Alas blancas - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Estos son fragmentos del diario de una pequeña chica que por un miedocomenzó una gran aventura:

Monterrey, Nuevo León, México; marzo 20 del 2005.

Mi nombre es Paloma y este será mi diario a partir de hoy. Tengo 14 años yvoy en tercero de secundaria, vivo con mis padres y mi hermano mayor. Podría decirseque soy una chica "normal"; a la vista de todos no soy más que unachica de clase acomodada a la cual no le pasa nada extraordinario. Pero cuandoconoces realmente a mi familia, sabrás que no son lo que aparentan, digamos quetenemos un pequeño secreto que se oculta bajo llave en el sótano de la casa.Mamá lo llama "el gran don familiar" pero para mí es mi calvario personal,cuentan que las mujeres de mi familia al cumplir los 15 no sólo se hace unagran fiesta, sino que comienzan su camino de reencarnación y aprendizaje de losantiguos artes de mi pueblo; por si tú que estás leyendo y no lo has notado,provengo de una familia milenaria de hechiceras.

 

Monterrey Nuevo León, México; abril 03 del 2005.

Se acerca mi cumpleaños, pero yo no quiero, no deseo estar en el ritual de iniciación,si tan solo pudiera decírselo a mamá, pero ella esta tan emocionada
creo queya no puedo tener ni voz ni voto en este asunto.

Monterrey Nuevo León, México; mayo 10 del 2005.

Quisiera poder decirles a todos lo asustada que estoy, hoy en clase dedeportes me asustaron demasiado y los cristales del salón mas cercanoestallaron en mil pedazos. Mamá me dice que no fue mi culpa pero yo estoysegura de que sí fui yo.

Monterrey Nuevo León, México; mayo 13 del 2005.

Tal vez esto no es tan malo, si tengo el poder de hacer que las cosaspasen, puedo hacer que no pasen
y entonces no tendré nada que ver con la iniciación
eso me ha dado una idea que tal vez sea algo bueno o tal vez no, pero si noquiero que sea el ritual, debo arriesgarme.

Monterrey Nuevo León, México; mayo 25 del 2005.

¡Estoy realmente enojada! A mi madre solo le importa el ritual, todo gira entorno a ese maldito ritual
Hoy olvidó mi recital del coro, ella sabe lo muchoque amo cantar y lo olvidó

10:30 p.m.

Mamá se disculpó conmigo hace un rato y me prometió que jamás olvidaría unrecital del coro mientras yo sea integrante de él, yo tambien le pedí unadisculpa por exagerar.

Monterrey Nuevo León, México; junio 06 del 2005.

Hace una semana que fue el recital de canto en mi escuela, pero yo no pudecontar mi solo, mis padres no estaban ahí; le dije a la profesora que nocantaría sino estaban mis padres en el público, estaba tan enojada con ellosque no note que mi hermano estaba ahí hablando con la profesora, pero habíaalgo diferente en su mirada... ¿por qué mi hermano lloraba? ¿Por qué todos memiraban como si fuera a morirme? ¿Qué ocurre hermano?... eso era porque mispadres habían muerto en un trágico y terrible accidente camino al recital, teníantanta prisa en llegar que tomaron mal una curva y murieron

Monterrey Nuevo Leo, México; junio 17 2005.

Mañana es mi cumpleaños y sólo puedo decir que esta es la última pagina queescribiré en este diario, mañana me mudaré con mi tía abuela Amelia, mi hermanotiene que estudiar en la universidad, además alguien tiene que enseñarme acontrolar mis poderes, ella es una mujer que no he visto nunca, vive en elDistrito Federal en un lugar de nombre Xochimilco, para llegar ahí debo tomarun avión, después el metro, el tren ligero y por ultimo un taxi o un autobús,depende de mí animo, ella dice que no tiene tiempo de ir por mí.

 

Por lo menos algo pasó, ya no tendré mi ritual de iniciación... por ahora.

El avión estaba a punto de despegar, su hermano fue a despedirla no sinantes prometerle que iría a verla lo antes posible.

Paloma miró por la ventana sus ojos azules se llenaron de lágrimas, estaríatan lejos de todo lo que conocía y no sabía exactamente qué era lo que leesperaba del aeropuerto de la ciudad de México en adelante; a pesar de que se aprendióla ruta de memoria: "salir del aeropuerto, tomar un taxi que la dejara en el metrodel aeropuerto, abordar el metro, trasbordar en la raza a la línea verde ir al metroHidalgo, trasbordar a la línea azul, ir hasta el metro Tasqueña, tomar el trenligero bajarse en la estación la Noria, de ahí tomar un taxi que la llevara aun pueblo llamado Santiago Tepalcatlalpan, la dirección era prolongación RíoAntiguo s/n, una casa grande con portón de madera"

-¡Isabel, apúrate o no van a llegar pronto al aeropuerto!-la tía Ameliaestaba demasiado nerviosa, claro con justa razón, era la hija de su sobrinafavorita y a pesar de que nunca había visto a la niña, estaba muy emocionada,hace tanto tiempo que no veía tan contenta a su tía que ella tambien estaba muyfeliz y emocionada por ver a su nueva primita, Paloma.

-Sí, ya voy-Isabel se miró al espejo miró su cara morena, sus ojos cafés ybrillantes y su blanca sonrisa-¿Jacob sí me va acompañar?

-Te estoy esperando desde hace como media hora-la voz de su joven amigo lerespondió desde la planta baja.

Paloma bajó del avión sintió un hueco bastante grande en el estomago, pasóa recoger su maleta cuando un tono algo tonto de una voz chillona le avisabaque tenía un mensaje de texto, miró su teléfono celular y leyó:

Palomita, spro q stes bien!
q crees? tía Ame llamo y m
dijo q la prima Isa irá x ti al
aeropueto, no t precups la
vas a rconocr. T kiero bsos
tu hermano.

-¡Sí claro, avísame mañana hermano!

Paloma estaba tan molesta, no sabía quién demonios era la prima"Isa", pero después de un minuto la respuesta llegó sin ser pedida;una chica alta, muy alta, como de 1.70 de cabello largo, lacio, negro, de pielmorena, cara en forma de corazón. Tenía unos vaqueros azul claro y una blusablanca además de un letrero en las manos que decía: ¡Palomita bienvenida!,gritaba como loca desquiciada ¡Paloma! ¡Paloma!, además estaba acompañada de unmuchacho como de la misma estatura aunque no podía verle la cara pues estaba deespaldas

-Ya sé a qué te referías con eso hermano.

Paloma tenía una expresión nerviosa mientras se acercaba a la gritona delaeropuerto.

-¡Paloma! ¡Paloma!-gritaba la chica-¿Eres tú Paloma?-le preguntó la chicaal ver que Paloma se acercaba.

-si, tú debes ser la prima Isa-le dijo mirándola nerviosa y extendiéndolela mano, Isa la miró con atención y después de algunos segundos en silencio latomó de la mano y la abrazó.

 

-¡Eres más adorable de lo que pensé!-al parecer Isa era muy expresiva consus sentimientos-¡Jacob mira que linda es!

El chico que estaba dándole la espalda se volteó a ver a la susodicha primade Isabel. La miró, era de estatura baja, debía medir poco más de 1.50, teníael cabello ondulado y castaño, unos labios rojos intenso, una piel apiñonada,ni muy blanca, ni muy morena, pero lo que dejó petrificado a Jacob fueron esosojos de un azul intenso.

-Sí
es
muy linda-dijo titubeante-Soy Jacob, amigo de tu prima-le extendióla mano a Paloma se la hizo más alto desde donde estaba, era de piel blancacabello negro y ojos oscuros.

-Mucho gusto, Paloma-le dio la mano y pareció que en ese momento el tiempo,el mundo y todo había desaparecido.

-Bueno...-interrumpió Isa, y ambos se soltaron-Es mejor irnos ¿no tienes habréPaloma? Apuesto que sí, la tía Amelia hizo enchiladas ¿te gustan las enchiladas?

-

-Que bueno, porque a mí me encantan, soy capaz de comerme como ocho o a vecesdiez, una vez me comí diez ¿recuerdas Jacob? Pero claro, me dio una indigestióny después solo vomitaba, terminé con una deshidratación horrorosa, tuvieron quellevarme al médico.

Isa miró a Paloma mientras se acercaban al estacionamiento y se dirigían adonde Paloma pensaba que estaba el auto de Isa

-¿Pasa algo?

-Bueno
Es que
Hablas mucho
-dijo nerviosa mientras se paraban frente a unauto.

-Y tú muy poco...-le contestó con una gran sonrisa en el rostro y sacandolas llaves para abrir los seguros y la cajuela, Paloma abrió los ojos comoplatos.

-¿Éste es tu auto?-pregunto sorprendida al ver el flamante convertiblecolor azul marino que tenía enfrente.

-Sí, este es mi viejo cacharro-dijo mirando su auto y tomando la maleta desu prima.

-¿Viejo cacharro? ¿¡Es un Megane Coupé-Cabriolet, con motor de 2.0 litrosturbo con 16 válvulas y 170 caballos de fuerza!?-preguntó pasmada viendo el automóvil.

-Y asientos de piel...-completó Isabel.

-¿Sabes de autos?-preguntó sorprendido Jacob.

-Sí
Un poco, mi hermano me enseñó-contestó sonrojándose un poco.

-Hay ese Raúl, siempre quiso un hermanito...-comentó Isabel.

El camino de regreso a casa de la tía Amelia fue largo pero amenizado conlas vivencias de Isa; el Distrito Federal no era diferente a Monterrye, tal vezcon un poco más de tráfico, contaminación y más personas, pero a medida que sealejaban hacia el sur el tráfico se hacía más ligero, con más árboles y más tranquilo.

Al final pasaron por el centro de una pequeña población con una diminutacapilla de color amarillo brillante, las calles se volvían más tranquilas y elambiente se hacía más silencioso.

-Bienvenida a Santiago-le contestó Isa mientras subían por una pendiente y estacionándoseal final en una casa grande con el portón de madera.

Al bajar del auto pasaron muchas cosas al mismo tiempo: una chica salió dela nada empujando a Paloma hacia atrás y abrazando por el cuello a Jacob, ungato saltó a sus piernas, la maleta se le resbaló de las manos a Isa, una vozgritando ¡cuidado!, un chorro de un liquido frio le calló a Paloma por lacabeza y la puerta se abrió dejando ver a una mujer mayor con el cabello canoextendiendo los brazos.

 

-¡Bienvenida a casa Palomita!-era la tía Amelia, tal y como la habíaimaginado, solo que dentro de los estándares de su primer encuentro Paloma noestaba en el suelo toda mojada y lastimada, pues el pobre gato al huir delchorro de agua fría, le rasguñó el antebrazo-¡Santo Dios! ¿Niña qué te paso?-lepreguntó su tía ayudándola a levantarse.

-Eso fue culpa mia señora Amelia-un muchacho alto, de tez blanca y ojosverdes les habló desde el balcón que daba a la calle-Estaba limpiando lasventanas y los gritos de Azul me asustaron-Paloma miró como aquella chica a laque le llamaban Azul se le colgaba a Jacob, era un poco más pequeña que ella,en cuanto edad, de cabello rizado y de color castaño muy claro.

-¡Hay! Angel baja y discúlpate con Paloma-le ordenó la tía Amelia; de unsalto el joven estaba en la orilla de la calle a un lado de Paloma, la pobre sequedó sin habla al ver esos ojos verdes.

-Lo siento Paloma ¿me perdonas?-le dijo con voz tranquila y seductora.

-Hee
haaa
de
dad.. Aja-fue la única silaba que pudo articular bien.

A pesar de que la tía Amelia se comportó muyamablemente después de que Paloma estaba completamente empapada, eso no evitóque la muchacha se sintiera completamente tonta y torpe frente a Ángel, deberíade tener la edad de Isa, o tal vez un año más, pero de diecinueve años nopasaba, tenía el cabello castaño muy claro, los ojos claros de un ámbar casitransparente, una sonrisa perfecta y a pesar de que utilizaba anteojos eso nole restaba ni un milímetro lo encantador y guapo, al contrario lo hacía más atractivoy con un toque de intelectual que dejaba a Paloma sin aliento.
Al descubrir que era inútil ver a Ángel sintener la necesidad biológica de babear, Paloma eligió analizar la conducta deAzul mientras todos estaban sentados en la sala. A la tía Amelia le importópoco arruinar su alfombra de miles de pesos con tal de que su nueva sobrinaestuviera cómoda, así que Paloma se sentó con toda tranquilidad en el sillónindividual de la sala de la casa de tía Amelia y miró con mucha atención a laempalagosa Azul; era diminuta ahora que la veía, un tanto más baja que ella, deun cabello negro intenso como la noche y lacio, como si una cortina de sedacubriera su cabeza, las facciones eran finas y delicadas, la nariz respingada ypequeña, los labios finos y rosados, su tez blanca como el papel, parecía unamuñequita de porcelana.
-Paloma-la melodiosa voz de Ángel retumbó en losoídos de Paloma-¿No tienes frío con esa ropa toda mojada?
-Ángel tiene razón, es mejor llevarte a tuhabitación a que te cambies-afirmó la tía Amelia-Isabel, indícale donde está suhabitación para que se instale, nosotros estaremos bien-aclaró la tía al verque Isa miraba a Jacob con preocupación-Paloma se va a resfriar.
Las escaleras de madera oscura que conducían ala planta alta estaban situadas frente al comedor; al llegar había una serie depuertas cerradas, Isa tomó hacia la derecha y abrió la puerta de madera paradejar pasar a Paloma, era una habitación pequeña y acogedora, pintada de colorpúrpura, con una cama enorme y un edredón azul cielo colocado cuidadosamentearriba de la cama, los muebles eran de color blanco y las cortinas de un colorverde pistacho intenso, las paredes estaban decoradas con pinturas de colores incendiariosy cálidos, había un pequeño escritorio sobre el que había un florero con muchasflores de un tono amarillo, a la izquierda había un librero abarrotado delibros de todos los temas que Paloma se le hubiera ocurrido.
-Raúl le dijo a tía Amelia que te gustaba leer-lecomentó Isabel mientras sacaba la ropa de su maleta-¿Esta es toda tu ropa?-preguntóviendo la maleta con duda y decepción.
-Sí-contestó Paloma apenada.
-Mañana tendremos que ir de compras
-no era unasugerencia, ni una pregunta, mucho menos una petición, era una afirmación.
-Isa, puedo hacerte una pregunta-decía tratandode sonar despreocupada.
-Sí claro.
-¿Quién es esa tal Azul?
-Es algo así como la prima de Jacob. Bueno,teóricamente no es su prima, es la sobrina de su madrastra-aclarando las cosas-Perodesde siempre Azul ha estado enamorada
Bueno, creo que la palabra es enajenada-haciendouna gran entonación en la palabra-Con Jacob, a pesar de que él ya tiene novia
-Isaseguía acomodando la ropa de Paloma sin ninguna preocupación.
-¿Y Jacob qué vendría siendo de nosotras?
-Un viejo amigo de la familia, lo conozco desdeque tenía pañales-dijo ella terminado de acomodar todo en el closet-Te veoabajo, no tardes mucho.
Y así fue, Paloma se cambió tan rápido queparecía que el tiempo no había pasada en absoluto, todo excepto un pequeñocambio, que ahora no era Azul quien rodeaba con sus brazos a Jacob, era otrachica, igual de pequeña que "su prima" de cabello oscuro yextremadamente largo, amarrado con dos coletas, tenía unos mini short y unablusa blanca, también la expresión de Jacob cambió de estar molesto a estartranquilo y feliz, "así que esa es la novia" pensó Paloma.
-Es mejor que comamos, Paloma debe de estarhambrienta-la verdad es que tía Amelia se equivocaba, ella tenía desde hacemucho tiempo un nudo en la garganta que no la dejaba comer.
Paloma miró alrededor y de pronto entendió todo,esa era una reunión de bienvenida, pero eso solo ayudaba a Paloma a sentirsecomo una invitada en esa casa, a pesar de que a partir de ahora esa sería sucasa.
La reunión transcurrió sin accidentes ointerrupciones, descubrió que la novia de Jacob se llamaba María Guadalupe,pero todo el mundo le decía Mapy y era una chica lindísima aunque un poco ruda,eso no le quitó lo divertida y agradable, que Azul no había sido invitada y queera más empalagosa que la miel, que Isa y Ángel habían salido de lapreparatoria en ese año y que ella estaba en la Escuela Nacional de Danza, yque él estaría muy pronto estudiando medicina, que a tía Amelia le gustabamucho la música y que le habían contado que yo sabía tocar el piano.
-De hecho, Palomita es una chica muy talentosa,canta, toca y compone música, además de que escribe poemas, pinta, actúa y esmuy estudiosa y según tu hermano cocinas muy bien-agregó, o más bien presumióIsabel.
-Pues tanto así como talentosa
-Paloma comenzó aruborizarse, que bien, podría confundirse con el mantel de rojo escarlata quetenía la mesa.
-Y además de todo modesta
-agregó Ángel haciendoque Paloma se ruborizara aun más.
-Bueno ¿Quién quiere jugar cartas?-preguntóJacob entusiasmado, para romper el silencio.
-Yo no-confirmó seguro Ángel-todavía tengo quearreglar unas cuantas cosas para la escuela-y se despidió de todos con unademán.
-Azul, creo que ya tienes que irte-la tía Ameliaal parecer tenía mucha prisa de correr a Azul y no lo disimulaba-Anda niñavete, vete, se te hace tarde y dile a tu madre que la espero mañana temprano-yAzul se fue, así que para el juego solo estaban Jacob, Mapy, Isa y Paloma.
Después de recoger los platos se sentaron en lasala y comenzaron a jugar, mientras todos esporádicamente preguntaban cosas aPaloma, como si le gustaba la ciudad, sus gustos en música y en cosas engeneral, cosas muy generales, tan generales como

-Valla,valla parece que te gustó mucho Ángel-Jacob parecía disfrutar de esa situación.
-¿Por qué lo dices?-Paloma no pudo evitar sentirque la sangre se le subía a la cara, pero esta vez tenía las cartas en la manopara esconderse detrás de ellas, fingiendo estar analizando su jugada.
-Sólo bastaba ver como te ponías al verlo paradarse cuenta de que hacías un esfuerzo sobre humano para no babear-Jacobparecía divertido y despreocupado por la situación.
-Eso no es novedad, Ángel es un tipo muy bienparecido
-Mapy trató de defenderla de las burlas de su novio.
-Además de ser muy amable-sentenció Isa.
-¡Bueno ya! Van a apostar o van a elogiar alfabuloso Ángel-Jacob se molestó ante la reacción de las chicas.
-Creo que podemos hacer ambas; yo pago y pongocinco más-agregó Mapy.
-Pago tu cinco y cinco más-Isa tenía esa sonrisaradiante de siempre-Jacob, ¿acaso estás celoso de Ángel? Si tú siempre hasdicho que no es más que un niñito tonto
-soltó una risa.
-Pago tus cinco y diez más.
-Que forma de salirse por la tangente
-ahora eraPaloma la que se divertía haciendo sufrir a Jacob-Pago por ver-por primera vezen mucho tiempo estaba
contenta.
-Bien, yo tengo dos pares-dijo Mapy.
-Tercia-Isa estaba orgullosa de su juego.
-Que desgracia tener que quitarles su dineroseñoritas, pero yo tengo corrida de diamantes-Jacob estiró su brazo condirección al dinero pero una mano pequeña y delicada frenó su recorrido.
-Eres bastante bueno-afirmo Paloma-Pero con esono ganas
en tu honor una flor imperial-las carcajadas de las chicas resonó enla habitación.
-Parece que ya no vas a salir invicto en todoslos juego Jacob-
-¿Jugamos otra partida?-preguntó Palomaemocionada.
-No lo creo, ya no tengo dinero.
-Bueno, entonces nos veremos otro día para queme sigas enriqueciendo.
-Claro, pero será otro día, ya es muy tarde y lacasa de Mapy está un poco lejos-Jacob tomó la mano de Paloma, al sentir lasuavidad de su piel, sintió un choque eléctrico-
Adiós Paloma

-Adiós Jacob-la chica sonrío con desgana-Nosvemos luego Mapy.
-Por supuesto Paloma-Mapy sonrío sin saber queen el interior de Paloma se desencadenaba un enorme conflicto de moral.
Cuando los muchachos se fueron, la casa pareciómás grande, inmensa y oscura, la tía Amelia estaba sentada en la mesa de lacocina tomando un café cuando Paloma entró seguida de Isabel.
-Pareces cansada mi niña

-Sí, un poco.
-Debemos de hablar-la tía Amelia suspiro-Sobrealgo muy importante-Paloma se mordió un labio, sabía a que se refería-sobre lainiciación.
-No la quiero-dijo rápidamente la chica mirandoa los ojos a aquella desconocida.
-Debemos preparar tu iniciación cuanto antes-afirmóla anciana-se que debes estar muy triste por lo de tus padres, pero la vidasigue mi niña
-extendió los dedos de la mano para tocar la de Paloma-No puedesvivir mirando hacia atrás.
-Es que no quiero tía, esto no es por mispadres
yo
nunca la quise
no quiero pertenecer a este mundo, me da miedo.
-No puedes negar lo que eres.
-¡Pero no quiero aceptar lo que soy!-Paloma sealteró, las luces comenzaron a parpadear y los platos a vibrar.
-¡Paloma ya va siendo hora de que aceptes tudestino, no puedes seguir huyendo!-la tía Amelia se puso en pie.
-¡Yo no estoy huyendo, sólo no quiero ser estoque soy!... Este
¡este monstruo!-la luz se apago de golpe y el estallido demiles de cristales se escucharon.
Para cuando la luz se restauró, Paloma estaba enel suelo de rodillas con las manos sobre la cabeza y los ojos apretados.
-Isabel, llévala a su cuarto
-fue lo último queescuchó Paloma antes de despertar a oscuras en una cama desconocida, le tomaronvarios segundos recordar en donde estaba, miró alrededor, la habitación era oscura,fría y aplastante
sólo una habitación vacía.
Sernueva en una ciudad, no tener idea de cómo llegar a tu nueva escuela, perderteen el transporte público o levantarte media hora tarde, son pequeños percancesque se tienen cuando tu vida es así de desastrosa. Con tan solo una semana dehaber estado en mi iniciación ahora tenía que lidiar con el desastre de ir auna nueva escuela.
-¡Anímate!Es inicio de semestre, aquí nadie se conoce
-Jacob siempre me ayudaba a ver lopositivo de mis problemas y eso era bueno o algo así.
-Nome preocupa no conocer a nadie, al fin y al cabo no espero ser muy sociable

-Loque pasó esa noche en tu casa no fue nada
-murmuró para que unas chicas queestaban a su lado esperando entrar a su primera clase.
-Elproblema es que yo no sé qué fue lo que ocurrió-replique con el mismo tono bajode voz.
Todolo que ocurrió aquella noche ere una mancha borrosa de mi memoria, sólorecuerdo que me desmaye al iniciar la ceremonia y después reaccioné cuandoJacob me empujó contra la pared, con una mirada aterrada, me había preguntado siestaba bien, hasta ahora no sé si algún día lo estaré.
-¿Quéclase tienes ahora?
-Física-contesteviendo mi horario-salón 12, supongo que está en el segundo piso-di una vueltade 360°, el Colegio de Bachilleres número 13 ubicado en Coyoacán, más conocidocomo el "Bacho". Era mucho más grande que mi secundaria en Monterrey,contaba con tres edificios exactamente iguales pintados de color verde agua,algunas canchas de Basquetbol y de futbol, una cafetería y una biblioteca.
-Muybien, a mi me toca matemáticas, en el salón 2 ¿estarás bien?
-Claro.
-Procurano matar a nadie, no vemos después para almorzar-me dio un beso en la mejilla yse fue.
Lasclases pasaron sin otra novedad que las típicas preguntas de "¿Por qué mudarsede Monterrey? ¿Te gusta más aquí o allá? ¿Cómo son los chicos ahí? ¿No los delnorte hablan con un acento diferente?" En una ocasión un muchacho me pregunto"¿no deberías de ser más alta?"
Parala hora del almuerzo Jacob había hecho ya varios amigos, lo cual no mesorprendía de él. El primero en presentarse conmigo fue Fernando, un chico altode piel blanca y cabello muy castaño, era alguien muy agradable. Después sepresentó Maritzi, una chica muy delgada y cara parecida a la de una muñequitade porcelana, por un momento me recordó a Azul, los demás me decían sus nombrey me tomaban la mano, pero era difícil de recordar tantos nombres juntos; eracomo una pequeña niña en una plática de adultos, me senté debajo de un árbol acomer un mi almuerzo, pero de pronto un enorme bulto cayó encima de mí y mederribó.
-¡Mealegra haberte encontrado!-la voz de Mapy me dio la confianza suficiente paraabrir los ojos.
-Map,no puedo
respirar
-estaba encima de mi estomago y una vez que se levantó medio la mano para ponerme de pie.
-¿Porqué no te vimos cuando llegamos?-pregunté con una enorme sonrisa en la cara,desde que llegué Mapy me había tratado muy bien, al punto de volverse mi mejoramiga.
-Porqueustedes siempre llegan muy temprano ¿Dónde está Jacobobo?-era extraño que Mapyllamará por su nombre a Jacob, prefería llamarlo Jacobobo, Jaco, lindura, bebé,pequeño y su favorito cachorro.
-Tupequeño cachorro está haciendo vida social por allá-conteste señalando con elpulgar el lugar donde Jacob estaba, mirándonos por encima de la cabeza deMaritzi.
-¿Ytú qué haces aquí?-Mapy me tomó de la mano y me condujo hasta donde estaba elgrupo de personas.
-Pequeña¿Dónde te habías metido?-dijo Jacob, dándole un beso tierno en los labios.
Poralguna extraña razón siempre que Jacob y Mapy estaban demasiado juntos mehacían sentir rara, como ¿celosa?
Habían pasado ya dos pesados mesesen la vida de Paloma y a pesar de que contaba con su tía Amelia y con Isa, yclaro, conmigo; las cosas no estaban pasando bien para ella, me pasaba díasenteros diciéndole que no era su culpa, todo lo malo que ocurría, pero ella seempeñaba en decir que ella era un imán para la penuria y la tristeza.
-Entiéndelo Paloma, no eres tú ladel problema...-solía decirle una y otra vez mientras hacíamos la tarea.
-No, todo el mundo puede estar maly yo estar bien...-era una chica muy necia y terca, pero aun así se habíaganado todo mi cariño, desde el primer día-te lo digo Jacob... si quieres conservartu vida, mejor aléjate de mí.
-¿No crees que exageras?
Ella sólo ponía los ojos en blancoy la discusión estaba terminada. Teníamos trabajos y proyectos de la escuela,sin contar que había logrado que Paloma volviera a cantar y ahora dedicaba unahora todos los días después de clases a los ensayos del coro, resultaba ahoraque Paloma tenía que capturar a siete demonios para lograr así demostrar seruna bruja verdadera, y que mi hermano mayor era su sinodal.

-¡Como si no tuviera suficiente carga de trabajo!-refunfuñaba ella cada vez quese lo recordaba-¿De dónde voy a sacar a siete demonios? ¡Como si estuvieran paseándosepor ahí todo el tiempo!-en esa ocasión fue Mapy quien se lo recordó.
-No será tan difícil, eres unabruja recién iniciada y con un gran poder, ellos vendrán a ti-le decía ellamientras íbamos en el microbús de regreso a casa.
-¿Fue muy difícil para ti?
-No, la verdad es que el número dedemonios que tienes que sellar en tu libro de brujería es según al nivel depoder de cada bruja, a mí solo me toco atrapar a tres

-¿Y por qué a mi siete?-replicabaella abriendo mucho los ojos.
-Ya te dije, porque tú eres muypoderosa... la verdad es que solo he conocido a dos brujos que han tenido quesellar a siete demonios, una es tu tía y el otro es... ¡Jaco!
-¿Tú?-me señaló por encima deMapy.
-¿No te han dicho que señalar a lagente es de mala educación? Y aparte ¿qué tiene de raro? yo tambien soypoderoso-me defendí.
-Pero claro está que le faltaatrapar a uno...-Mapy siempre me daba esos golpes de humidal de una manera tanseca.
-Sip, pero cuando lo encuentre, nose me escapará-argumenté, dejando en claro que deseaba ser un brujo poderoso tardeo temprano, y la verdad es que esperaba más temprano que tarde.
-¿Y cómo son esos demonios?-preguntóPaloma después de un largo silencio.
-Son espíritus que sólo personas comonosotros podemos ver-aseguré con confianza-Pero los que debes sellar en tulibro son especiales, en parte son reflejo de tus propios demonios, es como elcontrol de ti mismo-nos estábamos acercando al lugar donde Mapy de bajaba, asíque ella se levantó alisó su ropa y se despidió, primero de Palomita y despuésde mí, me sentí incómodo con Paloma cuando Mapy se inclinó a besarme, pero no entendíapor qué.
-¿Cómo sé que son los correctos?-preguntóella después de un largo silencio.
-Porque los sientes-agregué yo.
Al final llegamos a casa dePaloma, muy cansados ahí estaban Isa y su amable tía, quien muy dulcemente me invitarona comer.
-Sé que yo no cocino comoPalomita, pero no te vas a morir por comer lo que yo prepare-afirmo Isa jalándomedel brazo.
Ella era como mi hermana mayor,siempre pendiente de mí, trataba de sentir el mismo amor fraterno por Palomita,pero aquellos ojos grises no me dejaban ver muy bien lo que yo sentía por ella,sólo sabía que la quería mucho.
-A menos que no estés acostumbradoa comer desechos radioactivos-bromeó Paloma al ver la extraña forma de lacomida de Isa.
-¿Mañana tienes ensayo en el coro?-preguntémientras hacíamos la tarea.
-Sí, en una semana tendremos unacompetencia y todo tiene que salir correctamente-mientras ella miraba elresultado de su calculadora y lo anotaba en su cuaderno.
-¿Vas a cantar un solo?-ella negócon la cabeza mientras tecleaba otro número en su calculadora.
-Cantaremos en coro, pero comienzocon un solo y si yo lo hago mal todo el trabajo de los demás se echará a perder.
-No te pongas nerviosa apuesto quelo harás muy bien.
Al día siguiente yo tenía ensayoen el taller de danza, así que me despedí de Mapy y me dirigí a mi ensayo dandode brincos por todos lados, mientras tarareaba una canción, al caminar por elpasillo pasé por el salón donde ensayaba el coro, Paloma estaba cantando su solode una canción sobre la amistad.
"Qué bonito canta Paloma, tieneuna voz tan bella" pensé mientras avanzaba dando de brincos aun más grandes quelos anteriores, escuchar cantar a Paloma era una forma de ponerme de muy buenhumor, cuando de pronto un sentimiento de ansiedad recorrió todo mi cuerpo y elsonido del piano se detuvo, retrocedí sobre mis pasos y encontré a Paloma conuna mano en la garganta y el terror impreso en su rostro.
La llevamos a su casa deinmediato, entre la directora del coro y yo; lo primero que hizo tía Amelia fuellamar a un médico, para que la maestra se tranquilizara, pero ambos sabíamosque eso no iba a ser algo que un medico cualquiera lograra curar.
-Todo esto es mi culpa...-afirmé tomandomi cabeza entre mis manos-Lo que se llevó la voz de Paloma fue el último de misdemonios...-estaba tan desesperado que quería arrancarme la cara a golpes.
-El doctor dice que es unainfección-Mapy entró con cara de tristeza a la sala donde estábamos Isa y yo-Yapodemos pasar a verla-Al ser yo más alto que las dos, me adelanté y subí lasescaleras de dos en dos.
Cuando entré estaba ahí la tía Ameliacon Paloma examinándole la garganta.
-Creo saber la razón de por quéeste demonio le quitó la voz a mi niña-la tía Amelia tenia la gran habilidad deleer la mente de los que estábamos al rededor-Fue uno de los tuyos-afirmómientras me veía fijamente a los ojos-Es una suerte de que este es uno de los inofensivos-memiró con una gran sonrisa.
Pero ¿como podía ser un demonio inofensivosi le quita la voz a mi mejor amiga?
-No te angusties muchacho, no fue culpatuya, es solo que como a ti te gusta tanto como canta ella el demonio se robósu voz para el solo...-¡y decía que no era mi culpa!-tú no mandaste a esedemonio a quitarle la voz a Paloma o ¿sí?
-Tranquila Palomita, no medespegaré de tu lado-le dijo Isa, quien se fue de inmediato al lado de su cama,
Paloma tomó un cuaderno y un lápizy escribió "estoy bien"
-Claro que no estás bien, deja quete apapachemos en este momento, todos nos preocupamos por ti-Isa abrazó muyfuerte a Paloma y ella le regresó el abrazo.
-Tranquila Maiz, vas a estar bien,Jacobobo va a atrapar a la cosa que te hizo esto-le afirmó Mapy uniéndose alabrazo, cuando terminó Paloma escribió "Gracias a todos"
-Paloma, te prometo que no voy adescansar hasta recuperar tu voz, sólo espero que me perdones-le tomé las manosy tenía ganas de llorar en ese mismo instante, pero la sonrisa insistente dePaloma me consoló.
-Tal vez...-comenzó a pensar Isa-Tenemoscristales, podremos atraparlo en una jaula de energía y así tú podrás sellarlo.
-Dije que el demonio es inofensivo,no que es imbécil, Isabel-comentó tía Amelia mientras le preparaba un té aPaloma, quien escribía "no se desanimen"
-Pero qué tal si... el demonio representa,no sé, tal ve mi codicia-comencé a hacer uno de mis procesos mentales-Y que talsi le hacemos creer que no le ha robado la voz a Paloma, quizá con unagrabación.
-Sí genio, pero de donde sacamosla grabación-Mapy y sus golpes de humidad, pero Paloma alzó su cuaderno paraque todos la vieran "Yo tengo demos en mi lap"-Maiz que buena idea.
Comenzamos a preparar todo, unopor uno dejamos a Paloma que descargara una canción a su Ipod y lo conectamos alas bocinas mientras todos se preparaban para hacer la Jaula de energía.
-Todo va a estar bien, sólo cuandoveas que nos acercamos tu sales del circulo de sal que esta a tu alrededor-la toméde los brazos y la estreché muy fuerte, no había sido mi intención meterla enesto.
Cuando la canción comenzó a sonar,un aire frio recorrió la habitación, en ese momento grite ¡YA! Paloma saliódisparada hacia atrás y yo pude completar el sello de mi libro, pero no estabaseguro de que Paloma recuperara su voz, cuando la vi ahí sentada en el suelocon cara de espanto.
-Ustedes sí que están locos-la vozcantarina de Paloma salió de su boca, no pude controlarme y corrí paralevantarla y abrazarla, todos se unieron al festejo, todos menos una persona.

Era casi media noche, afuera el ambiente erahúmedo y frío, acababa de pasar una tormenta y las gotas de lluvia auntintineaban en la ventana, pero al menos ahí estaba en su cama, con su frazaday su inmenso oso de peluche Judy, que noche tras noche había dormido junto aella por dos largos años.
Miró hacia el techo en un vago intento derelajarse para lograr dormir, al no lograrlo se levantó, sabía que era un lugardesordenado, pero con la luz que se colaba por las cortinas, su habitación pasóde ser desordenada a muy tenebrosa; agitó su cabeza para quitar esas ideas desu mente. Observando de nuevo, era la misma habitación en la que había vividotodos estos años; semana tras semana su padre le había insistido en queordenase un poco ese lugar.
-Solo recoge tu ropa, acomódala en tu armario yverás como luce más limpia-repetía cada domingo en la mañana.
Pero lo que pocos sabían es que María GuadalupeVicario tenía su propio orden establecido y que, a diferencia de su madre, solohabía que ordenar la ropa en dos categorías: sucia y limpia.
Un ruido en la ventana sobresaltó a Mapy, comotodos solían llamarle, que hizo que saliera de la cama, pero cuando vio por laventana sólo era el gordo señor Robles, su gato atigrado, quien rogaba entrarpara resguardarse de los restos de la tormenta. Cuando cerró la ventana miró sudelgada figura frente al espejo, se analizó por un momento, era una chica no muyalta, ni tampoco tan bajita, era delgada, pero con piernas fuertes para jugaral futbol, tenía el cabello lacio, los dientes muy grandes y los ojos muyjuntos o esa era su perspectiva; esos defectos no le hubiesen afectado tanto enel pasado, pero últimamente
Miró su reloj despertador en la mesita de noche12:33 AM. Mapy suspiro profundamente, estaba segura de que en cualquier momentodebería llamar, pero por más que agudizaba el oído menos era la posibilidad deque el celular sonora. Se preguntó ¿Por qué no llamará? Y de pronto unahorrible idea le cruzó la mente ¿y si le había pasado algo malo?
Pasaron otros largos treinta minutos y Mapycruzaba por el camino de angustia al remordimiento directo a la desesperación yla impotencia, y después de regreso a la angustia, para cuando el reloj marcabala 1:03 AM. El timbre característico de su celular la sacó de su trance.
-¿Bu...Bueno?-Mapy titubeo al contestar.
-¡Soy yo, tonto!-exclamó la voz al otro lado dela bocina.
-¡Paloma!-un tono de alegría y alivio se escuchóen su voz-¿Dónde demonios estabas? ¡Se supone que llamarías a las doce!
-Sí, hay muchas cosas que "se suponen" que deberíade hacer
en este momento "se supone" que estaría paseando al perro-
-Sí pero
Maíz, tú ni siquiera tienes perro
-suvoz sonó seca y cortante.
-Es Santino el perro de Ángel, me pidió que selo cuidara porque ahora está de guardia, ¿sabías que ese perro tiene problemasrenales?
-¡Paloma!
-¡¿Qué?!
-¡No me importa si Santi tiene problemas renaleso alergias o hemorroides! ¡CONCENTRATE!-le gritó a través del teléfono a sumejor amiga-¿En donde estas?
-En el aeropuerto.
-¿En el aeropuerto?
-¿Qué, hay interferencia o qué?
-¿Qué haces ahí?
-Lo seguí hasta aquí
daa

-OK ¿puedes ver algo?
-No, todo está muy oscuro-Mapy se mordió loslabios-¡Espera! ¡Ya lo vi! ¡NO!-
-Maíz, Maíz ¡Paloma! ¡No estés jugando! ¡PALOMA!
12 HORAS ANTES
-Paloma, sé que es muy difícil pedirte esto,pero ¡concéntrate! ¿Cuáles son los ingredientes para una poción somnífera?-elhermano de Jacob estaba perdiendo el juicio con una alumna tan desordenada comoPaloma.
-Albahaca
raíz de mandrágora y
-la chicaentrecerró sus ojos azules.
-Y

-Y
¿polvo de hadas?... ¿piel de serpiente?...¿huevos de hormiga? ¡No, ya se, arena del sueño!-Jacob que se cruzaba por ahíen ese momento soltó una sonora carcajada.
-¡No, no y NO! ¡Semillas de amapola!-Estevan dejócaer sus manos sobre la mesa-¡Y tú, más te vale no seguir festejando todos susdesplantes!
-Y tú deberías de relajarte
-aclaró Jacob conuna sonrisa-Está claro que a Paloma no le interesa esto.
-Gracias, al fin alguien que me escucha-aclaróPaloma levantando sus manos al cielo.
-Y está claro que tienes que saber esto, lateoría es tan importante como la practica-decía mientras cerraba sus libros-Esmuy importante que logres aprender esto, porque una vez que lo domines

-Lo olvidaré, y mejor consultaré en alguna delas páginas del libro que me heredó mi madre-aclaró Paloma mirando a Estevan alos ojos con tono desafiante-Sólo estoy aquí para que me ayudes a definir mispoderes o algo así dijo tía Amelia

-¿Aun no sabes cuáles son tus dones enespecifico?-preguntó Jacob con tono alarmante.
-No.
-Ella es psíquica-aclaró Estevan, ese era sudon, el identificar a otros brujos y sus poderes, podía buscar a una bruja encualquier parte del planeta solo identificando sus poderes-Pero como es tanindisciplinada no brotaran de una manera común y corriente.
-Sí, sí, eso ya me lo has dicho
-Paloma mio susmanos tratando de ver algo en las líneas de sus palmas.
-Paloma ¿Qué dices?
-Estevan dijo que yo soy indisciplinada
-miró lacara de intriga en el rostro de Jacob.
-Estevan no ha dicho nada más-Jacob estaba conla boca abierta sin decir nada-¿Qué demonios pasa?
-¡Ahora te escuché a ti, pero no hablaste porqueno moviste la boca!-Paloma se alteró y después escuchó una voz más lejana.
-Tengo que lavar aún, ir por Ramiro, despuéshacer la comida, hay mucho que hacer hoy.
-Indisciplina eso es lo que me faltaba, a unaniñita libertina indisciplinado mi casa.
-Si pudiera hacer todo lo que hacen mishermanos, volaría muy, muy alto como los pájaros.
-¿Por qué la maestra me habrá regañado?
El sonido de las voces se hacía cada vez más ymás fuerte, era como tener el ruido de un salón lleno de gente dentro de sucabeza; Paloma cerró los ojos con fuerza y se tapó los oídos, pero el ruidoaumentaba. De pronto, un zumbido hizo que la chica abriera sus ojos, era másfuertes que todos los sonidos, no era una voz clara, pero se escuchaba unaintención clara: atacar a alguien.
-¡Jacob cuidado!-Paloma lo tomo de las muñecas ylo jalo hacia el suelo, una nube de humo de color roja se materializó frente aPaloma, pero un segundo después entró por la nariz de Estevan quien cayó alsuelo.
-¿Estás bien?-preguntó el muchacho mirando aPaloma a los ojos.
-Sí, pero Estevan
-señaló a su mentor en elsuelo.
-¡Estevan, hermano! ¡Reacciona!-Jacob se acercóy lo sacudió, el joven abrió de golpe los ojos y arrojó a Jacob muy por encimade lo que lo haría una persona normal, miro a Paloma, quien sintió miedo.
-"Una joven insignificante con la que me tengoque enfrentar"-Estevan no produjo ningún sonido, pero sus palabras eran claras dentrode su cabeza, se preparó para asecharla y atacarla, pero cuando iba a dar un pasomás Jacob le arrojó un cristal que no le permitió avanzar más, lo que hizo quesu hermano huyera.
-Paloma ¿estás bien?-Jacob la tomó del brazo.
-Sí, pero
pero

-Estevan fue víctima de una posesión-Palomaestaba muerta del miedo, creía que se desmayaría, cerró los ojos, y susequilibrio pareció desaparecer.
Jacob la tomó por los codos, pero Paloma noreaccionaba, la cargó y la llevó hasta el sillón.
-Paloma escucha: todo saldrá bien.
-Pero
-Jacob la hizo callar poniéndole un dedoen los labios
-Lo encontraremos.
-Estas dudando

-No, es que Estevan me preocupa-Jacob sonrío,pero ahora Paloma sabía exactamente que le pasaba por la mente a su amigo-Vamosa tu casa.
Cuando llegaron tía Amelia no estaba, había idoal mercado a comprar algunas hierbas, así que le contaron a Isa lo que habíapasado. Ella consultó varios libros para saber a qué se enfrentabanenfrentando.
-Aquí esta-dijo señalando una página-Sólo diceque en los casos de demonios el exorcismo varía según cada tipo de demonio

-Eso ya lo encontré-dijo Paloma mirando el librode su madre-Es un demonio soldado y al parecer será en primero en mi lista-Las letrasnegras de su madre impresas en la pagina del libro, no sólo marcaban el iniciode su lista, para Paloma marcaban el final de su vida como la conocía hastaahora-Demonios soldados, la clasificación más baja en el rango de demonios,generalmente utilizados por los grandes generales para dar mensajes de terror ala humanidad, son aparentemente fáciles de destruir, pero cuando se sientenlibres pueden llegar a ser muy peligrosos-leyó atentamente Paloma-Destruirloses casi imposible, pero resulta fácil enviarlos al campo astral dondepertenecen

-La cosa es encontrar al cuerpo de Estevan-interrumpióIsa.
-Eso no será difícil-afirmó Jacob mirando aPaloma.
-¿Qué? ¿Por qué me miran así?... Ah no
Yo nopuedo ser tan poderosa
Yo no soy como Estevan
Jacob por dios.
-¿Qué? A mí me parece una excelente idea, tuspoderes llevan escondidos más de dos meses, están suplicando salir.
-Me pides que acepte mi destino, pero te diréalgo, yo no tengo un destino establecido como tú y tía Amelia dicen, yo escojomi propio destino
luego te lo explico todo Isa
-dirigiéndose a su prima quienno entendía nada.
-"¿Y en esa decisión incluyes en destino de mihermano?"-pensó Jacob.
-No trates de enredarme con eso

-Paloma, si no vamos por el demonio el alma demi hermano morirá-esta vez era una súplica por parte de su amigo-"no podrás viviren la negación por siempre"
-No es negación
Es solo que
-"¿Quépretexto pondrás ahora?"-De acuerdo lo haré
-solo era por el hermano deJacob, no por su propia voluntad-Isa, soy psíquica y leo la mente de todos encuanto me acerco, mis poderes aún no son tan fuertes para localizar la mente deuna sola persona, de hecho han mucho ruido en mi cabeza y eso que sólo son laspersonas de la calle, si tengo que abrir mi mente a toda una ciudad no losoportaré, necesito de tu ayuda-finalizo Paloma-¡Resérvate tus reclamaciones!¡Esto es urgente!
-Bueno

-Traeré un mapa, tú busca todas las demás cosas-Palomasalió y tan rápido como se fue regresó-Aquí esta, es la guía roji.
-Iré por las velas
-Isa cada vez estaba más confundida,al parecer su pequeña prima era más poderosa de lo que tía Amelia pensaba-Estoes simple, pon las manos sobre el mapa-decía mientras ponía unas velas blancasalrededor de ella-Se supone que así canalizaras la mente en encontrar a esepersona que buscas, teóricamente es igual que sintonizar una estación de radio.
Paloma extendió las manos y las colocó sobre laguía roji, Isa tenía razón, había muchas voces, pero no claras, porque nopertenecían en lo absoluto a la persona que ella buscaba.
-Nada, no lo encuentro-dijo tras una hora debúsqueda en vano-A menos que

-A menos que
¿Qué?
-No busqué a tu hermano
Recuerda, cuan iba aatacarme, no era la mente de Estevan lo que leí era la del demonio-volvió acolocar las manos y a cerrar los ojos, esta vez las visiones eran más claras,veía lo que veía el demonio en el cuerpo de Estevan-No está muy lejos de aquí
Está aquí-dijo señalando un punto en el mapa-Calzada de Tlalpan, esquina conretorno 701.
-No está lejos, tienes razón-afirmó Jacob-Vamos,no tenemos mucho tiempo.
Al llegar Jacob bajo del auto de Isa junto conPaloma.
-Tengo un mal presentimiento de todo esto-susurróIsa a Jacob.
-Está arriba-Paloma señaló los edificios-No seha dado cuenta de vuestra presencia, cree que vengo sola.
Las cosas pasaron rápido y tan borrosas queparecían solo cuadros de una película pasadas muy rápido en la pantalla, eldemonio con forma de Estevan se abalanzó sobre Paloma con un cuchillo, pero sólologró rozarle el costado ya que Jacob se aventó hacia él, y lo golpeó, al mirarque no podría contra dos brujos el demonio escapó de nuevo.
Una vez en la casa y con una sutura perfecta deÁngel, Paloma estaba lista para otro enfrentamiento, claro que ahora contabacon refuerzos como tía Amelia y Mapy.
-Tú no iras a ningún lado
-sentenció Jacob-Nopienso arriesgarte de nuevo-se puso su chamarra y tomó un cuchillo parecido alque tenía el demonio.
-¡Pero es mi demonio!
-¡Pero no pienso dejarte morir! Estevan tienerazón, aun no estás lista para cazar demonios

-¡Tía explícale que es un trabajo que tengo quehacer yo!-replicó Paloma mirando a todos con desesperación, pero todos parecíandarle la razón a Jacob.
-Mi niña, te falta mucho por practicar, ni siquieracontrolas bien tus poderes

-¡¿Qué?!
-¡No irás y eso es todo Paloma!-gritó Jacob.
-Así que prefieres que sea una inútil y que dejea un lado mi destino
Soy la única que puede regresar a ese demonio
a menosque
¿matarías a tu hermano solo por mí?
-¡SÍ! ¡Prefiero que seas la peor bruja del mundoa que mueras!-la tomó por los hombros y la sacudió-¡Entiende que ya eres demasiadoimportante para mí! ¡Ya es tarde para Estevan, ese que esta allá afuera ya noes mi hermano! Y sin embargo tú sigues
-la miró directamente a los ojos, esosojos azules que lo volvían loco y hacían que le temblara el cuerpo entero-Siguesaquí-dejo a Paloma pasmada por sus palabras y salió.
Esta historia continuará

En el próximo capítulo:
-No lo creo, simplemente no lo creo.
-Isabel ¿Te puedo confesar algo? Creo queempiezo a tener celos de Paloma.
-Al final creo que lo que te preocupa, es que siPaloma aprende a defenderse, no requiera de un caballero andante que la salve.
-Mapy necesito de tu ayuda
En el capitulo anterior

-Ella es psíquica-aclaro Estevan, ese era sudon, el identificar a otros brujos y sus poderes, podía buscar a una bruja encualquier parte del planeta solo identificando sus poderes-Pero como es tanindisciplinada no brotarán de una manera común y corriente.
-¡Estevan, hermano! ¡reacciona!-Jacob se acercóy lo sacudió, el joven abrió de golpe los ojos y arrojó a Jacob muy por encimade lo que lo haría una persona normal, miro a Paloma, quien sintió miedo.
-¡SÍ! ¡Prefiero que seas la peor bruja del mundoa que mueras!-la tomó por los hombros y la sacudió-¡Entiende que ya eresdemasiado importante para mí! ¡Ya es tarde para Estevan, ese que esta alláafuera ya no es mi hermano! Y sin embargo tú sigues
-la miró directamente a losojos, esos ojos azules que lo volvían loco y hacían que le temblara el cuerpoentero-Sigues aquí-dejo a Paloma pasmada por sus palabras y salió.
-Maíz, Maíz ¡Paloma! ¡No estés jugando! ¡PALOMA!
****************************************************
Paloma se dejó caer en el sillón mirando aun lapuerta, todos estaban en silencio.
-No lo creo, simplemente no lo creo
-susurro lachica al mirar por la puerta que Jacob dejó abierta-Todo esto ha sido mi culpa-tomósu rostro con sus manos.
-Jacob es así, no le importa por quién tenga quepasar para proteger a los que ama-la tía Amelia cerró la puerta y miró a Paloma-Esigual a su madre

-Tía Amelia, se trata de su hermano, matará a suhermano por mi causa-Paloma sentía un nudo que abarcaba de su estomago hasta sugarganta.
-Jacob sabe cuál es su deber y es hora de que túaprendas el tuyo, desde hoy seré yo tu tutora, te guste o no harás lo que yodiga-la voz de tía Amelia sonaba sebera y autoritaria-Te he soportado tuscaprichos y desplantes por la muerte de tus padres, pero ya es momento de quete enseñes a tener disciplina y concentración-la anciana mujer subía el tono devoz cada vez más-¡Si no hubieses tomado las clases como si fueran un juego nadade esto estaría pasando!
-¡Si todo el mundo no se empeñara en convertirmeen algo que no deseo ser, ahora Estevan y Jacob estarían bien!
-¡Deja de vivir en la negación! ¿¡No entiendesque todos los que estamos aquí tenemos problemas!? ¡¿Qué, acaso piensas queeres la única que tiene que vivir con esto?! ¡Paloma: día a día todos y cadauno de los que vivimos en este mundo debemos enfrentarnos a esto! ¡Tenemos undeber que cumplir y ese es proteger al inocente!... ¿Y sabes algo más? Ningunoescogió esto, pero aun así vivimos con nuestros dones y seguimos con nuestrasvidas en lugar de lamentarnos por no ser como todos los demás
Ven a tu cuarto-Palomase levantó y se fue.
-Creo que a Paloma no le gusta tanto como penséser una súper bruja todo poderosa-comentó Mapy cuando todos estuvieron más tranquilosy la pequeña fierecilla en la que se convirtió su amiga estaba arriba-Isabel¿te puedo confesar algo?... Creo que empiezo a tener celos de Paloma-
-¿Celos? ¿De qué hablas? Si ella es tu mejoramiga-Isa miraba a Ángel con aire despreocupado.
-Lo sé
Pero ella tiene tanta suerte y no lo ve,es como si pensara que todo el mundo está en su contra-Mapy se dejó caer en elmismo sillón en el que anteriormente había estado-Tiene unos poderes maravillosos,una familia que la ama y

-Ya veo
¿estás celosa por lo que Jacob le dijoa Paloma?-preguntó perspicaz Isa.
-No es tanto lo que dijo, fue más bien comoactuó, tan protector
tan
.-Mapy se estaba poniendo muy triste con solorecordar-Él nunca se ha comportado así conmigo-soltó un largo suspiro-De
de prontollega ella y se comporta
La cuida tanto, la acompaña a sus clases, no deja quese aleje demasiado, la toma de la mano para cruzar la calle, le pregunta si yacomió, si trajo sus trabajos, le ayuda con la tarea, no deja que nadie la moleste
es como si ella fuera

-Su hermana menor-completó Ángel mirando a Mapycon una sonrisa-A toda tu lista le faltó: no deja que nadie la moleste, pero élsí la molesta, le ayuda con las tareas y con las cosas que no entiende, no sindejar a un lado freses como: "eres rehábil" "conozco a tontos y te conozco a ti"y cosas por el estilo, le pregunta si ya comió para quitarle su propioalmuerzo
La relación que sostienen esos dos no es otra que la de dos hermanos.
-Dos hermanos que se quieren mucho
-sentencióella.
-¿Alguna vez has escuchado que Jacob me diga "eresla chica más hermosa del mundo"?-Paloma estaba recargada en la pared de laescalera.
-¿Desde cuándo estas ahí?-Mapy se le subieronlos colores a la cabeza, en cuanto se levantó y miró a su amiga con los brazoscruzados.
-Desde: "no es tanto lo que dijo
"-Paloma se leacercó y la miro a los ojos-
Sólo bajé por un vaso de agua tía Amelia
¿Algunavez has visto como te mira Jacob? ¿Cómo te saluda, te sonríe o te besa? Alparecer estas tan acostumbrada a todo eso que ahora te cuesta trabajo descubrirque él es el que está loco por ti
a mí nunca me dice que soy hermosa,lindísima o divina
¡Es más, a mí nunca me dice que me quiere!-Paloma le tomóde las manos a Mapy y la miro de frente-Ángel tiene razón, Jacob y yo solosomos como hermanos, tú eres a la que quiere, tú eres a la que va a protegerpor sobre todas las cosas
tú eres la que su corazón elijó para quedarse a sulado
-Paloma abrazó a su amiga y cerró los ojos-Y él y yo solo seremos amigospor siempre

-"Gracias"-pensó su amiga.
-Ahora, tía Amelia dijo que no podía salir de micuarto pero nunca dijo que no podía entrar nadie, así que Mapy ven conmigo-lajaló del brazo y corrió escaleras arriba en dirección a la recámara de Paloma.
-¿Crees que esos dos sólo son amigos fraternos?-preguntóIsa a Ángel.
-No
Pero no esperabas que le dijera eso a Mapy
Esos dos son como nosotros-Ángel miró a Isa a los ojos y después recorrió sumirada a sus labios rojos, los observó con atención, a pesar de que esa imagense la había memorizado desde la secundaria, la tomo del rostro y la besotiernamente, pero Isa se separó de él, aún con los ojos cerrados.
-Sólo espero que esos dos no terminen como nosotros

Arriba Paloma parecía una fiera enjauladamoviéndose de un lado a otro, su cuarto seguía estando tan ordenado desde elprimer día que estuvo ahí, pero ahora Paloma tomaba un objeto y lo cambiaba delugar.
-Mapy, necesito de tu ayuda

-¿En qué?
-Tengo que ir, se en donde está ese demonio, sea donde se dirige y sé también que el alama de Estevan está luchando por nomorir, si Jacob lo encuentra, matara al demonio pero también morirá su hermano.
-¿Piensas engañar a Jacob y a tía Amelia túsola?
-Sí, pero sola no

-¿Por qué me miras a
? ¡No!
-Entiende que es la única manera de salvar eldía
-Paloma juntó sus manos a manera de suplica-Son las 8:30 tengo cuatrohoras, tal vez cinco para salvar a Estevan, aún tengo tiempo suficiente-
-No es fácil engañar a una bruja como tía Amelia-Mapytrataba de hacer entrar en razón a su amiga-Jacob es experto en cazar demonios¿Qué te hace pensar que lo encontraras antes que él?-
-Sé en donde está, puedo sentirlo-Paloma tenialas esperanzas fijas en su mejor amiga, si ella le fallaba, todo su plan parasalvar a Estevan se iría abajo-Por favor
por favor
-Está bien-Paloma abrazó a su amiga dandobrinquitos-¿Cómo le harás para hacerle pensar a tu tía que estas aquí?
-Escuche que tú tienes poderes espejo

-muy bien-Mapy extendió las manos en dirección aPaloma, de pronto sintió un calor extraño y como si una inmensa aspiradoraestuviera frente a ella, minutos después tenia a un clon exacto de ellamirándola fijamente.
-Esto sería muy útil para las clases de lecturay redacción con la campana-mirando atentamente al clon.
-Esto sería muy útil para las clases de lecturay redacción con la campana-repitió el clon.
-Sólo puede decir cinco frases, esa no cuantaporque estas frente a ella, ponte de espaldas y di lo que quieres que diga,estará así por unas seis horas-
-Muy bien-dijo dándole la espalda-Estoy ocupada

-Estoy ocupada
-repitió el clon.
-Sí, claro por supuesto-
-Sí, claro por supuesto.
-Aja

-Aja

-¿Aja?-Mapy miro consternada a su amiga.
-¡No, solo bromeaba!
-¡No, solo bromeaba!
-OK, buenas noches.
-OK, buenas noches

-Lo siento eso no era lo que quería que dijera
-Palomaestaba muy molesta.
-Sí, claro por supuesto
-agregó la Paloma falsa.
-Esta chica sí que es buena-Mapy estabaorgullosa de su creación.
-Aja

-Puedes mantener una conversación coherente conella
-Mapy se encogió de hombros-Es un estado de emergencia, no te puedes ponerexigente.
-Sí, claro por supuesto.
-Empieza a ser molesta
-Mapy miró a la falsaPaloma.
-¡Mapy tu hermano ya llegó por ti!-gritó Isa delotro lado de la puerta.
-¡Estoy ocupada!-contestó de la misma manera elclon de Paloma, la Paloma real la tomó por la espalda, para evitar que siguierahablando.
-Gracias Map
te llamaré a la media noche para decirtesi lo he encontrado o no.
-Muy bien, cuídate mucho-salió por la puertadejando a dos Palomas forcejeando, pero al final la falsa Paloma se soltó.
-¡OK, BUENAS NOCES!-gritó con todas sus fuerzas.
Paloma tomó su libro de magia y comenzó a buscarla forma de regresar a los demonios soldados al mundo astral; tomó una hoja depapel y anotó el conjuro que debía decir, pero páginas después encontró otroconjuro que le podía servir

Conjuro paramultiplicar los poderes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te invocó hoyantiguo Dios,

Te ofrezco mispoderes, tómalos

En este momento y eneste lugar,

Los secretos de lanoche son llamados,

Y regresa mispoderes siete veces multiplicados.

El cuarto de Paloma desprendió un brilloinusual, ella misma se sentía inusual, rara, fuerte, invencible; tomó el espejode mano que le había regalado tía Amelia y salió por la ventana, aterrizósilenciosamente en el suelo, igual que un gato que busca a su presa en lanoche.
Varias horas después Paloma encontró al demonio,escondido en los rincones oscuros del aeropuerto, tomo su teléfono celular.
-Bu...bueno-la voz del otro lado de la bocina,sonaba nerviosa, pero en todo este trayecto a Paloma le había parecido un juegomuy divertido.
-Soy yo tonta

-¡Paloma!-un tono de alegría y alivio se escuchoen la voz al otro lado del teléfono-¿En dónde demonios estabas? ¡Se supone quellamarías a las doce!
-Sí, hay muchas cosas que "se suponen"que debería de hacer
en este momento "se supone" que estaríapaseando al perro.
-Sí pero
Maíz, tú ni siquiera tienes perro

-es Santino el perro de Ángel, me pidió que selo cuidara porque ahora está de guardia, ¿sabías que ese perro tiene problemasrenales?-
-¡Paloma!
-¡¿Qué?!
-¡No me importa si Santi tiene problemas renaleso alergias o hemorroides! ¡CONCENTRATE!-le gritó a través del teléfono a sumejor amiga-¿En dónde estas?
-En el aeropuerto.
-¿En el aeropuerto?
-¿Qué hay interferencia o qué?
-¿Qué haces ahí?
-Lo seguí hasta aquí
daa

-OK ¿puedes ver algo?
-No, todo está muy oscuro-Mapy se mordió loslabios-¡espera! ¡Ya lo vi! ¡NO!
El mayor temor de Paloma se estaba cumpliendo,Jacob lo había encontrado y ahora lo estaba atacando, Jacob sostuvo en alto elcuchillo, pero un movimiento brusco lo arrojo muy lejos de ahí.
-¡No te atrevas a tocarlo Jacob!-le gritó Palomadesde el otro lado de la pista de aterrizaje.
-¡Te dije que te quedaras en casa Paloma!-lereclamó Jacob.
-¡Y yo te dije que no matarías a tu hermano!-Jacobluchaba por levantarse, pero una fuerza invisible hacia que permaneciera en elsuelo.
-Mejor quédate quieto Jacob y deja que losadultos solucionen sus problemas-el demonio estaba tomando posición para atacara Paloma, pero justo cuando se aventó hacia ella, Paloma dio un paso a laizquierda, otro a la derecha, adelante, hacia la izquierda otra vez, haciaatrás-Es mejor que dejemos de jugar así, es un poco aburrido-Paloma le dio unapatada que hizo que el demonio volara por los aires y se acercó a Él paraponerle el espejo frente a su cara-Eso es, sonríe maldito vanidoso-en elreflejo del espejo estaba la imagen de un ser amorfo, con la cara chamuscada ylos ojos inyectados en sangre-Ahora di adiós, no sin antes darle este mensaje atu general, si piensa que con demonios como tú me van a asustar, es mejor quese jodan todos en el infierno.
El cuerpo de Estevan soltó un alarido profundoque poco a poco se fue convirtiendo en la voz original del joven, Paloma arrojóel espejo, en su recorrido por el aire exploto, dejando solo fina arena a supaso. Jacob miró pasmado la escena y dejo de sentir que estaba pegado al suelo,se levantó en dirección a la chica quien en ese momento estaba ayudando a suhermano a levantarse.
-¿Cómo es que tu
? ¿Qué
? ¿Cuándo
?-Estevanestaba boquiabierto, tenia vagos recuerdos de lo que había pasado y estaba muysorprendido por la actuación de Paloma.
-Me encantaría contestar todas tus preguntasEstevan, siempre y cuando las termines
¿me permiten?-dijo estirando la mano,un teléfono celular avanzaba flotando hacia su mano-Situación bajo control Map
no te preocupes todo salió bien
Sí, nos vemos mañana
adiós-colgó y miró a losdos chicos.
-¿Cómo lo encontraste?-preguntó Jacob.
-¿Qué, el teléfono?...-Paloma soltó una pequecarcajada-Te lo dije-Paloma abrazo a ambos chicos para que salieran de ahí-MIdemonio-Paloma cerro los ojos, Jacob y Estevan sintieron un mareo extraño y enun abrir y cerrar de ojos estaban en casa de Paloma, justo en medio de la salade estar.
Tía Amelia, Isa y Ángel estaban ahí, quienes alverlos aparecer en medio de la alfombra se sorprendieron.
-Map tiene razón tía, no eres una bruja fácil deengañar ¿Cómo te diste cuenta?
-Con el
¡no, solo bromeaba!... y Mapy llamó ala casa.
-Ya veo
Castigada
Un mes
Sin salir
¿no creesque lo del celular es excesivo?... Lavar los baños, es mejor
También lo de lospoderes

-¿De qué está hablando?-Jacob le preguntó a Isa.
-Paloma hizo el conjuro de multiplicación depoderes-esa es la bruja que podría ser algún día.
-Y algún día lo seré
-afirmó Paloma con una gransonrisa-Bien
veamos... "al antiguo Dios yo lo invoco, cada tiempo para cadacosa y cada cosa en su espacio, en este momento y a esta hora, regreso losdones que se me han otorgado"-Paloma se mareo y estuvo a punto de caer si no espor las manos rápidas de Jacob que la tomaron por los codos.
-Te cogí
-Jacob le mostró una enorme sonrisa.
-Sí, lo sé
-Paloma cerró los ojos y cayóinconsciente.
-Jacob sube a Paloma a su recamara, ya mañanahablaré con ella
-Jacob la tomó en brazos y se la llevó a su recamara.
-En definitiva, esos dos se parecen mucho austedes-sentenció Estevan mirando a Isa y a Ángel-Ojalá y ellos no acabenigual
-dijo en un bostezo y salió de la sala de estar para meterse a la cocina.
-Ojalá
-repitió Isa mirando la escalera ydespués mirando a Ángel, en un momento de locura lo besó apasionadamente ydespués se separó para decir entre suspiros-Seguimos sin ser novios
¿verdad?-Ángelsólo asistió con la cabeza y la tomó por la cintura.
Jacob metió con cuidado a Paloma en la cama, laarropó cariñosamente y la miró, era más bonita dormida, con su piel que relucíainusualmente a la luz de la luna, le quitó un pequeño mechón de cabello y lerozó una mejilla.
-Paloma
-la chica suspiro-¿Te quedas conmigo?-Jacobsusurro eso muy cerca de su rostro, era como un imán, y él un simple trozo dehierro que era víctima del magnetismo.
-Me entristece mucho que tía Amelia no la hayadejado conservar sus poderes multiplicados-interrumpió Isa desde el marco de lapuerta, Jacob se sobresaltó tanto que en un movimiento estaba a medio metro dedistancia de la cama de la chica-Lo siento ¿interrumpo?-
-No
No, no, no, yo solo estaba
a mi me alegraque todo regrese a la normalidad, la Paloma poderosa me asusta

-Al final creo que lo que te preocupa, es que siPaloma aprende a defenderse, no requiera de un caballero andante que la salve.
-¿De qué estás hablando?
-Es mejor que mañana hables con María, se sientealgo abandonada-Isabel dejó solo a Jacob, quien se despidió de su amiga consolo una mirada.

-Claro, yo soy rara porque te salvo el trasero con un simple conjuro, pero túeres de lo más normal al regalarle a Map una de estas cosas... viejas, feas,sucias y llenas de enfermedades-decía Paloma a Jacob, mientras paseaban por unatienda de antigüedades, en pocos días sería el cumpleaños número 16 de Mapy yla celebración del día de muertos en la ciudad.

 

 

-No son feas...-replicaba Jacob mirando una caja de música-Pero tal vez esetraje si cause un buen salpullido-dijo mirando un antiguo traje de novia, yacarcomido por polillas.

-a mi me parece interesante-dijo Paloma mirando al traje-Sería genial para midisfraz

-¿Tú disfraz?-Jacob levantó una ceja y luego la otra-¿Irás a la fiesta deMapy?

-Hee... Tal vez...-confesó Paloma con una sonrisa-¿Por qué no le comprasesto?-Paloma le mostró un joyero viejo con una tapa de cristal cortado y unelegante candado con grecas al rededor.

-Es muy bonito...-susurro Jacob-gracias Paloma-Jacob estiró su ampliasonrisa.

-no hay de que, además ¿para qué están los amigos?-decía mientras golpeabael hombro de Jacob.

-¿Te compraras ese vestido?-pero Paloma apenas lo escuchó, pues todo susentido del oído fue inundado por el zumbido que reconocía en instantes, Jacobtambien endureció el semblante, ambos se miraron.

-Un demo...-comenzó Paloma y Jacob asistió, la chica miró a todos lados dela tienda, su vista se fijo en una vieja casa de muñecas.

Paloma caminó, no lo pensó solo se acercó y tocó ese artefacto con uninmenso resplandor Paloma había desaparecido.

Jacob.

-¡Paloma, Paloma!-respiraba entrecortadamente, no entendía que ocurría¿como era posible que en un instante ella no estuviera?, por un momento pensélo peor, mire detrás de la antigua casa de muñecas, ahí frente a mi estaba unapequeña niñita, de ojos grises y cabello oscuro, mirándome fijamente.

 

-¿Tú sabes a donde fue mi mamá?-a pesar de que su voz era más aguda, no cabíaduda era Paloma, la pequeña niñita que estaba frente a mi-No sé como llegué aquí...-suvoz se quebró y sus diminutos ojos se llenaron de lagrimas, torció la boca y comenzóa llorar.

-No llores-la consolé-Yo te ayudo a buscar a tu mamá...-la pequeña Palomame miró y entre suspiros controló un poco su llanto-Todo estará bien...-no sémuy bien que motivo a la chiquilla a tenerme confianza, pero en un momento ellame abrazó del cuello y comenzó a llorar de nuevo. Me quede pasmado, ahora no cabíaduda, era Mi Paloma; pero ¿cómo?, decidí llevarla con tía Amelia, pero unpresentimiento me dijo que llevara tambien la casa de muñecas.

Carlos era el dueño de la tienda de antigüedades y viejo amigo de mi padre,así que no hubo problema porque me prestara la casa de muñecas t despuésdevolverla.

Tomé a Paloma de la mano y salí de la tienda.

-¿Cuántos años tienes pequeña?-pregunté.

-Tengo cuatlo...-me dijo sonriendo.

-¡Cuatro! ¡Vaya eres muy grande!

-No, todavía estoy chiquita, pero tú eres muy grande-el asombro de lapequeña Paloma me enterneció-Eres más grande que mi hermano... ¡eres casi tangrande como mi papá!-en los ojos de Palomita vi un resplandor que no habíavisto antes.

-¿Cómo te llamas?-la pequeña me miró con curiosidad.

-Yo me llamo Jacob-le sonreí.

-Orale, ¡qué bonito nombre!-la chiquilla brincó para bajar de la banqueta-Yosoy Paloma.

-Este tambien es un nombre muy bonito.

Cuando llegamos a casa de tía Amelia, estaban preparando los últimos detallesde la fiesta de Mapy, todos se sorprendieron de verme llegar con una pequeñaniña, en lugar de Paloma.

-¿Quién es ella?-preguntó Mapy mirando con el seño fruncido a Palomita,quien se escondió detrás de mí.

-Es Paloma...

-¡¿Qué?!-Palomita se aferro más fuerte a mi pantalón.

-¿Quiénes son ellos? No quiero estar aquí, me asustan-chillo la pequeña, mevolví y la cargué, ella se abrazó a mí y escondió su rostro entre mi pecho.

-Estas personas nos ayudaran a buscar a tu mamá-le aseguré con tonopaternal.

-Pero no me gustan, sobre todo ella-señaló a Mapy sin voltear a verla.

-Ella es muy buena, jugará contigo... ahora quiero ver tu linda carita-Palomitase enjugó las lagrimas y me sonrió, luego miro a Mapy y me volvió a abrazar.

-Yo quiero jugar contigo

-Oye, pero yo tengo que buscar a tu mami ¿o no quieres estar con ella denuevo?-Palomita asistió, la baje y resignada se fue con Mapy.

-¿Qué ocurrió?-la voz de tía Ame sonaba severa.

-un demonio o eso creo... estábamos en la tienda de antigüedades y sentimossu presencia, Paloma rastreó su aura hasta esto-señalé la casa de muñecas-y depronto estaba así.

-entonces no hay nada por hacer, solo cuidar a la pequeña.

-¿De qué está hablando?

-Son los demonios de Paloma, sus más bajos deseos reflejados en seresmalignos, es parte de su trabajo como bruja practicante vencer primero a suspropios demonios, para después proteger a los inocentes.

-Pero ella es una niñita de cuatro años ¡ni siquiera sabe decir"cuatro" dice cuatlo!

-Pero dentro de esa niñita está la verdadera Paloma, saldrá cuando logrevencer a su demonio.

 

Palomita corrió hacia mí, yo la tomé en brazos, de nuevo estaba llorando.

-¿Qué le hiciste?-pregunté molesto.

-Yo no le hice nada, solo le dije que no podía estar contigo porque estabashablando con tía Amelia.

-No tenias porque haber sido tan cruel-replique acariciándole el cabello.

-Jacob, dame a la niña, de seguro tiene hambre-por fin Isabel habló paratranquilizarme-Ven pequeña ¿te gustan las galletas?-la pequeña asistió-Quebueno porque tengo una bandeja llena de galletas con chispas y no sé qué hacercon ellas-la pequeña le dio los brazos y se la llevó a la cocina, tía Amelia seretiró dejándonos a Mapy y a mi completamente solos.

-Siempre es lo mismo
-susurró Mapy después de un largo silencio.

-¿De qué hablas?

-De tú y Paloma, siempre la proteges más a ella.

-Es mi amiga, solo eso

-¿Ah sí? Pues no lo parece, me estoy hartando de que la defiendas y la sobreprotejasde todo, incluso de mí.

-Si es por lo de hace un momento

-No, es algo mas-Mapy contuvo sus lágrimas.

-Perdón...-la abrace, ella soltó un largo suspiro.

-Perdóname tu a mí, estoy tambien alterada por todo esto...eso es todo.

-¿Segura que sólo es eso?-la tomé de los hombros y la obligué a mirarme,ella solo asistió con la cabeza.

Por varias horas una idea rondó por mi cabeza, para cuando oscureció y lapequeña Paloma se quedo dormida en mis brazos, decidí subirla a su habitación.

-Paloma, sé que me escuchas, no es que no me agrade verte así de pequeña einocente, pero te extraño, extraño a la Paloma grande que hace cosas de pequeña
Extraño verte maquillándote toda la mañana
Extraño pelear contigo por decirmeque soy un pervertido al verte las piernas
Extraño a la niña rara que conocíese día en el aeropuerto y que desde ese entonces me ha movido todo mi mundo yque me ha puesto las ideas patas pa 'riba, extraño a la chica de la que
-peroPalomita se despertó, me miro de una manera extraña, una manera que no era desu edad-Vuelve

-¿Qué pasará con ella?-me dijo con voz tranquila-Paloma está triste porquetu ya no le haces caso, porque Mapy está enojada con ella y porque tiene unsentimiento que no puede controlar-la pequeña comenzaba a darme miedo-Ella no regresará,me quedaré en su lugar para siempre, será como Peter Pan: niña por siempre, contoda tu atención.

-Paloma entendería que no siempre estaré con ella
-me levanté de la cama,la niña ma siguió con la mirada, sus ojos grises se volvieron fríos.

-Ella lo entiende, pero en el fondo no lo acepta.

-Paloma ¡regresa! ¡Lucha se fuerte!-tome a la niña por los hombros pero consus poderes me arrojó.

-No quieres estar conmigo-la niña se bajo de la cama, a su paso un cajón seabrió y de él salieron flotando unas tijeras-No estarás con nadie entonces-peroal pasar por el espejo vi a la verdadera Paloma dentro de él.

-¡Es hora de que te disciplinen niña malcriada-dijo el reflejo, Paloma saliódel espejo y tomó a la niña.

Cuando reaccioné, Paloma estaba curándome una herida de mi frente y yo estabaen su cama.

-Lamento todo lo que pasó
-se miró las manos, pero yo levanté su barbillacon mi dedo pulgar.

-Lo hiciste muy bien-le sonreí y ella, al igual que en la mañana me abrazócomo una pequeña niñita de "cuatlo" años.

 


El día de muertos había llegado ycon él la fiesta de Map y justo cuando yo no estaba de humor para fiestas, peroen fin, era mi mejor amiga y no podía fallarle.
La ideade disfrazarme no me era muy grata, así que decidí ir de pantalón de Mezclillarnyuna blusa negra, el cabello suelto y largo en contraste con mi piel, que se habíavuelto de un tono pálido y enfermizo, contrastaba con un par de ojeras quehacían resaltar de manera macabra mis ojos grises; en definitiva, me estabaenfermando y la ojeras que adornaban mi cara, no era otra cosa sino el productode una larga semana de noches sin dormir tras el mismo sueño recurrente que mehacía saltar de la cama otra vez. En el sueño estaba en una habitación blanca,no todo era muy claro, me sentía mareada, como si hubiese tomado una cerveza deun solo trago, se veían varias personas a mi alrededor que me decía por minombre, pero no lograba identificarlas, al final lo que me hacia reaccionar erala voz de Jacob que gritaba mi nombre, al verlo de frente por fin, estaba atadocon una camisa de fuerza los ojos desorbitados y una docena de enfermeros tratandode controlarlo.
Salí demi habitación tratando de quitar esa imagen de mi cabeza, la idea de que aJacob le llegara a pasar algo me hacía temblar, se había convertido en mi mejoramigo y en algo más que eso.
-Maíz¿Por qué no te disfrazaste?-la voz de Isa sonaba sofocada a causa de las vendasde su disfraza de momia.
-Sí medisfracé, soy una chica que si sigue adelgazando así en unos meses no lequedara esta ropa-le dije con sarcasmo.
-Eso noes un disfraz-la voz de Ángel también se escuchaba sofocada, pues tenía en sucara una enorme mascara de hombre lobo-Por eso te renté el traje de campanita.
-No-repuseyo-Me rentaste el disfraz de tynkerbell porque eres un maldito pervertido quequiere verme las piernas cuando cree que no lo estoy viendo.
-solosube y póntelo, o ¿quieres ser la única que no traiga disfraz?-Isa más queamenazadora, se veía muy graciosa con su disfraz de momia y cruzando los brazos.
-¡Bieniré a ponerme el tonto disfraz!
Resignadatrataba de ponerme las alas cuando unos golpes a mi ventana me sobresaltaron,afuera estaba Jacob, pero no tenía una escalera.
-¡Estáslevitando!-dije sonriente.
-Sí,por fin lo logre dominar
-me mostró esa radiante sonrisa que me derretía-Queríaque fueras la primera en saberlo-me miró directo a los ojos; Jacob era la clasede persona que tiene una mirada profunda que si te atrapa no te deja respirar-Hoyyo seré tu Peter Pan-dijo sonriendo aun más pero al ver mi cara de confusiónaclaro-pues tu eres Campanita y ahora yo vuelo
bueno, no vuelo levito
pero esigual
bueno no es igual
Yo lo que quiero decir es que como tú
y como yo
pensé...
-Congusto seré tu Campanita-le dije acercándome, miré sus lindos ojos, me inclineun poco más y entonces
apareció Isa sin tocar la puerta y haciendo que casi mematara por caer por la ventana.
-oyeserá mejor que te ayude
¡Hola Jacob! ¡Valla, ya dominaste la levitación! Esoes grandioso-Isa me tomó por la espalda y me puso las alas con mucha agilidad,después me volteó y me recogió el cabello, al final me sentó en mi cama y de unmomento a otro materializó un montón de maquillaje.
-Isabel,campanita no se maquilla.
-Ycampanita no tiene estas horrorosas ojeras-dijo mientras que me llenaba la carade maquillaje-¿Sabes que sería bueno?-yo alce una ceja en respuesta-Quedurmieras un poco más.
-Sípidiera lo haría
-pero escuché la preocupación en la mente de Jacob-Sólo es la angustiapor los exámenes parciales-le dije sonriendo, ahora que veía bien su atuendo eltampoco estaba disfrazado, sólo tenía una camisa azul, el cabello peinadodiferente, zapatos y un pantalón negro-¡Tu tampoco te disfrazaste!-me levantede un brinco de la cama.
-Claroque sí, soy Ángel-dijo extendiendo los brazos, era cierto estaba vestido como Ángel-¿Ytú que eres Ángel, un perro callejero?
-Soy unhombre lobo

-¿Y yate vacunaron contra la rabia?
-¿Porqué no nos vamos?-pregunté para liberar la tensión.
Elcamino a la casa de Mapy se me hizo más largo de lo acostumbrado, tal vez porla tensión de ir en un taxi en medio de Jacob y Ángel y sin Isa, pero larealidad era que no quería ir a esa fiesta; mire las manos de Jacob, tenía unacaja de color azul con un moño blanco, era, por supuesto, el regalo tan buscadode Map, mire mis propias manos, tenía una bolsa de regalo llena de listones demuchos colores, estrellas dibujadas y media docena de globos atados con laleyenda: feliz cumple.
Mesentía mal, hipócrita, por sentir lo que sentía, debía admitir que para miJacob era algo más que solo mi mejor amigo, que lo quería más de lo debido yque Mapy la llamaba mi mejor amiga, pero en realidad
me gustaba Jacob.
Lasluces multicolores que salían de la casa de Mapy me hacían bailar dentro de mímás horrible sueño, por un lado veía a mi amiga jugando y bailando con todossus invitados, pero cuando llegó Jacob junto con nosotros la mirada se levolvió un poco más fría.
Tengoque hablar contigo-Mapy tomó la mano de Jacob, estaba vestida con un camisónblanco y tenía las manos, la cara y los pies salpicados con sangre falsa; yosabía perfectamente de que quería hablar Mapy con él, lo gritaba en su mente,por un momento me alegre: Mapy iba a terminar su relación con Jacob.
Losseguí con sus pensamientos hasta la cocina, mientras yo dejaba mi regalo en lamesa e iba por un poco de botana. Ellos comenzaron a hablar; Map estabanerviosa, confundida y alterada, mientras que Jacob estaba impaciente yansioso, no tenía idea de que era lo que quería hablar Mapy. Había deseado estemomento por tanto, tanto tiempo, que mi emoción no me dejo ver la verdad de loque ocurría.
CuandoMapy le dijo que ya no quería estar a su lado, que no podía explicarle larazón, solo podía decirle que era lo mejor para los dos, el corazón de Jacob serompió, en su mente solo se denotaba la tristeza, preguntaba una razón paraechar un año y medio a la basura, si en algo le había fallado que mejor se lodijera o si él era el culpable de esto; ella explicó que no existían culpables,que era sólo porque tenían que crecer que seguir y no siempre podían estarjuntos, pero que podían ser buenos amigos. Después de eso ya no podía escuchara Mapy, solo veía la tristeza de Jacob, una tristeza que me desgarraba el alma,que me pesaba en el pecho y me hacía un nudo en la garganta y cuando mi primeralagrima salió de mi ojos comprendí que lo había vuelto a hacer, que por mideseos egoísta había lastimado a los que me aman.
Salícorriendo tratando de buscar una explicación, miré el auto de Isa estacionado ycon las luces prendidas, había regresado de recoger el pastel y no habíaquitado las llaves, me importó poco que me castigaran, que mi prima me odiara,sólo me importo salir de ahí, huir para salvar a todos cuanto me rodearan.
Norecuerdo cuanto tiempo estuve conduciendo ese auto o cuantos altos me pasé,pero recuerdo con mucha claridad esas luces brillantes, ese estruendoso ruido,el vértigo al dar una y otra vuelta dentro del auto y el sonido de mi propiogrito.
Palomacerró los ojos, sintió un vuelco en el estomago y cuando los abrió estaba enuna habitación blanca.
-¿Quées esto?-pensaba-Tal vez me trajeron a un hospital después del accidente.
Palomatrató de levantarse, pero estaba atada a la cama, tenía fuertes correas en susmanos y pies, quería gritar para que la soltaran pero no lograba articularpalabra alguna, trato de retorcerse en la cama para llamar la estación, pero nolo logro. Cuando una puerta se abrió, dejando ver a una enfermera de cabellonegro sujeto en una fuerte cola de caballo.
-HolaPalomita, por fin despiertas, te voy a poner tu medicamento para que te portesbien-la enfermera se acercó con una aguja que le enterró a Paloma en uncostado, los parpados se le hicieron pesados y sus fuerzas flaquearon-Tuhermano ahora si podrá verte

-¿Mihermano?-Paloma cayo inconsciente, para cuando volvió a despertarse susataduras ya no estaban, le dolían las muñecas y las tenia rojas, como si lashubiese tenido amarradas por días.
-Esmejor que no intentes nada malo esta vez, Paloma-un doctor estaba en suhabitación y miraba por la ventana-No queremos volverte a castigar.
-¿Qué?-Palomano entendía nada-¿Qué está pasando?
-¿Norecuerdas nada?
-Loúltimo que recuerdo es el accidente

-Palomate lo vuelvo a repetir, tu no estuviste en el accidente de tus padres.
-Eseno
yo iba en el auto de Isa y un camión

-¿Isa?
-Sí,Isabel, mi prima ¿ya le llamaron? mi tía Amelia debe de estar preocupada.
-Estasdesvariando de nuevo Paloma.
-No, yoestaba en una fiesta, la fiesta de Mapy y
¿Ella dónde esta?-Paloma se comenzóa alterar.
-otravez desvarías con amigos imaginarios y personas que tu nunca conociste Paloma-eldoctor la tomo por los hombros.
-¿En dóndeestoy? ¡Debo llamar a mi casa! ¡Tengo que llamar a tía Amelia!
-Estasen el hospital psiquiátrico de Monterrey, donde has estado los últimos seismeses-Paloma se mareó, esto no podía ser cierto, ella había estado en casa detía Amelia todo ese tiempo-Tu hermano te trajo aquí después de lo de tuspadres, comenzaste a decir que tu habías sido la causante de todo.
-No
esto no es cierto
es una pesadilla
mi hermano me envío con tía Amelia paraayudarme con mis poderes
Me envío al distrito federal
yo vivo allá y conozcoa Mapy y a Jacob, anoche terminaron yo los escuché
en mi cabeza.
-Despuésdel accidente tu mente creó un mundo alterno, pero ahora que has estado aquívas progresando.
-No
no
yo soy una bruja, una muy poderosa ¡soy una bruja única! ¡Me lo dijo mi tíaAmelia!
-TíaAmelia no existió nunca-Paloma se quedo con la boca abierta, mirando al doctorde ojos negros, Paloma comenzó a llorar, ¿sería cierto acaso? ¿De verdad todolo que paso fue una completa alucinación?
-Perodurante años
yo
toda mi vida
mi iniciación-balbuceó Paloma.
-Esmejor que descanses, tal vez sea buena que salgas un rato al jardín, pediré queun enfermero te acompañe
Sólo por si acaso.
Eljardín había muchas personas, personas que no había visto nunca, el sol lelastimaba los ojos, prueba de que no había salido en mucho tiempo; Palomaestaba desorientada ¿Qué había pasado todos estos meses? ¿Realmente estabaloca? Se sentó en una banca y miró al frente, era como haber visto un fantasmao ¿una alucinación?
-Jacob,es momento de que tomes tu medicamento-una enfermera se acercó al chico quetenía enfrente Paloma, por la bata, el color pálido y la ausencia de brillo enlos ojos podrían haber camuflado lo lindo y despierto que era el Jacob de susalucinaciones, pero ahí estaba tan alto como siempre, jugando una partida deajedrez con un amigo imaginario.
-Noquiero-el chico no miro a la enfermera y movió un arfil-Pero tengo que
-estirola mano y la enfermera pudo depositarle las pastillas en la mano y un vaso deagua, el muchacho mecánicamente las trago.
Laenfermera se había ido, tal vez no era mala idea hablar con un rostro conocido,Paloma se levanto de su asiento y se acerco a la mesa donde el chico jugabaajedrez.
-Hola-musitóella-¿Puedo
sentarme?
-Síclaro-sus ojos se fijaron en ella y en todos sus movimientos-Por fin sales detu encierro
-dijo tomando las piezas y acomodándolas para otra partida-¿blancaso negras?
-Blancas
-contestóella mecánicamente, esto si lo recordaba pero de una manera distinta en donde ély ella estaban en un lindo jardín jugando los sábados para escapar de lasaburridas películas de la televisión.
-Estavez creo que se enojaron mucho, no saliste como en un mes-dijo el terminando deacomodar todas sus piezas-Me sorprende que no hallas usado tus poderes
-esecomentario saco de sus nuevos estándares de normalidad a Paloma.
-¿Qué?
-¡Oh vamosPaloma, te he visto arrojar a un enfermero a tres metros de distancia sinsiquiera tocarlo!-Jacob se inclino hacia ella para poder bajar las voz.
-Yo
Nose dé que me estás hablando-Paloma estaba nerviosa y confundida.
-Jacob
-Lavoz del doctor se escucho detrás del muchacho-Es mejor que dejes pendiente esejuego y regreses a tu habitación.
-
Usatu poderes para salir de aquí
úsalos-sólo eso pudo susurrarle y variosenfermeros lo tomaron de los hombros-Yo puedo solo gracias.
-Eshora de tus sesiones

Laoficina del Doctor Acosta era grande espaciosa pero sobria y fría, Paloma sesentía como en la oficina del director de su escuela primaria.
-SiéntatePaloma
-la chica obedeció-¿Sabes por qué estas ahora aquí?
-Porhaber presentado un buen comportamiento.
-Exactoy ahora hablemos de tus alucinaciones ¿Qué ocurría?-Paloma contó con grandetalle todo lo ocurrido, los demonios, la vida con Isa, sus escuela, susamigos y sus sentimientos por Jacob.
-Muybien
¿sabes cómo es que esto es real?-Paloma negó con la cabeza-En todas lassesiones me has dicho que lees la mente, ¿a caso escuchas mis pensamientos?-Palomabajó la mirada y volvió a negar con su cabeza-Lo ves, has avanzado mucho enestos últimos días Paloma, más de lo que has avanzado en meses, solo faltaalgo, desaparecer de tu vida todo lo que te hace alucinar

-Lo queme
no entiendo.
-Tuamigo Jacob, ya no podrás verlo, es peligroso para ti, motiva esasalucinaciones y si logras hacer eso, podremos pasar a la siguiente etapa de tuterapia.
Durantedías enteros Paloma evito hablar con Jacob, pero dentro de su mente resonabanlas palabras "usa tu poderes" como un eco en una cueva. Pasaban losdías y Raúl seguía visitándola, ahora con más frecuencia que anteriormente oeso le decían.
-¿Pasaalgo Palomita?-preguntó su hermano en la hora de visita.
-Es queestoy segura que vi pasar dos veces a la misma enfermera en la misma dirección-dijomirando hacia el largo pasillo-No lo sé, yo estoy loca
-ambos se miraron yrieron por el comentario.
-Teextraño mucho-Raúl le sonrío tiernamente, pero Raúl no sonreía tiernamente, élno era lindo con ella, él era su hermano, torpe y bruto-¿Qué?
-Tecomportas diferente
-afirmó-Como si
como si fueras otro

-Soy elmismo de siempre Paloma-el apiló más su sonrisa, pero algo había en esa sonrisade comercial que no le gustaba nada.
-¿Tehas dado cuenta que llevo meses aquí y no te he preguntado por qué me trajiste?-Palomacomenzaba a sospechar que algo no estaba bien con su hermano.
-Bueno,pensé que era lo mejor para los dos
eso es todo-Raúl parecía intrigado con laspreguntas de su hermanita.
-lacicatriz que tienes arriba de tu ojo izquierdo ¿Cómo te la hiciste?
-Fuehace mucho tiempo Paloma

-¿Cómofue?
-Puesestaba jugando en la escalera cuando tenía cuatro y me caí, tú ni siquierahabías nacido Paloma.
-Esmentira
-los ojos de Raúl se abrieron de sorpresa-Esa cicatriz te la hiciste cuandotenias doce, fuimos al parque y me caí detrás de los columpios una niña iba agolpearme la cabeza y tú me empujaste para que no me pasara nada, ese DÍApreferiste arriesgarte a ir a urgencias en vez de que a mí me ocurriera algomalo, cada año de mi vida me has puesto por sobre todo y todo lo que haces espor mi bien, no por el de los dos-Raúl se hizo hacia atrás recargándose en elrespaldo de su silla-¿Quién eres y que hiciste con mi hermano?-una sombra negrase formo en el rostro de Paloma iba atacarlo cuando muchas enfermeras ladetuvieron, gritaban su nombre y la iban a sedar cuando Jacob salió de la naday la salvo de ser drogada una vez más, ahora era a él a quien los enfermeros atacabany Jacob solo gritaba.
-¡PALOMA!¡Yo si te creo! ¡Sólo usa tus poderes Paloma!-los enfermeros le pusieron unacamisa de fuerza, esa era su pesadilla, la que había tenido desde hace variosdías, miro alrededor, docenas de enfermeras iguales, el mismo pasillorepitiéndose una y otra vez, repetir la misma rutina, ese extraño cuerpo que sedecía su hermano diciéndole las mismas cosas, lo único que era diferente era elDoctor Acosta. Paloma de pronto supo porque no podía leer las mentes de los queestaban ahí, era porque estaba dentro de su propia mente, dentro de su propiapesadilla, atrapada ahí por alguna razón.
Eldoctor apareció, todo se quedo quieto, y Paloma se dio cuenta de que escuchabaligeros murmullos provenientes de la cabeza del doctor.
-A esteme lo llevan al cuarto de aislamiento, que no vea la luz del día en meses y aella la llevan a mi oficina.
Palomatuvo entonces una idea de cómo librarse de esa pesadilla; cuando llego a laoficina del Doctor, todo estaba exactamente igual que el día anterior, lasmismas notas, los mismos libros abiertos en las mismas páginas, las mismasflores.
-Paloma,no sé como, pero tu psicosis volvió-la voz del doctor sonaba angustiada-¿Cómopaso esto? ¿Cómo es que has tenido un retroceso?-la tomó por los hombros y laobligó a que lo mirara-Ya íbamos por la ultima parte de tu tratamiento, la últimaparte para que fueras una chica normal ¿O no era eso lo que tanto añorabas? ¿Nofue por eso que te sentías culpable? ¿No te habías aferrado tanto a ser comotodas las otras chicas de tu edad?
-Valla
-Palomaestaba inexpresiva-Sonó tan convincente que casi le creo, pero hay algo que notomo en cuenta, soy Paloma
y soy una bruja invencible-Paloma movió sus manos yel Doctor salió volando chocando con una pared. Pero minutos después el doctorestaba como antes-Vamos a hacer esto por las buenas o por las malas-la jaló delbrazo y la llevó por un pasillo diferente a todos los que había visto Paloma,era oscuro y tenebroso, con una sola puerta al fondo, cuando atravesaron esapuerta estaba Jacob atado con correas y una mordaza en una cama con lo queparecían ser electrodos.
-¿Sabeslo que va a pasar? A tu queridísimo Jacob le van a freír el cerebro con terapiade electro shocks a menos que tú admitas que jamás fuiste una bruja.
-¡No!-Palomase soltó del doctor-¡Porque él no es el autentico Jacob y esto no es unverdadero hospital y yo jamás he estado loca!
Depronto todo se volvió blanco y solo quedaron el doctor y ella, el hospital ytodo su personal habían desaparecido, Paloma movió de nuevo los brazos y arrojoal doctor lejos de ella.
-¡Y túno eres un verdadero doctor!-de pronto todo se volvió negro y despertó otra vezen una cama de hospital, algo le molestaba la garganta, era un respirador y aun lado de su cama estaba su hermano que en cuanto la vio llamó a un enfermera para que le quitaran elrespirador, sintió pesada su pierna, se la había roto y tenía unas gruesasvendas de yeso, las voces en su cabeza volvieron a estar donde pertenecían ycorriendo entraron Mapy, seguida de Jacob, Isa, Ángel y tía Amelia.
-¡SantoDios! ¡Estás bien!-exclamo tía Amelia-¡Estas viva mi niña!
-Mejorque nunca
-susurró Paloma.
-Al findespertaste-Mapy tenía los ojos llenos de lagrimas y fue abrazarla fuertemente-Novuelvas a hacer eso, no vuelvas a tratar de dejarme, no sé qué haría yo sin unaamiga como tú.
-Nodiste más que un buen susto primita-Isa se unió al abrazo-Ahora todo estarábien

-¿Estásmolesta porque arruiné tu auto?-preguntó temerosa Paloma.
-¡Claroque no! ¿Cómo me iba a molestarme con mi primita favorita?-la volvió a abrazarmás fuerte.
-Me teniasmuy preocupado, no vuelva a hacer eso-Jacob trataba de hacerse el fuerte, peroal abrazar a Paloma soltó un par de lagrimas-
Júrame que nunca te va a ir demi
-susurro él.
-Lojuro
-respondió Paloma.
-Muybien dejen que el doctor la revise-Ángel separó a Jacob de Paloma pararevisarla, pero a juzgar, Paloma estaba bien de un momento a otro, los doctoresno entendían como es que alguien lograra salir de un coma profundo en unacuantas horas, pero después de varios días, Paloma les contó a sus amigos la verdad.
-¿Undemonio?-pregunto Raúl.
-Sí.
-Pero túlo venciste y estás bien-aclaro su hermano golpeado su hombro a lo que Paloma contestócon un gesto de dolor-Lo siento ¿Estás bien?
-Sí,mejor que nunca-Paloma sonrío movió un dedo y los restos de la manzana deldesayuno del hospital golpearon la cabeza de Raúl.
-Telequinesis,que impresionante
-comentó el mirando a Paloma como se reía-te servirá de muchocuando regreses a casa de tía Amelia.
-Mejordicho, a MÍ casa.
-Laformula general de las ecuaciones es
X es igual a la raíz cuadrada de menos bcuadrada mas
-Paloma estudiaba para sus exámenes parciales del semestre delcurso de matemáticas sentada en el sillón favorito de Jacob, con la pierna rotarecargada sobre el regazo de su amigo.
-No
-repusorápidamente Jacob-la formula general de las ecuaciones es x es igual a menos b más/menosraíz cuadrada de b al cuadrado menos cuatro ac, partido por dos a.
-Sonmuchos números y letras juntas
-Paloma cerró de golpe su carpeta de apuntes-Nolo lograré, suspenderé el estúpido examen semestral y no podré sacar diez entodo

-No tedesanimes, eres muy inteligente y si no lo logras puedes copiar haciendo a lamente de alguien más-Jacob lanzo una mirada de complicidad a su mejor amiga.
-Sí, lomalo es que tengo tan buenos valores morales que no puedo simplemente copiarlea alguien su examen-Paloma tomo un cojín y lo mordió.
-¿Qué haces?-Jacobla miro con el ceño fruncido y trató de separarla del cojín.
-Joven
-Ana,la madrastra de Jacob se asomó por la sala, era una mujer más joven que supadre, eso era, entre otras cosas, lo que no le agradaba a Jacob-Mapy te buscaen la puerta.
-Puesque pase
-pero Mapy ya estaba dentro de la casa, cuando Jacob dijo eso-¡HolaMap!
-¿Quéle ocurre a Paloma?-Paloma se aferro más al cojín y emitió un grito ahogado-¿Descargandosu frustración?-Mapy alzó una ceja y Paloma asintió con la cabeza, mientrasseguía gritando.
-Es la estúpidaformula general, parece que solo la inventaron para frústrame-cuando por fin selibero de su mordaza acojinada.
-Tepresionas demasiado, es solo un examen.
-¡No essólo un examen es
!-Paloma se detuvo al ver que Jacob tomaba su celular yrespondía un mensaje de texto-¿Qué haces?
-Respondoun mensaje-dijo él con una sonrisa en el rostro.
-Eso lonoto pero ¿de quién?
-DeLaura, una chica de la escuela.
-¿Laura?¿La zorriLaura?
-No ledigas así
es una gran chica.
-¿Unagran chica que usa faldas con cuatro centímetros por debajo de los calzones?
-Eresmuy injusta

-No soyinjusta, basta con ver como me mira cada vez que estoy contigo

-Ellano te mira de ninguna forma-le contestó Jacob-Es sólo tu imaginación.
Mapy yella se despidieron a las seis en punto de la casa de Jacob, tendrían quecaminar un largo tramo hasta la casa de Paloma, donde Mapy se quedaría a dormirpor esa noche.
-Vallaque Jacob se recupera rápido
-dijo muy molesta Paloma, tratando de acomodarsesu bufanda mientras se sostenía con las muletas-Hace solo un mes que él y túterminaron y

-Lo míocon Jacob termino hace mucho tiempo, ya estábamos juntos por rutina y puesahora que se siente libre pues
-Mapy hecho la última mirada a la casa de Jacoby se echaron a andar.
Paracuando llegaron un olor característico de la época de frío rodeó a Paloma, olíamucho a guayaba, con un poco de manzana y un toque de piloncillo, combinado conotras frutas, olía a ponche de navidad.
-¡Holaniñas, me alegra que ya estén aquí!-la tía Amelia salió de la cocina y lasrecibió a ambas con un fuerte abrazo.
-¡HolaMap!-Isa saludó con un beso en la mejilla a Mapy y luego se volvió con Paloma-¿Quétal tu hora de estudio con el Jaconerd?
-¡Terrible!
-Es queJaco se la pasó toda la última media hora mandándose mensajitos con un talLaura-aclaró Mapy-creo que cierta Palomita de Maíz explotó de celos

-¿Celos?No
no lo creo

-No loniegues Palomita, es lógico que sientas celos por el niño que te gusta
-continuóIsa.
-¿GustarmeJacob a mí?-Paloma trataba de sonar indiferente-Claro que no Isa ¿Qué cosasdices?
-Sólodigo lo que se ve a simple vista.
-Puesno andes viendo cosas que no son a simple vista
-Paloma se estaba poniendo decolor rojo intenso.
-¿Quiénquiere ponche?-la voz de tía Amelia sonó como el canto de los ángeles paraPaloma, quien rápidamente respondió con un fuerte: YO.
En elexamen de matemáticas Paloma tenía un severo problema, ¿estaba siendo tanobvia? Creía que esos sentimientos hacia Jacob los había ocultado muy bien,ellos sólo eran amigos, los mejores amigos; ahora a pensar en el examen.
-"Resuelvelos siguientes ejercicios
creo que cierta Palomita de maíz explotó de celos
Yono tengo celos, pues si los tuviera entonces sentiría algo por Jacob y yo nosiento nada por él
La formula general de las es ecuaciones es x
Es lógico quesientas celos por el niño que te gusta
Es mi mejor amigo, es mi mejor amigo,el ex de mi mejor amiga, está descartado
"-durante la primera media horaPaloma sólo pensaba en eso, cuando se dio cuenta de que más de la mitad de suscompañeros salieron del salón comenzó a concentrarse en serio.
-¡HolaPaloma! ¿Qué tal te fue en el examen?-era Daniela una de sus amigas de colegio,Danny era el tipo de niña distraída y tímida que le daría ternura a cualquiera,tenía la cara un poco redonda, era de tez muy blanca y con el cabello decastaño claro.
-BienDanny gracias-dijo ella mirando a Jacob y a Laura coqueteando-¿Y a ti?-laverdad eso no le interesaba mucho, pero era por ser educada.
-Bien
oye, te quiero preguntar algo, no vayas a pensar que soy indiscreta ¿María yJacob ya terminaron?
-¿María?-agarróa Paloma de sorpresa, pues a Mapy, jamás le llamaban por su nombre de pila-AhMap
sí, ya terminaron
-había contestado tantas veces esa pregunta que ya se lehacía normal-¿Por qué?
-Es quea mi Jacob me gusta mucho
-Danny se puso colorada en cuanto termino de decireso, por alguna extraña razón Paloma le pareció la cosa más graciosa del mundo-¿Porqué te ríes? ¿Crees que Jacob no me haga caso? ¿Qué piense que soy poca cosapara él?
-No
Noes eso, es que tú eres mucho para él, te mereces algo mejor

-Peroes que él es tan lindo-a Paloma le molestó un poco el comentario, pero paradisimularlo hizo cara de querer vomitar.
-¿Quéhay chicas?-Mapy se acerco a ellas y venia de su examen de química-¿Tan mal tefue en tu examen?
-Lo esque a Danny le gusta Jacob-y de nuevo se provocó un vómito falso, pero al verque Mapy no le seguía la corriente se comporto un poco mejor
-¿Por qué no hacesWuhan conmigo?
-Pues
-Mapyguiño un ojo en señal de estar pensando.
-¿Pues
?No amiga, no hay un "pues
" Sólo tienes ¡Wuhan! Y ¡argh!, elige.
-Haríanuna linda pareja
-Mapy espero la peor reacción de Paloma.
-Pareceque alguien comió un gran plato de locoflakes para desayunar hoy-Paloma miró aDanny y ésta estaba embobada viendo a Jacob-¡Basta!-le golpeo el brazo y Dannyregreso a la realidad.
-Map,dile lo ridícula que se ve haciendo eso.
-Creoque lo que Paloma trata de decirte Daniela es que
-Mapy hablaba pausadamente-Esque muchas veces nos enamoramos de personas que no nos corresponden, pero hayque superarse y seguir adelante-"valla hasta que dice algo bueno" pensó Paloma.
-Nosabemos si Jacob no me corresponde.
-Y sino te correspondiera, te enamorarías de alguien no lo sé
Menos Jacob-Palomaestaba dispuesta a hacer todo lo posible para espantarle las moscas a su amigo.
-Puescreo que sí

-Bien,se lo diré.
-No,no, no-repuso de inmediato Danny-Hay cosas en la vida que una tiene que hacerpor su cuenta
ve a decirle y me dices que dijo.
-Bueno,pero no prometo nada-Paloma tomó sus cosas y se fue con destino a la casa deJacob.
Cuandollegó Jacob estaba haciendo una poción que olía bastante mal, y toda su casaestaba rodeada por un humo verde y espeso.
-HolaJack-era el apodo que le había puesto Paloma cuando le quería decir cosas quelo le agradaban-¿Está en casa?-cuando entró a la cocina vio a Estevan con unabata de baño dentado en una silla con el cabello verde-¿Qué onda?
-HolaPaloma
-Jacob le estaba aplicando un poco de esa poción en la cabeza de suhermano y se salpico con un poco-¡Demonios! ¿La baba de avestruz mancha?
-¿Quéfue lo que esa chica vio en ti?-susurró Paloma.
-¿Unachica?-reacciono rápidamente Jacob y derramó toda la poción en la cabeza de suhermano.
-Bueno
te vas a reír, pero
-soltó una carcajada-Le gustas a Danny.
-¿Danny?La chica de la clase de algebra

-Sí,ahora podrías decirme que no le correspondes y así volver a mi vida normal.
-Laverdad no pienso en Danny a si-comento Jacob limpiándose las manos-Ooo...
-Ooo¿Qué?-Paloma se estaba poniendo nerviosa.
-Queahora pienso en Danny así, es linda, lista, tierna
Jacob quiere.
-YPaloma vomita
-la situación no era la que Paloma había esperado.
Al díasiguiente Danny estaba muy nerviosa esperando a Paloma en la entrada de laescuela, en cuanto la vio corrió hacia ella y la tomo por los brazos.
-¿Quéocurrió? ¿Qué te dijo?
-Buenoél

-Cuéntamelotodo, no, sólo dime que te dijo, no mejor sólo el final-Paloma hecho una miradaa la mente de la chica, pero sus ideas estaba más revueltas que sus palabras.
-Bueno él
-peroen ese momento la Paloma malvada salió del fondo de su conciencia-dijo que

-Dimelas palabras exactas para que las escriba en mi diario.
-Fijoque
nunca pasaría
-las palabras de Paloma se incrustaron en lo más profundo delos sentimientos de Danny y Paloma lo veía en su mente-Lo siento mucho
-Tratóde remediar el daño que había hecho con esas palabras, pero eso no ocurrió.
-Tranquila,esto
esto
¡no fue tu culpa!-Danny se soltó a llorar y Paloma la abrazó-VamosDanny, no lo necesitas
tranquila, ya
ya no llores.
-Bien,nos veremos en clase
-dijo ella entre suspiros-A ti y a Jacob
-y de nuevo soltóel llanto.
Palomasiguió caminado hacia su clase de química, todo transcurrió normal y por suerteera miércoles y no tenia clase de algebra. Salió de la escuela muy tranquilacuando se encontró a Mapy recargada en un poste de luz.
-Hola-Palomasolo respondió con un saludo con la mano-¿Qué le pasó a Danny? La vi llorandoen el baño.
-Es quele dije que Jacob no le correspondía-dijo ella esperando el autobús.
-Holachicas-era Jacob-¿Dónde está Danny? Quiero terminar el trato con la ganadora dela lotería del amor de Jacob.
-¿Nohabías dicho que
?-Mapy estaba sorprendida por lo que escuchaba, pero Paloma lainterrumpió dándole un codazo en las costillas.
-Buenoes que todo esto fue un error
-dijo Paloma-Porque cuando dijo que le gustabaJacob, hablaba de Jacob Black, es un personaje de un libro que está leyendo ycuando le dije que creí que eras tú se rió.
-¿Serió?-Jacob estaba ahora muy triste.
-Fue unarisita jijiji, cosita de nada.
-No tepreocupes, se necesita más que el rechazo de una niña linda para deprimir aeste galán-Jacob trato de sonreír, pero Paloma sabía exactamente lo que lepasaba-Merezco amor
-se fue susurrando eso.
Isaestaba caminando muy contenta porque tenía una deliciosa orden de rollosprimavera y pollo agridulce para comer ese día, cuando paso Jacob por laentrada de su casa.
-Jaco¿Qué pasa?
-¡Merezcoamor! ¡YO TAMBIÉN MEREZCO AMOR!-y entró a su casa, detrás de él venía Paloma.
-Jacobespera
-Isa trató de detenerlo, cuando pasó Paloma por su lado-¿Qué ocurrePaloma?
-¡Hicelo correcto! ¿Oíste? ¡Nada de esto es mi culpa!-y ella corrió hasta la casa detía Amelia.
-Bien
-Isaalzo una ceja sin entender nada-Una buena amiga iría a ver qué sucede, pero unamuy lista dejaría que ellos lo resolvieran, mientras se come un rico royoprimavera-dijo sacando un rollo de la bolsa de comida que traía-Isabel eres muylista.
Cayó lanoche y con ella los sueños pacíficos de todos los miembros de la familia deTai Amelia, de todos excepto de Paloma, quien se retorcía en su cama hablandoentre sueños.
-No
Yono quería
No era mi intención
Verdad
La verdad es mala
Verdad
-Paloma teníauna pesadilla y de pronto abrió los ojos-Tengo que decir la verdad
-la voz dePaloma sonaba mecánica y sus ojos carecían de brillo; se levantó de la cama y salióde su habitación, iba bajando las escaleras cuando se topó con Isa.
-¿Quépasa Paloma que haces despierta?
-Bueno
al menos yo no me paro a media noche a comer como un cerdo.
-¿Qué?
-Ya meoíste cerdIsa, te caería bien una dieta, estas engordando ¿o no te importa quete saquen de la Escuela Nacional de Danza porque te pusiste gorda?
-¡Estassiendo muy cruel!-le grito Isa, Paloma arrugó los ojos.
-¿Quéocurrió? ¿Qué haces aquí Isa? Mejor dicho ¿Qué hago yo aquí?
-Estabasdurmiendo
-señalo Isa al ver que Paloma estaba en pijama.
-¿Eh?-Palomalevantó una ceja.
-Vamosa hablar a la cocina
-le dijo tiernamente Isabel.
Palomale habló de todo lo que había ocurrido en esos dos días y lo que podía estarcausando ese sonambulismo.
-Vaya
al parecer tu inconsciente si quiere decir la verdad.
-Perosi les digo la verdad me odiaran por siempre
sobre todo Jacob.
-No, nolo creo, se enojará contigo y te dejará de hablar por mucho tiempo y tal vez yano te tenga la misma confianza y nunca más te volvería a creer y

-Yaentendí-le interrumpió Paloma, pero seguía escuchando en su mente-¡Ya entendí!
-OK,pero le tienes que decir la verdad.
-Pero

-Si deverdad eres su amiga debes hacerlo.
Lasemana siguiente fue la más pesada en toda la vida de Paloma, no podía dormiren la noche y cuando se dormía accidentalmente le decía la verdad a quienestuviera a su lado.
-¡Nopuedo dormir! ¡No puedo comer! ¡Tengo que decir la verdad!-Paloma salió de lacafetería dispuesta a afrontar las consecuencias de todos sus actos.
Encontróa Jacob sentado en una jardinera del patio, pero antes tenía que hacer algo mástomo su teléfono celular, suspiro hondo y se acercó.
-Hola-saludóella temerosa.
-Holamuñequita
-le ofreció un poco se papas fritas-Has estado muy rara esta semana¿Qué pasa?
-Nada
Bueno, sí pasa algo.
-Sabesque puedes confiar en mí.
-Lo sé
Es complicado

-Perome puedes decir lo que sea, eres mi mejor amiga y te quiero como a nadie.
-Sí, losé
-Paloma se estaba poniendo nerviosa cuando llegó Danny, la persona queestaba esperando-¡Hola Danny!
-Hola
-Danielaestaba molesta con la presencia de Jacob.
-Buenote llamé porque tengo que hablar con los dos ¿Por qué no te sientas?
-¿Quépasa Paloma?
-Yo
Yoles mentí a los dos-confesó al fin-La verdad es que ambos se gustan y yo lesmentí porque
porque no quería dejar de ser tu mejor amiga y que dejaras depasar tiempo conmigo.
-¿Qué?¿Entonces tú
y yo
?-tartamudeó Daniela-¿Por qué lo hiciste Paloma?-chillo lachica que ahora tenía sus anteojos.
-Ya selos expliqué, espero que no me odien-y salió corriendo de ese lugar.
Sesentía mal así que llamó a tía Amelia para que mandara a Isa por ella para quefueran a casa, pero Isa no estaba así que Paloma se fue a su casa sola, en latarde Jacob fue a visitarla.
-Deseguro vienes a decirme que me odias y que no quieres volverme a ver

-La verdadno estoy enojado contigo
Bueno al principio sí, pero ahora ya no, eres mimejor amiga y no dejaras de serlo-y abrazó a Paloma-Pero no creas que esto sequeda así
-Jacob planeó muy bien su venganza en contra de Paloma y la mejorera

-BienvenidasArdillas exploradoras, yo seré su nueva líder de campamento
-Paloma estabavestida como toda una exploradora con su falda y medias cafés y su blusaamarilla.Diciembre había entrado con lamayor helada registrada en los últimos años en la Ciudad de México, lastemperaturas no rebasaban por mucho los nueve grados; cada mañana era lo mismo,el sentir los pies entumecidos y las pocas ganas de salir de la cama invadían atodo el que se enfrentara a ese horrible frío, todos, menos mi prima Paloma.
Sus vacaciones habían llegado, ycon ellas a una Paloma más ocupada que nunca, pues ahora tenía que estudiar delleno su magia, controlar su telequinesis, aprender a hacer verdaderasopciones, conjuros, hechizos rituales, cómo destruir demonios, y claro, lascosas de su vida "normal": ayudar a tía Amelia en el centro comunitario, serlíder de las niñas exploradoras, salir con Mapy y Jacob, llamarle a su hermanoy obtener un empleo temporal para conseguir dinero para un regalo de navidad.
Yo, Isabel Martínez, era una chicaun poco más relajada. Claro que los ensayos para el recital de El Cascanuecesen el Palacio de Bellas Artes absorbía gran parte de mi tiempo, pero siempre mehe considerado una chica relajada, tranquila y que no le gusta la vida tanajetreada de la ciudad.
Bueno
En uno estos días dediciembre de los que les he hablado a Paloma se le ocurrió la grandiosa idea deque le ayudara con sus Ardillas exploradoras una mañana, al principio no meimportó y dije que sí, pero cuando todos estábamos congelándonos a la mitad delcampo deportivo fue cuando maldije mi suerte de que Paloma me hubiese preparadounas de sus súper-deliciosas galletas de triple chocolate. Había neblina ytodos, incluyéndome, teníamos frío y temblábamos de los pies a la cabeza.
-Buenos días a todos-Paloma saludómientras todos nos moríamos de frío.
-Buenos días
-saludaron condesgana los niños.
-Bien, hoy aprenderemos instintode supervivencia ¿Qué pasa si se pierden y están solos
?
-Le llamo a mi mamá al celular-le contestóCristina, una pequeña que le sacaba canas verdes a mi pobre prima, era muypequeña, tenía el cabello largo amarrado en un trenza y su piel morena seenrojecía con el roce del helado viento.
-¿Y si no lo traes?-le preguntóPaloma mirándola inquisitivamente.
-Yo siempre

-Se le acabó la batería, no tienecobertura, se cayó a un río, se lo comió un oso ¡el punto es que estás perdida!-todala mañana Paloma se la pasó explicando formas de encontrar ayuda, racionarprovisiones, hacer una casa da campaña, encontrar alimento, utilizar unabrújula
etc.
Todo para lo que nunca fui buenaen la vida, pero es obvio que ella sí lo es. Paloma era buena en casi todo loque hacía, cocinaba como toda un chef profesional, tocaba el pianomaravillosamente bien y cantaba aún mejor, pintaba y dibujaba hermosospaisajes, bailaba a mi nivel de bailarina profesional, actuaba como cualquierganadora del premio Óscar, era muy inteligente, sacaba buenas calificacionessin tomar nunca un libro, cuando realmente quería estudiar magia, lograba hacerhechizos, encantamientos y pociones que a mí me habían costado meses depractica; sin mencionar que su belleza era inusualmente notoria; pero Paloma teníaun problema: era excesivamente insegura, no confía en su propia capacidad delograr las cosas increíbles a las que estaba destinada.
-Bien, bien, niñas, hicieron unexcelente trabajo
-comentó Paloma mirando a todas las Ardillas con ojos desatisfacción-Y como lo hicieron tan bien las recompensaré-Paloma tomó unasformas de su mochila y se las mostró a las pequeñas-Iremos, como actividadinvernal a patinar en hielo este fin de semana-el estruendoso grito de lasniñas hizo que me tapara mis oídos.
-¿Patinaje?-Jacob no sonaba muyseguro y miró con el ceño fruncido a su mejor amiga-Yo no patino el hielo.
-Suena divertido
-comento Dani-Además¿Por qué no ayudar a tu amiga?
-La pregunta es: ¿Por qué tú meayudas?-susurró Paloma y miró a Daniela fijamente como si quisiera ver detrásde lo que había de la cabeza de aquella chica, eso era muy común cuando Palomaquería leer la mente de alguien; había algo diferente en los poderes de miprima, algo muy poderoso: generalmente cuando algún lector de mentes descubre suspoderes comienza a escuchar la mente de los que tiene más cerca, hasta que vaaumentando, pero lee las mentes de manera desordenada y todas al mismo tiempo,la diferencia estaba en que Paloma leída las mentes que quien quisiese demanera individual o colectiva, sin importar que estuviesen cerca o al otro ladodel mundo. En definitiva mi prima tenía más poder del que se pudiese imaginar.
-Bien, entonces iremos Mapy, Isa,Dani, tu y yo-confirmó Paloma después de encontrar en la mente de Dani lo quebuscaba-¿Algún problema Dani?-Paloma alzo las cejas y arrugó la frente.
-No nada
-Daniela le sonriómostrando sus blancos y relucientes dientes.
La mañana del siguiente sábadoestaba muy contenta, vería a mi adorada prima patinar sobre hielo y seguro eratan buena en eso como en todo lo demás, cuando llegamos a la pista las niñasexploradoras estaba contentas y ansiosas para entrar.
-¡Muy bien, préstenme atención! ¡Despuéshablarán!-dijo mirando a un par de niñitas que murmuraban y señalaban a Jacob-Primerolevanten la mano las que ya saben patinar en hielo-escasamente dos manossobresalieron de las cabezas de las niñas-OK Samantha y Leslie entren a lapista-Las niñas entraron de inmediato, creo que no lo mencioné: el grupo de miprima estaba limitado a solo doce integrantes-El resto de ustedes divídanse engrupos de dos, cada uno elegirá a alguno de mis compañeros para que las auxiliey las ayude dentro de la pista-De inmediato las chicas que habían estadoplaticando de abalanzaron sobre Jacob, haciendo que se cayeran los tres alpiso, cuando Paloma se acercó a ayudarlos Jacob le susurró.
-Vas a morir Maíz, vas a morirlenta, cruel y despiadadamente.
-Yo no caigo en amenazas Jacobobo-dijoentrando a la pista con sus dos pequeñas y sonriéndole, mientras Jacob se quedabacon un par de chiquillas colgándole de cada brazo.
Estaba claro quién era el que ibasufrir en la pista, pues al tener a ese par de pequeñitas pegadas a sus brazosera imposible que Jacob lograra hacerle alguna broma a Paloma, pero en ningúnmomento desvió los ojos de la silueta que reflejaba el suéter azul entalladoque traía puesto mi dulce primita.
Quien no le fue muy bien fue aDani, pues tenía que competir con esos adefesios de 1.50 de alto, para tener laatención de Jacob. Sin embargo Mapy fue la que más se divirtió, patinaba de unlado a otro con las dos pequeñas que estaban a su cuidado y arrollaban a supaso a quien se le pusiera enfrente.
La hora de descansar llegó y lomejor era tomar un poco de chocolate caliente para desentumir esos músculos.
-¿Paloma vienes?-preguntó Jacob.
-En un momento voy-dijo ella desdeel centro de la piste, de pronto un aire helado rodeo la pista y una presenciaextraña hizo que me pusiera tensa.
-Hace frío-fue lo uno que alcanzóa decir Dani antes de quedar congelada por completo.
-¡Dani!-gritó Jacob.
-¡Niñas!-Mapy trato de protegerlaspero ya era tarde, todos habían quedado sumergidos en un montón de hielo.
-¿Qué ESTA PASANDO?-gritó Jacobtratando de romper el hielo que envolvía a Dani-¡Paloma cuidado!-una ventisca seacercaba a pasos agigantados hacia Paloma, pero ella la desvió con unmovimiento de sus manos.
-¡Es un demonio!-ella patino lomás rápido que pudo-¡Pero no sé como destruirlo!
-¡Tengan cuidado!-gritó Mapy desdeel otro extremo de la pista, pero esa ráfaga de viento la dejo congelada en untétrico féretro de hielo.
-¡Mapy!-Jacob esquivó otro ataquecon su levitación, mientras que Paloma arrojaba mesas a diestra y siniestra consu telequinesis, Jacob soltó algunas bolas de engría, mientras yo despistaba aldemonio con mis poderes, lograba atravesar los muros de hielo que teníaenfrente, hasta que el grito de Paloma me detuvo el corazón: Jacob estabasiendo congelado por el demonio.
-¡Jacob!-ella patinó en direccióna Jacob.
-¡No te muevas Paloma!
-¿¡Qué hacemos Isa!?
-Yo
-miraba como el miedo seapoderaba de mi amigo a medida de que sus poderes no funcionaban-¡Hay un conjuroen el libro de tu madre!
-¡Eso no es muy útil Isabel!-Jacobtrataba desesperadamente de repeler el ataque del demonio, mientras el hielosubía irremediablemente por sus piernas.
Estaba paralizada, no sabía quéhacer, trataba de recordar el hechizo, después sólo sentí frío y una negruraque invadía mi cuerpo.
Isa había quedado congelada, y miJacob tendría el mismo fin a menos que yo hiciera algo, ¿pero qué? Sólorecordaba la portada del libro de mi madre, donde yo lo había dejado, sobre micama, de pronto ese recuerdo se hizo cada vez más nítido, casi podía estar enmedio de mi habitación, sentarme en mi cama y tomar el libro, sentir su pastadura hecha de piel. De pronto vino a mi mente la loca idea de poder abrir ellibro y buscar el hechizo del que me había hablado Isa. Lo tome, lo sentía enmis manos, recorrí rápidamente sus páginas en busca de la respuesta paraterminar con el inminente destino congelado que tendríamos todos
Regresar en eltiempo
demonios nocturnos
Luna azul
pasa y buscaba con mucha rapidez
Ladama de hielo, esa era la pagina que buscaba:

Fríodespecho que albergas en tu ser

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desatalas almas mortales que has tomado

Yregresa a tu prisión de hielo.

Las palabras salieron de mi bocacomo el agua que brota de un manantial, justo en el momento que el demonio ibaa atacarme, un cálido viento lo hizo retroceder y a sus efectos, todos sefueron descongelando y confundidos no hicieron más preguntas que ¿Qué ocurrió?
-¿Estás bien Paloma?-Jacob me rodeócon los brazos y me apretó con fuerza-¿Cómo es que?
-No lo sé
Yo solo comencé aimaginar
-Mapy corrió a abrazarme haciéndome que cayéramos ambas al frío hielo-¡Mealegra tanto que estés bien!
-Lo lamento mucho Paloma yo
meparalicé no sabía qué hacer
y
-comentó Isa con lagrimas en los ojos.
-No te preocupes Isa-también laabracé, pero después de haberla soltado me miró fijamente con el ceño fruncidoy susurró en mi oído-¿No era que solo eran amigos?-dijo señalando mi manoderecha, en ningún momento Jacob la había soltado, al instante me solté de mimejor amigo.
-Sí, sólo somos amigos
-repuserápidamente.
-¿Qué onda con ese tipo?-dijo Mapyseñalando a un hombre alto muy apuesto que los miraba desde un pilar afuera dela pista, pero había algo en el que me intrigaba más de la cuenta.
-No lo sé, tal vez sea solo unacosador
-dije encogiéndome de hombros.
-¿Sólo un acosador?-Jacob levantóambas cejas.
-después de los demonios ¿Qué puedesser peor?
En algún lugar

-La chica es muy poderosa, más poderosade lo que creí-comentó un hombre con capucha negra mientras veía a través de unespejo a una chica de cabello castaño y ojos azules.
-Nuestra obligación es encontrarlaantes de que cualquiera de los otros lo hagan-comentó una mujer con una capuchaplateada.
-Protegerla es nuestra prioridad,antes de que descubra lo que realmente es
-sentenció otro hombre de capuchaverde.
-Artorius, protégela, pero manténtu distancia, podría asustarse si descubre antes su verdadera identidad.

-Hola Jaco
No, Paloma no está
Trabajado
Es que hoyes fin de semana y hay más gente en la cafetería
No lo creo
Pero si quierescuando llegue le digo que te hablé
Bueno adiós

 

-¿Paloma?... soy yo Jacob, se que ahora estastrabajando pero llámame cuando llegues a tu casa, quiero verte, salir
comoantes, adiós...

-Hola Paloma, soy yo de nuevo, tal vez has estado muyocupada, pero quiero verte, bye

-¿Qué hay de nuevo Jaco?... Lo siento, Paloma estáestudiando magia y ya sabes como es tía Amelia
Si yo le digo.

-¡Jaco! ¡Paloma se acaba de ir a trabajar!... Salireste viernes, no lo sé
No creo que ella pueda
Tal vez lo haya olvidado, peroyo le digo.

-Hola Paloma
¿no habrás olvidado nuestra cita para iral cine mañana o sí? Por favor ve
te quiero.

-¿Jaco?... ¿Al cine?... No, Paloma no me dijo nada
Sí, se fue con las Ardillas en la mañana y después iba a trabajar
Mejor ve conDani...

-
Paloma, no te he visto desde hace una semana, séque estas muy ocupada pero ¿podemos vernos?... Te extraño

Jacob iba del brazo de Dani paseando por un plazacomercial a la que le gustaba ir su novia, pero para él se le hacia la cosa másaburrida del mundo, se imaginaba que pondría decir su mejor amiga sobre la genteque iba a esos lugares. Pero su mejor amiga no estaba, no la había visto desdehace ya una semana y sentía un hueco en el estomago cada vez que lo recordaba¿Por qué Paloma no le regresaba las llamadas? ¿Qué le estaba ocurriendo? Y másintrigante aun ¿Por qué la extrañaba tanto?

 

-
Hay una cafetería súper kuit, hay que ir
-parloteabasu novia, una cafetería, Paloma trabajaba en una cafetería, más bien seesclavizaba en una cafetería-Se llama Café El Miseria.

-Ese no es nombre para una cafetería
-Jacob soltó unacarcajada.

-Pero todas mis amigas dicen que es súper y yo quieroir-Dani torció la boca en un puchero.

-Está bien-Jacob suspiró y se dejó arrastrar por sunovia a ese terrible lugar de moda.

Para cuando llegaron al pequeño local vio que no eratan malo, tenía los pisos de madera y muebles de distintos tipos pero que todoscombinaban entre sí, luces tenues ambientaban el lugar, tenía un rocola alfondo y dos mesas de billar, en una esquina habían "maquinitas" y una gran barrase extendía a lo largo de la pared derecha.

Por fuera había un par de mesitas con sombrilla, perolo que a Jacob más le llamó la atención fue la mesera, si no fuera por eluniforme de mandil de color azul celeste y la pluma colocada estratégicamenteen la base de la coleta que tenía la chica podía decir que de espaldas era sumejor amiga, aun que viéndola bien se parecía mucho a su mejor amiga, tenía losmismo jeans que su mejor amiga y los mismo zapatos que los zapatos de la suertede Paloma, y ahora que miraba con atención.

-¡Por dios Paloma qué haces aquí!-Dani le gritó aloído a Jacob mientras Paloma dejaba un pedido en la mesa más cercana.

-Trabajo aquí
-Paloma desvío la mirada de su amigo.

-¿Trabajas en el Miseria?

-Sí eso dije

-¡Tengo dos frappes de caramelo esperando aquí!-legritó un chico bastante alto desde la barra, era muy apuesto y tenía un par deojos grises que no podía ocultar, sin mencionar su muy marcada musculatura;mientras le sonreía a Paloma, Jacob tuvo la novedosa sensación de querer irdirecto a la barra a romperle la cara de modelo de revista al tipo que seatrevía a sonreírle a SU Paloma.

-En un segundo voy Matt
Siéntense ¿quieren tomaralgo?-dijo mientras les daba el menú-¿Me permiten?-Paloma se alejó a tomar losfrappes y dejarlos en la mesa de afuera.

-¿Ese es tu jefe Paloma?-preguntó Dani sin dejar desonreír, mientras se sentaban en la barra y Paloma entraba del otro lado.

-No, él es Matías, trabaja conmigo, mi jefe es el queesta allá-dijo señalando un hombre que estaba en el otro extremo-Es el quetrata de reparar el letrero de neón.

-Y dice trata porque no creo que lo logre
-el tal Mattse acercó a donde estaba ellos y Jacob le miró con todo del despecho que podíatrasmitir, ahora entendida porque Paloma no salía de ese lugar, no se estabaesclavizando, estaba de cacería-Hola soy Matt-el chico le tendió la manoprimero a Dani y luego a Jacob, quien se la apretó tan fuerte que esperabaromperle la mano-¿Sois amigos de Paloma?

-Sí-contestó rápidamente Dani-Yo soy Daniela, pero puedesllamarme Dani y el es Jacob.

-¡Tú eres el famosísimo Jacob! ¡Paloma sólo habla deti!-Paloma le dio un codazo en las costillas-
Y también de Dani y Mapy y deIsa y de su tía
es una chica que habla mucho
-comento él.

-Sí, tú también-afirmó Paloma mirando a sus amigos-¿Quéles sirvo?

 

-Yo quiero
un frappe de galleta-dijo Dani.

-¿Y para ti Jacob? ¿Un Express cortado?-preguntóPaloma con cierto tono de sarcasmo.

-Sí-Jacob se comportaba cortante con ella y un calorde ira se extendía por todo su cuerpo al ver a ese corpulento pedazo de imbécilcoqueteando con su Paloma.

Una luz rosa chicle rodeo el local, el jefe de Palomahabía logrado reparar el letrero que rezaba "El Miseria" en letrascursivas.

-¡Ja!-exclamo la chica de ojos azules-¡Te lo dije!... ¡ahorapaga!-Paloma extendió la mano y el muchacho le entrego un billete de cien.

-¿Por qué le das dinero a mi mesera estrella? Contantas propinas no creo que lo necesite-Arturo era un hombre entre unos veintemuchos y unos treinta y pocos, de cabello claro, una piel blanca y unos ojosparecidos a los que alguna vez vio Jacob, pestañas largas y azules profundoscomo el mar, con una voz profunda pero cálida.

-Apostamos por ver si podías o no reparar el letrero túsolo-contestó Paloma con una sonrisa de satisfacción.

-Matías, ¿apostaste en mi contra? ¿Dudas de micapacidad de lograr reparar una simple instalación eléctrica?-el hombre golpeóen la cabeza a Matías, lo cual le agradó mucho a Jacob.

-¿Dudar? Él ya tenía preparado el número deemergencias para llamar-agregó Paloma.

-Gracias enana
-le susurró Matías al oído a Paloma.

Jacob llevó a su casa a Daniela y después regresó alMiseria a esperar a Paloma, tenían un par de cosas que aclarar, la vio salirpor la parte de atrás junto con el grandote tarado de Matías, al llegar a laesquina se despidieron de un beso en la mejilla y Matt regreso al café.

-¡Hola Paloma!-no podía ocultar el tono de molestia ensu voz-¿Te divertiste con tu amigo Matt?

-Es sólo trabajo Jaco
¿Pasa algo?

-Sí, de hecho sí ¿Qué día es hoy Paloma?-el chicoestaba que su ira hervía dentro de su estomago.

-Viernes-contestó Paloma despreocupada, de prontosintió un frío recorriendo su pecho cuando los pensamientos de su amigollegaron a su cabeza-¿Era hoy?

-Lo olvidaste
-el enojo recorrió la cara crispada deJacob-Lo olvidaste por estar con ese
grandote.

-No
Yo
Sí lo olvide, pero tengo tantas cosas en lacabeza que no
Perdón-un tono suplicante salió de la boca de Paloma.

-¿Sabes qué? No me interesa-Jacob le dio la espalda ycaminó tres pasos, después dio la vuelta y se volvió a acercar a Paloma-Por mite puedes quedar con ese gorila de fuerza bruta

-No estas enojado por lo de la película ¡Estas celosode Matt!-Paloma abrió los ojos de sorpresa.

-¡Yo no estoy celoso de ese imbécil!

-Oh sí
¡Claro que sí!

-¡Claro que no!

-¡Sí!

-¡No!... No voy a seguirte tu juego infantil-volvió acaminar y dejo a Paloma sola a la mitad de la calle oscura.

Por todo el trayecto de regreso en su pecho había unapunzada de preocupación; la dejó sola, no le dejó explicar nada, sólo se fueenfurecido y lleno de celos hasta los zapatos ¿Qué le pasaba? Ni con Mapy habíasido tan celoso que con Paloma en ese momento ¿Acaso él
? No, no era posible,él tenía a Dani, la quería ¿Y a Paloma? Claro que la quería, pero tal vez y sólotal vez la quería más de la cuenta. Pago el taxi y salió del auto, en laentrada de su casa estaba Mapy, sentada en la banqueta.

 

-¿Qué haces aquí?

-Vine a hablar sobre Paloma
-Mapy quería mucho a suamiga, por lo que tenía que hacer a un lado sus sentimientos, pues nunca serianmás que ilusiones de secundaria.

-¿Hablaste con ella?-estaba preocupado ¿Qué tal si lehabía pasado algo?-¿Ella está bien?

-Sí, en parte
Bueno, no tan bien

-Olvidó nuestra cita
-Jacob bajó la mirada hacia suszapatos-No me ha contestado las llamadas, y cuando la veo, se comporta como unachica desconocida y coqueteando con ese

-Si olvido su cita al cine no fue por Matt-Mapy lepuso una mano en el hombro lo miro a los ojos-Fue por ti

-¿Qué dem
?

-Sé que no es muy coherente lo que te digo, Paloma seha esclavizado todo este tiempo por comprarte un regalo muy especial y muy costoso
perosobretodo especial.

-¿Qué?

-No te lo puedo decir, pero por favor no le des falsasesperanzas a mi amiga, no sin antes terminar con Dani-Mapy le guiño un ojo ydespués se desvaneció.

-Fue solo un reflejo
-afirmó Jacob.

Tenía un grave, muy grave problema, no solo habíametido la pata, había metido las cuatro ¿Cómo solucionarlo?... Un regalo denavidad
Un regalo

-¡Eso es!-Jacob estaba contra reloj, si quería darle asu amiga el mejor regalo de navidad tenía que actuar rápido, tomó el teléfono-¡Isa!...¡No, no quiero hablar con Paloma!... ¡No estoy enojado, pero quiero hablarcontigo!... ¿Su hermano
? ¡No tu hermano el de ella
! ¿Vendrá
? ¿No
? ¿Sí
? ¡¿Vavenir o no?!... ¿Falta de dinero?... ¿Me podrías dar su número
?

Era víspera de navidad y Paloma estaba en unestablecimiento, sentada esperando su pedido al lado de Mapy.

-Ya no sé si vale la pena
Él está muy molesto y no leculpo
-Paloma estaba muy triste.

-No creo que se enoje después de lo que le vas aregalar
-afirmó Mapy sonriéndole a su amiga.

Paloma sólo sonrió, miro a su alrededor, un montón detablas de madrea las rodeaban y el aroma la embriago recordando aquella navidadcon sus padres apenas sólo un año, la nostalgia la invadió, pero no teníatiempo de deprimirse, aun tenía que hacer un delicioso postre para la cena encasa de Jacob, donde le daría su regalo de navidad.

Llegaron a duras penas con el regalo de Jacob a lapuerta de madera de la casa de Paloma, al entrar Mapy le sonrió y le entregóuna cajita azul con un moño plateado a su amiga.

-¿No se supone que tendrías que esperar a mañana?

-¡Feliz navidad amiga!-Mapy sonreía como nuncaesperando a que Paloma abriera su regalo, dentro de la cajita había una pulseracon una piedra color marfil-Se supone que es para que las dos seamos amigas porsiempre, si alguna esta en problemas la otra lo sabrá, lo hechicé yo misma-Mapyla tomó y se la puso en la muñeca de su amiga.

-¡Woo! Yo sólo te tejí un suéter-Paloma alzo ambascejas y le entregó una caja grande de color negro con un moño dorado-Pero laintención es lo que cuenta ¿no?-Mapy lo saco, era un lindo suéter de colornegro, con una capucha.

-¡Es genial! ¡Nadie nunca me había hecho algo a mano!-Mapyestaba muy emocionada con su regalo-¡Cielos!... Tengo que irme ya, es muy tarde-sedespidió con un beso en la mejilla.

 

-¿Y ese inmenso regalo?-Isa miro de arriba abajo elregalo, en su mente denotaba que esperaba que fuera para ella.

-Es para Jacob-aclaró Paloma tratando de ver lamolestia de su prima y la identidad de su propio regalo en la mente de suprima.

-Vaya, es un regalo muy grande-confesó Isabel, pero nolograba descifrar que era lo que se escondía detrás de la envoltura-¿Qué es?

-Lo veras esta noche, pero ahora voy a cocinar undelicioso postre.

-¿Vas a cocinar? ¿Qué? ¡Yo quiero!

-¡Si te portas bien te dejaré chupar la cuchara!-Palomacorrió hacia la cocina, iba a ser una tarde muy divertida con Isa dentro de lacocina.

El árbol de navidad estaba listo, la mesa estabaordenada, la cena ya estaba lista, las luces eran perfectas, el regalo dePaloma estaba en su habitación, lo único malo con Jacob es que eran la seis dela tarde y él aun tenía una larga espera para poder entrar al baño a ponersepresentable; eso era lo malo en la familia de Jacob, tenía muchos hermanos.Nadie imaginaría que el matrimonio formado entre el respetable Don EstevanPonce de León y la señorita Anabel del Valle tendría como resultado a unacamada tan grande, mencionados de mayor a menor sus hijos eran Estevan,Cristiana (Cris), Jacob, Manuel, Eva, Luciano y la más pequeña Charlotte.Antes, eran un familia muy feliz y unida pero un frío día de octubre Anabelmurió dejando a su esposo con una pequeña recién nacida y a otros seis de muycorta edad; después Don Estevan, un humilde profesor de la Universidad Autónomade México se caso con Miranda, su asistente personal, sólo para que laguardería en la que se estaba convirtiendo su casa se agrandara aun más, puesen esa relación nacieron los gemelos Adrián y Alfredo.

Siete treinta, por fin tendría espacio para estar él sóloen el baño, no tardó ni diez minutos en ponerse decente, pero un extrañohormigueo le hundió el estomago cuando escucho la voz de su joven amiga.

-¡Hola a todos, Isa y yo les trajimos un pastel!-suvoz sonaba más fuerte en sus oídos de lo normal, era como estar dentro de uncampanario a la hora de llamar a misa de seis.

Bajó corriendo las escaleras y sin decir una palabrase abalanzó sobre su amiga para abrazarla fuertemente, estaba tan hermosa comosiempre, con un abrigo blanco y un suéter color miel, tenía aun los guantes yel gorro puesto y su mirada de sorpresa se escondía detrás de un mechón depelo.

-¡Hola!-exclamó el abrazándola de nuevo-Perdón, fui untonto, espero que algún día llegues a perdonarme

-Lo haré si no me matas asfixiada-dijo ella con vozentre cortada.

-Ven-la jaló de la mano sin tomar en cuenta a Isa o atía Amelia-Lo siento ¡Hola Isa! ¡Buenas noches tía Amelia!

Cuando llegaron a la planta alta Paloma estaba muyintrigada por saber qué escondía Jacob, pues en sus propios pensamientos todoera una confusión.

-Cierra los ojos y prepárate para el mejor regalo denavidad que te hayan dado-por un instante una idea loca pasó por la mente dePaloma, pero decidió no adelantarse en conclusiones y cerrar los ojos.

Jacob abrió la puerta de su habitación y condujo a suamiga de la mano, la colocó frente a su regalo de navidad.

-Bien, ábrelos-cuando Paloma abrió los ojos no lopodía creer, era su hermano, justo esa mañana había hablado con él y le habíadicho que no podía ir a verla por Navidad y ahora estaba frente a ella y todogracias a Jaco, Paloma dejó por un momento el papel de niña madura y de abalanzóa los brazos de Raúl lloro como no lo había hecho en mucho tiempo: lloró defelicidad.

 

-¿Cómo es posible?-le recrimino Paloma a ambos-¿meengañaste?-Raúl solo dijo si con la cabeza.

En la cena todo fueron risas y tintineos de los platosdisfrutando de los manjares de Miranda, Paloma se vio rodeada de una granfamilia que la quería mucho y se sintió realmente feliz contenta, con suhermano a su derecha y su mejor amigo a su izquierda.

-Bien, preparemos el brindis
-comentó el padre deJacob-Son casi las doce y hoy sólo les puedo decir ¡feliz navidad a todos!

-Tu padre es un hombre de pocas palabras Jacob-le dijoRaúl.

Todos se dieron un abrazo fraterno de navidad, perocuando Jacob y Paloma se dieron el abrazo no se dieron cuenta que habíanquedado justo debajo del muérdago que muy tramposamente había puesto Isabel;hubo un largo silencio todos los presentes carraspearon la garganta mientrasIsa empujaba a Jacob hacia enfrente, por otra parte ambos chicos se miraron eluno al otro, Paloma vio como Jacob detuvo la respiración y Jacob vio como Palomase ponía roja hasta las orejas. Pasaron largos segundos mientras ellos dosinmóviles se miraban.

-¿Se van a besar o no?-preguntó Charlotte impaciente,Jacob miró a su pequeña hermanita y tomó a Paloma de la cara cerró los ojosmientras todos detenían la respiración y Paloma sentía como el corazón se lesalía del pecho, cerró los ojos y sintió un beso fraterno en la frente porparte de su amigo.

-Los hermanos no se besan Charlotte
-aclaro Jacob rojocomo un tomate.

-pero Paloma no es tu hermana-dijo uno de los gemelos.

-Y además es bonita-agregó el otro.

-¿Quieres huir de aquí mientras todos estándistraídos?-preguntó Paloma tomando a Jacob del brazo y llevándolo al patio,donde le esperaba su regalo de navidad.

-Sé que tú me lo diste antes pero
-Paloma tomo un grancuadro envuelto en papel dorado con un gran moño azul-¡Feliz navidad!-Jacob tomóel regalo lo abrió y rebeló un fino marco de madera tallada con el retrato desu madre-yo lo pinté, pero el marco fue lo más costoso, por eso fue que nodejaba de trabajar yo
-Jacob la abrazo fuertemente, mientras contenía unaslagrimas.

-Muérdago
-susurró la pequeña Charlotte desde laventana mientras aparecía un ramo de muérdago debajo de su hermano y su amiga;Paloma lo miro a él y después instintivamente hacia arriba.

-¡No puede ser!-exclamó molesta y miró a su amigo-¿Qué,no nos van a dejar en paz?-Jacob la tomó de una mejilla y sin pensarlo le besó enlos labios.

Media hora de espera en el aeropuerto, quince minutosen registrar el equipaje, diez para entrar al avión, cinco para encontrar elasiento, otros cinco para que despegaba
Si seguía esperando un poco más misdedos de las manos y pies se romperían de lo entumidos que estaban; solo podíaesperar la calidez del viento de la playa que me reconfortara. ¿Ser un niñomimado? Eso nunca, pues cada año yo aportaba la mitad de mi boleto de aviónpara mi viaje de fin de año; en años anteriores solo éramos Isabel y Jacob, dosamigos en busca de aventura, habíamos recorrido ya gran parte del país desdeque yo tuve edad de salir solo con Isa; pero ahora era diferente, iba Ángel yella
recordar lo que había pasado en navidad en la puerta de mi casa mecausaba una enorme confusión, por un lado fue como si mi cabeza estallara y micorazón estuviera ahora con ella, pero por otro lado estaba Dani, la amaba oeso creo

 

-Tendrás que hablar con ella tarde o temprano
-la vozde Ángel lo sacó de sus pensamientos.

-Lo sé, pero ¿y si se arruina nuestra amistad?... Somosjóvenes aún, yo sólo tengo 15

-Cumplirás 16 la próxima semana
-repuso rápidamenteÁngel.

-OK, dieciséis, tengo dieciséis y soy de la opinión deque un chico de mi edad tiene que salir con muchas niñas lindas
-

-Eso es muy cierto

-Y no quiero que Paloma sea una más del montón
-miróhacia enfrente donde se encontraba Paloma acomodando su asiento-Prefierotenerla como mi amiga, pero tenerla en mi vida, antes de acabar como Isa y tu-Ángelle dirigió una mirada de consternación.

-Lo de Isa y yo sólo fue un desliz, pero no por eso

-¡Aun sigues enamorado de ella!-repuso el muchacho-¡Ydices que sólo fue un desliz!

-Lo sé
-Ángel compartió una mirada de complicidad conIsa que se sentaba en su asiento en ese momento.

-Estoy emocionada
-decía Paloma mirando por la ventana-Unasemana de sol, mar y arena-soltó un suspiro poético que tenía poco que ver conla playa.

-¿Estás emocionada por el viaje o por otra cosa
?

-¿Cómo dices que dijiste?-Paloma reaccionóautomáticamente, sabía que Isa sabía lo del beso, pero no esperaba que lo comentara.

-No lo sé tal vez te emociona que

-¡No digas nada!-Paloma se tapo los oídos con ambasmanos y cerró los ojos con fuerza-¡No pienses en eso!-Paloma se calmo y depusereafirmo-Sólo somos amigos

-¿Sólo amigos? Los amigos no se besan Jacob Ponce de León-contestóÁngel a Jacob después de haber despegado.

-¿Así? ¿Qué hay contigo e Isa?-Jacob levantó una ceja.

-Bueno pues nosotros somos diferentes

-¿Diferentes en que aspecto?-Paloma le encantabainterrogar a la gente, en especial a Isa, pues sus pensamientos eran tan claroscomo el agua.

-Pues
Somos más maduros, hemos pasado por másexperiencias y

-¿Y
?

-Y nosotros no confundimos las cosas-golpe bajo porparte de Ángel-Como ciertas personas

-¡YO NO CONFUNDO LAS COSAS!-tanto como Paloma comoJacob se levantaron de su asiento, se miraron el uno al otro.

-Tengo que hablar contigo Jaconerd
-Paloma cruzo losbrazos.

-Y yo contigo Maíz
-Jacob también cruzo los brazos yvolteo a ver a Ángel-¿Nos permites?

-¡Por favor!-Ángel se levantó tan rápido que no dejó tiempoa que ninguno de los dos se arrepintiera.

-Bien
Tú primero-dijo Jacob con cara de querervomitar.

-Yo
-problemas
echó un vistazo rápido a suspensamientos, el beso era lo más marcado en su memoria, pero ella no queríahablar de eso-¡Estoy muy emocionada con el viaje! ¡Gra
gracias por invitarme!

-De nada
-a Jacob le temblaban las manos.

-¿Y tú?

-¿Y yo qué?...

-¿Qué querías decirme?

-¿Yo? Que
-piensa Jacob, piensa-Que me alegro que misMEJORES amigas me acompañen-Jacob recargó su cabeza en su asiento, miró aPaloma, suspiró y después comenzó a hablar-Yo
-"Piensa muy bien lo que vas adecir Jacob"-Nunca me he tirado con un paracaídas.

 

-¿En serio? Bueno pues si quieres podemos hacerlo enAcapulco podemos practicarlo
-Paloma tomó valor y comenzó-Jaco yo

-¿Tu
?

-Yo
no he nadado nunca con delfines
-"Genial
delfines"

-No te preocupes, iremos ¿Isa te contó que el añopasado fuimos a los Cabos a ver ballenas?

-Sí, dice que fue muy lindo
-Paloma sentía que encualquier momento iba a vomitar-Vaya, parece que no somos los únicos queestamos
-¿Qué debía decir? ¿Incómodos?-Raros-dijo señalando a Isa y Ángel-¿Quépaso con ellos?

-Eran los amigos inseparables desde que nacieron,prácticamente gatearon juntos, pero cuando les llegó la pubertad

-Confundieron las cosas
-agrego Paloma.

-Sí, algo así, Ángel le pidió a Isa que fuera sunovia, se veían
felices; terminaron la preparatoria, una amiga de Isa lagustaba Ángel, lo besó en la fiesta de graduación, minutos después de que Isale contara que era una bruja-Paloma hizo una mueca de dolor-Sí, lo sé, ellaestaba muy mal
¿Ves esa marca que tiene Ángel arriba de la ceja? Isa le arrojósu secadora para el cabello cuando llegó a su casa, después de eso ella se fuede la ciudad un largo tiempo, hasta que se enteró que tú llegarías.

-¿Sabes que es lo que me gusta de nuestra amistad?-preguntóPaloma después de un largo silencio.

-¿Qué?

-Que nunca confundiremos las cosas-Paloma sonrió,esperando que ese fuera el momento preciso para hablar de lo que ocurrió enNavidad.

-Sí, tú y yo somos amigos
¡Los mejores!-Jacob sentíaque se iba a desmayar.

-¡Como hermanos¡-agregó ella, sentía un hueco en elestomago.

Hacía calor, mucho calor al salir del aeropuerto,tendrían que tomar un taxi pero justo en la entrada una inmensa limosina estabaestacionada, Paloma vio como un hombre muy conocido estaba a punto de entrar enella.

-¡Arturo!-Paloma no pudo evitar la emoción de ver a sujefe y corrió hacia la limo dejando a Jacob solo-¿Qué estás haciendo aquí?-Palomalo abrazó.

-La pregunta es ¿Qué hace mi mesera extraía aquí?-lacontempló de arriba abajo, mientras Isa, Ángel y Jacob la seguían.

-Vine de vacaciones con mi prima y unos amigos
-dijoseñalando a los chicos-Ella es mi prima Isabel, mi amigo Ángel y ya conoces aJacob.

-Mucho gusto
-les tendió la mano a los tres.

-¿Usted es Arturo Van' Gaseen?-Ángel no pudo ocultarsu sorpresa.

-Arturo Van' Gaseen hijo-haciendo hincapié en lo dehijo.

-¿Quién es Arturo Van' Gaseen padre?-preguntó Jacob.

-El más grande genio de la industria farmacéutica-dijoÁngel con cierta molestia de que el joven Jacob no tuviera esos conocimientosbásicos.

-¿Viniste de vacaciones con tu familia?-preguntóPaloma.

-Sólo con mi hijo Matt y mi hermana Catherine-unamujer muy atractiva estaba a punto de entrar en la limosina, era la mujer más hermosaque había visto, delgada, blanca con un hermoso cabello rubio y unos bellísimosojos verdes.

-¿Usted
es
Catherine Van' Gaseen
la bailarina delballet ruso?-Isa no tenía aliento para decir una palabra más.

-Mucho gusto-contestó ella con un asentó muy extraño.

 

-Cathy no habla el español muy bien-explicó Arturoayudando a entrar a su hermana y después Paloma sintió una enorme envestida quela acorralaba sobre al auto, Matt tenía una fuerza descomunal y a Paloma leestaba torciendo el brazo con toda es fuerza-¡Matt, enorme cavernícola esa noes la forma de tratar a una jovencita tan delicada como ella!-le regañó Arturodándole un fuerte golpe en la cabeza.

-¿Jovencita delicada esta enana?-Paloma tomó ventajade ese descuido para tomarlo del brazo y tenderlo en el suelo.

-Yo diría que la jovencita delicada es otra-contestóPaloma soltándolo del brazo.

-¿En dónde se hospedarán?-preguntó Arturo.

-En el hotel Copa Cabana-Paloma sonreía radiante.

-¡Qué curioso! ¡Nosotros también! ¿Los llevamos?

-Sí-dijeron al unísono Ángel, Isa y Paloma.

De camino al hotel Paloma y Matt fueron hablando yriendo, haciendo bromas con Ángel y también con Isa, pero Jacob estaba muy incómodo,molesto y
celoso.

-Déjenos invitarlos a cenar-solicitó Catherine.

-La verdad es que venimos cansados
-comenzó a decirJacob.

-Y nos encantaría-se apresuró a decir Isa antes de quesu amigo la dejara sin cenar con su ídolo.

-Entonces nos vemos aquí a las siete-Arturo tomó delos hombros a Catherine y a Matt y dieron la media vuelta.

Paloma salió del baño lista para la cena, tomó unpantalón pesquero y una blusa blanca se arregló en cabello en una coleta y sepuso unas sandalias blancas, era un atuendo sencillo, como ella, pero paracierto chico en el vestíbulo le pareció la chica más hermosa en todo el anchomundo.

-¡Que linda te ves Paloma!-Matt bajaba de lasescaleras justo en el momento en que Paloma salía del elevador junto con Isa.

-Gracias, tú tampoco te ves tan mal
-Matt traía unacamisa de color verde militar y unas bermudas de color caqui-¿En dónde estáArturo?

-Vendrá en un segundo, pero lamento mucho decirte Isaque mi tía Cathy no podrá acompañarnos esta noche, le duele la cabeza y estavomitando.

-¡Hay por dios! ¿Está bien?-Preguntó Isa alarmada.

-No
Pero Arturo ya habló con el doctor, por esodemorara en bajar, me dijo que lo mejor sería cenar en le restáurate del hotel,no quiere separarse de mi tía.

-Bien, entonces vamos
-Paloma estaba desconcertada,según las palabras de Matt, su tía estaba mal, pero en sus pensamientos noexistía una pizca de preocupación, le daba lo mismo si su tía estaba bien omal.

Se sentaron a la mesa, Jacob a la izquierda de Palomay Matt a su derecha, ambos chicos se miraban con recelo y rencor y eso a Palomala estaba incomodando demasiado por la reacción de sus amigos; por un lado teníaa Matt, a quien quería y quien la quería, pero como una excelente "cuate" conel cual jugar luchas y tratar de dislocarle el brazo y por otro tenía a Jacobel hermano tierno y protector que jamás había tenido, ella sabía perfectamenteque sólo eran amigos y se estaba empezando a hacer la idea de que eran solo esoamigos, por lo que junto con Matt no entendía como era posible que Jacob secomportara como un patán frente a ellos dos.

-Lamento la tardanza-Arturo se acercó a su mesa justocuando iban por el postre-Pero Cathy está muy enferma, ¿se la pasaron bien?-Arturotomó por los hombros a Matt y miro a los cuatro chicos.

 

-Sí, súper-contestó Jacob con tono sarcástico.

-Nos divertimos mucho Arturo, gracias-le contestó Isamirando a Jacob con desaprobación.

-Se me antoja un café ¿no quieres un expreso cortadoJacob?-le preguntó Matt con el mismo tono.

-Prefiero un rollo pegajoso
-Jacob y Matt se mirabanfijamente, y lo peor es que Paloma estaba en medio.

-¡Yo quiero un flan de coco!-exclamó la chicagolpeando la mesa-¿Alguien más quiere un flan de coco?

-Nosotros
-contestó Ángel.

-Yo solo vine a ver que todo estuviera bien-Arturoapretó fuertemente los hombros del chico haciendo que se retorciera de dolor-Yasabes que hacer Matt, jóvenes, señoritas que tengan un velada grata-Arturo saliódel restaurante.

El postre se comió rápido y sin decir una palabra, alfinal Matt pidió la cuenta y pago con una tarjeta.

-Deja que paguemos una parte-le decía Paloma.

-Mi
Padre
Los invito, así que mi padre paga-contestómientras firmaba.

-Entonces yo pongo la propina-dijo Paloma sacando unasmonedas de su bolsa y depositándolas en la mesa.

-Paloma no
-susurró Matt tomándola de la mano, Palomalo soltó de inmediato al sentir la reacción de Jacob, el muchacho trataba decontrolarse pero en su mente no había límite para su mejor amiga notara lomucho que estaba enojado-Sólo es la propina, un favor de colegas
-Paloma mirócon rencor a Jacob y después dijo-Yo necesito un poco de aire
-salió delrestaurante y se dirigió hacia la playa.

Al sentir el olor a mar y el aire pudo despejar susideas, camino unos metros hasta que al agua le mojo los pies se sentó y cerrólos ojos.

-¿Por qué Jacob? ¿Por qué me haces esto? Tú y yo solopodemos ser amigos-unas lágrimas salieron de su rostro y rodaron hasta tocar elagua salada del mar, de pronto algo extraño se movió debajo del agua.

Jacob y Matt se miraron un largo rato en el lobby delhotel, ya Isa y Ángel se habían ido a dormir, pero ellos habían empezado unalarga competencia de miradas, algo así como: el que viera a su contrincante másfeo ganaba.

Después de media hora ambos chicos subieron a suhabitación, la ironía del destino los había puesto en habitaciones continuas,por lo que al tocar Jacob la puerta Matt no pudo evitar escuchar.

-Ángel déjame pasar
-Jacob intentaba entrar pero Ángelle obstruía el paso.

-No-Ángel tenía fuertemente sujetada la puerta-Estoy
ocupado.

-Y yo cansado
-Jacob se trató de colar por debajo de losbrazos de Ángel.

-Vuelve en cinco o seis.

-¿Minutos?

-¡No, horas!

Jacob decepcionado se sentó en el suelo, pensó en ir ala habitación de las chicas, pero Isa y Paloma estaban tan molestas con él porsu actitud que le dirían que se merecía dormir afuera el resto de lasvacaciones, de pronto miró una sombra inmensa.

-¿Problemas?-le preguntó Matt.

-Eso no te importa

-Sí, tienes razón
-pero el chico no se movió-Pero soyun buen ciudadano-le tendió la mano y le sonrió-Confía, no muerdo-Jacob mirocon decepción la puerta de su dormitorio y tomo la mano de Matías.

-No por esto somos amigos ¿o sí?

-No, sólo es un favor
-contestó Matt-Yo siempre recojoperros y chicos abandonados-el muchacho se encogió de hombros.

La habitación de Matt era una habitación doble para élsolo, con una pantalla plana, una consola de juegos, un frigo bar lleno decomida chatarra y un sistema de sonido de primera. Más de lo que Jacob estabaacostumbrado.

-Esto es sorprendente, tienes tu propia consola y doscamas para ti solo
-Jacob se sentó un sillón, mientras Matt tomaba un par derefrescos y un paquete grande de frituras.

-¿Tú no?-preguntó arrojándole uno de los refrescos.

-Demasiados hermanos
-confeso Jacob-¡Oh por Diostienes
tienes el Halo 2! ¿Cómo es posible si aun no sale a la venta?... Ah sí,claro padre rico
-miró la caja del juego, era obvio a quien escogería Paloma,Matt era fuerte, atractivo y rico, hasta él lo escogería

-¿Quieres jugar?

"Una vez que conoces a Matt no es tan bribón comocreía" pensaba Jacob cuando pasaron la mitad de la noche jugando y la otramitad viendo películas y criticando las malas. Se había despertado, eran comolas tres de la tarde, miró a su alrededor y vio a Matt extendido en la camaroncando sonoramente, tomó una almohada y se la arrojó a la cara, Matt se agitóy se cayó de la cama.

-¿No tienes hambre?-le dijo a Jacob que estabaponiéndose sus zapatos.

-Un poco
¿Por qué?-Matt tomó el teléfono y marco un número.

-¿Servicio al cuarto? ¿Podía subir a la habitaciónquinientos dieciocho dos hamburguesas dobles con dos órdenes grandes de papas,pastel de chocolate y
? ¿Tú quieres algo o no?

-Lo mismo que tu pero en una porción
-tomo su celular,revisó sus mensajes de texto.

-"hola Jacob ¿no has visto a Paloma? Desde la cena noha regresado
bueno eso creo
avísame si la vez" "Jaco, no te preocupes yaencontré a Paloma, pero está muy rara, nos vemos mañana"

Matt y Jacob terminaron de comer, al parecer con esose terminaba el favor, Jacob tomó sus cosas y se fue a su habitación, tomó unbaño y se cambio con unas bermudas negras y una playera del mismo color,decidió irse a la piscina, pero lo que encontró ahí fue como un golpe de unbalón directo a la cara; al principio todo era normal, sólo había un detalle,un chica muy bella estaba tomando el sol mientras un montón de chicos lamiraban con ojos de estúpidos y de deseo, pero más de estúpidos.

-¿Paloma?-Jacob se acercó a la chica que le estabadando un masaje de pies.

-Ese es mi nombre pero no lo gastes
-la chica teníasus ojos cerrados y cuando los abrió miro a Jacob.

-¡Jaqui! ¿Cómo estás?

-¿Jaqui?-susurró el chico-¿Qué haces?

-Tomo el sol
-contestó la chica despreocupada-Mmm
¡Chiconumero uno!-un muchacho que estaba detrás de Jacob se acerco a ella-Tráeme uncoco, ¡chico número seis!-otro chico se acercó-Dame un masaje-Paloma le guiñóun ojo-Y tú
-señalo a Jacob-Quítate, me tapas el sol

Durante cuatro días Paloma se comportó como ParisHilton, hasta que Jacob se hartó, decidió enfrentarla, pero cada vez que queríahablar con ella unos tipos grandotes lo alejaban de ella. Hasta que consiguiócolarse en una de sus sesiones de bronceado.

-¡Paloma! ¿Qué te pasa? Tú no eres así
-la mirófijamente a los ojos.

-¿Y qué quieres que haga que me arroje a tus brazospara que cuando regresemos me deseches como una envoltura que ya no sirve?

-Paloma yo

-No me digas nada
-Paloma se dio media vuelta y Jacobpudo ver algo en su espala, un tatuaje de color azul

 

Tomó el teléfono del a habitación y llamo a su casa,le contestó Miranda, "genial" pensó.

-Miranda, pásame por favor a Estevan

-Lo siento Jacob, Estevan no esta se fue a montar unaexposición.

-Entonces pásame a Cris.

-Cristiana, es Jacob
-alcanzo a oír Jacob desde elotro lado de la bocina.

-¿Hermanito como están tu vagaciones?

-No tan bien como quisiera
-Jacob dejo soltar un largosuspiro-¿Podrías ver algo en el libro de mamá?

-Sí claro, ¿qué?

-Es un símbolo es como un espiral en forma de gota
Mehe parecido verlo ahí.

-Sí claro, déjame ver
y luego te llamo al hotel-Criscolgó y Jacob quería ir a buscar de nuevo a Paloma, pero tampoco se queríaseparar del teléfono por si llamaba Cris.

El teléfono sonó después de una larga hora de espera.

-Hermanito te tengo dos noticias-le dijo la voz delteléfono-La buena es que tienes memoria fotográfica, efectivamente aquí está elsímbolo que querías, la mala es que es el símbolo de las sirenas.

-¿Sirenas?

-Sip, o de una de sus poseídas, las sirenas soncriaturas despiadadas que van en busca de su presa a partir de una mortal

-En este caso Paloma
-dijo Jacob, más para el que parasu hermana-¿Hay una manera de revertido?

-Solo matando a la sirena que la poseyó, pero si esPaloma a la que tiene es ella la que tiene que luchar, pues es uno de susdemonios-aclaró Cris.

-¿Y qué pasa con Paloma? La verdadera Paloma-aclaróJacob.

-Su alma aun está en su cuerpo, si es tan poderosacomo dicen entonces aun tiene cierto control de su cuerpo, mejor actúa rápido,las sirenas no son seres muy pacientes, se va desesperar que no tenga elcontrol del cuerpo de su elegida y la matará
-Jacob colgó en ese instante y sefue en busca de Paloma, eran como las seis de la tarde, comenzaba a oscurecer,la encontró en una fiesta del hotel bailando muy sensualmente con un tipodesconocido; esta vez no tenía miedo de sus guaruras, la tomó del brazo y la sacocon dirección a la playa.

-¿Qué demonios te pasa?-le grito Paloma a Jacob.

-Una, te ves muy vulgar bailando así
-Jacob recibióuna cachetada por parte de su amiga, pero no dejó que la ira o el dolor lodoblara-Y dos, es mejor que seas una zorra conmigo a una zorra con los demás-sabíaque iba a recibir otro golpe pero fue más rápido que los torpes reflejos de suamiga la tomo por los codos y la beso, Paloma se puso tensa y luego se separode él.

-¿Qué te pasa?-la voz de Paloma se torno de un tonodiferente, después de eso un humo azul los rodeo y se acumulo en una silueta deuna mujer muy hermosa que miraba molesta a Jacob.

-¿Por qué confundes a mi elegida?

-Porque tú ibas a acecinarla
-aclaró Jacob, Palomamovió los brazos y lanzó a Jacob lejos de ahí, después se volvió a la sirena ehizo lo mismo, la arrojó tan lejos del mar que golpeo unas sombrillas queestaba apiladas, no sabía qué hacer, la sirena estaba ahí tendida indefensa, loúnico que podía hacer era matarla, pero una flecha se le adelantó, buscoalrededor y vio una silueta encapuchada de color rojo que le dijo con vozgrave.

-Tú sólo termina el trabajo
-Paloma enterró la flechamás profundamente en el cuerpo de la sirena, pero cuando se volteó ya no habíanadie.

 

Fue en busca de Jacob, quien estaba cojeando de lapierna izquierda, la arena le metió un buen raspón, pero no le importo, suamiga estaba bien y eso era lo importante.

-¿Por qué tardaste tanto en darte cuenta?-le preguntóPaloma a Jacob.

-No lo sé, me hacía falta verte a los ojos
-Jacob latomó de la cara, pero Paloma se dio la vuelta-Quiero hablar contigo de lo quepasó en navidad, quiero decirte tú
que yo
-pero Paloma se le adelantó a suspalabras.

-Yo también quiero hablar
Jaco, tu eres mi mejoramigo y te quiero por eso, no quiero que seas
-¿Lastimado?-
O que esto acabemal, siempre seremos amigos ¿de acuerdo?

Paloma se encontraba en un callejón oscuro de algunaciudad que no había visto jamás, corría, o más bien huía de algo o de alguien,su ruta de escape quedó sin salida, todo estaba perdido, su propia vida se leiría en un suspiro; cerró los ojos esperando a que esa criatura se apoderara deella

Paloma despertó de su sueño gritando, sudando frío ytemblando ¿Qué significaba eso? Miró el reloj, eran las seis de la mañana,justo a tiempo para levantarse, hoy iniciaba su segundo semestre depreparatoria, tomó lo primero que encontró en su closet: un pantalón demezclilla y un blusa negra, se puso sus tenis de la suerte y se arregló encabello para llevárselo suelto a la escuela. Bajo las escaleras de dos en dos,fue a la cocina a prepararse su almuerzo lo metió a su mochila y salió de sucasa.

Iba con dirección a la parada de autobús cuando setropezó con alguien.

-Lo siento mucho-dijo la chica con los ojos cerrados.

-No te preocupes-la voz de Jacob sonaba un poco más triste-¿Estásbien?-Paloma abrió los ojos y vio que Jacob tenía su bicicleta y su mochilalista para ir a la escuela.

-¿Qué haces con eso?-Paloma señalo la bicicleta.

-Iré en ella hasta la escuela
-afirmó Jacob-Tengo queahorrar para darle a Dani el mejor San Valentín que ha tenido en su vida-unasonrisa con desgana salió de su rostro, la verdad era que esa fecha no leentusiasmaba tanto como a su novia, pero era su novia y tenía que cumplir susdeseos-Te llevaría pero no hay suficiente espacio-Jacob subió a su bicicleta yse fue.

Paloma subió al autobús, con un peso muy fuerte en elpecho y de nuevo quería llorar por su amigo, pero la decisión ya estaba tomada,Jacob tenía a Dani y ella también tendría a alguien. Bajó del autobús y vio quepocos habían llegado, fue en dirección de uno de los amigos de Jacob "Armandoes un buen chico, es inteligente, educado, bueno
"

-¡Hola Paloma! ¿Lista para un nuevo semestre?-Armandoera de ese tipo de chicos demasiado entusiastas.

-Sólo espero sobrevivir a este semestre
-contestóella.

-No se trata de "sobrevivir"-el chico hizo lascomillas con las manos-¡Se trata de disfrutar!-"tal vez demasiado optimista"pensó Paloma.

-Sí, yo lo
lo tomaré en cuenta
-Paloma sonrió ydespués se mordió el labio, llegó Carolina, otra amiga y saludó a Paloma ydespués se besó con Armando, se veían muy lindos juntos y eran una gran pareja.

"Quizá Luis
Es guapo y deportista se dijo Paloma parasus adentros, pero los pensamientos de Luis iban más aya de un noviazgo normal,por lo que mejor se alejo de él.

 

Paloma tomó su horario con sus nuevas materias, sedirigía a su salón cuando un fuerte abrazo le sacó el aliento.

-Mapy
No respiro
-la chica de cabellos largos le mirósonriente.

-¿Adivina quien está contigo en todas tus clases?

-Mmm...
¿Patty?-respondió Paloma incluso cuando yasabía la respuesta-¡Sólo bromeaba!-la abrazó más fuerte-¡Es grandioso queestemos juntas!

-¿Verdad que sí?-ambas chicas comenzaron a brincar-Ahorasi podremos hacerle verdadera bromas a los maestros.

-Sobre eso
Luego hablamos.

Paloma y Mapy tenían Física a primera hora, elprofesor Hipólito parecía alguien exigente, pero Paloma sabía perfectamente queera un hombre cansado y desganado por los años, la docencia nunca le habíallamado la atención, pero estaba ahí por cuentas que pagar, una familia quemantener

-Muchachos-el profesor Hipólito les llamo la atención,todos se quedaron callados y dejó pasar a un chico, estaba vestido de azulmarino, era muy alto y de una complexión perfecta, un rostro que parecíapintado por el más diestro de los artistas, un cabello negro, tan negro como lanoche y unos ojos igual de negros, profundos casi poéticos, unos labios rojos yuna piel tan blanca como la leche. Todas las chicas lanzaron un suspiro deadmiración-Él es Alejandro ¿Valdez?

-Sí, profesor-su voz era clara y tan rítmica queparecía un bellísimo instrumento musical.

-Bueno pase y tome asiento-todas las chicas losiguieron hasta que ocupo él último lugar de un fila, todas excepto una pequeñade cabellos castaños y ojos azules.

-¡Hola!-saludó con entusiasmo a la chica que estabadelante de él-Soy Alex.

-Mucho gusto soy Mapy.

-¿Te gusta la física?-

-De hecho la detesto, pero esta geniecito-señalo a suamiga que estaba delante de ella-Es buena para todo este tipo de materias, yosoy más de las aptitudes artísticas y estéticas- sonrió y volteó a ver alprofesor.

-¿Quieres tomar un café conmigo?-por supuesto quequería.

Al terminar las clases Paloma apenas pudo escuchar losque su amiga parloteaba del nuevo, pues tenía que trabajar así que solo ledirigió un "hola" al chico sin siquiera detenerse a mirarlo y salió disparadaal Miseria.

Llegó a la cafetería casi rayando en su hora deentrada, cuando entró Arturo estaba colgando unos cuantos faroles de color rojoen el techo.

-¿Por qué haces eso?-Palma puso en su rostro un gestode asco.

-Porque ya pronto será San Valentín
-Arturo bajó de laescalera donde estaba-Por cierto, para esta fecha tan importante, tendrás unnuevo uniforme-Arturo saco un delantal color rojo, lo peor era que simulaba uncorazón y era aterciopelado-¿Te gusta?

-Eh
No-Paloma abrió mucho los ojos y negó con lacabeza.

-Pues si tú piensas que es ridículo imagínate usaresto-la voz de Matt estaba detrás de una botarga de una taza de capuchino concorazones atravesada por una flecha.

-OK-Paloma soltó una carcajada-Yo me quedo con elmandil.

Por lo menos su trabajo la mantendría distraída de lasituación por la que estaba pasando; sirviendo capuchinos y frappes, con Arturoal mando y Matt jugando con ella se olvidaba por completo del dolor que sentíaun su pecho, dolor que regresaba cuando salía del trabajo, ella prefería nosalir nunca de el lugar donde se sentía segura y en casa.

 

Estaba sirviendo algunos lattes cuando vio llegar aJacob con Dani y detrás de ellos venían Mapy e Isa riendo.

-¡Hola Maíz!-saludó Mapy, se veía contenta, como hacemucho que no la veía Paloma.

-Hola chicos ¿Qué les ofrezco?-Paloma sonrió, pero node manera natural sino de manera mecánica y Matt se dio cuenta.

-Hola ¿Cómo están?-Matt intervino a tiempo pues Palomase había quedado paralizada.

-Bien
-afirmó Isa sonriéndole-Tu padre tiene un negociomuy bonito-Isa era la primera vez que visitaba el Miseria, todos se sentaron enla barra.

-¿Quieren algo?-volvió a preguntar Paloma inmóvil.

-Yo quiero
-Mapy puso su dedo índice sobre su boca ycomenzó a mirar el menú-¡Un expreso!

-No
-Paloma sabía perfectamente lo que ocasionaría sile daba cafeína a su amiga-¿Te parece un chocolate o un te Chai?

-Tráeme un smothie de cereza
-comentó Mapy con gestode tristeza.

-A mí tráeme lo de siempre
-Dani al referirse a Palomaabrazó más fuerte a Jacob, ella supo en ese instante lo que Dani pensaba: "habíaganado" y si era muy cierto, ella le ganó, le gano lo más importante en suvida.

-Un frappe de caramelo-Paloma anotó en su libreta.

-Yo si quiero una infusión de fresa-Isa siempre pedíalo mismo a donde fuera.

-¿Y tú Jacob?-preguntó Paloma sin verlo.

-Un agua mineral con limón, sin azúcar y

-Sin jarabe, con tres hielos, sin revolver y dos hojasde menta-Paloma termino de anotar la orden-Les puedo ofrecer algo más ¿unpastel, una galleta, una crepa, unos churros?

-Yo quiero una banderilla.

-Yo un pastel de cuatro chocolates

Ahora sí podía decir que hasta en el trabajo Palomaera infeliz.

Era ya muy tarde y Matt estaba cerrando con ayuda dePaloma, mientras uno recogía las sillas, la otra terminaba de limpiar.

-Paloma ¿Puedes ir atrás por otro trapeador?

-¿Para qué quieres otro?-preguntó Paloma.

-Porque tú trapeas muy mal-Matt le sonrío y Paloma fuea la parte trasera y de pronto se abrió una puerta que daba a una especie dejardín con una fuente.

-"Pide un deseo y paga un pequeño precio"-un grabadoen la fuente rezaba así, Paloma pensó que no tenía nada que perder, tomó unamoneda y la lanzó
Pronto todo se volvió negro

Estaba sirviendo algunos lattes cuando vio llegar aJacob con Dani y detrás de ellos venían Mapy e Isa riendo.

-¡Hola Maíz!-saludó Mapy, se veía contenta, como hacemucho que no la veía Paloma.

-Hola chicos ¿Qué les ofrezco?-Paloma sonrió, pero node manera natural sino de manera mecánica y Matt se dio cuenta.

-Hola ¿Cómo están?-Matt intervino a tiempo pues Palomase había quedado paralizada.

-Bien
-afirmó Isa sonriéndole-Tu padre tiene unnegocio muy bonito-Isa era la primera vez que visitaba el Miseria, todos sesentaron en la barra.

-¿Quieren algo?-volvió a preguntar Paloma inmóvil.

-Yo quiero
-Mapy puso su dedo índice sobre su boca ycomenzó a mirar el menú-¡Un expreso!

-No
-Paloma sabía perfectamente lo que ocasionaría sile daba cafeína a su amiga-¿Te parece un chocolate o un te Chai?

-Tráeme un smothie de cereza
-comentó Mapy con gestode tristeza.

-A mí tráeme lo de siempre
-Dani al referirse a Palomaabrazó más fuerte a Jacob, ella supo en ese instante lo que Dani pensaba: "habíaganado" y si era muy cierto, ella le ganó, le gano lo más importante en suvida.

 

-Un frappe de caramelo-Paloma anotó en su libreta.

-Yo si quiero una infusión de fresa-Isa siempre pedíalo mismo a donde fuera.

-¿Y tú Jacob?-preguntó Paloma sin verlo.

-Un agua mineral con limón, sin azúcar y

-Sin jarabe, con tres hielos, sin revolver y dos hojasde menta-Paloma termino de anotar la orden-Les puedo ofrecer algo más ¿unpastel, una galleta, una crepa, unos churros?

-Yo quiero una banderilla.

-Yo un pastel de cuatro chocolates

Ahora sí podía decir que hasta en el trabajo Palomaera infeliz.

Era ya muy tarde y Matt estaba cerrando con ayuda dePaloma, mientras uno recogía las sillas, la otra terminaba de limpiar.

-Paloma ¿Puedes ir atrás por otro trapeador?

-¿Para qué quieres otro?-preguntó Paloma.

-Porque tú trapeas muy mal-Matt le sonrío y Paloma fuea la parte trasera y de pronto se abrió una puerta que daba a una especie dejardín con una fuente.

-"Pide un deseo y paga un pequeño precio"-un grabadoen la fuente rezaba así, Paloma pensó que no tenía nada que perder, tomó unamoneda y la lanzó
Pronto todo se volvió negro

Estaba sirviendo algunos lattes cuando vio llegar aJacob con Dani y detrás de ellos venían Mapy e Isa riendo, pero se sintió rara,¿esto no había pasado ya?

-¡Hola Maíz!-saludó Mapy, se veía contenta, como hacemucho que no la veía Paloma.

-Hola chicos ¿Qué les ofrezco?-Paloma sonrío, pero node manera natural sino de manera mecánica y Matt se dio cuenta.

-Hola ¿Cómo están?-Matt intervino a tiempo pues Palomase había quedado paralizada.

-Bien
-afirmó Isa sonriéndole-Tu padre tiene unnegocio muy bonito-Isa era la primera vez que visitaba el Miseria, todos sesentaron en la barra.

-¿Quieren algo?-volvió a preguntar Paloma inmóvil,pero reflexiono en sus palabras, eso ya lo había escuchado salir de su boca.

-Yo quiero
-Mapy puso su dedo índice sobre su boca ycomenzó a mirar el menú.

-No puedes tomar cafeína Mapy
-Paloma contestó esocomo si se tratara de un sueño, como si eso no fuera real-Mejor te traigo unsmothie de cereza.

-A mí tráeme lo de siempre
-Dani al referirse a Palomaabrazó más fuerte a Jacob, ella supo en ese instante lo que Dani pensaba:"había ganado", pero eso en alguna ocasión ya lo había visto en lamente de Daniela.

-Un frappe de caramelo-Paloma anotó eso en la orden,se detuvo a pensar, todo, el día, las órdenes, ya lo había vivido de algunamanera.

-Yo si quiero
-comenzó a decir Isa, pero Paloma lainterrumpió

-
Una infusión de fresa-era como recordar pocoa poco una pesadilla borrosa, esto en definitiva ya lo había visto antes-YJacob quiere un agua mineral con limón, sin azúcar, sin jarabe, tres hielos,sin revolver y dos hojas de menta
-Paloma tenía los ojos cerrados y las manosen la cabeza, todos la miraban extrañados.

-¿Paloma estas bien?-Jacob y Matt preguntaron al mismotiempo y se acercaron perfectamente coordinados a Paloma.

-Sí-Paloma levanto súbitamente la cabeza-¿Puedesatender su orden Matt? Tengo que ir al baño-Paloma no espero respuesta de suamigo y se dirigió al baño.

 

-¿Se dieron cuenta?-preguntó Dani.

-¿De qué? ¿De qué nos estamos volviendo predecibles?Si-Mapy comenzó a jugar con a servilleta.

Paloma se miro al espejo, esperando a que algo extrañosurgiera de él; ahora sabía que había algo raro en esta situación, ya la habíavivido una y otra vez, tenía que averiguarlo, se concertó y comenzó a pensaraen el cuarto de Isa, donde había dejado el libro, como la ultima vez comenzó ahojearlo y encontró.

Reloj de arena: duende travieso que le gusta jugar conel tiempo, a pesar de que sus bromas no pasan de un simple Deja' Vuh, enocasiones son tan fuertes que hacen que las personas se queden atrapadas en unmismo espacio y tiempo.

"Pequeño demonio, regresa las manecillas a su lugar ydeja con el tiempo jugar"

Paloma regresó de su proyección a la cafetería, hizoun gesto de interrogación y se preguntó ¿Qué estaba pensando su madre cuandoredactó el conjuro?

Sabia a donde ir, era obvio y se dirigió a la fuentedetrás de la cafetería, tomó una moneda y dijo muy bajo.

-Vamos a jugar tu juego-tomó la moneda entre sus manosy pensó "deseo que el duende aparezca", una luz azul iluminó lafuente y un pequeño ser se asomó por detrás de la fuente, tenía con muchasarrugas prolongadas, los ojos inyectados en sangre y unos dientes amarillentosque sobresalían de su boca -¡Cielos sí que eres feo!-fue una expresiónespontánea-Pequeño demonio, regresa las manecillas a su lugar y deja con eltiempo jugar.

Era ya muy tarde y Matt estaba cerrando con ayuda dePaloma, mientras uno recogía las sillas, la otra terminaba de limpiar.

-Paloma ¿puedes ir atrás por otro trapeador?

-¿para que quieras otro?-preguntó Paloma.

-Porque tú trapeas muy mal-Matt le sonrío y Paloma fuea la parte trasera y de pronto se abrió una puerta que daba a una especie dejardín con una fuente.

-"Pide un deseo y paga un pequeño precio"-Arturoestaba mirando la fuente con curiosidad-Matt me dijo que la encontraste hoy,hasta donde sabía esta puerta estaba cerrada, el cerrajero me dijo que poralguna razón extraña no la podía abrir-Paloma sonrío nerviosa y Arturo continuo-Peropensé que sería bueno tener una expiación de la cafetería y una fuente de losdeseos es una gran atracción-Arturo se enderezó y la miró sonriendopaternalmente-puedes pedir un deseo si quieres-Arturo le extendió una moneda,pero Paloma sonrío.

-No lo necesito, ya tengo todo lo que necesito,amigos, familia y un gran trabajo-ambos salieron abrazados como un tío con susobrina favorita.¿Si pudieses pedir un deseo? Elmás grande, el más intenso, el que te mueve ¿Cuál sería Paloma? ¿Cuál es esedeseo que encierra a tu corazón? Déjalo salir de tu aliento, déjalo fluir a travésde tu garganta, saliendo por tus labios ¿Qué es lo que más anhelas en el mundopequeña?
-Paloma
Paloma
Paloma...-alguienla llamaba en sus sueños, pero es voz no venía del interior de su cabeza, erala voz de Mapy-Paloma despierta-
-¿Qué?
-Señorita, podía poner atención enlugar de dormirse en mi clase-la profesora Raquel, maestra del taller delectura y redacción II era una maestra tan exigente que hasta a Paloma le dabamiedo, por suerte el final de clase la salvó de una reprimenda horrible-¡Recuerdenque espero sus trabajos la próxima semana! ¡No toleraré ningún retraso!
-¿Qué te paso?-Le preguntó Mapy asu amiga.
-No lo sé
tenía sueño-Paloma serestregó sus ojos y miró al frente, tenía a seis chicos delante de ellamirándola fijamente-¿Esos que tanto me ven?
-Hay quien sabe
-Mapy tenía unmodo muy sutil de demostrar su sarcasmo-Hablando de chicos
¿Recuerdas a Alex?
-¿Alex? Ah
el nuevoPaloma guardósus apuntes.
-Sí, me invitó a tomar un café yfue genial-Mapy no podía, ni quería ocultar su emoción-Y hoy me invitó a comer
-enella se veía un brillo singular, pero no era para menos, había visto la imagende ese chico en todas las cabezas de la escuela, alto y apuesto, el tipo dehombre que toda mujer desea.
-Hola-la voz melodiosa y varonilde Alex sorprendió a ambas chicas-¿Puedo?-señaló un lugar vacío.
-Claro-contestó Mapy.
-Soy Alex, tú debes de ser Paloma-elchico miró a los ojos a Paloma y ella le sostuvo la mirada, todas tenían razón,el chico poseía una mirada fabulosamente bella.
-Sí, lamento no haberme quedado aplaticar el otro día pero tenía prisa.
No te preocupes el chico, tomósu mochila y se la puso al frente ¿Tienes tiempo hoy? Map y yo iremos al cine.
Yo
Paloma no sabía que decircon exactitud.
Vamos Paloma Mapy le dijo consu mente que la necesitaba Invitemos a Jacob y a Dani y a Matt
Si quieres.
Bien llamaré a Matt pero ellano le iba a llamar, sabía que Matt tendría escuela y que él tendría quetrabajar en la cafetería y por otro lado no quería ver a Dani con Jacob, enespecial solo a Dani.
Pasaron como treinta minutos antesde que Paloma se atreviera a acercarse a sus amigos en la entrada, "puedofingir dolor de estomago", pensó, pero ya estaba frente a ellos, deinmediato Dani se abrazó fuerte a Jacob y le sonrió maliciosamente.
-Hola
-saludó Paloma con desgana-¿Quépelícula quieren ver?
Paloma ni presto atención a latonta película de comedia romántica que escogió Dani y que Jacob apoyó, no esque no le gustara el romance, es que ese tipo de películas le parecían tantontas que la hacían vomitar. Por otro lado estaba justo en medio de las dosparejas, se sentía como un blanco racista en una convención de personas decolor.
-Vamos a comer algo
-sugirió Alex,comenzaba a fastidiarle ese chico y sus "invitaciones"-¿Se les apetece algo?
Todos fueron a comer hamburguesasy eso a Paloma le gustaba: comer, su mamá siempre decía las penas con pan sonmenos y en ese momento tenía muchas penas.
-Paloma ¿Qué haces además detrabajar por las tardes?-preguntó Alex jugando con sus papas-Digo, tomas clasesde algo o tienes algún pasatiempo.
-Mm
-Paloma mastico lentamentemientras pensaba "aprender brujería ¿cuenta como pasatiempo?" -No,la verdad es que no-contestó la chica-Bueno
canto en el coro, pero eso es todo.
-¿Y tú Jaco?
-¿Yo? Bueno yo
practico Danza

-¿Danza? ¡Woo! Eso es fascinante-Alexhabía acertado en blanco, el ego de Jacob.
-¿De verdad?
-Sí, no hay muchos chicos denuestra edad que se interesen a ese grado por el arte.
-¿Verdad que sí?-Jacob habíaconseguido un nuevo amigo-odio a ese tontos que dicen que la danza es algo deflojera
¿Tú
?
-¡No!-contestó Alex antes de queJacob terminara su pregunta-¡yo tengo dos pies izquierdos, nunca he sido buenopara bailar!-Alex río ante su torpeza-Pero yo toco el violín y me gusta ir afunciones de Danza, tanto folklórica como clásica-
-Eso sí no es de nuestra edad

Alex y Jacob continuaronalabándose por el resto de la tarde, hasta que Alex se ofreció a llevarlos a sucasa, pero los chicos no quisieron y mientras Jacob se iba con Dani, Mapy yPaloma tomaban la dirección contraria.
Semanas después, Paloma siempreinventaba un pretexto para no ir con ellos, al fin y al cabo era más cómodotener una cita doble que una cita doble con un polisón. Por eso Paloma trabajó,incluso horas extras en el Miseria, el único lugar libre que le quedaba.
Ya era muy tarde y los últimosclientes estaban saliendo del lugar, cuando Paloma se sentó a la orilla de lafuente y miró el agua que relucía a la luz de la luna llena gracias a todas lasmonedas que habían arrojado.
-Aun esta esa moneda disponible,si es que todavía la quieres
-Arturo estaba detrás de ella.
-No
Yo sólo estaba
La verdad nocreo en esto, sólo es superstición-aclaró Paloma.
-¿Te pasa algo?-Arturo se sentóenfrente de la chica y la miró a los ojos.
-¿Tendría que pasarme algo?-
-Pues no has salido de este lugaren semanas, hace mucho que no viene ninguno de tus amigos, ya casi no hablas deellos y te he visto llorar Paloma, no lo niegues-Arturo apunto con su dedo lanariz de la chica.
-Pues sí
Pasa algo

-¿Problemas del corazón?
-Se podría decir que sí
-Palomaarrugo la frente.
-¿Quieres hablar?
-Se trata de
un muchacho, que yocreí que le gustaba y a mí de verdad me gusta y mucho, pero cuando lo conocí élya tenía novia, pero después terminaron y después se buscó otra novia y yodecidí que era mejor ser amigos, pero no sé si puedo mantener esa decisión puesde verdad siento algo más que cariño hacia él-Paloma tomó aire-Y ahora no sé quéhacer.
-Bueno Paloma, no sé
Veras, yo note diré que eres muy joven para saber lo que significa el amor de verdad, puesel amor lo puedes sentir a cualquier edad y ¿puedo preguntarte: por quédecidiste eso?
-Porque no lo quiero perder,terminar con él, sacarlo de mi vida para siempre y que nos dejemos de hablar
-Palomasonaba triste.
-Bueno, pues si ese sentimientoque tienes por ese chico es tan fuerte, yo te aconsejaría que no tedeprimieras, eres joven y aun tienes que conocer a muchos imbéciles, para sabercuál es el chico correcto y no creo que este muchacho se moleste si tu tambiénsales con un par de chicos-Paloma sonrió por su comentario-Y si realmente esoque sientes es algo más que cariño, por más que pase el tiempo siempre estaráahí y entonces él lo notará y podrán estar juntos-ahora Paloma sonreía mas-Elamor es como el vino, si es muy joven, tienes un sabor suave y seco, pero si esañejo sabe dulce y más maduro-Paloma abrazó a Arturo y el correspondió elabrazo.
-Gracias-Paloma tomo la moneda quele ofrecía Arturo y la arrojo a la fuente sin pedir un deseo en particular,pero en su mente solo cruzaba la idea de poder continuar con su vida cotidianasin deprimirse por Jacob.
-Por cierto
-agrego Arturo antesde que Paloma se fuera-No creo que Jacob te deje de querer

Saliendo del Miseria, Paloma cruzóla calle para tomar un taxi de regreso a su casa, había poca luz para ser lasocho de la noche, pero Paloma no le tomó importancia; de pronto se paró en unesquina para tomar un taxi, un escalofrío le recorrió el cuerpo hasta su pecho,prácticamente congelándole el corazón, miro hacia atrás y un figura alta yencapuchada se le acercaba, no podía verle la cara, solo ese par de ojos rojosque destilaban odio. Trató de gritar, pero no lo logró, intentó correr pero suspies se quedaron pegados al piso, la figura se movía de forma fantasmal, alcasi llegar frente a ella estiró la mano, parecía la mano de un cadáver, con lapiel desprendida y aspecto putrefacto; Paloma comenzó a escuchar un quejido, yen ese momento, no supo que le hizo reaccionar, agitó los brazos y lanzo a lacriatura lejos de ella, corrió hasta el Miseria, pero estaba cerrado, llamó ala puerta desesperada, pero nadie contestó, al parecer se habían ido.
A dos cuadras del Miseria, Mapypasaba junto con Alex, Jacob y Dani, de regreso de cenar, cuando sintió unaquemazón en su muñeca izquierda, miro la pulsera con el dije color marfil, queahora era como un rubí, eso significaba que Paloma estaba en problemas muycerca de ese lugar.
-Jacob
-susurró la chica mostrandoel dije-¿Podrías
?
-¡Miren, una heladería! ¿Noquieren un helado?-Jacob captó el mensaje y tomó a Dani y a Alex del brazoobligándolos a entrar.
-Yo tengo que hacer una llamada-dijoMapy inmediatamente.
-¿Quieres que te acompañe?
-Tú escoge mi helado y que meacompañe Jacob.
-¿Y por qué él?-replicó deinmediato Dani.
-Porque
-Mapy se quedo en blanco,la muñeca le quemaba aun más, Paloma estaba en serio peligro.
-Porque soy el único que recuerdael número de teléfono de su casa
-Jacob tomó a Mapy del brazo y ambos salieroncorriendo de la heladería.
Paloma corría justo en ladirección contraria y la criatura detrás de ella, tenía miedo, mucho miedo,cuando alguien la tomo por los brazos la apretó en su pecho.
-¿Estás bien?-preguntó Mapy.
-No
¡Hay algo! ¡No sé quees!-Paloma estaba muy nerviosa y temblaba de pies a cabeza, pero cuando volvióla vista atrás no había nada.
Cuando por fin llego a su casa sefue directo a buscar en los libros algo que se refiriera a lo que acababa dever, pero no encontraba nada.
-¿y si era un fantasma?-preguntóIsa.
-Los fantasmas no tratan deatacarte.
-¿Cómo sabes que trataba deatacarte?... Mejor no me contestes, ya lo sé, lo viste en su mente
-Isa pusolos ojos en blanco y tomó un marco que tenía en su mesita de noche, era unafoto de Ángel y ella abrazados.
-La oscuridad
-susurró Paloma.
-¿Qué?
-La oscuridad
-repitió-Era, uncuento que me decía mamá antes de dormir

-¿Crees que lo que te atacoproviene de un cuento?-preguntó Isa.
-No
después de siete eldomingo llega, el día del señor es el que espera, pero a las tres al revés escuando
-Paloma se tomo lá frente con las manos-es cuando

-¿Qué haces?
-Recordando el cuento.
-Desearía que dejaras depreocuparte
-dijo Isa.
-OK-Paloma encogió los hombros yse fue a dormir.
El lunes por la mañana, teníanclase de Física de nuevo y tenían un examen "sorpresa" que Paloma habíaanticipado, de lo que ocurrió el sábado en la noche, ya no le preocupaba nada,decía que solo había sido un incidente.
-Desearía que el profesor no nosaplicara el examen-Mapy y ella se dirigían a los salones cuando uno de suscompañeros las alcanzo.
-¿Qué creen? Hipólito no nos daráclases hoy, se rompió una pierna.
A la hora del almuerzo, Jacob,Dani y Alex iban con ellas a la cafetería.
-Desearía que hoy hubierahamburguesas-comento Jacob, mientras entraban, al cruzar por la puerta había unenorme letrero que decía "Lunes de Hamburguesas"
-¿Qué no era lunes de burritos?-preguntóAlex frunciendo el ceño.
En la salida Dani, también le pasoalgo parecido.
-Desearía no ir en autobús hastami casa-de pronto el auto de su padre apreció y ella se fue dejando a Jacobsolo con Alex, Mapy y Paloma.
Después Alex se despidió y lostres amigos se fueron solos en el autobús.
-Está pasando algo muy raro-comentóJacob-Primero lo del sábado y ahora esto

-Sólo son coincidencias
-afirmóPaloma leyendo un libro despreocupadamente.
-Deseo que dejes de leer y mepongas atención
-Paloma guardo de inmediato su libro y lo miro directo a losojos.
-¡Genial!-comento Mapy-deseo quecacarees como gallina-Paloma comenzó a hacer una imitación de una gallina-OK,deseo que dejes de hacer eso e imites a un chimpancé.
-Deseo que no obedezcas a Mapy-Palomase detuvo en seco y se volvió a sentar, todos en el autobús la miraban.
-Tienes razón

-¿Desde cuándo pasa esto?-se preguntóJacob-a mi solo me paso con las hamburguesas
Tal vez dese hoy

-o desde el sábado-afirmó Paloma.
-¿Crees que el demonio tenga algoque ver en esto?
-Yo creo que es otra cosa

-¿Qué hiciste antes de salir delMiseria?-preguntó Mapy.
-Hablé con Arturo
Y arrojé unamoneda a la fuente.
-¿Pediste un deseo?-preguntóJacob, pero Paloma negó con la cabeza.
Llegaron coarriendo a casa de tíaAmelia, pero no estaba, no había nadie solo había una nota que decía:
"Primix fuimos tía Ame, Ángel y yoal Miseria, te queremos"
-No sé como, no sé porque, pero lafuente es
-Jacob corría todo lo que podía con dirección a su casa.
-¿Mágica?-preguntó Mapy
-Tal vez demasiado

Entraron a casa de Jacob, sefueron directo al cuarto de Estevan y Jacob sacó un cofre, no tenían tiempo debuscar la llave, así que lo abrió con una bola de energía, sacó un libro negrode él. Lo ojearon pero no encontraron nada de fuentes encantadas.
En el Miseria, todo parecíanormal, buscaron a tía Amelia y a Isa, pero no las veían, eso significaba doscosas, o ya se habían ido o estaban pidiendo un deseo. Las buscaron en lafuente y respiraron aliviados, se acercaron a tía Amelia para saludarla.
-¿Cómo están chicos?-preguntó, depronto, del centro de la fuente apareció una figura esbelta, alta yencapuchada, estiro los brazos en dirección a Isabel, pero Ángel la empujó.
Lo que pasó después fue como unaserie de imágenes que pasan muy rápido, la figura tomó a Ángel, hubo unaespecie de explosión y al final, sólo estaba el cuerpo de Ángel calcinado comoel resto del lugar.
En los noticieros informaron "Unjoven estudiante de medicina muere trágicamente en un incendio de una cafetería"
"No se sabe aún que fue lo que provocó el incendio"
"Únicamente sobrevivieronsiete personas, entre ellas el dueño y dos empleados"
"Siguen lasinvestigaciones para descubrir el origen del incendio"
Pero sólo algunossabían la verdad detrás de lo que ocurrió.
Paloma iba en dirección al funeralcuando se desvió para ir al Miseria, ahí se quedó por dos largas horas sentadaen el suelo calcinado.
-¿Por qué no fuiste? Isa tenecesitaba-la voz de Jacob resonó en el eco del Miseria.
-Yo
Tenía que venir aquí

-¿Aquí? ¿Por qué aquí? Uno denuestros amigos murió y tú tenías que venir aquí.
-En este lugar siempre me hesentido a gusto.
-¿Sólo por eso olvidas que hoy esel funeral del mejor amigo de Isa?-Jacob no lo podía creer.
-¡También era mi amigo!-Paloma selevantó del suelo.
-¡Pues no lo parece!... Desde quese apreció Matías en tu vida, los demás dejamos de existir para ti.
-¿De verdad eso crees?
-No, de verdad eso es lo que estápasando

-¡Esto no se trata de ti y tuscelos!
-¡Yo no siento celos!
-¡Desde que la magia entró en mivida todo lo que conozco o quiero se cae a pedazos!
-¡No regreses con tu cobardía, quesi tú hubieses sellado ese último demonio nada de esto estuviera pasando!
-¿AHORA ESTO ES MI CULPA?-vociferóPaloma.
-SÍ-Jacob tenía los ojos fuera desus orbitas, estaba muy enojado y Paloma lo vio con los ojos aguados, para cuandoJacob se dio cuenta de su error, la chica salía del establecimiento-¿A dóndevas?
-¡A BUSCAR UN AMIGO!-A Paloma sele cumplió su deseo de seguir adelante sin Jacob
Lluvia, es lo que más odiaba eneste mundo, el ver el agua recorrer mi ventana, el ver los chubascos y el hechode que todo estuviera mojado afuera
el tener que recordarla, ver su miradallena de llanto, dolor y
odio
si me odiaba y realmente yo lo merecía, lahabía tratado tan cruelmente, le había dicho tantas cosas que no eran ciertas yle había negado mi apoyo en ese momento tan difícil; en conclusión, realmentemerecía su odio.
Miré el marco que me regaló ennavidad y el retrato de mi madre colgando dentro de él.
¿Qué diría mamá de todo esto? Deseguro algo como "Tú te lo buscaste Jacob"
No, mamá nunca era tan dura.

-Jacob ¿podemos pasar?-la voz demi hermana menor Charlotte se escuchaba detrás de la puerta de mi habitación.
-Claro
-traté de aclarar mi voz-Charly,pueden pasar-Entraron ella y los gemelos-¿Quieren algo?
-No
Sólo te venimos a regresar tulibro de cien años de soledad-la pequeña arrojó mi libro favorito a mi cama.
-Ah, gracias
-me dejé caer sobremi cama y no les presté más atención.
-¿No nos preguntas por quéteníamos tu libro?-preguntó el pequeño Alfredo.
-¿Por qué tenían milibro?-pregunté con resignación.
-Lo usamos para jugar frisbee con él-dijoAdrián.
-Ah
-solo mi boca podía pronunciareso.
-Chicos, es mejor que me dejensola con él-alcancé a escuchar los susurros de Charly.
-A ver ¿Qué te pasa? ¡No esdivertido molestarte si no te sacas de onda!-Charly puso sus brazos en jarra.
-Nada

-Entonces ¿Por qué estas así deraro?-Charly se sentó en la orilla de mi cama.
-Son cosas de grandes
-yo soloquería que me dejaran en paz, Charly se encogió de hombros y se fue en direccióna molestar a alguien más.
Después de una hora de estaracostado en mi cama, decidí salir en busca de consuelo; en otras ocasiones mehabría dirigido a la casa de tía Amelia, pero ahora estaba ella.
Tras vacilar como por cuarentaminutos y ver que mis pies no me llevaban a otro lugar que no fuera la callesobre la que estaba la casa de tía Amelia, respiré hondo y me destiné a lapuerta grande de madera, toque un par de veces y salió quien menos esperaba.
-¿Qué quieres?-Paloma me miró conodio.
-Vine a ver cómo estaba Isa-ledije titubeante y mirando al suelo.
-Ella está mal-contestó ella muycortante.
-Pero

-no quiere ver a nadie-Paloma mecerró la puerta en la cara, regrese a mi casa tras quince minutos de estar ahíparado.
Al día siguiente en sol no volvióa salir, todo seguía tan nublado como ayer, me fui en dirección al laboratoriode química, lo único que ahora compartía con la que fue en su momento mi mejoramiga.
Pero en mi lugar vi alguien que noera yo, su nombre era Rosaura, una nerd sabihonda de la química, que me caíamuy mal.
-¡Muévete! ¿Quieres?-le reclamé.
-Bueno pues no quiero-contestóella poniéndose su bata.
-Rosaura es mi nueva compañera delaboratorio
-Paloma intervino-Le pedí al profesor de laboratorio que mecambiara con ella.
-¿Y qué se supone que yo haga?-estabamolesto que me cambiaran de mesa de laboratorio sin decirme ni media palabra.
-¡Yo que sé!-contestó Rosaura, tomémis cosas muy molesto y me acerqué al profesor
Para preguntarle como iban aquedar los nuevos equipos de laboratorio.
-Profesor ¿Qué hago?
-Pues pase a su lugar.
-Pero Paloma dijo que usted habíacambiado a Rosaura con ella-Jacob miró con desesperación al profesor.
-Cierto
Veamos
-echó un vistazorápido al laboratorio y vio que había un lugar disponible-Trabaje con Alex-Jacobcaminó desilusionado hacia la mesa de Alex, la última.
-¿Qué hay amigo?-Alex lo saludómuy feliz mientras ponía su material en orden.
-No mucho
-Jacob se puso su batade laboratorio.
-Ya veo
¿siguen peleados?-Alex serascó la cabeza.
-Pues sí
Ella no quiere hablarme
-Jacobtomo su cuaderno y garabateo unas notas en el-si tan solo lograra unacercamiento
-Jacob tomó sus lentes protectores y encendió el mechero-¡Tal vezpueda llevarla a la exposición del museo de la Inquisición!
-No creo que pueda
-le respondióAlex.
-¿Cómo lo sabes?
-Porque vamos a ir al cine
-Alextomo un tubo de ensayo y mezcló dos sustancias.
-¿Solos?-Jacob no pudo evitar lasorpresa mezclada con celos.
-Sí
Pero si tu quieres yo podríacancelar

-¡No! No, no-Jacob negó con lacabeza y tomó el tubo de ensayo con unas pinzas y lo colocó en el mechero.
-¿Seguro?-Alex dudaba, pero alfinal se encogió de hombros y continúo haciendo su trabajo.
Caminé sin rumbo por un par dehoras dentro de un parque que estaba cerca de la escuela, para disipar un pocolas ideas
Ella estaba con Alex a solas, en un lugar oscuro
Por otro ladorespire aliviado, tal vez me alegraba que estuviera con Alex y no con
Matt.
Me senté en unos columpios miré alcielo y le pregunté

-¿Qué hago? Mándame una señal, unaugurio o un masaje
-no sé en realidad que hizo que bajara la mirada, pero alvoltear descubrí mi ¿señal? Era un relicario dorado en forma de corazón con lafrase grabada "El sol saldrá por la mañana"
Para cuando llegó la noche aun teníael relicario en la bolsa de mi pantalón, era muy extraño ¿Cómo podía ser estouna señal? Me recosté, aquella noche recuerdo que dormí como nunca y de prontoya no me encontraba en mi cama, era un feria, como la que una vez vi cuando eraaun pequeño.
Caminé quizá media hora, quizásolo unos minutos, pero ahí estaba, era ella con un vestido rojo, me acerqué.
-Hola
-dije mirando al suelo-¿Cómoestás?-alcé la vista para ver su reacción, pero era inexpresiva, como si yo noestuviera ahí, miraba en otra dirección-Hola-volví a repetir, pero no tuverespuesta alguna-Hola-dije una tercera vez, la chica del vestido rojo me mirócon el ceño fruncido.
-¿Hola?-la Paloma de vestido rojono sabía quién era yo, pero eso no era lo peor, lo peor era él, Matt, la tomóde la cintura y la besó, de pronto un grito agudo salió de mi boca y todos mevoltearon a ver y entonces estaba solo con unos enormes zapatos de payaso yvestido con un barril.
-¿Qué pasa?-miraba a todos lados,sólo personas sin rostro me rodearon, hasta que por fin vi a alguien conocido,era mi mamá, vestida de blanco-¡Mamá!-corrí a abrazarla-Haz que esto pare porfavor-ella me miró y me dijo.
-Cariño es tu sueño, puedes hacerque pare cuando tú quieras-me dijo con tono maternal, de pronto todo se quedótranquilo y yo tenía mi pijama puesta de nuevo, ahora estábamos en un jardínlleno de flores
-¿En dónde estabas cuando Palomabesó a ese gorila?
-Por eso vine, o bueno, por eso metrajiste aquí
-mamá se arropó con un rebozo blanco que traía sobre los hombros-¿Quépasó con Paloma?
-La lastimé, herí sus sentimientos-Miréhacia abajo avergonzado de mis acciones-Todo esto es porque yo

-Tú nunca le dijiste de tussentimientos hacia ella
-me tomó del rostro para que la mimara-Y luego creísteque era correcto sentir celos por ella y una cosa llevó a la otra y otra a laotra
¿no es cierto?
-¿Cómo sabes todo esto?
-Soy tu madre cariño, yo lo sé todoy además eres igual a tu padre
tímidos y tarados sin remedio-mi mamá negó conla cabeza.
-¿Qué hago?
-Bueno cariño, lo único que puedodecirte es que ya lo arruinaste ahora arréglalo.
-No creo que sea tan fácil
-volvími mirada a mis pies.
-La adversidad no es un enemigo,solo es una forma de encontrar nuevos caminos-no entendía ni una palabra de loque quería decir con eso y al parecer má lo notó-Para que lo veas más fácil, laamistad entre tú y Paloma está lastimada y lo que debes hacer tu es

-¡Ponerle una rana en su mochila!
-¡No! ¡Ve y pídele una disculpa,recuérdale lo mucho que la quieres!-mamá se desesperó.
-¡Ah! ¿Y qué hago con la rana?-anteel comentario mamá solo se llevo las manos a la cabeza y suspiró profundamente.
-
Nada cariño, nada-me abrazo ypude oler su aroma-y ¿Qué aprendemos de todo esto?-mi mamá me miro con muchocariño.
-Que el sol saldrá por la mañana
-
A la mañana siguiente tenía razón,salieron detrás de unas nubes unos escasos rayos de sol, pero esos escasosrayos eran suficientes para avivar mi llama de la esperanza; esperé a Paloma enla entrada de la escuela por mucho tiempo, hasta que llegó con Mapy y Alex, lallamé y accedió a venir a mi lado.
-Paloma
Yo te quiero decir

-No te preocupes, ya sé lo quequieres, pero lo siento, yo no puedo
No quiero seguir sufriendo esto, tequiero, pero lo que me dijiste me lastimó y mucho, esto se acabó
-no me dejosiquiera ni hablar, tenía un discurso tan bien preparado y no me dejodecírselo

Ese día me tocaba práctica delaboratorio, pero no podía pensar en otra cosa que en esas terribles palabras "seacabo", estaba tan distraído que mezclé por error dos sustancias, Alex activóla alarma química y me llevaron de inmediato a la regadera para evitar otroaccidente, esa fue la gota que derramó el vaso.
-¡Paloma!-le grite condesesperación.
-¡¿Qué?!
-LO LAMENTO

-Pero yo ya
-vi por primera vezuna expresión en su rostro que se parecía más a mi Paloma.
-SE QUE YA ME DIJISTE, PEROESCUCHA: LO LAMENTO
SÍ, LAMENTO HABER SIDO TAN CELOSO, HABERTE RECLAMADO PORLO DE ÁNGEL, POR NO ENTENDERTE CUANDO NO FUISTE AL FUNERAL Y LAMENTO TAMBIENHABER SIDO EL PEOR AMIGO PARA TI
Yo sólo
Perdón-Salí escurriendo dellaboratorio y me alejé, no quería ver a nadie.
Al final de las clases Alex mealcanzó con mi mochila, solo le di las gracias y me fui a mi casa, ahora denuevo todo estaba nublado, no pude evitar que mi llanto se confundiera con lalluvia, me senté en el suelo de mi habitación y miré el relicario, lo arroj´2al otro extremo y recordé mi sueño de anoche "La adversidad no es un enemigo,solo es una forma de encontrar nuevos caminos"
¡Como pude ser tan entupido!
Ya no era amigo de Paloma, lo cualsignificaba, no precisamente algo malo, ya no era mi amiga, ahora no habíaninguna limitación para decirle mis verdaderos sentimientos. Salí de mi casa endirección al Miseria con el último rayo de esperanza en mis manos.
Pero la sonrisa que tenía dibujadaen mi rostro, se desvaneció cuando vi. La escena más triste de toda mi vida.
-¿Mala semana?-le preguntó Matt aPaloma que estaba sentada en una mesa.
-Sí
Un poco-Paloma trato desonreír, para disimular-todo lo que pasó, el incendio

-Pero todo ya esta reconstruido,mira-Matt señalo al techo ahora tenía un domo-Tal vez puedas tener una perfectafiesta de reinauguración y tal vez
Sólo tal vez puedas tener ese baileperfecto con ese chico perfecto
Pero hasta entonces, te tendrás que conformarconmigo-Matt saco un control remoto, una canción comenzó a sonar, Paloma y Mattcomenzaron a bailar
no pude soportar ver algo más
Ahora si la había perdidopara siempre
El día de san Valentín comenzó muytemprano, con globos, chocolates, corazones y flores, en cada rincón donde sevolteara se podía ver a las parejas que se besaban y se abrazaban, pero paraPaloma ese día se le parecía la fecha más tonta del año.
Por eso decidió vestirse de negroy no peinarse, Mapy al ver que su amiga se había aliado en su causa, justo díasantes Alex le había dicho que él no sentía algo más que amistad hacia ella, quahabía otra chica que le gustaba.
Ambas amigas se miraron con ojosde decepción, ambas entraron a salón de matemáticas.
-¿No te parece injusto?-comenzóMapy.
-¿Qué?-dijo Paloma mordisqueandosus tacos.
-Que tú y yo no tengamos pareja
-Mapyse quedo callada al ver la mirada de Paloma-¡En mi libro hay!
-No me importa que haya
-advirtióPaloma.
-Pero...-Mapy repuso, pero Palomaintervino.
-tengo trabajo en el Miseria-
-¿hoy es el día de la botarga?
-Sí y es mejor que no te parezcas,Matt te pagó doscientos para que no te acerques

-Sí, lo sé
-en Mapy se dibujó unasonrisa malévola.
"Odiaba el día de San Valentín, loodiaba con todas mis fuerzas, lo odiaba por
él" los pensamientos de Paloma secentraban en Jacob, en sus momentos felices y en su peor momento, justo cuandosu amistad termino, y todo lo que tenía que ver con ellos.
-Tal vez eso fue lo mejor
-se dijoasí misma cuando entró al Miseria y se puso su mandil rojo, se acomodó elcabello y se puso en marcha para abrir, cuando paso por la oficina de Arturo,sin querer escuchó su conversación con alguien.
-Ta veo
No te preocupes Sandy,todo está bien, buscaré algo más, no
dile a Paco que se recupere pronto
-Arturocolgó su teléfono y suspiró, fue cuando vio a Paloma parada en su oficina.
-¿Ocurre algo jefe?-preguntó.
-Es que la banda que habíacontratado para que tocara hoy no podrá presentarse, su vocalista y guitarristaprincipal se lastimó una mano.
-¿Y no puede tocar otroguitarrista?
-Sí, pero el talento de Paco esinigualable-Arturo se cruzó de brazos.
-¿Paco?
-Paco Familiar, vocalista de DLD
-Palomasintió un vuelco en el estomago esa era su banda favorita y Paco Familiar erasu ídolo en todo lo que tenía que ver con música.
-¿DLD
?-dijo casi sin aliento-Pero
Pero
Pero
-Paloma se quedo pasmada y ni siquiera vio pasar a Matt a un lado deella con su botarga de taza de capuchino, fue hasta que él hablo que Palomavolvió a la realidad.
-Paloma es una talentosaguitarrista
-su voz sonaba sofocada-Tal vez si hablaras con

-Sandy no accedería.
-No con ella, con Paco, tal vez sihablaras con él y le pidieras el favor que te debe

-Paloma ¿Cuántas canciones tesabes exactamente de DLD?-Arturo miró con desconfianza a la chica que horamenos salía de su trance.
-¡Ella se sabe todas lascanciones!-Mapy sorprendió a todos con su presencia, pero más a Matt.
-¿Qué haces aquí?-preguntó elchico escondiéndose detrás de su amiga-¡Te pagué doscientos pesos para que novinieras!
-Sí, fuiste estafado
-Mapy sonríomalvadamente-Escucha Arturo-Mapy azotó sus manos en el escritorio de Arturo-Palomaes talentosa y no puedes dejar a los clientes sin ese evento, perderás muchaclientela
-Arturo lo meditó y después sonrío ampliamente, tomo el teléfono ymarcó-Paco hola ¿Qué tal?... No, te preocupes
Te tengo una propuesta
Unaguitarrista suplente
No te preocupes yo respondo por ella
Sí, es una chica,muy linda por cierto
De acuerdo, te espero aquí en una hora-Arturo colgó y sedirigió a Paloma-Pequeña prepárate tú suplirás a Paco en la guitarra y elcantará
-Paloma se quedó aun más pasmada, sintió vértigo y un hueco en elestomago.
-Pero ¿Cómo atenderemos a tantaclientela?-Matt miro a su padre a través de la botarga.
-Matt ve y quítate esa cosa, yollamaré a Kathy, Paloma necesitará un vestuario adecuado y Mapy ponte el mandilde Paloma

-¡¿Qué?!
-Tú la suplirás como mesera, dadoque tú me diste la idea
-Arturo tomó el teléfono.
-Espero que seas más hábil de loque te ves
-Matt le dio unas palmadas a Paloma quien no reaccionó.
-¡Que tonto eres, la estasponiendo nerviosa!-Mapy lo empujo tan fuerte que Matt se cayó al suelo por labotarga.
-¡Vamos Paloma!-le dijo Mapyempujándola a los vestidores de los empleados.
-PERO YO NO PUEDO TOCAR AL LADO DEDLD
-gritó Paloma repentinamente.
-¿Por qué no?...-preguntó Mapymientras se ponía su mandil.
-Porque
porque
-de pronto una luzroja ilumino la habitación y un chico alto de una musculatura apréciale seapreció en el centro, era muy hermoso, como los querubines que estabanplasmados en un bello cuadro-¿Quién es este?
-Yo soy Cupido-su voz sonaba claray cantarina y sus ojos azules y grandes relucían con alegría.
-¿Qué?
-Paloma, no es lo que estaspensando-comenzó Mapy-Y a ti te dije que te quedaras encasa

-¿En casa? Mapy ¿Tú loinvocaste?...-Paloma estaba muy molesta.
-Veras, invocar es una palabrafuerte
Yo lo que hice fue solo leer el conjuro

-¡Mapy!-su mejor amiga arrugó lafrente al recibir su regaño-¡¿En qué estabas pensando?!
-Yo sólo
sólo
¡No soporté lo queme dijo Alex! Tú tal vez puedas recuperarte de lo que Jacob te hizo pero yo nopuedo
¡Yo no sé estar sola!...
-Mapy, no puedes
No es justohacer que alguien te ame, si no te amas a ti primero
-Paloma abrazó fuertementea su amiga.
-Eso es lo que he tratado deexplicarle, pero simplemente ella no me deja ir
-Cupido avanzó unos pasos, peroPaloma retrocedió.
-¿No puedes irte por tu propiacuenta?-Paloma no podía mirarlo a los ojos.
-No, ella fue la bruja que me hainvocado, no puedo irme sin hacerle un favor
Que por cierto ella ya se hizo

-¿Qué quieres decir con eso?-preguntóla chica fijando por primera vez su vista en el joven.
-Que ella ha robado mis flechas,sin ellas es imposible que pueda regresar-Paloma regresó su mirada a Mapy.
-Mapy, ¿podrías hacer el favor
?
-Lo haría si pudiera, pero no sécomo-repuso Mapy mirando una pared, de pronto Matt abrió la puerta, Mapylevantó los brazos para evitar que viera a Cupido y en ese momento Matt seagarró el pecho y miró a Mapy de una forma extraña-¿Y a este que le pasó?
-Le lanzaste una flecha-comentóCupido decepcionado-No se preocupen, el no podrá verme-Cupido salió de lalavación.
-¡Espera!-Paloma y Mapy se fuerondetrás de él, seguidas de Matt.
-Paloma aquí estas-Arturo lasintercepto-Cathy está aquí.
-¡Arturo! Verás, me surgió unproblema familiar, tengo que irme, regresaré a tiempo para la presentación deesta noche-Paloma salió corriendo.
-Pero ¿tu vestuario?
-Dile a Cathy que soy talla tres-fuelo último que dijo Paloma antes de desaparecer junto con su mesera y su hijo.
Paloma tuvo que decirle a Matt quese fuera y al no ceder ella tuvo que tener que dejarlo afuera de su casamientras Mapy, Cupido y ella buscaban una solución. Justo en ese momento Isaestaba en la sala, al ver la Cupido se sintió triste y desterrado.
-Tu amor no ha muerto, ese clasede amor es eterno-le dijo Cupido mirando a Isa a los ojos-El salir con alguienmás no matará ese amor
-Cupido le rozó una mejilla.
-Sí, sí-Paloma tomó a Cupido de lamano, al entrar a su habitación la chica fue directamente a buscar su libro.
-¿Encontraste algo?-dijo Mapyviendo por la ventana-Matt está cantando

-Lo hago lo mejor que puedo, pero
-enese momento se abrió la puerta, eran Isa y Jacob.
-Oye petite, voy a ir con Jacob-peroen ese momento Mapy soltó por accidente otra flecha que le dio de lleno aJacob, quien de pronto vio a Mapy con una mirada de ternura y enamoramiento.
-¡Mejor apúrate!-le gritó Mapy alver los resultados de su descuido.
-Lo hago lo mejor que puedo
-Palomapasó las páginas de su libro lo más rápido que podían sus dedos y se detuvieronen una página-¡esto, esto servirá!-
-¿Una poción para desenamorar?-preguntóCupido-¿En qué me va ayudar?
-A ti no
A Mapy
-todos estaban sinentender-Podré adaptarlo para que ella te regrese tus flechas y puedasregresar

-Mapy yo
-comenzó Jacob tomando lamano de la muchacha-Nunca me di cuenta de lo hermosa y maravillosa que eres, nosé como te pude dejar ir
-Jacob estuvo a punto de besarla, pero en ese momentoPaloma se les cruzó con paso rápido para preparar la poción que necesitaba.
En la cocina estaban todos viendoa Paloma revolviendo ingrediente tras ingrediente, hasta que se formó una pastablanca de color nauseabundo.
-Póntelo en los labios
-le dijoPaloma a Mapy.
-Ni loca pondré eso en mis labios-ledijo Mapy volteando a la ventana, donde estaba Matt gritándole que la amaba-¡Deacuerdo lo haré!-Mapy tomó un poco de la pasta y se la puso en los labios-¿Ahoraqué?
-Bésalo
-señaló a Jacob, Mapy seacercó a Jacob y lo beso rápidamente y Jacob reaccionó.
-¿Qué pasó?-Jacob sonó confundido.
-¿Ya no estás enamorado de mí?
-Enamorado
-Jacob sonó confundido.
-Ok, con eso me basta-Mapy tomomás pasta y se dirigió a besar a Matt.
-Yo no entiendo

-tú nunca entiendes nada-Palomacruzó los brazos y sonó el teléfono.
Afuera Mapy se acerco corriendo aMatt, el extendió los brazos se miraron el uno al otro y se besaron, fue unbeso tan lindo y el más lindo que Mapy no había sentido, en ese momento sesintió extraña como si algo se alejara de ella, pero también había ganado algo.
-Oigan
-la voz de Paloma fue loque rompió el encanto-Llamó Arturo
tenemos que irnos-En Paloma se veía unasonrisa diferente a las que había tenido en los últimos días.
-¿Que estoy haciendo aquí?-Mattsoltó de inmediato a Mapy.
-Te lo explicare después-Palomalos abrazó a ambos.
-¿Y nuestro amigo?-le preguntó en susurrosa Paloma.
-Ya se fue, mi idea funcionó-Palomale guiñó un ojo.
El escenario estaba oscuro, labanda había llegado y Paloma estaba vomitando, todos estaban confundidos ydudosos de saber si la guitarrista suplente lograría con la presión. CuandoPaloma regresó a su camerino para terminar de maquillarse vio unas flores conuna nota.
-Es un regalo de agradecimiento-Cupidosalió de la oscuridad y le dirigió la ultima sonrisa a su amiga.
Paloma miró el ramo ¿habrá sidoCupido?, tomo la nota:
"Sé que te he lastimado, perosi lo hice fue por amor, por el amor profundo que he sentido por ti desde laprimera vez que te vi, te diré que a pesar de estar separados yo siempre teesperaré
Con este amor que solo es tuyo.
Jacob"
Paloma soltó la nota y salió de sucamerino corriendo para buscarlo, pero Cathy la interceptó le puso la guitarray la arrojó detrás del escenario.
-¡Hoy en el Miseria, lespresentamos a los únicos DLD!-los de la banda salieron, Paco se acerco almicrófono.
-Gracias Arturo-se despidió deArturo-Bueno, como verán mi mano no está muy bien, así que hoy en exclusiva conDLD la fabulosa mamasicita ¡PALOMA!-la chica salió con aire de nerviosismo,desde ahí se veía toda la cafetería, pero ella solo buscaba el rostro de unapersona, más no lo encontró, sólo logro ver la cabeza inclinada de Jacob sobrela de Dani, de nuevo ella había ganado.
Despuésde las ovaciones recibidas ese día de San Valentín, Arturo decidió dejar aPaloma como guitarrista del Miseria todos los días por la noche, pero ahorahabía una vacante de mesera, una vacante que iba a ser ocupada por Mapy.
-¿CómoPUEDES HACER ESTO?-reclamó Matt-¿Qué no vez que esa niña me hace la vidaimposible?-Matt perseguía a Arturo de un lugar a otro.
-No setrata de ti, es por el trabajo
Mapy es una mesera muy entusiasta y por otrolado, Paloma de verdad merece que la escuchen
-en la cara de Arturo se dibujóuna mirada que solo adoptaba cuando la recordaba, al único amor de su vida.
-Estoes muy injusto
-Matt tomó su mandil y se fue a abrirle a las chicas la puertade empleados-¡Hola Palomita!-dejó pasar a su pequeña amiga-¡Vaya! ¡Tan rápido esHalloween! Déjame adivinar ¿Eres una horrorosa bruja?-Mapy se le dibujó unasonrisa sarcástica en el rostro.
-Déjamedecirte que vengo aquí solo por una cosa: a humillarte lo más posible
-Matt sehorrorizó por lo que le dijo Mapy.
-¡Esono es posible! ¡Yo no soy alguien fácil de humillar!
-¿Deverdad?-Matt asistió con la cabeza-Si tendedor.
-Tendedor
-Dilocinco veces

-Tendedor,tendedor, tendedor, tendedor, tendedor.
-Deletréalo-
-T-e-n-d-e-d-o-r.
-Dilotres veces más
-
-Tendedor,tendedor, tendedor-
-Ahoradilo muy rápido diez veces-Matt tomó aire y comenzó.
-¡Tendedor,tendedor, tendedor, tendedor, tendedor, tendedor, tendedor, tendedor, tendedor!
-¿Conqué te comes la sopa?
-¡ja!¡Con un tenedor!-Matt estaba muy orgulloso de su respuesta.
-¿Deverdad? Porque yo me la como con cuchara
-Mapy se fue a atender las mesasdejando a Matt pasmado.
-Si tela comes con un tenedor, entonces la sopa se escurre por
-comenzó a decirPaloma.
-¡Esoya lo sé!-Matt se fue muy molesto y Paloma se dirigió a lo que ahora era sucamerino.
Era unlugar muy estrecho, apenas para cambiarse, pero ahí estaban, sobre un jarrón ensu tocador: las flores que le envió Cupido, aun algunas no se habíanmarchitado, trató de no recordar el terrible evento del pasado 14 de febrero,pero no podía evitar que se le hiciera un nudo en la garganta. Disipó sus ideascon una sacudida de cabeza, tomó el vestuario que Cathy había seleccionado paraese día y se arregló para salir al escenario.
ElMiseria estaba a punto de reventar, como siempre, pero con una excepción, ahoratodos estaban reunidos para ver a la fabulosa Paloma tocar y cantar en escena,con un consumo mínimo de un café negro, podían entrar a disfrutar de la músicade esta chica.
Palomasubió al escenario y ahí estaba, Daniela y sus amigas, parecía que no secansaban de torturarla y por otro lado también estaba Jacob, con ojos dedecepción y tristeza.
-¡VamosPalomita!-un chico de su escuela le saludó con la mano mientras Paloma secolocaba su guitarra y se sentaba en un banco alto.
-Hola atodos-dijo acomodando el micrófono-Esta canción
Bueno sé que no es mucho de miestilo, pero la canta una mujer que admiro y tiene un magnífico mensaje-Palomatrató de afinar, pero se cayó del banco-
Estos bancos son grandes
-Palomacomenzó a tocar.
Teespero sentada en la esquina de siempre.
Y másarreglada que si fuera un viernes
Sinninguna

Todosaplaudieron y en el rostro de Paloma se dibujó una sonrisa, tomó de nuevo elmicrófono y comenzó con una nueva canción.
-Bueno
Ya que estamos evocando a estacantante, esta canción está dedicada a una persona que fue, y digo fue porqueya pasó, muy importante
tú sabes quién eres

Si esla lluvia de todos los días
Que haaumentado su nivel
Ya lamúsica no tiene el mismo efecto
Quesolía tener
Tal vezhaya vivido tanto
En tanpoco y tan corto tiempo
Que yano se qué ideosa hablo
Ni quevelas cargo en este entierro
Sientoque ya no tengo fuerzas ya


Ojalála vida escolar fuera igual que en el escenario, pero no, es mucho peor, más cuandotienes una amiga como Mapy, que se mete en problemas y te mete en problemas.Eso era lo que pensaba la pequeña Paloma en la entrada de la oficina deldirector, cuando a Mapy y a ella las cacharon tratando de huir con la bolsa dela profesora Raquel.
-Paloma,verdaderamente me sorprende tu comportamiento
-comenzó a decir el Director-Podríaexpulsarlas por esto, pero no lo haremos.
-Deverdad profesor que no volverá a pasar
-comenzó a decir Paloma.
-Déjemeterminar señorita, no las expulsaremos, pero como castigo tendrán queparticipar en la obra de primavera dirigida por la maestra Raquel.
-Pero
Pero
-comenzaronlas chicas.
-Sinperos, irán ahora mismo con la profesora y ella decidirá que van a hacer-laschicas se levantaron y se dirigieron al salón de teatro.
Ahíadentro estaba quien menos se imagino: Jacob, claro, junto con Dani, pero aunasí se le hizo muy raro que estuviera ahí, y también estaba Alex, quien lesdirigió un saludó tímido, que tenía que ver más con su presencia que con otracosa.
-Señoritas, espero no tener quecuidar mi bolso cada vez que entren en este lugar-Paloma y Mapy buscaron lugar,mientras todos los del grupo de teatro las miraban con aire de molestia-Bien,ya que estamos todos, procederé a decirles el nombre de la obra queinterpretaremos esta primavera: Romeo y Julieta-todas las chicas soltaronsuspiros de enamoradas.
-Estupideces-susurró Paloma, pero esono evitó que la profesora la escuchara.
-Parece que tenemos una compañeraque difiere con el hecho de que Romeo y Julieta es la obra más bella queShakespeare, ¿nos podría decir su opinión señorita?
-No es la obra más bella deShakespeare
él escribió cosas más hermosas como Hamlet o Julio Cesar
La cosaes que cuando escribió Romeo y Julieta estaba tan borracho de amor que hizo quesus personajes sean aburridos y estúpidos-Paloma alzo las cejas para demostrarsu punto-Tomemos el caso de Julieta, por ejemplo, cuando vio la situación pudooptar por irse al lado de su Romeo, huir muy lejos de sus padres y susrivalidades, lejos de Paris y de la muerte de Teobaldo, pero no, eligióquedarse y esa decisión hizo que todo lo demás se enredara aun más; si no le gustael ejemplo de Julieta, tomemos a Romeo ¿Por qué apresurarse? ¿Por qué noinformarse antes de actuar? Si el fraile era su guía, pudo ir a verlo ypreguntar, en vez de envenenarse-Paloma vio que varios de sus compañeros cuchicheabandesaprobaciones-La tragedia de Romeo y Julieta solo es una demostracióncualitativa de lo que sucede cuando no pensamos las cosas antes de hacerlas yde que el amor nos vuelve estúpidos.
Loschicos soltaron risas de aprobación, pero las chicas mostraron miradas dereproche, mientras que la profesora no sabía como reaccionar.
-Bueno
eso suele pasar cuando no conoces a fondo la obra
-le dijo Dani.
-Miúnico enemigo es tu nombre-comenzó a decir Paloma ante la provocación de Dani-Túeres tú, aunque seas un Montesco. ¿Qué es «Montesco»? Ni mano, ni pie,
ni brazo, ni cara, ni parte del cuerpo. ¡Ah, ponte otro nombre! ¿Qué tiene unnombre?-en ese momento Paloma se levantó de su silla-Y lo que llamamos rosa
sería tan fragante con cualquier otro nombre. Si Romeo no se llamase Romeo,
conservaría su propia perfección sin ese nombre. Romeo, quítate el nombre
y, a cambio de él, que es parte de ti, ¡tómame entera!-todos soltaron unaaplauso cuando Paloma terminó, ella se ruborizó y se regreso a suasiento.
-Paloma
ya he decidido tu castigo, tú serás Julieta-Paloma que en ese momento estabatomando agua la escupió toda en la cara de Mapy.
-¿Qué?
-YAlex, tú serás Romeo-miró a Alex con ojos de admiración y luego se dirigió aDani-Cariño tú serás la madre de Julieta
-todos los papeles fueron asignados yaMapy le encargaron algo tan divertido para ella
la utilería.
-¿Quévoy a hacer MAP
?-decía Paloma viendo la televisión-¡Yo odio esa obra!
-Túodias todo lo que tiene que ver con el amor
-dijo Mapy comiendo-Además nadietiene la culpa de que tú seas tan perfecta en todo.

Palomarepasaba sin ningún interés sus en especifico sus líneas de Julieta, recostadasobre su cama, cuando de pronto entró Isa con su libro de magia, dejándolo caersobre los cojines.
-Tenemosque hablar
-Isa se sentó en la orilla de la cama-Sobre tus poderes
-fijo lamirada en el piso.
-Pero
Estoymuy ocupada
-Paloma escondió su rostro detrás de su libreto, a pesar de lo quele dijeran, ella aun se sentía muy culpable de la muerte de Ángel.
-Tienesque seguir practicando
y debes de completarlos, sino
-Isa se quedó callada, noquería presionar a su pequeña prima, pero sabía las consecuencias que tendríaal no sellar su último demonio.
-¿Tútambién lo crees?-los ojos azules de Paloma se llenaron de lagrimas.
-¿Creerque Paloma?-Isa miró nerviosa a su prima.
-Qué lamuerte de Ángel fue culpa mía-Paloma rompió en llanto-¡Lo lamento mucho!¡Perdón!-Isa la abrazó tiernamente y mientras le acariciaba el cabello, notó eldaño que le había provocado a su prima con su actitud.
-Claroque no es tu culpa, Paloma
-suspiró, pero no sabía que más decirle-Si tesientes tan avergonzada por lo que paso ¿Por qué no vienes conmigo? Tía Amelialo ha autorizado, este entrenamiento te ayudará más que los anteriores-la miróa los ojos y le limpió las lagrimas, le sonrió y la tomó de la mano.
Llegarona una especie de bodega, donde se escuchaban ruidos que jamás imaginaria, alabrir la puerta encontró a un grupo de chicos practicando arduamente suspoderes ¿Qué significaba esto?
-¡Bienvenidaal Circ!-le grito Isa, tomándola de la mano le presentó al dueño del circo.
-¡HolaAron!-Isa lo saludó muy animadamente-ella es Paloma-
-muchogusto Paloma
-Aron era un hombre moreno de ojos oscuros, muy alto y musculoso,con perforaciones en los labios y el cabello largo amarrado en una coleta-Isame contó que necesitas ayuda-le dijo en un susurro.
-Sí
-Palomano sabía bien que decir.
-Escuchentodos, ella es Paloma-todos los del circo la miraron-Ella será nuestra nuevacompañera.
-¿Qué
?-Palomaabrió los ojos como platos.
-Sí, yoera anteriormente miembro del Circ y ahora estarás tú pequeña Paloma-Isa lodijo tan emocionada que por un momento le pareció que había vuelto a ser la deantes-Nosotras iremos a practicar
-Isa la tomó de la mano nuevamente y la metióa un cuarto vacío y oscuro-Bien Paloma ahora aprenderás a hacer malabares-Isaapareció una serie de Pelotas de espuma y se las lanzo a Paloma.
-¿Peroyo no sé como hacer?-dijo Paloma tratando de tomarlas todas.
-¡No setrata de hacerlo con las manos! ¡Tienes que hacerlo con tus poderes!-Isaapareció más pelotas y se las lanzó a Paloma quien fue golpeada con ellaincansable número de veces.
-¿Tesientes bien Paloma?-le comentó Mapy mientras subían al escenario, hoyensayarían la escena de la separación de Romeo y Julieta, pero para ensayarladebía el Romeo ser mejor de lo que estaba demostrando.
-Sí, esel nuevo entrenamiento con Isa lo que me tiene tan cansada-Paloma sonrió paradisimular el dolor que sentía en los brazos-Pero puede ser peor

-Sí,podrías ser Alex
-ambas chicas miraron como Alex era regañado por la maestrapor su pésima interpretación.
-Si estan malo ¿Por qué él es Romeo?
-¿No tehas dado cuenta Paloma?-Mapy cruzó los brazos-Es por ti, si hubiese escogido aotra Julieta, entonces a Alex lo hubieran puesto en otro papel, pero la Julietaeres tú, entonces para que estuviera balanceada la atención de los espectadoresla profesora nombró a Alex como Romeo-Mapy tomo unos tubos del escenario y losarrojó lejos de ahí-Tú eres inusualmente bella y debes de tener a un Romeoigual de hermoso, como Alex
-Mapy se sonrojó un poco.
-¡Paloma!-lavoz de la maestra Raquel interrumpió su plática.
-Sí
maestra-Paloma se acercó a ellos.
-Alexdebe de practicar mucho
-la profesora tenía las manos sobre las sienes-Tu eresmuy buena, en cualquier papel, así que tu lo ayudarás-sentencio la mujer-A hacerla mejor de sus interpretaciones, a cambio te dejaré hacer lo que más te gustasobre el escenario ¡cantaras!
-Peroyo

-si nolo haces te reprobare en literatura
-
-Pero
-tratode imponerse a su maestra, miro a Alex sentado en la butaca con cara de tristeza.
-Sé quesoy terrible
-Alex se quedo sentado y miro al suelo.
-Nodigas eso
-murmuró apenada, no quería lastimar los sentimientos de Alex.
-Perolo soy

-Sí,pero de todos modos no lo digas
-Paloma se sentó a un lado del chico, mientrasque era observada fijamente por Jacob, quien practicaba una escena con otro desus compañeros.
-¿Quésignifica
esta sensación de inseguridad?-se dijo así mismo.
ElMiseria estaba abarrotada de gente, nunca habían tenido el café al máximo de sucapacidad y era precisamente porque la voz de Paloma se había vuelto muypopular. Cuando salió la chica, todos respondieron con un gran aplauso. Lachica sonrió y se dispuso a sentarse en su habitual banco de madera, ahí seencontraba de nuevo Daniela y Jacob, tomados de las manos
"Tal vez solo leerun poco su mente
" pensó Paloma fijando la mirada en el chico.
"Entonceses cierto, a Alex le gusta Paloma, debo de dejarla ir yo
Yo debo ser feliz conDani, ella es la chica para mí" Jacob miró a Dani y la besó, después se volviópara ver a Paloma. Ella carraspeo la garganta para deshacer el nudo de sugarganta, a ella no le gustaba Alex, pero al recordar la dulce mirada del chicoy la forma de tratarle, suspiró profundamente.
-Hola atodos, bienvenidos a esta "Noche bohemia"-Paloma tomó su guitarra-Estacanción está dedicada a todos los que han sido bateados por alguien y dice más omenos así

"Juroque no vuelvo a hablar del tema,
Porquefinalmente todo terminó,
Yamañana cada quien pegará la vuelta
Haciasu destino sin decir adiós,
Juroque no vuelves a escuchar mi voz
Noimporta que cambie todo mi interior
Aunqueyo no entienda esta situación
Estahistoria acaba PORQUE NUNCA COMENZO

-Déjamever si entendí-decía Isa mientras Paloma tratada de manipular su propio peso yhacerlo flotar-Jacob ya no te quiere
¿Pero sí?
-Algoasí-dijo ella, mientras agregaba unas cuantas pelotas y controlaba todo almismo tiempo-Pero si él lo quiere así yo saldré con Alex
-dijo ella bajando conun salto y posando los pies en el suelo tan delicadamente, como un gato-Y esperoque con eso este el contento

-Lohaces por él, ¿no sería mejor hacerlo por ti?
-Lomejor para mí era no haber salido nunca de Monterrey o no haberme enamorado deJacob, pero lo hecho está hecho y no podemos hacer nada, solo darle gusto altipo este.
-Estáscompletamente locaIsa estaba preocupada por su prima y Paloma lo sintió.
-Tranquila,yo estaré bien-Paloma le sonrió y trajo flotando su celularCreo que elentrenamiento terminó.
-Esocreo que yo lo decidiré-Isa apareció diversos objetos que arrojó a Paloma,pelotas de esponja, pinos, aros, cuchillos, botellas, cada cosa que le arrojabaera esquivada, paralizada o desviada por Paloma sin ninguna dificultad, hastallegar a la puerta.
-Hola Alex-Paloma trataba de sonarpoco nerviosa-¿Podrías ensayar conmigo hoy?... Por supuesto
nos vemosPalomacolgó el teléfono y se dijo a sí misma-Es hora de jugar

-¡Paloma!Alexcorría detrás de la chica para alcanzarla.
-¡HolaAlex!Paloma saludó con una gran sonrisaMuy buenos díasPaloma entró junto conél al salón.
-Miraelmuchacho mostró una hoja de cuaderno a la chicatraté de escribir esta canciónpara ti-
-Déjamever
-Paloma tomó la hoja y leyó, de verdad era una gran canción-¡Alex esmaravillosa! ¡Perfecta para la obra!
-¿Teparece?
-Claro,es genial
-de un momento a otro ambos fijaron su mirada y Paloma sintió vértigo-Nosvemos hoy en la tarde para ensayar y llevaré mi guitarra para ponerle música ala canción.
-Deacuerdo
-Alex se fue a sentar en su lugar correspondiente.
"¿Quéme está pasando?... ¿Qué sucede conmigo?... Alex
¿De verdad Alex me gusta?"Paloma se paró en seco cuando esa idea cruzó su mente y si realmente Alex laestaba conquistando
pero ¿y Mapy? ¿Qué hay con su amistad?
-¿Tepasa algo Maíz?-la voz de Mapy la sacó de sus propios pensamientos.
-Nada,es solo que
-Paloma suspiró-No te procures-sonrió y se despidieron, pues Mapytenía que estudiar y Paloma iría a casa de Alex.
Elcamino a casa de Alex fue callado y lento, el tráfico de la ciudad de Méxicoera desesperante, pues a lo largo de toda la avenida había una filainterminable de autos.
-¿Quierescaminar desde aquí?-preguntó Alex-Ya estamos cerca.
-Claro-Palomale sonrió ¿Qué le estaba pasando?
La casade Alex era pequeña, fresca y con un diminuto jardín enfrente, toda una casa delos suburbios.
-Ven-Alex le tomó de la mano y esecontacto hizo que la chica sintiera un extraño escalofrío-Vamos a mihabitación.
Lahabitación del chico no era muy grande, estaba toda tapizada de pósters demuchos personajes de cómics, bandas de rock y metal, en una esquina tenía unabatería y enfrente un estéreo, una televisión y una consola de juegos.
-Es muylinda
-fue lo único que dijo Paloma antes de sentarse en la cama-Bien, ahoravamos a ensayar

-Claro
Veamos, te parece bien la parte donde Romeo se trepa al balcón de Julieta

-Si meparece bien
-Paloma tomo su libreto, pero sentía como su corazón se acelerabacon el sólo hecho de estar a solas con Alex.
-¡Ah,es mi dama, es mi amor! ¡Ojala lo supiera! Mueve los labios, más no habla. Noimporta: hablan sus ojos; voy a responderles. ¡Qué presuntuoso! No me habla amí. Dos de las estrellas más hermosas del cielo tenían que ausentarse y hanrogado a sus ojos que brillen en su puesto hasta que vuelvan. ¿Y si ojos secambiasen con estrellas?....-Paloma puso una mano en sus labios para quecallara. -¿Tan mal estuvo?...
-No
Perosí
-Paloma abrió bastante sus ojos-Es solo que

-Soymalísimo, lo sé

-Nadiees malísimo para el teatro, es solo que te cuesta trabajo interpretar algo queno has sentido, eso solo lo pueden hacer excelentes actores
-Paloma se sentó enel suelo para ver de frente a Alex-Si interpretaras a Romeo con más libertad
más como tú realmente eres.
-Palomano te estoy entendiendo muy bien-Alex frunció el ceño ligeramente, lo que hizoque Paloma sonriera.
-Veras
¿hay alguna chica de la escuela que te guste?-Alex se sonrojó y la primeraimagen que vino a su mente fue la de ella, de Paloma sentada sin decir unapalabra; a la chica eso le tomó por sorpresa y también se sonrojó.
-Sí
-respondiótímidamente.
-¿y sila estuvieses viendo en este momento qué le dirías?-Paloma sentía que sucorazón se le saldría por la boca.
-Que
piensa en una gota de agua, piensa en cuantas veces se puede dividir enminúsculas gotas, ahora piensa cuantas moléculas existen en esa diminuta gotade agua, cuantos átomos existe, ahora piensa en el mar, en cuántas de estasunidades diminutas existen en él y así lograrás imaginarte toda esa inmensidadeso sería una centésima parte de lo que me gustas
-Alex se acerco a Paloma muylentamente y al final la besó

-Perdón Paloma
Yo no debí-Alex trató de disculparse.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-Alex yo
No sé qué decir
-Paloma estaba sin aliento,era verdad, tenía una ligera sensación de cosquilleo en sus labios, pero elrecuerdo de su mejor amiga la invadió-Esto no está bien-dijo de pronto.

-Lo sé, no debí besarte sin tu permiso
-Alex hundió sucara en sus manos.

-Es que tú le gustas a Mapy
-a Paloma se le entrecortóla voz.

-¿A Mapy? Ella sólo es una amiga, desde el principiolo fue
-Alex miró a Paloma a los ojos y comenzó a acercarse a ella-La única quesiempre me interesó fuiste tú
-le dio un fugaz beso en los labios, pero lachica se volvió.

-Pero a ella le gustas de todas maneras-susurró lachica, tomó su mochila y salió de la casa.

Paloma pasó varias semanas sin hablar con nadie,pasaba días enteros practicado con sus poderes, la telequinesis era ahora más fácilde dominar, podía mover objetos con sólo la mirada y su fuerza iba enincremento, pero a pesar de todo ella estaba muy confundida, lo que provocabaque su mente estuviese siempre abierta como una cueva dónde entraban todos lospensamientos de las personas, sentía la preocupación de Mapy al ver que ya noera la de antes, los deseos de nunca haber metido la pata de Alex, laimpotencia de Jacob de no poder consolarla.

En el Miseria todo iba de mal en peor, no lograbaconcentrase para nada al momento de salir del escenario, pues sentía las vocesde todos los asistentes sofocándole sus propios pensamientos.

 

-¿Pasa algo Palomita?-le preguntó Matt, mientras lachica tomaba su tercera aspirina de la noche.

-Matt ¿te ha pasado que de verdad quieres a alguien,pero ese alguien sabes que no es para ti
?-preguntó Paloma, mirandodirectamente a los ojos a Matt.

-Bueno
-el chico no sabía que responderle-la verdad,la verdad, si me pasa
perdón me ha pasado-Matt se puso muy rojo y miro al suelo-¿Esote pasa a ti?

-Algo así
-la chica se mostró pensativa.

-¿Y lo quieres
?-Matt preguntó tímidamente.

-Pues
-¿realmente quería a Alex o solo le gustabamucho?-Yo no lo sé

-Porque si realmente lo quieres, deberías de quitartelas dudas-Matt le dio un tierno abrazo a Paloma y le besó el cabello.

Matt la soltó y la miró y de nuevo le dio un beso enla frente y la chica salió de la cafetería, esperando un taxi en la mismaesquina de siempre, decidió esperar hasta que cerraran para salir, pues nosoportaría a tener tantas personas a su al alrededor.

La esquina siempre estaba perfectamente alumbrada porun poste de luz, una tienda y la luz de la cafetería, pero cuando Paloma sequedó parada sin ver un solo auto pasar, se dio cuenta de que la luz habíadesaparecido, "¿Qué significa esto?" pensó Paloma mirando fijamente a la farolafundida y después al lugar donde se suponía que estaba la tienda, nada, solo looscuridad rodeándola. Tragó saliva y miró de nuevo hacia un lado y al otro,esperando encontrar una luz, un destello, una chispa que disipara las sospechasque tenía, pero no fue así. Un frío entumecedor le recorrió el cuerpo, lecongeló los huesos y no la dejaba moverse, comenzó a respirar más aceleradamente,mientras cerraba sus ojos y concentraba su mente. Sólo el silencio que denotabaque, no solo estaba sola en la calle, estaba sola en el mundo, en ese mundo.

Los abrió temerosa y la distinguió, entre las sombrasse movía fantasmalmente, era la misma silueta que la había atemorizado en esamisma calle, era la misma silueta que mató a Ángel, la misma silueta que lahabía estado persiguiendo en sus pesadillas.

Ella se giró hasta estar de frente a ella, la miró desafiante,pero entre esa capucha negra, no se distinguía nada más, esa cosa era el últimodemonio de su prueba antes de convertirse en una verdadera bruja. La "cosa"sacó una de sus manos por los pliegues de su túnica, pero en ese momento algola envistió, ocurrió tan rápido que de un momento a otro, Paloma se encontrócon una avenida muy transitada e iluminada.

-Como si no tuviera ya suficiente-se dijo Palomamirando en dirección donde antes se encontraba la silueta.

Esa noche a Paloma la atormentó una pesadilla dondeella estaba caminando por un largo pasillo empedrado, emocionada porque teníaun vestido rojo nuevo, cuando escuchó unos gritos aterradores, eran de su padre,a quien la misma criatura tenía sujeta, ella trataba de acercarse, pero algo selo impedía, cuando la criatura se distrajo, su padre pronuncio unas palabras,pero Paloma no lograba escuchar nada de lo que su padre le decía.

Paloma despertó con una extraña presión en el pecho,sudando frío y gritando; respiró un par de veces, fijó su vista en su reloj dela mesita de noche, eran las tres de la mañana, se recostó pero fue en balde,pues ella no volvió a concebir el sueño.

Estaban dando el ensayo final para la obra de Romeo yJulieta, a todos, incluso a Alex, le salió excelente, la profesora Raquelestaba muy complacida con el trabajo de todos, ahora era el turno de la canciónde Paloma, que cantaría en el último acto, antes de que Julieta se enterrara elcuchillo.

 

Paloma se veía que no había dormido en toda la noche,pero aun así tenía muchas ganas de cantar la canción que Alex compuso para ella,así que levantó se puso frente al piano y comenzó a tocar, lenta y pausadamenteuna melodía triste.

"Como las gotas de lluvia,

Así recorre tu ausencia mi alma,

Mi ser te busca

Mi boca te llama

Y tú, en la inmensidad de la oscuridad

No me oyes
"

"¡Oscuridad!" Pensó de pronto Paloma, dejó de tocar ysalió corriendo del salón, corrió en dirección de la salida de la escuela y conuna mentira muy bien elaborada la dejaron salir.

Tomó el transporte hasta llegar a su casa, donde entrósin decir una sola palabra, se encerró en su cuarto, pero en vez de tomar sulibro de magia, tomo un alhájelo rosado.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

-Es un regalo, princesa, así que no lo vallas a romper-ledecía su papá el día de su décimo cumpleaños.

-Es muy bonito papá, gracias-la pequeña Paloma loabrió con mucho cuidado y de él salía una melodía muy hermosa.

-Es para siempre protegerte cariño-le dijo su madre,dándole un fuerte abrazo.

-¿Cómo va la canción mamá?

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

"Después de siete el domingo llega,

El día del señor es el que espera,

Pero a las tres al revés es cuando él se desespera,

Sale de su encierro en tu búsqueda anhela tu alma yser,

Se lo llevará si en tu propia luz no confías más"

Paloma siguió mirando el alhájelo cuidadosamente, lotomo entre sus manos, lo examinó y lo volteó, parecía tan inocente y tandelicado que lo más preferible era dejarlo en su lugar. Paloma lo acercó a sucara y leyó una leyenda en letras doradas que estaba debajo del alhájelo: "¿Quéluz brilla más fuerte en la oscuridad?"

La puerta se abrió y Tía Amelia pasó y sentó a laorilla de cama a un lado de Paloma, ambas sabían leer las mentes, por lo quesus conversaciones no tenían que mover los labios siquiera.

-¿Qué es la oscuridad?-preguntó Paloma.

-Es la ausencia total de luz
-contestó elocuente TíaAmelia.

-¿Sólo eso?-Paloma trató de adentrarse más a la mentede su tía, pero la anciana era más fuerte que ella.

-Eso es algo que tú sola tienes que descubrir

Era sábado por la noche y la obra sería estrenada,todos estaban muy nerviosos, pero emocionados, al fondo una chica de cabelloslargos se peinaba con gran dedicación, mientras le traían su vestuario.

-Hola Paloma ¿lista para el gran estreno?-un chico muyguapo se le acerco a Paloma, Alex se veía bien de Romeo.

-La verdad es que sí-Paloma sonrío, a pesar de todo loque estaba pasando.

-¿Es tuyo?-Alex señaló el alhájelo rosado que estaba aun lado de Paloma.

-Sí-Paloma comenzó a maquillarse-Es un regalo de mispadres.

-Es muy bonito-Alex le sonrío y Paloma sintió como suen vez de estomago tuviera una pecera, pero fueron interrumpidos por Mapy quetraía el vestido de Paloma.

 

El telón se abrió y el espectáculo comenzó, todosdaban su mayor esfuerzo pero quien más se lució fue Alex, daba la impresión deque no era la primera vez que actuaba y se movía tan suavemente sobre elescenario que hasta las mujeres mayores suspiraban por su actuación de Romeo;pero Paloma no se quedaba atrás, era como ver a una princesa salida de uncuento de hadas.

Llegó el turno de la canción de Paloma, la cual salióperfecta, se cerró el telón y todos los actores recibieron una gran ovación depie.

-Paloma quiero decirte algo
-Alex la tomó de la mano yla llevó tras el escenario-¿Quieres ser mi novia?-la tomó de la cintura y laacerco tanto que ella sentía su respiración.

-Sí
-susurró ella mientras le daba un gran besoapasionado, mientras que Jacob los veía desde lejos, cuando escuchó un ruidomuy fuerte, Mapy había soltado las espadas de utilería y miraba como Paloma yAlex se besaban, ambos chicos se separaron, Mapy estaba en estado de shock yPaloma se dio cuenta de lo había hecho y salió corriendo con el vestuariopuesto aun.

Tras varios segundos que parecieron eternos Mapyparpadeo y salió corriendo detrás de Paloma. La encontró varias cuadras despuésde la escuela, llorando en el suelo, se acercó a ella y la abrazó.

-Perdóname
-decía ella entra sollozos-Perdón Mapy, yono quería hacerte daño y tienes toda la razón para dejar de ser mi amiga y

-Estoy muy molesta, pero eso no significa que dejes deser mi amiga
-Mapy le ayudó a ponerse de pie y llegó Alex corriendo para vercomo estaban las chicas-Los dejo solos
-Mapy sonrío y se dio la vuelta ycomenzó a caminar, después a correr, hasta que llegó con Jacob, quien la abrazómuy fuerte.

Alex llevó a Paloma a su casa, todo el trayecto fuesilencioso, hasta que Alex estacionó su auto fuera de la casa de Paloma.

-Alex ¿Qué luz brilla más fuerte en la oscuridad?-lepreguntó Paloma al muchacho.

-No lo sé Paloma ¿No todas las luces brillan de igualforma?-preguntó Alex con una sonrisa-O más bien depende del voltaje

-Tal vez
-Paloma se despidió de un beso breve y entróa su casa, no faltaba mucho para el domingo así que tenía que entrar pronto asu casa.

Se encerró en su cuarto y recordó sus dos encuentrosanteriores con el demonio, en ambos no había siquiera un dedo para atacarlo. Lachica se recostó sobre su cama y cerró los ojos.

La misma pesadilla le rondaba la cabeza por su cabeza,pero ahora era más nítida y más real; en ella recorría un pasillo empedrado,pero además era el pasillo de una iglesia, cuando se encontró con su padre y eldemonio, lo que no le dejaba pasar era una luz muy brillante

Paloma despertó de pronto, estaba muy agitada y depronto tomo su alhájelo, lo abrió y comenzó a tocar la canción.

La luz que más brilla en la oscuridad es
el amor-dijofuerte y claro, el lajero sorpresivamente se rompió y salió un papel de él,ella lo tomo y leyó con claridad:

"Luz de mi corazón

Amplio amor,

Aleja a las sombras

Y regrésalas a su encierro"

Paloma instintivamente miró el reloj, tomó una foto desus padres y esperó unos segundos a que las manecillas marcaran las tres de lamañana.

De pronto todo se volvió oscuro, era como si el tiempose hubiese detenido, frente a ella se encontraba la silueta que había visto yaen tres ocasiones, un miedo la invadió, pero apretó fuerte la foto de suspadres, la silueta avanzaba y quemaba su alfombra, su cama, sus libros, todo loque estuviese a su paso.

 

-Luz
Luz de mi corazón
-la criatura avanzaba y ellatemblaba de pies a cabeza-Amplio amor, aleja
-Paloma no se pudo mantener más enpie y comenzó a sentirse mal, dio un paso atrás y los restos del alhájelocomenzaron a tocar, recordó a sus padres y la fuerza que le dieron para logrartodas sus metas, a sus amigos y a él-Aleja las sombras ¡Y regrésalas a suencierro!-Paloma cerró los ojos, pues una luz cegadora la rodeo, el demonio sedesintegro como si fuese de cenizas y de pronto estaba de nuevo en su cuarto,miró el reloj era las tres con un minuto.

(FIN)

¡ES MENTIRA!

Paloma terminó de desayunar, un nuevo semestre seasomaba por la puerta, pero la chica de ojos azules no se sentía con ánimos deentrar a su tercer semestre en la preparatoria.

Habían pasado varios meses desde que acepto ser lanovia de Alex, varios meses sin un solo demonio en el horizonte, varios mesesdesde que no le hablaba a Mapy, varios meses sin Jacob y su amistad. Horoscopos y tarot de amor

Paloma tomó su cuaderno de algebra y miró con unasonrisa melancólica la portada donde se encontraba una foto de sus mejoresamigos en navidad del año pasado la metió a su mochila y salió al escuchar unclaxon.

-Hola guapo ¿Acaso te perdiste?-Paloma se veía hermosacon su suéter azul cielo y sus jeans deslavados y sus cabellos sueltos al aire,a pesar de que aun era temprano, se veía que llovería.

-Su carruaje está listo princesa
-Alex hizo unareverencia y le besó la mano a Paloma, a lo cual la chica sonrió.

-No me llames princesa o me voy a acostumbrar
-Palomacaminó hacia en auto y Alex se le adelantó y le abrió la puerta, Paloma volvióa sonreír.

El auto de Alex era un Mustang del 77, de color negrocon rines cromados, muy rápido y muy cómodo, por lo que el trayecto a laescuela era breve, acompañado por risas y buena música.

-¿Hablaste con Mapy estas vacaciones?-Alex entró porel estacionamiento de la escuela y dejaba su auto.

-Dudo mucho que Mapy quiera volver a hablarme, por lomenos por el momento-Paloma sonrió al bajar del auto de su novio, habían pasadodos largos meses de no ver a sus compañeros de escuela.

-Pero no puede durar enojada para siempre ¿o sí?-Alextomó su mochila y le tendió la mano a Paloma.

-No, eso creo
-Paloma le tomó la mano caminaronjuntos.

-¿Y seguirás enojada con Jacob para siempre?-Alex miróde reojo a Paloma quien se puso pálida como el papel.

-Yo
No creo
No creo que esa amistad se logrerecuperar-Paloma sonó convincente y desinteresada.

Cuando habían avanzado ya varios metros hacia el interiorde la escuela, Paloma sintió una fuerza vertiginosa que la doblaba hacia atrás,ella se dejó vencer por ese peso y cayó de espaldas, junto con Mapy.

-¡Feliz no cumpleaños!-Mapy sacó una caja de colorverde lima con un moño blanco de su mochila-Sé que es algo retrasado, pero no teníaforma de salir de ese retiro que organizó mi madre-Mapy ayudó a pararse aPaloma y saludó con un beso en la mejilla a Alex.

-¡Gracias Mapy! ¡Oh por Dios, de verdad te extrañé!-Palomaabrazó de igual forma a Mapy, ahora no le importaba la ironía de la vida, sólole importaba su amiga.

 

-Sí lo note en todos los e-mails, mensajes de texto yllamadas que no recibí-contestó Mapy con sarcasmo.

-¡Lo siento!-Paloma se disculpó, pero la verdad eraque tanto ella como su amiga necesitaban tiempo para calmarse.

-No te preocupes
-Mapy abrazó de nuevo a Paloma-Perotendrás que recompensarme-le pasó un brazo por los hombros y los tres chicoscomenzaron a caminar.

-Que no sea de nuevo trabajar con las ardillasexploradoras
-replicó Paloma.

-No, será algo más
Vengador
-Mapy movió el brazohacia enfrente para enfatizar su punto-Algo que tiene que ver con actividadesfísicas de alta resistencia, es peligroso e incluye mini faldas y pompones-Palomase paró en seco cuando vio en la mente de Mapy que ella quería

-¡El equipo de porristas!-exclamó Alex.

-No solo el equipo
-negó Mapy con la cabeza-Ser lacapitanía del equipo

-¿Estás tú
?

-Sí, estoy segura
-interrumpió Mapy a Paloma.

-Iba a decir LOCA-Paloma miró hacia el fondo delpasillo ahí estaba Jacob y de su cuello colgaba Dani, la chica de los ojosazules suspiró y caminó en otra dirección.

El rumor de que Paloma sería la nueva capitana delequipo de porristas puso en duda mucho la reputación de la chica y de su mejoramiga, quien casualmente había sido nombrada la nueva presidenta del comitéestudiantil, pero esa no era la mayor preocupación de Paloma, quien tenía queesquivar la mirada de intriga de Jacob y sus llamados mentales como "Paloma,¿estás bien? ¿Quieres hablar?"
Pero al final del día Paloma salió ilesa deJacob y las chicas locas que ahora la odiaban por ser la nueva capitana delequipo de porristas.

Un día muy difícil, fue ese inicio de semestre, por loque lo que menos deseaba Paloma en ese momento era salir a trabajar, por lo queArturo le dio la noche libre, pero Paloma al tener a sus dos mejores amigostrabajando en el café no podía hacer mucho más que sentarse en un sillón colorpúrpura al fondo de la cafetería y disfrutar de una enorme rebanada de pastelhelado de zarzamora.

-Cuando conocí a Mapy, pensé que era una chica unpoco
-Matt dejo el pastel en la mesita que tenía a un lado Paloma y se sentófrente a ella en un banco color blanco-Impulsiva
-Matt y Paloma voltearon lacabeza para ver a Mapy servir una orden de cafés americanos.

-Sí, lo es
-Paloma tomó su pastel y le dio unmordisco.

-¡Enana! ¡Para eso tiene la cuchara!-Matt le arrojóuna servilleta y Paloma rió.

-Lo siento, lo olvidé-dijo ella entre risas, Matt selevantó pues un hombre de traje le pedía un café americano.

Paloma terminó de comer su rebanada de pastel, durantelas vacaciones Alex le había insistido que le llamara cuando saliera detrabajar para ir por ella en el auto, miró su reloj, eran las seis en punto,por lo que a Paloma se le hizo muy fácil irse sola de la cafetería.

Caminó unas cuantas cuadras y cuando se cansó subió aun autobús, para después volverse a bajar a unas cuadras de su casa, ahora síestaba oscureciendo, pero Paloma necesitaba caminar y despejar su mente, aunestaba muy confundida por todo lo ocurrido un año atrás.

De pronto una chica tropezó con ella, tenía los ojosllorosos y el cabello claro, estaba claramente asustada.

 

-¿Estás bien?-preguntó Paloma mientras la ayudaba alevantarse.

-Protégeme por favor
-la chica la tomó por los codos ycomenzó a llorar, justo al momento de que una criatura de cuatro patas casi tanalta como un caballo, pero con el aspecto de un perro negro, los ojosinyectados en sangre y el hocico abierto gruñó.

-¡Santo dios!-Paloma se puso frente a la criatura y conun movimiento de manos la lanzó lejos, eso les dio a ambas chicas tiempo decorrer en dirección a la casa de Paloma.

Corrieron dos calles arriba y doblaron en una esquina,aunque Paloma ya no podía más, siguió corriendo hasta llegar a ver un portón demadera, pero a unos metros de llegar la criatura las interceptó con el lomoerizado, de nuevo Paloma lo arrojó lejos de ellas, pero en vez de soloarrojarlo, lo mantuvo suspendido en el aire hasta que las dos chicas estuvierondetrás del portón. Pero no estaban del todo a salvo, pues la criatura comenzó aembestir la puerta, por el escándalo salió tía Amelia con una vela blancaencendida y pronunciando palabras inentendibles, el portón dejo de ser azotado.

-¡¿Qué demonios fue eso?!-exclamó Paloma dejándose caeren el suelo.

-Era
Bueno, en realidad no se que era
-afirmó lachica dejándose caer al lado de Paloma.

-Eso era un chacal-dijo Tía Amelia con voz grave-¿Porqué las perseguía? Eso no lo sé-miró a Paloma a lo que de inmediato contestó lachica con su mente "yo no tengo ni idea".

-Creo que eso es mi culpa-la chica se llamaba Luz y enun instante Paloma supo que la pequeña que no rebasaba de los catorce años,simplemente fue atacada por el chacal.

-¿Tú lo conjuraste Luz?-Paloma estaba exaltada ymiraba con el seño fruncido a la sorprendida niña.

-¿Cómo sabes mi nombre?-dijo Luz "después de todoesta ha sido un día muy extraño" pensó y encogió los hombros-No, yo
¿Cómoque conjurarlo?

-Veras Luz, lo que ocurre es que nosotras somos brujasy estamos aquí para protegerte-Tía Amelia ayudo a la pequeña a levantarse yluego a Paloma.

-¡Sí, claro!-contestó la chica con sarcasmo-¿Protegermede esa bestia? Ese es un experimento mal hecho genéticamente-Luz, desde elpunto de vista de Paloma era un poco escéptica.

-¿Quieres decir que solo te atacó porque te cruzastepor su camino?-interrogó Paloma.

-¡Pues sí! ¡Como cualquier otro animal!

-No-detuvo tía Amelia a la chica-Los chacales noatacan al azar-tía Amelia invito con un gesto a ambas chicas a entrar.

Primero entró ella, luego Luz y por último Paloma,quien al pasar al lado de Luz sintió un jalón en el ombligo, vio a Luz con unamuleto en el cuello y destruyendo al chacal.

-La pregunta es ¿Qué hace un chacal justo en esteplano?-Tía Amelia se sentó y miró a ambas chicas, a Luz con cara de confusión yPaloma con la mirada completamente perdida-Ellos no actúan así, no dejarían elinfierno solo por aterrorizar a señoritas.

-Creo que no lo hizo con afán solo de aterrorizarla,tía Amelia-confesó Paloma-Creo que es para evitar que haga algo importante
-Palomatragó saliva-Algo que solo Luz puede hacer

-¿De qué estás hablando niña?-preguntó impaciente sutía.

-De destruirlo

-¿Qué ella tiene que destruir un chacal?-Tía Amelia sesintió confundía ¿Cómo era que su sobrina podía afirmar eso?

 

-Porque lo vi, en mi cabeza
-Paloma señalo su frente ydespués miró a Luz-Se que suena a una locura, pero sé que es real
-Paloma selevantó de su asiento y después tía Amelia.

-¡Tienes también el don de la visión!-exclamó contentasu tía.

-No es momento de celebrar tía
-susurró Paloma.

-¿De qué están hablando? ¡Yo apenas cumpliré quince
!-Luzcomenzó a exaltarse.

-¿Quince?-preguntó Paloma, pero no necesitabarespuesta la tenía al alcance de su mano-Todo estará bien, sólo tienes quecalmarte
-Paloma se acercó a Luz y la chica la abrazó, Luz se separó de ella ydejó a la vista un amuleto en plata y piedras rojas parecidas a los rubíes. Lachica de los ojos azules lo miró con mucha atención, no era el mismo que habíavisto en su visión, pero algo había de familiar en el.

-Es el amuleto de mi familia-dijo ella mostrándoselo-Esuna especie de objeto de la buena suerte

Isa entró por la puerta, haciendo que tanto tía Ameliacomo las os chicas saltaran del susto, la chica tenía el rostro endurecido ycerró rápidamente la puerta, tenía también el brazo ensangrentado y su blusarasgada.

-Alguien podría decirme
¿Qué jodidos está pasando?¿Por qué hay un chacal loco afuera de mi casa?-preguntó Isa fuera de sí.

-Verás Isa, ella es Luz, y el chacal está aquí porqueella es la única con el poder de destruirlo, pero debemos averiguar como
-Palomasonrió a su prima, mientras ella resoplaba.

Tía Amelia trataba de repeler al demonio con suspoderes, pero no estaba funcionado muy bien, pues el chacal no se iría sin lavida de Luz; por otro lado, Paloma llamó por teléfono a Mapy, para que buscarapor Internet algo útil de la familia de Luz; Isa, quien ya estaba más tranquilase dispuso a entretener a Luz, pero lo único que encontró fue unrompecabezas.

-La buena noticia es que tienes suerte de tenermecomo amiga-le decía Mapy por teléfono a su amiga.

-¿Por qué puedes hackear el sistema de registro?-dijoPaloma esperanzada.

-No, porque mi padre es vecino del abuelo detu inocente-afirmó Mapy-Resulta de que, tenías razón, Luz nopuede ser bruja, su familia es completamente normal, pero en la entrada de sucasa hay un símbolo extraño, es como una flor
-
Mapy cayó por un momento-Esla flor de lis-Paloma le dio un vuelco en el corazón, sabía como serepresentaba la flor de lis en los escudos de armas y ese mismo símbolo lohabía visto en su visión.

-¿Hace cuanto que esa familia vive ahí?-la garganta dePaloma se secó.

-Bueno en realidad no lo sé
¡Espera! Hay unaleyenda ¿la recuerdas?-
de la boca de Paloma no salió más que surespiración-Es sobre un cura o un ¿acolito? ¡No lo sé! El punto es que algomuy extraño lo mató justo en el lugar donde ahora se encuentra la casa, lomataron porque tenía algo
Algo importante
-
Mapy esperó a que su amigareaccionará, pero no fue así-¿Qué tal si él no fuera un padre? ¿Qué tal siera algo más?

-La flor de Lis es el símbolo de

-Los alquimistas
Tal vez la familia de Luz no seade brujos o hechiceros, pero ellos tendrían una de las claves maestras parasaltar de un plano a otro

 

-¿Por qué el chacal la persigue entonces?

-Tal vez el demonio eso es lo que quiere, saltar deun plano a otro sin ninguna dificultad
imagínate que destrucción causaría.

-¡Mapy tengo que irme!-Paloma colgó el teléfono yfue a buscar a Luz.

Isa y ella estaban en la cocina, mientras Luz ponía laúltima pieza de su rompecabezas. Paloma desvió la mirada a su collar, eraextraño, tenía símbolos desordenados y sin ninguna lógica.

-Eres muy buena
-dijo Isa mirando el rompecabezas dela Mona Lisa armado por fin.

-gracias, mis padres me han educado para hacerrompecabezas

-¡Es un rompecabezas!-exclamó Paloma desde la puertade la cocina.

-¿Qué?-preguntó Isa.

-El collar ¡es un rompecabezas! ¡ De esa manerapodremos destruir al demonio!-Paloma tomó el collar de Luz y lo torció, laspiezas se desplazaban entre sus dedos, logró armar el círculo, pero la flor delis quedaba mal.

-¡Lo estás haciendo mal!-exclamo Isa tomando el collary volviendo a torcer las piezas.

Una y otra vez, pasaron como una hora tratando dearmarlo hasta que ambas se dieron por vencidas.

-Esto sólo lo puedes hacer tú Luz-le dijo Palomaextendiéndole el collar a su pequeña amiga.

La chiquilla lo tomo con dedos temblosos y comenzó amover las piezas, en unos segundos la flor de Lis estaba armada y del centrosalía una luz intensa de color blanco, al momento Luz movió una sola pieza y laluz se apagó.

-Esto es lo que necesitamos para acabar con esacosa
-afirmó Paloma.

Paloma salió de la casa seguida de Luz, lo único quedebía hacer era distraer al chacal para que Luz lograra armar de nuevo elrompecabezas.

-¿Lista?-preguntó Paloma frente a la puerta, lapequeña asintió y ella tomó la puerta y el chacal se abalanzó sobre ella.

Paloma tenía todo el peso del demonio sobre ella,sentía su aliento ardiendo en su cara y sus amarillentos colmillos a punto demorderle; Luz se quedó paralizada, con las manos entumecidas, mirando a esehorrible animal, fue en ese momento que una figura de capucha roja le arrojóuna flecha al chacal e hizo que retrocediera.

Luz reaccionó y armó de nuevo el rompecabezas eldemonio de pronto desapareció, dejando solas a ambas chicas.

-¡Paloma! ¿Estás bien?-dijo Luz ayudando a Paloma alevantarse.

-Eso creo
-Paloma se volvió a ver al lugar dondeestaba esa figura de capucha roja.

-Ten, algo me dice que es a ti a quien pertenece esto
Y no creo que a mi familia le importe

-Pero Luz, esto ha sido de tu familia desde hace años
-repusoPaloma.

-Pero es un sentimiento de que tú debes de tenerlo
-Luzle puso el collar en la mano, después fue con Isa, quien la llevó a su casa.

En algún lugar

-La chica casi está de nuestro lado
-decía la figuraentre las sombras frente a los dos hombres encapuchados.

-Debes de asegurarnos eso-sentenció el hombre de enmedio.

-Que esté por completo segura de su decisión
-siguióel de la derecha-Una traición de esa magnitud haría perder el equilibrio ennuestra contra

-Mo debes de preocuparte mi señor
Las cartas estánsobre la mesa
Lachica es de vital importancia Artorius
-comentaba ella detrás de aquella figuraalta y corpulenta.
-Esapenas una niña
-dijo él con preocupación.
-Esnuestra guerrera-reafirmó la pequeña mujer.
-¡Perono es su guerra!-exclamó él-¡Es nuestra! Suficiente daño le hemos hecho
-elhombre la miró con ojos desesperados.
-Notenemos otra opción
-la mujer lo miró fijamente.
Palomamiraba con ojos melancólicos la práctica del equipo de básquetbol, por unaparte estaba su novio, Alex era un chico ejemplar, maravilloso, romántico ysensible; y por otra parte estaba Jacob, él era
¿Qué era él? Paso de ser suamigo a algo más y después a solo una mancha borrosa en sus recuerdos, apenasvisible, apenas audible, apenas tangible

-Paloma
-Alma,una chica morena y de tez canela la miraba con preocupación-¿Vamos a practicar?-Palomamiró al resto del equipo de porristas y tragó saliva.
-Sí
¿ya terminaron de calentar?-mirando a todas las chicas que asentían-bien
Hepensado en una nueva rutina
-Paloma se puso al frente y puso a reproducir lamúsica en una grabadora-Cinco, seis, siete y ocho-Paloma puso los primerospasos, las elevaciones y los movimientos gimnásticos-¡Vamos chicas ustedespueden!-exclamó la chica mirando a su equipo haciendo una pirámide.
-¡Palomabasta!-Janeth, una chica de estatura baja y rasgos orientales, pedían undescanso urgente.
-Bien,pueden descansar cinco minutos
-la chica fijó sus ojos azules en la cancha, lapractica había acabado.
-¿Palomapodemos hablar?-La voz de Jacob la sacó de sus pensamientos melancólicos.
-¡Ah!
¡Sí!... Claro Jacob-Paloma trató de recuperase de la impresión-¿Sobre qué?-amboschicos caminaron por el pasto recién cortado.
-Paloma
-Jacobsuspiró, "No podemos seguir siendo amigos"
-¿Dequé estás hablando?-Paloma sentía un nudo en la garganta.
-Palomayo
-"Siento que ya te perdí".
-PeroJacob, tú no me has perdido

-Tienesrazón
-"¿Quieres salir ya de mi cabeza?"
-Nopuedo, no hasta que me digas ¿Por qué estas pensando en esto?
-yojamás te perdí, porque jamás fuiste
jamás fuiste mía-Jacob suspiró hondo y elnudo en la garganta de Paloma se incrementó.
-¿Qué?-Palomase le quebraba la voz.
-Ya nopodremos recuperar lo que se perdió sobre la marcha
-Jacob desvió la mirada"Esto no es por ti
Sólo perdóname".
-¿Entoncespor quién es?-Paloma respiraba entrecortadamente-¿Es por Daniela?-a Paloma lefaltaba el aire.
-"Perdón"-pensóel chico y se dio media vuelta, comenzado a caminar, por un camino distinto alde ella.
Palomadejó la práctica de animadoras y salió corriendo para buscar a Alex, loencontró unos metros antes del estacionamiento, él la miró con ojos depreocupación.
-Princesa¿Qué pasa?-Alex la estrechó entre sus brazos, mientras Paloma sollozaba.
-¡Loodio!-dijo ella entre dientes-¡Lo detesto!-Alex la apretó a su pecho y sedirigieron al auto.
Alex nodijo nada más, mientras conducía por la ciudad, estaba rígido y apretaba elvolante con ambas manos, mientras Paloma sollozaba por lo bajo, encontraron lacarretera que los llevaba al Ajusco. Alex se estacionó en un paraje y miro a sunovia con preocupación.
-¿Quéocurrió?-"Algún imbécil le hizo algo
" En esos momentos no podía cerrar sumente para nadie.
-Jacob
Me dijo que
-Paloma comenzó a llorar de nuevo.
-"No sesupone que ella no quería nada con él ya
"-pensó el muchacho-¿Qué cosa te dijo?
-Que yano podíamos recuperar lo perdido
-Paloma dejó caer un par de lagrimones.
-"PeroPaloma ¿Por qué te pones así por él
?" Mi princesa, él no quiso decir eso
-"Élno tiene porque hacerla sentir así"-Son amigos, los mejores
Las cosas searreglaran-Alex sonrió pero en su mente había otra cosa "Pero si se atreve ahacerte llorar lo mataré".
-Sóloabrázame
-Paloma se sintió protegida dentro de los brazos de su novio, no cabíaduda, Alex la amaba y ella aceptaría ese amor.
Pasaronvarios días en los que Paloma no dejo de pensar en Jacob ¿Por qué tenía quedolerle tanto? ¿Por qué no podía sacárselo de su cabeza? ¿Por qué seguíaamándolo con más intensidad que al principio? En definitiva Paloma tenía unapatológica fijación por estar al lado de Alex mientras amaba a Jacob. Pero esoahora no importaba, pues ella estaba junto a alguien que la amaba y no laabandonaría.
Unachica se encontraba completamente dormida, Paola avanzaba sigilosamente haciaella con algo en las manos, la chica era exactamente la misma cada noche. Sesentó a la orilla de su cama le acarició dulcemente la cabeza y la miro por uninstante con todo el amor que ella pudiera expresar.
Lequitó lentamente la sabana y la contempló otro segundo más, para después dejarcaer con toda su fuerza lo que tenía en la mano sobre el pecho de la chica,sentía salir de su delicado cuerpo algo cálido, levantó el brazo y miró sumano, Paloma había atravesado el corazón de la chica y lo que tenía en la manoera un cuchillo.
De suboca salió un grito aterrado, quería soltar el cuchillo pero algo se loimpedía, quería correr e huir de ahí, pero su cuerpo no lo aceptaba.
-¡Paloma!¡Paloma despierta!-Isa forcejeaba con su prima, tratando de despertarla, Palomasolo pataleaba y agitaba los brazos.
-¡No!¡No!-exclamaba entre sueños la chica.
-¡Paloma!-Isala tomó de las muñecas y Paloma despertó con la respiración agitada, y bañadaen sudor frío-¿Estás bien?-Paloma sólo asintió con su cabeza-Ven, te prepararéun té-Isa y Paloma bajaron a la cocina, Paloma se dejó caer sobre una silla yrecargó la cabeza sobre la mesa, mientras Isa tomaba agua en un taza y la metíaal microondas.
-Estoybien, lo juro-Paloma había tenido el mismo sueño desde hace varias noches, yclaro que no estaba bien, pero no quería preocupar a nadie.
-Túsiempre tan fuerte
-dijo Isa sonriendo y acercándole el té-Desde que llegasteaquí has sido fuerte, primero lo de tus padres, separarte de tu hermano, caeren coma, afrontar un destino que no has querido
¿Por qué no sólo admites quenecesitas ayuda por una vez en tu vida?
-Talvez por la sana convivencia con mi hermano
-Raúl siempre la había tratado deuna forma ruda y sin ningún tipo de consideración, no era que su hermano fueraun tirano, sólo que siempre la impulsaba a hacer las cosas ella sola.
-Perono siempre podrás ser fuerte
-Isa la tomó de la mano, Paloma no sabía por qué,pero eso la estaba comenzando a incomodar.
-Peroeso es lo que yo tengo que hacer
-Paloma dejó el té a la mitad y salió de lacocina, subió las escaleras corriendo y cerró la puerta de su habitación de unportazo.
Lachica se sentía tan mal, quería desgarrarse toda la piel, y abrirse lentamentelas venas, quería huir de todos y de todo, de Jacob y su rechazo, de Mapy y suinsistencia, de su tía y su presión, de Isa y su comprensión y de Alex y sucompasión.
Palomacomenzó a arrojar todo a su paso, a ahogar sus gritos, hasta que quedó tendidaen el suelo, aforrándose a una sabana color púrpura; cerró los ojos y se aferrómás a la sabana.
Perouna presencia extraña la observaba, la acechaba y Paloma la sintió, estaba enuna esquina, esperando a que ella permaneciera lo suficientemente quieta paraatacarla, Paloma fue más rápida y le arrojo un cepillo, pero la presenciadesapareció.
Palomaprendió la luz, para verificar que no había nada y de pronto algo o alguien latomó del cuello, y sintió una punzada en su corazón, no sentía los pies sobreel suelo y se sentía desfallecer, cuando se miró al espejo, ella estabasuspendida en el aire y quien la sostenía era una figura de un hombre de unostreinta años.
Isaabrió la puerta de sorpresa y la cosa que tenía sostenida a Paloma habíadesaparecido. Isa corrió a ver si su prima estaba bien y llamó a tía Amelia.
-¿Cariñito?...-Palomaoía la voz de tía Amelia muy lejos pero quería alcanzarla-¿Cariño?-Paloma abriólos ojos y parpadeo varias veces antes de que su vista se aclarara-¿Estás bienbonita?-su tía la miraba con ojos de preocupación.
-Sí
Esocreo
-Paloma sentía que la cabeza le iba a explotar, se restregó los ojos conambas manos-¿Qué
qué me pasó?-todo estaba confuso para Paloma en ese momento.
-No losabemos
Pero creemos que posiblemente fue un fantasma
-aseguró tía Amelia.
-¿Unfantasma? ¿Qué, no se supone que los fantasmas no hacen daño?-
-Notodas las personas son buenas, por lo que no todos los fantasmas son buenos
-aclaróIsa-Hay algunos que tienen tanto rencor y tanta ira que pueden dañar a laspersonas.
-¿Y porqué querría dañarme a mí?-preguntó Paloma tratando de levantarse.
-No televantes cariñito-tía Amelia la obligó a acostarse-Aun no sabemos nada
Perosea lo que sea lo solucionaremos
-la anciana arropó a Paloma y la besó en lafrente-Ahora duerme.
Al día siguienteera uno de los partidos más importantes para la temporada del campeonatoescolar y los chicos de la escuela de Paloma jugarían esa semifinal.
Todosestaban muy emocionados, las porristas estaban casi listas y Paloma no podíasacarse de la mente esa criatura que la había atacado, por alguna extraña razónese "hombre" se le hacía tan familiar, pero no sabía de dónde.
-Palomate vemos en la cancha-dijo una chica miembro del equipo de porristas.
-Claro,salgo en un segundo
-Paloma terminó de amarrarse sus tenis y tomó sus pompones,cuando de pronto volvió a sentir esa presencia que la asechaba.
Palomavolteó para todos lados, con los sentidos alerta, se escuchaban ruidos de loscasilleros, pero no se veía a nadie, la chica daba vueltas sobre sí misma parasorprender a la cosa que la perseguía. Pero no lo logró, Paloma fue golpeadafuertemente en el hombro y recargada sobre los casilleros.
Alprincipio, por lo aturdida que estaba no pudo ver a su atacante, pero poco apoco su vista se le fue aclarando a medida que el dolor en su pecho seaceleraba.
Sentíaque iba a morir, pero en un segundo antes de reconocer por completo a suatacante, dejó de sentir dolor y se dejó caer sobre el suelo. En la puerta seencontraba Jacob, con la respiración agitada y la mirada de rencor sobre elespacio vacío que antes había sido ocupado por el atacante de Paloma.
Cuandola chica recuperó el aliento, se levantó y siguió a Jacob, tenía que pedirmuchas explicaciones.
-Espera-ordenóPaloma-¿Cómo fue que lo derrotaste? ¿Qué era esa cosa? ¿Cómo sabias que estabaahí?-
-Sóloagradécemelo y olvídalo-Paloma se quedó helada por el tono frío de Jacob.
-Pero
No me lo dices, lo leeré en tu mente-aseguróPaloma.
-No teatrevas a entrar en mi mente ¿oíste?-Jacob la tomó de las muñecas la miróamenazantemente.
-¿Quéocurre Jacob?-Paloma quería llorar en ese momento.
-¡Nada!¡No ocurre nada!-dijo Jacob soltándola bruscamente-Ya te lo dije ¡Sal de mimaldita mente!-Paloma no pudo evitarlo y soltó un par de lagrimas, Jacob ladejó sola y el siguió caminado por el largo pasillo.
-¿Pasóalgo princesa?-La voz de Alex sonó en sus oídos como una trompeta.
-¡Él,de nuevo!-Paloma se desmoronó en sus brazos-¡No permitas que me vuelva a hacerdaño!-suplicó la chica.
Palomaestaba en un jardín lleno de flores y sonriente con una persona a la cual nopodía verle el rostro.
-¿Eresfeliz mi dulce dama?
-Claroque lo soy.
-¿Quéestarías dispuesta a darme a cambio de toda esta felicidad?
-Lo quesea, lo que tú me pidas.
-¿Loque sea? Entonces ¡dame tu alma!-Artorius
Viejo amigo
Antiguo hermano-aquel hombre lo veía con una sonrisa cínica en elrostro.
-Yonunca fui tu hermano Alexis
-el rencor que se escuchaba en su voz sobrepasabala penumbra.
-Error,tú nunca fuiste un buen hermano

Caminabadistraídamente por la ciudad, en lo personal, jamás me han gustado losautomóviles, prefería estirar las piernas e ir, siempre que mi hijo me dejara,a donde fuera caminando. Matt era un gran muchacho, a pesar de no ser mi hijoconsanguíneo, le había tomado un aprecio considerable, casi tan parecido a uncariño, pero resultaba obvio que yo jamás volvería a sentir cariño por nadie.
Caminabasin rumbo fijo, pensando en una sola persona en especifico, el cómo esa personahacía que viviera una tortura y al mismo tiempo una enorme felicidad, era loque más me intrigaba.
Mispasos recorrieron aquella gran ciudad con mucha naturalidad, era como si mispies tuvieran vida propia, era el mes de septiembre y estaba comenzando allover, pero eso no me importaba, las trivialidades como quedar completamenteempapado, habían pasado a segundo plano en mi vida.
Recordécon aire melancólico cuando conocí a la única persona que había amado en todami vida. Era un día lluvioso como este cuando ella apareció sin ser llamada, yoera un poco más joven, pero a pesar de eso no había esperado ser flechado por Cupidode esa manera.
Cuandola vi pasara por mi lado en aquella cafetería completamente empapada ytiritando de frío, fue como si todo mi ser se inundara de ella.
-Uncapuchino, con dos de azúcar, sin revolver y con crema aparte
-de inmediato laencargada de la tienda se dispuso a prepararlo, mientras ella se quitaba suabrigo y colocaba lo que parecía una bolsa llena de algo que parecían
¿exámenes?
-Buenastardes profesora
-la dependiente de la cafetería la despidió con una gransonrisa. Ella se veía como un ángel empapado y vestido de azul.
-¿Teimporta si me siento aquí?-ella se me acercó con una linda sonrisa-Lo que pasaes que todo el lugar está lleno y no me gusta estar en la barra-ella no esperouna respuesta de mis labios, sólo se sentó y sacó sus exámenes-Por cierto, minombre es Camila.
Ese erael más hermoso y doloroso de todos mis recuerdos, de pensar que si yo nohubiese estado en esa cafetería, ese día, en esa mesa, jamás la hubieseconocido, era una experiencia entre tranquilizadora y perturbante al mismotiempo. En resumen, era un tipo complejo, eso era lo que más le llamaba laatención a Camila.
No fuetampoco amor a primera vista, por lo menos de su parte, poco a poco nos fuimoshaciendo buenos amigos, era obvio que yo buscaba algo más que una simpleamistad, pero Camila era demasiado distraída como para darse cuenta en esemomento que a cada conversación yo me estaba enamorando más de ella.
Fueaproximadamente un mes después de reunirnos cada semana que Camila me dio unadegradable sorpresa. Me había citado en un restaurante al sur de la ciudad paracenar y destajar el final de semestre en la escuela donde trabajaba, me llamódiciendo que tenía algo importante que decirme.
Por diferentescircunstancias llegué unos minutos tarde, pero ella ya me esperaba, relucientecon un hermoso vestido color turquesa, tenía su lindo cabello amarrado con unacinta del mismo color, me saludó desde lejos con la mano.
-Hola-ledi un beso en la mejilla y me senté frente a ella, en la mesa había otra silla-Tellamé para presentarte a alguien muy importante
-ella me sonrío segura de símisma.
-¿A quién?-preguntéintrigado mientras volteaba la cabeza hacia mi derecha y buscando el puntodonde la mirada de Camila se perdió.
A uncostado mío había un hombre de aproximadamente cuarenta años, cabello entracano y negro, anteojos y unos amables ojos verdes.
-Arturo,te presento a mi esposo-las palabras de Camila retumbaron en mis oídos haciendoeco dentro de mi cabeza, pasé varios segundos antes de que yo lograsereaccionar ante tal noticia.
-Mucho
Mucho gusto
Yo soy Arturo
-me levante y le di la mano a aquel hombre quien mesonreía.
-Hola,yo soy Josep-el hombre me soltó la mano y se sentó al lado de Camila.
Todaesa noche conocí a Josep, era un hombre agradable, maestro en la pintura y teníasu propia galería de arte en la ciudad, era atento, maduro, elocuente, elegantey sobre todo se notaba que amaba a Camila más que nada en este mundo.
Despuésde ese día los tres nos hicimos muy buenos amigos, Camila con frecuencia meinvitaba a cenar a su casa, ahí conocí al pequeño hijo de ellos, quién era unverdadero peligro, siempre metiéndose en problemas y haciendo travesuras. Meconvertí en un miembro más de la familia; pero dentro de mí se desataba unabatalla interna, una parte de mi, la exterior, estaba feliz por Camila y Josep,por la hermosa familia que ellos habían logrado mantener; pero otra, la internay por desgracia la más grande, tenía celos de Josep, por poseer lo que yo más queríaen la vida, él tenía el amor de Camila, un amor que creí que jamás seria mío.
Mesenté en un parque, a lamentarme por mi errores pasados, cuando yo reía en lastardes de verano al lado de mi mejor amigo y la mujer de mi vida en el jardíntrasero de su casa, deseando que los papeles se invirtieran, que yo fuera elesposo y Josep el amigo que viene de visita; en ese momento la recordé, Palomaera idéntica a Camila, no solo físicamente, en sus actitudes, sus formas de ser, en sus expresiones, en la forma en como se rasca la cabeza cuando no entiendealgo o cuando fijaba la mirada arriba para encontrar respuesta a unainterrogante. En definitiva, Paloma era Camila y al igual que ella también meabandonó.
Miréhacia el cielo sólo para darme cuenta de que había dejado de llover y que erael momento de regresar a casa, miré de reojo el interior de un restaurante yenvidié a una familia que comían juntos, entonces, no sé por qué razón recordécuando Paloma renuncio al trabajo sin previo aviso.
-Sólome tengo que ir
-Paloma estaba en la puerta del Miseria con el abrigo puesto ysin mirar atrás-Este ya no es mi lugar-Matt y Mapy trataban de detenerla, perono lo lograron otro cosa que no fuera la negativa a seguir trabajando en ese lugar.
-Si es porlo que paso con Alex, nena él tiene que entender
-trato de convencerla Mapy.
-No setrata de Alex, es por mí, yo soy la que quiere dejar de trabajar, es que casino lo veo y él tiene razón, necesitamos tiempo para estar juntos-Paloma teníala mirada baja y solo desvió sus pupilas del suelo para dirigirme una tímidamirada que retornó sin preámbulos al suelo.
-¡Paloma,no puedes dejar que te manipule de esa manera!-explotó Matt, lo tomé del brazo,sabía de sobremanera que no era bueno que Matías se exaltara así.
-¡Él nome manipula!-reaccionó Paloma-¡Él es una buena persona que se preocupa por mí!
-¡Creoque todos los que te conocemos nos preocupamos por ti!-volvió a gritar Matt,quien con una mirada de odio dejo esa triste despedida.
Me detuveal notar que una persona me venía siguiendo desde que llegué al parque, esapersona era alguien conocido para mí, su nombre y su presencia resonaban sinnecesidad d exagerar en cualquier parte: Cathy, era como mi guarda espaldas, misombra y sólo se aparecía cuando ella quería ser encontrada, como ahora.
-Estásmuy sentimental hoy
-me dijo con tono dramático-¿es por qué la chica dejonuestro bando o son los recuerdos de tu vida pasada?-
-Sabesperfectamente que nosotros los Levitas no tenemos vida pasada
-conteste con unasincera, pero arrogante sonrisa.
-Losdel consejo no estarán muy contentos al saber que tú la dejaste ir al bandocontrario.
-Ya telo he dicho: es nuestra guerra-sentencié entrando en una vieja construcción deuno de los edificios de las empresas Van' Gaseen.
-Peroella es nuestra guerrera, los Levitas fuimos creados con un propósito,protegerla y convencerla de que este es el lado correcto-afirmo ella condeterminación.
-Peroella no querrá ser protegida y no se dejará convencer, la conozco-doblamos enuna esquina y llegamos a la entrada de un elevador que tenía el letrero defuera de servicio.
-Sí,eso lo sé, el consejo insistió que no eras apto para esta misión, por lo delámbito sentimental y eso
-susurró Cathy con cierto disimulo ante la entrada deuna cámara oculta en ese edificio.
-Perosi eso es lo que me hacia el más capacitado para este trabajo
-sonreí mientrasesperábamos que abrieran la puerta ornamentada en oro.
En elinterior de esa cámara estaban siete enormes y llamativas sillas conincrustaciones de joyas en donde estaban sentados siete individuos ocultos porcapuchas.
-Artorius,el legendario guerrero poseedor de la espada Excalibur ¿Qué fue lo que pasó?-dijeronlos siete a coro.
-Presentomis respetos ante el consejo y pido que me disculpen-incliné la cabeza haciaellos y me arrodillé-He fallado en la misión que me fue asignada
Sólo pidomisericordia para el castigo que el consejo disponga para mí-cerré los ojosesperando la ira de aquellos seres que estaban frente a mí.
-No tedaremos ningún castigo, Levita-dijeron todos a coro-Por el momento, la chica aúnno se ha decidido por un lado u otro, a pesar de que sus guardianes estáncambiando, el equilibrio aun no se pierde, búscala y tráela ante nosotros, esemomento será para que ella decida si está con nosotros o en nuestra contra.
-Pidoal consejo que perdone mi intromisión, pero ¿Qué pasará si la chica no es capazde decidir en ese momento?-temía la respuesta, pero necesitaba un planalternativo, por si acaso.
-Si lachica no decide, entonces deberá morir
-mi corazón dejo de latir en esemomento, no podía ir en contra de todos esos hechiceros poderosos, pero tampocodebía deja que Paloma muriera.


 

 

 

 

 

 

 


Otro día nublado se levantaba por encima de la cuidad,era un día desanimado y sin intenciones de ser interesante o maravilloso, peroal lado de un chico como Alex, las cosas pueden cambiar.

Hace apenas dos simples horas yo estaba de camino a laescuela, cuando Alex se acercó a mi diciendo.

-Princesa, ¿tienes muchas ganas de entrar a clases?-semostraba tranquilo y relajado.

-Pues de hecho
No-en ese momento estaba insegura dedar esa respuesta. Pero ahora con el viento sobre mi cabello, montada en unamotocicleta, todo podía cambiar.

La sensación de ir a más de cien kilómetros por hora,en una carretera aparentemente despejada, me deba la impresión de ser poderosay que nada me tendría porque detener, de pronto el recuerdo de tía Amelia, Isay mi hermano se volvieron cosas triviales ante la oportunidad que me ofrecíaAlex: la libertad.

-Alex, te amo-le susurre el oído, mientras me apretabahacia él.

-Yo también te amo princesa
-el aceleró mucho más, lacarretera estaba desolada y un poco húmeda, nos detuvimos en un pequeño puebloa tomar algo de desayunar, para retomar el viaje de regreso a la realidad. Esapequeña escapada me costó más de lo que esperaba, pues al entrar lo único querecibí fue el grito de tía Amelia.

Caminé sin prestarle mucha atención a mi tía y entre ami habitación, dos semanas sin salir no eran nada para mí, que había aprendidoa salir por la ventana. Me tumbé en la cama y por fin prendí mi teléfonocelular, observé que tenía muchos mensajes, de Mapy, de Isa y de Matt, todosdecían lo mismo ¿En dónde estás?

La puerta se abrió de pronto y entro Isa con una carade preocupación que hubiese creído, pero sabía de sobra que estaba más queenojada conmigo.

 

-¿Me puedes decir que carajos te está pasando?-me dijosin un toque absoluto de sutileza, yo sólo levante una ceja a modo de respuesta-Primerote suspenden dos días por fumar en el baño, luego le contestas a tu maestro,repruebas exámenes y ahora ¡No entras a tus clases!-Isa había explotado, ahoradebía escucharla hasta que se vaciara y me dejara en paz-¡Paloma es como si yano te importara nada!

-Tal vez me estoy cansando de ser la chica perfecta,la buena alumna, la excelente, la amiga ejemplar
Tal vez me estoy cansando deser todo lo que no soy
-repliqué sin ninguna reprimenda.

-No empieces con eso de nuevo

-No, esta vez no empiecen ustedes, desde que he llagadoaquí no han hecho otra cosa que demostrarme su lastima
"Pobre chica, haperdido a sus padres
" -me había cansado de eso y este era el momento precisode decir todo lo que había callado-¡Me cansé de soportar su compasióninnecesaria! Así que si me preguntas ¿Qué me pasa? Mejor contéstate tu misma-tomémi chaqueta y me dirigí a la puerta de mi habitación.

-¿A dónde vas? ¡Estas castigada!-Isa me tomó delbrazo, pero fácilmente la arrojé con mis poderes hacia la pared.

Me dirigí hacia la puerta y salí de la casa sin ningúnsíntoma de culpa, esta vez no quería callarme nada, estaba harta de tratar decomplacer a todos, de vivir para los demás, de ser la protectora deinocentes.

Caminé un par de cuadras hasta encontrarme en lasalida del pueblo, ahí tomaría un taxi, un autobús o llamaría a Alex para queme llevara lejos del aquel lugar donde Raúl me había abandonado, recordé con unnudo en la garganta como Raúl, sin preguntarme siquiera, empacó mis cosas y memandó en el primer vuelo a esta terrible pesadilla, pero eso ahora noimportaba, pues lo que al principio era lo más importante para mí, ahora estabaen segundo término.

Ya no quedaba nada de aquella niñita incrédula ytímida que había perdido a sus padres en un accidente, recordé como mis poderescomenzaron a manifestarse y una revelación se alzo sobre mí como golpeándome enla frente: mi tía Amelia me recibió por mi inmenso poder, creía que ellalograría controlarlo, pero no fue así, yo era mucho más poderosa que todos losbrujos que conocía, por lo tanto era invencible.

Tomé el teléfono de monedas que estaba en la esquinamás cercana y levante la bocina, cuando una mano fría me detuvo, colgó elteléfono y me tomo fuertemente de la muñeca, miré de frente a la persona quequería detenerme, fuera quien fuera iba a pagar por eso; ahí estaba Jacob, conuna mirada severa e inexpresiva que a cualquiera hubiese atemorizado.

Me solté bruscamente y me di media vuelta, él era otrapersona que me había abandonado sin ninguna razón aparente.

-Paloma espera-de su boca salió una voz dura y fría,muy diferente a la que yo había conocido, pero fue precisamente esa voz la queme detuvo en seco para después mirarlo con mucha atención-Regresa a tu casa-esofue más una orden que un petición, me crucé de brazos, eso era lo último que mefaltaba.

-¿Y me lo dice alguien que apenas y se interesa pormi?-tal vez Jacob diera mucho miedo, pero eso no me detendría.

-Es muy peligroso que andes sola por la calle-una vozaun más fría salió de su boca.

-¿Peligroso?-me reí con descaro enfrente a él-Tú nosabes cuan peligrosa puedo ser yo-me di media vuelta y me dispuse a irme, pero élme tomo del brazo.

 

-Paloma, por favor
-esa suplica fue diferente, su vozera mucho más suave y un recuerdo que parecía tan lejano se apodero de mi-Tú notienes idea de lo que
Sólo te pido que por favor que te quedes-un nudo en lagarganta se apodero de mí y las lagrimas no las pude contener, regresé a miposición original y lo miré a los ojos.

-¿Me pides que me quede contigo?-a penas logréarticular esa frase, sentía que en mi estomago hubiera cientos de miles demariposas y el resto del mundo desapareció en un segundo, ahora ya no sentía elsuelo bajo mi pies.

-Paloma
-Jacob hizo una mueca de dolor-Tú y yo
No esposible-de pronto sentí como si cayera de un edificio muy alto, Jacob habíaencendido una luz de esperanza y en ese instante la había apagado, me limpiélas lágrimas y le di una bofetada con todas mis fuerzas, él regresó a su miradafría y yo me di media vuelta sin mirar atrás.

Di vuelta en una esquina y busqué mi celular entre misbolsas del pantalón, la chamarra, nada, lo había dejado olvidado entre miscosas de la escuela, caminé sin rumbo fijo hasta llegar al siguiente pueblo,donde vivía Mapy, tampoco a ella quería verla, hace unos meses hubiese idocorriendo a llorar sobre su hombro, pero ahora yo era diferente, era demasiadomala como para perjudicarla más, le había quitado a su novio y al chico que legustaba en un mismo semestre; ya le había hecho suficiente daño y no deseabahacerle más.

De pronto al ver a una chica batallando con su bolsa,se me ocurrió una idea fabulosa, la miré atentamente y con un movimiento de unsólo dedo su celular y su cartea salieron volando hacia mí, y la chica nisiquiera se dio cuenta, tomé el teléfono y marqué a Alex, citándolo en unaplaza comercial cerca de ahí, y después tomé el dinero de la cartera y amboslos dejé abandonados, tomé un taxi par que me llevara a la plaza comercial.

Cuando baje del taxi, la extraña sensación de quealguien me seguía, se apodero de nuevo de mí, miré a ambos lados paraasegurarme, pero no encontré nada, caminé en dirección a la entrada de la plazacomercial, pues el taxi me dejó en el estacionamiento.

Sentía una respiración agitada y fuerte detrás de micuello, pero cuando volteaba no había nada, solo una inmensa oscuridad, traguésaliva y corrí, en ese momento una bestia enorme se aparecían frente a mí. No sabíaque era pero me hizo retroceder, aquella bestia iba a atacarme, pero justocuando se abalanzó sobre mi alguien se interpuso, era Alex quien había sidoherido por un costado, eso me hizo reaccionar y arrojar a la criatura lejos dedonde nos encontrábamos.

-¡Alex! ¿Estás bien?-lo tomé por el cuello y él memiró con mucha ternura.

-Lo importante es que tu estés bien princesa-Alex tratóde levantarse con mucha dificultad y sin ningún éxito.

-Alex, sobre lo que acabas de ver
-lo miré preocupadapor lo que hubiese pensado.

-No te preocupes, yo sé tú secreto Paloma
Lo hesabido desde el principio-un auto blanco se acercó a nosotros y de él salió unamujer mayor, la cual Alex me la había presentado como su madre.

-Alex, este no es el lugar para hablar, entren al auto-yoobedecí sin entender mucho de lo que estaba pasando.

 

Mientras recorríamos las calles de la ciudad de México, miraba por laventana tratando de buscar una explicación a esta situación tan extraña. Mirabacon extrañeza a Alex y a su madre quien le ponía un vendaje en el costado herido,tras haberlo cosido ella misma.

-Sé que tienes muchas preguntas princesa, así que, ¿porqué no comienzas?-Alex me miró a los ojos la seguridad que siempre locaracterizó.

-¿Qué tanto sabes de mi?-fue lo primero que se meocurrió decirle, estaba aun muy preocupada por qué podría llegar a pensar.

-Sé más de lo que tú sabes, por lo que he notado eneste tiempo
-Alex me tomó de la mano y suspiró-Paloma, estas en peligro, en ungrave peligro
-noté como la velocidad del auto comenzaba a disminuir yllegábamos a un lugar que parecía una bodega, justo en el momento que iba apreguntar en donde estábamos la madre de Alex respondió.

-Este es el único lugar seguro donde podamos hablar-contestóella bajando del auto.

-¿Cómo que estoy en un grave peligro?-pregunté condesconfianza, al ver el lugar cubre y oscuro.

-Paloma, hay cosas de tu vida que te han sidoocultadas
Secretos en tu familia que mereces saber, hay un oscuro pasadodetrás de la postal de perfección que envolvía a tu familia
-Alex hablaba deforma seria y madura, todo que jamás había escuchado en él.

-Alex
-su madre interrumpió por un momento-No tardaránmucho en encontrarnos-

-¿Quiénes nos encontrarán?-me estaba asustando, no sabíasi confiar en Alex o no, me comenzaba a hablar de cosas extrañas, pero sindecirme nada en concreto.

-Paloma, ¿te has preguntado alguna vez por qué tumadre estaba tan obsesionada con tu iniciación? ¿Qué fue lo que pasó ese díaque iniciaste como bruja? ¿Cómo fue que en tu primera prueba mandaste a undemonio directo al infierno? ¿Qué relación tiene la fuente de la cafeteríacontigo? ¿Por qué de entre todas las brujas que existen en este mundo, Luz, laheredera del último alquimista se tuvo que topar, precisamente contigo? ¿Porqué Raúl te dejó aquí? ¿Por qué con tía Amelia? ¿Por qué ahora?-Alex me comenzóa asustar ¿Cómo demonios sabia todo esto?-Las respuestas están más cerca y más clarasde lo que tú piensas
-Alex me tomó de la mano y me condujo hacia el asiento delauto-Y todo tiene que ver con tus poderes
-Alex me miró seriamente y prosiguió-Palomatú no eres una bruja normal
Eres un ser el doble de poderoso que cualquier sermágico que exista en este mundo y mi familia ha dedicado su vida por generacionesa buscarte y protegerte

-¿Protegerme de qué? ¡Yo no soy un ser poderoso! ¡Yo sólosoy una bruja insignificante! ¡Una huérfana!-comenzaba a alterarme, en mi pechosentía una presión horrible, sentía que mi cabeza iba a explotar y que todo elmundo me daba vueltas, no estaba entendiendo nada.

-Debo de contarte todo desde el principio
-Alex seaclaró la garganta y miró a su madre y al chofer que estaban vigilando lapuerta de la bodega-Hace dieciocho años, tu madre era una mujer muy feliz

-¿Qué tiene que ver mi mamá en todo esto?-nocomprendía nada.

-Solo escucha
Tu madre fue profesora de launiversidad de Monterrey durante toda su vida, pero hace dieciocho años ellaconoció a un hombre y ese hombre era

-¡ALEX NOS ENCONTRARON!-la voz de su madre se escuchóen toda la bodega, un grupo de hombres entraron en la bodega acorralando a lamadre de Alex y a su chofer, Alex me protegió con su propio cuerpo, a pesar deque podía apenas moverse.

 

-No te muevas-me susurró el mirando a todos esoshombres que se acercaban a nosotros.

-Sólo venimos por la chica, esto no te incumbe a ti-

-No pueden forzarla-Alex me rodeó con un solo de susbrazos manteniéndome detrás de él.

-Tú tampoco puedes forzarla
-los hombres miraron a unafigura esbelta y cubierta por una capucha negra, avanzo hacia nosotros dandopaso cortos, dejando un espacio de medio metro entre él y nosotros.

-Déjala ir, a mi puedes hacerme lo que quieras, solodéjala ir.

-¿ahora te sacrificas? Eso si es novedoso
-el sarcasmocon el que dijo esas palabras el hombre encapuchado me pareció singularmentefamiliar.

-No se quieren ir por las buenas, de acuerdo
-Alexcerró los ojos y a nuestro alrededor se comenzó a formar una espacie de esferaformada de rayos color púrpura, a cada instante esa esfera se hacía más grande,el hombre encapuchado desapareció, justo en el momento de que la esfera estalloy golpeó al resto de los hombres que también desaparecieron con el contacto delos rayos.

-¿Están bien?-la madre de Alex se acercó a nosotrospreocupada.

-Sí, solo eran clones, su especialidad
-Alex estabamolesto y me empujó hacia adentro del auto, el cual inmediatamente arrancó elchofer y Alex entró en el-Ahora debemos estar en constante movimiento

-¿Qué demonios pasa?-esta vez me estaba desesperando,al principio me preocupaba lo que Alex pensaría de mí, pero ahora me preocupabalo que yo estaba pensando de Alex.

-Tus padres no siempre fueron los más felices delmundo Paloma
-Alex reinicio con su explicación-El hombre que conoció tu madrehace dieciocho años fue nada más y nada menos que Arturo, tu antiguo jefe de lacafetería.

-¡¿Qué?! Eso no es posible ¡es mucha coincidencia!-repliquéyo, por lo absurdo de la situación.

-Demasiada ¿no? Tal vez porque es una coincidencia
-Alexmiraba constantemente el retrovisor del auto y por las ventanillas.

-Alex, ten cuidado en cómo le cuentas las cosas-sumadre lo miro con severidad por el retrovisor.

-¿Y qué tiene si fue o no coincidencia? ¿Eso en queafecta que nos estén persiguiendo un montón de hombres locos?

-De hecho, es hombre-Alex se acerco al asiento delchofer y le dio unas indicaciones que no pude escuchar-Tiene casi los mismospoderes que Mapy.

-Me tienes que decir que es lo que está pasando ahora-ordené.

-Sé que lo que te estoy diciendo no tiene ningúnsentido para ti
-Alex me miró nervioso-Pero por nuestro propio bien necesitoque te tranquilices-Alex me tomó de las muñecas y me miro a los ojos-Hace muchotiempo, más del que tu y yo podemos contar, existieron unos hombres llamadosLevitas, hombres al servicio de Dios, lo que nadie sabía es que esos hombres noeran sólo hombres, tenían el aspecto de hombres, comían y andaban comonosotros, pero no eran hombres mortales

-¿Mortales?-me mojé los labios esperando respuesta-Esosignifica que no podían morir
Pero los Levitas eran sólo sacerdotes, he leídola Biblia católica
-lo miré con cara de decepción.

-Hay cosas que solo pocos saben y que no estánescritas, pero que existen, Paloma, y la vida de los Levitas es una de ellas-lomiré ahora con más atención-Cuando existían los profetas, uno de ellos escribióque una fuerza de incalculable poder bajaría a la tierra, esta sería productode un amor entre uno de los Levitas y una fuerza mágica pura-Alex se detuvo unmomento me tomo de los hombros y me miró-¿Sabes por qué tu familia es tanespecial?-yo negué con la cabeza-Porque hasta tu madre esa familia había tenidouna sangre mágica purificada, no existía una mezcla con los no brujos-"una familialarga de grandes hechiceros" recodé esas palabras de mi madre, que siempre lodecía orgullosa de sí misma-Y más aún, es la única familia en el mundo de esetipo
-me puse pálida como el papel, poco a poco las piezas comenzaban aencajar.

 

-Mi madre era esa fuerza de magia pura de la profecía-mesentía extraña, comencé a recordar todos esos regaños por no aceptar mi pasado,mis poderes, el cómo simplemente esos poderes se salían de control
Pero aunhabía algo que no encajaba-Mi padre
mi padre

-El hombre que toda la vida llamaste padre, no era unLevita
-por un segundo suspiré aliviada por las palabras de Alex-Pero Arturo sílo es
-lo miré desconcertada-Y tú eres esa fuerza incalculable

-¿Quéestas insinuando con todo esto Alex?-mi respiración era cada vez más acelerada,y todo el color de mis mejillas había desaparecido, sentía como si toda lasangre de mi cuerpo se concentrara en mi estomago.
-Arturosabía de la profecía, el mismo la escuchó en persona, toda la vida habíatratado de encontrar esa línea de sangre de magia pura, hasta que se enteró dela exigencia de tu madre-Alex tragó saliva y miró por la ventana-Él la enamoró,la manipuló-Alex miro con rencor su reflejo y se le quebró la voz-Y al finalcuando tu madre supo que esperaba un hijo de Arturo, él le propuso que seescaparan, que abandonara a tu padre y a tu hermano

-¿Cómoes que sabes todo esto?-lo miré aun con desconfianza.
-En mifamilia sabían perfectamente que tu familia era la única sangre pura de magia,por lo cual desde que nació tu madre, nos comprometimos a protegerla como diera lugar-me miró a los ojos y en ellosvi, una sinceridad total y en su mente, sabía que no mentía, él jamás me haríaeso-Esto que te cuento, me lo dijo mi padre antes de
Antes de que Arturo loasesinara-esas palabras hicieron que mi corazón se rompiera, era verdad todo loque Alex me estaba contando, por eso tanto interés en que me quedara a trabajarahí, suspiré, jamás imaginé que a mi padre lo pudiesen engañar de esa manera-Esono es todo-continuó Alex-Cuando tu madre se negó a abandonarlo todo, Arturo seenfureció, estuvo a punto de matarlas a las dos, pero fue por mi padre que nolo logró, él la ayudo a escapar, pensando que era una buena idea enviarla consu tía, Amelia, pero Amelia también es manipulada por Arturo, cuando te tuvopor fin, esa mujer trató de separarte de tu madre
-todo lo que Alex me estabacontando me dolía en el alma, ya no sabía si seguir confiando en las personas ono.
-¿TíaAmelia está del lado de Arturo?-dije con unas lagrimas resbalando por mimejilla, cuando Alex me vio llorando me abrazó fuertemente y enjugó mislagrimas con su manga.
-Eso noes todo, la muerte de tus padres no fue un accidente, Arturo te quería utilizarcomo su fuente de poder personal y tus padres le estorbaban, sabía que tuhermano aun no estaba listo para educarte y que por lo tanto recurriría al únicopariente vivo que tenían

-TíaAmelia-complete aun en su brazos, es ese momento deje que el dolor se apoderarade mi, que las lagrimas fluyeran como las gotas de lluvia, toda mi vida habíasido una conspiración de poder, poder para hacer quién sabe qué, pero eso no meimportaba-Yo no quiero regresar a ese lugar
-dije bajando la cabeza yaforrándome más a él-No quiero que me sigan utilizando
-me miró con ternura yme dio un delicado y reconfortante beso.
-Ahoranadie lo hará, porque yo estoy aquí-me abrazó de nuevo y me quedé profundamentedormida.
Cuandome desperté, estaba en una enorme cama, arropada con la frazada que estaba ahí.Traté de reconocer ese lugar, parecía una habitación muy lujosa y por la vistaque ofrecía la ventana estaba muy alta, mire el reloj que estaba sobre lamesita de noche eran las dos de la madrugada, me levanté y caminé hacia elbaño, miré atentamente mi reflejo, había estado llorando y ahora se veían misojos hinchados y enrojecidos, odié esa imagen que recibía del espejo, por loque di media vuelta y salí del baño, no quería ver mi reflejo que ofrecía unaimagen desgatada y deplorable.
Mesenté a la orilla de la cama y comencé de nuevo a llorar ¿Por qué la vida meodiaba? La desgracia estaba grabada en mi destino, mucho antes de minacimiento, odié mi exigencia, quería morir de una vez y dejar que los cuervosse comieran mis ojos. Abracé una almohada, esperando que mi llanto fuerasofocado por ella, de pronto la puerta se abrió, en el umbral apareció lafigura alta de Alex, quien despacio se acerco a mí, me tomó del hombro, comotemiendo que me fuera a romper.
-Paloma,no tienes que sentirte así
-trato de calmarme-Tenemos una salida, una forma deque tus poderes no sean utilizados para fines malévolos, para que nadie teutilice de nuevo
-esta vez mis oídos escucharon con mucha atención, entonces sihabía salida.
-¿De quése trata?-pregunté emocionada, tal vez y sólo tal vez tendría una vida normal.
-Podemosaislar tus poderes a una especie de contenedor
Como un genio en una botella-medijo sonriéndome-Después esconderlo en un lugar seguro y serás una personanormal para siempre, sin poderes
-lo abracé emocionada-Pero

-¿pero?-preguntétemiendo la respuesta.
-Nopuede ser un contenedor cualquiera, es una vasija especial y muy antigua, porlo tanto muy poderosa y la única persona que la tiene es Amelia

-¿Quieresque valla de regreso y robe esa vasija?-lo miré con desconfianza.
-Notienes que hacerlo si no quieres-me dijo sosteniendo mis manos.
-loharé, haré cualquier cosa por mi libertad-le dije sonriéndole el depositó susdulces labios en los míos.
-Esto loharemos juntos, por nuestra libertad-me besó el cabello y luego mis manos,cuando el golpeteo desesperado de la puerta hizo que ambos volteáramos.
-¡Alex,de nuevo nos encontraron, no nos dejarán en paz hasta que!-pero un sonidofuerte interrumpió la voz de la madre de Alex, ahí había una persona, Arturo, yhabía dejado inconsciente a la madre de Alex con un sólo movimiento.
-¡Salde ahí!-ordeno su voz sofocada por la puerta cerrada-¡Sal de ahí o te saco yo!-elsonido de su voz era el mismo que una vez conocí, pero a diferencia, ahora seescuchaba enfurecido, desesperado y con mucho odio hacia Alex, la puerta salióvolando y entró Arturo con aire de superioridad, traía consigo una espada y ensus ojos se denotaba odio y desesperación-¡Entrégame a Paloma!-Alex seinterpuso entre los dos una vez más, para luego comenzar a lanzar los mismosrayos color púrpura hacia Arturo, quien los detuvo con una sola mano y losregresó a su atacante.
Alex cayóal suelo, rendido de dolor, corrí a ayudarlo, para saber si estaba bien elrespiraba con dificultad, lo tomé de la cabeza y deje que tomara aire.
-¡Déjalo!-chille,tenía tanta impotencia dentro de mí, Arturo me obligó a levantarme tomándome deun brazo.
-Irásconmigo para después dejarte con tía Amelia-me solté bruscamente de su mano.
-¡Está bien,iré contigo, pero a él déjalo en paz!-sabía perfectamente que Arturo iba contodas las intenciones de matar a Alex y yo no iba a permitírselo-¡No le harásdaño o yo no voy contigo!-él me miro con dureza y me tomó de nuevo del brazo,cerré los ojos por un momento, sentí vértigo y cuando los volví a abrir estabaen medio de la sala de tía Amelia.
-¿Estásbien Paloma?-Amelia me tomo de los hombros y me abrazó, yo deshice el abrazo yasentí con la cabeza bajando la mirada.
-Tenemosque hablar-Arturo intervino nuevamente con ese tono mordaz con el que me habíahablado hace un momento.
-Yoestoy muy cansada
-dije con la voz ronca y subí a mi habitación, no sin antesescuchar un "gracias" por parte de mi tía hacia Arturo, que hizo que mehirviera la sangre.
Erancomo las tres de la tarde, fingí dormir hasta esa hora, mientras practicaba lateletransportanción, ya lo había hecho antes, pero ahora no podía volver a usarel mismo conjuro, Amelia se daría cuenta y me buscaría, por lo cual tenía queperfeccionarlo.
Despuésde todo un día de fatigosos intentos lo logré, ahora tenía la forma de salir dela casa, solo faltaba encontrar la vasija.
Bajécuando todos estaban dormidos y comencé a buscar en toda la planta baja, en elestudio, el comedor, la misma habitación de tía Amelia, mis poderes resultaronde gran ayuda para buscar más rápido, pero no encontré nada; resignada, baje ala cocina y comencé una nueva búsqueda sin esperar mucho éxito.
Perocuando estaba a punto de darme por vencida, me di cuenta de que algo cerca demi brazo levitaba, era la vasija, nunca me dijeron como era, pero unsentimiento de temor dentro de mí, el más conectado a mis poderes me dijo queera lo que tanto había buscado.
Cerrélos ojos y pensé en estar con Alex, sabía que no importaba en donde estuvierayo estaría al lado de él.Desterrada,traicionada, utilizada, sola y abandonada, estaba en la parte en donde el ojono ve, justo en el punto de mi vida donde siempre temí llegar, no tenía unhogar, ni una luz de esperanza; solo tenía una ilusión, la ilusión de poder sernormal, hacer cosas que las chicas de mi edad hacen, tener un novio normal, iral cine, embriagarse en una fiesta y terminar tirada en el baño de la casa dealgún amigo.
Yahora, frente a Alex, mi salvador, tendría esa oportunidad, un nuevo renacer,un comienzo diferente, otra vida, por fin alejada del mundo que siempredetesté, sin nada que se interpusiera entre mi y el mundo normal.
Él memiró con orgullo cuando aparecí frente a él, era de noche y sólo alcanzaba aver muchos árboles alrededor, pero distinguí su mirada, sonreí aliviada,teníamos unos momentos de ventaja antes de que se dieran cuenta de que noestaba, teníamos, entonces que ser muy rápidos.
-Laencontré
-dije sonriendo mostrándosela, él la tomó entre sus manos, pero depronto un sentimiento de terror recorrió mi interior, me negué a soltar lavasija.
-Sontus poderes hablando
Paloma, tú misma sabes cuan peligrosos pueden ser ¿o norecuerdas a tus padres? Arturo los encontró gracias a ellos-su voz metranquilizó y deje que la vasija resbalara de mis manos suspirando-Ven
-tomó mimano y me dejé llevar por el a través de ese extraño lugar-Hemos preparado todopara el ritual-en el centro había una fogata y frente a mí había una especie decruz de piedra con restos de ataduras.
-Alex
¿Estás seguro de que es necesario en ritual?-me extrañe mirando aquella cruz depiedra.
-No tepreocupes
-me tomó de nuevo de la mano y me atrajo hacia él, me besó la frentey eso hizo que confiara plenamente en él, su familia había esperado porgeneraciones este momento, el sabía lo que hacía.
-OK,confío en ti
-dije sonriéndole y dejándome llevar hacia la cruz.
-Tuspoderes se negaran a salir de tu cuerpo y liberaran mucha energía
-me decíamientras tomaba mi muñeca y la ataba con delicadeza a la cruz-esto es paraevitar que te lastimes
-quedamos frente a frente y él me besó en la boca de unaforma extraña, no era la forma habitual dulce y protectora, ahora era desmediday muy apasionada-Ahora sólo necesito abrir un poco tu suéter
-con dedostemblorosos se acercó a los botones de mi suéter-Muy bien todo está listo

Detrásde los arboles salieron hombres encapuchados con una vela negra cada uno, Alexcomenzó a susurrar palabras in entendibles frente a mí, mientras los hombres decapucha negra comenzaban una especie de cántico. Mi corazón se aceleró, comencéa sudar frío, me sentía mareada, sentía incluso como mis pupilas se dilataban.El ritmo de los canticos parecía acelerase con mi respiración sentía que mispiernas no soportarían el enorme peso que tenía mi pecho. Cuando vi la vasijame quería resistir a que esa cosa se acercara a mi me retorcía, pero misataduras no dejaban que me moviera. En los ojos de Alex ya no vi piedad, soloodio, odio hacia mí, odio a lo que era.
-Ahorasolo dame una última exhalación princesa
-sentía veneno en cada una de suspalabras ¿Qué estaba pasando? No entendía como era posible que Alex, la únicapersona en la que confiaba me tratara de esa manera.
Tratépor todos los medios no respirar, pero no lo logré, cuando di esa exhalación dejeir en ella toda mi vida y con ella la esencia de mi ser: mis poderes; me sentíacomo un vaso el cual vacían poco a poco, era como si drenaran parte de mi almahacia esa vasija, los latidos me dolían, sentía como si la sangre no mealcanzara a llegar a todas las partes de mi cuerpo y el aire no fuerasuficiente.
-Talvez te sientas un poco débil, mi princesa
-la voz de Alex sonaba lejana yvacía-Eres igual de crédula que tus padres-me tomó con ambas manos el rostroobligándolo a ver a los ojos-El decirte esto ya da igual, de todas manerasestarás muerta en poco tiempo
-sonrió de una forma malévola-¿Quieres que tecuente un secreto princesa? Tu bastardo padre, no tenía idea de lo que eraCamila, él sólo se enamoró, cayó rendido a los brazos de una simple mortal,pero yo si lo sabía, lo supe desde el primer momento que la vi, sólo eracuestión de esperar a que llegara el Levita correcto; luego naciste tú, yArtorius prefirió que tuvieras una vida normal antes de alzarte en todo tu poder,pero yo logré que tu madre se separara de él, pero Camila no era tonta, queríaque iniciaras como bruja lo más pronto posible para que te defendieras de mí
-élme tomó del cabello, ahora su voz se escuchaba como si estuviera dentro de unacueva muy profunda-Por eso tuve que deshacerme de ellos, sabía que tu hermanoera un torpe inmaduro y te enviaría justo al lugar que quería, sólo tenía queganarme tu confianza y voltearte en contra de Artorius y me trajeras esto
-el señalola vasija con su mano-
La vasija de Pandora, capaz de encerrar lo que sea, ¿ysabes para que quiero tus poderes? Los quiero para que con ellos liberemos a unDemonio tan poderoso que nadie lo detendrá, será un nuevo comienzo, sin lahumanidad y su bondad-Alex soltó mi rostro, pronuncio algo parecido a unadespedida, pero mis oídos comenzaron a taparse.
No supecuanto tiempo estuve colgada de los brazos en esa cruz de piedra, lo siguienteque recuerdo es que alguien comenzaba a llamarme por mi nombre, produciendo ungran eco, de pronto tuve la sensación de poder moverme por mi misma y correrhacia esa voz que me llamaba.
-¿Quiéneres?-repetía una y otra vez, sin recibir otra respuesta que el eco de esa vozpronunciando mi nombre.
-Hetenido muchos nombres Paloma
-contestó esa voz-Y mis poderes van más allá de tusola comprensión, pero puedes usar el más simple Dios
Paloma, te he llamadopara mostrarte algo-mi visión se volvió borrosa y ante mí se revelaba unaciudad destruida, desolada, con cadáveres en las calles y seres horribles queaterrorizaban a todos-Esto es lo que le espera al mundo que conoces si nodetienes a Alexander.
-¿Detenerlo?Él tiene mis poderes, además ¡tú eres Dios! ¿Por qué no haces algo?
-Mipoder está en crear y mantener el equilibrio de vida y muerte, yo no puedotomar partido, pero tú sí, conviértete en mi mano izquierda, recupera elequilibrio entre la luz y la oscuridad.
-Pero
Pero

-Puedesnegarte, pero si decides aceptar no habrá marcha atrás

-Yo
Noquiero que esto pase-dije si pensarlo, al ver el cadáver de mi hermano.
-Esa estu decisión, entonces-sentí como si cayera de un edificio muy alto y luego unterrible dolor en el pecho me levante del suelo respirando entrecortadamente.
Pasévarios segundos tosiendo y tratando de reconocer a las personas que estaban ami alrededor; el que estaba arrodillado a mi lado era Jacob, estaba pálido y teníaun aspecto de haber estado llorando, frente a mí estaba Matías me sonrió alinstante que abrí los ojos, parado a mi derecha estaba Arturo mirando sin podercreer que yo estuviera con vida, a su lado estaba Cathy, la hermana de Arturo.
-Lolograste, Jacob
-dijo Matías abrazándome muy fuerte-La reviviste
-no entendíaque hacia ellos ahí, pero me daba gusto.
-Matt,la vas a volver a matar asfixiada-dijo Arturo tomando el hombro de Matt-¿Estásbien?-me dijo con voz preocupada.
-Alex,se llevó mis poderes en la vasija de Pandora
-fue lo único que podía decir anteesa situación.
-nospreocupaste mucho Maíz
-una sonrisa se escapo de mi rostro al ver la mismasonrisa de Jacob.
Jacob.(24 horas antes) **************************************
Corríen dirección contraria a donde estaban Paloma y Alex, por fin mi miedo más fuertese había vuelto realidad, me convertí en un monstruo, y estuve a punto deatacar a la persona más valiosa para mí. Me lamenté al no poder mantenerla asalvo, todos los sacrificios que había hecho, esa noche desaparecieron. No medi cuenta de cuánto había corrido hasta que me detuve a tomar aire, frente a míestaba Arturo, como esperando a que yo apareciera.
-HolaJacob
-no parecía el mismo hombre amable que conocí en un principio, ahora suvoz se escuchaba profunda y severa.
-Arturo,será mejor que te vayas de aquí
-sentía que pronto volvería a ser esa horriblebestia y no quería tener una muerte en mi conciencia.
-Tenemosque hablar-me miro inmóvil, mientras yo caía al suelo retorciéndome de dolor-SobrePaloma, sobre lo que te pasa a ti
-Arturo saco una jeringa y la enterró en mibrazo dejándome completamente inconsciente.
Despertéatado a una cama sin saber exactamente qué era lo que pasaba, comencé a gritary por la puerta de aquella habitación cruzó la hermana de Arturo.
-Dejade gritar, no servirá de mucho-ella me miro con desdén y luego comenzó a haceruna preparación dentro de otra jeringa-esto es para que te podamos desatar yexplicar que está pasando-me decía mientras me aplicaba otra inyección.
-¿Quéestá pasando?-pregunté con voz cansada-¿Qué tiene que ver Paloma en todo esto?
-Palomaestá en peligro Jacob, y tú también-Arturo entro a la habitación y se sentó enla orilla de la cama-Hay algo que debes de saber y escucha con muchaatención-me sentía débil y con la boca completamente seca.
-¿Tieneque ver con el hecho de que tenga estas horribles transformaciones?-Arturoasintió con la cabeza, ahora no tenía ni idea de quién era el hombre frente a mí,pero sabia en mi interior que él me ayudaría a salvar a Paloma.
-Cuandocomenzó todo lo que conocemos, la vida, el sol, la luna, absolutamente todo,justo en el inicio de todo, el poder que lo creó estaba convencido en crearalgo más, algo que no dependiera de él

-¿Cuándodices "el poder creador" te refieres a Dios?-interrumpí.
-Laidea que tienen los humanos de Dios, es mucho más limitada que lo que puedescreer
Pero puedes llamarlo así-Aturo hablaba en tono natural.
-Estafuerza mantiene y provee de equilibrio todas las cosas, es ese pequeño balanceentra vida y muerte, pero cuando Dios creó a Lucifer

-Luciferlo traicionó
-completé su frase.
-Exacto,voy a hacer esto más sencillo, imagínate que Dios, para mantener el equilibriohiciera una apuesta con Lucifer, y el premio fueran todas las almas de lahumanidad.
-¿Porqué Dios haría algo tan estúpido?-pregunte sonriendo vagamente.
-Si noexistiera la luz, la oscuridad abarcaría todo, pero si no existiera la oscuridad

-La luzinundaría todo, entonces si todo fuera bondad.
-Seríatan destructiva como la maldad
-afirmó Arturo-ero Lucifer no lo entendía de esamanera, comenzó corrompiendo a los hombres, esperando que el pecado se apoderarade ellos, pero Dios había creado al hombre con la capacidad de elegir, fuera elbien o fuera el mal, y también los creó con la capacidad de arrepentirse yperdonar-Arturo volteó la mirada y la fijo en un espejo cercano-Para eso noscreo a nosotros, los Levitas, seres que parecían humanos, pero no lo eran,sabios, fuertes y poderosos que guiarían a la humanidad hacia un mejor destino

-¿SiDios es poderoso? ¿Por qué no lo hace el mismo?
-Él sólocuida el equilibrio, no toma partido, pero crea seres que lo puedan hacer,volviendo a la historia
yo soy un Levita, fui creado y enviado a la tierra conel propósito de guiar a la humanidad por el camino del bien, pero Alexandertambién es un Levita... o por lo menos lo fue algún día, él nos traicionó atodos, se dejó corromper y olvidó porque estábamos en la tierra, casi al mismotiempo fue escrita una profecía, Dios sabia que en algún momento Alexander nostraicionaría y marcó el destino de una fuerza poderosa que bajaría a la tierra,producto del amor entre una fuerza mágica pura y un Levita

-¿Terefieres a Alex? ¿El novio de Paloma?
-Camila,la madre de Paloma era la única línea de sangre directa que no se habíamezclado con personas que no podían hacer magia, pero cuando la conocí yo no teníaidea de eso
Camila y Josep se volvieron mis amigos, pero yo cometí un error:me enamoré y ella se enamoró de mí, traicionó a su esposo y nació Paloma

-¡Túeres
Su verdadero padre!-señalé abriendo mucho los ojos.
-Sí,Jacob, por decir algo
Cuando Paloma nació yo me separé de ellas porque Alex meadvirtió que las encontraría, durante catorce años logré engañarlo, haciéndolepensar que ellas estaban conmigo, pero después las encontró y el asesino a suspadres-ahora todo encajaba perfectamente, pero aún Arturo no me decía que teníaque ver yo en todo esto-Alexander quiere usar los poderes de Paloma paraliberar a un Demonio que el mismo Lucifer no podrá controlar, Manon, y lo quelibere con ese demonio solo será destrucción y maldad, durante años se pensóque esta guerra era del bien contra el mal, pero es en realidad de los demoniosen contra de la humanidad, quieren demostrar cuan débiles son los humanos yconvencer de que deben de ser destruidos
-Arturo se levantó de su asiento y medio la espalda.
-Silogramos salvar a Paloma, eso no los detendrá, buscaran la forma de liberar aManon y luego
Paloma será la única que pueda detener tal maldad, es por esoque se enviaron dos guardianes para cuidarla, uno eres tú y el otro esMatías-sentí como si un hueco en mi estomago se hiciera más profundo con cadalatido de mi corazón-La razón por la cual sufres esas transformaciones esporque creemos que Paloma está siendo convencida de liberar a Manon y ustedesse volverán a la maldad sin poder evitarlo, pero puedes elegir salvarla ydetener a Alexander

Esasfueron las doce horas más largas de mi vida, mientras esperaba a que Arturo laencontrara, nunca me imaginaba cuan peligrosa era la situación, el por qué erayo tan poderoso, pero ahora tenía una meta en la vida: protegería a Paloma porsobre todos.
-Palomaha vuelto a huir-escuche por el teléfono que me había dado Arturo, de nuevo elsentimiento de impotencia volvía a mí, pero debía tranquilizarme-Sabemos dondeestá, ven pronto a mi casa
-Arturo colgó de inmediato el teléfono yposteriormente salí de mi casa hacia la de él.
Cuandollegué estaba Matías sentado en el sillón con las manos en el rostro, Cathypreparándose para salir y Arturo con una vieja capa negra en la mano.
-Jacob,no tenemos mucho tiempo, tal vez Paloma

-¡Nodigas eso!-grité, de nuevo me estaba descontrolando.
-Vámonos-susurróArturo y todos nos pusimos en círculo, a nuestro alrededor, se formaron unaserie de luces blancas y en un instante estábamos frente a Paloma, que estabaatada a una cruz de piedra.
Cathyfue a desatarla, mientras Arturo la sujetaba y la depositaba en el suelo.
-Le hanquitado sus poderes
Ella está
-la bella mujer se mordió el labio para nocontinuar la frase, habíamos fallado con nuestra misión de mantenerla con vida,todos lo sabíamos, pero yo me negaba a aceptarlo.
-Hágansea un lado
-dije arrodillándome al lado de Paloma y abriendo bruscamente susuéter-Mis poderes hacen canalizar todos los impulsos electromagnéticos haciaun punto especifico, tal vez pueda hacer que su corazón vuelva a latir-meconcentré y puse mis manos sobre su pecho.
-Descargaseléctricas a su corazón, eso podía funcionar-dijo Matías limpiándose laslagrimas.
Unintento tras otro, y Paloma no reaccionaba, pero no podía dejarla ir, no ahoraque no pensaba separarme de ella nunca más.
-Jacob
Ya es tar
-Arturo me tomó del hombro.
-¡No estarde!-dije haciendo un intento más, Paloma se levanto bruscamente tosiendo yregresando la alegría a todos.
-Lolograste Jacob
-dijo Matías abrazándola muy fuerte-La reviviste
-Matías teníauna fuerza descomunal, por lo que apretó muy fuerte a Paloma haciéndola toserde nuevo.
-Matt,la vas a volver a matar asfixiada-dijo Arturo tomando el hombro de Matt-¿Estásbien?
-Alex,se llevó mis poderes en la vasija de Pandora

-Nospreocupaste mucho Maíz
-una sonrisa se escapo de mi rostro al ver a mi pequeñaPaloma con vida de nuevo.
-Debemosde darnos prisa
-Arturo nos interrumpió-Si Alexander llegara de liberar aManon
-en sus ojos se veía la preocupación.
-Yo irécon ustedes-Paloma trató en vano de levantarse.
-No,traeremos la vasija y luego recuperaras tus poderes-ordenó Arturo, pero Palomaera demasiado testaruda y no se quedaría quieta.
-Nonecesitamos ir tras Alex para recuperar los poderes de Paloma
-susurré contemor de una reprimenda.
-¿De quéhablas Jacob?-me dijeron todos al mismo tiempo.
-Lavasija de Pandora es capaz de abrirse si la fuerza que contiene así lo desea,todos conocemos los poderes de Paloma, son como si tuvieran voluntad propia, deeso me di cuenta en su iniciación
Además, en mi libro de hechizos hay unconjuro para llamar a los poderes de un bruja
-todos me miraron esperando a quecontinuara.
-¿Y losabes?-me preguntó Cathy.
-Sí, mihermano me obligo a memorízalo de principio a fin, él es un poco obsesivo
-
-¡Elconjuro Jacob!-reclamó Matías.
-Sí, elconjuro es, "Sin ravent, insolsun descordunhainde yur mi sende, adsorvun lucion instante esprit somdie
"
-deposité ambosbrazos en los hombros de Paloma y cerré los ojos, nunca antes había hecho eseconjuro, pero de pronto sentí como si volara y me encontré frente a frente a lavasija, que sin ningún problema se abrió dejando salir toda la esencia dePaloma, que volaba más rápido que yo.
Cuandoabrí los ojos vi a Paloma retorciéndose sin poder respirar, sentí como si yo laestuviese matando, tras unos instantes Paloma se quedo quieta en el suelo, meacerqué a verla en ese momento ella abrió los ojos.
-Se handado cuenta, es mejor que nos vallamos
-ella se levantó de inmediato, como lamisma Paloma que había conocido ya hace un año atrás.

Estaba esperando en una recepciónmuy lujosa y ostentosa, los sillones eran de un tapizado en piel color negro yhabía amplias columnas que se levantaban en los cuatro puntos de la habitación,el fondo estaba una puerta grande de madera con detalles de un material doradoque podría asegurar que era oro, yo miraba preocupada a ambos lados, primerohabían entrado Cathy y Arturo por esa extraña puerta, pero de ese suceso habíapasado ya media hora. De pronto la puerta se abrió dejando pasar a una joven decabellos dorados y ojos grises, tenía la piel tan pálida que me recordó a lanieve; estaba vestida con una especie de túnica color blanca y su rubio cabellocaía alrededor de su rostro.
-Tú debes ser Paloma-me dijo conuna voz profunda y escalofriante-Ven, no tengas miedo, no dejaré que te hagandaño-dijo extendiendo ambas manos hacia mí, yo las tomé, sin cuestionar nada,la seguí hasta la puerta de madera y esperamos a que abrieran.
De inmediato una fuerza extraña meinmovilizó y me provocó dolor en todo el cuerpo, caí sobre mis rodillasmientras gritaba de dolor.
-Acordamos que no le haríandaño-la joven se colocó frente a mí y el dolor desapareció.
-Aun no podemos confiar enella-dijeron varias voces al mismo tiempo.
-Pero no la lastimarán, no frentea mí-la voz de Arturo se escuchó fuerte y severa.
-Acordamos que tú la traerías connosotros-dijeron de nuevo las voces-Más no acordamos tomar medidas preventivas-
-¿Medidas preventivas?-repliqué yomientras me levantaba-¿Medidas preventivas? ¡Por lo que he pasado, yo soy laque debería tomar medidas preventivas!-traté de que mis poderes funcionaran,pero no ocurrió nada.
-No seas tonta niña
-dijeron al unísonotodas esas voces-Tu forma de concentrar tus poderes aun no es losuficientemente poderosa
-de nueva cuenta el dolor me hizo doblegarme, sentíaque mi cuerpo quemara por dentro.
-¡Basta!-la joven que me habíaayudado le ordenó a aquellos seres que me dejaran de hacer daño-¡Es momento deque ocupe el lugar que me corresponde en el consejo!-la chica me ayudó alevantarme una vez más, y luego se sentó en la silla central de esa sala.
-Artorius, hijo de Adán-la voz dela chica hizo que fuera más escalofriante esa escena-Has traído con nosotros ala mano izquierda de Dios y es momento de que ella elija su destino

-Mi decisión está tomada, peroantes-hablé sin sentir miedo-Quiero respuestas y las quiero ya.
-¿Cómo te atreves a hablarle así aEva?-uno de los hombres que estaba a la derecha de la joven.
-Odín
-la chica hablo conautoridad-Basta, ella es una parte humana, sólo tiene curiosidad y miedo-me miróy en sus ojos pude ver ternura y sinceridad.
-Paloma, la verdad es que tenecesitamos, dentro de ti hay una enorme e incalculable fuerza y poder, poderpara destruir a los demonios, algo que nosotros no podemos hacer-ella hizo unaseña para que me acercara-Mi nombre es Eva, soy la reencarnación de la primeramujer y la primera hechicera que existió, lo que hacemos nosotros es protegeral inocente

-Y nunca castigar al culpable-completéla frase.
-Así es, pero tú lo puedes hacer,el mundo que conocemos, la humanidad y todo por cuanto hemos luchado en estetiempo, será destruido por Manon, el más terrible de los demonios, nadie podrácontrolarlo; durante siglos completos, la humanidad ha luchado contra el mal,pero no es una lucha que podamos ganar
Es necesaria la oscuridad paracontrolar la luz, pero lo que traerá Manon será solo oscuridad. Tu pasado, esalgo que debió ocurrir y no puedo decirte si fue el correcto o no, pero estasaquí y es por algo-ella pasó sus delicados dedos por mi rostro como si buscaraalgo que aun nadie había encontrado-Artorius es el más poderoso de los levitasy él te entrenará, podrás usar todo tu poder para destruir a Manon y a suejército, claro si tú eliges ese camino

-No quiero vivir en un mundo deagonía-suspiró y miro a Arturo-Acepto
-dije sin saber aún las consecuencias queatraería esa decisión.
-Está hecho entonces-dijo ellamientras yo me levantaba y me dirigía hacia la puerta junto con Arturo.
Ahí estaban Jacob y Matt, mirandocomo embobados las columnas de la recepción. Miré a Jacob y luego a Matt aquien la di un fuerte golpe en la cabeza.
-¿Qué demonios te pasa?
-¿Por qué jamás me lo dijiste?¡Pude haberme ahorrado muchos problemas por eso!-dije mirándolo con unasonrisa.
-No podíamos hablar hasta
-comenzóMatt, pero Jacob lo interrumpió.
-Que tu novio tratara de asesinartey dejarte abandonada en un ritual pagano-Jaco tenía los ojos cerrados y losbrazos cruzados.
-Tú también tienes que explicarmemuchas cosas-le dije mirándolo con rencor.
-Antes que me golpes como a este-señalandoa Matt con la cabeza-Perdón-Jacob me conocía muy bien, sabía que no me podíaresistir ante esa mirada.
-¿Ahora crees que con un simpleperdón vas a arreglar todo el daño que me has hecho?-dije reprochándole con unnudo en la garganta.
-Sé que con eso no se arregla todoy sé también que si yo no hubieses sido tan idiota nada de esto estaríapasando, pensé que Alex era lo mejor para ti, me deje engañar por lo queaparentaba-
-creo que todos nos dejamos engañar-dijecon una sonrisa-¿Y ahora qué?-pregunté a Arturo, ambos sabíamos que teníamosmuchas explicaciones que darnos, pero había cosas que eran más importantesahora.
-A entrenar
-afirmo el mirándomefijamente.

Retos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Me encontraba parada, inmóvil y sindecir nada, había estado casi medio día parada en un solo pie, porórdenes de Arturo.


  • Empezaremos con el entrenamiento- dijo mientras yo me tallaba los ojos del sueño.

     

  • Son las cinco de la mañana Arturo- dije en un bostezo, que mi nuevo instructor reprendió con una mirada severa.

  • Párate ahí en un solo pie- dijo señalando un pedazo de tronco- cambiaras de pie solo cuando puedas contar hasta cien, sin mover un solo musculo, eso incluye la boca, los ojos y por supuesto tus extremidades, si haces un solo movimiento, volverás a iniciar desde uno, cuando hayas llegado al cien, lo harás con el otro pie- al ver mi cara de sorpresa agregó- si haces trampa, lo sabré
    por si no lo sabes la telequinesis que poses no es herencia de tu madre
    -


Me dolían todos los músculos de lapierna izquierda, eso hacia que perdiera el equilibrio con másfacilidad, en un momento de distracción me moví solo un milímetro,pero Arturo se dio cuenta.

- vuelve a comenzar
- me dijo con suinexpresivo tono de voz.

- ¿y para que me servirá todo esto?-pregunte molesta de que no avanzáramos mas.

- si crees que tu entrenamiento serátan indisciplinado como la habías llevado anteriormente estasequivocada, tus poderes son mas poderosos de lo que alguien selograse imaginar, si no preparas tu mente, tu cuerpo y tu espíritu,todo lo que eres desaparecerá, ahora ¡vuelve a comenzar a contardesde uno!- me coloque me mala gana en el pequeño tronco, eran casilas cinco de la tarde, había pasado doce horas continuas de pie.


Tenía un tremendo dolor muscular y amis oídos solo llegaban los suaves susurros de los grillos,indicación de que estaba anocheciendo, mi vista se nublaba y sentíacomo si aquel tronco se volviera un hoyo sin fin, por el cual caíasin oponer resistencia.


Cuando tuve conciencia una serie deimágenes extrañas recorrían mi vista, rostros de personas quecreía conocer y lugares en los que alguna vez estuve; abrí los ojosy me sentí completamente cansada, me senté sobre la enorme cama yme abrace las rodillas. Frente al mundo podía aparentar ser la chicafuerte y valiente que salvaría a todos, pero ahora estaba sola conmi respiración, ahí no tenia razón para ocultar el miedo querecorría mi cuerpo a cada minuto, el miedo de fallar, de no ser laindicada, de morir.

Cerré los ojos y la imagen de mispadres cruzo mi mente y la idea de que toda mi existencia había sidouna mentira, solo para salvaguardar la última esperanza de lahumanidad.


Me recosté sobre las almohadas de seday mire el techo, Arturo me hablo de lo difícil que seria mientrenamiento y de las consecuencias si no lo tomaba losuficientemente en serio, no solo moriría, desaparecería parasiempre. Cerré los ojos esperando que extraños sueños noperturbaran más mi cabeza esa noche.


De nuevo era de madrugada, escasamentehabía dormido cuatro horas y de nuevo estaba para en esa porcióndel jardín de la casa de Arturo donde se encontraba aquel pedazo detronco.

  • harás de nuevo lo mismo
    - dijo el sin mirarme- comienza con la misma pierna y llámame cuando lo hayas logrado con ambas piernas- se dio la vuelta y me dejo sola.


Dos semanas completas trate demantenerme quieta, sin hacer nada mas que estar parada sobre mipierna derecha, sin logras resultados o algún progreso.


Un día sin que me diera cuenta estabaMatt observándome, yo llevaba parada ahí casi medio día y elcansancio se denotaba en mi rostro y mi equilibrio fallaba aun más.

 


-tienes demasiadas cosas en que pensar¿no Paloma?- me dijo cuando por enésima vez volvía a contar desdeuno.

- ¿Por qué lo dices?- dije tratandode mantener el equilibrio de nuevo.

- fija tu mirada en un punto del sueloa cuarentaicinco grados de tu pierna y no dejes de verlo, despeja tumente y concéntrate en ese punto
- decidí hacerle caso- deja queel mundo se limite a ese punto, deja de escuchar mi voz y comienza aescuchar a tu cuerpo, tu corazón, tu respiración
ahora solocomienza a contar
-


Uno, dos, tres
cada numero era comosi olvidara en donde estaba, como si comenzara a flotar
dieciséis,diecisiete, dieciocho
el dolor, el amor, el sufrimiento, todocarecía de sentido, lo único que me parecía tener sentido era elritmo de mi corazón
treinta, treinta y uno
ahora sentía comomi mente se expandiera, como si con cada respiración hubiera mas ymas espacio dentro de ella
sesenta y nueve, setenta
ahora podíaverlo todo desde una nueva perspectiva todo volvía a estar en sulugar
noventa y nueve, cien.


Cuando logre hacerlo con ambas piernas,ya comenzaba a anochecer, los escasos rayos de luz que se colaban pordetrás de los árboles, dotaban de un color naranja al cielo de laciudad que contrastaba con unas gruesas nubes de lluvia.


- lo conseguiste
- dijo una vozdetrás mío, gire sobre mis tobillos y mire a Arturo recargado sobreun árbol- lograste vaciar tu mente, pero eso solo es el principio
-me ayudo abajar del tronco y me miro a los ojos- ahora descansa, telo ganaste-


A pesar de que trate, por todos losmedios de dormir extraños sueños siempre rondaban por mi cabezaperturbándome, a la mañana siguiente desperté con la sensación deque alguien me vigilaba muy de cerca.


Baje despacio las escaleras de la casade Arturo, había dejado de ir a la escuela, pero tía Amelia se lasingenio para decir que estaba enferma de varicela y además Isa semantenía ocupada haciendo mi tarea, no tenia que preocuparme ahorapor las pequeñeces del mundo exterior.


  • come algo- Arturo cada día se portaba mas distante conmigo- te veré afuera- terminó su café y se dispuso a salir.


Mastiqué de mala gana un trozo de pantostado y bebí algo de jugo de naranja, Arturo había dejado de seraquel jefe amoroso y comprensivo de hace unos meses, desde que mehabía enterado de la verdad, solo me evadía y estaba conmigo en losentrenamientos solo el tiempo necesario.

-¿pasa algo princesa?- Jacob tambiénse encontraba en casa de Arturo, pero según él Jacob no requeríade entrenamiento, estaba ahí solo para protegerme.

- no me llames princesa- le contestetristemente- no me gusta
-

- lo siento olvide que él
- Jacob secayo justo en el momento en que entraba Matt.

- Buenos días lindura- me saludo conuna gran sonrisa- hola-se dirigió a Jacob y se sentó frente a mi.

- ¿Qué tienen de buenos?- preguntéen tono sarcástico mientras dejaba en un plato los restos de mi pantostado.

- ¿te encuentras bien?- me preguntoJacob tomándome de los hombros.

 

- si, no se preocupen
- sonreívagamente, pero ellos eran mis dos mejores amigos en todo el mundo ylas dos personas que mejor me conocían a ellos, simplemente no podíamentirles-
es solo que
- respondí al ver sus miradas atentas ami- Arturo se comporta raro, eso es todo
- dije riéndome por lobajo, mientras que ambos suspiraban aliviados.

- vamos preciosa no te desanimes, essolo que Arturo
es
el es así, ya lo comprenderás- Matt metomo por los hombros y me sonrió.

- bueno chicos, los dejo tengo queproseguir con mi entrenamiento
- hice un ademan con las manos paradar énfasis a mis palabras y me retiré, pero dentro de sus cabezasoía claramente el sentimiento de angustia que ambos tenían.


Salí al jardín de la inmensa mansiónde Arturo, tenia un césped verde brillante, arbustos y flores, alfondo un inmenso sauce llorón de levantaba imponente ante los yagrandes, pero jóvenes arboles de su alrededor.

Era justo ahí donde Arturo estabaesperándome, de pie junto a aquel noble anciano que dejaba caer sushojas. Me acerque para preguntarle qué haríamos hoy, pero él comosiempre se me adelanto.


- comenzaras con un entrenamientobásico
- después de unos segundos de ver mi cara confundidasuspiro y agrego- ejercitarás tu cuerpo y lo harás fuerte para quelogre aguantar tus poderes cuando estén desarrollados, ahora¡comienza a correr, no solo te me quedes viendo!-


Durante semanas completas Arturo seconvirtió de ser un jefe lindo a un jefe militar que te grita si nohaces las cosas de forma rápida y correcta. Día a día aprendíaque los entrenamientos con Arturo eran "aprende rápido o muere".Mi cuerpo se volvía más fuerte, resistente y reaccionaba solo conel movimiento.


Hacia constantes circuitos deobstáculos, corría todas las mañanas, hacia abdominales y pesasdespués de comer, pero poco a poco mi cuerpo comenzaba a reclamartodos esos desayunos desmoronados que dejaba antes de salir.


- ¡Paloma!- Jacob se acercó a midurante un circuito de obstáculos, pues me estaba desvaneciendo- ¿teencuentras bien?- sentí sus calidos brazos rodeándome y esadescarga eléctrica me hizo reaccionar.

- si, solo estoy un poco mareada
- mesolté de su abrazo y continúe corriendo.


Ese era el principio de una serie demareos espontáneos que se volvieron desmayos con el paso de losdías, fue cuando bajando las escaleras hacia el vestíbulo queArturo de dio cuenta de que algo estaba mal en mi.


- ¿Cómo te encuentras?- se acerco amí con voz seca.

- solo estoy un poco débil y es lógiconunca le había exigido tal rendimiento a mi cuerpo
- dije tomandoun sorbo de agua que me había traído.

- eso no es normal
lo chicos me handicho que han sido varias veces que te desmayas o te mareas- porprimera vez en mucho tiempo Arturo me miro a los ojos, era como vermea mi misma pero en otro rostro- ¿has comido bien?

- bueno
si
bueno no
. Solo unpoco
- fueron las únicas palabras que salieron de mi boca.

- ya veo
- Arturo se levanto y fuehacia la cocina, extrañada yo lo seguí.

**********************************************************************

 

En la cocina estaban Jacoby Matt, preparando una serie de deliciosos platillos que figurabanentre los favoritos Paloma.

-¿Qué significa esto?-preguntó anonadada la pequeña, Paloma mirando a ambos y luego aArturo.

- estas débil y deberáscomer algo- respondió Arturo dándole la espalda y saliendo de lacocina.


-¡vamos pequeñaPalomita!- Matt la empujo hacia una silla de la barra de la cocina yle acerco un plato con fideos chinos- deberás de comer algo o de locontrario

-
no seguirás con elentrenamiento- Jacob le acerco un plato de pollo frito- no creas queno nos hemos dado cuenta de que te vas de la mesa sin comer- Jacob sesentó frente a ella y la miro con una sonrisa.

- por eso debes de comercosas sanas- Matt Alejo el pollo frito de Jacob y le acerco un platode sopa de cebolla.

- pero que te gusten-Jacob le Alejo el plato de sopa y le ofreció un trozo gigantesco depizza de tres quesos.

- y que te mantengan sana-Matt quitó el pedazo de pizza y le dio una ensalada verde.

- pero que te den energía-Jacob le hizo a un lado el plato y le puso enfrente un filete.

- ¡tienes algo en contrade mi comida Jacobobo?- Matt golpeó la mesa con ambas manos yretirándole el plato a Paloma.

- tú eres el que tienealgo en contra de lo que yo le cociné a Paloma- Jacob le retiró laensalada.

-¡chicos, esperen!-Paloma se puso de pie y separó a ambos chicos de su, ya nadasorprendente duelo de miradas- ¿Cómo esperan que coma si me quitantoda mi comida?- a ambos les dirigió la misma sonrisa.

- tienes razón
-comentó Jacob avergonzado.

- vamos lindurasiéntate y nutre esos huesos- Matt le ofreció de nuevo la silla yPaloma tomó un platón vacío y colocó en él unos poco de fideos,una pierna de pollo, un poco de ensalada y un trozo considerable defilete, tomo la sopa de cebolla y se sentó a comer.

- ¿pasa algo Palomita?-Jacob notó que Paloma se había quedado inmóvil y sólo viendo lacomida.

- nada- Paloma dio unlargo suspiro y después se dispuso a comer, la verdad era que ellano tenía hambre, había dejado de tenerla hace un tiempo, pero loschicos tenían razón, si ella no comía entonces estaría muy débily no lograría terminar con el entrenamiento.

- ¿no te gustó la comidaPalomo?- Matt pregunto preocupado mirando a su amiga comer tan lento.

- no es eso, de hecho estatodo delicioso- Paloma sonrió ten convincentemente que pudo engañara los chico, pero había alguien que jamás engañaría y ese eraArturo.


Estaba recargadodetrás de la pared de la cocina escuchando atentamente todo lo quelos chicos decían, pero con los ojos cerrados para tratar de retenerunas gruesas lágrimas.


Estaba siendo muycruel con Paloma, pero lo peor, era que no podía evitar serlo, ellahabía aceptado tan cruel misión y para ello tenía que ser así.


-bien chicos, gracias porla comida, debo de ir a continuar con el entrenamiento- Arturoescucho que Paloma se ponía de pie y salió disparado de ahí condirección al jardín.


Cuando Paloma salió, lehabía dado tiempo suficiente para tranquilizarse y retomar lapostura fría que había adoptado con la chica.


- ven- ordenó en un tonosevero- a partir de hoy aprenderás a pelear cuerpo a cuerpo- dijo élacercando con telequinesis un par de colchones.

 

- ¿y esto ayudará a mispoderes?- Paloma estaba confundida.

- esto ayudará a que site quedas de nuevo sin poderes, logres defenderte- contesto el hombreponiéndose en posición de ataque y Paloma lo imito- recuerda,confía en ti, en tu propio cuerpo
- comenzó a atracar, peroPaloma no duro ni diez segundo de pie, pues Arturo la había golpeadoen la pierna- levántate
-


La chica obedeció,comenzaron de nuevo a pelear, pero de nuevo Paloma fue fácilmentederribada por los golpes de Arturo.


-conserva tu equilibrio,concéntrate- Arturo volvió a atacar, fuertemente, un golpe trasotro, una caída tras otra, a Paloma la estaba haciendo trizas-¡vamos! ¡Levántate!- le gritó fuertemente, sabía perfectamenteque a Paloma no le gustaba que le gritaran necesitaba quereaccionara, que sacara esa fuerza interna, para despuésconcentrarla, pero no resultó en ese mismo momento, Paloma trataba yse levantaba y volvía a ser derribada.


No se dieron cuentade cuánto tiempo estuvieron ahí, pudieron haber seguido por días,si es que Jacob no interviene para detener el entrenamiento.


-¡basta!- Jacobtomó a Paloma un instante antes de que cayera al suelo, estabasudando y sangraba de la parte superior de su ojo y su labio, teníamorenotes muy pronunciados por todo su cuerpo y casi estabainconsciente- ¡vas a matarla!- Jacob estalló en ira, no permitiríaque nadie dañara a Paloma.

- Jacob
- alcanzóa decir la chica- déjanos
debemos
seguir- Paloma no teníafuerzas ahora para ponerse en pie, por lo que se tambaleo y cayó alsuelo.

- el chico tiene razón-Arturo miro decepcionado a Paloma y luego agregó- continuaremosmañana, descansa
- se dio la media vuelta y entró a la casa.


Jacob tomo entre susbrazos a Paloma y la llevó a su habitación; cuando llegaron ahíMatt ya estaba con compresas frías para curar a Paloma y por primeravez ambos chicos no pelearon, se quedaron en silencio, un silenciofúnebre y espectral.


Durante toda lanoche los chicos no se alejaron de ella, la miraban dormir, en parteno querían dejarla sola y en parte sentían que si se iban estaríanabandonando lo más importante en su vida.


Paloma despertó ala una de la tarde del siguiente día, aún tenía su rostro un pocohinchado, pero lograba articular algunas palabras, tomo el desayunoque los chicos habían dejado en la barra de la cocina y miroexpectante la casa.


Después de habertomado toda la comida, miro a su alrededor y se tapó con las manosla cara, sollozó un par de minutos con los ojos cerrados. Estabaasustada, se sentía débil y no lo podía demostrar.


-ese es tu verdaderoproblema
- la fría voz de Arturo la hizo reaccionar y rápidamentese secó las lágrimas.

-¿de qué hablas?- lachica trató de aclararse la garganta, mirando fijamente al frente.

- te sientes débil,pequeña, no te crees capaz de lograr lo que eres- Arturo se acercómás a ella- los fantasmas de tu pasado, los remordimientos
tuautocompasión, no te dejan avanzar-

- ¿tú me hablas deautocompasión?, ¡por Dios Artorius!- Paloma se levantó del banco ylo miro con rencor- ¡eres tú el que se auntocompadece, el que seculpa y se castiga!-

 

- ¿Qué demo
?-

- ¡de la muerte demamá! ¡De eso estoy hablando! ¡De tu relación con ella!- no sabíaque había detonado aquello pero no pretendía páralo.

- ¿crees que estoyconfundido? ¡Ame a tu madre más de lo que te imaginas!- Arturo lamiro de igual manera.

- ¿la amaste? ¿Ypor eso la abandonaste? ¿ Por eso huiste de nosotras?- Paloma alzómucho más la voz, algo en su interior se encendía, algo que nopodía controlar.

- ¡tú no sabes nada!-Arturo jamás había sentido esa rabia tan latente, tan fuerte, tanviva.

- ¡tú eres el que nosabe nada! ¡Pretendiste ser humano y todo te salió mal!- Palomagritaba descontroladamente, los anaqueles de la cocina comenzaron avibrar.

- ¡si eres tan buena pararecriminarme eso! ¿Por qué comentes mis mismos errores?- los ojosazules de ambos se volvían negros con cada frase.

- ¿de que estashablando?- Paloma paró en seco, la cocina se volvió más tranquila.

- tú pretendes ser unachica normal, con deberes normales- Arturo la tomo por los hombros yla miro fijamente- ¡pero no es así!- Arturo la sacudió un poco-¡eres diferente, acéptalo!- después la soltó y miro al suelo-porque si no lo haces, entonces
entonces nada de esto tendrásentido-

-¿te parece siarreglamos esto entrenando?- Paloma lo miro con pena, se sentíaavergonzada de sí misma, por recriminarle algo en el momento menosindicado.

- si
-


Ambos salieron silenciososal jardín, estaba comenzando a llover, pero eso no los detendría.Arturo se puso en posición de ataque, sentía un dolor tremendo cadavez que Paloma caía, pero debían continuar, pues ambos no teníanmarcha atrás.


- concéntrate- ledijo el esquivando fácilmente una patada de ella- despeja tu mente,confía en ti misma- le decía mientras la derribaba una vez más-usa todo lo que está dentro de ti- Arturo la ayudaba a levantarsepara seguir con el entrenamiento- alegría, dolor, ira- Paloma lohabía golpeado con fuerza en el mentón- eso, usa todo ese enojo-

- no estoy tan enojadacomo tú- le decía con una sonrisa.

- claro
¿Por quéestar enojada?... si no es porque todos te consideran débil
-Paloma lo golpeo de nuevo en el rostro-
o porque Alexander se creecon el suficiente poder para destruirte
- Paloma lo pateo confuerza en el abdomen y Arturo se dobló un poco.

- ¿duele?- contestóPaloma desafiante.

- no tanto comosiempre tener que depender de Jacob para que te salve- habíaencontrado su punto débil, el detonante de todos sus poderes, laira, el más descontrolado de todos los sentimientos humanos, era laclave para despertar a la mano izquierda de Dios; Arturo no logródefenderse y sólo salió volando víctima de una ola de energía quese desprendió del cuerpo de Paloma.


Quizá solo fue unamilésima de segundo, pero al desprenderse esa fuerza de energíahasta la lluvia se detuvo.

***************************************************************************************************************************

Hola!!! lo se... lo se.... han pasado un lustro para que actualizara pero les tengo noticias, ahora voy a tratar de hacerlo mejor!!!!!!!!

Bueno, antes que nada quiero agradecer que se pasen por mi historia, la lean y si les gusta mucho la agregen a sus favoritos!!!!!! ahora ya vamos por casi las 2300 lecturas, espero que superemos esta meta con los proximos capitulos!!! y espero que si desean dejarme un comentario, una critica, un saludo, una felecitacion, una queja, un chiste o un refrán se pasen por el espacio destinado a ello... jejejeje
GRACIAS POR SU MARAVILLOSO APOYO Y POR LEER MI HISTORIA CHIC@S L@S ADORO!!!


 

N/A: antes de comenzar a leer, busquen la canciónmas triste que conozcan, que hable del desamor y que les haga llorar, ténganlalista y cuando vean la señal póngale play...

¡BUM!

Esa era la mejor palabra para definir el inicio de mi semana, bueno,era la mejor palabra para definir toda mi vida.

Pero de igual forma mi vida había sido tan contraria a la de él, porun lado él se encontró con una familia bella, unida, numerosa, pero unafamilia. Yo, yo me encontré solo desde la primera vez que abrí los ojos a estemundo.

Solo... hablando de palabras, esa es la que menos me gusta en todoel vocabulario... la soledad era un fantasma terrible, un moustro invencible,el peor de mis miedos....

No es que me haya criado solo, por la obra y gracia de dios. Cuandome encontraron fue un día de invierno, las personas que lo hicieron relataronque estaba solo cubierto por una bolsa plástica y casi muerto me llevaron alhospital. Al día siguiente un titular grande en los periódicos rezaba lasiguiente frase: "Infante recién nacido encontrado en una bolsa, en la noche denavidad".

Fui a parar en un orfanato atendido por monjas, fue ahí donde crecí.Al principio me solían tratar como al resto de los niños, me cuidaban y mealimentaban, pero con el pasar de los días comenzaron las cosas a serdiferentes. Asustaba a los niños pequeños e incluso a mis propias cuidadores.,Cuando comencé a tener conciencia de lo que hacia o decía, yo mismo meatemorizaba.

Pero no tenia a nadie quien me ayudara, veia cosas terribles, losdemonios internos de las personas y los espectros oscuros que susurraban el mala nuestro alrededor. Tenía dos simplesopciones: atemorizarme y huir de esa pesadilla o tomarme las cosas que veiacomo un juego producto de mi voluble imaginación.

Pero resultaba difícil ignorar lo que veía a diario, dibujar o hacercosas como deportes me ayudaban a liberar de esas imágenes atemorizantes peroen algunas ocasiones ni siquiera eso podía evitar que demonios crueles yhorrendos me visitaran constantemente en mis sueños, o en momentos menosoportunos.

Era entonces cuando de un momento a otro que comenzaba a parlotear,a desvariar y decir frases incomprensibles, las monjas se morían de miedo.

No es que hubiesen hecho mal, pero no era la manera de "solucionar"mi problema; enviarme a un hospital psiquiatrico y fue ahí donde me encontróArturo. Él sabia que yo no era un chico normal, pero tampoco era un hechiceronormal.

-hola Matías, mi nombre es Arturo- él se me acercó una tardemientras yo estaba jugando en el jardín, generalmente estaba solo, mirando alsuelo pues me asustaban las cosas que veía a mi alrededor; tanto mal acosando alos enfermos y al mismo tiempo tanto bien tratando de ayudarlos, ambos en unmismo espacio y luchando por las almas de aquellos hombres.

-¿es usted el nuevo doctor?-dije sin despegar mis ojos de losbloques con los que las enfermeras me dejaban jugar.

 

-si, de cierta manera- me miro con desconfianza y entrecerró losojos mirándome detenidamente.

-todos dicen que yo no tengo remedio...- los bloques que mantenía enequilibrio de comenzaron a tambalear- ¿usted puede curarme doctor? ¿puedequitarme lo loco?- lo mire con ojos aguados y por primera vez no sentí temor dever de frente a una persona, pero supe en ese instante que Arturo no era solouna persona, los demonios se alejaban temerosos al verlo.

-Dime algo Matías ¿puedes verlos?- dijo señalando a una persona conla cabeza, el era Mauro, un hombre esquizofrénico que había matado a toda sufamilia a sangre fría, pero Arturo no señalo específicamente a la persona sinoa unas figuras humeantes de formas extrañas que revoloteaban sobre la cabeza deMauro, la arañaban y se introducían dentro de ella. Yo de inmediato baje lamirada asustado- eso lo puedo tomar como un si-

Pasaron varias sesiones con él, donde me enseñaba que cosas veía,como es que los demás no podían verlas y como dejar de temerles; pero micuriosidad deseaba mas, saber por que yo, si era el único con esos dones ydonde estaban los demás.

-No... tu misión va mas allá de la de los brujos o hechiceros-Arturo miraba por la ventana de aquel cuarto cuando yo le pregunté ¿qué cosaera yo?- eres algo más... más mágico, mas divino, mas extraordinario que unbrujo...- me miro con un destello de esperanza en sus ojos- tú pequeño Matíaseres lo que podemos decir un Ángel guardián...-

-¿un angel? ¿como los que están pintados en la iglesia?- teniaapenas diez años.

-por decir algo... pues si como los que están pintados en laiglesia- el me sonrió y me tomo de los hombros.

-pero yo no tengo alas...- me desilusioné con el hecho de pensar quetal vez no era lo que Arturo estaba buscando.

-creeme pequeño, no se necesitan alas para volar-

Esa fue la ultima vez que hable con Arturo dentro de ese cuarto delhospital, no se como pero Arturo me adopto, me llevo a su casa, me explico quéera yo, me dio un hogar, comida, un lugar donde dormir y muchas otras cosasmas; a cambio el me pedía estudios, aprendí latín, arameo, egipcio, hebreo,estudiaba todas las tardes teología, filosofía, metafísica, alquimia y al finalme pidió hacer algo mas.

-¿sabes por qué estas aquí Matt?- Arturo me miró acomodar unoslibros de su biblioteca.

-no me has dicho mucho...- dije mientras acomodaba unos viejospapiros que estaba estudian en otro estante- desde la ultima vez quehablamos... solo se que soy un Ariel... pero no me has dicho de que o dequien...-

- tu eres una parte del poder creador enviada y encarnada en esta tierracon un propósito, siempre han existido Arieles que protejan a una persona quecambiará el destino del logro mas grande de la creación: la humanidad, personascomo la virgen María, Cristo, Búda, el papa... todos han tenido una misión, tu eres uno de los Arieles mas poderososque han viajado a la tierra y lo se porque yo los he recibido a casi todos,pero tienes una misión importante y esa es proteger a la salvadora de estemundo...- los ojos de Arturo se humedecieron al recordarlo- se que su nombre esPaloma... Paloma Rosas Velazquez, es hija de un pintor y dueño de una galeríade arte y de una catedrática de la universidad de Monterrey, quiero que laencuentres... y que la cuides, pero quiero que también encuentres a el otroguardián de Paloma, solo se que fue adoptado hace trece años en la ciudad deMéxico, de su nombre o quienes fueron los que lo adoptaron no se absolutamentenada...- Arturo me dio la espalda esperando a que le dijera en el mismo tono deincredulidad de antes que no podía hacerlo, que solo era un niño de trece años,que era imposible, pero yo en cambio sonreí, accedí y me dirigí a mi habitacióndonde comenzaría mi búsqueda.

 

Pasaron dos años antes de que yo pudiese encontrar a ambos en lamisma ciudad y cuando los encontré Arturo me dijo que no podía decirles nada,que debía dejar que las cosas tomaran su curso pero... pero si no le hubiesehecho caso, tal vez... ahora Paloma no estaría sufriendo esos horriblesentrenamientos.

Matt dejo de darle la espalda a Jacob que lo miraba desde la puertadel balcón donde vigilaban que los entrenamientos de Arturo no excedieran loslimites.

- ¿crees que hubiera cambiado en algo el decírnoslo?- Jacob cruzólos brazos y cerro los ojos dejando que la brisa del verano tocara su cara.

- bueno, tal vez si lo hubiesen sabido desde antes tú no te hubiesespuesto tan celosos por la relación entre Paloma y yo ni tampoco te hubiesesasustado con lo de tus transformaciones ni dejado que Paloma se refugiara enlos brazos de Alexander...- se burlo Matt mirándolo con una sonrisa.

- no sabes cuanto lamente haber hecho eso- Jacob se restregó la manosobre los ojos mientras se acercaba al balcón junto con Matt.

- ¿por qué lo hiciste?- Matt lo miró no inquisidormente mas bien concuriosidad.

- bueno como tu siempre lo has dicho nuestras vidas fuerondiferentes... yo no crecí como Ariel, crecí como hechicero pero un humano alfin; con miedos con inseguridades, con debilidades... debilidades que mevolvieron estupido...- Jacob dejo caer el puño con todas sus fuerzas sobre lapiedra fría del balcón- yo no vi lo que tú cuando conociste a Alex, me parecióbueno, atento y que cuidaría a mi Paloma mejor que lo yo hubiese hecho- Mattsoltó una ligera carcajada- ¿que te parece tan gracioso?

-nada... es solo que... estas enamorado de ella, es por eso que tufuste criado como humano, para darle ese cuidado que solo el amor puede dar-Matt le puso una mano en el hombro de Jacob y lo palmeo ligeramente- todoscomentemos errores en algún momento de nuestra vida, solo hace falta saber comosolucionarlos-

Escucharon de nueva cuenta una explosión, pero mas poderosa que alprincipio, la casa retumbo y solo se escuchó un gemido de dolor proveniente deljardín, una nube de humo les impedía ver a Arturo y Paloma.

Ambos saltaron con destreza del balcón y aterrizaron con graciasobre el suelo, corrieron hacia donde estaba la nube de humo que poco a poco sedisipaba de pie estaba Paloma, sangraba de la ceja izquierda y tenia un fuerte golpe sangrante en el brazoderecho, respiraba entrecortadamente pero se mantenía en pie; frente a ella seencontraba Arturo tendido en el suelo con los brazos alrededor de su estomagotenia la nariz sangrando y las manosquemadas.

-jake mate... gane yo...- pronunció Paloma dejándose caer sobre susrodillas y respirando extraño, era como si quisiera abarcar todo el aire deljardín de una sola inhalación, llevó su mano a su costado y arrugó la cara enseñal de dolor.

- ya era hora de que dejaras escapar todo tu poder...- señalo Arturoincorporándose un poco, pero ambos apenas y tenían fuerzas para mantenerse arrodillados.

 

- no es fácil aun...- contesto Paloma intentando levantarse, peroese intento fallo ante la falta de energia que experimentaba.

-tendrás que acostumbrarte rápido... el plazo que se nos dio ya seestá venciendo...-Arturo arrugo el rostro y de un solo movimiento dereincorporó- será mejor que te des un baño y descanses llevas tres días sindejar de entrenar- caminó cojeando en dirección a la casa dejando solos a lostres chicos.

- fanfarrón...- gruñó Paloma dejándose caer sobre el césped verde ymirando las estrellas como si los chicos no estuvieran ahí- ¿se puede saber porqué ustedes nunca se me despegan?- Paloma fijó su mara en la constelación deOrión dibujándola con su dedo.

-porque somos tus Arieles...- confesó Matías como si no entendieraporque Paloma se cuestionara todo eso- somos tus guardianes...

- dentro de muy poco ya no los necesitaré- Paloma miro el cieloestrella y despues cerro los ojos- y ustedes tendrán que irse...-

-nosotros no te abandonaremos...- Matt se sentó a un lado de ella ymiro con tristeza a Jacob, ambos sabían que cuando la misión de Palomaconcluyera ellos tendrían que irse, no eran humanos y no podían estar despuésde que su protegido cumpliera con su misión.

- no me mientas Matt...- Paloma sonrío aun con los ojos cerrados- yose cual es mi destino y he entrado en sus mentes... no pueden quedarse pormucho mas tiempo- Paloma abrió los ojos y penetró con ellos la mirada de Jacob,leyó su mente, su angustia y su tristeza, también vio el arrepentimiento por nohaber estado a su lado y dejar que el tiempo se desperdiciara.

- siempre que nos necesites estaremos a tu lado- Jacob no dejo demirar a Paloma ni un instante y también se sentó a su lado- estamos juntos enesta guerra...- le sonrío y se recostó junto con ella.

- hombro con hombro hasta el final- agrego Matt haciendo lo mismo.

- ¿saben? Ustedes son mis mejores amigos- Paloma tomo las manos deambos y se quedaron largo rato observando el firmamento.

Por ordenes de Arturo Paloma debía estar vigilada las veinticuatrohoras del día por lo que los chicos se turnaban para vigilarla en las noches:uno vigilaba la puerta y el otro vigilaba su cama, pero mientras llegaba lahora de dormir los tres chicos cenaban en la habitación de Paloma mientrasjugaban videojuegos con alguna de las consolas de Matt.

- ¿por qué la telequinesis que aprendes con Arturo es diferente a laque ya habías prendido?- pregunto Jacob mientras trataba de derrotarla enMarvelvs.Capccon 2.

- porque la telequinesis de Paloma es muy diferente a la de lasbrujas normales que pueden mover objetos solidos o hasta liquido si es muypoderosa... pero Paloma puede hacer mas cosas...- respondió Matt abriendo untuinki de chocolate- sus poderes pueden mover cada átomo y desaparecer elobjeto o crear un escudo mas poderoso que una montaña misma...- Matt tomo unvaso de leche que tenia al alcance.

- ¡oye! ¡esa era mi leche!- reclamo Jacob.

- ¿en serio?- Matt miró el vaso y después encogió los hombros- quepena...-

- ¿por qué siempre terminas así de agotada?- volvió a preguntarJacob interesado mientras seguía enfrentando a Paloma.

- porque si no controlara todas mis emociones o pensamientos, micuerpo resentiría ese campo de energía en el que me envuelvo cada vez que utilizomis poderes al máximo- dijo ella despreocupadamente mientras derrotaba porcuarta vez consecutiva a Jacob- y entonces yo moriría...-

 

-haste a un lado- ordenó Matt a Jacob mientras le arrebataba elcontrol remoto- calla, mira y aprende...-

El enfrentamiento con Matt fue mas corto que el de Jacob, durandoexactamente medio minuto en el cual Paloma lo venció sin ninguna dificultad.

-estoy callado y mirando... ¿a qué hora comienzo a aprender?- Jacobsonrío maliciosamente.

- yo pienso que será mañana... ya es tarde y debemos dormir... o porlo menos yo debo de dormir- Paloma se levanto del cojín donde se había sentadola ultima hora y se sentó en la cama, mientras en los pensamientos de loschicos solo aparecían tácticas de ataque que a Paloma les parecieron ridículas-en serio chicos, dejen de desgastarse, yo siempre les ganaré...- Paloma searropó y dejando caer su cabeza en la almohada agregó- porque mi intelecto essuperior al de ustedes-

Jacob se quedo mirando a Paloma por casi cinco minutos mientras ellase quedaba dormida y me dispuse a salir de la habitación mientras dirigía aMatt una mirada asesina que era correspondida con una sonrisa.


.PONGAN PLAY
.

Jacob cerró la puerta de la habitación y tomo una silla donde sesentó, recargó la espalda sobre ella, ese lugar era un pasillo largo, parecidoal de un hotel, con muchas puertas parecidas, toda la casa de Arturo estabapintada de un color blanco pulcro que daba la impresión de que ese lugar masque una casa era un hospital.

-Jacob ¿puedo hablarte un segundo?- Arturo apareció del otro ladodel pasillo.

- dime Arturo...- el chico contesto de forma calmada.

-es sobre Paloma- Arturo tomo otra silla y se sentó frente a él- ysobre ti... y tus sentimientos hacia ella- Arturo lo miró de forma seria, sepaso la mano por el rostro y suspiro- se lo que sientes y quiero que loolvides- la voz de Arturo sonaba con tanta determinación que no daba lugar areproches.

- ¿se puede saber por qué me estas pidiendo esto?- Jacob miró aArturo de forma tranquila.

- el amor entre un Ariel y su protegido siempre ha estado prohibidopor una razón, Jacob cuando todo esto termine tu desaparecerás, la dejarás solay lastimada...tal vez su mente pueda olvidarlo pero su corazón siempre estaráesperándote a ti... por otro lado el amor es un sentimiento únicamentehumano... el que tú lo sientas no significa que sea real, pues tú no ereshumano, no sabemos que consecuencias trairia algo así, los celos, la pasión, laperdición... no se si esos sentimientos tan fuertes puedan llevarte a la oscuridad...con un ángel caído hemos tenido suficiente como para que se le sume otro...-Jacob escuchaba atentamente pero no entendía lo que Arturo quería decirle,sentía una opresión en el pecho y un nudo en la garganta como nunca lo habíasentido.

- ¿me estas pidiendo que la deje?- Jacob bajó la mirada para evitarque Arturo viera sus ojos vidriosos.

- no solo se trata de eso, te estoy pidiendo que... que mates eseamor que Paloma siente por ti- esas palabras fueron como un cuchillo al rojovivo incrustándose dentro de su corazón, el nudo en su garganta se hacia masgrande.

- ¿y qué hago yo? ¿también mato este sentimiento?- Jacob ya no podíarespirar bien.

- solo hazle caso a tu razón, tú sabes qué es lo que debes dehacer....- Arturo se levanto de la silla y le dio la espalda- se que te estoypidiendo demasiado...- fue lo ultimo que dijo antes de marcharse.

 

Él sabía que Arturo confiaba en su buen juicio, pero lossentimientos que aquejaban su corazón le nublaban ese buen juicio, llevó unamano a su pecho y se cuestionó sobre si realmente tendría un corazón y luegopensó en la visión que le fue enviada a Paloma, de algo estaba seguro, no iba adejar que Paloma viviera en una realidad así. No estaba matando ese amor quehabía crecido en su interior, pero había tomado una decisión: lo dejaría a unlado, lo ignoraría de ser necesario para cumplir su misión y llevar a la manoizquierda de Dios a culminar su destino y después dejarla sin una sola heridaen su corazón, para que creciera y viviera en un mundo de paz y tranquilo.

Al otro lado de la puerta Paloma se levantó se golpe, había tenidola mas horrible y real de las pesadillas, donde ella se veía a si misma cayendoal vacío pidiendo auxilio, ella quería salvarse pero alguien la detenía y esealguien era el mismo Jacob.

La chica se llevó una mano al pecho sentía como si algo dentro sehubiese roto y los trozos se le estuvieran enterrando dentro de su pecho.

- bonita, tranquila- Matt corrió a abrazarla, para reconfortara-todo esta bien, tranquila...-

- Jacob... ¿donde esta Jacob?- Paloma respiraba entrecortadamente ygrandes gotas de sudor resbalaban por su frente, sabia que esa pesadilla nohabía sido solo un sueño y con la única persona que podía tranquilizarla era suJacob.




HOLA!!!!!!!!!!!

¿Como les va en estas fiestas? espero que sùper bien, bueno aqui les dejo otro cap. mas para entretenerlos mientras esperan el 2011, les dejo buenos deceos y buenas lecturas, un enorme ABRAZO y un BESO gigante!!!!

y tambien los avances del proximo capitulo:

--Jacob hablarà con Paloma.ç

-- veremos como les vas a Mapy y al resto de los personajes.ç

-- aparecera un personaje nuevo...

bueno chic@s l@s dejo, bye!!!!

Darse cuenta de la verdad.

Trató de abrir los ojos, pero los parpados le pesaban, dormirera algo que no hacia ocasionalmente en esos últimos días.

Se quedó tendida en la cama mirando sus manos, las que unavez fueron perfectas réplicas de porcelana, suaves y delicadas ahora estabanllenas de marcas. Después se sentó en la cama y miró su rostro, recordaba eserostro de mirada triste y piel tersa, pero ahora se veía marchito, era como side un solo golpe hubiera envejecido diez años, el cabello descuidado caía sobresus hombros en ondulaciones irregulares.

Sin más remedio y a sabiendas de que no volvería a dormirmás, salió de la cama, sus pies descalzos tocaron el suelo frio, y dio una últimamirada al espejo, su cuerpo también había cambiado, seguía siendo delgado, perolas curvas típicas de su edad aparecían sin forma de ocultarlo con el pijama derayas rosas y su pecho apenas cubierto por una camiseta de los Rolling Stone's.

Bajo las escaleras sin hacer el menor ruido y se dirigió ala cocina, distraídamente entro y al principio no noto la presencia que laobservaba absorto en sus pensamientos.

-¿qué haces aquí tan temprano?- la voz de Jacob sonabasombría y preocupada al mismo tiempo.

-no podía dormir... anoche tuve una pesadilla- la chica miróa Jacob a los ojos, pero él simplemente apartó la mirada, sabía que si se veíareflejado en esos ojos azules no tendría las fuerzas suficientes para hacer loque debía hacer.

 

-Te escuché- Jacob carraspeo.

-Y...- Paloma se detuvo en seco, no quería saber larespuesta que ahora veía claramente en su mente- ¿vas a dejarme otra vez?

-Es de mala educación leer la mente de otras personas...-Jacob evitaba a toda costa ese contacto visual con la chica, pero no teníafuerzas para apartar su mirada, menos aun cuando la tenía tan cerca.

-¿por qué hacerlo de nuevo?- ella se atrevió a acercarsemas, ahora su respiración chocaba con su cuello y buscaba su mirada a todacosta- Jacob yo...-

-por favor Paloma no lo digas, solo lo harás más difícil...-ya no soportaba más su respiración pausada, el calor de su cuerpo, su olor y sumirada penetrante, hacían que sus sentimientos derrotaran a la razón, la mirodirectamente a los ojos, choco su frente con la de ella y le acarició losbrazos- sabes perfectamente que no puedo...-cerro los ojos y ahora la estrechóen sus brazos- que no quiero dejarte ir-

-No lo hagas entonces por favor, no me dejes, sabes lo quesiento aunque no quieras que lo diga- su aliento era como un imán para suslabios, aquellos labios que habían representado su pecado y su salvación almismo tiempo, era simplemente inevitable ceder ante aquella divina tentación.

-Esto no es correcto...- susurro Jacob apenas en un suspiro,la voz de la razón daba los últimos gritos desesperados para ser escuchada-sabes que no debe ser...-

-si no debe ser, entonces EL hubiera hecho todo lo posible por separarnos....- ella enredó sus brazosalrededor de su cuello y rozó sus labios con los de él.

Jacob no lo soportó más, la tomó por la cintura y la besó,su respiración agitada se escuchaba por encima de la voz de la razón, ellacorrespondió el beso y lo profundizó aún más, sus respiraciones chocaban, ellapasa los dedos entre su cabello y él la abrazó aún más fuerte, tenía miedo aperderla, a condenarla y a dejarla, pero sabía que solo existía el aquí y el ahora,el mundo y el tiempo se limitaron a sólo ese acto; el aire faltaba, pero no sequerían separar, la vida dependía de estar así unidos en ese momento. Al finalcuando la falta de aire no podía ser ignorada de nuevo se separaron uninstante.

Jacob recargo su frente de nuevo sobre la de ella y ella nolo soltó ni un momento; ambos respiraban entrecortadamente, el continuaba conlos ojos cerrados.

-¿por qué?- la estrechó más fuerte contra su cuerpo- ¿porqué no te puedo dejar y hacer lo correcto?

- Porque sabes perfectamente que eso no es posible...- ella sonriócon los ojos cerrados y se dispuso a besarlo de nuevo- porque si nos separamosahora, voy a caer en desesperación...-

- pero yo no puedo amar, no soy humano...- un nudo en lagarganta se le formó de nuevo.

-Pues, entonces yo tampoco soy humana...- ella le beso lamejilla, el cuello, el mentón- y ninguno de los dos debería de amar...- subíalentamente con suaves besos sobre su rostro para llegar a su boca.

-Paloma...- alcanzó a decir Jacob entre besos- sabes queesto no es así...- pero era demasiado tarde de nuevo para la razón, estaba enredadoentre los brazos de aquella chica, embriagado con su aroma, llenándose con sucalor. ¿Cómo sepárale de su ser? ¿Cómo alejarla sin sentir que estaba mutilandouna parte de el mismo?

 

Arturo tosió sonoramente, estaba recargado sobre la puertacon los brazos cruzados, tenía una mirada mezclada entre la ira hacia Paloma yla decepción hacia Jacob; ambos chicos se separaron al instante mirando haciael suelo, por una parte Paloma puso sus manos detrás de su espalda, se mordiólos labios tratando de esconder una sonrisa y por el otro Jacob desvió lamirada y entrelazó sus manos hacia adelante, la figura imponente de Arturo lointimidaba pero era su mirada la que no podía mantener de frente.

-con permiso...- alcanzo a decir atropelladamente Jacobhaciendo una ligera reverencia hacia Arturo y salió de la cocina.

- Estarás contenta ahora ¿no?- dijo Arturo una vez que Jacobsalió de la cocina.

-No sé de qué estás hablando...- Paloma abrió distraídamenteel refrigerador buscando el jugo.

-Sabes que tu capricho de niña pequeña está prohibido-Arturo la tomo por los codos obligándola a mirarlo.

-¿cómo estuvo prohibido el amor entre Levitas y mortales?Porque a pesar de que mi madre era quizá la bruja con más poder en todo elmundo era solo una mortal...- Paloma se soltó de Arturo y cruzo los brazos- nome voy a alejar de Jacob y no voy a permitir que cualquiera lo separe de mí...-

-sabes perfectamente lo que pasará después...- Arturo teníauna nota de dolor en cada palabra que salía de su boca.

-Eso no me importa...- Paloma le sostuvo la mirada- yo sipienso luchar por amor, encontraré la manera de que estemos juntos- la voz dePaloma no se escuchaba como una pequeña caprichosa, estaba llena dedeterminación- yo no soy como tú- susurró mirándolo a los ojos.

Arturo abrió la boca para replicar, pero Paloma salió de lacocina y tomo la misma dirección que había tomado Jacob.

Golpeó la mesa de cocina con ambas manos, cerró los ojos confuria, ella no entendía absolutamente nada de lo que estaba pasando, de quepodría pasar; la recordó a ella, su mirada, su sonrisa, Camila era sin duda elser más hermoso de este universo.

-Arturo...- Camila caminaba a su lado después de venir declases-

-Dime Cami...- el la tomó de la mano, era una costumbre que solíatener, para mantenerla a su lado, le sonrió.

-eres mi mejor amigo en todo el mundo, contigo puedo hablarde muchas cosas y bueno... eres parte de la familia, Josep y yo te consideramoscomo un hermano...- Camila se paró en seco y lo miró preocupada- yo... yo tengoque hacerte una confesión...- respiraba entrecortadamente y trataba por todoslos medios de desviar su mirada.

-Yo también quiero hacerte una confesión...- Arturo la tomodel rostro y miró sus ojos marrones- Camila estoy enamorado de ti...- Camila abriósu boca para responder, pero no tenía palabras para responder a esadeclaración.

-Arturo yo... lo siento no puedo...- Camila se soltó de sumano y se alejó doblando en una esquina.

Cerró los ojos con furia, ojala la hubiese dejado ir, ojalano hubiese luchado por amor y como una vez se lo dijo Paloma quiso jugar a serhumano y todo salió mal.

-cielos hermanito...- una voz fría lo saco de suscavilaciones- te estas poniendo sentimental...- delante de él había un muchachode la edad de Paloma o al menos eso aparentaba, sus ojos negros lo miraban confrialdad, sus músculos se remarcaban sobre su camiseta negra, los pantalonesnegros lo hacían ver rebelde. Pero lo más sorprendente era la mueca quedeformaba su rostro, que pretendía ser una sonrisa.

 

-¿qué haces aquí?- había veneno en cada una de las palabrasde Arturo, lo tomo del cuello y lo acorraló sobre la pared.

-¿esa es la forma de recibir a la familia hermanito?- elchico respondió el ataque empujando a Arturo hacia el suelo y ahorcándolo sobreel frio mármol de la cocina- no te preocupes, no he venido para eso- el chicose levantó del suelo y ayudo a Arturo- he venido para darte un mensaje: "se teacabo el tiempo", si no heces algo, lo haremos nosotros...- después de dar esemensaje el chico desapareció dejando únicamente una nube de humo negro.

Jacob estaba sentado en uno de los ventanales mirandofijamente al vacío, la mañana se volvía clara y fría. Los últimos días delverano estaban llegando a su fin, pero aun así una gruesas nubes de lluvia se vislumbrabana lo lejos. Sintió una mano sobre su hombro y una calidez que sólo podríaemanar de una sola persona.

-tienes que entrenar, Paloma- dijo él muchacho tomando lamano que tenía en su hombro y besándola tiernamente- no puedes descuidar ahoratu lecciones, se agota el tiempo- Jacob se volvió y la miro a los ojos, lostenia aguados y cristalinos.

-no quiero que nos separen- confeso la chica en un gransuspiro, donde dejo escapar algunas lágrimas, el chico limpio su rostro con susmanos

- no lo hará, solo tienes que hacer lo que Artorius dice...-

-no quiero olvidar lo que mi corazón me dice... no quieroodiarte...- ella lo abrazó tiernamente, por primera vez en mucho tiempo estabasiendo vulnerable.

-Ni yo quiero hacerlo, pero tienes un destino...- el tampocoquería aceptarlo, pero para eso estaban condenados para amarse por siempre y nopoder estar juntos- solo termina tus entrenamientos-

Han pasado tres meses de duros y crueles entrenamientos, micuerpo ahora ya no podía sentir ningún dolor, ningún esfuerzo, nada podíadetenerme, entrenar bajo la lluvia o sobre el asfalto hirviendo, ahora no eranada y cada instante de cada día me sería menos humana.

Mi rostro había dejado de verse infantil, mis ojos ya noreflejaban miedo y mi ser físico estaba listo para enfrentar la magia.

- podrás resistir la energía que emana de tu propiocuerpo...- confesó Arturo mirándome desde el viejo sauce llorón- ¿estas listapara elevar tus poderes al límite?-

- si...- contesté mirando fijamente al centro del árbol.

- ¿sabes que si lo haces, no habrá marcha atrás?- Arturoarqueó las cejas en señal de incredulidad.

- lo supe desde el primer momento...- contesté con desdén.

- muy bien... entonces- Arturo se acercó a mí- comenzaremoscon algo sencillo...- me miró amenazadoramente- defensa...- dio unos pasos haciaatrás y de pronto sentí como si me doblegaran de dolor, el mismo hechizo queusaron contra mí los miembros del consejo, ahora lo estaba utilizando Arturo enmi contra- no importa como lo hagas, repele esta ataque- el dolor seintensifico, sentía como si millones de cuchillos calientes se metieran dentrode mi cuerpo y los giraran todos al mismo tiempo.

Sin pensarlo grité de dolor, pero el castigo fue peor, ahoraestaba en el suelo, estaba encogida y no podía moverme, la vista se me nublaba.

-¡deja de llorar!-la voz de Arturo se escuchaba fría eimperativa, pero en el fondo había una nota de un sentimiento diferente quePaloma no logró descifrar.

 

- ¡Basta ya Arturo!- era de nuevo la voz de Jacob, queintervenía para que me dijesen de torturar una vez más.

- Jacob...- susurré, mi boca se sentía seca y débil- deja deinterponerte- eso lo dije en el mismo tono imperativo que solía usar Arturo enmi- ¡De nuevo Arturo!- el hombre que estaba frente a mí me miró conincredulidad mientras yo me ponía de pie una vez más.

No recuerdo en qué momento perdí la conciencia, lo único quetengo claro es que desperté dos días después en mi cama. A mi lado seencontraba Jacob, con su cabeza recostada sobre mi cama y al frente seencontraba Matt durmiendo sobre un silla, con unos sonoros ronquidos.

Decidí jugarle una pequeña broma, levité un mullido cojín demi cama y lo arrojé con la suficiente fuerza para golpearle de lleno en lacara. Al contacto Matt se levantó de un brinco y miró sobresaltado hacia todoslados.

-¡Maíz eso no es gracioso!- Matt se volvió a sentar ymirando a Jacob suspiró- pobre lleva dos días sin poder dormir...-

Pase una mano por su cabello y lo miré con ternura, aquelmuchacho del que me había enamorado desde el primer momento y que ahora debíaodiar o ser indiferente ante él, era el que más me protegía en esos momentos dedebilidad.

-no debía...- conteste yo mirándolo de nuevo con ternura ypasando una mano por su frente.

-Él dijo que era necesario, si nos hubiesen atacado mientrasestabas herida, nos hubiesen aplastado...- Matt se sentó a la otra orilla de micama, lo miré con atención, Matt no parecía humano, siempre tenía ese tono deserenidad y su mirada era calculadora como cuando juegas una partida deajedrez, pero seguía siendo mi amigo y de igual forma mi guardia.

-sufres...- Matt me saco de mis cavilaciones y me di cuentade que estábamos conectados por las miradas- ¿es por Jacob?- yo sonreí y denuevo le acaricié una mejilla a mi amor guardián.

-no quiero que él me olvide...- mi voz quiso flaquear perola aclare un poco y proseguí- aun cuando lograra que él se quedara en esteplano, sé que él me olvidará...- cerré los ojos y me deje caer sobre laalmohada lo que provocó que Jacob se levantara.

-¿me dormí?- se tallo su ojo izquierdo, y después paso unamano por mi frente.

-Tenías diez minutos de haber cerrado los ojos cuando Maízte despertó...- Matt se levantó de la cama y alego algo sobre el desayuno.

-¿cómo te sientes?- me tomo del rostro y lo acercó al suyo, olíasu aliento y sentía la calidez de sus ojos marrones mirando los míos azulintenso.

-Ahora que te tengo tan cerca mejor...- lo miré directamentea los ojos, los cerré y me acerque a él, ahora que lo podía besar sin que mimoral se enfrentara a mí, era como una necesidad básica sentir sus labiossuaves con los míos, pasar mi lengua entre ellos y beber de ese dulce elixir deamor.

-Juro que este es el último beso... no quiero perder jugandoa ser humano...- dijo el con una sonrisa afligida. Pero lo que yo respondí fueotro beso, me aferré a él con mis brazos y lo jale hacia mí, él se recostósobre mi sentía su pecho respirando entrecortadamente y la inseguridad en susmanos.

Aun con manos temblorosas dirigí las suyas hacia mí, primerolas bese tiernamente, y luego las guié hacia mis piernas, el resto lo pudoadivinar él. Jacob me miró con todo el amor que podía expresar y continuó consu camino de besos por mi cuello y mi rostro. Lo que sentía en ese momento erasublime e intenso.

 

La ropa comenzaba a estorbar, queríamos mas, queramosrecorrer cada centímetro cuadrado de piel y ahora fue Jacob quien tomó lainiciativa y me quito la playera negro que usaba para dormir, me contemploasombrado y yo me ruborice.

Lo que paso después fue muy rápido, escuché un estruendohorrible, la casa tembló, y parte del pasillo quedó en ruinas, Jacob me hizo aun lado y de la nube de humo apareció alguien muy parecida a mí.

Mi primer movimiento fue proteger a Paloma, pero a medida deque el humo se disipaba, vi una figura familiar. Frente a nosotros estabaPaloma, era ella en definitiva, sus mismos ojos azules reflejando incredulidad.

Ambas chicas si miraban de forma confusa, pero no podíadistinguir entre quien era la auténtica Paloma, pues se veían y se movían comosi fueran la misma.

-Jacob...- la Paloma que acababa de entrar abrió la boca ysu voz era - tenemos que irnos- sonó con urgencia y temor- nos ha encontrado,Arturo y Matt están abajo...- me tomo de la mano.

-Jacob- exclamó la otra Paloma- no, esto me da mala espinaellas no es yo- señalo con rencor a la Paloma frente a nosotros- esto es unatrampa...- Paloma se interpuso entra nosotros.

-La impostora eres tú- los ojos de Paloma se reflejaban conodio.

-¿quién eres y qué quieres?- el cuerpo de la Paloma que teníaa un lado comenzó a vibrar.

-Aléjate Jacob...- contestó tajantemente la otra Paloma-ella es peligrosa, trata de engañarte para ponerte en contra mía- Paloma dio unpaso hacia mí y me abrazó, el calor de sus abrazos era inconfundible, pero lamirada cristalizada por las lágrimas de la otra Paloma también era tan propiade ella.

-Jacob, por favor vámonos...- su voz temblorosa resonó enmis oídos.

Me alejé de ellas, está confundido ¿a quién creerle? ¿Cómosaber si era la correcta?... eran dos gotas de agua, idénticas, iguales, perono podía saber cuál de las dos era la verdadera.

Alguien entró por la puerta y me tomó por la espalda, sentíque más que detenerme me tomaba como apoyo, Arturo tenía el rostro empapado ensangre y un costado sangrando, tenía una fuerte herida calcinada que mezclabalos tejidos de su camisa blanca con los de su propia piel. Miró igual deasombrado la escena donde ambas Palomas se miraban frente a frente, tratando dedeterminar el mejor de los movimientos.

La única manera de diferenciarlas era porque una tenía lablusa del pijama puesta y el otro solo tenía un top. Pero ambas parecían la misma como si Palomapeleara frente a un espejo, cada paso, cada movimiento, hasta cada gesto eraexactamente simétrico.

Arturo tomo aire y sin ningún tipo de compasión arrojó consu telequinesis a la "Paloma vestida", yo me enfurecí, nada, excepto la ideaque alguien había lastiman a Paloma, paso por mi mente.

En ese momento me olvidé de todo, de quien era y solo la iraabordaba mi ser, lo demás es borroso, solo recuerdo que una risa desfigurada ymacabra llegaba a mis oídos provenientes de la Paloma vestida, comencé a ver loque los demás veían, una melena pelirroja y un rostro perfecto, pero sus ojosenmarcados en un absoluto rojo sangre daban un terror inmenso, miera haciaabajo, tenía a Arturo tomado del cuello medio inconsciente y la mujer pelirrojatenia a Paloma colgando del cabello pataleando.

Me quede inmóvil, congelado, esperando a que ese mal sueñoterminara de una buena vez, la mujer susurraba cosas, pero por alguna razón nolograba entender nada claro, el mundo en ese momento me parecía ajeno yabsurdo, pues todo lo que tenía significado para mi estaba siendo asesinado; oígritar a Paloma mi nombre y de pronto una gran explosión rebotó en mi cabeza,mire con atención la escena: Matt me sacudía fuertemente tratando de quereaccionara mientras que otro chico de la edad de Paloma se abalanzaba contrala mujer.

 

Yo solo observaba, me sentía como un peón olvidado en unapartida de ajedrez. Cuando recupere el control o la conciencia Paloma yacíasangrando, Arturo trataba de curarla, Matt tenía un brazo quemado y el chicoque había salvado a Paloma nos miraba desde una esquina solo con un ceja sangrando.Me miré en el reflejo de un cristal, yo estaba intacto, ni un solo rasguño,nada...

Me di cuenta entonces que la única manera de mantener viva ala mano izquierda de Dios era alejándome de ella, me acerque a su cuerposangrante y puse mis manos sobre él, y le transmití todo el amor que sentía pormedio de magia curativa como solía hacerlo Matt y antes de que despertara yo desaparecí...


HOOOOLLLLAAAA!!!!

Bueno se que me he tardado un poquitin (jejejejeje) pero por fin aqui está!!!! bueno lo dejo para que lo lean, lo devoren y lo destrocen!!! y por favoooooorrrr!!!! comenten!!!!!

Solo podía ver como se desvanecía con elviento, trataba de enfocar su imagen, y descifrar en su rostro algún indicio dedonde pudiera estar, pero aún estaba atontada por lo que esa mujer había hecho¿Qué era lo que estaba pasando?

Matt me miraba alarmado, gritaba algo que no entendía,Arturo sangraba de un costado pero aun así hacia un enorme esfuerzo porlevantarme, yo solo tenía la mirada fija en el espacio vacío que había dejado él,de pronto mis sentidos volvieron a estar conectados, reaccioné mire a mialrededor, de mi habitación no quedaba nada más que escombros y Arturo y Mattestaban heridos, pero por alguna razón eso carecía de significado.

-¿A dónde fue?- dije casi en un suspiro.

-Paloma, entiéndelo, es muy peligroso estaraquí- Arturo me tomo de un brazo, pero la energía que invadía mi cuerpo, lehizo una descarga.

-no pregunte eso
¿A dónde fue?- los mire aambos con desprecio.

- para estos momentos en el lugar más lejanodel universo
- un voz burlona detrás de Arturo y Matt, llego a mis oídos- mejorresígnate a no volver a verlo- en su rostro se dibujó una sonrisa, no meimportaba quien era, me importaba hacerlo pagar por lo que estaba diciendo-¿crees que se quedaría aquí a ver el colmo de su mediocridad- no pude resistir másy lo arroje lo más lejos que pude de mi vista, levante el suelo y rompí laspocas paredes que aún se mantenían en pie- ¡vaya! ¡La princesa quiere jugar!-el chico se levantó de un salto ágil, sin un solo rasguño- adelante, juguemos-de sus manos emanó fuego que se quedó suspendido ante mí, lo mire y de un sologolpe lo regresé-¡hiciste un buen trabajo hermanito!- no me importaba quien era, lo único quedeseaba en ese momento era acabar con él. Era mi turno de atacar, levante conmi telequinesis restos de astillas que se encontraban a mi alrededor, y loslance de un movimiento hacia esa persona, pero él ya me estaba esperando con másfuego.

 

-¡Bastaya!- Arturo se puso en medio y desvaneció ambos ataques- deberán entender queesto no ayuda en nada, debemos irnos
- Arturo tomo algo de mi ropa y la arrojohacia mí.

- váyanse ustedes
- ordené- yo voy abuscarlotomé mi ropa y salí de la casa con dirección hacia el jardín, Arturome iba siguiendo.

-¿estás loca? ¡Nunca lo encontraras,entiéndelo!-

-¡no! ¡Entiéndelo tú! ¡Yo sé que loencontraré!- replique con voz ahogada.

- bien
si eso piensas
- Arturo solo me miró,a medida que yo desaparecía.

Pero una mano caliente me detuvo, era el tipoque había estado molestando, lo mire directamente a los ojos pero él me tomo másfuerte del brazo.

-no seas tonta- siseó con rencor- no loencontraras
- me solté de con un movimiento brusco.

Cerré los ojos y trate de encontrar su presencia,ni una chispa, ni una señal de vida, ni un luz de esperanza, pero aun así nopodía perder la fe, con las pocas fuerzas que me quedaban, desaparecí y volví aparecer en su casa, en la casa de tía Amelia, en la escuela, en el Miseria, enaquel parque donde pasábamos horas jugando, en los museos que habíamosvisitado, en el hotel donde habíamos pasado nuestras primeras vacacionesjuntos, en la casa en la playa donde deseaba vivir, en cada lugar donde se me ocurrióque pudiera estar, fue hasta que buscándolo en la plaza de San Pedro en elVaticano caí en un sueño profundo, me había agotado y desperdiciado cada partede mi energía.

Sentía como si cayera en un pozo sin fondo,cada vez caía más abajo, trataba de sostenerme de algo, pero solo existía yo ynada más, en más de una ocasión pude sentir algo parecido a un apoyo dondedetenerme, pero al final las energías no me alanzaban.

Sentía como si hubiese pasado casi una semanacayendo a toda velocidad, pero de pronto un aroma familiar me sostuvo en brazosy me elevó a una velocidad inhóspita, regrese a mi cuerpo, y abrí lentamentelos ojos, la imagen borrosa de alguien frente a mi apareció frente a mí. Sentíalos ojos pesados e hinchados, la boca y la garganta picaban de una formadolorosa, tenía pies y manos entumidos, pero aun así trate de levantarme.

-estas muy débil, recuéstate- el sonido delagua me tranquilizó, la persona que me había traído de regreso puso una mantafría sobre mi frente- aun tienes fiebre- me paso los dedos por mis cabellos yyo volví a cerrar los ojos disfrutando de su tacto.

- sabía que regresarías por mi Jacob- mi vozsonaba ronca y áspera, cada palabra sentía como si entrara tierra dentro de mi gargantaen vez de aire.

- Paloma
ya no me busques
- Jacob me tomodel rostro para que lo mirara, en sus ojos se reflejaban la frustración y elmiedo- te he fallado, no me vuelvas a buscar ¡entiéndelo!...-

- pero Jacob yo
yo
.- trataba de zafarme desus manos tratar de explicarle, pero él me tenía sometida.

-¡no me digas que me amas! ¡No puedo amar! ¡Soyun ser sin alma y con una sola misión! ¡Y falle! ¡NO TE AMO PALOMA ENTIENDELO!-me soltó y se puso de pie dispuesto a irse.

-¡NO JACOB!- trate de alcanzarlo, pero loúnico que logré fue caerme de la cama, al intentar levantarme lo único quelogre fue resbalar torpemente sobre mis piernas débiles.

Me quede tirada en el suelo, a merced delfrio llorando, de pronto escuche que alguien había entrado, levante mi cabezaemocionada, pero la imagen de regreso era la de un chico que me miraba decepcionado,su mirada y su porte eran fríos y malvados, pero aun así me tomo en brazos y mecoloco en la cama.

 

-mis piernas no me responden- dije desviandola mirada.

- lo se
- el muchacho me sirvió agua en unvaso y me lo ofreció, trate de tomarlo, pero al igual que mis piernas misbrazos no respondían correctamente y termine por tirarme el agua encima, el muchacho tomo de nuevo el vaso ylo lleno de agua, me lo acerco a mi boca como si fuera una pequeña- estuviste inconsciente casi un mes
y lo estuviste buscando casi elmismo tiempo, creo que recorriste todo el mundo ¿cierto?- el me sonriósarcásticamente- tu cuerpo tardara en recuperar fuerzas
si es que lasrecupera- me dio la espalda y tomo las compresas frías y me las puso en lafrente- por cierto, mi nombre en Alexis
soy el hermano de Artorius
-

- ¿crees qué eso me importa?- dije molestaante la sensación de ser tan inútil.

- debería- aclaro el con una voz autoritaria.

- tú no eres como los otros Levitas, haymaldad en tu corazón o lo que queda de él, eres un ser oscuro ¿Por qué habríade confiar en ti? Para mi eres igual que Manon o que la chica que nos atacó
-desvié la mirada, si tan solo hubiese hecho algo más que solo mirar

- Su nombre es Lilit, es un demonio muypoderoso
- retiro la compresa fría y la sumergió en agua- y deberías de confiaren mí, Manon solo busca destrucción, nos matará a todos si no hacemos algo, poreso el bien y el mal hicieron una pequeña tregua-

- yo no quiero treguas con demonios
- cortetajantemente mirándolo a los ojos, esos ojos negros solo reflejaban maldad, noexistía ni una gota de compasión ante sus actos, observé dentro de suspensamientos que no le dolían sus víctimas y entre más dolor sufrieran eramejor para él.

- No solo con luz lograrás vencerlo
se tratade la nada absoluta del fin total, sin la oportunidad de regresar a un ciclo-se levantó de la cama con clara molestia y miro por la ventana.

Era una habitación obscura, pero amplia, lassabanas de seda tenían ligeras tonalidades doradas por lo que se alcanzaba adistinguir, pero no había ni ventanas, ni otra salida que no fuera la puertaque tenían en frente.

De esa misma puerta entraron Arturo y otrohombre, claramente se notaba que era un sacerdote, dado que tenía su sotananegra y un crucifijo colgaba por su cuello, hablaban en italiano y no lograbadistinguir que era lo que decían, pero se notaba que estaban discutiendo.

-¿esta es la mano izquierda de Dios?-preguntó el sacerdote mirándome con desprecio- ¿la que nos salvará del crueldestino que se avecina? ¿La que daría hasta su vida por cumplir su misión?-

-padre- comencé, cada palabra lastimaba másmi garganta- le juro que yo

- ¡no jures niña, ni no crees realmente loque estás diciendo!- el sacerdote me interrumpió de pronto- ¡eres egoísta yberrinchuda! ¿Tienes idea de lo que pudiste haber provocado si hubiesesmuerto?- se me acercó, era un hombre anciano y gruesas arrugas enmarcaban surostro, estaba rojo de ira y me miraba con los ojos desorbitados.

- padre
- Arturo lo tomó de un brazo y tratode tranquilizarlo- es solo una niña- era la primare vez en mucho tiempo queveía a Arturo defenderme- pero también es fuerte si usted me dejará
-

 

- ¡No Arturo!- El padre se soltó de brazo ynos dio la espalda- ¡el consejo tenía razón no debiste ser tu sino tu hermanoquien se hiciera cargo de la niña!

- padre yo
- por primera vez vi a Arturoavergonzado por algo, bajo la mirada en evidente señal de respeto.

- ¡Entonces está decidido!- Alexis interrumpióla escena con una evidente nota de alegría- ven Paloma, levántate nos vamos-´

- ¿estás loco? ¡Apenas puede sostener lacabeza! ¡Tardara poco más de un mes en recuperar su fuerza!- Arturo seinterpuso entre Alexis y mi cama.

-tengo una semana antes del fin del mundo
-Alexis se veía claramente molesto- no un mes, se recuperara en el camino
- me tomo fuertemente de la muñeca y jalo deella, arrastrándome hacia la salida, el dolor era intenso pero trate de nogritar.

- ¡eres un maldito!- Arturo extrajo unaespada grande, plateada y llena de sed de sangre y batalla.

-¡Artorius!- la voz del sacerdote resonó enla habitación- deja que se la lleve
-

- pero
pero
- Arturo bajo la guardia yAlexis le planto una patada en el estómago- ¡maldito!

- el deber de esta organización es protegeral mundo del mal- aclaro el sacerdote- si para eso tengo que poner a la manoizquierda de Dios a merced de un demonio, lo haré-

Del cuerpo de Alexis comenzaron a salirllamas que se extendieron has llegar a mí, sentía un intenso dolor, pero no anivel físico, era como si sintiera el dolor de mil alamas recorrer mi corazón,sentía que el dolor por no tener a Jacob se amplificaba cien veces, no podíasoportarlo, mi vista se nublo y cuando cerré lo ojos deje de sentir esaintensidad de dolor, pero aun así mi pecho seguía punzando con cierto ardor.

-nos tele transportamos
- Alexis me dejo caersobre el frio suelo de piedra- pero a mi estilo, utilizo el dolor de las almaspara obtener energía para mis poderes, es sorprendente y maravilloso sentirtanto poder
- elevó sus brazos al cielo y aprecie el lugar, era una cuevaprofunda y obscura, el suelo era áspero, pero al mismo tiempo poroso, me habíaherido las manos al caer al suelo y la ropa que tenia que no eran más que unosjeans y una blusa sucia, se ensucio más con la sangre que resbalaba por mismuñecas.

- ahora- Alexis se volteó hacia mí-defiéndete
- me miró con ojos de maldad, y una tonalidad roja se apodero deellos.

Trate de moverme, pero mi cuerpo noreaccionaba, mover un solo dedo me provocaba un dolor inmenso, pero eso aAlexis no le importaba, ese mismo fuego que emanaba de su cuerpo me envolvió,me lleno de pensamientos de sufrimiento y horror, trate de esquivarlo pero nolograba ningún resultado.

-¿sabes lo único que hicieron tus guardianesy tu perverso padre?- con cada palabra me sentía más débil, llegaron a mi menteimágenes de mi hermano, mis amigos, Jacob, todos muertos, no pude evitar las lágrimas-tehicieron débil ¿crees que a Manon le importen tus amigos, tu mundo, todo por loque has luchado? Lo único que recibirás de él es esto- el dolor aumentaba con cada palabra y las ultimas parabas deJacob resonaron en mi cabeza "YO NO TE AMO PALOMA ENTIENDELO"

De pronto un sentimiento diferente me abordo, no era amor, ni cariño, nifelicidad, ere tristeza y un enojo tan grande como el mundo mismo, era iracontra el mundo, contra mis padres, contra Arturo, contra Jacob. Esesentimiento crecía y me llenaba a lo largo de todas mis venas, sentía que iba aexplotar de un momento a otro, y así fue, sentía como una energía diferentesalía de mi cuerpo y se extendía a toda la cueva.

 

Lo último que recuerdo después de eso fue uninmenso dolor en mis rodillas por haber caído sobre ellas.

No se por cuánto tiempo dormí, pero notabaque algo estaba cambiando en mi interior, noté que podía mover mis brazos y mispiernas, pero aun así las sentía débiles, me levante del suelo áspero y percibíun ardor en mis rodillas; la tela de los jeans estaba rota y la piel fresca aunsangraba un poco, alrededor de la herida había una coloración morada. Pero me parecióabsurda esa imagen, no fue hasta que trate de dar un paso, que mis rodillascomenzaron a arder.

Mis manos también estaban heridas, pero noeran raspones provocados por el suelo, eran quemaduras que se extendían desdela palma hasta las muñecas, mi pielchamuscada ardía al contacto de cualquier cosa.

-aprendes rápido
- la voz de Alexis me causo calosfríos-anoche pude haberte matado, pero descubriste a tiempo la fuente de todo poder
la ira- se puso frente a mí y me mirófijamente, exaltado por observar a su pupila- ahora el dolor carece designificado para ti si ves tus propias heridas, pero aun duelen ¿no esasí?- Alexis me tomó de las manos y las apretócon fuerza, arrugue el rostro- pero, después de esta semana
créeme eso será unjuego de niños
-

- yo solo quiero tener el suficiente poderpara encontrar a Jacob
- dije mirando mis manos marcadas por el fuego.

- ¿quieres verlo de nuevo?- dijo mirándome alos ojos, yo asentí con la cabeza y de pronto un fuerte ardor volteo mi cara, sentía como mi mandíbula sedesalineaba y mis ojos se llenaban de lágrimas- olvídalo, el jamás volverá, estámuerto
o bueno su equivalente
- lo mire con rencor mientras mi mejilla punzabacon un ardor intenso.

- ¿Qué significa eso?- mi voz se quebró y acambio recibí otra bofetada más intensa aun.

- él falló en su misión, fue revocado de sucargo, se dejó engañar y uso sus poderes en contra de su bando
el "gran señor"lo mando a llamar de regreso, nunca volverá Paloma
como ya lo dije: TEAVANDONÓ
-

Sentía que desfallecía, ¿Cómo era posibletanto dolor en un solo cuerpo? ¿Qué no se suponía que debía de existir compasiónen el mundo? ¿Por qué Jacob me había dejadosola? ¿Por qué no le importó lo que yo sentiría?; unas gruesas lagrimasbrotaron de mis ojos, mi rostro agachado las condujo directamente al suelo,donde se estrellaron y lo mojaron ligeramente, de pronto una brillante luz merodeo, por un instante me asuste, pero de pronto una gran calma me rodeó, una energíame impulsaba hacia abajo, era como si de pronto el duro y áspero suelo sehubiese hecho de agua, sumergí mis manos en esa agua y de ahí saque algoplateado y poderoso.

-no lo puedo creer, es
es
Fonteius
-susurróAlexis, mientras yo sostenía en mis manos una fina espada plateada, con unaempuñadura con inscripciones y una brillante piedra azul turquesa, en su hoja tambiéntenían inscripciones, que a pesar de estar en un idioma extraño logre entenderlo que decía: "Aquí brilla el poder de Fonteius, malditas las almas que su hojaatraviese".

 


Hola personas con computadora!!!!!!!

bueno aqui les tengo oooootro cap. espero que les guste y que superemos las 6000 LECUTRAS!!! bueno por otro lado espero que dejen comentarios y que me agreguen a sus favoritos!!!! bueno nos vemos la proxima...

Sentimientos olvidados.

El tercer día de mi entrenamiento, comenzaba a acoplarmea Fonteius, mi espada, a pesar de tener las primeras marcas de pelea en suhoja, no había perdido ni la décima parte de su brillo y mucho menos de sufuerza.

En ese momento me encontraba creando un escudoprotector en contra del ataque de Alexis, sabía perfectamente que si dejabadoblegar el escudo de mi telequinesis, Alexis no dudaría ni un segundo enhacerme un daño considerable o incluso matarme.

En esos tres días tuve que aprender a curarme por mipropio poder, de lo contrario en esos momentos estaría muerta, pero el aprendizajemás importante que Alexis me dejo fue que para empuñar a Fonteius, tenía quemantener mis emociones controladas y mis sentimientos apagados.

Lo único que Alexis me dejaba sentir era ira yrencor, entre más enojada estuviera más poderosa me volvía.

Por fin logré repeler su ataque dejándolo en elpiso, de un ágil salto logre levantarme, tenía múltiples moretones alrededor demi cuerpo, en especial en el abdomen y en el rostro, cosa extraña que por mástiempo que pasaba con Alexis el dolor dejaba de tener sentido o presencia.

De un solo movimiento de mano logré arrojarlo alpiso y de un gran salto, llegué a su lado; coloque un pie sobre su cuello y loapunté con mi espada.

-anda, hazlo- me dijo con una sonrisa psicópata, yoen cambio le quite el pie de su cuello y únicamente acerqué la hoja de Fonteius,oí la saliva resbalar por su garganta tratando de deshacer el nudo que se lehabía formado, las pupilas las tenía dilatados y observé como una gruesa gotade sudor rodaba por su frente, en su mente solo permanecía la duda si realmentelo haría.

- no lo haré
con el miedo basta- dije retirando miespada y guardándola en su vaina- además aun te necesito.

-¿para qué podrías tú necesitar de mí?- pregunto demala gana Alexis, levantándose del suelo.

- no soy tonta Alexis, sabes algo que yo no, pero séque eso me servirá para cumplir con mi destino- lo miré desafiante y el meregresó una sonrisa sarcástica.

-¿de verdad crees eso?- se acercó a mí.

- no lo creo, estoy segura- afirmé tomando aFonteius de la empuñadura.

- tienes razón en todo- contestó dándome la espalda-pero primero tendrás una última prueba- echó la cabeza hacia atrás escuché eltronar de sus huesos- te contaré algo Paloma, en el infierno las cosas no estándel todo bien, Alexander ha puesto a los demonios unos contra otros, por unlado los que quieren liberar a Manon y por el otro los que prefieren que eso séque quede refundido en el lugar donde corresponde- sonrió macabramente y memiró- dentro de esos demonios que creen que Manon es aquel que entregará a latierra a los demonios esta Lilit
eterna guardiana del primer círculo delinfierno, ella más que nadie quiere poder salir a la superficie y Alexander selo concedió
ella desde ese día le he jurado lealtad y hacer todo lo queAlexander le pida
si hay que encontrar a un culpable inmediato de la tragediaque es tu vida
es ella Paloma- esto último me lo susurró haciendo que unextraño calor comenzara a nacer entre mi estómago y mi pecho- Lilit asesinó atus padres, ella alejó a Jacob de ti y ha jurado dejarte sin nadie- me mirodirectamente a los ojos y me tomo del rostro, yo ya no lograba entender nada más,respiraba entre cortadamente y tenía los puños cerrados- ¿quieres cumplir contu destino? Bien, primero cumple con tu venganza, toma todo ese dolor y esa iráy conviértelo en poder
mátala, mátala a ella y a Alexander, hazlos sufrir comoellos te hicieron sufrir a ti
una vez que lo logres ya no tendrás nada humanoque te ate a este mundo y podré darte tu última lección- me soltó el rostro yyo estaba roja de irá, a medida que hablaba me mostro las imágenes de como Alexy Lilit me arrebataron todo lo que quería haciendo que mi enojo creciera aún más.

 

- ¿Dónde la encuentro?- la voz que salía de mi bocano era nada parecida a la que tenía antes sonaba dura y áspera.

- en la ciudad de México, encontrarás muchosburdeles- comentó él mirándome a los ojos- pero solo uno es el punto de reuniónde demonios, el bar de madame moon esta justo debajo de la ciudad, pocos sonlos ingenuos mortales que logran entrar, para nunca más regresar como losmismos, encuéntralo y encontraras a Lilit, por lo tanto a Alexander- me tomó delos hombros- si logras utilizar tus fuerzas para acabar con ellos- me desvanecíen el aire.

Me movía de un lado a otro, no lograba estar en unasola posición y se me hacía muy difícil mantenerme quieta. Miraba al chico que teníaal lado y al hombre que trataba torpemente de usar un péndulo de cristal paraencontrar a mi amiga.

-Arturo, debes explicarme todo de nuevo
- comentémirando al hombre que movía el péndulo de un lado a otro de un mapa de laciudad.

- Paloma está en peligro y eso es lo únicoimportante
- contestó el arrojando el péndulo hacia la mesita de centro-¡debemos encontrarla!

- ¿de qué peligro se trata?- apenas unas horas atráshabían aparecido en mi puerta el dueño de la miseria junto con su hijo.

Arturo me dirigió unas palabras rápidas sobre quePaloma estaba en peligro de muerte y que necesitaba toda la ayuda posible,luego mencionó algo sobre "la mano izquierda de Dios" y sobre un traidor y luegopaso a mi casa sin invitación y tomo un mapa y un cristal.

-Mapy, debes de saber que Paloma no es un ser mágiconormal, ella es
la conocida como la mano izquierda de Dios
- esperó a ver mireacción- su destino es proteger a la humanidad de los males que puedanasecharla; ha estado sometida en los últimos días a un rudo y cruelentrenamiento, pero nos han encontrado y...

- por un momento pensé que era algo serio- miré conrecelo a las dos personas que tenia de frente- largo de mi casa- dijetajantemente mirando a Matías con desprecio ¿Cómo se atrevía?- no estoy parabromas, mi mejor amiga está enferma yo la he visto
-

-lo que has visto es solo una ilusión creada por mí-contesto en el mismo tono Arturo- la verdad a todos les mostré lo que yo queríaque vieran- Arturo me miro a los ojos y me di cuenta de que no estaba jugando.

- ¿y Jacob?- pregunté con hilo de voz- ¿Dónde está?-ambos se miraron con decepción y Arturo me tomo de los hombros, como temiendoque fuera a desfallecer en ese mismo momento.

 

- el ya no está con nosotros
- sentía como sitomaran parte de mi alma y la jalaran hacia mi estómago donde había un inmensoagujero negro.

- no, no, no
- me repetía una y otra vez como si consolo ese hecho hiciera la diferencia- Jacob no
él no puede estar muerto
no-sentía como mi mirada se nublaba con mis lágrimas.

- Mapy- la voz de mi madre me saco del shock en elque había entrado- tranquila Jacob murió cumpliendo con su deber, es hora deque nosotras ayudemos también- me tomo de la mano y me llevo hacia el mapa- tueres su mejor amiga ¿Dónde está?- me limpie las lágrimas y por alguna razónapunte hacia un punto en el mapa- ¿segura?- yo asentí con la cabeza algo en miinterior sabía que se encontraba en ese punto de la ciudad.

Me aparecí en un callejón olvidado, me mire en elreflejo de un charco y observe que una chica golpeada de esa manera no iba a pasar desapercibida, tenía las ropas suciasy el rostro remarcado por los golpes. Recordó el día en que había hecho que las cosas pasaran, pensó en un nuevoatuendo y en su cabello limpio y acomodado.

Cuando Paloma salió de aquel callejón tenia puesta una chamarra concapucha lo suficiente para cubrirle el rostro, una minifalda con mallonesnegros con botas del mismo color.

Camino rumbo a una parte sola de la gran avenidasobre la que había aparecido, eracalzada Ermita Iztapalapa, sabía que eselugar era muy peligroso, por lo tanto donde había maleantes había demonios,eran como sus ángeles negros para esas personas.

Se paró en un esquina y le compro un cigarro a un comercianteque les vendía a los automovilistas que volvían de sus trabajo a sus casas, lo encendióy siguió caminando hacia un puente peatonal donde la lámpara de alumbrado públicoestaba descompuesta, parpadeando de manera irregular.

Paloma dio la última calada a ese cigarro y sintióuna punzada en su espalda, una gruesa mano le rodeo la cintura y un putrefactoaliento le rozo el cuello.

-es muy tarde para que una hermosa como tu este solapor la calle
- a medida que ese aliento le llegaba a su nariz con cada palabrala mano que le rodeaba iba bajando por sus piernas- ¿no quieres que te acompañe?-con esas palabras la punzada se hacía más fuerte en su espalda.

Paloma no dijo nada, ni se movió, estaba calculandola mejor manera para deshacerse de aquel tipo, lo analizaba, tendría por muchoveintinueve, por su aliento y sus toscos movimientos estaba bajo la influenciade alguna droga y del alcohol. Con lo que la estaba amenazando era con unainsignificante pica hielo, por lo que hubiese sido muy sencillo desarmarlo ymatarlo con Fonteius.

Pero lo que Paloma realmente estaba buscando era asu demonio, a ese ser repulsivo que le susurraba cosas horribles. El tipocomenzaba a pasarse de la mano, sus asquerosas manos subían por sus piernasbuscando la calidez, Paloma con un movimiento rápido se soltó del tipo.

-Parece que la muñeca quiere jugar
- el hombre se relamíalos labios y miraba lascivamente a Paloma.

Él iba a atacarla con el pica hielo, pero Paloma ledetuvo el brazo con otro rápido movimiento lo doblo de forma que no podíamoverse y aplico fuerza, un chasquido resonó seguido de un alarido de dolor.Paloma no conforme con eso invoco a Fonteius y la tomo con ambas manos, le enterróla punta sobre su costado. El hombre cayo inerte al suelo.

 

Era momento de la segunda fase de su plan, lo mirócon ojos de desprecio y se aridillo junto a él. El hombre parecía asustado ytrato de huir levantándose, Paloma fue más rápida y le disloco la rótuladejándolo inmóvil en el suelo, justo en su abdomen le enterró parte de Fonteiusque relucía hambrienta de más sangre. Lo miro y haciendo la señal de la cruzante el comenzó.

-Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por la muertey la resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión delos pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz. Yyo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del
- unallamarada invisible para el resto de las personas se materializo dejando ver aun hombre de traje y ojos profundamente negros delante de Paloma.

- no puede ser
- el demonio dio dos pasos atrás por la presencia de Paloma,quien lo miraba con odio- se supone que tú deberías de estar
-

-¿muerta?- le interrumpió- pues eso se supone, pero ya sabes lo que dicende los gatos y los enviados de Dios- Paloma tomo a Fonteius del pecho delhombre que la había atacado- pero si me disculpas estoy a punto de salvar unalma
- Paloma volvió a arrodillarse, pero el filo de una oz le amenazo elrostro- Disculpa ¿es tuyo?- pregunto Paloma mirando sin miedo a aquel demonio yapretando la empuñadura de su espada- podemos a hacer un trato sencillo
-Palomabajo la guardia y miro a los ojos de aquel demonio- su alma a cambio de que melleves al burdel de Madame Moon- el demonio no bajo la guardia y permaneció ensu misma posición- bueno te lo dejo así,si aceptas te llevas su alma al infierno para alimentarse y te dejo ir, pero sino, terminare con la absolución y te mato, para buscar a otro demonio
encualquiera de los dos escenarios tu pierdes-

El demonio pareció recapacitar y bajo la oz, miro incrédulo a Paloma ¿enverdad esa era la mano izquierda de Dios? Parecía no tener miedo a morir,parecía no tener otro sentimiento que la sed de venganza, le parecióinteresante esa actitud, sabía que la afamada mano izquierda de Dios estabasiendo tentada por el mal, si lograba pasarla completamente al lado oscuro, suspoderes estarían a su disposición para liberar a su señor.

-está bien- me tendió una mano y la tome sentí un ligero vértigo y despuésaparecimos frente a un paso a desnivel sobre calzada de Tlalpan, ahí abajo soloservía una lámpara, el resto estaba completamente oscuro, olía entre orina y unfuerte olor a cigarro y marihuana, frente a nosotros estaba una pequeña tablasuelta donde se veían diferentes grafitis con motivos satánicos.

- es aquí, pero he de advertirte- el demonio me tomo del brazo y bajo micapucha- que el jefe estará molesto por tu presencia
-

Paloma de nuevo con un movimiento rápido se separó del demonio y lo atravesócon su espada, llamaradas rodearon su cuerpo y Paloma se quedó sola en esepasillo. Volvió a pensar en otro cambio de vestuario. Toco en la tabla suelta yun hombre de aproximadamente 1.90 ojos igual de oscuros y una pronunciada musculaturala miro con ojos de aprobación, se hizo a un lado y le dejo pasar.

El cambio de vestuario funciono, ahora llevaba puesto un diminuto vestidonegro de encaje con fondo rojo, unas botas militares y su cabello suelto.Dentro de aquel lugar se concentraban los más terribles pecados en forma defiesta, pero notaba porque era el burdel de Lilit, lo que más prevalecía en esesitio era la lujuria, no solo había parejas, todo el bar estaba sumergido enuna orgia.

 

Se acercó a la barra y pidió un trago, miro sin ninguna expresión a losseres que sin ningún pudor se tocaban y besaban a su alrededor, bajo las lucesde neón color rojo; alguien se le acerco por la espalda, por primera vez entoda la noche Paloma sentido miedo, tembló al sentir ese frio aliento por sucuello, pero cuando volteo a ver de quien se trataba no era nadie.

Eso la dejo con la piel erizada y respirando entre cortadamente, pero depronto un fuerte ruido le recordó que estaba haciendo en ese lugar, fue ungolpe seco que hizo que la chica mirara hacia abajo, ahí estaba otra mujer, tendríaentre veintiséis y treinta años, de cabello rubio y muy hermosa, estaba tendidaen suelo mientras era besada por un hombre y otra chica de la misma edad quePaloma.

Ella paso de largo ante la escena y deicidio buscar entre los pensamientosde ese lugar a Lilit y Alexander. Caminó sin dificultad hacia un privado dondese separaba del resto con una cadena dorada, estaba vigilada por un hombre muyparecido que al de la puerta.

Paloma no lo pensó más, tomo a Fonteius entre sus manos y enterró la hojaen el cuerpo de aquel personaje, todos en el bar estaban demasiado ocupadospara darse cuenta de lo que estaba pasando, por lo que Paloma tuvo tiempo yespacio suficiente para entrar en el privado, matando demonios que querían interrumpirsu paso.

Al final los encontró, estaban en una pequeña salita de sillones en pielcolor negro, la pequeña lámpara apenas iluminaba la estancia ahí estaban esosdos, besándose apasionadamente; Paloma empuñó su espada y se abalanzo contraAlex; este en un rápido movimiento le arrojo una bola de energía, que Palomalibro apenas por un pelo.

-valla, valla
miren pero si es la bella Paloma- Alex le miro de formainsinuante de arriba abajo- creo que eres más poderosa que la última vez que tevi-

- eso ni que lo dudes Alex- Paloma arrojo fácilmente a los guardias que teníaa su espalda dejándolos pegados a la pared.

- fantástico- la mujer pelirroja que Alex tenia a un lado sonreía complacida-cuando acabe contigo seré más poderosa que cualquiera y liberaremos a nuestroseñor- Lilit se paró del sofá y miró a Paloma con un gesto casi felino.

La pequeña muchacha no se inmuto ante esa mirada solo retrocedió un par depasos para dar espacio al ataque de su espada.

-será un placer matarte y quitarte tus poderes, así podrás reunirte con laasquerosa de tu madre
- Lilit sonrió al ver como a Paloma le brillaron los ojoscon tristeza- ¿extrañas a tu mamá? Pronto estarás con ella pudriéndote en elinfierno
-

Lilit comenzó con sus ataques, eran como gigantescos listones de seda encolores rojizos que si llegaban a rozar cualquier cosa, no solo cortaban,quemaban, dejando un corte fino y chamuscado; a excepción de la hoja de Fonteiusera calcinado por esos listones.

Paloma solo los esquivaba, mientras Lilit reía y hacia comentarios sobre lomaravilloso que sería matarla para liberar a su señor. Al final una fuerzainvisible repelo todos los listones hacia la pared; Paloma estaba recargadasobre su rodilla sujetándose fuerte de la empuñadura de su espada, tenía elbrazo lastimado y la mirada cansada.

 

Lilit miro aterrada la facilidad con la que aquella chiquilla había repelidosu ataque, se había enfurecido y corrió para atacarla ella misma. Paloma sololevanto su espada y esquivo su ataque, en un momento de descuido atravesó elesbelto cuerpo de Llilit con ella.

-cuando vayas a matar a alguien querida
- Paloma tomo los cabellos rojos deLilit y la miro directamente a los ojos- no lo platiques, solo hazlo- Palomasaco a Fonteius del cuerpo de aquella demonio y miro a Alex- ahora solo somostu y yo
-

- vamos Paloma ¿Qué es lo que pides?- Alex sonrió como solía hacerlo cuandose hacía pasar por estudiante para conquistarla.

- venganza
- Paloma lo ataco una vez más pero un escudo en forma de esferaformado por rayos purpura se lo impidió- disfruta de los pocos momentos quetienes Alexander, que serán los últimos
- Paloma miro a Alexander desaparecer, sabíaque esa no era la noche para asesinarlo, después de todo la venganza es unplato que se come frio.

Salió del privado con paso veloz, pero cuando quería ir hacia la salida,vio a un bar lleno de demonios furiosos con ella por haber matado a su reina.Paloma sabía que no podría con todos, pero aun así decidió acabar con la mayoría.

Uno a uno los demonios iban desapareciendo al blandir de la espada dePaloma, pero estaba cansada y herida, de pronto esa sensación de vértigo, de vacío,de miedo la invadió, una sombra negra absorbió a algunos demonios, mientras elresto eran atacados por tres personas más.

Cuando pudo reconocer a esas personas, la sombra junto con el resto de los demonioshabía desaparecido.

-Paloma ¿te encuentras bien?- Arturo abrazo a la chica sin recibirrespuesta alguna.

- si
- Paloma tenía la boca seca y los miraba desconcertada- ¿Qué hacen aquí?-en su voz no había ni rencor, ni preocupación, ni nada.

- venimos a salvarte
- Matt miraba a Paloma con recelo, el sabía que algono estaba bien con ella.

- no era necesario- contesto ella sin mirarlos y se dio la media vuelta- nide que trajeran a Mapy, solo estorban
- Paloma desapareció, ante la vistavigilante de Arturo, ella había olvidado la lección más importante: el amor es máspoderoso que todo
si tan solo Jacob estuviera ahí

HOOOOOLAAAA PERSONAS DE TODO EL MUNDO DE HABLA HISPANA!!!!!!!
bueno olvidados los tenia a ustedes, pero por fin estoy de vacaciones de verano y podre darles esta terrible noticia: SON LOS ULTIMOS CAPITULOS !!!!! T_T, pues si... como todo principio tiene un final y nosotros estamos llegando a este... uggg... me voy a deprimir, pero no se angustien, esto no se acaba en el siguiente capitulo!!, a un asi ES LA ULTIMA OPORTUNIDAD DE QUE DEJEN COMENTARIOS... a ver osea debajo de cada capitulo dice: comenta este capitulo, bueno por cualquier cosa, duda, sugerencia, comentario, palabra de aliento!!!! comenten!!! los dejo hasta la proxima, adiosin!!!


"Siempre he tenidoel ligero presentimiento de que cada momento de mi vida mi ha llevadoirremediablemente a este instante, al instante donde debo decidir entre la viday la muerte, pero ahora
donde mi destino esta de cara frente a mí
creo quetengo miedo
"

Miraba al cielonocturno sin ningún interés en particular, solo aquellas estrellas claras queahora se veían brindando ante mis ojos un espectáculo inmaculado de luz quecontrastaba irremediablemente ante la oscuridad de aquel lugar; nunca, desdeque había llegado a la Ciudad de México me había detenido a ver aquellasestrellas.

 

Sentía un nudo enla garganta al tratar de recordar los momentos buenos de verdad, los que paseen ese ultimo año al lado de mis amigos, pero nada, solo imágenes sinsignificado rodeada de personas sin rostro ¿de verdad se había terminado todosentimiento bondadoso en mí? Me sentía extraña a aquellas personas que vi haceunas horas, no significaban nada en mi vida, solo eran estorbos que, en caso deinterponerse de nueva cuenta, los mataría; pero había algo dentro de mí algoque me detenía, algo que me decía que eran importantes, a pesar de desconocerel motivo.

-estas pensativa
-Alexis se sentó al lado mío contemplando aquel hermoso paisaje.

- pensaba sirealmente me convertí en un ser oscuro- Alexis rio sonora y burlonamente de micomentario.

- tú no eres un seroscuro
si solo hubiera oscuridad en ti te convertirías en alguien máspeligroso que Mannon- Alexis miro sus manos y suspiró, era la primera vez quelo notaba humano- si fueras un ser oscuro no tratarías a toda costa de salvaral mundo
no hubieses ido a buscar a Lilit
y hubieses perdido el camino cuando`perdiste a Jacob

-dime algo
Alexis-Paloma no sabía si cuestionarlo o no pero ahora ¿eso realmente importaba?-¿Cómo fue que el hermano de un Levita se convirtió en un Demonio?- Alexis solo sonriólevemente y cerró los ojos una luz blanca emano de su cuerpo, cuando elresplandor se desvaneció un hombre idéntico a Arturo aprecio ante ella.

- Artorius y yosomos hermanos, gemelos
la misma alma repartida en dos
y por lo tanto no erael único que estaba predestinado en la profecía
por desgracia mi historia noresulto como la de mi hermano
ella me olvido y yo decidí permanecer en lamisma forma- el Alexis joven reapareció al lado de ella- para que me recordaracuando la vuelva a ver
pero entendí que la luz no me brindaría el poder debuscarla, por eso escogí mi lado, y mi hermano el suyo
-

- ¿el Levitatraidor tiene sentimientos?- se burló Paloma mirándolo de reojo.

- no olvides que elLevita traidor es Alexander
yo solo quiero recuperar a mi amor
- Alexis selevantó y camino hacia el lado contrario de donde estaba Paloma, ella se dejócaer sobre el duro suelo- ¿estas lista?- pregunto el demonio dándole la espaldaaun.

-
recuperar el amor
- Paloma quiso recordar cuandoella sentía amor, amor por la vida, por sus padres, por su hermano, por su tíaAmelia, por Isa, por Mapy, por Jacob
Jacob
su gran amor, pero no encontrónada, ni recuerdo alguno que le reavivara esa fina flama de aquel cálidosentimiento; solo ese vacío, ese escalofrió, ese miedo, que había sentidoantes.

Paloma se levantó de golpe, de nuevo esa ansiedad,de nuevo ese terror a la soledad, esa fría opresión en el pecho, y esapresencia que le hacía estremecer, sintió una mano fría posarse en sobre suhombro, pero no quiso voltear, le temblaban las piernas y sentía los ojosaguados.

-¿Paloma?- la voz de Alexis ahuyentó a la presenciay sentía aun un nudo en la garganta, ungrito contenido tratando de escapar y mi respiración era acelerada- ¿vas avenir o no? Mañana será el gran día- de nuevo mi seguridad regreso y traslimpiarme las lágrimas que caían irreverentes en mi rostro de di la mediavuelta y lo alcance.

 

El interior de la cueva estaba ya iluminado por unafogata, y estaba a un lado descansando Fonteius, Alexis la tomo y me la lanzó.

-una espada mística como lo es Fonteius, nuncaatacaría a su dueño
- no entendía a que quería llegar Alexis pero lo escuchecon atención- salvo que su dueño sea capaz de dominarla para hacerse daño conella
-

-¿Cómo suicido?- pregunte con voz seca.

- no necesariamente
Paloma te cuento esto porqueesa es la parte que sigue de tu entrenamiento
deberás suicidarte, paraconseguir ir al infierno y volver, para dominar la ira de Dios y canalizarlahacia Mannon y destruirlo
-

-¿Qué es la ira de dios?- pregunte y por primera vezen mucho tiempo sentía miedo.

-La ira de Dios en un conjuro tan peligroso que solose ha usado dos veces, dado que la única persona que puede hacerlo es la manoizquierda de Dios, su poder es igual al poder que Dios utilizo para castigar alos hombre a lo largo del tiempo, en el Diluvio universal, Noé, que adiferencia de lo que dice en la biblia, la utilizó para hacer su deber, Moisésdesato hacia Egipto las siete plagas con ayuda de ese mismo conjuro y después de obtener las tablas de la ley de diosel conjuro desapareció a los ojos mortales
este siempre ha sido mi destino- Desu ropa saco una vieja caja de madera que contenía un pergamino adentro- servira quien de fin a esta cuenta regresiva
- Alexis se arrodilló ante ella y bajola cabeza.

Paloma se quedó estática sin saber que decir, el pergaminoestaba borroso, pero aun así se podía percibir algo de lo que tenía escrito,era un esquema del cuerpo humano, donde señalaban diversos signos en lasmuñecas, en el pecho, en el estómago y en la frente, parecían letras hebreas.

-Los signos deberán de hacerse con la propia espada
muchos lo han intentado y todos han muerto en el intento
- Alexis miro condesasosiego a la pequeña Paloma, ese era su destino, morir por el resto de lahumanidad.

A diferencia de lo que pensaban todos, Paloma nosentía miedo, no sentía desesperación, ni odio hacia aquellos que la impulsarona hacer estos actos. Ella sabía lo que tenía que hacer, no tenía más opciones.Pensó en su familia y en lo horrible que sería para su hermano tener que vivircompletamente solo a partir de ese día.

-será bueno comenzar ahora
- Alexis miraba fijamentea las llamasmañana cuando los planetas estén alineados, será el instante paraliberar a Mannon
-

Estaba en lahabitación que algún día fue suya, la que con mucho esmero y dedicación habíaredecorado para que ella regresara.

Obviamente sesentía culpable, de todas sus acciones, de quererla tanto y de obligarla aenfrentarse a ese oscuro y cruel destino que la marcaba para toda su eternidad.Varias lágrimas surcaron su rostro, ya marcado por las arrugas típicas de suedad.

-¿lloras?- una vozmasculina la saco de sus cavilaciones- ¿lloras por ella?- cada palabra estabamarcada por odio y reproche- ¿Por qué?... ¿Por qué lo haces cuando tú sabias loque iba a pasar?- ella temblaba y su mirada se nublo en la presencia de nuevaslagrimas- ¡confiamos en ti tía! ¡Ella confiaba en ti! Y tú
la traicionaste, laengañastesu joven sobrino no entendía las verdaderas razones, ella no queríaque esto pasara, pero ¿tendría algún sentido esconderla y morir todos por ella?

 

--Raúl
esto tieneque pasarlo dijo lentamente, como si cada palabra de esa oración lalastimaraella siempre ha tenido un destino
--

-- ¡no tía! Ellapuede elegir
ustedes la han orillado a estoRaúl la miraba con todo el odioque pudiese sentirno es justono lo soportó más, y las lágrimas que habíaguardado en el funeral de sus padres, en el día en que se fue su Palomita, eldía que se accidento y quedó en coma, el día que desapareció
salieron por fin,se quedó tendido en el suelo llorando y lamentándose por su desgracia, suhermana de dieseis años iba a morir, irremediablemente.

-Cariñito
nolloresla voz de la tía Amelia sonaba áspera, llena de dolor y de impotencianopodemos hacer nada
es algo que ella sola deberáper en ese momento entroArtorius.

-No Amelia te equivocas, podemos y debemos haceralgo
- Artorius se miraba cansado, desgastado, sin más brillo en su rostro quela esperanza de encontrar a Paloma, a su hija, al único recuerdo vivo del amorde su eternidadvamos a luchar
mañana será el único momento en que se podráliberar a Mannon, si logramos detener a Alexander, Paloma no deberá morir
-

Si ellos tan solo pudieran entender lo difícil queera controlar y vencer a la Mano izquierda de Dios, no se pondrían a reclamar
la ira contenida en ese solo cuerpo lo hacía sentirse sofocado, y sino lasacaba pronto, le ahorraría el trabajo a Paloma de eliminarlo. En un movimientorápido arrojo una bola de energía a una de las figuras encapuchadas que seencontraban frente a él.

Estaban en una estancia circular, hecha de piedra,iluminada a penas por los escasos rayos de luz que se colaban por los suciosventanales; lo que en su tiempo fue una de las más impresionantes iglesias delvirreinato ahora era un refugio de híbridos demonios atrapados en este plano.Él les tenía la solución, traer el infierno a la tierra, para que tuvieran supropio paraíso personal.

-Si alguien más quiere cuestionarme sobre la muertede Lilit
será mejor que me lo diga de una buena vez
- todas las figuras semiraron unas a otras, pero de ellas no salió respuesta- tal vez ustedes, losdemonios más poderosos- hizo una reverencia para burlarse de ellos- piensen quehe perdido el control de la situación
-

-¡Nos dijiste que la chica estaba muerta!- reclamouno de los demonios a quien Alexander mató sin decir una sola palabra.

-pensé que ella había muerto
- Alexander suspiró ytrato de tranquilizarse- pero ahora sus guardianes no están
al menos el másimportante
Jacob- sentía con rencor cada letra de ese nombre- el guardián desu corazón
- se volteó para mirarlos de nuevo.

- ¿eso en que nos beneficia?- cuestionó con ciertotemor uno de los demonios.

- Paloma era el ser más fuerte al lado del guardiánde su corazón, ahora que la ha traicionado
solo es un cascarón vacío- una media sonrisa cruzó su rostro.

-sigue siendo el ser más fuerte Alexander
-- una vozgrave resonó en toda la instancia, Alexander volteo en todas las direccionespara saber la procedencia de dicha voz- y esto aún no termina
-

 

-¿Quién eres?- Alexander grito con desesperación,aquella presencia le intrigaba, se sentía desesperado, casi como tener miedo- ¿Quéquieres?

-tu sabes que es lo que quiero Alexander
tu temor
tu desesperación
tu perdición- aquella voz se burlaba de él, Alexander comenzóa lanzar bolas de energía hacia todas partes, rompiendo los ventanales- eres tan patético
crees quetienes todo bajo control, crees que puedes hacer lo que quieras- Alexander emitióun grito desgarrador y termino por arrojar una última bola de energía hacia elfrente, la bola se detuvo en seco, pero no desapareció- será mejor que te prepares- la bola de energíase impactó sobre una de las figuras encapuchadas- tu fin está muy cerca
-

Alexander se sintió por primera vez asustado, sequedó en el suelo con los ojos desorbitados esperando a que esa extraña vozvolviera a sonar en sus oídos. ¿Qué significaba aquello? No era ni luz nioscuridad, ni nada parecido a lo que antes hubiese enfrentado.

********************************************************************************

Era simplemente imposible dejar de llorar, claro quequería dejar de hacerlo, quería dejar de sentir esa angustia que aprisionaba supecho, era imposible dejar de lado esa ansiedad de no poder ayudar a su mejoramiga, Paloma iba a morir por todos ellos y ella no podía ni despedirse deella.

Estaban todos en casa de tía Amelia tratando deencontrarla, ella ahora se encontraba en el jardín, quería despejar sus ideas, queríaolvidar por un instante el vacío que había dejado su mejor amiga el día en quela miro con esos ojos fríos y le llamó estorbo. Pero el vacío no se iba, alcontrario se hacía más y más grande como un cáncer que se extendía desde lo másprofundo de su corazón, carcomiéndose su alma.

-¿ocurre algo Mapy?- una voz conocida hizo quesaltara dando un respingo, se limpió las lágrimas y trato de fingir una sonrisa,estaba sentada en una sillita confidente donde ella y Paloma solían estudiar.

-este suéter me lo hizo ella, en navidad
- su vozcomenzó a quebrarseese día recuerdo que nunca me había sentido tan feliz
¿Porqué tienen que ser así las cosas?- esta vez dejo escapar varias lágrimas.

-es parte del destino
pero ella no está sola, tetiene a ti
- Matt la reconforto dándole un ligero abrazoella te necesitará másque nunca ahora que debe confrontar este gran reto
- Mapy se abrazó más fuertea él dejando escapar un sollozo.

- ¿de verdad tienen que ser tan pronto?Mapy noalcanzaba a comprender como una chica de su edad podía cargar con el peso detodas las almas del mundo sin tener una pizca de miedo, ¿Cómo su amiga no podíatener miedo ante algo tan grande?

-quizá es porque ya no tiene nada que perder
-- Matthabía entrado en su mente y dando respuesta a esa pregunta se levantó de suasiento se le ha quitado el miedo, porque ya no tiene a nadie más que perder-

--¿Por qué mañana? ¿Por qué no mejor dentro de unaño, un mes o un siglo más?- Mapy estaba tan desesperada, todo estaba pasandomuy rápido- ¿Qué tiene este miércoles que lo haga diferente de otros días?-

-no es que tenga algo especial, es que ese es el díade probar si a la Mano Izquierda de Dios le queda algo por que luchar- Mattsonaba ajeno a todo, con una tranquilidad que no parecía humana- y quiero tenerfe en que así sea-

 

-así va a ser, Paloma es valiente y no se dejarávencer, no dejará en sacrificio de Jacob en vano- no quería ver a su amigadesde ese punto de vista tan débil, quería recordarla fuerte, quería pensar quelo que estaba haciendo su amiga no era suicidio, sino sacrificio.

-mañana será el día- Matt caminó un par de pasosmirando al cielo con una sonrisa irónica- ojala Jacob estuviera aquí

Dentro de la casa estaba tía Amelia mirando unportarretratos con la foto de su sobrina, mientras que Isa tocaba el piano,tratando de aligerar el ambiente, Raúl trataba por todos los medios delocalizar a Paloma con un cristal y un mapa, mientras que Arturo miraba unviejo libro en busca de algún hechizo que le sirviera, no para detener a Manno,sino para regalarle tiempo a Paloma.

Arturo conocía a su hermano, sabía perfectamente quetenía un haz bajo la manga, un truco o un plan que nadie más conocía; era poreso que no quería ni esperaba participar en dicho plan, pero si ayudaría aPaloma a ganar tiempo, un tiempo valioso para hacer lo que tuviera que hacer.

Comenzó a sentir un peso exagerado sobre su cuello,como si algo le molestara; metió su mano entre su camisa y extrajo un hermosorelicario de plata que tenía grabado "Ahí donde está tu tesoro, está tucorazón", dentro de él había una foto de su Camila.

-te falle mi amor
no pude cuidar de nuestra hija- sentía que el nudo en su garganta iba aestrangularlo y la mirada apacible de Camila lo penetraba como una espada alrojo vivo.

-no es momento de lamentarse Artorius
- la voz de Raúlsonaba más madura a la que él recordaba- es momento de decidir cómo vamos asalvar a mi hermana
- aquel muchacho se sentó frente a él mirándolo a los ojos- es momento de que nos expliques a todos por qué mañana será la única ocasiónde liberar a Mannon
- su mirada era como la de Camila y por un momento aquellaforma de hablar le pareció que era Camila quien le hablaba.

-mañana los planetas se alinean con la estrella Algol esta estrellafunge como portal para ambos lados, como una especie de elevador, tanto traecosas de arriba como de abajo, Mannon se encuentra en el último círculo delinfierno y requerirá de toda la ayuda posible para subir, no todos los demoniosquieren que Mannon sea liberado así que ellos entran dentro de la tregua-Arturo notó que todos los presentes habían dejado de hacer lo que estabanhaciendo y lo miraban fijamente- ¿han escuchado alguna vez el termino elombligo del mundo?...-

-así es como se le conocía a la antiguaTenochtitlan
- dijo Mapy mirando a Arturo con ojos desconfiados- se decía queno solo era de este mundo material sino también del espiritual-

- como si el Mictlan y la ciudad estuviesenconectados de alguna forma ¿no es así?- completo Arturo mirando satisfecho aMapy por su respuesta.

-¿quieres decir que el lugar donde Alexander planealiberar a Mannon es el centro histórico de la ciudad de México?- ella tenía miedo de la respuesta, su ciudad,lo que conocía como hogar, el lugar donde había crecido podría desaparecer;Mapy se dejó caer sobre el sofá, ante la respuesta afirmativa a su pregunta.

-¿Cómo vamos a ayudar a Paloma?Raúl tenía la vozronca, no iba a permitir que su hermana muriera, no mientras él estuviera convida.

 

-existe una manera
-- Arturo les mostró el libro quehabía estado viendo.

-el conjuro candado
- Raúl lo dijo casi en un suspiro- ese fue elconjuro que uso mamá para
- Arturo asistió con la cabeza.

-¿Qué es el conjuro candado?- preguntó Mapyrecuperando el habla.

- es una especie de cadena entre poderes de brujos,crea una especie de contenedor- explicoArturo- pero debo advertirles a todos que es muy peligroso y podrían morir-

"¿Cómo algo que parece tan sencillo puede ser tandifícil? La vida está llena de decisiones, sí o no, arriba o abajo, izquierda oderecha, blanco o negro
pero las decisiones más difíciles, las másimportantes, son generalmente las que parecen más sencillas
dentro de ellasesta vivir o morir, y solo esperas a ver como todo tu mundo se transforma conesa simple decisión
"

HOLAA!!! Haa
estoy un poco compungida!!!! Estamos a un capitulo del final!!!!

Espero que esto les esté agradando
y dejar uncomentario
. Y a todos mis lectores silenciosos espero superar las 7000 lecturas!!! Y no olvidenseguirme en twitter como @erha_athena o búscame en Facebook como Erha_athena,es una pagina!!! Bueno nos vemos en el próximo capitulo, un beso y adiós!!!!


Al final de lavida, puedes elegir simplemente morir
pero si eliges vivir, entonces deberásde afrontar todo lo que conlleva esa decisión

Paloma respirabaentrecortadamente, cada minuto que pasaba era como una tortura, sentía que acada latido se le iba un pedazo de vida, trataba de respirar más aire, como sino le alcanzara el que estaba a su alrededor. La escaza vida que le quedaba le ardíaen el fondo de su pecho, todo lo que habían dicho de la muerte, era unamentira, no había una luz al final del túnel, no pasaba toda tu vida frente atus ojos, solo había dolor, ese dolor que sentía por la vida que se le escapabaentre las cortadas de su cuerpo.

La sangre fluíahacia su mortal libertad y ella no podía hacer nada por retenerla, observo lamirada inexpresiva de Alexis, no podía descifrar si lo que sentía aquel ser eramiedo o esperanza, de pronto toda imagen careció de sentido, el mundo comenzó adar vueltas cada vez más rápido, sus ojos se inundaron de lágrimas y despuéssolo cuando el dolor de sus latidos era insoportable, todo fue negro.

Era como quedarsedormida después de un agotador día sentía la pesadez de sus brazos y suspiernas
pero después nada, no sentía nada, ni dolor, ni angustia, ni amor oesperanza; solo un tremendo vacío como si la hubiesen estirado demasiado yahora todo tuviera mucho espacio dentro de ella.

Abrió los ojos,sentía el mismo dolor que al morir pero amplificado cien veces más, se doblósobre sus rodillas, la imagen que observo fue la de la misma caverna, oscura yfría. Salió huyendo de ahí, solo quería dejar de sentir dolor. Pero cuando salióa la superficie, todo era destrucción y soledad.

Unas gruesaslagrimas se acumularon en su rostro, pero no salían, sentía ese nudo en lagarganta estrangularla, pero no había señales de poder liberar el llanto. Sedejó caer sobre las rodillas, abrazando su pecho, se sentía como un animalherido, peor que un animal, como un insecto pisoteado, pero al que no ternaronde asesinar. Todo lo que había aparentado ser, lo de la chica fuerte, lo depoder vencer a Mannon, lo de lograr eliminar ese horrible destino, había sidouna mentira.

 

Escucho ruidos a sualrededor, quizá pinzas golpeando metal, o gruñidos de animales feroces, talvez el rechinar de algunos dientes, pero a ella no le importaba nada a sualrededor, sentía como le jalaban de los brazos, de las piernas, como learrancaban la piel, pero nada, ella no reaccionaba.

No quería moversede ese lugar, no quería saber nada del mundo, al final no tenía más sangre quedejar en aquel infierno, todo carecía de significado. Solo el miedo invadiendosu alma, solo la desolación de saber que no podía hacer nada, solo eso existía.

Claro que sentíadolor ¿pero acaso eso importaba? Tenía en sus manos la última esperanza delmundo y había fallado, se sentía desilusionada, quería desaparecer simplemente.Pero de pronto en todo ese escenario de dolor algo había cambiado.

Se miró las manos,tanto pies, piernas, rostro, todo estaba intacto, observaba como las criaturasque ahí habitaban se escondían en su presencia, algo la impulso a levantarse.Noto que estaba descalza, que el suelo estaba caliente, que había vidrios ypiedras ásperas esparcidos por todas partes, pero decidió caminar.

Cada paso que dabasentía como si un pedazo de piel que quedara en el suelo, y en las partes queno quedaban piel, comenzaba a desprenderse su carne, pero ella no podía dejarde caminar. Por primera vez en su vida sentía miedo, pero no se estabaacobardando.

Camino tal vez porhoras o quizá fueron días, pudieron haber sido años y eso no importaría, puesen aquel terrible lugar no existía el tiempo; al final tropezó pues sus pies comenzarona fallarle, pero aun así no se detuvo, no tenía más remedio que arrastrarse.

Sentía que susropas se fundían con su piel, chamuscándose dolorosamente, las palmas de susmanos se podían ver rojas y frescas, llenas de ampollas, o pedazos donde ya no existíaningún tipo de protección.

Pero no podía dejarde avanzar, nada la detendría, no tenía claro cuál era el destino de aquelperegrinar, pero sabía que sería algo bueno, o eso esperaba, tenía fe; porprimera vez en toda su vida tenia fe en que las cosas serían mejores después deese martirio.

Cuando estaba casi inconscientellego a rastras a algo que ella podría llamar claro, en ese bosque dedestrucción y soledad, ahí estaba clavada en el suelo Fonteius, brillando comosi estuviera esperándole desde hace mucho tiempo atrás.

Paloma se levantócon dificultad, era su orgullo el que no la dejaba acercándose arrastrandohacia la espada, pero al llegar a ella cayó, pero aun así se recargo sobre suespada, como si ella fuera una mano amiga. Trago saliva, tenía en los ojossudor y lágrimas entremezclados con polvo y sangre.

Dio un respiro ysaco a Fonteius de aquel refugio, pero no pasó nada; ella pensaba que despuésde hacer ese suplicio y sacar la espada, todo se arreglaría. Callo inerte alsuelo, esperando ver aquellas estrellas hermosas que había visto esa noche,pero el cielo estaba opacado por gruesas nubes, rayos encendían de vez encuando aquel cielo nublado, pero paso el tiempo y no caía ni una gota delluvia.

Paloma se quedó ahírecostada con Fonteius en una mano y esperando a quedar inconsciente, pero nopasaba nada, ni la atacaban, ni desaparecía, ni se quedaba inconsciente
solola nada ¿Qué clase de infierno era ese?... era pues su infierno.

 

********************************************************************************

Arturo se quedóparalizado, esa opresión en el pecho era exactamente igual a la que sintiócuando Camila murió, el día que comenzó a intensificar su búsqueda paralocalizar a la mano izquierda de Dios. Ese dolor en el pecho solo significabaalgo: Paloma estaba muriendo.

No podía dejarpasar más tiempo, apenas salió de la casa de Amelia y se desapareció, sabía queaquel dolor lo llevaría a donde estaba su moribunda hija.

Cuando abrió losojos se encontró frente a un imponente volcán, el Popocatépetl, Arturo dejósalir una risita burlona por el romanticismo estúpido de su hermano gemelo.Entró a la primera abertura que encontró y observó asombrado como Alexisgolpeaba desesperado la pared de la caverna, en el centro yacía Paloma en uncharco de sangre sosteniendo a Fonteius con la mano derecha, tenía los ojoscerrados y los brazos extendidos.

-¿Qué hiciste?-exclamó furioso Arturo- ¿Qué fue lo que le hiciste?- tomo a Alexis de lachaqueta negra que traía y lo azotó contra la pared-¿Cómo pudiste usar la irade Dios en ella?

-yo creí quesoportaría
ella es fuerte, pero
no lo sé
no sé porque no despierta
¡ella esla mano izquierda de Dios!- Alexis estaba desesperado igual que él- no puedemorir
no puede
-

Arturo se acercó aPaloma, estaba helada, moriría en cualquier momento, sino hacían algo en eseinstante, lo primero que se le ocurrió fue ir personalmente al infierno, tomosu propia espada y apunto con ella hacia sus muñecas; su hermano debió adivinarsus pensamientos y lo detuvo.

-¿de qué teserviría?- Arturo se soltó de la mano de su hermano- podría ahora estar desmembradapor los carroñeros
entonces ¿la salvaras?- Alexis hablaba en un tono frio e inexpresivo-¡no seas imbécil!-

-¿y qué se suponeque debo de hacer?- Arturo le grito a su hermano con todas las fuerzas que tenía-¡dejar que se muera! ¡Esperar a ver si tu enfermo experimento funcione?...-Arturo retomo su idea y miró a su hermano- si tu no piensas bajar para salvaral único ser que puede conservar el equilibrio yo lo hare- Alexis lo detuvo denuevo y lo miro en semblante serio.

-hay otra forma
puedes llamarlo
- Alexis soltó su brazo esperando a que su hermano captara laidea y no hiciera cosas estúpidas.

********************************************************************************

Mapy repasaba loque tendría que hacer en el conjuro candado cuando un frio aterrador le recorrióel cuerpo desde su muñeca izquierda hasta su corazón, aquel frio congelante proveníadesde una sencilla pulsera con un dije.

-¿No se supone que tendrías que esperar amañana?

-¡Feliz navidad amiga!-Mapy sonreía comonunca esperando a que Paloma abriera su regalo, dentro de la cajita había unapulsera con una piedra color marfil-Se supone que es para que las dos seamosamigas por siempre, si alguna esta en problemas la otra lo sabrá, lo hechicé yomisma-Mapy la tomó y se la puso en la muñeca de su amiga.

-¡Woo! Yo sólo te tejí un suéter-Palomaalzo ambas cejas y le entregó una caja grande de color negro con un moñodorado-Pero la intención es lo que cuenta ¿no?-Mapy lo saco, era un lindosuéter de color negro, con una capucha.

 

-¡Es genial! ¡Nadie nunca me había hechoalgo a mano!-Mapy estaba muy emocionada con su regalo-¡Cielos!... Tengo queirme ya, es muy tarde-se despidió con un beso en la mejilla.

Ella se puso en piedejando caer el viejo libro de hechizos de tía Amelia, corrió como pudo haciael comedor, donde se encontraba el resto. Pero a quien Mapy buscaba era a Matt.Con ojos aguados se acercó a él y cuando estuvo en sus brazos se derrumbó.

-¡Mapy!- Matt lasostuvo entre sus brazos y la reconforto- ¿Qué ocurre?- estaba preocupado porla chica y la abrazó más fuerte.

- está muriendo
-susurro Mapy entre sollozos, la chica sintió como Matt se tambaleaba, de seguroel también sentía como la vida de su mejor amiga se desvanecía como el humo- estámuriendo y no sabemos en donde esta
- Mapy comenzó a llorar más fuerte.

Al escuchar eso laestancia se volvió silenciosa, Raúl apretó los puños con rencor fulminando a sutía con la mirada; tía Amelia se dejó caer sobre la silla con los ojos aguados;Isa se dejó caer sobre el suelo con las manos en el rostro, gritandodesesperadamente "No, no
"

-Mapy ven
- ordenóMatt jalando a Mapy de los brazos, ella sin muchas fuerzas se dejó conducir porla casa, llegaron a la cocina y Matt la miró fijamente- no es casualidad que túseas amiga de Paloma, no es casualidad que hayas sido la primer novia de Jacob,tú debes salvar a Paloma
-

-pero yo no sé
no sécómo- Mapy comenzó a llorar más fuerte.

-¡debes hacerloMapy! - Matt le sacudió por los hombros- ¡debes hacerlo porque tú conoces elcorazón de Jacob y el corazón de Paloma! Solo a ti te escucharían
¡así que hazalgo por tus amigos y sálvales la vida si realmente los quieres como dices!-Mapy lloro más y con más desesperación.

-no puedo
yo solosoy
solo soy-

-solo eres la mejoramiga de Paloma, no debes de tener un poder especial, solo con la amistadbasta
si ella estaba triste o en un terrible peligro ¿Qué haces?- Mapy dejo dellorar y abrió la boca varias veces pero sin emitir un solo sonido- ¿Qué hacesMapy?- Matt estaba cada vez más desesperado, si Paloma moría, él iba adesaparecer.

- llamo a Jacob
-fue lo primero que se le ocurrió decir, era lo que generalmente hacia- peroahora él está
-

-él puedeescucharte- Mapy se limpió las lágrimas, había entendido lo que le quería decirMatt, pero aun así no sabía cómo- con esto
- Matt le entregó un medallón con elgrabado de una flor de Lis.

-el medallón dealquimista
- Mapy lo tomo entre sus manos y suspiró, seguía sin saber quéhacer, pero en momentos como eso más le valía improvisar.

Mapy cerró losojos, trato de hacer que su mente, su alma y todo su ser se extendiera parabuscar a Jacob, para buscar algún rastro de él.

"Jacob
sé quepuedes escucharme
sé que no la abandonaste, ahora ella te necesita, sé que losabes, sé que lo sientes, sé que a pesar de todo lo que han dicho, tú la amas
por favor Jacob ayúdanos"

********************************************************************************

El tiempo se habíadetenido, y el dolor se amplificaba, cada momento era como si hubiesen calvadomil agujas en su cuerpo. Pero no podía hacer nada, ni dormir, ni llorar, nigritar. Nada que no fuera sentir ese dolor atroz; se preguntó si realmente ellaera la elegida como la mano izquierda de Dios, si realmente tenía ese místico ygrandiosos poder del que todos le habían hablado.

 

Pero ahora, tiradaahí, sintiendo como su piel se quemaba, como su esperanza se esfumaba, nadaimportaba, ahora estaba segura de que estaba muriendo, en cuerpo y alma, estaba desapareciendo poco a poco ytardaría una eternidad en desaparecer por completo. Sintiendo por siempre esedolor.

-por siempre esmucho tiempo
¿no lo crees?- una voz grave la hizo voltear, era una figuramasculina envuelta en una túnica negra, en su cabeza tenía una capucha quetapaba su rostro y en sus manos tenía una espada fuertemente empuñada y estabasentado al lado del cuerpo de Paloma.

-¿Quién eres?-Paloma tenía la garganta ronca y la boca seca, trato de incorporarse sobre susmanos, pero el dolor era tal que cayo nuevamente sobre su espalda.

-¿yo?... soy nada
-dijo el sin revelar su rostro se puso de pie- pero tú
me han dicho que eres lamano izquierda de Dios
¿Qué es lo que haces aquí?- la figura le apunto con laespada.

-yo
no lorecuerdo- Paloma tomó extrañada a Fonteius y la levanto- debía buscar algo
pero no recuerdo que es
- hundió a Fonteius en la tierra y se levantó, su vistaestaba nublada, le ardían los ojos y sus piernas le temblaban.

- ¿de verdad erestú?- la voz de aquella persona sonaba incrédula, bajo la guardia por un momentoy se le acercó un poco.

- ¿Quién?- Palomano entendía nada ¿Qué estaba haciendo ahí? ¿Qué era ese lugar?, no recordabacómo había llegado ahí, que era lo que tenía que hacer.

- ¿eres tú la manoizquierda de Dios?- ella quería huir, ¿Qué significaba eso? ¿Quién era ella?¿Qué estaba pasando?- ya veo
no eres la persona que estaba buscando- aquelhombre sonaba desilusionado y tomo su espada con ambas manos- la elegida nuncaolvidaría quien es- blandió su espada, estaba a punto de impactarla sobre lacabeza de Paloma, pero algo detuvo la trayectoria de la espada.

Había sido Palomaquien con un movimiento rápido detuvo el ataque, ambas espadas se encontraban luchando,al ver que la espada de la chica no cedía, el hombre encapuchado tomo con ambasmanos la empuñadura de la espada, empujaba con todas sus fuerzas, pero laespada de Paloma no se doblegaba ni un milímetro.

-¿Qué eres tú?-incrédulo empujo con todas sus fuerzas pero la muñeca de Paloma fue más rápida,de un momento a otro esta desarmado- ¡no eres ella! ¿Cómo te atreves?-

-es muy probableque no sea la mano izquierda de Dios
- la chica temblaba sobre sus pies, peroaun así no se inmuto ante aquella presencia- pero se quién soy
yo soy PalomaRosas Velázquez
y yo prometí luchar para salvar a las personas que amo
- habíarecordado quien era ella, sintió de pronto como todas sus fuerzas regresaban asu cuerpo, como cada herida era curada, poco a poco volvía a ser ella- no miinteresa saber si soy o no la elegida..- Paloma empuño su espada y se acercó ael hombre de la capucha- me interesa saber cómo salir de este lugar
- apuntocon su espada a aquel hombre, este solo rió y tomo a Fonteius con ambas manos.

 

- ¿estas segura deque te puedes ir con solo amenazarme Paloma?- su voz sonaba extrañamentefamiliar, el hombre se reincorporo de forma espectral, casi como si flotara.

El sentimiento queembriago a Paloma, fue el mismo que hace algunos días, una extraña mezcla desoledad, miedo y desesperación; comenzó a respirar entrecortadamente, dio unpar de pasos hacia atrás, esa presencia era la misma que había sentido desdehace días. Gruesas lágrimas cayeron por su rostro, eso sorprendió a Paloma, entodo el tiempo que había pasado ahí, nunca había llorado ¿Por qué ahora sí?

-tendrás queenfrentarme primero y yo determinare si puedes salir o no de aquí- esa voz hacíatemblar a Paloma, quería huir de ahí, quería escapar, dio media vuelta sobresus tobillos, pero una espacie de animales descarnados con bocas grandes,colmillos ensangrentados y sin ojos le cerraron el paso- no puedes huir Paloma,a menos que quieres enfrentarte a los carroñeros- su voz parecía burlarse deella, tomo su espada y giró sobre sus tobillos, no tenía más opción que pelear.

-está bien
pelearecontigo- Paloma empuño su espada, no sabía por qué de pronto tenía miedo deaquella persona, su presencia antes no le había molestado, pero ahora,mirándolo de frente, sentía temor.

-¿estas lista?-aquella espada era tan poderosa como Fonteius, envestía con ira y deseo dematar, a pesar de eso su dueño era tosco en sus movimientos, los hacia pesadosy cargados de fuerza pero carentes de rapidez.

Para Paloma le fuemuy fácil leer sus movimientos, no implicaba gran esfuerzo determinar elmovimiento siguiente de su enemigo, la pelea era fuerza contra rapidez eintelecto; pero en vez de relajarse más por lo acontecido; algo no le estabacuadrando en esa ecuación ¿Por qué esto era tan fácil?

-en definitiva
-decía su oponente esquivando el ataque de Fonteius- no cabe duda que eres lamano izquierda de Dios
-

-¿Por qué diceseso?- Paloma trataba de desarmarlo a toda costa, solo quería salir de eselugar.

-tus movimientosson calculadores, tu forma de pelear no deja espacio a dudas de que asesinaríasen cualquier descuido
solo alguien destinado a una guerra podría enfrentarseen cuerpo y alma a una batalla
solo alguien destinado a ser la fuerza de Diosen la tierra olvidaría todo, excepto luchar
- Paloma bajo la guardia uninstante y una fuerte envestida emitida por ese oponente encapuchado la sorprendió-tienes razón Paloma, tú no eres la mano izquierda de Dios
- la desarmo de unmomento a otro y le apuntaba hacia su cuello- ya no lo eres, olvidaste todo
menos asesinar- Paloma tomo la muñeca de aquel desconocido y atino una potentepatada en la quijada de aquel sujeto, con su telequinesis recupero a Fonteius ymiro con desprecio al hombre que yacía en el suelo- anda hazlo, eso solocomprobaría que es verdad lo que te estoy diciendo- Paloma tomo la espada de suadversario y se la arrojó.

- te probare quesigo siendo la mano izquierda de Dios
- el duelo comenzó de nuevo, el sonido delas espadas al chocar era estruendoso, pero por alguna razón las criaturas queestaban a su alrededor comenzaron a verse más desesperadas.

- te has olvidadode quien eras Paloma
- el miedo que le tenía a aquella presencia de amplifico,lo que provoco que Paloma hiciera ataques más desesperados, ahora los papelesse estaban invirtiendo, él era el ágil y ella la torpe- olvidaste porqueluchabas
solo te concentraste en tu venganza
¿pero eso de que te sirve ahora?¿Tendría algún sentido asesinar a Alexander? ¿Te hizo sentir mejor matar aLilit?...-

 

-¿Qué esperabas?¿Qué dejara ir a un demonio como ella?- Paloma comenzaba a respiraragitadamente, el duelo se detuvo un momento, ambos se miraban de frente,caminando en círculos- la mate porque eso es lo que se debe hacer con losdemonios
-

- no Paloma, lamataste porque decidiste echarle la culpa de que Jacob te abandonara
- Palomase detuvo un momento sorprendida- la mataste por venganza, y matarás aAlexander por las mismas razones y ¿luego qué? ¿Mataras a tu tía Amelia por obligartea venir aquí o Artorius por engendrarte?... estoy seguro de que mataríasincluso a Jacob por abandonarte
- Paloma no se detuvo más y arremetió contra élcon todas sus fuerzas.

-¡Jacob jamás meabandonó!- gritó con todas sus fuerzas arrojándolo con su telequinesis, pero alparecer nada de lo que ella hiciera dañaba a aquella figura encapuchada.

-al menos es unprogreso, admites que él no te abandonó
¡fuiste tú!- su voz se transformó enuna más grave y áspera, la ira invadió cada uno de sus ataques- ¡lo olvidaste!¡Olvidaste lo que hizo por ti!- ella ahora se enfureció mas estaba perdiendo elcontrol de sus ataque de su cuerpo, de su mente.

-¡yo jamás lo abandonaría!¡Yo lo amaba!- Paloma expulsó parte de sus poderes, en esta ocasión parte de lacapa del extraño de desgarró, se quedó en el suelo, respirando agitadamente.

-¿lo amabas?...quizá no sea un genio, pero esa oración esta en pasado
- en su voz se escuchabala ironía- es momento de terminar esto Paloma- aun sin revelar su rostro tomósu espada y volvieron a la pelea, dio un par de estocadas mas pero Paloma lodesarmo de nuevo.

-no
estoy mintiendo-Paloma sentía su corazón latir a mil por hora, pero no tenía nada que ver conla pelea, ni siquiera se dio cuenta de que lo había desarmado, estaba ahíparada viendo de frente la verdad que nunca quiso ver: Jacob no la habíaabandonado y ella no había dejado de amarlo.

-¿de que estashablando?...-

- dije un mentira
-Paloma comenzó a caminar en sentido contrario a donde estaba la batalla- ¡dijeuna mentira!- estaba tan feliz que logro abrirse camino entre la manada decarroñeros con un solo movimiento de mano- ¡no amaba a Jacob!...- el cuerpo dePaloma comenzó a brillar y de su espalda salieron un par de alas blancasenormes e imponentes-¡yo aún lo amo!- comenzó a volar y de un movimiento de suespada abrió un portal hacia la tierra.

-es bueno saber queregresaste Paloma
-

********************************************************************************

Del charco desangre donde yacía el cuerpo de Paloma salió una luz tan fuerte y tan brillanteque dejo a ambos levitas cegados por un momento, cuando por fin recuperaron lavista, lo que vieron fue tan impresiónate que a ambos los dejó con la bocaabierta; era Paloma quien en su espalda tenía unas gigantescas alas blancas, vestíade blanco y tenía fuertemente empuñada su espada.

-creo que esmomento de detener un demonio
- Paloma hablo serenamente y les sonrió, peroArturo se limitó a abrazarla, ese sentimiento de calma lo invadió por todo suser, pero aun así Paloma lo separo- no hay tiempo que perder Artorius, el últimode los levitas
-

 

-¿tienes un plan?-preguntó Arturo mirando con orgullo a su hija.

-no, pero he vistocosas, en el infierno no hay más que destrucción y desesperanza, pero si nodetenemos a Mannon no quedara ni eso
- miró a Alexis quien con una reverenciale respondió- vamos, no tenemos tiempo que perder.

Paloma salióvolando hacia la superficie, contemplo con una inexplicable alegría lasestrellas que tanto había deseado ver; clínicamente había estado muerta dosminutos, pero dos minutos en el infierno eran una eternidad sin ver esasestrellas.

-sé que puedes oírmeJacob
y sé que te volveré a ver- Paloma dirigió su rumbo hacia el centrohistórico de la ciudad de México.

Aterrizo suavementesobre la plancha del zócalo, era de madrugada por lo que no se veía ni un almapasar por ahí. Parecía extraño ver ese lugar tan concurrido en el día, ahoratan solo.

Demasiado tranquiloy silencioso, Paloma apretó su mano sobre la empuñadura de su espada, laplancha del zócalo estaba rodeada de edificios estilo colonial, a un costadoestaba la catedral, al centro se erguía el asta bandera, donde una pesada mantatricolor se movía con la apacible brisa y al fondo en la parte más lugre yoscura de todas, estaba el templo mayor.

La chica dio un parde pasos hacia el centro de la plancha del zócalo; una mano fría le tapó laboca y la arrastro hacia un costado donde se encontraba un monumento de mármol.

-¿se puede saber quéhaces exponiéndote?- la voz preocupada de Matt llego alegre pero preocupada almismo tiempo a los oídos de su amiga.

- me alegraescucharte de nuevo para que me regañes como en los viejos tiempos- Paloma sonriócon la misma calidez que antes y le abrazó muy fuerte.

-claro está, que enlos viejos tiempos era más fácil abrazarteMatt señaló el par de alas quesalían de la espalda de la chica.

-Acostúmbrate
-Paloma le mostró la lengua y arrugo el rostro.

- este no esmomento de jugar
-- dijo Matt en tono más seriohay que acercarte sana y salva a las ruinas del templo mayor
-Matt la tomó del brazo pero ella se separó.

-nola voz dePaloma sonaba llena de determinaciónustedes van a cuidarse unos a otros y asobrevivir
-

-¿Cuándo dejaras deser tan egocéntrica Paloma?una conocida voz femenina sonó en sus espaldas,Paloma giró sobre sus tobillos y miró de frente a su mejor amiga en todo elmundo; Mapy la miraba con semblante serio, y ambos brazos cruzados - ¿Cuándoentenderás que tal vez y solo tal vez
no tienes que hacer todo sola?- Mapy teníalos ojos inundados en lágrimas, pero se estaba conteniendo para ser fuerte comoPaloma.

-no dejaré quenadie muera esta noche
no por míPaloma la abrazo muy fuerte como a la hermanaque nunca tuvo
Matt tiene razón, es difícil abrazar con esto
Paloma se limpióun par de lágrimas, mientras soltaba una risita.

-bien hagámosloMatttomo de los hombros a ambas y mirando hacia el templo mayor.

-no piensan hacerlosolos ¿verdad niños?Paloma sintió un hueco en el estómago, esa voz era la desu hermano quien puso una mano en su hombro para expresarle su apoyo.

-bueno
nunca caenmal un par de manos extraPaloma miró a Raúl,tantas veces que le hubiese gustado verlo de frente, abrazarlo o simplementegolpearlo; y ahora ahí estaba sonriéndome como si fuéramos a subir a unamontaña rusa.

 

- entonces ¿estamoscompletos?Raúl suspiró, pero antes de que Paloma contestara una sombra se lesacercó lenta y sigilosamente; los ojos de la chica se iluminaron al reconocerquien era aquella persona.

AWWWWWWWWWW!!!!...de verdad!!! De verdad lo siento mucho!!!!! Quería terminarla en un solocapitulo, pero son tantas cosas que no creo poder hacerlo una sola parte
T_T
pero no se preocupen, trataré de hacer lo posible para que solo sean dos partesdel final
Bueno espero que les haya gustado el capítulo, me agreguen a susfavoritos y si tienen tiempo me comenten!!! Los amo mis lectores invisibles,entre más leen mi historia más rápido escribo!!!!

CAPITULO 37: ACABADA


Hoy simplemente elijo vivir, no importa que sucedadespués de esa decisión

- entonces ¿estamos completos?Raúl suspiró, peroantes de que Paloma contestara una sombra se les acercó lenta y sigilosamente;los ojos de la chica se iluminaron al reconocer quien era aquella persona.

Pero aquella persona no venía sola, se encontrabacon otra, exactamente igual, ambos hombres se acercaron, eran como dos gotas deagua.

-ahora si lo estamos
- dijo uno de los hombres quePaloma reconoció como Alexis.

-Paloma, pongo mi espada a tus ordenes
- Arturo searrodillo ante la pequeña chica y ella solo pudo sonreír.

- Artorius eres muy valiente
pero solo necesito queestés a mi lado
papá- aquellas palabras sorprendieron a Arturo quien abriómucho sus ojos, pero un enjambre de criaturas aladas tomó a Paloma por loshombros y la elevó varios metros.

Ella logro zafarse fácilmente de aquellas criaturas,quienes enojadas comenzaron a atacar a los demás.

Paloma tomo vuelo con sus grandes alas, pero una figuraalta la detuvo, era Alexander, quien con mirada furiosa lanzo a Paloma lejos deaquel campo de batalla.

-has sido una niña muy mala Paloma
- Alexanderparecía más poderoso, mas malvado e imponente pero Paloma logro recuperar susfuerza y se puso de pie- y de pensar que pudiste haber sido tú quiencompartiera mi éxito, mi poder, mi gloriaAlexander dio un par de pasos haciaella, pero la chica retrocedió.

- ¿a costa de qué? No voy a ser yo quien de fin aeste mundoPaloma miraba desesperada hacia el lugar donde se desarrollaba lapelea, estaban perdiendo, necesitaban de su ayuda pronto.

-¡deja de preocuparte por ellos! Aun tienes tiempopequeña, puedes unirte a mí y lograr liberar a Manon ¡juntos lograremosmaravillas!-

-¡No!- Paloma extendió su brazo izquierdososteniendo a FonteiusNunca loharía...- Paloma iba a atacar, respiraba entrecortadamente, tenía una gota desudor atravesando su

-si es así entonces
- Alex, comenzó a hablar en unalengua que Paloma reconoció como náhuatl- mehuatiquetzquiitic teh motlalcontli temactecahualiztli huan tehnetzoncuiliztli "levántate de tu tumba por traición y cobra tuvenganza"-

Paloma miro aterrada el lugar hacia donde Alexapuntaba, era el templo mayor, desde ahí se lograba distinguir una blanca luzque emanaba del edificio principal, removiendo las piedras que estaban apiladaspor siglos, un ser surgía de las profundidades.

 

-¿alguna vez te preguntaste pequeña Paloma por quélos antiguos que poblaron este lugar hicieron esos bellos edificios?- Paloma teníala mirada fija en donde se encontraba destruyéndose el templo mayor- sontumbas, tumbas de sus supuestos Dioses
y esa que ves desplomándose es la de Coyolxauhqui, apuestoque estarás feliz de verla
-

Palomasobrevoló las ruinas, pero era demasiado tarde, el cuerpo de una mujer,semidesmembrado, con vestiduras blancas y un ornamentado penacho en hermosasplumas la miro con odio.

-nehamomicmanaicalia "yo no quiero pelear"- las palabras fluyeron naturalmente de su boca, nisi quiera lo pensó, solo lo dijo, pero la mujer que tenía frente a ella no respondióy comenzó a atacarla con gritos desesperados.

Golpes,y azotes iban acompañados por un dolor más inmenso, era una especie de mezclaentre descarga eléctrica, ardor de quemadura y punzadas poderosas, ese era elpoder de Coyolxauhqui. Paloma simplemente no podía, no quería atacarla, nisiquiera tratar de defenderse, era un sentimiento extraño a pesar de que laestuviera atacando, ella simplemente no deseaba ni siquiera defenderse. Era unrespeto inexplicable para con ella.

-tlein inic amo timomanahuia "¿Por qué no te defiendes?"- Coyolxauhqui detuvo sus ataques y miro aPaloma, a chica estaba tendida en el suelo, con las alas lastimadas y manchadasen sangre, su rostro estaba deformado e hinchado y sus brazos y piernas teníanllagas sangrantes.

-nicneh amo manahuia quin huelitiyotl huehcanieh den atlalticpactli-"porque yo noatacaría a los antiguos poderes de la tierra"- Paloma dijo esto con muchoesfuerzo, pero aun así se puso de pie con ayuda de su espada- esta no es tupelea, ¡apártate!- Paloma logro erguirse completamente y tomo su espada conautoridad pero la Diosa no retrocedió, al contrario soltó una carcajada yvolvió a atacarla.

Palomasolo sintió un ardor general en todo su cuerpo, del respeto que sentíaanteriormente hacia la Diosa había sido sustituido por la ira que sentía por nopoder ayudar a sus amigos, Paloma no fue consciente de sus actos hasta que se percatóde que tenía sujeta del cuello a la diosa. Ella no podía, no debía atacarla,eran cuestiones de rango, de jerarquía.

Palomadejó a la Diosa y se apartó, pero la mujer que tenía frente a ella no dejo deatacarla, pero Paloma no pretendía responderle. Si espectáculo queríaAlexander, ella no se lo iba a conceder extendió sus alas y sobrevoló hastallegar al campanario de la catedral, donde la diosa la siguió, en ese momentoPaloma cerro los ojos, tomando fuerza y pidiendo perdón atravesó la figura dela mujer en un golpe seco.

Palomamiró como la Diosa caía desde el campanario de la catedral quedando desmembrada,convertida en polvo como siempre lo fue, no se sentí orgullosa de sus actos,pero no tenía otra opción.

Sobrevolóla plancha de Zócalo en busca de su amigos, los encontró en apuros sin lograrrepeler los ataques, voló con agilidad hasta llegar al lugar, pero justo cuandoiba a estocar a uno de esos demonios guerreros con su espada un tirón fuerte ladetuvo por el cuello, era Alexander, quien con sus poderes había formado unaespecie de cuerda y que tenía fuertemente sujeta a Paloma.

-Eresuna maldita perra- en cada palabra había rencor- basta de juegos Paloma, eshora de terminar- Alexander apretó más las ataduras, de los ojos de la chicacomenzaron a resbalar lágrimas, su pulso se comenzó a acelerar y su cuerpo se volvíaflojo.

 

Cuandoel dolor no podía ser mayor, una ráfaga de aire cortó la cuerda que sujetaba ala chica, haciendo que ella cayera por sus rodillas, su salvador se acercaba aella y la levantó por los codos, ella tosía desesperadamente para tratar dejalar más aire, una bocanada grande le hizo inhalar un aroma familiar
ese erael aroma de

-¿Jacob?-Paloma lo miró con ojos esperanzados, ahí frente a ella sosteniéndola por losbrazos estaba el amor de su eternidad, su amor verdadero, sonriéndole- ¿erestú?- la chica le tocó una mejilla como esperando a que se desvaneciera, sinembargo no lo hizo- ¡si eres tú!- Paloma se abrazó de él sintiendo su aroma, sucalidez, su amor.

-sisoy yo Maíz ¿a quién más esperabas?- Jacob la estrechó más fuerte entre susbrazos - perdona el retraso, tenía que asegurarme de que fueras fuerte-

-¡queromántico!- Alexander aplaudía sonoramente mientras avanzaba hacia ellos- ahorapodré matarlos a ambos ¡qué cosa más fácil!- en el rostro de Paloma se dibujóuna sonrisa de suficiencia, ahora si tenía todas las fuerzas para acabar conesto de una vez y para siempre.

-¡Jacobve a ayudar a los otros!- ordenó Paloma empuñando con ambas manos su espada- déjameloa mí- Paloma hizo un círculo cortando el aire y de un salto se posicionó frentea Alexander.

Elhombre no se inmuto ante la muestra de habilidad de la chica, al contrario sonrióde forma psicópata y decidió comenzar la pelea, bolas de energía oscuraintentaban impactarse en el cuerpo de Paloma, pero ella las detenía con suspoderes o con un movimiento de espada, esa noche Fonteius relucía de manerasingular a la luz de la luna como si adivinara que era lo que iba a suceder.

Lascampanadas de la media noche comenzaron a sonar, Alexander corrió hacia elinterior de la catedral maldiciendo su suerte. Dentro todo era oscuro y laescaza luz se reducía aún más por los ventanales.

-¿Porqué huyes cobarde maldito?- gritó Paloma corriendo tras él, la visión que tuvofue la de un Alexander más poderoso, levantando al cielo los brazos, ymurmurando frases en una lengua extraña, una gigantesca bola de luz purpura secomenzó a acumular sobre la coronilla de Alexander un aura extraña y oscura se formóa su alrededor- ¡No lo harás!- Paloma tomo su espada y la empuño sobre el auraque retenía el ataque.

Estabaagotada, la pelea con Coyozautli la desgastó de sobre manera, pero aun así nose dejó vencer, tenía la fuerte idea de que Jacob había regresado por alguna razón,una razón tan poderosa para que regresara con ella. No se iba a dejar vencerporque quería saber dicha razón.

Unimpacto estruendoso ente ambas fuerzas hizo estallar los vitrales de lacatedral y retumbar la tierra, en un momento Paloma había logrado romper elaura que protegía a Alexander, pero este al mismo tiempo dejo caer toda lafuerza de esa bola de energía sobre el cuerpo de Paloma.

Ambosestaban mal heridos, pero vivos de milagro, Paloma había quedado tendida en elsuelo y Alexander tenía un costado sangrando.

Alexanderle enterró su pie en las costillas, Paloma gritó de dolor; el hombre le dio unapatada para que su cuerpo girara y le sostuvo la cabeza tomándola del cabello.

-MiraPaloma, observa lo que tus estúpidos sentimentalismos han hecho
- Alexander letomo de un ala y con todas sus fuerzas se la arrancó, Paloma no lograbadistinguir qué era lo que Alexander quería mostrarle, solo sentía ese dolorinmenso, la lucha con Coyozahitli la había agotado, ya no tenía fuerzas paraseguir viviendo, solo quería que eso parara.

 

-¡Pa
Paloma!- una voz le llamo haciendo que sus sentidos se recuperaran un momento,delante de ella se encontraba Jacob, estaba mal herido, casi inconscientetratando de proteger el cuerpo de Raúl de los ataques de los demonios alados-no te dejes vencer
sé que tú puedes
siempre lo has hecho
-Jacob se dejó caersobre el cuerpo mal trecho de su hermano, sus mayores temores se materializaronen ese momento, sus seres queridos, las personas que más amaba habían muertopor su culpa.

-Míralo
¡Qué patético!- Alexander escupió sangre que se acumulaba en la boca, a pesarde estar mal herido era el único que se mantenía en pie- sacrificar su vida poruna causa inútil- Alexander dejó caer la cabeza de Paloma sobre el suelo- poresos tontos sentimientos humanos, jamás han entendido que lo único que importaes el poder
pero yo sí, y ahora comprenderán lo equivocados que estaban alinsultarme, al relegarme, al maldecirme
ahora entenderán que la mayorfortaleza es el poder para destruir las cosas- Alexander jadeaba y sepresionaba el costado que le había herido Paloma, pero aun así sonreía de formadiabólica- ¡observa tu fin y el de tu mundo Paloma! Pronto se abrirá el portaly todos pagaran por lo que me hicieron
-

-Tú
tu eres el patético
- Paloma reunió todas sus fuerzas para lograr levantarse ymirar a la cara a Alexander- tu solo sabes de destruir
pero el verdadero poderno está en la destrucción sino en la creación- Paloma tomo aire y a Fonteius,la uso como apoyo para lograr erguirse.

-Paloma¿aún no lo entiendes?- la voz de Alexander sonaba melosa- estas acabada, hasperdido a tus padres, hermano, amigos y hoy perderás tu vida, no puedes ganaresta guerra sin poder- Alexander le paso un dedo por los ensangrentados ymorados labios de Paloma- lastima
eras tan hermosa
- Pero una descarga eléctricahizo que Alexander alejara su mano del rostro de la chica
¿acaso aun había algúntipo de magia dentro de ella? La chica sonrió a manera de respuesta.

-NoAlexander
sé que no podré ganar sin poder, pero aun siendo una simple humana
tengo una última carta bajo la manga
se llama sacrificio
- Paloma respiróprofundamente y descargo la furia de su espada sobre el cuerpo de Alexander, elgolpe no fue lo suficientemente fuerte para matarlo, pero si para alejarlo delcamino.

Lachica camino dando traspiés por un par de metros hacia la brecha que quedabaabierta sobre el suelo de la catedral, sus pasos resonaban y el frio crecíacada vez más; estaba a punto de caer cuando un hombro le sirvió de apoyo, apesar de estar mal herido Jacob se había levantado y juntos se acercaron alportal.

-Palomahazlo
es algo que debes hacer sola
- Paloma comprendió el mensaje y levantosus brazos, la espalda le sangraba a causa del ala arrancada, sus piernascomenzaron a flaquear, pero aun así un nuevo poder la rodeaba, sentía como sisus padres y sus amigos estuvieran con ella- miro por el rabillo de ojos y sepudo dar cuenta que esa fuerza era proporcionada por Jacob, él iba a dar hastael último aliento por ella y quedar así, condenados por siempre a estarseparados.

 

-Antiguospoderes, aquí los invoco, del norte al sur y del este al oeste; los poderes dela naturaleza atiendan a mi llamado, sagrados fundadores de la tierra escúchenme,en esta noche yo los llamó, y espero que cumplan con mi mandato, sellen esteportal en este tiempo y para siempre que la gran magia que aquí se ha invocado sedeje caer sobre esta puerta y cualquiera que esté dentro, no dejen que salga-una luz cegadora la rodeo, se sintió un temblor en la tierra y de la gritasalieron llamas, mezcladas con hielo, se escucharon truenos y relámpagos y delrostro de una chica de dieseis años salió una lagrima.

Séque regresaré por ti, mi amor, mi Jacob, es una promesa.

Palomasentía un vacío en su interior, la fuerza y el poder que había desplegado paradetener el portal que liberaría a Manon, le había cegado por un momento, sintióque sus fuerzas le fallaban y que lentamente caía, mientras una voz le llamabacon desesperación y cuando ella esperaba el impacto de sus rodillas, sintióunos fuertes brazos rodeándole y unas lágrimas mojándole su espalda. El calorque despedía aquel cuerpo, le hacía sentir feliz, le hacía sentir en paz y en calma,serio débilmente y cerró los ojos.

Pocoa poco dejo de sentir, había tenido esa experiencia tantas veces que ahorasentía una inmensa calma. Estaba muriendo. Pronto se encontró en un lugar deinfinita luz, que no tenía fin, ella estaba sentada en el suelo y miró a amboslados pero ahí no había absolutamente nada.

-Veoque has regresado Paloma
- una voz profunda habló y se extendió por todo ellugar, Paloma no había tratado de reconocer por donde provenía aquella voz.

-Tedije que no regresaría hasta terminar mi misión
- Paloma sonrió amargamente yse puso de pie, dispuesta a caminar- estoy muerta ¿verdad?... digo, esta vez sílo estoy- Paloma miró hacia arriba, pues no se imaginaba donde más iba a estarsu interlocutor.

-olvidascon quien estás hablando Paloma
yo puedo decidir quién muere y quien no
-Paloma suspiró resignada- ¿es que acaso quieres morir? Después de tantoesfuerzo ¿quieres morir?-

-nome ha quedado nada porque vivir
Jacob se ha ido, mis padres, mi hermano
todolo que tenía me lo quitaste tú- Paloma sintió como gruesas lagrimas se arremolinabanen sus ojos - es mejor así
-

-¿prefieresquedarte aquí? Este no es ni el cielo, ni el infierno
no estás del todo muertaPaloma, hay una parte de ti que quiere quedarse en la tierra- de la nadaapareció un espejo de cuerpo entero, donde se reflejaban imágenes de ella consus amigos riendo y siendo felices, estaban aún tía Amelia, Isa, Mapy y Arturo-pero como siempre, es tu decisión-

-aquíme siento bien, aquí no siento dolor-Paloma dejó de ver l espejo, por temor quecambiara de opinión.

-hassufrido mucho hija mía
por eso deberé de recompensarte, tengo una últimamisión para ti Paloma, regresa al pasado, al momento en que todo esto comenzó yremédialo, mata a Alexander antes de que arruine tu vida, después de haberhecho esta última prueba todo será como un mal sueño
- Paloma se detuvo consorpresa trató de imaginarse lo hermosa que sería su vida sin todos esoshorribles sucesos, tendría de nuevo a sus padres, tendría de nuevo esa familiaunida y ya nunca tendría miedo a morir.

 

-¿Puedohacer eso de verdad?- Paloma levantó su cabeza con una mirada de ilusión.

-sies tu decisión, sí puedes Paloma- La chica solo asistió con la cabeza y unasensación de vértigo se apodero de ella una serie de imágenes se arremolinaronante sus ojos: la última batalla, su pelea con una Diosa, el doloroso peregrinardel infierno, cuando mató a Lilit, el entrenamiento de Alexis, cuando Jacob la abandonó,los entrenamientos con Arturo, cuando descubrió la verdad de todo y dio sudecisión ante el consejo, cuando Alexander trato de matarla, el día que ambosse escaparon en una motocicleta, cuando le beso, el día que lo conoció, lasvacaciones que paso con Jacob, su primer beso con él, el día que rompieron Mapyy él, cuando ella se transformó en una niña de cuatro años, cuando multiplicósus poderes para atrapar a su primer demonio, su iniciación, el día que llegóal Distrito Federal y le conoció, cuando su hermano la dejo en el aeropuerto,el funeral de sus padres y el día del recital de coro.

Sedetuvo en esa imagen que se hacía cada vez más nítida, ahí estaba ellapreparando sus cosas para el día siguiente, parecía tan lejanos esos días, sincontar que habían sido hace solo dos años.

Laimagen se convirtió en algo real, ella estaba en su balcón, mirando a su yo decatorce años colgando en un gancho su vestuario para el día del gran recital decoro.

-Holaprincesa
- la Paloma de desoséis se quedó parada y con un nudo en la gargantapor la emoción contenida, la persona que acababa de entrar era su madre,deseaba abrazarla y decirle lo mucho que la amaba, pero una mano fría ledetuvo.

-nocreo que sea conveniente Paloma
- la voz que la acompañaba era la de Alexis,con su mirada fría y su media sonrisa cargada de amargura- si entras afectarasmucho el espacio y tiempo como lo conocemos, debemos de ser cautelosos.

-¿Quéestás haciendo aquí?- Paloma lo miró con rencor por no haberle dejado que se leacercara.

-vine a evitar que hicieras una estupidez
después de todo, te lo ganaste
-Paloma lo miró con el ceño fruncido y el rio un poco y aclaro- ¿crees que latregua se acaba el momento que tu cumplieras tu misión? No, esto- Alexis señaloun circulo invisible por encima de sus cabeza- es gracias a esa tregua
amboslados te recompensamos con esta ultima oportunidad- Paloma miró por la ventanay después regresó su mirada a Alexis, sonrió a manera de agradecimiento.

-Losextrañé tanto
- Paloma acarició el aire como si quisiera atraparlo entre susdedos, con ojos soñadores- ese día le reclamé y le recalqué que no laperdonaría nunca si llegaba tarde al recital
- era como si Paloma relatara loque estaba pasando, pues dentro de la casa una Paloma de catorce años legritaba a su madre, mientras la mujer suspiraba y se frotaba los ojos- ahora eseestúpido recital no me importa
quiero regalarles a mis padres lo másimportante que ellos me han dado, la vida-

Escomo si las horas pasaran mas rápidas, de un momento a otro dejo de estaroscuro y entonces detecto algo que cuando tenía catorce, no se había dadocuenta; su madre la despedía, junto con su padre y su hermano, quienes sesubían a una lujosa camioneta, Camila sonrió mientras los despedía con la manoy escuchaba a la menor de sus hijas gritar un "¡Pero llegas temprano!". Palomase sentía estúpida, ¿Cómo era posible que se hubiese despedido así de su mamá?.

 

Perolo que más sorprendió a la chica fue la figura oscura que, minutos después deque la camioneta saliera de la casa, cruzaba la calle; al parecer su madre lo habíanotado igual, pero ella solo sonrió al notar que una fuerza invisible lecortaba el paso a la criatura.

-¡Alexander!-Paloma estaba dispuesta a atacarlo pero de nuevo las manos frías de Alexis le cortaronel paso.

-esperaPaloma, si Camila te ve ahí, te obligará a regresar, te dirá que no quieresaber nada del futuro, y que si debe de morir, que así sea entonces
- Palomarespiraba entrecortadamente y con dificultad a causa de la ira, pero habíamucha carga de verdad en aquellas frases.

Lachica se limitó a observar como Camila se burlaba de Alexander y se metíadentro de la casa, mientras un molesto chico lanzaba mil bolas de energía haciasu casa.

-¡tearrepentirás por no entregarme a la mano izquierda de Dios!- Alexander dejofluir gran parte de su poder y comenzó a desplegar un fuerte muro de energíaoscura- si yo no puedo entrar, tu no podrás salir
- Ahora Paloma caía encuenta, por eso sus padres venían tarde, por eso la prisa en llegar a tiempo,ahora Paloma odiaba más a Alexander, no le importaron las palabras de sumentor, tomo su espada y salió de su escondite, un depósito de basura en lapróxima esquina de la calle.

-¿quieresa la mano izquierda de Dios? ¡Pues aquíesta!- Alexander sonrió satisfecho, y dio una última mirada a su casa y despuésse aproximó a ella.

-tusolo eres una chiquilla estúpida- Alexander le dio una fuerte cachetada que le enrojecióun poco el rostro, se quería sentir importante, pero en ese tiempo Alexander notenía tanto poder, en ese tiempo ella si era la mano izquierda de Dios.

Ellano era una chica rencorosa, no quería que sufriera, no quería venganza, no queríanada que viniera de Alexander, solo quería arrancarlo de su vida como una hierbamala en su jardín, cortarla de raíz y evitar que arruinara su vida.

Enun golpe seco y limpio Alexander cayó partido por la mitad en el asfalto, pocoa poco un humo negro salió del cadáver y el muro de energías se desvaneció, dela casa salió una mujer alta y delgada, a quien Paloma sonrió, pero en elrostro de la mujer solo se figuraba el miedo y la duda.

-¿Quéhiciste?...- esas fueron las últimas palabras de su madre antes de que ellaperdiera el conocimiento.

Palomase despertó de golpe gracias a un despertador de cuerda que tenía en su mesitade noche, había sido un regalo de su hermano para que siempre se despertaratemprano.

Palomase sorprendió al notar la habitación en donde estaba, era color rosada y teníavarios muñecos de felpa en las estanterías de las paredes, la imagen de unespejo de cuerpo entero le regreso la imagen de una chica de catorce años conel cabello largo, negro y los ojos azules con su pijama azul de conejitos, lachica se miró extrañada esa era su habitación cuando vivía en Monterey miro lafecha y era justo la de un día después del recital de coro, la chica bajó agran velocidad las escaleras hacia la cocina, tenía miedo de lo que encontraríaahí pero cuando llego solo estaba su mamá preparando el desayuno.

-¡mamiestas bien!- Paloma abrazo a su madre como nunca lo había hecho- ¡te quieromami, no sabes cuánto!- Camila le miró sorprendida pero con una risita y ungesto amable la separó de ella.

-selo mucho que me quieres cariñito, pero ¿Por qué te despiertas antes que todospara decirme eso?- Calima la tomo por los hombros y la sentó en uno de losbancos y Paloma recordó, cuando una vez trataron de engañarla, se dio un par defuertes bofetadas en la cara, se sacudió un par de veces, se mordió y hasta se pellizcócon tal de saber que eso era real.

-hija¿te encuentras bien?-Camila se veía preocupada, le tomo la temperatura, poniéndoleuna mano sobre la frente, pero después de ese gesto a la chica no lo quedódudas de que todo eso era real, entonces el resto
¿había sido solo un malsueño?

Holachicos del mundo y extraterrestres que se roban el internet!!!!!!!... bueno,aquí llegamos al final de esta gran historia, gracias por seguirme, gracias porquererme, gracias por comentarme, gracias por leerme
pero a TOOODO esto ¿lesgusto el fina?... bueno eso deberán de respondérmelo por comentario, víafecebook o twitter.

Estahistoria nació por una idea que siempre me rondaba por la cabeza, fue miprimera historia en potterfics, y mi primera historia en toooda mi vida, nuncapensé en llegar a los 37 capítulos, nunca pensé que lo leerían 6800 y algo deveces, nunca pensé en tener admiradoras!!! Jajaja!!!... pero bueno, ustedes mellenaron con sus comentarios, con sus lecturas, con su apoyo con todo, por esoy por mucho más los amo mis lectores invisibles
no se crean que acaba soloasí
antes de que enciendan sus antorchas y me quieran matar, les digo quetendremos una segunda parte!!! ¿Cuándo? No lo sé, eso depende de muchas cosas,la mas importante los estudios, quiero terminar mis historias pendientes, loscometarios que obtenga con este último capítulo, de si decido o no publicarlaen potterfics, de si tendré tiempo o inspiración
bueno
pero hasta entoncesles dejo mis sueños, mis besos y mis abrazos a su disposición.

Noes solo un hasta luego
es la promesa de que volveré.

Alas blancas - Fanfics de Harry Potter

Alas blancas - Fanfics de Harry Potter

Monterrey, Nuevo León, México; marzo 20 del 2005. Estos son fragmentos del diario de una pequeña chica que por un miedocomenzó una gran aventura: Estos son

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-alas-blancas-fanfics-de-harry-potter-3094-0.jpg

2023-02-27

 

Alas blancas - Fanfics de Harry Potter
Alas blancas - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/34707
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20