Un encuentro en el Parque - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Una pequeña niña estaba sentada en una banca desgastada y deapariencia antigua en un hermoso parque del centro de Londres. Notendría más de 6 años, pero se encontraba aparentemente sola comiendoun helado de pistache mientras hojeaba un bonito libro ilustrado.

Lapequeña llevaba dos lindas coletas que sostenían un cabello castañoclaro quebrado y rebelde, y sus ojitos chispeantes y profundos devorabanel contenido del libro infantil con premura. No era común ver algo así,una niña tan pequeña leyendo ávidamente un libro en vez de jugar conlos demás niños que paseaban en el parque; pero ella era así, siempremuy lista, y muy solitaria. La pequeña Hermione Granger no era común.

Terminóde leer el libro y levantó la vista para buscar a sus primos. La habíandejado ahí sentada debido a su escaso interés por los juegos del parquey le habían prometido volver muy pronto; pero por más que los buscabacon la vista no lograba ubicarlos por ninguna parte.

 

Mientras susojos recorrían los verdes jardines pudo divisar a un niño, más o menosde su misma edad, parado en medio del claro y observando de lejos a losotros niños jugar. A Hermione le extrañó mucho la vestimenta del niño,parecía como de otra época, todo vestido de negro y con un extrañoabrigo que parecía casi un vestido.

Se levantó extrañada y caminó hacia el pequeño rubio que no había notado aún la presencia de la niña.

Hola, ¿quién eres? preguntó la niña con inocencia mientras locontemplaba fijamente. Nunca había visto a un niño tan rubio, sucabello casi parecía blanco y estaba perfectamente peinado hacia atrás.Pero lo que más llamó la atención de la pequeña fueron sus ojos; grises. Un tono gris con ligeros matices azules producto del reflejo dela luz sobre ellos.

¿Quién eres tu? le preguntó el chico, conun tono bastante altanero y duro. A la niña le incomodó un poco sumanera de dirigirse a ella

Hola, yo soy Hermione. Vine con mis primos a jugar, pero no los encuentro.

Qué mal contestó el pequeño, sin siquiera voltear a ver a la niña; mostrando una indiferencia inusitada para alguien de su edad.

¿Y tu como te llamas? Interrogó nuevamente la castañita, ignorando magistralmente la indiferencia de su interlocutor.

Mi nombre es Draco. Draco Malfoy.

Tu nombre es raro comentó la niña con esa sinceridad característica de los pequeños de su edad.

¿A si? pues el tuyo también.

Sí. Todo el mundo me dice lo mismo dijo la niña, encogiendose de hombros. ¿Por qué estás solo?

Escapé de mi madre. No quiero que me encuentre.

¿Porqué hiciste eso? Debe estar muy preocupada.

No creo que lo note; estaba muy ocupada en sus cosas.

No deberías hacer eso Draco, no está bien escaparse así. ¿Dónde esta tu mamá?

Elniño la volteó a ver, de cierta manera evaluándola. Ponderando quetanto podría decir. Pero ella, por alguna razón, le daba confianza.Podía notarlo, ella era como él.

La dejé en una librería del callejón Diagon. No creo que venga a buscarme aquí.

No conozco ese lugar, ¿Está muy lejos de aquí?

¿No lo conoces? inquirió, mirándola con un poco de desprecio. ¿Eres una muggle?

¿Qué es muggle?

Son personas inferiores, indignas e impuras sin magia en su sangre le contestó el pequeño, retomando el tono altanero.

 

Eso es muy feo. Entones no soy muggle negó la niña, haciendo ondular sus coletas ritmicamente.

¿Entonces eres bruja? preguntó nuevamente el niño, posando de nuevo su mirada en ella con renovado interés.

La niña lo miró ofendida

¡Claro que no! eres muy grosero Draco Malfoy

Pareces bruja alegó el niño, con total naturalidad.

Losojitos de la niña se llenaron de lágrimas y sus labios formaron unpequeño puchero. Ese niño estaba diciéndole cosas que la lastimaban.Era común que los niños de su edad le dijeran cosas, pero nunca lehabían dicho algo tan feo hasta ahora.

La niña dio media vueltapara alejarse del pequeño rubio pero él la tomó por el brazo paradetenerla. No era su intención insultarla. El sabía, porque su padresiempre se lo había dicho, que era totalmente inadecuado hablar conpersonas inferiores, pero no pudo evitar sentir un poco deremordimiento por hacer llorar a la bonita niña que había intentadoacercarse a él para conversar.

No te vayas, no quería ofenderte. No es malo ser bruja, yo también lo soy.

¿Tu eres brujo? le preguntó la niña, aún con los ojos humedecidos por las lágrimas, y mirándolo con cierto recelo.

Se dice mago: soy un mago.

¿Sabes hacer trucos de magia? la niña se enjugó los restos de lágrimas que aun permanecían en sus mejillas y sonrió ilusionada.

Esas son cosas de muggles. El niño frunció el ceño molesto, perocontinuó. No se dice trucos. Lo que yo hago, bueno, lo que algún díaharé es magia de verdad. Știri de ultimă oră din Spania

A la pequeña le brillaron los ojos alescuchar esas palabras. No sabía porqué, pero le creía. Muy dentro deella sentía que lo que Draco le decía era verdad.

¿Y ahora haces magia?

No puedo controlarla todavía; es algo que ocurre por si solo. Pero algún díairé a una escuela donde me enseñarán a hacerla. ¿A ti también te pasancosas que no controlas, verdad?

La niña titubeó un poco antes de contestar

A veces me pasan cosas raras, sobretodo cuando me molestan o me enojo.

Sí, yo sabía que eras bruja. Algún día también harás magia.

¿Y podré ir a una escuela de magia como tú?

Si desarrollas la magia que posees, sí.

Entonces no soy muggle dijo la pequeña con orgullo.

Si eres, un poco. Aunque poseas magia naciste en un mundo de muggles.

¿Crees que soy inferior a ti?

No se, mi padre dice que sí. Draco se encogió de hombros, como restandole importancia.

¡Yo no soy inferior a nadie! la niña, a pesar de su edad, podía mostrarse bastante enérgica cuando se lo proponía.

Yo sólo te digo lo que sé...

Pues entonces no sabes nada.

El niño la miro con una pequeña sonrisa dibujada en su rostro.

Si se cosas, sólo que no son las mismas que tu sabes. Somos diferentes.

¿Y porque si somos diferentes, tienes que decir que la que esta mal soy yo?

Porque eso es lo que yo sé.

Pues yo no te veo diferente a mí. alegó la pequeña, evaluando al rubio con detenimiento; como intentando encontrar alguna señal, de preferencia luminosa, que lo hiciera ser distinto de ella. Siempre había sido muy inteligente para suedad, pero el niño que tenía frente a ella parecía serlo también. Habíaalgo en él que la hacía interesarse, aunque fuera grosero y se creyeraimportante.

La verdad, yo tampoco. sonrió el pequeño, aunque la sonrisa fue muy corta.

Bueno, pues entonces no somos diferentes.

Unosniños un poco mayores que corrían entre los árboles se detuvieron acierta distancia de donde se encontraban Draco y Hermione y le gritarona la niña:

¡Hermione! ¿dónde estabas? Ya tenemos que irnos.

Ya voy Nick le contestó con apuro mientras volvía a dirigir su vista al niño. Ya me tengo que ir Draco, mis primos me están hablando.

No debes decirles nada. Es un secreto.

La niña sonrió con alegría

Te prometo que no diré nada. Y tú deberías ir con tu mamá o tendrás problemas.

Supongo que sí; nos vemos después.

Justo cuando el niño se disponía a dar media vuelta para retirarse, Hermione volvió su rostro para preguntar: ¿a que escuela vas a ir cuando seas más grande?

A Hogwarts contestó Draco con cierto orgullo, mi padre quiere enviarme a otra escuela, pero se que mi madre se lo impedirá.

Entonces yo también quiero ir ahí, a Hogwarts; y tú serás mi primer amigo ahí.

Tal vez ahí te vea Hermione. Espero que tu magia sea fuerte.

Yo también completó con una sonrisa

¡Hermione! Si no vienes nos vamos a ir sin ti Gritó Nick con urgencia.

Adiós Draco. Y depositando un tierno beso en la mejilla del niño salió corriendo al encuentro de sus primos.

Adiós Hermione...


Aligual que muchas cosas desaparecen con la edad, éste momento fueborrado de la memoria de los dos niños con el paso del tiempo. La vidaes un gran torbellino que te lleva sin pensarlo, y traza sus propioscaminos; algunos de ellos discurren a la par, otros se alejan parasiempre.

¿Cuantos recuerdos conservamos de nuestrainfancia? ¿cuánta inocencia y candidez se pierde con la edad, o lacultura, o la educación que recibimos?

¿Por qué no podemos seguir siendo esos niños que alguna vez fuimos...?

Sinduda, la vida sería mucho más fácil si todos conserváramos una parte delos niños que fuimos alguna vez
En épocas en las que podíamos convivirsin prejuicios con los demás y regalar una sonrisa sin esperar nada acambio.

Tal vez, si Draco y Hermione hubieran sido capaces de recordar éste momento, todo hubiera sido diferente, ¿no creen?

Peroyo creo fervientemente que una parte de ellos aún lo conserva en suinterior, opacado por la bruma del olvido
, pero vivo de alguna manera.Porque fue un momento especial para ambos. Ese día, Hermione supo queexistía un mundo fantástico al que algún día pertenecería, y Dracorecibió un beso por primera vez.

La realidad es simple, ese momento marcó sus vidas para siempre...

Porque Hermione descubrió su magia gracias a Draco.

Y Draco descubrió que era una persona digna de cariño gracias a Hermione

Un encuentro en el Parque - Fanfics de Harry Potter

Un encuentro en el Parque - Fanfics de Harry Potter

Una pequeña niña estaba sentada en una banca desgastada y deapariencia antigua en un hermoso parque del centro de Londres. Notendría más de 6 años, pero s

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-un-encuentro-en-el-parque-fanfics-de-harry-potter-4564-0.jpg

2023-02-27

 

Un encuentro en el Parque - Fanfics de Harry Potter
Un encuentro en el Parque - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/52814
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20