Si tú no vas a la cita... La cita viene a ti, Lily - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Lily Evans caminaba, atravesando los pasillos del séptimo piso, buscando a Remus Lupin con quien había quedado de verse allí para una ronda de prefectos, cuando de repente sintió que alguien chocaba contra ella, provocando que cayera sobre la puerta que estaba frente al tapiz Barnabás El Chiflado y cerrándose la puerta tras ellos.

-¿Qué Demon
?- Trató de decir incorporándose en la oscuridad del cuarto.

-Lo Siento Lily.

Y reconoció la voz como la de James Potter, su reciente amigo.

-¡IDIOTA! ¿QUÉ HAS HECHO?- exclamó con ira Lily.

-Lo siento Lily, he tropezado- Respondió con vehemencia James.

-¿Qué conveniente tropezar y caer en un apestoso armario de escobas?-bufó con indignación la pelirroja.

 

-Esto no es un armario de escobas, no veo ninguna escoba por aquí - respondió tranquilamente el aludido.

-Yo tampoco veo ninguna escoba Potter, pero esta tan oscuro que ni siquiera veo mis narices.

- Y dudo que si estuviera iluminado pudieras encontrarte más de una, Lily- rió James.

-¡LUMOS!- Susurró la chica y la instancia se lleno de luz.

-Te lo dije, esto no era una apestosa escobera.

Lily quedó asombrada por la habitación que se extendía ante sus ojos: Un cuarto de paredes de blanco reluciente, una chimenea apagada y en el centro de la habitación una mesa con dos puestos.

Lily se dispuso a salir y adivinando sus intenciones James hizo una floritura con su varita susurrando un hechizo inteligible ocasionando que el cerrojo no cediera ante las manos de Lily.

-¿Estás Loco? ¡ESTO ES UN SECUESTRO!

-No es un secuestro, si tú no quieres ir a la cita, la cita viene a ti- dijo él sonriendo de medio lado.

- Qué... - Empezó ella, retrocediendo un par de pasos.- ¿Qué quieres decir...?

- ¡Oh, vamos! -Exclamó soltando una pequeña risa que hizo estremecer a la pelirroja.- Pensaba que eras más lista...Tan solo cenarás conmigo, he traído comida de las cocinas, charlaremos y después pronunció el contra hechizo y ¡LISTO!

-Está bien- Dijo ella resignada, desplomándose en una silla- Pero que quede claro que esto lo hago en contra de mi voluntad y que en condiciones normales no hubiese sucedido nunca.

James caminó por la habitación encendiendo la chimenea y sacando la comida de su mochila. Se sentó frente a Lily contempló sus ojos verdes. Se veía tan linda así, enrabietada.

Ella le devolvió la mirada, se odiaba por estar sentada frente a él. Se prometió a sí misma que jamás iba a creer en Potter, que jamás tomaría enserio sus palabras, que jamás jugaría su juego, aún así se muriese de ganas de abrazarlo y besarlo, su corazón clamaba que él había cambiado, pero su mente no permitía.

Él miró a Lily con alegría, sirviéndose comida en el plato-. Y bien, Lily... ¿qué es de tu vida?

Lily alzó las cejas.

-¿Mi vida? Oh
-dijo con cierto cinismo-, pues la verdad es que iba bien hasta que recibí la nota de Remus diciendo que nos encontraríamos en el Séptimo Piso para la ronda de prefectos y encontrarme con la sorpresa de que todo era una trampa para que el zángano de Potter me secuestrará y

-Digamos... que era monótona y aburrida hasta que llegó este caballero, aquí presente, y le dio algo de emoción y color- La interrumpió divertido.

Lily le miró unos segundos, y al final no pudo evitar reírse. Risa que el chico acompañó.

 

-Claro, Potter, Un caballero
- Dijo entre risas -Hay tantas posibilidades de que tú seas mi caballero como de que... Significado de refranes

-¿...Snape sea el nuevo sex-symbol de Hogwarts? -probó el moreno distraídamente, pinchando con su tenedor un trozo de carne.

Lily le propinó un golpe en el brazo y lo fulminó con la mirada.

-Oh, claro, se me olvidaba que estoy hablando con el mito sexual de todo Hogwarts...

-No, ese es Sirius -aceptó el chico con resignación-. Pero yo también soy guapo.

Ella se puso muy seria repentinamente.

-En verdad pensé que habías cambiado- exclamó ella con desilusión- Pero veo que sigues siendo el mismo egocentrista y

-¡No Lily!, en verdad he cambiado, estas últimas semanas han sido como un sueño, jamás pude imaginarme congeniar tan bien contigo, poder charlar sin discutir

-James, yo
- Pero su frase quedó suspendida en el aire por que su cuerpo flanqueó ante la repentina sonrisa de el chico- ¿Por qué sonríes?

-Me has... Me has llamado James.

La chica se irguió en el asiento, tratando por todos los medios de ocultar su sonrojo.

-Ah, eso... -dijo, restándole importancia-. Bueno, nos llevamos bien, desde hace semanas y
es tu nombre
¿no?

Pero la sonrisa de James no desaparecía.

-Me gusta que me llames James -dijo sonriendo- Suena muy bien, saliendo de tus labios.

-Pues me alegro, Potter, pero no te acostumbres... -dijo evadiendo la mirada del chico

-¿Por qué me rechazas Lily? ¿Es que acaso me odias?

Lliy bajó la mirada y tomó un gran sorbo de aire, poniendo en orden sus sentimientos para expresárselos uno por uno a James.

-Te rechazo por miedo- murmuró después de unos instantes, nerviosa- Soy una cobarde, tengo miedo a resultar herida por haberme enamorado de ti. Solo te gustó porque soy un reto, porque te he rechazado un millón de veces, muchas chicas te adoran, vas de una en una y después ni te acuerdas de sus nombres.

- Lily... te equivocas- Se acercó hasta ella, parándose delante suyo - Vale, quizá sea un poco arrogante y un mujeriego pero... También sé que no te veo como a las demás, nunca podría hacerlo ¿Por qué no te das cuenta, Lily? ...A ti te quiero
Amo tus ojos verdes profundos, tu cabello, tu temperamento, la forma en que caminas, como eres justa con todos
cuando me sonríes
te juro que estoy dispuesto a regalar mi escoba, renunciar a mi capa y no volver a mirar el mapa del merodeador jamás, si así consigo que nunca más dejes de sonreírme.

Ella se levantó de su silla y se plantó frente a él, con las mejillas ruborizadas, sonriendo, con una mano tomó la cara de James y poniéndose de puntitas le besó.

Fue un beso ligero, un roce leve.

James seguía con los ojos cerrados, tratando de memorizar ese momento, sus cálidos labios rozando los suyos, su embriagante perfume de flores, su suave mano en su mejilla.

Abrió los ojos y se encontró con Lily frente a él, con sus mejillas rojas, sus ojos brillando y mordiéndose el labio inferior con timidez.

-Eso fue
eso fue
- James seguía pasmado, no podía articulas las palabras.

-Un beso- Terminó Lily sonriendo.

- Es la mejor cita de mi vida- dijo sonriendo James

- Y espera a ver la próxima.

James conjuró el contra hechizo y la puerta apareció, ella caminó hacia la puerta y antes de salir le dedicó una sonrisa y un te quiero y se alejó con su larga melena rojiza ondeando tras de ella.

Si tú no vas a la cita... La cita viene a ti, Lily - Fanfics de Harry Potter

Si tú no vas a la cita... La cita viene a ti, Lily - Fanfics de Harry Potter

Lily Evans caminaba, atravesando los pasillos del séptimo piso, buscando a Remus Lupin con quien había quedado de verse allí para una ronda de prefectos, cu

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-si-tu-no-vas-a-la-cita-3423-0.jpg

2023-02-27

 

Si tú no vas a la cita... La cita viene a ti, Lily - Fanfics de Harry Potter
Si tú no vas a la cita... La cita viene a ti, Lily - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/38849
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20