Una despedida, Hermione y Draco... - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Atardecía, el sol descendía poco a poco por el horizonte mientras que el cielo se teñía de colores, primero de tonos amarillos y naranjas con nubes violetas y grisáceas que conforme transcurrían las horas y el sol se ocultaba por completo esos colores cálidos se transformaron en azules intensos. Había sido un hermoso día que ahora moría para darle paso a la noche llena de estrellas brillantes en la profundidad de un manto azul.

No se movió de su lugar hasta ver que el último rayo de luz se apagaba y aun después permaneció un poco mas contemplando ese techo repleto de infinitas estrellas, suspiro con nostalgia al ver como sus ilusiones morían con aquel día, con ese último haz de cálida luz que dio paso a una completa oscuridad.

 

Cerró los ojos cuando se comenzaron a inundar de lagrimas, no quería llorar, pero parecía tan imposible retener el agua salina que se acumulaba y comenzaba a desbordarse, dejo de esforzarse por evitarlo y las dejo fluir sabiendo lo inútil que resultaba su afán por detenerlas. Las lágrimas cristalinas corrían silenciosas humedeciendo sus mejillas, dando paso a los sozollos quedos que se transformaron también en un llanto abierto y doloroso.

Temblaba con el rostro humedecido de tantas lagrimas, y una vez que empezó ya no pudo detenerse, su cuerpo se agitaba, sentada donde esta abrazo sus piernas intentando calmarse, pero parecía imposible.

Ingenua se decía a si misma, como había creído que sus sueños se cumplirían, que el vendría y la convertiría en la mujer más feliz sobre la tierra. Ingenua por creer que podría cambiar lo suficiente para que la quisiera, para que la aceptara siendo quien era, pero no, ahora de manera cruel lo había descubierto, todo había sido un engaño, ella misma se negó a ver la realidad, creyendo que su amor sería suficiente, y ahora en la frialdad de esa noche su corazón agonizante estaba roto, helado y sin esperanzas de que algún día pudiera sanar. Pero aun mas ingenua al pensar que la amaría.

Lloraba como una niña pequeña en la soledad de la noche, el viento agitaba algunos rizos pegándolos a su cara mojada de tanto llorar, como le ardían ya esos ojos color caramelo ahora hinchados y enrojecidos. De su garganta escapaban gemidos lastimeros, estaba tan sola y se sentia tan vacia que el dolor se extendia por tod su cuerpo a travez de sus venas sofocándola, asfixiándola y casi dejándola sin sentido.

Como deseaba no haber alimentado sus esperanzas, hubiera sido preferible sepultar sus ocultos deseos en el fondo de su ser, para no haberlos dejado salir cuando exponerse de esa manera al mostrarlos solo le estaba causando un dolor indescriptible.

No sabía cuanto tiempo había pasado, no tenía claro si habían sido minutos o eternas horas en ese apartado lugar, donde estaba completamente sola. La noche se había extendido robanto toda la luz del día, pero era piadosa la luna y al verla sufrir apareció de entre las nubes esponjosas para regalarle un poco de luz, pero ni eso pudo consolarla al menos un poco, para ella nada tenia sentido.

Lloro tanto, hasta que sus ojos quedaron seco, tan secos y vacios como su destrozado corazón que tampoco podía sangrar más de lo que ya lo había hecho. Agonizante se levanto, ya con el cuerpo entumecido por el frio de la noche y comenzó a caminar sin rumbo fijo, sus pies se movían sin voluntad, se tambaleaba a cada paso como si estuviera borracha, y lo estaba, estaba borracha de amor, ahogada en el licor suave y exquisito del amor.

 

Pero Hermione se equivocaba no estaba sola, alguien a la distancia la cuidaba con el corazón igual de herido y lleno de culpa en silencio se contenía para no correr a su encuentro, no podía, no debía estar ahí, pero deseaba tanto estrecharla entre sus brazos y decirle cuanto la amaba y la necesitaba, pero sabía muy bien el riesgo que eso implicaría y no para el, si de eso se tratara no le importaría entregar su vida entera por solo unos minutos con ella. pero la realidad era que le aterraba la seguridad de ella.

Se le partia el alma al verla tan mal y hubiera querido ser el bálsamo que curara sus heridas, quería enjuagar sus lagrimas con sus besos y aferrarse a ella para no perderla.

Pero estaba aterrado, temeroso, de que cumplieran sus amenazas. Por lo que la vio partir, la vio alejarse con paso inseguro, con la falsa idea de que el no la había querido lo suficiente para ir en su encuentro, mas prefería que pensara eso a arriesgarla, no estaba dispuesto a exponerla al peligro.

La vio perderse en la noche, ya no la siguió mas por miedo a ser débil y detenerla en el último momento para decirle cuanto la amaba y que todo lo hacía por ella, pero se contuvo solo por el gran amor que le tenía.

Tres años habían pasado desde esa noche, justo este día se cumplía un aniversario más de su partida. Y como cada año una muchacha de cabellos castaños se presentaba en el lugar a medio día y permanecía ahí hasta que el día moría para darle paso a la noche. Korean Beauty

Hermione ya no lloraba, solo recordaba y de vez en vez dejaba escapar un suspiro, cerraba los ojos cuando el viento acariciaba con suavidad sus mejillas y como cada año desde entonces llevaba colgado al cuello en una cadena una pequeña serpiente enredada en un león, ese había sido su regalo de despedida y cuando él se lo había regalado ella se negó a creer que esa era la última vez que lo vería, había guardado la esperanza de que se presentaría aquel dia como le había suplicado mas nunca llego.

Ya eran tres años de visitar el mismo lugar, solo esperando, deseando que apareciera a ese encuentro, como debió haber sido más nunca fue. Muchas oportunidades había tenido Hermione de dejar todo eso atrás y rehacer su vida pero se negaba, su corazón se aferraba a ese amor de antaño, a ese amor primero.

Hermione esperaba paciente y observaba maravillada como el cielo se iba tiñendo de colores cuando el sol declinaba en el horizonte y con el último rayo de sol se iban de nuevo sus esperanzas.

Un año más pensó al levantarse con pesadez después de estar sentada tantas horas en aquel lugar. Estando ahí parecía que el tiempo no había pasado, era como si en ese pequeño espacio las horas no corrían, suspiro por última vez antes de comenzar a caminar. Un año más pensó y una sola y única lagrima resbalo por su mejilla y cerró los ojos, aspirando con fuerza. Sus pulmones se llenaron de aire y en ellos penetro una fragancia.

Abrió los ojos de golpe al reconocer ese aroma y se giro con brusquedad pensando que había enloquecido, pero no, no estaba loca, nunca estuvo más cuerda ni se sintió mas viva mientras su corazón comenzaba a golpear con fuerza sus costillas amenazando con salir de su pecho.

-Dra
co
-Apenas pudo mencionar su nombre y sus rodillas se doblaron, precipitándose contra el piso, más nunca llego a tocarlo.

-Hermione. -La voz masculina tenía una nota de preocupación.

La castaña estaba pálida como el papel y sus piernas no la sostenían, pero quien las necesitaba si estaba en sus brazos.

-Idiota. -Espeto con un hilo de voz, pero no sonaba a reproche. El rubio al escucharla sonrió de medio lado.

-Y me puedes decir por qué me dices así.

-Porque si no fueras un idiota, dime porque has tardado tres años en presentarte a nuestra cita.

-Tienes razón lo soy, pero en mi favor debo decir que este idiota te ama con todo el corazón. -Dijo antes de besarla con desesperación.

-Idiota. -Pronuncio de nuevo la castaña sobre los labios del rubio.

-Lamento tanto haberme ido así, pero las amenazas.

-Callate. -Le ordeno. -No digas nada.

-Pero debes saber porque me fui

-Por protegerme, lo sé, por eso eres aun mas idiota, por no pensar que juntos nada nos dañaría.

-Pero yo.

-Pero nada Malfoy, que mucho tiempo hemos perdido ya, como para que lo desperdicies hablando. -Le reprocho mientras se aferraba de nuevo a los delgados labios de Draco Malfoy.

El heredero Malfoy se habia enamorado perdidamente de Hermione Granger y solo el miedo de que las amenazas de los mortífagos que habían huido, decidió buscarlos y darles caza para tener la seguridad de que lo dejarían vivir en paz al lado de su castaña.

Se besaban con necesidad, acariciando sus rostros mientras la luna contemplaba en silencio ese rencuentro.

-Por tres años pense que te habías marchado porque no me amabas lo suficiente.

-Entonces Granger tu eres mucho más tonta por creer tal estupidez. Te amo y este tiempo si ti a sido un calvario. -Le confesó mientras la estrechaba con fuerza entre sus brazos.

-No te perdonare su vuelves a dejarme.

-Nunca me ire a menos que me los pidas.

-No cuentes con ello Malfoy, ya eres mío y yo siempre seré tuya.

Esa noche hacia tres años atrás Hermione lloraba desconsolada cuando su amado Draco no había llegado a su cita y había creído que no la amaba lo suficiente para casarse con ella. Pero hoy cuando justo se cumplía un año más de esa trágica fecha y cobijados solo por un manto de estrellas se entregaban a la felicidad de ese amor que se les había prohibido, ahora libres del yugo, se fundían en un solo ser a la espera de un mañana que lucía tan prometedor como el sol que se comenzaba a levantar con la esperanza de un nuevo día.

Dejarían atrás todo aquel pasado tormento y cruel para iniciar una nueva vida juntos como debía haber sido, como el destino les tenía predestinado, amándose como lo hacían, nada ni nadie los separaría jamás, porque aun después de que la muerte los asaltara sus almas enamoradas jamas se separarían.

FIN

Una despedida, Hermione y Draco... - Fanfics de Harry Potter

Una despedida, Hermione y Draco... - Fanfics de Harry Potter

Atardecía, el sol descendía poco a poco por el horizonte mientras que el cielo se teñía de colores, primero de tonos amarillos y naranjas con nubes violeta

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-una-despedida-5139-0.jpg

2023-02-27

 

Una despedida, Hermione y Draco... - Fanfics de Harry Potter
Una despedida, Hermione y Draco... - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/76647
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences