Trucos veraniegos de un merodeador - Fanfics de Harry Potter

 

 

 



Trucos veraniegos de un merodeador.

Hocicos paseaba por la orilla de la playa encantado desentir la brisa del mar acariciándole el rostro con la calidez de una amante. Nole importaba para nada el hecho de ser consciente de que aquella era la primeravez en años que él gozaba del privilegio de poder estar allí de nuevo.

Era la desventaja de haber estado encerrado en Azkaban.

Negó con un gesto perruno agradecido de haber logradoescaparse de allí gracias a su afán de venganza contra Colagusano. Era evidenteque no descansaría hasta haberle hecho pagar su traición con sangre si erapreciso, alejándole para siempre de Harry.

Su ahijado le necesitaba.

 

Aquél renacuajo que había disfrutado a su lado de una visitaaños atrás a aquélla misma playa muggle. Tantas cosas le había enseñado aquellatarde

-Trucos merodeadores en una tarde de verano- Sonrió mientrassu mente vagaba al pasado.



Verano de 1981


Sirius Black amaba lalibertad que le daba montar su motocicleta y conducir a la máxima velocidadposible por las calles. Adoraba sentirel viento en la cara cada vez que aumentaba la potencia del motor. ¡Sobro todocuándo pisaba terreno mágico, y la hacía elevar el vuelo para confundirse juntocon las aves!.

Nunca antes se habíasentido tan libre como en ese momento.

Era fascinante volarcon la moto, y jugar con los tontos mortífagos que le perseguían incansables.¡Con lo bien que él se lo pasaba burlándose de ellos!. Que fueran tras él, sedecía irónico, siempre tenía algo especial guardado para ellos en la manga desu túnica.

Ahora mismo, se reíacasi alegre conduciendo hacia una playa muggle con mucha energía. Aunquedeseaba despistar a algunos mortífagos más, había decidido dejarlo para másadelante y así disfrutar de aquél día como Merlín mandaba.

Seguramente la personacon la que había quedado ya había llegado y le estaría esperando impaciente.

Dos largos mesesenteros sin poder tener contacto con él por precaución a que todo el plan sediese al traste por cometer alguna pequeña incorrección. Sesenta días alejadode su mejor amigo, y de su adorado ahijado con tal de asegurar la proteccióndel encantamiento que Dumbledore había instado en otorgar ante sus amigos losPotter.

-Y yo me pregunto
-susurró Sirius bajándose de la moto con su elegancia natural mientras observabacon sus ojos grises el panorama veraniego que había ante él con una sonrisa-¿Desde cuándo dos merodeadores actúan con "corrección" y con "sensatez"?.

Era gracioso quealguien creyese que él, Sirius Black, iba a mantenerse alejado de su mejoramigo cuándo él estaba en peligro inminente. Ni un conjuro, ni el más maléficode los malvados (por supuesto que Voldemort no podía considerarse como el másmaléfico, claro, malvado sí, había que reconocerlo, pero "el más maléfico", no,no lo creía), ¡incluso ni una docena de chicas como aquéllas que había en esaplaya, con vestimentas escotadas y biquinis de buen ver (sí, como podéis oír)le habrían mantenido apartado de aquello que él más valoraba en la vida!.

 

Sin duda, si alguienlo había creído, es que no conocía al auténtico Sirius Black, alías Canuto,merodeador incorregible de por vida.

Sirius comenzó a andardesenvuelto hacia su lugar preferido, junto a la orilla justo donde la brisadel mar más acariciaba su rostro. Allí le esperaba su querido amigo Cornamenta,junto con el pequeño Harry jugando con el agua.

Aquél era su lugarfavorito porque un año atrás al amparo de la medianoche, se había propuestodeclararse por primera vez en su vida a una chica fastidiosa que le traía decabeza, semana sí y semana también, pero sin la que no se sentía completocuando no estaba. "Será poco playera, poco veraniega, y nada traviesa, pero
esmi Halliwell, mi chica de las runas especial".

-Esa sonrisa tuya meda mala espina, Canuto, ¿qué estará pasando por tu mente en un momento así?

-Recordaba cuando medeclaré a Halliwell el verano pasado. Quise hacerlo en un lugar que ellaodiaba, para que así lo recordase siempre y me tuviese presente- confesósonriente yendo hacia ellos- Me hizo declararme, ¿no? pues al menos algo tendría que sacar yodivertido del asunto. ¡Tenías que haberla visto en bañador! Es algo que nuncaolvidaré

James le siguió lasonrisa mientras fue a su lado a darle un abrazo amistoso. Sabía que eraarriesgado que se vieran cuando el peligro se cernían sobre sus cabezas, perole apetecía pasar un rato divertido con su mejor amigo, y por supuesto, Harryhabía sido oír el nombre del "tito Sirius" y nada le había impedido alzar susbracitos a su padre para que no se olvidase de él bajo ninguna circunstancia ala hora de acudir al encuentro. Recetas faciles y rápidas

-¿Qué tal está nuestrofuturo merodeador junior?- preguntó Canuto alzando a Harry en brazos conenergía.

-Está contento porqueson sus primeras vacaciones con su tío.

-¿Esperabas otracosa?- preguntó Sirius alzando una ceja con arrogancia.

Observó el rostrodespierto y rosadito del niño, y le aupó un rato, hablando de las cosas mágicascon las que se había encontrado por el camino hasta allí. Tanto para Harry,como para James. Quería que su amigo supiese como iban las cosas por el mundomágico.

-¿Cómo has convencidoa Lily para venir aquí?- quiso saber minutos después, mientras se sentaba sobrela arena con el pequeño en sus brazos- No me imagino a esta pelirroja de armastomar dándote permiso para venir aquí así como así.

-Parece como si no meconocieras, Sirius- le reprochó James haciéndose el ofendido mientras seguíajugando con el agua del mar con el propósito de seguir haciendo reír a supequeño.- Lily y yo tenemos plena confianza en nuestra relación. Es ponernos ahablar del asunto y

 

-No se lo has dicho,directamente.

-Ojos que no ven
regañina que no me llevo. Recuerda que Lily piensa que nuestras travesuras son
peligrosas.

-Mujeres- refunfuñóSirius con un suspiro- Nunca las entenderé.

"Aunque sí disfrutaréde la vista" pensó observando con deleite los monumentos muggles que desfilabanpor su lado tratando de atraer su atención. Estaba claro que la combinaciónhombre atractivo, sexy y bien dispuesto más bebé hacían maravilla en laschicas. (Aunque siendo realistas, siendo únicamente Sirius Black el éxito erasiempre garantizado en ese sentido. Ey, no miréis así, es la verdad.).

-Tienes novia- lecomentó James divertido.

-Se puede ver, pero notocar- recitó Sirius sin apartar su vista ni un centímetro del lugar dónde seencontraba- Todos tenemos nuestros trucos, compañero. Y tengo ojos, no estoyciego, ¿a qué no Harry? Dile a tu papá, que el "tito Sirius" sabe lo que hace.

James Potter se quedómirándole como diciéndole "tú sabrás lo que haces, pero a mí no me metas pormedio si tu chica se entera de hacia donde se pierde tu vista cuando
vas a laplaya en verano, yo ya tengo bastante con mi amada pelirroja"

-Hablando de mipelirroja
- susurró el merodeador para sí mismo- Creo que tenemos un problema,compañero. Cierta mujer de pelo rojo y ojos verdes, camina hacia aquí con lapalabra bronca escrita en el rostro. Me da a mi que hoy termino durmiendo en elsofá
¡con el calor que hace!.

-Es la vida de casado,querido Cornamenta.

No se paró a presenciarla segura regañina que Evans le daría a su amigo por salir de un refugio seguropara ir a una playa a disfrutar del solecito y de la brisa veraniega. Caminódirectamente junto a su ahijado hacia el mar, dispuesto a enseñarle la primeralección que tenía que aprender cuándo uno se iba de vacaciones.

Cómo nadar (es decirque técnica usar) para que cualquier chica que estuviese a menos de unkilómetro a la redonda, pusiese toda su atención en ti de la forma más normal yatrayente posible.

Todo un trucomerodeador, que más valía que Halliwell no lo llegase a saber nunca, claro.(Todo había que decirlo). Y es que al parecer por x razones, la primera en caeren sus redes fue la propia Lily Evans ya que tras discutir acaloradamente conJames (le quería, pero nadie jugaba con la seguridad de su hijo), se dirigióofendida hacia donde Sirius jugaba con el pequeño Harry. Poco a poco fueaminorando el paso hasta detenerse inconscientemente a una distancia desdedonde podía ver a su pequeño jugar con su padrino.

Allí, la pelirroja seencontró con los ojos empañados en lágrimas, emocionada viendo cómo su pequeñodisfrutaba como nunca con su tío y viceversa. Sirius Black no era la personamás responsable del mundo, pero sabía que quería a su ahijado más que a nada, yque lo defendería con su vida.

"El encanto de unmerodeador no tiene límites", pensó James observando ilusionado la escena quepresenciaba ante sus ojos. "¿Quién puede afirmar ahora que nuestros trucosno funcionan?".


Trucos veraniegos de un merodeador - Fanfics de Harry Potter

Trucos veraniegos de un merodeador - Fanfics de Harry Potter

Hocicos paseaba por la orilla de la playa encantado desentir la brisa del mar acariciándole el rostro con la calidez de una amante. Nole importaba para nada e

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-trucos-veraniegos-de-un-merodeador-fanfics-de-harry-potter-3303-0.jpg

2023-02-27

 

Trucos veraniegos de un merodeador - Fanfics de Harry Potter
Trucos veraniegos de un merodeador - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/37010
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences