Otra semi-vampira - Fanfics de Harry Potter

 

 

 


Los Cullen estaban dentro de la casa. Fuera llovía. Todos ellos miraban como Renesmee jugaba con unos muñecos que se parecían mucho a ellos, los Cullen. Estos muñecos eran regalo de Esme y Carlisle, que las habían encontrado en una tienda. Renesmee se lo pasaba pipa. Tenía nueve meses, pero aparentaba ya casi dos años. Crecía muy rápido. Nahuel les había dicho que crecería por lo menos hasta la edad adulta y se quedaría asi, vamos, que parecería mas grande que sus padres y todo. Los Cullen lo habían aceptado.
Fuera sonaron tuenos enormes. Y Renesmee se asustó y miró a sus padres. Ellos se rieron.
- No pasa nada Renesmee, son truenos- le dijo Bella.
- ¿Truenos?- preguntó ella con su vocecita.
- Si, como cuando papá y tio Em juegan a bésibol- le dijo Rose.
- Aah... -Renesmee siguió jugando.
- ¿Que os parece si nos vamos todos a jugar al bésibol ahora? - intevinó Emmett.
- Em, esta lloviendo, Ness... digo Renesmee se mojaría- dijo Esme.
- Da igual, le traemos un paraguas-le respondió Emmett como si no pasara nada.
- Bueno- dijeron todos.
Así lo hicieron. Se fueron todos al descampado donde unos años atras James había olido a Bella y haberla rastreado para matarla.Pero ahora ya no era así. Bella se entusiasmó por poder ir a jugar al béisbol. Sería su primera vez como vampira. Hicieron los equipos, Esme era el árbitro y estaba junto a Renesmee que estaba con un carrito y un paraguas.
- ¿Preparados? - Esme se preparó y vió como todos los demás hacían lo mismo.- Venga Alice.
Alice se impulsó para atras y lanzó con fuerza su bola hacia Rosalie, que le dio y la bola salió disparada hacía el bosque.
- ¡Cogela Bella!- rugió Emmett
Bella salió corriendo a por la pelota, pero Edward llegó antes, y chocaron. El ruido fue como el de un trueno. A Bella le gustó, y cuando cayeron se acercó a Edward, lo besó y le quitó de la mano la pelota sin que se diera cuenta. Desde lejos llegaron las risas de Renesmee. Estaba disfrutando viendo aquel partido que solo acababa de empezar. Todos se rieron con ella como siempre que se reía Renesmee.
Pero Nessie no era la única observdora. Lejos, pero lo sufieciente para ver, una chica humana observaba todo aquello, veía como los jugadores lanzaban la bola con mucha fuerza y como los otros corrían a la velocidad del rayo a por la pelota.<< ¿Pero como puede ser?>> pensó. Aquel pensamiento fue el que la delató. Edward Cullen la oyó. Miró en su direccion y la vio allí tras aquel árbol en las montañas. A su mirada de alarma, los demás tambien miraron y la vieron allí. Hubo un revuelo y todos corrieron (a velocidad entre normal y vampira) hacía Renesmee.
- ¿Que hacemos? - preguntó Emmett- ¿Nos la cargamos?
- ¡Emmett! ¡No! Porsupuesto que no- le reprendió Esme.
- ¿Pero que habra pensado de nosotros?- preguntó Rosalie mirando a Edward.
- Ha pensado que como podía ser el que tuvieramos tanta fuerza, tuvieramos tanta velocidad, que fueramos tan pálidos y que fuermos muy hermosos.
- Pues habrá pensado que somos vampiros, papi- le dijo Renesmee.Edward sonrió un poco.
- Vamonos a casa, hablemos allí.- dijo su padre.
Cuando llegaron a casa todos se pusieron a gritar.
- Tendremos que irnos.
- No pienso irme
- Esta casa me gusta mucho
- Pero tendremos que irnos
- Ni hablar, nos la cargamos y punto
- No Emmett, descarta esa idea
- ¡Pero es buena!
- No Emmett
- No nos vamos- dijo Edward muy serio.
- ¿Queeé?
- ¿Y que hacemos?¿ Esperamos a que nos delate? -dijo Rosalie.
- No, la mantenemos aquí.
- ¿Pero que estas diciendo Edward?- inquirió Esme- Es humana, no nos la podemos quedar, que diran sus padres.
- Nada.
- ¿Como que nada? ¿No verán raro que su hija haya desaparecido?
- No, porque sus padres estan aquí de viaje desde España, y piensan que su hija está allí, cuando en realidad esta aquí.
- ¿Y como sabes eso? ¿Como puede haber venido la niña sin que sus padres se enteren? - preguntó Bella mientras ponía a Renesmee en el suelo con sus muñecos.
- Se lo he leído, han venido en un jet privado, y allí la niña se escondió.- le respondió.
- Esto parece una pelicula tipo James Bond o parecido
- Callate Emmett- Alice estaba dando vueltas alrededor del sofa- ¿Y que pasara cuando vuelvan a España y vean que su hija no está?
- Problema suyo- dijo Emmett.
- Pero no la podemos tener aquí, ¡es humana! -dijo Esme
- Esme, Bella tambien era humana , y nunca nos la comimos- dijo Edward. Si Jasper hubiera podido sonrojarse lo hubiera echo.
- Jasper si que casi se la come, ¿verdad Jazz?- dijo Emmett riendose.
- Eso fue un accidente Emmett- dijo Bella.
- Bueno, pues vale, ¿cuando la secuestramos?
- No hace falta, ya está aquí.
-¿Aquí? ¿Y que hace aquí? - preguntó Carlisle mirando a la puerta.
- Pues ha visto una casa mientras iba corriendo asustada porque nos ha visto y ha decidido ponerse a salvo...
- Cuando en realidad esta entrando en la boca del lobo- dijo Emmett riendose.
- Pues no huele como el abuelito Charlie- dijo Renesmee olisqueando- Solo un poquito.
- ¡Cierto! - dijo Rose tambien olisqueando- Huele un poco mejor que Renesmee, pero no se nota la diferencia.
Sonó el timbre
- Bueno ,pues eso es un problema menos- dijo Alice- Así no nos dará miedo merendarnosla
Carlisle fue a abrir, y Esme la acompañó. Desde el comedor donde estaban, los otros Cullen oyeron como Carlisle se presentaba.
- Hola, yo soy Carlisle Cullen, y está es mi mujer Esme
- Hola, yo soy Gin, Ginevra.- le contestó la niña
- ¿Y que haces aquí Ginevra?- le preguntó Esme
- Yo.. eeh... me he perdido.
- ¿Y donde estan tus padres?- este fue Carlisle.
- Pues... nose, por ahi
- Pasa- le dijo Esme.
La niña pasó y se dirigió al comedor guiada por Esme. Cuando entró allí todos la miraron, y ella a ellos. Se quedó alucinada. Eran los chicos que había visto jugar al bésibol de un modo extraño.
- Hola, yo soy Edward Cullen
- ¿Vosotros? Soiis... sois los que jugaban las bésibol... sois... diferentes- Gin se asustó y se echo contra la pared.
- ¿Que nos ves de diferentes?- le preguntó Rosalie.
- Sois.. muy rápidos, fuertes, ha-haceis un ruido extraño cuando chocais, como un trueno, y sois muy bellos- la niña miraba a todos con una mirada muy asustada, después miró a Renesmee, que tambien la miraba a ella.
- Somos vampiros- dijo Renesmee. Ya la había cagado.
- Bravo Renesmee, nos has arruinado la sorpresa- dijo Emmett
- ¿Vampiros? - no se lo creía, o en parte.- No me lo creo.
- Si que lo crees- dijo Edward.
- No, los vampiros no existen, y si lo fuerais ya estaria muerta¿no? Porque los vampiros chupan sangre humana y-y... y no comen ajos y duermen en ataúdes...
Todos se echaron a reír, menos Renesmee que no se había dado cuenta y Bella.
- Eii, que yo tambien pensaba eso cuando era humana...
- ¿De que os reis? No os burleis de mi, se lo diré a mi padre... y y os metera en la cárcel por secuestro. Es un hombre importante ¿sabeis?
- Si, es cierto, pero tu padre ha partido esta mañana y tu lo sabes- le dijo Edward.
- ¿Co- como lo sabes? - ahora si que estaba asustada la niña.
- Digamos que... leo lo que piensas, o veo, como prefieras - le dijo Edward.
- Y mi tia Alice ve el futuro, y mi tio Jazz controla los sentimientos, y mi mamá es un escudo y yo hago que puedas ver cosas bonitas con tocarte- dijo Renemee.
- ¿Vosotros me tomais por tonta? ¡Yo me voy de aquí!-exclamó dirigiendose a la puerta.
- No, me parece que no te vas a ir- le dijo Carlisle impidiendole la salida.
- ¿Como que no? Pues claro que me voy a ir- le dijo intentando zafarse de Carlisle.
- No, ahora ya sabes lo que somos y no puedes salir a fuera y contarlo- le dijo Edward.
- ¡PUES NO! ¡YO ME VOY!- Gin corrió hacia la puerta y salió.
- Emmett... -le dijo Carlisle.
Emmett salió corriendo hacía fuera en busca de Gin, se oyó un chillido y la risa de Emmett, y al cabo de unos segundos ya estaba Emmett con Gin en el hombro que le pegaba con los puños en la cabeza mientras Emmett se reía.
- ¿Donde la dejo?- preguntó
- ¡No! ¡Sueltame! ¡Sueltame pedazo de animal!
- Dejala en la habitación de enfrente de las escaleras.- le dijo Alice.- Esta vacía.
Emmett subió las escaleras, abrió la puerta de enfrente y dejó a Gin allí que se puso a pegar portazos y a chillar.


________________________________

Espero que os haya gustadoo!
Comentaad ;)

Gin ya llevaba allí mas de un día, tenía hambre, y sus tripas hacían ruido. Al cabo de un rato tocaron a la puerta. Gin no contestó. La puerta se abrió y entró una muchacha bajita con el pelo negro y despuntado, andaba como si fuera una bailarina, como si bailara. Era muy bella. Cerró la puerta con llave de tras de si, por si acaso. En sus brazos llevaba una bandeja de comida. Había un vaso de agua y otro de zumo, unas tostadas untadas de mermelada y dos huevos fritos con salchichas y bacon.
- Te he traído comida- le dijo la chica- Hemos oído que tu tripa rugía y te hemos preparado esto. Por cierto, soy Alice.
Dejó la comida en la cama donde estaba Gin. Se la habían traído una hora después de encerrarla. Ella se había quedado un rato dormida, pero después unas risas la despertaron.
La chica morena salió de la habitación silenciosamente. Gin lo ha había ni mirado. Miraba al suelo, a ese suelo blanco de valdosa. Miró para ver que la chica no seguía en la habitación y se lanzó a por la comida. Estaba muy rica. Se lo comió todo, menos el agua. No tenía sed de agua, prefería el zumo de frutas, que estaba mucho mejor. Eso le había dado energías. Tenía que pensar un plan para escapar. Luego pensó que el chico aquel, Edward, le había dicho que leía el pensamiento, ¿y si fuera verdad? Sabía que eran vampiros, pero unos vampiros diferentes. ¿Y si fuera verdad todo aquello de los poderes? Cuando aquel grandullón la había encerrado, había gritado y pegado patadas a la puerta. Se sentía furiosa, pero en un instante se relajó. ¿Y si hubiese sido por el chico que controla los estados de animo? Alomejor aquella bebé tenía razon, pero ¿era realmente un bebé? Aparentaba dos años o algo menos, y los bebés de esa edad no hablan, y si hablan lo hacen muy mal, pero aquella niña hablaba bien. Todo era muy raro.
Justo en ese momento la puerta se abrió, y entraron el hombre rubio, Carlisle, su mujer Esme y Alice, que cogió la bandeja y se fue.
- ¿Has pensado en escapar verdad? -le preguntó Carlisle con una sonrisa.
Entonces era verdad, Edward Cullen lee los pensamientos, y entonces la pequeñaja Alice ve el futuro y el otro chico controla los estados de animo. Todo era cierto.
- No vas a poder salir, Gin.-le dijo Carlisle mientras Esme se sentaba en la cama.
- Ahora si sales, les dirás a todos lo que somos, y aunque no te creerían, sabrían que somos diferentes, y eso nos haría marchar de aqui, cosa que no queremos.- dijo Esme
- No diré nada- dijo Gin
- Si lo harás. Nosotros no somos humanos Gin, como ya te ha dicho Renesmee, somos vampiros, y quieras o no, tendrás que creerla.- hizó una pausa- Vas a tener que quedarte aquí, como humana para... siempre.- otra pausa- No podemos arriesgarnos a que el secreto se sepa. Si los humanos se enteran, vendrán otros vampiros malos llamados Vulturis, que acabarán con tigo y con toda le gente que sepa lo que somos, asi que es mejor mantener la boca cerrada.
- Y si vas a tener que quedarte aquí, tendrás que saber todas las cosas sobre nosotros.- le dijo Esme.
- Como sabrás, bebemos sangre, pero no sangre humana, si no sangre animal. Una vez a la semana nos vamos muy lejos de aquí y cazamos osos, alces o pumas. Hay otros vampiros que hacen los mismo que nosotros, no llamamos vegetarianos, pero luego hay otros, como los Vulturis, que beben sangre humana.
- Y si beben sangre humana ¿como pretenden que no se sepa lo que sois?- preguntó Gin asombrada.
- Pues ellos tienen sus métodos, pero a lo que estamos. Tendrás que saber también, que no dormimos.Somos muy fuertes y muy veloces, somos muy pálidos y tenemos la piel fría como se la habrás notado a Emmett.
Era cierto, el tal Emmett tenía la piel dura como el mármol y fría, pero Gin no había asociado con que tendría frío por la lluvia.
- Asi que, ¿nos lo harás más fácil para mantenerte? - preguntó Esme, Gin asintió- Y, si quieres también puedes ser un Cullen, de momento te tomaremos como tal. Si alguien nos pregunta, eres Ginevra Cullen, o Gin Cullen.¿entendido?
Gin no contestó, no se fíaba mucho de ellos. Al ver que no contestaba y estaba metida en sus pensamientos, los vampiros salieron por la puerta y cerraron con llave de nuevo.
Carlisle y Esme bajaron por las escaleras. Todos los demás tenían los ojos fijos en ellos. Aunque ya habían oído la conversación querían saber más.
- ¿Y bien? Lo hará ¿no? -preguntó Rosalie- Va a quedarse, ¿verdad?
-Si
- Pero todavía piensa en escapar.- dijo Edward entredientes.
- Ya se le pasará Edward- le respondió Esme- Cuando vea lo maravillosos que somos se querrá quedar.
- Esme, se te va la olla en serio.- le dijo Emmett riendose.
- Calla
- Habrá que comprarle ropa ¿no? - preguntó Alice con una sonrisa.- Hoy esta cerrado. Le podemos dejar algo de ropa nuestra porque supongo que la suya estará sucia. Mañana ya le compraremos mas ropa. Le pediré que quiere.
-¿ Porque no le compras la ropa hoy Alice?-preguntó Emmett
- Em tonto, hoy es domingo, las tiendas estan cerradas- le dijo Rosalie pasandole la mano por la espalda.
- Oh, cierto, Rose.
Alice subió por las escaleras, tocó la puerta y abrió. Gin estaba sobre la cama mirandose las ropas mojadas y sucias. Alice se rió.
- Ahora te traeré ropa limipia- le dijo- Supongo que tienes la misma talla que yo. Ahora vengo.
Se fué corriendo a su habitación, cogio una camiseta, unos pantalones y unas Converse, seguro que le gustarían. Corrió otra vez a la habitación de Gin.
- También necesitaras una ducha, ven- Gin la seguía. Alice la llevó a una puesrta que estaba un poco más lejos. Entró y cerró la ventana.
- Duchate y ponte esta ropa, espero que te guste.
Gin miró sus nuevas ropas y asintió. Esperó a que Alice cerrara la puerta y miró que no tenía otra escapatoria. Se desvistió y se metió en la ducha. Puso el agua caliente y se relajó un poco. El agua caliente la relajaba. Cuando terminó se secó bien y se vistió. Le quedaba muy bien. Cogió su ropa sucia y salió. Alice subió enseguida a ritmo vampirico, y Gin se asustó.
- Tranquila, te acostumbrarás- le dijo viendo la expresión que tenia.- Dame la ropa, que la pondré para lavar.- y se fue.
Gin bajó por las escaleras, allí estaba Esme,Carlisle, Emmett y los demás.
- Mira, ven-le dijo Esme dandole la mano, que Gin aceptó.- Emmett, Rosalie, Jasper, Edward, Bella y Renesmee.
Señaló al fortachon que la había metido en la habitación, después a una rubia muy guapa, a otro rubio que tenía la cara muy tensa, después al Edward, a la chica morena que tambien era muy guapa y por último al bebé de los rizos. Tenía los ojos de un color diferente al de los otros. El suyo era un marrón chocolate muy bonito, y el de los demás era de un amarillo, menos el de la chica morena que era rojo sangre.
- Renesmee es la hija de Edward y Bella.- les dijo Esme al ver que miraba a Renesmee, que le sonreía.
- Nació cuando Bella era todavía humana. Renesmee es semi-vampira- le dijo Edward mirando a su bebé.
- Oh...
En ese momento llegó Alice.
-Bien, ahora ya sabes quienes somos. Ahora te toca a ti presentarte.
- Seguro que ya os lo ha dicho todo el- dijo Gin señalando a Edward con la cabeza.
- Mmm..cierto- dijo Alice- Bueno, da igual. ¿Te gusta leer? ¿Que quieres hacer?
- ¿Teneis libros?- preguntó Gin mirando a su alrededor.
- Montones- le contestó Jasper.
- Mira, ven que te los enseño- le dijo Alice.
La acompañó a una sala que parecía bilioteca, era enorme. Habían un monton de estantes con un monton de libros cada uno.
- Puedes coger el que quieras.
Los examinó todos, luego encontró uno del cual había visto la película, Corazon de tinta. Lo cogió y Alice la acompañó al comedor otra vez, donde Gin se sentó a leer, pero lo dejó enseguida, porque el bebé, Renesmee, le ofrecía jugar con ella a los muñecos, Gin aceptó, ya que se aburría un poco al leer. Al cabo de unos minutos, Gin ya se llebaba algo bien con Renesmee, le caía bien, y a Renesmee le caía muy bien aquella chica,Gin.

 

___________________________________________

Este capitulo ya esta terminado, y ya tengo el la cabeza el proximo, que no creo que lo pueda hacer ni hoy ni mañana, ya que hoy no tengo tiempo y mañana empiezo el colegio.
Espero que os haya gustado.
Comentaad ;)


Hacía una semana que Gin vivía en la casa de los Cullen. Había bajado cada día un rato. Bajaba, cogía un libro y se subía otra vez a su habitación a leer. En la habitación le habían puesto un armario enorme para poner toda la ropa que Alice le había comprado, tambien le había comprado zapatos entre los cuales había unos tacones. Tambien le habían puesto una mesita de noche y un pequeño sofa. Aquello ya parecía una habitación decente.
- Gin, tendrías que bajar aquí a estar un rato con nosotros- le dijo un día Esme.
- Mmm... ya bueno, prefiero seguir leyendo.-le contestó Gin
- Pues si sigues así vas a leerte la bilioteca entera- le rio Jasper.
Gin no le contestó. Todavía no se llevaba bien con ellos. No le caían bien, solo la pequeña, Renesmee. Les tenía miedo, respeto, y odio a todos los vampiros de aquella casa, y quería irse de allí, pero ya le había dicho Edward un monton de veces que no podría ser así.
Un día a mediodía, Gin bajó a comer. Esme le preparaba unos platos muy buenos a ella, que comía vigilada por Esme. Ninguno la dejaba sola en una habitación por miedo a que escapara. Aunque sabían que no podría ir muy lejos, podría llamar algo la atención.
Ese día, Bella también puso a Renesmee en una silla.
- Hoy Renesmee tambien va a comer comida humana- dijo Bella a Esme- Comerá papilla, pero comida humana es.
- ¡Bravo Renesmee, así se hace!- la apremió Esme.
Bella y Esme prepararon una papilla, mientras Renesmee miraba el plato de Gin con asco. Los chicos se habían ido de caza, todos menos Carlisle que trabajaba en su despacho. Rosalie y Alice se habían ido de compras y Bella y Esme se habían quedado para cuidar de Renesmee y Gin.
- Mami, pero yo no quiero papilla- dijo Renesmee en ese momento.
- Renesmee, no digas que no, porque será que si- le dijo su madre poniendole el plato delante de ella.
- Huele mal- dijo arrugando la nariz- Como a Jacob, pero esto huele algo mejor.- ante eso Esme y Bella se rieron. Y Carlisle que tambien lo oyó, se rio tambien.
- Si, huele mal, y tienes razón, Jacob huele peor- dijo Bella riendose.
Gin que no sabía quien era Jacob y le importaba siguió comiendose sus tortellinis de carne a la carbonada.
- Venga Renesmee, abre la boca- le dijo Esme cogiendo una cuchara y haciendo como que era un avión.
- Aaahh- Renesmee se comió la primera cucharada de papilla.- Sabe igual que Jacob.
Esme y Bella se rieron, y Gin esbozó una sonrisa. Renesmee era muy graciosa. Siguió mirando como Bella y Esme le metían en la boca una cuchararada tras otra-
- Venga Renesmee, esta es la ultima, y se tiene que comer- Bella intentaba que Renesmee abriera la boca.
- ¡No! ja, ja,ja...- saltó de la silla y se fue corriendo para el comedor. Bella y Esme la siguieron corriendo y riendose con ella.
Gin se quedó sola. Sola. Miró la puerta trasera, podía salir por la cocina. Se dirgió a la puerta, la abrió y salió a la libertad del bosque. Corrió y corrió y se tropezó con plantas y arboles. Entonces oyó que alguien llamaba a Edward con un chillido. ¡Mierda!, seguro que la habían pillado. Corrió más aun sin saber a donde se dirigia. Vió una sombra a su lado y se paró, era Emmett. Salió corriendo el la dirección contraria y se topó con Jasper. ¡Maldición! No se acordaba de que eran super rápidos. Volvió a correr en otra dirección, pero chocó contra algo muy duro y cayó al suelo de bruces. Miró hacia arriba. Era Edward.
- Te dige que no te escaparas, y lo has echo.
Se tiró encima de Gin y la cogió. Esta pataleó y chilló con toda la fuerza que pudo, pero eso no fue suficiente.
- ¿Quieres que al coja yo, Edward?- preguntó Emmett.
- Si. Yo le cierro la boca- le pasó a Gin a Emmett y este como si fuera un saco de patatas se la cargó al hombro, mientras Edward la tapaba a Gin la boca con la mano a la que esta intentaba morder con rabia- Jasper, calmala un poco, porfavor
Gin se sintió más relajada, pero siguió chillando, o por lo menos intentando chillar, mientras Edward le tapaba la boca detrás de la espalda de Emmett.
Llegaron a la casa Cullen, y sentaron a Gin en el sofa. Allí estaban todos, incluso Alice y Rosalie.
- No tendrías que haberte escapado.- le dijo Esme con su voz dulce.
- No tendríais que haberme secuestrado- le contestó Gin
- No tendrías que haberte escapado- repitió Edward.
- ¿Y que si lo he echo? Quiero salir de aquí, ¡quiero irme a mi casa!
- Te juro que como vuelvas a escaparte, te lo juro, niña, te mato...
- Edward...
- ¡No Bella! ¿Quieres que los Vulturis vuelvan a visitarnos? ¿Quieres que nos acusen de haber mostrado lo que somos a los humanos?
- No, yo no...
- Pues ya esta, las cosas estan así- le contesto Edward y luego se dirigió a Gin- Y te lo advierto, te juro que te mato. Y ahora sube a tu habitación.
Alice se llevó a Gin arriba cogiendola de un brazo y mirando la cara de mala leche que tenía la niña. A saber lo que estaba pensando...
Y lo que estaba pensando, lo vió Edward: << Asqueroso chupasangres, ¿sabes por donde te voy a meter tus estupidas advertencias? ¡Pues no me cabrees!>>
- ¿Y que vas a hacerme? -se rió Edward contestandole a Gin. Los demás los miraron extrañados.
Alice abrió la puerta del cuarto de Gin y antes de cerrar con llave le dijo:
- No cabrees a Edward. Mañana bajarás y ya veras que todo estará olvidado. Vas a tener que hacerte amiga nuestra si quieres seguir viviendo aqui, y sobretodo amiga de Edward.
Y cerró la puerta.
Aquella noche Gin la pasó en vela. No pudo dormir. Se sentó en su cama y miro al techo que no podía ver ya que todo estaba muy oscuro. Pensó en lo que le había dicho Alice, y pensó en hacerlo, preo luego recordó que Edward veía lo que pensaba y ser avergonzó. Se tumbó y se puso a dormir.

Allí abajo Edward había escuchado todo lo que había pensado Gin. Se dispuso a hacerse amigo de Gin si no pensaba en otra fuga de las suyas.
- ¿En que piensas, mi amor? - Bella lo besó en los labios.
- En que tendremos que hacernos amigos de Gin, si queremos que siga viviendo aqui.- le contestó respondiendo a su beso.
- Yo estoy dispuesta, ¿y tu?
- Solo si no intenta otro plan de fuga- le contestó Edward algo serio.
- ¿Alice? ¿Tiene pensado Gin otro plan de fuga?-preguntó Bella mirando a Alice.
- No, Bella
- Bien, pues Edward, vas a tener que hacerte amigo suyo- le dijo Bella besandole otra vez.
- Esta bien, pero a mi manera- le beso por el cuello y acabó mirandola a los ojos y dandole otro beso.

_________________________________________

El proximo capitulo o hoy o mañana. Se que dije que hoy no actualizaria, pero he encontrado hueco!
Cometaad;)
Raramente, Gin bajó al día siguiente, y saludó a todos con una sonrisa que algunos le devolvieron muy sorprendidos.
- Esme, ¿me has preparado el desayuno?- pregunto Gin
- No, todavía no, esque te has levantado muy pronto y... - Esme miraba a Gin mientras esta entraba en la cocina en busca de comida- Hoy estas de mejor humor ¿no?
- Eeh... si,- estaba muerta de vergüenza, y más aun porque sabía que los demás la escuchaban- decidí seguir el consejo de Alice, el de hacer amistad... con vosotros.
Gin desapareció tras la nevera. Estaba buscando unos huevos para freír. Oyó que en la otra sala estaban cuchicheando. Dejo los huevos y se dirgió hacia allí.
Estaban todos juntos hablando en voz muy baja.
- Ejem... -todos se sobresaltaron aunque la habían oido abandonar la cocina- No intento escaparme ¿sabeis? Preguntadle a Alice o a Edward- definitivamente tenía un humor excelente.
- Cierto- dijo Alice sonriente.- Por cierto, se acerca el chucho.-añadió
- ¿El chucho?- preguntó Gin mirando a Alice.
- El novio de Renesmee- dijo Jasper riendose y mirando a su sobrina a la que tenía en brazos.
- ¡No es mi novio!- exclamó Renesmee muy enfadada. Todos se rieron.- Se llama Jacob y es mi amigo.
- Bueno, vosotros discutid, pero yo me voy a desayunar.- Gin se metió en la cocina y preparó unos huevos fritos y un zumo de frutas. No lo había echo nunca, pero todo salio riquísimo.
Desayunó en la cocina, y cuando terminó, se fue al comedor, donde ya había allí otro chico. Era moreno, de piel cobriza y muy musculoso. Solo iba vestido con unos pantalones. Al parecer le acababan de contar lo que pasaba con Gin, porque el chico no se extrañó al verla.
- Jacoob, ¿nos vamos a jugar hoy por fuera? -preguntó Renesmee.
- Si, cielo, si tu quieres.- le respondio Jacob.
- ¿Y puede venir Gin?- preguntó mirando a Gin y despues a Jacob
- Estoo... tendras que preguntarselo a ella, no a mi- Jacob se rascó la cabeza.
- No, no puede.- intervino Alice
- ¿Porque tia Alice?- Renesmee no paraba de hacer preguntas con su voz agudita.
- Tiene que probarse unos tacones que le compre, y como siempre ha estdo de mal humor para ponerselos...
- Alice, tengo trece años, ¿como quieres que lleve tacones? - le preguntó Gin.
- Bueno, pues Renesmee y yo nos vamos a jugar fuera.- dijo Jacob cogiendo a Renesmee del regazo de Jasper y llevandosela- Hasta luego.
- No te vayas lejos, chucho- le dijo Rosalie, solo obtuvo como respuesta el que Jacob le sacara la lengua.
- Hoy te vas a poner esos tacones porque nos vamos de compras- le dijo Alice.
- ¿Otra vez?- asombrada, Gin abrió los ojos.- No hace ni cuatro dias que me compraste todos esos conjuntos marrones ¿y ya quieres comprar mas?
- Ya ha pasado de moda, venga, sube, te voy a poner preciosa. Rosalie y Bella me aydaran, ¿verdad?- Alice se estaba excitando, demasiado para la opinión de Gin.
- Buenoo, si no tengo mas remediio...
- No, no lo tienes, sube.
Gin subio y Alice, Rosalie y Bella la siguieron. Sacaron un monton de ropa para ver cual quedaria mejor con esos tacones azules. Al final se decidieron por una camisa azul celeste con unos pantalones vaqueros cortos y una rebeca blanca. Luego la maquillaron levemente, un poco de brillo, la raya y le recogieron el pelo en un moño y un turbante de Rosalie a conjunto con la camiseta. Estaba muy guapa.
- Alice, pero te digo que soy muy torpe- adimitió Gin cuando se vio en el espejo.
- Como Bella, pero ella nunca se mató- dijo Alice mirando su obra maestra.- Venga, bajemos a que te vean los otros.
-Emmett seguro que se reíra...
- Oh, seguro que no.
Salieron de la habitación de Alice, en donde habían maquillado a Gin. Cuando se econtró delante de las escaleras, la chica respiró hondo y empezó a bajar. Una sonrisa se empezaba a formar por la boca de Emmett, cuando de repente Gin resbala y cae rodando. Nadie puede impedirlo. La chica se golpea fuertemente con la cabeza en la punta de la base de una lampara de base cuadrada y se le clava en la cabeza.
Inmediatamente un charco se sangre empieza a salir. Huele muy bien. Emmett se lanza directamente hacia Gin con un rugido y la muerde. Edward sujeta a Jasper. Carlisle y Esme que acaban de lelgar, se abalanzan sobre Emmett y lo apartan de Gin junto con Alice, Bella y Rosalie. Se llevan a Emmett de allí y Carlisle se arrodilla junto a Gin. Parece que la ponzoña ha entrado en ella...
Antes de desmayarse y ser atacada por Emmett, Gin oyé su gran rugido


________________________________

Se que este capitulo ha sido muy cortito, pero tampoco podía hacer nada, lo imaginaba así. Además, no tengo mucho tiempo. Habran mas capitulos y mas largos, lo prometo.
Espero que os haya gustado.
Cometad porfavor :)


Mmm... que extraña sensacion... Un recuerdo, otro... ¿donde estaba? Parecía... no, no parecía nada, solo eran recuerdos.
Le vino uno a la cabeza. Un día, en casa de los Cullen. Hacía solecito. Los Cullen eestaban dentro de la casa ya que según le había contado Renesmee, brillaban cuando les saba el sol. Ella se comía una manzana de esas que son verdes, al lado de la ventana. Las prefiere así. Entonces vino Jasper, le quitó la manzana y la olió.
- Huele muy mal, ¿en serio que te gusta?- le pregunto. Luego al no obtener respuesta se fue.
Gin siguió tomando el solecito que había. Luego vino Emmett. El le quitó la manzana al igual que Jasper. La olió y le pegó un mordisco que luego escupió.
- ¡Esta esqueroso!
- No haberla probado- dijo Gin quitandole la manzana y mirando el mordisco que le había dado. ¡Se había comido media manzana! <>, pensó con rabia mirando su media manzana.
Todo eso ocurrió antes de que se escapara. Entonces le vino a la mente otro recuerdo. Bajó un día por las escaleras y se encontró a Bella y a Edward hablando con Renesmee. Ella no les hizo caso, y se fue a la biblioteca, donde Carlisle leía un libro. Pasó de leer allí con Carlisle observando y se dirigió al comedor de nuevo. Ya no había nadie. Todos estaban fuera aprovechando que llovía. Ella no salió.
Dejó por un momento esos recuerdos, ¿donde estaba? Se sentía tumbada, pero no notaba la cama,¿ que pasaba? Entonces recordo el rugido de Emmett. ¿Porque le había rugido? ¿Que había echo? ¿Que diablos pasaba? ¿Donde estaba?
Oyó unos ruidos y unas risas, mas abajo, como si estviera en un piso superior. Esaba en un piso superior. Estaba en su habitación y estaba en su cama. Se levanto. Se sentía extraña. Se tropezó con unas zapatillas y dijo ¡mierda!. Al instante estaban Carlisle, Esme, Alice,Edward, Jasper y Rosalie en la puerta.
- Por fin te has despertado bella durmiente- le dijo Carlisle con una sonrisa.
- ¿Que ha pasado?- preguntó Gin. Acababa de recordar que se había tropezado por las escaleras.
- Querrás decir, que pasó-dijo Alice riendose.
- Alice sera mejor que se lo explique Carlisle...- le dijo Edward
- ¿Que me explique que? ¿Que tengo un fractura craneolulicufelaopica de esas raras?- inquirió Gin muy nerviosa y riendose a la vez.
- Se dice fractura creaneocefalica- le contestó Carlisle riendo- Y no, no tienes ninguna fractura, por suerte.
- Sientate y espera que te lo explique todo- Esme habló con su voz dulce- Y vosotros salid.
- Esme, si de todas maneras nos enteraremos- le dijo Alice.
- Da igual, fuera, fuera
En la habitación se quedaron Gin y Carlisle. La primera se sentó en la cama, y Carlisle hizo lo mismo. Desde abajo se oían las risas de Renesmee, Bella y Emmett. Emmett.
- Recordarás, que bajabas por las escaleras- empezó Carlisle.
-Si, entonces... creo que me tropecé, y luego solo recuerdo el rugido de Emmett.
- Eeeh... si. ¿Y no te notas... extraña?- preguntó.
- Si, me pica un poco la garganta, pero da igual- le contestó Gin- Pero conitnua con lo que pasó.
- Pues... cuando te tropezaste, caíste al suelo y te diste con la punta de la base de la lampara en la cabeza. Estaba todo lleno de... sangre. Emmett no pudo hacer nada, se tiró directamente a ti. Te lo pudimos sacar de encima, pero parte de la ponzoña se dispersó por tu cuerpo y...
- ¿Soy una vampira?- Gin estaba átonita, ¡mierda! ella una vampira, ahora no sería nada como antes... ¡nada! Mierda, mierda,mierda y mas mierda...
- No exactamente, pero esa picor de tu garganta, es eso, la sed- Carlisle estaba algo incomodo.
-¿Que quieres decir Carlisle?- ahora si estaba preocupada.
- Pues... mira, la ponzoña no se extendió del todo bien y ...
- ¿Y?
- Que eres una semi-vampira
- Semi-vampira- susurró y luego exclamó- ¿Queé?
- No te enfades, no
- No me enfado- le interrumpió Gin- Mierda, no soy una vampira no, que eso ya seria un buen chasco, si no que soy una vampira anormal. Mierda, mierda y mas mierda
- No eres anormal, Renesmee tambien es una semi-vampira y lo lleva muy bien...
- ¿Y se puede saber porque no me mordisteis de nuevo? Para así poder ser vampira normal, eso se hace así ¿no?
- No, Gin, eso no es así.
- Pues mierda, mierda, mucha mierda- estaba que se tiraba los pelos.
En ese momento, entró Alice. Le hizo una seña a Carlisle para que se fuera y habló.
- Ser semi inmortal no está tan mal.
- Pruebalo Alice- le dijo Gin. Ahora estaba sintiendose extraña. Se notaba veloz. Lo veía todo muy bien, lo oía y lo veía. Se notaba tambien fuerte.
- No puedo
Gin se echó a llorar, otra cosa humana que podía hacer, porque a ella. Podría no haberse tropezado, podía haberse convertido en vampira en vez de en semi-vampira.Entonces penso en Renesmee. Era cierto, ahora no estaría tan mal, y le haría compañía a Renesmee. Se rió un poco. Todo aquellas extrañas sensaciones le habían pasado, bueno, no del todo. Y ahora ya no creía que fuera una mierda.
- ¿Lo aceptas?- preguntó Alice riendose.
- No me queda más remedio. Alomejor esta bien y todo.
- Bien, pues ahora deja que te explique. No eres una vampira del todo, pero tampoco eres humana. Eres pálida y hermosa, eres fuerte y veloz. Hueles, ves y oyes como un vampiro, pero como humana... duermes, te cansas, lloras, bostezas y no tienes ponzoña. Bueno, y tambien tienes sangre.Todo igual que Renesmee.
-Uaao
- Si, uaoo, y ahora a vestirte. Tu pijama me gusta mucho, pero no puedes ir así todo el día.
Alice tenía razón, iba en pijama. Pero recordaba que iba con ropa cuando casi se mató.
- ¿ cuanto hace que estoy en la cama? -preguntó mirandose- Unos tres días¿no?
- Pueees... no, una semana. El proceso de transformación en semivampira es mas largo.
- A, vale, por cierto Alice, nada de tacones.
Ella sonrió y sacó ropa del armario. Al final quedó vestida con vestido verde y unos zapatos planos. Gin no se había querido complicar mas. Luego, Alice la permitió mirarse al espejo.
- ¡Madre mía!
Gin se miro, pero no se vio a si misma, bueno, si, pero era distinta. Su piel era pálida. Sus ojos marrones, seguían igual. Estaba guapisima.
- Si, esa eres tu, y ahora vamos a bajo a que te vean. Y no te tropieces.
Salieron de la habitación a velocidad vampirica. Correr así era una pasada. Se detuvieron en las escaleras. Y bajaron. Esta vez sin tropiezos. Abajo, estaban todos, igual que la anterior vez. Y allí, Emmett junto a Rosalie.
- Lo siento- fue lo primero que dijo.
- No pasa nada Emmett, asi le haré compañía a Renesmee- dijo Gin mirando a Renesmee que sonreía en brazos de Jasper.
Entones rugió una barriga, y ella reconoció que era la suya,¡mecachis! Podía tener hambre, y tambien sed de sangre. Miró a Carlisle.
- Uy, parece que tambien comes...
- Si, parece que si- todo el mundo se rió.- Algo mas que me queda de ser humana.
A Gin le prepararon comida humana y cuando terminó, todos se sentaron a hablar. Era muy extraño. A Gin le jodía estar en esa situacion. Se encontraba rara.

______________________________________

Pues aqui se ha terminado el capitulo. Se que a muchos no os habrá gustado, creo a que a mi tampoco me habrá gustado.
Seguro que esto no es lo que esperabais. Perdon, perdon y mas perdon.
Si no os ha gustado, que es lo mas problable, habrán mas capitulos mejores. Si os ha gustado, pues nada.
Graciaas y cometaad ;)

 

 

 

 

 


Hacía dos días que Gin había despertado. Estaba con todos los Cullen. Ahora se llevaban muy bien. Carlisle y los otros,la habían llevado de caza, pero descubrieron, que Gin era mas de comida humana de que sangre. Renesmee por otra parte, no.
- Vaya, pues ahora tendremos que comprar doble comida- dijo Rosalie riendose- Una parte para ti, y la otra para el perro.
Todos se rieron con ellla, menos Renesmee que arrugo la nariz. Esos días todos se reian. Estaban de muy bueno humor. Gin tambien, aunque por otra parte, una parte muy pequeña, no acababa de adimitir lo que le había pasado. Ser semi-vampira era ser algo extraño, algo que solo ella y Renesmee sentían, bueno, y tambien Edward un poco.
Una mañana Gin estaba en la bilioteca con Jasper y Bella. Leían un libro de filosofía. Jasper les explicaba las cosas a Bella y Gin para que lo entedieran. Entonces, a todos, pero a Gin sobretodo, le llegó un olor muy fuerte y asqueroso a la nariz.´
- Buff, ¿que es eso? Bella ¿no será Renesmee?- dijo Gin tapandose la nariz.
- No, la he cambiado hace un rato. - se estaba riendo a carcajadas al igual que Jasper, como siempre- Ese olor es Jacob
- Buff, pues a ver si le lava ese chucho alguna vez- contestó Gin.
Ante ese comentario, no solo se rieron Jasper y Bella, si no que tambien los otros que lo habían oído.
- ¿De que os reis?- preguntó Jacob entrando por la puerta- ¿De que se rien Nessie?
- Gin dice que hueles muy mal porque no te duchas- le contestó Renesmee en sus brazos
- ¿Gin? Ah claro, ahora es como tu, Renesmee, huele como tu y me huele como los otros- dijo Jacob.
- Y hueles fatal Jacob- esa era Gin, entró en el comedor mirando a Jacob y tapandose la nariz.
- Eso es algo que ya te pasará- le contestó Rosalie.
- Oye rubita, no es que tu huelas precisamente a rosas ¿sabes?
- Ya, pero almenos no huele a caca de Renesmee- esa fue Gin, como no. Todos se rieron, normal. Renesmee puso la cara que ponía siempre cuando le hacían comer comida humana, y Jacob se quedó sin saber que decir.
Entonces llegó Esme con unos sobres en la mano. Edward bufó, al igual que Alice. Ellos ya sabían de que iba todo aquello.
- Las cartas del instituto de Alaska. Son las listas de los libros que ya teneis, y la carta tambien de Gin. Has sido admitida en el colegio. Y serás estudiante de primer curso- Esme dijo todo aquello muy rapido.
- ¿Tambien yo tengo que ir al colegio?- preguntó Gin.
- Pues claro, ¿que creias? ¿Que en la vida todo es jauja?- Emmett se rió y cogió sus carta.
- No, peroo...
- Pues ya esta. Y ahora coges tu lista de libros, vas a ser nuestra prima, ya que sería muy raro que Esme y Carlisle tuvieran otra hija.- le dijo Emmett
- ¿Vuestra prima? ¿No puedo ser la hermana de verdad de... no se, de Alice?
- Podría ser- dijo Alice.- Nos parecemos algo.
- Si, las dos sois enanas, sois incordiantes y teneis el pelo castaño, ¿me dejo algo?- largó, Emmett.
- A la de una nos tiramos a su cabeza ¿vale?
- Como tu dias, Alice.
Emmett salió corriendo.
- Una... dos... y ... ¡tres!
Gin y Alice salieron corriendo tras Emmett y al parecer llegaron a pillarlo justo a tiempo, porque desde el comedor le oyeron maldecir.
- Papi, ¿y yo no voy a ir al colegio?- preguntó Renesmee mirando a su padre.
- Renesmee... Ya sabes que no cielo.Esme te enseñará en casa.
- Pero puede ir a la guarderia ¿no?- inquirió Jacob
- Mmm... ombre, si, solo a una en que sus amigos crezcan 5 cm cada mes.- le espetó Edward a Jacob
- Bueno, pues cada mes la cambias de colegio y punto.
- No Jacob, y no insitas- dijo Bella- Renesmee se quedará aqui con Esme y punto.
- Bueeno, pues Renesmee y yo ahora nos vamos a jugar.- Jacob empezó a salir por la puerta.
- Jacob es tan crío como Renesmee- dijo Rosalie.
- Te he oído rubia de pacotilla.
- ¿Que? Si no he dicho nada...
Desde nose sabe donde llegó la voz ahogada de Emmett.
- Rose, cielo, ¿me ayudaas?
Todos fueron hacia donde venía la voz de Emmett. Y la estampa que vieron provocaron muchas risas. Emmett estaba en el suelo con Gin y Alice en su pecho haciendole cosquillas con una gran pluma por todo el cuerpo.
-Ni se te ocurra , Rose, pararemos cuando nos cansemos.- dijo Alice.- Y yo no me cansaré
- Pero yo si- dijo Gin.
- Da igual, seguiré yo- le contestó Alice
- ¡Noo! ¡venga, parad ya por favor!
- ¡Pues reitira lo que has dicho!
- ¿El que? ¿El que sois unas enanas incordiantes? No
- Pues aquí que quedas, monada.
Al final tuvieron que dejar a Emmett porque Gin se tuvo que ir a comer. Y Alice no pudo sola con Emmett. Al final no se sabe como, Alice acabó colgada de la lámpara araña esperando a que Emmett se fuera, pero este no tenía intencion de hacerlo. El mismo podría pegar un salto y coger a Alice, pero se quedó disfrutando de aquella situación. Los demás los veían y se reían.Algo ya común en casa de los Cullen.

____________________________

Bueno, pues ya habeis visto, pero tranquiloos que habra más capitulos, jajaja.
Espero que os haya gustadoo ;)


Los Cullen no están en Forks, pero estan en otro lugar donde nunca hace sol. Todos hacen ultimo curso, menos Bella, Edward y Alice que hacen tercero (16 años- 17) y Gin hará primero aunque en primero se tengan que tener catorce. (Ellos mienten sobre su edad)

______________________________________________

Llegó el primer día. Gin tenía que fingir que era un año mas mayor. Al final se quedó en que era la verdadera hermana de Alice que empezaría primer curso. A los otros les parecía bien.
El primer día, ese maldito lunes. Alice vistió enterita a Gin cuando esta todavía se estaba despertando.
- Alice, yo duermo ¿recuerdas?- le dijo Gin mientras Alice le pasaba alguna preda de ropa por la cabeza.
- Da igual, pero te tienes que vestir bien para tu primer día- le contestó Alice
- ¿Y que me estas poniendo?
- Pues una camiseta de tirantes con escote con una rebeca y unos pantalones largos con las Converse, una ropa normal- dijo Alice
- Oh, bien, me gusta, pero ¿tengo que recordarte que tengo trece años y que tengo que aparentar catorce o quince y no diecisiete?
- Pero esto es de tu edad.
- Si tu lo dicees...
Bajaron al comedor. Gin a desayunar y Alice a comprobar que los demas se hubieran vestido correctamente, aunque ya sabía que ropa se pondrían. Despues del desayuno de Gin, se fueron. Edward y Bella se tuvieron que parar un momento antes de salir porque Renesmee quería venir.
- Tranquila Renesmee, tu te vienes el año que viene- le dijo Jasper
- Ni hablar Jazz- le dijo Edward fulminandolo con la mirada.
Alice, Jasper, Gin y Emmett se fueron con el Jeep, y Rose, Bella y Edward cogieron el Volvo de Edward. Se dirigieron al instituto que estaba a media hora de camino, pero con los vampiros al volante, a eso se le llaman diez minutos.
Aparcaron en el párking y esperaron a que la otra gente del colegio llegara. Ellos eran los primeros. Poco a p0co se fue llenando de gente y todos, como no, miraban a los Cullen. Edward Bella y Emmett hablaban juntos, Jasper y Alice jugaban a darse besos en el cuello, y Rose y Gin hablaban mirando a los chicos.
- ¿Que es lo que piensan de nosotros?- preguntó Bella a Edward
- Pues que somos muy guapos, y muy raros, y que tu eres la mas guapa y la que esta mas buena de todas- dijo Edward besandola.- Y uno acaba de decir que Gin le parece muy mona y que venirse a este colegio no esta tan mal si podía conocer a una chica así.
- ¡Edward! No seas idiota- le reprendió Gin dandole collejas a Emmett que se estaba partiendo de risa.
- No lo soy, es verdad, lo piensa aquel moreno de allí- dijo señalando a un chico de pelo castaño oscuro, que cuando vio que los Cullen los miraba se tropezó y se sonrojó un monton.
- ¿Y que piensan de mi?- preguntó Emmett.
- Seguro que piensan que eres un idiota grandullón que se deja dar collejas por una niña pequeña- dijo Gin, pero al instante lamentó haberlo dicho, porque Emmett la cogió y se la cargó al hombro.
- Retiralo- dijo- Porque seguro que piensan que soy el mas fuerte y nadie se va a meter conmigo.
- Pero si nunca nos hablan- dijo Rose.
- Ya, pero eso es por mi, porque les doy miedo- dijo Emmett muy orgulloso.
- Pues yo creo que ahora tendrán mas miedo de Jasper y quizás de Bella- esa fue Gin, que desde el hombro de Emmett intentaba liberarse.- Em, sueltamee.
Emmett la bajó y Gin le pegó una patada en la espinilla y se fue corriendo detrás de Alice.
- Enana... ya veras cuando te pille...
Gin le sacó la lengua, pero Edward interrumpió todo aquel espectaculo de Emmet y Gin.
- Em, ese de allí si que piensa que podrá contigo en una lucha.
Miraron en la dirección en la que señalaba Edward. Allí había un grupo de chicos, rubios morenos y pelirrojos, y tambien uno con rastas y uno muy alto y moreno.
- ¿Cual? ¿El de rastas?
- No, el moreno aquel grandote.
Aquel chico era mas grande y todo que Emmett, aunque seguro que no mas fuerte. Era alto y grandullón. Era muy moreno, y los Cullen supusieron que era indio. Quizás de los makah.
- Es indio- dijo Edward cuando leyó el pensamiento de sus amigos- Es de la reserva de los makah. Lo echaron de su instituto por ser problematico.
- Bah, seguro que lo dejo grogui en menos de treinta segundos.- dijo Emmett.
- Ni se te ocurra Em, lo unico que necesitamos son mas problemas- murmuró Rosalie.
- Ehh... chicos, llegaremos tarde- dijo Jasper.
- Si, vamonos
- ¿Que clase me tocaba?
- Primero D
- Vale, hasta luego.
- Suerte a todos.
Emmett Rosalie y Jasper se iban a la clase de cuarto, Alice Edward y Bella a la de tercero, y Gin a la de primero, sola.
Entró en clase, y genial, ¡matematicas! Luego tecnología, naturales, español y la comida. Mientras que el grupo de Jasper tenía Fisica a primera hora y el gurpo de Alice tenía Biología.
A la hora de la comida, los Cullen se sentaron juntos, una tradicion de ellos. Hablaron de las clases y de lo que les parecía. Solo Gin comía.
- Eeh... Gin, dentro de un minuto vendran un chico y dos chicas a preguntar si te sientas con ellos, despachalos rapido ¿vale? -le dijo Alice.
- Claro
- ¿Has echo amiguitos Ginevraa?- le preguntó Emmett riendo.
- Cierra el pico- Gin le pegó una patada por debajo de la mesa, pero la patada no le llegó a el, si no a Alice- Uy, lo siento Alice
Emmett estalló en carcajadas silenciosas. Casi lloraba de la risa, o lo hubiera echo si hubiera podido.
En aquel mismo momento llegaron como había dicho Alice un chico y dos chicas. El chico era el de cabellos castaño oscuro que se había tropezado. Si Gin no se equivocaba se llamaba Jaime. Y las chicas sabía que una se llamaba Luciana y la otra Sally. Las dos chicas tenian tres clases con Gin.
- Eeh hola Gin, ¿vienes a sentarte con nosotros?-preguntó Jaime.
Gin miró a los Cullen, y luego a Emmett que se reía.
- Claro, ¿porque no?- se levantó y se fue.
Se sentó con sus nuevos amigos, y no la volvieron a ver hasta por la tarde. Esperaron todos en los coches a que Gin llegara. Cuando llegó lo hizo muy sonriente.
- ¿Que? ¿No llegas un poco tarde?- le dijo Alice
- ¿Yo?
- No, mi tio Javier.
- No sabía que tuvieras un tío que se llamara Javier, Alice- le dijo Emmett.
- Venga, sube Gin- dijo Jasper desde el Jeep de Emmett.
Arrancaron el coche y se dirigieron a casa. Nada mas llegar, se les tiró encima Renesmee que quería saber como les había ido el primer día.
- Pues muy bien, Renesmee, porque Gin se ha echado novio- dijo Emmett divertido.
- No le hagas caso,pequeñaja- le dijo Gin- Esque tio Emmett tiene envidia porque Gin ha echo mas amigos que el.
- No me digas que no te ha dicho nada de que te quiere- le dijo Emmett.
- Pues no, solo es un amigo, y esta saliendo con otra- mintió Gin mirando a Edward. <> pensó. Edward sonrió y asintió sin que Emmett lo viera. Gin se relajó.- Venga Renesmee, vamos a jugar al escondite con Jacob.
La niña chillo de alegría y se tiró a los brazos de Gin.

_________________________________

Bueno, pues me deciis que os ha parecido este capitulo ¿ok?
Si estais pensando porque en todos lados sale Emmett es porque es el mas gracioso y mi personaje favorito, XD
Gracias a todos los que me comentais y que seguiis esta historia.
Comenttss pliis ;) Fotos de famosos desnudos

 

 

 

 


Una semana ya. Hacía una semana que habían empezado el colegio. Gin estaba saliendo con Jaime. Pero no es por que le gustara ni nada. Al principio había sido para cabrear a Emmett, que no lo sabía, pero ahora no quería decirle que estaban juntos porque seguro que se burlaría de ella. Solo Edward lo sabía, claro esta.
Una mañana , al volver del colegio. Rosalie llevó a Gin y a Bella de compras. Alice no pudo porque tenía que hacer una cosa rara de su clase de tecnología y no podía ir.
Fueron al centro comercial de Winnie's [[me lo he inventado]]. Allí habían muchas tiendas. Tenían que comprarle ropa a Renesmee, y tambien de paso compraban para ellas.
Cuando lo tuvieron todo, (que era mucho) se sentaron en un banco. Todos las miraban, ya era porque eran muy guapas y porque iban muy cargadas.
- Ei guapas¿os ayudo?- les dijo un chaval que tenía pinta de macarra.
- No gracias, podemos nosotras solitas- le contestó Rosalie.
El chico se fue algo decepcionado. Alomejor lo decía por ayudar de verdad.
- ¿No crees que has sido muy dura, Rose?- preguntó Bella.
- No, que va
- Tendríamos que haber echo que Jasper y Emmett vinieran a cargarnos las bolsas-dijo Gin.
- ¿Por que? Si podemos solas- le contesto Rose
- Asi podríamos ir a tomar un helado... bueno, podría ir a comerlo yo- murmuró Gin con una sonrisa
- Bueno, tienes razón.
- ¿Y que tal con el Jaime ese? - inquirió Bella.- Dicen por ahí que estais saliendo.
- Que no te oiga Emmett porfavor.- le suplicó Gin
- Ya lo sabe- dijo Rosalie
- ¿Quee?
- Si, porque Renesmee se enteró y se lo mostro, pero le hizo jurar que no diria nada- le respondió la rubia.
- ¿Renesmee?
- Si
- Bueno, pues me da igual, porque voy a cortar con el.
- ¿Porque?
- Pues porque no hay nada que funcione entre nosotros. El solo me quiere porque soy hermosa y dice que estoy buena. Además, asi con migo puede presumir delante de sus amigos.
- Pero es mono.
- Que Edward no te oiga decir eso que lo mata, Bella.
- Que se aguante un poco Edward.
Las tres se rieron. Luego cogieron las bolsas y se dirigieron al coche de Rose. Llegaron a la casa de los Cullen en quince minutos. Aparcaron y cogieron las bolsas del maletero. Entraron por la puerta y aparecieron todos de golpe.
- La buscan- dijo Edward
- ¿Que? ¿A quien?- dijo Bella- ¿A Renesmee?
- No
-¿A quien?- pregunto Rosalie
- A Gin- dijo Carlisle- Su familia la ha buscado por toda España, nada. Despues toda Europa y nada y ahora empezaran por los Estados Unidos. Es mas, ya han empezado a buscarla. Aunque nadie sabe nada todavía.
- ¿Y como lo sabes?- pregunto Gin
- En el trabajo de Carlisle, han traído una foto de ella por si estaba en el hospital. Asi en todos los hospitales de Estados Unidos.- les informó Esme
- ¿Y que hacemos?- preguntó Rosalie.
- Devolverla no- dijo Emmett
- ¡Ni que fuera un paquete extraviado!- exclamó Gin.- Soy una persona ¿sabeis? Bueno, no del todo, pero si. Existo
Alice llegó. Estaba claro que ya lo sabía todo.
- Podemoos...
- No Alice, demasiados problemas.- le cortó Edward
- ¿Que era?- preguntó Esme
- Alice esta pensando en poner el ADN de Gin en un cadaver de mentiras que parecería humano.- les dijo Edward
- Pero eso son muchos problemas y lío- dijo Jasper.
- Lo que había dicho yo- le contestó Edward
- Bueno, pues aparezco muerta delante de ellos y que se piensen que soy un cadaver, y luego por la noche cuando este en la tumba me sacais. Facil
- No seas tonta,Gin- dijo Emmett
- No soy tonta Emmett.- le contestó la muchacha- Y mientras vosotros planeais lo que vais a hacer, que sepais que me quedo aqui. Me voy con Renesmee.
- Esta durmiendo- dijo Esme
- Ya no- dijo Jasper al oir los sollozos de Renesmee
- Ya voy yo, y así nos vamos a jugar.
Gin subió a la habitación en la que estaba Renesmee. La sacó de la cuna.
- ¿Y mama y papa?- preguntó
- Estan hablando abajo de cosas de mayores que los pequeños no podemos saber.
- Pero si ya somos mayores.
- Pero no tanto. ¿Jugamos a los muñecos?
- No, al cuarto oscuro.
- ¿Al cuarto oscuro?
- Si,
- Vale, pero lo llevas tu.
Se pasaron toda la tarde jugando. Gin tardaba algo mas en encontrar a Renesmee. Ella le ponía pequeñas trampas. Ponía muñecos con vestidos de Renesmee y así Gin se guiaba y cogia a uno de los muñecos. Aquella niña era muy lista.
Gin intentó no escuchar a los Cullen. Lo consiguió. No les hizo caso y se concentró en el juego. Y al final cuando se cansó, escucho. Estaban callados. Cogió a Renesmee en brazos y bajaron. En el sofa estaban Edward, Carlisle y Esme. De los
- ¿Y que pasa al final? ¿Que hacemos?- preguntó Gin.
- El plan de Alice.
- ¿Lo del muerto falso?
- Si, no queda otra opción- dijo Carlisle
- ¿Y de donde puñetas nos sacamos un cadaver? -preguntó histerica Gin- No creo que el dinero sirva.
-Tu no te preocupes. Tu olvidate de lo que te he dicho. No sabes nada.
- Bien, pero ahora me siento mal... por mis padres.
- No pasa nada.
- Si tu lo dices.
- Ves a cabrear a Emmett si eso te calma.
- Pues clarooo! Renesmee, vamos a cabrear un poco a tío Em ¿vale?
- ¡¡Valeee!!


________________________________

Mierda, todos me salen muy cortoos eeh??
Bueno, ahora la cosa se pone mas interesante. Espero que os haya gustado. Si quereis saber la broma a Emmett, supongo que la pondre en otro capitulo o simplemente podreis imaginar lo mas gamberro que querais.
Espero que os haya gustado!!
Comentaad!
Gin y Renesmee. Estuvieron pensando toda la tarde antes de que llegara Emmett, que en ese momento, gracias a Dios había salido a cazar. No se les ocurria ninguna broma chula para hacerle.
- ¿Que te parece si le hacemos lo tipico? - le dijo Gin a Renesmee
- ¿Que es lo tipico?
- No se, un tartazo en la cara o que le caiga un pote de pintura encima...
Renesmee tocó la mejilla de Gin. Le mostró a un Emmett entrando por la puerta. Le caía un bote de pintura roja. Y despues que se acababa de limpiar le venía el tartazo a la cara. Gin se rió un monton. Aquella estampa saba risa de verdad.
- Eso, Renesmee... eres genial.-dijo Gin sonriente- ¡ALICE! ¿Tenemos sangre artificial de la que huele mal?- preguntó en voz alta.
- Si, creo que nos queda un poco en el trastero. Ponedlo bien ¿Ee?- le contestó desde algun lugar. Evidentemente sabía que era la broma que le iban a hacer.
Gin y Renesmee fueron al trastero corriendo, Renesmee se tropezó y Gin la cogió en brazos. Llegaron. Abrieron la puerta y buscaron. Al final lo encontraron.
- No hay tarta- les dijo Alice desde abajo.
- Vale, da igual, con la pintura basta- le gritó Gin.
- Vendrá en cinco minutos- les añadió Alice.
- Esto huele mal, tia Alice- dijo Renesmee arrugando la nariz.
- Ya, porque no es sangre de verdad...
A Gin se le ocurrió una idea
- ¡No Gin! -le espetó Edward desde el salón.
- Pero la sangre de Renesmee valdría - dijo Gin [[Se refiere a la sangre que come Renesmee]]
- No.
"Aguafiestas" pensó Gin.
- Te he oído
- Da igual.
Vertieron la sangre artificial en un bote de metal y lo colocaron en la puerta por la que segun Alice entraría Emmett.
- Ahora a esperar.Luego haremos que Alice lo riña por ensuciarse tanto la ropa.
Renesmee chilló de alegría. Y todos en la casa rieron. Pasaron los cinco minutos. Oyeron como Rose y Emmett venían. Todo indicaba que Emmett iba delante. Abrio la puerta y... ¡PAAF!
Todos en el comedor rieron silenciosamente.
- ¡Mierda!- maldició Emmett
Rose tambien se reía.
- ¡¡¡GIIIIN!!!- rugió Emmett
- ¡¡EMMEEETT!!- chilló Alice
- ¿Qué?- preguntó Gin
- ¿Qué?- preguntó tambien Emmett
- ¡La ropa! ¡Mira que has echo! -le reprendió Alice- Vas a tener que ir de caza con babero, como los niños pequeños.
- Ha sido Gin- gritó Emmett fulminando con la mirada a Gin.- Empieza a correr enana...
Y Gin así lo hizo. Huyó como alma que lleva el viento. Y Emmett no la dejó entrar en la casa hasta que tuvo que ir a ducharse. En ese momento Gin aprovechó para entrar. Y la suerte fue que luego a Emmett se le olvidó de la venganza para Gin. ¡Menuda suerte!


___________________________

Olee! Mini-capitulo echo! Espero que os haya gustado, pero esque estaba muy mal de ideas. Además si os lo imaginais bien, da mucha risa!! Mañana seguramente el proximo capitulo!!
Cometaad!
Tras la broma a Emmett, todo siguió igual. Gin no había preguntado nada acerca del cádaver falso que le enseñarían a sus padres, aunque lo pensaba, y Edward se irritaba un poco y entonces ella sentía pena por sus padres y Jasper lo notaba y suspiraba mirandola y negando con la cabeza.
Por otra parte, Gin acababa de cortar con Jaime. No le interesaba salir con uno que solo salía con ella por presumir. Jaime los miraba con algo de rabia desde su mesa durante la comida. Gin se preguntaba lo que pensaba, y Edward se lo decía. Según el, estaba muy enfadado porque ahora sus amigos se reían de el.
- ¡Que se aguante!- dijo Bella.
- Bella, amor, no seas tan dura, el chaval lo esta pasando mal- le murmuró Edward
- Pues yo me lo paso genial, y estoy con Bella- le contestó Gin
Luego por las tardes, Gin hacía los deberes y luego jugaba con Renesmee. Se lo pasaban pipa las dos juntas, y la diferencia de edad no influia para nada.
Una tarde. Estaban todos en el comedor, delante de la gran chimenea. Era septiembre, y hacía frío, y encendían la chimenea para Gin y Renesmee, aunque a Renesmee ya le bastaba con Jacob, que no se alejaba de ella para darle calor. Esa tarde, todos estaban ocupados haciendo algo. O leían, o jugaban al ajedrez o miraban planos, o como Emmett y Rose, se achuchaban. Gin se sentó a contemplar el fuego. Oía el crepitar. Se oía muy fuerte. Miro aquellas llamas rojas, naranjas y alguna que otra, azul. Eran muy bonitas, y reconfortantes.
Entonces se oyó el caer de una ficha de ajedrez en el mismo tablero. Alice. Todos la miraron. Evidentemente acababan de tener una visión.
- ¡Oh, oh!- dijo ella.
- ¡No!
- Si, pero solo vendrán tres. Demetri, Félix y Jane.
- ¿Jane?- preguntó Carlisle- ¿Los Vulturis? ¿Porque?
- No es nada. Van de aquelarre en aquelarre buscando algo que les diga que ha pasado con Gin.- dijo Alice.
- ¿Con migo? -preguntó la chica- ¿Y yo que he echo ahora?
- Nada. Simplemente, vienen a ver que es lo que ha ocurrido, porque tu tía italiana, Raffaella Palombi ha causado algun pequeño revuelo en Italia por buscarte. Y ahora que han encontrado el falso cádaver, todo se ha extendido, (aquí no ha llegado por lo visto) y los Vulturis lo han visto y han sabido que no era un cádaver de verdad, y ahora quieren saber que ha pasado, ya que todo eso no lo podría haber echo un hombre de verdad. - dijo Alice de carretilla.
- ¿Pero que diablos le hicisteis al cádaver?
- Le tiramos piedras encima. Muy grandes para haberlo echo un humano. Y aunque borramos los olores, se ve que han olido el olor a vampiro- murmuró Edward pensando.
- ¿Pero no haran nada, verdad?- inquirió Esme preocupada.
- No, solo quieren saber porque hemos echo eso, aunque no vienen a empezar una discusion, pero puedo decir que estan algo mosqueados.- Alice se puso junto al fuego
- No lo entiendo, mami, ¿entonces solo vienen a ver que ha pasado y nada mas? ¿Y por eso se enfadan?- preguntó Renesmee
- No, solo vienen a ver como estamos y que es lo que ha pasado- le contestó Bella.
- Y supongo, que tambien vienen así a ver a Renesmee, ¿no?- preguntó Jacob.
- Claro, asi aprovechan- le contstó Alice.
- Pues vaya novelon.
- ¡Tu calla, chucho!- dijo Emmett
- ¿Y cuando vendrán? -preguntó Rose.
- Eeehh... mañana- murmuró Alice.

Gin casi no pudo dormir en toda la noche. Estaba molesta, preocupada y apenada. Y tambien se formulaba un monton de preguntas, y eso llegó a molestar a Jasper y a Edward.
- Gin, ¿puedes parar ya? -preguntó Edward desde abajo sabiendo que Gin le oiria. - Nos estas poniendo nerviosos a Jasper y a mi.
- Perdon- murmuró Gin.
A la mañana siguiente, menos mal que era sábado. Gin no se levantó hasta tarde.Lo primero de todo que hizo cuando se levantó, fue oler. Había tres olores nuevos en la casa. Olores de vampiro. Serían los Vulturis. Gin salió corriendo de su habitación sin preocuparse de vestirse (iba en pijama). Bajó las escaleras, y efectivamente, allí estaban. Demetri, Félix y Jane. Los tres muy guapos, muy pálidos y con los ojos rojos.
- Allí esta.- señaló Carlisle.
Los tres Vulturis pusieron sobre Gin la mirada. Ella se avergonzó.
- Ahora que ya la habeis visto y sabeis lo que es, podeis iros- dijo Edward.
- ¿Que edad tiene? -preguntó Jane.
- Cumplira dentro de poco los catorce- le respondió Edward con un gruñido.- Y es bastante inteligente como para saber guardar lo que es.
- Mmm... -Félix miró a Gin de arriba a abajo- No los aparenta.
Edward gruñó, y tambien Jasper.
- Eh, eh, calma amigos.
- Ahora ya podeis iros- dijo Edward.
Pero de repente, Gin se cayó al suelo, retorciendose y gritando de dolor. Aquelo era muy fuerte, incluso para el don de Jane. Pero rápidamente cesó gracias a Bella, que en ese momento no había estado atenta.
- Janee... -gruño fuertemente Edward.
- Solo probaba- dijo la pequeña bruja alegremente.- Ya nos vamos.
Sin decir palabra salieron por la puerta y todos se acercaron a Gin que se había desmayado. Rosalie la levantó y la llevó a la cama, donde Carlisle la atendió.
- Ha sido el dolor, esta muy cansada. El dolor ha sido tremendo.-dijo Carlisle en la habitación, pero de repente chilló- ¡Edward!
Todos subieron arriba. Carlisle intentaba aguantar a Gin que se retorcía mucho y sacaba espuma por la boca. Era un ataque epileptico. Jasper intentó calmarla. Esme, Rosalie y Bella ayudaron a Carlisle a aguantarla. Cuando la tuvieron sujeta, Alice le trajo a Carlisle una pastilla y una inyeccion. Aquello calmo a Gin.
- Esta en coma- murmuró muy bajito Carlisle.
- ¿Que?- preguntó Jasper.
- ¿Pueden entrar los semi vampiros en coma? -preguntó Bella
- Por lo visto, si- contestó Carlisle.
Enchufaron a Gin a unas máquinas esperando a que despertara. Y allí la dejaron, esperando que pasara el tiempo para ver algun cambio o resultado o efecto, como ellos quisieran llamarle



_______________________

Por fin, XD vaya sorpresa lo de los Vulturis ¿Ee? Menos m al que ha sido una visita rapida.
Espero que os haya gustado!!

He visto que muchos no quereis que se termine la historia, asi que he decidido continuarla durante un tiempo mas, pero recordad, que tiene que acabar ¿vale? Se parece algo al que iba a ser el ultimo.

___________________________________


Pip... pip... piip. Las máquinas seguían en marcha, y Gin en coma. Los Cullen esperaban ansiadamente que la muchacha despertara. Sobretodo Renesmee, que se había quedado sin compañera de juegos sin contar a Jacob. Una mañana en la que todos estaban en el comedor viendo como Renesmee hacia de las suyas, a Alice se le ocurrió una idea.
- ¿Nos vamos de caza?
- Ya fui ayer Alice- le contestó Bella.
- Pero yo no digo una caza normal, digo una de las grandes, un banquete- dijo levantandose del sofa.
- ¡Si! ¿Porque no? Hace mucho que no nos tomamos un banquete de los grandes -dijo Jasper.
- Bueno, sin contar la noche de despedida de Edward.- dijo Emmett riendose.
- Sin contar esa noche.- comentó Edward
- ¡Pues yo me pido un oso de los grandes!- exclamó Emmett.
- Ahora invernan, Em.- le dijo Rosalie.
- Da igual, los despierto de unos sopapos- contestó Em riendose.
- Yo un alce de los grandotes.- dijo Alice.
- Pues para mi y Bella, un puma - murmuró Edward mientras soreía y besaba a su mujer.
- De los grandes- murmuró tambien Bella entre beso y beso.
- Pues venga, dejaros de tantos besitos y vamonos ya- dijo Emmett muy entusiasmado.
Salieron por la puerta uno detras de otro y Jasper con Renesmee en brazos. Se dirigieron al bosque. Corrieron juntos y se fueron de alli para cazar los osos.
Mientras tanto...
Piiiip... piiip... pi pi piii.... pi pi piiiip... Gin abrió los ojos. Otro despertar. Se incorporó y olió a su alerededor. Estaba llena de maquinas y tubos. Que incomodez... ¿Que había pasado aquella vez?
- ¿Carlislee...?-preguntó.
No obtuvo respuesta. Se levantó. Bajó al comedor. No había nadie. Estarian de caza. Miró por la ventana a ver si podía ver algo. Nieve. Genial, estaban en invierno. En Diciembre. Se sentó en el sofá mirando el fuego que la calentaba, incluso calentaba mas que Jacob. Decidió coger un libro y leer esperando así a los Cullen. Robinson Crusoe. Robinson Crusoe de Danieel Defoee, dedicado a... y alli se durmió. Nada mas empezar.
Tres horas mas tarde, los Cullen entraban en el comedor. Se sorprendieron un monton al ver a Gin
- ¡Gin!
- ¡Ha despertado!
- Si, pero ahora duerme, baja la voz
- La despertamos
- No Emmeett
- ¡GIIIN!
- ¡EMMETT!
Gin despertó sobresaltada. Miró a su alrededor y se vió metida entre los abrazos de todos los Cullen, sobretodo el de Emmett, que fue el mas fuerte.
- Uaao Emmett, casi me dejas sin respiración, igual que Kellan- dijo cuando se vió liberada del abrazo del vampiro.- ¿Donde habeis estado?
- Dandonos un banquete- dijo Esme.- Como estabas en coma y pensabamos que no despertarias en mucho tiempo...
- No pasa nada, tranquilos. ¿Que es lo que ocurrió? Recuerdo a Jane, sus ojos, y dolor, mucho dolor.
- Ese dolor hizo que te desmayas, y luego te dió un ataque epíleptico y eso hixo que entraras en estado de coma.- le respondió Carlisle
- ¿Y los semivampiros pueden entrar en coma? -preguntó Gin
- Por lo visto si.- le respondió Jasper.
- ¿Porcierto, quien es el Kellan al que acabas de mencionar?- inquirió Esme.
- Eeeh ¿Kellan?... Es... es mi.- empezó Gin poniendose nerviosa. - Kellan es mi hermano, pero murió en un accidente de caballo aunque parezca imposible.
Todos se quedaron en silencio. Gin intentando no recordar a su hermano Kellan al que había intentado olvidar durante los cambios que había sufrido.
- Mmm... bueno, vamos Gin, ves a darte una ducha- dijo Alice.- Te sentará bien, y luego celebraremos la Noche buena.
- ¿Nochebuena? Pero si no comeis- dijo Gin riendose.
- Da igual, te prepararemos un pavo- dijo Alice tambien riendose.
- ¿Que lo quieres vivo o muerto? -preguntó Emmett aguantandose la risa tambien.
Gin se ducho, y luego volvió al comedor, donde le esperaba un pequeño plato de pavo. Despues de comer, todos estuvieron hablando. Y Renesme jugaba con Rosalie y Emmett.
- Ahora Renesmee, te tienes que ir a la cama, que si no no vendrá Santa Claus.-le dijo Rosalie.
- Tia Rose, ya se que Santa Claus no existe.- le dijo Renesmee. Todos se quedaron en silencio.
- ¿Porque dices eso? Claro que existe.- le dijo Jasper.
- No, Jacob me ha dicho que no- dijo Renesmee
- Voy a matar al perro- gruñó Emmett.
Gin se fue a la cama, ella si que tenía sueño. Se metió en la cama y se dispuso a dormir, pero justo cuando iba a hacerlo, entró alguien en la habitación. Renesmee
- Hola Gin.
- Hola pequeñaja. Ven, entra en la cama.
Gin la abrió la cama y Renesme vino corriendo a meterse. Se taparon y se crearon como una tienda.
-¿Puedo pregunterte algo, Gin?-preguntó Renesmee.
- Por supuesto-le contestó ella.
- ¿Como era Kellan?¿Me hablas de él?
Eso dolió. Penso en Kellan y luego en Renesmee. Hixo un esfuerzo.
-Pues claro. Como ya te he dicho, el era mi hermano, mi hermano mayor. Murió hace tres años, cuando yo tenía diez. El tenía 19 y le gustaba mucho montar a caballo y salir a dar una vuelta. Era muy bromista y se parecía mucho a Emmett, mas bien, era como Emmett, pero no tan guapo y un poco mas alto. Un día salió a montar a caballo por la carretera, y ese día había hielo. Le vino un coche de enfrente que se había salido de la carretera, el coche no pudo evitarlos y lo mató. A el y al caballo. Se necesitó una grua para sacarlo a el.
- Oh- a Renesmee le resbaló una lágrima y sin querer a Gin tambien.
- Por eso Emmett me recuerda mucho a el.
Las dos siguieron sin hablarse y al final se quedaron dormidas las dos en la misma cama. Abajo lo habían oído todo.
- Habrá sido muy duro para su familia perder a los dos hijos aunque uno este vivo- dijo Esme.
- ¿Porque no nos habías dicho nada , Edward? -preguntó Bella.
- Porque no ella no lo había pensado nunca-dijo Edward.- Por eso te aprecia tanto Emmett.
- Su historia es muy triste- dijo Carlisle.
- Y Renesmee no le tendría que haber preguntado eso, ahora mismo la llevo a la cabaña-dijo Bella levantandose de la butaca.
- No Bella, dejala que duerma con Gin- dijo Edward cogiendo a su mujer por el brazo.- Pero vamonos nosotros a la cabaña a celebrar la Nochebuena... - la besó.
Emmett se rió por lo bajinis, pero Rose le dio un codazo en el costado.

Y esa noche, Gin soño algo muy bonito, algo que ni siquiera Edward vio. Ella soñó que estaba en casa de los Cullen, con todos ellos, y con Kellan, el tambien estaba, y reía y le gastaba bromas, y tambien se llevaba muy bien con Emmett, pero todo aquello era un sueño, y lo que estaba viviendo era la realidad.


_____________________________

Bien, este capitulo terminado, seguiré escribiendo, pero a esta historia le quedan pocos capitulos, enserio, disfrutadla al maximo.

 

 

 

 

 

 

 

Tras el coma, Gin estaba mucho mas alegre, y eso se notaba. Se pasaba el día jugando, hablando, bailando cantando y bailando otra vez con Renesmee. Estaba muy feliz, y eso hacía que los demás tambien lo estuvieran. No iba al colegio, se había querido dar unos meses de descanso. Y se pasaba el día jugando con Renesmee. Renesmee casi casi estaba mas tiempo con Gin que con sus padres. Y eso a Emmett le daba risa y tambien se reia de que Gin no fuera al colegio.
- Tu ex-novio parece que te echa de menos- le decía.
- Y parece que mi mano echa de menos darte collejas- le contestaba Gin.
Luego venía Jacob y tambien se metía con Gin.
- Tendrías que estar en el colegio.
- Mira quien habló, el que solo tiene diecisiete años y todavía tiene que estar en el colegio.
- Lo mío es distinto- le contestaba Jacob.
- Si claro.
Y así todo el día. Después algunas veces, Renesmee y Gin se quedaban solas, porque ahora Esme tenía que hacer la compra para Gin. Aunque ella prefiriera la sangre animal, tambien quería la comida humana y ahora Renesmee, tambien. Todo el día estaban juntas, y todo el día se copiaban, bueno, mas bien Rensmee copiaba a Gin. ¡Incluso en la ropa a veces! Aunque Renesmee tenía que cambiar de vestuario cada semana, porque todavía seguía creciendo. En esos momentos en los que hasta compartian la ropa, Rosalie les hacía fotos. Y Renesmee ya tenía ella solita 4 albumes de fotos de los grandes llenitos.
- A este paso, vamos a tener que guardar los albumes en una habitación.- dijo Rosalie una mañana cuando terminaba de poner la ultima foto el un album.
- Pues no me hagais mas fotos.- dijo Renesmee
- Si claro, y perdernos tu crecmiento.- dijo Alice.
- Alice, no nos perdemos nada del crecimiento de Renesmee- le dijo Gin riendose.
- Ya, pero cuando ya sea una mujercita, tendremos que recordar de alguna manera como era de pequeña- dijo Emmett
- Lo recordaremos perfectamente Emmett- dijo Edward. El tampoco estaba muy de acuerdo con eso de las fotos.
- Y para que lo sepas tío Em, yo ya soy mayor- le contestó Renesmee.
Todos se rieron.
Una mañana, Esme salió de compras y se quedaron Gin y Renesmee solas. Gin desayunó unos huevos fritos y Renesmee tambien, bueno, ella su biberon de sangre, que aunque todos le dijeran que eso era de niños pequeños, ella seguí bebiendo su biberon de sangre.
- ¿A que jugamos hoy?- le preguntó Renesmee a Gin cuando se hubo terminado su biberon.
- No se... ¿al escondite?
Renesmee le tocó la mejilla y le preguntó si en el juego podía jugar Jacob.
- Hoy no, Jacob esta trabajando... digo esta en el colegio- le respondió Gin.- Pero... nose, ven vamos.
Se cogieron de la mano y fueron dando vueltas por toda la casa, entraron en las habitaciones para ver si habia algun juego al que pudieran jugar, pero nada. Luego se metieron en la biblioteca y cuando entraron, una tabla se soltó.
- Uy, ¿que hay aquí?- Gin miró en el interior y quitó otra tabla.- Parece una recamara.
En efecto, allí habia una pequeña habitación sin nada. Había muchas cajas y mucha suciedad. Gin se metió dentro.
- Ven Renesmee-la cogió y la metió tambien en la sala esa. Luego tapó las tablas.
- ¿Que es esto?- preguntó Renesmee
- Debe ser un trastero o algo asi.
Se quedaron allí sentadas durante mucho rato.
- Le vamos a dar un buen susto a la abuela.- dijo Renesme
-Shh, creo que ya viene.
En efecto, las ruedas en la gravilla lo delataron, luego unas llaves y luego la voz de Esme
- ¿Chicas? ¿Gin? ¿Renesmee?
No hubo respuesta. Renesmee se inclinó a Gin y le tocó la mejilla mostrandole, bueno, diciendole que Esme seguro que las olería. Gin le negó con la cabeza, seguro que no las olería. Esme alzó mas la voz.
- ¿Chicas? ¿Donde estais? -girtó Esme. Se oyó el ruido de la compra caer, y luego el de un correteo. Esme las estaba buscando.
Gin y Renesmee se quedaron en silencio. Silencio. Silencio era el que había en la casa. Tanto había que incluso el respirar era ruidoso. Las dos se quedaron dormidas. No oían nada, y tanto rato esperaron que no pudieron mas.

Esme cogió el movil y marcó un numero, el de Carlisle.
- ¿Carilisle?
- ¿Si?- contestó una voz al otro lado del telefono
- Las niñas, Gin y Renesmee, no estan
- ¿Que? ¿Como que no estan?
- He ido a comprar comida y he vuelto y no estan en la casa.
- ¿Lo sabe Edward?
- No, ahora lo llamo.
- Vale, enseguida vengo para allá.
Carlisle colgó y Esme marcó otro numero.
- ¿Que pasa Esme?- contestó la voz de Edward
- Renesmee y Gin han desaparecido, no estan en la casa, he vuelto de comprar y no estaban
- Ahora vamos.
En menos de 5 minutos, estaban en el salón todos los Cullen.
- ¿Y no las podeis oler?- dijo Jasper olisqueando.
- Si, huele por toda la casa Jasper, huele por todo, pero no estan- dijo Esme muy rapido. Si hubiera podido llorar lo hubiera echo.
- No te preocupes Esme, las encontraremos, no pueden estar muy lejos- la consoló Carlisle- Edward ve lo que piensan, asi que no pueden estar muy lejos.
- Si, pero estan las dos dormidas, y eso no sirve de mucho.
En ese momento el estornudo involuntario de Renesmee que seguía dormida, los alteró.
- ¡En la bilioteca!-exclamó Bella
Todos se dirigieron hacia la bilioteca, Bella en cabeza, y nada mas entrar, se tropezó con la tabla suelta. La miró, la quitó y quitó la de al lado. Se metió en la sala.
- ¡Renesmee! -corrió a abrazar a su hija, que despertó enseguida.
- Mami, me has encontrado.
- Menudo susto nos habeis pegado, y menudo susto le habies pegado a Esme, ¡casi le da un infarto!
- Tampoco ha sido para tanto Bella- dijo Jasper que calmaba la situación.
- ¿Pero estas enfadada con nosotras mami?-preguntó Renesmee
- No, claro que no.
Salieron todos de allí, y Carlisle se preguntó porque ese pequeño trastero no salía en los planos.
- Alomejor era el escondite del señor que hizo la casa, para que no lo encontraran- dijo Renesmee
Todos se rieron. Aquel susto estaba ya olvidado. Rosalie les sacó una foto y así ese momento tambien quedó inmortalizado.

 

 


_______________________

Fin de capi. Espero que os haya gustado!! Lo que han echo Renesmee y Gin lo hice yo una vez cuando era peque, por eso lo he puesto, jaja.
Comentaad ;)
5 años despues

Un sabado, por la mañana. Gin estaba en la cama. Era febrero, era día 4. No le gustaban sus cumpleaños, por lo menos los de semivampira. Ese día cumplía 18 años... y no lo aparentaba. Aparentaba la edad de una niña de trece años. Tenía dieciocho, si, pero ella seguía diciendo que tenía trece. No le gustaba decir que tenía ya los dieciocho. Sonaba raro. Era raro. Tenía trece años y punto. No se quería levantar.
- Gin, baja ya- dijo una voz desde abajo. Renesmee
Ella si que había crecido, ahora aparentaba ser una chica de trece años. Igual que Gin. Eran inseparables. Ella ya se había levantado. Lo hacía siempre, se levantaba unas horas antes que Gin. Pero a Gin le daba igual.
Se quedó en la cama sin hacer caso a Renesmee.
- ¡Ginevra, que no te tenga que volver a decir que te levantes!- le gritó Nessie.
Gin se levantó y se vistió. Había oído ruidos abajo. Le habían preparado una fiesta de cumpleaños, seguro. Y menos mal que había dicho que no lo hicieran. Pero Alice era así, para ella una pequeña celebración de nada tenía que ser celebrada por todo lo alto.
Gin abrió la puerta y salió. Bajó al comedor. Allí estaban todos. Edward y Bella, Rosalie y Emmett, Jasper y Alice y Carlisle y Emmett, y allí enmedio, Renesmee, con apenas 5 años y medio.
- ¡Feliz cumpleaños!- dijeron todos al unisono.
- Gracias, pero ya os lo he dicho, tengo trece y no dieciocho- les dijo Gin.
- Calla y no nos amargues la fiesta- dijeron Emmett y Renesmee a la vez. A veces parecía que se leían la mente. Eran igualitos. Los dos identicos.
Gin y Renesmee se comian la tarta mientras les iban pasando los regalos, que aunque fueran para Gin, Renesmee tambien los abria. El regalo de Carlisle y Esme, una gran caja de libros que acababan de sacar, de esos que le gustan a Gin. Rosalie un perfume carisimo. Emmett una caja sorpresa que al abrirla salía un pequeño puño, que golpeó a Renesmee en el ojo, ya que fue la primera que la abrió. Jasper y Alice (mas bien Alice) un armarito con un monton de ropa nueva.
- ¡Guau! ¿Este jersei me lo podras dejar Gin?- preguntó Renesmee cogiendo un jersei lila muy bonito.
- Todo tuyo guapa- le contestó Gin entredientes. Sabía que no podía discutir con Renesmee. Era muy cabezota.
El ultimo regalo era el de Edward y Bella. Una caja con agujeros. Gin la abrió. ¡Era un cerdito vietnamita! Emmett se tiró al suelo de la risa y todos sonrieron.
- Sabía que era lo que querías- le dijo Edward.
- ¿Pero no sera un problemita para vosotros? -preguntó Gin- No quiero que os lo comais ¿eeh?
- ¿Y ya sabes como lo llamaras?- preguntó Emmett cuando terminó de reirse.
- Si, ¡Emmett!
Todos se rieron, todos menos el Emmett vampiro, incluso al cerdito negro parecía gustarle ese nombre. Movía su cola contento y oliendo a su nueva dueña.
Los días pasaron, todo era genial . Gin ya no iba al colegio porque ya se lo sabía todo de memoria. Sin embargo, se quedaba en casa mientras Jasper y Esme, que eran sus profesores, le enseñaban cosas nuevas. Renesmee si que iba al colegio, pero cada año tenía que cambiar, porque su crecimiento acelerado la obligaba a cambiar. Y mas de una vez tuvieron que cambiar de lugar por eso. Porque la gente veía que Renesmee crecía muy rapido y adivinaban lo que pasaba.
En ese momento estaban en Inglaterra, en la capital del estado de Cumbria, Carlisle. Emmett había elegido ese lugar simplemente por el nombre. Y le dió mas gracia, que eligieran a Carlisle como director del hospital de la capital.
- Carlisle, director del hospital de Carlisle.- repetía una y otra vez con todos de voz distintos.
- Em, callate- le decía Carlisle.
- ¿A quien se lo dices? ¿Al cerdo?
- ¡No, a ti!
- Emmett, no seas malo, ¿no ves que Carlisle te esta diciendo que te calles? Cerdito malo.- le decía Emmett al cerdito mientras se reía. El cerdito Emmett movía su cola contento.
Algo que le daba risa a Gin y a Renesmee, era que cuando llamabas a Emmett vampiro, tambien acudía Emmett cerdito, que llegaba antes que el otro Emmett.
Renesmee y Gin, tambien eran conocidas en el hospital de Carlisle, mas que nada porque solían estar mucho en el hospital. Aunque pareciera que no, las dos eran muy torpes, una porque lo había heredado y otra torpeza natural. Siempre estaban haciendose heridas. Y siempre estaban en el hospital. La ultima vez que habian acudido, era porque en la bici de Gin, algo se soltó un día que iban las dos en bici por una calle, y Gin se cayó sobre Renesmee. Sangre por todo. En total, un brazo muy rascado y roto por parte de Renesmee, y una pierna rota y tambien muy rascada por parte de Gin. Al verlas en el hospital, Carlisle se rió mucho. Y luego las llevó a casa donde los demás tambien se rieron.


8 años despues...
No era el cumple de Gin, era el de Renesmee. Cumplía 15 años, pero aparentaba ya la edad de sus padres. Era como sus padres, y Gin... no, ahora ella era la enana de los Cullen, y Renesmee ahora era la grande. Le regalaron mucha ropa. Practicamente eso eran sus regalos.
- Ahora ya no me la puedes dejar a mi- dijo Gin.
- Ya, da igual te sigo quitando los zapatos.- le contestó Renesmee riendose.
- Cierto.
A Renesme tambien le hicieron otro regalo, otro cerdito. Emmett había muerto una mañana. Por ser un vejete.Como el Emmett vampiro lo hacía correr mucho, un día le dió un ataque al corazon.
Gin se puso muy triste, y chilló y gritó a Emmett por haber matado a su cerdo. Emmett le preguntó si quería otro, y Gin le contestó dando un portazo a la puerta de su habitación, que se cayó al suelo. Aquello estaba claro que era un no.
- ¿Como se llamara el cerdoo??.- preguntó Gin
- Pueees... ¡¡Jake!!
Jacob que estaba allí, la besó.
- Genial.-dijo Rosalie.- Ahora tenemos un perro, y un cerdo con nombre de perro.
Jacob le sonrio. Ahora se llevaban bien, aunque Rosalie seguía haciendo esos comentarios.


Muchoos años despuees...
Una Navidad. Gin despertó, se levantó y encontró allí a los otros Cullen. Preparaon un pavo para Gin y Renesmee, como hacian cada Navidad, pero ese día tambien para Jacob, que se había acoplado.
Esa Navidad, Gin no supo porque, (no se acordó, pero tampoco es que tuviera importancia) estuvo muy feliz, para ella fue su mejor Navidad, la más especial, la numero 100 con su familia, los Cullen.



___________________

FIN, y esta vez si que es de verdad.



Espero que os haya gustado, yo la seguiré actualizando para que mas gente se enganche.Holaa, esta historia se terminó, pero yo he querido hacer otra continuacion ya que mucha gente adoraba esta historia, pasaos y decidme que tal.

https://www.potterfics.com/historias/40579

Otra semi-vampira - Fanfics de Harry Potter

Otra semi-vampira - Fanfics de Harry Potter

Los Cullen estaban dentro de la casa. Fuera llovía. Todos ellos miraban como Renesmee jugaba con unos muñecos que se parecían mucho a ellos, los Cullen. Est

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-otra-semi-vampira-fanfics-de-harry-potter-3485-0.jpg

2023-02-27

 

Otra semi-vampira - Fanfics de Harry Potter
Otra semi-vampira - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/39894
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20