"Tu fiel enamorada" - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

En la soledad de su habitación, apenas alumbrada por la tenue luz de una vela alguien escribía con caligrafía estilizada y pulcra mientras dejaba que su mente expresara sus mas íntimos deseos, aquellos que no se permitía contarle a nadie ya fuera porque los considerara demasiado íntimos o porque era consciente que no era correcto del todo que sus sentimientos se encaminaran hacia lugares prohibidos.

Te permito que me engañes,

Que llenes mis oídos con mentiras,

Que ilusiones mi corazón enamorado, con palabras que no sientes

Miénteme, endulzando mis oídos con frases amorosas,

Profanando mi boca con tus labios,

No me importa que todo sea parte de tus teatros

Mírame, como solo tú puedes hacerlo,

 

Ocultándome tus infames y reales sentimientos,

Envolviéndome con falsos miramiento

Te permito que tus caricias aturdan mis sentidos

Y tus manos tan expertas me descubran un mundo de nuevas sensaciones

Miénteme si es necesario hasta tal punto que mi mente lógica se empañe,

Que mi corazón me engañe y lata tan fuerte que ensordezca la realidad asfixiante

Te permito que me engañes,

Prometo que como una ciega seguiré tus pasos,

Y devotamente creeré en tus palabras,

Abandonándome por completo a tus mentiras,

Para creer que me amas

Aunque en el fondo sepa que yo soy quien se engaña,

Al pretender que no me importan saber que al final todo son mentiras

Dejo descansando la pluma en el tintero mientras releía una y otra vez cada una de las líneas, y se sintió estúpida ante esa necesidad amorosa que la llevaba a escribir esas palabras suplicantes, precisamente a aquel que era el menos indicado.

Pero que sabía el corazón de razones, no había manera de hacer que su compungido corazón pusiera su devoción en alguien diferente. Porque sabía que lejos de quererla al menos un poco la odiaba y a pesar de ello estaba dispuesta a entregarse por completo sin pedir nada más que un poco de afecto, aunque sabía bien que este nunca llegaría.

Doblo el pergamino con cuidado y en el sobre escribió con solemnidad un nombre, firmo como tantas veces había hecho y beso la carta antes de entregárselo a la lechuza que esperaba ansiosa la enviara a hacer su entrego.

Horas después un muchacho sostenía un sobre con su nombre escrito con una letra elegante y bien definida que le parecía ya tan familia, después de haber recibido a esas alturas 15 cartas con la misma letra femenina que rezaba como toda información del remitente, "Tu fiel enamorada"

Si no fuera tan frustrante desconocer quién era la mujer misteriosa que sin falta cada semana desde que saliera del colegio le enviaba una carta, se sentiría orgulloso de despertar ese tipo de sentimientos. Pero la verdad era que a pesar de que las primeras misivas habían logrado que su ego se inflara y su orgullo estuviera por los cielos, a estas alturas sentía la necesidad creciente de darle un rostro y una voz a esas palabras que cada vez se internaban mas en lo profundo de su corazón.

Deseaba darle una forma real a esos sentimientos y estaba cansado de fantasear y añorar que aquella que le escribía tan puntualmente fuera la mujer que le había robado el corazón en el colegio aquel último año. Pero se maldijo por lo bajo por enésima vez después de comprender lo improbable que seria que Hermione Granger su más grande victima colegial le correspondiera.

 

Suspiro con frustración y acomodando el pergamino en su sobre fue a guardarlo en aquel cobre de plata que guardaba otras 14 cartas mas de aquella "fiel enamorada suya".

Después de 15 cartas mas ycientos de suspiros, había decidido no mandar mas, no tenia caso seguiralimentando esperanzas en su corazón y poniendo en cada carta todo ese amor quesentía por un imposible.

Vives en mis sueños yen mis realidades

Eres el bálsamo para misheridas como mi cruel verdugo

Es el gris de tusojos quien me seduce a perderme es sus profundidades,

Anhelando perderme entus labios,

Y probar de ti aunqueseas veneno.

¡Que me importa morir,si te tengo al menos por un fugaz instante!

¡Que me importaperderme en el infierno, con tal de tenerte entre mis brazos!

Toma todo de mi, telo suplico,

Vacia mi corazón enamoradoy roba mi vida como has robado mi razón.

Vives en mis sueños yen mis realidades

Como un imposible inalcanzable

Pero a pesar de todo, no podía dejarde escribirle aun cuando no se atreviera a mandarle mas misivas que le hicieransaber de sus delirios. Lo amaba, sí, lo amaba con todo el corazón y sin medida,lo comenzó a amar así de a poco, con el transcurso de los días. Lo comenzó aamar en el silencio de su cercanía cuando juntos compartían la misma sala.

No sabía cómo o en qué momento encontróque no era lo que aparentaba y descubrió en su mirada un nuevo brillo y en suspalabras nuevas alegrías. Porque él era él, pero no era el mismo, no era aquelque la insultara por tantos años, ahora era como si hubiera renacido en unapersona nueva y solitaria. Y ella se sentía así en gran medida, sola, sin unaparte que no sabia que le faltaba hasta que se asomo a sus ojos y encontró queya no era el hombre oscuro que pensaba y que era el parte que echaba de menos.

Beso con ternura esa nueva cartay la guardo en su carpeta donde había dosmás de ellas que esperaba nunca mandar a su destino. Suspiro de nuevo como siemprey trato con todas sus fuerzas de que esta al fin fuera la última que escribirá.

Lejos de ahí solo había ausencia,solo esperando algo que tenía tiempo no llegaba, estaba molesto y frustradodesde hacía semanas por no recibir sus cartas semanales. Extrañaba, extrañabaleer esas cartas que le daban un soplo de calor a su fría existencia.

Quería seguir pensando y engañándose que era ella, Hermione, quienpuntualmente mandaba esas cartas llenas de detalles, quería que fuera ella yninguna otra la que lo quisiera al menos un poco de lo que él ya la amaba.

Frustrado golpeo con el puño elescritorio, sabiendo que no llegaría, como no había llegado en semanas, se aliso el cabello yse retiro a su habitación pensando en que al dia siguiente le esperaba un diabastante largo de tener que aguantar miradas despectivas en el ministerio, parapedir un puesto de becario si quería en algo limpiar su apellido y en algún lugartenía que empezar a buscarlo, por mucho que se resistiera a hacerlo.

En una pequeña sala del ministerioestaban agrupados algunos jóvenes en busca de un puesto de becarios dentro dedicho precinto. Los dividieron en pequeños grupos para realizar los exámenes correspondientes,para después pasar a la sala de entrevistas.

 

Hermione se hubiera podido ahorrar todoese engorroso proceso, pues el mismo ministro le había ofrecido un puesto, masella no esta dispuesta a que le dieran algo que ella no hubiera ganado por supropio esfuerzo y consideraba que si todos tenían que pasar por aquel infiernode burocracia, así también debía hacerlo ella.

Aunque se vio de repente replanteándoseque tan buena decisión había tomado cuando a la sala donde se encontraba preparándosepara la primera prueba escrita, entraba en ese momento, nada más y nada menosque el causante de sus desvarios amorosos, Draco Malfoy.

Bajo la mirada a la carpeta que teniasobre la mesa, y se dedico a verla, como si esta fuera la más curiosa pieza dearte que hubiera visto jamás y así lo hizo hasta que de reojo lo vio pasar asu lado, en dirección a los asientos desocupado de atrás.

Un escalofrió recorrió su espalda y suestomago se retorció con nerviosismo ante esa sensación de ser observada, pensabaque había enloquecido, que eran tantos sus deseos de tener un poco de la atencióndel rubio, que ahora se imaginaba que la acechaba con la mirada.

Trago grueso intentando calmarse yhacer acopio de todo su valor para fingir que no le afectaba en lo mas mínimo,para lograrlo se prohibió siquiera verlo de nuevo, porque no estaba segura demantenerse indiferente si se llegaba a perder en esa mirada acerada.

Por su parte Draco también la habíavisto apenas cruzar el umbral de la puerta, era imposible no notar supresencia, como siempre la sabelotodo de Granger había elegido el asiento dehasta adelante, se contuvo de reir por esa tontería.

Camino con su andar elegante, pero unpoco mas lento de lo acostumbrado cuando paso por su lado, pudo en ese brevemomento aspirar su aroma y algo en el se le hizo conocido, demasiado conocido,sin embargo, siguió caminando para no llamar su atención, parecía que estaba demasiadoconcentrada que ni siquiera había notado su presencia.

Se sentó un par de asientos más atrás dondese dedico a observarla, por su postura parecía tensa, se notaba en lo erguidode su espalda y la postura de sus brazos, perecía que algo la molestaba y nofue difícil deducir que era su presencia, quizás se había equivocado y ella si habíanotado su llegada y solo lo evitaba.

Aun no entendía por que siempre era lomismo, hacia mucho la habia dejado de molestar y aun ahora después de quehubieran compartido por un año los mismos espacios parecía que aun seguía teniéndoleaversión al punto que se tensaba de solo estar en la misma habitación.

Pensar en eso lo molesto sobre manera yle hirió en lo más profundo de su ego. ¿Cómo era posible? Que el sintiera tantascosas por ella y esa mujercilla sabelotodo simplemente no podía siquiera disimularlo mucho que lo detestaba.

Fue la hora mas larga para ambos,ninguno de los dos se pudo relajar el tiempo que duro el dichoso examen, y auncuando se trataba de ignorar mutuamente Draco no dejaba de mirarla de reojo yella de fingir que no notaba que la veía.

De manera abrupta Hermione recogió suscosas e intento levantarse de su asiento para entregar su prueba, con lo que nocontaba era que Draco se disponía hacer lo mismo y colisionaron de manera imprecisa,haciendo que de sus manos callera la carpeta y las hojas de pergamino sedesperdigaran por el piso.

El se apresuro a ayudarla intentandolevantar los folios tirados, pero sin duda no se esperaba que Hermionereaccionara de esa manera.

 

-¡No los toque! -Advirtió con la vozchillona, sonando mucho mas fuerte de lo que pretendía, arrebato de las manos pálidasla ultima hoja y huyo de ahí como si el fuera el mismísimo Lord oscuro, no sinantes entregar su prueba y salir como alma que lleva el diablo.

Tan aprisa salió que no noto que unahoja mal acomodada resbalo de su carpeta. El muchacho se limito a recogerlo y guardarloen su propia carpeta, dirigirse a la famosa entrevista que seguía.

Draco estaba sumamente molesto, decepcionadode que la dueña de su afecto no solo no le correspondiera, sino que encima letratara como la peste. Sumido en su amargura pero sin que nadie notada ningún atisbode lo que estaba sintiendo en esos momentos entrego su examen y antes de salir recogiólo que descuidadamente había tirado la leona.

No sabía muy bien que lo había motivadoa esperar, pero ahí estaba con la espalda recargada en la pared, esperando quesaliera también Granger, sabia por su actitud que no deseaba que se leacercara, pero no podía evitar desear verla al menos una vez más con elpretexto de regresarle aquel pergamino que había perdido en su huida.

Fue entonces que abrió su carpeta,movido por la curiosidad para ver que era tan importante para que esa mujer sepusiera como loca. Entonces todo comenzó a cobrar sentido en su cabeza.

Quiéreme Bonito.

Quiéreme bonito
con las ansias delamor primero, con los ojos limpios y llenos de promesas, con los labiostímidos, temblorosos y dulces
Ámame con la premura de las primeras cariciasinexpertas, has que en mi estomago explote esa revolución de mariposasagitándose, haciendo que pierda el aliento, la cordura, de solo verme reflejadaen tus ojos.

Quiéreme bonito
con la tibieza de tucuerpo, cobíjame con tus brazos hasta que pierda la noción del tiempo y elespacio, para ser siempre solo tú y yo, sin importar más nada
Ámame confiado,sin miedo, como la primera vez que amaste, déjate envolver por esos sueñoseternos de amor y esperanza.

Quiéreme bonito
como si no tuvieras unpasado, como si tuviéramos, un futuro juntos
Ámame hazme olvidar que nosoy tu primer amor, como tu el mío.

Mírame con los ojos tuyos, con esaslagunas platinadas profundas y enigmáticas, déjame perderme en tus labios,beber de ti y perderme en este sueño donde solo somos los dos.

Quiéreme bonito
como debió ser, de notener prejuicios con la sangre. Ámame sin importar mi origen o mi cuna y soloentonces te prometo enseñarte algo que no conoces.

Porque te querré bonito y te enseñare abesar con algo más que unos labios, te enseñare a descubrir la seductoradiferencia de besar con amor y no con ansias. Te mostrare lo que es contener elaire, para disfrutar después del cálido aliento confundirse y mezclarse conconfianza, con calma, sin las prisas propias de solo arrebatos pasionales.

Te amare bonito, con la devoción delamor primero, ese color de rosa, ese ligero, ese puro y sincero. Ese amorsoñador lleno de ilusiones, de promesas, donde las palabras fluirán sinceran en"te quieros".

Te amare bonito entregándome sin prisashaciendo a un lado mis temores para descubrir en tus brazos el camino del amorcarnal, aplacando el aleteo incesante de las mariposas en mi vientre,controlando el golpeteo frenético de mi corazón contra las costillas paraquererte bonito.

 

Draco, quiéreme bonito, en la pasividadde esta nueva vida donde dejamos atráslos desencantos de una guerra que no era tuya, que no era mía y que sinembargo, igual peleamos.

Quiéremebonito y te prometo que esta noche durara por siempre mientras te pierdes en micuerpo.

Sintió como la sangre le bajohasta los pies para luego subir con tanta fuerza que se sintió mareado, tuvoque sentarse un momento y leer un par de veces más para constatar que no estabaalucinando.

A su mente llego el recuerdo deun aroma, el de Granger, era el mismo que llevaban todas las cartas que recibíafirmadas por "fiel enamorada" y aunqueesta carta que habia llegado por casualidad a sus manos no estaba firmada, conocíademasiado bien esa escritura estilizada a fuerza de leer tantas veces lascartas que recibió.

¡No puede ser! Pensó en un mar deemociones encontradas, confundido y con el corazón latiendo tan fuerte como sihubiera corrido una gran distancia.

Pero no había duda, ninguna, porqueaparte de que todo encajaba en su mente, esa carta revelaba su nombre y daba demasiadosdetalles de sus vidas para ser coincidencia.

Y después de la sorpresa yestupor inicial sintió un calor indescriptible surgir en su pecho y se sintiótan feliz, como nunca antes lo había estado que no pudo contener lo que debía serla más sincera de sus sonrisas. Porque si bien leía su amor era correspondido yesa carta era toda una proposición que dejaba demasiado por hacer a penas Hermionesaliera de esa maldita sala.

A penas la castaña salió del ministeriode Magia una mano se engarzo en su brazo tirando de este con firmeza, pero sindañarla y mas fue su sorpresa al notar quien era quien la tenia sujeta de esamanera y la guiaba a un lugar desconocido sin pronunciar palabra.

-¿Qué haces Malfoy? -Preguntointentando zafarse del agarre sin lograrlo, pero demasiado desconcertada con lapresencia del rubio para resistirse con convicción.

-Te llevo a un lugar mas privado.

-¿Un lugar mas privado? -Repitio-De verdad que no te entiendo.

Draco se detuvo, enfrentándola,sacando de la carta se la mostró. Para su deleite pudo ver como se ponía de súbitopálida como el papel y después roja como el cabello de la comadreja.

-Yo no
es que
eso no es mío. -Intentomentir a la desesperada.

-Claro que no es tuyo, es mío. Yhas tardado demasiado en entregarlo. -Susurro demasiada cerca de la chica antesde besarla.

Fue un beso corto, que ella correspondiócon ternura, pero que no duro demasiado porque apenas se separaron Malfoy latomo de la mano y volvió emprender su camino guiándola.

-¿A dónde vamos? -Volvió a preguntaaun aturdida, pero feliz.

-A que me cumplas tus promesas.

-¿Mis promesas?

-Ya te quiero bonito. -Dijo deteniéndosede nuevo para mirarla a los ojos con amor. -Ahora te toca enseñarme cómo es que tú quieresbonito, para que esta noche dure para siempremientras me pierdo en tu cuerpo. -Repitió las mismas palabras que ellaescribiera en su carta y que prometían una nueva vida para ambos.

Las mejillas de Hermione se sonrojaron,sonrió y estirándose un poco lo beso en una muda afirmación de cumplir con suspromesas. Tomados de la mano se perdieron entre la gente emprendiendo un nuevocamino donde los dos habían aprendido a quererse bonito.

FIN

---------------------------------------------

Hola, gracias por leerme, aunque no los conteste uno por uno sabes que valoro mucho encontrarme con sus comentarios. Muchas Gracias.

Saludos.


Nota: Quizás notaron que el poema de "Quiéreme, Bonito" ya lo habia publicado antes, pero me pareció buena idea agregarlo aquí para el final. Espero les guste como quedo.



"Tu fiel enamorada" - Potterfics, tu versión de la historia

"Tu fiel enamorada" - Potterfics, tu versión de la historia

En la soledad de su habitación, apenas alumbrada por la tenue luz de una vela alguien escribía con caligrafía estilizada y pulcra mientras dejaba que su men

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-tu-fiel-enamorada-potterfics-5253-0.jpg

2023-02-27

 

"Tu fiel enamorada" - Potterfics, tu versión de la historia
"Tu fiel enamorada" - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/83714
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente