Amando al Enemigo - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Por fin el tren se detenía, este sería el último año que pasaria en Hogwarts que desde que lo conoci había sido como mi segunda casa. Baje junto a Harry, Ron, Ginny, Luna y Neville, todos juntos nos dirigimos a la cola del carruaje. El trayecto se hizo en silencio, pués este verano habían pasado muchas cosas, y todas eran malas. Harry y Ginny habían terminado su relación por los continuos celos de Ginny. Luna y Neville se habían enfadado tras un duro debate de democracia. Ronald y yo... Bueno yo había dejado a Ron, después de estar junto a él me di cuenta de que no lo amaba ni lo queria como pensaba. Pareciamos todos enemigos, cuando en realidad habíamos sido amigos desde las primeras palabras cruzadas entre unos y otros.

 

- Alguien tendrá que esperar el proximo carruaje. - dijo Ron, mirandome con rabia. Desde que lo habiamos dejado, su mirada hacia mi siempre era de rabia, de dolor, de tristeza, de asco... Pero como le había dicho no queria vivir en lo que era una mentira.

- Yo me quedare. - dijo Ginny, que se aparto de nosotros y se puso la primera en la nueva cola de espera, los demás subimos al carruaje sin decir nada, ni una palabra. Cuando llegamos al castillo, nos dirigimos al Gran Comedor, que poco a poco se estaba llenando. Me sente en el lado opuesto a Ron, y Harry me miro con algo de reproche y a la vez pena. La primera cena del año fué igual a todas las anteriores, las presentaciones, las selecciones, la cena y el postre. Una vez terminamos, me levante y salí del comedor junto a Ginny, que había llegado a la mesa con una sonrisa de oreja a oreja, eso obviamente había molestado a Harry.

- A que se debe tu sonrisa? - pregunte curiosa.

- No te vas a creer... - murmuro. - Tengo novio. - dijo claramente.

- Ginny!! Pero... y Harry? - pregunte algo confundida, ya que Harry siempre había sido el sueño de Ginny, siempre había sido su amor prohíbido.

- Él me dejo Herms, no es culpa mia, además no me voy a amargar por él. - dijo defendiendose, y yo le sonreí porque algo de razón si que tenía.

- Y... Quién es el afortunado?? - pregunte, ella me miro y cambió su expresión.

- Es... es...

- Venga Ginny, dilo ya! - presioné.

- Draco Malfoy. - dijo ella al fin.

- QUÉ? - grite, y eso provoco que todas las miradas se fijasen en nosotras, me detube en medio camino y la mire. - Dime que no es verdad!! - me queje, ella sabía que yo siempre me había sentido algo atraída por ese rubio arrogante, ella lo sabía.

- Bueno... esque él me lo pidió. Y tú como nunca te has decidido a hacer nada porque lo considerabas enemigo pues... - su voz era ahora de engreida sabelotodo.

- Bueno.. no me importa. - mentí.

- Segura?? - pregunto poniendo de nuevo su cara de felicidad.

- Si... - en ese momento Draco y sus amigos, Nott y Blaise, se acercaron. Draco abrazo a Ginny por la cintura y le dió un beso, dejandonos a los demás en un espacio bastante incomodo. No pude mirar a ese beso, me sentia demasiado mal al verle besandose con él. Sin decir nada segui mi camino hacia mi dormitorio, no iba a llorar por Draco Malfoy, ni por lo que acababa de ver, estaba más que acostumbrada a ver a Malfoy con chicas de un lado al otro, pero el hecho de saber que su nueva chica era mi mejor amiga, me producia arcadas. Cuando la puerta se abrió Ginny entro completamente feliz y eso me molesto hasta tal punto que me levante de la cama asustandola.

 

- Me has asustado! - se quejo.

- Que te den. - susurre por lo bajo, dejando que ella escuchase mis palabras.

- Hermione, que te pasa? - pregunto mirandome.

- Qué que me pasa?? No se, tú me dirás, yo me gustaba de Harry cuando tu le querias y te recuerdo que él quiso estar conmigo, pero no estube con él por ti. - dije muerta de la rabia y influenciada por los celos que en ese momento me invadian.

- Pero esque Malfoy ni siquiera se ha fijado en ti! Nunca lo hará para él no eres más que una Sangre Sucia Inmunda. - recordo ella con frialdad en la voz.

- Y para ti que soy? - pregunte desafiante.

- Mi mejor amiga! - dijo.

- No lo creo, porque las mejores amigas no hacen eso. - le cerre la puerta del baño en las narices recogi mis cosas de ducha y salí dispuesta a ir a bañarme al baño de los Prefectos. Lo que yo no me imaginaba esque en el baño estaba ese rubio, que al escuchar la puerta se volteó y me miro.

- Fuera. - dijo.

- Perdona?? Que yo sepa este baño es de Todos los Prefectos, asi que tengo tanto derecho como tú para estar aqui. - dije defendiendome sin apenas levantar la voz, él me miro enarcando una ceja levemente. Verlo asi, envuelto en una toalla blanca que apenas le cubria sus partes, era sin duda muy provocativo.

- Bien, pues todo tuyo. Ya he terminado. - me miro fulminante y se fué, yo me meti en la ducha y fue entonces cuando pense que haber estado asi con Ginny había sido una tonteria, al fin y al cabo ella tenía razón, yo no era más que una Sangre Sucia para él, una odiosa más para él. Una lagrima silenciosa cayó por mi mejilla y luego me hice una promesa. 'Arreglaria las cosas con Ginny y me olvidaria de ese amor platonico'. Cuando termine de ducharme me puse el pijama y sali dirigiendome a la sala común Gryffindor, pero Ginny no estaba alli, ni en su cuarto. El hecho de pensar que estaría junto a él, me enfadaba mucho y me hacía rabiar. Quiza por eso cometi una locura y baje de nuevo a la sala común donde Harry estaba sentado en una butaca junto a Ron.

- Harry.. Necesito hablar contigo a solas. - enfatice, Ronald se levanto de su butaca sin decir nada y se marcho.

- Dime. - dijo el pelinegro acercandose un poco a mi.

- Sigues amando a Ginny? - pregunte.

- Yo nunca he amado a Ginny, la he querido y la he apreciado, por eso quise que fuese mi novia, porque pense que conociendola la amaría... Pero ya ves.

- Y te gusta alguna otra? - pregunte.

- Estoy interesado en una chica, pero dudo mucho que ella me vea de esa manera, quizá por eso nunca le diga nada.

- De quien se trata?? - pregunte intrigada, ya que Draco Malfoy era para mi un amor imposible, y Harry Potter también.

- No te lo puedo decir. - dijo acobardandose.

 

- Soy tu mejor amiga!! - me queje.

- Lo se, quizá por eso no te lo quiera decir, no quiero que mis palabras estropeen está amistad que nos une.

- Harry..

- Y tú? Después de Ron ya has pensado en alguien?

- Mmm, si.. pero me sucede como a ti.. Jamás se fijara en mi, me ve con otros ojos. - dije lentamente.

- Quien es el afortunado? - pregunto curioso.

- No te lo puedo decir... - susurre.

- Por qué no? - insistió él.

- Porque tú tampoco me has dicho de quien hablas.. - desafie. Él suspiro.

- Quizá algún día te diga quien es ella. - dijo él finalmente, luego se levanto dandome un beso en la coronilla. - Hasta mañana. - dijo dirigiendose hacia la puerta de los dormitorios masculinos.

- Txau. - dije, dejandome estar en la butaca.

- Eres una traidora!! - la voz de Ginny me asusto.

- Por qué? - pregunte cansinamente.

- Estás intentando llamar la atención de Harry. - espetó ella. Eso ya era el colmo, me levante y la encare.

- Y a ti que más te da? Acaso no te basta con Malfoy? - pregunte friamente. - Los demás también tenemos derecho de amar, y si estás con Malfoy olvida a Harry, porque voy a pelear por él, ya que no pude pelear por Malfoy. - aclare.

- Yo.. Pero tú sabes que amo a Harry. - dijo.

- Pero tú ahora estás con Malfoy. - enfatice cada palabra.

- Lo haces por provocarme, cierto? - pregunto con burla.

- No Ginebra, lo hago porque también tengo mis sentimientos, y al igual que tú también tengo derecho a amar y a luchar por mis sueños, que sea una Sangre Sucia no me impedira llegar a mis metas, y si; una de mis metas es Harry. - dije alejandome de ella.

---------------------------------------------------------------

Hola!! Bueno que espero que os guste este nuevo fic, y les agradeceria muchisimo que me dejasen alguna opinión para saber si este fic tiene futuro o no, también me gustaria que me dijeran como les gustaria que siguiese el proximo capitulo. Junto a Hermy con Harry? Separo a Draco de Ginny?

Bueno cuidense mucho, besos!

Llevaba más de una semana sin hablarme con Ginny, de pronto se había convertido en mi enemiga, o eso daba a entender. La situación seguía igual, Ronald no me queria ni ver, Luna no se acercaba nunca por la presencia continua de Neville, Ginny estaba viviendo el romance más envidiado de todo Hogwarts por el hecho de que su romance era con Draco Malfoy, y Harry y yo seguiamos siendo los mejores amigos. Ya no lo soportaba más, yo queria a Harry de una forma muy especial, lo queria más que a un amigo. Por momentos sus palabras me daban a entender que la chica era yo, pero esa idea me sonaba absurda. Hoy era viernes, ya habiamos cenado y nos dirigiamos a la sala común Gryffindor, de camino por desgracia tube que cruzarme con Ginny y Draco, besandose muy acarameladitos, y no pude evitar sentir esa rabia. Fue en ese momento cuando me di cuenta de algo, y esque ella me estaba haciendo sufrir, pero yo también la podía hacer sufrir y mucho, porque a pesar de que estaba con Draco, ella amaba a Harry con todas sus fuerzas siempre lo había hecho y siempre lo haría, quizá por eso se había juntado al enemigo frente a él. Lo que ella no sabía en ese momento, mientras se besaba con Draco, era que yo también queria a Harry y esta misma noche confesaria mis sentimientos, ya que quizá asi lograria separarla de Draco... Pero... Usar a Harry de ese modo no estaba nada bien. Por eso, estudie bien mis sentimientos por él, por eso me cerciore de que podría amarlo más, por eso pense en que me darian igual las lagrimas de Ginny al vernos juntos, además ella tenía a Draco, no iba a quedarse con los dos. Harry y yo entramos por el retrato de la Dama Gorda y nos sentamos en nuestras butacas favoritas. Poco a poco la estancia se iba vaciando, y cuando apenas quedaban tres chicos Gryffindor al fondo de la estancia, me acerque un poco más a Harry.

 

- Necesito decirte algo. - dije, mientras mi cuerpo empezaba a temblar de miedo por lo que podría llegar a ser su actitud o su respuesta, un rubor se extendió por mis mejillas sin darme tiempo a hablar, y como si eso fuese poco, la mirada de Harry se clavo en la mia.

- Te escucho. - dijo, sonriendo, provocando más nervios en mi.

- Harry yo... - calle, y me acobarde, sin saber porque me levante y salí de la estancia casi corriendo, sintiendo miedo. Miedo porque si yo le confesaba mis sentimientos, y no me correspondía las cosas en esta amistad cambiarian. Poco después de salir de alli, alguien me cogió del brazo, con delicadeza pero con firmeza a la vez, me gire para toparme de frente con aquellos ojos verdes, profundos y sinceros.

- Por qué callaste y saliste asi? - pregunto él, acercandose un poco más a mi, mis piernas flaquearon y por un momento pensé que me caeria al suelo, pero no.

- No se.. - dije finalmente.

- Tienes miedo a tus sentimientos? - pregunto él, dejandome en shok, acaso él sabía lo que le queria decir?

- No. - dije. - Pero si temo a lo que pueda cambiar tras decir lo que quiero decir.

- Dime lo que me quieres decir. - exigió él, con una nota de dulzura en la voz.

- Harry... aunque parezca una bobada... lo que yo siento por ti es algo más que una amistad... yo te quiero muchisimo como gran amigo que eres para mi... Pero eso ha pasado a crear un sentimiento más fuerte y te veo con otros ojos, ojala fuesemos algo más que amigos. - me lamente, mientras hablaba, consumida por los nervios y por el miedo de su reacción, él simplemente me había estado mirando a los ojos, siempre con esa mirada limpia y comprensiva. - Se que es una bobada y se que tú no me quier... - no termine la frase, su boca salvo el espacio que nos separaba, sus labios estaban posados sobre los mios, dulces. Se acerco más y paso su brazo por mi espalda para luego bajarlo a la cintura y atraerme más hacia él, estabamos completamente juntos. Su otra mano, acarició mi cara y luego toco mi pelo, se separo un momento de mi.

- Quien te dijo que era una bobada? - pregunto, sonriendo dulcemente y volvió a posar sus labios sobre los mios, esta vez su lengua supo encontrar el camino para apoderarse por completo de mi boca, se sentia calido y dulce. Ese beso estaba despertando en mi muchas emociones nuevas, pero me separe instintivamente cuando en medio del beso deseé que él fuese Draco Malfoy. Al separarme bruscamente de él, lo sorprendi pero no hablo de eso. - Herms, que tal si somos novios? - pregunto miradome intensamente a los ojos.

 

- Me encantaria ser tú novia Harry. - él me abrazo y se pego a mi, acerco su boca a mi oído.

- Tú siempre fuiste aquella que yo quise. - confeso en un susurro, yo me acerque a su oído.

- Y tú siempre supiste llamar mi atención de otras formas. - susurre medio bromeando, pero mis palabras eran verdaderas. Regresamos de la mano a la Sala Común, lo que ninguno de los dos nos esperabamos era ver a Ginny alli plantada, cuando entramos riendo ella se paro en seco y nos miro, su mirada se detubo en nuestras manos entrelazadas y dejo caer el vaso que llevaba en la mano. Nos miro con furia, y sin aviso previo vino corriendo hacia nosotros. Harry se puso frente a mi, pero ella se hizo un espacio para separar nuestras manos unidas.

- Eres una traidora Sangre Sucia! - grito enfurecida. Le hice frente.

- Piensa lo que quieras, igualmente eso no va a cambiar nada entre mi novio y yo. - dije friamente mirandola, cuando ella analizo lo que yo le acababa de decir, miro a Harry buscando respuestas.

- Novios? - le pregunto.

- Si Ginny. - contesto Harry serio.

- Qué has encontrado en esta ratona de biblioteca que no encontraste en mi? - pregunto ella, despreciandome con la mirada, Harry se vió más ofendido que yo.

- Todo lo que tú no tienes lo tiene ella, jamás te compares a ella porque tú a su lado no vales nada Ginebra. - contesto él friamente. - Además siempre fue ella a la que en realidad quise. - Ginny lo miro con ojos suplicantes y luego me miro a mi con esa misma expresión.

- Hermio... - no la deje acabar de hablar.

- No me reclames nada Ginny, porque tú tienes a Malfoy. - espete, y sin darle tiempo a desviar la mirada, bese a Harry, un beso fugaz que ella vió. - Me voy a dormir amor, mañana nos vemos. - dije.

- Te esperare para bajar a desayunar. - dijo él, tomando el camino hacia el dormitorio de los chicos, ambos ignoramos a Ginny sin piedad, pues ella no tenía piedad. Me meti en la cama y cuando estaba a punto de dormirme me levante, pues Ginny no paraba de llorar y ya llevaba asi bastante tiempo, por lo menos una hora, desde que yo me había metido en la cama. Me puse frente a su cama y ella resignada me miro, en sus ojos vi el dolor que ella sentia ahora por dentro y senti que yo era la mala, pero no. Yo también queria a Harry y si a ella le había ido mal con el no era culpa mia, yo también tenía el derecho de amarlo. Además ella me había quitado cualquier ilusión que un día había tenido con Draco.

- Por qué lloras tanto? - pregunte sintiendome idiota.

- Tú que crees? - pregunto ella.

- No te entiendo, estas con Draco y lloras por mi novio. - dije duramente, pues ella había empezado este juego en el que las dos acabariamos mal paradas, ella había plantado la semilla que estaba destruyendo nuestra amistad, ella era la que queria seguir, la que se había negado a alejarse de Draco, la que me había insultado sin pensar en mis sentimientos.

- Tú sabes que yo amo a Harry. - dijo, ella no hablaba alto, su voz era apenas un susurro.

- Y tú sabias que a mi me gustaba Draco Malfoy. - dije.

- Si me separo de Draco, tú dejaras a Harry? - pregunto ella, alzando la vista. Yo suspire.

- No. - conteste finalmente. - También quiero a Harry y intentare que lo nuestro funcione, Malfoy ya no me importa lo más minimo Ginny. - dije mintiendo en mis últimas palabras. - Y antes de odiarme, recuerda que el desafio lo comenzaste tú, recuerda que no fuiste tan generosa conmigo como yo fui contigo, recuerda que tú fuiste la primera en poner a un chico al que no amas por delante de nuestra amistad. - después de decirle eso, rendida por no poder dormirme cogí mis cosas. Tenía ganas de darme un baño y que mejor que la enorme bañera de la que gozaba como Prefecta? Entre en el baño de los Prefectos y camine, a la luz de las velas, me quite la ropa y entre en el agua caliente, cuando derrepente alguien salió del agua.

 

- Ahhh.... - grite saliendo a todo correr de la bañera tapandome con lo primero que encontre. La persona que había salido de debajo de agua no era nada más, nada menos que Draco Malfoy, me miraba con diversión, y entonces me di cuenta de que me había tapado con la tunica de Slytherin, es decir con su tunica.

- El verde no te va tan mal como el rojo. - dijo él, su sonrisa era deslumbrante, simplemente me encantaba esa sonrisa de picaro que ponía.

- Vaya... - dije, era la unica palabra dispuesta a salir de mi boca, luego me quede parada sin saber muy bien que hacer. Recogi mis cosas y cuando estaba a punto de salir corriendo...

- Oye, esta bien que te guste sentirte como una Sangre Limpia, pero esa túnica es mia asi que devuelvemela... - aúnque me hablo con frialdad, su voz no era la de siempre, no note desprecio ni enojo, más bien note que sus palabras eran las adecuadas para molestarme.

- No me sirve de nada sentirme una Sangre Limpia, si eso me convierte en una imbécil. - dije, no tomando mucho sentido a mis palabras, pues su sonrisa picara y brillante se estaba grabando en mi memoria. En un movimiento rapido, él salió del agua, tenía un bañador negro, que lo hacia parecer más sexy aún. Su cuerpo me dejo sin aire, era delgado pero con definición por cada parte de su cuerpo, sus brazos algo musculosos, por su espalda definida supe que él era un experto en ejercicio. Bueno.. ordenando mis ideas, Draco Malfoy era guapo y fisicamente perfecto.

- Qué tanto me miras? - pregunto de pronto sacandome de mi ensueñación.

- N..nada. - dije, me di la vuelta y sin saber muy bien como me puse mi ropa interior, luego en un movimiento rapido cambie su tunica por la mia, y le devolvi su tunica, que desprendia por el aire su olor. Me estaba cerrando la tunica cuando me percate de que él me miraba detenidamente. - Qué tanto miras? - pregunte algo molesta.

- Tú cuerpo, es un pecado que siendo una Sangre Sucia tengas un cuerpo tan bello. - espeto sonriendo aún más.

- Eres un descarado Malfoy! - dije enojada, saliendo mojada y a medio vestir del baño y dirigiendome a mi cuarto, donde entre en el pequeño baño para secarme y finalmente rendida me meti en la cama. Ginny ya estaba dormida, eso era buena señal porque al menos no tendria que escuchar sus lamentos.

Me desperte a la mañana siguiente, eran las nueve y diez, me duche y baje rapidamente a donde Harry, él me esperaba sentado en una butaca, cuando me miro sonrió y se acerco a mi dandome un suave beso.

- Como amaneciste amor? - pregunto amablemente mientras saliamos por la puerta del retrato.

- Bien, y tú? - pregunte tomando su mano.

- Bien.. Pero se me ha hecho la noche eterna. - bromeó él. Luego en el desayuno nos juntamos a Neville que desayunaba solo. Hoy era sabado y los de nuestro curso podían salir a Hosmeade, como era obvio yo me iria con Harry a dar un paseo por alli. Desde que salimos del castillo hasta que volvimos a entrar tanto Ginny como Malfoy nos habían seguido los pasos, contando uno por uno. Harry había tratado de ignorarlos y lo hizo muy bien, yo segui su ejemplo. Pues me daban igual esas miraditas que lanzaba la gente al verme de la mano de Gran Harry Potter, pues yo le queria por como él era y no por lo que él era o había sido, y si la verdad esque al lado de Harry me sentia a gusto, y poco a poco le iba queriendo más, para mi pesar lo mismo me pasaba con Malfoy, cada día lo veia más atractivo.

 

Y asi fue pasando el tiempo hasta que llego Diciembre, hoy era uno de Diciembre y habíamos terminados los examenes, hoy nos daban nuestras notas, aunque yo era feliz, pues sabía que tendria buenas notas y además mi relación con Harry era bastante buena, y cada día que pasaba iba a mejor, estabamos a punto de cumplir tres meses juntos, y en esos tres meses había tenido que soportar las lagrimas de Ginny cada noche, sus miradas de reproche a cada momento. Y como si eso fuera poco, Malfoy cada día era más descarado conmigo, de pronto estaba de bueno humor y me decia cosas que me ruborizaban desde las majillas hasta las puntas del pelo, o estaba a malas y me insultaba por el hecho de ser la novia de Potter. A momentos yo me preguntaba si estaba... ¿celoso?

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Hola! Bueno no se como me salió este capitulo yo lo veo bien y espero que os guste, si quereis que cambie algo o algo no os a gustado podeis decirmelo, y cuando veais que este fic se queda sin futuro tbn :)

Gracias por leer y comentar, este cap. va dedicado a esas 6 personas que me dejaron un comentario en el capitulo pasado.

Un beso!

Apenas faltaba un día para las vacaciones de Navidad, yo no queria ir a La Madriguera como otros años, Harry en cambió tubo que ir, ya que su relación con Ron había vuelto a ser la de antes, poco a poco había aceptado el hecho de que yo no le amaba. Ginny ya llevaba una semana sin llorar, sin mirarme con odio y sin gestos de reproche. Eso me alegraba pero a la vez me asustaba.

Cuando me desperte ya no quedaba nadie por el cuarto o eso creia yo, las cortinas de la cama de Ginny estaban cerradas, y se veia claramente una sombra.

- Ginny.. ya es hora de levantarse. - susurre atreviendome a hablarle amistosamente después de tanto tiempo sin hablarle. No contesto con palabras, si no con un lamento.

- No me volvere a levantar. - dijo, abri lentamente su cortina y la vi sentada en la cama, sus ojos estaban inchados, de nuevo lloraba por Harry?

- Q-qué es lo que te pasa? - pregunte preocupada, porque apesar de que nos habiamos enfadado y ella me había odiado, yo la seguía queriendo, como una hermana pequeña y como una amiga perdida.

- Nada.. - dijo mirando hacia otro lado.

- Si no me lo quieres decir, lo entiendo, pero no me mientas Ginny. - dije dandome la vuelta, y ella se decició a hablar.

- He dejado a Draco. - dijo, seguía sin mirarme. - Me ha puesto los cuernos.

 

- Como asi? - pregunte algo extrañada, pues siempre que los veia juntos realmente parecia que se amaban aunque no era asi ni mucho menos, simplemente se querian, ya que Ginny seguía amando a Harry, y Draco Malfoy simplemente era un mujeriego en busca de un buen pasatiempo.

- Porque en este tiempo que llevamos no me quise entregar a él... - dijo. - yo solo he hecho el amor con Harry y no he querido hacerlo con él porque no quiero que nadie me toque después de Harry.. él ha sido el unico. - dijo en un hilo de voz dejandome clavada en el sitio. - Supongo que ya te habras revolcado con él. - dijo esta, rencorosa. Y la verdad esque si que me había entregado a Harry en más de una ocasión, pero esque es mi novio y es lo normal.

- Ginny... yo...

- No digas nada. Se que la culpa de todo esto la tengo yo, si no hubiese sido tan tonta de caer en las manos de Draco... - murmuro. - Sigo amando a Harry con todo mi ser Hermione, no lo puedo evitar. - confeso.

- Lo se Ginny... Pero yo también le quiero. - susurre.

- Pero no le amas como yo. - dijo ella, fria.

- Él no te ama. - aclare yo, no fria sino sincera, porque era verdad, Harry no amaba a Ginny.

- Con el tiempo podría hacerlo. - justifico ella.

- No lo voy a dejar. - dije.

- Quizá él te deje a ti. - replico.

- Puede.. pero hasta entonces procurare ser la mejor persona que halla tenido a su lado.. Lo siento Ginny, pero gracias a tu fallo yo le empeze a querer y cada día le quiero más.

- No lo amas como yo ni nunca lo harás. - insistió ella, me di cuenta de que lo mejor seria dejar esta conversación para más tarde, ya que acabariamos discutiendo y no llegariamos a ninguna parte. Sali del dormitorio, como de costumbre Harry me esperaba abajo, la verdad esque me tenía un poco agobiada con tanto estar a mi lado, no me dejaba sola ni para estar con mis amigas, ni en mis tareas de prefecta, ni en las comidas, ni en las cenas, ni en las clases, ni en las escursiones, ni en la biblioteca, ni en los descansos.. Yo queria a Harry pero como bien decia Ginny no lo amaba, y su actitud me agobiaba mucho. Estaba todo el tiempo posible a mi lado y eso me hacia sentir incomoda y vigilada, no tenía mi propio espacio y además tenía que justificar donde y había estado cuando no estaba con él. Suspire y me acerque a él.

- Hola amor.. - saludo. También me había dado cuenta de que su forma de tratarme últimamente era más cariñosa y atenta que antes, Harry no me amaba y yo lo sabía perfectamente, los dos aprendiamos a querernos pero no nos amabamos, quizá todo había sido una confusión o quizá no.

- Hola... - dije, él tomo mi mano dandome a la vez un suave beso en mis labios.

- Como amaneciste? - pregunto.

- Bien, como de costumbre, y tú?

- Bien, contando las horas para estar junto a ti.. - era demasiado pesado y empalagoso, cuando se ponía en ello.

Ese lunes lo pasamos juntos, menos la hora en la que me fui al baño de los prefectos a ducharme, gracias a dios él no podía entrar ahí, últimamente ese era mi refugio, estaba totalmente centrada en mis pensamientos cuando escuche que la puerta se abria, me gire y vi a Draco Malfoy entrando. Llevaba sin verlo más de una semana, o quizá lo había visto pero no me había fijado en su presencia. Me miro y no dijo nada, se metió en el agua y me sonrio. Desde luego cada día me ponía más clara la idea de que él era bipolar, porque sus cambios de humor además de drasticos eran repentinos.

 

- Como estás? - pregunto él finalmente rompiendo el hielo.

- Bien y tú? - pregunte sin poner mucho interes, me había prometido olvidar lo que sentia hacia él. Pero no era fácil olvidar a la persona de la cual me había enamorado sin querer, si lo amaba, más que a Harry. Pero él nunca sería nada mio, me tenía asco y siempre intentaba herir mis sentimientos con palabras o gestos.

- No me quejo. - contesto después de un buen rato. - Donde has dejado a San Potter? - pregunto finalmente.

- Está en la Sala Común. - me limite a contestar y luego suspire.

- Por tú suspiro yo diría que algo no va bien. - se atrevió él a decir.

- Pues.. va todo bien es solo que.. - me calle.

- Solo que qué? - pregunto él, mirandome.

- Me agobia. - confese finalmente. - Además yo no lo amo y creo que él a mi tampoco. - estire más de la cuerda, Draco Malfoy era un bocazas y probablemente lo contaria por todo el colegio, me miro con comprensión.

- Se lo que es.. - dijo él.

- Y tú que eh? Por qué has engañado a Ginny? - pregunte.

- No te lo ha dicho?? - pregunto él extrañado.

- No, no se si te has dado cuenta pero llevabamos mucho sin hablarnos.

- Lo se.. - dijo él. - llevais sin hablaros desde que tú empezaste tú relación con San Potter, se que ella lo ama. - dijo él finalmente.

- Y tú? La amas a ella? - pregunte.

- No. - contesto él al fin tras un buen rato en silencio. - Amo a otra, de la que llebo enamorado años, pero para ella soy invisible. - dijo él al fin.

- Lo mismo me pasa a mi.. - confese. - llevo enamorada de alguien desde hace tiempo, pero él jamás posaria sus ojos en mi. - dije, desviando la mirada, de pronto me percate de que estaba hablando demasiado, al fin y al cabo él seguía siendo Draco Malfoy.

- Por qué no? - pregunto él.

- Porque es como tú, un Sangre Limpia. - conteste.

- Es un Slytherin? - pregunto él extrañado.

- Si.

- Como se llama? - pregunto atrevido.

- No te lo diré. - conteste.

- Bueno.. yo me he fijado en una Gryffindor. - confeso él. - Pero no te puedo decir quien es porque tú no me dices quien es el chico. - chantajeo, pero a la vez me entristecio mucho saber que él ya tenía su atención puesta en otra chica, y encima también era una Gryffindor.

- Supongo que algún día lo sabre.. - dije.

- Dudo mucho. - contesto él mirando a la nada, ambos estabamos en la super bañera relajandonos sin tener prisas, pues la conversación por primera vez en mi vida era civilizada con Draco Malfoy. - Qué piensas? - pregunto él.

 

- Nada.

Pasamos más de media hora alli, hablando de tonterias, y hasta riendo de sus gracias y esque cuando Draco era la persona que estaba siendo en estos momentos demostraba que destro de él había una persona amable y con sentimientos que estaba bajo un pesado escudo de acero. Cuando por fin me quise ir me levante, mi bikini rosa llamo su atención y lo supe porque vi por el espejo como él me miraba el cuerpo. Total que me dirigi a la Sala Común y para mi grandisima sorpresa no estaba Harry, asi que subi directamente a mi cuarto. Y esque Draco Malfoy despertaba muchas emociones sobre mi cuando estaba cerca y demostraba ser una buena persona con la que se puede hablar tranquilamente.

Ronald, Ginny, Harry y Luna, ya habían partido está mañana hacia la casa de los Weasley's, yo encambio había decidido pasar una navidad tranquila en el castillo, lo que yo no sabía ni sospechaba, era que Draco Malfoy tampoco se había ido.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pasara algo entre Draco y Hermione?

Si quereis conocer la respuesta tendreis que esperar al proximo cap.

Gracias a los que comentais y me animais a seguir, la verdad esque escribo gracias a vuestra amabilidad, por eso os dedicare el proximo capitulo a vosotr@s, aunque sospercho de que a algun@s os gustara más que a otr@s!

Un beso!

Como de costumbre, ahora el Gran Comedor solo estaba ocupado con una mesa, ya que eramos pocos los que estabamos, de hecho había más Slytherin's que otra cosa, porque de Gryffidor solo quedaba Neville y yo, de Ravenclaw quedaban cinco chicos cuyos nombres desconocia, de Hufflepuff quedaban dos chicas y siete chicos, y de Slytherin quedaban Draco, Zabini, Pansy, Michael, Crabbe, Goyle, Sarah, Tom y cuatro más que no conocia, llegue a la mesa y me sente en una esquina, lejos de todos por asi decirlo. Neville se sento a mi lado y ambos quedamos en silencio durante el desayuno, escuchando de refilón una animada conversación entre los Slytherin, sin apenas comer me levante de la mesa y salí del comedor, apesar de que los terrenos estaban llenos de nieve, me apetecia pasear y acercarme al lago que apesar de que era hielo era hermoso. Subi a la Sala Común y me puse la capa para salir, junto al gorro, la bufanda y los guantes, sali del castillo y me encamine al lago, donde me quede sentada en una piedra quizá horas, leyendo un nuevo libro que había cogido de la biblioteca.

- Por qué tan sola? - la voz de Draco Malfoy sonó a mi lado, provocando que yo diese un pequeño brinco del susto, él sonrió.

- Estoy leyendo... - señale.

- Como te aburres Granger.. - dijo él en un suspiro exagerado y falso.

- Me gusta leer. - repuse.

- Si, eso ya lo se.. - comento él. - Qué tal con el Slytherin misterioso? - pregunto él.

- Bah.. sin avance... y tú? que tal con la Gryffindor? - pregunte mirandolo.

- Podría decir que he avanzado algo, aunque creo que no se ha dado cuenta. - comento, me tenía intrigada, pero y que tal si yo me inventaba a un chico para que él me contase quien era esa chica misteriosa?... No mejor no, porque Draco Malfoy era un bocazas y se lo contaria a todo el mundo.

 

- Pues vaya.. - murmure, porque esa chica tendría que ser una completa idiota para no fijarse en él, si muy idiota.

- No me dirás quien es ese chico?

- No.

- Ni como regalo de Navidad? - pregunto él.

- No, además nunca te he dado un regalo de Navidad y no creo que lo haga nunca... - dije en apenas un susurro.

- Pues sería un regalo unico.. - comento.

- Dime tú quien es la chica y yo te digo quien es el chico. - desafie.

- No. - me miro con cara de contrariado. - Yo lo he pedido primero. - dijo. Suspire.

- Bueno, pues supongo que ambos nos quedaremos en la duda. - dije.

- Eso parece Granger, pero cuando quieras me lo puedes decir. - yo le mire y él me miro levantandose.

- Te vas? - pregunte casi sin querer, él se detubo y me miro.

- Hace frio, tú también deberias entrar... te enfermaras. - dijo empezando a caminar, yo me levante de la piedra y con muy mala suerte me resbale, me caí pero no me hice nada. - Eres un poco patosa. - dijo él, ayudandome a levantar y lo mire desconcertada a la vez que ruborizaba.

- Malfoy... querias un regalo pues aqui lo tienes, burlate de que la Sangre Sucia se ha caido... - dije mordiendome la lengua para no decir nada más.

- Y quien te ha dicho que me voy a reir de esto?

- Yo lo digo, te conozco Malfoy. - afirme.

- No me conoces nada y tranquila porque no diré nada.. Si me conocieras sabrias quien es la chica misteriosa.. No puedo creer que para unas cosas seas tan lista y para otras tan cortita de mente... - remarco la última frase.

- No soy adivina. - comente.

- No hace falta ser adivina... - comento.

- Desde que no me digas que soy yo estoy tranquila. - dije bromeando, pero al parecer la broma no le hizo gracia, se quedo callado observandome serio, y luego me sonrió como nunca antes lo había hecho. - Q..qué? - pregunte.

- Lo que decia, para unas cosas eres muy lista y para otras te quedas atrás...

- Malfoy.. acaso insinuas que he adivinado..? - pregunte nerviosa y a la vez separandome de él.

- Y si fuese verdad? - pregunto él mirando al cielo.

- Se que no es verdad. - dije con un suspiro y mirando al cielo también, ibamos caminando en silencio y al fin nos paramos al llegar a la torre de astronomia.

- Bueno.. si me dijeses quién es ese chico.. yo te diría si has adivinado o no.. - desafio, pero yo no queria decirle.

- Te reirias de mi lo que te queda de vida Malfoy, ni lo sueñes jamás lo sabrás, al menos no por mi boca. - sentencié.

- Una pena.. - dijo él. Comenzo a caminar aejandose de mi, y algo que jamás había sentido invadió mi corazón, quise correr tras él, pero en vez de eso le llame.

- Malfoy... - él se giro. - me voy a ir al baño de los prefectos para relajarme, te importaria hacerme compañia? - pregunte, avergonzandome por cada palabra, él me miro y nego con la cabeza.

- No me apetece.. - dijo, y siguió su camino. Yo segui mi camino, igualmente me fui a bañar para relajarme y aunque no queria hacerlo, alfinal termine llorando porla negativa de Malfoy, no quiso pasar un rato conmigo, obvio preferiria a sus amigos... Estaba enmimismada cuando escuche la puerta y de pronto lo vi aparecer. - No era que no te querias bañar? - pregunte, ocultando habilmente mis lagrimas.

 

- No me apetecia, pero prefiero estar contigo que con los de mi casa, me aburren.

- Ah.. - dije.

- Por qué lloras? - me miraba a los ojos, y yo que pensaba que sabía ocultar bien mis lagrimas, me equivoque.

- No lloro. - negue.

- Si lo estabas haciendo, te lo noto en la mirada Granger..

- Te equivocas. - dije.

- No me equivoco y lo sabes, pero no te voy a obligar a que me lo cuentes. - dijo al fin, cambiando de tema. - Qué harás estos días tú sola? - pregunto.

- No se, descansar quizá. - conteste, y esque la verdad no sabía que hacer.

- Bueno.. cuando te aburras buscame. - dijo él.

- No lo haré. - respondi automaticamente.

- Por San Potter?

- Harry no tiene nada que ver, es solo que quiero evitar situaciones en las que te puedas reir de mi.. - dije.

- No me reire de ti. Y . . . que tal con San Potter? - pregunto.

- B..bien.. - fue lo unico que logre decir.

- No le quieres. - añadió. Y yo suspire.

- No.. - dije. - el chico Slytherin ocupa todo mi pensamiento. - comente.

- Ojala me dijeses quien es mi... quien es ese Slytherin.. - dijo dejandome desconcertada por completo.

- Para qué? - pregunte en un susurro.

- Me gustaría saberlo, a lo mejor te puedo ayudar. - dijo él.

- No creo que lo hagas, me cogerias asco. - murmure.

- Asco? Por qué iba yo a cogerte asco? - pregunto inocente.

- Malfoy si me dices quien es la chica yo te dire quien es el chico. - dije al fin.

- Tú ya sabes quien es la chica, ya te lo he medio confirmado hoy.. - dijo. - recuerda lo que hablamos cerca del lago.. - dijo serio.

- Lo de que yo... te ... gusto?? - pregunte finalmente.

- Si... piensa en esa conversación.. - dijo.

- Malfoy no me tomes el pelo. - comente.

- No lo hago, tan dificil es para ti entender que la chica Gryffindor que me tiene loco desde hace mucho tiempo eres tú? - exploto finalmente. - Odio verte de la mano de San Potter, odio verte besandolo y tocandolo... - se quedo callado.

- Yo... - quede callada.

- Ahora te toca a ti, dime quién es ese Slytherin. - dijo él.

- Es.. es.. es Blaise. - dije al fin. No!! Por qué le mentia? Me miro sorprendido.

- Vaya.. jamás lo hubiese imaginado. - dijo con una expresión desconpuesta. - Bueno.. yo me tengo que ir Granger... - dijo saliendo del agua, no llevaba ni media hora, lo vi salir por la puerta y no aguante más, sali corriendo tras él. Podcast ingles diario

- Malfoy... - llame y él no se paro, por lo que decidi correr tras él y me detube frente a él. - Malfoy yo...

- No hay nada más que decir Granger. - dijo él friamente. Fue en ese momento, en el que ya no aguante más y le bese. Me separe y me miro. - Qué haces?

- Es obvio Malfoy... No me gusta Blaise, me gustas tú, solamente y nadie más que tú. - declare yo finalmente.

Draco me miro a los ojos, no se lo creia o que?

- Porque no dices nada? - pregunte aún parada frente a él, a la vez que empece a sentir frío, el agua del baño estaba tan calentita... En ese momento me di cuenta de que además de estar en bikini, no tenía las chanclas puestas, pareció adivinar mi pensamiento y me cogió en brazos. - Q..qué haces? - pregunte atontada por tenerlo tan cerca, tenía un olor tan especial, despacio pase mis brazos por su cuello y asi me pude acercar más a él.

 

- Si sigues descalza te enfermaras.. - dijo a la vez que me sonreía, entramos de nuevo en el baño y en el agua, que seguía calentita, me separe un poco de él, pero él me cogió y me abrazo. - No te separes ahora.. - susurro.

- Pero.. tengo novio.. - recorde de pronto sintiendo un gran peso en mi alma, acababa de besar los labios de otro que no eran los de Harry, le había engañado, en ese momento me senti la peor persona del mundo. - Oh.. dios mio.. - dije llevandome las manos a la cabeza, Draco se alejo un poco de mi y me miro. - Qué? - pregunte.

- Piensas seguir con San Potter? - pregunto él mirandome a los ojos, esa mirada fría y penetrante me congelo el alma, porque esa era la mirada que me hacia feliz, esos eran los labios con los que soñaba, si queria a Draco Malfoy con todo mi ser, pero tamién había aprendido a ''querer'' a Harry.

- Yo.. No lo se.. - dije, lo último que yo deseaba en ese momento era acerle daño a Harry, y mucho menos arruinarle las vacaciones. - Quizá cuando regrese.. - dije al fin devolviendole la mirada a Draco.

- Y hasta entonces.. haremos como si nada? - su voz se notaba lejana, pero yo no queria tenerlo lejos, yo lo queria cerca de mi.

- No lo se.. pero.. dejare a Harry cuando tenga la oportunidad.. - confese, y esque yo queria luchar por Draco, lo queria demasiado como para dejarlo ir.

- Eso significa que aún os tendre que ver juntos? - pregunto receloso.

- Puede.. - dije sin saber muy bien.

- Abrazados?

- Quizá.. - me aleje un poco de él, de pronto lo volvia a sentir lejos de mi.

- De la mano?

- Si.. hasta que encuentre una forma de dejarle sin hacerle daño. - confese.

- Y.. besandoOs? - pregunto finalmente.

- Eso lo pongo en duda.. - comente, pues no queria volver a tener los labios de otro si no eran los de Draco.

- Durante cuanto tiempo? - pregunto.

- Poco.

- Define poco. - exigió.

- Una semana quizá.. - comente.

- Una semana?! - exclamo. - Granger mis celos no me permitiran ser testigo de esas situaciones una semana. - dijo friamente. Definitivamente lo estaba perdiendo, bueno, no podía perder algo que nunca había sido mio.

- No quiero hacerle daño! - defendi mi postura.

- Pero.. a mi me duele verte con él. - susurro.

- Será por poco.. después seré solamente tuya.. - él aparto la vista y yo también.

- Volveras a.. entregarte a él..? - pregunto cabizbajo.

- No! Claramente no Draco. El unico que podrá tocarme asi serás tú cuando termine todo con Harry. - dije pretendiendo suavizar la situación.

- Segura Granger? - pregunto mirandome de nuevo a los ojos.

- Si Malfoy.

- Y hasta dentro de una semana.. no nos podremos ver ni besarnos? - pregunto.

- Yo.. no creo que eso este bien. - dije finalmente.

- Por qué no?

- Es traicionar la confianza de Harry.. y no quiero hacerle daño. - comente.

 

Igualmente me abrazo y pasamos más de una hora alli juntos, hablando de varios temas, riendo y hasta bromeando, el tema de Harry por el momento estaba zanjado.

Y asi transcurrieron los días, hasta que los alumnos que se habían ido a pasar las navidades fuera regresaron al castillo, el primero que me saludo fué Harry.

- Amor.. - dijo no más verme.

- Hola.. - salude dudosa, ya que él venia derechito a mis labios y Draco estaba a muy poca distancia de nosotros, y por eso desvie la cara. - Qué tal las vacaciones? - pregunte al Harry que se había quedado un poco desconcertado ante mi evidente rechazo a su beso.

- No han estado mal. - dijo, desde luego estaba molesto ya que no se molesto en decirme ni una palabra más, Draco me miraba atento pero alegre por mi forma de esquivar a Harry, le acompañe a la Sala Común.

- Harry.. tenemos que hablar.. - dije finalmente, y esque yo le había dicho a Draco una semana, pero no soportaba más la situación, necesitaba encontrarme en los brazos de ese rubio para sentirme viva, y seguir con esta situación agravaria la cosa a la hora de dejar a Harry, por eso había tomado la decisión de dejarlo ahora, en este instante, pensando en que Ginny podría consolarlo si esque quedaba mal por nuestro final como novios. Él se giro para mirarme.

- Claro.. dime..

- Yo.. bueno creo que.. verás.. - no sabía como decirle esto. - No quiero seguir con nuestra relación como novios. - dije finalmente lo más tranquila que pude, aunque por dentro me moria por saber como se lo tomaría.

- Esa sensación me dió cuando rechazaste mi beso. - dijo con un aire triste.

- Lo siento Harry.. - dije con el corazón en la mano.

- Tranquila Herms, no pasa nada. - dijo sonriendome, pero yo vi su sonrisa algo afectada. - Se nos da mejor ser amigos. - declaro finalmente.

- Eso es cierto. - comente, él me abrazo y me dió un beso en la frente.

- Amigos? - pregunto.

- Amigos. - afirme. Luego él subió a su cuarto y yo sali corriendo en busca de Draco, lo encontre en los jardines con Crabbe y Goyle. - Malfoy. - llame lo más seria y ruda que pude, él me miro y vino donde mi, dejando a sus amigos perplejos, nos alejamos un poco. Bastante.

- Qué pasa Granger? - pregunto friamente mirandome a los ojos.

- No tendremos que esperar una semana para estar juntos. - dije sonriendo.

- Como asi? - pregunto desconcertado.

- Ya hablé con él, ya lo deje. - afirme, él me sonrió y me alzo en sus brazos dandome un beso suave y tierno a la vez.

- Caracter de Leona. - susurro en mi oído, yo sonreí, él me puso en el suelo y me miro serio.

- Qué? - pregunte algo asustada.

- Granger, quieres ser mi novia? - pregunto al fin, yo le sonreí.

- Si Malfoy, quiero ser tú novia. - confirme.

- Solo mia? - pregunto de una forma extraña.

- Solo tuya. - afirme, esta vez le bese yo a él. En ese momento millones de mariposas invadian mi estomago y yo me deje llevar hasta que una voz me sobresalto y no solo a mi.

 

- Asi que.. me has dejado por él? - Harry bajo su capa de invisibilidad, solo se le veia la cabeza, sin duda estaba de muy mal humor.

- Yo.. lo siento. - dije de nuevo.

- Pensé que me querias. - dijo este.

- Y te quiero, pero más como amigo.. - aclare al percibir cierta tensión en Malfoy.

- No me lo esperaba de ti. - dijo él, y luego a grandes zancadas se fue, poniendose de nuevo la capa de invisibilidad, hubiese jurado ver una nota muy triste en su voz.

- Harry... - empece a correr por la dirección en la que este había desaparecido, dejando a Draco muy atrás, cuando Harry se dejo ver su expresión era de resentimiento.

- Por qué Hermione? Por qué has esperado a que me enamorase de ti para dejarme por él? - su voz era inexpresiva. Agache la cabeza.

- Lo siento Harry.. no mando en mi corazón, porque de hacerlo te elegiria a ti sin dudarlo, pero al no poder hacerlo... he elegido a Draco porque mi corazón lo ama, yo lo amo, desde hace mucho... - confese, triste también.

- Ojalá te hubieses enamorado de mi. - dijo.

- Ojalá. - comente. - Lo siento. - dije a la vez que empezaba a llorar silenciosamente, porque en verdad le había hecho daño a Harry.

Después de pasar mucho tiempo sentada al lado de Harry llorando silenciosamente, me levante. Él me miro a los ojos y pude ver que él también había llorado.

- Lo siento. - volvi a disculparme y esque me sentia demasiado mal por lo que estaba pasando apesar de querer estar con el rubio que me había robado el corazón, la idea de dejar a Harry sufriendo no me gustaba en lo más minimo. - Perdoname Harry. - dije, me quede mirandolo y él desvio la mirada.

- Lo que no entiendo, es.. Qué he hecho mal? Por qué él y no yo? - su voz era triste.

- Yo tampoco lo entiendo Harry... Solo se que tú no has hecho nada mal, pero mi corazón lo ha elegido a él. - repuse tristemente.

- Tú eras mi sueño. - dijo. - Te había comprado un regalo, pero. . . - quedo callado.

- Pero qué? - pregunte, triste.

- No te lo voy a dar, porque era un regalo de enamorados y tú no me amas. - su voz seguía triste y baja.

- Lo lamento Harry. - dije de nuevo.

- Qué lo lamentes no me sirve de nada. - dijo poniendose en pie. - Pero no te culpo, yo tampoco he puesto mucho de mi parte. - confeso al fin, con una pequeñisima sonrisa.

- Sigues amando a Ginny. - dije.

- No lo se. - dijo. - Tal vez nunca halla dejado de quererla, y tal vez el estar lejos de ella me hizo darme cuenta de que la quiero...

- Intenta darle una oportunidad. - dije al fin.

- Vere lo que puedo hacer, pero tú mejor vuelve con tu novio. - me dió la espalda y poniendose de nuevo la capa de invisibilidad desapareció, dejandome sola, pensativa.

Finalmente me levante, dandome cuenta de que era la novia del rubio más deseado del colegio, dandome cuenta de que el chico al que mi corazón había elegido, era ahora mi novio, heche a correr en su busca, pero él no estaba donde hace rato lo había dejado, asi que no me quedo otra que recorrer el colegio para encontrarlo, por fin lo encontre en el campo de Quidditch, cuando me vió no se molesto en bajar de la escoba ni en acercarse. Espere a que se bajase para ir tras él, y cuando lo hizo yo le seguí.

 

- Malfoy... - llame. Me ignoro, corri y me puse frente a él para detenerle, pero.. me empujo haciendome caer, y siguió su camino, sin darse cuenta de que me había hecho daño. Me levante y de nuevo le llame. - Malfoy! - grite fuerte, pero él me siguió ignorando, le segui pero esta vez no me pude delante de él. - Escuchame Malfoy! Soy tú novia y asi me tratas? - él se paro y me miro.

- Tú? Mi novia? Tú? - se rio. - Mis novias no corren detrás de sus ex-novios. - y de nuevo hecho a andar.

- Además de ex-novio es mi mejor amigo y solo me asegure de no hacerle sufrir. - me defendi. Él seguia caminando y ignorandome, con lo cual me di por vencida y me fui a mi habitación, me sente sobre la cama y como una niña pequeña me heche a llorar. Por qué? No sabía que hacer, no lo había tenido ni una hora, ya lo había perdido. No tenía hambre y por eso no baje a cenar, cuando la Sala Común quedo vacia, me puse la capa y camine hasta llegar al lago, me sente en el suelo, estaba frio pero me dió igual, simplemente queria estar sola, no queria tener mala cara mañana ni hablar con nadie hoy. Mire al lago cubierto por una capa fina de hielo, me diero ganas de romper la capa, quizá rompiendo la capa veria en cada grieta el estado penoso en el que se encontraba mi corazón. No podía ser verdad, primero dejaba a Harry por Draco y luego Draco me dejaba por correr trás Harry. No sabía cuanto tiempo llevaba ya sentada en el suelo, frio, pero tampoco tenia prisa alguna por regresar al castillo.

- Sabía que estarías por aqui.. - no me hizo falta darme la vuelta para identificar la voz de Harry, se sento a mi lado. - Qué va mal? - pregunto él, mirando mis ojos rojos y humedos.

- Nada.. - trate de engañarle sin acordarme de que él era la unica persona en ese colegio, que con solo mirarme sabía lo que sentia.

- No me mientas Herms. - pidió él.

- Esque no quiero hablar Harry, de verdad. - dije al fin, suspirando, él respeto mi decisión y se levanto.

- Aqui me tienes para lo que sea Herms. - dijo suavemente alejandose de mi, y yo me derrumbe de nuevo. Harry era un chico muy especial en todos los sentidos, sobre todo en la forma de cuidar, yo sabía que le había hecho más daño del que me imaginaba, yo sabía que Harry se había empezado a enamorar de mi, pero apesar de todo yo le había hecho daño. ''Porque me tube que enamorar de Malfoy en vez de enamorarme de Harry'' pensé, y esque no soportaba hacerle daño, él lo había sido todo como un hermano, él me protegia y me queria, pero infelizmente yo no lo amaba. Cuando deje de llorar por segunda vez, me levante decidida a regresar al castillo, al entrar por la puerta vi a Malfoy, que estaba sentado y al verme se levanto. Aún asi yo pase de largo, bueno lo hubiese hecho, pero él me agarro de la tunica.

 

- Qué diablos quieres Malfoy? - pregunte friamente recordando su comportamiendo.

- Disculparme Granger. - dijo él, buscando mis ojos sin encontrar mi mirada.

- No tienes nada de que disculparte. - dije soltando su mano de mi tunica y pretendiendo hechar a correr, pero de nuevo él me agarro.

- Eres mi novia. - no pregunto, si no que afirmo. ''Cara dura'' pensé.

- No Malfoy, yo no soy tu novia, recuerdo que me dejaste a los pocos minutos de comenzar, y cuando me dejan yo no vuelvo. - espete, dejandolo clavado.

- Todo fue producto de mis celos. - confeso.

- Pues tus celos te han dejado sin novia. - conteste.

- Perdoname Granger, dejame demostrarte que no soy siempre asi... No seas asi, tú y yo tenemos futuro y lo sabes. - dijo tranquilo. - Además dijiste que eras mia, me lo afirmaste asi que eres mia! - dijo.

- Mira Malfoy... - me silencio con un beso, tierno. Entonces supe que jamás lo dejaria y si lo dejaba él volveria y de nuevo seria suya, en ese momento me di cuenta de que mi corazón era prisionero del suyo. Le abraze despacio.

- Lo siento. - dijo dandome un beso en la mejilla.

- Draco, yo solo quiero que entiendas que él es mi amigo y lo apoyare en lo que haga falta, pero solo soy su amiga. - comente. - Y también quiero que entiendas que soy tu novia, solo tuya y que no tienes que tener celos, porque aunque tenga muchos amigos, tú eres el chico al que amo. - confese escondiendome en su pecho, él me abrazaba tiernamente.

- Soy muy celoso y no lo se controlar. - dijo.

- No tienes que ser celoso. - comente.

- Soy asi, aunque tratare de controlarme. - prometió. - Estás helada. - comento cogiendome de la cintura y llevandome por los pasillos del castillo. Una parte de mi me decia que debía tener miedo por la forma en la que él me queria, solo suya y era celoso eso me traeria serios problemas con el tiempo, pero otra parte de mi me decia que tendría que amarlo con toda mi alma y alejar a los demás de mi. Ninguna de las dos ideas me convencian y tal vez por eso decidi que solo pensaria en el presente, y que con el tiempo tomaria mis decisiones, por el momento estaba con el rubio al que amaba y eso era lo que importaba.

- Ven. . . - me dijo, entramos en una sala, después de haber cruzado puertas y puertas.

- Donde estamos? - pregunte, inquieta.

- En el cuarto del Principe Slytherin. - dijo él. - Esta habitación solo la conozco yo, por el hecho de que hoy por hoy soy y tal principe de mi casa, o por lo menos todos me votaron como tal, puedo venir aqui cuando me de la gana y nadie me encontrara, el camino fue muy dificil de memorizar para mi. - hizo una pausa. - Pero ahora no soy el unico que conoce este cuarto, tu también. Solo tu y yo conocemos este pequeño privilegio. - dijo con una sonrisa.

- Es muy bonito. - dije, mirando a todos los lados, era grande sin duda, tenia una cama enorme en la que seguramente podrían dormir cuatro personas juntas, la colcha era verde y plateada, la pared era negra con muchas serpientes dibujadas en dorado, asi que practicamente era dorada, tenía dos sillones enormes y por las apariencias comodos, ambos eran de un verde esmeralda, tenía dos puertas más. - Y esas puertas? - pregunte.

 

- Una es del baño y la otra del vestidor. - anunció él sonriendo, de pronto me tendio una toalla, y un pijama.

- Mmm.... - quede pensativa, él me miro.

- Qué pasa? - pregunto mirandome a los ojos.

- Este pijama es de Slytherin y yo no soy Slytherin. - comente riendo.

- Con más razón quiero que te lo pongas. - susurro riendo también, señalo una de las puertas. - es el baño.

- Pero Draco yo pronto me ire a dormir.

- Quedate conmigo, no te pillaran... además si te pillan no te diran nada porque eres la doña perfecta. - añadio.

- Bueno, al menos ire en busca de Ginny, para que me cubra por si algo sale mal en mi ausencia... - me puse una capa que Draco me dejo por encima del pijama y fui a la torre, encontre a Ginny en la cama.

- Hola Ginny. - salude.

- Hola, que hay? - pregunto.

- Ya hablaste con Harry? - pregunte.

- No. Por qué?

- Verás... Hoy he acabado mi relación con Harry. - anuncie.

- Quéééé?? - se levanto de la cama en un salto.

- Como escuchas.

- Pero... como se lo tomo? - pregunto ella.

- Bueno... no tan mal como yo me esperaba, además por el mismo precio se ha enterado de que ya soy la novia de Malfoy. Ahh, y Harry ha dejado escapar que... a lo mejor no te ha olvidado. - comente, Ginny sonrio.

- De verdad?

- Asi como lo oyes. - asegure.

- Oh... que debo hacer? - pregunto nerviosilla.

- No se, acercate un poco a él.. Habla con él...

- Madre mia... él me quiere! - exclamo. Ambas sonreimos, y luego su mirada se volvio triste.

- Y ahora que? - pregunte.

- Eres la novia de Malfoy? - pregunto seria.

- Si.

- Herms, ten cuidado con Malfoy, te hara daño, él no se deja enamorar, a mi solo me usaba para lo que queria, y es muy, pero que muy celoso, en cuanto se te acerque un chico te darás cuenta de ese detalle, mantener una relación duradera con él no es fácil, más bien es casi imposible. - Advirtió ella. - Solo ten cuidado, no te quiero ver llorando.

Después de las últimas palabras de Ginny, cogi lo necesario y regrese donde Draco, pensando en las palabras que ella me había dicho. Cuando llegue Draco estaba sentado a medio camino, me miro y sonrió.

- Pensé que no volverias. - dijo el rubio.

- Draco.. No me voy a quedar aqui esta noche, espero que lo entiendas. - dije finalmente, pero era una buena forma de ponerle a prueba, porque si realmente me queria, no se enfadaria y si lo hacia al menos no buscaria a otra, me miro seriamente.

- Ginny... - dijo él en un susurro.

- Qué? - pregunte mirandolo, porque había dicho el nombre de Ginny?

- Es por ella, por ella no te quieres quedar. - dijo convencido.

- No Draco, no tiene que ver con ella. - defendi.

- A no? Te has ido con una cara y regresas con otra, te ibas a quedar y ahora ya no, llevabas puesto mi pijama y mi tunica y ahora lo traes todo en mano... Que explicación hay? - pregunto él.

- Draco, simplemente no me quiero quedar, al menos no hoy. - dije finalmente mordiendome el labio inferior.

- Bien, como quieras. - dijo él enojado, tomando sus cosas de mi mano, después me dió la espalda y se fue, sin decir nada más.

- Draco.. - llame, pero él no se dió la vuelta, le segui, y llegamos de nuevo al cuarto, me quede boquiabierta, él lo había preparado todo, había velas, flores, era un plan romantico, me senti mal. - Draco.. - llame, él me miro.

 

- Largate, tú aqui no haces nada ya. - musito.

- Perdona? Soy tú novia! - defendi.

- Tú ya no eres mi novia.

- Estás cortando conmigo? - pregunte en un susurro.

- Si. - su voz seguia fria.

- Pero... - no supe que decir, él me miro y se rió en forma de burla.

- Adiós Granger, va a venir mi cita y no quiero que te vea aqui. - dijo él.

- Tu cita? Hace rato dijiste que yo era la primera que venía aqui, y que sería la unica en conocer este cuarto! - aquello me dolió.

- Eso dije, pero he cambiado de idea. - dijo él.

- Asi que esto era todo? - pregunte friamente. - Esto iba a ser yo para ti? Una acompañante para tu noche loca? Una zorra más en tu cama a la que mañana ni mirarias a la cara? Para esto me tragiste? - vi en su cara que mis palabras de alguna forma le afectaban.

- Eso no era todo, pero no estoy dispuesto a seguir con una chica que tiene miedo de pasar una noche conmigo. - defendió él.

- Ya. - fue lo unico que dije, dandole la espalda. Él me cogió del brazo.

- No entiendas mal, tú eres más que una noche, solo que no entiendo la razón por la cual no te quieres quedar. - le mire por última vez.

- Sueltame Malfoy. - dije lo más fria que pude.

- Hermione.. Lo siento.. esque me vuelvo loco yo solo y digo cosas sin sentido.. - dijo de pronto. De alguna forma él estaba presintiendo que algo había cambiado, que algo empezaba a ir mal, de alguna forma él se estaba dando cuenta de que ya no llevaba las riendas del asunto.

- No te molestes en disculparte Malfoy, como bien has dicho ya no somos novios ni amigos ni nada, asi que si me permites me voy. - dije soltando con brusquedad su mano, no insistió y me dejo ir, de inmediato me fui a la Torre Gryffindor, pero un pasillo antes de llegar me encontre con Nott. Exacto, eso era, Nott era el chico perfecto para hacerle saber a Draco Malfoy que conmigo no jugaba. Tan solo en días ya lo habíamos dejado dos veces, bueno él lo había dejado dos veces conmigo por idioteces, y apesar de que yo amaba a Malfoy, apesar de que estaba loca por sus huesos y por ser la unica dueña de su corazón, no le dejaria jugar asi conmigo, esta vez no. - Hola Nott. - salude, él me miro de arriba abajo.

- Granger. - devolvió la sonrisa. - Como estas? - pregunto, parandose frente a mi.

- No me quejo, y tú? - pregunte poniendo mi mejor cara.

- Bien, un Slytherin siempre esta bien, sabes? Es una pena que tu sangre no sea pura.. - murmuro.

- Oh! - eso me ofendia pero no lo demostre. - Ya.. bueno lo mismo puedo decir, pero pura o impura jamás posaria mis ojos sobre alguien como tú Nott, no confundas, que te salude no significa absolutamente nada. - dije sonriendole y siguiendo mi camino. Definitivamente Nott no me serviria para nada, pero de una forma u otra, provocaria los celos de Malfoy al maximo, lo volveria loco, y a ser posible jugaria con él. Ginny tenía razón, ese imbecil al que yo amaba solo me haría daño. La situación me entristecia mucho, porque estaba segura de que acabaria perdiendo a Malfoy, pero no me queria dejar domesticar y no esperaria a que él me rompiese el corazón. Llegue a la sala común y me encontre a Harry sentado en el sofá.

- Hola. - salude.

 

- Hey.. - saludo, triste.

- Te pasa algo? - pregunte confusa. Él se levanto, miro alrededor, y sin avisar me cogió del brazo y me hizo correr tras él, salimos de la Torre Gryffindor. - Harry.. que haces? A donde vamos? - pregunte confusa.

- Sigueme. . . - dijo sin soltarme, y yo como tonta lo segui hasta la Sala de los Menesteres, entramos a al que había sido nuestro nido ''amoroso'', Harry se dió la vuelta y quedo cara a cara conmigo, me beso, y yo no me pude negar a su beso, le respondi al beso, pasando mis brazos por su nuca. - Hermione... - dijo. - Yo no quiero a otra.. te dije que quiza seguia queriendo a Ginny por no hacerte sentir mal.. pero yo.. te amo. - susurro en mi oído, me separe bruscamente de él, y ahora que? Si, en este momento senti como mi corazón se dividia en dos, mitad era parte de Draco Malfoy y la otra mitad era parte de Harry Potter. Genial. Simplemente no sabía que hacer ni que decir, mis sentimientos hacia ambos estaban revueltos, queria a los dos, sin saber como había llegado a este punto me heche a llorar, Harry me sento sobre sus piernas.

- Harry... - no supe que decir.

- Dejalo Hermione.. es culpa mia... - dijo él.

- No Harry.. lo que pasa es... lo que me pasa es que os quiero a los dos.. y estoy confusa, muy confusa. - declare. Él quedo en silencio por un momento.

- Eso significa que aún tengo oportunidad? - pregunto él. Le mire.

- No lo se Harry.. te juro que no lo se. - él me miro.

- Luchare por ti, hasta el final Herms, te lo juro. - dijo él, mirandome a los ojos.

- No lo hagas. - sugeri.

- Por qué no? - insistió.

- Porque no se a quién elegire. - susurre.

- Lo se, pero quiero luchar, porque aunque no me eligas, me dare por contento, porque sabre que lo intente. - contesto.

- Pero no quiero hacerte daño, y te hare daño si no te eligo... - murmure, me levante y sali de la sala, dejando alli a Harry.

- Asi que ahora me dejas y te revuelcas con ese? - su voz era fria, y clara, me gire y le mire.

- Tú me dejaste, y no me he revolcado con nadie. - conteste, y en ese momento Harry salió como si nada, y nos miro, luego siguió su camino.

- Segura? - Draco me miraba seriamente.

- Y a ti que te importa? Eres celoso hasta sin que sea tu novia? Dejame en paz, olvidame Malfoy, solo has sido un maldito error en mi vida, además soy una Sangre Sucia, no soy digna de ti. - me miro serio, no tubo respuesta para darme, me di la vuelta y segui mi camino, pero de nuevo él me detubo.

- Segura de lo que has dicho? - pregunto.

- Segurisima, olvidame. - dije obligandolo a apartarse de mi camino.

- Bien. - fue lo último que escuche. ««Hermione Jane Granger eres una imbécil»» pensé, porque ahora si estaba segura de haber metido la pata y de haberle perdido, su mirada me lo había dicho todo, senti como mis lagrimas cayan por mi cara y finalmente caí en medio del pasillo derrotada, porque? Por qué a mi? Por qué tube que jugar con el amor? Por qué en mi corazón había sitio para los dos?

Los días pasaban despacio, no había pausa en el tiempo, no había vuelto a hablar con Malfoy y apenas me acercaba a Harry. Mi corazón no me dejaba tranquila, pasaba los días pensando en ellos, pensando sobre todo en Malfoy. Lo había perdido. Lo había perdido todo por hacerle caso a Ginny, pero si Ginny le había dicho aquello, por algo sería, además las palabras de Malfoy habían dejado mucho que desear.

 

- ¡Hermione! - estabamos en la clase de Defensa, y yo no estaba mentalmente alli, por eso me asuste cuando una voz me llamo, Neville que estaba sentado a mi lado me miraba.

- Qué? - pregunte confusa, y mire al profesor.

- Te han hecho una pregunta. - comento él. Mire al profesor, que me estaba mirando.

- Diez puntos menos para Gryffindor. - comento finalmente el profesor suspirando, esto era el colmo. Me levante en mitad de la clase y sali del aula, dejando a todos estupefactos. Camine por los pasillos del colegio sin importarme nada, solo me apetecia estar sola, pero ya no estaba sola.

- Herms. - Harry había salido del aula y me estaba siguiendo.

- Qué quieres? - pregunte enfadada. Él avanzo y me paro.

- Qué es lo que te pasa? - pregunto derrotado. - Tú no eres la Hermione que yo conozco. - puntualizo.

- Lo que me pasa es que no tengo paciencia para seguir en este maldito colegio! Me estais volviendo loca Potter, tú y Malfoy me estais amargando la vida, os odio y odio saber que os quiero a los dos! - grite fuera de mi. - Dejame en paz! Olvidame! Olvidaros todos de mi! - no le di oportunidad de decir nada, me marche siguiendo mi camino, dejando a Harry paralizado por mis palabras, quizá había sido dura con él y él no tenía la culpa de nada, pero. . . Mi temperamento no me había dejado reaccionar de otra forma, seguí caminando y a la vez empeze a llorar. Mi mejor escondite era la Cabaña de los Gritos, sabía el hechizo para que el monstruoso árbol me dejase entrar sin intentar matarme, asi que me dirigi alli, entre y me escondi donde pude, lo que menos queria era que alguien me encontrase. Pude pasar horas alli, pero el tiempo se me había pasado en minutos, en cortos minutos. Cuando decidi salir de alli, me arregle un poco el pelo y me limpie la cara. Estaba agotada, de llorar quizá. No me moleste en pasarme a cenar, no tenía ambre ni ganas de ver a nadie. Me fui derecha a mi dormitorio.

- Hasta que apareces! - Ginny salto de la cama en mi dirección.

- Ey.. - salude, maldiciendome, no queria hablar con nadie, ni siquiera con ella.

- Qué te ha pasado? - pregunto ella.

- Nada importante. - refunfuñe por lo bajo.

- Y por eso te desapareciste todo el día? No has ido a clases, no has comido, no has cenado, Hermione.. - Ginny suspiro.

- Simplemente no me pasa nada, no tenía ganas de ir a clase y no tengo hambre, eso es todo Ginebra.

- Segura? - pregunto ella, muy poco convencida.

- Ujum.. - me duche y luego me puse el pijama dispuesta a irme a la cama. Pero Ginny apareció de nuevo por alli.

- Herms, se que no vas a querer pero.. Malfoy esta frente a la entrada de nuestra Sala Común y ha dicho que hasta que no hable contigo no se va a mover. - dijo ella. - Baja aunque sea para pedirle que se vaya o los Gryffindor tendremos problemas con los Slytherin... - comento ella, segura de sus palabras. Suspire y le mire de reojo.

- Bien. - accedi finalmente poniendome la bata, baje las escaleras y sali por el retrato. Efectivamente Malfoy estaba alli paralizado discutiendo con. . . o no. Mi corazón se paro, estaba discutiendo a grito pelado con Harry.

- Ella no te quiere ni ver Malfoy! - decia Harry.

- Potter, apartate de mi camino, ella es mia! - espeto Malfoy. - Por una vez yo te gano, ella me ama estoy seguro de que volvera a ser mi novia... - comento. Las palabras sonaban muy agresivas saliendo asi de su boca.

 

- Eso esta por ver, voy a luchar por ella, Malfoy. - se miraron fijamente. - Y tú no estas a la altura para ser mi rival. - dijo al fin dandose la vuelta, ambos me miraron, sorprendidos? Harry entro en la Sala Común sin decir nada. Quede cara a cara con Malfoy.

- Qué quieres? - pregunte.

- A ti. - contesto, le mire ceñuda.

- Malfoy, me cortaste y no pienso volver contigo! - espete.

- Tú fuiste la tonta que lo estropeó todo, preferiste creer en las palabras de Weasley antes de escucharme, tenía una velada romantica preparada para ti y lo fastidiaste, no confias en mis sentimientos por ti, y lo peor de todo es que los dos nos queremos y estamos separados por una tonteria! - solto su discurso y yo ni le miraba.

- Se como eres con las chicas y tú no quieres a ninguna, todas somos un juguete para ti hasta que te cansas y abandonas. - espete.

- TAN DIFICIL ES PARA TI ENTENDER QUE TE AMO? - grito él, estaba hecho una furia. - TAN DIFICIL TE RESULTA CREER QUE ESTOY ENAMORADO DE TI Y QUE JAMÁS TE UTILIZARIA COMO A UNA CUALQUIERA? - le mire a los ojos, y quise que me abrazase, pero... y Harry? Me gire dispuesta a entrar en la Sala Común, pero Malfoy me cogió del brazo, me gire y le encare, lo que no me esperaba era recibir aquel beso. Me separe despacio.

- Malfoy. . . - fue lo que alcanze a decir. No sabía que más decir, me toco improvisar. - Ya hablaremos, este no es el lugar ni el momento.. - dije dandome cuenta de todas las miradas curiosas que había en nuestra dirección.

- Pues vamos a otro sitio, pero hablemos ahora, arreglemoslo ahora, seamos felices juntos.. - dijo él.

- Malfoy, ya hablaremos en otro momento. - dije finalmente, pues la mirada de Harry también estaba clavada en nosotros, sus ojos verdes quemaban mi rostro. Malfoy se dió la vuelta derrotado y se alejo, despacio, yo lo vi marchar, y luego entre en la Sala Común, Harry había desaparecido. Suspire, y subi al cuarto de los chicos, alli lo encontre estirado en la cama. - Harry. . . - murmure.

- Largate Hermione. - dijo friamente.

- Harry, por favor escuchame... - suplique. Se levanto de un salto.

- Qué escuche el que? - estaba furioso. - Quieres que escuche que te vas con él?

- No Harry. . . - no me dejo hablar.

- MALDITA SEA! A MI NO ME DEJAS NI TOCAR TÚ MANO Y A ÉL LE DEJAS QUE TE BESE? NO ENTIENDO TU ACTITUD HERMIONE, HACE UNAS HORAS NOS ODIABAS A LOS DOS Y AHORA TE DEJAS BESAR... - quedo callado.

- Harry...

- VETE HERMIONE, ALEJATE DE MI. - dijo finalmente, sus gritos me asustaban, su furia me estaba doliendo.

- Per..

- LARGATE..! - esta fue la gota que colmo el vaso, sin pensar en mis actos me acerque a él y le bese, él respondió al beso, pero yo me aleje de inmediato.

- Después de esto, olvidame Potter. - dije finalmente lo más friamente que pude. Sali del dormitorio consciente de que los Gryffindor que estaban en las butacas o por la sala me observaban. Me fui a mi dormitorio y me encontre con Ginny, su mirada era de resentimiento.

- Le has besado. - dijo ella.

- Qué? - pregunte incredula, acaso me había seguido?

- Has besado a Harry. - acuso.

- Si, y también le he dicho que después de ese beso me olvidase. - conteste friamente, ella me miro.

 

- Aún le quieres? - pregunto ella.

- No lo se Ginny, sea lo que sea lo que siento por él, se que no es lo mismo que él siente por mi.

- Y por Malfoy... que sientes?

- No lo se Ginny, le quiero muchisimo... Le amo... pero a la vez le odio. - conteste.

- Entonces si que sabes lo que sientes por él, le amas, pero odias que no vayan bien las cosas... - dijo ella, mirandome a los ojos. Y ella tenía razón.

- Ginny.. - no supe como decirle. - yo... yo me voy a arriesgar, voy a por Malfoy, le quiero y voy a arriesgarme a dejarme llevar, y que pase lo que tenga que pasar.. Ayuda a Harry. - pedí. Ella me miro, y sonrió tristemente.

- Él no me quiere.. - dijo. - Puede que me quiera algo, pero es a ti a quien ama. - finalizo.

- Yo... MALDITA SEA! PORQUE SE HA TENIDO QUE COMPLICAR TANTO? POR QUÉ SE HA ENAMORADO DE MI TENIENDOTE A TI? ESQUE NO SE DA CUENTA DE QUE YO SOLO LE HARE DAÑO!! - caí de rodillas al suelo, llorando como loca, Harry era una persona muy especial para mi, siempre le había protegido del dolor de las perdidas y del desamor, pero ahora seria yo la que le provocaria esos sentimientos, y seguramente su dolor seria mi dolor, nuestra amistad sería arrastrado por el rencor.

- Hermione.. no les puedes hacer felices a los dos. - dijo ella tranquilamente. - Harry sufrira, pero, acabara posando sus ojos en otra persona, se recuperara del dolor. - dijo ella. - y yo le ayudare en todo lo que pueda, no dejare que Harry sufra más de la cuenta por ti... - sonrió un poco. Luego me abrazo y me ayudo a levantar. - Deja de llorar como una niña, y ve en busca de Malfoy, rescata vuestro amor y arreglar lo que os separo... - dijo ella. Y, muy a mi pesar, por Harry, lo hice. Me lave la cara, arregle mi pelo y sin molestarme en cambiar el pijama que llevaba puesto por otra ropa, sali de la Sala Común, en busca del nido de las Serpientes, no había nadie en la entrada ni por el pasillo, espere un buen rato, nada. Finalmente vino alguien de Slytherin, era un chico de primero al que yo no conocia.

- Ey.. - lo pare al pasar. - Dile a Draco Malfoy que salga o dormire aqui, por favor. - pedí, el chico me miro y sonrió un poco.

- Vale.

Entro por la puerta, pero Draco no salia, y no salió hasta que pasaron quince minutos. Cuando me vió quedo parado en la entrada, él también estaba en pijama.

- Hola.. - salude timidamente.

- Hola. - saludo igualmente, dejandome las cosas no muy faciles.

- Yo.. quiero hablar contigo.. - dije.

- Eso esta claro, si no no estarias aqui.. - calculo él.

- Te quiero. - dije, acercandome a él. Estabamos ya muy cerca. - Quiero.. quiero que nos demos una oportunidad más para ser felices juntos.. - repuse, sintiendo como me ruborizaba. Él me miraba y finalmente se acerco, tomandome por la cintura, acerco su rostro al mio.

- De verdad? - pregunto.

- Si.. - dije, nerviosa por la cercania.

- Qué te ha hecho cambiar de opinión? - pregunto él.

- Pues el creer en tus sentimientos hacia mi, y saber que yo correspondo a tus sentimientos al igual que tú a los mios. - finalmente le robe un pequeño beso, pero él no se conformo y junto de nuevo nuestros labios, un beso intenso y cargado de pasión. Cuando me quise despedir, me miro con ojitos tristes.

- No te vallas..

- Tengo que ir a dormir.. - dije.

- Durmamos juntos.. - dijo él. No me quise negar, porque yo tampoco me queria separar de él, lo amaba tanto que no me queria separar ahora que nos habiamos vuelto a arreglar. Ambos nos fuimos a la habitación privada del Principe Slytherin. Entramos de la mano, Draco se tumbo en la cama, en señal de que no pretendia hacer nada, en ese momento yo le bese, me posicione encima de él y le empeze a besar. - Hermione no tienes porque hacer nada. - dijo él.

- Y que pasa si yo quiero hacerlo? Acaso no quieres hacerme tuya? - los ojos del rubio brillaron con intensidad.

BIEN ESTE FIC LO EMPECE HACE MUCHO Y ME BLOQUEE, AHORA LO QUE NECESITO ES SABER SI OS GUSTA Y SABER SI OS INTERESA QUE LO SIGA O NO... PORFAVO DEJAD VUESTRAS OPINIONES, SOLO TENEIS QUE DEDICAR UN MINUTO DE VUESTRO TIEMPO PARA AYUDARME :)

BIEN ESTE FIC LO EMPECE HACE MUCHO Y ME BLOQUEE, AHORA LO QUE NECESITO ES SABER SI OS GUSTA Y SABER SI OS INTERESA QUE LO SIGA O NO... PORFAVO DEJAD VUESTRAS OPINIONES, SOLO TENEIS QUE DEDICAR UN MINUTO DE VUESTRO TIEMPO PARA AYUDARME :)

BIEN ESTE FIC LO EMPECE HACE MUCHO Y ME BLOQUEE, AHORA LO QUE NECESITO ES SABER SI OS GUSTA Y SABER SI OS INTERESA QUE LO SIGA O NO... PORFAVO DEJAD VUESTRAS OPINIONES, SOLO TENEIS QUE DEDICAR UN MINUTO DE VUESTRO TIEMPO PARA AYUDARME :)

Amando al Enemigo - Fanfics de Harry Potter

Amando al Enemigo - Fanfics de Harry Potter

Por fin el tren se detenía, este sería el último año que pasaria en Hogwarts que desde que lo conoci había sido como mi segunda casa. Baje junto a Harry,

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-amando-al-enemigo-fanfics-de-harry-potter-5115-0.jpg

2023-02-27

 

Amando al Enemigo - Fanfics de Harry Potter
Amando al Enemigo - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/73078
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences