El Mago y la Luna - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Este songfic fue escrito aproximademente el 2004, así que no me extrañaría si les parece absurdo, aburrido o muy cursi. Tenía 13 años, y a esa edad cualquiera escribe estupideces. Aún así, quien lo lea, espero que lo disfrute.

Por la misma razón, no es Tonks quien aparece, porque yo no sabía de su existencia.

Canciones:

"La leyenda del hada y el mago" y "El beso de la bruja" (Rata Blanca) .


EL MAGO Y LA LUNA

Cuenta la historia de un mago
que un día en su bosque encantado lloró.
Porque a pesar de su magia
no había podido encontrar el amor



 

Él siempre estaba solo, y su destino le deparaba permanecer así para siempre...

Tenía un amigo muerto, otro encarcelado y otro traicionero. Su alma se encontraba desolada.

Ni un amor a su vida había llegado, todas lo rechazaban y le temían; no tenía nada que hacer, no existía remedio alguno...

Si tan sólo alguien me amara de verdad, yo sería feliz pensó en voz alta con lágrimas en los ojos pardos y ojerosos mientras paseaba por un bosque bellísimo pero sin ni una criatura mágica, en un atardecer.

La luna, su única amiga
le daba fuerzas para soportar
todo el dolor que sentía
por culpa de su tan larga soledad.

Remus Lupin lloraba silenciosamente, pero una pena enorme le oprimía su alma y corazón.

Caminó por el bosque infinito, pensando Si no fuera por la maldita Luna...

Maldita... tú logras controlar mis sentimientos, borrar los malos recuerdos y olvidarme de que estoy solo y sin amigos... me vuelves un ser feroz y ágil, dispuesto a atacar a los indefensos... eres horrible, te odio pero te amo porque me dominas para lograr anestesiar los malos momentos...

Se arrodilló en la tierra golpeó el suelo con el puño.

Es que él sabía muy bien que en su existir
nunca debía salir de su destino.
Si alguien te tiene que amar, ya lo sabrás
sólo tendrás que saber reconocerlo.

Necesitaba una mujer a quien amar. Cómo olvidar que había desperdiciado a la única mujer que lo había aceptado a pesar de licántropo... Jane, quien había sido siempre de buenos sentimientos, y él la desperdició, la ignoró, la pasó a llevar, y ella al mes murió por su causa, por amor.

Cuánto se arrepentía... quizá ella lo hubiese hecho feliz. Necesitaba una mujer.

Fue en una tarde que el mago
paseando en el bosque la vista cruzó
con la más dulce mirada
que en toda su vida jamás conoció.

Se levantó del suelo y miró el trocito de sol que desaparecía por entre las montañas. Trató de calmarse, y continuó caminando entre los árboles que desprendían las hojas secas gracias al viento. De pronto escuchó la voz más armoniosa que haya oído en su vida, una voz peculiar femenina que era acompañada por el sutil ruido del río cercano.

Encantado e hipnotizado persiguió el canto pasando por entre ramas, hasta que distinguió una figura delgada y luminosa que estaba sentada a orillas del agua moviendo los pies. Era un Hada. Ella se percató de la presencia de Remus y giró la cabeza que poseía un cabello como el carbón, lleno de ondas suaves. Su mirada era tierna, unos ojos color miel, de la más dulce, sonreían al igual que la boca que mostraba unas perlas blancas y perfectas.

 

Desde ese mismo momento
el hada y el mago quisieron estar
solos los dos en el bosque
amándose siempre y en todo lugar.

Nunca olvidaría el momento en que conoció a Douffans, el Hada que le salvó de la desolación eterna. Vivieron momentos inolvidables, se amaron desde primer momento en que sus miradas se toparon; fue algo profundamente mágico. Ella aceptó a Remus tal como era, sin chistar, sin poner condiciones. Por un largo tiempo le dio su amor, se entregó.

Remus a veces creía que todo era un sueño hermoso, pero no despertaba nunca, cada vez que caminaba por el bosque se encontraba a su Hada adorada, y ella lo esperaba con un beso cariñoso, un tierno abrazo y las palabras más bellas que haya podido oír en su vida.

Y el mal que siempre existió, no soportó
ver tanta felicidad entre dos seres.
Y con su odio atacó, hasta que el hada cayó
en ese sueño fatal de no sentir.

Todo parecía ir en el camino perfecto, pero esa perfección hizo olvidar a Remus que era licántropo, un licántropo peligroso, agresivo y dominado: Cometió el error más grande de su vida.

Una tarde fue a visitar a Douffans con quien estuvo largo rato, pero la maldita Luna hizo su horrenda aparición y se apoderó de él robándole los buenos sentimientos, dejándolo inhumano. El amor le había hecho olvidar los detalles de su vida. El Blog de la ginebra y el whisky on the rocks

En un par de minutos el Hada estaba ensangrentada y su luminosidad se apagaba lentamente.

A la mañana siguiente despertó y la vio con ojos inexpresivos y la boca abierta.

¡LA MATÉ! gritó desesperado, ahogándose en sollozos, ahogándose en el agujero sin fondo que había quedado en su corazón ¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOO!


En su castillo pasaba
las noches el mago buscando el poder
que devolviera a su hada,
su amor, su mirada tan dulce de ayer.

Derrotado fue a las ruinas del castillo en que vivía. Noche tras noche buscó la forma de revivirla, guardaba su cuerpo en un ataúd y mediante un encantamiento la mantenía embalsamada. No se lo podría perdonar nunca, tenía deseos de morir. Era lo que merecía desde hace mucho tiempo.

Y no paró desde entonces
buscando la forma de recuperar
a la mujer que aquel día,
en medio del bosque por fin pudo amar.

Por medio de pociones, brebajes, tónicos, hechizos, encantamientos y maldiciones intentó darle vida a la Hada Douffans, la única mujer que amó de verdad. Pero los sacrificios eran en vano, el cuerpo yacía inmóvil y petrificado, pero aún así se veía preciosa, con sus pómulos marcados y las largas pestañas negras se hacían notar.

Ya no sabía que hacer, se estaba rindiendo por completo...

 

¡Oh Dios, por qué me haces esto! profirió descontrolado jalándose el pelo.


Y hoy sabe qué es el amor, y que tendrá
fuerzas para soportar aquel conjuro.
Sabe que un día verá su dulce hada llegar
y para siempre con él se quedará.

Una noche, durmiendo, soñó con un ángel que lo iba a ver a su castillo y lo intentaba reanimar:

Remus, recuerda que todavía te queda la otra etapa, la Muerte, y nunca creas que es el mal, piensa que si te vas al otro espacio, podrás hallar a Douffans, que te espera ansiosa. Ella te ama y te perdona de lo que le hiciste, porque tú nunca tuviste la culpa. Ahora, por favor, no te vuelvas a enamorar, y ámala a ella. Ella te pertenece para siempre.

Siento tu magia corriendo por calles ocultas,
como un fantasma que espía a través del infierno.
Y solo me puedo quedar gritando en silencio.
¡Vete de aquí, no tocarás ya mi alma nunca más!
¡Ya nunca más!


Pasaron dos largos años en que Luna lo poseía y lo manejaba a su manera, haciendo daño a lo que se le cruzara por delante, pero este día no lo permitiría.

Déjame.

Las nubes negras y cargadas de lluvia se apartaban rápidamente gracias a la brisa nocturna.

Esta vez te soportaré, te aguantaré, ¡déjame! Soy más fuerte que tú, ¡no lo lograrás!


Disimulada deslizas tus sombras tan negras.
Sigo corriendo hasta que tus garras me alcanzan.
Y aquí estoy otra vez, sufriendo tu magia.
¡Vete de aquí, no tocarás ya mi alma nunca más!
Oh, oh, oh...

La Luna asomaba parte de su figura clara y amarillenta, luciendo su tétrico resplandor, tratando de intimidar a Remus.

DÉJAME. ¡Aaaah! ¡Grrrr! No... ¡NO! - gritaba exasperado, su voz no era la misma, estaba desfigurándose, era fría y ronca, como la de un lobo. Otra vez sus huesos se acomodaban violentamente, y sus pensamientos eran irracionales.


Desesperado quisiera escapar de este sueño,
pero comprendo que esta pesadilla es eterna.
Sigues mirándome hoy, desde el infinito.
¡Vete de aquí, no tocarás ya mi alma nunca más!
Oh, oh, oh...


No obstante, algo extraño estaba sucediendo al resistirse: gran parte de su conciencia no era asesina, ¡tenía posibilidades de salvarse! Miró la luna con sus ojos amarillos y aulló de dolor. La Luna lo observaba con satisfacción, como desternillándose en una risa cruel.

No... podrás... conmigo... -murmuró con rudeza.

Un dolor espantoso recorrió su cuerpo animal y empezó a volverse humano lentamente. Le hacía daño, pero lo estaba consiguiendo. Combatía a muerte con la Luna.

De un momento a otro todo estaba oscuro y silencioso, él estaba en el suelo blando, pero en un futuro no muy lejano oyó pasos apurados que se aproximaban a él. Una claridad iluminó sus párpados y un brazo cálido lo rodeó. Abrió los ojos, a su lado estaba Douffans que lo abrazaba con la misma ternura de siempre, y alrededor de ellos dos, había un montón de gente: Lily Evans y James Potter que sonreían dulcemente.

Remus John Lupin, había muerto: nunca había probado nada más dulce y tranquilo.

El Mago y la Luna - Fanfics de Harry Potter

El Mago y la Luna - Fanfics de Harry Potter

Este songfic fue escrito aproximademente el 2004, así que no me extrañaría si les parece absurdo, aburrido o muy cursi. Tenía 13 años, y a esa edad cualqu

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-el-mago-y-la-luna-fanfics-de-harry-potter-2492-0.jpg

2023-02-27

 

El Mago y la Luna - Fanfics de Harry Potter
El Mago y la Luna - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/26799
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences