Solo Tu y Yo - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Solo Tú y Yo

Tonks tenía en brazos a un hermoso bebé de piel clara y cabellos rubios. Le acariciaba dulcemente la mejilla, mientras el niño reía y su pelo iba cambiando poco a poco a un tono más oscuro, más castaño.
Dejó de hacerle cosquillas en cuanto, en medio de las carcajadas, el bebe no pudo evitar reprimir un bostezo y miró soñoliento a su madre, como diciéndole basta de juegos, que ya me agarro sueño
Tonks lo acomodó entre sus brazos mientras lo mecía suavemente. El chiquillo sonrió en señal de agradecimiento y comenzó a cerrar sus impresionantes ojos color miel, casi dorados, como los de

-Remus!- gritó Tonks, en cuanto vio que su esposo pasaba por la puerta abierta de la habitación en la que ella se encontraba. Lupin se paró en seco cuando escuchó su nombre y volteó hacia la metamorfomaga. Pero el no fue el único en oír el grito de Tonks. Ted, el niño, que ya se estaba durmiendo, miró con reproche a su madre, antes de largarse a llorar con toda la fuerza de sus pulmones.
.Ay, no, lo siento amor
ya, tranquilízate
ya, todo esta bien
- susurraba Tonks al oído de su hijo mientras lo mecía intentando calmar al niño.
Lupin también se abalanzó sobre su hijo, murmurándole y acariciándolo. Lograron que, poco a poco, el bebé se fuera tranquilizando, y recuperara su respiración normal pero sus ojos seguían inundados en lágrimas. Tonks se sentó en una silla de mimbre, vencida por el peso del chiquillo y Remus se arrodilló frente a ella, con el mismo semblante que ponía cada vez que tenía que decirle algo malo. La metamorfomaga frunció el seño, el rostro de su marido no auguraba nada bueno.
-Remus, que suce
?-
-Amor, escúchame. Me acaban de avisar que en Hogwarts se esta por desencadenar la batalla contra Voldemort. - El rostro de Tonks se ensombreció y las manos comenzaron a temblarle, al igual que el corazón le latía muy fuerte. Sabía que vendría a continuación.
-Tengo que ir a luchar, Tonks
- la mujer respondió casi al instante.
-Yo iré contigo.- De repente, el niño que Tonks tenía en brazos rompió a llorar nuevamente. Su madre lo abrazo, acariciándole el cabello, para tranquilizarlo. El niño se volvió a calmar y Tonks miró con reproche a Remus.
-No puedes prohibirme ir contigo. Tengo derecho y además soy miembro de la Orden
-
-Amor
Tonks, no puedes venir, seria demasiado peligroso, demasiado arriesgado
- la metamorfomaga bajó la cabeza, conteniendo las lágrimas. Con delicadeza, Remus la tomó por la barbilla y la obligó a que se miraran a los ojos. Tonks tomó con suavidad la mano de su esposo y la posó sobre su mejilla.
-No puedo dejarte solo Remus, no puedo
- una lágrima silenciosa y solitaria rodó por su rostro.
-No me dejaras preciosa, tienes que cuidar de Ted, yo estaré bien. Te prometo que cuando vuelva solo seremos tu y yo, no habrá Voldemort ni hombre lobo ni deber pendiente que nos impida estar juntos
y ser felices.- Tonks sonrió y soltó la mano del licántropo. Asintió con un gesto de la cabeza y Lupin se incorporó lo suficiente como para besar la frente de su esposa. El bebé, que no se había dormido completamente, quedó aprisionado entre su papá y su mamá. Como si hubiese entendido lo que esos gestos implicaban, se largo a llorar de nuevo, pero esta vez acurrucado en el pecho de su padre, entrecerrando sus manitas regordetas en su túnica, para no dejarlo ir. El lo separó de su raído ropaje y lo alzó al tiempo que el también se paraba. El niño cesó su llanto pero se aferró al cuello de su papá, cerrando los ojos.
-Lo ves? Ni tu hijo quiere que te vallas
- Tonks también se paró y abrazó a las dos personas que mas quería en este mundo. En medio del abrazo, Remus le pasó al bebé a su mujer.
-No lo olvides
solo tu y yo
- le susurró al oído antes de dirigirse a la puerta.
-Ah! Esta por llegar Andrómeda, la llamé para que no hicieras ninguna
locura- sonrió y sin mas desapareció.
Tonks se quedo parada, con el niño en brazos y la vista fija en el punto donde Lupin había desaparecido. Se sintió abrumada por la tristeza y depositó con delicadeza a Ted en su cuna, que finalmente el sueño lo había vencido.
Sintió un chasquido en la habitación contigua y minutos después apareció su madre, Andrómeda, con cara de preocupada, pero disimulada con una sonrisa la ver a Tonks.
Ambas pasaron a la cocina y se sentaron una en frente de la otra, con el corazón oprimido, esperando

A cada segundo que pasaba, la metamorfomaga sentía más que no debía quedarse allí, tenía que ir a ayudar.
-Mamá, cuida a Teddy, me voy para Hogwarts. - dijo de repente, levantándose de un salto. Andrómeda suspiró. Esperaba algo así, después de todo era su hija.
-Nymphadora, por favor
tienes que cuidar tu a tu hijo, no se puede hacer nada
-
-Si puedo. Tengo que ayudar a la Orden
. Y a Remus
.-
Discutieron unos minutos, y finalmente Andrómeda se vio obligada a ceder, ante la terquedad de Tonks.
Ella se echó la capa sobre los hombros y se dirigió nuevamente a la habitación de su hijo.
Lo encontró acostado, con una manita aferrada a la sábana, al igual que minutos antes sostenía la túnica de su papá. La metamorfomaga no pudo más que sonreír al ver el cabello del niño cambiando paulatinamente, volviéndose más verdoso.
Con cuidado, se inclinó sobre la cuna y lo besó en la frente. Apenas sus labios rozaron la piel del chiquillo, este hizo una mueca y comenzó a llorar, pero esta vez casi en silencio, abriendo sus brillantes ojos dorados y mirando a su madre con lágrimas en ellos. Tonks reaccionó casi al instante y levantó al bebé de cuna, abrazándolo y acariciándole el cabello.
-Ya, ya Teddy
Andrómeda cuidara de ti mientras yo no estoy
todo va a estar bien
tu papá lo prometió
-
Se lo pasó a su madre, que había llegado al umbral de la puerta a causa del llanto del niño. Lo besó en la frente otra vez y desapareció.
Ted se quedó allí, en los brazos de su abuela, mirando con una tristeza infinita al punto donde su mamá había desaparecido.

..o.o.O.Oo.oo.o.O.O.o.O.Oo.o.o.o.o.o..o.o.OO.Oo

Tonks se apareció pero en seguida cayó de bruces al suelo. Medio aturdida, se encontró con una mano arrugada que la ayudaba a levantarse.
-Vamos niña, no seas tan torpe! Eres la hija de Andrómeda, no? Si, si, son muy parecidas
vamos, no hay tiempo, a Cabeza de Puerco!- Augusta Longbottom dijo todo eso de un tirón y sin esperar respuesta, la arrastró hasta el bar.
-Aberforth! - rugió la anciana cuando llegaron al local sucio, destartalado y oscuro. - No te escondas! Sabemos que por aquí podemos llegar a Hogwarts!-
-Pff
- resopló un hombre mas bien viejo, saliendo de debajo del mostrador, con evidente expresión de fastidio. - Ariana! Llévalas al castillo
- indicó a un retrato antes de irse, refunfuñando por lo bajo. El cuadro de una muchacha les sonrió y se volteó, comenzando a caminar hacia atrás, haciendo una especie de túnel a su paso.
Las dos mujeres intercambiaron una mirada desconcertada antes de seguirla. A medida que caminaban, se podía oír con más claridad explosiones lejanas acompañadas de gritos ahogados o desgarrados. Tonks se asustaba mas a cada paso que daba.
Llegaron a una amplia habitación tapizada con estandartes de Gryffindor, Hufflepuff y Ravenclaw, junto a hamacas multicolores que colgaban del techo y las paredes. En una de ellas divisó una cabellera rojiza que reconoció de inmediato.
-Ginny! - se acercó a la chica a zancadas y sin esperar respuesta, la bombardeó a preguntas:
- Donde estamos? Y el ED? Ya llegó la Orden? Sabes donde está Remus? Y Harry?... - Ginny solo alcanzó a tartamudear,
-N-no se nada
me pidieron que me quede aquí
-
Oyeron una explosión a la lejos y un débil grito. Al instante la puerta se abrió y entraron Harry, Ron y Hermione.
-Ah Potter!- dijo la abuela de Neville, como si solo pudiera hablar con el. - Puedes decirnos que está sucediendo?-
-Están todos bien?- preguntó la metamorfomaga al segundo. Pudo oír el eco de la voz de Ginny, ambas habían dicho la misma frase en el mismo momento.
-Que yo sepa- contestó Harry - Todavía hay gente en el pasadizo que lleva a Cabeza de Puerco? - Tonks notó algo extraña esa pregunta, pero no le dio importancia, tenía cosas mas urgentes en que pensar.
-Yo fui la última. Lo sellé. Creo que no es muy inteligente dejarlo abierto ahora que Aberforth parece haber abandonado su bar.- respondió la Señora Longbottom a toda prisa. - Han visto a mi nieto?-
-Esta luchando-
-Naturalmente- la anciana se hinchó con orgullo. - Perdónenme, debo ir a ayudar- sin decir mas, se marchó hacia las escaleras de pierda.
-Creía que se suponía que estabas con Teddy y tu madre- Harry se giró hacia Tonks.
-No podía aguantar no saber
- dijo angustiada. - Ella lo cuidará. Has visto a Remus?-
-Tenía planeado liderar un grupo de luchadores en los terrenos.- Apenas Tonks oyó esto, corrió hacia las escaleras, con el corazón en la garganta. Llegó a un pasillo mirando a ambos lados, sin encontrarlo. Desesperada, siguió buscando, hasta que escuchó un gran estrépito a sus espaldas. Se había caído una ventana. Vio a Ginny que la esquivaba y ambas apuntaron a la siguiente, que estaba por correr la misma suerte que la primera. Al instante, varias cosas sucedieron en pocos segundos. Reaparecieron Harry, Ron y Hermione, seguidos de Aberforth, gritos distantes, por el pasillo pasó un impresionante gigante y Tonks no pudo evitar volver a preguntar
-Han visto a Remus?-
-Estaba en un duelo con Dolohov, no lo he visto desde entonces. - rugió Aberforth a modo de respuesta. Ginny la miró con tristeza y murmuró
-Tonks, estoy segura que estará bien
- pero ella no la escuchó, salió corriendo, buscando a su esposo.
Tonks divisó un bulto inconfundible de ropa raída algo apartado de la batalla. Corrió hacia el, con el corazón en la garganta, intentando calmarse. Llegó hasta el y se tiró de rodillas al suelo, al lado de Remus Lupin.
-R-Remus
R-Remus, amor
- tartamudeó torpemente tomándole el rostro con las manos temblando, haciendo que el licántropo la mirara a la cara.
Tonks lo recorrió con los ojos notó que estaba muy herido. Mucho más de lo que le hubiera gustado. Respiraba con dificultad, pero aún así, la miró con sus cálido ojos color miel y sonrió, como solo el sabia hacerlo. Tomo sus manos entre las suyas y murmuró
-Cuidaras a Teddy
Lo harás, cierto? El será feliz contigo
serás una madre maravillosa, hazlo por mi
- A Tonks le pareció imposible mantenerse frívola, rompió a llorar acariciándole el rostro a su esposo, susurrando palabras sueltas
-N-No
tú lo prometiste
Solo tu y yo
lo recuerdas?- las lágrimas manaban de sus ojos de forma incontrolada, no podía perderlo
no podía

Remus, con una suavidad inusitada acercó a Tonks a su rostro y la besó. La mujer respondió casi al instante y pronto comenzaron a explorar esas bocas que conocían tan bien, con tanta pasión como si quisieran recordar cada centímetro de su boca, como si no quisieran olvidar jamás la sensación de estar solo ellos, solos, en la sensación de ese beso.
Con muchísimo esfuerzo, Lupin se incorporó, sentándose, sin despegar sus labios, abrazando con firmeza a la metamorfomaga.
Finalmente, separaron sus bocas, pero con las frentes pegadas, mirándose fijamente.
-Solo tu y yo
- la voz de Tonks se volvía a quebrar, observándolo con anhelo.
-Avada Kedavra!- los ojos de Remus se abrieron de par en par y cató de espaldas, con la misma expresión pero con lo miel de sus ojos ahora vacíos, sin vida.
Tonks solo pudo ver la silueta del mortífago Dolohov riéndose frente a ella a mandíbula batiente antes de derrumbarse por completo, echando a llorar en el pecho de su esposo, acariciándole el rostro, ciega de dolor.
-NOO!! No, Remus
no puedes estar muer
.- sollozó, abrazándolo. - N-no, no
mi amor
Solo tu y yo
nuestro hijo, tienes que cuidarlo
quererlo
no
y-yo te amo Remus, no me dejes
.-
Tonks no podía aceptar que había perdido a la persona que mas quería en su vida, la razón de su existir, el hombre con el que había aprendido a amar
con el que habían tenido el bebé mas hermoso del mundo
porque era SU bebe, su hijo

-Remus, no me dejes
-
-Avada Kedavra!- lo ultimo que Tonks pudo oír fue la carcajada de Bellatrix Lestrange a sus espaldas, antes de caer muerta encima del amor de su vida, unidos en un eterno abrazo.
A varios kilómetros de distancia, un niño de cabellos algo azulados y asombrosos ojos casi dorados, despertó llorando, con el corazón oprimido, sintiendo que había perdido algo muy importante
y que jamás podría recuperarlo


.O.O.o.O.O.O.O.o.o.O.O..O..oo.O.oo..o.O.O.O.o.
Venta de Minerales

 

Solo Tu y Yo - Fanfics de Harry Potter

Solo Tu y Yo - Fanfics de Harry Potter

Solo Tú y YoTonks tenía en brazos a un hermoso bebé de piel clara y cabellos rubios. Le acariciaba dulcemente la mejilla, mientras el niño reía y su pelo

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-solo-tu-y-yo-fanfics-de-harry-potter-2590-0.jpg

2023-02-27

 

Solo Tu y Yo - Fanfics de Harry Potter
Solo Tu y Yo - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/27712
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20