un baile en el infierno - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Hayley miro hacia el centro de la pista de baile, donde todos sus compañeros de curso bailaban. Definitivamente venir al baile de
graduación había sido una mala idea. La única razón por la cual había venido al baile era porque había gastado todo su dinero
comprándose un vestido y unos tacones finos. En realidad ella hubiera preferido comprar unas zapatillas, pues era demasiado torpe al
caminar aunque usara tennis y bailar con tacones era muchísimo peor.

En la otra esquina del gran gimnasio del instituto estaba Simon Call bailando con Emily Frinkle, la chica más popular de todas.
Realmente Simon no sabía porque había invitado a Emily. Él siempre había preferido a chicas más sencillas como Hayley Masen, pero
era el baile de graduación y quería dejar su nombre en alto.

 

Laura Alvarado tomo a Hayley desprevenida mirando a Simon.
-¿Como te ha parecido la fiesta?
-Esta fiesta es un asco.
-¿Lo dices porque no estás con Simon o porque la música es horrible?
-Por todo.
-Si, es cierto. Se suponía que Willy era mi pareja, pero me dejo por Clara-dijo Laura mientras miraba con rabia a Willy y a su pareja de baile.
Laura tomo una copa y la lleno con un poco de ponche que estaba en la mesa de las bebidas.
-Ven, vamos a brindar-dijo Laura sosteniendo la copa en alto.
Quizás era por esa razón por la cual a Hayley la trataban de angel.Hayley no bebía, no fumaba, hacía todas las tareas y no salía de su casa
sin el permiso de sus padres.
-¿Para qué vas a tomar eso?-pregunto Hayley.
-Para olvidar que quiero arrancarle la cabeza a Willy y a Clara y porque después de que tome seis copas de esto tal vez la música me
parezca agradable.
Hayley levanto la botella de cerveza de raíz y brindo con Laura para olvidar.


Simon miro como Hayley y Laura brindaban. Simon había estado enamorado de Hayley desde el año pasado, pero él era demasiado tímido
(cobarde) como para decirle lo que sentía por ella. Emily estrecho a Simon mas cerca de ella al ver que Simon no le prestaba atención a ella,
sino a Hayley.

-En estos momentos bailaría con cualquiera, aunque fuera un rechazado social-dijo Laura.
-Desearía bailar con alguien, aunque fuese la persona más perversa del mundo entero-dijo Hayley.
Las dos chicas se quedaron en la esquina del gimnasio mirando a todos bailar y reír con sus parejas.

La puerta del gimnasio se abrió y provoco un ruido estruendoso, pero nadie volteo a ver al culpable de tal ruido. Un chico alto, musculoso,
rubio, de piel clara y ojos verdes entro al gimnasio y camino hasta llegar donde se encontraban Hayley y Laura. Todas las chicas que vieron
al desconocido pasar frente a ellas caminando con gran elegancia dejaron a sus parejas y lo siguieron, aunque mantuvieron una distancia
prudente para no molestar al desconocido.

-¿Me permitiría bailar con usted, señorita?-le pregunto a Hayley en un tono elegante. Hayley miro hacia atrás para asegurarse que fuese a ella a quien
le estaban hablando, pero detrás de ella no había nadie.
-¿Me está preguntando a mi? A Hayley no se le ocurrió una respuesta mas estúpida que esa, pero en esos momentos se sentía aturdida
por la hermosura de aquel desconocido. Y es que el desconocido parecía un tributo de marfil consagrado a algún dios pagano de la
belleza.

 

Haley se levanto de donde estaba sentada y fue a bailar con el desconocido. El desconocido la tomo de la cintura con sus brazos y ella
se apoyo de los hombros de él.
-¿Cual es tu nombre?-pregunto Hayley.
-Soy Xerxes ¿Y tu cómo te llamas?
-Yo... yo me llamo Hayley.
-Mucho gusto en conocerte, Hayley-dijo Xerxes.
Hayley se sentía mejor que nunca, tenía una pareja con quien bailar y había hecho que Simon sintiera celos de Xerxes.


Simon estaba sentado en una silla en una que apenas era iluminada por la luz del gimnasio. Él realmente se sentía culpable-no culpable no-
enojado, porque no era él quien bailaba con Hayley ni tenía sus brazos rodeando su cintura. En especial hoy cuando se veía más hermosa,
con su vestido negro con flores celestes y sus tacones finos. Simon sentía la necesidad de vengarse de aquel desconocido que parecía
haber hechizado a Hayley -a su Hayley- y la hacía bailar sin que ella se preocupase como estaban sus amigos o los demás ahí presentes.

Hayley sentía descargas de electricidad cada vez que el la estrechaba mas contra su piel de marmol.Definitivamente había algo extraño en
Xerxes, pues Hayley nunca se había sentido así, ni siquiera cuando Simon le hablaba. Ella estaba segura en un 95 por ciento de que estaba
soñando y estaba segura en un 5 por ciento de que Xerxes la había hipnotizado con su mirada.
-¿Me disculpas?-le pregunto Xerxes a Hayley.
-Si, claro-respondió Hayley, aunque ella quería que el bailara con ella toda la noche y todo el resto de su vida.

Xerxes salió del gimnasio y fue directo a la ciudad a buscar de quien alimentarse. El sabía que podía alimentarse de la sangre de Hayley
ahora que la tenía hipnotizada, pero prefería dejarla de postre. Xerxes corrió hasta que encontró una tienda de regalos. En la tienda de
regalos estaba Melissa Brooke, una chica baja,de buena figura, piel morena y cabello rizado. Melissa era una de esas chicas a las cuales
Xerxes les llamaba presa perfecta.

Simon miro hacia todos lados buscando al desconocido que bailaba con Hayley, pero no podía encontrarlo. Camino hacia el baño
de los chicos y ahí se encontró a Logan, Edgard y a Fred, sus compañeros del curso pasado. Todos ellos estaban fumando y riendo
como tontos. Simon entro intentando pasar desapercibido, pero no logro.
-¡Hey, Simon, ven con nosotros y relájate un poco!-grito Fred.
-No gracias-respondió Simon. Era justo por esa razón por la cual Simon ya no estaba con ellos, ellos siempre hacían cosas que no se les
permitía y pasaban los límites.
-¿Vienes a llorara porque ese desconocido piensa llevarse a Hayley con el?-pregunto Logan y luego profirió una carcajada.
-Pues déjame decirte que si él no se la lleva lo hare yo-dijo riendo Edgard-a lo mejor me resulta buena.
Eso era una de las cosas que más odiaba Simon, que trataran a la mujer como si fueran una cosa con la que te diviertes por un rato
y luego la dejas tirada mientras llora.
-¡Ni lo intenten, idiotas!-grito Simon mientras se alejaba y regresaba al gimnasio. Noticias de la Sierra de Cadiz


Xerxes entro a la tienda y le sonrió a Melissa.Despues de coquetear con ella por unos minutos le pregunto por un pequeño anillo que
estaba en la ventana, fue entonces cuando el aprovecho la oportunidad. Tomó a Melissa por el cuello y le clavo los colmillos justo en el
centro del cuello. Xerxes se deleito bebiendo la sangre que corría por las pequeñas venas de la chica y luego se fue. Ahora, Xerxes se
sentía un poco satisfecho, pero el postre aun lo estaba esperado; Hayley.

 

Simon vio como Xerxes entraba por la puerta principal del gimnasio y decidió que ese sería el momento preciso para atacar. A pesar de que
a Simon se le conocía por ser un chico bueno, el tenia un poco de chico malo por dentro. No sabía exactamente porque, pero algo en su
mente en la mañana le había dicho que sería buena idea llevar el arma que su padre tenía escondida en un cajón, así que la llevaba
escondida en su mochila. Simon saco el arma y sonrió.

Xerxes busco a Hayley y continuaron bailando. Hayley se sentía feliz, pero a la vez había algo que no la hacía sentirse tranquila. Había algo
extraño en Xerxes y ella no sabía que era. Él se comportaba como si no fuese... humano ¿Pero si Xerxes no era humano entonces que era?
No tenía demasiado cabello como para ser un hombre lobo, no apestaba a podrido como para ser un zombi, no podía traspasar las cosas
como para ser un fantasma, no tenía los ojos raros como para ser un espíritu maligno, no era de un color extraño como para ser un
extraterrestre... y si no era un hombre lobo, ni un zombi, ni un fantasma, ni un espíritu maligno, ni un extraterrestre entonces lo único
que se le ocurría a Hayley era que Xerxes era un vampiro. "Tal vez estoy exagerando" pensó Hayley.

Simon estaba planeando su venganza cuando Emily Frinkle llego a buscarlo.
-¡Ahí estas, Simon! pensé que una criatura maligna te había raptado. Simon soltó una carcajada estruendosa que hizo que Emily se pusiera
roja, pues todos habían volteado a ver.

Hayley escucho a Simon reír desde el otro lado del gimnasio. Era increíble como después de todos los intentos de Hayley para provocarle
celos a Simon este se la estaba pasando en grande. Xerxes volteo a ver a Simon, pero Hayley clavo la mirada en sus tacones.
-¿Hay algo que te moleste de él?-pregunto Xerxes.
-No...No es solo que sentía algo por él hasta que tu llegaste-respondió Hayley un poco enfadada consigo misma.
-¿Pero ahora me amas a mí, verdad?-pregunto Xerxes.
-Si, te amo más que a nada-respondió Hayley.

Simon vio como Hayley besaba a Xerxes. Eso era lo único que necesitaba Simon para poner su plan en marcha. Si antes estaba celoso,
ahora estaba más bien furioso. Simon saco el arma de su mochila donde la había tenido que poner cuando Emily Frinkle casi lo descubre
con las manos en la masa o más bien con las manos en el arma. Simon camino por el centro del gimnasio, donde varias parejas bailaban
a pesar de la horrible música.

-Ahí viene ese inútil-anuncio Xerxes justo cuando Hayley terminaba de besarlo.
-¿Es que no me puede dejar en paz?-se quejo Hayley.
Por el rostro de Xerxes cruzo una sonrisa diabólica y miro a Hayley.Habia hecho esto miles de veces, pero al parecer iba a disfrutar esta
vez como ninguna otra.
-¿No te preocuparía si lo lastimo?

Hayley miro a Simon cruzar por media pista de baile. Ella sentía más que simple atracción por él, pero ella estaba ahora con Xerxes el ser
que mas alcanzaba la perfección en el mundo. Ella había renunciado a su futuro con Simon y había elegido tomar un nuevo camino con
Xerxes, así que si Xerxes lastimaba a Simon eso ya no importaría.

-¡Oye tonto!-grito Simon.Nuna antes había hecho nada tan peligroso antes por miedo a sentirse mal, pero había descubierto que no se
sentía mal después de todo. Simon sintió como la adrenalina corrió por sus venas cuando Xerxes se acerco a él.
-¡No te atrevas a llamarme tonto!-grito Xerxes furioso. Todos los que estaban cerca-incluyendo los profesores-se acercaron para ver.
-Si-respondió Hayley-haz lo que quieras con él.

Todo fue más simple para Xerxes que para Simon. Simon apunto con el arma la cabeza de Xerxes y rio. Xerxes se quedo inmóvil, no porque
tuviese miedo, sino porque quería darle un gran final al espectaculo.Simon se sentía como el héroe de la película y solo se quedo ahí,
sin moverse, esperando el próximo movimiento de su presa.

Simon no había esperado que el próximo movimiento de su presa fuese tomarlo del cuello. Todos en el gimnasio gritaron y luego un
el silencio reino por todas partes. Xerxes clavo sus colmillos en el cuello de Simon y una por una dreno las pequeñas venas de su cuello.
Simon cayó al suelo muerto, pero nadie hizo nada-ni siquiera los profesores-porque se habían quedado estáticos al presenciar tal atrocidad.

Fue entonces cuando Hayley gritó .Ella pensó que Xerxes estaba bromeando acerca de lastimar a Simon, pero había hecho algo mucho
peor, lo había asesinado. Xerxes si era un vampiro verdadero, justo como Hayley había pensado que lo era. Hayley quería correr lejos
de ese asesino que había sido su pareja de baile, pero estaba en estado de shock y no podía moverse ni un solo centímetro.

Xerxes se acerco a Hayley y la abrazo. Hayley no se movió.
-Ahora si mi pequeña princesa, todo está solucionado-le susurro al oído.
Todos los demás que estaban en el gimnasio corrieron para salvarse de aquel malvado vampiro.
Xerxes beso a Hayley y luego la llevo al suelo.

Hayley no podía decir nada. Las lágrimas, fruto de la desesperación que sentía se deslizaron por sus mejillas. Xerxes acaricio sus rizos y la
beso en su mejilla. Lo próximo que ella pudo sentir era como los colmillos de Xerxes le punzaban el cuello y el ardor que eso le producía.

Xerxes beso una vez más a Hayley y luego se levanto, luego pronuncio: "Muerte que has sorbido la miel de sus labios, no tienes poder
sobre su belleza" que era justo el verso que declamaba Romeo en la tumba. Después salió por la puerta del gimnasio sin mirar atrás, como
si nada hubiese ocurrido ahí. Justo como si fuese otro día normal, y lo era, al menos para un vampiro como él.

un baile en el infierno - Fanfics de Harry Potter

un baile en el infierno - Fanfics de Harry Potter

Hayley miro hacia el centro de la pista de baile, donde todos sus compañeros de curso bailaban. Definitivamente venir al baile de graduación había sido una

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-un-baile-en-el-infierno-fanfics-de-harry-potter-4348-0.jpg

2023-02-27

 

un baile en el infierno - Fanfics de Harry Potter
un baile en el infierno - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/50356
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente