Recuérdame, Scorpius - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Capítulo I

-The mission-

Tenía que hacerlo, estaba convencido de que lo mejor que podía hacer eraaceptar esa misión, aunque con esta sacrificara a lo más importante de su vida.Pero él quería triunfar, él quería demostrar que no todos los Malfoy eraniguales, él quería limpiar el nombre de su familia como su padre no habíapodido hacerlo.

Y estabaseguro que esa misión sería la puerta a todo, si salía victorioso lo tendríatodo. Porque él estaba seguro que una vez todo hubiera acabado las cosas con supelirroja volverían a ser como siempre, porque no podrían ser de otra manera. Oeso creía él.

Podíarecordar la felicidad que sintió cuando Kinsgley le dijo que había sido elegidopara participar en una misión especial, donde solo los mejores aurores tomaríanparte. Y él era uno de ellos.

 

Peroluego
luego vino el balde de agua fría, y ese se lo dio Albus.

Todavíaresonaban en su mente las palabras de su amigo.

¾¿Qué piensas hacer con Lily? ¾había preguntado el mediano de losPotter.

Y Scorpiushabía comprendido que esa misión significaría perder a Lily por un tiempo.

Pero Albusno parecía preocupado por la reacción de su novia, ¿Por qué él debería deestarlo por la de la suya? ¿No eran acaso Paz y Lily amigas?

De hecho,ellas eran mejores amigas. Y Scorpius sabía que encontrarían una manera depasar el tiempo hasta que ellos volviesen, estaba seguro de que ellas los ibana esperar. O al menos quería estarlo.

[
]

Seacurrucó en el sillón con su gran pote de helado de chocolate sobre el regazo ydejó que sus ojos se perdieran en la gran pantalla por la que pasaban lapelícula, esa película que tanto había querido ver.

La puertadel departamento se abrió y por ella entró Scorpius, pero Lily no se inmutó,sabiendo que sería él.

¾Hola ¾murmuró el rubio desde detrás deella.

¾¡Sh!, estoy mirando ¾le reprochó Lily sin quitar losojos de la pantalla.

Scorpiussoltó una pequeña risa y se sentó a su lado.

¾Tenemos que hablar, Ly ¾le dijo apoyando su cabeza en elhombro de ella.

¾¿Tiene que ser ahora? ¾protestó Lily acariciando loscabellos de él.

¾Sí.

Lily soltóun bufido pero al final apagó la televisión y se volvió a su novio.

¾Más te vale que sea importante ¾reprochó con el ceño fruncido, y élno pudo evitar darle un beso en los labios. Porque iba a extrañar esos labios,iba a extrañarla a ella.

¾Tengo una misión ¾susurró sobre los labios de ella.

¾¿De verdad? ¾La pelirroja sonrió, feliz.

Scorpiusasintió algo contraído y ella supo que algo andaba mal.

Sus ojosse encontraron y él la atrajo hacia sí dándole un dulce beso, queriendo que esemomento durara para siempre.

¾Es en Norteamérica, Lily. ¾Las palabras salieron de sus labioscon fuerza, sin que él realmente quisiese pronunciarlas.

Los ojosde ella se horrorizaron ante esas palabras, ella sabía lo que venía acontinuación.

¾¿Por cuánto
?

¾Dos años. ¾Él cortó la frase en medio, sinpoder aguantar un segundo más.

Lily sintiócomo la sangre en su cuerpo se helaba, como todo parecía imposible. Queríavolver el tiempo atrás, quería creer que eso era una pesadilla. Él no podíairse.

¾Oh ¾murmuró sin saber que decir.

 

¾Lily yo te amo, pero tengo que ir.

Los ojosde ella se llenaron de lágrimas que no quería derramar y él quiso abrazarla,quiso contenerla, pero ella lo rechazó.

¾No ¾dijo con la voz a punto de quebrarse, los ojosmarrones acuosos¾. Vos ya elegiste. ¾Tomó aire y contuvo las lágrimas¾. Y no fue a mí.

¾Lily
¾Scorpius quiso decir algo perosabía que sería imposible, ella tenía razón. Él había elegido, y no a ella.

Se puso depie y dándole una última mirada caminó hacia la puerta, su mano se cerró sobreel frío metal del picaporte y se volvió en su lugar. El mundo se le cayó apedazos al verla allí, tratando de contener las lágrimas que querían escapar desus ojos.

Volviósobre sus pasos apresuradamente y se agachó hasta estar a la altura del rostrode ella, lo tomó entre sus manos y clavó sus ojos grises en los avellana deella. La amaba con cada parte de su ser, pero aun así debía hacerlo.

Apoyó suslabios sobre los de ella y le dio un último beso como despedida, un beso consabor a lágrimas de ella.

¾Te amo, nunca lo olvides ¾susurró contra sus labios.

Lilycontuvo el llanto y se puso en pie, observando como él se alejaba.

¾¿Y porque te vas, entonces? ¾preguntó con la voz a punto dequebrarse.

Scorpiusvolvió la vista hacia ella lentamente y soltó un largo suspiro.

¾Tengo que hacerlo, Ly ¾respondió.

Ella semordió el labio inferior con fuerza.

¾Te amo, pero no voy a esperarte toda la vida.

¾Lo sé. ¾Atravesar esa puerta fue una de lascosas más difíciles que hizo en toda su vida.

Lapelirroja apretó los puños con fuerza y lanzó un cojín contra la puerta, loodiaba y amaba a la misma vez. Lo odiaba por irse, por dejarla, por no elegirlaa ella por sobre lo demás. Y lo amaba porque sería imposible no hacerlo, porquesabía que siempre lo haría pasara lo que pasara.

Se dejócaer sobre el sillón y soltó un gemido ahogado, las lágrimas comenzaron acorrer por sus mejillas lentamente. Lloró en silencio queriendo desahogar todo esedolor que le oprimía el pecho.

Cuando laslágrimas dejaron de correr por sus mejillas tomó aire lentamente y secó susojos con la manga de su buzo, ya no iba a llorar más por él, ya no.

Se puso enpie y caminó hacia el baño, buscó entre sus cosas hasta encontrar una tijera,sonrió de lado tomándola entre sus manos.

Observó surostro en el espejo detenidamente, los ojos color avellana todavía enrojecidos,las pecas que recorrían sus mejillas pasando por la nariz, sus labios finos yrosados. Tomó un mechó de sus largos cabellos pelirrojos que le llegaban hastala cintura y lo retorció entre sus dedos.

Giró latijera entre sus manos y cortó un mechó de pelo a la altura de sus hombros,sonrió e hizo lo mismo con otro, cortando cada uno lentamente.

Una sonrisaladeada se formó en sus labios cuando terminó de cortarse el cabello, sacudióla cabeza y volvió a sonreír.

¾Ya no más Scorpius Malfoy para mí ¾susurró con un deje maníaco en lavoz.

Él habíatomado una decisión y ella también, sí él podía dejarla ella podía olvidarlo.


¡Hola!

En un principio esta historia tenía un bonito prólogo pero después no me gustó como quedaba, me pareció que no se entendía nada así que bueno...decidí dejar directamente el primer capítulo.

 

Espero les haya gustado y bueno, esto es recién el principio de la cosa...Scorpius se fue pero veremos cuanto le dura la ida y también que pasa a la vuelta.

En fin, ¡Me despido!

Besos,

Paz

P.D: ¿Vieron el trailer?, es cortito pero me gustó mucho como quedó.

Capítulo II

-An accident-

"Un simple error puede desencadenar una lluvia deerrores"

El aroma a esa ciudad que tanto le gustaba le llegó con placer, unasonrisa se curvó en sus labios. Estaba en casa.

Habíaextrañando a su querida Inglaterra, a su querido Londres. Norteamérica estababien pero él siempre iba a preferir su país por sobre todo lo demás, porquesolo allí podía sentirse como en casa.

¾Parece imposible que hayan pasado dos años ya, ¿no? ¾La pregunta de Albus lo sacó de suspensamientos, le sonrió a su amigo y asintió distraídamente, pero la mirada delmediano de los Potter se había perdido en una chica de cabellos como la nocheque parada en medio del lugar miraba a todos lados en busca de algo.

El corazóndel rubio se vio comprimido al ver a esa chica allí, tragó grueso y se volvióhacia su amigo pero este ya había salido a toda prisa al encuentro de ella. Unarebelde lágrima quiso brotar de sus ojos pero se contuvo, no debía llorar allí.

Con pasolento se acercó hasta donde la feliz pareja que parecía ajena a todo lo demás.Sintió una punzada de envida hacia su amigo y más dolor pareció recorrer sucuerpo.

A pesar detodo todavía guardaba la esperanza de que ella fuese a recibirlo, a pesar deesos dos años él aun seguía pensando en ella como el día en que se fue, porquepara él siempre sería ella pasara lo que pasara.

¾¡Scorpius! ¾El grito le llegó desde detrásmientras unos brazos lo abrazaban con fuerza.

Soltó unarisita al reconocer los espesos cabellos color pelirrojo de Rose Weasley, sumejor amiga.

¾Rose, me vas a dejar sin aire ¾protestó y ella soltó un bufido.

¾Siempre tan simpático, Malfoy ¾gruño echándole la lengua, élvolvió a reír, la había extrañado.

¾¿Y no hay nada para mí, pelirroja? ¾El comentario no podía ser de otroque no fuese James Sirius Potter, con los cabellos desordenados y una sonrisaen sus labios abrió los brazos y miró de forma seductora a Rose que le devolvióla sonrisa antes de salir corriendo hacia él.

Scorpiuspuso los ojos en blanco, a pesar de que James no había sido incluido en lamisión hasta unos cuatro meses atrás en ese poco tiempo había logrado conocermejor al mayor de los Potter y hasta casi tenerle cierto cariño.

Se colgóel bolso al hombro y comenzó a alejarse de allí a paso lento, no quería estaren medio de todos esos felices rencuentros, porque sabía que él no tendría surencuentro, porque él había perdido a su pelirroja. Pero no iba a dejar lascosas así, había vuelto a Londres para quedarse, y para recuperar lo quesiempre le perteneció: Lily Luna Potter.

[
]

Volvió lavista al pequeño papel frente a sus ojos y soltó un largo suspiro. Parecíaimposible que estuviera tan cerca de ella una vez más, parecía imposible quetodos esos sueños que solían despertarlo antes estuvieran a punto de cumplirse.

 

Cuadró loshombros y presionó su largo y blanco dedo sobre el botón del timbre. Volteóhacia atrás, admirando las bonitas paredes del edificio. A ella siempre lehabían gustado los edificios, por eso no le sorprendió en nada cuando Rose lecontó que se había mudado a ese lugar. Así como tampoco le sorprendieron lospotentes ladridos que se pudieron adivinar tras la gruesa pared, aunque pasaranlos años Lily nunca iba a cambiar y él lo sabía.

Elinconfundible ruido de la puerta al ser abierto se oyó a sus espaldas y pudosentir como alguien ahogaba una exclamación.

Giró en sulugar lentamente, queriendo disfrutar de ese momento todo lo posible. Sus ojosse encontraron por primera vez en mucho tiempo, removiéndolo todo en ambos,haciendo que los dos volvieran a sentir todo eso que parecía apagado desde lapartida de él.

Los ojosavellana de Lily se podían ver aguados tras esa máscara de indiferencia quequería mostrar. Porque ella podía mentirle al mundo entero, pero no a él.

¾Ly
¾un suspiro casi anhelante escapó de sus labios; porquellevaba tanto queriendo decirlo.

Y no pudoevitarlo, no pudo evitar estrecharla con fuerza entre sus brazos, no pudoevitar rozar sus labios con los cabellos rojo fuego de ella. Porque quizás eltiempo había pasado, pero lo que él sentía, lo que ella sentía, todo eso seguíaallí, intacto.

Lily loapartó de golpe, como si estuviera saliendo de un trance.

¾Ya es tarde ¾susurró con la voz a punto dequebrarse.

¾Perdón, ¡Perdón, mi amor!

Los ojosgrises de Scorpius no dejaban ver duda alguna, sus ojos pedían, suplicaban, serperdonados.

Y estuvo apunto de caer una vez más, estuvo a punto de perderse en esos ojos grises unavez más. Pero se recordó a sí misma que ya no había ni habría más ScorpiusMalfoy para ella.

¾No. ¾Su voz, firme, potente, demostrando todo eso que nosentía¾. Te fuiste, me dejaste sola. Y yo lo superé, meenamoré, ya hay alguien más en mi vida.

Mintió con simpleza a pesar de que todo sucuerpo le pedía a gritos que dijese la verdad, a pesar de ese <> que pedía a gritos ser dicho por sus labios hacía dos años. Peroella no iba a volver a caer, ella no podía volver a caer.

Unalágrima brotó de los ojos del rubio, agachó la cabeza y respiró profundo. Lohabía arruinado todo y ya nada tenía vuelta atrás. Él la había dejado, él lahabía lastimado, él la había perdido.

La puertase cerró con fuerza frente a sus ojos, pero ya no le importaba. Porque ya todoestaba perdido si no podía estar con ella.

Lapelirroja se recostó sobre la fría madera, dejándose caer lentamente, laslágrimas brotaron de sus ojos en silencio. Y por una vez dejó que todo eseescudo protector cayese, por una vez dejó que todo el dolor que la inundababrotase libremente. Porque aún lo amaba, con cada parte de su ser, y sabía quesiempre sería así. Pero ya no habría un Lily y Scorpius, porque él lo habíaarruinado para siempre.

[
]

Nuncahabía llegado a comprender realmente que era el dolor hasta ese momento, quizásantes había sufrido, la había pasado mal. Pero eso que estaba viviendo en esemomento, esa opresión en el pecho, ese dolor agudo en el corazón; como si leclavaran daga tras daga, puntadas de fulgurante dolor recorriendo su cuerpo.Eso era algo que nunca antes había sentido.

 

Dio unlargo trago de la botella en su mano con la mirada perdida hacia la puerta. Porun segundo, casi pudo imaginársela atravesándola, con una sonrisa en suslabios, con sus ojos avellana fulgurando y su espeso cabello pelirrojo flotandoa su alrededor. Pero ella no iba a volver.

Ella novolvería a rememorar las noches pasadas allí, ella no diría una vez más un teamo dirigido a él, ella ya no volvería a besarlo. Y eso lo estaba matando.

¿Qué habíahecho?, lo había arruinado todo, lo sabía, quizás siempre lo supo. Pero siemprefue un idiota con aires de grandeza, cegado por su propia estupidez, por supropia confianza.

Porque élsabía, él estaba completamente seguro de que al volver ella estaría allí paraél. Esperándolo como siempre lo había hecho, como haría una vez más.

Pero Lilyno estaba, Lily no lo esperó, Lily lo abandonó. Y todo por su maldita culpa.

Dio unúltimo sorbo del espedo líquido que quemó su garganta al descender y arrojó labotella con fuerza contra la pared, al mismo lugar donde las dos anteriores sehabían hecho añicos.

Se puso enpie de apoco, tambaleante, agarrándose con fuerza del sillón color crudo. Esesillón que había comprado con ella. Tan solo ese pensamiento bastó para quemiles de recuerdos llegaran a su mente, nublándola.

Se recostóuna vez más y respiró hondo, tratando de acompasar su respiración. Tratando desacarla a ella de su mente.

Tomófuerzas y se puso en pie, aun tambaleándose por las grandes cantidades dealcohol que había ingerido.

Se acercóa la pared junto a la puerta y tomó la llave del auto de Albus, él estaba en lacasa de su novia y de seguro ni se enteraba.

Y élnecesitaba ver a Lily, o simplemente moriría del dolor.

A pasolento salió del apartamento y se metió en el ascensor, presionó el botón que lo llevaría al subsuelo y serecostó sobre la pared, esperando.

Su imagense reflejaba en el espejo que cubría la mitad de una de las paredes delascensor, cerró los ojos, asqueado con su propia imagen.

Los ojosgrises bañados por una cortina de dolor y grandes bolsas negras bajo ellos, loslabios entreabiertos y manchados de bebida, los cabellos rubios sudorosos yenmarañados, la ropa andrajosa y sucia. Ya casi ni se reconocía.

Laspuertas se abrieron y salió a los tumbos, cada vez el alcohol parecía llegarlemás al cerebro, cada vez se sentía menos consciente de sus movimientos.

Tardóvarios minutos en localizar el auto color negro de Albus, se dirigió hacia él yacarició la suave capa de pintura recientemente pulida. A veces pensaba que suamigo quería más al auto que a su propia novia.

Giró lallave y abrió la puerta, sintiendo como el olor a cuero le llenaba las fosasnasales. Se sentó y acarició el manubrio con sus manos, una sonrisa apareció ensu rostro. Cada vez estaba más cerca de su Lily.

¾Allá voy, pelirroja ¾susurró con voz rasposa, con esavoz tan propia de quien esta borracho.

Arrancó elauto a toda velocidad, sus instintos parecían responder solos, quizás apelandoa los pocos conocimientos que tenía sobre autos.

Giró enuna curva, a tan solo unas calles de la casa de Lily, pero el giro fue muybrusco.

Lo últimoque pudo ver antes de estrellarse fue a su propia vida pasar por delante de susojos.

Las risasde su madre, la voz de su padre, la sonrisa de Albus, el cabello pelirrojo deRose, las manos de su abuela, su juguete preferido y por último los ojos deLily.

 

Luego todofue completamente negro.


¡Hola!

Primero que nada: ¡Odio la letra que les aparece!, pero por no sé que lío se me cambia cuando copio de el word a acá y no puedo editarlo acá porque los guiones me salen raros -.-"

Eso me frustra...

¡En fin!

¿Qué me dicen del capítulo?

Espero que les haya gustado, y no se preocupen que Score no muere ¡Sino nos quedamos sin historia!

Por cierto, la última escena (La del accidente) esa era el prólogo...pero al final no me gustó para eso y bueno...acá está.

Mmm...¡No tomen a Lily como mala!, es cabezota la pobre pero ya va a tener su momento de arrepentirse...ya van a ver...

Creo que eso era todo.

¡Ah sí!, de ahora en más voy a actualizar una vez por semana, cada viernes, ¡Lo prometo!

Besos,

Paz

Capítulo III

-You can´t remember me?-

"Vivimos en un perfecto equilibrio que pude romperseen tan solo un instante"

Cerró losojos con fuerza, tratando de no derramar las lágrimas que pujaban por escapar.No quería ser débil, no quería caer por él una vez más. Pero con tan solorecibir esa llamada de Albus su mundo se derrumbó en pedazos, tan solo el saberque él estaba a punto de morir la estaba destruyendo. Podía odiarlo, podíafingir que lo había olvidado. Pero al final la verdad siempre sale a la luz, ysu verdad, su más pura verdad era que aún amaba a ese hombre con cada parte desu ser, con la misma intensidad que lo había amado dos años atrás, cuando él sefue, cuando la dejó. Y en ese momento quiso volver el tiempo atrás, quisocambiar sus acciones, corregir sus errores. Pero si hay algo que no se puedecambiar es el pasado, el pasado es permanente, se puede tratar de corregir elpresente, se puede tratar de prevenir algo para el futuro, pero no se puedecambiar el pasado.

Unosbrazos fuertes la rodearon en un abrazo sanador, contenedor; y se dejó abrazar,se dejó contener, porque necesitaba un abrazo así, porque lo necesitaba a él, asu hermano.

Si bienJames siempre había sido con quien mejor se llevaba la relación con Albus eraespecial, simplemente podían entenderse con una mirada, con un gesto, sinnecesidad de decir nada. Y el cariño por ese rubio Malfoy era algo quecompartían, algo que los unía, porque cuando todos estuvieron en contra de élfueron ellos quienes estuvieron allí.

¾Disculpen. ¾La voz les llegó desde la izquierdadonde un medimago los miraba atentamente por sobre sus gruesos lentes, se rascóla barba de algunos días y soltó un pequeño suspiro¾. ¿Ustedes son los familiares deScorpius Malfoy?

Lily setensó en su lugar y Albus asintió con la cabeza, ellos eran los únicos allí. Todossabían que la relación entre padre e hijo Malfoy era muy mala, con Astoria eradiferente, pero ella nunca se opondría a los dichos de su marido.

¾Me alegra informarles que el paciente ya está estable,esperamos que se despierte mañana en la mañana y si bien faltan algunosanalices podemos decir que está todo bajo control.

 

Tanto lapelirroja como el morocho soltaron un suspiro de alivio y se abrazaron ensilencio.

A lo lejosuna atropellada mujer de cabellos como el fuego se abría paso entre las personasseguida de un adormilado morocho que observaba todo sin parecer comprenderrealmente algo.

¾¿Rose? ¾La pregunta fue hecha por elmedimago que pareció iluminarse al verla a ella allí.

La aludidaasintió con torpeza mientras James fulminaba con la mirada al hombre y tomabade la mano de forma posesiva a su novia.

¾¿Cómo está, Mark? ¾preguntó la pelirroja mayordirigiéndose a su amigo que parpadeó un par de veces, con torpeza.

¾Va a estar bien ¾atinó a decir antes de alejarse deallí seguido por la incesante mirada de James Potter.

Los ojosmarrones de Lily se cruzaron con los celestes de su prima y ambas se fundieronen un fuerte abrazo, quizás no compartían tanto como les gustaría, quizásfueran el agua y el aceite en muchos aspectos. Pero aun así sabían que siemprepodrían contar con la otra.

[
]

Se removióincómoda en el sillón de cuero blanco, era amplio y bonito pero ella se sentíaincómoda en ese lugar. Porque ella odiaba los hospitales, siempre lo habíahecho y siempre lo haría.

Soltó unlargo suspiro y volvió la vista hacia la cama donde un rubio dormíaprofundamente, las heridas estaban sanando de a poco pero ya había pasado undía completo del accidente y él seguía sin despertarse.

Tomó airelentamente y se acercó hacia él, acarició sus cabellos platinados entre susdedos y sonrió apenas, hacía tanto que no hacía aquello.

Y derepente lo inesperado sucedió, los ojos del rubio se abrieron de par en pardejando ver ese gris intenso que tanto amaba ella.

Se llevólas manos a los labios para reprimir el gemido ahogado que pujaba por salir,una rebelde lágrima brotó de sus ojos y solo pudo abrazar con fuerza al hombre.

Scorpiusla abrazó, confundido, se alejó con delicadeza y clavó sus ojos en los avellanade ella; parpadeó un par de veces sin entender el extraño cosquilleo que lehabía producido la intensa mirada de la mujer.

¾¿Quién sos? ¾preguntó casi en un susurro,entrecerrando los ojos.

Lily lomiró sin entender pero antes de que pudiera decir palabra alguna el medimagocon el que había hablado la noche anterior entró a la sala y le pidió que seretirara.

[
]

Tragó condificultad tratando de procesar lentamente las palabras del hombre, no podíacreerlas, no quería creerlas.

Negó conla cabeza torpemente.

¾No ¾soltó en un gemido ahogado, tratando de contener losinminentes sollozos.

¾Lo siento, pero perdió la memoria, no sabemos cuantova a tardar en recuperarla o si
¾El hombre de cabellos negros sedetuvo en seco ante la mirada de ella.

¾¿O qué? ¾apremió Lily mordiéndose el labioinferior nerviosamente.

Elmedimago soltó un largo suspiro y posó una mano en el hombro de ella en untorpe intento por consolarla.

¾Existe la posibilidad de que no vuelva a recuperar lamemoria.

Lapelirroja apretó los labios con fuerza, queriendo detener las lágrimas que comenzabana asomar por sus ojos. No quería llorar.

[
]

¾¿Nada? ¾La pregunta de Albus flotó por elescalofriante silencio que los envolvía, ella asintió con pesar mientras lamujer de cabellos oscuros tomaba con fuerza la mano del hombre.

 

Lily sealejó de allí en silencio, no podía estar allí con ellos, no podía verlosjuntos y se odiaba por ello. Porque sabía que sino fuera por su maldito orgulloella podría estar en el lugar de su amiga.

Los pasosresonando detrás de ella la sacaron de sus pensamientos aunque los estabaesperando. Cerró los ojos con fuerza y se mantuvo firme en su lugar.

¾No quiero hablar, Paz ¾susurró, la aludida soltó un bufidoy tomó la mano de la pelirroja entre las de ella. Sin decir una palabra sefundieron en un abrazo, porque Paz sabía que Lily necesitaba ese abrazo.

Laslágrimas comenzaron a rodar por los ojos de la pelirroja en silencio mientrassu amiga le acariciaba los cabellos con ternura, tomaron asiento en el fríopiso y la pequeña Potter comenzó a desahogar todas sus penas, como siemprehacía con su amiga.

¾¡Es todo mi culpa!, si yo tan solo lo hubieraesperado
¾Los lamentos de ella se mezclaban con los hipidoproducidos por el llanto.

¾Eras solo una niña, Lily ¾contradijo la morocha.

¾Quizás, pero tendría que haberlo esperado.

¾Eso ya no importa, de nada sirve que te tortures porlos errores que son parte del pasado. ¾Tomó el rostro de la otra entre susmanos y la obligó a mirarla a los ojos¾. Él está allí, todos sus recuerdosestán allí y estoy segura que la única que pude recuperarlos sos vos.

Los ojosde la pelirroja se perdieron en el punto que su amiga señalaba, ella teníarazón. Quizás había cometido muchos errores en el pasado, pero estaba dispuestaa arreglarlos a todos.


¡Hola!

Lo prometido es deuda, y dije que iba a actualizar cada viernes así que acá me tienen (:

Bueeeeeno, este fue uno de los capítulo que más me gustó escribir. Lily y su arrepentimiento fue genial peeeeero.

Lo más importante es que ¡SI!, como muchas se lo esperaban el rubio perdió la memoria...y acá es donde nuestra historia toma su lugar. Scorpius no se acuerda de nada de su vida pero si sabe leer, escribir y todas las cosas que aprendió en Hogwarts.

¿Se entiende?

Lo que se olvidó es su vida personal, las personas que quiere, lo que hace...todo eso.

¡Ah!

Apareció Paz Longbottom, muchas la conocen pero para las que no se las presento. Ella es la hija de Hanna y Neville, es mejor amiga de Lily y Albus (Y ahora también su novia), tiene la misma edad que Albus y Score (24), Lily tiene 22.

Y bueno...creo que eso es todo (:

Besos,

Paz

Capítulo IV

-Parts of my life-

"Nuestras decisiones, nuestros errores, nuestrosaciertos. Todo forma parte de quienes somos, de nuestra esencia"

Sus ojoscolor gris se posaron en el amplio lugar de paredes blancas, frunció elentrecejo al notar algo familiar en él, ¿acaso había visitado ese lugar conanterioridad?

No lograbacomprender absolutamente nada, desde que despertó en el hospital nadie se habíadignado a darle una buena explicación de lo que estaba pasando y eso empezaba amolestarle.

Se volvióhacia la chica pelirroja que lo había acompañado a ese lugar, la misma quehabía visto cuando se despertó. Era hermosa y no podía evitar preguntarse querelación tenía con él, pero había algo en sus ojos que le ocultaba unahistoria, y una larga historia según lo que adivinaba.

 

¾¿Me vas a decir donde estamos? ¾preguntó, ella soltó un largosuspiro y vaciló antes de responder.

¾En tu casa ¾soltó al final, el rubio se viosorprendido con la información pero ahora que lo pensaba él no recordaba teneruna casa
ni siquiera recordaba cual era su nombre.

¾¿Es normal que no recuerde nada? ¾Se rascó la cabeza con la mano ysoltó una media sonrisa que ella quiso responder, pero todo parecía tanforzado, tan diferente a como solían ser las cosas entre ellos.

¾Sí, pero es una larga historia. ¿Qué te parece sientramos? ¾respondió ella e inmediatamente tomó asiento en elúnico sillón de la sala, uno de dos cuerpos y color negro.

Él lasiguió en silencio, tomando asiento a su lado, la mirada de la pelirrojapermanecía perdida en la lejanía, lejos de allí; y no supo porque pero depronto sintió la necesidad de traerla de vuelta de donde se hubiese perdido, depronto sintió que si esa chica se perdía él estaría perdido, y no lograbacomprender porque.

¾Tu nombre es Scorpius Hyperion Malfoy ¾murmuró ella al final, sonrió delado y posó sus ojos en los de él, pero estos ya no la miraban con ese infinitoamor con el que solían hacerlo, estos solo la miraban con curiosidad.

¾¿Y el tuyo? ¾preguntó sin poderse contener,porque necesitaba saber el nombre de esa chica de cabellos como el fuego.

¾Lily, Lily Potter. ¾Le extendió una mano que él apretócon suavidad, como si sintiese miedo de lastimarla.

¾¿Qué me pasó, Lily?

Lapelirroja soltó un largo suspiro y sus ojos volvieron a perderse en la lejanía,en el tormentoso mar que eran sus recuerdos.

¾Tuviste un accidente en auto y perdiste la memoria, espor eso que no te acordas de nada. ¾La respuesta salió casi forzada desus labios, porque aún parecía esperar que todo fuese una pesadilla de la quepronto iba a despertar.

¾Vos me conocías, ¿cierto?

¾Cierto.

¾Y
¿cómo soy? ¿Quién soy?

Lilyentrecerró los ojos y volvió a soltar un largo suspiro, eso iba a resultarmucho más complicado y doloroso de lo que había pensado pero lo iba a hacer ylo iba a lograr, por él.

¾Bueno, es una larga historia pero, ¿qué queres saber?

¾¿Quiénes son mis padres? ¿Por qué no vinieron a verme?

¾Tus padres son Draco y Astoria Malfoy, y ellos novinieron a verte porque
bueno, tu relación con tu padre es mala, con tu madrees diferente pero ella nunca lo desafiaría. Es una buena mujer y te ama,incluso me mandó una carta preguntando como estabas, ella está destrozada conesto.

Scorpiusasintió con la cabeza, procesando toda esa información lentamente.

¾¿Vivo acá solo?

¾No, vivís con mi hermano, Albus Potter, que es tambiéntu mejor amigo.

<>, de alguna forma ese nombre parecía resultarle familiar.

¾¿Fui a Hogwarts?

Lapregunta tomó por sorpresa a Lily que abrió mucho los ojos y se volvió hacia élrápidamente.

¾¿Te acordás de Hogwarts? ¿De que más te acordas?

Él pareciópensarlo lentamente, a decir verdad se acordaba de muchas cosas.

¾Bueno, también me acuerdo del callejón Diagon, deHogsmade y de la mayoría de hechizos y esas cosas, pero no me acuerdo habervisitado esos lugares o haber realizado esos hechizos. Es como si me hubieramemorizado un montón de libros, hay hechos y lugares, pero no sentimientos nisiquiera personas.

 

Ella asintió sintiendo como su ilusión caía enpicada, por un momento había tenido la esperanza de que él iba a recordarlotodo en un abrir y cerrar de ojos. Pero las cosas siempre eran mucho máscomplicadas para ellos.

¾Fuiste a Hogwarts, estuviste en Slytherin y fuisteprefecto. ¾Soltó una sonrisa de lado, recordando viejos tiempos¾. También fuiste parte del equipode quidditch como cazador, jugabas bien pero yo siempre jugué mejor.

Ambosrieron, él por las palabras de ella, ella por los recuerdos que comenzaba ainundarla.

¾Siempre fuiste el maldito príncipe de los Slytherin yal principio te odiaba, no eras más que el engreído amigo de mi hermano, perocon el tiempo aprendí a quererte, aprendí a conocer al verdadero Scorpius ydescubrí que detrás de la máscara había otro chico, uno mucho mejor que elengreído y mujeriego que todos conocían.

<>, esas palabras estuvieron a punto de escapar desus labios, pero no podía, no podía forzarlo a él a quererla solo porqueanteriormente lo había hecho, ella nunca haría algo como aquello.

¾¿Cómo nos conocimos?

Ella soltóuna pequeña risita ante la pregunta y él la miró sin comprender.

¾Esa es una historia algo cómica. Todo empezó el veranoen que cumplí once años, me había ido con mi prima Dominique a Francia avisitar a su tía y cuando volví a mi casa me vengo a encontrar con que un rubiooxigenado estaba sentado en mí lugar comiendo las galletas que mí mamá mepreparaba a mí. Y simplemente quise que desparecieras de la faz de la tierra,más aún cuando me sonreíste con seducción y murmuraste un <>, si Albus no llegaba en ese momento juro que te hubieraasesinado.

Scorpiussonrió con ganas, sin siquiera proponérselo esa chica era especial y muyespecial.

¾¿En que trabajo?

¾Sos un auror, uno muy bueno de hecho.

¾¿Y vos?

¾Jugadora de quidditch, la cazadora de las Avispas.Preferí la tradición de mamá a la de papá. ¾Se encogió de hombros y luego sellevó una mano al estómago¾. Tengo hambre, ¿vos no?

¾De hecho sí. ¾Era tan fácil estar con ella,incluso cuando resultaba extraño que supiera tanto de él y él tan poco de ella.

¾¡Ya sé!, voy a preparar tu comida preferida. ¾Le guiñó un ojo mientras se dirigíaa la cocina.

El rubiofrunció el ceño ante un pequeño recuerdo que acababa de llegarle, se apresuróhasta la cocina donde ella comenzaba a revolver la heladera.

¾Tú postre preferido es el helado de chocolate ¾soltó con una sonrisa en suslabios, no sabía como pero lo acababa de recordar y estaba completamente seguroque así era.

Ella sevolvió estupefacta hacia él, sonrió con ganas.

¾Sí ¾respondió casi en un susurro, presa de la sorpresa.

Scorpiusse recostó sobre la mesada y se dedicó simplemente a observar como ella cocinaba,hasta que una pregunta llegó a su mente.

¾Lily ¾llamó mientras jugueteaba con unamanzana roja entre sus manos¾. ¿Qué somos?

Lapelirroja se sonrojó ante la pregunta, recogió un mechón de su cabello que sehabía escapado de la coleta que lo sostenía y le sonrió de lado.

¾Amigos, si fuésemos algo más mis hermanos te hubieranmatado.


¡Hola!

 

Como cada viernes, acá me tienen (:

Mmm...decirles que la historia va a ser corta (8 capítulos), no se me dan las historias largas :$

Y bueno...este capítulo no es de los que más me gusta pero tiene un toque que me gusta, quizás el hecho de que halla mucho Lilius. Aaah, ese rubio desmemoriado es divertido ^^

Les cuento que el próximo capítulo se va a llamar "Wrong love" (Amor equivocado)

Eso creo que era todo...¡Me voy a hacer la previa para el partido de Uruguay-Argentina!

Para los que no saben, soy Uruguaya :D

Besos,

Paz

Capítulo V

-Wrong love-

"Antes el amor era un juego fácil dejugar"

Una sonrisa delineó sus labioscarmesí al golpear la puerta, lo había extrañado tanto en esos dos años,después de todo él siempre había sido su mejor amigo. Cuando supo de la misiónfue malo, primero quiso matar al rubio por irse y dejar a Lily pero luego logrócomprender lo que le sucedía a este, pero todo empeoró cuando Albus le dijo queél también se iba. Y de un día para el otro se vio sin sus dos mejores amigos,sin esos dos molestos Slytherins con quienes había pasado tanto tiempo en suamado colegio, con esos dos con quienes se había convertido en el "Trío deplata". Los extrañó tanto, pero fue en esos momentos cuando volvió a recaer ensu viejo vicio: James Potter. Ella y el mayor de los tres hermanos Potterhabían mantenido una relación secreta durante el última año de él en Hogwarts,pero luego ambos decidieron que no podían estar juntos, hasta esa tarde deotoño luego de unos largos tres meses de la partida de sus dos mejores amigos. Korean Beauty

Jameshabía notado que ella ya no era la misma, y en su intento por consolarla nohizo más que volverse a enamorar de ella, lo mismo le pasó a la pelirroja. Luegode un largo mes de noviazgo ambos decidieron confesarle todo sus padres,hubieron gritos y peleas, pero al final todos cedieron, porque Rose amaba aJames y James amaba a Rose, y nadie podía negarlo.

Cuandoél le dijo que tenía que partir a la misma misión que mantenía ocupados a susdos mejores amigos creyó que todo era una broma pesada, pero esos cuatroeternos meses terminaron antes de lo pensado y al final pudo volver a recuperara sus tres chicos, a esos dos con los que había compartido tanto y al amor desu vida, porque estaba segura que James lo era.

Abriólos ojos y soltó un suspiro anhelante, la felicidad había durado poco, Scorpiushabía perdido la memoria y ella ni siquiera había podido tener una charla conél. Extrañaba a su mejor amigo.

Sacudióla cabeza como tratando de alejar esos pensamientos, estaba segura que él iba arecuperar la memoria y ella iba a hacer todo lo posible por ayudarlo.

Sintióla llave girando en la cerradura y movió los pies con nerviosismo, no estabasegura de como debía tratarlo, porque para ella él seguía siendo su mejoramigo, pero para él era una completa desconocida.

ScorpiusMalfoy asomó por detrás de la puerta y le dedicó una sonrisa torcida a lapelirroja, se rascó la cabeza con la mano y entrecerró los ojos observándola ensilencio por unos segundos.

¾Soy Rose ¾se presentó ellatendiéndole una mano que él estrechó.

 

Lapelirroja se mordió el labio inferior y sin poderse contener abrazó al rubiocon fuerza, porque odiaba que el destino fuese tan injusto con ellos, porqueodiaba que él y Lily no pudieran estar juntos, porque ella sabía que a pesar deque ambos habían cometido errores se amaban con locura y siempre había vistoesa relación con cariño, porque ella simplemente amaba a sus "Lilius".

¾¿Querés pasar? ¾preguntó un confundidorubio una vez que ella lo hubo soltado, Rose asintió atropelladamente y sesentó en el sillón blanco.

Scorpiusentrecerró los ojos y se llevó una mano a la cabeza que comenzaba a latirledolorosamente, de pronto millones de imágenes pasaron frente a sus ojos, peroninguna parecía tener sentido, hasta que al final se detuvo en una donde podíaver a una pequeña pelirroja frente a sus ojos, era pecosa y con unos intensosojos celestes; la niña sonrió y se inclinó hacia él cerrando los ojos, suslabios se unieron durante una pequeña fracción de segundos y luego ella sealejó corriendo.

Abriólos ojos confundido y se volteó a ver a la chica que acababa de conocer, quienle dedicaba una brillante sonrisa, ella era idéntica a la niña de su recuerdo.

[
]

Tomóa la chica con fuerza de la mano y ambos comenzaron a correr en dirección a lagigante rueda de la fortuna, subieron apresuradamente y ella comenzó a recitarlos nombres de los edificios que veían, él la observaba en silencio.

Ellaera hermosa, pero hermosa a su manera, Rose no era de esas chicas que poseíanuna belleza espectacular que dejan a los hombres mirando por horas, no, ellatenía un espeso cabello pelirrojo que le caía hasta un poco más por debajo delos hombros y unos brillantes ojos celestes, las pecas rodeaban su blanca piel.Tenía un rostro bonito, pero nada fuera de lo común, lo hermoso en ella era sumanera de sonreír, su manera de fruncir la nariz cada vez que algo ledesagradaba, la pasión con la que hablaba de cada cosa, la manía que tenía concorrerse esos rebeldes mechones del rostro; esas eran las cosas que la hacíanespecial. Pero Scorpius no había notado ni la cuarta parte de todo eso, porqueél simplemente se había quedado perdido en ese recuerdo, aferrado al único recuerdoque poseía y aferrado a la única persona que recordaba, por eso se habíaconvencido a si mismo de que estaba enamorado de Rose, de que ella era la chicaque él quería. Porque no había posibilidades de que se equivocara.

[
]

Élhabía dicho que tenía algo importante que decir y ella no había podido evitarno ilusionarse, porque quería creer que él había recordado algo, quería creerque todo volvería a ser como antes.

Elrubio le sonrió de lado y la abrazó con fuerza, queriendo transmitirle toda laalegría que estaba sintiendo en ese momento. Porque ella había sido el primerrostro que vio, y eso lo mantenía unido a la chica; o al menos él pensaba queeso era lo que los mantenía unidos.

¾Ayer recordé algo ¾confesó al final, llenode emoción que ella no tardo en compartir dándole un fuerte abrazo y plantandoun beso en su mejilla, un beso que significó mucho más de lo que él hubieseesperado.

¾¡Eso es genial, Score! ¾gritó llena de dicha,quizás él no lo había recordado todo, pero haber recordado algo significabamucho.

¾Lily, sé que estoy enamorado. ¾Los ojos del rubiobrillaron al decir esas palabras y el corazón de ella no pudo más queacelerarse al oírlas.

 

Yestuvo a punto de tirarse a los brazos de él, porque estaba segura de que deese momento en adelante todo sería perfecto entre ellos, tan perfecto comosiempre debió ser. Pero el amor nunca fue un juego fácil de jugar para ellos, yesa no era la excepción.

¾Rose es increíble, ¡Tan solo verlame hizo recordar!

Yfue allí cuando sus esperanzas se fueron al demonio, porque él había dicho Roseno Lily, sabía que se había equivocado. Y dolía, ¡Por Merlín que dolía!, porquesu prima había logrado que él recordase algo con tan solo una mirada, y ellaseguía allí pretendiendo que él la recordara sin poder hacer nada. Se sentíacompletamente estúpida, completamente impotente, y odiaba sentirse así, odiabaser tan impotente y odiaba ser tan estúpida.

Lededicó una sonrisa forzada, una sonrisa que quiso decir: <<¡Mirame!,estoy acá y te amo con locura>>

Scorpiusla abrazó con fuerza y ella se juró que ese no era el final, porque quizáshabía perdido una batalla pero no aún la guerra, y estaba segura que lassiguientes batallas las iba a ganar.

[
]

Ledio un último mordisco a su helado de frutilla con crema y tiró el cono a labasura, podía sentir la mirada del rubio sobre ella y eso le empezaba amolestar, porque no se suponía que él la mirase de esa manera.

<>

Scorpiusla tomó de la mano y la acercó a hacia él, ella frunció el entrecejo ante elgesto, pero antes de que pudiera decir algo los labios de él estaban sobre losde ella. Y simplemente lo dejó besarla, porque estaba segura que él no ibasentir nada con ese beso, porque entre ellos nunca habría nada romántico, eranRose y Scorpius, los amigos inseparables, no los amantes prohibidos que todosquerían ver, ese era el título de Lily y Scorpius, y quizás fuese hora de queél lo descubriese.

Elrubio se separó en silencio, se rascó la cabeza y le dedicó una sonrisatorcida. Se sentía terrible, ese beso no había logrado transmitirleabsolutamente nada ¡Nada!, él estaba seguro que estaba enamorado de Rose, peroentonces
¿Por qué no había sentido nada al besarla?

¾No hay nada romántico entrenosotros ¾soltó ella con una pequeña risitamientras emprendía camino calle abajo, él se apresuró a seguirla, aúnconfundido.

¾Pero
ayer recordé un beso que nosdimos cuando éramos niños. ¾Ladeó la cabeza y lamiró sin comprender que estaba sucediendo, ella le sonrió con dulzura.

¾Eso éramos
niños, ese fue nuestroprimer beso, a los once años, pero luego de ese no hubo más porque simplementenunca nos pasó nada. ¾Volvió a sonreírle yluego se encogió de hombros¾. Somos solo amigos,Scorpius.

Élla observó en silencio, comprendía sus palabras y ahora todo encajaba, pero aunasí seguía sintiendo que algo faltaba en su vida, y si no era Rose
¿Qué era?


¡Hola!

Ufff llevo un tiempo lejos de Potterfics, pero bueno, ¡Pasaron muchas cosas!

Me agarré un tendinitis en el brazo derecho, y duele bastante, por eso no puedo escribir mucho además de que mi mamá me tiene lejos de la computadora por el mismo motivo, es que es probable que sea eso lo que me hizo mal :(

Completamente deprimente, y para mejor me regalaron compu nueva, ¡Es hermosa!

 

Toda roja y anda muuuy rápido, pero por el tema de mi brazo no puedo agarrarla mucho.

Sobre el capítulo...mmm... me gusta mucho. Sí, ya sé que parece un COMPLETO Scorse pero bueno, NO lo es, ya vieron que la pelirroja ama a James ;)

Quería que Rose apareciera y generara un poco de ruido... haber que pasaba.

Ya me despido.

Besos,

Paz

Capítulo VI

-I love you-

"Al final el corazón siempre encuentra unamanera de hacerse oír"

Dejócaer la cabeza por el respaldó del sillón y cerró los ojos mientras se cubríala cara con ambas manos, no entendía que le estaba pasando. Había pensado queal besar a Rose todo iba a cambiar y él finalmente se iba a acordar de todo,pero nada había sido como él había pensado, porque al final terminó pordescubrir que ni siquiera estaba enamorado de la pelirroja.

Yaun así seguía sintiendo que algo le estaba faltando, sabía que había una granparte de la historia que le faltaba, una que al parecer nadie quería contarle.No entendía porque podrían estar ocultando algo, o a alguien.

Enese momento lo comprendió: estaba enamorado. E iba a descubrir de quien era,costase lo que costase.

[
]

Losojos de la pelirroja, de un profundo color marrón con destellos verdes a la luzdel sol, se abrieron por la sorpresa al oír las palabras pronunciadas por él.

"¿Dequién estoy enamorado, Lily?", esa pregunta había salido de los labios delrubio tan solo unos segundos atrás, y ella simplemente no sabía que responder.Porque decir la verdad significaba admitir que había mentido, sin embargo ya noquería seguir mintiendo.

Peroaun así había una parte de ella que se negaba a decir la verdad, porque queríaque él recordase todo solo, no quería forzarlo a estar con ella solo porque enel pasado la había amado. Sin embargo estaba esa otra parte que le pedía agritos que dijese la verdad, porque ella no quería que él mirase a otrasmujeres, ella no quería que él pensase en Rose como algo que no eran, porqueella quería a su Scorpius devuelta con ella, quería que él la volviese a mirarcon esos ojos llenos de amor.

Soltóun largo suspiro y se llevó un mechón de su largo cabello pelirrojo detrás dela oreja, él la observó expectante y silencioso, esperando con ansias laspalabras de ella.

¾No puedo decirte eso. ¾Y costó, costó deciresas simples palabras, porque ella en verdad quería decir la verdad, ella enverdad quería gritar <<¡Soy yo!>>, pero nunca haría algo como eso ylo sabía.

Losojos del rubio denotaron su desilusión, Lily bajó la cabeza y jugueteónerviosamente con sus manos, una sonrisa brotó de sus labios ante ese pequeñogesto de la chica, y en ese momento lo comprendió.

[
]

Ellalo había llevado a ese lugar sin dejarlo hablar, alegando que tenía unasorpresa que podría ayudar con su problema <>, comoella solía llamarle a su falta de recuerdos.

PeroScorpius no quería estar allí, porque a él no le interesaba recordarabsolutamente nada de su vida, porque él lo único que quería era vivir supresente y necesitaba que ella lo dejase hablar para poder hacerlo.

¾Este solía ser el cuartel generalde la Or
¾Antes de que ella pudiese completarla frase los labios del rubio estaban sobre los suyos ejerciendo una presiónirresistible, y simplemente no pudo no corresponder el beso porque llevaba doslargos años deseando volver a probar esos labios que tan adictivos leresultaban.

 

Susmanos se enredaron detrás del cuello de él y comenzó a acariciar suspalatinados cabellos mientras él la acercaba por la cintura.

Scorpiusno podía dejar de querer sentirla más cerca, porque toda esa oleada desentimientos que había esperado sentir con Rose ni siquiera se asemejaban a loque estaba sintiendo en ese momento, cada beso, cada caricia, cada roce, todosignificaba algo nuevo para él, porque por primera vez se sentía vivo, porprimera vez sentía que volvía a ser quien realmente era.

¾No se de quien estaba enamorado,pero en este momento te amo a vos ¾soltó entre besosdesesperados, porque ninguno podía dejar de probar los labios ajenos que se lehabían negado por tanto tiempo.

Unasonrisa brotó de los labios de la mujer y simplemente volvió a besarlo, porquequería decirle que ella también lo amaba y sabía que eso solo iba aconfundirlo. Por el momento solo iba a disfrutar de él y la sensación que leproducía volver a tenerlo a su lado.

[
]

Lepegó un codazo a su amigo por debajo de la mesa y este levantó la cabeza y lomiró de lado, sin comprender, Albus puso los ojos en blanco ante el gesto, aveces se le olvidaba que el rubio había perdido la memoria y todos esos pequeñoscódigos que tenían ya no los recordaba.

Jamesacababa de entrar al lugar y como podía esperarse sus ojos se habían posado enel brazo que el chico Malfoy pasaba por sobre los hombros de la menor de losPotter que hablaba animadamente con Paz. El más puro fuego pareció brotar delos ojos del morocho ante la escena, puede que en esos últimos tiempos sellevara mejor con el rubio pero Lily seguía siendo su hermanita menor y nadiele hacía olvidar todas las veces que la vio mal por la partida del chico.

Albusvolvió su mirada a Scorpius que le sonreía a James sin comprender nada y estuvoa punto de reír ante la situación, su hermano completamente enfurecido y sumejor amigo sin comprender absolutamente nada, sonriendo como un completoidiota.

Lamano de Rose se cerró sobre el brazo de su novio justo cuando este estaba apunto de lanzarse sobre el rubio. La pelirroja le sonrió y depositó un beso ensus labios mientras afirmaba su agarre en una clara indirecta a que no hicieranada estúpido. El aludido fulminó con la mirada al otro que bajó la cabeza sincomprender, confundido con la actitud de James.

¾Él no se acuerda de nada ¾protestó en un susurroRose.

Jamesbufó por lo bajo, odiaba que ella siempre defendiera al rubio.

GinnyPotter se abrió paso por el lugar con una bella sonrisa en su rostro, leencantaba tener a toda la familia junta una vez más. Porque Rose era su ahijaday sobrina preferida, sin contar con que a pesar de su inicial resistenciapensaba que era la mejor novia que su hijo mayor podía tener; su otra cuñadasiempre había sido de su agrado por ser hija de Neville y el hecho de que suAlbus por fin se hubiese puesto de novio con ella le encantaba, porque ellasiempre había dicho que eran una pareja hermosa. Con su cuñado era otrahistoria, había aceptado sin mayores problemas que fuera amigo de Albus, perosu noviazgo con su pequeña princesa nunca le había gustado, sin embargo traslargos años juntos había terminado por aceptar que él la amaba, hasta que sefue y la dejó sola, desde ese entonces detestaba al rubio y más aun que élhubiese vuelto con su hija, aunque no podía evitar sentir cierta lástima antela situación del chico. Si no fuera tan condenadamente Weasley probablementehubiese aceptado que Scorpius era en verdad un chico encantador, pero ella noconcebía como Harry podía soportar que ese rubio oxigenado que le había roto elcorazón a su princesa la tuviese de nuevo entre sus brazos.

 

Sacudiódébilmente la cabeza alejando todos esos pensamientos y se volvió a su familiamientras Harry salía de su escritorio y la abrazaba por la cintura. Se sentíabien volver a estar todos juntos.


¡Hola!

Como cada viernes, acá me tienen (:

Bueno, supongo que la mayoría estaría esperando este capítulo, si bien el rubio no se acordó de nada más está con Lily y sabe que la ama. Amé escribir esa escena tan dulce entre ellos (:

La parte final...no sé...quería escribir un poco de Ginny, de lo que ella pensaba de las parejas de sus hijos.

Uff ¡Dos capítulos y se termina el fic! T-T ¡Cómo pasa el tiempo!

En fin, espero que lo hayan disfrutado.

Besos,

Paz

Capítulo VII

-Remember, Scorpius, remember-

"El problema de la felicidad es laobsesión que tenemos con alcanzarla"

[Escuchar: https://www.youtube.com/watch?v=vShCqrZiK_0]

Se recostó sobre el blanco lavamanos del baño y cerró los ojos con dolor, se llevó una mano a la cabeza dondeel cerebro parecía latirle por el dolor punzante que le producía.

Lasimágenes comenzaron a correr de a poco, lentamente, primero un pequeñodestello, luego todo se volvió borroso
hasta que ella apreció frente a susojos, como si la estuviese viendo en ese momento. Los recuerdos no dejaron deinvadirlo, esos recuerdos que le dolían demasiado, esos que habían quedadograbado a fuego vivo en su memoria.

Ydolía, cada palabra pronunciada por ella dolía, porque por fin descubría cualera la historia detrás de ese vacío que sentía, pero esta llevaba consigo unamentira de su pelirroja.

Abriólos ojos de golpe, todo comenzó a aclararse a su alrededor lentamente. Soltó unsollozó ahogado y estampó su puño contra la pared. Había recordado los gritosde Lily, había recordado como ella lo trató y ella simplemente ya no lo amaba,no lograba entender porque estaba con él pero eso iba a terminar pronto. Porquequizás él aun la amara con cada parte de su ser, pero estaba seguro de que ellano era quien decía ser, o eso al menos le decían sus recuerdos.

[
]

Segiró hacia un lado y al otro, una sonrisa inocente se formó en sus labios depronto, porque todo era casi perfecto para ella en ese momento, porque aunquedeseaba que él recordara todo solo con tenerlo a su lado era feliz, solo conque él fuera feliz ella lo era.

Scorpiusasomó por la abertura de la puerta y la miró con sus ojos grises carentes debrillo, ella frunció el entrecejo ante la mirada de él, confundida.

 

¾Me mentiste ¾soltó en un suspiroahogado, la pelirroja se puso en pie y lo observó con atención, sus ojosenrojecidos denotaban que había estado llorando.

Lilytrató de hablar, trató de desmentir sus palabras pero simplemente no podíahacerlo; un nudo se había formado en su garganta y este le impedía decir tansolo una palabra.

¡Yoconfié en vos! gritó él mientras pequeña lágrimas comenzaban a brotar de susojos lentamente.

Noentiendo murmuró ella con la voz quebrada, a punto de derrumbarse. Porquepodía ser completamente fuerte pero cuando se trataba de él simplemente toda sufortaleza se desvanecía como agua entre sus dedos.

¡Meacordé, Lily! ¡Ya sé que todo fue una mentira!, ahora se quien en verdad sos. Susojos grises chispearon con una mezcla de enojo y dolor, porque quería odiarlacon cada parte de su ser pero esto era imposible ya que la amaba con locura.

No,Scorpius, no sé qué recordaste pero todo tiene una explicación trató defrenarlo ella tomándolo del brazo, pero él se soltó bruscamente mientras sevolvía hacia la puerta.

¡Meimportan una mierda tus explicaciones!

Elsonido de la puerta al ser azotada resonó por los oídos de ella, las lágrimassilenciosas comenzaron a deslizarse por su rostro lentamente.

¡Scorpius!llamó casi en un susurro, completamente derrumbada por la situación.

Lacabellera pelirroja de Rose apareció en la habitación seguida por la oscura dePaz, ambas sin entender absolutamente nada de lo que estaba pasando, ambasajenas a todo.

¿Quépasó? La voz de Rose se hizo oír por el lugar, tomó a su prima de los hombrosy la sacudió apenas. ¡Lily! llamó preocupada porque ella no respondía.

¡Sefue!, me dijo que se había acordado de todo y que me odiaba, ¡Él se fue, Rose!

Laaludida se llevó una mano a la frente y respiró hondo, quito los cabellos quecaían en su rostro y tomó a la otra de los hombros con fuerza.

Lilyescúchame, te prometo que lo voy a traer de vuelta. Ella asintió apenas con lacabeza mientras los brazos de Paz la rodeaban con cariño, y simplemente se dejóabrazar por su mejor amiga, porque a pesar de que lo único que quería era salira buscarlo sabía que razonar con él sería imposible.

[
]

Unasonrisa apenas visible apareció en sus labios al verlo allí, sentado sobre unviejo banco de esa plaza, con la cabeza gacha y la espalda encorvada, sus manospermanecían cubriéndole el rostro. Rose respiró lentamente y emprendió elcamino hasta él, porque ella debía ser quien lo hiciese entrar en razón, comoantaño lo hacía tan a menudo. Porque ella siempre fue la que hizo entrar enrazón al joven Malfoy cada vez que algo no andaba bien, cada vez que cometíauna locura, un error; porque él nunca iba a admitir sus errores, pero para esoestaba Rose, para mostrarle lo correcto, por eso ella era como su hermanamayor, por eso la pelirroja solía decir que tenía un hijo en lugar de un amigo.

Sabíaque te iba a encontrar en este lugar murmuró al llegar a su lado, el aludidose volteó a verla, sobresaltado, la examinó lentamente.

¿Cómo?

Teconozco, Scorpius.

Élbufo antes de sonreírle con ironía.

Nisiquiera sé quién soy.

Perosabes que amas a Lily.

Laspalabras de la chica resultaron como una fuerte puñalada en el pecho, porqueestaba seguro que ella iría a hablarle de Lily, pero aun así cada vez queescuchaba ese nombre no podía evitar que un nudo se formara en su garganta.Porque sabía que Rose tenía razón, porque sabía que a pesar de todo la amabacon locura.

 

Noquiero hablar de ella.

Lapelirroja asintió quedadamente y le ofreció su mano.

¿Adónde vamos? preguntó, dudoso, percatándose de las intenciones de ella.

Confíaen mí. Y simplemente no supo porque lo hizo pero de repente solo supo quedebía confiar en ella, que esa era la única opción correcta. Tomó la mano que leofrecía y cerró los ojos, dejándose llevar.

[
]

Susojos se abrieron apenas sintió sus pisadas firmes, todo su cuerpo descargadosobre algo sólido. Tomó aire lentamente y observó a su alrededor concuriosidad, algo de todo eso o quizás todo le resultaba conocido, como unrecuerdo lejano.

¿Dóndeestamos? preguntó con la voz ahogada, sentía como su cerebro comenzaba anublarse, como un persistente pitido invadía sus oídos.

EnHogsmade respondió ella con tranquilidad, satisfecha con los resultados queparecía estar dando su idea.

Caminaronpor el oscuro y desierto pueblo por un largo rato, mientras lo hacían pequeñasimágenes fugaces llegaron a la mente del rubio que prefirió callar para noalertar a su acompañante. Sin embargo cada vez que sus ojos se posaban sobre unlugar las imágenes llegaban como en cataratas, aun todas demasiado mezcladascomo para poder distinguirlas, pero estaba seguro de algo: estaba empezando a recordar.

Lamano de Rose se cerró con más fuerza sobre la suya y se volvió hacia ella quecon un movimiento de cabeza le indicó el imponente castillo que sobresalía enel lugar, aun sin recordar absolutamente nada supo al instante que ese lugarera sin ninguna dudas Hogwarts.

[
]

Cerrólos ojos con fuerza al sentir como su cuerpo parecía aflojarse lentamente, comosi se estuviera despegando de allí para viajar a otro lugar, para viajar a susrecuerdos.

Apenaspuso un pie en el castillo eso que había estado pujando por salir le llegó confuerza, de golpe.

Pudover su vida entera frente a sus ojos, pudo ver a todas las personas queconoció, todos los lugares que recorrió. Y de repente todo dejó de ser extraño,de repente supo que había recordado todo, cada detalle de quien realmente erahabía vuelto con intensidad, él había vuelto a ser Scorpius Malfoy.

Susojos se abrieron de golpe y se encontró con la mirada preocupada de Rose, lachica saltó a sus brazos al notar que la miraba y no pudo evitar que esaslágrimas traicioneras se escaparan de sus ojos. Porque se sentía culpable, fuesu idea llevarlo a ese lugar, y por su idea él había estado tres horas inconsciente.

¡Meacordé, Rose! gritó extasiado por la felicidad que lo invadía.

Ellasoltó una risa entremezclada con llanto, la noticia no podía ser mejor.

Elrubio soltó una sonrisa de lado mientras sus ojos se perdían en la lejanía delcielo. Solo una cosa estaba en su mente: debía encontrar a Lily.


¡Hola!

Acabo de terminar el capítulo y bueno...ya se los subo aprovechando que es viernes (:

Uff este es el ante-último capítulo ¡Cómo pasa el tiempo!, ¿no?

En fin...¡El rubio recordó!, espero que le haya gustado y bueno...veremos como termina la cosa el próximo viernes.

 

Mmm... creo que no sé que más decir xD

Besos,

Paz

Capítulo VIII

-Marry me-

"Cuando el amor es verdadero siempre encuentra una manera de vivir"

Siempre había escuchado a todos decir que cuando hay amor verdadero nada puede salir mal, sin embargo ella estaba segura que lo sentía por Scorpius era amor verdadero pero entre ellos nada salía bien, cada vez que todo parecía perfecto había algo que los hacía dar vuelta atrás, y no era fácil para ellos, pero en especial no era fácil para Lily; porque ella había crecido siendo la princesa de un cuento de hadas, ella había crecido viendo el amor que había entre sus padres y no podía esperar menos para ella. El problema surgió cuando encontró a su príncipe, tal y como ella siempre lo imaginó, pero con un pequeño problema: su apellido era Malfoy. Y todos sabían que los Potter y los Malfoy no se llevaban, por eso ella no se acercó, por eso ella se empeñó en odiarlo con cada parte de su ser, hasta que un día algo completamente inesperado pasó: su abuela Lily la visitó en un sueño, la pelirroja le dijo que no cometiera sus mismos errores y le diera una oportunidad a esa príncipe que se negaba a aceptar; y por alguna razón ella hizo lo que su abuela dijo.

Pero en ese momento, sentada frente a una revuelta playa y con una inminente tormenta amenazando por caer sobre ella, pensó seriamente que tal vez nunca debió presarle atención a ese sueño. Porque a pesar de que estaba segura su vida no sería lo mismo sin Scorpius realmente no sabía si sería mejor o peor, simplemente sabía que sería distinta.

Negó con la cabeza mientras una pequeña sonrisa traicionera asomaba por las comisuras de sus labios, <>, en el fondo ella sabía que nunca habría sido realmente feliz sin él, en el fondo ella sabía que a pesar del sufrimiento nunca cambiaría la historia que los unía, porque tal vez no fuera un cuento de hadas, tal vez no fuera una historia perfecta, pero era su historia.

[
]

Se precipitó en su carrera por atravesar los muros del inmenso castillo, parecía que sus piernas no eran lo suficientemente rápidas como para alcanzar la velocidad a la que quería llegar.

A sus espaldas, y sin que él la viera, una sonrisa se delineó en los labios de Rose; porque ella sabía cuál sería el final de esa historia, porque ella siempre lo había sabido, desde la primera vez que los vio intercambiar una mirada.

Los ojos de Scorpius se cerraron a la misma vez que giraba en su lugar y desaparecía ante el ondulante movimiento de su capa: iba a encontrarla.

[
]

La pelirroja llevó su mirada al cielo y cerró los ojos por unos segundos, como si le pidiese a su abuela una nueva señal, pero esta vez Lily Evans no se hizo oír y eso frustró a su nieta que cerró el puño de su mano y golpeó la arena queriendo descargar su enojo. Una fina lágrima de impotencia bajó por su mejilla y no pudo más que llorar en silencio, como una niña que se quiebra de repente, dejando caer toda esa burbuja protectora que tanto se había esmerado por crear. Pero al fin y al cabo siempre volvía a recaer, al fin y al cabo el cuento siempre terminaba igual, y en todos los finales ellos estaban separados, lejos. Ya empezaba a resignarse, ya empezaba a creer que tal vez ese fuese su destino.

 

[
]

Sus ojos se toparon de cara con la casa de los Potter que parecía sumida en un profundo silencio, tan diferente a la que él solía ver cuando era un niño, e incluso a la que había visto hacía poco tiempo. No pudo dejar de pensar que esa extrema tranquilidad, casi ahogante, tuviera cierta relación con la princesa de la casa.

Se estremeció al recordar cómo había tratado a su pelirroja. No podía estar más arrepentido de todas las estupideces que dijo, pero al fin y al cabo, ya no podría cambiar lo que hecho estaba. Sin embargo él sí podía cambiar el futuro, y eso iba a hacer. Porque él aun no se resignaba a que esa historia tuviera un final feliz.

[
]

Apenas el olor salitre inundó su cuerpo supo que estaba en el lugar indicado, porque en esa misma playa pero largos años atrás él y Lily habían tenido su primer beso, ese que los había marcado para siempre sin que ellos apenas lo notaran. Pero desde ese beso ya no hubo otros para ellos, porque cada vez que sus labios rozaban uno ajeno no podían dejar de recordar la sensación producida cuando estaban juntos, por eso siempre volvían a ese lugar; porque uno siempre vuelve al primer amor. Y eso era Lily para Scorpius, eso era Scorpius para Lily: él primer amor.

Volvió su mirada alrededor y una sonrisa brotó al instante de sus labios: había hallado una cabellera rojo fuego, los mechones con leves ondas le caían hasta un poco más por debajo de los hombros y el rubio supo que era ella por la forma en que retorcía uno de estos entre sus manos, porque ese era un gesto infinitamente suyo, uno de esos que amaba con locura.

Quiso correr, quiso gritar, pero de repente halló a todas esas palabras que tanto había querido decir atoradas en su garganta sin poder ser pronunciadas, y no pudo más que quedarse allí parado, tratando de recuperar el habla perdido.

[
]

Por un instante, por un momento, tuvo la sensación de que él iba a llegar a ella, de que él iba a ir a esa playa donde una vez se juraron amor eterno, a esa playa donde fue su primer beso.

Pero todo parecía tan solo un sueño, como si hubiera vivido todo ese tiempo en una burbuja perfecta que de repente estallaba contra ella, y todo volvió a resurgir: el viaje, su ruptura, la noche del accidente; absolutamente todo.

Dio un largo suspiro y limpió sus ojos de las lágrimas que había derramado. Se volvió en su lugar y simplemente ya no pudo hacer nada más, solo mirar a la lejanía donde la silueta de él se distinguía, tan estático como ella.

Ninguno parecía saber que decir, ambos dieron varios pasos hasta estar frente a frente, la mano de Lily se posó en la mejilla de él y la acarició con suavidad pero las palabras parecían no salir. Scorpius la tomó de la cintura acercándola a él, depositó un beso en su frente y luego solo pudo perderse en la inmensidad de esos ojos color chocolate que tanto lo enloquecían, esos ojos que sin saberlo alguna vez también habían causado un efecto similar en otro Malfoy.

Los ojos de ella se cerraron y una débil lágrima se deslizó por estos.

Recuérdame, Scorpius soltó en un suspiro anhelante, casi rogándole que lo hiciera, como una petición desesperada.

Y él quiso decirle que lo hacía, quiso decirle que volvía a ser él, quiso decirle que serían felices para siempre, quiso decirle que la amaba con locura. Quiso decir tantas cosas que no pudo decir nada. Y entonces la besó, con lentitud, con suavidad, como quien besa a una muñeca de porcelana que ama con locura.

Una gota de lluvia calló en medio de ese beso mágico, mojando los labios de ambos. Una gota que sin saberlo acababa de sellar un pacto silencioso, porque desde ese momento ellos volvieron a prometerse amor eterno.

Cásate conmigo pidió Scorpius entre besos, susurrando las palabras sobre sus labios.

Y Lily sonrió, porque ella sabía lo que eso significaba: él había recordado todo.

¡Sí! ¡Sí, y mil veces sí! gritó al viento, con la emoción grabada en cada una de sus palabras.

Ambos rieron como dos niños pequeños, él la levantó en el aire y la hizo girar antes de volver a atrapar sus labios entre los suyos.

Y desde ese día todo fue como siempre debió ser, desde ese día solo existió un Lily y Scorpius, desde ese día y para siempre.


Fin



¡Hola!

Ufff, por un momento pensé que no iba a poder subir capítulo hoy y me sentí mal, ¡Es que no podía no subirlo!. Me explico: en casa tenemos internet inalámbrico y el aparatito que lo expande murió (O yo lo maté), el asunto es que por suerte hoy papá compró otro y volví a ser feliz :D

En fiiiiiin, ¡Llegamos al FINAAAL! ¡Merlín!

Cómo pasa el tiempoooooooo, ufff ¡Me emociono! xD

Naaah si soy más insensible yo xD, pero sepan que amé escribir este fic y MUCHAS GRACIAS, sin ustedes nada de esto sería lo mismo (:

Fue un placer tenerlas como lectoras LAS QUIEROOOO

Millones de besos y espero que hallan disfrutado el fic :D

Paz

Recuérdame, Scorpius - Potterfics, tu versión de la historia

Recuérdame, Scorpius - Potterfics, tu versión de la historia

Tenía que hacerlo, estaba convencido de que lo mejor que podía hacer eraaceptar esa misión, aunque con esta sacrificara a lo más importante de su vida.Pero

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-recuerdame-1588-0.jpg

2023-02-27

 

Recuérdame, Scorpius - Potterfics, tu versión de la historia
Recuérdame, Scorpius - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/121462
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20