Sulpicia Volturi... y su Cáncer - Fanfics de Harry Potter

 

 

 


Sulpicia: Mi vida era perfecta, mi esposo Aroera muy exitoso, éramos muy felices hasta que algo pasó
Comenzó adolerme la cadera, no le presté atención ni se lo comenté a nadie, pero eldolor aumentó y decidí examinarme con el mejor doctor vampiro, para mi malasuerte, es el peor enemigo de Aro, por eso no se lo dije. Viajé de Italia aForks, donde vivía el Dr. Cullen, pedí una cita. -¡Ah, Sulpicia!, ¿Qué te trae poraquí?- dijo él tan simpático como siempre, al parecer no me guardaba rencor ami. -Vine a que me examines, me está doliendo mucho la cadera y de hacetiempo- dije y me recosté en la camilla. -Mmm
tienes toda lazona afiebrada e inflamada- dijo él tocándome por debajo de la ropa y me subióla polera y había algo de lo que yo no me había fijado, toda esa zona estabamorada e inflamada -¡Qué extraño!, necesitaré una muestra de ADN- -¿Es algo malo, Doctor?- dije y él medijo que no, pero por la forma en que lo dijo no me convenció, ese lado parecíablando. -Vuelve mañana y tendré elexamen listo- me dijo cuando extrajo ADN, estaba algo preocupado, en fin, regreséa Voltela un poco perturbada y cuando Aro me preguntó dónde estaba le dije quehabía ido al cine, primera de muchas mentiras que luego le diría. Volví al día siguiente yel Doctor me miró preocupado y triste -Ya sé lo que tienes- -Dígamelo, doctor- -Cáncer, al parecer cuando tetransformaste en vampira, el veneno no llegó a todo tu cuerpo, y esa parte vivase pudrió y está pudriendo todo tu cuerpo por tus vías venosas Hay que haceruna cirugía urgentemente- dijo él.

 

Cirujía.

Eldoctor Cullen me dijo que tres de cada ocho vampiros mueren por eso, yo estabaasustadísima. Era hora de la cirugía, meanestesió y me dormí profundamente, luego desperté, aún estaba bajo los efectosde la anestesia. -Sulpicia, creo que tengo una muy mala noticia que darte, el cáncer seha ramificado por tus venas- -¿Significaque voy a morir?- -No si comenzamos laskineoterápias- dijo él, yo estaba confundida, cuando llegué a la lucidez pudereflexionar. -No quiero morir, ¿qué pasará conAro?- me dije, fue lo primero que pensé, la posibilidad de que yo muriera y queAro se quede solo, ahí me propuse mi primera misión; tenía que buscar una chicaque me remplace, yo misma la elegiría para así evitar que Aro se case concualquier mujer de mala muerte, si bien el que yo iba a morir no era 100%seguro, sé que Cullen me quiere dar falsas esperanzas, pero más vale prevenirque lamentar, ella tenía que ser una chica decente, linda, virgen, tímida,educada, Inteligente, humilde, Graciosa, sin hijos, buena y fina, era todo loque yo pedía y con eso moriría tranquila. Comencé mi búsqueda,pensé en una mortal entre 16 y 21 años en Voltela, pero todas estaban junto aalgún tipo, ¡Cuán difícil era encontrar a una chica linda y soltera!, así queme resigné y fui a casa triste, no le diré a Aro lo de mi enfermedad, entoncesvi la respuesta: Jane, era educada, fina, perfecta para Aro; y se llevabanbien, podría ella ser mi suplente, y era de confianza para decírselo, ellaaccedería, pero tendría que entrenarla

Latorpe mal educada (Aro)

Haceya tres años a mi y a Sulpicia nos dio ganas de tener una heredera, en caso deque muriéramos, así que adoptamos a Psica, una dulce joven de 16 años, yo mismola transformé, el asunto es que fui a comprarle ropa al centro comercial,hubiera mandado a alguien de la guardia, pero estaban buscando a Nahuel así quetuve que ir a comprar yo mismo, fui solo porque se supone que era una sorpresapara mi hijastra, no sé dónde se la pasa últimamente Sulpicia, da igual, volvídel centro comercial y entonces es cuando apareció ella
Chocó conmigo una chica de unos 17años, ambos caímos al suelo ¡Torpe mortal!, ella se paró rápidamente sinaceptar mi ayuda, eso me molestó bastante -¡Fíjate por dónde caminas, imbécil!-me dijo muy descortésmente, era pálida, de pelo negro y corto y con un airearrogante, antes de chocar con ella me pareció ver que sus ojos eran rojos,pero eran negros por completo -¡Tú chocaste contra mi, distraída!- dije, lahubiese destruido, pero había mucha gente. Ella me enseñó sus dedos de en medio -¡Mal educada!- -¡Me paseo!- dijo ella insultándome y se fue, me dio tanta rabia y luegoolí mi chaqueta, estaba impregnada de su olor, que olía como a limón oqueratina, no era ningún perfume, sino su mismo aroma.

 

Enla tarde volvió mi esposa, yo estaba aburrido esperando que volviera Psicacuando vi un camión de mudanza al frente del castillo, al otro lado de lafuente de agua -¡Ah
vecinos nuevos!- dije sonriendo y llamé a Caius.

Ladesagradable vecina.

Noteníamos nada mejor que hacer, entonces para mi sorpresa vi a esa estúpidacolegiala con la que choqué en la plaza, usaba el mismo Jamper, y estabagritándole a los hombres de la mudanza, -¡No puede ser!- dije yo y fui paraallá. -¡Muévete, para eso te pago cabeza hueca!- dijo ella a un tipo, entoncesme vio. -Hola- le dije intentando intimidarla. -¡¿Qué quieres?! ¿¡No ves que estoy ocupada!?- me dijo la chica, esaenana era muy grosera. -Chocaste conmigo en la plaza, ¡Fuiste muy descortés!- dije yo, la verdades que en la noche yo iría a su casa a chuparle la sangre -Seremos vecinos, ycreo que empezamos con el pie izquierdo, me llamo Aro- -¡Si, si, como digas, estoy ocupada!, ¡No tengo tiempo para tonterías!-dijo ella y vio a un tipo que iba con una caja muy pesada -¡Dame eso, inútil!¿¡Qué tengo que hacerlo todo yo sola!?- gritó tomando la caja con mucha fuerzay entró a su casa, ¡pobre ignorante!, yo me bebería su sangre en la noche, asíque aprovechara su tiempo para insultar a quién quiera.

Paramala suerte mía no la encontré en la noche, quizás se había ido de parranda o acualquier lado, entonces en la mañana sentí su picante olor a gas lacrimógeno,ella estaba en la plaza con dos chicas vestida de uniforme, y se fueron,Sulpicia me dijo algo pero no la entendí, entonces me fui a asesinar a esa maleducada, pero su aroma terminó en un colegio cercano, entré, esperé y sonó eltimbre, ella no estaba.

l l l

Devampiro rey a Maestro de secundaria.

Entonces sentí su aroma de nuevo, ella estabacon sus amigas en un corredor dirigiéndose a un rincón remoto, ¡sería más fácilmatarla!, entonces vi que sus dos amigas tenían a una pobre chica frente aella, entonces otra vez me pareció verle los ojos rojos, pero entonces pareceque una de ellas me vio, me escondí y cuando me aventuré a ver, solo estaba lachica atrapada tirada en el suelo, ¿dónde se había ido esa escurridiza?, sonóel timbre y un señor me vio. -¿Usted esel nuevo maestro de Historia?- preguntó ese hombre -No hay tiempo que perder,le toca con el tercero medio-

 

Me llevó a unasala dónde estaban unos simios locos, ¡oh, sorpresa!, eran los estudiantes.Entre la multitud enloquecida vi a la chica que estaba con sus amigas en laúltima fila limándose las uñas, al saludar, me vio y me identificó. Pasé la lista para ver cuál erasu nombre, en recreo la mataría, entonces supe -Alexandria Romanóv- -Aquí- dijo ella, estaba con sus admiradores rodeándola, después cuandosonó el recreo ella no salió, estaba sentada en su estúpida silla, ¡mefacilitaba todo!. -Señorita Romanóv- murmuré acercándome, ya podía sentir su sangre en migarganta. -¿Quéeres, una especie de sicópata Pervertido o qué?- me dijo sin dejar de escribir. -¡Di tus últimas palabras!- le dije sonriendo. -¿Qué son las personas si le quitas su alma?- me preguntó y quedédesconcertado. -Laspersonas no pueden vivir sin su alma- dije. Ella se puso a reír -¡Te equivocas; son Pablo Jonhson!- me dijo y se fue. PabloJonhson era un chico que entró a la sala a la vuelta del recreo, estabababeando, tenía los ojos chicos y grises con la mirada perdida como un zombie.

¿Quéme pasa con Carlisle? (Sulpicia)

Leexpliqué mi enfermedad a Jane, esta lo pensó acomplejada y la convencí de queme remplazara a la hora de mi muerte, ella me dijo que debía decírselo a Aro,pero la convencí de que no era lo correcto, tendría que vestirla más femenina ysexy, no como un chico, le puse un vestido rojo, la maquillé y la peiné muylinda, esta vez tendría que sentarse conmigo en la mesa. Llegó Aro, estaba muyenfadado, pero nos sentamos todos a comer prietas -¿Y cómo les fue en su día?- -Pésimo,duplicaron la seguridad en el banco de sangre- dijo Caius -Deliciosa comida,por cierto- -La preparó Jane- dije. -Ah,Jane, te ves muy hermosa esta noche- dijo Aro, eso ya era un avance -Conseguíun empleo, hasta las 5 de la tarde como maestro de secundaria- Mejor para mí, tendría más tiempo para entrenar a la futura esposa deAro, ella debía memorizar todos sus gustos y obsesiones, no la vi muyconvencida, decía que eso era una locura, pero al menos no me dijo que no loharía.

Fui a una kineoterápia con el doctor Cullen, mesentía rara, después de eso yo estaba débil, Carlisle me advirtió que micabello se caería ¿Era una broma?, yo no podía perder mi cabello
yo sabía queeso no serviría, el tejido vampiro era muy duro para que los rayos X lotraspasaran, comencé a culpar a Carlisle -¡Esto es culpa suya, usted no hizo lonecesario!- -Pero con las kineoterápias
- me dijo y yo fui a golpearlo. -¡Monstro!- ledije pera antes de golpearlo caí mareada y él me sujetó, la cercanía fueimpresionante, estuvimos tan cerca a punto de besarnos, pero él se detuvo. -No puedo
- me dijo -Toma estosanalgésicos para el dolor-

Me colé en una cita jejeje (Aro)

Alexandria estaba sentada en el aula en recreo, yoestaba leyendo el libro de clases; ¡sus calificaciones en matemáticas eranhorribles, no se puede decir lo mismo que en lenguaje, historia, naturaleza oartes!, yo estaba escuchando sus humanas conversaciones -¿Estas libre estatarde, hermosa?- le dijo un chico rubio. - Claro- sonrió ella. -¿Quieres salir conmigo?- -Bueno, nos vemos en la fuente deagua- dijo ella y todos salieron, menos ella que vino hacia mi, yo ya queríaenterrarle los dientes, aunque también quería saber a qué se refería con lo quedijo del alma -¿Qué notas tengo, maestro?- me dijo burlándose. -Malas- le respondífingiendo no prestarle atención, ¡Por Dios, tenía cientos de anotaciones pormala conducta!. -¿No eres un poco grande parami?, ¿o eres un pedófilo?- se burló. -¡Claro que no, estasenferma!- dije y le mordí el brazo para beber su sangre, pero al ingerirla lasolté de inmediato -¡Qué asco, tu sangre sabe a ácido sulfúrico!- -Esoconfirma mis sospechas- dijo y se fue.

 

No sé si le dijo a alguien, necesitaba saberlo y a lascinco la vi en la fuente de agua, no me acerqué, al rato vino el muchacho rubioy ambos se alejaron, entonces los seguí, se estaban besando en un callejón,pero para sorpresa mía ella le dio una patada e inhaló hondo sacando de elchico un aire celeste, luego de un rato él se paró y se fue como el chicoPablo, como un zombie. -Nodeberías seguirme, y ahora que lo sabes, no dirás nada y yo no diré nada- dijoella

Mi gran descubrimiento.

Tenía los ojos completamente rojos, me reí con mi risade loco, es que me sorprendía tanto que no haya sido una visión, eran rojos, nosolo el iris, sino todo el ojo, y tenía tres cuernos en la cabeza. -¡Magnífico!-dije aplaudiendo -Eres un
- -Demonio, nacíen Chernovil, 1986 en la explosión de una planta nuclear- dijo y se dio vuelta,su camisa tenía un cierre y yo instintivamente la ayudé a abrirlo, desplegó dosgrandes alas de murciélago, reí con más fuerza y cuando ella voló paraenseñarme reí aún más, podía irradiar radiación, ¡Con razón su sangre de ácidoy su olor a químicos! -¿Hay más como tú?- -Claro, mis dos amigasson demonios antropomórficos, una es mitad araña y la otra mitad serpiente-dijo ella y la acorralé rápidamente hacia una pared y le toqué suavemente elmentón. -¡Tienesque ser mía!- dije nervioso, refiriéndome a que perteneciera a la guardia, porsupuesto, quizás ella lo malentendió porque me golpeó y se fue volando, ¡quéraro!, quizás por eso todos se enojan y me tratan de loco, ¡es que las mujereslo malentienden todo!.

La vi en el colegio y la convencí de que fue un malentendido, ella me dijo que me fuera al infierno y después la intentéconvencer, pero ella me dijo que al ser estudiante tenía más almas que comer,dijo que ya tenía a 30 zombies en el colegio e hicimos un trato, ella las almasy yo la sangre. Sus amigas comenzaron a caerme bien, eran la viva imagen deJane pero duplicada, Jane era mi Volturi favorita, pero si tuviera a una deesas chicas dejaría de serlo, no se lo podía contar a Marcus ni a Caius.

Engañando a Esme (Carlisle)

Desde ese momento de mi cercanía con Sulpicia no podíaenfocarme, ¡no podía permitirlo!, Aro nos mataría a todos y la familia
Esme
llegó a su tratamiento otra vez, esta vez la vi más débil, adolorida quizás, elcáncer se estaba ramificando y yo sentía la necesidad de detenerlo, la vi másdelgada, había que comprobarlo -Quítate la polera- Ella obedeció, sumarca había crecido, sus huesos se le pegaron a la piel, pero
miré sus pechos¿Qué estaba haciendo?, mi trabajo era profesional -De acuerdo, póntela- -¿Cuántome queda?- me dijo, yo me enojé mucho. -¡Sácate esa idea de la cabeza, túno vas a morir!- dije en voz muy alta, ella se asustó, le hice el tratamiento yse fue, después volví a mi casa y Edward me quedó Mirando. Scifi books reviews

Edward.

Oí los pensamientos de Carlisle, estaba muyalterado de hace tiempo ¿Qué, le interesaba la esposa de Aro?, yo debía haceralgo, fui a preguntarle y él lo confesó, no tenía intenciones de mentir porquesabía que eso era inútil, aseguró que nada de eso era serio, pero yo no lecreí, entonces consulté a mi linda esposa Bella. -¿Piensas decirlea Esme?- me preguntó. -No sé, no quiero herirla yque se distancien pero tampoco quiero mentirle- -Mientras no pase nada yo creo que está bien- me dijo ella muy serena-Además, si tiene ese nivel de cáncer, ¿por qué te preocupas?, posiblementeella morirá- dijo besándome -Aro y su gente ya nos causaron bastantesproblemas- Para confirmar pregunté a Alice y me dijo que esto el paso que va,terminaría mal, entonces le dijimos a Carlisle que se alejara de Sulpicia, peroél decía que no podía dejarla morir.

¡Aro descubre la verdad! (Jane)

 

Aro llegó cansado esta tarde, Sulpicia no estaba,entonces me lancé al juego -Ah, Jane, ¿qué te trae por acá?- -Nada,los chicos de la guardia están
aburridos y yo quería ver si aquí había algoque hacer, amo- dije. - -¿Por qué tevistes así ahora?, ¿estas interesada en alguien de la guardia?, ¿Quién es?-dijo Aro sonriendo y vino hacia mi, no podía dejar que me tomara la mano. -No es nadie, amo- dije huyendo,pero él me persiguió y me atrapó. -Soy
soy yo
¿pero cómo
?- dijoél -Sulpicia planeó esto
porque
tiene Cáncer
- Lohabía descubierto todo, yo estaba perdida, él se fue enojado sin decirme nada,seguramente a buscar a su esposa, ¡yo sabía que era una mala idea!, yo amaba aDemetri, pero esto
ahora si que tendría que esforzarme mucho, era un papelnuevo y seguramente el más difícil para mi, tenía que enamorarme de Aro por micuenta, no podía fallarle a mi amita, ¿Qué pasaría ahora con ella?.

Aro.

Vi a Sulpicia, ¿Cómo era posible? -¡¿Qué pasaba por tucabeza?!- dije enfadado. -Lo sabes
- murmuró, estaba pálida y descubrí su cadera, estaba negra e infectada. -¿Cuánto tiempo tienes?- dije. -Carlisle dice
.- dijo ella y yo la interrumpí. -¿¡Lo sabía Carlisle antes que yo?!, ¡Tu esposo!- grité enfadado,Alexandria se asomó por su ventana. -No quería herirte
.- me dijo . -¡Pues ya lo hiciste!- dije y entréenojado. Cuando fui a mi cuarto Alexandria estaba sentada en mi cama, seguramenteescuchó mi pelea con Sulpicia. -¿Quéfue lo que pasó?- me preguntó y yo tuve la paciencia para explicarle, no sabíaya si ella era mi enemiga, pero pronto sería mi mejor amiga de más confianza.

Aro.

-No entiendo cuál es el drama- me dijo la demoniza. -El drama es que ellacontrató a Jane, y además le tuvo más confianza a Carlisle que a mí- dijeyo. -¡Hay, Aro estás más lleno de problemas que el libro de matemáticas!- seburló ella. -Problemas que al igual que el libro de matemáticas tú no podríasresolver- dije yo -Además si tuviera que elegir una suplente esa sería
bueno,no es que Jane no me agrade, es mi favorita, si tuviera que salvar a alguien dela guardia sería ella- -Creí que yoera tu favorita- dijo ella, estaba en su forma demoniaca, lo que supongo quesignificaba más confianza. -¡Tú no perteneces ala guardia!- -Bueno,pero si Sulpicia quiere que te cases con ella, aunque no llegase a morirse,Jane podría ser "La primera dama"- - ¡No!- dije como si esofuera una locura -No me la imagino como mi esposa-

 

Jane.

Mi hermano Alec se había enterado, tomó su papel de"hermano mayor" y me regañó por no habérselo dicho, si bien mis poderes podíantumbarlo en el suelo, él podía privarme de mis sentidos, yo le dije que Aro megustaba (que era una mentira), pero cuando se lo dije, noté que Demetri habíaoído todo. -¿Así que
te enamoraste de Aro?- dijo muy triste, yo no sabía comoreaccionar, no soy buena para esas cosas. -Sí, dinos Jane, ¿en serio te enamoraste de Aro?- dijo Alec desafiante. -Yo
-dije, no sabía si guiarme por el amor a Demetri y el respeto a mi hermano Aleco mi lealtad a la señora Sulpicia, por ella, decidí renunciar a mi vida -Si, yolo amo, y es en serio- Demetri puso una cara terrible y se fue con tristeza.


Alec solo movió la cabeza decepcionado y se fuetambién, Sulpicia me vio hacer esto. -No teníasque hacerlo, pero lo hiciste, has sido la mejor compañera que eh tenido- dijoabrasándome. -Señora, yo no sé si pueda seguir con esto
- suspiré -
pero haré mi mayoesfuerzo-

Edward.

Yo estaba vigilando a Carlisle, las visitas deSulpicia se hacían cada vez más frecuentes y se hablaban cada vez con másconfianza hasta que un día leí su mente y averigüé algo, la profecía de Alicese cumplió: Carlisle sabía que ella moriría, no se lo quería decir, pero ellatambién lo sabía, un día en un examen de rutina después de una kineoterápia yno vi detalles, solo sé que hicieron algo que podía acabar con nuestra familia,Bella me dijo que se lo dijera a Esme. Mi pobre madre quedó en estado de shock, llorando, cuando llegó Carlislese fueron a hablar, tardaron mucho tiempo en llegar, comencé a dudar habérselocontado y Emett me dijo que no debíamos contárselo a los Volturis, y teníarazón, pero Aro al fin y al cabo se enteraría.

Aro.

Cuando conversé con la demoniza me tranquilicé unpoco, pero aún así lo que vendría me sacaría de quicio
Fui ala sala de estar y estaba Sulpicia, le tomé la mano para ver su propia versión-¿Quién es ella?- me preguntó al ver a Alexandria, que había vuelto a su formahumana -La vecina, supongo que ahora cualquiera puede ver nuestros problemas-vi algo espantoso cuando me concentré
ella me había traicionado con Carlisle,yo enfurecí y estuve a punto de golpearla pero Alexandria me detuvo la mano, yotenía ganas de matar a todo el mundo y gracias a Dios la demoniza me encerró enuna jaula de radiación y me llevó a su casa para evitar que yo lastime a misamigos.


Yo estaba enfadado y desesperado por salir-¡Déjame ir, esto no es asunto tuyo!- -Si tedescontrolas puedes poner en riesgo la identidad de los vampiros, y habrá unainvestigación y podrán descubrirme- dijo ella, tenía el don especial de hacerque todo los temas tuvieran algo que ver con ella. Su casa era algo futurista,la mitad de diámetro del castillo, pero grande para ella sola, tenía cuadrosdiabólicos, estatuas y químicos tóxicos. -Si fuera tú, me alejaría de eso- me dijo y me sacó de la jaula, peroató mi mano a la suya. -¿Qué haces?, ¡Tengo que irme, tengo mejores cosas que hacer!- le dije. -Caius me dijoantes de irme que no te dejara salir hasta que te calmes- me dijo. -¡Pero si ya me calmé!- le grité. -¡Se nota!- -¡Escucha, eh tenido demasiadapaciencia contigo, pero te advierto que me estas sacando de quicio!- le dije,la verdad es que no quería lastimarla, tenía demasiadas cosas en la cabeza parapensar en eso. -¡Quiero ver que lo intentes,Aro, yo soy una demoniza y tú un simple y frágil vampiro!- me dijo, la palabra"Frágil" nunca nadie me la había dicho, entonces ella voló hacia arribaarrastrándome con ella, así llegamos al segundo piso. -¡Novuelvas a hacer eso!- dije y tuve contacto con su mano, leí lo que estabapensando "¡Hay, que niñita!, este tonto no sé cómo ah sobrevivido tanto tiempo"yo tenía que arreglar cuentas con Jane, matar a Carlisle, buscar una cura parami esposa, hablar con Caius, por eso no tenía tiempo para estas tonterías, elsegundo piso de la casa era estilo oriental, había una habitación que irradiabauna luz verde fluorescente -El baño- sonrió ella.

Alexandria.

 

En la noche tenía que vigilar que no huyera, así quelo obligué a quedarse a dormir junto a mi, no huiría porque estábamos atados,así que me quedé dormida y al rato él me despertó, decía que yo brillaba en laoscuridad y esa luz le molestaba, después me despertó otra vez porque decía queestaba aburrido, se movía para todos lados, hasta que me aburrí y le di uncojinazo, él me lo devolvió comenzando una pelea de almohadas, pero luego nosdimos cuenta que estábamos demasiado cerca, instintivamente lo besé y él mebesó, al parecer algunos vampiros se abstienen de tener relaciones con susesposas (perdedores) porque temen procrear, deduje que Aro también lo hacía, deotro modo habría descubierto la infección de Sulpicia, ¡con razón estaba loco!. -Aro, detente
-dije yo cuando él estaba sobre mi besando mi cuello, no es que yo no quisiera,sino que él no estaba pensando claramente, necesitaba consuelo o simplementedesquitarse con Sulpicia -Aro
basta, en serio
- -¡Atrévete a decir que no te gusto!- me dijo

Aro.

Ella se resistía, pero mi salvajismo era más fuerte,yo la deseaba, también quería desquitarme con todo esto, y una buena formasería teniendo sexo con mi mejor amiga, le desgarré su vestido, en ropainterior se veía aún más bella, al parecer se resignó y me besó, se puso sobremi. -Aro,tu no estas pensando claramente- me dijo, no había vuelto a su forma humana,era mejor así. -Pero claro que si-le dije sonriendo -¿Qué pasa, eres virgen?- -Claro que no, no es eso- me dijo sonriendo -Es solo que después de estoestoy segura que te vas a confundir- -Presumida-le dije y la besé durante toda la noche, amándole.

Adiós a mi cabello y a mi belleza (Sulpicia)

Esa noche lloré mucho, quizás eso fue lo que me hizodesmayar y casi caer de las escaleras, Caius me sostuvo, llamó a Carlisle deurgencia -Aro
¿dónde
dónde está
? Tiene que perdonarme
- tartamudeé, esanoche la piel se pegó a mi esqueleto y me volví ojerosa, el cabello se meestaba cayendo poco a poco, Carlisle llegó rápido y me vino a ver, yo teníafiebre, me alegré de verlo, pero no venía solo, también vino Edward y Esme conél, al parecer ella lo había perdonado, me revisó la espalda, decía que teníamanchas como de quemaduras, y luego sacó de su maletín una rasuradora, yo noquería que me rasuraran así que me resistí, pero Félix y Demetri me mantuvieronquieta y me puse a llorar mientras él me cortaba mi hermoso cabello, quedécalva, me ataron un pañuelo a mi cabeza, ¿por qué a mi? ¡¿Por qué si hay tantagente mala en el mundo?! ¡¿Por qué si yo no le eh hecho ningún mal a nadie?! En la mañana Carlisle sequedó conmigo, Aro llegó y me miró serio, como en shock, luego miró a Cullen eiba ir hacia él, pero estaba atado a esa chica extraña, lo que lo detuvo, luegoyo me sentí mal -Lamento hacerte esto- le dije y él se fue a el cuarto. Aro. Tardé en reaccionar de la impresión que me dio ver a Sulpicia así, ellasí tenía Cáncer, eso era horrible, luego vino el remordimiento, Carlisle conella y yo, su esposo, en brazos de otra mujer, ¿qué hacer?, consideré acabarcon esto de una vez por todas, ¡Claro que no, teníamos que salir adelante!, mepuse a llorar y Alexandria me abrasó.


Ella estaba en coma, la pobre no podía levantarse ninada después de dos días de la pérdida de su cabello, culpé a Carlisle de nohaber hecho lo posible, Alexandria se portó muy bien en esos momentos, yo sabíaque ella moriría, era un atardecer claro, los tenues rayos de luz entraban porla blanca cortina de seda hasta dar en la piel brillante de ella, tomé su mano,ella abrió los ojos y me miró, sonrió -Te amo, Aro- me dijo y cerró sus ojos yde ella salió un humo celeste, su alma que se fue por la ventana y el cieloabrió sus nubes y miré por la ventana, me pareció verla en el cielo. Alexandria. Era sufuneral, se veía tan pacífica en su féretro, algo así como dormida, Aro estaballorando pero sereno, tomé su mano, mi misión era ahora consolarlo y ser sunueva esposa, Caius y la guardia, Marcus, Félix, Demetri, estaban todos deduelo tristes, Jane estaba abrasando a Demetri llorando desconsolada, Alectambién estaba llorando, Carlisle, Edward, Bella y Esme también asistieronAthenodora también estaba triste. -¡PrimeroDidyme y ahora Sulpicia!- lloró ella. -¡Mamá!- gritó Psica, lahija adoptiva de ella y Aro llorando, yo le dejé una roza a Sulpicia. -Prometo cuidarlo, sé que no lleno tus expectativas como Jane, pero serébuena con él- dije y su féretro fue bajado lentamente una brisa acarició elcabello de Aro, era el alma de Sulpicia.

Fin.








Nota: Desearía que Sulpicia muriera de verdad XD, pero si quieren ver la vida de ella, vean mi historia; ""Sulpicia, la esposa de Aro Volturi maltratada por su marido""




Sulpicia Volturi... y su Cáncer - Fanfics de Harry Potter

Sulpicia Volturi... y su Cáncer - Fanfics de Harry Potter

Sulpicia: Mi vida era perfecta, mi esposo Aroera muy exitoso, éramos muy felices hasta que algo pasó Comenzó adolerme la cadera, no le presté atención ni

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-sulpicia-volturi-1652-0.jpg

2023-02-27

 

Sulpicia Volturi... y su Cáncer - Fanfics de Harry Potter
Sulpicia Volturi... y su Cáncer - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/128277
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20