Querido Santa - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

_________________________________________________________________________________________

2 de Diciembre de 1971

Querido Santa:

Vaya, este año sí que se ha ido muy rápido, apenas y pareciera que la última carta que te escribí fue ayer, porque recuerdo muy bien lo que te pedí hace un año. Te pedí una muñeca, sí, yo la veía todos los días en el escaparate de la tienda de don Franco. Él era muy bueno conmigo, me decía que si me portaba bien me la regalaría para navidad, porque él ya tenia muchas de esas guardadas, decía que ya no se vendían, que ya habían pasado de moda, pero a mí no me importaba Santa, a mí me gustaba mucho esa muñeca, era de trapo ¿sabes? Ella era muy bonita, su cabello de rafia rojo estaba trenzado detrás de su cuello, y traía un hermoso vestido de fieltro amarillo y café con un listón atrás, y sus zapatillas las tenía costuradas al trapo. Pero ese mes Santa, a finales de diciembre, don Franco murió, y a Grisi, como ya había pensado en llamarle a mi muñeca, nunca la volví a ver, porque don Abelardo, un señor gordo y calvo, que siempre iba vestido de negro y con un gran portafolio al que nunca soltaba, convirtió la tienda de don Franco en sucursal de una de las jugueterías mas importantes del país. A mí, don Abelardo, nunca me dejó acercarme a ese lugar, y mucho menos entrar tan siquiera a mirar, porque yo siempre andaba sola y con mi ropa sucia y algo raída. Esa tienda era para ricos, y no para pobres como yo.

 

Pero eso ya quedó en el pasado Santa. Ahora, yo tengo algunas peticiones que quiero que me traigas esta navidad.

Primero, como me he portado muy bien estos últimos doce meses, y además voy bien en la escuela, quisiera pedirte una libreta nueva, porque la maestra que me tocó ahora marca mucha tarea y mi antiguo cuaderno ya se me gastó y por mientras la maestra me presta unas hojas, pero ella dice que ese material es de mis otros compañeros que les compraron sus papás y que no puede regalarme todas. También dice que soy muy aplicada, y a no ser por mi falta de recursos del material que tengo, podría llegar a ser sobresaliente.

Mi segunda petición es un poco más difícil, creo. Como no tuve mi muñeca el año pasado, y porque tú tampoco me trajiste nada creo que debería de tocarme doble regalo, ¿no crees? Bueno, también te pido que, si fuera posible que me trajeras algo para comer. Yo sé, que tú solo haces juguetes para niños, pero yo ya crecí, ya tengo siete, los cumplí hace un mes por cierto, y como ya soy niña grande, ya no me interesan mucho los juguetes. He aprendido a no ser más egoísta, porque ahora yo soy la que va a buscar la comida a los alrededores para mí y mi abuelita. Ella ahora está muy triste, creo que extraña a mi abuelito. Desde que él se fue, ella no se ha movido mucho de su aposento, ya ni habla, se limita solo a respirar y a masticar lo que puede con sus torpes dientes el pan tieso, que a veces con mucha suerte consigo; por eso ahora me aseguro de buscarle algo más suave como hierbas solo para ella, ya que a mí no me gustan mucho y me quedo con el pan, aunque sea muy difícil de tragar y conseguirlo de los botes de basura, o alguna otra cosa. Pero yo no veo que con eso sea feliz mi abuelita, creo que le haría bien, un buen baño de agua caliente, pero, ¿de dónde sacar agua, y sobre todo caliente? Mmm, creo que también te pido algo de agua.

 

También te pido que, ya que tu vuelas en el cielo, si de paso te encuentras con mi mamá y mi hermanito que tanto extraño. Desde que se fueron hace como dos años y medio no los he vuelto a ver. Recuerdo que una vez, don Franco me dijo que mi mamá se fue a trabajar al otro lado del mundo, muy lejos de aquí, y que no comprendía porque se había llevado a mi hermanito si eso le impediría desempeñarse bien en su nuevo trabajo, o que le dieran uno. También le había preguntado por mi papá, él aseguró nunca haberlo visto, y tampoco supo quién era ese desgraciado, como lo llamaba don Franco. A las dos semanas de eso, fue cuando mi abuelito murió. Blog quiniela

Y como ves Santa, eso es lo único que te pido este año, yo no veo que sea mucho, aunque lo que sí sería difícil, es, que le devuelvas la felicidad a don Abelardo, él si que se la pasa muy mal todo el año, nunca lo he visto sonreír. Yo he tratado muchas veces en hablar con él y hacerle entender que debería ser feliz, que así no atraería clientela para su tienda de juguetes, pero como ya te había dicho, siempre me saca a patadas de su tienda. ¿Por qué don Abelardo no es feliz, Santa? A él sólo le interesa hacer negocio con los papás de los niños que visitan la tienda. Aunque creo que por eso él está molesto, y creo que por tu culpa Santa. Don Abelardo no soporta que tú regales juguetes a los niños cada año, cuando él los tienes que vender. Qué gracioso.

Bueno Santa, creo ya ha llegado la hora de despedirme por este año. No se te vaya a olvidar lo que te pedí que me trajeras, como lo hiciste el año pasado, creí que habías muerto. Pero luego me enteré que sí llegaste a las casas de mis compañeros de la escuela, aunque solo fuera porque vi que llevaron sus regalos a la escuela, y no porque me lo hayan dicho, porque ellos siempre evitan cualquier tipo de contacto conmigo y no sé por qué Santa, creo que se merecen carbón este año, pero ciertamente, ya no soy egoísta y no me importa si les traes regalos o no. Pero para asegurarse de que esta vez sí te alcanza la noche para venir a traerme mis regalos, pasa primero por aquí que también les dejaré algo a ti y tus renos.

Hasta luego Santa.

Amelia.

P.D. Por favor, que ahora no le toque a mi abuelita irse, que me quedaré sola.

Amelia, cerró la carta y le selló con destino al Polo Norte, como le había enseñado su maestra. Posó la carta cerca de la ventana para que en la noche, el frío viento se la llevara. Amelia, arropó bien a su abuela que se había quedado dormida, extendió un petate en el suelo y miró la luna que se veía en la ventana y a las estrellas también, con la esperanza de que su carta -escrita casi todo un mes antes de Navidad-, llegara con tiempo a Santa y que pudiera pasar a entregarle sus regalos tan deseados. Pero lamentablemente, esa carta nunca llegaría al destino asignado por aquella pequeña niña, nunca llegaría a ese lugar donde sólo se debería ver blanco por donde sea, donde todo el año, en todas las estaciones nevaba, donde un señor gordo vestido de rojo y con una gran barba blanca junto con sus duendes, todo el año se dedicaban a fabricar juguetes para los niños que se portaban bien; por la simple y sencilla razón de que ni el Polo Norte, ni Santa Claus existían en su mundo.

____________________________________________________________________________________

en mi opinion es lo mas profundo qe he escrito, pero no lo quise hacer tan tragico.

comenten pliss!!! -.-

besos!!

C.E.I.F

P.D: FELIZ NAVIDAD!!! ;D

Querido Santa - Fanfics de Harry Potter

Querido Santa - Fanfics de Harry Potter

_________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-querido-santa-fanfics-de-harry-potter-3810-0.jpg

2023-02-27

 

Querido Santa - Fanfics de Harry Potter
Querido Santa - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/43981
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente