Te espero, dulce muerte - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Te espero, dulce Muerte

Me muero. Es algo de lo que ya no me cabe ninguna duda. Se que no saldré de este laberinto de mentiras e intrigas que el cruel destino ha creado para nosotros. Aún así no le temo a la muerte. Se que ahora es lo único que me queda. Por eso no lloro. No merece la pena compadecerme de mi misma. Supongo que me lo busqué. Si, lo compliqué todo. Debería haber echo caso a los sabios consejos de mi cínica amiga. Ella siempre me decía Nunca te enamores. El amor lo complica todo. Cuanta razón tenía. Pero todos debemos probar por nosotros mismos y equivocarnos para aprender. Si, los seres humanos siempre hemos sido unos estúpidos. Sabemos perfectamente que cosas nos pueden dañar, pero no nos paramos a pensar en las consecuencias o si lo pensamos decidimos que queremos correr el riesgo. Y lo peor de todo es que al final no nos arrepentimos de lo que hemos hecho por amor. Aunque eso nos lleve a una muerte segura. Como a mi ahora. ¿Quién lo habría pensado de mi? ¿Yo dando mi vida por otros? Lo nunca visto.
Siempre dije que deseaba vivir rápido y morir joven para dejar un cadáver bonito. Y mi sueño se va a cumplir. De todas formas no hay nada que me ate a la vida. Ya no. Estoy tumbada en la cama del hospital en la que llevo postrada más de dos semanas. Creo que nunca he sido tan desgraciada. No, se que nunca he sido tan desgraciada. Ya nada me une a la vida y estoy aquí esperando a que la dulce muerte venga a recogerme. Lo peor es la humillación de morir de esta manera. Sin poder moverme, sin poder apenas ni respirar. Los tubos salen de mi cuerpo. Tubos que inyectan medicamentos en mis venas. En mi sangre. Espero no durar mucho. Ya no aguanto toda esta farsa. Todos ellos pasan ante mis ojos mirándome con lástima. Saben que voy a morir por que no lucho por seguir viviendo y se compadecen de mi. Me asquean. Me repugna que se presenten ante mi mirándome con cara de pena y diciéndome cuanto me necesitan. ¿Acaso ellos me ayudaron cuando yo los necesité? No. Dijeron que les había traicionado cuando no fue así. Por eso no puedo soportar su simple presencia. Y menos la de él. No soporto que me mire con sus ojos esmeralda dolidos, como si yo le hubiese echo algo. Yo solo seguí viviendo. No es mi culpa que se sintiese traicionado por que me fuese con él. Pero que importa eso ahora. El esta muerto. Muerto a manos de su señor por protegerme. Su nombre a quedado limpio, como si alguna vez hubiese dejado de ser un mortífago para unirse a la orden. Jamás hizo algo así. Esa clase de cosas no iban con él. No habría dejado a los mortífagos por el bando de la luz. Ni siquiera lo habría echo si yo se lo hubiese pedido. Por eso jamás lo hice. Por que lo que había entre él y yo no tenía nada que ver con esta guerra en la que nos tocó ser enemigos. Pero ellos nunca lo entenderán. Entre nosotros no había bandos, solo él y yo. El solo buscaba su propio beneficio. ¿Acaso eso es malo? Yo no lo creo, por que su beneficio era el mío. Ahora le aclaman como a un héroe por salvarme. Hace unas semanas me proclamaban como traidora. En el mundo mágico un día te tiran piedras y al siguiente pétalos de rosa. Son unos hipócritas. ¿Y mi familia? Ellos son de los peores. Pensé que si había alguien capaz de entenderme eran ellos. Pero no. Me encerraron para que no volviese a verle. Me acusaron de confraternizar con el enemigo y de pasar información. Y ninguno de ellos movió un solo dedo cuando el señor oscuro se disponía a matarme. No. Solo él lo hizo. Solo él dio su vida por mi. Su cuerpo inerte cayó sobre mi. Un peso muerto sobre mi magullado cuerpo. Es irónico que lo mismo que le mató la primera vez sea lo que a acabado con el señor oscuro definitivamente. Un sacrificio por amor. El mayor de los sacrificios que se puede hacer por otro. Y el más terrible de todos. Ya no quedaban horcruxes que lo protegiesen. Esta vez se había ido para no volver. Todo gracias a él. A uno de sus mortífagos.
Y mientras tanto yo estoy aquí, atada a este mundo material del que ya no quiero saber nada. Ellos vienen todos los días y me ruegan por que luche, por que les perdone, por que les diga algo, pero nada sale de mi boca. Solo hay uno que no dice nada. Se limita a mirarme con sus ojos verdes. Como queriendo decirme que siente el daño que me ha hecho. No necesito escucharle hablar para saber lo que quiere decirme. Y se que yo tampoco necesito hablar. Que solo con mirarle él ya sabe que lo que deseo decirle es que los dos nos hemos hecho daño. Que es algo difícil de perdonar. El no puede perdonarme. Yo no lo puedo perdonar. Es demasiado pronto. Pero el tiempo curara las heridas. Se que cuando nos encontremos después de la muerte no seguiré dolida. Y él tampoco. Entonces seré feliz y no necesitaré seguir odiando. Ya no podrá hacerme daño. Así que solo me queda esperar. Tal vez no muera. Ni mañana. Pero será dentro de poco. Ya no queda mucho. Una sonrisa inusual en mi en estos últimos tiempos inunda mi rostro. Si, ansío tanto el morir. Aunque mis ojos siguen fijos en el techo por que pienso que ellos no merecen ni siquiera una mirada se que se han sorprendido. Es la primera vez que ven una reacción de mi parte en todo este tiempo que me han estado visitando. Aquí está mi familia. Mirándome extrañados por mi sonrisa. Nadie se atreve a hablar. Solo ella lo hace. Me pregunta el motivo de mi sonrisa. Aparto mi mirada del techo para centrarla en ella. Su cabello sigue tan enmarañado como siempre. Ella fue la única que no me abandonó. Jamás creyó que les hubiese traicionado. La única amiga verdadera que jamás he tenido. La miro para pronunciar las que se que serán mis últimas palabras. Se que esto les trastornará y me alegra el saberlo. ¡Ojalá se sientan todas sus miserable vidas culpables por lo que me han hecho pasar!
-Solo pensaba en las ganas que tengo de morir. Pero tranquilos os estaré esperando en las puertas del infierno.

Me trastorno, debo admitirlo. Sus últimas palabras encogieron mi corazón. Y temblé de miedo. Ella estaba ante todos nosotros. Parecía tan frágil, respiraba gracias a los tubos que la mantenían unida a una máquina. Su corazón seguía latiendo, aunque precariamente. Y aún así sacó fuerzas para dirigirnos aquellas horribles palabras. Su visión es algo que me a perseguido en pesadillas y que me perseguirá asta el día en que muera. Su menudo cuerpo tapado con la blanca sabana del hospital, sus rojos cabellos esparcidos por la almohada. Tan blanca como el marmol. Parecía un angel herido. ¿Cómo algo tan hermoso podía decir cosas así? Después de ese día ninguno volvimos a visitarla. Solo Hermione, su única amiga. Ahora me encuentro frente a su tumba blanca. Y aquí está la escultura que mandé hacer para ella. La escultura que mandé hacer para recordarla. Un ángel. Un hermoso ángel alado igual a ella. No puedo reprimir una mueca de odio al ver la tumba contigua. La de él. Y ahi algo frente a mi que me intriga. Nunca había visto algo parecido. De la tumba de ella han comenzado a nacer unas flores, que se extienden, como desplegando su abrazo. Es un rosal. Y de la tumba de él un espino trata de alcanzarlo. Las pequeñas ramas de ambos se acarician, tratando de abrazarse. Supongo que eso significa que realmente la amaba.
Captain Tsubasa Spain

 

Te espero, dulce muerte - Fanfics de Harry Potter

Te espero, dulce muerte - Fanfics de Harry Potter

Te espero, dulce MuerteMe muero. Es algo de lo que ya no me cabe ninguna duda. Se que no saldré de este laberinto de mentiras e intrigas que el cruel destino

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-te-espero-2325-0.jpg

2023-02-27

 

Te espero, dulce muerte - Fanfics de Harry Potter
Te espero, dulce muerte - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/24967
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20