Solo quédate en Silencio - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

**********Bajo advertencia no hay engaño este fic en general es demasiado meloso y cursi, asi que si no les gustan este tipo de historias y ver a un Draco sometido, pasen de largo... ¡Pero si les fascina, leanlo y disfruten!

Todos quizás murmuraban lo mismo esa semana, la gran batalla que había estelarizado Harry y el ED, y su lucha en contra de Voldemort y sus mortìfagos, a quien había vuelto a vencer. Pero en la pelea, Draco al ver perdido a sus padres, se interpuso tontamente en la batalla sin tener la experiencia de Harry en combate
el resultado: no había podido salvar a sus padres y el había quedado gravemente herido en San Mungo.

Poco se sabía de el, solo que desgraciadamente, cuando volvió en si, no recordaba nada de su pasado
tenía Amnesia
finalmente unos familiares lejanos de América tuvieron que hacerse cargo de el
ahora la gran pregunta era
¿Volvería a su último año en Hogwarts? Porque los sanadores no daban esperanza alguna que recuperara la memoria.
-¡Estás loca! - sonreía Hermy junto con su madre en aquel almacén de túnicas nuevo en Diagon.
-¿Qué pasa Hermy? Pensé que querrías las túnicas mas pegadas
hijita, tienes que lucir ese cuerpo quede la nada, te ha desarrollado.
-¡Mama!
-Mira, yo iré a que le ajusten el largo, tu sigue escogiendo otros trapos ¡Hay muchas cosas lindas y si yo tuviera tu cuerpo, haría que los chicos se volvieran locos por mi!
-Mama, ya te dije
a mi solo me interesa entrar en la Academia de Investigación Mágica

 

La madre de Hermy se llevo las túnicas y ella seguía viendo los trajes, cuando de pronto, algo le llamó la atención
Draco Malfoy yacía de pie, con la mirada fija en el par de mujeres que se probaban zapatos.
-El chico estaba demasiado alto, y delgado, con el cabello rubio platinado largo, atado a una coleta y bien engomado, luciendo un impecable traje negro
pero había algo raro en el

Hermy sabía que el tenía amnesia, pero acercarse a el, era algo que no toleraba, por lo cual, a través de la ropa, lo miro unos momentos, como ese par de mujeres reían, pero el
el no pronunciaba, ni gesto ni palabra

En una de esas, el chico de 17 años se sentó, con la mirada cansada, perdida
era raro verlo así, con los ojos grises sin brillo, sin vida, sin alma. Hermy sintió un poco de lástima, Draco parecía una marioneta, y sentado ahí, respirando solo porque lo tenia que hacer
en un loco impulso, agarró valor.
-¿Por qué no? - Pensó la chica - si no recuerda nada

Y sin dudarlo se acercó con lentitud y respirando profundo le llamó.
-¡Malfoy!

El chico solo alzo la vista y la miro ¡Que raro! Sintió Hermy que por primera vez, no había odio en esos ojos.

-¿Cómo estás? - volvió a preguntar la chica, pero Draco la miraba fijamente, un poco espantado.
-¿Me
conoces? - dijo al fin
-Eh
si
soy Hermione Granger
estudiamos en el mismo colegio ¿No me recuerdas?

-No

::Hermy se sentó a su lado un momento, apenas y creía que el no la recordaba, y viéndolo bien, de tan cerquita, no era desagradable, es mas, le parecía que era un rubio atractivo, y con esos ojos apagados, sin la mirada de odio, se apreciaba mas
lo bello que era.
-Somos
¿Somos amigos? - pregunto Draco tímidamente.
-Eh
bueno - suspiró Hermy y luego penso "Si, como no" - no, bueno, somos compañeros de colegio

-Es que
no recuerdo nada
absolutamente nada

-¡Que malo!
-Esas señoras - señaló a las dos que estaban curioseando - dicen ser mis tías y quieren enviarme a mi ultimo año de colegio pero
no recuerdo nada

 

-Pues tal ves
así recuerdes - dijo Hermy procurando que la penetrante y fija mirada de Draco no la perturbara.
-Pero tu y yo no somos amigos - volvió a decir el chico y Hermy pensó que si tendría algún tipo de retraso por el hechizo recibido.
-No, mira, tú vas en Slytherin y yo en Gryffindor

-¡AAAH! - Se acercó de repente una de las tías - ¡Una amiguita Draco! ¿Cómo te llamas linda?
-Hermione Granger
señora

-¡Soy Bethel Malfoy, tia lejanísima de Draco! ¿Eres compañera del colegio?
-Si

-¡Vaya, por fin alguien que no le hace el feo a mi niño! - Suspiró la tía simpáticamente - desde que su cerebro se apagó, todos se han desentendido del, pobre mi niño, míralo, parece un animalito asustado.
-¡No es para tanto! - protesto Hermy. Bonita manera de la tía de referirse al chico.
-¡Tu te ves buena niña y estoy segura que podràs convencer a Draquito de que acuda a Hogwarts, tal vez asi recuerde lo que era!
-Ajá - dijo Hermione pensando que el chico estaba mejor así.
-Tal vez quieras venir a casa! - dijo Draco tímidamente y al ponerse en pie, Hermy se quedo impactada, apenas y le llegaba a los hombros
-¿Qué?
-¡Asi me dices todo lo del colegio, es mas, tal vez podriamor irnos juntos
asi no tendria miedo!
-¡Ni en mil años luz! - penso Hermy en el lio en que se metía ¿llegar con Malfoy al colegio?

-¡Vamos niña, acéptanos una invitación a comer! Así le platicas a Draco todo lo del colegio

-Pero
pero

-¡Por favor! - Se acercó la otra tía, Susan - no queremos que Draco este así, encerrado todo el tiempo, esperando recordar algo
tenemos la esperanza de que la luz vuelva a brillar y sus ojos se iluminen nuevamente.
-Bueno
yo
esta bien - dijo vencida, finalmente ella tenia la culpa por andar de ofrecida y pensó "Cuando Harry y Ron se enteren, van a matarme"
-Gracias - sonrió Draco, tímidamente, dejando aturdida a la chica, es que era imposible, imposible que el le diera tan tierna y delicada sonrisa y le mostrara esa hilera de dientes blancos y perfectos.
-¡Que idiota eres Granger! - Pensaba la chica mientras se acercaba a su madre - ¡Solo a ti se te ocurre andar de buena samaritana con la persona que mas odias!

Hermione tuvo que acudir a la mansión Malfoy casi a la fuerza, ya que la tia Susana, amablemente se ofreció a pasar por ella, en un elegante Rolls Royce mágico, que la llevó a su destino en poco tiempo. En verdad que la mansión Malfoy era enorme y lúgrube, pero las encantadoras tías parecían romper con el esquema.
-¡Quemamos todo lo que pudimos! Puras cosas negativas

-Ustedes son parientes del difunto Lucius Malfoy
-¡Uy si, pero muy lejanas!
-¡Mira niña! Ahí esta, nuestro pobrecito Draco.
El chico permanecía sentado en medio de un grotesco jardín, mirando a la nada, con un monton de libros regados en el piso.
-¡Desde que salió de San Mungo sin recordar nada, siempre esta asi, como perdido en la nada!
-Por eso nos alegra que tenga una conocida que se anime a ayudarlo
porque lo que es la noviecita.
-¿Novia?
-Una tal Pansy Parkinson
bastante odiosita la tipa, apenas y supo lo que sucedía con el, lo soltó como una papa caliente.
-Si
siempre ha sido así.

 

-Cuando nos enteramos de la tragedia, de inmediato acudimos a su ayuda ¿sabes? Lucius nos prohibió siempre venir a Europa, porque somos muy liberales, convivimos con muggles y todo eso

-¡Teníamos ganas de conocer a nuestro sobrino, aunque sea lejano!

-Es un amor ¿no lo crees? Aunque tenga los focos apagados
Hermy pensó que era una suerte que no lo hubiesen conocido en sus cinco sentidos, porque lo mas seguro era que el verdadero yo, de Draco, las hubiera sacado a patadas.
-¡Anda linda! Ve con Draco
cuéntale del colegio, de sus amigos, haz que quiera regresar al colegio...
-Si claro - la chica se acercó y al verla, el chico se levanto torpemente.
-¡Hola! - sonrió tímidamente, ella no quería acostumbrarse a esa sonrisa, no sabia cuanto duraría.
-¿Cómo estáis?
-Las tías me hacen estudiar, pero creo que no tiene caso
no tengo muchas ganas de ir al colegio

-¿De que tienes miedo?
-Aparte de no acordarme de nada

-¡Oye chico, tienes muchos amigos en Hogwarts! - gimió Hermy - ¡Apuesto a que ellos te ayudarán a recordar! Vamos
será una buena terapia.
-¿Tú estarás conmigo? - pregunto el chico tímidamente.
-"A mil metros de distancia" - pensó Hermy.

Y si
a mil metros el día de regreso a Hogwarts, porque en lo que resto de las vacaciones, la chica visitaba cada tercer día a Draco, para ayudarle con las tareas, algo increíble para ella. Así que el día de regreso, ella estaba nerviosa, escondiéndose de cualquier señal de Malfoy que viera.
-¡Hermy! - brinco una guapa pelirroja.
-¡Ginny!
-¿Qué haces aquí agazapada? ¡Subamos ya, que Harry y Ron tienen un vagón para "nuestro premio anual" que eres tú!
-¡Si, claro! - subió a prisa, pasando rápidamente hacia el vagón de Harry y Ron y se escondió atrás de las dos torres, que formaban los chicos.
-¿Te pasa algo? - pregunto Ron extrañado. Pero la chica solo le sonrió.
-Seguramente huye de los miles de admiradores que tiene - dijo Ginny sonriendo, y acariciando su largo cabello pelirrojo, al cual Harry no le quitaba la vista de encima.
-No me pasa nada - trató de disimular, pero se escurría del asiento, cada vez que algún chico rubio pasaba por su lugar y rezaba porque Draco mantuviera su distancia con ella en el colegio.

Pero una vez en el colegio, Draco se sentía muy perdido, mirando a todos con cara de espanto y miedo, buscando un solo rostro conocido entre la multitud de alumnos que lo miraban curiosos.
-¡Draco! - se acercó Crabble, pero el solo se limitó a verle como queriendo recordar, sin resultado.
-Me
¿Me conoces?
-¿Quién no te conoce? Ven, vamos al gran comedor, porque la ceremonia ya va a empezar - le tomó del brazo, y lo jaló, pero el chico se resistió.
-¿A dónde es? - pregunto mirando a todos lados, los rostros ya lo andaban mareando.
-Yo te llevo - dijo de pronto el profesor Snape, el cual, había sobrevivido a la batalla - sígueme Malfoy.
-¡Anda, es el profesor de pociones, tu materia favorita!
¿En serio?
Y Snape lo llevó al gran comedor, en donde lo sentó en la mesa Slytherin y fue cuando la vio, Hermy estaba casi frente a el.
-¡Vaya, pensé que Malfoy no volvería al colegio! - dijo Harry y la chica alzo la cabeza, encontrándose con los ojos ansiosos de Draco.

 

Draco sintió un inmenso alivio al verla ahí, tan cerca de el, el único rostro "conocido" desde hacia tres semanas que saliera de San Mungo y le dirigió una breve sonrisa, que Ginny captó.
-Qué fue eso? - le susurró a su oído.
-¿Qué cosa?
-¡Esa miradita que Malfoy te echó!
-¡Ideas tuyas Ginny!
-Ajá...
-Mira Ginny, el chico no tiene memoria, no tiene idea que nos odia, así que ahorita has de cuenta que eres un fantasma.
Pero Ginny no era tonta, sabía que si así fuera, Draco no tendría porque estar mirando todo el tiempo a Hermy. Así que por mucho que quisiera salir corriendo detrás de Harry, esperó a Hermione, ya que quería hablar con ella. ella dijo que si a todo lo que McGonagall le pedía, y por fin, se alejó de la profesora, Ginny la siguió, cuando al doblar la esquina

-¡Ay, por Diosito santo! - brinco la chica.
-¡Hola! - sonrió Draco ansioso.
-¿Qué haces aquí? ¿Acaso no sabes que te pueden llamar la atención si no estas en tu sala?
Pero lo que obtuvo Hermy, fue un abrazo de Draco, fuerte, largo y amoroso, el chico exhaló un suspiro, como si fuera un alivio abrazarla así, ella no supo que hacer, Ginny se quedo con la boca abierta. el chico solto lentamente a la chica y ella no sabia que hacer, había desesperaciòn en la mirada de el, estaba perdido y confundido.
-¿Que pasa?
-No me gusta Slytherin - dijo - los chicos me miran de :manera agresiva... las chicas parecieran burlarse de mi...¡Oh Hermione, como quisiera estar contigo en Gryffindor!
-si claro - respondió carraspeando.
-ni siquiera tenemos las mismas clases, el director me entrego mi horario de clases solo estaremos juntos en pociones y en Cuidados de Criaturas Mágicas y...¡Mis calificaciones son pésimas!
-¿En serio? - preguntò la chica tratando de avanzar su camino, pero el no la dejaba, frente a ella como una gran torre.
-Si, creo que soy uno de los peores estudiantes...
Hay otros, no te preocupes... este, Malf... Draco, tengo que irme, es tiempo de regresar a nuestras casas o nos quitaràn puntos... ¡Hasta mañana! - dijo y salió corriendo, hasta llegar al cuadro de la señora gorda.
-¡Hermione Granger! - chillò de pronto Ginny Weasley - ¿Me puedes esplicar que hacías con Draco Malfoy?
-¡Ay, me asustaste!
-No mas que yo ¿Que hacias con el y porque te dio un abrazo?
Hermy quedo en silencio un momento, si debía confiar en alguien tal vez esa sería Ginny, porque toda la ayuda que le habia dado a Draco, habia desatado que el le tomara cariño. Cuando Hermy terminó de contarle todo a Ginny, ésta se encontraba con la boca abierta y apenas y podía creer lo que había pasado...
-Vaya! - suspiró la pelirroja - Debiste tenerle mucha pena para acercarte... ¡mal echo, porque ahora el niño piensa que eres su tabla de salvación!
-Buenobueno... yo creo, pienso que... me estaré escondiendo de el y ya...
-¡Ay Hermione Granger! No somos tontas, yo vi como te abrazaba y como te miraba
-¿Que?
-¡Es obvio que siente algo mas por ti que solo gratitud! Puede percibir en su mirada que le gustas...
-¿YOOOO?
-Y no se como le harás, porque te recuerdo que habías quedado en darle una respuesta al capitán de Quiddicht de Ravenclaw, Líam Donovan... ¡que es tan apuesto y está loquito por ti!
-¡Diosito santo... me había olvidado de Líam! ¡es mas, no le escribí por estar con el pendiente de... y no revise todo el correo que me llegó!
-¡Ay Hermione, esto no me gusta nada! Además pensé que Líam te gustaba, ya que el curso pasado casi no se separaron... como el tambien lleva primer lugar en conocimientos...
-pues si...

 

-Líam tiene todo, es alto, guapo, inteligente, juega muy bien al quiddicht... es mas, si no fuese porque tengo otros intereses - y la cara de Ginny se transformó pensando en cierto chico con gafas - capaz te lo quitaba...
-¡Oh, Ginny... con razón Líam no se me acercó, ahora me doy cuenta, debe estar dolidísimo!
-Hermy... no puedes tener dos amores... es muy complicado, besar en dos bocas.
-¡Muy graciosita Ginny, yo no estoy enamorada de Draco y mucho menos pienso besarlo!
-si... ahora es "Draco" ya no Malfoy o inutil tarado ¿verdad?
-Ginny, eres imposible, mejor vámonos a dormir que mañana comienza mis lecciones de invisibilidad y escapismo para con... quien ya sabes.

Al dia siguiente, muy guapa, con el cabello alisado completamente y una banda en el cabello que le despejaba su bonito rostro maquillado y luciendo su uniforme mas ajustado, bajo Hermione acompañado de la guapa pelirroja,al comedor.
-¡Hermione! - le llamaron de pronto, ella volteó, era Líam, el guapísimo capitán del equipo de Ravenclaw, el cual era alto, casi como Draco, de cabello castaño rojizo corto, ojazos azules preciosos y una dentadura de envidia.
-¡Hola Líam! - saludó nerviosa.
-Estoy sentido contigo - dijo el con tono grave - no recibí mas que dos cartas tuyas al comienzo de las vacaciones y después nada... hasta escribí a tu madre porque pense que estabas enferma.
-¿En serio? ¿a mi madre?
-Si, pero ella me dijo que tu estabas ayudando a alguien, pero no supo explicarme...
-¡Oh bueno! - Hermy no le habia dicho nada a su madre sobre Draco - si, estuve ayudando a alguien, por eso no escribí.
-Yo imaginé que me habias mandado a volar
-¿Que? ¿yo? no, bueno es que...
-Hermione, sabes que me gustas muchísimo y pienso que yo tambien a ti, el curso pasado nos conocimos bien, asi que solo espero a que te decidas...
-lo se...
-No me gustan las cosas a la fuerza - y le tomó las manos - pero tu me gustas demasiado como para dejar de insistir...
-¡AAAyyy bueno! - sonrió Hermy nerviosamente ¿Que le pasaba? hacía apenas unas semanas estaba dispuesta a empezar una relación con ese bombón y ahora... ahora ¿que?

 

Hermy se sentia echa todo un lío, a ella le gustaba Líam ¿o no? y si no se decidía, habían mas chicas dispuestas a todo, en ello pensaba, cuando su plan de escape no funcionó del todo.
-¡Hola Hermione!
-¡Malf... Draco! - chilló nerviosa.
-¿Como estas? - sonrió cálidamente, mostrando ese lado tierno, porque los ojos grises brillaban cada que la veían y una sonrisa tímida asomaba sus labios delgados.
-Bien - carraspeó mientras veía a todos lados, algunos ya habían visto tal escena, entre ellas Beatrix y Carolyn, dos incondicionales de Pansy.
-¿Estas viendo eso Carol?
-LO veo y no lo creo Bea... si no fuera porque se que el no tiene memoria, tragaría veneno...
-¿Los interrumpimos?
-Antes de que Pansy los vea.
-Pues como que a Pansy ya no le importa mucho sin memoria, ni caso le ha echo desde que llegó, y mira que me pasa un resto, si Pansy no fuera tan terrible, con gusto lo acecharía...
-Vamos pues, a salvarlo de la sangre sucia, que al parecer y por su actitud, tampoco lo quiere cerca.
-¡Hey Draco! - lo llamó Bea
-Tus... tus amigas te hablan - dijo Hermy nerviosa, ya no quería que mas nadie lo viera cerca de ella.
-No las conozco...
-Son Slytherin y el año pasado, eran tus amigas - dijo Hermy, recordando bien las rencillas que tenían todos

Cuando Draco volteó para ver a las chicas, Hermy salió corriendo, justo al dar la vuelta, Ron y Harry se encontraban.
-¡Hola Herm! ¿Donde andabas?
-Por ahi...
-Ya nos dijeron ¿eh? - dijo Harry con seriedad absoluta.
-¿Que, que cosa? - exigió Hermy con la misma seriedad, pensando en negar todo.
-¡Tranquis! - sonrió Ron al verla como araña - no es nada malo...
-¿A no?
-Solo queriamos decirte que Líam esta que muere por ti y anda por ahí contando que eres la chica mas bella e inteligente del cole - dijo Harry - aunque no concuerdo con ello del todo.
-¿No? - pregunto Ron sorprendido - que exigente...
-Hermy se ha puesto guapa pero - sus ojos voltearon a ver a cierta pelirroja que pasaba con sus amigas y al verlo le envio una sonrisita pecadora - la verdad, creo que hay otras que le siguen los pasos...
-¿Como quien? - pregunto Ron distraido ´
-¡Ay Ron! - gimió Hermione - Siempre lo he dicho, tus sentimientos son del nivel de una cucharilla de té
-¡Oh!
-Luna es tu novia, ella cambió por tí y se puso bonita, por lo menos deberías decirlo...
-Luna es bonita, pero no tanto como otras.
-¿En serio? ¿Como quienes? - gruñeron a sus espaldas, Luna Lovegood, con el cabello corto, limpio, alisado, maquillaje discreto, luciendo primorosa, lo veía enojada.
-¡Luna!
-¡Estoy esperando una explicación Ronald, o quizás quieras dárselas a tu nueva novia! - se dió la vuelta y se alejó furiosa.
-¡Luna, Lunita, amorcito, corazoncito, esperame, todo fue una broma, escucha...!
Hermy y Harry se miraron divertidos, era increible que Ron se dirigiera con esas palabras a Luna, pero desde que comenzaran a salir, ambos habian cambiado para bien. En tanto Bea y Carol, tenían acorralado a Draco en el mismo sitio, ambas tratando de sacarle información de porque estaba junto a Hermione.
-Granger no es de nuestra clase - dijo Bea, furiosa - no te le vuelvas a acercar.
-¿Porque no? me agrada
-¡Escuchame Draco, recuerda, ella es sangre sucia!
-¡Ese termino es despectivo! - protesto Draco con espanto - ¡No le vuelvan a decir asi!
-¡Eso es lo que es! - gruñó Bea - ¡Cuando estabas bien, tu la detestabas y le hacías bromas pesadas!
-¡No es cierto!
-¡Ay Draco, en verdad que estas mal! Tu eres su enemigo numero uno, juraste destrozarla a ella y sus amiguitos ¡No puedes estar junto de ella!
-Ustedes mienten...
-Pregúntale a Pansy, a todos los de Slytherin... Hermy te alucina, y yo creo que no haya la hora de deshacerse de ti... escucha niño... mejor aléjate de ella por las buenas o por las buenas, ya que a la mala, no te conviene...
-Yo no le he echo nada - respondió con un tono mezclado de ira y desconcierto ¡el no pudo haberle dicho esas cosas a Hermy nunca, decirle sangre sucia... jamás!

 

Durante el dia, Hermy procuró escabullirse cada que podía, le aterraba pensar que Malfoy se le acercara demasiado delante de sus amigos, ella era muy respetada y luego estaba Líam ¿que tal que la veía? Pero claro que ya algunos se habían percatado de la insistente mirada de Draco a ella en la clase de pociones y como la buscaba a cada momento, Lavender y Parvati solo cruzaban miradas y negaban con la cabeza.
Esa tarde no hubo mucha escapatoria, ya que tenian clase de duelo adicional un grupo de chicas entrenadas por Hermy, entre ellas practicaban y reían. Cuando Draco, buscandola por todo el colegio, dió con ella y se quedó ahí, en la puerta, apoyado en ella, mirando tímidamente, como en secreto, hasta que Parvati lo delató.
-¡Oh, no!
-¿Que pasa?
-Malfoy - gruñó - ese idiota retardado está ahí, mirando.
-El que haya perdido la memoria no quiere decir que sea retrasado - dijo Hermy al voltear con fastidio
-¡Para mi siempre lo fue!
-Bueno, el echo de que ahora sea tu amigo... - dijo Lavender con malicia - no creo que Líam se alegre mucho al saberlo
-¿Que?
-¡Ay, no te hagas Hermione, ya nos llegaron los rumores! Aunque yo me niego a creerlo, tu lo odias ¿no? ademas, ya los vieron platicando juntitos
-¡Eso no significa que sea mi... amigo! - dijo entre dientes

-¿No? Pues supongo que esta aquí, viéndonos a nosotras
-¡Es verdad Hermy, es a ti a quien mira con insistencia!
-¡Oh! - gruñó la chica y de mala gana se acercó a Draco, quien la miraba con esos ojos dulces.
-¡Hola! - sonrió dulcemente
-¿Que haces aqui? - pregunto ella de mal modo
-Yo... - Draco parpadeó confundido un par de veces y sus ojos se opacaron, ella le habia hablado de una manera grosera y cortante y el andaba susceptible a los malos tratos.
-Estamos ocupadas y no nos gusta que nos interrumpan - dijo ella con voz grave
-Lo siento... mucho - murmuró el chico, mirando al piso - Perdóname - alcanzó a decir, se dió la vuelta y se fué, a toda prisa.
-Te pasaste - alcanzò a decirle Ginny al oído
-Tenía que hacerlo - respondió hermy, quien sentía algo horrible en el estómago
-Ahora si le rompiste su - sonrió Ginny brevemente - con esto, ya no tendrás contacto con el enemigo
-¡No te burles!

 

La chica ya no pudo concentrarse en la práctica, su conciencia no se lo permitía, era cierto que Draco la habia tratado peor que a su elfo doméstico pero... ¡merecia un poquito de compasión! ¿o no?
-¿No te deja tu conciencia, eh? - sonrió la pelirroja
-¿Quieres callarte Ginny?
-Mmmmm ¡No!
-Luego te veo - dijo entre dientes, dejándola a cargo y salió buscando al chico, hasta que se encontró en el camino con Harry y Ron que reían y se empujaban mutua e idiotamente.
-¿Que les pasa?
-¡Ron, que primero le besa los pies a Luna y ahora huye de ella! - reía Harry - oye ¿y Ginny?
-En defensa, con la practica de Duelo pero... ¿porque haces eso Ron, acaso ella no es tu novia santa?
-Si, pero a veces me saca de quicio, suerte que se distrajo con Malfoy y me le escape
-¿Con Malfoy?
-Si, esta ahí, como idiota contemplando el lago, supongo que pensando si se tira o no...

Hermy se deshizo de sus amigos y localizó en el lago a Malfoy quien estaba sentado en la orilla del mismo, con la mirada perdida en las frías aguas. Ella se sentó a su lado, con el latiendo a prisa y doliendole, en verdad que el rostro del chico era de pena infinita.
-Draco - le llamó suavemente, pero el apenas y la miró - Yo... yo... yo lo siento mucho... no quise... lastimarte - aunque por otra parte, ella pensaba que estaba loca al disculparse con el
-No te agrado - dijo muy bajo - te averguenza que te busque
-¿Que? ¡Oh! ¡No es eso!
-No mientas - suspiró - ¿sabes? ¿crees que no me doy cuenta?
-¿De que hablas?
-No me quieres cerca de ti, te escondes, me evitas y me tratas mal delante de tus amigas
-Pues - murmuró, era cierto.
-Debe ser cierto entonces todo lo que dicen de Slytherin - dijo el chico.
-¿Que... dicen?
-Que... mi casa y la tuya nunca han sido amigos... que son enemigos mortales y que yo te odiaba...
-¿Quien te dijo?
-Todos...

-¡Ah!
-Hermy... yo... yo - aquello le costaba trabajo, el no concebía haber echo eso - ¿Yo te trataba mal?
Por un momento la chica cruzó su mirada con los ojos grises brillantes del chico y no pudo mentirle
-Si - dijo tajante
-Comprendo - Draco se puso de pié, evitando mirarla - ¡Debí ser horrible, Odioso, un... monstruo para tratarte mal... tu... tu eres buena... porque sabiendo lo que fui, te acercaste para ayudarme!
-¡Oye, tranquilo!
-Pero no tiene caso seguir con esto... yo vine al colegio de nuevo... por tí. Pero no quiero causarte mas problemas.
-¡No es eso, solo escúchame!
-¡Hermione, todos me odian! - dijo con rabia mientras sus ojos se llenaban de lágrimas - ¡Yo no puedo estar así, aquí!
-¡Draco, espera! - gimió Hermione, pero el, se alejaba a prisa - ¡Maldición! - chilló - ¿Que hago buscándote Malfoy, que hago buscàndote?

Pero con lo que no contaba, era que desde el ataque, el chico andaba frágil de salud, por lo que al poco rato, el chisme le llegó de inmediato.
-¡Esa Granger! - dijo Pansy agresiva, como siempre
-¿Que quieres Parkinson? - y luego penso -"vaca de porra"
-¿Yo? Nada... bueno, si, quizá te interese hacerla de enfermera - sonrió maliciosamente, a esas alturas Bea y Carolyn ya le habían ido con el chisme
-¡No me digas! ¿por?
-¡No sabes! - sonrió mas burlonamente - Bueno, el taradito de mi ex-novio, tuvo una recaíada por hacer un berrinche... quiere irse del colegio ¿sabes?
-NO - carraspeó y procuró no perder la cordura - ¿porque supones que me interesa?

 

-¡Sera porque desde que llegó nos ha preguntado por ti y ya nos tiene hartos! Asi que tuvimos que decirle lo mucho que el Draco con memoria, te detestaba.
-¡Oh, gracias! Pense que estabas muy enamorada de el, Parkinson, pero hasta retrasado le dices
-Cuando sea el mismo Draco de siempre, volverá a mi...
-¿Y si no pasa?
-Para eso estas tu ¿o no?
-Ja, ja - rió Hermy despectivamente.
Pansy se dio la vuelta y se marchó y ni tarda ni perezosa, ella corrió a la enfermería, en donde el chico estaba recostado, con los ojos perdidos... y es que desde que perdiera la memoria, parecía en verdad, perrito apaleado.

-¡Madame Pomfrey! ¿como se encuentra? - preguntó Hermy a Poppy, desde la puerta
-A punto del suicidio... dijo al director que quiere irse a su casa, con esas tías locas que tiene pero ya sabes como es el, se negó, dijo que estar aqui le ayudará a recordar...
-Cierto...
-Yo lo prefiero ahora - señaló Poppy - ahora si es un chico honesto y decente...
-¿Puedo hablar con el?
-Si claro, diez minutos...
Hermy se acercó a el y en un loco impulso, le acarició el cabello, Draco se sobresaltó, pero se contuvo al sentir como ella rozaba sus dedos entre sus rubios cabellos.
-Draco, tienes que ser fuerte... que resistir... no por mi... por ti... ¡eres un Malfoy!
-Soy ba sura
-¡No, no digas eso!
-No te mientas Hermy, eso soy y lo sabes - y cerró los ojos, sintiendo como ella no dejaba de acariciarle el cabello
-¡Por favor Draco! De nada sirve que quieras irte ¿Encerrarte en tu mansión? ¿Solo? ¿Con tus miedos?
-Vine por ti - murmuró el chico - pero si tu no me quieres contigo cerca, no quiero quedarme... sin ti, apoyándome... me siento perdido

Hermione sintió que su corazón latía con fuerza ¿Que le pasaba? ¿Acaso si sentía algo por el? ¿Y Líam? ¡No podía ser eso! ¡Ella solo le tenía lástima! y procuraba recordar las veces que le había llamado Sangre sucia sin resultado.
-Oye, quédate por tí, no por mí
-Pero - la miró fijamente y alargó su mano a su rostro - ¡Oh, Dios, eres tan bella!
-¿Yo? - pregunto nerviosa, ni con Líam se ponía asi
El chico se incorporó de su cama y acercó su rostro a Hermy, demasiado, ella podía ver su propio reflejo en sus pupìlas, las pecas transparentes de la pálida piel de Draco, podía sentir su aliento y quizás, escuchar los latidos de su
-Voy a besarte - dijo el chico y ella estaba paralizada
-Si - atinó a decir, antes de sentir como los labios suaves, hùmedos y delgados de Malfoy presionaran los suyos, ella abrió un poco mas la boca y cerró los ojos con fuerza.
En su vida, imaginó que Draco Malfoy, enemigo numero uno de los sangre sucia, estuviera besándola de una manera tierna y que le gustaba y sentir como rozaba sus labios una y otra vez, hasta que la soltó.
-Estoy enamorado de ti -dijo tímidamente, con las mejillas ruborizadas - pero tu nunca querrías ser mi novia... y no me gustaria verte con nadie mas... pero debes tener miles de pretendientes porque eres tan bella...
Como única respuesta, Hermione continuó besándolo, con la misma ternura e intensidad...ambos estaban en terreno peligroso. Cuando Hermy regresó a la sala común, apenas y podía creer lo que había echo ¡Había besado al que por seís años habia considerado su peor enemigo! Y el que le faltara la memoria no quería decir que fuera otro.
pero se tocaba sus labios y aún podía sentir los dulces labios de Draco rozando los suyos, estaba sonrojada y daba gracias que no había nadie en la sala común, bueno... casi nadie...
-¡Buenas noches Hermy! - era Ginny, sentada frente a la chimenea.
-¡Ginny!
-Cuando no regresaste, supuse que te habías quedado en la enfermería ¿Como esta Malfoy?
-Eh... mejor...
-si, claro, como estuviste de enfermera - e hizo una mueca - Hermy, aléjate de el, no es bueno, de un momento a otro, recupera la memoria, recuerda todo y...
-¡Pues que bien! ¿no?
-No si te enamoras...
-¡Yo no estoy enamorada!
-¿Porque no te creo? - gruñó la pelirroja - si hasta me parece ver que te brillan los ojitos. Pero dime ¿que le vas a decir a Líam? ¿Lo aceptarás? ¿O temes que Malfoy tome cianuro cuando se entere?
-¡Exageras Ginny!
-Te lo digo por tu bien Hermy... te vas a meter en muchos líos si no lo dejas de ver, si el se quiere ir, déjalo, no se va a morir por eso - y dicho esto, la dejo sola en la sala común, echa un mar de líos, pero... Ginny estaba equivocada ¡ella no estaba enamorada de Malfoy! No en tan poco tiempo...

 

Al dia siguiente, en la mañana, Hermione devoró el desayuno y desapareció de la sala común, escapando de todos, de la mirada inquisitoria de Ginny, de Ron y Harry que le hacian buya con Líam, de que Malfoy se apareciera. Asi que se le habia echo buena idea, ser la primera en todo, hasta de estar frente al salón de Snape, que era su primera clase, pero...
No contaba con que Draco ya estaba ahí, sentado, haciendo algunos apuntes, a Hermy se le fue la respiración, y era imposible retroceder, porque el alzó la mirada. Por un momento no supo si reir o quedarse seria, de solo recordar el riquísimo beso que se habían dado, pero el si, el sonrió dulcemente, mostrando sus blancos y perfectos dientes.
-Hola - saludó ella, sin saber que hacer - ¡Que bueno que ya estas mejor!
-Gracias - respondió sin dejar de mirarla, para el era como una visión maravillosa, es mas, si hubiese sido muggle, la hubiera puesto en un altar llena de flores y velas para adorarla como a un santo de pueblo.
-Este... falta mucho para la clase ¿verdad? - pregunto la chica nerviosamente ¡maldición! ¿Que le pasaba? ¿porque reaccionaba tan tontamente delante de el ex - príncipe sangre limpia?
-Diez minutos... tal vez quieras hacerme compañía y... podríamos hablar de lo que paso ayer, creo que me porte como un niño caprichoso.
-Bueno yo...
-¡Hermy! - de pronto el guapo de Líam, se asomó y al verla sonrió, pero se esfumo la sonrisa al ver que Malfoy estaba en las escaleras, con cara de niño bueno.
-¡H-Hola Líam!
-¿Te esta molestando? - gruñó el guapo.
-No... no... este... ¿Pasa algo?
-Linda... ¡se que prometí que no te presionaría, pero te recuerdo, que me muero porque seas mi novia, por favor, bonita, piénsalo, seríamos la pareja del momento, tu bella, yo... feo (Hermy sonrió nerviosa, eso no era cierto) y ambos inteligentes!
Hermy se sonrojó, y Draco se quedó paralizado desde su lugar, sin creer lo que ese chico le decía a Hermione, su salvadora, su princesa, su amor.
-Linda... me gustas muchísimo ¡Y se que yo a ti! piensalo... y perdona por insistir, pero ¡me traes loco!
-esta bien - dijo Hermy muy bajito, Líam le beso la mejilla y despues de mirar con un ceño a Malfoy, se retiró, dejando a la chica con la mirada clavada en el piso, sin atrever a mirar al rubio.

 

Lo que salvó a Hermione de dar alguna explicación, fue que los chicos comenzaron a bajar a las mazmorras, y ella se perdió entre Harry y Ron, Malfoy aún, confundido, tomó sus cosas y entró al salón cuando Snape abrió la puerta. El chico tomó el asiento que le señalara Crabble, y furtivamente miro a Hermione, pensando que si, que definitivamente, era una chica bella y que Líam era un tipo buen mozo, que según le habían dicho, había sido el segundo en excelentes notas después de ella, que jugaba bien al quidditch y que todos lo querían.
-¡Presten atención! - gruñó Snape - ¡Quedamos que hoy veríamos las plantas mas mortales para preparar venenos peligrosos y simuladores! Asi que espero que hayan estudiado...
-¡Yo no! - murmuró Harry y tanto el como Ron, se lanzaron miradas exasperantes.
-¡Potter! - gruño Snape
-¡Lo sabía! - pensó el chico mirando directamente al profesor.
-¿Puedes explicarme las diferencias entre las setas de Mucerón y la amanita muscaria?
-Este...
-¿No me puedes decir algo tan simple Potter? - espetó Snape - ¡Como siempre, como siempre, el hecho de que seas un héroe no quiere decir que te regalaré puntos o calificaciones!
-si profesor...
-¡Cinco puntos menos para Potter! ¿Alguien mas sabe la respuesta? - y Hermy alzó la mano y Snape gruñó - ¡Y que no sea Granger!
Y Malfoy alzó la mano naturalmente y todos le miraron absortos, hasta Snape, y sus compañeros Slytherin estaban boquiabiertos ¿Malfoy había estudiado?
-¿Usted señor Malfoy? ¿Estudió para mi clase?
-Si profesor...Discúlpeme ¿porque la pregunta?
-Porque antes de perder la memoria, usted nunca lo hacía - dijo Snape sin el menor recato y con la voz fría y pastosa, esto hizo que Malfoy se ruborizara - ¡Pero si lo hizo dígame la respuesta... vamos!
Malfoy lo hizo, dio una amplia y completa respuesta, que hizo que Snape, estuviera asombrado, en verdad, que este Malfoy si estaba estudiando y al final de la clase, despues de que en cada oportunidad le preguntara, la casa Slytherin tenía treinta puntos y Gryffindor, menos diez.

Hermione dio gracias al cielo que Harry y Ron la tomaran del brazo y se la llevaran a la siguiente clase, con Hufflepuff, porque asi, Malfoy ya no podría seguirla, aunque en toda la clase, había percibido, las miradas interrogantes que le hacía. Pero en toda la clase, no dejaba de pensar en el, y en Líam, en el beso que Malfoy le había dado y en Líam, en que ya le estaba gustando el colorcito de papel encerado que Malfoy tenía, los ojos grises, el pelo rubio y... en Líam... pero ella tenía un buen lío.
-¿Como le haré? - pensaba en los baños, mientras se retocaba el maquillaje - ¡Si le digo que si a Líam! ¿Y si me arrepiento?
-¡Hola Hermione! - entró Luna, directo al espejo de los baños, sacando una polvera - ¡Estar en las mazmorras hace que sudes horrible!
-cierto...
-Por cierto - suspiró - Líam anda por las ezquinas, diciendo a todo el mundo que muere por ti, y que lo ayudemos a convencerte de que seas su novia... yo pense que ya lo eran.
-No, el curso pasado solo nos... conocimos un poco mas.
-Pues si ambos se gustan ¿que estas esperando?
-Yo no estoy segura...
-¿No? ¡Pero si Líam es un partidazo! Muchas quieren con el Hermione, deberías atraparlo antes de que otra lo haga ¿no lo crees?
-Luna, es que no se si me gusta lo suficiente...
-¿Se han besado?
-Pues... si, ya me besó - pero el beso que recordó en ese momento, no fue el de Líam, sus labios temblaron al recordar la sensación de los labios de Malfoy, acariciando los suyos

 

Hermy salió más confundida que nunca de los sanitarios y echa un lío, sin saber que hacer, no quería arrepentirse de las desiciones que tomara, no queria. Pero al doblar la esquina para irse a la próxima clase, Malfoy le salió al paso, con una mirada penetrante y suplicante.
-¿Podemos hablar? - pregunto en un suspiro
-Este... ¿ahorita? tengo clases... Draco...
-Es muy importante - dijo bajo - No juegues conmigo Hermione, si eres novia de Líam, dímelo...
-No soy su novia - respondió automáticamente.
-El esta loco por ti - mascullò entre dientes - y anda pregonando que al final del día tu seràs su novia.
-¿En serio? - frunció el entrecejo, y de pronto, suspiró ¡se suponia que no tenia que molestarse! si no al contrario, tenia que alegrarse y vanagloriarse de que alguien como Líam, quisiera con ella.
-Hoy me has evitado - continuó Malfoy - creo que será mejor que me aleje de ti, por mas que lo intento, cada dia me convenzo mas que tu no me quieres cerca... fui un tonto al pensar anoche, al besarnos que... sentías algo por mi...
-Claro que siento algo por ti - dijo Hermy ràpidamente.
-si... lástima - dijo el rubio y se alejó a prisa, dejando a la chica pasmada

Y no supo como fue, como pasó, pero de pronto Hermione siguió a Malfoy dirigiendo sus pasos hacia el, lo jaló del brazo, le tomó por el cuello y lo bajó hacia ella y... lo beso...
Ambos cerraron los ojos con fuerza, Hermione quería que le diera asco, queria sentir desprecio, quería sentir que lo odiaba... pero no pudo, porque aparte que el beso fue indescriptible, mil sensaciones recorrían su cuerpo.
-¡Creo que tengo que poner en orden mis ideas! - susurró la chica cuando lo soltó.
-No juegues conmigo Hermione - dijo el chico, negándose a soltarla - Te necesito...
-L... Luego hablamos ¿si? - le quitò las manos de su cintura y se fue a su siguiente clase, solo que Luna la había visto y la alcanzo.
-¡Granger!
-¿Que pasa Luna?
-¿Que me pasa, que te pasa a ti? ¿porque besaste a Malfoy? ¿que sucede, eh?
-yo... nada... solo que...
-¿Que harás con Líam? ¿le romperás el ? ¿Acaso te gusta malfoy? ¡es nuestro enemigo, chica, reacciona!
-Son demasiadas preguntas Luna
-¡Pues son demasiadas respuestas Hermione! Escucha, serán las mismas que te exigirán todos, si le dices que no a Líam... y lo veo en tus ojos... lo veo
-¿Que ves? - pregunto ansiosa
-Amor... y no por Donovan - dijo Luna y la dejo parada y confundida... ¿Ahora que debía hacer?

 

Pero el chisme no se hizo esperar, porque en el colegio habían muchos ojos y oídos, asi que Líam no tardó en enterarse de ciertos rumores que habían con respecto a Hermione y otro chico, por lo que al dia siguiente la buscó.
-¡Hermione!
-¡Hola Líam!
-¿Me tienes una respuesta?
-¿Respuesta, de que?
-¡Hermy! ¿Acaso no quieres ser mi novia?
-¡Ah! Líam lo siento mucho... no me acordaba, pero yo...
-¿No te acordabas? - dijo molesto, y era la primera vez que lo veía molesto - ¿No te acordabas? ¡eso quiere decir que has estado jugando conmigo todo este tiempo!
-¡Las cosas no son asi, escucha, te explico!
-¡Entonces es verdad que hay otro! - chilló y le tomó fuertemente del brazo - ¿Quien es? - exigió - ¿Quien es ese otro Hermione?
-¡Me estás lastimando!
-¡no me digas! - dijo entre dientes y la sujetó por los hombros, a ella le dió pavor que el le fuera a hacer algo en ese momento - ¡Tu me gustas Hermione y creí que yo te gustaba, ahora me sales con esta estupidéz!
-¡Líam por favor!
-¿Quien es ese imbécil? ¡Vamos dime! - la zarandeó
-¡Ay, me lastimas! - chilló la chica sin poder soltarse, cuando Líam sintió que alguien lo jalaba con fuerza, era Draco, quien tenía una mirada furiosa, mas que la de el, sus cabellos rubios estaban alborotados y sus ojos grises lanzaban chispas.

Líam también miró con desprecio a Malfoy, quien le dió un fuerte empujón, haciendo que soltara a la chica, quien sentía que le saltaban las lágrimas de indignación, por un momento, ambos chicos, se miraron con ganas de matarse y a lo lejos solo se podía escuchar...

Tic, tac, tic, tac, tic, tac....

Y no se sabía si era el tic tac de un reloj, o del corazòn de Hermy, quien no sabía que pasaría, pero tanto Líam como Draco eran de la misma estatura.
-¿Que quieres Malfoy, porque te metes en lo que no te importa? O mejor dicho... que milagro que te metes... ¡Es una indigna de la escuela! ¿no? es lo que siempre has dicho de ella...
-cállate imbécil...
-¡Ah, claro, con eso de que estás desmemoriado! Me sorprende que vengas a rescatar a Hermione como todo un caballero... a menos que - y en sus ojos se dibujó un odio profundo - ¡A menos que tu seas!
-¿Que yo sea qué?
-¡No lo creo! - dijo entre dientes - ¡Vamos Hermione, no me vas a decir que éste tiene algo que ver entre nosotros!
-"Este" tiene su nombre...
-¡Para mi no eres mas que un niño rico mimado que ha corrido con suerte... debiste morir en el enfrentamiento, el colegio no necesita escorias como tu!
-¡Cállate Líam, no le digas esas cosas!
-¿Te duele Granger? - gritó Líam mas molesto que nunca - ¿Te molesta que le diga la verdad a tu enamorado? ¿Un sangre limpia que todo el tiempo te ha llamado sangre sucia?
Por un momento, el silencio invadió el pasillo, los pocos chismosos, miraban absortos a uno y a otro, Malfoy palideciendo por las cosas terribles que Líam decía y éste con los ojos inyectados de sangre.

-Es mejor que hablemos en otra ocasión - dijo Hermy tratando de que las cosas se calmaran.
-Já - sonrió Líam irónicamente - ¿Acaso no quieres que todos se enteren que me rechazas solo porque el príncipe sangre limpia de los Slytherin, ha perdido la memoria y te ha vuelto loca?
-No digas estupideces - gruñó Hermione
-¡Me has rechazado por el! - lo señaló con descaro el dolido Ravenclaw - ¡Que no es mas que una basura podrida, una escoria, un bueno para nada! ¿Que pasaría si el dia de mañana recobra la memoria y vuelve a ser el mismo imbécil de siempre?
-¡Yo no...!
-¡Tu Malfoy, tú volverás a hacer el mismo de siempre cuando recobres la memoria y aquí la única que quedará mal, será Hermione!
-Basta Líam...
-¿pero sabes una cosa? soy generoso... me has roto el corazón, pero sé que volverás a mi... se que cuando te des cuenta que Malfoy es basura y siempre lo ha sido... querrás estar conmigo... pero no es seguro que yo te vuelva a querer como lo estoy haciendo ahora...
El chico se dió la vuelta, mirando por última vez a Malfoy, quien estaba absorto porque de bacteria de basura no lo había pasado.
-¡Ya nos veremos en el juego de quidditch... te haré polvo, porque para tu mala suerte, Slytherin es una basofia en el campo de juego!- dijo Líam su última amenaza y entonces si, terminó de marcharse.

 

Hermione sentía que explotaría en cualquier momento, sentia que su corazón latía a todo lo que daba y que debía irse de ahí, mas porque al percatarse, estaban rodeados de los demás alumnos, viendo como ella, había despreciado al capitán y numero 2 de conocimientos, Líam Donovan y muchas chicas la miraban como si fuese una bruja horrenda, no espero a que Malfoy reaccionara, comenzó a correr hacia la sala común.
-¡Hermy, espera! - gritó el chico e intentó seguirla, pero Pansy se le puso al frente y lo sostuvo con fuerza.
-¿A donde papito? - gruñó
-¡Tengo que hablar con ella! - gimió
-Tú no vas a hablar con sangre sucias - dijo tajante y quedito - tú en este momento te vas conmigo a Slytherin, porque tendremos una larga conversación...
-¡No quiero, tengo que hablar con Her...!
-¡Me importa una mierda si tienes que hablar con la reina de Inglaterra, Draco Malfoy! - gritó Pansy perdiendo su poca paciencia - ¡En este momento, tú y yo iremos a nuestra casa y hablaremos de lo que te conviene!
-¡Eres horrible! ¿lo sabías? ¡no puedes obligarme!
-¡Ustedes! - le chasqueó los dedos a Crabble, Goyle, Zabini y Nott - ¡Llevense a este desmemoriado a la sala así sea arrastrando!
-¡Lo siento! - le dijo Crabble quitándole la varita del bolsillo - es mejor que cooperes, no queremos lastimarte...
-Malditos - murmuró Draco y fue escoltado por los chicos, mientras que Pansy se encargaba, junto con otras chicas de espantar a los alumnos curiosos.
Pero si para Malfoy no iba a ser fácil, Hermy tampoco la tenía regalada, pues ya había llegado a la sala común y respiraba con agitación en el sillón, frente a la chimenea, cuando en eso, se escucharon unas voces exasperadas, Ron y Harry ya sabían lo que había pasado y llegaron a donde su amiga, los miró con horror.
-¡Hermione! - espetó Harry - ¡Espero que tengas una explicación para lo que nos dijeron!
-¡La debe tener! - chilló Ron - ¡Nuestra Hermy no puede estar enamorada de Malfoy! - sonrió nerviosamente, ante la mirada de furia de Harry.
-¿Ya les fueron con el chisme? - carraspeó la chica tomando valor.
-¡Pues no creo que sea chisme cuando medio colegio lo sabe!... ¿Rechazaste a Líam Donovan por Malfoy?
-¡No es por eso! - gimió
-¿Entonces?
-Pues... simplemente descubrí que no me gusta y ya...
-Hermione, hace un par de días no pensabas así - dijo Harry acercándose más - Eres nuestra amiga, casi mi hermana... no quiero enterarme que solo, porque Malfoy no recuerda nada, andas de enamorada de el...
-¡Lo mismo digo! - afirmó Ron - ¡Luna está preocupada por tí! ¡Ella no puede creer que por Malfoy no quieras andar con Donovan!
-¡Ya basta! ¡No se metan en mi vida! - gritó la chica - ¡Creo que ya estoy grandecita para saber lo que me conviene!
-¿Y Malfoy te conviene? - gruñó Harry - ¡Es un desgraciado, por Dios, Hermy, reacciona!
-¡Quiero estar sola! - chilló y quiso ir a su habitación, pero Harry la interceptó.
-¡No señorita, no subirás, sabes que ahí no puedo pedirte explicaciones!

 

Hermy se sentía atrapada, no podía subir a su habitación y no había mucho apoyo por sus compañeras que estaban absortas por la noticia, así que no le quedó mas remedio que salir corriendo de la sala, y Harry quizo detenerla.
-¡Basta! - fué que Ginny apareció y sin temor alguno, detuvo a Harry - ¡ya basta Harry, que cuando ella lo decida, expondrá sus sentimientos!
-¡Déjame pasar Ginny!
-Ginny no te metas...
-¡Hermy es tan amiga mía como de ustedes y no permitiré que la molesten de esa manera... yo no estoy de acuerdo con lo que se dice, pero... no podemos juzgarla sin estar seguros!
-No puedo creer que ahora guste de ese infeliz gusano de Malfoy - masculló Harry entre dientes.
Y a esas alturas, también Malfoy era atormentado por Pansy solita, que no necesitaba de los demás, para hacer sentir a Malfoy peor que una cucaracha.
-¡Si tus padres vivieran se volverían a morir de vergüenza! ¡No es posible que un Malfoy defienda a una sangre sucia!
-¡Deja de decirle así! - protestó
-¡SANGRE SUCIA, SANGRE SUCIA, SANGRE SUCIA GRANGER! - gritó Pansy totalmente descontrolada - ¡y lo voy a decir cuantas veces se me pegue la gana! ¡por que eso es lo que es la maldita mujercita esa!
-¡No lo es! - dijo el chico, con un nudo en la garganta, y los ojos brillantes, por las lágrimas -¡NO, NO, NO, NO! - hizo una tremenda rabieta la chica - ¡NO VAS A LLORAR POR UNA MALDITA, TU NO DRACO, NO ES POSIBLE QUE AHORA SEAS UN LLORON!
-¡soy un ser humano y tengo sentimientos! - dijo entre dientes y con las lágrimas derramándose
-Eres... un Malfoy... y los Malfoy... no tienen sentimientos

Pero Draco no estaba dispuesto a seguir con tan es pan tosa conversación y en un acto de inusitada valentía, le dió un empujón a Pansy y tomó su varita que estaba en la mesa y apuntandoles, salió de la sala común, perdi éndose entre los pasillos y derramando muchas lagrimitas de cristal...

los hombres SI lloran y no por eso, no lo son

Caminó y caminó, hasta que ya no pudo más y se sentó en el piso, y apoyó el rostro entre sus brazos, totalmente desconsolado pensando que Hogwarts era horrible y que deseaba irse y nunca regresar. En otra dirección, Hermy también caminaba a prisa, como queriendo sacar ideas tontas, como queriendo que el tiempo retrocediera y no haberse acercado al chico, asi no pasaría por eso pero...
Pero cuando lo vió en el suelo, abatido, su no pudo decir NO y fué hacia el, quien al verla solo pudo abra zarla con fuerza y sin decir una palabra... Ambos buscaron sus bocas y se unieron en un tierno y delicado beso , aunque Hermy lo primero que sintió, fueron las lágrimas que res balaba por las mejillas del chico y como se confundían con el beso ¡El estaba sufriendo! Por ella...
-"¡Esto no puede estar pasándome! - pensaba la chica - ¡No puedo estar enamorada de él, en solo unos días, no puedo"
-"Te amo Hermione, te adoro, estoy loco por tí"
- pensaba Draco besando ansi osamente a la chica - "Y solo quiero que estés conmigo"
-"Voy a con denar me por esto"
- seguía pensando la chica sin dejar de aca ri ciar los rubios cabellos del chico - "¡Pero es mas fuerte que yo!"
-"¡No quiero que me dejes nunca de querer!" - también pensaba el chico... sin necesidad de muchas palabras, solo con los besos, ambos, reconocían... que el amor, había llegado...

 

Y sus labios parecían estar unidos con pegamento, porque en medio de la oscuridad, en medio del silencio, solo se escuchaba el sonido de sus labios, besándose una y otra vez... Y las manos de ella subiendo por el pelo rubio y el, acariciando los cabellos castaños y largos de la chica,acariciando sus hombros y su espalda, sin pretender mas que sentir, como sus labios, eran el lenguaje mismo del amor. Y no fue hasta que sintieron que ya tenían los labios hinchados de tanto besarse y que el piso se volvía demasiado frío que detuvieron los besos y se miraron uno al otro...
-Te amo - dijo el chico con la mirada triste
-Yo... también...
-¡Pero Slytherin es horrible! - cerró los ojos sintiéndose desesperado - ¡No quiero permanecer ahí!
-Es tu casa, no puedes cambiar - dijo Hermy mientras le limpiaba el rostro y lo llenaba de besos ansiosos.
-¿Como pude estar ahí durante seís años? ¡Seguramente es porque yo era tan horrible como ellos!
-No pienses en eso, eres otro Malfoy, ya no el de antes, eres distinto...
-¡Solo lo soportaré si me prometes que no me dejarás! - la abrazó por la cintura.
-¡No voy a hacerlo! - y con estas palabras... se condenaba...

Al dia siguiente, Hermione estaba decidida a todo, por defender a Draco, y supo que tendría muchos problemas, empezando por los de su propia casa.
-¡Ya nos contaron Granger! - dijo Parvarti malintencionada
-Ajá...
-¿Asi que andas con Malfoy?
-Creo que ese no es asunto suyo - respondió Hermy valientemente, sabía que los peores ataques aún no llegaban.
-¿Estás loca Granger? - gruñó Lavender - ¿Después de todo lo que te ha dicho durante años, en ves de hechizos lo recibes con besos?
-Tu no sabes nada...
-¿Que no? ¡Por favor Hermione! Escucha, admito que ahora Malfoy es un santo porque no tiene memoria pero ¿que harás en cuanto la recupere?
-¡Ya déjenme en paz! - espetó Hermy desesperada - ¡Se perfectamente lo que hago y no necesito que ustedes me lo anden recordando!
-¡Pues no parece!... y hablando del rey de Roma - Draco entró al gran comedor, ante el murmurllo de los chicos que le miraban de reojo despreciativamente, se sentó en un rincon alejados de todos y localizó a hermy con la mirada.
-¡Ay por Dios, ahora es un imbécil! ¡Hermione tu debes estar loca! - se quejó Lavender despues de observar todo lo que había echo.

 

Draco comía silenciosamente, pasando el desayuno con dificultad y de eso se dio cuenta Hermy, que casi le pasaba lo mismo, asi que comenzó a jalar todo lo que encontró en su mesa incluyendo una jarra de zumo. Se levanto y se dirigió a donde el chico desayunaba.

-¡Vámonos de aquí! - le dijo y el chico ni tardo ni perezoso, la siguió de inmediato, ante la mirada de los chicos, pero Líam no se aguanto las ganas y se puso de pié.
-¡Eh aquí mi humillación! - gruñó alto - ¡Fui cambiado por el ahora retrasado príncipe de los Slytherin!
-¡Oooooooooooooh! se escuchó un murmullo general, y por un momento a Hermy se le hacía interminable el pasillo para salir.
-¿Pueden creerlo que esa preciosa chica? - señalando a Hermy, quien por fin se detuvo, nerviosa y todos voltearon a verla - ¡Esa maravillosa chica me haya cambiando por alguien que no vale la pena!
-¡Guarda silencio Líam! - se quejó Hermy
-¡YO NO PUEDO CREER QUE ELLA ME HAYA CAMBIADO POR EL PERSONAJE MAS FUNESTO, ODIOSO Y CRETINO QUE HAY EN EL COLEGIO QUE ES DRACO MALFOY!
-¡Cállate Líam, que el no recuerda nada! - protestó Hermy
-¡No me hables traidora! ¿De que sirve tanta inteligencia si terminarás con lo peor de lo peor?
-¡Salgamos de aqui! - dijo Hermy temblando de ira, jalando a Draco, quien comenzaba a enfurecerse, una cosa era que lo insultara a el, pero no a ella... NO A ELLA...

Hermy salió huyendo del comedor y no paró hasta llegar a orillas del lago en donde se sento, derrumbada.
-Lo siento - dijo Draco - creo que mi presencia te esta causando problemas...
-No hay problema...
-Hermy... pero yo te quiero - la abrazó con fuerza - en verdad te quiero y si te hize todas esas cosas horribles, por favor, perdóname...
-¡Oh, Draco! - Hermy se abrazó a el, llorando, en verdad, todo lo que le había dicho Líam la había lastimado
-¿Porque no pueden aceptar que me quieras? - gruñó Draco - ¿Y que yo pueda cambiar? ¡Ya no soy el mismo, soy otro y te quiero mi niña bonita!
-Para estar juntos - sorbió Hermy su nariz - tendremos que sortear muchos obstáculos y...
-¿Y?
-¿Y cuando recuperes la memoria?
-Espero no hacerlo nunca... y si eso pasa... espero que...siga recordando este amor que siento por ti - le dio un suve beso en los labios - ¿ya te dije que te amo? - sonrió dulcemente
-No desde hace un segundo...
-¡Te amo, te amo, te amo!

Definitivamente Hermy estaba decidida que nada le importaría, ni siquiera si Ron o Harry hacían gestos cuando la veían ser muy amable y cariñosa con Draco, asi que el distanciamiento se daba poco a poco. Pero esos no eran todos los problemas que ellos debían sortear en esos momentos, Draco tampoco la tenía fácil, sobre todo con el comienzo del Torneo de quidditch.
-¡Ese Malfoy! - dijo Líam en una clase - Mañana juega Ravenclaw y Slytherin... ¿Y sabes una cosa? Será mejor que no te presentes, porque voy a romperte el cuello...
los murmullos no se hicieron esperar, Draco en ese momento no podía recordar como se jugaba o como debía actuar... y mas siento el capitán del equipo, o al menos hasta ese momento.
-¡Me olvidaba del juego! - gruñó Pansy - ¡Draco ya no puedes seguir siendo el capitàn! - le gritó
-No? - alcanzò a preguntar el chico tímidamente, y esa actitud le reventaba el hígado a Pansy.
-¡Claro que no, porque ahora eres patético e inutil!
-¡No soy un inutil! - gruñó el chico ofendido - Y voy a jugar...
-Jajajaja - soltó la chica una risotada - ¡De por si tus reflejos son pésimos amorcito y si no es porque nos la pasamos haciendo trampa en todo el juego, no ganamos porque no atrapas ni las moscas!
-¡Bueno, ya atrapó a una mosquita muerta! - gruñó Millicent al fondo
-¡Hermione Granger! - gritaron los Slytherin y soltaron mas risotadas.
-¡Basta! - se puso de pié Draco con violencia y sentia que su corazón le estallaría - ¡No vuelvan a insultar a mi novia delante de mí!
-¡UY! tu novia - espetó Pansy - ¡Como te llenas la boca para decirlo, no eres mas que un pelele idiota!

 

-¡Insúltame todo lo que quieras Pansy, no me importa! - bufó Draco enrojecido - ¡Pero a Hermione la dejas en paz!
-¡Bien, bien!
-¡Y por el otro lado, si yo soy el capitán del equipo de quidditch, pues juego! ¿como la vez?
-¡Ja! te apuesto a que no recuerdas ni como jugar ¿que vas hacer, eh? ¿que vas a buscar?
-¡Un momento! - intervino Millicent - si todos nos ponemos de acuerdo, destituimos a Draco del equipo por incompetente ¿que te parece Pansy?
Pansy lo penso un momento, en esos momentos y por la manera en como Draco defendia a Hermione, la sola idea de que Líam, con el coraje que le tenia, lo tirara de la escoba, le parecía perfecto.
-sere buena - sonrió la chica y le dio un codazo a Millicent - Jugarás contra Ravenclaw... pero... si por algún motivo, razón o circunstancias, fallas, te sales del equipo... o de lo contrario, no nos querrás como enemigos...
-Ustedes ya son mis enemigos - gruñó Draco, tomando sus libros y saliendo del salón, pues ya la clase había terminado. Y directamente tomó rumbo a la biblioteca, en donde se encerraba a estudiar con Hermione, pero en el camino le esperaban mas sorpresitas.
-¡Malfoy! - le salió Harry al paso.
-¿Que pasa ahora?
-Por tu bien y el de Hermione, te exigo que la dejes en páz...
-¿que?
-Escúchame bien Malfoy, ella es mi mejor amiga, la quiero mucho y por nada del mundo quiero que sufra... y tú la vas hacer sufrir...
-Eso no es cierto...
-¿Y cuando recuperes la memoria? ¿Que pasará si de un día a otro recuerdas que eres un sangre limpia y que odias a las personas como Hermy, como Ron o como yo?
-¡Dejame en paz, Potter! - dijo el rubio entre dientes, sintiendo como su corazón latía a mil por hora - ¿que no pueden entender que la amo?
-La amas sin memoria... cuando la tengas... no quiero ni pensar en todo lo que sufrirá Hermione, quien se está buscando muchos enemigos por tu culpa.

Draco ya no quiso seguir escuchando a Harry, se apartó con violencia, y dirigió sus pasos a la biblioteca, pasando de largo a donde Hermy estaba sentada, hasta una estantería de libros al fondo. De inmediato, la chica supo que algo le había pasado y fue a buscarlo, ante la mirada de la señora Pince, que ya había escuchado ciertos rumores, sobre cierto romance y sobre todo, que Malfoy pasara mucho tiempo en la biblioteca.
-¡Draco! - le llamó Hermy y el chico estaba apoyado frente a los libros, respirando, tratando de calmarse.
-Estoy bien - alcanzó a decir.
-¿Que te paso mi amor? ¡estás muy pálido!
-Es mi tono natural - trató de bromear, parpadeando varias veces para no llorar de coraje.
-¿Que te hicieron mi niño? - le acarció Hermy el rostro con infinita ternura.
-No te preocupes chiquita, estoy bien ya me pasará, creo que es parte de lo que era antes... lleno de problemas.
-Bueno, eso se arregla facil...
-¿Como?

 

Hermione se paró de puntas y le proporcionó un beso suave y el solo la abrazó con fuerza, sentir a la chica así, lo relajaba y lo hacía olvidar todos sus problemas y lo ponía felíz.
-Mj...mj... - escucharon la voz de la señora Pince y se separaron a tiempo - ¿que hacen solos aquí? - preguntó al verlos casi escondidos.
-Estoy buscando un libro de quidditch - dijo Draco rápidamente.
-Deportes es en la otra sección - dijo Pince - váyanse a sentar y te lo paso.
-Gracias...

-¿¿Quidditch?? - preguntó Hermione cuando se sentaron - ¿me puedes explicar porque buscas un libro de quidditch?
-Pues porque...
-¡Espero que Líam te rompa el cuello! - dijo de pronto un chico de Ravenclaw cuando salia de la biblioteca y la que palideció fué Hermy.
-¿No estarás pensando jugar?
-Tengo que hacerlo gatita... por favor, no me regañes...
-¡Draco, es que tu no puedes jugar!
-¡Entiendeme Hermione, preciosa, por favor, no te enojes conmigo, pero soy el capitán y...!
-¡Un capitán que necesita un libro para enternder el juego! - gruñó la chica - ¡Te van a lastimar Draco, y no solo Líam, si no el resto!
-Tengo que hacerlo - dijo entre dientes, mientras Pince depositaba el libro de "Tecnicas y Tacticas de Quidditch" en su sitio y les lanzaba la última mirada.
-¡Pues si vas a ir directo al matadero no cuentes conmigo! - dijo entre dientes y lo dejo sentado, solo y desconsolado.
-Hermy...

Hermione de dirigió a toda prisa a la sala común, chocando con Ginny, quien apenas y pudo detenerla para hablar con ella.
-¡Hermione, hazme caso!
-¿Que pasa Ginny? si me vas a decir algo con respecto a Draco, te voy a suplicar que...
-¡Tranquila! Respira - dijo la pelirroja - Solo quiero platicar contigo, mira, necesitas en quién confiar, y esa puedo ser yo ¿entiendes? Ultimamente tus compañeras de habitacion te han atacado...
-Tienes razón Gin, necesito hablar con una amiga...
-No hay nadie en la sala común, vamos - y juntas se dirigieron a la sala común, en donde Hermione desahogó sus penas con una jarra de jugo de calabaza frío.
-Asi que discutiste con Draco... su primera discusión de novios...
-No es eso Ginny, es que el no recuerda como jugar, y aquello será una carnicería, no hayo como convencerlo de que no juegue...
-Por mas que te "ame"... mj... su dignidad de hombre está en juego, Hermy, y por eso está decidido...
-Lo van a lastimar...
-Entonces no vayas al juego si no quieres verlo sacrificado, ya te llegarán las noticias...
-¡No es gracioso Ginny!

 

-Es que siento que estás tratando a Malfoy como si fuera un inútil y no lo es... Para empezar, una cosa es que haya perdido la memoria y otra muy distinta que no pueda hacer por instinto lo que ha echo durante los años que ha jugado quidditch...
-¿Trampa?
-Já - soltó una risotada la pelirroja - el nuevo Draco sería lo último que haría, trampa, porque es ilegal... para su nueva condición.
-¡Ay Gin, es que si lo vieras! Es tan tierno y adorable... en serio, sus ojos brillan de otra manera, es tan amable, y besa tan rico...
-No me hables de tus intimidades Hermy, que me revuelves el estómago...
-Lo siento...
-¿Entonces lo irás a ver al juego?
-No lo sé...
Al dia siguiente del juego, la distancia entre Hermy y Draco era evidente, el chico no despegaba sus ojos del libro de quidditch para burla de sus propios compañeros de Slytherin, quienes pensaban seriamente en tumbarlo ellos mismos, de su escoba.
Hermy no soportaba verlo tan absorto en esa lectura, y tenía que aguantar las tonterias de sus compañeras durante las clases.
-"Te dije que no durarían mucho"
-"Pero ella tiene la culpa por no andar con Líam, el sí vale la pena"

Hermy anduvo luchando contra la tentación, se mordía las uñas cuando vió que todos se dirigían al campo, Ron le miró unos instantes, negó con la cabeza y se acercó a su amiga.
-¿No vienes Hermione?
-No...

-¿Y tu apoyo incondicional a tu... novio?
-No me molestes...
-Hermy, bastante tengo conque de pronto haya surgido el amor entre ustedes, asi que para que nadie te cuente, ven con nosotros, vamos a ver el juego...
-Si voy no será con ustedes - dijo Hermy mientras veía a Luna caminar hacia ellos - no esperarás que grite "Slytherin, Slytherin ra, ra, ra, mientras estoy con ustedes en el palco de Ravenclaw...
-Bueno, cierto, como quieras - suspiró Ron y se dió la vuelta para salir con Luna, a lo lejos veía a Harry y Ginny salir juntos.
-¡No iré aunque me muera! - se juraba la chica así misma. Pero de pronto, escuchó el griterio, el partido había comenzado - ¡Aaaaaaaaaayyyyyyy! ¿que hago, que hago?
En el juego nada era alegría, Líam miraba con odio a Draco, quien no hayaba como quitarse esa dura mirada de encima y solo repasaba mentalmente las lecciones de quidditch. Y a sus espaldas, su "equipo" se encontraban maniobrando, de que manera le harían pagar a Malfoy que anduviera con una sangre sucia.

Draco dirigió su mirada alas gradas, pero no encontró a su dulce gatita, en ningún lugar y sintió una punzada de dolor en el pecho... ella no estaba ahí para darle su apoyo incondicional.
-¡Capitanes, a sus lugares! - gritó Madame Hooch y Draco con Líam, bajaron un poco.
-¡No quiero trampas, quiero un juego limpio, lo digo a ambos equipos! ¡A JUGAR!

Y la quaffle fue enviada a los aires y los cazadores comenzaron a pelearse por ella, aunque los golpeadores tenían otro objetivo... Malfoy... ya que tanto de uno como otro equipo, tenían planeado aventarle cuanta bluddger tuvieran enfrente y Líam por su parte aprovecharía cuando persiguieran la snitch.
Con horror, Draco veía como su equipo se la pasaba haciendo trampa y esquivando las bluddger que amablemente le rozaban sus rubios cabellos, no concebía que fueran tan tramposos.
-¡Oigan, no pueden hacer eso! - les gritaba - ¡Esa jugada es ilegal!
-¿Que te pasa estúpido? - gruñó Pansy que era cazadora - ¿De cuando acá nos dices lo que es o no correcto?
-¡Estan haciendo trampa!
-¿¿¿Y??? ¿¿¿Y???
-¡Es ilegal!
-¡Mira idiota, es mejor que te calles y te dediques a buscar la snitch antes de que pierda la paciencia y te haga daño!
-¿Me estas amenazando?
¡¡SI!!!

 

Por un momento Draco se quedo aterrorizado, a medio cielo, sin saber que hacer, como capitán que era, no le hacían el menor caso, eran las ordenes de Pansy las que seguían. El chico se sintió solo, desolado, aferrado a su escoba y con su corazón latiendo a mil por hora, con la vista nublada, ni siquiera se había dado cuenta que la snitch había pasado a su lado. Estaba a punto de mandar todo al carajo, de humillarse públicamente y bajar al cesped con su escoba, pero no podía soportarlo mas... cuando...
-¿Va todo bien? - subió Hermy de repente, con un color muy pálido, acercándose a Ginny.
-Si, aún no lo tumban de su escoba...
-¡No es gracioso Ginny!
-Pensé que no querías ver la masacre - preguntó seriamente - hace unos momentos estabas decidida a no asomarte y dejar que le patearan el trasero...
-Es que...
-Ya te vieron - dijo Ginny, señalando a Líam, que por andar mirando el momento de desquitarse de Draco, no había visto tampoco la snitch y Draco, que al verla, sus ojos grises brillaron intensamente y se dibujò una maravillosa sonrisa en su rostro... ahí estaba ella, hermosa y castaña... el amor de su vida

-¡Bonita! - gritó Draco sobrevolando las gradas de Slytherin ante la desagradable mirada de todos, que por supuesto ignoró, pero era tan grande su emoción de verla ahí, que se olvidó de su equipo, de la snitch y del juego.
-¡Cuidate! - le dijo Hermione con la pura mímica en sus labios, sin decir palabra.
-¡Te amo! - respondió el chico en silencio, gesticulando los labios.
-Yo también - asintió ella y Ginny solo miraba a uno y a otro, hablarse sin emitir sonido, solo con el movimiento de los labios... y no lo dudó mas... Draco estaba loco por ella y era sincero.
-No quiero ni pensar en lo que sucederá cuando recupere la memoria - pensó la pelirroja, cuando sintió que Harry le apretaba el brazo con suavidad
-¿Estás pensando lo mismo que yo?
-No lo se...
-Va a ser un desastre cuando Draco vuelva a ser el de antes...
Draco parecía no querer apartar los ojos de su amada, pero en eso, la snitch pasó frente a sus ojos, y con mucha claridad, no lo dudó, si quería estar besando sus labios con sabor a cereza, tenía que terminar el juego atrapando la snicht. Draco se dirigió a toda prisa tras la snitch, y Líam lo siguió, tan veloz y ágil, que alcanzó la escoba de Draco enseguida y la emparejó, dándole un fuerte empujón, que hizo que el chico resbalara.
-¡Oh, no! - gimió Hermione tapando sus ojos al ver que su amado estaba a punto de ser arrojado de su escoba.
-¡Prepárate a besar el suelo Malfoy!
-¡Quisieras Líam! - gruñó el chico al ir pegado a Donovan, persiguiendo la snitch.
-¡Espero que cuando estés en el suelo, adolorido, recuerdes dejar en paz a Hermione, ella necesita un hombre no un plástico como tú... eres basura Malfoy y siempre serás basura, aunque ahora tengas esa máscara de gente bien!
-¡No me molestes Líam! ¿Porque no sabes perder? ¡Hermy es mi novia, a ti nunca te quiso!
-¡Hermy está embobada con tu cara de niño bueno y desvalido, pero sábete esto... cuando recuperes tu memoria y vuelvas a ser el mismo imbécil de siempre, ella regresará a mi y terminará conmigo!
-¡Jamás!
-¡Algún día sucederá y espero que esto nunca se te olvide, ella será mía por completo!
-¡Primero te mato! - gritó Draco sumamente molesto y de pronto una chispa malvada de su interior parecía brotar de sus entrañas, sus ojos grises se tornaron fríos y despiadados... la serpiente Slytherin parecía querer despertar.
-¡Me das tanto miedo! - se burló Líam, pero fué lo unico que alcanzó a decir...
-¡Mi Bonita jamás será tuya! - dijo Malfoy entre dientes y haciendo un brusco movimiento, se le fue encima a Donovan, alcanzando la snitch antes que el, pero empujándolo de su escoba, tan a propósito que pocos se dieron cuenta.
-¡Ooooooooooooooh! - fue la expresión generalizada, cuando Malfoy atrapó la snitch.

 

-¿Viste eso Pansy? - preguntó Crabble a la chica - ¿te diste cuenta?
-Si Crabble... Draco tuvo la actitud de siempre, antes que perdiera la memoria...Hay esperanzas, muchas esperanzas...
-Por lo menos, ganamos el partido...
-Si, por lo menos - sonrió Pansy, contemplando como todos se arremolinaban a Líam que yacía en el suelo, quejándose por el golpe, sin pensar siquiera en que Draco, al reaccionar de lo que había echo, se había ido corriendo a las duchas, totalmente pálido por lo sucedido.
-¿Que hice, porque lo hice? - pensaba mientras se quitaba el uniforme, quedandose unicamente en los pantalones y metía la cabeza a la regadera, sentía que explotaría en cualquier momento.
-¡Draco! - llegaba Hermione en ese momento, entrando a los vestidores, y al escuchar el agua de la regadera, se asomó, y lo vió, apoyado con las manos bajo la regadera, dejando que el agua fría mojara su cabeza.
Y por un momento loco, ella se quedó en silencio, viendo la anatomía del chico, que si bien, tenia pantalones, estaba todo empapado, y su espalda desnuda, y sus brazos con los musculos contraidos con el coraje, que lo hacian ver mas voluminoso... y el agua que resbalaba por su cabello rubio... asi que esa maravillosa visión hizo que se perdiera un momento a lo que iba...

En eso, Draco volteó su rostro y la vió ahí, de pie, aferrada, mirándolo como si fuese la cosa deliciosa mas maravillosa del mundo... y el sin dudarlo, asi como estaba de empapado, fue hacia ella y la abrazó.
-¡Mi bonita! - gimió y la abrazó fuerte - ¡No se que me paso, te juro que yo no quería hacerlo!
-¡T- tranquilo! - murmuró la chica nerviosa, pues el la abrazaba demasiado fuerte, haciendo que ella apoyara su rostro en su tórax fuerte, y ella podía aspirar el olor de su piel mojada, podía oír los latidos de su corazón, podía contarle las pecas transparentes de su pecho.
-¡Algo terrible me pasó! - seguía quejándose el rubio, sin pensar en lo que hermy estaba sintiendo al tenerlo semi desnudo y empapado - ¡No volveré a jugar quidditch!
-No pasa nada - dijo Hermy tragando saliva y pasando sus dedos lentamente por la espalda del chico y pensando: ¿Estas loca Hermione? ¿Que crees que estás pensando ahorita, que te está sucediendo, que es eso que te dio ganas? ¡No!
-¡Ustedes! - gritaron de repente y ambos se soltaron. Era el equipo de quidditch de Slytherin.
-¡Por Dios Granger! ¡Eres tú la buscona! ¿como te atreves a entrar en las duchas? ¡Draco está casi sin ropa! ¡Que desfachatez!
-¡Cállate Pansy, que Hermy no tiene la mente podrida como ustedes! - protestó el chico.

*******AJa.... si claro... como no...

 

Hermyse quedo sin decir nada por un momento, ya que la verdad era otra, el tenerabrazado a Draco así, había echo que la mujer dormida en ella, despertara y susdeseos naturales quisieran todo con Draco, quien aparentemente, no se habíadado cuenta de nada y ella salió corriendo de los vestidores, sin poder quitarse la imagen de Dracomojando su cabeza, bajo la regadera, con los cabellos rubios sobre su rostro ysu maravillosa espalda y su...

-¡Hermione! - le detuvieron de pronto, eran Padma y otras chicas de Ravenclaw,molestas.

-¿Que?

-¡Estarás muy contentan de lo que hizo "tu noviecito"!

-No se a lo que te refieres Padma...

-¿A no? Pues te habrás dado cuenta de como actuó...

-Es un Slytherin, es su naturaleza - dijo como quien no quiere y para estar ala defensiva.

-¡Me das pena Granger, botar a Líam por alguien como Malfoy!

-Creo que ese es mi problema...

-¡Líam me encantaba! - se le enfrentó Padma - ¡Pero nunca me hizo caso porestar loco por tí y mira como le pagas! Por eso deseo con todo el corazón Malfoy vuelva a ser el idiota de siempre y que seas tú la que se la pase llorando penas!

-Ese será mi problema, yo no tengo la culpa de que Líam nunca te haya echocaso...

-No tienes futuro con el Granger... No se a que juegas... pero no durará.

-Déjame en paz - gruñó Hermy y sealejó de ellas, pero tenía un nudo en el corazón sabía que lo que todo mundodecía era cierto, ella rezaba porque Malfoy nunca, nunca recuperara su memoria. Ylo deseó aún mas a la hora de la cena, cuando ella estaba a punto de bajar lasescaleras para cenar y el apareció de repente, sonriéndole amorosamente.

-¡Espera ahí mi princesa! - dijo Draco de repente.

-¿Que pasa? - preguntó ella extrañada, y el subió hasta ella brincando de dosen dos los escalones.

-¡Una niña bonita no necesita caminar si tiene a su caballero andantejunto a ella! - y de súbito la tomó en sus brazos y la levantó como si fuerauna hoja.

-¡Draco, mi cielo! ¿Que haces? - gruñó ella muy divertida, aunque no tantopara los que los veían jugueteando alegremente al pie de las escaleras.

-Te llevo a cenar bonita - respondió solemnemente y bajo con ella, en brazos.

-¡Me vas a tirar!

-¡Jamás tiraría a mi princesa, antes preferiría morir!

-¡Eres un exagerado! sonrió

-Moriría por tí, Hermy - dijo el chico con seriedad absoluta y con el brillodel amor en sus ojos, tanto que ella se aferró a su cuello y rezó, porque elnunca volviera a ser, el mismo de antes....

 

-¡Espera,espera Draco! ¡El comedor queda del otro lado!

-Mi princesa, que no vamos al comedor, una chica como tu, necesita un lugardistinto, algo bello, algo sublime, algo inusual...

-¿Vamos al lago? - preguntó cuando salieron del colegio - No pretenderás quenademos... hace mucho frío.

-Tengo algo preparado - sonrió el chico y la llevó a orillas del lago, endonde le esperaba una sorpresa.

-¡Vaya! - sonrió la chica cuando vio un mantel en el césped, con una velaaromática en medio, una cena deliciosa y postres, asi como un vino dulce y doscopas de fino cristal - ¿y esto?

-Cumplimos una semana de novios - sonrió el chico y le dió una rosa a Hermy,quien sintió que las lágrimas atacarían sus ojos.

-Draco.... lo siento yo... no...

Shttt... no digas nada, se que una semana no es nada, pero para mi, hasido lo mas maravilloso que me ha pasado! ¡Pero hay mas!

-¿Mas?

Draco señaló un violín que se encontraba a un lado del árbol, dando un toquecon su varita, el violín comenzó a tocar solo, un vals, romántiquísmo.

-¿Bailamos mi princesa?

-¡Loco! - sonrió la chica y lo abrazó con fuerzas, el hizo lo mismo y asi ala luz de la luna, bailando el vals, era la cosa mas romántica del mundo.

PEROlo que no sabían, era que eran fielmente vigilados por los ojos malvados dePansy y sus amiguitas, que se retorcían las coletas del coraje al verlo tancariñosito y acarmelado con Hermy.

-¡Esto se tiene que acabar Pansy! - gruñeron las chicas

-¿Creen que no lo sé?

-¿Tienes algún plan?

-Claro que si, hacer que Draco recupere la memoria, que vuelva a ser elmismo de antes, y sobre todo, del chico del que me enamoré alguna vez...

-¿Y como planeas que el recupere la memoria?

-Es muy complicado y solo les diré que será del mismo modo en como la perdió.

-¿Que estás insinuando?

-Asi matamos dós pájaros de un tiro... me deshago de la horrenda sangresucia y el... será el mismo...

-Te puedes meter en un buen lío...

-Yo se mi cuento, pero esto no se queda asi nada mas... tengo que recuperar alverdadero Draco Malfoy... y no al pelele que goza abrazando a esa tipeja...

-¿Te gusta la velada? - sonreía Draco a la chica sin imaginar lo que sefraguaba en su contra, mientras le daba vueltas a la chica por la cintura.

-¡Mucho!

-Te amo - le dijo con ese brillo especial en sus ojos grises - ¡Quiero queestés conmigo siempre!

-Draco... siempre juntos...

-¡Ustedes par de tórtolos! - dijeron de pronto a sus espaldas, era McGonagall- ¡Es tarde, los quiero en sus casas ahora!

-¡Si profesora! - rieron los chicos y corrieron al interior, mientras laprofesora hacia una mueca.

-¡Draco y Hermione, ver para creer!

Hermione llegó a la sala común, con tremenda sonrisa,asi que cuando la pelirroja la vió asi, negó con la cabeza, cada día quepasaba, Hermy subía mas a la nube del amor, pero entre mas arriba, más fuerteel golpe de la caída.

 

-¿Como te fue? - le preguntó Ginny, aunque sabía la respuesta.

-¡Maravilloso, Draco es increible, tierno, amoroso, cariñoso y ME AMA!

-¡Para tu tren Hermione! - dijo Ginny al verla tan feliz - ¡me preocupa queestés así de entusiasmada!

-¿Porque?

-¡Porque Malfoy puede recuperar la memoria en cualquier momento y tu... tu...!

-¿Porque eres tan pesimista? Draco jamás recuperará la memoria - respondiótajante y la pelirroja se quedó sin habla por un momento.

-¿QUE? - chilló - ¿Estás insinuando que no quieres que el recupere lamemoria, sus recuerdos?

-¡Sus recuerdos son horrendos! - gritó - ¡Los que tiene conmigo son bonitos,maravillosos, no tiene porque recuperar los de antes! ¡No los recuperará!

-Te estás viendo esgoísta Hermione... esa faceta no te la conocía - gruñó Ginnycon amargura

-¡Esque el tampoco quiere ser el de antes! Quiere quedarse conmigo, ser elque es ahora... por eso te digo, que jamás moveré un dedo para que el recuperela memoria... lo quiero así como está...

-¿O temes que... te desprecie cuando vuelva a ser el mismo?

-Ginny... no discuturé mas - dijo la castaña y sin dar las buenas noches,subió a su recámara, estaba molesta ¡No podia creer que despues de unas horasmaravillosas, se la echaran a perder! Lo peor era que Ginny tenía razón y ellano quería aceptarlo...

Perola chica no podía dormir, porque esos recuerdos maravillosos volvían a su mentey la invadían, sobre todo la imagen de la ducha y ella sentía que sus mejillasse ruborizaban al recordarlo asi, empapado, con ese aire tan sexy... Y se preguntaba como durante seis años, lo vió como un rubio desabrido masparecido a una cuija ( por transparente y lánguida come insectos) y ahora depronto, descubrir que lucía maravilloso durante la ducha.

No pudo evitar sonreir y guardar una carcajada, para que no la escucharan suscompañeras de habitación: "Estás loca Granger" - pensaba - "Completamenteloca, ahora piensas en el... como más que novio...y eso no puede ser, debesreprimir el deseo... ¡aunque lo hayas visto tan sensual! ¡Tu te mantendrásfirme!"

Otro que tampoco podía conciliar el sueño, era Draco, ya que también pensaba enHermione y en la cena, en el baile y... de pronto recordó la ducha, cuando elvolteó de pronto y la vió... y ella lo miraba, pero con otros ojos en esemomento.

-"¿Será?" - pensó el chico sonriendo en silencio -"Los ojos de mi bonita iban mas allá"

"Solo quedate en silencio, cinco minutos, acaríciame un momento,ven junto a mi, te dare el ultimo beso, el mas profundo, guardaré mis sentimientos...y me iré lejos de ti"

-¿Será que mi bonita... siente algo mas que solo amor? - y volvió asonreir en silencio - "Aún así, yo la respeto mucho y jamás latocaría sin su consentimiento"

Sinembargo al día siguiente, los problemas no los dejaban en paz, ya que aparte deque en la clase de Slytherin y Ravenclaw, Draco había dado una cátedra sobre eltema que el profesor de Defensa les había pedido, asi que al final, Slytherintenía mas 50 puntos y eso no les gustaba a muchos.

 

-¡Claro como anda con la Granger! - gruñían los Ravenclaw, que siempre se distinguíanpor ser los mas estudiosos.

Draco no respondió ante el insulto, el no tenía la culpa de que ahora se lapasara horas, estudiando con Hermione, y despues su receso con su dotación deacaramelados besos. Pero...

Malfoy! - gruñó Líam al fondo del pasillo, ya había salido de laenfermería y lucía furioso.

-¿Que? - respondió de mala gana, ¡el no tenía tiempo de perderlo con Líamcuando su princesa lo esperaba en la proxima clase!

-¡Me agarraste a la mala, como el Slytherin que eres!

-¿Cual es tu problema? Tu juegas mejor que yo - respondió el chicotranquilamente.

-Sabes cual es mi problema - dijo el chico entre dientes - sabes lo que eres yayer lo demostraste... juegas sucio Malfoy, igual o peor que tus compañeros...

-¡Mentira!

-¡Claro que si! Estás jugando sucio desde que perdiste la maldita memoria yenamoras a una niña decente y lejos de tus posibilidades... tu lugar está conParkinson, que es de tu misma calaña...

-¡Cuida tu bocaza Donovan! - gruñó Pansy, que aún no se iba.

-¡No te metas, esto es entre el príncipe Slytherin y yo!

-Yo no estoy jugando sucio Líam, MI BONITA, se enamoró de mi...

JA! ¡Porque como andas deserebrado, actúas como la mejor persona delmundo... Pero cuando recuperes la memoria... y sepas con quien anduviste, vas aestarte vomitando todo el dia...

-¡Eres asqueroso Donovan!

-TU eres el sucio y asqueroso Malfoy... Por eso, de ahora enadelante, solo me dedicaré a tí, para que recuperes tu maldita memoria...

-¿Y como le harás, eh?

-¡¡¡Rictusemptra!!! - gritó Líam de pronto, y Draco no tuvotiempo de reaccionar, el hechizo fue como un relámpago hacia el, dándoledirectamente en el abdomen y del mismo impacto, fue lanzado metros atrás...

Los ravenclaws estaban absortos por la actitud de Donovan, y los Slytherinsorprendidos, pero nada molestos de que Draco fuese atacado a la mala... comoen cámara lenta, el rubio se impacto contra las mesas y objetos pesados lecayeron encima...

-¡Líam! - llegó Luna, pálida - ¿que crees que haces? ¡te podrían expulsar, elni siquiera se defendió!

-¡Otra maña mas del slytherin!

-¿Que sucede aquí? ¡Oh! - gimió el profesor Flitwick - ¿que significa esto?

-Una riña entre Draco y Líam - dijo Luna, procurando que el capitán del equipode quiddicht, no fuera expulsado.

-¿Porque? - exigió Flitwick

-Por una mujer - respondió Pansy al fondo - que no vale la pena... pero asison los hombres, pelean por estupideces y siempre uno sale perdiendo.

-¡Profesor! - se acercó otra chica de Ravenclaw - ¡Malfoy se ve mal, creo queno respira!

-¡veinte puntos menos para Ravenclaw, veinte menos para Slytherin y túDonovan, una semana de detención! - espetó el pequeño profesor, mientras corriahacia Draco.

 

Efectivamente,Draco parecía no respirar y un hilillo de sangre manaba de su frente, estabamás pálido que nunca, por lo que de inmediato, Flitwick pidió que lo llevaran ala enfermería.

-¡Tendrás serios problemas si algo malo le pasa al señor Malfoy, Donovan! -advirtió el profesor antes de irse corriendo a la enfermería.

-Ojalá se muera - dijo el chico conamargura y buenos deseos.

-Por lo menos que recupere la memoria - agregó Pansy y le lanzo una mirada decomplicidad, que sus amigas advirtieron.

-¿Que fue eso Pansy?

-La idea de Donovan es la adecuada, lo que yo pensaba era mas cruel, pero...¡eso debemos hacer!

-¿Que?

-Si Draco no recupera la memoria con el golpe que recibió hoy, nos encargaremosde hacerle pequeñas trampas... para que con alguna de ellas, logre recuperar lamemoria...

-¿Te refieres a lastimarlo?

-Y si es en serio, mejor... ¡Pero de mi cuenta corre que el, deje de hacer elridículo!

Claro que en menos de diez minutos, un par de chicas, mal intensionadas, seacercaron a Hermy, que esperaba a Draco, pues la clase estaba a unos minutos decomenzar.

-¡Oye Granger! ¿Esperas a tu hombre?

-¡Vayanse a molestar a otro lado!

-¡Que mal educada, nosotras solo queríamos decirte que si lo vas a esperar,te sientes mejor!

-Si, porque no sabemos cuanto tiempo estará en la enfermería...

- ¿QUE???

Hermioneno lo dudó un segundo, con el corazón latiendo a todo lo que daba,corrió hacia la enfermería, y sin pedir permiso, entró a ella, descubriendo aMalfoy en la cama, con el semblante descompuesto y un vendolete en la frente.

Por un momento, Hermy pensó que el chico había recuperado la memoria, porque tenía el rostro duro y con una mirada de odio, e incluso lentamente comenzó a retirarse, pensando que había echo mal en apresurarse y buscarlo.
-¡Bonita! - dijo Draco, parpadeando de pronto, como reaccionando
-Eh... - ella se detuvo y sonrió nerviosamente... y aliviadamente, pues Malfoy recuperado, jamás le diría tal cosa.
-Estoy bien - respondió alzandose de hombros - Donovan me agarró a la mala... ¡pero no mas!
-¿Líam te hizo esto? - se acercó horrorizada
-No fue nada...
-¿Porque te atacó? - exigió
-Quiddicht - alcanzó a decir Draco y extendió un brazo, y Hermy le tomó de las manos.
-Ya no quiero que juegues...
-¿Bromeas? princesita... no tengas miedo... ya te dije que Líam me agarró descuidado... además está molesto porque eres mi novia...
-¡Oh, Draco!
-¿Me das un beso?
-¿Solo uno? - sonrió la chica
-Muchos
-¡Tus deseos son órdenes, amor! - y la chica le tomó el rostro y lo besó delicadamente.
-Mj...mj... - carraspeó la señora Pomfrey - ¡Que yo sepa, no está entre las órdenes, los besos cada ocho horas, señor Malfoy... señorita Granger... debería estar en clases!
-¡Lo siento! - respondió la chica ruborizada.
-¡Lleva cinco minutos de retraso, asi que... FUERA, a clases, que el señor Malfoy saldrá en la tarde!
-¡Si Madame! - dijo la chica y le envio un beso soplado al chico antes de salir y una vez en la puerta, respiró tranquila, por lo menos, Malfoy no había recuperado la memoria por el golpe.

 

Tal vez era el calor que irradiaba la enfermería, o tal vez que por el golpe, la temperatura de Malfoy había comenzado a elevarse, pero el soñaba en ese momento, y eso lo tenía muy inquieto. Se encontraba en el campo de quidditch...presumiendo las Nimbus 2000 que tenía todo el equipo, que su padre les había obsequiado y... que el era el buscador... frente a el, Hermione, con Ron y Harry y el equipo de quidditch... Discutían, peleaban por el derecho a practicar en el área, cuando ella, mas pequeña, mas niña, se atrevió a decir, a hablar...

"Todos los que están en el equipo de Gryffindor, están por su valía"

"¿Y a ti quien te pidió tu opinión, pequeña sangre sucia?"

Y en ese momento, Ron Weasley, se enfureció, y trató de atacarlo... y despertó. - ¡NO! - chilló Draco, sudando copiosamente - ¡Es un sueño, solo un sueño!
El chico se limpió el sudor y algunas lágrimas ¿y si no hubiera sido un sueño, y si hubiera sido un recuerdo pasado? De los que Pansy le decía tanto, de que el siempre odió y despreció a Hermy por ser de sangre muggle. Asi que al día siguiente, Draco estaba perdido, en otro mundo, no podía quitarse ese maldito sueño de la cabeza, se sentía frustrado y se hallaba hundido en un sillón de la sala Slytherin.
-¿Y ese milagro que no has corrido a los brazos de tu amada sangre su...?
-¡Guarda silencio Pansy! - gritó - ¡No me estés jodiendo! ¿quieres?
-¿Perdón? - gruñó la chica y lo miró con los ojos bien abiertos, desde que él, llegara con la mente en blanco, no le había echo tal insulto... solo el verdadero Draco, el que era antes había podido ser tan grosero.
-Lo siento - murmuró y hundió su cabeza entre sus brazos.
-¿Porque estás de tan mal humor? ¿Porqué Líam te atacó a la mala?
-No es por eso - gruñó
-¡Vamos Draco! - dijo Pansy con una falsa sonrisa - Confía en mí, dime lo que te pasa, tal vez yo te pueda ayudar.
-¿TU? te recuerdo que hasta hace poco...
-¡Bueno, bueno, es que estaba molesta, es natural, además así somos todos!
-Yo no!
-Eres un slytherin... lo llevas en la sangre y en el corazón

El chico negó con la cabeza, pero la maldita escena aún persistía en su mente, y ya no quería recordarlo, quería olvidarlo y Pansy se dió cuenta que el golpe había tenido consecuencias.
-"¡Claro! - pensaba la chica - ¡estoy casi segura que con otro golpe de esos fuertes, el recobrará la memoria! Espero que funcione porque aún no logramos reunir todas los iingredientes para la pocima de recuperación de memoria"
-¿Que sucede? - llegó Zabini - ¿NO piensas bajar a comer Draco?
-No... tengo permiso de quedarme a descansar hoy en la sala - respondió fríamente.
-¿Y ese milagro? - preguntó Zabini extrañado de que no hubiera corrido a los brazos de Hermione.
-¡Vamos tu y yo Blaise, dejemos solo a Draco! - lo jaló Pansy y se lo llevó, una vez afuera, su rostro era de júbilo
-¿Que te pasa que estás tan contenta?
-¡Creo que con el golpecito de ayer, ya comenzó a recordar algunas cosas, por ello está tan inquieto!
-¿Tu crees?
-Estoy casi segura - dijo triunfante - ¡en poco tiempo, Draco volverá hacer el mismo!
En tanto, en el comedor, Hermione miraba como los chicos entraban y salían, menos Draco y ella no había probado mucho bocado.
-No va a bajar - dijo Ginny haciendo que volviera a la realidad - Asi que mejor termina de comer...
-es que hoy salía muy temprano de la enfermería...
-Tal vez se quedó en la sala común, descansando - dijo la pelirroja, pero Hermy sabía que algo había mal, porque era para que el chico ya hubiera corrido hacia ella y le hubiese llenado de besos.

 

Hermy no terminó su plato, así que se puso de pié, ante la negación de Ginny y el semblante de exasperación de sus amigos, que la vieron salir del comedor rápidamente.
-¡Ese Malfoy! - gruñó Ron - ¡Por su culpa Luna anda todo el tiempo molesta conmigo!
-¿Porque lo dices? ¿que tiene que ver Malfoy con que Luna este enojada contigo?
-¡Bueno, es que como anda con Hermione, ella es mi amiga y luego desprecia a Líam!
-Tu no puedes hacer nada - intervino Harry - finalmente ese es un problema de Hermione en el cual no podemos intervenir... tu no le puedes decir al corazón de quien puedes o no enamorarte.
-¡Vaya Harry, no te conocía esa sabiduría! - sonrió Ginny mientras le lanzaba una mirada de ensoñación.
-Hay muchas cosas de mi que no conoces Ginny - respondió el chico, mientras le echaba una mirada similar.
Hermione salió a los pasillos dando vueltas como desesperada ¿en donde diantres estaba Draco? A la sala Slytherin no podía acudir, asi que su única esperanza era que el la buscara pero... ¿y si no sucedía? ¡ella moriría de amor!.... si, un poco exagerado...
-¿No has visto a tu amorcito, Granger? - dijo Pansy de repente, y la chica lo que menos quería era que una estúpida la pusiera de malas.
-¡No me molestes Parkinson!
-¡Uyuyuyyyy, parece que los noviecitos amanecieron con el mismo genio!
-¿que?
-Lo mismo dijo Draco hace rato, que no quiere que NADIE lo moleste, y supongo que NADIE te incluye, porque no saldrá de la sala común en todo el día.
-No te creo...
-Pues mira, espéralo sentado, porque de pie, te vas a cansar - y sonrió irónicamente y la dejo sola, Hermy tenía un sentimiento, como si quisiera ponerse a llorar ¿en donde estaba Draco que no iba hacia ella y la llenaba de besos? ¿Porque le hacia eso si la angustia la estaba asesinando?

Draco daba vueltas en la sala común, con un dolor inmenso en el corazón, no quería recordar... No quería hacerlo, porque si eran recuerdos malos, que afectaran al amor de su vida que era Hermione, su dulce y bella Hermione, entonces el prefería morir.

Ysu dulce y bella novia, no pudo concentrarse en ninguna clase, por lo cual, notuvo la mano levantada como siempre, no pudo participar como acostumbraba y nopudo contestar un cuestionario de rutina. Además, estuvo merodeando por donde se encontraba la sala de Slytherin añorandoque su dulce príncipe apareciera de un momento u otro.
-¡Pierdes tu tiempo, Granger! - dijeron a sus espaldas las amigas de Pansy.
-¡Draqui no saldrá!
-NO me molesten - gruñó enfadada, lo que menos quería era que un par dearpías se pusieran a darle de calabazas.
-¡Asi que duele el amor Granger! - siguieron diciendo las chicas sin hacerlecaso - ¿No te has puesto a pensar que Draqui ya no quiere verte?
-"Draqui" me ama - dijo la chica resuelta - asi que no me andendiciendo mas cosas...
-Como quieras - sonrieron con malicia - ya veremos si cuando recupere lamemoria, rondas por aqui, Granger... recuerda una cosita... hay recuerdos quevuelven...
-¿Que? - espetó la chica, pero ya, el par de slytherin habían desaparecido enlas mazmorras.

 

Hermioneestaba a punto del colpaso nervioso, cuando la hora de la cena se acercaba,aunque mas nervioso estaba Harry, pues por primera vez, Hermy no había echo suslabores escolares, por estar ahí, esperando que Malfoy saliera de la salacomún. Pero como tampoco Draco podía aguantar la ansiedad de llenar de besos a sudulcinea, salió de la sala común, un poco pálido y desmejorado, y al subir, ahíla encontró con esos ojos castaños al borde de las lágrimas, esperándolo.

¡Bonita! - murmuró al verla

-¿Que te crees Draco Malfoy para tratarme asi? - dijo ella casi sin ganas -¿No ves que estoy muerta de la angustia por no saber de ti?

-Lo siento...

-¡No me vuelvas hacer esto! - susurró con las lágrimas escurriendo por susojos

-¡No llores bonita! - se acercó el chico y le limpió las lágrimas con susmanos - Perdóname...
-¿Que te pasa bebé? ¿porque me haces esto? - dijo ella abrazándolo con fuerza,aspirando ese aroma que le sentaba tan bien, tan masculino, tan... tan...
-No volverá a pasar - sonrió brevemente
-Draco... ¿acaso estás recordando? -preguntó ella de súbito y el se quedó absorto, volviendo a el la imagen delcampo de quidditch, de sus burlas, de sus majaderías y el corazón volvía a dolerle.
-No - mintió y volvió a abrazarla - No..

Hermyse alzó de puntas y comenzó a besar al chico apasionadamente, mas de lo común,como si fuera una emergencia, una urgencia de amor, incluso Draco entreabriólos ojos un tanto sacado de onda. Porque ella era la que parecía pulpo, sus manos iban de un lado a otro, como sinada, como si quisiera quitarle la ropa y de paso, le estaba dando un besote,que parecía querer quitarle las amigdalas.

-¡Espera mi amor! - dijo Draco al sentir que ella le andaba mordisqueando loslabios mas fuerte de lo normal.

-¿Que?

-¿Que te sucede? - preguntó el un poco asustado - ¡Me besas como si fuera laúltima vez que nos vemos!

-Me pareció que asi era... cuando no saliste de la sala común - dijo ellacon un ligero rubor en sus mejillas.

-Yo... lo siento, siento haber provocado tu sufrimiento - le besó en lafrente, en las mejillas y la barbilla, pero de modo tierno - te prometo quenunca mas lo volvere a hacer.

-Gracias - dijo ella y lo abrazó, pero en el abrazo ella comenzaba a sentircomo si mil mariposas revolotearan por sus venas, como si sintiera que lasangre le recorría con mas fuerza... ¿eso es el deseo? se preguntó y se apartó delchico con algo de violencia.

-¿Que pasa?

-Nada... es que... ¡No hice mis deberes! - se acordó de pronto - ¡Te veo alrato!

-¿No vas a cenar? - preguntó incrédulo al ver que ella le daba un beso fugáz yse alejaba corriendo.
-¡No! - gritó y se perdió en los pasillos, mientras su corazón latia mas de lo normal, hastadetenerse al pie de la biblioteca, muy ruborizada Solo quedate en silencio 1- ¡No Granger, no! ¡Debessuprimir ese tipo de deseo... debes controlarte! Además... si el ni siquiera...demuestra que te quiere tener... tu no provocarás nada... ¿oiste? ¡nada!

 

Hermionellegó desconsolada a la sala común, sudando frío, Ginny en ese momento, habíaido por unos apuntes, y al verla tan mal, se acercó preocupada.

-¿Te pasa algo Hermy?

-¡Hay Ginny, esto es horrible!
-¿Que pasó?
-Tu... bueno... no creo pero... alguna vez... has sentido... deseos...deseos profundos de estar con alguien... en un plano más íntimo...
-Eh... - Ginny pensó en Harry - pues... si...
-Pero... de tener... todo... ¡Todo con el!
-Hermione Granger - dijo Ginny sin aliento - ¡Que no sea lo que estoypensando!
-¡Eso es! - gritó la chica desesperada - ¡Es que no se que me pasa, desdeque lo vi en las duchas!
-¿Que?
-¡Fue accidental!
-¿¿¿Deseas a Malfoy??? ¿Hermy, que deseas a Malfoy?
-¡SI! y me odio por eso... ahora, cada que lo abrazo yo... siento quequiero... tenerlo...
-Pues que manera tan poética de decir que te quieres acos...
-¡Ginny!

-¡Nolo puedo creer! Hermione, te lo dire solo una vez...¡date un baño de aguahelada y quitate esos pensamientos!

-¡Lo se, lo se!

-¡Entre tu y Malfoy no puede haber mas que besos y manoseo... Hermy, tufuturo y el de el, no es seguro, lo sabes bien, asi que recuerdalo cuando teentren esas ganas...

-Soy una...

-No debes ceder a la tentación chica, que es por tu bien, además, si Malfoy note ha propuesto nada, es porque no ha de querer, y sería un poco ofensivo queTU le hicieras esas propuestas ¿no lo crees?
-Si
-Prometeme que vencerás a la tentación...
-Si
-¡Hermy, no estás cuerda ahorita! estás ida...
-Lo siento, lo siento...
-En tanto, en el salón de clases, el rubio tampoco se concentraba en su libro, yhacia especulaciones, la manera en como Hermy lo abrazaba ultimamente, en comolo besaba y acariciaba...
El la respetaba tanto, que por su mente no había pasado jamás, la idea depedirle que fuera mas que su novia, de pedirle la prueba de amor... porque erasu bonita, su princesa, su muñeca... una muñeca que...tenía algunas actitudessospechosas para con el... EntoncesDraco tuvo la misma idea, el mismo pensamiento, Hermione lo deseaba... comohombre... y la culpa la tuvo esa ida a las duchas, recordó los ojos que ella leechó esa tarde...

Como lo recorría con la mirada, y es que definitivamente, bajo sus túnicas,cosas buenas se escondían, y se sintió dichoso, pero el no quería hacerle dañoy tampoco sucumbiría a esas pasiones... Hermione seguiría siendo pura, porque el no le pondría un dedo encima pararobarle sus virtudes, el no era quien, y ella era inocente aún, por eso nopodía disimular lo que sentía.

-¿Ya le viste la carita a Draco, Pansy?
-Seguro está pensando en la estúpida de la Granger...
-¿Cuando piensas seguir con el plan?
-Muy pronto... no se desesperen chicas, que esto se hace, porque se hace...
-Mi vida por ver la cara de Granger cuando Malfoy vuelva a hacer el mismo...
-Lo mismo digo chicas, lo mismo... Draco recobrará la memoria y estaremosjuntos de nuevo...

Peroen este mundo, no hay gustos cumplidos, esa tarde en la biblioteca, tras unmonton de pila de libros, los dos trataban de estudiar juntos, Hermy con lapierna cruzada, intentaba escribir sobre la interesante vida de los gusarapos. Draco por su parte, miraba de reojo a Hermy, mientras fingía interes en unlibro avanzado de Historia de la Magia, pero de pronto, le echaba una miradita a las piernasde la chica.
Hermy procuraba no verlo siquiera, pero era imposible, pues sus ojos se topabancon los suyos a cada momento, finalmente, Draco hizo algo que jamás imaginó,cuando se dió cuenta, su mano estaba sobre la rodilla de Hermione.
-Eh... Draco - dijo Hermy
-¿Que pasa? - preguntó el, pero sentía que la mano le pesaba para quitarla dela rodilla de la chica.
-¿Me pasas la pluma? - dijo con voz ronca, sin siquiera decirle que quitarasu mano, el jamás había echo eso desde que comenzaran a ser novios.
-si - murmuró y le pasó una pluma. en ese momento, Hermy alzó un poco surodilla y la mano de Draco resbalaron hacia su muslo y el chico enrojeció, perono la quitó.
Hermione sentía mil mariposas en su estómago, la mano de Malfoy era tan fuerte,masculina y cálida que le gustaba sobremanera que estuviera aprisionando susmuslos. Ella lo miró con ese brillito especial en sus ojos castaños, y acarició elbrazo del chico, su pecho, su rostro, aquello parecía ser el preámbulo para...
-¡Cierro en quince minutos! - anunció de pronto Madame Pince y los chicossalieron de su estupor.
-¡Oh!
-¡Vamos, vamos, cierro en quince minutos, vayan devolviendo los libros!
Pero Malfoy jaló de súbito a Hermy hacia el, besámdola con intensidad salvaje,como nunca lo había echo, la soltó, tomó los libros y se dirigió a entregarlos,el corazón latía a mil por hora, nunca suscuerpos habían estado así, de juntitos y sus manos, nunca se habían atrevido atanto

 

Hermionese sentía sumamente acalorada con tal situación, salió de inmediato de labiblioteca y no supo si esperar o no a Draco, el cual también no podía quitarseel rubor de las mejillas y hasta la señora Pince lo veía de reojo y sepreguntaba que le sucedía.

-¿Se siente mal señor Malfoy?

-Este... no...

-Se ve pàlido, ¿tiene fiebre?
Malfoy desvió la mirada, el solo conocía a que se debía esa alza de temperaturaen su cuerpo. Afuera Hermione continuaba con la espera, cuando tuvo unadesagradable sorpresa.
-Bonita - dijo Líam con cierta burla a sus espaldas.
-¡No me digas así! - dijo ella entre dientes
-Claro, solo Mr. Malfoy... escoria, puede decirte una palabra halagadoramentecursi... ¿sabes? viéndote bien, y por mas buena que estés de cuerpo, creo queeres insípida y una papa sin sal...
-¡Pero asi te gustaba! - gruñó la chica ofendida ¿como se atrevía a decirlefea e insìpida?
-Te falta tu condimento Granger... y ese soy yo, Malfoy no te va...
-¡Pues no te entiendo, me agredes, pero dices que te necesito! - espetó conburla
-Terminarás siendo mía Granger, terminarás pidiendome amor y que terescate...
-¡Eso nunca lo verán tus ojos Líam!

-¡Mia,por las buenas o por las malas! - gruñó Líam y se acercó peligrosamente aHermione.

-Déjame en paz - dijo la chicanerviosa, estaba sola, solo Draco permanecía dentro de la biblioteca.

-Lo que necesitas, querida Hermione es sentir a un hombre de verdad
-¡Jó! ¿Y tú eres ese hombre? - se burló del comentario, pero luego searrepintió, ya que Líam, mas alto, fuerte se acercaba peligrosamente.
-¡No me tientes Hermione...princesita!
-No soy tu princesa - dijo entre dientes - mejor vete Líam y déjametranquila...
-Estarás a mis piés niñita tonta - la arrinconó y cuando ella quiso huir, el lasujetó por los hombros y la azotó a la pared.
-¡Ay, bruto!
-¡Te gusta que te traten mal! ¿verdad granger? ¡por eso estás con esa basura!
-Draco no me trata mal - protestó sinpoder soltarse.
-¡SI claro, tal vez esperas a que recupere la memoria para que comience ahacerlo!
-¡Eres un estúpido! - forcejeaba, pero no podía soltarse de los hierros queeran las manos de Líam.
-¡Conmigo conocerás lo que es ser un hombre de verdad! - gritó el chico y Hermysintió horrorizada como comenzaba a besarle el cuello y a querer desabrochar lablusa.
-¡NO! ¡suéltame degenerado, suéltameeeee! - comenzó a patalear y a forcejarsin resultado, él era mucho mas fuerte y la trataba como una muñeca de trapo.
-¡serás mía Granger!
-¡NO Líam, por favor sueltame! - y hacía todo lo posible para que dejara demanosearla.
El acabose fue cuando el la beso a la fuerza, de la manera mas grotesca y vil,y Hermy no evitó la comparacion con los besos dulces y tiernos, salvajes perosuaves que Draco le proporcionaba, pero ella era de armas tomar y le pegó unduro mordisco a Líam, quien se separó con el labio sangrando.
-¡Eres una maldita desgraciada! - gruñó Líam y alzó la mano, la cual ibadirecto al rostro de la chica, ella solo ocultó su rostro para no sentir elgolpe, pero en eso, salió su caballero andante.
-¡No te atrevas! - se le fue Malfoy encima y lo tiró al piso pesadamente, Líamsacó su varita y le apuntó.
Moco murciélagos! - chilló el capitán y el hechizo fue directo aMalfoy.
-¡No otra vez Donovan! - gruñó Draco - ¡Expelliarmus! - dijo el chico yel hechizo rebotó.
-¡Basta! - lloriqueaba Hermione, toda despeinada, desarreglada y con la blusadesabotonada a la fuerza.

 

Hermionese abrazó a Draco, llorando desconsolada, se sentía sucia y ultrajada, lo únicoque quería era refugiarse en sus brazos y no quitarse nunca de ahí, Draco aúncon la rabia contenida, apuntaba a Líam, quien de mal modo, optó por irse deinmediato.

-Ya paso muñequita - dijo Malfoy abrazándola - es mejor que te vayas a tusala...

-No - dijo ella débilmente

-¿Que?
-No quiero ir a la sala ahora - gruñó - quiero estar contigo un poco mas...
-Hermy, mi amor, es tarde, si nos ven merodeando por los pasillos...
-¡Por favor Draco, quiero estar contigo un rato mas! - dijo ella ahogando unsosollo bajo su pecho - ¡Solo un momento mas!
-Pero... ¿donde?
Hermy lo jaló, llevandolo a la sala de los menesteres en donde practicaban anteriormentepara el ED en época pasada, pero cuando Malfoy entró, se percató que adentrohabía como una sala, una cómoda sala.
-¿Y esto?
-¡Ya te dije que solo quiero estar contigo un poco mas!
-Tranquila princesita... entonces... sòlo quédate en silencio... y deja quete abraze... y siente... como mi corazón late de amor por tí.
El chico no lo dijo dos veces, porque Hermy hundió su rostro bajo su pecho y novolvió a alzarlo en algunos minutos, en silencio, permaneciendo abrazados. MientrasHermione se abrazaba con Draco, en el pasillo, Líam iba echando rayos ycentellas por lo sucedido, pero al doblar una esquina, para subir a Ravenclaw,una chica conocida se le atravesó de manera burlona.

 

-¿Solito a esta hora, Donovan?

-Parkinson...
-Veo que no tuviste mucha suerta esta vez con Draco...
-Tu novio... bueno... ex novio, es un imbécil, pero ya se la tengo jurada.
-Donovan... tu y yo no somos amigos...es mas, no me caes bien...
-El sentimiento es mutuo Parkinson
-Pero, debo decir una cosa... cuando atacaste a Draco, el empezó a teneractitudes de antes... y esa es la soluciòn, darle un ataque de nuevo, unofuerte, para que su memoria regrese y sea el mismo de siempre... ¡Quiero a minovio de vuelta! - gruñó - al chico malo, no al insulso pelele que es ahora,lamebotas de Granger y de los profesores que ahora lo tienen como estudiantemodelo...
-Pues yo... ya no quiero a Hermione, pero estoy encaprichado conque sea mia,humillarla, y hacerle pagar lo que me hizo, y luego botarla...
-Debemos unirnos Donovan... solo poresta vez... tengo una idea, peligrosa...
-¿Acaso no la puedes hacer sola?
-No, necesito enviar correspondencia, pero a algunos de nosotros nos lo hannegado, por las circunstancias de nuestros padres... pero si tu las envias...nadie te lo impedirá...
-Es lo que estoy pensando...
-Es lo que debemos hacer... bueno, pasando la navidad, ya que por lo menosnosotros, permaneceremos en el colegio, por órdenes del director...
-¿Y Draco?
-Já, con ese par de tías ridículas, seguramente se irá con ellas...
-Es un hecho Parkinson... me unire a tí, por el solo echo de que a mi, ningunavieja me bota

Efectivamente, la navidad llegó y Hermione al punto de hacer otra locura, incitada por el bueno de Draco, quien le estuvo rogando que pasara la navidad en su castillo, por lo que la enamorada Granger, aceptó. Hurdiendo una hábil mentira con sus padres, logró que la dejaran pasar, a regañadientes, la navidad en el colegio... aunque de ahí, ella se escaparía para el castillo de Draco.
Era la primera vez que se respiraba alegría y música, las tías del chico, cantaban y ponían horribles villancicos americanos, amenizando todo el castillo, colgando adornos a diestra y siniestra, Claro que Draco y Hermione aprovechaban a pararse bajo algún muèrdago para besarse a gusto.
-¡Esta noche será una navidad estupenda! - decían las tías
-¡Comida, bebida, alegría y diversión!
-Hemos invitado unas viejas amigas, espero que no te moleste Draquito
-Para nada tías, están en su casa...
-¡Oh, que alegría, por fin, habrá diversión en este castillo!
Draco besó con intensidad a Hermione, esta vez sin estar bajo el muérdago, pero fueron interrumpidos.
-¡Mj, mj, esos besos niños! - sonrieron - ¡Que no pase mas allá! ¿eh? ¡porque asi se empieza!
-¡Si quieren algo mas... pues solo casados, nosotras somos chapadas a la antigua!
-¡Manos quietas Draquito!
Los chicos sonrieron ruborizados, pero la verdad era, que ahora, con cada beso que se daban ,ambos sentían hervir su sangre y aumentar los latidos de su corazón y mirar con intensidad y un brillo especial en los ojos. Susana y Bethel, las tías, llevaron un grupo de brujas de su edad, las cuales, reían escandalosamente y en las ventanas del castillo, enviaban hechizos, pese a que ya estaban advertidas que no debían llamar mucho la atención.

 

¡Pero asi son las brujas americanas! En fin, una de ellas comenzó a preparar un ponchecito, que pese a lo dulce, si estaba un poco mareador, y al tercero, Hermy ya sentía que todo le daba vueltas... y Draco no andaba menos peor.
-¡Estoy mareada! - reía Hermione escandalosamente
-Yo también mi amor - y ambos tenían las mejillas rojas, y el lucia el cabello suelto, sobre su rostro, lo que lo hacía peligrosamente irresistible. Y las amigas y las tías seguìan en su relajo.
-¿Porque no vamos a dar una vuelta? Creo que asi se me bajará lo mareada
-Buena idea princesa... este... Tías - les llamó - Hermione y yo bajaremos a dar una vuelta, regresamos en un par de horas.
-Si Draquito, ve, ¡pero no tarden!
-¡No se pierdan! ¡se cuidan! ¡solo besos! - decían algunas de las amigas y la parejita bajó, pero no solo al jardín, ambos terminaron en un pub para hechiceros, clandestino.
-¿Quieres tomar algo mi amor? - preguntaba Draco aún mareado.
-¡No hay lugar! - decía la otra, igual de mareada, cuando de pronto, un alegre lugareño, les ofrecio compartir la mesa
-¡Anden, anden chicos sentaos conmigo y bebamos hoy, que es noche buena!
-Bueno - dijeron los chicos y tomaron sus cervezas de mantequilla acompañando al lugareño, que ya andaba bastante pasadito de copas.
-¡Me llamo Elmer... hip... soy casamentero... hip! - decia entre copas y los chicos ya seguían con la segunda cerveza, igual de alegres.
-¿Como dijiste? ¿casa que?
-¡Casamentero... sho caso a la gente...hip! ¡Y tengo licencia para... hip... matrimonios urgentes... hip!
-¿Matrimonios urgentes?
Elmer hizo una señal refiriendose a los que habian metido la pata, o sea, los que esperaban a la cigueña y los chicos rieron escandalosamente.
-¿A poco puede casar así de ràpido? - pregunto Hermione emocionada y ebria, y Draco sonreía tontamente.
-¡Claro que si, me canso! ¿No quieren casarse? hip... se ven muy enamorados...
-¡Si, claro, en cuanto terminemos de brindar! - dijo Draco y siguieron bebiendo... y bebiendo...

Hermione abrió los ojos pesadamente, su rostro apoyado sobre un pecho masculino, desnudo, envueltos en una sàbana, al levantar su rostro, vio que estaba con Draco, el cual dormia profundamente. Ella se sobresaltó e intentó incorporarse, pero se percató que tampoco tenìa ropa, pero se dio cuenta de algo mas... en el dedo anular, traía una argolla... Draco también... y su corazón se sobresaltó ¿¿¿¿Que habían echo????

-¡Draco! - gimió la chica y lo sacudió - ¡Draco mi amor, despierta!
-Mmmmmm! - se quejó el chico y lentamente abrió los ojos y de pronto, abrió los ojos espantando y sus mejillas se tiñeron de rojo, sobre todo cuando vio que Hermy no tenia puesto nada y orgullosa mostraba su torso.
-¡Oh! - gimió la chica al darse cuenta y se cubrió con la sábana.
-¡Oh, no! - gruñó Draco - ¿que hicimos Hermy? ¡esto no debía pasar! ¡no así, yo te amo y te respeto y yo quería que tu llegaras pura cuando te pidiera en matrimonio y...!
-¡Draco... olvídalo! - chilló Hermy al comenzar a recordar y alzó su mano, mostrando la argolla, el chico extrañado se la quitó y al interior del anillo, comenzaron a aparecer algunas letras y se leía... "mi esposo adorado, Draco Malfoy, por siempre"
-¿Que? - gruñó y de pronto se percató que el también tenia un anillo, se lo quitó y dentro decía "Mi esposa amada, Hermione Granger, por siempre"
-¡¡¡NOS CASAMOS!!!
-¡¡¡NO!!!

-¡ay Draco, mi amor, nos casamos anoche! - brincó Hermione con el corazón latiendo a prisa - ¡ya recuerdo todo!
-¿Que fue lo que paso, dimelo princesita!

 

Y Hermione, haciendo gala de su memoria... o lo que el alcohol le permitía recordar, lo contó a Draco.

********Flash Back**********

Una vez que ya estaban hipando de lo lindo con tantas cervezas de mantequilla y cada vez que Hermione regresaba del tocador de damas, el piso se le movía alegremente (al punto de comenzar a ver elefantes rosas)
-¿Entons qué... chicossss? - decía Elmer muy pasado
-¿Que de qué...jijijiji? - se reían ellos
-¡Cáshense... shale muy barato... veinte galeones el certificado de matrismonio! ¡hip!
-¿No she te hace que essstamos muy shicos?
-¡Para nada! ¡hip! ¡Sho me cashé a su edad y shoy muy felizzzz!
-¡Pero mi novia no tiene ni anillo de compromiso y musho menosss de boda! - decía un mareadísimo Malfoy
-¡Sho se lossss vendo... vamosss a mi negoshio y hagamosss losss tramitesss!
-¿Te casharias conmigo Hermione, shiquita linda, preciosa mamashita?
Hermy bien mareada, pero con los ojos brillantes, penetrando en esos ojos grises sinceros y profundos, y con el corazón rebozando de felicidad y amor... no lo dudó... y el alcohol no se lo permitió, ella deseaba estar para siempre con Draco.
-¡Si mi dragoncito... quiero estar contigo toda la vida y quemarme en tu fuego! (ooooooooooorale.... que jaladisísma)¿y tu quieres ser mio para siempre?
-¡Tuyo hasta que la muerte nos separe y mas alla de ella!
-¡Entons casémonos ahora mismo!
-¡SI!

Y mareados, abrazados alegremente, los chicos siguieron a Elmer hasta su establecimiento, el cual se llamaba "Matrimonios Urgentes: rápido, confiable y legal. Permiso 2,576. Expedido por el Ministerio de Magia el 02 de Octubre de l968"
El lugar era cómodo, pulcro, reconfortante, y con fotos de parejas que se habían casado recientemente, había una vitrina con muchas arras de matrimonio y los chicos se detuvieron a curosear.
-Escogan sus anillos, shicosss! ¡Hoy shon a mitad de precio!
-¡Vamos Hermy, aproveshemos - dijo Malfoy, sacando una bolsita llena de oro - gastemos en nuestra boda!
-¡Bueno!
Y realmente escogieron de inmediato las argollas de matrimonio, mismas que la dieron a Elmer para que les pusiera sus nombres.
-¡Les ponsdré un hechizo en las arsgollas...!
-¿Cual hechizo?
-Uno muy senshillo... la inscripción que llevará, solo lo podrán leer aquellas personas enamoradas, las que amen de corazón... las que no, solo verán el simple anillo cualquiera...
-¡Me gusta eso! - sonrió Hermione
-¡Bien, entonces procederemos al matrimonio!
Y Elmer comenzó dizque a hacer una ceremonia de casamiento y los chicos se miraban con amor, mucho amor, y sin pensar en las consecuencias...
-¿Alguno hará votosss matrimoniales?
-¡Sho... digo Yo! - Decía Draco mientras sostenía firmemente las manos de Hermione, quien se había puesto unas flores blancas en su cabello y el chico la veía hermosa.
-¡Pues habla hijo, ti tus votos!

 

*****************Procuraré publicar todo lo que pueda porque de aqui no me puedo pasar hasta el fin de semana....

******¡¡¡Si, si, si, lo admito, se me fundio el cerebro con los votos por lo que opte por pedazitos de canciones que me gustan!!!*****************

"Quizás somos dos locos incurables, Tal vez somos dos chispas en la oscuridad, Quizás es que en lo nuestro no quisieron,Tratar de comprender nuestra mejor verdad,Y no importa la distancia de tu puerto,Que pongan siete mares entre tú y yo. No importa soportar las tempestades. Mi faro es tu mirada y tu amor mi sol . Tu Hechicero soy yo y mi mar es tu corazón mi bandera, tu libertad mi tesoro, poderte amar tu Hechicero soy yo tu querido Mago de amor en mi escoba tu nombre va tu Hechicero soy yo"

-"Te amo Hermione Granger, te amaré siempre, seré tuyo hasta mas allá de la muerte"

Y Hermione muy inspirada, no dudó un segundo en decir sus votos matrimoniales a Draco, el cual estaba que lloraba de felicidad que ella fuera suya para siempre.

"Eres sensacional,un loco de ideas raras muy original eres sentimental también transparente pero tan diferente a todo el que conozco igual yo reconozco cuando estoy sin ti no me siento viva,no me siento plena solo tú me llenas que eres mi prisión y dulce condena. Qué es lo que te hace ser tan especial paralizas mi alma sólo con hablar. Qué tienen tus ojos que hacen derretirme y me encantas tu, tu estilo de amar. Qué es lo que te hace ser tan soñador dices lo que piensas sin ningún temor eres brisa y calma eres fuego y emoción vi su oscuridad y oí calor. Tu agresividad y mi alma salvaje que busca intimidarme, poeta empedernido,bohemio confundido ha sido para mí, mi espacio y mi tiempo, mi mejor invento porque tú me enseñaste la dulce emoción de enamorarme. Qué es lo que te hace ser tan especial ..."

-"¡Yo también te amo Draco Malfoy, y no me importa tu apellido, ni lo que fuiste antes, es lo que eres ahora, lo que adoro y adoraré por el resto de mis días!"
Y cellaron sus promesas y sus votos con un dulce y tierno beso.
-¡Yo los declaro Mago y Bruja! - dijo Elmer hipando alegremente.

Y los chicos firmaron, sin saber que en ese momento, el documento se legalizaba y quedaban casados, pero en ese instante ellos lo tomaban a juego casi, casi.
-¡Me falsta el shello! - dijo Elmer - ¡No lo encuentro!
-¡Ya es tarde! - dijo Draco consultando su reloj - es mejor que nos vashamos...
-Cierto...
-¡Ahi nos manda el certificado a Hogwarts! - dijo Draco y salieron de la tienda, mientras que en su búsqueda, Elmer se quedaba durmiendo profundamente.
Los chicos regresaron a la mansión Malfoy, pero el panorama era el mismo, las tías e invitadas roncaban de ebrias en los sillones, ellos sigilosamente subieron a la habitación de Draco.
-¡Ya eres mi esposa! - dijo Draco traviesamente
-¡Tú, mi esposo! - respondió Hermione con un brillito de lujuria en sus ojos
-Creo que ahora si podemos...
-Si podemos... estamos casados...
-¡Vaya luna de miel! - pegó una risita nerviosa
-¡Vamos Draco Malfoy, esposo mío! ¿que esperas para quitarte la ropa? - dijo una muy borracha Hermione mientras se despojaba de su ropa sin pudor y con urgencia.
-Te prometo que no te dañaré - dijo el, con los ojos oscurecidos y con los mechones rubios sobre su rostro que lo hacia ver terriblemente atractivo, se xy y deseable.
-Se que no lo harás....
Y ambos se entregaron mutuamente, entre su embriaguéz y su deseo de amar... así fue, lo que había sucedido...

:************fin de Flash Back******************

 

Ambos se vieron en silencio, un momento, con sus rostros en cendidos y con cierta pena, ya que no habían imaginado nunca que harían una cosa semejante.
-Mis padres van a matarme - dijo Hermione al fin
-Hicimos mal, pero no me arrepiento... te amo demasiado y si ya somos esposos, pues...¡Solo será cuestión de ocultarlo un tiempo! - sonrió Draco
-Tienes razón, no le diremos a nadie, hasta que ha yamos terminado la escuela... solo unos meses mas y viviremos juntos...
-Y ten dremos preciosos niños rubios y pálidos - dijo Draco mientras le besaba un hombro, sonriente.
-Aunque la verdad... no recuerdo mucho de nuestra noche de bodas - murmuró Hermione melosamente, mientras lo miraba con mas deseo aún

- tal vez, deberíamos recordar que fue lo que hicimos...
-Creo que si... es importante - le besó en los labios, le despojó de la sábana y....(No apto para menores)
No se imaginaban que en ese momento, Elmer sin recordar nada de nada, tomaba el acta de matrimonio y los ponía entre un montón, cuando Stelle, su ayudante se apareció con otros papeles.
-¡Señor Adams!
-¿Que pasa Stelle? ¡no grites, que me duele la cabeza!
-¡Nada, que su sello lo entregan en dos días!
-¿el sello? ¿y eso?
-¿YA no se acuerda? ¡se le echó a perder ayer en la tarde! así que está en reparación...
-¡Pero yo salgo con mi esposa a visitar a mis hijos!
-Bueeeeeeeno, váyase, ya las actas están firmadas, asi que cuando llegue el sello, se los pongo y los envío a donde digan... uy, pero son un montón...
-Si, ayer case tantas parejas que solo viendo los nombre me recordaría quienes eran, bueno Stelle, te los encargo, los sellas y los envías, ya está indicado ahí, a donde...
-¡Si señor!

Pasadas las navidades, los chicos regresaron al colegio, con otro brillo en la mirada, Draco se había puesto la argolla en una cadena, para que nadie sospechara, y ella la tenía puesta en otro dedo, pero cada mañana, cuando se veían en las escaleras principales, no podían dejar los mimos.
-¿Como está mi esposa? - preguntaba Draco dàndole un beso esquimal (nariz con nariz)
-¿Como está mi esposo, me extrañó?
-Mucho - respondió Draco aspirando el perfume de su cabello.
-Procuraremos escaparnos un dia de estos, al cuarto secreto...
-Esperaré con ansias ese momento - sonrió el chico y la abrazaba con fuerzas.
Aunque por otro lado....
-¡Ay, eso no lo soporto! - gruñía Pansy a Líam, que los observaban
-No te pongas así, Parkinson, que ya hice lo que me pediste, asi que esto tiene que terminar pronto...
-Si, en la próxima ida a Hogsmeade...
-Aunque no me has dicho de que se trata lo que tienes planeado...
-Es mejor que ni te enteres y ni te asomes, pero ten por seguro que ese par terminarán separados ¡o dejo de llamarme Pansy!
-Como quieras, yo comienzo mi actuación...
-Suerte - dijo la Slytherin y vió como Líam se acercó a la pareja, fingiendo un semblante.
-¿Que quieres? - gruñó Malfoy abrazando más a Hermione.
-Chicos... he razonado
-¿¿¿???
-Se que actúe mal con ustedes, estas navidades me sirvieron para darme cuenta que... son la pareja ideal y yo no intervendré mas...
-Ajá...
-En serio, se que no me creen porque fuí un maldito patán contigo Hermione, pero ahora comprendo que no debo meterme mas y lo cumpliré... Ustedes no tendrán mas problemas por mi culpa - dijo el chico fingiendo pesar y estar al punto del llanto
-Espero que cumplas tu palabra - dijo Malfoy
-Lo juro - respondio Líam y se alejó de ellos, pegando una carcajada siniestra - ¡claro que juro, pero juro por los mil demo nios del in fierno que ustedes no terminarán juntos y que ella regresará arrodillada ante mí!

 

Esa mañana era hermosa en Hogsmeade, aunque un poco fría, Hermione esperaba a Draco en la puerta, cuando Ginny la alcanzó con una sonrisa, en verdad que ella se veìa distinta, claro que no habìa confesado aùn su secreto casamiento.
-¡Hola Hermy! ¿como amaneciste?
-Muy bien... el dia es bello, yo soy bella ¿que mas puedo pedir?
-¡Uy! desde hace dias que estás muy contentita ¿que te traes?
-Nada...
-Bueno... ahì viene tu "novio" - señaló Ginny a Malfoy que se acercaba a toda prisa y sin peinar, Hermy adoraba ese cabello alborotado que lo hacìa lucir tan sexy.
-Nos vemos al rato - dijo ella y saludó a Draco con un dulce beso en sus labios.

Por lo menos durante toda la mañana, estuvieron muy contentos en Hogsmeade, comprando cosas y tomando bastantes cafès para aliviar el frío, y por supuesto con los arrumacos, inclusive los chicos ya los comenzaban a ver con normalidad. Pero cerca de ahí, en un buhardilla, Líam hablaba con unos encapuchados y les daba un mapa, al salir, Pansy estaba viendo el aparador de plumas, cuando Líam pasó junto a ella y discretamente le hizo una seña, ella sonriò satisfecha... por fin, el día había llegado...
cuando la tarde llegó los chicos poco a poco comenzaron a regresar al colegio, pero en el camino, se encontraron con una sorpresa, unos magos tenìan el camino cerrado al paso.
-¿Que pasa? - preguntò Harry
-Señor, hubo un accidente, les suplicamos que tomen la otra vereda.
-¿Un accidente? ¿podemos ayudar?
-No señor, ya tenemos suficiente - y a lo lejos se veía una carreta tirada, y a unos magos que cubrían sus rostros y otros que parecìan lastimados.
-Es tarde, debemos apresurarnos o Filch nos reportarà - dijo Ron y de la mano se llevó a Luna por la vereda.
-¡Que raro, nunca había visto esta vereda! - murmuró Harry desconcertado.
-Esto me huele mal - dijo Ginny apretando la mano del chico.
-Mas atrás, Hermy y Draco los seguìan, pero como andaban enbobados uno con otro, pues no se percataban ni por donde iban.

 

Los chicos pasaron por vereditas estrechas, cuando de pronto, sucedió lo que Harry y Ginny sospechaban desde el principio, que era una trampa...
Desmaius! - hubo un grito de la nada
-¡Al suelo! - gritó Harry porque no supieron ni de donde venía el hechizo... y una chica Hufflepuff cayò al suelo.
-¡Nos atacan! - gritó otro
-¡JAJAJAJAJAJAJA! - se escuchó una risa macabra y cruel.
-¡Preparen sus varitas! - chillaba Harry, pero no lograba ver de donde provenìan las risas.
-¿Que sucede? - gruñó Draco sosteniendo bien la mano de su amada
-¡No lo se! ¿Que sucede Harry?
Como toda respuesta, un hechizo cruyò cerca de ellos agitando los cabellos de Hermione.
Desangueo!
-¡Abajo Hermy!
-¡Demonios! - y Draco jaló a la chica al suelo, mientras veían como en las copas de los árboles, habían algunos magos levitando con capas oscuras y que no se le veían los rostros.
-¡No! - gimiò Harry cuando vió a un grupo de dementores que salían de entre los troncos de los àrboles y sobre todo, cuando de la tierra comenzaron a brotar mas hechiceros.
-¡Defiendanse chicos! - saltó Harry - ¡Especto Patronum! - atacando a los dementores que ya comenzaba a atacar a un grupo de tercero que iban adelante de ellos y que no sabían aùn ese hechizo.
El ciervo de Harry, comenzó su ataque con los dementores, pero el grupo de hechiceros de los árboles dieron la señal a los del piso que comenzaron a aventar los hechizos a todas partes...

todos eran parte de la resistencia de Voldemort que habían quedado sin atrapar y que esperaban atacar cuando menos lo esperaran. Unos ojos se centraron en la parejita de Draco y Hermione, por lo que dirigieron las varitas hacia ellos.
-¡Atáquenlos! ¡ya saben lo que tienen que hacer!
-¡Hermy, cuidado!

-¡Desmaius! - atacó uno de los magos harapientos
Barrera protectora! - dijo Draco y el hechizo rebotó
Expelliarmus! - respondiò otro con el mismo hechizo rebotanado de nuevo hacia la barrera de Draco, el cual lo hizo tambalear y caer.
Petríficus total! - hechizó otro mago
Expelliarmus! - respondiò Hermione y el hechizo se perdiò.
-¡Rictusemptra! - atacó otro mago oscuro
Barrera! - gimió Ginny e hizo que el hechizo no los alcanzara.
Triturador! - espetó el mago y el hechizo alcanzó a Ginny y ésta sintió como le apretaban los huesos con violencia y gritó de dolor.
-¡AAAYYYY!
-¡Ginny! - gritó Harry y notablemente furioso dirigió su varita a ese horrendo personaje.
-¡Gin, no! - gimiò Ron al escuchar el grito de dolor de su hermana.
-¡CRUCIO! - Harry sin pensarlo enviò una maldición imperdonable, y el hechicero diò un alarido y quedó desmayado, claro que el crucio no había sido mortal y mucho menos.
-¡Cuidado chicos! - gritaban todos confundidos tratando de correr a un lado y a otro, protegiéndose de los hechizos, pero curiosamente todos se dirigían a Draco y hermy.
Desmaius!
-¡Cuidado amor! - la jalaba Draco protegiendola - ¡son demasiados, tenemos que irnos de aquí!
-¡Es cierto, Harry tenemos que salir!
-¡Ron, Neville, Luna, Parvati hagamos una barrera para que salgan los chicos con los que han lastimado!
-¡SI!
-¡Ahora! - y los chicos formaron su barrera protectora, para que todos salieran, pero Draco y Hermy se atrasaron y aunque él hacía todo lo posible por protegerla, los hechizos iban de un lado a otro sin descanso.

 

-¡Corre Hermione! - gritó Draco, pero cuando ella corría se encontró con un hechicero oscuro frente a ella.
accio varita! - gruñó el mago y le quitó la varita de Hermy tirándola de inmediato.
-¡Oh! - gimiò la chica al verse indefensa
-¡Asi te queríamos agarrar Sangre sucia Granger! - dijo el mago con voz herrumbrosa - ¡Prepárate a morir!
-¡Draco! - gimiò Hermy cuando el hechicero dirigiò su varita hacia ella
-¡Hermy! - gritó el chico cuando el hechicero lanzó su magia negra hacia la chica pero...
De pronto, Draco empujó a Hermy y el hechizo atravesó su cuerpo y el no pudo ni gritar y cayó duramente al piso, golpeándose la cabeza.
DRACOOOOOOO! - gritó Hermy
Y cuando los chicos se percataron, ya no había ni un solo mago oscuro, solo los profesores que de pronto aparecían para ayudarlos, pero ya era tarde, el daño estaba echo, Draco yacía en el piso como muerto y Hermione al borde del desmayo, temblando y sin atreverse a tocarlo, porque entre ella pensaba que si estaba muerto... ella no lo resistiría.

-¡Draco, mi amor! - gimió Hermione acercando su mano temblorosa a su cuerpo inerte, el chico estaba pàlido, sangrando y con los rubios cabellos sobre su rostro.
-¡Hermy! - gimió Ginny al verle morir de la angustia.
-¡Tiene que estar vivo! - gimoteó - ¡TIENE QUE ESTAR VIVO, PORQUE SI ESTA MUERTO YO ME QUIERO MORIR CON EL!
-¡Hermione, tranquila, está... está bien! - y Ginny se acercó a Draco, buscando y pidiendo al cielo una señal de vida, mas no por el, si no por Hermione.
-¡Draco... mi cielo! - se arrodilló Hermy, llorando amargamente, ante la atónita mirada de los chicos, que aún no entendían ese furtivo ataque.
-Iban sobre Hermione - le decía Harry a Ron - si te diste cuenta, nos entretuvieron a nosotros... ella era el objetivo...
-Si, esto no me gusta nada ¿porque dañarla solo a ella, teniéndote a tí, que acabaste con Voldemort?
-No lo se... tal vez Malfoy tenga la respuesta...
-¡Está vivo! - chilló Ginny con los ojos rebozando de alegría - ¡Muy débil, pero vivo!
-¡Oh! - gritó Hermy y se le fué encima, mientras continuaba llorando en su pecho, hasta que fue arrancada del chico, por uno de los profesores, tenìan que llevar a la enfermería lo antes posible al chico.
Draco permaneció en un apartado, en donde no dejaron entrar a nadie, mientras que en otro apartado, curaban las leves heridas a los demás, incluyendo a Hermione, que ansiaba saber, còmo estaba el amor de su vida, mientras besaba afanosamente su anillo de bodas.
-¿Porque no puedo verlo Madame Pomfrey? - preguntaba Hermy inconsolable
-Aún está inconciente, tengo que esperar a que despierte y ya pueda tomar directamente sus pociones para su recuperaciòn...
-¡Por favor, solo un segundo!
-Lo siento mucho señorita Granger, aunque sea su... novio, no lo puedo permitir, le sugiero que se vaya a descansar y mañana vuelva...
A regañadientes, Hermione se marchó, pero Pansy la vió y se llenó de rabia, ya estaba mas que enterada del dichoso ataque.
-¡Maldita sangre sucia Granger... y sigue viva!

 

Era de madrugada...hacía frío, con las ventanas abiertas y las cortinas que se mecían lentamente con el aire... cuando Draco abrió los ojos lentamente... y brillaba en el, esa chispa... cuando logró enfocar bien, miró a su alrededor y reconoció el lugar de inmedito.
-¿Que hago aquí? - chilló, pero al tratar de levantarse, el dolor se lo impidió.
-¿Muy lastimado? - de pronto saliò Pansy de las penumbras.
-¿Pansy? ¿Que haces aquí?
-Cuidándote... ¿como te sientes?
-¡Oh! - gimió Draco de pronto - ¡Mis padres... los mataron... mataron a mis padres!
Los ojos de Pansy se iluminaron al escuchar esas palabras... solo que debía ser prudente, antes de estallar de emoción.
-¿Asesinaron a tus padres?
-¡En la batalla de ayer! - gimió con desesperación y apretaba los dientes con rabia -¡les dije que el señor tenebroso iba a ser derrotado y que no lucharan con el, pero no me hicieron caso!
-¿Por eso quisiste intervenir en la batalla?
-Fué un maldito descuido...¡Oh! mis padres...
-¿cuando dices que sucediò?
-Ayer maldita, sea! ¿no me escuchaste? ¡No sabía que eras tan estúpida!
Pansy sonrió ampliamente - ¿que fecha es hoy Draco? - y el chico le dió la fecha de la batalla en la que sus padres y él habían estado, meses atrás... y de inmediato, pese al regaño de Madame Pomfrey, fué a buscarla, brincando de contenta... el chico... había recuperado la memoria...

Draco no lo podía creer, cuando Madame Pomfrey le señalaba lo que había sucedido con el, sobre el tiempo que había transcurrido y sobre su pérdida de memoria, Pansy a pesar de la severa llamada de atención, no se separaba del chico, esperando el momento para escupir su veneno.
-Asi que perdí la memoria todo este tiempo - dijo el chico un tanto descontrolado
-Asi es mi amor
-¡No lo puedo creer! - suspiró - ¡Espero no haber echo nada que me avergonzara ahora!
-¡Pues! - sonrió ampliamente cuando...
-¡Pobrecito mio! - chillaron un par de mujeres en la puerta, Bethel y Susan habían llegado con un dejo de angustia y desesperación.
-Tus tías- sonriò Pansy y se sentó para ver el espectáculo.
-¿Que?
-¡Draqui, nos preocupaste tanto, cuando supimos que estabas grave, de inmediato, Bethel y yo acordamos venir a verte!
-¿ustedes quienes son? - gruñó
-¿COMO?
-¿Quienes son? ¡no las conozco!- preguntó con su acostumbrada actitud altiva y desdeñosa, frunciendo el ceño y los labios de mal modo.
-¡Draqui... somos tus tías, Bethel y Susan Malfoy!
-Las americanas - respondió Pansy desde el sillón, divertida y el chico hizo un gesto de asco.
-¿Son las parientes no deseadas borradas del árbol genealógico de mi padre? ¿las que avergonzaban a la familia Malfoy con sus actitudes y su intenso amor por muggles?
Behtel y Susan se miraron con horror... y entonces comprendieron todo... su hasta hace unos dias, adorado sobrino, ahora era... lo que siempre había sido, una basura igual que su padre y ahora las despreciaba igual que el.
-Recuperaste la memoria - gimió Bethel
-Obvio - chilló Pansy
-¡Cállate niña insolente! - escupió Susan - ¡que contigo no es el pleito!
-¡Draqui, mira como me tratan tus tías!
-¡No se metan con Pansy, es mi novia! - gruñó Draco y luego parpadeó - ¿todavía lo eres, verdad?
-Te diré - dijo la chica triunfante, mirando de arriba abajo a las tías.
-Draco, no puedo creer que seas igual que tu padre - interrumpió Susan - Nosotras que te hemos cuidado desde que perdiste la memoria...
-Viven EN TU MANSION - dijo Pansy nuevamente.
-¿Que? - espetó
-¡No te preocupes Draco! - gimió Susan - en este momento, agarramos nuestras cosas y nos vamos de tu mansión... ahora que has vuelto a ser... lo que eras antes... ya no nos necesitas...
Malfoy sintió una desagradable sensasión el el pecho, mas al ver las miradas tristes y de reproche de las tías, pero no sabía porqué, y lo ocultó tras su máscara dura y cruel, Pansy sonreía triunfante... ahora era turno de ella.

 

Las tías salieron llorando de la enfermería, justo cuando Hermione llegaba, casi eran las siete de la mañana, pero no las alcanzó, aún así, se percató que lloraban y supuso lo peor y sin pedir permiso, entró a la enfermería, y cuando llegó a donde el chico, escuchó a Pansy y se detuvo.
-¡Pues si mi amor, resulta que cuando perdiste la memoria, me cortaste!
-¿Porque hice eso?
-No querrás saberlo - dijo con una fingida inocencia y Hermy sintió que su corazón, se aceleraba, negándose a creer lo que escuchaba.
-¡Vamos, tienes que decirme todas las estupideces que cometí, Pansy, mi amor, dímelo!
-No se si las resistas... eran cuando no tenìas memoria...
Y estas últimas palabras, retumbaron en la cabeza del chico "eran cuando no tenías memoria"... Hermione tuvo que apoyarse sobre la puerta, para no caer de la impresión y se tapó la boca, para evitar que la escucharan gemir de dolor y las lágrimas que fluían como gotas de lluvia
-¡Dímelas mi amor! - repetía Draco desesperado y cuando llamaba "mi amor" a Pansy, Hermy sentía que el corazón se estrujaba.
-¡Bueno, por lo menos mejoraste en quidditch y... tus notas subieron notablemente! - respondía Pansy con una mezcla de burla y condolencia, que Draco no captaba por estar confundido.
-¿Bromeas? ¿aumenté mis notas? ¿Acaso ya soy buen estudiante?
-Si mi vida... ahoras eres casi... perfecto...
-¿Casi perfecto?
-Exacto...
-¿Porque no perfecto en todo?
-Tienes un defecto...
-¿Cual?
-No eres soltero....
-Pansy, no estoy para juegos, ¡dímelo ya! ¿quieres? ¡por favor, que mi vida es un cáos! ¡Pierdo la memoria, unas tías indeseables, viviendo a todo lujo en mi propiedad, que ya no somos novios ,que soy perfecto y buen estudiante! ¿que mas hay?
-Tienes nueva novia...
-¿QUE? ¿Quien?
-Hermione Granger - alcanzó a decir la chica y Hermy no resistió más, salió corriendo de la enfermería, topándose con Madame Pomfrey.
-Lo sabes ¿verdad? - dijo Poppy, suspirando - Draco ha vuelto a ser el mismo de antes...¡y con lo que has defendido su relación! ¿que harás ahora niña?
Hermy no pudo responder, salió de ahí, vuelta un mar de llanto y desesperación, buscando un lugar, en donde desahogar sus penas y terminar con el sufrimiento, solo que éste... apenas empezaba

 

-¿Estás bromeando Pansy? - gruñó Draco después de un minuto largo y silencioso
-No
-Yo no puedo... - y no encontraba las palabras - tiene que ser una broma... Granger y yo... nunca... yo no podría...si... si es una broma...
-Que mas quisiera yo... no sabes cuán humillada fuí, cuando ustedes andaban de novios, besandose por toda la escuela, siendo la pareja perfecta...
-¿Granger y yo? ¿Besándonos? - Draco hizo un gesto de asco de solo pensar, que un príncipe sangre limpia como el, pudiera estar besando a una sabelotodo sangre sucia muggle como Hermione.
-¡Pues si amor... tú y esa, dando espectáculos ridículos y encima de todo, tú... tú, diciéndole un montón de palabras dulces y tontas!
-¡Tiene que ser una mentira!¡No recuerdo nada de eso!

-¡Claro que no, pregúntale a todos, los Slytherin nos tuvimos que guardar la humillación de que tú y esa anduvieran... hasta te perdimos el respeto del coraje que nos daba!
-¿Como pude besar a una sangre sucia? - gemía Draco totalmente abatido y lleno de ira.
-Declaraste abiertamente tu amor por ella - seguìa Pansy haciéndose la víctima - a mi me botaste como a una basura ¡yo que fui tu novia mas de un año!
-Perdóname Pansy - murmuró el chico, sentía que las manos le temblaban de ira y mantenía sus dientes apretados, mas que por el dolor del cuerpo por el ataque, si no de solo pensar que el y una como Hermy...
-No se si pueda hacerlo... ¿sabes por que estás aquí ahora en la enfermería? Porque defendiste a Granger de un ataque que sufrieron...¿te das cuenta cuanto me lastimas? ¡Diste tu vida por ella en vez de darla por mi!
NO!
-¡SI! lo hiciste...
-Maldición... maldición...¡¡¡maldita Granger!!!
-Casi estoy segura que ella te sedujo... estabas perdido, sin memoria, ella se aprovechó de tí, para su beneficio personal.
-La odio, la detesto, me las va a pagar!
Pansy sonrió triunfadora, no había mas castigo para Hermy, que el que Draco hubiese recuperado la memoria y fuera humillada por el chico, claro que no sabía que ella ya estaba enterada de lo sucedido, y escondida, agotaba sus últimas lágrimas

Hermy besaba y acariciaba el anillo de bodas, pues era el único recuerdo que tendría del amor que sentía por el antiguo Draco, ya no escurrían lágrimas por sus ojos, pues estaba conciente, que eso sucedería y solo debía ser fuerte para evitar la humillación que tendría de ahora en adelante y sobre todo, del reclamo de Draco, hacia ella.
Ginny, la encontró, pues la buscaba con desesperación cuando la noticia se comenzó a regar como pòlvora, de que Draco había recuperado la memoria, y el que mas lo disfrutó fué Líam, quien por fin, le haría pagar todo a Hermy.
-¡Hermione! ¡te estamos buscando!
-¿Para que?
-¡OH, ya lo sabes!
-¿Lo de Draco? Ya...
-¡Lo siento mucho! - gimió Ginny - ¿ahora que va a pasar?
-Nada - suspiró - todo seguirá igual...el volverá a decirme sangre sucia, a agredirnos, a ser el mismo de siempre...
-No es justo...
-Sabíamos que pasaría - suspiró Hermy limpiándose la cara - la felicidad no suele durar... me enamoré del hombre equivocado, fue inevitable, ahora tengo que afrontar las consecuencias.
-Te apoyaremos Hermy, al menos Harry y yo te daremos nuestro apoyo... bueno, supongo que Ron... también.
-Si Luna lo deja - sonrió Hermy con tristeza, cuando el anillo se le resbaló de las manos y Ginny lo levantó.
-¡Tu sortija! - suspiró, pero al evaluarla, se puso pálida
-¿Que te pasa Gin?
-¡Esta sortija tiene una inscripción en el fondo! - chilló con los ojos bien abiertos - ¡Y dice... "para mi querida esposa Hermione Granger, de Draco Malfoy"!
Hermy quedó pálida ¿como es que Ginny había leído la inscripción? ¡Elmer había dicho que solo una persona muy enamorada podría leer una mensaje mágico de amor!
-¿Estás muy enamorada de Harry?
-¡NO me cambies la conversación! - gimió Ginny con exasperación -¿Que significa eso de que "eres esposa de Malfoy"?
-No significa nada...
-¡Esto es una sortija de matrimonio! ¡no quieras verme la cara!
-Tranquila Gin...
-¡Explícame ahora! - exigió la pelirroja con el rostro encendido - ¡Esto no es un juego, Hermy, es en serio!
-OK... te lo diré - dijo Hermy vencida, pues Ginny era de armas tomar.

 

Draco había tomado todas sus pociones y trataba de conciliar el sueño, pero lo que Pansy le había dicho lo habían dejado con un mal sabor de boca ¡El no había podido hacer nunca eso, andar con Hermione Granger!
Pero poco a poco y como no podía abandonar la enfermería, se fué durmiendo lentamente, y ya no había frío, ahora sentía mucha calor, y dentro de sus sueños, algunas, para el, pesadillas, entre brumas, veía el rostro de Hermy, que le sonreía con dulzura. Draco sentía que todo le saba vueltas, que giraba muy rápido, como en un torbellino, se veía así mismo, besando con ternura a Hermy y sonriendo, escuchaba algunas cosas incoherentes en su sueños...

**************
"Porque no han entendido que no hay edad, color, razón, ni condición ni tiempo para el amor. Eternamente, amor, volaremos completamente unidos, sin mirar atrás perdidamente amándonos"
**************

-¡NO! - gemia el chico entre sueños y daba vueltas en la cama, pero la imagen continuaba, el se abrazaba con ella y la besaba, y seguia escuchando esa vocesita en su cabeza...

**************
"Te amo Hermione Granger, te amaré siempre, seré tuyo hasta mas allá de la muerte"
**************

-¡Imposible! - chillaba en sus sueños, porque en su subconciente, aun quedaban esos recuerdos, que ahora, no recordaba.

**************
"¡Yo también te amo Draco Malfoy, y no me importa tu apellido, ni lo que fuiste antes, es lo que eres ahora, lo que adoro y adoraré por el resto de mis días!"
**************

-¡NOOOO! maldición - se despertó, sudando y con violencia - ¡Maldita Granger, seguro me hechizaste! - y sin pensar en mas nada, se levantó de la cama y aún doliéndole las costillas y el pecho, salió de la enfermería, tenía que hablar con ella, aunque fuera lo último.

 

Era la hora de la comida, y Hermy había tenido que sortear tooooodas las miraditas que los alumnos le echaban, y los Slytherin buscaban la oportunidad para humillarla, sobre todo Pansy, por ello, Ginny también dudaba en entrar al comedor.
-No creo que deba entrar - dijo Hermione - además, no tengo apetito.
-Bueno... todos están buscando un pretexto loco para... decirte cosas.
-Pansy está desesperada porque no entro - crispó una cruel sonrisa - se nota que quiere gritarme a la cara que Draco ha vuelto a ser su príncipe y que soy cero a la izquierda.
-No le hagas caso...
-Si claro... solo que ahora ella lo besará - suspiró Hermione, pero al dar la vuelta, sintió que los colores se le esfumaban...
Draco estaba frente a ella, doliéndose aún, solo con unos pantalones puestos y el pecho des nu do, con algunos vendajes que lo cubrían, el pelo lacio, revuelto y algunos mechones sobre el rostro... en su vida Hermy lo miró mas deseable y atractivo.
Pero no dijo nada, algunos chicos que lo habían visto, quedaron en silencio, esperando el reclamo, otros mas, corrieron al interior del comedor a avisar, Ginny también se puso pálida al ver al chico. Los ojos grises de Malfoy se cruzaron con los castaños de la chica, Draco aún veía en su mente, las imágenes de sus supuestos sueños, en donde la besaba y se procuraban amor eterno.
-¡Quiero una explicaciòn Granger! - exigió el chico con los dientes apretados.
-No la hay - respondió Hermy con la misma frialdad, ella no lloraría delante de él y de ningún otro, poco a poco los chicos comenzaban a asomarse.
-¿No la hay? - sonrió con burla - ¡Mi novia dice que la corté por andar contigo... Granger!
-Pues si tu novia ya te dijo lo que sucedió, no te diré mas nada
-¡Por favor sabelotodo... estoy casi seguro que me diste un filtro de amor para que yo anduviera contigo, porque solo así, yo podría andar con una sangre sucia como tu!
-Si ese concepto tienes - respondió ella, tranquilamente, procurando no perder los estribos, pues no seguiría el juego, aunque le doliera.
-¡Claro que si! ¡Solo sin memoria pude haber andado contigo y estarte besando, créeme que si no vomito ahora es porque no tengo nada que sacar!
-Bien - dijo ella - por mi parte no me arrepiento de nada - respondió firmemente
-¡Vaya, asi que la sangre sucia está loca por mi!
-El Draco que murió - dijo alto - me amaba y yo a el, pero ahora que ha vuelto la basura, nada queda!
Draco apretó los dientes, si pensaba que Hermy se desbarataría en llanto por el, se había equivocado rotundamente... pero le sorprendía lo fuerte que era, y que confesara que estaba enamorada del Draco sin memoria.
-¡Te detesto Granger! - gruñó el chico
-¡Vaya! - salió Líam de la nada - ¡Ahora es Granger y sangre sucia, ya no es "muñeca, bonita, amor, princesa" y otras cursilerías.
-¡No te metas Donovan! - espetó Malfoy - ¡Esto es entre mi mujer y yo! - gritó y Hermy quedó en silencio ¿había escuchado bien?
-¿Que dijiste? - preguntó Blaise que había salido antes que Pansy
-¿Que dije de qué?
-Eso de que era entre tu mujer y...
-¡Límpiate las orejas Blaise, dije que entre ésta mujer y yo!
Hermione sintió que su corazón había dado un brinco al cielo y había caido nuevamente al piso, y lo que hizo, fue tratar de irse, pero Draco la sostuvo por el brazo.
-¡Todavía no termino de hablar Granger!

 

-¡Te dije que no te daré explicaciones, suéltame Malfoy! - gruñó la chica, lo que deseaba era huír de el, lo antes posible.
-¡Claro que no lo haré, tendrás que explicarme quieras o no! - y sintió como se mareaba, pero sostenía fuerte a la chica.
-¡Regresa a la enfermería Malfoy! - chilló, y más aún, al ver como su rostro palidecía aún mas.
-¡No lo haré, no me iré sin que antes me expliques muchas cosas! - y sintió como el piso se movía y todo le comenzaba a dar vueltas.
-¡Por Dios, Malfoy, aunque me mates, no te daré ninguna explicación!
-¡Te obligaré! - espetó el chico, pero de pronto sus piernas no lo sostuvieron, y Hermy hizo un gran esfuerzo por contenerlo, para que no se golpeara con el piso.
-¡Mi amor! - dijo la chica muy bajito, mientras lo depositaba en el piso y le quitaba el pelo del rostro, el cual lo tenìa muy sudoroso, pues había vuelto la fiebre.
-¡Hay que llevarlo a la enfermería de nuevo! - se acercó Ginny
-Mi cielo - murmuraba Hermy al punto de las lágrimas, contemplando su rostro sereno y pálido, deseando ver sus ojos con el brillo amoroso de antaño.
-¿Que le haces a MI novio? - de pronto Pansy salió como una fiera y la empujò con fuerza - ¡quítale tus asquerosas manos Granger!
-¡Hey! - protestó Ginny al ver el acto violento.
-¡Draqui, mi amor, hay que llevarte a la enfermería! - chilló Pansy, fingiendo melaza, solo para mortificar a Hermy, quien tuvo que irse de inmediato, porque las lágrimas amenazaban con caer.

"No cierres tus ojos, no digas nada, solo quiero mirarte una vez mas en silencio y perderme en ti"

Draco estaba de nuevo en el cuarto de enfermería, tenía fiebre, y de nuevo sus sueños lo atormentaban... porque la veía a ella, que le sonreía, y él la besaba. Pansy a su lado, fingía cuidarlo con mucho esmero ante Madame Pomfrey, pero la verdad solo pensaba en el sufrimiento causado a Hermione ahora que Draco volvía a ser el mismo.
Y el chico que se revolvía entre las sábanas, porque su subconciente se encargaba de recordarle en sueños, el amor único que le había profesado a Hermione... se veía a sí mismo, parado en una tienda de túnicas, con las dos tías, comprando ropa... de pronto una voz celestial, angelical, le hablaba...

"¡Draco!"

Era Hermione, que lo miraba dudosa en esa ocasión, parecía un ángel, era tan bella, irradiaba luz en su lado, mientras que en el, todo oscuridad.
-¡No...No! - gemía el chico desesperado
-¡Draco, mi amor! ¿que tienes? - preguntó Pansy al verlo agitado, y con fiebre - ¡Mal di ción, sigue mal!
-¡No...Hermione...Princesa! - de pronto dijo Draco y el rostro de ella se ensombreció.
-¿Hermione, princesa? - casi gritó - pedazo de idiota...¡estás loco por ella!
-¡Hermy... Hermy! - gemía Draco, mientras el alma de Pansy se envenenaba aún mas
-¡NInguna sangre sucia te tendrá nuevamente Draco, antes prefiero verla muerta que contigo!

 

En la habitación de Hermy, la chica miraba a través de la ventana, mientras las lágrimas resbalaban por sus mejillas y aún tenía el pulso acelerado ¿Como resistir las ganas de besarlo, de estar con el? de decirle que era suyo para siempre, porque así lo habían decidio en un papel... Pero esos ojos del verdadero Malfoy eran tan fríos, tan secos... que escondían el brillo habitual que la miraban a ella porque estaban enamorados.
-Te amo - pensaba ella - pero te perdí...
Harry miraba a Ginny fijamente, la chica estaba afectada por lo sucedido, Hermy se había vuelto su amiga y le dolía lo que sufría.
-Esto iba a pasar - dijo Harry - pero hay algo que me preocupa y que me inquieta
-¿Que cosa?
-Hablé con Dumbledore sobre el ataque y si coincidimos en lo mismo... el ataque iba dirigido a Hermy y Malfoy... alguien pretendía hacerles daño...
-Dios me perdone - dijo Ginny - pero aparte de todos los Slytherin que detestaban la relación de Hermione... nunca confié en Líam Donovan...
-¿Crees que el...?
-En el y en Pansy... son los que mas deseos tenían de que Draco fuera el mismo...
-Pero... ¿Matar a Hermione? ¡Era el objetivo de ese ataque!
-Tenemos que proteger a Hermione, Harry... porque... siento que aunque Draco haya recuperado la memoria, las cosas no terminarán aquí....

-¡No puedo creer que tanta maldad se encierre en un ser humano!- espetó Harry abrazando a Ginny
-Harry... tengo miedo por Hermione
-Descuida, la protegeremos...
Pansy rabiaba, tenía buen rato escuchando los lamentos de Draco llamando a Hermy y en ese momento, solo pensaba en hacerle mas daño.
-¡Te arrenpentirás de haber nacido Granger y de fijarte en un sangre limpia!
Finalmente, Draco encontró paz y dejo de inquietarse, para la mañana, la fiebre había cedido y el se encontraba bien y ansioso, quería saber mas, por lo cual, pidió hablar con Zabini.
-¿Como estás Draco?
-Mal - respondió - ¿Como quieres que esté? ¡Anduve con una sangre sucia! ¡me besuqueé con ella!
-¡Y que besos! - sonrió Zabini acordándose
-¡No es gracioso!
-Lo siento, pero asi era... te soy sincero... en tu vida te había visto mas felíz...
-No juegues Blaise...
-No me lo tomes a mal, pero bueno, ya todo terminó, vuelves con Pansy, Granger queda en el olvido y... ¡Como si nada!

-¿Como era yo... sin memoria? - preguntó nervioso, sin dejar de mirar hacia la ventana, incluso parecía ver a través de ella el rostro sonriente de la chica y eso le llenaba de furia.
-Raro... para nosotros... estudioso, amable, muy...amoroso con Granger... te la pasabas diciendole cosas dulces... que en tu vida le dijiste a Pansy... ella parecía estar loca por tí
-LO está - dijo Draco
-¿En serio?
-Me lo confesó la descarada...
-Que valiente, no cabe duda, pero que fuerte, pues a pesar de las duras miradas, no ha derramado una sola lágrima por tí en las clases
-Tengo que hablar con ella...
-Te recuerdo que esa noche se negó y dijo que...
-¡Ya se lo que dijo, pero no me importa, nada mas que esté bien, la obligaré!
-Como quieras amigo...
Y Draco se quedó en silencio, maldiciendo, la imagen de Hermy la tenía muy clavada en su mente y no podía luchar contra eso.

 

Draco comenzó a acudir a sus clases dos dias después, y en todas las que acudía con Hermione, ella no volteaba a verlo, aunque el no le quitaba la vista de encima. Y encima, ella tenía que soportar las bromas crueles y los comentarios atroces que hacían las chicas a sus espaldas y las mas valientes, delante de ella.
Pero Hermy estaba en pié, sin llorar, sin responder a las agresiones, aguantándose, sabía que no debía perder los estribos y menos frente a Malfoy, por el cual, cuando le veía, su corazón brincaba y le exigía... le gritaba en silencio, que no dejara de amarlo nunca. Pero al parecer, Líam seguía con sus deseos insanos de venganza en contra de la chica.
-¡Hola amor! - se acercó con su mejor sonrisa
-¿Que se te perdió Líam? - preguntó la chica asperamente.
-Se me había perdido una bella leona... que decidió andar con una serpiente... y que un halcón no pudo atrapar, pero ahora...
-Déjate de payasadas Líam - espetó Hermione, pues sabía a donde iba.
-Hermione... ahora eres mal vista ¡Todos se burlan de tí!
-No me importa...
-¡Pero a mi si! Vamos linda... yo puedo ayudarte a ser de nuevo respetada y que todos te saluden de nuevo.
-Mira Donovan, a mi los unicos que me interesan que me hablen y bien, son Ron, Harry y Ginny... el resto puede decir misa...
-¡Vamor Hermione! Sé mi novia... anda conmigo y... tu vida será otra.
-No, gracias - respondió la castaña
Líam masculló entre dientes, sabía que no sería fácil que la chica accediera, pero el tenía claro sus deseos de venganza, quería enamorar a Hermy y al final botarla y que ella suplicara su amor... pero no lo estaba logrando... A pesar de lo que le sucedía... ella no aceptaba ser su novia y no suplicaría amor...

Líam insistía, por lo cual, tomó por los hombros a Hermione, justo cuando Draco pasaba y se quedó en seco al ver la escena... el chico coqueteaba con Hermy, aunque ella permancía seria, no le quitaba las manos de encima. Draco sintió una punzada en el pecho, no supo porqué...¿acaso no decía Granger que lo amaba? ¿entonces que hacía con Líam? Intentó fingir que no le importaba, pero no pudo.
-¡Vaya, que bonita pareja! - chilló Draco y se acercó, destilando rabia y veneno.
-Gracias Draco ¿podrias dejarnos solos? Hermione estaba a punto de decir si quiere ser mi novia - dijo Líam serio.
-¿En serio? - sonrió distorcionadamente, y volvía a sentir otro dolor en el pecho.
-Claro y es algo... ìntimo... asi que vete...
Draco clavo sus grises ojos en los de Hermione, y ésta sintió que no podría aguantar mas... si bien su mirada era fría... pero el... el...era el amor...
-Yo también quiero escuchar tu respuesta Granger - dijo Draco entre dientes
-¡Que necio eres Malfoy! - chilló Líam pero...
-¡Donovan, ven inmediatamente! - gruñó el profesor Flitwick
-¡Pero, profesor!
-¡Ven aqui de inmediato! - gritó el pequeño profesor y Líam tuvo que dejar a Draco y Hermione frente a frente.
-¿Y cual iba a ser tu respuesta Granger?
Y Granger... como única respuesta, atrapó a Draco en sus brazos, sosteniendo su cabeza y dándole un beso en la boca...

 

Draco no hizo nada, absolutamente nada por quitarse a Hermione de encima, al contrario (flojito y cooperando) porque por un momento cerró los ojos, sintiendo la suave y exigente presión de los labios de la chica sobre los suyos. Ella estaba de puntitas, aferrada con las manos al cuello de Draco, besando esa boca que la hacía tan feliz, esos labios delgados que estaban echos a la medida de los suyos... Y el chico solo se dejaba llevar por ella, en verdad disfrutaba ese beso... pero...
-"¿Que estoy haciendo?" - penso Draco abriendo los ojos asustado - "¡Estoy besándome con granger!"
-¡Suelta a mi novio, descarada! - gritó Pansy de repente y fue que Draco quiso zafarse de las manos de la chica, y Hermione alcanzó a morderle el labio inferior.
Ella le miró fijamente, satisfecha... pero el, temblaba de pies a cabeza... Ese maldito beso le había gustado y su corazón le exigía mas y más.
-¿Como te atreves a besar a mi novio? - gruñó pansy furiosa
-¡Quise y pude! - respondió Hermione tomando una actitud retadoramente increíble - ¡Y porque se me dio la gana! (¡Pos si, porque es su hombre! ¿Que no?)
-¡Descarada!
-Este hombre es mío - señaló Hermy a Draco y éste se puso rojo - Contigo... pero mío...
-¡Jamás! - rabió Pansy - ¡Draco te desprecia, te odia, eres sangre sucia para el!
-Por mi, puede decirme lo peor - dijo la chica y le miró fijamente - y no pienses que lucharé por tí - le dijo fríamente - no por ahora...
-¿Que?
Hermione tomó sus cosas y se alejó, al dar la vuelta, no pudo evitar, esbozar una sonrisa ¡¡¡Lo había besado!!! Y había sentido en ese beso... que el le correspondía y no pudo evitar que una lágrima escurriera.
-¡Eres mi esposo! - murmuró - ¡Eres mío, fuíste mío! y seguirás siendo mío... ¡Hasta que la muerte nos separe! Lo prometiste... lo prometiste y tendrás que recordarlo...

Draco parecía gatito furioso, daba vueltas en su habitación y cuando tocaba sus labios, sentía como le temblaban y la sensación de la boca de hermione no se le quitaba de encima.
-¡No volverás a besarme! - gruñía desesperado - ¡No volveras a tocarme nunca! (¿Apostamos?)
Y se tiraba a la cama, poniéndose las almohadas encima, proliferando un grito y mil maldiciones, y con el rostro enrojecido, le daba rabia el solo pensar que ese beso había sido increible.
-¡Draco! - entró de pronto Goyle
-¿Que?
-Pansy quiere hablar contigo...
-¿Y porque no sube? - preguntó de mala gana
-Porque el profesor Snape está revisando algo y si descubre que una chica sube aquí, capaz le castiga...
-¡Diantres! - chilló y bajó con pésimo humor, pero Pansy no andaba peor - ¿Que quieres Pansy?
-¿Que quiero? ¡quiero que me expliques que significó ese beso!
-¡Nada, Granger me agarró a la mala!
-¡Y yo no vi mucha resistencia por tu parte! - espetó la chica molesta
-¡No hagas dramas Pansy, procuraré que no pase de nuevo!
-¡Y si pasa, soy capaz de matarla! - gritó la chica furiosa.
-No exageres las cosas...
-¡Draco, mi amor! - y Pansy quiso hacer lo mismo, aferrándose al cuello de Draco y besándolo fuertemente en los labios.
-¡No Pansy! ¿que te pasa? - la empujó Draco con rabia, el beso había sido desagradable y le había quitado la sensación dejada por los labios de Hermione y comenzó a limpiarse la boca.
-¿Porque te limpias? - chilló la chica - ¿No te gustó? ¿Fué asqueroso? ¡respondeme Draco!
-¡No hagas Dramas Pansy!
-¡Vamos Draco, volvamos hacer lo de antes... Draco... yo fui tuya! ¿no lo recuerdas?
Draco la miró fijamente, si, efectivamente, desde que fueran novios, ambos ya se habían entregado, solo por placer, mas no por amor.
-LO se - dijo el chico
-¿Lo ves? ¡entre nosotros hay un compromiso fuerte!
-Si claro - respondió poco convencido.

 

-¡Eres mío Draco, mio y no de Granger! - dijo Pansy desesperada trantando de besar al chico, pero éste la rechazó.
-¡Pansy, estuvo bueno, contrólate!
-¡Draco, mi amor! ¿quieres que en la noche tu y yo...?
-NO - dijo el chico de inmediato, la sola idea de tocar a Pansy en un plano mas íntimo le repugnaba...
Pero Pansy no se dió por vencida, mas noche, se dirigió al cuarto de chicos, ordenandole a todos que salieran, Draco dormía profundamente, soñando con... ¿Hermy? En sus sueños, ella estaba vestida de blanco, con una tiara brillante con perlas en su pelo, hermosa, le sonreía... se acercaba a el... y lo besaba suavemente, y el se dejaba.
-"Te amo Draco" - le decía Hermione en sus sueños
-Yo tambien te amo Hermy, muñeca - respondió Draco sonriendo, cuando Pansy le besaba el rostro y al oir eso...
-¿QUE? - gritó la chica y el dulce sueñó se esfumó, Draco abrió los ojos y miró a Pansy, con el rostro distorcionado.
-¿Pansy que haces aquí? ¡te dije que no!
-¡DIJISTE "TE AMO GRANGER"! - gritó la chica dándole unos golpes en el pecho.
-¿Estás loca? ¡Yo no dije nada!
-¡TE ESCUCHE, TE ESCUCHE! - volvió a gritar mas fuerte y las lágrimas se escurrían del coraje - ¡DIJISTE QUE AMABAS A ESA MALDITA SANGRE SUCIA!
-¡Cálmate Pansy, por Dios, estaba dormido!
-¡Te lo advierto Draco... es mejor que procures no volver a hacerlo, no volver a soñar con ella... o te va a pesar!
-¿QUE?
-¡Yo provoqué que recuperaras la memoria! - dijo exaltada, con una mirada fría e insensible - ¡Y si se me da la gana, puedo ser mas cruel!
-¡Entonces el ataque que dicen...!
-¡Estás advertido Draco, porque si para que te olvides de Granger, la tengo que borrar del mapa, lo haré! ¿escuchaste bien? ¡LO HARE!
Draco estaba sorprendido, Y Pansy definitivamente estaba loca...¡lo estaba amenazando! y al dia siguiente Pansy siguió acosando a Hermione.
-¿Sabes que hicimos Draco y yo anoche? - dijo Pansy destilando veneno
-No me interesa - dijo Hermione
-¡Hicimos el amor! - dijo sonriente, fingiendo, siendo cruel, malévola.
-Felicidades - respondió Hermy, tratando de guardar la calma - Espero que por lo menos, lo sepas hacer...
-¡Draco estuvo complaciente! - gruñó Pansy
-Si, lo se, conmigo fue mas que complaciente - dijo ella y se alejó dejando a Pansy con un palmo de narices, pero era claro, que a Hermione le había dolido esa mentira.

 

-¡No me afectará! - pensaba Hermione mientras buscaba el salón de clases un poco aturdida, pero la noticia era mucho mas fuerte de lo que pensaba.
Comenzaba a dolerle el estómago, a marearse, a sentirse infelíz, porque el chico que amaba y que estaba unido a ella por un papel y un lazo mucho mas fuerte que el amor, había tocado a otra...
-¡me amas! - pensaba desesperada, y sentía como se le borraban las imágenes - ¡Se que me amas y no me importa que la hayas tocado... porque jamás sentirás con ella lo que conmigo!
-¿Hermione, estás bien? - preguntó Lavender que pasaba junto a ella
-Si - dijo la chica, pero sentía que sus piernas no la sujetarían mas...
Y Hermione no sintió mas, porque primero fueron los libros y despues ella, quien se desplomó en el piso, alcanzando a ver a lavender, quien gritaba, pero no la escuchaba y a Ron correr en su auxilio... después ya no supo nada...
-¿Hermy? ¿estás bien?
-Yo... - ella abrió los ojos, estaba en la enfermería, le dolía terriblemente la cabeza, Harry, Ron y Ginny estaban frente a ella - ¿que me paso?
-Madame Pomfrey dice que sufriste una fuerte tensión y que aparte estás anémica... y es verdad, ultimamente no has comido nada bien.
-Lo se - aceptó su culpa
-Tendrás que quedarte aquí y comer bien, en la noche te traigo tus deberes...
-Gracias - respondió, pero al acordarse de lo que Pansy le había dicho, tuvo que hacer lo posible, por no llorar.

Sin embargo, Madame Pomfrey le dió un sedante a la chica, pues necesitaba descansar, asi que Hermione quedó profundamente dormida... Un poquito mas tarde, Draco se deslizaba por la enfermería... Levantando un poco la cortina, la vió, ella dormía plácidamente y Madame Pomfrey no se veía por ninguna parte, asi que se acercó con mas confianza, la noticia de que ella se había enfermado había volado como viento y el inexplicablemente había sentido la terrible necesidad de verle.
-¿Hermione? - le habló con suavidad, pero ella no respondió, entonces, se acostó junto a ella, acariciando su cabello castaño, rozando sus dedos por su rostro con tanta delicadeza, como si fuese de la mas fina porcelana.
Ella sonrió entre sueños, tal vez sentía que un ángel la acariciaba.
-¿Que me pasa contigo? - se dijo dolorosamente - ¿Porque no puedo odiarte como antes? - y rozó los labios de las chica con sus dedos y acercó su rostro - ¡Ojalá tus labios tuvieran veneno!

"No se puede vivir con tanto veneno la esperanza que me dio tu amor no me la dio más nadie te juro, no miento"

Y le besó suavemente... besando tambien su mejilla, sus pestañas, aspirando el olor de su cabello y de pronto se apartó horrorizado.
-¡No, basta, es suficiente, odiala, odiala con todo tu corazón, es una impura! - pensó el chico y salió corriendo de la enfermería, pero Pansy estaba por ahí cuando lo vió salir y furiosa entró para reclamarle a Hermy.
-¡Granger! - le gritó, pero cuando la vió dormida, una idea escabrosa pasó por su mente y tomò una almohada... si... solo serían unos segundos... pondría la almohada en su rostro y...
-¿Señorita Parkinson, que hace aquí? - preguntó de pronto Madame Pomfrey y ella soltó la almohada.
-¡nada, me pareció escuchar que Granger necesitaba ayuda!
-La señorita Granger no despertará en algunas horas y no es hora de visitas... salga por favor...
-Si... si...

 

Cuando Hermione despertó, tenía la sonrisa mas linda que jamás hubiera puesto nunca, había tenido un sueño delicioso y se sentía renovada, no entendía lo que pasaba con ella, pero de alguna manera estaba feliz.

Mas tarde, regresaba a la sala común, cuando en el pasillo solitario, Draco estaba a mitad de las escaleras, de pie, ella lo vió, alto, gallardo, buen mozo, parecido a una hermosa visión... Sus ojos grises parecían volver a tener ese brillo especial y los cabellos rubios sobre su cara, lo hacian lucir increiblemente guapo.

UUUUUUUUUUUUUUUUUUUUYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY

Hermione, decidida a todo, se acercó, pues tenía que subir por ahí, pasando a su lado, sin mirarlo, sin hablarle, pero con el corazón latiendo a mil por hora
¡Con las malditas ganas que tenía de tocarle su rostro y darle un buen beso!
-Creo que fue puro teatro lo de tu desmayo - dijo Draco sin aguantarse mas que ella pasara indiferente - ¡Tal vez para que te tengan lástima!
- Si eso piensas - dijo ella secamente
-¿Así que...? ¿Que le dirás a Líam? ¿Le dirás que me besaste, pero que aceptas ser su novia?
-¿Porque no? Dado que no tengo ningún compromiso

-¡Nunca pensé que fueras tan baja! ¿Dónde quedo la intachable señorita sabelotodo? - dijo el chico entre dientes...
-¡Bueno! - suspiró ella - ¡Imagínate que te besas conmigo y después haces el amor con Pansy! ¿Quien es más ruin y mentiroso? ¿Eh?
-¿Que? - chilló Malfoy
-Espero que te hayan echo provecho los bisteces de Vaca - dijo agresivamente
-¿Pansy te dijo eso?
-¿Quien mas? ¿Acaso todos saben de sus intimidades?
-¿Celosa o que? - preguntó Draco con una sonrisita mezclada con ironía y enojo
-Bueno, por lo menos, cuando ande con Líam... podré acostarme con el sin resentimientos - dijo ella
-¿Porque dices eso? - preguntó mas alterado y apretando los dientes
-Por nada - respondió la chica e intentó bajar los escalones que había subido.

-¿Por nada? - Draco se le atravesó, por un segundo, el deseó besarla también
veía su rostro frágil, sus mejillas pálidas y ese cabello castaño alborotado que tantas veces soñaba que lo acariciaba en un acto de intimidad

-Tu lo has dicho siempre Draco
los príncipes no se fijan en plebeyas
así que esta plebeya dado que perdió a su príncipe, tiene que buscar en otros brazos lo que tu ya no quieres darme

-¿Y lo que te di te gusto? - Quiso saber el rubio acercándose más
hasta podía aspirar el dulce perfume de la castaña

-Recuérdalo tú
porque yo si claramente recuerdo como entre mis brazos me pedías más amor y como gemías excitado por el placer que yo te daba - Murmuró Hermy empequeñeciendo los ojos y humedeciéndose los labios de manera sensual

Draco se sonrojo con violencia ¡No lo creía! ¡El no podía haberle dicho esas cosas! ¿El estar pidiéndole amor a la sangre sucia? Pero una imagen fugaz cruzó su mente
y parecía tan real, que le puso los nervios de punta.

-"Oh, si gatita, hazme gritar" -

 

Y su espalda desnuda era acariciada por las manos de Hermione

Hermy suspiró y paso por un lado del rubio, para dejarlo apesadumbrado ¡El debía acordarse de lo que habían pasado juntos! Y debía seguir ignorándolo
Pero en un momento loco... Malfoy la sujetó por la cintura y la abrazó con fuerzas de espaldas atrayéndola a él, pegando su rostro a si cabello castaño
presionando delicadamente con sus manos

Ella no dijo nada por un momento, dejo que el chico permaneciera así, abrazado a ella, sintiéndola, aspirando su olor, reconociendo que había un sentimiento en el, luchando por salir
por su mente pasaban imágenes, que parecían películas en blanco y negro y mudas, porque solo veía cuando se besaban
cuando él deslizaba su vestido delicadamente por su hombro

¡NO!
-¡Hermione! - se escuchó la voz de Ginny que la buscaba y Draco la soltó y de inmediato se alejó corriendo, rumbo a las mazmorras, ¡deseaba que un rayo lo desapareciera!
-¡Aquí estoy! - respondió la chica, con el corazón mas tranquilo
él estaba recordando ¡Debía hacerlo! Solo así recuperaría su corazón, el que le pertenecía.
-¡Vamos, que te busqué en la enfermería y ya no te encontré!
-Ya me siento bien y la enfermera me dijo que reposara en la habitación.
-Vi pasar a Draco ¿te hizo otra grosería?
-No... Solo... quiso comprobar...
-¿Que cosa?
- Lo que siente por mí, supongo...
-No te hagas ilusiones, hoy puede estar así, pero mañana puede ser peor que un perro...
-lo se... el no lo reconocerá tan fácil... que alguna vez me amó... ¡Pero me hago muchas ilusiones! No lo puedo evitar, pero mi corazón cree que el volverá a mí
Ginny
entre el y yo hay algo tan fuerte, que ni la propia muerte podría destruir

-Yo tengo miedo
Pansy te mira con tanto odio, esta como desquiciada
nadie me quita que ella tiene mucho que ver con lo que les ha pasado
¿Y si intenta lastimarte? Ni Harry ni Ron están tan pegados a ti como para salvarte

-¡Pansy es una vaca descerebrada! No podría idear como hacerme daño

-Yo no estoy tan segura Hermione
mejor cuídate

Herny quedó pensativa, pero era cierto
Pansy rabiaba al ver a Draco distante, el rubio estaba en el baño de los prefectos, mojándose la cabeza ¡Tenía que quitarse esa idea, esa imagen!

-"Oh, si gatita, hazme gritar"

El chico golpeó con fuerza el espejo y llegó a romperlo y de inmediato la sangre comenzó a manar de su mano
miró por un momento los listones rojos que se escurrían y de pronto, parpadeó y tomando su varita, se cicatrizó la herida

-¿Tan así te tiene la mugrosa esa? - Gruñó Pansy

-¿Qué demonios haces aquí? ¡Esto es el baño de hombres! Salte Pansy
quiero ducharme y quiero estar solo

-¿Sabes que así luces endemoniadamente guapo? - Pansy lo ignoró y se acerco a el, alargando los temblorosos dedos hacia el cuerpo de Draco ¡Ese cuerpo que varias veces había sido suyo! ¡Se negaba que ya no le perteneciera y que la sangre sucia le hubiese puesto los dedos encima!

¡Y no solo los dedos por Dios Santo!

Pero el rubio se hizo hacia atrás, dejando los dedos en el aire
los ojos de Pansy se llenaron de lágrimas y sus deseos de venganza en contra de la castaña crecía.

 

-¿Por qué Draco? ¿Por qué?

-No lo se

-¿Ya no sientes nada por mi? ¡Yo te amo!

Y le toco el pecho acercándose a el mientras le pasaba las manos tratando de acariciarlo y encender la pasión, pero esas manos
Draco se quedó un momento quieto y miró a pansy

¡Y de nuevo!

Un flash del pasado
enfrente de el, estaba Hermione, con el rostro sonrojando, los ojos brillantes y los labios hinchados después de una sesión de besos que la hacían ver muy deseables y luego, su cuerpo desnudo

En donde ella lo recorría desde la punta de los dedos hasta los cabellos platinados
dejándole las marcas de sus dientes

Otro mas
los dos en la cama, enredados en las sábanas
intensificando los besos y las caricias, iniciándola al amor, y en donde él
EL
Draco Malfoy
le gritaba a la castaña que era el amor de su vida y que el sexo nunca fue mejor
los arañazos en la espalda que Hermy le daba, como metía sus dedos en su cabello rubio y como podía tocarlo tan íntimamente que podía llegar al clímax con solo desearlo

¡Joder!

-Draco
amor
hazme tuya
- se escuchó un murmullo

-Hermione - susurró Draco mirando entre penumbras y niebla

¡PLAF!

De pronto el entorno de Draco se cimbró y reaccionó, pareció despertar del letargo, de ese sueño húmedo y de las ganas que de pronto le provocaba tener a la castaña entre sus brazos y enredarla en su cuerpo desnudo

La realidad era que Pansy tenía los ojos desorbitados, lagrimosos, furiosa y con los dientes apretados
las venas del cuello le brincoteaban así como la de los ojos
como para darle un ataque del coraje

-P

-¡No de nuevo Draco! ¡Esa maldita te embrujo! ¡Pero te lo advierto por última vez! ¡Voy
a
matarla!

-No digas estupideces

-¡Y AHORA SE TE PEGO LA ESTUPIDEZ DE LA GRANGER! ¡YA TE DIJE QUE YO PROVOQUE QUE RECUPERARAS LA MEMORIA! Así que puedo hacer cosas peores

-Pansy
estás demente
¡Si no te acuso es por lo que fuimos! ¡Estoy confundido! ¡No se lo que me pasa!

-¡Entonces hazme el amor ahora mismo!

-¡No puedo!

-¡maldito impotente!

-El que no quiera tener intimidad contigo, no significa que

-¡Desde que esa mujercita te contamino con sus indignas manos, te has portado como un idiota! Pero estás advertido Draco
o vuelves a mí
con todo tu amor
o ella
se muere

-Esas son estupideces

-¡Te lo advierto! - Gritó Pansy saliendo a toda prisa del baño, rabiando y jurando venganza en contra de la castaña - ¡No solo son amenazas, yo si te cumpliré!

-¡Reparo! - se volvió Draco al espejo
volviéndolo a su lugar los pedazos rotos
se miró una vez mas
¿Así de fuerte había sido el amor entre el chico desmemoriado y la castaña?

Paso mucho rato bajo la regadera

Y al salir, decidió totalmente olvidarse de Granger y su embrujo
¡Debía odiarla! Odiar y olvidar
así
así la alejaría del odio de Pansy
¡Oh! ¿Y a el que le importaba si Pansy la lastimaba? ¡Era el problema de la castaña, no de el!

 

-A partir de este momento
- suspiró Draco - Haré todo lo posible por no volver a caer en tentación
me alejaré todo lo que pueda para evitar que intentes poner tus manos en mi
No dejaré que me beses, ni que me abraces
¡Debo prometerlo, debo prometerlo!

-¡Ea, Malfoy! ¿Vienes a cenar?

-No Blaise
ve solo
- y lentamente se fue a su habitación

Claro con Hermione la cosa no era diferente

Ella tenía más vividos esos recuerdos, esa entrega tan, pero tan apasionada
los besos y las caricias de Draco, las promesas de amor, los arrumacos al amanecer
Pero también
debía entender
debía ser fuerte y dar tiempo a los recuerdos

Ella debía procurar no verlo, no hablarle, no desear aventarse a sus brazos, rodear su cuello y besarlo ¡NO MÁS! Porque debía tener su espacio y su propio respeto
Por mas que quisiera al rubio en su cama y en sus brazos de nuevo, debía poner distancia, rezando porque el recordara
Y si no pasaba
si no recordaba
aceparlo.

Y es como dice el dicho

Si amas algo, déjalo ir
si regresa es porque así son las cosas, si no, es porque jamás fue tuyo

Y aunque ella sabía perfectamente que Draco había sido de ella
tenía que dejarlo libre y de atosigarlo un poco, para que su memoria actuara
para que la recordara por completo

Y con lo único que se conformaba era con los recuerdos.

Los días siguientes no se sabían para quien era mas insoportable, si para Hermione o para Malfoy, en las clases de pociones ella permanecía firme y con una actitud desconcertante para el chico, pues no volteaba a verle, en cambio el, desde su lugar no dejaba de mirarle de reojo.
Y parecía molestarse, cuando algún otro chico le hacia una pregunta y ella le sonreía cortésmente y se decía una y otra vez, que debía odiarla, debía odiar a la sangre sucia, porque el jamás podría llevar tal vergüenza a su apellido...
Pero esa mañana en pociones, estaba por dar un giro inesperado...Enfrascados en una poción delicada, porque era mitad cura mitad veneno, la puerta del salón fue tocada y el profesor Snape no pudo mas que emitir un gruñido y un chico entró.
-¡Mensaje urgente para el señor Draco Malfoy! - dijo un joven Slytherin
-¿Para mi? - susurró Draco, no imaginando que era.
-¡Dame eso! - espetó fastidiado Snape - ¡denme ese pergamino, quiero saber que es tan importante como para interrumpir mi clase! ¡Accio! - y el pergamino voló a sus manos.
Snape rumiando entre dientes, lo abrió y cuando lo leyó se puso primero pálido, después verde, después azul y finalmente negó con la cabeza y se volvió a Malfoy.
-¡Señor Malfoy!
-¿Que sucede señor? - preguntó el chico con cierta preocupación
-¡Venga aquí y explíqueme esto! - dijo entre dientes, Malfoy se acercó lo leyó y se puso más pálido-verdoso, sintiendo que se mareaba y que todo le daba vueltas... y sus ojos se posaron en Hermione
-¡Oh, no! - exclamó Hermy... ese pergamino solo podría significar una cosa...
-¿Que pasa Hermione? - preguntó Harry al verla pálida, y sin quitar la vista de la caldera.
-¡¡¡Granger y yo no podemos estar casados!!! - exclamó Draco, sin pesar en los pares de orejas que había en el salón de clases... y claro que Hermy ya no dio la respuesta a Harry que estaba boquiabierto junto con Ron
y el resto

Hubo un silencio....

 

Hermione procuró que los colores no se subieran a su rostro, pero sentía las mejillas calientes, y ya no sabia si era por el vapor de las calderas o porque todos miraban a hermione y a Draco súbitamente.
-¡Granger! - gruñó Snape -¡Pasen a mi oficina de inmediato!
-Si profesor - dijo la chica y siguió a Snape, Draco aún estaba pálido y tembloroso... Pansy al escuchar eso, se había puesto más roja que un tomate y estaba a punto de estallar de furia, la vena de su frente iba a explotar de un momento a otro

En la oficina de Snape, éste azotó el pergamino, que no era más, que el certificado de bodas, con el sello y la firma
Hermy estaba tranquila, meditando la situación y pensando en lo que diría

-¿Que significa esto?
-Lo que usted ve - respondió Hermione - un acta de boda que consta que Draco y yo estamos casados...
-¡Esto fue cuando el no tenia memoria! - gruñó Snape - ¡Así que no tiene validez!
-Draco es mi esposo - respondió Hermione determinante y entonces Draco, que había permanecido expectante, reaccionó un poco violento.
-¡Seguro fue idea tuya Granger, me obligarías a casarme contigo! ¡Dios mío! la vergüenza ha caído al apellido Malfoy - Y volvía a su autodefensa y a la agresión contra ella

-Nos casamos de común acuerdo - dijo Hermione sin dejar que las palabras del chico le hirieran
-¡Pero yo no tenía memoria!
-¡Y así debiste haberte quedado!- chilló la chica y el, guardó silencio - ¡Eras mejor sin memoria!

-¡Silencio Granger! - exigió Snape

-¡Es la verdad! - Protestó ella y desvió la mirada ¡Defendería su amor al Draco sin memoria
en su memoria!
-¡Buscaremos la anulación de esto! - espetó Snape - ¡A no ser que quieras seguir casado con Granger, Draco!
-¡Claro que no! - gritó y Hermione sintió un dolor agudo en el pecho, pero procuró no llorar

-¡Bien, entonces iré a hablar con el director para arreglar este desastre!

Snape salió de la oficina y con violencia, Draco se acercó a Hermione, sus ojos grises lanzaban llamas y tenía los nudillos apretados ¿Qué era todo eso?
-¿Como pudiste Granger?

-Quisimos y pudimos
"Draco" - Ella por lo menos le llamaba por su nombre en ese momento

-¡No lo puedo creer!
Ella guardó silencio, mientras miraba el anillo de bodas de Draco que pendía de su cuello, por lo visto, el no se había dado cuenta de lo que significaba el anillo.
-¿Por lo menos disfrutaste la noche de bodas? - gruñó el chico
-Si - dijo Hermione determinante - Fuiste mío Draco Malfoy... una maldita sangre sucia puso sus manos en un sangre limpia... ¡Y no solo yo la disfrute! ¿Te vuelvo a recordar como te volvías loco en mis brazos? ¿O como es que yo te enloquecía?
-¡Cielos! - gruñó el chico sonrojado
-¿Y sabes una cosa señor Malfoy? ¿Debo recordarte que es lo que te gustaba que te hiciera para encenderte? ¡Que al principio lo considerabas sucio! Pero después
decías que mis labios hacían maravillas

 

-¡No seas obscena Granger!

-Eso no era lo que me decías cuando estábamos juntos amor
además
¿Sabes que más? ¿Sabes que mas, Draco, amor?
El chico le dirigió una dura mirada

-¿Qué mas Granger? - Pregunto con los dientes apretados

-¡Volvería a hacerlo... y volvería a tenerte! ¡Y volvería a hacerte esas cosas sucias que adorabas! ¡Y volvería a hacerte gritar mi nombre una y otra ves! - dijo de ultimo y salió de la oficina, dejándolo confundido, afuera muchas miradas expectante... a esas alturas, en esos minutos, era casi seguro que todo el colegio sabía

Pero Draco volvía a tener esos flashes de intimidad
y tuvo que tomar asiento, pálido y sudoroso
¿Gritando el nombre de Hermione al derecho y al revez?

"¡Hazme gritar gatita!"

-¡MALDITA, MALDITA, MALDITAAAAAAAA! - gritaba Pansy en el baño de chicas, aventando sus cosas - ¿COMO ES POSIBLE QUE ESA MISERABLE MUJERCITA MUGGLE SE HAYA CASADO CON MI NOVIO, CON MI HOMBRE?
-Tranquila Pansy - decía Bea a sus espaldas.
-¡NO PUEDO TRANQUILIZARME! ¡ESA DESGRACIADA ME ARREBATO A DRACO! ¡SE CASO CON EL!
-Pueden anular ese matrimonio... recuerda que Draco estaba desmemoriado... tranquila chica...
-¡ESTO NO SE QUEDA ASI! - bufó Pansy - ¡ME ENCARGARE DE GRANGER... JURO POR LO MAS SAGRADO QUE UNA SANGRE SUCIA JAMAS SE QUEDARA CON UN MALFOY!
-¿que piensas hacer?
-No me interesa lo que pase de ahora en adelante - chilló Pansy - pero lo que le espera a Granger... no se la espera... ella no será de Draco nunca... nunca...
-Solo que la mates - dijo Millycent y Pansy escudriñó los ojos
-De ser necesario...
-Ella no vale la pena para que manches tus manos Pansy - dijo Milly con algo de temor
-Granger me las pagará... y si con su vida es, pues así será...
-Pansy...
-Granger... considérate muerta... - dijo entre dientes y salió del baño de inmediato, dejando a sus amigas, muy preocupadas.

Draco permanecía en el pupitre, dormitando sobre sus brazos, cansado de tanto pensar y tratando de entender que el ya estaba casado con Hermione, así que poco a poco se fue hundiendo en su sueño... lentamente una sonrisa idiota se comenzó a dibujar en sus labios sensuales
¿Era un ángel? No
era ella
la mujer que le había robados sus sentidos

Hermione lucía hermosa, primorosa, el le besaba apasionadamente y le decía que la quería, que la amaba, que sería suya para siempre, que estaba hechos el uno para el otro, que nadie jamás los separaría y que estaban juntos para siempre...

Que estaban casados que eran esposos y que nunca, nadie podría separarlos, los anillos brillaban en su dedo anular y el le besaba, ella le correspondía... el le quitaba la ropa... el la hacia suya.... y el gritaba mientras llegaba al ocaso.

Y Draco despertaba con violencia y sudando, mirando sus manos, buscando algo, algo... de pronto, se arrancó la cadena, y el anillo tintineó en el pupitre, el lo levantó, brillaba, lo miró con detenimiento...

 

No había nada escrito, era solo un anillo cualquiera, no podría ser uno de bodas... pero de pronto, en su interior, comenzó a dibujarse unas letras y cuando leyó el mensaje se quedó helado...

Draco sintió un dolor agudo en el pecho, tirando sus cosas, salió de inmediato, llegando a las puertas de la sala común de Gryffindor
Es más ni sabía ni como había dado con las puertas de la sala común, pues el jamás había ido por esos lugares.

Hermione no la pasaba mejor

Aunque había escapado a Harry y a Ron por subir a su habitación en la cual no podían subir chicos, Ginny tenía que hacer malabares para que el resto de sus compañeras la dejaran en paz
pero todas querían una explicación
¿Cómo era eso de que estaba casada con Malfoy? ¿A tanto había llegado el enamoramiento?

Aunque básicamente, tuvo que bajar a la sala, en donde Ron estaba furioso, Harry un poco mas sereno, pero sin duda molesto por esa estupidez

-Si, me case con Malfoy
en una noche de copas
en navidad

-Eso tiene que acabar - dijo Ron soltando un golpe en la mesa - Tienes que dejarlo Hermione
Draco es el mismo de antes, ya recuperó la memoria
es el mismo estúpido, traidor, cobarde que era antes

-Hermy, ese matrimonio
no tiene mucha validez
los dos no estaban bien, tiene que terminar
escucha
te quiero mucho, eres como mi hermana, pero debes entender
que nada bueno proviene de Malfoy
te va a lastimar

-Cuando no tenia memoria, era tolerable, porque permanecía en su mundo
ahora
recupera su territorio. Temo que quiera lastimarte y aprovecharse de ti

Ella no respondía
su corazón estaba de acuerdo con su cerebro para desconectarse de la racionalidad y tener un halo de esperanza de que Draco pudiera ser para ella

-¿Estás entendiendo Hermy? - Murmuró Ron al verla tan ida

-¿Qué?

-¡No estas poniendo atención! - Chilló el pelirrojo

-Hermione
por tu bien - dijo Harry tomándola por los hombros - Termina con esto
Terminarás lastimada
y si, aquí estaremos tus amigos para apoyarte en nuestro hombro
pero recuerda, que la magia, no sirve para curar un corazón roto

Pero ella
ella seguía negada a la razón

-¡Longbotton! dile a la traidora de Granger que salga ahora!!!
-No soy tu criado - rugió Neville en un acto de valentía
-¡Dile a Granger que si no sale en este momento, me la pasaré gritándole todo lo que se merece aquí, frente a su casa! - chilló el chico - ¡Y no me moveré de aquí!
Neville hizo un gesto, decidido a avisar a Hermione, antes que se hiciera un escándalo mayor. La señora gorda estaba muy interesada, y no era capaz de decirle al chico que guardara silencio y no merodeara por la sala gryffindor.

-¿Ahora que quieres? - dijo Hermione a sus espaldas de repente
-¡Esto! - se volvió violento y le mostró el anillo de bodas.
-¿El símbolo de nuestra unión? - Hermione solo suspiró y lo miró con altivez
-¡Eres horrible! - chilló Draco
-Si, tienes razón - dijo ella con cierta ironía - quería un esposo rico y sangre limpia ¡que mejor que un Malfoy!
-¿Te estás burlando de mi? - gruñó
-No... "Esposo" - dijo ella con una sonrisa burlona, le encantaba verlo enfadado y a punto del colapso
-¡Ah, que bien! - rugió el chico - "Esposo" si, como no... Entonces - se acercó peligrosamente - ¡Entonces debes cumplir con tus deberes de esposa!
-No veo como - respondió retadoramente - los elfos, lavan, planchan, hacen la comida... limpian tu mugrero....
-Sabes a lo que me refiero, tus deberes de esposa - y la abrazó con fuerza, tratando de que Hermione lo rechazara, pero fue todo lo contrario, ella lo único que hizo, fue... alzarse y besarlo.

 

Draco por un momento se perdió con esos labios que le hacían sentir miles de mariposas en el estómago, sentía que su sangre comenzaba a hervir y que se olvidaba de su nombre, comenzaba a temblar angustiosamente y los labios de Hermione se aferraban a los suyos como una sanguijuela...
El chico estaba a punto de dejarse llevar por esa maravillosa sensación y más aún, cuando las manos de Hermione acariciaron su espalda haciendo que se erizara por completo... ¡Pero el le había exigido deberes de esposa! Así que ella estaba a punto de darle lo que quería...
-¡Basta! - gimió Draco apartándola con dificultad
-¿Basta?
-¡Eres una cínica al estarte burlando de mi de esta manera! - chilló
-¿Cinica? Tu me pediste que cumpliera MIS deberes de Esposa...
-¡No voy a acostarme contigo! - gruñó el chico con el rostro encendido
-¿y que harás? ¿Buscar a Pansy para satisfacer tus instintos cuando es a mí, lo que más deseas ahora? - sonrió Hermione disfrazado de ironía su amargura.
-¡Yo no te deseo! - gritó el rubio
-¿Y porque temblabas en mis brazos? - exigió - ¡Lo hacías porque sabes que eres mío, yo soy tuya y nadie mas te dará lo que yo... señor sangre limpia!
-¡Cállate Granger! - espetó Draco y sentía impotencia y una revolución al no poder definir sus sentimientos... decirle "Te quiero" a Hermione era como clavarse una daga en el corazón - ¡Voy a deshacerme de esto! - espeto el chico mostrando el anillo de bodas, por un momento Hermione parpadeó, pero en seguida se repuso.
-Haz lo que quieras con el - dijo con calma - No me importa ¿sabes? finalmente tengo el mío, con tu nombre y eso me basta...
Hermione se acercó desafiante al rubio, y le acarició el rostro suavemente, el chico estaba petrificado, paralizado, no dijo nada ni siquiera apartó la mano de ella, quien se metió de inmediato a la sala común. Draco se maldijo en silencio ¿porque era tan débil ahora con ella? ¿Porque ya no podía decirle de cosas e insultarla como antes?
El fin de semana, Draco pidió permiso y salió del colegio, iba en busca de respuestas, mientras que Hermione se dedicaba a vagar por el castillo, aun no tenían permiso de salir a Hogsmeade.
Pero ella no se percataba, que andando sola, era peligroso para ella, porque los ojos viperinos de Pansy eran peligrosos, la mataban con la vista. Así que, sin imaginar el peligro, Hermione abrió la puerta de los sanitarios, para lavarse las manos...
Pero... unas manos parecidas a unas garras, le tomaron por el alborotado cabello con fuerza, con coraje y le dieron un fuerte jalón, que Hermione perdió su varita y solo sintió un golpe sobre la pared, cuando pudo abrir los ojos, Pansy la miraba con odio.
-¡Su... suéltame Parkinson! - dijo con dificultad, ella le tiraba del cabello hacia atrás, lastimándola.
-No se me da la gana, asquerosa sangre sucia...
-¡Sú... suéltame! - gimió de nuevo, el dolor era insoportable
-¡Te crees muy vencedora porque te casaste con Draco, con MI novio, MI hombre!
-¡Draco ya no era nada tuyo! - gimió Hermy sintiendo como ella trataba de arrancarle el cabello
-¡Pero era un sangre limpia y tú te metiste con el! ¡Eres una arrivista, pero sábete esto, que tu y el no se quedarán juntos y yo me encargaré de arrancarle tu asquerosa presencia de su piel!
-¿Y como le harás, eh? - gruñó la chica ya con lágrimas en los ojos por el dolor - ¡Solo que se la quites!
-Solo debo matarte - sonrió Pansy con maldad - te llorará en silencio un par de días y luego... quedarás en el olvido...

 

-¿Matarme? - gimió y entonces, vio que estaban solas, y que podría hacerlo perfectamente.
-Pero hoy solo te daré una lección de lo que les pasa a las sangre sucias que aspiran cosas - dijo Pansy y apenas soltó a Hermione comenzó a soltarle bofetada tras bofetada

¡PLAF, PLAF, PLAF, PLAF, PLAF!

Con furia incontenible sin darle el menor chance de defenderse, dejando a la pobrecita Hermione, tirada en el baño, sangrando y con las mejillas hinchadas

Cuando Ginny la encontró sintió mas rabia que nunca, Hermione lloraba en silencio con su rostro ardoroso y manchado, no podía ni limpiarse la sangre por el dolor.
-¡Tergeo! - dijo Ginny limpiándole la sangre del rostro - es mejor que vayamos con Madame Pomfrey para que se te quite lo hinchado... ¡esa desgraciada!
-Estoy bien - suspiró Hermione con la maraña de pelo en su cara - solo está dolida por lo del matrimonio...
-¡Casi te mata a golpes! ¡Está loca!
-Tendré mas cuidado - respondió la castaña recogiendo su varita, pero rompió a llorar nuevamente
-¡Oh, Hermy! - la abrazó Ginny con ternura, Pansy ya había comenzado con sus crueles ataques
En otro lugar, Draco llegaba a su mansión, pero sus tías ya no se encontraban, habían desocupado sus habitaciones y eso puso furioso al chico, siendo que el mismo las había corrido.
-¡Ven acá Trum! - gritaba Draco por todo el castillo buscando al nuevo elfo doméstico
-¡Mi amo mandó a llamar! - chilló el elfo apareciendo y temblando
-¿Cuando se fueron mis tías?
-¡Oh, cuando el joven amo correrlas, ese mismo día ellas irse de castillo!
-¿Sabes a donde? - gruñó
-¡Oh, Trum sabe que irse a vieja hostería del pueblo! - gimió el elfo y Malfoy de inmediato salió de la mansión, apretando fuertemente en sus manos, el acta de matrimonio...
Bajo al pueblo, buscando en la vieja hostería, aunque no tuvo problemas, las tías estaban en una mesa de un viejo cafetín, con una charla alegre, que por supuesto se desdibujó cuando su sobrino se acercó y les aventó el pergamino en la mesa. Una de ellas lo tomó y al leerlo negó con la cabeza, lo pasó a la otra y tuvo la misma reacción, ambas miraron a Draco con angustia.
-¿Como pudiste casarte con esa niña tan linda? - dijo una
-¡Pobrecita, ahora me imagino como estará!
-¡No vine a que la compadezcan! - gruñó el chico - ¡vengo a que me anulen esta boda, yo no estaba bien, no tenia memoria y...!
-Me temo que eso será imposible Draco... Elmer y su esposa murieron en un accidente...
-¿Quien?

 

-El notario que los casó... falleció y... ahora me temo que la anulación de tal matrimonio, tardará mucho, la notaría estará cerrada y solo ahí se podría comenzar la anulación.
-¡Pobrecita Hermione... estaba tan enamorada de el otro Draco! - suspiraron las tías, mientras que Draco sentía que el mundo se le venía encima.

Bethel y Susan se miraron una vez más y terminaron su café, y dirigieron otra mirada a Draco, quien estaba muy pálido y desencajado... si la anulación llevaba tiempo, estaría atado a Hermione más tiempo del que pensaba.

-Escucha Draco - dijo Bethel - se cuanto te disgusta la situación, créeme que si nos lo hubieran dicho, no lo hubiésemos permitido pero

-Ya no hay remedio - completó Susan - unos meses tal vez y no tendrás que soportarla más, en cuanto abran de nuevo la notaría te avisarán
-Y bueno, nosotras regresamos a América mañana y...

-Ustedes no regresan - gruñó Draco y las tías lo miraron con ojos abiertos
-¿Que dices?

-¡Que no se van hasta que este lío termine! - exigió

-discúlpanos Draco pero no estaremos gastando oro en esta hostería, esperando a que se resuelvan tus problemas

-¡En primera! - dijo Draco rojo - ¡Las necesito de testigos que estaba desmemoriado y este matrimonio no es válido!

-Pero supongo que ya está consumado - dijo Bethel con cierta picardía que hizo ruborizarse mas al chico

-¡Eso no importa, yo no me acuerdo! Así que... ustedes no se van hasta que me ayuden a resolver este problema, quiero que regresen a la mansión...

-Si claro...
-¡No me pueden dejar con esto! - exigió - ¡Porque yo no estaba bien!
-Te entendemos - dijo Susan con fastidio - por mi no hay problema... claro, con una condición...
-¿Cual?
-Seguiremos limpiando ese cuchitril que tienes por casa, le hace falta la mano femenina...
-Esta bien - dijo con fastidio - pero menos el último piso, de echo no se puede entrar sin clave... mi padre le puso un hechizo muy poderoso...
-¡Con razón nunca pudimos acceder a ese pasillo!
-Si alguien ajeno a la familia entra... se muere - respondió el rubio - así que mejor lo dejan en paz...
-¿Me pregunto que escondía Lucio ahí? - gruñó Bethel, pero por el momento, era preferible no averiguar - bueno sobrinito, hoy mismo regresamos al castillo y trataremos de ayudarte a anular esto...

-Pero no lo hacemos por ti
-¿A no?
-No, lo hacemos por Hermione. Esa pobre niña no tiene la culpa de haberse enamorado de ti

Draco regresó a Hogwarts al atardecer, y Ginny ya lo esperaba en la entrada, así que apenas lo vio entrar a prisa y con el rostro poco agradable, ella lo abordó sin miedo ¡Tenía que enterarse de lo que le había pasado a Hermione! Y así ponerle un alto a la maldita de Pansy parkinson.
-¡Malfoy!
-¿Que quieres Weasley?
-¡Solo dile a tu amiguita Parkinson que no vuelva a atacar a Hermione por la espalda! - gritó - ¡Eso es típico de cobardes!
-¿Que?
-¡Si tanto quiere pelear por ti, que sea en un duelo y de frente! ¡Aunque claro, es el actuar típico de los Slytherin!
-¡Mide tus palabras Weasley!
-¡Parkinson atacó a la mala a Hermione! - chilló - ¡y solo te advierto que no responderé si veo a tu noviecita cerca de mí o cerca de Hermy! ¡Adviértele eso!
Draco sintió algo muy feo en su pecho ¿que le había echo Parkinson a Hermione? y en su búsqueda, vio a Hermione salir de la enfermería, con una pócima, aún se notaban enrojecidas sus mejillas
iba con toda la maraña de cabello en su rostro y cabizbaja.
El chico se acercó de inmediato, pero ella trató de huirle, no tenía muchas ganas de hablar y pelear con el, pero el no compartía esa idea.
-¡Granger, espérate, ven aquí!
-¡Déjame en paz! - gimió y el la jaló y le descubrió el rostro, y se lleno de rabia, las marcas de las bofetadas parecían no ceder ante las pociones y ungüentos.
-Suéltame - dijo ella con ganas de llorar
-¿Fue Pansy?
-¿Tu que crees? - dijo ella tratando de soltarse

 

-¡Quiero ver que te hizo! - Gruñó y le tomo el rostro con las manos y despejando el cabello.

-¡Auch! Duele
duele - Murmuró la castaña tratando de quitarse los dedos de Draco, el rubio los aparto sin presionar sus mejillas mirando lo sucedido, las marcas aun permanecían, pero el chico se fijo en lo hermoso que lucían los ojos de la castaña brillantes por las lagrimas.
-No tenia derecho - espetó y sin pensarlo, como solía suceder entre ellos antes que perdiera la memoria, la muestra de cariño volvía a darse, Draco le dio dos besos suaves y delicados en cada mejilla apenas rozando sus labios, como queriendo compensar el dolor y luego la dejó, furioso, tenía que buscar a Pansy y arreglar ese lío, claro, dejando a Hermione con el corazón latiendo a mil.

Pero Pansy no estaba en la sala común, se encontraba hablando secretamente con Líam sobre ellos, y los dos no tenían buen aspecto, ambos se corroían por dentro de puro coraje.
-¡Es una maldita, pero esta me las paga! ¡Juro que me las pagará!
-Es lo que yo digo ¡No puedo creer que se hayan casado! ¡Pero juro por Dios que Hermione Granger será mía... mía y cuando me haya divertido lo suficiente...!
-Yo tengo un plan - dijo Pansy - y si no funciona tengo otro que será el último... tanto que no me importaría recibir a un Draco... viudo...
-¿viudo? - sonrió Líam - así que quieres matar a Hermione...
-¿Alguna objeción?

-Ninguna... a decir verdad, si no es mía, la prefiero muerta - gruñó Líam con los ojos inyectados de odio - Nunca pensé que la relación perfecta que había idealizado con ella, se fuera al carajo

-Perfecto... lo que le hice hoy no es nada en comparación con lo que le espera... fue solo una muestra de lo que le puede pasar si se sigue metiendo en el camino de Draco

-¿Le dejaste muy marcada la cara?

-Lo suficiente para que le arda por un buen rato

Cuando Draco encontró a Pansy, la chica no le dio la más mínima oportunidad de que le reclamara, Pansy se escudilló en sus amigas y lo dejó rabiando solo... Pero, la que no andaba muy contenta y reaccionó después fue Hermione.

-Parkinson
me las vas a pagar
me agarraste a la mala
no volverá a suceder

Esa mañana, al ir rumbo al comedor, se encontró con Pansy de frente, y las dos estaban solas en el pasillo, Hermione la miró con rabia y la slytherin con burla.
-¿De que te ríes Parkinson? - gruñó Hermione quedando frente a ella y cruzándose de brazos

-De ti por supuesto... miserable sangre sucia
-¡Eres una hipócrita, estás muy ardida porque Draco es MI ESPOSO! Aunque te duela - gruñó la chica, recordando su ataque cruel y despiadado en el baño.
-Maldita... ¡Draco jamás será tuyo, cuando se deshaga de ti, el será solamente mío, porque ambos somos sangre limpia!
-¡Já! - sonrió la chica con burla - tu y tu sangre limpia se pueden ir al carajo ¡Draco me quiere a mi! Una chica sencilla de sangre muggle, eso es lo que quiere, quiere gelatina común
no un créme brulé

 

-¡Dices muchas estupideces Granger! ¡Además yo lo veo en la sala común todos los días! ¿Quien te dice que no me meta en su cama?
Rictumseptra! - atacó de pronto Hermione y el rayo poderoso de su varita se impactó en Pansy que cayó a unos metros de distancia.
-¡AAAAH! - gritó la slytherin - ¡Cobardeeee! - gruñó la sly tirada en el suelo y doliéndose del hechizo.
-¡Esto para que no te metas con hombres ajenos ni en su cama ni en otro sitio, lo mío es mío no lo comparto, y nadie me lo quita para que lo sepas maldita víbora!... con Draco no te metas, parece que tu no quieres entender que lo ajeno se respeta
y Draco Malfoy esta atado a mi
por el sagrado nexo del matrimonio

Aunque dure poco

Pansy se levantó con dificultad, pero con más coraje que nunca, y apuntó con su varita a Hermione, decidida a darle batalla ¡Finalmente ella era una slytherin fuerte y esa mujercita no era rival para ella!
Desangueo!
-¡Protego! - se protegió Hermione, algunos curiosos ya se acercaban, pero cuidándose de que los hechizos no les llegaran.
Desmaius!
Rictumsemptra! - y el rayo rebotó a unos metros de Pansy y Hermy pegó una risotada - ¡Que te quede muy claro, Pansy Parkinson! ¡Con mi esposo no te metas! ¡Soy dueña de su cama, de su cuerpo y su corazón, nadie me lo quita y menos tú!
-¡Y te llenas la boca diciendo que es tu esposo! - gritó Parkinson doliéndose - ¡NUNCA! ¡ES UN SLYTHERIN UN SANGRE LIMPIA NO ES HOMBRE PARA TI!
-¡Ya estoy cansada que lo busques, molestes y le ofrezcas tu cuerpo insípido, tu solo estas buscando que te agarre y te rompa la cara, que te tome por el pelo y te de una arrastrada, pero de frente, no como tu, que lo haces de espaldas!
-¡No me hagas reír! - espetó
-¡Ja! - sonrió Hermione sin dejar de apuntar - Aunque te duela Parkinson ¡yo soy la que le quita el sueño y también la pijama, la que duerme con el en la misma cama y la que le hace el amor cuando me da la gana... aunque tomes una vela y le hagas brujería o le reces a Merlín, tu solo me lo quitas el día en que yo muera porque ese hombre es mío aunque a ti te duela! (Frase de una canción que me gusto y al ritmo de la misma por su puesto)
Pansy no respondió, pensando que eso último era verdad, solo matando a Hermione, Malfoy se olvidaría de ella y entonces no se percató que la gryffindor se acercaba peligrosamente.
-¡Respeta a los hombres ajenos, vete a recorrer el mundo Parkinson, que de magos el mundo está lleno... aunque claro, el mío es el más bueno!... ¡defenderé a MI ESPOSO como una fiera!
-Estás loca - sonrió Pansy - Pero si ya te rompí la boca una vez ¿Qué te dice que no lo pueda volver hacer?
Y sin decir más, Hermione se le fue encima, dándole dos bofetadas a Pansy y tomándola del cabello, al estilo ojo por ojo y diente por diente, pero Pansy era muy fuerte y le dio batalla, olvidando las varitas y siguiendo con los puños

 

-¡Maldita corriente!

-¡Pelea como las mujeres Parkinson!

Porque de pronto, era una batalla de bullys, solo con puños y patadas, la castaña no era dejada y si alguna vez le había dado uno en el rostro a Draco ¿Qué no descontara también a Parkinson?

Su izquierda era buena, y su derecha también
¡Gracias a su padre por haberle enseñado algo de box viendo algún programa muggle en la TV!

-¡Suficiente señoritas, basta! - de pronto apareció McGonagall - ¡PAREN!
Hermy y Pansy se separaron, ambas desarregladas, despeinadas y con algunos arañazos, McGonagall pensó que le daría un tic nervioso al ver a la Premio anual, haciendo riñas a medio pasillo, en actitud hostil y de pandillerismo total.
No lo puedo creer señora Malfoy! - dijo McGonagall y Hermione se ruborizó.

AAAAAAAAAAAAAH ¿Señora Malfoy? ¡Que chic!
-¿Que? - espetó Pansy - ¿Cómo se atreve profesora a decirle así a Granger? - Protestó
-¡Como usted comprenderá, desde que se supo que Hermione Granger está casada con el señor Malfoy... ella automáticamente pasa a ser la señora Malfoy! - dijo con pocas ganas la profesora y Pansy sintió que le daba un ataque rabioso.

-Si - dijo Hermy tímidamente
-Bien... bien... Señora Malfoy - aquello le costaba demasiado trabajo decir a la profesora - Tiene detención esta noche y veinte puntos menos a Gryffindor por su comportamiento... lo mismo para usted, señorita Parkinson
-¡Pero ella empezó! - señaló Pansy
-¡Ambas tienen detención, las espero por separado esta noche... señorita Parkinson... Gran... señora Malfoy!

-¿Si profesora?

-Aléjese de Parkinson, no las quiero ver peleando de nuevo o su castigo será mas severo
eh
Parkinson, te recuerdo que aunque no te guste, el señor Malfoy esta casado
así que no te tomes muchas atribuciones, porque en este colegio no se aceptan inmoralidades.

-Pero
pero
ella

-El señor Malfoy es un hombre comprometido
compórtese
Granger, puede retirarse

Hermione se sintió triunfadora, radiante, emocionada, excitada ¡Era una bella tarde!, por lo que no lo dudó ni tantito, buscó de inmediato a Malfoy, quien entraba en el baño de prefectos varones y lo siguió, metiéndose tras el ¡Era ahora o nunca! Pero el señor Malfoy tenía que aceptar su realidad

-¿Que haces aquí? - chilló el chico cuando la vio
Fermaportus! - hechizó la puerta
-¿QUe haces, te has vuelto loca? ¡Es el baño de hombres!
-Bueno - dijo con picardía - ¿Recuerdas que exigiste mis deberes de esposa?
-Eh... si... ¿por?
-¡Yo también exijo tus deberes de esposo! - ronroneó
-¿Que?
-¡Eres MI esposo! - dijo la chica y sin decir nada, comenzó a despojarse del uniforme ante la mirada absorta del chico.
-¡Vístete Granger! - gimió Draco, sin poder apartar la vista de la chica.
-NO... Mejor... desvístete tú... porque de aquí no sales...

 

Draco se quedo sin palabras ¿Que era lo que leestaba pasando a Hermione? Pero verla ahí, de pie, frente a el, sin ropaencima
con su cuerpo delicado y curveado
mostrándose sin pudor ni decencia,incitándolo al pecado del placer

¡Naaaaaaaa!

Ella solo quería que el cumpliera sus deberes deesposo

Como una felina se acercó a el
y lentamente, lequito la corbata mientras se relamía los labios
pues el chico aun no acababade desvestirse, solo se había quitado la capa y quedaba el resto de la ropa.

Pero estaba mudo

Y tenso

Demasiado tenso, tanto que solo atino a abrir losojos como platos cuando ella comenzó a desabotonarle la camisa y la abrió,dejando al descubierto su piel de porcelana fina, su figura delgada yestilizada se mostró orgullosa

Ella paso los dedos por su pecho y por su abdomen,mientras lo miraba a los ojos
con harto deseo
siguiendo con el cinturón delpantalón
una vez que se lo quito, lo paso por el cuello del chico y lo atrajohacia si misma, para darle un beso tronado

Luego aventó el cinturón y termino de quitarle lacamisa
y luego se la puso ella, siguiendo
con los pantalones
el rubio seguíapetrificado, dejándose hacer lo que la castaña deseaba
y claro que le bajo lospantalones de un tirón
con todo y ropa interior

-No creo que
- murmuró Draco

-Shtttt! - lo silencio la castaña - Vas a recordarDraco
yo lo se

-¿Qué? ¿Qué haces? - Gimió Draco al ver queHermione comenzaba a acariciarlo, besarlo y hacerle cositas sucias
Dracocomenzó a sentir que la sangre le comenzaba a hervir
su respiración comenzabaa entrecortarse y su mente pensó por claridad por un segundo
sobre todo cuandosus ojos se desviaron a lo que ella le hacia

¡Sucia!

Pero el no hacía nada por quitársela de encima
era como si una fuerza invisible lo detuviera e impidiera que el detuviera a lacastaña. Aparte que una parte de su cerebro le decía que parara y la otra quela gozara
no le aunque ella era una impura.

Y se perdió, por un segundo, el chico perdió lanoción del tiempo, del espacio y del lugar
y abrió la boca para exhalar ungemido de doloroso placer

-¡Oh, Hermione!

Su voz ronca hizo que Hermy sonriera ¡Por fin! Porfin había dicho su nombre
si bien, no acompañado por "bonita, nena, muñeca,gatita" pero
había mencionado su nombre

Draco pareció despertar de su letargo, cuando sedio cuenta de lo que había pasado
finalmente sucedió ¡Había perdido lacordura!

-Te dije que esto te fascinaba
y que lodisfrutabas enormemente - dijo Hermione con sonrisa traviesa mientras seguíaacariciándolo y el chico a punto de explotar

 

-No
no sigas - Murmuro con dolor

-Si paro
será peor para ti - dijo ella - ¿Teimaginas interrumpirte así? ¿A medias? ¿No va a ser muy doloroso?

Bastante bien lo sabía

-No debes
- quiso protestar, pero cuando sus ojosbuscaron a Hermy ¡Ella ya seguía con su labor! ¡Y por Merlín santo que sabía loque hacía!

Y debía ser cierto que eso le gustaba al Draco sinmemoria ¡Porque el se la estaba pasando fenomenal! ¡Esos labios de la castañahacían maravillas!

Afortunadamente, el sitio era a prueba de sonido,porque si no, todos los que pasaran por ese sitio, hubiesen podido escuchartoda clase de sonidos
y que la puerta estaba tan bien cerrada, que si entraban¡Se iban a llevar un susto!

Porque cuando Hermione le hizo lo que quiso alrubio, este la levanto en vilo, como si fuera una varita de nardo y a falta decama o algún lugar decente en ese amplio baño, salvo el piso, la colocó sobrelos lavabos

-¿Y ahora que Draco? - Preguntaba la chica con lavoz entrecortada

-Lo que debí haber echo desde que empezaste aacosarme
Gran

-Dime Hermione
o te juro que te dejo con lasganas
¡Di mi maldito nombre Draco!

-¡Hermione!... ¡Hermione, Hermione, Hermione! - Gritoentre dientes mientras la acariciaba con furia

¡Joder! ¡Si no la poseía explotaría!

-Toma lo que es tuyo Draco
- Dijo ellaofreciéndose por completo, mientras que el rubio la besaba con furia, conpasión, con hambre, proporcionándole fuertes caricias, dejando las marcas desus dedos en su piel

Claro que Draco no se quedaba atrás, su fina pielde porcelana, quedaba ya, con algunos moretones, rasguños y marcas que ella leproporcionaba
¿Y que otra cosa mas? Si, el lindo trasero del chico, imagínenlocon sendos arañazos en su perfecta y delicada piel de sus nalguitas

¿No podría ser más pervertida esa chica?

Draco descargó su pasión y sus ímpetus conHermione
mientras decía su nombre hasta cansarse. Para cuando terminó, ella nodeseaba despegarse de el. Permanecía sujeta a su cuerpo y respiraba condificultad sobre su hombro

-Tengo que
tengo que sentarme - dijo Dracodeslizándose en el suelo, sintiendo como su alma era libre, sin ese peso sobresus hombros, sin ese pensar, ese remordimiento

Pero Hermione lo acompañó al suelo y se acurrucó asu lado mientras le pasaba las manos por su cintura y acariciaba su pecho,porque eso si, de que era muy mano larga la muchachita, lo era

-¿No es hora de que te vayas? - Pregunto el chicomirando al techo

-No

-Tengo que
bañarme

-Yo también
Lo haremos juntos

-Pero

-Draco - Murmuro la castaña con seriedad tomandosu rostro en sus manos - Si crees que solo me conformo con una sola vez
estasmuy equivocado
tus deberes de esposo
en las visitas conyugales, es satisfacera tu esposita
Y tu esposita aún no esta satisfecha

-¿Pues que mas quieres?

-Quiero todo

-¿Todo?

-¡pero como se que necesitan unos minutos derespiro, te los estoy dando! Amor, cuento contigo
para el resto de la tarde
antes de que me vaya a mi castigo

 

-¿Estás castigada de nuevo?

-Lo cual no es novedad pero
lo que importa es queestamos juntos, me has cumplido, pero todavía me falta
necesito mas del calorde tu cuerpo y del sabor de tus labios

-N-necesito recuperarme

-No te preocupes, yo te ayudo
si ya se lo que tegusta y lo que te prende

-¡No, dame unos minutos mas! - Protesto Dracocubriendo con sus manitas sus partes nobles

¡A Dio! ¿Pues que es lo que le gusta y lo prende?

-Por lo menos bésame
y di mi nombre

-Hermione - murmuró el chico mientras acercaba surostro al de la castaña y rozaban sus labios con dulzura y lentitud - Hermione- El apresaba la parte superior de su boca y proporcionaba un casto beso ellasonrió sobre todo cuando se dieron el besito de esquimal, restregando susnaricitas - ¡Hermione! - y terminaron con un beso divino, tierno, maravilloso yluego urgente, tan urgente que los besos franceses se quedaban cortos

Y mientras Hermy lo arrastraba a la tina de bañolleno de burbujas

-¿Alguien ha visto a Hermione? - Preguntaba Ginnypreocupada

-Hace un par de horas que no se de ella
segúntengo entendido tuvo otro incidente con Pansy, pero ahora ella le dio lapatiza

-¿En serio?

-Cuando la buscamos ya no la hayamos
nos habíandicho que andaba en los baños de prefectos, pero las prefectas nos dijeron queahí no andaba

-A lo mejor ande con Malfoy

-¿Con el?

-Por lo que oí
hasta McGonagall le dice "SeñoraMalfoy"

-¡Que asco!

-No podemos hacer nada
¡Pero maldita la hora enque Draco perdió la memoria y nuestra amiga se fijo en ese tipejo! ¡Y no se quele pudo haber visto!

Y Hermione se le fue encima a Draco nuevamentedándole poca tregua, besándolo apasionadamente, tocando el cielo y el infierno,hasta el límite, ambos no salieron del baño de prefectos, sino hasta dos horasy media después, Draco casi huía del baño, todo despeinado (luciendo hartoguapote y sexy) oliendo a jabón chiquito de hotel, a medio vestir, sin lacorbata siquiera y con el corazón latiendo a mil por hora...

Porque solo el sabía todo lo que había sido capazde hacer con la "sangre sucia" dentro de el baño de prefectos... pero¿dos horas y media? ¡Que golosos! Ya me imagino que el "equipo" de Draco nofuncionará en un par de días tanto cuerpomatico.

El rubio entró a la sala común de Slytherinconfundido, apoyándose en la pared y si cerraba los ojos, solo recordaba lo quehabía sucedido en el baño de prefectos y se ruborizaba. De pronto, Pansy entródoliéndose de la bofetada, y cuando distinguió la figura del chico, deinmediato quiso empezar con su teatro, pero...

-¡Draco, mi amor! ¡Esa odiosa de Granger!

-¿Que? - se volvió el chico y Pansy se quedó sinhabla, pues el estaba con la camisa de fuera, casi sin abotonar, sin corbata, ycon algunos chupetones y mordidas
y eso que no le vio los arañazos en eltrasero.

-¿De donde vienes Draco?

-De... los baños - dijo medio atontado

-¿Que hiciste Draco? ¿Con quién estabas? - exigióPansy muy molesta.
-¿Con quién?

-¡Oh... Oh... por Dios! - gimió Pansy - ¿Lohiciste? ¿Lo hiciste con esa? - gritó

 

-¿Que?
-¿Estuviste con Granger? - exigió - ¡No lo puedo creer!

-¡Pues si lo estuve! ¿Qué? - gruñó - ¡Te recuerdoque... que... tiene deberes conmigo!

-¡NO, NO, NO!

-¡Deja el drama Pansy, que no te queda! - dijoDraco de mal humor - ¡escúchame, no quiero escuchar tus tonterías, quiero estarsolo!

-¡No puedes estar enamorándote de esa sangresu...!

-¡Cierra tu maldita boca Pansy! - chilló el rubio- ¡Y deja en paz a Hermione!

-¿Hermione? ¿Ahora ya es Hermione y no Granger oSangre Sucia?

-Es mi esposa
estamos casados
es la
Señora deMalfoy ¡Todo un honor para ella! Pero no te preocupes, aun estoy viendo lo dela anulación de bodas
¡Ahora déjame en paz!

-¡Maldito seas Draco Malfoy, te arrepentirás poresto! ¡Te voy a pegar donde más te duele!

-Deja de ladrar Pansy - y la dejó sola, mientrasel iba a cambiarse de ropa y ella terminaba su maldita perreta jurandovenganza.


************************por respeto a mi publico tuve que hacer las escenas decentes, o me excomulgan de mi iglesia... ¡Pero espero que les haya gustado la escena de los baños e imaginensela! MMMMM

-¿Qué quieres que? - Chillaron Parvati y Lavender mirando con ojos redondos a Hermione

-Un cambio

-¿Un cambio en que
? ¿En tu aspecto?

-Si, quiero
verme mejor

-¡Oh no! - Gimió Lavender - Hermione, en serio
¿Tan loca por el cretino ese estás que quieres cambiar tu aspecto?

-Si - dijo la castaña sin tratar de defender al rubio, sabía que de todas maneras, lo atacarían

-¿Y que deseas hacer "Señora Malfoy"?

-Chicas
no se burlen

-Estás casada con el ¿A que no? ¡Hermione! ¿Cómo pudiste?

-¡Vine a buscarlas porque saben muchos hechizos de este tipo y no para que me ataquen de ese modo! ¿Qué quieren que les diga? ¿Lo que es obvio? Me enamore del sujeto, nos casamos, recupero su memoria, quiere la anulación, pero por alguna razón, seguirá atado a mí, hasta nuevo aviso
¿ok?

Lavender y Parvati se miraron un momento, finalmente asintieron y comenzaron a mostrarle un montón de cosas a Hermione ¡Debían ponerla muy guapa!

Ella estaba emocionada ¡Libre! Después de la apasionada tarde en los baños, quería estar hermosa
por eso había recurrido a las gurús de la moda y la belleza
según ellas
el caso es que conocían más de esas cosas que ella.

Y si Draco tenía la mente revuelta, ella no, porque sabía perfectamente lo que quería
y cuando Ginny se unió al trío, entre todas hicieron maravillas

Así que al día siguiente, muy temprano, en la clase de defensa
Draco llegaba con Blaise, sentándose al fondo, y sin duda, buscando a la castaña con la mirada
pero
¿Dónde estaba? Su lugar era ocupado por una cabellera de color caramelo con ondas perfectas y que brillaban, aparte, algunas mechas un poco más oscuras.

Poso los ojos en el cabello y a su alrededor ¿Dónde estaba Hermione? No la veía
aunque no sabía si deseaba verla, porque luego recordaba lo sucedido en el bañó
¡Y eso encendía terriblemente su sangre!

Y eso de arrastrarla a un rincón y besarla apasionadamente no entraba en sus planes
aunque fuera su esposa
y aunque ella le reclamara sus deberes conyugales, aun se negaba a seguirla a todas partes pero ¿Dónde demonios estaba esa mujer?

 

La clase paso sin que Hermione diera señal de vida

Y Draco se mordía las uñas, pensando si algo malo le había pasado porque ella no era de las que faltaran a una clase, pero se tuvo que aguantar hora y media de clases
para cuando termino y la chica de los cabellos acaramelados se levantó y fue hacia la salida

Draco se quedo helado

¿Ella era Hermione Granger? ¿La que era castaña y de pelo alborotado? ¡Imposible! Se quedo absorto cuando ella pasó a su lado, el cabello lucía precioso, con ese color rubio caramelo y las mechas, con un fleco cortado perfecto que se amoldaba a un lado del rostro

Y los rulos que le caían con suavidad sobre los hombros y la espalda. No se dejaba atrás, el maquillaje, ella que con solo un labial se conformaba, ahora tenía colores suaves y neutros en los ojos, enmarcados, que hacían sus ojos castaños mas intensos y aparte, sus labios bien delineados y con color glaseado que lo hacia mas sugerente y besable.

Eso dejo sin aliento al rubio

¿O era que estaba desarreglado su uniforme y que la corbata que comúnmente estaba sobre la blusa, ahora lucia debajo de una blusa abierta y mostrando parte de su piel? Blog sobre gatos

Aunque prácticamente, ella paso sin mirarlo

-¿Esa era Granger? - Murmuró Zabini - ¿Qué le paso?

-Se peino - dijo Draco absorto

-Luce bien ¿Eh?

Draco no dijo más
y dejo que su amigo se marchara mientras el pensaba en lo que estaba sucediendo ¿Por qué de pronto, Granger se ponía tan guapa?

En la clase de Sprout, sin duda Líam también estaba sorprendido
la chica estaba bonita, esa mañana lucia impresionante
Y claro que no perdió tiempo y se acerco a ella.

-Hermione

-¿Si? - Dijo ella levantando la vista y dejando sin aliento al chico ¿Por qué ese día lucía tan hermosa? Sus ojos castaños parecían brillar y con ese color ambarino, aun más.

-Estás preciosa

-Gracias Líam - sonrió ella y siguió haciendo las labores de herbología

-No puedo felicitarte por tu matrimonio con Malfoy
porque es una noticia que no me da gusto, sin embargo, se que cuando se anule el matrimonio

-¿Quién dice que se va a anular?

-Draco

Hermione hizo un gesto ¿Con que el rubio estaba diciendo que se anularía el matrimonio? ¿Después de esa tarde en los baños? ¡Ese si que era todo un cínico!

-De todas maneras
te seguiré esperando

-Líam, pensé que todo había quedado claro entre nosotros

-Si pero
no me doy por vencido - Murmuró bajando lentamente hasta ella, en una posición así como si deseara besarla

Y como me encantan las casualidades
Pues que Draco se asomaba en ese momento y veía la escena
¿Qué jodidos hacia Líam acariciando el cabello de su mujer? ¿Cómo se atrevía a acercarse tanto a su rostro al punto de un beso?

Sintió una rabia inmensa en su pecho
deseó entrar y arrancarle de encima a Líam y molerlo a golpes, apretó sus dientes y los puños sobre todo porque el chico no dejaba de jugarle su cabello
de hecho, no lo aguanto mucho tiempo

 

Abrió la puerta de un golpazo

Y todos los presentes dentro del salón incluyendo a la profesora, se volvieron a ver que había sido
curiosamente Hermione fue la única que no se volvió, Líam miró a la puerta y vio al rubio, que si sus ojos fueran puñales, el estuviera muerto

-Lo siento - dijo Draco con la voz herrumbrosa y Hermione que permanecía en su sitio no le miró siquiera, pero claro que reconocía ese tono
sonrió para sus adentros
la puerta se cerró y el chico permaneció a la expectativa ¿Es que acaso Granger no lo había entendido?

¡Seguía dejando a Líam junto de ella! ¿Qué esperaba? ¿No que no quería nada con el? ¡Tenia que mandarlo al diablo! ¿No recordaba que era ella la que reclamaba sus derechos para con el? ¿Y esas horas en el baño?

¡Joder, joder, joder!

-Era tu marido - dijo Líam en un tono mordaz

-Lo se - Murmuró

-Se notaba desconcertado
creo que tu nuevo aspecto lo esta volviendo loco
bueno
¿A quien no? Este nuevo look te hace ver mas hermosa y deseable ¿Lo sabes?

-Líam
Por favor
aléjate

-Claro, no fuera siendo que Malfoy entre de nuevo y me ataque

Cuando la clase terminó, todos salieron a tropel, Hermione se quedo a lo último y camino solitariamente por el pasillo con toda la calma del mundo
y de repente
un mano le sujeto fuerte el brazo y la jaló hacia un salón vacío

La puerta se cerró con violencia y ella se quedo ahí, de pie, como si nada pasara
Draco se volvio y la sujeto por los hombros arrinconándola en la pared.

-¿A que crees que juegas? - Bufó

-A nada

-Porque
¿Por qué cambiaste tu pelo? ¿Por qué te estas maquillando ahora?

-Para verme mejor - respondió como tratando de restar importancia a sus palabras - soy una chica, tengo que ser coqueta

-Si, ya me di cuenta
- Y se pego a su cuerpo mientras le hablaba cerca, muy cerca del rostro - Pero no se que pretendes con los demás
te miran como si fueras un trozo de carne apetitoso

-¿Así como me miras tu? - preguntó con ironía

-Peor
¿Y que es esto, eh? - Dijo mostrando su blusa abierta con la corbata dentro de su escote - ¿Es una nueva moda muggle?

-No

-¿Y no sabes que cualquiera puede meter mano aquí? - Gruñó mientras EL era el que metía las manos

-¿Qué haces Malfoy? ¿Propasándote conmigo o que? - pregunto en tono mordaz y cínico mientras se erguía para que aquel pudiera apretar mejor sus
cositas

-Eres mi esposa ¿A que no? Puedo reclamar mis derechos cuando yo quiera

-¿Y donde me reclamarás? ¿Aquí? Es un salón
algún profesor puede entrar
no pretenderás que nos expulsen por inmorales

Pero Draco no le hizo mucho caso, ataco furiosamente la boca de Hermione mientras la acariciaba con rudeza, ella solo sentia como el chico le exploraba la cavidad oral con la lengua y como chocaba con la suya y le provocaba muchas sensaciones

Que Hermy sintió a los pocos minutos
era el problema de los hombres
no podían ocultar cuando estaban muy excitados
y se aparto de la ex - castaña acariciando su pelo rubiso con furia.

 

-¿Qué es eso señor Malfoy?

-¡Maldita sea! - gruñó

-Aquí no le daré nada más de lo que me acaba de hacer
- dijo en un tono definitivo - Así que será mejor que
te calmes

-¡Joder, Granger!

-Y menos si sigues llamándome por mi apellido

-Debo tenerte - protesto mientras le besaba los labios de nuevo

-No aquí

-¡Maldición! - Y le mordió un labio totalmente frustrado - ¡Eres mi mujer! ¿Por qué no puedo hacerte mía cuando quiera?

-¡Ah! - y de repente ella recordó algo y lo apartó con desden - hablando de eso
¿Dices que soy tu mujer? Ok
ayer, la pasamos bien, muy excitante y todo lo que quieras pero
Si dices que de todas maneras vas a continuar con la anulación de nuestro matrimonio, pues
ya no tiene caso que sigamos haciendo el amor

-¿Qué?

-Lo de ayer, quedo en el pasado
así que
¡Lo siento chiquito! Pero si hay anulación de boda
pues no hay más cuerpecito y
vete a dar un baño de agua fría para que se te quiten las ganas

Y ella salió del salón de clases acomodándose la ropa mientras se reía para sus adentros ¡SI! Si Draco deseaba que ella siguiera con sus deberes de esposa ¡Tendría que desistir de la anulación de boda! En caso contrario
no le daría nada

Sabía que era un arriesgue total, pero
si después de esas dos horas y media en el baño, no eran suficientes para que entrara en razón y su nuevo look, entonces no sabía que mas hacer

En tanto que Draco, total y absolutamente frustrado, golpeaba la pared del salón, furioso
¿Cómo se atrevía Hermione a darle esos ultimátum?

¡Maldición y tan excitado que estaba y ella sin darle mas que migajas! Desistir
desistir de la anulación
solo debía decirle a Hermy que aceptaba y podría reclamar sus derechos de esposo y hacerle el amor hasta que se le diera la gana
siempre y cuando encontrara un lugar decente
pero
¿Dónde? (Eh... Draquito, creo que primero debes desistir de la anulacion y luego en el prau-prau)

*********Y Hermy ¡Eso es chica! ¡que frustracion para el pobre! pero ¿Quiere cuerpecito? ¡Que le cueste, que le cueste!

Un infierno
si

Pobre Malfoy
Que después de haberse comido un buen trozo de carne fresca, suave y deliciosa
estar a dieta
es lo peor que le pudiera haber sucedido

Y llegó echando maldiciones a su habitación en slytherin, pateando todo lo que encontraba a su paso (lástima que no estuvo Pansy en su camino) y rompiendo cuanto podía.

-¡Maldición, maldición, maldición! - Gritaba rabiando como un gato furioso - ¿Qué se cree esa mujer?

Tomo su baúl de ropa y lo volteó con una fuerza impresionante

-¿Draco? - Gimió Goyle desde la puerta

-¡LARGO DE AQUÍ! - gritó fúrico y casi sacando espuma

El chico mejor se fue, antes que Draco comenzara a enviar hechizos a diestra y siniestra.

-¡NO PUEDO CREER QUE ME HAGAS ESTO! - Berreaba el pobrecito rubio dando vueltas hablando solo - ¡DESPUES DE QUE HACES DE MI LO QUE QUIERES EN EL BAÑO, DE QUE ME HACES TODAS ESAS COSAS
INDECENTES QUE DICES QUE ME GUSTABAN, ME DICES QUE NI UNA VEZ MAS!

 

(¡Ay, pero que hipócrita!)

Respiró un par de veces con mucha dificultad, se apoyo en la pared y no pudo evitar lanzar un puñetazo, estaba decidido ¡Hermione Granger no iba a vencerlo! ¡El no recordaba del todo que le gustaran esos juegos sucios! Así que se reservaría el derecho

¿Granger quería jugar?

¡Pues jugaría!

Le demostraría que el podía sobrevivir sin ella, sin su cuerpo, sin sus caricias y sin esas palabras sucias desconocidas para el, que ella le decía en esos momentos íntimos ¡Su vida no estaba en torno a pasar un rato de deseos insanos con ella!

-¡Muy bien Granger, entonces jugaremos!

¡Oh, cielos!

El problema era que
la señora Malfoy, al ser un supuesto "fruto prohibido" era lo mas apetitoso que había en Howgarts desde Fleur Delcour
porque la ex - castaña, ahora había adquirido tal seguridad para con los chicos

Dejando a un lado a Harry y Ron que la miraban negados, ella se encontraba siempre rodeada de las hormonas masculinas más sexys del colegio

Iván Sanpedro de Hufflepuff, un chico de sangre española, que tenia los ojos almendrados mas apetecibles, que si bien no era muy brillante, tenia una sonrisa que podías decirle si a todo
o su compañero de clases, Rob Vakulic, que tenia el cabello mas negro que la noche y con un rizado exquisito que cualquier chica querría acariciar

O los Ravenclaws, comenzando con Líam Donovan que no perdía tiempo o Justin Finch-Fletchley el cual había sido premiado secretamente como el chico del cabello más increíble

Claro, se Slytherin, ninguno se animaba a rondarle, aunque se muriera de ganas, sobre todo, por Draco y su reputación
pero no contaba con que había alguno que odiaba a Draco y deseaba verlo acabado en secreto

-Señora Malfoy - dijo McGonagall en el gran comedor, mientras un chico dejó seis libros en la mesa - Estos son los libros que me pidió
¿Los quiere todos o solo le dejo un par?

-Necesito todos
es para mi investigación - sonrió Hermy mientras terminaba su jugo

-¿Quieres que te ayudemos a llevarlos? - se ofrecio Harry

-No te preocupes - sonrió la chica - Ginny y tu tienen pendientes, yo puedo sola

-Son muchos y son pesados - bufó Harry

-¡Los libros vuelan solos! - Volvió a sonreír encantadoramente Hermy mientras tomaba los seis libros
pero bien sabía que si daba un par de pasos se les caería

Y paso algo

Que dejo a todos los slytherin boca abiertos

Y no
no por Draco

-¡Deja te ayudo! - de repente un slytherin le quito los libros a Hermione
ella se quedo pasmada ¿Quién era ese muchacho? Y creo que todas se hacían la misma pregunta

-Eres slytherin - dijo Hermy

-¿Y que?

-Los slytherin no se llevan con los gryffindor
- sonrió ella coquetamente
ese chico era como Draco, tenia una mirada encantadora y cuando curvó sus labios en una sonrisa, se le hizo que era hasta mas guapo que Malfoy.

-¿Qué demonios hace Paris? - Dijo entre dientes Pansy

-Mostrando la caballerosidad de los slytherin - se mofó Blaise mientras miraba de reojo a Draco que procuraba que nada lo afectara.

 

-¿Entonces, te ayudo? - sonrió el chico de cabellos caramelos como los de ella, pero en natural, que le caía con suavidad en su frente y hombros, aparte unos ojos avellana con destellos dorados y un alo luminescentes que le hacían tener cierto aire de inocencia

-Si - sonrió ella y dejo que ese chico se llevara los libros

Y todos los miraban, hasta que desaparecieron por la puerta, y muchas miradas se dirigieron a Draco, quien tuvo que masticar como podía porque el cereal se le atoraba en la garganta.

¡Pero mataría a ese idiota!

Cuando llegaron al salón de defensa, el chico deposito todos los libros y ella agradeció.

-Me llamo Paris Kavner

-¿Y como es que no te había visto nunca?

-¿Será porque los gryffindor nunca se voltean a ver a los slytherin y viceversa?

-¿Y me ayudaste por?

-Por fastidiar a Malfoy ¿Por qué mas?

-Aja

-Bueno - puso los ojos en blanco y sonrió coquetamente - eres guapa, inteligente y encantadora ¿Qué chico no querría salir contigo? Pero se de las distancias Granger

-Las rompiste hoy

-Si, pero porque se que Malfoy estará jodido de furioso
¡Y porque por culpa de sus políticas de odio que practicó desde que ingreso a Howgarts ha hecho mi vida miserable!

-¿A ti? ¿Con esa cara?

-Las chicas de sly no me gustan
- bufó - Y no puedo acercarme a otra de otra casa sin que Parkinson o Malfoy me fastidien. Y luego las chicas de otras casas no nos hacen mucho caso porque nos consideran escoria
pero todo a cambiado desde que Draco y tu

-¿Y quieres vengarte conmigo de Draco?

-No
tú eres demasiado inteligente para ello
además se nota que a pesar de que todos te miran, y los chicos son como moscas a la miel, estás muerta por Malfoy

-¿No eres muy atrevido con tus declaraciones?

-Deseo que Malfoy pase un mal rato, eso es todo

-Créeme Paris, ya lo esta pasando

-Entonces creo que

Pero en un segundo, Hermy vio esa cabellera platinada asomándose por el salón y sin pensarlo tomo el rostro de Paris y le dio un beso en la boca, claro fue fugaz y con boca cerrada, pero suficiente.

Draco lo vio y se dio vuelta con los ojos como platos ¿Cómo se atrevía? ¿Cómo podía? ¡Mujer fatal y traicionera! ¡Y con otro slytherin!

Paris miró a Hermy que tenía cara de ¡Yo no fui!

-Draco me matará por esto - dijo con los ojos bien abiertos

-¿No querías desquitarte porque no los dejan fijarse en otras chicas?

-Si - volvió a reír

-Si te mata, prometo ir a tu funeral

-¡Que amable, gracias! - sonrió justo cuando un grupo de chicas de ravenclaw y hufflepuff entraron a tropel al salón y se quedaron en la puerta mirando al chico.

-Tenemos público

-¿Vamos a Hogsmeade el fin de semana?

-Si, si sigues vivo

-Vamos a darle celos a tu marido ¿Qué te parece?

-¡Pero eres tu, el que se arriesga a que el entre a tu habitación y te ponga la almohada en la cara!

-O Parkinson ¡Pero tu no te ocupes señora Malfoy, se me cuidar solo!

-¡Adiós Paris! - despidió Hermy al chico mientras componía los libros y el chico pasaba entre el mujerío que lo evaluaba satisfactoriamente.

 

Draco estaba a media sala en slytherin, tomando una copa de vino y con cara de pocos amigos
Paris se había tomado la libertad de no aparecerse en la sala comun, hasta que terminara sus deberes y al entrar, tuvo que comportarse como si nada.

-Kavner - Llamo Draco con voz rasposa y media hirsuta, a saber cuantas copas de vino llevaba tomando.

-¿Qué?

-Hermione Granger es mi mujer - dijo con determinación

-MMM - el miro al cielo y fingio demencia - No fue lo que ella dijo

-¿NO?

-No, lo que ella me dijo, aparte que le parecí guapo, inteligente y educado, que tu estas pidiendo la anulación de la boda y ella podía hacer lo que quisiera

-¿Eso te dijo?

-Si, hasta me beso
¡Oye, que besa bien!

-¡Desangueo!- de repente atacó Draco a Paris aventando la copa

-¡Cielos! - sonrió Paris brincando a un lado y sacando su varita

-¡Maldito idiota! ¡No vas a salir con Granger!

-¡Demasiado tarde! - Sonrió Paris - ELLA me ha invitado a Hogsmeade el fin de semana

-¡NO PUEDES SALIR CON ELLA, ES DE GRYFFINDOR!

-Me vale
tu te casaste con una gryffindor
¡Ah! ¡Espera! - Chasqueó los dedos y emitió una sonrisa sarcástica - ¡Es la misma chica! Bueno
todo queda entre compañeros ¿No? Ya veremos que es lo que te enloqueció para que decidieras romper tus propias reglas

-Ella es mi mujer - dijo entre dientes apuntando de nuevo con su varita

-Era
ella dice que ya nada de nada entre tu y ella

-¡Petrificus totalus!

-Joder - murmuró Paris, como Draco estaba medio ebrio, no atinaba a darle y el solo se hizo a un lado y el hechizo rompió una estatua.

-¡Mocomurciélagos!

-Ya basta Malfoy, si el profesor Snape se da cuenta que

-¡Expelliarmus!

Y para su mala suerte, Snape que entraba atraído por el escándalo, recibió el hechizo en su mano y su varita salio volando

Draco trago saliva y se tambaleó, mientras Snape recogía su varita y se acercaba al rubio, miro a un costado la botella de vino, la copa tirada en la alfombra, manchada por el líquido y el rostro cetrino y descompuesto del rubio

-Señor Malfoy
no habra fin de semana para usted
si hizo planes para Hogsmeade, cancélelos
¡Ahora dese un baño y duérmase! ¿Cómo es posible que este bebiendo? - y se dio la vuelta marchándose

-Bueno - suspiró Paris acercándose un poco - Ya te contaré
como me la pase, este fin de semana, con Hermione
futura ex - señora Malfoy
- y se fue aprisa, antes que lo atacara de nuevo-

Hermione y Paris comían una manzana a orillas de lago esa mañana, mientras éste le narraba toda la situación
cerca de ahí, un grupo de chicas los espiaban, pero tan a lo lejos, que no escuchaban nada
y es que desde que Paris ayudara a la señora Malfoy, era toda una novedad, descubrir a otro sly de buen ver

-Y lo castigaron - alzo Hermy las cejas

-Estaba ebrio
creo que bebió algunas copas de vino de más
en serio Hermione ¿Tanto afectas a Malfoy?

-Tienes suerte entonces que no te haya dado uno

 

-Si, tiene mala punteria cuando esta ebrio, no así en juicio
a decir verdad
cuando perdió la memoria y comenzó a andar contigo
suficiente tenía con que Parkinson y su grupo lo fastidiaran
y era mejor apartarse

-¿Y ahora?

-Ahora que dizque recuperó la memoria y vuelve a ser el mismo idiota de siempre

-MJ

-Es el idiota que esta casado contigo

-¡Paris! - protestó Hermy

-Bueno ¿Qué te parece si yo lo sostengo y tu lo golpeas hasta que pierda de nuevo la memoria?

-Buena idea
¡No! - Sonrió - La verdad es que
lo preferiría desmemoriado, pero no era vida para el

-Yo creo que si recuerda cosas - Murmuro el joven sly - a veces lo miro como ido, como pensativo, como si algo le preocupara
como si

-¿Cómo si que?

-¡Como si pensara la manera en como anular su matrimonio!

-¡Oh, Paris! - gruñó

-Escucha, como Draco estará castigado, tal vez ya no sea necesario bajar los dos a Hogsmeade ¿Cómo darle en la torre si no nos ve?

-¡Te equivocas chico! Ahora es cuando mas iremos juntos
porque
en Hogsmeade hay tantos lugares donde perderse - Dijo con malicia - Y podremos perdernos un rato, antes de ir a tomar algo

-¿me estas haciendo una propuesta indecorosa?

-¡Oye!

-Vale, ya se lo que pretendes
que sea un misterio en donde estaremos "perdido" para que Draco se vuelva loco
y me asesine

-¡Eso!

-¡Gracias Hermione! - sonrió Paris tan encantadoramente que las chicas que los espiaban emitieron gemiditos de emoción ¿Cómo un sly podía ser tan lindo? -En serio, espero sobrevivir para mañana sábado

-Bueno, por lo menos hoy, ese grupo de admiradoras tuyas se encargarán de esparcir el chisme que estas coqueteando conmigo

-Valientes admiradoras - bufó Paris

-¿Por qué?

-Porque te apuesto que si me acercara a ellas y pidiera una cita, me darían calabazas

-Tranquilo Paris

-Si al menos saliera con otra chica
que fuera decente

-Pues
conociendo a mis compañeras, no tendría suerte
aunque
- Y su mente se ilumino con una conocida - No, ella no

-¿Quién no?

-Bueno
es ridículo
y no creo que acepte salir contigo
pero nadie sale con ella
no es fea, solo es
extraña

-¿Lovegood?

-¡Ah! Me adivinaste el pensamiento
si, hablo de Luna ¡pero olvidemos el tema! Se lo que dirían de ti los demás
que como ninguna chica cuerda de otra casa te hace caso, sales con las raras

-Así que
la señorita Lovegood
¿Sale con alguien?

-Paris ¡Bobo! Te he dicho que no sale con nadie

-Entonces nunca ha tenido novio

-Pues no
pero es muy inocente y pura
¡Mejor olvidémoslo de ello o Harry me mata! Es una buena amiga

-Pero sería una buena garantía - Dijo Paris con detenimiento

-¿Si?

-Ya hablo y salgo contigo
de gryffindor
si salgo con una ravenclaw
quizás la guapa Padma me haga caso
aunque sea la "rara"
de todos modos, yo soy un "raro" ¿no es así?

 

-¿Y si no resulta?

-Por lo menos me quedará la satisfacción de ver humillado a Draco y celoso de mi ¿Qué mas quiero? Claro
siempre y cuando, quede vivo al final del año

-Bien, mañana te presentaré a Luna en Hogsmeade

-¡Perfecto! - sonrió Paris mientras masticaba deliciosamente lo que quedaba de su manzana.

Una cosa era cierta, el chisme de que Hermione Granger y Paris kavner estuvieron junto al lago en actitud romántica llego a oídos de Draco y estuvo a punto de ir y partirle la maldita cara y decirle que no se acercara a Hermione a un kilómetro

Pero parecía que tanto el como Hermy se habían puesto de acuerdo para escondérsele
así que el rubio buscó por todos lados y no encontró ni en su habitación a Paris
¿Y como demonios le iba a romper la cara si no se dejaba ver?

Y para colmo, al día siguiente, la ida a Hogsmeade
Paris y Hermione juntos
ella, una mujer echa y derecha ¿Qué tal que le entraba la necesidad? ¡Y le daba a Paris lo que no le quería dar a el!

NO!!!!

Tenía que ira Hogsmeade
tenia que escaparse y evitar que esa mujercita traidora, le pusiera el cuerno
de pronto un dolor de cabeza lo atacó y algunos flashes mas pasaron por su mente
¡Vaya! Era cierto
el adoraba que Hermione le hiciera "eso"

El día D
de ir a Hosgmeade
Hermy veía su ropa
vaya
¿en verdad iría con eso puesto? Pero estaba decidida
si le iba a demostrar a Draco que al pedir la anulación del matrimonio, todo lo que poseía ya no sería para el
tenia que aguantar

Tardó mucho más arreglándose y con eso de que sus compañeras se habían ido ya, pues se atraganto un poco con los polvos faciales, con las sombras y uno de sus ojos lloro por unos segundos por culpa del lápiz negro

En serio
necesita a Padma o Lavender
Pero al final de un par de horas, logró convertir a la cenicienta de la mañana en una princesa y se puso la ropa, tomo su abrigo y si fuera católica, se hubiera persignado y encomendado a todos los santos

Bien

Boquiabiertos

Así estaban los chicos y chicas que aun permanecían en la estancia
porque la chica que bajaba no podía ser la perfecta miss perfección Granger
la chica estaba que mataba a cualquiera

Andaba unos jeans a la cadera, total y absolutamente entallados
que le marcaban su delicada silueta, su frágil cintura y el trasero sin duda, lo levantaba mas
aparte los jeans eran preciosos, no eran azules, eran de un rosa palo y tenia algunos brillos y figuras que lo hacían lucir primoroso y terriblemente sexy.

Aunque la cosa no paraba ahí, portaba un suéter entallado, que marcaba todo su torso y sus redondeces, y para colmo de color blanco aperlado, se había recogido toda su espesa cabellera, para que no interfiriera en su cuerpo y su maquillaje bien logrado, maravillaba a los chicos

-Hola Paris - lo saludo y el chico alzo una ceja

-He sobrevivido a tu esposo hasta ahora
pero creo que después de cómo estas vestida y de lo que irán a contarle
mi muerte esta asegurada

-¡Que dramático! ¿Y todo eso para decirme que estoy que me caigo de buena?

 

-Cielos
¡Granger! ¡Como te ha cambiado Malfoy que ahora te rebajas al nivel de la chusma! ¿Qué lenguaje es ese?

-Bueno, lograré mi propósito
Draco tiene que ceder, por las buenas, por las malas
o a la fuerza

-¿Y si no pasa?

-Entonces me moriré de tristeza y me odiaré por eso

-Pues ya nos vieron ¿Nos vamos?

-Si
a ver que pasa

Y paso que ni siquiera estaban aun en Hogsmeade cuando algunas víboras, llámense Slytherin fueron a donde Draco estaba castigado, haciendo algunas labores.

-¿No deberían estar en el pueblo? - Gruño el chico mirándolos

-Solo queríamos decirte

-¿Qué?

-Que tu dizque esposa se fue con Paris a Hogsmeade

-Lo se
lo escuché

-Y creo que Paris se la "comerá" hoy
porque no sabes
no sabes lo guapa que lucía Granger
y con ropa, obviamente muggle, tan entallada, que no dejaba nada a la imaginación

Draco controlo sus impulsos

-Que haga lo que quiera
yo
anularé
el matrimonio

-¡Ah! Con razón ahora sale con Paris

-Ahora se arregla mas que cuando andaba contigo
¡Oye! Algo bueno hiciste ¿Eh?

-hemos escuchado comentarios de chicos
están esperando salir con ella
algunos en buen plan y otros
para probar lo que tu probaste
que debió ser muy bueno

Ok
si no se largaban y dejaban de decir estupideces, tomo su varita con fuerza, no le importaría otro castigo.

-Solo queríamos avisarte
Malfoy

-Por si nosotros nos anotamos en la lista de Granger

-Dado que Paris anda con ella
¿Por qué nosotros no?

-Suerte en tu castigo

Aquellas viboritas se marcharon y Draco se sintió herido y traicionado
¿En verdad Hermione sería capaz de
? ¿Y con Paris? Pero
¿Y el amor? ¿Y aquello de que eres mío y de nadie mas?

No podía con aquella expectativa
no podía callar lo que sentía ¡No podía dejar que otro probara lo que era suyo! Lo que Hermione le había dado
tenía que agarrar valor

Saco de su bolsillo su anillo de matrimonio, leyó su contenido y algunas ráfagas de su memoria volvían
algunas cosas vividas mientras su memoria estaba perdida
la noche de bodas
si, la maravillosa noche de bodas

Y la repetición

Y las dos horas y media en el baño ¿Cómo había podido aguantar tanto? Bueno
es que Hermione era rete mañosa y sabia lo que "le gustaba y lo prendía". Se puso de pie ¡Al diablo con el castigo! Iría en busca de su mujer

-¡Señor Malfoy! - Gritó Filch - ¡Su castigo debe cumplirlo!

-¡Lo cumpliré cuando regrese!

-¡Se lo diré al profesor! ¡No puede salir, debe terminar el castigo!

-¡Yo le diré donde meterse el castigo! - gritó Draco, quien por supuesto, no salio por el patio principal, se escabullo por uno de los pasajes que daban a las afueras del castillo
no se iba a arriesgar encontrarse con McGonagall u otro profesor que lo hiciera regresar tan pronto

¡No sin antes dar con esa mujercita traidora y decirle unas cuantas!

Mientras que la mujercita traidora lograba su objetivo de presentarle a Luna a Paris, finalmente, solo sería para que el chico fuera mas respetado y tuviera amigas no slytherin
no pretendía que Luna se enamorara de el
y Luna por supuesto que no se enamoraría jamás de un sly.

 

Draco llego de inmediato a Hogsmeade, con varita en mano chispeante ¡No se que se creía esa mujercita! Pero primero la asesinaba a ella y luego a Paris
o primero a Paris y luego a ella ¡Pero de que exigía respeto, lo haría!

Como un lobo rabioso, se dedico a buscarla, ante la mirada de algunos sly que se preguntaban que hacia ahí, pues se suponía que estaba castigado

Y cuando pregunto prefirió no hacerlo

-Si, vimos que bajo con Paris, pero hace que no la vemos aquí

-Nos comentaron que salieron rumbo a los linderos del pueblo

-¡Alguien me dijo que andaban por la hostería!

-¿Quiénes? ¡Ah, ellos! Si
lucían estupendos, creo que se perdieron por ahí, para tener mas privacidad
¡Ah! ¿Qué no es tu esposa? ¡Que cuernotes!

Casi echaba espuma por la boca cuando la vio... primero ese cabello enrulado, perfectamente peinado, levantado, dejando al descubierto su frágil cuello, pero luego
la ropa, ajustada a su figura
y esos jeans
¡Cielos!

Le dio una rabia infinita ¿Tenia que estar mostrando su trasero a todos? ¿Para que cargaba su abrigo en mano si no se lo ponía? ¿Acaso no tenia frió? Claro, el sentía un calor, el calor del coraje y del síncope que estaba a punto de darle

Iría ahí y le diría sus verdades

Momento
Pero
la anulación
¿Qué haría? Si seguía con eso, entonces
¿Con que derecho le reclamaba
?

Por un momento se dio la vuelta y se quedo pegado en una pared, respirando profusamente
se decía una y otra vez que debía superarlo, que no la quería, que estaba buena pero nada más, que su situación estaba lo bastante complicada como para empeorarla

Pero

Estar casado con ella y no tocarla
era prácticamente imposible

¿Cómo había llegado a eso?

¿Cómo se podía estar enamorado y dolerle cada célula de su cuerpo por no tenerla? Dolía si
y mucho
¡Oh, está bien! Pensó por un momento ¡Al demonio con la anulación de la boda!

Salio de su escondite y la buscó ¿Dónde se había metido?

Vio a Paris que miraba a Luna con los ojos redondos
si, seguramente la lunática le estaba diciendo todas sus fantasías y estupideces que decían en la revista de su padre pero
¿Cómo es que no estaba Hermione con ella?

Se planto frente a los dos y Paris alzo una ceja y acaricio su varita
por si acaso

-¿Y mi mujer?

-¿Quién?

-¡No te hagas idiota! ¿Dónde esta Hermione?

-¡Ah! Ella
me la quitaron un grupo de chicos
pero al menos me la pase muy bien un rato con ella

-¡Si le pusiste una mano encima! - de pronto la varita de Draco apuntaba el rostro de Paris quien pese a todo no dejo de sonreír
esperando que no le enviara ningún hechizo pero
¡Demonios! Si que era rápido el chico

-Oye
que para Hermione una mano no basta

-Se la llevaron a la tienda de bromas - dijo Luna mirando con interés y Draco bajo la varita y se alejo de inmediato, dando grandes zancadas.

 

-Eso fue
- Suspiro Paris

-Estaba muy celoso - Dijo Luna entornando los ojos a Paris - ¿No te dio miedo?

-Miedo no
pero si temor por el tipo de hechizo que me hubiese enviado
- y sonrió encantadoramente - Esta de celoso que no se la aguanta, el castigo cuando regrese al colegio estará peor, porque hoy estaba castigado.

-Ustedes están desatados
¿Quieres ir a buscar Chynues?

-¿Qué?

-Son duendes de los árboles
¿Quieres buscarlos? ¿O quieres ir a tomar algo?

-Eh
- y luego pensó ¿Qué demonios son los chynues? - Vamos
a buscar esas cosas - suspiró ¡Tenia que hacer meritos y seguirla a todos lados, para que las otras chicas se atrevieran a mirarle!

Bueno, si lo miraban ¡Quien no!

Pero nadie le hablaba

¡Oh, si!

La descubrió, ahí estaba la bella Granger, con Iván Sanpedro que trataba de enseñarle español y al otro lado, Rob Vakulic, quien reía de lo que decían o intentaban

De dos zancadas estaba tras ella y tanto Iván con Rob, se quedaron en silencio y expectantes, Hermione supo de inmediato lo que sucedía, seguro Draco estaba tras ella, si
porque escuchaba su respiración agitada.

-Ponte el abrigo y vámonos - dijo entre dientes

-¿Qué? - se volvió como si nada

Bien
uno, dos, tres
cuenta hasta cien

El rubio le quitó su abrigo y se la puso en sus hombros y la tomo del brazo y se la llevo mientras le enviaba miradas asesinas a ese par de idiotas que andaban rondando a su mujer.

-¡Ay Malfoy! - chilló Hermione cuando el rodeo una esquina en la que estaba solitaria

¿Malfoy? ¿A poco así ya se llevaban?

-Me lastimas - Dijo la chica

-¿Y tú a mi que?

-¿A ti? ¿Señor indestructible, impenetrable y todo poderoso? Por favor
¿Qué quieres? Deje a Paris un momento con Luna, Robbie me iba a mostrar algo e Iván me enseña

-¿Por qué estas vestida así?

-¡Porque soy muggle! Y es la ropa de moda que se usa

-Aquí no estamos con tu gente - chirrió

-me visto como quiera, nadie me controla
y nadie menos que tu ¿O que? ¿Acaso dentro de poco ya no tendremos nada que ver? Y como no quiero estar sola, estoy mirando la mercancía

-¿Qué?

-Estoy haciendo casting
a ver quien será mi nuevo novio
Paris lleva la delantera

¡Oh, si, ahora si lo mataría!

-No anularé nada - dijo cortante

Ella fingió que no había escuchado ¡Mente fría ante todo!

-¿Dijiste algo?

-¡Que no anularé nuestro matrimonio!

-¿Y porque no? No veo mucho amor de tu parte

-¡Tampoco tu! Comenzando con esos jeans
¿Cómo puedes respirar con eso puesto? ¡Déjate la cazadora puesta por Dios santo!

-Yo te demostré todo mi amor hace unos días - Le rebatió - Pero se te hizo poco y dices que continuarás con la anulación ¿Qué me queda? Buscar otros brazos

-¡NO!

-¿No?

Y Draco la rodeo con sus brazos y la pego a su cuerpo, atrayéndola con fuerza ¡Estaba enloqueciendo desde hacia días!

-Draco no

Pero el rubio inclino la cabeza y capturo su boca en un beso, dejándose llevar, ese perfume que la castaña se había puesto, era tan dulce como ella, le mordisqueo el labio superior, haciendo que ella tambaleara y suspirara

 

Apretó un poquito mas el delicado y bonito cuerpo de la chica junto al suyo, sintiéndose libre ¡En esos besos la sentía suya! No
aun no la había perdido
no porque, ella se estaba derritiendo en sus brazos aunque tuviera un grado de débil resistencia.

-Muy bien, suficiente - dijo Hermione que ya estaba despeinándose

-No

-Debo regresar con Paris, lo deje con Luna

-No

-¡Suéltame Malfoy!

-¡Maldita sea Hermione! Primera
no regresas con ese imbécil, segunda, háblame por mi nombre y tercera

-¿Tercera que?

-Ya te dije que no anularé el matrimonio

-¿Y?

-Y te necesito
mucho

-Oye Draco. Si tú piensas que porque me dijiste que no anularás el matrimonio, de inmediato estaré en tu cama, pidiéndote amor

-¿Qué?

-¡Dicen que en la hostería tienen cuartos cómodos y privados!

Hubo un silencio

Hermione sonreía abiertamente y brincaba alegremente

Toda una castañuela

-¿Cómo dices Hermione?

-¡En la hostería! No te hagas
Seguro ibas ahí con la vaca de Parkinson

-Pero

-Si, ya te han de conocer
pero ahora vas conmigo

-¿A ti no te conocen?

-Señor Malfoy
le recuero que me entregue a ti por primera vez, soy una muchacha decente
no me voy a moteles con cualquiera
como lo hacía

-Pero en ese sitio

-Estamos casados ¿Qué mas pueden hablar? Y si no es ahora, no será mañana
Además estas castigado ¿no? Seguro que en una semana no veras el sol
ni a mi

¡Oh, y luego rodeada de todos esos chicos calenturientos no mejorando lo presente! Si no satisfacía a su mujercita ¿Quién le aseguraba que ella no buscaría otros brazos?

Bueno, sabía que ella no era así pero

-Habla ya
¿No te estás dando mucho a desear?

-Bien
vamos al hostal

-¡Pues andando! - y ella lo tomo del brazo y lo jalo hacia el interior del pueblo, buscando la hostería

Al entrar, el sitio era sencillo y agradable, casi no había mucha gente, pocas parejitas habían alquilado alguna habitación
así que tenían suerte que no los vieran.

-Dame dinero - dijo Hermy levantando la mano

-¿Qué? - Gimió Draco

-¡Dame dinero porque los cuartos no son gratis! - hizo un gesto con los dedos para que sacara el oro.

El rubio saco su bolsita de cuero llena de monedas y ni bien intentaba abrirla, ella se la arrebató y fue hacia la recepción, en donde un joven mago, leía un periódico un poco aburrido.

Draco se quedo boquiabierto ¡Esa mujer lo había desvalijado, ni una moneda le había dejado!

-Quiero una habitación - dijo la castaña dejando unos galeones

El chico alzo la vista y miro a Malfoy al fondo y fue por una llave

-¡Hey! - Dijo la chica - Ya se que a él lo conoces
y no quiero
que me des la misma habitación que le dabas cuando el venia con otra

-Es su favorita - mascullo el chico

-Te lo advierto - recalcó Hermione

 

-Era la suite

-No la quiero
- Bufó ¡pues si, por muy suite, ella no se acostaría en el mismo colchón en el que se acostaba con Pansy!

-¿Y mi cambio? - pidió Draco cuando ella volvió a el sonriendo y con las llaves

-¿Cuál? ¡Ay amor! Soy tu esposa ¡Debes mantenerme! ¡Vamos!

****Ajajaja ¿Que iran hacer los pillines solitos en ese cuartito? ¿Jugar a las manitas o que?

Cuando llegaron a las puertas de la habitación, Hermione se quedo de pie y mirando a Draco con una sonrisita traviesa
el rubio se quedo expectante.

-¿Qué pasa?

-Estoy esperando

-¿Qué esperas?

-Que me cargues entre tus brazos y entremos a la habitación

-¿Por qué?

-¡Porque es mi fantasía y si no lo haces me voy y te dejo con las ganas OTRA VEZ!

Draco negó con la cabeza ¡Mujeres! No le quedo de otra, abrió la puerta y fue a buscar a Hermy, la tomo en brazos y la levanto en vilo, entrando a la habitación, mientras la ex - castaña, daba pataditas de felicidad aferrada al cuello del rubio.

La bajo una vez adentro y la castaña brinco de felicidad, pues el día de su boda, estaban tan ebrios, que apenas y entraron a la habitación para hacer sus fechorías.

-¿Y ahora que? - Le dirigió Draco una mirada ¡No fuera que tuviera otra extraña costumbre!

-Hazme un gran, pero gran favor Draquito
quítate la ropa

-¿Cómo así?

-Pues si
anda
¿Qué no te estabas muriendo? ¿O que? ¿Te vas a dar a desear?

-Con una condición

-¿Cuál?

-Tú también tienes que quitarte la ropa

-¡Los dos al mismo tiempo!

-¿Y que me das si me desvisto primero?

-No lo se ¿Qué quieres?

-Tal vez mi oro, querida

-¡Estás como loquito! - Negó ella - en vista de que mi esposo no me mantiene
tengo que estafarlo
necesito algunas cosas.

-Bueno, no importa, tengo más

-¡Que bien, tengo muchos gastos!

-Ok - sonrió - ¿Comenzamos?

-¿A la cuenta de tres?

-Uno
dos
¡Tres!

Y de inmediato, Draco se quito la bufanda, la cazadora y comenzó a desabotonarse la camisa
Hermy que no se había puesto la suya solo se paso el suéter ajustado por la cabeza, dejando entrever el sostén y comenzó a desabrocharse los pantalones, mirando de reojo al rubio.

El cual hacia lo suyo, porque la camisa salía volando, dejando al desnudo sus pectorales delgados y marcados, bajo la cremallera del pantalón y se los quitó de un jalón, así como los zapatos quedándose en calcetines

Las botas de Hermione fueron aventadas al fondo, quedando solo las calcetas, igual que Draco, quien tiró los zapatos y terminaron por quitarse las medias y quedándose en ropa interior

Draco con sus calzoncillos poco sexy, en cambio, Hermy con sus bragas y sostén a juego en color blanco. La garganta se le secó al rubio ¿Sería acaso que usaría su varita para arrancarle lo que le quedaba de ropa?

-Ea, Draco, te falta una prenda

-A ti dos - Murmuró

-¡Ah, sabes contar! - Asintió Hermione ladeando su cabeza haciendo que su cascada de rizos afresados, cayera sobre su hombro

-¡Hazlo!

-¿Qué?

-Quítate el sostén y luego al ultimo
lo demás

 

-MMMM
no lo se
ya te vi las tetillas a ti
¿Por qué querría que me vieras las mías?

-¡No inventes mujer! ¡Fuera el sujetador, ya!

-¿Por qué?

-¿Por qué de que?

-¿Por favor?

-¡Quítatelo! - urgió desesperado

Hermy lentamente
muy lentamente, bajo un tirante, acariciando su hombro desnudo, bajo el otro pero no se quito nada, miro a Draco con una mirada seductora
felina, sensual, agitó sus pestañas como dando besos de mariposa al viento (Al mero estilo de Katy Perry con sus pestañas)

-¿Y bien?

-¿Bien que? - Draco estaba que el mismo le quitaría el sujetador con los dientes

-¿Por favor?

-Hermione, no estoy para juegos

-Estoy esperando

-¡Joder!

-No me lo quito

-¡Gatita
por favor
ya quítatelo!

Hermy sonrió triunfal y se llevo las manos a la espalda, desabrochando el sostén y no dejo caer el sostén, lo detuvo a nivel de sus senos, volviendo loco a Draco que le miro como diciendo ¡Te estás pasando!

Finalmente se lo quitó y se lo aventó a Draco a la cara emitiendo una encantadora sonrisita, el chico la miró largamente de arriba abajo ¡Por Dios santo que era preciosa!

Draco se acerco lentamente y la rodeo con sus brazos, inclinando de nuevo la cabeza, besándola de nuevo, un beso largo, largo y apasionado, profundo y ardiente

-¡Oh, me vuelves completamente loco! - Suspiró Malfoy cerrando los ojos y sintiendo sensaciones deliciosas en su cuerpo mientras susurraba bajo los labios de Hermione - Siempre lo hiciste y lo sabes perfectamente

Con un gritito de felicidad, el corazón henchido de placidez al escuchar las palabras del rubio, no se contuvo, empezó a besarlo y a recorrer su cuerpo con las manos, el cuello, los hombros, los pectorales, el abdomen y mas abajo

-¿Qué, que haces?

-¡Lo que tanto te gusta y te vuelve loco, Draco!

-¡Me matas gatita!

¡Oh, si, si señor! Ahora si, ella era su gatita
y la quería ¿Cómo no entregarse a el y hacer cositas sucias? ¡Finalmente estaban casados! Solo eran sus derechos

-Ese es mi plan, volverte loco rubio
hacer que no puedas vivir sin mi
por eso me encanta que pierdas la cabeza por mi, solo por mi

-¡Suficiente! - gimió Draco sosteniendo con firmeza la muñeca de la chica - no antes de tiempo cariño

Ella protesto con un chillido al perder su "juguetito" pero sonrió y continuo besando al chico, mientras este la levantaba de nuevo y la llevaba a la mullida cama

Las bragas y los calzones poco sexy de Draco fueron lo ultimo que salio volando antes que ellos se volvieran a entregar por completo
ella estaba decidida a no dejarlo ir, hasta que se convenciera que ella era todo para el y él
por supuesto, después de desearla tanto y ya tenerla, seria difícil dejarla ir

Tenia que evitar la anulación de la boda

Pero después le avisaría a sus tías, en ese momento, tenia cosas mejores que hacer

Harry alzo una ceja y luego la otra cuando vio a Luna hablando con Paris ¿En donde estaba Hermione? Se suponía que ella iba a salir con ese tipo
¿Por qué ahora el estaba con Luna?

 

Por la cara de Paris, supuso que estaba absorto por las locuras que decía la chica todo el tiempo, se extrañaba que el sly no hubiera salido huyendo después de escuchar a Luna
porque era lo que todos los chicos hacían.

-¿Y que son los Hylpykys? - Mascullaba Paris mirando azoradamente a Luna

-¿Quieres que te lo diga? Presiento que solo me tiras a loca y no crees nada de lo que te cuento

-Son un poco raras - Murmuro el chico - Oye Luna
tengo una duda

-Dime

-¿No eras novia de Ron Weasley?

Luna miro largamente a Paris y luego se encogió de hombros en un aire de decepción

-Lo era
si
pero el no iba en serio conmigo y yo me estaba ilusionando, lo entendí al inicio del semestre y mejor terminamos
ni siquiera le gustaba que nos viéramos mucho en publico

-¿Por qué no?

-¿Será porque no parezco de esas chicas guapas que tanto le gustan? Lo mío con el, terminaría y no se porque te lo estoy contando

-Lo siento, no quise ser entrometido

-Si, es obvio que nunca ser una preciosidad, así haga mil cambios en mí
Tengo sed

-Vamos por una bebida

Mientras Paris le compraba una limonada a Luna, todas, todas las chicas se preguntaban que demonios hacia ese bombón con la rara, se suponía que Hermione iba a salir con el

-Hace rato que no veo a Hermione - Dijo Luna mirando a todos lados

-Seguro que se encontró con Draco

-¿No era esta tu cita con ella?

-¿Cita? ¡No! Solo la acompañaba para que no estuviera sola
ella esta casada con Malfoy

-¿Y porque te quedaste a hablar conmigo?

Paris sonrió y Luna se inquieto con esa sonrisa, parecía que salía el sol, el chico apuro su bebida mientras entornaba una mirada de niño travieso.

-Porque eres una de las pocas personas decentes que hablarían conmigo, dado que soy de slytherin

-Eres guapo ¿lo sabes verdad? - Y sus enormes ojos azules parecían estudiarlo con detenimiento - Tengo que regresar al colegio

-Te llevo

-¿Y Hermione?

-Ya regresará

Paris regreso con Luna al colegio, en la estancia, ella extendió su mano para agradecerle, pero el sonrió y de inmediato le tomo el rostro y le deposito un beso en los labios
no había sido un beso descarado, ni grosero, ni obsceno
Solo presiono fuerte sus labios, tomando desprevenida a Luna que se quedo absorta

-Gracias a ti, Luna - Murmuró el chico y se dio la vuelta para irse a su sala común
dejando a Luna a media estancia
atontada ¡Un slytherin le había dado un beso! Un beso que ni siquiera Ron le había dado así de fuerte

-¡Luna! - Exclamo Ginny al estar entrando y ver la escena

-Gin

-¿Qué significa esto? ¿Y Ron?

-¿No te lo dijo? Terminamos
no le gusto lo suficiente
creo que quiere regresar con Lavender

-Ah - si, con razón los había visto juntos en el pueblo - lo lamento
¡Pero ese tipo te beso!

-Solo por agradecimiento
¿Es guapo no? Yo creo que Hermy sabia que me sentía triste y pensó en mí
para sacarme la espina

-¡Hablare con ella cuando regrese! ¿Dónde esta?

 

-No lo se

-Nos vemos en la cena - advirtió Gin y salio rumbo a la sala común, mientras que Luna se tocaba los labios
Paris tenia los labios suaves, y besaba con fuerza, en cambio Ron
Suspiró, sabia que no había sido buena idea andar con el, cuando no le gustaba lo suficiente

Draco estaba escondido entre la espesa cabellera de Hermione, se negaba a levantarse, estaba muy a gusto entre sus brazos y después de una batalla campal en la alcoba, solo quería besarla y hacerla suya una vez mas

Solo tuvo que buscar el rostro de la chica para lamerle los labios y chupárselos, para hacer que ella abriera la boca y el pudiera introducir su lengua para hacer el beso mas profundo y sensual.

Ella poso sus manos por el cuello del rubio, por su larga espalda que le causo calofríos porque la yema de los dedos de la chica hacía que le cosquilleara todo y sobre todo cuando ella le apretó su trasero mientras el beso se intensificaba.

La piel cremosa del chico era deliciosa y no dudo en morderle un hombro y el cuello, Draco cerró los ojos dejando que ella lo acariciara y le besara el cuello, las orejas, el rostro, la boca.

-Voy hacerte mia de nuevo Hermione - amenazo el
aunque no era necesario que se lo dijera
ella claramente lo sentía.

-Esto es terriblemente malo e indecente - dijo Hermy en tono mordaz mientras aspiraba el aroma del rubio, ningún chico olía tan varonil y seductor como el - Deberíamos portarnos bien
y tu deberias estar cumpliendo con tu castigo

-Te daré todo de mí, porque cuando regrese, el profesor Snape me mandara a los calabozos
a trabajos forzados

-Pobrecito mi niño ¿Ya ves lo que pasa por andar de borracho?

-Todo por tu culpa
siempre es tu culpa Hermione
porque me vuelves loco

-Gracias
ese es mi objetivo desde que te conocí. Volverte loco y hacerte la vida imposible

Apreso su boca y succiono con hambre sus labios, mordisqueándole el labio inferior y chocando sus dientes, abriendo un poco mas, para hacer un beso mas sugestivo.

-Te deseo
siempre te he deseado - la abrazo con más suavidad, sus ojos grises estaban oscurecidos por el deseo, era tan seductor, ese pelo cayendo sobre sus ojos
era un pecado

-No te

-¡Shhht! Silencio preciosa
silencio
no digas nada de lo que te puedas arrepentir, anda, solo
bésame

-Pero yo

-Di que si Hermione Granger ¿O que? ¿A estas alturas te vas a portar mojigata? ¿Después de haberme echo lo que tanto me gusta? Eso no es muy decente que digamos

Draco le rozo la boca con los labios, posando su lengua suave y húmeda, de manera erótica
¡Oh, si! ¡Magia, fuegos artificiales, el mejor día del mundo! Draco desnudo entre sus brazos, deseándola con toda intensidad

-Si cariño
puedes hacer conmigo lo que quieras

-Vas a pedirme más

-¿Y si no lo consigues?

-No saldremos de esta habitación

-¿Hasta que McGonagall venga por nosotros?

Draco soltó una risita mientras se hundía en el cuerpo de la castaña, disfrutándola toda, haciendo que esta, tocara el cielo con las manos y bajara al infierno de la pasión

En Hogwarts

 

Luna descubría a Ron con Lavender
si, definitivamente los dos se comían a besos, ella sintió una gran tristeza en su corazón, Ron jamás le había dado esos besos, siempre eran castos y tontos
el que Paris le había dado, era mucho mejor que todos los del pelirrojo, y se dolió.

-¡Creo que Lav y Ron lo hicieron! - Escuchó unas voces y se escondió

-¿Segura?

-¡Claro! Lavender dijo que la insípida de Luna, aunque se hubiera arreglado no sería competencia para ella y hoy le daría a Ron todo lo que quisiera

-¿Entonces se acostaron?

-Yo creo que si

El corazón de Luna se rompió
si Ron y Lav habían llegado a tanto, quizá era porque ella no era suficiente, se sintió tan poca cosa

-¿Y que me dices de Luna? - Escucho de nuevo

-Pues mira, a pesar de que no fue competencia para Lavender, consiguió a ese chico de slytherin es guapísimo

-A ver que piensa Ron cuando se entere

-No creo que le importe si anda con Lavender

-Yo no creo que dure con el, Luna es súper rara, te apuesto que después de esto, no lo vuelve a ver ¡El pobre tenia una cara de aburrimiento!

-Jajajaja

Luna pestañeó un par de veces y se alejo en el solitario pasillo, dejando escapar una lágrima, mientras aun escuchaba el tronido de los besos que Ron y Lav se daban y hacían eco

Al anochecer, los señores Malfoy regresaron al colegio, después de haber practicado el deporte del colchón hasta el cansancio
claro, a Draco lo esperaba el rostro sonriente de Snape

-Maldición - suspiró el chico y soltó de la mano a Hermione

-Nos vemos mañana - se despidió la chica - Si es que te dejan vida

Snape carraspeó y le hizo un ademán a Draco, seguramente, le daría primero una severa llamada de atención, y después el terrible castigo, por haber desobedecido el castigo.

Y si, el castigo era tan severo y tan asfixiante que lo que fue al día siguiente, Hermy no le vio la cara a Draco, y mejor no lo buscaba, ya que no quería distraerlo.

-¡Hola! - se acomodó Paris a su lado en el comedor

-¿Qué tal? Ayer ya no te vi

-Imagine que te habías ido con Draco

-¿Qué tal el resto del día con Luna?

-Bien
aunque no me habías comentado que esa chica había terminado con Ron Weasley

-Si
creo que Ron comenzó a andar con ella
por lástima, pero no resulto ¡Harry se lo advirtió, pero se le hizo fácil!

-Pobre chica

-Si, ahora me han comentado que esos dos se la pasan besuqueándose escandalosamente en los pasillos ¿Cómo puede Ron lastimar a Luna así?

Hermione platico largamente con Paris, pero al atardecer, añoraba los besos y las caricias de Malfoy, estaba que lo buscaba o que no lo buscaba pero
al parecer, la calentura era más fuerte
y decidida, fue hacia donde, según Paris, habían mandado a su amorcito

Y no es que Snape lo pusiera hacer cosas pesadas, el señorito lo único que hacia era archivar expedientes, por orden alfabético, aunque ya estaba fastidiado, se divertía leyendo algunos muy antiguos.

Estaba tan concentrado que no se percato que Hermione estaba ahí, mirándolo con deseo loco y febril
añorando estar entre sus brazos y prodigarse amor mutuo
bueno, deben entender ¡El amor juvenil y fogoso calenturiento!

 

Ella cerró cuidadosamente la puerta, la hechizo para que nadie pudiera abrir, mientras se recargaba en la pared
y lo miraba, como hechizándolo para que se vieran.

De repente, el rubio se volvió y la vio ahí, en el umbral de la puerta, le sonreía coquetamente y se revolvían los recuerdos amorosos
de hacía muchas horas.

-¿Qué haces aquí? - Murmuró el chico

-Quería verte - dijo ella mientras se desabotonaba la blusa y Draco tragó saliva ¿Qué pretendía esa mujercita?

-Si te descubre Snape, nos va a ir mal

-Eres mi esposo, tengo que ver como estás
- y se abrió la blusa por completo ante la mirada absorta del rubio, quien se sorprendió cuando se desabrochó el sostén que se abrochaba enfrente y le mostró sus senos mientras se los acariciaba...

NOOOOOOOOOOOOOOOOO PUES!!!! ¡Que indecente es esa tipa!

-Hermione ¿Qué pretendes? ¡Aquí no!

-Como quieras - se acaricio así misma y Draco sentía que se hipnotizaba con las bubis de la gryffindor - Creí que querrías probar
ayer te prendías de ellas

Los colores se subieron a las pálidas mejillas de Draco ¿Tenia que ser tan explicita y tan calenturienta? Y el, que parecía cerillito, que a la primera fricción se encendía
recordando todo lo que habían echo en esa habitación del hostal

-¿Entonces me voy?

Draco estaba hipnotizado
las redondeces de Hermy le parecían decir ¡Anda, somos tuyas, reclama tus derechos! Pues bueno
definitivo, la calentura es la calentura.

-Ven aquí cariño - le dijo el y ella se acercó de inmediato.

-¿Y si nos descubren? - Murmuró

-Cerré la puerta, anda, solo cinco minutos

-¿Cinco minutos? ¿Bromeas? Necesito un par de horas para satisfacerme
no me conformo con tan poquito tiempo.

-Tómalo o déjalo

Draco sonrió y comenzó a besarla con descaro absoluto, posando sus manos por el cuerpo de la caramelosa chica, mientras le quitaba la blusita, el sujetador y todo lo que llevaba puesto
afortunadamente el no llevaba mucha ropa encima, así que no tuvo problema para que Hermione volviera a acariciar su perfecta anatomía.

Los besos se intensificaron y los gemidos y ruidos extraños inundaron el lugar
Draco poseyó fervorosamente a su mujer, y casi, casi cuando terminaban su primera escena amorosa

¡PAC, PAC, PAC!

Tocaron la puerta y ellos se miraron azorados

-¿Señor Malfoy? - Era Snape - ¿Señor Malfoy porque esta la puerta cerrada? ¡Abra!

-¡Maldición! - Gimieron los dos y se separaron, de inmediato Draco le aventó su ropa a Hermione - ¡Escóndete!

-¿Dónde?

-¡Debajo del escritorio! - señaló un viejo y sucio escritorio, mientras el se ponía su ropa interior, los pantalones y se medio abotonaba la ropa

Ella, desnuda como estaba se escondió bajo el escritorio, mientras que Draco se fingió dormir sobre la mesa y a tiempo, porque Snape abrió la puerta, quitando el hechizo y cuando entro, lanzo un improperio.

-¡Señor Malfoy!

-¡Lo siento profesor, me quede dormido!

-creí escuchar algunas voces

-¿Voces? A lo mejor era yo, a veces hablo dormido

 

-¿De veras?

-Si profesor - y de repente, palideció, sobre un perchero, yacía el sujetador de Hermione
y rezo porque el profesor no lo viera

-No se duerma, que le faltan dos horas de castigo ¡Siga con esos papeles!

-Si profesor

Snape salio y esperaron unos segundos, no fuera a regresar
Hermione salio debajo del escritorio arrastrándose y empolvada, sonriendo por lo sucedido

-¿De que te ríes? ¿Estás loca? Vístete y vete

-¡Esto es excitante!

-¡Maldición!

-Vamos
terminemos lo que empezamos
ya no regresará

-¡Eres terrible! ¿Sabes? - Pero la tomo en brazos y siguieron en lo que estaban, finalmente, una vez comenzado el taco, había que terminárselo

Pinch$%& calenturientos... ^o^

Una sonrisa, una maldita sonrisa en la cara de Hermione, la chica estaba más que feliz, se peinaba en el espejo mientras tarareaba una canción, justo en ese momento Ginny entraba tras Parvati que busco algo entre sus cosas y se lo dio a la pelirroja.

-Gracias chica en cuanto baje al pueblo te los repongo ¡Me agarro desprevenida, lo esperaba en dos días y vino antes!

-¡De nada Gin! - sonrió Parvarti pero antes de salir le hizo unas señas al ver que Hermy se cepillaba y se cepillaba mientras canturreaba algo que solo ella entendía.

-¡Hey! ¿Por qué tan contenta? - se acercó Ginny

-Soy una chica feliz - Dijo y siguió acomodando sus rulos - ¿Qué te trae por aquí Ginny?

-Un accidente, llegó mi periodo y se me terminaron las toallas

-¿Qué periodo? - Pregunto la castaña mientras tomaba el lápiz labial color cereza y se lo aplicaba en los labios

-¿Qué?

-¿Qué te pasa Gin, de que hablas?

-Hermione
hablo del periodo, de lo que nos pasa cada 28 días
- Increpó Ginny - ¿Lo has tenido verdad? - Murmuró bajito

-¿El periodo? ¡Ah! ¡Eso, si! Si
si claro
por supuesto

-Bueno, me voy
¡Nos vemos! - y la pelirroja salio mientras Hermione se miraba al espejo e hizo un gesto.

-¡Demonios! - Barbulló - ¡Ya ni me acordaba de eso! ¿Cuándo fue la última vez que me paso? Eh
¿En que fecha fue? ¿Por qué no me acuerdo? ¡Bueno! Es natural
mi cuerpo cambio
desde que Draco y yo

Y se quedo pensativa un buen rato

-¡No! Creo que fue el 12 del mes anterior
así que no corro ningún peligro
pero por si las dudas
¡Tengo que dejar de hacerlo con Draco!

Al menos durante unos días casi no se vieron porque el profesor Snape dejo a malfoy castigado por su desacato, y en cierta forma para que dejara de andar de ridículo con Granger, por lo que los dos solo se alcanzaban a ver en las clases

Pero no se hablaban, solo con la mirada
pero bueno, siempre es sabido que las chicas se controlan mejor que los muchachos, por lo que aunque Hermy deseara a Draco, se aguantaba y en tanto, buscaba información extra en los libros de la biblioteca

Porque lo que buscaba no estaba en cualquier libro y temía preguntar a alguna de las chicas
era tener que dar explicaciones que no les daría.

Pero Draco se quemaba

 

Y si, es que una vez que se prueba un postre, siempre se quiere repetir
y el rubio quería de nuevo, repetir a su esposa
bueno, finalmente ¡era su mujer!

Hermione había encontrado por fin lo que buscaba, pero el problema eran los ingredientes
¿Cómo sacarlos de pociones? Desde algunos robos, Snape tenía puesto más hechizos en el salón, que ningún ingrediente salía sin ser detectado.

Pero ¿Por qué no había ningún hechizo? Solo pociones

Tan distraída iba que no se percato que Draco acechaba y en cuanto paso a su lado, la tomo por el brazo y la jaló hacia el, pegándola a la pared
El también se pego a su cuerpo y comenzó a besarla con mucho deseo y con una sensualidad que podría matar a cualquiera ¡Estaba que ardía!

-¡Draco, nos van a ver!

-¡Eres mía, estamos casados! - Decía el chico mientras mordisqueaba sus labios - ¡Por Dios Santo, que te deseo tanto!

-No podemos

-¡Busquemos un lugar, Hermy, sin ti me estoy volviendo loco!

-¡No!

-¡La sala de los menesteres! - Susurró - ¡La buscamos y luego nosotros!

-He dicho que no
Draco

El rubio se aparto y la miro con desconfianza ¿Qué le pasaba? ¡Ella era la primera que lo buscaba y lo hacia responderle como hombre, no una, no dos, si no tres veces! ¿Y ahora le decía que no?

-¿Estás en tus días o que?

-Precisamente por eso
te digo que no
no nos estamos cuidando Draco
y debemos comenzar

-Bueno
¿Cómo? ¿Con la pócima contraceptiva?

-¿La tienes?

-No

-¿Te sabes entonces algún hechizo contraceptivo?

-No

-Yo solo e encontrado pociones
y no muy claras
tal vez en Hogsmeade haya algo pero
entre que son peras o manzanas
creo que no volveremos a estar juntos en un buen rato

-¿QUEE?

-¡Tenemos que cuidarnos! Lo siento amor

-¿Me vas a dejar con las ganas?

-Consigue algo para protegernos y luego hablamos

Ella le dio un casto beso en los labios y se fue a su siguiente clase, dejando al rubio que no se la acababa
¿Se iba a quedar con las ganas? ¡Después de una semana casi a dieta! ¡Oh, el no lo iba a soportar mucho!

Y es que no era lo mismo hacer la chamba solito en el baño

-¡Ese Malfoy! - Apareció Blaise de pronto - ¿Qué hay?

Draco no estaba de humor pero
ya que Crabble y Goyle eran unos estúpidos y nada expertos con mujeres
Blaise se estaba convirtiendo en más un amigo que esos dos

-Oye Blaise
¿Tienes un minuto?

-Claro ¿Qué te pasa?

Hermione estaba decepcionada, en Herbologia no había ingrediente que pudiera utilizar para la pócima, ahora resultaba que los ingredientes se podrían encontrar en el mercado negro del pueblo o en pociones
custodiado por Snape.

-¡Tiene que haber hechizos! - Maldijo - Pero ¿En que libro?

Se rindió
¡Ya no podría tener una noche de placer con el rubio! Bueno
o una tarde
o una mañana
¡O lo que fuera! Se había olvidado del visitante de cada mes
aunque estaba segura que no había peligro, sin embargo

¡Abstinencia total!

¡No, Por Dios NOOOOOOOO, todo menos eso, no, Merlín no!

 

Mj
luego de un pleito entre las neuronas de Hermy, las chorrocientas inteligentes contra la única sexosa y depravada que solo quería tronarle los huesitos a Malfoy y que le provocaron una risa sarcástica e irónica a la pobrecita chica, se controló y volvió a sus cabales.

Así que para evitar tentaciones se refundió en la biblioteca haciendo sus deberes
pero cerraba los ojos y veía el cuerpo cremosito y de marfil de Draco
MMMMM
y sus labios delgados y sensuales chupándole los suyos
MMMMM
y esas manos largas y curiosas que sabían como apretarle sus bubis
MMMMM

-¡Ya, ya, ya estuvo bueno! - Sacudió su cabeza - ¡Deja de pensar en el! Piensa en tus estudios ¡No debes bajar tus notas! Hermione Granger
a estudiar se ha dicho

Estuvo media hora tratando de concentrarse

Hasta que de pronto
se volvio a los estantes de libros
Draco estaba parado en una esquina, mirándola fijamente, con el pelo rubio sobre su cara y un brillo bastante coqueto en sus ojos grises, no reía, solo la miraba.

Pero algo le llamo la atención

El llevaba algo en su mano y ella se levanto, dejo los libros y fue hacia el ¿Qué se traía entre manos?

-¿Qué? - murmuro y el agito lo que tenia en la mano, sin dejar su posición y verla apasionadamente

Ella lo tomo y alzo una ceja

-¿Quién te dio este globito? - Inquirió

-Me dijeron que es un método muggle
Me explicaron como se usa
y me los dieron caros

-¿Te los dieron?

-Compre varios
por si se rompen

-¿En serio?

-Ahora

-¿Ahora que?

-No tienes ningún pretexto
vamos a buscar el cuarto de los menesteres

Parado así, parecía un niño travieso, con ese rostro de ensueño y esa sensualidad que emanaba a todo lo que daba
¿Cómo decirle que no al chico de sus sueños?

Si todo el era divino

-Bueno, pero si no la encontramos
desistimos ¿Ok?

-Como tú quieras Hermy

Minutos después, los dos iban buscando la sala de los menesteres, hasta que por fin, dando sus tres vueltas y lo demás
la puerta se mostró y Draco suspiró ¡Por fin! Así no se le iba a echar a perder el "asunto" por no usarlo
¡Si, como no!

Cuando entraron, era una habitación austera, pero con una preciosa cama de dosel y al fondo, un jacuzzi que burbujeaba
y aparte un precioso aroma a jazmines inundaba el ambiente.

-¿Te gusta?

-Si - sonrió Hermione ¡Draco era tan persistente! - Aunque has caído muy bajo
¿Vas a usar un método muggle?

-Si
si he de sacrificarme
para poder tenerte

-Te amo

-Gatita - Suspiro el y comenzó a besarla con ternura, paciencia y saboreando sus labios, presionando con suavidad, jalándole el labio con sus dientes, mientras ella protestaba pero le comenzaba a quitar el uniforme

Y como lo de ser perversa se le daba muy bien ¡Quería verlo desnudito y a ver que tal se ponía el globito! Seguramente se divertiría al ver como lo intentaba
porque una cosa es que se lo hubieran explicado y otra muy distinta hacerlo.

 

Ella emitió una sonrisa traviesa, no pudo resistir

-¿Qué?

-Nada

-¿Nada? ¿Qué esta pasando por tu loca cabecita, Hermione?

-Solo que
nos vayamos muy despacio
yo se que estas urgido porque hace una semana nada de nada pero

-Me iré despacio
te lo prometo
quiero que esto no termine nunca

-¡Oh, Draquis, tenia tantas ganas de estar contigo! Pero ahora, tenemos tiempo
despacio es mejor, así lo disfrutaremos, porque ya sabes, no tendremos muchos momentos como estos

Claro, eso de que se fuera despacio lentamente no se lo creía mucho, si no fuera por el ridículo método muggle que había adquirido y que tenía que ponerse en salva sea la parte

¡Eso tenia que verlo!

Bueno
yo también, pero me fue advertido que podría quedarme ciega, por lasciva y sucia
así que mejor que la señora Malfoy se encargue de tal situación cachonda
y que le ayude por si no puede ponerse el
asuntito.

Pero la señora Malfoy tenía ganas de divertirse un rato, por lo que se sentó en la cama tirando los zapatos y las calcetas, mientras miraba a Draco como se deshacía de las prendas

Y mirando sus gestos cuando tuvo que abrir el sobrecito y sacar el globito
y la mirada de asco al principio
de desolación después y de ayuda al último porque nomás no pudo
colocarse maldita cosa

¡¡¡Esta bien!!! prometo seguir con el fic de manera decente para no pervertir sus mentes sanas...

Todos estaban en silencio en el comedor durante la cena
miraban hacia la enorme puerta, donde un par de personajes estaban entrando, tomados de la mano
bueno, después de una tarde apasionada, estaban hambrientos y no se perderían la cena

Y claro que estaban concientes de lo que pasaría

Sobre todo porque después de salir del cuarto de los menesteres, recién bañaditos en el jacuzzi, tomados de la mano por los pasillos y perdiendo la noción del tiempo
sin querer llegaron así a las puertas del comedor

Y una de dos
o enfrentaban las miradas o se soltaban como papas calientes
Pero esa decisión no constaba tanto de Hermione, si no de Draco
Por un momento ella se quedo atrás de el, mirando sus manos bien sujetas.

-Draco - Murmuró Hermy

El rubio dio un vistazo
su corazón se aceleró ¿Qué debía hacer?

Los slytherin comenzaron a murmurar
Paris y Blaise se quedaron en silencio mirándolos y cruzaron de repente una mirada.

-¿Dará el paso? - Murmuro bajito Blaise

-Debería
digo, todos sabemos ya

Blaise miró de reojo a Pansy que termino de masticar ferozmente su bocado y rechinó los dientes
aún no entraban, permanecían en la entrada.

Por la mente del rubio pasaron mil cosas
mil pensamientos, flashes de lo que había vivido cuando no tenía memoria y los sentía mas vividos
No podía soltarla
no ahora
sería juzgado si, pero ya lo estaban siendo

Y nadie les daba una oportunidad

Excepto por las personas que menos lo pensaba
Blaise
y el engreído de Paris
el primero de su casa que se había atrevido a hablarle y salir con ella
entonces ¿Qué pasaba con el?

 

Era ahora o nunca

Le apretó las manos y la jalo al interior del gran comedor, el silencio era espectral
y el chico avanzo con Hermy de la mano, lentamente, hasta llegar a donde estaban los amigos de ella

-Cena bien - dijo y le dio un beso en los labios

OOOOOOOOOOOOOOOOOOH

Se escuchó un gemido de muchos incautos que se negaban a creer que él príncipe Slytherin, se hubiera emparentado con la sabelotodo y de sangre absolutamente muggle, Hermione Granger.

La bilis reventó en Pansy

Blaise bajo la vista y siguió con su cena, mientras que Paris no perdía detalle, le agradaba Hermione y esperaba que Draco hiciera bien las cosas.

Bueno, hasta Hermione se había quedado sin habla al ver lo que su adorable rubio había echo
besarla en publico ¡El a ella!

Draco la soltó mientras le retiraba un mechón de pelo del rostro y miro a su alrededor, todos boquiabiertos, el dio un resoplido, agarró valor y abrió sus bellos labios

-¿Bueno, que nos miran? - Gruñó - ¡Ella es mi mujer, estamos casados y es natural que la bese!

Y todos comenzaron a murmurar

-¡Así que mejor se van acostumbrando y la van respetando o le rompo la cara al primero que le falte al respeto!

Más murmullos inoportunos y miradas desconfiadas

-¡Y si les gusta bien, si no todos se pueden ir a la ching
!

-¡Señor Malfoy! - Urgió McGonagall a lo lejos en su mesa, también los profesores estaban absortos de que Draco hubiera aceptado su verdad

-¡Si, yo también lo acepto! - Dijo Hermione sonriendo y diciendo muy alto - ¡Estoy enamorada de Draco y cuando sea grande me voy a casar con el!

Silencio

-¡Ya lo se, estoy casada con el! ¡Lo logré! ¡Es mío!

Mas silencio, incredulidad y gestos de ¡Tráganos tierra!

Desde la mesa de Ravenclaw, Luna miraba admirada a Hermy, por lo valiente que era al aceptar a un sly como su mas grande amor, dirigió una triste mirada a Ron y luego otra a Paris, el chico estaba como si nada
finalmente se volvió a Líam

Al que tanto había apoyado para que conquistara a Hermy
el chico arrugaba su servilleta y gruñía, furioso, molesto ¡Ya no tendría ninguna oportunidad con esa mujercita!

-"Pero nos vengaremos, juro que nos vengaremos" - pensaba Liam que no pudo seguir probando bocado - "¡Ese estúpido slyrtherin y tu, Granger, no seguirán juntos!"

Y ambos se dieron otro beso, pero menos indecente, mas urgente y más tronado
definitivamente, ese par había enloquecido y habían confesado abiertamente, su amor

-¡Hermione! - le jalo Ginny la falda - Suficiente

-MJ - carraspeó Blaise mientras aventaba una migaja a Draco

Los dos se separaron y ella se sentó entre Harry y Ginny, mientras Draco se acomodaba al lado de Blaise, quien solo observaba como Pansy estaba roja como la grana
furiosa, a punto de saltarle a alguno con el tenedor que tenia en sus manos

Pero a quien primero
¡Pues al que fuera!

 

-¡Desmaius! - Atacó Pansy primero

-¡Expelliarmus! - Hermy fue demasiado rápida y los hechizos rebotaron en las paredes, terminando sobre las copas de los profesores y rompiéndolas, tirando el líquido que portaban sobre la ropa de los profesores.

-¡Chicas! - protestó Draco tratando de proteger a Hermione

-¡Desangueo!

-¡Rictusemptra!

-¡SUFICIENTE! - Grito McGonagall

Los hechizos no dieron en el blanco, solo pasaron por encima, pero Hermy estaba sonriendo maliciosamente y Pansy apretaba los dientes con rabia.

-¡Castigo para la señorita Parkinson y la señora Malfoy hoy después de la cena! Y veinte puntos menos para las dos casas
¡Ahora cada una a sus asientos y guarden sus varitas!

Hermy le dio otro beso a Draco y lo despidió hacia Slytherin con aire de triunfo y superioridad ¡Esa vaca no podría con ella otra vez! No era la tonta que antes solía ser

Ahora era Hermione Malfoy, le gustase o no

-Ya estarás muy contento - Se volvió al rubio - ¡La desgracia cayo definitivamente sobre slytherin! Has aceptado a esa desgraciada
tu con esa sangre sucia y Paris coqueteando con la insulsa, la loca, la lunática Lovegood.

-Cierra la boca Pansy, haces el ridículo

-¿YO, YO? ¡Tú das mal ejemplo! ¡Fue una lástima que no le atinara a ningun hechizo!

-Deja en paz a mi esposa y por favor, no te atrevas a atacarla nuevamente
lanzas un hechizo más sobre ella
y me vas a conocer mejor

En cambio, Paris no dijo nada
no discutiría con ella

En su lado, Hermione comenzaba a cenar abundantemente, mientras el resto de sus compañeros cenaba en silencio, pero ninguno se atrevía a decirle cosa alguna, sobre todo porque Harry aparentemente "la apoyaba"

Al final de la cena, Hermione regreso a la sala común, tras haberse despedido con los dedos desde lejos
suficiente con el show dado hacia unos momentos.

-Hermione - Harry la llamo, en la sala estaban él, Ginny y Ron - ¿Quieres venir un momento?

-¿Qué pasa chicos?

-Hablemos en serio

-¿Qué?

-Estás casada, lo sabemos
lo de la anulación de esta boda, se supone que se suspende ¿Verdad?

-Si
Draco dice que

-No sabemos si nosotros
si nosotros algún día lo podremos aceptar ¿Me entiendes? Todo lo que ha pasado, lo que nos han dicho, no es fácil olvidar

-Draco nunca será nuestro amigo - Bufó Ron

-Y creo que el tampoco quiere ser nuestro amigo - Apunto Ginny

-Pero eres nuestra amiga y te queremos
te apoyaremos y te cuidaremos
cuídate de Pansy
es la que mas representa el peligro para ti

-Gracias chicos

-Aún sigo pensando que lo de ustedes dos es una locura

-Yo no me la creo
mis padres no saben nada
se los diré en las primeras vacaciones
se van a disgustar mucho

-¡Esta no te la perdono Draco, de mi cuenta corre que esta misma noche, tu adorada esposita sangre sucia, despierte en un lugar que no le corresponde! - Rumiaba la slytherin al salir del gran comedor y estaba que la rabia le estallaba por todos lados. Fue a la sala común de sly pero no estaba a gusto.

 

Pansy salió de inmediato de la sala común, buscando a Donovan, quien al verla, supo que la chica estaba a punto de comenzar con sus primeros planes en contra de Hermione.

-¿Que pasa Parkinson? ¿Ya estamos?

-Esta noche Hermy y yo tenemos detención, aprovecharemos esta situacion, tengo una idea para salir con ella esta noche... así que a las diez nos iremos, regresamos al amanecer, lo prometo.

-Muy bien Parkinson, tu sabrás
yo te cubro todo lo que quieras
después de enterarme de lo que hay con ellos, se jodieron mis ideas ¡Ahora la odio!

-Bien, entonces iré a hablar con los otros

-Te cubro

Parkinson, se dirigió a Crabble y Goyle, que estaban en el comedor, solos, rumiando y hablando tonterías, ella los llamó aparte. A las nueve de la noche se toman esta poción - les dio una asquerosa poción burbujeante - Crabble, te irás a donde Granger, Goyle, te irás a donde haya estado yo... ¿saben que es?

-Si Pansy

-Háganlo bien... o se las verán conmigo

-Por supuesto

-Todo lo hacemos porque aún es tiempo de que Draco vuelva al buen camino

-¡Todos queremos eso Pansy, por eso te ayudaremos!

-¡Bien, mi querida intrusa, hoy recibirás un buen castigo, mañana no regresarás nunca! - Susurró Parkinson mientras se alejaba de Crabble y Goyle.

Hermione acudió a su castigo con McGonagall, muy quitada de la pena y feliz, pues de solo recordar lo que había sucedido en la sala de los menesteres y en el gran comedor cuando por fin, se habían aceptado como esposos, la llenaba de felicidad inmensa y la hacía sentir más mujer.

-¿Como va señora Malfoy? - preguntó McGonagall al entrar y ver que la chica estaba avanzando en sus tareas que la había puesto hacer.

-Ya casi termino

-Bien, en cuanto ponga el último, se puede retirar a descansar.

-Si profesora...

-Señora Malfoy

-¿Si?

-Se que por muchos ímpetus que tenga con el señor Malfoy, le suplico que guarde la cordura y la decencia para con su relación con el, son esposos es cierto
pero contrólense

-Si profesora
- asintió pensando que sería imposible portarse bien.

Hermione puso el último reporte en su lugar, sin percatarse que la puerta se abría nuevamente, y una sombra sigilosa se acercaba a ella, silenciosa, pausada, la cual no le dio la mínima oportunidad de defenderse.
Asestó un fuerte golpe en la cabeza de la chica, que cayó desmayada al instante, con un hilillo de sangre en su cabeza, aquella figura encapuchada, llamó a otra, y juntos, levantaron a Hermy y la sacaron del salón de castigo y se la llevaron a rastras en medio la oscuridad de la noche.

-Ya regresas de tu castigo Pansy - preguntaba Zabini a una Parkinson de sonrisa tonta - El chico revisaba unos deberes junto con Paris

- Aja - apenas y respondió, había pocos en la sala común de Slytherin.
-¡Ustedes a dormir, es tarde! - gruñó Snape saliendo de la sala

-Solo terminamos estos deberes profesor - señaló Blaise

-Tienen una hora más ¡El resto a sus habitaciones! Señorita Parkinson, así que ya regresó

Pansy solo asintió y esperó a que Zabini subiera junto con Paris, "ella" se quedó en la sala común... a esperar que pasara el efecto de la poción.

 

-¿No vas a dormir Parkinson? - Pregunto Paris desde las escaleras

-En un segundo

-Si te ve Snape, se molestará

-Si

Por la mañana, Lavender bajaba preocupada del dormitorio de chicas, buscando a Harry entre la multitud, el chico esperaba a Ginny y Ron ya había salido sin esperarla para desayunar

-¡Harry!
-Dime Lavender - suspiro el moreno pensando que le preguntaria por Ron, su amigo habia dicho que tenia que hablar con Luna, porque no estaba de acuerdo que fuera amigo de un slytherin
y Harry se preguntaba que con que derecho

-¿Has visto a Hermione, sabes si se levantó temprano?

-No, ¿porque?- pregunto extrañado

-Es raro... anoche no la sentí llegar a dormir después de su castigo y hoy... su cama estaba impecable, como si no hubiera dormido en ella...
-Bueno - carraspeó el chico - ya sabes que ella y Malfoy...

-¿Crees que se haya perdido con el toda la noche?

-Bueno... yo pienso... si...

-No - dijo Lavender - algo me huele mal...tu eres su amigo, deberías investigar ¿no lo crees?

-Exageras Lav

-¿Y Ron?

-Ya se fue a desayunar

-¡Ah! ¡Y no me espero! Bueno, como sea, no es normal que ella no haya regresado
ella no es así

-Te apuesto que está en el comedor contemplando a Draco - dijo Harry, pero sintió un calosfríos poco común y salió de inmediato, buscando a su amiga.

Ron y Luna hablaban en el pasillo
el pelirrojo la miraba con ojos inquisidores

-No creo que sea buena idea que andes saliendo con Paris

-¿Por qué no? Hermione esta con Malfoy, es un sly

-No es lo mismo
creo que Paris te esta utilizando
he escuchado que le gusta Padma
a lo mejor solo quiere llegar a ella a través de ti, oye, no quiero que te lastimen

-¿Así como tu?

-Esto fue diferente, pensé que podríamos llegar a más pero

-Pero te gusta mas besar a Lavender

-¡Luna, ese chico te esta usando!

-No
si yo no lo uso primero

-¿Qué?

-No me pasara lo mismo que contigo Ronald
no otra vez

-¿Han visto a Hermy? - paso Harry

-No

-No la he visto

En el comedor, los chicos ya desayunaban, Draco estaba solo, picando algunos bocadillos, cerca de él, Pansy, recién bañada, con cara de sueño, y con un aspecto general de desvelo y fastidio... pero no había señas de Hermione.

Claro, el rubio se pregunto por ella, pero pensando que tal vez el castigo estaba pesado y se había quedado dormido
quizá debiera guardarle un croissant

Harry pensó que tal vez ya había desayunado y estaría en el salón de su primera clase, esperando impaciente, o leyendo algún libro en la estancia... y comenzó a buscarla, dejando olvidada a Ginny, pero no la encontró, comenzó su primera clase y ella no entró y en ese momento, sintió que algo pasaba...

-¡oye Malfoy! - gimió el chico

-¿que?
-¿Sabes donde está Hermione?

-NO
-No aparece por ningún lado - dijo entre dientes - pensé que te interesaría pero... claro... si desaparece, mejor para ti, así ya no tendrías una... esposa de sangre muggle...

-Potter
creí que eso había quedado claro anoche en el comedor

 

-Podrías cambiar de opinión

-Te pasas Potter

Harry encontró a Ginny y le explicó lo sucedido, y ambos comenzaron a buscarla, Draco por su parte, hizo lo mismo, extrañado por lo que le había comentado Harry ¿que Hermy había desaparecido? Bueno, no había desayunado pero

Pero al final del medio día, no había nada...ella no aparecía y los jefes de las casas, enterados, discutían sobre lo sucedido.

-¿como es posible que Hermione desapareció? - gruñía McGonagall - ¡La vi anoche y le dije que terminando regresara a la sala común!

-La señorita Parkinson regresó a la hora señalada - dijo Snape satisfecho - No entiendo que pudo haber pasado...

-Draco - quiso decir la profesora

-El señor Malfoy estuvo en la sala común, yo los mandé a dormir - dijo Snape

-¡Ya la buscaron en todo el colegio e inclusive en Hogsmeade... no puede ser posible que haya desaparecido!

Malfoy que escuchaba oculto, estaba absorto ¿como que Granger no aparecía? ¿A donde había ido? ¿Que estaba sucediendo? ¿Dónde estaba su mujer?

El colegio entero sabía que Hermione estaba desaparecida y aun era buscada, Luna se había cansado y estaba en el gran comedor, descansando los pies.

-¿Nada? - Se acercó Paris

-Nada

-Es extraño, no aparece por ningún lado, pareciese que la tierra se la tragó

-¿No la encerró Malfoy en algún calabozo?

-No bromees

-No estoy bromeando

-Te vi hablando con weasley - cambio la conversación - ¿Regresaste con el?

-No
solo me pedía que no hablara más contigo

-¡Ah!

-Claro que no le haré caso
tu me caes bien

Paris ladeo su rostro, estudiando perfectamente el rostro de Luna, con esos ojos enormes y brillantes, la nariz pequeña y los labios delgados, sin gota de maquillaje

-¿Por qué me miras así?

-Por nada

-¿Por qué crees que estoy loca?

-No estás loca Luna
solo que tienes ideas extravagantes que no todos los chicos lo comprenden
quizás por eso no resulto lo tuyo con Ron, aunque creo que el no esta totalmente seguro de sus sentimientos

-Si, claro

-Pienso que
se arrepentirá de haberte dejado ir
volverá a ti con el rabo entre las patas
y tu

-¿Yo que?

-Yo creo que tú lo perdonarás

Luna censo con claridad y tal vez Paris tenia razón, tal vez si Ron regresara a su vida, ella lo recibiría pero
ahora su corazón estaba herido y necesitaba sanarlo
y el ideal para ello, si se dejaba, era Paris.

-¿Seguimos buscando a Hermione? - sugirió Luna

-Si pero
¿Dónde mas?

-Los linderos del bosque prohibido

-Está bien

-¿No te da miedo?

-Ya lo peligros son pocos, además, será solo en los linderos, si nos atrevemos a meternos mas adentro, entonces si, las hordas que existen, podrían lastimarnos

Los dos salieron del colegio y bajaron al bosque prohibido, pero observaron que Hagrid, Grawp y otros profesores ya rastreaban por el bosque y se quedaron fuera, como pensando en lo que harían ahora que ya estaban buscando en el bosque.

Finalmente se quedaron cerca del lago, en donde estaba muy solitario, pues todos los alumnos habían regresado al colegio, solo estaban los dos

 

-¿Qué hacemos ahora? - Sonrió Paris mientras se sentaba y descansando sus largas piernas

Luna que permanecía de pie, pensaba
pero no en Hermione

-¿Qué te pasa Luna? Estás muy pensativa

-Paris

-Dime

-Tengo algo muy importante que pedirte

-¿Qué cosa?

-Tal vez te parezca repugnante
sobre todo porque se trata de mi, una insignificante chica
a la que todos conocen como la "Amiga loca de Harry Potter"

-No digas esas cosas, chica

-Pues después de que te diga lo que quiero, no creo que sigas pensando igual

-Me asustas

Ella lo miró, el alzaba su mirada mientras hablaban, Luna seguía de pie y el sentado, los ojos de Paris brillaban y en el, había algo que le decía, era el indicado

De repente, Luna se sentó sobre Paris y comenzó a besarlo apasionadamente, por lo menos había mejorado un poco su técnica, dejando sorprendido al chico que no supo ni que hacer
ella era tan niña
o bueno, como era tan menudita, así le parecía.

-Paris - dijo Luna una vez que lo beso - esto es muy importante

-Dime - murmuró con dificultad
ella no pesaba, pero tenerla así, tan cerca, presionando su cuerpo

-Quiero que contigo sea mi primera vez

Paris se quedo en silencio

Por mas de cinco minutos
mirando a Luna fijamente y absorto ¿Qué le había pedido?

-Por favor - casi suplicó - No me digas que no
no puede ser tan repugnante hacerlo conmigo
Te lo pido por favor
quiero
quiero sentirme querida
aunque sea solo una vez

*****Uuuuuuuuuyyyyy ¿No les da ternurita Luna?

Hermione abría los ojos, pesadamente... aquel lugar era demasiado frío y oscuro, alzó la vista y solo vio el techo alto con candelabros de araña, pero apagados, hacia el frente, un pasillo interminable, atrás de ella otro mas, interminable y lleno de estatuas de metal, armaduras con sus lanzas que rechinaban amenazadoramente ¿en donde estaba?

Hermione sintió un pesado dolor de cabeza, se sentía muy mareada, como pudo se levantó y para su fortuna se percató que aún tenía consigo la varita mágica, atontada por el golpe, caminó por el pasillo en donde estaban las hileras de estatuas de metal, con sus espadas brillantes, la chica sintió calosfríos.

-¡Lumus! - gimió y la punta de la varita se encendió.

"Muerte a la sangre sucia" - de pronto se escuchó una voz funesta, tenebrosa, de ultratumba y Hermione sintió como una brisa de aire frío la invadía

-¿que pasa? - chilló y se volteaba a un lado y otro, escuchando esa horrenda voz

Matad a la sangre sucia que profana este recinto!"

MUERE SANGRE SUCIAAAAAA!" - y de pronto una de las estatuas pareció cobrar vida y le lanzó un golpe con la espada, haciéndole un rasguño en su brazo

-¡NOOOOOOO! - chilló Hermione al ver que varias estatuas de metal, brincaban de sus pedestales, levantando las espadas directo a ella.

MUERE SANGRE SUCIA, MUEREEEEE!"

-¡NO! - chillaba Hermione esquivando los estadazos que le asestaban - ¡Basta por favor, basta!

 

Y sentía que sus piernas no le respondían, y sus manos le temblaban, no podía ni sostener la varita, la cabeza parecía estallarle y esa infernal voz le taladraba los oídos.

-¡AY! - gritó cuando el filo de la espada le asestó en el brazo y de inmediato comenzó a sangrar... definitivamente, las estatuas tiraban a matar.

La pobre chica, como pudo, se arrastró entre las piernas de metal, tratando de no tocar las espadas, y de esquivar sus ataques, saliendo de ese pasillo, y al hacerlo las estatuas no la siguieron, regresaron a su lugar... la que la había herido, aun goteaba su sangre en la punta de la espada.

Hermy no podía ni correr, sus piernas parecían de gelatina, pero aún así intento salir del pasillo, pero éste no tenía fin, parecía interminable, y solo la rodeaba la oscuridad... sin embargo, veía puertas que se abrían y cerraban a lo largo del pasillo, en las cuales, veía las cosas mas espantosas que en sus sueños había imaginado... ella pensó que estaba en la puerta al infierno.

-¡Sáquenme de aquí! - gemía y procuraba no ver las cosas espantosas atrás de las puertas, ella sentía desmayarse - ¡Por favor, sáquenme de aquí! - y comenzaba a llorar.

MUERE INTRUSA INDIGNA! - de pronto una ráfaga de aire frío la golpeó y la aventó con fuerza por todo el pasillo.

-¡AAAAYYYY! - gritó al sentir como el duro suelo, le golpeaba sin piedad, y al alzar la vista, miles de espectros malignos, comenzaban a rodearla, todos deformes, demoníacos, era mas de lo que podía soportar.
MUERE, MUERE, MUERE, MUERE!"

-¡NOOOOO! ¡DRACOOO, SACAME DE AQUIIII! - gritó con desesperación, mientras se hacía un ovillo para protegerse de esos seres.

De vuelta al colegio

La mente de Paris daba mil vueltas y se tocaba los labios mientras escuchaba la voz suplicante de Luna: "¡Por lo menos piénsalo por favor!"

-¡NO! Luna está equivocada, las cosas no son así, yo no podría
ella se equivoca
¡Es casi una niña! Bueno, ya no tanto pero

Pero si se negaba
de por si Luna se veía afectada
era tan pequeña y frágil ¿Y si se equivocaba? ¿Y si era al contrario y a Luna no le gustaba? Se arrepentiría por toda su vida

-¿Qué debo hacer? ¿Decirle rotundamente no? No volverá a hablarme nunca
¿Por qué, porque me has pedido eso Luna? ¿Por qué?

"Quiero que contigo sea mi primera vez, te lo pido por favor"

Paris se puso una almohada en la cara y emitió un gruñido, después la aventó y se froto el rostro
¿Cómo una niña inocente como ella iba a pedirle que hiciera tal cosa? ¡Que le arrebatara la flor de su virtud, a el, que no lo merecía!

-¡Buena la hora en que le ayude a Hermione! ¿Ahora que voy hacer Merlín?

Merlín te diría que no
Bueno, en tanto con el rubio que estaba en la sala común.

-"¡DRACO, AYUDAME!" - de pronto Draco se sobresaltó, estaba nervioso tratando de hacer sus deberes cuando escuchó esa voz - ¿Escuchaste eso Zabini?

-¿Que cosa?

-Una voz... pidiendo ayuda

-Sueñas Draco, yo no he escuchado nada - respondió el moreno, volviendo a sus deberes.

 

-"¡DRACO, TE NECESITO, AYUDAME!" - volvió a escuchar en sus pensamientos - ¡NO!

-¿Que, ahora que?

-¡HERMY ESTA EN PELIGRO! - gimió y se levantó, mirando a todos con desesperación - ¡algo le pasa!

-Pues nadie sabe donde está - dijo Blaise, sintiendo un poco de lástima - ahora resulta que tienes el don de la adivinación... tranquilízate amigo, estoy seguro que ella aparecerá.

Draco no respondió, sabía que algo había, una conexión, era como si el corazón de Hermione se conectara con el suyo para pedir ayuda, el chico salió de la sala común, totalmente desesperado... pero, ¿donde podría estar? ¿Donde?

En tanto, en los pasillos Luna caminaba hacia Ravenclaw

Pensando en lo que le había pedido a Paris ¿Y si el chico le decía que no? ¡Seria humillante! Aunque nadie se enterara
Se sentia avergonzada por andar rogando un poquito de amor

Amor que Ron nunca le había tenido y aun no entendía porque le había pedido salir con ella
ahora salir con Lavender y encima de todo, tener el atrevimiento de decirle que se apartara de Paris.

-¡Oh, Luna, creo que los torposoplos se han arremolinado en tu cabeza y te han hecho despabilar! - Dijo la chica apoyándose en las escaleras

Se miro a un espejo que estaba a un costado

-Creo que debo ponerme los espectrógrafos para ver si los tengo sobre mi cabeza
debe ser, para haberle dicho así a Paris ¿Qué pensará ese muchacho de mi? ¡Y que pensaría mi padre si se enterara!

Por primera vez en su vida, Luna sintió que su corazón no aguantaría una negativa, acostumbrada estaba a las decepciones, pero se había decidido que si Paris decía que si, le entregaría su primera vez
porque Ron, ese no la merecía

El castillo parecía tan solitario

Tan frío

-¡Draco, mi amor... sácame de aquí! - lloraba Hermione, encerrada en aquel terrible lugar, sin saber que hacer y seriamente lastimada...

Draco daba vueltas una y otra vez por todo el colegio, ponía atención a las paredes, por si ella estaba atrapada en algún pasadizo secreto, miraba a un lado y otro, esperanzado y nada... Harry se encontró con el, también la andaba buscando con Ron, Ginny y Luna.

Pero a pesar del mapa del merodeador, no aparecia el nombre de Hermione por ninguna parte, lo que quería decir, que dentro del colegio no podía estar

-No la encuentro - dijo Draco a Harry, el pobre rubio estaba muy pálido

-Nosotros tampoco...

-Yo... la escuché - dijo casi con temor

-¿Que dices?

-Le escuché pidiendo ayuda... ella está en grave peligro... No se donde buscar...

-Dumbledore no está - dijo Harry - así que no hay modo que nos ayude... Ningun alumno ha encontrado nada
ya buscaron hasta debajo de las piedras

-Luna fue al bosque prohibido pero nos dijo que ya estaban por ahí los profesores
regresaron, preguntamos y nada
no le han visto los centauros

-¡Ah! - brincó Ginny

-¿Que pasa?

-¡No les hemos preguntado a los retratos! ¡Alguno habrá visto u oído algo!

-¡Cierto, vamos!

Y todos corrieron hacia los retratos que estaban a lo largo del pasillo en donde Hermy cumplía su castigo, aunque algunos aseguraron que estaban en otros retratos charlando y no se dieron cuenta de nada.

 

-¿Como es posible? - chillaba Ginny - ¿y ahora que hacemos?

-¿A quien buscáis bellacos? - de pronto Sir Cargodan se apareció echando al dueño del retrato a base de insultos y apuntando con su espada.

-A Hermione Granger, Sir Cardogan - se adelantó Harry - La que ahora esposa de Draco Malfoy
aquí presente

-¿Quién?

-¡La muggle que se caso con el sangre limpia en una noche de borrachera! - dijo Draco desesperado

-¡Ah! Ella
¡La bella dulcinea que fue secuestrada! - dijo sin tacto y con un dejo de superioridad

-¿Que? - brincó Draco - ¿Qué es lo que está diciendo? ¡Eso es imposible!

-¿Como que fue secuestrada? - gritó Harry -¿Quien lo hizo?

-MMMMM... no lo se mi señor, ambos tenían capuchas negras y máscaras, imposibles verles el rostro... golpearon a la bella señorita y se la llevaron a rastras

-¡NO! - gimió Draco sintiendo su corazón partido

-¿A donde la habrán llevado? - preguntó Ron, un poco verde

-¡Solo alcancé a escuchar algo sobre la mansión Malfoy! - dijo Sir Cardogan y Draco palideció

-¿sobre mi casa? - chilló - No entiendo yo... - y de pronto palideció aún más - Pero
mis tías
me hubieran avisado

-¿Que te pasa Malfoy?

-¡Oh! ¡Hermione está en el pasillo prohibido... en mi casa! - gimió

-No me gusta como suena eso de pasillo prohibido...

-¡Hermy está en peligro! - gruñó - ¡Tengo que ir a rescatarla! - salió corriendo.

-¡Espera que tú no vas solo! - protestaron los otros chicos y salieron tras Malfoy

En el trayecto se encontraron a Luna

-¿Qué pasa chicos?

-Malfoy dice que Hermione está en su casa
iremos allá ahora ¿Has visto a los profesores?

-Están en una junta

-No tenemos tiempo de perder - dijo Malfoy deteniéndose por un momento - Si esta en el Pasillo Prohibido
¡Algo malo le puede pasar! - Aunque rezaba porque nada malo le hubiera pasado ya

Y siguieron su loca carrera, con Luna tras ellos, mientras que a un costado, Ron le miraba de reojo ¿Se había equivocado al dejarla?

******¡Posteen chicas/os por fa! Acepto votaciones ¿Que decís? ¿Que Luna lo haga por primera vez con Paris?

Draco no pidió permiso y ni informó lo sucedido, lo mismo que Harry, Ron, Ginny y Luna, todos salieron por el pasadizo que llevaba al sauce boxeador, finalmente ya sabían como controlarlo, pero al estar afuera, se preguntaron en que se irían.

-¡Tresthals! - dijo Luna - ¡Busquemos a los tresthals! - tratando de no pensar que Ron estaba a pocos metros de ella y aún la turbaba.

-¡Cierto! - y todos corrieron al bosque prohibido.

Para su suerte, Hagrid les acababa de dar de comer así que una manada estaba reunida, por lo que Harry y Luna guiaron a Ginny y a Ron hacia los animales alados para que los montaran, Draco se quedó helado.
-¿Esos son los dichosos threstals?

-¿Los ves? - gruñó Harry

-Draco vio morir a sus padres - dijo Luna severamente - es lógico que ahora los vea

-Súbete Malfoy, que no tenemos tiempo...

Draco subió a uno de los animales y ordeno ir a la mansión Malfoy, de inmediato las criaturas se elevaron, y dirigieron su vuelo hacia la mansión, a toda velocidad, entre los nubarrones oscuros, entre el viento helado.

 

Pero llegaron a la mansión, y fue extraño, no había luces, no había risas ni charlas, ¿en donde estaban Bethel y Susan? Malfoy entró a la mansión seguido de los chicos, con varitas en alto, encendiendo las antorchas a su paso.

Harry y los chicos veían por fin, el interior de la mansión, aunque con las decoraciones de las tías, tal vez ya no era la misma de antes, fría y sin vida. Ellas no se encontraban por ningún lado, y los chicos seguían encendiendo las antorchas, hasta que Luna encendió la chimenea.
-¡aquí están! - chilló, las dos señoras yacían, en los sillones, profundamente dormidas, aun sosteniendo sus copas de vino a medio beber, y una hermosa botella de vino, que se notaba era nueva.

-¡Despierten, despierten, Bethel, Susan! -las cernió Draco, pero ellas estaban bien dormidas.

-Alguien las hechizó - dijo Ginny - debieron poner alguna sustancia, pócima quizás en su bebida para dormirlas y traer a Hermione aquí.

-¿pero quien?

-¡Miren lo que dice la botella! - señaló Luna, ésta tenia un pequeño recado que decía "Beban a mi salud, Draco y yo, mas felices que nunca, brinden por mi felicidad. Hermione Granger"

-Imposible - dijo Draco mirando la botella detenidamente - Hermione no pudo enviar esta botella de vino a mis tías, algo anda muy, muy mal...
-¿En donde está atrapada Hermy? - preguntó Harry con desesperación

-En el último piso... iré por ella

-¡Nosotros vamos contigo! - dijeron los demás arremolinándose a las enormes escaleras de caracol que había en medio de la estancia.

-¡Imposible!
-¿Que?
-No podrían entrar - respondió sombríamente - en ese lugar solo pueden entrar los Malfoy... cosas terribles les sucederían si ponen un solo pie en ese lugar

-¡Pero Hermione está ahí! - Protestó Harry molesto - ¡Y mi deber como su amigo es protegerla y lo haré!

-¡Pero yo soy su esposo y se que esta en peligro, uno de donde solo yo puedo sacarla!

-¡Ire contigo!

-Iremos - dijeron Luna, Ginny y Ron

-No entienden
no se como pudieron meter a Hermione
solo un Malfoy puede hacerlo, si entran conmigo
serán asesinados de inmediato
pero si eso quieren

-Hermione es como mi hermana - dijo Harry negándose - Subiré contigo
aunque según tu, no pueda entrar al pasillo

-Lo se, por eso iré a rescatarla... antes que algo malo le suceda ¡Ustedes dos traten de despertar a mis tías! - dijo a Luna y Ron y de inmediato desapareció, apareciendo en la entrada del ultimo piso, frente a una puerta negra, con un picaporte de figura espectral y ojos rojos.

Harry y Ginny que lo siguieron se quedaron con las varitas en alto a una distancia prudente
Draco tomó el picaporte y lo giró y de pronto, éste le succionó la mano, atrapándolo y emitiendo sonidos cruentos y guturales

¡Nombre!
-Draco Malfoy - dijo el chico, y fue soltado, abriéndose la puerta lentamente y rechinando fuertemente, el chico levantó su varita y comenzó a caminar, a su paso, las antorchas se fueron encendiendo, todo parecía tranquilo... y es que para un Malfoy, así eran las cosas.

Harry y Ginny quisieron acercarse, pero la puerta comenzó a sangrar y a temblar furtivamente
y la palabra "Intruso" se dibujó en la puerta.

 

-Creo que es mejor no tentar a la suerte - dijo Ginny

-Si Malfoy no regresa con ella, entraré, a costa de mi vida

-Lo se Harry

El rubio miraba a todas partes, no entendía que había pasado, si Hermione estaba ahí ¿como habían podido meterla, siendo que los intrusos eran destruidos de inmediato? Tenía en la boca un sabor amargo ¿y si Hermione...? ¡NO! no quería pensar en ello y seguía caminando.

-¡Hermione! - gritó y en todo el pasillo, solo se escuchaba el eco....

De inmediato paso por el pasillo lleno de estatuas de metal, las cuales solo rechinaban, pero ninguna se movía mas allá, sin embargo, Draco vislumbró algo en la punta de una de ellas, goteaba un líquido viscoso rojo...

El chico se acercó y la tocó, con horror vio que era sangre fresca, sus ojos se empequeñecieron... ¡debía ser de Hermione! Furioso apuntó su varita a aquella figura metálica, diciendo una maldición, ésta estalló en mil pedazos y el, corrió hacia el interior del pasillo...

¡Ella estaba herida y el debía encontrarla! Conocía esos pasillos ¡cuantas veces no los había recorrido con su padre! y sin embargo ahora parecía que se hacían interminables, abría una por una, las miles de puertas a su alrededor y no la encontraba.

Hermione por su parte, se arrastraba lastimeramente, hacia el interior de una torre, estaba herida, sangraba profusamente por el brazo, tenía cortadas en el rostro y en otras partes de su cuerpo, el uniforme era un desastre, pero en la torre no había más que una ventana y cuando ella se asomó, solo el vacío... un vacío que parecía infinito.

Ella sollozó brevemente, y se sentó en el piso, no aguantaba más, parecía que no saldría de ahí nunca... y de pronto, la puerta de la torre se abrió, azotándose con fuerza y una luz apareció... una mujer con aspecto espectral apareció.

TU! - le dijo - ¡SANGRE SUCIA! ¡NADA TIENES QUE HACER AQUI! ¡SOLO LOS MALFOY TIENEN DERECHO!

-¡Soy ahora una Malfoy!

-¡NOOO, NO LO ERES, UN APELLIDO NO HACE AL REY!

-¡déjenme en paz! - gimió Hermione

Esa ventana que ves... es tu única salida! ¡Salta Sangre sucia... salta y se libre!

-¡NO! - chilló y el espectro se acercó aún mas, a través de la maraña de cabello, Hermy vio que el espíritu era hermoso, pero frío, muy frío, esa mujer sonreía con maldad pura

-Escucha querida - pareció suavizar su voz - salta... escapa de aquí o... morirás...

-¡I...Igual si salto! - dijo entre dientes

-¡Que saltes te digo! - y el espíritu levantó a Hermione por el brazo lastimado y la pegó a la ventana - ¡Hazlo, salta ahora y se libre!
-¡NOOOOOO!

-¡BASTA! - gritó Draco desde la puerta - ¡Suéltala ahora!

-Señor - dijo el espíritu - es una miserable sangre sucia, profano este suelo... debe morir

-Suéltala - dijo y le apuntó con su varita - es la orden de un Malfoy y no se discute - ¡Además ella ya es una Malfoy!

-¡AAAAAAAAAAAAAAH! - chilló el espectro - ¡TRAICION, TRAICION, TRAICION!

 

-¡SILENCIO! - gritó el chico - ¡No discutas mi orden, aléjate de ella y déjala en paz!

NOOOOOO! ¡ESTA TRAICIONANDO A SU SANGRE, CON ESTA MUJERCITA! ¡SI HAY TRAICION EN LA SALA, DEBEN PAGAR CON SUS VIDAS!

-¡HERMIONE! - gritó Draco al ver como el espíritu alzaba a la chica y la soltaba fuera de la ventana, hacia el vacío - ¡NOOOOOOOO!

-¡DRACOOOOOOOO!
El espíritu salió de la pequeña torre y Draco corrió a la ventana, la chica, para su fortuna, se había agarrado de una antorcha que se colgaba débilmente, Draco sentía que su corazón se saldría de su pecho.
-¡Dame la mano Hermione!

-¡No puedo! - gemía y el dolor de su brazo lastimado era insoportable - ¡No puedo! - lloraba

-¡Por favor mi amor... no me hagas esto, dame la mano!

-Draco... ayúdame - suplicaba la chica y sentía como sus manos resbalaban y la sangre no ayudaba.

Entonces haciendo un esfuerzo, el chico se trepó en la ventana, y como pudo se balanceó sobre la chica, tomándola por los hombros... una cosa era seguro... si no lograba jalarla hacia el... los dos caerían al vacío.

Draco respiró profundo y la jaló hacia el, tan fuerte, que ambos cayeron, pero dentro de la torre, y la chica se abrazó a el de inmediato.
-¡Sácame de aquí... por favor... sácame de aquí!

-Lo se - respondió el chico mientras le quitaba el pelo de la cara, la levantó en brazos y salió de la torre pero en el pasillo, le esperaba una desagradable visión.

En el pasillo, los espectros rondaban en el techo, lanzando fuego y viento gélido, las puertas comenzaban a abrir y cerrar con violencia, volviendo a mostrar sus horrendos contenidos...

-¿Que significa esto? - chilló Draco

-¡El amo nos ha traicionado! - dijo un espectro - ¡El amo debe morir, para reivindicar sus culpas!

-¡Maldición! - gimió Draco - Hermy... tendrás que caminar - dijo el chico, la soltó y levantó su varita.

-¿Que pasa?

-Pasa que... quizá no salgamos vivos de aquí - respondió mientras se preparaba para el ataque.

-¡Oh! - gimió la chica

-Tendré que utilizar magia negra mi amor, mi padre me enseñó esas artes en este sitio, algunos son hechizos alemanes porque la magia es antigua y oscura - dijo el chico casi naturalmente - así que no te asustes por lo que veas u oigas.

-Draco - dijo Hermione... - mientras con sus enormes ojos castaños le acaricio su precioso rostro de marfil

-¿Que?
-Te amo - susurró con los ojos llenos de lágrimas y hundió su rostro en su pecho, si iban a morir juntos, pues así sería.

-Yo también te amo Hermione... -respondió y se preparó... para tratar de sobrevivir... o morir...

Apenas y Draco caminó con Hermione, los espectrosque se encontraban volando los rodearon, girando muy rápido, provocando unmareo en los chicos, el viento helado parecía calarle los huesos, y era muyfuerte, que les impedía avanzar, se escuchaban los lamentos y quejidos funestosestridentemente que les impedía avanzar.

MUERAN LOS TRAIDORES! - gritabanlos espectros, y comenzaron a arrojar lenguas de fuego que Draco comenzaba adesviar con su magia.

 

Rictumsemptra! - hacia el encantamientoescudo y las lenguas de fuego, se desviaban y quemaban todo a su paso, laalfombra comenzaba a arder, y algunas cortinas.

MUERAAAAAAN! ¡TRAIDORES! ¡GUSANOS!¡MISERABLES! - y continuaban arrojando lenguas de fuego cada vez masgrandes, que inclusive ya les habían causado algunas quemaduras.

-¡Tengo que ayudarte! - gemía Hermione, sacando suvarita y apuntando, pero no podía ni sostenerla, sus manos le temblaban

-¡Tenemos que salir de aquí! - pensaba Draco,desesperado, sobre todo, cuando llegaron a la sección en donde las figuras demetal, los amenazaban con sus espadas filosas.

ATAQUEN A LOS TRAIDORES! - gritóel espectro de la mujer y las estatuas alzaron sus lanzas.

Sectumsemptra! - gritó Malfoy agitando confuerza su varita y el soldado de metal que iba al frente, se tambaleó, y en laarmadura aparecieron cortadas, se le volaron los brazos y su espada cayó alpiso, junto con el.

Expelliarmus! - trataba Hermy deayudarle, pero conforme caminaban, sentía que los ojos se le cerraban, queríadesmayarse y se aterraba de solo pensar que Draco cargaría con ella y encima detodos, tendría que defenderse de sus atacantes.

-¡Chispaexplosiva! - gritó Draco de nuevo, agitando su varita y de la punta salió unabola brillante de color perla, cargada de electricidad, que se incrustó en elpecho de otro soldado de hierro, haciendo explosión al instante, pero aúnquedaban muchos, que se acercaban amenazadoramente.

Y los ojos de Hermione... amenazaban con cerrarsecada vez más... y Draco, pensaba que su fin, estaba más cerca que nunca...

Barrera Protectora! - gritó de nuevo elchico, protegiendo a Hermione del fuego, y del aire helado, y de los espadazosque los soldados mas próximos comenzaban asestarle. Encerrados en una burbujainvisible de protección, Draco miraba a todas partes tratando de encontrar unasolución - ¡tenemos que salir de aquí!

-Draco... tengo sueño - gimió Hermione débilmente

-¡Aguanta cariño! - susurró el chico, y sentía queno podría sostener por mucho tiempo, la barrera de protección.

-Sácame de esta pesadilla - murmuró

-¡Si, voy a sacarte de aquí, cueste lo que cueste!- dijo entre dientes - ¡Pero tienes que hacer un último esfuerzo!

-¿como?
-¡Tendrás que correr, yo te guío!

-¡No se si... pueda!

-¡Podrás Hermy... vamos chiquita... haz elintento!

Hermione le miró a través de sus ojos nublados ysonrió, ambos se pusieron de pie, el la sostuvo fuerte por la cintura, labarrera protectora a punto de extinguirse...

Tunnel Kraft! - gritó Draco azotando suvarita y un rayo potente de luz salió de la punta, la luz formó como un túnelen espiral apartando como violencia a todos los soldados y los espectros, yDraco de inmediato jaló a Hermy a través del túnel... atravesando esepasillo... quizá quedarían a salvo...

Draco jaló a Hermione por todo el túnel protector,pero un grupo de espectros que volaban alrededor del túnel, se juntaron yenviaron un hechizo para romperlo.

Brechen des Tunnels! - gritaron con vozestruendosa y pesada, el túnel no resistió, y se hizo una onda expansiva alromperse, haciendo que Draco y Hermy fueran lanzados hacia uno y otro lugar.

 

-¡NO! - gritó Draco al vercomo ella quedaba a merced de los espectros y de algunos soldados que aun permanecíande pie.

-¡D...Draco! - alzó la vista, Hermione,débilmente, ahora estaba a muchos metros de su alcance, ambos lastimados,heridos, y cansados.

-¡Hermione!
Matadla! - gritó el espectro dominante

-¡NOOOO,NO LE HAGAN DAÑO A MI ESPOSA! - gritó el rubio, desesperado, e intentó ponersede pie alzando la varita, pero tenía lesiones en todo el cuerpo y su muñecaizquierda fractura, sangraba profusamente de la nariz y de los labios.

Schlaf mit den Göttern! - gritó unespectro y un rayo luminoso naranja salió de sus manos y atravesó el cuerpo deDraco, quien sintió un dolor muy fuerte, y todo comenzaba a darle vuelta,alcanzo a ver como los espectros rodeaban a Hermione y como un soldadolevantaba la espada...

Cayó al piso pesadamente, con el rostro hacia lapuerta de entrada, cuando una luz cegadora salió de la puerta, y vislumbró tresfiguras que entraban y el simplemente, no pudo evitarlo... perdió elconocimiento... dejando a merced de esos seres, la vida de su amada Hermione...

-Draco... sobrino... ¿estás bien? - escuchaba unasvoces lejanas, pesadamente entre abrió los ojos e intentó voltear, pero undolor muy fuerte lo atacó y se quedo quieto.

-¡Ya despertó Bethel!

-A Merlín, gracias - suspiró

-¿Como estás Draco? - preguntó Susan con suavidadmientras le quitaba el cabello del rostro.

-Auch - se quejó el chico y luego recordó todo -¡Hermione, ella... ella! - trató de incorporarse, pero de nuevo el malditodolor hizo que casi perdiera el conocimiento - ¡AAAAH!

-¡Tranquilo hijo, ella está bien, está viva!

-¿Donde... don...de?

-En otra de las habitaciones... sus amigos lacuidan, el profesor Dumbledore está evaluando sus heridas... afortunadamente larescatamos a tiempo...

-¿Ustedes? - gimió

-No
Dumbledore llego con Paris y en cuantodespertamos, y nos pusieron al tanto, corrimos a esa habitación, somosMalfoy... podíamos entrar, así que... fuimos a rescatarlos... pero ya el caosestaba desatado
Ginny y Harry ya no podía estar cerca sin sentir la magiaoscura

-¿Y?

-Pues nos ayudaron a entrar

-¿Dumbledore?

-No
Paris
¿Sabias que ese chico es
?

-Si
pero
lo tiene prohibido

-Bueno
sea lo que sea, de no ser por el

-Pero... Hermione ¿esta bien?

-Mas lastimada que tu, pero saldrá de esta...

-¡No se quien pudo haber planeado tanta maldad! ¡Estabana punto de asesinarla en ese pasillo! tendrás que cuidarla aun mas, Draco,aunque...

-¿Aunque qué?

-Todo es tan extraño

-Y aparte, hijo, te tenemos una mala noticia

-¿Qué pasa ahora?

-Hicimos lo que ordenaste... ya enviamos el actade bodas para su anulación... solo tendrás que esperar la respuesta, aunque contodas las pruebas... es obvio, que la respuesta será positiva...

-Solo tendrás que esperar un poco, unos díasquizás... y tu boda con Hermione, quedará disuelta.

-Lo sentimos

-Por tu actitud creo que te habías arrepentido

-De no ser así, ni te hubieras preocupado porsalvarla

 

Draco apretó los dientes al sentir un fuerte yagudo dolor, aunque no supo si era por la noticia de que su anulación de bodaestaba en proceso o por las heridas, pero... era mas seguro que por lo primero...

Decidieron dejarla solo, para que pusiera en ordensus ideas y de paso, estuviera descansando, el dolor y las heridas no eran cosade juegos.

En tanto, en la planta baja, Dumbledore hablabacon los chicos sobre lo sucedido
aunque Ron no estaba muy a gusto, Paris permanecíajunto al director y no hablaba con nadie, ni siquiera miraba a Luna, todosinterrogantes

-¿Cómo se entero profesor?

-El joven Kavner me avisó

-¿Cómo? ¿No se suponía que usted estaba fuera ynadie sabía a donde ir?

-Digamos que
Paris y yo
sabemos como

Harry se incomodó en su asiento, Ginny estabaabsorta y Luna le miraba interrogante, pero el la ignoraba, como si temiera queella descubriera algo.

-¡Pero nosotros
!

-Deben agradecer
que Paris se haya enterado de losucedido
así me entere y lo traje para que ayudara a Draco a salir
si lohubieran traído, hubiesen salido mas rápido y sin tantas heridas pero
bueno,los entiendo, el no es su amigo

Hubo un silencio

Paris seguía evitando las miradas

-Pero a veces, los que no son amigos
son los quemas sorpresas nos dan
¿Verdad señor kavner?

El chico lanzo una mirada fugaz al director a loschicos y siguió en su actitud, por alguna razón que ellos desconocían, peroHarry estaba muy intrigado y Luna, ella más
¿Qué secreto le escondía Paris?

-Bueno, mucho me temo que por hoy ya no tenemosmucho que hacer
nosotros nos regresamos al colegio
¿Paris?

-Me voy - dijo y se puso de pie

-¿Podemos hablar? - Preguntaron al unísono Luna yHarry

-Lo lamento - musitó el chico - Pero no les dirénada mas y aparte, estoy muy cansado
¿Nos vamos profesor?

-Claro - estiro su mano, Paris la toco y ambosdesaparecieron

-¡Que idiota! - Gruñó Ron mirando a Luna que teniaesos ojos redondos brillantes y por alguna extraña razón, tenía ganas de llorar¿Qué pasaba?

-Hay algo raro en el - dijo Harry - Cuando llegocon Dumbledore al pasillo, pensé que el director actuaría pero
el se quedo connosotros, mientras el se adelantaba con las tías
y algo nos nublo la vista
novimos nada
fue extraño.

-Es verdad - Asintió Gin - no veíamos nada, eracomo una niebla
y ni siquiera nos podíamos mover

-¿Qué clase de magia posee Paris?

-Yo he sabido que en sly algunos chicos sonextraños, poseen cierta magia especial oscura que sus padres les enseñan ¡Poreso son slytherin! Creo que la magia de Paris no es buena

-¡Ya vez Luna! - Brinco Ron - No te conviene quesigas fraternizando con ese idiota

-Ron, no empieces con eso

-¡Es que no es apropiado que tengas una amistadcon un tipo que no sabemos sus antecedentes! ¿Y si te hace daño?

-Ronald
no des consejos que no puedes seguir tumismo
yo veré lo que hago con el
no te metas por favor

Era cerca de la madrugada, cuando Draco daba vueltas en su habitación, no podía dormir y ya se sentía mejor, por lo menos algunas heridas y cicatrices parecían estar desapareciendo lentamente.

 

El chico miró a su alrededor, la habitación en completo silencio, la tía Bethel roncando en un sillón junto a la ventana, con un reloj de arena en sus manos, y la chimenea con una débil llama.

Se puso de pie y salió de la habitación, buscando en donde se encontraba Hermione, dando con ella de inmediato, pues la tía Susan estaba afuera durmiendo y con la varita en guardia, pero el paso junto a ella sin muchos problemas.

Al entrar la vio, ella estaba ahí, como un ángel caído, tan dulce, tan hermosa, tan mujer y con algunas heridas que no hacían perder su belleza, el se acercó y acarició su rostro con sus manos, era perfecta, y de pronto, ella abrió sus ojos y sus miradas se cruzaron.

-¡Draco! - dijo ella débilmente con una sonrisa

-Me alegra que estés bien

-¡Pensé que moriría sin verte por última vez! - dijo quedito y el chico se estremeció

-No fue así...

-Draco - quiso incorporarse un poco sin importar el dolor - ¿Es verdad?
-¿Que cosa?

-Lo que me dijiste arriba... ¿es verdad? ¿Me amas?

Draco le miró significativamente, y sus ojos brillaron, quizás ese sentimiento no podía ocultarlo y negarlo mas y su corazón le exigía que lo gritara...

-Creí que había quedado claro cuando nos enfrentamos en el comedor
frente a todos

-Por favor
dilo de nuevo

-Si Hermione... estoy enamorando de ti... cada célula de mi piel, te reclama como mía
mi corazón se ha regalado a ti y creo que no hay marcha atrás
pensé que te perdería y no sabes como me dolió
era algo que no podría soportar
tu eres mi luz y mi fuerza, eres mi todo y te quiero conmigo para siempre

¡AAAAAAAAAH! ¡Que cuuuuuuuuuuuursi!

-¡Mi amor! - sonrió Hermione con lágrimas en los ojos.

Hermy atrapó al chico con sus manos y lo jaló hacia ella, besándole con ternura por un largo minuto, y Draco por fin se liberaba de todo aquello que le provocaba tanta opresión en su pecho.

Sus labios parecía no querer despegarse, y los pequeños besos en las cicatrices del rostro, y el respirar el olor de su piel... aunque no todo, era felicidad en ese momento... no todo...

-Hermione... gatita
hay algo...

-¿Que pasa?

-Mis tías... les pedí algo y lo hicieron - dijo con un ligero temblor en sus labios

-¿Que hicieron, que pasa mi amor?

-Yo... estaba furioso, molesto... no quise escuchar a mi corazón y... lo siento mucho...

-¿Que? ¿Que es lo que pasa? me asustas...

-Ya se está llevando la anulación de nuestro matrimonio - dijo con pesadumbre, Hermy solo sonrió tristemente.

-Tenía que pasar - dijo al fin - pero no veo el problema... nos podemos casar bien, cuando terminemos el colegio ¿Verdad que si quieres casarte conmigo de nuevo?

-Hermione yo... no soy nadie - respondió con voz baja - y tu eres una gran mujer

-Me encantan los don nadie - sonrió aún mas - y si me aman tanto o mas que yo... mejor...

-¿Porque me quieres tanto? - preguntó ante tanta muestra de amor, de comprensión y de complacencia que no acababa de convencerlo ¡El no la merecía!

-Porque dentro de ti... hay un hombre maravilloso, un chico espléndido y amoroso, tierno, del cual me enamoré y se que se muere por salir al mundo, y quitarse los miedos, los temores y decir al mundo... que ama a Hermione Granger, hija de muggles... pero que es el amor de su vida y que nada ni nadie los podrá separar...

 

-¡Eres... eres maravillosa! - sonrió Draco

-Me encanta verte sonreír... es música para mis oídos Draco, deberías hacerlo mas seguido...

-No te merezco...

-Me mereces...

-Te amo, mi dulce y valiente princesa...

Los ojos de Hermy se llenaron de lágrimas, era la primera vez que Draco, el verdadero, con memoria y todo, le decía lo que el Draco anterior, sin memoria le decía todos los días, esas palabras dulces, tiernas, y llenas de amor.

Ambos volvieron a besarse con pasión, y ella se aferraba tanto a el, finalmente había expuesto su vida para salvarla de un terrible destino, así que eso hacía que estuviera mas segura de sus sentimientos.
-Me salvaste una vez princesa, ahora, has vuelto a rescatar mi corazón ¿Cómo podré recompensarte?

-Me amarás hasta que te duela el alma ¿Vale?

-Te lo juro gatita

Ella sonrió mientras acariciaba su rostro y un beso mas urgente se apoderó de ellos, hasta que el cansancio comenzó a vencerlos nuevamente
el chico tuvo que esforzarse por dejar de besar esos preciosos y húmedos labios

-Hermy, tengo que volver a mi habitación...

-¡No! ¡Quédate conmigo esta noche!

-¿Tienes miedo?

-Si - sonrió - pero quiero sentirte cerca esta noche, por favor... quédate...

-Pero no haremos nada...

-Ya me siento bien - dijo con cierta picardía

-Mentirosa - confirmó el chico y le besó la nariz - me quedaré contigo a velar tu sueño... solo a eso...

-¡Eres aún mi esposo! - exclamó Hermy - Y mientras no vea el acta de anulación, seguiré exigiendo lo que me corresponde... tus besos y tus abrazos.

-¡Me parece correcto! - sonrió Draco y siguió besándola, toda la noche, hasta que el sueño los venció
pero la noche era larga y obvio, los dos juntos, en una misma cama
MMMMM
.

Claro que en la mañana cuando Bethel despertó para darle la poción a Draco casi se muere de susto, cuando no lo vio en su cama y de inmediato corrió a buscar a Susan con gritos, despertándola de la silla donde se había quedado dormida.

-¡Que, que pasa!

-¡Draquito no está en su cama!

-¿no? ¡Oh, no! ¿Donde estará?

-¿Como está Hermy?

-¡Oh, Hermy!

Y cuando ambas entraron en su habitación, Draco y Hermy estaban durmiendo, bien abrazados ¿sin ropa? bajo las sábanas, Bethel y Susan se miraron una a otra con rostros de resignación y salieron al pasillo.
-¡Estos niños! - dijo Bethel - ¡haciendo sus travesuras, y eso que están lastimados!

-¡Oh, Bethel, eso significa una cosa! - sonrió Susan con la mirada triunfante
-¡Que Draquito y ella se reconciliaron, están juntos, se aman!

-¡OH, que glorioso día, por fin nuestro niño abrió su corazón!

-¡Pero el acta, la anulación, la boda!

-¡Eso no importa, el ha encontrado la chica adecuada... por fin, será feliz!

Cuando Draco abrió los ojos, los ojos castaños de Hermione le miraban amorosamente, y le sonreía, el acarició su pelo y pudo ver mejor las marcas de la lucha sostenida en el pasillo.

-¿Como amaneciste? - preguntó Draco

 

-MÁS feliz y más viva - respondió mientras le daba otro beso.

-Mis tías ya deben haber notado que no estoy en mi cama...

-Estás en la mía, es lo mismo - sonrió y continuo besándolo

-¡Niños! - de pronto entró Bethel casi con los ojos cerrados - ¿que están haciendo?

-¡Nada! - se separaron sonriendo y cubriéndose

-¡Nada, eh! ¿Y porque están así, sin ropa? ¡Indecentes!

-Lo siento - respondió Draco un poco ruborizado - es solo que ella no quiso quedarse sola y...

-¡Ya, ya! tienes cinco minutos para salir de su cama, vestirte e irte a bañar... ¿No querrían que su director los encuentre así?

-¡En cinco minutos estoy afuera! - dijo Draco sonriendo, y se dedicó a darle otros besos a Hermy, después a vestirse y salir a prisa, rumbo a su habitación.

-¡Me quiere, me quiere! - gritaba Hermy, llena de felicidad mientras se revolvia en la cama y reía y lloraba emocionada hasta que entró Susan y se controlo

-¿Como estás Hermione? - pregunto la tía

-Mejor, gracias, feliz...

-Lo noto en tu carita...es notable que estás muy enamorada de Draco... lo que me preocupa es la persona que te quiere hacer daño

-Cierto... por mas que lo intento, no logro saber quien me atacó ¿quien quiso matarme?

-¿La ex-novia de Draco? - preguntó la tía con cierta burla

-No lo creo... Pansy no es tan inteligente... pero fue alguien del colegio...

-Según sé
esa chica amenazo con hacerte daño
Draco nos lo mencionó

-Lo se pero
ella no
¡No lo creo!

-Debes tener mucho cuidado, no queremos que te lastimen de nuevo, no a ti, que eres todo un encanto de criatura, tan linda e inteligente... espero que lo tuyo con Draco sea verdadero y duradero... ¡mira que ya me andaba acostumbrando a verte como mi sobrina!

-Así será Susan... amo a Draco y nada, ni nadie nos separará... esto es para siempre... para siempre...

-Aunque lo de la boda

-¡Oh, si! Draco ya me lo dijo
la anulación

-Si hubiésemos sabido

-¿Sabe Susan? No importa
Draco me ha dicho que en cuanto terminemos el colegio, nos casaremos de nuevo ¡Y como debe ser! Yo le avisaré a mis padres, se tendrán que conocer y ¡Seremos felices todos!

-Querida
- sonrió Susan ante ese afán de ingenuidad

-Lo lamento - murmuró Hermy - si, se que exagero pero
¡Es que en este momento no puedo ser más feliz!

-Mejor descansa

-Por cierto
¿Cómo es que nos sacaron? ¡Se me olvido preguntarle a Draco!

-Paris nos ayudo a sacarlos

-¿Paris? ¿Y donde está?

-Se regreso con el director

-¿Cómo?

-Hermione
que Draco te lo cuente después, hay ciertas cosas que no nos corresponden
es más, creo que Paris ni siquiera le dio explicaciones a tus amigos
y mejor te das un baño y te acuestas de nuevo
- le dio un beso en la frente y la dejo sola con sus dudas.

Dumbledore estaba mirando por la ventana de sudespacho mientras Paris permanecía sentado y en silencio
pasaron unos minutosdolorosos hasta que alzo la vista

-Profesor

-Dime

-¿Y si mejor me regreso a mi casa?

-Lo siento
pero no puedo dejar que te vayas
presiento que te vamos a necesitar

 

-No voy a poder lidiar con esto

-Tendrás que hacerlo

-No quiero

-No estás obligado a decir nada
es más, no debesdecir nada

-Si se sabe algo
perderé todo lo que heconstruido hasta el momento

-Solo lo saben Pansy Parkinson y Draco Malfoy
yhan hecho el juramento de no decir una sola palabra al respecto
así queninguno hablará

Paris suspiró

-¿Cuándo regresan ellos?

-Tal vez mañana
jovencito, es mejor que no teatormentes, deja que todo fluya
vete a descansar

-Ojala pudiera

Esa mañana Paris hizo todo lo que pudo por evitardar explicaciones a Harry, pero sobre todo a Luna, de sus labios jamás saldríauna sola palabra y no les diría tampoco como es que se había enterado de queHermione estaba en peligro

Pero Luna era insistente, incluso tuvo que volarseuna clase para hablar con el
y era para dos cosas, para saber si había aceptadosu propuesta y otra ¿Qué secreto le guardaba? Necesitaba que él confiara enella.

-¡Paris! - Le llamo ella a la salida de defensa yel la miro espantado ¿Qué hacia fuera de sus clases?

-¡Luna!

-Necesitamos hablar - Dijo ella - Es importante

-Estoy ocupado

-Ya no tienes clases ahora
¿Qué pasa?

-Luna
será mejor que nosotros

-¿Ya no quieres ser mi amigo?

-Si quiero ser tu amigo pero

-¿Pero?

-Lo que sucede es que no quiero dar ningunaexplicación sobre lo sucedido en la mansión Malfoy
no te diré una solapalabra
pero si insistes entonces creo que será mejor que no nos frecuentemosmás.

-No es justo

-Lo lamento Luna
me agradas pero

-¿Estas haciendo todo esto por lo que te pedí?

-Con respecto a eso
mi respuesta es NO
ya te lo había dicho, creí que lohabías entendido

Luna sintió una cubetaza de agua helada
el chicola rechazaba
igual que Ron. Que le rompieran el corazón dos veces era algo queuna chica no soportaba
y antes que sus ojos se llenaran de lágrimas, se dio lavuelta y se alejo de Paris

El chico azotó la pared con furia y apretó losdientes, pero era mejor así
porque no debía decirle nada a la chica y tampocopodía quitarle la flor de su virtud
su primera vez debía ser una acto de amory no cualquier cosa, sobre todo para una chica.

-Lo lamento Luna

-Entonces - Murmuró Luna con aplomo - será mejorque no sigamos siendo amigos - y se dio la vuelta

Paris se fue a la sala común de sly, quería unmomento de privacidad y soledad, subió a su habitación y se metió en su cama
el chico no quería saber nada

Luna no deseaba llorar, no quería hacerlo
novalía la pena y se quedo en los pasillos respirando profusamente hasta que derepente se encontró con el rostro molesto y compungido de Lavender.

-¿Qué? - Gruñó - lo menos que deseaba era tenerque lidiar con ella

-¡Es tu culpa!

-¿Mi culpa?

-¡Por tu culpa mi amorcito Ronald me volvió acortar!

 

-¿Cómo?

-¡Y es que algo debiste haberle dicho ahora que sefueron a la casa de Malfoy! ¡Se fue y no me llevó! ¡Yo era su novia!

-Yo no tuve nada que ver

-¡Claro que si! ¡Te odio maldita lunática! Pero note quedará el gusto
estoy segura que regresará a mí

Luna ya no le dijo nada, estaba cansada, harta deque la tomaran por idiota, así que siguieron las clases como si nada hubierapasado
el problema fue cuando llego la hora del almuerzo y el gran comedorestaba repleto de gente.

Luna iba hacia la mesa de Ravenclaw bastantedistraída
Blaise había llevado a la fuerza a Paris para que comiera algo, y yaestaba sentado
de repente, entraron Harry y Ron, pero el pelirrojo al ver aLuna, que iba despacio, fue directo a ella

Fue como en cámara lenta

El chico la volteo, la tomo en brazos y la besó

Hubo un murmullo en general
Ron se sintiótriunfal
y le susurró a Luna al oído mientras ella lo miraba con mortificación

-"Me equivoqué, lo siento mucho, te quiero a tiLuna, deje a Lavender por ti, ahora, quiero que volvamos a empezar"

Paris que estaba en la mesa
no lo podía creer,Luna
la chica que le había pedido que le quitara su pureza, estaba ahí, besuqueándosefrente a el
con su ex novio, el pelirrojo imbécil que la había soltado en undos por tres y ahora iba por ella de nuevo.

Fue solo un instante

Un doloroso instante
pero de pronto, el cielotranquilo que yacía en el techo del gran comedor, se descompuso, y comenzó atransformarse en una tormenta y los relámpagos cruzaron el techo con tronidosintensos

Y las mesas salieron disparadas hacia el techo,hasta la de los profesores que se levantaron de sus asientos, así como losalumnos, que comenzaron a mirar a todos lados y a gritar

Sobre todo porque comenzó a temblar con violenciay las arañas que colgaban en el techo alumbrando con miles de velas cayeron alpiso estrellándose con estrépito y entonces si
los alumnos entraron en pánico

Pansy se volvió a ver a Paris y sonrióescuetamente

El chico permanecía en una posición, con las manosy los puños bien apretados, mirando con infinito odio a ese par y sobre todo,con los ojos en un color escarlata, del cual, solo ella se había dado cuenta.

-¡Silencio, calma! - de pronto gritó Dumbledore yentonces, hubo el silencio
Paris parpadeó con ese grito sonoro que le taladróel cerebro, aflojo sus manos y miro a todos lados, aun tenia ese halo rojizo ensus ojos

Las mesas bajaron al suelo estrellándose y aventandola comida, y los chicos volvieron a acelerarse
entonces
Paris salio del grancomedor como pudo ante el alboroto
y comenzó a caminar de un lado y de otro

-¡Paris! - lo siguió Pansy

-Aléjate de mí - urgió

-¡Ah! ¿Esta despertando tu lado malo? Ya era hora

-No debe despertar, debe permanecer dormido

-Me gustas más así
que seas cruel

-No quiero
por eso
por eso
por eso ayude aDraco a rescatar a Hermione
una acción buena

Pansy se quedo muda, pasmada y con los dientesapretados
con que el
con que
¡Joder, estúpido e idiota Paris!

 

-¿Paris? - de repente apareció Dumbledore

-Lo siento profesor

-Señorita Parkinson, retírese, que el joven Parisy yo, debemos hablar seriamente
sobre lo sucedido

Pansy se alejo a regañadientes, pero con una ideavaga en su cerebro
porque Paris poseía algo que ella podría necesitar, sobretodo ahora que se enteraba que Hermy estaba viva

-Tienes que molestarte verdaderamente
para que tepierdas en si y me des lo que quiero - gruñó
- y ya se como hacer que pierdasla estúpida razón y me lo des

Dio un puñete en la pared mientras Luna pasabafuriosa y con Ron tras ella

-Finalmente, la lunática y la comadreja, meservirán para mucho
con ellos juntos, envenenare a Paris, para que saque lafuria y finalmente
obtenga beneficio

-¡Basta Ron! - Le gritó Luna por primera vez conlos ojos llorosos - ¿Qué te pasa? ¡Eres novio de Lavender!

-¡Ya no más!

-¿Por qué eres así Ron? ¿Qué te pasa? ¿Por quéactúas de este modo ahora? No puedes estar jugando con nuestros sentimientos

-Luna
Lunita, creo que es a ti a quien quiero deverdad
no a Lavender

Luna se alejo horrorizada

-¿Cómo? ¿Creo? ¡Yo no estoy para juegos Ron! Y eltuyo no me gusta
¡Como viste que comenzaba a salir con Paris, ya cambiaste deopinión!

-¡Oh! Bueno
el te ha dejado ¿No? ¡Ya podemos sernovios de nuevo! Comencemos juntos

La sonrisa de Ron le pareció estúpida
Luna negócon la cabeza y se alejo de el
lo que menos quería era que una ex novia celosale estuviera cazando.

En tanto
en la mansión de Draco
el chico cargabaa Hermy en brazos hasta el comedor, quería que todos comieran juntos como unafamilia y las tías habían echo un buen banquete

-¡Draco, puedo caminar!

-No estoy tan seguro

-En serio

-No me importa, además pesas poco
y no es ningúnsacrificio bajarte en mis brazos

El pulso de Hermione se aceleró de nuevo y sonriótontamente
era una delicia escucharlo hablar, parsimonioso, seguro de si y conesa galanura, sin duda
en algo tenia que reconocerle
que era distinguido yelegante

Claro, como familia sangre pura que era

Ella se acurrucó en su pecho y aspiró su deliciosoaroma, cerrando los ojos y sintiendo que volaba entre nubes, sonriendoamorosamente
sus lazos estaban más fuertes que nunca.

-¡Servida señora Malfoy! - dijo el rubio depositándolaen la mesa, a un costado de su silla

-MMMM - hizo un gesto la ex castaña

-¿Qué?

-¿Por qué te sientas en la silla que parece untrono y yo no?

-Tu silla es elegante

-Si pero

-Y yo soy el patrón de la mansión
amo y señor detodo esto

-¡Ah! Con que
¿Patrón?

-Aquí mando yo
y tu deberás obedecer mis órdenes- sonrió

-¿Desde cuando?

-Desde que te atreviste a poner los ojos en mi
¡Cuánto descaro y desfachatez! ¿Cómo te atreviste Hermione Granger?

-Ahora eres mío ¿Qué te parece? Me perteneces señorMalfoy
tienes mi sello
"made in
Granger" ahora quiero tu oro y tu vida

 

Draco miró de soslayo a Hermione, mientras analizaba sus palabras y procurando no reírse, porque ella de repente le lanzaba unos ojos burlones.

-¿Y si de repente me quedo pobre?

-¡Oh! - Gimió y suspiró - ¡Que remedio! Tendría que trabajar para mantenerte
pero tú tendrías que ser amo de casa y atender a los niños

-¿Niños?

-Bueno, niñas y niños
unos cuatro estarían bien

Draco abrió la boca para quejarse

-¿O quieres mas? Yo me sacrifico

-En mi familia siempre se ha acostumbrado solo primogénito y tu también lo eres ¿No es así?

-Por eso quiero una familia numerosa

-Bueno
cuando nos volvamos a casar, te digo

-¡No, dímelo ahora!

-Hermione
apenas vamos a terminar el colegio, pensemos en niños después de
y no antes de

-¡Que remedio!

-Aquí están los manjares - entraron de repente las tías con sendos carritos de comidas - tenemos que festejar
que por fin
nuestro sobrino ha recobrado sus sentidos y a la chica que ama

-¿Beberemos vino?

-Solo nosotros
Hermy, tu no cariño

-¿Por qué no?

-Porque estás convaleciente
y el alcohol te puede hacer daño
te preparamos naranjada

-¡Que remedio!

Los chicos en Hogwarts aún se preguntaban que estaba pasando, que era lo que había sucedido en el comedor
¿Cómo es que las mesas habían volado? Y ese temblor
Harry y Ron hacían conjeturas en la sala común de Gryffindor
pero no llegaban a ninguna coherente.

En tanto
Luna rondaba la ofician del director
necesitaba hablar con el sobre Paris, tenia que saber que había pasado en el pasillo, como es que ese muchacho pudo entrar sin ser pariente

¿Cómo?

Y justo cuando iba a doblar la esquina
escuchó un habloteo y se quedo quieta

-¡Quiero llevarte a casa! - dijo una voz femenina - Pero el director no me deja, dice que debes quedarte

-Mejor me voy contigo

-El problema es que mientras el tenga la autoridad para retenerte dada por madre, yo no puedo hacer nada
tienes que permanecer, pero controlar tus emociones

-Si

-No entiendo
esto nunca te había pasado en los años que llevas estudiando
y sabes que cuando uno se descontrola no sabe ni lo que hace
porque aún no llega el momento en que controles ese poder

-Lo se

-¿Qué fue? El director me dijo que fue por causas del corazón y una sarta de tonterías. Pero dímelo tú

-El te lo ha dicho
son tonterías

-Pues para haber casi destrozado el comedor
no creo que eso haya sido

-Sara
por favor

-Como sea
Madre quiere verte hoy a la media noche
a un costado del sauce boxeador
no faltes

Paris asintió y Sara se alejo de inmediato
pasando a un costado de Luna, sin verla porque ésta se escondió. Sara era igual de alta que su hermano, de piel muy blanca y una cabellera que le llegaba a los pies en un tono rubio
y pudo percibir que era en extremo hermosa.

 

Para cuando ella camino hacia el pasillo, no estaba Paris ahí y se dio varias vueltas
aunque finalmente tampoco pudo hablar con el director, pero había escuchado suficiente
y sin duda, comenzó a idear como salir del colegio y seguir a Paris
tenía que averiguar, tenía que hacerlo

Esa noche
cerca de la media noche, Luna se las ingenio para salir de la sala común y escabullirse por una de las salidas secretas, igual que cuando se habían salido para ir en busca de Hermione
solo que en esta ocasión, Harry aun no dormía y estaba atento al mapa del merodeador
cuando la vio
sus pasos abandonaban el colegio

Extrañado, se puso su capa invisible y salió en su busca con el mapa en sus manos, si Luna se metía en algún apuro, tenia que ayudarla
además, con Ron no contaba, pues estaba bien dormido
la luna llena estaba en lo alto, ella tuvo que buscar un lugar para esconderse

Cuando dio la media noche exactamente, apareció Paris, caminando con lentitud con las manos en los bolsillos
se detuvo un momento y de repente
frente a el, apareció una figura alta, mas alta que el, cubierta con una capucha que no dejaba ver su rostro o su cuerpo
solo parecía ser oscuridad.

Por más que hizo el intento, ella no pudo ver a la supuesta madre de Paris, a pesar del claro de Luna, parecía que "ella" se había empeñado en no dejarse ver
y eso la irritaba y la extrañaba aun más
¿Qué secreto habría?

-Madre
He pensado que debo dejar el colegio - murmuraba Paris - Temo que pueda salirme de control

Pero su madre tampoco hablaba, parecía que hablaba telepáticamente
solo permanecía en pie, mientras el ligero vientecito acariciaba su vestimenta

-Además, pensaba que podría llevar una vida normal
pero es muy complicado

La figura parecía responder

-¡Lo se, lo se! - Gimió desesperado - Pero no resistiré más
Empecé queriendo socializar mas y no ser uno mas de la mesa sly, pero
me temo que todo se salio de control
de verdad, quiero irme

Hubo una negativa

-¡Bastante he aguantado casi seis años! Por favor
quiero ir a casa con Sara
¿Por qué ella si puede quedarse y yo no? ¡Quiero liberarme de este lugar!

Hubo movimiento de cabeza por parte de su madre, y estiro un brazo envuelto en una larga manga
la luz de luna clareó las puntas de los dedos que en realidad parecían

-¿Luna?

Escucho una suave voz a su espalda y se volvió a prisa
era Harry. Ella miro asustada a Harry y de paso miro de nuevo a Paris cuya madre acariciaba su rostro, pero una nube oscura ocultó la luz de la luna y ella se volvió a Harry.

-¿Cómo?

-El mapa - murmuro - ¿Qué haces sola aquí?

-Sola no
seguí a Paris

-¿Paris?

-Salio del colegio después que yo
vendría aquí a la media noche

-Luna
Paris esta en el colegio
el no ha salido para nada

-¡Ahí esta! - señaló y se asomaron

Nada

La nube oscura dejo libre la luz de luna y ahí, no había nada ni nadie ¿A dónde había ido Paris y su madre tan pronto? Solo el sauce boxeador permanecía impávido.

 

-Ahí
estaba

-Luna, la única que salio del colegio, eres tu
estuve viendo el mapa
y Paris
aparece en su habitación

-No
no
¡Yo escuche cuando le dijo a su hermana que vendría aquí a ver a su madre!

-¿A la media noche?

-Te lo juro
Harry

-Se que no eres ninguna mentirosa Luna
pero
es extraño
no hay nadie
y será mejor que regresemos antes que los profesores se den cuenta y nos castiguen.

Luna estaba desconcertada, pero sabía que loca no estaba, Paris había estado ahí, con alguien, que supuestamente era su madre pero ¿Por qué no se le veía la cara? ¿Por qué la visita a media noche? ¿Por qué de repente se volvía tan extraña su vida?

Muy temprano
Luna intercepto a Paris en la entrada del comedor.

-Paris

-Deja de seguirme Luna

-Tengo que hablar contigo

-Anoche te seguí

-¿Anoche?

-Ibas a ver a tu madre a la media noche

-¿Yo?

-¿Cómo se llama tu madre Paris? ¿Por qué la visitas a la media noche?

-Deliras chica, yo estuve en mi habitación
el profesor lo puede constatar
¿Sabes una cosa? Creo que la gran culpa que tienes por no ser fiel a tus pensamientos te hace ver cosas que no son

-¿Qué?

-Quieres que olvide que después de que te me ofreciste
te fuiste a reconciliar con tu novio delante de todo el comedor
no seas hipócrita Luna

-Yo no

-¡Luna, amor! - de repente apareció Ron, tomando a Luna por la cintura y alejándola de Paris mientras le lanzaba una mirada de triunfo y burla, mientras que la rubia parecía no reaccionar de lo que pasaba

Otro beso a unos metros de el, fue el acabose.

Los ojos de Paris se encendieron y el chico antes de perder el control salio disparado de ahí, procurando que la ira desatada ante la mentira de Luna, lo convirtiera en un monstruo

Entro al baño de Myrtle la llorona, la cual salio huyendo en cuanto vio sus ojos rojos
el chico se mojo la cara, dio algunos golpes a las paredes y lanzo un gruñido temible, pero el engaño de Luna dolía más de lo que suponía

Y la ira lo comenzaba a cegar
tenia que resistir
resistir
y por un momento, se bloqueó mentalmente, para no destruir algo mas del colegio
o algo mas
se quedo como petrificado con la mirada en la pared
los ojos rojos apagados y distante

-¿Paris? - de pronto Pansy le hablo - ¿Cómo estás?

Pero el chico no le respondió

-Paris
lo siento, pero Luna no resulto tan mustia como pensabas - y lo volteó y vio sus ojos horriblemente escarlatas pero opacos y distantes

-"Déjame en paz bruja, quiero estar solo" - hablo entonces pero no parecía su voz, era más herrumbrosa, oscura y rasposa.

-Solo quiero saber como estás

-"Mentiras, mejor vete antes que te lastime"

-Sabes que no puedes hacerlo
al menos ni a Draco ni a mi
y ya que estás así, solo quiero pedirte algo
y te dejo en paz

-"¿Qué quieres?"

Ella le dijo algo muy cerca, sin miedo a su oscura presencia y el chico alzo la mano y de la palma, apareció un pergamino y se lo entregó, Pansy sonrió satisfecha y salio de inmediato del baño, antes que el despertara del letargo.

 

Un segundo después, Paris reacciono y el escarlata de sus ojos desapareció
- ¿Dónde estoy? - Gimió, no recordaba haber llegado a ese sitio se volvio a todos lados y lo único que recordó, eran los besos que Luna se daba con su ex novio

Mientras Hermy y Draco estaban preparándose para salir rumbo al colegio para reincorporarse a la vida estudiantil, en el colegio, Luna no quitaba el pie del renglón

-¡Paris!

-¡Oh, no! - Gimoteó Paris y trató de evitarla

-¡Paris!

-¿Qué? - se detuvo de mala gana procurando no perder el control

-Ayer no terminamos de hablar

-¡Claro que no! Estabas muy ocupada reconciliándote con tu novio

Luna le miro dolida, pero los ojos de Paris estaban gélidos

-De eso también quiero hablarte

-No tengo tiempo
será mejor que ya ni me dirijas la palabra

-Entonces - se le quebró la voz - por lo menos dime porque te tienes que ver con tu
madre
a media noche

-Tonterías

-¡Te seguí! - Dijo entre dientes y con las lágrimas amenazando con escaparse de sus enormes ojos azules - Tu hermana te dijo que la tenías que ver a esas horas y te seguí
aunque

-¿Aunque que?

-Harry no te vio salir en su mapa
- Murmuró - dijo que estabas en tu habitación cuando yo te estaba viendo con tu madre en la colina y
luego desaparecieron pero

-Luna - Sonrió Paris con voz burlona - mejor deja de decir tonterías, en serio, estoy pensando que si, que si estás tan loca como todos aquí lo dicen

-¡Paris! - Ella alzo los ojos y el le hizo un gesto desagradable y se dio media vuelta, alejándose de ella

El chico camino de inmediato hacia el pasillo solariego e inspiró fuerte
y golpeo la pared y escudriño entre dientes ¡Maldita sea! Tenia que hacer algo

-Mapa
"Harry no te vio salir en su mapa"
debe tener un mapa en donde se observan nuestros movimientos
¡Joder!

Lo pensó un segundo y alzo la mano, de repente de la palma comenzó a salir un olor azufroso y un signo se dibujo, su mano se puso roja y parecía que ardía como hierro fundido
el no lo quería hacer pero ¡Que remedio!

-¡Tu! - de pronto toco un cuadro y ordenó - guiadme a la sala común de gryffindor ahora

Los personajes de los cuadros se quedaron quietos por un momento, pasmados, sus ojos se pusieron rojos y asintieron, y comenzaron a pasar de cuadro en cuadro, pasando la estafeta a otros personajes que continuaban guiándolo

De pronto se detuvieron en las escaleras cambiantes

-Muy bien - suspiro el chico - no tengo tiempo de esperar que se reacomoden

Y puso el pie en una de ellas que la dirigiría hacia donde estaba la sala común de Gryff
de inmediato esta comenzó a moverse, pero el chico abrió la palma de las manos y la escaleras se reacomodo de tal manera que todas se detuvieron

Dejando a los pocos chicos que andaban en ellas, atrapados y sorprendidos. Él, sin embargo, paso de escalera en escalera que parecían acomodarse para el, subiendo rápidamente

 

Hasta que se detuvo a la entrada. Todos estaban en clases
Paris vio el cuadro de la señora Gorda que le miro con atención y curiosidad, pero no decía nada, el chico solo tuvo que abrir la boca.

-Ábreme - le dijo y la señora gorda ni chistó
de inmediato se abrió el cuadro dejando al descubierto la entrada

El chico era la primera vez que entraba en la sala común de Gryffindor, sin embargo, volvió a encender su mano y el signo comenzó a hacer camino hacia la habitación de Harry y se quedo a medio cuarto

-¡Quiero el mapa que posee Harry Potter! - dijo en voz alta y de repente, una sombra de la pared se deslizo entre el piso y el baúl del moreno y cuando salio, se deslizo el mapa, sin mover absolutamente nada.

Paris lo tomo y lo guardo en sus túnicas.

-Gracias - dijo y salio de inmediato, al pasar por el cuadro de la señora gorda, dijo un par de palabras y ella quedo como dormida, y fue justo a tiempo porque tuvo que esconderse de unos chicos que ya regresaban a toda prisa a su sala común

Por lo menos
así se sentiría mas tranquilo

De inmediato se fue a la sala común de sly y estuvo a punto de tirar al fuego el mapa, pero se detuvo, ni siquiera lo abrió, no lo necesitaba, sabía que era, pero decidió que mejor un día se lo devolvía a Harry y mejor lo guardo en su habitación

De todos modos nadie que no fuera el podía abrir su baúl, porque lo tenia protegido, así que él si, tenia todas sus pertenencias protegidas, y después de esto, se fue a clases, aunque claro, siempre distante y distraído ¿Cómo es que Luna le pudiera afectar tanto?

Y la Pansy

Ella si no había ido a la primera clase, estaba en las afueras del colegio, leyendo por segunda, tercera vez, el pergamino que le había dado Paris, su sonrisa era de dar miedo
su maldad la estaba cegando y sin duda, había logrado su propósito.

-Tengo suerte que hasta los 21, herede parte del poder de su madre
como esta enamorado el muy idiota de la tarada de Luna, me dio esto
de lo contrario
me hubiera matado en el instante que me atreví a hablarle cuando estaba en trance

Hizo un gesto de miedo y luego se relajo, tenia el pergamino, lo tenia
eso era todo

-Finalmente, tienen razón
todos los hombres cuando pierden la cabeza por una chica, hacen puras idioteces ¡De ahí que Draco también sea un completo imbécil! Já

Finalmente, mas tarde, Hermione regresó al colegio, aún con algunas heridas, pero del brazo de Malfoy, y todos de inmediato, reconocieron que andaban enamoriscados de nuevo, y que el Draco con memoria, había sucumbido a los encantos de la Granger...

¡Maldita suertuda!

Solo un par de ojos viperinos no estaban felices, Pansy apretaba los dientes al verlos tan felices y sonrientes, pese a que ya sabía que regresaría, sin poder controlar su ira, se fue a los baños de Myrtle, al que las chicas ya no entraban, y furiosa sacó de un lavabo, el pergamino que Paris le había dado y que curiosamente se ponía mas negro cada día, pero con las letras más claras.

-¡Muy bien! - dijo entre dientes - ¡Tú lo quisiste así Hermione Granger! ¡No te fuiste al infierno por las buenas, ahora será por las malas! ¡Joder! ¡Me da tanta rabia! ¡Aunque ya lo sabia no deja de darme rabia!

 

-¿Los has visto? - de pronto entró Líam más furioso todavía - ¡me dan ganas de matarlos! Había prometido no molestar por un tiempo a Hermione, sobre todo al enterarse del matrimonio pero

-La muerte sería un consuelo para los dos - dijo Pansy contemplando el pergamino - porque estarían juntos... si matas a uno... como había pensado... pues finalmente, el otro podría estar siempre con el... en espíritu o esperando reunirse pero...

-¿Que estás pensando Pansy?

-¡Pero si vive... por vivir... como muerto en vida... como vegetal... eso es mas terrible que la muerte!

-¿A que te refieres?

-Casi nada Líam... lo que le espera a Hermione Granger... es peor que la muerte... es mi venganza... Draco no se la espera... no se la espera - y contemplaba ese peligroso pergamino... con un hechizo que... ni siquiera sus profesores se atrevían a tocar... y que ni siquiera estaba en los libros de la sección prohibida de la biblioteca.

Solo Quédate en Silencio... a mi lado... Pero te iría a buscar hasta el fin del mundo...


Hermione y Draco se contemplaban con tanto amor, que hasta daba asco (¡Uy, si, mucho asquito tanto besuqueo y tanta miel y toda la cosa!)... si, en sus ojos el brillo era intenso y el amor de desparramaba por todas partes que... hasta los amigos de Hermy se habían echo a la idea que a esos dos, nadie... absolutamente nadie podría separarlos, que estaban hechos para el uno y para el otro.

A veces pasaban tardes frente al lago... en completo silencio... el estudiando (costumbre adquirida cuando no tenia memoria) y ella recargada en su hombro, haciendo lo mismo, de vez en cuando alguno volvía la cara, le sonreía, le daba un tierno beso y seguían enfrascados, a veces, el dormitaba en las piernas de su amada, mientras ella acariciaba esos rubios cabellos que alguna vez odió.

¡Como cambian las cosas!

Claro, mientras para ellos todo era miel y frescura, Ron seguía acosando a la pobrecita de Luna, sobre todo, haciendo más alarde cuando Paris se encontraba junto, pero la chica ya no sabía que hacer con el
de mil modos le decía que no quería ser más su novia, es más ¡Ella jamás había aceptado volver con el!

Paris solo la miraba desde Slytherin con severidad
y consideraba que la chica era solo una tonta
¿Cómo volver con un tipejo que con facilidad la cambiaba? Además, ya se había enterado que Lavender le hacía la vida imposible y que en complicidad con chicas de Ravenclaw le hacían muchas bromas pesadas y maldades.

Y la ultima

Esa tarde en cuidados de criaturas mágicas, estaban con unas criaturas salvajes, que venían de brasil y con las cuales Hagrid estaba encantado, pero si eran de cuidado, porque median como dos metros y las garras eran filosas, parecían inofensivos a la vista porque estaban llenos de pelo, y no tenían colmillos, pero si garras.

Luna estaba fascinada

Tanto que cuando la clase termino, se quedo dentro de la jaula que los mantenía cautivos para dejarles un poco más de comida
pero de pronto la reja se cerró y la dejo dentro
Luna supuso que era una broma y que luego la sacarían pero

Pasaron las horas, Hagrid no estaba cerca y ella comenzó a desesperarse
percatándose que no tenia ni su varita, porque no las necesitaban para la clase, su mochila se había quedado afuera

 

Las criaturas peludas, comenzaron a incomodarse con su constante presencia, si bien no tenían colmillos, eran enormes y las garras de sus patas podían cortar como hojas filosas
algunos comenzaron a gruñirle y a levantarse en dos patas, amenazantes

Ella entro en pánico y comenzó a gritar y golpear la puerta

-¡Oigan, oigan, sáquenme de aquí, ya no es gracioso, por favor!

No siguió gritando cuando recibió un zarpazo de una de las patas de uno de los animales que la azuzaba y ella se pego a la puerta con sangre en la cabeza y en un brazo, comenzó a llorar desesperadamente, y ya ni la voz le salía.

Los gruñidos de las bestias, le taladraban los oídos y ella estaba desesperada ¡Moriría aplastada por ellas! Ya la sangre comenzaba a escurrirle con más abundancia y sus ojos se nublaban

-Por favor
auxilio
sáquenme
Paris
Paris
Pa

Ahogo un grito cuando una de las bestias se les fue encima alzándose en dos patas dispuesta a aplastarla, ella se agazapo en la puerta mientras emitía un grito aterrador.

Pero la puerta se abrió y alguien la jalo, justo cuando las patas del animal, azotaban justo en donde ella había estado agazapada
la reja se cerró y Luna sollozaba sin fuerzas
Paris la miro con ojos llenos de pánico, reviso su cabeza, su pelo rubio estaba lleno de sangre, el brazo igual, la tomo en sus brazos y avanzo a la enfermería sin emitir una sola palabra

Draco estaba hablando con la enfermera por un dolor de estómago cuando de repente entró Paris a toda velocidad dejando a Luna en una de las camas

-¡Dios santo! ¿Qué ha pasado?

-¡La atacó un Browll!

-¿Cómo?

-Se quedo encerrada en la jaula con la manada

-Yo siempre he dicho que las bestias que trae Hagrid son peligrosas, recuerdo cuando me ataco el hipogrifo y

-¡Draco! - Chilló Paris - Tú lo provocaste
Enfermera Sprout
le dio un zarpazo en la cabeza y en el brazo
se que sus garras son venenosas

-Cierto, por favor, esperen afuera
- y le hizo señas a su ayudante y los chicos salieron

Paris aún estaba pálido y tenía la ropa ensangrentada

-¿Estás bien?

-Si

-Me extraña

-¿Qué cosa? - Respondió agitado

-Dado tu ridículo "enamoramiento" con la lunática
que no hayas usado tus poderes curativos

-¡Mira pedazo de idiota! - De repente Paris lo tomo por el cuello pegándolo a la pared y levantándolo del suelo - ¡No lo hice porque ya de por si son demasiadas cosas que quiere saber! Además
¡No es ninguna lunática! ¡Mejor la respetas o te juro que Hermione se queda viuda!

-¡Paris! - de repente gimió la susodicha a sus espaldas

El chico lo soltó y se volvió, su rostro era de furia y contrariedad

-¿Qué está pasando?

-¡Dile a tu marido que deje de llamar lunática a Luna!

-¿Qué? - Y luego miro la sangre en su ropa - ¿Qué
que ha pasado?

-Hirieron a Luna - gimió

-¡Oh! -Y la chica se metió a la enfermería mientras Draco se componía la ropa

 

-Oye, lo lamento
¿Quieres? Ya sabes que aún no se me quita

-Ni se te quitará

-Pero quiero saber
¡y no te enojes! ¿Cómo esta eso de que ella quiere saber muchas cosas?

-Desde que ayude a tus tías a abrir la puerta del pasillo

-Ah

-Me ha traído muchos problemas
aparentemente Potter ya detuvo su curiosidad, pero Luna
ella es diferente
ella quiere saber todo
y yo no puedo decirle nada.

-Claro que no
a no ser que quieras que huya de ti

-Draco, no eres gracioso y no quieras que adelante tu partida.

Hermione salio de la enfermería y se enfrento a los dos hombres, cruzando los brazos y mirándolos simultáneamente, pero ninguno dijo una sola palabra.

-¿Y bien?

-¿Qué pasa Hermione?

-¡A ver Paris! ¿Cómo era eso de que me ibas a dejar viuda?

-Eh

-¡Draco!

-Ya me disculpe por decirle lunática a Lovegod
Te prometo que no vuelvo a ofenderla

-¿Cómo la viste? - Urgió Paris

-Mal
la herida es profunda, suerte que la enfermera está haciendo todo para cerrarla

-¿Será necesaria llevarla al hospital?

-Eso lo decidirá la enfermera

Paris se recargo en la pared, tuvo un espasmo de dolor y salio de inmediato de la enfermería, ante la mirada expectante de Hermione que no entendía nada.

-¿Qué pasa Draco?

-¿Qué pasa de que?

-¿Qué se esconde Paris? Hay actitudes que no son muy normales
Luna me dijo una vez que tiene un secreto
y tú nunca me has querido decir como es que el si pudo entrar a rescatarnos
he respetado tu silencio pero
entre nosotros debe haber confianza

-Gatita - se mostró cariñoso - te lo dije ya
si, si tiene algo, pero hice una promesa inquebrantable, yo no puedo decir su secreto o me lleva el demonio
lo siento, pero solo el puede decirlo

-¿Tan grave es?

-Amor
basta. No me quieras sacar las palabras
si yo hablo, recuerda que puedo morir ¿O que? ¿En verdad quieres quedarte viuda?

-No - murmuró pero en su mente revoloteaban muchas dudas

-Por cierto ¿Qué milagro que andas por aquí?

-Me dijeron que habías venido y pensé que quizás estabas enfermo

-Me dolía el estómago pero ya se me paso

-Pobrecito - lo abrazó y así permanecieron un rato

Paris atravesó el castillo en un santiamén, corrió a una velocidad impresionante hasta el bosque prohibido, adentrándose hasta la oscuridad
llegó casi sin aliento y no era por correr, si no por la tensión en su corazón.

-¿Te la vas a llevar? - gritó en medio del bosque

En esa parte, los árboles eran inmensos, tan tupidos, que no se veía el cielo, todo estaba oscuro, se escuchaban ruidos raros y alaridos perdidos.

-¿Te la vas a llevar? - Volvió a gritar

Sara apareció en medio de la oscuridad, lo miró ceñuda y se cruzó de brazos, negando con la cabeza, mientras Paris se cubrió el rostro con sus manos y se sentó en el suelo

-Paris
¿Qué son esos gritos?

-Necesito saber si se la va a llevar

-Ella está preocupada, cada día que pasa, te pones mas irritable, mas insoportable y coincido en que ese enamoramiento te esta volviendo idiota y más humano

 

-Soy humano
y tengo sentimientos

-Eso es preocupante
¿Qué haremos contigo?

-¿Se la va a llevar?

-¿Solo eso te importa? ¡Oh! Bueno
No
si eso es lo que querías saber
la respuesta es NO.

Paris respiró tranquilo

-Además hay algo más - Dijo Sara con severidad - Ve preparando tus cosas
madre dice que mejor siempre si, regresas a casa
estando allá no hay peligro que hagas tonterías y que se te quiten esos sentimientos

Paris palideció

-¿Cuándo?

-En fin de semana, no antes
así te despides de tus amigos, aunque, creo que no son muchos
ahora regresa a clases, antes que se den cuenta que saliste, el director ha sido paciente contigo porque eres especial, pero es mejor que te comportes de manera normal.

Paris comenzó a regresar al colegio y al pasar por la cabaña de Hagrid, se lleno de rabia, sus pasos se desviaron a donde estabas las bestias peludas y haciendo un gesto de crueldad, de brutalidad y de venganza
su mano se comenzó a poner roja, fuego azufroso emano de la misma y la azuzó hacia la jaula gigante, de inmediato comenzó a incendiarse

La mano se le apagó y pareció reaccionar, miro a todos lados y salio huyendo de ahí, corriendo a una velocidad impresionante, mientras que las bestias comenzaban a gruñir escandalosamente, a lo lejos pudo ver a Hagrid que ya iba corriendo hacia las jaulas.

-¡Maldición! - Gritó Paris - ¿Por qué lo hice?

En ese momento, de regreso a la enfermería
Draco hacia un gesto al ver al pelirrojo que llegaba aprisa.

-¡Hermy! ¿Es cierto que Luna esta lastimada?

-Si

-¡Oh! ¿Puedo pasar a verla?

-Aun no, la enfermera la esta atendiendo

-¿Qué le paso?

-Pues, se quedo atrapada con los Browll
la lesionaron, pero Paris la saco de la jaula y la trajo aprisa...

-¿Ese?

-Si
el le salvo la vida

Ron maldijo entre dientes y se puso rojo de coraje

-¿Qué?

-¿Y que tal que el la encerró a propósito para salvarla después y hacerse el héroe delante de todos?

-¡Ronald Weasley!

Hasta Draco le lanzo una mirada asesina
si Paris se enteraba de lo que el pelirrojo pensaba, era capaz de lastimarlo
pero no podía decir nada sin que Weasley lo mandara al carajo.

-Bueno
yo decía

-¡Es que no puedo creer hasta donde llegas!

-¡Luna es mi novia!

-Ron
Luna ya te ha dicho hasta el cansancio que no vuelve contigo, pero siempre la atosigas y la besuqueas que no le das chance
por favor, que bastantes malas bromas le han hecho las amigas de Lavender y las Ravenclaw

-Incluso esta - suspiró Draco

-¿Qué?

-¡Oh, yo no dije nada!

-Yo también lo pienso - Murmuro Hermione - Pero sin pruebas, no podemos hacer nada

Claro, el chisme de que las jaulas se habían incendiado se corrió por todo el colegio, gracias a la astucia del semi gigante, los animales se salvaron, aunque algunos sufrieron quemaduras

-¡Que horrible! - Gimoteaba Hermy abrazada de Draco - ¿Quién lo habrá echo?

A un costado, Ron los miraba y hacia gestos al verlos tan románticamente, pero no se iba, porque quería saber como estaba Luna en ese momento.

 

-Fue un accidente

-¿Lo crees?

-claro - sonrió, pero era una sonrisa falsa, tenia idea de que es lo que había pasado
y sería mejor que no se atreviera a molestar a Paris, porque parecía que estaba despertando.

Hermy que no era nada tonta, se percataba que el asunto con Paris era mucho más delicado de lo que ella pensaba, quizás debería hablar con el, pudiera tener más suerte de sacarle información

-Aun pienso que fueron las chicas de Ravenclaw y las amigas de Lavender - murmuró Hermione

-¡Eah! - Gritaron afuera de la enfermería - ¡Dicen que fue provocado! ¡Fue a propósito! ¿Quién habrá sido?

-"Venganza" - Pensó Draco y le dio un escalofrío - Hermy
tengo que salir un momento, regreso al rato para ver como está tu amiga, no me tardo

-¿Vas a pedir permiso para faltar a clases?

-Eh
si, si bonita
luego regreso - le dio un beso, miro de reojo al pelirrojo que hacia muecas y se marcho de prisa.

-¡Te extrañaré bebé!

Draco comenzó a buscar a Paris por todos lados mientras pensaba rápidamente lo que sucedía "Fue provocado, fue a propósito"

-"¡Maldición! tengo que decirle a Paris quienes probablemente lastimaron a Luna, antes que se lo diga alguien mas y entonces si, sea capaz de lastimarlas, podría matar a todo Ravenclaw"

Draco encontró al chico en la sala común de Sly, últimamente se refugiaba ahí, donde sabía que nadie lo seguiría
miraba fijamente las llamas de la chimenea y estaba triste y distante.

-¿Paris?

-Estoy luchando contra el deseo
Malfoy

-¿Ya lo sabes?

-Si
lucho cada segundo para no ir y
lastimarlas
subir a al enfermería y arrojar al pelirrojo por la ventana

-Pero no lo harás

-Me voy el fin de semana - Murmuró estirando las piernas - Mi familia lo ha decidido
no puedo quedarme aquí

-Lo siento mucho

-Yo lo lamento más
nunca
nunca debí inmiscuirme en la vida de Hermione, así ella no me hubiera presentado a Luna
¡A mi me gustaba Padma! Pero Luna
es fascinante

Draco carraspeó e hizo un gesto

-Bueno - dijo Draco - creo que si le cuentas a ella sobre tu familia y lo especial que es
creo que te aceptaría
ella cree las cosas mas extrañas y locas
¿A poco crees que no te querría con todo y tu extraña familia?

-Puede ser que me creyera, pero no que me aceptara
no es fácil saber de donde provengo
y que cuando quiso ser madre tuvo a Sara y cuando quiso ser padre me tuvo a mí, con humanos mágicos solo por capricho

-¿Y que pasará contigo?

-Me quedo en casa un tiempo y ella me dará opciones

-Pues
que remedio

-Malfoy
aquí algo no anda bien
ten mucho cuidado, la espada de Damocles pende sobre la cabeza de Hermione
no quisiera que le pasara algo
yo aún no puedo saber quien se va primero o quien después
aun no me transfieren ese poder

-La cuidaré

-Y cuida a Luna
ya que yo no podré hacerlo

-¿YO?

-A no ser que quieras que Hermione se quede viuda
yo no tendré el poder aún
pero eso no significa que pueda convencer a madre

 

-Bonita amenaza

-Si no te pido que seas su amigo
solo
vigílala

-Como quieras

-¡Ah! No le digas nada a tu mujer que me voy
se lo podría decir a Luna y
¡claro! - Sonrió con ironía - Ella ahora esta a gusto con Weasley
ese maldito pelirrojo idiota

Mientras tanto en la enfermería

Hermione crispaba una mueca al estar escuchando lo que Luna y Ron hablaban, la chica, estaba fuera de peligro

-¿Tu
me sacaste de la jaula? - Murmuró Luna a Ron

-Eh
bueno
creo que
pude hacerlo

-¡Oh! - Suspiró desilusionada, ella había pensado que
pero no
porque no estaba ahí
quizás y finalmente
Ron era su destino, aunque fuera un patán engreído.

Hermy estaba a punto del protestar, pero la llegada de Harry, Ginny y Neville se lo impidió, pero estaba molesta con el ¿Cómo se atrevía a decir mentiras a la chica?

Así que tuvo que salir antes que hiciera una escena, pero ya Draco regresaba.

-¿Cómo está Lovegod?

-Mejor, se recuperara en un par de días

-¿Viste de casualidad a Paris?

-Eh
si

-¿Cómo está?

-Mejor
Umh
ven, salgamos de aquí, antes que la enfermera comience a protestar que hay demasiada gente

Mientras bajaban rumbo a la estancia, Hermy vio a Lavender, con un grupo de chicas, riéndose y hablando bajo
una punzada le dio en el corazón
¿Sería ella capaz de dañar a Luna de semejante manera? ¡Pero Ronald tenia la culpa!

-¿Te pasa algo amor? - Se volvió Draco a preguntar al ver que no avanzaba

-No
solo que
tengo que hablar seriamente con Ron
Luna tiene problemas por su culpa y luego está Paris

-Por el no te preocupes

-¿Por qué no?

-Eh
por nada - dijo rápidamente

-Draco
- se volvió a detener la ex castaña - Dímelo
ya suficiente tengo con que no puedas decirme el secreto de Paris como para que ahora me ocultes cosas
¿Dónde esta la confianza mi corazón?

-Es que
yo le prometí
¡Me voy a meter en un lío!

-No diré nada

-Bueno - miró a todos lados - Paris se va el fin de semana
del colegio

-No

-¡Pero no se lo digas a nadie o él me mata! Mucho menos a Lovegod

-Para ella no es justo

-¡Ella eligió a Weasley!

El corazoncito de Hermione se estrujó, pero pensó que si Draco le confiaba cosas, ella tenia que cumplir con algunas reglas y no, no le diría nada a Luna

Esa noche, Luna en la enfermería no podía dormir, pensando
No, no había sido Ron quien la sacara de ahí, no era el
había sido
pero no estaba en la enfermería, no se había aparecido
quizá era un sueño solamente, pero ella había creído que

En la sala de sly tampoco Paris dormía, permanecía sentado frente a la chimenea

-¿Insomnio? - de repente apareció Pansy y se sentó en el sillón contiguo

-¿Qué se te ofrece Parkinson?

-Nada, se me antojo un vaso de agua y cuando me asome, vi la luz de la chimenea
¿Por qué estás tan triste? ¿Por qué Luna te rompió tu corazón? ¡La verdad pensé que no tenías!

 

-Soy semi humano y lo sabes

-Yo no se porque te complicas tu existencia, Paris
con la herencia que tienes
cualquiera de nosotros la querría
tener en tus manos ese poder

-Yo no lo quiero

-¡Ah! ¿Y que quieres? ¿Estar así? ¿Ridículamente morir de amor? ¡Y por una don nadie! Si tenías planeado tener un romance para intentar ser más humano, aquí habíamos muchas

-¿Habíamos?

-¡Hasta yo!

-Pansy, tu solo has tenido ojos para Malfoy

-Lo se

-Pero tampoco has tenido suerte

-Lo se

-El está con Granger

-Eso se resolverá a su tiempo - sonrió Pansy

-¿Por qué lo dices?

-Gracias a ti
¡Descansa Paris! Aunque se que no duermes mucho por tu condición, se que te gusta hacerlo para parecer mas humano - y salio brincando rumbo a su habitación, mientras Paris se quedaba un poco extrañado.

Luna salio de la enfermería el sábado por la mañana, mientras la mayoría se iba a Hogsmeade, en el gran comedor, la chica entraba con una venda en su brazo y arrastrando un poco el pie. Se sentó en su mesa y busco con la mirada a Paris, pero el chico no estaba en Slytherin

Pensó que a lo mejor ya se había ido al pueblo

-¡Hey Lovegod! - se acercó Seamus - ¿Cómo vas?

-Bien

-¿Y tu salvador que dice?

-No se que dice Ron

-Eh
hablo del que te rescato de la jaula de Browll
Paris Kavner

-¿Paris?

-Aja
¿Quién te dijo que había sido Ron?

-Pensé que

-Bueno, que te mejores
me voy al pueblo

Luna se quedo pasmada y apretó los labios
¿Cómo se había atrevido Ron a mentirle de ese modo? ¡Sabía que era Paris! Siempre lo había sabido

-¡Tengo que hablar con el! - Suspiró y se puso de pie, arrastrando el que tenia luxado, aunque el daño mas grave de su cabeza había quedado curado y sin secuelas.

-¡Luna! - de repente Ron le grito desde la entrada, el pelirrojo portaba una encantadora sonrisa y desde la mesa de gryffindor, donde algunos desayunaban aun, Lavender le lanzo uno ojos furiosos
claro, muchos ojos se volvieron a verlos.

La pequeña rubia mordió sus labios para no lanzar un improperio ¿Qué se creía ese cretino?

-¡Luna, amor! ¿Por qué no avisaste que hoy salías? ¡Fui a buscarte a la enfermería!

Luna rechinaba los dientes

-¿Luna? ¿Qué te pasa amor? - y se inclino para besarla pero

-¡Desmaius!

Una chispa se encendió entre los dos y Ron salio volando por los aires, hasta golpearse con las mesas y bancas, cubriéndose de los alimentos que había sobre las mismas.

-¡OH! - gimieron muchos de los presentes

Los slytherin rieron ante el ataque, Lavender se puso de pie absorta, pues Luna nunca atacaba a alguien de ese modo, siempre era pasiva pese a las bromas y todo lo que le hacían. El resto de los Ravenclaws y los pocos Hufflepluff estaban absortos.

-¿Qué te pasa? - Chilló Ginny corriendo hasta Ron que estaba medio noqueado, hasta Harry estaba sorprendido

-¡Maldito mentiroso! - Dijo entre dientes mientras se acercaba arrastrando el pie y apuntando con su varita

 

-¿Luna? - Ginny se interpuso, pero la rubia estaba furiosa y con los ojos brillantes hasta las lágrimas

-L-Luna
¿por
porque? - Gimoteó Ron aturdido

-¡Me mentiste! ¡Dijiste que tú me habías sacado de la jaula y no es cierto! ¡Había sido Paris!

-¡L-Lo lamento!

-¡Te lo diré por última vez Ronald! ¡Yo no quiero nada contigo! ¡Ya no me gustas, no te quiero! Así que por favor ¡Deja de verme como una idiota, deja de besuquearme como si fuera una fácil y aléjate de mi!

-P-pero yo

-¡Me dejaste, me mandaste al diablo! ¿Qué más quieres? ¡Ahora yo estaba interesado en otro muchacho y tú me echas a perder mi vida! ¡Ahora por tu culpa el me detesta! ¡Y yo que nunca e odiado a nadie en mi vida ahora te digo esto! ¡Te odio, te odio!

-¡Luna! Cálmate por favor - Dijo Ginny sosteniéndola, sobre todo cuando volvió a levantar la varita

-¡NO; hasta que el prometa que se alejará de mi! ¡Ya no quiero que me arruine la vida!

-Luna - se adelanto Harry - nadie te esta arruinando la vida, escucha, se que Ron se ha estado comportando de manera estúpida, pero te prometemos que te deja en paz

-No te busques un castigo solo porque mi hermano ha sido un poco
arrogante y manipulador - susurró Ginny mientras le bajaba la mano que sostenía con firmeza la varita.

Luna salió furiosa del colegio, arrastrando su pie, en el camino, se encontró a Hermy que estaba a punto de ir a encontrarse con Draco al cafetín de Madame Pudipié
pero al verla tan exasperada decidió enfrentársele.

-¡Luna! ¿Qué haces fuera? Te dijo la enfermera que debías tener reposo

-Tengo que hablar con Paris

-Eh
¿para que?

-¡Porque ya se que el me salvo! Necesito hablar con el
quiero que me explique muchas cosas

-Luna, Luna, te vas a lastimar el pie - señaló la venda en su tobillo - Regresa

-¡No, hasta que yo hable con el!

-Luna, que es demasiado tarde

-¿Qué?

-Paris se fue

-¿Se fue? ¿A dónde?

-A su casa

-¿Cuándo?

-No lo se
se iba hoy

Luna miro a todos lados, y tuvo una corazonada y comenzó a avanzar rumbo al sauce boxeador, quizás
quizás ahí estaba

-¿A dónde vas?

-¡A buscarlo!

-¡Luna, espérame! - Gritó Hermione tras ella, a pesar de que su pie estaba lastimado, ella avanzaba rápidamente, pero la castaña se azuzó al ver que de su brazo comenzaba a mancharse de rojo pese al vendaje.

-¡Paris! - Gimió Luna al verlo cruzar la loma y bajar rumbo al bosque prohibido, pero estaba demasiado lejos
el chico arrastraba su baúl y parecía no percatarse de nada, demasiado ensimismado en sus pensamientos.

-¡Luna, detente! - Gruñía Hermione tras ella

Pero la rubia no se detuvo, se metió al bosque tras el chico, y Hermione saco su varita y la siguió, pensando en inmovilizar a Luna y sacarla a rastras ¡El bosque era peligroso y lo sabían! Aunque ¿Por qué iba Paris ahí?

El chico se detuvo en la parte más oscura del bosque y abrió la palma de su mano, la cual comenzó a encenderse y la marca que poseía cambio a color púrpura.

 

-Estoy listo para ir a casa - Dijo con desgano y de repente, comenzó a abrirse delante de el, un laberinto de luces y de aire frío y seco, que comenzó a esparcirse a su alrededor
Paris cruzó el laberinto que aún se mantuvo ligeramente abierto

-¡Paris! - gritó Luna, pero el chico ya había desaparecido

-¡NO LUNA, NO LO HAGAS! - Gritó Hermy pero Luna brinco hacia la puerta tridimensional y ella en un acto de desesperación, no lo pensó ni un segundo y la siguió

Pero al hacerlo, sintió un ahogamiento terrible, el aire le faltaba, un frío le caló los huesos y sintió que la quemaba, su cuerpo parecía que era presionado por múltiples cubos de hielo y abrió los ojos con horror cuando distinguió figuras espectrales que la rodeaban

Después no supo nada

Cuando despertó, vio con alivio que Luna estaba a su lado, y la zarandeó para despertarla, mientras lo hacía, miraba a su alrededor, el lugar era tétrico, los árboles que las rodeaban parecían muertos, sin vida, con hojas secas y el cielo era grisáceo y triste.

-¿Dónde estamos? ¡Luna, despierta!

-¿Paris? - Murmuró Luna abriendo los ojos

-¿Estas bien?

-¿Dónde estamos? ¿Dónde está Paris?

-Luna
basta ya
¡No se donde estamos! ¡Este lugar es horrible!

La pequeña rubia se puso de pie ayudada por Hermione y miraron a su alrededor, no era el bosque prohibido, pero lucía igual de tétrico y aparte, parecía un bosque muerto.

-¿Cómo paso esto?

-No lo se Luna, fue como si Kavner hubiera abierto una puerta a otro sitio
caminemos, tratemos de salir de aquí y a lo mejor lo encontramos

Las dos chicas comenzaron a caminar por el bosque muerto, las hojas muertas hacían una alfombra oscura en el piso y el viento mecía los árboles secos que crujían a cada paso que ellas daban
se escuchaban aullidos y gruñidos a su alrededor y algunos ojos rojos parecían aparecerse entre las ramas secas.

-Este bosque parece no tener salida

-Da escalofríos

-Creo que nos hemos metido en un buen lío
no tengo ni idea en donde estamos
Luna
debiste dejar ir a Paris

-NO

-¡Chica!

-¡No! - gimió más débilmente - Es como si te dijera que debes dejar de amar a Draco ¿Lo harías?

-Es
diferente

-¡NO! El amor es igual
quiero a Paris, lo quiero conmigo
¡Yo nunca había tenido nada! Ron me arruino la vida y el único chico que me ha querido por quien realmente soy, se va
no Hermione, tengo que hablar con el

-¿Inferis? - De repente Hermy tembló y abrió los ojos como platos

-¿Qué?

Luna se volvió a ver lo que Hermy observaba y tragó saliva, a unos metros de ellas, unos seres cadavéricos, descarnados, con gusanos caminando sobre sus huesos, con ropas desgarradas, se arrastraban caminando hacia ellas.

-¡Corramos! - Gimió Hermione sosteniendo a Luna con una mano y en la otra su varita

-¡Hermione! - Chilló Luna procurando arrastrar más el pie para poder avanzar, pero a cada paso, sentía una punzada de dolor
pero no podían detenerse.

La castaña miró a su alrededor, solo árboles muertos de entre los cuales, aparecían más y más seres espectrales, que las comenzaban a seguir. Hasta que llegaron a un puente de piedra, que cruzaba un lago oscuro

 

-¡Ah! - Gimió Hermy al ver que en el lago, nadaban fantasmas espectrales y los cuales parecían cantar un dulce cántico que invitaba a la muerte.

-Que dulce cántico - Sonrió Luna y de repente estiro la mano hacia uno de los espectros que estiraba su transparente mano hacia ella, pese a que era aterrador, el sonido emanado de su centro era tan encantador.

-¡No Luna, no lo toques! - y Hermy le apartó la mano de un zape - ¡Sigamos!

-Es que su canto

-¡Seguro son cantos de muerte! - Gimió - ¡Vamos, crucemos el puente! - y la jaló por el brazo sin importarle mucho que su pie estuviera lastimado, pero era necesario alejarse de todo eso, además los cadáveres se acercaban más.

-¡Un castillo! - Gimió Luna señalando al frente

-¡Oh!

Las chicas miraron a su alrededor, atrás del puente quedaba el bosque, con los seres espectrales avanzando lentamente, después de ese puente, solo eran campos desolados y en medio, un castillo solariego se levantaba
el cielo estaba mas oscuro que nunca y ya negreaba.

-¿Iremos al castillo?

-¿A dónde mas? Quizás Paris
quizás este ahí
¡Y esas cosas nos siguen!

-¿Y si es una trampa? Igual y ese castillo

-No nos queda otro remedio
este lugar es horrible

Y las dos avanzaron ávidamente subiendo la colina hacia la verja que separaba a la puerta principal del castillo
por un momento se detuvieron al ver que había un par de guadañas cruzadas en la puerta y había una inscripción en runa.

-¿Qué dice ahí?

-Déjame ver
- Claro, Hermione sabia de Runas Antiguas - esto quiere decir traducido de Runa a ¿latin?
"Id castrum ex mortis"

-¿Qué es eso?

-Está en latín
quiere decir algo así como el castillo de la muerte

-¡Oh!

-¡No entraremos ahí!

-Pero
¡Ya vienen!

Y si, los espectros caminaban ya sobre el puente

-¡Pues entremos! - y cruzaron la puerta de inmediato, siguiendo el camino hacia la puerta principal del castillo, pero se detuvieron, cuando vieron que la puerta no estaba sola

Las chicas casi se caen en el suelo, al ver que en la puerta, había dos especies de guardias, eran altos, vestían como en las cruzadas, en sus manos huesudas y descarnadas, tenían guadañas y sus rostros no eran más que huesos

A su lado, había un par de dragones, que también eran cadavéricos, y más aterradores todavía que los vivos, con gruesas cadenas atadas a su cuello y que lanzaron fuego al aire y emitieron grotescos gruñidos al verlas

Los guardias las señalaron y levantaron la guadaña al verlas, dispuestas a matar a las intrusas
Hermione y Luna se abrazaron, no podían retroceder porque atrás estaban los muertos vivientes y no podían avanzar por los guardias y a los lados, los dragones.

-¡Suficiente!

De repente se escucho una voz femenina

-¡No les hagan daño, son invitadas!

Y el par de chicas miraron a su alrededor, los espectros comenzaron a retroceder y los guardias regresaron a su lugar, mientras que los dragones seguían bufando gruñidos y emitiendo un hedor espantoso, pero se aguantaron mientras que buscaban a la voz.

-¡Y no lo hago por ustedes! - de repente a sus espaldas apareció Sara, la hermana de Paris - Es por mi hermano - Y miró a Luna con resentimiento.

 

-Eres
eres su hermana

-¿Cómo es que llegaron?

-Yo
seguí a Paris - Murmuró Luna - Y entre al vórtice que dejo

-¡Ya le he dicho que lo cierre de inmediato cuando lo utilice! - Masculló entre dientes - ¡Ahora las sacaré de aquí!

-¿Paris esta aquí? - Chilló Luna - ¡Si esta aquí quiero hablar con el! ¡No puedo irme sin hablar con el!

-¡Oye, niña! Deja en paz a mi hermano
No hay futuro en su relación
¿Acaso no sabes donde estás?

-N-no

-Es donde vivimos, donde madre y padre a la vez, edifico este castillo, rodeado de nuestro ejercito
para evitar que los intrusos ronden
aunque nunca quiso desaparecer ese puente
lo aparecieron los tres hermanos
a los que madre les otorgó algunos favores
hace muchas lunas
cuando era más caprichosa que ahora y le gustaba interactuar con humanos

-Lo de la
fábula
ya sabemos que era cierta

-La madre de Paris
la tuya también es
es
es

-Es la muerte niñita

Luna se quedó en silencio, un largo silencio, hasta que miro a Sara con determinación.

-No me importa
yo quiero hablar con el

Sara se quedo mirando sorpresivamente a Luna, su determinación era tal y parecía no estar muy asombrada por lo que les había dicho, ella al parecer solo le interesaba hablar con el chico.

-Oye niña ¿Si entiendes lo que te he dicho, verdad?

-Si

-Padre para mi, madre para Paris
es
La Muerte

-La muerte no es mala - dijo Luna - ella no tiene la culpa de las acciones de las personas
yo no le tengo miedo

-Deberías
¿Sabes que si te toca te podría quitar tu alma al instante?

-Yo solo quiero hablar con Paris

Hermione bufó ¡Ella quería irse! Pero Luna era tan obstinada.

-No
mejor se van

-¡No me iré sin hablar con Paris! - Gimió Luna - ¡Yo lo iré a buscar, solo dile a tus guardias que me dejen pasar! - y comenzó a avanzar, pero no llego siquiera

Una fuerte punzada le comenzó en el talón lastimado, el dolor le recorrió hacia el brazo lesionado y se estanco en la herida en la cabeza y comenzó a gotear sangre.

-¡Luna! - Gritó Hermy al ver como el hilillo de sangre le recorrió la ropa y de repente
ella se desvaneció en el suelo. Sara negó con la cabeza y puso los ojos en blanco.

-¡Pero que niña humana tan tozuda!

En tanto, en Hogsmeade

La tardanza de Hermione no era usual en ella, Draco estaba un poco desconcertado
más de dos horas y ni sus luces, así que comenzó a buscarla por el pueblo y a la salida, se encontró con Harry y Ginny, así como un malencarado Ron, con un moretón en su mejilla, provocado por el hechizo de Luna.

-¡Eah! Potter ¿Y Hermione?

-¿Hermy?

-Si ¿la has visto?

-Hermione tiene horas que vino a
verte - Mascullo el moreno entre dientes de mal modo - ¿Qué? ¿Se te perdió?

-Es que
no ha llegado

-Pues que raro - Dijo Ginny - Si lo primero que hizo fue arreglarse y ni siquiera desayuno porque dijo que la estarías esperando

 

De inmediato, Draco pensó que a lo mejor algo le había pasado y salio de inmediato al colegio para buscarla, pudiera ser que Pansy la hubiera atacado de nuevo o hubiera sido victima de alguna broma o quizás
quizás algún profesor la había interceptado.

El rubio busco sin vacilación por todo el colegio, hasta que Harry, Ron y Ginny fueron tras el y aunque no les gustara la idea, tenían que aliarse con el para buscarla

-Iremos a la sala común, a lo mejor ahí esta
o si no la buscaremos con el mapa

Draco asintió y siguió buscando

Harry llego a la sala común pero Hermione no estaba, Ginny busco evidencia en la habitación de las chicas, mientras que el moreno y el pelirrojo subían por el mapa
Pero el mapa no estaba.

-¡No puede ser!

-¿Qué pasa Harry?

-¡El mapa del merodeador no está!

-¿Cómo que no está?

-¡No! ¡Y no parece que hubieran registrado mis cosas! Todo esta tal y como lo he dejado

-¡Imposible Harry! Preguntemos a Dean o a Finnigan a ver si alguno lo tomo o sabe algo al respecto

Harry busco de nuevo pero sin éxito, por lo que bajaron y Ginny también tenia negativas, desde que Hermy saliera, no había regresado, así los tres bajaron y Draco estaba en la estancia, con cara de pocos amigos.

-No esta en la sala común Malfoy - se adelanto Harry

-¿Y eso de buscarla en un mapa o algo así?

-Me robaron el mapa

-Ire a hablar con el profesor Snape - dijo Draco - Si el no sabe nada, quizás el director ¡Hermione no puede haber desaparecido así por nomás!

-Tampoco he visto a Luna - dijo Ronald

-Basta Ron, suficiente con la paliza - gruñó Harry - seguro se fue a descansar a su sala común

Draco hizo un gesto y se fue en busca de Snape, mientras que los chicos siguieron buscándola, claro, Harry se preguntaba sobre su mapa ¿Quién se lo había quitado? Debía ser de gryffindor, porque de otro modo, nadie podía entrar a su sala común

Y el mapa

En manos de Paris

El chico estaba en su recámara, ajeno a lo que ocurría, había blindado su mente, se sentía infeliz y si de por si, todo lo que le rodeaba era lúgubre, ahora le parecía mas
en sus manos sujetaba el mapa que había prometido devolver al termino del año escolar.

Lo extendió en la mesa y paso su mano sobre el
de inmediato, comenzó a aparecer el castillo, con sus pasillos y las pisadas, el entendió de que se trataba y busco a Luna
pero no la encontró
ni los pasos de Hermione

Solo los pasos de Draco junto a Snape, y los de Harry, Ron y Ginny recorriendo el castillo con desesperación
se le hizo raro que no estuvieran en Hosgmeade ¿Sería acaso que algo pasaba? ¿Por qué Luna ya no estaba en la enfermería ni en la sala común de Ravenclaw?

-¡Oye! - de repente la puerta se abrió y Sara apareció a media habitación

-Sara, no invadas mi espacio - gruño Paris

-Aja

-¿Qué quieres? Apenas llevo aquí escaso tiempo y ya me fastidias

-¡Oh, pero que sensible te has vuelto! ¡Pero no me importa! De todas maneras cuando madre te llame la atención no te quedaran ganas

-¿Por qué?

-Porque tu amiguita Luna esta en la estancia, desangrándose junto con la otra hechicera, Hermione Granger

 

El chico palideció terriblemente

-¡Ah, lindo color Paris! Te sienta bien

-Luna
¿Aquí?

-Y la otra también
casi las matan los guardias ¡Pero tu estás tan ensimismado y cerrado a tus propios pensamientos que ni siquiera las has sentido!

Quedo petrificado ¿Qué iba hacer? ¿Cómo explicar?

-Ya les dije en donde están y que somos
pero al parecer Luna, es tan terca
insiste en hablar contigo
pero ahora esta medio muerta en la estancia
volvió a lastimarse

-¿Cómo llegaron aquí?

-Te siguieron y aprovecharon los segundos que queda abierta la puerta
¡te he dicho que siempre te asegures de cerrarla para evitar que algo se cuele!

-Madre estará furiosa

-Nadie entra en nuestro territorio y queda vivo, tú lo sabes

Paris maldijo y salio de su habitación, desapareciendo y apareciendo en la estancia, en donde Hermione no sabia como detener el sangrado de Luna. El chico le paso la mano por la cabeza y se detuvo
suspiró y levanto en vilo a la rubia.

-Sostén mi brazo - le dijo a Hermy y la chica obedeció

Se escindieron y aparecieron en una habitación muy antigua, poco agradable, daba miedo, porque la ambientación era tétrica, todo en tonos oscuros y entraba poca luz, pero la castaña se abstuvo de decir algo por el momento.

Deposito a Luna en la cama y la acomodó mientras evitaba mirar los ojos de Hermione que seguro pedirían respuestas
pero finalmente tuvo que hacerlo.

-¿Estamos en problemas? - Murmuro la castaña - ¿Peligro de muerte?

Paris rió con desgano

-Si - afirmó - Pero tranquila, manejaré la situación

-De todas las cosas que he visto y vivido, esto es lo mas
extraño y sorprendente
¿Cómo? ¿Como es que?

-La muerte no tiene sexo, ni condición social - Comenzó a decir el chico - De vez en cuando es hombre, es mujer o lo que quiera ser
Quiso ser padre
se volvió hombre y preñó a una mujer humana, una bruja a la que le quedaba menos de un año de vida
tuvo a Sara y ella murió después de darla a luz
bueno, madre se la llevo

-¡Oh!

-Un tiempo después, quiso sentir lo que era parir y se convirtió en mujer
estuvo con un hombre al que le quedaba poco tiempo de vida y quedo preñada de el
se lo llevo al poco tiempo que yo nací
para Sara es su padre, para mí es Madre, pero claro, es ambos para los dos

-Pero tú pareces tan
humano

-Lo soy
Sara y yo lo somos
nacimos y nos hicimos con genes humanos
la mitad de nuestro ser lo es
sentimos y amamos, aunque Sara desea lo contrario, por eso ella no convive con personas, quiere ser igual que madre.

-¿Y tu?

-Yo
quiero algo diferente
como nací de madre, piensan que soy el más indicado para seguir con su labor, cuando decida tener un descanso

-Que terrible

-La muerte no es mala Hermione, ella no roba vidas, ella toma las vidas que los propios humanos quitan
o a los que les llega la hora por edad o enfermedad
¿Por qué tenerle miedo a algo tan natural?

-Pero natural para nosotros ¿Eres inmortal?

 

-Casi

-¿Casi?

-Depende de mis decisiones

-Luna te quiere

Paris rió amargamente

-En serio

-Es por mi, por mi físico, por lo que soy, todo lo mió le gusta, pero no creo que me ame

-Es porque estás cegado Paris, pero ella te ama, en serio ¿O porque crees que estamos aquí? ¡Supo que te ibas y fue a buscarte! ¡Quería explicarte muchas cosas! Hasta me contó que ya puso en su lugar a Ronald
dale una oportunidad

-Hermione
¿Crees que ella pueda lidiar con mi familia? ¡Por favor, no somos normales! ¡Madre es la muerte! ¿Cómo crees que ella conviviría? No me gustaría ver el terror en sus ojos cada vez que la viera y
además
mi madre
yo la respeto y la quiero
¡Aunque Sara diga que son sentimentalismos tontos que hacen que me aparte mas del camino!

-Yo creo que tu no quieres el trabajo de tu
madre
- y se volvió a todos lados

-Ella no esta aquí - sonrió el chico - ¿Lo ves? Te asusta la sola idea de verla

-Pero yo soy diferente
a Luna no le importará
habla con ella
y si decides de plano, no ceder, simplemente sácanos de aquí, quiera o no Luna, irse
ahora bien
si me sacas de aquí a mi primero

-Lo lamento Hermione, pero debo sacarlas a las dos juntas, tendrás que quedarte aquí hasta que Luna despierte y
hable con ella

-¿Por qué no puedes sacarme primero?

-Por protección, no me puedo arriesgar que les pase algo en el camino - murmuró Paris, pero Hermy, pensaba en Draco

-Descuida - Dijo Paris adivinando sus pensamientos - Enviaré un mensaje al director avisando lo que ha sucedido. No le va a dar gusto, pero no queda otro remedio
¡Bueno! Finalmente, él está acostumbrado a que tu o tus amigos se metan en problemas

-Si bueno
pero Draco

-Avisaré cuanto antes
¡No vaya a ser que le de un ataque a tu marido y te quedes viuda!

-¡No eres gracioso y menos sabiendo que eres!

-Ya te dije que no puedo predecir eso
aún

-De todas maneras

-Luego vuelvo - Asintió y desapareció.

Hermione se asomó a la ventana, desde ahí se observaba el paisaje sombrío, no había verde, no había colores, solo gris y negro, el cielo era tétrico y a lo lejos se veían los linderos del bosque, los árboles muertos se mecían con el viento y las hojas secas se arrastraban solitariamente.

Ella no podría vivir ahí
y creía que Luna tampoco resistiría pasar tiempo ese sitio, que parecía un funesto panteón, aunque finalmente con la pequeña rubia no se sabía.

Y hablando de ella, la chica lentamente abrió los ojos y miro a todos lados, se dio cuenta que estaba en una mullida cama, con edredón negro y cortinas transparentes del mismo tono que estaban recogidas en moños rojos.

-¿Hermione? - Murmuró Luna incorporándose

-¿Cómo estas?

-Bien

-¡Que alivio! - Suspiró Hermione, en cierto modo, Luna y Ginny habían sido sus cómplices

-¡Paris! ¡Paris! ¿Dónde está? - Reacciono y Hermy puso los ojos en blanco, o sea, apenas reacciona y en lo primero que pensaba era en el muchacho en cuestión

 

Casi se muerde la lengua al percatarse que lo mismo le pasaba a ella con el rubio
que cuando anochecía soñaba con el y cuando amanecía solo añoraba verlo
entonces no podía reprocharle nada a Luna, sobre todo, si en verdad estaba embelezada con el chico.

-Ahora regresa, fue a avisar a Dumbledore que estamos en su casa y que no se preocupe

-¡No me iré sin hablar con el!

-Luna, ya me has dicho esto hasta el cansancio
y si, si hablarás con el, pero por favor, contrólate, que me exasperas un poco
mejor contrólate y descansa, cuando tengan que hablar, lo harás.

-Me duele la cabeza

-Como no, con tremendo golpe que te dieron esas bestias
la herida se volvio a abrir

-¿De verdad? - Y se toco - Pero
¿La cerraste?

-Yo no
Paris lo hizo

-¿Cómo?

-Supongo que sabe hechizos curativos
mejor descansa un poco, cuando Paris se desocupe, regresará a verte

-Bien

En Hogwarts
Dumbledore le leía la nota a Draco, Harry y Ron

Los tres no lucían muy contentos

-¿Cómo que mi mujer se fue a casa de Paris?

-Acompañando a Luna, señor Malfoy

-¿Y con que permiso?

-Eh

-¿Y porque tendría que pedirte permiso? - Chilló Harry

-¡Porque es mi mujer!

-Pero no tu esclava ni tu criada, el que este casada contigo, no quiere decir que hará lo que tu quieras

-Pero yo

-Muchachos, las chicas están bien, en vista de lo sucedido, ellas no pueden regresar luego así que

-¿Por qué no? - Espetó Harry

-Lo harán luego

-¡Pero ha prometido Paris que las regresará! ¿Verdad? ¿No les hará nada? Finalmente al que el quiere es a Luna, pero a mi gatita

-¿Gatita? - Gruñó Ron

-¡No te metas en mi vida comadreja!

-¿Por qué dices que si Paris las regresara? - Pregunto Harry compungido

-Eh

-Tranquilos chicos
no pasará nada

-¡Es que su madre!

-Señor Malfoy
no se le vaya la boca

-¿Quién es su madre? ¿Qué tiene que ver? ¿Acaso es peligrosa para las chicas, les puede hacer daño? - Urgió Harry

-No pasa nada Harry, confía en mi, son tonterías, ellas estarán bien y regresan en cuanto puedan, pero el joven Kavner, me mantiene informado sobre las chicas.

-¿No podemos ir con ellas?

-Me temo que no señor Potter
es mejor que no se metan en problemas
de todos modos, ni siquiera yo puedo ir sin ser invitado, fue una casualidad que las chicas pudieran hacerlo

-Esta bien señor director

-¡Ah! Señor Weasley, le suplico
que deje en paz a la señorita Lovegod, ya me comentaron lo que le hizo en el comedor porque usted no la deja en paz

-Es que yo

-Créame, tiene suficientes admiradoras y la señorita Lovegod ya no es una mas de ellas, así que dedíquese a estudiar, jugar y conseguir otras novias que no sea ella

-Eh
si señor

De regreso a la mansión

Ya atardecía cuando de repente, aparecieron viandas en la mesa que había en la habitación que compartían Luna y Hermione
finalmente ni siquiera habían desayunado y almorzado, así que Luna se levanto de la cama y comenzaron a probar lo que les habían llevado.

 

Minutos más tarde, Paris por fin hizo su aparición

Luna se quedo sin aliento y hasta Hermy alzo una ceja evaluadora
El chico se había cambiado de ropa y se había puesto una túnica preciosa bastante costosa y en un tono negro terciopelo, que lo hacía lucir varonil, impecable, parecía un príncipe como iba
de repente, hasta Luna se sintió pequeña

-Lamento la tardanza ¿Comieron bien?

-Si, gracias

-¿Luna?

Pero ella lo miraba embelezada, de tal modo, que hasta a Hermione le dio pena ajena
los enormes ojos azules de la chica, rebozaban de una luz impresionante y brillaban con solo mirar a Paris una vez más
definitivamente estaba perdida sin el.

-¡Chica! - La sacudió

-¡Oh! ¡Paris, tenemos que hablar!

-Lo se
pues
bueno
Hermione, como no te puedo decir que te vayas a dar una vuelta por el jardín
te dejare en la habitación contigua para que Luna y yo hablemos
No tengas miedo, nada te va a pasar
he dispuesto que nada te perturbe

-¿En serio?

-Si
es que
por mas mal que me caiga Malfoy, no creo que se un viudo desconsolado por mucho tiempo

-No te pases

-Vamos
Luna, en seguida vengo

-Aja

Apenas Paris salio con Hermione, la rubia busco el baño y se lavo la cara, se enjuagó bien la boca y se arregló su cabello despeinado, el problema era que como estaba largo, era fácil que se le enredara.

-¿Luna? - El regresó antes de tiempo

-¡Aquí estoy! - salió del baño aún secándose las manos y arrastrando un poco el pie, por un momento no había no sentido las punzadas en el talón.

-¿Cómo está tu cabeza? ¿Te duele mucho el pie?

-Solo me duele un poco la cabeza pero
eso no importa

-No te preocupes, luego te quito el dolor

Por un momento, hubo un silencio imperdonable

Los dos se miraron largamente
y de repente

Luna se lanzo a los brazos de Paris, el chico se quedo absorto mientras ella lo abrazaba por el talle y lo apretaba fuerte contra ella
la rubia aprovechaba para refugiarse en su pecho y aspirar el delicioso aroma que el llevaba consigo, sentía la calidez, la dureza de su pecho y deseaba permanecer así para siempre
Paris no entendía hasta donde llegaría todo aquello.

-Luna

-Déjame estar así un ratito más - Susurro la rubia

Mientras que por el ventanal, el frío vientecillo entraba, moviendo las cortinas, y dejando que la luz de luna, que comenzaba a vislumbrarse entre el nubarrón negro, lanzara sus luces hacia el interior de la habitación

Por lo menos, en ese anochecer, la luna había salido mas temprano que nunca
para recibir calurosamente a su tocaya, la cual estaba más que fascinada, prendada de Paris
pero claro, que Luna no se conformó con un abrazo, alzo los brazos a su cuello y lo jalo hacia ella para darle un beso en los labios

Paris no puso objeción, solo cerró los ojos y se dejo llevar

Claro, que cuando el beso se tornó más urgente, Paris tuvo que hacer un gran esfuerzo por apartar a la chica de el, si no, no iban a poder aclarar las cosas

 

-Luna

-Lo lamento
yo
quería

-No voy a regresar a Hogwarts

-¿No? ¿Por qué?

-Es porque
ya no puedo más Luna
yo puedo llegar a hacer un daño terrible, sobre todo cuando me enojo porque yo
bueno, creo que ya lo sabes

-¿Por qué ya no quieres regresar? ¿Es por mí?

-Si

-Ya le dije a Ron que me deje en paz
es cierto Paris, he sido una idiota, una estúpida por no darme mi lugar y decirle que el y yo, nada que ver
además, el muy cínico me dijo que él me había salvado cuando en realidad, habías sido tu

-¡Pero que
idiota!

-Tu
tu eres el único chico que me ha tomado en serio
eres el único que no me dice loca
aunque no creas todo lo que yo creo
y ahora resulta que te vas
me vas a dejar sola

-Lo lamento Luna

-¡No, no lo lamentes! Dime que regresas

-Ya no puedo
porque yo no acostumbro a jugar
y mi madre tampoco
Ella ordeno que saliera del colegio para evitarme un desastre emocional

-¡No quiero que me dejes sola!

-Por favor Luna, no me hagas esto

-No me lo hagas tu a mi
por favor
yo te quiero mucho
si deje que Ronald me manipulara era porque estaba abstraída, pero ya lo arreglé

-Es que mi madre

-¡Puedo hablar yo con ella y decirle que te deje regresar que yo te cuido y procuraré que nada te moleste! ¡Por favor! Te juro que Ron ya no es problema

-¿En serio querrías hablar con mi madre?

Paris por primera vez en muchos días, sonrió de manera natural, la curvatura de sus labios se pronunció de manera suave y casual, de modo tan atractivo que era como una red a una mariposa
Aunque Luna aún estuviera en su crisálida.

-¿Te burlas de mi?

-Perdóname
es que
no es natural
cualquier mujer, al saber quien es mi madre, hubiese salido huyendo
porque es con quien muchos no desean toparse

-Y yo lo se pero
no le tengo miedo

-Pero yo si - Agrego Paris disipando su sonrisa - No se de lo que sea capaz de hacerte
o de lo que me pueda decir
me sentí tan lastimado, que por eso, me ordeno que saliera de Hogwarts

-¡Pero ella entonces debe saber que yo no te quise hacer daño! Yo te quiero mucho
y tal vez si yo se lo pido

-No Luna
eso no

-Vuelve conmigo
al colegio

-Solo si me prometieras una sola cosa

-Lo que sea

-Que no dejarás que Ron vuelva a interponerse
que lo pondrás tú en su lugar si se atreve a

-Ya lo hice
hoy
lo ataqué

Paris la miró con incredulidad

-Hermione no lo puede atestiguar, pero Ginny, Harry
algunos otros
es en serio Paris, no volveré a ser tan estúpida

-Tu no
no eres estúpida

-¿Volverás conmigo?

-No se si madre lo aceptará

-Ya te dije que

-Shttt! - la silencio con un dedo en sus labios - No hablarás con ella porque ella tampoco habla con humanos comúnmente

 

-¿Entonces?

-Tengo que admitir que eres muy insistente
pero
tengo que hablar con mi hermana Sara, ella no está muy feliz y luego
ya veremos
no te puedo asegurar, que volveré

-¡Tienes que volver! - Gimoteó la rubia y se le lanzo al cuello, buscando sus labios, que muy generosamente, el chico los ofreció, profundizando un beso, mientras que el la tomaba por el talle, ella se paraba casi de puntas

Así permanecieron por largo rato, aquel beso se intensificaba y los labios húmedos de los chicos hacían una explosión en su interior, el sonido de la intensidad de cada chupete, hacia que el corazón se hinchara de felicidad

Pero no paso mucho tiempo, hasta que Luna empujo a Paris hacia la cama y se le fue encima
eso perturbó al chico
y no era la primera vez que ella tomaba la iniciativa
y eso lo espantaba
y casi brincó cuando metió las manos debajo de su ropa
y las tomo con un poco de fuerza y las saco con delicadeza mientras ella lo miraba con ojos febriles.

-Paris

-No Luna

-¿Por qué no?

-Porque no es correcto
no ahora
ya te lo dije una vez, cuando te entregues a alguien, debe ser por amor

-Yo te amo y eso me basta

-Oye
yo también pero
quiero que vayamos con calma

-Eres el primero que no pide sexo a gritos

-Si lo pido, pero tú no me escuchas - sonrió mientras acariciaba el cabello rubio y largo - Pero te quiero así, pura, inocente en ese aspecto, hasta que sea el momento

-Te quiero - Murmuró Luna mientras comenzaba a besarlo de nuevo con suavidad y coquetería, ella sonreía mientras depositaba una lluvia de besos en todo su rostro
el chico solo reía y cerraba los ojos mientras que ella hacía lo que quería.

Y la puerta se abrió

Y Sara entró y negó con la cabeza

-¡Paris!

-¡Sara! - Chilló el y se apartó de Luna de inmediato

-¡Sabia que esta niña solo venía a perturbarte!

-Yo solo quiero

-¡Silencio niña! - Ordeno Sara - debo hablar con Paris, para saber a que hora se van

-¡No me voy sin el!

Sara alzo una ceja y se cruzo de brazos mirando a Luna con desencanto y luego a Paris
¿Qué se creía esa tipa? ¿Cómo es que se atrevía a imponer su voluntad?

-¿Acaso no acabas de entender lo que somos?

-¡Si tengo que hablar con la madre de Paris, lo hago!

-¡Oh, por todos los infiernos! Paris, ven, hablemos ahora

-Le diré a Hermione que regrese con Luna, para que no se queden solas

En la solitaria habitación, Hermy pensaba en Draco, en como estaría, muy preocupado, triste, la extrañaba, deseaba verla pronto, a través de la ventana parecía verlo acostado en su cama y murmurando su nombre

-¿Hermione?

-¿Qué pasa?

-Tengo que hablar con mi hermana, regresa con Luna por favor

-¿Dormiremos aquí?

-Si, ya casi es domingo así que no perderás clases
y podrás ver a tu esposo

-¡Debe extrañarme!

-Bueno, tómalo así
así sabrá lo que es perderte un día
y te valorará más

La castaña negó con la cabeza sonriendo forzadamente y regresó a la habitación de Luna, la chica curiosamente ya no sentía dolor en su pierna ni en su brazo
estaba feliz y sonreía amablemente, Hermy supo que la chica había echo las pases con Paris.

 

Sara no estaba contenta

Sentía que había esperanza en el corazón de su hermano y eso no le gustaba
eso lo debilitaba, lo volvía más humano
más vulnerable, menos idóneo para el trabajo de su madre.

-¿Qué pasa contigo Paris, fraternizando con esa muchacha?

-Me quiere

-No puede ser - puso los ojos en blanco y apareció una copa delante de el y la bebió toda - Paris, acabas de dejar la escuela, ella no te va estar visitando aquí

-Tal ves yo deba

-¡Oye, esto no es un juego! ¡Estabas inestable, hiciste destrozos en la escuela, madre estuvo de acuerdo en que la dejaras y ahora me dices que quieres regresar!

-¿Tú crees que
?

-Si cada vez que te rompan el corazón te pones así

-Por eso evite estos sentimientos durante estos años Sara, pero este es el ultimo
y luego me fije en ella, la persona que nunca pensé en llegar a querer y

-¡Y te volviste peligros! ¡Si regresas ahora, te encontrarás con otros problemas! Sobre todo con las enemigas de Lovegod

-Mientras no la vuelvan a dañar

-¿Ves? Es que no adivinamos el futuro
solo madre sabe lo que pasará

-Debo hablar con ella

-No estará muy contenta de que esas chicas estén aquí
sabes que están mas que prohibidas las visitas
es más, aquí no deben haber visitas
fuiste muy tonto al no cerrar la puerta cuando la abriste
¿Te imaginas que pasaría si cualquiera entrara?

Paris miro al vacío

-¡Y no me salgas con que quieres otro lugar para vivir! Tú naciste de madre, eres su favorito
el que debe ser su segundo al mando cuando decida retirarse o descansar
no podrías hacerle esto

-Es que yo

-¡Tus sentimientos humanos afloran cada vez mas! - Chilló Sara - es como si esa chiquilla te absorbiera el cerebro
pero escucha, sería simple, solo le diremos a madre que remueva de tu mente, los recuerdos de esa niña, así, recordarías todo, menos a ella

-Me quedaría vacío

-Si, es una opción
pero vacío con tus sentimientos humanos

-¡Es que yo no quiero!

-¡Ah! - Suspiró Sara cuando se hizo un silencio inerte, abrumador, pesado, las chicas que miraban por la ventana, miraron como una bruma negra se esparcía por todo el camposanto, por el bosque, por el castillo y les tapaba la visibilidad.

-¿Qué pasa afuera Hermione? - Pregunto Luna

-Creo que
a lo mejor
viene ella

-¿La madre de Paris?

-Si - y sintió que un calosfríos lo recorrió de pies a cabeza y no le agradaba para nada la idea de toparse siquiera con la madre de Paris, definitivamente no

-¿A dónde vas Luna?

-Tal vez deba hablar con ella

-¡NO! - se interpuso en la puerta - El dijo que no salgamos y no lo harás a menos que te llame
lo siento chica pero de aquí no sales
¿Y que tal que se pone de mal humor y
? no quiero ni pensarlo.

-Yo no le tengo miedo

 

-¡Pero yo si! Así que no sales

-¡Como quieras!

Una densa neblina entro al castillo, siguiendo un camino, directo a donde Sara y Paris estaban, de inmediato, la niebla se poso sobre un sillón apoltronado y tomo el aspecto de una figura encapuchada
saco sus manos huesudas de las mangas de la túnica y las cruzo mientras ladeaba su cabeza encapuchada de un lado y de otro.

Paris bajo la cabeza, avergonzado y Sara desvió la mirada

-Lo lamento - murmuró el chico

Muerte alzo la mano e hizo unos ademanes, señalando finalmente a Paris con el dedo y luego volvió a cruzar sus dedos huesudos.

-Es que los problemas me persiguen
¡Pero no metas a Luna en esto! Es una muchacha muy valiente

-¡Oh si! - Chilló Sara con sarcasmo - ¡Hasta tiene el atrevimiento de querer hablar contigo para que Paris regrese al colegio! ¡Pero esa niña lo descontrola!

Volvió a levantar su dedo huesudo y la hizo callar

-¿Me dejaras volver?

Muerte estiró su mano y abrió sus dedos descarnados y Paris la tomo con naturalidad, ella lo apretó y poso su otra mano sobre la de su hijo
mientras parecía transmitirle su mensaje con la mente.

-¿Tengo que prometer eso?

Asintió

-Si madre
te prometo que
si tengo que volver a utilizar de nuevo alguno de mis poderes oscuros
volveré de inmediato y dejaré que
me borres ese recuerdo con todo lo que implique

-¿Aunque estés muy enamorado de Luna Lovegod y tengas que dejarla? - Se entrometió Sara y volvió a ser señalada, hizo un puchero y se cambio de posición

Pero ella pareció esperar esa respuesta

-Si madre
si tengo que romper de nuevo las reglas
por causa de fuerza mayor
aunque ame con todo mi corazón a Luna, regreso para asumir mi responsabilidad

Muerte acaricio su mano con suavidad

-Si
aunque tenga que perderla
para siempre

Cuando Paris entró a la habitación de las chicas, tenía una radiante sonrisa y Luna lo adivino de inmediato y brincó a sus brazos, besándolo con fuerza

-¡Volverás!

-Si
volveré

-¡Gracias, gracias! - Sonreía Luna con los ojos llorosos y le besaba por todo el rostro y le decía que lo quería y que sería siempre el amor de su vida

Hermione sintió un poco de envidia

Esos dos en pleno besuqueo y ella
viendo como comían delante de los pobres.

-¡Bien! ¿Regresamos al colegio?

-¿Ahora? ¡Es más de media noche!

-Lo se

-Todos están durmiendo

-Siempre puedo decirle a Malfoy que la sala de los menesteres esta ocupada por una desesperada señorita ex castaña - sonrió coqueto y guiñando el ojo

-¿En serio?

-Tú dices

-¡Claro que quiero volver!

-Solo una condición
de esto ni una palabra a nadie
¿Prometido? O de lo contrario
mi estancia ya no es segura

-Prometemos no decir nada

-Entonces vámonos ya

-Eh
¿Por el bosque?

-No, ahora apareceremos en los linderos del castillo y nos meteremos por uno de los pasadizos secretos

-¿Y si nos descubren?

-No pasará nada

 

-¿Cómo sabes? ¿Eres adivino?

-No pero
¡Yo no dejaré que nos arruinen este día!

-Entonces vámonos

-¿Y nosotros? - Sonrió Luna

-Ya encontraré un lugarcito para estar juntos, pero ellos necesitan más privacidad

Los tres salieron del castillo rumbo al castillo y no vieron nada en el camino, ni un solo espectro ni un solo muerto viviente, entraron hasta el centro del bosque y el chico comenzó a abrir la puerta, el remolino se hizo y Hermione recordó que la primera vez no había sido muy agradable.

-¿Qué pasa Granger?

-No es muy lindo pasarlo

-Es que la primera vez fue a la fuerza, ahora no será lo mismo, porque pasaran conmigo y solo sentirán un cosquilleo

-Bien - murmuró la chica y tomaron el brazo de Paris y pasaron por el vórtice
efectivamente, solo fue un cosquilleo y al salir del mismo, estaban a un costado del sauce boxeador
y luego avanzaron hasta el castillo, entraron por uno de los pasadizos

Hermione rebozaba de alegría

-Ahora Hermy, vete a la sala de los menesteres con Luna, que yo voy por Draco y regreso enseguida

-¡Bien! - sonrió la castaña y jalo a la chica mientras Paris iba a toda prisa a la sala común de Sly, finalmente, el podía controlar a Filch, a Snape y a Peeves.

Entro a la misma y a esas horas todos dormían, hasta una parejita que se había quedado platicando en la sala, dormitaba en los sillones abrazaditos
sigilosamente subió a la habitación que compartía con otros, Draco.

Pero el chico no dormía

-¿Draco?

-¡Paris! - Se levantó a prisa - ¿Y Hermione?

-Vamos
está en la sala de los menesteres, esperándote

-¿Ya saben todo de ti? - murmuró

-Si, pero, no dirán nada
¿Vienes o que?

-¡Claro, vamos!

Los dos salieron de nuevo de la sala común rumbo a la de los menesteres, no fue difícil encontrarla, cuando entraron, había una recámara dentro y las chicas se acicalaban
cuando Hermy vio a Draco, se lanzo a sus brazos y lo beso apasionadamente

¡Ya habían pasado casi 24 horas sin que lo besara!

Luna y Paris salieron de ahí, buscando otro lugar, para tener privacidad
mientras que los esposos, daban rienda suelta a su pasión y a su amor.

-Aquí - dijo el chico mientras entraban a una habitación solitaria, con una chimenea y un sillón. El la jalo y se sentaron juntos, ella acomodó sus piernas sobre las de el y comenzaron a besarse poco a poquito
mientras se acariciaban

Paris adoraba pasar su mano entre el cabello largo de Luna lo enredaba en sus manos y le daba pequeños jaloncitos
en realidad, el chico se controlaba bastante, porque de que si gritaban sus neuronas, lo hacían, pero ante todo, primero su niña, que era toda pureza y frescura.

-Te quiero - murmuraba Luna aferrándose a su cuello

-Yo también te quiero

-Prométeme que estaremos juntos para siempre

-No puedo prometerte eso

-Si puedes

-¿Y si nos tenemos que separar?

-Eso jamás sucederá
yo quiero estar junto a ti siempre

-Yo no te merezco Luna

-Si, si me mereces y por eso, te voy a amar hasta el ultimo día de mi vida
y si tu te la llevas, estará mi alma junto a ti.

Paris no le respondió, solo continuó con los besos, las caricias mutuas y el continuo roce de sus cuerpos, pero controlando la desbordante pasión

Los que no se controlaban en nada, habían sido Draco y Hermione, los dos sudaban entre las sábanas mientras reían y se daban besos apasionados, con los cabellos alborotados y una desnudez absoluta bajo las mantas.

-¿Me extrañaste?

-No sabes cuanto

-¿Te entro un ataque de nervios?

-Mas que eso
me preguntaba como te habías atrevido a dejarme plantado en el cafetín
luego pensé que te habían echo algo
hasta que el director nos dijo

-Lo de Paris

-Si

-Lo siento, pero me preocupe por Luna

-¿El volvió por ella?

-Así parece

-¿Y que te ha parecido lo de Paris?

-Prefiero no hablar de eso
mejor bésame y hazme tuya de nuevo

-¡Ea! Necesito otros minutos más

-Já
que poco aguante tienes señor Malfoy

-Mejor dime lo que quiero oír

-Umh
¿Qué te quiero mucho? Que me muero sin ti, que seré la mujer más feliz del mundo cuando nos volvamos a casar y que ni la muerte podría separarnos
aunque estuvo en sus dominios

-¿Y si muriera, gatita?

-Esperaría hasta unirme contigo
¿Y si fuera yo?

-Moriría detrás de ti

-¡Oh, Draco!

Hermione apreso de nuevo los labios delgados de Draco, provocando una nueva oleada de besos, deseándolo tan fervientemente, como el primer día en que lo viera en las duchas, mostrando su maravilloso torso desnudo.

Y el, recorría su espalda larga, jurando que ella era el amor de su vida y que sin ella, simplemente no valía la pena vivir
en su vida, jamás habría pensado siquiera amar a alguien de ese modo tan desesperado
mucho menos a Hermione, pero ahí estaba ella, dueña y señora de su vida y de su alma, ahora, la sola idea de separarse de ella, era horrible

-¿Sabes que sigue de ahora en adelante? - Murmuró Draco

-¿Qué cosa?

-Ser felices para siempre

-¡Oh, si!

-Te amo gatita
incluso más allá de la muerte

-Yo te amo más

********************************************

NO ES EL FINAL, PERO SI DE LA PRIMERA TEMPORADA, A CONTINUACION LA SEGUNDA TEMPORADA, MAS OSCURA Y MAS INVEROSIMIL QUE LA PRIMERA... EN "SOLO QUEDATE EN SILENCIO 2a TEMPORADA"

¡BUSCARLO Y LEERLO PLEASE!

Solo quédate en Silencio - Fanfics de Harry Potter

**********Bajo advertencia no hay engaño este fic en general es demasiado meloso y cursi, asi que si no les gustan este tipo de historias y ver a un Draco som

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-solo-quedate-en-silencio-fanfics-de-harry-potter-3342-0.jpg

2023-02-27

 

Solo quedate en silencio 1
Solo quedate en silencio 1

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/37676
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences