Sk8ter Girl - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.Pili


COMPARTIDO



Este fict fue escrito por mi (Pili Granger) y mi hermana, Dark Hermione. Tiene versos de canciones (especialmente de Avril Lavigne) y está narrado por la protagonista.

SK8ER GIRL



Molesté a mi padre, día y noche para que me cambiara de escuela. Era mortificante tener que aguantar a todos esos alumnos aplicados de la Academia en Australia, donde yo nací. Un país lindo, demasiado normal para mi gusto.

En fin, hasta que lo convencí pasó un tiempo. Ya estaban pasadas las fiestas de Navidad y Año Nuevo y mi padre aún no se había decidido. Justo cuando la escuela comenzaba nuevamente, luego de llegada de Reyes - algo estúpido, ya que estaba bastante crecida con 15 años para recibir algo - a mi padre le vino una oferta imperdible de trabajo en Inglaterra.

Llegamos y nos hospedamos en una hermosa casa familiar, a pesar de ser él y yo solamente. Mi madre había muerto de cáncer años atrás.

Papá me inscribió en una escuela de Hechicería llamada Hogwarts, y ahí continué mi quinto año.

Viajé en el Expreso con todos los alumnos que se habían ido a casa para Navidad. Me sentí incómoda, como en todos los lugares en donde nadie me conocía. Además, tenía una desventaja: yo era la rara. Siempre usaba pantalones jeans oscuros y gastados, blusa recortada negra, el pelo castaño claro con algunas mechas oscuras y mis ojos verdes delineados con negro, oscuros como la noche.

Por fin llegamos al castillo, el cielo estaba nublado, sin estrellas ni luna. Cruzamos los terrenos en coches - yo elegí uno para mí sola - y llegamos a tiempo para la cena. Claro que a mí me habían seleccionado por correo - es lo que se hacía para los alumnos nuevos - y había quedado en Slytherin. No sabía lo que era eso, ninguno de mis padres había asistido a Hogwarts, por lo tanto cualquier casa era igual para mí.

Caminé a través de las mesas y me senté al lado de un chico rubio y pálido. Nunca olvidaré ese rostro de repugnancia. Ni siquiera lo miré, cuando él me preguntó:

-Hola, eres nueva, como veo. Yo soy Malfoy, Draco Malfoy. ¿Y tu quien eres? -

-No le digo mi verdadero nombre a nadie. Puedes llamarme Dark Shadow. - contesté sin quitar la vista del mantel.

Malfoy me miró, frunciendo el entrecejo. No le dije nada más, y cuando Dumbledore, el director acabó el discurso de bienvenida, comí sin distracciones. Solamente había comido una manzana en todo el día.

Apenas terminé me levanté, me tire el pelo desordenado para atrás y caminé distraída, sin saber a dónde ir. Un prefecto me había dicho donde quedaba mi Sala Común pero decidí ir por el castillo, en busca de algo interesante.

Yo soy mitad bruja, mi madre era muggle. Es por eso que me gustan mucho las cosas de los muggles: no salía a ningún lugar sin mi skate (una especie de "tablita" con cuatro ruedas). También andaba con los walkmans (para escuchar música) de aquí para allá, escuchando Avril Lavigne, No Doubt, Pink...

The waves keep on crashing on me for some reason
But your love keeps on coming like a thunderbolt
Come here a little closer
'Cause I wanna see you baby real close up

You got me geeling hella good
So let's just keep on dancing
You hold me like should
So I'm gonna keep on dancing

Canté, incapaz de escuchar un grito a mi lado con los walkmans a todo volumen. No me di cuenta por donde iba, y el skate dobló bruscamente, por sí solo. Me choqué contra un chico, mi Skate se partió al estrellarse contra el suelo, mis libros se desparramaron y yo caí junto al chico.

Miré para un costado, .El extraño tenía pelo negro, revuelto; los ojos verdes y era bastante flaco. Dejé mis cosas y me acerqué a él.

-¿Estás bien? Que pregunta estúpida, claro que no lo estás. -

Lo ayudé a pararse y noté que de su nariz fluían finos hilos de sangre. Busqué en mi mochila y le acerqué un algodón. Lo miré, no dije nada.

-Gracias. Deberías ver por donde vas. - me dijo -. Yo soy Harry, Harry Potter, ¿y tú? ¿Nueva, verdad? -

-Así es. Y no quiero ser grosera, pero no le digo mi nombre a nadie. Dime Dark Shadow. O Dark, si prefieres. -

No me contestó, y levantó mis libros. Los tomé, y sin querer toqué su mano. Raramente me sonrojé, y noté que él también. Me agaché y miré mi skate.

-¡Demonios! - exclamé, levantando los trozos de patineta.

-Descuida - me dijo, apuntando mis manos con su varita -, Reparo! -

Los trozos se unieron. Mi skate estaba reparado. Sonreí, mostrando mis dientes blancos, y lo miré.

-Gracias. - le dije.

No pude evitar fijar mi vista en su cicatriz. Algo de ella me atraía, y sentí el terrible impulso de tocarla. Me acerqué mucho a su cara, pero de pronto reaccioné y me aparté de un salto. El me miró extrañado.

-¿Pasa algo Dark? -

-N-n-nada... - titubeé.

Me colgué mi mochila en la espalda y salí andando en skate apresuradamente. Cuando ya estaba lejos volví la cabeza y vi que Harry aún seguía allí parado, mirando como yo me alejaba.

Pasaron los días y, como me ocurría siempre, me convertí en la rara de la escuela, que anda en skate, se viste desprolijamente y escucha música ruidosa y muggle. A pesar de que ya estaba acostumbrada, esto me hacía sentir despreciada.

-No puedo creer que esa punk haya quedado en Slytherin. Es una vergüenza para nuestra casa. ¡Miren como se viste! ¡Y anda en esa cosa, creyéndose la mejor! -

La que había murmurado esto, cuando yo estaba leyendo en la Sala Común era Pansy Parkinson, una engreída de Sly. Siempre andaba contoneándose con su "tropa", en lo que a mi concierne un grupo de chicas que la siguen hasta al baño.

Bajé mi revista me levanté del sillón y me paré justo enfrente de ella. Si se me hubiera ocurrido, hubiera sacado mi varita y la hubiera hecho salir por las malas, pero la miré de forma burlona y le contesté:

-¡Parkinson! Justamente con la que quería encontrarme. No me molesta si las chicas se quedan. Quería decirte que como buena amiga que soy - me detuve e hice una mueca - rechazé a Draco. Sí, como oyes: el me pidió que saliéramos juntos. Pero a mí no me interesa. Pero como sabía que tu estás enamorada de él desde primero no era justo que una punk llegara y te lo arrebatara tan fácilmente. -

Pansy se quedó pensando. No sabía si lo que le acababa de decir era bueno o malo. Tan estúpida...

Desde ese momento ni ella ni sus amigas me molestaron.

Sonaban las cinco en punto de la tarde y yo llegaba tarde a Pociones, como de costumbre. Miré mi reloj: se había parado. Corrí con la mochila en mi espalda y el skate bajo el brazo y entré apresuradamente en el aula de el profesor Severus Snape.

-Wackefield, me encantaría me explicara las razones de su incumplimiento. - me dijo, mientras yo me sentaba en un banco de la primera fila, el único vacío. -

-Se me paró el reloj. - dije tranquilamente.

Snape me fulminó con la mirada, se tocó su pelo grasiento y se acercó a mi escritorio. Me arrebató el reloj, lastimándome la muñeca, y lo arrojo en un caldero. Dentro de éste hervía un líquido espumoso, de color naranja fosforescente.

Lancé un grito y miré al profesor.

-¡Como se atreve! Era una reliquia, de mi abuela, que fue pasado de generación en...

No terminé mi frase. Snape tomó las pinzas y con éstas sacó el reloj del caldero. Brillaba, como nuevo, y había vuelto a funcionar.

-Esta, como les decía antes que la alumna Wackefield nos interrumpiera es la poción reparadora. No sólo repara objetos sin necesidad de una varita, sino que los deja limpios y mejores que antes. Anoten esto, es tema de examen. -

Miré a Snape, avergonzada, y me puse el reloj. Esa clase fue eterna. Por las burlas, comentarios y acciones de los demás; Snape lo disfrutaba.

Salí de la clase en cuanto la campana comenzó a sonar, empujando al profesor al pasar. Decidí salir a los terrenos a tomar aire fresco.

Caminé descalza y me acosté sobre la hierba. Miré el cielo, estaba comenzando a oscurecer. Sentí una respiración detrás de mí y por eso me sobresalté. Era Harry.

-Disculpa, no era mi intención asustarte. -

-Está bien... - le dije, mirándolo -, ¿qué haces por aquí? -

-Supongo que lo mismo que tu, pasear. Que bien cantas, te escuché en la clase de Binns. Es más, olvidé copiar la tarea distraído en esas notas tan agradables. Sería mucho pedir que las repitieras ahora mismo? -

Me reí, y comencé a cantar:

For real, I saw my darling
You are my real Prince Charming
Like the heat from the fire
You were always burning
And each time you're around
My body keeps staling for your touch
Your kisses and your sweet romancin'
There's an underside a you that so many adore
Aside from your temper everything else secure
You're good for me, baby
Oh that, I'm a sure
Over and over again
I want more

Miré a Harry. Me preguntaba si le gustó; estaba sonriendo. De pronto empezó a recitar:

You know some real bad tricks
And you need some discipline
But lately you've been trying real hard
And giving me your best

-La escuché en la radio de mis tíos el verano pasado. - me dijo.

No Doubt, Underneath it All. Me encantaba, era mi preferida. Lo miré a los ojos, se acercó y se acostó a mi lado. De pronto sentí un calor repentino en todo el cuerpo. Nunca me había sentido así. A su lado, nada importaba. Ni lo que pensaran de mi apariencia y mis gustos. Yo era yo, y hacía lo que me gustaba y lo que prefería. Supongo que eso marcaba la diferencia.

La noche estaba estrellada. Salieron unas chispas de mi varita, que toqué por accidente. Subieron hasta el cielo y comenzaron a bajar, lentamente como fuegos artificiales. Miré el cielo atontada, y luego a Harry.

-Me gustas. - me tapé la boca.

Eso debía haber sido un pensamiento, en mi mente, que sólo yo pudiera escuchar. Pero me salió, y no pude remendarlo.

-¿En serio? Tu también me gustas. Me gusta que seas diferente. -

-Y tu también lo eres. Eres diferente de los demás chicos. - le contesté.

Me acerqué lentamente a Harry. Lo miré, con mis ojos verdes, que ya no eran fríos sino profundos. De a poco nuestra cara se acercaba más, y más, hasta que yo hice un movimiento brusco y nos dimos un beso. Lo abracé, y el sentimiento de calor fluyendo por mi cuerpo renació. Y estoy segura que él también lo sintió.

Los dos éramos diferentes, cada uno a nuestra manera. Y eso nos hacía especiales.

Decir que nos habíamos enamorado sería demasiado cursi, así que diré que nos gustamos.

Tal vez no tenía un diario privado, ni me llenaba la cara de maquillaje para arruinar mi belleza natural. Pero era una chica, tal vez más linda que muchas allí. Y me enamoré de él porque fue el primero en fijarse que era diferente, mi propósito desde siempre.

It´s bad when you annoy yourself. So irritating, don’t wanna be my friend no more, I wanna be somebody else. don’t let me get me.

Say What you need, I’ll be on your way so Stop crying your heart out.

NOTA: En realidad la Sk8er Girl de éste fict es muy parecida a Avril. Ella hace su música a su estilo, y por eso es mejor que Britney o esas, a pesar de ser novata. =P

 

Sk8ter Girl - Fanfics de Harry Potter

Sk8ter Girl - Fanfics de Harry Potter

Libro de visitas: http://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.PiliCOMPARTIDO Este fict fue escrito por mi (Pili Granger) y mi hermana, Dark Hermione

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-sk8ter-girl-fanfics-de-harry-potter-2567-0.jpg

2023-02-27

 

Sk8ter Girl - Fanfics de Harry Potter
Sk8ter Girl - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/2747
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences