Recuérdame, Conquístame & Atrápame - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Capitulo 1

Que día mas lindo para tomar un delicioso café antes de ir a su largo día de trabajo. -Si, aquí estoy otro día mas, sin novio, sin mis amigos, pero totalmente tranquila- decía para si misma aquella chica sentada en, la hermosa cafetería muggle, que amaba y si le preguntaran el porque siempre iba a ese lugar antes y después del su largo día, tendría mas de una respuesta, en primero que casi nunca había gente, y normalmente iba gente mágica de padres muggles, otra porque tenia una vista hermosa de la ciudad, pero en especial, había dos razones aun mas grandes, la cafetería estaba en planta alta y en la planta baja, esta nada mas y nada menos que una hermosa florería y a un costado un consultorio dentista, que podría ser mejor que eso, tener el hermoso aroma de Flores, pasto, dentífrico, café y pasteles por la mañana, eso la tranquilizaba mas que nada, aunque aun así, un pequeño casi nulo sentimiento de soledad la invadían, como había cambiado, hacia 5 años que ya no estaba en Hogwarts, su cabello cambio era mas lindo, bueno a decir verdad ella había cambiado algunas cosas, su cuerpo tambien había tenido un drástico cambio y no se quejaba, se arreglaba un poco mas, pero lo que le molestaba era que no frecuentaba mucho a sus amigos solo a Ginny, que ahora estaba de lo mas feliz porque se acercaba su boda. Todos esos pensamientos que la invadían, fueron arruinados por un ruido que la saco de los mismos y roto para mirar el motivo del desorden en el lugar, una cabellera rubia se encontraba llegando, -Quiero, un café y el pay de todos los días- afirmo aquel chico con un tono, grosero, la chica solo miro la espalda del chico y rodó los ojos con desagrado, algo le recordaba esa escena - Malfoy - susurró para si misma, lo raro era que ese chico afirmaba que siempre asistía, y ella jamás lo había visto, no le dio importancia, se encogió de hombros, esperando nunca volvérselo a topar y que arruinara uno de esos días la tranquilidad que le proporcionaba el lugar, así lanzo un leve suspiro para dar el ultimo sorbo a su café y marcharse.

 

Camino, sin mirar atrás y sin darse cuanta que había logrado llamar la atención del joven arrogante. -Adiós, señor Thomas- se despidió, del hombre blanco regordete con una sonrisa, mientras caminaba entre las mesas abriéndose paso a la salida -Que tenga lindo día señorita- afirmo el mesero, quien llevaba el pedido del joven, mismo que no quitaba la mirada de la escena -Aquí tiene joven- afirmo el mesero, el chic sonrío y el mesero quedo totalmente extrañado -Gracias, puede irse- respondió sutilmente el chico, dando un sorbo a su café y disimulando una sonrisa torcida, quedo totalmente perdido en sus pensamientos.

Bajo, rápidamente las escaleras al notar que ya era algo tarde -Maldición las 7:40, tengo que llegar a tiempo- decía la chica en susurro -Que tenga lindo día señorita Granger- se despidió la dueña de la florería, una joven como de la misma edad de Hermione y con cabello lacio y obscuro hasta la cintura -Gracias, Kathy- se despidió rápidamente la castañay salio como una bala de lugar, sin antes dar un gran respiro para acaparar aquellos aromas que la volvían loca, por la tarde regresaría a la florería ya que Ginna, como ella le llamaba, quería especialmente arreglos muggles para su boda.

 

Después, de un largo día de trabajo, antes de regresar a casa, tenia que ver aquellas flores para los arreglos de su amiga -Ginny, es tan exigente- se dijo para si misma mientras caminaba por las calles de un hermoso Londres atardecido, al llegar a la esquina, el aroma invadió todos sus sentidos y cerro los ojos respirando así todo lo que pudo hasta que sus pulmones se hincharon, abrió la puerta de aquél lugar embozando una sonrisa tontamente. -Hola, señorita Granger- saludo la florista -Hola, de nuevo Kathy- le contesto Hermione mientras miraba un ramo de gerberas en la entrada

-Son hermosas- dijo la castaña con un brillo, diferente en sus ojos, y con una media sonrisa.

En la obscuridad de las calles un rubio de ojos grises, caminaba ya exhausto de un día agotador lleno de trabajo, miraba el suelo pero no perdía el maravilloso porte de su traje, deslumbrante todo un caballero, músculos marcados y una hermosa mirada, gris azulina, introdujo su mano por dentro del saco y con un movimiento desapareció en aquellas calles solitarias. Y de pronto reapareció, en la esquina de aquella cafetería, aun con la cabeza baja camino hasta llegar a la entrada "Bar-Café Petit", sin notarlo paso por un lado de una chica de cabellera castaña quien miraba, con ilusión un ramo de flores en aquella entrada -Buenas noches Señor- saludo Kathy la empleada, quien no podia dejar de mirarlo con un brillo en sus ojos, el solo movió la cabeza en forma de saludo sin notar lo que causaba en la joven, y subió por las pequeñas escaleras hacia la cafetería.

Después de un rato la castaña estaba cansada de ver tantas flores y no decidirse por ninguna, para aquellos arreglos de su exigente amiga -Sabes Kathy, necesito pensar los gustos de Ginna, y tomar un café para poderme decidir, ya cerraras?- pregunto la castaña algo apenada -Si , señorita, pero no se preocupe la esperare, yo aquí vivo ya lo sabe, usted podrá ver las flores en cuanto termine su café- afirmo Kathy con aire amable y una sonrisa -Gracias, Kathy que haría sin ti, subiré antes de que tu padre cierre- dijo la chica algo apurada, sacando su cartera del bolso -No se preocupe, mi padre tambien la esperara esto es bar recuerda, además aun hay gente- grito la chica mientras Hermione corría escaleras arriba. -¿Aun hay gente?- se pregunto al entrar y no ver a nadie, observo hacia el pequeño balcón del lugar y pudo ver una figura -"Señorita"- la voz hizo que se sobresaltara -Thomas, terminaras matándome de un susto- dijo sonriendo -Lo siento, ¿quiere algo de tomar?- pregunto el hombre amablemente -Oh! Gracias, por atenderme tan tarde- afirmo la chica -No es nada, que le parece si va a su mesa y ahora le llevo el café- dijo el señor mientras caminaba hacia la barra, Hermione seguía rebuscando entre su bolso y se coloco en la mesa de siempre, sin mirar aquel hombre que se encontraba en el lugar, tomo asiento y cerro los ojos al sentir un corriente de aire venir, y ahí estaba la mezcla de aromas que siempre la hacían sentirse totalmente relajada, movió la cabeza de lado y saco unos papeles que tenia en su bolso, para comenzar a ojearlos.

 

Había algo en ella que le parecía conocido, ese cabello enrulado, esa forma de leer ¿Quién era, esa chica que lo tenia pensando? Se preguntaba una y otra vez el ahora dudoso rubio, escucho unos pasos venir y se acomodo en su asiento, para no ser descubierto, siguió jugando con el anillo que tenia en su mano.

Sentía, una mirada pero claro que no era capaz de mirar atrás u preguntar si algo se le ofrecía, escucho los pasos del señor Thomas venir e hizo lo que siempre antes de que llegara su café, una costumbre extraña pero amaba ese aroma mezclados con el anochecer, respiro fuertemente, y cerro los ojos pero el viento le jugo una mala pasada, haciendo que la fragancia de aquel hombre inundara por completo todos su pulmones, haciéndola estremecerse, abriendo los ojos como platos -Por Merlín, y sus apóstoles, que olor tan, tan Maravilloso, en si supera al pasto recién cortado, las flores, el fresco del amanecer y el dentífrico, pero ese olor le era conocido, Dulce, fuerte, con personalidad, coraje y cobardía a la vez, tan dulce como el abrazo se un niño y tan fuerte como el mar, tan fresco como el viento de invierno y tan tibio y acogedor como una frazada tersa -Aquí tiene, señorita Granger- dijo Thomas con una sonrisa, pero aquella voz había retumbado en el lugar, solo dos personas, en un mismo lugar, aquellos cabellos que un día fueron enmarañados, aquellas manos que siempre estuvieron sosteniendo libros, esa forma de leer, todo y cada detalle solo pertenecía a una persona y el la conocía, la recordaba y lo peor había estado pensando en ella -La sangre sucia, la rata de biblioteca, la come libros- pronuncio en un susurro aquel rubio emblanquecido, la mano que sostenía su café, tembló levemente provocando que este cayera, llamando la atención de Hermione y Thomas - Señor Malfoy, se encuentra bien- pregunto Thomas, la castaña quedo pasmada, como si hubiera visto al mismísimo Voldemort regresar, el chico no respondió y ambos sabían quienes eran, porque les pasaba esto y ahora ambos recordaban.

Capítulo 2- ¿Merlín que tienes en mi contra?

El señor Thomas levanto rápidamente la taza, con algo de miedo y temblor en sus manos -Ahora le traigo otro café, señor Malfoy- afirmo el mesero, mientras caminaba rápidamente hacia la barra a preparar lo dicho. Hermione estaba en shock, sin mirar atrás y con las manos temblorosas, tomo el café y continuo releyendo los mismos papeles. El señor Thomas, llego con el café del chico -Aquí tiene señor Malfoy si necesita algo mas, solo llámeme- afirmo el hombre y se marcho a atender a los hombres que llegaban y se acomodaban en la barra. Sin mirar a la sorprendida castaña rompió el silencio -¿Y ahora, aras como que no me conoces?- pregunto el chico, esperando una respuesta, Hermione solo cerro los ojos con la esperanza de que no se dirigiera a ella, en verdad que aún odiaba a ese chico después de lo sucedido en los años del colegio. Con una sonrisa arrogante, el chico se puso de pie, tomo su café y camino hacia la mesa de la chica, quien ya lo esperaba con los ojos cerrados y manos temblorosas -¿Puedo sentarme, Granger?- pregunto el chico señalando el asiento frente a ella. Hermione, abrió los ojos pero ni siquiera lo miro, solo se dedico a seguir con su repaso -Lo tomare como un, Si- dijo el chico tomando asiento, frente a la ya enojada joven -Vamos, Granger no seas inmadura- dijo el chico dando un sorbo a su café, Hermione bajo lentamente los papeles que tenia en sus manos, dejándolos en la mesa y cruzo los brazos -Que quieres?, Seguirme molestando tambien después del colegio, ¿qué? ¿Tienes algún nuevo sobrenombre para mi? Que no sea Sangre sucia, come libros, rata de biblioteca, novia de pobretón, nosé algún otro.- decía la chica algo sobresaltada moviendo una mano de un lado a otro -Por Merlín Granger, no creo que te allá afectado tanto todo eso- respondió Draco, con la misma sonrisa arrogante que lo caracterizaba -¿Y si fue así, que diablos te importa?- respondio la castaña, con los ojos entrecerrados -Como haz cambiado, Granger nunca había notado que luces hermosa enojada- afirmo el chico con una sonrisa torcida, recargándose en el asiento con la mano izquierda bajo su costado derecho -¿Acaso, Intentas burlarte de mi?- pregunto la chica aun mas furiosa, -No, yo ya deje de ser inmaduro, además no me caracterizo por decir mentiras- dijo el rubio, dando el ultimo sorbo a su café para ponerse de pie, Hermione había quedado paralizada, sin habla, con los ojos como platos -Será mejor que me marche- dijo el chico mirando a Hermione, le sonrío y esta sintió que la sangre subía a sus mejillas, el chico saco un par de billetes y los coloco en la mesa -Yo invito, esta noche, no te vallas muy tarde Granger, después de todo eres mujer y cualquier cosa puede pasarte- afirmo el chico con una hermosa sonrisa y se marcho -Como si le importara que me pasé algo- afirmo la chica aun con una mezcla de sentimientos en su interior.

 

Después de 3 tazas de café, decidió bajar a escoger aquellas flores de su amiga, Kathy aun la esperaba -Perdona, la tardanza Kathy- se disculpo Hermione -No importa señorita Granger ¿ya sabe cuales llevara?- pregunto Kathy mientras Hermione, volvía a ver aquel hermoso ramo de flores en la entrada -En verdad le gustan las gerberas, ¿Porque no las lleva?- pregunto la morena -Quiero recibir unas y que sean especiales- dijo la rubia, con una sonrisa inocente y un brillo especial en sus ojos, como si fuera lo mas maravilloso que hubiera visto. Después de un rato Hermione se decidió por una flores maravillosas.

-Creo, que a su amiga le encantaran- afirmo Kathy -si eso es lo que espero y ambas rompieron a reír -Es hora de marcharme- afirmo la chica -Si, señorita tenga mucho cuidado ya es tarde-, Hermione asintió con una sonrisa y se despidió dejándole como encargo los arreglos para el fin de semana.

Mientras caminaba rumbo a su casa, pensaba en todo lo que tenia que hacer al día siguiente, bueno ese día, solo que al amanecer, camino despacio por las calles del antiguo Londres, estaba cansada y sin ánimos, pensando que era Viernes y el sábado seria la majestuosa boda de su mejor amiga, y aun no tenia un vestido que ponerse -Vaya, que inteligencia te cargas Herms, el vestido, no lo tienes- se reprimió a si misma por su olvidadiza memoria, y eso no era normal pero con tanto preparativo ayudando a su amiga se le había pasado, lo único que la ayudaba era que saldría temprano del trabajo y así podría buscar algún vestido que le acomodar por lo menos bien, así entre pensamientos llegó a su casa, con un extraño latir en la sienes no muy común -Que extraño, esto solo pasa cuando tengo algún disgusto- se dijo a si misma, colocando su bolso en la mesita de la recepción y masajeando circularmente sus sienes y entonces recordó -Malfoy, maldito huron, en que momento se le ocurrió a Merlín ponerte en mi camino- suspiro - Como si no fuese suficiente con tu recuerdo, ególatra- decía levantando aun mas la voz con ambas manos en la cabeza, caminando hacia la ducha.

 

Amaneció, el despertador lo anunciaba constantemente 5:30am -Ah! Maldito, sonido ensordecedor-, decía un chico de ojos grises furioso después de una noche de insomnio, camino a grandes zancadas hacia el baño y ahí se mojo la cara para después mirarse al espejo -Maldición! ¿Como no puedo dejar de pensar en esa sangre sucia?- se preguntaba para después pasar una de sus manos por su ahora cabello rubio -Creo, que solo fue la impresión de topármela- dijo al espejo y así se dirigió a tomar un baño.

La luz de algunos rayos que se dejaban ver entre las nubes grises, anunciaron su entrada por el ventanal, haciendo despertar a una castaña, Hermione se tallo los ojos y miro hacia la mesita de noche -Maldición!- exclamó -Las 7:20, no llegare- y rápidamente te puso de pie para darse una ducha -Ginevra te voy a matar, no mejor primero mato al huron, si que lo are retorcerse del dolor por arruinar mi maravillosa vida sera a ambos por mejor ya que no he podido dormir, de paso me llevare a Merlín por ser tan condenadamente malo conmigo- chillaba la castaña mientras tallaba su cabello rápidamente -Por Merlín Herms, tu nunca culpas a nadie por nada- seguía cubierta de jabón y comenzó a resbalar por su cara, mientras se enjabonada en cuerpo -Y que maravilla, hoy no podré ir a saborear el rico café, bueno tiene su punto a favor, no lo veré, eso es bueno- el jabón resbalo de su mano, como estando en contra de aquella afirmación -Ah! Merlín que tienes en mi contra?- preguntaba la chica mientras se agachaba a levantar a coger el jabón y ahí resbalo, dando un duro golpe en la espalda para que después el jabón rebotara y pegara en su frente -Auh! Espero sobrevivir a este ataque- decía la chica mientras a duras penas, trataba de levantarse.

Un maravilloso rubio, conducía por las misma calles de la mañana anterior, mientras iba sumido en sus pensamientos. Llegó a la cafetería y aparco frente a esta -Hola señor Malfoy, hoy viene temprano- saludo Kathy, con una sonrisa de ilusión -Buenos días, solo un poco- contesto el chico con un tono de superioridad, y así ingreso al lugar tomo asiento y si quererlo esperaba, no sabia que pero lo hacía, había llegado mas temprano de lo normal las 6:45 para ser exactos, pero ya era casi las 8:00 y tenia que trabajar, así que con un extraño sentimiento en su interior y algo irritado se puso de pie, pago la cuenta y salio de aquel lugar, en su hermoso auto negro.

 

La castaña, caminaba rápidamente con el cabello húmedo y algo desordenado por la humedad de la llovizna -Las 7:55, tengo que llegar- se decía la chica mientras comenzaba a correr por las calles, -Nunca, antes he llegado tarde al trabajo, este día no será la excepción- después de todo seguía siendo Hermione Granger, talvez mas tranquila, menos encerrada en su mundo, mas alegre, pero siempre iba a ser responsable, pero lo único que le faltaba, a dos cuadras del ministerio, se desato el agua, aunque traía sombrilla, nunca imagino que alguien en auto, tenia la misma prisa que ella y así fue totalmente mojada por aquel auto negro de lujo -Lo siento, Granger- grito un chico rubio por la ventanilla, dejando salir una enorme carcajada, que dejo a un castaña furiosa en la esquina -Maldito Huron- grito la chica -¿Merlín que tienes en mi contra?- preguntaba la chica mientras se sacudía aquella falda negra en tubo y el saco del mismo color.

Capitulo 3

¿Se había disculpado?

-Herms, ¿Qué te ha pasado?- pregunto una pelirroja, confundida -Vamos, a mi oficina- afirmo la castaña, que entraba furiosa al ministerio. Después de cerrar la puerta tras de si, de desplomo en su asiento, lanzando un suspiro y quedo sumida en sus pensamientos -¿Y ahora, vas a decirme que te pasa?- le pregunto una pelirroja sentada frente a ella, distrayéndose con un objeto en sus manos intentando parecer desinteresada. Dudo en contarle a su amiga lo que sucedía, suficiente tenia con al boda -Creo que no ha sido mi día, no he dormido bien- dijo rompiendo el silencio y poniéndose de pie -Supongo que, es la emoción de la boda- continuo, mientras buscaba algo en un cajón de su escritorio -Bueno, espero que te tranquilices amiga, sabes que todo esta muy bien- respondió la pelirroja con una sonrisa de oreja a oreja y con ojos soñadores, Hermione la miro y sonrío -Ginny, ¿pero que no deberías estar arreglando los últimos detalles?- exclamo la castaña, dejando a un lado los papeles -Claro Herms, he venido ha hablar con el ministro para entregarle la invitación, personalmente- contesto la colorada -¿el ministro ha vuelto?, pensé que vendría dentro de una semana- contesto la castaña, frunciendo el ceño -Al parecer ha regresado, para hacer un trato con una compañía importante, yo que se, algo así dijo Harry- exclamo la pelirroja, encogiendo los hombros -Bueno Herms, tengo que irme te espero por la mañana, en el gran salón para adornarlo - decia la colorada -Yo me encargaré de eso, Ginevra- respondió Hermione -Quiero que sea una sorpresa- la colorada dio unos brinquitos aplaudiendo y abrazo a su amiga, quien sonreía -sabes que te adoro, amiga eres la mejor, bueno tengo que irme, te veré mañana luciendo fabulosa- se despedía la colorada, mientras salía de la oficina de Hermione.

Y así se dio el medio día, y vaya que le quedaban cosas por hacer, recogió su escritorio -Señorita Granger- apareció el ministro -Señor Shacklebolt

 

- saludo Hermione -Necesito que pase a la oficina, señorita le presentare a un nuevo socio y compañero suyo, no le quitare mucho tiempo- afirmo el hombre -Si, señor solo guardo unas cosas y lo alcanzo- respondió la chica con una sonrisa, y el hombre salio por la puerta -¿Un nuevo compañero? Será del departamento de Cooperación Mágica Internacional ó a ocupar el lugar de Juez en el Tribunal de Wizengamot, talvez del cuidado de Azkaban- se preguntaba la chica una y otra vez mientras llegaba a la oficina del ministro.

-Potter, hacia tiempo que no te veía- saludaba un moreno, mientras que el castaño entraba a la oficina del ministro -Hola Blaise, ¿Como has estado?- saludaba Harry con una sonrisa -Muy bien, Harry, ya sabes trabajando para
-
Blaise fue interrumpido por el sonido de la puerta -Hola, perdonen la tardanza- saludo una castaña con los rulos bien formados y un traje negro que le sentaba perfectamente en sus curvas -Hermione- saludo, Harry con una sonrisa en los labios al ver a su mejor amiga, después de algunas semanas -Hola, Harry- saludo la chica con un abrazo -Señorita Granger, Señor Potter- dijo el ministro con voz autoritaria -Les presento al nuevo encargado de el Departamento de Cooperación Mágica Internacional -decia el ministro -Vaya que sorpresa Blaise- dijo un Harry emocionado, Hermione solo sonrío -Pero, como que encargado?- pregunto la chica -Si, es solo que yo trabaje solo vigilando que las cosas se hagan bien y según diga mi jefe- contesto el moreno mirando a la chica, profundamente -Oh! Ya entiendo- afirmo Hermione -Bueno espero que se lleven bien, y como ustedes dos son jefes de departamentos con los cuales, Blaise podría tener contacto decidí presentárselos, Ahora ya pueden marcharse- afirmo el hombre, despidiéndose de ellos con un saludo de mano y así cada uno salio de la oficina.

Los tres quedaron afuera del lugar, Hermione sonreía, después de un comentario que había hecho Blaise, mientras que Harry se ponía colorado -Y dime Harry, ¿ya te has casado con la chica Weasley?- pregunto, Blaise después de calmar su risa, ahora Hermione se echo a reir -No, la boda será mañana Blaise- respondio Harry asesinando a Hermione con la mirada -Y vaya que batallo tanto para decircelo- decia Hermione entre risas -Vamos Potter, no me digas que le temias mas que Voldemort- y todos comenzaron a reir -Ni te lo imaginas, de la manera en que se lo pidio yo atinó a que si- decia Hermione sosteniendose el estomago, Harry se ponia mas colorado -si quieres asistir estas cordialmente invitado, te mandare una lechuza esta tarde con la invitación- decia el ruborizado chico, para acabar con las risas de sus acompañantes -Oh! Potter que cordial de tu parte, pero ¿puedo llevar a alguien conmigo?- pregunto el moreno rascando su cabeza, Hermione estaba sorprendida -Claro!, puedes llevar a quien quieras!- afirmo Harry -Pero dinos, quien es la chica, Blaise- pregunto Harry, cruzando los brazos fingiendo interés -Pansy- afirmo el moreno, adquiriendo un color extraño en su rostro, Hermione se llevo una mano a la boca -Quien diría Blaise, que te quedarías con la novia de tu mejor amigo- decía Hermione algo anonadada -El, ya lo sabe, pero dudo que le importe, nunca la quiso- dijo Blaise, con un aire seco -Pero bueno, me queda mucho que hacer para mañana, mejor te daré la dirección ahora, Blaise- afirmo Harry sacando un papel de su maletín -Bueno yo me retiro chicos, soy la madrina y tengo que estar preparada- afirmo la castaña -Espera Granger, una pregunta- la detuvo el moreno -¿Te casaste con Weasley?- Hermione sintió que algo la ahogaba y Harry se quedo pasmado mirándola y entonces ambos comenzaron a reír -Claro, que no Blaise, el esta con Luna están comprometidos- dijo Hermione aun entre risas -Ah! Mira ahora todos están comprometidos- afirmo el moreno uniéndose a las risas -Creo que solo yo, NO- dijo Hermione y así se despidió con la mano.

 

Camino por las calles, hasta llegar al callejón Diagon para acudir a comprarse el vestido en Twilfitt y Tatting y así entro al lugar, observo algunos vestidos y los tomo para probárselos, claro por orden de Ginny tenia que ir de azul el de la ceremonia y otro, para la noche de baile -Disculpe ¿puedo pasar, a probarme estos vestidos?- pregunto la castaña amablemente -Claro, pase por aquí- dijo la empleada, Hermione entro a un curtito lleno de espejos un pequeño banquito y unas lucecitas brillantes en el suelo, y bastantes accesorios, se probo un hermoso vestido azul en corte imperio, que resaltaba su cintura, el vestido caía como seda, lucia hermoso, perfecto para alguien que no quería dejar verse en una fiesta a mitad de la noche entonces pero decidió ver como lucían los dos restantes, el segundo era aun mas hermoso tenia el adorno de un moño en el pecho y se veía hermoso igual con caída, al probárselo, noto que se veía diferente, por primera vez se sentía hermosa y así se lo llevo, al igual que un vestido corto

https://www.polyvore.com/hermsboda/set?id=20459602

para la fiesta por la noche, compro unos zapatos, un bolso, un abrigo para el anochecer, otro para el ministerio, y ropa para el trabajo. Corrían alrededor de las 4:00pm estaba exhausta de tantas compras, lo único a su favor era, que tendría que ir a ver los arreglos de flores y de paso tomaría un café hasta el anochecer.


Cruzo la calle y llego al lugar -Señorita, Granger que bueno que llega, quiero que vea como están quedando los arreglos- Hermione lanzo una sonrisa y corrió a seguir a la morena, que ahora la estiraba de la mano y ahí estaban aquellos adornos maravillosos https://www.imanualidades.com/wp-content/uploads/2009/08/centroblanco2t8fb3nm.jpg eran perfectos, para Ginny, lo serian mucho mas -Por Merlín, Kathy te has lucido, son
son
-
Hermione fue interrumpida -Son flores Granger, Flores con vidrio y algunos disparates más- decía un rubio platinado a sus espaldas, la castaña se sobresalto y Kathy los miro confundidos -Hola, señor Malfoy- saludo la chica pelinegra aún confundida -Bien, huron nadie ha pedido tu opinión y claro que se que son, No seas ridiculo, ni trates de ridiculizarme- decía una castaña enfrentándolo cara a cara -Vaya, si que has cambiado Granger, ahora eres mas valiente- decía el rubio, con una sonrisa torcida llena de arrogancia, sus manos en los bolsillos del pantalón y ese porte que lo caracterizaba, pero aun así ella lo seguía odiando con toda su alma, Hermione se roto hacia Kathy, dándole la espalda a Draco -Muchas Gracias Kathy, ¿puedes enviarlos mañana a la dirección que te di?- pregunto la castaña, aun con un tono molesto -Claro, señorita Granger, mañana los envío- Draco, sonreía sus espaldas, con una mano en la barbilla y la otra bajo el brazo, Hermione se roto y ni lo miro, camino hacia la salida, Draco movía la cabeza en forma de negación, con una sonrisa y aún en la misma postura -No debí mojarte esta mañana, Granger- afirmo el chico, pero ella siguió caminando, deteniéndose un poco, miro de reojo aquel ramo de Gerberas que tanto le gustaba, sonrío levemente, pero hizo caso omiso al, intento fallido de disculpa de Draco y salio del lugar, dejando aun rubio, algo molesto por no lograr su objetivo.

 

Así, llego a su casa y se dirigió a la cocina para prepararse algo, y asi lo hizo, preparo un delicioso pay de frambuesas su favorito, había tardado pero al fin termino, y ya era tarde al día siguiente seria la boda, y debía descansar, pero otra vez el huron estaba en su mente, ¿porque demonios ahora se lo tenia que encontrar en todos lados?. Entonces recordó -No debí mojarte esta mañana, Granger- Que había sido aquello, ¿una disculpa? ¿Se había disculpado? Se pregunto una y otra vez, dando vueltas en la cama, Claro que no Herms, la palabra "Lo siento" "Perdón" o alguna que tenga ese significado, no existe en el vocabulario del huron. Se quedo dormida pensando ¿Se había disculpado?

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Vaya estoy sorprendida nunca espere tener algun comentario, :') me siento muy feliz porfavor si pasan a leer dejen un minimo comentario, me sirve de mucho para saber que les agrado que les gustaria que hubiera, que no les gusto, letra forma de escribir lo que sea en verdad sus comentarios me interesan mucho...

Las adoro queridas LECTORAS"

Capitulo 4- La boda y el vacío

Se levanto de muy buen animo, en verdad había dormido muy bien y así se baño y se puso en marcha hacia el salón que tenia que adornar.

Mientras caminaba, quiso ir a tomar un café pero, tuvo miedo de toparse a algún rubio arrogante que le arruinaría el día así que prefirió ir directo a el lugar que tenia de tarea, valla que tenia mucho trabajo que hacer en aquel salón - jardín, puso mas flores de lo previsto, unas luces en el techo puestas con magia para la noche, en cuanto llegó Kathy con los adornos, se quedo maravillada aunque Hermione noto un cambio en los adornos que esta había hecho -He decidido cambiarlos, señorita Granger, espero no le moleste, me comento que a su amiga le encantaba la mezcla de olores entre la fruta y las flores, entonces decidí ponerlos así- comentaba la morena, algo temerosa -Creo que son, MARAVILLOSOS"- afirmo Hermione con ambas manos sostenidas en el pecho, en verdad que eran hermosos adornos, por un momento pensó como seria su boda, pero decidió seguir con su tarea y dejar de pensar tonterías, que por el momento no estaban a su alcancé.

 

Termino, alrededor de las 12:00 del medio día y decidió ir a terminar con su arreglo, a casa la fiesta comenzaría a las 5, así que tendría tiempo de comer algo o pasar a comprarlo y así llego a una pizzería muggle -Cual será su orden- pregunto un empleado, rubio de ojos marrones, por un momento un destello de ojos grises se cruzaron por su mente -Señorita, ¿cual será su orden?- pregunto el rubio otra vez, sacándola de sus pensamientos -Oh!" Lo siento, mmm
una pizza mediana de pepperoni para llevar, por favor-
afirmo la chica, algo ruborizada por la escena anterior, pago y recibió su nota -Estará en unos minutos, puede esperar por allá- le afirmo el rubio, y ella asintió con una sonrisa, mientras esperaba, se preguntaba una y otra vez porque había recordado a Malfoy -Señorita, aquí esta su pedido- dijo el empleado entregándole una caja cuadrangular y así llegó a su casa, así que puso la mesa y se sentó a disfrutar su deliciosa comida, disfrutaba a lo grande aquella comida, corrían alrededor de las 2 de la tarde así que dormiría una media hora, para después dar paso a su arreglo. Despues de comer camino con pesadez a su habitación, después de todo la tarde la esperaba para una gran fiesta y tenia que descansar, y así puso el despertador y cayo rendida ante Morfeo. El sonido del despertador la despertó y noto que eran ya las 3 de la tarde -Merlín, valla que he dormido- dijo entre un bostezo, así que se fue a dar un baño. Alrededor de las 4:30 estaba completamente lista, el hermoso vestido azul, una gargantilla hermosa el bolso y dentro ya había guardado lo que necesitaría para la fiesta en la noche, un hermoso, moño con un listón al frente adornaba su cabello https://bodaestilo.com/blog/wp-content/uploads/2008/09/peinados_de_novia_esther_rodriguez_.jpg y así se marcho a la fiesta.

Llego puntual, el lugar de la ceremonia no lo había adornado ella sino la señora Weasley, y noto que ya había varios invitados, pero no localizaba conocidos aún -Hermione- le saludo alguien y se roto para ver quien era -Luna, ¿como estas?- pregunto la castaña -Muy bien Hermione, te ves mas hermosa que nunca- le halagó la rubia -Que linda Luna, Tu tambien luces hermosa- afirmo la castaña dándole un abrazo a la rubia -Vaya! Que ambas se ven maravillosas- afirmo un pelirrojo a sus espaldas -Ron, cuanto tiempo- afirmo Hermione mientras se abalanzaba sobre el colorado -Tranquila Herms, que me terminaras matando- dijo el pelirrojo entre risas -Tu no cambias- afirmo la castaña, mientras deshacía su abrazo y sonreía, así entraron a la ceremonia. Pocos asistieron a la ceremonia de casamiento y la ceremonia termino, con hermoso beso de sus mejores amigos y el llanto de un Hagrid sensible y una madre pelirroja acompañada de la ahora señora Potter. Era hora de irse hacia el jardín-salón, muchos se fueron en autos otros solo desparecieron.

 

Hermione, entro al sanitario a vestirse y después desapareció.

Llego al lugar que había adornado con tanto cariño y empeño esa mañana, una colorada saltarina se abalanzo sobre ella - Amiga, eres la mejor, el lugar esta precioso, los adornos ni que decir, fruta y flores una mezcla perfecta, y ademas luces preciosa- decía la pelirroja mientras una mano la tomaba por la cintura -Muchas gracias Hermione, que linda te vez esta noche- le decía un castaño -De nada, Harry, en verdad les deseo toda la felicidad del mundo y gracias- decía Hermione con lagrimas en los ojos -Bueno, antes que lloremos todos, iremos a recibir a los invitados - Decia Ginny limpiandose las lagrimas que le rodaban por las mejillas -A no" ustedes se van a disfrutar la fiesta, yo soy la madrina y recibiré a los invitados- afirmo Hermione, mientras empujaba a la pareja adentro de la carpa, estaba obscureciendo y un aire mezclado con gotitas de agua, proveniente del mar que se ubicaba cerca, caían en su rostro, le encantaba esa brisa, un auto negro aparco frente a la entrada y una hermosa mujer de piel apiñonada y cabellera obscura, bajo de aquel auto algo conocido, entonces sintió el aire mas helado que Hogwarts en invierno al ver a aquel rubio de ojos grises, bajar detrás de ella -Hola, Hermione- saludo el chico, con una sonrisa, mientras se acomodaba el saco -Hermione?, me ha llamado Hermione?- se pregunto la chica, mientras tenia una mirada de sorpresa -Hola, Draco- saludo con la misma falsa cordialidad del rubio -Jade, ella es Hermione la mejor amiga de Potter y Ginny, Hermione ella es Jade mi prometida- presento Draco a su acompañante y Hermione quedo helada, sin palabras, por algún motivo lo que el rubio acababa de afirmar le dolía -Es un gusto Jade- afirmo Hermione con una sonrisa de dolor y felicidad a la vez -El gusto, es mío Hermione- dijo la morena tomando la mano de Hermione con una gran sonrisa -Pero, pase a disfrutar de la fiesta- decía Hermione, y Jade se adelanto -Claro, Granger la disfrutare- decía un Malfoy esa sonrisa engreída y se marcho.

Entro, en verdad no había visto el lugar desde que llego, estaba realmente hermoso https://www.pasiondeco.com/wp-content/uploads/2009/07/decoracionsalonesboda01.jpg , que decía, hermoso era poco para como lucia -Eres, Grande Granger- se afirmo a si misma con una sonrisa y acudió a la mesa de sus amigos.

La fiesta, estaba totalmente entrada en ambiente, Hermione se encontraba sentada, al no haber aceptado la invitación de Luna, Ron, Neville, Ginny, Harry, entre otros a la pista de baile, en verdad no le gustaba mucho bailar y se sentía cansada, y extraña, así que se puso su abrigo y decidió salir a caminar por la playa que se encontraba cerca.

No, pensaba, solo caminaba, sintiendo la arena en sus pies y la brisa del mar en el rostro, se detuvo un momento a observar el lo grande del mar, su profundidad, su hermosura y aun así ella era la única que lo contemplaba, en ese momento, sintió una mirada y roto la cabeza hacia atrás -Malfoy!- exclamo extrañada, ya que solo podía ver una silueta sentada en una roca pero resaltaba una cabellera rubia con la luna llena -Granger!- afirmo el en el mismo tono, de la chica -¿Que haces aquí?- pregunto la castaña sin moverse -Nada que te importe!- afirmo el chico -Tu, novia, pensara mal si te ve aquí- decía la chica, regresando a mirar el mar -Ella se ha ido, pero deberías largarte- afirmo el chico en tono seco, ella se roto a mirarlo de nuevo, el era quien observaba el mar, en forma tranquila entonces, camino de regreso a la fiesta, pero su voz la detuvo y sin mirarlo lo escucho -Que lastima, que ni ese hermoso vestido, te ayude a conseguir cariño, Granger, me temo que tendrás que darte cuenta que lo sangre sucia, no se te quita ni con un lindo vestido, maquillaje y un buen peinado, ni que hacer tendrás que quedarte sola o no me he dado cuenta, ¡Estas sola Granger! ¿Cierto?-decía el chico mientras la miraba con una sonrisa torcida, ella no exploto como de costumbre ahora se había caído, estaba en el suelo, pisoteada, aplastada casi desangrada, por unas simples palabras, entonces por primera vez reacciono de la manera menos esperada para ella y para Draco, lo miro con los ojos inundados -¿Porque, siempre me has querido arruinar la vida?- pregunto, pero sin querer obtener respuesta continuo y regreso su vista al mar -Pero si Malfoy, Estoy SOLA- el la miro, sorprendido - Y talvez vacía, tienes toda la razón- lo miro, con expresión de dolor, habia hablado casi en un susurro, una lagrima rodó por su rostro y siguió su camino hacia la fiesta, como siempre, tratando de contener las lagrimas, en cambio el había quedo helado, ella había aceptado su insulto y sin reclamar, solo así de fácil lo permitió, ella permitió ser desgarrada, aplastada y derrumbada, sin defenderse, y lo peor de todo el se sentía mal.

 

Llegando a la carpa, parecía completa, nada había pasado eso simulaba, la misma sonrisa, todo era igual en ella, ni duda alguna que por dentro estaba vacía, apunto de derrumbarse, y así se despidió de todos, con la simple escusa de que estaba cansada, salio de la carpa y ahí estaba el, mirándole, extrañado su entereza, la fuerza que tenia para soportar verlo a la cara y sonreír, como si nunca le hubiese dicho nada. -Granger, te llevo- dijo el chico, cuando ella ya caminaba hacia la salida, en verdad el rubio se sentía mal -No señor Malfoy, no quiero que su lujoso auto sea ensuciado por una sangre inmunda como yo- respondió la castaña, con una sonrisa -Que tenga linda noche- dijo la chica y desapareció ante sus ojos.

Llego a su casa, como siempre el lugar, silencioso, vacío, ni un misero sonido la acompañaba, fue a su habitación se quito el vestido desganada y solo se puso un largo camisón que le llegaba a los muslos, y decidió ir a comer algo, tomo un vaso de leche y un pay que había en el refrigerio, el sentimiento ya había pasado hasta que algo la detuvo, miro la mesa, mejor dicho observo con detalle, entonces su corazón se acelero, y ella apretó los ojos como si tuviera un gran dolor, un leve suspiro salio de su boca, entonces las lagrimas aprisionadas durante tanto tiempo mintiéndose, tratando de soportar, se dejaron salir sin piedad, la inundaron -Estas sola Hermione, sola y vacía- susurro, y entonces rompió en llanto, -siempre lo he sabido, mas nunca lo había querido ver, Maldito Huron, porque me atormentas, ¿porque, me recuerdas mi realidad?- se dijo en pensamientos, y así era, siempre creemos saber las cosas, pero en realidad no las entendemos, camino hacia su recamara para dormir un poco, pero no lo logro solo se sentó a mirar como la lluvia caía por el gran ventanal, entonces decidió asomarse a sentir esas gotas de lluvia en su cuerpo y en el balcón del ventanal se acurruco en medio de este, a esperar que la lluvia se llevara sus penas, si eso era una inmadures, pero ahora ya no importaba, quería que la lluvia llenara o se llevara los espacios de sus soledad de su vacío.

 

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Wow, este hasta ahora es de mis capitulos favoritos, demasiado intenso se puede decir, y bueno chicas ya vieron Malfoy esta comprometido :S pero bueno tendran que esperar para ver que pasa, me temo que el si fue muy duro con Hermi :'( admito que llore mientras lo escribia peroo bueno quiero agradecer sus coomentarios y a las nuevas lectoras, gracias de todo corazon seguire pasando a leer historias nuevas, si tienen alguna que recomendar [DRAMIONE] solo pongalo de cometario,

LAS AMO LECTORAS, GRACIAS POR ACEPTAR LA FIC"

 

 

 

Capitulo 5- Me las pagaras

Despertó, aun estaba obscuro, abrió los ojos lentamente, estaba completamente empapada, así que decidió ir a darse una ducha, se dio cuenta que el sueño ya no la aturdía, estaba mas despierta que nunca, así que se vistió, un shorts, unas zapatillas negras y un blasón que llegaba a sus caderas, el cabello recogido en un moño, cargo con un paraguas y enzima se puso un abrigo que le cubría hasta las rodillas siendo las 5:00am y salio directo hacia el lugar de su descanso.

Caminaba disfrutando de los hermosos y frescos olores que había por la mañana, adoraba que fuera domingo, podría descansar, todo el día, en la puerta del lugar suspiro -Hermoso- pensó y su sonrisa volvió, sintiendo todos esos olores que tanto amaba, que tanta paz y tranquilidad le devolvían a su vida, entro pero aun era muy temprano y Kathy aun no abría, supuso que estaba descansando así que subió escaleras arriba y se topo al señor Thomas, pidiendo lo mismo de siempre, este solo asintió, con una sonrisa, -¿Se encuentra bien, señorita Hermione?- pregunto el hombre -Si, porque lo pregunta Thomas- contesto la chica -Es solo que, ese brillo, esa esencia suya, ya no esta, pero, talvez sea solo mi imaginación- afirmo el señor y ella asintió con una sonrisa, dejando ver un aire de tristeza mientras el se marchaba, noto que el día seria diferente, al parecer estaba igual que ella, ya que el cielo gris que daba paso al amanecer, le demostraba que se aproximaba una tormenta, y así termino su café y camino por las calles, entonces la lluvia la alcanzo, agradeció haber llevado su abrigo, y un paraguas, para cubrirse del frío y la lluvia.

Haci, pasaron las semanas, no era la misma Hermione, pero ella le llamaba "Proceso de restauración" solo se arreglaba para acudir al ministerio, la mayoría de los días ya no tomaba café, seguía siendo muy eficiente, pero al salir del trabajo, caminaba sin aquella sonrisa, llegaba a su casa y se paseaba por esta con una taza de café, que ahora ella preparaba, cuando se aburría se sentaba en el balcón a observar a las personas y cuando no quería llegar a esta, caminaba lentamente por el callejón Diagon, tratando de esquivar la tienda de los Weasley, aunque no lo hacia seguido por miedo a que se topara con alguno de sus amigos ya que ante alguno de ellos o conocidos actuaba igual, pero la soledad era la única que sabia quien era realmente Hermione Jane Granger, y al final del día siempre agradecía no toparse a aquel rubio, de ojos grises que le hiciera darse cuanta de alguna otra realidad.

 

Ya hacían casi dos meses que no la veía, y ahora la culpabilidad lo torturaba de nuevo, en verdad nunca pensó ver a Granger llorar y mucho menos sentirse miserable por eso, recordó lo mal que la paso esa noche de la boda, no pudo pegar un ojo, a la siguiente semana todo se le olvido. Pero después, recordó que tenia que ir al ministerio en unas horas y vaya vendita memoria que tenia, que todo se le venia a la mente, aunque tenia que admitir, que le había encantado ver a la sangre sucia caer, después de todo ella tambien se las debía, de épocas escolares -Pero, vaya inmadures te cargas Malfoy- se reprocho a si mismo, en el espejo de su gran cuarto de baño, -¿Porque si la sangre ya no le importaba, le gustaba ver sufrir a Granger?- Si, esas cosas de la sangre, mestizos, muggles le parecían insignificantes, ya no estaban en esas épocas y el sobre todo hacia tratos con todo tipo de gente, porque le agradaba ver caer a la sabelotodo, unas manos recorrieron su espalda y su pecho, haciéndolo salir de sus pensamientos -Hola, Cariño- decía una morena, semidesnuda dueña de aquellas manos que lo rodeaban -¡Jade!- dio con una sonrisa torcida, pero el rubio volvió a sus pensamientos, que seguían rodeados de preguntas, que ni se inmuto con los roces de la chica, en sus espalda.

Por milésima vez, en la semana, Harry aparecía en su oficina -Hermione, ¿que te pasa?- preguntaba el chico dudoso, ya que su grandiosa amiga Ginevra, le había metido en la cabeza que Hermione tenia algo -Ginny, si que me conoce- decía la chica en sus pensamientos -Por milésima vez, No me pasa nada Harry!- afirmaba la chica, dejando unas cartas a un lado y mirando a su amigo con una sonrisa -Sabes, al principio creí que Ginny, exageraba, pero ahora que lo pensé, es cierto Hermione, ya no vas a cenar a nuestra casa, sales del ministerio como si alguien te estuviera siguiendo, Te siento, distante, fría, y bloqueada. No quieres salir a comer, estas ojerosa, mas delgada, te vez cansada, desvelada, hasta con dolor en el rostro si te observan bien, y me preocupa. Es mas hasta Ronald que es un distraído, lo ha notado,¿Quieres decirme que pasa?- dijo el chico tomando, la mano de la castaña sobre el escritorio, con esa mirada protectora que tenia hacia ella, pensó que rompería en llanto, pero pudo controlarse, casi dos meses, aprendiendo como controlarse en verdad aprendió como controlar sus sentimientos -Estoy bien Harry, te lo aseguro, no tienes que preocuparte- afirmo la chica, con una sonrisa, lo suficientemente convincente para que Harry desistiera -Muy bien, te creo, pero en verdad Hermione, si necesitas hablar con alguien no dudes en llamarme a mi o a Ginny, recuerda que no estas sola, ¿entiendes?- decía el chico mientras se encontraba parado en la puerta, ella asintió con una sonrisa el se la devolvió y salio de el lugar, a la castaña se le formo un nudo en la garganta al recordar la frase de su amigo -Recuerda que no estas sola, ¿entiendes?- pero entonces agacho la cabeza, y se dio cuenta que eso solo eran palabras, ¿porque?. Porque tenían que verla mal para acercarse, si Malfoy en un segundo había descubierto todo y no tenia años de conocerla. Apretó los ojos y lanzo un suspiro, entonces continuo con su trabajo, alguien toco la puerta -Adelante- exclamó la castaña sin levantar la vista -Hermione, mi jefe quiere verte- afirmo Blaise, que se encontraba ahí -Por favor, lleva todos los documentos recientes -Claro, ya lo tengo preparado desde hace días- afirmo la castaña con una sonrisa -Vaya, que eres eficiente, bueno te esperamos en la oficina del ministro- dijo el moreno y ella asintió.

 

Caminaba en dirección, ala oficina del ministro y por algún motivo, sin saber cual se sentía mal, nerviosa desorbitada, talvez porque no quiso salir a comer, pero ya estaba por llegar así que tomo una bocanada de aire y entro. Sintió morir, el cielo se le vino abajo, tanto esfuerzo por tratar de controlar sus sentimientos había sido en vano, y se habían derrumbado esas paredes solo con una silueta, trato de mantener lo poco que le quedaba de valor y saludo -Buenas Tardes- sus piernas flaquearon y su cuerpo se erizo, al tener la atención de cierto rubio y otros dos acompañantes. -Malfoy es el jefe de Blaise, vaya suerte la mía- penso para si misma -Señorita Granger, que bueno que ha llegado, ¿ha traído todas las actualizaciones?- pregunto el ministro -Claro señor aquí, están- afirmo la castaña, extendiéndole las carpetas de papeles, y así hablaron un rato sobre los sucesos actuales, Harry, Blaise y Draco, platicaban animadamente, mientras ella leía uno que otro papel -Señorita Granger, ¿tiene libre esta noche?- continuo el ministro -Claro señor, ¿necesita algo?- pregunto la chica y los asistentes se quedaron en silencio -Si, necesito que cheque unas nuevas leyes, que serán presentadas mañana si alguna de ellas no le parece, por favor no dude en anularla- afirmo el hombre -Perdone, que le deje este trabajo, pero tenemos una reunión con el

Wizengamot- afirmo el hombre mirando a Harry y a Malfoy -No se preocupe, yo me encargo- afirmo la chica con una sonrisa -Bien, es hora de irnos señores, Malfoy, Potter- decía el hombre y los tres salían seguidos por Blaise, mientras que Hermione tomaba los papeles -Bueno, Hermione te veo el lunes- afirmo el moreno y Hermione le despedía con un beso en la mejilla.

Caminaba, acompañado de dos hombres, y aun así se hundió en sus pensamientos -Esta, mas delgada, se ve desvelada, triste, cansada, es un "desastre", ahora entiendo porque no la he vuelto a ver en aquel café, se ha escondido, del mundo, ¿Que le ha pasado? ¿Tanto daño le hecho con mis palabras?, Esa sonrisa, esa mirada dulce, ya no esta, y la extraño, ¿Y...? ¿Y que diablos me importa, se lo merece, por
? La verdad no hay un motivo para merecer ser tan infeliz, Pero aun así, me da alegría que este así, no se porque se lo merece, pero si le esta pasando eso es por algo.
-Sonrío para sus adentros y continuo con la platica de sus acompañantes.

 

Por algún motivo, quería seguir trabajando, en verdad despejaba su mente, corría alrededor de la una de la mañana y ella aun estaba en el ministerio, que por supuesto se encontraba vacío, así como ella lo quería sin nadie que la viera, estaba a punto de irse, pero decidió quedarse ahí unos minutos sin moverse, sus ojos se cerraban, los días de desvelo le estaban cobrando factura en ese momento.

Un joven rubio, caminaba por los pasillos del ministerio, cansado de un largo día de trabajo y de una mas de las escenitas de su prometida -¿Como, puede ser tan, condenadamente, estresante, fastidiosa y caprichosa?¿Como una mujer asi puede ser mi prometida?- se preguntaba el rubio masajeando sus sienes, en ese momento, una cabellera castaña se asomo por una de las puertas, los zapatos de la misma ,resonaban en el pasillo en penumbras, una sonrisa en su rostro le hizo ver que podía descargar su coraje, pero antes observo a su presa, tan inocente, tan solitaria, tan distraída, tan condenadamente deseable por el hecho de ser prohibida, el quería ver el rostro de la chica estallar de rabia, quería divertidse un rato y que mejor que con la sangre sucia, una sangre sucia enojada. Una orgullosa sonrisa se dejo escapar -Granger- dijo el con la voz fuerte y melodiosa que lo caracterizaba, ella se roto, débilmente para descubrir quien le llamaba, y se detuvo en el pasillo, mientras el le alcanzaba, se puso frente a ella, y entonces lo reconoció -Malfoy- dijo casi en un susurro, y con voz cansada, el sonrío al notar que se divertiría mas, al hacerla estallar estando cansada, ella comenzó a caminar, con el a su lado -¿Con que sigues sola?, he!- pregunto el rubio, con una sonrisa de satisfacción -Malfoy, lo que se ve no se pregunta- afirmo la chica, mirándole a los ojos, el chico se sintió ofendido al quedarse sin palabras -Pues, creo que me tendré que acostumbrar, a mirarte así por un rato, no creo que alguien con un poco de cordura, sea capaz de enredarse contigo- afirmo el rubio escupiendo las palabras, y ambos llegaron a los elevadores, las puertas de uno de ellos se abrieron -Si se fijaron en ti, que eres un huron, engreído y mimado, yo tendré muchas más posibilidades- afirmo la chica, con toda la tranquilidad del mundo y sonrío, entrando al elevador -Desearías, tenerme a tu lado Granger- dijo el chico, con un aire de coraje y superioridad, mientras el elevador se cerraba -Ni en mis peores pesadillas, Huron- grito la chica dejando a un rubio completamente furioso -Maldita, sangre sucia, las pagaras- decía el chico descargando su furia con un golpe a las puertas del ascensor, ella le había terminado de fastidiar el día, con toda la tranquilidad del mundo.

------------------------------------------------------------------------------------

 

400 Lecturas :') en verdad no puedo ser mas FELIZ!

Espero que sigan comentando amo sus comentarios, en verdad que si, cualquier cosa que no les guste porfavor aganmelo saber, espero que esten bien bueno ya para irme les digo que seran alrededor de 10 a 15 capitulos, no me gusta darle mucha vuelta al asunto :D pero bueno cuidence

LAS AMO LECTORAS"

Capítulo 6- Engaño y Celos

Un castaño exhausto, caminaba por un bosque, a lo lejos una calida casa se dejo ver, godric's hollow, en verdad era un hermoso lugar, que aunque, le traía recuerdos, se sentía en su casa, después de tanto tiempo y ahora una hermosa pelirroja le esperaba ahí, ya era algo tarde así que abrió aquella puerta con cuidado para no despertar a su ahora esposa, la casa estaba en penumbras así que camino lentamente hasta llegar a su habitación, noto como la pelirroja se encontraba profundamente dormida, y sonrío al ver lo tierna que lucia dormida -solo cuando duerme- se dijo a si mismo y le causo una sonrisa ahogada, entro al cuarto de baño dispuesto a calmar su cansancio con el agua tibia, ni se detuvo a encender la luz, ya que por el ventanal la luna le dejaba ver lo suficiente.

Recostado en la tina, llena de espuma, con los ojos cerrados, descansando. Una pelirroja despertaba, al escuchar el agua caer, decidió dar un vistazo. Entro al baño con cautela, y vio a aquel castaño que la había echo suspirar por años, que durante su adolescencia, le había echo despertar pensamientos vergonzosos y que ahora era su esposo, se acerco lentamente para no provocar alguna reacción en el, saco su camisón de dormir, entonces el abrió los ojos, y ahí estaba, su mujer, su pelirroja, su sueño y deseo, se acomodo en la tina haciéndole un espacio a la pelirroja, quien estaba completamente sonrojada, el solo sintió su nerviosismo y sonrío al parecer aun no se acostumbraba a ser vista desnuda, ella tomo confianza y se introdujo en la bañera acurrucándose en el pecho de su esposo, ella hacia figuras en su pecho, el se estremecía y ni decir sus instintos naturales, ya pedían a gritos algo mas, ella se puso de pie y tomo una toalla, el la siguió, hacia afuera del cuarto de baño -Cariño- dijo el chico pero fue interrumpido por un beso, de la chica, que en el momento era dulce, pero comenzó a transformarse la apego lo mas que pudo a su cuerpo, en verdad que no podía vivir si aquella pelirroja, ella jugaba con el cabello mojado del castaño, mientras que el comenzaba a bajar sus besos, hacia su cuello y hombros, a la pelirroja le flaquearon las piernas, al sentir el chico recorrer sus espalda baja, después sintió un temblor al verlo a los ojos, el sonrío, después sus manos subieron, hasta sus senos y los masajeo lentamente, haciendo que la chica ya no tuviera control sobre si misma, caminaron lentamente hacia la cama, la deposito lentamente, la chica recorría con manos temblorosas los bien formados brazos de Harry, mientras el bajaba con sus besos desde su cuello hasta su vientre, en donde se detuvo, ella se estremeció al sentir su ausencia y abrió los ojos, entonces se acomodo sobre ella, y volvió a mirar aquellos ojos que la inundaban en un mar de sueños y deseos ella le sonrío, y el comenzó a besarla, pero una de sus manos, se atrevió a participar, con nerviosismo, desde el cuello del chico, arrastro uno de sus dedos hasta, sus partes intimas, y como dueña de aquel hombre reclamo lo que le pertenecía, comenzó a tocarlo, sin piedad haciendo que el chico, gimiera y se estremeciera con aquellos toques, el no se quedo atrás, en cuanto la chica dejo de jugar, deslizo sus manos hasta los muslos de la ya excitada pelirroja y se acomodo, entonces la hizo sufrir, primero sus manos masajeaban aquel lugar entre las piernas de la chica y después, sus dedos -Harry, por favor- dijo suplicante la chica con la voz entrecortada, el sonrío al haber obtenido venganza, entonces se coloco sobre ella y masajeo su masculinidad sobre ella, la besaba, con pasión, deseo pero sobre todo amor, acomodo las piernas de la chica, y esta sonrío para sus adentros, el momento había llegado, la miro a los ojos, y ella respondió la mirada, con ternura entonces, se unieron, en un beso el se había tragado aquel, sonido, excitante para sus oídos ahora había reclamado lo suyo, con el derecho de ser su esposo. -Te amo Ginny- le dijo cuando cayo a su lado, ella solo se abrazo a el, dándole a entender lo que ya sabia.

 

Sábado por la tarde, agradecía había salido del trabajo, y ahora ir arreglar las cosas con Jade, vaya que era complicado, la mujer era una terca y aparte berrinchuda, no le aviso que iría además la joven no salía de su casa si no era con el, entonces supuso que no tenia sentido, avisarle, condujo aun cansado, a la casa de la joven. Adoraba que no tenia, que tocar la puerta, ni esperar a que le abrieran, el podía entrar ya que los padres de la misma no estaban. Entro y recorrió el lugar, supuso que la chica estaba en su habitación, eso le saco una sonrisa, vaya que tenia suerte, y ganas, sobre todo "GANAS" sonrío orgulloso de sus pensamientos, sin dudarlo abrió la puerta de la habitación que se sabia de memoria, entonces deseo mil veces no haber tocado antes, o no haber entrado a aquél lugar, su corazón dio un vuelco, ya no supo de que si de rabia, dolor, tristeza, no lo supo ni lo quería saber -Draco- le llamo aquella voz, que algún día pensó que amaba -Puedo explicarlo- dijo la chica, con lagrimas en los ojos y cubierta por una sabana aun en la cama, apretó la quijada, los puños, y su cuerpo no reaccionaba y entonces se dio cuenta de aquel sentimiento "ORGULLO" eso le dolía porque en verdad, le daba lo mismo ella, -Explícaselo a mi madre, pero la pagaras, nadie juega con un Malfoy- dijo el chico dio un golpe a la puerta y la madera de esta se abrió -Olvídate, de nuestro compromiso, arpía- dijo el chico, y le arrojo el anillo en la cara -Espero que algún día esto te de pan y agua porque no veras nada de mi fortuna- y salio del lugar a grandes zancadas, al salir azoto la gran puerta, subió al auto y condujo sin sentido, se detuvo, frente a un parque a calmarse y coloco la frente en el volante y tomo aire. -Me engaño, mi madre tiene que saber que clase de arpía ha escogido, para mi- decía el chico mientras una lagrima de rabia bajaba por sus mejillas. Bajo del auto y comenzó a caminar, inundado en sus pensamientos, llego a un parque vacío, al parecer la lluvia se acercaba y los muggles habían huido, para no mojarse, se sentó en una banca frente a un lago, el frío comenzaba a pegar en el lugar, y algunas gotas de lluvia caían en su rostro, el ya no sentía, solo miraba a un hermoso cisne nadar, en el lago, ahí solitario, haciéndole compañía.

 

Sábado por la tarde, decidió salir aunque sabia que se avecinaba una lluvia, pero decidió ir por un chocolate caliente, ahí cerca de su casa -Por favor un chocolate
-
se detuvo, ya que otra voz había pedido lo mismo que ella, se roto a mirarle -Lo siento, soy un maleducado, primero las damas- dijo un chico de ojos verdes, y cabello ondulado obscuro, nariz respingada y unos hermosos labios rojizos, llevaba una gabardina hasta el cuello que lo hacia lucir mas misterioso e interesante, después del cumplido y la "corta" observación hacia el chico, sintió que sus mejillas se sonrojaban, y sonrío entonces el hablo ya que la chica no reaccionaba y el empleado los miraba con el ceño fruncido -Que sean dos vasos de chocolate caliente, y
-
se detuvo y la miro -Te gusta, el pay de
.-
pregunto el ojiverde -Frambuesa-, afirmo ella mirándole -Un pay de Frambuesa y otro de nuez- ordeno el chico, después se roto a mirarla y le sonrío, ahora les daban los pedidos -Gracias- decía la chica, mientras caminaba hacia afuera del lugar -Puedes pagarme- dijo el chico con una sonrisa, ella quedo atónita -Pero, con tu compañía- afirmo el chico y ella lo miro pensativa -Claro, no quiero tener deudas- afirmo la chica y ambos sonrieron -Me llamo, Marc Hooper- afirmo el chico -Soy Hermione Granger- dijo ella dando un sorbo al chocolate -Al parecer, hoy estoy de suerte- dijo el chico, mientras tomaba una pizca de pay -¿Porque lo dices?- pregunto la chica -Solo mírate, conocer a una dama tan linda- ella quedo congelada, al escucharlo -¿No sentamos a comer?-pregunto el chico, ella asintió, con una sonrisa. Platicaban entre risas, entonces comenzaron a jugar como dos pequeños, el estar con aquel chico la hacia olvidarse de sus vacíos y esas tonterías -Te atrapare Herms-, afirmaba el chico mientras corría tras ella -Inténtalo, Marc, solo inténtalo- afirmo la chica, rápidamente el la alcanzo la tomo por la cintura -Te lo dije, te atrape- afirmo el, recorriendo un mechón de su rostro, ella sonreía, mientras su respiración aun estaba agitada.

¿Que hacían ese par de tontos corriendo en el parque? Se preguntaba un rubio desde el otro lado de aquel lago, entonces debido a que la distancia no era mucha, se dio cuenta que el conocía aquella, cabellera castaña, formada de rulos -Granger- susurro para si mismo, mirando la escena que estaba a punto de suceder, su corazón se acelero y su respiración se tornaba agitada por algún motivo una extraña sensación recorrió su espalda y se apodero de su estomago, ¿que estaba pasando?.

La castaña, estaba mas que nerviosa, miraba aquellas lagunas verdes que estaban frente a ella, haciéndola hundirse sin piedad y su cuerpo, que decir de el hacia unos segundos había perdido todo control sobre el mismo, aquel chico la miraba como hace tiempo deseaba ser vista, aunque sintió algo mas en su mirada, no quiso darle importancia entonces, el bajo su mano hasta la espalda baja de la chica, ella se sintió extrañada, ahora no sentía cariño, era, era
¿DESEO? Abrió los ojos como platos cuando el chico tomo su trasero, quiso separarse y cuando estuvo, apunto de gritar la beso, con pasión, lujuria, deseo, todo menos amor. Un rubio reacciono, y corrió hacia aquella pareja, ella forcejeaba para soltarse del amarre, pero el la aprisionaba cada vez más, una fuerza la ayudo a salir del amarre y cayo al suelo, entonces lo vio caer, sangrando, -Si, te le vuelves a acercar, te mato- afirmo el rubio lleno de ira, mientras masajeaba sus nudillos -"LARGATE, SI NO QUIERES MORIR"- grito el rubio, señalando el camino con la mano, el ojiverde se levanto despavorido y huyo. El rubio se roto hacia la castaña tirada en el suelo, y le extendió la mano -Gracias- dijo ella mirando el suelo, el no la miro solo siguió su camino por donde había aparecido.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------

 LECTORAS GRACIAS POR TODO, LAS ADORO PORFAVOR COMENTEN! ESTE ES OTRO DE MIS CAPITULOS FAVORITOS :')

"QUE EMPIEZE EL DRAMA"

Capitulo 7- Sentimientos

Ella, lo miro irse -Vamos, Granger te llevare a tu casa- dijo el rubio sin rotarse a mirarla, ella levanto la mirada hacia el -No es necesario, vivo
-
fue interrumpida -Dije vámonos- afirmo el chico deteniéndose y mirar a un costado -Pero, en verdad
-
volvió a decir la chica siento interrumpida, Draco se roto por completo hacia ella, con cara de fastidio -Por Merlín, Granger, "Ya muévete"- expreso el chico, mientras caminaba para alcanzarla y estirarla de la muñeca.

Caminaron, juntos hacia el auto, Draco había dejado de estirarla y tenia las manos en los bolsillos, con la mirada en alto, Hermione caminaba de brazos cruzados, y mirando el suelo, ella rompió el silencio -Gracias Draco, no se que me hubiese pasado si no estas ahí- dijo la chica, y sintió un nudo en la garganta, al no obtener respuesta, pero claro que mas podía esperar, era Draco Malfoy, no aceptaba disculpas, arrogante, engreído, ególatra, estupido, fastidioso, no pedía disculpas, no daba explicaciones, pero si que las pedía, después recordó su casa, en verdad no quería volver a casa, a sentirse sola y con lo sucedido usada, y estupida, solo se había dedicado a mirarla de soslayo mientras ella estaba inundada de sus pensamientos, y el camino mas rápido hacia el auto que tenia enfrente, abrió la puerta del copiloto, y le dedico una mirada -¿Nos vamos?- pregunto el chico, ella levanto la mirada, y asintió, caminando a subirse.

Ella solo le había dado la dirección y el no pregunto mas, condujo por el camino correcto, mientras mas se acercaban ella sentía una fuerte presión en el pecho que iba en aumento conforme me acercaban, ella se roto a mirar, al chico miro su manos y noto algo extraño -Draco, tienes sangre en la mano- dijo la chica, algo asustada -No es nada Granger- respondió el chico secamente, y llegaron a su destino, ella miro la puerta de la casa, volteo a mirarlo, el frente del auto y de pronto abrió la puerta y se bajo del mismo, entonces apareció del lado del copiloto y le abrió la puerta, Hermione había quedado sorprendida, no conocía esa faceta de "Draco Malfoy Caballeroso" ella descendió del auto -Dra...- dijo la chica siendo interrumpida -He dicho que estoy bien, Granger- respondió el chico secamente y camino para volver al auto, Hermione apretó los ojos, tratando de contener, ese nudo en la garganta que estaba a punto de hacerla estallar, el se había marchado -No te vayas- dijo la chica en susurro y se sostuvo de la reja de su casa y dejo caer unas cuantas lagrimas, después entro, camino hacia la su habitación, como zombie, sin vida, sin parpadear, en su habitación se fue desnudando y se dio una larga ducha, pensando, en aquel rubio, que la hacia sentir tan mal y a la vez tan completa.

 

Ahí estaba, Draco Malfoy despues de curar su mano, hundido en la fascinante temperatura del agua, una copa de vino tinto, era su compañera y aunque no era de carne y hueso, por el momento le bastaba. Esa castaña, esos rulos, ese olor, esa mirada, -Maldito Merlín y su bola de ayudantes- pensó, que abría matado, a ese chico, que la toco, pero esa mirada asustadiza, lo había detenido, en aquel momento, jamás en su vida una mirada lo había estremecido. Ni que decir si se hubiera quedado en casa de ella, no quería tener algún contacto cercano, quería alejarse, no volver a verla, entonces, su rostro endureció, que le pasaba, por primera vez estaba confundido -Por Merlín, ¿Granger que tiene de especial?- dijo el chico, dejo el vino de lado y se sumergió en la tina, tratando de borrar ha la castaña de su mente, para después salir de la misma. Mientras se vestía una voz lo llamo desde afuera -Draco, hijo, podemos hablar- afirmaba su madre, afuera de la habitación -Ya bajo, madre- respondió el chico, y quedo pensando que hacia su madre despierta a esas horas.

Así, bajo al gran salón donde le esperaba una rubia muy parecida a el

-¿Pasa, algo madre?- pregunto el chico -Es lo mismo que te pregunto, hijo- respondió la mujer -Para ser, honesto, si, sabes
-
se acomodo en el sillón, y miro hacia el frente, con la copa de vino tinto, aun en mano - Pasa, que encontré a Jade, en su casa acostándose con otro hombre- la mujer, se roto a mirarlo, con los ojos como platos, y totalmente sorprendida, por la tranquilidad con al que su hijo, lo había dicho -¿Y estas, así de tranquilo?- pregunto la mujer, el solo sonrío hacia la nada y dio un sorbo a la copa -Me di cuenta que no la amo- dijo el chico, y miro a su madre, que aun estaba sorprendida, volvió la mirada al frente -¿Supongo que te las cobraste?, de no ser así no estarías tan tranquilo- pregunto la mujer -Digamos que no exactamente con ella- sonrío al recordar, al tipo de ojos verdes, del parque, totalmente asustado y sangrando -Entonces, ¿con quien?¿Con él?- pregunto la mujer, mirando que la sonrisa de su hijo se apagaba -Con, otro idiota que intento, tocar lo que me pertenece- apretó la quijada -¿Draco de que hablas?- pregunto su madre ahora confundida, el parpadeo tratando de comprender lo que había dicho -Draco, Draco, hijo- le llamo la mujer rubia -Madre- reacciono, el rotándose para mirarla -¿Cómo sabes cuando amas a alguien?- pregunto el chico, como cual adolescente confundido, Narcisa sonrió -Pues, veamos, te preocupa lo que haga o deje de hacer, hasta que si la lluvia le moja, si necesita, algo, si algo la o lo molesta, miras cada detalle de esa persona, no te importa como este vestida, como luzca, para ti siempre es perfecta, desearías que nunca le pasara nada, te pierdes en su mirada, su sonrisa, todo de ella te parece único, y cuando estas a su lado te sientes completo, los silencios, no importan se llenan con la presencia de ambos, el chico sonrío al recordar ese sentimiento, mientras la llevaba a casa, se complementan con ideas, sueños, ilusiones, es como la parte que te falta, la quieres por quien es, sea cual sean sus defectos o virtudes,- el chico se estremeció, sin querer aceptar que algo que todo eso sentía -Bueno, mama te estas poniendo algo cursi- el chico volteo a mirarla con una sonrisa su madre la correspondió de igual manera -¿De quien estas enamorado?- pregunto la mujer, el chico se sobresalto -De nadie, Por Merlín y se cerebro confuso, solo era una pregunta - afirmo el chico-Por supuesto- dijo la mujer en tono irónico -Después me lo dices, cuida que ya no toquen lo tuyo hijo- afirmo la mujer, poniéndose de pie y dirigiéndose a su habitación, dejando a un Draco Malfoy confundido, como Merlín y su cerebro.

 

Pasaron algunos meses, se acercaban las navidades, y no había visto al rubio, desde aquella vez en su casa, casi no lo recordaba con tanto trabajo, una que otra vez se topaba con Blaise, pero al parecer todos estaban ahogados, en papeles, leyes, rebeldes y muchas cosas mas, el ministro andaba echo un torbellino de arriba abajo, y ella salía hasta altas horas de la madrugada, al fin hoy era el ultimo día de trabajo, venían las vacaciones navideñas, el frío calaba hasta lo huesos, en las calles de Londres, sus amigos, pasarían las navidades en la madriguera, ella había mentido diciendo que iría con sus padres, pero en verdad solo quería estar sola, últimamente ya le agradaba la presencia de su sombra, cada noche antes de dormir, vivía antiguos recuerdos de Hogwarts, pero últimamente uno le resultaba interesante.

Ese día mientras trataba de zafarse, escucho unos pasos, una pequeña tranquilidad la inundo, esos pasos, llegaban tan llenos de furia, de coraje pero había algo mas, fue cuando una fuerza la ayudo a salir del amarre, solo un golpe y le vio caer al suelo, sangrando, -Si, te le vuelves a acercar, te mato- esa voz llena de pertenecía, de reclamo,-"LARGATE, SI NO QUIERES MORIR"- gritaba aquel rubio, ella se estremecía, sin entender sus sentimientos. El rubio se roto hacia ella, ahí tirada en el suelo, su cuerpo rogaba por un roce de su salvador, se odiaría si la miraba con desprecio, por confiarse entonces el extendió su mano, y lo sintió después de tanto tiempo, de peleas inmaduras y de odio, asco, desprecio vio como las pupilas del chico se dilataban, algo había sentido el tambien, y ella lo admitió, con simple acto el la había, alagado, ganado una parte de ella, y tal vez conquistado, recordó, esa mirada grisácea, que le estremeció el cuerpo, al darse cuenta que estaba preocupada, y furiosa a la vez -Gracias- lo único que puso salir de su boca ya que su cuerpo no reaccionaba, el no la miro solo siguió su camino, entonces sintió que todo había sido ilusión suya, la había dejado caer, claro el no dejaba de ser Draco Malfoy.

 

Sonrío tontamente, por aquel recuerdo ¿Por qué, había hecho aquello, ese día? Ella, se había ilusionado, ¿imagino que el tambien sintió lo mismo?

Se hacia miles de preguntas mientras caminaba por el callejón Diagon, de regreso a casa, se detuvo a observar, un hermoso ramo de gerberas, ¿que hacían ahí, esas flores muggles? Se pregunto la chica, una persona se detuvo a su lado -Pensé que estabas con tus padres, aquí tus amigos te verán- inmediatamente, su cuerpo reacciono, ese olor, lo había reconocido, mucho antes de escucharlo hablar -Ya se han marchado, y quería estar sola, por eso mentí- afirmo la chica, y le dedico una mirada, el hizo lo mismo, después miro las bolsas que cargaba la castaña -¿Qué cenaremos?- ella sonrío, y después el tomo las bolsas -Hace, frío, mi madre, fue a casa de la madre de Pansy, así que, no me viene tan mal tu compañía, además no se cocinar- dijo esto, la castaña sonrío, él comenzó a caminar, ella le alcanzo y caminaron, entre la nieve a casa de Hermione.

---------------------------------------------------------

Chicas gracias por sus comentarios, perdon por no actualizar ayer :S tengo examenes finales y trabajos bueno espero que les guste, solo 3 capitulos mas y el fin :( [si quieren mas capitulos diganlo porfavor]

Me voy

LAS ADORO LECTORAS

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=0d7ATLYNezM
Escuchenla desde el principio del capitulo

Capítulo 8 - Noche llena de ilusión

Gritillos, risas, carraspeados, música, cantos, un poco de todo inundaban la casa de los Potter, y los invitados aun no terminaban de llegar, el reloj marcaba las 9:00 del anochecer. Ginny se encontraba en la cocina en compañía de Luna y su madre, todas preparaban gustosas la cena, mientras Ron, Harry, el señor Weasley y George, reían en la sala de estar -Que lastima que Hermione no allá podido venir- decía Luna con un aire de tristeza -Si, pero además, creo que le ha de hacer daño, estar rodeada de parejas, tu sabes- decía una pelirroja mientras sacaba la cena del horno.

Mientras, un rubio conducía acompañado de una castaña, ¿Entonces no sabes cocinar?- preguntaba una castaña ahogando una carcajada y se acomodaba para mirarlo el la volteo a ver con aire molesto -¿Algún problema con eso Hermione?- le respondía el chico tratando de no comenzar a reír -En verdad que eres muy malo mara mentir, ¿acaso no eres mago?- y ambos explotaron en risas, minutos después aparcaron el auto, frente a la casa de la joven castaña, ambos entraron , Draco se había encargado de bajar las bolsas y ella de abrir la puerta, ahora ella le quitaba las bolsas y se dirigía a la cocina, el se quito el abrigo, lo coloco en el perchero y camino hacia la puerta por donde ella había desaparecido hacia unos segundos, se recargo en el marco de la puerta a observarla -¿En que te ayudare?- pregunto el que se encontraba recargado cruzado de brazos, ella se roto a mirarlo y sonrío, -yo lo preparare y cuando termine tu lo vigilaras- le respondió la castaña, el lanzo una bocanada de aire, entonces ello lo observo, se veía tan tranquilo, con el mismo aire engreído, pero dulce, el color negro de su camisa le sentaba perfecto, resaltaba sus ojos se veían mas profundos, su espalda ancha, sus brazos fuertes y marcados, desvío la mirada y comenzó a realizar la tarea de preparar la cena, el se acerco a la cubierta en el centro de la cocina tomo una manzana del frutero, y comenzó a comerla -Me entere que ya no te vas a casar- dijo la chica rompiendo el silencio, el levanto la mirada de la manzana para mirar de espaldas a la chica -Eso, ya no tiene importancia- dijo el chico y volvió su mirada a la manzana, ella se roto hacia el en busca de una plato, -¿Qué paso? - le pregunto, la castaña mirándolo a los ojos -He dicho que ya no importa Granger- respondió el chico levantando la voz -Ahora volvemos a los apellidos, y ahora que me llamaras sangre sucia, rata de biblioteca o algún otro que se e ocurra- respondió la chica -Me iré a dar una ducha, si te quieres ir, por lo menos espera que este lista la cena y te vas, es demasiada y no quiero que se desperdicie- afirmo la chica y subió a su habitación, lanzo un suspiro y se metió a la tina, salio lo mas rápido posible y se coloco un vestido muy sencillo pero lindo, en color beige con flores, acompañado de un lindo suéter negro, unas zapatilla rosas, cabello suelto con sus rulos poco marcados y acompañado de una flor que sentaba perfecto con las zapatillas.

 

https://www.polyvore.com/cena/set?id=20644887

Corrió escaleras abajo, esperando que la comida no se hubiera quemado, ya que sospechaba que el rubio se había marchado, entonces llego a la cocina y ahí estaba el chico, levitando la bandeja del horno, con el mandil puesto, y cara de confusión, ella sonrío al mirarlo, el bajo la bandeja a la cubierta, entonces la miro, y sonrío, se veían tan linda recargada con ambas manos en el marco de la puerta no supo porque pero sintió la necesidad de ir hasta ella y abrazarla, talvez besarla y si Merlín lo permitía, hasta hacerla suya, bueno talvez no seria la primera vez de la chica pero si la primera vez con el, por un momento sintió ansias de saber quien había sido el maldito que la había tocado por primera vez, lo envidiaba. Entonces recordó, los nervios y el miedo en el rostro de Hermione el día que aquel maldito la tocaba, era como si nunca hubiese estado en aquella situación, claro que no tardaría en averiguarlo, el vestido le sentaba perfecto, el largo del mismo era mas que maravilloso para dejar ver bien sus blanquecidas y bien formadas piernas, ella siempre lucia perfecta, por lo menos para el. -A mi tambien me gusta el vestido- dijo la chica con un rubor en el rostro, sacándolo de sus pensamientos, el embozo una sonrisa torcida por haber sido descubierto, se acerco a ella y respiro su olor, ahí a sus espaldas -Créeme que no te gusta tanto como a mi- susurro el rubio, en el oído de la castaña, que sintió sus corazón acelerarse, su cuerpo estremecer y su rubor aumentar, el tuvo que soportar las ganas de tocar a la castaña -Me iré a lavar las manos- dijo el rubio y se marcho al baño, ella se sostuvo de la cubierta para tratar de tranquilizarse, preparo rápidamente con ayuda de magia un pastel y lo metió al horno, para que fuera sorpresa, después preparo arroz con leche, https://recetasdecocinablog.com/wp-content/uploads/2008/04/arroz_leche.jpg algo que ella amaba, sirvió los platillos ya eran alrededor de las 11:00pm así que se dirigió al comedor, acomodo los platos una deliciosa cena, pollo a la cordón blue, puré de papa, spaghetti, vino tinto y blanco https://mascomida.com/wp-content/uploads/2009/08/recetasGourmetPolloALaCordonBlue.jpg

 

y espero a su acompañante -¿Qué demonios hace Draco?- Se preguntaba la chica, ya había tardado, en eso apareció, ambos comenzaron a cenar, platicaron entre risas, Draco se quedo sorprendido con el pastel, y Hermione le había manchado la nariz con el betún de chocolate el chico, tomo con su dedo un poco mas del que ella le había echado y corrió a seguirla, por toda la casa, sin pensar que ahora el actuaba como un niño pequeño.

Se encontraban disfrutando de un delicioso postre en casa de los Potter, cuando un pelirrojo, atrajo la atención de todos tomo la mano de una rubia que se encontraba a su lado, -Bueno, Familia, quiero darles una noticia- los miro a todos, y comenzó a sudar, pero aun así continuo -Luna y yo vamos a casarnos- afirmo el colorado, con una sonrisa, de inmediato todos comenzaron a felicitarlos y ambos chicos se sentían muy felices, pero un castaño fue el que llamo la atención de todos dando unos golpecitos a su copa -Muy bien, nosotros tambien tenemos una noticia, que darles- dijo Harry poniéndose de pie y mirando a su esposa -Ginny y yo tendremos un bebé- fueron inundados de felicitaciones, las lagrimas de la señora Weasley no tardaron en presentarse y así la noche buena estaba terminando, dando paso a una mágica navidad.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Me temo que tengo que actualizar mas rapido chicas, porque pronto me ire de vacaciones asi que tratare de subir de varios capitulos, owww no me gusta escribir asi siento que todo se vuelve sin sentido, como un capitulo sin sentido pero prometo seguir escribiendo mucho mejor, ya vieron, viene una boda, un bebe y que mas creen? oww mientras escribia este capitulo, escuchaba la cancion que deje al principio y le sentaba perfecto, bueno cuidence mucho porfavor comenten lo que no les gusta admito que con este capitulo me dio hambree :D FELICIDADES A ESPAÑA POR SE CAMPEÓN DEL MUNDO"

LAS AMO LECTORAS

Capitulo 9 - Una mala decisión

Hermione, había terminado, embarrada de pastel por toda la cara, y Draco tirado en el suelo, riendo como nunca en su vida, al ver a la pobre Hermione roja hasta la cabeza, y así pasaron el resto de la noche.

Ambos se encontraban, mirando el fuego de la chimenea, Hermione en el sillón recostada, y con algo de sueño después de haberse duchado, Draco sentado en el tapete cerca de los pies de la castaña y con los brazos apoyados en parte del sillón. -Creo que iré a dormir, ya son las 4- decía la castaña mientras bostezaba y esta a punto de ponerse de pie -Sígueme y te digo en que habitación dormirás- el chico se roto a mirarla, se encontraba sentada -Ni creas que dormiré contigo Granger, aun no tienes ese privilegio- dijo el chico embozando una sonrisa traviesa, ella lo miro rodando los ojos -Ya Malfoy, tu no cambias- continuo la chica y después de un leve suspiro se puso de pie, el la imito, -Bueno, que descanses, Granger- dijo el chico, mientras cerraba la puerta de la entrada, frente a una atónita castaña.

 

Así pasaron los días, Hermione y Draco se había encontrado hacia una semana, y la castaña completamente confundida, luchaba por obtener una explicación sobre aquel sentimiento que la inundaba cada que el chico se cruzaba por su camino.

Ahora en su oficina, encerrada luchando contra los nuevos demonios que jugaban con sus pensamientos, que tal vez podrían llamarse ojos de Draco, labios, manos, cabello, ropa
-Oh" Maldición,-
dijo la chica, sosteniendo con ambas manos su cabeza y poniéndose de pie totalmente frustrada -Basta!, Herms, basta!, lo viste la semana pasada, demonios nunca he sido tan distraída por algo o alguien como en este momento, solo son amigos Herms entiéndelo, aunque esa mirada te diga lo que tanto esperas escuchar solo son amigos
-
el sonido de la puerta interrumpió su auto regaño -Hermione, el ministro quiere verte- decía un moreno, que entraba a la oficina de la chica con un portafolio -¿Ya te vas, Blaise?- pregunto la castaña observando el portafolio del joven, -Si, ha venido Draco a ver algunos pendientes y dijo que me fuera- afirmo el joven, y Hermione sintió que el corazón le daba un vuelco de alegría -Oh" que bien, bueno gracias Blaise, ahora iré a ver al ministro, que tengas lindo fin de semana- decía la chica mientras ordenaba unos papeles en su escritorio, -Gracias, Hermione que descanses igual- se despidió el moreno saliendo del lugar dejando a una castaña con una sonrisa de oreja a oreja.

Se encontraba frente a la puerta del ministro, deseando terminar para correr a ver aquel rostro de sus sueños y martirios, toco la perta con cautela -Adelante- resonó una voz del otro lado de la puerta, la joven entro -Buenas noches señor ministro- saludo la castaña, con una sonrisa -Siéntese, señorita tengo que hablar con usted- afirmo el ministro acomodándose en su asiento, -Si, señor soy toda oídos- afirmo la chica tomando asiento frente al ministro -Señorita Granger, usted es una persona muy capacitada, eficiente, y trabajadora, sus trabajo esta muy estable en estos momentos, pero se me hace muy cruel de mi parte no presentarle nuevas oportunidades- la joven se sentía alagada -Ahora, me ha llamado Rapkins, el ministro de Bulgaria, hay un serio problema en

Durmstrang con las leyes, sobre los hijos de no-magos y usted es muy buena en eso señorita, pero no se si usted quiera aceptarlo ya que será por un tiempo indefinido -Señor yo,
.-
decía la chica completamente confundida -piénselo, por favor en verdad la necesitan ahora, -Lo siento, señor no creo que pueda hacerlo- afirmo la chica, algo decepcionada de sus decisión -Pero señorita Granger, jamás pensé una respuesta así de su parte, pero si es su elección, no me queda mas, así que veré si puedo encontrar a alguien capacitado -Yo, yo lo siento señor- decía la chica, poniéndose de pie -Entiendo, puede ir a continuar con su trabajo, al parecer tome una mala decisión al escogerla- la chica bajo la cabeza y salio de la oficina, se recargo en la puerta de la misma. No podría estar tanto tiempo lejos de sus amigos, pero en especial de el, sabia que todo se arruinaría si se, marchaba ahora, pensó para si misma suspiro y camino hacia el lugar donde se encontraba el causante de sus malas decisiones.

Llego, a aquella oficina, sonrío al ver la placa en la puerta -Departamento de Cooperación Mágica Internacional - Draco Malfoy- leyó, y planeo hacerle enojar al no tocar la puerta, vaya que al joven le saldrían canas verdes, y le repetiría una y otra vez, que si sus padres sangre sucia no le habían enseñado modales, sonrío para si misma al imaginar la reacción y abrió la puerta. La escena que se le presento a continuación, le borro la sonrisa por completo del rostro, un rubio frente a ella sostenía, con deseo una cabellera obscura, e introducía sus manos por debajo de la ropa de la chica, Hermione se tambaleo y choco con una mesa de la cual cayo un vaso de cristal y eso hizo, reaccionar a los dueños de la escena, entonces Hermione la reconoció era ella era, Astoria Greengrass [referencia de Jade, quien interpreta a Astoria Greengrass] Draco la observo con los ojos como platos, y la noca entre abierta -Lo siento- logro decir Hermione, sin que la voz se le quebrara aun, cerro la puerta de un golpe y sin pensarlo dos veces corrió por los pasillos, en cuanto Draco reacciono, salio por la puerta para seguirla hacia su oficina, pero sin saberlo Hermione ya estaba aun mas lejos de lo que el podría pensar.

 

Mientras tanto, una castaña corría en sentido contrario a lo que su corazón decía, pero ahora ya no había marcha atrás, la conquista de aquel rubio había terminado, la ilusión estaba arrastrándose en los suelos, y ella se estaba ahogando con las lagrimas que habitaban en el nudo de su garganta, pero tiene una tarea que hacer antes que derrumbarse, una tarea que terminara con sus martirios entonces llego, ahí estaba aquella placa, que le dio cierta tranquilidad -Kingsley Shacklebolt Ministro de Magia- toco la puerta con un temblor en sus manos -Adelante- pudo escuchar, la joven, que se encontraba como sin vida -Señorita Granger, ¿que le pasa?- pregunto el hombre, pero la joven hizo caso omiso a la pregunta -¿Cuando, me tengo que ir?- pregunto la joven -En dos días, y mañana descansara se pone en marcha el domingo-pregunto el hombre, intrigado por el aspecto de la joven -Creo que le hace falta conocer cosas diferentes- dijo el hombre y le sonrío -Tiene razón, espero los papeles por lechuza, ¿Me puedo ir en este momento a casa?, tengo algunas cosas que arreglar- pregunto la chica, con la ultima fuerza que le quedaba -Claro, señorita vaya y descanse, que le espera un gran cambio- afirmo el hombre sonriendo, la joven asintió y salio del lugar, para ponerse en marcha a su oficina y tomar sus cosas.

 

Agradeció no toparse a Malfoy, en todo el ministerio, es lo que mas amaba que el mismo siempre seria enorme, camino por las calles de Londres, sin prisa, la lluvia le mojaba, se confundía con sus lagrimas, entonces un auto se acerco a ella -Hermione- la llamo una persona desde adentro del auto, la castaña apretó los ojos y se quedo parada, apunto de llorar aun mas, al saber quien seria persona a la que pertenecía esa voz.

-¿Qué haces en medio de la lluvia?-le preguntaba aquella persona que descendía del auto, -Vamos sube te llevare a tu casa- la castaña no respondió, y sin decir palabra subió al auto.

Llego, a casa, solo se dio cuenta porque le ayudaban a bajar del mismo auto -Hermione, tenemos que hablar- la castaña afirmo y abrió la puerta de la casa dando paso, a su acompañante -Iré, por algo para abrigarte- la chica se sentó a mirar el fuego, dejando caer una que otra lagrima rebelde -Ven aquí,- afirmo la persona que se sentaba a su lado, entonces sintió el calido abrazo y volteo a mirar a su acompañante, sus lagunas verdes, le hicieron ver a la colorada preocupada, entonces se aferro a su abrazo, -Ginny, ¿por qué?- dijo la castaña abrazando a su amiga, con toda la fuerza que le quedaba y ahogándose en su propio llanto.

En cuanto se tranquilizo, decidió hablar -Fue, desde antes de tu boda, jamás pensé que lo volvería encontrar, ¿recuerdas el día que llegue empapada al ministerio?- la pelirroja asintió -fue esa vez que me lo encontré, el me baño de agua ese día, y desde entonces, Merlín ha sido muy cruel poniéndolo en mi camino,- y así comenzó la castaña contándole a su amiga todo lo sucedido, sin mencionar el nombre del sujeto, la colorada solo asentía y analizaba las reacciones de su amiga -siento haberles mentido en Navidad, ahora veo que he tomado malas decisiones, y por eso me iré, a comenzar algo nuevo, conocer cosas nuevas, y ya sabes- dijo la castaña, bajando su cabeza y torciendo la boca -Bueno, a todo esto antes de darte un consejo, ¿quien es el?- la castaña empalideció -Es, es Draco Malfoy- la colorada se puso de mil colores -Muy bien estoy de acuerdo que nunca ni jamás de los jamases los esperaba, espera que no se que decirte, solo déjame recuperarme del impacto -Hermione, no es por apoyarlo y se que tomaste una decisión, pero ni siquiera diste tiempo de que te explicara o algo- afirmo la pelirroja mientras se recobraba de la impresión -Pero Ginny, el ni siquiera me siguió, en ningún momento lo encontré de nuevo, en el ministerio, ni en mi oficina- afirmo la castaña, mirando al suelo -Yo me ilusione, el no siente nada por mi- una lagrima rodó por sus mejillas -Creo que Merlín tiene cosas nuevas para ti, amiga.

-Si, talvez un nuevo comienzo-. Afirmo la castaña mientras miraba el fuego de la chimenea.

-----------------------------------------------------------------------------

Perdon por no actualizar, :S me han de odiar :/ pero aqui esta de nuevo la novela, espero que les guste prometo actualizar igual que antes las quiero lectoras gracias por todo....:)

 

Capítulo 10- Un vacío

Por la mañana despertó, al parecer aun el sol no aparecía, miro su reloj en la mesa d e noche, marcaba las 4:30am -Creo, que no podrás dormir mas Herms- se decía la castaña a si misma mientras se ponía de pie, talló sus ojos con las manos y se introdujo en el baño, para darse una ducha.

Había pasado la mañana, preparando sus maletas, mientras se disponía a comer algo, un extraño sonido, en el ventanal de la sala la distrajo, y sucedía ir a investigar que sucedía, al llegar a esta observo a una lechuza con un gran sobre en el pico y parada sobre un gran paquete, y sonrió al verla que ni siquiera podía tocar, por el gran paquete que traía, así que abrió el gran ventanal y ayudo a la lechuza con el gran paquete, corrió a la cocina y regreso un tazón lleno de galletas, que le ofreció a la lechuza mientras se acomodaba para abrir el sobre y el paquete, abrió el sobre, y en la carta se leía:

Señorita Granger:

Le escribo para informarle que, tendrá que viajar en avión, el boleto se encuentra en la caja, junto con un pequeño detalle, por parte del ministerio por todo su trabajo, tambien le informo que su estancia en Bulgaria esta programada para un año, por lo menos, espero que le sea gratificante, en aspecto laboral, y personal, se le extrañara y su trabajo se encontrara en buenas manos, le esperamos de regreso, cuídese

Un abrazo.

Kingsley Shacklebolt

Ministro de Magia

Después de terminar de leer la carta, una sonrisa se formo en el rostro y se decidió a abrir el paquete que se encontraba a su costado, lo abrió rápidamente y dentro del mismo encontró un sobre, contenía un boleto de avión la partida seria, al día siguiente, a las 6:30am, y mas adentro 2 cajas una mas grande que la otra, abrió la mas pequeña contenía un juego de llaves y una nota

Señorita Granger:

Las llaves, son de su nuevo hogar en Bulgaria, disfrute la estancia.

Kingsley Shacklebolt

Ministro de Magia

La castaña, había quedado sorprendía en verdad que el ministro era una persona sorprendente cuando se lo proponía.

Había pasado todo el día preparando sus cosas, salio al callejón Diagon, para comprar algunos cambios nuevos, camino con mucho miedo esperando no encontrarse con un rubio y su novia pero ya estaba en casa de nuevo, y comenzaba a llover -Vaya día- dijo la castaña lanzando un suspiro y arrojándose al sillón totalmente exhausta. Después de un momento se puso de pie, y camino con pesadez a la cocina, preparo un chocolate caliente, ya que comenzaba a entrar aire helado con un poco de agua, por los ventanales, corrió a cerrarlos, y después tomo un abrigo del armario, en ese momento la puerta que daba al balcón se abrió de golpe, Hermione se sobresalto, entonces camino a cerrarla rápidamente y después bajo a terminar su chocolate, se recostó en el sofá y se quedo mirando el fuego de la chimenea como si fuera lo mas interesante del mundo.

Daba vueltas una y otra vez en su gran habitación, como león enjaulado, con aire preocupado, intrigado, o mas bien desilusionado, se detuvo de pronto y paso ambas manos por su cara recorriendo hasta su nuca, lanzo un suspiro y después se acerco al ventanal de su habitación, una lluvia terrible, hacia tiempo que no veía llover se esa manera, las ramas de un árbol raspaban el vidrio, de la ventana y se escuchaba como un chillido, el clima anunciaba algo que el no podía descifrar en ese momento, y así se quedo mirando la nada hundido en sus pensamientos. -¿Que, tengo que hacer?- se pregunto el rubio a si mismo.

 

No pudo dormir, toda la noche pensó si era la decisión correcta, pero como no encontró respuesta supuso que si era así, Ginny le llamo, la noche anterior diciéndole que pasaría por ella, en compañía de Harry, Ron y Luna, así que ahora los esperaba la llevarían al aeropuerto, escucho el claxon del auto de Harry y di una mirada a la casa antes de salir de la misma, entonces miro aquel sillón, -¿Como olvidar esa navidad?- se pregunto, y una lagrima corrió por su rostro, en ese momento entraron sus amigos a la casa, la castaña hizo un esfuerzo casi sobrenatural por no llorar y con una sonrisa, salio de la casa, dejando su triste pasado, esperando un futuro lleno de sorpresas.

Llegaron a el aeropuerto, Hermione organizo todo los papeles mientras sus amigos la esperaban para despedirse, eran las 5:30 faltaba solo una hora para el vuelo, así que Hermione decidió ir a desayunar, pero quería ir sola así que tenia que despedirse -Chicos, creo que tengo que ir a la sala ustedes deberían ir a desayunar- afirmo la castaña -Oh" Hermione, te voy a extrañar mucho, no vas a estar durante mi embarazo, ni en la boda de Luna y Ron- decía la colorada, que se encontraba abrazada a Hermione -Vamos Ginny, prometo escribirte seguido, y venir a visitarte en cuanto nazca el bebe y para la boda- afirmo la castaña, sin evitar que se le salieran unas lagrimas -Ginny, no le digas nada a nadie y en especial a Draco- le dijo la castaña en un susurro y la pelirroja solo asintió, después Hermione se despidió de sus dos mejores amigos. La colorada estaba llorando a cantaros, cuando Hermione ya se dirigía hacia la sala, Harry la consolaba, pero tambien unas lagrimas se hacían ver en sus lagunas color esmeralda, de Ron ni que decir que se encontraba igual o peor que Ginny, pero Luna lo abrazaba. Hermione a lo lejos agito su mano en forma de despedida, se quedo un momento parada, con la esperanza de que una mirada platinada apareciera, pero entonces reacciono y volvió a agitar su mano despidiéndose de sus amigos, y decidió no mirar atrás y continuar con su decisión, así camino hacia la sala, con los ojos cristalinos y el corazón destrozado.

Los cuatro amigos de la castaña, se dirigían a desayunar en un, Restaurant que se encontraba en el aeropuerto, -Ginny, escoge una mesa, iré a pagar, Ron y Luna va al baño- la colorada, sonrío y rodó los ojos, pero obedeció a su marido y camino entre las mesas, un hombre se puso de pie y choco con ella -Oh" Lo siento- dijo el joven, Ginny quedo en shock -Vaya, Ginevra ¿que haces aquí?- pregunto el rubio con el tono que lo caracterizaba -He venido a desayunar, Draco, ¿y tú?- pregunto la colorada, tratando de controlar sus nervios -Igual, solo que vine a dejar a Astoria y a su madre, y tu ¿a quien has venido a dejar? Nadie viene aquí a menos que este acompañando a alguien al aeropuerto- pregunto el rubio con una sonrisa torcida, y se cruzo de brazos esperando la respuesta, pero en eso apareció la pista mas grande, -Hola Draco,- saludo Harry poniéndose detrás de Ginny seguido de Ron y detrás Luna -Hola, Harry, Ronald, Luna- saludo el joven algo confundido -Vaya que han venido todos- decía el rubio mientras se ponía mas nervioso, algo no andaba bien, -¿Que te parece si desayunamos todos?- pregunto Harry -Claro, mira por halla hay una mesa mas grande- decía el rubio apuntando hacia una esquina del lugar.

 

Pasado un rato, todos comían alegremente, Ginny agradecía que el tema de Hermione no se había tocado, pero entonces Merlín se puso en su contra -Pasajeros de el vuelo 122 con destino a Bulgaria, favor de pasar a la sala A21- se escuchaba decir a una voz -¿Por cierto a quien han venido a dejar?- pregunto el rubio mientras se limpiaba con la servilleta -A HWERMWIONE- contesto Ron con la boca llena de comida, y nadie le entendió nada, Luna le dio un codazo para que dejara de hablar, todos estallaron en risas -¿Entonces?- pregunto Draco, algo le decía que debía preguntar, algo le decía que debía correr ¿pero hacia donde?, algo le hacia sentir como si no hubiera desayunado, algo le estaba creando un vacío. Un vacío que talvez jamás se volverá a llenar.

Una castaña, sentía como el avión despegaba, y agradecía estar sola en tres asientos, las lagrimas caían y ella las atrapaba con un pañuelo, pero estaba dispuesta a irse y llenar su vació.

La pelirroja levanto la cara y sonrío a Draco, ahí estaba la respuesta, el rubio tenia un aire extraño, la mirada de la colorada lo había estremecido, algo decía que no quería escuchar lo que la pelirroja estaba a punto de decir, Ginny dio un sorbo a su jugo de naranja y después, miro a Draco y sonrío, el la miraba expectante con una sonrisa -Hemos venido a despedir a Hermione, supongo que su avión se ha ido ya- afirmo la colorada, mirando la hora y le dirigió una amplia sonrisa a Draco, y volvió a dar un sorbo a su jugo, Draco, estaba en shock, sus ojos se había abierto por un segundo, pero intento no parecer sorprendido, aunque la colorada había captado toda la reacción del joven, y le pareció, dulce porque lo descubrió, Draco estaba destrozado.

Porque cuando el brillo se apaga, el cielo se nubla, la lluvia me quema, las lagrimas no ayudan, el estomago se encoge, el cerebro no piensa, el vacío crece, y es cuando se que tu no estas aquí.

-Chicos, Gracias por el desayuno, tengo que irme- dijo el rubio en cuanto se repuso. Nadie noto lo que había pasado, solo la pelirroja, que lo asesino, con un golpe directo al corazón. -Cuídate Draco, te vemos en el ministerio- afirmo Harry, mientras agitaba su manos y el rubio le regalaba una falsa sonrisa. Salio del Restaurant, y quiso saber a donde ir pero no pudo, así que se puso en marcha hacia su auto.

-Granger, Granger, Granger, Por Merlín, siempre haces estupideces- dio un golpe al volante, y recargo su cabeza en el mismo -Granger, Granger, No me puedes dejar así, con un vacío, yo soy el estupido- dijo el rubio, la lluvia comenzo a caer y acompaño sus lagrimas y dolor.

  Guias y Trucos tecnologicos

 

No estés lejos de mí un solo día, porque cómo,
porque, no sé decirlo, es largo el día,
y te estaré esperando como en las estaciones
cuando en alguna parte se durmieron los trenes.
No te vayas por una hora porque entonces
en esa hora se juntan las gotas del desvelo
y tal vez todo el humo que anda buscando casa
venga a matar aún mi corazón perdido.
Ay que no se quebrante tu silueta en la arena,
ay que no vuelen tus párpados en la ausencia:
no te vayas por un minuto, bienamada,
porque en ese minuto te habrás ido tan lejos
que yo cruzaré toda la tierra preguntando
si volverás o si me dejarás muriendo.

Una rubia, caminaba por un largo pasillo del ministerio, una sonrisa se hacia ver en su rostro -Luna- se escucho gritar al final del pasillo, la joven se roto, hacia la persona que la llamaba, y le sonrío abiertamente -Lavender, Tantos años sin vernos ¿Cómo estas? - pregunto la rubia -Muy bien Luna, la verdad me encontraba lejos de Londres, pero he vuelto- comento Brown con un tono engreído, Luna le dedico una sonrisa soñadora -Y dime Luna, has visto a Ron, Harry y "la pelo de arbusto" - pregunto la chica, embozando una sonrisa burlona -Vamos, no llames así a Herms - reclamo la rubia con un tono molesto -Claro, que la llamo así y de mil otras maneras, es una arpía, me quito a mi Ro-Ro- Ron- le gritaba Lavender a la rubia, con los puños apretados -Para tu información, Ron esta conmigo, ha y te cuento, que es mi prometido- afirmo la rubia, Lavender levanto un dedo señalándola, como para decirle algo, entonce le toco el hombro con el mismo, tres veces -Cuídate, mucho Lunática, porque si he vuelto, es para que Ron sea mío- amenazo Lavender y se dio media vuelta y camino a grandes zancadas hasta desaparecer, Luna se quedo ahí plantada llena de coraje, pensando en que seria capaz de hacer Lavender, para separarla de su amado.

La castaña, llego exhausta al aeropuerto de Bulgaria y para colmo, tenia que ir a dejar sus cosas y después presentarse en la oficina, agradecía que eran las 6:40am y entraba a las 9:30am, se preguntaba porque había tenido que viajar en avión siendo bruja, pero ya no le encontró sentido al seguir, pensando en eso, así que camino a la salida del aeropuerto y tomo un taxi para dirigirse a casa.

Una pelirroja caminaba, hacia su oficina en el ministerio, sin notar que un rubio la seguía a toda prisa, al fin llego en la entrada se Leia "Cuartel General de la Liga de Quidditch de Gran Bretaña e Irlanda." Directora - Ginevra Weasley, antes de entrar la pelirroja, sintió una presencia en su espalda, se roto a enfrentarlo, sabia exactamente de quien se trataba -"Draco"- dijo la colorada en forma de saludo -¿Podemos hablar?- pregunto el rubio, que tenia un aspecto terrible, muy diferente al que vio en la mañana, si ella conocía la palabra estaba "DESTROZADO" -Claro, pasa- dijo la chica y el joven obedeció, ella entro tras el, y cerro la puerta -Siéntate y dime ¿en puedo ayudarte?- pregunto la pelirroja mientras observaba unos papeles en su escritorio, el rubio tenia la cabeza baja -¿Granger volverá pronto?- pregunto el rubio, alzando la vista y con la voz temerosa, Ginny quedo asombrada jamás lo había visto tan expuesto, ella torció la boca y suspiro, negando levemente con la cabeza -No lo sé, ni siquiera se a donde fue, solo que por la cantidad de equipaje que llevaba, creo que no volverá pronto- respondió la colorada, mirándolo confundida, el se puso de pie, y comenzó a examinar el lugar, paso saliva antes de hablar -¿Sabes porque se fue?- pregunto el chico apretando los labios, Ginny lo vio a punto de quebrarse -No, creo que fue por trabajo- respondió la chica mirándolo, cada vez peor, como furioso con el mismo -Vamos, Ginevra, te lo ruego dime que te dijo- rogó el chico, con la mirada en el suelo -Por favor- agrego, volteando a mirarla, ella asintió -siéntate- le ordeno la pelirroja, el lo hizo, sostuvo sus manos en sus piernas y miro el suelo, escuchando atentamente -Hermione,- le dolió al rubio escuchar su nombre -fue llamada por el ministro, para ayudar a otro ministerio, no te diré a donde porque ella me lo pidió- Draco apretó los puños -ella no acepto- Draco levanto la mirada y cuando estaba a punto de hablar, la pelirroja continuo -Pero, cuando se dirigió a ver el motivo por el cual rechazaba la oferta, lo encontró besándose con otra, entonces la decisión cambio, y ahora se fue- el joven quedo en silencio -Si, fuera tu, me olvidaría de ella, Draco, sabes dudo que vuelva, la conozco, además eres prometido de Astoria Greengrass- el rubio la miro sorprendido -Como..?'- la colorada hablo -Salio en el "Profeta" esta mañana- el rubio lanzo un resoplido -Gracias, Ginevra- dijo mientras se ponía de pie y salía de la oficina, como si no pasara nada; pero Ginny sabia que el estaba destrozado.

 

El lugar era hermoso, para ella era perfecto, elegante, espacioso, calido y con un hermoso olor a pasto, su reloj marcaba las 8:30am así que camino hacia el ministerio, quedaba a unas cuantas cuadras, de paso, llego por un café y después siguió su camino

Al llego al ministerio de Bulgaria -Pensé que era mas lejos- afirmo la castaña ya que daban las 8:53am -solo tarde 23 minutos y me detuve a comprar café, esto es increíble- dijo y formaba una sonrisa en su rostro. La castaña, fue muy bien recibida, el ministro inmediatamente le dio la bienvenida, al igual que sus compañeros, le informaron que el viernes darían una fiesta en honor a su llegada, y ella se sintió maravillada, así comenzaron a pasar los días para la castaña, su concentración por las mañanas era maravillosa, pero por las noches eran puros tormentos e insomnio, aquella escena con la que la despidió el rubio, jamás la olvidaría.

Jueves, si era jueves, las 2 de la mañana por así decirlo, en verdad cansaba ,as estar acostado sin poder dormir, desde las 10pm se había ido a "DESCANSAR", tenia que admitir que no se veía del todo mal, solo eran unas ojeras terribles, una falta de brillo en sus ojos, y algo mas bajo de peso -¿No es mucho verdad?- se pregunto a si mismo, mientras se mojaba la cara y se miraba al espejo por 5ta vez o era la 7ma, ya no lo recordaba y le daba lo mismo. Tomo un vaso de whisky y lo bebió como agua, sentía una opresión en el pecho, cuantos días tenia que quería llorar, para el las horas eran días, así que perdió la cuenta, miro una mesita a su espalda, un pequeño pay, yacía ahí, su madre lo había dejado, mientras se duchaba, como ama a su madre, la primer mujer mas maravillosa que existe en su vida, tomo el pay, le dio una mordida y un pedazo del mismo, cayo en su camisa de la bata, los recuerdos no tardaron en surgir.

 

[Flash-Back]

Ella, había caminado a la cocina, el la observo extrañado -¿Que hace Granger?- se pregunto a si mismo, entonces apareció con un pastel en manos, lo dejo sorprendió y mientras lo observaba, ella lo embarro de pastel por toda la nariz, el tomo un poco mas del que ella le había embarrado -La pagaras, Hermione- dicho esto ella se había echado a correr por toda la casa seguida de el, importándole poco verse como un niño pequeño. Moria de la risa, al ver como logro llenar la cara de la castaña de pastel y después esta se ponía roja hasta la coronilla, después pasaron el resto de la noche, platicando

El rubio se apretó en el centro de los ojos, para evitar las lagrimas, y lo logro recordando la escena una y otra vez al fin estaba dormido.

Al fin viernes, salía del ministerio, pero una voz la detuvo -¿Hermione?- se paro en seco y se roto a ver a la persona que la llamaba, lo miro ceñuda -¿Viktor?- contesto la chica, confusa -"Hermione"- la castaña corrió, para abrazarle, el chico la elevo y la abrazo, hacia tiempo que no se veían -Me voy enterando que estabas aquí- dijo el chico -Yo, no tenia la menor idea que trabajabas en el ministerio- afirmo la castaña -Si ,aquí trabajo, solo que salí por unos asuntos del Quidditch -Oh" ¿Trabajas en el departamento de juegos mágicos?- pregunto la chica -Bueno aquí no hay tantos departamentos, como en Londres ni como los de Hogwarts pero, si algo así- respondió el chico con una sonrisa, -¿Supongo que te veré esta noche en tu fiesta de bienvenida?- pregunto el chico a la castaña -Claro, Viktor te veo por la noche- dicho esto la castaña, tomo camino a su casa.

Una hora faltaban para, la fiesta la castaña se arreglaba el cabello, no quería llamar la atención en aquella fiesta, así que busco su peor vestido y le puso algunos accesorios, unas zapatillas y un pequeño bolso, su cabello agarrado en un moño, de esa forma, salio de su casa para llegar al lugar donde seria su bienvenida. https://www.polyvore.com/cgi/profile?id=1417134

Mientras caminaba no dejaba de pensar en Viktor, hacia tanto sin verle, -como cambio- afirmo la chica en sus pensamientos y sonrío tontamente, ahora que pasaría, ¿se recuperaría del dolor causado por el chico de la mirada platinada? Solo Merlín lo sabia, ella estaba dispuesta a olvidar o al menos eso quería.

Un pelirrojo salía del ministerio, y caminaba entre las calles buscando una salida, sin darse cuenta que de la acera de enfrente ya lo esperaban, mientras caminaba, un brazo lo detuvo, rodeándole desde la espalda, hasta el pecho con una abrazo -Ro-Ro- le susurraba al oído, el pelirrojo se estremeció y re roto para toparse con la persona que ya había identificado -Lavender- dijo el chico, en forma de saludo -Tanto tiempo- dijo la chica, -y como has cambiado - afirmo mirándolo de arriba abajo, mordiéndose el labio, Ron se sintió extrañado ante la actitud de la chica y frunció el ceño, la joven observo, la mano izquierda del chico y comprobó lo que la Lunática le había dicho, estaba comprometido Ron lo noto y sonrío al recordar, la dulce cara de su prometida -Lo prohibido es lo mas tentador- afirmó Brown descaradamente -Después tendremos otro encuentro, Ronald- le susurro la chica, y este sintió flaquear ante el contacto de la boca de la chica con su oreja, ella desapareció entre la noche y el suspiro aliviado, rogando a Merlín no volvérsela a encontrar.

 

 

-----------------------------------------------------------

 Hola Queridas lectoras, el capitulo me gusto, peroo tiene algo de aburrido :/ pondre sonetos que queden con el capitulo, no en todos pero si donde encuentre un que sienté perfecto, me gusto ese es como lo que le pasa a Draco ahora que Herms no esta, bueno escribi un ONE-SHOT, si pueden pasar a leerlo y comentar lo asqueroso que quedo se los agardeceria asi puedo ir mejorando...

LAS AMO LECTORAS

Capítulo 12 - A la Normalidad

Si sabes que mi amor jamás olvida
que no puedo vivir lejos de ti
dime que en el sendero de la vida
alguna vez te acordarás de mí.

 

Ahí, estaba la castaña siendo bienvenida por todo el mundo, algunos que la apoyaban en el ministerio, el ministro Rapkins, y muchos otros, la saludaban, y desaparecían entre la multitud, pero él no aparecía, así que decidió, sentarse y tomar alguna bebida, no estaba acostumbrada a tomar alcohol así que pidió, una cerveza de mantequilla y tomo asiento el la barra, -Aquí tiene señorita- afirmo el hombre de la barra, que le entregaba la bebida -Gracias- dijo la castaña, en ese momento una voz muy conocida para ella y anhelada en esos momentos apareció -Un whisky de fuego, por favor- afirmo el moreno que se sentaba junto a ella, regalándole una impresionante sonrisa -Luces preciosa, esta noche Hermione- le halago el joven, logrando que sus mejillas tomaran un brillante color carmín -Te daré las gracias, aunque se que no es verdad, Viktor- afirmo la castaña aun ruborizada -Para mi, siempre luces preciosa, así que no me vengas con que te ves mal- respondió el chico mientras le acomodaba un mechón de cabello, y alcanzaba el trago de whisky -¿Acaso, esto significa algo? No Hermione, Por Merlín!" no te hagas ilusiones, Viktor siempre ha sido un caballero- se debatía la castaña, entre sus pensamientos y las descargas eléctricas que le había producido el contacto del chico en su cabello, después del bochorno mantuvieron una agradable conversación.

Un pelirrojo camina, por un camino lleno de arbustos, que con el viento danzan y forman diferentes sombras, Ron se siente extraño, una sensación de peligro invade su cuerpo, -¿Qué abra querido decir Lavender?- se preguntaba Ron, mientras caminaba hacia la madriguera.

 

-Hola, Hijo como te ha ido?- pregunto una señora, casi idéntica al joven -Muy bien, Madre, un poco estresante, ya sabes"- comento el chico mientras cerraba la puerta tras de sí -Ya esta lista la cena, Ronald, ¿Quieres cenar conmigo? Tu padre llegara tarde, Bill y Fleur han salido, estoy sólo contigo hijo- pregunto Molly, acariciando el rostro de su hijo -Te acompañare, Madre pero aunque no tengo mucha hambre- respondió el chico con desgano -Vaya, que Luna te tiene hechizado, cariño- afirmo la mujer con una picara sonrisa -Ni lo digas- menciono el muchacho, mientras sonreía tontamente -Es una chica maravillosa- decía la mujer mientras servia la cena -Si, es la chica mas perfecta y nada me separara de ella- afirmo el pelirrojo hundido en sus pensamientos.

La fiesta, daba por terminado, ahora se despedía de todos los invitados, algunos ebrios, otros sonrientes, otros normales -Muchas Gracias, Señor Rapkins, fue una fiesta maravillosa- agradecía la chica, al hombre sonriente que con ayuda de dos mas se sostenía en pie -Ha-ssda eld -hup- Dun-nes- dijo el hombre y desapareció con sus acompañantes, la castaña estallo a carcajadas, junto con su acompañante, ambos se tomaban de las barrigas, causado del dolor por la risa -Vamos, Hermione, te acompañare a casa- dijo, el chico que se encontraba a su lado -Gracias Viktor, eres muy amable- respondió la castaña y caminaron en silencio hasta la casa de la chica.

-Maldición, Maldición, Merlín"- exclamaba un chico, dando vueltas en una habitación

-¿3:40AM?- se pregunto después de mirar el reloj, se acomodo en la orilla de la cama -Dime, Granger, como puede ser que tu sola mirada, sea mas hermosa que mi mansión, "TU MALDITA IMPURA MIRADA, GRANGER"- escupió, el rubio apretando los puños, y soltando un suspiro se tiro hacia atrás y cerro los ojos con fuerza -5 días sin dormir, 5 días sin vida,
. en 5 días te olvido, Maldita sangre sucia cobarde, en 5 días te olvidare, estas muerta para mi, desde este momento-
afirmo el chico abriendo los ojos de golpe, reflejando en ellos toda la confianza que su ego le permitía.

La calle, solitaria y dos chicos caminaban por ella, los comentarios del chico, hacían que la castaña que lo acompañaba soltara risitas traviesas -Vamos, Hermione admítelo, si lo vez de lejos parece una zanahoria-decía el chico sonriendo -Viktor, no seas grosero, ya dije que Ronald no parece una zanahoria- reclamaba la castaña entre risas -Lo ves, te ríes, eso significa que tengo razón- admitía Viktor, mientras ambos sonreían y así llegaron ala puerta de la casa de Hermione. -Bien, que descanses Hermione, en verdad que es maravilloso volver a verte- afirmo el chico, y Hermione sonrío -Gracias Viktor, para mi tambien ha sido muy bueno verte de nuevo- respondió la castaña dándole un abrazo -Te veo después, descansa- dijo el chico y desapareció en la oscuridad de la noche.

 

 

Febrero

Marzo

A principios de Abril, se dejaba ver una pareja caminar sonrientes, a la salida del ministerio -Pero te aseguro, que te veras perfecto, con el traje que elegí- decía una rubia a su acompañante -Cariño, no debiste tomarte la molestia, tú tienes tantas cosas que hacer- le respondió el pelirrojo, con una tierna sonrisa -Tu sabes que eso no importa, para mi no es molestia- contesto la muchacha con un hermoso color carmín en sus mejillas.

Ron la acompaño, hasta un traslador, la joven lo despidió con un tierno beso, que hizo al pelirrojo estremecer, para después dedicarle una sonrisa a su prometida.

-Vaya suerte de esa chica- decía una voz a su espalda, voz que el conocía demasiado bien -Lavender- respondió el chico en forma de saludo el pelirrojo -Ron, en verdad, espero que sean muy felices- recito la joven en forma lo suficiente creíble -Gracias, Lavender- respondió el chico con algo de temor en su rostro -Me acompañarías a comer algo- pregunto la joven -Vamos, Ronald no voy a comerte- afirmo al chica, con una sonrisa picara, al notar la indecisión del joven -Muy, bien vamos, es mi hora de comida- afirmo el pelirrojo y caminaron hacia la salida.

Un rubio, llegaba a su segundo trabajo o mejor dicho su escondite, papeles, leyes, juicios, eso le esperaba -Buenas tardes Weasley- saludo el joven a el pelirrojo que salía del lugar -Lavender-dijo en forma de saludo al ver a la acompañante del chico y -Malfoy- dijeron ambos al unísono y así se despidieron con una leve sonrisa.

Se recostó en sus silla y recordó la conversación de hacía unas semanas

-Ginevra, el ministro necesita las ultimas noticias del Quidditch- afirmo el rubio que entraba a su oficina -Claro, me ha llegado, que comienza el torneo de los tres magos en Hogwarts, y Viktor Krum estará, como ayudante de Igor- el rubio hizo una mueca muy poco legible en su rostro, y así continuo escuchando algunas otras cosas para al final llevarse la papelería -Draco- le llamo la chica, pelirroja, el la miro con el entrecejo fruncido -Es bueno que la hayas olvidado-afirmo al chica con una sonrisa -Y espero la invitación para tu boda- afirmo la chica y ambos sonrieron el rubio dio media vuelta y se marcho. Si el lo sabia, al parecer estaban juntos, según por lo que había escuchado el día que Viktor visito el ministerio, todos la mencionaban a ella y a él como uno solo, como "Pareja" y a el no le importaba, Ya no, ahora todo había vuelto a la normalidad.

Una castaña se ecuentra en su oficina leyendo una carta, con ansias y una sonrisa en los labios. Esperando alegremente que sea de la persona que ahora ocupa parte de su corazón.

Hermione

Espero que estés muy bien, me han tenido muy ocupado, trabajando en algunos campos de Quidditch, además, viene el torneo de los tres magos en Hogwarts, y me mandaran con Durmstrang, para apoyar al estudiante elegido, sabes estoy muy entusiasmado, volveré mañana y te tengo una sorpresa, así que prepárate, porque te llevare a cenar a un lugar especial, espero que aceptes la invitación me dolería que no lo hicieras.

 

Con cariño y amor

Viktor Krum

La castaña, tenia una mirada llena de ilusión, y sostenía con manos temblorosas, aquella carta sin dudarlo, decidió escribir a su mejor amiga para contarle que talvez sucedería lo que tanto anhelaba.

Querida Ginny:......

---------------------------------------------------------------

Y es hora de que empieze el DRAMA si les digo que le quedan alrededor de 3 capitulos no me creerian para como esta la nove ahora, me ha costado tanto escribirla y que quede exactamente de esta manera, ahora ¿que creen que sea la sorpresa de Hermione? se los puedo apostar que nisiquiera se lo imaginaran, ¿Que pasara con Ron y Lavender? ¿Que hay de la boda de Draco? Merlin esto se pone interesante, ya tengo la carta de Ginny, Si comentan se los prometo que subo el siguiente cap...

LAS AMO LECTORAS.

En esta noche de nostalgias y de recuerdos silentes
en que tu imagen no puedo apartarla de mi mente
te pido amor , llámame, que te estoy esperando,
tan solo dime amor , tan solo dime cuanto me amas.

 

Querida Ginny:

Bueno primero, dime ¿como estas? ¿Aun vas al ministerio? ¿Cómo te has sentido? ¿Qué hay de Harry, Luna, Ron? Deseo que todos estén perfectamente, disculpa por no escribir antes, estoy a algunos días de terminar mi trabajo, eso espero, me muero por ver tu hermosa barriga de embarazo y a Luna con su maravilloso vestido blanco, Merlín de imaginármelo me lleno de emoción, pero bueno el motivo por el que escribo es, que estoy al borde de tener un extraño ataque, Viktor me ha escrito, dice que se ira a Hogwarts en unos días, pero antes vendrá a despedirse de mí, Ginny me tiene una sorpresa, sabes creo que ha llegado el día, estoy muy nerviosa, el es muy bueno conmigo y me quiere, así que estoy segura de la respuesta que le daré, espero que todo salga bien, amiga ruégale a Merlín y a sus barbas blancas que salgan las cosas bien, saludos a todos por allá, regresare pronto

Te quiero Ginny

H.G

P.D. Sabes a que tipo de petición me estoy refiriendo Ginna, no malinterpretes, te conozco.

Termino de escribir, guardo la carta en su bolso, para enviarla después y continuo terminando su trabajo en el ministerio con una gran sonrisa.

Corrían alrededor de las 8:30pm, Un pelirrojo salía del ministerio para dirigirse a su casa, -Ronald, ya vas de salida- saludo un chico rubio a sus espaldas -Draco, Hola, si voy de salida, bastante pesado el día no crees- afirmo el colorado, el rubio sonrío -si tengo que admitirlo, estoy algo cansado, ¿quieres que te lleve?- pregunto el rubio cortésmente -No, Draco muchas gracias, iré a comprarle un regalo a mi prometida- afirmo el chico, dejando salir una sonrisa tímida -Ah" ya veo, mira que te traen por los suelos- afirmo el rubio sonriendo -Bueno, te veo mañana, que todo salga bien, cuídate- se despidió Draco, desapareciendo en el camino.

 

El chico caminaba rumbo al callejón Diagon, en busca de un lindo regalo para su prometida, cuando una voz retumbo a sus espaldas -Ronny, Ronny, Espera- el colorado, maldecía el momento en que la conoció, se roto hacia ella, y esta se le lanzo en brazos -Lavender, ¿qué pasa?- pregunto el colorado, mientras que la sostenía, en el sofocante abrazo -Te acabo de ver esta tarde- afirmo el colorado, mientras deshacía en abrazo -Sabes, lo que siento por ti, Ronald ¿Acaso, no lo sabes? Solo quiero, estar cerca de ti, como una amiga, Ronald ¿Me puedes permitir, esa relación?-preguntaba la chica, tomándolo del rostro -Bien, Bien, Tranquilízate, seremos amigos Lavender- la chica lo abrazo dulcemente, recargando su cabeza en el pecho del pelirrojo -Gracias Ronny- hasta la luna fue testigo del brillo que hubo en sus ojos, un brillo lleno de extraños sentimientos. -¿Me acompañarías, a cenar algo?- pregunto la chica al pelirrojo -Esta bien Lavender vamos- afirmo el colorado y ambos caminaron hacia un ya conocido Restaurant-bar. Unas luces a lo lejos dejaron ver aquel letrero

"Bar-Café Petit".

Una lechuza color negro y ojos amarillos, rasguñaba fuertemente un ventanal, mientras que otra color castaño con toques dorados y ojos grises tenia un moño y estaba detrás esperando, una castaña corría escaleras abajo para dejarle entrar -Oh" vamos, entren pequeñas, veamos que traen"- afirmo la castaña mientras tomaba la carta que cargaba una de las lechuzas -Merlín, es de Viktor- afirmo la castaña al ver la firma en el sobre

Hermione

Estoy de regreso, te espero mañana noche en el Bar Sinkruzhio, a las 8:30pm por favor no llegues tarde

P.D. Una de las lechuzas es tuya, por supuesto la que tiene el moño.

 

Con cariño Viktor

 

La castaña apretó fuertemente la carta contra su pecho, y una lagrima salio de sus rostro, ahora la felicidad la inundaba. Recordó la carta de su amiga y decidió enviársela por la mañana ya que, ya era un poco tarde, y así después de responder la invitación, corrió a la cocina y transformo una cacerola en jaula y puso dentro a la hermosa lechuza -Te llamare, Crooky- le dedico una sonrisa y corrió escaleras arriba hacia el armario para buscar el atuendo perfecto para la noche que le esperaba el día siguiente

Una pareja de jóvenes, entraba aquel café, que en la entrada tenia una hermosa florería -Buenas noches, jóvenes- saludo una chica, de pelo negro, lacio hasta la cintura -Buenas noches
.-
el pelirrojo dudo -Kathy- afirmo la morena, con una sonrisa -Mucho gusto, soy Ronald Weasley y ella es mi amiga Lavender Brown- saludo cortésmente el chico -¿Disculpe donde es el Restaurant?-pregunto el colorado -Oh" subiendo las escaleras del fondo- afirmo la chica, señalando el lugar -Muchas Gracias- dicho esto, ambos se dirigieron al lugar.

Después de un rato, Lavender y Ron sostenían una charla, no muy divertida ella le platicaba sobre su viaje a Francia, España y otros lugares, mientras el pelirrojo hacia como que escuchaba respondiendo solo "Ah, Que bien", "Fantástico" y cosas por el estilo.

 

-Ron!- exclamo la chica -Si, ¿qué pasa?- respondió el joven que se encontraba a su lado, tomándolo por la nuca lo acerco fuertemente a ella, y acaricio con su hábil mano la entrepierna del joven.

Dos chicas, caminaban exhaustas después de unas compras -Mira, ahí hay un lugar Luna- afirmo, una morena de cabello corto que caminaba junto a ella -Oh" se ve lindo Pansy- afirmo la rubia con mirada soñadora -Vamos, a entrar estoy que muero de hambre- afirmo la morena estirando la muñeca de su compañera. Al entrar la morena, quedo totalmente paralizada con las flores muggles diciendo -Por Merlín y sus calzones bombachudos, que hermosas son estas flores- la rubia solo sonreía -Vaya que tenias hambre- le regaño la rubia -sube tú, ahora te alcanzo - afirmo la morena -Muy bien, señorita, ¿por donde puedo subir?- le pregunto la rubia a la joven morena -Al fondo están las escaleras- contesto, la morena con una sonrisa -Gracias-, afirmo la rubia, mientras caminaba hacia la subida, al llegar arriba se topo con el mesero -Disculpe señor, ¿me puede dar una mesa?- pregunto la rubia soñadora -Usted escójala señorita, puede ser en el balcón, si quiere algo de aire fresco- afirmo el hombre con una sonrisa -Me parece perfecto- afirmo la chica y camino hacia el lugar, entonces lo vio, si era el, esa maldita cabellera roja, que tanto la enloquecía solo le podía pertenecer a el, sintió que su corazón se detuvo sus piernas flaquearon, sus manos temblaron, su respiración se agito, su prometido, su amigo, el hombre que ella amaba -RON?!"-afirmo una voz tras ella, que claro pertenecía a su amiga, inmediatamente, el chico se separo y volteo hacia el lugar, donde se encontraba aquella mirada gris-azulada, que le miraba a punto de estallar y con el corazón hecho pedazos -LUNA"- se le escucho decir en cuanto, la vio salir corriendo escaleras abajo, seguida por una morena, el pelirrojo se puso de pie, miro a su acompañante quien sonreía de manera triunfante, quiso decirle algo pero, inmediatamente salio corriendo.

Un rayo luz que entraba por el ventanal la hizo despertar, -Sábado- susurro -¿Sábado?- se pregunto la castaña en forma de pregunta y rápidamente te puso de pie, no había trabajo pero si, tenia una cita por la noche, así que se apresuro a terminar los quehaceres de la casa, entonces recordó la carta que tenia que enviar, a su amiga, -Bueno Crooky, tienes que llevarle esta carta a Ginny, trata de ir rápido, pequeña y mucho cuidado- y así, después de una gran despedida, hacia la lechuza al fin al dejo ir, para después continuar con sus tareas domesticas, ya que quería pasar el tiempo lo hizo sin magia.

Un rubio, aparecía en la puerta del ministerio, -Señor Malfoy que bueno que lo encuentro, primero que nada Buenos Días- afirmo el ministro -Buenos días señor, puedo ayudarle en algo- pregunto el rubio, mientras ambos seguían caminando -Si, tengo el juicio de su padre mañana en la mañana, por si desea asistir- afirmo el hombre -Pero, pensé que lo dejarían mas tiempo en Azkaban, claro que me parece perfecto que su juicio, sea ahora, pero no lo entiendo-afirmo el rubio sorprendido -Pues, su padre ayudo a la captura de Voldemort, tambien usted nos ha esta ayudando mucho últimamente, además su padre tiene un comportamiento impecable, solo por ese motivo así que sin mas, me retiro a mi oficina.

 

El rubio llego a su oficina y comenzó a leer algunas nuevas leyes propuestas por el sustituto de Hermione, -En verdad que el trabajo que hace este idiota, quedara eclipsado el día que vuelva Granger- se detuvo ante aquel comentario que hizo, se le formo un nudo en la garganta, se puso de pie y salio a caminar por los pasillos de ministerio, no supo porque pero llego frente a la oficina de Ginny, por inercia toco la puerta y la misma se abrió, dejando ver que nadie se encontraba, estaba a punto de irse, cuando algo le llamo la atención, un sobre en el escritorio de la chica, y la caligrafía del mismo le pareció conocido, así que se acerco lo tomo y vio que este estaba abierto, dudo unos segundo leerlo, lo dejo en el escritorio, y se roto hacia la puerta, pero las ansias le carcomían el alma , así que se acerco rápidamente saco la carta y la devoro con la mirada

Querida Ginny:

Bueno primero, dime ¿como estas..bla-bla


bla



.....................................................................Viktor me ha escrito, dice que se ira a Hogwarts en unos días, pero antes vendrá a despedirse de mí, Ginny me tiene una sorpresa, sabes creo que ha llegado el día, -El día¡? ¿De que maldito día hablas Granger?- se pregunto el rubio,-estoy muy nerviosa, el es muy bueno conmigo y me quiere, así que estoy segura de la respuesta que le daré,-Respuesta, ¿Respuesta? Maldición, Granger se meterá con Krum?- dicho esto el rubio soltó la carta, y busco un lugar entre la nada, con la mirada, había dejado de leer, pensando lo peor, haciéndolo estallar y darse cuenta de su fallido intento de olvidarla. -¿Te pareció interesante lo que leíste?- le pregunto una voz a su espalda, Ginny estaba recargada en el marco de la puerta, con los brazos cruzados en su pecho y mostrando su pequeña barriga, y una sonrisa, Malfoy se roto hacia ella, no la miro, seguía como si no encontrara algo, su mirada se movía de un lado a otro y por primera vez se veía un Malfoy decaído -Dile al ministro que no me sentia bien- dijo esto y se marcho, sin disculpas y con la mirada altiva, -Lo sabia- afirmo la pelirroja y entro a su oficina.

La noche le esperaba, iba en camino al lugar que seria testigo de su felicidad, lucia preciosa, un vestido negro perfecto, por primera vez dejaba ver sus curvas, unos zapatos que iban con el vestido, al igual que el bolso, https://www.polyvore.com/cenavik/set?id=22072119

Al llegar Viktor ya la esperaba -Hermione- le saludo y le retiro el asiento para que ella se acomodara -Luces, sumamente preciosa esta noche- decía el moreno -Gracias Viktor, tu siempre tan caballeroso- respondio la castaña y ambos sonrieron, y comenzaron a platicar.

 

Un rubio se debatía, contra los demonios de su imaginación, una voz tras la puerta le hizo reaccionar -Hijo, ¿bajaras a cenar?- pregunto la voz tras la puerta -No, ahora no tengo hambre- respondió el rubio, con la voz seca y sin vida, aquella persona entro en la habitación y vio al joven de espaldas, sentado en el balcón, las luces apagadas y solo una copa de sabrá Merlín que? Le acompañaba -Hijo, ¿pasa algo?- entonce el Draco recordó

[-¿Pasa, algo madre?- pregunto el chico -Es lo mismo que te pregunto, hijo- respondió la mujer -Para ser, honesto, si, sabes pasa, que encontré a Jade, en su casa acostándose con otro hombre- la mujer, se roto a mirarlo, con los ojos como platos, y totalmente sorprendida, por la tranquilidad con al que su hijo, lo había dicho -¿Y estas, así de tranquilo?- pregunto la mujer, el solo sonrío hacia la nada y dio un sorbo a la copa -Me di cuenta que no la amo- -¿Supongo que te las cobraste?, de no ser así no estarías tan tranquilo- pregunto la mujer -Digamos que no exactamente con ella- sonrío al recordar, al tipo de ojos verdes, del parque, totalmente asustado y sangrando -Entonces, ¿con quien?- pregunto la mujer, mirando que la sonrisa de su hijo se apagaba -Con, otro idiota que intento, tocar lo que me pertenece- apretó la quijada -¿Draco de que hablas?- .... -Madre- reacciono, el rotándose para mirarla -¿Cómo sabes cuando amas a alguien?- pregunto el chico, como cual adolescente confundido, Narcisa sonrió -Pues, veamos, te preocupa lo que haga o deje de hacer, hasta que si la lluvia le moja, si necesita, algo, si algo la o lo molesta, miras cada detalle de esa persona, no te importa como este vestida, como luzca, para ti siempre es perfecta, desearías que nunca le pasara nada, te pierdes en su mirada, su sonrisa, todo de ella te parece único, y cuando estas a su lado te sientes completo, los silencios, no importan se llenan con la presencia de ambos, el chico sonrío al recordar ese sentimiento, mientras la llevaba a casa, se complementan con ideas, sueños, ilusiones, es como la parte que te falta, la quieres por quien es, sea cual sean sus defectos o virtudes, el chico se estremeció, sin querer aceptar que algo que todo eso sentía -Bueno, mama te estas poniendo algo cursi- el chico volteo a mirarla con una sonrisa su madre la correspondió de igual manera -¿De quien estas enamorado?- pregunto la mujer, el chico se sobresalto -De nadie, Por Merlín y se cerebro confuso, solo era una pregunta -Por supuesto- dijo la mujer en tono irónico -Después me lo dices, cuida que ya no toquen lo tuyo hijo- afirmo la mujer, poniéndose de pie y dirigiéndose a su habitación.]

La mujer se acerco y le tomo el hombro, entonces el chico respondió -Si madre, pasa que he dejado que toquen lo que es mío, que lo toquen y que me lo arrebaten,- respondió el chico apretando la copa, lo suficiente como para que esta se quebrara, sin causarle daño -Madre, ¿que harás cuando te diga, que amo a una sangre sucia?- pregunto el muchacho, con el brillo de la luna en sus ojos, dejando verlos hinchados, y dos hermosas lagrimas platinadas correr por su rostro -Diría que eres un idiota y cobarde, primero, porque dejas que la toquen y segundo por dejarla ir, solo por el que dirán los demás- le respondió la mujer, secando las lagrimas, el chico sonrío -Pero, ahora estas comprometido, Draco y recuerda que un Malfoy nunca falta a su palabra -Claro, Madre, después de todo, ella no regresara- diciendo esto el chico se puso de pie y se acerco mas al balcón, su madre lo observo con tristeza, ella daria cualquier cosa por su felicidad -Si quiere bajar, estaré ahí, si no, te entenderé- afirmo la rubia mujer y salio de la habitación. Entonces recitó -

 

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde, - las lagrimas salieron -te amo directamente sin problemas ni orgullo- el rubio tomo aire -así te amo porque no sé amar de otra manera.- el rubio rompió en llanto por primera vez, la luna fue testigo, de la caída de Draco Malfoy,

Después de una gran platica y una deliciosa cena, el joven hablo -Sabes Hermione, eres una gran amiga y compañera, en si una de las personas que mas agradezco haber conocido, he aprendido mucho de ti, y te has vuelto esencial en mi vida, así que Hermione Jane Granger, como mejor amiga, confidente, compañera, heroína
.-
la chica sintió morir -Aceptarías

.., ser mi madrina de bodas-
el mundo se detuvo.

-----------------------------------------------------------------------------

Se lo esperaban? Por Merlin el capitulo es enorme, creo que me traume escribbiendolo, gracias por todos sus comentarios en verdad muchas gracias, ahora, si quieren recomendarme alguna historia porfavor pongalo que me muero de aburriemiento sin saber que leer, las quieroo y porfavor comenten

Saludos Mis Lectoras

 

Soy Cobarde

Al no decir que te quiero
Pues es mucho lo que siento aquí adentro,
Que tengo miedo.

-¿Madrina de bodas?- pregunto la castaña, en cuanto pudo recobrar el conocimiento

Aunque ni siquiera había sentido dolor, "NO", era como si el mismísimo Harry se lo estuviera pidiendo, entonces, se dio cuenta, que ella confundió el amor con la amistad, -Si, ¿no quieres? Digo si no quieres no hay problema- afirmo Viktor con cara confundida -Claro, Claro, acepto ser tu madrina de bodas- afirmo la castaña mientras daba un sorbo a la copa de agua, -Pero dime, ¿quien es la chica?- pregunto la castaña con un tono de voz como si el agua le ahogara, cosa que el moreno ni siquiera notó -Supongo que la conoces, estuvo en Hogwarts- afirmo el chico en tono soñador -¿En serio?- pregunto la castaña desconcertada -Si, es Cho-Chang, ¿recuerdas? La que fue novia de Cedric- decía el chico, embozando una sonrisa y rascando tímidamente su nuca -La encontré en el ministerio hace algunos años, y salimos a tomar un café, quedamos de escribirnos y así fue, yo le escribía diariamente, y antes de marcharme a Hogwarts, le dije que le haría una visita es raro como te puedes enamorar por medio de cartas - dijo el chico -Así, es el amor, uno debe luchar contra cualquier adversidad, para poder conseguir lo que ama, realmente, pero si esa persona no siente nada por ti, debes luchar
.por olvidar-
afirmo la castaña, mirando la copa de agua en sus manos -Vaya" Hermione ¿acaso estas enamorada?- pregunto el joven con curiosidad, la castaña se sorprendió -Pero Viktor que cosas dice- respondió la chica algo nerviosa y acomodando un mechón de su cabello, Viktor sonrío, al ver que las mejillas de la castaña tomaban ese color carmín. Y así dio por finalizada, la noche

 

Unos rayos de luz, daban en una habitación púrpura, donde descansaba, un cabellera rubia entre las sabanas, rodeada, de pañuelos, platos, vasos, dulce, en pocas palabras la habitación estaba hecha un desastre, un sonido estruendoso en la puerta la hizo despertar, miro el reloj -7:30, ¿Quien demonios, va a venir a esta hora?- comento la rubia, que tenia los ojos tan hinchados que casi no se le veían, los labios tan rojos, y estado ausente, se levanto lentamente, se puso una bata encima, que le cubría hasta las rodillas, la puerta sonaba con insistencia -¡Ya, voy! "Con un demonio"- afirmo la rubia, algo molesta, llegó a la puerta y abrió, su cara se lleno de tristeza -Hola"- afirmo un pelirrojo de afuera -Hola"- dijo ella en tono seco y tajante -¿A que has venido?- pregunto la rubia tratando de ocultar su rostro desvelado e hinchado -¿Puedo pasar?- pregunto el joven, mirándole con nostalgia, ella no respondió solo le hizo espacio, y el chico entro -Quiero explicarte lo que paso- afirmo el chico, mientras daba un paso hacia la joven, para tomarla por los hombros, quien inmediatamente retrocedió, el pelirrojo bajo la cabeza, e introdujo sus manos en los bolsillos -Luna, yo lo siento tanto, pero es que ella, no dejaba de molestarme y
-
se detuvo ya que Luna lo interrumpió -No me casare contigo- afirmo la chica -Te devolveré el anillo- continuo ella y subió escaleras arriba, el pelirrojo tenia cara de sorpresa, estaba como estatua y las lagrimas se amontonaban en sus ojos, los paso en las escaleras le hicieron reaccionar -Aquí tienes- dijo ella tomando la mano izquierda del chico y poniéndole el anillo en la palma de la misma -¿Pero, Luna?- dijo el mirándole a los ojos, ella tambien estaba punto de llorar, su respiración era agitada, pero la decisión era la misma, ella bajo la cabeza, el alzo su barbilla, para mirarle, las lagrimas de ambos bajaban sin piedad -Te recuperare- afirmo el chico le dio un beso en la frente, y salio, limpiando sus lagrimas.

Un rubio caminaba a largos pasos, en el ministerio, acompañado de un hermosa mujer -Madre, anda que llegaremos tarde- decía el joven quien miraba a su madre que se había detenido a tomar un pañuelo de su bolso -Pero hijo, si el juicio empieza a las 8:00am, aun nos quedan 20 minutos- afirmaba la mujer, con una sonrisa -Es verdad, pero no quiero llegar tarde- y así ambos siguieron caminando.

-Señor, Lucius Malfoy, usted esta acusado de asesinar personas inocentes, colaborar con Voldemort, y mentir al ministerio, pero en la batalla de Hogwarts, usted y su familia y traicionaron al ya nombrado, ¿algún comentario que quiera agregar? - pregunto el ministro -No señor" estoy de acuerdo con los cargos- respondió el hombre, con mirada ausente, mucho mas delgado, y mirando a la nada, Narcisa sostenía con fuerza la mano de su hijo, lagrimas rebeldes resbalaban por su rostro -La corte ha tomado la decisión de que el Señor Malfoy, debido a su buen comportamiento, ha la ayuda con el ministerio en la guerra y a que supuestamente se ha arrepentido, Que se le dará la libertad condicional, por parte del ministerio de Magia- dicho esto, la madre de Draco, llevo su mano a la boca y recargándose en el pecho de su hijo lloro en silencio, llena de felicidad. En aquel hombre rubio, creció un brillo en sus ojos y asintió mirando el suelo, dejando caer una lagrima, abrieron aquella rejilla donde se encontraba y una mujer rubia se lanzaba a sus brazos, el hombre la abrazo y le beso la coronilla, Draco por detrás sostenía el hombro de su madre, y con una leve mueca, sonrío a su padre, para después abrazarlo.

 

Una castaña dormía, mientras que en sus sueños volvía ha aparecer aquellos ojos grises azulados

Una habitación vacía y en penumbras, una habitación que ella conocía, pero aun no podía distinguir, una figura en un viejo y desecho balcón, la cabellera platinada resaltaba con la Luna y una mujer aparecía en la escena, portaba un vestido que gracias a la poca luz, noto que era blanco con una gran cola que llegaba casi hasta donde ella se encontraba, el hombre que se encontraba ahí sentado se puso de pie y abrazo a la mujer, entonces el la miro, la miro y sonrío, sonrío con tristeza, entonces se un rayo de luz le dio en la cara a aquel hombre y ella sentía un terrible vacío, al verlo, era el, aquel chico que le quitaba el sueño, aquel hombre por el cual no había luchado, aquel del cual huyo sin explicación, su mirada estaba vacía, el brillo de sus ojos ya no era el mismo, el bajo la mirada y se hizo obscuridad -Draco- susurro ella con anhelo, cerrando los ojos dejando caer unas lagrimas, entonces los abrió, estaba ahí en medio de la nada, descalza miro sus pies, después miro su alrededor, -¿agua?- Se pregunto en ese momento sintió el agua en sus pies, la miro gris azulada como aquellos ojos que amaba, risas, llantos, golpes ruidos extraños se escuchaban a su alrededor, puso ambas manos en sus oídos, estaba entrando en pánico, quería despertar ya, abrió los ojos para buscar algo que le ayudara a salir y le vio -Draco- quería gritar pero su voz no salía -Draco- volvía a decir y el se encontraba de espalda -Draco ayúdame- imploraba la chica que ahora se encontraba agarrada de un tronco a punto de caer por una catarata -"Draco"- pudo gritar, y el chico se roto hacia ella y arrastrando las palabras le dijo -Cobarde- una lagrima cayo del rostro del chico, ella abrió los ojos como platos y cayo por la catarata -Draco- grito durante la caída, entonces despertó sobresaltada, miro el reloj 9:30am, se acomodo en la cama para quedar sentada, y miro la nada y estallo en llanto, recordando.

 

La taza se había caído, el señor Thomas miro con temor al joven,

- Señor Malfoy, se encuentra bien- escucho decía al hombre y un escalofrío recorrió su cuerpo, el hombre había limpiado con rapidez y se marcho a traerle otra taza a Draco, ella temía sabia que el se acercaría, pero trato de no mostrarlo, entonces escucho su fría y tersa voz -¿Y ahora, aras como que no me conoces?- había apretado los ojos esperando que no fuera hacia ella, pero el ya estaba ahí frente a ella -Puedo sentarme, Granger- le pregunto y ella no dijo nada y continuo con aquellos papeles, el solo se sentó
.suspiro y dejo de recordar un poco para tomar un pañuelo en el baño, se miro en el espejo y aquella voz vino a su mente otra vez -Como haz cambiado, Granger nunca había notado que luces hermosa enojada- sollozo, y las lagrimas brotaron mas rápido, dio un golpe a el tocador
y abrió la llave de agua para echarse un poco en la cara, otra escena vino a su mente, el día de la boda cuando miraba el mar el había aparecido.-Malfoy!- la había asustado

Granger!- el, le imito -¿Que haces aquí?-le pregunto, volteando a ver el mar de nuevo -Nada que te importe!- respondió el secamente -Tu, novia, pensara mal si te ve aquí- le había dicho -Ella se ha ido, pero deberías largarte tú- afirmo el escupiendo las palabras como de costumbre, se roto a mirarlo, se veía tan tranquilo, mirando el mar al anochecer que pensándolo bien sus ojos eran iguales a aquel mar de noche, misteriosos, extraños, pero realmente hermosos, ella decidió irse, su voz la detuvo escucho -Que lastima, que ni ese hermoso vestido, te ayude a conseguir cariño, Granger, me temo que tendrás que darte cuenta que lo sangre sucia, no se te quita ni con un lindo vestido, maquillaje y un buen peinado, ni que hacer tendrás que quedarte sola o no me he dado cuenta, ¡Estas sola Granger! ¿Cierto?- la lastimo, paso sobre ella co acostumbraba hacerlo, -¿Porque, siempre me has querido arruinar la vida?- pensó ella en voz alta, no esperaba respuesta así que continuo -Estoy SOLA- el la miro, sorprendido - Y talvez vacía, tienes toda la razón- despertó de aquel recuerdo, se dedico a arreglar sus cosas, en unos días regresaría a Londres, tambien tenia que preparar la chimenea para llegar a su casa, el próximo viernes, la boda de Viktor seria dentro de 2 semanas mas, algo muy sencillo pero romántico, como el acostumbraba.

 

Una lechuza comenzó a picotear la ventana, ella inmediatamente identifico a Crooky, quien tenia una carta en su pata la tomo lentamente y después hizo aparecer una galleta, entregándosela a Crooky.

El sobre decía, que era de Ginny, Hermione muy emocionada comenzó a abrirlo.

Herms

No sabes que alegría me da que al fin vaya a pasar, y sabes que no me refiero a tu primera vez, por ¡Merlín! Hermione como puedes pensar eso de mí, me haces sentir insultada, bueno pero sabes que aun así no importa, sabes tengo algo que decir, espero no te moleste, no lo había mencionado antes, porque supuse que estabas superándolo pero ahora, que creo que ya paso lo de Viktor, te confieso que Malfoy se casará, en unas semanas, mi hermano ha tenido problemas con Luna, y la verdad no tengo idea de que paso, Yo por otro lado estoy recogiendo mi oficina ya que el embarazo esta algo avanzado y tengo permiso de trabajar desde la casa, así que por eso no te respondí antes, te espero con ansias amiga, te extraño mucho, pero al parecer no soy la única.

 

Bien Herms me tengo que ir, espero que vuelvas pronto y avísame cuando pase, que estoy muy emocionada por hablar ya y saber cuando será tu boda.

Con Cariño, Ginny

P.D. No me refiero a Harry, Ron Luna o Neville cuando digo que no soy la única que te extraña.

Hermione decidió no responder a aquella carta, no sabría que decir, ni que escribir, sentía un nudo en la garganta y su corazón estaba acelerado después de leer aquel nombre después de casi 4 mese y mucho menos quería falsas ilusiones, así que con el pensamiento inundado de colores grises y celestes, arreglaba todas sus cosas.

Ahí estaba, el jardín detrás de su casa, era pequeño en comparación a lo que sentía en el momento, ¿como era posible sentirse así cuando tu padre ha vuelto después de tanto tiempo?, aquel árbol lejano a la casa era el único acompañante, así con los ojos cerrados y el viento fresco y la brisa del pequeño lago, de mediados de abril pegaba en su rostro, unos pasos en el césped le hicieron abrir los ojos, -Hola, Draco- dijo su padre, con esa voz autoritaria que lo caracterizaba, claro ahora estaba un poco opacada por la debilidad, -Padre- afirmo el chico, mirando a su padre a los ojos -¿Puedo acompañarte?- pregunto el hombre, y Draco asintió, apoyando un poco mejor su espalda en el tronco, doblo una rodilla para amarrarla con sus manos, el hombre que le acompañaba recargo su cabeza en el tronco y cerro los ojos -Me hacia tanta falta esta tranquilidad- afirmo Lucius rompiendo el silencio -Los extrañaba tanto hijo- decia el hombre abriendo los ojos y rotándose hacia su hijo -Es bueno, tenerte de vuelta- contesto el chico, regalándole a su padre una media sonrisa -Tu madre me ha dicho que te casaras- dijo el hombre mirando hacia el lago frente a la parte trasera de la casa, Draco miro sus manos después el césped donde encontró una piedrecilla y comenzó a juguetear con ella -Si, así es- respondió, secamente y mirando la piedrecilla en sus manos como si fuera lo mas interesante en el mundo -Y porque tengo la sensación de que no quieres hacerlo- pregunto el hombre, cruzando sus piernas extendidas y brazos, mirando a su hijo con intriga -Astoria esta embarazada- afirmo el chico, tragando saliva, Lucius no se inmuto -¿Por eso te casas? ¿La amas?- pregunto el hombre en tono serio -Mi madre arreglo todo, dijo que tendría que responder como Malfoy- afirmo el chico, mirando un punto fijo, una frase resonó en su mente -¿La amas?- recordó a la castaña, el hombre rubio a su lado sonrio con disgusto, al interpretar el silencio -Draco, Tu madre quiere que vayas a comer, pero tomate tu tiempo- afirmo el hombre poniéndose de pie, Draco le imito y Lucius le tomó del hombro -Me iría de nuevo ha Azkaban por tu felicidad, hijo- diciendo estó el hombre camino hacia la casa y Draco solo recordaba, el error y la felicidad, que empezó esa navidad, Se acomodo nuevamente en el árbol.

Salio de aquel lugar con una sonrisa, y un sentimiento desconocido para el, las sonrisas de Hermione mientras corría y su cara totalmente roja de coraje al verse llena de pastel, el sonrío ante el recuerdo mientras caminaba a un lugar seguro para poder desaparecer, y así fue, llego a casa le pareció extraño escuchar ruidos en la cocina así que acudió a esta -Madre- afirmo el rubio desde el umbral -Hijo, Amelia, y Astoria han venido a vitarnos esta noche, que te parece si nos acompañas - pregunto la mujer -Será, sol un momento madre estoy algo cansado- eso le habia contestado.

 

La noche había terminado, para su desgracia Astoria y su madre se quedaron en la mansión, El rubio se encontraba recostado en la cama, recordando la maravillosa noche que había tenido, sonreía como un lunático, pero ahí estaba, con las manos detrás de la nuca, entonces la puerta de la habitación se abrió, -¿Madre?- pregunto el chico, acomodándose en la cama -Shhhhhhhh"- se escucho decir a la mujer que estaba de pie frente a la cama, el chico se puso de pie rápidamente y logro reconocer a la chica -"Astoria"- exclamo el chico, abriendo los ojos y tragando saliva, ella dejo caer su bata, se encontraba desnuda, se abalanzó sobre el chico y lo beso, callo encima de el y así comenzaron los encuentros entre ambos, y la ultima vez fue 2 noches antes de ser encontrado por aquellos ojos castaños, en el ministerio, el día que fue obligado a pedirle matrimonio, el día que la perdió, el día que fue un cobarde.

Dormía, al menos eso intentaba, pero la boda se acercaba, unos cuantos días, y ella no había vuelto, no quería extrañarla, no debía extrañarla, miro el anillo en su mano izquierda, estaba atado, si lo estaba tenia que dejarla ser feliz, ella seguramente ya pertenecía a otro hombre en cuerpo y alma desde hacia unas noches, apretaba los puños ante aquel pensamiento, le dolía, que ella no le perteneciera, no ser el primero en tocarla, en hacerla feliz, que aquel maldito la hubiese lastimado, o no haya sido lo suficientemente delicado. Perdió la noción del tiempo que no supo a que hora perdió la conciencia y durmió.

La noche reinaba aun, cuando unos ojos grises, despertarón y buscaban en la habitación el aroma que ahora se apoderaba de la misma -Vainilla, Chocolate y canela- aspiro, cerrando los ojos, maldecía la obscuridad del momento que no dejaban encontrarle -Mar, césped, menta- ambos mezclados -"Draco"- un susurro, ¿donde estaba?, en verdad la obscuridad comenzaba a impacientarle -Aquí- su voz, su susurro, su aroma, su castaña al pie de la cama -"Hermione"- exclamo con anheló, en un hilo de voz, ella le dedico una sonrisa -"Ven"- le pidió ella suplicante quiso moverse, no pudo, algo en la oscuridad lo sostenía -¿Draco?- pregunto ella -Espera, Hermione, estoy atorado- decía el chico mientras trataba de sacarse de algo que no le era visible -Tengo que irme, tengo que irme- dijo ella, en sollozos, la imagen de la castaña se borraba y la de su atadura apareció, se hizo la luz en la habitación, un brazo rodeaba su cintura -"Astoria"- afirmo el con temor, la castaña lo miro con los ojos como platos -Lo siento, no debí, no debí venir- afirmo ella, con los ojos vidriosos y salio de la habitación que se desvanecía -"Hermione"- imploro el chico, con un esfuerzo sobrehumano se soltó del amarre, pero entonces despertó, su respiración agitada, su mirada platinada buscándola, -No está- afirmo para el mismo, se recostó de lado, como cual niño temeroso, y las lagrimas salieron, sin piedad, dejando expuesto a Draco Malfoy frente a una sombra, una sombra que en silencio le miraba y susurraba un nombre -¿Hermione?-.

 

----------------------------------------------------------------------------

Espero que no se decepcionen, el capitulo esta muy pobre, ya viene el final, en verdad deseo que no sea una historia muy tipica, :/ pero bueno saben que las adoro, yaaaa viene el final ¿Creen que Draco se quede con Hermione? :(

¿O se casará, sin verla de nuevo? La recordo, La conquisto que falta si ya la dejo ir? U.U

Nos vemos las adoro lectoras"

Mediados de Mayo, su estancia en Bulgaria, se había alargado por un problema, un día antes de su partida.

Jueves, al fin jueves mañana estaría de regreso en Londres la semana, había sido muy tormentosa, y no porque tuviera mucho trabajo, si no por el hecho de que Cho-Chang llego a Bulgaria y la tuvo que ayudar con los asuntos de la boda, agradecía que todo el trabajo lo había terminado el miércoles, Viktor le escribió un par de veces mencionándole que estaba nervioso y recordándole en cada momento que se acercaba la boda, ella solo sonreía, le escribió a Ginny solo diciéndole que nada había salido como esperaba y que Viktor se casaría el 4 de Junio y ella seria su madrina, tambien dijo que lo sentía por Luna que esperaba que todo se solucionara, y estaba muy molesta con Ron, entre otras cosas, Ginny en cambio le dijo, que era grandioso que tomara la boda de Viktor con tanta alegría, que quería verle pero, no falto la noticia para que a la castaña, se le viniera el motivo de su temor por el cual no quería regresar. Su amiga se encargo de ponerla al tanto de que Draco, tambien se casaría pronto pero que aun no recibía invitación, como de costumbre Hermione no respondió nada acerca de esto solo le dijo que la extrañaba y que se había vuelto muy amiga de Cho.

Salía en compañía de Cho, del ministerio, ambas caminaban alegremente, viendo una revista de vestidos de novia y por supuesto uno para la dama.

Un vestido tras otro, tras otro 9 lugares distintos y aun no conseguían el indicado, -Mira Herms, vamos ahí- dijo la chica, aun con la misma emoción del inicio del día -Claro, vamos- afirmo la castaña mientras miraba su reloj, daban las 5:30 de la tarde, y así ambas empezaron a medirse vestidos Cho-Chang quería que Hermione resaltara entre la gente, que supieran que era la dama, así que buscaba colores claros y bonitos.

-Cho, mira que hermoso es este" creo que te sentara perfecto- afirmo la chica con un extraño brillo en sus ojos, mientras miraba el vestido y se lo extendía a su ahora amiga, al verlo quedo encantada y enseguida con una sonrisa en los labios se desapareció tras el vestidor, después de un rato salio la modista, con una sonrisa en el rostro, corrió la cortina y Hermione se puso de pie para ver a su amiga -Por Merlín- exclamo, la castaña con la mano en el pecho, -Es perfecto- afirmo la castaña y una lagrima resbalo de la mejilla de Cho, -Me lo llevare, es el indicado- Hermione la miro con una sonrisa, y observo detalladamente el vestido

 

https://vestidos-de-novia-online.com/catalog/images/DVD009.jpg

¿Cómo se vería ella cuando se fuera a casar? Se pregunto mentalmente, ahora pensándolo bien, talvez jamás se casaría, algo la saco de sus pensamientos -Hermione, quiero que lleves este vestido- decía Cho, mientras le entregaba un empaque sellado -Pero ni siquiera le he visto- afirmo la castaña, -Se que te quedara, genial y para evitar que lo veas hasta el día de la fiesta, la joven me lo ha sellado mágicamente y se abrirá 2 horas antes de la boda -Pero Cho"- exclamo la castaña como niña pequeña -Vamos Herms, tengo que pagar- afirmo llevándose a la castaña casi a rastras con el paquete en mano.

Después de realizar las compras, Cho le invito a comer a un pequeño café, que por supuesto le traía muchos recuerdos, ordenaron y después comenzaron a platicar -Y se vendrán a vivir a Bulgaria- preguntó Hermione mientras tomaba un sorbo de su chocolate caliente, que ahora se arrepentía, de haberlo pedido, el traía aun mas recuerdos, Cho nota la expresión en la cara de la chica, pero respondió -Si, yo había vivido aquí hace unos años, Después estuve aquí en el ministerio por unos días, y me gusta mas que Escocia o Londres, además aquí conocí a Viktor- afirmo la chica, algo sonrosada, Hermione sonrío mirando su taza levanto la mirada hacia Cho, quien la miraba con signo de interrogación, Cho-Chang esperaba el momento, en que aquella mirada estallara, conocía a Hermione, no mucho, pero en poco tiempo se dio cuenta de que ella estaba huyendo de algo, o mas bien de alguien, lo sabia porque ella alguna vez lo hizo con Viktor, y últimamente sus ojos reflejaban temor, remordimiento, pero sobretodo dolor, cada vez que le preguntaba sobre su regreso a Londres, se iba y la pelinegra estaba segura, que los recuerdos asesinan -¿Haz estado enamorada Hermione?- pregunto la pelinegra -Co
¿Cómo?-
respondió Hermione, balbuceando -Si, ¿Haz estado enamorada?- pregunto la chica sonriendo, después de haber interpretado aquel balbuceo, Hermione parecía nerviosa -No lo se, supongo que no- exclamo sin mirarle a los ojos ("

Nadie logra mentir, nadie logra ocultar nada, cuando mira directo a los ojos.")

-Entonces, ¿de quien huiste?, ¿a quien no quieres ver?, ¿quién te asesina con recuerdos?- pregunto burlona la pelinegra dando un sorbo a su café, Hermione bajo la mirada, quería llorar -¿A quien amas?- (Para no sufrir era preciso también no amar.)

Levanto la cara de golpe, como si le hubieran dado en la herida y claro, que Cho tenia puntería, estaba segura que en cualquier momento la misma comenzaría a sangrar, sus ojos se nublaron -Si, lo sabia, yo tambien lo hice hace 2 años, cuando deje a Viktor, tenia miedo de que no me correspondiera, así que me marche, asegurándole que tenia trabajo en Hogwarts, claro que tenia, pero eran vacaciones, después me di cuenta que me había equivocado, ahora creo que "

Cuánto más lejos, más cerca del corazón están los sentimientos que intentamos sofocar y olvidar." así que estoy casi segura que esa frase de, Ojos que no ven Corazón que no siente, es una farsa.-

Hermione asintió lentamente, y un par de lagrimas recorrieron sus mejillas, -¿Conozco al chico?- pregunto, la pelinegra con intriga,- No es nadie-afirmo la castaña totalmente segura la pelinegra, abrió los ojos en forma de sorpresa, no esperaba que ella lo negaría, no podía aferrarse a una mentira de esa manera pero solo sonreía moviendo la cabeza en forma de negativa, no decía nada ya que después de todo "Las decisiones del Destino son misteriosas, pero siempre a nuestro favor."

 

Hermione miraba la taza, de chocolate "El primer contacto, el café, el día que se recordaron pensaba mentalmente" -Hermione, es hora de irnos vamos te llevare a casa

-Cho, gracias pero hoy quiero caminar, después de todo mañana me voy-afirmo la castaña con una sonrisa, Cho, asintió, sabia a que se refería con el "Quiero caminar" se despidieron y ambas salieron por diferentes lugares

Y ahí estaba Hermione Granger, un día antes de la realidad, todo listo la chimenea, sus maletas y el vestido, "Desconocido" que llevaba en mano, entonces una gota de lluvia le cayo de lleno en la mano sin que nadie la viera, hechizo el paquete del vestido para que no se mojara, al igual que su bolso, ella quería sentir la lluvia "Recuerdos"

La vez que la mojo, con su auto sonrío, tontamente, la lluvia caía fuertemente y se confundía con las lagrimas en su rostro, una pregunta en su mente

-¿A quien amas?- su corazón se aceleraba, su pecho subía y bajaba con su respiración, corría

"Recuerdos"

-Te voy atrapar Granger- Lo había manchado de pastel "Noche buena"- afirmo la castaña en su corrida, apretó los ojos, seguía corriendo, no de dio cuenta en que momento llego, pero ahí estaba cayo en sus rodillas, el mar frente a ella, el frío le helaba la piel -

-Que lastima, que ni ese hermoso vestido, te ayude a conseguir cariño, Granger, me temo que tendrás que darte cuenta que lo sangre sucia, no se te quita ni con un lindo vestido, maquillaje y un buen peinado, ni que hacer tendrás que quedarte sola o no me he dado cuenta, ¡Estas sola Granger! ¿Cierto?-

porque se torturaba, tanto, porque tenia que recordar, ¿Porque? Aferro ambas manos, a su cabeza tapando sus oídos, mientras lloraba aun mas, -El nunca ha sentido algo por ti Hermione, !Nunca¡ ¿No entiendes?, entonces un rayo cayo en un árbol cercano, y las hojas del mismo se expandieron hasta sus pies,

"Recuerdos"

¡El día que me salvo!- exclamo la castaña en un hilo de voz -

Una fuerza la ayudo a salir del amarre y cayo al suelo, entonces lo vio caer, sangrando, -Si, te le vuelves a acercar, te mato- -"LARGATE, SI NO QUIERES MORIR"- Ella, lo miro irse -Vamos, Granger te llevare a tu casa- dijo el -No es necesario, vivo
- fue interrumpida -Dije vámonos- afirmo el chico deteniéndose y mirar a un costado -Pero, en verdad
- volvió a decir la chica siento interrumpida, Draco se roto por completo hacia ella, con cara de fastidio -Por Merlín, Granger, "Ya muévete"- expreso el chico, mientras caminaba para alcanzarla y estirarla de la muñeca.
"¿Preocupación?"- afirmo la chica, mirando una ola, altísima romperse frente a ella y mojándola, el agua fría y salada, -Las notas de Ginny"- afirmo la chica, recordando cada nota que escribía su amiga al final, "No soy la única que te extraña", "Sabes un demonio rubio ha leído tu carta y derramo gotas de sangre", "Esta mas delgado, creo que no le va muy, bien eso de hombre comprometido" y la ultima, como olvidarla si se le habían helado hasta las puntas de sus cabellos castaños "Sabes Hermione, no te lo había comentado, pero el primer día que te fuiste, le vi llorar" -Le vi llorar- repetía esas palabras, en su mente una y otra vez,

 

Cayo de lleno, en el puente y una ola aun mas grande, la mojo por completo, -¿A Quien amas?- resonó en su mente esa maldita pregunta,

"Frases" "Recuerdos" "Frases" "Recuerdos" "Frases" "Recuerdos"- repetía su mente

-Como haz cambiado, Granger nunca había notado que luces hermosa enojada- -¿A Quien amas?-

-Si, te le vuelves a acercar, te mato- -"LARGATE, SI NO QUIERES MORIR"- -¿A Quien amas?-

¡Estas sola Granger! ¿Cierto?-

-¿A Quien amas?-

-Pues, creo que me tendré que acostumbrar, a mirarte así por un rato, no creo que alguien con un poco de cordura, sea capaz de enredarse contigo- -¿A Quien amas?-

-Ni creas que dormiré contigo Granger, aun no tienes ese privilegio- -¿A Quien amas?-

-Te voy atrapar Granger-..... -Malfoy"- afirmo en un susurro

¿A Quien amas?- abrió los ojos de lleno -Maldito huron- sonrío, "Te amo". un rayo de sol le dio de lleno en la cara, y embozo una sonrisa, lloviznaba pero el sol comenzaba ha Asomarse, se puso de pie, completamente empapada, y otra ola le dio de lleno en la espalda, sonrío ante esto, sus ojos hinchados, sus labios rojos y sus mejillas color carmín, una castaña que al fin aceptaba sus sentimientos del todo, y ahora tenia que enfrentarse a sus temores, aquellos ojos grisáceos que la esperaban, sin que lo supiera, el mayor reto seria verle casado, pero sabia que ella lo quería tanto que aceptaría su felicidad, tomo su paquete del vestido secreto y su bolso que habían quedado atrás y camino hacia su casa, ante la mirada sonriente de una pelinegra. Ella lo sabia "Esperar duele. Olvidar duele. Pero el peor de los sufrimientos es no saber qué decisión tomar." y su amiga castaña ya estaba decidida.

Viernes por la tarde

Coloco sus cosas en la chimenea, era hora de partir, al fin su chimenea estaba conectada con, la de Bulgaria y para sorpresa, le había regalado la casa, ambos ministros Rapkins y Shacklebolt, le agradecían su trabajo, vacaciones por 2 semanas y la casa, ¿que mas podía pedir?, observo la casa, le había tomado un gran aprecio, era suya, así que, no se puso triste porque pronto volvería, pronuncio el nombre de su hogar e inmediatamente lanzo los polvos Flu, para desaparecer en una cortina de cenizas, llego, ahí estaba de regreso, como había extrañado ese lugar, soltó las pocas cosas que traía en manos y saco su varita, de pronto la casa que estaba completamente llena de polvo quedo resplandeciente, por algo siempre fue la mejor en su clase, sonrío alegremente y corrió escaleras arriba, para dormir placidamente.

 

Ginny había ido a visitarle y claro hablaron de muchas, pero cuando la pelirroja mencionaba a cierto rubio, la chica le miraba casi asesinándole y la pelirroja cambiaba el tema, Ginny lucia hermosa con su barriga de embarazo, esta le reprochaba que porque había vuelto tan pronto si pensaba que se quedaría años, o al menos eso había hecho parecer la castaña, tambien estuvo Luna, Harry, Ron con el cual tuvo una fuerte discusión que termino haciendo llorar al chico, al igual con Luna, la castaña le dijo que debería ver las cosas de otra manera, que Ron la amaba y cosas por el estilo, en cambio ella, no sabia si sentirse bien, o mal, No lo había visto, a pesar de que fue 2 veces al ministerio ni siquiera se lo encontró, pensó que Merlín talvez ya estaba de su parte y no le torturaría mas.

--------------------------------------------------------------------------

Chicassss" ya esta el capitulo final :S espero que no me asesinen, Merlin, saben llore con este capitulo, pero bueno ya tengo el capitulo mientras mas comentarios mejor y mas rapido lo subo, las adoro

Comentelo, si es un asco o si les agrado y que les agrado de la Fic" su capitulo favorito etc...

YA VIENE EL FINAL! :')

Junio 3

1 día para la boda, Ya casi anochecía y disfrutando del olor a rosas frescas y pasto recién cortado, que le proporcionaba su nuevo jardín, se sentía tranquila pero ese olor era poco al que necesitaba, claro -Bar-Café petit- susurro para si misma, faltaba el café y el olor a dentrífico y con una sonrisa se dio una ducha para salir en marcha hacia el lugar.

Fastidio" esa era la palabra que lo definía a la perfección, ya le habían probado el traje, ver los arreglos de mesa, las carpas, cubiertos TODO" y simplemente estaba arto a 1 día de la boda, necesitaba aire, tenia casi 3 semanas sin ir al ministerio y Blaise había quedado al mando, mientras el organizaba esa patética boda, para empezar Astoria ni se le notaba el embarazo, seria que usaba algunos hechizos, que le importaba quería salir, respirar aire diferente y tranquilo, entonces recordó, aquel lugar de los tormentos, y tomo el auto, y desapareciendo en el aire, de pronto llego frente al mismo,- Bar-Café Petit- leyó al estar frente al mismo, una extraña sensación le recorrió el cuerpo. Comenzaba a obscurecer, como aquella noche que se "Recordaron", cruzo la calle sin esperarse, lo que estaba a punto de ocurrir.

Un hombre rubio caminaba por las tiendas de un conocido lugar, el callejón Diagon, buscando, un buen regalo para su hijo y su futura esposa, a lo lejos visualizo una figura que le pareció conocida, la misma llevaba una capa negra y era seguida por un hombre, que tambien le parecía haberlo visto en alguna ocasión, para evitar confusiones les siguió.

Caminaban algunos lugares vacíos del callejón knockturn, el hombre les seguía, ambos se entraron en una que estaba al fondo de una de las callejuelas, el hombre hizo una aparición dentro de la misma, ocultándose, entre los restos del lugar, mirando por una pequeña abertura de una puerta, la chica iba encapuchada y se encontraba de espaldas, pero el chico valla que le conocía seria casi imposible no hacerlo, esos ojos color ámbar, y ese pelo color caoba igual a quien fue su amigo de la infancia -Nott- exclamo la joven, en un susurro, con la voz entrecortada el chico parecía molesto, Lucius no lograba identificar la voz, pero algo le decía que tenia que quedarse -¿Ahora me llamas por mi apellido?- pregunto el muchacho mirándole ofendido, ella le miro confundida -Sabes que te amo- afirmo la chica aforrándose a la cintura del joven dejando caer su capucha, Lucius enfoco la vista, para tratar de reconocerla -Aléjate, Astoria- dijo el chico soltando las manos de la joven, Lucius, abrió los ojos como platos, para que después estos se llenasen de coraje, estaban jugando con su hijo -"Sabes porque lo hice", tu no tenias en donde caerte muerto, tenia que buscar un futuro para nuestro hijo- afirmo la joven sollozando, Lucius quedo confundido ¿Nuestro? Se preguntaba, una y otra vez - Si, pero te dije que lo solucionaría, que me dieras tiempo, ¿acaso no podías esperar?- gritaba el chico mientras caminaba de un lado a otro -Se presento el momento, e idee un plan -Y cual era, ¿casarte con el y después matarlo?- pregunto el chico, mirándola a los ojos, ella bajo la cabeza como afirmando, -Sabes que es lo malo, que aborte- afirmo la chica mirando a su acompañante con temor. Lucius había escuchado suficiente, si se quedaba un momento mas los asesinaría a ambos, así que desapareció en el lugar, para regresar a casa, y ahí estaba, en la habitación de su hijo, el cual al parecer no se encontraba -"Vaya suerte que tienes Draco, pero no diré nada, te mereces eso por cobarde"- murmuro.

 

Saludo como nunca a la chica morena, subió aquellas escaleras que conocía a la perfección, con aquella sonrisa tan característica, -Hola, señor Malfoy, que le trae por aquí- pregunto el señor Thomas -Déme una mesa, por favor- afirmo el rubio, con los ojos destellantes, el lugar estaba casi vacío, unas cuantas personas y el se encontraba de espalda al balcón -Que le parece esa de allí- afirmo el hombre extrañado, por el comportamiento del chico, pero con una sonrisa, el rubio se roto para ver el lugar, que el hombre le señalaba, entonces la vio, ahí sentada a escasos metros, tenia que ser ella, esa melena castaña solo le pertenecía a ella, su corazón dio un vuelco de alegría, la respiración se detuvo, sus ojos se nublaron, estaba alucinando -¿Granger?- dijo en un tono casi audible, el señor Thomas sonrío, la castaña, estaba escondida tras aquellas paginas viejas de un libro, sin percatarse de nada, bajo el libro para tomar su café y levanto la mirada, para saber porque tenia esa sensación en el cuerpo, su cuerpo se tensó, al verlo ahí de pie, su mirada nublada como si quisiera llorar "Imaginación" se dijo a si misma, y una sonrisa increíble salio de su rostro, la mejor que le pudo haber regalado a aquel rubio, que estaba como tambaleándose, el señor Thomas toco su hombro -"Amor hijo, se llama amor"- afirmo el hombre y se alejo, el rubio embozo aquella sonrisa torcida, y camino hacia ella -Puedo sentarme, Granger- pregunto el chico en tono burlón recordando su primer encuentro -Como haz cambiado, Granger nunca había notado que luces hermosa sonriendo- afirmo el chico, sonriéndole y mirándola como si fuera la ultima vez que lo aria, y si así seria.

 

Una Platica como nunca, una cena, una noche, una luna y ellos dos. Maldijo el momento en que conoció ha Astoria, Maldijo el momento en que no se quedo a dormir en casa de Hermione, se maldijo por haberla dejado ir, y ahora ya no la podía atrapar mas, no podía ir por ella, solo la vería marcharse en manos de otro hombre -¿Y dime Granger, cuando es tu boda?- pregunto el chico simulando desinterés -¿Mi boda?- pregunto la casta con una sonrisa burlona -¿Quién te dijo que me casaría?- pregunto la confusa castaña -¿Entonces no te casaras?- pregunto el rubio, sorprendido, Hermione sonrío con fuerza -Talvez, el día que encuentre a mi futuro esposo, y logre atraparlo- dijo la chica con una sonrisa soñadora y mirando la nada -¿Y que hay de Krum? Escuche que salías con él- pregunto el joven, intentando no mostrar interés -Viktor, es un gran amigo, pero no de hecho seré su madrina de bodas- afirmo la castaña, mientras miraba su reloj, ya era tarde -Oh" ya veo- respondió el rubio, sonriendo por dentro -Bueno, Draco es hora de irme- afirmo la castaña tomando su libro, el señor Thomas se acerco -Tom me pude traer
- fue interrumpida, una mano fría se poso sobre la de ella -
Me trae la cuenta señor- afirmo el rubio con una sonrisa, Thomas asintió mirándoles picaramente, Hermione sintió un escalofrío recorrer su espalda cuando se dio cuenta que la mano de Draco aun estaba sobre al de ella. Después de pagar ambos chicos bajaron aquellas escaleras, y Hermione reacciono como una niña pequeña al mirar aquellas flores que amaba -Gerberas- dijo con los ojos brillosos, Kathy la miro sonriente, -Sabes Hermione, llegaron hoy, últimamente no las encontraba por ningún lado, al parecer te esperaban -Supongo que no las llevaras, ¿verdad?- Hermione negó, con una mueca, Draco estaba tras ella, con las manos en los bolsillos, sonrío y se acerco al oído de la castaña -¿Qué color te gusta?- Hermione cerró los ojos, al sentir su aliento en la nuca, y en su espalda una corriente eléctrica, Se roto hacia el, y este mismo le miraba con una sonrisa -¿Cuál?- pregunto sonriente, el rubio -No lo se- afirmo ella, con cara de confusión, Kathy los miraba soñadora, Hermione se acerco a Draco de puntillas, y este te agacho un poco, para escucharle -No creo que a tu esposa le haga mucha gracia, que me regales flores- afirmo la castaña, tomando un brillante color carmín en sus mejillas -bueno, entonces vamos- afirmo el rubio, embozando una sonrisa torcida y caminando negando con la cabeza -Nos vemos Kathy- dijo la castaña, se despidió con la mano y alcanzo al joven rubio.

-Bien Draco, espero que te vaya muy bien en tu boda mañana, me encantaría ir, pero hay dos casas, la primera no me invitaste, la segunda que yo tambien tengo una boda y soy madrina- dijo pareciendo enojada, el rubio lanzo una carcajada -Oh" Vamos Granger no seas sentida- le decía el rubio mientras no paraba de reír -Es broma, bien ahora me voy, cuídate que seas muy feliz Draco"- dijo la castaña, por dentro quería morir, aun así le regalo una sonrisa. Y en cuanto se disponía a marcharse, la sostuvo de la muñeca y la arrastro al auto -Te llevare a casa- afirmo el chico con una sonrisa -Vamos, No es necesario- dijo la chica mientras caminaba, tratando de soltar el amarre -Muévete Granger- afirmo el en tono burlón, "Recuerdos" sonrío, y camino mas aprisa, se sostuvo del brazo del chico con la mano libre, aquel traje tan elegante, le pareció la ropa mas suave y acogedora que había tocado nunca, Draco le miro de soslayo, aquellas mejillas enrojecidas, la mirada dulce y tímida de su castaña, esa mano que tomaba su antebrazo, le quemaba, si de algo estaba seguro era que jamás, la tendría como algo mas, así que esa noche la tendría que aceptar como la castaña, ya no era suya y nunca lo seria.

 

En el camino, Hermione no paraba de hablar, el le escuchaba, se grababa cada una de sus palabras, sonreía, y se sentía muy bien en su compañía, no" bien quedaba corto, se sentía de maravilla, total y absolutamente completo. -Entonces, ya estaba fastidiada, de tantos vestidos pero al final escogió, el que le mostré pero me ha dado a mi un vestido secreto para que use, sabes y si no me queda que are Draco- decía la castaña algo estresada, por aquel vestido sorpresa, Draco le miro ceñudo pero con una sonrisa, bajo del auto y le abrió la puerta a la chica -Ni siquiera me escuchaste, verdad Malfoy- le acuso con el dedo -Vamos Hermione ¿que quieres que diga?, ni siquiera se de vestidos- dijo el empezando a sonreír, caminaron hacia la puerta -¿Qué arias tu? ¿Te lo pondrías?- le preguntaba la castaña mientras abría la herradura de la puerta, -Yo creo que no se te vera mal, "amor"- ¿que había dicho?, sus ojos se abrieron como platos, Hermione quedo preedificada -¿Amor?- se pregunto la castaña, sin dejar de mirarlo a los ojos, sus labios se entreabrieron como queriendo decir algo, pero no supo que decir, Draco reacciono se acerco a ella -Lo siento Granger- le susurro y tomando con ambas manos sus mejillas le deposito un beso en la frente, se giro con sus talones, bajo los tres escalones de la entrada, y camino hacia el auto con las manos en los bolsillos, dos lagrimas corrieron por su rostro, la castaña aun no salía del shock, pero en cuanto lo hizo, corrió y le abrazo por la cintura apretando su rostro en la espalda del chico, y los ojos cerrados, el rubio quedo de piedra, pero lo dijo -Lo siento- y con el dolor de su corazón, soltó las manos de la castaña y sin mirar atrás camino aprisa hacia el auto y arranco desapareciendo en una de las esquinas. La castaña quedo destrozada de rodillas en el suelo, siendo observada entre las sombras por una mirada gris azulada.

Día de las bodas

Toda la mañana preparándose para la boda, estaba lista, un moño con rizos en caída adornaba su cabello https://blog.webboda.es/wp-content/uploads/2008/12/peinado-boda.jpg y cubría algo del escote de su espalda,

 

paquete abrirse, así que esperando se acomodo en el sofá a recordar lo sucedido anoche, ni siquiera había podido dormir bien, el llanto la invadió durante la madrugada, lanzo un suspiro y quedo, fundida en sus pensamientos.

Ahí estaba, mirando su mano, ese anillo que le ata a una persona que no ama, esos ojos que no reflejan ni la mitad de lo que sentía la anoche anterior, se miro al espejo y analizo los detalles del traje, como siempre lucia perfecto sin nada fuera de su lugar, lanzo un suspiro y camino hacia el jardín de su casa donde seria la gran boda.

El paquete se había abierto, aun no podía creer la forma en como lucia el vestido en ella, -"Increíble"- afirmo en cuanto se lo puso, iba acompañado de zapatillas, aretes, un hermoso brazalete y ¿bolso? todo a juego con el vestido, pero en lo que no creí era el color "VERDE"-

https://www.polyvore.com/vikwedding/set?id=22416076

Malditos sean los recuerdos- afirmo la castaña, con una sonrisa y así se abrió paso tomo el traslador y desaparecio para al fin dirigirse a la gran fiesta, al llegar saludo a medio mundo, pudo reconocer a pocos, entre ellos a, Rapkins el ministro de Bulgaria, Neville, su esposa, Bill y Fleur, Ginny no asistirá debido a que iría a la boda de Draco, al igual que Harry, Ron, Luna, Blaise, Pansy y los demás conocidos.

 

-Harry, Creo que Draco, no se ve del todo feliz- afirmo la pelirroja a su lado, -Vamos Ginny ¿porque no se vería feliz si es su boda?- pregunto su esposo -No se, yo creo que ama ha Astoria- afirmo la chica, con una mueca -Deja de decir pavadas, ven ponte de pie ya va a comenzar- le regaño el moreno mientras la ayudaba a ponerse de pie.

La música, sonó de la nada, un rubio al frente del altar, con aire triste, una novia con mirada decepcionada y un par de ojos ámbar entre los asientos reflejaban coraje y dolor, así llego la novia al altar, con un hermoso vestido blanco, que a decir verdad no merecía portar.

-Damas y Caballeros, estamos aquí reunidos para celebrar la unión de dos almas fieles- un viento se coló en el lugar "Flores, pasto, y brisa" -Granger- susurraba una voz en su interior, otra lo saco de sus pensamientos

-Draco Lucius Malfoy, tomas ha Astoria Greengrass como tu esposa, para cuidarle, amarle y respetarle, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad todos los días de tu vida hasta que la muerte los separe-

-No- respondió su corazón -Si, la acepto- respondió su obligación

Ginny, apretó la mano de Harry, al ver como Draco bajaba la cabeza

-Astoria Greengrass, tomas a Draco Lucius Malfoy como tu esposo, para cuidarle amarle y respetarle, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad

Todos los días de tu vida hasta que la muerte los separe-

-No- respondió su corazón -Si, acepto- respondió su avaricia

Si hay alguien que se oponga a la unión de estas dos almas, que hable en el nombre de Merlín o calle por el resto de su vida.

 

Draco, apretó los puños y entones, se dio cuenta que era el fin, el silencio a veces es el peor enemigo de un alma, que necesita palabras.

La boda había sido un éxito, varias veces desconocidos se le acercaron para bailar pero ella se negó, ya pasaban de las 2 de la mañana, y estaba exhausta de estar sentada y rechazando gente, así que con todo el cariño, se despidió de la pareja de casados y camino un poco y tomo el traslador que había hecho y así llego al frente de su casa, tenia miedo a la soledad, no dejaba de pensar en el rubio de ojos grises que estas alturas ya era mas que prohibido, al entrar se quito los zapatos "Ya todo acabo" pensó para si misma y camino en penumbras hasta su habitación, empujo la puerta de la habitación con fuerza para que se cerrara. Todo había terminado.

--------------------------------------------------------------------------------

-"Un momento"-

Una sorpresa en....

Mintras mas comentarios Mejor"

La castaña se detuvo en seco, la puerta no se había cerrado , le dio miedo rotarse, entonces el rechinido de la puerta cerrándose lentamente, la dejo como piedra, el miedo la invadió cerro los ojos al escuchar la puerta cerrarse, pero entonces un olor recorrió la habitación, "Estaba soñando", si tenia que ser, ese olor solo le pertenecía a el, y él no podía estar ahí era imposible, pero unas manos aferradas a su cintura, le hicieron volver a la realidad, abrió los ojos de golpe al sentir escalofríos recorrer su espalda y aquellas manos aferrádas a ella bajado a su vientre, -Sabes amor, después de todo el vestido es perfectamente hermoso, y el color verde sobre tu cuerpo, va de maravilla, tu amiga pensó mucho en mi al dártelo- esa voz, maldita voz altanera que le hacia suspirar y estremecerse, sintió enrojecer al entender el sentido de sus palabras, Draco beso uno de sus hombros descubiertos, la castaña tembló ante el contacto, -Además, la tela es hermosamente accesible, Granger- sonrío el rubio en el cuello de Hermione, pegándola mas a su pecho, deshizo el amarre del vientre de la chica, y bajo lentamente sus manos para acariciar sus caderas, Hermione ahogo un suspiro y sonrío ante el cosquilleo de la caricia, -Draco- le llamo la castaña como asegurándose que fuera real -mmm
-
respondió el mientras, depositaba besos en la nuca de la castaña, y subía sus manos hacia la cintura de la chica, sin despegarlas de su cuerpo, haciendo que el vestido de seda se elevara con las mismas, ella le miro las manos -No había anillo- se sorprendió, ¿qué había pasado? -¿Q
Qué paso?-
pregunto jadeante la chica, tratando de soportar aquella sensaciones que le provocaban las manos del rubio, el sonrío ante el recuerdo.

Si hay alguien que se oponga a la unión de estas dos almas, que hable en el nombre de Merlín o calle por el resto de su vida.

Apretó los puños, esperando, el silencio era eterno

Ento
..-
el hombre fue interrumpido

-Yo me opongo- afirmo una voz que el conocía tan bien como la palma de su mano, se roto para asegurarse de que fuera el -"Padre"- afirmo el chico, -Lucius, siéntate- le escucho decir a su madre que estaba en primera fila, al igual que el opositor, que era estirado por el saco, de la mujer

 

-Draco, esa mujer, no esta embarazada, y si lo estuviera, ni siquiera es tuyo, es de Theodore Nott- afirmo el hombre mirando, filas atrás donde se encontraba el acusado, los presentes estaban en shock y Draco se roto a mirar ha Astoria, quien ahora lloraba a cantaros en el suelo -Eso es verdad- pregunto Draco furioso, las personas estaban de pie, menos Nott -S
Sii Draco lo siento, yo no quería-
afirmo la chica tomándole del pie, Draco se soltó del agarre, camino rápidamente entre las personas, el primero su padre, se acerco a el -Vete con la sangre sucia- afirmo el hombre regalándole una sonrisa que el rubio respondió, con un asentimiento y camino rápidamente, miro a Ginny, quien le sonrío y ella al ver su mirada sabia a donde se dirigía, dándole un vistazo a Nott de desprecio, desapareció de la fiesta o mejor dicho de su intento fallido de entierro.

Entonces, la castaña se roto hacia el lo tomo del rostro con lagrimas en los ojos, -Draco, yo
.-
no continuo solo se aferro a su saco y lo abrazo, lo abrazo como queriéndose fundir en el, Draco respondió igual, -Granger, yo te amo- afirmo el chico, mientras una lagrima de felicidad corría por su rostro -Yo tambien te amo, Huron- le respondió ella riendo en su pecho, el la separo un poco -En verdad el vestido es muy tentadoramente accesible, Granger- afirmo el chico, tomándola del mentón, con una mano y con la otra en su espalda, la deslizo lentamente por el escote que cubria su cabello, la castaña se sonrojo y bajo la mirada, pero el la tomo de la cintura y la elevo para después besarla, tranquilamente, con dulzura, y pasión a la vez, con amor guardado, se separaron para tomar aire, el la bajo, y sin mas que decir, Hermione lo tomo del abrigo para acércalo y besarlo nuevamente de una manera diferente, mas posesiva indagando uno en la boca del otro, mientras que el rubio deslizaba suavemente sus manos por el "Accesible" vestido, que le comenzaba a fastidiar, Hermione se deshizo del saco, ya no le parecía tan lindo, ahora le estorbaba, después la camisa, observaba cada detalle del pecho de su amado, una que otra cicatriz, el sudor frío en su frente, brazos fuertes y marcados al igual que su pecho, le besaba el cuello provocando sensaciones insoportablemente maravillosas, la elevo de nuevo estaba recargada en algo frío -La pared- recordó, no le importaba, se aferro por instinto con las piernas a la cadera del rubio, quien ahora con ambas manos subía lentamente por las mismas, desahogo un gemido en el cuello del rubio cuando este acariciaba sus muslos, -"Malditas hábiles manos" pensó- el rubio sonrío ante el melodioso sonido y la apego mas a la pared, sentía un cosquilleo en el vientre, cuando Draco se acercaba a "Zonas Prohibidas", camino con ella amarrada a su cadera, la castaña se divertía, despeinando al rubio al pie de la cama, bajo el cierre del vestido, y mientras este te deslizaba al suelo, una corriente eléctrica recorrió el cuerpo de Hermione, al sentirse desnuda, y se detuvo, Draco recordó que seria su primera vez -¿Como era eso posible?- se preguntaba, por eso la amaba mas, por darle la oportunidad de amarle -Hermione, eres la mujer mas, perfecta, única y hermosa que puede haber conocido- Le susurro, al oído y después le deposito un beso, en la frente -Entenderé si no quieres que siga- le dijo aun abrazándola , entonces, ella se sintió protegida y segura, en definitiva estaba en el lugar correcto, rozo una mano por la espalda del rubio, el chico se estremeció, pero entendió el mensaje, la recostó suavemente sobre la cama -"Sabanas blancas"- pensó el rubio al distinguir el color en la obscuridad, se acomodo entre sus piernas, se acerco para besarla, el cuello, los hombros, algo dentro de el pedía mas, algo crecía dentro de el, aquel deseo desesperado de sentirla suya, de hacerla suya por primera vez, de demostrarle su amor
.. beso la oreja de la castaña, esta ahogo un gemido, el rubio quería escuchar sus maravillosos cánticos, le mordió levemente -Merlín- exclamo la castaña jadeando, y aferrándose a la espalda del muchacho, el chico observo por encima el busto de la joven, quería probar cada centímetro de belleza que esta poseía, en un movimiento se deshizo del sujetador, deposito un beso en el centro de ambas colinas, después su legua se deslizo por el pecho de la chica, arrancándole mas de un suspiro, ahora los instintos estaban apoderados de ella, respondiendo como una mujer a su amado, con pasión, deseo pero sobre todo amor, su mano viajaba por la masculinidad del rubio, ella era una persona reciproca, si ella recibía todos recibían, pero el "todos" solo lo conformaban ellos dos, así que ahora se encargaba de arrancarle gemidos al dueño de ese par de mercurios -¿En que momento había llegado a tanto?, "ya no tenia ropa"- no importaba ya, cuando dos personas se aman no hay barreras, ni clases, ni modales, todo se acaba, pero claro en experiencia el ganaba y por mucho, dibujo un camino de besos desde su boca, pasando por el cuello, pecho, ombligo, vientre, ahí se detuvo "Ausencia" fue lo que sintió, abrió los ojos "Error", ahora el saboreaba aquel secreto, entre sus piernas, aquel lugar, que provocaba descargas, que pensó seria imposible vivir para soportarlas, sus manos aferradas a las sabanas, su espalda se encorvaba -"Oh" Merlín, maldice al hombre, que se apodera de mi cuerpo, maldícelo por hacerme sentir tan, completa" ¿Qué demonios, hacia, con boca en su bsu cuerpo? Se peguntaba la castaña mientras sentía humedecerse, tenia que ponerse de pie o en cuchillas por lo menos, lo logro se arrodillo en la cama quedando frente a el, la beso, acariciando su espalda, su trasero y sus piernas, pegándola a su cuerpo ya desnudo
ella, bajo su mano traviesa recorriendo el pecho, hasta llegar a las piernas el rubio, quien ahogo un gemido en los labios de la castaña, sus dedos llegaron hasta la ya "Gran" masculinidad del chico, la recorrió con caricias, masajes, lo que sea que fuera, el rubio sintió morir, cualquier cosa, experiencia o aventura que había tenido antes de esta, quedaba estupidamente en el "ridículo" -No estabas tan perdida amor- afirmo el rubio jadeante -Lo que sea por
. por atrapar a una serpiente-
respondió la chica, sonriéndole picaramente, y la recostó de nuevo, el momento había llegado, la miro pidiendo permiso -Hoy es tu cumpleaños, ¿no amor?- dijo la castaña sonriéndole, afirmándole el permiso, el rubio le sonrío, el primer toque fue delicado, pero aun así dolió, la castaña se aferro al rubio escondiendo su cara en el cuello del mismo -Es el mejor regalo- afirmo el rubio -Yo te cuidare, Hermione- afirmo el rubio, -Te creo, Feliz Cumpleaños- le dijo jadeante, mientras lo miraba, la segunda, fue mejor, sus cuerpos estaba encajando a la perfección y así hasta que la castaña casi le imploro que "Le amara, mas", antes de llegar juntos a su mundo, Draco tomo fuerzas, -Sabes Amor, des
después de todo, Te
Te atrape-
afirmo, mientras ambos estallaban en amor.

 

 

El sol le daba de lleno en la cara quiso levantarse pero algo la sostenía por la cintura, su rubio dormía placidamente con la sabana hasta la cintura, sonrío al verlo y delicadamente le acomodo unos cabellos, para después soltarse del amarre, miro su mesita de noche, 7:30am, algo le llamaba la atención y levanto la mirada -"Por Merlín"- exclamo con los ojos cristalinos, -Un ramo de alrededor 20 gerberas, de colores- se exhibían frente a sus ojos, en la mesa de lectura, decidió darse una ducha, y bajo silenciosamente a preparar el desayuno, tambien aria un pastel, el chico se levanto ya bañado, llego a la cocina -Hola amor"- saludo desde el marco de la puerta -Hola- saludo ella y se abalanzo sobre el -Feliz Cumpleaños, Cariño-afirmo la castaña -Te tengo una sorpresa, pero vete al comedor- afirmo la castaña, mientras Draco le abrazaba -la mayor sorpresa esta bajo ese vestido Granger, y otra esta en el centro de mis pantalones- afirmo el rubio, con una sonrisa, insinuadora -Draco"- exclamo ella, alarmada tomado aquel color carmín en sus rostro -Demonios, Hermione, jamás me cansare de ver ese hermoso color de tu rostro- afirmo el rubio, besándole los labios delicadamente y saliendo, hacia el lugar indicado, después de un rato apareció Hermione con un platillo de comida, de la favorita de Draco, después de la comida que incluía desayuno, Hermione desapareció por la puerta de la cocina le recordó la "Noche buena" Apareció la castaña con un pastel en manos,

-Vamos pide un deseo- le dijo la castaña -mmmm
-
Draco hacia como que pensaba, se puso de pie, con aire serio -metió sus manos a los bolsillos, y la miro sin expresión, Hermione se estremeció, el joven se acerco a ella, y saco las manos de sus bolsillos, entonces le sonrío, y se hinco frente a ella, tomo su mano izquierda -Deseo que Hermione Jane Granger, acepte ser mi esposa- exclamo el rubio, la castaña, se le inundaron los ojos -Claro que acepto- dijo ella mientras se lanzaba para abrazarle -Pero, tambien deseo que de cumpleaños me regale otra noche como la de ayer- afirmo picaramente en un susurro -Las que quieras- afirmo ella, con voz suave, entonces tomo con su mano, tomo el betún del pastel y se le embarro de lleno a Draco en la cara, quien sorprendido, la vio correr, tomo el pastel y comenzó a seguirla -Te atrapare, otra vez Granger, así que no huyas cobarde- una risilla resonó en la casa, seguido de el rechinido de una puerta al cerrarse, definitivamente

 

-"Oh" Merlín, maldice al hombre, que se apodera de mi cuerpo, maldícelo por hacerme sentir tan, completa" - Esa frase la hizo despertar

-¿Qué demonios?- se pregunto la castaña, al escuchar el despertador -¿Fue un sueño?- se pregunto, tocándose la cabeza, se dio una ducha rápida, para dirigirse a aquella cafetería.

Que día mas lindo para tomar un delicioso café antes de ir a su largo día de trabajo. -Si, aquí estoy otro día mas, sin novio, sin mis amigos, pero totalmente tranquila- dijo pensativa, y entonces recordó -Esto ya había pasado afirmo desconcertada el sonido de unas sillas la hizo reaccionar -Quiero, un café y el pay de todos los días- afirmo aquella voz tan conocida ya para ella -Malfoy- susurro aferrada a la silla, termino su café y salio, siendo seguida por esa mirada gris azulada.

Salio del ministerio, tenia que ir a buscar los arreglos de su amiga, todo lo de su sueño estaba pasando, las indecisiones de las flores y la subida al bar vacío, entonces paso Thomas se acerco con su café -Aquí tiene, señorita Granger- el sonido de la cerámica en el suelo la hizo estremecer - Señor Malfoy, se encuentra bien -Hermione sonrío, sin mirarle -Valla ironías de la vida-

-Ahora le traigo otro café, señor Malfoy- Hermione estaba en shock recordando, sin mirar atrás y con las manos temblorosas, tomo el café y continuo releyendo los mismos papeles. El señor Thomas, llego entrego el café -Aquí tiene señor Malfoy si necesita algo mas, solo llámeme- Sin mirar a la extrañada castaña rompió el silencio -¿Y ahora, aras como que no recuerdas, esto?- pregunto el chico, esperando una respuesta, Hermione solo cerro los ojos, ¿el tambien lo habia soñado? ¿ahora que tenia que decir? Se había enamorado en un sueño, Con una sonrisa arrogante, el chico se puso de pie, tomo su café y camino hacia la mesa de la chica -Puedo sentarme, Granger- la castaña lo miro como cómplice de alguna travesura y el sonrío asintiendo -¿El mismo?- pregunto ella -El mismo, y sabes sigo pensando que ese vestido verde era hermosamente accesible, ¿Me torturaras hasta que seas madrina de bodas?- la castaña se sonrojo ante la pregunta del rubio y bajo la mirada -Creo, que te lo regalare yo- afirmo el, Hermione sonrío abochornada y mas sonrojada que antes -Nunca me acostumbrare, al hermoso color de tus mejillas- le sonrío, como solo el sabia hacerlo, se acerco a ella un poco mas -Eres un maldito huron- afirmo ella sonriendo dulcemente -Aun así, te atrape Granger- dijo el rubio extendiendo uno de sus brazos, para tomarle el mentón y la acerco, le regalo una sonrisa torcida -Me enamoraste, Granger- dijo esto y la beso, demostrándole que siempre, había estado atrapada.

Travesura realizada o alguien podría leerlo... Nox

---------------------------------------------------------------------------------

Espero que no me asesinen, a mi me encanto, espero que a ustedes tambien porfavor comenten cual es su capitulo favorito y que es lo que mas odiaron

LAS ADORO LECTORAS, GRACIAS POR TODO" :')

 

Recuérdame, Conquístame & Atrápame - Fanfics de Harry Potter

Recuérdame, Conquístame & Atrápame - Fanfics de Harry Potter

Que día mas lindo para tomar un delicioso café antes de ir a su largo día de trabajo. -Si, aquí estoy otro día mas, sin novio, sin mis amigos, pero totalm

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-recuerdame-4702-0.jpg

2023-02-27

 

Recuérdame, Conquístame & Atrápame - Fanfics de Harry Potter
Recuérdame, Conquístame & Atrápame - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/55210
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences