Un juego demasiado peligroso - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

NOTA: Las partes escritas en Cursiva, son evocaciones a imágenes del pasado. Son recuerdos y por eso están en otra fuente.

Espero que les guste el fict,

Hermione.O



Un juego demasiado peligroso



No era precisamente aquel el momento para ponerse a pensar en esas cosas. Él tenía que ser fuerte, al fin y al cabo era un hombre, no podía permitirse el lujo de seguir lamentándose por alguien que ya no estaba ni nunca lo haría.

Hacía tanto tiempo que había sucedido, pero igual la seguía extrañando. Tan difícil había sido reponerse, tan complicado había sido tratar de olvidarla, que todavía sentía un profundo vacío en su corazón. Como si una parte de él hubiera muerto con ella.

Recordó, una vez más, la trágica tarde...



Dos niños, que recientemente habían cumplido los siete años, jugaban en su cuarto. El chiquillo tenía una varita en sus manos, delgada y larga como la misma muerte. Ambos reían con alegría, mientras que él pronunciaba hechizos, apuntando a la niña con diversión.

-¡Wingardium Leviosa!- exclamó el chico, y la pequeña comenzó a levitar a pocos centímetros del suelo, estallando en carcajadas.

-¡Ya bájame!- pidió luego. -¡Quiero hacerlo yo!

Seguidamente, la varita cambió de dueño y ahora era la chica la que apuntaba al otro. Los dos festejaban con muecas y chillidos, mientras que él levitaba en el aire.

-Bueno, ya está. Ahora me toca a mí.

-De acuerdo, Draco.



Ella era tan dulce, tan buena... Y él, si se ponía a pensar, también había sido amable y simpático en aquellos tiempos. La influencia de ella lo tornaba tranquilo y considerado, y hasta sus ojos parecían menos grises y fríos. La había querido tanto..., y la seguía queriendo.



-¿Sabes qué, Katherine? Probaremos otro hechizo, uno más difícil...

-¿Cuál?- preguntó ella, curiosa.

-Avada Kedavra- susurró Draco, emocionado. - No te pasará nada, ya sabes que ésta varita de juguete modifica los hechizos para que niños como nosotros no nos lastimemos.

-Ya lo sé- replicó la niña con su dulce y melodiosa vocesita. - Pero no me parece muy correcto, algo podría salir mal... Además, ¡tú no sabes hacerlo!- añadió luego.

-Kat, padre me ha enseñado, sabes que él pretende que me inicie en las Artes Oscuras.

-¿Y tú quieres, Draco? ¿Realmente deseas ser un... un mortífago?- preguntó Katherine inocentemente.

-No, te digo la verdad, no quiero. Si tú me apoyas, me opondré a padre, cuando el momento llegue, claro.

-¡Por supuesto que sí! Siempre me tendrás a tu lado.



"Siempre me tendrás a tu lado", pensó Draco tristemente. Esas palabras habían sonado tan verdaderas, habían sido pronunciadas tan sinceramente... Pero no se habían cumplido, y todo por su culpa.



-Bueno, ¿lo hacemos, vale?

-No estoy segura...- vaciló Kat, mirando a Draco asustada.

-Vamos, nada va a suceder, te lo prometo- dijo el chico, sonriendo.

-¿Sabes una cosa? No me sorprendería que cuando fuéramos a Hogwarts los dos quedáramos en Gryffindor- dijo la chiquilla, con alegría mal disimulada.

-Katherine, sabes que a padre no le gustaría eso. La familia Malfoy ha ido a Slytherin, desde siempre. ¿Qué diría si eso sucede?

-No debería importarte Draco. Yo no le temo. ¿Tú si?

-No, por supuesto que no. Yo no le tengo miedo a nada- respondió el chico, con una media sonrisa.

Ambos se rieron y luego Draco anunció:

-Lo haré, ¿estás lista?

-Draco...

-Por favor, Kat.

-Está bien, adelante.



Si en ese momento él hubiera retrocedido, si tan solo se hubiera retractado. Ella le había advertido y no la había escuchado... Ahora ya era muy tarde.



-Aquí voy, ¡Avada Kedavra!

Un rayo de cegadora luz verde salió de la varita que Draco sujetaba inocentemente. Al chico le pareció que había sido demasiado real y por primera vez, sintió que el pánico recorría su cuerpo.

Katherine cayó al suelo en el instante que el hechizo le dio, con los ojos abiertos e inexpresivos y una mueca en la boca muy extraña, dividida entre el asombro, la compasión y la resignación.

-¡Kat! ¡Kaaat!- gritó Draco enceguecido de dolor, sacudiendo a la chica que yacía inmóvil en el suelo.

Indudablemente estaba muerta. Él la había matado, ¡había matado a la niña! Llamó a voces a su padre, Lucius Malfoy, que se encontraba en ese momento en su despacho. Alarmado por los gritos de terror de su hijo y sus sollozos convulsionados, el padre de Draco llegó allí en menos de diez segundos.

Al ver el cuerpo sin vida de la pequeña y a Draco llorando sobre ella, se le paró el corazón. Era una escena muy triste, aún para él, que era un "tipo duro" por naturaleza. Luego de ese acontecimiento, la familia Malfoy se sumió en el más profundo de los silencios...



El señor Malfoy le había explicado que ese tipo de juguetes eran para tratar con cuidado, eran objetos de Artes Oscuras. Y que no funcionaban con las maldiciones imperdonables. Él se había sorprendido mucho, ya que no sabía que eran peligrosos y le había asegurado a su padre, muy arrepentido, que no había sido a propósito.

Recordaba claramente como su padre había hecho para ocultarlo todo, como había dicho que la niña había sido muerta por un mortífago demente, como nunca nadie supo la verdad. Draco, aunque no lo sabía a ciencia, sospechaba que él había amenazado a todo el mundo que la conociera para que guardara silencio, para que nadie supiera ni siquiera que esa niña había muerto, para que pensaran que nunca había existido.

-Perdóname Kat, perdóname por lo que he hecho- se dijo Draco, cuando sus ojos empezaban a humedecerse. -Te he fallado, lo sé. Quedé en Slytherin, justo donde tú no querías, fui huraño y desalmado con todos, me comporté como un imbécil. Hoy, a diez años del día en que te fuiste, no puedo dejar de pensar en ti ni un solo minuto.

Volvió a evocar la imagen de la pequeña, en el suelo. Su pelo rubio y largo desparramado por todos lados, su cara pálida estaba muy fría y sus ojos grises no tenían expresión alguna.

-Ojalá algún día puedas disculparme, Kat- lloró Draco, como tantas otras veces, en su cama en Hogwarts. -Ojalá alguna vez puedas perdonarme, querida hermanita.



FIN



Nota: Bueno, ¿qué les pareció? ¿No se esperaban a una hermana melliza para Draco, verdad?

En fin, estas descabelladas ideas entraron a mi mente de repente y en un segundo me vi escribiendo este fict. Si tienen alguna duda, crítica o lo que sea, ya saben, está mi libro de visitas.

Espero que les haya agradado, mágicos saludos

Hermione.O (16/1/03)
Viajes y turismo

 

Un juego demasiado peligroso - Fanfics de Harry Potter

Un juego demasiado peligroso - Fanfics de Harry Potter

NOTA: Las partes escritas en Cursiva, son evocaciones a imágenes del pasado. Son recuerdos y por eso están en otra fuente.Espero que les guste el fict, Hermi

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-un-juego-demasiado-peligroso-fanfics-de-harry-potter-5287-0.jpg

2023-02-27

 

Un juego demasiado peligroso - Fanfics de Harry Potter
Un juego demasiado peligroso - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/8593
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente