Te amo hijo, sé feliz - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Cuando el incordioso sol lo empujó a levantarse, calló en lacuenta de que estaba solo en aquella habitación para cinco personas. Era algo particularmenteraro dado que, en general, el último en levantarse era Ron quien, junto a Harry,siempre eran los últimos en salir. Pero la noche anterior él se había quedadodespierto hasta muy tarde esperando la carta anual que le mandaba su abuela enesa fecha, y que llegó cerca de la una de la madrugada.

El sobre le habíailuminado un poco la sonrisa ya que junto a la tierna nota de su abuela,felicitándolo por su cumpleaños diecisiete, había recibido un gran paquete deRanas de Chocolate y una carta que su madre le había escrito antes del ataquede Bellatrix. Al ver el sobre de papel se había sentido muy emocionado yexpectante, ya que esas líneas eran las únicas palabras que recibiría de ellasiendo consciente de que era su hijo. Pero a su vez no se había animado a abriraquella carta porque lo inundaba el miedo de no poder estar a la altura de loque su madre podría haber esperado de él.

 

Mientras recordaba, una silenciosa lágrima llena de tristezay felicidad recorrió su regordeta mejilla, incentivándolo a agachar la cabeza.Al hacerlo quedó frente al reloj y pegó un salto. ¡Llegaría tarde a la clase deSnape! El solo imaginar la reacción fría y despreciativa del profesor le generóun escalofrío. Así que con una velocidad que no lo caracterizaba y su naturaltorpeza, que se potenció a su mayor nivel, se cambió y salió corriendo a lasclases de Defensas Contra las Artes Oscuras.

Al llegar entró de la forma más sutil que su apuro lepermitió, es decir tropesandose en la entrada.

-Longbottom, que manera tan patética de llegar y además,tarde - soltó el profesor de cabello graso - cinco puntos menos para Griffindory quédese después de la clase para que le dé su castigo.

Se levantó del piso lo más rápido que pudo y, con la cabezagacha y el rostro inundado de rojo, se retiró al banco donde estaba Hermionesentada sola (como lo hacía últimamente, ya que se decía que estaba peleada conRon desde que había empezado a salir con Lavender Brown). Le gustaba estar conella, era una de sus pocas amigas, pero le decepcionó que en ningún momento dela clase lo felicitase por su cumpleaños, aunque de hecho nadie parecíarecordarlo.

Al terminar lo que parecía una tortura, ya que los hechizos ,aunquehabía mejorado mucho, todavía le costaban y Snape parecía querer que todo lesalga más mal e lo que ya lo hacía; se acercó temeroso al sombrío hombre. Estelo ignoró, dando lugar a un silencio sepulcral que parecía eterno.

- Ayudaras a Filch a limpiar el castillo de formamuggle durante una semana. Empezarás hoy a las cinco en el comedor. - Soltó elprofesor fríamente.

Neville aceptó de forma sumisa y se retiró. Al llegar alpasillo, mientras iba a su próxima clase, se acordó que hoy su abuela había quedadoen ir a buscarlo para ver a sus padres en San Mungo esa tarde. De modo que suúnico plan de cumpleaños se había desbaratado por el temido profesor Snape.

El resto de su día transcurrió con pesar. En el almuerzo leavisó a su abuela de que no podría ir a ver a sus padres ese día. Y su tristezaaumentó cuando su abuela contesto mostrándose decepcionada de que su úniconieto se fuese castigado.

Todo aquel día le fue de mal en peor: le había salido todo mal enHerbología, su clase favorita; se había caído tres veces y tirado por Malfoydos; nadie se había acordado de su cumpleaños, ni si quiera Luna; no vería a suspadres, que se encontraban en un estado crítico por culpa del Innombrable; y como si fuera poco terminaría su díalimpiando junto a Filch. Claramente eraun inútil que no le importaba a nadie exceptuando su abuela, quien no estabanunca conforme con el nieto que tenía.

 

Así, colmado de tristeza, estaba su ánimo cuando se dirigíaa cumplir con su castigo. Al entrar al comedor se envolvió en una oscuridad sinprecedentes que se vio instantáneamente interrumpida por un rayo de colores queescribió en el techo: ¡Feliz Cumpleaños Neville!

En ese instante las luces se encendieron y una multitud legritó: - Sorpresa.

Antes de poder reaccionar todos sus amigos se le acercaron.Ginny y Hermione lo abrazaron con fuerza, Luna lo saludo con entusiasmo y Harryy Ron lo felicitaron con alegría. También Seamus, Deán, Hannah y otros de suscompañeros se le acercaron para felicitarlo por su cumpleaños. Tras todos esossaludos distinguió a todos los profesores (menos Snape), a Dumbledore y a suabuela charlando animadamente, mientras que los últimos dos lo miraban.Repentinamente en barbudo director se le acercó:

- Felicitaciones Neville, espero que te hayagustado la sorpresa- le dijo con amabilidad.

- Muchas gracias - fue lo único que logro decir,con lágrimas de felicidad en los ojos, nunca nadie había echo algo así por él.No había creído importarle tanto a sus amigos como para que le montaran esaespectacular sorpresa, estaba feliz y agraecido.

- Lo que si debo advertirte que el castigo que tedio Severus sigue en pie pero comienza mañana, me costó mucho persuadirlo- le comentó y le sonrío aquel buen anciano queél tanto admiraba antes de retirarse nuevamente.

La velada continuó muy divertida hastala madrugada, aprovechando que al otro día sería sábado y no tendrían clases.Neville se la pasó charlando, riendo y bailando divertido con sus amigos ycompañeros. Hasta pudo arreglar con su abuela para visitar a sus pares lamañana siguiente, bajo el acuerdo de Dumbledore. No paraba de sonreír, ese díaestaba resultado muy distinto a como había empezado.

Cuando todo hubo terminado yllegó a la habitación todos cayeron inmediatamente en un sueño profundo,agotados. Pero antes de dormir notó sobre su mesa de luz la carta de su madre ydecidió leerla. Se encontraba muy feliz y por alguna razón sabía que esa cartano podría traer sino que los mejores deseos de una madre que él sentía que lohabía amado. Asique bajo a la sala común y se dispuso a leer a la luz de lachimenea.

Amado Neville:

Dado estos tiempos difíciles temo por nuestra seguridad, y me gustaríaque si algo me ocurriese te quedara algún recuerdo mío para esta fecha. Antesque nada felices dieciséis años hijo, quiero que sepas que te amo más que anada en este mundo, como a tu padre. Espero que te encuentres bien a pesar detodo lo que pueda pasar y que siempre tengas presente lo que te apreciamos contu padre.

No tengo dudas de que te has convertido en un joven maravilloso capazde hacer cualquier cosa que se proponga con una inmensa fuerza interior, porquees algo te ya te caracteriza ya a tu corta edad.

Me gustaría estar en este momento con vos y darte el abrazo que siemprevoy a desear darte pero eso solo el tiempo lo decidirá, aunque mi deseo ycariño siempre estarán en pie.

Te amo hijo mío y te deseo que por sobre todas las cosa nunca teolvides de ser feliz.

Un muy fuerte abrazo,

Mamá.

Al terminar unas suaves gotasacariciaron su rostro. Más allá de la tristeza, una ola e felicidad lo abrazó porcompleto, su madre estaba allí y lo amaba.

- Yo también te amo mamá - dijo en un sonriente susurro.

Definitivamente ese había sido elmejor cumpleaños de su vida.

Era feliz.

Te amo hijo, sé feliz - Fanfics de Harry Potter

Te amo hijo, sé feliz - Fanfics de Harry Potter

Cuando el incordioso sol lo empujó a levantarse, calló en lacuenta de que estaba solo en aquella habitación para cinco personas. Era algo particularmenterar

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-te-amo-hijo-1416-0.jpg

2023-02-27

 

Te amo hijo, sé feliz - Fanfics de Harry Potter
Te amo hijo, sé feliz - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/105886
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20