Toda la verdad - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Cha, chan! Aqui estoy yo de nuevo con otra historia de un capítulo, pero, como autora del fics, estoy obligada a advertir que esta historia está prohibida para menores de 15 años, ya que es un poco pervertida, como mi otra historia "el reto" xD

En fin, no los molesto más.

Cuidense mucho, xaito

PD: Dejen review, porfavi!! Se los agradeceré si lo hacen =)


Ese día me había levantado muy feliz de la vida, aunque feliz debería estar entre comillas, porque al primer espécimen del sexo débil, o sea, of course, los hombres, que vi ese día, fue nada más y nada menos que mi Némesis. James Potter, o también conocido como, James-te-odia-Lily-Evans-Potter. Pues, claro, el odio que sentía contra él no lo ocultaba nunca y mucho menos lo iba a hacer esa mañana.

 

-¡Te odio, James-cuatro-ojos-Potter!.- creo que esas fueron mis palabras exactas cuando lo vi pasar muy tranquilamente por delante de mis ojos, aunque queda la posibilidad que le haya dicho ¡Te odio, James-me-monto-sobre-una-escoba-Potter!, pero el contenido de la oración, que es el te odio, no variaba entre una y otra, si que daba lo mismo.

Él me miró sorprendido, pestañó exactamente cuatro veces y dijo:

-Pero, ¿Qué e hecho ahora? ¡Si solo pasé tranquilamente por frente tuyo!

Haciendo rodar los ojos y chasqueando la lengua, me crucé de brazos y le respondí:

-Ahí tienes tú respuesta. Te cruzaste por mi camino y eso es bastante malo para mi, pues mi estomago no ha comido nada y, como me dan arcadas cada vez que te veo, no podré vomitar porque no tengo comida en
mi estomago.- hice rodar los ojos.- Si que por eso te odio, aunque, en realidad, te odio solo por el hecho de que existes, pero como ya estas vivo y, como yo no pienso convertirme en asesina solo para matarte a ti, no me queda otra que seguir odiándote.

Dando un suspiro largo, que sonó muy falsamente triste, me miró con esos clásicos ojos de cordero degollado, que siempre me mostraba cada vez que le decía te odio, y me dijo:

-No entiendo por qué me odias tanto
- cuando yo traté de abrir nuevamente mi boca para explicarle otra vez a esa cabeza hueca por qué le odiaba tanto, él levantó una mano para interrumpirme y siguió hablando.- Por favor, Lily, no comiences de nuevo con ese estúpido monologo titulado "Mi odio a James Potter", porque me lo sé de memoria, ya que, cada vez que me vez, lo recitas.- al ver que no estaba llegando a ningún punto con su discurso, lo apuré con mis manos, pues mi estomago estaba rugiendo y quería ir a comer luego.- Pero, a pesar de que me odias, yo te quería decir

-Mira.- lo interrumpí al darme cuenta donde quería llegar.- Si me vas a pedir una cita, ten por adelantado un enorme No, porque nunca voy a salir con un niñito como tú.

Dando un suspiro cansado, James siguió:

-No todo gira alrededor de ti, Evans.- dijo escupiendo mi apellido.- No te quería pedir una cita, solo te iba a decir que escucharás la radio mágica, porque, al parecer, se está expandiendo una enfermedad muy contagiosa y, bueno
simplemente quería advertirte.

Y, dejándome con las palabras en la boca, se dio media vuelta y se fue. En ese segundo me dieron ganas de gritarle que no iba a escuchar ninguna mierda de radio, ya que, de seguro, todo era una mentira y ni siquiera existía esa estúpida enfermedad.

 

Apretando los puños furiosamente, me di vuelta y caminé altivamente hasta la mesa de los Leones en el Gran Comedor.

A pesar de que me había prometido a mi misma no escuchar la radio, solo para no darle la razón a James Potter, una hora después de mi encuentro con él, yo me encontraba escondida bajo mi cama, para que nadie de mis compañeras descubriera que le había hecho caso a Potter, con la radio mágica de la habitación encendida escuchando el noticiario de las 7 de la mañana.

Sin embargo, fueron pasando los minutos y no se mencionaba nada sobre la mortal enfermedad que se estaba expandiendo rápidamente como me había dicho Potter. Cuando estaba apunto de apagar la radio, la voz del conductor de radio fue interrumpida y la voz de un hombre más joven salió al aire.

-Lo sentimos, queridos oyentes de radio, pero hemos tenido que interrumpir el noticiario de la 7 para darles una rápida información sobre lo sucedido hace unos pocos segundos. Esta mañana, exactamente a las 7:45 del presente día, a sucedido una lamentable noticia. Ha muerto la 5º victima de la terrible enfermedad que está arrasando con todo el Reino Unido. Se desconoce la causa y de donde proviene está enfermedad, pero, con las últimas investigaciones realizadas a personas que padecían los síntomas, se ha averiguado que se contagia por transmisión sexual. Sin embargo, aparte de eso, lo único que se sabe hasta ahora, son los síntomas de las personas que han padecido este contagio.

>>La primera etapa de la enfermedad es la incubación que dura alrededor de cinco meses. La segunda etapa es el comienzo de una leve picazón en la piel, si no es tratada inmediatamente esta puede avanzar, en tan solo unos minutos, a la tercera etapa que es la aparición de ronchas por todo el cuerpo. Si presenta este último síntoma, es urgente que sea tratado lo más rápido posible en San Mugo, porque, de lo contrario, la enfermedad pasará a la cuarta etapa, manchas rojas en la piel, la cual es irreversible. También, puede que le aparezcan síntomas secundarios, como vómitos, fiebre y diarrea.

>>Queridos oyentes, si usted está padeciendo uno de estos síntomas, preséntese inmediatamente en su Hospital más cercanos. El tiempo es oro, porque en solo un día la enfermedad avanza de la etapa dos hasta la etapa cuatro, pero, si a mantenido relaciones sexuales en estos últimos meses con condón o es virgen, no tiene por qué preocuparse. Se cree que la enfermedad incuba por alrededor de 5 meses y, después de ese tiempo, recién se comienzan a aparecer síntomas visibles para el ojo humano

Con mi brazo tiritando por los nervios, apagué la radio. ¡Mierda, estaba jodida! Me iba a morir y todo por haberle entregado, hace exactamente 5 meses y un par de días, mi virginidad a mi ex novio de 2 años, el cual me había dejado a la semana después porque se había enterado de que yo era bruja y él, como buen Mugglet que era, salió corriendo despavorido. Ahora, por culpa de ese pequeño detalle, iba a morir. ¡Por la mierda Santa, él ni siquiera se había puesto condón! Yo me había cuidado, pero con un hechizo para no quedar embrazada, no para impedir la transmisión de enfermedades.

Tratando de respirar tranquilamente, traté de calmarme. Yo todavía no presentaba ningún síntoma, si que, por ahora estaba "salvada". Ahora, simplemente, me tenía que relajar y esperar a que sacaran una cura para esta enfermedad. Respirando más calmadamente, salí debajo de la cama y me dirigí al baño. Necesitaba tomar un poco de agua, arreglarme el sujetador, que se me había desabrochado por estar tirada bajo la cama, y luego salir corriendo para llegar a mi próxima clase que ya había comenzado.

 

Una vez en el baño, me comencé a desabrochar la blusa. Una vez hecho eso, me saqué la corbata y la blusa. Cuando estaba llevando mis manos hacía detrás de mi espalda, lo más terrible que me pudiese haber pasado, sucedió. Dando un grito que hizo temblar toda la torre de Gryffindor, me miré el abdomen.

-¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!.- grité desesperada.

Me iba a morir. ¡Me iba a morir, por Merlín!, pensé histérica, mientras veía como mi estómago, brazos, piernas, absolutamente todo, estaba lleno de ronchas que cubrían mi cuerpo de pies a cabeza. ¡Maldición! Iba a morir por haberme acostado con mi ex novio y eso que ni siquiera me había gustado. ¡Iba a morir por algo que no me había causado ningún placer! ¡Solo había sentido dolor! ¡Que forma más terrible de condenarse la vida!

Soltando lágrimas que no podía aguantar, me apoyé en una pared del baño y me comencé a deslizar por ella hasta que quedé sentada en el suelo. Haciéndome un ovillo en el piso, lloré y lloré, mientras seguía gritando mi desesperación.

De pronto, escuché que la puerta de la habitación se abría. Creyendo que era mi mejor amiga la persona que estaba en la pieza, me sequé las lágrimas y grité del baño:

-¡Bella, me voy a morir! ¡Por Merlín, me voy a morir! ¡Me voy a morir y hay tantas cosas que no e hecho y dicho! ¡Tengo tantos secretos que no te e confesado!.... ¿Sabías que cuando era pequeña me oriné en un supermercado o qué me comía los mocos de niña o que tomé mamadera hasta los 7 años?

>>¿Qué no soy virgen? Por que si, Bella, no soy virgen. ¿Te acuerdas de mi novio Mugglet? ¡Pues perdí mi virginidad con él y el perro bastardo me dejo a la semana siguiente! Y ahora por su culpa me voy a morir. ¡Morir! ¡Y eso que ni siquiera lo disfruté! ¡Solo me dolió! Más encima lo tenía chico y, te preguntarás por qué se que lo tenía chico, lo sé porque se lo vi a Potter
si, al estúpido de Potter
y él lo tenía mucho más grande que el de mi ex novio.

>>¡Ah, Bella! ¿Te acuerdas cuando desapareció tu chaqueta preferidas?.- seguí hablando desesperadamente.- Pues no desapareció de la nada, sino que yo boté esa estúpida chaqueta porque era horrible. Era horrible y a ti te encantaba, si que tenía que hacerla desaparecer.

>>¿Recuerdas cuando en quinto año me emborraché? Bueno, en realidad no estaba borracha, pero me hice pasar por una, ya que había besado, en ese momento, a tú actual novio y, como no quería perderte, me hice pasar por borracha para que pensaras que él había sido el culpable.

>>Siempre e dicho que peso 50 kilos, pero no es así, peso 53 y, en toda mi puta vida, he pensado que Potter es atractivo. Que es sexy y una vez me escondí en los camarines del equipo de Quidditch para verlo desnudo y ahí fue donde descubrí que James Potter la tenía grande.

>>Mi papá tenía en casa un vino que llevaba añejado más de 50 años y que estaba esperando abrirlo para su cumpleaños número 60, pero digo tenía, porque yo me lo tomé y luego lo llené con otro vino más barato. Aprender a programar con ejemplos

 

>>Hace un par de semanas entré en la habitación de los Merodeadores y me robé una camisa de Potter y, desde ese día, duermo con ella. Una vez soñé que estaba teniendo relaciones sexuales con Potter y me encantó. ¡Me fascinó!

>>Mi primer beso, beso, fue con Amos Digorri y me dio asco. En el último verano me besé con una lesbiana y me gustó. Desde hace un mes ocupo tanga como ropa interior. Me encantan mis senos y me gusta saber que Potter está enamorado de mí.

>>La otra vez, hice un trato con Black. Él me daba algo de Potter y yo le daba tú tanga preferida, es por esa razón que no la encuentras.

>>El secreto que nadie sabe y tú, Bella, serás la primera en saber, es que no odio a James Potter. Solo digo que lo odio para esconder lo que de verdad siento por él. Que me encanta. Me fascina su sonrisa, amo su pelo desordenado, su olor, que sea arrogante y me da gracia sus travesuras, sin embargo, odio que moleste a Snape porque es mi amigo
y, hablando de él, una vez traté de hacerle un hechizo para lavarle el cabello, pero no funcionó.

>>Una vez escuché decir a Potter que le encantaban las rubias y ese mismo día, con un hechizo que busqué por toda la biblioteca, me teñí el cabello de ese color, pero me quedó horrible si que, por esa razón, anduve todo el día con un pañuelo en la cabeza, hasta que mi cabello volvió al color natural.

>>Hace tiempo desapareció toda mi ropa interior y anduve todo el día sin nada. Esa misma tarde, los Merodeadores estuvieron todo el santo día tratando de subirme la falda
muchas veces me pregunto si ellos sabían que no andaba con ropa interior.

>>Le fui infiel a mi ex novio con mi vecino gay. Hace dos días, Potter iba caminando adelante mío e iba con su traje del equipo de Quidditch y, como le queda tan apretado en su espectacular trasero, no aguanté la tentación y se lo toqué con ambas manos, pero hice como si me hubiese caído para cubrir el hecho de que por mi propia voluntad le había tocado el trasero.

>>Sé que una vez te acostaste con Black, pienso que Dumbledore es gay y que la profesora McGonagall sigue sola porque perdió al amor de su vida. Me dan miedo las arañas y el agua. No sé nadar y una vez me bañé desnuda en el Lago Negro.

>>Algunas veces recibo horribles regalos y he de fingir que me gustan. Me gustaría tener una cintura más diminuta. Maté al sapo de una de nuestras compañeras de pieza, pero dije que se había escapado. No me gustaban mucho los besos de mi ex, porque era demasiado desesperado para darlos y algunas veces tenía mal aliento.

>>Siempre he pensado en que un día encontraré a mi caballero de brillante armadura, sin embargo, cada vez que pienso en él, se me viene Potter a la cabeza y se ve tan lindo con la armadura puesta y montando sobre su corcel indomable, que muchas veces pienso que él es mi verdadero caballero.

>>Mi fantasía es hacerlo con Potter en un granero sobre la paja. Y, sabes, no lo odio, ni tampoco me encanta.- seguí parloteando mis secretos cuando escuché que mi mejor amiga se comenzaba a mover por la habitación, mientras yo todavía estaba sentada sobre el frió suelo.-Yo
yo creo que estoy completamente y locamente enamorada de James Potter.- dije levantando mi vista cuando escuché demasiado movimiento en la habitación.- Y
¿Bella? ¿No te estarás yendo?

 

Levantándome del suelo y presintiendo que algo malo iba a suceder, me dirigí hacía la puerta del baño. Abriéndola de par en par, no pude evitar a echarme a gritar:

-¡AHHHHHHHHHHHH!

Grité, mientras veía, aterrada, como un James Potter y un Sirius Black, con los ojos abiertos de par en par por el terror, trataban de huir hacía la puerta de la habitación.

-¿Q-Qué
?.- tartamudeé demasiado sorprendida como para hablar correctamente.- ¡POTTER! ¡BLACK!.- levanté la voz.- ¡Deténganse inmediatamente sino quieres ser comida para los caimanes que convocaré para ustedes!.- al ver que se detenían de golpe y se miraban nerviosamente, seguí.- Pero, ¿Qué hacen ustedes aquí y donde está mi mejor amiga?

Mirándose nerviosamente, Black tragó saliva ruidosamente y dijo:

-Verás, Evans, lo que sucede es que James y yo escuchamos un grito que procedía de aquí, de tú habitación, entonces, como nosotros somos tan buenos compañeros, decidimos subir a ver que sucedía.

Tragando saliva, ya que no sabía cuantos secretos habían alcanzado a escuchar, dije:

-Pero los hombres no pueden entrar a la habitación de chicas.

Con una sexy sonrisa ladeada, me respondió orgullosamente:

-Eso es lo que todos piensan y, antes de que me preguntes.- dijo adelantándose a mi pregunta.- subimos montados sobre la escoba de James. ¿A qué no somos inteligentes?- terminó diciendo mientras se codeaba con el estúpido e imbécil de Potter.

Haciendo rodar los ojos, dije con sorna:

-Algo inteligente que se les haya ocurrido, es, simplemente, un milagro
.- seguí hablando rápidamente antes de que me interrumpieran.- Pero, no se hagan los inteligentes conmigo, Merodeatontos, todavía no han respondido a mi pregunta, ¿Dónde han dejado a Bella?

Con un suspiro y dándome una mirada precavida, el cuatro ojos Potter me respondió:

-Bella nunca ha estado aquí.

Sintiendo como el terror comenzaba a bajar por mi columna vertebral, tragué saliva nerviosamente y abrí los ojos de par en par.

-¿Cómo es eso que nunca a estado aquí? Pero, si yo escuché como ella entraba a la habitación
-mirándolo horrorizada, por fin comprendí todo.- ¿Ustedes fueron los que entraron a mi habitación?.- viendo que asentían con la cabeza, pregunté.- ¿Cuánto han alcanzado a escuchar?

Suspirando lastimosamente, como si se diera cuenta que no iban a salir con vida de esa pieza, Black me respondió lentamente:

-Para serte sincero, Peli-peli, todo. Escuché, es decir, escuchamos completamente todo. Desde que te habías orinado en el súper-no-sé-qué hasta que estabas completamente enamorada de mi mejor amigo y tengo que admitirlo, Evans, te lo tenías muy bien guardado.- dio un suspiro.- E imaginar que Cornamenta pensaba que lo odiabas
¿Quién lo iba a decir? El odio no era más que una mascara para ocultar toda la pación que sentía hacía James.- da otro suspiro.- Me encantaría descubrir si eres así de apasionada en la cama, Pelirroja, me encantaría saberlo, pero Cornamenta me castraría si lo hiciera

-¡Mierda!.- dije interrumpiéndolo, mientras me tapaba la cara con las manos.- ¡MIERDA, MIERDA, MIERDA!

 

Mirándome extrañados y luego mirándose preocupados, ya que yo me había comenzado a tirar el cabello y estaba segura que estaba actuando como una verdadera demente, Sirius carraspeó y dijo:

-Bueno, como yo estoy sobrando en está habitación, excepto si me invitan a un trío, cosa que lo dudo
- dijo agregando rápidamente, pues yo había tomado un jarrón y, por centímetros, no le pegó en plena cara.- yo creo que mejor me largo.

Escabulléndose de un Potter, que lo trataba de agarrar de las manos para que no huyera dejándolo completamente solo conmigo, Sirius se escapó del cuatro ojos y salió corriendo de la habitación. Viendo que Potter comenzaba a sudar nerviosamente, le sonreí. Él había cometido el error de escuchar cosas que estaban prohibidas para sus oídos, si que, ahora, solo le quedaba recibir su merecido.

Acercándome lentamente y convocando un bate de béisbol, que lo empecé a mover de un lado a otro, me fui acercándome a él.

-C-creo q-que m-mejor me v-voy.- tartamudeó, mientras se acercaba a la puerta de la habitación.

-Oh, no, Potter.- le dije cuando lo agarré de su brazo y lo arrastré hacía la cama.- Tú no irás a ningún lado sin recibir tú merecido por ser un chico malo.

Dejándolo caer en la primera cama que pillé, me subí sobre él y le dije:

-Ahora recibirás tú merecido.

Mirándome con los ojos de par en par, preguntó:

-¿Qué merecido? ¿Qué me vas a hacer?

Con una sonrisa lenta, le respondí, mientras me comenzaba a acercar así él:

-Lo único que puedo decir, Potter, es que después de mi castigo, no podrás levantarte derecho.

Con otro movimiento de varita, cerré el dosel de la cama y lo castigué.

¡Vaya manera de castigarlo!, pensé, mientras suspiraba unas dos horas después, cuando James Potter, mi mayor ex Némesis, se acercaba a mi para besarme otra vez.

Aunque, si estuviera con mis 5 sentidos intactos, no como ahora que con suerte podía pensar algo coherente, yo no lo estaría besando, ya que, en el momento de éxtasis por el "castigo" que le había dado a James, él había rebelado que Los Merodeadores más él habían sido los responsables de mi "enfermedad" que, en realidad, había sido una broma de ellos para mi, por odiar tanto a Potter, quiero decir, James.

Sin embargo, ¿Qué importaba que Los Merodeatontos me hubiesen hecho una broma que casi me mata del susto y que me había hecho decir todos mis secretos más profundos? ¿A quien le importaba eso? Claramente a mi no, pues, gracias a su broma, yo había descubierto que el tamaño si importaba.

¡Y vaya si que importaba!

.


AGREGADO:

E estado pensando un buen rato, porque si pienso, y se me a ocurrido seguir esta historia con otra más. Pero no estoy completamente segura y no sé si llegue a hacer la otra historia, sin embargo, me gustaría saber que piensan ustedes.

¿Debería seguirla? Y si la sigo, serían momentos. No es una continuación, sino que, en ese fics, relataría los secretos que contó Lily. Como cuando le tocó el trasero a James o cuando se tiñó el cabello rubio, pero aquí quiero de nuevo su opinión, ¿Qué secreto debería relatar?

En fin, espero su respuesta.

Cuídense mucho, xaitoo

PD: Ojalas les haya gustado la historia =)

Toda la verdad - Fanfics de Harry Potter

Toda la verdad - Fanfics de Harry Potter

Cha, chan! Aqui estoy yo de nuevo con otra historia de un capítulo, pero, como autora del fics, estoy obligada a advertir que esta historia está prohibida pa

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-toda-la-verdad-fanfics-de-harry-potter-2966-0.jpg

2023-02-27

 

Toda la verdad - Fanfics de Harry Potter
Toda la verdad - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/33355
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20