We're just a shadow of what we used to be... (The Black Sisters) - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

We're just a shadow of what we used to be

(Somos solo una sombra de lo que solíamos ser
)

THE BLACK SISTERS

Era de noche, una noche tan oscura y silenciosa como la mujer que ahora se encontraba muerta en el ataúd. Muchos, incluso, se dice, temen mencionar su nombre. Otros, solo de oírlo, sienten hervir la sangre. Otros -pocos, esta vez- lloran al oír su nombre y recordar su muerte.

Una asesina. Bellatrix Lestrange.

Era une ceremonia privada, a la que, de todas formas, no hubiese asistido nadie más. Su hermana Narcissa derramaba lágrimas, mas no podía evitar pensar lo justo -pero doliente - de su muerte.

 

Al mirar su rostro pálido, de gruesos parpados, no pudo evitar sentir un escalofrío al ver la diabólica sonrisa que aún conservaba congelada en su rostro. Siniestra. Perversa.

¿Ay, querida Bella, en qué te habías convertido?susurró Narcissa, con la suave brisa agitando su cabello dorado. Lloraba.

En un monstruo. contestó una voz dura y despectiva a sus espaldas. Narcissa se sobresaltó; no esperaba a nadie.

Un rostro altivo y elegante, con largos cabellos castaños, surgió de la oscuridad, apenas iluminado por la titilante luz de una vela. Se podía apreciar que guardaba un gran parecido con la mujer muerta, y uno menos notorio con Narcissa. Esta, al reconocerla, tuvo que abrir y cerrar los ojos para estar segura de no estar soñando.

Pero era verdad: Andromeda Tonks se encontraba frente a ella después de más de veinte sin hablarse.

Andy
murmuró, y la voz se le quebró. No creí que fueses a querer venir

Aún no sé si quiero estar aquí, Narcissa. replicó Andromeda, pero avanzó hasta el lugar donde reposaba el cuerpo inerte de Bellatrix, y con un golpe de varita -desquitante, furioso- dejó caer une hermosa flor. Las rosas negras siempre fueron sus favoritas.

Cierto.balbució. No quiero echarte, Andromeda, pero, ¿a qué has venido? ¿A despedirte de nuestra hermana? ¿A verme?

Vine a asegurarme que el cadáver de la persona que mató a mi hija quede bien sepultado bajo tierra, y que esos ojos malditos no vean más la luz. escupió Andromeda, con un odio, frialdad y tristeza escalofriantes.

¡Estás hablando de tu hermana, Andy! ¡De la persona con la que compartiste tu infancia! ¡De nuestra Bella!sollozó horrorizada.

¡No, Cissy!negó con vehemencia, y a Narcissa no se le pasó que volvía a llamarla por su apodo, como cuando eran niñas. Posiblemente se le escapó, culpa de la costumbre -o de lo que había sido la costumbre mucho tiempo atrás-. Estoy hablando de la persona que me despreció, que no hizo nada para que no me quemaran del árbol genealógico de los Black, que se convirtió en Mortifaga, que mató y torturó, y ante todo
¡Estoy hablando de la asesina de mi hija!

Yo
Lo siento mucho, hubiese deseado que Nymphadora y tu esposo sobrevivieran. Lo siento, de verdad. explicó Cissy vacilante. El rostro de Andromeda se relajó un segundo, pero enseguida volvió a su gelidez inicial. Una lágrima silenciosa resbaló por su rostro al recordar a su hija y a su marido.

 

Mientes. Odiabas a Ted por ser hijo de muggles, y nunca conociste a Nymphadora. No te importaban; no lo sientes. discrepó Andromeda, aunque no se lo recriminaba. Era una afirmación, la constatación de un hecho.

¡Odiaba a Tonks porque me alejó de ti!le contradijo Narcissa ―. No lo entiendes. Andy, quiero que lo sepas: te extrañé. Debería haber ido a verte, o haberte dado noticias nuestras, o
pero, no podía. Yo quería

No había ninguna razón para que tú pisases mi casa después de la noche en que dejé a los Black. Las dos lo sabíamos, Narcissa.alegó Andromeda, suspirando con tristeza.

Tú no lo entiendes, Andromeda. se resignó la rubia, apenada―. Nunca supiste darte cuenta de cuánto te admiraba, cuánto te quería
Un día eras mi hermana, pero al siguiente, eras una supuesta enemiga y traidora a la sangre. ¡Te perdí en un abrir y cerrar de ojos, Andy!

Tus padres me hicieron
empezó a explicar la mujer de cabellos castaños, pero fue interrumpida por Narcissa:

Nuestros padres
, Andy. Eran también tus padres, no solo de Bella y míos. Recetas faciles y rápidas

Fueron mis padres. remarcó, alejándose de ataúd de Bellatrix―. Dejaron de serlo en el momento en que decidieron ponerme entre la espada y la pared para darme a elegir entre ustedes y Ted. ¡Eran mi familia; mis padres! ¿No deberían haberme apoyado, aunque no estuviesen de acuerdo con mi decisión? ¡Pero no! ¡Oh, no, claro que no! ¡Ellos (ustedes) eran los Black y si alguien se oponía a sus ideales de grandeza, simplemente lo apartaban bien lejos para que nadie se enterara! ¡Sin importar quién fuera!

Ellos
no querían que te fueras. Te esperamos, Andy, esperamos que volvieras
¡Pero nunca volviste! le recriminó Cissy, aunque su mirada imploraba ser disculpada.

Fueron bien claros, Narcissa: o Ted, o ustedes. Yo elegí y no me arrepiento. ¿Dices que nunca volví? ¡Ustedes nunca fueron a buscarme para traerme de regreso! Nadie. ¿Crees que yo no esperaba una carta que me diera la opción de volver sin cambiar las cosas, o recibir noticias vuestras? Y tú, Narcissa
¡Tú me veías todos los días en Hogwarts! Si querías hablarme, podías. Si querías disculparte, podías. Y, si tanto me extrañaste, ¡podrías haberte ido conmigo!

Yo nunca fui valiente como tú, Andromeda. Nunca supe oponerme a lo que no creía cierto o rebelarme o
irme de casa. Siempre los obedecí, a padre y a madre. No podía oponerme a ellos, y mucho menos irme. negó Narcissa. Necesitaba explicarse, necesitaba que ella entendiese y la comprendiese.

No lo entiendo, Narcissa. ¿Me odiaste todos estos años y ahora me suplicas por perdón...? Dices que necesitabas verme, que querías verme
¿pero no te dignaste a visitarme cuando me casé o cuando mi hija nació? ¡Deja de inventarte cosas, Narcisa Malfoy!

Narcissa nunca había oído su apellido -porque si bien ella nunca dejaría de ser una Black era una Malfoy por excelencia- con tanto odio. Ni siquiera cuando Bella le hablaba a su marido al cual -no era secreto- odiaba. O cuando Potter le hablaba a su Draco, su niño. Nunca. Y dolía. (Y dolía más saber que iba dirigido a ella, y peor aún, que lo merecía.)

¡Nunca te he odiado! Eres mi hermana
suplicó, con una mirada horrorizada. Necesitaba oír que era perdonada.

Esa no es una razón. Bellatrix era mi hermana, y yo la odio. Y estuve años pensando si también debería odiarte a ti, así que
la contradijo, y no pudo evitar -porque necesitaba que Narcissa lo notara- que el sarcasmo se colase en su voz.

Cissy comenzó a derramar lágrimas y sollozar con más fuerza. (Esas lágrimas perladas que Andy tantas veces había secado de niñas.)

¡No! ¡NO! ¡No! ¡No me odies, no me odies
! Por favor
, por favor
¡Andromeda
! Mi Andy

No te odio, Narcissa. Nunca he podido odiarte
le dijo sinceramente, con pesadumbre.-Pero tampoco puedo perdonarte. Solo el tiempo hará que las cosas cambien, Cissy.

Andrómeda sonrió tristemente, y avanzó con elegancia hacia ella. Casi con cariño, le besó la frente. (Tal como cuando eran niñas y Cissy lloraba porque Bella la asustaba en esas noches de tormenta en la Mansión Black.) Y luego, tras mirar duramente el cadáver de Lestrange, desapareció en las sombras.

Narcissa cerró los ojos y suspiró intentando tranquilizarse y adoptar esa postura de mente fría que fingía siempre ante visitas importantes. Si bien durante mucho tiempo le había dedicado un pensamiento a Andromeda cada mañana, hasta ahora, jamás se había planteado que fuese ella misma que podía tener la culpa de todo. No. Ella, egoísta y malcriada, había encontrado mucho más fácil poder culpar a su hermana, que había sido la que se había ido dejando de lado su familia para ir a casarse con un estúpido sangre sucia. Y ahora, maldita sea, recién ahora, se daba cuenta de que las cosas no habían sido así. Andromeda había huido de sus padres como cualquier jovencita enamorada, y había roto todas las reglas, superado todo los obstáculos por el chico que amaba. Y ellos (ella), que decían ser su familia -o lo habían dicho en un pasado lejano- en vez de salir a buscarle y pedirle que vuelva, le habían echado y renegado.

Y después estaba Bellatrix, su Bella. Esa que durante mucho tiempo había sido su única hermana. Y aunque ahora la hubiese perdido, había vuelto Andy.

Porque, pasase lo que pasase, siempre serían las hermanas Black. Y siempre serían tres.

_________________

Si me dejas un review, me sacas una linda sonrisa. :)

We

We're just a shadow of what we used to be... (The Black Sisters) - Fanfics de Harry Potter

THE BLACK SISTERS (Somos solo una sombra de lo que solíamos ser) (Somos solo una sombra de lo que solíamos ser) We're just a shadow of what we used to be

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-were-just-a-shadow-of-what-we-used-to-be-3572-0.jpg

2023-02-27

 

We
We

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/41135
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20