Somos padres - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Bella POV

Lunes por la mañana. Odiaba las mañanas de los lunes. Otra semanade escuela, ensayos, exámenes y los profesores. Estaba tirada en la cama,rehusándome a levantarme, pero entonces me di cuenta deque si no lo hacia, nibien se fuera Charlie, Edward estaría abajo esperándome y si quería robarleunos minutos antes de la escuela, seria mejor que me pusiera en marcha.Habiendo encontrado una motivación, me quité las sabanas de encima y fui albaño para ducharme y alistarme para la escuela.

La ducha no me tomó tanto, pero aun asi estaba atrasada. Meapresuré hacia mi habitación y comencé a tener una crisis con la ropa cuandoescuche un golpe en la puerta de la cocina. ¿Que era lo que Edward estabahaciendo? Nunca venia antes de que Charlie se fuera por la mañana. Mientrasbuscaba rápidamente el jean por mi habitación, escuché la suave y dulce voz deAlice.

 

"Buenos dias Charlie. ¿Como estas?"

"Bien Alice. Llegas temprano. ¿Donde esta Edward? ¿Se fue decamping nuevamente?" preguntó Charlie. Más como si lo deseara. Mejor que no sehaya ido de camping, no me dijo nada la noche anterior mientras me quedabadormida en sus brazos.

"No, esta afuera en el auto. Supuse que Bella no estaría lista yaque es demasiado temprano, así que decidió esperar afuera. ¿Te molesta su suboa apurarla? No queremos llegar tarde." Escuché a Charlie decirle que estababien y entonces gritó "Adiós Bella, me voy al trabajo. ¡Alice esta subiendo!"

"Adios papa." Grité mientras corría a toda prisa en busca de ropa.Tenía unos pocos segundos antes de que Alice entrara y se pusiera al frente demi vestimenta del día de hoy. Demasiado tarde.

"¡Buenos dias dormilona! Creímos que hoy planeabas hacer novillos.¿Edward te mantuvo despierta hasta tarde?" dijo con un guiño.

Yo le rodé mis ojos "Eso quisiera. No, fue el perfecto caballero,como siempre. Ese hombre tiene mucho control, ¡Es tan irritante!" soné molesta,pero en realidad estaba mas sorprendida por su testarudez. El y sus reglas

Con las manos sobre mis caderas, estaba de pie frente al closetbuscando que ponerme. Ya me había metido en los jeans, pero no podía encontraruna remera que me gustase. "Ayuda." Fue todo lo que dije y Alice saltó, sinpensárselo dos veces extendió su mano dentro del placard y sacó una remera quenunca antes había visto. "Ponte esto. Es perfecta."

La remera era de jersey, con cuello halter y ajustado en lacintura por lo que abajo tenía mas caída. Era negra con una ancha raya azul enel medio. Parte de mi se preguntaba si Alice había entrado cuando estuve afueracon Edward o si acababa de añadirla a mi closet sin que me diera cuenta deello. ¿Donde encontraba esas cosas?

Como siempre, me puse la remera y se veía fantástica. "Buenaelección Alice. Acabas de ahorrarme 10 minutos de ver que ponerme. Ahora estoy lista¡veámonos!"

Con el sweater en mano, tomé mis libros, me tomé de un sorbo unvaso de jugo de naranja y me dirigí a la puerta. Vi el Volvo en la calzada,aparcado a un lado de mi camioneta. Edward estaba sentado en el asiento delconductor con la ventana baja y el estéreo encendido. Cuando me vio saliendo dela casa, saltó del auto y me abrió la puerta. "Buenos dias Bella. Me alegra quefinalmente me hicieras compania." Se inclinó y me dio un rapido beso.

"Alegrate de que Alice me haya ayudado a vestir o aun estariasesperando. Realmente no me siento con ganas de ir a la escuela hoy." Alicesalto dentro del asiento trasero y yo me acomodé en el del copiloto.

 

"Oh Bella, creo que hoy será un día extraordinario en la escuela."Alice tenia esa sonrisa en su rostro y un tono cantarín en su voz que señalabaque algo grande se traía entre manos, algún gran secreto que todosprobablemente odiaríamos.

Edward le miró por su espejo. "¿Te importaria compartirlo connosotros pequeña psiquica?"

Alice le sacó su lengua "No señor metiche, no lo haré. Tendras queesperar para verlo como todos los demas." Sus brazos se cruzaron sobre su pechoy se removió contra el asiento. Era obvio que no iba a dar mas información,pronto nos enteraríamos.

El estacionamiento ya estaba lleno de autos para cuando llegamosaun con la alocada forma de conducir de Edward. Jasper estaba al lado del autode Rosalie, esperando para acompañar a Alice a su salón. Emmett y Rosalie, porsupuesto, estaban dentro del auto compartiendo un momento. Edward se rio ycamino hacia el auto. Golpeó la ventanilla "Ya sepárense. Van a llegar tarde."

Emmett le frunció el ceño a Edward mientras salía del auto, Rosese tomó un segundo para acomodar su cabello y emerger del auto en toda sugloria. El timbre sonó, haciendo que todas las personas comenzaran aapresurarse hacia las clases. Me incliné y besé a Edward "Te veo en elalmuerzo. Te amo."

"Yo tambien te amo. Que tengas un buen día." Soltó mi mano ycomenzó a caminar hacia el edificio uno. Me volví y me dirigí hacia ladirección opuesta, al edificio tres.

Las clases fueron más aburridas de lo habitual. Tuvimos queescuchar un anuncio sobre como salieron los equipos escolares de baseballcontra los West Side Gophers. Hurra ganamos. Feliz cumpleaños a todos los que nacieronhoy bla, bla, bla. Casi me perdí de todo cuando escuché "tenemos un anuncioespecial para los últimos dos cursos. Esta mañana deben reportarseinmediatamente en el gimnasio para una asamblea importante. Serán excusados delprimer periodo de clases Ali que vallan al gimnasio ahora, por favor. Gracias."Los gritos de jubilo comenzaron en la sala. Las veinte sillas sonaron alunísono mientras nos levantábamos para irnos.

Corrí rápidamente hacia mi casillero y lance los libros allí, notenia ganas de cargarlos en el gimnasio. Cuando cerré la puerta del casillero,Edward apareció por la esquina. Su sonrisa me deslumbró. Podia quedarme todo eldia mirando a sus ojos. Se inclinó en el casillero vecino al mío y dijo "Teextrañé."

"Yo tambien. Vamos, tenemos que ir al gimnasio. ¡No quiero llegartarde y tener que sentarme delante de todo! Moviendose." Entendiendo cuan malopodía ser, tomó mi mano y me guió al gimnasio. Angela y Ben nos saludaroncuadno psaron corriendo a nuestro lado. Seguramente querian encontrar un buenasiento tambien.

Alice esperaba afuera de las puertas, y se veía emocionadísima.Edward y yo intercambiamos unas miradas. Sabíamos que cualquiera fuera la causapor la que Alice estuviera tan emocionada estaría esperándonos detrás de esaspuertas. Respiré profundamente, "Te dije que odiaba los lunes..."

Bella POV

"Apúrense ustedes dos, ¡Lesreservamos unos asientos!" Alice tomó mi brazo y me guió por la puerta.Las bancas estaban llenas de estudiantes quienes discutían cual seria la razónde la asamblea. Que clase de tortura ibamos a tener hoy.

 

Justo entonces el profesor desalud, el señor Anderson, entro al podio. "Señoras y señores. ¿Hola? ¿Mepueden oir? Por favor siéntense y quédense en silencio, estamos listos paraempezar." El lugar lentamente se silencio salvo por algunas risitasnerviosas del fondo.

El señor Anderson se aclaró sugarganta y comenzó "El estado de Washington ha obligado que como parte delcurrículo de salud para graduarse que debemos enfocarnos durante este año eneducación sexual
" Emmett soltó un feurte silbido que hizo que todo elgimnasio estallara en risas. "Gracias señor Cullen por su apoyo a laeducación sexual en el instituto de Forks. Como les decía, necesitamos cubrirla educaciones sexual Y las habilidades paternas. La parte de educación sexualserá vista en sus clases regulares de salud. Ahora mismo, queremos presentarleslos requerimientos para el proyecto de ser padres."

Miré a Edward quien estabasonriendo. Obviamente sabia de que iba todo esto gracias a su habilidad de leerla mente y estaba entretenido con ello. "Esto va a ser interesante."Fue todo lo que dijo.

Había una caja en el suelo, allado del podio. El señor Anderson la estaba levantando y repentinamente"WAAA, WAAA, WAAA" salió de la caja. Él sacó su mano y lo que parecíaestar dentro de la caja era un bebe. "¡Felicitaciones, todos seran padres!Harán este proyecto en parejas. No me importa quien sea y NO aceptare pedidos opediré a nadie que sea su compañero. Junten las agallas para pedirle a alguienque sea el padre o la madre de su bebe antes
" murmuró algo como "deque todos los buenos sean tomados."

"Ahora, una persona delgrupo, y nuevamente no me importa quien, chico o chica, deberá llevar al bebe.Decidan rápidamente quien, por que espero que la mitad de ustedes estén'embarazados' para el termino del día." Mas risas y silbidos, obviametnede Emmett.

Jasper tranquilizó el lugar paraque pudiéramos terminar esto antes del almuerzo. "Quien quiera que sea el'embarazado' llevara esto." Alzó lo que parecía ser una panza de utileríay unos pechos. Tenia correas con velcros por los hombros y al rededor de laespalda. La gente comenzó a gemir y a sacudir sus cabezas.

Molesto, el señor Anderson gritó"Si se rehúsan a participar en cualquier parte de esto proyecto, los delultimo año no se graduaran, y los de penúltimo tendrán que hacerlo nuevamenteel año que viene. Solo siganlo gente."

El bebe volvía a estar llorandoen sus manos. "El viernes de esta semana, llegaran los bebes. Ustedes ysus parejas serán responsables por esta pequeña personita. Tienen censores ychips que grabaran cuanto tiempo le dejan llorar, cuanto duerme, cuando loalimentan, si se ha caído por las escaleras o si lo han metido en algúnarmario. Si el bebe nos dice que fueron malos padres, los reprobaremos así querepito, sean amables con sus bebes."

La gente había dejado de escuchary trataban de llamar la atención de sus pretendidas parejas. Edward me susurró,"No muevas tu cabeza, solo mira hacia delante. Mike Newton esta agitandosu brazo como si estuviera aterrizando un DC10 para llamar tu atención. Creoque quiere ser el papa de tu bebe." No podía contener su risa cuandotermino la oración. Yo me quedé helada, Oh Dios, esto era nuevamente como elbaile de primavera. Cerré mis ojos y puse mi mano en mi frente como si tuvieradolor de cabeza. "Buen trabajo amor. Volvió a sentarse, pero lo intentaramas tarde
"

 

"todos tienen tarea paraesta tarde, ¿están escuchando?" esperó a que todos nos hubiéramostranquilizado. "Su tarea para la tarde es ir a sus casas con sus parejas ydecirles a sus padres que están embarazados. Escriban un ensayo de una paginasobre sus reacciones y como se sintieron. Quizás quieran decirles primero quees un proyecto para la escuela
" pero para ese punto nadie estabaescuchando. Las chicas agarraban a sus novios asegurándose de que ninguna otrase les acercara.

Me volví hacia Edward. El puso surostro a centímetros del mío, sonrió y me besó. "Listo, ya estasembarazada."

Yo rodé mis ojos. "SabesEdward, estaba esperando que nuestra primera vez durase mas que eso. ¿Teniasque hacerlo a velocidad vampirica? ¡Me perdí todo!" adoraba bromearle y aveces lo hacia tan fácil.

"Muy graciosa, no puedoesperar para verte en la panza falsa, Bella" me lanzó.

"¿Quién dijo que yo iba allevar la panza, Edward? ¡Me gustaría verte cazando con ella esta semana!"si su rostro pudiera ponerse violeta, lo habría echo. Sus puños se habíancerrado a sus costados y estaba tratando de calmarse.

No pude soportarlo mas "Noseas tan infantil, yo llevare la panza. Pero tu se lo diras a Charlie..."Edward se rió al imaginarse la cara de Charlie. Emmett le golpeó en la espalda."OOHH ¡Rosalie tenemos que decirle a Carlisle que estamos embarazadas!¡Que divertido!" Alice iba a amar cada minuto de este proyecto.

"Después de la escuelabusquen los vientres falsos. Ahora reportense al segundo periodo."

Una ve mas Edward y yo tuvimosque irnos a clases separadas. "Te veo en el almuerzo Bella." Dijobesando gentilmente mi frente.

"No te preocupes, ¡Cuidaredel pequeño Eddie hasta el almuerzo!" y me froté la panza haciendoénfasis. El comentario le tomo tanto por sorpresa que se rió en voz alta. Elsonido de su risa me dio escalofrios. Me sopló un beso y se fue.

Corrí hacia mi casillero, tomélos libros y comencé a arrastrarme por el largo pasillo hacia la clase deespañol. Mientras daba vuelta a la esquina, la puerta de un armario de limpiezase abrió de golpe y Emmett y Rosalie cayeron fuera de el. Ambos estabandesaliñados, el pelo de Emmett y de Rosalie estaba pegado en zonas extrañas.

"Ustedes dos se estántomando este proyecto con bastante seriedad. Y Emmett
¡Tu camisa esta alrevés!" grité mientras continuaba hacia el hall. Esperaba llegar a laclase sin encontrarme antes con Alice y Jasper.

Bella POV

Lapuerta de la clase estaba abierta así que me metí y me dejé caer en mi asientosolo un minuto tarde de la hora. El profesor me frunció el ceño y continuó conla lección. No había mucha gente prestándole atención a la lectura. Podría verque había varias notas pasándose de un lado al otro, entre chicas y chicos,asumí que tendrían que ver con toda la historia del proyecto de salud.

Mehundí en el asiento y comencé a reírme sola. La imagen de Emmett y Rosaliecayéndose del armario volvió a saltar a mi cabeza. ¡Esperen a que Edward losepa! Me preguntaba que era lo que habian echo Alice y Jasper para festejar queserian padres. Un rapido estremecimiendo recorrió mi cuerpo...

Sentíun golpe en mi hombro y me entregaron un pequeño pedazo de papel doblado.Afuera en una caligrafia bastante desprolija estaba mi nombre. Lentamente, abríla nota para que el profesor no oyera el ruido del papel. Lo extendi y comencea leer.

 

Bella,

Me preguntaba si querrías ser micompañera para el proyecto de la clase de salud.

Seguro que a Edward no leimportara

¿Serias la madre de mi bebe?

Tyler.

¿Estochico había perdido la cordura? ¿Que a Edward no le importaría? No conocía biena Edward, por que definitivamente le importaría. Mire sobre mi hombro y le vidarme una saludo con la mano. ¡Tyler tenia que ser el hombre mas ignorante detoda la especie! Tomé mi bolígrafo y comencé a escribir mi respuesta.

Tyler,

Lo siento, pero no puedo ser lamadre de tu bebe. Nací sin útero y no puedo tener hijos.

Bella.

PD: A Edward seguro que leimportara...

Merei sola por que crei que era gracioso. Obviamente, sabía que Tyler se perderíala broma y probablemente respondería que no necesitaba un útero para elproyecto y preguntaría nuevamente. Si lo hacia, tendria que ser un poco malo.Doble el papel, tache mi nombre en el frente, escribí Tyler y lo envié en sudirección.

Laclase termino sin volver a tener alguna comunicación con Tyler así que creo queentendió el punto. Cuando el timbre sonó levanté mis libros del escritorio y medirigí hacia la puerta. Recostado contra los casilleros, Edward esperaba pormí. El alzó una ceja y preguntó. "¿Que tal la clase?" pude notar porel tono de su voz que ya sabia lo de Tyler así que solo me encogí de hombros."Bien, nada entretenido."

Sentísus fríos dedos envolviendo los míos mientras comenzamos caminar hacia el hall.Una sonrisa cruzó su rostro "Realmente lamento lo de tu útero
"comencé a reírme tontamente al escucharle decir 'utero' con ese tono de vozcorrecto. "Fue lo primero que salto a mi cabeza. Aunque no sabia si iba aentender la broma."

"Ohse la perdió completamente, fue el 'A Edward seguro que le importara' la parteque pareció dar resultado. Eso, y el gruñido que le di mientras paso a mi ladoen el pasillo." El echo de que Tyler le tuviera miedo le divertiabastante. Me puse en puntitas de pie y le di un beso. "Gracias mi fuerte ygrandote vampiro. Oh hey, ¿Te conté sobre Rosalie y Emmett cayéndose de unarmario de limpieza después de la asamblea?"

Unamueca de disgusto cruzo su rostro "Creo que escuche algo de eso
" porla forma en que remarco el escuche sabia que había visto algo de suspensamientos en el armario, pobrecito. Le di un feurte abrazo y luego dije"Tengo que irme a clases, rayos. Te veo en un rato."

"AdiosBella, diviertete en la clase." Se volteó y se alejó caminando, pero creíque se estaba riendo. Genial, eso significaba que dentro me esperaba otrodesastre.

Caminéderecho hacia mi asiento, sin hacer contacto visual con nadie. En mi escritoriohabia otra nota. Estaba teniendo una regresión de los días previos al baile.Dios no otra ves, ¿por favor? Todos en la escuela saben que tengo novio, ¿quees lo que están pensando?

Toméla nota y golpeé mis libros contra el escritorio. Me tranquilicé y abrí la nota.Esta era de Eric, genial. Había unas pocas líneas tachadas y luego escribió:

Bella,

Si necesitas un compañero para elproyecto de la clase de salud, estaré contento de ayudarte y ser el padre de tubebe.

 

Eric

Pensévarias opciones y luego me decidí por una. Entonces escribí rapidamente.

Eric,

Ya le he pedido a Alice que seael padre de mi bebe.

Estamos felices juntas.

Podrías preguntarle a Tyler sipuedes ser el padre de su bebe, se que necesita un compañero.

Bella

Eraduro, pero quería que se terminara. Además no necesitaba a Lauren y compañíaenfadas conmigo. Nuevamente pase la nota hacia Eric. Su rostro se lleno deconfusión mientras leía. Tuve que cubrir mi boca para que no viera la enormesonrisa en mi rostro. Conseguido. Enterré mi rostro en el libro y conté losminutos para que la clase terminara.

Teníalos libros en mano, lista para irme de la clase. El timbre sonó y fui laprimera en salir por la puerta. En lugar de estar Edward esperándome, estabaAlice. Corrió y me dio un feurte abrazo. "¡Hola Bella! ¿Que tal laclase?" la gente salía amontonada de la clase a mis espaldas y ella aunseguía abrazándome.

"BienAlice. ¿donde esta Edward?" Ella sonrió y señalo hacia el hall. Mire en ladirección y vi a Edward y a Jasper doblados de la risa. Me volví hacia Alice."¿De que diablos se estan riendo?"

"Noestoy completamente segura. Edward solo me dijo que viniera a buscarte a lapuerta de la clase y te diera un gran abrazo. Aparentemente quería ver lareacción de Eric..." ambas comenzamos a caminar para encontrarnos con loschicos, quienes ahora se sostenían sus costados.

"¡Lossentimientos de confusión que desprende ese chico son increíbles!" escuchéa Jasper decir mientras nos acercábamos.

Edwardme dio un abrazo "Lo siento, pero era demasiado perfecto. Pobre Eric,¡casi tira sus libros cuando te vio con Alice! Su mente corría como loca."

"Mecomplace saber que esto te entretiene Edward." Dije sarcásticamente."vamos. Tengo que ir a clases y acabar con las esperanzas de algun otrochico que quiera ser el padre de mi bebe. ¡Te dije que odiaba los lunes!"tomé su brazo y comencé a caminar hacia la siguiente clase.

Llegoel cuarto periodo y pasó sin incidentes. Contenta, caminé hacia la sala y vi aEdward esperándome. "Lo siento, nada bueno para reportar. Ningunapropuesta de matrimonio, nadie se ofreció a inseminarme, solo una aburridaclase de ingles."

"Bien,en lugar de intimidar a uno de esos chicos puedo hacer esto." Tomó mirostro en sus manos y sentí mis mejillas ruborizarse. Presionó sus fríos y suaveslabios contra los míos por un segundo. Mi cabeza comenzó a dar vueltas. Cuandome aparté de él dije sarcásticamente "Genial, ahora tendremosmellizos." El sacudió su cabeza y comenzamos a caminar hacia la cafetería.

Élnecesitaba hablar con Emmett sobre algo así que el se dirigió hacia la mesa yyo fui por algo de comer. Miré a la fila de la cafetería, tratando de encontraralgo que fuera bueno. La fila era realmente larga y quería que Edward volvierapara agarrar lo primero que veía, algunos bastones de queso y una sprite,volver y pagar.

Mientrasestaba en la fila, mire a Edward, el y Emmett estaba sentados un al lado delotro en la mesa, ambos con sus brazos cruzados mirándome. Les lance una miradade confusion. Justo entonces, escuché a alguien acomodarse a mi lado en lafila, por el rabillo del ojo vi a Emmett darle un codazo a Edward y sonreír.

 

"¿Bella?"inmediatamente reconocí la voz y lance una mirada asesina a Edward y a Emmett.Sabían que esto iba a suceder y estaban allí sentados, disfrutando del show. Mevolví y a mi lado estaba Mike Newton.

"HolaMike. ¿Como estas?" no podía importarme menos, pero trataba de ser amable.Quizás no era lo que estaba pensando, quizás

"Esto,tengo una pregunta que hacerte Bella. Me preguntaba si
um bueno me preguntabasi
si tu
um bueno...si querrías ser mi compañera para el proyecto desalud." Se ruborizó un poco cuando terminó la pregunta. Le miré y alcé unaceja. "¿Que hay de Edward?" esperaba que entendiera la indirecta. Meequivoqué. "Bueno, no conozco mucho a Edward, quizás sea un poco incomodotener a un hombre como compañero." ¿Cómo es que alguno de estos chicosllega al final del día?

"NoMike, me refiero, ¿Cómo crees que Edward se sentiría si fuera tu compañera y node el, dado que él es mi novio?" enfaticé la palabra novio.

"Bueno,solo pensé que como pasan tanto tiempo juntos quizás querrías hacer algo conalguien mas." La parte más frustrante era que realmente creía lo queestaba diciendo. Comence a sentirme enfadada.

¡Sitan solo supiera cuando amaba a Edward! Estaba dispuesta a dejar todo por él,mi familia, mi vida. No quería pasar ni un segundo lejos de Edward. Mis manoscomenzaron a apretar la bandeja que tenía frente a mí y ya no me sentía tandiplomática.

Sentíuna repentina ira y grité "Mike, no puedo ser tu compañera para esteproyecto. ¡Quede embarazada de Edward antes de salir del gimnasio! El es elpadre de mi bebe, ¿Entendiste? ¿Necesito gritar un poco mas o que? Es un sueñoecho realidad y ambos estamos MUY felices." Mi rostro ardia de la ira mientrastemrinaba.

¿Dedonde saló todo eso? Pensé para mi misma. Miré a mí alrededor y la cafeteríaestaba en silencio. La gente que estaba caminando se quedó estática mirándome,con la boca abierta. Los únicos sonidos eran unas risas ahogadas. Miré a la mesadonde se sentaban los Cullen. Edward, Jasper y Emmett tenían sus cabezasescondidas en la mesa y temblaban con las risotadas. Alice estaba aplaudiendo yRosalie solo sonreía y sacudía su cabeza.

Cerrémis ojos, y repentinamente sentí una ola de calma invadirme. Miré a Jasper. Elhabía sido el culpable por mi repentino enfado, y ahora trataba de solucionarloantes de que fuera hacia allí
buen intento.

Mesentía realmente mal por haberle gritado a Mike así que traté de disculparme ymurmuré "Lo siento Mike, ya sabes
hormonas del embarazo
"

Elshow había terminado y la gente rápidamente volvió a sus almuerzos. Mike sealejo con una expresión de aturdimiento en su rostro. Realmente dudaba quealguien volviera a hablarme. Pague mi almuerzo y me dirigí hacia la mesa de losCullen y golpeé mi bandeja contra la mesa.

"Bella,tu rostro estaba violeta cuando le gritaste. Oh Dios mío. Toda la cafeteríaescuchó como proclamaste que Edward era el padre de tu bebe y la parte dequedar embarazada antes de salir del gimnasio, impagable." Emmett estabaaullando a este punto.

"Graciaspor tu contribucion, Jasper." Lancé.

"Note enfades con Jasper, el padre de tu bebe fue la mente maestra detrás de todoesto. El escuchó a Mike pensar sobre esto mientras venia a almorzar. Y realmenteBella, al bebe no le hace nada bien que grites." Alice, obviamente, saltóen defensa de Jasper.

 

Edwardfinalmente dejó de reírse y me miro temerosamente a los ojos. "Bella,yo..."

"EdwardCullen nunca te perdonaré por esto. No trates de deslumbrarme cuando estoyenojada contigo
y Jasper, si tratas de calmarme una vez mas, voy a ir y teforzare a que te comas estas croquetas." Me volví hacia Edward, quien seestaba mordiendo su labio para evitar reírse mientras yo despotricaba.

"Estoytan enojada que voy a...voy a..." estaba tan enfadada que mi mente estabaen blanco y no podía pensar una forma de vengarme de Edward, así que me dirigía la 'Reina de los Castigos' de la familia Cullen para que me ayudara."¡Rose ayudame!"

Unasonrisa maligna brilló en el rostro de Rosalie "Bella, es muy fácil.Edward no puede manejar por un mes. Alice lo dejara en tu casa cada mañana y tulo llevaras a la escuela y lo traerás, en tu camioneta." Hizo una pausa ycontinuó "Y asegurare de tardar todas las veces, realmente odia que lomarquen por llegar tarde
"

"OOOHHHexelente Rose. ¡muchas gracias!" Edward abrió su boca apra objetar eysabiamente la cerro. "Es divertido hacerle cosas a los demás hasta quealguien pierde sus privilegios, ¿verdad, Edward?" me mofé en su cara.

Larisa se terminó y era hora de volver a clase. Después de mi quiebre mental,nadie mas se volvió a atrever a preguntarme sobre el proyecto. Eso estaba bienpara mí.

Meencontré con Edward y el resto de los Cullen luego del último periodo ycaminamos hacia el gimnasio para buscar los vientres falsos. El señor Andersonestaba sentado en las gradas con un montón de vientres alineados en el suelo.Nos dio un saludo cuando nos vio. "Señor Cullen y señorita Swan, ¿Ustedesson un grupo?" escribió nuestros nombres en una grilla."Felicitaciones, aquí esta su vientre, ¿cual de ustedes estaráembarazado?" en un rápido movimiento las manos de Edward me estabanseñalando. "Bien, ayúdale a ponerse el traje, después de todo la dejasteembarazada esta mañana en el gimnasio
por lo que escuché." Quería gritar.¿Acaso nunca iba a terminarse este día?

Emmettnuevamente estaba en el suelo, pero el señor Anderson le cortó. "Y el otroseñor Cullen y la señorita Hale que bueno es verlos juntos. ¿Se han divertidoen el armario esta mañana? Creo que no entendieron la parte de 'pretender'quedar embarazados
señorita Hale, ¿asumo que hará que el señor Cullen sea elembarazado?" Rosalie sonrió y asintió con su cabeza. Tenia la sensación deque tenia al señor Anderson comiendo de su mano. Caminaron hacia la hilera devientres y encontraron uno con las cintas mas largas para que pudiera entrarlea Emmett.

Edwardse reía por lo bajo mientras me ayudaba a colocarme el vientre. Se sentía tanpesado que me hacia inclinarme un poco hacia delante, seguro tenían puestaspesas en el. Si antes era torpe ahora era una inválida. También me veíaridícula con esta cosa sobre mi remera.

Alice,repentinamente corrió a mi lado y sacó algo de su bolso. "Toma, ponte estoBella."

"¿Quees? No creo que una de tus remeras entre con esta enorme barriga
"

"Esuna remera de maternidad, Bella, no te preocupes, te entrara." Tomó otraen su mano, la cual asumí que era para ella.

"¿Dedonde lo sacaste?" alce la remera y vi que aun tenia puesta las etiquetas.

 

"Meentere del proyecto hace unos días, así que este fin de semana fui de compras.¡Espera a ver las cosas que te conseguí!" estaba demasiado excitada.

Edwardrió suavemente mientras luchaba por meterme dentro de la remera de maternidad.Encantador, me veía como una tienda de circo. El extendió sus brazos y me dioun abrazo, pero la panza era tan grande que no llegaba muy bien.

"SeñoritaCullen y señor Hale, son los siguientes. ¿Quién es el embarazado delgrupo?" el señor Anderson estaba escribiendo sus nombres cuando Alicerespondió "¡Obviamente que yo! Entonces, ¿Tendré una niña o un niño, señorAnderson?" le dijo con sus ojos desorbitados.

"Nolo sabré hasta que lleguen los bebes el viernes." Dijo señalando lasbarrigas, esperando que se la pusiera y se marchara. Una linea habia comenzadoa formarse detrás.

"Peroseñor Anderson, hay mucho que hacer para el viernes. Necesito ropas, una cuna,necesito decorar la habitación
" la paciencia del señor Anderson se habíaacabado y le interrumpió. "Señorita Cullen se enterará el viernes comotodos los demás. No necesita ir de compras, no necesita ni una cuna ni unahabitación ya que solo esta pretendiendo. ¡Ahora agarre un vientre o hare queel señor Hale sea el embarazadp! Muevase."

Jasper,aterrorizado de que le hicieran pasar la misma vergüenza que a Emmett agarrórápidamente a Alice y la guió hacia los vientres. Entoncontraron uno pequeñoque le fuera. Sacó una remera de maternidad de su bolso y se la puso encima.Sonriendo de oreja a oreja se acerco a nosotros "estoy lista. ¡vamonos acasa!"

Entodo el trayecto hacia el auto, Emmett iba distraído por su vientre y aun máspor los senos falsos que ahora tenia añadidos a su cuerpo. Se detenía delantede las ventanas que pasábamos para admirarse. Edward no se apartaba de mi ladopor que yo no dejaba de tropezar en la lisa superficie. La gota que colmó elvaso fue cuando me caí del cordón de la vereda. Edward me alzó en sus brazos yme cargo todo el trayecto hasta el auto.

"Noes mi culpa Edward, ya no puedo ver mis pies. Ya me costaba caminar cuandopodía verlos, ¡ahora es como caminar ciega por una pista de obstáculos! Soloespero no caer y aplastar al pequeño Eddie."

"Vamosa tener que tener una será discusión sobre el nombre de nuestro bebe, Bella,por que no voy a permitir que mi ficticio hijo sufra con un nombre comoEddie." Mientras se agacho para dejarme en la puerta del auto, me volví yle di un beso. "Eres un padre tan bueno para nuestros imaginario bebe.Pero me encanta demasiado el nombre Eddie."

Caminéhacia la puerta del conductor y extendí mi mano "Dame las llaves, Edward,estas castigado ¿Recuerdas?" el me lanzó una mirada molesta. "Tu eresel que decidió usar mi humillación como fuente de entretenimiento hoy. Aceptaals consecuencias y dame las llaves."

Conuna pequeña sonrisa en su rostro abrió la puerta del copiloto y se sentó.Entusiasmada, abrí la puerta y me senté detrás del volante, pero me quedeencajada. La fuerza que hizo mi vientre al chocar con el volante me arrojóhacia el suelo, fuera del auto.

Todolo que pude oír fue la risa histérica de Emmett. Edward salió del auto y estabaa mi lado en un minuto, conteniendo su risa mientras hablaba. "Bella,¿Estas bien? ¿Te hiciste daño?"

"No,estoy bien, pero creo que deberias manejar dado que no puedo hacerlo sinlastimarme." Mis ojos se llenaron de lagrimas de enojo. Una vez más,Edward me alzo en sus brazos y me acercó hacia el auto. Me acomodó gentilmenteen el asiento y me puso el cinturón de seguridad. En un intento por levantarmeel humor preguntó "¿Cuan lento quieres que maneje?"

 

"Cincomillas por hora debajo del limite de velocidad." Dije con un puchero, elcual se transformó en una sonrisa cuando vi la expresión de desconcierto en surostro.

"Loque digas querida. ¡Vamos a decirle a tu padre que estas embarazada!" lapuerta se cerro de un portazo y repentinamente me sentí entusiasmada. Me volvíhaca EDward cuadno entró en el auto. "¿Quieres divertirte un poco a costasde Charlie?"

Bella POV

Manejara mi casa a cinco millas por hora por debajo de la velocidad permitida estabaenloqueciendo a Edward. No había dicho ni una palabra en los últimos diezminutos y cada tanto soltaba algún bufido de frustración.

"Deberíaspensarlo mejor antes de subestimarme, Edward. Si no puedo pensar en algo bueno,se exactamente a quien recurrir por ayuda." Una sonrisa se mostró en surostro.

"¿Vasa llamar a Charlie y asegurarte de que este en casa para el gran anuncio?"bromeó. "¿Quieres usar mi telefono?" Alzó el teléfono en la palma desu mano.

Repentinamenteme sentí nerviosa "Creo que tu debes llamarle."

"¿Yo?¿Por que tengo que llamarle yo? No le agrado mucho, ¿Recuerdas Bella?"

"Poreso será mejor. Llámale y dile que ambos necesitamos hablar con él. No, mejor,dile que ambos tenemos algo que decirle. Su cabeza dará vueltas y se sentirácompletamente aterrado para cuando llegue a casa." tomé el teléfono de sumano, marqué el número y cuando comenzó a llamar se lo devolví.

"Bella..."pero su protesta fue cortada por la voz de Charlie en el teléfono.

"¿Hola?"

"HolaCharlie. Soy Edward Cullen. ¿Como estas?" escondí mi rostro entre mismanos para no reírme. Edward siempre sonaba tan educado cuando hablaba, peroahora sonaba cauteloso, hasta nervioso, mientras hablaba con él.

"BienEdward. ¿Qué es lo que quieres?" Charlie nunca era amable con Edward locual siempre me molestaba así que esta era de alguna forma mi manera devengarme de él. Esta vez no era diferente. Su voz sonaba acusatoria y molesta.

"Bueno,señor...um Bella y yo necesitamos decirle algo. ¿Cuando cree que llegara a lacasa?" No se que fue lo que me hizo reír mas, si pensar en como Charlieiba a reaccionar o ver a Edward sufriendo en esta conversación. Eso seguiaponiendose mejor y mejor.

"Estaréen casa en una hora. ¿Que es lo que sucede? ¿No puedes decírmelo ahora?"Edward me miró en busca de ayuda. Yo me limité a negar con la cabeza y moví mismanos para que continuase hablando.

"No,señor no podemos. Preferiríamos hablarlo personalmente."

"¿Dondeesta Bella? ¿Esta bien? No esta lastimada o algo por el estilo, ¿verdad?"Ahora, la mente de Charlie comenzaba a correr tratando de averiguar por queEdward le había llamado y no yo. Todo salía acorde al plan.

"Ellaesta bien Charlie. No se preocupe." Edward me pasó el teléfono yrepentinamente, me sentí inspirada. "Hola papa. Estoy bien, solo que no mehe sentido muy bien hoy, me siento mal del estomago. Te veré cuando llegues acasa." y cerré el teléfono antes de que pudiera escuchar mi risa.

"¿Maldel estomago? Buena jugada." Se rió Edward por lo bajo.

 

"Estova a ser tan divertido por que va a caer en el anzuelo y lo picará." Unapequeña parte de mi se sentía mal, pero Charlie necesitaba relajarse un pocomas en lo que respecta a Edward y a mi, y si no podía hacerlo por simismo
tendría que ayudarle.

Nostomó mucho mas llegar a casa con Edward obedeciendo el límite de velocidad, asíque no teníamos demasiado tiempo antes de que Charlie llegara a la casa. Tomémis libros y salté del auto. Edward estaba detrás mio, pero me tomó de la manoy me detuvo antes de entrar a la casa.

"Bella,conoces mejor a tu padre que yo, pero tengo que preguntarlo, ¿Puede Charliesoportar una broma? No me parece que sea de la clase de persona que las tomabien..." tenia un tono bastante serio en su voz cuando lo preguntó.

Meencogí de hombros "¡Eso vamos a averiguarlo! De la forma en que yo lo veo,si no me equivoco, quizás trate de matarte, pero ambos sabemos que eso nofuncionará, así que podemos dejar que lo intente. Hablando en serio, es unproyecto de la escuela y solo estamos haciendo lo que el señor Anderson nosdijo. No puede enojarse por que cumpla con los deberes, ¿verdad?" Esto noparecia hacerlo sentir mejor. "Vamos, ¡Necesitamos planear todo y no haymucho tiempo!"

Lacocina seria el lugar perfecto para que nuestra pequeña actuación tuvieralugar. Mientras deje mi mochila en la encimera, Edward se paró a mi lado."No tuve oportunidad de decirte lo hermosa que te vez embarazada. ¿Qué sesiente?" sus ojos brillaron mientras miraba de mi barriga a mi rostro.

"Sesiente...CALIENTE dentro de este loco traje, y pica. Mi espalada también estaempezando a dolerme pero de seguro fue por las caídas de antes." Sinpensarlo, comencé a acariciar el vientre mientras le hablaba. Mi rostro se pusoal rojo vivo cuando me di cuenta de que me estaba mirando. Traté de distraerle."Realmente estoy bien, Edward, por ahora. Aunque en un día o dos quieramatarte por haberme embarazado con el pequeño Eddie, ¡Así que tencuidado!" le di un pequeño empujón con mi hombro.

"Teves muy hermosa embarazada, Bella. Es dulce." Me acercó lo mas que pudo,con mi enorme barriga haciendo una pared entre medio de nosotros. El se inclinósobre la barriga y apoyó sus fríos labios contra los míos.

Leera tan fácil distraerme. Podría besarlo por horas, pero me forcé a volver a larealidad, teníamos trabajo por hacer. "Ok, volviendo al trabajo." Mesenté en la mesa y acerqué la silla un poco más. "¿Puedes ver mi vientresi me siento asi?"

"No,solo inclínate un poco, si no contamos al enorme...pecho, no se nota. Dudo que Charlielo note, pero, como alguien que pasa mucho tiempo apreciando todo de ti, puedonotarlo
" le lancé una manzana hacia su cabeza y fallé. "Tu punteríaes mucho mejor ahora que estas embarazada. Casi me la das."

Lelancé otra, pero esta chocó contra la alacena y cayó dentro del lavabo."Eres tan gracioso Edward."

"Ultimaoportunidad de arrepentirte Bella, Charlie acaba de girar en la calle. ¿Aunquieres hacer esto?" me preguntó con una ceja alzada.

"Sip.¡El juego comienza!" arreglé mi silla para quedar de frente a la puertaque entraría Charlie y la acerque lo mas que pude a la mesa. "Edward, veny siéntate a mi lado y tómame de la mano." Tomé su pálida mano en la mía yla lancé arriba de la mesa.

"Bella,no quiero sonar pesimista, pero ¿Cual es el plan si algo sale mal, yél...digamos que
me dispara? ¿Cómo le explicaremos que no me muera? ¿No creesque le parecerá un poco extraño?" me miró con sus ojos llenos de duda.Parte de el bromeaba, pero otra parte lo decía en serio.

 

"¡Nova a dispararte, Edward! Y si lo hace, entonces con calma le explicamos queeres un vampiro, condenado a pasar la eternidad en la tierra y algún día,después de que nazca nuestro mitad humano, mitad vampiro Eddie, metransformaras en vampiro y al bebe también, luego de que aprenda a usar el bañoobviamente." Se había quedado sin habla, realmente se había quedado sinpalabras. Su boca permanecía abierta y sus ojos casi saltaron de su cabeza.

"RespiraEdward. Era una broma. ¡Necesitas relajarte tanto como Charlie! Y no tepreocupes, no dejare que te dispare." Al principio no sonrió, peroentonces le hice un puchero y dulcemente puso mi cabeza en su hombro y se rió.

"Esperoque estés lista, por que acaba de entrar en la calzada
" apretó mi manogentilmente para asegurarse de que quería esto.

"Solosígueme la corriente con lo que diga, ¿esta bien?" le di una mirada firmey el asintió con su cabeza.

Charlieentró corriendo por la puerta, hasta podía decir que había corrido desde elauto. Respiraba agitadamente y se vio sorprendido al vernos sentados en lamesa. "Hola chicos. Déjenme guardar las cosas y vendré con ustedes."Se fue de la habitación por un segundo. Aproveche la oportunidad para hacerleuna pregunta a Edward. "Bien, esta dejando su arma en la otra habitación,estarás bien. ¿Qué esta pensando?"

Edwardinclinó su cabeza lentamente hacia mi y susurró "Esta convencido de quevamos a casarnos. Tiene todo un discurso planeado. Solo déjale empezar y creoque depuse podrás arreglártelas."

Charlieentró a la cocina y fue hacia el lavabo por un vaso de agua. Lentamente, seacercó a la mesa y finalmente se sentó. Su frente comenzaba a brillar un pococon el sudor. "Entonces, ¿que puedo hacer por ustedes?"

"Buenopapa, um Edward y yo tenemos algo que decirte y es algo importante."Respiré profundamente par dramatizar y continué "Papa, sabes que Edward yyo nos conocemos desde hace bastante tiempo y no es un secreto el que lo amecon todo mi corazón." Miré a Edward con mi mejor, y excepcional, mirada deenamorada.

Justoentonces, Edward añadió "Y Charlie, sabes que amo muchisimo a Bella. Masde lo que creía posible." Él le dio otro suave apretón a mi mano y meguiñó el ojo.

Mevolví a enfrentar a Charlie, quien cambiaba de colores como un camaleón que viuna vez en el zoológico. "De seguro pensarassomos jóvenes
" Charlieno pudo soportarlo mas. Se puso de pie de un salto y comenzó a caminarnerviosamente detrás de la mesa.

"Escuchenchicos, se lo que van a decirme y solo tengo algo que decir antes de que haganel gran anuncio. Renee y yo teníamos su edad cuando nos conocimos y nosenamoramos. Tal como ustedes, creímos que estaríamos juntos por siempre, pero aveces las cosas no salen como uno las esperaba. Aun son muy jóvenes, ¿cual esla necesidad de apurar las cosas cuando tienen toda su vida por delante?Terminen la escuela, y la facultad, y después si siguen enamorador, puedenseguir adelante con eso, pero solo esperen, por favor. No quiero que comentanel mismo error que nosotros al casarnos tan jóvenes
" estaba desesperadopor hablarnos de matrimonio. Ahora era mi oportunidad.

 

"¿CASARNOS?¿Crees que queremos casarnos?" comencé a reírme y apreté la mano deEdward. Entendiendo la señal, se unió a mis risas. Al otro lado de la cocina,Charlie se veía mas confundido que nunca.

"¿Noiban a decirme que querian casarse? Pero pensé, cuando dijeron que tenían algoque decirme
" ya no caminaba, tenia la mano bajo su mentón y aun tratabade averiguar que era lo que queríamos decirle.

"Papa,¡Edward y yo no vamos a casarnos! Eso es totalmente absurdo, ¿de donde sacassteesa idea? Solo tengo diecisiete, mama me mataría. No, ese no era nuestro grananuncio." Como si le hubieran quitado un gran peso de sus hombros, Charlietomó su silla alegremente y volvió a sentarse en la mesa. Entonces comenzó a reirse.

"Cielos,me han asustado. Deje todo lo que estaba haciendo, y corrí a casa parahablarlo. Fuuiuuf. Esta bien, entonces, ¿Cuál es el gran anuncio?" serelajó y se reclinó un poco en la silla.

Hiceotra pausa dramática. "Papa, estoy embarazada. Edward y yo tendremos unbebe ¿no es eso genial?" lancé con mi voz llena de excitación.

Losojos de Charlie fueron de mi rostro al de Edward mientras estaba sentado ensilencio esperando que alguno de los dos riera y dijera que era una broma, peroambos nos sentábamos seriamente esperando a que él dijera algo.

"¿Estasembarazada?" el tono de su voz sonaba como si fuera la primera vez que oíahablar de la palabra.

"Si,te dije que me he sentido con nauseas últimamente, y no comportaba comosiempre. Esta mañana me entere de que estaba embarazada y quería darte lasbuenas noticias." Charlie había comenzado a sacudir su cabezavigorosamente de un lado al otro.

Soltéla mano de Edward, aparté mi silla de la mesa y me puse de pie, revelando mienorme vientre de embarazada. Si hubiera estado pensando con claridad, Charliese habría dado cuenta de que era una broma. Me habia visto la noche anterior yno tenia esta enorme barriga. Pero en su actual estupor, viendo este vientre enmi cuerpo, fue todo lo que necesito para creérselo completamente. Cualquierpensamiento racional salio volando por la ventana, fue demasiado. Le escuchegemir ante el shock y luego se quedo tranquilo, muy tranquilo. Como si fuera encámara lenta, Charlie comenzó a inclinarse lentamente hacia la derecha, más ymás lejos, hasta que se cayó de la silla y aterrizó sonoramente en el suelo dela cocina.

Miréa Edward "Bueno, ¡Eso salió mejor de lo que crei!"

"¡Almenos no me disparó!" contestó Edward.

"Aunesta respirando. No esta teniendo un ataque cardiaco, ¿verdad?" preguntémientras lanzaba una mirada por sobre la mesa al cuerpo de Charlie encogido enposición fetal en el piso.

"No,fisicamente esta bien. Mentalmente, casi lo matas, pero estará bien. Creo queen cinco minutos despertará." Edward se levantó de la mesa y caminó haciamí. Yo pasé mis brazos alrededor de su cuello y le di un beso. "Graciaspor la ayuda."

"Yono hice nada, excepto embarazarte. Tu hiciste el resto, ¡Y tu te encargaras deque sepa eso cuando se despierte!" lo ultimo que Edward quería era queCharlie tuviera otra razón para odiarle. Planeé decirle que era una broma nibien se despertara y le confesaría que yo había sido la mente impulsora de esteplan y que era un proyecto para la escuela.

"¿Mepeegunto como estaran llendo las cosas en casa con Alice y Emmett." Edwardsacudió su cabeza y se rió "Solo puedo imaginar las cosas por las queAlice esta haciendo pasar a los pobre de Carlisle y Esme
"

 

Alice POV

Lacasa se encontraba vacía cuando llegamos de la escuela. Esme y Carlisle estaríande vuelta pronto así que agarre a Rosalie y seguimos planeando como decírselo aCarlisle.

"Rosalie,cuando Esme y Carlisle lleguen a casa necesito que me ayudes a decirle quetendré un bebe." Sabia que era lo que iba a suceder lo cual le quitaba algode diversión, pero quería que las cosas salieran a la perfección y para ellonecesitaba la ayuda de Rose.

"¿Realmentecrees que podrás engañar a Carlisle? Es un doctor Alice, y ha sido vampiro porcientos de años. En todo ese tiempo nunca ha visto a un vampiro embarazado y¿crees que podrás convencerlos de una? ¿Hablas en serio?" tan escépticacomo siempre, Rose pasaba sus ojos de mi a Emmett, quien estaba en el sofátendido con el vientre. "Emmett, tienes que esconderte si Alice quierealguna oportunidad con Carlisle. Ve a hacer algo con Jasper. Y ponte una camisapor el amor de Dios, ¡Te ves ridículo!"

"Peronecesito decirle a Carlisle que también estoy embarazado. Es nuestra tarea ytenemos que escribir una redacción sobre su reacción o no nos graduaremos. Noes justo que solo ustedes se diviertan. ¡Tienen que ser mas amables, yo tambiénestoy embarazado!" cuando termino con su lloriqueo, subió a trompiconeslas escaleras en busca de Jasper.

Comencéa sacarme el vientre falso. Si Carlisle lo veía se daría cuenta de que era unapuesta en escena. Lo escondí en el armario. "Rosalie, llegaran a casa endiez minutos. Esperemos ha que Carlisle entre a su oficina y luego iremos porEsme para el gran anuncio. ¿Crees que debemos decirle que es lo que planeamos?"Esme siempre se unía a las bromas hacia Carlisle así que creí que seria seguro.

"Definitivamente.Si ella actua com osi te creyera eso desconcertara aun mas a Carlisle. Bienpensado Alice." Me dio un rápido abrazo. "Voy a ir arriba paraasegurarme que el señor madre no arruine las cosas." Rosalie subió lasescaleras e iba a, estaba segura, amenazar el Jeep de Emmett si arruinaba lascosas. Ella sabia como acorralarlo.

Jasperapareció en la habitación "Alice, ¿Quieres que este presente cuando hagasel gran anuncio a Carlisle? Después de todo soy el padre de tu milagrosobebe." El era tan dulce, esperando estar a mi lado y reclamando a nuestrohijo ficticio como suyo.

"No,Jasper, esta bien. Realmente necesito que mantengas a Emmett bajo control. ¡Esoseria de gran ayuda!" el se inclinó y me dio un fuerte abrazo y un beso.

Entoncesescuche el auto estacionarse. "Hora del show." Dije y Jasperdesapareció. Rosalie bajo corriendo las escaleras y de un salto se acomodó enel sofá. Yo tomé una revista y comencé a hablarle sobre la última moda quevenia de Paris cuando Esme y Carlisle entraron por la puerta.

"Holachicas. ¿Que tal les fue en la escuela? ¿Aprendieron algo nuevo?" Esa erala broma personal de Carlisle sabiendo que habíamos echo el secundario y launiversidad muchas veces. Sin siquiera mirarle le dije "hoy fue un díabastante iluminador, no te preocupes." Giré mi cabeza y le guiñé el ojo aRosalie.

"Tengoalgo de trabajo que hacer, asi que si me disculpan." Y con eso, se dirigióhacia su despacho. Era tan predecible, esto seria demasiado fácil.

"Esme,ven aqui. Rapido." Le hice un movimiento con mi mano. Ella dio una miradade sospecha, aparentemente mi expresión le dijo que tramábamos algo. Caminohacia el sofá y se sentó entre nosotras.

 

"¿Quieresayudarnos a gastarle una broma a Carlisle?" pregunto Rosalie entusiasmada.

"¡Sabenque me gustaria! ¿Que es esta vez?" juntamos nuestras cabezas mientras lecontamos sobre el proyecto. Casi se rió con fuerza cuando Rosalie le contó quehizo que Emmett fuera el embarazado. Seguí con el plan y le dije lo quenecesitaba que hiciera.

"Estoserá divertido. ¿Cuándo quieren hacerlo?" Esme miro hacia su oficina."Probablemente ahora sea un buen momento. Realmente tuvo un largo día y hade estar distraído entre sus casos, así que vallamos ahora. ¡Buena suertechicas!"

Todasnos paramos del sofá. Esme espero en la cocina mientras Rosalie y yo íbamos asu oficina. Rosalie me alzó sus pulgares y sonrió mientras golpeaba la puertade la oficina.

"Adelante."Murmuró Carlisle. Entramos saltando a su oficina y le vimos reclinado sobre elordenador topeando a gran velocidad. Sin siquiera alzar su vista dijo,"¿Qué puedo hacer por ustedes?"

"Necesitohablarles a ti y a Esme juntos. ¿Rosalie podrías pedirle que venga?" ellaya se había volteado hacia la puerta y dulcemente llamo a Esme. "¿Esme?¿Podrias venir un minuto? Alice necesita hablar contigo."

Rosaliey yo nos sentamos en el sofá que estaba frente al escritorio de Carlisle. Elaun seguía topeando en la computadora. "Solo déjenme terminar esta parte yestaré con ustedes
" Esme entro a la habitación y se acomodo grácilmenteen una de las sillas al lado de Carlisle.

"Querido,las chicas quieren hablar con nosotros, ¿podrías dejar de escribir por unminuto? Seguro que sera algo rapido." Nos lanzo una sonrisa. Carlisletipeó unas palabras más, y finalmente nos miro. Estaba bastante distraido portodo el trabajo que tenia. Todo era perfecto.

Comencéa retorcerme las manos para parecer nerviosa. Esme jugo su parte perfectamente."Alice, querida ¿estas bien? Pareces nerviosa ¿Qué sucede? Por favordínoslo." Su preocupación había atraído la atención de Carlisle. El ahorame miraba preocupadamente. Rosalie tomo mi mano entre las suyas, como una buenahermana. "Vamos Alice, díselos."

Teníamuchas ganas de reírme, pero no podía. "Bueno, hoy recibí una noticia yquería compartirla con ustedes. Estoy muy entusiasmada, pero no se como sesentirán al respecto."

"Siestas feliz Alice entonces nosotros estamos felices por ti, creo que yatendrías que saberlo, somos una familia, y eso hacen las familias, se apoyanlos unos a los otros. Por favor dinos las buenas noticias." Que buen padreque era. Siempre tenia las palabras justas para decir.

Ahora,tenía que engañar su lado de doctor, lo cual no seria fácil. Comencélentamente. "Bueno, no se como decir esto de otra forma mas que lanzarlode una, así que ahí va. Carlisle, Esme, voy a tener un bebe. Jasper y yotendremos un bebe." Les di mi más amplia sonrisa y espere por su reacción.

Alprincipio estaba desconcertado, y luego confundido como si no hubiera escuchadobien lo que había dicho. Entonces comenzó a tartamudear "¿Tener un bebe?Alice...no puede ser...por que crees que...estoy confundido. ¿Qué es lo que tehace pensar que estas embarazada?"

"Estuvecon ella cuando se entero hoy, Carlisle, ¡realmente va a tener un bebe!"sus palabras siempre eran creíbles, Rosalie era muy buena.

 

"¿PeroCOMO puedes estar embarazada, Alice querida? Eres un vampiro y eso esimposible." Ahora me miraba como si yo estuviera alucinando.

"BuenoCarlisle, cuando un hombre y una mujer se aman hay una forma especial en la queestán juntos
" mi cantarina voz tomo por sorpresa a Esme y dejo escaparuna sonrisita. La cebza de Carlisle se volteó para mirarla. Ella le sonrió dulcemente,pero lo único que consiguió fue confundirlo aun más e irritarlo. Trataba contodas sus fuerzas de ser paciente, pero nosotras seguíamos presionándole. Ellase recupero rapidamente. "¿Creo que eso lo aprendiste en la escuela demedicina, verdad cariño?"

"Porsupuesto que si." Estaba irritado, lo cual nos hacia reír, y lanzo"¡A decir verdad lo he presenciado en la casa en mas de una ocasióngracias a ciertas personas y su anormal amor por el asiento trasero de ciertoJEEP! ¿Por qué creen que toco la bocina antes de abrir la puerta del garajetodos los días?" ahora estaba mirando a Rosalie.

"Bueno,yo no soy la que tendrá el bebe, es Alice. Asi que gritale a ella." Saltóen su propia defensa.

Carlislese tomó unos pocos minutos para tranquilizarse y trató de razonar nuevamente."Alice, lamento si de alguna forma has malentendido las cosas. Hemoshablado en varias oportunidades de esto, no puedes quedar embarazada, no puedestener un hijo, y no puedes dar a luz." Su voz era tan gentil cuando lodijo. Ahora estaba inclinado sobre el borde de su silla, esperando a ver si yoaceptaba lo que me había dicho.

"¿Quiéndijo que iba a dar a luz? ¡Yuck! Que desastre. No, el bebe llegara el viernes,no se necesita dar a luz." Mi nariz se arrugo del disgusto. Completamenteabrumado, puso su cabeza entre sus manos y trato de recomponerse. Creo queestaba teniendo un colapso mental.

Esmeal rescate dijo "¿Bueno Alice, es un niño o una niña?" el tonomaternal de su voz hizo que Carlisle alzara la cabeza de golpe.

"Aunno lo se, pero nos enteraremos cuando lo entreguen" junte mis manos anteel entusiasmo. Rosalie me dio un abrazo, y Carlisle repentinamente me miroaterrorizado.

"¡Alice!No lo hiciste...no lo harías...no estuviste lo suficientemente desesperadacomo... ¡No ordenaste un bebe por Internet o algo por el estilo!" sus ojosestaban llenos de preocupación.

Rosaliey yo estallamos en risas "¿Crees que ordene un bebe en el mercado negrodel Internet? ¿Lo dices en serio Carlisle?" nuestras risas sacudieron lahabitación. Esme escondió su rostro en sus manos y Carlisle nos miró como sifuéramos un monstruo de tres cabezas.

Repentinamentela puerta de la habitación se abrió de golpe y Jasper entro apresurado."Carlisle, te necesitamos. Emmett te necesita. Esta demasiado molesto y tellama." Sin otra palabra, Carlisle salio en busca de Emmett. El cuerpo deRosalie se tenso inmediatamente. Toque su mano gentilmente para hacerle saberque Emmett estaba bien, era su turno de dar las noticias.

Mientrasentrábamos a la sala familiar, vimos a Emmett doblado en dos, en el sofá,dándonos la espalda. Estaba sacudiendo su cabeza violentamente y le pedía aCarlisle que se alejara de el. "Es solo que no me siento nada bien ahora.No se que es lo que me sucede. Siento este cambio que esta sucediendo dentro demi y n ose que hacer al respecto."

Carlislese acerco mas, preocupado. "¿Sientes algun dolor, Emmett? ¿Podríasdescribir la sensación para que pueda ayudarte?" sus manos estabancruzadas y sus cejas fruncidas con la preocupación. El doctor se habíaapoderado de él.

 

Rosaliey yo estábamos mordiéndolos los labios para evitar reír. Esme nos miró einmediatamente entendió que era la broma de Emmett para Carlisle. Su rostro sevio mas aliviado, se había preocupado pero ahora se sentó a disfrutar de show.

"Estan confuso. Es como si algo se moviera, dentro de mí. Y tengo un hambreincreíble...hambre por cosas que no he querido comer en años. Es tan extrañopara mí. ¿Carlisle podrías ayudarme?"

"Emmettno tengo ni idea de que es lo que te sucede. ¿Podrías venir y dejar que te veapor un segundo?" Quizás eso ayudaría, por favor." Le estaba rogando aEmmett quien seguía sacudiendo el sofá, debido a la risa, de eso estaba segura,pero lo escondía bastante bien, tenia que inclinarme ante la dedicación quehabía puesto en su broma.

Enun rapido movimiento Emmett se levanto del sofa, con su espalda aun hacianostros. ¡Inmediatamente reconoci la remera que traia puesta! Era mia. Esepillo la había sacado de mi habitación. Cuando el enojo desapareció, me dicuenta de lo gracioso que se vería cuando se diera vuelta. Tome el brazo deRosalie para contenerme de la histérica risa que se venia.

"Venaquí Emmett." Carlisle ya no se lo preguntaba, se lo ordenaba.Obedientemente, Emmett se dio vuelta, revelándose a sus padres. Tenia la enormebarriga falsa, sus nuevos pechos se veían prominentes. Me pregunte si estabautilizando alguno de los corpiños de Rosalie para el efecto. Y en su remeratenia centrada la palabra "BEBE" y una flecha apuntando a su vientre.Era dos tallas mas pequeñas y le hacia verse aun mas ridículo.

Rosaliese cayó al suelo de la risa. Esme tenía sus manos sobre sus rodillas parasostenerse. Jasper se aparto hacia la mesa y se reclino sobre esta para reírse.

Mirea Carlisle y la preocupación se había ido de su rostro cuando finalmente se diocuenta de que lo estábamos atormentando para nuestra propia diversión. Emmetttenia una enorme sonrisa en su rostro, muy orgulloso de su satisfactoriaactuacion. Me incline hacia el y le aplaudi. El me devolvió el gesto por untrabajo bien logrado.

Elrostro de Carlisle se empalidecio. En un fuerte tono gruño "Si no hay nadamas...estaré en mi oficina, ¡Vendiendo sus autos por Ebay!" y salio de lahabitación. Esme corrió tras de el. "Supongo que seria mal momento paradecirte que Bella también esta embarazada." Le grito. Le escuchamos cerrarfuertemente la puerta de su oficina.

Esonos hizo reir con mas fuerza. Realmente estaba impresionada por que habíamospodido engañar a alguien tan brillante como Carlisle. Me reí mientras tomabaunas notas mentales para el ensayo 'Mi padre se asusto cuando le dije queestaba embarazada. ¡Creyó que había comprado al bebe en el mercado negro deInternet!'

Jasperse acerco a mí con el vientre falso que había escondido en el armario."Hora de volver a ser la pequeña madre, Alice. ¿Cómo les fue a Edward y aBella?"

"Charliese desmayó. ¡Le dije a Bella que no le dispararía a Edward! ¿Dónde esta Emmett?Quiero de vuelta mi remera, iba a usarla mañana en la escuela. ¡Mas le vale queno me la haya arruinado o le golpeare con vientre y todo!"

Bella POV

Charliese lo tomó mejor de lo que esperaba. Después de terminar solo con un pequeñogolpe en su cabeza, le explique rápidamente que era un proyecto para la escuelay que teníamos que decírselo para anotar su reacción en el ensayo. Edwardpermaneció a una distancia segura de él hasta que se echo a reír, mas delalivio de que no era verdad, que de haber disfrutado de la broma. Había tomadola mano de Edward para demostrarle que no estaba resentido con el.

 

"Papa,¿Te molestaria si voy de una corrida hasta lo de los Cullen? Alice iba adecirle a Carlisle que estaba embarazada y realmente quiero saber como lefue." Charlie se rio.

"¿Tambienle lanzo la bomba como lo hicite conmigo? Pobre tipo." Parecía que lehacia sentirse mejor sabiendo que alguien había sufrido tanto como él.

Edwardsonrió "No te olvides del anuncio de Emmett ya que Rosalie le hizo usar elvientre falso
" Charlie ahora golpeaba la mesa de la risa. La idea de unEmmett embarazado le ponía histérico de la risa.

"Ve,¡Ve antes de que cambie de parecer! Y dile a Carlisle que cuando quieravengarse de ustedes estaré mas que feliz de ayudar." Se acercó y me besola cabeza, aun riéndose. "Te quiero Bella. Aun si esta noche me quitasteun año de vida. Edward." Volvio a tomar su mano. Edward se veia tansorprendido como yo.

"Nola retendré hasta muy tarde, ahora necesita dormir mas que antes." Aunriendo, Charlie le golpeo en la espalda y los empujo hacia la puerta.

Saltamosdentro del Volvo y nos dirigimos hacia la calle. "¿Por que manejas tanlento? ¡Muero por saber que fue lo que le hicieron a Carlisle!" pregunté.

Else volvió hacia mi con una expresión de sorpresa. "Bella, ¿me estaspidiendo que acelere? No puedo pasar el limite de velocidad establecido, seriair contra la ley y contra la regla que tu me impusiste." Entonces suspirosolo para molestarme. "Creo que tendrás que esperar algunos minutos maspara enterarte que fue lo que sucedió. De seguro fue algo grandioso
"

"Elbebe puede oir el sarcasmo en tu voz yn oes buen opara él. ¿Temolestaría?" cubrí mi vientre protectora mente. El alzo su mano y le diunos suaves golpecitos, "Lo siento bebe. Tu madre me obligo ahacerlo." Sus ojos se fijaron profundamente en los míos y mi corazón seacelero. Edward sonrió y volvió a apoyar su mano en el volante.

Elresto del viaje hacia la casa de los Cullen lo pasé mirando impacientemente elmedidor de velocidad. Cada vez que lo hacia él sonería, se encogía de hombros ydisminuya un poco la velocidad. Me parecio una eternidad llegar a la casa.Edward inmediatamente comenzo a reir cuadno nos estacionamos fuera del garaje.

"¿Queesta sucediendo alli?" mis ojos se agrandaron del entusiasmo.

"Carlisleesta en la computadora. ¡Aparentemente esta registrando todos sus autos enEbay! De seguro le sacaron de quicio." Corrió hacia mi lado del auto paraayudarme a salir. Aun no estaba lo bastante firme sobre mis pies con estaenorme barriga y salir del auto me era casi imposible. Estaba tan entusiasmadade llegar allí y ver a todos que corrí muy rápido por las escaleras y mi pie seatoro en el marco de la puerta. Edward se lanzo por las escaleras y me atajoantes de que diera el rostro en medio de la sala familiar.

"Oigantodos, Bella esta aquí." Escuché a Emmett gritar. "Buena entrada...tedaré un diez por ella. Esa barriga esta haciendo maravillas con tubalance." Emmett, de todos los Cullen, siempre disfrutaba de miinhabilidad al caminar.

 

Edwardle gruñó a Emmett pero el le contestó "No puedes hacerme nada Edward.Sabes que estoy embarazado."

Alicese acerco hacia mí bailoteando. "Bella, ¡Oh nos hemos divertido tanto!Espera a que te cuente lo que hicimos
" Me empujé hacia el sofá y me sentéallí mientras ella y Rosalie me contaban como Carlisle había creído que Alicecompro un bebe por Internet. Emmett entonces me describió con lujos de detallesu actuación.

Edwardsacudió su cabeza y se rió. "Ahora se por que sus autos están en Ebay conla puja comenzando en 0.01"

Eranuestro turno y les contamos sobre el episodio de desmayo de Charlie. Emmettprometió que mañana se pasaría a mostrarle su vientre a Charlie.

Esmeentró a la habitación y alzó sus brazos. "Dame un abrazo futuramadre." Corri hacia sus brazos y me besó la frente. "¿Como esta elpequeño Eddie?"

Yole sonreí "Esta bien. Un poco pesado, y me hace caer mas de la cuenta, sies que se puede imaginar. Para mañana, seguro que Edward no me dejara dar unsolo paso por mi cuenta." Ella soltó una hermosa sonrisa. "¿Cómo estaCarlisle?" Le pregunté.

Ellase rió. "Creo que le vendría bien la visita de algunos rostros familiaresque no quieran atormentarle el día de hoy." Sentí a Edward a mi lado ypasó sus brazos por mi cintura.

"Vamosa saludarle y a ver como esta." Susurró Edward a mi oído. Asenti con micabeza y subimos hacia el estudio. Gentilmente, llame a la puerta.

"Venimosen son de paz, Carlisle..." dije mientras abria la puerta. Él estabasentado en su escritorio con sus pies encima, mirando la computadora yriéndose.

"¿Bella,querida, como estas? Y Edward mi hijo preferido." Gritó el 'mi hijopreferido' para que todos en la casa pudieran oírle "¿Cómo estas?"estaba de mejor humor del que me esperaba.

Yome acerqué y le abracé. "Estamos bien. Oh, Charlie dice que cuando quierasvengarte y tengas un plan contra todos nosotros, el se une." Eso le hizoreír.

"¿Quees lo que le hicieron al pobre de Charlie?" El miró a Edward "Losidiotas de tus hermanos me convencieron
bueno, de seguro ya escucharon lahistoria. No importa. Ahora me la estoy cobrando." Giró el monitor de sucomputadora para revelar el sitio de Ebay donde todos sus autos estabanregistrados.

Edwardsonrió "Sabes que se han abierto cuentas en Ebay y están tratando decomprar sus propios autos, ¿verdad?" yo me cubrí la boca y me reí. ¡Sololos Cullen se comprarian sus propios autos!

"Si,creo que cuando hombremusculosoE comenzó a ofertar por el Jeep y chicasexyRapostó 20,000 al BMW. Noteatrevasaofertarcarlisle esta siendo mucho mascuidadosa con sus ofertas, va por los 5,00 por el Porsche y ha hecho que Jaspereste listo para contrarrestar cualquier otra oferta." Nos dijoacercandosenos mas.

"Yotambién me abrí una cuenta, y terminator1 va a ofertar al ultimo segundoexcepto por Alice, obviamente que se lo vio venir. Para ella, envie un mailmasivo diciendole a todos en el hospital sobre el Prsche de 5,00 en Ebay. ¡100personas lo estan mirando ahora mismo! Eso nos pondra a mano." Sus manosestaban enroscadas detrás de su cabeza y note que estaba bastante orgulloso desi mismo.

"Seránunos tres días bastantes largos por aquí." Masculló Edward. "Mealegro de que mi Volvo este a salvo. Gracias papa." Le sonrioinocentemetne a Carlisle.

 

"Serámejor que lleves a Bella a casa antes de que Charlie incaute tu Volvo. ¡Se hamostrado bastante tolerante hoy, no presionen su suerte!"

Nosdespedimos y Edward me llevó a casa. Aunque esta vez disfrute del viaje lento.Me daba más tiempo para hablar sobre lo que había sucedido hoy y reírnos de lasreacciones de todos. Él se estaciono en la calzada y apago el auto.

"Vasa volver y pasar la noche con tu novia embarazada, ¿verdad?" batí mispestañas tratando de verme tierna.

"Volveré,pero quizás me tome un poco mas de tiempo esta noche. Mi velocidad se hareducido a mas de la mitad ya que tengo que obedecer tus limites develocidad
así que quizás estés dormida para cuando llegue." Se inclinóhacia mi mientras bromeaba.

Meacerqué a él y le di un beso en una mejilla, y luego en la otra. Lentamene,movi mis labios hacia los de él y gentil mente dije "Maneja cuan rapidonecesites, acelera, rompe todas las leyes y ordenanzas, poco me importa, peroven lo mas rapido posible, por favor. El bebe y yo te necesitamos estanoche." Cerré mis ojos y le besé. Fue uno de esos fabulosos besos que mehacia ruborizar y aceleraba el ritmo de mi corazón. No se cuanto tiempo paso,pero él se apartó de mi. Sus ojos se veían arder aun en la oscuridad.

"Estaréde vuelta antes de que hayas llegado arriba." Susurró y beso mi mano.

"Bien,por que tendrás que frotarme la espalda esta noche. ¡Este vientre estapesado!" le guiñé un ojo antes de salir del auto. Oí su auto acelerándosey supe que volvería en segundos. No iba manejando ni de cerca al límite develocidad y eso estaba bien para mí.

Bella POV

Abríla puerta y Charlie estaba mirando la televisión. "Hola Bella. ¿Cómo estaCarlisle? ¿El tambien se desmayó?" preguntó con una sonrisa.

"No,¡Solo pensó que Alice había comprado un bebe por Internet!"

"¡Aliceadora comprar! Creo ver por que penso eso. Oh, de paso ella te llamó mientrasvenias para aquí. Le dije que te gustaría ir de shopping mañana después de laescuela y pasar la noche en su casa. Le sugerí un makeover y pedicura, se queson tus favoritos
" Charlie apenas llegó a soltar las últimas palabrasantes de reírse.

"¿Voya ir de compras con Alice? ¿Por qué le dijiste que iría?...oh, lo entiendo, tela estas cobrando, ¿verdad?" el asintió con su cabeza. "¿Y quedarme adormir? ¿Con un makeover? ¿Sabes lo que Alice me hará? ¡Tendré que hacer un desfilede moda de maternidad para todos ellos -buufff!"

"¿Puedesbromear pero no soportas las consecuencias?" me acusó Charlie. El pensabaque estaba siendo gracioso.

Ledi un rápido abrazo y dije "He tenido un largo día. Voy a tomar una duchay me iré a la cama, ¿Ok?" me incliné y le di un beso en la mejilla.

"¿Porqué fue eso?" preguntó.

"Porser un buen deporte hoy. ¡Te quiero!" él sonrió y yo me fui a mihabitación.

Entréen mi oscura habitación y me dirigí hacia el placard. Quería tomar rápidamente,unos pijamas y darme una ducha antes de que Edward volviera. Me había olvidadocompletamente de las ropas que estaba en el suelo a causa de mi crisismatutina. Completamente rodeada, se me enredó el pie en la manga de algo.Comencé a caer y me preparé para el impacto contra el suelo, pero eso nuncasucedió. En lugar de ello, escuché una risita y una dulce voz susurrando"Bella, tienes que tener mas cuidado."

 

Dosbrazos fríos me habían vuelto a salvar, una vez más, de un gran golpe. Apoyé micabeza en su hombro. "¿Alguna vez pensaste que quizás la razón por la queme caigo tanto es por que me gusta que me salves?"

"Esono me sorprendería en lo mas mínimo." Gentilmente mis pies tocaron elsuelo. "Ahora ¿Crees poder llegar a la ducha sin un guardaespalda o debo acompañarte?"

"Definitivamentedeberías acompañarme, siento que vendrá una caída en cualquier minuto
" Elrodó sus ojos. "Ve a bañarte, pequeña humana embarazada."

"Bien,como quieras hermoso y extra moral vampiro." Me alcanzó mi ropa ydesaparecí por la puerta. Llegué a mitad del pasillo cuando me di cuenta de queno podía quitarme el vientre por mi misma. Avergonzada, volví a mi habitación.

"¿Devuelta tan pronto? ¿Me extrañaste?" bromeó.

"No,necesito ayuda con este artilugio
" le miré, el simplemente sonrió y seacercó. Se paró tras de mi y lentamente comenzó a desabrochar los ganchos delvientre, liberándome de su peso. Sus frías manos me hicieron cosquillas en laespalda. Me volteé hacia él rápidamente. "Gracias. Cuida del pequeño Eddiemientras no este." Le besé rápidamente y me dirigí hacia el pasillo delbaño.

Mebañé rápidamente y me cepillé los dientes. Mientras me cepillaba el cabello,recorred que tenía que usar el vientre para dormir, era uno de los requisitos,pero lo tenía Edward. Me puse mi corpiño, ropa interior y el pantalón delpijama. Entonces me puse la bata y la até fuertemente al rededor de mi cintura.Mientras me disponía a entrar a la habitación le vi estirar su mano, con elvientre, hacia fuera de la puerta.

Caminéhacia la puerta que esta sosteniendo y susurré "Gracias nuevamente Edward.Pero aun tengo un pequeño problema. ¿Puedo entrar a mi habitacion?"

"¿Estasvestida?"

"Nocompletamente, pero tengo la bata encima. ¡Déjame entrar antes de que Charlieme escuche hablando sola, semidesnuda en el pasillo!" le di un empujón ala puerta pero él no permitió que se moviera. "Edward" susurré entredientes y finalmente la abrió.

Paracuando entré a mi habitación, él había corrido hacia la otra esquina y estabade espaldas, tratando de no mirarme. "Edward, deja de ser tan ridículo ymírame, estoy cubierta, lo juro." Cuidadosamente, volteó su cabeza."Solo escucha, este vientre da demasiado calor, no tienes ni idea cuanto.Es como llevar un traje de Santa Clause las 24 horas los siete días del año asíque quiero ponérmelo sin remera debajo de el, pero no puedo con estos estúpidosganchos. ¡Todo lo que veras será la parte de atrás de mi corpiño, gran cosa! Essolo un corpiño, Edward, una pequeña pieza de encaje azul y blanco con unbroche. No me mires como si quisiera engañarte. ¿Puedes hacerlo o tendre quepasar por la humillacion de pedirselo a Charlie?"

Else quedó allí por un largo minuto. Sospechosamente, me miraba como si tratarade averiguar como íbamos a hacer esto sin que sus reglas se vieranquebrantadas. Antes de que comenzara a salir humo de sus orejas, respondí mipropia pregunta. "Edward por el amor de Dios, solo ve hacia la ventana yvoltéate. ¡no voy a pedirle a Charlie que me ayude asi que controlate!"

Obedientementese dio vuelta hacia la ventana. Tome el vientre que estaba acomodado sobre lacama. Lo planeé todo en mi cabeza antes de hacerlo. Me sacaría la bata ypasaría mis brazos rápidamente por las correas, acomodando el vientre y luegole daría la espalda a Edward para que pudiera abrocharlo. Todo parecía simpleen mi cabeza.

 

Dejéel vientre sobre mi cama y preparé los tirantes. Le lancé una mirada a Edwardque estaba frente a mí mirando hacia la ventana. No había nada por quepreocuparse, era todo un caballero
"Ok el plan es el siguiente. Me pondréel vientre sobre mi corpiño, solo te lo digo para que no te asustes y cuandoesté lista me sentaré en el borde de la cama para que puedas voltearte yayudarme con los ganchos ¿Entendido? Todo lo que veras sera mi espalda. Nadamas. ¿Puedes manejarlo?" pregunté aunque no le dejaba otra opción.

"Si.Bella eso estara bien pero..."

"¡Sinperos, solo este listo!" le interrumpí. Rápidamente me quité la bata y meincliné sobre la cama para ponerme el vientre, cuando Edward ahogó un grito. Mequedé helada en mi lugar creyendo que Charlie se dirigía hacia aquí o algo porel estilo.

"¿Edwardque es?" susurré "¿Qué sucede?"

Desu boca no salió ninguna palabra, solo sacudió su cabeza y finalmente señalóhacia la ventana.

"¿Quées lo que estas haciendo?" Ahora yo estaba molesta, casi me mataba delsusto. Me puse en punta de pies. ¿Acaso vio algo por la ventana que le hizoreaccionar así?...la ventana
uh-oh.

Silenciosamentealzó su mano y la sacudió hacia la ventana. En ella, repentinamente vi su reflejomirándome aturdido. Si yo podía verle, entonces el podía verme a mi.

Soltéun pequeño chillido. "Esto es extraño
" murmurè incredula. Laadrenalina apareció de repente.

Pasémis brazos por las tiras del vientre y me di vuelta para sentarme en el bordede la cama con mi espalda hacia él y mi rostro de todos los colores existentesde rojo. Respiré profundamente varias veces y traté de calmarme. "Lafunción se termino Edward. ¿Podrías ayudarme con los ganchos?" traté deque mi tono de voz sonara casual pero temblaba demasiado.

Asumíque se había volteado por que le escuché cruzar la habitación y respirardemasiado cerca de mí. Una fría mano rozó mi hombro mientras acomodaba una delas tiras que estaba doblada. Otra mano recorrio el costado de mi cuerpo, buscandodesesperadamente el gancho. Senti un escalofrio y me rei. El cuerpo de Edwardse tensó y trate de hacer una broma. "Deja de hacerme cosquillas y terminade abrochar esto." Eso parecio empeorar las cosas. Mi habilidoso vampirorepentinamente tenía dedos de mantequilla. "¿Qué estas haciendo alliEdward? Estas tardandote una eternidad."

"¡Estoyun poco nervioso y no estas ayudando, muchas gracias!" me lanzó. ¿Estabanervioso? ¿todo esto era por un corpiño?

"¿Estacomplicado? Hey, esa tira no deberías tocarla. ¡Si es azul déjala en paz!Concéntrate Edward." Un tirante golpeó mi hombro. "¡Ouch!"

"Losiento. Esta estúpida cosa. Si te quedaras quieta ayudarías enormemente. Oh, seha quedado enganchado en el tirante. Um, Bella, tengo que tocar algo azul. ¿Me permites?"preguntó con su educado tono de voz.

"SiEdward, ¡Te permito tocar mi CORPIÑO!" Dije corpiño bastante alto y roguépor que Charlie no lo escuchara. Se me estaba acabando la paciencia.

"Sebuena. Solo me estaba asegurando... ¿Que me pasa? Jasper no esta escondido apropósito en el closet para ponerme nervioso ¿Verdad?" Podía escuchar lafrustración en el tono de su voz.

 

"Puedesestar en una habitación llena de vampiros, cazas leones de las montañas yenfurecidos osos pardos regularmente, me salvas de un vampiro desquiciado y ¿micorpiño te pone tan nervioso que pierdes el control de tus manos? Eso dalastima Edward." comencé a reír fuerte, lo cual de seguro no le ayudaba ennada.

Despuésde unas escogidas palabras, finalmente junto fuerzas. Aseguró los tirantes yluego el vientre estaba acomodado en su lugar. Mientras estaba sentada en lacama me di cuenta de que necesitaba una remera mas grande para dormir, el topde mi pijama no me entraría con el vientre.

"Edwardpodrias fijarte en el tercer cajon de mi vestidor si hay alguna remera grande.La que tengo no entrara con el pequeño Eddie." Le sentí moverse a miespalda pero no se movió de la cama. Miré por sobre mi hombro para ver quehacia. En su mano tenia la camisa negra que llevaba puesta. Edward tenía unacamiseta blanca que de seguro tenia debajo de la camisa negra. "Toma,pruebate mi camisa. Creo que es lo suficientemente grande." Perdí el hablatemporalmente y asentí. Le di un buen sacudón a mi cabeza para salir deltrance.

Lesaqué la camisa de su mano y me la puse por la cabeza. Entraba perfectamentecon la barriga y lo mejor era que olía a Edward. Respiré su intoxicanteescencia. "Gracias. Es perfecta." Cuando me volteé vi la enormesonrisa que tenia en su rostro. "Te ves linda." Dijo besandome en lacabeza.

"¿Tehas recuperado?" le pregunté arrodillándome en la cama.

"Casi."Respondió mientras me tapaba con las sabanas. El se acomodó a mi lado y apoyósu cabeza en mi almohada. Gentilmente comenzó a masagearme la espalda. No mehabía dado cuenta de cuando dolía después de haber llevado puesta esa cosa todala tarde.

"Losiento si te incomode. No me di cuenta de que podías verme." Murmuré enparte para mí. Pero obviamente su sentido de la audición de vampiro entendiócada palabra.

"Noestaba incomodo, solo no estaba preparado. No tienes idea. Me tomo bastantetrabajo permanecer en mi lado de la habitación." Admitió con una tranquilasonrisa.

Else acerco más a mí. "Buenas noches Bella." Me susurró al oído.

"Buenasnoches Edward, buenas noches pequeño Eddie." Añadí con una suave palmaditaen el vientre. Su brazo me rodeó y puso su mano sobre mi vientre. Mientras mequedaba dormida, le sentí acariciar dulcemente el vientre falso.

Lanoche anterior fue en la que peor dormi. Ahora sabia por que Edward odiaba lasnoches, ¡Se hacian eternas! Dormi por una hora y despues comenzò a dolerme elcostado del cuerpo. Me di la vuelta, pero uno de los tirante se clavaba en miotro costado y no me atrevia a pedirle a Edward que lo arreglara nuevamente. Aeso de las 2:30 finalmente me senté en la cama y juegué a las cartas conEdward, después escribimos el ensayo de la clase de salud y acomodé mihabitación. ¿Qué otra cosa podia hacer en mitad de la noche?

Finalmentealrededor de las 5:30 senti que podia dormir pero no estaba del todo comoda. Medi muchas vueltas con lo cual Edward se sentó en la silla ante el inmimenteataque de mi vientre. A las 6:40 me desperté para comenzar el dia. Edward sehabia ido, probablemente para cambiarse para la escuela. Yo comencé a revolverlas cosas en busca de algo para ponerme. Charlie estaba despierto y me oiaromper cosas por la habitación.

 

"¿Bella?¿Que es lo que estas haciendo? ¿Se rompio algo?" La cabeza de Charlie seasomó por la puerta.

"Losiento papá, tiré la mesita de luz con mi vientre. ¡Tendria que venir con unaetiqueta de precaucion o algo por el estilo!" el me sonrió y agitó su mano"Me tengo que ir Bella. Diviertete con Alice mientras compran y te verémañana después de clases. Comportate. Bueno, obviamente, si te hubierascomportado no estarias embarazada
" al parecer le causó bastante gracia subroma ya que pude escuchar sus risas mientras se dirigia hacia su auto.

Concentrandomeen mi closet, comencé a buscar que ponerme para ir al instituto. Tendria quehaber un vestido que pudiera entrarme ¿verdad? Me puse uno por la cabeza y pasópor mi pecho de utileria hasta que se quedó atorado. El vestido era demasiadopequeño. Tiré con tanta fuerza para que entrara que ahora estaba atrapado en minuevo cuerpo. Estaba inclinada, tratando de quitarme el vestido por la cabezacuadno le escuché.

"¡Buenosdias Bella! ¿Que es lo que te has echo?" la caballería habia llegado.Alice se estaba riendo ante mi problema.

Mevolvi, enfrentandome hacia la direccion de la cual escuché la voz provenir,pero solo podia ver sus zapatos. "deja de reirte y ayúdame. Mi pecho se haatascado en este vestido. Por favor ayúdame."

"Meire mientras la ayudas." Escuché a otra voz decir.

"¿Edwarderes tu?" ahora estaba mortificada. Me debia de ver fantastica, inclinada,con el trasero al aire y el vestido cubriendo mi cabeza.

"SiBella, voy a ir abajo mientras Alice te extrae de ese vestido." Pudeescuchar su risa.

"¡Seramejor que corras o te lanzaré un corpiño! Entonces veremos quien se rie."Escuché la puerta cerrarse y las pisadas en la escalera.

"Bella,quedate quieta, esta atascado en uno de los ganchos de tu vientre. Espera unminuto, aquí vamos." Me mareé un poco cuando me puse de pie despues dehaber estado de cabeza tanto tiempo. "Libertad..." fue todo lo quemurmuré.

"Toma,ponte esto. Te entrará a la perfeccion. ¡Esta tarde compraremos mucha ropa dematernidad!" Alice comenzó a dar sus caracteristicos saltitos de emocion.

"GraciasAlice, esta perfecta como siempre." Saqué de la bolsa una blusa dematernidad color azul marino que tenia unas mangas abuchonadas y la tela eraliviana, para que no tuviera demasiado calor. Me puse un jean y estaba listapara irme.

Aliceme miraba desde la cama mientras me terminaba de arreglar. "Entonces
"se rio "Tuviste una noche interesante." Obviamente habia visto todoel tema del corpiño ni bien decidi que Edward me ayudase. Esperaba impaciente aque dijera algo.

"Interesante,si, supongo que eso lo resume todo. ¿Habias visto alguna vez a Edward ponersetan nervioso?" tuve que reirme al recordar su inhabilidad. Me acomodé micabello rapidamente en una cola de caballo mientras hablaba con ella.

"No.Pero fue bastante entretenido." Sus labios estaban fuertemetne presionadoscomo si tratara de no reir. Entonces su rostro se tensó. "¿Siempre tienesque leer mis pensamientos querido hermano? ¡Es bastante dificil tener unacharla de chicas cuando estas espieando mis pensamientos!"

"¿Notienes que estar en algun lado, Alice?" parado debajo del marco de la puertaestaba Edward, obviamente habia estado escuchando nuestra conversación.

Enfadadacon Edward, Alice se levantó de la cama y se dirigió hacia la puerta."Diviertete manejando a la escuela, Bella. Hazle llegar bien tarde, porfavor." Me miró por sobre su hombro y me dio un guiño. "Adios Edward.No te preocupes, cuidare de tu precioso Volvo." Le sacó su lengua meitnrassalia de la habitación.

 

"Almenos yo tengo un auto." Le lanzó. Edward avanzó otro paso dentro de mihabitacion y me sonrió. "Buenos dias Bella, es bueno ver tu hermoso rostroal fin." Su mano se extendió y me acercó hacia él, besando gentilmente micabeza.

"Seramejor que comas algo antes de ir al instituto o te quedaras dormida para elsegundo periodo, casi dormiste en la noche." Me alzó en sus brazos y mecargó por la escaleras. Me miró confundido al ver que no me quejé. Para cesarsu preocupacion, le sonrei y dije "No tengo energias como para pelearcontigo hoy, ademas quiero ver mis pies por un minuto para asegurarme que loszapatos son iguales." Alcé mis pies en el aire para confirmar que los doseran negros. "Si, son iguales. Gracias por la ayuda." Le besé lamejilla y gentilmente me dejó en la silla de la cocina.

Mientrascomia el desayuno, Edward me dio las novedades de su casa sobre Ebay. Jasper sehabia pasado toda la noche apostado a las demas personas por 1,00. Emmettestaba enfadado por que su Jeep recien iba por los 12,000. Rosalie era la unicaque no estaba entrando en estado de panico aun. Aun nos quedaban quince minutosantes de salir para el institutto. Edward se giró hacia mi y dijo "Vallamira la hora, sera mejor que vallamos llendo.

Inmediatamente,miré al reloj. "Tenemos tiempo de sobra Edward ¿de que hablas?"

"Simi amor, pero tu manejas hoy, en tu antigua camioneta,por todo eso estimo que el viaje nos llevara al menos media hora." Unagran sonrisa se dibujó en su rostro mientras se sentaba a mi lado. Le funcí elseño en respuesta "Muy gracioso Edward. Ahora hare que llegues realmentetarde..."

Desperdiciédiez minutos buscando mi mochila y otros cinco tratando de buscar las llaces.Entonces, mientras caminabamos hacia el auto, me olvidé de cerrar la puerta y tuve que volvera hacerlo. Cuando finalmente consiguió meterme en el auto creyó que ya habiaterminado, pero obviamente no. Iba a hacer que el señor puntual llegara tarde.

Mientrastrataba de arrancar el coche 'accidentalmente' dejé caer las llaves al suelo ylas pateé debajo de mi asiento. Me incliné y traté de recogerlas, pero mivientre se quedó atrapado debajo del volante y le tomó varios minutos sacarmede alli y tomar las llaves de debajo del asiento. Estaba bastante molesto, pusolas llaves en el contacto y arrancó el auto lo cual me hizo reir.

"Bella,vamos, ¡Aun yo podria hacer que llegaramosa tiempo a la escuela!" sonababastante exasperado.

Sabiendoque habia pasado los limites me puse a manejar hacia la escuela. Para cuadnollegamos al estacionamiento todos los alumnos estaban en clase. Estacioné lacamioneta en un lugar libre que habia al lado del Volvo. Escuché a Edwardexhalar abruptamente mientras salia de la camioneta. Aun estaba enojado. Esperéa que diera la vuelta y me ayudara a salir por la puerta. Tomé su mano perofinji un pequeño tambaleo y, obviamente, aterricé en sus brazos. Le di unasonrisa cariñosa. "Lamento haberte echo llegar tarde Edward. ¿Meperdonas?" sus ojos ya no estaban llenos de enfado, pero aun estabamolesto.

"Nohay nada que perdonar, Bella. Esta bien." Trató y se fue caminando, perono iba a dejarle ir.

 

"Porfavor, no te enojes conmigo Edward. ¿Por favor?" sabia exactamente lo queestaba haciendo, pero aun asi el no pudo resistierse y lo sabia. La irritaciónde sus ojos desaparecio por completo y fue reemplazada con perdón. Se inclinómuy cerca de mi y susurró "¿Como podria enojarme con la madre de mi noexistente hijo?" y luego me besó. Me olvidé de mi nombre, de dondeestabamos y de cuan tarde se nos habia echo. Todo lo que sabia era que podrianhaber pasado horas, pero no me importaba. Me habria quedado alli todo el dia,pero el se apartó de mi y me dejó deslumbrada y completamente atontada.

Complacidocon si mismo, se rio y dijo "Hasta luego Bella, te veré en elalmuerzo." Corrió hacia la clase dejandome atontada, admirando su hermosaforma de correr. Mis peticiones eran buenas, pero su 'deslumbramiento' gananuestra pequeña competencia. En medio de la neblina emocional me moví hacia laclase donde fue recibida con un largo discurso sobre responsabilidad, cortesíay ser puntual.

Elresto de la mañana me la pase escuchando historias sobre que sucedió con losotros chicos cuando llegaron a sus casas y les dijeron a sus padres que estabanembarazados. No todos los padres habian sido tan tolerantes como Charlie,varios de ellos resultaron castigados por sus bromas. Tambien descubrí que Charlieno fue el unico en golpearse con el suelo, eso definitivamente le haria feliz.

Mifalta de descanso se hacia mayor a medida que se acercaba el almuerzo, moriapor ingerir algo de cafeina. Edward no me habia esperado despues de clase asique esperaba que no siguiera enfadado por hacerle llegar tarde- la cafeteria seveia divertida con tantos vientres falsos dando vueltas por alli. Las cosas secaian por todas partes cuando las bandejas rebotaban contra los vientres, ocuando las chicas se sentaban en sus mensas y sius vientres rebotaban contra lasuperficie, haciendo que sus almuerzos volaran hacia los vecinos.

Treschicas salieron llorando de la cafeteria antes de que alcanzara la maquinaexpendedora. Miré hacia la mesa de los Cullen y vi a Edward sentado, hablandocon Jasper. Me agito su mano y sonrio, supe que no estaba enfadado conmigo. Esome hizo sentir mucho mejor. Puse las monedas en la maquina y estaba a punto depresionar el boton para una coca cuando una pequeña mano apreto el de aguamineral. "¿Qué diablos haces?" me di vuelta rapidamente,encontrandome con Alice sonriendome.

"Bella,no puedes tomar coca, tiene mucha azucar y cafeina. Eso no es bueno para elpequeño Eddie o cuando estas embarazada, el agua mineral es la mejoropcion." En su mano noté un libro 'Que esperar cuando estas esperando'lo tenia abierto en la pagina de nutrición para el embarazo.

Dandoleuna mirada, tomé el agua mineral de la maquina y marché hacia la mesa. Me sentéa un lado de Edward y fruncí el ceño "¿Quién le dio el libro? ¿A quiendebo agradecerle por esto?" Edward apuntó a Jasper quien me enviaba olasde tranquilidad.

"Losiento Bella. Creo que le resultaria un interesante material de lectura. Notenia idea de que iba a usarlo para torturarte. ¿Quieres que coma algo comocastigo?" sonaba tan serio cuadno lo dijo que tuve que reirme. "NoJasper, no te obligare a que comas nada esta vez
" dije con una sonrisa.

Unabandeja fue acomodada frente a mi, cortesia de Alice. En ella habia unaensalada de espinaca el cual supuse que seria sin adhereso que contuviera alguntipo de grasa. Tambien habia una manzana, jugo de naranja, unas pechugas depollo grillé, un vaso de leche, on chocolate negro y uno blanco.

 

"Buenorevise todo el libro y las mujeres embarazadas necesitan ingerir mas hierro,asi que traje espinaca, vegetales para mantenerte regular
" justo entoncesEmmett comenzó a aullar. "el jugo de naranja tiene acido folico, el polloproteinas y la leche para el calcio. No estaba segura si te gustaria el chocolatenegro o blanco asi que traje de los dos." Tenia una expresion deconformidad en su rostro mientras repasaba todo.

Mevolví hacia ella, apoyé ambas manos sobre sus hombros y fimemente dije"Alice, sabes que no estoy embarazada de verdad ¿Cierto?" ellaasintió con su cabeza "¿Entonces por que tengo que comer todo esto? ¡Aunsi lo quisiera no podria! Y odio la espinaca
¿Esos son guisanntes? YUCK."Estaba llorisqueando para cuando termine.

"Bien,si no quieres comer saludablemente y cuidar de ti y del pequeño Eddie, simplementelo tirare." Alice tomó la bandeja pero la sujeté por la esquina antes deque fuera tarde. Era bastante buena para hacerme sentir culpable y lanzarme laculpa de la salud del ficticio Eddie era un golpe bajo. Saqué el pollo, lamanzana y la leche.

"EsperaAlice, comere esto, pero la ensalada debe irse."

Rosaliegritó repentinamente "¡JA! Paguenme chicos, yo gané." Extendió sumano hacia Edward, Jasper y Emmett y todos le dieron 20. Tenia una miradatriunfante en su rostro. "Gracias Bella. te compraré algo bueno esta tardecon mi ganancia."

Sabiendoque me habia perdido de algo, me volví hacia Edward por respuestas. "¿Quéapostaron esta vez?"

"Nadamalo, solo apostamos cuanto comerias de lo que Alice te traeria. Jasper dijoque solo comerias la ensalada y el jugo de naranja. Emmett apostó que comertiastodo. Rosalie apostó por el pollo y la manzana."

"¿Ypor que apostaste tu?" pregunté sospechosamente.

Susojos inmediatamente se fijaron en la mesa. Debia de ser algo malo si le tomabatanto tiempo en contestar. Sabiendo que estaria en problemas, dijo contranquilidad "aposté que te enfadarias, levantarias de la mesa y tiraríasla bandeja al suelo con tu vientre. Lo siento amor."

"Ypensar que iba a dejarte manejar a la escuela mañana
oh bueno, lo arruinaste."Eso llamó su atención. Su ceño se frunció. Sabia que solo lo decia paramolestarle, pero aun asi se lo creyó. Le sonrei mientras comia mi manzana.

Elalmuerzo terminó y el resto del dia pasó sin mayores incidentes. Me encontrécon Edward en mi casillero al finalizar el dia y nos dirigimos hacia el auto."Toma, tú eres el de la super fuerza, lleva esto por mi." Le lancétodos mis libros. "Mi espalda humana se esta quebrando y necesito ahorrarfuerzas para ir de compras con Alice." El pasó su brazo alrededor de micintura y comenzó a frotarla mientras nos dirigiamos a la camioneta.

"¡Bella,dale a Edward tus llaves para que podamos irnos!" dijo Rosalie mientrasabria la puerta del Volvo.

"Seramejor que cuides de mi camioneta Edward. Si le haces daño a la bujía porforzarle a acelerar lo lamentarás. Y tampoco te dejaré comprarme un auto nuevo,me tendrás que llevar a la escuela todos los dias, ¿entendiste?" élasintio con su cabeza, sabiendo que hablaba muy en serio. Le di las llaves y unbeso "Te vere mas tarde...si sobrevivo."

 

Alicese metió al asiento trasero y me dejó acomodarme en el de copiloto, al lado deRosalie. "Y tu Rosalie cuida de mi auto o todos vendremos mañana alinstituto en la camioneta de Bella." amenazó Edward mientras cerraba mipuerta.

Rosaliemiró a Alice y le dijo algo a velocidad vampirica. Se volvió hacia mi y dijo"Bella, tienes puesto el cinturón de seguridad, ¿verdad?" sabia porel tono de su voz que tramaba algo. Edward estaba comodando mis libros en laparte trasera de la camioneta y se giró rapidamente "Rosalie
" fuetodo lo que pudo decir antes de que escuchara la friccion de las ruedas y elauto saliera a una velocidad poco razonable. Lo acomodó en la calle y salimosdel estacionamiento, dejando las marcas de las ruedas detrás de nosotras.

Aliceestaba aplaudiendo. "Rosalie, eso fue genial. Oh- creo que tendras quesubir la apuesta de tu auto cuadno lleguemos a casa. Va a hacerte pagaresto
"

"¿Aquien le importa? ¡valio la pena!" rió Rosalie. Su mano se extendió paraplamear mi pierna "¿Estas bien Bella?"

Contoda la adenalina bombeando por mis venas me sentia mucho mejor y masdespierta. "Estoy bien Rosalie. ¡Vamos de compras!"

Bella POV

Elviaje a Port Angeles fue mucho mas divertido. Alice estaba obsesionada con elsexo de su futuro 'bebe'. Un minuto quería un niño y luego una niña.Normalmente su poder le habría mostrado la respuesta pero aparentemente íbamosa sacar los sexos de un sorteo el viernes y tendría que esperar a leer el papelde su mano. Odiaba no saber que era lo que sucedería. Rosalie nos contó comodescubrió a Emmett 'masageandose' sus pechos la noche anterior. Cuando ella lepreguntó que estaba haciendo, su respuesta fue que estaba acomodando el rellenopara que parecieran más redondos y parejos. Las lágrimas caían de mi rostropara cuando llegamos a la tienda.

Mientrasentrábamos, Alice hizo un plan. "Empecemos por la sección de maternidad yentremos al sector de bebes ¿ok?" subimos por las escaleras eléctricas ala sección de maternidad y en una de las góndolas había una montaña de remeras.Rosalie comenzó a reírse "¡Le llevaré esta a Emmett!" en su manohabía una remera que decía 'Bebe en contracción' con una flecha apuntando alvientre. "¡Lo divertido es que a él le ENCANTARA! Este chico es bastanteextraño en ocaciones, pero esto sera divertido. Voy a ver si tienen mas."Con su meta fijada, Rosalie comenzó a escanear la zona en busca de más remeras.Le vi revolviendo algunas cosas mientras se reia sola.

"Soloestaremos embarazadas por otros dos días Alice así que no necesitaremos demucho." Las palabras salieron de mi boca y me dio al menos siete remeras yun vestido. "No me llevaré un vestido Alice, me caigo mucho."

"Buenpunto, iré en busca de unos pantalones." Me arrebató el vestido de las manosy lo devolvió a las perchas. Caminé hacia los vestidores y me probé todas lasremeras. Tres de ellas eran bastante lindas. Alice volvió con unos jeans quetenían el tiro bajo, miró las remeras que había escogido y me aplaudió."¡Te estas volviendo una buena compradora, Bella!" estaba orgullosade mi progreso en el arte de las compras.

Rosalieentró a los vestidores estallando en risas "¡Tienen que ver estasremeras!" Ahora tenía un batallón de remeras maternales en las gamas delos rosas y azules. Una de la góndola de rebajas decía 'para Octubre' la rosadadecía 'Embarazada y orgullosa' en letras bastante femeninas, mi favorita, lacual seguro todos estarían de acuerdo que Emmett usaría después de 'dar a luz'era la azul marino. Tenia la silueta de una mujer embarazada sentada en elsuelo, reclinada sobre sus brazos y decía 'Sexy y demostrándolo'. Las risasinundaron todo el sector. De seguro la gente pensó que estábamos locas, peropodía imaginármelo en esa remera.

 

"Rosalie,esas son las mejores. ¿Puedes imaginarte la expresión de Esme cuando Emmett seponga esas remeras?" la visión de Esme comenzó a hacernos reír una vezmas. Salimos de los probadores y pagamos rapidamente todas las prendas y fuimoshacia el sector de bebes.

Enunos quince minutos, Alice se las arregló para completar los guardarropas,hasta medias para nuestros bebes ficticios. Terminamos comprando todo en rosasy azules para estar preparadas. Compramos unas remeras de 'amo a mi mama''puedo escupir' 'la nena de papa' y otras remeras con dinosaurios y conejos.Cada remera tenia pantalones a juego y sombreritos para que los bebes no seenfermaran, según Alice.

Estábamosa punto de salir de la tienda cuando tuve una idea, una maléfica idea. Me volvírápidamente hacia la única persona que podría ayudarme con ella. "Rosalie,necesito tu ayuda, rapido." Alice estalló en risas. "¡Bella sera tandivertido! Edward volverá a perder. Ustedes dos vallan a comprar, yo quiero ira ver otra tienda y nos encontraremos en el auto." Aun podía escucharle reírmientras nos alejábamos.

Leexpliqué a Rosalie que había sucedido cuando Edward trató de ayudarme la nocheanterior con el vientre y como se había espantado al ver mi corpiño. Viendohacia donde me dirigía con eso, me guió hacia el área de ropa interior y mepasó tres corpiños. Uno era con estampado de cebra, el otro era rojo fuego y elúltimo un azul real, el color que le encantaba como lucia en mi. "Estoservira. Es mi regalo por mis ganancias de el almuerzo de hoy." dijodándome un guiño. Los escondi en el fondo de la bolsa.

"Meolvidare de que los vi Bella, no te preocupes." Sus brazos me envolvieronpor los hombros. "¿Te has divertido hoy?" preguntó dulcemente.

"Realmenteme divertido. ¡Ustedes dos se me están pegando demasiado!" juntamosnuestras cosas y nos fuimos a encontrar con Alice.

Doshoras y cuatro bolsas enormes de compras después estábamos en el auto de vueltaa casa. Me senté en el asiento de atrás para poder recostarme. Creí que quizáspodría ayudar a mi espalda y podría echarme una pequeña siesta ante de volver alo de los Cullen.

Entramosal garaje de los Cullen, cuándo Alice bajó del auto comenzó a reírse mientrassubía las bolsas a su habitación. Pasé por la puerta y traté de entender laescena que tenía frente a mí. Habian tres cuneros blancos en la sala familiar.Ninguno de ellos estaba terminado. Edward estaba mirando detenidamente lasinstrucciones, rotando el papel, tratando de ver que direccion era la correcta.Jasper balanceaba entre sus manos lo que parecía ser una barandilla mientrastrataba de acomodarla en la base de la cuna y Emmett estaba de pie al lado deuna cuna que casi tenia alguna pieza en su lugar y estaba maldiciendo. Cuandoquiso levantar el manual que había tirado su vientre reboto contra el lado dela cuna haciendo que todo se desplomara.

Defondo, Carlisle y Esme se doblaban de la risa. Los chicos estaban tancompenetrados en los cuneros que no se dieron cuenta de que habíamos entrado ala casa. Corrí hacia Esme y Carlisle "¿Que es lo que esta ocurriendo aquí?¿De donde salieron estas cunas?" Carlisle nos hizo una seña a todas de quefuéramos hacia su oficina y cerro la puerta.

 

"Lasordene de Internet ayer en la noche e hice que las entreguen hoy. Cuandollegaron del instituto estaban esperándoles. Les dije que Alice las habíacomprado y necesitaba que las armaran. Les di un largo discurso sobre serhombres y ayudar con sus responsabilidades como padres. Al instante teníanherramientas en sus manos, abrieron las cajas y comenzaron."

"¿Cuantotiempo llevan con ellas?" Preguntó Rosalie entre risas.

Esmelazó "¡Dos horas!"

Rosalierodó sus ojos "Mejor voy alli antes de que Emmett se lastime a simismo." La seguia fuera del despacho y corri hacia Edward. El lanzo lasinstrucciones al suelo. Miré a Rosalie "¿Podrías terminar la cuna delpequeño Eddie, tía Rosalie? Temo que si papi no lo termina, ¡Será una trampamortal!" Edward se puso de pie "¡Me rindo!" camino hacia Rosaliey le dio un fuerte abrazo. "Te perdono por lo que le hiciste a mi Volvo ydesistiré de la apuesta por tu auto en Ebay."

"Noes justo Rosalie. Ayudame a mi primero. ¡Yo estoy cargando al bebe porti!" se quejó Emmett. Alice había vuelto y comenzó a ayudar a Jasper aensamblar la cuna. Edward me tomó de la mano y me llevó a su habitación.

"Teves muy cansada Bella, ¿Te divertiste?" me sentó en el sofá junto con él.Yo me acomodé sobre su regazo. "¡Crease o no, lo pase de maravilla!"descansé mi cabeza sobre su hombro. "¿Quieres recostarte y dormir unasiesta? Realmente no dormiste nada ayer noche."

"Enrealidad, estoy bastante cómoda aquí. ¿Puedo dormir contigo?" pregunté.Comencé a bostezar y cerré mis ojos.

"Porsupuesto Bella. Solo relájate." Sentí su fría mano masajeando mi cintura yescuché mi nana. Finalmente pude dormir.

Nosabia cuanto tiempo había pasado, pero me sentí renovada. El rostro sonrientede Edward estaba frente al mío. "¿Te sientes mejor?" preguntomientras apartaba de mi rostro un mechón de cabello. "Mucho mejor. ¿Cuántotiempo dormí?" él le dio una rápida mirada al reloj "Unas dos horas.¿Tienes hambre?"

"Adecir verdad estoy muriéndome del hambre. ¿Tienen algo de comida humanaaquí?"

Lapuerta se abrió de golpe y Alice entró en la habitación de Edward. "¡Lacena esta lista Bella! ven a comer, hemos estado esperando a que te levantaras."Le miré con recelo. "¿Cuántos grupos alimenticios incluye mi cena?"no quería repetir lo mismo que el almuerzo.

"¡Erestan gruñona cuanto te despiertas! Esme pidió comida al lugar italiano que tantote gusta, así que apúrate." Se dio vuelta sobre sus talones y se dirigióhacia la puerta.

Edwardme levantó del sofá y me cargó escaleras abajo. Nuevamente, no me quejé y él medio una mirada. "No me mires así. He cargado este vientre todo el dia y esagotador. ¡Creí que seria bueno que te dejara cargarlo un poco!" aunsonreía cuando me dejo en la silla de la cocina.

Estabamás hambrienta de lo que pensaba por que me comí todo lo que Esme habíaordenado. Las únicas dos cosas que deje a un lado fueron dos porciones de pande ajo. Edward se rio. "Alguien tenia hambre."

"Estoycomiendo por dos ¿sabes?" respondí. Por el rabillo del ojo vi a Emmettentrando a la cocina. Rosalie le había dado los presentes de nuestro pequeñoviaje de compras y como había predicho 'sexy y demostrándolo' estaba sobre suenorme vientre. Comencé a rerir, Edward le miró consternado. "¿De dondesacaste esa remera?"

 

Consus ojos aun fijos en la mesa dijo "Las chicas me la compraron hoy. Estabuena ¿verdad? De seguro me quedare con esta. ¿hey eso es pan de ajo?"antes de que tuviera tiempo de responder lo tomó y comenzó a olerlo.

Rosalieentró a la cocina y pegó un grito "¿Emmett que rayos estas haciendo?"tenia que admitir que era bastante extraño ver a Emmett con comida humana ensus manos. Avergonzado, lo dejó caer sobre la mesa. "Solo lo olía Rosalie¿que tiene de malo?" se puso nervioso y soltó "Solo por quehuele
bien. Solo quería olerlo." Edward se veia tan confundido comoEmmett.

Rosaliesalió furiosamente de la sala. Escuchamos una puerta cerrarse con fuerza. Memorí el labio para evitar estallar en risas ante lo absurdo que era todo."No se que me sucedió. Lo siento Bella, espero que no fueras a comerteeso." Salió de la cocina y de seguro se fue arriba a hablar con Rosalie.

Cuandovolvimos a la sala familiar me di cuenta que las cunas no estaban allí."¿Dónde estan las cunas?"

Edwardseñaló a la planta superior. "Jasper puso una en su habitación, una en lade Emmett y Rosalie y ahora que te despertaste supongo que dejo la otra en mihabitación." Lancé mis brazos hacia el para que me alzara "¡Buenovamos a verlo!" sin dudarlo un instante me tomó en sus brazos y corrióescaleras arriba.



Bella POV

"EsaAlice. ¡Siempre tiene que hacer todo a lo grande!" estaba sorprendida delo perfecta que se veía la cuna. Rosalie también había echo un buen trabajo, ledi una sacudida y no se había movido. Edward rodó sus ojos. "Si hubieratenido mas tiempo de seguro podría haberla armado. Los insultos de Emmett medesconcentraban."

"Seguro
"repentinamente tuve que bostezar. "No puedo creer lo cansada que estoy. Ysolo son las nueve. Mejor me voy a dar una ducha y me alistaré para dormirantes de que me caiga." Edward comenzó a moverse nerviosamente mientrasbuscaba la bolsa con mi ropa de dormir. "Iré a buscar a Alice."Estaba fuera de la puerta antes de que pudiera decir nada. Aun seguiarevolviendo mi bolsa cuando volvio, se vceia bastante irritado.

"¿Quésucede Edward?"

"Seha ido. Todos se fueron menos Carlisle. Aparentemente Alice decidio que todosnecesitaban ir de caza antes de que fuera demasiado tarde." Comenzo a darvueltas por la habitación.

"¿Cuáles el problema de que hayan ido de caza Edward? ¿Para que necesitas aAlice?" entonces cai en cuenta. "Esto no tiene nada que ver con tuunica tarea del proyecto de 'el embarazo de Bella' de ayudarme a ponerme elvientre de utileria ¿verdad?" el me lanzo una mirada y continuo dandovueltas por la habitación.

"EdwardCullen, superalo. Ya hemos pasado por esto antes. Voy a ir al baño, me quitarela remera y me pondre la bata ensima. Pero entonces saldre, y tendras quedesabrochar los ganchos nuevamente. Si, tienes mi permiso de ver mi corpiño ytocarlo si fuera necesario, y no, Carlisle no puede ayudarme asi que no piensesen pedirselo. ¿Me he olvidado de algo?" Elcruzó sus brazos meintras memiraba, en silencio. Asintio suavemente con su cabeza y me voltee, con miscosas en mis manos y cmaine hacia el baño.

 

Aunechando humos por estar enamorada de una gallina, me quite la remera y saque labata de mi bolsa. La abroche rapidamente y abri la puerta. El rudio que hizo lapuerta al chocar contra la páred hizo que un tenso Edward pegara un salto.Comence a reirme "Estamos un poco nerviosos ¿verdad?" preguntémientras me acercaba a él. Edward se aparto un par de pasos con temor y sedetuvo. Yo continue avanzando hasta que estaba a unos pocos centímetros de él.

"¿Estaslisto para hacer esto o necesitas unos minutos para prepararte mentalmente parael desafio?" Edward me dio un suave gruñido, tratando de asustarme perocontraataque. No le di tiempo de reaccionar, le di la espalda y deje caer labata al piso. Le escuché rezongar. "Bella, ¿Por que tuviste que hacereso?"

"MueveteEdward, hace frio aqui." Nuevamente estalle al imaginar su mandibuladesencajada y comence a reirme para dificultarle su trabajo. Sentia sus friasmanos moviendose. Podia notar que estaba mas concentrado esta vez ya que losdesabrocho rapidamente. Debio de haberse agachado y tomar mi bata ya que lesenti deslizarla por mis hombros. Me quite el vientre del cuerpo y ate la bataantes de enfrentarle.

"Lohiciste mucho mejor esta vez, Edward. ¿ves? No es nada grave. Toma, cuida deEddie." Deje el vientre en sus mabos y corri hacia el baño. Le escuchedejarse caer sobre la cama y suspirar de alivio mientras cerraba la puerta.Entocnes esto habia sido mas dificil de lo que demostro
bien, podria manejarmecon ello.

Elagua caliente de la ducha se sentia excelente sobre mi espalda adolorida. Mequede alli uno buen tiempo dejando que el agua calentara mi piel y pensandocomo acorrarlar a Edward contra la pared. Si se relajara, no seria tangracioso. Con el cabello limpio y mejorado un poco el dolor de mi espalda, toméla toalla y me sequé. Revolvi mi bolsa en busca del corpiñ oque habia escondido. Desiciones, decisiones. El azul era su color favorito, pero muypredecible. El rojo era muy Rosalie, asi que fui con el que no se lo esperaria.El estampado de cebra. Me cubri la boca para que no me escuchara reir, pero porsupuesto que la escucho. Estupidos oidos de vampiros. "Lo que estes planeandoBella, ¡descartalo o hare que Emmett venga a ajustarte el vientre!"

"Site mueves de esta habitación saldre con la toalla Edward, lo juro."Escuche un fuerte 'HA' y luego silencio. No se atreveria. "¿Tregua?"pregunté mientras abria la puerta y sacaba mi cabeza por ella, asegurandome deque no llamaria a Emmett.

"Si,tregua. Ponte algo de ropa, por favor." Aun estaba sentado en la cama, consu cabeza entre sus manos. Cerre la puerta y le escuche levantarse y caminarnuevamente por la habitación. Orgullosa de mi misma, me puse la ropa interior yel corpiño que haria su magia. El estampado de cebra sobresalia en contrastecon mi palida piel, de seguro seria algo difícil de ignorar. Tome la bata queestaba colgando de la puerta. Me la puse sobre mi cuerpo y respireprofundamente. Una vez mas, saque mi cabeza por la puerta.

"Lasmismas reglas que ayer ¿entendido? Solo que esta vez ve hacia la pared porfavor, en lugar de ir hacia la ventana, no quiero volver a incapacitarte."El me lanzo una mirada y se giro suavemente sobre sus talones. El vientreestaba sobre la cama listo para ponermelo. Ahora sabia que habia estadohaciendo mientras me bañaba. Habia acomodado perfectamente los ganchos y lascintas, todo lo que tenia que hacer era ajustarlos y seguramente podria hacerlocon los ojos cerrados.

 

Lolenvante casualmente com osi fuera a ponerrmelo y lo deje caer. Las cintas seenroscaron y los ganchos se desacomodaron. Escuche un golpe sordo cuando Edwardpresiono su frente contra la pared. "No lo hiciste
"

"OOPS"fue todo lo que dije antes de doblarme de la risa. "Estara bien Edward.Despues de todo eres un vampiro con super velocidad, esto no deberia suponernada para ti." Le vi golpear su cabeza contra la pared. "Bella, si noestuviera muerto, me estarias matando, pero eso ya lo sabes."

Pasemis brazos por el vientre y gateé hacia el medio de la cama. Mantuve la batasobre mis hombros para hacerle sentir mas comodo y darle cierta sensación deseguridad. "Muevete Edward. no tengo todo el dia." Me estaba mordiendoel labio para evitar reir, pero gracias a Dios el no podia verlo. El golpeteoen la pared ceso asi que supe que estaba caminando hacia la cama. Cuando leescuche cerca de mi deslice la bata, revelando la parte de atrás del corpiñocon estampado de cebra.

"Isabella...Cullen...quierodecir Swan
¿Que es eso?" podia senntir su frio aliento en mi nuca lo cualme me ponia la piel de gallina.

"Yalo hablamos ayer, Edward, es un corpiño. Recuerda, no es gran cosa. Soloencargate de los ganchos." Aun no se habia atrevido a tocar mi cuerpo.

"Seque es un corpiño Bella, pero
el estampado es de cebra." Podia sentir untono de queja en su voz. Mi rostro se ruborizo sabiendo que habia escogidoperfectamente mi atuendo para maximo impacto.

"Respirahondo Edward, puedes hacerlo." me senti como una porrista. Entonces meincline hacia atras, acercandome a él. Eso le sobresaltó, y senti sus friasmanos buscando las tiras enredadas, tratando de arreglarlas
"¿Qué leshiciste Bella? Aca hay una...oh genial, ¡Esta atorada debajo del vientre!"le senti tirar de una de las tiras y se movio sobre mi estomago, debajo delvientre.

"Sostieneesto, yo la tomare. Dame aquel extreño. Sabes que seria ams facil si me quitaraeste estupido vientre." Bufe.

"¡Note atrevas!" remarco cada palabra mientras las decia.

"Bien,lo intentaremos a tu manera." Alce mi mano derecha hacia mi espalda parasotener el gancho. Sus frios dedos rozaron mi costado mientras me lo alcanzaba.Sostuve uno de los extremos en mi mano. Pero entonces me arrodille sobre lacama para que pudiera alcanzar ell que estaba debajo del vientre. Mientrastrataba de arrodillarme, perdi balance y repentinamente senti dos manos driasen mi cintura desnuda. Me quede helada, y el tambien y senti su gelido alieentouna vez mas, ahroa en el medio de mi espalda. Estaba segura de que el ganchodel corpiño estana frente a su rostro. Mi corazon comenzo a latir rapidamente ycontenia el aliento. Le escuche sonreir cuavemente.

Libererapidamente la cinta y me sente en la cama. "Buena atrapada."Murmuré.

Contranquilidad comenzo a asegurar las cintas por mi espalda. Sus manos se movianlentamente por mi espalda, rozando mi piel cada tanto. En una ocacion paso sudedo por debajo del bretel del corpiño y lo movio un poco hacia un lado."Lo siento, estaba en medio." Susurro a mi oiido.

Eraobvio que ahora trataba de dar vuelta a las cosas y hacerme sufrir a mi."Se lo que intentas Edward y no funcionara."

"¿Quées lo que estoy tratando de hacer?" sus labios tocaron el lóbulo de mioreja.

 

"Tratasde ponerme nerviosa."

"¿Yque si lo hago?" senti su aliento en mi nuca.

"Nova a funcionar. No voy a dejar que ganes."

"¿Estassegura de ello? Crei haber sentido acelerarse tu pulso. Sip, ahí va denuevo."

Micabeza daba vueltas, pero no podia dejarle ganar. Este era mi juego y el unicoque tenia que ponerse nervioso era él. Respire profundamente y trate, sinexito, de tranquilizar mi corazon. "Debes de estar escuchando cosas. Estoyperfectamente bien."

"¿Quetal si hago esto?" senti su fria mano sobre mis hombros. Gentil ylentamente se deslizaron por mis brazos, casi tocando mi piel.

"Nada."Chillé.

"¿Quetal esto? ¿Algo?" le senti besar mi nuca.

"Nop."A este punto, esta segura de que hasta Carlisle podria oir los desbocadoslatidos de mi corazon desde abajo. Entonces fue por el golpe asesino. Seinclinó mas, y susurró "¿Alguna vez te dije que las cebras son misanimales preferidos?" y con eso, inclinó su cabeza y comenzo a besar laparte posterior de mi hombro derecho.

Tratandode tomar la carta mas alta dije casualmente "Crei que el leon de montañasera tu preferido
"

Nuevamente,avanzo hasta mi oido. Podia sentir su pecho presionandose contra mi espalda."Son mis favoritos para cazar, las cebras son mis favoritas paraadmirar." Escuché el ultimo bronce cerrarse.

Mirostro estaba en llamas y estaba temblando mientras me debatia que hacer.¿saldria corriendo al baño hasta que se tranquilizara mi pulso y pretender quenada habia sucedido O me volteaba a verle a los ojos sabiendo que su lo haciamis alocadas hormonas tomarian control de mi y me avergonzaria de mi mismas? Decualquier forma, perderia, y no iba a dejar que eso sucediera. Trata de calmarmi respiracion, pero no funcionaba, mi corazon continuaba corriendo y no podiadesacelerarlo.

"Bella,hay algo que debes saber, Emmett esta subiendo hacia aqui." Le senticorrer mi cabello a un lado para que pudiera besar mi cuello nuevamente.

"Buenintento Edward. no voy a
"

WHAPla puerta de la habitacion de Edward se abrio de golpe y Emmett irrumpio en lahabitación. "Olle Bella, se que debes de tener una
WOA
" se quedohelado cuando nos vio y perdio el habla. Escuche mas pasos de fondo y sabia quees resto estaba en camino asu que tome la bata y me la puse por sobre mi pecho.

"¿Acasoeso es un corpiño con estampado de cebra? Buen
" SMACK Rosalie habiallegado. Arregleo la situación y asintio con su cabeza en mi direccion.

Eston oestaba ocurriendo.l

"¡Wow!"Jasper tambien estaba alli. Reviso las emociones de la habitacion y comenzo asonreirse.

"¡Emmett!Encontre una pasta deental, dejalos solos. ¡Genial! ¡Todos AFUERA!" Aliceentro corriendo por la puerta.

Rosalieagarro a Emmett por la oreja. "Lo siento chicos
diviertandse
dejensellevar
um, ya que estaban
" su voz se perdio por el pasillo.

"Jasper,vamonos. Lo siento Bella, de repente Emmett decidio que necesitaba pasta dentalasi que no lo pude ver con tiempo y crei que Jasper podria calmarle un poco
um,cierto
nosotros estamos saliendo
" ella y Jasper se deslizaron fuera de lapuerta.

AhroaEdward se estaba riendo, aparentemente complacido de que estaba completamenteavergonzada y a unos diez segundos de desmayarme, me di vuelta para mirarle."Te adverti que estaba vieniendo hacia aqui, tu solo estabas distraida yno quisiste creerme." Tenia razon. No le escuche pero él no habia estadojugando limpio.

 

"¡Tienessuerte de que te ame!" salte de la cama y le dije por sobre mi hombro"Dire que esta ronda fue un empate. Te ganare la proxima vez." Aunriendo, sacudio su cabeza mientras cerraba la puerta del baño.

Volvia reproducir toda la escena en mi mente y me rei. ¿Por qué Emmett necesitabapasta dental? Tendria que preguntarselo a Edward. revolvi mi bolsa en busca demi remera para dormir y me encontre con una caja. Dentro, habia una remeraenorme que decia 'Futuro Cullen' con una flecha apuntando a mi vientre. Habiauna nota de Alice.

Bella,

¡Espero que te guste!

Las mande a hacer hoy en elshopping.

Con amor,

Alice.

Mepuse la remera y me admire en el espejo, era tierna. Sali del baño y vi aEdward sentado en el borde de la cama. "¿Te gusta la remera que me comproAlice? Nuevamente es un tanto exagerada ¿No crees?"

"Asies Alice. ¿Te has recuperado? Tu corazon parece haberse tranquilizado."Trataba con fuerzas de mantenerse serio, pero las comisuras de sus labios comenzabana estirarse en una sonrisa.

"Estoybien amante de Cebras. ¿Te has recuperado?" pregunté sentandome a su lado.

"Casi."Se inclinó y comenzo a besarme. Una vez mas, mi corazon comenzo a agitarse. Misbrazos se pasaron por su cuello y no oquueria dejarle ir jamas, peroeventualmente le senti apartarse.

"Horade dormir para el humano." Anuncio.

"Nose si me podre dormir aun, estoy un tanto acelerada, gracias a ti." Él selevanto y descorrio las sabanas. Se veia tan comoda. "¿Te quedarasconmigo?" pregunté.

Eldijo sonriendo "Por supuesto." Me meti debajo de las sabanas y el lasajustó alrededor de mi antes de recostarse.

"Casime olvido de preguntaar, ¿Por que Emmett estaba tan loco por la pastadental?" le senti sacudirse con la risa por mi pregunta.

"Aparentemente,Emmett se esta metiendo bastante en lo del embarazo. Tiene 'antojos' pero enlugar de comer comida, tiene antojos de oler ciertas cosas y ahora era la pastadental."

Comencea reirme "Eso explica lo del pan de ajo
"

"DuermeBella, se esta haciendo tarde." Cerre mis ojos y él comenzo a tararear micancion favorita.


Bella POV

Melevanté un poco mas tarde, incapaz de estar cómoda. Mientras me revolvía y medaba vueltas me di cuenta de que Edward se había ido. Me senté en la cama y lellamé suavemente "¿Edward?"

Unsegundo después la puerta de su habitación se abrió. Se estaba riendo de algocuando llegó a mi lado. "Lo siento Bella, ¿Te hemos despertado?"

"No.No puedo acomodarme con este estúpido vientre y ahora estoy desvelada. ¿Que eslo gracioso?" me incliné hacia adelante mientras trataba de estirar miespalda.

"Nada,te lo contaré en la mañana, vuelve a dormir." escuché risas provenientesde abajo. Ahora me había picado la curiosidad y ya no estaba cansada.

"Puedesdecírmelo, no puedo dormirme ahora." comencé a salir de la cama y medirigía hacia la puerta.

Edwardme tomó la mano "Emmett esta teniendo mas de sus 'antojos' eso es todo.Sacó aquel pedazo de pan de ajo de la bolsa de basura hace una hora. Ahorainsiste en que necesita mantequilla de maní pero como nadie come comida y notiene auto para manejar. Vamos a ver que esta tramando."

 

Mientrasbajábamos las escaleras, pude ver a Jasper y a Alice riendo mientras Emmetttrataba de convencer a alguien para ir a la tienda con el en busca demantequilla de maní. Rosalie me miró y rodó sus ojos. "¡Ha perdido supequeña mente!" entonces se volvió a Emmett "Mira lo que hiciste,despertaste a Bella con tanto alboroto."

"Bella,tu sabes como hacer compras en una tienda y tienes auto. ¿Me irías a buscarmantequilla de maní, por favor?" Edward le interrumpió "Bella no va air a ningún lado a las dos de la madrugada Emmett ¿estas loco?"

"Peronecesito mantequilla de maní..."

Repentinamente,de la nada, tuve un antojo. "¿Edward? ¿Sabes suena bien ahorapara tu pobre y no realmente embarazada novia? ¡Donas, donas rellenas!"comencé a saltar de solo pensar en ellas. "¿Cuanto me amas?" lepregunté mientras le miraba cariñosamente.

"Nolo dices en serio ¿verdad?" ¿Donde voy a encontrar donas? ¡Es la mitad dela noche!" lanzó sus manos al aire en frustración.

"Tieneque haber alguna cafetería abierta, oh, oh hay un Seven Eleven al lado de lagasolinera. Apuesto a que ahí tienen donas. Y si llevas a Emmett, podríaconseguirse mantequilla de maní. oh ¿por favor Edward? No es por mi...elpequeño Eddie quiere donas. ¿Lo harías por nuestro bebe imaginario?"Estaba colgada del cuello de su camisa, rogándole. Emmett tomó las llaves deEdward. "Estaré en el auto Edward."

"Nuncadije que iba a ir."

"Cederás.Harías cualquier cosa por Bella y lo sabes." Sonriendo de oreja a orejacorrió hacia el garaje.

Rodandosus ojos, Edward se volteó hacia mí y preguntó "¿Que es exactamente lo quetengo que traer?"

"Donas.Donas rellenas, si hay. Si no hay supongo que cualquiera con azúcar servirá, amenos que veas otro local abierto y puedas fijarte si allí tienen donasrellenas también... ¿Ya te dije que te amo?" el puso su mano sobre miboca.

"Tetraeré las donas rellenas ¿esta bien? Solo siéntate y trata de descansar, ¿por favor?"por mi...y el pequeño Eddie." me besó en la frente y se dirigió hacia elgaraje con Emmett.

Rosaliese reía sobre mi fijación por las donas, mientras que Alice y Jasper estabanacurrucados alrededor de la computadora, sin duda mirando las apuestas de Ebay.Alice me miró y sonrió. "Bella, toma esto." Me alcanzo su teléfonocelular y repentinamente grité. "¡Aderezo de manzana!"

Toméel teléfono y comencé a llamar a Edward.

Mecontestó un enfadado Edward. "Hola Alice ¿Que pasa ahora?"

"Nosoy Alice, soy yo."

Elsuspiró. "Hola Bella, dime que ya no quieres las donas."

"No,aun quiero las donas. Esperaba que pudieras buscarme algo mas..."

Elenfadado Edward estaba de vuelta. "¿Ahora que? Emmett detente. Quiere quele llevemos algo mas...No lo se, no me lo ha dicho. Quédate en silencio paraque pueda oír. Lo siento Bella, ¿Que puedo traerte?"

"Aderezode manzana. Simple aderezo de manzana, sin canela, sin pulpa, solo simpleaderezo de manzana. De Mott's si encuentras...si no de lo que sea." Mesorprendía cuan excitada me comportaba al pensar en el aderezo de manzana ycuan rápido estaba hablando.

Estavez Edward estaba confundido "¿Y podré encontrar ese aderezo en SevenEleven?"

"Esoespero..."

Edwardpaciente "¿Hay algo mas que quieras?"

"Nop,¡eso es todo! ¡Gracias!" cerré el teléfono y miré a Alice quien trataba deno reírse.

 

"Quizásquieras quedarte con el Bella..."

Mesenté en el sofá y comencé a cambiar los canales. Nada más que informeciales alas 2 a.m. Entonces lo vi, la demostración del asador de George Foreman yestaban haciendo las hamburguesas más jugosas que jamás había visto. Teníanqueso, cebolla y tomate. Con el teléfono aun en mi mano marque el numero yJasper se rió. "Esto será interesante..."

"¡HolaBella! Soy Emmett. Edward me lanzó el teléfono en cuanto sonó. ¿Que quieresahora?"

"¡Unahamburguesa con queso! con tomate y cebolla. ¿No suena bien?" Le alcé lospulgares a Rosalie mientras me miraba al teléfono. Ella sacudió su cabeza yvolvió a su revista.

"Edward,quiere una hamburguesa con queso...Hey no me grites a mi. ¡Es tu novia!...Nose, se lo preguntaré. Bella, déjame citar a Edward para esto, quiere saber'¿donde, en el nombre de Dios vamos a conseguir hamburguesa con queso a estahora?"

"¿Estarealmente enojado Emmett?"

"Enojadono, súper enfadado es probablemente mas correcto."

Sinadvertencia, rompí en llanto. Pudo haber sido la falta de sueño, pudieron habersido las imaginarias hormonas del embarazo, pero comencé a llorar, y mucho.

Alicecorrió hacia mí y tomó el teléfono. "¿Emmett? ¿Que le dijo Edward? ¡Estallorando! ¡No me importa! ponlo al teléfono. Edward Cullen, hiciste llorar aBella. ¿Ahora te sientes bien? Todo lo que pidió fueron unas donas, aderezo demanzana y ahora una hamburguesa con queso. ¿Es tan difícil para ti? No, nopuedes hablar con ella. ¿Por que no? El estrés no es bueno para el pequeñoEddie...bien, se lo preguntare." Ella me limpió las lágrimas y dijo"Edward quiere hablar contigo."

Aunllorisqueando, tomé el teléfono "¿Hola?"

"Bella,lamento haberte echo llorar. ¿Estas bien? No estoy enojado contigo. Quieromatar a Emmett, pero no estoy enojado contigo ¿esta bien?" Podía notar lapreocupación en su voz.

"Ok."murmuré.

"Estarépronto en casa. Acabamos de llegar al Seven Eleven. Veré su puedo cazar esahamburguesa de queso también. Emmett ¿cuanta mantequilla de maní necesitas?¡Devuelve todo eso! Te amo Bella."

"¡Yotambién te amo! Apúrate, el pequeño Eddie tiene mucha hambre." Jasper hizotodo lo posible por calmar mis emociones cuando colgué el teléfono.

Volvía mirar los infomerciales, Alice y Jasper continuaron con su monitoreo de Ebayy Rosalie ojeaba su revista mientras esperaba a que volvieran de la tienda.Diez minutos después vi a Rosalie correr hacia la puerta, y supe que ya habíanvuelto. Salté del sofá y los encontré en la puerta.

Emmettentró primero con una bolsa marrón de papel llena de las compras y fue hacia lacocina. Dejó la bolsa sobre la mesada y la revolvió hasta que encontró lamantequilla de maní. La abrió y la dejó sobre la encimera y casi enterró sunariz en el pote.

Rosaliegritó "No te pongas eso Emmett, ¡olerás a maní todo el día! ¿Que tesucede? ¿Acaso esos ganchos te están cortando el oxigeno de tu cerebro?"Ahora estaba revolviendo la mantequilla de maní con una cuchara para liberar elaroma. "Es que huele tan bien Rose... ¿No quieres olerlo?"

"Puedoolerlo desde aquí. ¡Esta apestando toda la cocina! ¿Que mas compraste?¿Bananas? ¿Azúcar impalpable? ¿Y que es esto? ¡Atún!" Rosalie miraba en labolsa, asqueada. Emmett comenzó a abrir las cosas y a respirar profundamente.

 

Aparte de todo eso, fui golpeada por el aroma más delicioso...una caliente ygrasosa hamburguesa de queso. Me volteé para ver de donde provenía aqueldelicioso aroma y vi a Edward, sonriendo, sosteniendo una pequeña caja en sumano y en la otra una pequeña bolsa marrón. Corrí hacia él y cubrí su rostrocon besos.

"¡GraciasEdward! ¡Eres el mejor padre de mi falso bebe!" Robé la hamburguesa de sumano.

Elme miró como si estuviera un tanto chiflada. "Ahora nos sentimos mejor¿verdad?"

"¡Si!¿Encontraste las donas rellenas?" le saque la bolsa de la mano y encontréuna caja de 12 donas rellenas, y dos tarros grandes de simple aderezo demanzana de Mott's. "Eres el mejor Edward." comencé a comer lahamburguesa y estaba deliciosa, el queso estaba caliente, y tenia la cantidadjusta de grasa. Una hamburguesa, 3 donas y un bol de aderezo de ensaladadespués, me levante de la mesada de la cocina y camine pesadamente hacia elsofá.

"¡Nosabia que alguien tan pequeño podía comer tanto! ¿Te sientes bien?" Edwardme preguntaba mientras se acercaba al sofá.

"Malno, solo tengo sueño. Y yo no me lo comí, fue el pequeño Eddie...creo que teniamucha hambre." Cuando bostecé, Edward me alzó en sus brazos. "Saludaa todos."

Murmuré"Buenas noches a todos." un coro de buenas noches vino de diferentesdirecciones.

Edwardme trajo arriba y me dejó en la cama. Traté por mucho tiempo de acomodarme,pero era imposible. Traté con almohadas extras, de espalda, nada funcionaba.Entonces recordé que el único lugar en el que había estado cómoda en todo eldía había sido en el sofá cuando Edward me sostuvo. Me senté y tiré de su mano."¿Volverías a acomodarme en el sofá? Ahí dormí bien antes." Sin unapalabra, se levantó y se sentó en el sofá, extendió sus brazos y me dejóacurrucar en su regazo y ponerme cómoda.

"Lamentoser tan molesta Edward. ¿Estarás terriblemente incomodo conmigo, en el sofátoda la noche?" Mi cabeza estaba apoyada en su hombro y mis ojos secerraban lentamente.

"Bella,no hay lugar en el mundo en que prefiera estar. Duérmete pequeña mama. Tedespertaré en la mañana." Le sentí besarme y entonces me dormí.


Bella POV

El miércoles pasó sin inconvenientes. Dejé a Edward en elinstituto a tiempo por haberme traído las donas en la mitad de la noche. Ungran número de chicas en la escuela comenzaron a quejarse sobre lo incómodosque eran los vientres y se desquitaban con sus compañeros de proyecto o susnovios. Hubo numerosas peleas y lágrimas derramada en los pasillos delinstituto de Forks.

Emmett obviamente se había puesto su remera de 'Sexy ydemostrándolo' y había sido enviado a su casa por violar el reglamento sobreobscenidad. Trató de discutir la artística forma de la mujer con el director,pero su discusión terminó en oídos sordos y le enviaron a recoger sus cosas.Sospeché que lo había echo a propósito para poder ir a oler mas mantequilla demaní y fijarse su jeep en Ebay.

Al final de día, las clases de los dos últimos años fueronllamados al gimnasio para una reunión. El señor Anderson anunció que mañanatendríamos que mirar un video sobre el nacimiento de los bebes para prepararnospara la llegada de nuestras pequeñas alegrías el viernes. Una mezcla desilbidos y quejas llenaron el gimnasio. También nos informó que nos darían elsexo del bebe el viernes, lo cual lo sabíamos gracias a Alice y a su don.

 

Mientras caminamos hacia mi casillero Edward me avisó que se ibade caza con Emmett y Jasper. "Iremos de caza esta tarde." Viendo elpuchero en mi rostro, añadió "Te prometo que volveré para cuando Charlieeste roncando."

"Estas tratando de saltarte tus tareas de padre¿verdad?" Pregunté sospechando.

"Por supuesto que no Bella. Nunca esquivaría mis tareas depadre. En mi ausencia he encontrado un asistente bastante capacitado..."Por sobre su hombro vi a Alice saltando.

"Ustedes váyanse de caza, yo cuidaré de Bella y del pequeñoEddie por ti." Alice le dio a Jasper un abrazo antes de dirigirse al Volvocon Rosalie.

Los brazos de Edward estaban envolviendo mi gigante vientre."Te extrañaré. Compórtate mientras no este, por favor."

Me paré de puntitas de pie y le besé. "¿Acaso no me comportosiempre que te vas? Es cuando estas aquí que parezco tener problemas." Esole hizo reír. "Te amo Bella." Corrió hacia su auto. Le vi salirrápidamente del estacionamiento y suspiré.

"No te preocupes Bella, volverá pronto. ¡Vamos a ver aCharlie!" Alice y Charlie se llevaban bastante bien y de seguro queríacontarle todo sobre cuando engañaron a Carlisle y como su auto terminó en Ebay.

Alice y yo pasamos el resto de la tarde terminando los deberes yhaciendo la cena para Charlie. Como había pensado, Alice le contó todo sobrecuando le dijeron a Carlisle que estaba embarazada -excepto las partes devampiros. También me hizo modelar las nuevas prendas de maternidad que habíamoscomprado en nuestro viaje de compras. Cuando la cena se terminó, Charlie se fuea mirar en canal de deportes y Alice me ayudo a terminar con la vajilla.Mientras guardábamos el último, tenía una extraña sonrisa en su rostro.

"¡Acabo de tener una brillante idea! necesitamos tucomputadora, vamos a tu habitación. Charlie, estaremos arriba si nosnecesitas." tomó mi mano y me llevó escaleras arriba.

"¿Cual es tu gran idea, Alice?" pregunté mientrasencendía mi computadora.

"Bueno, Emmett sigue apostando en mi auto solo paramolestarme así que quiero vengarme y tu puedes ayudarme. Vamos a hacerte unacuenta en Ebay y quiero que comiences a apostar a su jeep. Tiene el teléfonocon el todo el tiempo y ha puesto una alarma si alguien sube la apuesta así queeso va a molestarle bastante mientras esta de caza."

"¡Eso es buenísimo Alice, estoy dentro!" La parte masdivertida era que sabia que, al volver loco a Emmett, tendría un efecto encadena, y pronto volvería locos a Edward y a Emmett también. Entonces, habíauna gran chance de que se enojaran entre ellos y volvieran a casa antes.

"Ahora tenemos que pensar un bueno nombre de usuario, algobueno, pero algo que no pueda descubrir... ¿que tal sangrecaliente1?"

"No, no...demasiado obvio. OOOHHH Ya se. Es perfecto..."Escribí quierotujeep. "Ahora cada vez que tenga el alerta de la apuestadirá 'Su oferta ha sido superada por quierotujeeep eso lo volverá loco."Terminé de llenar las preguntas de la cuenta y fui hacia el golpe final. Había14 apuestas en el jeep y HombremusculosoE tenía la apuesta más alta por15,987.14.

"Haz una apuesta Bella. Bastante alta, como 19,000 ¡Va a ponersecomo loco!" su risa llenó la habitación.

 

"Pero Alice ¿Que hago si termino siendo el que mas ha apostado? Notengo esa cantidad de dinero." Repentinamente este plan no sonaba tandivertido.

"Bella, tu y yo sabemos que Carlisle va a apostar a ultimomomento, ganar la subasta y hacer que Emmett pague para tener su auto devuelta. Solo estamos ayudando a Carlisle. ¡Vamos Bella sera divertido!"

"Empecemos mas bajo para que podamos molestarle varias veces."Estaba temblando con la risa y se me dificultaba escribir en el teclado. "Ok,apostare 16,666. Aceptar apuesta
listo. ¿Cuánto tiempo le tomara recibir elalerta?" pregunté con gran anticipación.

"No estoy segura. Oh, mejor que llamemos a Rosalie para hacerlesaber lo que estamos haciendo por si Emmett le llama, para que no le ayude."Abrió su teléfono. "Rosalie, Bella y yo estamos molestando a Emmett con lasubasta de Ebay y -oh acaba de recibir el alerta, va a llamarte en cualquiersegundo. No le ayudes. Ese es él
Ok te dejo. ¡Gracias!" y colgó el teléfonorápidamente.

"Quiere apostar 17,098.32 y no puede conectarse desde donde esta,así que esta llamando a Rosalie para que lo haga. Ella decidió que lo hará unavez, ese chico es tan convincente con unas cuantas palabras dulces. Refresca lapagina y veamos, sip ahi esta. Démosle unos cuantos minutos para relajarse."Ella me dio una mirada "¿Quieres tomar una ducha ahora? Se que preferirías queEdward te ayude con los ganchos, pero no se si podrán soportar otra noche comola pasada. Dejame hacerlo."

Me quité la remera y en 5 segundos el vientre estaba en el suelo."No le digas a Edward que es tan fácil de hacer. Me divierto cuando le veonervioso." Dije riendo.

"Ese sostén se te ve muy bien Bella. Con razón sus emocionesestaban por el techo ayer por la noche. Pobre de Jasper, casi explota..."añadió con una sonrisa. Me ruboricé mientras me ponía la bata y corría hacia elhall para darme una ducha.

Era increible cuan liviana me sentia sin el vientre. Me lavé bienel pelo, lo enjuagué y dejé que el agua recorriera mi espalda y cuello. Salí dela ducha, me sequé y cepillé los dientes antes de ponerme mi ropa interior. Nohabía razón alguna para vestirme por completo por Alice, me había visto en ropainterior miles de veces en los viajes de compras.

Cuando volví a mi habitación, Alice estaba tirada en la camasacudiéndose de la risa. "¿Qué es lo divertido Alice?" Casi podia hablar, soloapuntaba al monitor de la computadora. Había apostado nuevamente en el jeep deEmmett. Ahora la apuesta estaba en 18,666. "¿Que esta haciendo ahora?"

"Llamó a Rosalie quien decidió que no apostaría mas por el ya quela subasta terminaría mañana. Así que ahora esta corriendo por el bosquetratando de obtener conexión a Internet por su teléfono."

La visión de Emmett corriendo a velocidad vampirica con elteléfono en su mano tratando de tener conexión me hizo caer sobre la silla delescritorio partiéndome de la risa. Refresque la página segura de que nuestraapuesta había sido superada por hombremusculosoE nuevamente, estaba en19,203.21

"Esta vez no esperes Bella, ¡Apuesta ahora!" Mis dedos volaronhacia el teclado y alcé la apuesta a 19,999.99
acepté la apuesta, listo. "ListoAlice, somos el mayor postor, oh espera, acabamos de ser superadas porterminator1 ¡Esta sobre los 20,000!"

Refresqué nuevamente la pagina "HombremusculosoE esta de vuelta enla cima con 21,763.89."

 

Alice estaba nuevamente rugiendo de risa. "Esto es muy divertido.Ya que Rosalie no va a ayudarle, ha decidido pedirselo a Esme y a Carlisle. Hallamado cinco veces pidiéndoles que apuesten, así que Carlisle se enojo y pusosu propia apuesta. Esto es inpagable. Bella
oh Dios...eso es perfecto. Edwardha decidido que si Emmett trata de poner otra apuesta más va a lanzarle elteléfono al lago.

Tuve problemas con mi respiración por que estaba riendo condemasiadas fuerzas. Podía ver a Edward con vapor saliendo de sus orejas tratandode cazar mientras Emmett intentaba obtener señal. Estaba segura de que Jasperestaba dandole un empujoncito a Emmett. Alice tomó su telefono y entonces sonó."Hola Jasper ¿Que tal?" Su voz sonaba tan dulce cuando hablaba con Jasper.

"SHHH Edward no puede oírte ¿verdad? Ok, si, Bella y yo estamosapostando. Oh, ese Edward. Bella, él sospecha de nosotras, rayos. Hazme unfavor Jazz, mantén a Emmett histérico por otros cinco minutos ¿si? graciascariño. ¡Te amo!"

"Hazlo Bella, que sea grande." Ella saltaba en la camaentusiasmando. Mire la pantalla por unos segundos y luego lo hice. Tipié23,999.01
acepté la apuesta. Me volví hacia Alice en busca de novedades. Eracomo mirar un programa de televisión en la radio. Alice me diría que decisionesestaban haciendo los principales jugadores y yo me lo imaginaba como unaextraña película cómica.

"Ha- Edward lanzo su teléfono, Emmett trató de nadar tras de elpero Edward lo lanzo bastante lejos en el lago. No puede encontrarlo. Uh OHdecidió que tomara el teléfono de Edward por la fuerza... ¡Va a llamarnosBella!" mi teléfono sonó. "Es Emmett." Alice pegó un grito.

Yo solo dejé que el teléfono sonara. Finalmente Charlie loatendió. "Bella, es Emmett dice que hay una emergencia en Ebay y que sabes loque significa." A pesar de mi risa me las arreglé para decir "Ok, papa, loatiendo."

"Bella- es Emmett, necesito tu ayuda." Sonaba frenetico.

"¿Que necesitas Emmett? ¿Aun están cazando?" Me hice la tonta.

"Si- escucha necesito que apuestes a mi Jeep por mi. Hay un idiotaque esta superando mis apuestas."

"¿No tienes teléfono, Emmett?" me mordí el labio para evitar reír.Alice enterró su rostro en la almohada.

"Lo tenia hasta que tu estúpido novio lo arrojó al medio del lago.Tiene problemas para controlar su ira, Bella, deberías saberlo
" Escuché defondo una maldición por parte de Edward.

"Te ayudaré Emmett, pero necesito un minuto. ¿Puedes volver allamar?"

"Seguro, ¿Por qué?" Sonaba bastante impaciente.

"Oh, es que estoy sentada aquí en ropa interior y quería terminar devestirme. Lo ultimo que necesito es que Charlie suba y me vea con este corpiñorojo." Alice se cayó de la cama y aterrizó en el suelo. Emmett se quedó ensilencio.

Escuché un gruñido, el cual asumí que era de Edward del otro ladodel teléfono. Entonces el teléfono se cayó al suelo y escuché a Edward gritando"Emmett ¿Qué estas haciendo? ¡Esa que te estas imaginando es Bella y por si lohas olvidado PUEDO VER TUS PENSAMIENTOS y esos son excepcionalmenteinapropiados!"

"¿Hola?" escuché en el teléfono.

"¿Jasper?" Pregunté.

"Hola Bella, ¿Que hiciste esta vez? Edward esta sosteniendo aEmmett de alguna forma extraña por sus muñecas." Sonaba un tanto preocupado.

 

Ahora me sentía mal, no quería que Emmett se metiera en problemas."Quizás mencione algo sobre que estaba en ropa interior
¿Podrías tranquilizara Edward Jasper y decirle que quiero hablar con él?"

"Trataré, esta bastante enojado. Cuando se trata de ti, Bella, susemociones son muy muy fuertes, me di cuenta de ello anoche. ¡Edward!Edward...Bella quiere hablar contigo...déjalo. Ella te explicará todo."

"¿Hola?" Escuché la voz de Edward, sonaba agitado.

"Hola cariño. ¿Que tal va la caza?" traté de sonar casual.

"Iría mucho mejor si alguien dejara de apostar en Ebay. Supongoque no tienes idea de quien sigue apostando al Jeep ¿verdad? Y ya que estamos,¿te importaría explicarme por que mi hermano sigue imaginándote en ropainterior?"

"¿De que color era?" Ahora iba a jugar con él.

"¿De que colo era que cosa?"

"Mi ropa interior."

"Roja... ¿por que?" dijo haciendo una larga pausa.

"¿Qué tal me veia?

"¿Estas loca?"

"No, es una simple pregunta, ¿Como me veia?"

"Bien."

Bueno eso me decepcionaba. "¿Solo bien?"

"Bella...tu...Jasper detente. ¡Procúrate por tus propias emocionespor favor y deja de revisar las mías! Lo siento Bella. ¿Qué decías?"

"Te pregunte si solo me veía bien."

"No, te veías mejor que bien. ¿Podemos discutir esto cuando lleguea casa? Tengo que sacar a golpes tu imagen de la cabeza de Emmett." Se estabaenojando de senrio.

"No lastimes a Emmett, es mi culpa. Solo lo usé para enviarte unapequeña imagen. Ya que fuiste tan gallina hoy para no ayudarme con el vientre,quería que vieras lo que te estabas perdiendo. Dile a Emmett que le haré unagran apuesta y te veré PRONTO. ¡Te amo!" colgué el teléfono e hice unareverencia a Alice quien me estaba aplaudiendo.

Alice se pudo de pie y busco en vientre. Ven Bella, vamos aarreglarte. Edward estará aqui pronto. Han temrinado de cazar y viene paraaqui. Realmente no le gusta estar lejos de ti, especialmente después de lo queacaba de ver." Escuché el último broche cerrarse mientras terminaba de hablar.Me puse una remera encima y estaba vestida al poco tiempo.

"Me diverti hoy, Bella. Trata de dormir un poco." Me dio un fuerteabrazo y la acompañé abajo. "Buenas noches Charlie, me voy."

"¿Necesitas que te lleve Alice? No tienes auto." Charlie selevantó para buscar sus llaves.

"No Charlie, estoy bien. Rosalie me dejo el Volvo, ¿ves?" Abrió lapuerta y en la calzada de la casa estaba el Volvo de Edward. Mi corazón comenzóa acelerarse por que sabía que eso significaba que Edward estaba en mihabitación ahora mismo. Le di a Alice un rápido abrazo y ella susurró. "Quetengas una buena noche
no te preocupes, no esta enojado." Mientras salia por lapuerta.

"Te veo mañana Alice." Grité mientras cerraba la puerta.

"¿Tuvieron una linda tarde de chicas?" preguntó Charlie mientrascambiaba de canales.

"¡Si!"

"¿Acaso quiero saber de que se trata esa emergencia de Ebay por laque Emmett sonaba tan preocupado?" Me miró levantando sus cejas.

"Bueno, ha estado apostándole al auto de Alice, así que queríamosvengarnos, eso es todo
" afortunadamente, debió de encontrar el partido quebuscaba por que su atención se centro en el juego y supe que las preguntas sehabía terminado por ahora.

"Voy a terminar mis deberes y me iré a dormir. Buenas nochespapa."

 

"Buenas noches Bella."

Subi las escaleras hacia mi habitacion y abri la puerta. Edwardestaba sentada en mi mecedora extendiendo sus brazos hacia mí. Salté sobre suregazo y le abracé fuertemente. "Edward, volviste."

"Obvio que si, ¿Acaso no fue era la razón principal por la quedecidiste ayudar a Alice con su plan, para que me molestara y volviera antes?"preguntó mientras gentilmente acariciaba mi cabello.

"No tengo la menor idea de lo que estas diciendo Edward. Me sientoofendida." Traté de hacerme la tonta, pero ni bien mis ojos se encontraron conlos de él comencé a reír tontamente, delatándome.

"Podrías haberme pedido que viniera a casa simplemente, realmenteme es difícil decirte que no, Bella." Susurró mientras besaba mi mejilla.

"Cierto, pero esto fue mas divertido. ¿Emmett supo que fuimosnosotras?" pregunté mientras saltaba emocionada.

"Nop."

"¡Excelente!" Estaba feliz de haber engañado a Emmett, peroentonces comencé a sentirme culpable por haber interrumpido su viaje de caza.

"¿Al menos pudieron cazar algo antes de que comenzaramos amolestarles?" Si decía que no, sabia que eso significaría que tendría que irsenuevamente de cacería.

"Si, pudimos. No te preocupes. No voy a irme por un buen tiempo."Sabia exactamente por que se lo había preguntado. Me levantó de su regazo y mecargó hasta la cama. Con una mano descorrió las sabanas y me recostó. Sentí lastelas envolviéndome firmemente alrededor de los hombros mientras se acomodaba ami lado.

"Necesitas dormir, Bella, se esta haciendo tarde." Senti sus manosmasajeando mi espalda la cual dolia constantemente. Entonces me di cuenta deque no habiamos terminado nuestra conversacion. De di vuelta para enfrentarle.

"Entonces, nunca respondiste a mi pregunta. ¿Cómo me veía en lamente de Emmett?" traté con mucho esfuerzo de mantener mi rostro firme.

"Te...veias bien." Se veia lindo cuando estaba incomodo.

"Ya lo dijiste antes. ¿Solo bien?" Edward rodó sus ojos por quesabia que seguiría presionándole.

"Bella, vi una imagen de ti, en ropa interior roja, en la cabezade mi hermano. ¿Cómo se supone que debo responder? La mente de Emmettinmediatamente va al retrete, lo sabes. Así que se que cualquier imagen quebailaba por su mente estaba a kilómetros de lo que de seguro te veías." Estabamirando el techo, evitando hacer contacto visual conmigo.

"¿Como puedes estar tan seguro?" me senté en la cama,enfrentándole y juguetonamente le pregunté "¿Quieres que termine con elmisterio y te muestre?" Quise quitarme las sabanas de encima e inmediatamentesentí dos frías manos atrapando las mías.

"Bella, subestimas mi autocontrol." Dijo frunciendo su ceño.

"Edward, subestimas mis poderes de persuacion."

Me incliné y lo besé. Sus fríos labios tocaron los míos y caí enmi almohada. Enredé mis brazos por su cuello y traté de retenerlo con todas misfuerzas. Pero obviamente, rompió el beso y sonrió.

"Nunca te volvere a subestimar Bella. Ahora trata de dormir. Nohas dormido por las noches en los últimos días y creo que eso te esta haciendoun poco
tonta."

Mis ojos se sintieron pesadas y creí que no avía forma demantenerlos abiertos por otro segundo para discutir y entonces me golpeó."¡Tacos!" le grité a Edward en la cara. La imagen de un delicioso taco consalsa y tomate bailaba por mi cabeza y no se iba.

 

"¿Cuánto me amas Edward?" pregunte con voz melosa. "¿Cuanto amas anuestro hambriento bebe ficticio?"

Su rostro estaba serio. "¡No hablas enserio! Es tarde, y tus ojosestaban a punto de cerrarse, ¡estabas casi dormida!" no podía creer que iba apedirle comida nuevamente, por segunda noche.

Traté de hacer que la imagen del taco se fuera, pero no podía.Veía el queso derretido cayendo por un costado y la lechuga y se me hacia aguala boca. Hasta podia oler el taco. "Por favor, por favor, por favorEdward...por favor. Necesito un taco. El bebe quiere un taco... ¿por favor?" medi cuenta, nuevamente, de que me estaba agarrando de su camisa mientras lerogaba.

Silenciosamente, se levantó de la cama y caminó hacia la silladonde tenia su abrigo. Revolvió debajo de su campera y encontró una pequeñabolsa que trajo a la cama.

"¿Qué es eso?" pregunté.

El se rió. "Alice me lo dijo esta tarde, cuando volviera para aquípor la noche no seria mala idea traer un par de tacos, eso me salvaría un viajemas tarde." Se rió para si mismo. "¡Creo que es bueno que lo haya echo!"

No le estaba escuchando. Abrí la bolsa rápidamente y engullí elprimer taco. Sabia delicioso, justo como lo imaginaba. Edward me mirabaincredulo mientras tomaba el segudno taco.

"Uno para mi y el otro para el bebe, Edward. Deja de mirarme asi.¿Que, crees que me veo gorda?" y nuevamente, de la nada el aguacero comenzó.Mientras lloraba, continue masticando el taco.

"Edward trató de hacerme sentir mejor. "No Bella, por supuesto queno estas gorda. Es solo que no se como puedes comer tanto
"

"¿Ahora soy un cerdo Edward? ¿Un gordo cerdo?" las lagrimascontinuaban cayendo.

"No, no dije eso
solo quise decir
que tienes mucha
hambre." Pensócuidadosamente cada palabra antes de decirla.

"Bueno, estoy comiendo por DOS, Edward. Alguien tiene quealimentar al bebe, y ahora mismo soy la única que puede hacerlo, lo siento simis hábitos de alimentación te disgustan, si te disgusto, pero así son lascosas."

Lancé lo que quedaba del taco a la bolsa y la lancé a la otrapunta de la habitación.

Edward habló lentamente, "Bella, ¿Que acaba de ocurrir?"

Las lagrimas habían terminado, mi estomago estaba lleno ycontento, y finalmente estaba lista para ir a dormir. Me acomodé debajo de lassabanas y dije. "Hormonas..."

El cuidadosamente se recostó a mi lado y lo ultimo que recuerdofue el sonido de mi nana.

Bella POV

Otra espantosa noche sin dormir. Otro torturante día más de clasescon este enorme vientre. El jueves comenzaba a reemplazar a los lunes como mipeor día de esta semana. Casi podía mantener mis ojos abiertos en las primerasclases de la mañana. El dolor de la parte inferior de mi espalda había viajadohacia mi cuello. Edward trató de ayudar al masajear los nudos antes de ir alinstituto, pero nada parecía servir. Estaba contando los minutos para que seterminara el embarazo.

En todas las clases, los estudiantes cotilleaban sobre el video denacimiento que tendríamos que mirar. Algunos estaban entusiasmados, otrosasustados y otros se descomponían de solo pensarlo. Yo simplemente esperabaencontrar un asiento cómodo para dormir con mi cabeza en el hombro de Edwardsin que nadie lo notara. En una desesperación por comer algo, entré a lacafetería en busca del almuerzo.

 

Fui hacia la mesa donde los Cullen se sentaban para dejar mislibros allí antes de ir por comida. Por tercer día consecutivo, Alice escogiómi almuerzo. Esta vez traía una ensalada nada apetitosa, con lechuga en lugarde espinada y estaba adornada con huevo hervido y tofu. Rompió en una charlasobre los beneficios del tofu para la salud, a lo cual hice oídos sordos. Notenía la energía suficiente como para esconder mi disgusto. Miré la comida conmi labio fruncido, y luego a Alice antes de marchar hacia la línea de almuerzo.Mientras caminaba, los chicos estallaron en risas una vez más.

Habiendo tomado las opciones menos saludables posibles, volví a lamesa con una bandeja con barras de caramelo, nachos (aparentemente seguía conmi antojo de comida mexicana) y una gran malteada de chocolate. Alice sacudiósu cabeza en señal de desaprobación. "Bella, ¿Estas segura de que quieres comertodo eso? No es muy saludable. ¿Y toda esa azúcar?"

No le dije una palabra. Sin quitar mis ojos de ella, tomé a ciegasla barra de caramelo, la abrí y desafiantemente le di un buen mordisco. Esperéque dijera algo, pero simplemente me sonrió.

Gruñidos, suspiros y un simple 'si' llegaron a mis oídos.Aparentemente Edward había ganado 'la apuesta de Bella del día' la cual parecíaser sobre mi y mi habilidad, o falta de pasar el almuerzo sin comer lashorrendas selecciones de Alice. Todos sus hermanos le entregaron el dinero aregañadientes. Emmett murmuraba algo como que 'era injusto'. Edward parecíabastante orgulloso de si mismo mientras guardaba el dinero en su bolsillo,riendo. "¡Aposté que ibas a revelarte!"

Sus ojos se encontraron con los míos y vio que le miraba con unaexpresión de enojo. Su expresión se torno en una de confusión "¿Qué Bella?" yocontinué dándole aquella mirada asesina, pero no lo estaba entendiendo.

Aun sin hablar, apoyé mi codo en la mesa y extendí mi mano haciael, con la palma hacia arriba. El se quedo unos instantes mirándola, tratandode entender que quería.

"¿Quieres el dinero? Pero Bella, lo gane legal y limpiamente. Noseas absurda."

"Primero, no estoy siendo absurda. Segundo, decidí que si voy aser el centro de sus apuestas, quiero un porcentaje. ¡Así que dame mi parteEdward!"

"¡Bien dicho!" Emmett comenzó a aplaudir. "¡Cállate Emmett!" Rosaliey yo dijimos al unísono.

Tomé la porción de mantequilla de maní de mi bandeja y la arrojépor el hombro de Emmett con mi otra mano. El olor de la mantequilla golpeó susensitiva nariz mientras pasaba por su lado. Se dio vuelta tan rápido paraperseguirla, que sus piernas se atoraron debajo de la mesa y cayó al suelo,casi llevando a Rosalie con él. "Rosalie
¡no me mates! Lo siento. ¿a dondevas?"

Rosalie le miraba furiosa. "al laboratorio decomputadoras...necesito conectarme."Se dio vuelta sobre sus talones y estabafuera de la puerta, con Emmett no muy lejos de ella, rogándole que dejara a suJeep en paz.

Jasper y Edward estaba riéndose de los dos mientras salían de lacafetería. Yo no había movido ni un músculo, mi mano aun seguía extendida y mimandíbula apretada. Cuando Edward volvió a mirar en mi dirección, se dio cuentade que no me iba a rendir así que sacó los billetes y me dio la mitad. "¿Quevas a comprar con tus ganancias?" preguntó sarcásticamente.

"No lo se
quizás un corpiño con estampado de leopardo y unasbragas a juego
quien sabe, si continúan apostando, quizás tenga suficientedinero como para hacer mi colección de ropa interior de la jungla, cebras,leopardos, tigres, piel de serpiente
" le lancé. El rostro de Edward se puso enblanco, Jasper ahogo un gritito y Alice tapo su boca para contener una risa.Edward miró a Jasper y entonces él comenzó a abanicarse- "Necesito salir deaquí, Alice
sobrecarga emocional ahora mismo con estos dos
" el tomó a Alice dela mano y se fueron de la cafetería.

 

Edward y yo nos miramos por lo que pareció una eternidad. Merehusé a romper su mirada y sus ojos dorados atravesándome el alma. Edward seinclinó hacia mi, "Bella..." conocía ese tono, estaba tratando de suavizarme.El se rehusaba a romper el contacto visual.

"¿Si, Edward?" pregunté arrogantemente, aun mirando a sus hermososojos.

"¿Por qué sigues haciendo que mi hermano te imagine en ropainterior?"

"Por que te ves lindo cuando te enfadas." No pude contener más lasonrisa. El deslumbramiento funcionaba. El solo sacudió su cabeza, incrédulo.Sentí que el mal humor que me había acompañado la mayor parte del día se estabayendo. El azúcar había ganado.

"Vamos, no queremos llegar tarde a esa maravillosa película sobreel milagro de la vida. Vamos a buscar buenos asientos para que pueda echarmeuna siesta." Caminé alrededor de la mesa y le besé en la mejilla. El saltó y metomó en sus brazos.

"¿La Bella feliz esta de vuelta?" preguntó con una enorme sonrisaen su rostro.

"Si. Aparentemente no puede resistirse a un hermoso vampiro
y teha extrañado." Me paré en la punta de mis pies y le di un beso. El tomó mi manoen la suya y nos dirigimos al gimnasio.

La gente estaba reunida afuera de las puertas del gimnasio. Eltimbre sonó y el señor Anderson abrió las puertas al instante. "Muy bien, elplan es el siguiente. Quiero que ustedes y sus compañeros encuentre un asientojuntos. Tendremos una demostración y luego la película. En silencio, vallan enbusca de asientos." El se apartó de la puerta y nosotros comenzamos a llenar elgimnasio.

Las gradas habían sido apartadas del medio. Por el piso habíapequeñas colchonetas que se parecían a las que se usan en las clases de yoga.Le di un apretón nervioso a la mano de Edward. Por el rabillo del ojo vi aAlice, sonriendo y apuntando una colchoneta vacía cerca del resto de losCullen. Nos sentamos y esperamos a que el señor Anderson comenzara.

"Ahora han estado embarazados por los últimos 3 días. Hoy veremosun video sobre los nacimientos para prepararlos para la llegada de los bebesmañana." Una mujer con cabello castaño rizado camino hacia el podio, junto alseñor Anderson. "Antes de que una mujer de a luz, ella y su pareja van a clasesde pre-parto juntos para ayudarles en la experiencia de dar a luz. Tenemos a laseñorita Winters aquí con nosotros para darles una pequeña introducción de estecurso, seguida por mi video. Señorita Winters
"

La señorita Winters dio una larga explicación de los cambios quesuceden en el cuerpo de una mujer mientras esta embarazada. La mayoría de laschicas y chicos tenían su rostro contorsionado en una expresión de horror y lasbocas abiertas para cuando termino. Con la mayoría de la clase en estado deshock, entonces comenzó con la demostración de la 'tecnica de respiración' quelas mujeres usan cuando dan a luz. Pronto, toda la clase estaba jadeando comoun perro en verano.

 

Emmett estaba compenetrado con sus 'hee hee' y 'hoo hoo'. Paraalguien que no necesitaba respirar, lo hacia con bastante empeño. Rosalie lomiraba como si quisiera botarlo mientras estaba sentada detrás de él,masajeándole la espada para 'apoyar a la persona', como se suponía. Ella miróen nuestra dirección y nos hizo una mueca.

Alice trataba de respirar, pero Jasper continuaba susurrándolealgo al oído así que sus 'hee hee' sonaban más a una risita tonta con sumusical voz. Se veía tan pequeña al lado de Jasper quien estaba masajeándole laespalda. Su rostro se volvió hacia mi y ladeó su cabeza hacia Emmett para queno me perdiera el espectáculo que estaba dando.

Mis ojos se encontraron con los de Edward. "Voy a tomar unasiesta. Soy buena en eso de la respiración." No estaba de humos como paraponerme en la ridícula posición de hiperventilar como el resto, así que meaovillé y descansé mi cabeza en las piernas de Edward mientras masajeada miespalda. Sentí su pierna sacudirse mientras se reía. Unos momentos despuésescuché al señor Anderson acercarse y aclarar su garganta "Señorita Swan, ¿porque no esta respirando como el resto?"

Sin levantar ni un centímetro mi cabeza, contesté "No se preocupe,aun respiro señor Anderson. Solo estoy un tanto mareada por todos los hee heesy hoo hoos que hice. También creo que estoy teniendo calambres...aunque esobvio de esperarse si estoy en trabajo de parto ¿verdad?" escuché un bufido yluego el sonido de sus zapatos alejándose.

Edward inclinó su cabeza sobre mi "¿Tratabas de asustar alhombre?"

"Si. ¿Que tal me fue?"

"Los calambres fueron el toque de gracia. El video esta porcomenzar. ¿Quieres verlo?"

"En realidad no. Prefiero que mi almuerzo siga a salvo en miestomago por ahora. Pero dime si alguien va a desmayarse. Quiero verlo."Comencé a reírme ante la imagen.

Treinta minutos después, las luces se encendieron. Mike Newton sehabía desmayado, aterrizando desparramado frente a Jessica. Estaba segura deque estaba sopesando la idea de haberlo escogido como padre de su hijo. Unachica llamada Mari de mi clase de ingles había vomitado en uno de los cestos debasura y una gran cantidad de estudiantes salieron corriendo del gimnasio porque no se sentían bien. Los chicos y las chicas estaban sentados en silenciopara cuando las luces se encendieron.

"Mañana darán a luz señoritas
y señores." Le dio una mirada aEmmett quien se había aclarado su garganta para recordarle al Señor Anderson desu experiencia de dar a luz. "Mañana sortearemos el sexo de sus bebes en lamañana y entregaremos a sus bebes al final del día. Eso es todo. ¡Vuelvan aclases!"

Me senté en el suelo y me sentí como una tortuga atrapada en suespalda. El enorme vientre me hacia perder el balance, lo cual me impedíalevantarme. Finalmente me di vuelta quedando con manos y rodillas en el suelocuando le escuché reír. Mi cabeza se levanto de golpe y vi que Edward se habíalevantado y extendía su mano hacia mi. "Sigue riendo Edward y quizás no veas ala Bella feliz..."

Repentinamente sus ojos se llenaron de entusiasmo. "eso me da unaidea. ¿Quieres salir de aquí? Saltémonos las clases, diremos que estas enfermay vamos a mi casa. ¿Qué dices?"

 

"¡Sabia que había una razón por la cual te amo! Vamos." Sus dedosse entrelazaron con los míos y nos dirigimos hacia la puerta. En lugar dedirigirnos hacia la izquierda, por el largo pasillo hacia nuestros casilleros,casualmente giramos por la derecha y nos dirigimos hacia las puertas dobles.

"¿Ha donde están yendo ustedes dos?" estalló una voz detrás denosotros.

"SSSHHH ¡¡Emmett!! Me voy enferma a casa." Resalté el 'enferma' yle di una mirada. Todos los Cullen estaban con nosotros. "¿Cómo se sienten?¿Alguien más se siente enfermo y necesita ir a casa? Creo recordar que unassubastas de Ebay terminaran pronto..."

"¡mierda! Rose, bebe, ¿Tienes las llaves? ¡Tenemos que irnos!Sabes como esas personas aparecen a apostar al último segundo. Quiero estarlisto para el perdedor de quierotujeep." Emmett abrió la puerta y Rosalie,Jasper y Alice le siguieron corriendo hacia el auto. Alice nos dio un guiñoantes de saltar dentro del auto.

Escuché un gruñido mientras Edward y yo mirábamos el Volvo salirdel estacionamiento. Hicimos un rápido viaje a la enfermería donde Edward lehablo dulcemente a la enfermera para que me dejara el resto del día libre ypartimos hacia la casa de Edward en mi camioneta.

"Gracias por sacarme de allí. No podría soportar otro minuto masen esas incomodas bancas." Le mire mientras manejaba. Sus ojos no seencontraron con los míos, pero aun así me ruboricé.

"No hay problema. Solo trataba de cuidar de la madre de mi bebeficticio." El extendió su mano y palmeó el vientre falso.

"Y te amamos por eso." El besó mi mano, lo cual me dioescalofríos.

Mientras entraba a la calzada de la casa de los Cullen, Edward meadvirtió que el tema de Ebay se saldría un poco de control. "ya sabes cuancompetitivos pueden ser."

"¡Cuento con ello!" mientras me dirigía a la casa golpee la puertae hice lo que era usual en mi, tropecé dentro de la casa. Edward, como siempre,me atajo riendo. "Quizás debamos poner una rampa hasta la puerta ¿me preguntosi eso ayudara?"

mis ojos se achicaron y le di una mirada molesta.

"Edward, eso no fue muy amable." Le reprendió Esme. El sonrióapenado pero ella le dio una mirada maternal.

"Lo siento Bella, eso fue descortés. ¿Me perdonas?" ¿Como iba aestar enfadada con él? Le di un beso en la mejilla. "Si, estas perdonado." Mevolví y camine hacia Esme quien tenía sus brazos extendidos, esperando unabrazo. "¿Cómo estas Bella?"

"Honestamente, estoy lista para dar a luz y sacarme este vientrede encima antes de que rompa algo. No creo que mi espalda vuelva a ser lamisma." Ella dulcemente comenzó a masajear mi espalda mientras me sentaba en elsofá.

Esme miró a Edward y supe que le estaba haciendo alguna preguntaen su cabeza. Edward sonrió y asintió. "Creo que le gustara mucho." Sus ojospasaron a mi rostro lleno de confusión. Una vez más no entendía nada, pero laexpresión en su rostro era tan suave que supe que nada malo ocurriría. Ledevolví la sonrisa y me besó en el cuello. "Voy a ver en que anda Emmett.

Le escuché a Esme decir suavemente. "Chicas, ¿podrían venir uninstante?"

Rosalie y Alice aparecieron segundos después de diferentesdirecciones de la casa. "¿Ya es hora?" preguntó Alice con un dejo de emoción ensu voz.

"Si. Bella, Me preguntaba si no te molestaría entretenerme un pocoesta tarde." Me dio una mirada con su calida sonrisa maternal.

 

"Cualquier cosa por ti, Esme, lo sabes."

"Ok, ve con las chicas que te prepararan." El pánico que sentídebió de notarse en mi rostro por que ella se inclinó hacia mi y dijo "No tepreocupes Bella, estarás bien, lo prometo." Exhale y seguía a Rosalie y a Aliceescaleras arriba.

Me preparaba para una hora de sufrimiento que terminaría con mipelo rizado y maquillaje regado por mi rostro, pero me vi gratamentesorprendida. Solo podía asumir que Esme le había dado instrucciones precisas aAlice para hacerlo menos doloroso. Ella y Rosalie me cepillaron el cabello concuidado y retocaron mi maquillaje. Eso fue todo. Aun me veía como yo misma, nocomo una muñeca Barbie. Alice me paso una camisa negra de maternidad y un parde jeans para que me pusiera.

Mientras me cambiaba, note que Alice y Rosalie estaban vistiendoel mismo conjunto que yo. "¿Acaso me perdí alguna indicación de vestirnosigual?"

Rosalie se rió. "No, Bella. Esme tuvo una grandiosa idea así quebajemos."

En el pie de las escaleras vi a Edward esmerándome con su hermosasonrisa torcida en su rostro. Emmett y Jasper estaban en sus computadoras, sinduda revisando las subastas. Todos ellos tenían camisas negras y jeans también.Ahora estaba completamente confundida.

Caminé hacia Edward "¿Hay un nuevo código de etiqueta en la casa ohubo una barata de camisas negras y jeans esta semana?"

"No, sígueme." Me guió fuera de la puerta de porche con los otrosdetrás de nosotros. En el porche estaban Carlisle y Esme, ella tenía en su manouna brillante cámara. "Necesito tomarles unas fotos antes de que se conviertanen padres mañana." Ahora toda tenia sentida, las mismas prendas, mi cambio delook.

Esme nos guió hacia el pasto y tomó una fotografía de cada una delas parejas. Nos hizo acomodarnos de costado para que pudieran verse losvientres. Fue muy divertido, mis mejillas aun dolían de tanto reír. Emmettseguía actuando frente a la cámara y Esme tuvo que amenazarle con apostar porsu Jeep si no le dejaba tomarle una buena foto para ella.

Cuando termino con las fotos individuales, nos puso a los seisjuntos para una foto grupal. Mientras nos acomodaba se tomo un minuto paraalejarse y admirar su familia. "Que hermosa foto." Le escuché susurrar.

Nos tomamos unas cuantas fotos mas, Emmett recostado en el suelo yCarlisle pretendiendo ayudarle con el parto de bebe mientras que Edward yJasper reían en el fondo. Jasper mantuvo a la pequeña Alice en una mano paraotra foto. Edward y yo caminamos para hacer nuestra foto 'tonta', pero decamino me caí y Edward tuvo que saltar a atajarme. Alice debió de vérselo venirya que Esme había tomado una hermosa foto del incidente. Mientras estabasentada en el suelo tiendo con Edward, el dulcemente se inclino y le dio unbeso al vientre 'click' y luego desato todo su deslumbrante poder sobre mi,haciendo que se me acelerara el pulso y mis mejillas se ruborizaran 'click'.

"Gracias a todos por entretenerme esta tarde. Solo quería unascuantas fotos de mi creciente familia. Tendremos que hacerlo de nuevo cuandolleguen los bebes." Esme y Carlisle entraron a la casa tomados de la mano.

"¿Qué hora es?" preguntó Emmett.

"Tenemos quince minutos antes de que terminen lassubastas...¡rápido!" gritó Jasper. Los cuatro se escurrieron dentro de la casa.Sabia que en su oficina, Carlisle estaba acomodado detrás de su ordenador,listo para subir las apuestas. Edward y yo permanecimos afuera para estar lejosde la insanidad un poco mas.

 

Caminamos hacia el porche y nos sentamos. Edward tenía una miradapeculiar en su rostro. Los últimos días había sentido que había algo que queríapreguntarme. Tenía mis sospechas sobre que era. "¿En que estas pensando,Edward?" mi cabeza gentilmente recostada sobre su hombro.

"Bueno, me preguntaba si extrañarías eso." Dijo en un tono bienbajo.

"¿Si extrañaría que?" no estaba entendiéndole.

"Eso." Y una vez mas apoyo su mano en mi vientre. "Nunca podráshacerlo realmente si estas conmigo, Bella." Su voz estaba quebrada por eldolor.

"Edward, por favor, escuchame." Moví su rostro hacia el mío y lemiré directamente a los ojos para que pudiera creerme. "He pensado en esto, ymucho. Te elijo a ti, ahora y siempre. Eres mi alma gemela. No eres cualquierchico por el que ando enamorada, eres el amor de mi vida. Desde el momento enque te vi, no hubo vuelta atrás. La forma en que me miraste, el sonido de tuvoz, la forma en que dijiste mi nombre y sonó como si nos conociéramos de años,la electricidad entre nosotros, eso nos une en una sola persona."

Mis ojos comenzaron a llenarse de lagrimas. Tenia que hacerleentender. "Podria tener cualqueir experiencia humana que la vida me ofrece,pero si no estas conmigo, nada de eso tiene sentido, estaria siempre vacia pordentro. Podría curar el cáncer, hacer que el mundo estuviera en paz, ser madrede 8 pequeños monstruos y aun así, cada día que viva me arrepentiré de no estarcontigo. Mi corazón esta aquí." Y movi mi mano hacia su pecho. "No puedo serfeliz si esa parte de mi no esta y tu eres parte de mi. ¿Lo entiendes?¿Entiendes ahora?"

Su mano se alzó y me limpió las lágrimas que comenzaban a caer pormi rostro. Me acercó a él y me abrazó fuertemente, como si se aferrara a lavida. "Te amo Bella con todo lo que soy."

"Y también te amo. Para siempre
" me acomodé en su regazo y lebesé con todas mis fuerzas. Sus manos aun me sostenían firmemente contra sucuerpo. Mi cabeza comenzo a dar vueltas, pero no importaba respirar. El rompioel beso por un instante y le di una mirada molesta. Sonriendo, movió su cabezahacia la derecha para que mirase en aquella dirección. Presionado contra elcristal de la ventana estaba Emmett. Sus labios estaban presionados contra elcristal y podía oír el 'MMMMM' del sonido de los besos.

Edward y yo rompimos en risas. "Y realmente Edward, quien necesitahijos biologicos. Tenemos unos cuantos en la familia. Emmett, el chupaventanas, es nuestro pequeño de dos años, Jasper es nuestro súper emocional,alentador de ira pretendido hijo, Alice es nuestra hija adicta a las compras, yRosalie es nuestra adolescente a quien deberíamos encerrar en su habitaciónhasta que tenga veinte para salvarnos de unas cuantas canas. Y tú
eres el chicoque carga con todo el peso del mundo de manera exagerada sobre sus hombros. Ymi trabajo es hacerte feliz, por siempre." Una sonrisa se instaló en superfecto y hermoso rostro,

"De la forma en que yo lo veo, tu eres la que renuncia a mascosas." Le dije con una sonrisa.

Estaba completamente confundido. "Explicame eso, por favor."

Me puse de pie frente a el y comencé a contar con mis dedosmientras hablaba. "Bueno, yo renuncio a la habilidad de poder concebir y otrascuantas experiencias humanas pero tendré otra vida contigo, una eternidad. Tu,por el otro lado, renunciaras a tu privacidad, tu tranquilidad, tu salud, tuhabitación y su perfecto orden, tu estabilidad mental, todo control, cualquierdecisión que tengas que hacer, y básicamente todo gramo de paciencia quetengas, y todo lo que obtienes a cambio es a mi."

 

"Un pequeño precio por pagar, mi amor..." ahora había una nuevafelicidad en el, como si hubiera podido quitarle una parte del peso que cargabaen su espalda. Mis palabras debieron de convencerle realmente y me creyo cuandole dje que no tenia problemas en estar con el por siempre. Esa otra pequeñaparte que siempre se preguntaria si saldria corriendo permanecia en silencio.

Escuchamos gritos dentro de la casa. "¿Ya han pasado los quinceminutos?" no podía esperar para ver que sucedía con todo lo de las subastas deEbay. "¿Cómo le fue a Carlisle? Pude ver que recolectaba informacion de lamente de los demas.

"Tendras que esperar a verlo con el resto." Se levantó y me tomóen sus brazos para cargarme dentro de la casa.


Bella POV

El interior de la casa de los Cullen era un barullo. Alice y Jasper estaban en una fuerte discusión, muy impropia de ellos, nunca les vi pelear de enserio antes. Emmett caminaba de un lado al otro como un animal enjaulado, listo para atacar. No vi a Rosalie, pero escuché una fuerte sacudida de una puerta en el piso de arriba, así que asumí que era ella. Edward me sostenía fuertemente, no queriendo dejarme en medio del caos.

Edward susurró a mi oído. "Vamos a buscar a Carlisle para ver que sucedió." Aunque no tenía un auto en la línea, comencé a sentirme nerviosa por la situación. Edward golpeó la puerta de Carlisle.

"Entra Edward, y tu también Bella." Aun en los brazos de Edward, entramos en la oficina. Carlisle se vio un poco sorprendido al vernos. "Bella ¿Te pusiste dos zapatos distintos a propósito?"

"¿Que?" alcé mis pies al aire mientras Edward me sonreía. Y como no, uno rojo y el otro negro. Mi rostro se ruborizó por la vergüenza y miré a Edward. "¿Por qué no me dijiste que me veía como una idiota?"

"Pensé que era alguna nueva tendencia en la moda." Edward se mordía su labio para no reírse pero sentí su cuerpo temblar ligeramente. Me saqué los zapatos disgustada mientras el me dejo gentilmente en el suelo.

Desde la otra habitación, podía escuchar a Emmett maldiciendo en voz alta. Carlisle estaba sentado detrás de su escritorio, bastante tranquilo con sus ojos fijos en la pantalla de la computadora.

"¿Terminaron las subastas?" pregunté sin poder contener mi interés, sabia que Carlisle quería ganas las subastas al ultimo segundo, y por como estaban las cosas, asumí que había tenido éxito.

"Si se cerraron las apuestas de los tres autos. Vamos a ver a los demás." Vi una mirada que compartieron Edward y Carlisle. Sabia por experiencia que Carlisle le estaba pasando algo de información a Edward quien asintió con su cabeza. Las comisuras de sus labios se extendieron en una suave sonrisa, pero cuando vio que le estaba mirando, se desvaneció rápidamente. Los seguí fuera de la oficina.

Carlisle caminó hacia el resto de la familia. Jasper y Emmett estaban acomodados en la computadora ahora, y Alice estaba mirando molesta a Carlisle.

"Rosalie y Esme, ¿podrían venir, por favor?" dijo Carlisle tranquilamente e inmediatamente escuché una puerta abriéndose arriba y escuché sus fuertes pisadas en las escaleras. Esme entró, por su apariencia parecía que había comenzado a trabajar en el jardín.

 

"Creo que tenemos que tener una reunión familiar y discutir la situación de los autos." Comenzó Carlisle tranquilamente. Aunque la calma duro poco ya que pronto estallaron gritos de Alice.

"Carlisle, esto no va a funcionar. No lo apreciaré..." no soltó una palabra mas. Carlisle alzó una mano y dijo con un tono familiar. "Ni una palabra mas Alice o se pondrá peor para ti. Puedo cambiar de parecer en cualquier segundo, solo recuerda eso
"

"Lo lamento si todos están un poco molestos pero creo que todos recuerdan los eventos que nos llevaron a esto. Todos tomaron una decisión y ahora es momento de pagar las consecuencias."

Me incliné hacia Edward "¿Entonces ganaron los autos?" todas las cabezas se voltearon hacia mi. ¿Como pude haber olvidado que oían mucho más de la cuenta? Me vi confundida ante sus miradas de furia. Quizás no ganaron.

"Lo siento Bella, me olvide de que no estabas prendida a la computadora como el resto cuando termino la subasta." Ofreció Carlisle.

"No, ¡Estaba prendida a Edward!" escuche un gruñido por parte de Edward, el cual Emmett le devolvió. "¡No descargues tu bronca con ella! ¿Por que no vas a prenderte a tu jeep por ultima vez antes de que
" Emmett estaba de pie, acercándose hacia Edward.

Me di vuelta para apartarme del camino y aterricé en el suelo, lo cual hizo que Edward se enfadara aun más. Sin siquiera levantar su tono de voz, Esme dijo "Edward y Emmett deténganse en este instante." Entonces se volvió hacia Carlisle "¿No crees que esto se esta yendo un poco de las manos?

Los chicos se separaron y Edward se acercó a mi para asegurase que estuviera bien. Carlisle comenzó a hablarme ahora. "No, Bella, no ganaron sus autos. Todos fueron apostados a ultimo momento por alguien." Entonces el plan de Carlisle había funcionado. Había ganado todos los autos y les iba a hacer pagar por ellos, esto seria bueno.

Una ligera sonrisa apareció en mi rostro por que sabia del secreto y ellos no. Rosalie debió de ver mi sonrisa y comenzó a atacarme. "¿Y que es lo gracioso Bella? ¿Querías que perdiéramos nuestros autos?"

"No, no. Lo siento Rose estaba pensando en otra cosa. ¿Entonces quien gano los autos?" nunca fui buena para mentir, sentí la temperatura de mi rostro aumentando y supe que me estaba ruborizando.

Emmett dijo suavemente "Algún perdedor llamado Quierotujeep. Aparentemente quería algo más que el Jeep. También quería el Porsche y el BMW también."

Mi boca se abrió de golpe y mis ojos volaron hacia Alice en busca de una explicación. No había apostado al Jeep desde el día en que los chicos estuvieron de caza y nunca había apostado en los otros dos. Ella tampoco estaba sonriendo, pero tenia que saber que no había sido yo la que apostó y si ella no apostó, entonces ¿Quién lo hizo?

Jasper trató de calmar la habitación "Escuchen, investigue a este tipo. No tiene referencias y se ha registrado ayer así que quizás es algún idiota que apuesta pero no planea comprarlos."

Alice refunfuñó. "Oh, viene a pagarlos. Para ser precisa, acabo de oírle estacionar en la calzada."

 

Todos, Emmett, Rosalie y Jasper volaron hacia la ventana. Esme caminó tranquilamente hacia ellos para y ahogó un grito cuándo miró fuera de la ventana. Su rostro se frunció cuando le dio una mirada a Carlisle. El evitó inmediatamente su mirada y prefirió concentrarse en su alianza de matrimonio, la cual giraba nerviosamente en su dedo.

"¿Edward que diablos esta sucediendo?" lancé. El no dijo una palabra y sacudió su cabeza- "¡dímelo ahora! Vi que Carlisle te dijo algo antes. ¿Apostaste a los autos con mi cuenta?" nuevamente sacudió su cabeza, pero sus labios estaban presionados para evitar reír. "¿Entonces como es que mi usuario gano los autos?" mascullé. Afortunadamente quien quiera que estuviera afuera tenía al resto lo suficientemente distraídos como para no oírme. Emmett volvía a dar vueltas en círculos, Rosales se veía sorprendida, podía sentir la confusión de Jasper y Alice bufaba.

Escuché un auto cerrando la puerta y unos segundos después alguien golpeaba la puerta. Espié por sobre el hombro de Edward para ver bien a la persona cuando entrara en la casa. Esme les dio a sus hijos una mirada seria y les murmuró algo a velocidad vampirica. Todos se apartaron unos pasos de la puerta, así que debió de haberles dicho que se comportaran.

La puerta se abrió y lo primero que vi fue la figura de una persona, pero ni bien le escuche decir "Hola Esme. ¿Como estas?" un pequeño grito salió de mi.

"¡PAPA! ¿Que estas haciendo aquí?" mi mente iba a mil por hora, comencé a asustarme. Miré a Edward en busca de respuestas y su rostro estaba en sus manos mientras reía. "¿Edward que diablos esta sucediendo?" demandé.

"Vine a buscar lo que gané en Ebay." Charlie caminó hacia Carlisle y estrechó su mano. "Es bueno verte de nuevo." Ambos estaban sonriendo ahora, pero todos en la habitación estábamos completamente confundidos
excepto por dos personas; Edward quien se estaba riendo y Alice quien seguía bufando.

Esme fue la primera en hablar. "Entonces ¿Debo suponer que la reunión que tuviste antes fue con Charlie?" sus manos estaban sobre sus caderas y sus ojos se habían entrecerrado. "Si querida, así fue. Nos encontramos para desayunar, nada grande." Carlisle trató de sonar casual, pero las miradas de Esme continuaban.

"¿Desde cuando compras en Ebay, papa? Mas específicamente ¿desde cuando compras autos en Ebay?" estaba tratando de buscarle el sentido a todo.

"Bueno, mientras Carlisle y yo tomábamos el desayuno quizás mencionó algo sobre que Ebay era un buen lugar para buscar un nuevo auto así que pensé en fijarme." Era tan mal mentiroso como yo.

"Entonces ¿estabas haciendo una pequeña compra de auto en Ebay y repentinamente te cruzaste con TRES AUTOS LUJOSOS y simplemente apostaste por ellos?" el sarcasmo en mi voz hizo que Carlisle riera. Todos en la sala permanecían en silencio mientras esperaban la respuesta de Carlisle. Edward se las arregló para tranquilizarse, pero mantenía su mano sobre su boca para esconder su visible sonrisa.

"Bueno, no lo se Bella, me gustó el Jeep y creí que te gustaría
"

"¿Un Porsche? ¿Creíste que me gustaría un Porsche? Debí de haberme desmayado durante la cena en la que me senté y te dije 'papa, realmente quiero que me compres un Porsche en Ebay.'" Le miré sospechando "¿Estas borracho?" Edward encontró aquello realmente gracioso y se dobló en el sofá ante la risa.

 

"Bella, no estoy borracho." Charlie y Carlisle ahora se unieron a Edward en las risas.

"Esta bien, les seguiré el juego. Entonces fuiste a desayunar con Carlisle y luego volviste a casa a buscar unos autos en Ebay. ¿Cómo supiste mi nombre de usuario y contraseña de Ebay?" esa pregunta hizo que Charlie dejara de reír. Inmediatamente mire a Alice, ella sabría. Desde la otra punta de la sala, alzó un dedo silenciosamente y apuntó a mi lado, a Edward.

Su risa se detuvo también. Emmett se estaba dirigiendo en nuestra dirección cuando salté y dije "Emmett, detente ahí mismo. Yo me encargare de esto." Él escucho mi risa y estuvo satisfecho, llegaría al fondo de esto. Edward se encogió en el sofá, esperando a que yo hablara. "Bueno, ahora tienes algo que explicar." Mi postura ahora se parecía a la que Esme tenia unos minutos atrás.

"Bueno Bella...sabes que averigüe que tu y Alice estaban apostando en el Jeep mientras nosotros estábamos
afuera
ayer. Entonces quizás, a lo mejor, averigüe tu clave y se la di a Carlisle quien le paso la información a Charlie." El espero por el tornado de replicas de mi parte, pero estaba sin habla. Me senté a su lado en el sofá y traté de procesar todo aquello.

"Charlie, ¿Cómo es que harás para pagar todos estos autos? La última vez que vi la apuesta del Jeep estaba arriba de 21,000. ¿Robaste un banco en el trabajo o algún pariente que no conozco murió y nos dejo plata?" no teníamos esa cantidad de dinero. Entonces me cayo la ficha, quizás eso era. Carlisle iba a asustarlos y luego Charlie diría Ja ja no puedo pagar los autos, así que los devuelvo. Eso tenía que ser.

Carlisle se aclaró su garganta. "Chicos, por favor vallan por sus llaves para Charlie, necesitamos manejar los autos hasta su casa." Un montón de maldiciones salieron de Emmett mientras él y Rosalie iban por sus llaves. Alice caminó hacia Charlie utilizando su mejor expresión de cachorro "Charlie, realmente no quieres mi auto ¿verdad? Por favor, no te lo lleves." Era bastante débil en lo que a Alice se refería, note que estaba a punto de ceder cuando Carlisle salió al rescate. "Alice, no me hagas hacer algo de lo que ambos podamos arrepentirnos."

Rosalie volvió no con sus llaves, si no con su chequera. "¿Charlie, cuanto quieres por mi BMW? Solo di el precio." No estaba bromeando con nada de esto. Sabia que cada persona tenia su precio y seguiría añadiendo ceros hasta que Charlie dijera si. Carlisle le arranco la chequera de sus manos y escuché un suave gruñido de su parte. Como cualquier adolescente, ella demostró su descontento golpeando pateando en piso.

Todos los ojos se volvieron hacia Emmett. Había estado demasiado tranquilo todo el tiempo y yo tenía miedo, era la calma antes de la tormenta. En lugar de caminar hacia Charlie, se dirigió hacia Carlisle, tomándose un segundo para golpear a Edward en la parte posterior de su cabeza mientras pasaba y murmuraba un 'traidor'. Edward, obviamente, esta de pie y ambos comenzaron a pelearse en el suelo. Escuché un crujido y supe que la mesa de Esme había sido destruida.

La miré preocupada. Pude ver que pensaba algo con intensidad y repentinamente había encontrado la respuesta. Su cabeza se levantó de golpe y me dio un guiño. Alice repentinamente comenzó a aplaudir y el enojo se fue de su rostro. Esme miró a Edward y sin decir una palabra debió de gritarle en su cabeza ya que se quedó helado, y a velocidad vampirica dijo algo a Emmett que también lo paralizó. Emmett continúo rodando en el suelo, pero esta vez de la risa.

 

Edward se puso de pie rápidamente y fue hacia Esme. Tuvieron una tranquila discusión y pude notar, por su lenguaje corporal, que estaba perdiendo. Charlie se veía confundido y no entendía como Emmett fue de la pelea a las risotadas. Carlisle se acercó a él y acercó su rostro para discutir sus planes, quizás. Alice debió de develar el plan de Esme a Jasper y a Rosalie quienes estaban más contentos que segundos atrás. Una vez más, no tenia idea de que era lo que sucedía.

Yo mantuve mis ojos sobre Edward, quien tenía una expresión sombría en su rostro. Le vi meter la mano en su bolsillo y sacar las llaves del Volvo y entregárselas a Esme. Sin una palabra, se sentó de vuelta en el sofá, a mi lado, y nervosamente comenzó a golpear sus dedos en el brazo del sofá.

Esme caminó hacia el centro de la sala. Tenia esa expresión de 'esto ha ido demasiado lejos' mientras hablaba. "Chicos, siéntense." Lanzó una mirada a Carlisle y a Charlie y les levantó sus cejas. Ambos se sentaron instantáneamente. Estaban en problemas y lo sabían.

"Ahora, todo esto comenzó cuando ustedes decidieron jugarles unas bromas a sus padres. Les dieron un susto que casi los mata y les quitaron años de vida." Todos nos reímos ante la pequeña broma de Esme. Charlie no tenia idea. "Sin embargo, sus padres decidieron actuar como niños también. Vendiendo los autos en Ebay y apostándoles, eso se fue de las manos. Los chicos se pelearon, Alice y Jasper se pelearon, Rosalie le grito a Bella y Edward se entrometió. Todas estas cosas sucedieron por ustedes dos." Estaba de pie frente a Charlie y a Carlisle, ambos miraban directamente al suelo.

"Así que, como lo veo, ustedes tienen la culpa y enfrentaran las consecuencias." Su voz estaba firme mientras hablaba, pero Alice y Rosalie aun sonreían de oreja a oreja. Esme tomo una pequeña bolsa de la cocina y la sostuvo en sus manos. "traigan las llaves de sus autos. TODOS USTEDES." Carlisle y Charlie levantaron sus cabezas para ver que Esme les miraba directamente. Carlisle abrió su boca para discutir, pero rápidamente la cerró. Fue el primero en poner sus llaves en la bolsa, seguido de Charlie. Ella tomó las llaves de Edward que tenia en su mano y las puso dentro. Rosalie y Alice se metieron en medio y dejaron las propias y Emmett les siguió a lo último.

Esme me hizo una seña para que me acercara a ella. Me entregó un pequeño trozo de papel que tenia una nota dentro.

Bella,

No puedo explicarlo ahora o Carlisle oirá todo.

Pero si confías en mi, pon tus llaves en la bolsa.

Le di una enorme sonrisa y lancé mis llaves dentro de la bolsa. Mientras caminé hacia el sofá, escuché las llaves sonar en la bolsa mientras la sacudía. Con todos los ojos sobre ella, puso las leyes.

"Uno a uno Irán acercándose y les alcanzare la bolsa y sacaré un juego de llaves. La que saque, será el auto que conducirán por una semana. No habrá intercambios ni nada por el estilo. Si no se atienen a las reglas, personalmente donare sus autos para caridad ¿he sido clara?"

Un coro de "Si." Provino de nosotros.

Carlisle fue el primero. Esme extendió la bolsa y saco un juego de llaves. "El Volvo." Carlisle estaba decepcionado, no era su Mercedes, pero pudo haber sido peor, así que se sentó silenciosamente. Edward se vio aliviado por que sabía que su auto volvería en una sola pieza.

 

Alice fue la siguiente. Esme extendió la bolsa y encontró un abultado juego de llaves. "El Jeep." Alice gruñó. Tuve una visión de ella usando una silla o sentada sobre los hombros de Jasper para subirse a esa cosa y me reí.

Charlie fue el siguiente. Estaba realmente nervioso y tenía sus dedos cruzados, de seguro esperando sacar su patrullero para no explicarles a los compañeros de la estación sobre esto. "El Porsche." Charlie se quedó allí, shockeado por un minuto. Le escuché murmurar un "¡Wow!" mientras pasó por mi lado.

Rosalie caminó resignada a enfrentarse con sus peores miedos. Esme extendió la bolsa mágica y sacó las llaves. No pude verlas, pero cuando Rosalie grito de alegría supe que obtuvo su BMW. "¡Eso no es justo Esme!" comenzó a quejarse Emmett. "¿Cómo ella obtiene su auto de regreso?"

"Nunca dije que no pudieran, es solo lo que saquen de la bolsa. ¿Me estas acusando de hacer trampas o tener preferencias jovencito?"

"Lo siento ma."

Edward fue el siguiente. Las llaves que quedaban eran las mías, el patrullero de Charlie y el Mercedes de Carlisle. Sabía cual era el que Edward estaba esperando, pero no pude contener una risa al imaginármelo conduciendo el patrullero por una semana. Comencé a reír y él me dio una mirada molesta por sobre su hombro. La mano de Esme fue dentro de la bolsa y sacó mis llaves. Su buena postura habitual se cayó y se quedó allí resignado. Con un suspiro, tomó mis llaves y las sostuvo como si fueran venenosas o algo por el estilo. Eso solo me hizo reír con más fuerzas.

Emmett corrió a buscar sus llaves. Realmente estaba saltando de la emoción. Sabía que auto estaba esperando y vi la expresión de horror de Charlie cuando Esme sacó las llaves. "El patrullero de policía." Emmett comenzó a saltar, lo cual sacudió el piso. Corrió hacia la puerta de entrada, con Charlie siguiéndole muy de cerca. "Espera Emmett, déjame sacar mis cosas y mi arma de allí. ¡No, eso es una picana eléctrica, bajaba antes de que te lastimes!"

Riendo histéricamente me acerqué y tomé las llaves del auto de Carlisle de las manos de Esme quien me besó la mejilla. "Gracias por confiar en mi Bella. Disfruta del Mercedes...lo guarde especialmente para ti." Me dio un guiño y me alejé.

Edward estaba haciendo puchero en el sofá. "Bueno, esto fue divertido." Dije con una sonrisa en mi rostro. Edward solo me miró y me alzó sus pulgares mofándose. Entonces recordé que aun tenía una pregunta para hacerle "¿Cómo adivinaste mi contraseña de Ebay?"

Una sonrisa torcida apareció en su rostro. "Me aburrí ayer por la noche mientras dormías así que comencé a averiguar y finalmente lo conseguí. Realmente deberías ser más creativa con tu contraseña, señora Cullen. Hasta Emmett podría haberla averiguado eventualmente." Mi rostro se puso rojo inmediatamente. ¿Por qué puse esa contraseña? Por que era mi contraseña para todo en esos días
me hice una nota mental de pensar en una nueva.

Una sirena sonó desde el frente y se encendió el altavoz del auto de Charlie. "Edward y Bella. Es la policía. Están rodeados. Salgan con sus manos arriba." Emmett estaba disfrutando su castigo.

 

No queriendo tener problemas con la ley, Edward me sacó del sofá y caminamos hacia la puerta del frente. Charlie estaba estirándose dentro del patrullero, tratando de apagar la sirena y las luces que Emmett había encendido. "¿Te estas divirtiendo Emmett?" pregunté mientras metía mi cabeza por la ventanilla.

"¡Esta va a ser la mejor semana de mi vida! ¡No puedo esperar para ir mañana a la escuela!" comenzó a tocar la radio cuando escuchamos una voz decir "¿Hola?" ¿Charlie, eres tu?" por la radio.

Emmett presionó el botón del comunicador. "No, este es el suplente Emmett. ¿Quien es?" Charlie tomo el CB de sus manos. "Emmett esa es Myrtle la despachadora. ¡No la hagas enojar, por favor!"

"¿Myrtle?" dijo Emmett dulcemente.

"Si. ¿Quién es?" preguntó sospechosamente.

"Soy Emmett. El jefe Swan me puso como sustituto por una semana, ¿No es genial? ¿Entonces, que esta sucediendo? ¿Necesito arrestar a alguien?"

"¿El jefe Swan esta allí, suplente Emmett?" pude notar que estaba siendo tan paciente como le era posible. "Realmente necesito hablar con el."

Charlie tomó rápidamente el CB de su mano. "Um-Hola Myrtle. Lo siento por eso. El no quiso molestarte. ¿Qué sucede?"

"Ese chiflado del suplente Emmett te ha secuestrado ¿verdad?"

"No, estoy bien."

"¡Bueno, dile que se mantenga lejos de mi frecuencia!" Estaba gritando para cuando terminó.

"Lo haremos, Myrtle." Y le devolvió el CB a Emmett. "No le busques su lado oscuro Emmett o hará miserable tu vida. Confía en mi
" estaba a punto de alejarse cuando volvió para darle unas reglas a Emmett. "Emmett, no eres un suplente así lo pienses, no puedes arrestar a nadie ni poner multas, no enciendas las luces rojas o aceleres. ¿Entendiste eso?"

"No hay problema Charlie. ¿Vas a dar una vuelta de prueba con el Porsche? ¡De seguro a los infractores de velocidad se les dificultara escaparse de ti ahora!" Charlie se rió.

"Déjame sacar algo del maletero." Camino detrás del auto y encontró una luz de policía con un cable sujeto a esta. La puso sobre el techo del Porsche de Alice, lo cual le hizo ahogar un grito y murmurar algo sobre la pintura. Lo conectó a las luces para estar seguro de que funcionara. Alice corrió hacia el auto mientras Charlie se subía, para poner sus propias reglas.

"Ok Charlie, este auto esta echo para la velocidad así que esta bien pegado al suelo, ten cuidado con los baches del camino por que pueden dañar la parte de abajo del auto. El acelerador es muy sensible así que no tienes que patearlo. No le gusta la suciedad o barro o la carretera de grava, así que evítalas si es posible."

Charlie le dio a Alice una palmadita en la mano. "OOOOH es una palanca de cambios. No he manejado uno de estos en años." Se rió mientras el motor rugía. "Espero recordar como se hacia. ¡Lo averiguaremos! Adiós Bella, voy a pasar por la estación para instalarle una radio CB al auto. Te veré en casa." Alice gritó mientras Charlie coleaba por la calzada.

"¡Esme!" gritó Alice mientras corría dentro de la casa.

Mi auto estaba estacionado en la calzada, a un lado del patrullero. "¿Quieres darle una vuelta a tu nuevo auto, Edward?" dije mofándome.

"No, ya se como maneja, extremadamente lento." Le di un suave golpe en su hombro, suave para no lastimarme.

 

"No te preocupes te dejare manejar mi nuevo Mercedes mañana si te comportas." Me estiré para darle un beso.

Con la situación de los autos controlada por Esme, era hora de volver a casa y comenzar a preparar la cena para Charlie. ¡Aun no podía creer que estaba manejando un Mercedes! Parte de mi estaba bastante nerviosa de lastimarlo, pero la otra amaba cuan rápido y silencioso iba. Obviamente nunca admitirá aquello a Edward o tendría uno en mi calzada para la mañana.

Edward vino conmigo en mi viaje hacia casa y se volvería corriendo a la suya. Mientras me estacionaba en la calzada, vi el Porsche aparcado en el lugar habitual del patrullero. "¡Ver eso aparcado en mi casa será algo difícil a lo que acostumbrarse!" Edward sonrió y me apartó el cabello del rostro.

Apagué el auto y sostuve las llaves en mi mano. "Charlie esta esperándote. ¡Quiere contarte cuanto se ha divertido con el auto de Alice!" el rostro de Edward estaba a pocos centímetros del mío. Podía oler su dulce aliento mientras y me acerqué un poco más.

"Creo que puede esperar otro minuto..." mientras me inclinaba hacia él para besarle, debí de apretar con demasiada fuerza las llaves y encendí la alarma antirrobos del auto de Carlisle por que la bocina comenzó a sonar y las luces se encendían y apagaban. Me pegó tal susto que las llaves volaron por el aire. Estaba oscuro y no podía encontrarlas, y mi vientre se metía en medio. Edward se reía mientras buscaba por el suelo. Le escuché decir "Charlie" y entonces desapareció.

La luz me dio de golpe cuando Charlie abrió la puerta de la casa. "¿Bella? ¿Estas bien?" estaba gritando por sobre el sonido de la bocina.

"Creo que golpee el botón de la alarma. Pero entonces se me cayeron las llaves, oh aquí están." Rápidamente presione el botón rojo y el sonido se detuvo. Charlie sonrió mientras me esperaba en el porche. Di una mirada por sobre mi hombro para ver si encontraba a Edward, pero no le veía. Ni siquiera había podido preguntarle cuando volvería.

Charlie sostuvo la puerta abierta para mí. "¡Deberías de haber visto la cara de los chicos de la estación cuando aparque el auto de Alice!" estaba sonriendo de oreja a oreja. Cerró la puerta tras nosotros y comencé a buscar en el refrigerador algo para hacer la cena.

"¡De seguro no fue nada comparado con la expresión de Alice cuando coleaste en la calzada de los Cullen!" Cerré la puerta del refrigerador y comience a hacer la cena. Charlie solo se rió.

Después de haber limpiado las cosas de la cena, comencé a bostezar. Mi falta de sueño me estaba alcanzando. Termine mis deberes y estaba lista para ir a la cama. "¡Buenas noches papa! Iré a la cama."

"¿Tan temprano Bella? ¿Te sientes bien?" tenia una nota de preocupación en su voz.

"Estoy bien, es solo que no puedo dormir con este estúpido vientre. Estaré contenta cuando finalmente de a luz mañana. ¿Tienes alguna predicción si será niño o niña?" me puse de lado para mostrar el vientre. Recordé que una amiga de Renee decía que podías sacar el sexo del bebe por como lo cargabas, no que Charlie tuviera idea, pero lo intente.

"Um, una niña, creo. Con suerte, será tan dulce como tu."

"Buenas noches." Besé su cabeza, y corrí escaleras arriba.

Cuando llegué a mi puerta recordé que estaba atrapada en el estúpido vientre. "Mierda" Exclamé mientras entraba a la habitación. Fui hacia el espejo y me quité la camisa para ver si podía con los broches yo sola. Traté de llegar por sobre mi hombro, pero no podía soltarlo. "¡Mierda!" murmuré nuevamente. Ahora estaba girando en círculos en el medio de la habitación tratando de alcanzar mi espalda y llegar al broche. Comencé a sentirme mareada cuando escuché un golpe en la puerta. "¡Mierda!"

 

"¿Bella?" preguntó una voz musical "¿Puedo entrar?"

"¿Alice?" le escuché reírse por la puerta. "¿Estas sola?" pregunté antes de abrir la puerta en mi actual condición.

"Por supuesto, Bella."

Lancé la puerta abierta. "¡Ayúdame, por favor!" me llevó hacia la cama y rápidamente desabrochó los ganchos ayudo a escapar del vientre.

"¡Gracias! ¿Que estas haciendo aquí?" estaba feliz de verla, pero estaba confundida.

"Le dije a Charlie que olvide algo en mi auto. Pero la verdadera razón es por que tuve una graciosa visión de ti girando en círculos, así que parece que llegue justo a tiempo. Edward esta esperando afuera, pero como no tenias la camisa puesta, vine a salvarte."

Lancé mis brazos a su alrededor "Eres la mejor Alice. Y tu hermano...es una gallina." Alice rio y un segundo despues escuche una piedrita golpear mi ventana. sabia que leeria sus pensamientos. Alice me entrego la camisa antes de ir hacia la ventana. Sin abrirla, batí mis brazos como una gallina a Edward quien estaba debajo de mi ventana. Él se cruzo de brazos haciendo un puchero así que le lancé un beso. Tocó su reloj queriendo saber cuando podría volver. Le alcé diez dedos y el asintió haciéndome saber que volvería.

"Me voy a casa, Bella, te veré en la mañana. Querrás llevar a Edward temprano a la escuela. Creo que habrá algo interesante que no querrás perderte." Cerró la puerta detrás de ella y comencé a revolver mi habitación, buscando mi pijama para poder bañarme antes de que Edward volviera. Le escuché despedirse de Charlie y el le prometió no romper su auto mañana.

Me bañé tan rápido como pude, pero parecía que me movía en cámara lenta. Solo queria irme a dormir, pero tambien sabia que no podria hacerlo. Me encogi de hombros mientras me ponia el corpiño azul real. Estaba demasiado cansada como para molestar a Edward. Me puse los pantalones y la bata y me dirigí hacia la habitación.

Edward estaba sentado en la mecedora con una cariñosa sonrisa en su rostro. "Sabes Bella, algunos me llamarían caballero en lugar de gallina."

Le miré con expresión de sueño, demasiado cansada como para discutir. "Bien, caballero, ¿podrías venir y abrocharme este bebe pretendido por ultima vez? Estoy tan cansada, hasta puedo prometerte que no haré nada extraño, si eso ayuda."

"Lo creere cuadno lo vea." Murmuró mientras caminaba hacia mí para alcanzarme el vientre.

Mantuve mi promesa y en tiempo record, sin incidentes, el pequeño Eddie estaba seguro, abrochado a mi cuerpo. Edward comenzó a descorrer las sabanas de mi cama. Yo le detuve por el brazo. "¿podrías sostenerme en la mecedora, por favor? Si me acuesto en la cama volveré a despertarme."

"Por supuesto, Bella. Pero antes de que te pongas cómoda ¿hay algo que necesites, o querrás o el bebe necesite algo?" el contuvo su aliento mientras esperaba mi respuesta.

Lo pensé por unos segundos y dije "Nop, creo que los dos estamos bien." Sonriendo, se sentó en la silla con los brazos extendidos. Me acomodé en su regazo y apoyé mi cabeza sobre su hombro. El suavemente masajeó mi espalda y me dijo que me amaba.

 

"Yo también te amo, Edward. Obviamente, te amaría mucho mas si de casualidad tuvieras unas mentas en tu bolsillo
" todo su cuerpo comenzó a sacudirse con la risa. Le sentí inclinarse y tomó algo del escritorio. "Amo a Alice
"

Bella POV

Cuando me desperte eran las 5am. "¿Edward?" le llamé.

"Estoy aquí, como que estas sentada encima de mi, sabes." Susurróa mi oído y luego besó mi cabello. "¿Cómo dormiste?"

"Mucho mejor." Me estiré un poco para poner la sangre encirculación. "Se que probablemente es aun temprano, pero estoy despabilada.¿Quieres ir a desayunar? ¡Tengo un día bastante ocupado por delante!" sabia queno le importaría así que salté de su regazo y me dirigí al baño.

Charlie se había ido al trabajo temprano esa mañana y se había idopara cuando bajé las escaleras. Edward había ido a su casa y se había cambiadode ropas mientras yo me alistaba. "Vamos. No quiero dar a luz con el estomagovacío."

Vimos el amanecer, mientras comía una pila de panqueques, "¿Quecrees que tendremos hoy, un niño o una niña?" pregunté, mientras metía unenorme pedazo de panqueque en mi boca.

"No importa, mientras que nuestro bebe ficticio sea feliz ysaludable, eso es lo que me importa." ¿Podia alguien ser tan perfecto si loinentara?

"Oh, vamos, tienes que adivinar. Charlie cree que sera niña."

El apoyó su pera sobre su mano y comenzó a pensar. "Creo que unvarón. ¿Tu que dices?"

"Creo que niña, solo para decir algo diferente. También creo queAlice tendrá una niña y Emmett un niño. Eso me recuerda, Alice dijo quedeberíamos llegar temprano a la escuela, ¿te dijo algo sobre ello?"

"No, pero Emmett me dio un adelanto y si, será mejor que vallamos.Vas a disfrutarlo." Edward rápidamente pagó la cuenta y nos dirigimos a laescuela.

Cuando nos aparcamos en el estacionamiento fuimos los primeros enllegar. Nos sentamos dentro y escuchamos la radio mientras esperábamos lallegada de Emmett. Las ventanas polarizadas del auto eran bastante útilescuando otros estudiantes comenzaban a llegar. Todos miraban mientras pasabanpor nuestro lado, y hacían caras graciosas. Edward y yo nos reímos cuando MikeNewton se tropezó y cayó al césped por quedarse mirando el auto. Sus papelessalieron volando y gentilmente flotaban hacia el suelo.

"Esto es divertido ¡deberíamos hacerlo cada mañana!" dije cuandofinalmente pude recobrar el aliento. Le di un beso a la cabeza de Edward,mientras la tenía recostada sobre mi hombro. El se sentó y supe que era momentodel show. Cuando salimos del auto, miré a mí alrededor y vi a varias personasseñalándonos. Escuche un "¿Esa es Bella?" proveniente de diferentesdirecciones. Aparentemente, la mitad de los estudiantes había estado esperandoa ver quien salía del nuevo auto. Le lancé a Edward una rapida sonrisa.

"Solo miran por que eres demasado hermosa." Dijo mientras caminabaa mi lado y pasaba sus brazos alrededor de mi cintura. Le rodé mis ojos yentonces fue cuando oí en la distancia un fuerte y grito.

El sonido se acercaba cada vez más. Todos los estudiantes queestaban afuera, dejaron de hacer sus cosas y comenzaron a prestar atención alsonido. Por medio de los árboles, puede ver unas luces que parpadeaban y elsonido de las sirenas iba en aumento. ¿Se estaba incendiando la escuela? Noolia humo...pero habia demasiado ruido. Entonces caí en cuenta y rápidamentemiré a Edward "Charlie se olvido de decirle que no puede usar ni las sirenas nilas luces."

 

El patrullero de Charlie entró al estacionamiento, con las sirenasgritando y las luces parpadeando. Emmett sacó su cabeza por la ventanilla.Rosalie estaba en el asiento del copiloto mortificada, con su rostrocompletamente cubierto. Alice y Jasper estaban en el asiento trasero, detrás delos barrotes de seguridad, como dos criminales bajo arresto. Rompí en una risahistérica, era la cosa más bizarra que jamás había visto. ¡Si Charlie losupiera!

Entonces decidid encender el altavoz para tener una experienciacompleta. "¡Buenos dias instituto Forks! Soy el suplente Emmett deseándoles undía placentero y les recuerdo que obedezcan los límites de velocidad en laciudad. Estaré vigilándolos...WHAP. ¿Por que fue eso Rose? Emmett, idiota, sacael dedo del boton, pueden oirnos." Una pelea habia comenzado entre Emmett yRosalie. Mientras caminábamos hacia el auto, las sirenas aun estaban encendidasy las luces parpadeaban y podía oírle gritar, pero la parte mas graciosa eraver a Alice y a Jasper tratando de salir desesperadamente del auto, lejos delos gritos, pero no podían, por que las puertas traseras solo se abrían desdeafuera. Estaban atrapados.

Jasper captó mi atención y se veía como un animal enjaulado.Golpeó el cristal "Bella, por favor... ¡Demasiadas emociones aquí! Ayuda..." conlagrimas en mis ojos debido a la risa ayude a los dos convictos a escapar delpatrullero.

"Gracias Bella, te debo una." Jasper me abrazó lo cual me tomócompletamente por sorpresa. "Si alguna vez te arrestan, Alice y yo pagaremos lafianza, lo prometo."

Edward golpeó la ventanilla del frente del patrullero "El directoresta viniendo, Emmett. Apaga la maldita sirena y sal del auto. ¡Apurate!"Emmett comenzó a tocar rápidamente los diferentes botones para detenerla.Edward me tomó de la mano y nos fuimos rápidamente de la escena del crimen.Jasper y Alice se escabulleron entre la multitud. Solo Rosalie permaneció consu marido.

Mis costados me dolían de tanta risa mientras Edward me acompañabaa la primera clase. Se recostó sobre la puerta y desató todo el poder de susojos sobre mí. "Te vere en la sala de partos, mama ficticia." Se inclinó haciaadelante y me besó en los labios. Mi corazón se aceleró y me ruboricé alrecordar donde estábamos. El se rió y se dirigió hacia su primera clase.

Los anuncios de la mañana tomaron unos pocos minutos. Emmett fuellamado a dirección, lo cual genero una ola de 'OOHHHs' del resto de losestudiantes. Entonces llegó el anuncio que había estado esperando. "Todos losestudiantes de los dos últimos años repórtense inmediatamente en el gimnasiopara la siguiente parte del proyecto de Salud. Por favor preparense paradevolver los vientres de utileria al señor Anderson." Todos los que habíamospasado los últimos cuatro días atrapados en esos incómodos vientres, gritamosde alegría. Cualquier cosa seria mejor que esto.

El timbre sonó y corrí hacia mi casillero para encontrarme conEdward. Tan bien tenia que encontrar a Alice para que pudiera sacarme de estacosa antes de que fuéramos al gimnasio. Edward se acomodó tras de mi "¿Estaslista?" me sorprendió cuan entusiasmado sonaba.

 

"¡Si, sácame esta cosa de encima!" él me miró un tanto dolido"Quiero decir, no puedo esperar para conocer al pequeño Eddie
o creo que lapequeña Bella."

"Alice te esta esperando en el baño. Ella te ayudará, lo hacemucho mejor que yo"

"Mas rapido si. Pero definitivamente no tan bien como tu. Nisiquiera me hace sonrojar...que aburrido." Le di un último abrazo y un beso conel enorme vientre interponiéndose y me dirigí a encontrarme con Alice.

Había unas veinte chicas apretujonadas en el baño, a medio vestir,tratando de quitarse los vientres. Alice estaba en una esquina, con el suyo ensu mano. "Ven aqui, Bella. Es hora de escoger el sexo de nuestros bebes ¿Noestas emocionada?" casi podia contenerse.

"Estoy emocionada de sacarme esta cosa, de eso estoy segura.Podrías ayudarme ¿por favor?" sin siquiera sacarme la remera, de alguna maneratocos los diferentes broches y el vientre cayó al suelo. Mi boca siguió latrayectoria del mismo. "¿Como diablos hiciste eso Alice?"

"Vamos Bella, lo supe todo el tiempo, solo disfrutaba de misvisiones de Edward nervioso y no iba a compartir esta pequeña información conél. Ten, ponte esto, esa camisa es demasiado grande ahora que volviste a tupeso." Adoraba ese brillo en sus ojos.

"¡Lo dije anoche y lo diré ahora, te quiero Alice!" tomé la camisanueva que me había traído y me la pase por la cabeza. Me tomé un minuto paramirarme a los pies, una visión que había extrañado los últimos días. Las demáschicas habían comenzado a salir del baño. Quería hacerle a Alice otra pregunta"¿Como le va a Emmett en la oficina? No lo han expulsado, ¿verdad?"

Alice se rió "Bueno, definitivamente estará en detención por untiempo hasta que tengamos que presentarnos para el proyecto de salud y llamarona Charlie para asegurarse de que Emmett no haya robado el patrullero. PobreCharlie, tuvo que inventarse una historia sobre como le presto el auto a Emmettpor una semana y que era sobre un proyecto de 'maneja solo' y por eso cree quees un suplente. Necesitamos enseñarle a ese hombre como mentir mejor. Vamos,sera mejor que vallamos antes de que Edward te venga a buscar. Ese chico esdemasiado impaciente cuando de ti se trata."

Justo fuera del baño, Jasper y Edward estaban recostados contra lapared, esperándonos. Camine directo hacia Edward y le di un fuerte abrazo. Eratan bueno poder sentir su cuerpo contra el mío sin el vientre de por medio.Obviamente a el también le gustó ya que me sostuvo fuertemente y me levantó delsuelo para besar mi cuello. Por mi hombro escuche "Señor Cullen, por favor dejea la señorita Swan en el piso." Era el señor Banner, el maestro de biologia."¿No se supone que tendrían que estar en el gimnasio?"

"Lo siento señor. Estamos de camino." Sentí a Edward tomar mi manoy nos dirigimos al gimnasio. Rosalie estaba esperando impacientemente, en laspuertas del gimnasio, a que Emmett volviera de la dirección.

"No te preocupes, va a venir. Bueno, solo se metio en problemaspor correr por los pasillos. Ok ahora esta viniendo. Tres, dos, uno." Aliceseñaló al final del pasillo mientras Emmett doblaba por la esquina del mismo.

"¡Vamos a escoger el sexo Rose!" dijo con una enorme sonrisa en surostro, obviamente tratando de romper el hielo. Rosalie le miraba enfadada."Vamos Rosalie, aun no estas enfadada por lo de la mañana ¿verdad? Por favorbebe, vamos a ver que tipo de bebe saltarín tendremos." Entonces le escuchésusurrarle "Y si tienes suerte te llevare mas tarde a dar una vuelta en elpatrullero."

 

Alice, Jasper, Edward y yo gritamos "Suficiente Emmett." PeroEmmett conocia a su esposa, y eso parecio dar resultado. El se dio vuelta yella hizo el mismo truco que Alice con los ganchos. El vientre de Emmett cayóal suelo con un ruido sordo como el mío. Su camisa permaneció en su cuerpo todoel tiempo.

La expresión de Edward no tenia precio. Al principio estabaconfundido, luego atónito y finalmente furioso. "¿Por qué nadie me dijo que asíse sacaba?" les preguntó a sus hermanos.

Rosalie se encogió de hombros. "Emmett lo descubrió. Es muy buenocon los ganchos, ya sabes." Añadió sin aliento al final. Emmett rió conorgullo, Edward frunció su ceño ante los pensamientos de Emmett y yo meruboricé.

Alice comenzó a saltar, lo cual significaba que era mejor que nosmoviéramos antes de que explotara. Todos los estudiantes ya se habían acomodadoy dejado su vientres en una pila, y se habían formado en fila para escoger elsexo de sus bebes. Lanzamos nuestros vientres a la pila y nos ubicamos al finalde la hilera.

"Ahora que finalmente están aquí," el señor Anderson nos dio unamirada "Hagamos unos cuantos anuncios. Primero, lo que escojan es lo que sequedan, nada de intercambiar bebes con sus amigos. En la vida real no puedenescoger, aceptan lo que venga sin quejas. Segundo, estos bebes son básicamentecomputadores y valen mas que sus autos, con la excepción del auto de laseñorita Swan, por lo que oí." Mi rostro se volvió bordo mientras me escondíadetrás de Edward para evitar la mirada de las cabezas que se habían volteado.

"Tercero, estos bebes tienen que permanecer con un padre todo eltiempo. Si están durmiendo deben designar a alguien para que los cuiden y parallenar las hojas de turnos. Elegirán el sexo del bebe ahora y se reportaran devuelta aquí al finalizar el día para que les demos los bebes. Tambien, cuadnoescojan los bebes tendran que darle un nombre a los pequeños. Los bebes seránsuyos hasta el lunes por la mañana cuando me los devuelva, en una pieza, vivosy bien. ¿entendieron? ¿alguna pregunta?"

Pasó media hora hasta que fue nuestro turno para escoger. Lamayoría de las personas estaban felices con las elecciones. Unas cuantas peleasse sucedieron con la elección del nombre de los bebes. Estaba segura de quedurarían todo el día. Alice y Jasper fueron los primeros en elegir.

Ella y Jasper caminaron hacia el señor Anderson "Señorita Cullen ySeñor Hale felicitación son padre de un vital bebe
" Alice metió la mano dentrode la bolsa y saco un pequeño trozo de papel el cual entrego a Jasper. Elsonrió y rápidamente dijo "¡Es una niña Alice!" sus gritos de alegría llenaronel gimnasio. El sueño de Alice se había echo realidad; tenia su propia muñecabarbie bebe. Abrazo a Jasper y nos dijo "¡Tienen una sobrina!" se hicieron a unlado y esperaron a que nosotros escogiéramos.

Ahora, era nuestro turno. Por alguna razón me puse nerviosa.Edward me sostuvo la mano fuertemente mientras caminábamos hacia el señorAnderson. "¡Este es un gran día para ustedes, primero un nuevo auto y ahora unbebe!" Edward se rió solo por que vio que nuevamente mi rostro se ponía rojo."Señorita Swan y Señor Cullen, felicitaciones son padres de un saludable bebe
"mi mano temblaba mientras la metía en la bolsa. Seguí el procedimiento de Alicey le entregue el papel a Edward, pero sabia lo que era antes de verlo. "Es unniño." Dije. "Intuición materna..." me levanto las cejas incrédulo y abrió elpapel. Me miró por unos segundos antes de hablar, como si estuviera guardandocada instante en su mente. "Si Bella, es un niño." No me di cuenta de que habíaestado conteniendo la respiraron hasta que comencé a sentirme sentir que medesvanecía. Edward me tomo por la cintura riéndose "No hubo ni sangre en esteparto y aun así te desmayas." Me besó en la frente, "Realmente te amo Bella."

 

Nuestra atención se volvió hacia Rosalie y Emmett, los últimospadres del día. Caminaron hacia el señor Anderson para su turno. "Escuché suforma de llegar de esta mañana señor Cullen." Rosalie le achico los ojos aEmmett quien trato con fuerzas de mantener su rostro serio. "Señor Cullen yseñorita Hale felicitación son los orgullosos padres de
" Rosalie dejó queEmmett revolviera la bolsa. Sacó un trozo de papel y lo abrió. Su rostro sellenó de curiosidad y le mostró el papel a Rosalie quien miró al señor Anderson"¿Qué significa el dos?" pregunto cautelosamente.

El señor Anderson soltó "¡Gemelos!" su voz estallo. Podrias haberescuchado el ruido de un alfiler cayendo al suelo. Entonces Alice y Jaspercomenzaron a reírse para sus adentros. "Ahora señor Cullen vuelva a buscar enla bolsa dos papeles mas para determinar el sexo de sus bebes."

Emmett extendió su mano hacia la bolsa, pero Rosalie le detuvo.Ella miró al señor Anderson y preguntó "No hay mas papeles de 'dos' allí dentro¿verdad?" parecía que se lo advertía en lugar de preguntarle.

"No, ese era el unico. Vamos, escoja." Se rió.

Rosalie decidió que como Emmett había arruinado la primer parte,ella seguiría de ahora en más. Sacó dos trozos de papel y le dio uno a Emmett,quedándose con el otro. Leyeron los papeles y se miraron a los ojos antes dedecir "niño" al mismo tiempo. ¡Gemelos varones! Emmett se veía feliz y Rosaliealiviada de que no eran trillizos o cuatrillizos.

Los chicos se felicitaron entre ellos sobre los buenos trabajosimaginarios. Yo me quede esperando a que Emmett comenzara a repartir loscigarros.

"Ok, de vuelta a clases. Los vere al final del dia para retirarsus bultitos de alegria." El señor Anderson tomó sus cosas y se fue delgimnasio.

Alice se volvió hacia nosotros y pregunto "¿Cómo le pondrán a susbebes?" Edward y yo no lo habíamos hablado. Emmett y Rosalie comenzaron adiscutir inmediatamente sobre el nombre de los bebes. El señor Anderson metiósu cabeza por las puertas de gimnasio "¡Vallan a clase AHORA!"


Bella POV

El resto de la mañana fue un completo desperdicio para cualquierade los dos últimos años. En todo lo que cualquiera podía pensar era en losnombres de los bebes. Pasaban notas con sugerencias, peleas sobre quienreclamaba el primer nombre, peleas sobre el apellido, los segundos nombres,como escribir el nombre que habían acordado. Mi cabeza daba vueltas con todoello. Y cuando pensé que no podía tolerarlo más, el timbre sonó y salí volandohacia mi casillero para encontrarme con Edward.

 

El ya estaba allí esperándome cuando doble por la esquina. "Bueno,alguien esta apurada." Dijo mientras abria mi casillero hastiada y metia loslibros en el.

"Si tengo que pasar una nota mas a alguien con 300 posiblesnombres para bebes escritos en el, voy a gritar." Le vi una sonrisa en surostro.

"Entonces supongo que es mal momento para discutir el nombre denuestros pretendido hijo. Tengo algunas sugerencias
"

"Muy gracioso Edward. El ya tiene nombre, se lo di el día que meenteré que estaba embarazada. Su nombre es Eddie, punto final. ¿Ahora puedocomer?" ni siquiera espere por su respuesta y me encaminé hacia la línea dealmuerzo. Edward tomó una bandeja y comenzó a llenarla con comida. Dosporciones de pizza, una barra de pan y una lata de coca-cola. Después nossentamos en la mesa de los Cullen, donde Emmett y Rosalie tenían una fuertediscusión sobre los gemelos.

"Entonces, ¿Cuales son los nombres que sugieres Emmett? No puedoesperar para escucharlos..." Emmett sacó una hoja doblada de su bolsillo.Aclaró su garganta para darle seriedad al asunto y comenzó a leer "Wrigley,Jacob, Shea, Fenway (Nombre de un estadio de Baseball)..." Rosalie golpeó lamesa con su mano. "Emmett, ¡No vamos a ponerle a nuestros hijos nombres deestadios de baseball!"

"Entonces creo que tendré que tachar Yankee y Dodger de la listaaunque aun no llegue a ellos. Ok, que tal Peyton, Joe, Brett, Boomer, Troy,Dan..."

"¡Nada de quarterbacks de las ligas de football americano Emmett!Vamos, se serio. Bella apoyame." Ella me miró desesperada.

Yo pensé por unos instantes. "Emmett no puedes ponerle a tu hijosel nombre por algún estado, jugadores deportivos, objetos inanimados, comidas,meses del año, días de la semana o maldiciones. ¿Qué tal eso Rosalie?" lepregunté mientras daba un mordisco a la pizza.

Emmett tachaba silenciosamente varios nombres de su lista quecaían en las categorías que le había dicho. Le tomó un minuto y realmenteestaba impresionada con la cantidad de nombres que había apuntado el solo.Entonces fue cuando me dio una gran sonrisa. Estaba demasiado feliz, habíaolvidado algo en mi lista de 'no'
casi me atragante con la pizza cuando añadírápidamente "Personajes de TV. Nada de televisión, personajes de películas ydefinitivamente no celebridades."

Perfectamente derrotado, le rogó a Rosalie "Oh vamos Rose, ¿Porqué no podemos tener a los pequeños Starky y Hutch? ¿Ponch y Jon? ¿Bo y Luke?¿Qué tal Crockett y Tubos? ¿Drake y Josh? Esos nombres son oro te lo digo,oro."

Sin una palabra, Rosalie rompió el papel en microscópicas piezas,terminando la discusión.

Alice comenzó a interrogarme "Entonces Bella ¿Cómo le pondrán a misobrino?" me tomó con la guardia baja su pregunta por que mi mente estabafirme, así que debería de haberlo visto para ese entonces. Mientras tragaba lapizza, Edward saltó "Aun no lo hemos decidido."

Confundida, respondí "Si lo hicimos, corrijo, lo hice. Es Edward yle diremos Eddie."

Edward me achicó sus ojos "No vamos a llamar Eddie a nuestro hijo.Se razonable." Dijo como si fuera una mala palabra o algo por el estilo.

"Edward es un nombre demasiado grande para un bebe, pensé queseria tierno."

"¿Que tal Charlie? Podríamos ponerle como tu padre ¿No es eso algohabitual?" su tono se había vuelto dulce por que trataba de convencerme. Memantuve firme.

 

"Edward." Dije simplemente.

"¿Si?"

"No, no tu, ese es el nombre del bebe. Edward
Eddie."

"¿Podemos discutirlo? ¿Que tal William, o Matthew o Michael? No,tacha el último. Pensaría en el idiota de Newton cada vez
¿David, Andew?"Trataba de salirse con la suya, cualquier cosa menos Eddie, pero yo no estabanegociando. Me crucé de brazos y apreté mi mandíbula.

"¿Tu lo cargaste en tu cuerpo por cuatro días? ¿Te dolió laespalda cada noche? ¿Casi pudiste dormir por que estabas incomodo?" él abrió suboca "No lo digas
¡Sabes a lo que me refiero!" Habiendo sufrido por traer aeste pequeña, hermosa y pretendida via a este universo inventado, me da ciertosderechos y si quiero llamarlo Edward y decirle Eddie por cada día de la semanaque lo tengamos, lo haré."

Un tanto sorprendido por mi tiranía, simplemente contestó "Lo quequieras Bella estará bien para mi."

"Gracias Edward." Le lancé una sonrisa victoria. "Entonces Alice,me atrevo a preguntar ¿Han decidido el nombre para nuestro pretendido sobrino?"

Ella miró amorosamente a Jasper. "A decir verdad, Jasper loescogio. Creo que a Edward le gustara."

Todos los ojos fueron hacia Jasper mientras esperábamos ensuspenso por el gran anuncio "Siempre me gustó el nombre Elizabeth." Dijo conuna sonrisa. Ante la mención del nombre de su madre, Edward asintió con sucabeza.

Emmett golpeo la mesa, frustrado "¿Ves? Alice le dejó a Jasperescoger el nombre del bebe. ¿Por qué yo no puedo escoger los nombres Rose?"

"Por que tu eres un idiota y Jasper no."

El timbre sonó, anunciando el fin del almuerzo y el fin de ladiscusión por el momento. Rosalie y Emmett dejaron la mesa rápidamente, auntenían mucho de que hablar. Alice y Jasper estaban mirándose a los ojos,teniendo uno de sus 'momentos' mientras dejaban la cafetería. Edward y yo nosdirigimos hacia mi casillero.

"¿Aun estas enojado por el nombre del bebe?" pregunté. Comenzaba asentirme culpable por ser tan testaruda.

El pasó sus brazos por mi cintura y me sostuvo firmemente "Noamor, no estoy enojado. Sabes que no puedo decirte que no. Así que si quierescondenar a nuestro pretendido hijo todo el fin de semana con el nombre deEddie, que así sea." Una sonrisa jugueteó en su hermoso rostro mientras meponía en puntitas para besarle.

"Encontrémoslos todos allí al finalizar las clases y podremos buscarjuntos a nuestros bebes. ¿Puedes decirle a los otros?" comencé a sentirmeentusiasmada ante la idea de traer a Eddie a casa.

"Se los diré. Te veo mas tarde." Me dio un último beso antes deapresurarse por el pasillo hacia su clase.

El resto del dia parecio pasarse lentamente. Yo seguía mirando alreloj, deseosa de hacerlo funcionar más rápido, pero sin suerte alguna. Edwardme dijo entre clases que Alice y Jasper se habían saltado el último periodopara ir a buscar algo a la casa. Me imaginé que no querían verse atrapadosnuevamente en la parte trasera del patrullero así que fueron en busca del autoque Alice conduciría por una semana, el Jeep.

Sonó el ultimo timbre del día y las personas salieron disparadasde sus asientos y corrieron hacia el gimnasio para buscar a sus bebes. Edward yRosalie estaban en mi casillero, esperandome. "Entonces Rosalie, ¿Que nombresdecidieron finalmente?" pregunté con gran interés.

 

"Me decidí por Nathan y Nicholas, ¿Que opinas?" sus hermosos ojosbrillaron.

"¡Esos son hermosos nombres! ¿A Emmett le gustan?" preguntécuidadosamente, no queriendo presionar otra pelea entre ellos.

Una coqueta sonrisa se extendió por su rostro, "Me tomó un pococonvencerlo y un rápido paseo al armario de limpieza
" me dio un guiño y mirostro se volvió escarlata. "Pero creo que ahora esta bien con ellos. ¿Y dondediablos se metió?"

"¿Lo llamaron nuevamente a la dirección?" pregunté a Edward.

"No lo creo. Ahí viene Alice, ella sabra." Alice se apresuró hacianosotros, se veía un tanto preocupada.

"¿Rosalie, donde esta Emmett? Creí que estaría contigo..." susojos se agrandaron del miedo.

"No, estamos esperándole. ¿Por qué? ¿Qué viste?" Rosalie comenzabaa preocuparse.

"Tenemos que ir al gimnasio. ¡Va a ponerle nombre a los bebes sinti Rose!" Alice le tomó del brazo y se alejaron corriendo.

Edward miró rápidamente a Jasper, "No se atrevería..."

Jasper se encogió de hombros. "Si, si lo haria."

Edward me tomó de la mano y comenzó a arrastrarme hacia elgimnasio para presenciar la masacre que se vendría. Antes de siquiera llegar algimnasio, escuché a Rosalie gritando "¡Emmett que hiciste!"

Ella lo tomó y lo aprisionó contra la esquina. Decidiendo darlesun minuto para que resolvieran esto, codeé a Edward, "Vamos a buscara Eddiemientras lo resuelven."

Edward se inclinó y susurró. "¿Estas segura de querer ponerleEdward? Quizás quieras considerarlo cuando te enteres
" caminamos hacia elseñor Anderson quien tenia su computadora encendida y lista.

"¿El nombre del bebe señorita Swan?"

"Bella, solo escucha
" interfirió Edward.

No iba a discutirlo nuevamente. "Edward, señor Anderson. Su nombrees Edward pero le llamaremos Eddie." Escuché a Edward suspirar a mi lado. Porel rabillo del ojo le vi sacudir su cabeza.

"Le nombraron por el padre ¿verdad?" el señor Anderson le sonrió aEdward quien no estaba emocionado. "Valla a escoger un bebe de la caja azul deallí. Presioné el botón verde en su espalda para activar el programa. El bebedormirá por la próxima hora, lleguen a casa para ese entonces. Por favor recuerdenque el muñeco va a grabar todo lo que le suceda. El lunes descargaremos lainformación y les daremos su nota final. Tengan un buen fin de semana."

Rebusqué dentro de la caja por el perfecto muñeco 'Eddie'. Algunoseran más pesados que otros, así que traté de elegir el más liviano para librara mi espalda de otra tortura. Entonces encontré el muñeco perfecto, uno de ojosverdes. "¡Lo encontré! Edward, conoce a Eddie." Los sostuve aprobatoriamente.Busqué el botón verde en su espalda, el cual se suponía que debíamos presionar.

Alice y Jasper fueron hacia el señor Anderson, informándole que elnombre de su hija seria Elizabeth. El rápidamente lo ingreso al ordenador y losdirigió hacia la caja de los bebes nenas. Alice revolvió la caja en busca de laperfecta Elizabeth. Su gritito de alegría me hizo saber que había encontrado ala perfecta hija ficticia. Un borrón rosa salio de su bolso y rápidamentevistió a la bebe Elizabeth con un jardinero rosa y acomodo los pequeñosmechones de cabello de su cabecita.

Otro borrón celeste salió del bolso de Alice y esta vez aterrizósobre la mano de Edward. La tia Alice habia empacado para todos los bebes. Tomeel trajecito marinero celeste y se lo puse a Eddie. Casi parecía real si se loveía de lejos. Estos bebes de seguro eran los mejores vestidos de todos losbebes ficticios que Forks había visto jamás.

 

La vos furiosa de Rosalie interrumpió el proceso de vestimenta delos bebes. Se giró lejos de Emmett y fue directo hacia el señor Anderson."Necesito cambiar los nombres de nuestros bebes, señor Anderson." Dijoutilizando un tono persuasivo.

"Lo siento señorita Hale, no puedo cambiar los nombres una vez queme los han dado. El señor Cullen ya los eligió y están conectados en lacomputadora con los bebes. Desearia poder ayudarla."

"¿Lo dice enserio? Eso es la cosa más estúpida que jamás oí. ¿Porqué dejo que Emmett les diera nombres sin mi?" ahora estaba demasiado molesta.

"Señorita Hale, no me gusta su tono."

"Bueno, mala suerte Señor Anderson. ¡ODIO los nombres y creo queusted le dejo hacer esto! Yo no pude escoger los sexos de los bebes esta mañanasin él, y terminamos teniendo gemelos por su causa. Ahora tengo gemelos con losnombres más ridículos de la historia. Así que discúlpeme por estar molesta.¿Por qué no espero por mi?"

"El señor Cullen dijo..." Mire a Emmett, quien estaba agitando susbrazos tratando de llamar la atención del señor Anderson, pero el no le noto."que estaba en el baño con...em
calambres. Creí que le estábamos haciendo unfavor. Si tiene algún problema con ello, descárguese con el señor Cullen, noconmigo."

"¡Idiota!" murmuró Rosalie en voz baja. Estaba segura de que fuepara Emmett, pero el señor Anderson creyó que le hablaba a él. "Quizás unasemana de castigo le sirva para tranquilizarla, señorita Hale. Le dará a ustedy al padre de los bebes mas tiempo para discutir las cosas, ya que, si mal notengo entendido, esta mañana obtuvo una extensión de su castigo."

"Lo siento Rosalie..." escuché a Emmett decir mientras el señorAnderson salía del gimnasio.

"Da igual Emmett. Solo dile al resto de la familia lo que hiciste.¡Tu diles los nombres a ver que opinan!" Rosalie trató de tranquilizarse y pudesentir que Jasper estaba dando su mejor esfuerzo para ayudar.

Con una enorme sonrisa en su rostro, caminó hacia nosotroscargando dos bebes en sus brazos. "Chicos, quiero que conozcan a nuestros hijosficticios, Elliott y Everett."

Mi mano voló a mi boca para que no viera la enorme sonrisa que sehabía formado. No podía mirar a Edward por que sabia que su rostro me haríaestallar. Emmett, Elliott y Everett...podría ver por que Rosalie queríamatarlo.

Edward se inclinó "Traté de advertirte que otro nombre con 'E' noseria algo inteligente
"

Jasper, siendo caballeroso, fue el primero en felicitar a Emmettpor sus elecciones "Esos son nombres muy interesantes Emmett, muy similares altuyo
"

"¡Lo se! Por eso los escogí. Casi les pongo Emmett 1 y Emmett 2,pero eso seria estupido. Estos son muchos mejores ¿no creen?" estaba muyorgulloso de si mismo y buscando algo de apoyo para ganarle a Rosalie. Yo memordía el labio con fuerza, no me animaba a hablar. Le di un empujoncito aEdward, pero todo lo que hizo fue asentir con su cabeza forzosamente.

"Así que ahora tenemos a Eddie, Elizabeth, Elliott y Everett parapresentárselos a Esme y a Carlisle. Creo que es tierno que todos empiecen conla letra E." Alice era la única persona, además de Emmett, que pensaba que eraremotamente tierno. El resto de nosotros rodamos nuestros ojos. De la bolsa deAlice salieron dos conjuntos azules iguales. Rosalie tomó a Elliott de losbrazos de Emmett y lo vistió. A Emmett le tomó un poco mas vestir a Everett,pero finalmente lo consiguió.

 

Alice comenzó a emocionarse. "¡Llevemos los bebes a casa! Prontose despertaran." Ella nos lanzó unas mantillas para los bebes y salimos por lapuerta.

"¿Emmett sobrevivirá esta noche o Rosalie lo matara?" le susurré aEdward mientras nos acercábamos al Mercedes.

"Es una posibilidad, basándome en sus pensamientos
Deberíamospreguntarle a Alice, por las dudas." Tenía una amplia sonrisa en su rostromientras hablaba.

Revolviendo en mi cartera, encontré las llaves y se las lance aEdward. "Toma, maneja tu pero mantente en los limites de seguridad. Yosostendré a Eddie."

"Bella, no puedes sostener al bebe en el auto. No es seguro." Lavoz de Alice era cortante.

"¿Entonces como sugieres que lo lleve a casa?" estaba confundida.Alice sonreía mientras se acercaba al auto. Abrió la puerta trasera y señalo unnuevo asiento para bebes.

No pude contenerme. "¿Compraste un asiento para un bebe dementira, Alice? ¿Estas completamente loca?"

"La seguridad primero Bella. No quiero que nada le suceda a estospreciosos, bebes de mentira."

No podría creer que estaba haciendo esto. Murmurando en voz baja,me acomodé en el asiento trasero y forcejeé con los cinturones del asiento.Podía escuchar a Edward riendo tras de mi. "Me mantendría tranquilo si fuera tuCullen. He visto tu habilidad con los broches estos últimos días y no hasmejorado en nada." Eso borró la sonrisa de su rostro.

Con Eddie seguro en el asiento, vi a Rosalie y a Emmett inmersosen una nueva conversación. Por lo que pude entender, Rosalie se estabarehusando a poner a los bebes en la celda del patrullero como a los criminalescomunes, como ella le decía.

Una vez mas, Jasper salto al rescate. "Rosalie, ¿por que no vascon los bebes en el Jeep con Alice y Elizabeth? Podemos hacer entrar los tresasientos en el asiento trasero. Estaré feliz de viajar con Emmett en elpatrullero." Rosalie le dio un beso en la mejilla a Jasper y le dio a Elliottpara que lo sostuviera mientras acomodaba el asiento en el Jeep. En menos de unminuto regreso por el bebe. "¡Gracias Jasper!"

Con Elizabeth, Elliott y Everett seguros en el Jeep, Jasper ayudoa Alice a subirse al asiento del piloto y se dirigieron hacia la casa. Emmettaun estaba molesto por que le habían gritado, cuando la radio de la policíaentro en actividad. Era la voz de Charlie. Estaba hablando con Myrtle en eldespacho. Emmett se lanzó dentro del auto y tomo el CB. "Jefe Swan, soy elsuplente Emmett, responda Jefe Swan."

"¡Emmett, que haces con la radio! Te dije que te mantuvieras fuerade la frecuencia. La menos no escucho las sirenas de fondo
creo que eso esbueno. ¿Qué quieres?" Charlie trataba de ser paciente con él.

"¿Todo está bien en la estación? ¿Algunos pervertidos quenecesites que ayude a interrogar?" su rostro estaba lleno de esperanza mientrasesperaba la respuesta de Charlie.

"No, Emmett. Hoy no hay pervertidos. ¿No se supone que estascastigado?"

"No comienzo el castigo hasta que el proyecto de salud se termine.¡Oh felicitaciones abuelo! Aquí esta Bella..." Emmett me lanzó el CB.

 

"Um, hola papa... ¡Es un niño!" Me sentía bastante extraña aldecir esto por la radio, me encogí de hombros al ver la sonrisa de Edward.

"¡Charlie- no nos dijiste que Bella estaba EMBARAZADA! Espera aque los demás lo sepan
"

"No, no Myrtle, ¡solo es un proyecto para la escuela!" le grite ala CB

"OOHHH. Esta bien. Charlie, sácalos de la radio, por favor."Myrtle no estaba bromeando.

"Si Myrtle. Felicitaciones Bella, te veré al rato en casa. Asumoque iras a ver a Esme ahora ¿verdad?"

"Si esta bien contigo papa me gustaría ir. ¡Volveré a casa para lacena!" estaba demasiado emocionada de ver que era lo que Esme pensaba de todo esto.

"Adiós Bella, adiós Emmett. ¡Mantente fuera de la radio!" escuchéla radio de Charlie cortándose.

Jasper se metió al patrullero y Emmett arrancó el coche. Justo enese momento, Mike Newton pasó por el estacionamiento y paso por alto la señalde 'detenerse'. "Jasper, ¿Viste esa violación de leyes de transito? Vamos aasustarlo." Encontró un sombrero de polia extra que Charlie había dejado y selo puso en la cabeza. Jasper se veía atemorizado y vi que sus nudillos seponían blancos mientras se agarraba con fuerza al tablero del patrullero.

Emmett puso el auto en reversa y volo tras de Mike. Vi las lucesencenderse y escuche las sirenas sonando por la calle. La última cosa queescuche fue la voz de Emmett por el altavoz. "¡Ha violado la ley, aparque el autoa un lado ahora señor Newton!"

"Seguro que Charlie mata a Emmett antes de que Rosalie tengaoportunidad de hacerlo." Me reí y entré al auto. Mientras manejábamos hacia lode los Cullen, pasamos el patrullero de Charlie y el coche de Mike, aparcados aun lado de la calle. Podía ver a Jasper agachado lo más que podía y Emmett aunen el auto temblando de la risa, las luces del auto aun seguían encendidas.

Edward se rió mientras pasábamos. "Mike esta teniendo un ataquecardiaco. No tiene ni idea de que solo son Emmett y Jasper, y que el le estalanzando olas de pánico." Me reí el resto del camino hacia la casa de Edwardimaginándome a Mike lleno de lágrimas mientras Emmett y Jasper reíanhistéricamente.

Me volvi para darle una mirada a Eddie. Estaba durmiendotranquilamente en su asiendo. 'Me pregunto cuanto durara asi' pense para mimisma.


Bella POV

Cuando llegamos a la casa de los Cullen, Esme estaba parada en elporche para recibirnos. Tenia uno de los bebes de Rosalie en sus brazos. Nopodía decir si era Everett o Elliott, pero estaba sonriendo. Edward salióprimero del auto y se inclinó hacia el asiento trasero para sacar el asiento deinfantes de Eddie de la base.

Le di una mirada a Eddie quién estaba durmiendo plácidamente.

"Bella, Edward ¡Vengan aquí y déjenme ver a mi ficticio nieto!" mehizo sonreír que estuviera tan emocionada por nuestras pretendidas familias.

"Esme, quiero que conozcas a Edward, pero le diremos Eddie." Ellaalzó sus cejas al escuchar 'Eddie' y miró a Edward. Le hizo una pregunta ensilencio en su cabeza y el asintió en respuesta.

"Es hermoso Bella, ¡Y que hermosos ojos verdes que tiene!" sonreíorgullosa cuando reparó en ese detalle. "Elliott mira a tu pequeño primo. Estoysegura de que ustedes dos se meterán en cualquier tipo de problemas."

 

Sostuve la puerta mientras Edward cargaba al bebe dentro de lacasa. Esme trajo a Elliott detrás de nosotros. La casa había sido transformadaen el mundo del bebe. Alice estaba cambiando a Elizabeth en su segundo conjuntodel día y estaba acomodándole el moño. Rosalie estaba leyendo un paquete depañales mientras Everett dormía placidamente en su asiento.

"¿Cuántas veces piensas cambiarle de ropa Alice?" pregunté mientrasme acercaba para ver como lucia la pobre de Elizabeth. Estaba vestida con unjumper rojo y un enorme gusano en su pancita. El moño rosado que antes llevabafue reemplazado por una vincha elástica con una flor roja.

"Solo la tendré unos pocos días Bella así que planeo sacarleprovecho." Todo el ajetreo debió de despertar a Elizabeth ya que sus ojoscomenzaron a moverse y dejó escapar un pequeño quejido.

"¡OOHH mi bebe es la primera en despertarse!" Alice la alzó enbrazos y bailoteó por la sala.

"Alice, solo recuerda que los bebes necesitan dormir mucho, asíque asegurate de que descanse todo lo que necesite." Le advirtió Esme mientrasacostaba a Elliott en su sillita del auto.

"Mantenlo tranquilo Alice, tengo dos bebes mas por los quepreocuparme y mi estúpido esposo aun no llega a casa." la bronca de Rosaliehacia Emmett no había mejorado en nada.

"Volverán pronto a casa Rosalie. Se han retrasado un poco..." mecallé, sabiendo que querría una explicación. Edward llevó a Eddie hacia lamesada de la cocina, lejos de las preguntas de Rosalie.

"¿Qué lo retraso? Sus pretendidos hijos están esperando por que élllegue a casa con su real esposa. ¿Qué es más importante que eso?" se sentófirme en el sofá, su tensión era claramente visible.

"Um- el y Jasper detuvieron a Mike Newton por exceso de velocidaden el estacionamiento de la escuela." Me salió mas como un susurro que unarespuesta, pero esperaba que no entendiera parte de ella. Estúpido oído devampiro.

"¿El que? ¿Acaso no tubo suficiente con el problema que se gano ala mañana?" salió corriendo hacia el teléfono. "Emmett Cullen, ¡Vuelve a casaahora! No me hagas levantar la voz cerca de nuestros pretendidos hijos o porDios que lo lamentaras. ¿Que, le hiciste llorar? Ok- eso es divertido... ¡Teveo pronto!" una sonrisa jugaba en sus labios mientras colgaba. "A veces mepregunto por que lo amo. ¡Aparentemente el y Jasper asustaron tanto a Mike quese puso a llorar! No me dio muchos detalles, pero llegaran pronto a casa."sacudió su cabeza mientras se inclinaba sobre los bebes. "Lo siento chicos,pero su padre a veces es un tonto, pronto se darán cuenta."

Todos nos reímos suavemente para no despertar a los chicos. PobreMike, ¿Quién será la próxima víctima del suplente Emmett? la lista no teniafin

Esme y yo fuimos a ver a Edward y a Eddie en la cocina, aun estabatranquilo. Alice nos trajo a Elizabeth, quien estaba haciendo muecas mientrasme la daba.

"Ve a ver a la tía Bella por un minuto." Mientras sostuve aElizabeth, Alice me sonrió "Jasper y yo escogimos unas cosas para ti, buenotécnicamente para Eddie. Ropas, pañales, mamaderas, juguetes y esas clases decosas. Las necesitaran hoy a la noche así que los pondré en un pañoleromientras Elizabeth se comporta bien."

Mis ojos fueron de Esme a Edward y ambos trataban de no sonreír."Alice, ¿cuantas cosas hay allí? ¿Y desde cuando necesito un pañolero?"

 

"Desde esta tarde cuando Jasper y yo nos salteamos una clase.Teníamos que comprar unas cosas de último minuto. Toma, esto será suficiente."En la encimera dejo un enorme bolso porta pañales. Era enorme y, obviamente, decolor azul marino.

Edward soltó una carcajada al ver mi expresión de desconcierto."Respira Bella, esta bien. Planea donar todo esto cuando se termine elproyecto. ¿Eso te hace sentir mejor?" lentamente comencé a respirar y metranquilice. Todas las cosas que Alice había comprado para este proyecto, lascunas, los asientos para el auto, las ropitas, las mamaderas y los juguetesservirían para una buena causa y no serian desperdiciados. Eso me hacia sentirmucho mejor. "Gracias Alice, por todo. Estoy segura de que empacaste todo loque necesite para la noche." La abrace con mi brazo libre. Elizabeth comenzó achillar con más fuerza en mis brazos. "Creo que quiere a su mami." Yrápidamente se la pasé a Alice quien comenzó a llenar una mamadera.

La atención de Edward se enfocó en la puerta principal y supe queEmmett y Jasper estaban llegando a la calzada. El comenzó a reír sobre lo quefuera que estaba pasando por sus mentes. Le di una mirada interrogante."Quieren contar a todos la historia ellos mismos."

Everett y Elliott comenzaron a dar suaves chillidos ahora. Alicele estaba dando a Elizabeth su biberón cuando los chicos entraron por lapuerta. Emmett gritó "¡No van a creer..."

"SSSSSSHHHHHSSSSHHH" todos alzamos nuestros dedos y le hicimoscallar para que no molestara a los bebes.

"Oh- lo siento." Susurró y caminó hacia Rosalie y los bebes. Elgentilmente besó la cabeza de cada uno de los bebes, y dijo suavemente"¡Matamos del susto a Mike hoy! Nos estacionamos y nos quedamos sentados en elauto unos diez minutos, utilizando la tortura psicológica. Jasper le dio contodo el miedo y pánico que pudo mientras que yo mantenía las luces encendidas.Cada tanto encendía la sirena y era entonces cuando Mike saltaba de suasiento." comenzó a reírse tanto que no pudo continuar.

Alice estaba a un lado de Jasper mientras alimentaba a Elizabeth.El se apartó unos pasos, no queriendo molestarlas mientras terminaban de contarla historia. "Después de que Emmett hiciera el 'ataque de la sirena' unas seisveces, Mike abrió la puerta de golpe y saltó del auto gritando que erainocente. Emmett encendió el altavoz y le dijo que volviera al auto o tendríaque 'llevarselo' creo que fueron sus exactas palabras. Mike saltó dentro yhasta le sentimos llorisquear. Ahí fue cuando llamaste Rosalie, y Emmettaceleró dejando a Mike llorando dentro de su auto.

Para cuando Jasper terminó de contar su historia de tortura mismanos estaban sobre mi rostro para mantener mi risa dentro, Rosalie habíatomado una almohada del sofá y se reía en ella. Edward y Alice no solo teníanla demostración verbal, si no que también física, su cuerpo temblaba con larisa. A la pobre de Elizabeth parecía no gustarle todo el sacudón y comenzó allorar. Jasper rápidamente se acercó a Alice y se la quitó. La sostuvo contrasu pecho y fue afuera de la casa para tratar de tranquilizarla. Segundosdespués con el bebe durmiendo en sus brazos. Everett y Elliott comenzaron ahacer sonidos más fuertes así que Rosalie fue a preparar sus biberones.

Eddie continuaba durmiendo placidamente pero los otros dos bebesya se habían despertado así que no tardaría mucho mas. "Mejor lo llevo a casa,Edward antes de que se despierte. ¿Vienes?" justo entonces su teléfono sonó.

 

El miró el identificador de llamadas y lo abrió "¿Si Carlisle?Todos estamos en casa, Bella también. Si, deja que pregunte." El aparto elteléfono de su oído "Carlisle quiere ir de caza en la noche y quiere saber sipodemos ir con él." Estaba hablándole a Emmett y Jasper.

"Me gustaría ir ya que nuestro ultimo viaje fue tan bueno
" Emmettmiraba a Alice y yo recordé como lo volvimos loco con nuestras apuestas de Ebaylogrando acortarles su salida de caza.

Edward me miró "No iré si necesitas que me quede a ayudarte con elbebe. Puedo esperar." Estaba hablando en serio, pero podía ver en sus ojos querealmente quería ir.

"Estaremos bien Edward. Mira a Elizabeth y los chicos, todos sevolvieron a dormir. Entre Charlie y yo podremos manejarlo." Mi sonrisa le convenció.

"Carlisle, podemos ir contigo. Iré a llevar a Bella a su casa yluego nos encontraremos allí. ¿ok?"

"Deja que junte sus cosas y luego los llevaremos a casa." Edwardse colgó el pañolero al hombro y puso a Eddie en el asiento de bebes. Se veíatan paternal que me hizo reír.

"Adiós Alice, adiós Rosalie. Llámenme si necesitan algo." Susurremientras caminábamos hacia la puerta. Edward ya había acomodado el asiento deEddie en el auto y el bolso estaba en el asiento delantero. Camine hacia el yle bese con todas mis fuerzas.

"¿Por qué fue eso?" preguntó con una sonrisa.

"Por ser tan buen padre con nuestro bebe. Te veré en mi casa,diviértete manejando mi camioneta." Le bromeé.

El rodó sus ojos y gruñó mientras se quejaba por el auto que letocaba esta semana. Me deslice cómodamente por el asiento del Mercedes. Eddieahora estaba haciendo los mismos quejiditos que los otros bebes hicieron antesde despertarse. Apreté el acelerador y estaba saliendo por la calzada antes deque Edward arrancase la camioneta.

Me quedé en la calzada de mi casa por 10 minutos esperando a queEdward llegara. Finalmente escuché el rugido del motor de la camioneta mientrassacaba el asiento de Eddie de la base. Edward salió de mi camioneta con unavisible expresión de frustración.

"Voy a comprarte un auto nuevo Bella. No se discute. ¡Esacamioneta es una trampa mortal! Se mueve tan lento que va a causar un accidentealgún día. Buscaré algo en Internet para que puedas verlo
" comenzó a decirse asi mismo.

"Ja ja. Disfruta de tu semana con la camioneta y deja dequejarte." Le pasé el asiento de Eddie y cargué el pañolero hacia la puerta.Detrás de nosotros escuché el suave sonido del Porsche amarillo acelerando enla calzada. Charlie tenía las ventanas abiertas y la radio encendida. Realmenteestaba disfrutando del Porsche de Alice

Charlie entró a la cocina mientras le preparaba a Eddie elbiberón. Ahora estaba llorando más fuerte. Edward lo sacó del asiento ycaminaba hacia la cocina con él.

"Déjenme ver al grandulón. ¡Oh que hermoso! ¿Por que no pido pizzapara que no tengas que cocinar, Bella?" Charlie fue a hacer una rápida llamadaal local de pizzas. Edward me pasó al bebe y comencé a alimentarlo.

"Edward, podrías buscarme un pañal para Eddie? Cuando termine decomer tendré que ponerle uno nuevo." Había echo varias horas de niñera comopara saberme la rutina. Alimentarlos, cambiarlos y luego ponerlos nuevamente adormir.

 

Edward rebuscó por unos pocos minutos y luego me alcanzó unpequeño pañal. El me miró un poco confundido. "¿Cómo funciona esto?"

Me di cuenta de que Edward no tenia nada de experiencia con bebesy todas las cosas que se relacionaban con ellos. Alice y Rosalie tampoco teníanla menor idea. Este seria un fin de semana bastante largo para ellos. Sonriendole dije "Te mostraré cuando termine de comer." Mientras le alimentaba con elbiberón, me pregunte cuanto tiempo tardaría en que volviera a ver el mismolíquido.

Luego de que Eddie terminara de comer, lo recosté en el sofá y ledi a Edward una pequeña lección de cómo cambiar el pañal. Le pasé el pañalmojado que Eddie estaba usando y Edward salto. "¿Qué se supone que debo hacercon eso?" preguntó horrorizado.

"Tíralo al tacho Edward, no seas ridículo." ¿Qué les pasaba a loschicos con el pis de su pretendido hijo?

La pizza llegó y Edward miró su reloj. "Será mejor que me valla aencontrarme con Carlisle y los chicos. Si prefieres que me quede, solo diloBella."

"¿A dónde saldrás Edward?" le preguntó Charlie mientras comía supizza.

"Carlisle nos llevara a un juego de baseball esta noche." Edwarddebía de saber que se le venia la pregunta ya que no dudo ni un instante.Charlie asintió con su cabeza. "Eso será divertido."

Podía notar por la expresión en su rostro que deseabadesesperadamente poder leer mi mente. "Esta bien Edward. Mira, Eddie estaalimentando y se volvió a dormir. Voy a ir a acostarme temprano ya que medesperté a las 5am."

"¿Estas segura?"

"Si, vete por favor. No olvides que te tomara mas tiempo llegarcon mi camioneta." No pude evitar reírme sabiendo que su viaje a su casa letomaría al menos el doble del tiempo.

"Cuando llegue a casa, de enserio buscare en Internet..." dijomientras se inclinaba para besar mi cabeza. "Volveré antes de que los dosdespierten en la mañana." Dijo acariciando la cabeza del pequeño Eddie. "AdiósCharlie."

"Adiós Edward." Le saludó Charlie.

Eddie estaba durmiendo, así que lo acosté en su asiento y limpiéla cocina rápidamente. Charlie se había llevado el asiento hacia la televisióny le estaba explicando las reglas de las ligas nacionales y de la ligaAmericana de fútbol. Sonriendo, me dirigía a mi habitación y tomé mis cosaspara darme una ducha.

Me sentí mejor después de una calida ducha. Cuando salí, mesorprendió cuan cansada me sentía y aun no eran las 8pm. Rápidamente me vestí ycorrí a mi habitación cuando escuché el teléfono sonar. "Bella, es Alice, ¡Serámejor que atiendas suena desesperada!"

"¡Atiendo papá! ¿Alice, que sucede?" Escuché a Charlie colgar elteléfono en la cocina.

"Elizabeth esta rota Bella. ¡Algo anda mal!" Alice estabahistérica.

"¿Por que esta rota, que sucedió?"

"Se esta...se esta...chorreando Bella. Esta horrible cosa estasaliendo de su trasero. Es espantoso. ¿Qué debo hacer?"

Comencé a reír. "Bella, no es gracioso. Algo malo le esta pasandoa mi hija pretendida. Como su tía esperaba mas de ti."

"No, Alice no te enojes. Lo siento, no hay nada malo conElizabeth, solo fue al baño. Probablemente es solo
pis." Silencio al otro ladodel teléfono. "Alice ¿me escuchaste?"

"Oh- bueno creo que tiene sentido. ¿Siempre es así de desastroso?Le arruinó toda la ropa." Por su tono pude notar que era el conjunto preferidode Alice.

 

"¿Su pañal no absorbió la mayoría? ¿Se lo pusiste bien?"

"Bueno...es como que se lo quité hace tiempo." Dijo avergonzada.

"¿No tenia pañal? Bueno, eso explica el desastre. ¿Por que lesacaste el pañal?" No podía imaginar por que haría eso. El pañal era algoesencial para el bebe. Realmente esperaba que no hiciera nada extraño
comoenseñarle a usar la pelela (N/a: no se otro nombre
es el baño para bebes,cuando están aprendiendo a hacer solitos.) a su recién nacida hija.

"Bueno es solo que el pañal es muy abultado. Hacia que su pequeñotrasero se viera enorme en los pantalones que le puse así que se lo saque y elatuendo se veía mejor en ella." Solté el teléfono, estaba riendo con fuerzas.El trasero del bebe se veía grande
solo Alice saldría con eso. Tenia querecordar contarle esto a Edward.

"Bella, Bella, deja de reír y ponte al teléfono. ¡BELLA!" leescuché gritar al teléfono.

"Lo siento Alice. Solo ponle un nuevo pañal y necesitascambiárselo regularmente antes o después de alimentarla, de lo contrario sedesbordara el pañal y será un desastre nuevamente. Confía en mi, a ella no leimporta como se vea su trasero. ¿Estas bien ahora?" me sentía mal por reírme.No era su culpa que no supiera nada de los bebes o de las funciones del cuerpohumano. Necesitaba recordar eso. Escuché a Eddie llorando abajo. "Eddie sedespertó Alice, ¿necesitas algo mas?"

"Nop, solo le pondré el pañal y le cambiaré el conjunto así estarácomo nueva. ¡Gracias Bella!" su voz había vuelto a ser dulce y musical.

Colgué el teléfono y me dirigí hacia abajo bostezando. Charliehabía sacado a Eddie del asiento y gentilmente lo sacudía en su regazo. "Dámeloabuelo." Me incliné y lo tomé de sus brazos.

Me fije su pañal, estaba seco. Decidí que quizás necesitaría otramamadera, así que prepare una y me senté en el sofá a alimentarlo. Se bebióalgo de la botella e inmediatamente se quedo dormido. Ni bien trate deacomodarlo en la sillita, comenzó a llorar nuevamente. Este ajetreo continuópor una hora. Tuve que ir arriba ya que vi que el llanto estaba molestando aCharlie. Casi podía mantener mis ojos abiertos cuando el teléfono volvió asonar. Esta vez yo atendí primero.

"¿Hola?"

Todo lo que podía oír era un llanto del otro lado. Sonaba comoEddie, pero en estereo. "¿Alice?" pregunte.

"No, soy yo, Rosalie. Bella, los niños no dejan de llorar. ¿Esnormal? Esme y yo le caminamos diez millas, creo, alrededor de la casa por eljardín. Si nos deteníamos, se ponían a llorar. ¿Cómo va Eddie?"

"Mientras que no lo baje de mis brazos esta bien. Si lo acuesto ensu sillita, comienza a llorar. ¡Creo que estas cosas están programadas paravolvernos locos!" estaba tan cansada y comenzaba a ponerme gruñona.

"¿Cómo les detenemos?" Rosalie sonaba desesperada.

"¿Los volviste a alimentar?"

"Sip, acabo de hacerlo."

"¿Les cambiaste los pañales?"

"Si- y creo que Everett hizo caca, ¡era verde y asquerosa!"

"Suena a caca de bebe. Hey, ¿les hiciste provechito?"

"No. ¿Que es eso?"

"Después de alimentarlos puedes sentarlos en tu regazo o ponerlosen tu hombro y gentilmente les golpeas la espalda para que saquen las burbujasde aire de su estomago. Intenta eso."

"Ok espera. Lo intentare con Elliott." Le podía escuchar el suavepat pat pat en su espalda y luego un fuerte BBBBUUUURRRRPP por el teléfono.Rosalie gritó ante el sonido. "¿Bella, lo golpe muy fuerte? ¿Qué fue eso?"

 

"fue un eructo Rosalie...lo hiciste. ¿Como esta ahora?" comencé abostezar y mis ojos se cerraron.

"¡Oh Bella, dejo de llorar! Gracias. Esme, haz que Everett eructe,ayuda. ¡Adiós Bella!"

Ahora, si tan solo pudiera averiguar que hacer con mi pequeño bebedemonio. Lo mecí hacia un lado y hacia el otro por veinte minutos y no semovió. Tenia que estar dormido. Lo recosté en el asiento y se quedó tranquilo.Agradecí a Dios y silenciosamente me metí en la cama. Mire al reloj, eran las11.15 pm. Escuché un suave golpe en mi puerta y Charlie metió su cabeza.

"Me voy a la cama Bella. Buenas noches. Ven a buscarme sinecesitas ayuda."

"Buenas noches papa." Cerré mis ojos y escuché el sonido de suspasos alejándose por el hall. Eddie aun estaba durmiendo, así que me di vueltay me puse cómoda en la cama. Sin el vientre en medio mi cama se veía cómoda y tentadora.Mis ojos se cerraron y mi respiración se tranquilizo. Cuando estaba al borde dedormirme, lloro. Y lloro. Y lloro.

Maldije mientras me levantaba de un salto de la cama y tranquilicea Eddie. Lo puse en la cama conmigo y los sostuve cerca. Quizás se sentía solo.Pensé para mi misma. Su llanto continuaba. Prendí las luces para mirar supañal. Trate con el chupete que Alice había puesto en el pañolero. Eso parecíacalmarlo, pero aun se sacudía bien despierto. Estaba tranquilo, pero ni cercade quedarse dormido.

Pase la hora y media siguiente caminando por mi habitación,meciéndolo. Fui a la cocina e hice otro biberón, lo alimente, lo cambie, cambiesus ropas, pero nada ayudaba. Llame a los Cullen para ver como les iba. Quizásdescubrieron algún truco que me perdí. Cuando Alice respondió el teléfonoescuché unos gritos familiares de fondo. "Hola Bella, ¿que tan cerca estas degritar?"

"Como unos diez minutos. ¿Qué tal tu y Rosalie?"

"Rosalie grito hace media hora. Me quedan 7 minutos antes deperderlo. Elizabeth era tan buena con Jasper. Creo que me odia."

"No te odia Alice, es un bebe y los bebes lloran. Solo mesorprende cuanto lloran." No pude contener otro bostezo. "Si no lo tranquilizopronto voy a llamar a Edward. ¿Has tenido noticias de ellos?"

"No, no hemos escuchado de ellos. Rosalie llamo a Emmett y le dejoun mensaje de diez minutos de maldiciones. Fue bastante impresionante. Emmettno estaba nada feliz."

"¡Bien por Rosalie! Dejarlos ir de caza fue nuestro primer granerror, sabes. Tratare una vez mas de hacerlo dormir. Buena suerte Alice."

Colgué el teléfono y traté de cantarle a Eddie. Quizás la músicale calmaría y se cansaría. Quince minutos después era obvio que Eddie nonecesitaba dormir. De seguro lo saco de su estúpido padre vampiro. Pensé parami misma. Estaba tan exhausta, tenia lagrimas cayendo por mi rostro. No podíasoportarlo más. Con Eddie en mis brazos, abrí la puerta de la habitación deCharlie de golpe, asustándolo. "¡Papa
voy a llamar a Edward para que se venga adormir!"

"¡No va a dormir aquí Bella! ¿Estas loca?" se estaba tapando susojos por la luz.

"Papa, el bebe no deja de llorar. He tratado todo lo que puedopensar. Estoy exhausta y necesito dormir. Tu tienes su numero del celular,pregúntale si puede pasar la noche conmigo." Le pase el bebe llorando.

 

Sin una palabra, tomo a Eddie y fue escaleras abajo. Corrí a mihabitación y salte dentro de la cama. Aun podía escucharle llorar. Me puse lamanta sobre los oídos y mi almohada encima de eso, pero aun le oía. Veinteminutos pasaron y comenzó a llorar aun mas fuerte. Tome mi teléfono celular dela mesa de luz y marque.

"Edward, soy sollozo Bella. Eddie esta sollozo llorando y no sedetiene. Soy una terrible madre. Sollozo se que estas de caza sollozo peronecesito que vengas a casa ahora antes de que me vuelva loca ¿entiendes?Sollozo te amo."

Sabia que Alice y Rosalie habían llamado a Emmett y a Jaspertambién. Eventualmente uno de ellos recibiría el mensaje y vendría a casa. Ledi diez minutos más a Charlie.

Totalmente necesitada de dormir, bajé. Charlie se había quedadodormido en la silla con Eddie recostado contra su pecho llorando. "PAPÁ" grité.

Charlie casi se cae de la silla. Sostuvo a Eddie con un brazomientras se ponía de pie. "Bella, no se que hacer
el sigue llorando. ¡Y estoycansado!"

Sin decir una palabra alce a Eddie y lance el teléfono al regazode Charlie. El suspiro y comenzó a marcar. "Edward, soy Charlie. Lamentomolestarte. Espero que no estés durmiendo. Bella necesita ayuda con el bebe.Podrías
querrías
no puedo creer que me hace preguntarte eso. Podrías venir apasar la noche a casa, por favor." Su rostro se contorsiono como si estuvierasufriendo alguna clase de dolor físico. "Oh genial. Gracias Edward. ¡Le diréque ya vienes para acá!"

"Dijo que recibió tu mensaje y que ya esta en la camioneta.Llegara en breve. ¿Te sientes mejor?" lo que realmente preguntaba era '¿puedoirme a dormir?' saber que Edward estaba viniendo me hacia sentir mejor.

"Si papá. Ve a la cama, pero te lo digo ahora, el quizás este enmi habitación si allí necesito de su ayuda y aceptaras eso ¿entendido?" misojos estaban fijos en los de el, retándole a que me discutiera.

"Nada indebido..."

"Tengo el control natal mas efectivo en mis manos, llorando, papá.¿Crees que seré tan estúpida?"

El asintió con su cabeza, me besó en la frente y volvió a su cama.Prepare otro biberón, cambie a Eddie y espere escuchar el sonido de micamioneta. Destrabé la puerta para Edward y me fui al sofá para poder darle aEddie su sexto biberón de la noche. Mis ojos se caían mientras sostenía labotella. Mi cabeza lentamente comenzaba a caerse cuando repentinamente sentídos fabulosos labios fríos besar los míos. Mis ojos se abrieron de golpe y meencontré con su hermoso rostro. ¡Estaba salvada!

"Edward. Oh gracias a Dios estas aquí...soy la peor madre ficticiade la historia. No deja de llorar. Si lo dejo solo
" nuevamente comencé allorar. El me besó una vez más y habló suavemente, con su rostro a unos pocoscentímetros del mío.

"Bella, eres la mejor madre ficticia, solo estas cansada amor. Vea la cama. Yo cuidare de el, también es mi hijo pretendido. Lamento haber idode caza. Fue una mala idea. ¿Me perdonas?" buscó una respuesta en mis ojos.

"Si te perdono." Dije antes de bostezar. Edward sonrió, me alzo ensus brazos, a mi y a Eddie, y nos llevo a ambos a mi habitación. El me sentó enla cama y tomó a Eddie de mis brazos para continuar alimentándolo.

"Duerme Bella, tengo todo bajo control. Estaré aquí. Si llora lollevare abajo, ¿esta bien?"

 

Me levanté de la cama y tomé su rostro en mis manos mientrasestaba sentado en la mecedora, alimentando a Eddie. "Justo cuando pensaba queno podía amarte mas
" le bese, y luego me trepe a mi cama. Me acosté de ladoviéndole como alimentaba a Eddie por unos minutos. Comenzó a tararear mi nana aEddie y ambos nos quedamos dormidos gracias a Edward.


Bella POV

Podía notar que afuera era de día, pero mis ojos no se abrían.Quizas estoy muerta. Pense. No conseguí sobrevivir a la noche. Mis emocionesestaban siendo testeadas y podía decir que había conseguido dormir, pero no losuficiente. Disfruté de la tranquilidad por unos minutos antes de quecomenzara. El llanto...

Mis ojos aun estaban entrecerrados mientras salía del baño ycaminaba hacia las escaleras. "Bonito peinado." Escuché su risa desde el pie delas escaleras. "Es tu culpa. Tú eres el que me embarazó en el gimnasio. Vivecon ello." Aun un poco adormilada, mi viaje por las escaleras fue menosagraciado. Edward me atrapó antes de que me lastimara y se las arregló paratomar a Eddie en el proceso.

"A mami le gusta hacer una gran entrada en las mañanas Eddie, ¿yate lo había dicho?" me dio aquella perfecta sonrisa que tanto amaba.

"Y a papi le encanta presumir todo el tiempo." Le contraataqué.Edward se inclinó y me dio un beso, el cual me puso instantáneamente de mejorhumor. "Buenos dias chicos. ¿que tal fue su noche?"

"Una aventura. Definitivamente creo que es mitad vampiro
norequiere de mucho descanso. Pero mientras lo sostuviera iba bien. Le di unbiberón hace unas horas así que creo que quizás este hambriento." Tomé a Eddiede sus brazos y comencé a alimentarle con su biberón.

"¿Le cambiaste el pañal?"

Una sonrisa avergonzada se cruzó por su rostro. "Me tomó variosintentos, pero si, se lo cambie una vez." Miré dentro de la sala y había unapila de algo así como siete pañales apilados y revueltos, algunos de ellosestaban desgarrados.

"¿Que le hiciste a esos pañales Edward?" pregunté riéndome.

"Estaba oscuro...no quería prender las luces para no despertarte ati o a Charlie así que tuve unos pocos problemas. Pero lo resolvi, no tepreocupes." Se puso a la defensiva.

"¿No tienes mayor vision que la normal, Edward? ¿Acaso eso no esuno de los beneficios de ser vampiro? A menos que tu visión no funcione con lospañales." Se tuvo que reír de mis bromas.

"Hablando de Charlie ¿aun esta durmiendo? Necesito disculparme portomarle poco en serio ayer en la noche. Problamente cree que estoy poseida oalgo
"

"Charlie se fue Bella. Bajo a eso de las cinco de la mañana y meagradeció por haber venido a ayudar. Dijo que 'olvido' decirte que Billy lehabía invitado a un viaje de pesca por unos días y que volvería el lunes. Mepidió que llamara a Esme cuando se despertara para ver si podías venir a pasarel fin de semana con nosotros. Debiste de haber echo una buena puesta en escenaayer noche. Sus pensamientos estaban descontrolados." Se rió Edward alrecordarlo. "Esme, obviamente, dijo que puedes quedarte con nosotros."

"¡Que cobarde!" un bebé llorón, una hija demente, su novio pasandola noche en su casa fue todo lo que se necesito para que Charlie hiciera lasmaletas.

"Oh bueno, al menos puedo pasar el fin de semana con todos. ¡Estoserá divertido!" Eddie terminó su biberón y decidí cambiarle el pañal. Contuveuna risa cuando vi que Edward había puesto el pañal al revés. Con razon tuvotanto problema. Me rei sola pero no queria hacerle sentir mal. Le cambié susropitas y luego se lo devolví a Edward. "Aquí tienes papi, ya vuelvo. Dejameempacar unas cuantas cosas y cambiarme y luego iremos a ver como estan lascosas en tu casa."

 

Me apiadé de Edward y le dejé viajar con Eddie y conmigo en elMercedes. Cuando nos aparcamos, vi que Jasper tenía a Elizabeth en uncabestrillo cruzado por su pecho. Estaba caminando por el jardín señalándolediferentes árboles. Ella hizo unos cuantos chillidos y estaba perfectamentesatisfecha. El corrió hacia nosotros para ver a Eddie, quien gracias a Diosestaba nuevamente durmiendo. "¿Cómo te sientes hoy Bella?" me preguntó Jasper conuna sonrisa.

"Mucho mejor después de haber dormido. ¿Cómo están todos aquí?"alcé mis cejas mientras miraba a la casa.

"Bueno, nadie esta muerto...aun." rió Jasper.

"¿Entonces alguno de ustedes escuchó el mensaje que Rosalie ledejó a Emmett ayer por la noche? Escuché que fue bastante fuerte."

"¡Que Rosalie puede maldecir como un marinero eso es cierto!"Jasper se rió con fuerza y llevó a Elizabeth a investigar las flores del jardínde Esme. "¿De verdad fue tan malo?" pregunté.

"No tienes idea. He vivido 109 años y ella aun encuentra nuevasque jamás escuché." El sacudió su cabeza al recordarlo.

Edward alzó a Eddie de su silla y se dirigió a la puerta. Dentro,Alice y Esme estaban detrás de una enorme pila de ropas celestes y rosas queacababan de sacar de la secadora.

"¿Alice cuantas veces les cambiaste la ropa ayer noche?" preguntésorprendida.

Ella me lanzó una mirada de exasperación. "No paraban demancharse. Era asqueroso así que teníamos que cambiarlos. Elizabeth no dejabade mancharse con su biberón y esos niños si que hacen pis."

Emmett entró a la sala, cargando a Everett y a Elliott en susbrazos. "Hola Bella, escuché que te quedaras con nosotros el fin de semana.Asustaste a Charlie, ¿verdad?"

"Solo un poco. ¿Dónde esta Rosalie?"

"Tuvo que um
cambiarse de ropa." Dijo Emmett mirando por sobre suhombro.

"¡Dile por que Emmett!" escuché a Rosalie gritar desde el pisosuperior.

"Bueno, estaba jugando con Elliott y el
vomitó sobre ella."Presionó sus labios para evitar reírse.

Edward le alzo una ceja. "Dile lo que estabas haciendo con él,Emmett."

"Estaba algo así como lanzándolo al aire. ¡Juro que lo atrapabacada vez! Pero debe tener el estomago sensible
" Rosalie había reaparecido consu favorita blusa roja echa jirones. La metió en la lavadora y caminó mirando aEmmett fijamente.

"En realidad, si lo estaba lanzando por el aire. Solo que olvidómencionar la parte en la que lo lanzaba por el techo de la casa y corría alotro lado para atajarlo. No puedo esperar a ver que registra la pequeñacomputadora de Elliott. Si reprobamos, te lo voy a hacer pagar Emmett Cullen."Tomó a Elliott y le dio un beso en su pequeña cabeza.

"Everett necesita que lo cambien Emmett. Es tu turno." Rosalietomó a Elliott y se sentó en el sofá con él. Emmett tomó un pañal de la bolsa yse sentó en el suelo.

"Bien, lo haré. No es la gran cosa." Recostó a Everett en el sueloy con cuidado le quitó las ropas. Rompió las tiras y sacó el pañal mojado de lacola de Everett. Cuando se volvió a buscar el pañal nuevo, ahí fue cuando golpeosu camisa. Una calida y húmeda sensación recorrió su pecho. "¿Qué diablos
?"Bajó sus ojos para ver el chorro de pis saliendo de Everett. Emmett salto ycomenzo a gritar. "¡Quitenmelo! ¡Quitenlo!" lanzó su camisa al suelo como siestuviera en llamas. El pequeño chorrito de Everett continuaba.

 

"¡Emmett, mi alfombra!" gritó Esme.

Con un almohadón del sofá como escudo, se acercó al bebe y bloqueóel chorro de pis.

"¡Emmett mi almohadón! ¿Estas loco?" Esme estaba de pie y le habíagolpeado en la cabeza con el almohadón mojado.

Ella tomó el pañal y rápidamente lo acomodó en su lugar. Levantóal bebe mojado y se lo pasó a Emmett. "Aquí tienes papá, ahora ambos necesitanun baño."

Edward y yo nos partíamos de la risa. Emmett estaba horrorizado,Esme estaba limpiando el suelo y Rosalie solo sacudía su cabeza disgustada."Todo lo que tenias que hacer Emmett era cambiar su pañal."

Toda la risa despertó al gigante que estaba dormido, y Eddiecomenzó a llorisquear creando una reacción en cadena con los demás bebés. Elliottle siguió, seguido por Everett y finalmente Elizabeth se unio desde afuera.Salí corriendo en busca del biberón de Eddie, Alice corrió a cambiar aElizabeth, y Emmett se llevó a Everett a tomar un baño. Rosalie le siguió."Sera mejor que me asegure de que no trate de enseñarle a bucear."

Nos tomo casi dos horas lograr que los bebés se tranquilizaran.Probablemente nos habría tomado menos tiempo, pero los chicos decidieron salira ayudar a Carlisle con algo de trabajo en el jardín. Después de no más dequince minutos de 'trabajo' decidieron jugar al fútbol. Debió de ser Jasper yEmmett contra Edward y Carlisle por que cada tantos minutos se sucedía algunapelea y escuchábamos algo estallar en el jardín. Esme salió tres veces parapedirles que se tranquilizaran.

Todos los bebés finalmente estaban dormidos arriba en sus cunas.Había acabado de dejar a Eddie cuando sentí dos brazos helados rodeando micintura.

"¿Como va nuestros pretendido hijo?" se inclinó y besó mi cuello.

"Mejor ahora que su papá, tíos y abuelo dejaron de hacer tantoruido." Le dije entre dientes. "Nueva regla, quien quiera que lo despierte, locuidara, ¿entendido?"

"Me parece justo. Así que...ya que esta dormido ¿que quiereshacer?" me volteó para mirarle y me mantuvo cerca mientras continuaba besandomi cuello. "¿Alguna idea?"

"A decir verdad si, Edward. Las chicas y yo no pudimos dejar depensar en ustedes mientras estaban afuera. Siendo tan masculinos mientrasjugaban al fútbol, poniendo en movimiento sus músculos
" mis manos se movíanpor sus perfectos brazos. "No tienes ni la menor idea de cuanto nos afecta eso.No podíamos contenernos, fue un poco vergonzoso."

"¿A si? ¿Y que estuviste pensando?" sus labios se movieron haciami oreja y mejilla.

"Bueno, Alice, Rosalie y yo no pudimos evitar pensar cuantoqueríamos hacer algo." Sentía mis mejillas ardiendo. Eso captó su atención.Acercó mi rostro al de él, sus labios rozaron los míos mientras hablaba.

"¿Y que era lo que querías hacer, Bella?" su voz era la mas sexyque jamás había oído.

"Ir de compras." Susurré sin aliento.

"Lo que digas...Espera, ¿que acabas de decir?" el apartó mi rostrodel suyo para mirarme mejor. La confusión se había apoderado de su hermosorostro. Me mordí el labio pero el brillo en mis ojos me delató. "¿Vas a ir decompras?"

 

"Sip. Mantente alerto con Eddie y no dejes que nada le suceda. ¡Teamo!" le besé y salí saltando de la habitación. Le escuché maldecir en vozbaja.

Alice me esperó en las escaleras. Jasper y Edward se encontraronen el hall e intercambiaron miradas desafiantes. Un Emmett sin camisa saliocorriendo de su habitación, detrás de una sonriente Rosalie. "¡Espera Rose! Esono fue algo amable
" La grandiosa Rosalie había llevado su nivel demanipulación al siguiente nivel, aparentemente. Aun Edward y Jasper se rieron.

Bajamos las escaleras y vimos a Esme aun limpiando el suelo dondelos bebés habían ensuciado. "Esme, nos vamos de aquí. Deja a los chicos acargo. Carlisle toma." Rosalie tomó el cepillo de las manos de Esme y se lolanzó. "Volveremos mas tarde. ¿Con que auto iremos chicas?"

"Con el Mercedes...y yo conduzco." Rio Esme. Carlisle trató dedetenerla pero ella ya estaba fuera de la puerta con las llaves.

"¡Adiós chicos, compórtense!" grité sobre mi hombro mientrascorríamos al auto. Carlisle estaba parado detrás del mismo, rehusándose adejarnos ir.

"Esme, se razonable. Sabes que no te gusta manejar
" Carlisle leestaba rogando.

"No Carlisle, a ti no te gusta que maneje, ahí esta la diferencia.Muévete o dejaré un buen golpe al auto querido." Esme le dio gas al motor yCarlisle se apartó del camino. Los chicos estaban en el porche riéndose de laescena que sucedía en la calzada.

Era un hermoso dia nublado en Port Angeles. Fuimos a mirestaurante italiano preferido para que pudiera comer algo. Mi rostro dolía dereír mientras nos imaginábamos a los chicos corriendo por la casa con los bebesllorando y desnudos haciendo pis por el camino. Cada tanto Alice tenia algunavision, pero siempre terminaban con ella diciendo "No se atreverian." O"Rosalie vas a matar a Emmett." Eso usualmente nos hacia reir mas.

Hicimos compras por algunas horas y decidimos volver y ver si lacasa aun estaba en pie. El tiempo que pasamos fuera nos renovó el humor y nosdejo listas para enfrentarnos a lo que fuera que sucediera en las próximashoras de la noche. Cuando nos acercamos a la casa no vimos ninguna señal dedaño alguno. Cuidadosamente sacamos nuestras bolsas del baúl del Mercedes y nosdirigimos adentro de la casa.

Parecía una escena salida de la Casa de animales. Los biberones delos bebes estaban cubriendo cada superficie de la casa. Había una pila depañales en círculo, rodeando el tacho de basura donde los intentos de 'MichaelJordan' habían fallado. Las ropas colgaban de las lamparas. Emmett y Edwardestaban jugando a la Xbox 360 mientras mantenían con sus codos los biberonesdentro de las bocas de los bebés. Carlisle tenía a Everett en el suelo y alparecer estaba moviendo un pequeño dedo en su mano. En contraste a eso, Jasperestaba sentado tranquilamente con Elizabeth, leyendo un libro en el sofá.

"¡Mi casa!" gritó Esme "¿Qué es lo que los cuatro han hecho?"

Rosalie corrió hacia Everett "¿Carlisle que sucedió con mi bebéficticio? ¿Cómo fue que se le salió el dedo? Y no mientas por él." Dijolanzando una mirada en dirección a Emmett. "¿esto que veo en sus brazos sonrasguñotes?" estaba horrorizada ante la condición de su hijo.

 

Caminé hacia la televisión donde Edward y Emmett continuabanjugando y la apague. "¡Bella!" se quejaron ambos. "Casi lo tenia Bella..." refunfuñóEdward.

"¿Así que le estas enseñando a nuestro hijo como jugar estosjuegos violentos? ¿Es lo mejor que puedes decir?"

"En realidad, Emmett y yo estábamos enseñándole a los chicos comodefender la tierra en caso de una invasión Alien." Edward contestó tratando dedefender su comportamiento. El miró a su alrededor, dándose cuenta de queestaban en grandes problemas. Rápidamente cambió su tono. "Lo siento Bella,somos terribles padres. Al menos no quemamos la casa ¿nos dan puntos por eso?"

"Si, supongo que si, aunque estan en el fondo del pozo por losbiberones sucios, los pañales, las ropas, oh si y el dedo perdido. Asi lesdiera un millon de puntos aun estarian en problemas." Emmett saltó con Elliotty corrió hacia Rosalie quien ahora sostenía a Everett en sus brazos.

"Aléjate de él, Emmett. ¿Qué diablos sucedió?" miraba al pequeñodedo que Carlisle había acabado de poner en su lugar.

"¡Todo fue idea de Carlisle!" Emmett señaló a su padre. Los ojosde Esme lanzaban rayos a Carlisle. "¡Explícate Carlisle!" demandó.

"Mi idea era llevar a los chicos afuera para que tomen un poco deaire y se despertaron. Los chicos los acomodaron en los cabestrillos, colgadosde sus pechos, y nos dirigimos afuera. Yo llevé a Elliott por Emmett y él llevoa Everett. Después de media hora de caminata alguien, a quien no voy a nombrar,decidió enseñarle a su hijo como cazar."

"¿Dejaste que un oso pardo se comiera el dedo de nuestro hijo?"Rosalie le gritó a Emmett.

"Por supuesto que no Rose. No es lo suficientemente grande comopara atacar a un oso pardo. Fui por algo más de su tamaño
como un mapache. Yolo tenia, pero entonces metió sus uñas dentro del cabestrillo y le mordió eldedo. Pero se lo saqué de la boca para que Carlisle pudiera hacer la cirugía."Lo contó para parecer el héroe, pero por la mirada de Rosalie, ella no lo veíade ese modo.

Me volví hacia Edward. "¿Y tu donde estabas cuando sucedió eso?"

"Tenia a Eddie seguro a un lado junto con Jasper." Proclamó suinocencia.

Alice miró a Jasper sospechosamente. "Hicimos una pequeña apuestay estuvimos esperando para ver quien ganaba."

"¿Y?" pregunté mirando a Edward por una explicacion.

"Jasper ganó. Yo creí que le sacaría toda la mano." Pude darmecuenta de que trataba de no reírse y tuve que apartar mi vista de él o mereiría también.

Rosalie comenzó a gritarle a Emmett nuevamente "¡Mira a Jasper!Esta allí sentado, tranquilo, con su hija leyendo 'Buenas noches luna' eso eslo que hace un padre responsable ¡No llevan a sus hijos recién nacidos albosque a cazar mapaches!"

"Lamento haber roto al bebé Rosalie." Dijo tranquilamente. Estabatan apenado que ella comenzó a ceder.

"Esta bien, Emmett pero ¿como le explicaremos al señor Andersonque dejamos que nuestro bebé fuera atacado por un mapache? ¡De seguro va areprobarnos! Será mejor que le llames ahora...espera un minuto... ¿que es estoen la cabeza de Everett? ¿es marcador permanente? ¿Por que hay un uno en sucabeza?" corrió a mirar a Elliott y de seguro tenia un dos en su cabeza. "¿Porqué los numeraste?"

"No dejaba de confundirme quien era quien, asi que Everett es elnumero uno y Elliott el numero dos, ¿O era al reves? Me olvidé. Después de queel mapache lo atacó todo se volvió confuso. Estas computadoras no detectan larabia ¿verdad?" Emmett se veía nervioso. "Definitivamente nos reprobaran siestas maquinas detectan la rabia en nuestro bebé."

 

Miré a Carlisle y a Esme quienes tenían sus cabezas juntas en unaconversación. Los labios de Esme se movían a velocidad luz, Carlisle soloasentía con su cabeza a todo lo que ella decía. Sin mirarla a los ojos, elcomenzó a juntar los biberones y los acomodó en el lava platos. Cuando terminosiguió con la ropa.

Esme rompió el silencio. "¡Chicos vallan a sus habitaciones!Ustedes discúlpense por ser idiotas y cuando las chicas les perdonen, quizáspuedan bajar y ser los padres modelos que se que pueden ser por el resto delfin de semana." Aunque no alzó su tono de voz, estaba enfadada. Todos dijeron"Lo siento Esme" mientras juntábamos los chicos, algunos pañales y biberones ynos retirábamos a nuestras habitaciones para continuar con las discusiones enprivado.


Emmett POV

"Rosalie, por favor, ya te he dicho que lo siento en cada idiomaque se
por favor, déjame sostener a Everett. No voy a lastimarlo, solo quierover que su dedo este bien. ¿Por favor?" enfoqué todo mi poder de persuasión enRosalie. "Sabes que soy estúpido, eso es parte de la razón por la que me amas."

"Bien, pero ten cuidado, esta herido." Dejé a Elliott en la cunapara poner toda mi atención en Everett.

"Lo siento pequeño, creo que debimos haber comenzado con algo masamistoso como una liebre. Lamento lo del dedo." Me incliné y besé el dedo, quehabían vuelto a su lugar, de mi hijo pretendido.

"Ahora, ¿Qué es lo que vamos a decirle al señor Anderson, Emmett?creo que necesitas hacer una llamada." Ella, nerviosamente, comenzó a darvueltas por la habitación.

"¿A quien?" miré ansiosamente Rosalie.

"Al señor Anderson obviamente. Solo llámalo y dale una buenaexcusa por como nuestro bebe fue masticado para no ser reprobados." Ella miródentro de la cuna a Elliott que dormía tranquilamente. Tomó su teléfono, marcóy lo puso en mi mano. Entonces me quitó a Everett de los brazos. "Lo haredormir, tu haz la llamada."

"Pero Rosalie, ¿que voy a decirle?" repentinamente escuché una vosdel otro lado del teléfono.

"¿Hola? Hola... ¿quien es? Vi el identificador de llamadas, se quees uno de los Cullen
¡Hable!"

"Um, hola señor Anderson, es Emmett Cullen. ¿Cómo esta?" traté desonar casual, pero mi cerebro estaba trabajando a toda velocidad para inventaruna buena razón por que nuestro bebe estaba todo masticado.

"Estoy bien señor Cullen. ¿Por que me esta llamando a mi casa enel fin de semana? ¿¿Acaso quiero saberlo??" no hacia intento alguno poresconder que estaba algo molesto por mi llamada.

"Bueno, Rosalie quería que le llamara para hacerle saber elpequeño incidente que tuvimos en casa esta tarde." Estaba tartamudeando...aunno tenia idea de lo que iba a decirle.

"No tengo tiempo. Podría hacerlo rápido. Mi esposa y yo estábamospor salir." Podía escuchar a su esposa del otro lado preguntándole quien era.No había tiempo, así que solté lo primero que se me vino a la cabeza.

"¡Nuestro perro se comió al bebe!" Rosalie lanzó su mano sobre suboca ante la sorpresa. Su cabeza comenzó a sacudirse no, no, no. Estaba enproblemas. Necesito arreglar esto. Me dije a mi mismo.

 

"¡¿Qué?!" comenzó a gritar el señor Anderson. "¿Tiene alguna ideade lo caros que son esos muñecos señor Cullen? ¿Se comió todo el muñeco? ¿Quésucedió?"

"Bueno, en realidad no se lo comió, solo me emocione, creo quetrataba de jugar con el bebé
" eso sonaba bien, seguiría con eso
"Y como quemordió el bracito de Everett y uno de sus dedos accidentalmente se salio."

"¿QUE?"

"Pero no se preocupe, Carlisle realizó una cirugía en su mano yfue exitosa. Mi padre es un excelente cirujano, ya sabe."

"¿Qué tipo?" preguntó el señor Anderson.

"¿De cirujano?" contesté.

"No, perro. ¿Que tipo de perro?" estaba comprobando mi historia.Mi mente se puso en blanco. No podía pensar en razas de perros

"Un Yorkie."

Rosalie volvió a golpear su cabeza. Malditos Yorkies por ser miperro preferido. Son tan lindos y cuando les pones moños en su cabello
oh Dios
¡Soné como Alice! Cocentrate Emmett, concentrate.

"Un Yorkie, se emocionó, jugando, y saltó y comenzó a masticar atu bebe sacándole uno de sus dedos. ¿Esa es tu historia? Por que básicamente meestas diciendo la excusa mas vieja, que tu PERRO se comió tu tarea. ¿¿Se dacuenta de eso?" ahora realmente estaba sospechando.

"Si. Esa es mi historia y la mentengo. Realmente estaba esperando,a decir verdad, que esto no afectara nuestra nota del proyecto." Le alcé lospulgares a Rosalie. Podía notar que estaba haciendo un gran progreso. Aunquedesafortunadamente, ella me alzo un dedo diferente, nada amable.

"Páseme a la señorita Hale, por favor."

Miré a Rosalie y le extendí el teléfono.

"Hola señor Anderson. Si. Lo se." Estaba rodando sus ojos con cadapalabra que decía. Entonces se me vino una idea a la cabeza. Si no creía quetuviéramos un perro, entonces si podía escuchar uno de fondo quizás ayudaría.

Inmediatamente me dejé caer en mis rodillas y comencé a ladrar.Los Yorkies eran pequeños y ladraban agudo, algo como yip yip; así queinmediatamente di lo mejor de mí gateando por la habitación. Yip, Yip, Yip.Ahora seguramente nos creia.

Sentí una botella golpearme en la nuca y solté un yip comocualquier perro lo haría. Rosalie me estaba lanzando rayos asesinos con susojos mientras continuaba hablando con el señor Anderson. Señalo a Elliott quienahora estaba despierto y llorando. Everett se le había unido ya que Rosalie lehabía sacado el biberón para lanzarlo a mi cabeza.

"Señor Anderson, ahora me tengo que ir a matar a nuestro queridoperro. De seguro puede oírle, pero sus ladridos despertaron a los niños. Ellunes le llevare a la escuela su cadáver como prueba si quiere. ¡Muchasgracias!" Rosalie cerró el teléfono y llevé mis manos a mi cabeza como actoreflejo.

"Ve por Elliott, Emmett, esta molesto." Caminé hacia la cuna ylevante al pequeñín. Ni bien estaba en mis brazos, el llanto cesó.

"¿Entonces se creyó nuestra historia?" dudé al preguntar. Lascomisuras de sus labios se curvaron en una sonrisa.

"Sip. De todas formas tenemos prohibido llamarle a su casa otravez o nos reportara a la policía. Así que no mas daños a los bebés ¿de acuerdoEmmett?"

Alcé mi mano "¡Palabra de honor Rose!" Ella me alzó sus cejas.

 

"¿Que tal, yo prometo que seré lo mas parecido que pueda a unpadre ejemplar?" su sonrisa me dijo que me había perdonado. Realmente lecostaba estar enfadada conmigo. Era extremadamente suertudo, considerando cuana menudo le hacia enfadar.

Nos sentamos en nuestra cama, con los niños dormidos en nuestrosbrazos. Rosalie reclinó su cabeza en mi hombro. "Te amo Emmett." le besé lacabeza. "Yo también te amo Rose."

Jasper POV

Elizabeth era la imagen de la perfección mientras dormía en sucuna. Realmente era un buen bebé comparado con los demás llorones y revoltososhijos. Acomodé su mantita con cuidado para asegurarme de que no tuviera frío.Antes de de que pudiera darme vuelta sentí las vibraciones bajo mi pie.

"¿Ahora que Alice?" susurré. Ella estaba a mi lado y daba pequeñossaltitos tan rápido como podía. Hacia eso cuando se emocionaba o cuando tratabacon todas sus fuerzas de ser paciente. El echo que sus ojos estuvieran bienabiertos y que se aferraba a algo rosa me hizo pensar que se le estaba acabandola paciencia.

"Por favor Jasper ¿puedo despertarla? Mira lo que encontré. Meolvidé de que había comprado este conjunto. Es tan lindo y se vería como unangelito en el." Se veia como si fuera a estallar ahora mismo.

"Alice, por favor, se razonable. Es tan pequeñita y necesitadormir. Es humana y los humanos duermen, ¡solo fíjate en Bella!" sabia queseria para largo razonar con ella, pero tenia que intentarlo. Elizabeth seagitaba cada vez que Alice la despertaba innecesariamente.

"¡Pero ya lleva una hora en ese atuendo! Y quiero jugar con ella,solo la tendremos por poco tiempo
por favor Jasper." Ella me miraba batiendosus pestañas. Sentía sus dedos recorriendo suavemente mi brazo. ¡era tan debil!

"Bien Alice, pero se suave cuando la despiertes
"

"¡Hora de despertarse Elizabeth!" dijo tan alto como pudo mientrasla alzaba de la cuna. No paso mucho tiempo para que los pequeños lloriqueos seconvirtieran en un desesperado llanto.

Alice la llevó a la cama y extendió el nuevo conjunto. Yo fui enbusca de un pañal para Alice y se lo alcancé. "EW Jasper... ¿podrías hacer esaparte?" suspiré y rápidamente cambié el pañal de Elizabeth. No estaba tan mal,solo un poco mojado, pero desde que Alice había cambiado el que había echo delo segundo se rehusó a hacerlo nuevamente.

Elizabeth estaba aun llorando para cuando Alice terminó de ponerleel vestido rosa con las sandalias a tono. "La mami ficticia compró esto cuandosalió con tía Rosalie y tía Bella. Es de un diseñador famoso quizás loescuchaste nombrar, Ralph Lauren." Elizabeth seguia llorando. "Ok no quiereshablar de diseñadores, oh ya se que te hará feliz. ¡siempre funciona con la tiaBella! ¡¡Hora de un cambio de imagen!!"

"Alice, no puedes
"

"Oh si que puedo. ¡sera divertido! ¿Ves? Ya no lloran tanto comohace un minuto." Dijo Alice orgullosa.

"Eso es por que tu sweater le esta cubriendo el rostro Alice.¿Acaso esta respirando?" salté de la cama y corrí hacia ella. Gracias a Dios,cuando Alice movió su sweater pude escuchar los pequeños grititos de Elizabethy supe que estaba bien.

Alice pasó los siguientes quince minutos tratando de calmar aElizabeth para que pudiera comenzar con el cambio de imagen, pero ella nodejaba de llorar. Podía notar que comenzaba a sentirse frustrada así que meacerqué para ayudarle.

 

"Alice, deja que la tranquilice por ti." Sin poner trabas, Aliceme pasó al bebé con un enorme puchero en su rostro.

"Me odia Jasper. Soy una pésima madre ficticia. ¡Esto apesta!" sehabía cruzado de brazos y se dejó caer sobre la cama.

Tomé un chupete del vestidor y me acerqué a ella. "Elizabeth no teodia Alice, es un bebe y realmente necesita dormir. Se que te resulta difícilesperar a que se despierte pero creo que si la dejas dormir se despertara demejor humor y podrías hacerle al bebé todos los cambios de imágenes quequieras." Elizabeth comenzaba a tranquilizarse en mi brazo. Sus gritos eranapenas pequeños quijiditos. La mecía de un lado al otro para tranquilizarla porcompleto. Alice se inclinó y besó su pequeña cabeza.

"Lamento haberte echo llorar Elizabeth. Lamento no haberteescuchado Jasper." Su rostro se veía triste.

"Esta bien Alice, mira ya se ha vuelto a dormir. Deja que laacomode en la cuna donde estará mas cómoda." La cargue hacia la cuna y laacosté allí. No hizo ningun sonido. Me volví hacia Alice, pero ella me habiaseguido hasta la cuna. Tenía una enorme sonrisa en su rostro y sabía que significabanproblemas.

"Ya que Elizabeth no quiere cooperar con el cambio de imagen
"ella tiró de mi brazo gentilmente.

"¿Por que no vas a por Bella? ¡Ella adora mucho tus cambios deimagen!" sabia que Bella los odiaba pero estaba desesperado. La última vez que mehizo un cambio de imagen, había usado al menos tres potes de gel para peinar mipelo con picos.

"Buen intento Jasper. No me hagas arrastrarte hasta el baño. ¡Seun hombre!" dijo apuntando al baño con su dedo.

Colgué mi cabeza avergonzado. "Si querida." Y me meti dentro delbaño.

Bella POV

Esme nos había enviado a nuestras habitaciones para arreglar lascosas y tranquilizar a los bebés. Aun no podía creer que en unas pocas horas,uno de los bebes había perdido un dedo bajo el cuidado de sus padres. Mientrassostenía a Eddie en mis brazos, le di a Edward una mirada firme. "Repitedespués de mi."

"Esta bien."

"Yo Edward Cullen."

"Yo Edward Cullen." Rodó sus ojos.

"Nunca, nunca."

"Nunca, nunca." Dijo con un tono burlón.

"Volveré a llevar a los bebés de caza."

"Volveré a llevar a los bebés de caza...aunque técnicamente yo nollevé al bebé de caza, lo lleve a caminar. Emmett convirtió la caminata en unviaje de caza e hizo que su bebé casi fuera injerido por un Mapache. Así que¿por que estoy en problemas por eso? Yo no hice nada." Estaba tratando deaveriguar que habia echo mal.

"Solo te quedaste allí con Jasper apostando si nuestro ficticiosobrino perdería su mano y no hicieron nada por detener a Emmett de hacer algoestúpido. ¡Por eso!" ¿como no podia ver mi punto?

"Y- ¿De donde aprendiste a balancear los biberones con tu codomientras jugabas a los video juegos? ¿O es otra de las habilidades queadquieres al convertirte en vampiro?" sabia que con esa lo había atrapado.

"Esta bien, admito que probablemente se vio muy mal
"

"Si Edward, eso y las ropas por todas partes, los biberones, eldedo
todo se veía bastante mal." De solo recordarlo me hizo reír "¿Viste laexpresión de Esme? Creí que iba a matar a Carlisle."

"No necesite ver su rostro, ¡escuche sus pensamientos, los cualeseran peores!" se rió. Fue a poner algo de música y se sentó a mi lado en elsofá. Su frio brazo pasado por sobre mi hombro.

 

"¿Que haremos con ustedes? Realmente tienen suerte de que losamemos o tendríamos que matarlos." Le bromeé. El se inclinó y me besó.

"Sabes que no podrías matarme aun si lo intentaras." Me lanzó unadeslumbrante sonrisa.

"Le pediré a Rosalie que lo haga por mi. De seguro que saltaráante la oportunidad." Eddie había terminado su biberón y comencé a hacerleeructar.

"¿Estaras bien por un minuto Bella? Hay algo que necesito hacer."

"¿Acaso aun no estas técnicamente castigado?" no quería que sefuera y ¿que era lo que podía necesitar ahora?

"No si me perdonas. Esa fue la condición de Esme, entonces tengopermiso de dejar la habitación."

"Entonces, ¿podría tenerte encerrado aquí por siempre si loquisiera? Sabes que puedo ser bastante testaruda en ocasiones Edward."

"Y yo, puedo ser bastante persuasivo cuando lo quiero Bella." seinclinó sobre mi. Traté de alejarme de él defensivamente pero eventualmente miespalda chocó con el final del sofá. Estaba atrapada. Sus ojos hacían ese suaveefecto que hacia que mi corazón se agitara.

Su sonrisa se agrandó cuando escuchó mi ritmo cardiaco. "¿Aun tesientes testaruda Bella?"

"Si." Mi rostro repentinamente se sentía caliente. Me quedéhelada, incapaz de apartar mis ojos de su rostro. Estaba usando todo su podervampiresco. Sabía que no podía soportarlo mas, le convenía ser cuidadoso.

Se inclinó sobre mi, poniendo sus manos a cada lado de mi cabeza ysusurró "¿Estoy perdonado?" se inclinó para besarme, pero se detuvo antes deque sus labios tocaran los míos.

"Si." Lancé mi brazo libre alrededor de su cuello y me acerque aél, aplastando a Eddie en medio de nosotros. El comenzo a llorar en mi oido.Edward se rió. "Casi aplastas al bebé Bella. Eso no sera bueno para nuestranota."

"Es todo culpa del señor vampiro deslumbrador. Sabes como mecomporto con el tratamiento completo. Solo soy humano
" le guiñé un ojo y melevante del sofá para tratar de tranquilizar a Eddie.

"Volveré pronto, tengo una sorpresa para ti." Su rostro estallabade felicidad "¡Vas a adorarla!" me besó rápidamente y corrió fuera de lapuerta.

"Parece que solo quedamos tu y yo, Eddie." el continuaba llorandoasí que comencé a caminar por la habitación para tranquilizarlo, pero parecíano servir de nada. Comenzó a sonar un nuevo CD en el estéreo de Edward y erauno de los que me gustaba. Comence a moverme al ritmo de la musica con Eddie ysus llorisqueos cesando. Continué cantando y bailando tranquilamente por lahabitación con él en mis brazos por unas canciones más hasta que dejó dellorar.

"Deberias estar impresionado Eddie, usualmente me caigo si tratode bailar."

Escuche una risa desde la puerta. Me di vuelta para ver a Edwardrecostado contra el marco con sus brazos cruzados y una enorme sonrisa en surostro.

"Así que ¿Bailas con él pero no conmigo? Estoy herido." Hizo unpequeño puchero.

Mi rostro se volvió escarlata. "¿Hace cuanto que estas ahi?"

El se acercó y nos tomó a mí y a Eddie en sus brazos. "Losuficiente como para saber que me debes un baile después de que Eddie seduerma. Ahora ven abajo para tu sorpresa." Antes de que pudiera responderle,estábamos fuera de la habitación.

 


Bella POV

Edward nos llevaba a Eddie y a mi en sus brazos mientras bajabapor las escaleras. La puerta de la habitación de Alice y Jasper se abrió degolpe y le vi una enorme sonrisa en su rostro mientras cargaba a Elizabethhacia nosotros. Jasper venia detrás de ella. "¿Un momento Kodak, Edward?" lebromeó Jasper.

"Cierra la boca Jasper." Le amenazó. A juzgar por la expresión enel rostro de Alice vio la sorpresa de Edward y se lo había contado a Jasper.

"¿Alguien va a decirme cual es la sorpresa?" pregunté desde losbrazos de Edward. Eddie aun dormía placidamente.

"Tenemos que esperar a Emmett y a Rosalie. ¡Apresúrense los dos!"Edward miró arriba de las escaleras y escuché una puerta abriéndose. Emmettbajó corriendo las escaleras con Everett en sus brazos y Rosalie con un tranquiloElliott.

"¿De que va la reunión familiar, Edward?" preguntó juguetonamente.

"Tiene una sorpresa para mi, y creo que los involucra a todosustedes, por lo que parece." Miré sospechosamente a mí alrededor para ver sipodría encontrar alguna pista. Edward se rió mientras nos sentaba a Eddie y ami en el sofá.

"Tendrás que esperar otro minuto o dos para que prepare las cosas,¿puedes hacerlo?" preguntó con su tono mas dulce. Mi corazón comenzó a saltaren mi pecho, el supo que no iba a decirle que no cuando me miraba de esa forma.

"Bien
" murmuré tratando de retomar mi compostura.

"Necesito a Eddie un minuto. Volverá bien, lo prometo. ¿Puedoconfiar en que tendrás tus ojos cerrados?" una juguetona sonrisa bailaba en suhermoso rostro.

"No, Edward, no puedes. Emmett ¡Cúbrele los ojos!" se rió Alice.Sentí dos enormes manos apoyándose sobre mis ojos.

"Emmett, juro que no voy a espiar ¡solo suéltame!" traté degolpear su mano, pero él las movió y me golpeé a mi misma en la cabeza. "Ouch"pero antes de que pudiera abrir mis ojos, sus manos estaban de vueltacubriéndolos.

"Rosalie ¡tu esposo me esta agrediendo!" grité desesperada.

"Bella, es tu culpa...siempre fuiste demasiado curiosa para tupropio bien." Escuché su musical risa, acompañada por las de Alice y Esme.

Mi corazón repentinamente comenzó a latir contra mi pecho y sentía Emmett sacudiéndose con la risa. "Dios, Edward ¿Acaso su corazón siempre haceeso cuando entras a la habitación?" no lo había visto entrar a la habitación,pero mi cuerpo debió de haber notado su presencia y reaccionó. Genial, Emmettnunca me lo va a hacer olvidar. No sabia que había echo Edward ya que aunestaba con mis ojos cubiertos por las enormes manos de Emmett, pero le escuchéestallar en risas.

"Oh, callate Emmett. Estaba muy nerviosa...no tenia idea de queestaba en la sala. ¿Puedo abrir mis ojos ahora Edward? ¿Edward? Edwardcontéstame, ¡asumo que estas en la sala, o Emmett esta alucinando otra vez!"comenzaba a ponerme molesta con este silencio pero imaginaba que él estaba bastanteentretenido.

"Extiende tus brazos." Sentí su aliento en mi mejilla mientrasdecía las palabras. Mi corazón se aceleró y Emmett se rió nuevamente. Vacilé, yfinalmente extendí mis brazos. Un suave y movedizo bebé fue acomodado en misbrazos. ¿Eddie? ¿Esta era mi sorpresa? No, pero que era eso...algo diferente,resbaladizo. Las gigantescas manos de Emmett se apartaron de mis ojos y losabrí, mirando a Edward quien estaba sentado en el sofá contiguo a mí.

 

Miré sus manos en busca de alguna caja, miré sobre su hombro paraver si había algo en la mesa. Edward se veía igual, excepto por la gloriosasonrisa que tenia en su rostro mientras esperaba mi reacción. "Entonces ¿dondeesta la gran sorpresa?" pregunté viéndome bastante confundida de seguro.

"En tus brazos tonta." Mis ojos se achicaron y bajé mi vista. "OhEdward ¡es perfecto!" dije alegre pero sin poder apartar mis ojos de Eddie.Estaba sentado en mis brazos vestido con unos pantalones negros, una camisablanca con un chaleco rojo encima. Sobre mi brazo caia una capa negra de satencon rojo por dentro y un leve cuello en pico alrededor de su cuello. ¡mi propiobebé vampiro! "¿donde conseguiste esto?" pregunté. No podía contener la risa olas lagrimas. Era lo mas dulce que había visto.

"Vi el disfraz en una tienda a principios de semana. Pensé que teharía reír." Su brazo se paso por mi cintura mientras me acercaba a él."Nuestra pequeña pretendida familia."

Justo cuando pensaba que no podía ser más feliz, vi a Alice yRosalie entrando a la habitación con Elizabeth, Everett y Elliott todosvestidos también como vampiros. Los costados comenzaban a dolerme de la risa.Emmett tomó a Elliott y lo sostuvo cerca de su rostro "De tal palo tal astilla¿he Bella?" las lágrimas comenzaban a caer por mi rostro mientras me reía.

Esme y Carlisle estaban en el marco de la puerta con la cámaralista. Esme había estado tomando fotos toda la semana. Nos acomodó en el sofácon nuestros pequeños vampiros en el regazo. La sesión de fotos continuó condiferentes escenas llenas de risa y tonterías. "Gracias por entretenermenuevamente niños. ¿Carlisle, puedes ayudarme a subirlas a la computadora, porfavor?" con eso Esme y Carlisle se fueron a su oficina.

Everett y Elliott comenzaron a llorar y uno de ellos comenzó aoler mal así que Emmett y Rosalie se fueron a la cocina para preparar susbiberones y limpiarlos. Alice estaba cansada de ver a Elizabeth en el disfrazasí que ella y Jasper se dirigieron arriba para cambiarla. Edward se reía porlo bajo mientras yo sostenía a Eddie en mis brazos. Aparatos de masajes

Me incliné a besar sus fríos labios. "Gracias por mi sorpresa. Fueperfecta. No puedo esperar a ver las fotos que Esme tomó. Tendré que darle unaa Charlie como regalo de parte de Eddie. Obviamente no entenderá la broma, peroesta bien. Yo siempre lo sabre."

Eddie, quien se había comportado la ultima hora, decidió que erahora de intervenir. De la nada, comenzo a llorar y a gritar. Edward se puso enaccion. El corrió a preparar un biberón y yo salte a cambiarle el pañal y laropa. Estabamos comenzando a entender esta familia.

Un pañal limpio, un biberón y varios vómitos (que fueron todoshacia Edward gracias a Dios) después, Eddie se tranquilizó. Escuché a miestomago gruñir, habían pasado horas desde que había comido algo. "Vamos abuscarte algo de comer, Bella." Edward tomó a Eddie de mis brazos y se dirigióa la cocina. Le seguí detrás y casi me choco con Esme mientras giraba por laesquina.

"¿Dónde esta mi pretendido nieto?" preguntó con una sonrisa.

"En la cocina. Este pequeño humano necesita algo de comer."Respondí con una sonrisa señalándome.

Esme miró por sobre sus hombros a Carlisle quien asintió con unasonrisa en su rostro. Sus ojos se iluminaron y se dirigió hacia la cocina."Edward dame a mi nieto y lleva a Bella a comer. Ve si los demás quieren irtambién. ¡Carlisle y yo cuidaremos al bebé por ti!"

 

Edward me miró y yo le miré a él con los ojos bien abiertos "Esme¿están seguros de esto? Estos bebés pueden volverse un poco locos aveces. ¿Ylos cuatro a la vez?" Mis ojos fueron hacia Carlisle.

"Bella, estoy seguro de que Esme y yo estaremos bien, no tepreocupes, ve a comer y nosotros cuidaremos del fuerte hasta que regresen." Suvoz sonaba confiada. Miré a Edward y el se encogio de hombros. Antes de darmecuenta Edward entregó Eddie a Esme y me alzó en sus brazos.

"Solo déjame ir a ver quien mas quiere ir." Grité sobre mi hombromientras nos dirigíamos escaleras arriba. Alice gritó mientras pasábamos por lapuerta de su habitación "¡Bajaremos en un minuto Bella!"

El cuerpo de Emmett sin camisa salió de su habitación,"Concédannos cinco
no diez minutos y estaremos abajo." Se volvió a meter conuna picara sonrisa en su rostro. Edward tembló y continuó hacia su habitación.Mis pies gentilmente tocaron el suelo mientras los brazos de Edward rodearon micintura.

"¿A dónde iremos por nuestra gran cita?" preguntó con un brillo ensus ojos.

"Vamos a comer pizza. Suena bien, ¿no?"

Edward me alzó sus cejas. "No para mi, amor, pero si eso es lo quequieres, ahí iremos. Ahora ve a cambiarte, tienes un poco de vomito de bebé entu hombro." Su dedo señaló un punto de mi camisa y me quejé.

"Que asco
" murmuré mientras entraba al baño para cambiarme.

Rápidamente me cambien en una falda de jean y una remera negra. Meaté el pelo en una coleta y salí de la puerta. Ni bien la abrí, choqué contralos brazos de Edward, que me estaba esperando.

"Acaso no te ves hermosa." Sus ojos me miraron de los pies a lacabeza. Di una pequeña vuelta y sonreí.

"Ok, se terminó la función. Vamos a comer por favor, ¡me estoymuriendo de hambre!" me apresuré y le di un beso en los labios. Sus brazos sepasaron por mi cintura y me besó con fuerza. Mi cabeza comenzó a dar vueltas yme aparte de él. "De enserio tenemos que irnos Edward." Susurré.

Edward tomó mi mano en la suya y bajamos hacia el hall. Una enormesonrisa apareció en su rostro. "¿Quieres divertirte un poco con Emmett antes deirnos?"

Nerviosamente miré a la puerta. "Seguro. Pero no tiene nada quever con el saliendo desnudo o algo por el estilo ¿verdad?" pregunté horrorizada.

"Dios, no. Solo hazte a un lado." Me tenía contra el pasamano paraque pudiera ver mejor la puerta. Escuché a Alice y a Jasper sacar sus cabezaspara la pequeña función. Le pasaron a Edward un reproductor de CD en cualenchufó a un conector de la pared y enfocó a la puerta. Hasta Esme apareciódesde debajo de las escaleras con su cámara lista, esto debía de ser bueno.

Edward silenciosamente se acercó a la puerta, subió el volumen almáximo y apretó play. Reconocí la canción ni bien comenzó pero no podíaimaginar que sucedería después.

La puerta de la habitación de Emmett se abrió de golpe y tenia unalarga peluca rubia y un micrófono con glitter. "Oh si. ¡Vamos! You get the limo out front, hotteststyles every shoe every color. Yeah when you're famous is can be kindafun..."

Mi boca se abrió de golpe cuando él comenzó a dar una funcióncompleta de 'Best of Both Worlds' de Hannah Montana. Afortunadamente mesostenía con fuerza de la baranda o de lo contrario habría caído al piso de larisa. Edward se sostenia el estomago mientras reia. Emmett le tomó del brazo ycomenzó a bailar con él. "You get the best of both worlds" gritaba. Rosalie seasomó por la puerta y sacudía su cabeza mientras contemplaba la escena que sumarido estaba haciendo.

 

Los ojos de Emmett se fijaron en mi temblorosa forma y corrióhacia mi, pasándole el micrófono a Rose. Me tomó de ambas manos y antes de quepudiera darme cuenta estaba bailando por todo el hall conmigo. Puso sus manosen mis caderas y le lancé una mirada a Edward, quien se rió con más fuerzas alver mi expresión. Mis caderas se movían de un lado al otro al ritmo de lamúsica gracias a Emmett y podía sentirle bailando detrás de mí. Repentinamentesaltó frente a mi y me puso la peluca rubia
Alice corrió hacia Rosalie y volvióa lanzarle el micrófono a Emmett. Como buenos bailarines y coristas,continuamos moviéndonos al unísono mientras Emmett terminaba con su experienciade American Idiol.

Cuando la música terminó, Edward y Jasper aplaudieron por nuestraspresentaciones. Emmett hizo una gran reverencia y se volteó a aplaudir a susacompañantes. Alice, Rosalie y yo nos inclinamos y saludamos a nuestrosadorados fans. Escuché a Esme llamar a Carlisle "¡Querido, tenemos mas fotospara bajar!"

Aun me dolía el rostro de tanto reír cuando me volví a Emmett"Nunca lo habría adivinado Emmett, Hannah Montana."

"Es una canción pegadiza, Bella, solo mírate, mi pequeñabailarina." Me dio un fuerte abrazo. "Será mejor que te busquemos algo de comerdespués de tanto ejercicio." Emmett me quitó la peluca de la cabeza y la lanzódentro de su habitación. Rosalie salió con los chicos en sus brazos. "¿Puedescreer que han dormido a pesar del barullo?" dijo mientras bajaba las escaleras.

Edward caminó hacia mi con su sonrisa torcida "Te dije que seriabueno. Y mirate...Emmett tiene una nueva bailarina." Aun se reía cuandollegamos a la puerta. Eddie estaba tranquilo en los brazos de Carlisle. Everetty Elliott estaban durmiendo en sus asientos y Jasper le estaba dando aElizabeth a Esme.

"Ahora, esta es su manta preferida Esme, si se pone molesta, solollevala afuera y háblale sobre los árboles parece que le gustan mas los pinos yadora las flores del jardín. Caliéntale su biberón por diez segundos en elmicroondas antes de alimentarla o lo vomitara. Solo necesita eructar después dehaber bebido la mitad del biberón. Si le das demasiado va a vomitar. Acabo decambiarle el pañal así que estará bien por otros 90 minutos. OH, y aquí esta suchupete, y le gusta mucho leer 'Buenas Noches Luna' antes de dormirse." Jasperiba lentamente para ver si se le olvidaba algo. Esme permanecía tranquila,esperan mas instrucciones del neurótico pretendido padre de Elizabeth.

"Creo que puedo manejarlo Jasper. Gracias por la informacion."Dijo Esme mientras nos acompañaba fuera de la puerta.

"¿Tienes los numeros de los celulares?" Le gritó Jasper mientrasEsme le cerraba la puerta en la cara.

"Estará bien Jasper, no te preocupes." Le consoló Alice. Mientrascaminábamos hacia los autos, nos sentimos invadidos por la tristeza y ladesesperanza.

Todos nos detuvimos y miramos a Jasper. Edward fue el primero enhablar "Jasper, nos gustaría divertirnos un poco esta noche mas que tener ganasde matarnos, si no te molesta. ¿podrias controlar tus emociones?"

 

Jasper se mostró avergonzado "Lo siento chicos, es solo que esdifícil dejarla, es tan pequeña." Susurró.

"Esta en buenas manos, Jasper. Vamos antes de que Bella se muerdadel hambre." Dijo Rosalie mientras le golpeaba la espalda.

"Rosalie, ¡vamos a detener a algunos chicos malos con elpatrullero! ¡Espero volver a ver a Mike Newton, eso haría que esta noche sea lamejor!" gritó Emmett. Rosalie rodó sus ojos pero se subió al asiento decopiloto del patrullero. Nadie queria ir en el asiento trasero ocn ellos.

"Mejor vallamos todos en el Jeep." Canturreó Alice. "¡Podremos darun paseo también!" dijo regocijándose. Emmett bajó su ventana. "¡No ensucien elJeep Alice, o tendras que lavarlo!" ella le sacó su lengua.

Jasper ayudó a Alice a sentarse en el asiento delantero. Ver sipequeña figura detrás del volante era algo comido. Edward me dio su manomientras me subía al asiento trasero, luego estaba a mi lado, ayudándome con elcinturón de seguridad. Le di una mirada "Bella, Alice esta conduciendo, porfavor confía en mi esta vez. Nunca habías ido de paseo con ella antes." No megustaba la expresión de su rostro al decir aquello. Mi estomago comenzo a hacersonidos.

Alice bajó su ventanilla "¡Te juego una carrera hasta allí,Emmett!" nunca llegué a escuchar la respuesta de Emmett por que el auto giróviolentamente a pocos centímetros de mi camioneta que estaba aparcado en lacalzada junto con el Mercedes. Detrás de nosotros escuché las sirenas de lapolicía sonando y el alta voz; "Alice Cullen, ¡Ten cuidado con mi auto! Baja lavelocidad. ¿A donde estas llendo? Esa no es la carretera, no puedes girarahi..."

Podía sentir la mano de Edward apretándome con más fuerza. Merehusé a mirar por la ventana por que sabia que me aterrorizaría. Podía sentirel Jeep balanceándose de un lado al otro mientras manejábamos por el campoabierto a velocidades inverosímiles. "Alice, ¿¿Necesito recordarte que soyhumana y si el Jeep vuelca me muero??" grité en un momento.

"Relajate Bella, se que estaremos bien, ya lo vi. También ganaréla carrera si vamos por aquí y luego podré hacer que Emmett me pague por haberperdido la carrera." Dijo con un brillo en sus ojos. Edward comenzó a reír a milado.

"Estara bien Bella, no dejaré que nada te suceda." Me besó la manocon sus frios labios. Apreté su mano con fuerza cuando golpeamos una enormeroca o algo por el estilo. Lo próximo que supe era que estábamos en terrenofirme o en la carretera y escuché el sonido de los neumáticos rozando elasfalto. El Jeep corría por el camino y pude escuchar las sirenas en ladistancia. Aumentaban mas y mas. Alice maldijo en voz baja. "Maldita Rosalie ysus atajos!"

Sabía que casi llegábamos, y ahora podía ver las luces delpatrullero tras nosotros. El brazo de Edward voló sobre mi pecho y mi cabeza sevolteó para verlo. El sacudió su cabeza gentilmente. "¡Sostente Bella!"

Alice clavó los frenos y el Jeep coleó dentro del aparcamiento dela pizzería. Detrás de nosotros quedaron dos marcas negras. La gente delestacionamiento saltó dentro de sus autos para protegerse.

"¡Ganamos!" gritó Alice emocionada. Antes de que pudiera recobrarel aliento había saltado del Jeep y estaba bailando en el estacionamiento. Elpatrullero aparcó dos segundos después de que se bajara del auto. Alicecontinuaba con su baile de la victoria.

 

Edward se volteó hacia mí y me ayudó con los ganchos. "¿Estas bienBella? No te asustó demasiado ¿Verdad?" me miró cautelosamente.

"No, en realidad ese giró que hizo para entrar estuvo bastantebueno. ¡Debo de estar perdiendo la cabeza!" ambos nos reímos mientras bajábamosdel Jeep. Emmett abrió la puerta del patrullero. Rosalie dio la vuelta y le dioun fuerte abrazo. "Ya nos la cobraremos del duendecillo Em. Casi la teniamos.El atajo de Charlie fue muy bueno."

"¿Cuando hablaron con mi padre?" pregunté.

Rosalie sonrió "Le llamé por la radio. A propósito, les mandasaludos. ¿No te dijo que había echo instalar uno en el Porsche de Alice?"

Alice gritó. Yo comencé a reír "¿Así que le llamaron parapreguntarle por un atajo a la pizzería para poder ganar una carrera con supatrullero? ¿Y se los dijo?"

"Si, pero solo si Emmett prometía no molestar mas a Myrtle por laradio. Aparentemente ha estado investigando el patrullero y preguntándole aMyrtle como iba todo en la estación cada quince minutos y ofrecía sus servicioscomo voluntario." Dijo Rose sonriendo.

"Bueno, soy un suplente Rosalie, y eso tiene ciertasresponsabilidades
" Emmett abrió la puerta del palacio de la pizza y el olor dequeso y salsa de tomate llenaron mi nariz.

Encontramos un cubiculo grande y nos metimos alli. Edward ordenodos pizzas grandes para todos excepto que solo uno de nosotros comería algo deellas. Sabíamos que las devolverían a su lugar y la comería mañana para elalmuerzo
o desayuno.

"Entonces Emmett, perdiste la carrera ahora tengo que hacer quepagues. ¿¿que será, que será??" Alice estaba pensando un buen castigo.

"Nada demasiado terrible Alice ¿por favor? Y NADA de cambios deimagen, olvídalo." Se cruzó de brazos mientras esperaba su decisión.

Sus ojos se pasaron por el restauran y los dejó en la enorme,gigantesca pizza que estaba en nuestra mesa, sus ojos centellearon "Come todala pizza Emmett."

"Ni loco Alice, no voy a comerme nuevamente una pizza. ¿Norecuerdas lo que me sucedió la última vez que comí pizza? No dejaba de eructary otras cosas, le hace mal a mi estomago. Rosalie no me dejo estar en su camapor una semana. No loco, escoge otra cosa." Su boca se estiro en una líneaapretada. La de Alice, por otro lado, se estiró en una sonrisa.

"Bien, pero ahora será peor y no podrás negarte ¿de acuerdo?"extendió su pequeña mano y el la tomó.

"Bella puede manejar el Jeep a casa cuando volvamos."

"¡No!" ambos, Edward y Emmett, estaban de pie. Mi rostro se pusorojo con el rubor ante sus reacciones.

"Sientense cabezas de chorlitos. Ella estará bien, confíen en mi."Se tocó la cabeza y miró fijo a Edward mostrándole lo que sucedería. El soltóuna pequeña risa y su cuerpo se relajó. "Bien." Le escuché murmurar.

"Pero Alice..." se quejó Emmett. Rosalie le golpeó. "Soportaloestúpido. Ahora estas atrapado. Sopórtalo como un hombre y lo que te rompa, loarreglaré. Sin ofenderte Bella." me dio una avergonzada sonrisa.

"Para nada, creo que
saben que manejo bastante bien y no voy nicerca de la velocidad que van ustedes así que ¿Qué tan malo puede ser?" mirostro estaba completamente serio mientras lo preguntaba. Los cinco se echarona reir.

"Que graciosos, búrlense del indefenso humano." Ya les iba ademostrar mis habilidades para conducir y les haría cerrar la boca. Alice mealzó una ceja ante mi decisión. "¿Estas segura de eso Bella?" preguntó.

 

"Sio lo estoy." Mis brazos se cruzaron testarudamente sobre mi.

"Deberías reconsiderar eso..." dio una breve mirada a Edward quieninstantáneamente se mordió el labio y apartó su vista de mi. No quería queviera su reacción ante la visión de Alice, pero se le veía casi
¿feliz?

"¡Miren quien esta en la puerta!" siseó Emmett distrayéndome delrostro de Edward. Por un segundo creí que le vi tomar su teléfono. Rápidamente,me volteé a tiempo para ver a Mike Newton y a Jessica Stanley caminando de lamano en una cita. Mire a Emmett quien parecia que iba a saltar. Los ojos deAlice se movieron rápidamente y dejó unos cuantos billetes en la mesa. "Dejenla pizza. Necesitamos irnos de hache ahora ¡esto podría ser divertido!"

Todos nos dirigimos hacia la puerta, Edward detrás, pero Rosalienos detuvo de irnos antes de que Mike saliera del aparcamiento. Mientras salia,bajo su ventanilla para mirar el patrullero. Satisfecho con lo que vio, subióla ventanilla y salio rápidamente del patrullero.

Riendo, salimos del restaurante y Emmett nos junto en una granreunión familiar a un lado de la acera. "La operación asustar a Mike comienzaahora. Alice ¿A dónde van?"

Edward soltó una risa un segundo antes de que ella hablara. "Alpunto de inspiración. Les dije que seria divertido." Los cinco planearon avelocidad vampirica mientras que yo decidí llamar a casa para ver como estabanEsme y Carlisle.

"Hola Bella." Esme respondió el telefono.

"Hola Esme. Estoy llamando para ver como estan los niños. ¿algunproblema?" podia escuchar a uno de los bebés llorar de fondo.

"No, no Bella, todo esta bien. Eddie tiene hambre asi que Carlislele esta preparando un biberón. Elizabeth volvió a vomitar unas cuantas veces,pero no le digas a Jasper o tratará de volver a casa. Elliott y Everett estandurmiendo aun asi que esta todo bajo control. ¿estas comiendo?"

"No, lo hicimos rapido...creo que vamos a hacerle una jugarreta aMike Newton y Jessica Stanley pero queria asegurarme de que todo estaba bien sinos quedabamos un poco mas."

"Si, por supuesto que esta bien. ¿puedo preguntar cual es elplan?"

"No lo se con certeza, estan hablando demasiado rapido mientras loplanean. Escuché que Mike llevara a Jessica al punto de inspiración. ¿es acasoalgun lugar turistico que no conozca?"

Esme comenzó a reir al otro lado del telefono. "Supongo que puedesllamarlo asi." Bromeó. "Aunque me sorprende que Edward nunca te halla llevadoallí." Murmuró tan bajo que casi alcancé a escucharle.

"Ve a divertirte Bella. Si necesitamos algo les llamaremos y unaviso si no te molesta."

"Seguro Esme, ¿cual?"

"Cierra las puertas." escuche el clic al otro lado de la línea.

Camine hacia la pandilla pensando sobre el extraño mensaje deEsme. "Los chicos están bien, Esme dice que no hay problema con que nosquedemos un poco mas. Entonces cual es el plan." Miré a mi familia de vampirosque ahora tenían unas enormes sonrisas en sus rostros. Aun no sabía cual era elplan, pero sabia que Mike y Jessica tendrían una interesante noche.


Bella POV

Flashback

"No lo se con certeza, están hablandodemasiado rápido mientras lo planean. Escuché que Mike llevara a Jessica alpunto de inspiración. ¿Es acaso algún lugar turístico que no conozca?"

 

Esme comenzó a reír al otro lado deltelefono. "Supongo que puedes llamarlo así." Bromeó. "Aunque me sorprende queEdward nunca te halla llevado allí." Murmuró tan bajo que casi alcancé aescucharle.

"Ve a divertirte Bella. Si necesitamos algoles llamaremos y un aviso si no te molesta."

"Seguro Esme, ¿cual?"

"Cierra las puertas." escuche el clic alotro lado de la línea.

Las palabras de Esme aun estaban en mi cabeza. "Esperen un momentochicos. Esme dijo algo que no tiene sentido. ¿Edward a donde es que vamos?" sequedó bastante quieto y casi se veía avergonzado.

"¿Por qué Bella, que dijo Esme?" preguntó Emmett impaciente. Surostro demostraba que estaba extremadamente curioso por escuchar lo que Esmepodría saber.

"Bueno, le dije donde iríamos y le pregunté si era algún lugarturístico. Ella se rió y dijo algo como eso y luego murmuró algo que sonabacomo que estaba 'sorprendida de que Edward nunca me hubiera llevado allí'
¿Quésignifica?" como la única que se perdía del chiste, todos a mi alrededorestallaron en risas, todos excepto Edward. El cruzó sus brazos y tomo unapostura defensiva mientras que su rostro estaba sin expresión alguna.

"Oh mi Dios, ¡no puedo creer que Esme dijo eso!" se rió Alice."¿Qué mas dijo?" todos los ojos estaban sobre mi ante la pregunta.

"Me advirtió que cerrara las puertas." Aun completamente sinentender nada, le di un codazo a Edward para llamar su atención. El aun estabaconcentrado en algún punto de su camisa. "¿Edward? Un poco de ayuda aqui. ¿deque me estoy perdiendo?"

El dudo antes de encontrar mi mirada "¿realmente quieres saberlo?"suspiró.

"¿Me ruborizaré cuando me lo digas?" pregunté mientras esperaba surespuesta.

Cinco voces se unieron en una sola y resonó un "SI" solo con sabereso, mi rostro se puso rosado y sus risas hicieron que se pusiera más y másrojo.

"Solo díganmelo..." quería que mi humillación terminara.

Emmett estaba más que feliz de ser el que pusiera un fin a todoesto. "El punto de inspiración es un lugar 'romantico' donde las parejas van consus autos y
aparcan allí." Mi rostro debería de estar lleno de confusión, yaque el siguió "Se estacionan...y ya sabes...se besan, empañan algunas ventanas,luchan con sus bocas, intercambio de saliva, manoseos
y otras cosas como
"

"BASTA" grité, aterrorizada de lo que podría llegar a salir de suboca. Sentía la humillación acercándose lentamente mientras que me daba cuentade que Esme creía que Edward me habría llevado a ese lugar. Oh mi Dios, queríameterme debajo de una piedra y morir. Jasper, bendito sea, envió una poderosaola de calma en mi dirección mientras que respiraba profundamente y trataba deno hacer contacto visual con nadie. Finalmente me sentí mejor, y me volteéhacia Edward con una sonrisa mientras los demás permanecían en silencio.

"¿Emmett y Rosalie tienen su lugar designado para aparcar allí?"traté de desviar la humillación hacia ellos.

Edward me apretó la mano "En realidad amor, para ellos es algo másasí como un monumento nacional."

Un gruñido escapó de Emmett "No todos tenemos que pasar losúltimos 80 y tantos años sexualmente reprimidos, querido hermano
" Rosalie seinclinó y le dio un gran beso para aprobar el punto de Emmett.

 

"¿Ya terminamos con esta ronda de hacer ruborizar a Bella?¿Podemos concentrarnos en Jessica y Mike?" rogué. Edward se acercó a mí y miróa sus hermanos, rodaron sus ojos y volvimos al asunto importante.

"Bien. Mike y Jessica van hacia allí ahora. Si nos apresuramospodremos llegar antes. Emmett y Rosalie tienen que esconder el patrullero yluego venir a buscarnos en el Jeep. ¿deberiamos ir por otro de los autos?Esteremos bastante apretados los seis en el Jeep." Alice iba proyectandoseescenarios en su cabeza.

"Emmett y Rosalie vallan a esconder el patrullero antes de queMike llegue allí después vallan a casa y traigan el auto de Rosalie y vengan lomas rápido posible. Tendremos bastante tiempo, Mike tiene que detenerse antespara cargar gas
oh y otras cosas. Que cerdo
" La mano de Alice voló a su manoante el shock.

"EEEWWWW" se encogió Emmett. "Vamos Rose, pongámonos enmovimiento. No quiero perderme de nada. Alice trata de encontrar unaparcamiento en el medio. Haz que Mike se aparque lo mas cerca que pueda delbosque. Por respeto entre las personas siempre se deja un espacio entre losautos. Cortesía
"

"Ya estuve alli antes Emmett Cullen, muchas gracias. Tu y Rosalieno son los únicos de la familia que mantienen relaciones físicas." Le siseóAlice.

"¡Tranquilízate! Nos veremos allí. Tomaré algunos suministros dela casa también." Tomó a Rosalie por la cintura y corrieron hacia elpatrullero.

"¿Bella, estas lista para tu primer viaje al punto deinspiración?" preguntó Alice con su voz melosa.

Determinada a no sentirme nuevamente avergonzada me encogí dehombros y miré casualmente a Edward "Seguro, estoy lista. ¿Edward quieres ir aempañar algunas ventanas conmigo?" la expresión de su rostro fue impagable.

Minutos después, estábamos yendo a toda velocidad por lacarretera. Fui al frente junto con Alice para poder adaptarme al Jeep ya quetendría que manejarlo de regreso a casa. Edward y Jasper estaban sentadosatrás, demasiados tranquilos. "Entonces Alice, ¿como hiciste ese giro cuandoentramos al estacionamiento? Estuvo bastante bueno."

Con su ego tocado por mi cumplido, me explico alegremente comopisar fuerte el pedal y luego doblar el volante mientras se tira del freno demano. Traté de memorizar todo lo que dijo en caso de que quisiera probarlodespués. Ella me miró sospechosamente pero se mantuvo en silencio.

El camino hacia el punto de inspiración era bastante oscuro ysinuoso. Los árboles formaban un túnel sobre la carretera mientras manejábamospor ella. Era una noche de luna llena, así que había suficiente luz, peroalguna ocasional nube traería más oscuridad. Alice bajó la velocidad ylentamente dio un giro. El Jeep se arrastró por la carretera hasta que llegamosa un punto panorámico. Desde allí se podían ver las pequeñas luces de laciudad, mas abajo. Probablemente habrian unos veinte lugares para aparcar.Había cuatro autos aparcados en lugares distantes. Tres de los cuatro teníanlas ventanas empañadas, uno se veía vació. No había señal del auto de Mike enel lugar.

Alice había llevado el vehículo hacia la parte izquierda, bienalejados, el cuarto espacio desde el final. Miré adelante, no me atrevía a mirarpor la ventana por miedo a lo que podría ver en el auto vecino. Escuche aEdward cantando suavemente para si mismo en el asiento trasero. Solo podiaimaginar la clase de pensamientos que estaba tratando de evitar. Jasperjugueteaba constantemente con sus dedos, como si tratara de protegerse de algo.Entornes me di cuenta de en cuantos problemas estaba metido Edward ahora mismo.El podía oír los pensamientos, pero Jasper podía sentir sus emociones y esotenia que ser malo, si no peor.

 

Alice miró su reloj. "Emmett y Rosalie están en camino. Llegaranunos 15 minutos antes que Mike."

Miró hacia el asiento trasero por sobre su hombro y me palmeo lapierna. Me encontré con sus ojos y vi a Edward y Jasper, los cuales se veíancomo si estuvieran sufriendo alguna clase de tortura física. Ambos tenían susojos cerrados. La cabeza de Jasper estaba colgada sobre su pecho y sus manosestaban fuertemente aferradas de su cabello. En contraste, Edward estaba consus ojos cerrados tarareando una canción y presionándose el tabique nasal, comolo hacia siempre que trataba de mantenerse bajo control. Me mordí el labio paraevitar reír al verlos. Esto continuó por unos cinco minutos antes que uno deellos se moviera.

Una de las manos de Jasper se liberó de su cabello y se pasó porsu cuello y cuerpo, acomodándose sobre la rodilla de Edward. Sus ojos seabrieron de golpe ante el contacto y saltó alejándose de Jasper como siestuviera en llamas.

Alice y yo estallamos en risas. Obviamente las emociones estabanarrasando con Jasper y accidentalmente avanzo a Edward. "Esto es ridiculo. Sivamos a estar atrapados en este lugar, al menos podría sentarme con Bella. ¡Asíno me molestaría si su mano termina en mi rodilla!" dijo Edward.

Su furia me hacia reír aun mas y las lagrimas caían por mi rostro.Bajé la ventana para dejar entrar algo de aire y me di cuenta de que laspersonas que estaban en el auto contiguo habían limpiado un poco los cristalespara espiar y ver a que se debía el escándalo. Esto solo empeoró las cosas.Alice y yo estábamos a punto de la histeria, los chicos estaban listos paramatarnos. Escuché la puerta del lado de Edward abriéndose y antes de quepudiera darme cuenta, estaba caminando delante del Jeep como un animalenjaulado. Jasper había bajado por el otro lado y se escondía de Edward tras lapuerta. Sin una palabra, Edward abrió mi puerta y me alzó en sus brazos, fueradel Jeep.

"¡Jasper, ve a sentarte con tu esposa!" le escuché sisear. Jasper,rehusándose a romper el contacto visual con Edward, se deslizó hacia el asientode pasajeros, donde antes había estado yo. Su cabeza descansó contra el cristalde su ventana mientras trataba de componerse.

"Eres tan lindo Edward, simplemente no pudo evitarlo." Le bromeé.Edward se veía demasiado enfadado. Me incliné hacia delante y apoyé mi manosobre el hombro de Jasper. "Realmente Jasper, me pasa lo mismo siempre queestoy cerca de Edward. Se lo que se siente." Alice comenzó a golpear el panelcon su mano. Yo casi podia respirar de tanta risa. Edward continuó dandome miradasasi que decidi que era teimpo de dejar las bromas y comenzar a tranquilizarme.Alice gentilmente frotó la espalda de Jasper y comenzó a tranquilizarse.

Le golpeé el hombro a Edward juguetonamente, tratando de indicarleque quería una tregua. Dejó escapar un grave gruñido y entonces volteó sucabeza, alguien venia. Por la ventana trasera pude ver un par de lucesapareciendo por el camino, hacia el punto de inspiración. El BMW de Rosalie yel Volvo de Edward entraban al aparcamiento, a un lado del Jeep.

 

Emmett y Rosalie caminaron hacia nosotros, vestidos completamentede negro. Rosalie cargaba una mochila que le lanzó a Alice por la ventana.Emmett caminó hacia la ventana de Jasper y miró nuestras caras. "¿Que me perdi?¿Por qué Jasper se ve destrozado y Edward enfadado...esta bien, permítanmereformularlo, por que se ven mas enfadados y destrozados de lo usual?"

"Edward esta enojado por que Jasper acaba de avanzarle." DijoAlice entre risas. Rápidamente puso a Emmett y Rosalie al tanto con lo que sehabían perdido. El único comentario de Emmett fue para Edward "Lamento que laúnica acción que tuviste hasta ahora haya sido con nuestro hermano." no haciafalta decir que Edward no estaba para nada entretenido. El continuaba bufandoen el asiento trasero.

Alice revolvía la bolsa que Rosalie le había dado. Nos paso aEdward y a mi dos remeras negras y dos gorras. "Tenganlas, las necesitaran mastarde. Emmett, vallan a sus puestos en el auto de Rosalie, dale a Edward lasllaves para que él y Bella vallan a esconderse en el Volvo. Mike será elpróximo auto que venga por la carretera. Cuando lo veas, Emmett, tu y Rosaliesabrán que hacer."

Miré a Emmett y a Rosalie caminar de la mano hacia su BMW rojo, elcual estaba aparcado lejos del Jeep. Edward no pudo haber salido del Jeep másrápido. Abrió la puerta de un azote y dio la vuelta corriendo para abrir la míaantes de que pudiera pestañear. Silenciosamente nos acercamos al volvo, queestaba acomodado entre medio del BMW y el Jeep, y nos metimos a los asientosdelanteros.

"Apuesto a que se siente bien estar nuevamente en tu auto,¿verdad?"

"Sip."

"¿Te estas divirtiendo?"

"Nope."

"¿Tu mente esta llena de la lujuria de un montón de adolescentes?"

"Sip."

"¿Puedo ayudarte?"

"Nope."

"¿Estas seguro?"

"Sip."

Nuevamente, le di un golpe a su hombro, sin reacción alguna. Y me dice testaruda a mí. Pensépara mi misma. Miré hacia Alice, para verla a ella y a Jasper saliendo del Jeepy entrando a los asientos traseros. Mepregunto por que Irán a los asientos de atrás
OH
. Una pequeña lucecita seapagó en mi cabeza. La mayoría de las parejas estaban acurrucadas en susasientos traseros. Obviamente, por alguna clase de error suponía, nosotrosestábamos seguros en los asientos de adelante del Volvo. Atrapados. Segundoerror, estábamos atrapados en el asiento delantero del auto, con una palanca decambios y en asientos individuales. Básicamente, era lo mismo que tener la Granmuralla China entre nosotros.

En mi último esfuerzo por tratar de romper el silencio, pretendiestirar mis brazos y puse una mano suavemente sobre su rodilla. Mantuve mirostro serio cuanto pude, considerando lo que había pasado hacia unos minutoscon Jasper. Su cabeza se movió en mi dirección "¿Que estas haciendo Bella?"

"Tu eres el que dijo que no le importaría si mi mano terminaba entu rodilla, así que ahí esta. ¿Tienes algún problema con eso?" usé mi mejor ymas inocente cara de cachorrito. Para enfatizar, saqué mi labio inferior y coneso las comisuras de sus labios se estiraron suavemente. "Será mejor que tengascuidado Edward, casi estas sonriendo..." me incliné hacia él, tratando dedeslumbrar al gruñón.

 

"¿Aun estan mal las voces?"

"Sip."

"¿Necesitas distraccion?" pregunté coquetonamente.

"Seguro." Susurró.

Eso era todo lo que necesitaba escuchar. Me incliné por el mediodel panel y apoyé todo mi peso en la mano que descansaba sobre su rodilla. Misojos se fijaron en los suyos, los cuales parecían profundos y ardientes a laluz de la luna. Su rostro se movió lentamente hacia el mío, y siendoimpaciente, me acerqué a él pero mi súper torpeza acabo con el casi románticomomento. Mi mano humana se deslizó por su rodilla de piedra y me hizo perder elbalance y aterrizar sin remedio sobre el volante. La bocina sonó como unatrompeta. Pegué un salto y Edward también, haciendo que la bocina sonara muyfuerte y luego se detuviera unas tres veces antes de que Edward finalmente mesostuviera contra su pecho lo mas fuerte posible, tratando de mantener miespalda lejos de la bocina.

Me volvió a dar el ataque de risitas y esta vez fue contagioso,hasta Edward tubo que reírse de lo ocurrido. Mientras nos reíamos juntos, misespalda, cada tanto, volvía a apretar la bocina, lo cual solo nos hacia reírmas. Escuchamos un fuerte golpeteo en la ventanilla, lo cual para mi mayor vergüenza,había sido empañada por las risas. Edward apenadamente limpió un pequeñocírculo para revelar el ojo de Emmett espiando dentro del auto.

"¿Todo esta bien ahi? ¿Ustedes no estaban luchando o algo, sabenque solo era una expresion? Rose creyó que quizás nos estaban dando una señalde ayuda en código Morse."

Edward abrió la puerta y salimos del auto riéndonos. Emmett yRosalie estaban frente a nosotros, Alice y Jasper tenían sus cabezas fuera dela ventana del Jeep. "¡Ustedes dos! Si van a hacer esa clase de cosas necesitanestas en los asientos traseros. Dios, creo que debí de hablar un poco antes dedejarlos irse por su cuenta."

Unas luces parpadearon en la oscuridad y Alice siseó "Son ellos, asus puestos. Edward y Bella metanse al asiento de atrás antes de que selastimen." Edward y yo obedientemente nos sumergimos en el asiento traseromientras que Emmett y Rosalie corrían detrás de nuestro auto hacia la carreteray comenzaron a besarse y manosearse para que todo el mundo los viera. Rosaliese había rasgado la remera negra, revelando una brillante blusa blanca quebrillaba con la luz de la luna.

Cuando las luces de Mike se aparcaron en una pequeña área,iluminaron a Emmett y a Rosalie, cuyos cuerpos ahora les bloqueaba el camino.Mike se vio forzado a aparcar en el primer lugar libre, con el bosque a suizquierda y el Jeep a su derecha. Perfecto. Todo estaba saliendo a laperfeccion.

LosCullen contra Mike Newton

Bella POV

El auto de Mike estaba aparcado en el primer lugar que estaba conel bosque a su izquierda y a un lugar del Jeep por el lado derecho...Emmett yRosalie habían echo un buen trabajo con su demostración. Edward y yo estábamosseguros en el asiento trasero de su Volvo, nada cerca de la bocina que habíacausado tanto estruendo minutos antes. Dos autos se habian ido por el bullicio.Mi rostro se ruborizó al recordar la escena.

"¿Entonces que hacemos ahora?" pregunté mientras me alejaba de laventana para esconder mi rostro ruborizado y me acomodé a un lado de Edward.

"Alice dice que necesitamos esperar unos minutos para que Mike seponga 'comodo' como ella le dice." Podía imaginar por su voz cuanto ledisgustaba imaginar lo que quería decir.

 

Edward se acercó a la ventana. "Parece que Emmett y Rosalie estánponiendo en marcha la fase uno del plan." Miré a mí alrededor y vi a Emmett y aRosalie caminando en medio del Volvo y del Jeep, de la mano. Emmett nos alzólos pulgares cuando pasó por nuestro lado. Cuando se acercaron a la cubiertadelantera del Jeep, Emmett tomó a Rosalie nuevamente en una apasionado abrazo.Sus dedos se enroscaron firmemente en su pelo mientras la besaba. Rosalie setambaleó -para dar mas efecto, de seguro- hacia atrás aterrizando sobre el capódel auto de Mike Newton. Sin perder oportunidad, Emmett se inclinó sobre ella,aprisionándola contra el capó mientras continuaba besándola. La escena era unaperfecta imagen de un malo video musical de los 80. Era difícil ver el resto dela acción desde el otro lado del Jeep, pero Edward comenzó a reír. Yo escuchéun débil grito en la distancia.

"¿Qué están haciendo Mike y Jessica?" pregunté impaciente.

"¿Acabas de escuchar el grito? Emmett y Rosalie les dieron unsusto de muerte. Mike esta furioso por que hubieran abollado el capó de suprecioso auto. Aunque Jessica, por otro lado, esta mas inspirada por laescena
" su repulsión por sus pensamientos era obvia.

En la distancia escuche la voz molesta de Mike "¡Cullen! ¿Temolestaría sacar a tu novia del capó de mi auto?"

"¿Newton? ¿eres tu? Lo siento hombre, fue un accidente. Rosalie sevuelve un poco apasionada a veces, ¿entiendes?" Escuché a Rosalie dar unos desus despampanantes "Lo siento Mike. Emmett es demasiado sexy en ocasiones, nopuedo controlarme. ¿No crees que es sexy?"

La voz de Emmett resonó "¿Que estas haciendo aquí Mike? ¿Teperdiste
o se averió tu auto? ¿OH--o estas teniendo un tiempo a solas? Tengounas cuantas revistas en el auto si quieres
" la inocencia en sus palabras eraimpagable.

Ahora Mike estaba furioso "No, ¡no estoy perdido mi nada de lo quesugieren! Estoy en una cita...con una chica...ahora ¿les molestaría?"

"¿Tienes una chica allí? ¿De verdad
quien?" vi una sombra moverseentre el Jeep y el auto de Mike. Emmett debería de estar mirando por laventana. "¡Hola Jessica! No sabía que estabas allí dentro. Oh, lamento haberlosinterrumpido. ¡Sigan con los suyo!" Emmett golpeó el techo del auto, haciendoque el sonido se hiciera eco en el lugar. Emmett y Rosalie caminaron entre elJeep, hacia adelante del Volvo. Emmett estaba sonriendo orgulloso por el éxitode la primera parte del plan.

La puerta trasera del Volvo se abrió y Emmett metió su cabeza."¿En que andan los tortolitos? Las ventanas aun están bastante limpias..."murmuró mientras miraba el auto.

La cabeza de Rosalie se metió por la puerta del asiento de pasajeros."Bella, toma esto." Me pasó un top negro, unas bragas con estampado de leopardoy una manta. "Las necesitaras mas tarde."

Miré a los extraños ítems en mis manos "¿Para que se supone quenecesitare ropa interior Rosalie? ¿Acaso quiero saberlo?" mis ojos seencontraron con los de Edward que estaba sonriendo, entonces no podía ser tanmalo ¿verdad?

"Solo tenlos cerca. En unos minutos Jasper lanzará todo su arsenalde emociones a Newton. Esto se pondrá bueno
" los ojos de Emmett brillaban dela emoción.

Rosalie desapareció del asiento delantero. Antes de que Emmettpartiera tenía algo más por decir. "Por favor Bella, no dejes que Newton tengamas acción que mi hermano. Eso seria humillante. Solo no hagan nada que yo noharia..."

 

Edward murmuró "¿Acaso hay algo en esa lista?"

"¡No!" escuché a Emmett reír mientras entraba al BMW con Rose.

Volvía el gruñón
teníamos unos pocos minutos antes de que Jaspercomenzara con la fase dos, así que teníamos que matar el tiempo. Decidi tratarde animar a Edward. Le di otro golpe juguetón en el brazo. Una sonrisa forzadaaparecio en su hermoso rostro.

Trate de alivianar la situación y ver si volvería a sonreírsinceramente. "¿Tu cabeza aun esta llena de obscenidades?"

"Si, especialmente de mi querido hermano, Emmett." gruñó "pareceque esta haciendo alguna clase de 'video instructivo' para mi en su cabeza."Por tercera vez en la noche le vi presionar su tabique nasal. Nerviosamentemiré al BMW por la ventanilla, para ver a Emmett y a Rosalie con sus ojos sobrenosotros. Me di vuelta en el asiento un poco enojada por que Emmett estababombardeando a Edward de esa forma. ¿El punto no era molestar a Mike Newton?

¡Dos pueden jugar ese juego! Me dije a mi misma. Enfrenté a Edwardcon una diabólica sonrisa en mi rostro.

"¿Que vas a hacer Bella?" me preguntó, sus ojos abiertos por elmiedo. "¡No me gusta esa expresión!"

Con mis ojos entrecerrados, deslice mis piernas arriba del asientopara arrodillarme frente a Edward, quien parecía tratar de encontrar la formade escapar. Le mire directamente a sus ojos y dije "Edward, no te muevas,confía en mi." Dije mientras gateaba hacia él. Mi boca estaba cerca de su oídoy suavemente susurré "Vamos a hacer que se callen por unos minutos. ¿Te apuntasal juego?"

Finalmente, entendiendo que no estaba poseída o trataba de hacerlecruzar algún límite establecido, su rostro y su cuerpo se relajaron. Me apartépara ver una sonrisa cómplice en su rostro y asintió. Escondiéndose detrás delvelo que formaba mi cabello, apoyó un dedo sobre sus labios para recordarme queEmmett estaba escuchando cada palabra que decíamos. Le di un guiño para dejarleclaro que le entendí.

Lentamente, presioné sus hombros, con lo cual su espalda estabarecostada contra la puerta. Advirtiéndole con mis ojos, levante mi piernaderecha sobre sus caderas, con lo cual quede sentada a horcajadas sobre él. Setenso unos segundos, temiendo l oque podia llegar a hacer despues. Miré sobremi hombro y recordé la advertencia de Esme 'Cierra las puertas'. Con extremaexageración apoyé mi mano hacia abajo, cerrando la puerta detrás de mí y espiéa Emmett, quien había dejado de abrazar a Rosalie y ahora nos estaba mirandodesde su asiento.

Me volví hacia Edward, ladeé mi cabeza suavemente hacia el BMW yEdward me alzó sus pulgares. Emmett nos estaba mirando. Bien, teniamos suatencion. Me incliné sobre Edward y antes de besarlo, murmure las palabras 'Hazque parezca bueno' y entonces le bese apasionadamente por unos segundos. Susmanos se enredaron en mi cabello mientras nos besabamos. Aunque estaba armado,aun no podia evitar reaccionar como siempre. Mi pulso se acelero y larespiracion tambien.

Sentí a Edward comenzar a sacudirse suavemente por la risa, debajode mí. Emmett deberia de haber reaccionado. Sus labios comenzaron a moverse conlos mios "Esta bastante impresionado..."

 

"Aun no ha visto nada." Susurré, mis labios aun rozaban los suyos.Lentamente, me sente y comencé a levantar mi blusa. Las manos de Edwardenvolvieron las mías, sus ojos enormes. "Confía en mi, por favor..." dije dándoleuna mirada. El soltó mis manos y murmuró "¿Bella, que haces?"

"Poniéndome cómoda Edward ¿te molesta?" dije lo más alto quenecesite, pero quería asegurarme de que Emmett escucharía. Con un rápidomovimiento, pase la blusa sobre mi cabeza, revelando una remera negra que teniadebajo. Edward dejo escapar un fuerte suspiro, no estaba segura si era poralivio o por que estaba emocionado. Mi corazon se aceleró. Los ojos de Edwardnunca se alejaban de los míos, aunque sabía que ere un juego, lo deseaba masque nunca.

Antes de que pudiera pensar, Edward se levantó, paso sus brazos ami alrededor y de alguna forma nos alzó y mi espalda quedo sobre el asiento yel estaba sobre mi. Comenzó a besarme con tal pasión que deje de respirarinstantáneamente. Sus labios estaban por todas partes, mis mejillas, misorejas, el largo de mi cuello y hombros. Sus manos se movian por mis costados."Oh Edward" deje escapar de mis labios. "Bella..." su voz se volvióentrecortada.

Escuché silbidos y aplausos desde la direccion del BMW, pero no meimportó. Estaba completamente compenetrada en mi momento con Edward. Eraincreíble, mi corazón casi se salía de mi pecho. Mis manos recorrían el bordede la camisa de Edward, levantándola de su espalda, sintiendo los fríosmúsculos de su espalda. Subí un poco más, sintiendo sus hombros y bajando mismanos por sus costados, hasta el inicio de sus pantalones. Un gemido escapo desus labios y perdí el control. ¡Lo próximo que supe fue que tenía ambas manosfirmemente sobre sus nalgas!

Con la misma precisión que un reloj suizo, la puerta de atrás deEdward se abrió y escuché a Alice gritar. Todo lo que podía ver eran mis piesdebajo de los de Edward y mis dos manos apretando su cola. "¡Mis ojos, misojos!" gritó. Emmett y Rosalie debieron de haberse acercado ante la granrevelación, ya que escuché a Emmett aplaudir y decir "¡De eso estaba hablando!"

Edward saltó de encima mío y se sentó lo mas lejos que pudo,tratando de componerse. Yo, completamente horrorizada por mi comportamiento yruborizándome hasta los tonos de rojos más profundos, comencé a mirar mis manosmientras estaban en mi regazo. Me maldije a mi misma por haber cerrado una delas puertas
error numero tres. Alice rio suavemente. "Creo que Mike y Jessicano fueron los únicos afectados por la lujuria que Jasper envió...deberían haberestado mejor preparados
" al menos eso explicaba mi extraño comportamiento.

Inexplicablemente, otra vez, comencé a reír incontrolablemente.Edward tambien se reia, lo cual no era algo usual en él. Alice le echó unamirada al Jeep y se puso lo que parecían ser unos largavistas, para mirar aJessica y Mike.

"Las ventanas están completamente empañadas, pero ahora escuchounas risas histéricas desde adentro. No puedo ver sus cabezas, así que deben deestar recostados
EW" Alice se rió tranquilamente. Todos nos quedamos helados alescuchar unas puertas abriéndose detrás del Jeep. Emmett y Rosalie corrieron devuelta al BMW para esconderse. Alice abrió la puerta del Jeep y vimos a Jasperdándonos una enorme sonrisa. Todo iba de acuerdo al plan.

"¿Qué causa tanta gracia Jessica?" Vuelve aquí...estábamosponiéndonos cómodos." Mike también se estaba riendo, pero su atención estabaenfocada en otro trabajo. Jasper contraatacó y escuché a Jessica decir "Losiento Mike, no se que me sucedió. ¿Dónde estábamos?" el siguiente sonido fuela puerta cerrándose.

 

Alice espió por la ventanilla del Jeep. Ella y Edward manteníanuna conversación silenciosa la cual termino con el riendo y cerrando la puertadel Volvo.

"¿Qué fue eso?" pregunté curiosa.

"Necesito hablar con Emmett y Rosalie." Se inclinó sobre mi cuerpoy abrió la puerta de mi lado para hablar con Emmett. Teniéndolo tan cerca, micorazón volvió a la vida y traté de enfocarme en respirar con más tranquilidad.

"Tranquila Bella, realmente estas poniendo a prueba mi fuerza devoluntad esta noche." Sus ojos topacio me miraron seductoramente, lo cual hizoque mi rostro se ruborizara nuevamente. Mientras miramos el BMW noté que lasventanas estaban nuevamente empañadas. Edward tomó una pieza de papel del sueloy lo embollo. Yo golpeé la ventana con tanta fuerza que sentí un clic, como siuna piedra hubiera golpeado contra el vidrio. La puerta se abrio y Rosalie seasomó.

"¡Que rayos estas haciendo Edward!" siseó suavemente.

"Tratando de llamar la atención de tu sexy esposo, muchas gracias.Se dificulta la comunicación con los vidrios empañados." Lanzó Edward.

"Entonces toma esto." Le lanzó un walkie talkie a Edward. "Alice yJasper tambien tienen uno. Asi que ahora podemos comunicarnos. Ahora deja delanzar cosas a mi auto o terminaré de soltar una terrible tortura mental comonunca la viste querido hermano." Edward se estremeció ante sus palabras.

Yo encendi el walkie talkie "Señorita reprimida a señor sexy,conteste señor sexy. Cambio."

La voz de Emmett se escuchaba fuerte y clara "Hola señoritareprimida este es el señor sexy ¿Qué quiere? Cambio." Edward rodó sus ojos.Aparentemente no estaba contentos con los códigos de nombres.

"El señor reprimido necesita hablar con usted...aqui esta.Cambio." Le pasé el walkie talkie a Edward, quien solo me lanzó una mirada."Alegrate Edward." Murmuré.

"Emmett- Alice tiene un mensaje para ti, quiere..." Emmettinterrumpió a Edward "Lo siento señor reprimido, este es el señor sexy yapreciaría que se dirigiera a mi como tal y la persona de la que habla es laseñorita sabelotodo. ¿Cuál es el mensaje? Cambio."

"Señor sexy, la señorita sabelotodo quiere que usted y la señoritasexy se preparen para la impresionante porción de la noche. ¿están amboslistos? Cambio." Edward nos seguía la corriente, pero el tono de su voz erasimple apatía. Yo tomé el walkie talkie. "Señorita reprimida a señoritasabelotodo, conteste señorita sabelotodo. Cambio."

"Hola Be- quiero decir señorita reprimida, esta es la señoritasabelotodo. Por cierto, adoro el código de tu nombre, ¿Qué necesitas? Cambio."

"¿Que sucede con Figgy y Twiggy? Cambio." Pregunté.

"Retomaron justo donde lo dejaron antes. Ese Mike Newton es uncerdo, quiero decir Figgy. Señor sexy ¿esta ahí? Cambio."

"Si señorita sabelotodo, estoy aquí y también la señorita sexy
yesta noche se ve excepcionalmente sensual
¿ya lo dije? Cambio." La risa deRosalie llenó los walkie talkie. Edward puso sus manos en su cabeza. Seguro quefueron imágenes junto con las palabras de Emmett.

 

"Señor sexy, si pudieran controlarse por unos minutos, seria buenmomento para calentar el patrullero y traiga esa enorme luz con usted. Cambio."

"Vamos inmediatamente señorita sabelotodo, mantenga vigilados alseñor y la señorita reprimidos por mi. Señor y señora sexy cambio y fuera." Laspuertas del BMW se abrió y dos figuras vestidas de negro abandonaron el auto.Se dirigían hacia el patrullero que estaba escondido para arrojar el infiernosobre Mike, y no podía esperar."

El silencio se apoderó de los walkie talkies. Me acurruque contrael frío pecho de Edward, sus manos acariciaban mi espalda mientras esperábamos.El walkie talkie comenzó a sonar. "Señor y señorita reprimidos, ¿Por qué novienen al vehículo Alfa para tener una mejor visión de la acción? Esta es laseñorita sabelotodo. Cambio."

"Tu hermana se lo toma bastante enserio ¿verdad? O sea, lasprendas extras, el walkie talkie, los vinoculares nocturnos, las luces, y Diossabe que mas Emmett y Rosalie consiguieron bajo sus instrucciones
" bromeé. Nilos marineros estaban tan preparados como Alice para esta mision. Besé a Edwardrapidamente en la mejilla.

"¿Por que fue eso?" preguntó sospechando.

"Por nada en especial, solo quería besarte una vez sin audiencia."

Sus ojos estaban fijos en los míos y supe que estaba a un segundode ser deslumbrada. Me encontré a mi misma reclinada sobre él, incapaz decontrolarme. Una fría mano se paso por mi cintura y sus labios encontraron losmíos a la luz de la luna. Me acomodó sobre su regazo, donde me senté, besándolepor no se cuanto tiempo. Sabia que el beso terminaría pronto, pero me aferrabaa el como a la vida misma. Repentinamente, y sin romper el beso, sentí unos desus brazos moviéndose de mi cintura y escuché el ruido de las trabas del auto.

"Vete Alice." Gruñó Edward a la pequeña sombra que se paseaba porafuera de la ventana del auto. Sus labios se movieron hacia mis hombros,ignorando sus golpeteos.

"Hey, no me malinterpreten, no me quejo por la lujuria que vienede este auto, fue una buena distracción por unos minutos para mi y para Jasper,pero tenemos trabajo que hacer. Emmett y Rosalie estan listos, asi que salgan atomar aire y metanse en el Jeep."

A regañadientes, Edward destrabó las puertas y se deslizó dentrodel asiento de pasajeros del Jeep conmigo en su regazo. Alice y Jasper mirabandesde el asiento trasero. Vi las luces del patrullero centellear en el camino yluego salir completamente. Emmett y Rosalie estaban entrando al aparcamientosigilosamente. Podríamos ver unas figuras negras moviéndose dentro del auto deMike. Edward comenzó a tararear nuevamente, esto debería de estar pegándose ensu cabeza. Comencé a jugar con uno de los botones de su camisa,desabotonándolo, besando su cuello y luego abotonándolo nuevamente para ponersu atención en algo más. La distracción funciono y dejó de tararear, pero Alicegruñó "¡Suficiente los dos! Están haciendo perder a Emmett y Rosalie aquí
¡¡Ahívienen!!"

Aun no podía ver el auto, pero sabía que Alice, Jasper y Rosaliepodían verlo. "Estan justo detrás del auto de Mike, Bella." Susurró Edward. Elseñaló la dirección del auto. Las luces del patrullero se encendieron de golpey la sirena resonó con fuerza. A la luz de la luna, vi a Emmett salir del auto.Estaba vistiendo el sombrero del uniforme de Charlie y lo tenia puesto pasandosus ojos. En su mano había una enorme linterna. Camino entremedio del Jeep y elauto de Mike y vi a Alice susurrar. "Atrápalo Emmett. Jasper te ayudara."

 

Tap, tap, tap. Emmett se inclinó mas cerca de la ventana de Mike."¿Hola? ¿Todo esta bien allí?" Me quedé helada en los brazos de Edward, esa noera la voz de Emmett, ¡era la voz de Charlie! Emmett estaba haciendo una buenaimitación de Charlie, tan real que me lo creí. Senti a Edward sacudirse de risa.Le di un suave golpe en su hombro y volví a mirar a Emmett en accion.

Emmett acomodó la linterna y la encendió y una enorme columna deluz ingresó al auto de Mike. Pudimos ver su cabeza levantándose del asientotrasero y Jessica se estaba sosteniendo la blusa, cerrándola con su mano. Alicey Jasper trataban de contener la risa pero cada tanto alguna risita se lesescapaba.

La ventana de Mike se bajó un centímetro. Emmett apuntó lalinterna a los ojos de Mike y Jessica para que se vieran cegados en la oscuridady no pudieran ver su rostro. "¿Puedo ayudarle señor?" dijo Mike tratando decomponerse.

"¿Mike Newton eres tu? ¿Y quien esta contigo? Señorita Stanley quebueno es verla nuevamente." Otra perfecta personificación de Charlie echa porEmmett.

"Hola Jefe Swan." Murmuró Jessica. Ahora podía sentir el nivel delpánico elevándose gracias a Jasper quien tenía una inusual sonrisa diabólica ensu rostro.

"Entonces...¿que sucede alli dentro? ¿que le paso a su blusaseñorita Stanley?"

"Um- bueno nosotros estábamos em, se me cayó algo y estabatratando de cambiarme rápidamente cuando usted llegó."

"¿Cree que naci ayer?" ¿Mencioné que soy un oficial de policíaentrenado para examinar escenas de crímenes? Ventanas empañadas, adolescentesen el asiento trasero, una blusa abierta
" Emmett fue interrumpido por Mike.

"¿Escena del crimen? Aquí no hay ninguna escena de crimen Jefe.Debe de estar equivocado. ¡Yo...yo no hice nada! Fue ella...Jessica insistió enque la trajera aquí, ella, ¡Ella me forzó a hacerlo señor! Gracias a Dios quellegó a tiempo o me estremezco al pensar lo que podía haber sucedido." La vozde Mike estaba rogando mientras Emmett nos lanzaba sus pulgares arriba sobre suespalda.

Estaba tan concentrada en mirara Emmett, que no había notado otrafigura. Parada frente al Jeep, sosteniendo una pequeña cámara de video,capturando todo el evento estaba Rosalie. Mi mano voló a mi boca para retenerla risa dentro.

El grito de Jessica hicieron que mi atencion volviera a Emmett."Mike Newton eres un imbecil. ¿esto fue mi idea? ¿mi idea? ¿Lo dices deenserio? ¡Si fue mi idea, explica por que tienes estos!" del bolsillo delanterode la camisa de Mike, Jessica saco una larga tira de diez condones sin usar. Laluz de la linterna de Emmett se reflejaba en los envoltorios. "Y para que quedeclaro, es imposible que necesites los Tojans Magnum, ¡irías mejor con losanatómicos!" estaba gritando con todas sus fuerzas, podía oír a los demás autosgirando detrás de nosotros. Aparentemente, habiamos tenido éxito en esparcir elhumor a todo el punto de inspiracion.

Aun no comprendía como Emmett podía mantener la postura pero enuna voz bien seria de Charlie dijo "Mike Newton, ¡no puedo creerlo! ¿Quépensarian tus padres? ¡Estoy a poco de llamarles ahora mismo! Y realmente...magnunms...ha."

Mike comenzó a llorar "por favor Jefe Swan, no los llame, porfavor...no pueden saber esto. Les dije que iría a un retiro espiritual estanoche."

 

La radio de Emmett comenzó a sonar. Alice tenía el otro en su manoy comenzó a hablar. Alzo un dedo sobre sus labios mientras le mirábamossilenciosamente. "Jefe Swan, es Myrtle, conteste jefe Swan."

"Si Myrtle, ¿que necesitas?"

"Jefe acabamos de tener una confirmación de que el borracho por elque llamo hace unos minutos atrás es un convicto que escapo de Seattle. Se lobusca por cargos de asesinato. ¿Donde se encuentra ahora?"

"Estoy en el punto de inspiración, verificando las cosas. Creo quele vi dirigirse hacia esta dirección, pero me distraje por unos adolescentes unpoco activos en la zona. Me aseguraré de que todo ande bien por el area e ire abuscarle. Te llamaré cuando sepa mas."

Emmett volvió su atención a Mike, cuyos ojos estaban agrandadosante la mención de que rondaba un asesino por el área. Jasper, podía sentir,estaba echando combustible a las llamas de miedo. Mire donde Rosalie se habíaencontrado minutos antes, pero se había ido.

Con las luces del patrullero, los autos comenzaban a alejarse delpunto de inspiración, nadie quería ser atrapado allí. Solo nuestros autos y elde Mike permanecían allí. Alice y Edward mantenían otra conversaciónsilenciosa, o quizás era más indicado llamarle discusión, por que Edward no seveía nada feliz. Le escuché decir No te hagas el dificil Edward. El dejóescapar un bufido y en silencio me alzó y me llevó al asiento de pasajeros delVolvo.

"¿Que sucede? No puedo oir nada desde aqui..." me quejé.

"Aparentemente seguimos nosotros con el plan, pero no estoy segurode ello." Dijo Edward mientras arrancaba el auto. Me di cuenta de que Alice yJasper habían arrancado el Jeep también. "Mientras Emmett distrae a Mike,nosotros nos iremos del aparcamiento y volveremos a estacionarnos en el lugarde Alice y Jasper, a un lado de Mike y Jessica.

"¡Me apunto al juego, vamos por él! Todos los demás pudieranparticipar en la misión, es nuestra oportunidad para hacer que Mike seretuerza." Estaba emocionada por finalmente poder ayudar. Me hacia sentir comomas parte de la familia cuando me incluían en sus tontos juegos.

"¿Estas segura Bella? Esto puede ponerse un poco incomodo
" meadvirtió Edward.

"Vamos. Hey, ¿Como sabemos si Mike y Jessica no se iran? ¿No estánlo suficientemente enojados el uno con el otro?" pregunté mientras el autosalía marcha atrás del sitio donde estábamos aparcados.

"Rosalie se encargó de eso. Ahora Mike tiene dos ruedas pinchadas,así que no podrán ir a ningún lado. Emmett pretenderá que llamara a un auxiliopara ellos, pero nadie vendrá por el momento. Cuando estemos en posición,Jasper comenzara a meterse con sus emociones, otra vez y ellos
ya sabes
sedejaran llevar." Su incomodidad era obvia.

Estábamos al final del camino cuando Emmett dio vuelta el auto.Podía ver las luces del patrullero en la distancia, entremedio de los árboles.Vi las luces rojas traseras del Jeep moviéndose en la dirección opuesta delaparcamiento y luego se apagaron. El patrullero comenzó a moverse hacianosotros. Emmett seguramente habia terminado con su personificacion de Charlie.Se detuvo a un lado del Volvo y bajó la ventanilla. El y Rosalie aun seguianriendose.

"¿Que hiciste Emmett?" pregunté.

 

"Casi se desmaya cuando vio las ruedas pinchadas. Y para efecto leamenacé con dispararle si alguna vez se atrevía a mirar a mi dulce e inocentehija Bella ahora que sabia que era un completo pervertido. ¡¡Su rostro fue impagable!!Jessica le estaba gritando cuando nos fuimos. ¡Y adivinen que! ¿saben dondeestaba su 'bebé' para el proyecto? ¡En el baul del auto! ¡Escuché el llanto yle pedí de investigar el baúl y el idiota me dejó! Le dije que reportaría elabuso infantil al señor Anderson en la mañana. Al menos sabemos que el ataquedel mapache a Everett no será el peor error paternal de la semana. El suplenteEmmett es un buen detective ¿no creen?" Emmett estaba totalmente emocionado. Elsaludo mientras iba a esconder nuevamente el patrullero.

Aplaudi. "¡Vamos Edward! Hay trabajo que hacer." El auto sesacudía por que yo estaba saltando en el asiento. Escuche el dulce sonido de surisa. "Espero que sepas en lo que te estas metiendo Bella. Recuerda que Alice yEmmett son las mentes detrás del plan
podría ser bastante extremo."

"Oh maneja Edward antes de que le diga a Esme que manejaste elVolvo a pesar de que estas castigado."

"Solo recuerda que tu lo pediste
"


Bella POV

El Volvo se acercó silenciosamente por el aparcamiento casi vacío.Vi dos figuras metiéndose dentro del BMW y sabia que Alice y Jasper estanban enla esquina mas alejada, listos para comenzar la siguiente fase. Edward riómientras nos acomodábamos en el lugar donde antes había estado el Jeep. Mike yJessica estaban reclinados contra el costado del auto, viéndose molestos. Susrostros cambiaron a una de sorpresa cuando vieron el Volvo acomodándose a sulado.

"Alice tenia razon, definitivamente captamos su atención." DijoEdward mirando en mi direccion. Escuché a Jessica sisear "¿Son Bella y EdwardCullen? ¡¡Oh mi Dios!!" la boca de Mike estaba desencajada.

Edward alzó mi mano a sus labios y la besó. "¿Lista amor?"

"¡Por supuesto!"

Edward abrió su puerta y grácilmente salió del auto. "Hola Mike,Jessica." Dijo con su perfecto tono amable y con una suave reverencia a cadauno. Digno de un caballero, dio la vuelta al auto para abrirme la puerta.Escuché a Jessica golpear a Mike en el brazo y murmurar "¿Ves como él abre lapuerta para ella? ¿Por qué no puedes ser así?"

Su mano se extendió hacia mi mientras me levantaba fuera de suauto. Me tambaleé sobre sus brazos y él entrelazó sus dedos por mi pelo y mebesó suavemente. Me dio un guiño antes de apartarse. Su mano se estiró y abrióla puerta de atrás del Volvo para mí. "Despues de ti, Bella." Y me movió haciael asiento trasero con su mano extendida. Miré a Jessica, quien estaba verde dela envidia, y le di un guiño antes de meterme al asiento trasero.

"Que tengan una placentera noche los dos." Dijo Edward dulcementeantes de seguirme dentro del asiento trasero. Me mordi el labio para evitarreir. El también estaba tratando de contener la risa cuando sus ojosencontraron los míos. Lancé mis brazos a su alrededor para poder reírme, peroseguro se veía bien diferente para la perspectiva de Mike y Jessica. Escondí mirostro en su pecho y su rostro estaba enterrado en mis cabellos mientrasreíamos suavemente en los brazos del otro por unos minutos. "¿Tengan una nocheplacentera?" susurré a su oído.

"Sabia que dejaría a Mike echando humo y derretiría a Jessica, asíque, dos pájaros de un tiro." Una enorme sonrisa se esparció por su rostro.Escuché a Jessica decir algo sobre que Edward era un verdadero caballero y Mikele llamó algo fuera de lugar. Escuché la puerta de su auto cerrarse mientras semetían dentro, a esperar que llegara la grúa, supuse. El walkie talkie comenzóa hacer ruido nuevamente, así que rebusqué por el suelo hasta que lo encontré.

 

Podia escuchar al resto de los Cullen riendo histericamente."¡Bien echo chicos! Puedo sentir los celos hasta aquí." Dijo Jasper mientrassaludaba desde el Jeep. "Su cara cuando besaste a Bella fue increible, Edward.Queria arrancarte la cabeza." Explotó Emmett. "Y Jessica se volvió tres tonos deverde mientras te miraba Bella." añadió Rosalie.

"Señorita reprimida, es la señorita sabelotodo. ¿aun tienes losítems que la señorita sexy te dio antes? Cambio."

"Si señorita sabelotodo, están aquí en el asiento. Ropa interior,top negro y una manta. ¿Esto es todo? Cambio."

"¿Señorita Sexy, no le diste el short? Sus piernas tiene que estarfuera
" se quejó Alice.

La puerta del BMW se abrió y Emmett, lanzó unos shorts negros ennuestra dirección. Aterrizaron en el suelo, afuera de la puerta de Edward. Alicegritó al otro lado de la radio "Señor reprimido, esto es lo que quiero quehaga
"

Edward tomó la radio. "Señorita sabelotodo, puedo leer mentes, encaso de que lo haya olvidado. ¡Ya se lo que tengo que hacer, gracias! Cambio."Enrolló la manta en su mano. "Esto hara que Jessica enloquezca amor." Sonriómientras que grácilmente salía del auto. Dio la vuelta hacia el baúl del auto ypretendió sacar una manta. Se paró detrás del auto, sacudiéndola y luegodoblándola cuidadosamente antes de volver a entrar al auto, tomando el short decamino. Miré por la ventanilla y vi el rostro de Jessica presionado contra elcristal, solo mirando. Estaba escrito en su cara...Miren que caballero. Le fuea buscar una manta para mantenerla caliente. Ella no se lo merece. Le di unsaludo con la mano y ella me frunció el ceño.

"Diria que mision cumplida. Creo que me odia tanto como Mike teodia a ti, Edward." Dije con una risa. A decir verdad, me importaba poco lo queJessica o Mike pensaran, especialmente si el tema era sobre Edward o mi."

Edward gruñó suavemente. "Bella, Alice necesita hablar contigo,solo recuerda que puedes decirle que no
por favor considéralo." Estaba tratandode convencerme con sus deslumbrantes ojos.

"Deja eso Edward, tenemos trabajo que hacer, no hay lugar para eldeslumbramiento ahora." Tomé la radio de su mano. "Esta es la señoritareprimida, ¿Qué necesita señorita sabelotodo?"

"Solo quiero darte dos advertencias, Jasper va a calentar lascosas así que querrá apartarse o algo antes de que tenga que enviar a Emmett ainterrumpir nuevamente." Alice se rio. "Y señorita reprimida, necesito que hagaalgo por mi. Quítese el sostén."

El silencio llenó el auto. Se podria oir a una hormiga caminando.Edward se rehusó a mirarme pero casi note que estaba intrigada por su petición.Cuadno volví a encontrar mi voz, tomé el walkie talkie "¿Para que necesitas quehaga eso Alice? Rosalie no nos esta filmando, ¿verdad? Por que si esto terminaen You Tube dejaré que Edward queme tu guardarropas."

"No habrá filiación Bella, relájate, a decir verdad, el señor y laseñorita sexy están ocupados en este momento. No se darían cuenta ni de que unmeteorito aterrizara en frente de su auto ahora mismo." Rio Alice. "Escuchamoseso Alice...¡muy gracioso! ¡Vamos Bella! ¡quitatelo!" escuché a Emmett gritar.

 

"Sostiene esto, Edward." Le dije entregandole el walkie talkie.

"En realidad no vas a hacerlo, ¿verdad Bella?" estaba shockeado.

"No es anda del otro mundo Edward, puedo hacerlo sin quitarme lacamisa. No veras nada." Le aseguré.

"Por favor Bella, no soy idiota. Es imposible que hagas eso."

Le arranqué el walkie talkie de la mano. "Señorita sexy, lamentointerrumpirle y señorita sabelotodo necesito que le explique algo al señorreprimido por favor."

"¿Qué necesitas Bella?"

"¿Si, señorita reprimida?"

"¿Podrían explicarle a su querido hermano que si es posiblequitarse el sostén sin quitarme la camisa? No me cree y piensa que estoytratando de engañarlo." Mis ojos se achicaron en dirección a Edward, quien sesentó a mi lado con sus brazos cruzados. Estúpido, sospechoso vampiro.

"Edward es posible...Emmett dile." Rosalie respondió primero."Totalmente posible señor reprimido...preste atención, y quizás pueda aprenderalgo." Se rio.

"Señor reprimido, es una habilidad con la que toda mujernace
OOOHHH tengo una idea, ¡tengamos una carrera! Señorita sexy ¿quiereapostar a ver quien se quita primero el sostén? ¿Señorita reprimida se suma?"

"Me sumo, pero las dos tendrán que hacerlo a velocidad humana,nada de trampas. Señor sexy y señor emocional, ustedes son los responsables porser jueces imparciales ¿esta bien?" pregunté al walkie talkie. Edward sacudíasuavemente su cabeza.

"Edward, no es la gran cosa, solo mira
"

la voz de Emmett sonó en el walkie talkie "Stripers, ouch, quierodecir señoritas, preparadas." Me arrodillé sobre el asiento y enfrenté aEdward. Mike y Jessica podrían ver la escena detrás de mí si espiaban.

"En sus marcas...listas... ¡Fuera!" desabroché el broche delsostén y puse mi brazo derecho dentro de mi camisa, pasando el bretel delsostén y volviéndolo a sacar por la camisa, entonces pasé al otro brazo para elúltimo bretel. Tener una camiseta lo hacia mas facil.

"¡Listo!" grité en el walkie talkie que tenia Edward en su mano,mientras levantaba mi sostén en señal de victoria. Sus ojos estaban fijos en elsostén que danzaba en el aire. Escuché unas risas en el walkie talkie. "Emmettdeja eso...ahora me hiciste perder... ¿Eso esta encendido? ¡Oh genial! Hey-Emmett hizo trampa Bella, lo siento...estoy fuera. ¿Alice como te va?" preguntóRosalie a la radio. No obtuvo respuesta.

Repentinamente, sentí mariposas en mi estomago y mi corazóncomenzó a agitarse. Los ojos de Edward pasaron de mi sostén a mi pecho queahora no tenia soporte. Comenzó a acercarse a mi, sus ojos bailando. "¡Oh Dios,Bella!" gruñó demasiado fuerte, entonces caí en cuenta...Jasper.

"¡Maldicion Alice! ¡Eso no fue divertido! Le prometí a Edward queno sucedería nada raro y tu hiciste que Jasper enviara lujuria justo cuando mequito el sostén
muchísimas gracias. El pobre de Edward estuvo a punto de perdersu virtud..." Edward, dandose cuenta de lo que estaba sucediendo, se presionócontra la esquina mas alejada del auto y cerró sus ojos, tratando decomponerse. La risa de Alice apareció por el walkie talkie.

 

"Lo siento Bella, no pude resistirlo. Edward ¿Mike y Jessicarecibieron el envió especial de Jasper?"

Edward tembló "Si y no me pidas que vuelva a mirar otra vez dentrode esas perversas mentes por favor
soy capaz de vomitar
si no fuera un vampiro,claro."

"Bien Bella, ponte el top negro. Edward, ya te sabes el resto.Buena suerte, estaré mirando." Alice apagó su radio.

Tomé el top y pasé mis pies por el hasta mi cintura. Edwardparecia entretenido al verme luchar contra el top. Mientras me lo ponía debajode la camiseta, Edward gentilmente miró por fuera de la ventana para darme algode privacidad. Le vi hacer un gesto grosero con us mano y asumí que Emmettestaba tratando de darle un show gratuito. Escuché un golpe y supe que Rosaliehabía sido la que se lo propinó.

El top estaba correctamente ubicado bajo mi camiseta. "¿Ahora cuales el plan Edward?" le pregunté mientras ponía mi mano gentilmente sobre subrazo.

El se volteó a enfrentarme con una mirada avergonzada "Ahoranecesitas quitarte los pantalones."

Mis ojos se saltaron de mi cabeza "¿Acaso quiero saber por que meestoy desvistiendo hasta quedar con un top y en ropa interior?"

"Bueno, para eso son los shorts." El me pasó el short de spandex.Tenia puesto casi menos que un traje de baño en el área local de besuqueos, conEdward, en el asiento trasero de su auto mientras Jasper enviaba lujuria a cadadirección... ¿que podía salir mal?

"Te lo advertí Bella, pero no quisiste escuchar. Emmett y Aliceidearon el plan." Me recordó.

No queriendo admitir la derrota, le quité el short de la mano,tomé la manta y la acomodé sobre mi regazo y me quité el pantalón. Los ojos deEdward nuevamente estaban en s ventana, sus manos a los costados de su rostro.Rápidamente me puse el short y le pregunté a Edward "¿Se supone que me vuelvo aponer el pantalón o no?" el esperó un minuto antes de susurrar. "Vuélvetelo aponer
" pude verle tomando suaves bocanadas de aire, tratando de mantenersetranquilo. Emmett presionaba sus labios contra la ventana del BMW tratando de molestara Edward. Escuché a Rosalie gritar algo sobre que tendría que lavar el auto deadentro a afuera por un mes

Con los pantalones puestos, el short debajo, y el top debajo de micamiseta, estaba lista. "Ya me veo presentable Edward, puedes dejar de ver comoEmmett lame la ventana."

La radio volvió a la vida "Hey chicos, tenemos que irnos. Acabo dehablar con Esme y los chicos están despiertos así que Emmett y yo iremos acasa. Elizabeth y Eddie están despiertos así que Esme dice que se queden ydisfruten, especialmente Edward y Bella
estaremos esperando en casa. OH yEdward, Carlisle quiere que te diga que encontró uno azul como el tuyo
"

"Nuevamente, puedo leer tu mente Rosalie, gracias." Lanzó Edward"Dile a Carlisle que se lo agradezco y que hablaré con él cuando llegue acasa." dijo mas tranquilo.

El BMW Salió del aparcamiento a buscar el patrullero de seguro.Limpié un pequeño circulo del vapor que se había formado en la ventanilla. Unossegundos después escuché la sirena de la policía en la distancia. Miré endireccion al auto de Mike y su cabeza se alzó a la vista. Despues de sureciente tope con Emmett, las sirenas de la policia le pondrian nervioso. Mikenotó mi mirada y me dio una asquerosa mueca, parecía como si me hubiera sopladoun beso.

 

Edward se cruzó sobre el auto y me acercó a él. "Ya tuvesuficiente de ese Mike Newton, pongamos este show en acción, ¡Quiero verleretorcerse y morirse ante mis ojos!" los ojos de Edward centelleaban con enojoy algo mas
¿pasión? Con mi espalda hacia Mike y Jessica, y un pequeño agujeroentre el empaño de la ventanilla, él comenzó a besarme, corriendo sus manos pormi cabello y por toda mi espalda. Cada tanto sonreía, asumí que sobre alguno desus pensamientos. Yo me concentraba en respirar, lo cual Edward no mefacilitaba cuando me besaba de esa forma.

El rompió nuestro abrazo y me miró a los ojos. "Quedate quietaBella." Sus manos se movieron a mi cintura y le senti enrollar el borde de micamiseta. Sabia para lo que se estaba preparando y mi corazón saltó a la vida.Me recordé a mi misma de respirar y empañe las ventanillas completamentemientras hiperventilaba, mientras que él gentilmente levantaba la remera por micabeza, dejándome en nada más que un top.

Edward estiró su brazo detrás de mí y sentí el zumbido de laventanilla al bajar, me di vuelta para ver la ventanilla a la mitad. El frescoaire me dio en la piel que estaba al descubierto. Me agache y vi a Edwardrespirar profundamente, probablemente tratando de aclarar su cabeza. Para misorpresa, él, casualmente, arrojó mi remera por la ventana, golpeando el autode Mike. Edward me recostó de mi espalda, de modo tal que mi cabeza estabadebajo de la ventana abierta y el estaba inclinado sobre mi, enfrentando elauto de Mike.

"¿Que rayos?" escuché a Mike exclamar. De seguro escuchó la remeragolpeando el cristal. Comencé a reir.

Edward agachó su cabeza y susurró "Pásame tu sostén."Desafortunadamente estaba debajo de mi espalda así que tuve que retorcermedebajo de él para buscarlo. Dejé el sostén con esdtampado de leopardo sobre miestomago. Nuevamente sus ojos se quedaron fijos en el...e inmediatamente estabaa centímetros de mis labios. "Tenia que ser animal print ¿verdad?"

"Te dije que iba a comprar nuevos sostenes con la plata queganaste en la apuesta del almuerzo. Lo siento si te molesta, pero es tu culpa.Y para tu información, considerando que acabo de dar a luz
me veo espectacularcon el puesto
" bromeé. Un gruñido salió de Edward mientras suavizo sus ojos,haciendo eso que no podía resistir. Llevé mis brazos hacia su cuello y le besé.Sentí una sonrisa formándose en su rostro, lo cual significaba que estabajugando con mi suerte. Escuché una suave voz susurrar desde la radio "Arroja elmaldito sostén Edward." Alice se estaba ponmiendo impaciente.

Él se apartó de mí, riendo y alzó su cabeza para espiar por laventana. Sosteniendo el sostén como un tirachinas, le escuché soltarse yrápidamente Edward se agachó, nuevamente se estaba riendo. "¡Buen tiro Edward!¡Esta colgando de la ventana!" susurró Alice nuevamente. Podia oir la risa deJasper de fondo.

"¿Cullen, que diablos están haciendo allí?" estalló la voz deMike.

Edward puso su mejor cara de poker y alzó su cabeza hacia laventana. "Lo siento Mike. ¿Hay algún problema?" siempre sonaba tan serio, tanpropio.

"Si, hay un problema. Creo que esto te pertenece."

Justo a tiempo, alcé mi cabeza, manteniendo el top escondidodetrás de la puerta, aunque mis hombros, desnudos, eran visibles por alventana. "Oh lo siento Mike, eso es mío, no de Edward. ¿Golpeó tu auto? Buentiro cariño." Me estiré para besarle. "Lo siento, le sorprendió un poco elestampado de leopardo. Te gusto mucho ¿verdad Edward?"

 

"Por supuesto. Pero siempre sabes que es lo que me gusta Bella."dijo Edward con su suave y aterciopelada voz. Escuché a Jessica suspirar ypodía oír a Alice reír por el walkie talkie. Mike se dio la vuelta para ver aJessica. Yo saqué mi brazo por la ventanilla para agarrar el sostén volador.

"Gracias por el sostén, oh hey, ¿podrían lanzarme mi remera también?Tonto Edward." Me rei una vez mas. "Que tengan una buena noche..." dijemientras me escondía detrás de la puerta y Edward se inclinaba sobre mi algomolesto. Mike nos estaba mirando.

"Si quieres tener una mejor visión, Newton, ven a sentarte alfrente, no me molesta y creo que Bella ni notará que estas aquí. Parece que hoyanda algo distraída
" de cualquier otra persona habría sonado terrible, pero delos labios de Edward sonaba tranquilo a decir verdad.

"Se bueno Edward. De seguro Mike esta mas interesado en Jessicaque en nosotros...Adios chicos." Dije mientras alzaba mi mano a la ventanillapara saludar. Agarré la camisa de Edward en mis manos y lo tiré sobre mí. ¡Deseguro Mike y Jessica vieron eso!

Edward agachó su rostro hasta mi mejilla. "Newton esta a punto deestallar y Jessica va a matarle por que él esta prestándonos mas atención anosotros que a ella. ¿Estas lista para aplastarlo para siempre?"

Una pequeña vos interrumpió nuestra conversacion. "Edward, esAlice...escucha, Jessica acaba de tener la brillante idea de tratar de ponerloscelosos a ustedes. ¡Ha, claro! No vallas por el golpe mortal, primero deja quese pongan en ridículo ellos mismos. Mike no tiene idea y cree que es todo porcausa de él
"

Nos quedamos recostados en el asiento trasero por un rato. Edwardme tarareaba una de sus composiciones mientras jugaba con mi cabello. Unosminutos después, escuché a Jessica gemir desde el auto de al lado. "¡Oh Mike!Estas tan bueno
" me metí el dedo a la boca e hice un sonido con la garganta. Edwarduna vez más escondió su rostro en mi cabello para reírse.

"Si Jess
OOHHHH si." Ahora Edward hizo aquel sonido con lagarganta y tenia que admitir que comenzaba a sentirme mal por los sonidos. Toméel walkie talkie. "Alice, no puedo soportarlo mas, vamos por el golpe finalantes de que vomite, lo cual será bastante sexy ¿no crees?"

"Si, yo también me estoy enfermando de las visiones, ¡hagámoslo alestilo Cullen!" animó Alice alegre desde la radio.

"¿Estas lista Bella?" preguntó Edward cuidadosamente.

"La pregunta es, ¿estas listo Edward? Vamos a pretender ir masallá de algunos limites que has establecido
¿podrás con ello?" yo obviamenteno tenia problema si lo pretendíamos o lo hacíamos de enserio, pero él era otrotema. Seria mas duro para Edward que para mi.

"Muevase señor reprimido. Haga un buen trabajo y quizás leascendamos a señor aprendiz sexual o algo por el estilo
¡ahora apresúrate!"nuevamente, Alice estaba impaciente.

"Ahí va nada." Aun estaba recostada de espaldas en el asientotrasero del Volvo, mi cabeza estaba debajo de la ventana abierta, cerca delauto de Mike. Edward se levantó un poco y gimió "Bella" tan alto como si fueraverdad y yo contube una risita. Alice comenzó a reírse en la radio así que supeque los dos, Figgy y Twiggy estaban mirándonos. Mis manos subieron por la partede adelante de la camisa de Edward y lentamente comencé a desabotonarla y luegola deslicé por sus hombros y cayó al suelo. Estaba reclinado sobre mi, sincamisa y podia sentir los ojos de Jessica memorizando cada musculo de su pecho.Sintiéndome un poco posesiva, me senté y presioné mi casi desnudo pecho alsuyo, en un intento de esconderlo de su mirada.

 

"Sos tan linda cuando estas celoso." Susurró Edward a mi oido.

Me aparté de él y con mi espalda hacia Mike y Jess dijeexageradamente en éxtasis "Oh Edward..." y sonreí. Su cabeza se sacudió de ladoa lado. "¿Qué haré contigo Bella?" volvió a recostarse para escondernos de Mikey Jessica. Jessica continuaba tratando de opacarnos en el ámbito del amorfísico, pero no había competición, Edward y yo éramos mucho más sexies queellos.

"Ve a por el pantalón Eddie." Le ordené mientras quitaba la mantade mi cintura. El miró a los botones de mi pantalon, sus ojos me rogaban, perome mantuve firme. "Se hombre Edward, desviste a tu mujer. Si no lo hacessiempre puedo recurrir a Mike para que ayude
" antes de que pudiera terminar laoración, mi pantalón estaba desabotonado completamente. Le hice una mímica deaplausos para demostrarle cuan orgullosa estaba de él.

Levanté mi cola en el aire para que él pudiera sacarme el pantalónde las caderas. Si los vampiros pudieran sudar, él lo estaría. En lugar deello, su respiración estaba contenida y comenzó a cantarse a si mismo paratranquilizarse. Se veía tan lindo cuando estaba nervioso. El jean pasó micintura. Levanté un pie en el aire y él sostuvo el dobladillo del pantalónmientras sacaba mi pierna de el y repetía la escena con el otro pie. Escuché ungrito ahogado desde el otro auto. Debia de haber sido Mike, por que en su rostrose formó una sonrisa y dijo. "Bella, eres la criatura mas hermosa que vijamas."

Mi mano se presionó contra mi boca para no reírme. El gentilmenteme pellizcó la pierna para que me detuviera y no le hiciera quebrar y arruinarel juego. El jean voló por la ventana y aterrizó en el techo de Mike con unruido sordo. Vi a Edward mirar casualmente hacia el auto de Mike e hizo unamueca antes de reclinarse.

"Creo que acabo de ver los calzones blancos de Mike...voy a quedarmarcado de por vida
" parecía estar sufriendo algún dolor físico. Le besé en lafrente. "Pobre bebé, ten, toma mi ropa interior y lánzasela a ese horrible deMike Newton. Y si puedes, trata de pegarle a Jessica en la cara también,realmente lo agradecería." Le lancé una sonrisa.

"Una pregunta... ¿Esta pieza es la misma que llevas puesta ahoramismo?" preguntó tímidamente. La pregunta me tomo por sorpresa y mi respuestafue el rubor extendiéndose por mi rostro. El soltó un fuerte silbido y sacudiósu cabeza abruptamente, tratando de enfocarse. El se sentó y sus ojosrecorrieron lentamente mi cuerpo, haciendo que me ruborizara aun más. Tomé lamanta y me cubri a mi misma. "Concentrate Edward. ¡Golpeale en la cabeza!"

Sabía que Mike y Jess no nos estaban mirando por que Edward estabasentado sobre sus rodillas, calculando su tiro, tratando la mejor forma dellegar al blanco. Me asomé por la ventanilla para mirar su tiro. La voz deAlice apareció por el walkie talkie. "¡apunta a la cabecera del asiento,Edward, ira directo a su rostro!" confiado con su éxito, Edward tiró haciaatrás y con un golpe seco, la braga voló hacia el auto de Mike, pasó por laventana, golpeó contra la cabecera del asiento conductor y dio en el blanco yaque escuché a Jessica gritar. Aunque Mike, siendo Mike, creyó que gritabagracias a su poder como gran amante, y no que un objeto le había golpeado."Edward...ropa interior..." Jess trató de soltar.

 

"¿Por que diablos hablas de Cullen, en su ropa interior? ¿Que soyun hígado picado? ¿Es eso con lo que te estabas poniendo caliente? ¿Pensando enél?" Mike estaba furioso. Era como mirar un accidente de autos, era algoespantoso pero teníamos que seguir mirando.

"No idiota, ¡Edward lanzó la ropa interior de Bella al auto y medio en la CARA, estúpido! Eso era lo que trataba de decir. ¡Mira!" el estampadode leopardo brilló a la luz de la luna.

"¿Eso es de Bella?" preguntó Mike en un tono bastantereverente
tuve que arrastrarme y detener a Edward antes de que estrangulara aMike.

"Quien fantasea con quien ahora ¿he Mike? La perfecta Bella...y susexy ropa interior." Chilló Jessica.

Podía oír las risas de Alice y Jasper a través delestacionamiento. Mike y Jess continuaron por su pelea unos minutos más, peroEdward y yo teníamos que sellar nuestra victoria y volver a casa con Eddie.

"Toma amor, envuelvete con esto mientras voy por tus cosas." Elvolumen de su voz me hizo notar que trataba de atraer la atención de Figgy yTwiggy para nuestro final. Edward exageradamente sacudió la manta y la envolviópor mi cuerpo, besándome gentilmente en la cabeza. "¿Sabes cuanto te amo?" yoasentí con mi cabeza y sonrei. En lugar de salur por la puerta de su lado, abrimi puerta y sali viendome completamente desnuda, como si acabara de salir de laducha con una toalla a mi alrededor. Edward grácilmente salio de la puerta consu camisa puesta, pero aun desabotonada y me abrazó.

"Cuidad, no quiero perder la manta Edward, eso seria bastanteavergonzante." Dije, en un tono tímido, lo más que pude sin reírme.

"No seria la primer vez que te viera desnuda amor. ¿Recuerdas esefin de semana que pasamos completamente desnudos en mi habitación? Eso fuedivertido
" bromeó. Dejé que una risita escapara de mis labios antes de que ellos besara. Vi dos rostros presionados contra la ventana de Mike, atentos a cadapalabra.

"Lamento molestarlos. Me temo que me excedí un poco nuevamente.¿Acaso unas bragas vinieron a parar a esta dirección?" cualquier tipo devergüenza que pudiera sentir, valía la pena, solo por oír a Edward decir'bragas' en su tono formal.

"Nop. No vi nada, lo siento." Dijo Mike rapidamente. Edward y yointercambiamos una mirada sospechosa, pero Jessica explotó.

"Si que la viste. ¡Entró y me golpeó en el rostro! Las viste Mike,¡te la mostré! ¿Qué planeabas hacer, quedártelas o algo, enfermo? ¡Llévame acasa ahora! Aquí tienes tus bragas Bella y Edward toma, tu necesitas esto masque Mike y estoy SEGURA de que puedes llenarlos mucho mas que lo que elsoñaría." Mis bragas y una tira de condones salieron por la ventana,aterrizando a los pies de Edward.

Alice y Jasper deberían de estar histéricos, por que podía oír susalaridos desde el Jeep, al otro lado del aparcamiento. Levante mi jean y misbragas, y como despedida dije. "Gracias Jess
y tienes toda la razon conrespecto a Edward. ¡Soy una chica con suerte!" dije con un guiño y haciéndoleun gesto con la mano (indicando una larga medida) sobre mi hombro y saltédentro del Volvo.

 

"Y Mike, si alguna vez te vuelves a acercar a las bragas de Bella,te mataré y no encontrarán rastros de tu cuerpo. Adios Jessica." Y con eso,Edward me siguió detrás con la tira de condones en su mano. Cuando cerró lapuerta, subió la ventana y ambos estallamos en risas.

Mike y Jess no podían escuchar, estaban demasiado ocupadosgritándose el uno al otro. Las puertas se cerraron, entones se pasaron a losasientos delanteros del auto. Mientras manejaban con los dos neumáticospinchados, pude escuchar el llanto de su bebé pretendido desde el baúl.

"¡No creo que tengamos que volver a preocuparnos de esos dos nuncamas! Buen trabajo Edward. Me gusto la parte de arrancarle sus brazos. Migrandote y fuerte novio vampiro." Besé su cuello unas cuantas veces paramostrar mi apreciación por el echo de que defendiera mis supuestas bragas."¿Ahroa donde esta mi ropa? Me siento un poco desnuda..."

Edward rapidamente juntó una pìla de ropa en el asiento, en mediode nosotros. Rápidamente me volví a poner el jean y lo abotoné. Rebusqué misostén, el cual Edward había doblado prolijamente cuando lo acomodó en elasiento. Seria más difícil poner algunas cosas, que quitarlas.

"Edward, no te alarmes, pero necesito volver a ponerme el sostén.Solo lo pondré sobre el top y luego deslizaré..." el puso un frío dedo sobremis labios. Me quedé helada cuando tomó el sostén, lo desdobló y lo sostuvopara que pasara mis brazos por los breteles. Deslumbrada, seguí como meindicaba, pasando mis brazos por los breteles y acomodándolo sobre mi pecho.Sabia que había dejado de respirar, pero estaba tan sorprendida por lo queestaba sucediendo, estaba mas concentrada en mantenerme quieta en lugar derespirar. Él pasó sus brazos alrededor de mi, hacia mi espalda y abrochó elsosten. Sus fríos dedos recorrieron mi espalda unos segundos y luego pasaronpor mis hombros hasta descansar, seguros, sobre su regazo. Una orgullosasonrisa se formó en su rostro.

"Listo. ¡Es solo un sostén Bella, nada del otro mundo!" se encogióde hombros. Ahroa usaba mis propias palabras contra mi. Aparentemente todo mitrabajo para hacerle superar su fobia del sostén había funcionado finalmente.

Para no quedar derrotada, tomé los lados del top y lo bajé hastala línea de mi cintura y me quedé allí solo con el sostén de leopardo y eljean. Edward estaba completamente congelado. Creyó tener las cosas bajocontrol. Alcé mis brazos "¿Ves? ¡Te dije que me veía espectacular con el!" unasonrisa se extendió por mi rostro mientras le miraba observándome. Sus ojos sefijaron en los míos y tomó el top, sacándolo por mi cabeza. De alguna manera,se las ingeniaba para hacer que el vestirme fuera mucho más sexy quedesvestirme. Con mi remera puesta nuevamente, comencé a abotonarme la camisa,tomándome un buen tiempo con cada uno y extendiendo la experiencia para ambos.

"Isabella Swan. ¿que estas haciendo en el asiento trasero con él?"ambos nos quedamos helados. ¡Era Charlie! Me asusté y sobresalté, me lancé lamanta sobre mis hombros. Miré hacia fuera de la ventana, temiendo ver laexpresión de horror en el rostro de mi padre. "¿Qué sucedió con tus ropas?"rugió Charlie.

"Edward ten cuidado, ¡puede tener un revolver o algo!" me divuelta para mirar por la otra ventana cuando vi a Edward doblándose de la risa."No creo que esto sea gracioso Edward
" y alzó el walkie talkie, la voz cambióde la de Charlie a la explosiva risa de Emmett.

 

"Lo siento Bella, Alice me llamó diciéndome que la única forma desacarlos del punto de inspiración era asustándolos. No pude resistirme." Larisa de Emmett llenó el aire, rodeándonos.

"No hay problema Emmett. Hey por cierto, ¿cuan rápido anda tuJeep? ¿Recuerdas que tengo que manejarlo hasta casa, ya que perdiste lacarrera? De seguro hay algunos hoyos llenos de barro por el camino. ¡Te verécuando llegue a casa bromista!" y apagué la radio y la lancé por la ventanilla.

"¡Vamos a casa, yo manejo!" salté del Volvo y me dirigí al Jeep.Alice me pasó las llaves y Edward le dio las del Volvo. Edward me ayudó a subiral asiento del conductor. Me sentía como si estuviera veinte pies arriba de lacarretera. Edward se apresuró a subir al asiento de pasajeros y comenzó aasegurar todos los cinturones de seguridad que tenia. Su rostro se veía llenode preocupación.

"Bella ¿estas segura de querer hacer esto? Es un enorme auto paracontrolar." Me advirtió.

"Edward, soy un excelente conductor, ¡tengo un poco de fe en mi ydiviértete!" giré la llave y escuché el motor rugir a la vida. Sali delaparcamiento y me dirigí hacia casa. Edward estaba mucho mas relajado de lo quehubiera imagino
algo iba a suceder.


Bella POV

Mientras manejábamos de vuelta a la casa de los Cullen, tenia queadmitir lo bien que se sentía estar detrás del volante del Jeep de Emmett. Elronroneo del motor cuando presionaba el pedal era intoxicante. Tomaba lasvueltas de la carretera mas rápido de lo normal que con mi camioneta, pero elJeep podía soportarlo. Cada tanto Edward daba un pequeño suspiro, indicando queestaba haciendo algo demasiado arriesgado para su gusto. Yo, usualmente,retornaba sus suspiros sacandole la lengua. Muy maduro, lo se, pero me estabadivirtiendo y si de verdad hubiera estado preocupado, me habría sacado elvolante de las manos para esos momentos.

Sabia que nos estábamos acercando a lo de los Cullen cuando vi unextenso campo mojado por la lluvia hacia la izquierda. "Edward...¿podemos porfavor?" pregunté dulcemente.

"Bella, Emmett va a matarte si le embarras el auto, lo sabes. Ok,bueno no dejaré que te mate en realidad, pero querrá vengarse de alguna forma ysi fuera tu, tendría mas miedo a eso que a la muerte." Dijo completamenteserio.

En mi cabeza, iba en ambas direcciones
solo era un poco de barro,¿cuanto podria enojarse? Lavaria el auto por la mañana y quedaria como nuevo.Quizás ni lo notaria. Mis manos giraron el volante hacia la izquierda y el Jeepsaltó de la carretera hacia el césped. Las manos de Edward volaron al techopara evitar los saltitos del auto. "Bella, amor, querrás disminuir la velocidadantes de que salgamos volando. Yo estaré bien, pero tu, eres otra historia." Lavoz de Edward estaba extremadamente tensa.

"Bien." Murmuré mientras levantaba ligeramente mi pie del acelerador.Recordando como Alice había metido al Jeep al estacionamiento, decidíintentarlo. Disparé el motor y rápidamente giré el volante a la derecha,haciendo que la parte trasera del Jeep coleara y nos girara por el campo. Laadrenalina era tonificante y me hizo reír. Edward estaba sentado, tranquilo, enel asiento de pasajeros. Cada tanto le escuchaba reirse o le veia tomarse deltecho o las manijas con mas fuerza, pero nunca me hizo detener.

 

El barro comenzaba a cubrir el parabrisas del Jeep y decidí que estabapresionando mi suerte con cuanto podría soportar Emmett. Encendí los limpiaparabrisas, y miré a Edward. "Esta bien, termine con mi prueba de manejo.¿Listo para ir a casa?"

"Absolutamente. Al menos el Jeep esta en una pieza
Emmett estaráfeliz. Obviamente ya no puedes estar seguro de que color es
quizás tengamosalgo que decir sobre eso." Su sonrisa me hizo ruborizar. Sabia que mno dejariaque Emmett me hiciera nada.

Volamos hacia la carretera, salpicando agua mientras salíamos delcampo. Edward me alzó sus cejas.

"¿Que? Estaba tratando de quitar algo de lodo." Él no me lo creyó,por la sonrisa en su rostro. De vuelta al pavimento, presioné el acelerador yescuché el motor rugir.

"¿Que ocurrió con mi Bella que respeta las normas? ¿Qué pensaríatu padre? Definitivamente estas pasándote del limite establecido de velocidad,cariño." Bromeó Edward.

"¡Estoy segura de que Charlie tampoco esta manejando el Porsche deAlice a 35 km/h tampoco! ¡Ohh ahí esta tu calzada, sostente Edward!" apreté elacelerador y lancé el volante hacia la derecha, haciendo que la cola del Jeepvolara violentamente detrás de nosotros y girase abruptamente en la calzada delos Cullen. El chirrido de los neumáticos hizo eco en la distancia. Escuché aEdward maldecir en voz baja.

"Bella, ¿podrias bajar la velocidad? Ahora estamos en la calzada,¡solo por que sea larga no quiere decir que tengas que ir rápido!" podíaescuchar el ruego en su voz, pero esto era demasiado divertido y quizás nuncavolvería a ver el Jeep después de esto, así que quería unos segundos mas dediversión.

"Relajate Edward. Te lo dije, ¡soy un excelente conductor!" quitéuna de mis manos del volante para darle un apretón a la suya. La luz de la lunaapareció entre los árboles y pude ver el final de la calzada. Entonces la casade los Cullen brillo con la luz de la luna. Podía ver las luces del porcheencendidas y el Volví ya estaba de vuelta. Alice y Jaspea nos habían ganado. ElBMW y el Mercedes estaban aparcados a la derecha del Volvo. El patrullero deCharlie estaba en el césped, y a la izquierda, cerca de un enorme pino, estabami camioneta. Podía ver las luces de la casa y estaba aliviada de haber vuelto.Había sido una larga noche y quería volver a ver a Eddie. El Jeep avanzabacuando golpeé un bulto en la calzada y las luces delanteras centellearon,revelando un enorme charco unos metros detrás del Volvo.

"¡Bella, baja la velocidad, vas muy rápido!" escuché a Edwardrogar.

"¡Solo un charco mas Edward, para limpiar el Jeep, así Emmett noestará tan enfadado!" justo antes de tocar el charco, decidí pisar elacelerador. Colisionamos con el charco mucho mas rápido de lo que tendríamosque haberlo echo. El Jeep descendió mientras chocábamos con el agua, elagujero, mas profundo de lo que había imaginado. El volante giró fuera delcontrol de mis manos y por un segundo me espanté. Bajé mis manos paramantenerlo quieto y vi que nos dirigíamos directo al Volvo de Edward. Cerré misojos, no queriendo ver el impacto. El Jeep se sacudió furiosamente, el volantegiró en mis manos y sentí el peor estallido de mi vida. Nuevamente, Edwardmaldijo en voz alta y sentí sus manos cruzándose sobre mi pecho. Eso me salvode golpear mi cabeza cuando el air bag salió.

 

"¡Bella! ¿Bella? ¿Estás bien? Bella, respondeme ¿estas herida?" lavoz de Edward sonaba desesperada.

Estaba completamente paralizada. Mi corazón golpeaba contra mipecho y mis ojos estaban fuertemente cerrados. No podía animarme a abrirlos yver el daño que había creado. El Volvo, el amado auto de Edward, nunca me loperdonaría. El panico se instaló. "Oh mi Dios, Oh mi Dios, Oh mi Dios Edward¿que hice? ¡Lo siento tanto! Reemplazaré el auto y pagaré el arreglo del Jeepde Emmett
esto esta mal
" mis manos volaron a mi rostro y comencé a llorar.Podía escuchar las voces de los Cullen saliendo rápidamente de la casa para verque había causado el estruendo.

"¡Mi Jeep!" escuché a Emmett gritar. Comencé a llorar más fuerte.Podía escuchar las pisadas de Emmett en frente del auto y estaba maldiciendo envoz baja. "Lo siento Emmett
lo siento tanto." Mi cuerpo temblaba violentamentemientras lloraba. Edward permanecia en silencio. Debe de estar demasiadoenojado como para hablarme. Pensé para mi misma. ¿Por qué no lo estaría?Acababa de convertir su auto en chatarra.

"¿Bella, estás bien?" Era Alice quien golpeaba mi ventanilla. Merehusé a mirarla. ¿Cómo podía volver a mirar a cualquiera de ellos nuevamente?

Sentí dos brazos fríos tomando mis muñecas y sacando mis manos demi rostro. Traté de resistirme, pero era inutil. "Solo dilo Edward. Grita,puedo soportarlo. Lamento haber sido tan estúpida y haber aplastado tu auto,pero por favor perdóname. Hare lo que sea. Puedes pagarme la universidad, mecasare contigo mañana, puedes comprarme el auto que quieras, cubrirme de pies acabeza con diamantes, enviarme a un viaje de compras de dos semanas con Alice¡no me quejare! Solo di que me perdonas." Mis ojos hinchados por las lágrimasse fijaron en los suyos, junte mis manos mientras esperaba que hablara. Estabaa punto de desmayarme, cuando dijo dulcemente. "Estas siendo absurda Bella,pero bien, te perdono. Ahora por favor deja de llorar."

"¡Oh Edward!" sollocé mientras me lanzaba a sus brazos. Mi rostroescondido en su hombro mientras sollozaba. "Gracias Edward. Eres demasiadobueno conmigo, deberías estar furioso y aun así me perdonas sin decir algunapalabra de enfado. De veras siento lo que dije, prometo que haré lo que seapara compensar esto. Te estoy en deuda por siempre."

El gentilmente alzo mi mentón hacia su rostro y me besó en loslabios "Me alegro de que estés bien Bella. Estaba mas preocupado por ti que porel tonto auto. ¿No sabes eso? El Jeep de Emmett estará bien. ¿No notaste elenorme paragolpes delante del auto? Esta cosa es como un tanque. Unos pocosrasguños es lo peor. Rosalie los tendrá arreglados para la mañana."

El alivio recorrió mi sistema. No había arruinado el auto deEmmett, gracias a Dios. Pero el Volvo, había escuchado el impacto. Si no fue elJeep, sabía que el Volvo había tomado la furia del impacto.

"Eso es un alivio, pero Edward
lo golpeé
¿lo exterminé verdad?"pregunté mientras miraba a su rostro. No me atrevía a voltear y mirar por elparabrisas, el cual, afortunadamente, estaba bloqueado por dos enormes airbags.

"Si, amor. Esta destruido. Lamento decir que va más allá de lospoderes de reparación de Rosalie. Pero es solo un auto y puede ser reemplazado,así que nada de daño permanente ¿esta bien?" sus ojos ni siquiera se veíanenfadados. Si tenían algo, era solo preocupación. "Vamos Bella, salgamos deaquí." Rápidamente deshizo los ganchos del cinturón de seguridad y me deslizóhacia él. Abrió su puerta y bajó del Jeep. Volví a escuchar a Emmettmaldiciendo. Temblando nuevamente, salté del asiento de pasajeros y me deslicésobre los brazos de Edward.

 

Mientras me sostenía, miré por sobre sus hombros, hacia la casa, yvi a Esme y Carlisle parados en el porche, sus ojos agrandados y sus manossobre sus bocas. Jasper tenía a Elizabeth en sus brazos y podía escucharlecantándole. Alice reaparecio detras de Edward "Relajate Bella. Estara bien, loprometo." Gentilmente apretó mi mano y se dirigió donde estaba Jasper. Entonceslo vi. El Volvo estaba detrás de ella, en una pieza. Sin rasguños, abolladuraso vidrios rotos. ¡Perfecto como había estado hace una hora!

"¡Edward! ¡Tu auto esta bien! No lo asesiné." Antes de darmecuenta que estaba haciendo, me aparté de sus brazos, corrí hacia su auto yextendí mis brazos sobre el capó, dándole un enorme abrazo. "Gracias a Dios nomaté tu auto." Murmuré mientras mis labios besaban la pintura plateada.

"¿Por eso estabas preocupaca Bella? ¿Mi auto? Esta bien Bella..."

Rosalie se apresuro y me levantó del capó del Volvo. "Bella,escúchame, el Jeep de Emmett esta bien. Se que esta maldiciendo mucho, pero noesta tan mal, solo unos rasguños, confía en mi. Pero por el otro, lo siento
nohay nada que pueda hacer
"

El otro auto...había golpeado algo
mis ojos escasearon la calzada,Volvo, Mercedes, Patrullero, contaba todos. El Porsche estaba seguro conCharlie y el Jeep estaba bien también
eso me dejaba

"¡¡MI CAMIONETA!!"

Corrí por el frente del Jeep para ver lo que solía ser micamioneta, abrazada al enorme pino, al costado del bosque. Había vidrios portodas partes, el asiento del conductor había sido sacado de su lugar por elimpacto, salía humo de lo que solía ser el capó, y el paragolpes estaba colgadode una de las ramas del árbol. Repentinamente, estallé en risas. Sentía losojos de todos fijos en mí, confundidos. Edward lentamente se aproximó a mi ypuso su mano sobre mi hombro. "Bella, ¿estas bien?" preguntó con cautela.

"Sip."

"¿Estas molesta por lo de la camioneta?"

"Sip."

"¿Entonces por que te estas riendo?"

"Mira el paragolpes. ¡Parece un ornamento de navidad!" sus ojos seencontraron con los míos y entonces se rió también. Por absurdo que sobanda, laescena era bastante graciosa. Mi camioneta enredada alrededor del pino como unenorme moño con el paragolpes decorando el árbol y vidrios brillando en elcésped como nieve. De fondo, Emmett seguía maldiciendo.

Le di un apretón a la mano de Edward "Necesito ir a hablar conEmmett."

"Quizás no sea una buena idea Bella..." susurró Edward mientrastrataba de agarrar mi brazo para detenerme. Miré la mano que tenia en mi brazoy me soltó. "Necesito hacer esto. Y tiene todo el derecho de gritarme Edward,mejor que te quedes aquí tranquilito. ¿Entiendes?" el asintió levemente con sucabeza.

Camine por el costado del Jeep, donde Emmett estaba con Rosalie,sus manos firmes sobre su cadera mientras el evaluaba el daño de su Jeep,nuevamente. Ni siquiera noto mi presencia hasta que estuve a su lado. Derepente se veía demasiado grande.

 

"¿Emmett? Lo
"

"No ahroa Bella. solo vuelve con Edward por favor." Gruño Emmett.No habia signos del tonto Emmett que tanto amaba. Estaba muy, muy enojado.

"No Emmett, necesito decirte que lo siento. No quería que estosucediera. Se que dije muchas cosas antes por el walkie talkie, pero nuncaquise hacerle daño a tu Jeep. Honestamente, no pretendía que nada de estosucediera.

"¿Entonces no te desviaste y pasaste por un campo embarrado con elJeep?" me acusó sacando algo de lodo del radiador y me lo mostraba.

"Ok, si hice eso, pero iba a lavarte el auto en la mañana, ¡lojuro! ¡Pregúntale a Edward!" miré por sobre mi hombro, donde Edward estaba, yél asintió con su cabeza.

"Ha- ¡Como si alguna vez volviera a creer en Edward o Alice! Meprometieron que nada sucedería si seguía con esto. Y tu..." se volteó a ver aRosalie "Dijiste que todo lo que necesitaba era esta súper defensa y mi Jeepestaría bien sin daños por el impacto. ¡Muestra cuanto sabes!" le lanzó aRosalie. Mal movimiento Emmett.

"¡Emmett Cullen! ¡Tu Jeep solo tiene tres rasguños! ¡Tres! Mira lacamioneta de Bella, ¡mirala! Esta destrozada y tu solo tienes tres rasguñones.La defensa hizo lo que debia hacer. ¿Quien podía saber que iba a darle alacelerador al último segundo? Alice no vio esa parte." Edward estaba mi lado enese instante.

"Bella, déjame llevarte a la casa debes de estar alterada. Vamos,te llevo adentro para que puedas sentarte, ha de haber sido una larga nochepara ti." Comenzó a levantarme y extendí mi mano hacia él.

"¡Me tocas y te mueres Edward! Alice Cullen, trae tu pequeñotrasero aquí en este instante." Vi a Carlisle y Esme meterse dentro de la casa."Rosalie, repite lo que acabas de decir." Le lanzé una mirada. Hasta Emmett seveia asustado.

"Rosalie tartamudeó "Yo...yo dije
que su auto solo tenia tresrasguñotes y la defensa funciono como lo debía."

"Después de eso Rose..." esperé con mis manos sobre mis caderas.Edward le lanzó una mirada molesta a Emmett cuando una sonrisa saltó a surostro. "Si Rosalie, ¡Cuentale a Bella lo que dijiste!"

"Bueno...solo dije...que quien podría saber que apretarías elacelerador en el ultimo momento
"

"Alice no vio esa parte." Terminé la oración por ella mientras mevolvía a enfrentar a la pequeña Cullen "Así que sabias que destruiría micamioneta y dejaste que ocurriera. ¿Cómo pudiste Alice?" lágrimas de broncacaían por mi rostro.

"Bella, no, espera se suponía que no iba a destruirse...soloalgunos daños menores. Pero entonces le diste al acelerador...al último momentoy fue bastante tarde como para ver nada. Edward trató de mover el Jeep lejosdel camino
"

me di la vuelta hacia Edward. "¡Lo sabias! ¿Sabias que micamioenta iba a morir? Y yo estaba preocupada por haber roto tu estúpido Volvo.Rogué por tu perdón, ¡y te quedaste allí sentado mintiéndome!"

Su voz estaba firme y tranquila. "No te mentí Bella."

"¡Si, lo hiciste! Dijiste que me perdonabas por haber aplastado elVolvo."

"No, tu pediste perdón por haber aplastado el auto, no mi auto. Nopuedo leer tu mente ¿recuerdas? Así que no tenía idea de a que auto tereferías. ¿Recuerdas mi respuesta? Dije que estabas siendo absurda."

 

Sin poder encontrar pruebas sobre su mentira, tuve que rendirme."Lamento haberte acusado de mentiroso Edward. Alice, también lo siento. Creoque es mi propia culpa que haya convertido a un camioneta en un panqueque.¿Emmett? ¿Me perdonas?" comencé a caminar hacia él para darle un abrazo cuandome tropecé con una pieza de metal, restos de mi camioneta, y aterricé a suspies.

Escuché la estridente risa de Emmett. "¡Vamos Bella! No tienes quebesar mis pies. Te perdono, tonta humana." Me alzó en sus brazos para un abrazode oso.

"Eres mi heroe, suplente Emmett."

"Y tu estas vetada de mi Jeep hasta que seas vampiro y no puedasdañarlo ¿trato?" se rió mientras besaba mi mejilla.

"¿Ahora puedo llevarte dentro Bella?" preguntó Edward suavemente.

"Si. ¡Vamos a ver a Eddie!" extendí mis brazos para que él mealzara como días antes cuando tenia el enorme vientre. El fácilmente me alzó ensus brazos y estuvimos dentro de la casa en cuestión de segundos.

Esme y Carlisle estaban en el sofa, se veian exhaustos. Esmeseñalo el piso de arriba y me alzó un monitor de bebés. Eddie estaba dormido ensu cuna. Everett estaba dormido en su silla y Elliott estaba en los brazos deCarlisle.

"¿Estas bien Bella? Lamento lo de tu camioneta." Dijo Esmemientras se acercaba a abrazarme.

"Estoy bien, gracias. Fue mi propia culpa, estaba siendo idiota."Dije mirando al suelo. Alice y Jasper estaban a mi lado ahora, cuidando deElizabeth.

"Entonces
¿se han divertido esta noche?" preguntó Esme con unguiño y un tono de sumo interés en su voz. Mi rostro instaneamente se volviótres tonos de rojo mientras escuchaba a Edward, Alice y Jasper comenzar a reír."Bueno, creo que eso responde mi pregunta." Respondio Esme. Yo le di a Edwardun golpe en su brazo.

"¡Edward y Bella se ganaron una promoción esta noche!" soltóAlice. "Pasaron de señor y señorita reprimidos a ser señor y señoritaaprendices sexuales. Por un buen trabajo realizado." Se sonrió Alice mientrasCarlisle sacudía su cabeza.

Escuché a Emmett y Rosalie entrando detrás de nosotros. "¡HeyBella, dejaste tus bragas en mi Jeep!" gritó Emmett para tan fuerte para quetodo Forks le escuchara. Colgando de su dedo índice estaba la pequeña braga deestampado de leopardo.

Escuche a Esme ahogar un grito y mirar en otra direccion. Carlislese puso de pie, y sin una palabra le dio a Elliott a Rosalie, tomó a Esme de lamano y juntos caminaron fuera de la habitación.

"¡Esperen! ¡Esme, Carlisle! No hicimos nada...quiero decir...¡nohicimos eso! Eran un par extra...Edward se las lanzó a Jessica Stanley...OHDios esto suena tan mal
" miré a Edward en busca de ayuda pero él, como elresto de sus hermanos, estaba doblado de risa.

"Si bueno ¡Jessica Stanley le dio condones a Edward!" grité endirección al estudio de Carlisle. Y con eso, escuché la puerta cerrarse de unazote.

"¡Muchísimas gracias Emmett!" bramé.

"¡Ahora estamos a mano, Bells!"

"Tus padres me odian." Dije triste a Edward.

"No, solo creen que eres facil."

"¡Edward!"

"Bueno amor, acabas de dar a luz a mi hijo y ahora fuimos al puntode inspiración donde perdiste tus bragas. ¿Cómo crees que se ve eso?" no podíamantener su rostro serio para cuando terminó.

"Voy a ver a nuestro hijo pretendido. No puedes venir." Dijesubiendo por las escaleras.

 

"Sabes que es mi habitación..." sentí su frío aliento en mi nuca.

"Bien, puedes venir pero vas a encontrar que la fácil humana va aestar demasiado difícil."

"Creo que puedo manejarlo." Se rió mientras abríamos la puerta. Lahabitación estaba oscura, con una pequeña luz pegada a la pared, a un lado dela cuna. Esme había puesto algo de música para evitar que los ruidos de la casale despertaran.

"¿Como es que alguien tan molesto como tu es padre de un bebé tandulce?" pregunté a Edward con una mueca en mi rostro.

"Inmaculada concepción." Dijo Edward mientras besaba mi cabeza.

Nos quedamos viendo a Eddie unos minutos y luego decidí que estabalista para ir a la cama. Otro día más con nuestro pretendido hijo. Solo Diossabe lo que dispondrá para mañana.


"Rapido- algunas preguntas que surgierondel capitulo anterior.

1) Esme y Carlisle no estaban enfadados conBella y no piensan que es facil...se fueron de la habitación solo por queestaban recibiendo demasiada información sobre lo que sus HIJOS estabanhaciendo en el punto de inspiración. Ningún padre podría soportar todo eso.

2) Edward estaba bromeando con Bella cuandole dijo que era 'facil' era una broma
Bella y Esme tienen una conversación eneste capitulo sobre cosas.

3) Lamento haber matado la camioneta.Edward me obligó. :)"

Vjgm

--

Bella POV

Caí dormida antes de apoyar mi cabeza en la almohada, el largo díafinalmente me había alcanzado. Pero en mis sueños, cuando me despertaba paraver los restos de mi adorado vehículo, del cielo caían cientos de bragas conestampado de animal como si fueran copos de nieve. Emmett tenía una bolsa debasura y estaba juntando cuantas podía antes de que desaparecieran.

El llanto de Eddie me despertó de mi bizarro sueño. Me levantépara atenderlo cuando escuché la voz de Edward en la oscuridad. "Vuelve adormir Bella. Yo lo cuidaré, tu estas exhausta." Le sentí volverse a acomodaren la cama, a mi lado, con Eddie en brazos.

"Bien, pero quedate conmigo. Estaba teniendo un extrañísimosueño..." murmuré en mi almohada.

"Eso sonaba. Murmuraste algo como '¿Emmett cuantas bragasnecesitas?' ¿Hay algo por lo que deba preocuparme?" ahora podía darme cuenta deque me estaba bromeando.

"Estaban lloviendo bragas y Emmett las estaba juntando...esperoque para Rosalie
¡Pero con él quien sabe!" dejé escapar una risa.

"Duerme Bella, y por favor deja de soñar con mi hermano
" suslabios acariciaron mi mejilla y le escuché tararear suavemente a Eddie.Rapidamente volvi a quedarme dormida.

La habitación estaba bastante oscura cuando volví a escuchar aEddie llorar. Abrí uno de mis ojos y vi que el reloj marcaba las 5:30 a.m. ¿Quéle ocurre? Búho nocturno como su padre. Pensé para mi misma. Me levanté de lacama y alcé a Eddie en brazos. Estaba bastante incomodo así que bajé aprepararle un biberón a ver si con eso me podía dejar dormir.

"¿Qué te ocurrió? Te ves echa un desastre en la mañana." Escuché aEmmett reír mientras bajaba las escaleras.

"Cállate Emmett. Demasiado temprano para hablar." Dije mientrasalzaba una mano en su direccion.

"¿Y por que no tienes puesto pantalones? ¿Siempre duermes en ropainterior?" preguntó.

Pegué un gran salto y casi se me cae Eddie de los brazos mientrasme miraba a mi misma, asegurándome de que estaba tapada. Estaba tan cansada lanoche anterior
era posible que lo hubiera olvidado
la adrenalina comenzó acorrer y mi rostro se ruborizó. Pero entonces sentí mi mano tocando la tela demis shorts y supe que estaba bien.

 

"Que gracioso Emmett
muy gracioso." Murmuré mientras caminaba a lacocina. Edward salio de la oficina de Carlisle y me acompañó.

"Lo siento Bella, yo me ocuparé de Eddie, tu vuelve a dormir.Estaba hablando con Carlisle de algo. Ven, damelo
" extendió sus brazosesperando al bebé.

"No, ahora estoy despierta, Emmett dijo que me veía horrible y queestaba semi desnuda y me dio un ataque cardiaco, así que no creo poder dormirasí lo intentara." Emmett comenzó a reír nuevamente y Edward gruñó en sudirección.

"Cierra el pico Emmett o dejaré que Edward vaya y te pateé eltrasero." Le grité.

"Si- como si tuviera miedo de Edward. Por favor déjale patear mitrasero, me encantaría ver que lo intentara." Y con eso Edward me sonrió y selanzó a Emmett, derribándolo en el sofá con un fuerte ruido.

"¡Chicos!" dijo Esme desde arriba. Ambos, Edward y Emmett sedetuvieron, sabian que era mejor no desobedecer a Esme. Edward se bajó deEmmett, no sin anter patearle suavemente el trasero. "¡Ja ja!" dijo triunfante.Emmett le puso el pie en medio, haciendo que Edward cayera al suelo. Emmettestalló en risas.

"Buen intento cariño...la próxima vez le ganaras." Dije a Edwardquien estaba echando chispas. Caminé hacia el sofá y le di un beso en lacabeza. "Aun asi te amo." Miré a Emmett y el se apartó para que pudierasentarme y alimentar a Eddie.

Esme bajó las escaleras y me acompaño en el sofa. "Chicos,Carlisle quiere habalr con ambos."

"OOOHHH ¡Están en problemas!" bromeé. Edward me rodó sus ojos yEmmett hizo una mueca mientras se dirigían al despacho de Carlisle.

"Lamento si te han molestado Esme. Fue mi culpa, yo aguijoneé aEdward."

Esme se rio suavemente. "Edward no necesita incentivos para atacara Emmett. Eso, lo aprendi hace tiempo."

"¿Como pasaron la noche tu y Carlisle con los bebés?" pregunté.

"Fue...interesante. Sentía como si una bola de ping pong fuera yviniera todo el tiempo. Los chicos se portaron bien. Elizabeth durmió bastante.Creo que por que Alice no estaba para cambiarle la ropa cada cinco minutos.Eddie se porto bastante bien mientras le cantáramos. Elliott y Everett fueronbastante
animados. No se como Rosalie los maneja tan bien. Pero por otro ladocontrola a Emmett
" se rio.

"¿Y ustedes la pasaron bien?" preguntó Esme suavemente mientrasacomodaba mi cabello detrás de mi oreja para que no pudiera esconderme.

Inmediatamente mi rostro se puso rojo. "Esme...se que se veía ysonó bastante mal anoche, pero realmente no sucedió nada. Bueno, exceptuando ladestrucción de mi camioneta
de vuelta al punto de inspiración, solo estábamostratando de molestara Jessica y Mike
" afortunadamente ella interrumpió mipalabrería.

"Bella, Edward nos explico todo mientras dormias. Lamento sipensaste que estaba enfadada contigo, es solo que Carlisle y yo hemos aprendidocon el paso de los años que a nuestros pequeños les gusta soltar demasiadainformación. Sabes lo difícil que es mantener secretos en esta casa
obviamenteeso no impide que tratemos de tener algunas cosas mas privadas." Sonrio, mebeso la cabeza antes de levantarse.

 

"Gracias Esme. Siempre me haces sentir mejor."

Con una hermosa sonrisa en su rostro, se dio vuelta y dijo "Eso espor que te quiero Bella. Nunca lo olvides."

Edward y Emmett salieron del despacho de Carlisle unos minutos mastarde. Yo estaba ocupada tratando de hacer que Eddie eructara cuando Edward sesentó a mi lado. "Bella- Emmett y yo necesitamos salir un rato. Volveremosantes de que el sol aparezca. ¿Te molesta?" trataba con todas sus fuerzas desonar casual, pero podía sentir su emoción.

"Seguro. Voy a cambiar a Eddie y trataré de dormirlo. Si no sedespierta iré a pasar algún tiempo con Rosalie. De seguro alguno de los chicosesta despierto." Sus brazos me rodearon y beso mi cabeza, luego la de Eddie.

"Volveré antes de que te des cuenta."

Emmett bajó corriendo las escaleras unos segundos después."Pongámonos en marcha Edward, no puedo esperar para ver..."

El gruñido de Edward resonó por las escaleras unos segundosdespués. "OK- bien, no dire nada. Te espero en el auto." Salió corriendo por lapuerta.

"Eh-Hem." Aclaré mi garganta y Edward se volvió a mirarme con unaexpresión de sorpresa en su rostro.

"¿Qué?"

"¿Quién maneja?"

"Yo."

"¿Y que vas a manejar considerando que tu auto de la semana estaenroscado al tronco de un pino? Aun estas castigado de tu precioso VolvoEdward." Dije entrecerrando mis ojos.

"¡Genial!" ahora tendré que ir en el estúpido patrullero conEmmett
juro que si enciende esa sirena
" estaba hablando consigo mismo mientrassalía de la casa. Con una sonrisa orgullosa en mi rostro, lleve a Eddie arribapara cambiarle el pañal y ponerlo en la cama. Comenzaba a tomarle la mano aesto del bebé.

Quince minutos después, Eddie estaba alimentado, seco y sonabadormido. Mi reloj marcaba las 6:20 a.m. así que cerré mis ojos para una pequeñasiesta antes de que Edward volviera.

Clink,clink, clink

Clink,clink, clink

"Vete Alice." Dije enterrando mi cabeza en la almohada. Sentía lacama temblar como si alguien estuviera saltando en ella.

"¡Alice no me hagas matarte!" gruñí desde abajo de mi almohada. Lacama comenzó a sacudirse mucho mas de lo que Alice podría haberlo echo sola.

Rodé sobre mi misma y me quité la almohada de mi rostro buscandola dirección de las vibraciones. "Quien diablos
"cuando vi a un enorme Emmettsonriendo, sobre la cama. Edward caminó desde la cuna con Eddie en brazos,riendo. "¡Buenos días nuevamente Bella! ¿Cómo dormiste?"

"Bien hasta que el señor terremoto trató de tirarme de la cama.¿Qué estas haciendo Emmett? ¡Vete!" siseé mientras tiraba de las sabanas.

"Cámbiate Bella, nos encontraremos abajo." Gritó Emmett mientrasse levantaba de la cama, aterrizando al suelo con un fuerte ruido.

"¡Emmett!" escuchamos a Rosalie gritarle, seguido de dos ruidososllantos.

"Ya voy Rose." Emmett sonrió avergonzado mientras se dirigía aayudar a su esposa.

"¿Qué le pasa?" pregunté a Edward mientras salía de la cama y medirigía al baño.

"El solo quiere mostrarte algo, eso es todo. La paciencia no es sufuerte, sabes." Edward estaba ocupado cambiando a Eddie pero volví a mirarlepara ver la enorme sonrisa en su rostro mientras cerraba el baño.

 

¿Que se trama? Dios espero que no vallan a avergonzarme frente aEsme nuevamente
Pensaba mientras lavaba mi rostro, cepillaba mis dientes y meponía ropa limpia. Comencé a ponerme nerviosa mientras me acomodaba el pelo enuna cola de caballo. Cualquier clase de nervios desapareció cuando salí delbaño y vi a Edward recostado en la cama, con Eddie a su lado. Mis chicos
mesonrei. Edward me vio y sonriendo palmó la cama al otro lado de Eddie. Tanrápido como mis piernas me lo permitieron, me acomodé en la cama. Me acomodé decostado, enfrentando a Edward con Eddie recostado entremedio de nosotros. Elalzó su mano y tomó la mía entre la suya.

"Entonces Bella, ¿te acuerdas de anoche?" dijo mientras jugaba conmis dedos.

"¿Qué parte? Hay muchas cosas memorables..." sonreí.

"Bueno, después de que aplastaras tu vehículo
"

"Oh eso."

"Si eso. Realmente estabas apenada cuando querías que te perdonaray bueno
¿recuerdas específicamente lo que prometiste?"

Mi cerebro iba a mil por hora tratando de recordar palabra porpalabra de aquella conversación. Estaba apenada por que creí haber destruido suVolvo. Le rogué que me perdonara, el estaba en silencio entonces yo comencé ahacer promesas
cosas que podría hacer
pagar la universidad
comprarme un auto,enviarme de compras con Alice, diamantes, Oh No
dije que me casaría conél
hoy
el me miraba a los ojos, ansioso de ver si había recordado. "Edward
"tartamudeé, pero fui interrumpida por un fuerte sonido.

La puerta se abrió de golpe y Alice estaba saltando de un lado alotro cuando grito "¡Bella! ¿Eso es lo que vas a vestir? De todos los días, hoyno puedes ponerte eso. Realmente. Voy a buscar algo mas apropiado. Rosalie, tenlos productos para el cabello listos... ¡vamos a tener mucho trabajo para hacerhoy!" Edward, apresúrate, la necesito pronto si vamos a seguir de la forma enque lo vi
" Edward lanzó la almohada de la cama y ella gritó y salió corriendo.

Mi corazón latía a mil por hora y mis manos sudaban. No pudo habertomado tan en serio ¿verdad?

"Ignora a Alice. ¿Entonces, que recuerdas?" preguntó.

"No mucho. Estaba bastante angustiada." Menti, muy mal. El ruborse subió a mis mejillas, delatándome.

"¿Quieres que te refresque la memoria?" preguntó inclinandosehacia mi. Su mano subió hacia mi mejilla, acariciándola, enviando escalofríospor mi espina.

"¡NO!" grité. En un instante estaba de pie, tratando de ver comoescapar. No quería herir sus sentimientos, sabia que en el fondo me gustaba laidea de casarme con el, pero no hoy

Su sonrisa se transformó en una misteriosa mientras se levantabade la cama con Eddie en brazos. Su mano se sacudía en su bolsillo y escuché unfamiliar sonido. Clink, ClinkClink. Era el sonido que habíaescuchado en la mañana antes de despertarme.

¡Anillos! Grito mi cerebro. Tiene nuestros anillos de boda en supequeño bolsillo. Oh mi Dios, todo tenia sentido ahora. La escapada quetuvieron él y Emmett esta mañana, la emoción de Alice y Emmett. Comencé ahiperventilar, mi cabeza daba vueltas. Lo ultimo que recuerdo es a Edwardllamándome "Bella
"

Cuando me desperté, estaba en el sofá de la sala. Toda mi familiavampiro estaba sobre mí, mirándome entretenidos. Me esperaba preocupación, perosu diversión me confundía bastante, lo cual se plasmo en mi rostro, haciendoque todos se echaran a reír.

 

"¡Bella eres tan tonta!" bromeó Alice. Sentí una enorme ola detranquilidad por parte de Jasper quien tenía a Elizabeth en sus brazos. Edwardestaba sentado el borde del sofá. "¿Cómo te sientes Bella?" preguntó tratandode contener una sonrisa.

"Bien." Dije sospechosamente.

"Bien, por que hay algo que quiero darte." Su mano salió de subolsillo y su rostro estaba tan lleno de felicidad que creí que iría a estallar.

"¡Edward espera!" dije sentándome en el sofá. "Se que dije algunascosas anoche, pero estaba bastante preocupada
¿realmente no las crees,verdad?"

"Lo prometiste Bella." Dijo simplemente.

"Pero..."

"¿Acaso no me prometiste ciertas cosas que me permitirías si teperdonaba?" me miró firmemente, retándome a mentir enfrente de una sala llenade testigos quienes habían odio todo la noche anterior.

"Si, lo prometi...pero..."

"Sin peros Bella, tengo algo para ti." Clink clink clink

Estaba tratando de torturarme. Mi cuerpo volvió a reaccionar,comencé a sudar, mis manos temblaban. Mi rostro se ruborizó y mi corazón volvióa la vida
ahora sabia como se sentía un ataque de pánico.

En camara lenta sacó su mano de su bolsillo, a la luz vi algobrillante, parecia plateado
conociendo a Edward probablemente era platino
oh miDios, iba a casarme...

"¡Bien Edward! ¡Me casare contigo hoy, esta bien! Lo prometí..."solté antes de saberlo. Extendí mi mano izquierda y cerré mis ojos, esperandoel anillo de compromiso en mi dedo. Casi conte hasta veinte en mi cabeza y aunnada. Entonces escuché a Emmett caer al suelo y un montón de gente riéndose.

Abrí mis ojos y vi a Edward estático en su lugar, con la mandíbuladesencajada y un par de llaves colgando de su dedo índice. El resto de losCullen estaban en el suelo, estallando de la risa, hasta Esme y Carlisle.

"¿casarte conmigo? ¿¿hoy??" susurró Edward. Evidentemente le habíasorprendido con mi respuesta.

"Bueno, si, lo prometí en mi arranque de ayer y después tu yEmmett estaban tan misteriosos en la mañana y Alice se volvió loca por lo quetenia puesto, y el tintineo en tu bolsillo
sabia que esa era la promesa que meharías cumplir." Dije rápidamente. Otro humano quizás se hubiera perdido granparte de lo que dije, pero con ese perfecto oído vampirico, sabia que habíaentendido cada palabra.

Sin decir nada, Edward sacudió su dedo índice que sostenía lasllaves. Clink Clink Clink.No eran los anillos los que hacían ese sonido, eran las llaves. El alivio meenvolvió mientras lanzaba mis brazos a Edward quien aun estaba un tantosorprendido.

"Oh Edward, lo siento. Fiuff...lo malinterprete todo. ¡No mecompraste un anillo, me compraste unas llaves! ¡Eso es genial!" felizmente tomélas llaves y comencé a besarle el rostro. Estaba tan aliviada que casi no notéla sonrisa que apareció en su rostro. Respiré profundamente y sonrei. "Graciaspor las llaves Edward..." repentinamene el panico volvio. "Espera...¿¿Para queson las llaves Edward??"

Se mordió su labio para evitar estallar en risas como el resto desu familia. Gentilmente, Edward tomo mi mano y me llevó hacia la puerta. Todoslos Cullen nos seguían detrás, las risas terminando y dejando que el silenciose acomodara mientras esperaban mi reacción. Mi corazón comenzó a acelerarse cuandosu mano fue hacia la puerta.

 

"Respira Bella." Me recordó Edward. Inspiré profundamente y asentisuavemente con la cabeza. El abrió la puerta y me guió hacia el porche donde mequedé quieta, incapaz de moverme.

Descansando en la calzada estaba el más brillante, azul ChevyCamaro que jamás vi. No sabia nada de autos, pero conocia este auto.

"¿Me compraste un Camaro?"

"Sip."

"¿Un Camaro?"

"Sip."

"Charlie se va a morir
es el auto de sus sueños. Tiene uncalendario contando los días para que
"

Una enorme sonrisa estaba en su rostro mientras preparaba mipróxima pregunta.

"Sabes que aun no los están fabricando, ¿verdad?"

"Sip."

"¿Entonces como conseguiste uno?"

"Conozco a un tipo
"

"¿Un tipo?"

"Sip."

"¿Cuanto..."

"Realmente no quieres terminar esa pregunta Bella, confía en mi."Me estaba mirando con sus hermosos ojos, gentilmente sacudiendo su cabeza de unlado al otro. Parpadeé para asegurarme de que no estaba viendo cosas.

"¿Realmente te gusta?" preguntó inseguro.

"¿Importaría si no? No puedo quejarme ¿verdad? Lo prometi." Bromeéalzando mi mano en señal de promesa. Entonces me golpeó
mi cerebro comenzó aacelerarse. Dios amo este auto, pero no tengo intenciones de que él lo sepa.

"Entonces como no puedes leer mi mente, creo que nunca lo sabrásrealmente." Dije dándole un guiño.

El se acercó y presionó su rostro contra mi oído. "Quizás no puedaleer tu mente, pero puedo escuchar tu corazón y ahora esta acelerado. La otracosa que hace que tu corazón se acelere soy yo
así que debes amar a este autotanto como a mi." Se apartó e hizo esa cosa deslumbrante que no puedo resistir.

Mientras estaba allí, momentáneamente atontada, se inclinónuevamente. "No te preocupes, agradeceme despues." Y besó mi cuello con susgélidos labios. "Y no pienses por un segundo que me olvidare de que aceptastecasarte conmigo, hoy, frente a toda la familia."

"¡Bella, vamos! ¡¡Vamos a dar una vuelta!!" gritó Alice mientrascorría hacia el auto. Edward me dio un guiño y se acomodó en el asiento depasajeros.

¿¿Cómo iba a escaparme de esta??


Bella POV

Alice, Edward y yo llevamos al auto para una rápida vuelta.Emmett, obviamente, hizo un gran escándalo ya que supuestamente yo aun no teníapermitido manejar mi auto desde el castigo, pero Esme hizo una excepción por mi,lo cual hizo que Emmett maldijera y se metiera en mas problemas con Esme. Sabíaque esta seria la única oportunidad de manejarlo por días así que traté desacarle todo el jugo posible. La velocidad era intoxicante y el auto manejabacomo en sueños, hasta me encontré a mi misma pensando como sobreviví con unacamioneta que no iba a mas de 55 km/h por tanto tiempo.

Mientras me subía a la calzada, Edward me lanzó una mirada deadvertencia. "Lo se Edward, bajaré la velocidad. No voy a dejar que nada lesuceda a este auto, confia en mi. Especialmente por que Dios sabe cuandoencontraré un mecánico que sepa arreglar este auto, ya que aun no los hacen."

La risa de Alice llenó el auto. "¡Te dije que lo adoraría Edward!Realmente no necesitas preocuparte demasiado todo el tiempo." Le dio a sucabeza un ligero golpe desde atras. Aparqué el auto en el garaje y vi a Rosaliedándole los toques finales al Jeep de Emmett. Alice salió corriendo del autopara buscar a Jasper.

 

Me incliné hacia Edward antes de salir del auto. "Gracias por miregalo Edward, realmente me gusta."

"De nada. Gracias por mantener tu primer promesa y no hacer unescándalo." Bromeó.

"¿Primer promesa? ¿Cuántas más esperas que mantenga? ¿¿Acaso nohay cierto límite o estatuto de limites sobre las masivas promesas quehice
como el ocaso o algo así??" pregunté esperanzada.

"No, nada de limites de tiempo y planeo hacer cumplir tantas comopueda si quieres saberlo. Aun me debes un baile del viernes, ¡no creas que mehe olvidado de eso también!" me dijo. Mi mano se enredó en la suya mientrascaminábamos por el garaje.

"¡Rosalie eres mi heroína!" me inmiscuí para ver el trabajo en elJeep y de seguro que Emmett no notaria donde fueron los rasguños. Mis brazosvolaron alrededor de su cuello, ella se rió. "No te preocupes Bella, solodéjame darle una vuelta a tu auto antes que Emmett y estaremos a mano." Le dilas llaves inmediatamente.

Una sonrisa se formo en su rostro. "No le digas a Emmett dondeestoy hasta que me haya ido... ¡estará tan furioso!" su risa resonó mientrasavanzaba hacia el auto. El motor ronroneó mientras salía de la calzada. Apretéla mano de Edward ante el sonido y él solo se rió y me llevó dentro de la casa.

"¿Entonces te ha gustado el auto Bella?" dijo Carlisle, sonriendode oreja a oreja.

"Es increíble. Edward me dijo que le ayudaste a buscarlo, así quegracias." Corrí hacia él y le di un abrazo y un beso. Volví y me senté conEsme, quien había estado cuidando de Eddie mientras nos fuimos. Emmett bajócorriendo las escaleras con Everett en sus brazos, sosteniéndolo lejos de él.

"¡Popó! ¡Tenemos popó! Necesito un pañal, mascara, guantes ytangas ¡rápido!" miró a Edward mientras caminaba nerviosamente. "¿Dónde estaRosalie?" preguntó asustado.

Miré a Edward, quien no había dado un paso para asistir a suhermano. Moví mi cabeza en dirección a Emmett, pero Edward sacudió la suya."Ella, em
se fue a dar una vuelta Emmett."

"¿En tu auto nuevo? ¡Oh eso apesta! Genial, ella se va a manejarel genial auto ¿y yo que obtengo? Un monton de mier--"

"¡Emmett Cullen!" le interrumpió Esme abruptamente.

"Lo siento Esme
solo quiero decir, que probablemente olió el popóy salió corriendo. ¡¡Ella sabe que este es su trabajo!! ¿Ahora que haré?Everett no puede quedarse así hasta que vuelva. Huele espantoso. ¿Cómo alguientan pequeño puede hacer algo tan vil, me supera." Dijo estremeciéndose.

Me levanté del sofá y le di a Eddie a Edward. "Emmett, solo espopó. Te enseñaré."

"Ok, gracias Bella. Tú ve por los guantes y las mascaras. Yo irépor los pañales y toallas."

"Emmett, no necesitamos tangas, o mascaras o guantes. Vamos, solorecuéstalo." Emmett encontró un espacio en el suelo, yo busqué los pañales ylas toallitas húmedas.

"Bien, quítale los pantalones."

"¡AARRRGGGHHH tienen popó!" gritó Emmett.

Alice bajó corriendo las escaleras. "Emmett deja de gritar,Elizabeth esta dormida y la despertaras. EEWWW ¿Eso en sus pantalones es popó?"se estremeció y sacó su lengua en disgusto.

 

Emmett le sacó los pantalones, asegurándose de no tocar el popó."¡Alice ve por el tacho de basura!" gritó mientras sostenía los pantalones comodesperdicio tóxico. Alice se acercó cautelosamente y él tiró los pantalonesdentro del tacho de basura mientras Alice lo cerraba.

"Bien Bella ¿ahora que? Creo que si necesitaremos los guantes paraesta parte." Edward y Esme se acercaron para tener una mejor visión de lasituación de Emmett. Edweard se rió solo.

"Emmett, relájate, solo abre las cintas, ¡con cuidado! No quieresque todo el pañal se rompa. Eso seria algo muy malo." La respiración de Emmettestaba agitada mientras se ponía nervioso. Si solo lo veías a él parecía queestaba desarmando alguna clase de explosivo en lugar de cambiar un pañal. Hicetodo lo que pude por mantenerme seria.

"Ok Bella - cintas abiertas ¿siguiente?"

"Aparta el pañal desde su vientre, lentamente, y ve con cuantopopó nos enfrentamos
" miré a Edward quien se cubría su boca para que Emmett noviera su enorme sonrisa. Entonces escuché a Emmett gritar.

"¡Hay popó por todas partes! ¡¡Oh Dios, ahí viene mas!!¡AAAGGHHHHHH!" gritó mientras corría por la sala.

Salté y cubrí el trasero del pequeño Everett para mantener el popócontenido dentro del pañal en lugar de que fuera al piso de Esme. La risa deEdward sacudió las ventanas. Emmett estaba en la cocina lavandose las manos.

"¡Emmett eres un desastre!" le grité mientras tomaba las toallitashúmedas y cambiaba a Everett yo misma. "Le diré a Rosalie que te pusiste comoloco con un poco de popó."

Eso llamó su atención y estaba a mi lado en ese instante. "Porfavor no se lo digas Bella, ella
" su ruego fue interrumpido por la puertaabriéndose de golpe.

"¿Emmett, por que Bella esta cambiando a Everett? ¡Dime que otravez te pusiste como loco!" corrió a mi lado, le dio una mirada al pañal conpopó y comenzó a mirarle.

"Rose, bebé, no te enfades...Bella no me dejo usar ningúnartefacto de protección
podría haberlo echo con el equipo apropiado
" su vozsonaba tan aguda como la de un niño de dos años. Rosalie alzó una ceja en midireccion.

"Quería guantes, una mascara y tangas. Aun no se en que parteentran las tangas
" murmuré mientras terminaba de ponerle los pantalones aEverett. Le di un beso y se lo entregué a Rosalie.

"Emmett, date un respiro, de verdad. El próximo pañal con popó estuyo
¿entendiste?" los ojos de Rosalie se fijaron en Emmett. "Si Rose, no hayproblema. Estoy totalmente listo. ¡Traiganlos!" su voz estaba llena deconviccion.

Esme comenzó a reír desde el otro lado de la sala. Ahorasosteniendo a Elliott en sus brazos, se acercó a Emmett. "Bueno aquí tienesEmmett, Elliott tiene un pequeño presente para ti
" nuevamente Edward se reíahistéricamente y yo ya no podía contenerme.

"Buena suerte Emmett. Voy a pararme allí, solo por si las dudas."Fui a pararme a un lado de Edward, detrás del sofá.

Puso una expresión de valentía y comenzó. Obviamente, Elliottdecidió orinar ni bien Emmett le quitó el pañal, lo cual hizo le puso histériconuevamente y ensució la alfombra de Esme. Obviamente Esme no estaba ni un pococontenta con eso. Rosalie continuó mirándole como un halcón, lo cual le poníamás nervioso. Las cintas del pañal se le pegaron unas con otras y tuvo queutilizar uno nuevo. Entonces, de alguna manera, logró que las toallitas húmedasse atoraran en el nuevo pañal, haciendo que el bebé llorara de la molestia.Rosalie le golpeó en la cabeza por ello. Tres pañales, medio paquete detoallitas húmedas y un enorme manchón de orina después, Elliott estaba limpio,Emmett sentía nauseas, Rosalie estaba perturbada, Edward y yo reíamoshistéricamente y Esme estaba enfadada.

 

Esme llamó a Alice y Jasper para que bajaran a la sala familiar."Chicos, este es el ultimo día que tendrán a los bebés con ustedes, creo quedeberían llevarlos a algún lugar, como una salida familiar. Experimenten lapaternidad en el mundo real, lejos de la casa." Aun con su dulce y maternaltono, entendimos el mensaje. Salgan y dejen de meterse con mi casa chicos.Carlisle había entrado a la habitación y había pasado su brazo alrededor deEsme. "Creo que eso es una gran idea. Vamos Esme, tienen mucho que planear."Carlisle guío a Esme a su estudio, masajeando gentilmente su espalda mientrascaminaban.

"Lo siento Esme." Dijimos todos mientras se alejaban. Alicecomenzó a ponerse emocionada.

"¿A donde llevaremos a los niños? Algún lugar divertido,emocionante y específico para los bebés. ¡¡OOHHH el shopping!!" grito Alice.

Todos gritamos al unísono "¡NO!"

"Alice, el shopping no es exactamente el lugar para que llevemoscuatro bebés
se aburrirán. ¿Qué tal algún lugar educacional como labiblioteca?" sugirió Jasper.

Otro coro de "¡NO!" salió en respuesta.

"¿Un concierto?" intentó Edward. "¡NO!"

"Pondríamos volver a intentar ir de caza, bajo circunstancias biencontroladas
" Emmett obviamente "¡NO!"

Rosalie simplemente se encogió de hombros. "No tengosugerencias... ¿Que dices Bella? Tu si puedes recordar tu infancia
¿Qué tegustaba hacer?" todos los ojos se centraron en mi, esperando una respuesta.

Dije lo primero que se me ocurrió. "Solía adorar el zoológico. Esal aire libre, tiene cosas para que los niños jueguen y toquen, hay tiendas deregalos," le di una mirada a Alice. "Y hasta es educacional." Golpeé mi cabezapara Jasper quien sonrió. Todos me miraban con expresiones raras. Edwardtrataba de esconder una sonrisa, Alice parecía esperanzada, Rosalie y Emmett teníansus ceños fruncidos como si estuvieran tratando de descifrar algo. Estabadesconcertada por sus expresiones, hasta que me di cuenta.

"Oh, lo siento chicos, en que estaba pensando. No les gustaría iral zoológico. Olvídenlo."

"¿Por que dices eso Bella?" preguntó Jasper aun mas confundido."En realidad nunca antes fuimos a un zoologico."

"Si, pero Jasper, en el zoo...hay...animales. Cientos y cientos deanimales
a la vista. Osos pardos y leones de montaña por ejemplo
" le lance unamirada a Emmett y Edward antes de continuar. "seria como llevarlos al buffetmas apetitoso y que solo pudieran mirar la comida, olerla, pero no comer nadade ella. No es la clase de diversión que imagino para un grupo de vampirosvegetarianos." Me rei. "Y, imagino, seria algo traumático para los bebés si vena uno de ustedes lanzarse y alimentarse de uno de los animales
definitivamenteseria difícil hacer que algo como eso pase desapercibido."

Todos comenzaron a reírse ante mi explicación. Alicerepentinamente se tranquilizó y todos esperaron a ver que era su visión. Surostro se suavizó y las comisuras de sus labios se estiraron en una sonrisa."Yo digo que vallamos a ver ese buffet que Bella nos conto. ¡Creo que los bebéslo adoraran!" entonces comenzó a saltar, lo cual significaba que, no importa loque sucediera, iríamos allí. Nadie podía detenerla una vez que sus saltitoscomenzaban.

 

Alice comenzó a soltar ordenes "Chicas, necesitamos empacarpañales. Asegúrense de llevar suficiente comida y pañales. Pongan un sweatertambién por si después se pone ventoso..." su cabeza se volteó hacia laizquierda. "Chicos, pongan el asiento de Eddie en el Camaro, y necesitamospaseadores, uno en cada auto. Asegúrense de poner el doble en el BMW paraRosalie." Comenzó a aplaudir "¡¡Apresurense!!"

Recorrimos la casa juntando todas las cosas que podríamosnecesitar para algunas horas con los bebés. En nuestro tercer viaje hacia elauto Edward gruñó "¿Como alguien tan pequeño necesita tantas cosas? ¡Tendríaque haberte comprado un auto mas grande!"

Eran las 10 de la mañana, en un hermoso dia nublado, cuandofinalmente llegamos al Zoo. Edward estaba bastante complacido con mi nuevo autocuando vio lo rápido que podía ir. Rosalie seguía tratando de pasarnos, peroEdward no se lo permitía, él solo seguía acelerando y riéndose de cómo el autode Rosalie se achicaba en el espejo retrovisor.

El paseo por el zoo seria divertido, pero lo mejor de la salidaseria que mientras estuviéramos allí, seria bastante difícil para Edwardhacerme mantener cualquier promesa que haya echo anoche. Si lo mantengo ocupadotodo el día, quizás se olvide...pensé para mi misma. Sabia que era una escasaposibilidad, pero era todo lo que se me ocurría, así que hice mi plan. Nuncahabria tiempo suficiente para una boda...

Estaba aliviada cuando nos aparcamos en el aparcamiento del zoo,el día nublado había espantado a muchos visitantes. El estacionamiento noestaba lleno del todo. Obviamente nuestros autos hicieron la gran entrada, noeran los típicos autos familiares. Escuché a los empleados del lugardiscutiendo sobre mi auto "¿Es un Camaro? ¡No puede ser! Aun no salen almercado
¿Cómo lo consiguio? Ve por tu telefono y tomame una foto con el antesde que se marchen
"

"Ideal para mantener un perfil bajo" rió Edward.

"Si, y si el auto no llamó la atención, de seguro que nosotrosllevando unos cochecitos con muñecos por el zoo nos hará pasar desapercibidos¿verdad?" bromeé.

Miré a Rosalie, en sus short y tacos, mientras acomodaba elcargador de bebés alrededor del cuerpo de Emmett y cuidadosamente ponía aEverett en el. Jasper tenía a Elizabeth en el carrito, y hasta ese momento nohabía notado que ella y Alice estaban vestidas, de pies a cabeza, con el mismoconjunto, hasta los sombreros. Miré a Edward quien estaba mirando a su familiajunto conmigo. "Si, ustedes los Cullen si que saben mantener un perfil bajo
"reí. "Simplemente encajaremos..."


Bella POV

Luego de lo que me pareció una eternidad, nos abrimos paso através de las puertas del zoo. Alice no solo había comprado las entradas, si noque también había conseguido seis cuponeras que contenían pases a los juegos,cupones de comida y descuentos para las tiendas de regalos del zoo. Decidítomar el mapa para poder planear nuestro día.

"Bien chicos, necesitamos decidir que animal veremos primero
¿alguna sugerencia?" pregunté mientras daba una ojeada al mapa buscando los demi preferencia. Vi a Edward y Emmett teniendo una conversación silenciosamientras miraban otro mapa y se reían juntos. "Y no comenzaremos ni con losleones ni los ojos chicos, lamento decepcionarlos. Guardaremos esos para mastarde."

 

Alice, obviamente buscaba las tiendas de souvenirs en el mapa y sedio cuenta de que estábamos a cien metros de la tienda principal. "OOHHH voycorriendo a la tienda para ver que hay para comprar."

"Alice espera
lo que sea que compres tendremos que cargarlodurante todo el día
" le grité, pero ella solo saludó y se fue. Me volvi haciaJasper. "Voy a buscar un grupo de ayuda para los adictos a las comprasJasper... ¡Necesita ayuda!"

"Bella, ¿Por qué no comenzamos con los reptiles? Esta debajo deaquel puente." Señaló Edward en la direccion que debiamos ir.

"¿Y todos podremos comportarnos en el serpentario?" preguntéalzando una ceja mientras me enfrentaba a mi favorita familia de vampiros.

"Si Bella, los reptiles son asquerosos, nunca querríamos
" seestremeció al pensarlo. "Aunque
¡se hacen buenas carteras y zapatos conellos!" sonrió.

"¿Alguien menciono zapatos?" rió Alice. Ahogué un grito al verla,lo cual hizo que todos los demás siguieran mi vista. Por la puerta principal,Alice caminaba hacia nosotros con un enorme, y casi del tamaño de verdadero,león de las montañas el cual asumí que era para Eddie, dos osos pardos paraElliott y Everett obviamente. Solo podia asumir que el enorme pingüino era paraElizabeth. Ella lanzó unas camaras descartables a cada uno. "¡Vamos adocumentar nuestra salida!"

"¿Que rayos te poseyó para que compraras cuatro, casi reales,animales de peluche, Alice?" pregunté asombrada. Emmett sostenía uno de lososos pardos frente a Everett y por lo que podía descifrar, estaba mostrándolecomo atacar su cuello.

Edward sacudió su cabeza mientras Alice bailaba con el enormepingüino en el medio del zoo. "Jasper, conoces las reglas, tu esposa comproestas estúpidas cosas, tienes que llevarlas al auto." Jasper suspiró y juntolos animales en sus brazos y marchó al auto.

"Apresurate Jasper, seria bueno que veamos algunos animales hoy."Le grité.

Unos momentos despues Japer volvió riendose. "¿Que es lo graciosohermano?" preguntó Emmett. Jasper gentilmente puso su mano en su hombro paraabrazarse a él mientras seguía riendo.

"Los empleados del estacionamiento están rodeando el auto deBella, como si fuera alguna portada de revistas, se sacan fotos entre ellos conlos teléfonos celulares. Un tipo, de verdad, ¡besó tu auto!"

"¡EEEEWWW! ¡Que asco!" grité. Emmett y Edward se doblaban de larisa. "¡Violaron a mi nuevo y flamante auto! Que parva de locos."

Edward pasó su frío brazo alrededor de mi cintura. "Vamos Bella,después limpiaré la marca del beso de empleado del auto. Vamos a ver algunosreptiles
Rosalie necesita una nueva cartera." Bromeó a mi oído.

Lo chicos caminaron delante, mientras Rosalie, Alice y yoempujabamos los cochecitos. Los bebés estaban duermiendo, excepto Everett quienestaba atado al pecho de Emmett. Estaba llorando por que Emmett decidió gritarcuando entramos al túnel que corría debajo del puente, haciendo que el eco nosaturdiera.

Edward sostuvo la puerta del serpentario para que pudiéramos pasarcon los cochecitos. Dentro, habían varias vidrieras de diferentes esqueletos deserpientes y botones para presionarlos y hacer que sonaran como cocodrilos oserpientes. Obviamente, Emmett estaba allí, apretando los botones tan rápidocomo podía. Varios padres apartaron a sus hijos de él.

 

"Realmente es un niño de dos años en el cuerpo de un adulto. VamosEmmett, ¡vamos a ver algunos reptiles!" le ordenó Rosalie. Ella nos guió en ladirección de la primera vidriera, el Rey Cobra. Emmett y Jasper, ignorandotodos los carteles, golpearon el cristal hasta que la cobra se lanzó sobreellos, golpeándose contra el cristal. Mientras continuábamos pasando, escuchésobre la ocasión en que Emmett le retó a Jasper a que se alimentara de una Boaconstrictora en Sudamérica y se enfermó terriblemente y comenzó a teneralucinaciones sobre unicornios púrpuras.

Jasper se estremeció cuando pasamos el exhibidor de la Boa,haciendo que todos nuevamente estalláramos en risas. Emmett entonces contó, conlujo de detalle, sobre su historia de pelea con un cocodrilo en una de sustantas visitas a África con Rosalie. "Fue el mejor par de zapatos que tuve..."se rió Rosalie.

La casa de los reptiles fue entretenida, pero Emmett se estabaaburriendo, quería 'mas acción' así que nos dirigimos al hábitat de losanimales australianos. Supuse que estariamosa salvo con los tiernos Koalas yCanguros. Obviamente estaba equivocada. Jasper quería ir a ver a los Canguros ala sección de donde te permitían entrar y acariciarlos, los Canguros caminabana tu lado sin rejas o paredes. Ni bien entramos al exhibidor, los Canguros,quienes antes habían estado descansando, volvieron a la vida, probablementesintiendo algún predador o CINCO cerca. Comenzaron a sisear, tamborileando consus pies y saltando enloquecidos en el lugar. Las pocas personas que estabandentro con ellos comenzaron a correr hacia las salidas.

"¡¡Tomen a los chicos!! ¡¡CORRAN!!" gritó Jasper asustado. El alzóa Elizabeth de su carrito y comenzó a correr hacia la salida, dejando a Alicesorprendida allí dentro, rodeada de unos furiosos Canguros. Me volví paramirarla, pero Edward tomó mi mano y comenzó a reir histericamente. "Ella estarábien Bella, solo ven aquí y mira esto." Me llevó por la salida y nos agrupamospara ver a Alice.

Al principio se quedó bien quieta mientras uno de los Cangurosmachos se aproximaba a ella. El comenzó a sisearle y la pequeña Alice lerespondió, sin romper contacto visual con el animal. El Canguro, esperandoparecer mas intimidante, se quedó de pie, siendo mas alto que Alice y ella leretó apoyando sus manos sobre sus caderas, Alice podía ser bastante intimidantesin la necesidad de ser alta.

"¿Edward, que esta pensando?" le pregunté rapidamente. El miro aJasper y se rio. "Esta tratando de decidir cuento tiempo pasara para que Jaspertengo algo de 'tiempo a solas' con ella. Por ahora es un mes, lo sientoJasper." Edward, Emmett y Rosalie se burlaron.

Jasper colgó su cabeza y se dedico a consolar a Elizabeth, quienestaba llorando. "Mami estará bien, ella puede con un grupo de estúpidosCanguros, no te preocupes."

En un enfrentamiento final, los Canguros comenzaron a golpearfuertemente sus pies hacia ella. Alice, no queriendo quedar opacada por losmarsupiales, pataleó sus sandalias de cuero negras hacia ellos. Finalmente,aburrida con toda la cosa, Alice gruñó y pasó entremedio de la manada, sin sertocada. Aplaudimos entusiasmados, el empleado del zoo, quien había estadopresenciando todo, corrió después de Alice y cerró la muestra por el resto deldía.

 

Alice marchó hacia Jasper con las manos sobre sus caderas. "¿Lafrase 'mujeres y niños primero' tiene algún significado para ti estúpidoesposo?" Jasper no se atrevía a mirarle a los ojos. "Lo siento Alice, es soloque...Elizabeth es tan pequeñita...me asusté..." sus ojos se clavaban en sucabeza. "Tres semanas Jasper...y tienes suerte de que no haya tocado a ningunode ellos o serian tres meses, ¿entendiste? AAGGHHH huelo a Canguro."

Un, demasiado, arrepentido Jasper dijo "Si, querida."

El resto de Australia fue bastante aburrido comparado con elataque de los Canguros, obviamente. Alice vio una maquina expendedora desouvenirs y compró un sombrero de Canguro para que Jasper usara el resto deldía, recordándole su vergüenza. Ahí estaba Jasper, más de metro noventa, con sucabello rubio dentro de un sombrero con forma de canguro. Me mordí el labio,pero Edward y Emmett estallaron en risas hasta que Alice amenazó con comprarunos para ellos también, entonces se tranquilizaron.

Nos dirigiamos hacia Africa cuadno los vi. Tomé la mano de Edwardy señalé. Justo frente a nosotros, alimentando a los patos, estaban Jessica yMike. El bebé estaba desparramado de espaldas en un cochecito que, obviamente,habían alquilado en el zoo. Alice nos apresuraba hacia un exhibidor deflamencos donde estaríamos escondidos, pero aun podíamos verlos. Emmett sonrioampliamente. "¿Alguien quiere ir con la ronda dos?" todos asentimos connuestras cabezas y comenzamos a planear.

Edward y yo nos dirigimos primero. Llevé el carrito de Eddie en sudirección, con Edward a mi lado. Su mano estaba suavemente apoyada en la partebaja de mi espalda mientras pasábamos a su lado, pretendiendo que no losveíamos. Edward soltó una risa y supe que nos habían visto. "¿Bella?" escuché aJessica llamar.

Me detuve y giré el cochecito hacia Mike y Jessica. "Oh, holaJessica, hola Mike. ¿Que hacen por aqui?" pregunté dulcemente, sin mencionar lanoche anterior. Mike se veía aliviado, aunque Edward se veía un tanto molesto.Solo podía asumir que era por los pensamientos de Mike.

"Decidimos traer a nuestro niño a un pequeño paseo. Ver si podemosganar puntos extras. Parece que ustedes tuvieron la misma idea." Murmuró Mike,mirando a Edward ahora.

"Emmett y Rosalie llegaron, y vi a Mike y a Jessica mirar aRosalie de cabeza a pies con sus bocas abiertas. Sus cortos shorts y lostacones altos ciertamente llamaban la atención de las personas. Para añadiralgo mas, Rose se inclino sobre el cochecito para acomodar la manta de Elliott,haciendo que Mike comenzara a sudar. Jessica se dio cuenta y le golpeó en elbrazo. "Bella, los veremos en el área de los Chitas, ahora que es el animalpreferido de Edward desde la noche pasada
¿ok?" hizo un ronroneo y me lanzó unobvio guiño. Me reí como si estuviera avergonzada y asentí.

Ella se alejo caminando, llevando el cochecito con un balanceoextra en su caminar. Emett se inclino hacia Mike mientras miraba a Rosalie "Esbastante sensual ¿verdad?" dijo sobre su esposa. "Puedes volver a poner tusojos dentro de tu cabeza ahora Newton." Dijo Emmett sobre su hombro. Cuándoalcanzó a Rosalie, tomó a su esposa por la cintura y le dio un apasionado beso,después miró a Mike y le alzó su pulgar. Mike se cruzó de brazos y Jessica lemiro molesta.

 

"¿Están disfrutando del proyecto?" preguntó Edward con suaterciopelada voz, mientras miraba a su pobre bebé, quien yacía de espaldas sinuna manta en el carrito. Mientras les hablaba, yo tomaba a Eddie de sucochecito por que se había despertado y me pare frente a Edward, quien pasó susbrazos a mí alrededor y me besó la cabeza.

Jessica, no queriendo sentirse menos obviamente, tomo a su bebédel cochecito y comenzó a llorar, demasiado fuerte. Jessica trató de sostenerlocomo yo sostenía a Eddie, para tranquilizarlo, pero no funcionaba. Ella comenzóa ponerse impaciente y preguntó a Mike por el biberón del bebé. "Lo sientoJessica, debi dejarlo en el auto."

Edward suavemente fue hacia el bolso y sacó un biberon. "TomaJessica, tenemos uno extra, Bella siempre empaca dos cuando salimos lejos de lacasa." utilizo su sonrisa mas deslumbrante mientras se lo entregaba. Mike sesobresalto y tomó el biberón y al bebé de las manos de Jessica, mientras ellapermanecía allí, mirando a Edward. Normalmente me habría molestado, pero viendocuan molesto se ponía Mike, solo me hacia reír.

Arrancándola de su fantasía, de seguro, le hice una pregunta aJessica. "Jess, me olvide de preguntar ¿Cómo le pusieron de nombre a su bebé?"

"Eugene." Dijo disgustada. Sentí a Edward golpearme con su dedo enel costado, y tuve que luchar con todas mis fuerzas para no reír.

"Ese es un nombre bastante único. ¿De donde se les ocurrió?"pregunte tratando de no reír.

"Es el segundo nombre de Mike." Los ojos de Mike volaron haciaEdward, retándole a hacer algún comentario. Edward, obviamente, se quedó ensilencio, mordiéndose su labio, pero continuaba dándome pequeños golpes a micostado, tratando de hacerme reír. El pobre del pequeño Eugene aun seguíallorando en los brazos de Mike mientras él trataba de alimentarlo. Era obvioque Mike no había alimentado al bebé en los últimos días. Escuché a Edwardchasquear su lengua mientras se paraba frente a Mike.

"¿Puedo?" preguntó extendiendo sus palidas manos a Mike.

"Edward es genial con el pequeño Eddie, hasta se queda despiertoen las noches para que yo pueda dormir. De seguro podrá tranquilizarles alpequeño Eugene también." Dije dulcemente, haciendo que Edward me lanzara unamirada de 'estas tirando demasiado de la cuerda', así que me detuve. Ni bienEugene tocó los brazos de Edward, se tranquilizo. Decidí molestar un poco más aJessica.

Me incliné hacia ella riendo. "Edward realmente tiene un toquemágico, si sabes a lo que me refiero. Tuve la suerte yo misma de experimentarlola noche pasada." La cabeza de Edward se giró de golpe en nuestra dirección, memiraba incrédulo, obviamente había escuchado el comentario en la cabeza deJessica. "¿Te pican las orejas Edward?" bromeé. Jessica comenzó a bufar a milado.

"Algo por el estilo." Rió Edward. Si los vampiros se pudieranruborizar, creo que lo habría atrapado.

"¡Hola amigos padres!" proclamó Alice mientras ella y Jaspercaminaban con Elizabeth en el cochecito. Jasper aun estaba usando el sombrerode canguro en su cabeza. Le di una suave sonrisa. "¿Están disfrutando de su díaen el zoo?" preguntó, exuberante como siempre.

"Seguro." Contestó Jessica con voz vacía, no pude entender si eramas por la distracción que le generaba el sombrero de Jasper o los idénticosatuendos de Alice y Elizabeth.

 

"De seguro el pequeño Eugene está feliz de salir del baúl donde leencerraron anoche." Mike y Jessica compartieron una mirada. Alice se volvióhacia Jasper. "¿Cuenta como abuso infantil si es un muñeco?" preguntódulcemente. Mike se puso de pie y Jessica pegó un grito. Aunque Jasper sonrió ysacudió su cabeza. "Oh bueno, de todas formas, será mejor que vayamos conRosalie y Emmett. Parece que hay una estampida en el área de África. ¿¿Mepregunto que lo estará causando??" dijo sarcásticamente. "Adios Mike y Jessica.Por favor traten de no traumatizar más al pobre bebé. Ya es suficiente con quele hayan puesto tal terrible nombre, pero encerrarlo en el baúl para queustedes puedan besarse, eso es cruel."

Grácilmente, ella y Jasper caminaron hacia el área de África.Edward le devolcio el bebé a Mike, y comenzo a llorar inmediatamente. Jessicatomo al bebé lejos de Mike y volvió a sentarse en la silla para alimentarlo.Sentí los ojos de Mike clavándose en nuestras nucas mientras poníamos a Eddiede vuelta en el cochecito y comenzábamos a alejarnos.

Estaba empujando el cochecito y la mano de Edward nuevamenteestaba en la parte baja de mi espalda. Mire por sobre mi hombro y salude aJessica, pero no no estaba mirando. Estaba ocupado mirando al pequeño Eugenemientras trataba de tranquilizarlo. Mike, en cambio, nos miraba intensamente.

Me volvio hacia Edward. "¿Que sucede? ¿por que nos esta mirando?"Edward gruñó. "No nos esta mirando, te esta mirando a ti. Mas precisamente,esta comparando tu caminar con el de Rosalie, si quieres saber
que pervertido."

Antes de que el comentario de Edward tuviera tiempo de registrarseen mi mente, sentí su mano deslizándose de mi espalda, hacia la cintura de mijean y finalmente se detuvo en mi trasero, donde le dio un suave apretón. Pegueun salto y casi me caigo por la sorpresa. Edward, obviamente, me atrapó antesde que me lastimara. "¿Edward Cullen, que fue eso?" pregunte mientras yacía ensus brazos, con el corazón desbocado.

"Tu eres la que dijo que tenia el toque mágico
yo solo estabacomprobando si funcionaba en cualquier parte." Y luego se inclino para besarme.Mis mejillas se ruborizaron y mi respiración se volvió entrecortada. Sentí loslabios de Edward sonriendo. "¿Ya has molestado a Mike?" pregunté mientrascontinuaba besandole. "Casi..." susurró. Grácilmente me ayudo a ponerme de piey do una mirada sobre su hombro y le dio un guiño
a Mike. "Ahora si."

Mientras caminábamos hacia la cima de la colina, miré a míalrededor y no pude encontrar al resto de la familia. "¿Edward, donde están?"pregunté, pero entonces escuché un fuerte rugido desde la zona de los leonesafricanos. "Dime que no
"

"Oh- te garantizo que son ellos." Dijo Edward con una sonrisamientras nos dirigíamos a esa dirección.

El león macho estaba parado en una enorme roca en el centro delexhibidor. Su cabeza se sacudía violentamente mientras rugía. Ocasionalmente,enfrentaba el vidrio. Mientras nos acercamos a la ventana vi y sentí por qué.Emmett estaba cerca del vidrio, y le mostraba sus brillantes dientes al león,haciéndole sentir amenazado. Jasper, mientras tanto, manipulaba las emocionesdel león, haciéndole furioso. Las hembras estaban distraídas por Alice yRosalie quienes les siseaban y gruñían.

 

"¿A esto le llamas pasar desapercibidos? Quizas necesitemosdiscutir que implica eso..." dije entre dientes. "La gente va a venir a ver quesucede." Pero obviamente, nadie me escuchó. Edward entonces decidió integrarseal juego, soltando un gruñido que me fue difícil de oír pero los leonesrespondieron corriendo al centro del exhibidor. Emmett choco sus nudillos conlos de Edward. "¡Buena Edward!"

"¿Ya terminaron de molestar a los leones, niños?" dije en un tonomuy propio de Esme. Debí de hacer un buen trabajo ya que todos me miraron,sorprendidos.

"Vamos chicos, ¡tenemos mas animales para ver!" aplaudio Alice.Rose y Emmett fueron primeros, seguidos por Alice. Ella caminaba alegrementedetrás del cochecito de Elizabeth, mientras Jasper sostenía su mano. Edward lesdio a los leones un gruñido de despedida, sonrió, sintiéndose orgulloso de simismo, y nos fuimos a alcanzar a los demás.

Los siguientes animales fueron las jirafas y las cebras. Edward seacomodó detrás de mí mientras yo tomaba a Eddie del cochecito y lo sostenía."Mira Bella, es uno de mis animales preferidos
cebras
¿recuerdas?" susurró enun tono seductor. Recordando su reaccion ante el sostén de cebra, me ruborice.El paso sus fríos dedos por mi brazo mientras besaba mi cuello. "Nunca podrémirar a las cebras de la misma forma que antes." Sus labios gentilmente rozaronmi piel. El golpeteo de mi corazon le hacia reir.

"¡No frente a los niños, ustedes dos!" gritó Emmett, tapando lospequeños ojos de Everett con su enorme mano.

Rosalie y Alice se lanzaron una sonrisa. "Edward, deja defantasear sobre las cebras y ven a ver a los animales." Rió Rosalie, dándome unenorme guiño. Sacudí mi cabeza para aclararme después del deslumbramiento y medirigí hacia ellos.

La enorme jirafa avanzaba por el campo, pero todas las cebrasestaban durmiendo cerca del refugio. Repentinamente, Jasper soltó un gruñido,esta vez él decidió que la exhibición no era lo suficientemente entretenidahaciendo que las cebras se pusieran de pie de un salto y comenzara a correr porla zona de exhibición. Alice le lanzó una mirada molesta.

"¿Que? Edward dijo que le gustaban las cebras, solo queria que lasviera bien." Dijo Jasper inocentemente.

"No le gustan las cebras Jasper, ¡Lo único de cebra que le gustamirar es el corpiño con estampado de CEBRA de BELLA!" gritó Alice demasiadoalto la ultima parte. Pude escuchar a Jasper decir "OOHHH" lo que me hizoruborizar aun mas. Escuché a Edward riendose detras de mi.

Terminamos el tour por Africa con los Elefantes y obviamente losleopardos. Edward no se atrevió a decirme nada, pero el instante en que susojos se encontraron con los míos, me ruborice furiosamente, sabiendo lo queestaba pensando. El solo se encogió de hombros inocentemente, lo cual hizo queAlice rodara sus ojos y yo supe que tenía razón sobre donde andaba su mente.

Emmett y Rosalie necesitaban cambiarles los pañales a los bebés,asi que me fui a sentar a una banca. Edward llevó a Eddie a mirar los loros yAlice vino con Elizabeth quien se había vuelto a dormir. "los bebés se estánportando bastante bien." Dije mientras esperabamos. "Jasper esta llevandolobien cwerca de humanos. ¿A donde fue?" pregunté rapiadamente.

"Si, lo esta haciendo bien ¿verdad? Estoy orgullosa de él. Estatrabajando muy duro." Se veia perdida en la distancia. "Aunque se fue a buscarun aperitivo, debe de estar por volver
será mejor que les esperemos." Murmurómientras miraba a su alrededor en busca de Jasper.

 

"¿Fue por un aperitivo? ¿Dónde Alice? ¿A que exhibición fue? Sedarán cuenta si falta alguno de los animales o si aparece muerto ¿que tal sialguien lo ve?" estaba de pie, frenética. Alice me miraba sorprendida y luegoalgo detrás de mi le hizo sonreír. "¡Hola Jasper!" canturreó.

Me di vuelta en el lugar para ver a Jasper viniendo por la esquinacon un pequeño pote de helado y una cuchara. Lo extendio hacia mi. "Toma Bella,creí que tendrías hambre y escuché a muchas personas hablar sobre estas cosas,diciendo que tan buenas eran."

"¿Un aperitivo
para mi? Creí que ibas a buscar un aperitivo parati..." susurré completamente aliviada. Alice comenzó a reír dándose cuenta depor que me había preocupado tanto hacia un minuto atrás. "Gracias Jasper,lamento haber creído que atacaste algún animal." Jasper se rió cuando Edwardhabía vuelto.

"¿De que se ríen ustedes tres?" pregunto sospechando.

"Bella creyó que
que yo bueno, caté el buffet." Dijo Jasper entrerisas. Yo sonreí avergonzada.

"Alice dijo que fue a buscar un aperitivo...omitió la parte de queera para mi." Dije mientras alzaba una cuchara de helado. "¿Quieren probarlo?Esta realmente bueno
" extendí mi cuchara hacia Edward, pero el sacudió sucabeza. "Gallina" murmuré con mi boca llena de helado.

Por sobre mi hombro, escuché a alguien gritando "¡Osos, osos,osos!" Emmett saltaba frente a nosotros con una enorme sonrisa en su rostroEverett y Elliott estaban durmiendo tranquilamente en el cochecito doble.

"Bueno Emmett. Vamos a ver los ojos, pero compórtate.¿Entendiste?" rió Alice y supe que eso no era una buena señal, pero no podíadecirle que no a Emmett, era casi tan imposible como decirle que no a Alice.

Él me alzó en uno de sus gigantes abrazos y comenzó a correr haciala exhibición de los osos. Los demás se habían quedado atrás, así que nosotrosnos dirigimos al exhibidor de los osos polares, donde estaban durmiendo en unaesquina. Estaba a punto de preguntarle a Emmett si se había alimentado dealguno de ellos cuando apenas conseguí ver un borrón grisáceo dentro de laexhibición. Con un fuerte gruñido, el oso salto en sus patas y se cayó alestanque de agua. La caída dejó una alta columna de agua en el aire. La risa llenómis oídos mientras Emmett inocentemente aparecía a mi lado.

"Emmett Cullen, ¿Acaso acabas de meterte al exhibidor y empujar aese oso polar?" solté.

"¡Bella nunca haría eso! Me siento insultado ante la acusación."Se enfurruñó indignado.

"Emmett
"

Estaba apunto de arremeter en su contra cuando los demásaparecieron a la vista. Escuché la musical risa de Alice y Rosalie y me volteépara ver que el pobre de Jasper aun tenia su sombrero de la vergüenza, peroahora se veía mas feliz. Esa no era la feunte de su diversion. Caminando diezpasos detrás de ellos, estaba un furioso Edward, empujando el cochecito deEddie. Ahora estaba cargando lo que parecía ser, un sombrero de cebra, similaral de canguro de Jasper.

Cuando las chicas vieron mi expresión de confusión, comenzaron areír con más fuerzas, haciendo que la gente les mirase. Un pequeño niño seacercó a Edward y le preguntó donde había conseguido ese genial sombrero. Esollevó a Emmett al borde. Se recostó en el suelo u reía como nunca le habíaescuchado reír antes.

 

Cuidadosamente me aproxime a Edward quien estaba en condiciones deser atado. "Lindo sombrero." Fue todo lo que pude decir antes de estallar enrisas. "Lo siento, es que nunca
Oh Dios Edward... ¿como permitiste que tepusiera ese sombrero?" dije entre risas.

"Si no lo usa le amenacé con contarte lo que tiene planeado paramas tarde." Respondió Alice por el con su cantarina voz. "También se burló deJasper nuevamente, y se lo había advertido. Creo que es tierno y le dije queahora tiene que ponerse la próxima vez que uses tu conjunto de cebra
"

me ruboricé ante la imagen de mi en ropa interior...pero entoncesme reí ante la visión de Edward en ropa interior conmigo
¡pero con eseSOMBRERO! Mis mejillas comenzaron a arder de la risa. Edward permanecía ensilencio hasta que las risas pasaron.

"¿Cuan enfadado estas?" pregunté suavemente.

El me dio una mirada en respuesta. Entonces una idea saltó a mimente.

"¿Te importaría hacer un compromiso?" alcé mis cejas mientrasesperaba su respuesta. El asintió suavemente.

"Bueno, que tal si me ofrezco a usar el ridículo sombrero por elresto del día y a cambio, cancelas todas las promesas que hice anoche. ¿Suenajusto?" su dura expresión se suavizó lentamente mientras consideraba mi oferta.

El extendió su mano y yo la tomé. "Nada de boda hoy." Dijesecamente.

Inesperadamente, el sonrió mientras se quitaba el sombrero de lacabeza y me lo ponía firmemente. "No iba a obligarte a eso de todas formas.Cuando te cases conmigo quiero que sea por que lo quieras, no por que creístehaber aplastado mi Volvo." Dijo suavizando su voz mientras acomodaba el lazodebajo de mi mentón.

"¡Tu
apestas!" dije totalmente deslumbrada.

"Y tu eres adorable, chica cebra." Sonrió.

Le di una sarcastica sonrisa y me acerqué a él. "Lo gracioso esEdward, que esto no es el único estampado de cebra que tengo en mi cuerpo ahoramismo. ¡Piensa en eso Eddie!" susurré al besar su mejilla. Sus manos secerraron en torno a mi cintura, pero me las arreglé para escapar. "Guarde lasmanos para usted mismo señor. Hay chicos presentes."

Con la risa terminada, la pequeña multitud que se había juntadocomenzó a disiparse, aunque vi a Mike y a Jessica espiándonos a través de unarbusto. Me pregunto que se traman esos dos. Pense para mi misma. Camine haciadonde se encontraba el resto de mi familia mientras Edward se pasaba sus dedospor su cabello.

"Te ves bien Bella." bromeó Emmett.

"Hey Rosalie, me olvide de decirte. Emmett entró al exhibidor delos osos polares y empujó a uno de ellos al agua." Sonreí triunfante "¡No temetas con la chica cebra Emmett!"

Rosalie no estaba contenta con él. Después de unos minutos de unaebulliciente discusión, Emmett se rindió. Elliott comenzó a llorar así que Roselo puso en el cargador que Emmett llevaba atado en su pecho. Emmett tomó unbiberón y lo llevó a la boca del bebé mientras pasábamos al próximo exhibidor.

Pasamos la siguiente media hora mirando a los ojos. Si estabandurmiendo Emmett haría distintos sonidos de oso para despertarlos y Jasper lesmolestaría para que comenzaran a pelear o perseguirse entre ellos. En laexhibición de los pardos, Emmett se emocionó por que quería luchar contra elenorme oso, pero Rosalie amenazó su hombría si se movía.

 

"Hey Rosalie, mira. Esa chica de alli tiene los mismos zapatos quetu." Señaló Emmett, lejos del exhibidor de los osos pardos, a una mujercaminando por una pequeña pared de ladrillos. No podía imaginar a nadie en elzoo usando las mismas sandalias negras y altas de Malono Blahnik, pero tambiénme volteé, con Rosalie.

"¿Que mujer Emmett? Nadie tiene estos zapatos..." aun estabamirando en otra dirección y no vio al enorme oso pardo volando por el aire,aterrizando sobre una gran pila de hojas en su jaula. Edward y Jasper sellevaron sus manos a sus bocas para ocultar la risa de los oídos de Rosalie,pero era demasiado tarde, ella se volteó justo a tiempo para ver el borrón queera Emmett mientras salía de la jaula del oso. Sus ojos estaban furiosos.

"Rosalie...espera...antes de que me mates...solo quería mostrarlea Elliott como papi pelea
" cuando se refirió a Elliott fue a golpear el pechodel bebé con su mano, pero todo lo que sintió fue el vacío.

"¿Dónde diablos esta el bebé Emmett?" gritó Rosalie.

Edward y Jasper saltaron sobre los canteros de concreto para vermejor al pobre Elliott. La pequeña osa se puso de pie y se recostó con el bebéentre sus enormes garras, acomodadas a pocos centímetros de su cabeza. "¡Ahíesá!" dijo Edward señalando a la hembra.

"¡Si a tu bebé se lo come un oso Emmett Cullen, pasaras elsiguiente siglo en celibato! ¡Mete tu trasero allí y salva a tu hijo y mejorque tenga todos sus dedos o no tendrás tanta suerte!" salía fuego de los ojosde Rosalie.

"Jasper, necesito un poco de ayuda aquí...necesito que se mueva."Dijo mientras saltaba dentro de la cerca y rápidamente entró a la jaula.

Jasper se enfocó en el oso y sentí el miedo viniendo de él. Emmettcomenzó a sacudir sus brazos como loco mientras que la hembra se dio vuelta,arrastrando a Elliott debajo de ella.

Edward siseó "Jasper, es una madre, se pondrá protectora si estaasustada
solo trasnquilizala o hazla dormir y deja que Emmett valla y rescateal bebé antes de que Rosalie lo mate." Miré a Rosalie, quien golpeaba el suelocon su pie mientras Alice frotaba su espalda.

La calma nos invadió, y el golpeteo del pie de Rosalie disminuyó.El oso se movió nuevamente, exponiendo el pequeño cuerpo de Elliott a un ladode ella. Un segundo vi a Elliott en el suelo, y al siguiente habíadesaparecido. El oso pareció dar un giro en el aire y tenia un gran trozo detela entre sus dientes. Mientras miraba al oso, preguntandome de donde habiasalido la tela, la risa de Edward me hizo voltear. Emmett estaba de pie conElliott en brazos. Una de sus mangas había sido completamente arrancada por elfurioso oso y el cargador estaba echo trizas.

"¡Mejor tu que el bebé!" le dijo Rosalie mientras tomaba a Elliottde los brazos de Emmett y comenzó a inspeccionar cada centímetro de su pequeñocuerpo. Satisfecha de ver que no había daño alguno, lo acomodó en el cochecito,a un lado de Everett.

Una multitud comenzó a caminar hacia la exhibición del osogrisáceo por que los animales se volvían animados cuando nosotros estábamoscerca. Nuavmente, lo del bajo perfil no estaba funcionando. Para cuando nosfuimos de la exhibición de los ojos, los siete estaban rodeados de personassacándoles fotos y videos. "Creo que el resto del zoo estará bastante vacíoahora ¿A dónde vamos?" pregunté.

 

Alice sacó el mapa. "Aun no vimos los animales de Norteamérica,vallamos alli. ¡Tienen un zoo de mascotas para los bebés!" gritó encantada.Emmett guió la marcha hacia Norteamerica. Se detuvo en uno de los puestos desouvenir y se compró una nueva remera con un enorme y rugiente oso en el pecho.Hasta Rosalie se rió de él. También decidió que no podía vivir sin lo queparecían unas pantuflas de pies de oso. Edward se metió en medio y compró algocuando Emmett se alejaba.

"¿Qué compraste?" susurré a Edward mientras los demás caminabanhacia la exhibición de Norteamérica.

"Es un simulador de oso pardo. Hace cualquier clase de rugido, unallamada de manada y un rugido de advertencia. Creo que lo usare en casa paramolestar a Emmett." Los ojos de Edward brillaban ante la idea.

"Será mejor que te asegures de usarlo cuando yo esté en la casa.¡Quiero oírle gritar!" me reí.

Y con eso, nos dirigimos al territorio de los animales deNorteamérica.

Bella POV

Los otros se habían apresurado por el camino, dejándonos a mí y aEdward solos, disfrutando de la paz y tranquilidad que debería sentirse en unpaseo por el zoo. Caminamos de la mano por el camino hasta encontrarnos con elresto de los Cullen. Una suave brisa cortaba los árboles, haciendo volar lashojas cercanas. En la distancia podía oír una suave música, pero no estabasegura de donde venia. A mi lado, Edward comenzó a reirse.

"¿Ahora que?" pregunté, mis ojos abiertos ante el miedo.

"¡BELLA! APRESURATE..." gritó Alice desde la distancia.Automáticamente aceleré mi paso para ver que era lo que le hacia actuar de esaforma. Entonces lo vi, cuando di la vuelta de la cerca, el colorido y gloriosocarrusel. Alice estaba revolviendo los cupones que había comprado antes,buscando los boletos del carrusel de seguro. Gracilmente se movía con la músicadel carrusel mientras Jasper lo miraba horrorizado.

Nuevamente, Edward se rió mientras se inclinaba hacia mi. "Estosera interesante." Susurró señalando con su cabeza el carrousel.

"¿Por qué ¿Interesante por bueno o por malo?" pregunté, mientraslentamente disminuya mis pasos mientras nos acercamos, el miedo repentinamentecomenzó a apoderarse de mis sentidos.

"Solo
interesante. ¿Sientes algo?" sonrió Edward mientras esperabami respuesta.

"¿Por qué Jasper esta lanzando miedo, bueno terror, en todas lasdirecciones?" pregunté. Nos acercamos a donde Alice se encontraba, estabaenvuelta en una discusión con Jasper.

"Oh, vamos Jasper. ¡Es solo una vuelta! Mira a todos los niños enella. Es perfectamente seguro y muy divertido. Si tienes miedo es una cosa,pero ¿Por qué no puedo subir a Elizabeth?" mientras que su voz permanecía suaveahora, sus ojos le estaban gritando.

"Alice, mira a esas...bestias allí." Señaló, con su dedotemblando, al carrusel. "Mira sus ojos
están completamente enloquecidos, no,poseídos. Sus pies están levantados y doblados en posiciones extrañas
se vendesquiciados Alice. Eso no es un lugar para un bebé tan delicado como nuestraElizabeth. Tendrá pesadillas por el resto de su vida." La respiración de Jasperse volvió entrecortada ante la emoción.

Sin perder un segundo, Alice se paró frente al cochecito, tomó albebé y caminó hacia Jasper. "Mirala Jasper. Es un muñeco...pretende ser unbebé. No tener pesadillas por que no sueña." Sus ojos se oscurecieron y seachicaron mientras continuaba. "La voy a llevar a este paseo, y será mejor queno trates de detenerme o compraré un enorme carrusel y lo pondré en el parquede la casa hasta el día que te mueras
lo cual, debo remarcar, será en un largotiempo, querido esposo."

 

Sabiendo que estaba derrotado, Jasper bajó su cabeza y extendió sumano hacia el carrusel, indicando su derrota. Alice le besó en la mejilla y sedirigió a la cola. Rosalie alzó a los niños en susbrazos mientras Emmett leseguia detras. Los empleados del carrusel se habían fijado en Rosalie en cuandoella se inclinó para alzar a los bebés y se habían reunido para mirarla caminarhacia la fila. Nosotros nos unimos a ellos, cuando la puerta se abrió para quelos demás nos subamos al carrusel.

Rosalie escogió el mas grande y mejor adornado caballo delcarrusel, estaba ubicado al final y ya que tenia a los dos bebés en sus brazos,Emmett la alzó arriba del caballo y él la se sentó de costado, con sus largaspiernas flotando al costado del animal. Vi al menos a tres mujeres golpear asus maridos mientras estos miraban las piernas de Rosalie. Alice se sentó en elaburrido asiento con Jasper, algo que ella permitió para que su esposo no seasustara mas y ahuyentara a todos los que estaban en el carrusel. Edwardencontro un par de caballos, uno al lado del otro, cerca de Rosalie. Me ayudó asubirme y por sugerencia mia, el sostuvo a Eddie mientras el carrusel se movia.Lo habíamos mantenido a salvo por tanto tiempo, no iba a permitir que mi faltade coordinación arruinara nuestra calificación.

La vuelta en el carrusel fue entretenida sin que los bebéssufrieran daño alguno. Jasper estaba aliviado de que se hubiera terminado, y yoestaba feliz de no haber dejado caer a Eddie, y Rosalie fue ayudada a bajar delcarrusel por los empleados del lugar. Juro que vi a uno de ellos entregándoleun pedazo de papel. Se había ganado su propio fan club, olvidándose nuevamentedel tema de mantener un perfil bajo.

Acomodamos a los bebés en los cochecitos y continuamos nuestropaseo. En la primer exhibición con las que nos topamos, los Cullen se negaron adetenerse allí, donde los lobos grises. Obviamente, una vez que se lo pensaron,Edward y Emmett se entretuvieron molestando a los lobos tanto como podían.Parecía que el simple olor de mi familia de vampiros alcanzaba para ponerle lospelos de punta a los lobitos. Caminaban de un lado al otro de la cerca, unostrataron de abalanzarse sobre Edward, quien estaba gruñéndoles y enseñándolessus dientes. Emmett seguía bufando y siguiéndolos por toda la cerca mientrascaminaban detrás de ella.

"¿No podemos seguir?" pregunté alzando mis manos, fingiendo estardisgustada. Emmett y Edward se dieron cuenta de que todo el tema de vampiroscontra lobos estaba tornándose aburrido así que se movieron a la siguienteexhibición, los castores y nutrias.

"¡Rayos, miren esa genial presa que hicieron los castores!" rióJasper.

Rosalie caminó con el doble cochecito hacia el vidrio para ver alos castores. "Hey Rose, ¡lindo castor!" rio Emmett, descostillandose ante supropio chiste. Rosalie no le encontró gracia alguna y le lanzó una piedra,golpeándole en medio de los ojos con un sonoro crack.

Habiendo escuchado demasiado sobre sus ingeniosos comentarios,Edward tomó el cochecito y se dirigió hacia la zona de los perros de llanuras.Jasper disfrutó de esta exhibición por que podría manipular fácilmente susemociones, haciéndoles una especie de baile, donde los pequeños chacalesdesaparecían, y luego aparecían, luego se enfrentaban entre ellos mismos paraluego volverse románticos. Veinte parejas de chacales era una verdadera vision.

 

"AAWWW me recuerdan a Emmett y Rosalie." Rió Alice mientrasseñalaba una pareja que se habia vuelto bastante exhuberantes en su habito deapareamiento y hacian unos fuertes ruidos. Hasta Emmett se rio.

"Bueno si esos somos Rose y yo, entonces aquel pobre definitivamentees Edward." En la esquina, estaba sentado un solitario chacal que no teníapareja, daba vueltas en círculos, solo. Edward miró a Emmett quien nuevamentese descostillaba de la risa.

"¡Nada amable Emmett!" lancé. Mis brazos se pasaron alrededor dela cintura de Edward mientras tranquilamente dije "Si yo fuera un chacal,Edward, seria tu pareja."

"Bella, no te deja ser su pareja ahora, ¿Qué te hace pensar que loharía si fueran chacales?" estúpido Emmett y sus oídos de vampiro. Después deotra buena, y larga, risa a nuestras expensas, continuamos por Norteamérica.

Vimos los alces, los bisontes, y ambos fueron de lo más aburridosasí que nos quedamos poco en sus exhibiciones. Pude darme cuenta de que todosestaban bastante animados por el próximo animal, por que caminaban con suscabezas alzadas, viendo cuan cerca estábamos. Tomé mi mapa para ver de qué setrataba el escándalo, Pumas y leones de montaña.

"¡Edward Cullen sera mejor que te detengas alli mismo!" gritécuando le vi saliendose del grupo. "No te atrevas a entrar allí..." en surostro apareció una mirada sospechosa y se acerco un paso mas hacia los leones."Edward, no hagas que la chica cebra se enfade, no te gustaré cuando esteenojada
" di dos grandes pasos hacia él. Un segundo estaba allí, al otro habíadesaparecido.

"Ahora esta en grandes problemas señor Cullen." Gruñí, "Estúpidovampiro que le gusta comer leones de montaña." Sabia que podia oirme. Llena deira camine con el cochecito hacia la ventana de los leones de montañas y busquea Edward dentro de la exhibición, pero no le veía por ningún lado. Mientraspresioné mi rostro contra el cristal para buscarle, escuche un rugido detrás demi pero antes de que tuviera tiempo de voltear, el león se lanzó hacia elcristal, con sus dientes afilados, justo frente a mi rostro. Grité con todasmis fuerzas. Reflejado en el cristal, sobre mi hombro, vi a Edward riendo, muyorgulloso de si mismo. Eso explicaba el rugido...me volteé rapidamente paragritarle.

"No entré a la jaula, Bella...me quede a salvo, AFUERA de lajaula, como tu dijiste
" y luego estalló en risas. Me di vuelta tan rápido queel sombrero de cebra se cayó sobre mi rostro, dejándome ciega temporalmente.Estaba temblando de la ira, y escuchar las risas de Edward solo me hacia temblarmas, así que me costaba bastante acomodarme el sombrero.

"Todo es divertido hasta que Bella casi es devorada por un león yse queda ciega ¿verdad Edward?" grité en su dirección. Sentí sus frías manos alcostado de mi cabeza, y mi visión fue restaurada solo para ver su cuerpotemblando de la risa. Emmett estaba riendo tanto que se cayó en un arbustodetrás de Edward. Sintiendo mi ira, Jasper ahogó un grito e inmediatamentellenó la zona con tranquilidad.

 

Testarudamente, negándome a hablar con Edward, me volví haciaAlice y Rosalie quienes estaban usando todas sus fuerzas para no reírse con loschicos. "Chicas, llevemos a los bebés a la zona para alimentar animales ydejemos a los chicos aquí." Les lancé una mirada y me encamine a la direccióndel zoo para niños. Miré por sobre mi hombro y Alice y Rosalie tomaron loscochecitos y me siguieron.

Encontré una silla a un lado de la zona para alimentar a lascabras y me senté un minuto para darle a Eddie su biberón antes de llevarlo aver las cabras. Alice cambio el pañal de Elizabeth y Rosalie trató de darle elbiberón a Elliott mientras Everett dormía. Sabiamente, los chicos caminaronlentamente dentro del zoo para niños, dándome tiempo para que me tranquilizara.Por el rabillo del ojo vi a Edward caminando lentamente hacia la banca dondeestaba sentada, viéndose bastante temeroso.

"Lo siento Bella, no debí haber echo que ese león casi te matarade esa forma. Si te ayuda, realmente trataba de matarme a mi, solo que tuestabas en medio
" solo le lancé una mirada molesta. "Ok, eso entonces noayuda. El vidrio es bastante resistente...en realidad no estabas en peligroalguno
" me miraba esperanzado de que comenzara a perdonarle. Cuadno no mederreti o cedi, trató lo unico que podia para llegar a mi. Suspiró y tomó el sombrerode cebra y lo acomodó en su cabeza viéndose apenado y ridículo. ¿Cómo podíaestar enfadada con un Dios griego con un sombrero de cebra? Una pequeña sonrisaaparecio en mi rostro.

"Dame ese maldito sombrero Edward." El suspiró aliviado de que noiba a atormentarle con la tortura que Alice le habia puesto a Jasper. Loacomodó nuevamente en mi cabeza y me beso la frente.

"Lo siento chica cebra." Sus ojos dorados brillaban, haciendo quemi corazón se derritiera.

"Estas perdonado. Ahora ve a llevar a Eddie a ver los animales yno dejes que ataque ningún conejo. Voy a buscar algo de comer, el humanonuevamente tiene hambre." Me rei mientras besaba sus frios labios.

Los chicos, necesitando sumar puntos, llevaron a los bebés al zoode niños para darnos un descanso de nuestras tareas maternales. Jasper tomó sucámara y vi varios flashes mientras comía mi pizza en la banca. Podíaescucharles reír y Rosalie camino a ver que era lo gracioso. Sorprendida, separo en la puerta unos minutos antes de volver riendo.

"Están tomando fotos de los bebés con sus cabezas en los cuellosde los animales, con lo cual parece que los están atacando. Tenemos tres fotosde Elizabeth con su boca en el cuello de una cabra negra que anda durmiendo enel suelo, un conejo y una gallina." Todas rodamos nuestros ojos.

"¿Y por que es exactamente que los queremos?" preguntó Alice.

Ni bien dijo eso, la puerta de la zona para alimentar animales seabrió y salieron caminando los tres hombres mas apuestos del planeta, viéndosecomo si fueran la portada de una revista. Todos tenían unas enormes sonrisasmientras sostenían a los bebés gentilmente. Edward se pasó su mano por sucabello cobrizo, Emmett le dio un guiño a Rosalie cuando vio que le miraba yJasper envió una gran ola de amor sobre Alice haciéndole sonreír.

Yo dejé escapar un suspiro, movi mi cabeza hacia Alice y Rosalie."Por eso." Eran perfectos. Perfectamente increibles, y estúpidos, y tontos, ynuestros.

 

"Una exhibicion mas y ya terminamos." Anuncié. Reunimos a losbebés y nos dirigimos a la exhibición señalizada como 'Tu jardín' donde habíaanimales que comúnmente se podían encontrar en los patios traseros deNorteamérica. Éramos los únicos allí, así que empujamos los cochecitos hacia elvidrio para que los bebés pudieran ver bien. Inclinándome hacia el cristal, enbusca de algún animal, accidentalmente dejé caer la esquina de mi pizza sobreel exhibidor. Sin querer que esa porción de pizza se desperdiciara, un enormemapache se acerco al cristal para reclamarlo como suyo. En ese exacto momentoEverett comenzó a gritar como loco, como nunca había gritado antes-ni el nininguno de los bebés.

"¡Es el mapache Emmett! Mira lo asustado que esta... ¡estátraumado! ¡Mira lo que le hiciste!" Rosalie alzó a Everett en sus brazos unsegundo despues. "Estará emocionalmente marcado de por vida
oh, pobre bebé
shhmami no dejará que el mapache te ataque otra vez. Lamento que papi dejara queel mapache se comiera tu dedo."

En un intento de vengar a su hijo, Emmett comenzo a maldecir almapache, como si eso le hiciera salir corriendo. Todo lo que hizo fue aumentarsu curiosidad. Se inclino sobre el cristal comiendo las sobras y mirando aEmmett. Cuando él dejo de hablar, el mapache comenzó a hacerle sonidos enrespuesta. Continuaron con el dialogo vampiro-mapache por unos segundos antesde que Rosalie interviniera. "¡Emmett deja de jugar con el vil mapache y ven ahacerte cargo de tu hijo!" Emmett pasó los siguientes diez minutos tratando decalmar a Everett. Él eventualmente se tranquilizó, pero estaba extraño por todoel griterío.

Elliott aun sonaba dormido en el cochecito doble, pero los sonidosde Everett comenzaban a despertarlo, así que me ofrecí a hacer un cambio conRose para ayudarla.

"¿Rosalie, por que no pones a Eddie con Elliott en el doble cochecitojuntos ya que ambos están dormidos, y ponemos a Everett en mi cochecito ya queesta haciendo ruidos?" Edward gentilmente puso a Eddie en el cochecito doble yyo puse a Everett en el mío.

Mientras caminábamos hacia la última exhibición que quería ver,los pingüinos, vi a Mike, Jessica y el pobre Eugene aun atrapado en elcochecito, caminando lejos del hábitat de los pingüinos. Mike me vio, perorápidamente aparto la vista, no queriendo percatarse de nuestra presencia.Edward le dio una mirada y murmuró, "Buen viaje" mientras la pareja se dirigiaa la puerta principal. Mike nos dio una ultima mirada, por sobre su hombro, loque hizo que Edward le mantuviera la vista. Siendo cobarde, Mike inmediatamenteapartó la mirada y comenzó a acomodar algo en el cochecito con Eugene.

Pronto, estábamos mirando los pingüinos nadando alrededor ychapoteando en el agua. Se veian como pequeños torpedos mientras nadaban avelocidades increibles. Había una pequeña ventana por la que se podían ver alos pequeños pingüinos que estaban en la incubadora, así que estábamos todosallí reunidos. Me moví hacia un gigante póster donde estaban detalladas todaslas especies de pingüinos que vivían allí, solo unos pocos vivían realmente enla Antártica. "Parece que no tendremos muchas opciones si vamos a laAntártica...con un poco de suerte será la variedad de pingüinos mas deliciosa."Bromeé a Edward. El le dio un suave beso a mi cabeza.

 

Habiendo completado nuestro tour, pregunté. "¿Estamos listos paravolver a casa?" todos asintieron con sus cabezas...habia sido un dia muy largo."Vamos a contar rápidamente a todos, uno, dos, tres bebés
esperen ¿Dónde estaEverett?" miré a Emmett asumiendo que el lo había alzado, pero sus brazosestaban vacíos. Rosalie pego un grito así que supe que ella no lo tenía. Alicey Jasper solo sacudieron sus cabezas.

"¿Donde puede estas? Estaba aqui hace dos segundos." Susurré.Alice se quedó quieta y sabia que estaba teniendo una de sus visiones
"Oh esasalimañas
"

POV SECUESTRADORES

Me asome por el arbusto y los observaba, esperando para atacar.Todos se veían bastante entretenidos con los espantosos bebés pingüinos que nome vieron aproximándome al cochecito.

"Esto te enseñará una leccion Cullen." Susurré mientras tomaba elbebé "Despídete de mami y papi
" le tome de su pequeña mano moviéndola en sudirección en una especie de saludo.

Contuve mi risa, por ahora solo tenia que escapar de allí. No selo esperarían jamás y esperaba que se pasaran el resto del día buscando portodo el zoo a su precioso, pequeño bebé, a su Eddie.


POV secuestradores

Corrí lo más rápido que pude, con Eddie debajo de mi sudadera,hacia la puerta principal. Edward y Bella estarían furiosos, y lo masimportante, cuando mañana tuvieran que devolver el muñeco al Señor Andersonquedarían como idiotas.

Una sonrisa maliciosa se cruzó en mi rostro mientras pensaba en suhumillación, cuando la vi esperándome en el auto, justo al frente de la salida,una escapatoria rápida era crucial. Me sentía mal por mentirle, diciéndole queperdí mi billetera, pero cuando viera lo que saqué estaría tan emocionado comoyo. Bella le caía tan mal como a mi ese petulante de Edward Cullen. Juntos,ibamos a destruirlos.

"¡Vamonos Mike! Tenemos que llevar a Eugene a casa paraalimentarlo. ¡Siento nuestra nota disminuir mientras hablamos!" gritó Jessicadesde detrás del volante del auto. "¿Qué tienes escondido debajo de tusudadera?" preguntó con sospecha.

Triunfante, sacudí el muñeco en su rostro. "¡Lo hice Jess! Robé aEddie."

"Genial, ahora tendremos dos mocosos que cuidar." Me gritómientras encendía el auto para manejar.

"No, Jess, solo escucha mi plan. Será genial, podemos tenerlo derehén para hacer que Bella y Edward se vean como idiotas mañana cuando notengan bebé que devolver, tendrán un cero en el Proyecto de Salud y luegonosotros podremos ser los héroes del día al 'encontrarlo' y podremos obtenerpuntos extras. Con suerte esos puntos nos darán una buena nota por el fiascodel bebé en el baúl del auto."

"¡Mike eres un genio malvado!" Jessica lanzó su cabeza hacia atrásen una maliciosa risa. "Llevemos al mocoso a nuestra casa y descansemos unrato. ¿te vieron?"

"No, estaban demasiados ocupados tirandose besitos entre elloscomo para notar algo. Se los saqué del cochecito. Soy genial
" no podia dejarde sonreir. Después de haber sido el centro de todas las bromas de los Cullen,ahora yo, el gran Mike Newton era el ultimo en reír. ¡Esto iba a ser taaaaaaandivertido!

--

Bella POV

"¿Quien es Alice? ¿Quien tiene a Everett?" le rogué que me dijera.La culpa me consumia, Everett estaba en mi cochecito, él era miresponsabilidad.

 

"Oh, esa alimaña
" maldijo Alice en voz baja, con sus dientesapretados.

"¿Quien Alice?" chilló Rosalie, su voz llena de dolor. Emmettcaminaba de un lado al otro detrás de ella y Edward y Jasper estaban haciendolo mejor que podían para tranquilizarlo.

"¿Quien es la mas vil, la basura que camina por el planeta?"preguntó Rosalie.

Edward respiró antes de responder "Jac-"

Pero fue interrumpido por el grito de Rosalie "¡¡Mike Newton!! ¿Eltiene a mi precioso y pretendido bebé? ¿Por qué se llevaría a Everett? ¿tienetendencia suicida?"

Alice sacudió su cabeza y me miro "En realidad Bella, el pensó quese estaba robando a Eddie. No sabía que habíamos cambiado a los bebés. Quiereque saquen una mala calificación en el proyecto y pensó que si no tenían albebé en sus manos mañana, tu y Edward reprobarían. Obviamente aun esta molestopor lo de anoche."

Edward estaba furioso. "¡Mike Newton debe MORIR!" gruñó. Emmetttenia sus brazos cruzados por sobre su pecho y asentía con su cabezatenebrosamente. Jasper dio un pequeño, pero entusiasta, gruñido de apoyo.

"¿Bien, como vamos a recuperar a mi bebé? ¡Cada Segundo que pasacon esa basura es un larguisimo minuto! Emmett, necesitamos pensar un plan
"Rose se lanzó a su pecho. Emmett le besó la cabeza y frotó su espalda mientraspensaba la mejor forma de lidiar con esto.

Edward rompió el silencio. "Chicos, esto no tiene que ser dificil.Estamos hablando de Mike Newton, el cerebro de maní. No puede ni buscar lasalida en una bolsa de papel
"

Emmett gritó entusiasmado "¡Ya lo tengo! Necesitamos refuerzos, yya que soy miembro honorario de la DPF (Departamento de Policía de Forks) voy ahacer unas cuantas llamadas." Sacó su telefono y comenzó a marcar rapidamente.

Alice se inclinó hacia Edward, Jasper y yo mientras mirábamos aEmmett y Rosalie caminar de un lado al otro unos cuantos pasos lejos denosotros. "¿Por qué cuando pasan estas cosas nuestro hermano se olvida de quepuedo ver las cosas? Se donde esta. ¿Cuanto dejo que continúen con este ataquede pánico?" dijo con un pequeño bufido.

"Deja que haga la llamada por teléfono, creo que no ira nada bien,y cuando Rosalie se proponga a sacarle la piel, entonces ahí puedes salvar eldía. ¿Trato?" rio Jasper.

La vos de Emmett aumentó cuando hablaba por el teléfono. "¿Myrtle?¡Soy el suplente Emmett! ¡Tenemos una emergencia!"

"¿Cuál es la emergencia Emmett?" preguntó Myrtle molesta.

"¡Hubo un secuestro en el zoo! Esto es urgente Myrtle. Necesitorefuerzos lo mas rápido posible." Gritó Emmett a su telefono.

"¡Oh, valla! No creí que hablaras en serio. Losiento
esta bien, déjame anotar la información
¿Dónde diablos esta mi lápiz?Estas cosas nunca pasan aquí
Ok, ahora estoy lista. ¿Hace cuanto sucedió?"

"Hace unos diez minutos. Estaba en su cochecito en la exhibiciónde pingüinos y después desapareció." Respondió Emmett lo más rápido posible.

"¿Cuál es la edad y el sexo del bebé?"

Emmett comenzó a contar con sus dedos. "Es un nene, y tiene tres días."

"¿Tres días? Es un poco pequeño para estaren el zoo
um- ok ¿Qué color de pelo tiene y ojos y cuan grande es?" Myrtlepreguntó mientras anotaba la información en un papel que tenia delante de ella.

 

"Bueno sus ojos son marrones y su cabello es rubiecito y creo quepesa unos
¿3 kilos?" murmuró Emmett. Rosalie asintió con su cabeza estando deacuerdo, afortunadamente para él.

"Ok ¿Qué lleva puesto el bebé?" preguntóMyrtle.

Sabiendo la pregunta, Alice se apresuró hacia ellos y tomó elteléfono "Myrtle, soy Alice Cullen, estaba vistiendo ese hermoso traje demarinero, azul con rayas, sip. Oh, y también tenia un sombrero de dos colores ajuego con medias que hacían combinaban. Es de Gucci. No hay problema." Alice sevolteó y le entregó el teléfono a Emmett. "Quiere hablar de vuelta contigosuplente."

"Si Myrtle, ¿que mas necesita? Tenemos que encontrar al pequeño deinmediato. No tienes idea lo importante que es." Emmett casi rogaba por suayuda.

"Bien, una ultima pregunta. ¿El bebé tiene alguna característicadistintiva, marcas de nacimiento, cicatrices, pecas, algo que ayude aidentificarlo?" preguntó Myrtle.

"Oh-Si, ¡hay muchas! Tiene un numero dos escrito en la cabeza confibrón permanente y en su mano izquierda, el meñique fue arrancado ayer por unmapache."

"¡Oh Dios mio! Eso es terrible. ¿Que clase de padres dejan que supequeño recién nacido se acerque a un mapache? ¿Y quien le escribe en sucabecita? Creo que tendremos queinvestigar a estos padres, ¡deben ser culpables de abuso de menores! El pequeño de seguro esta mejor conlos secuestradores...a todo esto, ¿quienes son los padres?" ladró Myrtle.

"Bueno...esto...yo soy su padre y Rosalie es su madre, Myrtle.Estoy un poco ofendido por las cosas que acabas de decir sobre mis habilidadespaternales, estamos haciéndolo lo mejor que podemos bajo las circunstancias ytratamos con fuerzas, pero a veces las cosas simplemente suceden
" respondióEmmett apresurado, su voz había aumentado un octavo mientras hablaba conMyrtle.

"¿Tu eres su padre? ¿Emmett, es sobre loslocos muñecos de la escuela? ¿Perdiste el muñeco y necesitas ayuda de la DPFpara encontrarlo? Esto es unalocura...no puedes desperdiciar nuestro tiempo de esta manera Emmett. ¡¡Casi pongo una alerta por unjueguete!! Necesito hacerle unallamada a Charlie." La voz deMyrtle era cortante a este punto.

"¿Sabes que Myrtle? Lamento haber desperdiciado tu tiempo, no tepreocupes por llamar a Charlie, lo haré yo mismo ahora. Si mis hermanos de laDPF no me ayudan entonces parece que mi familia y yo tendremos que hacerjusticia por mano propia." Gritó Emmett mientras cerraba el teléfono.

"¿Entonces no van a ayudarnos? Ahora que haremos..." Rosalie sedejó caer al suelo. Me acerqué a ella y pasé mi brazo por sobre su hombro.

"Rose, lo lamento, lo encontraremos. Alice, diles donde Mike llevóa Everett, por favor." La diversión había llevado demasiado tiempo. Era hora derecuperar a nuestro sobrino.

"Mike y Jessica se dirigen a su casa. Como Edward dijo, no es unamente brillante del crimen, solo de medio alcance. El está bien Rosalie,acababa de comer y de ser cambiado. Estará bien hasta que lleguemos allí."Cuando Alice habló, sentí a Rosalie relajarse debajo de mi brazo. Enfocandotoda su energía en buscar a Everett, se puso de pie de un salto.

"Necesitamos ir a casa. Emmett, necesitaremos el patrullero...ylas pistolas. Vamos a buscar algunas cosas. Nos encontraremos en casa en diezminutos." Dijo Rosalie mientras volvía a poner a Eddie en mi cochecito yjuntaba todas sus pertenencias y se dirigía a la puerta principal.

 

"Iremos detrás de ti Rose
estaremos en casa en diez minutos." Lesaludó Alice mientras se volteaban para ir hacia la puerta.

"Edward, ¿Rosalie dijo algo de pistolas? Eso es una mala idea..."murmuré nerviosa.

"Mike se lo buscó Bella. Solo un idiota se metería con Rosalie yEmmett. Ahora va a sentir toda su ira...y son pistolas de pintura, no pistolasde verdad." Se rió ante mi confusión y rápidamente puso el cinturón deseguridad del carrito de Eddie y me apresuró hacia la salida.

Vi a Jasper y Alice corriendo hacia el auto, poniendo rápidamentea Elizabeth en el asiento del auto y manejando fuera del estacionamiento. Mequedé helada cuando llegué a mi Camaro. La brillante capa de pintura estabaopaca y marcas que, por lo que supe por Jasper, eran besos.

"¿Que le hicieron a mi auto? ¿Lo besuquearon? Es un asco." Di unamirada sobre mi hombro y vi a los empleados del aparcamiento reunidos en laparte trasera de un auto. "Utedes- si, hablo con utedes, ¡vengan aqui ahoramismo!" grité. Edward solo sonrió y continuó acomodando a Eddie en el asientotrasero y el cochecito en el baúl del auto. Aparentemente, tenia demasiadaseguridad sobre mi capacidad para hacerme cargo de estos tipos.

"Si señorita, ¿hay algún problema?" dijo un chico lleno de granosen el rostro, que debería ser dos años menor que yo.

"Si, hay un problema. Mira mi parabrisas. ¿Alguno podríaexplicarme eso?" extendí mi dedo para señalar las marcas de besos en elparabrisas. Encontré un largo camino que avanzaba hacia el capó y pegue ungrito. "¿Quién de ustedes LAMIÓ mi auto?"

"Um...nosotros no tenemos idea de lo que esta hablando
" todos seremovían nerviosamente mientras Edward aparecía del baúl y se paraba a mi lado,sonriendo.

"Caballeros." Dijo Edward asintiendo con su cabeza. "Creo que laseñorita les preguntó algo. ¿Alguno podria contestarle?"

Todos se quedaron inmóviles, mirando a Edward. Tenía una sonrisamalévola mientras los miraban, aguardando silenciosamente su respuesta. Se riópara si mismo, probablemente escuchando sus aterrorizadas mentes. Miró al chicode granos, alzó sus cejas y dijo "Lo haría, si fuera tú. No dejes que la chicacebra te engañe, puede ser un montruo si se lo propone." En respuesta a algunapregunta que el chico estaba analizando.

El chico miró a los otros, se quitó la camisa y comenzó a limpiarlas marcas de los labios de mi auto. Los demás le siguieron, haciendo lo mismo,añadiendo "Lo sentimos mucho señorita
no sabemos que nos ocurrió
lamentamoshaberle faltado el respeto a su auto."

Dos minutos después, el brillo de mi auto había vuelto, losempleados del estacionamiento nos dieron unos cupones de estacionamiento gratispara nuestra próxima visita al zoo, estrecharon sus manos con la de Edward y leagradecieron por no golpearlos.

Nos llevé de vuelta a lo de los Cullen en tiempo record, para vera Emmett y Rosalie recolectando una gran cantidad de arsenal frente en elparque delantero. Había gafas, guantes, pistolas de pintura, suficiente balasde pintura para cubrir el edificio Empire State y una pequeña pila deelectrónicos.

"¿Chicos, que es todo esto?" pregunté asombrada mientras sosteniaa Eddie en brazos. Sonaba dormido despues de la emocion del dia.

 

Alice iba de un lado al otro del parque, asegurándose de quetenían todo lo que necesitaban para la misión. Mire a Emmett y me di cuenta deque él y Rosalie, de alguna manera consiguieron trajes oficiales de la policía.Rosalie se veía como la policía mas sexy que existía y Emmett parecía como siun botón de su camisa se fuera a salir en cualquier momento.

Emmett se acercó y le dio la pila de electrónicos a Edward. Vi aEdward asentir, teniendo una conversación silenciosa con Emmett. "Vamos Bella,necesitamos estirta para la ocacion. Vamos a rescatar a Everett pronto deMike." Dijo Edward tomando mi mano y guiándome hacia la casa. Esme estabasentada en el sofá con Carlisle leyendo un libro tranquilamente mientras sushijos revolvían toda la casa preparándose para armar una guerra en la casa deMike Newton.

"¿Se divirtieron en el zoo?" preguntó mientras pasamos por sulado.

"Si- hasta lo del secuestro
¡pero si nos divertimos! Vamos arecostar a Eddie. Se quedará dormirdo Esme..." grité mientras Edward meempujaba hacia su habitación.

"Apresurate Edward. No te entretengas
" gritó Alice desde abajo.

Escuché a Edward gruñir suavemente mientras cerraba la puerta. Fuia recostar a Eddie en su cuna y le tapé con una manta.

Edward estaba en la cama, desanudando el cablerío que Emmett lehabía alcanzado antes. "¿Qué es todo eso?" pregunté.

"Es un cable. Necesito que e lo pongas y vamos a ir a lo de Mike yhacer que confiese el secuestro para que Rosalie y Emmett lo usen comoevidencia con el Señor Anderson, en caso de que lo necesiten." Edward sostuvoun pequeño micrófono con una cable largo, el cual terminaba en una pequeña cajadel tamaño de un bipper.

"¡Esto sera divertido! ¡Es como uno de esos episodios de la ley yel orden o NYPD Blue!" aplaudí. "¡Preparame bebé!" me rei mientras extendia misbrazos.

Edward solo se quedo allí, inmóvil como una estatua, con el cableen sus manos. "Toma, esto
tu póntelo, te daré algo de privacidad. Solo acomodael micrófono en tu
ya sabes
bueno, entre ellos seria mejor
pero ya sabes dondeva
solo ponlo ahí." Tartamudeo mientras movía su mano en dirección a mi pecho."Y luego
esto
esta cosa va alrededor de tu espalda y se ata
bueno ya sabes, enla espalda
" Dios, era hermoso cuando se avergonzaba.

"Entonces déjame ver si entendí tus indicaciones explicitas." Dijedando unos pasos hacia él., con mis manos detrás de mi espalda. "Se supone quetengo que acomodar el micrófono entre mis pechos." Di otro paso y él saltó alcostado de la cama, atrapado. "Y que pase este cable por mi pecho." Lentamente,con mis dedos, tracé el recorrido que el cable haría. "Y que lo ate por miespalda, y finalmente acomode la grabadora." Me di la vuelta, dándole laespalda, con mi mano descansando en la parte baja de mi columna y le miré porsobre mi hombro y dije. "en la parte trasera de mis pantalones. ¿Me faltoalgo?"

"Nop."

"¿Me ayudarias?"

"Nop."

"Por favor Eddie..."

"No es mi nombre."

"Por favor Edward." Hice un pequeño puchero, el cual sabia que lecostaba trabajo resistir.

"Nop."

"Edward quítale la maldita camisa y ponle el cable o Emmett yjasper subirán a hacerlo. Bella, tienes tres minutos para volverlo loco, soloeso. ¡Tenemos que irnos!" gritó Rosalie desde abajo.

 

Mi puchero se transformó en una sonrisa mientras el cerraba susojos avergonzado.

"Solo tenemos tres minutos... ¿Crees poder hacerlo Edward?"pregunté mientras me movía frente a él, mi pecho casi tocando el de él.

Edward abrió sus ojos y me lanzó una mirada en advertencia.

"Dos minutos y cincuenta y cinco minutos Edward...será mejor quete apresures y me quites la camisa, ya escuchaste a Rose." Bromeé, con unaenorme sonrisa en mi rostro.

"Bella, no puedo."

"Bien, yo puedo." Dije y rapidamente desabotoné mi camisa hasta elombligo, dejandome expuesta.

"Be...lla...creí que estabas bromeando
" dijo mientras miraba mipecho, encantado por mi corpiño, el cual era como le había dicho antes
estampadode cebra.

"Nop. Ahora pon el micrófono entremedio de las chicas y pongamosen marcha el plan. Será mejor que te apresures, creo que oigo a Emmett subiendolas escaleras
" saque un poco el pecho, haciéndole ahogar un grito y sentarsede vuelta en la cama. Sus ojos se fijaron en los míos con tal intensidad que micorazón cobró vida propia y mi fachada valiente comenzaba a desmoronarsemientras mi rostro se ponía rojo. Era demasiado difícil pensar cuando me mirabade esa forma y note que no estaba respirando cuando se puso de pie. No habíaforma de que me desmayara y me perdiera de esto, así que me obligue a respirar.

¡Dos minutos y contando Edward." Murmuré tratando de componerme.

La voz de Emmett resonó desde el otro lado de la puerta. "¿Necesitasalguna ayuda Edward? Estaria encantado de..."

"Abres esa puerta Emmett, y estas muerto." Dijo Edward sin alzarel tono de su voz. Sus gélidos dedos, que sostenían el micrófono, tocaron mihombro y comenzaron a trazar un camino hacia mi pecho.

"Bella, ¿Necesita ayuda? ¿Al menos te quitó la camisa?"interrumpió la voz de Jasper, y escuché a Emmett reir.

"No, no necesita ayuda. Lo esta haciendo bien el solito chicos
"susurré, sabiendo que me escucharían y si lo decía en un tono mas alto notaríancuanto me costaba respirar mientras su mano rozaba mi pecho.

"Wow ¿lo sientes Emmett?" escuché una gran conmoción afuera de lapuerta y luego pasos... "Hey Alice, ven aquí un segundo..." escuché a Jasperdecir, entonces escuché la risita de Alice y una puerta cerrándose.

"Acabas de comprarnos unos cuantos minutos mas amor." Dijo Edwardmientras sostenía el micrófono en su lugar y tomaba algo de cinta adhesiva. Susfríos dedos enviaban descargas eléctricas por mi cuerpo. "¿Cómo se siente eso?"preguntó, mirandome a los ojos.

"Fantastico..." murmuré casi coherente. El se rio.

"·Me refiero al microfono. No te duele, ¿verdad?"

"Si digo que si, ¿lo acomodarías nuevamente?" bromeéjuguetonamente.

"No. Dejaré que Emmett lo haga." Se rió.

"Mentiroso."

"Lo se." Se acercó más a mí, sosteniendo un extremo del cable ensus manos. La larga cuerda pasaba entremedio de mis pechos y recorría mi torsoantes de moverse hacia un costado, alrededor de mi lado izquierdo. Sentí aEdward envolverme con sus brazos, y sus gélidas manos acomodar el grabadordentro de la cintura de mis jeans. Cuando su fría piel hizo contacto con lamía, di un salto.

"Lo siento." Susurró Edward a mi oido.

"No. Estoy disfrutando cada segundo." Me acomodé en las puntas demis pies, presioné parte de mi pecho desnudo contra el de él y le besé. Edwardrespondió con más entusiasmo del que me esperaba, pero no me quejaba. Por miscálculos, tenia otros cuarenta segundos antes de que alguien abriera la puertay nos apresurara, así que planeaba estar donde estaba hasta que eso sucediera.

 

Justo a tiempo escuché a alguien llamar a la puerta. "Se terminóel tiempo...Jasper y Alice salgan también. ¿Cómo pueden actuar así cuando unmiembro de la familia ha sido secuestrado?" refunfuñó Rosalie desde afuera dela puerta.

"Vamos a rescatar a nuestro sobrino y podremos continuar con estodespués." Le di un rápido besito en la mejilla y comencé a caminar hacia lapuerta, abotonándome la camisa. Edward rápidamente fue a la cuna asegurándosede que Eddie estuviera dormido y vino a mi lado, ayudándome con los últimosbotones, haciendo que nuevamente me ruborizara.

Salí de la puerta y bajé las escaleras justo a tiempo para ver atodos reuniéndose en el sofá, con Esme y Carlisle.

"¿Se notan los cables?" pregunté orgullosa.

"Si- pero ha sonado como si..." rio Jasper. Alice le golpeó yEmmett se dobló de la risa.

Edward pasó su mano alrededor de mi cintura y le respondió."Bueno, querido hermano, odio ser el que te diga esto, pero tu bragueta estaabierta. Alice debió de pasarse eso por alto al apresurarse para bajar aquí. Ytienes algo de su labial alli." Edward señaló la camisa de Jasper, justo allado de su ombligo. "Me pregunto como llegó alli
" Dijo Edward con su voz llenade sarcasmo.

"Suficiente niños. ¿No tienen a un bebé que rescatar? Diviértansematando a Mike Newton, y Emmett, si causas algún daño a la propiedad, vas apagarlo tu mismo ¿entiendes?" dijo Esme.

"Si mama, tendremos cuidado. Carlisle, Tu tienes plata para lafianza en caso de que lo necesitemos ¿verdad?" bromeó Emmett.

Carlisle le echó una mirada. "¡Compórtense niños!" ordenó mientrascaminábamos fuera de la puerta y nos reuníamos alrededor de nuestros autos unosinstantes para repasar el plan antes de salir de la casa. Emmett y Rosalie ibanen el patrullero, Alice, Jasper, Edward y yo nos metimos al mercedes y nosdirigimos a la casa de Mike.

Mike vivía en una calle desierta de Forks, la casa mas cercana seencontraba a unos 100 metros así que podríamos aterrorizarle sininterrupciones. Emmett detuvo el patrullero detrás de un enorme pino que estabacerca de la casa de Mike. Yo estacioné el auto a un lado de él mientras Edwardbajaba su ventana.

"Ve por el Bella. Sabes que hacer ¿verdad?" preguntó Rosalienerviosamente.

"¡No te decepcionaré Rosalie! Lo prometo." Le lancé una siniestrasonrisa. "Mike Newton va a morir hoy mismo
"

Edward se volteó y me dio un guiñó "¡Hagamoslo!"


Bella POV

Le di al acelerador y entré a la calzada de la casa de Mike,haciendo que los neumáticos rechinaran un poco. Queríamos que Mike y Jessicanos escucharan llegar para asustarlos un poco. Jasper se rió desde el asientotrasero, así que debió de funcionar. Edward y yo saltamos fuera del auto yfuimos a su puerta. Vi la cortina moverse y puse mi mejor mueca de enfado.Edward metió sus manos en los bolsillos y tensó su mandíbula, y esperamos a quela puerta se abriera.

Jessica fue la que abrió, riéndose. Aparentemente quería quepensáramos que interrumpíamos algo, pero no íbamos a caer, ya habíamos ganadonosotros esa ronda de la competencia. "Oh, Hola Bella, Edward. Lamento haberdemorado en atender... ¿que les trae por aquí?" su voz sonaba tan inocente queera obvio que estaba mintiendo.

 

"¿Dónde esta Jess?" pregunté, sin apartar mis ojos de ellamientras le miraba enfadada.

"¿Quién? ¿Mike? Esta adentro...um vistiéndose..." trató de darleun tono provocador.

"Jessica, no esta desnudo, esta parado detrás de ti, puedo verlo."Dijo Edward secamente. Atrapada en la mentira, Jessica se ruborizo y Mike seapresuró hacia la puerta para tratar de ayudar.

"Hola chicos ¿Por qué estan aquí? ¿Se divirtieron en el zoo?" Mikemiró nerviosamente a Edward antes de pasar sus ojos hacia mí.

"¿Dónde esta Mike? Sabemos que lo tienes." Mike tratando dehacerse el tonto era casi tan divertido de ver como cuando quería hacerse ellisto

"No se... ¿De que hablan?" tartamudeó Mike.

"El bebé Mike, ¿donde esta el bebé que te llevaste del cochecitodel zoo?" mi voz era suave, pero llena de ira. Mike se veía sorprendido alverme tan enfadada.

"¿Crees que yo tomé tu bebé Bella? ¿Acaso EL dijo que yo me lo robé?
GraciasCullen por acusarme de robar a tu bebé." Mike se giró para enfrentar a Edward,quien no se había movido ni un milímetro desde que la puerta se abrió. Su furiahacia que su voz temblara.

"Nunca te acusé de robar a nuestro bebé Mike." Bromeó Edward. Ensus labios había una suave sonrisa. Sus ojos miraron en mi dirección y le di unguiño.

"Mike, vamos, sabemos que lo tienes. Asumo que todo esto es unarara venganza por lo de anoche ¿verdad? Lamento si Jessica creyó que tu hombriano podia alcanzar a la de Edward y le dio los condones extra gandres, pero estoda lastima. Solo devuelvenos al bebé y diremos que estamos a mano. Jessica,será mejor que le hagas entrar en razon o seras tan culpable como él." Ni bienmencioné su nombre, Jessica volvió a la vida.

"Date un respiro Bella. Tenemos mejores cosas que hacer quepreocuparnos por Edward y por ti." Cuando dijo su nombre, sus ojos sedetuvieron en Edward un poco más de lo que podía soportar.

"Jessica, yo soy la que te habla, así que mírame a mi. ¡De mi esde quien tienes que preocuparte!" mi irritación era notoria y Edward se encogióde hombros suavemente, pero permaneció en silencio.

"¿Por qué? ¿Por que tendría que preocuparme por ti? Como si
"ahroa se estaba enfadando
pronto soltaria la lengua. Solo necesitaba que dijeralas palabras mágicas.

"Vamos Edward. Debí de saber que estos dos no serian losuficientemente listos para terminar con todo esto. Trataste de advertirme,pero no te escuché." Edward extendió sus brazos y los pasó alrededor de mishombros y besó mi cuello mientras Jessica permanecía allí, con su boca abierta.

"OH ¿Así que no somos lo suficiente listos para ti Edward? Buenodéjenme decirles que disfrutaré mañana cuando lleguen a la escuela sin bebé. HAahí veremos quien se rie. Disfruten de su 'F'." Caminó hacia Mike y le dio unbeso en la boca.

Repentinamente escuchamos el llanto de un bebé adentro de la casa.Jessica pegó un grito y corrió adentro. Mike se quedó pegado debajo del marco dela puerta, no dejando que Edward pudiera ver dentro.

"Jessica parece un poco nerviosa hoy." Dijo Edward con calma.

 

"Solo es una buena madre, se preocupa por el pequeño Eugene." Y sevolvió a mí. "Al menos ella no lo perdió." Lanzó.

Eso a Edward no le gustó ni un poco y un gruñido escapó de supecho, sobresaltando a Mike. Me deslicé entre los dos y puse mis brazos en losde Edward. "Edward, mirame." Tomé su rostro moviéndolo hacia el mío y vi la iraen sus ojos. "Esta bien, puedo con esto. Por favor ve al auto." Traté dedecirle con mis ojos que iría bien, pero estaba demasiado furioso como paraentender.

"¡No voy a dejarte aquí con él ni un segundo!" ahora, estaba tanalterado que su mascara de tranquilidad comenzaba a desaparecer. Le tomé de lasmanos y lo llevé hacia la calzada, lejos del oído de Mike.

Le susurré, "Ve al auto ahora. Se como hacer que hable, recuerda,tiene el cerebro del tamaño de un maní. Puedo superarlo, pero mi plan no va afuncionar con mi novio sobre protector parado a mi lado. Dame espacio parallevar a cabo mi maligno plan." Mis manos estaban sobre mi cintura y me veía unpoco como cuando Alice se enfadaba. Edward miró a Mike quien nos mirabaintensamente.

"No me gusta esto."

"Lo se, y definitivamente no te va a gustar lo que voy a hacer,pero es por Everett. Solo confia en mi ¿si?"

"Bien."

"¿Piensa que estamos peleando?" pregunté tranquilamente.

"Si."

"¡Bien! Vete furioso por favor. Te amo, pero no me beses...otendré que darte una bofetada
" le di un guiño. El rodó sus ojos, y maldijo envoz alta, lo suficiente como para que Mike le escuchara. Yo me quedé allí,mostrándome triste para dar dramatismo a la situación, y luego me giré haciaMike, quien permanecía solo en la puerta delantera.

"Lamento eso Mike. Edward en ocaciones se pone demasiadoprepotente. No cree que pueda hacer las cosas sola..." puse cara de cachorromientras tejía mi red de mentiras. Mike se despegó del marco de la puerta y seacercó a mí.

"Lamento que te haga sentir asi Bella. Se que puedes hacer muchascosas...y yo nunca te subestimaría
" ronroneó tratando de sonar seductor. Sentími almuerzo volviendo por su camino en sentido contrario y luché por mantenermeintacta. Di una mirada el auto para ver a Jasper y Alice reteniendo a Edwarddentro del mismo. Debió de ver mi plan en la mente de Alice y estaba tratandode detenerme a cualquier costo.

Actué rapidamente. Sabía que solo tenía unos pocos minutos antesde que Edward se liberase. "Mike, ¿no hay nada que pueda hacer para convencertede darnos al bebé? Por favor, lo que sea." Supuse que ya que mis ruegosfuncionaban de maravilla con Edward, el vampiro con más control de todos lostiempos, Mike se derretiría en mis manos.

"Bueno, quizas lo considere con una condicion
" su vil rostro seacercó quedando a centímetros del mio, su rostro olia a Doritos
algo pocoatractivo. La pequeña mosca se acercaba directo a la telaraña.

Podía escuchar a Edward, Alice y Jasper forcejeando dentro delauto. La bocina sonó unas cuantas veces a causa de la lucha, haciéndomerecordar la noche pasada, pero nuevamente, tenia que mantener la calma y noreír.

"¿Que condición?" me incliné mas hacia él y dejé de respirar parano oler su
QUE ASCO.

"Bésame."

"¿Que dijiste?" queria que dejara bioen clara la idea en lagrabadora. Acerqué mi pecho un poco más a él, lo cual tomó a modo de señalaprobatoria. La bocina comenzó a sonar frenéticamente detrás de mi, pero luchécon la fuerza que me llevaba a mirar. Estaba tan cerca

 

"Bésame Bella." Sus finos labios se acercaron un poco más a losmíos.

"Entonces, ¿Si te beso me devolverás al bebé que tu y Jessica nosrobaron en el zoo? ¿Esos son los términos del acuerdo?" repetí claramente paraasegurarme de que se grabara todo. Mike sonrió.

"Si, bésame y tendrás a tu bebé de vuelta. Solo quería queobtuvieran una nota mas baja que nosotros ya que pusimos al bebé en le baúlanoche y nos atraparon. Supuse que si, ustedes perdían al bebé, obtendrían uncero y Jessica y yo podríamos devolverlo mañana y quedar como los héroesobteniendo puntos extras
" la telaraña estaba enroscada en su cuello, tiempo decolgarlo. Justo entonces, su resbalosa mano se acomodó al costado de mi rostromientras acomodaba un mechón de mi pelo detrás de mi oreja. Me estremecí derepulsión, pero él creyó que era parte de mi emoción y trató de besarme.

Mi mano voló entre sus labios y los míos en una fracción desegundo. Su lengua probó mi mano, sin darse cuenta de que había fallado alblanco. Y gracias a eso
su pegajosa lengua se frotó contra mis dedos por unsegundo antes de abrir sus ojos confundido.

"Lo siento Mike, no puedo darte esa oferta. Preferiría que mearrancaran las uñas de los pies una a una y comérmelas antes de dejar que tussucios labios se acerquen a los míos. Y si fuera tú, cuidaría mi espalda porque Edward de seguro va a tratar de matarte por esto. ¿Acaso mencione que escinturón negro y que sus manos son armas letales?"

"Bella eres la mas grande..."

"Oh y casi lo olvido, el bebé que te robaste no es Eddie, esEverett, uno de los chicos de Rosalie y Emmett y si crees que Edward estaenfadado, no tienes idea de lo que Rose y Emmett son capaces de hacer
quetengas una buena noche. Adios Jessica." Grité sobre su hombro.

Mientras caminaba hacia el auto, escuché las risas de Alice ysentí unas enormes olas de calma proviniendo del auto. Jasper se veia exhaustopor usar toda su energia para retener a Edward en el auto. Los ojos de Edwardestaban bien achicados cuando entre al auto. Abrió la guantera del auto y sinuna palabra saco una botella de desinfectante, poniendo todo el contenido delmismo en mi mano y comenzó a frotar donde la horrible lengua de Mike me habíatocado.

"Gracias Edward. ¿Ves cuanto amo a tu familia? Dejé que esecerdo..." Edward alzó su mano para detenerme.

"No volvamos a hablar nunca mas de lo que paso...es demasiadohorrible
" se estremeció ante la idea.

"¡Bella estuviste genial! Volvamos con Emmett y Rosalie." InsistióAlice.

Edward puso el auto en reversa después de terminar de limpiar mibrazo desde las yemas de los dedos hasta el hombro. Confiado de que no habíarastro alguno de Mike Newton en mi piel, besó mi mano. "De veras que serás mimuerte Bella
"

Emmett y Rosalie estaban afuera de su auto saltando. "¡Loconseguiste Bella! Eres una genia. ¿tu mano esta bien? Te sacaste todo el jugode Newton de encima, ¿verdad?" se apresuró Rosalie preocupada. Extendí mi brazorecientemente desinfectado hacia ella. "Como nuevo Rosalie. No te preocupes pormi, Edward se lo pasó peor que yo." Le sonreí.

Edward aparcó el mercedes. Todos bajamos de él y nos movimos haciael baúl del patrullero. Emmett lo abrió, revelando el arsenal de balas depintura que había empacado para la ocasión. "Entonces parece que Newton no nosdevolverá voluntariamente a nuestro bebé tendremos que tomarlo a la fuerza.¿Todos saben sus posiciones?" Emmett preguntó mientras miraba a sus soldados.Jasper le dio un saludo y tomó una pistola y bastantes municiones, las cualeseran rojas, rojo sangre.

 

Edward comenzó a cubrirme con casco protector, gafas, una camperay pantalones gruesos. "¿Edward por que estoy envuelta como una momia?" mequejé.

"Por que pequeña humana, ¿alguna vez te golpeó una bala depintura? Dolerá, creeme. Esto es solo por precaución, además, te ves hermosa."Se inclinó y me besó la cabeza mientras tomaba nuestras pistolas. Llené misbolsillos con municiones y él hizo lo mismo.

Rosalie y Emmett se metieron al patrullero y prendieron las luces."Le daremos una oportunidad de hacer esto de forma pacifica, pero luegocomienza el juego, pónganse en posiciones y no les dejen escapar."

Edward tomó mi mano y comenzamos a correr hacia el patio de losNewton. Me levantó hacia un árbol donde nos cubríamos, pero también teníamosuna excelente vista de la puerta trasera. Pasó su brazo protectoramente a míalrededor, para asegurarse de que no me cayera del árbol.

Vi a Alice y a Jasper al costado de la casa, cerca del garaje,escondiéndose en los arbustos. Jasper estaba haciendo una serie de giroselaborados mientras iba de arbusto a arbusto. Los Cullen realmente secompenetraban en estas batallas.

Podía escuchar las sirenas de la policía en la calzada y las lucesse reflejaban en las ventanas. "Mike Newton, Jessica Stanley, les habla elsuplente Emmett del departamento de policía de Forks, salgan con las manos enalto y entreguen al bebe ahora mismo." La voz de Emmett resonaba en el aire contanta fuerza que estaba segura que se rendirían. En lugar de eso, vimos a Mikey a Jessica correteando por la casa, viendo donde esconder a Everett.

"Escuchen, malditos secuestradores, podemos hacer esto de la formafácil o difícil. Personalmente les recomiendo la forma fácil... ¡la difícilpuede ser algo desastrosa!" esta vez la voz de Rosalie resonó alrededor de lacasa. Vi a Mike salir de su habitación, sin Everett. Miré a Edward quiensimplemente sonrío y se golpeó las sienes. Edward labia donde Everett estabaescondido. Estabamos bien.

Escuché a Emmett golpear la puerta delantera. "Abre Newton. No meobligues a patear la puerta. Soy un suplente con honores sabes
" Mike gritó ycorrió hacia la puerta trasera, Jessica iba detrás de él. Edward suavementelevantó su pistola y apunto justo a la izquierda de la puerta, apretando elgatillo mientras Mike abría la puerta. La bala de pintura explotó cuando diocontra el marco de la puerta, manchando el rostro de Mike con pintura. Jessicagritó como si estuviera en una película de terror y Mike se cayó d espaldas,dentro de la casa, tomándose del pecho.

Me sostuve al árbol, mientras reía histéricamente. Mike ahoraestaba mirando por la ventana de la puerta, sus ojos casi se veían. Edwardapuntó y lanzó la bala hacia la ventana, manchando todo de pintura. Mike pegóun salto y corrió hacia la sala familiar, cerrando todas las cortinas ypersianas. Le vi empujar unas cuantas sillas hacia la puerta principal a modode barricada, antes de cerrar la ultima cortina.

 

"¿Tratando de escaper Newton? Mal movimiento. Están rodeados
ytenemos cientos de balas de pintura. Tu casa se verá como si tuviera varicelapara cuando terminemos contigo. ¿estas listo para rendirte?" Emmett gritó porel altavoz del patrullero.

"¡Nunca!" escuchamos desde adentro de la casa.

Edward sacudió su cabeza. "Realmente es el tipo mas tonto delplaneta ¿sabes?" miró a Jasper, quien hacia movimientos con sus manos, silenciosamenteseñalando el plan de ataque. Edward se rio.

Desde mi lugar en el árbol, podía ver todo. Vi a Emmett y Rosalidividirse y comenzar a golpear cada ventana de la casa llamando "¿¿Mike??¿¿Jessica?? ¿¿Donde estan??" con sus voces dulcemente musicales. Cada tanto sepodia escuchar los grititos de Jessica cuando se acercaban demasiado. Mike yJessica finalmente debieron de avivarse, ya que corrieron arriba, donde eltruco de golpear las ventanas no funcionaria por que vi a Emmett deteniéndose yhacerle una señala a Jasper quien se subió por las tuberías del drague de lacasa de Mike como una ardilla. Comenzó a zapatear por el techo. Solo podiaimaginar estruendo que causaban sus pisadas dentro de la casa.

Mike y Jessica volvieron a moverse, vi las cortinas de la ventanaapartándose y el ojo de Mike miró a través de ella, buscando alguna señal deEmmett o Rosalie. Debió de sentirse seguro ya que desapareció y escuché elcoche encendiéndose en el garaje. Edward se bajó del árbol y corrió hacia losarbustos. Podía ver el garaje desde mi posición así que apunté, lista para miprimer tiro. La puerta del garaje se abrió lentamente, mientras el motorresonaba en señal de advertencia. Ni bien la puerta se despegó del piso, losCullen comenzaron a tirar balas de pintura por debajo de la misma.

Desesperado, Mike puso el auto en reversa y salió del garaje.Edward rosó acomodándose y Jasper se fue al techo del garaje, atacando desdearriba, yo apuntaba a un costado del auto desde el árbol mientras Alice yEmmett se quedaban inmóviles en el medio de la calzada, rehusándose a moverse yatrapando a Mike y a Jessica. Rosalie corrió hacia el auto, se trepó al capo yapuntó con su pistola al parabrisas. "Devuelveme a mi bebé Mike Newton opreparate para lo peor." Ambos, Mike y Jessica gritaron, mientras el apretabael acelerador, volviendo a meterse al garaje. Rose saltó del capo y se quedó enla puerta del garaje, mirandoles. Mike rapidament tocó el botón para cerrar lapuerta, pero no antes de que Rosalie les diera una sonrisa y dijera "Podemosesperar toda la noche Mike
toda la noche
"

Emmett corrió al lado de ella y puso sus brazos alrededor de sushombros. "Cuando menos lo esperen, esperen
"

Todos se reunieron alrededor de mi árbol, reajustando el plan. Elteléfono de Emmett sonó en el medio de nuestra discusión. "¿Hola?" preguntóEmmett confundido.

"Emmett, soy Myrtle, ¿que es lo que estan haciendo? Acabo derecibir una llamada del 911 de parte de la casa de los Newton sobre unapandilla atacándoles con balas de pintura. ¡El chico estaba llorando en elteléfono! ¿No me digas que tu y tu familia hablaban de enserio con eso de'hacer justicia por mano propia'? ¡Confiese suplente!" ordenó Myrtle.

"Lo siento Myrtle, Mike Newton se robó a nuestro muñeco y quiereque nos saquemos una mala calificación, no por que el dedo machucado y losnúmeros escritos con marcador no bajen nuestra nota, pero ya sabes
metió a subebé en el baúl de su auto para poder besuquearse con su novia
es una rataMyrtle, por favor no nos arrestes." Comenzó a rogar Emmett. Si no podíaconvencer a Myrtle, nuestra dulce venganza estaría terminada.

 

"¿Mike Newton? ¿Acaso su padre es el dueño de la tienda deartículos deportivos?" preguntó Myrtle.

"Si, es ese." Respondió Emmett encogiendose de hombros ante la pregunta.

"Ese bandido me vendió una tienda carisima y dijo que era a pruebade agua. Imagina mi sorpresa cuando me fui de campamento un fin de semana delluvia y vi mi corpiño flotando al lado de mi bolsa de dormir. Un corpiñomojado Emmett, ¿¿sabes lo espantoso que es eso?? No me respondas, solo hazme unfavor
aterroricen a esa basura. ¡denle una por mi en medio de los ojos!"

Y con eso Myrtle colgó, haciendo que todos estalláramos en risas.

Emmett se volteó hacia la casa y gritó. "La policía no va a venirMike
somos solo ustedes y nosotros
toda la noche."

Las cortinas de la habitación de Mike se abrieron y vimos aJessica espiar, apunté con mi pistola y lancé unos cuantos tiros a la ventana,haciendo que ella gritara y se arrojara al suelo. Unos segundos después vimosuno de sus dedos alzándose en una señal nada amable y todos lanzamos balas depintura alrededor de la ventana, haciendo un circulo alrededor del vidrio."¡Que ruda!" murmuró Edward.

Una sonrisa siniestra apareció en su rostro. Sus ojos brillaban deregocijo ante lo que pensó. Los grititos de alegria de Alice garantizaron eléxito del plan.

Se volteó hacia mi y suavemente me bajó del árbol. "Bella, ahoravuelvo. Por favor, trata de mantenerte fuera de los problemas mientras noeste." Se inclinó y me dio un beso lleno de ansias.

"¿Donde vas Edward?" pregunté antes de que saliera corriendo.

"Me voy a meter a la casa de Mike
¡Esto será genial! Emmett,necesito que me cubras. Jasper, vigila las salidas
de seguro intentará volver asalir por el garaje." Emocionado, Edward corrió hacia el costado de la casa delos Newtons, apoyó su hombro contra la puerta, soltando la cerradura ypermitiéndose entrar.

"Alice, ¿Que es lo que trama?" pregunté curiosa. Ella tenia unaenorme sonrisa en su rostro mientras respondía.

"Bella, ¿alguna vez viste la película 'Cuando un extraño llama
'?"

Bella POV

"No he visto esa película ¿Por qué?" pregunté a Alice mientrasmiraba a Edward moverse a velocidad vampirica por el jardín de los Newton.Emmett lanzaba balas de pintura a las ventanas de arriba para desviar suatención. Con una señal y un rápido golpe en la cerradura, Edward estaba dentrode la casa de los Newton, listo para actuar.

"Va a divertirse un poco con Mike y Jessica por teléfono." Edwardabrió un par de cortinas y él y Jasper comenzaron a hacerse mas señales entreellos. Jasper se rió y se volteó hacia mi.

"Bella, Edward quiere sabes si te gustaría acompañarle y ayudarlea hacer unas llamadas telefónicas." Jasper asintió con su cabeza hacia la ventana,donde Edward estaba de pie. Vi una enorme sonrisa en el celestial rostro deEdward.

"¡Claro que si!"

"Espera Bella, necesitaran estos." Alice me pasó un papel con dosnúmeros en el.

"¿Qué son?" pregunté mientras comenzaba a caminar hacia la casa.

 

"¡Los números de los celulares de Mike y de Jessica!" exclamóAlice aplaudiendo.

Le hice un gesto a Emmett mientras caminaba alrededor del costadode la casa para hacer mi entrada. Emmett respondió, nuevamente arrojando balasde pintura a la casa, distrayendo a Mike para que yo pudiera entrar sin serdetectada. Rosalie volvía a caminar alrededor de la casa, diciendo dulcemente."Mike
Jessica...salgan donde quiera que esten..."

Mientras empujaba la puerta, vi a Edward en la cocina, recostadocontra la estantería, esperándome. Su rostro se iluminó cuando sus ojos seencontraron con los mis. Me apresuré a su lado y pasé mis brazos alrededor deél. "¿Asi que puedo ayudar? ¿Que causo eso? No es que me queje, solo me ponecuriosa
"

"Si vas a ser parte de la familia, necesitas tener practica ennuestra forma de combate
y Mike y Jessica son tan patéticos que se que no habrápeligro alguno. Además, estaremos escondidos en un armario por algún tiempo asíque no quería estar atrapado allí con nadie mas que no seas tu." Susurrómientras se inclinaba para besarme.

Recordando el trozó de papel que Alice me dio, se lo mostrérápidamente a Edward. "Alice dijo que los necesitariamos."

"¡Perfecto! ¿Tienes tu celular?" preguntó entusiasmado.

"Justo aqui. ¿Que quieres que haga?" susurré.

"Llama a Mike y dile que se rinda
entonces veremos que hacer." Lasonrisa en su rostro aumento.

"Ok- esto será en vano
" murmuré mientras marcaba el numero delcelular de Mike.

MIKE'S POV

Entonces nuestro plan de escape había fallado. Estábamos atrapadosy Jessica estaba al borde de un colapso. Todo el plan había salido mas que mal,se suponía que los Cullen no debían saber quien tenía al bebé hasta mañana yahora, estábamos aquí, acurrucados debajo de una manta en mi habitación.Normalmente no me importaría estar en esta posición con Jessica, especialmentedespués del fracaso de la noche pasada en el Punto de Inspiración, pero ahoraella estaba hiperventilando y arruinaba el ambiente.

"Relajate Jessica, estaremos bien. Se aburrirán y se irán. Ven aqui,yo te protegere." Dije mientras pasaba mi brazo alrededor de su cintura,acercandola mas. Quizas podia distraerla un poco. Me incliné y comencé abesarla cuando sentí un objeto golpear mi estomago.

"Quitame tus manos de encima Mike. Es tu culpa que nos esténaterrorizando cinco locos Cullen y una pequeña rabiosa Swan. Manten tus labiospara ti mismo." Gritó Jessica.

"Jess- nada va a suceder, no pueden tocarnos..." entonces grité alsentir mi celular vibrando en mi bolsillo. 'Party like a little rock star'comenzó a sonar. Miré al identificador pero no reconocía el número.

"¿Hola?"

"¡Hola Mike! Soy Bella. ¿Como están tu y Jessica?" dijo con unamolesta voz dulzona.

"¿Cómo crees que estamos Bella? El lunático de tu novio y suinestable familia nos están aterrorizando. Rindanse, no vamos a devolver albebé. Emmett y Rosalie pueden quedarse en mi calzada hasta mañana si quierenque a mi no me importa." Grité al teléfono.

"¿Acabas de gritarme? Edward, Mike me gritó
" se quejó Bella...UH- OH

"No eres tan idiota, ¿verdad Newton? Si acabas de gritarle a lamujer que amo, eso seria algo muy estúpido de ti parte, hasta para ti. Y creoque sobra mencionar que es la misma chica a la que antes intentaste besarfrente a mí. No lo mencionaré por que si lo hago me veré obligado a decirte loque iba a hacerte por ello
y prefiero que sea una sorpresa
" amenazó Edward alteléfono. Sentía su ira a pesar de que no alzaba el tono de voz. Este tipo sique era extraño.

 

Repentinamente sono el telefono de Jessica. "¿Hola?"

"Jessica, soy Rosalie Hale...¡Boooo!" gritó en el telefono, tanfuerte que hasta yo lo escuché desde donde estaba sentado. Los nervios deJessica se fueron al límite y arrojó el teléfono, golpeándome en el rostro.

"¡Maldita sea!" rugí.

"¿Acaso me insultaste Newton? ¡Que mal educado! ¿Acaso no tienesmodales? Traté de ser un caballero con todo esto, pero ya no más. Bella y yo tedimos la oportunidad de terminar esto de buena manera, Rose te dio unaoportunidad y Emmett también. Se terminó el tiempo. Iremos por Everett
estatelisto." Y luego colgó. Sus palabras retumbaban en mis oidos...Iremos porEverett
esto iba a ponerse feo.

Mas balas de pintura dieron nuevamente contra mi ventana, la cualestaba cubierta de lo que parecía ser sangre, mientras que lentamente chorreabapor el cristal. Mi habitación tenia un espeluznante color rojizo ahora. Podíaescuchar a Emmett riéndose y a Rosalie amenazando mi hombría desde afuera.

Después de cinco minutos de total silencio, me asomé por laventana para ver que finalmente se habían rendido. No podia verlos por ningunlugar y suspiré aliviado. 'Party Like a Rock Star' comenzó a sonar desde micelular, asustándonos. Miré el identificador y no era Bella, esta vez era elnúmero de mi casa.

El alivio se expandió por mi rostro. "Jessica, se terminó, son mispadres, debieron de venir a casa y enviar a esos idiotas fuera cuando llamarona la policía." Abrí el telefono y felizmente dije "¡Hola mami! ¡Nos salvaste!"

"¿Mami?" escuché a una voz masculina en el telefono.

"¿Papi eres tu?" no podía reconocer bien la voz, se escuchabaahogada.

"No Mikie, no soy ni mami ni papi, soy Edward Cullen, te dije queiríamos a por ti..." y el teléfono se apagó.

Un fuerte golpe sacudió el techo directo sobre nuestras cabezas.Escuché a Rosalie reirse como loca. "Mikie...quiero a mibebé...Mikie...Jessica...iremos por ustedes..."

Jessica voló a mi lado "¡Dijiste que era tu madre al teléfono!¿¿Cómo es que Edward te llamó desde el celular de tu madre??" gritó Jessica.

"No tengo idea. Creí que era el teléfono de casa, pero debió deser el celular de mi mama
déjame ver el historial
" rebusque entre las opcionesdel teléfono para ver las ultimas llamadas entrantes, era del teléfono de micasa. ¡Diablos!

"Jessica, llamó desde la casa. ¡Esta dentro de la casa! ¡¡OhDios!! ¡Agarra al muñeco y sígueme ahora!" tomé la manta y la tomé por lamuñeca mientras corríamos por el pasillo lo mas rápido posible. Nos encerré enla habitacion de mis padres. No había forma de entrar excepto la puerta de lahabitación. Dos vestidores y una cama King Size después no había forma posiblede que los Cullen pudieran entrar, escuché pasos abajo y una risa de mujer.Bella debió de acompañarle.

Rosalie aun pisoteaba el techo y repentinamente sentí miedo.Jessica comenzó a sentirlo también y gritó cuando unas balas de pintura dieroncontra la ventana.

Mi telefono sonó nuevamente. El identificador de llamadas volvía amostrar el número de mi casa, "Cullen" murmuré antes de responder. Mas balas depintura dieron contra la ventana del baño donde Jessica se había escondido,haciéndole gritar nuevamente.

 

"¿Que quieres Cullen?" lancé al teléfono.

"¿Pusiste suficientes muebles contra la puerta Mike? Soy bastantefuerte. Si Emmett y Jasper me ayudan, de seguro moveremos esas cosas, ¿sabes?Ultima oportunidad de terminar las cosas pacíficamente. Devuélvenos a nuestrosobrino..." su voz comenzaba a irritarme.

"Cullen, tu y tus hermanos pueden irse directo al
" El grito deJessica interrumpio mis pensamientos. Corrí al baño para ver la cabeza de AliceCullen apareciendo por la ventana y saludando cada dos segundos. Habíanempujado el trampolín debajo de la ventana y Alice y Jasper estaban saltandoafuera de la ventana. Alice nos saludaba, y Jasper lanzaba balas de pinturacontra la ventana. Jessica estaba completamente histerica ahora.

"Ten cuidado Mike...allí vamos." Esas fueron sus ultimas palabrasantes de que colgara el telefono. Lo próximo fue el ruido de la puerta de lahabitación de mis padres sacudiéndose y siendo golpeada.

"Nunca entrarás Cullen
ríndete. No eres tan fuerte como pensabas,¿verdad?" grité mientras veía a la puerta mantenerse segura en su lugar. Meacerqué a la misma y decidí presionar un poco más a Edward. "¡No solo tuhermano y hermana tendrán una mala calificación, si no que tu novia antes quisobesarme Cullen, parece que se esta volviendo en un mal día para ti!"

Del otro lado de la puerta solo se sentía silencio. Felizmente, meincliné sobre la puerta y escuché un tono familiar. "¿Hola?" pregunté altelefono. Jasper debio de haber cargado las balas de pintura por que volvi asentir el impacto contra la ventana.

"¿Estas demente Mike? ¿Realmente crees que queria besarte antes?Oh Dios, eres tan pesado. Déjame dejarte las cosas bien claras así que prestaatención. Lo diré lentamente y con palabras simples para que lo entiendas. No.Me. Gustas. Mike Newton. Eres vil, asqueroso, hueles mal, eres tonto,extremadamente consentido y molesto. Edward es increíblemente sexy, amable,cariñoso, gentil, inteligente, amigable, considerado, atento, ¿Ya dijesexy?...y todo lo que quiero en un hombre, razón por la cual voy a casarme conél. Deja de engañarte a ti mismo, nunca vas a besarme, ni siquiera en tussueños." Me siseó Bella.

"Estas completamente muerta por mi Bella, y lo sabes
puedoesperarte." Susurré al teléfono.

La proxima voz que escuché fue la ultima que queria oir. "¡AhoraNewton, ahora voy a matarte!" dijo Edward tranquilamente al teléfono.

"¡Jessica, llena la tina, ya vienen!" grité cuando la puerta de lahabitación de mis padres se sacudió.

"¿Que haremos con el agua? ¿Nadar?" me lanzó. Tenía las dos manosen puños.

"¡No, si se acercan, Everett ira a nadar!" sonreí triunfantemientras sostenía al bebé por el pie, sobre la tina, esperando

Las cabezas de Alice y Jasper continuaban apareciendo por laventana. Un rosario de profanidades salia de la boca de Jasper mientras memiraba parado frente a la tina. Una ola de pánico atacó mi resolución deactuar, pero entonces escuché un fuerte sonido desde el vestidor de mi madre.Rosalie debe de estar pisoteando el techo nuevamente. Pensé para mi mismo, perosu voz y la de Emmett venían detrás de la puerta de la habitación. Jessicacorrió hacia allí para ver que sucedía. "¡¡Puedo ver sus brazos!! Oh Dios. ¡vana entrar Mike! Haz algo."

 

Rapidamente pense mis opciones. Primero, devolver al bebé,enfrentar las infinitas repercusiones en la escuela y ver esa sonrisa desuperioridad en el rostro de Edward por siempre, eso no iba a suceder. Segundaopción, salir corriendo, aunque en jean y remera con los Cullen en las ventanasy puertas con pistolas de pintura no era una buena idea. Tercera opcion ¡seguirco nel plan! Y quizás tenía suerte. Aun si me atrapaban, al menos me habríametido con los intocables Cullen.

Antes de que tuviera tiempo de actuar, la puerta del closet seabrió y vi a Edward apuntando a mi pecho con una pistola de pintura y Bellatenia la de ella apuntando a Jessica, quien había caído aovillada al suelo,llorando. Bella se posiciono a centímetros de Jessica, con su pistola depintura en su espalda.

"Danos al bebé, Newton" ordenó Edward.

"Si das otro paso el bebé va a nadar." Colgué el bebépeligrosamente cerca del agua. Edward se apartó, pero entonces vi a Emmett yRosalie atravesando el closet y entrando a la habitación, sus rostros sepusieron furiosos cuando vieron a su bebé.

"¡Ninguno de otro paso!" grité. Solo dos dedos sostenian al bebe.Podría jurar que Rosalie Hale me gruñó.

"Esto es lo que sucederá Newton." Dijo Emmett mientras Edward dabaun pequeño paso hacia mí. "Nos darás al muñeco y les dejaremos irse vivos,trata de hacer algo y te mueres."

"No les daré nada, y no puedes matarme Emmett así que deja lasamenazas." Lancé en su dirección. Se estaba desesperando si comenzaba a lanzarfalsas amenazas.

"Subestimas la fuerza de Emmett, Mike." Apuntó Rosalie. Ellaseñaló la puerta del placard, Emmett sonrió y caminó hacia ella, arrancándolapor completo de la pared.

Repentinamente me sentí asustado y paranoico...y entonces elterror me golpeó cuando la puerta golpeó el suelo frente a mis pies. Una calidasensación recorría mi pierna. "¡Estoy sangrando, estoy sangrando!" grité. Deseguro alguna astilla de la puerta me lastimó, haciéndome sangrar.

Los Cullen, obviamente, no me ayudaban, solo se reían de miherida, histéricamente, hasta que Bella pudo recobrar el aliento. "¡Mike,idiota, no estas sangrando, te hiciste pis encima!" rápidamente me miré a mimismo en el espejo, tenia una mancha mojada desde la ingle hacia la rodilla


Bella POV

"¡EEWWWW Mike eso es demasiadooooo asqueroso! ¡Gracias a Dios nodormi contigo Mr. Pee Pee!" Jessica se estremeció mientras hablaba. Yo manteníami posición sobre ella, con la pistola de pintura apuntando a su hombro y si sellegaba a mover un centímetro estaría encantada de dispararle.

El rostro de Mike comenzó a ponerse en diferentes tonalidades derojo, de todas las personas yo podía darme cuenta de ello. La vergüenza setransformó en ira y escuché a Jasper corriendo por las escaleras, Alice leseguía de cerca. Mike me miró, luego a Emmett y Rose antes de mirar a Edwardquien tenia una pequeña sonrisita por haber llevado a Mike al extremo. Vi sumano soltar a Everett y todo sucedió en cámara lenta.

Rosalie gritó y empujó a Emmett a un lado. En un intento deayudar, me lancé hacia Everett, pero me tropecé con la masa del suelo que eraJessica. Edward inmediatamente se movió para atraparme antes de que gopeara elsuelo. Escuché el ruido de algo cayendo al agua y escondí mi rostro en el pechode Edward y comencé a sollozar. Escuché a Jasper maldecir y Alice gritandole aMike. Entonces todo se silenció.

 

Me forcé a abrir los ojos para ver a Rosalie, empapada dentro dela bañadera de los señores Newton con Everett a salvo sobre su cabeza,completamente seco. Emmett fue hacia su lado y aprisionó el cuello de Mike consu mano, sosteniendo su rostro a centímetros del agua de la bañera.

"Rosalie, buena atrapada. Ahora esto es lo que sigue. Chicas,lleven a Everett a casa y controlen a los bebes. Nosotros tenemos unas cuantascosas que hacer con Mike y Jessica y luego volveremos a casa." Edward le lanzóuna mirada a Mike mientras hablaba. Jessica soltó un llorisqueo pero Edward leignoró.

"Edward, ¿que es lo que van a hacer?" pregunté. Nunca antes loshabia visto tan enfadados y no estaba segura de dejarlos solos.

"Estaremos bien Bella. Solo tendremos una pequeña charla conellos. Y luego les daremos diez minutos." Edward asintió con su cabeza endirección a Emmett, respondiendo alguna pregunta silenciosa que saltó a sumente.

"¿Diez minutos para que?" preguntó Rose mientras salia empapada dela bañera. Su camisa blanca dejaba poco a la imaginación. Los ojos de Emmettobservaron su forma mojada por toda la habitación, apreciando lo bien que seveía Rosalie mojada.

"Tienen 10 minutos para escapar, y luego iremos tras ellos,lanzando balazos con las armas de pintura. Si fuera ellos pasaría algunosminutos poniéndome ropa protectora. ¡los diez minutos comienzan AHORA!"proclamó Edward inesperadamente.

Como si alguien les hubiera pinchado con un alfiler, Mike yJessica pegaron un grito y corrieron por sus vidas, golpeándose el uno al otromientras se apresuraban a escapar. Cuando estuvieron lo suficientemente lejos,estallamos en risas. Emmett fue hacia Rosalie e inspeccionó a Everett, quienparecia ileso y saludable. Edward me levantó del suelo y me abrazó. "Graciaspor pasar tiempo conmigo en el closet Bella." Ronroneó en mi oído.

"Cuando quieras Edward
" le guiñé.

"Tranquilos los dos
tenemos dos sanguijuelas que cazar. Edward,¿realmente tenemos que darles diez minutos o solo un rápido ataque?" preguntóJasper, dejando bien obvio que prefería la opción de emboscada.

Afortunadamente, Mike y Jessica tomaron la decisión por ellos. Suscuerpos salieron corriendo y gritando por la puerta trasera, Mike vestido tonelsaco largo de gala de su madre, Jessica llevando al menos cinco sudaderas deMike y su protección del equipo de fútbol. Ambos tenían cascos de futbol en suscabezas y guantes. La visión de ambos corriendo por el jardín hizo que Emmettse riera y luego alzara su arma y les apuntara.

"¡Hey Newton!" gritó Emmett. Mike se volteó hacia la casa por unsegundo y Emmett apretó el gatillo, arrojando una bala de pintura sobre elcasco, justo en medio de sus ojos. "¡Eso es por el corpiño de Myrtle!"

Habiéndose lanzado el primer tiro, Edward y Jasper descargaron suarsenal sobre la pareja mientras corrían por sus vidas alrededor de losárboles. Edward le dio a Mike en la espalda, sus tiros formaron una perfecta'E' en su espalda, eso dejaría una buena marca. Los gritos de Jessica hicieroneco en el bosque y juraria que escuché a Mike llorar nuevamente. Ambos parecíantener mala suerte, cuando finalmente lograron ponerse a salvo.

 

"¡Otra victoria de los Cullen!" gritó Alice felizmente. "Ahoravolvamos a casa con los bebés. Solo tenemos unas pocas horas mas con ellos, yElizabeth aun tiene trajes que no ha usado."

Encantados recogimos nuestras partencias y nos dividimos entre losdos autos para volver a la casa de los Cullen. Esme y Carlisle nos recibieronen el porche con sus brazos llenos de bebés. "Que bueno ver que todosvolvieron." Murmuró Carlisle "Asumo que Mike Newton esta muerto, ya que todosestán de vuelta y felices."

"¡Sip- le di justo entre los ojos! Y Edward le tatuó una perfecta'E' en su espalda." Emmett exclamaba orgulloso mientras tomaba al pequeñoElliott de los brazos de Esme. "Y esta vez ni necesitamos usar dinero para lafianza."

Me baje de la espalda de Edward para tomar a Eddie de Carlisle.

"Edward y Bella jugaron a '7 minutos en el cielo' en el armario delos Newton mientras nosotros hacíamos todo el trabajo." Sonrió Jasper mientraspedía a Elizabeht, quien lloraba en el otro brazo de Esme.

"¡No fue así!" exclamó Edward "Nos estábamos escondiendo yaterrorizando a Mike con llamadas telefónicas." Esme rodó sus ojos mientras masdetalles comenzaban a salir de su boca.

"¿Entonces dicen que no hicieron nada en el closet?" nos acusó Alice con susmanos sobre sus caderas, lanzandome una mirada.

Traté de parecer muy ocupada con la manta de Eddie, pero me puseroja inmediatamente al pensar en nuestro tiempo en el armario. Los demás nopasaron por alto mi cambio de color y estallaron en risas.

"¡Creo que ahí tenemos nuestra respuesta!" rugió Emmett mientrascaminaba hacia la casa. "¡Bien echo Edward! Quizás si se las arregló paraenseñarte algo este fin de semana."

Edward y yo corrimos dentro de la casa y cambié a Eddie en unpañal seco y unos pijamas para la cama. Ahora estaba oscuro afuera, y comenzabaa tener sueño. Eddie estaba feliz de sentarse en mi regazo, pero no estaba nadacerca de dormirse. Puse algo de música y me volví a sentar en el sofá de lahabitación de Edward, alimentándole con un biberón. Edward y los chicos sehabian ido a hablar con Esme-

Se había ido por algunos minutos cuando escuché la puerta abrirsey segundos después, sentí su frío aliento en mi nuca. "¿Cómo esta nuestropequeño vampiro?" preguntó Edward dulcemente.

"Solo es mitad vampiro, ¿sabes? Obviamente su lado humano estasiendo desvelado por el lado vampiro ahora mismo, creo." Me rei. Eddie estabamás despierto que el resto de los bebés, pero al menos era más fácil de manejarla mayor parte del tiempo. "¿Que queria Esme? ¿Rompieron alguna cosa otra vez?"

"No, solo tenemos que irnos por poco tiempo, quiere que limpiemosla pintura de la casa de los Newton. Creo que Emmett contó demasiado, así queahora tenemos que ir a limpiar la fachada de la casa." De todas formas pudenotar por el tono de su voz que no estaba nada contento con tener que ayudar aMike Newton, pero Esme se lo había pedido y no diría que no.

"Bueno, usa tus poderes vampiricos para volver rápido ¿si? ¿Acasono estábamos en la mitad de algo cuando tuvimos que ir a la casa de Mike?"bromeé. Ewn respuesta a mi pregunta, él se inclinó sobre el sofá y comenzó a besarmi cuello. Sus labios hicieron un lento recorrido hacia mi oído.

 

"¿Donde estabamos exactamente...?" susurró. Mi corazon golpeteói ymi rostro comenzó a ponerse mas calido. Sentí sus manos deslizándose por mishombros, enviando descargas eléctricas por mi columna.

"Justo aquí." Murmuré mientras mis ojos le miraban. Sus manosrecorrían mis piernas mientras se inclinaba, a centímetros de mi rostro.Respiré profundamente y presioné mis labios a los de él. Sus dedos se enredaronen mi pelo y el besó se convirtió en algo mas pasional. Buscando aire, rompí elbeso, pero él tomó mi mano y continuó besándome, desde las yemas de los dedoshacia mi hombro.

"Realmente tendrías que ir, no quieres que Esme se enfade..."murmuré aunque la idea de que él se fuera era insoportable.

"Solo unos minutos para que el truco funcione..." movió mi pelohacia atrás y comenzó a besarme el cuello nuevamente, haciéndome marear. Estabaa un segundo de poner a Eddie en su cuna y lanzarme a Edward cuando escuchéunos golpes en la pared.

"¡Suficiente! No puedo soportar tanto
la lujuria literalmenteescapa por debajo de la puerta de esa habitación
¡Edward vamos ahora mismo asípodemos volver pronto!" Jasper estaba gritando desde el otro lado de la pared.Edward me sonrió maliciosamente.

"¿Que le hiciste al pobre Jasper?"

"Iba a poner poco esfuerzo en la limpieza para que volviera mastarde, así que quería asegurarme de que sintiera por que quería volver a casa,y funcionó. Ahora esta tan inspirado como yo para apresurarse con el trabajo."Se rio orgullosamente al haber logrado su cometido.

"Ustedes los hombres son tan malos
" me rei dandole un ultimobeso.

"Ahora esto no nos tomará tanto tiempo. Volveremos en unparpadear." Su hermosa sonrisa fue lo ultimo que vi cuando cerró la puerta. Escuchéa Emmett y a Jasper llamándole por su nuevo sobrenombre, seguido de un fuerteestruendo que asumí fue uno de ellos siendo arrojado por la escalera porEdward.

Eddie parecia que no iba a dormirse pronto. Ocasionalmente serevolvía si me ponía de pie para poner alguna de las composiciones de Edwardmientras bailábamos por la habitación, se tranquilizaba, pero no se dormía.Alice y Rosalie pasaron un rato mientras sus bebés dormían.

"¿Cómo es que a mi me tocó el bebé búho? O sea, de entre todosnosotros...a mi me toca el que no duerme. ¡Eso esta mal!" me rei.

"Bueno, yo obtuve dos mini Emmett...victimas de secuestros,ataques de mapaches, marcadores permanentes, bebés que vuelan a través deltejado
básicamente problemas por todas partes. Tal y como su padre." Rosalierodó sus ojos mientras hablaba de los chicos.

"¡Eso no es nada! Finalmente logro tener mi muñeca para vestir yno solo odia que le cambien la ropa, ¡ama mas a Jasper que a mi!" se quejóAlice. En medio de su angustia, sus ojos se quedaron fijos y una enorme sonrisapareció en su rostro. "¡OOHHH terminaron! Esta de regreso a casa. Necesitoir...um...preparar las cosas...oh ¡Lo que sea! Edward inspiró a Jasper así quees su culpa. Las veo mas tarde." Alice salió disparada fuera de la habitación.

Rosalie inmediatamente se puso de pie para irse "Voy a darle labienvenida al suplente Emmett y ver si necesita ayuda con su, esto
pistola."Dijo con un guiño. "Ustedes niños diviertanse. A lo mejor te gustaríatranquilizarte un poco Bella." Se rio "puedo oir tu corazon desde aqui." Conuna sonrisa de satisfaccion cerró la puerta.

 

Rápidamente me puse de pie y traté de dormir a Eddie ytranquilizarme, como Rose sugirió. Sin embargo, Eddie tenia otras ideas paranuestra ultima noche juntosa. Nuevamente, me encontré a mi misma bailando porla habitación alguna estúpida canción en el estéreo, con Eddie en mis brazoscomo única forma de tranquilizarlo. "Creo que tu papa te ha enseñado este trucopara hacerme bailar. Sabe cuanto odio bailar
"

"Pero te ves adorable cuando lo haces." Escuché su hermosa yaterciopelada voz detras de mi. Me volví para ver a mi ángel recostado contrael marco de la puerta, sonriendo.

"¿Hace cuanto estas ahí?" pregunté, mi rostro comenzó a ponerserojo. Cruzó la habitación y se acercó a mi lado. Puso ambas manos en loscostados de mi rostro.

"Solo una cancion o dos. También te ves adorable cuando cantas."Dijo con una sonrisa. Abrí mi boca para protestar, pero sus labios cubrieronlos míos antes de que pudiera escapar algún sonido. Sus labios se movieron conlos míos, hasta que sentí mis piernas débiles. Él sonrió y tomó a Eddie de misbrazos, mientras yo trataba de recuperarme, y lo recostó en su cuna.

"Ahora es mi turno. Creo que me debes un baile." Grácilmentecamino hacia el estéreo y cambió el CD por una hermosa y lenta melodía. Tomé lamano que había extendido, mi corazón latía frenéticamente. "Edward
" traté dehablar, pero el presionó uno de sus dedos contra mis labios. "SSHH Bella, solobaila conmigo, por favor." No había forma de que pudiera resistirme a él cuandohablaba de esa forma, perdía el control de mi cuerpo y mis sentidos.

Sus ojos nunca se apartaron de los míos. Pasó sus brazos alrededorde mi cintura para sostenerme mas cerca. Finalmente, rompiendo su mirada, meacomodé en su cuerpo, descansando mi cabeza sobre su frío y duro pecho. Cerrémis ojos y todo lo que existía en el mundo, mientras bailábamos, éramos Edwardy yo. En toda mi vida, nunca me había sentido tan feliz como en ese momento.Cada tanto sentia sus labios besarme la coronilla o le oía susurrar 'te amo' enmi oído. Mi corazón continuaba latiendo contra mi pecho a cada roce o palabra,haciéndole reír y haciéndome sonrojar.

La canción terminó y miré a sus profundos ojos "¿Ves? ¿Acaso fuetal malo Bella?" preguntó en una grave y ronca voz.

"En absoluto." Murmuré justo antes de alzarme y darle un beso. Élme levantó del suelo y me cargó a la cama. En ese momento Eddie eligióintervenir. Los labios de Edward se curvaron en mi sonrisa preferida "Otrairrupción
" me besó una ultima vez antes de caminar hacia la cuna para levantara Eddie.

"Llevemoslo abajo." Sugerí. "Quizás necesita un cambio deambiente."

Abajo, la casa estaba en calma. Ni siquiera pregunté donde estabantodos, tenia una buena idea de donde se encontraban y tampoco quería que Edward'escuchara' nada. Nuevamente le cambiamos los pañales y le pusimos ropa limpia.Traté de darle un biberón, pero él no lo quería.

"Creo que solo quiere pasar tiempo con nosotros." Me reí a Edward.

"Bueno y entonces, ¿que hacemos con él?" preguntó Edward mientrascaminaba por la cocina con Eddie en brazos.

"Realmente le gusta mucho tu música. ¿tocarias para él?"

"¿Toco para él o para ti?" preguntó Edward, mirándome consospecha.

"Que tal si tocas para los dos." Con mi mejor expresión de ruego,él me sonrió. Me dio a Eddie e hizo unos pequeños arreglos con los muebles,volteando el sofá para que quedara mirando al piano y puso una manta y unaalmohada. Debió de haber notado mi bostezo, y esta era su forma de decirme queme acostara mientras él tocaba. Alzó a Eddie de mis brazos y lo acomodó en susillita, sobre el piano.

 

"Recuéstate pequeña humana y tocaré para ti." Le saqué mi lengua,pero entonces seguí su pedido para que pudiera tocar. Me acomode debajo de lamanta y mantuve mis ojos fijos en él mientras se sentaba en la banca.

La casa se llenó con los sonidos de sus composiciones. Eddie setranquilizó inmediatamente, mientras los dedos de Edward bailaban sobre lasteclas del piano. La primer melodia que reconoci fue la de Esme. Hasta ellamisma salio para sentarse en el sofá y escucharla unos minutos antes dedisculparse y volver con Carlisle.

La segunda melodía la reconocí a la segunda nota, era mi nana. "Noes justo, toca otra cosa. No estoy lista para dormirme."

Sonriendo, sacudió su cabeza y cambio las notas a otra que nuncaantes escuché. Era suave y hermosa. Podía sentir el juego de notas alegres y lagentileza del ritmo. Nuestros ojos se encontraron y dije "¿Para Eddie?" yseñale a nuestro pequeño, sobre el piano. El asintió orgulloso ante misospecha. Escribió una cancion para Eddie. Aun después de devolverlo mañanatendríamos algo hermoso para recordarlo siempre

Demasiado pronto, escuché las familiares notas de mi nana."Tramposo..." murmuré antes de caer rendida.


Bella POV

Nuevamente lunes por la mañana. Aun odiaba las mañanas de loslunes. Otro fin de semana llena de boberías y diversión con los Cullen se habíaterminado y necesitaba alistarme para la escuela. Edward debió de llevarmearriba, por que lo ultimo que recordaba era a él tocando mi nana en el piano.Me desperté en otras dos ocasiones, una cuando Eddie lloró por que Edward habíadejado de tocar y otra por que Emmett había bajado las escaleras aclamando suvictoria por haber cambiado un pañal con popó sin sentir arcadas ni una solavez y sin usar indumentaria protectora.

Me di la vuelta viendo a Edward sentado en el sofa con Eddie enbrazos. Que pareja esos dos, mis buhos nocturnos. "Entonces, ahora que el solsale el pequeño vampiro duerme ¿verdad?" dije mientras me estiraba, saliendo dela cama.

"Si, finalmente duerme." Edward se puso de pie y lo acostó en lacuna antes de acercarse y darme un abrazo.

"A pesar de que extrañaré al pequeño estaré feliz de ser la únicaque pueda pasar las noches acurrucada contigo." Le di un rapido beso y fui acambiarme.

La casa de los Cullen estaba excepcionalmente tranquila mientrasbajábamos. Alice y Elizabeth estaban sentadas con sweaters y con calzas blancashaciendo juego. Jasper estaba en la computadora con Emmett, trabajando en algoque los tenia hablando bastante rápido como para que pudiera seguirlos. Rosalietenia a Everett en el sofa y le estaba aplicando lo que parecia ser maquillajeal dedo herido para hacerlo menos notable. Elliott estaba sentado en los brazosde Esme, tomando un biberón antes de ir a la escuela.

Edward y yo fuimos a la cocina para darle un biberon a Eddie. Mesenté en la mesa de la cocina y mire a Edward pasear por la sala, preparando labotella y luego alcanzándomela con una sonrisa. "¿Por qué tan callada?" mepreguntó mirándome a los ojos. Senti las lagrimas comenzando a llenar mis ojosy rapidamente mire a Eddie.

 

"Es Lunes, tu sabes cuanto odio los lunes." Murmuré rehusándome amirarle. Le escuché suspirar y supe que nuevamente estaba frustrado por nopoder leer mi mente.

Eddie tenía su biberón, Elliott terminó el suyo y estábamos listospara ir al instituto. Jasper y Emmett debieron de tener éxito con lo que fueraque estuvieran haciendo por que los vi chocar los cinco y Edward comenzó areír.

"¿De que estan tan felices?" pregunté.

"Ellos, a diferencia de ti, les encanta los lunes." RespondióEdward con una sonrisa complice. No traté de esconder mi confusión, lo cualsolo le hizo reír más. "Ya veras Bella. Vamos, tenemos que ir al instituto. Yomanejo
" llevó a Eddie al camaro y lo acomodó en su sillita.

"Buenos dias hermoso auto nuevo que no puedo manejar." Dijemientras palmeaba el techo y me sentaba en el asiento delantero. Edward se riode mi.

Nosotros nos fuimos primeros de la casa, Emmett y Rose estabanacomodando a los chicos en el asiento del patrullero. Creo que Rosalie sentíaque estarían mas seguros allí y nadie les haría nada estando en un patrullero.Alice y Jasper aun estaban empacando las cosas esenciales de Elizabeth en elmaletero del auto mientras nosotros nos alejábamos.

Cuando nos acercábamos al estacionamiento del instituto, Edwarddecidió hacer una gran entrada haciendo resonar el motor en el lugar. Si elbrillante color azul de mi auto no era suficiente para hacer que la gente lonotara, el sonido del auto hacia que la gente se desmayara.

"Que bueno que no te gusta llamar la atencion mi querido vampiro.Valla forma..." le dije. El se volteó y me dio una deslumbrante sonrisa.

"Se que te encantó, y...me amas." Se inclinó y me dio un besoantes de que saliéramos del auto. Cuando me aparté de él, noté que una multitudcomenzaba a amontonarse frente a nosotros.

Completamente ignorando a todos, Edward y yo estábamos alzando aEddie cuando oímos su voz familiar.

"¿Qué tuviste que hacer para que Cullen te compre esto Bella? Oh,es cierto, ya recuerdo
vi lo que hiciste en el punto de inspiración." LanzóMike. Un coro de 'OOOHHHHHHHSSSS' vino de la multitud que nos rodeaba. Edwarddio un paso hacia Mike antes de que yo le detuviera.

"Mike, realmente debes superar esa obsesión que tienes conmigo. Noes sana. Y si no te alejas de mi, la próxima vez no detendré a Edward, ycréeme, lo lamentaras." Me di la vuelta para tomar a Eddie de Edward. "VamosEdward, tenemos clases. Pero antes de irnos, ¿Ya te he agradecido como se debepor mi auto?" dije con voz lo mas seductora que pude.

"No, no lo has hecho." Dijo entusiasmado.

"Entonces permíteme..." me estiré y le di un beso. No creo queesperase que fuera tan exuberante por que se tensó y oí un gruñido. Eso me hizoreír y finalmente me di cuenta de lo que estaba haciendo y rompí el beso.

"Recuerdame comprarte cosas mas a menudo." Se rió. Su rostro sevolvio hacia Mike y con un movimiento de su cabeza sonrió "Newton."

Mientras nos alejábamos escuchamos el familiar sonido de lassirenas del patrullero entrando al estacionamiento y la voz de Emmett gritando"¡Mike Newton eres una basura! No te muevas, necesito hablar contigo...nocorras Mike...¿A donde vas?...¡¡COBARDE!!" miré por sobre mi hombro para ver aMike y a Jessica corriendo dentro del edificio tan rápido como podían, deseguro buscando algún armario o algún lugar para esconderse hasta quedevolvieran el bebé.

 

"Todos los de cuarto y quinto año preséntense en el gimnasio enlugar de sus clases. Traigan a los muñecos con ustedes." El anuncio salió porel sistema de parlantes. Tiré mis libros dentro del armario y Edward y yo nosencontramos con el resto de la familia afuera del gimnasio.

Emmett estaba buscando por toda la multitud a Mike y a Jessica, oal menos eso asumí. Jasper sostenia a Elizabeth, caminando freneticamente.Mientras nos acercábamos podía sentir su miedo.

"¿Qué va mal? ¿Qué sucede? ¿Algo sucedio?" comencé a molestarme.Edward puso su mano sobre mi hombro y comenzó a reír.

"¡Esto no es gracioso Edward! Algo va mal pero ninguno me lodice
tengo una sensación
esperen
no es mi sensación, es
¡JASPER!" le golpeé enel hombro.

"Bella, Jasper parece tener un mal rato por la idea de devolver aElizabeth. Lo siento." Dijo Alice. "Jazz, controlate. ¡ten fuerzas hombre!"

"Alice ¿donde esta Newton? Necesito hablarle antes de entrar
"preguntó Emmett.

"Él y Jessica están saliendo del armario de limpieza, donde seescondieron
ahora mismo." Y señaló al pasillo por el cual vimos a dos personassalir de una puerta en la mitad del corredor. Cuando nos vieron a todosnosotros ahí parados, Jessica ahogó un grito, Mike lanzó una mirada y avanzó.

"¿Que estas mirando Cullen?" le gruñó Mike a Emmett.

"¿Vas a decirle al señor Anderson lo que hiciste?" preguntóEmmett, parándose entre Mike y la puerta del gimnasio.

"No tengo idea de lo que dices Cullen, ahora apártate del medio."Trató de abrirse paso, pero Rosalie le tomó por el brazo y lo dio vuelta.

"Es tu ultima oportunidad Newton, creí que para estas alturassabrías que no es bueno meterte con esta familia." Graznó Rosalie. Jessica seasustó y miró a Mike quien simplemente sacudió su cabeza.

"No tienen prueba de nada. Disfruten de su 'F'. Vamos Jessica."Mike fue a tomarla de la mano cuando Jasper le detuvo.

"Jessica, dejaste caer esto." En la mano de Jasper estaba elpequeño Eugene. Jessica lo tomó y le lanzó una mirada a Jasper antes de meterseal gimnasio con Mike.

Nuevamente vi a Emmett, Jasper y Edward intercambiando sonrisas yasintiendo con sus cabezas. "¿Acaso quiero saberlo?" pregunté cuidadosamente.

"Confía en mi, ¡Esto será bueno!" susurró Edward a mi oídomientras entrábamos al gimnasio. Para mi poco agrado los Cullen se sentaronjuntos en la fila principal. Le di a Edward una mirada frustrada ante laelección de los asientos, pero él golpeó mi rodilla suavemente. "Confía en mi,querrás tener un buen asiento para esto."

El señor Anderson nos llamó la atencion. "Felicitaciones porsobrevivir el fin de semana con los bebés. Espero que se hayan tomado en serioel proyecto por que en unos minutos los llamaremos, pareja por pareja yconectaremos los muñecos a la computadora para que puedan generar sus notas. Sile hicieron algo a sus bebés." Miró directamente a Emmett "y no me llamaron a micasa para contármelo, interrumpiendo mi salida con mi esposa, entonces serámejor que lo confiesen antes que el muñeco lo haga por ustedes."

La computadora...algunas de las cosas que sucedieron con Emmett yJasper en las últimas horas comenzaban a tener algo de sentido en mi cabeza.Miré a Edward quien trataba de no reír, simplemente me miró y asintió.

 

El señor Anderson fue pareja por pareja, llamando a losestudiantes al frente para recibir sus notas. Algunas confesaron haber olvidadoel muñeco en el auto, o dejarlo caer, pero aun nada terrible. La mayoria de laspersonas obtenian A y B.

"Alice Cullen y Jasper Hale." Escuché al señor Anderson llamar.Jasper se quedó congelado y sentí panico, desolacion, ansiedad y una profundatristeza provenir de él. Alice gentilmente tomó su mano y le ayudó a levantarsede las bancas. Le dio un abrazo y le miró a los ojos. Inmediatamente, susemociones estaban bajo control y caminaron al frente, con Elizabeth en susbrazos.

"¿Conjuntos a juego, señorita Cullen? Creo que usted y el señorHale se tomaron demasiado enserio el proyecto ¿verdad?" murmuró el señorAnderson mientras buscaba en Elizabeth el puerto USB en su espalda. La conectóa la computadora y la pantalla se llenó de datos.

"Se ve bien, muy bien. Con la excepción de un patrón de sueñointerrumpido, lo cual parece haberle causado algo de estrés. ¿Podrianexplicarlo?" preguntó el señor Anderson.

"Bueno, es una niña señor Anderson y la moda no espera a nadie.Así que en algunas ocasiones tuve que despertarla para ponerle un nuevoconjunto, la moda cambia, hay que mantener el ritmo ¿sabe?" murmuró Alice,esperando que fuera suficiente esa explicación.

Completamente tomado por sorpresa por su explicación, el señorAnderson simplemente dijo "Bien, A-. Vayan a tirarla a la caja." Y se volteó asu teclado.

"¿A que se refiere con TIRARLA a la caja?" gruñó Jasper un pocomas alto de lo que debería. "Es una pequeña niña, no puede simplemente lanzarlaa la caja, necesita su mantilla y su pingüino de peluche y este es su pijamapreferido
" Ahora Jasper estaba sacando cosas del bolso pata enseñárselas alSeñor Anderson, quien estaba perfectamente quieto, mirando a Jasper tener sucrisis.

"Señor Hale...es un muñeco. Lo sabe, ¿verdad?" preguntólentamente, debatiendo si debía llamar al psicólogo de la escuela por ayuda.

"No, no es un simple muñeco, tiene nombre, su nombre es ElizabethCullen Hale y era nuestra pequeña niña así que apreciaría que la trate conrespeto." Jasper estaba echando humo. Alice puso su mano sobre su hombro. "RespiraJazz." Murmuró.

"Alejese del muñeco señor Hale...antes de que llame a seguridad."El señor Anderson respondió con sus manos sobre su cadera, ya no estabasorprendido por el comportamiento de Jasper.

Jasper envolvió a Elizabeth en una manta y fue a dejarla en una delas cajas. Gentilmente besó su cabeza y suavemente dijo 'Adios' mientras sealejaba. Alice apretó un poco más su mano y le lanzó un beso a Elizabeth antesde alejarse. "Estúpido irrespetuoso..." murmuró Jasper mientras pasaban cercadel señor Anderson.

"¡Semanas de detención Hale! Puede ir con sus hermanos." Gruñó elseñor Anderson mientras la vena en su frente comenzaba a llenarse. Jasper leignoró y se sentó en las bancas con un bufido. El gimnasio se había mantenidoen silencio durante todo el intercambio, inseguros de cómo reaccionar. Dealguna forma parecía gracioso, sicótico, ilusorio y conmovedor al mismo tiempo.No me atrevía a mirar a Edward por que sabría que me reiría.

 

"¿Señor Cullen y señorita Swan? ¿Podrían soportar despedirse de sumuñeco, por favor?" lanzó el señor Anderson mientras nos levantábamos ycaminábamos hacia la computadora. Con Eddie en brazos, el señor Andersonenganchó los cables y la computadora comenzó a soltar los datos. "Escuché quealguien recibió un brillante auto el fin de semana." Dijo el señor Andersonmientras esperaba que los datos se cargaran completamente. "Es muy generososeñor Cullen." Edward lanzó una mirada al señor Anderson, pero aun no teniamosnuestra calificación, asi que tiré de su brazo, llamando su atencion. Le alcéuna ceja y el presionó sus labios en una delgada línea, luchando contra laurgencia de responderle al señor Anderson.

"Muy interesante...puntuaciones perfectas. Nunca antes lovi...A+." Anunció en voz alta el señor Anderson. Escuché algunos gruñidos anuestras espaldas, pero no me importó. Edward se inclinó y me besó la cabezaantes de tomar a Eddie del señor Anderson y ponerlo en mis brazos.

"Ahora vayan a tirar
perdón, discúlpenme. Por favor, acérquense alas cajas y amorosamente recuesten a su pequeño ángel si son tan amables. Sinecesitan un minuto para despedirse, por favor sean libres de hacerlo
" dijosarcásticamente mientras miraba a Jasper. Alice le detenía firmemente por elbrazo mientras Emmett por el hombro. El rostro de Edward se endureció mientrasmiraba al señor Anderson, pero tomó mi mano en la suya y caminamos a la cajadonde Jasper había dejado a Elizabeth.

Lo envolví con su mantilla y sentí una lágrima cayendo por mimejilla mientras acomodaba su cuerpecito en la caja. Edward gentilmenteacarició mi espalda y limpió mi lágrima. "Te amo." Dijo mientras nosacercábamos a las bancas.

"¿Qué tienen los Cullen con estos muñecos? Tómense un respiro."Dijo molesto el señor Anderson.

Edward y yo nos sentamos, puse mi cabeza en su hombro y me sentiextremadamente triste. Entonces escuché nuevamente al señor Anderson "Bueno,hagamos esto de una vez, señorita Hale y señor Cullen, traigan a la pandilla."

Emmett y Rosalie intercambiaron una mirada nerviosa mientras seaproximaban a la computadora. "¿Algo que ustedes tengan que confesar?" preguntóel señor Anderson mientras primero examinaba a Elliott. Podía ver que los dostrataban de recordar lo que le había sucedido a Elliott y ver si algo podríaaparecer en la información. Lo habían lanzado por el techo de la casa y tambiénestaba el incidente del hábitat del oso, pero no había algún daño mas grave
"Bueno, yo lo estaba sosteniendo y se cayó desde la baranda de la escalera,pero Emmett lo atrapo, así que además de eso, no hay nada mas." Le lanzóRosalie, pretendiendo no importarle pero le vi mirar la computadoraintensamente.

"Nada mal, ya que tienen gemelos haremos un promedio de las notasy tienen un bonus de 10 puntos por tener gemelos
por este obtienen una A- porel marcador en su cabeza. No puede dibujar en los bebes, señor Culllen." Emmetty Rosalie rieron orgullosos, pero duró poco ya que el señor Anderson preguntópor Everett. Emmett dio una mirada por sobre su hombro e hizo contacto visualcon Mike Newton, quien comenzó a esquivar su mirada.

"El otro muñeco, señor Cullen..." preguntó el señor Andersoncomenzando a sentirse impaciente.

"Um, antes de que lo enchufe, recuerda lo del perro ¿verdad?" elseñor Anderson asintió. "Bueno, tuvimos otro problema, que quizás afecte nuestracalificación, fue secuestrado." Todo el gimnasio estalló en risas.

 

"¿Secuestrado? ¿O quiere decir perdido?" acusó el señor Anderson.

"¡No perdimos a nuestro hijo! Fue robado por esa bestia de MikeNewton y su compañera Jessica Stanley." Siseó Rosalie, apuntando en ladirección de sus rostros entre la multitud. El lugar nuevamente se silencio.

"¿Le importaría explicarse, señor Newton?" preguntó el señorAnderson desde el frente.

"No tengo idea de lo que dicen. Por alguna razón la tienen contraJessica y contra mi." Dijo Mike. Jessica puso su mejor rostro de 'estoyofendida ante la acusación'.

"Querían secuestrar al bebé de Bella y Edward para que saquen malanota, pero por error se llevaron al nuestro." Explicó Emmett mientras el señorAnderson le miraba sospechosamente. "¡Es la verdad!"

"Lo siento, pero sin prueba alguna..." comenzó el señor Anderson.

"¿Quien dijo que no tenemos pruebas?" soltó Rosalie mientrasrebuscaba en su blusa y sacó un pendrive de su escote, dándoselo al señorAnderson, quien estaba completamente paralizado. Jessica dejó escapar un grito.

Él lo enchufó a la computadora y bario el único archivo con elnombre de 'Confesion de Mike Newton' y mi voz comenzó a escucharse, seguida dela de Mike.

"Mike, ¿no hay nada que pueda hacer para convencertede darnos al bebé? Por favor, lo que sea."

"Bueno, quizás lo considere con unacondición
"

"¿Que condición?"

"Bésame." Un corode 'EEEWWWWW's provino de los estudiantes. Edward se rio ante su reaccion.Jessica se puso de pie y golpeó a Mike en la cabeza con Eugene, haciéndolegritar.

"¿Que dijiste?"

"Bésame Bella." Escuché a uno de los decuarto gritar 'No lo hagas Bella' desde el fondo del gimnasio.

"Entonces, ¿Si te beso me devolverás albebé que tu y Jessica nos robaron en el zoo? ¿Esos son los términos delacuerdo?"

"Si, bésame y tendrás a tu bebé de vuelta.Solo quería que obtuvieran una nota mas baja que nosotros ya que pusimos albebé en le baúl anoche y nos atraparon. Supuse que si, ustedes perdían al bebé,obtendrían un cero y Jessica y yo podríamos devolverlo mañana y quedar como loshéroes obteniendo puntos extras
"

Todos comenzaron a gritar 'Atrapado Newton'. Asumí que la cintaterminaría ahí, pero obviamente los chicos habían puesto un poco más paraseguir humillando a Mike.

"Lo siento Mike, no puedo darte esa oferta.Preferiría que me arrancaran las uñas de los pies una a una y comérmelas antesde dejar que tus sucios labios se acerquen a los míos. Y si fuera tú, cuidaríami espalda por que Edward de seguro va a tratar de matarte por esto. ¿Acasomencione que es cinturón negro y que sus manos son armas letales?"

"¡¡Cuentaselo Bella!! ¡¡A por él Edward!!" Escuché a la mitad decuarto año gritar. Mi rostro estaba rojo, mientras Edward pasaba sus brazos amí alrededor y me acercaba a él. Vi a Rosalie guiñándome un ojo y Emmett me diouna amplia sonrisa.

"Entonces eso lo tomaremos en consideración
" el señor Andersonconectó a Everett a la computadora y Rose tomó la mano de Emmett.

Él señaló la pantalla. "Entonces este es el incidente del perro
yaquí esta lo del secuestro. Miren eso, durmió todo el tiempo. Que idiota esNewton
ni siquiera se dio cuenta de ello. El secuestro no afecta su nota paranada, solo lo del perro, y obviamente lo del marcador
B- por este. Peroañadiendo los puntos extra queda en una B+. Felicitaciones." Emmett alzó aRosalie en sus brazos y la dio vueltas por el aire, frente a todos. De lasgradas se escucharon silbidos y aplausos.

 

Rosalie junto a sus chicos y los recostó en la caja junto con susprimos, así todos podían estar juntos donde quiera que fueran. Emmett les pusouna mantilla sobre ellos y cerró la caja. Saludo con la mano mientras él yRosalie se dirigían de vuelta a las bancas, de la mano. Le dio a Edward y aJasper un choque de manos y se sentó. Edward aun se estaba riendo,probablemente de las obscenidades que pasaban por la cabeza de Mike Newton enesos momentos.

"Señor Newton y señorita Stanley, ¿podrían venir?" preguntó elseñor Anderson mientras los miraba. El pequeño Eugene estaba gritando por el golpecontra la cabeza de Mike, unos instantes antes y Jessica no hacia esfuerzoalguno por calmarlo mientras se lo entregaba al señor Anderson. "¿Hay algo quelos dos quisieran confesar? Lo del secuestro bajara su nota, sin importar loque digan los datos. ¿¿Algo mas que deba saber??"

Mike estaba sudando y Jessica golpeteaba el suelo con su pienerviosamente. Me incliné hacia delante para poder oír cada palabra de lo quepudieran decir. La silenciosa risa de Edward le hacia temblar mientras tomabami mano.

"No, no hay nada mas que decir." Dijo Mike secamente. El soloquería que el proyecto se terminara, cualquiera podía notarlo. Se rehusó amirar la pantalla de la computadora y decidió mirar a Edward, lo cual hizo queeste se riera más. Emmett estaba casualmente mostrándole a Mike su dedo delcorazón mientras que Jasper enviaba algo de ira hacia el señor Anderson paraaumentar el fuego que se había encendido mientras se cargaban los datos en lapantalla.

"¡Que demonios le hicieron al muñeco!" rugió el señor Anderson. Lacebza de Mike se volteó para mirar la pantalla. Habian picos en los lugaresdonde indicaban que el bebé sufria de estress, habia llorado o pasó hambredemasiadas horas. El señor Anderson estaba echando humo cuando vio un pequeñoicono mezclado con el resto de los datos. "¿Qué es esto?" preguntó mientrascliqueaba en el. Los datos fueron reemplazados con un video casero
del punto deinspiración.

Alguien con un uniforme de policía seacercó a la ventana de Mike y la golpeó. "¿Hola?¿Todo esta bien allí?"

Una enorme linterna se encendió y una columna de luz brilló en elauto de Mike. Todos podían ver su cabeza levantándose del asiento y a Jessicacerrándose la blusa con su mano.

El gimnasio se llenó de silbidos mientras Jessica permanecíacompletamente paralizada frente a los de cuarto y quinto año. El video de suconversación con Emmett continuaba, pero por la forma en que Rosalie lo filmó,no podías ver su rostro, así que todos creían que era Charlie.

"¿Escena del crimen? Aquí no hay ningunaescena de crimen Jefe. Debe de estar equivocado. ¡Yo...yo no hice nada! Fueella...Jessica insistió en que la trajera aquí, ella, ¡Ella me forzó a hacerloseñor! Gracias a Dios que llegó a tiempo o me estremezco al pensar lo que podíahaber sucedido." La voz de Mikeestaba rogando.

Jessica gritó. "Mike Newton eres un imbécil. ¿Estofue mi idea? ¿Mi idea? ¿Lo dices de enserio? ¡Si fue mi idea, explica por quetienes estos!" del bolsillo delantero de la camisa de Mike, Jessica saco unalarga tira de condones. La luz de la linterna se reflejó en los envoltorios. "Ypara que quede claro, es imposible que necesites los Tojans Magnum, ¡iríasmejor con los anatómicos!"

 

Mike estaba furioso y temblaba de la ira. El gimnasio explotó enrisas y hasta el señor Anderson comenzó a reírse. El video se cortó hasta laparte que Edward y yo nos habíamos perdido cuando nos fuimos del aparcamiento.

Un llorisqueo comenzó a salir del baul delauto. 'Charlie' preguntó "¿Le molestaria si reviso su baul, señor Newton?"

"No, jefe, por favor." Respondió Mikenerviosamente.

'Charlie' se movió y abrió el baúl,revelando un sucio y gritón muñeco que estaba empapado por no haber sidocambiado en mucho tiempo. "Creoque esto es de ustedes." Lo sostuvo frente a Mike.

"Si señor...en, lo dejamos allí para quedurmiera."

"Creo que lo dejó allí para que pudieratener algo de acción con la señorita Stanley
Sabe que esto es un abuso demenores ¿verdad? Esto esespantoso, por muchas razones. Creoque me pondré en contacto con su profesor para contarle del incidente. Ahoravuélvase a poner sus ropas y vayan para sus casas."

El video terminó allí. Jessica se puso colorada y se cruzó debrazos, dandole la espalda a Mike. Él cerró sus manos en puños y cambiaba supeso de un pie al otro, como si quisiera pegarle a algo, o alguien.

"Bueno, creo que nunca tuvimos un par de padres tan incompetentescomo ustedes en veinte años de mi carrera como maestro. Aun contando al chicoque prendió fuego su muñeco
esto no se compara. Así que raptaron a un muñeco, ylo retuvieron por rescate, el cual no consiguieron, rechazaron a su hijo, másde una vez dado lo que dicen los datos y mintieron en mi propia cara. Eres tantonto como dicen, Mike Newton, creí que exageraban, pero veo que te pusieronbien el calificativo. Tienen una D- y voy a poner en su expediente que ambosdeberían ser esterilizados y castrados y no se les debería dejar reproducir.Pobre del chico que ustedes dos hagan...UGH...oh y casi lo olvido, cuando bajosu nota por lo del secuestro se convierte en una F. ¡disfrútenla!" exclamó elseñor Anderson mientras juntaba su computadora y salía del gimnasio.

Edward me alzó de la banca y nos llevó a la puerta de salida conel resto de sus hermanos. Nos reunimos en el jardin, donde todos caimos alpasto, muertos de la risa. "¡La expresión de Mike fue impagable!...oh dios..."dije mientras respiraba.

Edward se sostenía sus costados mientras reía "Si hubieran podidoescuchar lo que pensaba
Rosalie, lamento decírtelo, pero creo que rompió turecord personal de malas palabras."

Alice se volteó hacia Jasper quien fue el primero en dejar dereír. "Lamento lo de la detención, Jasper. ¿Quieres que le pise el pie así tehago compañía?" preguntó alegremente.

"No, Alice, disfruta de tu libertad." Bromeó Jasper.

Edward extendió su mano para ayudarme a poner de pie. El resto delos Cullen se levantaron del suelo mientras nos dirigíamos a clase. "¿Quierenirse de aquí para el almuerzo?" preguntó Emmett.

"¡Si!" contestamos al unisono. "¿Pero ustedes no tienen castigo?"pregunté.

 

Edward sonrió y sacó su teléfono. "Esme, soy Edward. ¿Acaso acabode escuchar que la tia abuela Betty falleció? ¿Podrías llamar a la escuela ydecirles que debemos irnos antes del almuerzo? y asegurare de mencionar loapegada que era Bella con nuestra tía y que estará angustiada y necesitarávenir a nuestra casa también. Gracias mamá, eres la mejor." Alzó su vista ysonrió. "Nos dejarán ir para el almuerzo
pero debo hacer una breve aparición enla cafetería antes de irnos, si no les importa." Sus ojos estaban brillando deemocion.

Alice hizo un gritito de emocion. "Oh, prometo que todos estaremosallí para eso, Edward, ¡eres un pequeño demonio! Tu plan es atrevido. Chicos,se sentiran orgullosos por esta." Alice picó nuestra curiosidad con sureacción, el timbre sonó antes de que pudiéramos discutir algo más.

Mientras se pasaba la mañana yo seguía tratando de averiguar a quese refería Alice con que el plan de Edward era atrevido. Mi mente se pusofuriosa unos cuantos minutos y me encontré a mi misma ruborizándome en medio dela clase. Jessica me lanzó rayos con la mirada y Mike pretendía ignorarme, locual iba bien para mi, pero veía que le costaba controlarse en medio de laclase con los chicos. Hasta había vuelto a sacar el tema de lo que él y Jessica'hicieron' en el punto de inspiración lo cual, como yo bien sabia, era unacompleta mentira.

Un mensajero de la oficina entregó la nota que informaba de lamuerte de la tía Betty y dejé escapar un sollozo mientras la leía. Momentosdespués el timbre sonó, enviandonos al almuerzo. Me apresuré a ir a micasillero y tiré mis libros dentro para encontrarme con Alice cuando entré a lacafetería. Nos sentamos en nuestros lugares habituales mientras esperábamos quellegara el resto de la familia. Jasper, Rosalie y Emmett corrieron hacianosotros.

"¿Nos perdimos de algo?" preguntó Emmett sin aliento.

"Nop, solo estamos esperando a Mike y a Edward... ¡justo atiempo!" Alice sonrió mientras que con su cabeza nos mostraba donde seencontraba Edward, quien acababa de entrar a la cafetería. Su hermosa formaflotó por el lugar, y la gente se tuvo que detener para mirarle, después detodo era perfecto. Sus ojos se encontraron con los míos y él me hizo una señapara que fuera.

Mi corazón dio un brinco ante los nervios mientras miré a Alice "¿Quenecesito hacer?" pregunté un tanto asustada.

"Solo ve y toma su mano, y sonrie Bella, no dejes de sonreir." Serio Alice. Jasper me lanzó una ola de calma y finalmente comencé a movermehacia Edward.

Angela, Ben, Lauren, Tyler, Eric, Jessica y Mike estaban sentadosjuntos en su mesa, riéndose de algo, mientras Edward me arrastraba en sudirección. Los ojos de Angela se agrandaron al vernos ir en su dirección. Meencogí de hombros haciéndole saber que no tenia la menor idea de lo que iba aocurrir. Ella me dio un guiño y sonrió, sabía que no le importaba ver sufrir aMike y a Jessica un poco más. Otras personas en la cafetería debieron de vernosir hacia Mike ya que un extraño silencio lleno el lugar y sentí cientos de ojosmirando cada movimiento con anticipación.

Mike avistó a Edward por el rabillo del ojo y su rostro seenrojeció de la ira. "Cullen, sigue caminando. No tengo nada que decirte ni ati ni a tu pequeña novia." Lanzó en mi direccion. Abri mi boca para decirledonde podia meterse su dedo, pero Edward interrumpió con su suave vozvampirica.

 

"Mike, relájate, no quiero armar problemas." Sonrió mientras separaba en la punta de la mesa, mi mano envuelta en la suya firmemente. Mirealrededor a las chicas de la mesa, se habían quedado embobadas con su sedosavoz. Sin embargo, Mike parecía irritado. "Entonces dime que es y vete. Meenferma hablar contigo." Respondió Mike mientras apartaba su almuerzo a unlado.

Grácilmente, Edward metió la mano en su bolsillo y sacó unapequeña bolsa marrón con una caja roja dentro. Escuché a Alice reír, lo cualhizo que mi rostro enrojeciera, pero seguía sonriendo tal como Alice me habíadicho. Edward me apretó un poco mas la mano mientras mi corazón daba brincos,golpeando contra mi pecho.

"¿Que diablos es esto?" preguntó Mike, un tanto sorprendido. Vi alas personas de otras mesas juntándose, tratando de ver lo que Edward habíadejado en la mesa..

"Considéralo como una ofrenda de paz, de mi parte y de Bella, parati Mike
" se volteó un poco y dijo "y para ti también Jessica. Espero quepuedan hacer bueno uso de ellos."

Sin apartar sus ojos de los de Edward, Mike sacó la caja roja dela bolsa y la sostuvo frente a sus ojos. En unas enormes letras blancas se leía'CONDONES DE CALCE AJUSTADO' en el frente de la caja. Mike miró la caja por unsegundo, inseguro de lo que eran.

Tyler y Eric se rieron primeros, seguidos de media cafetería. Misojos casi se salían de su lugar mientras me volteé a ver a Edward, quienpermanecía allí, con una expresión de completa seriedad. "Que tengas un buendía Mike." Dijo tranquilamente mientras se daba vuelta sobre sus talones y meguiaba fuera de la cafetería. Podía escuchar a Mike gritando "¡CULLEN!"mientras las puertas se cerraban detrás de nosotros. Emmett alzó a Edward y lolanzó sobre su hombro. "¡Eso fue lo mejor que vi hermanito!" gritó Emmettmientras corría por el estacionamiento. Jasper aplaudía violentamente detrás deellos.

Rose, Alice y yo nos reíamos ante el espectáculo frente a nosotrosmientras caminábamos hacia los autos. Edward miró a mi dirección con unasonrisa tímida. "Divertido ¿huh?"

"¡Demasiado! Quizas quede permenentemente rojo despues de eso.Vamos, vayámonos de aquí, ¿no se supone que tenemos que velar a la pobre tíaBetty?" bromeé mientras saltaba dentro de mi reluciente auto azul. "¡los vereen casa!" saludé mientras salia del estacionamiento.

Cuando llegamos a la casa de Edward noté el asiento de Eddie en laparte trasera del Camaro y me puso triste. "Tenemos que entrarlo para que Alicepueda llevarlo al hogar con el resto de las cosas." Edward rápidamente lo sacódel asiento trasero y lo puso en el porche.

Cuando entramos a la sala familiar, mis ojos inmediatamentenotaron dos enormes imágenes colgando de la pared cercana a la chimenea. Corríhacia ellas y deje escapar un gritito de sorpresa. La primera era una fotofamiliar que Esme nos había tomado con nuestros vientres, y teníamos lascamisas negras. Tenia fotos mas pequeñas de Edward y de mi juntos, Alice yJasper y Rose y un muy embarazado Emmett a su lado. La segunda imagen era denosotros seis con los bebés vestidos como vampiros. Me alcé y toque el rostrode Eddie y senti lagrimas llenar mis ojos. Los brazos de Edward me envolvieronmientras Rose, Emmett, Jasper y Alice se acercaban a ver lo que estaba mirando.Rose recostó su cabeza en el hombro de Emmett y Jasper soltó un sollozo al vera Elizabeth.

 

Demasiado deprimida, me senté en el sofá con Rosalie y Alicemientras los chicos comenzaban a desarmar las cunas y empacar las cosas de losbebés para que Alice y Jasper pudieran llevarlas al refugio de mujeres. Ningunodijo una palabra mientras trabajaban, cada uno perdido en la última semana.

Esme bajo las escaleras sosteniendo tres paquetes en sus brazos yvio nuestros rostros entristecidos "¿Quién murió?" preguntó.

"La tia betty
" murmuré. La risa musical de Esme me sacó de miestado.

"No, quiero decir, ¿Por qué las caras largas? Salieron antes de laescuela. Crei que estarian saltando por las paredes." Rio Esme. Eche una miradaa las enormes fotos que estaban colgadas cerca. "OOHH entiendo, estrañan a susbebés." Susurró.

Se acercó y se paro frente al sofá, nos entregó un paquete a cadauna. Alice formo una enorme sonrisa en su rostro antes de abrirlo. Rompí elpapel azul y encontré un hermoso libro de fotos con la letra E en el frente.Mis manos temblaban mientras lo abria. En la primera página había una fotosimilar a la que colgaba en la pared de Esme, estábamos embarazados y con lascamisas negras. En la segunda pagina había fotos de las parejas en poses bobas,estaba la imagen de Jasper sosteniendo a Alice y la foto de Emmett 'dando aluz'. Di vuelta a la segunda pagina y vi una foto mía y de Edward donde elbesaba dulcemente mi enorme vientre. Ya no podía contener las lagrimas "OhEsme...esto es...hermoso." me las arreglé para decir.

Limpié mis lágrimas para poder ver las próximas fotos. Debió detomarnos fotos a escondidas durante la semana. Yo durmiendo en el sofá, Edwardsosteniendo a Eddie, Edward en el piano con Eddie sentado cerca, yo dándole elbiberón a Eddie, Edward haciendo una mueca ante un pañal sucio, había cientosde fotos. Era lo mas asombroso que jamás vi. Alice y Rosalie abrieron los suyospara ver las fotos que Esme les había tomado.

También obtuvimos una foto donde los chicos se habían quedado acargo de los bebés y la sala de cirugía de Carlsile en medio de la salafamiliar, lo cual nos hizo estallar en risas. De alguna manera, Esme consiguiólas fotos de las cámaras desechables del zoo y Alice tomó una de Emmett dentrode la jaula del oso y el pobre Elliott debajo de la pata del animal.

"Quiero que siempre lo recuerden." Susurró Esme y nos dio un besoen la cebeza a cada una. Yo estaba sollozando y Alice y Rosalie estabantemblando, incapaces de hablar. Los chicos caminaron hacia nosotras y sequedaron helados.

Edward corrió a mi lado y tomó mis manos. "Bella, ¿que sucede?¿Que ocurrió?" preguntó mientras las lagrimas continuaban callendo por mirostro. Alcé el libro de las fotos hacia él y traté de sonreir. "Esme..." fuetodo lo que pude decir. El abrió el libro y soltó una exclamación al ver laspaginas. Me di cuenta de que estaba tan conmovido como yo por el regalo deEsme. Emmett y Rosalie estaban mirando algunas fotos de su libro y Alice estabaacurrucada junto con Jasper mientras el silenciosamente miraba las paginasrosadas, tocando el rostro de Elizabeth en cada imagen.

Edward me devolvio el libro y yo lo apreté contra mi pecho. Tomomi mano y me guió hacia la banca del piano. Encima de la lustrosa superficiedel instrumento, Esme había dejado una foto de Edward y de mí junto con Eddieen su traje de vampiro. El marco simplemente decia 'Familia' en letras negras.La mano de Edward se acomodó impulsivamente sobre su pecho, donde una vez susilencioso corazón había latido. Respiro profundamente y comenzó a tocar unasuave música, la cual reconocí instantáneamente, la nana de Eddie, mientrassostenía, sonriendo, contra mi pecho el libro que contenía uno de mis maspreciados recuerdos como humana.

Somos padres - Fanfics de Harry Potter

Somos padres - Fanfics de Harry Potter

Lunes por la mañana. Odiaba las mañanas de los lunes. Otra semanade escuela, ensayos, exámenes y los profesores. Estaba tirada en la cama,rehusándome a lev

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-somos-padres-fanfics-de-harry-potter-3746-0.jpg

2023-02-27

 

Somos padres - Fanfics de Harry Potter
Somos padres - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/43313
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences