Una Historia vista desde otros ojos - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

El plan B

El sol se ponía en el horizonte, era de un color naranja impresionante y se podía ver como todo se iba oscureciendo, estaba pensando en él como no lo había echo desde el comienzo de clases, había pasado el resto de las vacaciones con Harry, Ron y Hermione y se había dado cuenta que él no sentía lo mismo por ella en lo mas mínimo, no comprendía que era lo que fallaba, había probado de todo: ser tímida, no hacerle caso, ser su amiga, hasta creía que él ya se había dado cuenta lo que ella sentía hacia él. Ahora que los veía juntos se dio cuenta que no todo el sentimiento se había ido y estaba muy confundida "es hora del plan B, debo olvidarme de él a toda costa" pensó Ginny, mientras estaba sentada en la sala común de Gryffindor; muchos de sus compañeros se entretenían en diferentes conversaciones, pudo divisar a Harry, Ron y Hermione en las butacas de enfrente de la chimenea, seguro estaban haciendo un plan de cómo escapar de Hogwarts a la media noche o de cómo robar ingredientes de poción multijugos de Snape.
-Hola- la saludó Dean Thomas.
-oh, hola- respondió Ginny, que no había prestado atención en como Dean se le había quedado viéndola.
-estaba pensando y
- Ginny no le prestaba la atención debida, ahora estaba pensando en la redacción que tenía que hacer para defensa contra las artes oscuras que Snape les había dejado esa misma mañana y que era para dentro de 2 días. -entonces
¿quieres venir a Hogsmeade conmigo?- concluyó un algo nervioso Dean.
-¿perdón?- pregunto Ginny desconcertada, lo único que había escuchado de todo lo que había dicho era la última pregunta, ni siquiera sabía si era una cita, "¡el plan B!" se le había presentado y ni siquiera se había dado cuenta -oh, claro, claro, si, seguro- respondió con una pequeña sonrisa
-genial- repuso Dean. No hubo tiempo suficiente para darse cuenta que él sí quería algo serio con ella, por la forma de mirarla cada vez que se saludaban, se despedían, cuando no hablaban, o cuando lo hacían.

 

-¿lista?- preguntó Dean observándola quedamente para ver si ya había terminado con sus cosas, el día de la salida había llegado -estas muy linda- se sonrojó al momento del cumplido.
-gracias- y pensar que había escogido su ropa en solo un par de minutos -en realidad, necesito ir a entregar mi redacción de Herbología, ayer no lo pude terminar y la profesora me dijo que lo entregara hoy a primera hora, anda yendo que yo te alcanzo en unos minutos- aseguró mientras cogía sus pergaminos y salía rápidamente de la sala común.
Estaba bajando las escaleras del segundo piso y se detuvo porque Peeves estaba tirando una mezcla de pie de limón con manzana a todos aquellos que se le cruzaban, se había acercado demasiado y si corría de regreso la vería y la perseguiría. Pero parecía que no se había percatado que ella estaba ahí, así que se quedo al lado de una armadura sin hacer ruido, con suerte y se iría sin notar que se encontraba ahí.
-Ginny- escuchó de repente "ay no, el basilisco", ante su absurdo pensamiento volteó y entró en el cuarto vacío que estaba tras ella con la puerta entre abierta.
-¿Qué haces acá?- le preguntó en un susurro, sorprendida de ver que alguien no había ido a Hogsmeade todavía.
-yo
bueno, fui a buscar a Hagrid, pero parece que no está, estaba regresando cuando vi que Peeves estaba cargado de mezcla de pies, así que decidí quedarme aquí hasta que se fuera; te encontré y acá estamos- respondió Harry, mirándola esperando su propia explicación.
-tenía que entregar mi redacción de Herbología- respondió simplemente Ginny.
-si quieres te acompaño, parece que ya se fue
- se ofreció, verificando que estaba en lo correcto.
-no, no, esta bien
nos vemos- respondió antes de arrepentirse, probablemente hacía un mes hubiera estado encantada de decirle "¡SI! Gracias por preguntar" pero tenía que acordarse de su plan B, él era así con todos
además, si le había dicho que no a Dean para acompañarla, no era indicado decirle que sí a otro chico. La quedó mirando unos segundos y se fue por la puerta en la que ella acababa de entrar.
No podía negar que Harry era uno de esos chicos en los que no se podía dejar de pensar, pero no podía darse el lujo de pensar en Harry y estar con Dean, ella no era así.
-¿Profesora?, ¿profesora Sprout?- había llegado a los invernaderos hacia unos segundos y no veía a nadie. La profesora Sprout salió con la profesora McGonagall de un compartimiento de la parte de atrás de los invernaderos. -buenos días, Profesora, le dejo mi redacción- justo antes que saliera, la profesora McGonagall le había entregado un pergamino y le pidió que se lo entregara a Harry. "Genial" ahora que lo quería olvidar se encontraba con él, la mandaban con él, ¡mejor se iba con él a Hogsmeade!
De regreso no se encontró con nadie, los que se quedaban seguramente estaban en sus salas comunes. Decidió irse de frente, estaba haciendo mucho frío y el invierno se iba haciendo más crudo y ella seguía caminando sola hacia el pueblo. Divisó una cabeza con el cabello negro azabache y despeinado, al lado otra con el cabello color rojo fuego y una última con el cabello color castaño enmarañado, no había duda que eran ellos, así que los siguió.
-Harry- dijo Ginny -McGonagall me dijo que te diera esto-
-gracias- respondió el moreno, al ver que estaba sola, pregunto -¿no quieres acompañarnos?-
-oh, no, esta bien, Dean me debe estar buscando- repuso simplemente y se fue, buscando donde rayos se había metido, pensaba que seguramente Ron estaría criticándolo, pero estaba bien, no le importaba la opinión de su hermano.

 

Se llevaba bastante bien con Dean, era un chico especial de buenos sentimientos hacia ella y muy gracioso, aunque molestoso cuando quería. Llevaban saliendo poco tiempo pero se veían todo el tiempo, en las horas de comer, antes y después de clases, en las salidas a Hogsmeade, aunque a la hora de estudiar se separaban porque se distraían y se ponían a conversar.

La mañana del miércoles amaneció más fría y húmeda que ningún otro día, al momento de bajar a la sala común, publicaron que el primer partido de Quidditch se acercaba, iba a ser el sábado de esa misma semana, Harry había elegido a Ginny como cazadora y Dean se había sentido muy frustrado, ya que, según el, hubiera hecho un buen papel de cazador o de miembro del equipo y no lo habían elegido.
Sabían que Harry probablemente eligió a Ron por ser su mejor amigo sin importarle cuan mal le fue el año pasado.

 

Ginny estaba con Dean en la sala común haciendo un ensayo, esta vez, habían quedado en no distraerse, nada del cual se tenga que esforzar mucho, se sentía sola y no tenia ganas de hablar con él al respecto. Miró por la ventana para ver si había algo interesante en que distraerse, pero todo estaba oscuro afuera y no se veía nada.
Vio entrar por el retrato a Hermione, al parecer estaba sola y parecía que regresaba de la biblioteca, Ginny se despidió de Dean y la ayudo con los libros. Una vez que estaban en el cuarto de chicas acomodaron los libros al lado de la cama de Hermione y los dejaron en una pila, uno encima del otro.
-gracias- dijo sentándose exhausta.
-tu sabes, ¿para que estoy si no?- respondió Ginny, la miro detenidamente y vio que tenia cara de querer confesarle algo -¿pasa algo?- se lo facilitó.
-no, nada
- negó Hermione -sólo
- la miro como si tuviera vergüenza de decirle.
-hey, somos amigas ¿no?, puedes decirme lo que quieras-
-claro, bueno, sí, es verdad
bueno eh
¿eres celosa?- preguntó esquivando su mirada.
-¿Cómo que celosa?, ¿Qué, con Dea
- lo entendió después de mirarla, entonces rió -¿te refieres a Ron?- rió mas fuerte, pero sin burlarse, -perdón, perdón, no, no soy celosa- respondió con una sonrisa -¿Por qué lo preguntas?- ya sabía la respuesta, era tan obvio en ellos dos, pero quería que ella se lo dijera, así sería como aceptar que en realidad él le había ganado.
-No lo sé, por si él estuviera con alguna chica- dijo aun sin poder mirarla directamente a los ojos.
-¿Cómo quien?- preguntó tratando de sonar ingenua, sin dejarla responder prosiguió -mmm no lo sé, ¿Cómo tú?, tu sabes, lo digo porque harían bonita pareja- Hermione se sonrojó mientras sonreía abiertamente -en cierta forma, aunque ¿mi hermano? ¿Estas hablando en serio?, no lo sé, si él no fuera mi hermano, probablemente ¡nunca me gustaría! Si me dieras a elegir entre Harry y Ron, elegiría a Harry de lejos ¡obviamente!- se acababa de dar cuenta del gran error que había cometido -peeeeero, como a mi me gusta Dean, no tengo porque elegir, ¿verdad?- era demasiado tarde y lo peor de todo era que Hermione se había dado cuenta, por alguna razón que no era costumbre en ella había decidido ignorarlo.
-no lo sé, es extraño, Ron es mi amigo y aunque yo no lo vea así del todo no creo que el sienta lo mismo por mi, todo el tiempo se la pasa contradiciéndome y peleando, sinceramente no creo que se de cuenta de que es lo que esta pasando.
-Ron es un niño, ni siquiera entiendo como una chica como tú puede fijarse en un chico como él, no tiene nada de tacto- dijo Ginny y viendo su cara de desilusión se dio cuenta que no estaba ayudando para nada -estoy segura que si lo invitaras, no lo sé, a la fiesta de Slughorn o algún otro lado, él te diría que sí sin dudarlo, mi hermano es como un bebe, no se da cuenta de nada hasta que esta en sus narices- sonrió -creo que hay química en ustedes, se ve de lejos y déjame decirte que es un gran paso que cuando ustedes pelean tu siempre ganes
-¿tu crees?-
-no lo creo, lo sé- rió la pelirroja.
-Ginny
tengo que hacerte una pregunta muy importante y quiero que me la respondas con toda la sinceridad posible, ¿de acuerdo?- Hermione la miro con seriedad.
-Lo que quieras- aseguró con una sonrisa.
-¿Qué es lo que sientes por Harry?- preguntó sin responderle la sonrisa, -¿y por Dean?- Ginny la miró desconcertada.
-primero que nada, yo no estoy jugando con los sentimientos de nadie, Dean es un gran chico y me gusta, Harry por otro lado es el mejor amigo de mi hermano, va a mi casa todos los veranos y puedo decir que es una buena persona, no hay más
-¿ahora me vas a decir que nunca te gustó?- preguntó, esta vez sin duda o vergüenza en su voz
-¿en que momento pasamos de confesiones a interrogatorio?- la miró extrañada, -no siento nada por
- no podía decirlo, no podía mentir con algo tan grande, siempre lo había sentido, Dean le gustaba, no mintió con eso, pero ella no lo amaba. -Harry me ve como un escreguto de cola explosiva y no le hago daño a nadie saliendo con un chico que me gusta, ¿verdad?, aparte el sigue enamorado de Cho y si no lo estuviera, definitivamente no me ve como nada mas que la hermana de su mejor amigo, como te dije antes "es un gran chico"
-sí, es un gran chico- concordó Hermione -y no creo que él este pensando en Cho para serte sincera, estoy pensando que él está apuntando en otra dirección, pero es sólo una sospecha, no me hagas mucho caso- hubo un silencio incomodo roto por la lluvia de la noche.
-así que, se acerca el gran día ¿no? ¿Nerviosa?
-sí, hemos estado practicando bastante, y hemos hecho 3 tipos diferentes de jugadas, son muy interesantes- Ginny se había puesto de pie y se pensaba ir a cambiar -buenas noches- dijo y se fue.

 

Hola! el primer capitulo de esta historia! espero que les guste! dejen Rewies! Saludos CriS


El partido

Al siguiente día bajó hacia el gran comedor donde encontró a Luna sentada sola cerca de la mesa de Gryffindor.
-¡hola!- la saludó alegremente, Luna era chica muy linda, muy sincera, con ganas de ayudar cada vez que podía, un poco extraña y siempre con una mirada soñadora. Levantó la mirada de su Quisquilloso y dijo:
-hola- somnolientamente -¿Cómo estas?- preguntó
-nerviosa, el partido de Quidditch está próximo y quiero que nuestro equipo gane- contó sentándose a su lado y agarrando un pan tostado. Harry y Ron acaban de entrar por la puerta principal, estaban hablando por lo bajo, Ron tenía cara de estar a punto de morir y al parecer Harry intentaba animarlo de todas las formas posibles, cuando pasaron al lado de ellas Harry las saludo y le comunicó que tendrían un último entrenamiento ése mismo día, su hermano siguió de largo como si ni siquiera las hubiera visto.
-lo harás bien, te he visto, eres buena- comentó tranquilizadoramente Luna.
-gracias, tengo que ir a Transformaciones, así que voy a comer algo, nos vemos luego- dicho esto, pasó hacia donde estaban Hannah, Pavarti, Lavander y Dean.
-Hola chicos- dijo sentándose y dándole un beso en la mejilla a Dean.
-bueno, ahora que estas acá
pues, ¿ya tienen una buena estrategia?- preguntó Parvati sin rodeos -el año pasado no les fue muy bien, que digamos ¿verdad?
-¿Qué quieres decir?- preguntó recelosa y a la defensiva -yo creo que el año pasado tuvieron algunos problemas, pero ahora lo estamos haciendo bien, somos un buen equipo y Harry es el capitán, ¿recuerdan que el es un gran jugador?- dijo levantándose -me tengo que ir- y dicho esto, cogió una tostada mas, tomó un jugo de calaza y se fue.

 

La tarde se presento con el mismo aspecto tétrico y sin vida, estaba húmedo y se podía ver que en cualquier momento podía llover, todos deseaban poder estar en sus camas o en la cálida torre de Gryffindor.
-¿todos ya están acá?- preguntó Harry; Ginny susurró hacia Demelza "el que no esté, que levante la mano", ella rió y Harry las reprochó con la mirada, al ver las caras afirmativas de los demás prosiguió -como todos saben la primera temporada siempre jugamos contra Slytherin, por eso debemos tener una buena estrategia, así que, lo he estado pensando y creo que debemos utilizar la estrategia 3
-¿la 3?- preguntó incrédula -no podemos utilizarla, si bien es la mejor, ¡no lo vamos a lograr!, la hemos intentado montones de veces y la ultima vez Ron casi nos mata
-silencio Ginny, sé que están pensando lo mismo que ella, es con Slytherin del que estamos hablando, vamos a intentarlo una vez mas, si no, haremos la 2 ¿de acuerdo?
Todos montaros sus escobas, Ginny sabía que no podría hacer nada, ya que ella era la última en la jugada y tendrían que practicar mucho antes de llegar a ella.
-Harry
préstame la Snitch
-¿Cómo?
-oh vamos, no voy a poder hacer nada
quiero distraerme
-de acuerdo, pero no la pierdas, Hooch me dijo que ésta tenía que devolvérsela, la ultima se me escapó
-de acuerdo, de acuerdo- y dicho esto Harry soltó la Snitch y Ginny se quedó en el mismo lugar.
-¿Qué esperas? ¡No la pierdas Ginny!- le ordenó
-¡no la voy a perder!- y una ves que estaba lejos, despego y fue a buscarla, ya la había perdido de vista y llevaba un buen rato sobrevolando, hasta que vio una pequeña pelotita revoloteando muy cerca del suelo, a una distancia considerable de ella, bajó en picada y la cogió de manera olímpica, sabía que estaba mejorando y eso hacia que se sintiera bastante bien, cuando se dio cuenta, todos la estaban mirando, le devolvió la Snitch a Harry y se quedó esperando de nuevo.
Siguieron con el entrenamiento, Harry daba las instrucciones a todos de cómo debían hacerlo.
-¡Ron!, ¡eres un idiota!- gritó Ginny al ver que Ron golpeaba por tercera vez a un miembro del equipo, Ginny fue a ver a Demelza, que tenía el labio reventado y lleno de sangre.
Harry la ayudó y luego le dijo -Ginny, no le digas a tu hermano que es un idiota, yo soy el capitán
-pues, como vi que nadie lo hacia, pensé que sería bueno que alguien lo haga- dijo y se fue junto con Demelza hacia la enfermería.
-Ron es un tarado, no lo puedo creer- se quejaba, mientras la ayudaba a caminar.
-no importa, no me duele tanto- balbuceo Demelza, con el labio menos hinchado.
-vamos a la enfermería, ahí verán que te pueden dar
-de acuerdo ¿sabes? aun no lo entiendo, ¿Cómo lo haces?- preguntó
-¿hacer que?- inquirió Ginny.
-pues, ¿es que no te das cuenta?, mandas a Harry bien lejos, y el no te dice nada- dijo confusa
-oh, eso, sí, no lo había pensado a decir verdad, es que somos amigos ¿sabes? Lo conozco desde antes de entrar al colegio y es el mejor amigo de mi hermano, ese debe contar- explicó.
-en eso tienes razón, pero ahora él tiene una peculiar manera de tratarte, podrías insultarlo y creo que seguiría sin decirte nada" observó cuando llegaron a la enfermería -gracias
Ginny estaba de regreso, cuando se encontró con Dean
-te estuve buscando, ¿en donde te habías metido?- preguntó éste
-oh
Ron, le dio un pelotazo a Demelza y como soy una gran amiga, la acompañe- dijo con una sonrisa de "que buena soy".
-ven acá- Dean se le acercó y la comenzó a besar, pero antes de haberse separado escucharon un: "heey"
Ginny dio la vuelta y se encontró con las miradas enojadas de Ron y Harry.
-¿Qué?- preguntó tratando de no sonar molesta.
-no quiero encontrar a mi hermana besando gente en público- "¿besando gente en publico?,¿Cuál público? además ¿Quién se cree que es"
-éste era un pasillo desierto hasta que tu llegaste- respondió.
-eh
vamos Ginny, a la sala común- dijo Dean.
-anda tu- respondió -yo quiero tener unas cuantas palabras con mi querido hermano- Dean le hizo caso y se fue. -de acuerdo- comenzó Ginny, sacándose el rojo cabello de la cara -vamos a dejar esto bien en claro de una vez por todas. No es tu problema con quien salgo o que es lo hago con ellos, Ron
-sí que lo es- respondió el pelirrojo -crees que quiero que la gente valla diciendo que mi hermana es una

-¿una que?- repuso ésta sacando la varita -¿una que?, exactamente
-el no quiso decir nada, Ginny- intervino Harry automáticamente.
-oh, clero que lo hizo, sólo porque él no ha besado a nadie en toda su vida, sólo porque el mejor beso que él a dado era para la tía Muriel

-cállate- gritó Ron, pasando de un colorado a rojo escarlata.
-no lo voy a hacer- grito Ginny también, -te he visto con Flema, esperando a que te bese cada vez que la ves, ¡es patético!, si salieras con alguien y la besaras, no te importaría que las demás personas lo hagan- Ron sacó su varita también y Harry se interpuso entre los dos.
-no sabes de lo que estas hablando- gruñó Ron, tratando de darle a Ginny pero Harry estaba justo en frente de ella con los brazos abiertos -¡sólo porque no lo hago en público!
- dijo molesto, Ginny rió muy fuerte y trató de empujar a Harry para que se saliera de en medio.
-has estado besando a Pigwindgeon, ¿verdad?, o ¿tienes una foto de la tía Muriel bajo tu almohada?
-tu
" una luz naranja salió de la varita de Ron por de bajo del brazo izquierdo de Harry y sólo falló el tiro hacia ella por unos centímetros.
-no seas tonto
- criticó Harry empujando a Ron contra la pared.
-Harry besó a Cho Chang- gritó Ginny aunque le doliera aceptarlo, se acerco lo suficiente a su hermano y dijo -y Hermione beso a Viktor Krum, sólo tu actúas como si fuera algo malo, Ron, y sólo porque tu tienes la experiencia de un niño de doce-años- y con esto se dio media vuelta echa una fiera y se fue a la sala común. "increíble, ¿cómo se atreve?" Hasta Harry le había dado la razón, ella estaba bien, ¿Harry le había dado la razón?, eso no era normal; no, Harry no la había dado la razón, él la había, la había
defendido. Entró a la sala común y se encontró con Dean sentado en su ya conocida butaca.
-Ginny, ¿Qué paso?- preguntó un poco preocupado.
-nada, me voy a la cama- aseguró y se fue.

El sábado había llegado y aparentaba mejor clima que todos los días anteriores, al llegar al gran comedor vio una tención no muy común, sobre todo en las dos mesas contrincantes, los Slytherin y los Gryffindor estaban aparentemente nerviosos.
-mira lo que hice- dijo Luna, acercándose a Ginny, tenía puesto un peculiar león en su cabeza, era un especie de sombrero que rujia muy extrañamente.
-¡impresionante!- aseguró ella felicitándola
-gracias, estoy de parte de Gryffindor- comentó sentándose en su mesa, Ginny hizo lo mismo.
-¿Quién ira a ser el comentarista este año? Lee Jordan se fue el año pasado- preguntó Ginny, girando su cabeza y viendo como Hermione le gritaba a Ron y a Harry y se iba muy acaloradamente -nos vemos luego- y dicho esto se fue siguiendo a la castaña
-Herms, ¿Herms?, ¡Herms!- Ginny la cogió del brazo le dio la vuelta -¿estas bien?-
-tu hermano es un
es un
ay y Harry igual, ¡me tienen harta!, ya no puedo mas
-¿Qué paso?- repitió Ginny
-nada
simplemente tonterías de esos dos
-
y Vaisey porque le calló una Bludger en la cabeza, los Gryffindor se van a creer más que nosotros, Malfoy dice sentirse mal y no va a jugar ¡ya son dos!
- criticaban dos Slytherin molestos.
-¡esto es el colmo!- gritó Hermione -nos vemos luego- se fue en dirección contraria a la del campo.
Ginny se encontró con Demelza y fueron al campo de Quidditch juntas, se encontraron con los demás en los vestidores.
-¡el clima perece excelente- dijo Ginny ignorando a Ron -y ¿adivinen que?, el cazador de Slytherin Vaisey, lo golpeó una Bludger y mejor aún que eso, ¡Malfoy está enfermo también!- comentó feliz a sus compañeros.
-¿Qué?- intervino Harry -¿esta enfermo?, ¿Qué le pasa?
-no tengo idea, pero eso es grandioso para nosotros- respondió
-¿debo estar nerviosa?- le preguntó Demelza en voz baja.
-¡Para nada!, esto es un juego, debes verlo así, estas aquí para divertirte, siempre con un poco de responsabilidad, ya que muchas personas quieren que ganemos, pero tienes que saber, antes que nada, estás aquí para pasarlo en grande
vamos a hacerlos popo de Hipogrifo" contesto la pelirroja, el nerviosismo ahora se había convertido en adrenalina.
-bien dicho- dijo Harry
Ginny simplemente le respondió con una sonrisa un tanto pícara y acto seguido cogió la escoba al igual que todos los demás.
Todos las montaron una vez que estaban afuera, excepto Harry que era el capitán y tenía que estrechar la mano del capitán de Slytherin y dar comienzo al partido. Sobrevolaban el campo y se escuchaban los gritos de todos los Gryffindor en competencia con los Slytherin, la profesora Hooch tocó el silbato y así dio comienzo al partido.
Las pelotas se las pasaban de mano en mano, los Slytherin intentaban a toda costa meter un gol para que puedan cantar "a Weasley vamos a coronar" con más ganas, pero lo peor comenzó al escuchar al comentarista, decía cosas como "y ahí van, creo que todos estamos sorprendidos de ver el equipo de Potter este año. Sobre todo por la desigual interpretación por parte de Ronald Weasley como guardián el año pasado, pero claro, una buena amistad con el capitán siempre ayuda" "me las vas a pagar, nadie ridiculiza a mi hermano" el partido transcurría y ella había metido dos goles, pero ninguno con la tercera jugada. Sorpresivamente, Ron evitó un gol definitivo y fue directo a parar donde Jimmy, quien se lo paso hábilmente a Ritchie, quien se la entregó con un duro golpe a Demelza que se la dio a Ginny, quien estaba cerca del arco y sin pensarlo mucho tiró la Quaffle directamente al arco más cercano, un gol se marco para el orgullo de Gryffindor, pero antes de que pudiera celebrarlo mucho tiempo escucho de nuevo a Zacharias Smith diciendo "suerte de principiantes" para ella fue el colmo, iba a hacer algo, aunque no sabia que era, pero no se quedaba así, poco tiempo después Harry había cogido la Snitch y todos los Gryffindor estaban absortos de felicidad, ella seguía en el aire sobrevolando, vio a Smith que se había quedado sin palabras y sin pensarlo se dirigió en picada hacia él, vio como Harry la observaba pero que más daba, ya lo tenía decidido. "ouch", le había dolido un poco, pero más le había dolido a él que ahora yacía tirado en el suelo.
-¡señorita Weasley!, ¿Qué ha hecho?- la reprendió McGonagall.
-lo
lo siento profesora, no se que fue lo que pasó, no podía parar- replicó Ginny con cara de sentirse responsable de lo ocurrido -creo que fue algo con la escoba, o tal vez fue porque no sé como controlarla- dijo con una mirada hacia Zacharias, se volvió y se fue al encuentro de los demás Gryffindor, que se encontraban celebrando, abrazó a Demelza y Jimmy luego por unos instantes abrazó a Harry y se separó de él casi inmediatamente, fue a abrazar a Ritchie, pero en ningún momento abrazó a Ron, aún estaba muy molesta con él.

 

 

 

Sentimientos confusos

Todos llenos de jubilo fueron a los vestidores acompañando a los jugadores, querían celebrar en grande la victoria de Gryffindor.
-fiesta en la sala común- gritó Dean y todos afirmaron con la cabeza alegres -vamos Ginny, Demelza- dijo con una sonrisa
Todos regresaron a la sala común donde estaban ya algunos Gryffindor acomodando todo, la fiesta se estaba armando y habían mandado a llamar a los elfos para que les traigan comida y algunas cervezas de mantequilla.
Pasó casi todo el tiempo con Dean y Demelza, no veía a Hermione por ningún lado y buscaba a su hermano y Harry, pero tampoco los encontró, fue a guardar su uniforme al cuarto de chicas y para cuando regresó a la sala común, la encontró repleta de gente con todo Gryffindor juntos celebrando, vio en una esquina a su hermano, besándose con Lavander Brown "¿Cuál es su problema?", ayer lw estaba gritando por besarae con Dean en un pasillo desierto y ahora esta besándose con Brown en frente de todo el mundo, "ése chico tiene problemas con sus conceptos" pensó la pelirroja.
Tenía a Arnold en el hombro y a Crookshanks en las piernas, vio a Harry entrar por el retrato de la señora Gorda y como la gente lo rodeaba y lo felicitaba, como Romilda Vane lo acosaba y como trataba de buscar a Ron sin consuelo, cuando la vio caminó directamente hacia ella.
-¿buscando a Ron?- le preguntó, -el muy hipócrita esta por allá- dijo señalando la esquina en que Ron estaba con Lavander, -parece que se la esta comiendo ¿no?, pero creo que tiene que practicar de alguna manera para mejorar su técnica ¿no crees?- agregó sonriéndole -Buen juego, Harry- le dio un par de palmadas en el brazo, sintió unas mariposas en el estomago al momento del contacto y decidió que era el momento de irse para ella, fue a encontrarse con Demelza y Dean, pero al cabo de unos diez minutos vio a Hermione entrar a la sala común bañada en lagrimas, sin pensarlo la siguió a los cuartos de chicas.
-¿Herms?- preguntó al momento de entrar -¿te encuentras bien?- la castaña apenas se dio cuenta que estaba Ginny ahí, se comenzó a secar las lagrimas -no tienes porqué hacer eso, ¿Qué ocurre?- temía que Hermione hubiera visto a su hermano.
-oh, Ginny, no es nada- respondió con los ojos hinchados.
-con que ¿nada?, yo no creo que estés llorando por nada- aseguró enfatizando la última palabra.
-te hice caso ¿sabes?
-¿Acerca de que?- preguntó confundida.
-invité a Ron a la fiesta de Slughorn- repuso con los ojos llenos de lagrimas.
-Hermione, tú
lo viste ¿verdad?
-como le dije a Harry, no es que se haya estado escondiendo ¿no?- se golpeó la cabeza -es que no entiendo como pude ser tan entupida, Ron en la vida se iba a fijar en mí, una sabelotodo que ni siquiera puede mantener controlado su cabello enmarañado- balbuceó.
-tu eres mucho más que eso y lo sabes- reprochó la pelirroja -una amiga sin igual, inteligente, valiente, bonita, que ayuda y piensa en los demás sin importar qué, sólo porque un cretino no te trató de la manera correcta no significa nada, hasta el mejor jugador de Quidditch se enamoró de ti, Hermione, ¿es que acaso no lo ves?
-no, no lo veo- contradijo llorando
-oh no, no, no llores, no vale la pena, de veras que no, además si tu lloras yo también lo haré- dijo Ginny abrazándola, -estamos en las mismas.
-¿en las mismas?, Dean muere por ti- dijo Hermione saliendo de sus ensimismamientos -a menos que te refieras a otra persona.
-ehh, no, es que
no lo sé, a veces no siento lo que debería sentir por Dean- repuso -no lo quiero como lo debería querer- se lamentó -¿sabes que creo?
-¿Qué cosa?
-deberías invitar a alguien más, alguien con el que Ron se enfurezca verte salir, para que se de cuenta del gran error que cometió- en ese momento Hermione abrió los ojos y afirmó con la cabeza.
-pues, es obvio que Ron no va a seguir siendo mi pareja, así que, me parece perfecto y creo que tengo al indicado- sonó maliciosa
-y yo creo que es hora de irnos a dormir- dijo repentinamente Ginny -te veo mañana Herms- y dicho esto se fue.
Se estaba quedando despierta bastante tiempo en la noche, pensado en lo que le había dicho a Hermione "a veces no siento lo que debería sentir por él", a decir verdad, no lo sentía, Dean era muy especial para ella, un buen chico, pero no estaba enamorada de él "el plan B, debo concentrarme en él, debo olvidar a Harry Potter" pensó, según había escuchado, si seguías con una persona por algún tiempo, comenzabas a quererla "¿olvidar a Harry? no, yo ya no lo quero", no podía quererlo, él sólo la veía como la hermana de su mejor amigo y nada más "ya duérmete Ginny y olvida a ese Potter" le costó dormirse un tiempo más pero al final lo logró.

 

Se despertó un poco tarde y fue a desayunar, se encontró con Luna en el gran comedor.
-Hola Luna- saludó con una sonrisa
-Ginny, ¿Cómo estas?- preguntó cogiendo sus libros de Transformaciones -toma el desayuno ya, que se nos hace tarde para las clases
-sí, sí, estoy en eso- aseguró cogiendo una tostada y un jugo de calabaza -vamos yendo- salieron del gran comedor apresuradamente, encontraron la clase llena y la profesora McGonagall entró justo después de ellas, fue una clase normal con la sesión de hechizos de siempre, los cuales casi todos fueron realizados satisfactoriamente pos las dos chicas. Al final del periodo se separaron por un momento, Ginny fue a guardar sus cosas y Luna quería hablar con McGonagall, pero llegó muy tarde, ella ya se había ido para cuando la buscó; dos chicos de Ravenclaw la siguieron de cerca y comenzaron a hacerle bromas muy pesadas acerca de su manera de ser, de vestir y comportar, cosa que no le pareció gracioso a Ginny, en lo absoluto.
-¿tienen algún problema?- preguntó la pelirroja, metiéndose en la conversación.
-Hola Ginny- saludó uno de ellos, ella no sabía quien rayos era, pero el echo que la saludara no quitaba que estén molestando a su amiga.
-¿Qué estas haciendo?- reprochó su amigo.
-no, que estas haciendo tú, ¿Cuál es tu problema? Acaso, ¿Les gustaría que vengamos Luna, Harry, Ron, Hermione y yo y comencemos a gritarles y molestarlos acerca de cómo son sus peinados o de cómo están vestidos?- argumentó molesta -no, yo creo que no, ¿verdad?, entonces ¿por qué molestan a alguien si no quieres que los demás se lo hagan a ustedes?- preguntó exaltada cogiendo a Luna del brazo y dándoles la espalda, le hubiera gustado usar su hechizo "moco murciélago" en ellos o "Reducto" , pero hubiera sido fuera de lugar.

-¿adivina que?- preguntó Luna alcanzándola en la clase de criaturas mágicas al día siguiente.
-¿Qué?- preguntó terminando una redacción de los Gigantes que se había demorado en entregar.
-Harry me invito a la fiesta de Slughorn, como amigos- informó emocionada -nadie nunca me había invitado a una fiesta, ¿crees que deba hacerle un collar de protección?, mi padre habló de ellos en el Quisquilloso del mes pasado.
-eso es genial Luna, que bien, diviértanse y no, no creo que necesite uno, sabe defenderse bastante bien- felicitó con una sonrisa.
-oh, bueno, eso es verdad, nos vemos luego- siguió por su camino, era la hora del almuerzo y vio a Harry y Ron sentados a poca distancia de ella, así que decidió ir con ellos, Hermione no estaba por ningún lado, seguramente seguía resentida con Ron por lo del beso.
-pudiste haber escogido a cualquiera Harry- comentó Ron estupefacto -a cualquiera y escogiste a Lunática Lovegood
-no la llames así, Ron- refunfuñó Ginny -estoy muy contenta que la hayas invitado, está muy emocionada- dijo felicitándolo, vio como Dean entraba al gran comedor y decidió que lo mejor sería ir con él, Hermione llegaba también y escuchó como le contaba a Harry y Parvati que había invitado a Cormac McLaggen a la fiesta, Ginny rió por lo bajo y saludó a Dean, realmente le quería dar en el hígado a Ron.

 

La Navidad había llegado y habían regresado a la madriguera para pasar la fiestas con la familia, todos estaban juntos, conversaban jugaban, reían cuanto podían y ayudaban también a su madre; por lo general Harry y Ron hablaban por lo bajo cuando estaban solos, Hermione se había ido con sus padres ésa navidad y ella no tenía con quien estar, pero tampoco quería interrumpir los planes de los dos chicos. Los días festivos se pasaron rápidos, al fin y al cabo sólo se quedarían por navidad y debían regresar a Hogwarts para seguir con sus clases.

 

No sintió el invierno, ya que los TIMOS se acercaban y se la pasaba estudiando en la sala común de Gryffindor sin consuelo, los profesores se esforzaban en dejarles cada vez más y más tareas, trabajos en grupo, redacciones, etc. El cumpleaños de Ron se acercaba y no tenía nada que regalarle, cada vez que Hermione hablaba con ella, le contaba cuan molestaba estaba con él y algunas veces trataba de aparentar que no le importaba o que, por último, ya no existía para ella, pero Ginny sabía que le dolía hablar del tema y por eso a veces lo evitaba, por otro lado con Dean las cosas no iban muy bien, pero siempre terminaban arreglando las cosas, al menos por parte de él.
El partido de Quidditch contra Hufflerpuff se acercaba, solo faltaba una semana, ése día era el cumpleaños de Ron, esperaba encontrarlo al momento de desayunar, pero no fue así, estaba junto con Hermione, pero ni él ni Harry se asomaron por el gran comedor y fue entonces cuando vieron a la profesora McGonagall acercarse apresuradamente a ellas.
-tengo que hablar con ustedes dos, jovencitas- dijo con preocupación, Hermione y Ginny se miraron extrañadas y la siguieron, caminaron hasta la puerta de entrada, la profesora se detuvo en ese punto -lamento tener que decirles de esta manera, pero hoy Ron ha sufrido un accidente.
-¿Qué?- dijeron Hermione y Ginny al mismo tiempo -¿Qué le paso a mi hermano?
-él ha
ha sido envenenado, está en la enfermería en este momento- al momento de escuchar esto las dos chicas se miraron sin dar créditos a sus oídos, a Hermione se le llenaron los ojos de lagrimas y Ginny se quedó en shock por un momento -él se va a poner bien, está inconsciente, en señor Potter está con él- no tuvo que decir nada más, Ginny había comenzado a correr y Hermione la siguió de cerca, al momento de entrar a la enfermería lo vieron echado en una camilla, estaba pálido y tenía un aspecto medio verdusco, Harry estaba junto a él.
-¿Cómo esta?- preguntó Ginny acercándose a su hermano.
-él va a estar bien- dijo para las dos chicas.
-¿Cómo pasó?- pregunto Hermione viendo a Ron atónita.
-pues, ¿recuerdas los chocolates que me regalo Romilda Vane?- preguntó Harry a Hermione y ésta afirmó con la cabeza.
-yo no, ¿puedes explicármelos?- preguntó Ginny
-de acuerdo, Hermione me avisó que Romilda Vane había comprado los chocolates con poción de amor de Fred y George y yo accidentalmente los deje caer de mi baúl, Ron los encontró en el piso y pensó que se le habían caído a él, creyó que eran un regalo, los comenzó a comer y luego me confesó el "gran amor" que sentía por ella, lo entendí casi inmediatamente, lo lleve donde Slughorn para que haga un antídoto, luego de haberlo tomado parecía deprimido, así que, Slughorn dijo que debíamos celebrar su cumpleaños y saco una botella que según él estaba dirigida a Dumbledore, le sirvió a Ron y éste sin pensarlo se lo tomó, fue cuando me di cuenta que estaba cambiando de color y comenzando a convulsionar, Slughorn estaba en shock y sólo recordé haber leído acerca del Bezoar, corrí a buscarlo se lo metí a la boca y fue en ése momento que comenzó a respirar de nuevo, Slughorn salió del shock y fue a buscar ayuda.
-cretino- se quejó Ginny -es un profesor de Pociones y se queda pasmado, no lo puedo creer, si tu no hubieras estado ahí y no hubieras leído lo del Bezoar, no se que hubiera pasado- dijo muy preocupada por su hermano -gracias- dijo abrazándolo por un momento, fue más un impulso pero no lo pudo evitar, se separó de él y se quedó viendo a Ron dormir.
Pasaron todo el día cuidando de él, llegaron sus padres, Fred y George, también fue a visitarlos Hagrid, hubo muchas teorías acerca de quien pudo haber querido hacerle daño, pero ninguna era probable; ella sólo se alegraba que él estuviera bien.

 

Hola a todos!!! gracias por leer mi fic! jeje si recibo reviews actualizare prontoo =) espero que les haya gustado este capitulo... saludos, Cris.


Rupturas

Ron se estaba poniendo cada día mejor, él y Hermione se habían vuelto a amistar; por lo general cuando una persona querida esta muy mal, sus seres querido se daban cuenta de cuan importantes eran para ellos, eso fue lo que exactamente ocurrió con Hermione y Ron, le había contado la noche del accidente a Ginny que cuando les dijeron que él había sido envenenado, se dio cuenta de cuan importante era éste para ella, aún más de lo que se había imaginado y cuan arrepentida estaba de haberlo tratado tan mal, por mucho que se lo haya merecido.
El partido de Quidditch contra Hufflepuff se acercaba, faltaba menos de media semana, Ginny se había enterado que Cormac McLaggen iba a reemplazar a Ron en ese partido, las practicas se habían echo tediosas, por lo que McLaggen se la daba de capitán y quería mandonear a todos.
-oh ya cállate, ni siquiera entraste al equipo, por si no lo recuerdas eres suplente- criticó Ginny enfatizando la última palabra, McLaggen la miro de muy mala manera y no le volvió a dirigir la palabra el resto del último entrenamiento antes del partido.
La mañana siguiente llegó antes de lo imaginado, todos iban emocionados al campo de Quidditch, se encontraban ya en los vestidores excepto por el jugador principal de Gryffindor, Harry no aparecía por ningún lado.
-¿Dónde has estado?- le preguntó Ginny a Harry, apenas entró a los vestidores.
-me encontré a Malfoy- le respondió en voz baja poniéndose el uniforme.
-¿y?
-y quise saber, por qué él está arriba en el castillo con dos chicas mientras todo el mundo está acá abajo

-¿eso importa en este momento?
-bueno, no estoy interesado en saber, ¿verdad?- preguntó irónicamente cogiendo su saeta de fuego -vamos entonces.
El partido comenzó justo después que Harry haya estrechado la mano con el capitán de Hufflepuff, una conocida voz comenzó a comentar el partido -y ahí esta Smith de Hufflepuff con la Quaffle- dijo la soñadora voz de Luna Lovegood -él hizo los comentarios la vez anterior, claro y Ginny Weasley voló hacia a él y lo aplasto, creo que fue a propósito, eso parecía. Smith fue bastante rudo con los Gryffindor la vez pasada, espero que se retracte ahora que está jugando con ellos; oh, acaba de perder la Quaffle. Ginny se la acaba de arrebatar, ella me cae bien, es muy simpática- Luna era muy graciosa haciendo los comentarios del juego, sobre todo porque no comentaba acerca del partido -pero ahora ese enrome jugador de Hufflepuff le ha quitado la Quaffle, no recuerdo su nombre, creo que era algo como Bibble, no, no, Buggins

-es Cadwallader- corrigió la profesora McGonagall desde la parte de atrás. La tribuna comenzó a reír.
McLaggen la comenzó a criticar por como dejó pasar a Cadwallader y Harry empezó a discutir con él también.
-McLaggen, ¿podrías prestar atención en lo que tu supuestamente deberías estar haciendo y dejar a los demás en paz?- gritó molesto
-tu no estas demostrando un buen ejemplo- respondió furioso éste con la cara roja.
-y ahora Harry Potter parece estar discutiendo con su guardián- dijo Luna serenamente, mientras los Hufflepuff y Slytherin rugían en festejos -no creo que eso lo ayude a encontrar la Snitch, pero tal vez es una estrategia.
Fue el momento para Ginny y Demelza demostrar su potencial cuando metieron dos goles y dejaron a las tribunas contrincantes callados, mientras que los Gryffindor estallaban de alegría.
-sesenta a cuarenta para Hufflepuff- dijo la profesora desde atrás
-¿ya van eso?- preguntó vagamente Luna -oh miren, el guardián de Gryffindor acaba de quitarle el bate a un bateador de su propio equipo- Ginny se volvió para ver lo ocurrido y vio como Harry volteó muy molesto y comenzó gritarle a McLaggen nuevamente.
-¡¿puedes devolverle el bate y volver a tu posición?!- gritó enojado, lo siguiente que pasó fue que McLaggen se desconcentró y desvió su tiro al momento de escucharlo y le dio de lleno en la cabeza, Ginny vio como por poco Harry había caído de la escoba, de no ser por Coote y Peakes que lo cogieron apresuradamente y lo bajaron con cuidado, estaba inconsciente, Ginny voló hacia él y todos los demás llegaron al cabo de unos minutos. El partido no había terminado, pero poco tiempo después el buscador de Hufflepuff había cogido la Snitch, Gryffindor había perdido.
-tu estúpido, ¿no pudiste dejar de mandonear a todos no?, no hasta que uno salga herido- gritó la pelirroja molesta en el vestidor, una vez sólo quedaban el equipo de Gryffindor.
Fue a visitar a su hermano y a Harry, pero el ojiverde seguía durmiendo, -¿Cómo estas?- preguntó a Ron.
-yo bien, ya no siento dolor y me aburre mucho estar acá solo- respondió su hermano -Hermione me contó todo, ni de suplente le sale bien.
-así parece, ya lo insulte lo suficiente, no te preocupes, lo hubiera hechizado pero ya se sentía bastante mal- dijo sentándose en la cama de Harry -¿Cómo esta él?
-se va a poner bien, se golpeó muy fuerte la cabeza y sangró por dentro, pero nada que Harry nunca haya superado- repuso con una sonrisa.
Se quedó un buen rato con ellos, pero estaba empezando a enfriar y seguía con su uniforma, cuando regresó a la sala común de Gryffindor encontró a Dean y Seamus, riéndose e imitando como una Bludger le caía en la cabeza a uno de ellos y el otro se reía de él.
-¿Qué hacen?- preguntó, Dean se quedó callado, pero Seamos no.
-¿no viste como la Bludger le calló a Harry? fue muy gracioso, sobre todo porque no se lo esperaba- dijo riendo.
-¿se están burlando de Harry?- preguntó molesta -pudo haberle pasado algo, pudo haberse lastimado, ¡pudo haberse caído de la escoba!- reprochó sin dar créditos a sus oídos.
-sí bueno, pero fue gracioso- dijo Dean tratando de sonar inocente.
-si, muy gracioso, ¡pudo haberme ocurrido a mi! y ustedes se estarían riendo mientras yo estaría en la enfermería.
-pero no te ocurrió a ti y no me hubiera reído de ser así- contradijo Dean
-mejor no hables- respondió Ginny, era increíble que le haya dado esa respuesta, estaba dispuesta a irse cuando la cogió el brazo.
-lo siento- dijo, ella se soltó -de veras, no fue mi intención ofenderte; es verdad, pudo haberte pasado a ti y yo burlándome de Harry- dijo tratando de abrazarla.
-esta bien, yo reaccione mal, es solo que
no importa- confesó aceptando el abrazo del chico, aunque eso no quería decir que lo había perdonado del todo, al ver su cara intentó hacerle cosquillas y aquello hizo que se molestara aun más, siempre que discutían él trataba de hacerla reír y así no se solucionaban las cosas. Cuando Hermione entró en la sala común, fueron juntas al cuarto de las chicas.
-¿y esa cara?- preguntó la castaña.
-no es nada- dijo tratando de sonar sin importancia, pero le había molestado mucho ver como Dean se burlaba de Harry.
-¿a no?
-Dean
se estaba burlando con Seamus de cómo Harry había quedado inconsciente con el golpe de la Bludger- contó molesta -¿puedes creerlo?, fue algo horrible, me asuste mucho y ellos riéndose de eso.
-te ha molestado mucho, pero ¿no es demasiado?
-Hermione, Harry es mi amigo, también me puedo molestar si se burlan de él.
-sí, es verdad- dijo, pero la estaba examinando con la mirada, Giny le sonrió y se fue a cambiar.
A los pocos días los dos chicos habían salido de la enfermería y andaban felices por el castillo. El invierno había pasado, dando paso a la primavera, las semanas seguían avanzando, los exámenes estaban acercándose cada vez más, ya no había salidas a Hogsmeade desde que habían herido a Katie Bell con el collar, la relación con Dean se hacía cada vez más pesada, paraba empujándola y haciéndole cosquillas y eso no le gustaba, regresaban del gran comedor cuando sintió como Dean la empujaba, otra vez.
-no me empujes, por favor Dean- dijo enojada -siempre lo haces, sé cómo pasar el agujero de la dama gorda ¿no crees?
-sí, lo creo, pero yo no lo hice- repuso éste
-no mientas, siempre lo haces, ¿y ahora me vas a decir que no?
-Ginny, yo no lo hice- respondió enfadado
-no me hables así
-¿es que acaso no lo entendiste?
-lo que realmente entiendo es que esto no esta funcionando- confesó la pelirroja.
-no, creo que no- concordó éste y siguió de largo, volteo a verla por un momento, pero Ginny se fue con Ron y Hermione sin mirarlo, ellos dos se habían sentado poco tiempo antes y habían escuchado toda la discusión.
-¿vas a terminar con él porque te empujo?- preguntó Hermione incrédula.
-no es porque me empujo- respondió Ginny -es mucho más que eso, el siempre anda molestándome y ya me harté- dijo tratando de sonar convencedora, pero la verdad era que el "plan B" no había funcionado en lo absoluto y seguía pensando en Harry, cada ves más, sobre todo ahora, que se comportaba diferente con ella.
-oh, bueno ya somos dos que terminamos una relación, ¿no oíste a Lavander gritando e insultándome?- repuso Ron -ahora los Weasley somos solteros codiciados otra vez- agregó con una sonrisa
-la chica Weasley dirás, porque ¿tu?
-muy graciosa hermanita
Los dos amigos estaban esperando a Harry y Ginny los acompañaba, pero la noche fue avanzando y no regresaba, así que los tres se fueron a dormir horas después.
La mañana siguiente salió del cuarto de las chicas sin parar en la sala común, no quería encontrarse con Dean, pero no tuvo mucha suerte, al entrar al gran comedor se encontró con él: la estaba esperando.
-¿podemos hablar?
-dime- dijo Ginny, tratando de no sonar grosera, pero ella no quería hablar con él.
-Ginny, sé que te va sonar raro, pero yo no lo hice, de haberlo echo te hubiera pedido perdón- parecía que decía la verdad
-Dean, de acuerdo, imaginemos que tu no lo hiciste y que una fuerza sobre-natural lo haya hecho, las cosas entre nosotros no habían estado funcionando desde hacía tiempo
-no creo que haya sido sólo por un empujón
-¡te estoy diciendo que no es por eso!, Dean, es por esto- contradijo señalándolos -no nos entendemos, lo siento mucho, pero nosotros no podemos seguir juntos- le sonrió una última vez y siguió de largo.
La noticia que Katie Bell había regresado fue una muy buena para los Gryffindor, ella era una gran jugadora y ahora podrían decir que tenían el partido asegurado. Ginny se dedicó a practicar lo mejor que podía, aunque también hacía bromas acerca de su hermano y de cómo tapaba, lo que más le gustaba ahora de lo entrenamientos era que Harry se riera de sus chistes, aunque no lo demostraba. Hermione le había contado que Harry y Ron se habían puesto de acuerdo que ella era demasiado popular para su propio bien; ella solo había reído, era verdad, desde que había terminado con Dean, los chicos se le acercaban más y un par de ellos ya le habían pedido salir, pero no había aceptado, ella sólo tenía a uno en la mira.

 

 

 

Hola a todos! espero que les guste este capitulo, les deseo la mejor Navidad para cada uno de ustedes, espero que la pasen de maravilla con sus familias, acuerdense que la Navidad es Jesus, un beso

Cris

La copa de Quidditch

Cuanto más el partido final contra Ravenclaw se acercaba, más las diferentes casas trataban de intimidar a los equipos contrarios; las practicas se hacían cada vez más continuas, aunque aquello no quería decir que siempre eran mejores, todos habían hecho nuevas jugadas y habían mejorado en muchas formas, pero misteriosamente a Harry le caían mas Bludgers por lo distraído que se encontraba y eso no era normal en él; pero lo realmente extraño había ocurrido cuando se enteró que había hechizado a Draco Malfoy, pero no con un simple "Stupefy", le había echo mucho daño y lo habían castigado por el resto del año.
-¿y en donde encontraste ése hechizo?- preguntó Ginny después de que Harry haya entrado a la sala común y les haya explicado a Ron, Hermione y a ella que utilizó "Sectumsempra" en contra de Malfoy; pensando, lógicamente, que no era tan maligno.
-en un libro de Pociones que su antiguo dueño se hacía auto-dominar el príncipe mestizo, en el cual hay inscripciones y donde encontré esa.
-no lo diré, pero te lo dije- terció Hermione.
-ya déjalo, Hermione- repuso Ron enojado.
-te dije que había algo malo en ése príncipe- siguió ella haciendo caso omiso al comentario de su hermano -y estaba en lo correcto o ¿no?
-no, yo no creo que lo estés- respondió él secamente -Ginny, vas a tener que jugar de buscadora en el siguiente partido y Dean tendrá que jugar por ti- distribuyó apenado, ella sabía lo mucho que le gustaba jugar en los partidos.
-Harry- comenzó de nuevo Hermione -¿Cómo puedes seguir pensando en ese libro cuando el hechizo

-¿puedes pararla con el libro?- gruñó Harry -el príncipe solo lo copió, no fue que estaba aconsejando a alguien para que lo usara; por todo lo que sabemos, él estaba tomando notas de quienes lo habían utilizado en su contra
-no lo puedo creer, tu estas defendiendo

-¡no estoy justificando lo que hice!- la contradijo rápidamente -desearía no haberlo hecho y no solo porque ahora tengo docenas de detenciones, tu sabes que yo no hubiera utilizado un hechizo así, ni siquiera con Malfoy, pero no puedes culpar al príncipe, él no escribió "prueba esto, es realmente efectivo", él solo estaba haciendo notas para él mismo.
-¿estas diciéndome que vas a regresar a buscarlo?
-si- contestó decididamente -mira, sin el príncipe nunca hubiera ganado el Felix Felicitis, nunca hubiera sabido como salvar a Ron, nunca hubie

-hubieras tenido una reputación en Pociones que no te mereces
-¡déjalo en paz, Hermione!- intervino Ginny harta de escuchar como acusaba a Harry y como éste intentaba explicarle de todas las maneras posibles las buenas razones para regresar por el libro -por lo que escuché, Malfoy intentó usar una Maldición imperdonable, por lo tanto, ¡deberías estar agradecida de que Harry haya tenido algo bueno que lo salvara!
-pues, claro que estoy contenta de que Harry no haya sido maldecido- repuso Hermione -pero no puedes llamar a ése hechizo "Sectusempra" bueno, Ginny, mira como lo ha dejado, además esto va a afectar las posibilidades para el partido

-oh, no trates de actuar como si te interesara el Quidditch- repuso rápidamente la pelirroja -porque solamente quedaras en ridículo- sabía que Hermione había sido su mejor amiga por mucho tiempo y que por lo general podía tener bastante razón, pero ésta vez no era una de ellas, pudo haberle pasado algo muy grave a Harry de no haberlo utilizado y que él esté bien era un gran consuelo.
Las dos chicas miraron a diferente lado cruzando los brazos y no se hablaron por el resto de la tarde.
Ya era de noche cuando por fin se aventuró a hablar con su mejor amiga.
-Herms, ¿estamos peleadas?- preguntó luego de haber tocado la puerta y al no ser respondida haber entrado, encontrándola ocupada ordenando algunas cosas.
-yo no lo estoy, pero estoy molesta- respondió Hermione guardando algunas cosas en su baúl -no debiste haber apoyado a Harry, estuvo muy mal lo que hizo.
-y él lo sabe- espetó Ginny -pero ya se sentía lo suficientemente mal como para que tu le hayas tenido que decir todo eso.
-él se sintió mal acerca del hechizo; sí, pero por lo demás no.
-¿y cual es el problema?, esta arrepentido- argumentó.
-¿Por qué sigues tratando de defenderlo?, no te das cuenta ¡casi mata a Malfoy!
-¡Malfoy también trató de hacerle mucho daño!
-acepta que lo defiendes porque aun no lo has olvidado Ginny, de no ser así verías que tan grave es la situación.
-no porque este enamorada de un chico me quedo ciega, Hermione y puedo ver que la situación fue muy desagradable para los dos- la aludida se había quedado en silencio y no respondió nada, la expresión de su cara cambió de un momento a otro.
-¿enamorada de Harry?
-¿Qué?
-es por eso que terminaste con Dean, porque no lo pudiste olvidar- conjeturó
-pues
- iba a decir no, pero la verdad era que moría por Harry, pero no quería aceptarlo, porque tenía miedo que él no sintiera lo mismo por ella, que a Hermione se le escape y arruine toda la relación que había estado progresando desde hacía ya un tiempo.
-Ginny, soy yo, puedes confiar en mí.
-nadie lo sabe, no se lo puedes decir a nadie.
-¿y a quien se lo puedo decir? ¿a tu hermano?- bromeo acerca de los celos de Ron.
-en eso tienes razón
-no lo puedo creer, esto es perfecto- agregó Hermione con una sonrisa
-tu si que cambias de animo muy rápido- dijo extrañada -¿Por qué lo dices?
-oh, no lo sé, porque Harry es un buen chico
-¿y Dean no lo es?
-sí, también, pero Harry es
Harry y pues siempre has sentido algo por él, yo fui la que te dije que trates de salir con mas chicos para que pueda haber mas confianza entre ustedes y no sea algo tan tenso- respondió
-pero no fue exactamente por eso que cambié de opinión, tu me lo dijiste con Michael Corner y estuvimos saliendo hasta que me pidió ser su novia- dijo poniendo cara de extrañada ante la ocurrencia del chico -y le dije que no, luego se ofendió tanto que les hayamos ganado y que me haya negado que fue a consolar a Cho, ¡como si me importara!
-pero eso hizo que Harry desarrolle mas confianza en ti, porque tu comenzaste a ser mas, como tu
-sí, en eso tienes razón, no lo había pensado de esa forma, ¿Cómo van las cosas entre tu y Ron?
-no van, Ron y yo no vamos a ser nada más que amigos hasta el final de nuestros días- aseguro aparentando entusiasmo forzado.
-no será así, tu mueres por Ron y
- le iba a decir que él también por ella, pero si lo decía malograría absolutamente toda la magia -él tiene que madurar, ya veras que las cosas van a ir mejorando.
-supongo- respondió sin ánimo. Para su suerte Hermione ya no estaba molesta con ella y le gustó que la noche se haya convertido en una especie de pijamada en la que las dos chicas siguieron hablado de Harry y Ron y sus futuros planes.
El sábado había llegado, no había tantas posibilidades de ganar como cuando Harry jugaba, pero no era un caso perdido, no del todo al menos; sus compañeros no eran malos, sólo debían empezar a confiar en ellos mismos; se encontró en los vestidores con el resto del equipo, pero al verlos pudo notar que ninguno tenía ánimo para un partido, en lo absoluto.
-Ron, has algo- susurró Ginny
-¿Qué?
-has algo, yo no soy el mejor amigo del capitán, no lo sé, di que Harry te mandó a decir un discurso por él.
-ehh- se aclaró la garganta Ron lo suficientemente alto como para que todos escucharan -Harry quería que les dijera que lamentaba no poder estar acá con nosotros, el desearía poder venir a jugar- se quedó callado, pero eso ya todos los sabían -pero fue castigado, así que creo que lo mejor que podemos hacer es salir a dar lo mejor de nosotros, no solo por él, sino para demostrar que nosotros podemos y que este equipo no gana sólo porque Harry coge la Snitch más rápido, sino porque somos los mejores y vamos a salir al campo como lo que somos, los futuros ganadores de la copa de Quidditch ¿Qué les parece?- dijo con mucho orgullo. Todos gritaron victoriosos y mucho más alegres de lo que pudo imaginar.
-wow, no sabía que podías hablar tan bien, Ron- felicitó su hermana -¡vamos a destrozarlos! Recetas de cocteles

 

 

 

El partido comenzó sin estrecharse las manos los dos capitanes, la profesora Hooch había tocado el pito para dar el comienzo al partido, Ella se dedicó a observarlo: Ron estaba bastante serio en un su puesto, Dean trataba de arreglárselas con los otros jugadores de Ravenclaw junto con Demelza y Katie; a los diez minutos, las dos chicas habían metido un gol cada una; vio como Cho la miraba escrutándola, entonces decidió darle un pequeño susto. Repentinamente giró su cabeza, haciendo que su cabello rojo volara por los aires, hizo como si hubiera visto la Snitch y voló rápidamente cerca de una tribuna, mientras Dean, Demelza y Katie hacían de las suyas, Cho la siguió sin pensarlo y Ginny frenó en seco, giró a un lado y fue hacia abajo, su contrincante, por tratar de seguirla, perdió el control de la escoba y tuvo que parar, Ginny la miró con autosuficiencia, sonrió y dijo riendo -¿no puedes con la escoba?
El partido transcurría y no se veía la Snitch por ningún lado, iban casi empatados, pero Ravenclaw iba ganando, la tensión se acumulaba y las barras iban haciéndose competencia cada vez más las unas con las otras; hasta que por fin la vio, revoloteando debajo de los postes de Ravenclaw por donde Cho, para su muy mala suerte, se encontraba, aunque le estaba dando la espalda por completo si Ginny iba de frente hacia la pelotita dorada probablemente ella le ganara, así que decidió volverle a hacer una jugada, fue en dirección contraria a la Snitch y su contrincante la volvió a seguir y sin pensarlo dos veces con un movimiento evasivo volteó a la dirección correcta, en busca de la Snitch. Cho ahora sí la había visto, pero Ginny iba un poco delante de ella, la pelotita dorada comenzó a moverse de manera muy rápida y las dos comenzaron a seguirla en competencia, la pelirroja sentía la adrenalina, tenía que hacerlo, tenía que cogerla, no iba a dejar que Cho Chang le ganara -¿te duele mucho que Harry te haya dejado?- gritó con desesperación, ya que se le había adelantado, logró desconcentrarla y sin dudarlo se abalanzó deliberadamente hacia la Snitch, ¡la tenía!, no lo podía creer: Gryffindor había ganado y no solo eso, ¡habia ganado la copa de Quidditch!
Todos fueron llenos de euforia a abrazarla y felicitarla, era casi imposible, realmente habían ganado, se cambiaron entusiasmados y fueron a reunirse a la sala común, donde una fiesta los esperaba.
Luego de lo que había sido una eternidad (media hora), la última persona, y la más importante, en entrar fue Harry, que al momento de traspasar el portarretratos, todos estallaron en vítores.
-¡ganamos!- gritó Ron feliz -¡ganamos! Cuatrocientos-quince a ciento-catorce.
Ginny fue corriendo hacia él, feliz de por fin verlo, le sonreía de oreja a oreja, no se detuvo ni por un segundo y lo abrazo, dejándose llevar por sus impulsos y sin darse cuenta de lo que estaba pasando y sin detenerse a pensarlo se dejó besar por Harry; él la estaba besando como ella siempre había querido que pase, como en sus sueños: en frente de todo el mundo, sin importarle nada. Su corazón latía descontroladamente, sin contar que sentía las mariposas revoloteando por todo se estomago, estaba temblando como si aquel fuera su primer beso, pero con él todo estaba bien porque sentía que con Harry era lo correcto, por fin le encontró sentido a todo. Luego de un buen rato o al menos ella lo sintió así, se separaron, volteó a mirar a todos los de la habitación, estaban callados y expectantes, todos se habían dado cuenta y se habían quedado atónitos ante aquel inesperado beso, algunos gritaron sonrientes. Ginny volteó a ver a Hermione y recordó "esto es perfecto" no lo había entendido hasta ése momento, Hermione sabía que a Harry le pasaban cosas con ella y se alegró de saber que ella le correspondía, vio como él giró para ver a Ron y ella también lo hizo, sabía que para Harry era muy importante la aprobación a su hermano, ya que éste se la pasaba insultando a todos sus pretendientes o citas, cuando Ron hizo un movimiento aprobatorio con la cabeza, Harry le cogió la mano y la guió fuera de la sala común, sabía que una charla los esperaba, una charla que seguramente nunca olvidaría en toda su vida.

 

Hola a todooos!! espero que este capitulo les haya gustadoo... bueno Ginny es una chica, así que era importante expresar los sentimientos al momento del beso... las chicas siempre son mucho mas detallistas en esos aspectos (o me equiboco? no lo sé, no podria decirles... hay muchas excepciones con casos de chicos MUY especiales) jeje saludos a todos y gracias por leer mi fic... Cris

La conversación

Harry le sonrió, le cogió de la mano y la guió fuera del retrato de la Dama Gorda.
-Antes que nada, quiero ser yo el que hable- dijo sin dudarlo, Ginny le sonrió atenta, no sabía que decir de todas formas -no puedo creer que haya tardado tanto tiempo en darme cuenta que eras tu, Ginny -"¿Qué era yo?" preguntó para sí misma, pero no lo dijo en voz alta, sabía que si lo hacía le temblaría la voz y se coloraría más de lo que ya estaba -que eras tú la chica de mis sueños, no puedo creer que haya tardado seis años en darme cuenta que era de ti de quien me tuve que haber enamorado desde un principio, por que eres la indicada para mí, cada día que pasa me convenzo mas de eso, he estado pensado en ti casi todas las noches por todo el año, he querido pasar el tiempo contigo, abrazarte, acariciarte, cogerte de la mano- dijo levantando sus manos - besarte- susurró poniendo un dedo sobre su labio inferior -pero tenía miedo.
-¿de que?
-de arruinarlo todo, que Ron se moleste conmigo para toda la vida por estar con su hermana menor y que no me quiera hablar más, y por sobre todo que tu no me quisieras
-yo
jamás dejé de pensar en ti; siempre te he querido, pero era yo quien tenía miedo que tu no sintieras lo mismo por mi
-el miedo hace que todos hagamos o dejemos de hacer cosas, sólo por no querer demostrar nuestros verdaderos sentimientos, pero yo no voy a hacer una tontería como dejarte ir- dijo abrazándola y dándole el beso mas tierno que pudo.
Salieron del castillo lentamente y comenzaron a caminar por los jardines cogidos de la mano, no había necesidad de apresurarse, no cuando el momento era perfecto, la luna brillaba, las estrellas bañaban la noche con su toque plateado de belleza, era hermoso.
-creo que es el momento adecuado para decirte lo importante que eres mí, Ginny, porque estar contigo hace que sea mas feliz, que me divierta, que disfrute de los momentos de tranquilidad, que crea en el amor- dijo mirándola nuevamente -antes no entendía porqué el amor era tan importante, pero ahora sí lo entiendo, sin él no sobrevivimos, sin él nos sentimos enfermos; cuando estas confundido no ves nada mas que nubes negras dentro de ti y no encuentras la salida, pero cuando alguien te ama y tu la amas, tienes la confianza de contarle lo que sea que te esté sucediendo y ésa persona te puede sacar de ahí y lo único que tu tendrías que hacer es confiar ¿entiendes lo que estoy tratando de decirte?- preguntó Harry sentándose junto a un árbol.
-claro que lo entiendo Harry, fue por miedo que yo no dije nada acerca del diario de Riddle, pero fue el amor lo que me salvó, fuiste tu
-¿sabes que? Dejemos de lado las razones por las qué no estábamos juntos, ya no importan ahora, lo que realmente importa es que yo te quiero y que tú me quieres y podemos estar juntos.
-si- aseguró afirmando con la cabeza.
-sé que la pregunta va a ser muy obvia

-y no es necesaria, sé lo que sentimos y no necesito de una pregunta para formalizarlo -dijo Ginny sin dudar dándole un beso en la mejilla, Harry sonrió espléndidamente, adoraba su sonrisa.
-es por eso que eres la chica indicada para mi- dijo puntualizándola y dándole un toque en su pecosa nariz -porque me entiendes como nadie lo hace
Se quedaron en silencio un momento, ella se acomodó en su regazo con la mirada fija en las estrellas, aunque sintiendo su corazón.
-¿quieres saber cómo fue que ganamos?- preguntó Ginny, sabiendo lo deseoso que debía estar por saber cómo fue que consiguieron ganar la copa de Quidditch.
-a decir verdad, me interesa mucho saber como fue que ganaron, soy el capitán, ¿lo recuerdas?
-claro que lo recuerdo- repuso la pelirroja girando los ojos -bueno, el marcador iba casi empatado, pero Hufflepuff nos llevaba un poco de ventaja, vi como la Snitch estaba peligrosamente cerca de por dónde Cho se encontraba, pero ella no la había visto, así que decidí distraerla para poder cogerla yo primero, aparenté ver la Snitch y fui para el lado totalmente opuesto de donde en realidad se encontraba, como era lógico Cho me siguió pero cuando me di media vuelta, ella se percató de la Snitch, hicimos competencia, pero como me estaba ganando pensé que la mejor jugada sería con sus emociones y le grité "¿te duele mucho que Harry te haya dejado?" como era de esperarse se desconcentró y fue cuando la cogí- relató Ginny emocionada -todos hicieron una gran trabajo, Ron estuvo fantástico, pero al fin y al cabo sabemos que los mejores somos los buscadores- agregó encogiendose de hombros con autosuficiencia.
-wow, ¿perdieron por mi culpa?- preguntó Harry mirándola detenidamente con una sonrisa torcida.
-no, a decir verdad por la mía, además Cho se lo tenía bien merecido- respondió sin cuidado, le encantaba saber que era mejor que ella.
-creo que alguien estaba celosa
-y yo creo que otro alguien cuando me vio con Dean también se puso celoso- Harry abrió mucho ojos y luego los desvió con una mirada recelosa.
-sí, a decir verdad, quería matarlo- Ginny rió.
-no tienes porqué, este corazón ya no es mío- dijo mirándolo directamente a los ojos -es tuyo.
-ya lo sé- repuso sarcásticamente Harry, notoriamente satisfecho.
-¿oh en serio?,

La noche se pasaba serena, ellos estaban abrazados conversando, llevaban ya mucho tiempo y supieron que la hora de irse a dormir se acercaba, al momento de llegar al retrato de la Dama Gorda, ella lo abrió media dormida y los dejó entrar, se despidieron con un gran beso y se desearon buenas noches, le resultaba imposible pensar lo mucho que se había estado perdiendo solo por temor a ser rechazada, de ahora en adelante, haría lo que tendría que hacer y lo que ella consideraba correcto.

 

 

La noticia que Harry estaba saliendo con Ginny parecía interesarle a muchas personas en todo el castillo, eso no le molestaba a Harry porque decía que era mucho mejor que hablen de su relación a que se la pasen hablando que él utilizaba magia negra, por el mismo echo de haber utilizado en Malfoy el Sectusempra-
No se había recordado ni la mitad feliz en mucho tiempo, para ella él siempre había sido su chico ideal, lo sabía desde que lo conoció en la estación de trenes cuando tan sólo tenía diez años, pero en ése momento solo lo veía como el "niño que vivió" ahora lo veía como su verdadero amor y que él la viera de ésa manera también no había forma de demostrarlo con palabras.
Ginny se dirigía al baño de chicas dos semanas después de lo acorrido, se encontró con Romilda Vane en él.
-Hola, Ginny- la saludó, eso le pareció bastante extraño a la pelirroja ya que Romilda nunca le había hablado, tampoco era que le interesara mucho su amistad, por lo que no le importaba.
-oh, hola
-¿Cómo has estado?
-de maravilla- dijo sarcásticamente Ginny, mientras se lavaba las manos, había estado en clase de Herbología y tuvo que coger unas plantas muy desagradables que botaban un líquido verdusco que olía muy mal.
-eh
Ginny, ¿es verdad que Harry tiene un Hippogriffo en el pecho?- preguntó sin más preámbulos.
-¿Qué?- preguntó extraña, le parecía divertido, y algo tonto, que Romilda pensara algo así -oh, no, no es un Hippogriffo- dijo con una sonrisa algo malévola.
-¿a no?
Ginny negó con la cabeza dos veces y le dijo en un susurro -es un Colacuerno Húngaro, pero nadie aparte de mí se lo ha visto, así que no lo vallas a estar comentando-se quedó con la boca abierta ante la declaración y Ginny salió del baño, si Romilda podía inventar que tenía un Hippogriffo en el pecho sólo porque en tercer año voló sobre uno, ella podía inventar que tenía un Colacuerno Húngaro, ya que él había peleado contra uno en cuarto, por ende Ginny le ganaba, como siempre.

Yacía recostada en las piernas de Harry en el piso de la sala común, leyendo el Profeta unas horas después del encuentro -pienso que las demás personas deberían tener mejores cosas de que hablar
tres dementotes han atacado ésta semana y lo único que me pregunta Romilda Vane es si es verdad que tienes un Hippogriffo tatuado en el pecho- comentó tratando de sonar casual.
Ron y Hermione se echaron a reír a carcajadas.
-¿y tu que le dijiste?- preguntó Harry ignorándolos.
-le dije que era un Colacuerno Húngaro- respondió Ginny volteando una hoja del diario -mucho más varonil- agregó guiñándole un ojo.
-gracias- repuso Harry -¿y que le dijiste que tenía Ron?- probablemente él también sabía que Romilda no había hablado, ni le interesaba Ron, pero solo por gusto agregó:
-ah, un pygmypuff, pero no le dije donde- dijo acariciando a su pequeño Arnold. Hermione rió a carcajada limpia también, pero esta vez Ron no.
-cuidado- dijo apuntándolos con el dedo -sólo porque les haya dado mi permiso, no significa que no pueda retractarme.
-¿tu permiso?- repitió Ginny -¿desde cuando tu me das permiso para hacer algo?, además, tu dijiste que preferías a Harry que a Michael o Dean.
-sí, lo dije- Ron respondió sin mucho agrado -siempre y cuando no comiencen a besarse en público.
-¡tu sucio hipócrita!, ¿Que hay de ti y Lavander, besándose como dos anguilas por todos lados?- preguntó entrecerrando lo ojos, él no respondió a aquello, no le gustaba hablar de ése tema y Ginny prefería no provocarlo, sobre todo ahora que las cosas entre los cuatro amigos iban bastante bien.

 

Los TIMOS estaban cada vez más cerca y ella no tenía mucho tiempo para pasar con Harry, cosa que le molestaba terriblemente, se la pasaba estudiando en la biblioteca, haciendo tareas y trabajos que los profesores se dedicaban a dejarles, para que según ellos puedan estar preparados, los dos novios se habían puesto de acuerdo para que ése día comieran rápido y pudieran pasar una tarde junto al lago, mientras deberían estar almorzando. Para cuando Ginny llegó al lugar indicado Harry la estaba esperando.
-Hola, preciosa- la saludó con una beso mientras ella se sentaba -ya no tienes tiempo para nosotros, ¿Qué pasa, ya no me quieres ver?
-ay, es que me aburre tanto estar contigo- se quejó Ginny girando los ojos, para luego mirarlo en agonía.
-oh
¿en serio?, bueno veamos que tan aburrido soy- dijo comenzándole a hacer cosquillas por todos lados, Ginny comenzó a reírse, trataba de librarse de él pero no podía, así que se dio por vencida y terminó abrazándolo.
-sabes que jamás me aburriría de ti- aseguró con una sonrisa, se recostó sobre él y lo miró a los ojos por un momento, esos verdes y brillantes ojos que la derretían, poco a poco comenzaron a acercarse hasta nuevamente fundirse en un beso que comenzó lento y apaciguado pero que terminó dejándola sin aliento. Lo abrazó nuevamente, se acomodó en su pecho, recostando su cabeza cerca de su corazón, él apoyó su rostro en su cabello.
-te amo, Ginny- susurró tan bajo Harry, como si fuera una confesión que necesitaba decirla, lo dijo con una devoción que nunca había escuchado en él, como si el momento precioso que estaban teniendo estuviera por terminar, como si él supiera que ya no podrían estar juntos.
Se sacó esas ideas de la cabeza, Ginny se quedó mirándolo por un momento, le sonrió con ternura acariciando su mejilla.
-yo también, Harry, yo también te amo- no lo dijo mucho más alto que él, pero sí con la misma intensidad, no quería separarse de él, estaban tan bien juntos, le encantaba su compañía, era como si el tiempo, cuando estaban juntos, no transcurriera y era perfecto de esa manera, él la quedo mirando un momento.
-eres preciosa- comentó con un suspiro.
-me ves así porque estas enamorado- aclaró con una sonrisa, él negó con la cabeza febrilmente -antes no me veías preciosa- puntualizó
-sí que lo hacía, solo que ahora estas
wow
- ella se limitó a sonreír, no era el único que pensaba de ésa manera, pero sí era el único al que a ella en realidad le importaba que pensara así.
-tu no te quedas atrás, yo suspiro por ti y junto conmigo hay mil
ay Harry, si supieras el club de fans que tienes- Ginny miró su reloj y cuando menos se lo esperó tenía que regresar a la biblioteca a volver a estudiar -me tengo que ir- informó dándole besitos en la mejilla en forma de disculpa
-¿De nuevo?
-sí, sabes que tengo que estudiar- se quejó, aunque en ese momento no le interesaba para nada y si él no la dejaba ir no le importaría en lo absoluto.
-sí, lo sé- dijo al fin -y espero que saques Extraordinario en todo- Ginny afirmo con la cabeza y él se quedó viéndola -te veo en la sala común en la noche- aseguró ayudándola a levantarse.
-dalo por echo- respondió Ginny depositando sus labios sobre los suyos una última vez y yéndose a la librería.

 


Hola a todooss!!! bueno primer capiulo del 2009!! que genial suena eso?? jaja bueno! espero que les guste!! porque a mi me encanta!!! gracias gracias, MIL gracias por leer mi fic!! un beso grande para todos, dejen comentarios, saludos

Cris

Centinelas

El día se había pasado lento, cansino y tedioso, pensaba en Harry más que nunca, tratando de idear maneras de aprovechar el poco tiempo que tenían para ellos, con lo molesto que le parecían sus castigos con Snape, lo aburrido que se le hacían las horas en la librería y con todo lo que estaba estudiando, le pareció increíble poder soportarlo; había quedado con él para que se vean nuevamente, era lo único que la alegraba en ése momento.
Caminaba una vez más por los solitarios pasillos de Hogwarts en la noche, llevaba todos sus libros como de costumbre; justo después de haberse despedido de Luna, dobló la última esquina antes de llegar a la Sala Común, fue cuando vio a una persona al final del pasillo corriendo a más no poder, le pareció extraño, pero siguió con su camino pensando solo en poder pasar más tiempo con su novio.
-Ginny- dijo Ron que consolaba a Hermione, justo después de verla llegar a la sala común.
-¿Qué esta pasando?- preguntó la pelirroja dejando sus libros sobre la mesa.
-¿no te cruzaste con Harry mientras venías?- preguntó Ron
-¿el chico que corría era Harry?, estaba tan lejos en el pasadizo que no lo reconocí, ¿por qué estas así, Hermione?- preguntó hacia la castaña.
-es
es Harry
-¿Qué pasa con el?- preguntó confundida.
-él te contó lo de Malfoy y que está tramando algo ¿verdad?- terció Ron y Ginny afirmo con la cabeza, Harry había estado tan o más pendiente de Malfoy que de ella misma, así que no le sorprendió que él haya tenido algo que ver -cree que lo ha logrado, lo ha encontrado celebrando.
-¿lo ha ido a buscar?- preguntó Ginny preocupada, no le gustaba la idea de tener que soportar más castigos para él.
-no, es peor, mucho peor- respondió Hermione, Ginny se sentó en la butaca asustada -él se ha ido del colegio- dijo en un farfulló.
-lo que estás diciendo no tiene sentido, Hermione- repuso Ginny incrédula en un tono de risa -él no se puede haber

-Ginny, escucha

-Harry se ha ido con Dumbledore en busca de algo, ahora en la noche y han dejado el castillo, como Dumbledore no cree que Malfoy está tramando algo con Snape, piensa que no hay peligro, pero Harry ha visto que lo que sea que estaba tramando ahora lo ha terminado y quiere que los vigilemos- dijo Ron aparentando tranquilidad, pero no sintiéndola.
-mira, el mapa del merodeador- terció Hermione angustiada.
-acá están Luna y Neville, Hermione tienes que llamar a todos los del ED- intervino Ron, la castaña afirmó con la cabeza, se levantó y fue al cuarto de las chicas -no ves a Malfoy ¿verdad?, es porque está en la sala de los requerimientos, eso fue lo que descubrió Harry cuando éste desaparecía por horas, era porque se encontraba ahí.
-ya entiendo, los que no salen puede que estén en la sala de los requerimientos o es que simplemente no están dentro de Hogwarts- dijo Ginny pensativa, buscando a Harry -mira, ahí están Toks, Lupin y Bill- comentó extrañada hacia su hermano, él también se dedicó a observarlos intentando entender qué hacían ahí.
Hermione bajaba por las escaleras de regreso con una moneda en la mano izquierda -ya les mande una alerta- dijo señalándola -sólo falta que todos vengan.
-espero que las hayan conservado- agregó Ron
-tenemos que tomarlo- dijo Hermione -es ahora, se lo prometimos- y dicho eso, sacó un pomo de dentro de una media vieja y tomó un sorbo, se lo pasó a Ron y luego a Ginny, le explicaron por qué lo hacían, al principio se negó rotundamente, pero al final accedió sólo por Harry.
Salieron de la sala común en espera de los miembros del ED, pero los únicos que llegaron fueron Luna y Neville. Ron, Hermione y Ginny les explicaron apresuradamente lo que debían hacer.
-nos tenemos que separar- dijo Hermione
-Ginny, Neville y yo iremos donde Malfoy- dijo Ron repentinamente hacia la castaña distribuyéndolos -tu y Luna irán donde Snape, vigílenlo bien, está en su despacho- agrego consultando al mapa -cualquier cosa
no intenten combatir contra él, vallan por ayuda- Hermione asintió con la cabeza, Ron le cogió la mano -cuídate por favor, cuídense- dijo para Luna también, quien sonrió -vallan- agregó levantando una mano hacia la dirección correcta -ahora- ordenó, Hermione le dio un último vistazo y salió corriendo seguida de cerca por Luna.
Los cinco amigos se separaron Ron, Ginny y Neville corrieron hasta la entrada de la sala de los requerimientos, no había movimiento cerca de ésta, el castillo estaba tan vacío que le daba miedo, sintió como se le iba poniendo la piel de gallina y se tranquilizó respirando hondo, su hermano se dio cuenta de esto y le frotó el brazo dándole ánimos, no eran del tipo de hermanos cariñosos, pero ella daría la vida por él y sabía que él también la protegería sin importar qué.
Llevaban esperando mucho tiempo fuera de la sala, en alerta permanente, ninguno habló mas de tres palabras seguidas en susurros, hasta que una puerta salió de la nada y Malfoy apareció por ella, apenas se dio cuenta que estaban ahí, Ginny dejo de ver, todo era una espesura negra impenetrable, no veía nada en lo absoluto, "Lumos" susurró, pero nada ocurrió, escuchaba como personas pasaban por el costado de ellos riendo y se iban hacia la derecha, como si se dirigieran a la torre de astronomía, hubiera utilizado cualquier hechizo, pero podía hacerle daño a Ron o a Neville, escuchaba también los intentos de su hermano y su amigo por iluminar el ambiente por medio de Incendio pero nada ocurría tampoco.
-vamos, tenemos que salir de aquí- susurró rápidamente, se movieron arrastrándose con cuidado para que no se dieran cuenta, habían mortífagos dentro de Hogwarts, eso lo sabía bien, todo se estaba saliendo de control, las oscuridad impenetrable comenzó a descender y fue cuando se pudieron levantar.
-tenemos que ir a avisar que han entrado Mortífagos al castillo- dijo Ron y los tres comenzaron a correr en busca de Bill, Tonks, o Lupin; iban desesperados en busca de ayuda, cualquiera, quien sea, verificaban el mapa cada cinco segundos, tratando de localizar todos los posibles nombres de cualquiera de los tres miembros de la Orden del Fénix o de algún profesor, pero no había nadie cerca, por fin encontraron el nombre de Bill en un pasillo cerca del suyo.
-Bill, han entrado Mortífagos a Hogwarts- comenzó Ron apresuradamente apenas lo vieron en una esquina con la varita encendida, por medio del hechizo "lumos".
-¿Qué?, no, eso no puede ser posible
-lo es, los hemos visto, se dirigían a la torre de astronomía, tienes que creernos- aseguró Ginny cogiendo el brazo de su hermano mayor para hacerle entrar en razón, ante aquel panorama Bill conjuró un Patronus que salió inmediatamente del lugar.
-regresen a la sala común- ordenó el mayor de los hermanos.
-no, no van a poder con ellos, son demasiados, los hemos visto, van a necesitar ayuda- Bill negó con la cabeza y comenzó a correr, los tres amigos lo siguieron de cerca, se encontraron con Tonks, Lupin, la profesora McGonaggall y Flitwick.
-han entrado- dijo Bill y los tres chicos les explicaron muy resumidamente como era que se encontraban en ese momento ahí, -coincidencia- habían mentido, la profesora McGonaggall mandó otro Patronus en forma de gato, probablemente pidiendo ayuda al ministerio.
-debemos actuar, ya- dijo Lupin sin pensarlo -pueden hacerles daño a los alumnos.
Todos salieron apresuradamente hacia la torre de astronomía, Ginny nunca había visto a su hermano tan serio en toda su vida, estaba preocupada, pero no dijo ni una palabra. Una vez llegado, no había nadie, todo estaba oscuro y silencioso, trataban de hacer los mínimos movimientos para que no se percataran que ya se encontraban ahí.
-¿buscándonos?- preguntó uno de ellos, Ginny sabía que se apellidaba Gibbons.
Todo comenzó cuando Fenrid Grayback saltó encima de Bill y éste gritó de dolor, Ginny se asustó tanto que estaba dispuesta a ir hacía él, pero una fuerza hizo que se detuviera y que girará a la derecha, justo en el momento en el que su brazo se libraba de un hechizo por milímetros, vio que su hermano todavía respiraba y eso hizo que siguiera queriendo luchar.
-Reducto- gritó hacía uno que se acercaba a Bill, Gibbons salió hacia la Torre de Astronomía y para cuando bajó, la maldición acecina que iba en dirección a Lupin, la cual fallo por poco, le dio directo en el pecho a él.
-pretrificus totales- gritó hacia uno que se le estaba acercando amenazadoramente, pero falló -Crucio- gritó el Mortífago sin asco y Ginny se movió a un lado rápidamente.
-Stupefy- gritó y el Mortífago calló cerca de las escaleras, veía como Ron y todos luchaban lo mejor que podían, repentinamente vio a Draco Malfoy subir por las escaleras y no bajar, lo quería seguir, pero el Mortífago se había vuelto a levantar, estuvieron peleando por un rato, Neville estaba herido, vio como algunos subían, seguido por ellos Snape, no se podía ir por lo que no se habían librado de los Mortífagos restantes.
-tu...- gritó el enorme Mortífago -me las vas a pagar.
Ginny no tuvo tiempo de responderle, él ya había lanzado un hechizo sin hablar y ella se movió ágilmente a un lado y luego al otro tras esquivar nuevamente uno.
-vamos- gritó Snape, corriendo y llamando a todos los mortífagos, sintió la presión en su pecho, él era uno de ellos -vámonos
-Crucio- gritó el enorme de nuevo hacia ella y Ginny volvió a girar -Crucio
no vas a poder bailar para siempre, preciosa- gritó sin asco
-Impedimenta- escuchó a Harry gritar tras ella, escuchar su voz en ése preciso momento hizo que se rompiera todas sus duras barreras y se dio vuelta hacia él.
-Harry, ¿Dónde has estado?- preguntó casi llorando, pero él no le respondió, fue hacia Neville y luego salió corriendo nuevamente, McGonaggall se acababa de librar de su Mortífago y ahora se ocupaba del de Ginny.
-Bill- susurró yendo hacia su hermano y arrodillándose junto a él, Lupin la siguió de cerca, estaba inconciente tirado en el piso, completamente inundado de sangre, su sangre, y sin su varita, la cual estaba al lado de su cuerpo, ella la cogió.
-debemos llevarlo a la enfermería- intervino Lupin y lo cargó cuidadosamente, caminaron lentamente hasta ésta donde lo depositaron el la primera cama.
-Ginny, ¿estas bien?- preguntó Ron abrazándola, ella también lo abrazó y dejo salir lágrimas de preocupación por Bill, mientras se aferraba a los brazos de su hermano. En ese momento llegaron Hermione y Luna, quienes entraron junto con Flitwick, el profesor también estaba herido; La señora Pomfrey comenzó a atenderlos, a él y a Neville también. Sabía que tenía que salir en busca de Harry, no sabía donde estaba o si se encontraba bien, lo único que entendía es que había ido tras Snape y eso le preocupaba demasiado, su hermano ahora estaba en buenas manos a diferencia de su novio.
-¿Qué es lo que le puede pasar a Bill?- preguntó Ron con semblante asustado.
-no lo sé- respondió Lupin -no creo que sea un hombre lobo, Grayback no estaba transformado y no había luna llena- dijo pensativamente -pero, van a haber efectos secundarios, eso es seguro.
-no creo que él vuelva a ser el mismo- dijo la señora Pomfrey -pero voy a hacer lo posible por el.
-debo ir a buscar a Harry- susurró Ginny más para sí que para cualquiera, necesitaba salir de ahí, dejó la varita de su hermano en la mesita de noche -necesito saber que está bien- todos la miraron y ella salió por la puerta de la enfermería.
Bajó las escaleras de la torre del reloj y siguió por el patio empedrado hacia el bosque; la noche estaba oscura y penetrante, ninguna luz estaba encendida, para su sorpresa se encontró con bastante gente fuera de las salas comunes, salían a los jardines y regresaban, algunos asustados y otros llorando, no entendía que era lo que pasaba, pudo ver a muchos alrededor de alguien y vio a Hagrid llorando, abajo arrodillado vio a Harry, entonces cuando se acercó lo suficiente lo entendió, era Dumbledore, yacía en el piso, inerte; la expresión de sus ojos decían todavía mucho de lo que había ocurrido, él estaba muerto.
-vamos, Harry- escuchaba a Hagrid decirle, tenía la mano en su hombro y le daba golpes en forma de consuelo.
-no
-no puedes quedarte acá, Harry, vamos
-no
-Harry

-no
Hagrid vio a Ginny y ella posó su mano en el hombro del chico.
-vamos, Harry- dijo cogiéndole la mano y ayudándolo a levantarse, él estaba pasmado, estaba roto por dentro, ni siquiera estaba segura si se daba cuenta que era con ella con quien hablaba, pero le hizo caso, lo ayudaba a caminar y lo abrazaba por debajo del brazo "cuando estas confundido no ves mas que nubes negras dentro de ti, pero cuando alguien te ama y tu la amas, tienes la confianza de que ésa persona te pueda sacar de ahí y lo único que tu tendrías que hacer es confiar" pensó en las palabras que le había dicho el primer día de estar juntos.
-vamos a ir a la enfermería.
-no estoy herido- respondió testarudamente.
-es una orden de McGonagall- inventó Ginny en excusa -todos están arriba, Ron, Hermione, Lupin, y todos.
-Ginny, ¿Quién está muerto?- preguntó Harry, con un tono profundo de preocupación.
-no te preocupes, ninguno de nosotros- lo tranquilizó, aunque pensó en su hermano.
-pero, la marca tenebrosa
Malfoy dijo que había pasado encima de un cuerpo.
-él pasó sobre Bill- dijo quebrándosele la voz -pero está bien, esta vivo- no sonaba convincente y Harry lo notó.
-¿estas segura?
-claro que estoy segura- refutó ante la tonta pregunta -él
-él esta hecho un desastre, eso es todo
- aseguró -Greyback lo atacó. La señora Pomfrey dijo que él no
que él no volverá a ser el mismo- su voz tembló un poco -no sabemos cuales pueden ser los efectos, lo que quiero decir es que Greyback es un hombre lobo, pero no estaba trasformado en ese momento.
-pero los otros
habían cuerpos en el piso

-Neville y el profesor Flitwick están heridos, pero la señora Pomfrey dice que van a estar bien y si es por el Mortífago muerto, fue porque le calló una maldición acecina que no estaba dirigida a él- dijo tratando de tranquilizarlo -Harry, si nosotros no hubiéramos tomado tu Felix Felicitis, creo que a todos nos hubieran matado, pero cada maldición parecía
fallarnos- comentó al pensar las veces que ella se había librado de maldiciones y pensando que Ron ni Hermione estaban heridos, Harry siempre había sido así, él tenía que salvar a todos porque según él, era el culpable de todo lo malo que estaba ocurriendo en ése momento.

 

 

 

 

 

Hola a todoos! siii! un nuevo capituloo! que les pareció?? ay, a mi me gusto! ya se acaba =( que pena!! pero creo que haré tambien de septimoo ustedes que opinan??? me avisaann! ya?? mil Gracias por leer mi fic!! dejen Reviews!! saludos, Cris

Saludos especiales a: Arwen85, CeniCienta, julid, nanis_nanis, carlita weasley, Anne_Vampire, ariana, Adri Potter, Ravenclaw_j Gracias! por los reviews!!

Justo Antes

Una vez llegaron a la enfermería Ginny, Ron, Hermione, Luna y Neville, tuvieron que contar todo lo sucedido después de que Harry haya dejado el colegio aquella noche, a excepción de algunos detalles realmente importantes, pero que no podían ser dichos.
Lamentablemente fue ella la que tuvo que dar la devastadora noticia que Dumbledore había fallecido, todos tristemente colapsaron en dolor y no lo pudieron creer, como si ella fuera capaz de mentir acerca de algo tan horrible, no lo creyeron hasta que Harry lo confirmó, sus padres estaban muy preocupados por Bill, casi tanto que no fueron capaces de asimilar hasta luego de un buen rato la noticia.
Todos estaban aterrorizados, podía verlo en sus caras, Dumbledore era el mentor de cada uno de ellos, la cabeza de la orden, era por eso que cuando el líder era eliminado del mapa la victoria para los contrincantes era casi segura. Podía verse el miedo de lo ocurrido y por sobre todo el miedo por el futuro que les deparaba.
Hagrid y Flitwick llegaron poco después trayendo la noticia que habían movido el cuerpo del ex-director, todos los profesores iban a tener una reunión acerca de lo sucedido y lo que estaba por suceder y como era de esperarse, invitaron a Harry a ella.
-nos vemos después- le aseguró Ron saliendo de la enfermería acompañado por ella y Hermione, una vez llegaron a la sala común se sentaron en las butacas al lado del fuego.
-Esto es terrible- dijo preocupada Hermione luego de un largo rato de silencio y ensimismamiento -todo se ha salido de control.
-Harry está destrozado- agregó Ginny tristemente mirando hacia la alfombra con los ojos perdidos.
-lo sabemos, Dumbledore era como
- empezó a decir Ron.
-como su abuelo o algo parecido a él- concluyó Hermione interrumpiéndolo.
-¿Cómo lo encontraste?- preguntó su hermano mirando hacia ella con curiosidad.
-vi como personas regresaban de los jardines muy preocupados y pensé que algo malo estaba ocurriendo, los seguí y encontré a un tumulto de gente rodeando a alguien, que resultó se Dumbledore, Harry era uno de ellos, Hagrid intentaba levantarlo y hacerlo entrar en razón, pero no le hacía caso, así que yo lo hice por él.
-Harry te hace bastante caso, a veces a nosotros no nos escucha- comentó Hermione.
-Harry no me hace caso- contradijo Ginny -yo
lo entiendo, supongo, pero nada mas, confía más en ustedes de lo que confía en mi- argumentó, soltando por fin el nudo en la garganta que se le formaba cada vez que ellos le mentían y le "hacían" creer que todo estaba bien, cuando las cosas estaban yendo de mal en peor.
-hay cosas que no puede contar Ginny, no porque no confía, sino porque no puede.
-éste es el momento para nosotros de apoyarlo, nos necesita y eso es justamente lo que planeo hacer- contestó la pelirroja. Se acomodo en la butacas y esperó a Harry junto con sus dos amigos, pero para cuando llego, no hubo de qué hablar, Harry estaba trastornado y no había manera de hacerlo volver en sí, así que los cuatro decidieron irse a dormir.

 

Al día siguiente la profesora McGonagall comunicó que los exámenes habían sido suspendidos hasta nuevo aviso, cosa que no sorprendió en lo absoluto a los alumnos.
Subía por las escaleras de la entrada hacia la sala común junto con Harry.
-se los iban a llevar esta mañana ¿verdad?
-eso oí, quieren verificar a los heridos y también a los
muertos.
-siguen sin confiar, no lo puedo creer.
-querían que atestigüe, pero me negué- dijo cediéndole el paso, mientras pasaban junto a varias personas reunidas murmurando.
-era bastante obvio, jamás faltarías a tu palabra- dijo sin mirarlo, cómo si fuera algo indiscutible; sin embargo, él se quedó mirándola un momento -¿Qué?- preguntó.
-dijiste que jamás faltaría a mi palabra.
-y es verdad, nunca lo has hecho, no creo que quieras comenzar ahora ¿verdad?- preguntó retóricamente.
-no, no lo creo- aseguró pasando su brazo por el hombro de su enamorada mientras seguían caminando -Hermione me dijo que estabas preocupada por lo que estuve haciendo
- agregó tristemente.
-no- contradijo mirándolo a los ojos, deteniéndose una vez que ya no habían personas cerca y el pasillo estaba desierto -estuve preocupada por ti, no por lo que estuviste haciendo
no necesito que me repitas como a todos que "no me lo puedes decir" las cosas son así y las acepto- dijo con mirada seria, pero que se tornó en una calida al final -y creo seriamente que Hermione debería dejar de tener la boca tan grande- Harry no dijo nada, solo la miró y ella volvió a poner el brazo del chico encima de sus hombros para que la abrase, comenzaron a caminar nuevamente.

Una vez llegaron a la sala común la encontraron casi vacía de no ser por Ron y Hermione, que los estaban esperando en sus ya conocidas butacas, muchos de los alumnos habían sido retirados del colegio después del asesinato y otros habían enviado cartas para irse lo antes posible.
-¿todavía siguen desayunando los demás?- preguntó Hermione apenas los vieron entrar.
-algunos- respondió Ginny evasivamente sentándose junto a ellos.
-los que no están es porque se fueron del colegio- agregó amargamente Harry.
-deberían quedarse para la ceremonia de Dumbledore- dijo Ron, quien fue codeado por la castaña.
-algunos no porque lo hayan querido, están la gemelas Patil, por ejemplo, sus padres se enteraron y las quisieron sacar inmediatamente, pero ellas se negaron- se apresuró a decir Hermione.
-como sea- repuso Harry y su mirada se perdió en el fuego por un momento, en el cual los tres chicos restantes intercambiaron miradas de preocupación, Ginny lo observó apenada, su novio estaba increíblemente perturbado y no había nada que ella pudiera hacer.
-¿no quieres sentarte?- preguntó.
-no
me voy a dormir- dijo dándole un beso en la frente, se despidió de sus amigos y se fue.
-son las 9:30 de la mañana- susurró Hermione hacia los hermanos.
-lo sé- murmuró Ron también mirando a Harry entrar al cuarto de los chicos.
-iré por él- dijo rápidamente, levantándose.
-no creo que
- comenzó a decir Hermione, pero Ron la calló con un movimiento negativo de cabeza.
-déjala, él la necesita y nunca la heriría.
Ginny le sonrió a su hermano y fue en la búsqueda de Harry, era una suerte que no haya alarma en esos cuartos, de otra manera hubiera sido todo un fracaso la entrada furtiva. Para cuando entró al cuarto de chicos, no había nadie a excepción de él, quien se encontraba sentado en el piso al lado de su cama, con la mirada gacha y dándole completamente la espalda a la puerta.
Ginny se acercó silenciosamente y se sentó a su lado.
-¿estas bien?
-si
-no me mientas
-de acuerdo
-Harry

-sabes que no lo estoy
-sí, ya lo sabía, lo que no sé es lo que estas pensando y que planeas hacer con eso
-no mucho
-no estas ayudando
-tu tampoco
-lo intento, ¿sabes?- lo miró un momento intentando molestarse con él, pero le pareció imposible al ver la desdicha en sus ojos -no es tu culpa- aseguró arrodillándose ante él.
-¿Cómo lo sabes?
-solo lo sé, Harry, no puedes hacerte responsable por todo lo que pasa
-lo que pasó fue por mi y para mi
-no sé lo que haya pasado, pero debe ser algo que tenga que ver con Voldemort, si algo malo esta pasando es por su culpa, no por la tuya, tu solo eres una victima más, que afortunadamente no ha muerto- Harry la miró un momento.
-gracias- dijo, pero no sonrió, hizo un intento de sonrisa que si lo veía de lado era un poco maquiavélica, evitó reír.
-solo digo lo que pienso
-y yo no dejo de pensar en lo que pasó
y está pasando- agregó cogiéndose el cabello con las manos, Ginny se acercó más a él.
-mírame- le ordenó sin dudar -déjalo ir
no es tu culpa- agregó dándole un cariñoso beso en la frente y abrazándolo. No sabía por lo que estaba pasando, pero creía entenderlo, sufría por los demás, por lo que estaban pasando y pasarían, por lo que él creía su culpa, tenía miedo de perder a sus seres queridos, y hasta aquel momento, los más importantes ya no estaban con él y eso según Ginny era algo completamente injusto para ser sólo un chico de 16 años, luego de un rato en el que los dos no dijeron ni una sola palabra, Harry se separó.
-creo que Ron y Hermione deben estar muy preocupados- comentó haciendo el esfuerzo de pararse y tendiéndole la mano.
-crees bien, bajemos
-me parece bien- asintió con la cabeza.
Bajaron las escaleras donde divisaron a sus dos amigos observándolos.
-sigo sin entender como lo haces- dijo Hermione susurrándole al oído tan bajo que hasta a ella le fue difícil entenderle, la pelirroja solo se encogió de hombros.
-¿has ido a ver a Bill?- preguntó Ron a su hermana quien negó con la cabeza.
-será mejor que lo visitemos ¿verdad?

 

 

Se pasaron parte de la mañana en la enfermería junto con Bill y sus demás hermanos, para el almuerzo comieron muy poco, no tenían apetito así que decidieron salir a los jardines, pero no fue muy buena idea, estaban haciendo los preparativos para la ceremonia de Dumbledore y eso hizo que Harry volviera a ponerse triste y de mal humor, para suerte de Ginny consiguieron convencerlo de volver al castillo, justo para cuando llegaron a la sala común Ron lo retó para jugar ajedrez mágico, mientras ellas animaban a sus respectivos "chicos".

Hola a todos!! bueno un nuevo capitulo.. ustedes diran.. dioss se invento converzaciones!! jaja bueno si si lo acepto... pero no de loca... JK dejo dos días entre hechos así que aqui está uno... espero que les haya gustado saludos a todoos! GRACIAS por leer mi Fic! y dejen comentarioss!!


Nudo en la garganta

Ya de noche, los cuatro amigos se encontraban sentados en la sala común, habían terminado de jugar cartas y ajedrez mágico, Ron le había ganado a Harry en dos oportunidades y éste ganó en la tercera, habían terminado ya de comer también. Se acababan de sentar frente al fuego, algo cansados y desanimados, el día siguiente sería uno muy largo y todos seguían tristes por los sucesos recién ocurridos.
-pobre Bill, esta hecho un desastre- dijo Ron rompiendo el hielo recién creado.
-supongo que tendré que aceptar que él realmente se va a casar con ella- repuso Ginny enfatizando la última palabra.
-no es tan mala- comentó Harry tratando de defenderla -pero fea, claro- agregó apresuradamente luego que Ginny levantara las cejas peligrosamente.
-supongo que si mamá puede soportarlo, yo también.
-¿alguien más que nosotros conozcamos ha muerto?- Ron preguntó a Hermione, quien estaba ojeando el profeta.
-no- dijo leyendo una noticia -ellos siguen buscando a Snape pero no hay señal de

-claro que no la hay- intervino Harry interrumpiéndola enojadamente -ellos no encontrarán a Snape a menos que encuentren a Voldemort y puesto que no pretenden hacerlo

-me voy a dormir- se apresuró a decir Ginny bostezando repentinamente, tratando de cambiar de tema y que Harry no se enojara con sus amigos -no he dormido bien desde
bueno
creo que ahora podré dormir algo- dijo dándole un beso a su novio, Ron volteó a mirar súbitamente hacia otro lugar enseguida, la pelirroja se despidió de los demás y se fue.

Al llegar a su habitación, no pudo conciliar el sueño, yacía tirada en su cama boca arriba mirando hacia la ventana que daba justo frente a su vista por la cual el sol se colaba las mañanas de primavera y siempre la despertaba, pero que en ése momento hacía una noche fría, oscura y sin estrellas. No podía creer lo que estaba pasando, era una pesadilla de la que no despertaban, pensaba en Harry, toda su vida había sido una tragedia, si tan sólo ella pudiera hacer algo para ayudarlo, pero no había manera, no aparte de apoyarlo y comprenderlo, sabía que él estaba pasando por momentos difíciles.
Un sonido la sacó de sus pensamientos, la puerta se acababa de abrir.
-Ginny
- escuchó a Hermione decir mientras se sentaba en el piso cerca de la esquina de su cama, su voz sonaba extremadamente temerosa y podía sentir que quería llorar, encendió la luz con un toque de varita.
-¿pasó algo?
-no, no, nada de eso- dijo algo preocupada.
-sé lo que te preocupa, todo va a salir bien, tienen que darle tiempo al tiempo- dijo no muy convencida -ha sobrellevado todo esto tan bien- sentía un nudo en la garganta, la podía sentir seca, si seguía hablando su voz temblaría y Hermione sabría que ella esta flaqueado también.
-todo es tan injusto- soltó con los ojos llorosos -no hay nada que podamos hacer, Ron y yo siempre hemos estado ahí para él, pero creo que pronto dejará de ser suficiente.
-no
eso jamás- contradijo arrodillándose cerca a su amiga -Hermione, tu y Ron son las personas más importantes para Harry, él no vive sin ustedes, ¿no lo ves?, ¿tienes idea de lo que significan para él?, desde que Sirius murió dejó de tener familia, pero ahora él los ve a ustedes como sus hermanos, lo sé, lo veo en sus ojos cada vez que están peleados y sobretodo lo veo cada vez que ríen y se divierten juntos.
-¿Cuándo acabará todo esto?- preguntó mirándola a los ojos, era una de las pocas veces que podía ver a Hermione Granger dudando y flaqueado, y ella no tenía respuesta para aquello; todo era tan duro, si tan sólo tuviera la respuesta, pero no había forma para ella de saberlo.
-no lo sé, Herms
no lo sé- dijo bajando la mirada -pero lo que sí sé es que estaremos apoyándolo ahora que nos necesita.
-Todo esto es una desgracia para todos y él cree ser el culpable, tenemos que hacerle entender que el único culpable de todo esto es quien-tú-sabes- Hermione se enderezó y escuchó el tono que siempre utilizaba cuando sabía que tenía razón.
-esa es la Hermione que conozco- aseguró con una sonrisa torcida. Las chicas no tardaron en despedirse, la noche estaba avanzada y la ceremonia sería a primera hora de la mañana, lo cual no les emocionaba en lo absoluto.

 

El funeral de Dumbledore se llevaba a cabo aquella mañana, todos llevaban túnicas de gala y se notaba miradas llenas de tristeza en cada alumno, profesor, padre y amigo.
Harry, Ginny, Ron y Hermione caminaron hasta los jardines llegando hasta el límite con el lago donde se sentaron juntos en la última fila.
Vieron como Hagrid lloraba desconsoladamente cargando un ataúd blanco, en el que todos sabían se encontraba el cuerpo inerte de Dumbledore, una vez llegó al final del recorrido, lo acomodó torpemente en el centro de la mesa, se quedó un momento derramando grandes lagrimas de dolor y se fue junto con su medio hermano gigante a un lado de todos.
Un mago bajito subió a hablar en nombre del gran mago caído y fue cuando Ginny y Hermione se dieron cuenta que a partir de aquello todo estaba por cambiar se miraron un momento, Ginny volvió a sentir el nudo en la garganta y nuevamente la boca se le secó, pero fue cuando volteó a ver a Harry cuando todo se le vino abajo, sabía que intentaba ser fuerte, pero el sentimiento lo era aún más, sus ojos estaban acuosos y un poco rojos y su nariz comenzaba a colorarse, nunca había escuchado que llorar era malo, de ésa manera todos se descargaban y consolaban, a ella nunca le gustó porque se sentía débil, pero en ese momento no vio razón alguna de porqué el tratar de hacerse la dura y lagrimas gruesas comenzaron a caer por sus mejillas y no solo por las suyas sino también por las de Hermione. Harry la abrazó tratando de darle fuerzas y ella se lo respondió, mientras Ron acariciaba el cabello de Hermione con la mirada más dulce que había visto alguna vez en su hermano.
La ceremonia pasó lenta y triste, muchas personas salieron a hablar en nombre de Dumbledore como director de Hogwarts, como mago, como amigo y como persona; Ginny no los escuchaba, estaba absorta en sus pensamientos, no sabía que pasaría después de todo aquello y parecía que el tiempo se había detenido, la mano de Harry estaba entrelazada con la suya y la sentía fría, seguramente como él se sentía en ese momento.
Harry miró hacia Ron, parecía miserable, Hermione lloraba en su hombro y éste la consolaba, Ginny había dejado ya de llorar.
Harry la miró intensamente por un momento y ella no desvió su mirada ni por un segundo.
-Ginny, escucha- le dijo en un tono bajo, ella ya sabía que era lo que ocurriría después -ya no puedo seguir contigo, debemos dejar de vernos, no podemos seguir juntos.
Ella intentó sonreír, pero no pudo del todo, sólo dijo -esto es por una estúpida noble razón, ¿verdad?
-esto ha sido como
como la vida de alguien más, estas semanas contigo
pero no puedo, no podemos.
No lloró, simplemente lo miro un momento.
-Voldemort usa a las personas que son cercanas a sus enemigos, él ya te ha utilizado como anzuelo y solo porque eras "la hermana de mi mejor amigo", imagínate en cuanto peligro estarías si seguimos juntos, él lo sabrá, él se enterará, él tratará de llegar a mí a través de ti.
-¿y que si no me importa?- preguntó ferozmente.
-a mi me importa- argumentó Harry -cómo crees que me sentiría si este fuera tu funeral
y fuera por mi culpa.
Ella no lo siguió mirando, en vez miró hacia el lago, tenía que decírselo, tenía que decirle que él siempre había sido el indicado para ella y que lo querría para siempre y lo esperaría por siempre.
-yo nunca me di por vencida contigo- dijo finalmente -no en realidad, siempre esperaba
Hermione me dijo que siguiera con mi vida, tal vez salga con otros chicos, que me relaje en frente tuyo, porque nunca hablaba cuando estabas en la misma habitación que yo ¿recuerdas?, ella pensaba que tu me notarías más si yo fuera mas
como yo.
-muy inteligente Hermione- repuso Harry con una sonrisa retorcida, sabía que le dolía igual que a ella -solo desearía habértelo pedido antes, pudimos haber durado mucho
meses
años, tal vez.
-pero estabas muy ocupado salvando el mundo mágico- no lo dijo de manera brusca, lo último que quería era hacérselo entender de ésa manera -bueno
no puedo decir que estoy tan sorprendida, sabía que esto pasaría
al final- vio en su cara la desilusión y sabía que ella debía tener una muy parecida - sabía que no serías feliz a menos que estuvieras cazando a Voldemort-argumentó con la verdad -Quizá es por eso que me gustas tanto- aseguró.
Harry la quedó mirando sólo por un momento, nuevamente sus ojos decían mas de lo que él le acababa de decir; sabía que estaba dudando porque ella también lo hacía, lo único que quería hacer era abrazarlo y decirle lo mucho que lo amaba, que lo iba a amar para siempre y que no había nada ni nadie que los pudiera separar, en su imaginación, solo en su imaginación, ella lo besaba ferozmente y se ofrecía para ir con él a dónde sea que estuviera yendo, no le importaba a donde con tal que estuviera con él.
Pero él se paró y se fue, dándole la espalda a ella y a la blanca tumba de Dumbledore.
Se quedó sentada en aquella silla por un tiempo más, asimilando, ya no había mucha gente, Ron y Hermione habían ido en busca de su amigo, los vio hablando en secreto como era muy común en ese trío, se paró de su silla, les dio la espalda a los tres y se fue caminando lentamente de nuevo al castillo, sabía que cuando todo terminara él volvería por ella y regresarían.
Eso esperaba, eso anhelaba.

 

Hola a todoos!!! bueno el capitulo finaal!! ahh!! que les pareció??? les gustó?? espero que si! como saben siempre agradecida a MIL porque leyeran mi historia!! Gracias, Gracias, Gracias!! son geniales!! bueenooo me comentarán por última vez la historia?? creen que puedan?? jeje AVISENME si quieren que haya del 6to año!! ÚLTIMO libro de Potter ok???

la publicaré si me piden que lo haga de acuerdo?? voy en el 6to cap! pero no seguiré si se que no tengo lectores =( asi que me avissaan!! lo adoroo! un beso grande nos estamos viendoo! Cris

Una Historia vista desde otros ojos - Fanfics de Harry Potter

Una Historia vista desde otros ojos - Fanfics de Harry Potter

El sol se ponía en el horizonte, era de un color naranja impresionante y se podía ver como todo se iba oscureciendo, estaba pensando en él como no lo había

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-una-historia-vista-desde-otros-ojos-fanfics-de-harry-potter-2878-0.jpg

2023-02-27

 

Una Historia vista desde otros ojos - Fanfics de Harry Potter
Una Historia vista desde otros ojos - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/31808
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20