El porqué de la muerte de Colagusano - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Greyback, Scabior y otros muchos mortífagos estaban de ronda, en busca de traidores a la sangre, y por supuesto, tras la pista de Harry Potter.

En la mansión de los Malfoy solo estaban Narcissa, Draco y Bellatrix, todos en el comedor, enfrente del fuego. Lucius Malfoy llegaría enseguida: El Señor Tenebroso así lo había querido, y los dementores guardianes de Azkaban estaban de su parte.

Y quién no.

"Harry Potter, por supuesto."-pensó Colagusano, con una sonrisa cínica. Sus ojos se entristecieron. Un recuerdo desfiló rápidamente por su mente.

-¿Prepararados?.-preguntó el fotógrafo, con una sonrisa en los labios.

Los presentes asintieron levemente y el flash instantáneo iluminó la estancia. Veintiún valientes inmortalizados: La Orden del Fénix original.

 

Colagusano habría pertenecido a ella dieciséis años. Sin embargo, el destino había querido que los pasase junto al Señor Tenebroso.

A veces pensaba que si no hubiese sucedido lo que aquella noche ocurrió, seguiría con todos ellos... Algunos habían muerto por pertenecer a la Orden, cierto, pero lo habían hecho por una buena causa. Por derrotar el mal.

James siempre le tendió una mano. Le hizo creerse importante, le permitió entrar en su grupo, en su círculo de confianza, y él lo había traicionado. Se sentía sucio, ya desde mucho tiempo atrás. Un hombre inocente había permanecido muchos años en la terrible Azkaban por su culpa.

¿Huyó por miedo? ¿se unió a Lord Voldemort en busca de protección?

No. Lo hizo por amor. Durante mucho tiempo la había visto un día, otro, con el anillo en el dedo. No se lo había quitado, aunque no sabía qué significaba.

Ella no recordaba absolutamente nada, y no lo haría hasta que el Señor Tenebroso tuviese arrinconado a Harry Potter como una hormiga bajo una lupa.

Estaba pensando en todo esto, cuando la puerta del comedor se abrió ruidosamente. Snape apareció, respirando entrecortadamente.

-Lo-lo...han capturado, mi señor.-pensó.

A miles de kilómetros de distancia, una sonrisa malévola se dibujó en el serpentino rostro de Lord Voldemort.

Habían capturado a Harry Potter. La noticia llegó rápidamente al Señor Tenebroso. Tenía que volver cuanto antes a la mansión de los Malfoy. La búsqueda del fabricante de varitas podría esperar.

En la mansión, Harry, Ron y Hermione eran conducidos al comedor.

Una risa histérica retumbó en la habitación. Colagusano se estremeció.

-Harry Potter...-Bellatrix se acercó al joven.-...¿de verdad creías que burlarías al Señor Tenebroso así como así?

Su rostro se ensombreció de repente. La sonrisa de sus labios se desdibujó.

-¿De dónde has sacado eso?.-cargó cada palabra con desprecio.

Uno de los carroñeros llevaba la espada de Godric Gryffindor, la misma que Snape ocultó en su cámara de Gringgots. No podían haberla conseguido... el Señor Tenebroso les había dicho que esa espada era una arma peligrosísima, y que si caía en las manos de Potter todos sufrirían las consecuencias.

Y ahí estaba.

-Lleva a los chicos abajo, Greyback.-susurró.

-¿Y la chica?.-rugió el interpelado.

-Ella se queda aquí... nos divertiremos juntas...-Bellatrix daba verdadero miedo.

Tras los gritos desesperados de Ron, los dos amigos fueron llevados al sótano, donde se encontraron con Luna Lovegood y Ollivander.

 

Arriba, Bellatrix intentó sonsacarle información a la castaña, que aseguró que la espada era falsa.

Colagusano lo observaba todo desde una esquina de la habitación. Pronto, todo acabaría, cuando su amo regresase, todo volvería a ser como al principio.

Estaban los dos juntos en las Tres Escobas. Esa noche hacía un año que salían. Peter lo tenía todo preparado. Estaba muy nervioso. ¿Y si le decía que no?

La camarera llegó con dos deliciosas cervezas de mantequilla. En una de ellas había un brillante anillo de compromiso. Brindaron por ellos, por su amor. Cuando se había bebido medio vaso se dio cuenta de la joya.

-¡Oh, Peter!.-sus ojos derrochaban dulzura

-¿Te casarás conmigo?.-dijo él, poniéndose de rodillas.

-¡Por supuesto!.-la mujer lo rodeó con sus brazos y le susurró un bonito 'te quiero' al oído.

Seis meses después, Colagusano provocó el accidente que culparía a Sirius Black, y pasó a las filas de Lord Voldemort, porque éste no le devolvería la memoria a su amada Bellatrix hasta tener a Harry Potter en sus manos. Y Colagusano debía cooperar, o no la recuperaría nunca...

Tras un pequeño interrogatorio a la joven, Bellatrix estaba realmente furiosa. Hermione Granger estaba empeñada en que la espada de Godric que los carroñeros le habían quitado a Harry Potter era falsa... pero, ¿cómo estar segura?. Si cometía un error, lo pagaría con su vida... Remedios Naturales Caseros Trucos Y Consejos De Salud

Se aproximó a la castaña, varita en mano, dispuesta a torturarla, cuando una vez más, aquella noche, la puerta del comedor se abrió. La figura de Lucius Malfoy apareció envuelta en una capa verdosa.

-¡Lucius!.-Bellatrix pareció estar de mejor humor.

Las tripas de Colagusano se encogieron. Siempre tenía que soportar las constantes bromas que la mujer compartía con el resto de mortífagos, sus largas conversaciones con el Señor Tenebroso...

Peter aún la quería. Había luchado mucho por ella, y en muy poco tiempo sus vidas dieron un giro de 180º. En ocasiones había hablado con ella, sí, pero sabía que no era de su agrado. Por ello, deseaba que su amo le devolviese la memoria lo antes posible.

Aunque eso significase el sacrificio de Harry Potter. Sabía que era egoísta, que no estaba bien, pero su día a día era un infierno y nadie se preocupaba por eso. Además, tenía fe en el muchacho, en que ojalá la profecía le sonriese.

Lucius Malfoy corrió a abrazar a su mujer y a su hijo, que se encontraban por fin.

-¿Me ponéis en antecentes?.-el hombre rubio se frotó las manos. Estaba realmente estropeado. Era evidente lo que Azkaban podía hacer en un hombre.

Bellatrix rió con desesperación.

-Tenemos a la sangre sucia bajo interrogatorio, y a los otros dos en el sótano.-esto...Malfoy...-ahora parecía preocupada.

Se acercó a susurrarle algo. Él abrió los ojos como platos.

-¡Draco! ¡trae al duende!.-rugió, alterado.

Por supuesto, averiguarían si la espada era o no falsa con ayuda de aquella criatura.

Colagusano seguía en el rincón de la sala. No se perdía detalle. Su corazón latía nerviosamente, porque sabía que el señor Tenebroso no tardaría en unirse a la fiesta.

Draco se presentó con Griphook ante los mortífagos. Colagusano tragó saliva.

Sentaron a la critaturita en una silla próxima a la de la joven Granger, que tenía lágrimas en los ojos causadas por la tortura a la que había recurrido Bellatrix.

-¡¿Qué es esto?!.-chilló la mujer, con la tez sombría.

El duende se aproximó a la espada e hizo como si la observase con atención. Sabía perfectamente que esa era la verdadera espada de Godric, pero, de acuerdo con la petición de Harry Potter, debía negarlo.

-¿Cómo osa presentarme semejante cosa?.-elevó su tono de voz.-¡es claramente una patética copia del trabajo de decenas de duendes que...!

-Haznos un favor a todos, cállate.-Bellatrix lo miró con desprecio.-Ya sabemos lo que queríamos.

Los mortífagos suspiraron tranquilos.

Colagusano estaba a punto de estallar. El señor Tenebroso no había llegado aún ,y mientras, el único capaz de salvar el mundo mágico, estaba recluido en el sótano de su enemigo mortal...


Bellatrix se rió como una histérica. A Colagusano le daba pavor verla así. Se había convertido en una desequilibrada... Una vez más, deseó con fervor que su amo le devolviese pronto la memoria y ambos continuasen la vida que una vez empezaron juntos.

Era una tarde de otoño. Habían estado paseando por el parque. Aquel día cumplían un mes de casados. El mes más feliz en la vida de Peter. Habían estado lanzándose hojas secas el uno al otro, y riendo sin parar.

Aquella tarde, terminaron de colocar todas las cosas de la mudanza en su nueva casa, en la que sería su hogar juntos...

Todo se había ido al garete. Habían sido dos de las muchísimas víctimas de Lord Voldemort. Sus vidas, tal y como las conocían, se habían destrozado.

En el sótano se oyó un ruido. Un fuerte 'crac'.

-Colagusano, baja a ver.-ordenó Lucius Malfoy.

El hombre bajó por las estrechas escaleras. De repente, los dos muchachos, Ron y Harry, se le echaron encima. Estuvieron un rato peleando, hasta que le quitaron la varita.

La mano metálica de Colagusano agarró a Harry por el cuello, y mientras el chico se medio ahogaba, le recordó la ocasión en la que le había salvado la vida.

Peter la recordaba muy bien. Era cierto... Al igual que su padre, Harry lo había ayudado una vez... ´Soltó al muchacho.

De repente, sin saber por qué, la mano de metal comenzó a estrangular su propio cuello...

Harry y Ron intentaron liberarlo, pero fue imposible. Colagusano se quedaba sin oxígeno...

Entonces, en los últimos momentos de su vida comprendió que el señor Tenebroso había embrujado el guante que una vez le dio a modo de mano, y que le estaba arrancando la vida.

Y comprendió también que Lord Voldemort nunca había tenido la intención de devolverle a su amada, a su querida Bellatrix... fue su servidor, traicionó a sus amigos... para nada. Fue solo un títere.

Una lágrima resbaló por la mejilla del hombre. De pronto, todo se volvió negro, y murió al fin.

El porqué de la muerte de Colagusano - Fanfics de Harry Potter

El porqué de la muerte de Colagusano - Fanfics de Harry Potter

Greyback, Scabior y otros muchos mortífagos estaban de ronda, en busca de traidores a la sangre, y por supuesto, tras la pista de Harry Potter.

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-el-porque-de-la-muerte-de-colagusano-fanfics-de-harry-potter-4888-0.jpg

2023-02-27

 

El porqué de la muerte de Colagusano - Fanfics de Harry Potter
El porqué de la muerte de Colagusano - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/61152
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences