Una Promesa Entre Amigos - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

"Una Promesa Entre Amigos"

"Ese idiota de Sirius. ¿Ahora qué se traerá entre manos?"--pensaba James, que caminaba por los terrenos de Hogwarts bajo su capa invisible--"Sólo a él se le ocurre citarme a esta hora en el Bosque. ¿No habría sido más fácil ir al cuchitril?".

Siguió caminando con desganaza, mientras rezongaba en su interior por las ocurrencias de su mejor amigo.

Esta, la última que se le había ocurrido, era la peor de todas. Apenas había salido del baño, después del entrenamiento de quidditch, encontró un pergamino sobre su cama. La habitación estaba desolada, pero eso no le sorprendía mucho. Era viernes, y nadie en su sano juicio se iba a descansar temprano en ese día.

 

Remus debía estar en la Biblioteca, como siempre. Peter solía pasar la tarde merodeando por los pasillos del colegio para traerles chismes y cualquier información que lograra recabar, de alguna forma tenía que justificar el estar dentro del grupo. Y Sirius
bien, Sirius debía estar revolcándose con cualquier chica, su actividad favorita.

El pergamino que halló, en el cual reconoció de inmediato la letra elegante de Sirius, era una invitación al Bosque Prohibido a las 11pm.

No le quedó más remedio que tomar su capa invisible y salir. No había encontrado el mapa, así que probablemente uno de los chicos lo tendría para hacer travesuras. No se preocupó demasiado, pues siempre solían reñir para tener el dichoso mapa.

Ya había cruzado los límites del Bosque, cuando escuchó que una voz lo llamaba.

-¡James!--gritó esa voz--¡James, sabemos que estás aquí!

Por un instante se quedó paralizado, pero pronto reconoció al dueño de la voz.

-¡Lunático, casi me matas de un susto!--exclamó, quitándose la capa y guardándola en el bolsillo de su pantalón--¿Cómo sabías que
?

Por toda respuesta, Remus sacudió el mapa frente a los ojos de su amigo antes de que completara la pregunta.

-Peter lo tomó en cuanto nos enteramos de la "invitación" de Canuto y me fue a buscar a la Biblioteca para venir juntos.

-¿Peter está aquí?

Un rayo blanco y azul iluminó el rostro de James y Remus, y de la nada apareció Peter. Cornamenta sonrió, comprendiendo que su amigo había estado transformado en rata todo el tiempo.

-Hola, Cornamenta--saludó el pequeño amigo de los Merodeadores. Y así los tres se pusieron en marcha hacia el lugar señalado por Sirius.

-Lumos--exclamó Remus para iluminar su camino, Y tanto James como Peter lo imitaron--Tuvo que venir todo el camino hasta aquí transformado, porque estaba temblando de pies a cabeza--miró a Peter con cierto reproche--Creo que aún no entiende cómo funciona el mapa.

-¡Claro que lo entiendo!--se defendió Peter--Por si no lo recuerdas, yo ayudé a crearlo.

-Peter, Peter, Peter
--susurró James de forma cantarina--Colocarle tu firma después de que nosotros lo creáramos no es precisamente cooperar en el proceso

-¡Hey
!

-Pero bueno
--interrumpió Lupin, anticipándose a una nueva discusión--¿Alguien sabe por qué demonios estamos aquí?

-Ya estamos por descubrirlo, mi Lunático amigo.

Dieron unos pocos pasos más, y pronto estuvieron en el claro del bosque en el que terminaban la mayoría de los paseos de Luna Llena, como ellos les llamaban. Apoyado en un árbol y con la varita iluminando el lugar, se encontraba Sirius.

 

-Al fin llegaron, señoritas. Creí que me dejarían plantado.

-Créeme que estuvimos a punto de considerarlo, Canuto--dijo Remus, conjurando una manta en el suelo y sentándose sobre ella--Así que no tientes tu suerte.

-¿Tan temprano y ya van a comenzar las amenazas?--exclamó Sirius.

-Tienes razón, Canuto--ahora fue James quien intervino--¿Por qué no mejor comienzas a explicar porqué nos citaste aquí en medio de la noche, cuando ni siquiera la luna llena está cercana?

Sirius rió por lo bajo.

-Quería contarles mi nueva gran idea.

-¡No otra más, por Merlín!--exclamó Remus con dramatismo.

-Lunático tiene razón--dijo Peter, que había imitado a Sirius y se había apoyado de un árbol (claro que, sin lograr el mismo efecto que Sirius)--Tu última gran idea nos llevó directo a la oficina de Dumbledore.

-No habríamos ido a parar a la oficina de Dumbledore si tú hubieses cumplido tu parte del plan y te hubieses dedicado a vigilar la entrada de la mazmorra.

-Es verdad, Colagusano--dijo James, que inspeccionaba los confines del claro con desgana--Si no te hubieses entretenido con ese envase de ojos en vinagre, Slughorn nunca se hubiese enterado de que éramos nosotros quienes le robaban el polvo de ópalo cada mes para preparar el Filtro de la Paz para Remus.

-¡Pero ese no es el punto!--exclamó Peter nervioso por las acusaciones e intentando dirigir la atención de vuelta a la nueva idea de Sirius--El punto es que
Es que
Bueno, él

-Ya, déjalo así, Colagusano. No aclares que oscureces--le dijo Remus, que no tenía ánimos de alargar esa reunión clandestina. Ahora se volvió hacia Sirius--¿Y bien
?

Éste se acomodó en su lugar y miró con parsimonia a todos los presentes.

-Bien. Estoy harto de que nos sigamos comportando como unos niños.

-¡Muy bien, Sirius! Me alegra que al fin hayas decidido seguir el ejemplo de James y quieras sacar la cabeza de tu trasero

-¡Oye!--se quejaron Sirius y James al unísono.

-Pero, por mucho que me alegre tu decisión de madurar al fin
--continuó el lobito, ignorando las protestas de sus amigos--no dejo de preguntarme ¡por qué demonios tenías que citarnos aquí para decirnos eso!

-No te alteres, Lunático. Te van a salir canas antes de graduarte si sigues así--dijo Sirius con burla, haciendo alterar cada vez más a Remus--Ya te lo he dicho un millón de veces.

-Déjate de tonterías, Canuto. Sabes que Lunático tiene razón--habló James, que por fin se había sentado en un viejo tocón--Fácilmente pudimos hablar de esto en la Sala Común

-Necesitaba privacidad--recalcó Sirius.

-Está bien, en la habitación

-Privacidad, Cornamenta--repitió Sirius--Frank pudo haber entrado en cualquier momento.

-¡No es cierto!--chilló Peter--Frank pasa todos los viernes con Alice
hasta se queda a dormir con ella.

-No es siempre--dijo Sirius, adoptando un tono defensivo.

-Bien pudimos hablar en la Casa de los Gritos--agregó Remus, mirándose los zapatos como si fueran más interesantes que sus propios amigos--¿No te parece?

-Pues
pues, yo
yo
--era obvio que "El Gran Sirius Black" no había pensado en esa posibilidad. Pero no estaba entre los planes de Sirius el admitir tal cosa--¡Ya estamos aquí! Así que en lugar de perder el tiempo con sus estupideces de siempre, deberían prestarme atención.

 

-Pues el único que está con sus estupideces de siempre eres tú--refunfuñó Peter por lo bajo.

-¿Dijiste algo, Gusano?--preguntó Sirius, entornando los ojos en dirección a Peter. El aludido palideció de inmediato--Mira que últimamente Canuto tiene ganas de comerse un gran pedazo de rata asada

-Ya, Sirius. Dejemos las amenazas para otro día, tú mismo lo dijiste--dijo James--¿Podrías continuar?

-Sí, por favor. Terminemos con esto lo más rápido posible--dijo Remus con fastidio, tan alto que todos pudieron escuchar. Sólo Peter era tan cobarde para murmurar frente a ellos--Nos decías que estabas cansado de comportarte como imbécil
Digo, como niño.

Sirius le sonrió con sarcasmo.

-No, Lunático. En realidad decía que estoy harto de que todos nos comportemos como niños

-Ese "todos" me suena a manada--puntualizó Remus.

-Sí, Lunático, Todos--recalcó el cachorrito--Te crees el más maduro, y quizás lo seas, pero eso no significa que no seas infantil
¿O acaso te parece maduro planear el "misterioso envenenamiento por huevos de Doxy del equipo de quidditch de Slytherin"?

-Se lo tenían bien merecido por meterse con
--Remus se aclaró la garganta de improvisto--con una gryffindor.

-Sí se lo tenían merecido--apoyó Sirius--Yo también los habría envenenado con gusto si se hubiesen metido con mi novia

-¡Chelsea no es mi novia!--exclamó Remus.

-Yo nunca dije nada de Mills--dijo Sirius con picardía.

-No necesitabas hacerlo, perro pulgoso--dijo James. Korean Beauty

-Y tú
--Sirius señaló a James con un dedo, aproximándose a él--Quizás Evans se haya creído ese cuento de que has madurado, sólo porque no te pasas hechizando a Snivellus frente a sus narices
Pero eso no quiere decir que no lo hagas a sus espaldas.

-Deja de mencionar a Lily, ¿quieres?--dijo James--Sabes que eso es un golpe bajo.

-Ya me cansé, Sirius--dijo Remus--Tienes 5 minutos para hablar de tu dichosa nueva idea, o de lo contrario me largo.

-Está bien, está bien--Sirius puso sus manos sobre su pecho, como si fueran un escudo--El punto es que ya tenemos 17 años

-¡Wow, no me había dado cuenta!--dijo James con sorna.

-¿Podrías dejarme terminar?--y se acomodó entre las ramas de un gran Roble, sin quitarle la vista a sus amigos--El hecho es que ya somos mayores de edad y todavía no hemos tenido una relación seria en nuestra vida.

Todos los presentes se sorprendieron por el giro que dio la conversación. ¿Para eso los había citado allí?

-¿Todo esto es porque nunca hemos tenido novia?--preguntó Colagusano, expresando la misma idea que les pasaba por la mente a todos.

-Sí, exactamente eso.

-¿Quieres que busquemos novia? ¿Es ésa tu nueva gran idea?--preguntó Remus con lentitud, poniéndose de pie.

-No me entendiste nada, Lunático--Sirius lo encaró--Quiero que dejemos de comportarnos como niños, que nos quitemos los estúpidos miedos que tenemos y que nos enamoremos de una vez.

Remus casi no parpadeaba, miraba a Sirius directamente a los ojos.

 

-¿De qué estás hablando?--preguntó lentamente y con mucha seriedad.

-En tus propias palabras
--dijo Sirius dándose suaves golpecitos en la barbilla como si estuviera pensando, pero luego cambió a una expresión más seria--Quiero que saquemos la cabeza del trasero.

Lunático se viró, hizo desparecer la manta que había conjurado al principio y empezó su camino fuera del claro.

-¿Adónde crees que vas?--preguntó James, alarmado.

-No pienso seguir escuchando más puntas de parte de este imbécil.

-Este imbécil, como tú le llamas, no le está tirando puntas a nadie--dijo Sirius, colocándose tras Remus--O, en todo caso, las puntas no son sólo para ti
Todos estamos incluidos.

-¿Ah, sí? Porque yo sólo escucho estupideces sobre dejar de ser cobardes y lanzarte al ruedo

-Y es exactamente lo que dije.

-¿Y no estabas hablando únicamente de mí?

-¡El universo no gira en torno a ti, Lunático! Quítate esa tonta idea de la cabeza--dijo Sirius, volviendo al centro del claro--Es cierto que tiene que ver contigo y tu estúpida idea de conformarte con la amistad de Mills.

-Sirius

-Pero también tiene que ver con Cornamenta y lo lento que van sus planes de hablar seriamente con Evans para que sea su novia.

-Te recuerdo que Lily es novia de Josh desde hace un mes.

-¿Y desde cuándo eso te ha impedido algo?

James se quedó en silencio, ofuscado por las palabras de Sirius. No era necesario que lo presionara de aquella forma, como si no supiera que él se moría por estar con Lily.

-Sirius

-Sólo veo que has hablado de mí y de James. ¿Qué hay de ti?--preguntó Remus, que se había quedado en el límite del claro, por lo que una parte de su cuerpo estaba sumida en las sombras.

-Yo
Yo tengo mis propios problemas.

-Quiero nombre, apellido y a qué casa pertenece.

-¿No quieres también dirección, estatura y peso?--contraatacó Sirius con sorna, en parte para tratar de reírse un poco del asunto. Aunque en realidad no le causaba nada de risa.

-Estamos esperando, Canuto
--le apremió James.

-Está bien. Al mal paso darle prisa--recitó y luego dijo, agachando la vista--maurenbeton.

Había apretado tanto la mandíbula al pronunciar esas palabras y lo había dicho en un tono de voz tan bajo, que nadie pudo entenderle nada.

-¿¡Qué!?--exclamaron James y Remus.

-No se te entendió nada, Canuto. Vamos, deja el drama y escúpelo--dijo Peter.

Sirius le dirigió una mirada asesina antes de decir con mucha claridad y abriendo mucho la boca:

-Lauren Payton.

-¿La amiga de Lily?--preguntó James sorprendido.

-¿Pero si tú y ella
?

-Sí, ya lo sé, Lunático. No tienes que hacer el recuento--dijo Sirius cruzando los brazos.

Todos se sumieron en un silencio sepulcral, tratando de digerir la confesión de Canuto. Se habrían esperado cualquier cosa salvo ésa.

-¿Y qué hay de mí?--preguntó tímidamente Peter, atrayendo la mirada de sus amigos.

-¿Qué quieres decir, Colagusano?--preguntó James.

-Sirius dijo que se trataba de todos
--continuó con el mismo tono lloroso con el que hablaba--Está James con Lily, por supuesto
Y Remus con Chelsea
Y, claro está, él acaba de confesar que quiere con Payton

 

Los muchachos lo entendieron de inmediato. Sirius se vio en un aprieto, pues la verdad no había considerado al más bajito y regordete de los Merodeadores.

Es que, a decir la verdad, Peter Pettigrew era ese tipo de personas sin muchas ambiciones en el terreno amoroso (y sin mucha suerte, tampoco). Las pocas chicas con las que había estado, sólo se habían acercado a él porque era parte de los Merodeadores. Así que sólo eran "chicas de una noche". Y, después de tantos rechazos, Peter se acostumbró a que todas eran de una noche.

-Es que
--dijo Sirius con lentitud, poniendo a trabajar sus neuronas para decir algo--Aún no he dicho mi idea.

Peter asintió, no muy convencido, y se quedó esperando su explicación.

-Es una promesa entre los Merodeadores, entre amigos.

Los chicos asintieron. Se habían acercado y ahora formaban un círculo en el centro del claro.

-Compré éstas con algo del dinero que junté el verano anterior trabajando con el Sr. Fortescue--se revolvió en el bolsillo y sacó cuatro largas cadenas de plata, cada una con un dije en forma de corazón, también de plata.

-Espero que no pienses obligarnos a ir con esas cosas colgadas al cuello--expresó de inmediato Remus.

-Sí, Sirius
Es que el plateado no combina con mi tez--agregó James, en tono de burla--Me va mejor el dorado.

-¡Ya déjense de payasadas! Saben que nunca les pediría algo así--dijo Sirius.

-¿Entonces para qué son?--preguntó Peter.

Sirius las separó y le repartió una a cada uno de sus amigos, quedándose él mismo con una al final.

-Es para que juremos que
--Sirius tomó aire. Al principio, cuando vio las cadenas en una tienda muggle, le había parecido una idea genial. Pero ahora se sentía un poco abochornado. ¿Qué pensarían sus amigos de él por haber considerado tan siquiera proponer una idea así?

-¿Sí, Canuto?--lo instó James.

Sirius se aclaró la garganta.

-Para que juremos que, el día que encontremos a la chica indicada
,--vio a Remus y a James con un brillo en los ojos, pues ellos tres ya habían encontrado a la indicada--se lo demos.

Remus enarcó una ceja, la cual quedó totalmente escondida tras su cabello.

-¿Cuál es la verdadera promesa, Canuto?--preguntó.

-La verdadera promesa es que no dejemos pasar un segundo más sin estar con la chica que amamos--los chicos se sorprendieron al escucharle utilizar el verbo "amar". Eso era algo nuevo, sin duda alguna, y aún más sorprendente que su confesión de hace rato--Para que les pidamos que sean nuestras novias antes de que termine el curso, porque ya no vale la pena esperar un segundo más.

Los chicos se miraron y, tal como hacían cada vez que surgía un nuevo juramento entre ellos, uno a uno fue colocando su mano en el centro del círculo, sobre la mano del otro.

Se vieron una última vez y asintieron, para luego decir:

-Lo juramos.

Al separarse, escucharon la lastimera voz de Peter, que decía:

-¿Y qué hay de mí?

Y todos rieron ante la pregunta de su apesadumbrado amigo.

-Tú, Colagusano--dijo James, pasándole una mano sobre el hombro--Tú eres libre de darle ese collar a quien tú quieras. ¡Sorpréndenos!

Luego Sirius le pasó la mano por sobre los hombros a James y a Remus, y juntos partieron de vuelta al Castillo bajo la capa invisible.

Ya pronto empezarían las vacaciones navideñas, así que podían aprovecharlas para planear la forma de estar con las chicas que robaban sus suspiros. Ya tendrían el resto del año escolar (dos trimestres, para ser exactos) para llevar a cabo su juramento.

Una Promesa Entre Amigos - Fanfics de Harry Potter

Una Promesa Entre Amigos - Fanfics de Harry Potter

'Ese idiota de Sirius. ¿Ahora qué se traerá entre manos?'--pensaba James, que caminaba por los terrenos de Hogwarts bajo su capa invisible--'Sólo a él se

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-una-promesa-entre-amigos-fanfics-de-harry-potter-2668-0.jpg

2023-02-27

 

Una Promesa Entre Amigos - Fanfics de Harry Potter
Una Promesa Entre Amigos - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/28719
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences