Todo quedó en el recuerdo - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Todo quedó en el recuerdo...


Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Zeus


En una pequeña y modesta casa a las afueras de Londres, varias personas iban apareciendo súbitamente, como de la nada, para luego entrar al jardín. Todos ellos vestían de negro, y alguna de las mujeres que allí había ya tenía un pañuelo en la mano para ir secando sus lágrimas. Los hombres, aunque firmes y sin lágrimas en la cara o los ojos, se sentían tan apesadumbrados como las mujeres del lugar, y expresaban su dolor inclinando la cabeza, mirando al suelo. Por las mentes de todos los presentes pasaban las imágenes de aquella mujer, una gran mujer. Ya desde niña sorprendía a todos los que la conocían con su inteligencia sobrecogedora y su portentosa memoria.

Una pareja de ancianos estaba en el umbral de la puerta de la entrada, observando con gran dolor cómo aquellas personas con las que su hija había pasado la mayor parte de su vida iban apareciendo ante su casa para expresarles su dolor y darles el pésame por la gran pérdida sufrida.

Un grupo de seis personas apareció de repente ante la casa, parecía una familia; dos ancianos, que iban presidiendo el grupo, se acercaron a la pareja:

- Lo siento en el alma, querida- dijo la visitante, abrazándose a la mujer de la puerta-. Es una tragedia... si necesitáis algo...

- Muchas gracias, Molly- contestó la mujer, sonriendo levemente-. Eres muy amable.

- Lo siento mucho, amigos, es muy duro para vosotros, lo sé...- dijo el anciano visitante.

- Gracias, Arthur- agradeció el marido de la mujer- Si queréis...- añadió, indicándoles el camino al jardín.

Los dos entraron en el jardín, y al momento más gente se acercó a la pareja de ancianos.

- Señores Granger... lo sentimos muchísimo.

Un par de gemelos exactamente iguales, de pelo rojo intenso, se había acercado a dar el pésame a la pareja, cada uno con una mujer del brazo.

- Fred, Martha... encantado de veros- dijo la mujer.

- George, Nicole... pasad, por favor- añadió el hombre



* * * * *



Poco tiempo más tarde, una pareja y una mujer aparecieron juntos, llevando con ellos a una niña.

- , ponte bien el lazo del pelo- dijo una mujer rubia, de ojos azules, a una niña igual a ella.

- Sí, mamá...- contestó la niña rehaciendo su peinado con un golpe de varita.

- Vamos- dijo el padre de la familia, cogiendo a las dos de la mano y dirigiéndose a la puerta, donde esperaba la pareja de ancianos.

- Ron, querido...- dijo la mujer al verle-. Espero que estés bien.

- Muy bien, gracias- dijo éste dándole la mano al hombre y un abrazo a la mujer-. Lo siento de verdad...

- Gracias, cariño- dijo la señora Granger, secando sus lágrimas con el dorso de la mano-. ¿Ésta es la pequeña Sarah?- añadió sonriente mirando a la niña, de unos trece años.

- Ya no tan pequeña, la - sonrió la mujer que iba de la mano de Ron-. Encantada de , - dijo, agachándose para dar dos besos a la señora Granger.

- Fleur- dijo ella-, cuánto tiempo... Pasad, por favor... empezaremos dentro de poco.

Mientras Ron, Fleur y Sarah se unían al numeroso grupo de personas que había en el jardín, una mujer pelirroja se acercó también a la pareja.

- Lo siento muchísimo, señores Granger... de verdad que sí- dijo.

- No te preocupes, Ginny, querida. Han pasado muchos años... mucho tiempo... ¿Y Harry?

- Viene ahora mismo, con los niños.

En ese momento, un apuesto hombre de pelo azabache, ojos verdes, y con una cicatriz en su frente en forma de rayo, apareció en medio de la calle, con un niño en una mano y una niña en la otra. El niño, que iba de su mano derecha, era la viva imagen de su padre, con los mismos ojos verdes, ocultos tras las mismas gafas, aunque no tenía ninguna cicatriz. La niña, de la mano izquierda, era sin embargo igual a la mujer que hablaba con los señores Granger: pelirroja, con alguna que otra peca en la cara. Sin embargo, tenía los ojos verdes, como su padre.

- Vamos, niños- dijo el hombre en tono amable-. Mirad, ahí está mamá... id a darle un abrazo, venga...

Los dos niños se abalanzaron a las piernas de su madre, que se agachó para coger a cada uno de una mano.

- Hola, mis angelitos- dijo ella-. ¿Véis a estos señores? Son amigos de papá y mamá... Decid hola...

- Hola...- dijeron tímidamente tanto el niño como la niña.

- ¡Pero qué guapos son estos niños!- dijo la señora Granger, sonriendo-. ¿Cómo os llamáis, preciosos?

- James- dijo el niño.

- Lily- dijo también la niña.

- ¿Qué edad tienen?- preguntó el señor Granger sonriendo a los niños.

Los dos niños, haciendo un esfuerzo, alzaron tres de sus dedos en respuesta a la pregunta.

- Hola, cariño- dijo el hombre que había traído a los niños, y cogiendo a Ginny de la cintura le dio un beso como saludo. Luego se dirigió a los señores Granger-. Señores Granger...- lo siento, de verdad. Ya saben lo que quería a Hermione...

- Hola, Harry... espero que estéis bien. Cuánto tiempo...- dijo la señora Granger-. Podéis pasar... vamos a empezar ya...



* * * * *



En el jardín, un gran número de sillas estaban colocadas mirando hacia un atril de madera, justo al lado de una estatua, la estatua de un ángel. En la base de la estatua, había una placa dorada, con un nombre grabado cuidadosamente: "Hermione Granger".

Ron, con la mirada perdida y los ojos llenos de lágrimas, se acercó al atril con un papel en las manos. Tras limpiarse los ojos con un pañuelo, comenzó a leer el contenido del papel.

- Hermione pensó que el amor era un mandamiento de dos y esperando el primer beso, se hizo vieja ante el espejo y limpiaba su llanto... maquillaba sus heridas... ¡ Y se le iba la vida!

Volvió a secarse los ojos, que se iban llenando de lágrimas, y prosiguió con su lectura.

- Recuerdo la primera vez que le juro que fue sin querer... ¡Ay! Y los hijos que vivieron prisioneros de su miedo...-. Volvió a secarse los ojos y continuó-. Hermione soñaba con ser la princesa de los cabellos de oro y la boca de fresa... Pero no llegó a serlo... Draco Malfoy no le dejó serlo...

Entonces, incontrolablemente, rompió a llorar. Bajó del atril y, al volver a su sitio, Fleur le dio un profundo abrazo.



º_º_º_º_º_º_º_º_º_º

Hermione se fue una mañana...

Hermione... sin decir nada...

Hermione ya no tenía miedo...

Hermione empezaba de nuevo...

A Hermione Draco le dijo "yo te necesito"...

Hermione se alejó de sus gritos...

Se bebe las calles...

Hermione... Ah, Hermione...

º_º_º_º_º_º_º_º_º_º





El siguiente que subió al atril fue Harry, quien no tenía ningún papel, pero tenía aun más lágrimas en los ojos que Ron, pero no las disimulaba ni se las secaba: le daba igual.

- Ella nunca dijo que no... era la esclava de su señor, Draco... Ella siempre lo perdonaba... siempre estaba a sus pies sobre la lona... Hizo su patria era su casa... su mundo la cocina... y se le venía encima... Draco se lo echó encima... Un día dejó el corazón abandonado en su colchón... Solo pensó al ver su cuerpo: "¡Ay del quinto mandamiento!". Hermione no tenía color en la sangre... Hermione se apagaba y no lo sabía nadie...



º_º_º_º_º_º_º_º_º_º

Hermione se fue una mañana...

Hermione... sin decir nada...

Hermione ya no tenía miedo...

Hermione empezaba de nuevo...

A Hermione Draco le dijo "yo te necesito"...

Hermione se alejó de sus gritos...

Se bebe las calles...

Hermione... Ah, Hermione...

º_º_º_º_º_º_º_º_º_º



Harry bajó del atril, y fue directo a la estatua. Sacó de su mano la varita que tantos éxitos le había dado y, haciendo una floritura con ella, hizo aparecer a los pies de la estatua un gran montón de pétalos de rosa color carmesí. Con otro movimiento de varita, los pétalos se deslizaron suavemente por el aire, levitando sobre el gran ángel de mármol y dando vueltas a su alrededor. Luego metió la mano en el bolsillo trasero de su pantalón y de él sacó una fotografía. La miró unos segundos, y luego le dio un profundo beso, como si se despidiese de algo muy preciado. Luego, abrió su mano, y la fotografía se unió a los pétalos de rosa en su vuelo armónico, pero ésta no se movió, sólo se mantuvo en el aire.

- Adiós, Hermione- dijo a la foto-. Te querremos siempre...

Entonces, un hombre muy anciano, de barba prominente y plateada y gafas de media luna apareció entre humos y luces brillantes. Parecía un fantasma, aunque no lo era. Se trataba de la figura de...

- Dumbledore- dijo Harry mirando al rostro de aquel hombre anciano-. ¿Cómo...?

- No preguntes, Harry...- dijo Dumbledore con voz profunda pero amable-. Hermione venido a dar mi último adiós a una vieja amiga. Y creo que no hay mejor presente que éste...

Alzó sus manos hacia la estatua, y la fotografía de Hermione empezó a brillar. Poco a poco, la fotografía fue aumentando de tamaño, y entre fulgores intensos, llegó a envolver toda la estatua. Cuando dejó de brillar, se pudo ver que los pétalos ya no rodeaban la estatua de un ángel, sino la de una mujer bellísima, de pelo enmarañado y rostro sonriendo: la estatua de Hermione.

Cuando Harry quiso agradecérselo a Dumbledore, éste ya no estaba.

Ron se acercó a Harry y le dio un abrazo. Luego, se separó de él, y gritó al cielo:

- ¡Por Hermione!- de su varita salieron varios pétalos de flor en distintos tonos de rosa.

Todos los presentes se pusieron de pie y levantaron también sus varitas al cielo, diciendo:

- ¡Por Hermione!

En ese momento, cada varita soltó un estallido de pétalos de rosa de varios colores. Todos los pétalos empezaron a dar vueltas sobre sus cabezas. En un alarde de grandeza, los pétalos se alinearon dando forma al rostro de una mujer que volaba libre...



º_º_º_º_º_º_º_º_º_º

Hermione se fue una mañana...

Hermione... sin decir nada...

Hermione ya no tenía miedo...

Hermione empezaba de nuevo...

A Hermione Draco le dijo "yo te necesito"...

Hermione se alejó de sus gritos...

Se bebe las calles...

Hermione... Ah, Hermione...

º_º_º_º_º_º_º_º_º_º







Nota del Autor: Espero que os haya gustado éste fanfic. Por si no lo habéis comprendido, ahora os lo explico:

Éste fanfic trata sobre un futuro en que, debido a los malos tratos, Hermione muere a manos de su marido, Draco. El funeral se celebra en el jardín de la casa de los padres de Hermione, y a él acuden todos los amigos de Hermione del colegio: los Weasley, Harry... etc.

Está dedicado a una persona que quería que escribiera una historia basada en la pareja Draco-Hermione, y como esta es la mejor historia que se me ha ocurrido... aquí está.

La canción en la que me he basado para hacer el fict es una preciosa balada de "Pasión Vega" que se titula "María se bebe las calles". Trata sobre la mujer maltratada que empieza una nueva vida, o que lo intenta, al menos.

Esta canción, y este fanfic, son un grito a favor de la mujer que sufre, y un himno en honor a las mujeres que superan esa etapa de su vida.

Alex_Zeus Blog sobre salud

 

Todo quedó en el recuerdo - Fanfics de Harry Potter

Todo quedó en el recuerdo - Fanfics de Harry Potter

Todo quedó en el recuerdo...Libro de visitas: http://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Zeus En una pequeña y modesta casa a las afueras de Londres, varia

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-todo-quedo-en-el-recuerdo-fanfics-de-harry-potter-5037-0.jpg

2023-02-27

 

Todo quedó en el recuerdo - Fanfics de Harry Potter
Todo quedó en el recuerdo - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/674
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20