiantes de Hogwarts en los que confiaban inmensamente y crearon un grupo para proteger al mundo mágico de los Mortifagos, pero aun no era suficiente, todos estaban asustados, todos temían por su vida, todos a merced de Lord Voldemort
.

Prefacio 2:Memorias de Merodeadores - Fanfics de Harry Potter

Prefacio 2:Memorias de Merodeadores - Fanfics de Harry Potter

En el transcurso de las vacaciones, Sirius no puedo comprender porque su prima había abandonado a los Merodeadores, él no creía lo que ella había dicho ese

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-prefacio-2memorias-de-merodeadores-fanfics-de-harry-potter-3065-0.jpg

2023-02-27

 

Prefacio 2:Memorias de Merodeadores - Fanfics de Harry Potter
Prefacio 2:Memorias de Merodeadores - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/34350
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences